Está en la página 1de 4

Los carnavales en Bernal

Distrito piurano que ostenta título de ‘Capital Regional del Carnaval’, inicia la
fiesta de los yunces y banderas bailando a ritmo de sus hijos, “Los Cantaritos
de Oro”.

La fiesta de los carnavales empieza a vivirse en la región Piura, y el distrito


sechurano de Bernal, ‘Capital Regional del Carnaval’, es el primero en iniciar
las celebraciones a ritmo de banda de músicos, competencia de banderas,
parada de yunces, fuegos artificiales y bailes gratis con las más sonadas
orquestas de cumbia.

Tras terminar las celebraciones en honor al Señor de La Agonía, Bernal


comienza con sus actividades de carnaval, y así los yunces San Sebastián, de
las banderas roja y celeste, se paran en el distrito a ritmo de bandas de
músicos.

Competir para ganarle al rival con el único fin de divertirse, bailar, cantar,
terminar mojado y con talco, en medio de la algarabía, es como se puede
describir en pocas palabras los días de fiesta que se viven en la denominada
Capital Regional del Carnaval, que es un sinónimo para referirnos al distrito
de Bernal, en la región Piura.

Historia del carnaval

Según nos cuenta el profesor e integrante del Comité Organizador del


Carnaval, Gustavo Guevara, la historia y los recuerdos refieren que el primer
yunce que se levantó o “paro” en Bernal, se dio por el año 1920, cuando aún
eran un caserío del entonces distrito de Sechura.

Este yunce pertenecía al barrio Norte y se denominó Verde del Norte a


iniciativa del señor Camilo Tume y otros habitantes; y después de unos años
en el barrio Sur se levantó el yunce llamado Verde de la Esquina de doña
Sacramenta Ayala, conocida como Ñacatita, ambos barrios se llevaban
rivalidad y solo se encontraban separados por la calle Alto de la Paloma.

Después de años surgirían los otros yunces conocidos como Rojo o


Encarnado, Verde del Mercado y el Yunce de la Crema, al cual pertenecen las
personas ilustres o reconocidas de Bernal, como el caso de renombrados
profesionales, conformándose así los cinco yunces tradicionales del distrito.

Inicio de celebraciones

Los primeros yunces que se levantan son el 19 de enero en honor a San


Sebastián, siendo el barrio Norte quien para el yunce Rojo o yunce San
Sebastián y el barrio Sur es el Yunce Celeste, este es el preámbulo hasta que
llega la elección de la reina del carnaval y el rey Momo, quienes presidirán los
actos oficiales.

Este año la elección de la reina se realizó en dos fechas, el 29 de enero y el 4


de febrero, y por primera vez se coronará a la candidata que venda más votos,
cuyo dinero fue destinado para apoyar a las Asociación de Personas
Discapacitadas del distrito.

Posteriormente se realizan otras actividades recreativas y culturales.


Días principales del carnaval

Para este año los días principales fueron el 20, 21 y 22 de febrero. Según nos
cuenta el profesor Guevara, durante estos días se baila, canta, come, toma y
festeja, sea uno integrante o no de alguna sociedad yuncera, que en Bernal son
cinco y actualmente llevan el nombre de Verde del Norte, Verde de la Cruz
del Sur, Verde de la Esquina, Crema y Rojo El Encarnado.

El día lunes, martes y miércoles las pobladores y turistas, que este año
superaron más de 20 mil, bailan con los conocidos mayordomos, que son
quienes el año anterior dejaron caer el yunce, y que ahora son los anfitriones
de la fiesta. Los tres que antecedieron la caída del yunce, resultan como
mayordomos.

El día lunes, la primera actividad es ir hacia el cementerio y rendir honores a


la Cruz Mayor, donde se reza por los mayordonos fallecidos, a la vez que se
les pide permiso para iniciar las actividades de ese año.

Mientras en los caseríos de Chancay, Onza de Oro, Coronado y Santo


Domingo también se celebra el carnaval de forma descentralizada, así como
en el centro poblado Chepito, aunque en una fecha posterior.

Miércoles y jueves de carnaval

El miércoles es el día del corso y comparsas, donde se presentan grandes


estampas típicas con temáticas de las labores de campo, las mujeres tejedoras,
la representación de un chilalo, entre otras alegorías, luego del corso se realiza
la tumba del yunce entre los cantos y las notas de las bandas de músicos que
acompañan la actividad. Posteriormente inicia el baile popular con grupos
musicales reconocidos a nivel nacional, cuya actividad puede durar hasta
cinco horas en cada lugar donde se para un yunce.

Y finalmente, el día jueves se celebra con los recién designados mayordomos.


Se baila, se toma y se rinde cuenta de los yunces, para luego recorrer algunas
calles y quemar un tradicional muñeco conocido como el Ño Carnavalón,
donde previamente se lee un testamento con herencias jocosas para
determinadas personas.

Una de sus herencias puede ser “Item declarado, el hijo de un yunce le dice al
de otro yunce les dejo 100 cajas de cerveza para que el próximo año no pasen
la de esta vez, que cuando los turistas y la banda llegaron a su yunce no tenían
ni agua para ofrecerle, haciendo quedar mal a mi noble y generoso distrito”.

Entre los testamentos más recordados se encuentran los del señor Juan Tume
Pingo, quien era conocido como "Yogui".
Luego de los “ítem declarados”, se procede a quemar el Ño Carnavalón, que
está acompañado por las viudas, que son hombres vestidos de blanco y negro,
que lloran tras la quema con lo cual se pone fin a las celebraciones de carnaval
en el distrito de Bernal, en espera de poderse reunir el siguiente año.

También podría gustarte