Está en la página 1de 13

Versión: 01

ATENCION INTEGRAL AL ADULTO MAYOR Fecha: 01/10/2020


Código: F004-P006-
GFPI

GERONTOLOGÍA Y GERIATRÍA. BREVE RESUMEN HISTÓRICO


"La gloria de los jóvenes es su fortaleza, la hermosura de los adulto mayors su vejez".

Proverbio de Salomón

En la actualidad, la Gerontología es definida como la ciencia que estudia el


envejecimiento en todos sus aspectos, e incluye las ciencias biológicas y médicas,
psicológicas y sociológicas; además de la aplicación del conocimiento científico en
beneficio del envejecimiento y de los adultos mayores.

El término gerontología proviene etimológicamente del griego, geron = viejo y logos =


estudio. Parece que el término gerontocracia, con el que se describía en la Grecia
antigua al gobierno controlado por los adulto mayors pudiera haber sido el término
precursor. Los espartanos capitalizaban la experiencia de los adulto mayors. Los
Gerontes era un consejo de 28 hombres que pasaban de los 60 años y controlaban el
gobierno de la Ciudad-Estado.

En 1903, Michel Elie Metchnikoff (1845-1916) sociólogo y biólogo ruso, sucesor de


Pasteur y Premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1908, propuso a la Gerontología
como ciencia para el estudio del envejecimiento, ya que según él "traería grandes
modificaciones para el curso de este último período de la vida".

Por su parte, el término geriatría fue acuñado por Ignatriusl Nascher en su obra
presentada en 1907 en la Academia de Ciencias de Nueva York titulada Geriatría, las
enfermedades de los adulto mayors y su tratamiento. Este eminente pediatra
norteamericano y fundador del primer departamento de Geriatría en los EE.UU., en el
Hospital Mont Sinai de Nueva York, explica en esta publicación, que el término
también es derivado del griego Geron = Viejo e Iatrikos = tratamiento médico.
Entonces si bien el año 1860 -en que Abraham Jacobi dictó la primera clase de
Pediatría- es una fecha importante, también 1909 lo es para la Geriatría.

La Geriatría es por tanto una rama de la Gerontología y la Medicina que se ocupa de


los aspectos clínicos, terapéuticos, preventivos, y sociales en la salud y enfermedad de
los adulto mayors. Es una ciencia práctica aplicada, que se ocupa de la asistencia
integral a estas personas.

Aunque el desarrollo y la aceptación de un término que sea descriptivo y conciso como


lo son Gerontología y Geriatría son pasos importantes en el avance de la ciencia y la
práctica, no se puede asumir que el desarrollo de un término implica que en ese
momento ha surgido la ciencia en sí.
Versión: 01

ATENCION INTEGRAL AL ADULTO MAYOR Fecha: 01/10/2020


Código: F004-P006-
GFPI

El comité para la Historia de la Gerontología, creado en 1960 por la Asociación


Internacional de Gerontología, ha mostrado que el conocimiento de la bibliografía
gerontológica antes de 1950 es difícil de clasificar y generalmente inadecuado para las
necesidades de este campo. Freeman en su trabajo "El envejecimiento, su historia y
literatura", describió 9 períodos en el conocimiento científico de la vejez durante los 5
000 años que han precedido y mostró cómo la preocupación por la muerte precede a la
preocupación por el envejecimiento. Existe así un conjunto de observaciones,
reflexiones y especulaciones heterogéneas sobre el avance en la edad, previos a la
emergencia del establecimiento de la Gerontología como estudio científico.

El envejecimiento y las enfermedades de la tercera edad han sido de interés para


numerosos estudiosos durante centurias, eminentes individuos desde la antigua China,
India y el este del Mediterráneo dedicaron muchas de sus energías a estudiar el
envejecimiento. Más tarde, griegos y romanos continuaron sus esfuerzos en tratar de
entender los mecanismos del proceso de envejecimiento y su pensamiento matizó el
desarrollo investigativo de Europa. Toda la fascinación de Europa por el
envejecimiento y la muerte, fue trasmitida a la América y al resto del mundo bajo su
influencia.

En los siglos xvii y xviii, Francis Bacon y Benjamín Franklin esperaban descubrir las
leyes que gobernaban el proceso de envejecimiento para establecer después un utópico
rejuvenecimiento.

Una de las primeras publicaciones que sobre esta materia se reconoce, fue editada en
el año 1236 por Roger Bacon, con el título de "La Cura de la Vejez y La Preservación
de la Juventud". Otros autores también se destacaron por sus estudios y publicaciones
sobre el tema: Zerbi (1468), Cornaro (1467), Ficher (1685) y Canstatt (1807).

El estudio académico sobre las personas ancianas y el envejecimiento comienzan en la


Edad Moderna con los trabajos biométricos de Adolphe Quetelet (1796-1874) y
Francis Galton (1822-1911). Quetelet es considerado el primer gerontólogo de la
historia, al establecer los diferentes estudios de la evolución de la vida humana. Él
aplicó la curva de Gaus, lo que supuso una auténtica revolución conceptual en su
tiempo.

La Gerontología social fue definida en 1914 por Eduardo Sthiglitz como "una ciencia
que se ocupa del hombre como organismo social, que existe en un ambiente social y
aceptado por éste".

A pesar de que a comienzos del siglo xx se empiezan los estudios del envejecimiento
desde diversas perspectivas, se hacen con hipótesis falsas e incompletas y no es hasta
los años 30 cuando se desarrollan los conceptos básicos de la gerontología.
Versión: 01

ATENCION INTEGRAL AL ADULTO MAYOR Fecha: 01/10/2020


Código: F004-P006-
GFPI

Sin olvidar que Charcot en 1881 escribió sobre, "la importancia de un estudio especial
de la vejez y sus enfermedades", y como se señaló antes Nascher introduce el término
Geriatría en 1909, para muchos el comienzo de la Geriatría moderna se inició con los
trabajos de la doctora Marjory Warren a partir de 1935 en un hospital para crónicos
en Londres. De su trabajo entonces y sus ideas, nacieron, para la Medicina geriátrica,
muchos de los principios que mantienen la más plena vigencia; entre otros:

 La vejez no es una enfermedad.


 Un diagnóstico exacto es esencial hacerlo.
 Muchas enfermedades de la vejez son curables .
 El reposo injustificado puede ser peligroso.

A partir de los años 30 y 40 se desarrollaron los estudios más sistemáticos, se creó en Europa
(1939) un club de investigación sobre los problemas del envejecimiento y la Fundación Nuffield
(1943) en Gran Bretaña para el soporte de las investigaciones en Gerontología. Así este interés
científico comenzó como una preocupación de un grupo de estudiosos sobre un limitado
número de universidades en los años 40.

Y si bien Morris en 1942 propuso los elementos esenciales de la Atención Geriátrica,


fue tras la Segunda Guerra Mundial en 1946 cuando comenzó su desarrollo y alcanzó
poco a poco el estado de campo científico independiente, lo que permitió en 1946 la
aprobación en el Reino Unido de la especialidad de Geriatría y en 1947 se fundó la
Sociedad Británica de Geriatría.

En 1950 en Lieja, Bélgica se creó la Sociedad Internacional de Gerontología, con la


finalidad de promover las investigaciones gerontológicas en los campos biológicos,
clínicos y de formación de personal altamente calificado en el sector del
envejecimiento.

Las ideas de la prevención de las enfermedades de la vejez y la conservación de la


salud de los adulto mayors fue introducida por Anderson y Cowan en 1955, mientras
que Willianson en 1964 describe el "Iceberg" de las enfermedades no referidas en la
vejez. En 1958 se fundó en Oxford el primer departamento de Geriatría en Inglaterra.

Con la creación de varios Institutos de Gerontología como los de Kiev, Baltimore y


más tarde Tokio, se ayudó al avance de las investigaciones sobre el envejecimiento.

La preocupación de las naciones por este fenómeno quedó patente en la realización de


una Asamblea Especial sobre Envejecimiento en las Naciones Unidas, Viena, en 1982,
de la cual devino un Plan de Acción, recientemente evaluado en 1992 en Nueva York y
cuyos objetivos guían la política de trabajo en esta esfera en muchos países.
Versión: 01

ATENCION INTEGRAL AL ADULTO MAYOR Fecha: 01/10/2020


Código: F004-P006-
GFPI

El desarrollo de la especialidad y la preocupación de las entidades, gubernamentales o


no, sobre el tema ha sido muy importante en los últimos años en el Tercer Mundo y con
un énfasis especial en la Gerontología y la Geriatría en la América Latina.

La especialidad comienza a desarrollarse a finales de los años 50 y alcanza un pujante


avance en las décadas de los 80 y 90. La intensificación de su progreso dentro de
muchos países y la extensión a otros nuevos, es sin dudas un resultado de interés, por el
fenómeno del envejecimiento en la región y las particularidades que presenta. Colofón
de este desarrollo ha sido, sin duda la creación de la Federación de Sociedades de
Gerontología y Geriatría de América Latina y del Comité Latinoamericano de la
Asociación Internacional de Gerontología. Así inmersos en el contexto de la
investigación, geriatras y gerontólogos, avanzan parejos en la búsqueda científica y
convocan para celebrar el Año Internacional de las personas de edad, el III Congreso
del Comité Latinoamericano de la Asociación Internacional de Gerontología, el IV
Congreso Nacional de Gerontología y Geriatría, el II Encuentro Iberoamericano de
adultos mayores, que se desarrollará en el Palacio de Convenciones de la ciudad de La
Habana.

Prof. Osvaldo Prieto Ramos

Director del Centro Iberoamericano de la Tercera Edad

GERONTOLOGÍA: LA CIENCIA DE LA VEJEZ

Por: Maximina Rodríguez. Psicóloga

Etimológicamente la palabra GERONTOLOGÍA, procede del término griego geron, gerontos/es


o los más viejos o los más notables del pueblo griego; a este término se une el término logos,
logia o tratado, grupo de conocedores. Por ello, la gerontología se define como “ciencia que
trata de la vejez”, y así también se recoge en el diccionario de la Real Academia Española.

Históricamente, la gerontología es una joven disciplina que – a pesar de que Metchikoff utiliza
el término en su sentido actual en 1903 - se ha desarrollado, prácticamente, en la segunda
mitad del siglo XX.

Como señala Birren (1996), la gerontología supone un sujeto de conocimiento muy antiguo
pero es una ciencia extraordinariamente reciente.
Se ha desarrollado en la segunda mitad del siglo pasado porque es cuando comienza a
producirse un fenómeno extraordinariamente importante: el envejecimiento de la población.
Este fenómeno ha sido debido a dos factores esenciales: de una parte la mortalidad ha
disminuido a la vez que se ha incrementado la esperanza de vida y todo ello, junto a una fuerte
caída de la tasa de natalidad, aspecto éste último que parece que está cambiado en este siglo
XXI.
Versión: 01

ATENCION INTEGRAL AL ADULTO MAYOR Fecha: 01/10/2020


Código: F004-P006-
GFPI

La vejez ha sido ya abordada en los textos antiguos: así como señala Lehr (1980), en el
Antiguo Testamento se destacan las virtudes que adornan a las personas mayores, su papel de
ejemplo o modelo, así como de guía y enseñanza.

Como ocurre en otras disciplinas, es en la filosofía donde podemos encontrar claros


antecedentes de la gerontología. Así Platón, presenta una visión individualista e intimista de la
vejez, resalta la idea de que se envejece como se ha vivido y de la importancia de cómo habría
que prepararse para la vejez en la juventud. Así pues, Platón es un antecedente de la visión
positiva de la vejez, así como de la importancia de la prevención y profilaxis.

Por el contrario, Aristóteles presenta lo que podríamos considerar unas etapas de la vida del
hombre: la primera, la infancia; la segunda, la juventud; la tercera- la más prolongada-, la edad
adulta, y la cuarta, la senectud, en la que se llega al deterioro y la ruina. Considera a la vejez
como una enfermedad natural.

Vemos que estas dos visiones antagonistas y contradictorias de la vejez, que se dan ya en
Platón y Aristóteles, van a verse representadas a todo lo largo de la historia del pensamiento
humano. Así por ejemplo Cicerón sigue la idea positiva de Platón; y Séneca sigue la línea de
pensamiento de Aristóteles.

Pero si hablamos del comienzo de la investigación científica en gerontología, tenemos que


hablar del siglo XVII, y en concreto de Francis Bacón, con su trabajo History of Life and Death
(Historia de la vida y de la muerte). En este texto, Bacon plantea una idea precursora que se
cumpliría tres siglos después, a saber, que la vida humana se prolongaría en el momento en el
que la higiene y otras condiciones sociales y médicas mejorasen.

Sin embargo, aunque podemos contar con estas ideas geniales, no es hasta el siglo XIX
cuando el trabajo científico en gerontología comienza.

El francés Quetelet es el primero que expresa claramente la importancia del establecimiento de


los principios que rigen el proceso a través del cual el ser humano nace, crece y muere.

Francis Galton, británico, altamente influido por Quetelet, trabaja en las diferencias individuales
sobre características físicas, sensoriales y motrices, datos que presenta en su obra Inquiry into
human faculty and its developments (Estudio sobre las facultades humanas y su desarrollo).

También hay que resaltar a Stanley Hall, psicólogo norteamericano, que en su obra
Senescente, the last half of life (Senectud, la última mitad de la vida) trata de contribuir a la
comprensión de la naturaleza y las funciones de la vejez, ayudando al establecimiento de la
ciencia de la gerontología contradiciendo el modelo deficitario tan al uso entonces. Uno de sus
descubrimientos empíricos es el de haber resaltado que las diferencias individuales en la vejez
son significativamente mayores que las que aparecen en otras edades de la vida.

Hasta aquí cuatro autores que pueden ser considerados paradigmáticos en una investigación
inicial científicas sobre la vejez y el envejecimiento, y que por tanto, son antecedentes de la
gerontología.
Versión: 01

ATENCION INTEGRAL AL ADULTO MAYOR Fecha: 01/10/2020


Código: F004-P006-
GFPI

La historia reciente de la gerontología científica se inaugura con el norteamericano Cowdry


(1939) y, concretamente, con el texto por él dirigido Problems of Aging (Problemas del
envejecimiento). En esta obra al tratamiento de las condiciones médicas y físicas de la edad se
incorporan aspectos psicológicos y sociales, por lo que puede ser considerado un primer
tratado de gerontología. Es también en 1939, bajo los auspicios de la MacyFoundation, cuando
se funda en Estados Unidos la primera asociación para la investigación del envejecimiento
(Club for Research on Aging).

Pero es después de la Segunda Guerra Mundial cuando se desarrollan la mayor parte de


asociaciones de gerontología, comenzando por la norteamericana (Gerontological Society) en
1945. La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología es creada en 1948, y por las mismas
fechas o poco después otras muchas asociaciones europeas y latinoamericanas, entre las que
destaca la Asociación Internacional de Gerontología fundada en Lieja en 1948.
También en estas fechas empiezan a publicarse órganos de expresión de la gerontología
científica, comenzando por el Journal of Gerontology publicado en 1946, una de las revistas de
mayor reconocimiento e impacto.

La gerontología tiene un doble objetivo:

 desde un punto de vista cuantitativo, la prolongación de la vida (dar más años a la vida,
retardar la muerte), y
 desde un punto de vista cualitativo, la mejora de la calidad de vida de las personas
mayores (dar más vida a los años).

Según Laforest (1991) las tres características principales de la gerontología son:


- la gerontología es una reflexión existencial, pertenece a lo humano en cuanto tal.
- Es, asimismo, una reflexión colectiva. Debido a los fenómenos demográficos de los dos
últimos siglos, ya no es sólo el individuo el que envejece sino también, la sociedad.
- Y es esencialmente multidisciplinar

Desde una perspectiva práctica y social observamos que la gerontología recoge un


conocimiento científico amplio, diverso y con numerosas aplicaciones.

Kart (1990) señala que la gerontología ha de relacionar la investigación básica y la aplicada.


Dada la variedad de perspectivas que convergen, ha de tener un enfoque interdisciplinar en el
estudio del envejecimiento.

Engloba a ciencias como la geriatría, la gerontología social, la biología del envejecimiento, la


psicología del envejecimiento,… y a todas aquellas ciencias y disciplinas que tienen por objeto
el estudio científico del envejecimiento, cualesquiera que sean los contenidos, variables o
factores que incluyan, tanto si se refieren al envejecimiento individual o social.

Moragas (1992) opina que la Gerontología no constituye una disciplina o profesión autónoma,
sino simplemente un enfoque peculiar. Las diferentes preguntas o problemas que plantea el
envejecimiento- entendido como un fenómeno humano, tal como la niñez o la edad adulta-, en
la sociedad contemporánea pueden y deben ser resueltas por las disciplinas o profesiones
implicadas en la gerontología (medicina, psicología, pedagogía, trabajo social, derecho,…..),
con un enfoque gerontológico.
Versión: 01

ATENCION INTEGRAL AL ADULTO MAYOR Fecha: 01/10/2020


Código: F004-P006-
GFPI

Queda claro que la gerontología es un campo científico con una perspectiva interdisciplinar en
el tratamiento de los temas y de los problemas que afectan al proceso del envejecimiento.

La Gerontología, o Ciencia de la Vejez, es considerada como la ciencia madre, y se divide en


cuatro apartados:

1º- Gerontología biológica o experimental:

Es también llamada del envejecimiento. Es una ciencia multidisciplinar que pretende conocer
tanto los íntimos mecanismos del envejecimiento como su etiopatogenia. Su desarrollo como
ciencia pasó por dos fases: la primera meramente empírica y especulativa, sacaba
conclusiones deductivas, y la segunda, es experimental, ligada a la demostración de sus
teorías.

En el objetivo de retardar el envejecimiento, o “envejecer más y mejor”, ocupa un lugar


destacado la gerontología biológica preventiva, que se divide en diferentes apartados:

 Prevención farmacológica. Con la utilización de medicamentos como los antioxidantes,


vitaminoterapia E, magnoterapia, etc.
 Prevención dietética-higiénico-psicológica.

El clima y la ecología también tienen una gran influencia en el envejecimiento. De ahí se


explica la alta longevidad de poblaciones que viven en determinadas zonas del mundo: Valles
Altos de Ecuador, Valles aislados del Caúcaso, algunos núcleos aislados de las Islas de la
Polinesia, etc.

2º- Gerontología clínica o geriatría:

Según Rubies Ferrer (1989), clásicamente se define la geriatría como “la ciencia médica cuyo
fin es el diagnóstico de las enfermedades de la vejez, su curación, rehabilitación y reinserción
del enfermo en su hábitat (casa o institución) a esto hay que añadir la prevención de dichas
enfermedades”.

También Richard y Munafo (1993) hacen referencia a la gerontología clínica o geriatría,


integrando en ella la recuperación o adaptación funcional del adulto mayor, y, en ésta, la
rehabilitación y la terapia ocupacional.

3º- Gerontología social:

Es la que corrientemente se conoce como Gerontología. Es también multidisciplinaria. En ella


intervienen los siguientes profesionales: trabajadores sociales, economistas, abogados,
arquitectos y políticos. Como ciencias auxiliares cuenta con la demografía y la epidemiología.
Abarca según Rubies Ferrer, todos los problemas sociales, políticos, económicos y sanitarios
del ambiente relativo a los viejos.

4º- Gerontopsiquiatría o psicogerontología:


Versión: 01

ATENCION INTEGRAL AL ADULTO MAYOR Fecha: 01/10/2020


Código: F004-P006-
GFPI

Estudia los aspectos psicológicos y psiquiátricos del adulto mayor. Se destacan las demencias
y las depresiones como patologías características que van a marcar la muerte del adulto
mayor.

La psicogerontología es, para Richard y Munafo (1993) la ciencia que trata de describir,
explicar, comprender y modificar las actitudes del sujeto que envejece. Esta visión hace
referencia a los aspectos psicológicos de la persona de edad, más que a los psiquiátricos.
También Dosíl Maceira (1996) defienden la concepción de la psicogerontología como
psicología de la vejez.

Siempre hay que tener en cuenta que la aproximación teórica y práctica de la Gerontología es
bio-psico-social. Esto implica lo que ya mencionamos anteriormente, su interdisciplinaridad

Los conocimientos básicos de la gerontología son los siguientes:

 Biológicos: se refieren a la investigación sobre los cambios que con la edad y el paso
del tiempo se producen en los distintos sistemas biológicos del organismo.
 Psicológicos: se refieren al estudio sobre los cambios y/o la estabilidad que el paso
del tiempo produce en las funciones psicológicas como la atención, percepción, el
aprendizaje, la memoria, la afectividad y la personalidad, entre otros fenómenos
psicológicos.
 Sociales: se refiere a la búsqueda de cambios debidos a la edad relativos a los roles
sociales, intercambio y estructura social, así como en qué forma los emergentes
culturales contribuyen en esos cambios (crecimiento o declive), así como al
envejecimiento de las poblaciones.

Queda claro que la gerontología tiene distintos objetos de estudio: el viejo, la vejez y el
envejecimiento.

Estos objetos de estudio deben ser abordados desde una perspectiva de investigación básica y
aplicada; ya que la gerontología es claramente interventiva- trata de mejorar las condiciones de
vida de las personas mayores.

La diversidad de conocimientos que requiere el abordaje del viejo, la vejez y el envejecimiento,


nos lleva como hemos visto a la interdisciplinaridad, y como consecuencia a una formación
gerontológica amplia, sin cerrarnos a la exclusiva especificación de nuestra área de
conocimiento.

El gerontólogo ha de integrar los distintos saberes base de la gerontología.

Finalmente hay que señalar que los problemas gerontológico concretos pueden necesitar
soluciones mono o interdisciplinares y el trabajo, o no, en equipo; dependiendo de la naturaleza
del problema, pero siempre hay que estar preparados en el campo de la gerontología para
participar en decisiones con otros profesionales.

BIBLIOGRAFÍA
Versión: 01

ATENCION INTEGRAL AL ADULTO MAYOR Fecha: 01/10/2020


Código: F004-P006-
GFPI

 BIRREN, J. (1996). History of Gerontology. En J.Birren (ed.), Encyclopedia of


Gerontology. Age, Aging and the Aged. San Diego: Academia Press.
 DOSÍL MACEIRA, A. (1996). La Psicogerontología como disciplina científica: visión
diacrónica y situación actual. En N. Sáez Narro, R. Rubio Herrera y A. Dosíl Maceira
(coords.), Tratado de Psicogerontología. Valencia: Promolibro.
 FERNANDEZ BALLESTEROS, R. (dir.) (2000). Gerontología Social. Madrid: Pirámide.
 KART, C. S. (1990). The realities of aging: an introduction to gerontology. Boston: Allyn
and Bacon.
 LAFOREST, J. (1991). Introducción a la gerontología. El arte de envejecer. Barcelona:
Herder.
 LEHR, U. (1980). Psicología de la senectud. Barcelona: Herder.
 MORAGAS MORAGAS, R. (1992). Gerontología, profesiones y enfoque
interdisciplinario. Revista Española de Geriatría y Gerontología, 27 2), 57-59.
 RICHARD, J. y MUNAFO, A. (1993). Conocimientos gerontológico necesarios para una
adecuada asistencia psicogeriátrica. Revista Española de Geriatría y Gerontología,
28(2), 89-95.
 RUBIES FERRER, J. (1989). Visión rápida sobre la geriatría y la gerontología.
Geriátrika, 5(7), 387-389.
 VEGA, J. L. Y BUENO, B. (1995). Desarrollo adulto y envejecimiento. Madrid: Síntesis.

Cuidados básicos del adulto mayor

La mayoría de adultos mayores gozan de buena salud y pueden cuidar de si


mismos aún a edades muy avanzadas. Sin embargo, muchos sufren de
enfermedades crónicas y/o accidentes (caídas, fracturas) que pueden causar
deterioro o discapacidad funcional y la subsecuente necesidad de cuidados
especiales. El  grado de deterioro funcional,  estrechamente relacionado a la
dependencia y a la pérdida de la calidad de vida, se mide en función a la menor o
mayor capacidad que tiene el adulto mayor para realizar por si mismo las
actividades básicas (ABC) o instrumentales (AVD) de la vida diaria.

Como por ejemplo: ABC: comer solo, vestirse, bañarse, ir al baño, o trasladarse; y
AVD: prepararse la comida, hacer las labores de la casa, manejar el dinero,
administrarse sus medicamentos, ir de compras, hablar por teléfono o salir de casa.
El riesgo y grado de deterioro funcional y por ende el grado de dependencia pueden
disminuir con el autocuidado y la prevención de las complicaciones de las
enfermedades crónicas y en el caso que la discapacidad esté instalada, ésta puede
minimizarse con el uso de ayudas y un soporte familiar y social adecuados. El reto
en el cuidado del adulto mayor es prevenir y minimizar el deterioro funcional con el
objetivo de mejorar su calidad de vida.

Así, los cuidados en el adulto mayor difieren si se trata de una persona


relativamente sana; de un adulto mayor frágil o un adulto mayor frágil con
inmovilidad o postrado. El adulto mayor frágil o vulnerable es aquel en quien a
Versión: 01

ATENCION INTEGRAL AL ADULTO MAYOR Fecha: 01/10/2020


Código: F004-P006-
GFPI

consecuencia del acumulativo desgaste de los sistemas fisiológicos, ante


situaciones estresantes, tiene mayor riesgo de sufrir efectos adversos para la salud:
caídas, discapacidad, hospitalización, institucionalización y muerte. Desde el punto
de vista físico pueden observarse en él, en forma combinada: pérdida de peso,
fatiga, disminución de la fuerza y resistencia muscular, disminución  del equilibrio,
pobre actividad física y una velocidad lenta al caminar.

Clínicamente se trata del adulto mayor con las siguientes características : gran
comorbilidad (varias  enfermedades crónicas a la vez por ej. adulto mayor con HTA,
Diabetes, Enfermedad Renal, e Insuficiencia Cardiaca o con HTA, Arritmia Cardiaca,
Secuela de Accidente Cerebrovascular y Demencia Vascular secundaria); que utiliza
más de 3 medicamentos, con discapacidad para realizar independientemente una o
más actividades de la vida diaria o AVD; con deterioro en la comunicación por
déficit visual o auditivo; presencia de incontinencia, déficit nutricional, y deterioro
cognitivo; quien además, desde el punto de vista psicosocial, puede tener
depresión, ansiedad y pobre soporte familiar y social. El adulto mayor frágil con
inmovilidad o postrado es aquel que posee las características de fragilidad
señaladas en el curso de enfermedades crónicas avanzadas como por ej: secuelas
severas de Accidente Cerebrovascular, Enf. de Parkinson o Enf. de Alzheimer en
estadios avanzados.

El cuidado en el adulto mayor sano radica en la práctica del AUTOCUIDADO que


consiste en actividades que la persona realiza en su beneficio para mantener la
vida, la salud y el bienestar; y en la PREVENCIÓN  o la detección de enfermedades
crónicas o síndromes (HTA, Diabetes, Obesidad, Dislipidemia Bronquitis Crónica,
Cáncer, Osteoporosis, Osteartrosis, Incontinencia, Deterioro Cognitivo, Depresión,
Deterioro visual y auditivo) en un estadio precoz para  tratar de evitar la progresión
de los  mismos y principalmente evitar  la aparición  de complicaciones
subyacentes.

Algunas recomendaciones son:


-Chequeo médico regular, acudiendo al Geriatra por lo menos cada 3 meses
-Chequeo médico oftalmológico por lo menos una vez al año
-Mantener una dieta balanceada (con las restricciones pertinentes de acuerdo a la
presencia de alguna enfermedad) con una ingesta adecuada de proteínas, en base
a leche de preferencia descremada o de soya, huevos, queso, carne de pollo, soya
o pescado con menor consumo de carnes rojas, embutidos, vísceras o mariscos.
Evitando el consumo en exceso de harinas: papa, camote, yucas, fideos o pastas.
Incrementando el consumo de fibra: pan integral, cereales de grano entero, frutas
Versión: 01

ATENCION INTEGRAL AL ADULTO MAYOR Fecha: 01/10/2020


Código: F004-P006-
GFPI

y vegetales. Disminuyendo el consumo de sal y variando la ingesta de ácidos


grasos saturados (grasas animales) a ácidos grasos poliinsaturados: aceite de oliva,
omega 3 y 6, palta, aceitunas, germen de trigo, almendras, y nueces. Asegurando
una ingesta adecuada de vitaminas y micronutrientes. Al respecto, destaca la
importancia de la tiamina en funciones cognitivas, ácido fólico y su relación con
niveles de homo cisteína (factor de riesgo cardiovascular) y vitamina B12 cuya
deficiencia tiene efectos deletéreos a nivel del sistema nervioso central y
suplementos de Calcio 500mg/día y vitamina D 400 U/día si se quiere conservar
una adecuada mineralización ósea.
-Establecer un programa de actividad física regular, mínimo media hora tres veces 
por semana, con el objetivo de incrementar la fuerza, resistencia muscular y activar
las articulaciones.
-Mantener un sueño regular tratando de acostarse y levantarse siempre a la misma
hora, evitando siestas matutinas, no realizar ejercicio o mirar televisión antes de
dormir, restringiendo alimentos pesados en la cena, eliminando el alcohol la cafeína
y la nicotina, y utilizando hipnóticos bajo prescripción médica sólo por corto tiempo.
-Realizar actividad mental permanente: participar en cursos, conferencias, lectura
frecuente, elaboración de crucigramas, juegos de mesa grupales o vía Internet.
-Vacunarse contra la Neumonía  e Influenza.
-Chequeo odontológico y de problemas bucales semestral.
-Usar correctamente los medicamentos; no automedicarse.
-Identificar la necesidad de ayudas tales como audífono, lentes, o bastón.
-Minimizar el aislamiento: explorar las opciones para incrementar la socialización
tanto en el interior como en el exterior del domicilio. Identificando qué actividades
le resultan interesantes y que impliquen recreación así como tener relaciones con
otras personas
-Tratar de mantener contacto telefónico con amigos y familiares y participar en
alguna organización de adultos mayores.
-Mantener un estado emocional positivo. Cuando  se experimenten síntomas de
trastorno de ánimo consultar a su médico.
-Conservar la dimensión espiritual según sus tradiciones culturales y religiosas.

El tipo de ayuda que precisan  los adulto mayors frágiles, suele estar encaminado a
satisfacer necesidades de cuidados específicos y para regular y/o aprender a vivir
con las limitaciones que les dificultan responsabilizarse de su salud y bienestar.
Para su cuidado son relevantes la participación de la familia, (cuyos miembros
debieran de informarse de los cuidados pertinentes y adecuarse a la situación del
adulto mayor en particular) y la colaboración de un cuidador de preferencia
entrenado. Las recomendaciones en general son las mismas que para los adulto
mayors sanos con algunas variantes de acuerdo al estado de co morbilidad y
deterioro funcional.
Versión: 01

ATENCION INTEGRAL AL ADULTO MAYOR Fecha: 01/10/2020


Código: F004-P006-
GFPI

El tipo de alimentación y dieta pueden variar de acuerdo a las


enfermedades crónicas que padezca  el geronte, por ejemplo si tiene diabetes e
insuficiencia renal la dieta será de acuerdo a prescripción médica y con la
colaboración de un nutricionista. Para adulto mayors con problemas de deglución
como es el caso de los adulto mayors con secuelas de accidente cerebrovascular y
demencia, se debe de cambiar la consistencia de los alimentos, a tipo mazamorra
por ejemplo. Los adulto mayors con problemas de pobre ingesta  requieren de una
dieta fraccionada y asistida con menores volúmenes por toma pero en forma más
frecuente cada 3 a 4 horas.

Se debe hacer énfasis en la prevención de caídas: El adulto mayor frágil también


debe de mantener una actividad física regular con las limitaciones inherentes a
cada caso en particular tratando de mejorar la fuerza y resistencia sobre todo a
nivel de miembros inferiores. Pueden caminar con ayuda de una persona, o utilizar
bastón  o muletas los cuales aumentan la base de sustentación, proporcionan
estabilidad en la marcha y permiten la descarga de las articulaciones afectadas. Los
andadores contribuyen a una deambulación más segura y proporcionan un sólido
apoyo para levantarse y sentarse. En lo posible evitar la silla de ruedas, ésta solo
se debe usar para los pacientes con inmovilidad. Es necesario facilitar un adecuado
nivel de seguridad para la deambulación: evitar alfombras sueltas y pisos
encerados, retirar muebles u objetos con los que pueda tropezarse. Utilizar zapatos
cerrados, antideslizantes y de tacón bajo. Acudir al podólogo regularmente para
revisión de uñas, callosidades o enrojecimientos.

Considerar la posibilidad de usar luces nocturnas  en áreas de riesgo como


escaleras pasillos  y baño. Colocar barandas cilíndricas en las escaleras y  barras de
sujeción en los baños. Elevar el asiento del inodoro  utilizando barras de sujeción
apoyadas en la pared próxima al asiento. Ajustar la altura de la cama desde la
rótula de la persona al suelo. Sustituir sillas bajas y utilizar aquellas con
descansabrazos anchos que brinden un apoyo óptimo. Los pacientes con demencia
por ejemplo deberán ser trasladados al primer piso para evitar que circulen por las
escaleras.
Versión: 01

ATENCION INTEGRAL AL ADULTO MAYOR Fecha: 01/10/2020


Código: F004-P006-
GFPI

Para el adulto mayor frágil, aún lúcido, es necesario facilitarle un sistema de


seguridad para el suministro de medicamentos: elaborar un listado con el horario
de la toma de los medicamentos con letra grande y clara y pegarlo en alguna parte
visible del dormitorio. Colocar cada semana los medicamentos en cajas con stickers
según el día de la semana y supervisar la toma de medicación según el conteo de
las pastillas. Es importante que el adulto mayor frágil trate de hacer todo por si
solo, se debe cooperar con él solo en las actividades que él encuentra muy difíciles
de realizar. El adulto mayor debe de participar diariamente en todas las actividades
de la familia, almuerzo, cena, cumpleaños, fiestas, etc. También es necesario
organizar un rol de actividades de tiempo libre, que incluyan visitas a amigos y
familiares y actividades recreativas. Se recomienda a los familiares se turnen para
supervisar el cuidado del geronte y compartan equitativamente la responsabilidad
filial así como económica.   

También podría gustarte