Está en la página 1de 2

Textos y Visiones del Mundo

EL TEXTO COMO MANIFESTACIÓN CREATIVA Y COMUNICATIVA DEL SER HUMANO

El texto literario: definición y características generales

Si has logrado percatarte de las diferencias entre los textos seguro notaste que,
aunque compartan un tema, la manera en que se construyen es distinta. ¡Exacto!, a través
de la comparación te diste cuenta que hay muchas maneras de hablar de un tema, ¿a qué
piensas que se deba esto?, ¿tendrá que ver con la finalidad que persigue el autor? Según
tú, ¿cuál sería la intencionalidad comunicativa de un texto literario?, ¿qué diferencias
existen entre decir: “Tus ojos son azules y me gustan” y “Tu pupila es azul y, cuando ríes, /
su claridad suave me recuerda/ el trémulo fulgor de la mañana que en el mar se refleja”?
Como seguramente notaste a partir de la pregunta anterior lo que hace literario a un texto
son varios elementos o factores, por un lado, podemos hablar de la voluntad estética de
un texto, es decir, del afán de manifestar belleza a través del lenguaje; ya que, a diferencia
de textos científicos e informativos, la finalidad no es práctica sino artística. Es posible que
te hayas dado cuenta de que el uso del lenguaje en el ejemplo anterior cambia de un
registro coloquial y directo a un uso del lenguaje más complejo. El lenguaje con el que nos
encontramos en un texto literario cumple una función poética, es decir, que hay un
proceso creativo en el que el artista manipula el lenguaje para cargarlo de significado a
través de la belleza y la armonía de construcción. En el texto literario las palabras que
usamos cotidianamente se organizan de formas distintas y transmiten sensaciones,
emociones y sentimientos. Esto se debe a que en los textos literarios el lenguaje es
connotativo, lo que significa que lo expresado puede adquirir distintos significados, debido
a que está abierto a la evocación y a que el lector puede llenar espacios interpretativos.
Por otro lado, el texto literario se caracteriza por su artificialidad, ya que la escritura es un
acto de creación consciente por parte del autor, éste se comporta de manera semejante a
un escultor que, en lugar de modelar arcilla, modela el lenguaje de tal forma que exprese
una sensación, una idea, un suceso, una postura política o una forma de ver y aprehender
el mundo. El escritor se vale de distintos recursos lingüísticos y retóricos para crear su
obra, la finalidad del texto además de cuidar el mensaje se concentra en enriquecer la
forma, en llevar el lenguaje al límite de su capacidad expresiva. La comprensión de un
texto literario requiere de un diálogo del autor con el lector en el cual el segundo es el
interlocutor encargado de reconstruir los hechos, imaginar los mundos representados,
experimentar ciertas sensaciones y dotar de nuevos significados al texto. Para que autor y
lector dialoguen es básico que compartan el mismo código durante el proceso de
comunicación. Una característica más del texto literario es el efecto de sentido
(identificación-distanciamiento) que construye el autor buscando producir una reacción
determinada en el lector. Los autores de Leer y escribir. Acto de descubrimiento (Gracida,
Y. [coord], 2002: 30) lo explican de la siguiente manera: El texto literario produce un
efecto de identificación, lo cual no significa que el lector tenga que experimentar los
mismos sentimientos que los personajes o establecer una equivalencia precisa entre sus
experiencias personales y las situaciones planteadas en el texto. Significa aceptar el
mundo ficcional propuesto por el autor. Para poder participar en ese diálogo el lector
también debe distanciarse de ese mundo imaginario, de tal suerte que la lectura le
proporcione no una visión subjetiva de sí mismo sino una visión universal que compete a
todos los seres humanos. Ahora, si el elemento más característico del texto literario es la
ficción, ¿por qué logra suscitar reacciones profundas en el lector? Pues bien, porque el
texto literario, como cualquier tipo de texto, es un producto social y su autor no escapa de
ser un sujeto histórico. De alguna u otra manera, los valores, problemas y procesos de una
sociedad marcan a las personas, de manera consciente o inconsciente, y el autor de un
texto literario lo crea en la realidad. Todo texto literario es producto de un contexto
histórico social. Por ejemplo, los narradores latinoamericanos del siglo XX vieron en la
literatura la posibilidad de proyectar las preocupaciones y conflictos del momento
histórico que vivieron a través de la escritura. Es importante que tomes en cuenta que la
literatura además de ser una rama artística inaprehensible en su totalidad, se ha
desarrollado desde hace siglos y que las obras y los autores que la conforman son muchos
y muy diversos, por lo que el estudio de las obras literarias no siempre fue fácil ni mucho
menos total. Por lo anterior, los estudiosos de la literatura se encontraron con la
apremiante necesidad de realizar una clasificación para facilitar el estudio de las obras
literarias. De esa manera se han hecho distintas clasificaciones que a su vez parten de
criterios como el cronológico, es decir, el estudio de la literatura a través del tiempo o por
medio de corrientes literarias (véase el Apéndice 5), y el estructural que atiende a la forma
y contenido de los textos. Esta última clasificación distingue géneros como la narrativa, la
lírica, el drama y el ensayo.

INDICACIONES: complementa la información que tienes ahora sobre el texto literario y sus
características con aquella que localices en otros documentos, que ubiques en bibliotecas
o mediante Internet, y elabora fichas de resumen. No pierdas de vista que tu objetivo es
responder: ¿Cómo se construye un texto literario, por qué y cómo un texto literario
puede modificar tu visión del mundo?