Está en la página 1de 8

ANÁLISIS FUNCIONAL DEL

COMPORTAMIENTO
ACTIVIDAD 8

MAYO DE 2020
MARILYN VANESSA ESPAÑA ORTIZ. CRISTINA VALDES BURBANO
MARIA GAITAN
INTRODUCCION

El Análisis Funcional de la Conducta es un sistema de organización de la información relevante en


la evaluación clínica. Este sistema permite establecer una red la cual es la base a la comprensión
del mantenimiento del comportamiento y al diseño de la intervención de la conducta del paciente.

La conducta es la manera con que los hombres se comportan en su vida. Por lo tanto, puede
utilizarse también como sinónimo de comportamiento. En este sentido, la conducta se refiere a las
acciones de las personas en relación con su entorno y por tanto con su mundo de estímulos en su
diario vivir.

La Formulación de un caso es un conjunto de hipótesis derivadas de los modelos teóricos en


Psicopatología que intentan dar cuenta del origen y mantenimiento de los problemas conductuales
de la persona tomando como base explicativa las relaciones identificadas en el Análisis Funcional
de la conducta.
ANÁLISIS FUNCIONAL DE LA CONDUCTA

El análisis funcional es la herramienta básica de toda terapia psicológica. Por medio de este, se
busca entender él porque del mantenimiento, aumento o reducción de la conducta y responder a la
pregunta de qué es lo que hace que una persona se comporte de determinada manera. (1)

El análisis funcional es la búsqueda de la explicación dinámica de una determinada conducta, o en


la práctica, patrón de conductas. Cuál es la conducta, en qué situaciones específicas aparece, y qué
consecuencias produce, en términos de reforzadores, que explicarán su mantenimiento en el futuro.
Simplificando, intentan buscar el “por qué”. Además el análisis funcional también busca una
hipótesis razonable sobre su origen, como empezó; cuales fueron las variables de vulnerabilidad y
de inicio. (2)

Para poder entender más a fondo esta herramienta es necesario explicar un poco muy por encima
lo que es el comportamiento del ser humano. Este concepto incluye tanto a las conductas observable
o no observables del paciente, el comportamiento o conducta es, en términos de psicología, el
conjunto de respuestas, bien por presencia o por ausencia, que presenta un ser vivo en relación con
su entorno o mundo de estímulos, puede ser consciente o inconsciente, voluntario o involuntario,
según las circunstancias que lo afecten. No únicamente se tienen en cuenta las acciones físicas que
hace la persona, como pudiera ser fumar en exceso o consumir algún estupefaciente; también
adquieren importancia sus creencias y pensamientos con respecto al problema que se encuentre
enfrentando en dicho momento.

El análisis funcional de la conducta permite organizar la información más relevante del ser humano
en condición de paciente. En él se tienen en cuenta las relaciones sociales de la persona, sus
conductas problemáticas y los acontecimientos que han adquirido importancia en el origen y
mantenimiento del problema lo cual ha alterado la conducta habitual del paciente. Una vez
recopilada esta información, se inicia a buscar explicaciones a las conductas problemas con la
intención de encontrar una solución para dicha conducta presentada por el paciente, permitiendo
de esta manera poder moldear dicha conducta por medio de una terapia apropiada para dichas o
dicha conducta presentada durante este proceso.
La evaluación de las conductas problema, ej.: depresión, siempre se realizan longitudinalmente, a
modo de secuencias, de manera dinámica, e incluyen la propia conducta, las situaciones que la
elicitan y las consecuencias que genera. Así pues, todo Análisis Funcional constaría de las
siguientes partes:

EL ORGANISMO: se refiere a la persona que tenemos enfrente a tratar.

EL ESTILO PERSONAL: Edad, profesión, nivel cultural, estado civil, relación familiar

LA RESPUESTA: También llamada conducta-meta o problema, y en términos coloquiales el


malestar, el dolor emocional, la razón por la que el paciente busca ayuda. Podemos encontrar tres
tipos de respuesta; cognitiva, emocional/fisiológica y motora.

Respuesta cognitiva: se refiere a los pensamientos. Específicamente a lo que la persona está


pensando cuando sufre el malestar emocional.

Respuesta emocional/fisiológica: Se refiere a lo que el paciente siente durante su sufrimiento.

Respuesta motora: Se refiere a lo que la persona hace, a cómo actúa cuando está en pleno
sufrimiento.

LOS ESTÍMULOS: se refieren a aquella parte de la realidad que elicita o provoca la aparición de
la respuesta. Pueden ser internos o externos.

LAS CONSECUENCIAS: Cambios emocionales en el propio sujeto, o cambios en el


comportamiento de otras personas que, a su vez, provocan cambios emocionales en el sujeto que
van a explicar si en la una conducta se mantiene o desaparece. En el primer caso les llamamos
consecuencias internas, y en el segundo, consecuencias externas.

CONSECUENCIAS INTERNAS:
Refuerzo negativo: Cuando la conducta del sujeto opera el cambio de reducir un malestar que ya
sufría la persona, este alivio y la sensación de control que provoca, refuerza la conducta
negativamente, fortaleciéndola y, por lo tanto, asentándola más en el repertorio conductual, su
forma de actuación, del cliente.

Refuerzo positivo: el cambio que opera la conducta motora del sujeto, es notar un estado
emocional positivo, satisfactorio para la persona que lo ejecuta.

Consecuencias externas:
Refuerzo positivo externo: se produce cuando una conducta en particular es fortalecida o
incrementada por el comportamiento de otra persona o fuente fiable de información,
experimentando un estado emocional positivo.

Refuerzo negativo externo: La conducta operante del sujeto provoca que otra persona o fuente
fiable de información, reasegure al cliente, reduciendo un estado emocional negativo original.

– Castigo

– Extinción

Una vez construido el análisis funcional y entendiendo la naturaleza real del problema, el siguiente
paso será decidir cuál es la conducta blanca u objeto prioritario de modificación. La conducta
blanca suele ser la conducta operante, y así es, porque la operante es la que al ser ejecutada por el
sujeto produce la consecuencia (refuerzo positivo o refuerzo negativo) que a su vez mantiene el
problema. (3)

Asumiendo esta definición de comportamiento podemos deducir que el análisis funcionalno se


dirige a analizar la forma u otras características de las respuestas del organismo en sí mismas, sino
que, de forma fundamental, tiene en cuenta el contexto en el que se dan. Cuando hablamos de
contexto hablamos del entorno inmediato de las respuestas, pero también del escenario más amplio
en el que dichas respuestas tienen lugar. En ese escenario hay elementos del entorno de la persona
y también elementos de la propia persona, entendida como un organismo con una historia de
aprendizaje determinada, unas condiciones biológicas concretas y ciertas características físicas y
de temperamento o personalidad.

El Análisis Funcional aplicado al comportamiento humano ayuda a identificar las relaciones


existentes entre las respuestas de la persona y las variables del contexto. De este modo, es la
interacción entre las respuestas de la persona y el contexto lo que nos interesa en un Análisis
Funcional.

La respuesta puede tener funciones claramente distintas, lo cual resulta clave para entender por qué
se mantiene dicha conducta. Por ejemplo, una persona "evita almorzar” a la hora en que
habitualmente suele hacerlo porque ha comido un buen desayuno y no tiene hambre; mientras otra
persona "evita almorzar" porque está insatisfecha con su peso y no quiere engordar. En estos
ejemplos la conducta es la misma pero el contexto cambia, haciendo que el mismo comportamiento
presente funciones distintas: en el primer caso, el no comer es la ausencia de respuesta debido a
que no existe la estimulación previa que llamamos "hambre"; en el otro caso el comportamiento es
la interacción entre un organismo y su entorno.

De este modo, el análisis funcional de la conducta sirve para organizar la información al igual para
comprender las conductas problema de la persona en términos de su interacción con variables del
entorno y de la persona lo cual nos permite identificar las variables que se relacionan de manera
funcional con dichas conductas además nos permite, formular hipóstesis de asociación funcional
que permitan explicar el mantenimiento de la conducta problema, como también nos permite
identificar las variables de la persona y el ambiente que influyen sobre la secuencia funcional que
define la conducta y formular hipótesis de asociación que permitan explicar la génesis y el
mantenimiento de la conducta problema, lo cual permite establecer objetivos de intervención a la
base de la explicación del mantenimiento y elaborar un plan de tratamiento.
CONCLUSIÓN

Podemos concluir diciendo que El Análisis Funcional es la herramienta sumamente importante


durante el proceso de análisis de la conducta del ser humano en condición de paciente donde su
objetivo fundamental es explicar el mantenimiento del comportamiento: ¿por qué un organismo se
comporta como lo hace?, tiene en cuenta el contexto en el que se desarrollan dichos
comportamientos, para poder realizar un Análisis Funcional del comportamiento de la forma más
adecuada y eficaz, garantizando así un buen tratamiento psicológico al paciente.

Se debe encontrar una explicación detrás del por qué la persona se comporta así, relacionándolo
con sucesos que le pasaran antes, es decir, los antecedentes. Así pues, al realizar el análisis
funcional de la conducta es necesario hallar las relaciones que hay entre lo vivido por la persona y
su comportamiento actual.
BIBLIOGRAFIA

1. https://www.psyciencia.com/guia-elaboracion-analisis-funcional-de-la-conducta/
2. https://www.redcenit.com/ques-es-el-analisis-funcional/
3. https://www.redcenit.com/ques-es-el-analisis-funcional/
https://www.redalyc.org/pdf/805/80535306.pdf
http://aulavirtual.iberoamericana.edu.co/recursosel/documentos_para-
descarga/08%20Carrillo%20335-350.pdf

También podría gustarte