Está en la página 1de 8

INTRODUCCION

El efecto psicológico que se manifiesta, como consecuencia de la aparición del


coronavirus nos producen un cambio inesperado en nuestra tranquilidad y
planificada vida.
La llegada del covid-19 ha desencadenado diversos trastornos en el mundo,
manifestando dificultades en las personas como ansiedad, estrés, nerviosismo,
dificultad para dormir, intranquilidad, miedo y conflictos de parejas, estrés post
traumático, angustia e ira. Esto estado y conductas pueden dar pie a problemas en
salud mental incluido reacciones de comportamientos riesgosos para la salud con
mayor uso de alcohol y tabaco y aislamiento social.
Ante esta situación en la que nos encontramos de aislamiento se requiere de ayuda
profesional para afrontarlo, es importante abordar los trastornos psicológicos unas
de las herramientas que podemos utilizar es la terapia de tercera generación o la
tercera ola de terapias de conducta son aquel conjunto de terapias y tratamientos
creados con el propósito de realizar una modificación de la conducta del paciente
pero desde un enfoque global y próximo a la persona más que al problema,
teniendo en cuenta la vivencia del paciente de su problema y cómo el contexto
social y cultural han producido que su conducta sea poco adaptativa.
TRASTORNOS
La inestabilidad laboral, los problemas de convivencia con la pareja, la falta de
ejercicio al aire libre y de exposición solar han agravado los trastornos del sueño
durante el confinamiento, principalmente el insomnio y los despertares nocturnos.
El confinamiento que ha vivido la población durante este periodo podría estar
dejando secuelas en el cabello de la población, una alteración caracterizada por una
pérdida muy acelerada de cabello, en la que el estrés y la ansiedad son factores de
riesgo.

el factor más predictivo de los síntomas del trastorno por estrés agudo. Las
personas en cuarentena suelen informar de agotamiento, ansiedad, estrés,
irritabilidad, insomnio, poca concentración e indecisión, deterioro del desempeño
laboral, ira, bajo estado de ánimo, etc.
Así mismo, aquellas personas que han estado en cuarentena con una persona que
padece Covid-19 suelen expresar sentimientos negativos de: temor, tristeza,
culpabilidad, nerviosismo, etc. Son muy pocas las personas que informan de
sentimientos positivos.
Los médicos y enfermeras sufren síntomas más severos de estrés postraumático
que los miembros del público en general. También emociones relacionadas con la
frustración, la culpa, la impotencia, la soledad y la tristeza.
También nos sentimos frustrados, ya que el hecho de no poder mantener nuestro
estilo de vida ni la libertad de movimientos nos precipita hacia esas emociones más
problemáticas debido a que van pasando los días y va creciendo la incertidumbre de
lo que está pasando, de lo que pasará… También crece a diario la desconfianza
hacia las fuentes autorizadas debido a que creemos que no nos están dando toda la
información, llega un punto en que la mente humana desconecta y desconfía.

El ataque de pánico o crisis de ansiedad se define como una experiencia de


intenso miedo, que aparece de forma súbita y va acompañada de síntomas físicos,
4 de los cuales deben corresponderse con alguno de los siguientes: Palpitaciones o
elevación de la frecuencia cardiaca. Sudoración. Temblores o sacudidas.
La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia
de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima,
trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.
La ansiedad es un sentimiento de miedo, temor e inquietud. Puede hacer que sude,
se sienta inquieto y tenso, y tener palpitaciones. Puede ser una reacción normal al
estrés.
TERAPIA DE TERCERA GENERACION
Las terapias de tercera generación son eficaces procedimiento para tratar la el
estrés postraumático, ira, tristeza, culpabilidad, nerviosismo, estado de ánimo bajo.
Estas herramientas de terapias se emplean con operatividad para las personas con
incertidumbre que el confinamiento le ha generado.
Las terapias de tercera generación mejoran la calidad de vida de cada uno de las
personas que necesita ser intervenida.
Los principales logros de la TTG se han visto reflejado en las intervenciones de
terapias de parejas, pacientes con conductas depresivas y en terapias de duelo,
repercudiendo en la mejora de la calidad de vida de cada uno de los pacientes.
Las terapias de TTG se crea con el fin de ser más efectiva, clara y precisa al
momento de la intervención, las principales son: aceptación y compromiso (ACT).
Terapias cognitivas conductual basadas en Mindfulness (TCMB). Terapia dialéctica
conductual entre otras.
la terapia conductual:
Para la depresión, una forma de intervención del conductismo es la activación
conductual, que consiste en intervenir sobre el contexto y la manera de actuar de la
persona. En esta situación de confinamiento, implica comenzar una rutina ajustada
al nivel de exigencia, capacidades y características de la persona, junto a su
contexto.
De esta forma, podrá luchar contra las emociones negativas de tristeza,
desesperanza y las conductas de auto abandono o descuido de la higiene, el sueño,
la alimentación, etc...
Se caracteriza por su gran aportes y efectividad para el tratamiento de trastornos
como la depresión entre otros.
Terapia Conductual Dialéctica
Se ayuda al paciente a confiar en sus emociones y pensamientos y se le ayuda a
encontrar factores que le empujen a querer seguir adelante y a mejorar sus
habilidades referentes a la autorregulación emocional, tolerancia al malestar,
autoobservación y manejo de relaciones interpersonales.

La terapia conductual dialéctica nos ayuda a mejorar la motivación y reducir la


conducta disfuncional, es un objetivo ambicioso dada la complejidad de la población
de pacientes a los que va dirigido el tratamiento.

Esta herramienta es esencial para generalizar las habilidades, es decir, que lo


aprendido sea aplicado en contexto naturales de la vida diaria. En este sentido el
coaching por vía telefónica es una herramienta útil.
Otra opción importante es el coaching telefónico que se provee en vivo, siempre
antes de que ocurra la conducta problema y nunca después.

practicas técnicas de yoga, meditación, pilates o Mindfulness tanto con lo más


mayores como con los niños para no agobiarlos con el encierro.

La Psicología Positiva pueden ayudarnos a sobrellevar el confinamiento en las


casas y esta crisis en general, porque la Psicología Positiva contribuye de forma
clara y directa a que las personas, los grupos, los colectivos y las organizaciones
tengan una vida más plena y satisfactoria, más digna de ser vivida.

Por ejemplo, algunas emociones y situaciones no tan placentera como la tristeza, la


incertidumbre a los que nos depara el futuro, la necesidad de perseverancia y
esfuerzo continuado en construir lo que ha destruido el virus, pueden ser importante
en la reconstrucción de nuestro bienestar individual y colectivo, del desarrollo
personal y organizacional.

La Psicología Positiva nos puede ayudar a conocer cuáles son nuestros puntos
fuertes o fortalezas personales y ponerlas al servicio de algo que nos trascienda. En
estos momentos de crisis, hemos visto cómo mucha gente se ha movilizado
altruistamente para servir a los profesionales que están en la trinchera en esta lucha
contra el virus, a la comunidad, a las familias más vulnerables.

La psicología positiva nos ayuda a llevar una vida significativa y con propósito y a
sobrellevar esta crisis que nos deja marcado.

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL es una herramienta que nos ayuda en los


distintos estados por los que atravesamos en este periodo de confinamiento

La Inteligencia emocional ayuda con este tipo de emociones que alteran nuestro
bienestar, que nos causan estrés, tristeza y preocupación cuando nos enteramos
que familiares o amigos empiezan a enfermar o nuestras situaciones nos dominan.

Esta situación de confinamiento hace que nuestras emociones estén más a flor de
piel, puede hacer que nos sentamos solos y que sintamos muchas nostalgias del
pasado.
Los aspectos positivos de estas terapias es que nos conectan con los valores el
autoconocimiento ya que nos ayuda a poder entender y a tratar de transformar el
estado de estrés para trabajar la ansiedad o los trastornos que nos genera el
confinamiento.
EFICACIA:
La terapia de conducta es uno de los tipos de terapia más eficaces para el
tratamiento de diferentes trastornos emocionales, conductuales y de salud mental,
ya que se trata de una terapia avalada científicamente. Esto implica que cada una
de las técnicas que se utilizan en ella ha demostrado ser eficaz.
Dicha terapia nace de una corriente de investigación e intervención psicológica
llamada conductismo. El conductismo es el estudio de las leyes que dirigen y
condicionan la conducta. Algunos de sus investigadores principales fueron Pávlov,
Skinner y Watson.
Además, es importante señalar que los tipos de terapia basados en el conductismo
se centran en el principio básico del condicionamiento. Entendemos por
condicionamiento la asociación que hace una persona entre un estímulo y una
respuesta. Por ejemplo, estar encerrado/a en casa sin poder salir y la respuesta
fisiológica de ansiedad.
estamos viviendo como consecuencia de las medidas tomadas para controlar el
COVID-19, muchas personas experimentan emociones como la ansiedad y la
tristeza. Esas emociones pueden ser consecuencia de los cambios recientes en las
rutinas y, por lo tanto, en las conductas.
Para la depresión, una forma de intervención del conductismo es la activación
conductual, que consiste en intervenir sobre el contexto y la manera de actuar de la
persona. En esta situación de confinamiento, implica comenzar una rutina ajustada
al nivel de exigencia, capacidades y características de la persona, junto a su
contexto.
De esta forma, podrá luchar contra las emociones negativas de tristeza,
desesperanza y las conductas de auto abandono o descuido de la higiene, el sueño,
la alimentación.
La psicología positiva es eficaz ya que nos ayuda a fortalecer nuestras emociones
positivas, realizamos una prevención para los problemas futuros.
CONCLUSIONES:
En cuanto lo abordado con anterioridad es posible indicar que la terapia de tercera
generación es fundamental para reducir los trastornos que genera el confinamiento.
El Covid- 19 ha provocado que la población está viviendo una serie de emociones
con alta intensidad, nerviosismo, agitación, tención entre otros al igual que nos
afecta tanto adultos como niño/as.
Sin embargo, las personas que no están afectadas por el virus pueden manifestar
elevados niveles de emociones intensas que les pueden afectar a nivel físico y
psicológico
Para atenuar los problemas a los que pueden enfrentarse durante el confinamiento,
es aconsejable mantener una rutina cotidiana y establecer una vida saludable para
toda la familia.
La efectividad de este tipo de terapia (TTG) se determina por los síntomas eliminado
de los pacientes, de esta forma el paciente podrá luchar contra las emociones
negativas las tristeza y desesperanza que ha desencadenado el confinamiento.
la psicoterapia es un tratamiento fundamental cuando existe un malestar
psicológico y emocional, y con él se aprenden herramientas y se adquieren
recursos que hacen que la persona encuentre mejoría desde las primeras
sesiones del proceso.
RECOMENDACIONES:
Descanso necesario. Levantarse y acostarse a la misma hora, tanto adultos como
los niño/as pueden presentar problemas del sueño, por tanto, es importante seguir
manteniendo la higiene del sueño. Para facilitar el descanso tranquilo pueden
realizar una actividad más tranquila al final del día, escuchar música relajante,
ducha templada.
Mantener una rutina: Intentemos levantarnos a la misma hora de siempre, ya que
posiblemente tengamos que trabajar desde casa (o fuera), ayudar a nuestros hijos
en las tareas escolares, cocinar… Y es de vital importancia que nos quede tiempo
para nosotros: para leer, para practicar algo de ejercicio físico en casa, para
descansar.
Dosificar la información: Evitemos la sobre carga de información, ya que si
estamos permanentemente conectados puede aumentar un nerviosismo
innecesario.
Cuidar de la salud: seguir las medidas de prevención y atender la salud
psicológica, para ello es importante que nos dediquemos tiempo. Necesitamos
mantener la mente activa, bailar, cantar, reír… El hecho de reírse genera
endorfinas, sube el estado de ánimo y aumenta las defensas, necesitamos tener un
sistema inmune fuerte.
Aunque lo ideal es mantener una vida lo más normal posible y con rutinas, es
probable que en ocasiones sea necesario relajar un poco las normas. Ser flexibles
ampliando las horas de televisión o videojuegos, buscando formas de socialización
con los amigos mediante videoconferencia, etc.
Evitar el alcohol y drogas ya que pueden ser contraproducente para la salud física y
mental.
Identificar los pensamientos que nos puedan generar malestar. Pensar
constantemente en lo mismo puede hacer que aparezcan o se acentúan síntomas
que incrementen nuestro malestar emocional.
FUENTES BIBLIOGRAFICAS:
 antana, S. (2020). El Juego del Coronavirus. Narwhal Tabarca Blog.
Recuperado de https://narwhaltabarca.com/
 Catalá-López, F., Peiró, S., Ridao, M., Sanfélix-Gimeno, G., Génova-Maleras,
R. y Catalá, M. A. (2012). Prevalence of attention deficit hyperactivity disorder
among children and adolescents in Spain: a systematic review and meta-
analysis of epidemiological studies. BMC Psychiatry, 12, 168–173.
http://dx.doi.org/10.1186/1471-244X-12-168
 Dai, Y., Hu, G., Xiong, H., Qiu, H., & Yuan, X. (2020). Psychological impact of
the coronavirus disease 2019 (COVID-19) outbreak on healthcare workers in
China. MedRxiv (preprint). doi: 10.1101/2020.03.03.20030874 [ Links ]
 Murphy, D. J. (2020). Framework for contribution of Psychology &
Psychologist to COVID-19 Pandemic. Recuperado desde
https://twitter.com/ClinPsychDavid/status/1242891161951514629 [ Links ]
 National Health Commission of China. (2020) Principles of the emergency
psychological crisis interventions for the new coronavirus pneumonia [en
Chino]. Recuperado desde
http://www.nhc.gov.cn/jkj/s3577/202001/6adc08b966594253b2b791be5c3b94
67ExternalLink [ Links ]
 Almendro, M.T. (2012). Psicoterapias. Manual CEDE de Preparación PIR, 06.
CEDE: Madrid
 Hayes, S.C. (2004). Acceptance and commitment therapy, relational frame
theory, and the third wave of behavioral and cognitive therapies. Behavior
therapy, 35, 639 - 665.
 Mañas, I. (s.f.). Nuevas terapias psicológicas: La tercera ola de terapias de
conducta o terapias de tercera generación. Gaceta de psicología, 40; 26-34.
Universidad de Almería.

También podría gustarte