Está en la página 1de 22

TÍTULO: Código: 14

MODELO GERENCIAL DE LOS INDUSTRIALES DEL CARIBE


COLOMBIANO DEL SIGLO XX: CASO “LA CADENA OLÍMPICA”
AUTORES:

Luis Fernando López Bustamante-Estudiante de Administración de Empresas- X Semestre-

Fundación Universitaria Tecnológico Comfenalco- luislopezbustamante@hotmail.com

-3193475853.

Diva Liss Morelo Barón - Estudiante de Administración de Empresas- X Semestre- Fundación

Universitaria Tecnológico Comfenalco- ladiva_lmb@hotmail.com -3155964064- 3145062327.

Víctor Alfonso Sabalza Vélez- Estudiante de Administración de Empresas- X Semestre-

Fundación Universitaria Tecnológico Comfenalco- victorsalados@hotmail.com -3152607555-

3213717432.

RESUMEN (250 palabras)

El presente artículo tuvo como objeto fundamental analizar y exponer el modelo gerencial

del empresario colombiano, enfatizándose de manera puntual en el caso de la cadena de

supermercados Olímpica y en el análisis del desarrollo de los industriales de la región caribe y

su gestión de éxito, permitiendo así identificar de manera explícita, aquellos puntos claves que

gestaron una carrera estable y prometedora para la industria nacional y más aún la industria de

la región caribe, partiendo de la identificación de los elementos claves de mejoramiento.

El desarrollo empresarial colombiano ha pasado por diversos ciclos en el transcurso de la

historia, se habló de un momento plagado de importaciones, que generaban una industria de

carácter sustitutivo y ciclos económicos nada favorables para la balanza comercial y el

desarrollo organizacional del país, todos estos sesgados por una administración de la clase

dirigente, que pocos frutos en cuanto a crecimiento y avance económico ha generado ya que en
Código: 14
su gestión los recursos se fueron limitados a unos pocos, la competitividad estaba dictada por

aquellos que con musculo financiero y grandes e innovadoras ideas

pudieron generar empresas en una economía de época compleja.

Según lo anterior el empresario colombiano se ha visto en la tarea de generar formas y

estrategias que permitan superar cada dificultad, que en gran medida por las problemáticas

sociales se vio desmejorada por el conflicto armado y diferencias políticas que de una u otra

forma afectaron de manera directa la economía del país durante el siglo XX.

PALABRAS CLAVES:

Empresario, Industriales, Región Caribe, Cadena Olimpica, Factores claves de Éxito.

ABSTRACT:

This article was as essential to analyze and expose the managerial model of Colombian

businessman, emphasizing timely manner in the event Olympic chain supermarkets and

analysis of industrial development of the Caribbean region and its successful management,

allowing and explicitly identify those key points that gave rise to a stable and promising career

for the domestic industry and further industry of the Caribbean region, based on the

identification of the key elements of improvement.

The Colombian business development has gone through several cycles in the course of

history, there was talk of a studded imports currently generating an industry substitute

character and economic cycles than favorable for the trade balance and organizational

development of the country, all these biased by an administration of the ruling class, that little

fruit in terms of growth and economic development has generated since its management

resources they were limited to a few, competitiveness was dictated by those with financial and

great innovative muscle Ideas companies could generate a complex economy era.
Código: 14
As former Colombian businessman has it seen in the task of generating ways and strategies

to overcome every difficulty, which was deteriorated largely by social

problems by armed conflict and political differences that one way or

another affected so direct the economy during the twentieth century.

KEY WORDS:

Business, Industrial, Caribbean Region, Olimpica Chain, Key Success Factors.

INTRODUCCIÓN

La importancia de este artículo, está dada en la medida en que el estudio de la historia

empresarial contribuye al desarrollo de ciertas competencias profesionales, ya que son estas

ventajas aplicadas a la formación profesional integral las que permitirán dotar al estudiante de

una perspectiva auténtica, fidedigna y transcendental ya que puede proporcionarle, además de

conocimientos, una capacidad de análisis y razonamiento que otras formas de estudio no

ofrecen.

Un análisis significativo de la economía colombiana y su comportamiento desde varios

puntos analíticos producto de un arduo trabajo en equipo y de la mano de la información veraz,

con el cual se buscó establecer las características del modelo gerencial para el caso de la Cadena

Olímpica en el Caribe colombiano, por medio del estudio de fuentes historiográficas, con el fin

de establecer factores claves de éxito en su acción administrativa.

Dicho esto, se dio el abordaje del problema de investigación que está relacionado con el

interés de los investigadores en la temática que enmarca el estudio propuesto.

Colombia es considerada como un foco de desarrollo para América latina, aunque no es el

principal centro económico pero goza de gran afluencia para los mercados extranjeros a la hora

de invertir. En cuanto al posicionamiento, es el 6 país más próspero de América y el 36 a nivel


Código:
global gracias a unas efectivas políticas económicas que aunque no todas14sean efectivas son

suficientes para generar desarrollo. El proceso de industrialización

colombiano y los patrones de acumulación sobre los cuales ha

descansado, transcurren de un modo más o menos similar al del resto de los países de América

Latina.

Pueden distinguirse en este proceso dos etapas: una sustitutiva de importaciones, que si bien

se inicia desde los años treinta, adquiere su configuración precisa en la década del cincuenta y

mantendrá su carácter estrictamente sustitutivo hasta 1967. La otra, prolongando la etapa

anterior, inicia su curso al amparo del estatuto cambiario de 1967 y de la Reforma Constitu-

cional de 1968, adquiriendo su cabal realización merced a la favorable coyuntura mundial de

comienzos de la década del setenta.

En esta etapa, la industria colombiana, sin abandonar, su carácter sustitutivo, apoyará su

expansión fundamentalmente sobre la exportación de manufacturas, lo que le permitiría

modificar, al menos en parte, las condiciones de acumulación desarrolladas desde los años

cincuenta. Cada una de estas etapas verá aparecer contradicciones específicas en ocasiones

superables -o cuando menos atenuables- por la política económica, pero casi siempre

persistentes, y es justamente la persistencia de estas contradicciones, lo que determinará el

marco general de la intervención estatal en la economía (Ocampo, 1988).

Se encontraron fuentes relevantes para la descripción de la problemática y del origen del

crecimiento económico en la región caribe, dentro de estas se mencionó:

La Fábrica de Tejidos Obregón de Barranquilla 1910-1957, trabajo realizado por el Dr.

Adolfo Meisel, para el Banco de la República sede Cartagena, algunas de las conclusiones de

este trabajo fueron que la Fábrica de Textiles Obregón de Barranquilla, a lo largo de sus 47

años de vida (1910-1957). A comienzos del siglo XX, Barranquilla era la ciudad colombiana

con mayor crecimiento demográfico y tenía una economía muy dinámica, era el principal
Código:
puerto colombiano, la tercera ciudad del país en población y su ingreso 14
per cápita era uno de los

más altos de Colombia, ello permitió que se empezara a desarrollar un

sector industrial local, que vendía sus productos por toda la Costa Caribe

y el interior del país.

Otro trabajo de esta índole sobre empresarios de la región fue La actividad empresarial de

Diego Martínez Camargo 1890-1937, trabajo desarrollado por la profesora María Teresa Ripoll

para el Banco de la República sede Cartagena, algunas de las conclusiones de este trabajo

fueron que en el caso de Diego Martínez Camargo llama la atención especialmente sobre su

estrategia empresarial, tanto en la actividad ganadera como en la búsqueda de hidrocarburos; en

ambos casos su objetivo fue abarcar el ciclo productivo de éstas industrias; en la ganadería,

asociándose con capital extranjero y local para la creación de un frigorífico que les permitiera

participar en el mercado mundial de carnes. En la creación de la refinería, comprendiendo que

en la búsqueda de petróleo, un paso fundamental era su refinación, para mayor

aprovechamiento de las utilidades.

La conjunción de estas características le ha dejado a Colombia una serie de lecciones y

capacidades empresariales que los actuales empresarios y los del futuro pueden contribuir a que

se estudien de manera crítica, se expliciten y difundan de manera abierta. Una parte del legado

empresarial colombiano lo constituyen las capacidades empresariales que se han consolidado

luego de una larga trayectoria.

Es también de destacar la tenacidad del empresariado para desarrollar su acción en medio de

los numerosos conflictos armados internos, de naturaleza diversa, vividos en Colombia a lo

largo de siglo y medio; como se ha manifestado: «la violencia entró a formar parte de los

riesgos propios de la actividad empresarial» (Molina 2000).


Código: 14 de las reglas de
Así mismo, es notable la adaptación de los empresarios a la inestabilidad

juego, a la incertidumbre asociada a las decisiones económicas y a la

«debilidad institucional», que algunos han llamado «la enfermedad de

América Latina» (Borner et al. 1992).

Es importante mencionar que en las nuevas circunstancias de la economía los empresarios

deben preservar algunas capacidades tecnológicas forjadas con tesón a lo largo de más de ciento

cincuenta años, pero es necesario entender que estas ya no son suficientes. Por una parte: el

expertise del empresariado colombiano para incorporar tecnología extranjera y adaptarla (y a

veces mejorarla) a las condiciones del país; su ingeniosidad y recursividad, desarrolladas en las

largas décadas de economía cerrada, para hacer reparaciones y mantenimiento de equipos; la

imitación creativa. Por otra parte, su capacidad de innovación en «tecnología blanda»

(administración y gerencia) y de aprendizaje de la experiencia en este campo sigue siendo un

valioso activo que hay que investigar y difundir (Dávila, 2012).

A partir de las fuentes historiográficas se pretende exponer aquellos factores claves

determinantes de éxito de los empresarios del Caribe Colombiano partiendo del caso Cadena

Olímpica, recordando sus inicios como un pequeño almacén de abarrotes que fue creciendo y

alcanzo su madurez hasta convertirse en el grupo empresarial que es hoy en día, identificando el

perfil empresarial de sus fundadores y dueños, como la unión de una familia extranjera que

logra desarrollar una gran idea de negocio sin demasiadas ambiciones, la cual ha sido

administrada y proyectada en sus inicios por personas de la misma estirpe iniciando por su

fundador “en 1952” Ricardo Char seguido por sus hijos “Fuad, Farid Jabib y Simón Char.

MATERIALES Y MÉTODOS
Código: 14
La historia como ciencia utiliza métodos específicos para el proceso de construcción del

relato histórico. Para el caso de la historia empresarial, Valdaliso, (1997),

comenta “Sin ánimo de ser excluyente, parecen advertirse tres tipos de

modelos de hacer historia empresarial, aunque las líneas de demarcación entre ellos no están

definidas, existen numerosos puntos de convergencia, y muchas veces un autor puede aparecer

en varios a la vez.

En primer lugar estaría la que se podrá denominar historia empresarial tradicional, bajo la

que podrían agruparse tanto los trabajos exclusivamente empíricos (o sin el recurso explícito a

las teorías económicas) como aquellos que utilizan un enfoque de economía neoclásica. Un

segundo modelo sería el de la historia empresarial como economía aplicada, en concreto de

teorías económicas salidas de la economía neo institucional, de la nueva economía industrial y

de la economía del coste de transacción.

La tercera aproximación a la historia empresarial estaría influida por los presupuestos de la

economía evolutiva, aunque en este caso la disciplina no queda reducida a un mero campo de

pruebas de la teoría. En general, parece advertirse que, en el caso de una parte ya muy

considerable de la historiografía empresarial española, el empleo de la teoría no es un fin en sí

mismo, sino un medio para facilitar el análisis histórico”.

En relación con desafío metodológico de los trabajos de historia de tiempo presente,

Heinz y Reguera señalan que “es posible constatar la valorización de las singularidades, la

experiencia y la memoria; la percepción de la política como un campo de articulación entre

representaciones y acciones; la aceptación de la pluralidad en los recortes y abordajes. Su

interés ha sido destacar los avances historiográficos y metodológicos que, desde la óptica

regional y los estudios de caso, se proponen matizar, ampliar y hacer más complejas las

interpretaciones macro históricas”.


Código:
Refiriéndose al estudio de casos Glenda Miralles señala “el 14 de casos, ofrece
estudio

evidencia empírica para la comprensión del proceso de nacimiento,

desarrollo y reestructuración de la actividad agroindustrial regional,

permite, entonces, una mirada mucho más interesante del circuito frutícola. En tal sentido, esta

perspectiva puede iluminar el proceso de visualización de temas centrales en la historia del agro

vallenato y de su actual situación económica-productiva.

Dentro de los métodos utilizados para hacer historia empresarial también se encuentran la

cliometría. Esta hace referencia a la aplicación de métodos cuantitativos dentro de la

investigación en historia económica y empresarial. A este respecto Hobsbawm (1998. Citado

por Elías, 2008) y Sánchez (2004. Citado por Elías, 2008) dicen que las limitaciones de la

cliometría «son serias, cuádruples. En primer lugar, en la medida que se proyecta sobre el

pasado una teoría esencialmente histórica, su relación con los problemas más generales de la

evolución histórica no está clara o es marginal. En segundo lugar, la selección de un aspecto de

la realidad económica al que puede aplicarse tal teoría quizá dé una imagen falsa. En tercer

defecto de la cliometría es que necesariamente tiene que apoyarse no sólo en datos reales, que a

menudo también son fragmentarios y poco dignos de confianza, sino también y en gran parte en

datos inventados o supuestos».

Y no paran las propuestas de posibles métodos que mejoren la investigación en historia

empresarial. «Aquí también podría incluirse el uso de fuentes alternativas para el estudio de la

historia empresarial, como la historia oral, tal como proponen Segreto y Dávila, o el análisis de

actividades empresariales no tradicionales, pues, como señalan Kipping y Puig a propósito del

negocio de la consultoría, constituyen un reflejo, además de un poderoso vehículo de

transferencia, del conocimiento empresarial dentro y fuera de la empresa» Adoración (2003).

Así las cosas, «resulta trascendental reconstruir los parámetros de una disciplina como la

historia empresarial (historia organizacional) sustentada en, de un lado, la interacción


Código: 14
disciplinar entre la historia y la administración, y de otro, la convergencia en el tratamiento de

variables puramente organizacionales y administrativas desde una

perspectiva historicista, legitimando por tanto el conocimiento de

esencias propias de la administración, la organización y el mismo ser como ocupante de rol

(como parte de la organización)» Betancourt (2003).

Al utilizar este método, el investigador intento responder el cómo y el por qué, utilizando

múltiples fuentes y datos. Según Martínez Carazo, el estudio de caso es “una estrategia de

investigación dirigida a comprender las dinámicas presentes en contextos singulares, la cual

podría tratarse del estudio de un único caso o de varios casos, combinando distintos métodos

para la recogida de evidencia cualitativa y/o cuantitativa con el fin de describir, verificar o

generar teoría”. Para la presente investigación se estudiara el caso de la Cadena Olímpica.

Lo anterior implico la recolección de datos e información que permitieron desarrollar el

estudio de manera cuantitativa y cualitativa, lo que obliga recabar información por medio de la

aplicación de diferentes instrumentos. Para esta investigación se utilizaran las fichas

bibliográficas. Para organizar la información existente en los documentos de una biblioteca o

centro de documentación se utilizan las denominadas fichas bibliográficas.

RESULTADOS

Colombia, ha acusado una indefinición perniciosa en materia de desarrollo al enfrentar las

dificultades propias del escalamiento industrial hacia actividades más demandantes. El

diagnóstico que ha hecho carrera de tiempo atrás en el país culpa de manera alegre a la

intervención del Estado, dejando de lado la incapacidad que han tenido tanto las clases

dirigentes del país como otros estamentos de la sociedad para resolver problemas estructurales

que limitan las posibilidades de acceso a una buena parte de la población a los frutos del
desarrollo moderno. En consecuencia, se han adoptado políticas sin Código:
un norte14estratégico, con la

pretensión de que sea el mercado el que se encargue de definir apuestas

productivas fundamentales.

La ausencia de una política de desarrollo industrial clara, capaz de superar los obstáculos

estructurales que ha enfrentado la economía colombiana, el crecimiento del país seguirá

sustentado en dinámicas espurias que dependen de la explotación de recursos naturales, con una

escasa creación de valor agregado y un pobre crecimiento de la productividad (Cuellar, 2012).

Al remontarse al origen y las bases del empresariado colombiano, se puede decir que a

mediados del siglo XIX y acudir a las luces que arroja la naciente historia empresarial

colombiana, se han destacado cuatro de sus rasgos. Primero, su base regional en un «país de

regiones» donde se identifican por lo menos en siete de ellas y sus orígenes, que son previos al

café, y se remontan al período 1760-1820 en la región de Antioquia. Segundo, la alta

diversificación de los negocios en que el empresariado ha incursionado, cubriendo una gama

variada de sectores económicos: ha ido desde el comercio y la minería hasta la industria

manufacturera, alcanzando también los transportes, la actividad agrícola, los servicios, la

colonización empresarial, la urbanización, la banca y las finanzas.

Tercero, la posesión de la tierra como factor de atesoramiento, no necesariamente de

producción, ha sido un elemento de disputa omnipresente durante siglo y medio, conflicto en el

cual han estado presentes sectores del empresariado. Cuarto, en un país que no ha recibido

corrientes migratorias significativas, se subraya el papel destacado que han tenido dentro de su

empresariado los pocos que se aventuraron a emigrar a Colombia.

Entre ellas se destacan el permanecer alerta a las oportunidades en un mercado aún en

proceso de formación; la pasión por el trabajo duro; la iniciativa y recursividad guiadas por el

«buen olfato» y el «buen ojo», nacidos de la práctica, que hoy en día se pueden perfeccionar

mediante capacitación y utilización de la tecnología; la creatividad para enfrentarse a las


Código:
difíciles condiciones de la geografía y la topografía que hacen que 14 a comienzos del
todavía

siglo XXI el transporte y las vías de comunicación sean «cuellos de

botella» que afectan seriamente la competitividad del país.

Es también de destacar la tenacidad del empresariado para desarrollar su acción en medio

de los numerosos conflictos armados internos, de naturaleza diversa, vividos en Colombia a lo

largo de siglo y medio; como se ha manifestado: «la violencia entró a formar parte de los

riesgos propios de la actividad empresarial» (Molina 2000). Asimismo, es notable la adaptación

de los empresarios a la inestabilidad de las reglas de juego, a la incertidumbre asociada a las

decisiones económicas y a la «debilidad institucional», que algunos han llamado «la

enfermedad de América Latina» (Borner et al. 1992). De igual manera, subsiste fortaleza para

enfrentar las crisis económicas y convertir en oportunidades algunos elementos de aquellas. Así

ocurrió, por ejemplo, en la crisis de 1929 (Molina 2000) y volvió a notarse en la de 1998-2000.

Otra parte del legado a preservar la constituyen valores como el ahorro y la frugalidad, evitar el

despilfarro y la creencia en que el desempeño empresarial exitoso se logra mediante el trabajo

duro y la perseverancia, valores que exhibieron tantos empresarios pioneros. Ellos son la

esencia del capitalismo y necesitan revivirse hoy en los empresarios jóvenes.

Una herencia negativa es la brecha entre la cultura empresarial capitalista y la cultura de

la picardía. La primera exige reciprocidad y confianza entre los agentes del mercado y

relaciones contractuales transparentes y eficientes. La segunda, por el contrario, premia la

avívatez, se basa en la idea de que la ley es para los demás (como lo expresa el refrán

colombiano: «la ley es para los de ruana», no para su cumplimiento por parte de cada

ciudadano. En Colombia «existe una situación muy generalizada de picardía que irrespeta a la

justicia u otra peor que hace justicia en forma privada» (Kalmanovitz 1998).

Si bien la picardía bordea los límites entre la legalidad y la ilegalidad, no hay duda de que
el recurso a ella está presente en el fenómeno de la corrupción, el Código: 14 raíces históricas,
cual, con

parece haberse desbordado en todo el país en esta primera década del

siglo XXI (Corporación Transparencia por Colombia 2008). Lejos de

constituir algo positivo, esta capacidad de bordear con malabarismos entre lo legal y lo ilegal y

de «sacar ventaja» constituye un lastre en el contexto de la universalidad de reglas de juego que

requieren los negocios globalizados y los tratados comerciales.

Con relación a las características sociales y económicas del empresariado, debe anotarse

que hasta bien entrado el siglo XX este era relativamente homogéneo: casi exclusivamente

provenía y formaba parte de las elites económicas y sociales locales y regionales. El

crecimiento económico acelerado durante la segunda mitad del siglo XX, la urbanización del

país, el crecimiento cuantitativo de la educación universitaria como vehículo de movilidad

social y los procesos de descentralización gubernamental han contribuido a la conformación de

nuevos sectores empresariales provenientes de diversos orígenes sociales y económicos que

permiten hablar hoy en día de un empresariado medio que ha irrumpido con fuerza en muchos

sectores económicos y prácticamente en todas las regiones del país.

La connotación despectiva y excluyente asociada al término «nuevos ricos» o «dinero

nuevo» ya entró en desuso como resultado de la importante acumulación de capital en manos de

estos nuevos actores empresariales provenientes de estratos bajos y medios. Hay que aclarar

que no se está haciendo referencia a la realidad innegable y perniciosa de los sectores asociados

al narcotráfico, que surgieron desde mediados de la década de 1970, los cuales no han sido

analizados en este capítulo.

Se trata, por el contrario, de nuevos sectores dentro de la actividad económica legal que

en el transcurso de una o dos generaciones han ascendido de clase social. Son personas «hechas

a sí mismas» y a «puro pulso», cuyos orígenes están en el campesinado medio y en sectores

profesionales y asalariados, que se han convertido en empresarios; algunos, incluso, han llegado
Código: 14
a formar conglomerados económicos importantes. Son parte de la pequeña y mediana industria

y su presencia se nota en el comercio, en sectores agroindustriales, en

diversos subsectores de la industria manufacturera y en una multiplicidad

de actividades de servicios.

Ellos están presentes, entre otros espacios y en forma creciente, en los programas de

formación gerencial que existen a lo largo y ancho del país, los que se expandieron en forma

notoria después de 1990 y constituyen, sin duda alguna, un sector promisorio dentro del cual no

es extraño el interés por encontrar nuevos nichos para la exportación y por adentrarse en

sectores en los que el país tiene ventajas competitivas (por ejemplo, «mercados verdes»

relacionados con la biodiversidad colombiana, biopolímeros, bioingeniería y servicios

profesionales especializados).

En todos ellos, así como en la gran empresa, la innovación tecnológica juega un papel

central y es necesaria para competir en la economía globalizada. Para este propósito son

indispensables la inversión privada en investigación y desarrollo y el fortalecimiento del

Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología, así como las alianzas con empresas extranjeras y la

articulación a redes empresariales. En el caso de la industria, en la innovación tecnológica hay

que contemplar una unidad de análisis a la que previamente no se le daba mayor importancia:

las cadenas productivas.

Es importante mencionar que en las nuevas circunstancias de la economía los empresarios

deben preservar algunas capacidades tecnológicas forjadas con tesón a lo largo de más de ciento

cincuenta años, pero es necesario entender que estas ya no son suficientes. Por una parte: el

expertise del empresariado colombiano para incorporar tecnología extranjera y adaptarla (y a

veces mejorarla) a las condiciones del país; su ingeniosidad y recursividad, desarrolladas en las

largas décadas de economía cerrada, para hacer reparaciones y mantenimiento de equipos; la

imitación creativa. Por otra parte, su capacidad de innovación en «tecnología blanda»


Código:
(administración y gerencia) y de aprendizaje de la experiencia en este 14 sigue siendo un
campo

valioso activo que hay que investigar y difundir (Dávila, 2012).

En el siglo XX, las migraciones hacia la ciudad de Barranquilla

eran más inminentes que nunca, el conflicto armado seguía creciendo en Colombia hasta la

llegada de un personaje polémico pero estabilizador para el territorio es el caso de Álvaro Uribe

Vélez la economía abrió paso a nuevas fronteras y la confiabilidad del país que se había perdido

se volvía a retomar así que crecíamos en inversión en desarrollo y en infraestructura y así

brindando nuevas oportunidades para los colombianos. la pobreza y la desigualdad social son

factores preocupantes que se han venido tratando con proyectos como apoyar las

microempresas e inyectar capital en sectores financieros devaluados la violencia como tal se ve

reducida a una pequeña porción así que el territorio nacional está encaminado a invertir más en

progreso y desarrollo solucionando problemas como el presentado a mediados de la nueva

década donde el dinero fácil hacia más complicada la situación de colombianos al invertir en

negocios como captadoras de dinero.

Los comienzos de siglo XX trajeron consigo nuevos pensamientos y es así como nuevas

oportunidades en el campo industrial se generarían con el pasar del tiempo dieron como

consecuencia un progreso, que, aunque lento significaba un desarrollo en la sociedad que era

netamente agricultora.

La sociedad colombiana se caracteriza en la actualidad por ser emprendedora y trabajadora

todo esto gracias a la adaptación de nuestros antecesores a los diferentes oficios que se fueron

gestando producto de las empresas que llegaban a nuestro país y las que se formaron en este

territorio nos dieron una buena reputación motivo por la cual somos foco de desarrollo.

La economía colombiana es considerada emergente puesto que cuenta con altos índices de

producción agrícola y minera uno de sus fuertes es la exportación del café, la producción textil

e industria petrolera que convergen y nos posicionan como competitivos ante las nuevas
Código: 14
demandas mundiales además con altos índices de calidad en sus productos.

Además vale la pena mencionar la floricultura como un gran apoyo a

la economía colombiana además de otros sectores muy importantes.

En estos últimos 100 años varias reformas económicas han marcado nuestro país y con el

pasar del tiempo hemos aprendido a crecer a pesar de las adversidades y consolidarnos como

fuertes. Varios hechos políticos, sociales, culturales y económicos han sacado a flote el país las

cosas siempre desencadenan una reacción es el caso de nuestra identidad como colombianos

que desarrollamos gracias a estos factores ya mencionados.

Su reto para las futuras generaciones será mantener un buen papel en la región y escalar

para llegar a posicionarnos entre las economías líderes en el mundo, poder reducir la pobreza

generar oportunidades para la población, aumentar la visión emprendedora del país y generar

igualdad en el territorio nacional así como encaminarnos a la vanguardia económica del nuevo

mundo globalizado con políticas efectivas y contundentes que nos permitan continuar

generando industrias competentes y nuevas tecnologías líderes en el mundo para seguir siendo

más productivos y menos subdesarrollados todo esto con un gran esfuerzo y de la mano de los

colombianos lo lograremos para seguir siendo orgullosos de ser colombianos.

En la actualidad nos hemos sobrepuesto a las adversidades económicas mundiales y

regionales y nos hemos sabido mantener entre las principales en competencia y desarrollo y es

ahí donde salen a Flote muchos empresarios el Caribe como los son los Char Abdala, una

familia que con su esfuerzo y dedicación se dieron a la tarea de crear un emporio que referencia

el progreso de nuestro país con el paso del tiempo.

El proceso investigativo es claro, en el sector industrial empresarial del siglo XX,

trayendo acotación el caso puntual de la ya antes mencionada Cadena, el cual revelo la

importancia y la necesidad de adaptación a los cambios en un país donde los modelos


Código:
gerenciales de la época no estaban bien estructurados, ni definidos, 14
las empresas pequeñas y

poco desarrolladas eran un común denominador, no obstante el empeño,

la unión y una mentalidad ahorrativa permitieron que muchas

organizaciones lograran salir a flote y romper ese mural que las mantenía relegadas a un

crecimiento estático en comparación con otros países.

Almacenes Olímpica nació en Barranquilla en el año de 1953, cuando Ricardo Char,

distinguido comerciante de Lorica, Córdoba, adquirió el almacén Olímpico. Una pequeña botica

ubicada en la Calle de Las Vacas en la capital del Atlántico. Vendiendo abarrotes, además de

los artículos de farmacia, Ricardo ganó la confianza de sus clientes. Un año después se abrieron

dos droguerías más, una en el Paseo de Bolívar y otra en la calle San Blas con 20 de Julio.

Pero fue Fuad Char, hijo mayor de Ricardo, quien le dio un vuelco a los negocios tras

ponerse al frente de las farmacias, debido al accidente sufrido por su padre. Por intuición y buen

olfato, más que por experiencia comercial, Fuad se lanzó a la conquista del mercado

Barranquillero en compañía de sus hermanos Jabib, Farid y Simón con quienes constituyeron

Char Hermanos Ltda. El año 1968 fue histórico para la organización. Se inauguró en

Barranquilla la primera Supertienda Olímpica, ubicada en la calle 30 con carrera 43 esquina,

con el lema: Suba un piso y gane pesos. Con esto se incursionó totalmente en el mercado de los

víveres y artículos para el hogar. Su estrategia de comercialización era ‘Vender más a menor

precio’.

A comienzos de los 70's, se inauguró la Supertienda Olímpica de la calle 72, pionera del

sistema de autoservicio, que representó un logro entre los Barranquilleros. Consecutivamente,

se inició la conquista del mercado nacional con la apertura en Cartagena de la primera droguería

y en Santa Fe de Bogotá, la Supertienda Olímpica de la calle 100. Años más tarde, en la década

de los 80's, la empresa continuó su expansión con la inauguración de nuevos puntos de venta en

todo el ámbito nacional.


Código: 14

Habilidades empresariales Caso Olímpica (Familia Char Abdala).

Se analizaron Veintidós (22) habilidades empresariales de la

Cadena Olímpica (Familia Char Abdala). A cada una de estas se le asignó una calificación

comprendida de la siguiente manera: 1 significa Bajo, 5 Medio, y 10 Alto. Los criterios por los

cuales fueron asignados estos valores están fundamentados en el análisis historiográfico y la

literatura citada de los autores que han realizado investigaciones y libros acerca del trabajo y

dedicación de esta familia forjadora de tal emporio en el país. También para una mayor

comprensión de las calificaciones planteadas, se ilustran graficas radiales y circulares, capaces

de mostrar el nivel de evaluación de dichas habilidades.

Los resultados fueron los siguientes:

Ilustración 1. Veintidós Habilidades empresariales Cadena Olímpica.

Fuerza
Deseo vital
Liderazgo de superación
Capacidad de integrar hechos y circunstancias capacidad de identificar oportunidades
10
Responsabilidad / Solidaridad / ética. Visión de futuro
Soluciones y no problemas 5 Habilidad creadora e innovadora

Inconformismo positivo Aceptación y propensión al cambio


0
Capacidad de Control Iniciativa

Practicabilidad y productividad Libertad / Autonomía / Autogobierno


Capacidad de administrar recursos Capacidad de toma de decisiones con información incompleta
Capacidad de realización Convicción de confianza en sus facultades
Coraje para enfrentar situaciones
Actitud
Compromiso mental
inciertas
positiva
/ Constancia /yPerseverancia.
parahacia
correr
el éxito
riesgos

Fuente. Matriz de Evaluación de Habilidades Gerenciales.

Todo eso lo han hecho con talento costeño y con su modo de ser costeño. Declararon que
Código:
si son ciertas las razones culturales o ambientales que se suelen argüir para14limitar su vocación

regional y para atribuir un escaso liderazgo económico, en Olímpica no

las han siquiera notado, y en cincuenta años ¡vaya si tendría bien por qué!

Por ello, se sienten profundamente orgullosos de su tierra y de su gente”.

Liderazgo es una característica gerencial de nivel alto evidenciada en la familia objeto de

estudio de esta investigación con hechos y circunstancias remotas y actuales referidas en el

libro Olímpica 50 años, mostrando que la cadena es la mayor empresa nacional de comercio al

detal hoy por hoy en el país. Las únicas dos que nos preceden en el monto del negocio son

también fruto del ingenio y del esfuerzo de pioneros colombianos, pero ahora están bajo el

control de grandes multinacionales.

Olímpica es la mayor empresa nacional de comercio al detal hoy por hoy en el país. Las

únicas dos que nos preceden en el monto del negocio son también fruto del ingenio y del

esfuerzo de pioneros colombianos, pero ahora están bajo el control de grandes multinacionales.

Olímpica es, por otra parte, la mayor empresa de capital netamente costeño que existe

actualmente en Colombia. Y este es un punto que quisiera subrayar, porque en los medios

financieros y en el ambiente de negocios capitalinos se ha vuelto un lugar común suponer que el

medio costeño es estéril a las grandes empresas; que lo único que allá progresa es fruto de

inversiones foráneas; que la cultura de las costa es virtualmente impropia a los grandes desafíos

empresariales.

La Cadena Olímpica es la prueba de que eso no es cierto. Es una empresa de más de

12.000 trabajadores, tenemos 150 establecimientos comerciales esparcidos por todo el país,

contamos con 8 empresas más asociadas en el campo arrocero, de alimentos concentrados,

granjas avícolas y porcinas, una financiera comercial, una fábrica de empaque, una

constructora, una agencia de publicad y una cadena de radio con 22 estaciones, presente en 15

capitales.
Código:
Son grades patrocinadores del deporte y tratamos de apoyar en todo 14
lo que contribuya a

alegrar la vida de nuestros clientes, que ya suman millones en todo el

país, para compensar un poco las penas y el abatimiento que a menudo

ensombrece el optimismo, pero que gracias a los consumidores todo un país se ha empezado a

recuperar.

Olimpica cambio su forma de influir en el personal con el transcurso del tiempo, ya que

adoptan diversas técnicas de investigación y enfoques estratégicos para el logro de un objetivo

que no es más que la búsqueda de la competitividad en un mundo globalizado.

Así como en la cultura y los valores corporativos, el clima y la conducta organizacional,

que ejercieron una influencia primordial en el logro de la excelencia. 

El mercado era atractivo, manejaban ventajas competitivas observables en relación del

producto con las necesidades del consumidor (Precios bajos), fuerte esfuerzo en el lanzamiento

del producto y servicio que se manejó precedido de una enmarcada mentalidad de

emprendimiento por parte de los jóvenes Char , promoción adecuada al entorno, sinergias

comerciales o en su defecto la inmersión en nuevas estructura de negocios que le permitían

diversificar y disminuir riesgos, respaldo y compromiso de la alta gerencia, observación de la

normatividad asimilando los cambios políticos en el momento oportuno, buena organización,

personal motivado, calidad adecuada del producto y producción eficiente entre otros, fueron las

variables que forjaron el éxito de una Cadena que hoy por hoy tiene la habilidad de hacer uso

eficiente de los diferentes recurso que esta disponga.

Actualmente, además de Colombia, se encuentra en países como Guatemala, Nicaragua,

Panamá, Perú y Venezuela.

DISCUSIÓN / CONCLUSIONES

Por medio de esta investigación rigurosa de la fuentes historiográficas del siglo XX en el


Caribe Colombiano y del análisis realizado, se logró identificar deCódigo: 14
características del modelo

gerencial para el caso de la Cadena Olímpica con el fin de establecer los

factores claves de éxito en su acción administrativa, dando paso a las

siguientes aclaraciones:

La necesidad de las personas y de las organizaciones de mejorar sus procesos

administrativos y romper las viejas estructuras mentales que no permiten evolucionar a través

de los tiempos, han ido cambiando y es necesario adaptarse a ellos para ser competitivos y estar

acorde con las exigencias del entorno.

En Colombia es un país de encuentro de muy diversas corrientes culturales, etnias y

sociales, que se han integrado solidaria y democráticamente para formar nuestra nacionalidad

aunque con ciertas falencia como el no tener modelos gerenciales propios, a diferencia de otros

países, en nuestro país la tecnología no llega a tiempo, sino mucho después cuando ya se ha

implementado en otros países y esto siempre causa que no alcancemos la excelencia en los

tiempos estipulados.

No obstante la Cadena Olímpica nació como casi todas las grandes empresas

colombianas, en ellas hay esfuerzo conjunto de las familias, iniciativa, mucho trabajo,

cualificación tecnológica, espíritu ahorrativo y capacidad para conocer el entorno y para

resolver necesidades sociales, esta ha enfrentado los retos del desarrollo, de la creación de

empleo, de formación de infraestructura, de apertura de mercados e incluso de innovación

tecnológica de la mejor manera posible y manteniendo aquel un sentido austero de la vida que

los hace merecedores de muchos reconocimientos.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Adoración, Á. Reseña crítica del Libro “Historia empresarial. Pasado, presente y retos de
Código: 14
futuro”. En Erro, C. (2003). Editorial Ariel. Barcelona (España).

Betancourt Zárate, G. (2003) “De la historia empresarial a la historia

organizacional”. Innovar, Revista de Ciencias Administrativas y Sociales de

la Universidad Nacional de Colombia. No. 22, julio – diciembre. Bogotá.

Cuellar, J. (2012). El desarrollo industrial en corea del sur (1960-2010). Elementos explicativos

y de política. Un contrapunto a la experiencia colombiana. Trabajo Final presentado como

requisito para optar al título de Magister en Ciencias Económicas. Facultad de Ciencias

Económicas. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá.

Dávila, C. (1997). “Los comienzos de la historia empresarial en Colombia”. Revista América

Latina en la Historia Económica Nro. 7. Enero-junio.

Elias, J. (2008) “La Historia Económica en la Historiografía Latinoamericana: Dilema o

Cambio de la Retórica a la Cliometría”. Revista “Contribuciones a la Economía”. Mes de Enero.

Universidad de Málaga (España).

Heinz, F. Reguera, A. “Historiografía latinoamericana contemporánea. Enfoques desde

Argentina, Brasil y México”. Revista L’OrdinaireLatinoaméricain.

Kalmanovitz, S. (1998). Picardía generalizada. En: Lecturas Dominicales, El Tiempo, 13 de

julio, p. 2.

Molina, L. (2000) El desarrollo empresarial. En: Mendoza, C.

(Compilador), La fuerza empresarial de Colombia. Bogotá: Consuelo Mendoza Editores, pp.

28-44. 1998 Empresarios colombianos del siglo XIX. Bogotá: Banco de la República.
Código: 14
Ocampo, J. (2004). Colombia y la economía mundial, 1830-1910, Siglo

XXI editores/Fedesarrollo, Bogotá.

Valdaliso, J. “Algunas Reflexiones Acerca de la Historia Empresarial y su Desarrollo en

España” Universidad del País Vasco.