Está en la página 1de 4

EL LLANTO DE DIOS

Jesús lloró

(Juan 11:35)

Los que creemos en la Deidad de nuestro Señor Jesucristo deberíamos creer


que este llanto no es un llanto cualquiera, no es un llanto de simple emoción o
por razones sin justificación como lloramos nosotros muchas veces, es nada
más ni nada menos que el llanto de Dios, es nuestro Dios llorando, derramando
sus santas lagrimas por nosotros viles pecadores e inmerecedores de sus
preciosas lagrimas.

Entiéndase en primer lugar que este versículo, esta frase, solo se encuentra
una sola vez en la biblia, sin embargo no es la única que vez que la palabra de
Dios establece que nuestro Señor lloró. (Lucas 19:41). El texto que estamos
revisando es el versículo mas corto en la biblia, pero créanme que es uno de los
más profundos que podemos encontrar. En estas palabras hay infinitamente
más contenido que en cualquier sermón que el mejor predicador pudiera
expresar con miles de palabras cuidadosamente seleccionadas. Creo que no
seré capaz de desarrollarlo en su totalidad, sin embargo hay algo precioso que
el Señor nos quiere decir al mostrarnos sus lágrimas.

¿Por qué lloró Jesús?

“lagrimas de impotencia”

1- JESÚS LLORÓ POR JERUSALEN (Lucas 19:37- 41)

Fíjese queridísimo hermano que el pueblo estaba alabando al Señor, estaban de


rodillas delante de él, pero de igual manera, Jesús al llegar cerca de la ciudad,
al verla, derramó su primera lagrima, comenzó a correr por su mejilla las
preciosas lagrimas que son el resultado de un corazón apretado al ver la
pobreza espiritual, la esclavitud en la que estaban, la miseria que mostraban
cuando lo que el Señor tenia para su pueblo era tan contrario a su realidad. Esa
es la razón por la cual luego de llorar dice: “¡Oh, si también tú conocieses, a lo
menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus
ojos” ¡Si supieras Jerusalén lo que yo tenia preparado para ti! ¡Las maravillas
que tenía para ti pueblo mío! “Pero no conociste el tiempo de tu visitación” Era
tanta la corrupción de los sacerdotes, era tanta la manipulación y la carnalidad
del pueblo que no pudo aguantar el llanto.

El Señor profetiza lo que sucedería en unos años después cuando Jerusalén


sería destruida y ve como sería la realidad de su ciudad y se conmueve.
¡Yo no quiero que venga todo este mal sobre ti! ¡Yo no quiero que sufras todo
lo que vas a sufrir! ¡Me duele ver como sufres! Pero ¡Por qué! ¡Por qué no
reaccionas! ¡Por qué no entiendes! ¡Por qué eres tan porfiado (a)! ¡Por qué no
ves que estas mal y que me necesitas! ¿Por qué tiene que ser así?
REACCIONA, PORQUE DIOS LLORA CUANDO SU PUEBLO, ES UN PUEBLO
CARNAL.

2- JESÚS LLORÓ AL VER QUE NO LE ESCUCHAN (Juan 11:17-27)

El Señor mismo le dijo a Marta “tu hermano resucitará” ¡Si Señor si se que va a
resucitar en el día de la resurrección! Marta, Yo soy la resurrección, ¡Si Señor si
yo he creído en ti! ¡Si yo lo se! Si yo se de la biblia, si yo se lo que la biblia dice,
si yo estudie en un instituto, se de doctrina, soy cristiano de años, si ya se
Señor, pero Marta, Si Señor si se, pero “Si hubieses estado aquí, mi hermano
no se hubiera muerto” ¡AAAH María cállate! ¡Cállate un poco! Guarda silencio y
pon atención a lo que te estoy diciendo, entiéndeme, escúchame, deja de
hablar tú y pon atención a mis palabras, pero no se callaron, seguían llorando,
seguían gritando, seguían diciendo “si hubieses estado aquí, no habría muerto”
y mi Señor solo quería que le escucharan, el estaba anunciando lo que haría, el
estaba intentando revelarles sus maravillas, pero no quisieron oír. (Mateo
23:37).

¿No les llama la atención que Dios no dio dos oídos y una sola boca?

(Éxodo 23:20-25) (Deuteronomio 5:1)

ESCUCHA PORQUE DIOS LLORA CUANDO SU PUEBLO, ES UN PUEBLO SORDO


(Que no tiene su mirada ni sus oídos dirigidos hacia él).

3- JESÚS LLORÓ AL VER QUE NO CREIAN EN ÉL. (Juan 11:17-27)

Dentro de la misma historia, interesante es resaltar que Cristo le pregunta a


Marta ¿Crees esto? Porque Marta sabía que Jesús era la resurrección, Marta
sabía que Jesús era el Cristo, el Hijo de Dios, pero ¿Lo crees Marta? Estoy
intentando decirte que va a resucitar y lo único que me dices es ¡LO SE! Pero
¿Crees esto de verdad? MUY DIFERENTE ES SABER, QUE CREER. El saber está
en la mente, en el intelecto, el CREER VIENE POR EL OIR Y EL OIR POR LA
PALABRA DE DIOS. ¿Puede un hombre que no quiere oír la palabra de Dios,
que se le habla y que teniendo oídos no oye realmente creer en Jesús? Quizás
lo sabes, pero ¿Crees de verdad? ¡Si, si yo ya creí que eres el Cristo! Y la gente
lloraba, nadie despertaba, nadie entendía, nadie le creía, la decía ¡PAREN! ¡QUE
NO VEN QUE ES EL MISMO DIOS AL QUE TENEMOS AQUÍ! ¡EL PUEDE
RESUCITARLO! ¡EL TIENE EL PODER! ¡Señor, (deberían haber dicho) resucítale!
Y nuevamente, con impotencia, al ver la realidad a su alrededor, no puede
evitar llorar.

¿No te he dicho que si crees, veras la Gloria de Dios? ¡No te lo dije!


El problema era que en la tumba, había un piedra, una piedra que no permitía
la entrada ni la salida del muerto, una piedra que impedía la entrada al
Salvador, una piedra que no daba espacio al milagro, pues por mucho que
pudiera revivir, esa inmensa piedra no le permitiría la salida, una piedra que
solo fue removida por Jesucristo el Señor. Esa piedra representa al pecado, el
pecado que vela los ojos del hombre, el pecado que impide el milagro de Dios,
el pecado que nos hace finitos y miserables, incrédulos y sin fe, el pecado que
solo puede ser removido por nuestro Señor. Ahora, esta piedra, fue removida
temporalmente, sin embargo cuando la piedra del sepulcro de Jesús fue
removida, lo fue para siempre, ¡Hoy la tumba esta vacía, la piedra ha sido
removida, los santos ángeles de Dios se sentaron sobre ella y nuestro Rey vive
para siempre! ¿Crees esto? ¿Crees que tú Dios es un Dios de milagros? ¿Crees
que el Señor puede remover tu piedra? ¿Crees que Cristo puede darle vida a tu
muerto corazón? ¿Crees que tiene el poder? ¿Lo crees de verdad?

PORQUE DIOS LLORA AL VER QUE SU PUEBLO, ES UN PUEBLO INCREDULO.


(Hebreos 11:6)

Por estas tres razones y aún más Jesús lloró.

¿Qué significa Jesús lloró?

4- JESÚS LLORÓ SIGNIFICA QUE EL FUE HUMANO.

Jesús es el Verbo hecho carne, es la encarnación del Todopoderoso, Cristo es


Dios hecho carne y que padeció como hombre y como Dios sanó enfermos,
resucitó muertos, sano leprosos y restauró vidas (Filipenses 2:5-8)

Cristo tuvo hambre en el desierto antes de ser tentado por satanás, Cristo tuvo
sed clavado en la cruenta cruz, Cristo tuvo pena y su alma se angustió antes de
ir a la cruz, Cristo tuvo miedo y oró al Padre diciéndole “Si es posible pasa de
mi esta copa” Cristo tuvo sed y le pidió agua a la mujer samaritana, el fue
100% humano al igual que nosotros y ¿Qué tiene eso de importante? Que no
tenemos a un Dios indiferente, no tenemos a un Dios que en su santidad exige
lo que él no sabe, no tenemos a un Dios frío que exige más de lo que podemos
hacer, TENEMOS A UN DIOS QUE NOS ENTIENDE, un Dios que lloró y sabe lo
que es llorar, un Dios que sufrió lo que yo estoy sufriendo y hoy entiende por lo
que paso. Todos lloramos, las mujeres lloran, los hombres lloran, es mas,
cuando salimos del vientre de nuestra madre lo primero que hacemos es
LLORAR, porque nos sentimos desprovistos, con frío, vulnerables, solos, pero
nuestro Dios lloró y cuando estamos adoloridos, el siente nuestro dolor, el ve
nuestras lagrimas, el las guarda en su redoma, el nos anima en desánimo, el
nos alegra en tristeza, el nos fortalece en el cansancio, porque no es un Dios
frío, es un Dios que siente, un Dios de misericordia, un Dios de compasión,

ÚN DIOS QUE LLORÓ. (Hebreos 4:15)


APLICACIÓN:

Dios llora por ti, Dios llora al verte tu condición, al ver que no reaccionas, al ver
que eres carnal, llevado a tus ideas, porfiado, Dios llora de impotencia por ti,
porque el no te quiere ver así, el tiene una vida aún mas excelente, el tiene un
real sacerdocio para ti, Dios llora al ver que quizás, por tu carnalidad y porfía
vayas a terminar muy mal, el te esta viendo, el ve más allá, el sabe lo que
sucederá y llora porque no abres tus ojos.

Dios llora de impotencia porque no le escuchamos, cerramos nuestros oídos, el


conocimiento nos hace necios y cabezones y hablamos mucho predicamos
mucho, gritamos mucho, pero pasamos poco tiempo escuchando lo que Dios
realmente quiere para nosotros, para esta iglesia, para ti, Dios llora al ver que
su pueblo se ha vuelto uno sordo, tardo para oír, encerrado en sus problemas,
el YA LO SE, cuando el Señor tiene todo planeado y algo tan hermoso para ti,
DIOS QUIERE HABLAR CONTIGO, DIOS QUIERE QUE LE ESCUCHES.

Dios llora al ver la incredulidad, al ver tu poca fe y tu gran intelectualismo, Dios


derrama sus santas lagrimas al ver que su pueblo le limita, teme y se deja
vencer por el temor, nuestro Dios llora porque su iglesia se ha olvidado de la fe,
de dar por fe, de predicar con fe, de orar con fe, creyendo que lo recibiremos.

Dios ya no quiere verte llorar, el Señor como a Jacob, quiere abrazarte, quiere
decirte “No llores”, créeme un poco, ten un poco de fe en mi, espera un poco
más, cambia tu vida, deja aquello que tanto te molesta para servirme, desecha
lo que no te sirve, escúchame, escuchémosle, creámosle, cambiemos por amor
a el y

DEJEMOS QUE DIOS SONRÍA.

(Hebreos 5:7) (Juan 11:35)

También podría gustarte