Está en la página 1de 5

Seminario Bautista de Colombia

Estudio Inductivo
Profesor: Marco Orjuela
Estudiante: Lorena Sofía Betancourt Torres
Tarea N°3
Comprobación libro Cómo estudiar tu Biblia (páginas 45 a 57)
1. ¿Qué es el panorama general en el Estudio Inductivo?
En el Método Inductivo, el panorama general es el primer paso que se debe llevar a
cabo cuando vaya a estudiar cualquier libro de la Biblia. Este ejercicio permite descubrir el
contexto general del mensaje del autor (pág. 27), así como esboza un cuadro completo y la
estructura del libro que se desea estudiar (pág. 28). El panorama general, como su nombre
lo indica, es una vista “panorámica”, es decir, general, amplia que me ayuda a ver el libro
desde arriba, superficialmente e identificar algunos aspectos iniciales, pero es
supremamente importante porque me dará la pauta de la estructura del libro y otros datos
que me permitirán a futuro acercarme a los detalles y adentrarme de forma adecuada en
todo lo que éste contiene con el fin de observarlo, interpretarlo y aplicarlo como Dios lo
desea. Kay Arthur afirma que es un ejercicio que requiere esfuerzo, pero si concentro ese
esfuerzo en este paso, “el resto del proceso será mucho más fácil” (pág. 28).
2. Mencione los 5 beneficios de iniciar un Estudio Inductivo describiendo el panorama
general.
Según lo expresado por Kay Arthur, los beneficios del panorama general dentro del Estudio
Inductivo de la Palabra los puedo encontrar en la página 28 del libro y son:
1. El panorama general me ayuda a ver el mensaje del libro como un todo.
2. El panorama general me ayuda a obtener un entendimiento del propósito del
autor al escribir.
3. El panorama general me ayuda a identificar el(los) tema(s) principal(es) del
libro.
4. El panorama general me ayuda a darme cuenta de la estructura del libro.
5. El panorama general me ayuda a entender la relación de los versículos y los
capítulos uno con otro y entender al libro como un todo.
6. El panorama general me ayuda a tener una base firme para la interpretación
fiel y la aplicación correcta.

3. Enumere y defina cómo obtener el panorama general de un libro.


Según lo presentado por Kay Arthur, el panorama general de un libro se obtiene siguiendo
once (11) pasos, los cuales son:
1. Comenzar en oración: Lo primero que debo hacer para obtener el panorama
general de un libro de la Biblia es orar a Dios para que su Santo Espíritu me
guíe y revele lo que Dios quiere enseñarme. Debo orar para buscar
continuamente la sabiduría, consejo y revelación de Dios, y permitir que él
hable a mi corazón (pág. 29).
2. Leer varias veces el libro: Leer varias veces el libro me servirá para
familiarizarme cada vez más con él y relacionar entre sí los versículos,
encontrándoles un mayor sentido (pág. 29).
3. Identificar el tipo de literatura: Partiendo de que todos los libros de la Biblia
no son iguales, debo identificar el tipo de literatura, la cual puede ser histórica,
biográfica, poética, proverbial, profética, epistolar o una combinación entre
histórica-profética. Determinar el tipo de literatura determinará cómo voy a
tratar el texto, ya que cada tipo de literatura tiene sus particularidades. (pág. 30-
31).
4. Tratar el texto objetivamente: La autora insiste en que cuando me acerque a
estudiar un libro, debo hacerla de manera objetiva, es decir, no buscar mis
propios intereses de aprendizaje sino dejar que el texto hable por sí mismo y,
posteriormente, el Señor me revelará una verdad que podré relacionar
subjetivamente (pág. 31).
5. Usar las seis (6) “Preguntas Básicas”: Lo siguiente que debo hacer es
interrogar al texto, proponerle las seis preguntas básicas del quién, qué o cuál,
cómo, cuándo, dónde, por qué para obtener información literal, real y no
especulada y cuyas respuestas el texto las dará por sí mismo (pág. 32).
6. Buscar información obvia (págs. 32 a 36): La autora sugiere que la
información más obvia que encontraré en un libro son las personas y los
eventos, generalmente; buscar esta información evidente me ayudará a descubrir
el contexto. Este paso es quizá el más largo del panorama. Sin embargo, el texto
dará toda la información. La obviedad de estos dos aspectos del texto se da en
dos principios:
a. Principio 1: Identificar los nombres más obvios: Podré descubrir las
personas que participan en el texto, ya sea el autor, los personajes, el
destinatario, los actores de los eventos. Para ello es útil resaltar o marcar
todas las referencias que se hacen sobre las personas del texto, éstas
darán información precisa y también se pueden utilizar marcando
sinónimos y pronombre personales. Para identificar esto puedo utilizar
colores, símbolos o un método combinado pero que mantiene la esencia
del ejercicio de identificación.
- Luego de identificar las menciones a personas, debo proponer las
preguntas básicas a los actores del texto, esto me dará mucha, mucha
información y me ayudará a ir descubriendo el trasfondo histórico y el
propósito del libro. Cuando descubro que el libro hace un énfasis
constante en algún aspecto, puedo obtener el tema del libro.
- También, es muy útil hacer una lista de lo que voy identificando y
aprendiendo acerca de las personas, ya que estos serán insumos de
observación para la posterior interpretación.
b. Principio 2: Identificar los eventos obvios: Así como se identifican las
personas, es posible identificar los eventos, es decir, lo que ocurrió.
Debo procurar identificar los eventos de cada capítulo, nuevamente
marcarlos en el texto y hacer una lista; así obtendré datos suficientes y
veré en qué aspectos el autor hacer énfasis, pues esto me ayudará a
develar el tema de cada capítulo.
7. Marcar las palabras clave: Para esto, la autora recomienda releer el libro, así y
sólo así podré encontrar palabras o frases repetidas, éstas se convierten en
palabras clave. Como pista, Kay dice “una palabra clave es aquella que cuando
es quitada, deja el pasaje carente de significado”. Las palabras o ideas clave no
son importantes sólo porque se repiten, sino porque esta repetición es una
alarma, es decir que indica que es importante y probablemente ese sea el tema
del capítulo y lo más repetido en el capítulo sea el tema del libro, es como un
efecto dominó, lo uno lleva a lo otro y así sucesivamente. A cada palabra clave
también se le pueden hacer las preguntas básicas y también me ayudarán a
descubrir con detalle la organización del libro (págs. 36 a 39).
8. Discernir el tema general del libro: Para llegar a discernir, es decir, develar el
tema del libro, es menester haber notado bien las repeticiones, ya que una vez
haya obtenido los énfasis repetidos, el tema va a ser el resultado obvio. Lo ideal
es que pueda buscar un versículo clave que recoja el tema central y lo exprese
de manera clara. Luego de haber sacado todo esto (y haber dedicado el tiempo
suficiente), tengo la posibilidad de escribir una frase que resuma al libro, pero
no una frase extensa ni compleja sino una frase que exprese una idea concisa
(pág. 39 a 49).
9. Desarrollar el cuadro “Panorama de…”: La autora aconseja que el siguiente
paso pertinente desarrollar el cuadro llamado “Panorama de…” un ejercicio que
me ayudará a hacer un resumen del libro que estudie, es una herramienta en la
que esbozaré todas las secciones, tanto capítulos como temas y propósitos. Este
cuadro facilitará y aligerará mi entendimiento y vista del libro (pág. 40 a 41).
10. Descubrir el tema de cada capítulo: Siguiendo los mismos pasos para obtener
el tema del libro en su totalidad y gracias a las divisiones panorámicas del libro,
es posible identificar el tema principal de cada capítulo. Lo ideal es estudiar
capítulo por capítulo y sacar un versículo clave que refleje el tema del capítulo
(pág. 41).
11. Identificar las divisiones de cada capítulo: Como ya se ha venido trabajando
en la estructura de libro, su tema y características, es más sencillo hacer las
divisiones por secciones del libro en general. Las divisiones deben marcar
grupos de versículos que mantengan un mismo hilo de pensamiento del autor
(tema, doctrina, persona, lugar, evento, fechas, lugares). Las divisiones que se
hagan dependerán también del tipo de literatura y del tamaño del libro.
Probablemente, entre más se lea el libro, más divisiones saldrán en cada capítulo
y mayor entendimiento habrá de la Palabra (pág. 43).

4. De acuerdo a la información de cómo elaborar listas (pág. 49) realizar dos listas de
todo lo que aprenda de Mateo 5, tome como palabras clave: “Bienaventurado” y
“justicia”.
Lista derivada de bienaventurado
Bienaventurados los pobres en espíritu (vs. 3)
Bienaventurados los que lloran (vs. 4)
Bienaventurados los mansos (vs. 5)
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia (vs. 6)
Bienaventurados los misericordiosos (vs. 7)
Bienaventurados los de limpio corazón (vs. 8)
Bienaventurados los pacificadores (vs. 9)
Bienaventurados los que padecen persecución a causa de la justicia (vs.
10)
Bienaventurados sois cuando por mi causa (Jesús) os vituperen y os
persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo (vs. 11)
Lista derivada de justicia
Porque de ellos es el reino de los cielos (vs. 3)
Porque ellos recibirán consolación (vs. 4)
Porque ellos recibirán la tierra por heredad (vs. 5)
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos
serán saciados (vs. 6)
Porque ellos alcanzarán misericordia (vs. 7)
Porque ellos verán a Dios (vs. 8)
Porque ellos serán llamados hijos de Dios (vs. 9)
Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos (vs.
12ª)
No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido
para abrogar, sino para cumplir (vs. 17)
Ni una jota ni una tilde pasarán de la ley, hasta que todo se haya
cumplido (vs. 18)
Cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y
así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los
cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado
grande en el reino de los cielos (vs. 19)
Os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y
fariseos, no entraréis en el reino de los cielos (vs. 20)
Y cualquiera que mate será culpable de juicio (vs. 21b)
Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será
culpable de juicio (vs. 22ª)
No sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al aguacil, y seas
echado en la cárcel (vs. 25)
No saldrás de allí hasta que pagues el último cuadrante (vs. 26)
Que hace salir su sol sobre justos e injustos (vs. 45)

También podría gustarte