Está en la página 1de 13

1

»Número de Referencia: 288-CAS-2004


»Origen: Salas
»Nombre del Tribunal: SALA DE LO PENAL
»Tipo de Proceso:
»Tipo de Resolución: Sentencias Definitivas
»Fecha de Resolución: 28/06/2006
»Hora de Resolución: 10:00:00

288-CAS-2004

SALA DE LO PENAL DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA: San Salvador, a las


diez horas del día veintiocho de junio de dos mil seis.

La Sala conoce del recurso de casación promovido contra la sentencia condenatoria


pronunciada por el Tribunal de Sentencia de Zacatecoluca, a las diecisiete horas y cincuenta
minutos del veintidós de junio de dos mil cuatro, en el proceso instruido contra las imputadas
ELVIA NOEMÍ RIVERA PAIZ, SHEILA KARINA LÓPEZ TOLEDO y
ELIZABETH MELINA LÓPEZ DE TAGÜITE, por el delito de Lavado de Dinero y de
Activos Art. 4 Ley contra el Lavado de Dinero y Activos, las dos primeras, y por el delito de
Casos especiales del delito de encubrimiento Art. 7 Ley contra el Lavado de Dinero y
Activos, ambos ilícitos en perjuicio del orden socioeconómico.

Habiéndose realizado la respectiva audiencia, se procede a dictar la sentencia de ley.

RESULTANDO:

I.- Que mediante la sentencia expresada en el preámbulo, se resolvió lo siguiente: "…POR


LO TANTO, con base en las consideraciones anteriores y a los artículos 2, 11, 12, 13, 14,
15, 72, 75 Nº 2, 172 y 181 de la Constitución de la República; 1, 2, 3, 4, 5, 17, 24, 29 Nº 1,
30 Nº5, 32, 33, 36, Nº 1, 45 Nº 1, 46 Nº 1, 47, 58, 62, 63 Nº 1, 4 y 5, 64, 65, 66, 68, 82, 114,
115 Nº 3, del Código Penal; 1, 2, 3, 4, 12 Nº 1, 19 en relación al 26 y 28, 42, 43, 53 Nº 1, 58,
130, 162, del 324 al 332, 336, del 338 al 342, del 345 al 354, del 356 al 359, 360, 361, 441-
A, 448,449 y 450 del Código Procesal Penal; 4 y 7 de la LEY CONTRA EL LAVADO DE
DINERO Y ACTIVOS y art. 43 de la Ley Penitenciaria; POR UNANIMIDAD EN TODO
LO PLANTEADO, DELIBERADO Y VOTADO, SEGÚN LO PRESCRIBEN LOS
ARTÍCULOS 356 Y 357 DEL CÓDIGO PROCESAL PENAL, EN NOMBRE DE LA
REPÚBLICA DE EL SALVADOR, ESTE TRIBUNAL DE SENTENCIA FALLA:---A.
DECLARASE A ELVIA NOEMI RIVERA PAÍZ, SHEILA KARINA LÓPEZ TOLEDO:
de las generales ya referidas, penalmente responsables como AUTORAS DIRECTAS del
delito calificado definitivamente como LAVADO DE DINERO Y DE ACTIVOS, en
perjuicio del Orden Socioeconómico, en tal concepto se les condena a cada una a la pena de
CINCO AÑOS DE PRISIÓN FORMAL Y MULTA DE CINCUENTA SALARIOS
MÍNIMOS MENSUALES.---B. DECLARASE A ELIZABETH MELINA LÓPEZ DE
TAGÜITE, de las generales ya referidas, penalmente responsable como AUTORA
DIRECTA del delito calificado definitivamente como CASO ESPECIAL DEL DELITO DE
ENCUBRIMIENTO, en perjuicio del Orden Socioeconómico, en tal concepto se le condena
a la pena de CINCO AÑOS DE PRISIÓN FORMAL; asimismo se les condena a las tres a la
pena accesoria de la EXPULSIÓN DEL TERRITORIO NACIONAL una vez cumplida la
pena principal.---C. Por las razones que antes quedaron expresadas, absuélvase a ELVIA
NOEMI RIVERA PAÍZ, SHEILA KARINA LÓPEZ TOLEDO Y ELIZABETH MELINA
LÓPEZ DE TAGÜITE, de toda responsabilidad civil por los delitos por los que se les ha
condenado en esta causa.---D. DEL DECOMISO: Que según consta en el proceso, como
producto de las ventas de los inmuebles, las condenadas ELVIA NOEMI RIVERA PAÍZ,
SHEILA KARINA LÓPEZ TOLEDO, percibieron la cantidad de CIENTO OCHENTA MIL
QUETZALES; asimismo consta en el acta de Detección a fs. 17 y sigts. Que Sheila Karina
López Toledo, portaba en su cartera la cantidad de OCHO MIL QUINIENTOS DÓLARES;
y que Elizabeth Melina López de Tagüite, también es su cartera portaba la cantidad de OCHO
MIL CUATROCIENTOS VEINTE DÓLARES; por lo que DEVUÉLVASELES tales
2

cantidades, las que deberán deducirse de los SETECIENTOS TREINTA Y UN MIL


NOVECIENTOS DÓLARES de los EEUU., y DECOMISASE DEFINITIVAMENTE EL
REMANENTE de conformidad a lo establecido en los Arts. 184 y 444 Pr.Pn.---E. DEL
CUMPLIMIENTO DE LA PENA: Las condenadas fueron detenidas a las aproximadamente
a las siete horas con treinta y cinco minutos del veintiséis de Octubre del dos mil dos, por lo
que la pena que se les ha impuesto, la estarán cumpliendo a las siete horas con treinta y cinco
minutos del día veintiséis de Octubre del dos mil siete.---F. DE LA DEVOLUCIÓN DEL
DEPÓSITO: Devuélvanse a quien o quienes demuestren legítima propiedad los objetos sobre
los que no se ha decretado comiso, y que se encuentran relacionados en el auto de fs. 1760
del proceso.---Una vez firme esta sentencia y para que se le de cumplimiento a lo previsto en
el artículo 44 de la Ley Penitenciaria, remítanse las certificaciones de la misma al Juez de
Vigilancia Penitenciaria y de Ejecución de la Pena de San Vicente y pasen las condenadas
orden de dicho Juez; y al Director General de Migración.---ARCHÍVESE oportunamente
este expediente. NOTIFÍQUESE esta sentencia a las partes mediante su lectura integral y
entrégueseles una copia de la misma…".

II.- Contra el anterior pronunciamiento, los defensores Bayron Alberto Carballo, José
Ricardo Martínez Escobar y Eduardo Cardoza Rodríguez, interpusieron recurso de casación,
en el cual manifestaron lo siguiente: "…A partir de la página tres frente hasta la cuatro frente
de su sentencia, el Tribunal Sentenciador, al exponer la posición fiscal expresa textualmente:-
--"TEORÍA DEL CASO SEGÚN LA FISCALÍA: Según el Ministerio Público Fiscal los
hechos descritos en el Romano Uno de esta Sentencia, se configuran en el delito de CASO
ESPECIAL DE LAVADO DE DINERO Y ACTIVOS, que prevé y sanciona el Art. 5 lit. a
LCLDA., habiendo sido avalada esta teoría tanto por el Juez de Paz de San Luis Talpa, por
la Jueza de Instrucción del mismo lugar que coordinó la investigación de los presentes
hechos; siendo así que se ha ordenado juicio contra las acusadas cuyo nombre se han
mencionado en el preámbulo de esta Sentencia.---De acuerdo a la Fiscalía, la investigación
que se ha realizado ha producido elementos de convicción que motivan la prosecución de la
acción penal hasta esta etapa. Dice la Fiscalía que las acusadas son responsables de ocultar o
disfrazar, la naturaleza, el origen, la ubicación, el destino, el movimiento o la propiedad
aparentemente legal de fondos, bienes o derechos relativos a ellos procedentes directamente
de actividades delictivas. Tal convicción la obtiene, según expresa en el mismo dictamen de
acusación, porque las acusadas se trasladaron en grupo desde su país de origen, o sea
Guatemala, hasta este, habiendo previamente obtenido visa migratoria para poder ingresar a
la República de Ecuador, cual era su destino final, con toda la cantidad de dinero ilícito que
ocultaban en sus cuerpos.---Para la representación fiscal las tres acusadas sabían de la
procedencia ilícita del dinero; pero arguyen, por criterios doctrinarios en que han basado tal
conclusión, que para tener por establecido el supuesto jurídico contemplado en el Art. 5 lit.
a, LCLDA., no es necesario probar que la actividad que ha generado los fondos "a ser
lavados", sea ilícita, es decir, que constituya delito. Dice que bastan indicios para establecer
el origen delictivo de los fondos. En el presente caso seria, sin duda, el dinero que les ha sido
incautado a las acusadas. Lo subrayado es la idea del Tribunal.---Acerca de los indicios la
representación fiscal afirma que el dinero decomisado a las acusadas, efectivamente
provienen de una actividad ilícita, y esta es el narcotráfico; que ello se comprueba,
indiciariamente, con informes de diferentes Bancos e Instituciones autorizadas para captar
fondos del público, tanto en nuestro país como en la República de Guatemala, y además en
la República de Ecuador, por las que se puede constatar que las acusadas no poseen cuentas
de ahorro o depósitos de dinero en efectivo o títulos valores que justifiquen la tenencia en
efectivo de la cantidad de dinero que les fue encontrado. Complementando esta hipótesis, la
representación fiscal, arguye que se ha establecido, que en los países en mención, las
acusadas no son parte de Sociedades o Empresas Mercantiles o de otra naturaleza que les
generen un volumen de efectivo como el que les fue incautado. En el mismo orden de ideas,
para concluirla, expresan que mediante contestación a Carta Rogatoria o Solicitud de
Asistencia Jurídica Mutua, la República de Guatemala, ha emitido informe en relación a que
la acusada SHEILA KARINA LOPEZ TOLEDO, esta vinculada a un reconocido
Narcotraficante guatemalteco, fallecido en el dos mil dos, de nombre MARIO GUSTAVO
GARCÍA RODRÍGUEZ, de sobrenombre "MARIOCO", por haber estado casada, con el
3

desde el año noventa y tres hasta el noventa y nueve, fecha última en la que se divorció.
También, según la fiscalía, según informes de la inteligencia de la República de Guatemala,
y además, informe de la Oficina de Migración de dicho país, Elvia Noemy Rivera Páiz es
persona, "según señalamientos", que se dedica al transporte de drogas; siendo así que en su
estatus migratorio reporta constantes salidas hacia Colombia y Ecuador sin justificación
alguna. Llega a la conclusión el Ministerio Público Fiscal, de que el dinero es producto del
narcotráfico y para establecer como cierta esa aseveración ofreció como prueba la experticia
de IONES Y ANÁLISIS GRAFOTÉCNICO, que fuera realizado en los billetes incautados a
las acusadas, por el técnico Juan Carlos Morales Santana.---Que las acciones ilícitas que dan
origen al delito enunciado concluyen al establecerse que las acusadas tenían la finalidad de
disponer del dinero que ocultaban en sus cuerpos, en la República de Ecuador, pues este era
su último destino. Y que porque las acusadas no tenían negocios o alguna actividad comercial
o financiera comprobable, era de inferir con base en la experiencia acumulada por los
diferentes países que han vivido este tipo de hechos, que el objetivo es integrar ese dinero a
la economía legal del país de destino para fortalecer las posiciones de los integrantes de la
organización delictiva generadora del dinero ilícito.---En la Vista Pública la fiscalía, ratificó,
tanto la base fáctica de los hechos, como también, que el grado de participación y por ende
de responsabilidad en el que han incurrido las acusadas ELVIA NOHEMÍ RIVERA PAIZ,
SHEILA KARINA LOPEZ TOLEDO Y ELIZABETH MELINA LOPEZ DE TAGUITE, es
de autores directos, en el delito de CASO ESPECIAL DE LAVADO DE DINERO Y
ACTIVOS, Art. 5 lit. a LCLDA., en perjuicio del orden socioeconómico de El Salvador. Que
en virtud de ser responsable de esa conducta en los términos expuestos, debía condenárseles
a la penal principal de DIEZ AÑOS DE PRISIÓN Y DOS MIL SALARIOS MÍNIMOS; y
comisarse el dinero."---Tal como se expresó en el escrito mediante el cual se interpuso el
Recurso de Casación, la acusación presentada por la Fiscalía, fue sobre la base que a las
procesadas se les encontró el dinero oculto y que dichos fondos eran de procedencia ilícita,
pues provenían del narcotráfico, es decir, las imputadas estaban conectadas con la banda de
narcotraficantes denominada "El Gallito" y que este dinero era de una transacción de droga.
Precisamente, de acuerdo con el Principio de Congruencia, era sobre este argumento que
debía fallar el Tribunal de Sentencia, ya que estos fueron los hechos admitidos para discusión
en el acto de apertura a juicio por la Juez de Instrucción de San Luis Talpa.---Sin embargo,
en la sentencia definitiva pronunciada, el Tribunal tuvo por acreditado el hecho que la
procedencia ilícita de los fondos incautados a mis defendidas, son como resultado de la
defraudación al fisco del país Guatemala, pues evitaron de declarar y pagar los impuestos
respectivos obteniendo un provecho injusto.--- Con la afirmación hecha en la sentencia
definitiva impugnada, acerca de la procedencia ilícita de los fondos incautados, el Tribunal
condena a las acusadas por un hecho distinto del que fueron acusadas, sin darles la
oportunidad de defenderse de esos nuevos hechos, pues no hubo una intimación concreta,
específica y completa de los mismos para que las imputadas pudieran verificar una defensa
material efectiva; entonces, se infringe el Principio de congruencia, el cual siempre debe
existir entre la acusación, acto de apertura a juicio y sentencia.---Como podrá notarse, el
cuadro fáctico que presentó la representación fiscal es que el dinero que fue decomisado a
mis defendidas, provenía de actividades delictivas relacionadas con el narcotráfico y ubicó
el delito atribuido como CASO ESPECIAL DE LAVADO DE DINERO Y ACTIVOS,
tipificado y sancionado en el art. 5 de la Ley Contra el Lavado de Dinero y de Activos, y es
con base en este cuadro fáctico y por este precepto penal, que se ordenó la APERTURA A
JUICIO en contra de mis defendidas; sin embargo, en la sentencia, se tuvo por acreditados
hechos diferentes y se aplicaron preceptos penales también diferentes.---En efecto, en el auto
de apertura a juicio, pronunciado a las ocho horas y cinco minutos el día veinte de agosto del
dos mil tres, agregado a partir del folio 1732 hasta el 1740, el Tribunal expresa que se estaba
conociendo, entre otros, por el delito de CASO ESPECIAL DE LAVADO DE DINERO,
previsto y sancionado en el art. 5 de la Ley Contra el Lavado de Dinero y de Activos; y es
así como, específicamente en el folio 1737, consta textualmente que se resolvió: "…se
ORDENA LA APERTURA A JUICIO EN CONTRA DE LAS IMPUTADAS ELVIA
NOHEMÍ RIVERA PAIZ, SHEILA KARINA LOPEZ TOLEDO Y ELIZABETH MELINA
LOPEZ TOLEDO, por el delito de CASO ESPECIAL DE LAVADO DE DINERO…" y por
las otras infracciones penales que se les atribuía se les sobreseyó definitivamente.---Esto
4

mismo fue resuelto, como es lógico, en la resolución pronunciada al final de la Audiencia


Preliminar, en la página 36 frente del Acta respectiva, agregada en el folio 1046, el Tribunal
de Instrucción, textualmente resolvió: "…Dictar un Auto de Apertura a Juicio de
conformidad con los artículos 320, 322 del CPP, contra las imputadas ELVIA NOHEMÍ
RIVERA PAIZ, SHEILA KARINA LOPEZ TOLEDO Y ELIZABETH MELINA LOPEZ
DE TAGÚITE, por el delito de CASO ESPECIAL DE LAVADO DE DINERO; se admite
la Acusación en la forma detallada por la representación fiscal y de la misma forma la prueba
ofrecida, así como prueba ofrecida en esta audiencia de conformidad con el artículo 320
numeral 10° del CPP…..".---Esto significa que la infracción penal que le atribuyó a mis
defendidas la representación fiscal fue el de CASO ESPECIAL DE LAVADO DE DINERO,
tipificado y sancionado en el art. 5 de la Ley Contra el Lavado de Dinero y Activos, que
establece una pena de ocho a doce años de prisión y multa de cincuenta a dos mil quinientos
salarios mínimos mensuales; y fue precisamente por este delito que se ordenó la apertura a
juicio y por el que inicialmente comenzó a conocer el Tribunal de Sentencia de Zacatecoluca,
tal como se deja relacionado en la trascripción literal del punto pertinente.---Sin embargo, el
Tribunal Sentenciador, tuvo por acreditados otros hechos o circunstancias que no eran los
descritos en la acusación y admitidos en el auto de apertura a juicio, ni tampoco fueron
ampliados por la representación fiscal.---Esos hechos que se tuvieron acreditados y que son
diferentes a los descritos en la acusación y admitidos en el auto de apertura, han sido
expresados en la página siete frente hasta la página ocho vuelto de sentencia, de la siguiente
manera:---"DE LA TIPICIDAD DEL HECHO Y DEL NEXO CAUSAL ENTRE LA
ACCIÓN COMETIDA POR LAS ACUSADAS: A. En relación a SHEILA KARINA
LOPEZ TOLEDO y ELVIA NOEMI RIVERA PAIZ, el tribunal es del criterio en relación
al tipo penal objetivo, que ha quedado claramente establecido que las acusadas Sheila Karina
López Toledo y Elvia Noemí Rivera Paíz, han participado en hechos ilícitos de consecuencia
o trascendencia penal al amparo del Art. 4 LCLDA., y no según pretende la representación
fiscal, porque el caso especial de lavado de dinero y de activos, según el Art. 5 lit. a de la
referida ley, comprende acciones muy distintas a las consumadas por las acusadas. En la
disposición citada los vocablos hacen referencia al ocultamiento o disfrazamiento en
cualquier forma, de la naturaleza, el origen, la ubicación, el destino, el movimiento o la
propiedad aparentemente legal de fondos, bienes…etc., y como han dejado en claro los
suscritos, en el presenta caso la acción ilegal que han consumado las acusadas, no se trata de
un simple ocultamiento o disfrazamiento, sino de un retiro de bienes producidos mediante
actos que no estaban permitidos por la ley; actos que aunque no se originaron aquí en El
Salvador, se les puede clasificar como "delitos internacionales" pues son supuestos fácticos
sancionados en la mayoría de los países del mundo. En consecuencia y como puede
advertirse, el Tribunal no comparte el criterio del Ministerio Público Fiscal, y tampoco el de
la Defensa que en última instancia ha sido quien con su investigación ha proporcionado al
Tribunal, los insumos necesarios para tener por establecido, el hecho en la forma considera
supra. Tal convicción se obtiene de: Que se ha probado la procedencia ilegítima de los bienes,
de cuyo poder, posesión o tenencia se hacían, irregularmente, titular las acusadas. La doctrina
sostiene sobre este particular, que no importa que el delito previo que haya producido los
bienes, haya sido cometido en un país distinto a aquel en que se comete el delito de blanqueo;
en fin, no es necesario siquiera que se encuentre abierto un proceso penal respecto al delito
previo, El Tribunal no considera inválidos los criterios de la representación fiscal sobre la
innecesariedad de establecer la procedencia ilegítima de los fondos; y no desestima en ningún
modo, todos los indicios y esa serie de inferencias que la han llevado a la presunción de que
el dinero incautado a las acusadas proviene del narcotráfico. Sin embargo, esa presunción de
la ilicitud de los fondos porque procedían de una actividad ilícita, que la Fiscalía ha
pretendido establecer era de narcotráfico, ha quedado desvirtuada porque esta no ha probado
que los fondos incautados efectivamente son provenientes del narcotráfico; solamente ha
establecido que la acusada SHEILA KARINA LÓPEZ TOLEDO, estuvo casada con MARIO
GUSTAVO GARCÍA RODRÍGUEZ, alias "MARIOCO", quien supuestamente era capo del
narcotráfico en Guatemala, pero, en ningún modo ha demostrado su relación entre ella, el
supuesto narcotraficante y del delito previo que aduce. No se debe, por lo dicho, entender
que el Tribunal quiere decir con esto que la defensa esté obligada a probar la legitimidad de
los fondos que poseían sus patrocinadas, aunque sí se considere que debían desestimar la
5

acusación, y ello fue, en lo pertinente, obtenido. Sin embargo, el Tribunal no puede ignorar
y pasar por alto, que de manera determinante y a criterio de los suscritos, la ilicitud de la
procedencia de los fondos está establecida, y no porque provenga del narcotráfico; ello, que
no quepa duda, mediante los mismos elementos probatorios incorporados por su parte
(defensa). Como anticipara, el Tribunal considera que Sheila Karina López Toledo y Elvia
Noemí Rivera Páiz, de manera directa estaban involucradas en acciones ilícitas que por ende
les generaban ganancias ilícitas; estas actividades, el Tribunal las comprende del modo
siguiente, y es el hecho que en relación a estas luego de valorar las pruebas presentadas, se
tienen por acreditados:---"Consta en el proceso a fs. 326-327, 335-336 y 343 de la segunda
pieza, las fotocopias, debidamente certificadas por Notario, de las escrituras públicas de
compraventa (cuya descripción se ha hecho antes al exponer la prueba ofrecida por la
defensa), en las que aparece que Sheila Karina López Toledo y Elvia Noemí Rivera Páiz,
ante los oficios de la notario Amanda Leticia Salazar Rodríguez, los días 10-10-02, 14-10-
02 y 17-10-02, respectivamente, vendieron tres inmuebles de su propiedad debidamente
inscritas en los Registros respectivos, a las señoras Caren Elizabeth Melendrez Merlos,
Cubita Patricia Zulueta Escobar y Edwin Alfredo Allen Zulueta; y a fs. 351, 354 y 358 de la
segunda pieza, aparecen las actas notariales de justificación del precio de los inmuebles en
referencia, ante los oficios notariales del Licenciado Bayron Alberto Carballo, en la ciudad
de Guatemala el 15-02-03. Estos últimos actos, como dijera la defensa en sus
argumentaciones y teoría del caso, han tenido el objeto de probar que los fondos (dinero en
efectivo) que manejaban sus patrocinadas no tenían una procedencia ilícita, como producto
del narcotráfico, sino que por el contrario, tenía una fuente lícita, cual era la venta de esas
propiedades, que efectivamente según han demostrado, eran de su posesión. Sin embargo, es
precisamente esa teoría, la que demuestra lo contrario, es decir, la que establece la
procedencia ilícita, ya que queda claramente establecido, sin usar de ninguna ciencia, que el
haber vendido tales propiedades en los precios detallados en las escrituras de compraventa
(Q 70,000.00, 90,000.00 y 20,000.00, respectivamente, cuando los precios reales de las
mismas, según se determinó en los correspondientes valúos realizados por perito
debidamente acreditado, fs. 355-356, 359 y 352, respectivamente, eran de Q 2.017,500,
1.155,000 y 1.540,000) se estaba defraudando al FISCO del país al que pertenecen dichas
propiedades, ya que con dicha acción se evitaron de declarar y pagar los respectivos
impuestos, obteniendo un provecho injusto. Esta circunstancia, a juicio de los suscritos, es
en esencia el elemento sobre el que pesa la tipicidad de todos los actos que se les atribuye a
las imputadas Sheila Karina López Toledo y Elvia Noemí Rivera Páiz, Empero, tampoco se
puede obviar que en este juicio se ha establecido las acciones realizadas para ocultar el origen
ilícito de los fondos; esta circunstancia también constituye otro de los elementos del tipo
penal objetivo en estudio; no ha quedado demostrado, solamente en relación a la actitud
delictiva de las dos acusadas a que nos venimos refiriendo, sino además en relación a
Elizabeth Melina López de Tagüite, de quien seguida el Tribunal procede a explicar las
razones del por qué su actitud también la considera ilícita. Los elementos de prueba en
relación a la circunstancia apuntada, son los testimonios incorporados al juicio en la vista
pública por parte de JULIO ADALBERTO ORTIZ JARQUIN Y DE GUADALUPE
ELIZABETH CALDERÓN JUAREZ, pues en sus declaraciones fueren contestes y
coherentes; determinándose con ellos las circunstancias de tiempo, modo y lugar del
momento, en el tipo penal de Lavado de Dinero y Activo, y en el de Caso Especial del Delito
de Encubrimiento, en relación al cual en seguida se hacen consideraciones. Con estas
declaraciones queda ratificada la suposición fáctica del hecho por el que la Fiscalía ha
requerido, instruido e incluso estimado necesario el juicio, porque precisamente, con el
testimonio de amos testigos, quedo establecido que fueron las tres acusadas en mención, las
que transportaban en sus cuerpos de varios paquetes de billetes los fondos ilícitos a los que
venimos haciendo referencia) ubicados en sus abdómenes. He aquí, sin ninguna otra
circunstancia más que apreciar que podemos tener establecido el ocultamiento del origen
ilícito del dinero, pues el vocablo ocultar (acción y efecto de ocultación) según el diccionario
de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales de Manuel Osorio, significa "escondimiento
personal o de cosas/reserva de los que se podría o debía revelar o declarar". B.- En relación
a ELIZABETH MELINA LÓPEZ DE TAGUITE: Como se anunciara en la parte primera de
que este considerando, también Elizabeth Melina López de Tagüite, es participe de conductas
6

ilícitas, desde luego que no de las mismas que las otras dos acusadas, y tampoco de las que
le acusara la fiscalía, pues la ilicitud en las acciones de ésta recae aquella conducta descrita
en el Art. 7 lit. LCLDA., así: "Los que sin concierto previo con los autores o participes del
delito de lavado de dinero y de activos, ocultaren, adquieren o recibieren dinero valores u
otros bienes y no informaren a la autoridad correspondiente, inmediatamente después de
conocer su origen o impidieren el decomiso de dinero u otros bienes que provengan de tal
actividad delictiva". Lo que nos lleva a comprender que es responsable de CASO ESPECIAL
DE DELITO DE ENCUBRIMIENTO fue el haber pretendido sacar adherido a su cuerpo la
fuerte cantidad de dólares que le fue incautada, ya que se infiere de la investigación y de los
análisis que se han efectuado, que sin concierto previo con Sheila y Elvia, autoras materiales
del delito de lavado de dinero y de activos-recibió valores (dólares) y no informó a la
autoridad correspondiente; y considera establecido al Tribunal, que estaba conciente de que
dichos valores provenían de las actividades delictivas de aquellas. Toda la prueba documental
y testimonial, como se ha dicho, lo corrobora.".---Con la trascripción hecha, queda
evidenciado que los hechos que tuvo por acreditado el Tribunal de Sentencia fueron
diferentes a los expresados en la acusación y auto de apertura a juicio; sin que se haya hecho
la advertencia respectiva.---El art. 359 Pr.Pn., claramente establece que la sentencia no podrá
dar por acreditados otros hechos u otras circunstancias que los descritos en la acusación y
admitidos en el auto de apertura a juicio o, en su caso, en la ampliación de la acusación, (que
no ha existido tal ampliación), salvo cuando favorezcan al imputado, (en ningún momento
favoreció a mis defendidas los hechos que tuvo por acreditado el Tribunal Sentenciador); de
igual manera, el Tribunal tiene facultad para aplicar un precepto penal distinto del invocado
en la acusación, su ampliación o en el auto de apertura a juicio, pero es indispensable que
previamente se haya advertido sobre la modificación posible de la calificación jurídica;
situación que no fue hecha en el caso que nos ocupa, pues claramente se puede observar en
el acta de vista pública y en sentencia misma, que no existió en ningún momento advertencia
sobre el cambio de los preceptos penales por los cuales fueron condenadas mis defendidas.-
--Es evidente en las partes transcritas de la sentencia definitiva, en especial las que he
resaltado en negrillas y subrayado, que existió una clara violación al Principio de
Congruencia, pues el Tribunal Sentenciador tuvo por acreditados hechos diferentes que los
relacionados en la acusación y en el auto de apertura; y de igual manera, aplicó preceptos
penales diferentes de los contenidos en esa acusación y en el auto de apertura, sin que
previamente hayan sido advertidas mis defendidas sobre esa posible modificación…".---
..."…CUMPLIMIENTO DE LA PREVENCIÓN CON RELACIÓN AL PRIMER MOTIVO
DE FONDO ALEGADO.---Con relación a este motivo, se ha planteado una errónea
aplicación del precepto legal contenido en el art. 4 de la Ley Contra el Lavado de Dinero y
de Activos, que textualmente dispone:---"El que depositare, retirare, convirtiere o transfiriere
fondos, bienes o derechos relacionados que procedan directa o indirectamente de actividades
delictivas, para ocultar o encubrir su origen ilícito, o ayudar a eludir las consecuencias
jurídicas de sus actos a quien haya participado en la Comisión de dichas actividades
delictivas, será sancionado por prisión de cinco a quinde años y multa de cincuenta a dos mil
quinientos salarios mínimos mensuales vigentes para el comercio, industria y servicios al
momento que se dicte la sentencia correspondiente".--- Amplío y reoriento lo expresado por
mis antecesores en su escrito de casación, de la manera que a continuación se expresa:---De
acuerdo a lo que establece en precepto aludido se tiene que los elementos objetivos del tipo
penal son:---LA ACCIÓN:---El núcleo de la acción tipificada en el artículo cuarto de la Ley
Contra el Lavado de Dinero y de Activos, consiste en convertir o transferir los bienes
depositar o retirar o cualquier operación o transacción, encaminada a ocultar el origen ilícito
o legalizar bienes valores provenientes de actividades delictivas.---EL OBJETO:---Del
articulado se desprende que el objeto, son fondos, bienes o de hechos relacionados, que
procedan directa o indirectamente de actividades delictivas; en concreto, el problema que se
presenta en relación con el objeto del blanqueo es que se refiere al producto del delito,
expresión en estricto sentido que debe entenderse exclusivamente al botín frente de la
actividad delictiva y no por tanto a sus sucesivas transformaciones ni al resultado de estas, ni
los títulos derechos relacionados con tales bienes.---EL RESULTADO:---Los fines
perseguidos por el delito que menciona la disposición en comento, son precisamente los que
configuran tradicionalmente la doble modalidad real y personal del encubrimiento, se trata
7

pues de ocultar o encubrir el origen ilícito.---EL DELITO PRECEDENTE:---Como puede


observarse de los elementos anteriores siempre se hace referencia al delito precedente que no
es mas que aquel de donde bienes o preceden los fondos, bienes o efectos que se tratan de
lavar, como una de las claves de la propia concepción jurídica del delito de blanqueo.---Uno
de los elementos típicos integrantes de la descripción legal del delito de LAVADO DE
DINERO Y DE ACTIVOS, cuyo contenido literal se ha transcrito, es que ese dinero, como
la misma disposición legal lo exige, debe proceder directa o indirectamente de actividades
delictivas; esto implica, necesariamente, que cuando dicha disposición legal incorpora como
elemento del tipo el que provenga de ACTIVIDADES DELICTIVAS, esta expresión debe
entenderse en el sentido que debe provenir de hechos que sean constitutivos de delito; o sea,
que existe una dependencia del hecho acusado con el hecho precedente, en el sentido que
éste debe ser constitutivo de delito; y en consecuencia, debe probarse por cualquier medio
legal de prueba de la existencia de ese hecho precedente que es constitutivo de delito.---El
Tribunal sentenciador es de esta opinión, pues para justificar la aplicación errónea que el
hecho del delito descrito en el artículo 4 de la Ley Contra el Lavado de Dinero y Activos,
respecto de la tipicidad del hecho y del nexo causal cometido por las acusadas, sostiene a
partir de la página siete vuelto a ocho frente, lo siguiente:---"………luego de valorar las
pruebas presentadas, se tienen por acreditados:---"Consta en el proceso a folios trescientos
veintisiete, trescientos treinta y cinco, trescientos treinta y seis y trescientos cuarenta y tres
de la segunda pieza, las fotocopias, debidamente certificadas por Notario, de las escrituras
públicas de compraventa (cuya descripción se ha hecho antes al exponer la prueba ofrecida
por la defensa), en las que aparece que Sheila Karina López Toledo y Elvia Noemí Rivera
Paíz, ante los oficios de la Notario Amanda Leticia Salazar Rodríguez, los días diez de
octubre de dos mil dos; catorce de octubre de dos mil dos y diecisiete de octubre de dos mil
dos, respectivamente, vendieron tres inmuebles de su propiedad debidamente inscritas en los
Registros respectivos, a las señoras Caren Elizabeth Meléndez Merlos, Cubita Patricia
Zulueta Escobar y Edwin Alfredo Allen Zulueta; y a folios 351, 354 y 358 de la segunda
pieza, aparecen las actas notariales de justificación del precio de los inmuebles en referencia,
ante los oficios notariales del Licenciado Bayron Alberto Carballo, en la ciudad de
Guatemala el día quince de enero de dos mil tres.- Estos últimos actos, como dijera la defensa
en sus argumentaciones y teoría del caso, han tenido el objeto de probar que los fondos
(dinero en efectivo) que manejaban sus patrocinadas no tenían una procedencia ilícita, como
producto del narcotráfico, sino que por el contrario, tenía una fuente lícita, cual era la venta
de esas propiedades, que efectivamente según han demostrado, eran de su posesión. Sin
embargo, es precisamente esa teoría, la que demuestra lo contrario, es decir, la que establece
la procedencia ilícita, ya que queda claramente establecido, sin usar de ninguna ciencia, que
el haber vendido tales propiedades en los precios detallados en las escrituras de compraventa
(Q 70,000, 90,000 y 20,000, respectivamente, cuando los precios reales de las mismas, según
se determinó en los correspondientes valúos realizados por perito debidamente acreditado,
folios trescientos cincuenta y cinco, trescientos cincuenta y seis, trescientos cincuenta y siete
y trescientos cincuenta y dos, respectivamente, eran de Q 2,017.500, 1,155.000 y 1,540.00)
se estaba defraudando al FISCO del país al que pertenecen dichas propiedades, ya que con
dicha acción se evitaron de declarar y pagar los respectivos impuestos, obteniendo un
provecho injusto. Esta circunstancia, a juicio de los suscritos, es en esencia el elemento sobre
el que pesa la tipicidad de todos los actos que se les atribuye a las imputadas Sheila Karina
López Toledo y Elvia Noemí Rivera Paíz. Empero, tampoco se puede obviar que en este
juicio se ha establecido las acciones realizadas para ocultar el origen ilícito de los fondos".--
-Como podrá notarse de la transcripción que se ha hecho, el Tribunal de Sentencia si
considera que debe haber un delito precedente, que ellos ubican como un supuesto delito de
DEFRAUDACIÓN AL FISCO de la República de Guatemala, y es aquí donde radica el error
en la fundamentación del Tribunal Sentenciador, pues no se ha establecido por ningún medio
legal de prueba si la conducta narrada por los anteriores defensores, constituye en la
República de Guatemala infracción penal o lo que es más grave determinar: quien es el
responsable de la misma.---Luego de analizar la conclusión del Tribunal sentenciador
respecto a la tipicidad, tenemos que según dicho Tribunal el hecho generador del LAVADO,
es decir, el delito procedente es: LA DEFRAUDACIÓN AL FISCO, y que con ellos las
condenadas obtuvieron un "provecho injusto" y es precisamente esa actividad la que genera
8

los valores que fueron incautados a mis defendidas; por ello el tribunal aplica erróneamente
el precepto alegado, pues no toma en cuenta las situaciones siguientes:---I) El Tribunal
sentenciador por ningún medio legal de prueba tuvo como acreditado la existencia de un
ilícito precedente al hecho acusado, ya que la expresión "DEFRAUDACIÓN AL FISCO" es
una invención del Tribunal Sentenciador; ya que debió haber tenido la certeza absoluta, sobre
la ilicitud o punición de una omisión de tal naturaleza en la República de Guatemala, pues
no cita las disposiciones legales pertinentes de ese hermano país, que configure como delito
un hecho de esa naturaleza; pues bien podría tratarse de una simple infracción administrativa,
que desde ningún punto de vista puede ser considerada como ACTIVIDAD DELICTIVA,
que crea el hecho precedente o generador del delito de LAVADO DE DINERO Y DE
ACTIVOS.---Esa afirmación del Tribunal sentenciador es una simple creencia delictual,
insuficiente para tener por establecido ese hecho generador, y con ello está desnaturalizando
el derecho penal, y principalmente el principio de la responsabilidad, ya que, podría tratarse
tal omisión de una simple infracción administrativa, pues lo único que daría la certeza, sobre
tal licitud es demostrar de forma auténtica la existencia de la ley penal que castigue la
expresada omisión, pues si hacemos una comparación con preceptos legales nuestros que
configuran infracciones similares, encontramos que el art. 251 Pn., que al referirse a esta
clase de delitos, establece un Presupuesto para proceder, como lo es que hayan concluido las
diligencias administrativas y que no existía juicio o recursos pendientes con relación a tales
diligencias administrativas, lo que nos da pauta a pensar que podría existir esa disposición en
el hermano país y en consecuencia, el improvisado delito de DEFRAUDACIÓN AL FISCO,
inventado por el Tribunal Sentenciador, si es que existe, aún no pueda ser perseguido.---II)
En el mismo orden del considerando anterior; en caso de que existiese la obligación de pagar
algún impuesto de cualquier naturaleza, nunca se probó en el juicio a quién o a quienes les
correspondía el pago, para efecto de establecer quien obtuvo un provecho injusto, -como lo
dice el tribunal sentenciador-, es decir, debió establecerse si correspondía pagar el imaginario
impuesto a mis defendidas o las compradoras de los inmuebles, ya que, en caso de que le
correspondiere a los compradores, es totalmente falso que los valores que fueron incautados
provengan de una actividad delictiva, entiéndase "constitutiva de delito"; y en el supuesto
extremo de que la obligación tributaria le correspondía a nuestras patrocinadas, debió haberse
establecido cual era el porcentaje o cantidad no ingresada al erario público guatemalteco,
pues como de la misma forma lo menciona el tribunal sentenciador no se requiere de mucha
ciencia para inferir que la defraudación al FISCO no se trataba del cien por ciento del dinero
secuestrado…".---"….Con relación a este motivo, se ha planteado una errónea aplicación del
precepto legal contenido en el art. 7 literal "A" de la Ley Contra el Lavado de Dinero y de
Activos, que textualmente dispone:---"Para los efectos de esta Ley, se consideran
encubridores:---a) Los que sin concierto previo con los autores o participes del delito de
lavado de dinero y de activos, ocultaren, adquirieren o recibieren dinero, valores u otros
bienes y no informaren a la autoridad correspondiente, inmediatamente después de reconocer
su origen, o impidieren el decomiso de dinero u otros bienes que provengan de tal actividad
delictiva".- "". ---Amplío y reoriento lo expresado por mis antecesores en su escrito de
casación, de la manera que a continuación se expresa:---Al hacer un juicio de tipicidad de
esta disposición legal, que configura el delito de CAOS ESPECIALES DEL DELITO DE
ENCUBRIMIENTO, concretamente en literal "A", notamos inmediatamente que se
menciona como elementos del tipo, que el dinero a que se refiere esa disposición legal debe
provenir de una actividad delictiva, nuevamente insisto, -entiéndase d un delito- y que
además, el sujeto activo tenga conocimiento del origen ilícito del mismo.---El tribunal
sentenciador, con relación a este delito, que sólo es atribuido a mi defendida ELIZABETH
MELINA LÓPEZ DE TAGÜITE, en la página ocho vuelto de su sentencia, textualmente
expresó:---""….B. En relación a ELIZABETH MELINA LÓPEZ DE TAGÜITE, como se
anunciara en la parte primera de este considerando también Elizabeth Melina López de
Tagüite, es participe de conductas ilícitas, desde luego que no de las mismas que las otras
dos acusadas, y tampoco de las que le acusará la fiscalía, pues la ilicitud en las acciones de
ésta recae aquella conducta descrita en el Art. 7 literal a, de la LCLDA; así: "los que sin
concierto con los autores o participes del delito de lavado de dinero y de activos, ocultaren,
adquirieren o recibieren dinero, valores u otros bienes y no informaren a la autoridad
correspondiente, inmediatamente después de reconocer su origen, o impidieren el decomiso
9

de dinero u otros bienes que prevengan de tal actividad delictiva. ".-lo que nos lleva a
comprender que es responsable de CASO ESPECIAL DE DELITO DE EMCUBRIMIENTO
fue el haber pretendido sacar adherido a su cuerpo la fuerte cantidad de dólares que le fue
incautada, ya que se infiere de la investigación y de los análisis que se han efectuado, que sin
concierto previo con Sheila y con Elvia autoras materiales del delito de Lavado de Dinero y
Activos- recibió valores (dólares) y no informó a la autoridad correspondiente; y considera
establecido el Tribunal que estaba conciente de que dichos valores provenían de las
actividades delictivas de aquellas.- Toda la prueba documental y testimonial como se ha
dicho, lo corrobora…".---Para que podamos estar en presencia de este ilícito, es condición
necesaria que se haya probado previamente que existe el delito que se está encubriendo, esto
es, para este caso concreto, que se haya establecido la existencia del delito de LAVADO DE
DINERO Y DE ACTIVOS, tipificando en el art. 4 de la LCLDA, que se atribuye a mis otras
dos defendidas; por lo que los razonamientos y argumentos que se han utilizado con relación
a ese delito, también son válidos para el delito atribuido a la imputada López de Tagüite; o
sea, con relación al delito anterior, no se ha establecido por ningún medio legal de prueba,
que el dinero que se incautó a las otras dos imputadas y en consecuencia a esta imputada,
provengan de alguna actividad delictiva; por lo tanto si no se ha probado el delito de
LAVADO DE DINERO Y ACTIVOS; en consecuencia, no se puede configurar el
encubrimiento de dicho delito.---El error en la interpretación del precepto legal referente a la
tipicidad, se hace evidente de la simple transcripción literal de la concepción jurídica del
fundamento de la condena, pues no obstante que la argumentación del motivo anterior, es
aplicable a este motivo, como lo es la no comprobación de que los fondos incautados a las
otras dos encartadas, provenga de actividades delictivas, -nuevamente insisto, entiéndase de
actividades constitutivas de delito; también lo es y además con mayor relevancia para este
tipo penal, el hecho de que no se ha demostrado de ninguna manera que la procesada López
de Tagüite, conociera que los fondos eran ilícitos, ya que precisamente no se ha probado que
provengan de actividades delictivas; pues no basta inferirlo, como lo hace el Tribunal
sentenciador, sino que debió probarse dentro del juicio de ese origen ilícito o mejor dicho,
como lo preceptúa el art. 4 de la ley especial, que esos fondos provengan de actividades
delictivas, lo cual no se probó de ninguna manera, por lo que en este punto existe una ausencia
total de tipicidad, y es el error cometido por el Tribunal Sentenciador, en la aplicación de
dicho precepto legal…".

III.- Al contestar el recurso, la representación fiscal argumentó de la siguiente manera:


"…analizaremos cada motivo individualmente: ---2) Como Segundo Motivo se plantea:
"Inobservancia del precepto legal establecido en el Artículo 359 del Código Procesal Penal,
que constituye vicio de la Sentencia conforme a lo establecido en el artículo 362 numeral
ocho del Código Procesal Penal".---En el desarrollo del motivo los defensores de las
procesadas invocan que la representación fiscal sustentaba que el origen ilícito del dinero
secuestrado era la narcoactividad y el Tribunal de Sentencia afirmó luego de la vista Pública
que el origen delictivo era la evasión al fisco y por ello se inobservó el principio de
congruencia que debe de existir entre los hechos descritos en la Acusación y admitidos en el
auto de apertura a juicio y los acreditados por el Tribunal al momento de emitir la Sentencia
Definitiva; al respecto la representación fiscal expresa lo siguiente: Dentro de la relación de
hechos planteada por la representación fiscal tanto en el Requerimiento como en la Acusación
se establecieron los elementos necesarios para afirmar en esos momentos que el dinero
secuestrado a las imputadas ELVIA NOHEMÍ RIVERA PAIZ, SHEILA KARINA LOPEZ
TOLEDO Y ELIZABETH MELINA LOPEZ DE TAGUITE, tenía como origen la
narcoactividad; sin embargo, tal afirmación no es un elemento del tipo penal regulado en la
Ley Contra el Lavado de Dinero y de Activos vigente en nuestro país, pues la ley establece
que el dinero, bienes, fondos o derechos relacionados provengan directa o indirectamente de
actividades delictivas, sin especificar alguna en particular y la representación fiscal en la
investigación que efectuó pudo advertir la ausencia de un origen licito al dinero que portaban
las imputadas en el momento de su detención en el Aeropuerto Internacional de Comalapa
del departamento de la Paz; pues tanto en la República de Guatemala, Ecuador y nuestro país,
no se pudo establecer una actividad económica que sirviera de base para la tenencia de la
cantidad de dinero que portaban las incoadas.---Se tuvieron informes de los sistemas
10

financieros de los países antes referidos en relación a actividades bancarias, bursátiles y otros
y ninguno reportó nada significativo; por lo que con base en la existencia de informes de la
Policía Nacional y Fiscalía de Guatemala se advertía la existencia de un vínculo entre la
incoada Sheila Karina López Toledo y el sujeto Mario Gustavo García Rodríguez, quien era
sindicado de dedicarse a la narcoactividad en dicho país; sin embargo, la defensa ofreció en
la Audiencia Preliminar medios probatorios que tenían por objeto establecer el origen del
dinero que portaban las procesadas al momento de su captura y esos medios consistían en
haber realizado compraventas de varios inmuebles en la ciudad de Guatemala y luego de tales
ventas hacer actas notariales consignando montos millonarios en las transacciones que
involucraban tales inmuebles. Sobre estos elementos se ha pronunciado el Tribunal de
Sentencia en el sentido de considerar que el hecho de realizar transacciones de compraventa
de inmuebles y no consignar en las escrituras públicas correspondientes el monto real de tales
transacciones tenía como único objeto el evadir el pago de los impuestos que genera dichos
actos jurídicos y el trasladarse a nuestro país con el objeto de dirigirse a la República de
Ecuador, hace que tales conductas se enmarquen dentro del supuesto que prescribe el artículo
4 inciso segundo de la Ley Contra el Lavado de Dinero y de Activos. Como representación
fiscal en la Vista Pública sostuvimos que en el caso de los delitos de Lavado de Dinero y de
Activos no se puede exigir como elemento del tipo penal el señalamiento de la actividad
específica y concreta que ha generado los bienes susceptibles de ser lavados y mucho menos
el determinar con precisión quienes y por qué medios generaron esos activos; pues tales
elementos son necesarios para sancionar el delito previo y en este caso el Ministerio Fiscal
estableció la existencia del delito de Lavado de Dinero y de Activos cometido por las
incoadas ELVIA NOHEMÍ RIVERA PAIZ, SHEILA KARINA LOPEZ TOLEDO Y
ELIZABETH MELINA LOPEZ DE TAGUITE. Respetamos el criterio del Tribunal en
relación al establecimiento de las actividades delictivas que generaron el dinero que portaban
las imputadas antes expresadas, pero sostenemos que tal determinación no es un elemento
exigido por la Ley de lavado de Dinero y de Activos para tener por cumplido los requisitos
típicos del delito incoado. Por lo antes expuesto consideramos que la Sentencia emitida por
el Tribunal de Zacatecoluca es congruente con la prueba incorporada en la Vista Pública y
con los hechos probados en la misma; lo anterior no cambia el cuadro fáctico planteado en la
Acusación Fiscal pues el Tribunal estableció que las conductas realizadas por las procesadas
eran constitutivas de Lavado de Dinero y de Activos conforme el artículo 4 de la Ley Especial
de la materia; por tanto la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia debe declarar
inadmisible este motivo por no reunir los elementos necesarios para analizar su contenido y
ser manifiestamente improcedente.---3) Como tercer motivo de Casación la defensa técnica
de las imputadas expresa: "Errónea aplicación del precepto legal contenido en el Artículo 4
de la Ley Contra el Lavado de Dinero y de Activos".---Sobre este motivo la representación
fiscal expresa lo siguiente: La defensa Técnica en la exposición del motivo solo hace una
narración de ciertos elementos que señala el Tribunal de Sentencia en relación a la tipicidad,
pero se enfoca en el establecimiento del origen delictivo del dinero incautado a las procesadas
ELVIA NOHEMÍ RIVERA PAIZ, SHEILA KARINA LOPEZ TOLEDO Y ELIZABETH
MELINA LOPEZ DE TAGUITE y la forma como el Tribunal arriba a la conclusión
planteada en el numeral tercero de la sentencia de merito y no ha demostrado en que concepto
el Tribunal de Sentencia ha aplicado erróneamente el artículo 4 de la Ley Contra el Lavado
de Dinero y de Activos, no ha señalado en qué parte de la Sentencia se evidencia la supuesta
infracción de la disposición invocada y además no expresa el agravio resultante, para cumplir
con lo dispuesto en el artículo 406 del Código Procesal Penal. Se analiza además que dentro
de la solución que se pretende no se indica cual sería la disposición aplicar en el caso de que
se demostrara la existencia del error
señalado y la solución planteada es excluyente con las propuestas en los dos motivos
anteriores por lo que es contradictorio el Recurso interpuesto. Por todo lo antes expuesto,
consideramos que la Sala de lo Penal debe de declarar inadmisible el Recurso interpuesto por
este motivo, por falta de fundamentación.---4) Como cuarto motivo de Casación se invoca
"Errónea aplicación del precepto legal contenido en el artículo siete literal a) de la Ley Contra
el Lavado de Dinero y de Activos".---En la exposición de este motivo la defensa transcribe
literalmente los argumentos expuestos en el anterior motivo, pero al igual que en el anterior
motivo omite explicar en que parte específica de la Sentencia se evidencia el Error invocado,
11

en que concepto específico se incurre en el error y además no se expresa el agravio resultante


del supuesto error invocado, conforme lo dispuesto en los artículos 406 y 423 del Código
Procesal Penal; por otra parte, se cuestiona la conclusión el Tribunal cuando se afirma que
de acuerdo con la investigación y análisis efectuados se infiere que no existió concierto
previo entre ELIZABETH MELINA LOPEZ DE TAGUITE Y ELVIA NOHEMÍ RIVERA
PAIZ Y SHEILA KARINA LOPEZ TOLEDO, tergiversando lo expresado por el Tribunal
pues la defensa afirma que lo que debió probarse es que la imputada antes relacionada
conocía que los fondos eran ilícitos lo cual es totalmente diferente a lo que el Tribunal de
Sentencia expresó. Por lo antes expuesto debe de declararse sin lugar este motivo por ser
manifiestamente improcedente.…".

IV.- Se acogieron tres motivos, existiendo identidad en el planteamiento de los dos motivos
de fondo, los que se resolverán conjuntamente.

a) En el planteamiento relativo a la inobservancia de normas sustantivas, los impugnantes


aseguran no haberse comprobado que los fondos provinieran de actividades delictivas,
tampoco se estableció que las conductas se ajustaran a los tipos penales imputados, pues la
ley exige demostrar la procedencia delictuosa directa o indirecta de los fondos o bienes, de
donde afirman que existe una dependencia entre el hecho acusado y el hecho precedente, que
de no cumplirse deviene en la atipicidad del primero. El mismo argumento emplean tanto en
el caso de las acusadas por el delito de Lavado de Dinero y de Activos Art. 4 Ley contra el
Lavado de Dinero y Activos, como en el de la procesada por el delito de Casos especiales del
delito de encubrimiento, Art. 7 Ley contra el Lavado de Dinero y Activos.

A ese respecto, es preciso ir más allá de la literalidad de las normas ya que de la sola lectura
del precepto no se desprende la afirmación tajante hecha por los recurrentes, por tratarse de
un aspecto de índole probatoria la comprobación del delito precedente; en consecuencia, a
los efectos de fijar un criterio atinente a la vinculación entre el delito acusado y el ilícito
previo, se tomará en consideración el tratamiento dado a nivel doctrinario a esta categoría de
hechos punibles, así como el alcance de la normativa contenida en los instrumentos
internacionales aplicables, particularmente el Convenio Centroamericano para la prevención
y la represión de los delitos de Lavado de Dinero y de Activos.

En principio, la autonomía del delito de Lavado de dinero surge de su propia configuración


típica, de donde la relación con actividades delictuales precedentes es desde luego
indispensable, pero no menos diferente del tratamiento que recibe, verbigracia, el delito de
receptación Art. 214-A Pn., sin que esa interdependencia torne dispensable su propia
autonomía; en todo caso, cabe preguntarse si la imputación de la construcción típica depende,
invariablemente, de la comprobación de la procedencia de los bienes o, si a partir de indicios
obtenidos y en ejercicio de la simple experiencia humana, es posible atribuir válidamente una
conducta calificada tal a una persona, para luego en el ejercicio de la jurisdicción fijar con
claridad el cumplimiento total o parcial de los tipos penales en relación a la conducta objeto
de juzgamiento. Cabe acotar que la Sala se inclina por ésta última posibilidad.

La propuesta del recurrente supone la comprobación de aspectos puntuales y específicos en


relación al delito precedente, llegando incluso a exigir la determinación del monto de lo
defraudado en el país extranjero; según esa particular opinión, en esta clase de infracciones
penales es indispensable comprobar todos los extremos del hecho ilícito subyacente que
originó los bienes o dinero a que se refieren las figuras de los Arts. 4 y 7 de la Ley especial
aplicable.

Sin embargo, no es esa la orientación teórica que envuelve la descripción típica de los delitos
en cuestión, ni el Convenio antes citado involucra semejantes obligaciones para los Estados
parte, bastando con la existencia de indicios que permitan inferir la ilicitud de las actividades
generadoras de los bienes o valores, de donde su génesis delictuosa es derivable de las
circunstancias materiales en las que se desarrolla la conducta calificada de blanqueo o lavado
12

de dinero; bastando en esa línea, uno o varios indicios que por su gravedad, inusual o anómala
configuración denoten la ilicitud de la procedencia de los bienes o valores.

En definitiva, siendo el punto cuestionado un aspecto de naturaleza probatoria, pues depende


de la comprobación de previas actividades ilícitas, no es procedente considerar atípica una
conducta bajo el argumento de insuficiente comprobación del elemento apuntado, sobre todo
en un hecho donde las conductas cuya legitimidad reclaman los impugnantes revistieron
características inusuales y anómalas, constituyendo precisamente un indicio de ilicitud el
portar o transportar dinero oculto en la vestimenta, a pesar de que entre el país de tránsito (El
Salvador) y las acusadas no existía la argumentada obligación tributaria que éstas buscaban
evadir, según la hipótesis de los impugnantes.

Como resultado de lo anterior, no es factible asumir que se ha evidenciado la legitimidad de


las acciones realizadas por las procesadas, requisito indispensable para afirmar la atipicidad
alegada por la parte recurrente; no pudiendo la Sala arribar a otras conclusiones de naturaleza
fáctica o probatoria en virtud de las limitantes de la casación.

En consecuencia, no habiéndose comprobado la existencia de las infracciones alegadas, se


declarará improcedente casar la sentencia de mérito en cuanto a los motivos de fondo.

b) El restante motivo atañe a la inobservancia del principio de congruencia, en cuanto los


hechos acusados vinculaban el blanqueo de capitales con la narcoactividad, pero al
comprobarse que el origen de los fondos provenía de la venta de unos inmuebles, el
sentenciador falló sobre la base de la defraudación al fisco como delito subyacente y origen
de los fondos.

En cuanto a este motivo, es cierto que no se determinó si en el país de procedencia de los


fondos –Guatemala- es delictiva la evasión fiscal, pero igualmente es cierto que, el principio
de congruencia exige la concordancia entre acusación y sentencia en relación a los hechos
descritos en la acusación y admitidos en el auto de apertura a juicio y los acreditados por el
Tribunal al momento de dictar sentencia definitiva, lo que en el caso subjúdice se cumplió,
al haberse condenado precisamente por los mismos delitos acusados.

Cabe hacer notar que, este es un caso donde la hipótesis de la defensa provocó, en alguna
medida, la inversión de la carga de la prueba, por lo que las afirmaciones sobre la licitud del
origen de los fondos debieron respaldarse totalmente, pues en caso contrario superviven
indicios de carácter decisivo, tales como: la anómala manera de transportar las cantidades de
dinero y la situación socio económica de las imputadas que no justifica la proveniencia de
tales cantidades de dinero de forma lícita.

En efecto, consta en la sentencia de mérito que, de conformidad con el precio realmente


pagado por los inmuebles, las compraventas generaron una cantidad de quetzales que, luego
de convertir su valor en dólares de los Estados Unidos de América, excede en más de cien
mil dólares a la suma total de las cantidades incautadas a las imputadas, por lo que resta una
elevada cantidad de dinero sin respaldo.

POR TANTO, con base en las razones expuestas, disposiciones legales citadas y Arts. 50
Inc.2. y No.1, 130, 357, 362 No. 4, 421, 422 y 427 Pr.Pn., a nombre de la República de El
Salvador esta Sala FALLA:

1) DECLARASE QUE NO HA LUGAR A CASAR, la sentencia condenatoria relacionada


en el preámbulo, por los motivos alegados en el recurso;

2) Remítase el expediente del proceso juntamente con esta sentencia al tribunal de


procedencia, para los efectos legales consiguientes.

NOTIFÍQUESE.
13

J. N. CASTANEDA S.---------------F. LOPEZ ARGUETA------------GUZMAN U. D. C.-


-----------PRONUNCIADO POR LOS SEÑORES MAGISTRADOS QUE LO
SUSCRIBEN-----------RUBRICADAS---------ILEGIBLE.

También podría gustarte