Está en la página 1de 522

El reloj

de
Sol
como
cámara
oscura

Javier Moreno Bores


Bruno Moreno Ramos
Alejandro Moreno Ramos
EL RELOJ DE SOL
COMO
CÁMARA OSCURA
El reloj de Sol
como
cámara oscura
Apuntes y divagaciones
sobre aplicaciones de
la Óptica a la Gnomónica

Javier Moreno Bores


Bruno Moreno Ramos
Alejandro Moreno Ramos

Madrid
2001
EDITORIAL VITA BREVIS
Los autores se complacen en expresar su
reconocimiento por el patrocinio de la
primera edición a la Asociación de Amigos
de los Relojes de Sol, que tanto está
contribuyendo al renacimiento de estos
antiguos saberes y a la conservación del
patrimonio gnomónico español.

Editado por Vita Brevis www.vitabrevis.es


Primera edición: Asociación de Amigos de los Relojes de Sol, Madrid.

© Los autores. Correspondencia a:


J. Moreno Bores
Guatemala 8, 28016 Madrid.
amorenoramos@gmail.com
ÍNDICE DE CAPÍTULOS

Prefacio ........................................................................................................................7
La cámara oscura y la Gnomónica....................................................................... 11
§1. La Óptica, la Gnomónica y la cámara oscura. Un recorrido por la
Historia. .............................................................................................................. 13
§2. La cámara oscura. Generalidades. .................................................................. 25
§3. Distancia focal y profundidad de campo en una cámara oscura. ............. 41
§4. Apertura de una cámara oscura y número [f/#]. ....................................... 55
§5. Resolución óptica de una cámara oscura. ..................................................... 61
§6. El problema del Sol no puntual. Sombra y penumbra de un objeto
opaco sobre una superficie plana.................................................................... 68
§7. El gnomon puntual y su materialización. Aplicación de la teoría de la
cámara oscura. ................................................................................................... 75

La cámara oscura y el gnomon de orificio ......................................................... 79


§8. El orificio gnomónico. Concepto y aplicaciones......................................... 81
§9. Cálculo de formas de la mancha de luz sobre pantalla perpendicular a
los rayos solares................................................................................................. 90
§10. Cálculo de formas de la mancha de luz sobre pantalla inclinada
respecto de los rayos solares......................................................................... 108
§11. La iluminación de la mancha de luz. Pantalla perpendicular a los
rayos solares. Notas sobre fotometría......................................................... 117
§12. La iluminación de la mancha de luz. Pantalla inclinada respecto de
los rayos solares. .................................................................................................... 139
§13. La elección del diámetro del orificio gnomónico. Generalidades........ 157
§14. El diámetro del orificio de relojes en el interior de edificios. ............... 163
§15 El diámetro del orificio de relojes situados en intemperie. .................... 172
§16. La aplicación del orificio gnomónico a las meridianas horizontales.... 186
§17. La aplicación del orificio gnomónico a las meridianas verticales. ........ 212
§18. La velocidad de paso de la mancha de luz por una meridiana
horizontal o vertical........................................................................................ 218
§19. La cámara oscura y los eclipses de Sol. ..................................................... 223

La "anticámara lúcida" y el gnomon opaco. .................................................. 235


§20. El gnomon puntual opaco. La "anticámara lúcida". .................................. 237
§21. Sombra y penumbra de un punto y de una arista lineal. Cálculos de
formas. .............................................................................................................. 244
5
§22. Fotometría de la penumbra de una arista. ................................................ 256
§23. Sombra y penumbra de una esfera y de una varilla. Cálculos de
formas. .............................................................................................................. 262
§24. Fotometría de la penumbra de una esfera y de una varilla. ................... 274
§25. La elección del tamaño del gnomon opaco.............................................. 289

La proyección gnomónica y la cámara oscura ................................................ 305


§26. La proyección gnomónica. Generalidades................................................ 307
§27. La proyección gnomónica de la Esfera Celeste. El reloj de Sol como
cámara oscura. ................................................................................................. 331
§28. El reloj de Sol como ábaco gnomónico para el cálculo de
insolaciones y sombras................................................................................... 345
§29. Aplicación al diseño de "panoramascopios" gnomónicos..................... 370
§30. Aplicación de la proyección gnomónica a los relojes de rayo
invertido. .......................................................................................................... 381
§31. Otros relojes de rayo invertido................................................................... 397
§32. Métodos artesanales y universales de diseño basados en la cámara
oscura. ............................................................................................................... 409
La cámara oscura y la precisión del reloj de sol ............................................. 419

§33. La precisión de lectura del reloj de Sol. .................................................... 421


§34. La difracción y las sombras. Introducción. .............................................. 427
§35. Resolución física............................................................................................ 434
§36. La posibilidad de afinar la sombra mediante la teoría de la cámara
oscura. Los afinadores de sombras. ............................................................ 448
§37. Construcción y uso de los afinadores de sombra.................................... 459
§38. El ojo humano como cámara oscura. Aplicación a la elección de
tamaños de símbolos y grosores de línea en el dibujo de relojes
murales.............................................................................................................. 479

Índice onomástico................................................................................................. 497


Índice general......................................................................................................... 501

6
Prefacio.

E
UN LIBRO PARA GNOMONISTAS

l presente trabajo no tiene ínfulas académicas. Es,


simplemente, una visión de la Gnomónica desde la
Óptica Geométrica elemental, que sólo pretende
enriquecer la comprensión del reloj de Sol. No está
dirigido a los ópticos, sino a los gnomonistas. Y entendemos como
gnomonistas a los aficionados a la Gnomónica, es decir, a la ciencia y
al arte del diseño de los relojes de Sol. Si tú, lector amigo, no eres
aficionado al viejo arte de los relojes de Sol, probablemente no
entenderás por qué unas personas adultas hayan gastado muchas
horas (quizás demasiadas) en reflexionar sobre algo tan inútil como
la Gnomónica. Si es así, quédate por favor con la primera parte del
lema que Jovellanos inscribió en la orla del escudo del instituto de
Gijón: Quid verum, quid utile.
UN NUEVO ENFOQUE

Pensamos que esos aficionados apreciarán un enfoque - más o


menos nuevo - de la Gnomónica. Pero si eres ajeno al mundillo de
la Gnomónica, probablemente te extrañará que a los escasos
aficionados a un saber tan antiguo les pueda interesar un punto de
vista relativamente novedoso. Pero este es uno de los encantos
principales de esta curiosa afición: la mezcla de saberes viejos y
nuevos.
NO ES UN LIBRO PARA ÓPTICOS

Insistimos que es un libro para gnomonistas, no para ópticos. Es un


conjunto de reformulaciones de algunos conceptos gnomónicos
desde el punto de vista de la Óptica Geométrica elemental.
Cualquiera que tenga algunos conocimientos de los relojes solares
podrá leer estas páginas sin dificultad. Por esto, en la redacción de
estas páginas hemos supuesto que el lector está familiarizado con las
7
bases de la Gnomónica aunque, probablemente, ya no recuerde
nada de la Óptica que pudo aprender en la Física del Bachillerato.
El único interés que su lectura puede tener para los ópticos, y para
los físicos en general, es que les despierte una afición hacia la
modesta y casi desconocida Gnomónica que, para muchos, ha
demostrado ser muy gratificante en sus aspectos científicos,
artísticos e históricos.
GÉNESIS DEL LIBRO

La idea de este libro vino como consecuencia de una serie de


experimentos informales, caseros, que abordamos hace un par de
años. Enseguida nos dimos cuenta que en la literatura gnomónica
faltaba desarrollo teórico de cuestiones procedimentales
relacionadas con la Óptica. Así, a la investigación que comenzó
con sencillos experimentos sobre sombras añadimos dos ramas:
una, la modesta investigación teórica de desarrollo de fórmulas y
de algoritmos de cálculo; la otra, la búsqueda de antecedentes en
la literatura gnomónica. La presente obra no es más que el
cuaderno de notas de esa investigación, simplificadas y puestas en
orden.
Nuestro propósito es doble: primero, poner al alcance de los
posibles interesados las reflexiones o ideas que hemos recopilado
o desarrollado por nosotros mismos; y segundo, aprender,
obligándonos a precisar nuestras propias ideas, a menudo
confusamente sobreentendidas, siguiendo el consejo de Séneca:
Discendo, discetur.
DEMASIADO LARGO

El librillo se concibió como un folleto, pero se fue alargando y


alargando... Acortarlo ahora, reducirlo a unas dimensiones más
razonables, nos costaría demasiado trabajo y un tiempo del que
no disponemos. Seguramente nos será de aplicación el refrán
castellano Quien mucho habla, mucho yerra, o peor aún el aviso de
Dionisio Catón: Exigua his tribuenda fides, qui multa loquuntur.

8
ESPERAMOS COMENTARIOS

Si el lector encuentra algo bueno en este libro, le rogamos que se


lo diga a sus compañeros de afición. Pero si descubre errores o
erratas, le rogamos que nos lo diga a los autores1. Confiamos que,
al menos, se cumpla el optimista aserto (no recordamos si de
Plinio el Joven o de Quintiliano): Nullus est liber tam malus, ut non
aliqua parte prosit: no hay libro tan malo que no se pueda sacar de
él algo bueno.
EJEMPLOS DE APLICACIÓN

A lo largo de este libro el lector tendrá ocasión de ver que hemos


preparado muchos ejemplos o problemas sencillos,
completamente resueltos, siguiendo el método de Séneca: Longum
iter est per praecepta, breve et efficax per exempla ( “largo es el camino de
la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de
ejemplos” ).

QUOD k IGNORO k DOCEO

FIG. 0-1 Leyenda latina en un reloj de Sol: "Enseño lo que ignoro".

1 El lector puede dirigir su correspondencia a:


J. Moreno Bores, Guatemala 8, 28016 Madrid.
E-mail: amorenoramos@gmail.com
9
10
La Cámara Oscura
y la Gnomónica

11
12
§1
La Óptica, la Gnomónica y la cámara oscura. Un
recorrido por la pequeña historia del reloj de Sol.

EL NEXO DE UNIÓN

A
lo largo de todo este trabajo, el nexo de unión de
ambas disciplinas - Gnomónica y Óptica - será la cámara
oscura, nuestro tercer personaje principal. El nuevo
enfoque nos dará ocasión y pretexto de re-mirar y de re-
explicarnos algunos viejos conceptos gnomónicos. Esperamos que a
los aficionados a los relojes solares les interese este nuevo enfoque,
este odre nuevo para el viejo vino gnomónico. Pero también - y
quizás esto es lo más importante - la aplicación y explotación del
concepto de cámara oscura al reloj de Sol nos ofrecerá la posibilidad
de tratar y resolver problemas que eran muy poco conocidos o que
son, en algún caso, totalmente nuevos. Como podrá ver el lector,
casi todo este libro gira en torno a la relación entre reloj solar y
cámara oscura.
VIEJAS COMPAÑERAS

Durante muchos siglos, la Óptica y la Gnomónica han sido


disciplinas conexas, capítulos de la vieja Geometría del quadrivium
(las "cuatro vías" hacia la ciencia). Hasta hace poco más de tres
centurias, la Óptica era una disciplina mucho más teórica y
especulativa que la Gnomónica. La Gnomónica llegó a ser una
ciencia mucho más práctica, casi una tecnología. El
perfeccionamiento de los relojes mecánicos hizo que la Gnomónica
perdiera ese carácter práctico y, al carecer de entidad suficiente para
mantenerse como disciplina autónoma, casi desapareció.
EN LA ANTIGUA GRECIA

Es un tópico decir que los sabios griegos cultivaban todas las


ciencias a la vez, pero un buen ejemplo de ello es Aristóteles (384 -
13
FIG. 1-1 Experimento de Aristóteles.

322 a. de C.). Parece ser que fue el primero que se refiere por escrito
a la cámara oscura. Las preguntas que se hace a si mismo sobre la
forma de las manchas de luz originadas por orificios pequeños son
agudísimas. En su obra Problemas o Problemata (Libro XV) se
pregunta:
¿Por qué cuando el Sol pasa a través de un cuadrilátero (el formado
por la trama y la urdimbre de una tela de saco, por ejemplo) no produce
una figura rectangular, sino circular? [...] ¿Por qué durante un eclipse
de Sol, si se mira la luz solar atravesar una criba o el follaje de un
árbol [...], o si se cruzan los dedos de una mano sobre los dedos [ fig.
1-1] de la otra, entonces, en todos estos casos, las manchas de luz sobre
el suelo tienen forma de media Luna? ¿Es la misma razón por la qu,e
cuando la luz brilla a través de un orificio rectangular, la luz adopta la
forma de un cono circular?
Volveremos recurrentemente a este singular problema planteado
por Aristóteles. De hecho, buena parte de este libro no es otra
cosa que una glosa de este experimento.
Hemos calificado de agudísimas las observaciones de Aristóteles.
14
Sin embargo, el padre Feijóo, tan acertado y penetrante en
muchos temas, nos desconcierta cuando escribe1 que
Algunos no reconocen el libro de los Problemas por obra de
Aristóteles, y yo soy del mismo sentir; porque las frívolas, y ridículas
razones en las que procura disolver los más de los Problemas que
propone, son totalmente indignas de un tan grande ingenio.
En nuestra opinión, se pueden rastrear en Aristóteles muchas
afirmaciones que son claros precedentes de avances científicos
que tardarían siglos en llegar. Sin salirnos de la Óptica,
recordamos que Leonardo da Vinci - ¡nada menos! - llama la
atención sobre la afirmación del Estagirita de que la naturaleza
siempre actúa de modo que se siga el camino más corto posible. ¿Acaso no
es esta frase una forma de enunciar el principio de Fermat? Se
necesitaron los genios de Aristóteles y de Leonardo para preparar
el camino a Fermat. Verdaderamente - como reconocía Newton -
estamos aupados sobre los hombros de gigantes.
Volviendo a las manchas luminosas, exceptuando algunos avances
de Alhazen (que describe la cámara oscura en el siglo X), habrá que
esperar hasta bien entrado el siglo XVI para encontrar explicaciones
convincentes de estos fenómenos.
Euclides (~300 a. de C.) escribe los primeros tratados rigurosos de
Geometría y de Óptica Geométrica. No deja de ser asombroso que,
2300 años más tarde, todavía sus Elementos de Geometría se sigan
estudiando con interés. Ptolomeo de Alejandría (~100~170 a. de
C.), el último griego, como algunos le han llamado, cierra
brillantemente la larga época de la sabiduría clásica griega, con sus
textos de Geometría, de Gnomónica y de Óptica. Los geómetras y
ópticos griegos de Alejandría que le sobreviven hasta comienzos del
siglo V (Theón, su hija Hypatia...) no son ya sino sombras ilustres de
una antigua grandeza.
Se podrían espigar muchas otras referencias a aplicaciones ópticas
en la antigüedad greco-romana, pero se saldrían de nuestro interés

1 Fray Jerónimo Feijóo (1676-1764), Cartas eruditas y curiosas, Tomo IV, Carta VI.
15
más inmediato. Sólo mencionaremos, de pasada, a las tres o cuatro
más curiosas. Aristófanes, por ejemplo, en Las Nubes se refiere a
una pieza de vidrio que se usaba (como una lupa) para borrar las
tablillas de escritura, derritiendo la cera que las recubría. De
Arquímedes siempre se cita su hazaña de quemar una flota invasora
con ayuda de espejos. Plinio menciona a la lupa como un
cauterizador de heridas. De Séneca se decía que había leído todos
los libros que había en Roma en su tiempo, gracias a la ayuda de una
lupa construida con un jarrón lleno de agua...
EL ISLAM

En la Edad Media, la bandera de la ciencia la coge el Islam. El


"padre" de la Óptica moderna, Alhacen, es también un gran
gnomonista. Alhacen (o Alhazen) es el nombre latinizado de
matemático y astrónomo Ali al-Hasan ibn Al-Haitam (~965~1039),
nacido en Basora y conocido por su sobrenombre de "el segundo
Ptolomeo". Su obra sobre Óptica, aunque comenzó a divulgarse en
círculos muy restringidos de la Cristiandad a finales del siglo XII en
forma de manuscritos latinos titulados De Aspectibus o Perspectiva, no
tuvo una verdadera divulgación hasta su publicación en 1572 con el
título Opticae Thesaurus. Alhaceni unió el cultivo de la Óptica con el
de la Gnomónica, al escribir sobre la geometría de las sombras y
sobre la cámara oscura, y describe, quizás por primera vez, el
fenómeno de la penumbra1.
Al final de la Edad Media, el rey - astrónomo Ulug Beg (1393-1449),
personaje muy parecido a nuestro Alfonso X el Sabio, construye el
gigantesco y asombroso observatorio pétreo de Samarcanda en el
que la Gnomónica todavía juega un papel importante dentro de la
Astronomía. Probablemente utilizó (aunque no queda constancia de
ello) mecanismos ópticos de cámara oscura afinadores de sombra
como, sin duda, los utilizó su tardío seguidor el rajá Jai Sigh (1686-
1743) en la serie de observatorios Jantar Mantar (Nueva Dheli,

1 El problema del Sol no puntual, que origina el fenómeno de la penumbra, lo


planteamos en el capítulo §6 y lo desarrollamos – desde muy diferentes puntos de vista
– en otras partes.
16
Ujjain, Mathura, Veranasi y Jaipur) que construyó inspirándose en el
de Samarcanda pero que, aun siendo de gran tamaño, no llegaron a
las grandiosas proporciones de alguno de los de Ulug Beg, ni al
empuje científico que las animó. El historiador de la Astronomía
Kevin Krisciunas dice que en las dos décadas de 1420 a 1440,
Samarcanda fue la capital astronómica del mundo. A principios del
siglo XX, el arqueólogo ruso Viatkin encontró la ranura subterránea
que perteneció al sextante Fakhri, de unos 40 metros (!) de diámetro.
Al curioso tema de la afinación de las sombras dedicaremos varios
capítulos (§36 & 37).
APARECEN LAS GRANDES MERIDIANAS

Parece ser que la primera gran meridiana la construyó Ulug Beg en


1437 en Santa Sofía de Constantinopla, ya convertida por entonces
en mezquita. De ser cierto, la primera gran meridiana ya nació
gigantesca. Sus cincuenta metros de altura sólo se han superado por
la que la sigue, tanto en la lista de las más altas como en la lista de las
más antiguas: la de Sta. Maria del Fiore en Florencia. Cuando en 1475
Paolo del Pozzo Toscanelli (1397-1482) coloca1 la broncina con el
orificio gnomónico en la meridiana de la catedral de Santa María del
Fiore, en Florencia, se inicia la época italiana de tres siglos de
explotación intensiva de la cámara oscura como meridiana2 interior,
como reloj solar y como instrumento astronómico (verdadero
helioscopio o heliómetro ). No se ha vuelto a realizar ninguna meridiana
de mayor altura focal que la de Sta. Maria del Fiore. Todavía falta

1 Algunas fuentes citan el año 1468 como fecha de la construcción de la meridiana.


2 Mucho se ha escrito sobre las meridianas de las catedrales como instrumentos
astronómicos. Un excelente trabajo sintético es el de J.L. Heilbron ( Annual Invitation
Lecture to the Scientific Instrument Society, Royal Institution, London, 6th December 1995).
Cuando estábamos terminando la redacción de este libro, hemos recibido el libro The
Sun in the Church. Cathedrals as Solar Observatories (Hardvard Universitary Press,
Cambridge, Massachusetts, 1999), en el que J. L Heilbron amplía el trabajo anterior. Es
un libro delicioso, muy recomendable para todo el que tenga algún interés por estos
temas. Véase el elogio de este libro hecho por el notable gnomonista italiano Paolo
Alberi Auber: Il libro ti procura un sottile senso di frustrazione per il fatto, evidentemente non
imputabile all´autore, che il libro non sia stato scritto da uno studioso italiano e publiccato in Italia…
ma debba venire da un posto tanto lontano… e insegnare a noi come si confeziona un prodotto
divulgativo-scientifico di altissimo livello.
17
siglo y medio para que nazca Giovanni Domenico Cassini, que
rehará la meridiana del padre Danti1 en San Petronio, en Bolonia,
para convertirla en el instrumento astronómico de mayor precisión
de su tiempo. En su larga vida (1625-1712), Cassini fue profesor de
Astronomía en Bolonia, ingeniero de fortificaciones con el Papa,
director del Observatorio de París, y tuvo tiempo de cultivar la
Gnomónica y la Óptica. Fue, a la vez, uno de los últimos
astrónomos antiguos (que, para las medidas de alta precisión utilizó
instrumentos como la cámara oscura de San Petronio) y uno de los
primeros astrónomos modernos que tuvo ocasión de utilizar el
telescopio como instrumento de medida (por ejemplo, para calcular
la distancia Tierra-Marte)2. Dedicaremos todo el capítulo §6 a las
grandes meridianas horizontales.
NO PODÍA FALTAR LEONARDO

En los manuscritos de Leonardo da Vinci (1452-1519) aparecen


numerosas referencias a la cámara oscura, la Óptica y la Gnomónica
y al fenómeno de la penumbra, aunque estos escritos permanecieron
inéditos. De los más de 100.000 (!) dibujos que se conservan de
Leonardo da Vinci, más de doscientos tienen que ver con la cámara
oscura, según Veltman, el estudioso de Leonardo. Parece que el
primer libro impreso que trata de la penumbra es el Photismi de
Lumine et Umbra o Theoremata de Lumine et Umbra ad Perspectivam
(Nápoles, 1611), del monje benedictino siciliano Francesco
Maurolico (1494-1575), uno de los más notables gnomonistas
italianos. En 1553 publica su Gnomonica. En su Cosmographia
(Venecia, 1543) habla de la aplicación de la cámara oscura a la
observación de los eclipses. En el capítulo §20 trataremos con más
detalle esta aplicación de la cámara oscura.

1 El P. Ignatio Danti (1537 - 1586), además de gran gnomonista y astrónomo, fue un

notable óptico y traductor. Sus ediciones de Euclides y Heliodoro (Florencia, 1573)


representaron un gran impulso para la Óptica matemática.
2 A lo largo de este libro tendremos ocasión de volver muchas veces a las meridianas de

las catedrales, especialmente en el 16. Otra decena de capítulos se dedicarán a temas


conexos: el tamaño del orificio, la forma y luminosidad de la mancha de luz recogida
sobre el suelo, etc.
18
EL COSMÓGRAFO DEL EMPERADOR

Parece ser que el primer libro


impreso donde aparece un
esquema de cámara oscura es De
Radio Astronomica et Geometrica
(1545), de Gemma Frisius (1508-
1555), cosmógrafo del emperador
Carlos V y uno de los más
grandes gnomonistas, en donde
explica con todo detalle la cámara
oscura. Gemma utilizó una
cámara para estudiar el eclipse
solar de 1544.
LOS PERSPECTIVISTAS
Un buen ejemplo de gnomonista,
FIG. 1-2
Una página del
óptico, y geómetra de la
Planimetriæ Compendium perspectiva - todo en uno - es el
de Tycho Brahe. italiano Giovanni Battista
Benedetti (1530-1590), hijo de un
patricio español del que aprendió las Matemáticas. Benedetti estudió
la cámara oscura, escribió el tratado de Perspectiva De Resolutione
(1553) y un tratado de relojes solares. Nicola Severino, el historiador
de la Gnomónica, lo incluye en su relación de los grandes
gnomonistas del siglo XVI. En los capítulos §26 & 27 dedicaremos
alguna atención a la relación entre la perspectiva y la Gnomónica.
Y OTROS GRANDES CIENTÍFICOS

Uno de los más grandes astrónomos de la era pre-telescopio, Tycho


Brahe (1546-1601), utilizó intensivamente la cámara oscura para la
observación de los eclipses solares. Fue también un cultivador de la
Gnomónica1.

1 Existe una edición moderna ( Ex officina Gregeriana, sumptibus editoris, Pragæ, 1903) en
facsimil de su manuscrito Brevissimum Planimetriæ Compendium, en el que se incluye un
capítulo de Gnomónica. Una página del mismo se reproduce en la figura 1-2.
19
Un coetáneo de Tycho Brahe , el jesuita belga François de Aguilon,
S. J., merece mucha más fama de la que le ha concedido1 la Historia.
Aguilon publicó en Amberes en 1613 su obra de Óptica
Geométrica (que, todavía, se seguía considerando una parte de la
Geometría) Opticorum libri sex philosophis justa ac mathematicis utiles
("Los seis libros de Óptica, de utilidad tanto para filósofos como
para matemáticos"). Este libro, en opinión de sus contemporáneos2,
era una auténtica obra de arte. Y lo es en todos los sentidos porque,
no en balde, estaba ilustrada por Pedro Pablo Rubens, nada menos.
ENTRAMOS EN EL BARROCO

Si tuviéramos que elegir una terna entre los grandes astrónomos de


la historia, probablemente incluiríamos a Brahe, a Kepler y a
Newton. Brahe fue el medidor y recopilador de datos. Johannes
Kepler (1571-1630), al que en España se le conocía por Keplero,
hijo de un distinguido soldado del ejército de Flandes de Carlos V,
fue el que dedujo empíricamente las fórmulas y leyes a las que
obedecían esos datos. Y Newton fue el primero que dedujo esas
leyes por puro razonamiento matemático.
Se dice que el primero que utilizó la expresión latina de camera
obscura fue Kepler en su Ad Vitellionen Paralipomena, quibur Astronomiæ
Pars Optica Traditur (1604), en donde explica la formación de la
imagen en la cámara oscura y en el ojo humano. Para observar el
tránsito de Mercurio a través del disco solar, Kepler construyó una
cámara oscura ad hoc practicando un agujero en el tejado de su casa.
Descartes (1596-1650), en su obra La Dioptique (1637), describe el
ojo de los animales superiores como una cámara oscura, y da
instrucciones para experimentar con el ojo diseccionado de una
vaca, siguiendo la tradición de los tratados de Óptica.

1 Por lo menos, hasta ahora. Afortunadamente, hemos conocido tantos casos de famas
repuestas que confiamos que alguna vez se le haga la debida justicia. Piénsese en casos
como el de Desargues y tantos otros.
2 La atracción de Constantijn Huygens por la Óptica Geométrica vino de la lectura de

esa obra en su juventud. Despertó en él tanto entusiasmo que compara a Aguilon con
Platón y Arquímedes. La influencia de este texto sobre Huygens (hijo) parece que
también fue muy importante.
20
El polifacético sabio jesuita alemán Athanasius Kircher, S. J. (1602-
1680) es otro cultivador de la Óptica y la Gnomónica, y un
investigador de la cámara oscura en sus Primitiae Gnomonicæ Catopricæ
(Aviñón, 1635) y Ars Magna Lucis et Umbræ (Roma, 1645). Es el más
ilustre de una saga de jesuitas que fueron a la vez ópticos y
gnomonistas (al tiempo que matemáticos, físicos, astrónomos,
teólogos...) como Francis Line S. J. (1595-1675), o como Ignace
Gaston Pardies S. J. (1636-1673) que en sus Horologium Thaumantium
Duplex (París, 1652) y Deux Machines propres à faire les Quadrans avec très
grande facilité (París, 1673) desarrolla unos ingeniosos instrumentos
(fig. 32-7) para materializar un cono de luz que hace posible el
diseño automático de cualquier tipo de reloj. En el capítulo §32
volveremos sobre este tema. Alguna patente americana actual se
basa en el mismo diseño (sustituyendo, eso sí, la lámpara de aceite
por un moderno láser).
La observación de las manchas solares y de los eclipses con una
cámara oscura que, como hemos visto, tanto interesó a los
astrónomos de la época pre-telescopio1, vuelve hoy a llamar la
atención de escolares ingeniosos y astrónomos aficionados, que
comentan entre sí sus diseños y hallazgos a través de Internet.
Cuando en 1686 William Molyneaux publica su Scio Thoricum
Telescopicum or a new Contrivance of Adopting a Telescope to an Horizontal
Dial, está poniendo punto casi final a la colaboración de la Óptica
con la Gnomónica2.
LA ÓPTICA MODERNA

La segunda mitad del siglo XVII coincide con la Edad de Oro


holandesa, en la que la Óptica juega un papel importante. La Óptica
cobra nuevo bríos, y después de una corta etapa como ciencia
auxiliar de la Astronomía, extenderá sus aplicaciones a la Biología
1 Curiosamente, para esa función la cámara oscura coexistió durante algún tiempo con el
telescopio. A comienzos del siglo XVII, Galileo estudiaba las manchas solares con su
telescopio a la vez que lo hacía Johannes Fabricius con su cámara.
2 Pero nunca han faltado Físicos Ópticos aficionados a la Gnomónica. El distinguido

gnomonista americano y primer presidente de la North American Sundial Society, el Dr.


Ross McCluney, es un Físico Óptico profesional y un conocido investigador.
21
con el microscopio de Leeuwenhoek (1632-1723), con el tratado
Micrographia de Robert Hooke (1635-1702) - gran físico y aficionado
a la Gnomónica - y alcanzará altos grados de matematización con
Christiaan Huygens1 (1629-1695). Todavía algunos unen el cultivo
de la Óptica, como Isaac Newton (1644-1727), con el de la
Gnomónica, pero ya reducida esta última a mera afición o hobby.
Al contrario que la Gnomónica en estos tres últimos siglos, la
Óptica ha experimentado un crecimiento asombroso. La mejor
prueba de su auge es la división en subdisciplinas. Unas, han
continuado con la vieja tradición, como la Óptica Geométrica que
ha llegado a una perfección formal, tanto conceptual como
matemática, que será difícil de superar. Otras, como la Óptica Física,
se han creado casi ex novo, y han llegado a ser algunas de las ramas
de la Física que están más avanzadas en la frontera de los nuevos
conocimientos. La Óptica Física está lejos de su articulación formal
como ciencia madura. Estamos convencidos de que le espera un
gran papel en la Nueva Física del siglo XXI. El título de un trabajo
publicado por el National Research Council americano expresa muy
bien la importancia y el futuro de la Óptica: Atomic, Molecular, and
Optical Science: An Investment in the Future2. Finalmente, otras ramas de
la Óptica, como la Tecnología Óptica, están en pleno avance, lejos
de agotarse en la marcha triunfal que comenzó con el telescopio,
siguió con el microscopio y continua hoy día con especialidades
como la Óptica Robótica que, por si mismas, son ya verdaderas
especialidades de la ingeniería. La Tecnología Óptica comenzó
siendo disciplina ancilar de ciencias como la Astronomía y la
Biología para, enseguida, convertirse en el verdadero motor de ellas.
Además, la óptica ha extendido su objeto, otrora restringido al
estudio de la luz, de forma que los fabulosos avances en la
manipulación de los rayos X y gamma se han conseguido en buena
medida con técnicas ópticas y por científicos ópticos. Y con todo
este avance vertiginoso, la Óptica no ha renunciado a sus orígenes
1 Huygens contribuyó, indirectamente, a la decadencia de la Gnomónica como
técnología práctica, con sus estudios sobre el péndulo en su Horologium Oscillatorium, que
dieron lugar, más tarde, a los cronómetros de precisión.
2 National Research Council, National Academy Press, Washington, D.C., 1994.

22
especulativos y sintéticos. Hoy es, y lo será más en el nuevo siglo,
objeto prioritario de la Óptica moderna el estudio cuasi filosófico de
la naturaleza de las radiaciones electromagnéticas.
LA GNOMÓNICA, REDUCIDA
A AFICIÓN DE CURIOSOS

En cambio, la Gnomónica - como apuntábamos antes - se fue


empequeñeciendo. De ser una rama de la Geometría que cultivaron
matemáticos como Ptolomeo o Regiomontano, pasó primero a ser
una distinguida afición científica de Tycho Brahe, de Kepler, de
Leonardo, o de Newton. En pocos años se redujo a una humilde
técnica para menestrales y albañiles que trazaban relojes - muchas
veces con más voluntad y arte que ciencia - en las paredes de
nuestras ciudades, hasta luego verse convertida, en todo el siglo
XIX y buena parte del XX, en un pasatiempo o afición menor para
gente, quizás algo excéntrica, que gustaba de leer viejos y
polvorientos tratados.
EL RENACER DE LA GNOMÓNICA

Sin embargo, desde hace una o dos décadas, la Gnomónica ha


experimentado un auge que nadie podía sospechar. Hoy hay
Sociedades Gnomónicas internacionales, nacionales y regionales.
Muchas de ellas publican revistas de gran altura científica y cultural.
Aranguren despotricaba contra la Filosofía afirmando que era una
pseudociencia que se había reducido a estudiar la historia de sí
misma, pero no se podría decir lo mismo de la nueva Gnomónica.
Si echamos un vistazo a las revistas de relojes solares, veremos que
sólo alrededor de un tercio de los artículos publicados están
dedicados a estudios históricos; otro tercio tiene que ver con la
búsqueda, catalogación y conservación (o restauración) de relojes
murales; el resto se dedica a nuevos (!) relojes, o nuevos algoritmos de
cálculo1. Los autores reconocen que se les escapan las razones de
este renacimiento inusitado de la Gnomónica. Quizás sea una

1 Pese a la vetustez intrínseca que algunos achacan a la Gnomónica, en este arte la


irrupción de los ordenadores ha causado una revolución en los métodos y posibilidades
de cálculo (como ha ocurrido en todos los saberes, incluida la Óptica).
23
reacción contra el utilitarismo de la ciencia y tenga que ver con el
gusto por hacer cosas que no reportan dinero, ni reconocimiento
académico oficial. Además, no sólo no exageramos al hablar de
renacimiento, sino que sería más exacto llamarlo Renacimiento con
mayúscula. En cualquier congreso, seminario o, simplemente,
tertulia gnomónica, oiremos hablar del último estudio sobre alguna
de las obras astronómicas de Alfonso X el Sabio, de un nuevo
método de cálculo del astrolabio - cuadrante de Profacio, de un reloj
no catalogado en un caserío de Santander, de una cita de Santa
Teresa sobre los relojes solares que había pasado desapercibida, o
del invento de un reloj de Sol absolutamente nuevo. Se mezcla la
Historia, la Geometría, la Astronomía, la Historia del Arte, la
Literatura ... y ahora la Óptica. Esta mezcolanza, esta sinergia de
saberes tan distintos, este universalismo, este anti - aldeanismo, ¿no
son síntomas de un nuevo Renacimiento?

FIG. 1-3. Leyenda latina en un reloj de Sol:


"Lo que pides es una sombra".

24
§2
La cámara oscura. Generalidades.

E
ALCANCE DE ESTE CAPÍTULO

ste capítulo va a ser, en parte, una recapitulación o


avance del resto del libro. Aunque casi todos sus
epígrafes se justificarán o desarrollarán en los capítulos
siguientes, creemos que la visión panorámica que
damos aquí puede servir para orientar mejor al lector. La afirmación
capital de todo el capítulo es que un reloj de Sol se puede considerar
como una cámara oscura. El capítulo se complementa con algunas
ideas o sugerencias sobre la capacidad de la cámara oscura (y, por
tanto, del reloj de Sol) para procesar información. A partir del
capítulo §27 nuestra atención se dirigirá a una información muy
concreta: la que suministra el reloj de Sol como mapa celeste sobre el
que se desplaza, en tiempo real, la imagen del Sol.

RAYOS
LUMINOSOS CÁMARA
OSCURA
A
B'
C IMAGEN
OBJETO
D
ORIFICIO A'
B

FIG. 2-1 De los infinitos rayos luminosos que salen de cada


punto de la imagen, la cámara oscura sólo acepta uno.
Así consigue una correspondencia punto a punto
entre objeto e imagen.

25
EVOLUCIÓN

La cámara oscura pasará por modas y olvidos. Desde la utilización


entusiasta por muchos pintores del Renacimiento y del Barroco
como mecanismo de ayuda para el dibujo, hasta el olvido que sufrió
gran parte del siglo XX; desde su uso como espectáculo de feria -
muy popular desde el siglo XVI - hasta la moda de las grandes
cámaras para la educación de los escolares y recreo de visitantes
ociosos. En muchas ciudades se han reconstruido las viejas
cámaras o se han montado nuevas, si bien muchas veces no son
cámaras puras sin lentes. Las versiones modernas suelen tener un
espejo a 45º que recoge la imagen el panorama horizontal y la
envía -a través de una chimenea vertical- a una mesa horizontal.
En España se pueden ver, por ejemplo, las de Torre Tavira en
Cádiz y la del Palacio de Villavicencio en Jerez. Actualmente, se ha
experimentado un nuevo interés por este instrumento óptico. En su
versión fotográfica, numerosos aficionados de todo el mundo se
construyen sencillas cámaras oscuras con una caja de cereales o de
café con las que se pueden obtener fotografías de calidad excelente.
Esta nueva afición ha hecho renacer la fotografía como expresión
artística, de la que son muestra las cada vez más frecuentes
exposiciones de fotografía pinhole, como se llama en inglés. Cuando
se utiliza para esta función fotográfica, algunos llaman a la cámara
oscura cámara estenopeica 1.
Hasta hace poco, la versión moderna de la cámara oscura era la
cámara fotográfica. Un poco más tarde se añadieron la cámara de
cine, la TV, la fotocopiadora y el vídeo. Hoy, el scanner y las cámaras
fotográficas digitales. Mañana...
¿ QUÉ ES?

La cámara oscura es un mecanismo formador de imágenes muy


conocido. Los aficionados españoles a la fotografía sin lentes la
suelen llamar cámara estenopeica. En la figura 2-1 se representa una
caja o recinto (cámara oscura) cuyo interior se mantiene en la
oscuridad. En la caja se ha practicado un agujero C (orificio de la
1 De estenopo, aguja de coser, con la que se perfora el orificio.
26
cámara) en su pared frontal (la que se enfrenta al objeto cuya
imagen queremos recoger).
NO ES MUY CONOCIDA

En los textos elementales de Física o de Óptica no se suele


profundizar en los conceptos fundamentales de la cámara oscura
más allá de la explicación de alguna figura similar a la 2-1. Sus
autores piensan, sin duda, que esos conceptos son
inmediatamente evidentes, lo que no debe ser muy cierto a juzgar
por el desconocimiento que suelen mostrar incluso aquellos que
en sus tiempos universitarios llegaron a cursar asignaturas de
Física General y Óptica. Una excelente y amena exposición,
elemental pero rigurosa y bastante completa, es la del trabajo de
Bob Miller titulado The Sun Artist Takes a Walk, que se encuentra
fácilmente en Internet.
LAS IMÁGENES

En todo lo que sigue, utilizamos la palabra "imagen" en su


acepción más común. El lector con conocimientos de Óptica
notará que empleamos este vocablo tanto para las imágenes
propiamente dichas que mantienen con su objeto una
correspondencia biunívoca (como las llamadas imágenes reales y
virtuales ), como para las imágenes proyectadas que se obtienen en
una cámara oscura (o las sombras de una "anticámara lúcida", como
veremos más adelante). Las imágenes de una cámara oscura
mantienen con su objeto una correspondencia multipunto-
multipunto.
Con la historia de las ideas sobre la luz y las imágenes desde los
griegos hasta nuestros días, se podría escribir la historia de la
filosofía. En las imágenes, el punto de vista moderno quizás
comienza con Kepler1 al distinguir entre imágenes subjetivas que
pueden verse en el espacio pero que no se pueden medir (la
imago), y las imágenes objetivas que se pueden focalizar sobre una
pantalla (la pictura ).

1 Kepler, Ad Vitellionem Paralipomena, 1604. Citado por Veltman.


27
FORMACIÓN DE IMÁGENES

La imagen de cualquier objeto bien iluminado AB (objeto) se


recoge en la pared trasera (pantalla) de la cámara. La formación de
imágenes en la cámara oscura (y, en general, en cualquier
aplicación de la llamada Óptica Geométrica) se explica muy
fácilmente acudiendo a la ficción de los rayos luminosos que el lector
conoce de Física elemental. Cada uno de los puntos (el A, por
ejemplo) del objeto AB emite rayos luminosos en todas las

(A) OBJETO VISTO (B) IMAGEN VISTA (C) IMAGEN SOBRE


DESDE DESDE EL PANTALLA TRASLÚCIDA
LA CÁMARA INTERIOR DE VISTA DESDE EL
LA CÁMARA EXTERIOR DE
LA CÁMARA

FIG. 2-2 Inversión de imágenes.

direcciones del espacio. Esta propiedad permite que el punto A


pueda ser visto desde cualquier posición por cualquier observador
D, gracias a que uno de los infinitos rayos luminosos emitidos por
A apunta al observador (el rayo AD, en este caso). De la misma
forma, otros infinitos rayos (como el AC) pasan por el orificio C
y, al incidir en la pantalla en A´, forman las imágenes A´ de cada
uno de los puntos A del objeto AB.
EL ORIFICIO, COMO
DISCRIMINADOR DE IMÁGENES

Naturalmente, el orificio no ha creado las imágenes. Si


eliminamos la pared frontal (la que tiene el orificio) de la cámara
oscura, las imágenes ya no se ven proyectadas en la pantalla. Pero
las imágenes siguen ahí; lo que pasa es que en cada punto se
mezclan y confunden (hasta hacerse irreconocibles) las imágenes
del Sol, de las nubes, de los árboles, y de la letra I de la figura 2-1.
28
Lo que hacía el orificio es aceptar un rayo, y sólo uno, de los
procedentes de cada punto del objeto para discriminar las
imágenes, unas de otras. Y todo este fenómeno prodigioso se
repite en cualquier punto en el que coloquemos el orificio. A
Leonardo le admiraba1 el hecho - que repite frecuentemente en
sus escritos - de que las imágenes del panorama que nos rodea
están en todos y cada uno de los puntos del espacio.
INVERSIÓN DE LAS IMÁGENES

Todo el mundo sabe que las imágenes de una cámara oscura están
invertidas, pero vamos a precisar2 algo más este extremo. En la
figura 2-1 es evidente que, respecto del plano horizontal, el objeto
(la letra i ) y la imagen obtenida están invertidas, en el sentido de
que la parte superior del objeto (el puntito de la i ) está ahora en
la parte inferior de la imagen. Podemos decir que la cámara oscura
invierte la imagen de arriba a abajo.
La posible inversión de derecha a izquierda requiere un poco más de
precisión en el lenguaje. Para este propósito, en vez de una letra
con un eje de simetría vertical (como la i de la figura 2-1),
conviene que utilicemos una letra sin ningún eje de simetría como
la F de la figura 2-2. En el esquema (A) de la figura 2-2 se
representa la letra F, vista desde la cámara oscura. La imagen
obtenida es la (B), si la vemos desde el interior de la cámara. La
letra imagen está invertida de derecha a izquierda (además de
arriba abajo). Pero si la pantalla es traslúcida y el observador está
situado fuera de la cámara, la imagen que ve es la (C), La letra se
ha volcado, se ha invertido de arriba a abajo, pero no se ha invertido

1 Gracias a Diós, esa idea sigue despertando asombro en nuestros días, según dice el

fotógrafo Ando Gilardi de unos niños alumnos suyos: I bambini restano sorpresi quando gli
si dimostra che quelunque punto del mondo (o dell´aula) si solleva una lente davanti a un fogli di carta
muovedola un poco avanti e indietro alla fine si forma sempre un´mmagine (lista Gnomónica, agosto
1999).
2 En esta obra en general, y en los siguientes párrafos en particular, utilizamos vocablos

que tienen un sentido geométrico preciso pero que nosotros los utilizamos en su
sentido coloquial para facilitar la exposición a los no familiarizados con la Geometría.
Estamos seguros de que el lector conoisseur disculpará nuestro atrevimiento.
29
de derecha a izquierda. La transformación de (A) en (C) se puede
hacer con un simple giro de 180º.
El lector que le interese una exposición sistemática de este
interesante tema, pero muy elemental y asequible, puede leer el
capítulo XIII (Transparenze - Riflessione - Simmetria – Specularità) del
tratado del almirante Fantoni1 uno de los mejores tratados de
Gnomónica de todos los tiempos.
LA CAVERNA DE PLATÓN

Si el panorama al que se enfrenta la cámara oscura está


suficientemente iluminado, una imagen del mismo aparecerá en la
pantalla de la cámara. La imagen aparece invertida de arriba abajo
y de izquierda a derecha. Una hormiga hipotética que haya vivido
desde su nacimiento dentro de la cámara oscura, sin salir nunca
fuera, conocería al mundo exterior por las imágenes de la pantalla.
Viviría en una caverna de Platón, creyendo que casi todos los
hombres son zurdos (excepto algunos diestros) y caminan boca
abajo (excepto unos pocos volatineros).
INFORMACIÓN CODIFICADA

Si la sensibilidad de los ojos de la hormiga fuera suficiente, podría


ver proyectada en la pantalla la mitad del Universo, ya que la
pared frontal divide el Universo en dos semi-universos iguales.
Repare el lector en esta maravilla teórica: en cualquier punto del
Universo en el que coloquemos el orificio de nuestra cámara
oscura, nos llegará a través de él - codificada en forma de
radiación electromagnética - una información abundantísima
sobre la mitad del Universo.
UN RELATO DE MARTIN GARDNER

Siempre que se reflexiona sobre la transmisión de información,


surgen consideraciones que apuntan a lo mismo. Como ayuda
para las reflexiones sobre la ingente cantidad de información que
una cámara oscura es capaz de recoger, relataremos un cuentecillo

1 G. Fantoni, Orologi Solari, Ed. Technimedia, Roma, 1989.


30
sobre un tema aparentemente muy distinto. Quizás recuerde el
lector el ejemplo1 de Martin Gardner sobre la barra de longitud
calibrada y la cantidad de información que puede codificar. Para
adaptarlo mejor a nuestro propósito, nos hemos permitido dar la
vuelta al cuentecillo de Gardner y situar el relato en los tiempos
finales de la Tierra, cuando la humanidad está preparándose para
evacuar el planeta. A la humanidad se le plantea el problema de
recoger toda la información útil acumulada durante milenios y
transportarla a otros planetas. La información que interesa incluye
todos los libros de todas las bibliotecas de la Tierra, todos los
documentos de los archivos terrestres, todas las colecciones de
películas y composiciones musicales, imágenes de los objetos
expuestos en todos los museos... Y toda esta masa de información
debe caber en un simple maletín. Afortunadamente, en esa época
la civilización está avanzadísima y la técnica de la Metrología está
en condiciones de medir una longitud con tanta precisión como
queramos. Así pues, para acortar una larga historia, se llega a la
siguiente solución. Primero se establece un código numérico para
transcribir numéricamente la información. Lo más sencillo sería
utilizar el propio código binario en el que en esa época futura, sin
duda, ya estaría digitalizada gran parte de la información. Luego
se transcribe con este código toda la información que nos
interese. Mientras tanto, los metrólogos habrían preparado una
barra de acero de una longitud de un metro, calibrada con una
precisión grandísima (que no es infinita, pero que puede llegar a
ser – recordemos - tan grande como queramos). Finalmente, basta
medir un segmento sobre la barra que tenga una longitud igual a
cero, seguido de la coma decimal y de toda la ristra de números
que codifica la información interesada. La barra de acero de un
metro de longitud con una señal que indique la longitud del
segmento anterior contendría – teóricamente - toda la
información que quisiéramos, y sería fácilmente transportable en
un maletín. Hasta aquí, la interpretación (un poco libre, esa es la
1Martin Gardner, Aha! Gotcha. Paradoxes to puzzle and delight, Scientific American Inc.,

New York, 1975. Hay edición española: ¡Ajá! Paradojas que hacen pensar, Editorial Labor,
Barcelona, 1989.
31
verdad) del cuento de Gardner. Naturalmente, el mismo ejemplo
se podría poner con un rectángulo: el ancho sería la unidad de
medida y el largo la información codificada.
SEGUIMOS CON LA INFORMACIÓN

Muchas reflexiones y preguntas se le ocurren a cualquiera que


piense en este cuentecillo. ¿Es que lo que entendemos por
información es algo de tan poca identidad que toda la información
útil atesorada por la Humanidad cabe en la definición de un
segmento? ¿Es tan poca cosa que cabe expresarla por un número
real?, ya que un segmento viene a ser la versión geométrica de un
número real en Aritmética. Más aun, ni siquiera necesitamos un
número real, basta un modesto número racional porque la sucesión
de dígitos va a ser muy larga, pero no infinita. Si es así, ¿por qué
nos asombra que la información (los "planos constructivos" ) que se
contiene potencialmente en la semilla de mostaza sea suficiente
para construir el arbolito adulto? Pero, ¿qué decimos de la semilla
de mostaza, cuando en una sola célula humana se encuentra toda
la información genética que permite construir un ser tan
complejísimo como es el ser humano? En resumen, ¿la
información es muy poca cosa o será, más bien, que un simple
segmento geométrico (o su equivalente, un número racional) es
algo muy serio ?
METROLOGÍA

Quizás algún lector rechace estos ejemplos porque le repugne la


condición de que "...el metrólogo puede medir con tanta precisión como
quiera". Obviamente, esta condición devalúa un poco el impacto
psicológico del asombro que produce el ejemplo, pero no invalida
en absoluto su certeza esencial. La siguiente afirmación de Lord
Kelvin es muy profunda y creemos que no puede dejar de
interesar a cualquiera que le guste la Física:
La misión de la Física es medir (con toda la exactitud posible) todo
lo que sea medible, y tratar de hacer que sea medible todo aquello
que todavía no lo es.

32
Efectivamente, medir es lo importante para la Física, pero no
olvidemos que lo verdaderamente importante para el físico, para el
ser humano, es que cuando seamos pesados y medidos (¿quizás por
ángeles metrólogos?) no se nos encuentre faltos de peso, como en el
Mane, Tecel Phares, que descifró el profeta Daniel1.
Así pues, no nos envanezcamos: uno de los mejores medidores de la
historia de la Física, Juan Kepler, dejó escrita esta frase con
destinada a su epitafio: Mensus eram cœlos, nunc terræmetior umbras.
Mens cœlestis erat, corpora umbra
iacet2.
Repare también el lector
escéptico en que la información
genética del genoma es también
un ejemplo de finísima
medición: sólo que aquí la
medición no es de longitud sino
de comparación entre patrones
de estructuras bioquímicas, y
que esa medición no la hace un
físico metrólogo sino unos
agentes biológicos.
La Gnomónica es una rama
primitiva de la Metrología, que
nació de la necesidad de contar
las horas, de medir el tiempo. Es
FIG. 2-3 la actitud contraria de no querer
Grabado del Almagestum Novum medirlo, de negarse a reconocer
del P. Riccioli, S.J. el paso del tiempo, como hacen
Los Panchos en su canción

1 Después de haber escrito estas líneas, hemos reparado en el frontispicio (fig. 2-3) de
una edición de época (Bolonia, 1651) del Almagestum Novum del P. Riccioli que
representa la misma escena. ¡ Nihil novus sub Sole !
2 Yo solía medir los cielos; ahora mido las sombras de la Tierra. La mente pertenecía al cielo; la

sombra del cuerpo aquí yace.


33
Reloj, no marques las horas, o Quevedo en sus versos:
Qué tienes que contar, reloj molesto,
en un soplo de vida desdichada
que se pasa tan presto […]
Deja pasar las horas sin sentirlas,
que no quiero medirlas,
ni que me mortifiques de esa suerte
los términos forzosos de la muerte.1
VOLVEMOS A LA CÁMARA OSCURA

La cámara oscura es otro ejemplo asombroso de transmisión y


decodificación de información. Situado en cualquier punto del
espacio, el agujero de una cámara oscura (y, entre ellas, el ojo
humano) permite asomarse a un semi-espacio y recibir
información de todos sus puntos (no tapados por un obstáculo
opaco), sin más limitación teórica que la sensibilidad de la película
fotográfica que lo grabe, o del instrumento que la recoja, o del ojo
humano que la reciba y del cerebro que la interprete.
LA CÁMARA Y EL RELOJ SOLAR

A estas alturas el lector quizás ya se esté preguntando qué tiene


que ver el reloj solar con la cámara oscura. Adelantaremos la
siguiente aseveración, que más tarde justificaremos:
El reloj de Sol es una verdadera cámara oscura. El panorama que
se representa es la esfera celeste, el orificio es el gnomon puntual y la
pantalla es el plano del reloj.
Así, todo lo que hemos dicho de la información y la cámara
oscura lo podemos aplicar al reloj solar, como imagen dinámica
del Universo en el que las líneas horarias y las líneas de fecha son
las retículas de referencia, las líneas coordenadas del firmamento,
sobre las que se mueve la imagen solar...

1 Francisco de Quevedo (1580-1645), El Reloj de Arena, 1611.


34
OBJETIVOS

Las observaciones y los pequeños experimentos que se presentan


a continuación pueden parecer - tomados uno a uno- dictados por
Perogrullo. Pero, en conjunto, confiamos que le permitirán al
lector (que seguramente es aficionado a la Gnomónica, pero que
quizás no tenga una especial preparación en Óptica y Geometría)
poner las bases para, después de haber leído los siguientes
capítulos, alcanzar los siguientes objetivos:
a) Conseguir una comprensión del reloj de Sol desde un nuevo
punto de vista, lo que - para un aficionado a la Gnomónica-
es siempre enriquecedor y gratificante.
b) Tener criterios claros para el dimensionamiento del gnomon
(sea opaco, sea un orificio).
c) Conocer (y aplicar, si lo desea) la curiosa y
prácticamente desconocida técnica de la afinación de las
sombras (§36 & 37).
OSCURA SI, PERO SIN EXAGERAR

La primera observación que hay que hacer es que no es


absolutamente necesario que la cámara oscura sea muy oscura, valga
la expresión. Dicho de otra forma, las cuatro paredes laterales
(todas menos la pared frontal y la pared trasera o pantalla) de la
cámara oscura de la figura 2-1 no son esenciales. Su única función
es ayudar a crear un ambiente suficientemente oscuro en las
proximidades de la pantalla para que la imagen que en ella se
muestre de distinga con mayor claridad gracias al contraste de la
iluminación. Esas paredes son útiles pero pueden no ser
imprescindibles. Una vez suprimidas las paredes laterales, estamos
en una situación parecida a la de los relojes de mancha de luz, como los
de los capítulos §8 y siguientes. En esos relojes, la placa o
sombrerete en la que está practicado el orificio hace el papel de
pared frontal, mientras que el plano del reloj es la pantalla de la
cámara oscura. Como, en estas condiciones, la cámara oscura va a
ser poco oscura, sólo formará imágenes suficientemente
perceptibles si el objeto está suficientemente iluminado.
35
Afortunadamente, en las aplicaciones gnomónicas de la cámara
oscura el único objeto que nos interesa está generosamente
iluminado porque no es otra cosa que, precisamente, el propio
Sol.
LA IMAGEN DEL DISCO SOLAR

Quizás el lector haya observado que las manchitas de luz que se


forman en el suelo por la luz que se filtra a través de la masa
frondosa de un árbol adoptan una forma elíptica próxima a la
circular. Si el árbol es lo suficientemente frondoso, las elipses
tienden a ser del mismo tamaño y de la misma excentricidad. Desde
tiempo inmemorial el hombre ha reflexionado sobre la formación
de esas manchitas de luz. Probablemente, el primero que dejó sus
reflexiones por escrito fue Aristóteles.
SOLES EN FORMA DE MEDIA LUNA

Aunque la idea que tenemos de Aristóteles es que fue un sabio


puramente especulativo, a veces nos sorprende proponiendo
experimentos tan simples e ingeniosos como el que se representa
en la fig. 1-1 del capítulo anterior. En esta experiencia, observó
que la luz que pasa entre los dedos cruzados de ambas manos
forma unos circulitos de luz que destacan en la sombra de las
manos, en vez de los cuadrados más o menos imperfectos que
cabría esperar.
Aristóteles no descubrió la razón de estos efectos, a pesar de que
estuvo muy cerca de averiguarlo al hacer - y dejar por escrito -
otra notabilísima experiencia que muchos han repetido a lo largo
de estos milenios. Nos referimos al hecho singular de que
repitiese los dos experimentos anteriores - él del árbol y él de las
manos cruzadas- justo cuando se estaba produciendo un eclipse de
Sol. En esa circunstancia las manchitas de luz no tenían forma
elíptica o circular, sino de media Luna.

36
UN SOL TRIANGULAR

Sin duda, el lector ya se habrá percatado de que las tan repetidas


manchitas de luz no son otra cosa que la imagen del Sol, repetida
una y otra vez en cada manchita (fig. 1-1). Usualmente se forman

PANTALLA (PLANO DEL


CÁMARA RELOJ)
OSCURA
B'
C IMAGEN
1/2º SOLAR

ORIFICIO A'

SOL: SIEMPRE LO VEMOS


CON UN ÁNGULO APARENTE
DE 1/2 º

FIG. 2-4. El disco solar y la cámara oscura.

círculos o elipses1 porque el Sol es circular. Durante los eclipses se


forman medias lunas porque el Sol tiene la forma de media Luna.
Si el Sol fuese triangular, las manchitas serían triangulares. En otras
palabras, el agujero que se forma entre los dedos de la mano o
entre las hojas del árbol hace de orificio de cámara oscura y
proyecta sobre el suelo una imagen – invertida - del Sol (fig. 2-4).
¿Y CON LA LUNA, QUÉ ?

Quizás se pregunte el lector por qué vemos bajo el follaje del


árbol las imágenes del Sol y no vemos la de la Luna, las nubes, o
los edificios. En realidad, nuestros ojos si que ven la imagen del
resto del panorama al que está mirando el orificio. Lo que ocurre,
simplemente, es que la Luna, las nubes o los edificios son mucho
1 Los círculos se convierten en elipses cuando la superficie receptora (pantalla) está
inclinada respecto de los rayos solares. En lo sucesivo supondremos, mientras no se
diga otra cosa, que la superficie sobre la que recogemos las manchitas de luz se coloca
de forma perpendicular a los rayos solares.
37
menos luminosos que el Sol, por lo que sus imágenes -
generalmente- son demasiado débiles para distinguirlas. En otro
lugar hablaremos de las imágenes de la Luna vistas por medio de
las grandes meridianas de las catedrales italianas. Hay aficionados
que han llegado a fotografiar a Jupiter en sus épocas luminosas. Si
algún lector ha tenido ocasión de hacer estas investigaciones
nocturnas, le quedaríamos muy agradecido si nos ilustra sobre las
mismas.
UNA CÁMARA OSCURA
DE FABRICACIÓN INSTANTÁNEA

Recomendamos al lector que haga por sí mismo alguna prueba


similar a las anteriores. Un buen experimento es perforar una
cartulina (una simple tarjeta de visita, por ejemplo) con agujas y
clavos de diferentes grosores (para conseguir una gama variada de
diámetros). Conviene que alguno de los agujeritos quede algo
rasgado para que no todos sean circulares. Si la tarjeta se separa
suficientemente del papel o superficie (pantalla) en la que se recogen
las imágenes, se observará en seguida como las manchitas de luz
tienden a ser circulares y - prácticamente - del mismo tamaño, sea
cual fuere la forma de cada uno de los orificios. En los capítulos
§8, 13 y siguientes, volveremos al tema de los orificios, veremos
su aplicación a los relojes solares, y daremos algunas
recomendaciones sobre la optimización de su diámetro.
FORMAS Y TAMAÑOS
DE LA MANCHA LUMINOSA

En lo que resta de capítulo vamos a resumir y anticipar algunas de


las ideas que se van a desarrollar en el libro. En los capítulos §9 &
10 se calcularán las formas y las dimensiones de las imágenes
solares. Por ahora, nos bastará notar que el tamaño de la imagen
solar obtenida con cada uno de los orificios de la cartulina
anterior crece a medida que alejamos la cartulina de la pantalla.

38
FOTOMETRÍA

Otro factor de alguna importancia de un reloj solar de gnomon de


orificio es la iluminación. Dedicaremos los capítulos §11 & 12 a
este asunto, pero conviene tener presente desde el principio que la
iluminación de la imagen solar obtenida disminuye a medida que
alejamos la cartulina de la pantalla. La iluminación recibida es
inversamente proporcional al cuadrado de la distancia.
LA RESOLUCIÓN DE LA CÁMARA OSCURA

Si en la cartulina anterior perforamos varios orificios próximos


entre sí, y alejamos suficientemente la cartulina, veremos que
alcanzaremos una distancia con la que las mancas de luz serán tan
grandes que se superpondrán unas con otras hasta que lleguen a
producir una sola imagen conjunta del Sol (circular como las
anteriores imágenes individuales).
¿Cómo influye el diámetro del orificio de la cámara oscura? En
principio, cuanto mayor sea el diámetro, tanto mayor será la
resolución (es decir, será más impreciso ), y tanto menor será la
iluminación (es decir, la imagen perderá claridad ). será necesario,
por tanto, alcanzar un compromiso.
En el experimento anterior, es evidente que las distancias entre
centros de las manchas de luz correspondientes a cada agujero se
mantienen constantes. La consecuencia es importante: la resolución
(en el sentido óptico de este término) de la cámara oscura es igual
al diámetro del orificio. A este importante tema dedicaremos todo
el capítulo §5.
ESPEJO EN VEZ DE ORIFICIO

Si recogemos la luz solar directa con un espejito de bolsillo y


reenviamos la luz reflejada sobre una pared oscura
suficientemente alejada, veremos que obtenemos, de nuevo, la
imagen del Sol. En realidad, acabamos de construir una nueva
versión de la cámara oscura, en la que el espejito hace las veces
del orificio, y la pared sobre la que proyectamos la imagen solar es
la pantalla.
39
Los llamados relojes solares de reflexión se pueden explicar como
una aplicación más de la cámara oscura. En el capítulo §20
veremos una curiosa aplicación a la observación de los eclipses
solares.

NON TEMPVS FVGIT


SED NOS FVGIMVS

Fig. 2-5 Leyenda latina en un reloj de Sol:


El tiempo no se va. Somos nosotros los que nos vamos.

40
§3
Distancia focal
y profundidad de campo
en una cámara oscura.

C
ALCANCE DEL CAPÍTULO

onstantemente utilizaremos en este libro conceptos y


términos sacados del arte de la Fotografía. En este
capítulo y en el siguiente recordaremos los más
importantes para nuestro propósito, en atención a los
lectores que no están familiarizados con la Fotografía. También
aprovecharemos la ocasión para refrescar algunas ideas básicas
sobre Óptica elemental que nos serán útiles más adelante.
RECORDANDO LOS RUDIMENTOS
DE LA FOTOGRAFÍA

El primer concepto que vamos a ver es la distancia focal. Como


veremos en el §37, éste es el parámetro más importante de los que
caracterizan un reloj de Sol.
Seguramente el lector está familiarizado con el concepto de
distancia focal de una lente1 o de una cámara fotográfica. En la
cámara fotográfica de la figura 3-1, la distancia focal f de la cámara
es la de la lente de su objetivo. La distancia focal de una lente es la
distancia de la lente al punto (foco) en el que se focalizan los rayos
incidentes paralelos al eje de la lente. En el caso de la cámara
fotográfica, es la distancia necesaria entre objetivo (lente) y
pantalla (película fotográfica) para que la imagen de un objeto
infinitamente distante (como una estrella, por ejemplo) esté
enfocada. Naturalmente, si la distancia del objeto no es infinita sino
que se acerca al objetivo, el fotógrafo tiene que desplazar la lente
(fig. 3-2) para que la focalización (enfoque) de la imagen se
1 Para más detalles sobre la distancia focal de una lente, ver las Notas al final de este
capítulo.
41
produzca de nuevo sobre la pantalla, so pena de obtener una
imagen borrosa (ya que la distancia focal de la lente no cambia)1.

PELÍCULA
FOTOGRÁFICA

LENTE DEL
OBJETIVO

OBJETO LEJANO IMAGEN

FOCO

FIG. 3-1

Cuando se intenta que en la misma fotografía aparezcan las


imágenes de dos objetos, uno lejano y otro próximo, no es
posible enfocar a ambos a la vez. En este caso, el fotógrafo tiene
que decidirse por una de estas dos estrategias:
a) Dar preferencia a uno de los objetos, de forma que
salga enfocado a costa de que el otro salga borroso.

1 La distancia focal del objetivo normal en las cámaras fotográficas domésticas (las

llamadas reflex o SLR de 35 mm) es de 50 mm, que es bastante parecida a la visión


humana, aunque algunos estiman que se acercan más a ésta las lentes de 70 mm.
Distancias focales menores (como 20 mm, 24 mm, ó 35 mm) corresponden a objetivos
que se llaman grandes angulares. Los super-gran angulares como las lentes de ojo de pez tienen
distancias focales de 16 mm (pero las hay tan pequeñas que llegan a los 6 mm). En el
extremo contrario, los teleobjetivos (telephoto, en inglés) usuales tienen unas distancias
focales de hasta 300 mm. Por encima de 300 mm se suelen llamar superteleobjetivos. Una
foto de un primer plano de un nido de águilas, probablemente estará tomada con una
lente de 600 mm.
42
b) Enfocar a una distancia intermedia entre ambos, de
forma que ambos objetos queden suficientemente enfocados
y suficientemente poco borrosos.
PROFUNDIDAD DE CAMPO
1
Se llama profundidad de campo de la cámara fotográfica en un
instante determinado (con unas condiciones dadas de
luminosidad, de apertura del diafragma, de distancia de enfoque,

DESPLAZAMIENTO
DEL OBJETIVO
LENTE DEL FOCO
OBJETIVO

IMAGEN

OBJETO f PELÍCULA
PRÓXIMO FOTOGRÁFICA

FIG. 3-2

de sensibilidad de la película...) al intervalo (definido por una


distancia mínima y una distancia máxima) dentro del cual la
fotografía quedará razonablemente enfocada.2
La profundidad de campo aumenta :
a) Cuando disminuye la apertura. Es decir, la profundidad
de campo es grande para números [ f/stop] grandes.
b) Cuando disminuye la distancia focal f. Es decir, la
profundidad de campo es grande con un gran angular, y
reducida si empleamos un teleobjetivo3.

1 Depth of field, en inglés.


2 Naturalmente, los adverbios suficientemente y razonablemente indican que este
parámetro es necesariamente subjetivo.
3 No olvide el lector que todo lo que decimos es siempre bajo la cláusula de ceteris

paribus. Si dos cámaras, una con un gran angular y otra con un teleobjetivo, se gradúan
para un mismo [ f/stop] y se sitúan a la misma distancia del objeto fotografiado, la
43
c) Cuando aumenta la distancia del objeto fotografiado.
EXTENSIÓN A LA
CÁMARA OSCURA SIN LENTES

Se suele decir que una cámara oscura (a diferencia de una cámara


fotográfica con lente) siempre enfoca las imágenes, aunque unas
estén muy próximas y otras muy lejanas. Esta afirmación no es
muy precisa, porque en una cámara oscura no hay lente, no hay
foco y no hay distancia focal. Sin embargo, por analogía y
comodidad de lenguaje conviene extender el significado de este
último parámetro y, así, se suele llamar distancia focal f de una
cámara oscura a la distancia entre el objetivo (orificio) y la pantalla
que recoge las imágenes (fig. 3-3). En nuestras aplicaciones
gnomónicas es especialmente útil esta analogía porque en ellas el
objeto que fotografíamos es el Sol (que está infinitamente lejano).
OBJETO
PANTALLA
ORIFICIO

IMAGEN

CÁMARA
OSCURA

FIG. 3-3

A pesar de lo útil que pueda resultar esta analogía, el lector debe


tener muy presente que en una cámara oscura ideal (de orificio
infinitamente pequeño) cualquier objeto está siempre enfocado, sea
la que sea la distancia a la que se encuentre. Como analogía con

profundidad de campo será mayor con la cámara del gran angular. Sin embargo, si
ambas trabajan con el mismo [ f/stop], pero cada una se sitúa a una distancia tal que
ambas abarquen la misma amplitud de escena, la profundidad de campo será la misma.
44
las cámaras fotográficas convencionales, podemos decir que la
profundidad de campo de una cámara oscura (sin lente) es infinita.

mm
36

MARQUITO DE
DIAPOSITIVA
DE 35 mm

f
24 mm

FIG. 3-4 Colocando el marquito a 300 mm del ojo,


el panorama que abarcamos es el que recogeríamos
con un teleobjetivo de 300 mm de distancia focal.

Esta particularidad de que la profundidad de campo de una


cámara oscura sea cualquier valor desde unos centímetros hasta el
infinito, es una de las mayores ventajas que se aducen en favor de
la cámara oscura para su utilización en fotografía sobre una
cámara convencional con lente. 1

No hay nada de misterioso en el hecho de que las cámaras oscuras


sin lente enfoquen siempre bien. Se debe únicamente a que la

1 Las cámaras oscuras de muy gran angular producen fotografías excelentes, sin las

distorsiones de la periferia de la imagen que producen - inevitablemente - las cámaras


fotográficas con grandes angulares. Otra ventaja es la ausencia de las inevitables
aberraciones ópticas del objetivo de la cámara convencional. Sin embargo, la verdadera
utilidad de la cámara oscura fotográfica no radica en una discutible superioridad sobre la
fotografía convencional, sino en sus aplicaciones a la fotografía con rayos X o gamma,
ya que estas radiaciones no se refractan de forma apreciable en las lentes ópticas. El
gran inconveniente es la reducida iluminación, que obliga a larguísimos tiempos de
exposición.
45
apertura (es decir, el diámetro del orificio, como veremos) de una
cámara oscura es siempre mucho menor que la de una cámara
fotográfica corriente con lente.
TAMAÑO DE LA ESCENA VISTA

f Nótese que cuando se enfoca


CÁMARAOSCURA
al infinito una cámara
RAYO PANTALLA DE fotográfica con un objetivo
OBLICUO PROYECCIÓN
de, por ejemplo, 50 mm de
ORIFICIO
RAYO A distancia focal, produce una
PERPENDICULAR imagen de un objeto distante
α del mismo tamaño que la que
produce una cámara sin lentes
B de 50 mm de distancia focal y
DISTANCIA de diámetro de orificio
PANTALLA
despreciable. El mismo
fundamento tenía la práctica
de algunos fotógrafos, antes
FIG. 3-5 de la popularización del zoom,
de calcular cuál iba a ser el
enmarque - es decir, la zona
fotografiada de una escena -
con un objetivo de distancia focal dada, sin necesidad de montar
el objetivo y mirar a su través. En la figura 3-4 se indica el
método: Basta guiñar un ojo y mirar por un marquito vacío de
diapositiva, situado a una distancia del ojo igual a la distancia focal
f del objetivo. La escena vista a través del marquito tiene el mismo
tamaño que el que se obtendría con el objetivo de distancia focal
f. La importancia de estos conceptos se verá cuando hablemos de
la perspectiva y de la proyección gnomónica (§26 y siguientes).
RELACIÓN ENTRE DISTANCIA FOCAL
Y DISTANCIA DE PANTALLA

La distancia focal f es un caso particular de la distancia de pantalla


(fig. 3-5). En la figura vemos que dPANT = f cuando el rayo
luminoso es perpendicular a la pantalla de proyección. A veces, el
46
parámetro f de una cámara
oscura no es suficiente para
LENTEBICONVEXA
definir el fenómeno que
queremos estudiar y se requiere
LENTEPLANO-CÓNCAVA conocer la dPANT de algún punto
DISTANCIA
FOCAL
POSITIVA
particular de la pantalla. Si α es
LENTE CÓNCAVO-CONVEXA
DE MENISCO POSITIVO el ángulo agudo que el rayo
luminoso forma con la pantalla,
ESPEJO CÓNCAVO
la relación entre ambos es,
naturalmente:
f
LENTEBICÓNCAVA d PANT =
sen α

LENTE PLANO-CONVEXA
Por razones de economía de
DISTANCIA exposición, a lo largo de este
FOCAL
NEGATIVA libro muchos problemas se
LENTE CÓNCAVO-CONVEXA
DE MENISCO NEGATIVO estudiarán solamente para puntos
como el A de la figura 3-5. El
ESPEJO CONVEXO lector deberá hacer su propia
extrapolación para puntos del
tipo B de la misma figura. Un
FIG. 3-6 caso típico en los relojes de Sol es
el estudio de los puntos tipo B de
los bordes del reloj.
NOTAS AL CAPÍTULO

NOTA A.- Estamos seguros de que el buen sentido del lector habrá entendido
que expresiones tajantes del estilo de "la cámara oscura está siempre enfocada" se
deberían matizar como "... casi siempre", etc. Hemos preferido la agilidad de
expresión a ser absolutamente rigurosos.
NOTA B.- Aunque en todo este trabajo no vamos a tratar de sistemas ópticos
con lentes, incluimos el siguiente recordatorio a efectos comparativos. La
inversa de la distancia focal de una lente vale:
1 1 1
= ( n − 1) × ( − )
f r1 r2

47
en donde f es la distancia focal, n es el índice de refracción del vidrio con el
que está construida la lente y r1 & r2 son los radios de curvatura de la lente.
Los signos de f, r1, & r2 son:
(+) si la lentes es convergente,
( - ) si la lente es divergente.
En el caso de que el sistema óptico tenga dos lentes:
1 1 1 d
= + −
f TOTAL f1 f 2 f1 × f 2
en donde d es la distancia que separa ambas lentes. En la figura 3-6 se
muestran los casos más corrientes. En el caso de que el sistema óptico tenga
dos lentes:
1 1 1 d
= + −
f TOTAL f1 f 2 f1 × f 2
en donde d es la distancia que separa ambas lentes.
NOTA C.- Seguramente también recordaremos de la Física elemental llamada
ecuación de una lente, es decir, la condición para que una imagen esté enfocada (fig.
3-7):
1 1 1
= +
f d OBJETO d IMAGEN

en donde dOBJETO y dIMAGEN son las distancias entre la lente y el objeto o la


imagen.
El aumento M (que es, generalmente, negativo en las cámaras fotográficas) vale:
l IMAGEN d IMAGEN d IMAGEN − f f
M= = = =
l OBJETO d OBJETO f d OBJETO − f

en donde lIMAGEN y lOBJETO son los respectivos tamaños de imagen y objeto.


En Gnomónica nuestro interés se centra en los objetos lejanos (como el Sol).
En este caso (fig. 3-8), M ≈ 0
NOTA D.- En Óptica se llama potencia de refracción de una lente a la inversa de
la distancia focal. Cuando la distancia focal se expresa en metros, la potencia de
refracción se obtiene en dioptrías ( m-1 ):

48
1
Potencia de refracción [ en dioptrías ] =
f [ en metros ]
Los autores confesamos que hemos tenido que sufrir la fuerte tentación de
introducir el concepto de dioptrías en la teoría del reloj de Sol. Sin embargo la
hemos resistido, más que nada para no sobrecargar de novedades estas páginas.

Distancia Distancia
OBJETO IMAGEN

F F´

OBJETO Tamaño
fotografiado OBJETO Tamaño
IMAGEN
Película
f f fotográfica

FIG. 3-7

EJEMPLOS DE APLICACIÓN

EJEMPLO 1.- El semiángulo aparente con el que vemos el disco solar es de


alrededor de 0,27º. Calcular:
a) El diámetro de la imagen de ese disco sobre la pantalla de una cámara oscura
de distancia focal f = 50 mm.
b) Idem, en una cámara de f = 20 mm.
c) Idem, para f = 300 mm.
SOLUCIÓN:
(a) De la figura 3-9:
Diámetro de la imagen = 2 × f × tan θ SOL
= 2 × 50 × tan 0, 27º ≈ 0,47 mm
(b) Diámetro de la imagen = 2 × 20 × tan 0, 27º ≈ 0,19 mm

(c) Diámetro de la imagen = 2 × 300 × tan 0, 27º ≈ 2,83 mm

49
Como veremos más adelante, un reloj de Sol se puede considerar y estudiar
como una cámara oscura.

θ F θ F´

FIG. 3-8 Objeto infinitamente lejano. La elipse sombreada es la lente;


las otras pretenden representar el disco solar y su imagen, como ejemplo
de objeto situado a distancia infinita.

EJEMPLO 2.- Recalcular el ejemplo anterior para una cámara fotográfica


convencional dotada de:
(a) Un objetivo corriente de serie ( f = 50 mm).
(b) Un potente gran angular de f = 20 mm.
(c) Un potente teleobjetivo de f = 300 mm.
SOLUCIÓN:
Los tamaños son los mismos que los obtenidos en el ejemplo anterior. Note el
lector la equivalencia geométrica esencial entre ambas máquinas. La diferencia
práctica radica en la abertura, es decir, en la luminosidad, lo que hace que los
tiempos de exposición con una cámara fotográfica sean mucho más reducidos
que con una cámara sin lentes.
Repare también el lector en los tamaños relativos de la imagen del disco solar.
Con la distancia focal de 50 mm correspondiente al objetivo más corriente1, el

1 El tipo de película más común es la de 35 mm. Esta dimensión quiere decir que el
ancho de la película normalizada es exactamente de 35 mm. Descontando el espacio del
margen y el reservado para los taladros sobre los que actúan las ruedas dentadas del
mecanismo de arrastre de la cámara, el fotograma o cuadro destinado a ser
impresionado tiene unas medidas de 24 mm × 36 mm (que corresponde a la mitad del
fotograma del cine mudo). La diagonal de un cuadro de 36 mm mide,
aproximadamente, 50 mm. Estos 50 mm se eligieron como distancia focal del objetivo
básico más común en estas máquinas.
50
tamaño de la imagen solar es pequeñísimo. Con un gran angular de 20 mm, la
imagen es todavía más pequeña. Naturalmente, con un teleobjetivo de 300 mm
la imagen del disco solar es mucho mayor.

OBJETO LEJANO
PANTALLA IMAGEN

CÁMARA OSCURA
f

FIG. 3-9 Ejemplo 1.

EJEMPLO 3.- Un proyector doméstico proyecta diapositivas de 35 mm. Se


sabe que las diapositivas comunes tienen una parte visible de unos 24 × 36 mm
(como los negativos de la película fotográfica de 35 mm). La distancia focal del
proyector es de 102 mm. La pantalla cuadrada es de 50" (es decir, su diagonal
mide 50"). Calcular la distancia a la que hay que colocar el proyector para que la
imagen ocupe totalmente la pantalla.
SOLUCIÓN:
50
Lado de la pantalla = ≈ 898 mm
2
898
Aumento = M = ≈ 24 ,94
36
El diagrama óptico de un proyector de diapositivas (fig. 3-10) es similar al de
una cámara fotográfica. En ellos, imagen y objeto están intercambiados.
Disponemos de dos ecuaciones:
d IMAGEN
M=
d OBJETO

1 1 1
= +
f d OBJETO d IMAGEN

en las que conocemos M & f. Resolviendo para dIMAGEN:

51
d IMAGEN = ( 1 + M ) f
= ( 1 + 24 ,94 ) × 102 mm 2646 mm 2,6 m

Aunque el enunciado no lo pide, podemos también resolver el sistema anterior


de ecuaciones para dOBJETO:

Distancia Distancia
OBJETO IMAGEN

F F´

OBJETO Tamaño
fotografiado OBJETO Tamaño
IMAGEN
Película
f f fotográfica

Distancia Distancia
IMAGEN OBJETO

F F´

IMAGEN
proyectada Tamaño
IMAGEN Tamaño
OBJETO
DIAPOSITIVA
f f

FIG. 3-10 Ejemplo 3. En la parte superior de la figura se representa


el diagrama óptico simplificado de una cámara fotográfica. En la
parte inferior, el de un proyector de diapositivas.

1+ M
d OBJETO = ×f
M
1 + 24 ,94
= × 102 106 mm
24 ,94

52
que es muy parecido a la distancia focal f = 102 mm. En estos proyectores, la
diapositiva se coloca tan cerca del foco que su diagrama óptico se puede
simplificar aun más como se indica en la figura 3-11. Los valores anteriores se
pueden obtener directamente de esta figura 3-11, por semejanza de triángulos.
La distancia focal de los proyectores de diapositivas es demasiado grande para
utilizarlos en la transferencia de un dibujo de un reloj solar a pequeña escala
sobre una fachada de grandes dimensiones. Este método únicamente sería
utilizable en el caso de que renunciáramos a las líneas de fecha (iso-declinación) y
a cualquier otra línea de las que requieren un gnomon puntual. Si nos

Distancia
IMAGEN DIAPOSITIVA
LENTE

IMAGEN
proyectada Tamaño
IMAGEN Tamaño
OBJETO
Distancia IMAGEN
~ Distancia FOCAL

FIG. 3-11 Ejemplo 3. Diagrama muy simplificado de un proyector


de diapositivas.

contentamos con que el diseño se limite a las líneas horarias de tiempo


verdadero, podemos seguir el siguiente proceso. Primero, tomaríamos una
diapositiva de un reloj bien diseñado, de forma que el eje de la cámara
fotográfica coincida con el gnomon del reloj. Luego, para transferir este diseño
a otro muro diferente (de la misma latitud geográfica, pero con cualquier
orientación), proyectamos la diapositiva obtenida sobre el muro (por muy
irregular que sea), de tal forma que el eje de la proyección coincida con el gnomon
lineal del nuevo reloj. La imagen obtenida será la de un reloj bien diseñado.
EJEMPLO 4.- Con la misma pantalla de 50" del ejemplo anterior, utilizamos
ahora un retroproyector de transparencias (overhead projector, en inglés), de
distancia focal f = 12". Sabiendo que la transparencia tiene 10" de lado mayor,
calcular la distancia entre pantalla y retroproyector, para que la imagen llene
una de las dimensiones de la pantalla.

53
SOLUCIÓN:
Un esquema simplificado de un proyector de transparencias se muestra en la
figura 3-13. De esta última figura, se deduce:
(Tamaño imagen)
Distancia a pantalla = ×f
(Tamaño objeto)
50 / 2
= × 12 42,4 1,08 m
10
Como vimos en el ejemplo anterior, los proyectores comunes domésticos de
diapositivas tienen una distancia focal muy pequeña, por lo que hay que situarlos
relativamente lejos de la pantalla. El proyector de transparencias, por el
contrario, tiene una distancia focal muy grande y hay que situarlo muy cerca de la
pantalla.
Por su gran distancia focal, el proyector de transparencias es menos adecuado,
incluso, que el proyector de diapositivas para utilizarlo como herramienta
auxiliar en el trazado de relojes solares sobre fachadas.
EJEMPLO 5.- ¿Qué lente convergente se necesita para enfocar a 10 cm de
distancia de la lente la imagen solar ?
SOLUCIÓN:
f = 10 cm = 0,1 m
Se requiere una lente de:
1 1
= = 10 dioptrías
f 0,1 metro
En el capítulo §37 veremos una interesante aplicación de la lupa como afinador
de sombras.

54
§4
Apertura de una cámara oscura
y número [ f/#].

P
ALCANCE DEL CAPÍTULO

ara aprovechar conceptos que son muy familiares a los


aficionados a la fotografía, incluimos un breve resumen
del concepto de apertura en las máquinas fotográficas y
del número adimensional con el que se indica la
apertura (o, más bien, el grado de cerramiento) del diafragma.
Seguimos así el proceso iniciado en los capítulos anteriores de
extrapolación de conceptos y términos fotográficos al mundo de
la Gnomónica
APERTURA

Se llama apertura de una lente al diámetro de la misma. En un


sistema óptico (como un telescopio o una cámara fotográfica) se
refiere al diámetro de la obertura de entrada de la luz al objetivo.
En una cámara fotográfica sabemos que la apertura es regulable
mediante un diafragma que se puede abrir o cerrar gradualmente
en función de la luz que nos interese que llegue al objetivo.
En una cámara oscura se llama apertura al diámetro del orificio de
entrada de la luz. Por ejemplo, la apertura de la famosa meridiana
de San Petronio en Bolonia es de 30 mm, porque éste es el
diámetro del taladro de la broncina (placa de bronce) por el que
penetra el rayo solar.

NÚMERO f /#
Estrechamente relacionado con el concepto de apertura está el
número adimensional llamado f/núm. (o también f/# o f/stop ,
o índice de apertura, o punto de apertura), muy utilizado por los

55
fotógrafos y que, de hecho, se puede considerar como una
medida indirecta de la apertura.
Un concepto que tiene tantos nombres diferentes se presta a
equívocos. Para evitarlos, en lo sucesivo, trataremos de escribir
este número entre corchetes. En lo que sigue, utilizaremos
indistintamente cualquiera de las notaciones anteriores.
Se llama número [ f/#] de una máquina fotográfica a su distancia
focal medida en diámetros de apertura. Exactamente la misma
definición se utiliza para las cámaras oscuras. En fórmula:
Distancia focal f
[f/núm.] = =
Apertura φORIFIC

En donde:
f = Distancia focal (§3)
φORIFIC = Diámetro del orificio.
Así, un [ f/núm.] igual a 8 (y se escribe [ f/8 ] ó, a veces, [ f : 8 ] )
significa que la distancia focal es ocho veces mayor que el orificio
de apertura o, lo que es lo mismo, que la apertura es un octavo de
la distancia focal1. Evidentemente, un número [ f/#] pequeño
indica que la apertura es muy grande.
UTILIZADO DESDE ANTIGUO

Los inteligentísimos gnomonistas italianos de hace 400 años ya


habían descubierto la utilidad de utilizar el número adimensional
[ f/#] en el cálculo de las grandes meridianas en el interior de los
templos. Naturalmente, utilizaban notaciones distintas, pero el
sistema tenía el mismo fundamento. Utilizaban los moduli como
unidad de medida ( un modulo = longitud equivalente al diámetro
del orificio). De esta forma era más fácil extrapolar datos de
diseño de unas meridianas a otras. Más tarde tendremos ocasión
de volvernos a referir brevemente a este tema.

1A esta última interpretación aluden los simbolos de la barra de fracción ( / ) o los dos
puntos de cociente ( : ) que siguen a la letra f.
56
NÚMEROS [F/STOP] NORMALIZADOS

En las cámaras fotográficas, el número [ f/#] se puede variar


cerrando o abriendo más el diafragma (fig. 4-1). Para orientar al
fotógrafo, el diafragma suele estar marcado con la siguiente serie
de posiciones discretas normalizadas (que los fotógrafos llaman
f/stop ):
[ f/1], [ f/2], [ f/2.8], [ f/4], [ f/5.6], [ f/8], [ f/11], [ f/16] , [ f/32]

En las cámaras fotográficas, el último y los dos primeros puntos


de la serie son inusuales. Por el contrario, más adelante veremos
que en un reloj de Sol los números [
5.6 8
f/#] pueden ser mucho mayores que
4 los mostrados.
2.8

11

En una cámara fotográfica, un


número [ f/#] pequeño (un [ f/2],
16

por ejemplo) significa una gran


apertura del diafragma
(probablemente porque la foto se va
a hacer en un interior muy mal
FIG. 4-1 En una cámara iluminado) y una profundidad de
fotográfica, la apertura del campo reducida, mientras que un
diafragma es grande para número grande (un [ f/16], por
[ f/stop] pequeños. ejemplo) indica una apertura muy
pequeña (seguramente porque la luz
solar es muy fuerte) y una profundidad de campo grande.
APERTURA E ILUMINACIÓN

Observemos que en la serie anterior cada número es igual al


anterior multiplicado por 2 . Como la sección de un orificio es
proporcional al cuadrado de su diámetro, al pasar de una apertura
a la siguiente de la serie hacia la derecha, la capacidad de admisión
de luz asciende al doble. Por ejemplo, un número [ f/16]
representa el doble de iluminación que un número [ f/11]. Los
aficionados a la fotografía tienen todo esto muy en cuenta y lo

57
relacionan con el tiempo de exposición y con la sensibilidad
(número ISO) de la película1.
APLICACIÓN A LA CÁMARA OSCURA

En las aplicaciones gnomónicas de la cámara oscura no nos


interesan estos dos últimos conceptos, ni tampoco la profundidad
de campo es preocupante (porque es casi infinita). Sin embargo,
las ideas relativas a la apertura sí son importantes.
EL NÚMERO [ F/#] &
LA PROFUNDIDAD DE CAMPO

Sabemos que la profundidad de campo aumenta con el número


[f/#], es decir, la profundidad de campo disminuye con la apertura.
En una cámara fotográfica, una gran apertura (por ejemplo, [ f/2])
implica una profundidad de campo reducida. Muchas veces los
fotógrafos eligen aperturas muy grandes (números [ f/stop]
pequeños) para realizar retratos en los que quieren mantener el
aspecto tradicional, es decir, en los que sólo el personaje retratado
está enfocado, mientras que el resto de la escena quede más o
menos desenfocado). Para esto, una apertura típica que utilizan
los retratistas es la [ f/4]. Con un número [ f/stop] pequeño hay
que ser muy cuidadoso con la distancias, so pena de que el objeto
principal quede desenfocado.
Por el contrario, una apertura pequeña (un [ f/16], por ejemplo)
implica una profundidad de campo grande. Los fotógrafos de
paisaje suelen tratar de conseguir que toda la panorámica tenga un
buen grado de definición. Interesa, por tanto, que la profundidad
de campo sea muy grande, por lo que suelen utilizar una apertura
pequeña (un [ f/stop] grande).

1 Como conocen bien todos los aficionados a la fotografía, los tiempos de exposición
suelen estar normalizados según una serie aproximadamente geométrica de razón
aproximada 2:
1/250, 1/125, 1/60, 1/30, ...
Cuando el número [ f/#] se multiplica por la raíz de 2 (es decir, cuando se pasa al
siguiente de su serie), el tiempo de exposición hay que duplicarlo (o sea, pasar también
al siguiente de su serie). Es decir, cada punto de apertura deja pasar la mitad de luz que el
punto inmediatamente anterior de la serie.
58
Naturalmente, el arte de la fotografía no es tan simple como
parece deducirse de lo anterior. Sabemos que la profundidad de
campo aumenta no sólo con el número [ f/stop], sino que
disminuye con la distancia focal f. Por ejemplo, un retrato hecho
con un gran angular produce aparentes distorsiones que se suelen
percibir como no agradables, con narices desproporcionadamente
grandes, etc. En cambio, si el retrato lo hacemos con un
teleobjetivo, no se producen estas aparentes distorsiones. Una
buena lente para retratos es la que tiene alrededor de 100 mm de
distancia focal. En cambio, para los bodegones se suele seguir un
tratamiento totalmente opuesto al de los retratos (en contra de lo
que suponen los principiantes). Los bodegones requieren que
todos sus elementos estén bien enfocados. Aquí, el realce de la
perspectiva y de la profundidad es bienvenido.
El ojo humano también aumenta la profundidad de campo con la
reducción de la apertura. Por eso, si miramos a través de un
pequeño orificio en una cartulina, seremos capaces de enfocar
objetos muy cercanos que los veríamos muy borrosos sin el
orificio.
EJEMPLOS DE APLICACIÓN

EJEMPLO 1.- El orificio de la meridiana de San Petronio en Bolonia tiene un


diámetro de 27 mm y se encuentra situado a una altura de unos 27 m sobre el
pavimento. calcular el número [ f/stop] de la meridiana.
SOLUCIÓN:
Distancia focal = f = 27 m

φORIFICIO = 27 mm

f 27 m
[ f/stop] = = = 1000
φORIFICIO 27 × 10 − 3 m
EJEMPLO 2.- Una cámara fotográfica tiene un objetivo de 50 mm y su
diafragma permite [ f/stop] desde 2.8 a 16. Calcular la gama de los diámetros
de apertura.

59
SOLUCIÓN:
Distancia focal = f = 50 mm
El orificio menor corresponde al [ f/#] mayor (16):
50
φORIFICIO = ≈ 3 mm
16
El orificio mayor corresponde al [ f/stop] menor (2.8):
50
φORIFICIO = ≈ 18 mm
2,8

LVX @ DEI
VESTIGIVM

FIG. 4-2 Leyenda latina en un reloj de Sol:


"La luz [ es ] la huella de Dios".

60
§5
Resolución óptica
de una
cámara oscura.

IMPORTANCIA DEL CONCEPTO

Y
a que cualquier reloj solar se puede considerar como
una cámara oscura, el concepto de resolución óptica de
una cámara es muy importante en relación con la
precisión esperable de un reloj de Sol. Para facilitar la
exposición, comenzaremos simplificando el problema
(suponiendo un Sol puntual y un orificio de tamaño despreciable),
para llegar luego a situaciones más reales.

PUNTO CÁMARA
OBJETO OSCURA
A
PANTALLA

ORIFICIO PUNTO A'


INFINITAMENTE IMAGEN
PEQUEÑO

FIG. 5-1 Cámara ideal (con orificio infinitamente pequeño).

COMO SIEMPRE, ARISTÓTELES

Aristóteles (384 - 322 a. de C.), en el curso de sus experimentos


sobre las manchas de luz que proyecta un cesto de mimbres o una
criba, había observado que cuanto más pequeños eran los
agujeros, tanto más nítidas eran las manchitas de luz (es decir, las
61
imágenes del Sol). Mucho despues, Leonardo da Vinci observó
como las llamas de dos velas situadas tan cerca una de la otra y
tan lejos del observador que se confundían a la vista y parecían
como una sóla, se distingían una de la otra si se miraban a través
de un orificio de pequeña apertura.
¿ QUÉ ES ?

En efecto, la resolución de la cámara es el diámetro de la mancha o


círculo borroso en el que se "resuelve" la imagen de un punto del
objeto. También se puede considerar como. el ancho de la zona
borrosa que rodea a la imagen de un borde de un objeto. Sin
perjuicio de que en los apartados siguientes estudiaremos con algo
más de detalle el tema de la resolución de la cámara y su
aplicación al estudio de la precisión del reloj de Sol, en lo que
sigue vamos a comentar algunas ideas adicionales que hagan más
comprensible e intuitivo este concepto.

PUNTO CÁMARA
OBJETO OSCURA
A
PANTALLA

RESOLUCIÓN

Ø ORIFICIO

FIG. 5-2 Cámara real (con orificio de diámetro no nulo).

LA CÁMARA OSCURA IDEAL

Si la cámara fuera un instrumento perfecto, la imagen de un punto


sería otro punto, y la resolución sería cero (que es el óptimo de un
instrumento). En la figura 5-1 la imagen de un punto determinado
62
PANTALLA
MANCHA
DE LUZ

ORIFICIO

HAZ DE RAYOS
PARALELOS
(PROCEDENTES
DE UN SOL
PUNTUAL) RESOLUCIÓN

Ø ORIFICIO

FIG. 5-3 Sol puntual (rayos paralelos) y orificio circular.

de un objeto (el punto superior del compás, por ejemplo) en una


cámara de orificio infinitamente pequeño produce otro punto. La
resolución es cero, es decir, es perfecta. Esta cámara teórica
produce una imagen que es una proyección punto a punto del
objeto.
LA CÁMARA REAL

En cambio, en la fig. 5-2 se ha representado el caso de una


cámara con un orificio de diámetro φORIFICIO no nulo. La imagen
del punto ya no es otro punto sino una mancha. La
correspondencia entre objeto e imagen es punto - multipunto (o
mejor, punto - área). La resolución (o tamaño de la mancha)
depende del tamaño del orificio, de las dimensiones de la cámara
y de la distancia del punto objeto al orificio.
SÓLO INTERESA EL SOL

En Gnomónica, nuestro principal interés está en la imagen del


Sol, es decir, en la imagen de un objeto que -a todos estos efectos-
es infinitamente distante. Para simplificar podemos suponer, por
un momento, que el Sol es puntual y que el orificio gnomónico
tiene forma circular (fig. 5-3). La posición del Sol puntual, al estar
63
infinitamente distante, se puede definir exactamente por una
dirección (en su sentido geométrico). Suponiendo (como siempre, y
para simplificar de nuevo) que el orificio es paralelo a la pantalla,
la imagen de ese Sol puntual no será otro punto, sino un círculo
de diámetro igual al del orificio.
Pero sabemos muy bien que el Sol no es puntual. En la figura 5-4 se
ha representado el caso habitual en Gnomónica en el que el
objeto que nos interesa es el disco solar, al que cualquier pupila (la
nuestra y la de la cámara oscura) siempre ve con un ángulo de
alrededor de ½º. La imagen del Sol es un disco complejo en el
que el borde del mismo se ha difuminado hasta alcanzar una
anchura equivalente al diámetro del orificio. La resolución en este caso
vale, pues, φORIFICIO .

CÁMARA
OSCURA

1/2º 1/2º PANTALLA

Ø ORIFICIO RESOLUCIÓN

FIG. 5-4 Sol no puntual y orificio circular. Como siempre, dibujamos


los ángulos fuera de escala, para mayor claridad.

ORIFICIO NO CIRCULAR

Desandemos ahora, por un momento, el camino y volvamos de


nuevo a la hipótesis simplificadora del Sol puntual. ¿Que cambiará
si cambiamos la forma del orificio? En la fig. 5-5 hemos sustituido
el círculo de la fig. 5-3 por un triángulo. La imagen del Sol puntual
será un triángulo de las mismas dimensiones que el orificio. De
nuevo, la resolución es equivalente al tamaño del orificio.
64
El discurso lógico del razonamiento nos lleva a preguntarnos, por
último, por el caso de un orificio de forma no circular y con un
Sol no puntual. Rogamos al lector que nos disculpe por el aspecto
infantil del Sol no puntual elegido (fig. 5-7).

PANTALLA
MANCHA
DE LUZ
ORIFICIO
HAZ DE RAYOS
PARALELOS
(PROCEDENTES
DE UN SOL
PUNTUAL)

d = RESOLUCIÓN
d

FIG. 5-5 Orificio de forma caprichosa.

En (a) representamos el objeto: el Sol no puntual, en el que se ven


diversas líneas formadas por puntos. Si el lector lo prefiere, puede
pensar que los puntos y líneas de la cara del astro son manchas
solares.
En (b) se han dibujado algunos de los puntos obtenidos por la
cámara oscura de orificio triangular. Como vimos antes, cada
punto de las líneas de la cara solar dará lugar a un triángulo.
Si representamos los infinitos triángulos correspondientes a los
infinitos puntos, obtendremos una imagen difusa (c), en la que,
como siempre, la resolución es igual a la dimensión máxima del
orificio.

65
Probablemente nadie, ni antes ni despues de Leonardo, haya
realizado tantos experimentos con orificios de distintas formas y
diámetros como los que llevó a cabo Leonardo da Vinci.1
LA CÁMARA FOTOGRÁFICA

Una cámara fotográfica común no deja de ser una cámara oscura,


si bien un tanto especial por la lente de su objetivo. Si miramos

FIG. 5-6 Dos páginas de los Theoremata de Lumine et Umbra de Maurolico.


A al izquierda, la imagen de un triángulo en un cámara oscura de diámetro
infinitamente pequeño. A la derecha, con un diámetro finito.

con una lupa potente o un microscopio una fotografía cualquiera,


veremos que las imágenes están compuestas de pequeños
hexágonos parcialmente superpuestos (en el caso habitual de que

1 Kim H. Veltman, Studies on Leonardo da Vinci, II. Avance publicado (sin figuras) en
Internet.
66
el diafragma de la cámara utilizada tenga la forma hexagonal). Los
hexágonos de la foto hacen el mismo papel que los triángulos de
la figura 5-5.
Como resumen del concepto de resolución de una cámara oscura,
no se nos ocurre una forma más gráfica de explicarlo que decir

(a) (b) (c)

FIG. 5-7 El efecto de la brocha de diámetro igual al del


orificio se ve en la imagen de la derecha.

que, de alguna manera, la cámara oscura pinta las imágenes con una
brocha cilíndrica de diámetro igual al del orificio (es decir, igual a la
resolución).

NOTA. - Con más o menos claridad, estos fenómenos están explicados en


obras bastante antiguas. Una exposición con algún detalle se encuentra, por
ejemplo, en las Ouvrages de Mathematique de Picard (∼ 1736), si bien desde un
punto de vista diferente del utilizado aquí.

67
§6
El problema del Sol no puntual.
Sombra y penumbra de un objeto opaco
sobre una superficie plana.

I
EL SOL PUNTUAL

ntroducimos en este capítulo la consideración de que el


Sol no es un punto, sino que tiene un tamaño aparente
relativamente grande. La consecuencia inmediata es la
aparición del fenómeno umbra – penumbra y la
imposibilidad de conseguir sombras netas.

SOL PUNTUAL
INFINITAMENTE
LEJANO BOLA PANTALLA
OPACA

SOMBRA
DIRECCIÓN DE LOS
RAYOS SOLARES CILINDRO DE
SOMBRA

FIG. 6-1 Sombra simple de un objeto opaco


iluminado por un Sol puntual.

Tradicionalmente, los gnomonistas aceptan la hipótesis


simplificadora de que el Sol es un punto, es decir, que no tiene
dimensión angular apreciable. Con estas hipótesis, la situación es
la reflejada en la figura 6-1: sobre una pantalla perpendicular a los
rayos luminosos, una bola arrojará una sombra circular de
iluminación nula.

68
PANTALLA A
PANTALLA B
DIRECCIÓN PRINCIPAL PANTALLA C
DE LOS RAYOS
SOLARES
BOLA OPACA

1/4º
1/4º
1/2º
1/4º
1/4º
CONO DE SOMBRA
(PRODUCE "UMBRA")

CONOS DE PENUMBRAS

FIG. 6-2

Sol no puntual.
penumbra) de un objeto
opaco, iluminado por un
Juego de sombra (umbra y

69
EL SOL NO PUNTUAL

Sin embargo, no siempre es aceptable esta última simplificación.


En efecto, el ángulo con el que vemos el Sol es de alrededor de medio grado.
Esto quiere decir que, además de la dirección principal de los rayos
solares definida por la recta que pasa el centro del disco solar y
por el centro de la Esfera Celeste, hay otras direcciones
secundarias de los rayos solares que se extienden un cuarto de
grado alrededor de esa
dirección principal.
Así pues, sería muy equivocado
suponer que la bola de la figura
6-1 va a arrojar una sombra
circular sobre una pantalla
perpendicular a la dirección
principal de los rayos solares. La
situación real se aproxima más a
la representada en la figura 6-2,
en la que se muestra el juego de
sombra y penumbra que se
produce.1
SOMBRA Y PENUMBRA

En este contexto, generalmente


se utiliza la palabra latina umbra
para expresar la sombra neta, en
FIG. 6-3 oposición a penumbra o sombra
Consideraciones sobre el Sol no difusa.Todos los puntos del cono
puntual en una página de de sombra están fuera de la vista
Gallucci (1598). del Sol. Una pantalla colocada en

1
Naturalmente, la figura 6-2, como otras muchas de este libro, están exageradamente
desproporcionadas para mayor claridad. En realidad, el tamaño aparente del Sol es
mucho más pequeño de lo que solemos recordar. Poco más o menos equivale al de
una monedita de 10 céntimos de euro vista a dos metros de distancia del ojo.

70
esos puntos no recibiría ninguna
iluminación. A esta condición de sombra
plena es lo se llama umbra. Desde el
interior de los conos de penumbra, se
puede ver una porción -mayor o menor-
del Sol: la iluminación es parcial, y en ellos
se producen sombras no plenas o
penumbras.
Según sea el tamaño y forma del objeto
opaco y según sea la posición que ocupe
la pantalla o superficie que recoge la
sombra, la casuística es muy variada. En
lo que sigue, nos limitaremos a los puntos
más importantes que debería tener en
cuenta el diseñador para mejorar la lectura
de gnomos y relojes.
RELACIÓN ENTRE EL SOL PUNTUAL
Y EL NO PUNTUAL

En cualquier caso, para una mejor


inteligencia de los apartados siguientes, el
lector tiene que tener muy presente que el
problema fundamental que origina el juego de
umbra y penumbra (debido al hecho de
que el Sol no es puntual) radica en la
dificultad para el observador de localizar
con suficiente precisión el punto (o línea)
correspondiente a la sombra teórica
(debida al Sol puntual teórico ) del punto (o
línea) que sirve de gnomo (que es la
FIG. 6-4 hipótesis con la que, habitualmente,
calculamos nuestros relojes) En otras
palabras, dado que los relojes se calculan suponiendo que el Sol es puntual, el
observador se ve obligado a estimar (a partir del juego real umbra-penumbra)
cuál sería la posición de la sombra de ese Sol puntual (ambos, teóricos).
Este hecho se ha conocido desde siempre, aunque a veces no se le
71
ha dado toda la atención que merecía. En la fig. 6-3 se reproduce un
página1 de Gallucci, en la que se describe el fenómeno.
LOS ECLIPSES SOLARES

Todas estas consideraciones son la base del estudio de los eclipses. En


la figura 6-4 se reproduce un gracioso dibujo de un tratado 2 antiguo.
También, del estudio del juego sombra - penumbra de las piedras de
la superficie de la Luna o de Marte los científicos pueden sacar
importantes deducciones con técnicas fotogramétricas3.
EL ÁNGULO SOLAR APARENTE

Para fijar ideas y para hablar con más rapidez, hasta ahora siempre
hemos dicho que el ángulo aparente con el que vemos al Sol es
alrededor de ½º, y repetiremos lo mismo con frecuencia a lo largo
de esta obra. Sin embargo, en realidad este ángulo es siempre algo
mayor, y algunas veces bastante mayor. El ángulo depende de las
condiciones climáticas y, sobre todo, de la época del año en que
estemos, es decir, de la declinación solar δSOL . En la práctica, es
más cómodo trabajar con el semiángulo aparente θSOL , es decir,
con la mitad del ángulo aparente con el que vemos el disco solar.
Valores más exactos del semiángulo del Sol θSOL se pueden obtener
en el gráfico de la figura 6-5, en función de la fecha. Sin embargo, si
el lector quisiera incorporar a algún programa informático los

1 Gio Paolo Gallucci, Fabrica et uso de diversi stromenti di Astronomia et Cosmografia, Venetia,
1598.
2 Martín Cortés, Breve compendio de la Sphera y de la Arte de navegar, Cadiz, 1551.
3 En particular, los viajes lunares de hace unas décadas proporcionaron una ingente

cantidad de fotografías de la superficie lunar en soporte informático. La NASA las


conservó en soporte magnético para su estudio posterior porque, en su día, no hubo
tiempo ni suficientes medios humanos ni materiales para su explotación científica. Por
cierto, sabemos de algunos científicos que actualmente (finales de siglo) han intentado
recuperarlas pero se han encontrado con dificultades casi insalvables. Las viejas
máquinas IBM que eran capaces de leer sus cintas ya hace muchos años que no están en
el mercado. Pocos saben manejarlas, repararlas o identificar sus protocolos. No deja de
ser curioso que, con un poco de trabajo (que, en el caso más extremo sólo llega a tener
que aprender un poco de Latín) seamos capaces de interpretar los textos ópticos y
gnomónicos del siglo XV sobre teoría de las sombras, mientras que en unos pocos años
se haya perdido la llave de acceso al estudio de otras sombras.
72
cálculos de que se habla en este apartado, quizás encuentre útil la
siguiente fórmula que hemos preparado y que, en nuestra opinión,
facilita una excelente aproximación del semiángulo aparente medio
0,274

0,272

0,27

0,268

0,266

0,264

0,262

0,26
E F M A M J J A S O N D

FIG. 6-5 Semidiámetro angular aparente del Sol a lo largo


del año (valores medios aproximados, en grados).

del Sol θSOL :


θ SOL = a + b × cos (c × N + d )

en donde:
a = 0,26670409
b = 0,0045122224
c = 0,017615671
d = 0,11720978
N = Número del día de la fecha en el curso del año ( N = 1 para el 1º
de enero; N = 365 para el 31 de diciembre).

LA LUZ INDIRECTA

Afortunadamente para los pintores, pero no tanto para los


gnomonistas, la dispersión de la luz ambiente al atravesar los rayos
solares la atmósfera terrestre, hace que las sombras sean mucho
menos nítidas de lo que correspondería si no hubiese atmósfera. Las
nubes y el mismo fondo del cielo envían una luz indirecta que
ilumina las sombras a las que no llega la luz directa del Sol,
73
suavizando así los contrastes y difuminando las sombras. En la
Luna las sombras tienen, como en la Tierra, su núcleo de umbra y su
periferia de penumbra, pero las sombras son mucho más perfiladas
por la ausencia de luz indirecta apreciable. En una futura catedral en
la Luna, sólo habría dos posibilidades (aparte de la iluminación
artificial): la luz solar directa que entra por un rosetón o la oscuridad
absoluta. Demos gracias a Dios por la luz indirecta que embellece
los paisajes y las cosas de la Tierra

74
§7

El gnomon puntual y su materialización.


Aplicación de la teoría de la cámara oscura.

S
EL GNOMON PUNTUAL

abemos que el gnomon más conocido (la varilla o borde


recto orientado según el Eje del Mundo) sólo tiene
aplicación, en realidad, a los relojes de tiempo equinoccial
verdadero. Tanto para indicar cualquier otro tipo de horas
(babilónicas, itálicas, sidéreas, temporarias o desiguales...), como
para indicar otras informaciones adicionales (fechas, declinación,
altura del Sol, acimut, ascensión recta, etc.), es necesario un gnomon
puntual. Es decir, en el diseño del reloj hay que prever la
materialización de un punto cuya sombra vamos a seguir en la
superficie del reloj.
TIPOS DE GNOMON PUNTUAL

Los tipos de gnomon puntual encontrados en los relojes son muy


variados. Una primera clasificación los puede dividir en dos grandes
categorías: el gnomon puntual opaco y el gnomon de orificio. El
primero se tratará en los capítulos §20 al §25: el segundo en los §8 al
§19.
Como ilustración de ambos tipos de gnomos puntuales, en la figura
7-1 se muestran cuatro relojes en el interior de una lonja o corredor.
Uno de ellos es horizontal y los otros tres verticales: orientados,
respectivamente, al Mediodía, a Levante y a Poniente. El conjunto
se puede considerar como un reloj poliédrico cóncavo, con un solo
gnomon. Pues bien, el gnomon puntual se puede materializar como
un punto opaco (por ejemplo, pintando una pequeña mancha opaca
o translúcida coloreada en la vidriera Sur), o como un orificio

75
FIG. 7-1
Pavimento y paredes de
una lonja o corredor
utilizado como reloj de
Sol poliédrico, con
gnomon puntual de
orificio en la vidriera de la
arcada Sur. Diseño de los
autores.

76
gnomónico (por ejemplo, pintando una mancha opaca grande,
dejando un circulito libre en el centro). Nótese que las distintas
paredes de la figura 7-1 se han dibujado como si fuera una
construcción de cartulina.
FRECUENCIAS RELATIVAS

Con mucho, el tipo más frecuente de gnomon puntual es el que


arroja una sombra. En lo sucesivo, generalmente nos referiremos a él
como gnomon puntual opaco.
Mucho menos habitual es el segundo tipo, el gnomon puntual de
mancha de luz, es decir aquél que no produce un punto de sombra
sino, más bien, un punto de luz generado por un taladro en una
placa opaca. Generalmente nos referiremos a este tipo de gnomon
puntual como orificio gnomónico.
GNOMON PUNTUAL OPACO

El primer tipo es el gnomon puntual opaco, que arroja una sombra


sobre la superficie del reloj solar. Sus formas son infinitas. Puede ser
la de una bola, o el extremo de una varilla, o la intersección de dos
varillas, o la intersección de dos hilos (como en los relojes bifilares
de Michnik), o un punto singular característico de una reja labrada
de forja (como la cruz de Santiago del reloj del claustro de la
catedral de Santiago de Compostela), o de otras mil maneras. En
Oxford, hemos visto un gnomon construido con una bala de fusil
que sobresale un poco del borde de la esquina de un edificio en la
que está empotrado.
ORIFICIO GNOMÓNICO

El segundo tipo de gnomon puntual que vamos a considerar es el


que adopta la forma de una placa opaca en la que se ha practicado
un orificio. Este gnomon puntual arroja sobre la superficie del reloj
una mancha de luz cuyo centro es el punto indicador del instrumento.
Su forma básica habitual es una abertura u orificio en el muro o
techo de un recinto (como las meridianas de las catedrales), o en un

77
"sombrerete" o sombrilla (para crear el contraste necesario entre zona
iluminada y zona de sombra).
La materialización práctica y plástica puede ser muy variada1. Su
utilización más habitual se da en relojes verticales de poca superficie
(es decir con muy pocas horas alrededor de la del mediodía, casi
meras meridianas), como los muchos que se encuentran en el norte
de Italia y Francia. Su empleo es obligado en las meridianas
horizontales situadas en el interior de templos, como las meridianas
gigantes de tantas catedrales italianas.
EL GNOMON Y LA CÁMARA OSCURA

Siguiendo el principio en el que se basa el presente trabajo,


consideraremos que el orificio gnomónico es el orificio de una
cámara oscura, mientras que el gnomon puntual opaco es el
antiorificio de una anticámara lúcida, como veremos más adelante.
Como el concepto de anticámara es mucho menos conocido que
el de cámara oscura, para la exposición de ambos tipos de
gnomones puntuales seguiremos el orden contrario al de su
frecuencia relativa. Primero estudiaremos el gnomon de orificio
gnomónico (capítulos §8 al §19) y después el gnomon puntual
opaco (capítulos §20 al §25).

IMMOTVS VERTO
FIG. 7-2 Leyenda latina en un reloj de Sol:
"Sin movimiento, giro".

1 Pequeñas variaciones, como las de pintar el sombrerete con el orificio sobre una lámina

de vidrio o de plástico, han dado lugar a pintorescas patentes (!) aceptadas en el Registro
de Patentes de Estados Unidos.
78
La cámara oscura
y
el gnomon de orificio.

79
80
§8

El orificio gnomónico.
Concepto y aplicaciones.

E
UNA FORMA DE GNOMON PUNTUAL

n el capítulo anterior hemos visto que una de las formas


de materializar - en la práctica- un gnomon puntual es el
llamado orificio gnomónico. Naturalmente, esta
materialización sería exacta si el diámetro del orificio
fuese infinitamente pequeño. Pero, entonces, carecería de utilidad: la
luz recogida por la cámara oscura sería nula y no habría imagen. En
todas las aplicaciones de la cámara oscura, incluidas las aplicaciones
gnomónicas, requieren que el orificio tenga un diámetro mínimo.
Así pues, un orificio gnomónico es una materialización aproximada
del gnomon puntual, tanto más grosera cuanto mayor sea el
diámetro.
CONOCIDO DESDE HACE MUCHO

El uso de un orificio para el paso de la luz, en sus aplicaciones


gnomónicas, es muy antiguo. Seguramente, algún antepasado
nuestro de la Edad de Piedra ya lo utilizaba en sus cavernas. Sin
embargo, tradicionalmente se ha venido atribuyendo su primer uso
a los árabes (y se suele citar a Al-Sufi y a otros astrónomos del siglo
X), pero la moda actual se inclina por decir que Al-Sufi lo aprendió
de los chinos que lo venían utilizando desde un siglo antes. Nos
tememos que se ha olvidado que los romanos ya lo habían
empleado muchos siglos antes. Los relojes romanos , como todo el
mundo sabe, requerían - por la propia naturaleza de su sistema
horario - un gnomon puntual. Habitualmente, este gnomon era
opaco (la punta de un puntero), pero también había ejemplares con
orificio gnomónico, alguno tan notable como el llamado reloj de
Belo que se puede admirar en el Museo Arqueológico de Madrid.
81
... Y EN MUCHOS SITIOS

El orificio gnomónico ha recibido los nombres más variados. Los


italianos han demostrado gran inventiva en la nomenclatura: piastra
con foro (referida a la placa que le crea), broncina (idem, haciendo
referencia al material de que están hechos los de las grandes
meridianas italianas), foro eliottico o foro gnomónico (el más usual y
descriptivo). A la mancha de luz la suelen llamar macchia luminosa o
macchia di luce. En castellano, hemos preferido el de orificio o agujero
gnomónico, si bien los aficionados a la fotografía con cámara oscura
sin lentes lo llaman estenopo u orificio estenopeico. Los franceses lo
denominan oeilleton o point de lumière y hablan de la tache lumineuse,
haciendo referencia, más bien, a la mancha de luz. Los anglosajones
emplean la expresión pinhole, no solo para el orificio sino, incluso
para la propia cámara oscura o como adjetivo calificador de todo lo
referente a la fotografía sin lente.
TIENE INCONVENIENTES

El reloj de orificio (incluida su versión de reflexión con espejo) casi


siempre es la única opción posible para relojes de interior. Sin
embargo, para relojes de exterior presenta importantes problemas,
como ya veremos en otros capítulos.
Rafael Soler lo expresa muy claramente:
Si bien este sistema es admisible para cuadrantes de discretas
dimensiones, no sucede así a poco que aumente la envergadura, pues en
estos casos los rayos solares que han de llegar al campo lectivo del
cuadrante tienen ya gran oblicuidad y la proyección del punto de luz se
alarga, cuando no se extingue a causa de aproximarse la dirección de
los rayos solares a una paralela a la chapa1.
Umberto Bigozzi comparte la opinión de Soler:
La aplicación a los relojes de intemperie sin cerramiento de cámara
oscura, sino solamente con un sombrerete que haga resaltar la imagen
solar, será especialmente precaria a las horas más extremas debido a la
1 Rafael Soler Gayá, Diseño y construcción de Relojes de Sol y de Luna, segunda edición, Colegio de

I. de C. C.y P., Madrid, 1997.


82
oblicuidad de los rayos solares que provocarán, de una parte, la
atenuación de la sombra del sombrerete y, por otro lado, una reducción
del brillo de la mancha de luz por el notable alargamiento de la misma
en sentido transversal a línea horaria.1
REPASO

Con lo que acabamos de decir, y con la explicación de la formación


de imágenes en la cámara oscura (que vimos en el capítulo §1),
podríamos ya pasar al capítulo siguiente para calcular las
dimensiones de las imágenes. Sin embargo, en atención al sabio
principio escolástico de que repetitio mater studiorum est, parece
conveniente volver a repetir parte de lo dicho en el capítulo §1 (allí,
desde un punto de vista expositivo) y a justificar algunas
afirmaciones que allí se dieron por sentadas. Algunos lectores
encontrarán superfluas las siguientes líneas, pero creemos que a
otros les serán de utilidad, especialmente para aquellos que no se
habían parado nunca a pensar en la imagen que se produce dejando
pasar la luz solar directa por un orificio. A estos últimos, les
recomendamos que se unan a nosotros para hacer - al menos
idealmente, sobre el papel - unos pocos experimentos que
terminarán de clarificar este fenómeno.
UNOS EXPERIMENTOS MUY SIMPLES

Si practicamos en una cartulina varios orificios de formas diferentes


(circular, cuadrada, triangular, una ranura...) y tamaños también
distintos (de ¼ a un centímetro, por ejemplo), y observamos las
formas y tamaños respectivos de las manchas de luz que producen
sobre una pantalla, a la vez que acercamos y alejamos la cartulina a
la pantalla, llegaremos enseguida a las siguientes conclusiones:
1) Los tamaños de las manchas de luz son proporcionales a la
distancia de la pantalla al orificio, como cabía esperar.

1 L´applicazione a orologi solari all´aperto, che non hanno una camera oscura per fare risu ltare l´immagine
del sole ma solo l´ombra della lamina che porta il foro, risultará particolarmente precaria alle ore estreme per
l´obliquità dei raggi che provocheranno da una parte una attenazione dell´ombra della lamina e dall´otra
una riduzione di luminosità dell´immagine solare e un suo vistoso allungamento in senso perpendicolare alle
linee orarie. Prof. Umberto Bigozzi, Gnomonicaitalia, agosto 1999.
83
2) Las formas de las manchas tienden a ser independientes de la
forma del orificio. Es decir, si alejamos suficientemente la cartulina de
la pantalla, las manchas producidas por los orificios triangulares o
cuadrados tienden a ser circulares (si la pantalla es perpendicular a la
dirección de los rayos solares) o elíptica1 (si la pantalla no es
perpendicular). Esta independencia de la forma de la mancha
respecto de la forma del orificio no deja de ser sorprendente. El
experimento será especialmente llamativo si lo hacemos con un
orificio de forma estrambótica, como una ranura alargada o la
silueta de un muñeco.

PANTALLA PERPENDICULAR A
ORIFICIO LOS RAYOS SOLARES

HAZ DE RAYOS SOLARES SOMBRA MANCHA DE


PARALELOSPRODUCIDOS LUZ
POR UN SOL PUNTUAL CILINDRO
INFINITAMENTE LEJANO DE LUZ

FIG. 8-1

3) El tamaño de los círculos (o elipses) anteriores tiende a ser


independiente del tamaño del orificio2, en el sentido de que si
alejamos de nuevo suficientemente la cartulina de la pantalla, la
mancha de luz producida por un orificio de ¼ de centímetro de
diámetro tendrá el mismo tamaño que la producida por el orificio de

1 En el experimento citado se podrá observar también que, para una posición relativa
pantalla-orificio fija, las elipses tienden a tener todas la misma excentricidad.
2 Es independiente del tamaño del orificio, pero sigue dependiendo de la distancia pantalla
-
orificio.
84
DIRECCIÓN PANTALLA PERPENDICULAR A LA
SECUNDARIA DIRECCIÓN PRINCIPAL DE LOS RAYOS
DE LOS SOLARES
RAYOS
SOLARES ORIFICIO
PUNTUAL
1/4º
1/4º

DIRECCIÓN
DIRECCIÓN PRINCIPAL
SECUNDARIA DE LOS
DE LOS RAYOS IMAGEN INVERTIDA
RAYOS SOLARES DEL SOL
SOLARES

FIG. 8-2

un centímetro de diámetro. Probablemente, esta particularidad


también sorprenderá al lector que no haya reflexionado nunca sobre
este tema.
EXPLICACIÓN

Lo que resta de este capítulo lo dedicaremos a la explicación - muy


sencilla- de estos fenómenos y a sus aplicaciones gnomónicas.
Si el disco solar aparente se redujese a un punto infinitamente
distante, los rayos solares sería paralelos y la mancha de luz de la
figura 8-1 sería un círculo1 perfecto del mismo diámetro que el
orificio. Pero ya sabemos que no es así, sino que el disco solar
aparente tiene una dimensión angular aparente de alrededor de ½º
(fig. 8-2)2. Esta circunstancia hace que la mancha de luz producida
por un orificio de diámetro muy pequeño sea de tamaño variable
según la posición de la pantalla. Con ese orificio pequeño, el
diámetro de la mancha solar es proporcional a la distancia entre
pantalla y orificio. Naturalmente, la dirección principal de la figura 8-
1 O una elipse, si la pantalla deja de ser paralela al orificio.
2 Para mayor claridad, como siempre, en la fig. 8-2 y siguientes, el ángulo de ½º se ha
representado fuera de escala, desproporcionadamente grande.
85
PANTALLA PERPENDICULAR A LA
CÁMARA DIRECCIÓN PRINCIPAL DE LOS
OSCURA RAYOS SOLARES
SOMBRA

DIRECCIÓN
SECUNDARIA

1/4º
DIRECCIÓN 1/4º
PRINCIPAL 1/4º
1/4º

DIRECCIÓN ORIFICIO DE
SECUNDARIA GRAN DIÁMETRO

ZONA DE MANCHA CENTRAL


PENUMBRA DE LUZ
LÍMITE DELA RESOLUCIÓN
= DIÁMETRO DEL ORIFICIO

FIG. 8-3

2 es la que tradicionalmente se calcula en la Astronomía de Posición


clásica. En esencia, la situación de la figura 8-2 es la misma que se da
en una cámara oscura como la de la figura 2-1, en la que se obtiene
una imagen invertida sobre la pantalla de la parte trasera de la
cámara. En la cámara, el tamaño de la imagen es directamente
proporcional a la distancia entre pantalla y orificio. La analogía entre
ambas figuras no es meramente formal: el sistema Sol-orificio-
pantalla es una verdadera cámara oscura y funciona como tal. La
mancha de luz no es más que la imagen invertida1 del disco solar. Si el Sol
tuviese forma aparente triangular, la mancha obtenida sería
triangular; si fuese cruciforme, la mancha también sería cruciforme.
SEGUNDA APROXIMACIÓN

Pero tampoco la figura 8-2 refleja exactamente la realidad de la


mancha producida por un orificio, porque los orificios nunca son

1 Invertida de derecha a izquierda y de arriba abajo.


86
infinitamente pequeños. Una mayor aproximación a la realidad
pretende ser la de la figura 8-3, en la que se ha representado un
orificio circular de gran tamaño. En los siguientes capítulos se
profundizará más en este punto, pero ahora interesa notar que el
orificio produce un cono interior de luz y un cono exterior. La
intersección del cono interior con la pantalla define una mancha
central de luz, y la intersección del cono exterior con la pantalla
define una zona de penumbra que rodea a la mancha de luz central.
En otros apartados veremos como la mancha central es de
luminosidad constante y que el anillo exterior de penumbra es de
claridad decreciente según nos acercamos a la periferia. Lo que si
interesa notar en este momento es que el anillo de penumbra tiene
la misma anchura que el diámetro del orificio. La consecuencia
práctica es que la imagen solar se va a ver difuminada por una periferia
penumbrosa de una anchura igual al diámetro del orificio. Si alejamos la
pantalla, el diámetro de la mancha central de luz (la imagen del Sol
en la cámara oscura) se irá agrandando proporcionalmente, mientras
que la anchura de la zona difusa permanecerá constante. En términos
fotográficos, diríamos que la resolución del sistema tiene como límite
el valor del diámetro del orificio.
Si el orificio es suficientemente pequeño, o si la distancia orificio-
pantalla es suficientemente grande, la zona de penumbra difuminará
un porcentaje de la mancha central de luz (es decir, de la imagen del
Sol), tan pequeño como queramos. De aquí se deduce que, en esas
condiciones de orificio pequeño o distancia grande (y sea la que
fuere la forma del orificio), la imagen del Sol será un círculo (o una
elipse, si la pantalla está inclinada respecto de la dirección principal
de los rayos solares). La forma del orificio (ranura, triángulo, o la
que fuere), no influirá nada más que en el ancho de la zona borrosa
de la periferia (y que, insistimos, podemos hacer tan pequeño como
queramos).
Aunque rigurosamente cierta, la última afirmación hay que tomarla
con grandes reservas prácticas. Cuanto más se aleja la pantalla del

87
orificio, menor1 es la iluminación, aunque la nitidez relativa sea mayor
(porque el efecto del borde borroso se haga menos patente, en
términos relativos). En una meridiana horizontal de una oscura
catedral italiana, podemos alejar mucho el orificio del pavimento y
utilizar un orificio de pequeño diámetro, porque la iluminación
ambiental es tan reducida que permite la visibilidad de una mancha
de luz muy tenue. Por el contrario, en un reloj vertical de una
fachada orientada al Sur no podemos utilizar un orificio muy
pequeño so pena de no obtener suficiente contraste para una visión
cómoda. Dedicaremos los siguientes capítulos al estudio
cuantitativo de estas cuestiones.
APLICACIONES GNOMÓNICAS

Las aplicaciones gnomónicas de los orificios de luz están


relacionadas con dos particularidades de los mismos. La primera es
la superioridad del orificio gnomónico sobre cualquier otro tipo de
gnomon puntual para indicar un punto con precisión. Por un lado,
un gnomon puntual convencional necesita trabajar – como veremos
en los capítulos siguientes - en la zona que llamaremos subcrítica,
mientras que un orificio gnomónico trabaja mejor en la zona
supercrítica. Así pues, para una misma distancia de gnomon a reloj,
podemos utilizar un diámetro de orificio mucho más pequeño que
el diámetro de una bola opaca (con la consiguiente ganancia de
precisión). Por otro lado, obtenemos más contraste con una
mancha de luz sobre una sombra oscura que con su negativo (una
sombra oscura sobre una zona de iluminación plena). Una buena
aplicación práctica son los relojes convencionales, en intemperie, en
los que el gnomon puntual se ha materializado como un orificio
gnomónico practicado en un sombrerete o sombrilla que
proporcione la sombra necesaria para el contraste. Este tipo de
relojes es muy abundante en Italia y Francia.

1 Efectivamente, la cantidad de luz que pasa por un agujero dado es constante en un

instante dado, independientemente de dónde pongamos la pantalla. La misma cantidad de


luz se va a distribuir sobre la mayor o menor área de la mancha de luz, dando lugar a una
menor o mayor iluminación (por unidad de superficie) de la mancha de ul z. Es fácil ver que
la iluminación es inversamente proporcional al cuadrado de la distancia.
88
La segunda particularidad diferencial del orificio gnomónico es la
posibilidad que ofrece de construir un reloj (o, al menos, una
meridiana que nos dé la hora del Mediodía) en el interior de un
edificio. Los mejores ejemplos son las grandes meridianas de las
catedrales italianas que estudiamos en otro capítulo.
Por último, la forma del orificio tiene poca importancia. Podríamos
hacerlos triangulares o estrellados. Como siempre, si los alejamos
suficientemente de la pantalla, proyectaríamos la imagen del disco solar.
Sin embargo, a efectos prácticos, interesa que sean circulares para
optimizar la cantidad de luz que son capaces de recibir y vehicular.
En términos ópticos diríamos que, para una resolución dada, el orificio de
forma circular maximiza la apertura.

FIG. 8-4 Leyenda latina en un reloj de Sol:


"La luz es la sombra de Dios".

89
§9

Cálculo de formas de la mancha de luz


sobre pantalla perpendicular a los rayos solares.

E
ALCANCE DEL CAPÍTULO

n este capítulo incluimos algunas fórmulas y


consideraciones derivadas de la Óptica Geométrica
para definir las formas y tamaños de las manchas de
luz correspondientes a los casos más frecuentes de la
infinita casuística posible. Comenzamos por los casos
representados en la figura 9-1. El orificio es paralelo a la pantalla y
ésta se mantiene perpendicular a la dirección principal de los rayos
solares. Para abreviar, como hemos hecho en el título de este

PARED (B) (A) (C)


FRONTAL
DE LA
CÁMARA
OSCURA

ORIFICIO

DIRECCIÓN ½º
PRINCIPAL
DE LOS
RAYOS SOLARES
(PERPENDICULAR
A LAS PANTALLAS)

POSICIONES DE LAPANTALLA

FIG. 9-1 Distintas posiciones


de la pantalla respecto del orificio.

90
capítulo, muchas veces decimos "la dirección de los rayos
solares", cuando deberíamos decir "la dirección principal de los
rayos solares".

CÁMARA
OSCURA PANTALLA

DIRECCIÓN
PRINCIPAL DE
LOS RAYOS
SOLARES ¼º
P1 Ø
PENUMBRA
P2
Ø P3
ORIFICIO
P4

Long. CRÍTICA

FIG. 9-2 Cámara oscura


con la pantalla en su posición crítica.

CASO I
( PANTALLA A LA DISTANCIA CRÍTICA )

Es el caso A de la figura 9-1. Ésta es la posición que llamaremos


crítica, por corresponder al vértice de luz del orificio. Es la posición
en la que la zona de máxima iluminación se reduce a un punto. En
la figura 9-2 se detalla este caso. Del triángulo del cono de luz de la
figura se deduce que:
fORIFICIO
l CRITICA =
2 ´ tan q SOL

f PENUMBRA = 2 ´ f ORIFICIO

en donde, para mayor generalidad, hemos llamado qSOL (» ¼º) al


semiángulo aparente del Sol.
Nótese que, en este caso, es:
91
l PANT = l CRIT = f = Distancia focal de la cámara oscura

En la parte derecha de la figura 9-2 se representa la mancha


luminosa que recoge la pantalla. Una representación más realística
de la mancha es la de la figura 9-3. A continuación describiremos las
distintas zonas que se aprecian en
P4 la mancha de luz, y luego daremos
una explicación del por qué de
P3 esas zonas. La descripción se
puede seguir con la ayuda de las
P1 tres figuras 9-2, 3 & 4.
Naturalmente, fuera de la mancha
P2 de luz, el resto de la pantalla está
en sombra total. Dentro de la
mancha, el único punto de
iluminación plena es el centro P1.
FIG. 9-3 A partir de este centro, la
iluminación va disminuyendo
progresivamente hasta que - en la periferia P3 - se convierte en
sombra plena.
La explicación que prometimos antes es muy sencilla pero, para
facilitar la comprensión de casos más complicados, recomendamos
que se siga el siguiente razonamiento, por infantil que parezca.
Consiste en recurrir a nuestra amiga la hormiga que en el capítulo §2
imaginábamos que vivía en una cámara oscura, y pedirle que nos
cuente qué es lo que ve cuando mira hacia el Sol. La gran lámpara de
nuestro mundo es tan lejana, tan grande y tan luminosa para
nosotros como para la hormiga por lo que podemos aceptar su
versión.
Comencemos por el centro de la mancha. ¿Qué ve la hormiga
cuando está en P1 ? Desde P1 , el ángulo con el que ve el orificio es
2 ´ qSOL » ½º, es decir, exactamente el ángulo solar. El disco solar
coincide con el orificio. La hormiga ve el disco solar completo,
pleno. El orificio le permite ver exactamente la totalidad del disco
solar, pero nada más: no ve ninguna porción de cielo azul.
92
Supongamos que a la hormiga va paseando desde el centro hacia la
periferia de la mancha de luz. En P2 vuelve a mirar al Sol y ve que,
desde esa posición, el orificio sólo deja ver parte del disco solar (fig.
9-4). Por el resto del orificio ve el cielo azul (si no hay nubes). A
medida que se aleja del centro, menos y menos porción del disco
solar es visible, la iluminación va descendiendo y la penumbra en la
pantalla se hace más oscura. Justamente en la periferia (P3), la
hormiga deja de ver el disco solar. Lo único que ve a través del
orificio es el cielo azul, que es muy pobre sustituto del Sol. En P4
continua la situación de plena sombra anterior.
Huelga decir que suponemos siempre que la única fuente luminosa
es el Sol. Hemos considerado nula la iluminación que aporta lo que
hemos llamado el cielo azul.

ORIFICIO CIELO AZUL

ORIFICIO SOL VISTO

(P1) (P2)
DISCO SOLAR
DISCO SOLAR
ORIFICIO
ORIFICIO
CIELO AZUL CIELO AZUL

(P3) (P4)
DISCO SOLAR DISCO SOLAR

FIG.-9-4. Vistas del orificio desde la pantalla en posición crítica (A).

93
94
CÁMARA OSCURA PANTALLA PANTALLA
DIRECCIÓN
PRINCIPAL
DE LOS
RAYOS SOLARES
(PERPENDICULAR (P1)
A LA PANTALLA)
(P2) ZONA DE ILUMINACIÓN
CONSTANTE
ORIFICIO (P3)
½º (P4) ZONA DE ILUMINACIÓN

.
VARIABLE
Ø ORIFICIO (P5)
(P6) ZONA DE SOMBRA
COMPLETA

Dist. PANTALLA

Dist. CRÍTICA

FIG. 9-5 Pantalla en


posición subcrítica (B).
ORIFICIO CIELO AZUL

(P1) (P2)
DISCO SOLAR

(P3) (P4)
DISCO SOLAR
(SEMI-OCULTO)

(P5) (P6)
DISCO SOLAR
(OCULTO)

PARED INTERIOR
DELA
CÁMARA OSCURA

FIG. 9-6 Vistas desde la pantalla


en posición subcrítica (B).

CASO II
( PANTALLA EN POSICIÓN SUBCRÍTICA).

Si colocamos la pantalla en la posición B (fig. 9-1), la situación es la


que se refleja en la figura 9-5. La pantalla recogerá una zona de luz
clara y de iluminación constante y una zona de penumbra. De los
triángulos de las figuras se deducen las relaciones:

95
æ l ö
fCLARO = çç 1 - PANT ÷÷ ´ fORIFICIO =
è l CRIT ø

= 2 ´ ( l CRITICA - l PANT ) ´ tan q SOL =


= fORIFICIO - 2 ´ l PANT ´ tan q SOL

f PENUMBRA = fORIFICIO + 2 ´ l PANT ´ tan q SOL =


= fCLARO + 4 ´ l PANT ´ tan q SOL =
= 2 ´ ( l CRIT + l PANT ) ´ tan q SOL

en donde fCLARO es el diámetro del núcleo claro central de la


mancha luminosa. (figs. 9-7).
La distancia crítica lCRITICA se calcula con la misma expresión del
caso anterior (sólo depende del diámetro del orificio). El resto de
parámetros son los que se definen en la fig. 9-5.
Nótese que, igual que en el caso anterior, es:
l PANT = f = distancia focal de la cámara oscura

El análisis de las distintas zonas de la mancha luminosa lo puede


hacer el lector (fig. 9-8) con el razonamiento de nuestra ayudante la
hormiga, siguiendo el método del caso anterior. Por razones de
brevedad de exposición, sólo incluiremos aquí las conclusiones
finales.
1) Existe un núcleo central (que llamamos claro ) con iluminación
constante.
2) La iluminación del claro de la mancha de luz es la misma que
recibiría la pantalla si estuviese al aire libre, sin pared frontal de la
cámara oscura. Naturalmente, seguimos suponiendo despreciable la
iluminación indirecta por el fondo del cielo.
3) La zona de penumbra que rodea al claro es de iluminación
decreciente, hasta que en su borde alcanza la iluminación nula (sombra
plena).

96
CÁMARA OSCURA PANTALLA PANTALLA
DIRECCIÓN
PRINCIPAL
DE LOS
RAYOS SOLARES
(PERPENDICULAR (P1)
A LA PANTALLA)
(P2)

ORIFICIO (P3)
(P4)

.
½º
Ø ORIFICIO (P5)
(P6)

Dist. CRÍTICA
Dist. PANTALLA
Ø PENUMBRA
Ø CLARO

FIG. 9-7 Pantalla en


posición supercrítica (C).

97
4) Las dimensiones de las respectivas zonas mencionadas se calculan
por medio de las fórmulas que dimos al principio de la exposición
de este caso.

DISCO SOLAR

(P1) (P2)
ORIFICIO

(P3) (P4)
DISCO SOLAR
DISCO SOLAR (SEMI-OCULTO)
(OCULTO) DISCO SOLAR
(OCULTO)
(P5) (P6)
ORIFICIO

PARED INTERIOR
DELA
CÁMARA OSCURA

FIG. 9-8 El orificio visto desde la pantalla


en posición supercrítica (C).

CASO III
(PANTALLA A DISTANCIA SUPERCRÍTICA).

Llamamos a posiciones supercríticas a aquellas para las cuales la


distancia del orificio a la pantalla es superior a la crítica:

98
l PANT > l CRITICA

El nombre no es muy afortunado, pero no se nos ocurre otro


mejor. La posición supercrítica de la pantalla C de la fig. 9-1 se
representa con más detalle en la figura 9-7. Como en los casos
anteriores, en la parte de la derecha de esa figura se ha dibujado la
mancha de luz que recogería la pantalla, y en la figura 9-8 hemos
tratado de dibujar las imágenes del orificio que vería un observador
desde distintos puntos ( P1 a P6 ) de la pantalla anterior.

100
Diámetro de la mancha luminosa (cm)

90
80
70
60
50 35
40
30
20
5
10
0
0 20 40 60 80 100
Distancia de la pantalla (m)

FIG. 9-9 Diámetro total de la penumbra en función de


la distancia entre orificio y pantalla.

Como hemos hecho en los casos anteriores, se deduce que:


a) Existe una zona central luminosa, un claro de luz o, mejor, de
penumbra muy iluminada, pero que no llega a alcanzar la misma
iluminación que si no existiese el orificio.
b) El diámetro de ese claro de luz o penumbra clara vale:

99
l PANT
fCLARO = fORIFICIO ´ ( - 1)
l CRITICA
= 2 ´ ( l PANT - l CRITICA ) ´ tan q SOL
= 2 ´ l PANT ´ tan q SOL - fORIFICIO

c) Como en el caso anterior, una curiosa particularidad de esa zona


central de penumbra clara es que su iluminación es constante (para
una misma posición de pantalla).

100
Diámetro de la mancha luminosa (cm)

35
10

1
1 10 100
Distancia de pantalla (m)

FIG. 9-10 Versión logarítmica de las curvas


de la figura anterior.

d) Existe una zona de penumbra menos clara, que rodea a la anterior y


cuya iluminación es decreciente a medida que nos acercamos a la
periferia.
e) El diámetro total de la penumbra oscura o, simplemente, penumbra
es:
100
f PENUMBRA = fCLARO + 2 ´ fORIFICIO
= f ORIFICIO + 2 ´ l PANT ´ tan q SOL
= 2 ´ ( l PANT + l CRITICO ) ´ tan q SOL

La primera de las funciones se ha representado gráficamente en las


figuras 9-9 & 10. Cada una de las siete curvas de la fig. 9-9
corresponde a un diámetro diferente de orificio, entre 5 mm y 35
mm, en saltos de 5 en 5 mm. En la figura se aprecia que las curvas
se juntan hasta casi formar una sola. Para separarlas y diferenciarlas,
hemos repetido la figura, pero representando esta vez las ordenadas
en escala logarítmica (fig. 9-10). La conclusión inmediata es que el
diámetro del orificio influye poco en el diámetro total de la mancha
de luz1.
f) La anchura del espacio anular que rodea a la penumbra oscura es
constante sea la que sea la distancia de la pantalla y vale, precisamente,
f ORIFICIO ..

g) Como en los casos anteriores, es:


l PANT = f = distancia focal de la cámara oscura

NOTAS A ESTE CAPÍTULO

NOTA A.- Si en algún caso particular se requiere mayor precisión, se puede tener
en cuenta la refracción de los rayos solares, utilizando los valores dados por los
anuarios astronómicos. En el capítulo §16 veremos una aplicación práctica a las
meridianas.
NOTA B.- A riesgo de abusar con la repetición, recordamos que en todas las
figuras la escala del ángulo solar está muy falseada.
NOTA C.- Cuando teníamos ya redactadas estas notas, hemos visto con
satisfacción una intervención (agosto 1999) del notable gnomonista italiano ing.
Gianni Ferrari en la lista gnomonicaitalia, en la que expone sus resultados en esta
materia, que corresponden con algunas de nuestras conclusiones. Los cálculos

1 Hablando de las meridianas, el gnomonista de Bolonia Giovanni Paltrinieri dice lo


mismo: Una variazione de diametro del foro non modificase non impercettibilmente la dimensione
del´immagine proiettata al suolo (Gnomonicaitalia, julio 1999).

101
matemáticos para casos particulares
3.5 supercríticos se encuentran ya en obras
muy antiguas.

EJEMPLO DE APLICACIÓN

EJEMPLO.- En la figura 9-11 se

22.5
representa el fondo de un pequeño
colador de té. Lo colocamos
5 perpendicularmente a la dirección
principal de los rayos solares y
Ø 1.5 recogemos la mancha de luz resultante
sobre una pantalla paralela al fondo del
COTAS EN mm. colador.
a) Tapamos todos los agujeros excepto
uno. Calcular la distancia crítica.
FIG. 9-11 b) Destapamos dos agujeros contiguos.
Un colador. Calcular la distancia crítica del orificio
equivalente conjunto (formado por la
pareja mencionada de agujeros del
colador).
c) Destapamos todos los agujeros del colador. Calcular la distancia crítica del
orificio equivalente conjunto (formado por todos los agujeros del fondo del
colador).
d) Calcular las formas de las manchas de todos los casos anteriores para una
distancia de pantalla igual a la calculada en (a).
e) Idem, en (b).
f) Idem, en (c).
SOLUCIÓN:

(a) Basta aplicar la fórmula que obtuvimos al principio:


f ORIFICIO 1.5
l CRITICA = = » 172 mm
2 ´ tan q SOL 2 ´ tan 0.25°

(b) Con anterioridad, hemos comentado repetidamente que la forma del orificio
no es esencial. Consideraremos que la pareja de dos agujeros contiguos forma un
orificio global de diámetro equivalente igual a la distancia entre sus puntos extremos.
En este caso (fig. 9-11), aunque la distancia entre centros es de 3,5 mm, la
distancia entre puntos extremos es de 5 mm. Con la misma fórmula anterior:

102
f PAREJA 5
l CRITICA = = » 573 mm
2 ´ tan q SOL 2 ´ tan 0.25°

(c) En la figura 9-11 vemos que el diámetro equivalente del fondo del colador es
de 22,5 mm:
f COLADOR 22.5
l CRITICA = = » 2578 mm
2 ´ tan q SOL 2 ´ tan 0.25°

En este último cálculo y en los dos anteriores se observará que las distancias
críticas son considerables comparadas con los diámetros de los orificios:

1
» » 116
2 ´ tan q SOL

es decir, unas 116 veces mayor. Es una consecuencia directa del pequeño valor de
qSOL.

(d) Para calcular las dimensiones de las manchas de luz, aplicando las distintas
fórmulas que se han deducidio en este capítulo, lo primero que tenemos que hacer
es discernir en qué caso estamos. La distancia lPANT = 172 mm corresponde a la
distancia crítica para el orificio formado por un solo agujero, y a una distancia
subcrítica para el orificio formado por una pareja o por todo el fondo del colador.

El agujero individual producirá una mancha de penumbra variable, de diámetro:


f PENUMBRA = 2 × fORIFICIO = 2 × 1,5 = 3 mm
La pareja de agujeros producirá un núcleo de iluminación constante, de diámetro:
fCLARO = ö ORIFICIO - 2 ´ l PANT ´ tan q SOL »
» 5 - 2 ´ 172 ´ tan 0,25º » 3,5 mm
en donde hemos utilizado una cualquiera de las tres fórmulas de que disponemos.
Este núcleo está rodeado de una penumbra de iluminación decreciente hacia la
periferia, de diámetro:
f PENUMBRA = f PAREJA + 2 ´ l PANT ´ tan q SOL »
» 5 + 2 ´ 172 ´ tan 0,25º » 6,5 mm
Finalmente, el fondo el colador entero producirá una mancha de penumbra
variable (con iluminación decreciente hacia la periferia), de diámetro:

103
fCLARO = ö COLADOR - 2 ´ l PANT ´ tan q SOL »
» 22.5 - 2 ´ 172 ´ tan 0,25º » 21 mm
Y este núcleo está rodeado de una penumbra de iluminación decreciente hacia la
periferia, de diámetro:
f PENUMBRA = f COLADOR + 2 ´ l PANT ´ tan q SOL »
» 22.5 + 2 ´ 172 ´ tan 0, 25º » 24 mm

(e) La distancia lPANT = 573 mm corresponde a la distancia crítica para el orificio


formado por la parerja de agujeros, mientras que es una distancia supercrítica para el
orificio individual, y una distancia subcrítica para el orificio equivalente formado
por todo el fondo del colador.
El agujero individual producirá un claro o núcleo central de iluminación
constante, de diámetro:
f CLARO = 2 ´ l PANT ´ tan q SOL - f ORIFICIO
» 2 ´ 573 ´ tan 0,25º -1,5 » 3,5 mm
Ese núcleo claro está rodeado por una penumbra de iluminación variable, de
diámetro:
f PENUMBRA = f CLARO + 2 ´ f ORIFICIO
= 3,5 + 2 ´ 1,5 = 6,5 mm

La pareja de agujeros se encuentra a la distancia crítica de la pantalla, y producirá


una mancha de penumbra variable, de diámetro:
fPENUMBRA = 2 × fPAREJA = 2 × 5 = 10 mm

El fondo el colador entero está situado a una distancia subcrítica de la pantalla, y


producirá una mancha de penumbra variable (con iluminación decreciente hacia la
periferia), de diámetro:
f CLARO = f COLADOR - 2 ´ l PANT ´ tan q SOL =
= 22,5 - 2 ´ 573 ´ tan 0,25º » 17,5 mm
Y este núcleo está rodeado de una penumbra de iluminación decreciente hacia la
periferia, de diámetro:
f PENUMBRA = f COLADOR + 2 ´ l PANT ´ tan q SOL =
= 22,5 + 2 ´ 573 ´ tan 0,25º » 27,5 mm

104
(f) La distancia lPANT = 2578 mm corresponde a la distancia crítica para el orificio
equivalente formado por el colador entero, mientras que es una distancia supercrítica
para el orificio individual y para la pareja de agujeros.
El agujero individual producirá un claro o núcleo central de iluminación
constante, de diámetro:
f CLARO = 2 ´ l PANT ´ tan q SOL - f ORIFICIO
» 2 ´ 2578 ´ tan 0,25º -1,5 » 21 mm
Ese núcleo claro está rodeado por una penumbra de iluminación variable, de
diámetro:
f PENUMBRA = fCLARO + 2 × fORIFICIO
= 21 + 2 × 1,5 = 24 mm

Igualmente, la pareja de agujeros producirá un claro o núcleo central de


iluminación constante, de diámetro:
f CLARO = 2 ´ l PANT ´ tan q SOL - f ORIFICIO
» 2 ´ 2578 ´ tan 0,25º -5 » 17,5 mm
Ese núcleo claro está rodeado por una penumbra de iluminación variable, de
diámetro:
fPENUMBRA = fCLARO + 2 × fORIFICIO
= 17,5 + 2 × 5 = 27,5 mm

El colador entero se encuentra a la distancia crítica de la pantalla, y producirá una


mancha de penumbra variable, de diámetro:
f PENUMBRA = 2 ×fCOLADOR = 2 × 22,5 = 45 mm

Hasta aquí, hemos procedido un tanto mecánicamente, aplicando las fórmulas


facilitadas. Es muy recomendable repetir este estudio (o parte de él) calculando
únicamente las dimensiones de las manchas de los agujeros individuales, y luego
dibujar a escala algunas de las manchas para observar su mezcla. En la figura 9-12
hemos representado en (1) la pareja de orificios a escala. En (2) se han dibujado
los claros que producen individualmente, cada uno de los orificios. La distancia de
(2) es crítica para un orificio, pero subcrítica para la pareja. En (3) la distancia es ya
supercrítica para el orificio individual. Hemos representado con línea llena el
contorno de las penumbras exteriores, y con línea de trazos los contornos de los
núcleos claros centrales. Si el agujero individual fuese un triángulo en vez de un
círculo, la mancha ya sería redondeada, no triangular. En (3) la distancia es crítica
para la pareja conjunta. Las penumbras de ambos orificios individuales se
105
entremezclan y los claros son tangentes: una distancia un poco mayor y los claros
comenzarán a fundirse uno con otro. Finalmente, en (4), la distancia de pantalla es
supercrítica tanto para el agujero individual como para la pareja conjunta. Las
manchas de ambos agujeros se han entremezclado de forma que la mancha
conjunta es muy redondeada, casi un círculo perfecto. Si medimos las dimensiones
principales de la composición de (4) veremos su coincicidencia con los valores

(1) Pareja de taladros de Ø1,5 mm.


Separación entre centros: 3,5 mm.

(2) Juego de penumbras.


Distancia de pantalla: 172 mm.

(3) Juego de claros y penumbras.


Distancia de pantalla: 573 mm.

Juego de claros
(4) y de penumbras.
Distancia de
pantalla: 2578 mm.

17.5
27.5

FIG. 9-12 Juego de claros y penumbras


producidos por dos agujeros contiguos
del colador del Ejemplo.

calculados antes. Merece la pena observar con especial atención esta última parte
de la figura para comprender mejor la formación de manchas de luz arrojadas por
formas complejas. El orificio equivalente formado por la pareja (1) de agujeros se
aparta mucho de la forma circular. Desde este punto de vista la pareja de agujeros
es un orificio mucho más irregular que el orificio triangular que hemos
considerado en otras ocasiones.

106
No hemos reproducido la composición de las manchas individuales de todos y
cada uno de los agujeros del colador, porque el dibujo resultante es demasiado
complejo y confuso para ser instructivo.

MEAM @ VIDE @ VMBRAM,


TVAM @ VIDEBIS @ VITAM

FIG. 9-13 Leyenda latina en un reloj de Sol:


Mira mi sombra, verás tu vida.

107
§10

Cálculo de formas de la mancha de luz


sobre pantalla inclinada
respecto de los rayos solares.

E
GENERALIZAMOS EL CAPÍTULO ANTERIOR

ste capítulo es muy parecido al anterior. Buscando


mayor generalidad, hemos supuesto que la pantalla ya
no es necesariamente perpendicular a la dirección
principal de los rayos solares, sino que el ángulo agudo
a entre ellos es uno cualquiera (fig. 10-1). En este caso, para ser
coherentes con las definiciones anteriores, llamaremos distancia focal f
de la cámara oscura a la distancia del centro del orificio a la pantalla.

PANTALLA INCLINADA
DIRECCIÓN CÁMARA OSCURA (PLANO DEL RELOJ)
PRINCIPAL
DE LOS
RAYOS SOLARES

Ø ORIFICIO a
RO
ENT
t. C
Dis
f

PUNTO PRINCIPAL

FIG. 10-1 Pantalla inclinada


respecto de la dirección principal de los rayos solares.

108
EL PUNTO PRINCIPAL

Al punto de intersección del plano de la pantalla con la


perpendicular al mismo trazada desde el orificio, lo llamaremos
punto principal, que es la denominación más frecuente en los
tratados de perspectiva. Para hacer honor a la terminología de los
astrónomos italianos que diseñaron las meridianas de los siglos
XVII y XVIII, a veces, llamaremos a ese punto principal punctum
perpendiculi (es decir, el "punto marcado por la plomada").
Naturalmente, esta denominación sólo se puede emplear con
propiedad cuando el plano de la pantalla de la cámara oscura es
horizontal.

DIRECCIÓN
PRINCIPAL DE
LOS RAYOS
SOLARES
PARED FRONTAL
DE LA CÁMARA
PERPENDICULAR A
OSCURA q
LA DIRECCIÓN
PRINCIPAL DE LOS
RAYOS SOLARES
PANTALLA
(PLANO DEL
X
RELOJ) INCLINACIÓN DE LA
PANTALLA
RESPECTO DE LOS
RAYOS SOLARES
"PUNCTUM
90º PERPENDICULI"
Y a (PUNTO
PRINCIPAL)

NÚCLEO PENUMBRA
CLARO Dist. PROX.
Dist. CENTRO
Dist. LEJANO

FIG. 10-2 Pantalla inclinada.

Llamaremos lCENTRO a la distancia entre el punto principal y el centro


de la mancha de luz (o, mejor dicho, la intersección entre la pantalla
109
y el rayo solar principal que pasa por el centro del orificio). gracias a
la simetría de la elipse, no suele ser difícil determinar con bastante
precisión el centro de la mancha de luz.
GENERALIZAMOS,
PERO NO DEMASIADO

Hemos visto que la pantalla forma un ángulo cualquiera a con la


dirección principal de los rayos solares. En cambio, seguiremos
manteniendo la restricción de que la pantalla es perpendicular al
plano vertical que contiene al Sol1. En estas circunstancias, las

DIRECCIÓN Ø ORIFICIO
PRINCIPAL ORIFICIO EQUIVALENTE
DE LOS (PERPEND. A LOS
RAYOS SOLARES RAYOS SOLARES)
a
CÁMARA OSCURA .
a AL
QUIV
ØE

PANTALLA INCLINADA
(PLANO DEL RELOJ)

FIG. 10-3 Orificio equivalente.


Caso de orificio paralelo a la pantalla.

manchas luminosas (núcleo claro & penumbra) dejan de ser


circulares y se asemejan a elipses, como se ve en la figura 10-2. Los
ejes de las elipses perpendiculares a la dirección principal de los
rayos solares coinciden con los diámetros calculados en el capítulo
anterior. Los otros ejes son, aproximadamente, los valores

1 La restricción indicada es, como siempre, para simplificar y reducir la amplia casuística

posible. Si el lector lo desea, no tendrá ninguna dificultad en preparar por si mismo la


generalización. Basta introducir la inclinación b respecto del plano vertical, con lo que
aparecerá el seno de b en las fórmulas.
110
anteriores divididos por el seno de a, si aceptamos la aproximación
qSOL » 0. En los siguientes párrafos facilitaremos las fórmulas para
su cálculo sin esta última simplificación. Las distancias lPROX ,
lLEJANO y lCENTRO , en la figura 10-2, hacen referencia a las distancias
del punctum perpendiculi a los puntos más próximo y lejano y al centro
de la mancha de luz.

CÁMARA OSCURA
ORIFICIO EQUIVALENTE
(PERPEND. ALOS
RAYOS SOLARES)

DIRECCIÓN
PRINCIPAL
a

Ø ORIFICIO
DE LOS
RAYOS SOLARES
PANTALLA INCLINADA
(PLANO DEL RELOJ)

a L.
IVA
EQU
Ø

FIG. 10-4 Orificio equivalente.


Caso de orificio perpendicular a la pantalla.

UN ARTIFICIO DE CÁLCULO:
EL ORIFICIO EQUIVALENTE

En estos cálculos relacionados con pantallas inclinadas, creemos que


es práctico el uso del concepto de orificio equivalente para indicar un
orificio ficticio que resulta de proyectar el orificio real sobre un
plano perpendicular a la dirección principal de los rayos solares,
manteniendo la posición del centro del orificio. En las figuras 10-3
& 4 mostramos los dos casos más frecuentes. En el primero (plano
del orificio paralelo a la pantalla), el diámetro del orificio equivalente
es:
111
f EQUIVAL = sen a ´ f ORIFICIO

En el segundo caso (fig. 10-4, plano del orificio perpendicular a la


pantalla), el diámetro del orificio equivalente es:
f EQUIVAL = cos a ´ fORIFICIO

De nuevo, la casuística del orificio equivalente puede ser muy


variada, pero siempre son tan fácilmente resolubles como los dos
casos expuestos.

Y1
X Y2
Y

X1
PANTALLA INCLINADA

X1
(PLANO DEL RELOJ)

Dist. CRÍTICA
CÁMARA OSCURA

.
FIG. 10-5
RAYOS SOLARES

Pantalla inclinada.
Ø ORIFICIO
DIRECCIÓN
PRINCIPAL

Posición crítica.
DE LOS

112
CASO I
PANTALLA EN POSICIÓN CRÍTICA.

Ésta es la posición que llamaremos crítica, por corresponder al


vértice de luz del orificio. Es la posición en la que la zona de
máxima iluminación se reduce a un punto. En la figura 10-5 se
detalla este caso De los triángulos del cono de luz de la figura se
deduce:

Y4
Y3
X1
FIG. 10-6 Y2
Pantalla inclinada. X2
Posición subcrítica. Y1

X
Y
X1

X2
PANTALLA INCLINADA
(PLANO DEL RELOJ)

Dist. CRÍTICA
a
2´q
CÁMARA OSCURA

.
RAYOS SOLARES

Ø ORIFICIO
DIRECCIÓN
PRINCIPAL
DE LOS

113
X1 = fORIFICIO

fORIFICIO ´ cos q SOL


Y1 =
sen(a + q SOL )

fORIFICIO ´ cos q SOL


Y2 =
sen(a - q SOL )

CASO II
PANTALLA EN POSICIÓN SUBCRÍTICA.

Como antes, los ejes menores de las elipses de sombra y penumbra


(perpendiculares a la dirección principal de los rayos solares)
coinciden con los valores calculados anteriormente. De los
triángulos de la figura 10-6 se deduce fácilmente que:
cos q SOL
Y1 = ´ f EQUIVAL -
sen(a + q SOL )
1 1
- ( l CRITICA - l PANT ) ´ sen q SOL ´ ( + )
sen(a - q SOL ) sen(a + q SOL )

sen q SOl
Y2 » ´ (l CRITICA - l PANT )
sen(a - q SOl )

sen q SOl
Y3 » ´ (l CRITICA - l PANT )
sen(a + q SOl )

cos q SOL
Y4 = ´ f EQUIVAL -
sen(a - q SOL )
1 1
- ( l CRITICA - l PANT ) ´ sen q SOL ´ ( + )
sen(a - q SOL ) sen(a + q SOL )

Elipse del claro central:


(Semieje en dirección X ) = f EQUIVAL - 2 ´ tan q SOL ´ l PANT

1
(Semieje en dirección Y ) = (Y 2 + Y3 )
2
Elipse de penumbra:
114
(Semieje en dirección X ) = f EQUIVAL + 2 × tan q SOL × l PANT

1
(Semieje en dirección Y ) = (Y1 + Y2 + Y3 + Y4 )
2

CASO III
PANTALLA INCLINADA EN POSICIÓN SUPERCRÍTICA.

De los triángulos de la figura 10-7 se deduce fácilmente:


cos q SOL
Y1 = ´ f EQUIVAL
sen(a + q SOL )

sen q SOL
Y2 = ´ (l PANT - l CRITICA )
sen(a + q SOL )

sen q SOl
Y3 » ´ (l PANT - l CRITICA )
sen(a - q SOl )

cosq SOL
Y4 = ´ f EQUIVAL
sen(a - q SOL )

Elipse del claro central:


(Semieje en dirección X ) = f EQUIVAL - 2 ´ tg q SOL ´ l PANT

1
(Semieje en dirección Y ) = (Y2 + Y3 )
2
Elipse de penumbra:
(Semieje en direción X ) = f EQUIVAL + 2 ´ tg q SOL ´ l PANT

1
(Semieje en dirección Y ) = (Y1 + Y2 + Y3 + Y4 )
2

NOTA .- En este capítulo no hemos incluido ningún ejemplo de aplicación


porque lo haremos en los capítulos §16 y siguientes.

115
116
PANTALLA INCLINADA
CÁMARA OSCURA (PLANO DEL RELOJ)

DIRECCIÓN X1
PRINCIPAL
DE LOS X1
RAYOS SOLARES

Y
a

.
2´q
Ø ORIFICIO X
Y4

Dist. CRÍTICA
Y3
Y2

X2
X2
Y1

supercrítica.
inclinada. Posición
FIG. 10-7 Pantalla
§11
La iluminación de la mancha de luz.
Pantalla perpendicular a los rayos solares.
Notas sobre fotometría.

L
LA FOTOMETRÍA NO ES PARA NIÑOS

a Fotometría es una rama de la Óptica Aplicada poco


amistosa para los profanos. Sus conceptos básicos y sus
unidades de medida son sutiles y resbaladizos. Si de la
luz sólo nos interesaran aquellas características que son
comunes a las de cualquier otra radiación electromagnética,
probablemente sus conceptos básicos serían más accesibles. El
flujo radiante (medido en watios), o la irradiación (medida en
watios/m2 ), o la intensidad radiante (watios/estereoradián) son
conceptos mucho más comprensibles que sus equivalentes
lumínicos el flujo luminoso (que se mide en lúmenes) o la iluminancia
(medida en luxes) o la intensidad luminosa (en candelas). ¿Por qué
esta diferencia? Simplemente, porque las características que más
nos interesan de la luz (es decir, de la porción visible del espectro
electromagnético) están ligadas a la visión humana, con todas sus
implicaciones fisiológicas y psicológicas.
ALCANCE DE NUESTRO TRABAJO

El cálculo teórico de los parámetros fotométricos de las manchas de


luz y de las sombras y penumbras, es una tarea compleja y no fácil y
que, seguramente, no merece la pena. Sin embargo, creemos que sí
puede merecer la pena abordar algún cálculo muy simplificado que
pueda aportar alguna idea útil para su aplicación en Gnomónica.
En éste y en el siguiente capítulo centraremos nuestra atención en la
mancha luminosa, dejando para los capítulos §23 & 25 el estudio de
las sombras de los objetos opacos. La primera parte (el estudio de la
mancha luminosa) la dividiremos en dos capítulos §11 & 12, según

117
que la pantalla sea perpendicular o no a la dirección principal de los
rayos solares (la definida por el centro del disco solar).
LAS REGLAS DEL JUEGO

Para calcular las características fotométricas de la mancha luminosa,


nos encontraremos en nuestro camino diversas dificultades o
problemas que habrá que ir abordando y simplificando
sucesivamente, como resumimos a continuación.
1) Nos limitaremos a calcular la iluminancia en cada punto de la
mancha luminosa, es decir, lo que en lenguaje vulgar entendemos a
veces por iluminación de un punto de una superficie (ver nota H al
final de este capítulo).
2) Para sacar partido de la simetría de la mancha sólo consideraremos
el caso de orificio circular paralelo a la pantalla y pantalla
perpendicular a la dirección principal de los rayos solares. Así, los
puntos a estudiar de la mancha luminosa son reducibles a los de un
radio de la misma.
3) La iluminancia no la mediremos en sus unidades propias (luxes)
sino que calcularemos la iluminancia relativa como porcentaje o
fracción de la iluminancia que recibiría la mancha luminosa si
estuviese a pleno Sol, fuera de la cámara oscura.
4) Como siempre, suponemos que no llega a la mancha luminosa
otra luz que la directa procedente del disco solar. Dicho en otras
palabras, suponemos que el cielo no es azul sino negro, lo mismo
que las paredes interiores de la cámara oscura.
UNA METODOLOGÍA DE ANDAR POR CASA

Después de sentar las simplificaciones anteriores, el siguiente


problema es el de articular un método de cálculo de la iluminación
incidente sobre cada uno de los puntos seleccionados de la mancha
de luz. De nuevo, recurriremos a pedir auxilio a nuestra amiga la
hormiga que conocimos en el capítulo §2. Sabemos que, como el Sol
está tan lejano, el semiángulo aparente qSOL » ¼º permanece
constante esté donde esté la hormiga (fig. 11-1). Tanto desde A
118
CÁMARA OSCURA

A'
c
¼º
¼º

¼º
¼º
A
DIRECCIÓN PANTALLA
PRINCIPAL
DE LOS
RAYOS SOLARES

Dist PANT.

FIG. 11-1

como desde A', ella ve el disco solar (o la porción de él que le


permita el orificio) con el mismo diámetro aparente. Si la pantalla
está exactamente a la distancia crítica, la hormiga ve el disco solar
del mismo tamaño aparente que el orificio. Si la posición es
subcrítica, ve el disco solar de menor tamaño que el orificio mientras
que, en posiciones supercríticas es el orificio el que aparenta ser
menor que el disco solar. Todo esto es muy claro en la posición A,
pero ¿qué ocurre cuando la hormiga se desplaza a la posición A' ?
Como lPANT >> c , la consecuencia práctica es que la hormiga ve el
orificio con un ángulo casi exactamente constante, como ocurría
con el disco solar. Ver el Ejemplo 1, al final de este capítulo.
MÉTODO CUANTITATIVO

Hasta ahora, nuestra ayudante sólo nos había informado


cualitativamente. Desde el interior de la cámara oscura, nos informaba
de la mayor o menor porción del disco solar que el orificio le dejaba
ver. De esa información, nosotros deducíamos que en el punto de la
observación (es decir, en el punto de la pantalla en el cual estaba
situada la hormiga en ese momento) habría mayor o menor

119
iluminación. En realidad, los criterios de la hormiga son muy
sencillos:
Si desde donde yo estoy puedo ver todo el disco solar, es que estoy a
pleno Sol. Si no puedo ver el sol, es que estoy a la sombra. Y si sólo
puedo ver parte del disco solar, es que estoy en penumbra.
Sospechamos que la hormiga es un hormigo y se llama Pero Grullo,
pero a veces los conceptos más obvios son los que pasan más
desapercibidos. Esos criterios nos van a ser muy útiles para
relacionar magnitudes poco accesibles a un profano como la
iluminación de un punto en penumbra con un simple cálculo de la
fracción del área del disco solar visible a través del agujero de la
cámara.1
PRIMEROS CÁLCULOS

A fin de cuentas, seguimos el consejo de lord Kelvin que citábamos


en otro lugar, tratando de hacer medible lo que aparentemente no lo
es. En pocas palabras, consideraremos como iluminancia relativa de
un punto de la mancha luminosa al cociente entre el área del disco
solar que el orificio deja ver desde ese punto, y el área del disco solar
completo. Naturalmente, lo que vemos como magnitudes angulares
(el Sol, el orificio) lo tenemos que medir en unidades de área.
Podemos proyectar ambas figuras (orificio y disco solar) sobre un
mismo plano de proyección. Por ejemplo, podemos utilizar como
plano de proyección la propia pared frontal interior de la cámara
oscura, en la que está practicado el orificio. Si sobre este plano se
coloca una cinta métrica, la hormiga (situada en la mancha luminosa
sobre la pantalla) ve el orificio con su diámetro real (medido con la
cinta métrica que se encuentra en su mismo plano). El disco solar
(proyectado gnomónicamente sobre la pared frontal) lo ve con un

1 El primero - que conozcamos - que ha hecho un análisis de este tipo es el profesor


Allan A. Mills. Dos trabajos fundamentales de este autor son los artículos Sunlight and
Shadows (BBS Bull. No. 1, 1996) y Aperture Gnomons, Meridian Lines, and Accurate
determination of Earth´s Orbit (BBS Bull. 94-4). Su análisis teórico es más fino que el
nuestro porque introduce dos correcciones: (a) la influencia de la iluminación ambiente
en el brillo de la umbra, y (b) la no uniformidad del brillo del disco solar (disminuye con
el radio del punto considerado).
120
CÁMARA OSCURA MANCHA
PANTALLA LUMINOSA

A
q Y DIÁMETRO
MANCHA
.

q¢ LUMINOSA
A' ( c, 0 )
A' c

Dist PANT.
X

FIG. 11-2

121
diámetro aparente (medido con la misma cinta del método anterior)
de:
f SOL = 2 ´ l PANT ´ tan q SOL

Tenga presente el lector que estamos suponiendo siempre (lo que


parece razonable) que la distancia desde la hormiga al orificio (es
decir, la distancia lPANT ) es tan grande que el diámetro y forma
circular del orificio y del disco solar no varían con la posición de
la hormiga. Lo único que varía es la porción de disco solar que
deja ver el orificio.
En la figura 11-2 hemos trazado sobre la pantalla el dibujo de los
tamaños aparentes del orificio y del disco solar, tal como los ve la
hormiga - cuando dirige su mirada hacia la pared frontal de la
cámara - en su deambular por la mancha luminosa.
En cualquiera de las posiciones de la pantalla, sabemos (§9) que se
cumple que:
f PENUMBRA = fORIFICIO + 2l PANT ´ tan q SOL

Para facilitar los cálculos de este capítulo conviene preparar por


separado algunos cálculos auxiliares. Al final de este capítulo, en la
nota A se ha calculado la intersección de dos circunferencias y en la
nota B el área de esa intersección. En la nota C se detalla el cálculo
de la iluminancia (sobre los supuestos antes mencionados).
OTRA VEZ EL NÚMERO [ F/#]

Con el fin de generalizar lo más posible también podemos expresar


todas las magnitudes y parámetros que intervienen en el cálculo de
la iluminancia en función del número adimensional [ f/#]:
l PANT
[ f/#] =
f ORIFICIO

De las tres últimas ecuaciones obtenemos:

122
2 ´ [ f/#] ´ tan q SOL
f SOL = ´ f PENUMBRA
1 + 2 ´ [ f/#] ´ tan q SOL

f PENUMBRA
fORIFICIO =
1 + 2 × [ f/#] × tan q SOL

UNA MANCHA "UNITARIA"

Como nos bastan los datos relativos, podemos hacer que el radio de
la mancha total sea igual a la unidad, es decir, f PENUMBRA = 2 . Así,
podemos calcular y representar gráficamente la iluminancia en
función, únicamente, del número [ f /#] . La expresión resultante
es:
1 2
Iluminancia relativa = ( r1 + r 22 ) -
2r 22
1 a a
- 2 (bx + r12 arcsen 1 + r 22 arcsen 2 )
pr 2 r1 r2

en donde:
fORIFICIO f PENUMBRA
r1 = =
2 2(1 + 2 ´ [ f/#] ´ tan q SOL )

f SOL 2 ´ [ f/#] ´ tan q SOL


r2 = = ´ f PENUMBRA
2 1 + 2 ´ [ f/#] ´ tan q SOL

x 2 + r12 - r 22
a1 =
2x
x 2 + r 22 - r12
a2 =
2x

b = r12 - a12 = r22 - a 22

x = c = Abscisa del puntode la mancha de luz


sobre el que se está calculando la iluminancia,
expresado como fracción del radio de la periferia
de la mancha luminosa (penumbra) .

123
CASUÍSTICA

La expresión anterior se ha deducido a partir del área de la luneta de


intersección entre las circunferencias del orificio y del disco solar.
Cuando no existe intersección (fig. 11-3b & c), la iluminación es,
directamente, el cociente entre el área vista (un círculo) del disco
solar y el área del círculo total. Hay cuatro casos de no intersección:

(a) (b) (c)

r1 r2 c r2 r1 c
c r1 r2

FIG. 11-3 Condiciones límite de no-intersección


del orificio y del disco solar.

a) En condiciones críticas ( [ f/#] » 115), la no-intersección se


produce cuando es x = c = 0 , y la iluminancia vale
p r22
Iluminancia = =1
p r22

b) En condiciones subcríticas ( [ f/#] < 115) no hay intersección


cuando
x < r1 - r 2

y la iluminancia vale la unidad, igual que en el caso anterior.


c) En condiciones supercríticas ( [ f/#] > 115) no hay intersección
cuando
x < r 2 - r1
124
y la iluminancia vale
2
pr2 æ r ö
Iluminancia = 12 = çç 1 ÷÷
p r2 è r2 ø
d) En todos los casos, si
x = c > r1 + r 2

no hay intersección ni coincidencia, y la iluminancia es nula.


RESUMEN Y CONSECUENCIAS

115 90

30
0,9
60
0,8
(Iluminancia a pleno Sol =1)

0,7
Iluminancia relativa

0,6

0,5
140

0,4

0,3

0,2 200
600
0,1

0
0 0,1 0,2 0,3 0,4 0,5 0,6 0,7 0,8 0,9 1

Fracción del radio de la mancha luminosa


( 1 = periferia )

FIG. 11-4 Iluminación de cada punto de la mancha luminosa, en función


de su posición y del número [ f/#] de la cámara.

125
La función anterior iluminancia (teniendo en cuenta todos los
condicionantes expuestos) se ha representado en la figura 11-4 para
diversos valores del número [ f/#] de la cámara. El número [ f/#]
de cada curva de la figura se indica dentro de una nube. La
inspección cuidadosa de la figura permite sacar algunas conclusiones
prácticas y confirmar otras que ya habíamos deducido por otros
Iluminación relativa en el centro de la mancha

0,8

0,6
de luz

0,4

0,2

0
0 200 400 600 800 1000
Número F/#

FIG. 11--5 La iluminación relativa


en el centro de una mancha de luz,
en función del número [ f/#] de la cámara oscura.

medios en capítulos anteriores:


1) En la situación crítica, la iluminación es creciente (casi
linealmente) según nos acercamos al centro. La iluminación en el
centro de la mancha es la misma que habría a pleno Sol.
2) En todas las otras situaciones, las manchas luminosas presentan
una meseta central (núcleo claro), de iluminación constante.
126
3) En las situaciones subcríticas, el núcleo claro tiene la iluminación
máxima: la misma que habría a pleno Sol (fuera de la cámara oscura).
4) En las situaciones supercríticas, la iluminación del núcleo claro
central se mantiene constante en todos los puntos del núcleo pero
decrece a medida que crece el número [ f/#], es decir, es tanto
1
(Diám. núcleo claro) / (Diám. penumbra)

0,8

0,6

0,4

0,2

0
0 500 1000
Número F/#

FIG. 11-6

menos luminoso cuanto mas supercrítica es la situación. La


variación aludida se puede ver en la figura 11-5, que representa la
función
Iluminancia relativa = 1, para [ f /# ] £ 115
2
ær ö
= 1 - çç 1 ÷÷ , para [ f /# ] > 115
è r2 ø

127
Y ( Xo, Yo )
r1 CIRCUNFERENCIA # 2

r2
X
( c, 0 )
CIRCUNFERENCIA # 1

FIG. 11-7 Intersección de dos circunferencias.

(Xo, Yo)
r1 Xo r2

Yo

CIRCUNFERENCIA # 2
c
CIRCUNFERENCIA # 1

FIG. 11-8 Intersección de dos circunferencias.

128
que no es más que otra versión de la
muy conocida ley de variación de la Y
iluminancia con el cuadrado de la
distancia. r
5) En la posición crítica ( [ f/#] »
115), no hay claro central (se ha
b X
reducido a un punto en el centro de la
mancha).
6) En cada mancha, a partir de esa a
meseta central de iluminación
constante comienza una zona de FIG. 11-9
iluminación variable (penumbra) Área de un segmento
decreciente hasta la periferia donde se circular.
anula la iluminación.
7) Las dimensiones relativas de los núcleos claros centrales y de las
penumbras exteriores se pueden medir por la fracción de diámetro
de mancha luminosa que ocupa el núcleo claro. En la figura 11-6 se
ha representado esta fracción que, según vimos antes, vale:
fCLARO 1 - 2 ´ ( f /# ) ´ tan q SOL
=
fPENUMBRA 1 + 2 ´ ( f /# ) ´ tan q SOL

En dicha figura 11-6 se puede ver que, en situaciones críticas, el


diámetro del núcleo claro de iluminancia constante disminuye a
medida que crece el [ f/#], se anula en la situación crítica ( [ f/#] »
115), y vuelve a crecer indefinidamente con [ f/#], es decir, a
medida que la situación se hace más supercrítica.
NOTAS AL CAPÍTULO

NOTA A.- En la figura 11-7 se ha reflejado el cálculo de la intersección de dos


circunferencias, la #1 (de radio r1 ) y la #2 (de radio r2 ). Se ha supuesto que la
circunferencia #1 tiene su centro en el origen de coordenadas. El centro de la
circunferencia #2 es el punto ( c , 0 ). Los puntos de intersección se calculan,
como siempre, resolviendo el sistema formado por las ecuaciones de ambas
circunferencias:

129
x 2 + y 2 = r12
( x - c )2 + y 2 = r22
Las coordenadas del punto de intersección superior son:
c 2 - r22 + r12
X0 =
2c
2
æ c 2 - r22 + r12 ö
Y0 = + r - çç 1
2
÷
÷
è 2c ø
Los resultados se muestran en la figura 11-8, en la que todos los parámetros
representados por letras son positivos:
c 2 + r12 - r 22
a1 =
2c
c 2 + r 22 - r12
a2 =
2c
b= r12 - a 12 = r 22 - a 22

NOTA B.- Con ayuda de la figura 11-9 & 10 vamos a calcular algunas áreas,
como cálculos auxiliares preparatorios. El área rayada de la figura 11-9 es:
r
r éx 2 r2 xù
2 ò x =a
r 2 - x 2 dx = 2´ê
ë2
r - x 2 + arcsen
2 r úû x =a
p 2 a
= r - a r 2 - a 2 - r 2 arcsen
2 r
Si, por comodidad, llamamos:

b = + r 2 - a2
el área rayada anterior de la figura 11-9 se puede expresar como:
p 2 a
r - ab - r 2 arcsen
2 r
Utilizando el resultado anterior podemos ahora calcular el área de la luneta rayada
de la figura 11-10:

130
a1 a2
CIRCUNF. #1
CIRCUNF. #2

r1 c r2

FIG. 11-10 Área de una luneta.

æp 2 a ö æp a ö
çç r1 - a 1b - r12 arcsen 1 ÷÷ + çç r 22 - a 2 b - r 22 arcsen 2 ÷÷ =
è2 r1 ø è 2 r2 ø
p 2 a1 a
= ( r1 + r 2 ) - b ( a 1 + a 2 ) - r1 arcsen
2 2
- r 2 arcsen 2 =
2

2 r1 r2
p 2 a a
= ( r1 + r 22 ) - bc - r12 arcsen 1 - r 22 arcsen 2
2 r1 r2

NOTA C.- En esta nota detallamos el cálculo de la iluminancia. Representamos el


Sol (fig. 11-7) por la circunferencia #2, y el orificio por la circunferencia #1. El
centro ( c, 0 ) de la imagen solar en la figura 11-7 es el correspondiente a un punto
cualquiera x = c del radio de la mancha luminosa.
Según los resultados de la nota B, el área visible ( la luneta ) del disco solar es:
p 2 a a
( r1 + r 22 ) - bc - r12 arcsen 1 - r 22 arcsen 2
2 r1 r2
La iluminación relativa es el cociente entre esta cantidad y el área del círculo de
radio r1 :

131
1
Iluminancia relativa = ( r12 + r 22 )
2 r 22
1 a a
( bc + r12 arcsen 1 + r 22 arcsen 2 )
p r 22 r1 r2

en donde:
c = x = Abscisa del punto de la mancha de luz
sobre el que se está calculando la iluminancia.

x 2 + r12 - r 22
a1 =
2x
x 2 + r 22 - r12
a2 =
2x

b = r12 - a 12 = r 22 - a 22

NOTA D.- Nosotros no hemos hecho


mediciones fotométricas reales, es decir, con (Ø ORIFICIO)´
instrumentos fotométricos. Sería muy Y (Ø SOL)´
interesante que alguien hiciese una pequeña
investigación al respecto. Brindamos la idea a
alguno de nuestros colegas de aficiones
italianos que tienen cercanos los magníficos
laboratorios que son las meridianas de sus X
catedrales. Mills advierte1 que las mediciones c
con fotómetro necesitarían corregirse para
tener en cuenta el movimiento constante de la
mancha de luz, por lo que convendría que FIG. 11-11
hacer las mediciones con algún tipo de montaje
heliostático.
NOTA E.- Aunque nos hemos propuesto rehuir de estudios fotométricos
serios, en las notas siguientes resumimos las principales unidades fotométricas
para uso de los potenciales aficionados a la Gnomónica que, no sabiendo gran
cosa de Óptica, se interesen por estas aplicaciones. Si algún físico lee estas
notas deberá disculpar el tono en que están escritas, porque,
intencionadamente, hemos sacrificado el rigor a la claridad. En la figura 11-12
se muestra un esquema recordatorio de las distintas magnitudes.

1 A.A. Mills, Sunlight and Shadows, BSS Bull. No. 1, 1996.


132
NOTA F.- El flujo luminoso ( F ) es la magnitud fundamental de la
Fotometría. Es el flujo de energía radiante (es decir, la potencia), corregida según
la respuesta fisiológica del ojo humano medio. Podríamos decir que es la
potencia (en su sentido físico) de la fracción visible de la radiación. Se mide en
lúmenes. Para el ojo humano, un lúmen de cualquier color (es decir, de
cualquier longitud de onda) producirá los mismos niveles de iluminación.
En resumen, un lúmen es una unidad del mismo tipo que el watio, pero medida
de tal forma que tiene en cuenta la sensibilidad del ojo. Como referencia, una
lámpara incandescente de 60 watios emite unos 890 lúmenes1. Cuando de esa
bombilla se dice que emite 680 lúmenes, se entiende que esos lúmenes miden
toda la luz que sale de la bombilla en todas las direcciones.
NOTA G.- La intensidad luminosa ( I ) de una fuente puntual mide los lúmenes
de flujo que emite la fuente en una dirección particular (es decir, por cada
estereoradián ). Su unidad es la candela :
lumen
1 candela = 1
estereoradián
Recuérdese que una superficie de 1 m2 sobre una esfera de 1 m de radio,
cubre un estereoradián de ángulo sólido. Como la superficie completa tiene 4p
estereoradianes, una fuente puntual de una candela emite 4p lúmenes.
Como referencia, la intensidad luminosa de una vela corriente es de alrededor de
una candela. De aquí, el nombre de esta unidad.
NOTA H.- La iluminación ( E ) que recibe una superficie es el flujo luminoso
(lúmenes) que llega a la unidad de área ( m2 ). Se mide en luxes :
lumen
1 lux = 1
m2
En lenguaje llano, es la iluminación que recae sobre una superficie. En Óptica
se suele denominar "iluminancia".
Como referencia, una superficie expuesta al Sol de mediodía recibe una
iluminación de unos 120.000 luxes. A la luz de la Luna llena, la iluminación será de
unos 0,2 luxes, seiscientas mil veces menor que la anterior. La iluminación que
produce Venus (en sus mejores momentos) es del orden de unos 1,3´10-4

1 Nadie confunde la potencia eléctrica de la bombilla con la potencia lumínica (energía

luminosa por segundo). En este último sentido, un watio de potencia radiante (de una
luz de longitud de onda l = 550 nm) es equivalente a un flujo luminoso de 680
lúmenes. Esa equivalencia varía muchísimo con el color. Por ejemplo, si la longitud de
onda es de sólo l = 400 nm, ese watio que antes equivalía a 680 lúmenes ahora sólo
equivale a 26 lúmenes.
133
luxes que, a pesar de ser mil millones de veces ( ! ) más pequeña que la que hay
a pleno Sol, o mil quinientas veces más reducida que la de la Luna, llega a
producir sombras distinguibles por un ojo entrenado. Nótese, una vez más, la
increible eficiencia del ojo humano que es capaz de trabajar con una gama tan
amplísima de luxes. El cielo estrellado nos alumbra con una iluminancia de
unos 5´10-5 luxes. Para que la lectura de este libro no te resulte fatigosa para
la vista, debe recibir una iluminación de 100 luxes o superior. En cambio, si en
vez de aficionarte a los relojes de Sol fueras un relojero mecánico, deberías
trabajar con más de 300 luxes.
La iluminación decrece con el cuadrado de la distancia.
NOTA J.- La luminancia ( B ) mide lo que podríamos llamar (en lenguaje muy
impreciso y coloquial) el brillo de una superficie. Es el flujo luminoso (lúmenes)
que, procedente de la unidad de área ( m2 ) de una superficie, llega a nuestros
ojos, es decir, tiene una dirección determinada (estereoradián). Se mide en:

lúmenes / m 2 candelas
=
estereorad ián m2
Cuando miramos directamente a la Luna llena, vemos el disco lunar con
luminancia de unas 2.500 candelas/m2. Si fuéramos tan brutos de hacer lo
mismo con el disco solar , lo veríamos (supuesto que resistiésemos su brillo)
con una luminancia de casi 10 9 candelas/m2. En cambio, el cielo claro, azul,
nos puede enviar una luminancia del orden de 8.000 candelas/m 2. El umbral de
visión comienza alrededor de 3´10 -6 candelas /m2, mientras que el umbral de
tolerancia visual (la máxima luminancia que aguantamos por poco tiempo sin
grave daño) es de unas 3´10 5 candelas/m2. En un día muy soleado, el
esquiador recibe de la nieve polvo hasta 3´10 4 candelas/m2, por lo que
conviene que use gafas protectoras. Si el mismo paisaje nevado lo contempla
durante un paseo a la luz de la Luna llena, la luminancia puede ser del orden de
0,3 candelas/m2, que se haría mil veces menor si en el cielo estrellado no hay
Luna. El ojo humano aguanta fácilmente mirar a un tubo fluorescente (con una
luminancia de unas 3.000 candelas/m2 ). Finalmente, con una buena lámpara de
lectura, la luminancia que recibimos de una hoja blanca de papel es de unas 300
candelas/m2. Nos hemos extendido en las medidas de referencia de la
luminancia para que note el lector que la sensibilidad del ojo humano es
logarítmica, por lo que puede trabajar con niveles de luz sumamente diferentes,
aunque necesite un cierto tiempo para adaptarse. 1

1 Las ventajas del sistema de medición logarítmica o cuasi-logarítmica de algunos de los

sentidos humanos no fue advertido hasta muy tarde. Véase lo que dice el Padre Feijoo
(1676 - 1764) citando las observaciones de los astrónomos: "En los Eclipses del Sol, cuando
la mitad de su disco está cubierto, y por consiguiente no nos envía entonces más que la mitad de sus
134
NOTA K.- La reflectancia ( R ) de una superficie es una medida de la luz

R = 1m B

1 Estereoradián

F 1 m²
I E
1 m²

I = INTENSIDAD LMINOSA de una fuente puntual ( Candelas = Lúmenes / Estereoradián )


F = FLUJO LUMINOSO procedente de una fuente, en una dirección determinada ( Lúmenes )
E = ILUMINACIÓN sobre una superficie ( Luxes = Lúmenes / m² )
B = LUMINANCIA procedente de una superficie en una dirección determinada
[~ BRILLO] ( Candelas / m² )

FIG. 11-12 Esquema recordatorio de algunas magnitudes fotométricas.

reflejada (luminancia) cuantificada como fracción de la luz incidente


(iluminancia) sobre la superficie:
Luminancia
Reflectancia =
Iluminancia
Algunos órdenes de magnitud típicos de reflectancia son los siguientes:
- Espejo perfecto: 100 %.
- Aluminio especular: 90 %.

rayos, no hay ninguna disminución sensible de la luz. Con todo, es evidente, que la luz se reduce
entonces sólo a la mitad de lo que es fuera del Eclipse; de lo que se infiere manifiestamente, que los ojos
son unos informantes muy infieles en orden a la cantidad, o intención de la luz. La disminución de la
mitad de la luz del Sol es una disminución grandísima; y sin embargo, los ojos representan, que es
ninguna" (P. Benito Jerónimo Feijoo, Cartas Eruditas y Curiosas, Tomo 2º, Carta 3ª). Sin
duda, el padre Feijoo tiene razón en todas y cada una de sus afirmaciones, pero no tiene
razón en su conjunto.
135
- Espuma blanca de poliestireno: 80 %.
- Nieve polvo: 70 %.
- Hormigón: 40 %.
- Asfalto: 10 %.
En una superficie con una reflectancia del 100 % (un espejo), las leyes de la
reflexión obligan a que el ángulo de incidencia sea igual al de reflexión, y toda la
luz incidente se refleja en una dirección determinada por esas leyes.
En una superficie muy poco reflectante como la del asfalto, las leyes de la
reflexión se siguen cumpliendo, pero al ser tan irregular la superficie, la luz
reflejada lo hace en una infinidad de direcciones distintas. En una dirección
determinada (la definida por el ojo que la mira), sólo se refleja una parte. En
cambio, cuando llueve y el asfalto se moja, la superficie reflectante es la de la

B ( -Ø/2, d ) Ø C( Ø/2, d )

d q q¢

A( 0, 0) A' ( r, 0)
r

FIG. 11-13

lámina del agua y la carretera se puede convertir en un verdadero espejo.

EJEMPLOS DE APLICACIÓN

EJEMPLO 1.- El día del solsticio de verano, el semieje perpendicular a la


dirección de los rayos solares de la elipse de luz de la meridiana de la catedral
de San Petronio (Bolonia) mide unos 119 mm, y el centro de la elipse dista del

136
orificio unos 29 m. El diámetro del orificio es de unos 27 mm. Calcular los
ángulos con que ven el orificio una hormiga situada en el centro de la mancha de
luz y otra situada en la periferia.
SOLUCIÓN:
En la figura 11-13, A es el centro de la mancha y A' está sobre su periferia. BC
representa el orificio:
fORIFICIO = f = 0,027 m
lPANT = d = 29 m
c = 0,119 m
De los triángulos de la figura se deduce:
f 0,027
q = 2 ´ arctan » 2 ´ arctan » 0,053344342 º
2d 2 ´ 29
El ángulo q' lo podemos calcular por medio del producto escalar de los
vectores

A'C × A ' B = A ' C ´ A ' B ´ cosq '

æ - (f / 2 c )´ (f / 2 + c )+ d 2 ö
q ¢ = arccos ç ÷
ç 2 ÷
è (f / 2 - c ) + d ´ (f / 2 + c ) + d ø
2 2 2

æ - (0,027 / 2 - 0,119 )´ (0,027 / 2 + 0,119 )+ 29 2 ö


» arccos ç ÷
ç ÷
è (0,027 / 2 - 0,119 ) + 29 ´ (0,027 / 2 + 0,119 ) + 29
2 2 2 2
ø
» 0,053334402 º

q - q ¢ 0,053344342 º -0,053334402 º
» » 0,186 ´ 10 -3
q 0,053344342 º
es decir, la diferencia es menor de un 0,02%, un 2 por diez mil. Parece
justificada nuestra afirmación de que la hormiga situada en la pantalla ve el
orificio con un ángulo casi constante, como ocurría con el disco solar.
EJEMPLO 2.- Un reloj tiene como gnomon puntual una placa con orificio
gnomónico de 12 mm de diámetro. Sabiendo que la mancha de luz tiene una
iluminancia de 20.000 luxes, calcular cual sería la iluminancia si cambiamos el
orificio por otro de 24 mm de diámetro.

137
SOLUCIÓN:
2
E2 [ f/#] 22 æ 24 / f ö
= =ç ÷÷ = 4
E1 [ f/#]12 çè 12 / f ø
La iluminación será cuatro veces más, es decir, 80.000 luxes.
EJEMPLO 3.- El anuncio de un proyector dice que produce una luminancia de
100 luxes con una pantalla de 100". Calcular el número de lúmenes que
produce el proyector.
SOLUCIÓN:
Una pantalla de proyección de 100" significa (como en las pantallas de los
televisores) que su diagonal mide 100", es decir, unos 2,54 m. Por el teorema
de Pitágoras:
2,54
Lado de la pantalla cuadrada =
2

( 2,54 ) 2
Área de la pantalla = = 3,23 m 2
2
Flujo luminoso [en lúmenes] = Iluminación [en luxes]´ Área en m 2[ ]
= 100 luxes ´ 3,23 m 2 = 323 lúmenes

EJEMPLO 4.- Un reloj rectangular que mide 1 m ´ 2 m está sometido a una


iluminación de 20.000 luxes. Calcular el flujo luminoso en lúmenes.
SOLUCIÓN:
Como antes,

[
Flujo luminoso [en lúmenes] = Iluminación [en luxes]´ Área en m 2 ]
= 50.000 luxes ´ 2 m 2 = 100.000 lúmenes

Este flujo luminoso es equivalente, más o menos, al que producirían unas 112
bombillas incandescentes de 60 watios distribuidas por toda la superficie del
reloj, es decir, una bombilla por cada cuadradito de unos 13 cm de lado.

138
§12
La iluminación de la mancha de luz.
Pantalla inclinada respecto de los rayos solares.

E
ALCANCE DE ESTE CAPÍTULO

ste capítulo no es, en absoluto, una generalización del


§11 anterior. Más bien es la aplicación de una nueva
metodología al cálculo de la iluminación en los relojes
solares. Para no alargar más el libro, hemos utilizado
un enfoque distinto en cada uno de los capítulos §11 & 12. El
lector podrá invertir los términos y aplicar fácilmente la
metodología del §12 a los supuestos del §11, y viceversa.
NUEVAS BASES PARA EL ESTUDIO

En este capítulo cambiaremos la base a la que referiremos


nuestros rudimentarios cálculos lumínicos. En efecto, buscando
siempre las aplicaciones gnomónicas prácticas, todas las
iluminaciones las calcularemos tomando como base la
iluminación en otra posición o en otra fecha y/o hora. De forma
un poco pedantesca podríamos decir que en el capítulo anterior
hemos estudiado la micro-iluminación de la mancha, mientras que en
este capítulo estudiaremos la macro-iluminación de la misma. O,
también, que en el capítulo anterior nos interesábamos por el
interior de la mancha de luz, mientras que ahora estudiamos la
iluminación de la mancha en su conjunto.
LA INCLINACIÓN DE LA PANTALLA

En el capítulo anterior sólo hemos estudiado el caso de que la


pantalla de la cámara oscura sea perpendicular a la dirección
principal de los rayos solares como en el punto A de la fig. 12-1.
Nuestra atención se circunscribió a la iluminación en las
diferentes zonas en el interior de la propia mancha luminosa. Los
cálculos lumínicos que hacíamos trataban de determinar la
139
iluminación relativa en cada uno de
esos puntos, tomando como referencia
CÁMARA PANTALLA
OSCURA la iluminación a pleno Sol, fuera de la
B cámara oscura.
ORIFICIO a En este capítulo, haremos algunas
A reflexiones sobre el caso, un poco más
O
general, de que la mancha luminosa esté
f desplazada del punctum perpendiculis,
cuando ya el rayo solar principal no es
FIG. 12-1 perpendicular a la pantalla, sino que
forma un ángulo agudo a con la
misma (punto B de la figura 12-1).
LA INCLINACIÓN
DEL ORIFICIO

El capítulo anterior también se reducía al caso de que el orificio


de la cámara oscura fuera paralelo a la pantalla. Como en las
aplicaciones gnomónicas es muy frecuente que la placa con el
orificio (gnomon puntual) esté inclinada respecto a la pantalla
(plano del reloj), aprovecharemos este capítulo para hacer algunas
reflexiones sobre este último caso. Sin embargo, el presente
capítulo no tiene pretensiones de generalidad. Por razones de
brevedad y simplicidad, nos circunscribiremos a relojes
horizontales y verticales.
LA ORIENTACIÓN
DEL ORIFICIO

Tampoco estudiaremos el caso de orientaciones del orificio


distintas de la meridional. En el lenguaje usual de los
gnomonistas, eso significa que suponemos siempre que la
declinación gnomónica (u orientación de la placa del orificio) es nula,
es decir, que la orientación es exactamente al Sur (en el hemisferio
Norte). Para decirlo en lenguaje geométrico más usual,
supondremos que el plano de la placa que contiene al orificio es
paralelo al eje Este - Oeste local.

140
1

0,8
Iluminación Relativa

0,6

0,4

0,2

0
0 30 60 90
Ángulo Alfa

FIG. 12-2 Orificio paralelo a la pantalla.

SOBREENTENDIDOS

Como un inciso, a continuación vamos a hacer una observación


que, en realidad, podríamos haberla incluido en varios de los
capítulos anteriores. En una casuística tan enrevesada como la que
estamos viendo, es necesaria una cierta complicidad del lector que
supla las condiciones de contorno que los autores deberíamos
hacer explícitas (pero que no lo hacemos siempre). Por ejemplo,
mientras no digamos otra cosa, sobre-entenderemos que el orificio es
circular. Otras veces (casi siempre que hablamos de las fechas de
los equinoccios y de los solsticios, por ejemplo), estamos
sobreentendiendo que, además, nos estamos refiriendo a la hora de
mediodía, etc., etc. Los buenos autores de textos matemáticos son
conscientes de este problema:

141
Una de las dificultades que se encuentran en la lectura de
matemáticas es que, con frecuencia, los cuantificadores se han omitido
y tienen que ser sobreententidos del contexto. El lector tendrá que
suplirlos por si mismo.1
Otra cláusula que muchas veces se sobreentiende es la de sic rebus
stantibus. Por ejemplo, cuando calculamos (en éste y en otros
capítulos) iluminaciones relativas, hay que dar por supuesto que el
brillo del disco solar es el mismo en la posición estudiada y en la
que sirve de base de referencia.
En resumen, confiamos que la agudeza del lector supla nuestras
deficiencias y falta de cuidado, y que su tolerancia las disculpe.
ILUMINACIÓN DE LA MANCHA:
ORIFICIO PARALELO A LA PANTALLA.

Comenzaremos nuestro estudio por una cámara oscura de orificio


paralelo a la pantalla (fig. 12-1). Supondremos que la intensidad
luminosa de la fuente (el disco solar) se mantiene constante. Se
trata de calcular la iluminación IB de la mancha luminosa cuando
el rayo procedente del centro del disco solar Sol incide en el
punto B. El valor buscado IB lo expresaremos como fracción
IB/IA de la iluminación IA correspondiente al punto A. Vamos a
ver que la iluminación de B (respecto de la de A) está reducida
por tres razones distintas que van a dar lugar a tres coeficientes
minorantes ki:
IB
= k1 ´ k2 ´ k3
IA

(a) Minoración por razón de la distancia.


La distancia OB ya no es la distancia focal OA = f, sino:
f
OB =
sen a

1 "One of the difficulties in reading mathematics is that quantifiers are frequently omitted and must be

understood from the context. You will be expected to supply them [...]". Carl B. Allendoerfer & Cletus
O. Oakley, Principles of Mathematics, New York, 1963.
142
Sabemos que la iluminación es inversamente proporcional al
cuadrado de la distancia, es decir,
2
é ù
ê f ú
k1 = ê = sen 2 a
f ú
ê( )ú
ë sen a û
(b) Minoración por razón de la inclinación de la pantalla.
La superficie sobre la que se reparte la luz entrante ha disminuido
según el coeficiente minorante:
k2 = sen a

(c) Minoración por razón de la inclinación del orificio (visto desde B).
La hormiga que en otros capítulos se paseaba por la pantalla,
cuando está situada en B, ve que la sección equivalente del orificio
se ha reducido en el coeficiente minorante:
k3 = sen a

En resumen:
IB
= k1 ´ k 2 ´ k 3 = sen 2 a ´ sen a ´ sen a = sen 4 a
IA

ORIFICIO HORIZONTAL
Que es una ley conocida por los
aficionados a la fotografía sin
lentes1 y que explica por qué la
PANTALLA
HORIZONTAL f periferia de las fotos está menos
a iluminada que la parte central. En
POSICIÓN DEL CENTRO la figura 12-2 se ha representado
DE LA MANCHA DE LUZ
EN UNA FECHA Y HORA
CUALQUIERA
gráficamente esta función. En
abscisas se leen los valores del
FIG. 12-3 ángulo a (definido en la fig. 12-
Reloj & orificio horizontal. 1). En ordenadas figuran los

1 Una excelente exposición, llena de interesantes sugerencias, se encuentra en el artículo del


físico americano Matt Young, The Pinhole Camera, The Physics Teacher, December, 1968.
143
500
en verano expresada como múltiplo
Iluminación de la mancha luminosa

400
de la misma en invierno

300

200

100

0
0 10 20 30 40 50 60 70
Latitud de la localidad

100
Iluminación de la mancha luminosa

múltiplo de la misma en invierno


en verano expresada como

80

60

40

20

0
35 40 45 50
Latitud de la localidad

FIG. 12-4 Reloj & orificio horizontales. Iluminación relativa al mediodía.


En el gráfico inferior de la figura se ha ampliado la zona de la curva
correspondiente a las latitudes medias europeas.

144
valores de la iluminación IB de la mancha luminosa en B, medida
como múltiplo ( IB/IA ) de la iluminación IA en el punto A.
RELOJ Y ORIFICIO
HORIZONTALES

Un caso particular del que acabamos de ver es el de orificio y


pantalla horizontales (fig. 12-3). El ángulo a que forma el rayo

Ø ORIFICIO

Ø EQUIVALENTE

PANTALLA
i a

FIG. 12-5 Orificio inclinado con relación a la pantalla.

solar principal con la pantalla horizontal en diferentes fechas (a la


hora del mediodía) vale:
a INVIERNO = 90 º - (j LOCAL + 23,44 º )

a EQUINOCCIO = 90º -j LOCAL

a VERANO = 90 º - (j LOCAL - 23,44 º )

en donde aINVIERNO , aEQUINOCCIO , aVERANO , son los valores de


a en el solsticio de invierno1, en los equinoccios y en el solsticio
de verano, y j LOCAL es la latitud de la localidad.

1 Naturalmente, siempre que hablamos de las estaciones del año, entendemos que nos
estamos refiriendo al Hemisferio Septentrional. Si algún argentino o chileno nos hace el
honor de leernos, le rogamos acepte nuestras disculpas por la molestia de adaptar nuestras
expresiones al hemisferio Sur.
145
Iluminación de la mancha en el solsticio de 40

como múltiplo de la de invierno 35

30

25
verano

20

15

10

0
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90
Ángulo ( i ) del orificio con el plano horizontal

FIG. 12-6 Reloj horizontal & orificio inclinado.


La curva superior del gráfico corresponde a la latitud de Bolonia (44,49º)
y la de la curva inferior a la de Madrid (40,4º).

En vez de relacionar las iluminaciones de las diferentes manchas


con la teórica que se produciría en el punto A de la figura 12-1,
ahora las referiremos a una mancha real :
4 4
I VERANO é sen aVERANO ù é cos(j LOCAL - 23,44 º ) ù
=ê ú =ê ú
I EQUINOCCIO êë sen a EQUINOCCIO úû ë cos j LOCAL û
4 4
I INVIERNO é sen a INVIERNO ù é cos(j LOCAL + 23,44 º ) ù
=ê ú =ê ú
I EQUINOCCIO êë sen a EQUINOCCIO úû ë cos j LOCAL û
4 4
I VERANO é sen aVERANO ù é cos(j LOCAL - 23,44 º ) ù
=ê ú =ê ú
I INVIERNO ë sen a INVIERNO û ë cos(j LOCAL + 23,44 º ) û

146
ORIFICIO HORIZONTAL ( i = 0º )

MERIDIANA
HORIZONTAL

SOLSTICIO SOLSTICIO
DE VERANO DEINVIERNO

ORIFICIO VERTICAL ( i = 90º )

MERIDIANA
HORIZONTAL

SOLSTICIO SOLSTICIO
DE VERANO DEINVIERNO

FIG. 12-7

En la figura 12-4 se ha representado la última función. En dicha


figura se aprecia que, para latitudes medias como las de España,
en meridianas horizontales con orificio horizontal, el brillo de la
mancha de luz el solsticio de verano es del orden de veinte o
treinta veces el del solsticio de invierno. Nótese que para latitudes
por encima del Círculo Polar Ártico, la relación anterior deja de
tener sentido.
ORIFICIO INCLINADO

Si el orificio está inclinado un ángulo iORIFICIO respecto de la


pantalla como en la figura 12-5, de la misma figura se deduce que
el último coeficiente minorante k3 de los anteriormente
estudiados vale:

147
como múltiplo de la de invierno
Iluminación de la mancha en el 100

80
solsticio de verano

60

40

20

0
0 10 20 30 40 50 60 70
Latitud de la localidad

FIG. 12-8
Reloj horizontal con orificio en el plano ecuatorial.

f EQUIVAL
k3 = = sen(a + i ORIFICIO )
fORIFICIO

RELOJ HORIZONTAL Y
ORIFICIO INCLINADO

Un caso particular de este último es cuando la pantalla de la


cámara oscura (el plano del reloj) es horizontal. Como antes:
3
I VERANO sen(aVERANO + i ORIFICIO ) é sen a VERANO ù
= ´ê ú
I EQUINOCCIO sen(a EQUINOCCIO + i ORIFICIO ) ëê sen a EQUINOCCIO ûú
3
cos(j LOCAL - 23,44 º -i ORIFICIO ) é cos(j LOCAL - 23,44 º ) ù
= ´ê ú
cos(j LOCAL - i ORIFICIO ) ë cos j LOCAL û

148
3
I INVIERNO sen(a INVIERNO + i ORIFICIO ) é sen a INVIERNO ù
= ´ê ú
I EQUINOCCIO sen(a EQUINOCCIO + i ORIFICIO ) ëê sen a EQUINOCCIO ûú
3
cos(j LOCAL + 23,44 º -i ORIFICIO ) é cos(j LOCAL + 23,44 º ) ù
= ´ê ú
cos(j LOCAL - i ORIFICIO ) ë cos j LOCAL û
3
I VERANO sen(aVERANO + i ORIFICIO ) é sen aVERANO ù
= ´ê ú
I INVIERNO sen(a INVIERNO + i ORIFICIO ) ë sen a INVIERNO û
3
cos(j LOCAL - 23,44 º -i ORIFICIO ) é cos(j LOCAL - 23,44 º ) ù
= ´ê ú
cos(j LOCAL + 23,44 º -i ORIFICIO ) ë cos(j LOCAL + 23,44 º ) û

CENIT
LÍNEA
EJE DEL MERIDIANA DIRECCIÓN DE LOS
MUNDO VERTICAL RAYOS SOLARESEN
UNA FECHACUALQUIERA
f
PUNTO DIRECCIÓN DE LOS
PRINCIPAL d RAYOS SOLARES
EN LOS EQUINOCCIOS
j
A ORIFICIO VERTICAL

d
j

a POSICIÓN DEL
CENTRO DE LA
MANCHA

FACHADA VERTICAL

FIG. 12-9 Reloj & orificio verticales.

La última de las ecuaciones anteriores se ha representado


gráficamente en la figura 12-6, para dos latitudes determinadas
(40,4º y 44,49º). El gráfico nos muestra una curiosa propiedad de

149
las meridianas horizontales: para una latitud dada, cuánto mayor sea
la inclinación del orificio, tanto mayor será el desequilibrio entre las
iluminaciones de la mancha de luz en verano y en invierno. A primera
vista, el fenómeno puede parecer sorprendente, pero se entenderá
mejor observando los esquemas de la figura 12-7 en los que se

100
Iluminación de la mancha en el

como múltiplo de la de verano

90
80
solsticio de invierno

70
60
50
40
30
20
10
0
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90

Ángulo ( i ) del orificio con el plano vertical

FIG. 12-11 Meridiana vertical con orificio inclinado.

reproduce la formación de la mancha de luz en ambos solsticios y


para dos casos extremos de inclinación del orificio (paralelo y
perpendicular a la pantalla). Para realzar el fenómeno que nos
ocupa, hemos simplificado ambos esquemas, suponiendo que el
Sol es puntual.
RELOJ HORIZONTAL Y
ORIFICIO EN EL PLANO ECUATORIAL

Algunos diseñadores de meridianas instalan el orificio en el plano


ecuatorial. En este caso:
i ORIFICIO = j LOCAL

150
como múltiplo de la de invierno
Iluminación de la mancha en el
100

80
solsticio de verano
60

40

20

0
0 10 20 30 40 50 60 70
Latitud de la localidad

FIG. 12-10 Reloj & orificio verticales.

3
I VERANO é cos(j LOCAL - 23,44 º ) ù
= cos 23,44 º ´ ê ú
I EQUINOCCIO ë cos j LOCAL û
3
I INVIERNO é cos(j LOCAL + 23,44 º ) ù
= cos 23,44 º ´ ê ú
I EQUINOCCIO ë cos j LOCAL û
3
I VERANO é cos(j LOCAL - 23,44 º ) ù
=ê ú
I INVIERNO ë cos(j LOCAL + 23,44 º ) û

La representación gráfica de la última función se incluye en la


figura 12-8. Para latitudes medias, el desequilibrio de iluminación
en ambos solsticios es de diez o veinte veces.
RELOJ Y ORIFICIO VERTICALES

Pasamos ahora con los relojes verticales y comenzamos por el caso


de orificio también vertical (fig. 12-9). El ángulo a que forma el
rayo solar principal con la pantalla vertical en diferentes fechas
vale:
151
a INVIERNO = j LOCAL + 23,44 º

a EQUINOCCIO = j LOCAL

a VERANO = j LOCAL - 23,44 º

en donde aINVIERNO , aEQUINOCCIO , aVERANO , son los valores de


a en el solsticio de invierno, en los equinoccios y en el solsticio
de verano, y j LOCAL es la latitud de la localidad.
Como hacíamos en los relojes horizontales, en vez de relacionar
las iluminaciones de las diferentes manchas con la teórica que se
produciría en el punto A de la figura 12-9, es más práctico
referirlas a una mancha real :
4 4
I VERANO é sen aVERANO ù é sen(j LOCAL - 23,44 º ) ù
=ê ú =ê ú
I EQUINOCCIO ëê sen a ú
EQUINOCCIO û ë sen j LOCAL û
4 4
I INVIERNO é sen a INVIERNO ù é sen( j LOCAL + 23,44 º ) ù
=ê ú =ê ú
I EQUINOCCIO êë sen a EQUINOCCIO úû ë sen j LOCAL û
4 4
I VERANO é sen aVERANO ù é sen(j LOCAL - 23,44 º ) ù
=ê ú =ê ú
I INVIERNO ë sen a INVIERNO û ë sen(j LOCAL + 23,44 º ) û
La última ecuación se representa en la figura 12-10. En la misma
se aprecia como el desequilibrio entre iluminaciones en ambos
solsticios se dispara en las proximidades de los 50º de latitud.
RELOJ VERTICAL Y ORIFICIO INCLINADO

Cuando el orificio del reloj vertical está inclinado un ángulo


iORIFICIO respecto de la pantalla:
3
I VERANO sen(aVERANO + i ORIFICIO ) é sen a VERANO ù
= ´ê ú
I EQUINOCCIO sen(a EQUINOCCIO + i ORIFICIO ) êë sen a EQUINOCCIO úû
3
sen(j LOCAL - 23,44 º + i ORIFICIO ) é sen(j LOCAL - 23,44 º ) ù
= ´ê ú
sen(j LOCAL + i ORIFICIO ) ë sen j LOCAL û

152
luminosa en invierno expresada
como múltiplo de la misma en
50

Iluminación de la mancha 40

30
verano 20

10

0
0 10 20 30 40 50 60 70
Latitud de la localidad

FIG. 12-12 Reloj vertical y orificio en el plano ecuatorial.

3
I INVIERNO sen(a INVIERNO + i ORIFICIO ) é sen a INVIERNO ù
= ´ê ú
I EQUINOCCIO sen(a EQUINOCCIO + i ORIFICIO ) êë sen a EQUINOCCIO úû
3
sen(j LOCAL + 23,44 º+ i ORIFICIO ) é sen(j LOCAL + 23,44 º ) ù
= ´ê ú
sen(j LOCAL + i ORIFICIO ) ë sen j LOCAL û
3
I VERANO sen(aVERANO + i ORIFICIO ) é sen aVERANO ù
= ´ê ú
I INVIERNO sen(a INVIERNO + i ORIFICIO ) ë sen a INVIERNO û
3
sen(j LOCAL - 23,44 º +i ORIFICIO ) é sen(j LOCAL - 23,44 º ) ù
= ´ê ú
sen(j LOCAL + 23,44 º +i ORIFICIO ) ë sen(j LOCAL + 23,44 º ) û

En la figura 12-11 se ha representado la inversa de la última


función.
RELOJ VERTICAL Y
ORIFICIO EN EL PLANO ECUATORIAL

En los relojes verticales también es muy frecuente encontrar


placas de orificio en el plano ecuatorial. En este caso:

153
i ORIFICIO = 90 º -j LOCAL
3
I VERANO é sen(j LOCAL - 23,44 º ) ù
= cos 23,44 º ´ ê ú
I EQUINOCCIO ë sen j LOCAL û
3
I INVIERNO é sen(j LOCAL + 23,44 º ) ù
= cos 23,44 º ´ ê ú
I EQUINOCCIO ë sen j LOCAL û
3
I VERANO é sen(j LOCAL - 23,44 º ) ù
=ê ú
I INVIERNO ë sen(j LOCAL + 23,44 º ) û

La representación gráfica de la inversa de esta última función se


muestra en la figura 12-12. Del gráfico se deduce que esta
disposición del orificio es favorable en latitudes muy norteñas, lo
que explica la frecuencia con que se
8 encuentra en el norte de Francia y de
9 10 11
12 13 14 Italia.
P EJEMPLOS DE APLICACIÓN

EJEMPLO 1.- El reloj de la figura 12-13 es


un reloj polar plano, paralelo al eje Este-
Oeste. El gnomon es puntual en forma de
orificio gnomónico y se encuentra a un
2.22 m
metro de distancia del plano del reloj.
Calcular cuántas veces es más luminosa la
mancha de luz el día del equinoccio de
FIG. 12-13 Ejemplo 1. primavera a las 12 horas que el mismo día a
las 8 horas.
SOLUCIÓN:
I 12 1 1
= = sin 4 ( arctan )
I 8 sin 4a 8 2,22
= 35 veces más luminosa.

EJEMPLO 2.- Supuesto que en la meridiana horizontal de San Petronio en


Bolonia (lat. 44,49º) el orificio es horizontal, calcular:
a) Cuántas veces es más luminosa la mancha de luz del solsticio de verano que
la de los equinoccios.
b) Idem, la de los equinoccios que la del solsticio de invierno.

154
c) Idem, la de solsticio de verano que la del solsticio de invierno.
SOLUCIÓN:
j LOCAL = 44,49º
4
I VERANO é cos(j LOCAL - 23,44 º ) ù
(a) =ê ú »3
I EQUINOCCIO ë cos j LOCAL û
4
I EQUINOCCIO é cos j LOCAL ù
(b) =ê ú » 13
I INVIERNO ë cos(j LOCAL + 23,44 º ) û
4
I VERANO é cos(j LOCAL - 23,44 º ) ù
(c) =ê ú » 38
I INVIERNO ë cos(j LOCAL + 23,44 º ) û

También, más fácilmente,

I VERANO I I EQUINOCCIO
= VERANO ´ » 3 ´ 13 » 39
I INVIERNO I EQUINOCCIO I INVIERNO

EJEMPLO 3.- Repetir el ejemplo anterior, suponiendo que inclinamos el


orificio de tal forma que se sitúe en el plano ecuatorial.
SOLUCIÓN:
i ORIFICIO = j LOCAL = 44 ,49º
3
I VERANO é cos(j LOCAL - 23,44 º ) ù
(a) = cos 23,44 º ´ ê ú »2
I EQUINOCCIO ë cos j LOCAL û
3
I INVIERNO é cos(j LOCAL + 23,44 º ) ù
(b) = cos 23,44 º ´ ê ú » 7,5
I EQUINOCCIO ë cos j LOCAL û
3
I VERANO é cos(j LOCAL - 23,44 º ) ù
(c) =ê ú » 15
I INVIERNO ë cos(j LOCAL + 23,44 º ) û

También, más fácilmente,

I VERANO I I EQUINOCCIO
= VERANO ´ » 2 ´ 7,5 » 15
I INVIERNO I EQUINOCCIO I INVIERNO

155
Más fácilmente todavía (pero con menor precisión) se puede obtener este valor
por lectura directa de los gráficos de las figuras 12-8 & 6.

PVNCTVM
TEMPORIS OMNIS
VITA

FIG. 12-13 Leyenda latina en un reloj de Sol:


La vida entera [cabe] en un punto de tiempo.

156
§13

La elección del diámetro del orificio gnomónico.


Generalidades.

E
ALCANCE

n este capítulo presentamos el problema de la


elección del diámetro del orificio gnomónico y
ofrecemos unas recomendaciones generales, que se
harán más específicas y concretas en los dos capítulos
siguientes: el §14, dedicado a los relojes en el interior de edificios,
y el §15, para los relojes en intemperie.
OPTIMIZACIÓN DEL ORIFICIO

Con alguna frecuencia se publican artículos que aportan métodos


para la definición del diámetro óptimo del orificio de una cámara
oscura. Pero si hablamos de optimización hay que aclarar
previamente un par de términos (cosa que los articulistas suelen
olvidar):
a) Determinar claramente de qué cámara estamos
hablando. No es lo mismo una cámara oscura para copiar
dibujos que una cámara oscura para la observación de
manchas solares, o que una cámara fotográfica sin lente, o
que un reloj de Sol, o que un afinador de sombras.
b) Determinar qué se entiende por óptimo, es decir, qué
es lo que queremos optimizar.
En este capítulo y en los dos siguientes nos referiremos siempre,
(a) al orificio gnomónico del reloj de Sol, y (b), como criterio de
optimización trataremos de equilibrar un doble objetivo: la
optimización de la visibilidad de la mancha luminosa y la
optimización de la precisión de la lectura.

157
DOS PARÁMETROS BÁSICOS

A la hora de diseñar un reloj con orificio gnomónico, hay que


decidir sobre dos parámetros básicos relacionados con la mancha
luminosa: su tamaño y su iluminación (o brillo, en lenguaje
coloquial).
TAMAÑO DE LA MANCHA

En los capítulos anteriores hemos visto la influencia del tamaño y


posición relativa del gnomon de agujero en el tamaño y forma de
la mancha de luz que proyecta sobre la pantalla o plano del reloj.
En resumen, los factores que intervienen y los parámetros que los
definen son los siguientes:
a) Localización geográfica (latitud j LOCAL ).
b) Fecha ( declinación solar d SOL ).
c) Diámetro del orificio ( fORIFICIO ).
d) Inclinación y orientación relativas del orificio respecto
del plano del reloj (ángulos ay y ax ).
e) Altura relativa del orificio sobre el plano del reloj, es
decir, lo que otras veces hemos llamado distancia focal ( f )
o distancia a la pantalla ( lPANT ) .
ILUMINACIÓN
DE LA MANCHA

En cuanto a la iluminación de la mancha, dedicamos el capítulo


anterior a su fotometría. Así pues, sabemos que el diámetro del
orificio gnomónico ( fORIFICIO ) es un factor común entre los de los
dos condicionantes mencionados: el tamaño y la iluminación de la
mancha luminosa.
Como hemos dicho antes, en el presente capítulo vamos a
relacionar algunas consideraciones generales sobre la elección del
diámetro del orificio, dejando para los dos capítulos próximos las
recomendaciones más particulares según que el reloj esté situado en
el interior de un edificio (§14) o al exterior, en la calle, a la
intemperie (§15).

158
ES UN ASUNTO SUBJETIVO

Lo primero que el diseñador debe tener en cuenta es que, para un


reloj o meridiana dado, la elección del diámetro de la abertura es,
básicamente, una cuestión de gusto del diseñador y de
experimentación in situ. Depende del capricho del diseñador
porque, para cada reloj, suele haber una extensa gama de
diámetros perfectamente válidos. No busque aquí el lector una
fórmula mágica1 que le optimice el diámetro. Lo que si encontrará
es un conjunto de criterios con los que, una vez explicitadas por
el diseñador sus propias y personales preferencias, podrá elegir un
diámetro razonable que satisfaga estas últimas. Aun con las
limitaciones apuntadas, confiamos que estos capítulos puedan ser
útiles a los gnomonistas2 que se preguntan ¿cómo elijo el orificio
para mi reloj?.
NECESIDAD DE COMPROMISO

Los criterios que relacionaremos en éste y en los siguientes


apartados serán, a menudo, contradictorios y opuestos entre sí. Es
evidente la necesidad de llegar a un compromiso entre ellos. En
ausencia de un punto objetivo de equilibrio es el albedrío del
diseñador, su gusto personal, el que fijará la posición de
compromiso. Naturalmente, esta circunstancia hace que todas las
recomendaciones que damos deban entenderse sic rebus stantibus y
cæteris paribus.
PRECISIÓN DE LECTURA

La precisión de la lectura viene definida por la mayor o menor


facilidad del observador para definir el centro de la mancha con

1 Coincidimos con la opinión del prof. Umberto Bigozzi: Non può esistere una rigida formula per

calcolare il diametro del foro perché questo dovrá essere il frutto de un compromesso fra nitidezza (foro grande)
che permetta una sufficiente percezione dell´immagine in un determinato ambiente che ha una sua
illuminazione di base e una superficie di proiezione che può essere più o meno favorevole all´osservazione.
(gnomonicaitalia, agosto 1999)
2 Por ejemplo, en gnomonicaitalia (julio 1999), el distinguido gnomonista Mario Margotti

decía: Me piace utilizzare le stilo a macchia di luce ma non sò come calcolare il diametro del foro in rapporto
all´altezza gnomonica. Adjuntaba a su mensaje una foto de uno de sus relojes que es uno de los
más bonitos que hemos visto en los últimos años.
159
exactitud. Afortunadamente, la mancha es siempre simétrica y el
ojo humano es muy eficiente a la hora de determinar la posición
del centro de una figura simétrica. Esta eficiencia se facilita con
un diámetro pequeño de la mancha. En consecuencia, para
conseguir la mayor precisión de lectura posible, el diámetro de la
mancha debe ser lo menor posible. Sin embargo, no hay que olvidar que
el diámetro exterior de la mancha luminosa apenas crece con el
diámetro del orificio.
La determinación del centro de la mancha se facilita también
cuando los bordes de la misma tienen un contraste muy acusado.
DIMENSIÓN MÍNIMA

Para que la mancha luminosa se vea desde la posición más remota


posible, la mancha debe ser tan grande como sea posible. En
términos menos tajantes, una vez definida la posición más remota
desde la que se va a leer el reloj, la mancha debe tener una
dimensión mínima para que sea visible.
ILUMINACIÓN MÍNIMA

Para garantizar una visibilidad mínima, la mancha debe tener


también una iluminación (iluminancia) mínima. Es decir, el límite
inferior del diámetro del orificio viene definido por la necesidad de
una iluminación suficiente. Pero téngase en cuenta que cuanto menor
sea el diámetro del orificio tanto mayor será la precisión, pero la iluminación será
menor. La necesidad de un compromiso es evidente.
Naturalmente, sólo tiene sentido hablar de límite mínimo. No hay
límite máximo. Nunca la iluminación es excesiva, excepto en el
sentido figurado de la sentencia de Séneca: Gravis malæ conscientiæ lux
est, la luz es insoportable para una conciencia mala.
CONTRASTE

Algunos de los requisitos anteriores dependen, en gran medida, de


la iluminación ambiente. Por esto, dividiremos la aplicación
práctica de los criterios anteriores a dos casos extremos: relojes
situados en el exterior (sobre una fachada, por ejemplo) y relojes
160
interiores (como las meridianas de las iglesias). En último
extremo, la elección teórica del diámetro del orificio debería
basarse en criterios de contraste entre la iluminación de la mancha
luminosa y la de la zona próxima del plano del reloj. Es difícil
exagerar la importancia del contraste. Recordemos en la
imposibilidad para el ojo humano de distinguir las estrellas
durante el día a pesar de que la intensidad luminosa de las mismas
es constante. Los ópticos llaman contraste a la diferencia entre la
iluminancia de un objeto comparada con la de su fondo
inmediato.
DESLUMBRAMIENTO

Bien es verdad que un mayor contraste ayuda a distinguir y


diferenciar las imágenes, pero también es cierto que un excesivo
contraste puede ser perjudicial por el fenómeno del
deslumbramiento. La vista de un objeto fuertemente iluminado
contra un fondo oscuro causa incomodidad y fatiga, y puede
llegar a distorsionar la percepción visual. El fenómeno del
deslumbramiento y sus tipos y causas se estudian con detalle en
los textos de Óptica. En un reloj solar no es probable que se
llegue al deslumbramiento, pero a veces ocurre, como podría ser
el caso de una pared encalada, orientada al Sur, en un pueblo
andaluz, a pleno Sol del mediodía de julio, y un reloj de Sol
pintado sobre ella con pintura negra.
NECESIDAD DE UNA PRUEBA PRÁCTICA

Last but not least, como dicen los ingleses, cualquier diseñador
responsable hará primero una prueba (en las condiciones más
reales posibles) con un orificio simulado, antes de la elección
definitiva. En realidad, los dos capítulos siguientes no pretenden
mucho más que hacer una selección preliminar para acotar la
gama de diámetros que debería ensayar el diseñador.
ORIFICIOS DE GEOMETRÍA VARIABLE

Una ilustración de la imposibilidad de fijar criterios generales la


tenemos en los gnomones de forma variable, si bien son de uso
161
rarísimo. Sin embargo existen vestigios de utilización de estos
orificios variables en los relojes de los observatorios de la
antigüedad. En particular, así lo afirman de las meridianas chinas
los misioneros jesuitas1.

FIG. 13-1 Leyenda latina en un reloj de Sol:


Todo es como una sombra.

1 La fente par ou passe le rayon du soleil, élevée environ de huit pieds, est horizontale et formée de deux

portions de cuivre soûtenuës en l´air, qui peuvent en tournant s´approcher ou s´éloigner l´une de l´autre, pour
agrandir ou retrécir l´ouverture. P. Louis Le Comte, S.J., (1655-1728), Nouveaux Mémoires sur
l´état présent de la Chine, Paris, 1701.
162
§14

El diámetro del orificio


de relojes en el interior de edificios.

E
RELOJES INTERIORES

ste capítulo es una aplicación de los principios


generales que vimos en el capítulo §13, al caso
particular de los relojes situados en el interior de un
edificio, generalmente con escasa iluminación
ambiente.
Los relojes más usuales situados al abrigo del interior de un
edificio son de tres tipos:
a) Los relojes de reflexión, con un espejo en el alféizar o en
la jamba de una ventana que reenvía los rayos solares
contra el techo o pared opuesta donde se ha trazado el
reloj. Estos relojes se comportan a todos los efectos,
como una cámara oscura en la que el orificio es el espejo y
el Sol es un Sol virtual simétrico del Sol real con respecto
al plano del espejo.
b) Relojes meridianos, de los que los mejores ejemplos son
los de las catedrales italianas y que estudiaremos con un
poco más detalle en los próximos apartados.
c) Relojes de vidriera.
En este capítulo sólo se considerarán los relojes meridianos. Todo
lo que veamos se puede aplicar igualmente a los relojes de
reflexión, sustituyendo el diámetro del orificio por el del espejo.
SIEMPRE EN ZONA SUPERCRÍTICA

En los relojes interiores, al contrario que en los relojes externos,


la mancha luminosa va a destacar sobre un entorno mucho más
163
favorable por la oscuridad ambiente. La apertura puede ser
mucho más reducida. Además, la distancia focal f suele ser
mucho mayor.
Todo lo anterior recomienda que trabajemos en la zona supercrítica,
salvo que se utilicen orificios de diámetro grandísimo (que serían
impracticables, aunque sólo fuera por su falta de precisión).

35

30
Diámetro del Orificio (mm)

25

20

15

10

0
0 10 20 30 40

Distancia Focal f (metros)

FIG. 14-1 Diámetro razonable para el orificio en


función de la distancia focal f.
(Aplicable a meridianas horizontales de gran tamaño).

Al revés que en la zona subcrítica, en la zona supercrítica interesa


que el número [ f/#] de la cámara oscura sea lo mayor posible,
para que su zona de penumbra sea lo más reducida posible. En
estas condiciones, la resolución de la cámara es máxima y facilita al
observador la determinación de su punto central (punto
indicador).
En las meridianas muy grandes, un [ f/#] razonable y
confirmado por la práctica es [ f/#] = 1000. En otras palabras,
un diámetro razonable de orificio es alrededor de la milésima
parte de la distancia focal f.
164
1200

1000

800
F/stop

600

400

200

0
0 10 20 30 40
Distancia Focal f (metros)

FIG. 14-2 Número [ f/stop] en función de la distancia focal.


(Aplicable a grandes meridianas horizontales).

FÓRMULAS DE CÁLCULO

Un análisis más fino se basa en la recopilación de los orificios que


han elegido los autores de meridianas a lo largo de varios siglos.
Nosotros hemos tratado de recoger esa experiencia práctica en la
siguiente expresión:
f
f ORIFICIO »
375 + 23 ´ f

en donde:
f ORIFICIO = diámetro del orificio (en mm)
f = distancia focal (en metros)
o, si se prefiere, la casi equivalente:
f ORIFICIO » -0,242 ´ 10 -4 ´ f 2 + 0,15991 ´ 10 -2 ´ f + 0, 21314 ´ 10 -2

o, lo que es lo mismo, la siguiente sencilla relación lineal:


165
[ f/stop] = 23 ´ f + 375

Las fórmulas anteriores suponen que el orificio está situado en un


plano paralelo a la pantalla.
Estas relaciones las han deducido los autores, simplemente,
ajustando los datos de meridianas reales de precisión que han
llegado a su conocimiento. Si se acepta sacrificar la precisión
(mancha pequeña) a la visibilidad (mancha grande), se puede
aumentar algo el diámetro del orificio dado por la fórmula, como
veremos en los ejemplos al final de este capítulo. Los autores no
han tratado más que de aprovechar la experiencia de siglos de
tantos diseñadores que, sin duda, realizaron pruebas prácticas
antes de su elección. Esto no significa que los nuevos diseñadores
estén exentos de realizar los ensayos que tanto hemos
recomendado. Las expresiones dadas (y su representación gráfica
de las figuras 14-1 & 2) son sólo una guía que tiene que ser
modulada por otros condicionantes, como la mayor o menor
iluminación ambiente.
EJEMPLOS DE APLICACIÓN

EJEMPLO 1.- ¿Qué diámetro de orificio elegiría para la famosa meridiana


horizontal de San Petronio en Bolonia, sabiendo que se encuentra a 27,07
metros sobre el pavimento?
SOLUCIÓN:
f = 27,07 metros
El diámetro recomendado por nuestra relación empírica para un orificio
horizontal es:
f
f ORIFICIO » =
375 + 23 ´ f
27,07
= » 0,0271 metros » 27 mm
375 + 23 ´ 27,07
El diámetro elegido por el autor de la meridiana, el gran astrónomo Cassini, fue
de 27,07 mm para que coincidiese con la milésima parte de la altura.

166
EJEMPLO 2.- ¿Qué diámetro de orificio elegiría para la meridiana horizontal
de San Michele in Bosco en Bolonia, sabiendo que se encuentra a 8,08 metros
sobre el pavimento?
SOLUCIÓN:
f= 8,08 metros
Como antes, el diámetro recomendado por nuestra relación empírica para un
orificio horizontal es:
f
f ORIFICIO » =
375 + 23 ´ f
8,08
= » 0 ,014 metros = 14 mm
375 + 23 ´ 8,08
El diámetro elegido por el autor de la meridiana fue de 15 mm.
EJEMPLO 3.- ¿Qué diámetro de orificio elegiría para la meridiana horizontal
de la Specola en Bolonia, sabiendo que se encuentra a 2,485 metros sobre el
pavimento?
SOLUCIÓN:
f = 2,485 metros
Como en los ejemplos anteriores, para un orificio horizontal:
f
f ORIFICIO » =
375 + 23 ´ f
2,485
= » 0,00575 metros » 6 mm
375 + 23 ´ 2,485
El diámetro elegido por el autor de la meridiana (Ercole Lelli, 1702-1766) fue
de 6 mm.
EJEMPLO 4.- La meridiana horizontal de la Eglise Saint Sulpice en París, que
hizo Henry de Sully en 1727, tiene una altura focal de 24,36 metros.
Seleccionar un diámetro para su orificio gnomónico.
SOLUCIÓN:
f = 24,36 metros
Para un orificio horizontal:

167
f
f ORIFICIO » =
375 + 23 ´ f
24 ,36
= » 26 ´ 10 - 3 metros = 26 mm
375 + 23 ´ 24 ,36
El diámetro elegido por Sully fue de unos 27 mm.
EJEMPLO 5.- Queremos trazar una meridiana horizontal en una habitación de
nuestra casa, colocando el sombrerete con su orificio en la parte superior de
una ventana orientada al Sur. Elegir un diámetro de orificio.
SOLUCIÓN:
No conocemos la altura del orificio, pero una altura razonable para la parte
superior de una ventana de una vivienda puede ser unos 2,5 m. Según nuestra
fórmula, para un orificio horizontal:
2 ,5
f ORIFICIO » » 5,78 ´ 10 3
mm » 6 mm
375 + 23 ´ 2,5
El célebre físico y gnomonista Ferguson, en sus instrucciones1 para construir
una meridiana casera de precisión, recomienda ese mismo diámetro ("almost a
quarter of an inch diameter" ).
En realidad, estamos en el límite del diámetro mínimo porque la apertura es
algo pequeña:
f 2500
[ f/#] = = » 417
f ORIFICIO 6
El mismo Ferguson dice que la mancha será débil y que puede requerir trabajar
casi en la oscuridad (es decir, con muy escasa luz ambiente).
EJEMPLO 6.- El orificio gnomónico de la meridiana de la Collegiata a Novellara
en Italia está situado a 520 cm de altura. Seleccionar un diámetro razonable
para el mismo.
SOLUCIÓN:
f
f ORIFICIO » =
375 + 23 ´ f
5, 2
= » 10,5 ´ 10 3
metros » 10 mm
375 + 23 ´ 5,2

1James Ferguson, Lectures on Select Subjects in Mechanics, Hydrostatics, Pneumatics, Optics and
Astronomy, London, 1773....
168
El orificio elegido por el autor de la meridiana era elíptico, de 12 mm de eje
mayor (horizontal) y 10 mm de eje menor. En ocasiones se ha debatido la
cuestión (un tanto irrelevante) de la conveniencia de utilizar orificios elípticos
para obtener una mancha luminosa de forma circular, en una fecha y hora
determinada.
EJEMPLO 7.- En una iglesia de la localidad inglesa de Durham hay una
rudimentaria meridiana con el orificio practicado en una fina laja de piedra, a
unos 10 pies del suelo. Elegir un diámetro razonable para el orificio.
SOLUCIÓN:
f = 10 ft » 3 m
Para un orificio horizontal, con nuestra fórmula empírica obtendríamos:
f
f ORIFICIO » =
375 + 23 ´ f
3
= » 7 ´ 10 - 3 metros » 7 mm
375 + 23 ´ 3
pero nuestra fórmula está pensada para meridianas de precisión. El dato de que
el agujero esté practicado en una de piedra nos dice que no se busca la
precisión, sino que se trata simplemente de un sistema para que los fieles (o el
campanero) conozcan el instante del mediodía. En estas condiciones, sería
mejor seguir el criterio de la distancia crítica:
f ORIFICIO » 2 ´ f ´ tan q SOL
= 2 ´ 3 ´ tan 0,25º » 26 ´ 10 - 3 m » 1 pulgada
que es el diámetro que eligió el diseñador de la meridiana.
EJEMPLO 8.- ¿Qué diámetro de orificio elegiría para la meridiana1 horizontal
del convento de San Giuseppe en Brescia, sabiendo que se encuentra a 7,135
metros sobre el pavimento?
SOLUCIÓN:
f = 7,135 metros
El diámetro recomendado por nuestra relación empírica para un orificio
horizontal es:

1 Un estudio de esta meridiana por Giovanni Paltrinieri publicado en L´Astrofilo (Bolletino

dell´Unione Astrofili Bresciani) se reproduce en la página de Internet de la Union Astrofisica


Italiana.
169
f
f ORIFICIO » =
375 + 23 ´ f
7,135
= » 0,013 metros = 13 mm
375 + 23 ´ 7,135
El diámetro elegido por el autor de la meridiana fue de 30 mm, separándose
notablemente de nuestro criterio y del de los autores de los casos anteriores.
Probablemente el autor tuvo en cuenta que, aunque la meridiana está situada en
una saleta en el interior de un edificio, el recinto iba a estar bastante iluminado.
Aun así, parece un orificio demasiado grande. Sirva este ejemplo de ilustración
de la tan repetida libertad de que goza el diseñador en esta materia.
EJEMPLO 9.- ¿Qué diámetro de orificio elegiría para la famosa meridiana
horizontal de la catedral de Santa Maria del Fiore en Florencia, sabiendo que se
encuentra a 90 metros sobre el pavimento?
SOLUCIÓN:
f = 90 metros
Como en los otrops ejemplos, para un orificio horizontal:
f
f ORIFICIO » =
375 + 23 ´ f
90
= » 0,0368 metros » 37 mm
375 + 23 ´ 90

El diámetro elegido por el autor de la meridiana fue de 90 mm, sin duda para
que coincidiese con la milésima parte de la altura, es decir para que [ f/#] =
1000.
EJEMPLO 10.- ¿Qué diámetro de orificio elegiría para la meridiana horizontal
de la Strada Maggiore de Bolonia, sabiendo que se encuentra a 1,968 metros
sobre el pavimento?
SOLUCIÓN:
f = 1,968 metros
Como siempre, el diámetro recomendado para un orificio horizontal es:
f
f ORIFICIO » =
375 + 23 ´ f
1,968
= » 0,00468 metros » 5 mm
375 + 23 ´ 1,968

170
El diámetro elegido por el autor de la meridiana fue de 8 mm, bastante más
grande de lo que hubiésemos elegido nosotros.
EJEMPLO 11.- El orificio gnomónico de la meridiana horizontal de Jacques
Cassini (1729) en el Observatoire de Paris1 se encuentra a una distancia de 9,926
metros sobre el pavimento. Seleccionar un diámetro para el orificio.
SOLUCIÓN:
f = 9,926 metros
El diámetro recomendado por nuestra relación empírica para un orificio
horizontal es:
f
f ORIFICIO » =
375 + 23 ´ f
9,926
= » 16,4 ´ 10 3
metros » 16 mm
375 + 23 ´ 9,926
Jacques Cassini eligió como diámetro la milésima parte de la distancia focal, es
decir, unos 9,9 mm. Sin duda hizo como su padre en San Petronio en Bolonia,
sin tener en cuenta que la meridiana parisiense era tres veces menor que la
boloñesa. Tenemos la intuición de que el viejo Cassini habría seleccionado un
diámetro mayor.

1 Una descripción de esta meridiana y de la del ejemplo siguiente se pueden ver en la


extrordinaria obra de A. Gotteland & G. Camus Cadrans Solaires de Paris (CNRS Editions,
Paris, 1993)
171
§15

El diámetro del orificio


de relojes situados en intemperie.

E
ALCANCE DEL CAPÍTULO

n el capítulo §14 anterior hemos visto el caso


particular de los relojes situados en el interior de
edificios. En cambio, dedicaremos el presente
capítulo a los relojes situados en el exterior, en
intemperie, generalmente con una intensa luz ambiental que
requiere fuertes contrastes para que la mancha de luz sea
suficientemente visible. Insistimos en el carácter necesariamente
subjetivo de esta concreción y en la variedad de la casuística. Se
supone siempre que ya se ha decidido previamente la distancia
focal f del reloj (es decir, la distancia del orificio a la superficie
del reloj (fig. 15-1).
RELOJ SOBRE FACHADA VERTICAL

Ante todo hay que especificar la posición más remota de un


usuario del reloj para la que hay que asegurar una visibilidad
mínima aceptable. Como este parámetro es bastante crítico, no
conviene ser conservador en exceso. Un mal entendido
coeficiente de seguridad puede ocasionar que el reloj no se
considere viable. En el caso usual de un reloj en una fachada
conviene tener presente lo siguiente:
(a) El reloj, como objeto artístico global, puede diseñarse para ser
observable (y aún para ser admirado) desde una distancia muy
superior a la máxima que permite leer con comodidad la hora o
determinar la fecha. Una cosa es la distancia a la cual es observable,
y otra la distancia a la cual es leíble. Un reloj puede ser admirado

172
desde la otra punta de una plaza, mientras que para ver la hora
puede ser que haya que acercarse mucho más.
(b) Si el reloj es de tiempo verdadero, el gnomon puede ser (y
conviene que lo sea) doble. Nos referimos por gnomon doble al
polar prolongado en un sombrerete con el orificio, como en la
figura 15-1. En este caso, el gnomon recto polar puede servir para
leer la hora desde lejos. Cuando el usuario quiera mayor precisión,
puede acercarse y leer la hora (o la fecha) con ayuda de la mancha
luminosa. Probablemente, el usuario se limitaría a leer la hora con
la sombra del gnomon recto, y sólo utilizará la mancha luminosa
para leer la fecha (u otro tipo de datos especiales que sea capaz de
facilitar el reloj).
(c) Si el reloj es muy distante (porque no es accesible o porque está
situado muy alto), convendría replantearse la conveniencia de
dotar con orificio gnomónico a ese reloj. La utilidad principal del
orificio suele ser conseguir una mayor precisión de lectura (lo que
es contradictorio con la lejanía del usuario).
(d) En ausencia de otro criterio, para relojes colocados a cierta
altura h sobre fachadas verticales, una distancia razonable1 de
lectura puede ser alrededor de 2 ´ h .
Así pues, en lo que sigue y para cada aplicación, supondremos que
se ha elegido - teniendo en cuenta los puntos anteriores - una
distancia razonable máxima lLECTURA entre el usuario y el reloj.
VISIBILIDAD MÍNIMA

Una conocida thumb rule utilizada por los que preparan


proyecciones de diapositivas es que el tamaño mínimo de la letra
o símbolo proyectado es que debe sobrepasar la cuatrocientasava
parte de la distancia entre la pantalla de proyección y el espectador
más remoto. Pero, como antes, una cosa es que una letra sea legible
y otra es que una mancha luminosa sea, simplemente, visible.

1 Suponiendo que el observador se encuentre enfrentado al reloj y a una distancia h de la


fachada igual a la altura h del reloj.
173
Nuestras pruebas1 apuntan a recomendar una fracción de una
milésima en vez de la cuatrocientasava parte anterior, siempre que
la mancha sea suficientemente luminosa (zona subcrítica).
Téngase en cuenta que este valor 1/1000 lo damos como minimum
minimorum. Como la calificación de visible es en extremo subjetiva,
en cualquier caso, el lector puede experimentar por si mismo y
decidir la fracción que desee.

EJE DEL
MUNDO

ESTRELLA
GNOMO POLAR
POLAR
SOMBRERETE
CON ORIFICIO
GNOMÓNICO

FIG. 15-1 Ejemplo de gnomon doble


(varilla polar y orificio gnomónico).

El tamaño de la mancha luminosa se calculó con alguna exactitud


en los capítulos §9 & 10. Para simplificar, con suficiente exactitud
para el propósito que ahora nos ocupa, y sin muchas más razones
que la comodidad, nosotros solemos utilizar el término medio
entre el fCLARO y el fPEBNUMBRA de los capítulos anteriores:

1 Nuestras experiencias se han hecho con un sombrerete bien diseñado, simétrico, que ayuda

a situar y centrar la mancha.


174
1
Diámetro mancha » (f CLARO + f PENUMBRA ) =
2
1
= [ (f ORIFICIO - 2 l PANT tan 0,25º ) + (f ORIFICIO + 2 l PANT tan 0,25º ) ]=
2
= f ORIFICIO

Así, con nuestro criterio:


l USUARIO
f MANCHA » f ORIFICIO >
1000
es decir, una primera acotación es que
l USUARIO
fORIFICIO >
1000

Nótese que con un orificio tan usual como fORIFICIO = 10 mm, la


distancia de lectura está limitada - en el mejor de los casos y
siempre según el criterio anterior- a 10 metros.
ILUMINACIÓN MÍNIMA

Pero la distancia del observador al reloj no lo es todo. Para


conseguir suficiente contraste y compensar la iluminación
ambiente, un reloj situado en el exterior requiere que la iluminancia
de la mancha luminosa sea mayor que la que necesita un reloj
interior.
MEJOR EN ZONA SUBCRÍTICA

Si el lector echa un vistazo a la figura 11-4 comprenderá la


conveniencia de diseñar estos relojes exteriores como cámaras
oscuras que trabajen en la zona subcrítica, es decir, para aperturas
[ f/# ] < 115. Esto no quiere decir que la luminosidad de la
mancha supercrítica sea necesariamente insuficiente, sino que es
preferible (siempre que sea posible) la mayor luminosidad de la
mancha subcrítica. Recordemos que la iluminancia del núcleo
claro de la mancha subcrítica es máxima. Además, esta
iluminación máxima (igual a la del resto de la fachada expuesta
directamente al Sol) es constante, independiente de [ f/#]

175
CONTRASTE

Otro factor que apoya elegir un [ f/#] pequeño (es decir, un


orificio grande) es que el contraste entre la iluminación referida
núcleo claro y la de la corona de penumbra es mayor cuanto más
pequeño sea el [ f/#].
Una forma de medir ese contraste es por la derivada (la
pendiente) de las curvas de la figura 11-4, pero no merece la pena
calcular la derivada.. En la figura se ve claramente que el contraste
decrece con el número [ f/#].
UNA ELECCIÓN DE PARTIDA

Resumiendo, así como con una cámara fotográfica utilizamos un


[ f/#] pequeño cuando queremos una gran luminosidad, para que
la mancha indicatriz sea bien visible interesa un [ f/#] pequeño,
es decir, un orificio grande. Un buen valor de partida puede ser
[ f/#] =40.
Pero el criterio anterior es contradictorio con la conveniencia (ya
expresada en el capítulo §13) de que la mancha sea tan pequeña
como sea posible, a fin de aumentar la precisión. El diseñador
debe modular juiciosamente los resultados anteriores para tener
en cuenta requisitos tan opuestos. De nada sirva que la mancha
sea muy luminosa y que se vea muy bien desde lejos, si es tan
grande que no permita una lectura precisa o que, incluso, no
pueda ejercer su función indicadora.
NO HAY REGLA SIN EXCEPCIÓN

De todas formas, afortunadamente, la iluminación solar es tan


intensa (fig. 11-4)que pueden ser aceptables aperturas tan
reducidas como las correspondientes a [ f/#] tan altos como
[ f/#] = 250 (ya en plena zona subcrítica)1. De nuevo hay que
tener presente la diferencia entre lo deseable y lo aceptable. Una

1 Es decir, que con ser importante el diámetro del orificio, no hay que magnificar esa

importancia. El Ing. Gianni Ferrari dice: Facendo molte prove penso che si ottengano risultati "buoni"
- con pochissime differenze nella visione - con un ampli campo di valori del diametro del foro,
(gnomonicaitalia, julio 1999).
176
apertura muy grande puede requerir un sombrerete más grande de lo
normal (para ayudar a crear el contraste necesario). Un buen
sombrerete tiene un diámetro del orden de diez veces el diámetro
del orificio. Una coplilla de Juan Eugenio Hartzenbusch cuenta
que
Un reloj de Sol hicieron
los indios allá de Quito.
Parecióles tan bonito,
que un tejado le pusieron.
De lluvia lo guarecieron,
pero el Sol ya no le dió:
Sin él de nada sirvió.
Si los indios de la copla hubiesen perforado adecuadamente su
tejadillo, habrían podido conseguir un buen sombrerete para un reloj
de cámara oscura.
UN TANTEO RÁPIDO

Hemos preparado la figura 15-2 para tanteos rápidos. Se entra


con la distancia focal f (en mm) como abscisa y la distancia de
lectura lLECTURA (en metros) como ordenada. Si la apertura [ f/#]
(indicada sobre cada curva de la figura) se considera aceptable, el
diámetro del orificio fORIFICIO puede leerse (en mm) directamente
en el eje de ordenadas. Si la apertura no parece adecuada, se
puede elegir un punto más alto en el gráfico (es decir, con más
abertura y menor número [ f/#] ), siempre sobre la vertical
correspondiente a la distancia focal f.
PASAMOS A LAS
MERIDIANAS HORIZONTALES

En el caso de meridianas horizontales grandes (con distancias


focales del orden de dos metros y superiores) se pueden utilizar
las relaciones empíricas que se dan en el capítulo §14 y los
gráficos que las representan (figs. 14-1 & 2), en el bien entendido
de que son sólo una guía que tiene que ser modulada por otros

177
25 20 30 40

FIG. 15-2

Diámetro del orificio


20
en función
Diám. Orificio (mm) & Distancia de Lectura (m)

de la distancia focal,
de la distancia de
60 lectura, y del número [
f/stop].
15
(Aplicable a
relojes verticales).
80

10
115

5
250

500

1000
0
0 200 400 600 800 1000
Distancia Focal f (mm)

condicionantes, como la mayor o menor contaminación lumínica


ambiente.
RELOJES PORTÁTILES
Y DE SOBREMESA

En pequeños relojes en los que la distancia del observador no


tiene mucho sentido (porque el observador se puede acercar tanto
como quiera), se puede seguir directamente el criterio de elegir un
fORIFICIO tal que el número [ f/#] = f/ fORIFICIO no se separe mucho
de [ f/#] = 40. El buen juicio del diseñador le aconsejará modular
178
adecuadamente esta elección, teniendo en cuenta el uso, precisión,
y características del instrumento. Para facilitar una selección
rápida hemos preparado la figura 15-3. En esta figura se han
regruesado las líneas correspondientes a los dos números [
f/#] más significativos.

5
20
F/stop

4
Diámetro del Orificio (mm)

30
3

40

2
60

80
1
115

0
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
Distancia Focal f (mm)

FIG. 15-3 Diámetro del orificio en función del


número [ f/#] y de la distancia focal f.
(Aplicable a pequeños relojes portátiles).

NOTA .- Pocos autores han tratado de estos temas, y los que lo han hecho
dan criterios difíciles de concordar. Por ejemplo, Picard dice1 que "Le diamétre
de cette plaque pourrá estre environ la 36me partie de la plus grande distance à laquelle
l´ombre devra estre portée". En nuestra notación:
l
fORIFICIO » PANT , es decir , [ f /#] = 36
36

1 Picard, Ouvrages de Mathematique. Citamos por la edición de 1736 de Amsterdam.


179
En cambio, Pavanello y Trinchero afirman1 que "el orificio es generalmente el 2,5 %
de la distancia a la pared", es decir, un número [ f/#] = 40 con nuestra notación.

EJEMPLOS DE APLICACIÓN

EJEMPLO 1.- El reloj2


de la fachada del Observatoire Camille Flammarion (Juvisy,
Francia), diseñado por Roguet, tiene un gnomon de orificio, con una distancia
focal de 572 mm. El reloj está situado a una altura de unos once metros sobre
el pavimento. Elegir un diámetro razonable para el orificio.
SOLUCIÓN:
Hay que elegir la distancia desde la que el reloj debería ser aceptablemente
legible. Como la altura es de 11 m, una distancia mínima razonable podría ser
11´ 2 » 16 m, pero tomaremos una distancia un poco mayor atendiendo a la
notable altura del reloj (que siempre invita a leerlo desde más lejos): lLECTURA =
20 m. Así pues, el diámetro del orificio no debería ser menor que:
20
f ORIFICIO > = 20 ´ 10 - 3 m = 20 mm
1000
Para conseguir una buena iluminación, podemos intentar que [ f/#]= 40, por
ejemplo. Para ello, el diámetro debería ser
f 572
f ORIFICIO > = mm » 14 mm
[ f/stop] 40
Tanto el criterio del tamaño de la mancha (que tiene que ver con la legibilidad)
como el criterio del número [ f/#] (que tiene que ver con la iluminación de la
mancha) son, ambos, criterios de diámetro mínimo. Así pues, tomaremos el
máximo de ambos: fORIFICIO = 20 mm, que coincide por el valor elegido por el
diseñador del reloj del observatorio.
Para un reloj situado a once metros de altura no merece la pena hacer ninguna
consideración sobre la precisión versus tamaño de la mancha luminosa (y, por
tanto, versus diámetro del orificio). En cambio, en otros tipos de relojes, estas
últimas consideraciones podrían primar sobre las anteriores.

1 G.C. Pavanello y A. Trinchero, Relojes de Sol. Historia, funcionamiento, construcción, Editorial de

Vecchi, Barcelona, 1995.


2 Una detallada descripción de este reloj se encuentra en el artículo de Robert Sagot Le

nouveau cadran solaire de l´Observatoire de Juvisy (L´Astronomie, décembre 1974). Ver también,
D. Roguet, Le cadran solaire de l´Observatoire Flammarion de Juvisy et les cadrans solaires en general
(L´Astronomie, octobre 1912).
180
EJEMPLO 2.- Una meridiana con orificio gnomónico está situada a baja altura
sobre una fachada vertical. La distancia media desde los ojos del observador es
de unos dos metros. La distancia focal es de 300 mm. Elegir el diámetro del
orificio.
SOLUCIÓN:
La milésima parte de lLECTURA es 2 mm. En el gráfico de la figura 15-2 vemos
que un orificio con este diámetro estará en la zona supercrítica. En efecto:
f 300
[ f/stop] = = = 150 > 115
fORIFICIO 2
Con ese diámetro el [ f/#] sería un poco alto, es decir, la abertura y la
iluminación quizás demasiado reducidas. Parece más razonable subir un poco
en el gráfico hasta, por ejemplo, f ORIFICIO = 3 mm, con lo que el [f/#]
llegaría a 100, ya en zona subcrítica. Mejor todavía es fORIFICIO = 4 mm, con
lo que:
300
[ f/stop] = = 75
4
Téngase en cuenta que la distancia especificada lLECTURA = 2 m se entiende (en
nuestros ábacos) como la distancia a la cual la mancha solar empieza a ser
visible, es decir, el reloj comienza a ser leible.
EJEMPLO 3.- Elegir un diámetro orientativo para el orificio de un reloj sobre
la pared de un primer piso de una casa rural.
SOLUCIÓN:
El enunciado no nos aporta muchos datos, pero tampoco nos impone ninguna
restricción. La distancia focal más frecuente en relojes urbanos de no gran
tamaño y situados a baja altura varían entre 20 y 40 cm. Tomemos la media f =
30 cm. Sabemos que una generosa apertura se consigue con [ f/#] = 40, lo
que podría ser nuestra primera opción. Así:
f 300
f ORIFICIO = = = 7,5 mm » 8 mm
[ f/stop] 40
Con este orificio, comenzaríamos a poder leer el reloj a una distancia de unos 8
m, que parece razonable. Este mismo orificio (8 mm) es el que recomendaba
para estos relojes sencillos el astrónomo y gnomonista Aguilar Stuick1.

1 M. Aguilar Suick, Cuadrantes Solares, Imprenta Clásica Española, Madrid, 1923).


181
EJEMPLO 4.- ¿Qué diámetro de orificio elegiría para la meridiana1 horizontal
del Palazzo della Ragione en Bergamo, sabiendo que se encuentra a 7,64 metros
sobre el pavimento?
SOLUCIÓN:
f = 7,64 metros
El diámetro recomendado por nuestra relación empírica es:
f
f ORIFICIO » =
375 + 23 ´ f
7,64
= » 0,014 metros = 14 mm
375 + 23 ´ 7,64

El diámetro elegido por el autor de la meridiana fue de 15 mm.


EJEMPLO 5.- Elegir un diámetro para el orificio de la meridiana mixta vertical
- horizontal de al Universidad de Pavía, recientemente restaurada.. La altura del
orificio sobre el pavimento es de 5,7 m.
SOLUCIÓN:
f 5,7
f ORIFICIO » = » 0,011 m = 11 mm
375 + 23 ´ f 375 + 23 ´ 5,7
El autor de la meridiana (o quizás el restaurador) eligió un diámetro de 15 mm.
EJEMPLO 6.- Estimar un diámetro razonable para un reloj anular portátil de
27 mm de diámetro.
SOLUCIÓN:
Un primer tanteo se puede hacer utilizando un [ f/#] = 40. Del gráfico de la
figura 15-3 o por un sencillo cálculo, se deduce:
f 27
fORIFICIO = = = 0,675 mm
[ f/stop] 40
El diámetro obtenido es un poco reducido desde el punto de vista de la
mecanización Los taladros inferiores a un milímetro son delicados de hacer.
Como en un reloj de este tipo no se necesita mucha precisión, nuestra elección
sería fORIFICIO = 1 mm. El ejemplo lo hemos tomado de un reloj del siglo
XVIII, en el que el diámetro real del orificio era de 1,2 mm. Suponemos que

1 Esta meridiana ha sido estudiada por Diego Bonata en la página de Internet del Circolo

Astrofili Bergamaschi.
182
este último diámetro se ajustaba a la gama de brocas (reducida, sin duda) de
que disponía el artesano. Ver el ejemplo al final del §34.
EJEMPLO 7.- Estimar un diámetro razonable para un reloj anular de sobremesa
de 190 mm de diámetro.
SOLUCIÓN:
Como en el ejemplo anterior:
f 190
fORIFICIO = = = 4,75 mm
[ f/stop] 40
es decir, el orificio podría ser de unos 5 mm. Si nos interesa reducir el diámetro
(por ejemplo, para aumentar la precisión), podemos hacerlo sin ningún
problema porque en relojes portátiles o de sobremesa (en los que el usuario se
puede acercar tanto como quiera) no es necesaria una gran iluminación.
Podemos subir el valor de [ f/#] hasta su valor crítico, por ejemplo:
190
f= »2
115
En resumen, cualquier elección entre 2 y 5 mm es buena. Si no tiene mucha
importancia la precisión, nos inclinaríamos por 3 ó por 4 mm.
EJEMPLO 8.- En un reloj armilar plegable (de los llamados anillos astronómicos),
la distancia entre el orificio (en la posición de un solsticio) y el círculo
ecuatorial es de 32,5 mm. Elegir un diámetro para el orificio.
SOLUCIÓN:
Como en el ejemplo anterior:
f 32,5
fORIFICIO = = 0,8125 mm
[ f/stop] 40

Un diámetro razonable es fORIFICIO = 1 mm.


EJEMPLO 9.- El bonito reloj semicilíndrico ecuatorial que se encuentra a
orillas del lago de Ginebra (cerca del famoso reloj floral), tiene un diámetro de
unos 650 mm. El gnomon es de orificio, taladrado en una placa o sombrerete
orientable que el operador dirige hacia el Sol. La operación de orientación hacia
el Sol no es crítica porque no influye en la precisión, sino sólo en la comodidad
de lectura. Se pide seleccionar un diámetro razonable para el orificio.
SOLUCIÓN:

183
650
f = radio del reloj = = 325 mm
2
Como en los ejemplos anteriores, haremos un primer tanteo con [ f/#] = 40:
f 325
f ORIFICIO = = » 8 mm
[ f/#] 40
El diseñador del reloj ginebrino eligió 6,2 mm. Sin duda, el diseñador hizo
pruebas prácticas sobre la superficie real del reloj (aluminio anodizado de color
dorado, bastante reflectante) y decidió que bastaba con 6,2 mm. Por otra parte,
el número:
f 325
[ f/#] = = » 52
f ORIFICIO 6, 2
es muy razonable. En cualquier caso, deberíamos haber previsto que el
diámetro elegido sería algo menor que el calculado con nuestra fórmula
empírica por la razón de que la fórmula está pensada para orificios fijos no
orientables.
EJEMPLO 10.- En la reciente (1998) línea meridiana1 de la Piazza Montecitorio
en Roma se ha utilizado como gnomon el obelisco egipcio de 30 metros de
alrtura ya utilizado por Augusto en el famoso y gigantesco reloj del Campo de
Marte. Se pide seleccionar un diámetro razonable para el orificio gnomónico.
SOLUCIÓN:
j LOCAL = 41º54 ¢ » 41,83º
f = 30 m
Si en vez de una meridiana tan singular se tratase de un reloj mural en la
fachada de una casa (?), procederíamos como en los ejemplos anteriores,
tanteando en primer lugar [ f/stop] » 40 , es decir:
f 3
j ORIFICIO = = = 0,75 metros
[ f/stop] 4

1 El obelisco fue construido en Heliópolís. Augusto lo trajo a Roma. En 1748 se encontró

enterrado en el Campo Marzio, y Pio VI lo levantó de nuevo en 1789. Una descripción de


esta curiosa meridiana puede verse en el trabajo de Edmondo MarianeschiLa linea meridiana
di Piazza Montecitorio a Roma, Ponencia presentada en el IX Seminario Nazionale di Gnomonica,
San Felice del Benaco (Brescia), marzo 1999.
184
Naturalmente, el orificio resultante sería gigantesco, desproporcionado,
impreciso, y totalmente inaceptable. Además, se da la circunstancia de que,
como la meridiana es incompleta porque no cabe en la plaza, la sombra no va a
llegar a ser tan alargada como la que se arrojaría en el solsticio de invierno.
En el párrafo que titulábamos "No hay regla sin excepción" hemos visto que, en
caso necesario, se puede conseguir una iluminación aceptable hasta [ f/stop] »
250. Si algún caso lo podemos calificar como extremo es éste. Así, yéndonos al
valor extremo:
f 30 m
j ORIFICIO = = » 0,12 metros
[ f/stop] 250
Como hemos dicho, la forma del orificio real es compleja, pero puede
asimilarse a un orificio rectangular de unos 13 cm ´ 15 cm, en buen acuerdo
con nuestra estimación.

COELI E LVX E NOSTRA E DVX

FIG. 15-4 Leyenda latina en un reloj de Sol:


La luz del cielo es nuestro guía.

185
§16
La aplicación del orificio gnomónico
a las meridianas horizontales.

L
¿ QUÉ SON ?

las aplicaciones más interesantes de la mancha de luz son


las meridianas, es decir, aquellos relojes diseñados para
señalar únicamente la hora del mediodía o, como mucho,
un cuarto de hora antes y después del mediodía. Su
nombre viene del latín meridies que significa, precisamente, mediodía.
ALCANCE DE ESTE CAPÍTULO

Cuando estas meridianas son de grandes dimensiones y se diseñan


con pretensiones de exactitud, ya no basta con definir las posiciones
del punto central de la mancha de luz, sino que interesa calcular el
tamaño de las elipses de luz en las diferentes épocas del año. El
presente capítulo no es más que la aplicación directa de los capítulos
anteriores a este caso particular de las meridianas, especialmente a
las grandes meridianas horizontales.
LA MERIDIANA COMO PÉNDULO CÓSMICO

Los que tienen la suerte de vivir en una de las ciudades que gozan
de una de estas grandes meridianas horizontales, podrían hacer el
siguiente entretenimiento: Instalar en el templo una máquina
fotográfica fija y, diariamente, exactamente al mediodía, tomar una
foto con un gran angular en la que se aprecie la mancha luminosa.
Al cabo de un año, al pasar en una película los fotogramas diarios,
veríamos muy claramente que la meridiana es un péndulo, en el que el
cordel es el rayo luminoso; el fulcro es el orificio, y la péndola es la
mancha luminosa. En cierto sentido, es el mismo mecanismo que el
péndulo1 de nuestros relojes, con la diferencia de que el reloj de
1 El símil del péndulo no es nuestro, pero no conseguimos recordar dónde lo hemos leído o

quién nos lo ha sugerido.


186
pared bate medios segundos y el reloj de pie bate segundos,
mientras que nuestro reloj cósmico bate años, es decir, su periodo es
de un año. En cierto sentido, la meridiana actúa como un reloj que
mide el pulso, el tic-tac, del universo, como en el pensamiento de
Bacon:
Res enim (exempli gratia) subtilis est certe et accurata confectio
horologiorum, talis scilicet, quæ cœlestia in rotis, pulsum animalium in
motu successivo et ordinato, videatur imitari,: quae tamen res ex uno
aut altero naturæ axiomate pendet.1
Volviendo al entretenimiento de la película, podríamos montar las
fotos de forma que el periodo fuera de unos pocos segundos para
acomodarlo a los péndulos a los que estamos acostumbrados. De
esta forma, podríamos contemplar la meridiana como veían a sus
relojes los habitantes de Efímera, el país del relato del poeta Agustín
de Foxá, en el que el tiempo transcurría tan aprisa que un año
nuestro no duraba más que unos pocos segundos suyos.
UN RAYO DE LUZ
PRESTADO POR EL CIELO

Creíamos que el símil del péndulo era la forma más bella de definir
una meridiana, hasta que leímos la inscripción que Alice M. Earle
encontró sobre una meridiana en una iglesia de un convento de
capuchinos en Francia:
¿Cómo es que no encuentras en este reloj la sombra de siempre?
Porque en este lugar todo nuestro tiempo lo tenemos consagrado a la
alabanza a Dios,
Y queremos marcarlo de la manera más noble posible,
Que es tomando prestado al Cielo un rayo de Sol.2

1 Francis Bacon, Summa Digesta, Partis Secundæ, Aphorismus LXXXV.


2 "Pourquoi sur ce cadran solaire/ Ne voit-on point l´ombre ordinaire?/ C´est que consacrant dans ce lieu/
Tous notre temps à louer Dieu/ Il faut pour le marquer le plus noble manière/ C´est d´emprunter au ciel un
rayon de lumière", Alice M. Earle, Sundials and Roses of Yesterday, New York, 1902. La Sra. Earle
no nos informa de la localización del convento. Los autores agradecerían cualquier
información al respecto. Henri Michel aplica la cita (aunque sin mencionar su origen) a otro
tipo de relojes horizontales en su Catalogue des cadrans Solaires du Musée de la Vie Wallonne
(Editions de Musée Wallon, deuxième édition, Liège, 1974) y en Les Cadrans solaires de Max
187
LAS MERIDIANAS DE ANTAÑO
NOS GUSTAN MÁS QUE
LOS PLANETARIOS DE HOGAÑO

Hay peores formas de perder el tiempo que dedicar unos minutos a


observar a los feligreses y visitantes asiduos que en las iglesias
italianas miran las meridianas sobre el suelo y pasean a lo largo de
ella, como hicieron sus antepasados desde hace siglos. Su actitud es
muy distinta de la de los turistas. Nos gusta imaginar a un niño
italiano del siglo XVII tratando de descifrar los caracteres
cabalísticos de bronce incrustados en el mármol del pavimento y
mirando el movimiento de la mancha de luz a lo largo de las
estaciones. Sin duda, ese niño tenía ya mucho ganado para llegar a
ser un buen científico. Estamos convencidos de que las meridianas
jugaron un papel parecido - pero incomparablemente más
importante - al de los actuales planetarios o museos de la ciencia para
despertar vocaciones científicas en muchas generaciones.
La comparación inevitable entre el abundante número de
meridianas italianas y las escasas españolas nos provoca, sino la
envidia, si la tristeza. No podemos por menos que renegar del " ¡Que
inventen ellos! " de Unamuno. Como nos apena que, aun descontando
la buena intención y la exageración retórica del discurso, Quevedo
escribiera este triste texto:
¿Quién te dio a ti cuidado de las estrellas y puso a tu cargo sus
caminos? ¿Para qué gastas tu vida en acechar curioso sus jornadas?
Deja el cuidado a la providencia de Dios y a la ley que las gobierna, en
cuya obediencia trabajan día y noche; que por más que te fatigues en
entender los secretos del cielo, no has de saber más de lo que tú
inventares y soñares, disponiendo las cosas para entenderlas y nunca las
entenderás como están dispuestas, por más que lo estudies? 1
Sinceramente creemos que Quevedo minusvaloró la tremenda
potencialidad que tenemos por estar hechos a imagen y semejanza del
Creador. Esto no quita, naturalmente, que evitemos hacer lo que el
astrónomo del Kempis:

Elskamp (Editions de Musée Wallon, Liège, 1966).


1La cuna y la sepultura (1663), Cáp. IV.
188
DIRECCIÓN DE LOS
RAYOSSOLARES EN
UNA FECHA CUALQUIERA CENTRO DEL
ORIFICIO
DIRECCIÓN DE LOS
RAYOS SOLARES d
EN LOS EQUINOCCIOS
LÍNEA
d MERIDIANA
f HORIZONTAL
j a 90°-j

y
PUNCTUM POSICIÓN DEL
PERPENDICULI CENTRO DELA
MANCHA PARA UN
ORIFICIO MUY PEQUEÑO

FIG. 16-1 Cálculo de una meridiana.

Mejor es el rústico humilde que sirve a Dios, que el soberbio filósofo


que, dejando de conocerse, considera el curso de los astros.1

CÁLCULO DE UNA MERIDIANA

Como es bien sabido, el cálculo de estos relojes es muy sencillo. De


la figura 16-1 se deduce fácilmente que:

4 ´ 10 ´ 10 6 m
» 599.000 » 600.000
66,766 m

en donde d SOL es la declinación solar correspondiente al día de la


fecha. El cálculo de la meridiana se reduce al cálculo (fig. 16-1) de:
f
y= = f ´ tan (j LOCAL - d SOL )
tan a y

1 Melior est humilis rusticus qui Deo servit, quam superbus philosophus qui, se neglecto, u
c rsum cæli
considerat. Tomás Hammerken de Kempis (~1380-1471), La Imitación de Cristo.
189
Los antiguos lo hacían con el ingenioso esquema gráfico conocido
como el analema de Vitruvio, notable construcción geométrica, ideada
dos milenios antes de la formulación moderna de la Geometría
Descriptiva por G. Monge. 1
CÁLCULO DE LA MANCHA DE LUZ

Lo que ahora nos ocupa es lo que podríamos llamar el cálculo

0,6 FIG. 16-2


Corrección de la
0,5 altura solar por
Corrección por Refracción (grados)

la refracción
0,4 atmosférica.

0,3

0,2

0,1

0
0 15 30 45 60 75 90

Altura Solar Teórica (grados)

sistemático y suficientemente preciso de las formas de la mancha de


luz y que, con menos detalle y más generalidad, ya abordamos en el
capítulo §10. Procederemos paso a paso para que el lector - si o
desea - pueda prepararse de forma inmediata su propio programa de
cálculo.

1 El analema está descrito en el Libro VI de Los Diez Libros de Arquitectura de Marco Lucio
Vitruvio Polion. Existen muchas ediciones modernas. Una buena exposición práctica del
analema (que, dicho sea de paso, permite la resolución gráfica exacta de cualquier tipo de
reloj) es la de R. Soler Gayá, en su magistral obra Diseño y Construcción de Relojes de Sol y de
Luna. Métodos Gráficos y Analíticos, 2ª edición, Colegio de Ingenieros de Caminos, C. y P.,
Madrid, 1997.
190
1º) Se supone calculada la propia meridiana y, por lo tanto,
definidos los siguientes parámetros:
- Latitud j LOCAL de la localidad.
- Distancia focal f de la meridiana, es decir, la altura del
centro del orificio gnomónico sobre el plano horizontal de
la meridiana.
- Diámetro fORIFICIO del orificio.
- Posición (horizontal, vertical, inclinado, ...) del orificio.
2º) Elegir la fecha para la que se quiere realizar el estudio de formas
de sombras.
3º) Determinar el valor de la declinación solar d correspondiente al
día de la fecha elegida.
Para una mayor claridad de exposición de lo que resta, elegir los ejes
de referencia de la figura 10-2. En este caso, el eje Y es la línea
meridiana y señala la dirección Norte. El eje X apunta a la dirección
Este. A partir de ahora se van a calcular los parámetros de la
mancha referidos a los ejes X, Y.
4º) Determinar la dirección principal de los rayos solares al
mediodía de la fecha elegida, es decir, calcular el valor del ángulo a
respecto de cada eje:
ay = 90° - (j LOCAL - d SOL )

a x = 90 º

5º) Calcular el diámetro del orificio equivalente (§10), respecto de


cada eje. Por ejemplo, si el orificio (fig. 10-3) es horizontal:
(f EQUIV ) y = fORIFICIO × sen a y

(f EQUIVAL )x = fORIFICIO

pero si es vertical (fig. 10-4):


(f EQUIV ) y = fORIFICIO × cos a y

(f EQUIVAL )x = fORIFICIO
191
Por último, si el plano del orificio forma un ángulo g con el plano
horizontal (como el de la figura 12-5):
(f EQIVAL ) y = fORIFICIO × sen (g + a y )

(f EQUIVAL )x = fORIFICIO

6º) Determinar el semiángulo qSOL del disco solar ( §6 ).


7º) Calcular la distancia crítica del orificio a la pantalla ( §9 ), para
cada uno de los ejes:
(f EQUIVAL ) y
(l CRITICA )y =
2 tan q SOL

(f EQUIVAL )x
(l CRITICA )x =
2 tan q SOL

8º) Calcular la distancia lPANT del orificio a la pantalla:


f
l PANT =
sen (f LOCAL - d )

9º) Calcular (fig. 10-2):


cosq SOL
Y1 = (f )
sen (a y + q SOL ) EQUIVAL y

Y2 =
sen q SOL
sen (a y + q SOL )
[
l PANT - (l CRITICA ) y ]

Y3 »
sen q SOl
sen (a y - q SOl )
[
l PANT - (l CRITICA ) y ]
cos q SOL
Y4 » ( l EQUIVAL ) y
sen (a y - q SOL )

10º) Calcular la longitud del semieje, en dirección1 X, de la elipse


central de luminosidad constante (fig. 10-2):

1 El semieje en la dirección transversal a la meridiana (eje X) suele ser el semieje menor,


192
(Semieje) x = ( l PANT - l CRITICA ) x ´ tan q SOL

11º) Idem, del otro semieje:


1
(Semieje) y = [ Y 2 + Y3 ]
2
Con esto ya tenemos definida la forma de la elipse central.
12º) Calcular la distancia del pie del orificio ( punctum perpendiculi ) al
centro de la elipse central (fig. 10-2):
( l CENTRO ) y = f ´ tan (j LOCAL - d SOL )

Con esto, ya está definida la posición de la elipse central de


iluminación constante.
13º) Calcular el semieje, en dirección del eje X, de la elipse de
penumbra:
(Semieje) x = 1
2
(f EQUIVAL ) x + l PANT ´ tan q SOL

14º) Calcular el otro semieje de la elipse de penumbra:


1
(Semieje) y = [ Y1 + Y2 + Y3 + Y4 ]
2
Con esto, ya está definida la forma de la penumbra. Su posición
también lo está, ya que esta elipse de penumbra es concéntrica con la
elipse de iluminación constante.
LA REFRACCIÓN ATMOSFÉRICA

El P. Giovanni Battista Riccioli, J.S., (1598-1671) decía1 que los


autores antiguos cometieron graves errores en estos relojes, al no
haber tenido en cuenta ni el carácter no puntual del Sol, ni el

pero no siempre.
1 […] supposuerunt apicem gnomonis esse in centro Terræ, neglecta parallaxi, & refractione; & radioSolis

usi sunt exeunte a centro Solis, perinde ac si hoc radio definiretur umbra recta vel versa, negligentes
differentiam, quæ ex semi-diametro apparenti solis redundare potest in altitudinem solis ex umbra, vel in
umbram ex altitudine Solis derivandam: Sed esto triplex hic error, parallaxeos, Refractionis, &
semidiametri Solis, in structura horologiorum. P. Ioanne Baptista Ricciolo, S.I., Almagestum Novum,
Bononiæ, 1651.
193
paralaje solar, ni la refracción atmosférica. Para no sentirnos
aludidos por el autor del Almagestum Novum, y por si en algún caso
particular se requiere mayor precisión, se puede tener en cuenta la
refracción de los rayos solares. Para su utilización en programas
informáticos de cálculo, los autores han preparado esta fórmula
aproximada que da la corrección media por refracción para sumar a
la altura solar teórica:
Corrección por refracción »
0,56182917 + 0,01299299 4 ´ a SOL
»
1 + 0,02682391 5 ´ a SOL + 0,02682391 5 ´ a SOL 2

en donde aSOL es la altura solar teórica a mediodía:


a SOL = 90º - j LOCAL - d

y dSOL es la declinación solar el día de la fecha. Tres fechas son


especialmente importantes:
Solsticio de verano (dSOL = +23,44º): Corrección = 0,011º.
Equinoccios (dSOL = 0º): Corrección = 0,020º.
Solsticio de invierno (dSOL = - 23,44º): Corrección = 0,058º.
A nuestros efectos, la refracción sólo tiene alguna importancia
cuando la altura solar es muy pequeña. Para que se aprecie
debidamente este hecho hemos representado la función anterior
en la figura 16-2. Afortunadamente, en el instante de
funcionamiento de nuestras meridianas, el Sol siempre tiene la
máxima altura del día.
La corrección por refracción que proporciona nuestra fórmula
pretende ser la que corresponde a unas condiciones medias de 10º
de temperatura y 1010 milibares de presión atmosférica. Para
otras condiciones de presión (P milibares) y temperatura (T ºC),
se suele utilizar el coeficiente corrector siguiente:
P
Coeficiente corrector = 0,28 ´
T + 273

194
Nótese que la corrección por refracción crece con la presión y
disminuye con la temperatura. En la figura 16-3 hemos
representado la función anterior. También pueden utilizarse las
tablas, ábacos, o fórmulas que proporcionan todos los anuarios
de los observatorios astronómicos.
Si algún lector está interesado en utilizar los mismos valores para
la refracción que los utilizados por los astrónomos de la época de
las meridianas, le conviene ver la tabla de Cassini para la
meridiana de San Petronio1.
En los ejemplos de aplicación que
siguen no hemos introducido la
corrección por refracción – salvo
cuando se advierte otra cosa - por
no complicar más la exposición y
por que las correcciones son muy
pequeñas. En cualquier caso, la
corrección por refracción
atmosférica no es significativa.
Sospechamos que puede ser más
importante la que se deriva de la
atmósfera interior del propio
templo y de las reverberaciones
provocadas por los muros
calientes.
FIG. 16-4 EJEMPLOS DE APLICACIÓN

EJEMPLO 1.- Calcular las formas de la

1 La meridiana del tiempo di S. Petronio, Bologna, 1695. En la fig. 16-4 se reproduce la

portada de la obra en la que Cassini describe su gran meridiana. Este libro tiene un
desplegable interesantísimo, en el que la meridiana está dibujada a escala en el interior
de una figura parecida a nuestra fig. 16-5. Completa el desplegable una sección del
templo sobre la que se superpone el dibujo geométrico del analema de Vitruvio con el
que se calculó la meridiana. Esta obra está digitalizada por la Bibliotheque Nationale de
París y se puede consultar en su página de Internet. Una edición moderna es, G.D.
Cassini, La Meridiana del Tempio di San Petronio in Bologna. Premessa di Giordano Berti;
Introduzione e trascrizione di Giovanni Paltrinieri, Arnaldo Forni Editore, 2000.
195
mancha solar el día del solsticio de verano en la famosa meridiana1 de San
Petronio, en Bolonia (latitud 44,49°). El orificio es horizontal, tiene un diámetro2
de 27,07 mm, y se encuentra a una altura sobre el pavimento de 27,07 metros.
SOLUCIÓN:
Basta seguir uno a uno los pasos del procedimiento expuesto.
1º) jLOCAL = 44,49°
h = 27,07 m.
fORIFICIO = 0,02707 mm.
Posición del orificio: Horizontal, es decir el ángulo del plano del orificio con el
plano horizontal es g = 0°.
2º) Fecha: Solsticio de verano.
3º) En esa fecha la declinación solar es dSOL = +23,44°.
4º) Dirección principal de los rayos solares:
ay = 90° (j LOCAL - d SOL ) = 68,95°

a x = 90°
5º) Orificio equivalente:
(f EQIVAL ) y = fORIFICIO ´ sen (g + a y ) = 0,0252 m

(f EQUIVAL )x = fORIFICIO = 0,02707 mm

6º) Semiángulo aparente del disco solar (§ 6 ) el solsticio de verano: qSOL =


0,262°.
7º) Distancias críticas:

1 Esta fabulosa obra podría, con justicia, ser llamada la madre de todas las meridianas. Si no es la
más alta (muy inferior en esta característica a la de la catedral de Florencia), si que es la más
larga del mundo (67 metros) y la más perfecta.
2 Algunos de los datos de altura y diámetro de orificio de las meridianas italianas que

utilizamos en los siguientes ejemplos los hemos tomado de la excelente obra Meridiane e
Orologi Solari di Bologna e Provincia, de Giovanni Paltrinieri et al. (Artiere, Bologna 1995). Los
ejercicios que siguen sólo pretender ser ilustrativos para que ellector pueda ejercitarse en el
cálculo. No pretenden ser ensayos de investigación histórica o arqueológica sobre unas
meridianas determinadas. Por ejemplo, la orientación del orificio respecto del plano
horizontal la hemos supuesto, en muchos casos, arbitrariamente.
196
(f EQUIVAL ) y
(l CRITICA )y = = 2,7552 m
2 tan q SOL

(f EQUIVAL )x
(l CRITICA )x = = 2,9522 m
2 tan q SOL
8º) Distancia del orificio a la mancha:
h
l PANT = = 29,0056 m
sen (j LOCAL - d SOL )

cosq SOL
9º) Y1 = (f EQUIVAL ) y = 0,0270 m
sen (a y + q SOL )

Y2 =
sen q SOL
sen (a y + q SOL )
[
l PANT - (l CRITICA )y ]= 0,1284 m

Y3 »
sen q SOl
sen (a y - q SOl )
[
l PANT - (l CRITICA )y ]= 0,1288 m

cosq SOL
Y4 » ( l EQUIVAL ) y = 0,0270 m
sen (a y - q SOl )

10º) Elipse central:


Semieje menor = (f EQUIVAL ) x - 2 tan q SOL l PANT = 0,119 m

11º) Elipse central:


1
(Semieje) y = [ Y2 + Y3 ] » 0,129 m
2
12º) Distancia desde el pie del orificio al centro de la elipse:
( l CENTRO ) y = f ´ tan (j LOCAL - d SOL ) » 10,418 m

13º) Elipse exterior de penumbra:


(Semieje)x = (f EQUIVAL )x + 2 ´ tan q SOL ´ l PANT » 0,146 m

14º) Elipse exterior de penumbra:


1
(Semieje)y = [Y1 + Y2 + Y3 + Y4 ] = 0,156 m
2

197
SOLSTICIO DE
INVIERNO

SOLSTICIO DE
VERANO

FIG. 16-5 Ejemplos 1 & 2.


San Petronio. Tamaños relativos de la mancha de luz.

Ver la figura 16-5. En esta figura, y en las siguientes del mismo tipo, las áreas grises
pretenden representar las zonas de penumbra..
EJEMPLO 2.- Recalcular el ejemplo anterior de la basílica de San Petronio, para el
solsticio de invierno.
SOLUCIÓN:
1º) jLOCAL = 44,49°
h = 27,07 m.
fORIFICIO = 0,02707 mm.
Posición del orificio: Horizontal, es decir el ángulo del plano del orificio con el
plano horizontal es g = 0°.
2º) Fecha: Solsticio de invierno.
3º) En esa fecha la declinación solar es dSOL = -23,44°.
4º) Dirección principal de los rayos solares:
ay = 90° - (j LOCAL - d SOL ) » 22,07°

a x = 90°
5º) Orificio equivalente:
(f EQIVAL ) y = fORIFICIO ´ sen (g + a y ) » 0,010145 m

(f EQUIVAL )x = fORIFICIO = 0,02707 m

198
6º) Semiángulo aparente del disco solar ( §6 ) el solsticio de invierno: qSOL =
0,271°.
7º) Distancias críticas:
(f EQUIVAL ) y
(l CRITICA )y = » 1,072 m
2 tan q SOL

(f EQUIVAL )x
(l CRITICA )x = » 2,854 m
2 tan q SOL
8º) Distancia del orificio a la mancha:
h
l PANT = » 72,044 m
sen (j LOCAL - d SOL )

cosq SOL
9º) Y1 = ´ (f EQUIVAL ) y » 0,0267 m
sen (a y + q SOL )

Y2 =
sen q SOL
sen (a y + q SOL )
[
´ l PANT - (l CRITICA )y ]» 0,883 m

Y3 »
sen q SOl
sen (a y - q SOl )
[
´ l PANT - (l CRITICA )y ]» 0,904 m

cosq SOL
Y4 » ´ ( l EQUIVAL ) y » 0,0273 m
sen (a y - q SOl )

10º) Elipse central:


(Semieje) x = (f EQUIVAL ) x - 2 tan q SOL ´ l PANT » 0,327 m

11º) Elipse central:


1
(Semieje) y = [Y2 + Y3 ] = 0 ,893 m
2
12º) Distancia desde el pie del orificio al centro de la elipse:
( l CENTRO ) y = h ´ tan (j LOCAL - d SOL ) » 66,766 m

199
1,2

1,1
-5 ºC +5 ºC
Coeficiente Corrector de la Refracción

15 ºC
1
25 ºC

0,9

35ºC

0,8 FIG. 16-3

0,7
800 850 900 950 1000 1050 1100

Presión (milibares)

Nos encantaría que alguien comprobase sobre el terreno estas y las otras cifras.
Bònoli & Braccesi dicen1 que les dimensions de l´image projetée sur le pavement de l´église
(de 26×26 centimètres de diamètre jusqu´à 168×64 ).. Los cálculos que acabamos de
hacer, junto con los del ejemplo anterior, nos dicen que - con ese mismo orden de
precisión de centímetros - las medidas de la elipse central varían desde 26×24 cm
hasta 179×65 cm.
13º) Elipse exterior de penumbra:
(Semieje)x = (f EQUIVAL )x + 2 tan q SOL ´ l PANT » 0,354 m

14º) Elipse exterior de penumbra:

1 Fabrizio Bònoli & Alessandro Braccesi, Les reserches astronomiques de Gio Domenico Cassini à

Bologne: 1649-1669. Ponencia presentada en el 121e Congrès National des Sociétés


Historiques et Scientifiques, Nice, octubtre 1996.
200
RADIO
SOLAR BD
ORIFICIO
E
A C D ED
B

SOL

AC CD

Radio solar = rSOL CD = lPANT - lCRITICA


AC = dSOL BD = lPANT
BC = lCRITICA ED = (Semieje)x

FIG. 16-6 Ejemplo 3. Vista en Planta.

1
(Semieje)y = [Y1 + Y2 + Y3 + Y4 ] = 0,921 m
2
Ver la figura 16-5.
EJEMPLO 3.- A partir de los datos obtenidos en el Ejemplo 2 anterior, y
sabiendo que en el solsticio de invierno la Tierra dista del Sol unos 147 millones de
kilómetros, calcular el radio del Sol.1
SOLUCIÓN:
De los triángulos semejantes de la figura 16-6 se deduce:

1 Este tipo de cálculos gustaba mucho a los gnomonistas antiguos. El título de un capítulo

de Apiaria (Bolonia, 1642) del P. Mario Bettino, S. J., dice: Solis a terris distantiam et radio per
fenestre foramem traiecto facilime atque exactissime metiri.
201
( Semieje )x
rSOL = ´ d SOL =
( l PANT - l CRITICA )x
0,327
= ´ 147 ´ 10 9 »
72,044 - 2,854
» 695 ´ 10 6 metros = 695.000 km
La utilización de un reloj de cámara oscura para la determinación del radio solar
tiene antecedentes muy remotos. Veltman cita a Levi ben Gerson (~ 1370). Más
recientemente, también Leonardo dejó muchas notas sobre el tema.
EJEMPLO 4.- A partir de los datos obtenidos en los Ejemplos 1 & 2 anteriores,
calcular la excentricidad de la órbita terrestre alrededor del Sol.
SOLUCIÓN:
De la figura 16-7 y de los triángulos semejantes de la figura 16-6 se deduce que:
l PANT - l CRITICA
Distancia del Sol a la Tierra = d SOL = ´ r SOL
(Semieje) x

72,044 - 2,854
( d SOL ) INVIERNO = ´ rSOL » 211,59 ´ rSOL
0,327

29,006 - 2,953
( d SOL )VERANO = ´ rSOL » 218,94 ´ rSOL
0,119

OF ( d VERANO - d INVIERNO ) / 2
Excentricidad = = =
OA ( d VERANO + d INVIERNO ) / 2
218,94 - 211,59
= » 0,017
218,94 + 211,59
El anuario del Observatorio Astronómico de Madrid da un valor de 0,0167
(tomando las tres primeras cifras significativas).
EJEMPLO 5.- Sabiendo que en la meridiana de San Petronio en Bolonia (lat.
44,49º) la altura del orificio es de 27,07 m, y que la distancia entre el punctum
perpendiculi y el centro de la mancha luminosa es de unos 10,42 m en el solsticio de
verano, calcular la inclinación dSOL de la Eclíptica.
SOLUCIÓN:
Sabemos que al mediodía se cumple que:
Altura solar = a SOL = 90 º -j LOCAL + d SOL

202
es decir,

AF FB

A F O B

FO

AO

AF = dINVIERNO FB = dVERANO

AO = ½ ´ (dINVIERNO +dVERANO) FO = ½ ´ (dVERANO -dINVIERNO)

FIG. 16-7 Ejemplo 4. Excentricidad de la órbita terresre.

d SOL = a SOL - 90º + j LOCAL


pero:

æ 27,07 m ö
a SOL = arctan çç ÷ » 68,95º
÷
è 10,42 m ø
En el día del solsticio de verano:
Inclinació n de la Eclíptica = d SOL
= 68,95º -90 º +44 ,49º
= 23,44 º
La aplicación de métodos de este tipo para la determinación de la inclinación de la
Eclíptica fue una de las principales razones por las que se construyeron estas
grandes meridianas. Los astrónomos (muy frecuentemente, jesuitas) que utilizaban
estos instrumentos tan singulares hacían larguísimas series de medidas, día tras día
y año tras año. Con tan amplias series de datos, podían aplicar sencillas técnicas
estadísticas de errores y conseguir precisiones muy grandes. El mismo Cassini
203
obtuvo1 para la inclinación de la Eclíptica el valor de 23º 29¢ 15², mucho mejor
que el que había obtenido otro gran medidor, Tycho Brahe, y con sólo medio
minuto de diferencia con el valor que hoy se estima correcto para aquella fecha..
En el siglo siguiente, Eustaquio Manfredi aprovechará las series de mediciones de
ochenta años para descubrir la variación de ese valor a lo largo de los años. Bònoli
& Braccesi citan, muy oportunanente, la afirmación de Heilbron de que:
The observers of San Petronio have the honour of having first detected and measured a
process that, if unabated, would abolish the seasons in less than 2000 centuries.

SOLSTICIO DE
INVIERNO

SOLSTICIO DE
VERANO

FIG. 16-8 Ejemplos 6 & 7.


San Michel in Bosco.

EJEMPLO 6.- Calcular las formas de la mancha de luz el día del solsticio de
verano en la meridiana de San Michele in Bosco, Bolonia (latitud 44,48°), sabiendo
que el orificio tiene un diámetro de 15 mm y que se encuentra a una altura sobre el
pavimento de 8,077 metros, suponiendo que el orificio sea vertical.
SOLUCIÓN:
El procedimiento de cálculo es idéntico al de otros ejemplos anteriores.
Distancia del punctum perpendiculi al centro de la mancha: 3,107 m.
Elipse interna:
(Semieje)x = 0,032 m.
(Semieje)y = 0,040 m.
Elipse externa:
(Semieje)x = 0,047 m.
(Semieje)y = 0,045 m.

1 Ponencia ya citada.
204
SOLSTICIO DE
INVIERNO
SOLSTICIO DE
VERANO

FIG. 16-7 Ejemplos 8 & 9.


La Specola.

Ver la figura 16-8.


EJEMPLO 7.- Recalcula el ejemplo anterior de la basílica de San Michele in Bosco,
para el solsticio de invierno.
SOLUCIÓN:
Distancia del punctum perpendiculi al centro de la mancha: 19,91 m.
Elipse interna:
(Semieje)x = 0,094 m.
(Semieje)y = 0,252 m.
Elipse externa:
(Semieje)x = 0,109 m.
(Semieje)y = 0,289 m.
EJEMPLO 8.- Calcular las formas de la mancha de luz el día del solsticio de
verano en la meridiana de la Specola, Bolonia (latitud 44,50°), supuesto que el
orificio sea horizontal, sabiendo que tiene un diámetro de 6 mm y que se
encuentra a una altura sobre el pavimento de 2,485 metros.
SOLUCIÓN:
Distancia del punctum perpendiculi al centro de la mancha: 0,957 m.
Elipse interna:
(Semieje)x = 0,009 m.
(Semieje)y = 0,010 m.

205
SOLSTICIO DE
INVIERNO
SOLSTICIO DE
VERANO

FIG.16-10 Ejemplos 10 & 11.


Strada Maggiore

Elipse externa:
(Semieje)x = 0,015 m.
(Semieje)y = 0,016 m.
Ver la figura 16-9.
EJEMPLO 9.- Recalcular el ejemplo anterior de la Specola en Bolonia, para el
solsticio de invierno.
SOLUCIÓN:
Distancia del punctum perpendiculi al centro de la mancha: 6,132 m.
Elipse interna:
(Semieje)x = 0,028 m.
(Semieje)y = 0,080 m.
Elipse externa:
(Semieje)x = 0,034 m.
(Semieje)y = 0,086 m.
Ver la figura 16-9.
EJEMPLO 10.- Calcular las formas de la mancha de luz el día del solsticio de
verano en la meridiana de la Strada Maggiore de Bolonia (latitud 44,49°), supuesto
que el orificio sea vertical, sabiendo que tiene un diámetro de 8 mm y que se
encuentra a una altura sobre el pavimento de 1,968 metros.

206
SOLSTICIO DE
INVIERNO

SOLSTICIO DE
VERANO

FIG. 16-11 Ejemplos 12 & 13.


Gabinete Real.

SOLUCIÓN:
Distancia del punctum perpendiculi al centro de la mancha: 0,757 m.
Elipse interna:
(Semieje)x = 0,006 m.
(Semieje)y = 0,009 m.
Elipse externa:
(Semieje)x = 0,014 m.
(Semieje)y = 0,012 m.
Ver la figura 16-10.
EJEMPLO 11.- Recalcular el ejemplo anterior de la Strada Maggiore de Bolonia,
para el solsticio de invierno.
SOLUCIÓN:
Distancia del punctum perpendiculi al centro de la mancha: 4,854 m.
Elipse interna:
(Semieje)x = 0,021 m.
(Semieje)y = 0,056 m.
Elipse externa:
(Semieje)x = 0,029 m.
207
(Semieje)y = 0,076 m.
Ver la figura 16-10.
EJEMPLO 12.- Calcular las formas de la mancha de luz el día del solsticio de
verano en la meridiana del Gabinete Real en el Monasterio de San Lorenzo del
Escorial (latitud 40,82°), supuesto que el orificio fuese vertical, tenga un diámetro
de 6 mm, y se encuentre a una altura sobre el pavimento de 3,005 metros.
SOLUCIÓN:
Distancia del punctum perpendiculi al centro de la mancha: 0,941 m.
Elipse interna:
(Semieje)x = 0,011 m.
(Semieje)y = 0,014 m.
Elipse externa:
(Semieje)x = 0,017 m.
(Semieje)y = 0,016 m.
Ver la figura 16-11.
EJEMPLO 13.- Recalcular el ejemplo anterior del Gabinete Real en el Monasterio
del Escorial, para el solsticio de invierno.
SOLUCIÓN:
Distancia del punctum perpendiculi al centro de la mancha: 6,233 m.
Elipse interna:
(Semieje)x = 0,030 m.
(Semieje)y = 0,069 m.
Elipse externa:
(Semieje)x = 0,036 m.
(Semieje)y = 0,082 m.
EJEMPLO 14.- En el eclipse del 11 de agosto de 1999, el gnomonista italiano
Mario Catamo tomó una bella fotografía de la imagen solar atravesando la
meridiana de Santa Maria degli Angeli, en Roma (lat. 41º54´). En la foto, la mancha
de luz ilumina una marca de la escala grabada sobre la meridiana. Sabiendo que la
escala de la meridiana está graduada en módulos equivalentes a la centésima parte
de la altura del orificio, averiguar cuál fue la marca iluminada de la foto.

208
SOLUCIÓN:
j LOCAL = 41º54 ¢ » 41,9º

En el día 11 de agosto: d SOL » 15,45º

y
100 ´ = 100 ´ tan (j LOCAL - d SOL )
f
= 100 ´ tan ( 41,9º -15,45º )
» 50
La marca es la número 50, como se ve con toda claridad en la espectacular
fotografía de Catamo.1
EJEMPLO 15.- Sabemos que la fecha en la que el efecto de la refracción se hace
sentir más en una meridiana es en el equinoccio de invierno. Por otra parte, las
condiciones atmosféricas que ocasionan una mayor distorsión por refracción son
las derivadas de alta presión y baja temperatura. Con objeto de acotar el error por
refracción en la meridiana de San Petronio, calcular las diferencias en altura solar
aparente y en tamaño de la mancha de luz:
(a) En el solsticio de invierno, si se tiene en cuenta la refracción media ordinaria.
(b) Si, además, se tiene en cuenta la corrección por presión (1050 milibares) y
temperatura ( -5 ºC).
SOLUCIÓN:
En el Ejemplo 2 vimos que la altura teórica solar es de aSOL = 22,07º. El error
ordinario de refracción: vale, para esa altura:
Corrección por refrac ción »
0,56182917 + 0,012992994 ´ a SOL
» » 0,06º
1 + 0,026823915 ´ a SOL + 0,02682391 5 ´ a SOL 2

es decir, menos de 4 minutos de arco.


El coeficiente de refracción para tener en cuenta la presión y temperatura es:
P
Coeficiente corrector = 0,28 ´ » 1,097
T + 273

1 "[...] sta coprendo la cifra in bronze "50", che come ben sapete tutti, è la tangente, in centesimi, delle
distanze zenitale del sole, appunto pari a 0.5 a Rome il giorno 11 agosto alle 12 locali". Mario Catamo,
Gnomonicaitalia, agosto 1999.
209
Así pues, la refracción total es 1,097 ´ 0,06 » 0,07º.
Los resultados de los cálculos pedidos se han dispuesto en la tabla de la figura
6-12. Como puede apreciarse en la tabla, las medidas de las elipses de la
mancha de luz prácticamente no cambian y, desde luego, probablemente serán
indetectables. Sin embargo, la refracción si que influye en la distancia del
punctus perpendiculi al centro de la mancha, donde podría haber diferencias de
hasta 26 centímetros si en el diseño original no se hubiera tenido en cuenta la
refracción media. Si en el diseño de una meridiana hemos tenido en cuenta la
refracción, el problema de acotación del error se reduciría a calcular como varía
la distancia anterior entre dos condiciones atmosféricas extremas y opuestas.
EJEMPLO 16.- En la meridiana de San Petronio, una lápida dice1 que la distancia
entre el inicio de la meridiana y la posición más alejada de la mancha de luz en
invierno es seiscientas mil veces menor que la longitud de la circunferencia
terrestre. Comprobar esta cifra.
SOLUCIÓN:
En el día del solsticio invernal, la distancia entre el punctum perpendiculi y el
centro de la elipse de luz es de 66,766 metros como se ha visto en el punto 12
del Ejemplo 2. Recordando la vieja definición escolar de que el metro es la
diezmillonésima parte del cuadrante del meridiano terrestre, la longitud de la meridiana
expresada como fracción de la longitud de la circunferencia terrestre es:

CASO: EJEMPLO 2 (a) (b)

REFRACCIÓN: 0º 0,06º 0,07º

DISTANCIA AL CENTRO DE LA MANCHA: 66,766 66,565 66,532


ALTURA SOLAR APARENTE: 22,07º 22,13º 22,14º

x 0,327 0,326 0,326


ELIPSE CENTRAL
y 0,894 0,889 0,888
SEMIEJES
x 0,354 0,353 0,353
ELIPSE DE PENUMBRA
y 0,921 0,916 0,915

Fig. 16-12 Ejemplo 15.

4 ´ 10 ´ 10 6 m
» 599.000 » 600.000
66,766 m

1 CÆLESTI MERIDIANO ADHVC MIRE CONGRVERE INVENTA EST


SEXCENTIMILLESMAM TERRÆ CIRCVITVS PARTEM AB INITIO AD SPECIEI
SOLIS HYBERNÆ […].
210
La precisión de medida del meridiano es notable, teniendo en cuenta que la
fecha de la lápida es el año 1695.

Sol stat sed Terra


FIG. 16-13 Leyenda latina en un reloj de Sol:
El Sol está quieto; es la Tierra la que se mueve.

211
§17
La aplicación del orificio gnomónico a las
meridianas verticales.

E
¿ QUÉ SON ?

stas meridianas nunca alcanzan las gigantescas


proporciones de algunas de las versiones horizontales
porque su visibilidad es siempre mediocre. Al tener que
observarlas forzosamente desde cierta distancia, son
poco apropiadas para instrumentos de precisión (salvo que las
hagamos de tamaño muy reducido o que instalemos en la fachada
una estructura de plataformas, o que contratemos para su lectura al
hombre araña ). Durante muchos años, su utilidad principal fue la de
indicar a los espectadores el instante del mediodía para que pudiesen
poner en hora sus relojes mecánicos de bolsillo. Con este fin se
construyeron en los siglos XVIII y XIX multitud de meridianas
verticales, de las que sólo se conserva una fracción muy reducida. A
veces, para resolver el problema de falta de espacio, las grandes
meridianas horizontales de interior terminan en una pequeña
porción vertical en la que se recoge el paso del Sol en las cercanías
del solsticio de verano. Para no alargar más este libro no incluiremos
ningún ejemplo práctico de cálculo que, por otra parte, es
sencillísimo.
CÁLCULO DE UNA MERIDIANA

El cálculo de estos relojes es sencillísimo. De la figura 17-1 se


deduce fácilmente que:

a y = 90 º -(j LOCAL - d SOL )

212
en donde d es la declinación solar correspondiente al día de la fecha.
El cálculo de la meridiana se reduce al cálculo de

f
y= = f ´ tan (j LOCAL - d SOL )
tan a y

que es, exactamente, la misma expresión utilizada en el capítulo


anterior para las meridianas horizontales.

CENIT LÍNEA
EJE DEL MERIDIANA DIRECCIÓN DE LOS
MUNDO VERTICAL RAYOS SOLARES EN
UNA FECHA CUALQUIERA
f
PUNCTUM DIRECCIÓN DE LOS
PERPENDICULI d RAYOS SOLARES
EN LOS EQUINOCCIOS
j
CENTRO DEL
ORIFICIO

d
j
y

a POSICIÓN DEL
CENTRO DE LA
MANCHA PARA UN
ORIFICIO MUY PEQUEÑO
FACHADAVERTICAL

FIG. 17-1 Cálculo de una meridiana vertical.

PARECIDAS A LAS HORIZONTALES

El estudio de formas de la mancha de luz en las meridianas


verticales es casi exactamente como en el de las horizontales (§16),
por lo que se va a tratar muy brevemente. Sólo consideraremos el
caso habitual de meridianas sobre fachadas verticales orientadas
exactamente al mediodía.

213
La razón principal de incluir aquí un algoritmo - resumido pero
completo - de cálculo es facilitar el diseño del tramo vertical de una
meridiana mixta horizontal-vertical. En este tipo de meridianas, por
falta de suficiente espacio horizontal, la meridiana se prolonga en su
último tramo (en los alrededores del solsticio de invierno) a lo largo
de un tramo vertical. Generalmente, el tramo vertical está trazado
sobre una pared, pero a veces se construye un monolito ad hoc como
el de la meridiana de Le Monnier en la Eglise Saint-Sulpice de París.
Como en el §16, procederemos paso a paso para que el lector - si o
desea - pueda prepararse de forma inmediata su propio programa de
cálculo.
PROCESO DE CÁLCULO DE LA MANCHA DE LUZ

1º) Se supone calculada la propia meridiana y, por lo tanto,


definidos los siguientes parámetros:
- Latitud j LOCAL de la localidad.
- Distancia focal f de la meridiana, es decir, la distancia del
centro del orificio gnomónico hasta el plano vertical de la
meridiana.
- Diámetro fORIFICIO del orificio.
- Posición (horizontal, vertical, inclinado, ...) del orificio.
2º) Elegir la fecha para la que se quiere realizar el estudio de formas
de sombras.
3º) Determinar el valor de la declinación solar d correpondiente al
día de la fecha elegida.
Para una mayor claridad de exposición de lo que resta, elegiremos
unos ejes de referencia similares a los de la figura 10-2, con la
diferencia de que, en este caso, el eje Y es la línea vertical y señala la
dirección del Cenit. El eje X apunta a la dirección Este. A partir de
ahora se van a calcular los parámetros de la mancha referidos a los
ejes X, Y.
4º) Determinar la dirección principal de los rayos solares en el
mediodía de la fecha elegida, es decir, calcular el valor del ángulo a
respecto de cada eje:
214
ay = j LOCAL - d SOL

a x = 90 º

5º) Calcular el diámetro del orificio equivalente ( §10 ), respecto de


cada eje. Por ejemplo, si el orificio es horizontal (fig. 10-3):
( f EQUIV ) y = fORIFICIO ´ cos a y

( f EQUIVAL ) x = f ORIFICIO

pero si es vertical (fig. 10-4):


(f EQUIV ) y = fORIFICIO ´ sen a y

( f EQUIVAL ) x = f ORIFICIO

Por último, si el plano del orificio forma un ángulo g con el plano


horizontal (ver fig. 15-1):
( f EQIVAL ) y = fORIFICIO ´ cos (a y - g y )

(f EQUIVAL )x = fORIFICIO

6º) Determinar el semiángulo1 qSOL del disco solar ( §6 ).


7º) Calcular la distancia crítica del orificio a la pantalla ( §9 ), para
cada uno de los ejes:
(f EQUIVAL ) y
(l CRITICA )y =
2 tan q SOL

(f EQUIVAL )x
(l CRITICA )x =
2 tan q SOL

8º) Calcular la distancia lPANT del orificio a la pantalla:


f
l PANT =
sen (j LOCAL - d SOL )

9º) Calcular (fig. 10-2):


1 Si en algún caso particular se requiere mayor precisión, se puede tener en cuenta la
refracción de los rayos solares ( §16 ).
215
cosq SOL
Y1 = ´ (f EQUIVAL ) y
sen (a y + q SOL )

Y2 =
sen q SOL
sen (a y + q SOL )
[
´ l PANT - (l CRITICA )y ]
Y3 »
sen q SOL
sen (a y - q SOL )
[
´ l PANT - (l CRITICA )y ]
cosq SOL
Y4 » ´ ( l EQUIVAL ) y
sen (a y - q SOL )

10º) Calcular la longitud del semieje, en dirección1 X, de la elipse


central de luminosidad constante (fig. 10-2):
Semieje en dirección X = (f EQUIVAL ) x - 2 ´ tan q SOL ´ l PANT

11º) Idem, del otro semieje:


1
Semieje en dirección Y = [ Y 2 + Y3 ]
2
Con esto ya tenemos definida la forma de la elipse central.
12º) Calcular la distancia del pie del orificio ( punto principal ) al
centro de la elipse central (fig. 10-2):
( l CENTRO ) y = f ´ tan (j LOCAL - d SOL )

Con esto, ya está definida la posición de la elipse central de


iluminación constante.
13º) Calcular el semieje, en dirección del eje X, de la elipse de
penumbra:
Semieje en dirección del eje X = (f EQUIVAL )x + 2 ´ tan q SOL ´ l PANT

14º) Calcular el otro semieje de la elipse de penumbra:

1En las meridianas horizontales, el semieje en la dirección transversal a la meridiana (es


decir, en la dirección del eje X) suele ser el semieje menor, pero no siempre.
216
1
Semieje en dirección del eje Y = [ Y1 + Y 2 + Y 3 + Y 4 ]
2
Con esto, ya está definida la forma de la penumbra. Su posición
también lo está, ya que esta elipse de penumbra es concéntrica con la
elipse de iluminación constante.

Sint afflictis celeres,


lentæ gaudentibus horæ

FIG. 17-2 Leyenda latina en un reloj de Sol:


Que [ las horas ] sean lentas para los afligidos y lentas para los que gozan.

217
§18

La velocidad de paso de la mancha de luz


por una meridiana horizontal o vertical.

C
ALCANCE DEL CAPÍTULO

omo complemento a los capítulos anteriores vamos a


dedicar un par de apartados adicionales al cálculo del
comportamiento cinético de la imagen solar (lo que
hemos llamado la mancha de luz) en una cámara oscura.
El estudio lo restringiremos al caso de las meridianas horizontales y
verticales, por su posible aplicación a la precisión de lectura de las
mismas.
MERIDIANA HORIZONTAL

Sabemos por la Astronomía de Posición aplicada a la Gnomónica


que las ecuaciones de un reloj en las que el punto indicador está a
una altura f sobre el plano horizontal del reloj son:
Sx Sy
x = - ´ f, y = - ´f
Sz Sz

en donde Sx , Sy , Sz , son las componentes del vector unitario rayo


solar, referidas a un sistema de ejes como
el de la figura -18-1: CENIT
Z
S x = - cos d sen t
S y = - sen d cos j + cos d sen j cos t Y
S z = - sen ä sen j - cos d cos j cos t X NORTE
ESTE
En donde:
Declinación solar.
d =d SOLAR = FIG. 18-1
Sistema de ejes de
t = Ángulo horario del Sol. referencia

218
j = j LOCAL = Latitud de la localidad.
Sustituyendo en la expresión anterior:
cos d sen t
x =- ´f
sen d sen j + cos d cos j cos t

A partir de esta expresión podemos calcular la velocidad de paso


horizontal de Oeste a Este de la sombra (o mancha luminosa)
arrojada por la meridiana sin más que derivar respecto del tiempo.
Previamente vamos a expresar el ángulo t en radianes y en función
de la hora local n :
p
t= ´ 15 ´ (12 - n)
180
Derivando:

dx ¶x d t
= ´ =
dt ¶t d n
ð h cos d ( sen d sen j cos t + cos d cos j ) + cosd sen t (cosd cosj sen t )
= ´
12 ( sen d sen j + cos d cos j cos t ) 2

En el caso de una meridiana, por su propia naturaleza, el ángulo


horario t es nulo. Haciendo t = 0 y simplificando:

dx f cos d
=
dt 12 cos ( j - d )

que es la expresión que nos da el valor de la velocidad de paso


transversal de la sombra sobre la línea del mediodía. De esta
expresión se puede deducir que la velocidad transversal de paso es
creciente con la latitud, como cabía esperar. En efecto, para una
misma fecha (por ejemplo en los equinoccios, d = 0) y una misma
altura de gnomon, la sombra es tanto más alargada (y, por tanto,
más rápida) cuando más norteña sea la localidad (en el Hemisferio
Norte; en el Hemisferio Sur sería al revés, naturalmente).

219
MERIDIANA VERTICAL

Únicamente consideraremos el caso de las meridianas que están


trazadas sobre fachadas verticales orientadas exactamente al
Mediodía. Este caso es muy parecido al anterior por lo que
resumiremos su exposición. Sabemos que las ecuaciones de un reloj
vertical (una simple meridiana, en este caso) en los que el punto
indicador (el orificio gnomónico) está a una distancia f (distancia
focal) del plano vertical ZX del reloj, son:

Sx Sy
x = - ´ f, y = - ´f
Sy Sy

Sustituyendo las componentes Sx , Sy , Sz por sus valores en la


expresión anterior:
cos d sen t
x =- ´f
- sen d cos j + cos d sen j cos t

Derivando como antes:


dx f cos d
=
dt 12 sen ( j - d )

que es la expresión que nos da el valor de la velocidad de paso


transversal de la sombra sobre la línea vertical del Mediodía. De esta
expresión se puede deducir que la velocidad transversal de paso es
decreciente con la latitud, como cabía esperar. En efecto, para una
misma fecha (por ejemplo d = 0) y una misma altura de gnomon, la
sombra es tanto más alargada (y, por tanto, más rápida) cuando más
meridional sea la localidad (en el Hemisferio Norte; en el Hemisferio
Sur sería al revés, naturalmente).
EJEMPLOS DE APLICACIÓN

EJEMPLO 1.- Calcular la velocidad de paso de la mancha de luz, en los solsticios y


en los equinoccios, en la famosísima meridiana de San Petronio, en Bolonia
( latitud 44,49°), en la que la altura de la ventanilla por la que entra el rayo solar es
de 27,07 metros sobre el pavimento.
220
SOLUCIÓN:
j LOCAL = 44,49°
f = 27,07 metros
a) En el solsticio de invierno ( d = - 23,44°):

dx f cos d
=
dt 12 cos ( j - d )
´ 27,07 ´ cos( -23,44 )
= m/hora
12 ´ cos( 44 ,49 + 23,44 )

= 17,31 metros por hora, es decir, unos 28,8 centímetros por minuto.
b) En los equinoccios ( d = 0°): 9,94 metros por hora, es decir, unos 17
centímetros por minuto.
c) En el solsticio de verano ( d = + 23,44°): 6,97 metros por hora, es decir, unos
11,6 centímetros por minuto.
De acuerdo con estas cifras, si fuéramos capaces de definir sobre el terreno el
centro de la mancha luminosa sobre el pavimento de San Petronio con un error1
inferior a unos 5 milímetros (por aventurar una cifra razonable, correspondiente a
– aproximadamente - un tercio del diámetro de la abertura), podríamos medir el
paso del Sol sobre la meridiana con un error del orden de uno, de dos, o de dos y
medio segundos, según hagamos la medición en el solsticio de invierno, en los
equinoccios o en el solsticio de verano.
EJEMPLO 2.- Calcular la velocidad de paso de la mancha de luz, en los solsticios y
en los equinoccios en la meridiana del Gabinete Real en el Monasterio del Escorial
(latitud 40,82°), en la que la altura de la ventanilla por la que entra el rayo solar es
de 3,005 metros sobre el pavimento.
SOLUCIÓN:
j LOCAL = 40,82°
f = 3,005 metros

1Los autores de este libro no hemos tenido ocasión de hacer medidas in situ, ni en esta

meridiana ni en las del resto de los ejemplos, por lo que las cifras siguientes son meras
especulaciones teóricas. Hay un fenómeno adicional que agranda los errores de medida y es
el ligero temblor de la imagen solar, fácilmente observable por losvisitantes de estas grandes
meridianas. Probablemente se debe a las turbulencias atmosféricas ocasionadas por las
diferencias de temperatura dentro y fuera del templo.
221
a) En el solsticio de invierno (d = - 23,44°): 28 cm/min.
b) En los equinoccios ( d = 0): 17 cm/min.
c) En el solsticio de verano (d = +- 23,44°): 13 cm/min.
EJEMPLO 3.- Calcular la velocidad de paso de la mancha de luz, en los solsticios
en la meridiana de San Michele in Bosco, en Bolonia (latitud 44,48°), en la que la
altura de la ventanilla por la que entra el rayo solar es de 8,077 metros sobre el
pavimento.
SOLUCIÓN:
a) Solsticio de verano: 3,5 cm/min.
b) Solsticio de invierno: 8,6 cm/min.
EJEMPLO 4.- Calcular la velocidad de paso de la mancha de luz, en los solsticios
en la meridiana de la Specola, en Bolonia (latitud 44,50°), en la que la altura de la
ventanilla por la que entra el rayo solar es de 2,485 metros sobre el pavimento.
SOLUCIÓN:
a) Solsticio de verano: 1,1 cm/min.
b) Solsticio de invierno: 2,6 cm/min.
EJEMPLO 5.- Calcular la velocidad de paso de la mancha de luz, en los solsticios
en la meridiana de la Strada Maggiore, en Bolonia (latitud 44,49°), en la que la altura
de la ventanilla por la que entra el rayo solar es de 1,968 metros sobre el
pavimento.
SOLUCIÓN:
a) Solsticio de verano: 0,8 cm/min.
b) Solsticio de invierno: 2,1 cm/min.
EJEMPLO 6.- Calcular la velocidad de paso de la mancha de luz, en los solsticios
en la meridiana de San Giuseppe, en Brescia (latitud 45,55°), en la que la altura de la
ventanilla por la que entra el rayo solar es de 7,135 metros sobre el pavimento.
SOLUCIÓN:
a) Solsticio de verano: 3,1 cm/min.
b) Solsticio de invierno: 8 cm/min.

222
§19

La cámara oscura y los eclipses de Sol.

LA OBSERVACIÓN DE UN ECLIPSE
POR PROFANOS EN ASTRONOMÍA

V eltman afirma que en 1285 un tal William of St. Cloud ya


usó una cámara oscura para observar un eclipse de Sol. El
monje inglés Roger Bacon y que el polaco Vitelio
mencionan en sus escritos la utilidad de la cámara oscura para la
observación de los eclipses
solares. Desde entonces, y
probablemente desde mucho
antes, no ha dejado de
utilizarse este sistema (en
alguna de sus muchas formas
posibles) para la observación
segura del Sol y de sus eclipses.
En la figura 20-1 se reproduce
una página de una obra1 de
Gallucci, en la que se incluye
una ilustración de la
observación un eclipse con
una cámara oscura.
Por muy legos en Astronomía
que seamos, la observación de
FIG. 19-1 Observación de un eclipse un eclipse de Sol tiene un
con una cámara oscura. Página de una encanto especial. La
obra de Gallucci observación directa a través de
un filtro de soldador, de un
papel plástico de mylar, o de un

1 Gio Paolo Gallucci, Fabrica et usu diversi stromenti di Astronomia et Cosmografia, Venetia, 1598.
223
simple disquete de ordenador (§33), se puede completar fácilmente
con la proyección de la imagen obtenida por unos prismáticos o un
telescopio. Todo ello requiere tomar precauciones especiales,
porque las quemaduras en la retina son siempre muy graves. En lo que
sigue daremos algunas ideas sobre un método muy seguro, cómodo
y gratificante de observar un eclipse, y sobre otros temas
relacionados con los mismos.
SOMBRAS MÁS NÍTIDAS

Días después del eclipse del 11 de agosto de 1999, preguntábamos a


un amigo que qué le había parecido el eclipse y nos decía:
No tuve ocasión de verlo porque no había preparado un filtro seguro.
Sin embargo me llamó la atención el aspecto ligeramente extraño e
indefinible que presentaban el paisaje urbano. Aunque no era domingo,
no pude por menos que recordar la novela de Ramón Pérez de Ayala
"Luz de domingo”, en la que el autor da por cierto que la luz
diurna en los festivos es distinta y perfectamente distinguible de la de los
días laborables.
Nuestro amigo es un agudo observador. En efecto, en los eclipses
parciales de Sol, al reducirse el ángulo aparente 2qSOL del disco
solar, disminuye en consecuencia el ancho de la zona de penumbra y
aumenta, por tanto, la nitidez de las sombras. En el eclipse citado,
tuvimos ocasión de hacer notar este fenómeno a las personas que
observaban el eclipse en la calle con nosotros, y todos vieron como
el paisaje urbano madrileño adquiría un tono extraño, que recordaba
al de los paisajes digitalizados de las películas de viajes espaciales, y
que se debía – sin duda - al insólito perfilado de las sombras.
EL RELOJ DE GNOMON OPACO.

Por la misma razón, en el breve tiempo que dura el eclipse, aumenta


la precisión de lectura de los relojes solares de gnomon convencional de
gnomon opaco (de varilla, por ejemplo). Naturalmente, el aumento
de precisión es, en buena parte, sólo aparente porque la imagen
reducida del disco solar mordido por la Luna es siempre, más o

224
menos, asimétrica, por lo que su centro no tiene por qué coincidir
con el centro del disco completo.1
ARISTÓTELES OTRA VEZ

En varias ocasiones hemos hablado de los comentarios de


Aristóteles sobre las manchas de luz (imágenes del disco solar) que
deja pasar el follaje de los árboles y sobre el cambio de forma de
estas manchas durante los eclipses. Efectivamente, este cambio de
forma, es fácilmente observable y muy visible. Es una de las cosas
que nadie debería perderse en las raras ocasiones en que tenemos de
ver un eclipse parcial de Sol, y que siempre da lugar a bonitas
fotografías.
EL RELOJ DE GNOMON DE ORIFICIO

En cambio, los relojes con gnomon puntual de orificio que


encontramos en las fachadas exteriores no suelen ser capaces de
formar la imagen estenopéica del eclipse por la simple razón de que
están diseñados para que no se forme. Las distancias focales en
estos pequeños relojes exteriores suelen ser subcríticas (§15), mientras
que las meridianas y los relojes de reflexión interiores se diseñan
siempre para distancias focales supercríticas (§14), por lo que en los
eclipses se pueden conseguir imágenes interesantísimas, como
veremos más adelante.
LAS MICROCÁMARAS OSCURAS

Para observar con seguridad un eclipse parcial de Sol siempre se


puede recurrir a una microcámara oscura, como ya sugería Leonardo
da Vinci. Una simple tarjeta de visita perforada por un alfiler (como
los afinadores de sombra que veremos en los capítulos §42 y
siguientes), junto con otra tarjeta que haga las veces de pantalla de
proyección, permitirán ver un eclipse con gran claridad, si bien de
pequeño tamaño.

1 Patrick Powers: "[...] the effect of the moon´s cut off will ensure that sundial shadows will be sharper -

though dials will show a time error first one way and then the other because any time measurement is affected
by using only the light from one or other of the sun´s limbs". (Sundial mail list, mayo 1999).
225
Sustituyendo la tarjeta perforada por un colador doméstico o una
criba, veremos un conjunto muy gracioso de imágenes repetidas del
eclipse. En el eclipse tan repetido de 1999, utilizamos el colador de
un pica-ajos como el de la figura 9-11, con gran admiración de
nuestros acompañantes.
Una lupa no deja de ser, en cierto sentido, una cámara oscura. La
observación de un eclipse por medio de la imagen enfocada sobre
un papel por una lupa corriente no deja de tener interés. Como lupa,
bastan unas simples gafas de lectura de pocas dioptrías.
LAS GRANDES MERIDIANAS Y LOS ECLIPSES

A todo el que visite a la hora del mediodía una cualquiera de las


grandes meridianas interiores italianas, sin duda le impresionará
vivamente la brillante imagen luminosa del Sol cruzando la línea
meridiana, la rapidez relativa de su movimiento, la oscuridad del
templo..., sobre todo si el visitante es consciente de que se encuentra
en el interior de una inmensa cámara fotográfica o de vídeo.
Los autores no han tenido la suerte de visitarlas en el momento en
que se produce un eclipse, pero si han visto muchas fotografías de
imágenes tomadas en el tan repetidamente aludido eclipse del 11 de
agosto de 1999 que, en Italia, se produjo en el entorno del mediodía,
gracias a lo cual fue visible en esas gigantescas cámaras oscuras.
El fotógrafo y gnomonista italiano Ando Gilardi ha expresado con
estas palabras la opinión que le merece una estupenda foto de
Guido Tonello en la meridiana de la Chiesa di San Petronio en
Bolonia:
[...] esta fotografía fija de una fotografía efímera es histórica por tres
razones: por el evento (el último eclipse del milenio), por el lugar (una
cámara oscura/templo) [y] por el modo (el fotógrafo dentro de una
cámara)1.

1 "Questa fotografia fissa di una fotografia effimera è storica per tre ragioni: per l´evento (l´ultimo eclisse del

millennio), per il luogo (una camera obscura/tempio), per il modo (el fotografo dentro la cámara)",Ando
Gilardi, 1999, Gnomonicaitalia.
226
La página web del Instituto Tecnico Nautico Armglio (Viareggio, Italia)
recogió una colección de fotos de imágenes solares del eclipse
citado en algunas de las grandes meridianas italianas: Santa Maria
degli Angeli en Roma (foto de Mario Catamo), San Petronio en Bolonia
(la foto de Guido Tonello, antes mencionada), San Giorgio en
Módica (foto de Giovanni Bellini), Chiesa della Collegiata en Novellara
(foto de Renzo Righi)... Todas las fotografías son preciosas; algunas
magníficas.
UNA MERIDIANA DOMÉSTICA
PROVISIONAL

No es difícil construir una cámara oscura que remede a las grandes


meridianas de las iglesias en una habitación de nuestra casa o en un
aula de nuestra escuela. Si sólo la vamos a utilizar para la
observación de un eclipse, la construcción es extremadamente
sencilla. Además, a diferencia de las meridianas propiamente dichas,
que sólo son utilizables en las proximidades de la hora del mediodía,
podemos preparar esta cámara oscura doméstica para la
observación, la sea cual sea la hora del eclipse, sin más limitación
que las orientaciones de las habitaciones disponibles. La mejor
orientación es la que tenga una fachada (la de la ventana del orificio)
orientada hacia la posición del Sol en el momento de mayor
intensidad del eclipse.
La preparación se reduce a tapar todas las ventanas excepto un
pequeño agujero de unos pocos milímetros de diámetro y a tener
dispuesta una pantalla (una simple hoja de papel) que recoja la
imagen proyectada por el orificio.
El inconveniente principal de esta cámara para la observación de los
eclipses es el pequeño tamaño de la imagen (que está limitado por la
distancia orificio/pantalla). Para una habitación de unos cinco
metros de larga no podemos aspirar a imágenes del Sol mayores de
unos cinco centímetros. Su ventaja principal es las observaciones se
pueden hacer en la oscuridad. Una vez que los ojos se han
acostumbrado a la oscuridad, si el orificio es pequeño y las

227
dimensiones de la habitación son suficientemente grandes, se puede
aprovechar para ver con claridad las manchas solares mayores (§40).
Como siempre, de las pruebas reales en los días anteriores
podremos se extraerán consecuencias más interesantes que todos
los consejos que podríamos dar aquí.
OTRA ALTERNATIVA DOMÉSTICA
A LAS GRANDES MERIDIANAS

Si queremos conseguir imágenes solares tan grande como las de las


meridianas de iglesias, lo podremos conseguir con poco trabajo
aunque no dispongamos de una sala de las grandes dimensiones de
San Petronio.
En otro lugar hemos mencionado que un espejo se puede considerar
como un orificio de una cámara oscura. Las construcciones
geométricas que gobiernan la formación de imágenes en uno y en
otro caso son las mismas. Leonardo ya había notado que un espejo
cuadrado envía una imagen redonda del Sol sobre paredes lejanas.
Cuando un niño juega con la polvera de su madre y dirige con su
espejo la imagen solar sobre una pared oscura, está construyendo
una cámara oscura en la que el espejo es el orificio y la pared oscura
es la pantalla de proyección. En lengua valenciana, la imagen solar
que el niño envía sobre las fachadas cercanas - cuando no sobre los
ojos de los viandantes - tiene un nombre muy descriptivo: la rateta,
la ratita saltarina y juguetona. El niño piensa que lo único que refleja
el espejo es la imagen del disco solar pero, en realidad, siempre se
proyecta todo el semiespacio que define el plano del espejo. La
diferencia de luminosidad hace que habitualmente sólo veamos el
disco solar. Sin embargo, si dirigimos la imagen a través de una
ventana pequeña de una habitación oscura, podremos ver con
alguna facilidad las nubes y las porciones más luminosas del paisaje
circundante.
Ahora lo que nos interesa es la utilización ocasional del espejo para
observar mejor un eclipse solar, remedando las gigantescas
meridianas de las que hablábamos antes.

228
Según la hora del día en la que vaya a producirse el eclipse,
seleccionaremos una fachada umbrosa de un edificio adecuado, y
con un espejo dirigiremos desde la calle la imagen solar invertida
contra una pared oscura. En la figura 19-2 se muestra la escena.
El espejo lo deberemos situar, en principio, tan alejado como
podamos de la pantalla de proyección (para magnificar la imagen).
En cuanto a la pantalla de proyección, mejor que utilizar el techo o
la pared de una habitación es, naturalmente, preparar una pantalla
portátil de las utilizadas para la proyección de diapositivas. La
pantalla conviene ponerla aproximadamente perpendicular a la
dirección de los rayos reflejados, para que la imagen solar sea un
círculo y no una elipse.

SOL LUNA

RAYO
INCIDENTE

IMAGEN DEL
DISCO SOLAR
ESPEJO RAYO
REFLEJADO
TRÍPODE

VENTANA

FIG. 19-2 Observación de un eclipse


con una cámara oscura de espejo.

La siguiente operación es fijar el espejo de la manera más estable


posible para que no sufra más movimientos que los imprescindibles.
Las distancias de proyección suelen ser demasiado grandes para
mantener el espejo en la mano, por muy buen pulso que se tenga.
En nuestra opinión el mejor método de fijación es montarlo sobre
un trípode de cámara fotográfica, común y corriente, pero de los
que tienen una palanca para permitir el movimiento suave de la
229
cámara. El espejo se puede fijar directamenre sobre trípode con la
plastilina con la que modelan los niños o, mejor, sujetarlo a una
cámara vieja de poco precio que, a su vez, se fija de la forma usual
con su tuerca al tornillo del trípode.
UNA REGLA DE “DEDO GORDO”

En cuanto al tamaño del espejo, nos valdrá casi cualquier tamaño.


Depende de la distancia de proyección, y del tamaño y resolución
que deseemos para la imagen. El tamaño de imagen se puede
calcular exactamente con los métodos expuestos a lo largo de este
libro. Como sabemos, en una primera aproximación grosera y para
pantallas sensiblemente perpendiculares a los rayos solares, el
diámetro de la imagen solar en centímetros es algo mayor que la distancia de
proyección en metros. Si nuestra pantalla está a unos 40 metros de
distancia del espejo, el diámetro de la imagen será algo mayor de 40
cm. Para un cálculo más exacto, remitimos al lector a los capítulos
§9 & 10.
Como sabemos muy bien, conseguir una buena iluminación
depende del diámetro del espejo. Como las distancias de proyección
pueden ser bastante grandes, la condición de iluminación suficiente
puede llegar a ser crítica, ya que la iluminación disminuye con el
cuadrado de la distancia.
Del diámetro del espejo también depende la resolución de la
imagen. Recordemos que, para decirlo de una manera muy gráfica,
es como si la imagen estuviese pintada con una brocha del mismo diámetro que
el espejo (§5).
Y COMO SIEMPRE,
SOLUCIÓN DE COMPROMISO

Las dos recomendaciones anteriores son contradictorias. Por la


primera, elegiríamos un diámetro muy grande, y uno muy pequeño
si seguimos la segunda. Una vez más, se impone un equilibrio entre
ambas. Nuestro consejo es utilizar un espejo grande. Por "grande"
entendemos un diámetro de unos cinco centímetros, pero nos
valdrá también uno de casi cualquier otro tamaño. En los días
anteriores al eclipse se deberían hacer pruebas con diámetros
230
distintos. Para ello, conviene preparar unas máscaras de cartulina con
orificios de distintos diámetros, comenzando con los diámetros
mayores y terminando con los más pequeños (4 ó 5 mm, por
ejemplo), para elegir el más satisfactorio.
Si lo único que interesa es la mera observación del eclipse, siempre
se puede sacrificar la resolución a la iluminación, ya que los
resultados más espectaculares - al menos para espectadores
profanos - se consiguen con espejos grandes. Sin embargo, si el
lector se toma las molestias de preparar este experimento querrá,
probablemente, aprovechar para observar las manchas solares (en
cuyo caso, la resolución es más importante).
Si, por el contrario, el lector no está interesado en una alta
resolución y quiere montar una especie de espectáculo público,
puede utilizar un espejo de cuarto de baño, de grandes dimensiones
(50 ó 60 cm, por ejemplo), proyectar desde una distancia lo más
grande posible, y dirigir la sombra sobre una fachada exterior en
sombra que tenga un lienzo de pared libre de ventanas, de color
claro. Si proyectamos desde cien metros, la imagen tendrá más de
un metro de diámetro. En este caso, la reverberación atmosférica y
la trepidación inevitable del trípode ya se encargarán de que la
resolución sea bastante deficiente, pero ¿a quién le importa la
resolución cuando la imagen estará, seguramente, a varios metros de
altura por encima de nuestras cabezas? Un montaje de este tipo
haría, probablemente, las delicias de los transeúntes.
UN EVENTO INTERESANTE PRÓXIMO

El día 8 de junio de 2004 se tendrá la ocasión de ver pasar a Venus a


través del disco solar. Quizás el lector quiera preparar con tiempo
una cámara oscura ad hoc para su observación.
LA OBSERVACIÓN DE LA LUNA

Nos hubiera gustado añadir algo sobre aplicación de las meridianas


a las observaciones lunares. Estamos convencidos de que las
grandes meridianas son un medio excelente para la observación (o,
mejor dicho, para la medición) de la Luna a su paso por el
231
meridiano, especialmente en luna
llena a medianoche. Sin embargo,
no tenemos noticias de las
experiencias que, sin duda, se
habrán hecho a este respecto.
Además, ¡el horario para la visita
de turistas no incluye las horas
FIG. 19-3
adecuadas! Tamaños aparentes relativos de la
Se sabía que la Luna llena en la Luna en el perigeo y en el apogeo.
medianoche de los días 21 y 22
de diciembre de 1999 tendría un
tamaño aparente y un brillo sin igual en muchos decenios. Varias
circunstancias se juntaban para ello. En el solsticio de invierno (en el
hemisferio Norte) la Tierra se encuentra próxima a su perigeo, es
decir, a su posición más próxima al Sol. Al estar el Sol más cerca de
la Tierra (y, por lo tanto, de la Luna), la Luna aparecerá más brillante
(porque tiene próxima la fuente de luz). A esta brillante Luna
invernal se refería seguramente Clement Clarke Moore (1779 -
1863) en su bello poema ´Twas The Night Before Christmas:
The moon on the breast of the new-fallen snow,
Gives the luster of mid-day to objects below.
Además, en las fechas que mencionábamos, la Luna estaba en su
perigeo, es decir, en su posición más cercana a la Tierra, por lo que el
tamaño aparente de la Luna era notablemente superior a la que se
aprecia en su apogeo. En la figura 19-3 se muestran los tamaños
relativos máximo y mínimo. El gnomonista americano Claude
Hartman solicitó - a través de Internet - a sus colegas europeos1 que
observaran esa Luna tan brillante en las meridianas de sus iglesias,
pero en las fechas en que estamos escribiendo estas notas no
sabemos los resultados de las observaciones - si es que se llevaron a
cabo.

1 Hartman aludía, con gracia, a que "as far as I know there are no church meridians this far west !".
232
Leonardo da Vinci afirmaba que en la cámara oscura se podía
recoger la imagen, no sólo de la Luna, sino también de las estrellas.
No hemos podido confirmar que el ojo humano sea capaz de
apreciar iluminaciones tan débiles.

FIG. 19-4 Leyenda latina en un reloj de Sol:


La luz ofrece la sombra, y la verdad los misterios.

233
234
La "anticámara lúcida"
y
el gnomon opaco

235
236
§20

El gnomon puntual opaco.


La "anticámara lúcida".

H
ALCANCE DE ESTE CAPÍTULO

asta ahora, nos habíamos limitado a estudiar las


imágenes producidas en la pantalla oscura por
objetos luminosos. En este capítulo y en los siguientes
vamos a considerar un efecto que no sabemos muy
bien si definir como contrario o como complementario al
anterior. Nos estamos refiriendo al estudio de las sombras de
objetos opacos sobre una pantalla iluminada.
Un orden más lógico - pero probablemente menos didáctico -
habría sido el opuesto al que hemos seguido. Deberíamos haber
tratado primero el gnomon puntual opaco (que produce una
sombra), para pasar luego al orificio gnomónico (que produce una
mancha luminosa). Ya que no hemos seguido literalmente el consejo
de Pablo de Tarso, sigámoslo en espíritu, que es lo que importa:
Abjiciamus opera tenebrarum et induamur arma lucis (dejemos las obras
de las tinieblas y revistámonos de las armas de la luz).
SOMBRAS CHINESCAS

En la vida diaria, constantemente vemos las sombras de los


objetos. Pero casi todas las sombras que vemos (o, mejor dicho,
las sombras en las que reparamos ) tienen una característica común:
que están muy próximas a los objetos que las producen. Cuando
hacemos sombras chinescas como en la figura 20-1, colocamos las
manos cerca de la pantalla para que la sombra mantenga la forma
del objeto opaco que la produce. Con la mano hacemos la postura
adecuada para que la sombra recuerde, en este caso, la de un
perro.
237
UN EXPERIMENTO TEÓRICO

A continuación proponemos un experimento teórico tan simple


como importante para la comprensión de todo lo que resta de
este estudio. Supongamos que estamos haciendo la sombra
chinesca anterior con la ayuda de la luz de una simple vela y que
no hay otra fuente de luz en la habitación. La pantalla o pared
estará iluminada excepto en la zona sobre la que la mano arroja su
sombra. Al variar la distancia de la mano a la pantalla, la sombra
aumentará o disminuirá de tamaño según nos acerquemos o
alejemos pero, naturalmente, la sombra seguirá la forma de la
mano. Todo esto es cierto mientras la mano esté próxima a la
pantalla. Pero si, como hicimos tantas veces con los orificios
gnomónicos de los apartados anteriores, alejamos suficientemente la
mano de la pantalla, la sombra irá
tomando progresivamente la forma
- ¿lo adivina el lector? - de la llama
invertida. El fenómeno es similar al
ya visto para los orificios, pero si el
lector lo prefiere puede explicarlo
de la siguiente manera. Imaginemos
FIG. 20-1 que la llama de la vela está
compuesta por muchas (digamos
que n ) lamparitas circulares de
pequeño tamaño. La mano produce sobre la pantalla una sombra
por cada una de las n bombillas que la iluminan. Es verdad que
las sombras serán muy poco intensas, porque cada mancha de
sombra estará iluminada por el resto ( n - 1 ) de las lámparitas, es
decir, la única sombra perceptible será la ocasionada por la
iluminación diferencial de todas la bombillas menos una ( n - 1 )
en contraste con la iluminación general de la pantalla (debida a las
n lamparitas). Si la distancia de la mano a la pantalla es muy
grande, el resultado global sobre la pantalla es la imagen (como
sombra, es decir en negativo) de la llama de la vela (invertida de
arriba abajo y de izquierda a derecha). Este experimento lo hemos
calificado antes como teórico porque, en la práctica, la imagen de
la vela sería tan tenue que apenas la percibiríamos.
238
AHORA, UN EXPERIMENTO REAL

Como siempre, la fuente luminosa que nos interesa en las


aplicaciones gnomónicas es el Sol, por lo que recomendamos al
lector que lleve a cabo algún pequeño experimento como los dos
que siguen.
El primer experimento consiste en observar la sombra de un
árbol con follaje, como en el experimento de Aristóteles. La
diferencia es que, ahora, el
objeto de nuestra atención ya
no es las manchas de luz de los (A)
capítulos anteriores, sino las
IMAGEN SOBRE
sombras correspondientes a las LÁMINA
hojas periféricas aisladas. Así TRANSPARENTE
como las manchas de luz
tendían a ser elipses de la (B)
misma excentricidad, las
NEGATIVO
sombras de las hojas aisladas DE LA IMAGEN
tienden a ser elipses de la ANTERIOR
excentricidad anterior. Unas y
otras responden a las mismas FIG. 20-2
causas y todas ellas son
imágenes del Sol: unas en positivo (las manchas luminosas) y
otras en negativo (las sombras aisladas).
OTRO PEQUEÑO EXPERIMENTO

El segundo experimento es algo más laborioso pero igual de


instructivo. Dibújese una figura cualquiera en un papel (por
ejemplo, la cruz de Malta (a) de la fig. 20-2). Interesa que la figura
sea pequeña (de no más de tres o cuatro milímetros). Una
solución cómoda es dibujarla a mayor tamaño y reducir la escala
en una fotocopiadora. Sacar dos fotocopias en papel transparente
(del utilizado en transparencias para proyección), pero una de ellas
en negativo (lo que hacen, a bajo precio, en cualquier
establecimiento de copistería). Tendremos así las dos cruces
pequeñas sobre papel plástico transparente de la figura 21-2, una
239
de ellas en negativo. Si a la luz del Sol jugueteamos con la lámina
(b), recogiendo la mancha de luz que deja pasar la cruz sobre una
pantalla, no haremos más que repetir y comprobar todo lo que
hemos visto en los apartados anteriores, es decir, que si alejamos
suficientemente la abertura con la cruz, obtendremos en la
pantalla una imagen del Sol. Si a continuación cambiamos de
lamina y utilizamos la (a), veremos que se reproduce un fenómeno
parecido pero, en cierta manera, inverso del anterior. Mientras la
lámina no está muy alejada de la pantalla, la cruz opaca de Malta
arrojará una sombra sobre la pantalla en forma de cruz de Malta.
UNA GRAN CONSECUENCIA
DE UN PEQUEÑO EXPERIMENTO:
LA ANTICÁMARA LÚCIDA

Pero cuando la distancia es suficientemente grande, la forma del


objeto pierde importancia, se difumina, y toma preponderancia la
forma del foco luminoso (el disco solar).
La sombra que arroja sobre el suelo un águila volando a gran
altura es tan tenue que nuestros ojos no son capaces de
distinguirla. Pero si lo fuesen, observaríamos que su forma tiene
ya poco que ver con el águila. Más bien, es la imagen (en negativo)
del disco solar. Al águila se podría aplicar la histoire merveilleuse de
l´homme qui a perdu son ombre.
Siguiendo con nuestro experimento de la cruz de Malta opaca,
cuando alejamos la lámina suficientemente, obtendremos una
sombra circular que no es otra cosa que la imagen, en negativo, de
del propio disco solar. Se diría - y así es - que la cámara oscura de
los apartados anteriores se ha convertido ahora en una "anticámara
luminosa o lúcida".
William Beaty, en una discusión en un foro abierto en Internet (27
junio 1997) sobre fotografía sin lentes ( pinhole photography )
describía con acierto la anticámara oscura con estas palabras1:

1 "An inverse pinhole camera is a transparent plate with a tiny opaque spot, which produces dark

images on a bright background".


240
Una cámara inversa es una placa transparente con un pequeño
punto opaco que produce imágenes oscuras sobre un fondo
iluminado.
ANTECEDENTES

En realidad, todos los efectos que hemos descrito ya eran


conocidos de antiguo, si bien con otras terminologías. En un
contexto diferente del que aquí nos ocupa, la anticámara oscura
fue descrita formalmente por Adam Lloyd1, que la llama en inglés
pinspeck, por oposición a pinhole (la cámara oscura
convencional). Lloyd introdujo la idea novedosa de su posible
aplicación (un tanto teórica) en fotografía.
EXTRAPOLACIÓN

Con los experimentos anteriores, y con otros muchos que se le


ocurrirán al lector, pronto llegará a la importante conclusión de
que prácticamente la totalidad de los cálculos, razonamientos y
fórmulas deducidos en los apartados anteriores para la cámara
oscura son también perfectamente aplicables a la anticámara, sin
más que cambiar las expresiones
- Mancha de luz por Mancha de sombra (o zona iluminada
negativamente )
- Orificio gnomónico por Gnomon opaco
- Imagen positiva (o imagen luminosa) por Imagen negativa (o
sombra )
- Cámara oscura por Anticámara luminosa o cámara inversa
- Etc., etc.
Por las mismas razones, a las imágenes luminosas que obteníamos
antes en la pantalla podríamos llamarlas las antisombras del
orificio gnomónico. Un mismo objeto (el Sol, por ejemplo)

1 Una exposición de las ideas de Lloyd se puede ver en el artículo The pleasure of the

pinhole camera and its relative the pinspeck camera, por Jearl Walker, Scientific American,
November 1981. Otro interesante artículo sobre estos temas es el de Matt Young, The
Pinhole Camera. Imaging without Lenses or Mirrors, The Physics Teacher, December 1989.
241
produce en la anticámara una imagen igual - pero en negativo -
que la que obtendríamos con la cámara oscura.
Es decir, en resumen, si en una cámara oscura cambiamos la
pared frontal opaca por una pared transparente (una no-pared ) y
cambiamos el agujero abierto por una objeto opaco, habremos
obtenido una cámara inversa que produce imágenes ( sombras
proyectadas) sobre una pantalla iluminada (en vez de oscura).
También siguen siendo de aplicación los conceptos ya vistos de
distancia focal, número [ f/stop], resolución, etc.
LA ANTICÁMARA LÚCIDA
Y LA INFORMACIÓN

La extrapolación de ideas, conceptos, propiedades y cálculos a


que hemos hecho referencia en las líneas anteriores se puede
extender también a la información. Todo lo que dijimos en el
capítulo §2 sobre la capacidad decodificadora de información que
tenía la cámara oscura se puede perfectamente aplicar, mutans
mutandi, a la anticámara lúcida. Como no queremos repetirnos
más, dejamos al lector que reflexione sobre ello, si le interesa.
Sólo nos permitiremos recordar los versos 1 de Blake:
Ver el mundo en un gramo de arena
Y el firmamento en una flor silvestre,
Abarcar la infinidad en la palma de la mano,
Y la eternidad en una hora
Porque, efectivamente, un solo grano de arena, un solo punto, un
gnomon puntual opaco, el punto de la punta de un puntero..., es
capaz de recoger, transmitir y descodificar la ingente cantidad de
información que la luz nos trae de medio universo.
LA RESOLUCIÓN
DE LA ANTICÁMARA

A veces se ha dicho que la anticámara tiene una resolución mucho


más pobre que la de la cámara oscura. En nuestra opinión, la

1 William Blake: To see a world in a grain of sand / And a heaven in a wild flower, / Hold

infinity in the palm of your hand, / And a eternity in an hour.


242
resolución es la misma (para cámaras equivalentes, con las mismas
dimensiones, claro). Lo que sí ocurre es que la imagen negativa de
la anticámara ofrece mucho menor contraste que la de su
competidora. El ojo humano (por sus características fisiológicas)
percibe mucho mejor la mancha luminosa sobre una pantalla
oscura que una sombra tenue sobre una pantalla muy iluminada.
De aquí la innegable superioridad - desde este punto de vista - del
orificio gnomónico sobre el gnomon puntual opaco.

QVOD·PETIS
VMBRA·EST

FIG. 20-3 Leyenda latina en un reloj de Sol:


Lo que pides es una sombra.

243
§21

Sombra y penumbra de un punto


y de una arista lineal.
Cálculos de formas.

N
SOMBRA DE UN PUNTO

aturalmente, un punto - en su sentido geométrico -


no puede arrojar sombra alguna porque no tiene
dimensiones. Sin embargo, podemos imaginar un
punto muy pequeño (de la misma forma que, en
apartados anteriores, imaginábamos un orificio gnomónico de
diámetro nulo). En la figura 21-1, se representa un gnomon opaco
puntual en forma - por materializarlo de alguna manera - de la
punta de la lanza de un caballero. Para mayor claridad, se ha
exagerado mucho - como hacemos siempre - la escala de la
abertura angular de la imagen del Sol. La sombra producida sobre
una pantalla (en la figura, una tienda de campaña) perpendicular a
PANTALLAPLANA
PERPENDICULAR A LA
DIRECCIÓN PRINCIPAL
DIRECCIÓN PRINCIPAL DE LOSRAYOS SOLARES
DE LOSRAYOS SOLARES
PUNTO QUE PRODUCE
LA SOMBRA
P
~½º
~½º

FIG. 21-1 Sombra arrojada por un punto.

244
PANTALLA PLANA
PERPENDICULAR A LA
DIRECCIÓN PRINCIPAL DIRECCIÓN PRINCIPAL
DE LOS RAYOS SOLARES DE LOS RAYOS SOLARES
ARISTA O BORDE
DE LA TAPIA
P G
F
~¼º
~¼º E
D
C
B
A

FIG. 21-2 Sombra arrojada por una arista.

la dirección principal de los rayos solares es, evidentemente, un


círculo de penumbra de diámetro:
2 ´ l PANT ´ tan 0,25 º

Desde un punto de vista práctico, el punto estará definido por la


intersección de dos aristas, o por el centro de una bola, o por el
vértice de una pirámide o de un cono, etc.
SOMBRA DE UNA ARISTA HORIZONTAL
SOBRE PANTALLA
PERPENDICULAR A LOS RAYOS SOLARES

En la figura 21-2 se representa un gnomon u obstáculo lineal en


forma de borde de una tapia y en la figura 21-3 se ha indicado la
posición de distintos puntos del juego de zonas umbra-penumbra.
El oscurecimiento desde el punto G (a pleno sol) hasta el punto
A (en plena sombra) es continuo y progresivo. De la figura 22-1
se deduce inmediatamente que1:

1 Cuando no es necesaria una gran precisión, en las fórmulas siguientes es posible sustituir la tangente o el
seno de un ángulo tan pequeño como qSOL » 0,25º por su arco en radianes ( » p/720 ). Utilice el lector el
valor que prefiera.
245
BF = 2 ´ tan q SOL ´ l PANT

en donde BF es la anchura de la zona de penumbra y lPANT es la


distancia del obstáculo a la pantalla. Una primera conclusión que
podemos deducir es que:
En la sombra de una arista o borde de un objeto opaco, el ancho de
la zona de penumbra es directamente proporcional a la distancia
desde el borde a la pantalla. Es decir, la zona difusa de la
penumbra crece con la distancia.
CON PANTALLA HORIZONTAL

Si la pantalla receptora (plano del reloj) no es perpendicular a la


dirección principal, para calcular las zonas de penumbra bastará
-G
Zona de iluminación plena.
-F

-E

-D Zona de penumbra.
-C

-B
Zona de sombra plena.
-A
FIG. 21-3 Juego de sombra y penumbra
en la pantalla de la fig. 21-2.

un poco de Trigonometría. En la figura 21-4 se muestra el caso de


plano horizontal. De la figura se deduce que:
sen q SOL
Y1 = ´ l PANT
sen (a + q SOL )

sen q SOL
Y2 = ´ l PANT
sen (a - q SOL )

246
en donde a es el ángulo agudo que el rayo solar principal forma
con el plano receptor.
ARISTA HORIZONTAL Y PANTALLA VERTICAL

En la figura 21-5 se representa el caso de plano receptor vertical,


en el momento en el que el Sol está enfrentado directamente al
mismo, es decir cuando el Sol está en un plano vertical
DIRECCIÓN PRINCIPAL
DE LOS RAYOS SOLARES

P DIS
ARISTA O BORDE TA
DE LA TAPIA NC
.P
AN
T:

~¼º
~¼º
PLANO
HORIZONTAL
a

Y1 Y2

PENUMBRA

FIG. 21-4 Sombra de un borde horizontal sobre un suelo


horizontal.

perpendicular al plano receptor. El plano del Sol es el plano del


papel de la figura. Fácilmente se deduce que son igualmente
aplicables las dos últimas fórmulas del caso anterior.
ARISTA VERTICAL Y PANTALLA HORIZONTAL

En cambio, en el caso (fig. 21-6) de un borde vertical y plano


receptor (plano del reloj) horizontal, el ancho de la zona de
penumbra es:

247
2 ´ l PANT ´ tan q SOL

CASUÍSTICA VARIADÍSIMA

El lector debe tener en cuenta que la casuística es muy variada,


por lo que cada caso debe ser analizado independientemente. Es
imposible cubrir aquí todas las situaciones, ni siquiera las más
frecuentes.
BUSCANDO EL PUNTO MEDIO

Nótese que, cuando la pantalla receptora es perpendicular a la


dirección principal de los rayos solares (fig. 21-2), la sombra D del
borde (correspondiente a la dirección principal de los rayos solares)
se encuentra en el punto medio de B y F. Aunque esta

PARED
VERTICAL

DIRECCIÓN PRINCIPAL
DE LOS RAYOS SOLARES
ARISTA O BORDE
DE LA TAPIA
P
Y1
~¼º
~¼º a

Y2

DIST
ANC
. PA
NT.

FIG. 21-5 Sombra arrojada por una arista horizontal


sobre una pared vertical.

248
circunstancia favorece la estimación por un observador de la
situación de D, la realidad es que es difícil, en la práctica, localizar
la línea D (en la figura, el punto D) sobre una zona de penumbra
variable. De hecho, las pruebas que hemos realizado para
comprobar la capacidad de estimación del centro de la penumbra
por observadores que no estén previamente entrenados
demuestran que esa capacidad es muy reducida. Siempre aparece

ARISTA VERTICAL
GENERADORA
DE SOMBRA
DIS
TA
NC
.P
AN
T.

~¼º
~¼º

BRA
PLANO
HORIZONTAL

UM
SUR PEN

OESTE

FIG. 21-6 Sombra arrojada por una arista vertical sobre


un suelo horizontal.

un curioso error sistemático que hace que los observadores crean


que el centro de la penumbra está desplazado hacia la zona de
sombra total. La línea teórica correspondiente al borde del
gnomon - si el disco solar fuese puntual - es equidistante de ambos
límites de la zona de penumbra. Esta equidistancia es física y
geométrica, pero no fisiológica o psicológica: al observador no
entrenado siempre le parece que esa línea teórica está más
próxima al extremo oscuro que al extremo claro de la penumbra.
El gnomonista Roger Bailey lo ha expresado muy acertadamente:
249
Parece más difícil de discernir donde comienza la penumbra que
donde acaba la umbra, de tal manera que cabe suponer que el punto
medio de la zona penumbrosa determinado por observación esté más
próximo a la umbra que el punto medio verdadero [determinado por
un afinador de sombras]. Como escribió una vez Edgard Allan Poe,
"La sombra que separa la vida de la muerte es un tanto difusa y
vaga. ¿Quién se atreverá a decir dónde termina la una y dónde
comienza la otra?"1
De todo lo dicho se deriva la escasa precisión intrínseca de los
relojes que utilizan como gnomon un borde de un objeto. Desde
este punto de vista, siempre es preferible una bola, una varilla, un
borde, como fracción del ancho de la

0,5
Distancia de la sombra teórica del

0,4975
penumbra

0,495

0,4925

0,49

0,4875
10 30 50 70 90
Ángulo alfa

FIG. 21-7 Posición, sobre la penumbra,


de la sombra teórica del borde.

orificio, o cualquier otra forma que arroje un juego umbra -


penumbra que sea simétrico y, por lo tanto, que permita estimar

1The start of the penumbra seems to be harder to detect than the end of the umbra so the mid grey point I
would expect the observational mid point to be closer to the umbra than the true mid point determined by the
shadow sharpener. As Edgar Allan Poe once wrote: "The shadow that divides life from death is at best
shadowy and vague. Who is to say where one ends and the other begins?".
250
con mayor precisión, a simple vista, el punto (o línea) de sombra
correspondiente a la dirección principal de los rayos solares.

DIRECCIÓN PRINCIPAL DE LOS


RAYOS SOLARES EN EL
SOLSTICIO DE VERANO
AL MEDIODÍA CHAPA FINA

BORDE
VERTICAL "A"

BORDE HORIZONTAL "B"


PLANO
SUR HORIZONTAL

a
2
SOMBRA DEL
BORDE "A"

1 SOMBRA
DEL BORDE "B"

FIG. 21-8 Ejemplo 1.

CON PANTALLA INCLINADA

Cabe preguntarse si el punto D de la figura 21-2 seguirá siendo


equidistante de los puntos B y F cuando el plano de la pantalla ya
no sea perpendicular a la dirección principal de los rayos solares.
La investigación se reduce a calcular la fracción (fig. 21-4, por
ejemplo):
Y1
Y1 + Y2

que nos indicará la distancia relativa del punto D al borde de


sombra. Sustituyendo Y1 y Y2 por los valores calculados antes y
simplificando, se obtiene:

251
Y1 sen (a - q SOL )
=
Y1 + Y2 2 ´ sen a ´ cosq SOL

En la fig. 21-7 hemos representado esta función en ordenadas.


Las abscisas corresponden al ángulo a. De la gráfica se desprende
que el punto (o, mejor dicho, la línea) D sólo se encontrará en el
centro de la penumbra cuando a = 90°. Sin embargo, para el resto
de los valores útiles de a, también se mantiene casi exactamente
en la mitad de la penumbra.
EJEMPLOS DE APLICACIÓN

EJEMPLO 1.- En la figura 21-8 se han representado dos tapias de chapa fina
que van a formar parte de un reloj horizontal bifilar, en el que los bordes A y B
van a hacer el papel de hilos. Las dimensiones de la figura están expresadas en
metros. El reloj se va a situar en Madrid (lat. 40,4º). Calcular las dimensiones de
la penumbra en el punto indicador, al mediodía del solsticio de invierno.
SOLUCIÓN:
jLOCAL = 40,4°
a es el ángulo agudo que la dirección principal del rayo solar forma con el
reloj:
a = 90 º -j LOCAL - 23,44 º = 26,16º
De la figura es fácil deducir:
1 2
( l PANT ) A = + » 5,65 metros
cos a sena
2
( l PANT )B = » 4,54 metros
sena
Las dimensiones de la penumbra de la sombra de A serán:
sen ( 0,25° )
(Y1 ) A » ´ (YPAN ) A
sen (a + 0,25° )
» 0,0554 metros = 55,4 mm

sen ( 0,25° )
( Y2 ) A » ´ (YPANT ) A
sen (a - 0,25° )
» 0,0564 metros = 56,4 mm

252
GNOMON 2.47 2.47

Distancia
23,44º pantalla
r

PUNTO INDICADOR DEL RELOJ


EJE DE LA PENUMBRA DE "A"
PANTALLA
CILÍNDRICA
DEL RELOJ

4.53
FIG. 21-10 Ejemplo 2.

PENUMBRA
EJE DE LA
DE "B"

4.45

FIG. 21-9 Ejemplo 1. Intersección de penumbras.

En cambio, como el borde B es perpendicular al plano, en lo que respecta a la


extensión de la penumbra estamos en el caso:
Y1 = Y2 » l PANT ´ tan 0,25° » 4,45 ´ tan 0,25° » 0,0194 m = 19,4 cm.
En la figura 21-9 se ha representado a escala la penumbra de la zona analizada
del punto indicador, es decir, la intersección de las sombras de los bordes A y
B.
253
EJEMPLO 2.- El gigantesco reloj ecuatorial cilíndrico cóncavo de Jaipur tiene
unos 15 metros de radio. Las divisiones menores del reloj corresponden a un
intervalo de dos segundos de tiempo. Calcular: (a) La separación lineal entre
rayas de ese intervalo de dos segundos. (b) La anchura de la zona de penumbra
en los días de los equinoccios. (c) Idem, en el solsticio de verano. (d) Idem, en
el solsticio de invierno.
SOLUCIÓN:
(a) r = 15 m

Arco = (Ángulo en radianes) ´ r


æ 2 2p ö -3
=ç ´ ÷ ´ 15 » 2,18 ´ 10 m » 2,2 mm
è 3600 24 ø
El intervalo correspondiente a un minuto de tiempo será:
60
´ 2,2 » 66 mm
2
(b) En los equinoccios:
l PANT = r = 15 m

q SOL » 0,268 º

Anchura de la zona de penumbra = 2l PANT tan q SOL


» 2 ´ 15 ´ tan 0,268 º » 0,14 m » 14,0 cm
(c) En el solsticio de verano (fig. 21-10):
r 15
l PANT = = = 16,35 m
cos d cos 23,44 º

q SOL » 0,2626 º

Anchura de la zona de penumbra = 2l PANT tan q SOL


» 2 ´ 16,35 ´ tan 0,2626º » 0,150 m = 15,0 cm
(d) En el solsticio de invierno:
l PANT » 16,35 m

q SOL » 0,271º

254
Anchura de la zona de penumbra = 2l PANT tan q SOL
» 2 ´ 16,35 ´ tan 0,271º » 0,155 m = 15,5 cm

MEAM @ VIDE @ VMBRAM,


TVAM @ VIDEBIS @ VITAM

FIG. 21-11 Leyenda latina en un reloj de Sol:


Mira mi sombra, verás tu vida.

255
§22

Sombra y penumbra de un punto


y de una arista lineal.
Cálculos de formas.

N
SOMBRA DE UN PUNTO

aturalmente, un punto - en su sentido geométrico -


no puede arrojar sombra alguna porque no tiene
dimensiones. Sin embargo, podemos imaginar un
punto muy pequeño (de la misma forma que, en
apartados anteriores, imaginábamos un orificio gnomónico de
diámetro nulo). En la figura 22-1, se representa un gnomo opaco
puntual en forma - por materializarlo de alguna manera - de la
punta de la lanza de un caballero. Para mayor claridad, se ha
exagerado mucho - como hacemos siempre - la escala de la
abertura angular de la imagen del Sol. La sombra producida sobre
una pantalla (en la figura, una tienda de campaña) perpendicular a
PANTALLAPLANA
PERPENDICULAR A LA
DIRECCIÓN PRINCIPAL
DIRECCIÓN PRINCIPAL DE LOSRAYOS SOLARES
DE LOSRAYOS SOLARES
PUNTO QUE PRODUCE
LA SOMBRA
P
~½º
~½º

FIG. 22-1 Sombra arrojada por un punto.

1
PANTALLA PLANA
PERPENDICULAR A LA
DIRECCIÓN PRINCIPAL DIRECCIÓN PRINCIPAL
DE LOS RAYOS SOLARES DE LOS RAYOS SOLARES
ARISTA O BORDE
DE LA TAPIA
P G
F
~¼º
~¼º E
D
C
B
A

FIG. 22-2 Sombra arrojada por una arista.

la dirección principal de los rayos solares es, evidentemente, un


círculo de penumbra de diámetro:
2 ´ l PANT ´ tan 0,25º

Desde un punto de vista práctico, el punto estará definido por la


intersección de dos aristas, o por el centro de una bola, o por el
vértice de una pirámide o de un cono, etc.
SOMBRA DE UNA ARISTA HORIZONTAL
SOBRE PANTALLA
PERPENDICULAR A LOS RAYOS SOLARES

En la figura 22-2 se representa un gnomon u obstáculo lineal en


forma de borde de una tapia y en la figura 22-3 se ha indicado la
posición de distintos puntos del juego de zonas umbra-penumbra.
El oscurecimiento desde el punto G (a pleno sol) hasta el punto
A (en plena sombra) es continuo y progresivo. De la figura 22-1
se deduce inmediatamente que1:

1 Cuando no es necesaria una gran precisión, en las fórmulas siguientes es posible sustituir la tangente o el
seno de un ángulo tan pequeño como qSOL » 0,25º por su arco en radianes ( » p/720 ). Utilice el lector el
valor que prefiera.
2
-G
Zona de iluminación plena.
-F

-E

-D Zona de penumbra.
-C

-B
Zona de sombra plena.
-A
FIG. 22-3 Juego de sombra y penumbra
en la pantalla de la fig. 22-2.

BF = 2 ´ tan q SOL ´ l PANT

en donde BF es la anchura de la zona de penumbra y lPANT es la


distancia del obstáculo a la pantalla. Una primera conclusión que
podemos deducir es que:
En la sombra de una arista o borde de un objeto opaco, el ancho de
la zona de penumbra es directamente proporcional a la distancia
desde el borde a la pantalla. Es decir, la zona difusa de la
penumbra crece con la distancia.
CON PANTALLA HORIZONTAL

Si la pantalla receptora (plano del reloj) no es perpendicular a la


dirección principal, para calcular las zonas de penumbra bastará
un poco de Trigonometría. En la figura 22-4 se muestra el caso de
plano horizontal. De la figura se deduce que:
sen q SOL
Y1 = ´ l PANT
sen (a + q SOL )

sen q SOL
Y2 = ´ l PANT
sen (a - q SOL )

3
en donde a es el ángulo agudo que el rayo solar principal forma
con el plano receptor.
ARISTA HORIZONTAL & PANTALLA VERTICAL

En la figura 22-5 se representa el caso de plano receptor vertical,


en el momento en el que el Sol está enfrentado directamente al

DIRECCIÓN PRINCIPAL
DE LOS RAYOS SOLARES

P DIS
ARISTA O BORDE TA
DE LA TAPIA NC
.P
AN
T:

~¼º
~¼º
PLANO
HORIZONTAL
a

Y1 Y2

PENUMBRA

FIG. 22-4 Sombra de un borde horizontal sobre un suelo


horizontal.
mismo, es decir cuando el Sol está en un plano vertical
perpendicular al plano receptor. El plano del Sol es el plano del
papel de la figura. Fácilmente se deduce que son igualmente
aplicables las dos últimas fórmulas del caso anterior.
ARISTA VERTICAL & PANTALLA HORIZONTAL

En cambio, en el caso (fig. 22-6) de un borde vertical y plano


receptor (plano del reloj) horizontal, el ancho de la zona de
penumbra es:
2 ´ l PANT ´ tan q SOL

4
CASUÍSTICA VARIADÍSIMA

El lector debe tener en cuenta que la casuística es muy variada,


por lo que cada caso debe ser analizado independientemente. Es
imposible cubrir aquí todas las situaciones, ni siquiera las más
frecuentes.
BUSCANDO EL PUNTO MEDIO

Nótese que, cuando la pantalla receptora es perpendicular a la


dirección principal de los rayos solares (fig. 22-2), la sombra D del
borde (correspondiente a la dirección principal de los rayos solares)
se encuentra en el punto medio de B y F. Aunque esta
PARED
VERTICAL

DIRECCIÓN PRINCIPAL
DE LOS RAYOS SOLARES
ARISTA O BORDE
DE LA TAPIA
P
Y1
~¼º
~¼º a

Y2

DIST
ANC
. PAN
T.

FIG. 22-5 Sombra arrojada por una arista horizontal


sobre una pared vertical.

circunstancia favorece la estimación por un observador de la


situación de D, la realidad es que es difícil, en la práctica, localizar
la línea D (en la figura, el punto D) sobre una zona de penumbra
5
variable. De hecho, las pruebas que hemos realizado para
comprobar la capacidad de estimación del centro de la penumbra
por observadores que no estén previamente entrenados
demuestran que esa capacidad es muy reducida. Siempre aparece
un curioso error sistemático que hace que los observadores crean
que el centro de la penumbra está desplazado hacia la zona de
sombra total. La línea teórica correspondiente al borde del gnomo
- si el disco solar fuese puntual - es equidistante de ambos límites de

ARISTA VERTICAL
GENERADORA
DE SOMBRA
DIS
TA
NC
.P
AN
T.

~¼º
~¼º

a
BRA
PLANO
HORIZONTAL
UM
PEN
SUR

OESTE

FIG. 22-6 Sombra arrojada por una arista vertical sobre


un suelo horizontal.

la zona de penumbra. Esta equidistancia es física y geométrica,


pero no fisiológica o psicológica: al observador no entrenado
siempre le parece que esa línea teórica está más próxima al
extremo oscuro que al extremo claro de la penumbra.
El gnomonista Roger Bailey lo ha expresado muy acertadamente:
Parece más difícil de discernir donde comienza la penumbra que
donde acaba la umbra, de tal manera que cabe suponer que el punto
medio de la zona penumbrosa determinado por observación esté más
6
próximo a la umbra que el punto medio verdadero [determinado por
un afinador de sombras]. Como escribió una vez Edgard Allan Poe,
"La sombra que separa la vida de la muerte es un tanto difusa y
vaga. ¿Quién se atreverá a decir dónde termina la una y dónde
comienza la otra?"2
De todo lo dicho se deriva la escasa precisión intrínseca de los
relojes que utilizan como gnomon un borde de un objeto. Desde
este punto de vista, siempre es preferible una bola, una varilla, un
borde, como fracción del ancho de la

0,5
Distancia de la sombra teórica del

0,4975
penumbra

0,495

0,4925

0,49

0,4875
10 30 50 70 90
Ángulo alfa

FIG. 22-7 Posición, sobre la penumbra,


de la sombra teórica del borde.

orificio, o cualquier otra forma que arroje un juego umbra -


penumbra que sea simétrico y, por lo tanto, que permita estimar
con mayor precisión, a simple vista, el punto (o línea) de sombra
correspondiente a la dirección principal de los rayos solares.

2The start of the penumbra seems to be harder to detect than the end of the umbra so the mid grey point I
would expect the observational mid point to be closer to the umbra than the true mid point determined by the
shadow sharpener. As Edgar Allan Poe once wrote: "The shadow that divides life from death is at best
shadowy and vague. Who is to say where one ends and the other begins?".
7
CON PANTALLA INCLINADA

Cabe preguntarse si el punto D de la figura 22-2 seguirá siendo


equidistante de los puntos B y F cuando el plano de la pantalla ya

DIRECCIÓN PRINCIPAL DE LOS


RAYOS SOLARES EN EL
SOLSTICIO DE VERANO
AL MEDIODÍA CHAPA FINA

BORDE
VERTICAL "A"

BORDE HORIZONTAL "B"


PLANO
SUR HORIZONTAL

a
2
SOMBRA DEL
BORDE "A"

1 SOMBRA
DEL BORDE "B"

FIG. 22-8 Ejemplo 1.

no sea perpendicular a la dirección principal de los rayos solares.


La investigación se reduce a calcular la fracción (fig. 22-4, por
ejemplo):
Y1
Y1 + Y2

que nos indicará la distancia relativa del punto D al borde de


sombra. Sustituyendo Y1 y Y2 por los valores calculados antes y
simplificando, se obtiene:
Y1 sen (a - q SOL )
=
Y1 + Y2 2 ´ sen a ´ cosq SOL

En la fig. 22-7 hemos representado esta función en ordenadas.


Las abscisas corresponden al ángulo a. De la gráfica se desprende
8
que el punto (o, mejor dicho, la línea) D sólo se encontrará en el
centro de la penumbra cuando a = 90°. Sin embargo, para el resto
de los valores útiles de a, también se mantiene casi exactamente
en la mitad de la penumbra.
EJEMPLOS DE APLICACIÓN

EJEMPLO 1.- En la figura 22-8 se han representado dos tapias de chapa fina
que van a formar parte de un reloj horizontal bifilar, en el que los bordes A y B
van a hacer el papel de hilos. Las dimensiones de la figura están expresadas en
metros. El reloj se va a situar en Madrid (lat. 40,4º). Calcular las dimensiones de
la penumbra en el punto indicador, al mediodía del solsticio de invierno.
SOLUCIÓN:
jLOCAL = 40,4°
a es el ángulo agudo que la dirección principal del rayo solar forma con el
reloj:
a = 90 º -j LOCAL - 23,44 º = 26,16º
De la figura es fácil deducir:
1 2
( l PANT ) A = + » 5,65 metros
cos a sena
2
( l PANT )B = » 4,54 metros
sena
Las dimensiones de la penumbra de la sombra de A serán:
sen ( 0,25° )
(Y1 ) A » ´ (YPAN ) A
sen (a + 0,25° )
» 0,0554 metros = 55,4 mm

sen ( 0,25° )
( Y2 ) A » ´ (YPANT ) A
sen (a - 0,25° )
» 0,0564 metros = 56,4 mm
En cambio, como el borde B es perpendicular al plano, en lo que respecta a la
extensión de la penumbra estamos en el caso:
Y1 = Y2 » l PANT ´ tan 0,25° » 4,45 ´ tan 0,25° » 0,0194 m = 19,4 cm.

9
2.47 2.47

PUNTO INDICADOR DEL RELOJ


EJE DE LA PENUMBRA DE "A"

4.53
PENUMBRA
EJE DE LA
DE "B"

4.45

FIG. 22-9 Ejemplo 1. Intersección de penumbras.

En la figura 22-9 se ha representado a escala la penumbra de la zona analizada


del punto indicador, es decir, la intersección de las sombras de los bordes A y
B.
EJEMPLO 2.- El gigantesco reloj ecuatorial cilíndrico cóncavo de Jaipur tiene
unos 15 metros de radio. Las divisiones menores del reloj corresponden a un
intervalo de dos segundos de tiempo. Calcular: (a) La separación lineal entre

10
GNOMON

Distancia
23,44º pantalla
r

PANTALLA
CILÍNDRICA
DEL RELOJ

FIG. 22-10 Ejemplo 2.

rayas de ese intervalo de dos segundos. (b) La anchura de la zona de penumbra


en los días de los equinoccios. (c) Idem, en el solsticio de verano. (d) Idem, en
el solsticio de invierno.
SOLUCIÓN:
(a) r = 15 m

Arco = (Ángulo en radianes) ´ r


æ 2 2p ö -3
=ç ´ ÷ ´ 15 » 2,18 ´ 10 m » 2,2 mm
è 3600 24 ø
El intervalo correspondiente a un minuto de tiempo será:
60
´ 2,2 » 66 mm
2
(b) En los equinoccios:
l PANT = r = 15 m

q SOL » 0,268 º

Anchura de la zona de penumbra = 2l PANT tan q SOL


» 2 ´ 15 ´ tan 0,268 º » 0,14 m » 14,0 cm
(c) En el solsticio de verano (fig. 22-10):

11
r 15
l PANT = = = 16,35 m
cos d cos 23,44 º

q SOL » 0,2626 º

Anchura de la zona de penumbra = 2l PANT tan q SOL


» 2 ´ 16,35 ´ tan 0,2626º » 0,150 m = 15,0 cm
(d) En el solsticio de invierno:
l PANT » 16,35 m

q SOL » 0,271º

Anchura de la zona de penumbra = 2l PANT tan q SOL


» 2 ´ 16,35 ´ tan 0,271º » 0,155 m = 15,5 cm

12
§23

Sombra y penumbra
de una esfera y de una varilla.
Cálculos de formas.

LA VARILLA ES REDUCIBLE

P
A UNA BOLA

or economía de la descripción, en todo lo que sigue nos


referiremos a la sombra de una bola esférica, pero el lector
debe tener presente que todo ello es perfectamente
aplicable a la sombra de una varilla del mismo diámetro
(fig. 23-1), sin más salvedades que las obvias diferencias que el
sentido común del lector tendrá en cuenta. En realidad, para ser más

DIRECCIÓN PRINCIPAL
DE LOS
RAYOS SOLARES

Ø BOLA

Ø BOLA

FIG. 23-1 FIG. 23-2

rigurosos, se podría decir que hemos sustituido varilla y bola por un


disco opaco del mismo diámetro que las anteriores y colocado en
cada momento perpendicularmente a la dirección principal de los
262
rayos solares (fig. 23-2). Sin embargo, estas distinciones son
puramente académicas y carecen de importancia por la pequeña
dimensión del ángulo con el que vemos al Sol ( » 0,5º).
SIMILITUD ENTRE BOLA Y ORIFICIO

El estudio de la sombra de una bola opaca es muy parecido al


estudio de la mancha luminosa producida por un orificio (§8 y
siguientes). Además, la sombra de un objeto opaco es un fenómeno
más intuitivo y conocido que la mancha luminosa. Desde un punto
de vista didáctico quizás deberíamos haber invertido el orden de la
exposición. Lo que si haremos en este apartado es presentar
brevemente los resultados. El lector que lo desee puede seguir el
procedimiento de detalle en los apartados correspondientes al
orificio gnomónico.

P4

P3

P1
P2
FIG. 23-4
Sombra de una
bola en posición
subcrítica.
FIG. 23-3.
Sombra de una bola en
posición crítica.

Como ya vimos en el capítulo §6 (fig. 6-2), la sombra de la bola


recogida por una pantalla cualquiera (y, en particular, el plano del
reloj) es muy distinta según sea la posición relativa que ocupe la
pantalla. En lo que sigue nos detendremos en los casos más
significativos.

263
CASO I
( PANTALLA A LA DISTANCIA CRÍTICA)

Es el caso de la pantalla en la posición A de la figura 6-2. Ésta es la


posición que llamaremos crítica, por corresponder al vértice del cono
de la sombra de la bola. Es la posición B en la que la zona de
máxima iluminación se reduce a un punto. Como en el caso del
orificio:
f BOLA
l CRITICA =
2 ´ tan q SOL

Como 2 ´ tan 0,25º » 1/114,6 podemos afirmar que la distancia


crítica ocurre cuando la pantalla está a una distancia aproximada de
fBOLA /115, es decir, del orden de algo más de cien veces superior
al diámetro de la bola. Es conveniente retener este orden de
magnitud a la hora de elegir el grueso de un gnomon, como
veremos más adelante.
Nótese que, en este caso, es:
l PANT = f = distancia focal de la anticámara

La sombra (que, en realidad, es sólo penumbra) se ha representado


en la figura 24-3. Naturalmente, fuera de la sombra, el resto de la
pantalla está a pleno Sol. Dentro de la sombra, el único punto de
sombra plena es el centro P1. A partir de este centro, la iluminación
va decreciendo progresivamente hasta que, en la periferia (P3), ya se
está a pleno Sol. El diámetro total de la penumbra es:
f PENUMBRA = 2 ´ fORIFICIO

CASO II
( PANTALLA EN POSICIÓN SUBCRÍTICA,
Y PERPENDICULAR A LOS RAYOS SOLARES)

Este es el caso de las sombras chinescas. A algunos les traerá el


recuerdo de la leyenda que cuenta Plinio el Viejo sobre la doncella
de Corinto que apresuradamente dibujó sobre la pared el contorno
de la sombra de su amado, para retener un recuerdo del fugitivo...

264
Si colocamos la pantalla en la posición A (fig. 6-2), recogerá una
zona de sombra total (umbra) y una zona de penumbra. Se cumplen las
relaciones:
æ l ö
fUMBRA = çç 1 - PANT ÷÷ ´ f BOLA =
è l CRIT ø
= 2 ´ ( l CRITICA - l PANT ) ´ tan q SOL =
= f BOLA - 2 ´ l PANT ´ tan q SOL

f PENUMBRA = f BOLA + 2 ´ l PANT ´ tan q SOL =


= fUMBRA + 4 ´ l PANT ´ tan q SOL =
= 2 ´ ( l CRIT + l PANT ) ´ tan q SOL

En donde fUMBRA es el diámetro del núcleo oscuro de sombra plena


central (fig. 23-4). La distancia crítica lCRITICA se calcula con la
misma expresión de siempre (sólo depende del diámetro del
orificio):
fBOLA
l CRITICA =
2 ´ tan q SOL

Nótese que:
l PANT = f = distancia focal de la anticámara

El análisis de las distintas zonas de la mancha de sombra lo puede


hacer el lector siguiendo el método del que ya se vio para el orificio
gnomónico. Por razones de brevedad de exposición, sólo
incluiremos aquí las conclusiones finales.
(a) Existe un núcleo central oscuro de sombra plena que llamamos
umbra (fig. 23-4).
(b) La zona de penumbra que rodea a la umbra es de iluminación
creciente, hasta que en su borde alcanza la iluminación plena (a pleno
Sol).
(c) Las dimensiones de las respectivas zonas mencionadas se calculan
por medio de las fórmulas que dimos al principio de la exposición
de este caso.

265
CASO III
( PANTALLA EN POSICIÓN SUBCRÍTICA,
E INCLINADA RESPECTO A LOS RAYOS SOLARES)

En el caso más general (que, además, es el habitual) la pantalla no es


necesariamente perpendicular a la dirección principal de los rayos
solares, sino que el ángulo agudo entre ellos es uno cualquiera a
(fig. 23-5). En este caso, para ser coherentes con las definiciones
anteriores llamaremos distancia focal f de la anticámara a la distancia
del centro de la bola a la pantalla. Llamaremos lCENTRO a la distancia

DIRECCIÓN PANTALLA INCLINADA


PRINCIPAL (PLANO DEL RELOJ)
DE LOS
RAYOS SOLARES
2´q
X1

a X1
Y X2
Ø BOLA
.

X2
Dist. CRÍTICA
Y3
Y4
Y2
Y1

FIG. 23-5 Pantalla inclinada. Posición subcrítica.

entre el punctum perpendiculi y el centro de la mancha de sombra (o,


mejor dicho la intersección con la pantalla del rayo solar principal que
pasa por el centro de la bola). Hemos visto que la pantalla forma un
ángulo cualquiera a con la dirección principal de los rayos solares.
En cambio, seguiremos manteniendo la restricción de que la
pantalla es perpendicular al plano vertical que contiene al Sol1. En

1 Ver las observaciones que hacíamos a este respecto en el §10.


266
estas circunstancias, las manchas umbrosas (núcleo oscuro &
penumbra clara periférica) dejan de ser circulares y se asemejan a
elipses, como se ve en la figura 23-6. Los ejes de las elipses
perpendiculares a la dirección principal de los rayos solares
coinciden con los diámetros calculados en el apartado anterior. Las
distancias lPROX , lLEJANO y lCENTRO , en la figura 23-6, hacen referencia

PERPENDICULAR DIRECCIÓN
A LA PRINCIPAL
DIRECCIÓN DE LOS
q RAYOS
PRINCIPAL SOLARES
PANTALLA DE LOS
(PLANO X RAYOS INCLINACIÓN
DEL SOLARES DE LA
RELOJ) PANTALLA
RESPECTO
DE LOS
RAYOS
Y a SOLARES
"PUNCTUM
PERPENDICULI"

NÚCLEO PENUMBRA Distancia


OSCURO CLARA PRÓXIMA
Dist. CENTRO
Dist. LEJANO

FIG. 23-6 Pantalla inclinada.

a las distancias del punctum perpendiculi a los puntos más próximo y


lejano y al centro, respectivamente, de la mancha de sombra. Los
ejes (perpendiculares a la dirección principal de los rayos solares) de
las elipses de sombra y penumbra coinciden con los valores
calculados anteriormente:
f BOLA
X1 = + l PANT ´ tan q SOL
2
= ( l CRIT + l PANT ) ´ tan q SOL

267
l PANT f BOLA
X 2 = (1 - )´
l CRIT 2
= ( l CRIT - l PANT ) ´ tan q SOL
f
= BOLA - l PANT ´ tan q SOL
2
De los triángulos de la figura 23-5 se deduce fácilmente:
cosq SOL
Y1 = ´ fBOLA -
sen (a + q SOL )
1 1
- ( l CRITICA - l PANT ) ´ sen q SOL ´ ( + )
sen (a - q SOL ) sen (a + q SOL )

sen q SOl
Y2 » ´ (l CRITICA - l PANT )
sen (a - q SOl )

sen q SOl
Y3 » ´ (l CRITICA - l PANT )
sen (a + q SOl )

cos q SOL
Y4 = ´ fBOLA -
sen (a - q SOL )
1 1
- ( l CRITICA - l PANT ) ´ sen q SOL ´ ( + )
sen (a - q SOL ) sen (a + q SOL )

Elipse del núcleo oscuro central:


Semieje en dirección X = f BOLA - 2 ´ tan q SOL ´ l PANT

1
Semieje en dirección Y = (Y2 + Y3 )
2
Elipse de la penumbra clara periférica:
Semieje en dirección X = f BOLA + 2 ´ tan q SOL ´ l PANT

1
Semieje en dirección Y = (Y1 + Y2 + Y3 + Y4 )
2
Una muy buena aproximación para el cálculo de los ejes mayores de
las elipses de sombra y de penumbra se obtiene con sólo tener en
cuenta que, aproximadamente, las longitudes de los ejes mayores son
las de los ejes menores divididas por el seno de a. Esta regla se
268
deduce inmediatamente suponiendo (como
ocurre en la realidad) que qSOL es muy
pequeño.
CASO IV
(PANTALLA A DISTANCIA SUPERCRÍTICA
Y PERPENDICULAR A LOS RAYOS SOLARES)

FIG. 23-7 Esta posición se corresponde con la de la


Sombra de una pantalla C de la fig. 6-2. Como hemos hecho
bola en posición en los casos anteriores, se deduce que:
supercrítica.
(a) Existe una zona central de penumbra fuerte,
pero que no es sombra total (fig. 23-7).
(b) El diámetro de ese núcleo central de penumbra oscura vale:
l PANT
f NUCLEO = f BOLA ´ ( - 1)
l CRITICA
= 2 ´ ( l PANT - l CRITICA ) ´ tan q SOL
= 2 ´ l PANT ´ tan q SOL - f BOLA

(c) Como en el caso subcrítico, una curiosa particularidad de esa


zona central de penumbra obscura es que su iluminación es constante
(para una misma posición de pantalla).
(d) Existe una zona de penumbra más clara, que rodea a la anterior y
cuya iluminación es creciente a medida que nos acercamos a la
periferia.
(e) El diámetro total de la penumbra es:
fTOTAL = f NUCLEO + 2 ´ f BOLA
= f BOLA + 2 ´ l PANT ´ tan q SOL
= 2 ´ ( l PANT + l CRITICA ) ´ tan q SOL

(f) La anchura del espacio anular que rodea a la penumbra oscura es


constante, sea la que sea la distancia de la pantalla, y vale,
precisamente, fBOLA..
(g) Como en otros casos anteriores, es:
l PANT = f = distancia focal de la anticámara
269
DIRECCIÓN PANTALLA INCLINADA
PRINCIPAL (PLANO DEL RELOJ)
DE LOS
RAYOS SOLARES X1
X1

Y2
Y4
Y
2´q a
Ø BOLA X
.

Dist. CRÍTICA

Y3
X2
X2

Y1
FIG. 23-8 Pantalla inclinada. Posición supercrítica.

CASO V
(PANTALLA EN POSICIÓN SUIPERCRÍTICA
E INCLINADA RESPECTO A LOS RAYOS SOLARES)

De los triángulos de la figura 23-8 se deduce fácilmente:


cosq SOL
Y1 = ´ f BOLA
sen (a + q SOL )

sen q SOL
Y2 = ´ (l PANT - l CRITICA )
sen (a + q SOL )

sen q SOl
Y3 » ´ (l PANT - l CRITICA )
sen (a - q SOl )

cosq SOL
Y4 = ´ f BOLA
sen (a - q SOL )

Elipse del núcleo oscuro central:


Semieje en dirección X = f BOLA - 2 ´ tan q SOL ´ l PANT

1
Semieje en dirección Y = (Y2 + Y3 )
2
Elipse de penumbra total:

270
Semieje en direción X = f BOLA + 2 ´ tan q SOL ´ l PANT

1
Semieje en dirección Y = (Y1 + Y2 + Y3 + Y4 )
2

NOTAS

NOTA A.- Si en algún caso particular se requiere mayor precisión, véase la Nota
A del §9.
NOTA B.- Como hacíamos con los orificios gnomónicos, en cálculos
relacionados con pantallas inclinadas y objetos opacos de forma no esférica puede
ser práctico el uso del concepto de bola equivalente para indicar una bola ficticia que
tiene la misma sección proyectada que el objeto real sobre un plano perpendicular
a la dirección principal de los rayos solares.

EJEMPLO DE APLICACIÓN

EJEMPLO .- Calcular la sombra que arroja el globo B de la farola AB de la figura


23-9 sobre el punto C del pavimento. El globo tiene 30 cm de diámetro.

SOLUCIÓN:

f BOLA = 0,3 m

l PANT = 32 + 4 2 = 5 m
B
3
a = arctan = 36,9°
4
3.00

f BOLA A a C
l CRIT =
2 tan q SOL
0 ,3 4.00
= » 34 ,4 m
2 tan 0,25º
FIG. 23-9 Ejemplo 1.
También podíamos haber hecho:

f BOLA 0 ,3
l CRIT = = » 34 ,4 m
Arco en radianes 0,5 ´ p / 180

271
l PANT < l CRITICA

luego podemos afirmar que existe sombra propiamente dicha, es decir, nos
encontramos en el caso III (pantalla en posición subcrítica e inclinada respecto de
los rayos solares). Cálculos auxiliares:

f BOLA
X1 = + l PANT ´ tan q SOL = 0,1718 m
2
f
X 2 = BOLA - l PANT ´ tan q SOL = 0,1282 m
2
cosq SOL
Y1 = ´ fBOLA -
sen (a + q SOL )
1 1
- ( l CRITICA - l PANT ) ´ sen q SOL ´ ( + )=
sen (a - q SOL ) sen (a + q SOL )
= 0,06948 m

sen q SOl
Y2 » ´ (l CRITICA - l PANT )=
sen (a - q SOl )
= 0,2149 m

sen q SOl
Y3 » ´ (l CRITICA - l PANT ) =
sen (a + q SOl )
= 0,2124 m

cosq SOL
Y4 = ´ f BOLA -
sen (a - q SOL )
1 1
- ( l CRITICA - l PANT ) ´ sen q SOL ´ ( + )=
sen (a - q SOL ) sen (a + q SOL )
= 0,07528 m

Vamos ya a calcular el tamaño aproximado de la sombra.

Sombra neta central:

Eje menor = 2 ´ X 2 » 0,25 m

Eje mayor = Y2 + Y3 » 0,43 m

272
Teniendo en cuenta el pequeño valor de qSOL, suele ser suficiente la siguiente
aproximación que hemos mencionado antes:

Eje menor 0,25


Eje mayor » » » 0,42 m
sen a sen 36,9º

Penumbra periférica:

Eje menor = 2 ´ X 1 » 0,34 m

Eje mayor = Y1 + Y2 + Y3 + Y4 » 0,57 m

También, por la aproximación anterior:

Eje menor 0,34


Eje mayor » » » 0,57 m
sen a sen 36,9º » 0,57 m

Nótese que, con estas aproximaciones y cuando no estemos interesados en una


precisión extraordinaria, nos evitamos calcular los engorrosos valores auxiliares Yi.

COELESTIA
MONSTRAT
IN @ VMBRA

FIG. 23-10 Leyenda latina en un reloj de Sol:


Con la sombra explica el firmamento.

273
§24

Fotometría de la penumbra
de una esfera y de una varilla.

E
LA VARILLA ES REDUCIBLE A UNA BOLA

l estudio de la fotometría de la penumbra arrojada por


una varilla cilíndrica sobre una superficie plana se
reduce a la de una esfera opaca, una simple bola, por
las mismas razones que ya vimos en el capítulo §23
(figs. 23-1 & 2).
PANTALLA PERPENDICULAR
A LOS RAYOS SOLARES

Como siempre, nos limitaremos al caso de que la pantalla sea


perpendicular a la dirección principal de los rayos solares y
aceptaremos las hipótesis simplificadoras que se expusieron en el
capítulo §11. El proceso es muy parecido al de este último
capítulo y a él nos remitimos para mayores detalles. Aquí sólo
incluiremos un resumen con los resultados.
CÁLCULO DE LA ILUMINACIÓN

Buscando la máxima generalidad seguiremos utilizando el concepto


de distancia focal que, en el caso de pantalla perpendicular a la
dirección principal de los rayos solares es:
Distancia focal = f = l PANT

así como el número adimensional [ f/#] o [ f/núm.]:


f
[ /núm.] =
f BOLA

274
Como ya hicimos en el capítulo §11, definimos un plano
imaginario (fig. 24-1) de proyección gnomónica sobre el que un
observador (por ejemplo, la hormiga del capítulo §11) que se sitúe
en la pantalla real de proyección (el plano del reloj) ve las
intersecciones del disco solar con la bola opaca. Tanto el Sol
como la bola son percibidos por el observador como discos o

PANTALLA VIRTUAL PANTALLA REAL

BOLA

Diámetro
de la
Radio de r1 mancha total
la mancha
total r2

SOL
APARENTE

FIG. 24-1

círculos proyectados sobre esa pantalla virtual. La pantalla virtual


la podemos situar donde queramos, pero lo más cómodo es
dejarla en la que podríamos llamar la antipared de la anticámara
lúcida, es emir, en un plano paralelo a la pantalla real y que pasa
por el centro de la bola. En estas condiciones:
f 'SOL = 2 ´ l PANT ´ tan q SOL
2 ´ [ f/núm.] ´ tan q SOL
= ´ fTOTAL
1 + 2 ´ [ f/núm.] ´ tan q SOL

f ' BOLA = f BOLA

En cualquiera de las posiciones de la pantalla (subcrítica, crítica o


supercrítica) sabemos (§23) que se cumple que:
fTOTAL = f BOLA + 2 ´ l PANT ´ tan q SOL
275
fCLARO = f BOLA - 2 ´ l PANT ´ tan q SOL

Con ayuda de las ecuaciones expresaremos todos los parámetros


que nos interesan para el cálculo fotométrico en función de [ f/#] y
de fTOTAL:
2 ´ [ f/núm.] ´ tan q SOL
f 'SOL = ´ fTOTAL
1 + 2 ´ [ f/núm.] ´ tan q SOL

1
f ' BOLA = ´ fTOTAL
1 + 2 ´ [ f/núm.] ´ tan q SOL

1 - 2 ´ [ f/núm.] ´ tan q SOL


f NUCLEO = ´ fTOTAL
1 + 2 ´ [ f/núm.] ´ tan q SOL

f ' BOLA 1
r1 = = ´ fTOTAL
2 2 ´ (1 + 2 ´ [ f/núm.] ´ tan q SOL )

f 'SOL [ f/núm.] ´ tan q SOL


r2 = = ´ fTOTAL
2 1 + 2 ´ [ f/núm.] ´ tan q SOL

Como para nuestro propósito bastan los datos relativos, podemos


medir todas las magnitudes lineales anteriores como fracción del radio
de penumbra total, lo que es equivalente a hacer fTOTAL = 2. Así:
2(1 - 2 ´ [ f/núm.] ´ tan q SOL )
f NUCLEO =
1 + 2 ´ [ f/núm.] ´ tan q SOL

1
r1 =
(1 + 2 ´ [ f/núm.] ´ tan q SOL )

2 ´ [ f/núm.] ´ tan q SOL


r2 =
1 + 2 ´ [ f/núm.] ´ tan q SOL

y de esta forma podremos calcular y expresar gráficamente la


iluminancia en función, únicamente, del número adimensional
[f/#].
En la figura 24-2 se muestra la intersección del disco aparente del Sol
con el disco aparente que representa la bola. De la Nota B del
capítulo §11 se deduce:
276
Área visible del disco solar =
p a a
= ( r 22 - r12 ) + bx + r12 arcsen 1 + r 22 arcsen 2
2 r1 r2

Área del disco solar = p r 22

La iluminación relativa será:


Área visible del disco solar
Iluminancia relativa =
Área del disco solar
De la Nota A del capítulo §11:
b= r12 - a 12 = r22 - a 22

La expresión anterior del área visible del disco solar se ha deducido


a partir del área de la luneta de intersección entre las circunferencias
aparentes de la bola y del disco
BOLA OPACA
solar. Cuando no existe intersección,
a1 a2
la iluminancia se puede calcular
directamente como cociente de
b áreas de círculos. Hay cuatro casos
de no - intersección:
DISCO (a) En condiciones críticas ( [ f/#] »
SOLAR 115), la no-intersección se produce
r1 c = x r2 cuando x = 0 . Ambos discos
coinciden, la bola tapa al Sol, y la
FIG. 24-2 iluminación es nula.
(b) En condiciones subcríticas ( [
f/#] < 115), no hay intersección
cuando:
x < r1 - r 2

En estas condiciones, la bola tapa al Sol y la iluminación es nula.


(c) En condiciones supercríticas ( [ f/#] > 115), no hay intersección
cuando:

277
x < r2 - r1

En este caso, la bola tiene un diámetro aparente inferior al del Sol, y


aparenta ser un lunar en el disco solar. La iluminación vale:
2
p r 2 -p r 2 ær ö
Iluminancia relativa = 2 2 1 = 1 - çç 1 ÷÷
p r2 è r2 ø
d)En todas las posiciones, cuando ocurre que
x > r1 + r 2

no hay intersección ni coincidencia (la hormiga se ha ido más allá de


la mancha de penumbra), y la iluminación es la correspondiente a

0,9 600
200
( 0 = En plena sombra; 1 = A pleno Sol )

0,8

0,7
Iluminancia relativa

0,6

0,5
140
0,4
60
0,3

0,2
90
30
0,1

CRITICA
0
0 0,1 0,2 0,3 0,4 0,5 0,6 0,7 0,8 0,9 1

Fracción del radio de la mancha penumbrosa


( 0 = centro de la mancha; 1 = periferia )

FIG. 24-3 Iluminancia de cada punto de la mancha penumbrosa,


en función de su posición y del número [ f/#] .

278
pleno Sol:
Iluminancia relativa = 1

REPRESENTACIÓN GRÁFICA
DE LOS RESULTADOS

La función iluminancia anterior (teniendo en cuenta todos los


condicionantes expuestos) se ha representado en la figura 24-3 para
diversos valores del número [ f/#] de la cámara.
CONCLUSIONES

0,8
en el centro de la mancha
Iluminancia relativa

0,6

0,4

0,2

0
0 200 400 600 800 1000
Número F/stop

FIG. 24-4 Iluminación relativa en el centro de la mancha


penumbrosa, en función del número [ f/#].

Como hicimos para el orificio gnomónico, la inspección cuidadosa


de la figura permite sacar algunas conclusiones prácticas y confirmar
otras que ya habíamos deducido por otros medios en apartados
anteriores:

279
1º) En la posición crítica, la iluminación es decreciente (casi
linealmente) según nos acercamos al centro. La iluminación en la
periferia de la mancha es la misma que habría a pleno Sol.

1
(Diám. núcleo claro) / (Diám. penumbra)

0,8

0,6

0,4

0,2

0
0 500 1000
Número F/#

FIG. 24-5 Tamaño relativo del núcleo oscuro central


respecto de la mancha total.

2º) En todas las otras situaciones, las manchas luminosas presentan


una meseta central (núcleo oscuro), de iluminación constante.
3º) En las situaciones subcríticas, el núcleo oscuro tiene una
iluminación nula: plena sombra
4º) En las situaciones supercríticas, la iluminación del núcleo claro
central se mantiene constante en todos los puntos del núcleo pero
crece a medida que crece el número [ f/#], es decir, es tanto más
luminoso cuanto más supercrítica es la situación. La variación
aludida se puede ver en la figura 24-4, que representa la función
280
Iluminancia relativa = 0 , para [ f/núm.] £ 115
2
ær ö
= 1 - çç 1 ÷÷ , para [ f/núm.] > 115
è r2 ø

5º) En la posición crítica ( [ f/#] » 115), no hay núcleo oscuro


central (se ha reducido a un punto en el centro de la mancha).
6º) En cada mancha, a partir de esa meseta central de iluminación
constante comienza una zona de iluminación variable creciente
hasta la periferia donde la iluminación corresponde a la de pleno
Sol.
7º) Las dimensiones relativas de los núcleos claros centrales y de las
penumbras exteriores se pueden medir por la fracción de diámetro
de mancha total que ocupa el núcleo claro. Antes henos visto que
esta fracción vale:
fCLARO 1 - 2 ´ [f/núm.] ´ tgq SOL
=
f PENUMBRA 1 + 2 ´ [f/núm.] ´ tgq SOL

Su representación gráfica se muestra en la figura 24-5. En la misma


se puede ver que, en situaciones críticas, el diámetro del núcleo
oscuro de iluminancia constante disminuye a medida que crece el [
f/#], se anula en la situación crítica ( [ f/#] = 115), y vuelve a crecer
indefinidamente con [ f/#], es decir, a medida que la situación se
hace más supercrítica.
8º) Puede ser instructivo comparar los gráficos relacionados con la
iluminación obtenidos en este capítulo §24 para la mancha de
sombra y penumbra producida por una bola opaca y los que se
obtuvieron en el §11 para la mancha de luz producida por el
orificio gnomónico. Los gráficos aludidos se muestran en tamaño
reducido en la figura 24-6, en la que queda patente, una vez más,
la similitud y la diferencia entre una cámara oscura y una anticámara
lúcida.

281
1 1

0,9 0,9

( 0 = En plena sombra; 1 = A pleno Sol )


0,8 0,8
(Iluminancia a pleno Sol =1)

0,7 0,7
Iluminancia relativa

Iluminancia relativa
0,6 0,6

0,5 0,5

0,4 0,4

0,3 0,3

0,2 0,2

0,1 0,1

0 0
0 0,1 0,2 0,3 0,4 0,5 0,6 0,7 0,8 0,9 1 0 0,1 0,2 0,3 0,4 0,5 0,6 0,7 0,8 0,9 1

Fracción del radio de la mancha luminosa


( 1 = periferia ) Fracción del radio de la mancha penumbrosa
( 0 = centro de la mancha; 1 = periferia )
Iluminación relativa en el centro de la mancha

1 1

0,8
en el centro de la mancha 0,8
Iluminancia relativa

0,6
0,6
de luz

0,4
0,4

0,2
0,2

0
0 200 400 600 800 1000 0
Número F/# 0 200 400 600 800 1000
Número F/stop

1
(Diám. núcleo claro) / (Diám. penumbra)

0,8
(Diám. núcleo claro) / (Diám. penumbra)

0,8

0,6
0,6

0,4
0,4

0,2
0,2

0
0
0 500 1000 0 500 1000
Número F/#
Número F/#

FIG. 24-6 Comparación entre los gráficos de iluminación de manchas


producidas por una bola opaca (columna de la derecha, §21)
y por un orificio gnomónico (columna izquierda, §11).

282
GNOMONES COMPLEJOS

El cálculo de las formas y la fotometría de las sombras de


gnomones complejos, como los de la figura 24-7 o de cualquier otra
forma compleja, puede abordarse con los mismos métodos
expuestos hasta ahora. En particular, es fácil (al menos
teóricamente) la composición de los juegos umbra - penumbra de
un orificio con obstáculos opacos en su interior. El problema se
reduce a la composición del diagrama luz- - penumbra - umbra
correspondiente al orificio (capítulos §9 y siguientes) con los
diagramas umbra - penumbra - luz correspondientes a los objetos
opacos (capítulos §20 y siguientes). Naturalmente, siempre conviene

FIG. 24-7 Gnomones de orificio de formas complejas.

simplificar al máximo las condiciones: reducir el estudio - siempre


que sea posible - al caso de orificio y pantalla perpendiculares a la
dirección principal de los rayos solares, etc. En caso de duda, la
ayuda de la hormiga facilitará el razonamiento. Con las mismas
técnicas se puede abordar el estudio de los gnomones de geometría
variable, muy infrecuentes pero utilizados desde antiguo.1

EJEMPLO DE APLICACIÓN

EJEMPLO .- El gnomonista americano J. Carmichael cuenta que se interesó


por la afirmación de los Mayall2 de que el gmomon de orificio podía equiparse

1 Por ejemplo, por los chinos en sus famosos gnomones -calendarios.


2 R. Newton Mayal & Margaret L. Mayal, Sundials. How to know, use, and make them.
Carmichael cita el capítulo XII. Nosotros sólo disponemos de una vieja edición (la
tercera reimpresión, Branford Co., Boston, 1958), que sólo tiene once capítulos. Por
esta razón no transcribimos la cita textual.
283
d
d3

f2 f1 A B C D

d1

d2

FIG. 24-8 Ejemplo de composición de sombras.

(para aumentar la precisión de la lectura) con una retícula de hilos en cruz o


con una pequeña bola centrada en el orificio. Carmichael hizo numerosos
experimentos prácticos y llegó a la conclusión1 de que un diseño que daba un
buen resultado era el formado por una bolita de un octavo de pulgada en el
centro de un orificio de ¼", manteniendo el conjunto a unas 24" de la pantalla.
Y añade: Un cosa muy curiosa ocurre con este tipo de gnomon. La bola sola, arroja una
sombra del doble de tamaño que la bola. Pero cuando la bola se enmarca en el agujero, la

1 The Mayall´s suggest that the style or nodus may be either a simple pinhole […], the intersection of

two crosshairs, or a bead centered inside a small hole. […] because I didn´t know the necessary optical
mathematics, I conducted over thirty different experiments using all sorts of hole, crosshair and bead
diameters. […] The design which worked the best was a 1/8 inch spherical bead, suspended by thin
brass crosswires, in the exact center of a ¼ inch round hole. The style was about 24 inches from the
analemma. A very curious thing happens with this type of style. The bead alone, by itself, casts a
shadow that was twice as big as the bead; but when the 1/8th in bead is in the center of a 1/4" hole,
with a space of 1/16th of an inch between the bead´s edge and the hole edge, the bead shadow
miraculously sharpens into a tight, dark, shadow that is only 1/16th of an inch in diameter, smaller
than the bead itself!!! […] I don´t know how this works, but it does[…] (Sundial list de Internet,
5 mayo 1999). Aunque las dudas de Carmichael fueron respondidas por varios
gnomonistas, hemos recuperado este ejemplo como ilustración de la composición de
sombras.
284
sombra de la bola parece concentrarse milagrosamente
hasta un diámetro de 1/16 ", es decir, menor incluso que
la propia bola. Se pide:
a) Comentar la sugerencia de los Mayal de
utilizar una retícula de hilos en cruz.
b) Comentar la afirmación de que la bola sola
(sin orificio) arrojaba una sombra del doble de
su tamaño.
c) Estudiar el caso general de composición de
DISCO sombras de una bola centrada en un orificio.
SOLAR d) Particularizar los resultados anteriores al caso
ORIFICIO descrito por Carmichael.1
BOLA SOLUCIÓN:
(a) Después de todo lo visto en los capítulos §20
FIG. 24-9 y siguientes, estamos seguros de que no le
cabrán dudas al lector de que la retícula de hilos
no es una buena solución para un gnomon
opaco. No merece la pena insistir en ello.
(b) Una bola de 1/8" tiene una distancia crítica (§23) de:

f BOLA 1
l CRITICA = » 8 » 14,3 pulgadas.
2 ´ tan q SOL 2 ´ tan 0,25º
Como 24" > 14,3" estamos trabajando en distancia supercrítica. Las
dimensiones de su sombra cuando se arroja sobre una pantalla perpendicular a
los rayos solares situada a 24" son (§23):

fUMBRA = 2 ´ l PANT ´ tan q SOL - f BOLA » 2 ´ 24 ´ tan 0,25 º - 1 8 » 0,0844 ¢¢ » 1 ²


12

f PENUMBRA = fUMBRA + 2 ´ f BOLA = 0,0844 + 2 ´ 1 8 » 0,33 ¢¢ » 1 ²


3

que es, efectivamente, un poco mas que el doble del diámetro de la bola. De
hecho, es siempre el doble de la bola más el diámetro del núcleo obscuro central.
A la distancia crítica, la penumbra tendría, exactamente, doble diámetro que la
bola.

1 En el foro de Internet Sundial List, se han aportado interesantes y variados estudios

sobre este problema y otros semejentes, con otras formulaciones físicas y matemáticas.
Entre ellas destacan las del gnomonista italiano Gianni Ferrari.
285
(c) A la izquierda de la figura 24-8 se ha representado un corte transversal de la
placa con el orificio y la bola. En la figura:
f1 = f BOLA
f 2 = f ORIFICIO
Para simplificar, en el centro de la figura hemos sustituido la bola por un
círculo opaco del mismo diámetro. La composición de los juegos respectivos
de umbra- penumbra del orificio y la bola se ha representado a la derecha de la
figura 24-8. Las líneas correspondientes al orificio se han dibujado con línea
llena y las de la bola con línea de trazos. En lo que sigue supondremos las
mismas simplificaciones y sobreentendidos que hemos hecho en los capítulos
anteriores. Siguiendo el tan repetido razonamiento de la hormiga, un primer
análisis nos hace ver que las áreas mostradas en negro son zonas de
iluminación nula (recordemos que suponemos siempre que no hay otra
iluminación ambiente que la directa del Sol). Las áreas dibujadas en blanco son
las de plena iluminación, es decir, la iluminación relativa es la unidad. Un ellas,
una un punto de una pantalla recoge la misma iluminación que si no existiese
ningún gnomon.
El resto de las áreas (indicadas en tonos de gris) corresponde a zonas de
penumbra. La iluminación de estas zonas de penumbra, como siempre, crece
progresivamente desde los bordes de las zonas blancas (iluminación plena) a
los de las zonas negras (iluminación nula). Un análisis fotométrico completo
cuantitativo no merece quizás la pena, por lo que nos vamos a limitar al cálculo
de la iluminación relativa en los puntos del eje de la bola paralelo a la dirección
de los rayos solares, es decir, a los centros de la mancha umbra-penumbra, en
función de la distancia a la pantalla.
Como datos previos calcularemos:
f BOLA
d 1 = Distancia crítica de la bola =
2 tan q SOL

fORIFICIO
d 2 = Distancia crítica del orificio =
2 tan q SOL
En la figura 24-8 es:
d = d PANT
Y el diámetro aparente con el que la hormiga situada la pantalla ve el disco solar
es:
f SOL = 2d PANT tan q SOL

286
Para d > d2 (en cuyo caso, la hormiga situada en la pantalla ve el panorama
representado en la figura 24-9):
p f2 - p f BOLA
2
f ORIFICIO
2
- f BOLA
2
Iluminación relativa = 4 ORIFICIO 4 =
p f2 2
4d PANT tan 2q SOL
4 SOL
Del mismo modo es fácil ver que para dPANT > d1 la iluminación es nula, y
que para d1 < dPANT < d2 es:
2
æ f BOLA ö
Iluminación relativa = 1 - çç ÷÷
è 2 d PANT tan q SOL ø
Todo esto significa que, si vamos alejando la pantalla poco a poco del gnomon
compuesto bola-orificio, al principio veremos un círculo de umbra (sombra
plena) de diámetro más reducido que la propia bola. A medida que alejamos la
pantalla, la umbra se va reduciendo más y más (fig. 24-8), hasta que, cuando la
pantalla está situada a la distancia crítica correspondiente a la bola, la umbra
desaparece. A partir de este punto, un curioso fenómeno aparece y es que, en
vez de la umbra anterior, el centro de la mancha lo ocupa un circulito más
iluminado que el resto, y que se irá haciendo mayor (y, a la vez, perdiendo

0,8
(1 = Iluminación máxima o a pleno sol)

0,7

0,6
Iluminación Relativa

0,5

0,4

0,3

0,2

0,1

0
0 10 20 30 40 50 60 70 80
Distancia a la Pantalla
(pulgadas)

FIG. 24-10 Ejemplo. Iluminación relativa.

287
iluminación) a medida que alejamos la pantalla.
(d) Para el caso concreto que proponía Carmichael, los valores de las
expresiones anteriores se han representado gráficamente en la figura 24-10,
donde se ve que, poco más o menos, se confirman los resultados de sus
ensayos.

Cœlestes Sequitur Motus

FIG. 24-11 Leyenda latina en un reloj de Sol:


[ La sombra ] Sigue los movimientos celestes.

288
§25

La elección del tamaño del gnomon opaco.

TIPOS DE GNOMONES OPACOS

A
efectos de la elección del tamaño adecuado, sólo
vamos a considerar dos tipos de gnomones opacos:
(a) Gnomones de borde o de arista como, por
ejemplo, los de la figura 25-1.
(b) Gnomones reducibles a esferas equivalentes. Dentro de estos
figuran los cilíndricos (reducibles a una esfera del mismo
diámetro).
ESTRELLA POLAR

GNOMON-ARISTA GNOMONES-ARISTA
PARA HORAS PARA HORAS GNOMON-ARISTA
MATUTINAS VESPERTINAS PARA HORAS
MATUTINAS

(A) SUR (B)

FIG. 25-1 Dos ejemplos de gnomones en forma de arista o borde de objetos


opacos. El (A) es el caso típico del llamado "gnomon grueso". Aunque el reloj
ecuatorial cilíndrico (B) aparentemente no tiene gnomon, en realidad, tiene
dos gnomones de arista.

GNOMON DE ARISTA

Sobre los gnomones de tipo (a) poco hay que decir que no
hayamos dicho ya. No dan lugar a una elección porque no están
289
definidos por una magnitud. La única elección que puede hacer el
diseñador es si va a emplear este tipo o no. Por lo tanto,
limitaremos el estudio de tamaños a los gnomones de tipo (b), es
decir, a la elección de un diámetro razonable en forma esférica (o
asimilable a una esfera).
En los capítulos anteriores hemos visto la influencia del tamaño y
posición relativa del gnomon opaco en la mancha de sombra que
proyecta sobre la pantalla o plano del reloj.
ORDEN DE PREFERENCIA

Desde muchos puntos de vista, el gnomon de orificio suele ser


preferible al de bola (especialmente porque una mancha luminosa
sobre una pantalla en sombra es mucho más visible que una
mancha de sombra sobre una pantalla al Sol), y el de bola suele ser
preferible al de arista (por la simetría de la sombra del primero).
GNOMON DE ESFERA O DE VARILLA

Sin más preámbulo, a continuación relacionamos algunas


consideraciones generales sobre la elección del diámetro del
gnomon esférico. Muchas de las recomendaciones son, mutans
mutandis, las mismas que ya vimos para la elección del diámetro
del orificio gnomónico.
CUESTIÓN DE GUSTOS

Como en la elección del tamaño del orificio gnomónico, lo


primero que el diseñador debe tener en cuenta es que, para un
reloj o meridiana dado, la elección del diámetro del gnomon
esférico es, básicamente, una cuestión de gusto del diseñador y de
experimentación in situ. Depende del capricho del diseñador porque,
para cada reloj, suele haber una extensa gama de diámetros
perfectamente válidos. No busque aquí el lector una fórmula
mágica que le optimice el diámetro. Lo que si encontrará es un
conjunto de criterios con los que, una vez explicitadas por el
diseñador sus preferencias, podrá elegir un diámetro razonable que
satisfaga estas últimas.

290
SIEMPRE EN ZONA SUBCRÍTICA

Una condición indispensable para que la sombra de un


determinado gnomon esférico sirva como indicatriz en un reloj es
que esa sombra exista. Esta afirmación no pretende ser una
boutade. Sabemos que una bola en posición hipercrítica no llega
nunca a producir una sombra propiamente dicha (lo que hemos
llamado una umbra ), sino solamente una penumbra más o menos
intensa. En la figura 22-3 se aprecia claramente que una posición
tan ligeramente supercrítica como la que corresponde a un
número [ f/# ] = 140 produce sombras con un núcleo oscuro
central que es poco oscuro: su iluminancia es tan alta como un
32% de la correspondiente a pleno Sol. Así pues, estamos seguros
de que el lector estará de acuerdo en la siguiente e importante
conclusión:

Un gnomon de bola debe diseñarse de forma


que trabaje siempre en posición subcrítica.
Una posición supercrítica es, generalmente, inaceptable.

PARA BUENA PRECISIÓN,


GNOMON PEQUEÑO

La precisión de la lectura viene definida por la mayor o menor


facilidad del observador para definir el centro de la mancha con
exactitud. Afortunadamente, la mancha producida por una bola es
siempre simétrica (al contrario de la producida por una arista), y
sabemos que el ojo humano es muy eficiente a la hora de
determinar la posición del centro de una figura simétrica. Esta
eficiencia se facilita con un diámetro pequeño de la mancha. En
consecuencia, para conseguir la mayor precisión de lectura
posible, el diámetro de la mancha debe ser lo menor posible.
CONTRASTE

La determinación del centro de la mancha se facilita también


cuando los bordes de la misma tienen un contraste muy acusado.
291
No hace falta que derivemos la función iluminancia relativa para
que deduzcamos de la figura 22-3 que el contraste es decreciente
con el número [ f/# ]. Es decir, desde este punto de vista,
interesan valores de [ f/# ] bajos. De nuevo, esa consideración es
un apoyo para trabajar en una posición lo más subcrítica posible que
permitan los otros condicionantes.
DIMENSIÓN MÍNIMA

Para que la mancha de sombra se vea desde la posición más


remota posible, la mancha debe ser tan grande como sea posible.
En términos menos tajantes, una vez definida la posición más
remota desde la que se va a leer el reloj, la mancha debe tener una
dimensión mínima para que sea visible.
Un valor mínimo para el tamaño de la mancha se deriva de la
condición de que la mancha de sombra tenga un tamaño
suficiente para que el observador razonablemente más alejado la
pueda ver con comodidad. Sea lOBSERV esa distancia máxima
desde la cual queremos que todavía sea legible el reloj. El tamaño
mínimo que recomendamos para el gnomon esférico es:
1
Diámetro mínimo = ´ l OBSERV
400
donde lPANT es la distancia del orificio al punto de lectura en el
caso más desfavorable (la mínima distancia, en este caso).
NECESIDAD DE COMPROMISO

Como los criterios que estamos relacionando en éste capítulo son


contradictorios y opuestos entre sí, es evidente la necesidad de
llegar a un compromiso entre ellos. En ausencia de aun punto
objetivo de equilibrio es el albedrío del diseñador, su gusto
personal, el que fijará la posición de compromiso. Naturalmente,
esta circunstancia hace que todas las recomendaciones que damos
deban entenderse con cautela y cæteris paribus.
Téngase en cuenta que cuanto menor sea el diámetro de la esfera tanto
mayor será la precisión, pero la iluminación y la visibilidad serán menores.
292
NECESIDAD DE PRUEBAS

Antes de la elección definitiva, insistimos en la conveniencia de


realizar, en cada caso, una prueba real con un gnomon simulado.
La prueba es sencillísima y sólo requiere efectuarla en la hora que se
haya estimado como más desfavorable. En realidad, todo este
capítulo no pretende mucho más que hacer una selección
preliminar para acotar la gama de diámetros que debería ensayar el
diseñador.
OTRAS OBSERVACIONES

No hay que olvidar otros condicionantes que son extra-ópticos pero


que los gnomonistas conocen bien como, entre otros muchos, la
necesidad de dar una cierta robustez al gnomon.
Finalmente, remitimos al lector interesado en el diseño de un
gnomon opaco a las observaciones que sean aplicables de los §14 &
15, y que no repetiremos aquí.

EJEMPLOS DE APLICACIÓN

EJEMPLO 1.- El obelisco de la plaza de San Pedro en el Vaticano tiene unos 40


metros de altura. Durante mucho tiempo1, en otro emplazamiento romano,
estuvo coronado por una esfera de bronce. Suponiendo que en su anterior
emplazamiento se utilizase como meridiana, elegir un diámetro para esa esfera.
Latitud de Roma » 42,28º.
SOLUCIÓN:
En invierno:
a = 90 º -j LOCAL - d SOL = 90 º -42,8 º -23,44 º » 23,8 º

f 40
l PANT = = » 91 m
tan a tan 23,8 º

1El obelisco procede de Heliópolis ( ¡curioso nombre! ) y fue traído a Roma por orden de
Calígula (año 37 a. de C.). Durante muchos años estuvo situado en el Circo de Nerón. Se
creía que la esfera que lo coronaba (hoy perdida) contenía las cenizas de Julio Cesar.
Actualmente, el obelisco sirve de gnomo (sin esfera) a una meridiana en la misma plaza de
San Pedro.
293
f MIN > fCRITICO = 2 ´ l PANT ´ tan q SOL
= 2 ´ 91 ´ tan 0,25º » 0,79 m
La esfera debería ser de un diámetro superior a 80 cm.
EJEMPLO 2.- En el Parc de la Villette, en la Cité des sciences et de l´industrie (París) hay
un estlizado reloj1 ecuatorial en forma de semiesfera armilar. El diámetro del aro
del Ecuador es de unos 2,44 metros. Elegir un diámetro para la varilla cilíndrica
que sirve de gnomon.
SOLUCIÓN:
2,44
l PANT = f = = 1,22 m
2
f MIN > fCRITICO = 2 ´ l PANT ´ tan q SOL = 2 ´ 1,22 ´ tan 0,25º
» 10,6 ´ 10 3 m = 10,6 mm
El diámetro comercial de barra calibrada más próximo por exceso es el de 12 mm,
que es el diámetro que eligió el autor del reloj (Bernard Gitton, 1889).
EJEMPLO 3.- En el gigantesco reloj troncocónico cóncavo del edificio Team
Disney (Orlando) el gnomon puntual es una esfera. El punto más remoto del reloj
dista de la esfera unos 130 pies. Elegir un diámetro para la esfera.
SOLUCIÓN:
f MIN > fCRITICO = 2 ´ l PANT ´ tan q SOL = 2 ´ 131 ´ tan 0,25º
» 1,1 ´ pie.
El consultor Dr. Ross McCluney y el equipo de arquitectos eligieron un diámetro
de un pie, muy cercano al nuestro valor, pero ligeramente menor. Los diseñadores
hicieron pruebas prácticas previas y, sin duda, tuvieron en cuenta detalles que
exceden del alcance de este trabajo.
EJEMPLO 4.- En un día y en un instante en el que la altura del Sol es de 27°,
queremos hacer unas medidas utilizando la sombra del hilo de una plomada sobre
el pavimento horizontal (fig. 25-2). Sabiendo que el cordel de la plomada tiene 5
mm de diámetro, calcular la distancia máxima hasta la que dispongamos de una
sombra neta para nuestras anotaciones.
SOLUCIÓN:
360
l CRITICA = ´ f CORDEL = 573 mm
p

1 Ver descripción de este reloj en Gotteland,Cadrans Solaires de Paris.


294
La distancia máxima buscada será:
l MAX = l CRITICA ´ cos 27° = 510 mm
En la práctica, probablemente, no podremos trabajar cómodamente a más de
medio metro del pie de la plomada. Es muy frecuente olvidar la necesidad de
cordeles bastante gruesos en las plomadas cuando se utilizan para determinar la
meridiana N-S o en otras aplicaciones gnomónicas que requieran la utilización de
su sombra. Por ejemplo, si queremos en nuestro ejemplo trabajar a un metro de
distancia ( f MAX = 1000 mm) del pie de la plomada, el grosor del hilo debería ser
mayor que:
p ´ l MAX
fCORDEL = = 9,8 mm
360 ´ cos 27°

DIRECCIÓN
PRINCIPAL
DE LOS DIS
RAYOS TAN
SOLARES CIA
CRI
TIC
A
PLANO
HORIZONTAL

27º

DISTANC. MAXIMA

FIG. 25-2 Ejemplo 4.

EJEMPLO 5.- El gnomonista americano Dave Bell, en la lista Sundial (mayo 91)
citaba la distancia máxima a la que es operativo un gnomon cilíndrico de 6" de
diámetro. Calcular esa distancia.
SOLUCIÓN:

295
fORIFICIO
l MAX = l CRITICA =
2 tan q SOL
6¢¢ 1 ft
» ´ » 57 pies
2 tan 0,25º 12 in
EJEMPLO 6.- Se quiere diseñar un reloj ecuatorial semicilíndrico de gran tamaño.
Se desea que tenga marcas horarias individualizadas para cada diez segundos de
tiempo y que la distancia entre marcas sea de un centímetro. Se pide: a) Calcular el
radio del reloj. b) Como gnomon se va autilizar una tubería cilíndrica. Calcular el
diámetro mínimo del gnomon para que arroje una sombra legible sobre las
marcas horarias. c) Para construir el gnomon se utilizará la tubería de diámetro
comercial más próximo, por exceso, al anterior. Calcular las dimensiones de la
sombra en los equinoccios.
SOLUCIÓN:
Arco
a) Radio =
Ángulo en radianes
10 - 2 metros
=
1 hora grados ð radianes
10 seg ´ ´ 15 ´
3600 seg hora 180 grados
» 13,75 m
Es un diámetro tan grande que hace que el reloj sea, prácticamente, casi
irrealizable.
b) f MINIMO = 2 ´ l CRITICA ´ tan q SOL
= 2 ´ 13,75 ´ tan 0,25º » 0,12 m
Este diámetro del gnomon de 120 mm es el mímimum minimorum para que su
sombra comience a ser visible. en los equinoccios. En los solsticios, naturalmente,
se requeriría un diámetro ligeramente mayor aun (porque sería mayor lCRITICA ). El
diámetro mínimo requerido en los solsticios es:
1
120 mm ´ = 130,8 mm
cos 23,44 º
c) Si se quiere construir el gnomon con tubería metálica comercial (que está
normalizada en pulgadas), parece aconsejable elegir tubo de 6" (150 mm) o, mejor,
de 8" (200 mm). En lo que sigue, supondremos que el diámetro elegido es de 6"
(150 mm) que es el diámetro comercial más próximo por exceso, como pide el
enunciado.
Estamos en el caso III (subcrítico y pantalla perpendicular a los rayos solares).

296
f GNOMO = 0,15 m

fGNOMO
l CRITICA = » 17,19 m
2 tan q SOL

l PANT = 13,75 m

l PANT
l UMBRA = (1 - ) ´ fGNOMO = 0,030 m
l CRITICA
= 2 ´ (l CRITICA - l PANT ) ´ tan q SOL = 0,030 m
= fGNOMO - 2 ´ l PANT ´ tan q SOL = 0,030 m

l PENUMBRA = fGNOMO + 2 ´ l PANT ´ tan q SOL = 0,270 m


= ö UMBRA + 4 ´ l PANT ´ tan q SOL = 0,270 m
= 2 ´ ( l CRITICA + l PANT ) ´ tan q SOL = 0,270 m

Nótese que, como comprobación, hemos utilizado todas las fórmulas ofrecidas
por el texto.
El degradado del juego de sombra-penumbra se muestra a escala en la figura 26-3,
con un tamaño alrededor de un tercio del real. Como vemos, a pesar de que se ha
tomado un margen aparentemente grande en el diámetro del tubo (150 mm >120
mm), el tamaño de la sombra obtenida es pequeño (unos tres centímetros). En
cambio, la zona difuminada penumbrosa es relativamente grande, lo que
dificultará la estimación visual del punto medio. Ese punto medio del juego
umbra-penumbra es el punto indicador que marcará la hora. Para discriminar un
tiempo de 10 segundos, tenemos que situar (visualmente) ese punto indicador
sobre una de las divisiones del reloj, cada una de un centímetro. Sin un afinador de
sombras (que estudiaremos más adelante), probablemente se requerirá que el
lector del reloj tenga algún entrenamiento para conseguir la precisión requerida de
lectura. En cualquier caso, como hemos apuntado antes, un reloj ecuatorial de
unos 30 metros de diámetro es prácticamente irrealizable, propio de
construcciones megagnomónicas como las de Jaipur.
EJEMPLO 7.- El obelisco del monumento a George Washington, en el National
Mall de Washington, D.C. (latitud 38º53' N), tiene unos 170 m de altura. Muchos
gnomonistas1 han propuesto que se utilizara como gnomon de un reloj solar
gigante. Se pide:
(a) Calcular la distancia horizontal desde el pie del monumento hasta el extremo de
la sombra, el día del solsticio de invierno a mediodía. (b) Calcular el diámetro

1Una pionera de esta idea y ferviente propagandista de la misma fue Alice M. Earle en su
curiosísima obra Sundials and Roses of Yesterday, New York, 1902.
297
270 mm
30 mm

PENUMBRA SOMBRA PENUMBRA


PLENA
(UMBRA)

FIG. 25-3 Ejemplo 6 . Espectro de sombras. La escala mostrada es la del


reloj. Cada división menor corresponde a un segundo.

mínimo de una esfera hipotética que coronase el monumento, para que su sombra
sea visible en la fecha y hora anteriores. (c) Calcular las dimensiones de la mancha
de sombra de la esfera mínima anterior en la fecha y hora mencionadas.
SOLUCIÓN:
a) j LOCAL = +38,88 º
De la figura 25-4:
á = 90º - j LOCAL - d SOL = 90º - 38 ,88º - 23,44º = 27,68º

f 170
x INVIER = = » 324 m
tan a tan 27,68 º
Para los que conocen Washington, D.C., este punto está muy cerca de la Elipse.
Para simplificar se ha supuesto que el terreno es horizontal, aunque hay un
desnivel notable entre el pie del Obelisco y la Elipse. Si quisiéramos calcular la
sombra el solsticio de verano, entonces d SOL = -23,44º y xVERANO = 46,95 m.,
mucho más cerca del pie.
b) En este caso la longitud crítica es 324 m. Así, el diámetro mínimo de la bola sería:
fBOLA = 2 ´ tan q SOL ´ l CRITICA = 2 ´ tan 0,25º´324 = 2,827 m
298
Un tamaño razonable para la esfera sería de unos 3 ó 4 metros de diámetro.
Comparada con las dimensiones del Obelisco, la esfera sería sólo un pequeño
apéndice en la punta de la pirámide superior.
c) Estamos en el caso I (posición crítica). Los ejes de la mancha penumbrosa de

EQUINOCCIOS
SOLSTICIO DE EJEDEL
INVIERNO MUNDO

f
j 90°-j-d a

x ( INVIERNO)

FIG. 25-4 Ejemplo 7.

forma elipsoidal valdría:


Eje menor = 2 ´ f BOLA = 2 ´ 2,827 » 5,65 m

Eje menor 5,65


Eje mayor » = » 12,2 m
sen a sen 27,68 º

En este último cálculo hemos utilizado la aproximación tantas veces mencionada..


La mancha de penumbra es demasiado grande para su utilización como marcador
por los viandantes. Nos tememos que sólo sería de lectura fácil para los pocos
visitantes del Obelisco que se encontrasen, precisamente, mirando desde las
ventanas de su cima.
Téngase en cuenta que los datos del enunciado están pensados para la utilización
del Obelisco como gnomon de una mera meridiana. Si quisiéramos construir un
verdadero reloj, las distancias serían mucho mayores y, consiguientemente,
también lo serían la esfera necesaria y la mancha de sombra. Para las 7 de la
mañana (tiempo verdadero) en invierno, la mancha de sombra caería en los
alrededores del Vietnam Veterans Memorial.

299
EJEMPLO 8.- Hay, por lo menos, dos docenas de relojes que presumen de ser los
mayores del mundo. Algunos de ellos no lo son, desde ningún punto de vista. El
resto tiene merecida su calificación si se
adjetiva convenientemente.. Uno de
estos últimos es el reloj del Pan American
Campus de la Universidad de Tejas
(Edimburg, lat. 26º18' N), que es el reloj Dis
tan
horizontal de tiempo legal más grande del c. P
ant

19,5'
mundo. Su diseño estuvo asesorado por
el gnomonista y físico óptico americano
Dr. Ross McCluney. El gnomon es un
a
poste vertical de unos 19,5 pies de
50'
altura. El reloj está dibujado dentro de
un círculo horizontal de unos 100 pies
de diámetro. El gnomon arranca del
centro del círculo y está coronado por FIG. 25-5 Ejemplo 8.
una bola que sirve de gnomon puntual.
Se pide: (a) Elegir un diámetro
razonable para la bola gnomónica, de forma que su sombra sea legible en el punto
más remoto del reloj. (b) Con la bola del diámetro elegido, calcular el tamaño de la
sombra de la bola en el punto más remoto. (c) Calcular el tamaño de la sombra de
la bola en el momento en que es mínima.
SOLUCIÓN:
a) De la figura 25-5:

l PANT = 19,52 + 50 2 » 53,67 pies.

En el límite, lPANT = lCRITICA. Así:


f MIN = 2 ´ tan q SOL ´ l PANT = 2 ´ tan 0,25 º´53,67 » 0,47 pies » 5,64 pulg
El valor calculado es un valor mínimo que tenemos que redondear hacia arriba,
por ejemplo a 6". Sin embargo, dado que 5,64" » 6" , quizás fuese conveniente
subir un poco más. En cualquier caso, la actuación más juiciosa sería hacer una
prueba real, sobre una muestra del pavimento definitivo, para elegir1 entre 6" y 8".
El diámetro elegido por el Dr. Ross McCluney fue de 8". En el resto del Ejemplo,
supondremos que
ö BOLA = 8" » 0 ,6667 pies

1También es muy posible que los tamaños normalizados del modelo elegido para las bolas
pasen de 6" a 8", como ocurre con las tuberías y con otros muchos artículos comerciales.
300
b) En el punto más remoto del reloj:
19,5
a = arctan » 21,3º
50
l PANT = 53,67 pies

f BOLA 8 / 12
l CRITICA = » » 76,39 pies
2 ´ tan q SOL 2 ´ tan 0,25 º

Comprobamos que:
l PANT » 53,67 pies < l CRIT » 76,39 pies

como era de esperar ya que para eso hemos mayorado el valor de f BOLA . Así
pues, estamos en el caso III (posición subcrítica y pantalla inclinada). Cálculos
auxiliares:
ö BOLA
X1 = + l PANT ´ tan è SOL = 0,5675 pies » 6,81".
2
f BOLA
X2 = - l PANT ´ tan q SOL = 0,0992 pies » 1,19"
2
cosq SOL
Y1 = ´ fBOLA -
sen (a + q SOL )
1 1
- ( l CRITICA - l PANT ) ´ sen q SOL ´ ( + )=
sen (a - q SOL ) sen (a + q SOL )
= 1,269 pies » 15,23"

sen q SOl
Y2 » ´ (l CRITICA - l PANT )=
sen (a - q SOl )
= 0,276 pies » 3,312"

sen q SOl
Y3 » ´ (l CRITICA - l PANT ) =
sen (a + q SOl )
= 0,270 pies » 3,239"

cosq SOL
Y4 = ´ f BOLA -
sen (a - q SOL )
1 1
- ( l CRITICA - l PANT ) ´ sen q SOL ´ ( + )=
sen (a - q SOL ) sen (a + q SOL )
= 1,310 pies » 15,72"
301
Vamos ya a calcular el tamaño aproximado de la sombra.
Sombra neta central:
Eje menor = 2 ´ X 2 » 2 ,38"

Eje mayor = Y2 + Y3 » 6,55"


Alternativamente podemos emplear la aproximación habitual:
Eje menor 2,38"
Eje mayor » » » 6,55"
sen a sen 21,3º
Penumbra periférica:
Eje menor = 2 ´ X 1 » 13,62"

Eje mayor = Y1 + Y2 + Y3 + Y4 » 37,50"


También, por la aproximación anterior:
Eje menor 13,62"
Eje mayor » » » 37,49"
sen a sen 21,3º
De nuevo, nótese que, con estas aproximaciones evitamos calcular los valores
auxiliares Yi.
EJEMPLO 9.- En un foro de Internet (julio 1999), el gnomonista John
Carmichael explicaba unos experimentos que había realizado con la sombra de la
punta de un lapicero. Suponiendo que se repiten esos experimentos en Madrid
(lat. 40,4º N), y que la sombra se arroja sobre una mesa horizontal, calcular para el
lapicero vertical de la figura 25-6:
a) El ángulo mínimo q del afilado del lapicero, para que el propio lapicero no
interfiera con la sombra de su punta. b) El radio mínimo r con el que se debe
redondear la punta del lapicero para garantizar que la sombra de la punta del
lapicero sea suficientemente legible al mediodía del solsticio de invierno.
SOLUCIÓN:
a) De la figura 25-7 se deduce que la fecha y hora críticas son el solsticio de verano
y el mediodía. De los triángulos de la figura:
q MIN = 2 ´ (j LOCAL - d SOL )
= 2 ´ ( 40,4 º -23,44 º ) » 34 º
b) Como siempre:

302
á = 90º - j LOCAL - 23,44º = 26 ,16º

6" 6"
l PANT = = = 13,6"
sen a sen 26,16 º

f MIN = 2 ´ tan q SOL ´ l PANT


= 2 ´ tan 0,25º´13,6 » 0,119"
luego el diámetro de la punta embotada no debería ser inferior a 1/8"
aproximadamente.

SOLSTICIO
DE VERANO

EJE DEL
MUNDO
d
f
EQUINOCCIOS
PLANO
q q HORIZONTAL
j d
6"

FIG. 25-6 FIG. 25-7


Ejemplo 9. Ejemplo 9.

EJEMPLO 10.- En el reloj mixto polar-horizontal del Parc André- Citroen de París,
el gnomon es una varilla paralela al Axis Mundi y empotrada en el suelo. La
distancia máxima del rayo de luz entre el gnomon y el reloj es de unos 2 metros.
Elegir el diámetro del gnomon.
SOLUCIÓN:
f MIN > fCRITICO = 2 ´ l PANT ´ tan q SOL = 2 ´ 2 ´ tan 0,25º
» 17,5 ´ 10 -3 m. » 17,5 mm

303
El autor del reloj eligió una barra hexagonal con una anchura entre caras de,
curiosamente, el doble de nuestro valor, es decir, 35 mm. Sin duda lo hizo para
dotar al gnomon de una robustez mínima para enfrentarse al vandalismo.
EJEMPLO 11.- En la lista Sundial de Internet (12 febrero 20009, un “John B” dice
que no sabiendo como abordar este tipo de cálculos, ha determinado
experimentalmente el diámetro mínimo del gnomon en forma de barra de un
reloj armilar en el que el diámetro del aro ecuatorial es de 16”. Elegir por cálculo
un diámetro razonable para la barra.
SOLUCIÓN:
f ARO 16
l CRITICA > = = 8"
2 2
En los equinoccios, el diámetro mínimo requerido es:
f BARRA = 2 ´ l CRITICA ´ tan q SOL
» 2 ´ 8 ´ tan 0,25º » 0,07"

En los solsticios se necesita un diámetro mínimo de:


0,07"
f BARRA = » 0,076"
cos 23,44 º

Los diámetros de las barras comerciales de acero más próximos son


1 " (por defecto) y 1 " (por exceso). Naturalmente, elegiríamos la
16 8

de 1 8 " , que es la misma barra que eligió “John B”.

Sol stat sed Terra


FIG. 25-8 Leyenda latina en un reloj de Sol:
El Sol está quieto; es la Tierra la que se mueve.

304
La proyección gnomónica
y
la cámara oscura

305
306
§26
La proyección gnomónica.
Generalidades.

H
asta ahora solo hemos dedicado nuestra atención a la
cámara oscura. Antes de ver la relación de la
proyección gnomónica con la formación de imágenes
en la cámara oscura, quizás sea conveniente exponer
los rudimentos de este sistema proyectivo en atención al lector que
no lo conozca o que lo haya olvidado.
ENFOQUES DISTINTOS
PARA COSAS PARECIDAS

El tema de las proyecciones, así en general, es un tanto proceloso.


En Geometría Teórica da lugar a toda una rama de la misma, la
Geometría Proyectiva.
En Geometría Aplicada existe otra rama, la Geometría Descriptiva,
que prácticamente trata de lo mismo con otro enfoque: la aplicación
inmediata al Dibujo Técnico.
En Pintura, ha dado lugar a la técnica de la Perspectiva, cuyo
tratamiento no siempre coincide con el que viene recibiendo en los
tratados de Arquitectura, desde el famoso de Serlio del siglo XVI.
En Geografía, la técnica que se ocupa de estas materias es la
Cartografía, en su doble versión terrestre y astronómica. Los
mineralogistas y los físicos del Estado Sólido utilizan las proyecciones
gnomónicas radiográficas de Laue para estudiar la constitución
atómica de la materia.
A todo esto habría que añadir la Óptica, la Fotogrametría, la Calderería,
la Escenografía Teatral (con sus técnicas para falsear y trucar la
perspectiva), la Estereotomía (técnica del corte y tallado de piedras),
etc., etc. Y todas estas ciencias, técnicas o artes utilizan, para los

307
mismos o muy parecidos conceptos, términos, expresiones y jergas
muy distintos.
RELACIONES ENTRE ESAS TÉCNICAS

Seguramente sería instructivo el ejercicio de relacionar todas y cada


una de las técnicas o artes que acabamos de mencionar con todas y
cada una de las restantes, como hacían los lulianos con sus ruedas
combinatorias o, en lenguaje moderno, disponiendo esas artes en
ambos encabezamientos de una tabla de doble entrada y estudiar
todos los elementos de la matriz, a la manera de las tablas input-
output de Leontieff.
No es esta la ocasión de abordar tal ensayo. Nos limitaremos a
esbozar, como ejemplo, las relaciones de la última técnica citada – el
corte de piedra – con el resto. El corte de la piedra comenzó como
un oficio, el oficio creó un arte, el arte dio origen a una tecnología y
la tecnología fue una de las fuentes – y no la menor – de un
verdadera ciencia: la Perspectiva. La conexión más evidente de este
oficio, arte, técnica o ciencia, es la que mantiene con la Arquitectura.
El arte principal de los maestros de obras de la: catedrales era el del
tallado de la piedra, y durante siglos uno de los capítulos más
importante de cualquier texto de Arquitectura era el de la
Estereotomía. Menos aparentes y sutiles, pero no por eso menos
reales son las relaciones entre la Estereotomía y el resto de las artes
que citábamos antes. Quizás el lector no encuentre a bote pronto,
por ejemplo, una relación entre la técnica del corte de la piedra y la
Gnomónica, pero ya uno de los grandes matemáticos franceses,
Girard Desargues (1591-1661) - estudiaba conjuntamente ambas
técnicas:
[…] pour la coupe des pierres en l´architecture […] et de tracer tous
quadrans plats d´heures égales au soleil. […] Cette maniere de
practiquer le trait pour la coupe des pierres est de la mesme production
que la maniere de practiquer le perspective.1

1 Poudra: Œuvres de Desargues, Paris, 1861.


308
LA PERSPECTIVA

Si antes hemos dicho que los tres protagonistas de este trabajo son
la Gnomónica, la Óptica y la cámara oscura, ahora es el momento
de decir que la herramienta común que permitió la
intercomunicación entre ellos fue la Perspectiva, como disciplina1. No
por casualidad, la palabra Perspectiva significa Óptica en latín. La
Óptica (Optnch) de la Grecia clásica y la Perspectiva (o Prospectiva )
de la Edad Media2 latina venían a significar lo mismo: la Óptica
Geométrica o teoría euclídea de la visión (Prospectiva Naturalis). La
perspectiva como ciencia o técnica ancilar del dibujo se llamaba, en
contraposición a la anterior, Prospectiva Artificialis. Como decía
William Shakespeare, "[...] and perspective it is the best painter´s art"
(Sonnet XXIV). Y dentro de la Perspectiva, se podría considerar a
la Gnomónica como aquella parte de la Perspectiva que se suele
conocer por Teoría de las Sombras.
LA PERSPECTIVA
COMO CRIATURA DEL RENACIMIENTO

La Perspectiva es una criatura de Europa y, con más precisión, del


Renacimiento. Las pinturas chinas3 y japonesas reflejan un mundo

1
Existen muchos trataditos modernos y prácticos de Perspectiva para dibujantes,
muchos de ellos muy buenos. El lector encontrará sin dificultad algún texto de su gusto
en cualquier librería. Un buen texto con las bases de la Geometría Proyectiva es el Curso
de Geometría Métrica (Euler, Madrid, muchas ediciones) de P. Puig Adam. Para una visión
de la Perspectiva desde un punto de vista histórico, un libro clásico es el de Erwin
Panofsky, Die Perspektive als symbolische Form, Leipzig, 1927. De esta última obra existen
numerosas ediciones modernas en otros idiomas, por ejemplo, Perspective as Symbolic
Form, Zone Books, New York, 1997, o la española La perspectiva como forma simbólica,
Barcelona, Tusquets Editores, 1991.
2 Ya en el Renacimiento, nuestro gran Luis Vives (De Mathematicis, Libro V) lo dice muy

claramente: magnitudines ad vim cernendi traductae eam partem mathematicae dederunt nobis, quae
"optike" nominatur, a nobis "Perspectiva"; y también: "proportioni picturarum" ex "opticae"
inscientia multum decessit.
3 Los primeros jesuitas que se instalaron en China introdujeron la Perspectiva en este

país, con gran admiración de sus naturales. El padre du Halde escribía hacia 1680: “Père
Bruglio gave the emperor three drafts wherein the rules [de la Perspectiva] were exactly kept. […]
The mandarins, who flock to this city from all parts, came to see them out of curiosity, and were all
equally struck with the sight. They could not conceive how it was possible on a plain cloth to represent
halls, galleries, porticoes, roads, and alleys that seemed to reach as far as the eye could see, and all this
309
FIG. 26-1 Varios de los grandes gnomonistas escribieron tratados
de Perspectiva, como Maurolico y Vaulezard.

sin perspectivas ni sombras. Ni siquiera los árabes se interesaron


por ella. Y todavía en la primera mitad del siglo XIV, el gran Giotto
comete errores garrafales de perspectiva geométrica en La
Confirmación de San Francisco. En pleno Renacimiento, Leon Battista
Alberti escribió su obra De Pictura (1435) en la que defiende la
conveniencia de que los artistas plásticos utilicen en su arte las
técnicas de la Perspectiva, derivadas de la Óptica Geométrica. Esta
obra influyó notablemente en Leonardo y Durero. Es el primer
tratado de Perspectiva escrito, pero el primero publicado será un
capítulo incluido en la Summa (1494) de Luca Pacioli. A partir de
1500 proliferan casi exponencialmente.1 El historiador de la
so naturally that at the first sight they were deceived by it.” (E. M. Tappan, The World´s Story: A
History of the World in Story, Song, and Art, Vol. 1, Boston, 1914).
1 Después de la publicación de los primeros tratados, los errores de perspectiva son

cada vez más excepcionales en la pintura, a veces cometidos por grandes artistas, lo que
310
Perspectiva Veltman estima1 que, hasta hoy día, se han publicado
más de ocho mil (!) tratados de esta disciplina. En la figura 26-1 se
muestran las portadas de dos tratados famosos de Perspectiva. Sus
autores son, a la vez, notables tratadistas de la Gnomónica. Son
ejemplos no de una excepción sino, más bien, una muestra del
hecho frecuentísimo durante tres siglos de la unión de ambos
saberes.
LA CÁMARA CON LENTES

Ya en esta época era corriente añadir lentes a la cámara,


especialmente en sus aplicaciones pictóricas, para aumentar la
apertura y luminosidad de la misma. Se construían modelos
portátiles para la pintura de paisajes del natural. Hay indicios de que
muchos y famosos pintores utilizaron estos dispositivos en el siglo
XVI con más frecuencia de lo que imaginamos.
Se han hecho estudios muy convincentes de la casi segura
utilización por Vermeer de una cámara con lente para el trazado de
sus famosas pinturas de interiores. Hay una abundante literatura
acerca de los posibles "trucos" de Vermeer. El grabador James
Pennell fue el primero (1891) que sugirió que Vermeer usaba la
cámara oscura como explicación de la perfecta perspectiva fotográfica
de muchas de sus pinturas. El arquitecto inglés Philip Steadman
es el principal defensor de esta tesis en la actualidad. Un estudio
más desapasionado es el del profesor Mills2.

hace sospechar que algunos eran intencionados. El grabado al aguafuerte Caza de pájaros
Philip Galle es inquietante por sus grandes errores, tan grandes pero, a la vez, tan
disimulados, que se podría considerar como un antecedente de la obra de Escher, o
como una aplicación de la Escenografía Teatral, ea decir, de la técnica de las
perspectivas falseadas. Hemos citado ese grabado particular, porque en él se representa
a unos cazadores de pájaros que utilizan unas trampas en forma de sombrerete con un
orificio que hacen recordar extrañamente a los orificios gnomónicos de los relojes de pared.
1 Kim H. Veltman, Space, Time, And Perspective in Print Culture and Electronic Media. En este

ensayo, el Dr. Veltman investiga la relación entre la Perspectiva y la imprenta.


2 Allan A. Mills, Vermeer and the Camera Obscura: Some Practical Considerations, en Leonardo,

Volume 31, Number 3 (June/July 1998). En la época actual no abundan los científicos
de saberes múltiples que - como los renacentistas - conocen, sintetizan y generalizan
conocimientos particulares. Alguno de estos sabios los hemos encontrado en el mundillo
de la Gnomónica: el Dr. Mills es uno de ellos. Lo mismo desarrolla nuevos métodos
311
Uno de los científicos que más
propagaron entre los artistas el uso
de la cámara oscura fue Constantijn
Huygens (1596-1678), el padre del
matemático y óptico Cristiaan
Huygens. Suponemos que los
artistas afamados sentirían cierta
vergüenza de confesar su
utilización de estos dispositivos o,
más bien, que estarían temerosos
de la falta de comprensión por
parte de los profanos. Quizás se
produjo la misma situación que
hemos visto en nuestra época
cuando algunos ignorantes se
mofaban de Dalí acusándole de
aprovecharse del proyector de
diapositivas como ayuda del dibujo
¡Bendita sea la cámara oscura y el
FIG. 26-2 proyector si eso ayudó a Vermeer y
Cámara oscura para copiar
paisajes del natural. a Dalí a conseguir sus obras de
arte!
¿ UN ARTE RESERVADO ?

No deja de parecernos extraño que las descripciones que


encontramos en las obras de época de este tipo de cámaras con
lente son siempre poco claras, confusas y poco detalladas. Parece
como si los autores se quisieran reservar para sí (o para unos
pocos iniciados) el know-how de su diseño y construcción, como
hacían los escritores de obras de Alquimia. Un notable
matemático al que volveremos a mencionar en el capítulo
siguiente, Gravesande, en cuanto aborda el tema de la
construcción de la cámara, abandona su estilo claro y su rigor

para resolver problemas gnomónicos, que estudia y reproduce los fuegos fatuos de los
pantanos, que investiga sobre la geología marciana...
312
característico para divagar sobre unos prototipos que más bien
parecen alguno de los inefables inventos del Dr. Franz de
Copenhague en el TBO. En la figura 26-2 se muestra1 una de sus
cámaras oscuras para pintores, construida en una especie de silla
de manos.
LA FOTOGRAMETRÍA

A mediados del siglo XVIII, el estudio geométrico riguroso de la


Perspectiva por el gran matemático Henry Lambert puso las bases
teóricas de la futura fotogrametría, en la que se volverá a reunir la
fotografía (en esencia, la cámara oscura) y la Perspectiva geométrica.
LA GEOMETRÍA PROYECTIVA

La rama de las Matemáticas que formaliza los conocimientos


dispersos es la Geometría Proyectiva. Al lector moderno quizás le
sorprendan las siguientes afirmaciones del matemático e historiador
Kline2:
"En el hogar de las Matemáticas hay muchas mansiones, y, de entre
ellas, la más elegante es la geometría proyectiva. La belleza de los
conceptos, la perfección lógica de su estructura y su papel fundamental
en la geometría hacen recomendable el tema a todos los estudiantes de
matemáticas."
El desarrollo de esta geometría comenzó por el estudio de los
invariantes que se conservan en las diferentes figuras de una
proyección o perspectiva central, al variar la posición del plan de
proyección. Los teoremas de Pascal, del gnomonista Desargues, del
también gnomonista Phillippe de la Hire (discípulo de Desargues), y
los trabajos de Monge (otro gnomonista e iniciador de la Geometría
Descriptiva moderna), permitieron a Poncelet construir el corpus
formal de la Geometría Proyectiva. El éxito de esta nueva forma de
entender la Geometría fue muy grande y muy rápido. Su principio de

1Ver referencia bibliográfica en nota a pie de página en el capítulo §27.


2 Morris Kline, Geometría Proyectiva. Artículo incluido en la enciclopedia The World of
Mathematics, Simon & Schuster, New York, 1956. Citamos por la edición española
"Sigma. El mundo de las matemáticas", Ediciones Grijalbo, Barcelona, 1969.
313
dualidad entre recta y punto (uno de los más bellos principios de la
Matemática, según Morris Kline) probablemente despertó muchas
vocaciones matemáticas. A finales del siglo XIX se consideraba que
la vieja y venerable Geometría Euclídea no es sino un caso
particular de la Proyectiva.
Sin embargo, su decadencia fue casi tan rápida como había sido su
éxito. Por un lado, la necesidad de herramientas poderosas de
cálculo práctico hicieron que el interés de las facultades y escuelas de
ingeniería derivaran su interés hacia otras ramas matemáticas como
las ecuaciones diferenciales. Por otro lado, y en el otro extremo, la
formalización teórica de las Matemáticas tomó nuevos rumbos. En
el caso de la Geometría, la Topología tomó el relevo, considerada
como una Geometría mucho más general que la Proyectiva: Omnia
Geometria est Topologia, hubieran dicho los gnomonistas antiguos.
Parecía que la suerte estaba echada y que el abandono de la
geometría Proyectiva era un hecho definitivo, cuando las
necesidades de formular algoritmos para la visión computerizada, es
decir, de los videojuegos, de los efectos especiales por ordenador, de
las fabulosas nuevas aplicaciones de diseño asistido por ordenador,
de la visión robotizada, en definitiva de las infinitas aplicaciones del
ordenador a la representación visual, renovaron el interés por la
Geometría Proyectiva.
Pero la Topología es una rama muy formalizada y difícil de aplicar
directamente. Las nuevas generaciones de matemáticos de mediados
del siglo XX, formados en la Topología, no estaban en las mejores
condiciones de desarrollar aplicaciones prácticas como las de la ya
vieja Geometría Proyectiva. Mohr y Triggs1 lo expresan de esta
forma:
Recientemente se han hecho progresos significativos en la aplicación de
la Geometría Proyectiva clásica y algebráica a los problemas
fundamentales de la visión computerizada. Hasta cierto punto, este
trabajo fue ya iniciado por los primeros fotogrametristas matemáticos.
1 Roger Mohr y Bill Triggs, Tutorial on projective geometry. International Symposium of
Photogrammetry and Remote Sensing, Viena, 1996.
314
Sin embargo, esta aproximación moderna ha ido mucho más allá de lo
que se hizo en aquellos precedentes, particularmente en lo que se refiere
a nuestra capacidad de tratar con imágenes múltiples y parámetros de
cámara desconocidos, y en temas computacionales prácticos como son la
estabilidad, la robustez y la precisión. Estas nuevas técnicas han
extendido en gran medida el alcance y la flexibilidad de los sistemas
fotogramétricos digitales.
Hoy día, como tantas veces en la historia de las Matemáticas,
vuelven a tirar del carro los ingenieros y los llamados, a veces
despectivamente, matemáticos prácticos. En la jerga de la nueva
Geometría proyectiva se habla de pixels, de cámara y de distancia focal,
que habrían dejado perplejos a los matemáticos de pocos años atrás
pero que, seguramente, habrían encantado a Durero y a Leonardo
da Vinci. Como dijo Kline mucho antes de que ocurriera este
renacimiento: La Geometría Proyectiva, que era una ciencia nacida del arte
demostró ser un arte.
Después de cuatrocientos años, los autores de este libro suscriben
totalmente el aserto de Kepler: Geometrie una et eterna est in mente Dei
refulgens: cuius consortium hominibus tributum inter causas est, cur homo sit
imago Dei.1
EL SISTEMA DE LOMBARDERO
2
En un artículo que, sin duda, figurará entre los clásicos de la
Gnomónica, el Dr. Ingeniero Manuel Lombardero ha desarrollado
la teoría del reloj de Sol como una aplicación de la Geometría
Proyectiva. Los puntos básicos de esta idea feliz son los siguientes:
- Las rectas horarias de dos cuadrantes cualesquiera
constituyen figuras afines.

1 “La Geometría es una y eterna, refulgiendo en la mente de Dios: Que los hombres
tengan acceso a ella es una de las razones que demuestran que está hecho a imagen de
Dios”. Dissertatio cum Nuncio Sidereo (Carta abierta a Galileo), Pragae, 1610.
2 M. Lombardero, Aplicaciones de la afinidad geométrica al trazado de las rectas horarias,

ANALEMA, Boletín de la Asociación de Amigos de los Relojes de Sol, número 7,


Enero - Abril 1993. Ver también Del cuadrante ecuatorial al declinante, del mismo autor, en
ANALEMA, número 19, Enero - Abril 1997.
315
- Las líneas horarias de todos los cuadrantes son afines con
las determinadas por el haz de planos horarios sobre un
plano perpendicular al eje celeste (cuadrante ecuatorial).
Aunque, implícitamente, esta correspondencia subyace en la base de
la mayoría de las construcciones clásicas de los textos de
Gnomónica, nunca se había articulado un sistema tan general y
elegante de construcción gráfica de cualquier reloj solar plano de
horas verdaderas como el que ha desarrollado Lombardero. Una
curiosa aplicación directa del método de Lombardero es el diseñado
por Losot1 y que su autor llamado “método de la costurera”.
CLASIFICACIÓN DE LOS SISTEMAS DE REPRESENTACIÓN

Un sistema de proyección es siempre un sistema de representación, y


se puede definir como una ley de correspondencia entre los puntos
objeto que queremos representar (por ejemplo los puntos de la
superficie terrestre) y los puntos imagen de una superficie de proyección
(por ejemplo, un mapa o plano). Se han ideado innumerables
sistemas de proyección. Una clasificación de los sistemas más
interesantes para la Gnomónica es la que se indica en la tabla de la
figura 26-3, como veremos en el capítulo siguiente. En la

NO PERSPECTIVAS

SISTEMAS DE CILÍNDRICA
PROYECCIÓN
PERSPECTIVAS CÓNICA
ORTOGRÁFICA

ACIMUTAL ESTEREOGRÁFICA

GNOMÓNICA

FIG. 26-3 Tabla de clasificación de los sistemas de proyección


de interés en la Gnomónica.

1 M. Losot, El “método de la costurera” para trazar relojes declinantes, ANALEMA, Boletín de

la Asociación de Amigos de los Relojes de Sol, número 17, Mayo - Agosto 1996.
316
Gnomónica, lo que nos interesa representar (el objeto) es la Esfera
Celeste con todos sus círculos. En la tabla, los sistemas de
representación de la esfera como objeto se han clasificado en
columnas según sean o no perspectivas. Decimos que un sistema de
proyección es una perspectiva si la correspondencia entre puntos
objeto y puntos imagen es euclidiana, es decir si se puede construir
con regla y compás (en el sentido de la Geometría Clásica). Los
sistemas que no son perspectivas requieren una función matemática
que no es construíble de la forma dicha. En lo que sigue, nos
limitaremos a los de la primera categoría, es decir, a las perspectivas.
Otro criterio práctico de clasificación es el que se refiere a la superficie
de proyección. Las superficies de proyección más corrientes en
cartografía (además de la obvia de la esfera) son el plano
(proyecciones acimutales), el cilindro (proyecciones cilíndricas) y el
cono (proyecciones cónicas), lo que da lugar a las tres columnas de
la tabla. En Gnomónica, es el plano el que tiene mayor interés. Y
dentro de las perspectivas que utilizan el plano como superficie de
proyección (acimutales), las perspectivas más utilizadas en la
Gnomónica son la proyección estereográfica, la proyección
ortográfica y, finalmente, la que se llama, precisamente, proyección
gnomónica.
Todos estos sistemas de proyección gozan de gran predicamento en
Gnomónica. En la proyección estereográfica de la Esfera Celeste se
basan astrolabios clásicos, mientras que la proyección ortográfica de
esa esfera es la base del famoso y fecundo analema de Vitruvio. Sin
embargo, sólo nos detendremos en la proyección gnomónica, a la que
dedicaremos este y los próximos capítulos.
LA PROYECCIÓN GNOMÓNICA

La proyección gnomónica es una más de las llamadas proyecciones


acimutales, entre las que se define una correspondencia unívoca -
punto a punto - entre los puntos de una objeto tridimensional y un
plano de proyección. En la figura 26-4, el plano p es el plano de
proyección (que se suele llamar plano del cuadro ). V es el centro de
proyección (también llamado vértice o punto de vista ). A y B son dos
317
puntos objeto que queremos representar en proyección gnomónica.
Las rectas VA y VB que unen el centro de proyección (o punto de
vista) V con los puntos objeto A y B se llaman rayos. El rayo VP que
es perpendicular al plano del cuadro se llama rayo principal. P es la
proyección ortogonal del punto de vista V sobre el plano del
cuadro. Los puntos imágenes (o puntos proyectados ) de A y B son,
respectivamente, A´ y B´.

RAYO
B
B' f
PUNTO
PRINCIPAL
P
PUNTO
OBJETO
A' RAYO PRINCIPAL (V) VÉRTICE,
(PERPENDICULAR A p) CENTRO DE PROYECCIÓN,
A O PUNTO DE VISTA
RAYO
p PUNTO IMAGEN O
PUNTO PROYECTADO
PLANO
DEL CUADRO

FIG. 26-4 Proyección gnomónica. Definiciones.

La característica específica de la proyección gnomónica es que A´ y


B´ se definen como las intersecciones de los rayos VA y VB con el
plano del cuadro. El rayo VP es perpendicular al plano del cuadro.
Así pues, los elementos que determinan una proyección gnomónica
particular son el plano del cuadro y el vértice o centro de proyección
punto de vista). Una forma de definir la posición del punto de vista
es mediante la distancia1 f y la posición de P en el plano del cuadro.

1La razón de llamar f a la distancia entre el punto de vista y el plano del cuadro es que,
como veremos más adelante, es la distancia focal de la cámara oscura equivalente a esa
proyección.
318
UN TRUCO PARA DIBUJAR

Un ejemplo de proyección gnomónica ese muestra en la figura 26-5,


que pretende mostrar uno de los dispositivos para copiar escenas
que utilizaban los dibujantes renacentistas. Algunos llaman a estos
artilugios perspectógrafos, y otros, ventanas de Alberti. Parece como si se
hubiera puesto de moda que cada pintor diseñara su propio
"perspectógrafo", pues se conservan referencias de los de Alberti,
Uccello, Piero della Francesca...

FIGURA OBJETO PLANO p


VERTICAL DEL CUADRO
PRINCIPAL LÍNEA DEL
HORIZONTE

PUNTO
PRINCIPAL RAYO
PRINCIPAL

RAYO PUNTO DE
VISTA
PLANO DE
TIERRA

FIG. 26-5 El sistema renacentista de ayuda al dibujo. Nomenclatura.

Los ejemplares de estos perspectógrafos más conocidos del público son


los que aparecen en los grabados de Durero. Este hombre singular
no es sólo uno de los más grandes dibujantes y pintores de la
historia, sino que fue también un notable matemático. Su obra
Unterweisung der Messung mit dem zirkel und Richtscheit es el primer
tratado de Matemáticas publicado en alemán (aparte de obras de
319
Aritmética práctica). Uno de los capítulos del tratado está dedicado
a la gnomónica.

FIG. 26-6 Durero: "El dibujante de un hombre sentado".

Seguramente, el lector habrá visto más de una vez reproducciones


de los grabados de Alberto Durero "El dibujante de un hombre sentado"
(fig. 26-6) o "El dibujante de la mujer reclinada" (fig. 26-7), o "El
dibujante del laúd" (fig. 26-8), en los que se ilustra este principio. El
dibujante podía copiar fácilmente la escena directamente sobre el
cristal, o ayudándose de una cuadrícula sobre el mismo (o de una
simple retícula de cordeles sostenida sobre un marco). La imagen
que veía sobre el cristal era la proyección gnomónica de la escena real.
La ventana de Alberti, los perspectógrafos de Durero, y todas las
versiones de cámaras oscuras y cámaras lúcidas que se inventaron
son, en esencia, variantes de un mismo artificio que permite la
320
plasmación sobre un plano de la proyección gnomónica de un
modelo que se quiere copiar.

FIG. 26-7 Durero: "El dibujante de la dama echada".

EL DIBUJANTE DEL LAÚD

La verdad es que el dibujante del laúd no lo tenía fácil. El escorzo es


muy forzado. Las formas del instrumento son peculiares y
complicadas. El punto de vista del pintor ( ¡sobre la pared! ) es
asimétrico respecto del laúd. En estas condiciones, cualquier error
menor del dibujante quedaría magnificado y no pasaría
desapercibido al observador más lego. Se diría que Durero1 está
haciéndonos notar que su sistema de representación es
especialmente adecuado para estos casos difíciles.2
El grabado "El dibujante del laúd" lo hizo Durero en 1535. Quizás,
después de este grabado, quedaron los instrumentos de cuerda
como ejemplos de ejercicio difícil de pintura, apto sólo para
virtuosos. El pintor americano David Hockney ha hecho notar que,

1 El mismo Durero era un buen gnomonista. En la figura 26-9 reproducimos un

esquema suyo con la construcción clásica de los relojes horizontal y vertical a partir del
reloj ecuatorial.
2 Por el contrario, en su autorretrato frontal de 1500 tiene a gala prescindir de cualquier

escorzo o perspectiva. La imagen es absolutamente ortográfica, casi podríamos decir que


anti-gnomónica. La peculiar ataraxia que transmite al espectador hace que muchos
espectadores despistados hayan creído ver en ella imagen del mismo Cristo en vez de un
autorretrato.
321
FIG. 26-8 Durero: "El dibujante del laúd".

sólo ocho años después, otro pintor también muy interesado en la


Perspectiva y en la Gnomónica, Holbein, pinta un instrumento
parecido en el cuadro Los Embajadores, que suponemos conocerá el
lector porque es muy apreciada y admirada por los gnomonistas.
Mucho y muy bien se ha escrito sobre Los Embajadores en general, y
sobre sus curiosos relojes de Sol en particular, pero nadie lo ha
hecho tan bien como Drinkwater1.
MÁS LAUDES

Pero sigamos con el laúd. Desde el cuadro de Holbein (1533), los de


Caravaggio (1590), Gentileschi (1610), Orazio (1626), Mytens (1648)
y otros muchos, los pintores han incluido laudes, violas y violines,

1 Peter Drinkwater, The Sundials of Nicholaus Kratzer. Published by P. I. Drinkwater, 56

Church St., Shipston-on-Stour, Warwickshire, England, 1993.


322
frecuentemente con violentos escorzos, quizás buscando modelos
difíciles y tratando de emular al personaje del grabado de Durero.
Antes hemos mencionado que el punto de vista (el ojo teórico del
pintor) está situado sobre la pared, en el clavo del que se ha tendido
la cuerda.

Fig. 26-9 Apunte de Gnomónica por Durero (1525).

La Perspectiva no se impuso repentinamente en todo el mundo


artístico. Los famósisimos grabados de los Emblemas1 de Alciato
son obra de un buen dibujante, muchos de ellos ingeniosos, algunos
inquietantes, y casi todos de buena factura. Entre estos últimos no
figura el Emblema número 10 (Fœder), en el que se representa un
laúd como el de Durero, pero con una perspectiva infame, casi
infantil (fig. 26-10).2

1Alciati Emblematur Liber, 1546.


2Un laúd muy parecido al de Alciato, con los mismos errores de perspectiva, se puede
ver en la marquetería de un escritorio del sur de Alemania, datado en la segunda mitad
323
Por último, no podemos resistir la
tentación de pensar que este dibujo
debió sugerir por un momento a su
autor la posibilidad de linealizar la
escala musical del instrumento, de
uniformizar la distancia entre trastes
al representarlos en perspectiva.
Quizás estos pensamientos le
llevaron a emprender sus propias
investigaciones sobre curvas
FIG. 26-10 Dibujo de un matemáticas poco o nada conocidas
laúd (Emblema 25 de en su época...
Alciato, 1546).
LÍNEA DEL HORIZONTE

Volviendo a la figura 26-5, aprovecharemos la misma para


introducir otro concepto muy utilizado por los dibujantes, que es la
línea del horizonte o recta del plano del cuadro y que pasa por P. Los
artistas también distinguen el llamado plano de tierra o plano
horizontal sobre la que se apoya la figura o la escena. Este último
concepto es subjetivo y puramente descriptivo (no tiene definición
geométrica).
EL PROCESO INVERSO

El inverso del proceso que acabamos de ver se puede ilustrar con el


siguiente experimento. Hágase una fotocopia en tamaño grande
(A4 ó A3, por ejemplo) de algún cuadro que represente un
paisaje urbano con una fuerte perspectiva. Pegar la fotocopia sobre
una cartulina para aumentar la rigidez. Obténgase con las reglas del
dibujo en perspectiva el punto principal. Hacer un pequeño taladro
en ese punto principal. Situarse enfrente de un espejo y mirar con
un ojo a través del agujero, por el dorso de la cartulina. La vista del

del siglo XVI, que se conserva en el museo Lázaro Galdiano de Madrid (Núm. De
Inventario 3997). Al lado del laúd se representa un tambor cilíndrico, del que se ven, a la
vez, las dos bases circulares. Errores tan garrafales de perspectiva hacen pensar si no
responden a una iconología convencional, a la que el artista prefería atenerse mejor que
a la Perspectiva formal.
324
paisaje sobre el espejo adquirirá un gran realismo, que se
maximizará alejándose o acercándose al espejo hasta que la distancia
al mismo sea la distancia focal original que utilizó el pintor (o, mejor
dicho, la parte proporcional que corresponda por la reducción de
tamaño de la fotocopia respecto al cuadro original).
LA PROYECCIÓN GNOMÓNICA
Y LA FOTOGRAFÍA

Por último, nótese que una imagen fotográfica es una


representación en perspectiva central o gnomónica. Cada uno de los
puntos de la imagen fotográfica es el resultado de que un rayo de
luz, pasando por el objetivo, incida sobre la película fotográfica
durante la exposición. El centro del objetivo es el centro de la
perspectiva. Cuando se conocen la distancia focal y la posición del
punto principal, la perspectiva está perfectamente definida. La
reconstrucción geométrica en tres dimensiones a partir de la imagen
fotografiada es el objeto de la importante técnica conocida por
Fotogrametría.

PLANO DEL HORIZONTE


(INDICA LA COTA DEL
ALZADO PUNTO DE VISTA)
A B
PLANO DE TIERRA
D
P (PUNTO
C PRINCIPAL)
PLANTA
B G (PUNTO DE FUGA
PLANO p DE A B' C' DE LA ARISTA BC)
PROYECCIÓN A'
O DEL CUADRO F PARALELA A BC
V (PUNTO DE VISTA)
H PARALELA A
LA ARISTA AB
PUNTO DE FUGA
DE LA ARISTA AB

FIG. 26-11 Ejemplo 1. Planta y alzado del edificio.

325
NOTA .- En las aplicaciones de la proyección gnomónica a la determinación de
sombras, a veces interesa dibujar en ese sistema de representación un edificio, por
ejemplo, del que se conoce la planta y el alzado. Todas las construcciones
geométricas necesarias son deducibles casi intuitivamente, aunque no se tengan
muchos conocimientos de Geometría Descriptiva, como verá el lector si echa un
vistazo al Ejemplo 1.

EJEMPLOS DE APLICACIÓN

EJEMPLO 1.- Dado el alzado y la planta de un edificio paralelipédico (fig. 26-11),


dibujar su proyección gnomónica sobre el plano vertical p (cuya traza sobre el
plano horizontal se incluye en la figura), y desde el punto de vista V (también
representado en la figura).
SOLUCIÓN: E
1) Unimos (fig. 26-11) el punto de vista V
con los puntos singulares A, B, C de la
planta, por medio de los rayos VA, VB, E' PLANO DEL
HORIZONTE
VC. En general, nos limitamos a los
puntos que son visibles desde V.
A HP V
Marcamos las intersecciones de esos
rayos con la traza p del plano del D D'
cuadro.
2) Trazamos por el punto de vista V las FIG. 26-12 Ejemplo 1.
rectas VF y VG paralelas a las aristas Construcción auxiliar.
principales de la planta BA y BC, para
obtener así los puntos de fuga F y G.
3) Desde el punto de vista V trazamos la perpendicular a la traza p del plano del
cuadro.
4) Elegimos un punto cualquiera A entre los puntos singulares del paso 1º.
Trazamos la perpendicular AH a la traza de p.
5) En la figura auxiliar 26-12 reconstruimos la arista vertical EAD (del alzado, ver
fig. 26-11) que pasa por el punto A elegido en el paso 4ª. Desde A llevamos sobre
la línea del plano del horizonte la distancia AH (tomada con el compás en la fig.
26-11) para obtener el punto H/P. Desde este último punto llevamos sobre la
misma línea del plano del horizonte la distancia PV (tomada con el compás en la
fig. 26-11). Trazamos por H/P la paralela a la arista ED. Unimos el punto de vista

326
V con los extremos E y D de la arista del edificio para obtener los puntos imagen
E´ y D´.
6) Para mayor claridad, repetimos la traza p de la figura 26-11 en la figura 26-13.
Trazamos por los puntos extremos A´, B´, y C´, las perpendiculares al plano del
horizonte para obtener posiciones de las imágenes de las aristas verticales
principales del edificio. Comenzando por el punto de fuga F, definimos los puntos
E´ y D´. A partir de esa arista, y utilizando el otro punto de fuga G, terminamos
de definir la imagen.

E' PLANO DEL


HORIZONTE
F A' B' C' P G
D' PUNTO
PUNTO DE FUGA
DE FUGA

FIG. 26-13 Ejemplo 1. Perspectiva final.

EJEMPLO 2.- Calcular la distancia dVISION óptima a la que hay que situar una
fotografía desde el ojo que la contempla, supuesto que conocemos los valores de
la distancia focal f del objetivo con el que se tomó la foto, la longitud lPELICULA
del negativo original, y la longitud lFOTO de la fotografía.
SOLUCIÓN:
En la posición óptima, el ángulo con el que el ojo ve la ampliación es el mismo
que el ángulo con el que el objetivo vio la escena. Así, por triángulos
semejantes(fig. 26-14):
l FOTO
d VISION = f ´
l PELICULA
en donde:
l FOTO
= Ampliación del negativo
l PELICULA
Como longitudes del negativo ( lNEGATIVO ) y de la película ( lPELICULA ) hay que
tomar magnitudes coherentes: para ambos el lado menor, el mayor, o la diagonal;
pero siempre el mismo para ambos.
327
Las fórmulas anteriores se aplican igualmente, por las mismas razones, a la
contemplación de la pantalla de TV, del cine, etc.
En el capítulo §3 utilizábamos la expresión coloquial de "objetivos normales" de una
cámara fotográfica en el sentido de que las fotos obtenidas con ellos recuerdan la
visión humana. En realidad, cualquier objetivo es adecuado (normal, en el sentido

CÁMARA DISTANCIA
FOTOGRÁFICA FOCAL
OBJETO

q q
LONGITUD
PELÍCULA
NEGATIVO
FOTO PELÍCULA

DISTANCIA
DE VISIÓN

FIG. 26-14 Ejemplo 2. Manteniendo el ángulo de visión


original, se consigue un mayor realismo.

dicho), siempre que la distancia de visión de la foto se ajuste a las fórmulas


anteriores.
¿Son extrapolables estas consideraciones a un reloj solar? ¿La distancia óptima
para contemplarlo será la distancia focal, es decir, habrá que colocar la cara pegada
al gnomon puntual? Si y no. Ver el reloj desde esa posición no aporta ninguna
ventaja, sólo inconvenientes, en su utilización normal. Pero, si lo que queremos es
contemplar el reloj como la visión a tamaño [angular] real del firmamento y del
curso del Sol, entonces esa incómoda posición es obligada. En los siguientes
capítulos se aclararán y ampliarán estos conceptos.
EJEMPLO 3.- Disponemos de una ampliación de 10 cm ´ 15 cm de una foto
tomada con una cámara corriente de 35 mm con el objetivo normal de serie. Para

328
contemplar la ampliación con realismo, guiñamos un ojo, situando el otro enfrente
del punto central de la ampliación. Calcular:
a) La distancia entre ojo y ampliación para maximizar la sensación de realismo.
b) Idem, si la ampliación es de 15 cm ´ 21,8 cm.
SOLUCIÓN:
(a) Sabemos que el objetivo normal de la máquina reflex de 35 mm tiene una
distancia focal de 50 mm., y que el tamaño del fotograma de la película es de 24
mm ´ 36 mm. Según el ejemplo anterior:
50 mm
Distancia óptima = ´ 15 cm » 28,8 cm
36 mm

50 mm
(b) Distancia óptima = ´ 21,8 cm » 30,3 cm
36 mm
EJEMPLO 4.- Una diapositiva tomada con la cámara del ejemplo anterior se
contempla a través de un monitor de TV de 19". (a) Calcular la distancia óptima a
la pantalla. a la que hay que situarse. (b) Idem, si la diapositiva se tomó con un
teleobjetivo de 300 mm.
SOLUCIÓN:
(a) Decir que un monitor tiene 19" significa que la diagonal de su pantalla mide:
l MONITOR » 19¢¢ » 0,48 m
La diagonal de una diapositiva mide:

l DIAPOSITIVA = 24 2 + 362 » 43 mm = 43 ´ 10 -3 m

l MONITOR 0,48 m
d VISION = f ´ » 50 ´ 10 -3 m ´ » 0,56 m
l DIAPOSITIVA 43 ´ 10 -3 m
Imaginemos que la diapositiva en cuestión es una evidencia en un juicio. Para que
los espectadores tengan una visión realística de la escena deberían situarse a ½
metro de la pantalla.. Si la foto pretende mostrar la escena que veía el conductor
de un coche momentos antes de un accidente, probablemente el abogado
defensor del conductor tenga interés en hacer ver que el coche estaba muy cerca
del peatón atropellado cuando éste bajó de la acera e irrumpió en la calzada. Y
quizás el acusador privado intente demostrar lo contrario. El jurado y el juez
deberían estudiar la imagen a la distancia que hemos calculado. Este es un caso
muy simple y simplificado de un tema muy complejo que es el de la fotografía
forense. En algunos países existen fotógrafos homologados para hacer y presentar
329
este tipo de fotos, como los Qualified Evidence Photographers de Estados Unidos. A
propósito de evidencias en los tribunales, al lector le interesará saber que en
Norteamérica existen firmas consultoras especializadas en Gnomónica y en teoría
de las sombras que se dedican a deducir, por las sombras de una foto, la hora a la
que se tomó, etc.
(b) Como antes: lVISION » 3,36 m. La diferencia es notable.
EJEMPLO 5.- Sabiendo que el fotograma del cine clásico tiene unas dimensiones
útiles de 18 mm ´ 24 mm (la mitad del de la cámara fotográfica de 35 mm), y que
la distancia focal típica de la cámara de cine es de 75 mm, calcular la distancia
óptima desde la pantalla a la que deberíamos sentarnos en una sala en la que la
pantalla mide 10 m de largo.
SOLUCIÓN:
Igual que en el ejemplo anterior:
75 mm
Distancia óptima = ´ 10 m » 31, 2 m
24 mm

Como 75 24 = 3,125 » 3 , la regla práctica para ver mejor estas viejas películas es
sentarse a una distancia de la pantalla que sea alrededor del triple de la dimensión
horizontal de la pantalla.

330
§27
La proyección gnomónica de la Esfera Celeste.
El reloj de Sol como cámara oscura.

LA PROYECCIÓN GNOMÓNICA EN

O
LA CARTOGRAFÍA DE LA ESFERA
tra aplicación muy frecuente de la proyección
gnomónica está, como decíamos antes, en la
cartografía de las esferas terrestre (fig. 27-1) y celeste.
Desde muy antiguo, para resolver el problema de la
confección de mapas terrestres y de la esfera celeste, es decir, de la
representación de una porción de una superficie esférica sobre un
plano, los geómetras griegos
estudiaron diversos sistemas de
representación. De los muchos
sistemas que se han ideado (y de los
que se da una idea en la tabla de la
figura 27-1), sólo uno nos interesa para
el propósito que nos ocupa: la llamada
proyección gnomónica de la esfera. Esta
proyección es un sistema de
representación definido por dos
elementos:
1º) Un centro de proyección, que es el FIG. 27-1
Proyección gnomónica de
centro de la esfera (fig. 27-2). la esfera terrestre.
2º) El plano de proyección, que es un
plano cualquiera1.
Algunas propiedades de la proyección gnomónica que se estudian
en Geometría son las siguientes:

1 En los textos de Cartografía es costumbre representar siempre el plano de proyección


como tangente a la superficie de la esfera.
331
a) Todos los círculos máximos de la esfera se representan
como líneas rectas.
b) No mantiene los ángulos (es decir, no es una proyección
conforme).
c) Incluso para un plano de dimensiones infinitas no
podemos representar en el mismo más1 de un hemisferio.
d) La escala no se conserva y la distorsión es pronunciada.
En el capítulo anterior hemos dado un repaso a los rudimentos de
la proyección gnomónica. Hemos visto la ventaja de la proyección

MERIDIANOS TRÓPICO DE CANCER


(CÍRCULOS
HORARIOS)
CIRCULO POLAR
ÁRTICO

CÍRCULO POLAR ÁRTICO


TRÓPICO DE CANCER
ECUADOR
ESFERA TERRESTRE
POLO SUR

FIG. 27-2 Representación gnomónica de la esfera.

gnomónica en cartografía terrestre, cuando interese que los


círculos máximos de la esfera se transformen en rectas.

1 Los mapas terrestres no suelen abarcar más de 70°, y aun así presentan grandes

distorsiones en las formas.


332
PROYECCIÓN GNOMÓNICA DE
LA ESFERA CELESTE

Esta técnica de representación se puede utilizar igualmente para


proyectar la Esfera Celeste (fig. 27-2) sobre un plano cualquiera.
plano que nosotros vamos a elegir para las aplicaciones que siguen
ya no será necesariamente tangente a la esfera (como es la práctica
habitual en los mapas terrestres)
PANTALLA sino que lo elegiremos donde
B' A queramos. Un segundo grado de
libertad es que podremos situar -
V (PUNTO DE VISTA,
si nos interesa - el punto de vista
VÉRTICE, O y los puntos objeto en el mismo
CENTRO DE
PROYECCIÓN) semiespacio de los dos definidos
A' B
por el plano de proyección
SEMIESPACIO QUE CONTIENE (plano del cuadro). A este último
AL CENTRO DE PROYECCIÓN
caso lo llamaremos proyección
gnomónica invertida. Compárese la
FIG. 27-3 Proyección fig. 26-2 del capítulo anterior con
gnomónica invertida.
la fig. 27-3 de este capítulo.
ADOSAMOS UNA CÁMARA OSCURA

Imagine ahora el lector que cortamos la Esfera Celeste de la fig.


27-4 en dos mitades o hemisferios. El corte lo podemos hacer por
los infinitos planos que pasan por el centro de la esfera.
Comencemos por un corte según el
EJE DEL
plano horizontal del observador MUNDO
(fig. 27-5). El círculo máximo por
ese corte es el Círculo del POLO NORTE
Horizonte. Ahora, imaginemos que CELESTE
construimos una cámara oscura que
adosamos a la semiesfera celeste
(fig. 27-5)., de modo que el orificio POLO SUR ECUADOR
CELESTE CELESTE
de la cámara coincida con el centro
de le Esfera Celeste. ¿Que hemos
conseguido? Nada menos que una FIG. 27-4
cámara oscura que recoja en su La Esfera Celeste.

333
pantalla interior los astros que en
POSICIÓN DEL SOL
EL SOLSTICIO DE VERANO cada momento están sobre el
AL MEDIODÍA horizonte. La visión plana de la
CÁMARA semiesfera celeste ( o, mejor, de
OSCURA
parte de ella) es, como siempre,
una imagen invertida de la real1.
Cada punto objeto de la semiesfera
tiene su punto imagen
IMAGEN DEL SOL
correspondiente en la pantalla de la
cámara oscura. La ley de
FIG. 27-5 Cámara oscura transformación que define esa
con pantalla horizontal..
correspondencia es - y estamos
seguros de que el lector ya se ha percatado de ello hace tiempo -
precisamente, la de una proyección gnomónica . En efecto:
a) Cada rayo o recta que pasa por el centro de la esfera intersecta,
por un lado, a la semiesfera celeste en un punto objeto y, por
otro lado, a la pantalla de la cámara oscura en el correspondiente
punto imagen.
b) El orificio de la cámara (es decir, el centro de la Esfera Celeste)
es el centro de proyección (punto de vista).
c) La pantalla de la cámara es el plano del
cuadro (plano de proyección).
d) Y, finalmente, la proyección es una EJE DEL
MUNDO
proyección gnomónica invertida, porque
el punto de vista está en el mismo
semiespacio (respecto del plano de
proyección) que el objeto.
FIG. 27-6 Cámara
El plano de corte de la esfera en dos oscura con pantalla
semiesferas lo podemos hacer en cualquier vertical orientada al
posición. Por ejemplo, en la fig. 27-6 es Mediodía.

1 Para simplificar, en las esferas celestes de las figuras de este capítulo sólo se han
representado las líneas iso-horarias de tiempo verdadero. Todo lo dicho se aplica
igualmente a cualquier tipo de hora (itálicas, babilónicas, de tiempo medio, de tiempo
legal, planetarias, etc.).
334
vertical, mientras que en la fig. 27-7
es ecuatorial.
EJE DEL
MUNDO Naturalmente, la pantalla de la
cámara oscura imaginaria de las
figuras 27-4 y siguientes no puede
recoger la imagen gnomónica de
toda la semiesfera. Para ello, tendría
que ser infinita su relación
FIG. 27-7 Cámara oscura
con pantalla polar.
anchura/altura. En cuanto al
tamaño absoluto de la cámara, note
el lector que los cambios en el
tamaño absoluto (para una relación de esbeltez anchura/altura
constante) no repercuten en que la pantalla recoja más ni menos
porción de la semiesfera celeste. Sólo varía la escala del mapa
celeste (es decir, del reloj solar).
EL RELOJ DE SOL
COMO CÁMARA OSCURA

Una vez visto que la cámara oscura funciona según una


transformación gnomónica, vamos a ver su relación con el reloj
de Sol. Cuando en las imaginarias semiesferas celestes anteriores,
con sus cámaras oscuras adosadas, el Sol ocupa una posición
cualquiera (correspondiente a una fecha y una hora particulares)1 ,
si unimos esa posición objeto con un rayo solar que pasa por el
orificio, la intersección del rayo solar sobre la pantalla (plano del
reloj) marcará un punto que será el punto imagen del Sol en esa
fecha y hora.
Por último, imaginemos que en la Esfera Celeste están dibujadas
las líneas que definen los caminos del Sol, es decir los círculos iso-
declinación paralelos al Ecuador celeste (que definen la fecha ) y
los círculos iso-horarios (que definen la hora ). En este caso, en la
pantalla de la cámara oscura hipotética aparecerían las imágenes
invertidas de esos caminos, como se indica en la figura 27-8. De

1 En el ejemplo de la fig. 27-5, la posición es la correspondiente al mediodía del solsticio

de verano
335
TRÓPICO DE ESTRELLA
CANCER POLAR
ECUADOR
CELESTE
EJE DEL MUNDO
TRÓPICO DE
CAPRICORNIO

CÁMARA
CÍRCULO DEL OSCURA
HORIZONTE f
PANTALLA ORIFICIO
GNOMÓNICO
7

10
8 9

RELOJ
HORIZONTAL
11

SUR (PANTALLA DE
LA CÁMARA
12 13

OSCURA)
15
16

14
17

FIG. 27-8 El reloj de Sol como cámara oscura.

nuevo, estamos seguros que el lector habrá ya reparado en que esa


imagen en la pantalla de la cámara oscura (o sea la proyección
gnomónica de la semiesfera sobre el plano de la pantalla) no es
otra cosa que el trazado de un reloj solar en el que:
a) El gnomon puntual del reloj es:
- El orificio de la cámara oscura.

336
- El centro de proyección o punto de vista de la
proyección gnomónica.
- El centro de Esfera Celeste.
b) El plano del reloj solar es:
- La pantalla de la cámara oscura.
- El plano de proyección o plano del cuadro de la
proyección gnomónica.
c) La distancia del gnomon puntual del reloj solar al plano del reloj
es:
- La distancia focal f de la cámara oscura.
- La distancia f entre el punto de vista de la proyección
gnomónica y el plano del cuadro.
Seguramente, ahora entenderemos mejor por qué desde antiguo la
proyección gnomónica1 se ha llamado precisamente así, o por qué
hemos llamado "orificio gnomónico" al orificio de la cámara oscura.
CUANDO EL PLANO DE PROYECCIÓN
NO ES UN PLANO

No podemos extendernos más en estas


analogías. Pero note el lector, por
ejemplo, que el concepto de proyección
gnomónica se puede extender - como
sabemos - a superficies de proyección
FIG. 27-9 distintas de un plano. Así, en la figura 28-
Cámara oscura con 9 la superficie de proyección es una
pantalla hemisférica semiesfera. El reloj resultante es el típico
cóncava.
reloj hemisférico de Beroso.

1 It has its name from Gnomonics, or Dialling, because the lines on the face of every dial are from a

projection of this sort: for if the sphere be projected on any plane, and upon that side of it on which the
sun is to shine; also the projected pole be made the centre of the dial, and the axis of the globe the style or
Gnomon, and the redius of projection its height; you will have a dial drawn with all its forniture.
Mathematical and Philosophical Dictionary, London, 1795.
337
EL RELOJ DE SOL COMO
MAPA CELESTE

Estamos seguros de que el lector también estará de acuerdo con


las siguientes imágenes poéticas de un gnomonista inglés del siglo
XVII1:
Un reloj de Sol es el mapa visible del tiempo. Hasta que se inventó,
juguetear al Sol con las sombras no era sino una necedad. Es la
anatomía del día y representa el camino del Sol a una escala de
miles. Es la silenciosa voz del tiempo, y sin él, el día estaría sordo ...
Es el libro del Sol en el cual escribe la historia del día. En fin, el
mismo Firmamento no es sino un gran reloj de Sol, y el reloj no es
otra cosa sino un firmamento en pequeño.
GNOMONISTAS-FOTÓGRAFOS
Y FOTÓGRAFOS-GNOMONISTAS

Los aficionados a estos temas agradeceríamos a los que entienden


de fotografía y de relojes que profundizasen sobre estas analogías.
hemos leído sobre la intención 2 del conocido fotógrafo y
gnomonista italiano Ando Gilardi de escribir sobre este asunto: le
garantizamos que tendrá en los autores de esta obra dos lectores
atentos y fervorosos. Otro autor que podría ilustrarnos sobre
estas analogías es, sin duda, el Dr. Ing. Manuel M. Valdés, que es
un conocido gnomonista y un buen aficionado a la fotografía.
Ambas cualificaciones, la de fotógrafo-gnomonista de Gilardi y la de
gnomonista-fotógrafo de Valdés se complementarían una a la otra.
Naturalmente, hemos citado esas dos distinguidas personas a
título de ejemplo, pero la lista se podría ampliar mucho.

1 A Dial is the Visible Map of Time, till Whose Invention ´twas follie in the Sun to play with a
Shadow. It is the Anatomie of the Day and a Scale of Miles for the Jornie of the Sun. It is the silent
Voice of Time and without it the Day were dumbe ...It is ye Book of ye Sun on which he writes the
Storie of the Day. Lastly Heaven itself is but a generall Dial, and a dial it, in a lesser volume.
Robert Hegge, Heliotropum Sciothericum". Citado por Alice M. Earle en Sundials and Roses
of Yesterday.
2 Io sto ora scrivendo uno tratarello sui rapporti fra la Fotografia e la Gnomonica, con exempi pratici

di come si possano costruire le stenopeiche (di mia antica passione) como Orologi Solari, e Orologi Solari
come macchine fotografiche ottiche, ( Gnomonicaitalia, Carta de Ando Gilardi al fotógrafo
Tonello, 3 septiembre 1999).
338
TRÓPICO DE ESTRELLA
CANCER POLAR
ECUADOR
CELESTE
EJE DEL MUNDO
TRÓPICO DE
CAPRICORNIO

CÍRCULO DEL
HORIZONTE f
PANTALLA DE LA GNOMO PUNTUAL
"ANTICÁMARA LÚCIDA" OPACO
7

10
8 9

RELOJ
HORIZONTAL
11
SUR (PANTALLA DE
LA ANTICÁMARA
12 13

LÚCIDA)
15
16

14
17

FIG. 27 -10 El reloj de Sol como anticámara lúcida.

EL RELOJ DE SOL Y
"LA ANTICÁMARA LÚCIDA"

Finalmente, nótese que todo lo dicho sobre la cámara oscura y el


reloj solar se aplica tal cual a la "anticámara lúcida". La figura 27-10
es una repetición de la fig. 27-10, en versión "anticámara" (gnomon
opaco) y en la que hemos representado el triángulo estilar
completo. Como afirma Gilardi en la carta antes citada, "L´ombra è
tecnicamente, filologicamente, semanticamente un´Immagine: gli Orologi

339
Solari sono Macchine Fotografiche di quelle propriamente chiamare Camere
Chiare."
EL RELOJ DE SOL COMO
"PROYECCIÓN GNOMÓNICA DE
UNA PROYECCIÓN GNOMÓNICA"

Algunos diseñadores han sacado partido del hecho de que el reloj


de Sol es una perspectiva gnomónica de la Esfera Celeste sobre el
plano del reloj. Algunos han aprovechado la convergencia de las
líneas horarias en el arranque del gnomon polar (el punto del
infinito) para concebir diseños artísticos que utilizan esas líneas y
ese punto de fuga como elementos del dibujo de una escena, a
menudo con la perspectiva falseada (como en la escenografía
teatral).
Un ejemplo1 muy ingenioso es el de Harriet James, en el muro
occidental de una estación de ferrocarril. El efecto de perspectiva
artística de las vías férreas dibujadas sobre las líneas horarias es
muy sugestivo.
Otro estupendo ejemplo es el reloj de Mario Arnaldi de horas
temporarias que representa un mirador o rotonda cenital con
unos angelitos asomándose hacia el espectador. Otra muestra
soberbia2 es el reloj que representa a San Sebastián con su
iconología clásica, en Pennabilli, Pesaro, diseñado por el mismo
Arnaldi sobre una idea de Tonino Guerra. Es un reloj orientado
casi exactamente a Levante, en el que las líneas horarias son las
flechas hincadas en el pecho del Santo.
CÁLCULO DE UN RELOJ
CON LAS REGLAS DE LA PERSPECTIVA

No es difícil desarrollar reglas prácticas para el diseño de relojes


basadas en las normas, conceptos y vocabulario de la Perspectiva.
El editor de las famosas Récréations Mathématiques de Ozanam3

1 Ver una fotografía en BBS Bull. Volume 11(I), p. 42.


2 Al lector que no conozca estas obras, le recomendamos vivamente que visite la página
de Internet - fácilmente buscable - de Mario Arnaldi.
3 Ozanam, Récréations Mathématiques et Physiques, Paris, 1778.

340
alaba la labor que hizo en ese
sentido Gravesande1. La
referencia del comentarista de
Ozanam es como sigue:
Nous ne pouvons omettre ici la maniere
ingénieuse dont le célebre M. s´Gravesande
envisage le problême général de tracer un
cadran solaire: il le reduit à un simple
problême de perspective, qu´il réffoud selon les
principes de cette branche de l´optique. Cette
partie de son oubrage est un morceau
remarquable par son élégance, sa précision &
sa généralité.
En este texto es interesante la
confirmación de que, todavía a
finales del siglo XVIII, se
consideraba a la Perspectiva
como una parte de la Óptica.
Pero volviendo a Gravesande, la
FIG. 27-11
verdad es que el método está,
más o menos explícito, en los
textos de los antiguos
gnomonistas y ópticos o perspectivistas, como Maurolico. Entre los
modernos, es frecuente encontrar un breve capítulo de
Gnomónica en los textos de geometría descriptiva, en los que se
aborda el diseño de relojes con técnicas de perspectiva cónica. El
inconveniente de estos enfoques es que el lector debe estar
familiarizado con conceptos y vocablos muy particulares.
Aplicando las simples relaciones geométricas inherentes a la
transformación gnomónica, junto a la trigonometría esférica que
define los caminos del Sol, también sería muy fácil desarrollar un
1 G. J. Gravesande, Essai de Perspective, Leyde, 1711..El capítulo 9º, L´usage des régles de la

Pérspective dans la Gnomonique, está dedicado a la exposición de un método para la


construcción de un reloj cualquiera a partir de uno horizontal. El autor dice, muy
gráficamente, que si l´on considére l´extrémité du stile comme l´œil, & les rayons Solaires comme
des rayons visuels, on pourra, par le moyen d´un quadran Horizontal, tracer tous les autres quadrans
possibles pour la même latitude. Citamos por la edición de La Haya de 1740 ( fig. 28-11).
341
algoritmo para el diseño de un reloj solar. Sinceramente, creemos
que no merece la pena. En el Ejemplo 1 siguiente se puede ver
una muestra.

EJEMPLOS DE APLICACIÓN

EJEMPLO 1.- Calcular la ecuación del reloj horizontal, como proyección


gnomónica de la esfera celeste.
SOLUCIÓN:
Llamaremos a la altura y al acimut solares, simplemente, Altura y Acimut. De la

SOL

ALTURA

Y
NORTE
ACIMUT ACIMUT ALTURA

SUR
y
P X
x ESTE

FIG. 27-12 Derivación de la ecuación


del reloj de Sol horizontal.

342
figura 27-12:
f
tan( Altura ) =
x + y2
2

x2 + y2
cos( Acimut ) =
y

x2 + y2
sin( Acimut ) =
x
Resolviendo para x, y:
sin( Acimut )
x= f ´
tan( Altura )

cos( Acimut )
y= f ´
tan( Altura )
Por Astronomía elemental de Posición sabemos que:
Sx
Acimut = arctan
Sy

Altura = arcsin S z

siendo:
S x = cos d SOL ´ sin t

S y = - cos j LOCAL ´ sin d SOL + sinj LOCAL ´ cos d SOL cos t

Sz = - cos j LOCAL ´ cos d SOL - cos j LOCAL ´ cos d SOL cos t

en donde:
jLOCAL es la latitud geográfica de la localidad,
dSOL es la declinación solar en el día de la fecha,
t es el ángulo horario en un instante determinado:
t = 15 ´ ( n - 12 )
siendo n la hora de tiempo verdadero. Sustituyendo:

343
1 + S z2 Sx
x =-f ´ ´
1 - S z2 Sz

1 + S z2 Sy
y =-f ´ ´
1- S 2
z Sz

que son las ecuaciones paramétricas del reloj horizontal.

Laudate Dominum
Sol & Luna,
Laudate Eum
Omnes Stellæ & Lumen

FIG. 27-13 Leyenda latina en un reloj de Sol:


Sol y Luna alabad al Señor; luz y todas las estrellas, alabadle.

344
§28
El reloj solar como ábaco gnomónico
para el cálculo de
insolaciones y sombras.

C
ALCANCE DE ESTE CAPÍTULO

omo ha pasado con otras tantas aplicaciones de la


Nomografía (que deberíamos llamar Gnomografía ), los
ábacos para el cálculo de insolaciones y sombras están
cayendo rápidamente en desuso, sustituidos por
aplicaciones informáticas. No pretendemos aquí reivindicar la
utilización de relojes solares como ábacos para el cálculo, lo que
sería un tanto ridículo. Sólo aprovechamos esa posibilidad para
remarcar algunos puntos de nuestra tesis.
La realidad es que las cartas solares son cada vez menos utilizadas,
por lo menos en su versión convencional sobre papel. Existen
paquetes comerciales de software que resuelven cualquier problema
de insolación. El mismo software de dibujo más utilizado actualmente
(el AutoCAD ) incluye una aplicación con la que se pueden simular
las sombras de un edificio u objeto cualquiera en la fecha y hora
elegida. Bien es verdad que la utilización de estas poderosas
herramientas informáticas exige, como todo en esta vida, un estudio
y - sobre todo - una mínima práctica constante, que sólo pueden
tener los profesionales que se enfrentan a esos temas con suficiente
frecuencia.
También es verdad que las aplicaciones informáticas son cada vez
más amigables y, para utilizarlas, cada vez se necesita saber menos y
menos (porque la propia aplicación va enseñando al usuario). Pero,
hoy por hoy, él que sólo ocasionalmente va a resolver un problema
de insolaciones, probablemente estime útiles los gráficos
convencionales. Creemos que el presente apartado puede ser útil
para este tipo de usuario ocasional.
345
ÁBACOS SOLARES

Se llaman ábacos o cartas solares, de insolación o de asoleamiento, a


gráficos muy diversos, más o menos ingeniosos y más o menos
útiles, que permiten determinar de forma rápida el recorrido del Sol
por encima del horizonte del observador. Los arquitectos e
ingenieros los utilizan para sus cálculos de horas de insolación,

SOLSTICIO
DE INVIERNO

9 15

10 14
11 12 13
EQUINOCCIOS

8 16
7 17
6 18
1 cm SOLSTICIO
DE VERANO

FIG. 28-1 Una copia de un simple reloj horizontal puede servir de


excelente ábaco gnomónico. Ejemplo para Madrid (lat. 40,4º).

sombras de edificios y de marquesinas, situación de paneles solares,


etc. y, en general, para la resolución rápida y aproximada de los
problemas comunes relacionados con la posición del Sol.
MUCHA VARIEDAD

El ingenio de los profesionales ha producido multitud de tipos y


variantes de las cartas y ábacos de insolación, a veces llamados de
asoleamiento. La elección entre unas cartas u otras depende del tipo de
estudio en que se vaya a trabajar y, sobre todo, de los gustos

346
personales del calculista. Incluso el país de origen parece influir en la
preferencia por unas cartas u otras.
Las cartas cilíndricas son, quizás, las más utilizadas por su sencillez.
Son rectángulos que reproducen, como su nombre indica, una
proyección cilíndrica de la Esfera Celeste. El acimut se muestra en el
eje horizontal, y la altura solar en el vertical.
Las cartas polares son muy utilizadas por los ingenieros. Suelen ser
proyecciones estereográficas de la Esfera Celeste. El acimut del Sol
hace el papel de la coordenada polar angular tradicional, mientras
que la altura solar viene definida por el radio polar. Tanto las cartas
cilíndricas como las polares incluyen una familia de curvas con las
fechas.

ACIMUT
SUR
9 NORTE

SOLSTICIO 10
DE INVIERNO A 11 12 13

8
P
7
PIE DEL GNOMON
GNOMON

FIG. 28-2 Acimut solar a una hora y en una


fecha determinadas.

347
Hay un tipo de cartas llamadas gnomónicas que utilizan a veces los
arquitectos1. En realidad, son poco prácticas y, aunque la
bibliografía es abundante2, sospecho que pocos profesionales las

GNOMON PUNTUAL
(VÉRTICE O
CENTRO DE PROYECCIÓN)

V
h
PLANO
f HORIZONTAL
A a P

FIG. 28-3 Sombras horizontales.

utilizan en la práctica. En nuestra opinión, los autores suelen


excederse en ingenio de forma que, tratando de diseñar gráficos
muy ambiciosos, quizás terminan por ser poco prácticos.
EL RELOJ - ÁBACO SOLAR

En este apartado vamos a seguir un camino modesto pero fácil y


efectivo. Como aplicación inmediata de los apartados anteriores,
recomendamos la utilización de un simple reloj horizontal como
carta solar, en vez de las docenas de gráficos que incluyen algunos
de los métodos citados.

1 Suponemos que se debe a que son de los pocos técnicos que están familiarizados en su

trabajo diario con la perspectiva cónica o gnomónica.


2 Por citar alguna en español ver, por ejemplo: B. Torroja & M.J. Escorihuela, Cartas

Solares en Representación Gnomónica para Madrid, C.S.I.C., Madrid, 1986. También: F.


Ramón, Sol sobre Madrid. Trayectorias Solares Perspectivas a 40° Latitud Norte., C.A. de
Madrid, 1989.
348
UTILIZACIÓN DEL ÁBACO

Las ideas básicas son las siguientes:


1) Trazar sobre un papel un reloj de Sol, diseñado para la localidad
en que se va a aplicar el ábaco (en la figura 28-1 se ha realizado para
Madrid, lat. 40,4°). Calcularlo para una altura f cualquiera del
gnomon puntual. Lo más cómodo es elegir f igual a la unidad (un
centímetro, una pulgada...). En la figura 28-1 se ha elegido f = 1 cm.
Incluir en el diseño1 la familia convencional de hipérbolas de fechas.
Insistimos en que se trata de un ábaco, es decir, que basta con el
diseño sobre el papel: no hace ninguna falta materializar el gnomon.

DIRECCIÓN PRINCIPAL DE PUNTO CUYA SOMBRA


LOSRAYOS SOLARES EN ESTAMOS ESTUDIANDO
UNA FECHA Y HORA FACHADA VERTICAL DE
DETERMINADAS UNA ORIENTACIÓN
CUALQUIERA
A

GNOMON DEL V
RELOJ-ÁBACO V'
B
P S
P'
R Q
PLANO
HORIZONTAL R'

FIG. 28-4 Estudio de la sombra del asta de la bandera AB


a partir de la del gnomon VP.

1 Para mayor claridad de la exposición, en todas las figuras de este capítulo sólo se
muestran las líneas principales del reloj-ábaco, o las más relevantes para el tema de que
se trate.
349
2) Para la fecha y hora que interesen (por ejemplo, el solsticio de
invierno y las 10 horas de tiempo verdadero) identificar en el reloj el
punto A que define esa fecha y hora,
VERTICAL es decir, la intersección de la hipérbola
PERPENDICULAR del solsticio de verano con la línea
A LA Z horaria de las 10 horas (punto A de la
FACHADA
Y
figura 28-2).
3) Unir con una recta el punto A con
X el pie P del gnomon (fig. 28-2). Medir
PARALELO con regla el segmento AP.
A LA
FACHADA 4) Como se ve en los triángulos
semejantes de la figura 28-3, el
FIG. 28-5 gnomon vertical VP arroja una sombra
horizontal AP. La longitud de la
sombra que arrojará un objeto vertical de altura h (el caballero con
el astrolabio de la figura 28-2, por ejemplo) será:
h
l = ´ AP
f

en donde la longitud AP se midió sobre el ábaco en el paso tercero.


Si, como recomendábamos antes, f = 1 , el cálculo de la longitud
horizontal de sombra l es inmediato. Generalmente calcularemos
esta simple multiplicación, sin necesidad de construir la figura 28-3.
5) Si queremos averiguar el acimut de la sombra, lo podemos hacer
con un transportador de ángulos (fig. 28-2). Pero, si vamos a
trabajar frecuentemente con acimutes, es preferible que dibujemos
las líneas iso-acimut en la propia carta gnomónica.
6) Si queremos averiguar la altura solar aSOL , lo podemos hacer
construyendo la figura 28-3 y midiendo aSOL con un transportador
de ángulos. También lo podemos calcular:
f
a SOL = arctg
AP

350
En realidad, como ocurre con el acimut, si nos interesa trabajar con
las alturas solares, lo más práctico es incluir en el reloj solar las líneas
iso-altura.
7) En determinados cálculos, y muy especialmente en los cálculos de
sombras sobre paramentos que no son horizontales, es conveniente
descomponer la sombra del gnomon (virtual) del ábaco, en dos
componentes horizontales mutuamente
perpendiculares. Una de las componentes se ALZADO
elige paralela al paramento que nos interese.
A ASTA
En la figura 28-4, el segmento PQ es la
sombra horizontal del gnomon vertical PV x
V'
(para el que hemos calculado el reloj-ábaco z
horizontal). Descomponemos vectorialmente
P'
esa sombra PQ en otras dos: una PR B
(paralela al paramento vectorial) y otra PS SOMBRA
BUSCADA
(ortogonal a la anterior). El triángulo de DEL ASTA
sombra PVR (paralelo a la fachada que nos
interesa) nos permite calcular la sombra del
P'
segmento AB (un asta de bandera, por
ejemplo) sobre la pared, aprovechando la B PIE DEL
semejanza de los triángulos rayados de la ASTA
figura. Esta semejanza se puede utilizar para
Q
calcular numéricamente las longitudes de las
sombras que nos interesan. Sin embargo, los
autores prefieren hacerlo gráficamente. P R
Naturalmente, no es necesario dibujar en
cada caso la figura 28-4 (que sólo se incluye PLANTA
para clarificar la explicación). El
procedimiento recomendado consiste (fig.
28-6) en representar el asta de la bandera en FIG. 28-6
Planta y en Alzado. Una vez obtenida la
sombra horizontal PQ del gnomon sobre el
ábaco, trazamos una paralela BP´ por el pie B del asta hasta la traza
de la pared. Subimos por P´ la vertical P´V´ sobre la fachada .
Descomponemos PQ en sus componentes PR y PQ en donde PR

351
9 15

10 14
11 12 13

8 9 15 16
7 17
40º
6 18
30º

20º

!0º

FIG. 28-7 Curvas iso-altura solar sobre el ábaco-reloj (esquema


simplificado). Las alturas se indican de 10º en 10º, excepto para la
última, que corresponde a 73º ( » altura máxima en Madrid).

es paralela a la fachada. Para mayor claridad, denominaremos a estas


componentes como se indica en la figura 28-5. Así:
VP = Componente vertical = z = f.
PR = Componente horizontal paralela a la fachada = x
PQ = Componente horizontal perpendicular a la fachada = y

352
Sobre el Alzado, trazamos por A una recta de pendiente1 z/x . La
intersección de esta recta inclinada con la vertical anterior P´V´ es
la sombra buscada del extremo del hasta. Con todo este proceso no
hemos hecho otra cosa que repetir la figura 28-4, omitiendo las
construcciones superfluas.


330º 30º

9 15
300º 10 14
60º
11 12 13

270º 90º
8 9 15 16
7 17
6 18

FIG. 28-8 Reloj-ábaco con los acimutes solares


(esquema simplificado).

8) Por supuesto, no es necesario que el plano de proyección de


nuestro ábaco sea el horizontal. Podemos utilizar uno vertical u otro
cualquiera. Si el proyectista tiene que hacer cálculos repetitivos sobre
una fachada determinada de un edificio, probablemente encontrará
más cómodo trabajar con un reloj vertical diseñado para esa
fachada. Si el lector echa un vistazo a los ejemplos que siguen, no

1 Para el trazado de esta recta no es necesario ningún cálculo. Basta medir a partir de A
una distancia horizontal x, y donde termina este segmento horizontal trazamos un
segmento vertical de longitud z = f . La recta buscada es la que une A el extremo de
este segmento con el el punto A. En las figuras siguientes, las pendientes se indican con
triángulos similares al descrito, fuera de escala.
353
70 6050 40º 30º 20º 15º 10º

350 0º 10 20
340
330 30
0 40
32
9 15
310

50
10 14
300

11 12 13

60
0
360 270º 280 29

70
80
8 9

90º 100
15 16
7 17
6 18
250

110
240

120
0
23

130

0 140
22
150
210
200 160
180º 190 170

FIG. 28-9 Esquema simplificado de ábaco-reloj con corona de


acimutes solares y escalilla de alturas solares.

encontrará ninguna dificultad en adaptar el modus operandi a ábacos


sobre cualquier otro plano.
9) Nótese que el ábaco horizontal no es adecuado para representar
los ortos y ocasos solares porque, este plano es, precisamente, en el
que se producen los ortos y ocasos. Si el tipo de estudios que
354
queramos hacer requiere su cálculo frecuente, hay que utilizar otro
plano de proyección, el vertical por ejemplo, como se menciona en
el párrafo anterior.
Con lo dicho, creemos que basta para hacer los cálculos más
sencillos de sombras e insolaciones. Algunos de estos casos simples
se recogen en los siguientes ejemplos.

Y Y
X 9 15
Z
10 14
11 12 13
W a

V P

P
U 8 15 16 Q
7 17
T R
6 18
S S

FIG. 28-10 Reloj horizontal (Madrid, lat.40,4º) con las


líneas zodiacales, y líneas horarias cada cuarto de hora.

CONSEJOS PRÁCTICOS

Para utilizarlo como ábaco, el reloj más útil será, generalmente, el


horizontal. Sin embargo, se puede utilizar cualquier otro reloj plano,
con las evidentes ligeras adaptaciones en el método.
Conviene incluir en el reloj ábaco algunas de las familias de curvas
- bien conocidas de los aficionados a la Gnomónica- que puedan
ser útiles para el arquitecto o para el calculista de asoleamientos,
como los acimutes o las alturas solares. Si se prefiere trabajar con
ábacos menos abigarrados, las líneas iso-altura (lo mismo que las
iso-acimut) se pueden dibujar en gráficos transparentes separados
355
(figuras 28-7 & 8). También se puede trazar en un mismo soporte
transparente una corona con la escala de acimutes y una escalilla
radial de alturas, como se muestra en la fig. 26-9. Consideraciones
parecidas se pueden hacer sobre las curvas iso-declinación, de las
que conviene disponer ábacos separados con los meses zodiacales
(fig. 26-10) y los meses de calendario (uno para los de verano -
otoño y otro para los de invierno - primavera). El trazado de las
rectas iso-acimut es inmediato. El de las curvas iso-altura es
facilísimo, teniendo en cuenta que son circunferencias con centro
en el pie P del gnomon y de radio:
1
r =
tan a SOL

Nótese que casi todos los ejemplos siguientes los hemos realizado
en tiempo verdadero. Si al lector le resulta más cómodo puede partir
de un reloj - ábaco que proporcione la hora oficial.

FIG. 28-11 Leyenda latina en un reloj de Sol:


Trabaja mientras haya luz.

356
EJEMPLOS DE APLICACIÓN

EJEMPLO 1.- Calcular la sombra del edificio paralelipédico que se representa en


planta en la figura 28-12, el día del solsticio de invierno a las 15 horas de tiempo
verdadero. El edificio está en Madrid (lat. 40,4º).
SOLUCIÓN:
Diseñamos un reloj horizontal para Madrid, con una distancia focal, por ejemplo,
de f = 1 cm, es decir, 10 metros a la escala 1:1000 del dibujo. Lo orientamos
conforme al Norte del dibujo del edificio. Medimos PA = 41,1 m. Como la altura
del edificio es de 15 m, la longitud de la sombra será:
(1 + 1) 2
´ PQ = ´ 2,5 = 5 m
1 1
Ahora, para construir la sombra, basta llevar segmentos de esa longitud 6,2 m
paralelos a PA , a partir de cada punto singular de la altura del edificio.
EJEMPLO 2.- Calcular las sombras de las tapias que cierran el solar representado
en planta en la figura 28-13, a las 6¼ horas de tiempo verdadero el día del solsticio
de verano. El solar se encuentra en Madrid.
SOLUCIÓN:
Diseñamos un reloj horizontal para Madrid, con una distancia focal, por ejemplo,
de f = 1 cm, es decir, 10 metros a la escala 1:1000 del dibujo. Lo orientamos
conforme al Norte del dibujo del solar. Medimos PA = 31,3 m. Como la altura
del edificio es de 2 m, la longitud de la sombra será:
2
´ 31,3 = 6 ,3 m
10
Ahora, para construir la sombra, basta llevar segmentos de esa longitud 6,3 m
paralelos a PA , a partir de cada punto singular de la altura de la tapia.
EJEMPLO 3.- En la figura 28-14 se muestra una marquesina (en planta y alzado)
que protege de la insolación excesiva a una fachada. Calcular la sombra sobre la
fachada a las 14 horas de tiempo verdadero, el día del solsticio de invierno, en
Madrid. La orientación de la fachada ase indica con una flecha sobre la Planta.
SOLUCIÓN:
Para mayor claridad (y, también, para comprobación de las construcciones gráficas
siguientes) hemos dibujado una Vista Lateral, aunque esta última es superflua.
Como siempre, preparamos el diseño de un reloj horizontal de tiempo verdadero.
La altura del gnomon elegida es f = 1 cm, que representa un metro a la escala del
dibujo. Orientamos el gráfico del reloj de acuerdo con el plano. Identificamos el
357
ALTURA SOMBRA A LAS 15 HORAS DEL
EDIFICIO: SOLSTICIO DE INVIERNO
15 m
PLANTA
30 m

ESCALA: 1 / 1000

0 10 20 30 40 50 m
10 m

NORTE 15
A
10 14 SOLSTICIO DE
11 12 13 INVIERNO
LÍNEA HORARIO
DE LAS !5 HORAS

P 15 16
17
PIE DEL
GNOMON
18

FIG. 28-12 Ejemplo 1.

358
N
51º
SOMBRA
EXTERIOR

8
TAPIA DE
2 m DE ALTURA

SOMBRA EN EL
INTERIOR DEL SOLAR
ESCALA: 1 / 1000
9

7 10 14
11 12 13

6¼ 8 9
P
7
6
6
A
SOLSTICIO DE VERANO

LÍNEA HORARIA DE LAS 6¼ HORAS

FIG. 28-13 Ejemplo 2.

359
b MARQUESINA
z
x x
z z
y

SOMBRA A
LAS 14 HORAS
VISTA ALZADO DEL SOLSTICIO
DE INVIERNO
LATERAL

ESCALA: 1 / 100
b N

PLANTA
NORTE
10 SOLSTICIO DE
INVIERNO
11 1
2 13 14
A
LÍNEA HORARIA
DE LAS !4 HORAS
y
P
x
PIE DEL
GNOMON

FIG. 28-14. Ejemplo 3.

360
punto Q intersección de la hipérbola iso-fecha y de la recta iso-horaria
correspondientes. Trazamos el segmento PQ que une el pie P del gnomon con ese
punto Q . Descomponemos vectorialmente el segmento PQ en dos componentes
x, y, paralela y perpendicular, respectivamente, a la fachada.
Desde las esquinas C y D de la planta trazamos paralelas a PQ hasta que corten a
la fachada. por los puntos de corte subimos sendas verticales por la fachada. Por
los puntos C y D (ahora en el Alzado) trazamos líneas que tengan la pendiente
z /x (ya que x es la componente paralela a la fachada). Recordemos que z = f
era un centímetro (sobre el dibujo). Los puntos de corte de estas últimas líneas
con las verticales subidas desde la Planta nos definen los límites de la sombra.
Nótese que, en vez de la Planta, podríamos haber utilizado la Vista Lateral, pero
ahora con las líneas de pendiente z /y (ya que y es la componente perpendicular
a la fachada).
EJEMPLO 4.- En la figura 28-15 se muestra la planta ABCD de un patio de
vecindad en el interior de una finca en Madrid. La escala es 1:50. La orientación se
indica sobre la planta. Calcular el juego de sombras en las fachadas interiores del
patio, los días de los equinoccios a las 16 horas de tiempo verdadero.
SOLUCIÓN:
Como ilustración, seguiremos utilizando como ábaco el mismo reloj horizontal de
los ejemplos anteriores, a pesar de que la altura de gnomon f = 1 cm represente ½
metro a la escala 1:50.
Orientamos el gráfico del reloj de acuerdo con el plano de la Planta del patio.
Buscamos la intersección Q de la línea equinoccial con la de las 16 horas.
Trazamos el segmento PQ que une ese punto con el pie P del gnomon.
Descomponemos vectorialmente el segmento PQ de sombra horizontal del
gnomon en dos componentes x, y, paralelas a las dos direcciones de las fachadas
del patio.
Encima de la planta dibujamos el desarrollo de las fachadas verticales interiores del
patio.
Según se deduce fácilmente de la dirección horizontal PQ del Sol en este
momento, la esquina D de la Planta es la única que arroja su sombra al interior del
patio. En la Planta, desde D trazamos una paralela a PQ hasta que corte el
perímetro de la fachada. Por el punto de corte subimos una vertical hasta el
Alzado. En el Alzado y por la esquina A, trazamos una recta de pendiente z /x
hasta que corte a la vertical anterior. Por el punto de corte trazamos la horizontal.
Siguiendo en el Alzado, desde C trazamos la recta de pendiente .z /y hasta que
corte a la horizontal anterior. Comprobación: este último punto de corte debe
coincidir siempre con la vertical por B. Con esto, hemos acabado de definir el
juego de sombras.

361
DESARROLLO DE LAS
FACHADAS INTERIORES
D A B C D
z z
x y

A B
N
PATIO
D C
PLANTA
ESCALA: 1 / 50
15 LÍNEA HORARIA
DE LAS16 HORAS
16
NORTE
14 17

13 Q
12
11
10

y
P x
LÏNEA DE LOS
EQUINOCCIOS

FIG. 28-15 Ejemplo 4.

362
EJEMPLO 5.- En la figura 28-16 se muestra una ventana en Planta y Alzado. La
orientación se indica en la Planta. Se pide calcular la mancha de luz que arroja la
ventana sobre el suelo de la habitación en los días de los equinoccios, a las 8 horas
de tiempo verdadero. Situación: Madrid.
SOLUCIÓN:
El reloj utilizado como ábaco sigue siendo el que tiene por altura de gnomon f =
1 cm, que representa 1 metro en la escala 1:100 de la figura. Orientamos el gráfico
del reloj de acuerdo con la orientación de la Planta. buscamos la intersección Q de
la línea equinoccial con la de las 8 horas. Trazamos el segmento PQ que une el pie
P del gnomon con el punto anterior. Descomponemos vectorialmente el
segmento PQ en dos componentes y, x, (ortogonal y paralela, respectivamente, a
la fachada de la ventana).
A la derecha del Alzado hemos dibujado una sección S-S´por la ventana.. En la
Planta, desde los dos puntos E & F de la ventana trazamos sendas paralelas a PQ.
En la Sección, desde los dos extremos de la ventana trazamos sendas paralelas con
una pendiente z /y . Trasladamos a la Planta las intersecciones de estas últimas
paralelas con el pavimento. Por los puntos trasladados a la Planta, trazamos dos
líneas paralelas horizontales. Las intersecciones de estas últimas con la primera
pareja de paralelas definen la mancha de luz.
Nótese que, en estos problemas, la construcción de una Vista Lateral auxiliar (o
una sección, como en este caso particular) suele ser superflua. Las hemos incluido,
tanto porque puede ayudar a la intuición del lector, como porque es un buen
medio de comprobación. En el caso que ahora nos ocupa, si no hubiéramos
querido construir la Sección, habríamos calculado (por el procedimiento general)
la longitud de la sombra de A:
(1 + 1) 2
´ PQ = ´ 2,5 = 5 m
1 1
Basta medir EA´ = 5 m para obtener los puntos A´ & B´.
EJEMPLO 6.- En la figura 28-17 se muestra un edificio de 40 m de altura
dibujado en planta. Calcular en qué temporada y en qué gama horaria la sombra
arrojada por el edificio cubrirá el punto A. Situación: Madrid.
SOLUCIÓN:
El reloj utilizado como carta solar tiene una altura de gnomon f = 1 cm, que
representa 10 m en la escala 1:1000 de la figura. Naturalmente, necesitaremos un
reloj-ábaco que contenga las líneas iso-fecha con suficiente detalle. Para ilustración
del ejemplo bastará con las líneas zodiacales. Trazamos por A las rectaslímites AB

363
S

SECCIÓN S-S'
A B
y
1m
C z
D
1m

S' ALZADO
INTERIOR

E F

D'
N C'

MANCHA
DE LUZ
B'
A'

PLANTA P x
ESCALA: 1/100 y

Q
7
13
12 EQUINOCCIOS
11
A 10
TE 8
NOR
LÍNEAHORARIA
DE LAS 8 HORAS
9

FIG. 28-16 Ejemplo 5.

364
A

C
PLANTA
ALTURA: 40 m

PARALELA A AC
PARALELA A AB
N
9
a
10 14
b 13 a
`
c _
d R ^
e
Q i
fg gh
6,6 m
10,9 m
P

FIG. 28-17 Ejemplo 6.

365
y AC que fijan los límites de las direcciones horizontales de las sombras que
interesan. Por el pie P del gnomon trazamos dos rectas PQ y PR paralelas,
respectivamente, a AB y AC. Los puntos sobre estos segmentos nos indicarán las
combinaciones fecha-hora en las que las sombras del edificio tienen las
direcciones que nos interesan. Sin embargo, no todas ellas son válidas, porque en
alguna de esas combinaciones la sombra puede quedar corta y llegar hasta A
(aunque tenga su dirección). Las condiciones de ocultación del Sol detrás del
edificio son dos: una referida al acimut, y la otra referida a la altura solar. Esta
última condición límite se puede calcular, por ejemplo, como sigue.
Medimos en la figura a escala:
AB = 26,3 m
AC = 43,6 m

(Altura del edificio)


Longitud de sombra = ´ PQ
f
de donde:
(Longitud de la sombra AB)
PQ = f ´ =
(Altura del edificio)
26,3
= 10 ´ » 6,6 m
40
(Longitud de la sombra AC)
PR = f ´ =
(Altura del edificio)
43,6
= 10 ´ » 10,9 m
40
En la figura 28-17 hemos dibujado con trazo grueso los segmentos útiles. El trazo
paralelo a AC nos informa del momento en que el Sol está en condiciones de
ocultarse detrás del edificio, pero se deduce fácilmente que la sombra del edificio
es demasiado corta en el verano para que llegue hasta el punto A. Sin embargo,
justo después de que comience el otoño (Libra), el punto A quedará en zona de
sombra cada día a partir de las 10¾ horas (las once menos cuarto) de tiempo
verdadero. Cada día se adelantará la hora a la que el punto quede en sombra, hasta
el solsticio de invierno (Capricornio), a mediados de diciembre, cuando el edificio
tapará el Sol tan temprano como las 9¾ horas. A partir de esta fecha, volverá a
retrasarse la hora en cuestión hasta que, a partir de mediados de marzo, en el
equinoccio de primavera (Aries), las sombras de primavera y verano serán
demasiado cortas como para llegar hasta el punto A.

366
El trazo paralelo a AB, por otra parte, es el que nos facilita información sobre las
fechas y horas en que el Sol vuelve a aparecer de detrás del edificio para un
observador que esté en A. A mediados de Libra (es decir, a primeros de octubre),
el Sol comienza a salir por el edificio hacia las 12¾ horas. Este horario se va
retrasando hasta las 13½ horas en el solsticio de invierno (Capricornio), momento
en el que se invierte el ciclo hasta mediados de Piscis (primeros de marzo), cuando
ya no sale el Sol. Por detrás del edificio (porque no llegó a ponerse). En los
apartados siguientes veremos de nuevo, desde otro punto de vista, este mismo
ejemplo.
EJEMPLO 7.- En la figura 28-18 se reproduce un trozo del plano callejero de
Washington, D.C. (lat. 38,5º). Calcular a qué hora (de tiempo verdadero), en los
días de los equinoccios, los edificios de ambos lados de la New York Avenue no
arrojan sombras sobre la misma calle .
SOLUCIÓN:
La sombra de los edificios no caerá sobre la calle cuando esa sombra sea,
precisamente, paralela a la misma calle. Trazamos por el pie del gnomon una recta
paralela a la New York Avenue hasta que corte a la curva correspondiente a la fecha
que interese (en este caso, la recta equinoccial). Buscamos la línea horaria que
contenga al punto de corte mencionado. La curva horaria es la de las 15½ de
tiempo local verdadero, que es la hora buscada.
EJEMPLO 8.- Calcular la altura del Sol en Madrid (lat. 40,4º) el día del solsticio
de invierno a las 14 horas de tiempo verdadero.
SOLUCIÓN:
Si disponemos de un reloj solar diseñado para Madrid, como el horizontal de la
figura 28-7, por lectura directa del mismo vemos que por el punto de intersección
de la línea horaria de las 14 horas con la curva iso-declinación del solsticio de
invierno, pasa la curva iso-altura de los 20º, que es el valor buscado.
Aunque únicamente dispongamos de un reloj ordinario sin curvas iso-altura,
como el de la figura 29-15, el cálculo sigue siendo fácil. Como la distancia focal del
reloj - ábaco de esa figura es 10 mm, y la distancia PA (medida con una regla) es
de 27 mm:
10
a SOL = arctan ( ) » 20,3º
27
que es el valor buscado. Si no disponemos de reloj - ábaco, el cálculo
trigonométrico clásico es muy conocido:
a SOL = arcsen (cosj LOCAL ´ cos t ´ cos d SOL + sen j LOCAL ´ sen d SO )
en donde:
367
368
10th 9th 8th 7th 6th 5th

MAS
SAC L St
HUS
ETT
SA AVE
VE YORK
NEW
MOUNT
VERNON MAS K St
SAC
AVE HUS
ETT
YORK SA
VE
NEW I St
H St

LÍNEA HORARIA
DE LAS 15½ HORAS
N
15 16

11 12 13 14 PARALELA A
NEW YORK AVE
10
LÍNEA EQUINOCCIAL
17

18

FIG. 28-18 Ejemplo 7.

369
j LOCAL = 40,4 º

t = Ángulo horario = ( nVERD - 12 ) ´ 15 = (14 - 12 ) ´ 15 = 30 º

d SOL = -23,44 º
Así:
a SOL = arcsen [cos 40 ,4º ´ cos 30 º´ cos( -23,44 º ) + sen 40,4 º ´ sen ( -23,44 º )]
» 20,3º
en muy buen acuerdo con el valor del ábaco.
EJEMPLO 9.- Calcular el acimut del Sol en Madrid (lat. 40,4º) a las 14 horas de
tiempo verdadero del solsticio de invierno.
SOLUCIÓN:
En el ábaco de la figura 28-9, uniendo con una recta el pie del gnomon (marcado
con una cruz) y el punto de intersección de la línea de las 14 horas con la curva
iso-declinación del solsticio de invierno, obtenemos por lectura directa sobre la
corona exterior del ábaco: Acimut » 29º.
El cálculo clásico por Trigonometría Esférica también es muy fácil:

æ sen a SOL ´ sen j LOCAL - sen d SOL ö


Acimut = acos çç ÷÷
è cosa SOL ´ cos j LOCAL ø
donde:
a SOL = 20,3º (según el Ejemplo 8)

j LOCAL = 40,4 º

d SOL = -23,4 º
Así:

é sen 20,3º ´ sen 40,4 º -sen ( -23,44 º ) ù


Acimut = arccos ê ú = 29,3º
ë cos 20,3º ´ cos 40,4 º û
en muy buen acuerdo con el resultado anterior.

370
§29

Aplicación al diseño de
"panoramascopios" gnomónicos.

¿ QUÉ SON ?

P
edimos perdón al lector por este neologismo que no nos
gusta nada, pero tampoco se nos ocurre otro mejor.
Entendemos por un "panoramascopio" un dispositivo,
aparato o construcción que permite a un observador
visualizar - en relación con el paisaje o panorama circundante - el
camino del Sol a lo largo del día y del año. Otros los han llamado
"horizontescopios", pero no parece un nombre mucho más afortunado
que el nuestro.
EL PANORAMASCOPIO POR EXCELENCIA

En nuestra opinión, el mejor


panoramascopio, el más simple y
educativo, sería una gran esfera
armilar orientada en la que el
observador se situara en su centro.
Naturalmente, bastaría con la
semiesfera armilar que se levanta
por encima del horizonte. En la
Fig. 29-1 figura 29-1 se muestra una de estas
Una semiesfera
armilar rudimentaria.
semiesferas muy simplificada, en la
que figuran los trópicos, el
Ecuador Celeste, la Eclíptica, las
líneas horarias, etc. Un observador que se sitúe con su cabeza en
el centro de esta semiesfera verá, en proyección gnomónica, la
imagen de la esfera celeste (que eso, precisamente, es una esfera
armilar) conjuntamente con el Sol y con el panorama circundante.
El observador, fácilmente y para cada época del año, podría
370
SOSTICIO
S DE VERANO
a

V P EQUINOCCIOS
^d DE
PRIMAVERA & OTOÑO

Yg SOLSTICIO
DEINVIERNO

MQCCASDFCCGC

FIG. 29-2 Hitos de referencia en los ortos y ocasos solares.

prever los accidentes del terreno donde el Sol nacerá y se ocultará


y las sombras producidas por edificaciones u otros obstáculos en
el lugar donde se encuentra
EL ENTORNO, COMO
PANORAMASCOPIO NATURAL

Los labradores y pastores, acostumbrados a contemplar la salida y


la puesta del Sol sobre el horizonte de los mismos parajes, día tras
día a través de las estaciones del año, suelen desarrollar una
notable memoria visual de las posiciones del Sol en función de la
fecha. Así. Cualquier labrador nos podría decir algo por el estilo
de "desde la puerta de mi casa se ve como, por Navidad, el Sol nace entre
los montes tal y tal; por san José, nace por aquel pino grande que se recorta en
el horizonte; y por san Juan, sale cerca de la ermita". En el caso de los
pastores, estas observaciones suelen ir apoyadas por un notable
conocimiento de las constelaciones. Nosotros hemos tenido el
placer de charlar con amables pastores de las estribaciones
toledanas de Gredos y oírles como nos iban describiendo el giro
del Zodiaco a lo largo del año, citando a las constelaciones por
sus nombres propios locales, tan castizos como pintorescos ( Las
Cabrillas...). Ahora lamentamos no haber recogido por escrito ese
371
interesantísimo starlore - valga la expresión - que, seguramente-
procede de remotísimos orígenes y que – desgraciadamente - está
abocado a su rapidísima desaparición después de haber
sobrevivido tantos siglos - si no milenios. Al urbanita no le faltan,
precisamente, hitos (fig. 29-2) para la observación del camino
aparente del Sol, pero le falta amplitud de espacio, tiempo e
interés. Parece como si esta falta de interés de quisiera compensar
con la moda actual de sobrevalorar los conocimientos
astronómicos de los pueblos prehistóricos. Se han escrito - y se
siguen escribiendo - montones de libros sobre los llamados
alineamientos de Stonehenge, de Cuzco y de muchos otros
poblados megalíticos. Por desgracia, todos los libros y trabajos
que hemos ojeado sobre el tema son muy flojos, casi todos
deleznables, y algunos absolutamente risibles. Si sus autores
quieren investigar el folklore relacionado con las estrellas, el
starlore, mejor harían en comenzar por entrevistar a los pocos
pastores antiguos que quedan, antes de que sea demasiado tarde,
para recoger seriamente sus saberes.
PARA QUÉ SIRVEN

Quizás se pregunte el lector que para qué queremos un


"panoramascopio". Las aplicaciones reales de los pocos aparatos de
este tipo que se han comercializado caen en el ámbito de los
proyectistas de paneles solares. Pero también podemos utilizarlo
en la enseñanza de la Astronomía elemental a los escolares, a
modo de un planetario solar rudimentario. Los aficionados a los
relojes solares pueden prever, con un chisme de estos, las horas y
los días en los que sus relojes van a estar tapados por las sombras
de árboles o edificios cercanos. El potencial comprador de una
casa puede calcular las temporadas en que podría tomar el Sol en
su jardín. Y aunque no llegásemos a utilizarlo nunca, podemos, en
fin, pasar unos buenos ratos diseñando - quizás inventando - y
construyendo un panoramascopio. No parece que se necesiten más
razones.

372
VARIANTES DE LA ESFERA ARMILAR

Construcciones de este tipo ya existen o han existido o se han


proyectado. En los Libros del Saber de Astronomía de Alfonso X el
Sabio figuran figuras de construcciones de carpintería que parecen
seguir esa idea. Las grandes esferas armilares de los observatorios
de Pekín y de Jaipur. También eran antecedentes de los
planetarios actuales. La gigantesca esfera armilar que proyectó el
ingeniero español Fernández Ordoñez tenía, entre otras, la
función expuesta. Recientemente, un inventor neozelandés, Eric
Jackson, ha diseñado y comercializado semiesferas armilares
construidas en tubería, de un tamaño de varios metros, con
destino a los parques infantiles de juego para montarlas entre
toboganes y columpios como una atracción más. Incluso vende
ejemplares desmontables para exhibición temporal en escuelas y
museos. A nosotros, lo que más nos ha gustado de su producto es
el nombre: Pipegenge, en el que juega con Stonehenge y pipe (tubería,
en inglés).
OTROS PANORAMASCOPIOS

Se han ideado, construido e, incluso, comercializado, diversos


panoramascopios de bolsillo de distintos tipos, más o menos
correctos en la teoría que los inspira, y más o menos prácticos de
uso. Schütz ha descrito un modelo1 pensado para aplicaciones de
silvicultura. Un popular modelo comercializado2 en Estados
Unidos es el llamado Solar Pathfinder. También existen modelos
alemanes.
NUEVOS MODELOS DE PANORAMASCOPIOS

Si el panoramascopio armilar lo proyectamos en proyección


gnomónica sobre una pantalla transparente, obtendremos nuevos
modelos. Algunas de estas variantes pueden ser más aptas para el
uso práctico por arquitectos, instaladores de paneles solares,
jardineros, etc., es decir, por todo aquel interesado en obtener de
1 Schütz et al., L´horizontoscope: un étonnant outil pratique de sylviculture, notamment en haute

montagne, Bulletin Technique, No. 28, Office National des Forêsts, Paris.
2 Solar Pathfinder, 25720, 465th Arena, Hartford, SD 57033, U.S.A.

373
forma rápida y directa la interferencia del paisaje con el Sol. Sin
embargo, no conocemos ninguno de estos dispositivos que pueda
competir en belleza con su prototipo primigenio: la esfera armilar
de los antiguos. En los próximos apartados veremos algunos
modelos muy simples.
UN PANORAMASCOPIO DE VENTANA

Supongamos que disponemos de una ventana desde la que se ve un


panorama amplio (fig. 29-3). En Geometría Descriptiva y en Dibujo
se estudia que la línea del horizonte siempre está a la misma altura
aparente que los ojos del observador. Es decir, la altura del punto de
vista define la posición del horizonte de un observador. Esta
particularidad es muy conocida por los pintores y dibujantes.
Recuerde el lector que, cuando mira al mar desde un piso de un
edificio de apartamentos, siempre ve el horizonte a la altura de sus
ojos, independientemente de que se encuentre en el piso 1º o en el
piso 10º. La única diferencia es que si está en el piso 10º, ve mucha
más extensión de mar que la estrecha faja que ve desde el 1º.

VENTANA

LÍNEA DEL
HORIZONTE

FMQCCA P

FIG. 29-3

Seguimos suponiendo. Supongamos ahora que dibujáramos el


panorama anterior sobre el vidrio1 de la ventana, como hacía el

1Decimos "supongamos que ..." porque, en realidad, no vamos a pintar el paisaje. Se trata
de un ejercicio imaginario para mejor entender lo que sigue. No obstante, en ventanales
desde los que se divisa una cordillera, suele ser bonito y útil marcar realmente sobre el
374
artista renacentista de la figura 26-7. Para que, a ojos del observador,
coincidan el dibujo de la ventana y la imagen del paisaje real, el
observador tendría que mirar a ambos siempre desde el mismo
punto de vista que utilizo al pintar la escena. El dibujante de la
figura 26-7 utilizaba un pequeño aro que le servía de ocular. En este
HILO TIRANTE Y
PERPENDICULAR
VENTANA A LA VENTANA
PERLITA (PUNTO
DE VISTA)

FIG. 29-4

panoramascopio, para fijar el punto de vista, utilizaremos el simple


dispositivo que indicamos en la figura 29-4. Colgamos de un punto
de la ventana un cordel con dos perlas anudadas en él. La perla del
extremo sirve sólo para coger el hilo con la mano con más
comodidad, mientras que la perla interior es la que define la
posición del punto de vista V. Una vez estirado el hilo
perpendicularmente a la ventana, acercamos un ojo a la perla
interior, mientras guiñamos el otro ojo. En estas condiciones el
punto V será siempre el mismo.

vidrio el contorno de los montes y sus nombres (y, posiblemente, las altitudes). En
cualquier caso, en este panoramascopio de ventana, lo que sí que hay que dibujar sobre
la ventana es la proyección de la Esfera Celeste, como veremos. Nos tememos que,
antes de acometer este proyecto, habrá que conseguir la autorización pertinente del
casero o del cónyuge.
375
PLANO DEL CUADRO
DE LA
CÁMARA OSCURA
VENTANA 9 S 15
10 14
11 12 13
8 16
A CÁMARA
OSCURA V
A' VIRTUAL P
V 7 17
P Y
A'' P
LÍNEA DEL
HORIZONTE HILO CONLAS
PERLITAS

f f

FIG. 29-5

Utilizando el punto de vista que hemos fijado con el dispositivo


anterior, ahora hay que dibujar sobre el vidrio de la ventana la
proyección gnomónica de la Esfera Celeste. En la figura 29-5 hemos
representado el ojo del observador, la semiesfera celeste, (con
centro en el punto de vista V anterior) y la ventana de vidrio. En la
misma figura adosamos imaginariamente - como hemos hecho otras
veces - una cámara oscura con su orificio en el punto de vista V. Es
fácil ver que la imagen A´ de cada punto de la Esfera Celeste sobre
la ventana tiene otra imagen A´´ sobre la pantalla de la cámara
oscura que es simétrica espacialmente respecto del punto V. En esto se
basa la siguiente regla práctica para el diseño de un panoramascopio.
REGLA PRÁCTICA DE DISEÑO

1) Determinar la latitud jLOCAL de la localidad.


2) Elegir el ventanal. En las figuras anteriores el ventanal estaba
orientado al Sur pero, naturalmente, no hay limitaciones.

376
3) Elegir la situación de la línea del horizonte (fig. 29-5)1.
4) Sobre la línea del horizonte, elegir la situación del punto P del que
va a colgar el hilo. Elegir el que produzca el panorama más
interesante. No es necesario que esté en el centro del ventanal.
5) Elegir la distancia f (figs. 29-4 & 5) del punto de vista, aplicando
las mismas consideraciones anteriores.2. Preparar y fijar el cordel
con las perlitas.
6) Determinar la orientación dFACHADA de la fachada exterior del
ventanal (lo que a veces se llama la declinación gnomónica de la
fachada).
7) A continuación vamos a dibujar la proyección gnomónica de las
líneas principales de la Esfera Celeste. Para ello, calcular un reloj
vertical de Sol, para la latitud jLOCAL de la localidad, con una
orientación de fachada dFACHADA igual a la de la ventana, y con una
distancia del gnomon puntual a la fachada igual a f. Dibujar el
diseño del reloj sobre un papel transparente.
8) Ahora hay que transferir el dibujo anterior a la ventana. Para ello
se recomienda la siguiente secuencia, aplicable cuando el diseño se
dibuje por dentro de la ventana:
- Apoyar el papel transparente con el diseño sobre la parte
de fuera de la ventana, en su posición natural como tal reloj
de Sol (fig. 29-6A).
- Girar el papel transparente de tal forma que quede boca-
arriba (sin voltear, es decir, manteniendo pegado el papel a la
ventana durante el giro). Visto desde fuera, quedará en una
posición como la de la figura 29-6C, pero con los números y

1 La altura más cómoda es la de nuestros ojos, para no tener que agacharnos ni


empinarnos.
2 Nótese que cuánto mayor sea la distancia focal f , tanto mejor será la acomodación del

ojo (es decir, la profundidad de campo necesaria será menor), pero también se reducirá
la amplitud del escenario disponible para el paisaje. Hay que elegir una solución de
compromiso. Y la mejor forma de alcanzarla es, como siempre, con pruebas reales in
situ.
377
LÍNEA DEL
HORIZONTE
P Y
17
P
7
V
(A)
8 16
12 13
10 11 14
9 S 15

9 S 15
10 11 14
12 13
8 16

P
7
V (B)
17
P Y
LÍNEA DEL
HORIZONTE
15 S 9
14 10
13 12 11
16 8

V
7
P (C)
17
Y P
LÍNEA DEL
HORIZONTE

FIG. 29-6

378
rótulos invertidos de abajo a arriba. Visto desde adentro,
quedará en una posición como la de la figura 29-6 B, pero
con los números y rótulos invertidos de abajo a arriba y de
derecha a izquierda.
- Fijarlo provisionalmente a la ventana, de tal forma que la
línea de las 12 horas sea vertical y que el punto P
(correspondiente al pie del gnomon) coincida con el punto
P del cristal (figs. 31-2 & 3), es decir del punto del cual (en
la parte interior de la ventana) cuelga el hilo con las perlitas.
- Calcar, desde dentro, el diseño sobre la superficie interior
del vidrio. Enderezar los números y rótulos de forma que
sean legibles desde dentro.
Parece conveniente dibujar el diseño en la parte interior de
la ventana para que los colores estén mas protegidos. Si, por
alguna razón, se desea dibujarlo en el exterior, el
procedimiento es muy parecido al expuesto.
Un sistema cómodo para transferir el diseño sobre el vidrio es
calcar con un lapicero de cera y luego hacer el dibujo definitivo
con la llamada laca bombilla, que es una pintura translúcida especial
para vidrieras, fácil de aplicar y de la que se encuentra un amplio
surtido de colores en cualquier establecimiento de material para
manualidades. El cordel se puede atar a un anillo de pequeño
diámetro fijado al vidrio con resina epoxi.
OTROS MODELOS

Con el procedimiento anterior es fácil construir un panoramascopio


portátil de pequeño diámetro que puede ser útil para los instaladores
de paneles solares y a los propios gnomonistas para prever las
sombras de edificios, árboles y otros sobre sus paneles o relojes.
Los modelos más habituales son diversas variantes de cilindros
construidos en lámina transparente. Otros, más interesantes pero
cuya exposición nos ocuparía demasiado espacio, son superficies
esféricas de plástico o vidrio que se apoyan sobre láminas en las que
están dibujadas las cartas solares en línea blanca sobre fondo negro,
379
para conseguir que la superficie semiesférica actúe como un espejo
esférico, a modo de ojo de pez.
En la literatura técnica se han descrito diversos modelos, más o
menos prácticos. Cualquiera que esté familiarizado con el diseño de
relojes solares sobre una superficie determinada, podrá diseñar un
panoramascopio utilizando esa superficie como soporte.
Los autores han construido simples y efectivos panoramascopios
utilizando una semiesfera (de la cual sólo es utilizable un cuarto de
esfera) de plástico transparente, de las que se encuentran en el
comercio llenas de caramelos, sobre la que han dibujado,
directamente, las líneas horarias (meridianos) y los paralelos de
fechas, a modo de esfera armilar.
TAMAÑO MÍNIMO
DE LOS MODELOS PORTÁTILES

Como el ojo del operador tiene que situarse en el centro de la


esfera, en el eje del cilindro, etc., el tamaño mínimo de los
modelos portátiles viene fijado por la distancia mínima que
necesita el ojo humano para su acomodación. En la práctica,
conviene superar mucho esa distancia mínima para reducir la
fatiga del ojo al tener que enfocar, sucesiva y alternadamente, a
unos pocos centímetros y al infinito.

380
§30
Aplicación de la proyección gnomónica
a los relojes de rayo invertido.

H
RELOJES ESFÉRICOS CONVEXOS

ay un tipo de reloj que, a pesar de conocerse desde


hace siglos, es poco frecuente. Nos referimos al reloj
esférico convexo. La versión en la que se utiliza una
reproducción de la Esfera Terrestre (un globo
terráqueo) es interesantísima, pero ahora nos referimos a otra
versión que consiste, simplemente, en una reproducción de la esfera
celeste.
RELOJ ESFÉRICO OPACO

Con poco trabajo, se puede construir un modelo de Esfera Celeste


dibujando1 sobre una pelota infantil las líneas principales de la
Esfera. Una vez orientada, la pelota se puede considerar que es la
imagen de la Esfera Celeste en proyección gnomónica, siendo el
punto V de proyección el centro común a ambas. Cada posición A
del Sol en su camino por la Esfera Celeste (fig. 30-1) tiene su
imagen gnomónica A´ en la pelota. Cuando el Sol está en una
posición A cualquiera (en la figura, el solsticio de verano a
mediodía), el punto imagen A´ indicará la misma fecha y hora.
El problema práctico, para utilizar la pelota como reloj es que hay
que diseñar algún medio o dispositivo para saber cuándo el rayo
AA´V pasa por el centro de proyección V, es decir, cuándo el rayo
solar AA´V incide perpendicularmente sobre la superficie de la esfera. A

1 Para ello, es muy práctico utilizar una hoja de sierra como regla flexible, y preparar una
tira de papel (o la misma sierra) graduada para medir grados sobre arcos de círculos
máximos. Si el diámetro de la pelota es f , la longitud equivalente a un grado es,
naturalmente: p /( 90 ´ f ).
381
lo largo de siglos se han diseñado diversos métodos para cerciorarse
de esa perpendicularidad.
ORIENTACIÓN DE LA ESFERA

Naturalmente, todos estos relojes requieren estar orientados. Un


modo cómodo de orientar la pelota es apoyarla (fig. 30-1) sobre
un vaso, de forma que el Polo Norte Celeste mira al Norte
geográfico y que su ángulo con la horizontal sea la latitud jLOCAL
SOLSTICIO
DE VERANO

EQUINOCCIOS S
O EJE CELESTE

YL
PV
SOLSTICIO
DE INVIERNO
ESFERA
CELESTE
a
Y
HORIZONTE

PELOTA

VASO O TAZA
SOPORTE

FIG. 30-1

de la localidad. Si en la esfera se ha representado la geografía


terrestre, con sus meridianos y paralelos, una vez orientada,
siempre quedará el punto que representa la localidad geográfica
del observador en el punto más alto de la esfera. Este hecho es
conocido desde hace siglos.
UN MODELO DE RELOJ ESFÉRICO

En la figura 30-2, el reloj (en este caso, una bola maciza) se taladra
con numerosos taladros perpendiculares a la superficie sobre los que se
montan unos palos o cilindritos (en la figura sólo se muestran los de
382
PALITOS
PERPENDICULARES la generatriz que coincide con el papel). Se
A LA SUPERFICIE busca el palito que no arroje ninguna
DE LA BOLA
sombra sobre la bola (o el que produzca la
sombra mínima). La intersección de este
palito con la superficie de la bola indicará
la fecha y hora.
OTRO MODELO

La figura 30-3 muestra otro método


antiguo. Alrededor de la bola se ha
montado una especie de veleta que puede
girar alrededor del Eje Celeste. El
FIG. 30-2
operador gira la veleta hasta que no arroje
ninguna sombra sobre la bola. En ese
momento, la veleta señalará sobre la
superficie de la bola la línea horaria de tiempo verdadero
correspondiente.
Hemos dicho antes que él método con el que está diseñado este
reloj es un método antiguo. En realidad, más que antiguo, es
antiquísimo. A pesar de esto, hemos visto en una revista de
Astronomía de prestigio mundial un artículo presentando este
relojito como una invención del articulista de turno.
...Y OTRO MODELO MÁS

En el método de la figura 30-4 se


utiliza un trípode de patas iguales. Se
cortan dos piezas iguales de cartón y
se pegan para formar el trípode que se
muestra en planta y en alzado. El
operador va desplazando el trípode
sobre la superficie de la pelota hasta
que la sombra del trípode esté
formada por tres líneas finas. En ese
FIG. 32-3
momento, la intersección de las tres
líneas de sombra indicarán, sobre la

383
superficie de la pelota, la fecha y la hora.
AHORA, CON ESFERA TRANSPARENTE

Todos estos métodos - y otros muchos - se utilizaron hasta que los


materiales plásticos permitieron hacer bolas huecas de plástico
transparente. Supongamos que nuestra pelota
anterior es una de éstas, sobre la que hemos
trazado las líneas más significativas de la Esfera
Celeste. Ahora, la determinación del punto en
el que el rayo solar incide perpendicularmente
sobre la superficie es inmediata. Una vez
orientada la esfera, basta desplazar la punta del
dedo o de un bolígrafo sobre la superficie de la
bola orientada, hasta que la sombra de la punta
ALZADO del bolígrafo pase por el centro de la esfera.
Esto ultimo requiere, previamente, materializar
ese centro de alguna forma que permita
apreciar si está en sombra. En estos diseños, en
realidad siempre sobra una semiesfera. La única
semiesfera útil es la de arriba, de las dos
PLANTA definidas por el plano horizontal que pasa por
el centro de la esfera. En este caso (fig. 30-5) es
muy fácil materializar el centro de la esfera con
FIG.30-4 un simple punto en la base.
Existen noticias de modelos antiguos más o
menos ingeniosos, como el del P. Kircher.1 En textos y
enciclopedias del siglo XVIII se describen2 modelos de esta clase.
Aunque estos relojes no son frecuentes, en estos últimos años se
han realizado diversos relojes de esfera transparente, aprovechando

1 J. S. Kestlerus Alfata, Physiologia Kircheriana Experimentalis (Amsterdam, 1680).

Experimentum XX
2 "If a small sphere of glas be placed upon any part of the earth´s surface, so that, its axis be parallel to

the axis of the earth, and the sphere have such lines upon it, and such planes within it, as above
described; it will shew the hours of the day as truly as if it were placed at the earth´s centre, and the shell
of the earth were as transparent as glas", Mathematical and Philosophical Dictionary, London
1795.
384
los materiales plásticos. En los libros de texto japoneses actuales se
incluyen instrucciones para que los escolares se construyan relojes
de este tipo con semiesferas de plástico procedentes de envases de
caramelos. Un modelo profesional muy logrado1 es el de la firma

M POSICIÓN DEL SOL


EL SOLSTICIO DE VERANO
ALAS 12 HORAS
DE TIEMPO VERDADERO
(MEDIODÍA)

PELOTA LÍNEASDE FECHA


TRANSPARENTE
PLANO
HORIZONTAL
NORTE
LÍNEAS HORARIAS
CENTRO DE LA ESFERA

FIG. 30-5

japonesa Tokio Physical Instrument MFC, Ltd. Pero la actual


popularidad de este tipo de reloj se debe al gnomonista americano
Daniel Lee Wenger2, que diseña y comercializa bellos e ingeniosos
modelos de rayo inverso. Otro modelo parecido - pero menos
afortunado, en nuestra opinión - es el del americano Athelstan
Spilhaus, con la particularidad de que tiene un espejito en el centro
de la esfera.

1 En España puede verse uno de estos interesantes modelos japoneses en las Islas
Canarias. Debemos su conocimiento a la amabilidad de Don Manuel Martín Monroy,
del Departamento de Construcción de la E.T.S. de Arquitectura, Las Palmas de Gran
Canaria.
2 Wenger Sundial, Santa Cruz, California, USA. Mantiene una interesante página en

Internet.
385
OTROS RELOJES TRANSPARENTES

El paso siguiente será extrapolar estas ideas al diseño de otros


relojes transparentes de rayo invertido. Se sobreentiende que
mantenemos el mismo principio de funcionamiento, es decir,
desplazando la punta del
POSICIÓN DEL SOL
bolígrafo hasta que su
ESFERA sombra pase por el centro
A CELESTE de proyección. En
SUPERFICIE general, podremos
TRANSPARENTE
A' DEL RELOJ diseñar infinitos relojes
con superficies distintas
V
de la esférica. Para ello
basta que con determinar
FIG. 32-6 la proyección gnomónica
de las líneas de la Esfera
Celeste sobre la superficie
POSICIÓN DEL SOL transparente elegida para
ESFERA reloj (como la de la figura
A CELESTE
30-6). El centro de
SUPERFICIE
TRANSPARENTE proyección V será, como
A' DEL RELOJ antes, el centro de la
V Esfera Celeste. El
problema es cómo
A'' determinar la imagen de
esa proyección
FIGURAAUXILIAR DE gnomónica. Sin embargo,
LA SUPERFICIE TRANSPARENTE,
SIMÉTRICA RESPECTO DE V en muchos casos nos será
fácil siempre que estemos
FIG. 30-7 familiarizados con el
diseño de relojes solares
en planos y superficies
cualesquiera. Para ello, obsérvese la figura 30-7 en la que hemos
construido una figura auxiliar que es la figura simétrica (respecto del
punto de proyección V) de la superficie transparente1 que nos interese

1 Para explicar mejor el método, en las figuras 30-6 & 7 se ha representado una
386
para reloj. Si sobre esa superficie simétrica diseñamos un reloj
convencional que tenga como gnomon puntual el centro de
proyección V, la plantilla de este reloj auxiliar será superponible
sobre la pared interior del reloj transparente. Una vez superpuesta,
el diseño del reloj se reduce a calcar el del reloj auxiliar. En los
próximos capítulos incluimos algunos ejemplos entre los infinitos
que pueden idearse.

d1
LÍNEAS
ISO-DECLINACIÓN
S

A
V
P

PLANO
Y

LÍNEAS HORIZONTAL
HORARIAS j

FIG. 30-8 Reloj cilíndrico ecuatorial de rayo invertido.

UN RELOJ CILÍNDRICO ECUATORIAL


DE RAYO INVERTIDO

Como un ejemplo de los que hemos llamado relojes de rayo


invertido, a continuación detallamos paso a paso el diseño de un
reloj transparente semicilíndrico de eje paralelo al eje del mundo. Es
una aplicación directa del apartado anterior.

superficie compleja. En general, nos interesarán figuras más simples: un semicilindro, un


simple plano, etc.
387
DISEÑO Y CONSTRUCCIÓN

1) Determinar la latitud jLOCAL de la localidad.


2) Preparar un semicilindro hueco de plástico transparente de
paredes finas (figs. 30-8 & 9). Nosotros lo hemos construido con un

SEMICILINDRO
TRANSPARENTE

PUNTO
INDICADOR
V

Ø TUBO

FIG. 30-9 Vista por AA de la figura 30-8.

trozo de tubería serrado longitudinalmente por su eje. Sea fTUBO el


diámetro de la tubería. La longitud d1 del semicilindro debe ser (fig.
30-10):
d1 > tan 23,44° ´ fTUBO

3)Preparar en un papel aparte una plantilla rectangular (fig. 30-11)


con el diseño del reloj, de base d1 y de altura:
p
d2 = ´ fTUBO
2
4) Las líneas de los meses zodiacales se trazarán como siempre,
sabiendo que son líneas paralelas al eje longitudinal de la falsilla y
que su distancia a dicho eje es:

388
1
x = ´ fTUBO ´ tan d SOL
2
EJE
d1 DEL en donde dSOL es la
MUNDO
declinación solar en cada fecha
d (ver tabla en la fig. 30-12).
d
5) Las líneas horarias de
V tiempo verdadero son, como
es bien sabido, equidistantes y
PUNTO
INDICADOR perpendiculares al eje
longitudinal. Para trazarlas,
FIG. 30-10 basta dividir la longitud total
de la falsilla por 12 horas (o
por 24, si se quieren incluir las
d1 medias horas, o por 48 para los
cuartos, etc.).
Y
V
S

6) Rotular las líneas zodiacales


7

y las líneas horarias, teniendo


en cuenta que las líneas
8

horarias de la plantilla deben


9

ser simétricas (respecto de la


10

línea del mediodía) de las que


utilizaríamos para un reloj
11

cilíndrico cóncavo convencional.


d2
16 15 14 13 12

7) Pegar provisionalmente la
plantilla a la parte inferior
(cóncava) del cilindro
transparente y calcar o copiar
por su parte superior (convexa)
las líneas y la rotulación de la
plantilla. Retirar la plantilla
17

auxiliar.
Y
S

8) Montar el semicilindro sobre


un soporte como se indica en
FIG. 30-11 Plantilla. la figura 30-8, de forma que su
389
eje forme con el plano horizontal un ángulo igual a la latitud
geográfica jLOCA L de la localidad.
9) Determinar la proyección ortogonal V sobre la placa del punto
de intersección de la línea de las 12 horas con la línea equinoccial.
Esta determinación es muy simple: el punto V se encontrará en el
tablero, en el punto medio del segmento que une los extremos de
la semicircunferencia equinoccial. Marcar ese punto sobre la placa
soporte del semicilindro.
LECTURA DEL RELOJ

El funcionamiento es como el del reloj esférico del apartado


anterior. Una vez nivelado y orientado el reloj, basta ir
desplazando la punta de un lapicero sobre la superficie
transparente hasta que la sombra de la punta pase, exactamente,
por el punto indicador V de la placa soporte.

SIGNO d
Cancer a +23,44º
VERANO Leo b +20,15º Géminis `
Virgo c +11,47º Tauro _ PRIMAVERA
Libra d 0 Aries ^
OTOÑO Escorpio e -11,47º Piscis i

Sagitario f -20,15º Acuario h INVIERNO


-23,44º Capricorn. g
d SIGNO

FIG. 30-12 Sucesión de los signos o meses zodiacales


y declinaciones solares del primer día de cada signo.

390
RELOJES DE HORNACINA

En los apartados anteriores hemos visto varios ejemplos de lo que


hemos llamado relojes de rayo solar inverso. Para facilitar su diseño
hemos utilizado una cámara oscura auxiliar imaginaria. Hasta ahora
hemos visto casos en que la pantalla de la cámara oscura auxiliar es
una esfera o un cilindro.
Vamos a dedicar las siguientes páginas a relojes que también son de
rayo solar invertido, pero con superficies planas. Los llamamos relojes
de hornacina, porque una de sus posibles aplicaciones es el diseño de
relojes sobre las vidrieras que cubren los nichos de imágenes
(esculturas o láminas planas) que todavía es posible encontrar en
calles y viacrucis de España, especialmente en nuestras viejas villas
de Castilla.
En los relojes propuestos hay una superficie transparente (una
ventana, una vidriera, una reja...) separada por una cierta distancia f
(distancia focal), de una superficie plana, a modo de ventana doble u
hornacina. Sobre la superficie transparente está dibujado el reloj,
mientras que la superficie interior (el fondo de la hornacina) tiene
marcado un punto característico (punto indicador).
LECTURA

La lectura del reloj se hace como en los modelos de los apartados


anteriores: se va desplazando la punta del dedo sobre la superficie
transparente (el vidrio de la ventana o reja) hasta que su sombra
coincida con el punto indicador pintado sobre la superficie del
fondo o definido previamente (un adorno, un pestillo de la
contraventana, etc.). En ese momento, la punta del dedo (o del
lapicero, o lo estemos utilizando como elemento indicador) señala
sobre el diseño del reloj la hora y la fecha correspondientes.
PROCEDIMIENTO DE DISEÑO

El método para su diseño es el mismo de los apartados anteriores,


basado en la construcción ideal de una cámara oscura imaginaria.
No merece la pena insistir en el método, por lo que nos limitaremos
a exponer dos o tres ejemplos de diseños sencillos.
391
392
PLANO DEL CUADRO
DE LA
CÁMARA OSCURA RELOJ DE SOL VIDRIO
VIDRIO DE LA MARCADO EN EL VIDRIO DELANTERO
HORNACINA
Y 14 10 Y
15 13 12 11 9
16 8

a
A CÁMARA
OSCURA V P
A' VIRTUAL
P' 17 7 V
P V S S PUNTO
P' INDICADOR
NORTE A'' LÍNEA DEL (MARCADO EN
HORIZONTE EL FONDO DE LA
HORNACINA
f f b f

FIG. 30-13

al Mediodía.
de hornacina, orientado
Ejemplo 1. Reloj vertical
EJEMPLOS DE APLICACIÓN

EJEMPLO 1.- La hornacina de la figura 30-13 es un hueco en una pared orientada


al Sur. Las dimensiones del nicho son a = 2,22 m, b = 2,34 m, f = 10 cm.
Diseñar el correspondiente reloj de rayo solar invertido.
SOLUCIÓN:
En la figura 30-13 se representa el cuarto superior de la Esfera Celeste que mira al
Sur. Siguiendo el método general, comenzaremos calculando el reloj auxiliar
correspondiente a la cámara que tiene por pantalla la superficie simétrica (respecto
del centro de proyección V) de la pantalla transparente. Es decir, calculamos un
reloj vertical, orientado al Sur, con el gnomon puntual situado a una distancia f
del plano, y lo dibujamos en papel transparente (fig. 30-14). Para hallar el diseño
simétrico respecto del centro de proyección V, giramos el papel 180º.. Después,
pegamos provisionalmente el papel sobre la superficie interior de la cubierta
transparente de la hornacina, cuidando de centrar el papel de forma que el punto
P' (el pie del gnomon virtual V del reloj) coincida con la proyección ortogonal del
punto P sobre la cubierta transparente de la hornacina. Finalmente, calcamos el
dibujo y despegamos el papel auxiliar.

LÍNEA DEL
HORIZONTE
P Y
7 17
P V

8 16
11 12 13
10 14
9 S 15

FIG. 30-14 Ejemplo 1.


Reloj auxiliar vertical.
orientado a mediodía.

EJEMPLO 2.- El reloj vertical de la figura 30-15 es similar al del ejemplo anterior,
pero orientado exactamente a Levante. Por variar, en vez de vidrio podemos
utilizar una reja metálica a modo de cubierta transparente. El modelo de la figura
tiene una imagen en la pared trasera mientras que en la delantera hay una reja de
protección que incluye en su diseño el trazado del reloj inverso (que, en el modelo
anterior, estaba pintado sobre el vidrio). Situación: Madrid (lat. 40,4º). Las
dimensiones son a = 50 cm, b = 43 cm, f = 10 cm. Se pide el diseño del reloj.

393
REJA

11

10½
a
10
LÍNEA
9 DEL
8 HORIZONTE
7 PUNTO
6
5 INDICADOR
P' (MARCADO EN
P EL FONDO DE LA
HORNACINA
b f

FIG. 30-15 Ejemplo 2. Reloj vertical de hornacina


construido con una reja.

SOLUCIÓN:
En la figura 30-16 se representa el cuarto superior de la Esfera Celeste que mira al
Este. Siguiendo el método general, comenzaremos calculando el reloj auxiliar
correspondiente a la cámara

PLANO DE LA REJA oscura que tiene por pantalla la superficie


simétrica (respecto del centro de
PANTALLA DE LA
CÁMARA OSCURA proyección V) de la pantalla transparente.
AUXILIAR (FONDO En otras palabras, tenemos que diseñar
DE LA HORNACINA)
A un reloj auxiliar, vertical y orientado al
PLANO DEL Este, con el gnomon puntual situado a
A' HORIZONTE una distancia f del plano. Conviene
V
preparar el diseño sobre papel (fig. 30-
P P'
17) y girarlo 180º. Con ese diseño como
plantilla construimos la reja de
A'' protección, cuidando que la reja quede
centrada de tal forma que el punto P (el
pie del gnomon PV virtual del reloj)
FIG. 33-16 Ejemplo 2 coincida con el punto P' (el punto
indicador sobre la pared del fondo). Las
áreas libres de la reja que no están
394
suficientemente cerradas con las líneas
LÍNEA DEL HORIZONTE propias del reloj, se pueden completar
56 con líneas artísticas, cuidando de que
no dificulten la lectura. La lectura del
7 reloj se hace como siempre: se va
8
9 desplazando la punta del dedo sobre
10 la reja hasta que la sombra de esa
punta coincida con el punto indicador
10½ P' previamente pintado sobre la
imagen del fondo.
11 EJEMPLO 3.- Diseñar un reloj
horizontal de rayo solar invertido
sobre una cajita paralelipédica de
plástico transparente, de las
FIG. 30-17 Ejemplo 2. utilizadas para empaquetar las
Reloj convencional auxiliar, tarjetas de visita (fig. 30-18). Las
vertical orientado a Levante. dimensiones son a = 50 mm, b =
81 mm, f = 10 mm.
SOLUCIÓN:
El proceso de diseño es casi idéntico al anterior, por lo que no vamos a
repetirlo. La cámara oscura auxiliar se muestra en la figura 30-19, de la cual se
deduce fácilmente la construcción geométrica. Se lo dejamos al lector por si
quiere comprobar el diseño. El
resultado se muestra en la misma figura ESFERA
30-18. Para leer el reloj, una vez CELESTE TAPA
nivelado y orientado, basta ir TRANSPARENTE
desplazando la punta de un lapicero por A
la tapa transparente (fig. 30-18 B) hasta A' P
que la sombra de la punta pase por el
V f
punto negro señalado por la mano en el
fondo de la caja. Ese punto corresponde f
P' A''
a la hora (y a la fecha, o al acimut solar,
o a la declinación solar, o a la altura FONDO DE
solar, o a la ascensión recta solar, o a LA CAJA
cualquier otro parámetro que
hubiéramos incluido en el diseño del FIG. 30-19 Ejemplo 3.
reloj auxiliar de la figura 30-18 A).

395
9
Y N Y
15
8 10 14 16
11 12 13

P
7
V
17
(A)
6 18
S S

b
S S
18 6

(B)
17 7
a

V P

16 11 12 13 8
14 10
15 9
Y Y

(C)
f

NORTE

+ (D)

FIG. 30-18 Ejemplo 3


(A) Reloj auxiliar.
(B), (C) & (D), vistas del reloj
horizontal de hornacina.
396
§31
Otros relojes de rayo invertido.

E
LOS RELOJES DE PROYECCIÓN

n los relojes que en el capítulo anterior hemos


llamado de rayo invertido, la lectura se hacía
desplazando sobre el reloj invertido la punta del dedo
o de un lapicero hasta que su sombra coincidía con
un punto indicador fijo. En teoría - y algunas veces en la práctica -
no hace falta señalar con nada. La sombra del propio reloj pintado
en la vidriera de la figura 30-1, o la de la reja de la figura 30-3, al
proyectarse sobre el plano donde está el punto indicador (por
ejemplo, las mano de la figura 30-6), es suficiente para
informarnos de la hora y la fecha. En efecto, basta con observar
el punto de su sombra que coincida con el punto indicador: la
sombra de la línea horaria que pasa por ese punto indicará la hora.
Lo mismo se puede decir de las líneas de fecha o de cualquier
otro parámetro. Así pues, llamamos relojes de proyección a los relojes
de rayo invertido en los que su propia sombra es suficientemente
clara para permitir la identificación de las curvas del reloj.
RELOJES DE PROYECCIÓN
DE VIDRIERA

El principio en que se basan estos relojes de proyección es muy


fácil de comprender, pero una realización práctica medianamente
vistosa no es tan fácil de lograr. Excepto en los casos más simples
en los que la vidriera y la pared de proyección están en planos
paralelos, el anamorfismo que se produce es lo bastante
pronunciado para que la lectura de la rotulación proyectada sea
confusa. Algo ayuda a la claridad pintar las curvas del reloj
invertido (las líneas horarias, las curvas de fecha, etc.), con pintura
transparente no opaca, a imitación de las antiguas vidrieras

397
13 12 11
VIDRIERA CON
EL DIBUJO 14 10
DEL RELOJ
INVRTTIDO
EN EL EXTERIOR

15 9
PARED
INTERIOR

PUNTO 16 8
INDICADOR

DISTANCIA FOCAL
DEL RELOJ INVERTIDO

FIG. 31-1 Reloj vertical de proyección sobre una pared paralela. El


diseño del reloj se muestra muy simplificado. Obsérvese la exagerada
esbeltez que se requiere para la galería y las grandes dimensiones
relativas del ventanal.

góticas. Una buena pintura es la llamada laca bombilla, que ya


hemos mencionado en el capítulo §29.
Otro condicionante que reduce la viabilidad de muchos de estos
relojes es la necesidad de que la distancia focal sea grande, si
queremos disponer de espacio para ver el reloj desde dentro. La
consecuencia es que estos relojes no son muy apropiados para su
construcción en el interior de edificios. En la figura 31-1
mostramos una tentativa de diseño sobre un amplio ventanal
(orientado al Sur) de una estrecha galería. Interesa que la distancia
focal no sea grande para que el reloj abarque una porción
razonablemente extensa del espacio horas/fechas. Por otra parte,
es necesario que el ancho de la galería tenga un valor mínimo para
398
PLANO DE
PROYECCIÓN
r
SEMICILINDRO
TRANSPARENTE

PUNTO
INDICADOR
d

FIG. 31-2 Reloj semicilíndrico ecuatorial de proyección.

que sea viable. Pero como, precisamente, la distancia focal es el


ancho de la galería, no es fácil alcanzar una solución satisfactoria
de compromiso.
RELOJES ILÍNDRICOS ECUATORIALES
DE PROYECCIÓN

Entre los relojes de proyección, los más prácticos y que presentan


un anamorfismo más reducido son los semicilíndricos
ecuatoriales. En la figura 31-2 se muestra un diseño de los
muchos posibles. Si se hace un modelo de sobremesa, el
semicilindro se puede construir con un tubo de plástico

399
17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7

17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7

FIG. 31-3 Carátula del reloj ecuatorial de la figura 36-2.

transparente serrado por la mitad. . Como siempre, la longitud


mínima del carrete de tubo es (fig. 31-2):
d = 2 ´ r ´ tan 23,44 º

La rotulación se puede hacer con laca bombilla o con papel


adhesivo de acetato transparente en el que se haya fotocopiado el
diseño

17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7

FIG. 31-4

RELOJES PSEUDODIGITALES

Como variante del modelo anterior, en vez de proyectar toda la


retícula (con sus líneas horarias, líneas de fecha, etc.), sobre el
400
17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7
FIG. 31-5 Carátula equinoccial en negativo.

plano donde está el punto indicador, se puede suprimir esa


retícula dejándola reducida a la línea equinoccial y a los rótulos de
las horas (fig. 31-4). En este caso, en lugar de punto indicador hay
que proveer una línea indicadora, que es el propio eje del
semicilindro. De esta forma, la proyección de la sombra de los
dígitos presta la apariencia de un reloj digital. Se consigue una
mejor visibilidad si utilizamos

10
números transparentes sobre
fondo negro1 (fig. 31-5). Esta
última carátula en negativo nos la
pueden preparar también en un
establecimiento de fotocopias a
partir de la carátula anterior en
positivo. En tamaños grandes de
intemperie, los números se
pueden recortar2 en chapa de
acero inoxidable, como el que se FIG. 31-6
reproduce en la figura 36-6.
Desde hace mucho tiempo, se
han diseñado numerosas variantes, más o menos ingeniosas, de
estos relojes pseudodigitales. Sin embargo, todos los años
aparecen artículos que los presentan como una nueva invención.

1 El gnomonista italiano Nicola C. Amapane realiza bonitos relojes de sobremesa de

este modelo, sin necesidad de tubo de plástico, aprovechando la elasticidad de la propia


lámina de acetato.
2 Hay diversas casas que fabrican y comercializan relojes de chapa recortada de este tipo,

con elegantes diseños.


401
RELOJES DE CORDEL

Estos relojes que llamamos de cordel


son, en su fundamento pero no en
su aspecto, los mismos relojes de
rayo solar invertido que hemos
visto en los apartados anteriores.
No hay muchos ejemplos de estos
relojes. En la figura 31-7
reproducimos una ilustración de la
obra1 del matemático portugués A.
Carvalho, en la que se describen
estos relojes. En la figura 31-8 se
muestra un grabado de Leybourn2
con el reloj más conocido de
ventana y cordel (también descrito
por Carvalho).
Primero, describiremos como se
FIG. 31-7 Reloj de cordel y leen, y luego explicaremos su
ventana. Ilustración de una obra de fundamento y el método de
A. Carvalho.
diseño.
A diferencia de los de los
apartados precedentes, estos modelos sólo pueden diseñarse para
horas de tiempo verdadero. Naturalmente, por su propia naturaleza,
tampoco permiten leer la fecha.
LECTURA

Para concretar la explicación, utilizaremos como ejemplo la versión


vertical de este reloj, que se puede hacer - como los anteriores -
aprovechando el hueco de una ventana (fig. 31-8). Para leer la hora,
cogeremos el cordel que cuelga del alféizar interior y que está sujeto

1 Antonio Carvalho da Costa, Tratado compendioso da fabrica e uso dos Relogios do Sol, Lisboa,
1678.
2 William Leybourn (1626~1700), The Art of Dialling, London, 1669, 1682, 1700, etc. La

referencia del editor en la portada del libro es encantadora: Printed for Awnsham Churchull
at the Black Swan, at the lower end of Paternoster row, near Amen corner.
402
FIG. 31-8 Reloj de cordel, según Leybourn.

403
a un punto en ell centro del lado inferior de la ventana.
Manteniendo tirante el cordel, y siempre pegado a la superficie de la
pared que rodea la ventana, lo iremos desplazando hasta que la
sombra del cordel pase por un punto indicador que previamente
estará señalado sobre la ventana. En esa posición, la hora se leerá en
la intersección del cordel con el borde de la ventana (fig. 31-10).
f
15 14 13 12 11 10 9

16 8

BORDES EN LA VENTANA
17 FACHADA EXTERIOR 7
P-P' PUNTO
P P' INDICADOR
18 + O