Está en la página 1de 3

Barrington Moore

Inglaterra:

Las pugnas sociales que estallaron en guerra civil inglesa tienen sus orígenes en
un complicado proceso de cambio que había comenzado hace varios siglos antes.
Desde el siglo XIV se manifiestan algunos signos que indican la creciente
importancia del comercio tanto en el campo como en las ciudades, así, se va
desarticulando el feudalismo siendo reemplazado por una pasiva versión del
absolutismo real.
A fines de la edad media Inglaterra se convirtió en la fuente más importante y
rica de lana fina, lo cual se transforma en un estímulo poderoso para el desarrollo de una
actitud comercial y capitalista del campo.
Así es como se gesta un cambio de mentalidad, la tierra deja de tener una
concepción medieval por lo que ya no tiene la importancia militar y social de antaño, y
comienza a ser vista como una inversión que reporta ingresos. Las tierras comienzan a
ser tratadas como algo que podría comprar o venderse, sujeto a uso y abuso,
esencialmente como propiedad privada.
De la mano de este proceso nacen los cercamientos, los cuales tienen su base en
iniciativas privadas donde las tierras que antes eran comunales se ponen a disposición
de privados. La propiedad individual de la tierra en manos de la clase alta rural trae
consigo innovación y cambios en sector agrícola.
Es precisamente esta aristocracia rural, principal promovedora del capitalismo
agrario, la más beneficiada. En contraste, los más afectados son los campesinos quienes
a pesar de tratar de ampararse bajo la costumbre y la tradición tuvieron finalmente dos
opciones; Migrar hacia las ciudades o seguir trabajando en el campo donde tarde o
temprano perderían sus trabajos principalmente por el incipiente desarrollo tecnológico
de la época. Lo que conlleva a una proletarización del campesinado en las ciudades.

Guerra Civil: La nueva mentalidad de la nobleza rural en Inglaterra fue la


principal fuerza opositora al Rey y a la preservación del antiguo orden, lo que los
convierte en la principal causa del estallido de este conflicto.
El parlamento, constituido por las clases altas, se oponía a toda interferencia en
los derechos de la propiedad privada de los señores rurales por parte del Rey, apocando
de esta manera sus disposiciones absolutistas.
Con la guerra civil se arrollan finalmente todos los obstáculos que pudiesen
atentar contra la expansión de los intereses capitalistas. El resultado de este conflicto fue
la primera victoria para la democracia parlamentaria y el capitalismo.
Finalmente el parlamento se convierte en un instrumento de capitalistas
terratenientes cuyos intereses ahora son promovidos por el Estado a cabalidad.

Tesis Principal: Debido a que los cercamientos y la expansión industrial de la


época debilitaron al campesinado inglés al punto de eliminarlo como un factor de la
vida política inglesa es que se hace posible un proceso de democratización por medio de
vías pacíficas. Ya que esto implica que la modernización avance sin un fondo de fuerzas
tradicionalistas y reaccionarias como lo eran los campesinos.

Francia:

La nobleza francesa no es tan poderosa como se observa en Inglaterra, esta era


más bien una escolta decorativa del Rey que cumplía una función parasitaria.
La agricultura se mantiene fundamentalmente dentro del mismo sistema técnico
y social de la Edad Media. No se observa la existencia de un movimiento cercador, por
lo que los dueños de las tierras (nobles) tenían interés en preservar las tenencias de
campesinos.
Estos nobles no tenían una visión comerciante ni tenían mayores intenciones de
invertir, vivían de lo que podían sacar de las obligaciones que gravitaban sobre los
campesinos como el cobro de tributos.
La modernización de la agricultura se hace difícil por una serie de factores más
allá de la pura falta de intención de parte de la aristocracia de invertir, las bases son aún
más profundas, en primer lugar no existe un “producto estrella” como podía serlo la
lana en Inglaterra y por sobre todo existían obstáculos culturales y legales que
resultaban en un prejuicio aristocrático contra el comercio.
La monarquía sólo fomentaba las actividades comerciales a gran escala, y lo más
importante es que los nobles no podían explotar por sí mismos sus tierras, ya que la
corona no quería que la nobleza se creara una base económica independiente que le
permitiera desafiar al poder real.
Por otro lado, tampoco existía la intención del noble por cambiar esta situación
ya que dedicarse a la agricultura comercial lucrativa implicaba un abandono de la alta
sociedad francesa y las cortes francesas precisamente se caracterizan por vivir de estas
apariencias.
Existe de esta manera, una conexión entre el absolutismo real y el no
afianzamiento de la agricultura comercial como factores que se afirmaron el uno con el
otro durante un largo periodo de tiempo en Francia.
En Francia la estructura del Estado se destaca por una autoridad real fuerte y un
aparato burocrático que se forma principalmente por la compra de cargos de parte de los
burgueses que pasan a convertirse de esta manera en la “nueva nobleza”. Al contrario,
existe una “vieja nobleza” algo empobrecida que es apartada de esta burocracia estatal.

Revolución Francesa: La progresiva pérdida de poder de la antigua nobleza va


gestando una pugna contra el poder real, y a su vez, la nueva nobleza que ha adquirido
mayor estatus desea más poder manifestándose así un claro conflicto entre el Rey y los
intereses individuales de los sectores involucrados.
Pero más allá de estas fuerzas encontradas, y en contraste con la situación
inglesa, son los campesinos quienes se rebelan contra el sistema establecido,
principalmente porque son los que realizan el mayor trabajo convirtiéndolos en un pilar
económico y porque a pesar de ser el sector más pobre son quienes tienen la más grande
carga tributaria. Esta situación es la que acarrea más consecuencias a la sociedad
francesa, se desarticula el feudalismo y con esto gran parte de la economía local.
Sentando las bases de la Revolución Francesa.
Como resultado, se consolida finalmente la democracia parlamentaria.
Desaparece el antiguo régimen, en pro de la propiedad privada y el orden conforme a la
ley. Se destruye el poder rural de la nobleza naciendo la pequeña propiedad campesina.

Comparación Inglaterra-Francia

La diferencia que suele destacarse, entre los procesos de democratización entre


Inglaterra y Francia es que mientras en el país insular este se llevo a cabo por medio de
métodos legales y podría decirse pacíficos, en el territorio galo esto se logra de la mano
de violentos alzamientos de los sectores disconformes de la sociedad.
Aún así la diferencia más importante no es esa, si no que mientras la revolución
inglesa es un proceso que se logra de “arriba hacia abajo” en Francia sucede al
contrario, sus bases se sientan en el tercer estado en un orden ascendente de “abajo
hacia arriba”.
En Inglaterra el principal beneficiado con este proceso es la clase rural alta,
mientras que en Francia es el campesinado.
Aún así, ambos procesos revolucionarios por distintos caminos legitiman el
derecho de propiedad y la democratización de la sociedad a través de diferentes
modelos legales tratando de asegurar en ambos casos la igualdad y el orden conforme a
la ley.

También podría gustarte