Está en la página 1de 2

UNICERVANTES. FUNDACIÓN UNIVERSITARIA.

SEMINARIO DE PROFUNDIZACIÓN VI

SINTESIS

AQUEL NUEVO COMIENZO QUE FLORECIÓ ENTRE LOS ESCOMBROS

TEOLOGÍA Y PENSAMIENTO DE JOSEP RATZINGER

OSCAR ARMANDO PAZ RIVERA

DOCENTE: SAAVEDRA MONROY MAURICIO

ENTREGA: 29/08/2020
Entrevista con Alfred Läpple por Gianni Valente y Pierluca Azzaro
En esta entrevista, Alfred Läpple, relata todo lo que en carne propia experimentó antes,
durante y después de la guerra entre alemanes y americanos, en los años de 1939-1945.
Fueron procesos de mucho sacrificio, ya que su vida corrió peligro por todos los atropellos
de parte de los nazis y de los americanos. Asimismo, Alfred cuenta con detalle el encuentro
y la amistad que ha vivido con Ratzinger. En este contexto, ambos están presos de la guerra
en Francia, pero en lugares distintos.
Cuando la guerra termina (1945) se abre el seminario Freising. Alfred, expresa que este
seminario era como un volver a iniciar de cero, y el fin de la guerra, hubiera regalado la vida
una segunda vez. Alfred Läpple al regresar de la guerra termina los estudios eclesiásticos,
año 1946 y es nombrado como nuevo director de los seminaristas; muchos de ellos ya
pasaban los 30 y 40 años, esto porque interrumpieron los estudios para enlistarse en la guerra.
Llegan al seminario los dos hermanos Ratzinger, Georg Ratzinger (amante de la música) y
Joseph (pasión por los libros) luego sucesor de Pedro, se encuentra con Alfred Läpple, y le
preguntará ¿cómo pudiste conservar la fe durante todo el período de la guerra? Las respuestas
de Alfred, son contundentes, le dice, por las oraciones de su madre, por el amor de Jesús, etc.
Y sobre la consagración que hace el sacerdote en el altar, Alfred retomaba a san Juan
Crisóstomo al decir, el sacerdote presta a Cristo su ser, sus manos, sus palabras, pero que es
Cristo mismo el que hace el milagro de cambiar el pan y el vino en carne y sangre, el
sacerdote es solo instrumento, etc., De esta manera, salía abante Alfred.
A Ratzinger, le interesaba, la exégesis, los padres de la Iglesia, la Sagrada Escritura, la
Liturgia… vio en su momento que no era necesario la dogmatización de la Asunción de María
por posibles problemas al diálogo ecuménico que iniciaba a florecer en Alemania. De igual
manera, no le interesaban los libros abstractos. Era atraído por San Agustín, simpatizaba con,
santo Tomás, Martín Buber, Newman, etc., En Múnich su maestro era Söhngen, enseñaba
teología fundamental y su manera de dar clases impactaba, alegre, extrovertido…
Mientras Schmaus, era egocentrista, distanciado, escribía obras de teología dogmática
monumentales, y no se llevaba bien con el maestro de Ratzinger, Schmaus era el codirector
medievalista de la faculta de teología y en el momento que Ratzinger presenta su tesis (la
Revelación en san Buenaventura) la rechaza (primera parte) por considerarla modernista y
un peligro para la objetividad de la Revelación, pero la segunda parte no la corrige (extensa);
Ratzinger quita la primera parte no aceptada y presenta la segunda; y de esta manera se
convertirá en catedrático, e impartirá clases de teología fundamental en la universidad de
Bonn.
Fuente
Aquel nuevo comienzo que floreció entre los escombros. Entrevista con Alfred Läpple
por Gianni Valente y Pierluca Azzaro.

También podría gustarte