Está en la página 1de 13

PRODUCCIÓN DE HIDRÓGENO AZUL Y VERDE

La propuesta para diversificar la canasta energética a partir de la prospectiva de la


producción y uso de hidrógeno en el país, busca integrar todos los sectores industriales
del país con excedentes de producción de gas, carbón y un aspecto innovador
relacionado al reaprovechamiento de emisiones atmosféricas como una estrategia
confiable de descarbonización, generando dividendos energéticos, productos verdes y
integración con tecnologías renovables para Zonas no interconectadas.

Esta propuesta evidencia en su estructura , renovabilidad y confiabilidad, siendo


incluyente con el sector industrial al posibilitar la diversificación de nuevos mercados de
combustibles renovables, adicionalmente abarcara todo el territorio no interconectado,
debido a que simultáneamente se espera incluir el sector del gas natural que alimenta
las regiones más importantes del país. La pertinencia de la propuesta vas más allá, ya
que se incentiva la utilización del hidrógeno como combustible, generando incentivos a
los sectores que utilizan este tipo de tecnologías y trayendo innovación tecnológica a la
región debido a que se fortalecen las capacidades investigativas de grupos de
investigación en términos de desarrollo de tecnologías no convencionales de energía
(TNCE) de acuerdo con los lineamientos enumerados en la ley 1715.

En términos de desarrollo sostenible, esta propuesta presentada por la Universidad


ECCI se encuentra totalmente alineada con el Plan energético nacional 2050, la ley 1715
de 2014 , el PECTIA Plan Estratégico de Ciencia, Tecnología e Innovación del Sector
Agropecuario Colombiano (2017-2027), en el numeral 2.2.5 , relacionado con
agroenergías y con el numeral 2.2.3. “Sostenibilidad ambiental, variabilidad y cambio
climático” al promover el uso del hidrógeno, cuya única emisión atmosférica es el vapor
de agua. En el plan nacional de desarrollo en la meta 18 que establece que se debe
Aumentar capacidad de generación con energías limpias en 1.500 MW, frente a 22,4
MW actuales. Adicionalmente el proyecto es innovador al integrar el panorama nacional
de recursos renovables y no renovables para producción de hidrógeno , junto con las
posibles tecnologías de acuerdo a la ZNI impactada , desde la cuna se contempla
analizar los potenciales normativos , de producción y aprovechamiento de hidrógeno
verde y azul, integrando las emisiones atmosféricas generadas en los mismos procesos
en las siguientes etapas:

1- Gestionar políticas públicas que promuevan la producción y comercialización del


hidrógeno verde y azul.

2- Validar los métodos de producción y tecnologías existentes , compatibles con los


recursos colombianos (Gas, carbón, Biomasa ), incluyendo emisiones de flue
gas como fuentes de aprovechamiento y producción

3- Definir los potenciales de producción de dichas tecnologías en diferentes


sectores estratégicos al contabilizar los potenciales máximos y mínimos,
categorizados para cada industria.

4- Realizar mapas de recursos potenciales para producción, generando


información confiable que beneficiara a las ZNI y al sector industrial, así mismo
clasificar las tecnologías exentas de impuesto para aprovechamiento de
hidrógeno.

5- Desarrollar un modelo estocástico que permita seleccionar la mejor tecnología


para la región seleccionada de acuerdo a los recursos que potencialmente
permitirían producir hidrógeno.
6- Realizar transferencia tecnológica mediante organizaciones no
gubernamentales para la generación de empleo en estos sectores energéticos

7- Estructurar la cadena productiva de producción de hidrógeno y uso en


tecnologías híbridas, esto incluye pequeños generadores para aplicaciones
móviles y portátiles, celdas de combustible tipo PEM vehicular, celdas de
combustible tipo SOFC y su integración con energías renovables de tipo solar,
eólico e hidroeléctrico, así como baterías de almacenamiento basadas en
nanomateriales

El planteamiento del problema para la propuesta de “Abastecimiento energético,


confiable y diversificación de la canasta energética - Prospectiva de la producción y uso
del hidrógeno en el país”, parte de la necesidad de desarrollar combustibles verdes
utilizando fuentes renovables y no renovables ya que hasta el momento la producción y
aprovechamiento del hidrógeno como combustible en la matriz energética nacional no
ha sido materializada , solamente estudiada en términos teóricos mediante análisis de
algunos procesos termoquímicos (García et al;2017; Valdez et al;2016) a partir de
procesos renovables de biomasa (García et al;2018). Ante la urgencia y obligación de
cumplir con las metas de emisiones a nivel internacional, establecidas en el protocolo
de Kioto para Colombia (Duque et al; 2017), iniciativas como las de la empresa Toyota
, que busca compartir las patentes desarrolladas por la marca , para el desarrollo de
vehículos basados en celdas de combustibles (Isaza, 2009), al ser una tecnología
suficientemente madura , se incentiva la inserción del hidrógeno como gas vehicular en
el parque automotor en las ciudades más importantes del país.

Dentro del plan estratégico nacional para el año 2050 la UPME considera al hidrógeno
como una de las alternativas en las nuevas tendencias energéticas mediante su
aprovechamiento en celdas de combustible, sin considerar las tecnologías
termocatalíticas que deben ser desarrolladas y que son independientes de los procesos
de producción de hidrógeno en las refinerías del país , estas tecnologías incluyen
procesos de reformado catalítico (Holladay et al ; 2013), en especial procesos de
reformado seco (Gonzalez et al;2013) y tri-reformado que permite el aprovechamiento
de emisiones poluentes provenientes de la industria del carbón, cemento, producción
de cerámicos, ladrillos, metales y de procesos de gasificación y pirólisis de carbón
(Schmal et al; 2020)

En términos de generación de cadenas productivas, se prevé que los precios


internacionales presenten variaciones en la medida que se acerca el tiempo de
finalización de la pandemia del COVID-19 (Aloui et al ;2020), durante la pandemia la
sobreproducción y la caída del precio se mantendrá; así esto reduciría la demanda de
gasolina y diésel, sobre todo en los países desarrollados, generando una tendencia al
aumento de los combustibles no convencionales como el hidrógeno y el gas de síntesis
. Así mismo a nivel mundial se presentaría una tendencia en el uso de biomasa para
producción de hidrógeno y en el reaprovechamiento del carbón para procesos de
producción de hidrógeno como una alternativa de descarbonización que adicionalmente
impactaría positivamente en el mercado de emisiones de CO . 2

Los procesos de gasificación de carbón son bien conocidos a nivel operacional y menos
complejos con relación a procesos de gasificación de Biomasa. Debido a la estructura
del carbón y a su naturaleza el proceso es altamente eficiente , en comparación a
procesos que han sido implementados para diferentes biomasas abundantes en el país,
como la cascarilla de café , el cuesco de palma y la cascarilla de arroz, alternativas que
promueven procesos de descarbonización al reducir emisiones poluentes en casi 350
toneladas por año para cada gasificador instalado (Xiang et al ;2019)
A partir de estos procesos de gasificación, se requeriría adicionalmente tecnologías de
purificación, para producción de hidrógeno puro para implementar en celdas de
combustible tipo PEM (Barbi, 2013) si lo que se pretende es direccionar la producción
hacia el consumo en transporte vehicular, utilizando tecnologías de celdas de
combustible tipo PEM. Tecnologías como las celdas SOFC , solamente requerirían
tratamiento de elementos particulados, al posibilitar el uso de gases producidos en
procesos de gasificación y flue gas para su operación e implementación en sistemas
híbridos.

En conclusión, se identifica una oportunidad de participar desde la academia con la


inserción del hidrógeno al panorama energético nacional mediante herramientas y
recursos que permitan cuantificar los efectos de la producción de hidrógeno azul y verde
y su aprovechamiento bajo diversos escenarios de utilización.

Otra concepción innovadora que se presenta en esta propuesta es la posibilidad de


desarrollar una herramienta computacional que contemple la utilización del hidrógeno
en ZNI, contemplando variables asociadas a la disponibilidad de los recursos como el
carbón y el gas natural en la región y variables asociadas a tecnologías de Producción
y aprovechamiento, así como tecnologías de descarbonización y reducción de
emisiones.

Finalmente, el desarrollo de emprendimientos asociados hacia la producción de


hidrógeno, es una consecuencia de este proyecto, ya que otros recursos de origen
renovable y los residuos generados en las grandes ciudades, adicionalmente
contribuirían en la inserción del hidrógeno como un vector energético y estratégico para
el país.

Procesos catalíticos para la producción de hidrógeno y gas de síntesis

La reacción de reformado del vapor de metano utiliza la energía térmica para separar el
hidrógeno del carbono e implica la reacción del CH4 con el vapor de agua en las
superficies catalíticas. El primer paso de la reacción es la descomposición del metano y
el dióxido de carbono en monóxido de carbono e hidrógeno, seguido de la reacción de
desplazamiento gas-agua (WGS) de monóxido de carbono y agua a dióxido de carbono
e hidrógeno de acuerdo con las siguientes reacciones:

El reformado de metano con vapor, es un proceso endotérmico; por lo que debe


quemarse un combustible y el calor se transfiere a través de los intercambiadores de
calor a los reactores de reformado para que se produzca la reacción (Simpson & Lutz,
2007). La oxidación parcial del metano implica la reacción del metano con O2 para
producir H2 y CO, y se resume en la ecuación (3). Cuando la relación oxígeno-
combustible es inferior a la requerida para la combustión total, la oxidación parcial puede
realizarse con un catalizador (oxidación catalítica parcial) o sin catalizador (oxidación
parcial no catalítica). Las tasas de reacción son mucho más altas para la oxidación
parcial que para la reforma del vapor de metano (Enger et.al;2008)
La reforma autotérmica del metano implica la reacción del oxígeno, el vapor de agua o
el dióxido de carbono con el CH4 para producir H2 y CO. El proceso genera una mezcla
que contiene 8-12 % de CO además de H2, CO2, CH4 y aire. Este CO debe ser
convertido, con la ayuda del vapor, en CO2 e hidrógeno a través de la reacción de
desplazamiento gas-agua para enriquecer el hidrógeno (Ghenciu, 2008). Otro proceso
de gran interés es el tri-reformado de metano, en la que es más fácil controlar la
formación de coque que en el proceso de reformado de metano con CO2. Esta es una
combinación de las reacciones endotérmicas de la reforma del metano con el CO2. (ec.
3), la reforma del vapor (ec. 1) y la reacción exotérmica de la oxidación del metano (ec.
4-7):

Durante el trireformado, muchas reacciones de formación y descomposición del coque


ocurren simultáneamente, de acuerdo con las ecuaciones (8-12):

El equilibrio de la reacción para la producción de gas de síntesis a partir de CH4 y CO2


(ec. 1) está influenciado por la reacción inversa del desplazamiento del gas de agua (ec.
11), que resulta en una proporción teórica de la mezcla de H2/CO en el equilibrio menor
que la unidad (ecuaciones 13-14)

Todas las reacciones de reformado catalítico, son promovidas preferencialmente


utilizando catalizadores heterogéneos (Verykios, 2002), los cuales son usualmente
metales de transición y metales nobles, soportados en sistemas catalíticos que permitan
oxigenar las superficies catalíticas (Wigley et.al; 1996), debido a la alta formación de
coque y a la posterior desactivación del metal activo, metales como rodio, Paladio y
platino (Cimino et.al;2010) son los materiales que presentan altas actividades catalíticas
(Kumar et.al;2008).Típicamente la desactivación de los catalizadores ocurre por la
descomposición del metano en sitios de níquel metálico, obstruyendo el sitio activo y
promoviendo la formación de nanotubos de carbono y carbono encapsulado que
bloquea los sitios activos, conforme las ecuaciones (15) y (16)
Los catalizadores de níquel normalmente sufren la deposición de carbono durante los
procesos de reformado, debido a los efectos combinados del metal, el soporte y los
promotores. Guczi y colaboradores (2010), informaron sobre el estudio de la formación
y desactivación de carbono en catalizadores de níquel, promovidos con paladio,
analizando los efectos de la morfología en la deposición de coque. A través de estudios
de DRX, TEM y XPS in situ, concluyeron que la etapa predominante de la desactivación
de los catalizadores de níquel ocurre por la formación de enlaces Ni3C, conocidos en la
literatura como carburos de níquel, que se transforman en nanotubos de carbono
(CMWNT) y que actúan en la superficie del metal desactivando los sitios metálicos de
níquel, que son necesarios para la activación de la molécula CH4.

La Figura 1 expone algunos conceptos y consideraciones para el diseño de


catalizadores para reformado utilizando diseños eficientes de alloys de níquel con otros
metales (Margossian et al;2017)

Figura 1. Diseño de materiales estables de níquel , dopados con Fe Para procesos de reformado
catalítico, tomado de (Margossian et al;2017)

11.2. Tecnologías Electroquímicas para la Generación y el


Aprovechamiento del H 2

Electrólisis de agua

La electrólisis de agua es un método utilizado para la producción de hidrógeno a partir


de la descomposición de la molécula de agua en sus átomos constitutivos (hidrógeno y
oxígeno) mediante una reacción electroquímica.

De manera global la reacción, que ocurre en una pareja de electrodos viene dada por:

Para que ocurra se requiere de la participación de catalizadores, que en el caso de los


electrolizadores tipo PEM están basados en platino, y en los alcalinos, están basados
en níquel (Schmidt et al., 2017). Adicionalmente se requiere del suministro de una
corriente externa que suministre el potencial requerido para que inicie la reacción.
Celdas de Combustible

Una celda de combustible se define como un dispositivo electroquímico que convierte


de manera continua energía química en energía eléctrica (y algo de calor) mientras que
el combustible y el oxidante sean suministrados (Hoogers, 2003). A pesar de que esta
forma de obtener energía no es nueva, si ha tenido mucha acogida en los últimos años
en el campo de la investigación (Arce, Ramirez, Del Real, & Bordons, 2007).

Las celdas de combustible comparten características con las baterías en que convierten
energía química en eléctrica y con los motores en que producirán energía de manera
continua, consumiendo alguna clase de combustible. A diferencia de los motores o las
baterías, una celda de combustible no necesita recargarse, ella trabaja silenciosa y
eficientemente. Además, como su combustible es hidrógeno genera solo energía y
agua. Por eso también es llamada zero emission engine (Hoogers, 2003).

Celda de membrana polimérica (PEMFC)

El electrolito en estas celdas es de una membrana de intercambio iónico (Nafión®), la


cual es una excelente conductora de protones. Son pequeñas y ligeras además de tener
una alta densidad energética, cercana 2 W/cm2 (EG&G Technical Services, 2004). Se
han diseñado celdas de este tipo tanto para aplicaciones móviles como estacionarias,
con rangos de potencia que van desde celdas de baja potencia (1 kW) hasta celdas con
potencias del orden de 1 MW en sistemas de generación distribuida y hasta 200 kW en
sistemas de transporte urbano. El hidrógeno suministrado por el ánodo debe recorrer
los canales de las placas bipolares para luego fluir a través del GDL (Gas Diffusion
Layer) hasta alcanzar el catalizador donde el átomo es dividido, al núcleo (iones
positivos) se les permite pasar a través de la membrana (típicamente Nafion®, un
polímero desarrollado por DuPont), mientras que sus electrones son obligados a
recorrer un circuito externo generando electricidad.

Celda de combustible alcalina (AFC)

El electrolito de esta celda está concentrado en un 85% en peso de hidróxido de potasio


(KOH) con temperaturas de operación que oscilan (250°C), o menos concentrado (35%
a 50% en peso) de KOH para más bajas temperatura (120°C) de operación. El electrolito
es retenido en una matriz (usualmente de asbesto), y una amplia gama de electro-
catalizadores son usados (Ni, Ag, óxidos metálicos, y otros metales nobles). Tienen un
excelente rendimiento en hidrogeno y oxigeno comparados con las demás. sin embargo,
el electrolito es muy sensible al CO2, que generalmente hace parte de los productos de
las reacciones que producen hidrógeno (EG&G Technical Services, 2004). El hidrógeno
suministrado en el ánodo reacciona con los iones hidroxilos obtenidos a partir del
oxígeno en el cátodo y forman agua y electricidad.

Celda de combustible de ácido fosfórico (PAFC)

Cómo su nombre lo indica, utiliza ácido fosfórico puro como electrolito en la celda, que
opera a temperaturas que oscilan entre 100°C hasta 220°C. Este tipo de celdas han sido
diseñadas principalmente para mercados de escala-media de generación de energía,
celdas de demostración de 200 kW pero en comparación con las celdas de membrana
polimérica y la alcalina, alcanza solo densidades de corriente moderada, aunque se han
desarrollado equipos con potencias que oscilan entre 50 kW-1 MW (EG&G Technical
Services, 2004).
Celda de carbonato fundido (MCFC)

El electrolito usado es una combinación de carbonatos alcalinos, los cuales están


contenidos en una matriz cerámica de LiAlO . La celda opera desde 600°C a 700°C
2

donde los carbonatos alcalinos la proveen de una gran conductividad. Este tipo de
celdas fueron pensadas para aplicaciones estacionarias o marítimas dado que en estos
tipos de aplicaciones el tamaño y los tiempos prolongados de arranque de este tipo de
celdas es aceptable, siendo después de las PAFC las más utilizadas en aplicaciones
estacionarias (EG&G Technical Services, 2004).

Celdas de óxido sólido (SOFC)


Este tipo de celdas se caracterizan por sus altos niveles de eficiencia entre los
dispositivos creados para la conversión de combustibles en energía eléctrica (Singhal,
Kendall, Anderson, Gerwen, & Hendriksen, 2003), encontrándose dispositivos con
potencias desde 5 kW – 3 MW en aplicaciones estacionarias y de 1-5 kW en sistemas
auxiliares de potencia en vehículos. Utilizan un electrolito sólido cerámico, normalmente
zirconio estabilizado con itrio (YSZ) que opera como conductor de los iones cuando la
temperatura se encuentra entre 600°C a 1000°C (Singhal et al., 2003). El ánodo y el
cátodo son fabricados normalmente de Co-ZrO o Ni-ZrO y Sr dopado con LaMnO
2 2 3

(EG&G Technical Services, 2004).

11.3. Tecnologías asociadas a la degradación termoquímica

Gasificación de Carbón

Actualmente la gasificación ofrece a la industria una oportunidad de desarrollar


combinaciones de tecnologías de punta para ofrecer opciones a bajo costo, asequibles
para todo tipo de necesidades energéticas presentadas en el mercado. Los sistemas
basados en gasificación son de los más eficientes y amigables con el ambiente
tecnologías para la generación de electricidad y otros productos que pueden ser
adaptados para concentrar y secuestrar CO2 ) (Rata- fia-Brown et al., 2002) como se
muestra en la Figura 2.
Figura 2. Opciones de conversiones de energía basada en gasificación. adaptado de (Stiegel &
Ramezan, 2006)

Las reacciones en un proceso de gasificación pueden ser complejas y variadas. Durante


el calentamiento del material al gasificar se generan productos como tar, aceites y otros
hidrocarburos (Cutz, Haro, Santana, & Johnsson, 2016). Más adelante estos productos
reaccionan para generar H2, CO y CO . El carbón fijo que queda en el reactor
2

inicialmente reacciona con oxígeno, vapor, CO e H2 2

Gasificación de biomasa

La biomasa es un recurso renovable atractivo para la generación de energía. La


gasificación de biomasa inicia con la pérdida de humedad de la materia prima sólida a
medida que el reactor aumenta su temperatura. A partir de este proceso se producen
tres etapas fundamentales, la primera consiste en la pirólisis del material sólido que se
da comúnmente en temperaturas entre los 250 y los 500°C, en esta etapa el material se
descompone en gases permanentes materia volátil condensable, residuos líquidos
(considerados alquitranes) y un residuo sólido. A medida que la temperatura incrementa
(superior a los 600 °C) los productos generados en la primera etapa interaccionan con
un agente gasificante, generando múltiples reacciones, esta es la etapa dos del proceso.
Finalmente, la etapa tres consiste en el calentamiento del reactor a temperaturas
superiores a los 800 °C donde la materia volátil, los alquitranes y los residuos sólidos
interactúan en múltiples reacciones homogéneas y heterogéneas permitiendo la
gasificación.(Soto, n.d.). La figura 3 corresponde a las rutas de producción de hidrógeno
renovable producido a partir de biomasas lignocelulósicas considerando la gasificación
y pirólisis de biomasa y sus subproductos.
Figura 3. Rutas de transformación de biomasa lignocelulósica para la producción de
Hidrógeno. Adaptado de (Arregi et al., 2018)

La gasificación corresponde a una de las rutas de transformación de biomasa para la


producción de biocombustibles gaseosos, en este caso la biomasa es sometida a altas
temperaturas (< 700 °C) en presencia de un agente de gasificación específico. A partir
de este proceso es posible obtener un producto gaseoso conocido como gas de síntesis,
rico en monóxido de carbono e hidrógeno.

11.4. Producción de hidrógeno a partir de procesos biológicos :

Biohidrógeno

Una ruta alternativa que empieza a ser tenida en cuenta es la obtención de hidrógeno a
partir de biomasa, mediante procesos bioquímicos como fermentación y biodigestión
(Gandía, Arzamendi, & Diéguez, 2013; L. He, Yang, & Chen, 2013). También se han
investigado procesos químicos de reformado de aceites vegetales y biomasa (L. He et
al., 2013; Lodeng, Hannevold, Bergem, & Stöcker, 2013); además se han desarrollado
procesos fotocatalíticos para la producción de hidrógeno. A través de estudios de
factibilidad se han diseñado escalados de plantas de producción hasta de 400 Nm /día 3

de hidrógeno a partir de biogás (OHKUBO, HIDESHIMA, & SHUDO, 2010). La


producción biológica de hidrógeno se debe principalmente a la presencia en las células
de enzimas como la hidrogenasa y la nitrogenasa.

Reformado en Fase Acuosa de compuestos oxigenados

El reformado en fase acuosa, el donante reacciona con agua en estado de agregación


líquido para generar el hidrógeno y otros gases. El catalizador que se emplea
generalmente son metales nobles catalizador (Metal activo: Pt, Ru, Ni, Co, Rh, Pd),
soportado en óxidos metálicos (Al O , MgO, CeO , ZrO , TiO , SiO ) y carbono (Kim, T.-
2 3 2 2 2 2

W., et. al., 2015). Este reformado se hace entre 180 y 280 °C, 15 y 50 bar, en reactores
continuos o por lotes. Entre las ventajas hacer el reformado en fase acuosa se tiene: se
evita la evaporación de agua e hidrocarburos oxigenados, reduciendo los
requerimientos energéticos para el proceso de producción de hidrógeno; generación de
una mayor concentración de hidrógeno (menor contenido en CO), debido a que a
menores temperaturas y presiones se favorece la reacción de desplazamiento de gas
por agua; se minimizan las reacciones indeseadas de descomposición de hidrocarburos,
las cuales son características de trabajar a altas temperaturas; la purificación del el
efluente gaseoso se puede realizar por adsorción a diferentes presiones o usando
tecnologías de membrana.

1. Aplicaciones del hidrógeno


Aunque muchos de los fabricantes están trabajando en pilas de combustible con
aplicación directa en el sector de la automoción, existen multitud de usos de las pilas de
combustible. Entre las aplicaciones más extendidas se puede encontrar su uso en
aviones, barcos, trenes, autobuses, coches, motocicletas o máquinas elevadoras
propulsoras mediante un sistema de pila combustible. A continuación se presentan las
aplicaciones del hidrógeno.

Aplicaciones estacionarias

Dentro de estas se encuentran la generación eléctrica distribuida (Coskun, et al., 2011)


y la cogeneración. Para la primera, se tienen como ejemplo las plantas de pila de
combustible, a las cuales en la actualidad se acoplan turbinas obteniéndose así un
sistema híbrido que ofrecen eficiencias por encima del 70%, además estos sistemas
generan electricidad usando el mismo flujo de aire y combustible, lo cual reduce el
consumo de kilovatio en un 25% con respecto a una pila de combustible convencional.
Para la segunda (cogeneración), su aplicación es muy importante teniendo en cuenta
que la recuperación de calor mejora siempre los costos de cualquier tecnología de
generación distribuida. Generalmente, el 25% de la energía del combustible puede ser
recuperado con mejor calidad desde el sistema de reformado, y otro 25% está contenido
en los gases de escape del cátodo, que incluye el calor latente del agua que genera
como subproducto la pila.

Aplicaciones móviles

Dentro de estas podemos encontrar los vehículos de transporte. Una de las aplicaciones
tradicionales del hidrógeno ha sido como combustible de cohetes y transbordadores
espaciales.

Los programas espaciales son los mayores consumidores de hidrógeno líquido,


habiendo adquirido gran experiencia en su manejo que puede ser la base de futuros
desarrollos en otros campos. Las investigaciones actuales se están centrando tanto en
motores de combustión externa (motores Stirling) o interna para vehículos de transporte
terrestre, aéreo y marítimo.

El uso de hidrógeno en motores de combustión interna es un campo que está recibiendo


cada vez más interés. El hidrógeno es un excelente combustible, haciendo que los
motores basados en este gas sean un 20% más eficaces que los que emplean gasolina.

Redes eléctricas para el aprovechamiento de hidrógeno


Las Fuentes No Convencionales de Energía Renovable (FNCER) pueden aportar
significativamente en el proceso de obtención y conversión de hidrógeno, entre ellas
pueden contarse la biomasa, la energía solar térmica, la solar fotovoltaica, la
hidroeléctrica y la energía eólica (estas tres últimas por medio de un proceso de
electrólisis) (Wang, 2019). Además, del lado de la demanda, las pilas de combustible
pueden ser usadas en sistemas de cogeneración, y ser aplicadas a sistemas de
generación distribuida.

Figura 4. Tecnologías Renovables de Producción de Hidrógeno, tomado de (Wang,


2019).

La generación de energía basada en Hidrógeno tiene varias topologías interesantes que


se han investigado en años recientes, por ejemplo en (Marandi, 2019) se propone un
sistema de generación de energía auxiliar para explotar la energía fría del gas de
ebullición de hidrógeno (Boil Off Gas) basada en la celdas de combustible PEM y ORC
de dos etapas.
Figura 5. Diagrama de Flujo del Sistema Propuesto, tomado de (Marandi et al; 2019).

En cuanto a la Generación Distribuida (GD), las celdas PEM han sido propuestas para
mejorar la calidad de energía mediante un control vectorial que regula la inyección de
potencia (Ramirez et al; 2008).

Figura 6. Diagrama de Bloques, tomado de (Ramirez et al; 2008).

Gasificación integrada por ciclos combinados

Según el último informe de la AIE (International Energy Agency), más del 30% de la
demanda total de energía y el 40% de la electricidad mundial proviene del carbón . El
principal propósito de la gasificación integrada es utilizar combustibles en fases sólidas
o líquidas para producir energía eléctrica de manera más limpia y eficiente mediante la
gasificación (Shi et al;2018), en comparación con la combustión directa de los
combustibles. Los combustibles de hidrocarburos suelen ser el carbón, la biomasa, los
residuos de los fondos de las refinerías (como el coque de petróleo, el asfalto, el
alquitrán , los carbones jóvenes) y los desechos municipales (Shahabuddin et
al;2020). La Figura 4 muestra los diferentes caminos del aprovechamiento del carbón
mediante un ciclo de gasificación integrada

Figura 7. Ciclo combinado de gasificación integrada, reproducido de Wang & Stiegel, G. (2016)

Este sistema incluye la producción del gas de síntesis mediante gasificación, etapas de
purificación mediante la conversión del syngas en hidrógeno puro utilizando reactores
catalíticos en la reacción de desplazamiento gás-água (Water Gas shift), para obtener
gas puro el cual es aprovechado en una celda de combustible tipo PEM que entrega un
potencial al sistema, adicionalmente una fracción del gas caliente es introducido a varios
generadores en serie. Finalmente las emisiones de CO2 y flue gas son reaprovechadas
en sistemas auxiliares o atrapadas con tecnologías de captura de CO . 2

También podría gustarte