Está en la página 1de 23

LINEAS CERVICALES

En la placa lateral de columna cervical existen 5 lı´neas que debemos observar para descartar la
existencia de fractura de la columna. De delante hacia atra´s, serı´an las correspondientes a las
partes blandas prevertebrales la vertebral anterior, la vertebral posterior, la espinolaminar y la
interespinosa. De ellas, la disrupcio´n de la vertebral posterior es la que puede tener mayores
implicaciones clı´nicas por su relacio´n con la me´dula espinal.

Es interesante reseñar el estudio de la alineación de los diferentes cuerpos vertebrales en la


proyección lateral . Para ello se pueden trazar cuatro líneas en la proyección lateral. La primera de
estas es la línea de partes blandas la cual es la más anterior y va por todo el borde de los tejidos
blandos paravertebrales, la segunda línea es la línea vertebral anterior la cual es una curva
homogénea paralela y siguiendo la cortical anterior de los cuerpos vertebrales. Además, existe una
tercera línea conocida como línea espino laminar que es una curva homogénea desde el opistion a
C7 y se encuentra formada por la unión de las láminas con las apófisis espinosas. Finalmente existe
una línea no reconocida por todos los autores que es la línea supraespinosa la cual es curva
homogénea paralela y que cursa por el contorno posterior de las apófisis espinosas .

Radiografía lateral de la columna cervical que muestra las líneas espinales : Línea blanca: línea de
tejidos blandos prevertebrales; línea azul: línea vertebral anterior; línea roja: línea vertebral posterior;
línea verde: línea espino-laminar; línea amarilla: línea supraespinosa.
Línea de Chamberlain
En la radiografia lateral de la columna cervical, la línea que une el borde posterior del agujero
magno (opisthion) con el borde posterior del paladar duro, debe pasar por el vértice de la
apófisis odontoides.
La línea del foramen magnum o línea de McRae se delimita entre el borde anterior del
foramen magnum (Ba) y el borde posterior de este (O). Medición de Kovero: distancia
perpendicular del punto D a la línea de Kovero. Esta línea es paralela a la trayectoria de
la línea Nasión-Sella y pasa a través del punto M

ALINEAMIENTO ATLANTO-AXOIDEO

Distancia Atlanto-Odontoidea normal en adultos: 2,5mm, en niños 3mm. En


sublujación la distancia es mayor y se incrementa con la flexión(III-IV).

La articulación del proceso odontoideo de C2 (axis) con el arco anterior del C1 (atlas)
permite 50% de la rotación lateral cervical; en condiciones normales de flexión o
extensión cervical extrema, la competencia de los ligamentos transverso y alares limita
el traslado posterior de la odontoide.

Normalmente, el espacio que queda entre la odontoides, en su borde anterior, y


la parte posterior del arco anterior del atlas es de 2,5mm, y permanece
constante en flexión y extensión. Cuando hay afección por laxitud del ligamento
transverso, este espacio aumenta.
Fractura en lágrima

Fractura en estallido y dislocación (fractura en lágrima): existe una


afectación grave de la columna posterior que se asocia con una retropulsión
del cuerpo vertebral de gran importancia que implica generalmente una
sección medular completa, por lo que un abordaje anterior que retire el
fragmento evitando la compresión estaría indicado. De acuerdo a esto se
recomienda un abordaje combinado para dicha retirada y fijación de la
columna posterior ampliamente dañada.

Fracturas del paleador de arena: Se caracteriza por avulsión de la apófisis espinosa de


C6 o C7

Fractura del paleador.


A: Rx lateral. No se aprecian alteraciones, pero solo son evaluables 5 cuerpos
vertebrales. B: TAC axial y C: TAC reconstrucción sagital. Fracturas no
desplazadas en las apófisis espinosas de C6 y C7.
Escoliosis
Método de Risser-Ferguson
El método de Risser-Ferguson es muy parecido al método de Cobb. Se mide la curvatura de
la columna marcando puntos en los centros de las vértebras superiores, apical e inferior y se
unen mediante líneas.

Se tomará como ángulo a la divergencia de las dos líneas, con referencia en los 180 grados

Angulo de cobb/método cobb


El ángulo de Cobb es una forma de medir la curvatura espinal en personas bajo condición de
escoliosis.

Para medir el ángulo de Cobb se debe decidir cuáles son las vértebras iniciales y
finales de la deformidad o curva. Luego desde la radiografía se trazan líneas
perpendiculares (ángulo recto) a las mismas. El punto donde se intersectan estas líneas
determinará el ángulo.
Si las líneas se salen del área de medida, se trazaran otras dos nuevas perpendiculares sobre
cada recta anterior, para facilitar la medición.

El médico debe asegurarse de medir siempre los mismos huesos. Incluso si se miden las
misma vertebras puede dar lugar a imprecisiones significativas en la medición. Estamos
hablando de un margen de error de hasta 5 grados y puede ser confundido fácilmente con
un cambio en la posición de los huesos de la columna vertebral.
También hay un punto que aclarar: la severidad de la escoliosis no se mide de manera
lineal, esto quiere decir que un ángulo de Cobb de 50 grados es más del doble de grave que
un ángulo de Cobb de 25 grados.

Si existiera una reversión de la escoliosis de 50 grados a 40 grados, representaría una


mejoría mayor que una reversión de 25 grados a 15 grados, aunque en ambos casos hubo
una reducción de 10 grados.

Menor a 10°: Si la curvatura medida por el ángulo de Cobb es menor a 10°, tienes una
columna completamente normal. En este caso no se considera escoliosis, aunque tengas
pequeñas distorsiones.
Igual a 10°: La escoliosis es diagnosticada cuando se determina que al menos la curvatura
tiene 10°. Las personas que tienen exactamente esos 10°, tienen principio de escoliosis.
Entre 20° y 40°: Se recomienda un soporte ortopédico del tipo corset de tamaño estándar o
personalizado, dependiendo de la condición del paciente. La eficacia del tratamiento puede
variar entre pacientes.
De 40° o 50°: Cuando la curvatura se hace muy pronunciada y ningún tratamiento detiene
su evolución, entonces el médico recomendará cirugía. En este caso se llevara a cabo una
intervención conocida como fusión espinal para tratar de enlazar las vértebras, dificultando
el progreso de la curva en la columna vertebral, manteniendo los huesos rectos.
Para ello se sigue una instrumentación con varillas de metal, ganchos y tornillos.
Fractura por compresión
en las fracturas vertebrales por compresión, la zona en forma de tambor (cuerpo)
de uno o más huesos de la espalda (vértebras) se desploma sobre sí misma y
queda aplastada (comprimida) en forma de cuña.

la mayoría de las fracturas por compresión se producen como consecuencia de una leve
presión (o incluso sin presión alguna) en las personas de edad avanzada con osteoporosis

En las fracturas por compresión, el cuerpo de la vértebra se colapsa, por lo general debido a
un exceso de presión. Estas fracturas suelen darse en la zona media de la espalda o en la
región lumbar. Son más frecuentes en personas de edad avanzada, por lo general en las
que tienen osteoporosis, que debilita el hueso. A veces, estas fracturas aparecen en
personas con un cáncer que se ha extendido a la columna vertebral y la ha debilitado
(denominadas fracturas patológicas). Cuando el hueso está debilitado, las fracturas por
compresión pueden estar producidas por una fuerza de baja intensidad, como puede ocurrir
cuando el sujeto levanta un objeto, se inclina hacia adelante, se levanta de la cama, o
tropieza. A veces la persona no recuerda ningún suceso que pueda haberle causado la
fractura.
En las fracturas por compresión, la zona en forma de tambor (cuerpo) de uno o más huesos
de la espalda (vértebras) se desploma sobre sí misma y queda aplastada (comprimida) en
forma de cuña. Si se aplastan varias vértebras, la espalda puede inclinarse hacia adelante y
tener un aspecto redondeado.
Fractura por estallido
Fx. por Estallamiento: La vértebra pierde altura adelante y ambos lados, el espacio del canal
espinal y los nervios pueden estar comprometidos, se considera una fractura inestable y requiere
atención médica inmediata.

FRACTURA POR ESTALLIDO

Por estallido:
 En estas lesiones se afecta la columna posterior.
 El grado de lesión neurológica depende más del nivel al que se produzca la lesión que del
compromiso del espacio en el canal vertebral por los fragmentos óseos libres.
 Debemos recordar que la médula acaba a la altura de L2, por lo que las fracturas por encima de este
nivel presentan mayores complicaciones neurológicas y el compromiso del espacio es mayor en la
columna dorsal que lumbar.

Las fracturas por estallido, como la define Denis (1) conllevan un fallo por compresión de al menos
la columna anterior y media. Ocurre con frecuencia en el raquis toracolumbar entre T10 y L2 y
representan lesiones inestables mecánicamente y potencialmente neuroagresivas.
Línea de ullman
Línea de Gravedad: Es una línea vertical con relación al centro de gravedad,
cuando el cuerpo humano se halla en bipedestación, la línea de gravedad trazada a
través del cuerpo de la segunda vértebra sacra, se extiende desde el vértice de la cabeza
hasta un punto situado entre los pies al nivel de las articulaciones tarcianas transversas.
La relación de las estructuras del cuerpo respecto a esta línea, está sometida a
considerables variaciones según las diferencias individuales de postura y constitución
anatómica.

En términos generales, se admite que, cuando la postura es correcta, la línea pasa a


través de las vértebras cervicales y lumbares medias y por delante de las vértebras
dorsales.
El oído externo y el vértice del hombro se hallan en el mismo plano frontal y por fuera de
esta línea, mientras que el eje central de la rodilla y de las articulaciones de los tobillos se
hallan situados en un plano postero-externo.

Línea intercrestal
Angulo L5. S1

DIMENSION DEL CANAL LUMBAR – METODO DE EISENSTEIN


http://seram2008.seram.es/modules.php?
name=posters&file=viewpaper&idpaper=2376&idsection=2&in_window=&forpubli=
proyeccionessss lumbares

Las mediciones de la estenosis en las Rx pueden ser engañosas, pero puede sospecharse con
diferentes medidas: por ejemplo, midiendo el diámetro AP del conducto en la Rx L (método de
Eisenstein): valores menores de 15-12 mm sugieren estenosis. 
Se realizaron mediciones del canal raquídeo lumbar en estudios radiográficos simples de la columna
lumbosacra en las vistas anteroposterior y lateral, en 200 adultos sin antecedentes de dolor y afección lumbar
o ambos. Se utilizó la técnica recomendada por Eisenstein en 1976 para definir el margen posterior del canal.
Se corroboró la importancia del diámetro sagital como parámetro esencial para determinar la estenosis del
canal estando los límites de la normalidad entre 14,7 y 21 mm. Se establece como límite inferior de la
distancia interpedicular 22,6 mm. El canal de las mujeres es menor que el de los hombres, y el canal de la
raza negroide es menor al de la raza caucasiana y los mestizos en su diámetro sagital. Se recomienda este
método con el fin de establecer un diagnóstico precoz de la estenosis del canal en el sector lumbar.

Spinal canal
Spinal stenosis (diameter according to Eisenstein)

<14 mm
Radiography (Lateral)

Distancia interpeduncular
La distancia interpeduncular va aumentando de L1 a L5 y no debe ser menor de 15mm.

Espondilitis anquilosante

La espondilitis anquilosante es una enfermedad inflamatoria que, con el tiempo,


puede hacer que algunos de los pequeños huesos de la espina dorsal (vértebras)
se fusionen. Esta fusión hace que la espina dorsal sea menos flexible y puede
conducir a una postura encorvada hacia adelante. Si las costillas están afectadas,
podría ser difícil respirar profundamente.

La espondilitis anquilosante afecta más a menudo a los hombres que a las


mujeres. Los signos y síntomas típicamente comienzan en la edad adulta
temprana. La inflamación también puede ocurrir en otras partes del cuerpo, más
comúnmente en los ojos.

No existe cura para la espondilitis anquilosante, pero los tratamientos pueden


disminuir los síntomas y posiblemente retrasar la evolución de la enfermedad.
Osteopenia
La osteopenia (término en desuso)1 es una disminución en la densidad mineral ósea, que
puede ser una condición precursora de osteoporosis. Sin embargo, no todas las personas
diagnosticada de osteopenia desarrollarán osteoporosis. Más específicamente, la osteopenia
se ha definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una T score menor a -1,0
y mayor a -2,5, determinada mediante la prueba de densitometría ósea. La escala T hace
referencia a la media de densidad ósea de la población sana del mismo sexo y 20 años de
edad.2

Fuller Albright describió la deformidad bicóncava de los cuerpos vertebrales en mujeres


posmenopáusicas. Acuñó el término 'vértebras de pez' debido a su similitud con la forma de las
vértebras de pez. Sin embargo, no especificó el tipo de pez. Después de 7 años, él y su colega
Edward Reinfenstein utilizaron en su lugar el término "vértebras de bacalao". El signo de la
vértebra del bacalao se refiere a una deformidad bicóncava lisa característica de los cuerpos
vertebrales; las depresiones cuadradas de las placas terminales combinadas con las compresiones
de los discos adyacentes crean esta imagen. Los estudios de resonancia magnética espinal pueden
diferenciar entre fracturas osteoporóticas agudas, subagudas y crónicas, así como entre
osteoporosis y otras enfermedades degenerativas espinales. También puede sugerir otras causas
de vértebras de bacalao, por ejemplo, enfermedad de células falciformes, osteodistrofia renal y
talasemia mayor. Por tanto, la vértebra de bacalao no es patognomónica de la osteoporosis
posmenopáusica; es más común que el acuñamiento vertebral anterior y las vértebras planas.

 La 'vértebra de bacalao' se refiere a la deformidad bicóncava del cuerpo vertebral y


es más común que los signos de cuña vertebral anterior y vértebra plana.
 No es patognomónico de la osteoporosis posmenopáusica y puede verse en otras
afecciones y causas secundarias de osteoporosis.
 La resonancia magnética espinal puede delinear estas vértebras de bacalao, estimar
la edad de las fracturas osteoporóticas, diagnosticar otras causas detrás del
desarrollo de este signo y diferenciar la osteoporosis de otras enfermedades
degenerativas espinales.

La vértebra de marfil se ubica dentro de las lesiones


blásticas vertebrales. Se define como una lesión solitaria radiodensa,
homogénea, de un cuerpo vertebral que mantiene el tamaño y el contorno,
y que no afecta a los discos vertebrales adyacentes. Su diagnóstico se
realiza, principalmente, mediante radiografía simple, en pacientes con
raquialgia o como hallazgo casual en pacientes asintomáticos. La
importancia de la vértebra de marfil radica en que en su diagnóstico
diferencial se hallan entidades que pueden ir desde enfermedades
benignas hasta neoplasias con un pronóstico ominoso. Todo ello plantea
un reto diagnóstico para clínicos y radiólogos.