Está en la página 1de 4

Universidad autónoma de  

Zacatecas 
Licenciatura En Turismo
Patrimonio 

Profesor:
Alma RIta Diaz Contreras 

Alumno:
Cecilia Ome Calli Dávila Pérez 

Grupo:
3C

Materia:
Folclor De México 
En este ensayo se analizan la globalización requiere que las sociedades
interactúen en un marco regulatorio de igualdad, ya que las culturas locales no
pueden perder su identidad esencial, pero tampoco pueden encriptarse o
petrificarse ante el avance de nuevas formas de integración cultural. Lo
fundamental es la integración sin que esta implique desarticular su realidad
simbólica. Tampoco puede la cultura mundializada o globalizada destruir los
cimientos y las costumbres de los lugares y establecer conductas hegemónicas.
Lo que se impone es una convivencia en lo cultural. Otro aspecto relevante lo
constituyen las configuraciones culturales como centros dinámicos del imaginario
social. Se concibe al último como la representación más característica de una o
más sociedades que les sirve para afianzar su cultura y fortalecer su identidad.

Este libro reúne un conjunto de 10 ensayos de investigación, cuyas versiones


preliminares se presentaron para su discusión en el Tercer Coloquio La Identidad
Nacional Mexicana como Problema Político y Cultural, realizado en el Centro
Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM. Cada uno de los
ensayos constituye una mirada teóricamente construida que representa parte de
los intereses cognoscitivos de los autores, y en particular sobre la manera en que
reflexionan hoy sobre la identidad nacional mexicana. En el primer ensayo Las
identidades nacionales hoy. Desafíos teóricos y políticos, presentamos algunas de
las ideas que nos parecen centrales en torno a la situación de los estados nación
en el contexto de la globalización, mostrando que hay un debate abierto acerca del
agotamiento o vigencia de la organización estatal.

RAÚL BÉJAR Y HÉCTOR ROSALES da de investigación sobre la identidad


nacional, asumiendo que se trata de un proceso complejo inmerso en los
conflictos donde se confrontan fuerzas sociales específicas que buscan orientar
los procesos económicos y políticos que le dan o que le quitan sentido a un
proyecto nacional. El panorama es tan grave que no es suficiente con proponer
políticas culturales innovadoras que provengan del Estado, sino toda una
transformación que abra el debate sobre la cultura a una participación ciudadana
realmente democrática. Los siguientes dos ensayos nos recuerdan que la mirada
histórica es fundamental, porque es allí, en los escenarios concretos donde se han
decidido los triunfos o derrotas de ciertos proyectos sociales, donde se han
construido los modos de percepción, valoración y acción que se encuentran
presentes en la cultura mexicana, al menos como ha sido reconocida de manera
amplia. Resulta muy ilustrativo el contraste de la idea de pueblo durante el
porfiriato y los cambios ideológicos que produjo la Revolución Mexicana.

La importancia de la mirada histórica es que revela los autores, imágenes y textos


paradigmáticos que le dan concreción a las formas predominantes de
representación social. Gilberto Giménez y Catherine Héau en Versiones populares
de la identidad nacional en México durante los siglos XIX y XX, por su parte,
combinan la mirada sociológica con la mira- da histórica para sostener la tesis de
que a lo largo del siglo XX, es posible identificar una forma de nacionalismo
popular que ha seguido su propia trayectoria, distinguiéndose del nacionalismo
hegemónico. Este enfoque resulta estratégico para sustentar que aún hoy, en el
marco de una sociedad mexicana conformada por las premisas del neoliberalismo,
hay elementos de una manera alterna de pensar y de vivir la nación. En La
identidad nacional entre los mayas.

De esta manera, se logra demostrar que la identidad nacional no es solamente


una idea abstracta, sino que se traduce en la apertura o clausura de ciertos modos
de vida. Jesús Antonio Machuca, por su parte, construye un dispositivo teórico que
le permite presentar de manera innovadora los temas que desarrolla en su ensayo
Reconfiguración del Estado nación y cambio de la conciencia patrimonial en
México. El concepto de patrimonio cultural es sujeto a un análisis que revela los
usos que se han hecho de él, y de qué manera ocupa hoy un lugar central en los
debates teóricos sobre la cultura, en el sentido que asumen los movimientos
sociales, que reconocen en ella, un valor estratégico y un ámbito privilegiado para
actuar política y simbólicamente en los nuevos escenarios abiertos por el retiro del
Estado, por las nuevas normas jurídicas y, de manera paradójica, con las nuevas
reglas del mercado. Lo que está en juego, nos dice la autora, son las alternativas
que tienen los individuos y los colectivos para disponer de un mayor número de
repertorios simbólicos que les permitan presentarse socialmente como portadores
de identidades múltiples, entre las cuales, sobresale la identidad nacional,
despojada de sus connotaciones duras, siendo uno más de los rasgos culturales
del sujeto global.

José Manuel Valenzuela por su parte, nos recuerda, en su ensayo El México de


afuera. Procesos identitarios y diásporas latinoamericanas , varios fenómenos que
debemos tener en cuenta en los debates inmediatos sobre la identidad nacional de
los mexicanos. Una de las consecuencias de esta situación son los movimientos
migratorios de una población muy numerosa. De allí la importancia de incluir este
tema como una de las miradas necesarias sobre la identidad nacional.

Los dos últimos ensayos que integran este libro se caracterizan porque vinculan
sus reflexiones sobre la identidad nacional con algunos datos empíricos. En su
ensayo Identidad nacional, sentido de pertenencia y autoadscripción étnica, este
autor entiende la identidad nacional como un proceso gradual, para evitar
aseveraciones extremas que afirmen la presencia de una identidad nacional
lograda, o bien que declare la desaparición de la misma. Al referirse a los rasgos
de un grupo nacional, debe advertirse que nunca abarcan a la totalidad de
referencia. Asociado a la definición y problemática de la identidad nacional, hay
que aclarar el concepto de nación.

La aproximación al concepto de identidad nacional y nación que sigue Vizcaíno no


considera el término de Estado como condición sine qua non. El autor asume,
entonces, que existen muchas naciones integradas a un Estado, y por tanto,
prefiere el término de Estado multinacional sobre el de Estado nación. A su vez,
afirma que frente a esta diversidad de identidades existe una identidad del Estado
multinacional, es decir una identidad compartida que consiste en los elementos
comunes entre los miembros de las diversas culturas nacionales. El primer
elemento de esta identidad compartida quizá tenga por base las instituciones
federales, tales como la moneda, el pasaporte, los mapas generales del territorio,
una historia común y las instituciones de asistencia social finan ciadas por el
Estado.

Por esto advierte que su tema, tanto o más que la identidad nacional, es sobre la
identidad nacional compartida. Esperamos que este conjunto de ensayos sea útil
para enriquecer y profundizar los debates necesarios no solamente sobre la
identidad nacional, tema central de nuestra reflexión, sino sobre el conjunto de
aspectos relacionados con ella y que, como hemos visto, incluyen una amplia
gama de fenómenos y miradas.

También podría gustarte