Está en la página 1de 15

Cuidados de enfermería asociados a la movilización de pacientes.

Movilización del paciente encamado


El Celador ayudará en la movilización, cuando sea necesario, al Personal
de Enfermería, buscando mover y acomodar al paciente en la cama, de
forma que se sienta confortable y cómodo. Con cambios posturales
frecuentes y buenas posiciones se evitan, además, las Úlceras por Presión
o de Decúbito (escaras). Las movilizaciones frecuentes mejoran el tono
muscular, la respiración y la circulación.
Para movilizar al paciente encamado debemos tener en cuenta su estado y
conocer si puede colaborar con nosotros o no es posible su ayuda para cambiarlo
de postura.
PACIENTE NO COLABORADOR:  Realizar la movilización entre 2 personas.
1. Colocarse cada persona a un lado de la cama, frente al enfermo;
2. Debemos colocar los pies separados así como las rodillas ligeramente
flexionadas;
3. Retirar la ropa superior de la cama así como la almohada del paciente;
4. Las auxiliares o celadores introducen un brazo por debajo del hombro del
paciente y el otro debajo del muslo. Sujetan al paciente y lo levantan con
cuidado hasta llevarlo a la posición deseada;
5. NOTA: A la hora de movilizar al paciente a la posición deseada es preciso
evitar fricciones y sacudidas repentinas o bruscas para lo cual el paso 4 es
mejor realizarlo con la ayuda de una entremetida.  Ver Movilización del
Paciente ayudados por una Sábana.
También se pueden colocar las dos personas al mismo lado de la cama, de esta
forma:
1. La primera persona coloca un brazo por debajo de los hombros del paciente
y el otro brazo por debajo del tórax;
2. La segunda persona desliza sus brazos a la altura y por debajo de la región
glútea; 
3. Entonces elevan cuidadosamente al paciente hacia la posición requerida.
PACIENTE COLABORADOR:   En este caso con una sola persona basta.
1. Nos colocaremos junto a la cama del enfermo, frente a él y a la altura de su
cadera;
2. Decirle al enfermo que se agarre a la cabecera de la cama y flexionando sus
rodillas, coloque la planta de los pies apoyando sobre la superficie de la
cama;
3. Entonces colocamos nuestros brazos por debajo de las caderas del
paciente;
4. Se le pedirá al paciente que haciendo fuerza con sus pies y brazos intente
elevarse;
5. Es entonces cuando la auxiliar o el celador -con sus brazos- deben ayudar al
enfermo a subir hacia la cabecera;
6. Si el paciente se encuentra bastante ágil, puede realizar él solo esta
movilización.
Movilización del paciente ayudados por una sábana
Se realiza entre dos personas, situados uno a cada lado de la cama.
1. Para esta técnica nos ayudaremos de una "entremetida" que es una sábana
doblada en su largo a la mitad;
2. Se la colocaremos al paciente por debajo, de forma que llegue desde los
hombros hasta los muslos. 
3. Para ello colocaremos al enfermo en decúbito lateral, lo más próximo a un
borde de la cama y meteremos la "entremetida" por el lado contrario al que
está girado, luego lo volveremos al otro lado y sacaremos la parte de
"entremetida" que falta de colocar.
4. Una vez colocada la "entremetida", se enrolla ésta por los laterales
sujetándola cada persona fuertemente, pudiendo así mover al paciente
hacia cualquier lado de la cama evitando las fricciones.
Movilización del paciente hacia un lateral de la cama
El Auxiliar de Enfermería o Celador se coloca en el lado de la cama hacia el cual va
a trasladar al enfermo y colocará el brazo más próximo del paciente sobre su
tórax:
1. Frenaremos la cama y la colocaremos en posición horizontal (sin
angulación), retirando las almohadas y destapando al paciente
(colocar biombo para proteger su intimidad);
2. Pasaremos un brazo bajo la cabeza y cuello del paciente hasta asir
el hombro más lejano;
3. Colocar el otro brazo por debajo de la zona lumbar;
4. Una vez sujeto con ambos brazos, tiraremos suave y
simultáneamente del paciente hacia la posición deseada;
5. Una vez desplazada esa parte del cuerpo, situaremos uno de
nuestros brazos bajo los glúteos y el otro bajo el tercio inferior de
los mismos, procediendo a desplazar la otra parte del cuerpo del
paciente hacia la posición deseada;
6. Si el enfermo es corpulento debe realizarse entre dos personas.
Giro del paciente encamado de Decúbito Supino a Decúbito Lateral
El Auxiliar o Celador debe colocarse en el lado de la cama hacia el que va a girar el
enfermo:
1. En primer lugar, se desplaza al paciente hacia el lado de la cama contrario
al decúbito deseado, para que al girarlo quede el paciente en el centro de la
cama.
2. Se le pide al paciente que estire el brazo hacia el lado que va a girar el
cuerpo y que flexione el otro brazo sobre el pecho;
3. Se le pide que flexione la rodilla del miembro que va a quedar por encima;
4. A continuación el auxiliar o el celador debe colocar uno de sus brazos por
debajo del hombro y el otro por debajo de la cadera;
5. Girar al paciente hacia el lado en que se encuentra el auxiliar o celador,
dejándole colocado en decúbito lateral.
6. NOTA: En la posición de Decúbito Lateral hay que tomar precauciones con
orejas, hombros, codos, cresta ilíaca, trocánteres y maleolos para que no se
produzcan úlceras por presión.

Forma de sentar o incorporar al paciente en la cama


Para sentar un enfermo en la cama, si ésta es articulada como son prácticamente
todas, basta dar vueltas a la manivela correspondiente -o mando eléctrico- hasta
que la elevación de la cama haga que el enfermo se encuentre cómodo y en una
postura adecuada a su estado.
Para levantarle los hombros, el Auxiliar o Celador se coloca de cara al enfermo y
de lado con respecto a la cama. El pie más cercano se coloca atrás y la mano más
lejana se pasa por detrás de los hombros del enfermo balanceando el cuerpo hacia
atrás, bajando las caderas verticalmente de forma que el peso pase de la pierna de
delante a la de atrás.
En caso de tratarse de una cama no articulada, actuaremos de la
siguiente forma:
1. Nos colocaremos al lado de la cama del paciente, a la altura de su
tórax;
2. Colocaremos un brazo por debajo de los hombros del paciente;
3. El otro brazo debemos colocarlo debajo de la axila del paciente,
sujetando por detrás de ésta, a la altura del omoplato;
4. Lo incorporaremos a la posición de sentado.

Forma de sentar al paciente en el borde de la cama


1. Colocaremos la cama en posición de Fowler.
2. El Auxiliar o Celador adelanta un brazo, el más próximo a la cabecera, y
rodea los hombros del enfermo, y el otro lo coloca en la cadera más lejana
del enfermo;
3. Con esta mano hace que la cadera y las piernas giren de modo que queden
colgando del borde de la cama; con el otro brazo ayuda a erguir el
tronco (en un solo movimiento, debemos de elevar sus hombros y rotar su
cuerpo moviendo con nuestro brazo las piernas y rodillas hasta que quede
sentado con las piernas colgando en la cama).
4. En el momento en que se ha sentado, se le debe tomar el pulso y luego se
le colocan la bata y las zapatillas.

Transferencia del paciente de la cama a la camilla


La camilla se colocará paralela a la cama, frenadas ambas. Si el paciente
puede desplazarse, se le ayudará a colocarse en la camilla, si no pudiera
moverse se le desplazará con la ayuda de DOS o TRES personas (Toda
movilización dependerá del del grado de movilidad que disponga el
enfermo, por un lado, y del número de personas que intervengan en la
misma, por otro).
CON UNA PERSONA
1. Si el enfermo posee movilidad, puede él solo trasladarse a la
camilla, con algo de ayuda por parte del celador o auxiliar.
CON DOS PERSONAS
1. Una realiza la movilización del enfermo y la otra se asegura de fijar la
camilla para que no se mueva y de ayudar a la primera;
2. La camilla se coloca paralela a la cama y bien pegada a ésta;  (ambas
deberán estar frenadas)
3. Previamente se habrán sacado la entremetida y el hule (salvacamas) tras
haber retirado la sábana encimera y las mantas hacia los pies;
4. Una de las dos personas se coloca en el lado externo de la camilla, en el
centro, y tira de la entremetida hacia sí, mientras la otra se coloca en la
cabecera sujetando al enfermo por los hombros, levantándolos y
acercándole hacia la camilla;
5. Una vez que el enfermo está colocado en la camilla, se le tapa con las
sábanas y mantas y se arreglan el hule y la entremetida.
Otra variante con Dos Personas es situarse cada una en un extremo, una
en un extremo de la cama y otra en el extremo contrario de la camilla, y
movilizar al paciente desplazando la entremetida que está debajo del
mismo.
CON TRES PERSONAS (Movilización en Bloque)
1. Si el enfermo no puede moverse en absoluto serán necesarias tres
personas;
2. La camilla se coloca perpendicular a la cama, con la cabecera de la camilla
tocando los pies de la cama;  (ambas deberán estar frenadas)
3. Las tres personas se sitúan frente a la cama, adelantando un pie hacia la
misma;
4. Doblan las rodillas al unísono y colocan sus brazos bajo el paciente: el
primero, uno por debajo de la nuca y hombros y el otro en la región
lumbar; el segundo, uno bajo la región lumbar y otro debajo de las caderas,
y el tercero, uno debajo de las caderas y el otro debajo de las piernas;
5. Después vuelven al paciente hacia ellos haciéndole deslizar suavemente
sobre sus brazos. Éstos se mantienen cerca del cuerpo para evitar esfuerzos
inútiles;
6. Se levantan, giran los pies y avanzan hacia la camilla, luego doblan las
rodillas y apoyan los brazos en la misma. Los movimientos han de ser
suaves y simultáneos para dar seguridad al enfermo y evitar que se asuste.

Transferencia del paciente de la cama a la silla de ruedas


1. Lo primero que hay que hacer es fijar las ruedas. Si aún así hay peligro de
que la silla se mueva harán falta dos personas, una de las cuales sujetará la
silla por el respaldo para evitar su movimiento;
2. Si la cama está muy alta se colocará un escalón que sea firme y que tenga
una superficie suficiente para que el enfermo se mueva sin caerse;
3. El paciente se sentará al borde de la cama y se pondrá, con la ayuda del
Auxiliar, la bata y las zapatillas (de forma que no se le salgan con facilidad);
4. Si el paciente no puede hacer solo los movimientos necesarios para sentarse
al borde de la cama se le ayudará de la manera indicada en Forma de sentar
al paciente en el borde de la cama;
5. La silla se coloca con el respaldo en los pies de la cama y paralela a la
misma;
6. El Auxiliar o Celador se coloca frente al enfermo con el pie que está más
próximo a la silla por delante del otro;
7. El paciente pone sus manos en los hombros del auxiliar o celador mientras
éste lo sujeta por la cintura;
8. El enfermo pone los pies en el suelo y el Auxiliar o Celador sujeta con su
rodilla más avanzada la rodilla correspondiente del enfermo para que no se
doble involuntariamente;
9. El Auxiliar o Celador gira junto con el enfermo y, una vez colocado frente a
la silla, flexiona las rodillas de forma que el enfermo pueda bajar y sentarse
en la silla. Cuando la silla no es de ruedas se procede en la misma forma,
pero el peligro de que la silla se mueva es inferior.

PARTES DE UNA
SILLA DE RUEDAS:

1. Empuñadura
2. Respaldo
3. Asiento
4. Apoya-brazos
5. Aro propulsor
6. Rueda propulsión
7. Freno
8. Reposapiés
9. Plataforma reposapiés
10. Horquilla
11. Rueda de dirección

Cuando la situación o el tipo de desplazamiento lo requiera, el transporte


del enfermo se ha de realizar mediante la propia cama, camilla o silla de
ruedas. Para ello deberemos tener en cuenta una serie
de Consideraciones Generales:
1. Explicarle al paciente el recorrido que van a realizar y cómo lo van
a hacer.
2. Elegir el medio de transporte más adecuado, atendiendo a las
indicaciones del personal sanitario sobre la movilidad del paciente.
3. Si lo que vamos a movilizar es una cama eléctrica, comprobar que
no está enchufada a la red.
4. Antes de mover la Camilla, Cama o Silla de Ruedas debemos
verificar que todos los componentes, sueros, bombas, sondas, bala
de oxígeno, etc. están en el lugar adecuado y asegurarnos que no
nos van a entorpecer el traslado cuando entremos en un ascensor,
atravesemos una puerta, etc.
5. El paciente deberá estar bien sujeto para evitar caídas en su
desplazamiento.
6. Evitar situaciones donde existan corrientes de aire o en lugares
donde el enfermo pueda sentirse incómodo.
7. Los movimientos en el traslado deben ser rápidos y coordinados.
8. Una vez llegado al destino, planta de hospitalización, servicio de
radiología, quirófano, etc. no abandonar al paciente hasta que no
se hagan cargo de él el personal correspondiente.
          

Como Norma General, empujaremos la Cama o Camilla desde la cabecera


de la misma, de tal manera que los pies del paciente sean los que vayan
abriendo camino. Igualmente la Silla de Ruedas se empujará desde la
parte de atrás de la misma, agarrándola por las empuñaduras.
Excepción: En el caso de Traslado en Cama o Camilla de PACIENTES ASISTIDOS (aquellos que
están conectados a aparatajes que les ayudan a mantener las constantes vitales adecuadas) el
CELADOR empujará por el piecero de la Cama o Camilla, dejando así despejada la parte de la
cabecera para poder ser utilizada por el Anestesista, Enfermera u otro personal sanitario, que
desde ahí vigilarán los monitores, respirador portátil, paciente, etc.

      

 
SUBIDA Y BAJADA DE RAMPA CON SILLA DE RUEDAS
Para subir una rampa, el celador empujará la silla desde atrás, el
paciente irá de cara a la marcha.
Para bajar una rampa, caminará el celador de espaldas a la rampa,
mirando de vez en cuando hacia atrás para evitar caídas y
obstáculos.

SUBIDA Y BAJADA DE RAMPA CON CAMA O CAMILLA


Para subir una rampa, empujaremos por el piecero de la cama o
camilla.
Para bajar, caminaremos hacia atrás desde el piecero de la cama o
camilla, delante del paciente y de espaldas a la pendiente, mirando
de vez en cuando hacia atrás para evitar caídas u obstáculos.

ENTRADA Y SALIDA DEL ASCENSOR CON SILLA DE RUEDAS


Para entrar en un ascensor, el celador entrará primero tirando de la
silla, de espaldas al ascensor. El paciente queda de espaldas al ascensor,
situándose el celador a la espalda del mismo, para entrar en el ascensor antes que el
paciente.
Una vez dentro, si es posible, girará la silla para salir de la misma
forma (sale primero el celador).

ENTRADA Y SALIDA DEL ASCENSOR CON CAMA O CAMILLA

Para entrar en el ascensor entrará primero el celador, tirando de la


cabecera de la cama o camilla, entrando los pies lo último.
Para salir del ascensor el celador empujará por el cabecero de la
cama o camilla, saliendo del mismo los pies del paciente primero.

NOTA FINAL: Al cruzar puertas abatibles, hojas elásticas... volverá la Silla de Ruedas y pasará el Celador antes que e
paciente, caminando hacia atrás, atravesando él en primer lugar, con objeto de evitar lesiones al paciente.

Realización al pacientes de Cambios Posturales periódicos


Los pacientes que se encuentran encamados exigen la intervención de
otras personas para ser movilizados, las cuales han de estar entrenadas
para que sus movimientos no afecten negativamente ni al paciente ni a sí
mismos.
Los cambios frecuentes de postura en los pacientes encamados son
necesarios para evitar la aparición de isquemia en los llamados puntos de
presión, debido a la acción de la gravedad y al propio peso. También hay
que evitar que la ropa que cubre la cama roce la piel y llegue a producir
lesiones, lo cual ocasiona la aparición de úlceras por decúbito.
Igualmente la movilización proporciona comodidad al paciente. Para ello
el profesional debe colaborar en que:
o Las sábanas estén limpias, secas y bien estiradas.
o Las zonas de mayor presión corporal estén protegidas.
o Las piernas estén estiradas y los pies formen ángulo recto con el
plano de la cama.
La realización de Cambios Posturales se efectuará mejor con los
siguientes materiales:
o Almohadas y cojines.
o Férulas.
o Sábanas.
o Medios de protección de protuberancias.
En los Cambios Posturales del paciente encamado las lateralizaciones no deben hacerse
a más de 30º

LOS CUIDADOS AL PACIENTE INMOVILIZADO EN SU


DOMICILIO

¿En qué consisten los cuidados?   


Los cuidados al paciente inmovilizado en su domicilio son las actividades que realizan
los profesionales de la salud y los cuidadores, en el domicilio del paciente, para
mejorar las condiciones de salud y calidad de vida de las personas dependientes y
sus familias. Entre sus objetivos destaca el de  promover el nivel de autonomía de los
grupos familiares, ofreciendo soporte al cuidador.

¿Qué ocasiona esta necesidad de atención?   

¿Cómo se produce?   
El aumento de la esperanza de vida en los países occidentales y como consecuencia
el envejecimiento de la población, implica un incremento de enfermedades crónicas
que frecuentemente ocasionan una reducción del nivel de autonomía.

Aunque la discapacidad no es un problema exclusivo de los ancianos, dos terceras


partes de las personas que presentan dependencia para realizar las actividades de la
vida diaria tienen más de 65 años. Son numerosas las enfermedades que ocasionan
problemas de movilidad  o distintos grados de discapacidad física o mental.
 
Síntomas frecuentes en las personas dependientes 
¿Qué síntomas presenta?
Los pacientes con  enfermedades agudas o crónicas que afectan a la
movilidad presentan frecuentemente dolor, falta de fuerza, debilidad, rigidez o
alteraciones del equilibrio. Algunas personas no pueden mantenerse en pie y su
movilidad se reduce al traslado de la cama al sillón o silla de ruedas con ayuda de
cuidadores.

Las personas con diagnóstico de demencia presentan deterioro de las funciones


cognitivas, perdiendo progresivamente su capacidad de autocuidado. En fases
avanzadas requieren la presencia continua de  cuidadores para garantizar su
seguridad.
 
Los cuidadores pueden experimentar sobrecarga física o psicológica, ansiedad e
incluso depresión. 
Cuando las necesidades de cuidados requieren una dedicación continua, se reducen
las relaciones socis actividades de ocales y laio. 
Es frecuente que el cuidador refiera sensación de impotencia si no cuenta con un
soporte familiar y sociosanitario adecuado.

Atención al paciente en su domicilio


¿Cómo se trata?
La atención del paciente en su domicilio parte de la acción coordinada entre
profesionales y cuidadores y tiene el propósito de favorecer el bienestar de paciente y
cuidador. 

Esta atención facilita la recuperación de las personas inmovilizadas temporalmente


(secuelas de accidentes, procesos agudos, intervenciones o reagudización de enfermedades
crónicas), y proporciona cuidados a las personas con problemas de salud de larga
evolución, ofreciendo medidas terapéuticas dirigidas a facilitar la adaptación a la
enfermedad, controlar los síntomas y contribuir a mejorar la calidad de vida del
paciente en su entorno. 
Los cuidados en el domicilio proporcionan una atención integral mediante actividades
técnicas (tratamientos farmacológicos, cuidados de las heridas, instauración de sondajes) y
otras medidas terapéuticas basadas en la comunicación con el paciente y el
cuidador.  

Técnicas de movilización manual de pacientes para prevenir los trastornos


musculoesqueléticos en el sector de la atención sanitaria

Los trastornos musculoesqueléticos (TME) de origen laboral son un problema grave para el
personal hospitalario y, en particular, para el de enfermería. Suscitan especial preocupación las
lesiones dorsolumbares y de hombro, que pueden ser gravemente debilitantes. Está demostrado
que la enfermería es una de las profesiones con mayor riesgo de lumbalgiai . La causa principal de
los TME son las tareas de movilización manual de pacientes, como levantarles, trasladarles y
cambiarles de posición.ii

¿Por qué pueden ser peligrosas las actividades de movilización manual de pacientes? Hay varios
factores que determinan que las actividades de movilización manual de pacientes sean peligrosas
y que, por tanto, aumentan el riesgo de que se produzcan daños. Se denominan factores de riesgo
y se refieren a distintos aspectos: Riesgos relacionados con la tarea: o Fuerza: Cantidad de
esfuerzo físico necesaria para realizar la tarea (como levantar, empujar o tirar de una carga) o para
mantener el control de equipos y herramientas. o Repetición: Realización del mismo movimiento o
serie de movimientos de manera continua o frecuente durante la jornada de trabajo
o Posiciones forzadas: Adopción de posiciones estresantes para el cuerpo, como inclinarse sobre
una cama, arrodillarse o girar el tronco al levantar una carga Riesgos relacionados con el paciente:
No se puede levantar a un paciente como si fuera una carga, de modo que no siempre son
aplicables las “normas” para levantar cargas de forma seguraiv o No se puede sujetar a los
pacientes manteniéndolos cerca del cuerpo o Los pacientes no tienen asideros o No se puede
prever lo que vaya a suceder mientras se moviliza a un paciente o Los pacientes son voluminosos
Riesgos relacionados con el medio ambiente: o Peligro de tropezones, resbalones y caídas o
Superficies de trabajo irregulares o Limitaciones de espacio (habitaciones pequeñas, muchos
equipos) Otros riesgos: o No se dispone de asistencia o Equipos inadecuados o Ropa y calzado
inadecuados o Falta de conocimientos o de formación

Diferentes técnicas de movilización manual de pacientes

1. Métodos de traslado manual Son los realizados por uno o más asistentes con su
propia fuerza muscular y, siempre que sea posible, aprovechando la capacidad de
movimiento residual del paciente
2. 2. Métodos de traslado con dispositivos de ayuda pequeños Son los que se
realizan con dispositivos de ayuda específicos, como sábanas fabricadas con un
material de baja fricción, cinturones ergonómicos, tabla giratoria para los pies, una
barra trapezoidal acoplada por encima de la cama, etc.
3. 3. Métodos de traslado con dispositivos de ayuda grandes Son los que se realizan
con equipos de elevación electromecánicos

Tipos de traslados
1.-Traslado en camilla
Para trasladar a un paciente en camilla primero hay que moverlo de la cama a la
camilla.
Transferencia con sábana entremetida:
 La forma más habitual es ayudarse de una sábana «entremetida». Una sábana
“entremetida” es una sábana doblada por el lado largo a la mitad; la sábana debe de
colocarse por debajo al paciente, de forma que llegue desde los hombros hasta los muslos. 
 Para mover a un paciente tiene que haber 2 personas y situarnos uno a cada lado de la
cama. Para conseguirlo colocaremos al paciente en decúbito lateral, lo más próximo a un
borde de la cama y metemos la sábana «entremetida» por el lado contrario al que está
girado. Luego lo giramos hacia el otro lado y sacamos la parte de «entremetida» que falta
por colocar.
 Cuando está colocada la sábana «entremetida», se enrolla por los laterales sujetándola
cada persona fuertemente para mover al paciente a cualquier lado de la cama a la orden
establecida.
Movilización con 3 personas:
 Si el paciente no puede moverse nada serán necesarias al menos 3 personas. Debemos
asegurarnos que la cama y la camilla están frenadas. 
 La camilla se coloca perpendicular a la cama, la cabecera de la camilla tocando los pies
de la cama; Las 3 personas se sitúan frente a la cama, con un pie adelantado hacia la cama;
Doblan las rodillas todos juntos y colocan sus brazos debajo del paciente: 
 La 1ª persona coloca uno de sus brazos debajo de la nuca y hombros y el otro
brazo por debajo del tórax
 La 2ª persona coloca un brazo bajo la región lumbar y otro brazo debajo de las
caderas del paciente
 La 3ª persona coloca sus brazos, uno debajo de las caderas del paciente y el otro
debajo de las piernas del paciente.
 Después las 3 personas vuelven al paciente hacia ellos moviéndolo con cuidado sobre
sus brazos. 
 Hay que mantener al paciente cerca del cuerpo para evitar esfuerzos inútiles; Las 3
personas levantan al paciente, giran los pies y avanzan hacia la camilla. Luego doblan las
rodillas y apoyan los brazos en la camilla. 
 Las 3 personas tienen que hacer los movimientos suaves y a la vez, para dar seguridad
al paciente.
2.-Traslado en silla de ruedas
El traslado de pacientes en silla de ruedas es la forma más sencilla de mover a un
paciente de un lado a otro cuando no es capaz de caminar o no es conveniente que lo
haga.
Antes de iniciar el traslado en un centro sanitario debemos tener en cuenta:
1. Comprobar la identidad del paciente.
2. Comprobar el destino del paciente. El celador debe explicarle al paciente y a sus
familiares el recorrido que va a realizar y cómo lo va a hacer.
3. El celador debe llevar la documentación necesaria para la prueba o consulta.
4. El celador acompaña al paciente en todo momento. El paciente no puede quedar solo
salvo que alguien se haga cargo de él.
5. El celador, llevará al paciente de vuelta a su habitación cuando finalice la prueba o la
consulta.
6. El celador debe comunicar al personal sanitario responsable el regreso del paciente a la
habitación.
7. El celador debe acomodar al paciente en su habitación.
El celador debe dejar la documentación en el lugar que le indique el personal
sanitario.
Para realizar el traslado en silla de ruedas necesitamos:
 La silla de ruedas.
 Las zapatillas y la bata del paciente.
 Una manta de abrigo
Ya hemos visto en la entrada anterior cómo pasar al paciente de la cama a la silla.
Cuando la transferencia se realiza a una silla de ruedas debemos tener en cuenta:
 Colocar la silla de ruedas en el lateral de la cama, con los reposapiés retirados. El
respaldo de la silla se colocará hacia los pies de la cama y casi paralela a la misma.

 Si la cama está muy alta, pero tiene la posibilidad de bajar de manera articulada o
eléctrica, se bajará a nivel de la silla de ruedas, para no tener que forzar la espalda.
 Lo primero y más elemental es frenar la silla de ruedas antes de iniciar la transferencia.
 Las ruedas pequeñas de la silla tienen que estar colocadas hacia delante, ya que así la
silla de ruedas tiene más estabilidad y no puede vencerse hacia delante.
 Una vez acomodado el paciente, trasladaremos al paciente empujando la misma por la
parte de atrás, excepto cuando se entra o se sale de un ascensor. Para entrar en un ascensor,
se tira de la silla hacia atrás desde el interior del mismo. Para salir del ascensor, si es posible
se da la vuelta a la silla dentro del ascensor, se sale y se tira de ella desde fuera.
3.-Traslado de pacientes en cama
El paciente permanece acostado mientras el celador lo transporta por el centro
sanitario.
Los celadores trasladan a los pacientes en la cama cuando no son capaces de
sentarse o no les permiten usar una silla de ruedas.
Para trasladar a un paciente en la cama o camilla el celador debe colocarse detrás de
la cabeza del paciente y empujar la cama o camilla de manera que el paciente va en
el sentido de la marcha.
En el ascensor, el celador debe entrar primero tirando de la cabecera de la cama o
camilla.
Para salir del ascensor, el celador debe empujar de la cabecera de la cama o
camilla saliendo los pies del paciente primero.
Para subir una rampa, el celador debe empujar la cama de manera que el enfermo va
de cara al sentido de la marcha.
Para bajar una rampa, el celador caminara hacia atrás, el celador va de espaldas a la
pendiente, tirando de la cama mirando de vez en cuando hacia atrás para evitar
caídas u obstáculos. 
Cuando el celador tenga que cruzar con un paciente puertas automáticas, o
abatibles, pasará primero el celador caminando hacia atrás y luego la silla de ruedas o
la cama para evitar lesionar al paciente.

4.- Traslados con andadores, bastones o muletas


Se hace este traslado cuando el paciente tiene que empezar a caminar.
Cuando el paciente por motivos del tratamiento necesita caminar ayudado de
andadores o muletas, pero acompañado, deberemos acompañarlo
siempre manteniendo su ritmo de paso.

5.- Traslado con ayuda de una grúa


La grúa es el aparato auxiliar que permite movilizar al paciente que necesita ayuda
total para moverse.
Debemos tener en cuenta lo siguiente:
 Usar siempre el equipo siguiendo las instrucciones y normas de seguridad del
fabricante.
 Probar previamente el funcionamiento de grúa para evitar desconcierto.
 Comprobar las patas del chasis, deben estar abiertas, si es preciso que pasen alrededor
de una silla.
 Asegurarse de que las partes en contacto con el paciente carezca de alteraciones que
puedan causar lesiones en la piel
Para mover a un paciente con grúa hay que seguir los siguientes pasos:
 Informar al paciente de lo que se le va a hacer. Debe protegerse siempre la intimidad
del paciente.
 Hay que frenar la cama y colocarla en posición horizontal.
 Colocación del Arnés en posición de decúbito: 
 Movilizar al paciente a decúbito Lateral y colocar el arnés y una sábana
entremetida si no la tuviese. Colocar la mitad del arnés que pasa recogiendo la espalda y
hombros y por debajo de los glúteos como si se tratara de una entremetida
 Luego hacemos girar al paciente hacia el decúbito contrario y acabamos de
estirar el arnés y la sábana entremetida. Después cogemos las bandas de las piernas y las
pasamos por debajo de las piernas y luego, muy importante, se entrecruzan. La de la
pierna derecha para colgar en el gancho izquierdo y la de la pierna izquierda para colgar
en el gancho derecho.
 Orientamos la empuñadura del soporte de maniobra de la grúa en posición
horizontal y mirando hacia la dirección opuesta al paciente.
 La grúa debe estar lo suficientemente cerca del paciente para permitir el
enganche de las cinchas del arnés.
 Acercar la grúa y enganchar las cinchas del arnés a los ganchos de la percha de
sujeción de la grúa.
 Activar el mando, levantar suavemente al paciente hasta quedar por encima de la cama
con espacio suficiente para no producir fricciones por arrastre.
 Colocación del arnés desde la posición de sentado:
 Colocamos el arnés de arriba-abajo, hasta la altura de la cintura. Luego pasamos
las bandas de las piernas, justo por debajo de los muslos y muy importante,
entrecruzarlas. La de la pierna derecha para colgar en el gancho izquierdo y la de la
pierna izquierda para colgar en el gancho derecho.
 Cuando tengamos colocado el arnés al paciente cogemos la grúa y subimos un
poco el brazo de la grúa.
 Acercamos la grúa a la cama o a la silla desde donde se va a movilizar al
paciente
 Debemos colocar las bandas más cortas de los hombros, en los enganches del
lado correspondiente o en la percha supletoria si se dispone de ella, en la posición más
corta, es decir, más cercana al cuerpo del arnés. 
 A continuación, debemos colocar las bandas más largas de las piernas en la
posición más alejada, o sea, la de la punta de la banda y entrecruzarlas de modo que la
derecha se coloque en el enganche izquierdo y la izquierda en el derecho.
 De esta manera el paciente va más sentado al elevarlo. Lo elevamos
lentamente, hasta que esté separado el paciente de la cama. Hay que abrir las patas de la
grúa para que sea más segura para trasladar al paciente 
 Debemos situar al paciente encima del lugar a donde hay que trasladarlo y
dejarlo con mucho cuidado y suavidad.