Está en la página 1de 353

GUÍA TEMÁTICA DE LA BIBLIA

La explicación de los mayores misterios de la vida


se halla en las páginas del libro más leído de todos los
tiempos: la Biblia. No obstante, la sola idea de aclarar
esos interrogantes a partir de los 31.000 versículos
que contiene puede resultar tan imponente como
armar un rompecabezas de gigantescas proporciones.
¿Por dónde empezar? Claves para descubrir la verdad
facilita la tarea.
Cualquiera puede conocer en cuestión de minutos
lo que la Escritura enseña sobre…
· El amor y el perdón
· La salvación
· La oración
· La fe
· La superación de dificultades y tentaciones
· El Tiempo del Fin
· La misión del cristiano
· Cómo relacionarse bien con los demás
· Cómo saber la voluntad de Dios
· Cómo hallar consuelo en época de crisis
...y casi 200 temas más.
Por su sencilla presentación y su exhaustivo trato
de cada materia, este es uno de los mejores manuales
para estudiar la Biblia editados hasta la fecha.
¡Un libro imprescindible!
ISBN 3-905332-24-8

9 783905 332247
claves para
descubrir la
VERDAD
FUNDAMENTOS
Fuentes

La inmensa mayoría de los versículos citados en este libro provienen


de la versión Reina-Valera (revisión de 1960), si bien algunos están
tomados de la Nácar-Colunga, de la Biblia de Jerusalén, de la versión
Dios Habla Hoy o de la Nueva Biblia Internacional.

Agradecimientos

El recopilador agradece la ayuda y el apoyo que recibió durante la


preparación de esta obra, y en particular la valiosa colaboración de
Michael Roy y Reuben Rushevsky.

Selección y ordenación de John Lee

ISBN 3-905332-24-8

© 1999, Aurora Production AG, Suiza


Reservados todos los derechos. Impreso en Tailandia.

II
PREFACIO
Claves para descubrir la verdad: Fundamentos tiene por objeto
exponer las creencias que constituyen la base del cristianismo
bíblico. Pretende «poner en orden la historia de las cosas que
entre nosotros han sido ciertísimas… para que sepas cómo debes
conducirte» (Lucas 1:1; 1 Timoteo 3:15).
La presente obra ayudará al principiante a familiarizarse con
las Escrituras. Al mismo tiempo, servirá al más veterano para
profundizar su conocimiento de la Palabra de Dios, hallar a diario
fuerzas y orientación y dar a conocer su fe. Igualmente resultará
muy práctica a pastores, consejeros, padres, maestros y mentores
que deseen impartir instrucción y asesoramiento.
Dado que nuestra intención era preparar un librito bien
manual que el lector pudiera llevar consigo a cualquier parte, nos
vimos precisados a limitar los estudios a aquellos temas conside-
rados esenciales para entender la doctrina cristiana y crecer en
ella. De todos modos, en el índice de materias se examinan
sucintamente otros 150 temas.
«Si vosotros permaneciereis en Mi palabra —dijo Jesús a
algunos de Sus primeros seguidores— seréis verdaderamente Mis
discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres»
(Juan 8:31-32). ¡Esa promesa es también para nosotros!

III
Explicación de los aspectos técnicos
Como es habitual en la mayoría de las concordancias y demás
obras de consulta, los versículos no se reproducen en su totali-
dad. Ello para hacer más fácil el estudio.
La omisión de una o varias palabras se indica por medio de
puntos suspensivos (…).
Se han empleado paréntesis ( ): 1) Para aclarar a quién o a qué
se refiere un pasaje. Por ejemplo, el versículo Mateo 26:44, que
dice: «Oró por tercera vez, diciendo las mismas palabras», aparece
de la siguiente manera: «(Jesús) oró por tercera vez…» 2) Para dar la
definición precisa o actualizada de ciertas palabras en los casos en
que el sentido que tienen en la Biblia no esté del todo claro. Ponga-
mos por ejemplo Lucas 18:13: «Dios, sé propicio a (ten compasión
de) mí, pecador». 3) Cuando se ha cambiado el tiempo de un
verbo para facilitar la lectura o dar mayor fluidez al texto abrevia-
do, como en Jonás 1:17, en que se sustituyó «tenía preparado» por
«preparó»: «El Señor (preparó) un gran pez que tragase a Jonás».
Se han usado corchetes [ ]: 1) Cuando un pasaje de la Escritura
era muy largo o no se prestaba a una condensación; por ejemplo,
cuando se hace referencia a todo un relato y basta un resumen
para exponer claramente la idea del pasaje. 2) Cuando algo no se
menciona explícitamente en un versículo, pero está implícito.
En muchas secciones figuran al final, entre paréntesis y con la
indicación «V. también», remisiones a versículos de importancia
secundaria. Cuando los versículos a los que se remite están
relacionados con un versículo en particular, las referencias
aparecen en el mismo renglón que el versículo en cuestión.
Las referencias de algunos versículos van seguidas de una
letra para aclarar que se ha tomado tan sólo la primera parte del
verso (a) o el final (b). Buen ejemplo de ello, en la sección Fuerza
y vigor, es Nehemías 8:10b, que reza: «El gozo del Señor es
vuestra fuerza». Por tratarse de un verso más bien largo, cuya
primera parte no guarda relación estrecha con el tema en cues-
tión, se consideró conveniente señalarlo en la referencia.

¡Esperamos que este libro le proporcione agradables ratos de estudio!


IV
Contenido
Lista general de temas por orden alfabético . . . . . . . . . . . . . . . . VI
Índice general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . VII
Abreviaturas de los libros de la Biblia . . . . . . . . . . . . . . . . . . XXI
Salvación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
Jesucristo, el Hijo de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
El Espíritu Santo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
La Palabra de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
Oración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
Fe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
Amor y perdón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
Nuestra relación con el Señor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
Fraternizar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
Testificar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
Dar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
Cómo saber la Voluntad de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
Obediencia a Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
Fuerza y vigor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
Protección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
Provisión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
Pruebas, tentaciones y tribulaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
Sufrimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
Consuelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
Curación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
Cómo vencer al diablo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
No temas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
Gratitud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174
Soberbia, fariseísmo y humildad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
El poder de la lengua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188
Unidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
Discípulos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
Relación del cristiano con la sociedad mundana . . . . . . . . . . 214
Persecución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
Volverse atrás . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 232
Cristianismo en crisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241
La ley de Cristo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 248
Creacionismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
El Tiempo del Fin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
El matrimonio y el hogar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269
Los niños . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278
El sueño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 286
La vejez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
Piedras angulares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 294
Índice alfabético de materias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 315
V
Lista general de temas por orden alfabético
Amor y perdón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
Cómo saber la Voluntad de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
Cómo vencer al diablo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
Consuelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
Creacionismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
Cristianismo en crisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241
Curación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
Dar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
Discípulos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
Espíritu Santo, El . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
Fe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
Fraternizar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
Fuerza y vigor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
Gratitud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174
Jesucristo, el Hijo de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5
Ley de Cristo, La . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 248
Matrimonio y el hogar, El . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269
Niños, Los . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278
No temas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
Nuestra relación con el Señor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
Obediencia a Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
Oración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
Palabra de Dios, La . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
Persecución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
Poder de la lengua, El . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188
Protección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
Provisión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
Pruebas, tentaciones y tribulaciones . . . . . . . . . . . . . . . 127
Relación del cristiano con la sociedad mundana . . . . . . . . 214
Salvación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1
Soberbia, fariseísmo y humildad . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
Sueño, El . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 286
Sufrimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
Testificar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
Tiempo del Fin, El . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
Unidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
Vejez, La . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
Volverse atrás . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 232
VI
Índice general
Temas, con sus subdivisiones principales Pág.
SALVACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
1. Todos los hombres son pecadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1
2. La salvación es por gracia (misericordia inmerecida), no
por obras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1
3. La salvación es sólo a través de Jesús . . . . . . . . . . . . . . . .1
4. Creer en Jesús . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .2
5. Recibir a Jesús . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .2
6. Salvación eterna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .2
7. Recibir a Jesús nos garantiza vida eterna en el Cielo . . . . . .3
8. Consecuencias de nacer de nuevo . . . . . . . . . . . . . . . . . . .3
9. El pecado produce muerte espiritual; pero Jesús murió
en nuestro lugar, tomando nuestro castigo . . . . . . . . . . . . .3
10. En la ley mosaica, la sangre es la paga del pecado;
Jesús al morir pagó la totalidad de ese precio . . . . . . . . . .4
11. En su estado natural, todos los hombres no son hijos
de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4
12. Los que se creen justos rechazan la salvación que
proviene de Jesús . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4
13. Ejemplos de salvación del Nuevo Testamento . . . . . . . . . . .4

JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS . . . . . . . . . . . . . . . . . 5


1. El Padre de Jesús, Dios, es el Espíritu Eterno y Creador . . .5
2. Por qué envió Dios a Jesús al mundo . . . . . . . . . . . . . . . . .6
3. Otras razones por las que Dios envió a Jesús al mundo . . . .7
4. Las enseñanzas de Jesús y el ejemplo que dio . . . . . . . . . .7
5. Jesús, el camino de la salvación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .8
6. Jesús, la luz del mundo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .9
7. La vida de Jesús y Su resurrección son hechos
comprobados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .10
8. Relatos bíblicos escritos por testigos oculares confirman
que . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .10
9. Profecías mesiánicas del Antiguo Testamento . . . . . . . . . . 10
10. Jesús, el Hijo de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
11. Vínculo de Jesús con Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .13
12. La autoridad y poder que Dios ha otorgado a Jesús . . . . . . 14
13. Jesús, el Creador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .16
VII
Temas, con sus subdivisiones principales Pág.
14. Títulos de Jesús . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16

EL ESPÍRITU SANTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
1. Papel del Espíritu Santo en nuestra salvación . . . . . . . . . . 17
2. El bautismo (o derramamiento) del Espíritu Santo . . . . . . .17
3. Propósito del bautismo del Espíritu Santo . . . . . . . . . . . . .18
4. Dones del Espíritu Santo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
5. Libertad del Espíritu Santo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .21
6. El Espíritu Santo contribuye a la unidad de los creyentes . . 21
7. Otros aspectos del ministerio del Espíritu . . . . . . . . . . . . . . 21
8. Obediencia al Espíritu Santo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .21
9. El Espíritu Santo en la vida de Jesús . . . . . . . . . . . . . . . . .22
10. Otras alusiones bíblicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .22

LA PALABRA DE DIOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
1. La Biblia fue escrita por inspiración divina . . . . . . . . . . . . .23
2. La Palabra de Dios es infalible y verdadera eternamente . . 23
3. Importancia de la Palabra de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . .23
4. La Palabra de Dios es nuestra arma espiritual . . . . . . . . . . 24
5. La Biblia fue escrita para nuestro bien . . . . . . . . . . . . . . . . 24
6. Guardar (prestar atención, obedecer) la Palabra . . . . . . . . 24
7. Lo que la Palabra hace por nosotros . . . . . . . . . . . . . . . . .25
8. Lo que debemos hacer con la Palabra . . . . . . . . . . . . . . . . 26
9. Lo que no debemos hacer con la Palabra . . . . . . . . . . . . .28
10. Cuidado con los que no enseñan la Palabra . . . . . . . . . . .29
11. El diablo ciega los ojos de los hombres a la Palabra de
Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
12. Relatos acerca de la Palabra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .29

ORACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
1. Cómo orar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .30
2. Requisitos para obtener respuesta a las oraciones . . . . . . .31
3. Promesas sobre la oración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
4. Al orar no debemos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
5. Oración a solas y oración en grupo . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
6. Cuándo se debe orar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .34
7. Oración fervorosa y de todo corazón . . . . . . . . . . . . . . . . .35
8. Otros aspectos de la oración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .36
9. Formas en que Dios responde a la oración . . . . . . . . . . . . 37
VIII
Temas, con sus subdivisiones principales Pág.
FE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
1. ¿Qué es la fe? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .38
2. Importancia de la fe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
3. La Palabra nos dice que tengamos fe . . . . . . . . . . . . . . . . 39
4. Cómo obtener fe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
5. Las recompensas (bendiciones o frutos) de la fe . . . . . . . . 40
6. Confiar en las promesas del Señor . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
7. Supremacía de la fe sobre el razonamiento carnal . . . . . . .43
8. El poder de la fe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
9. La prueba de nuestra fe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
10. Si tenemos verdadera fe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
11. Falta de fe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .47

AMOR Y PERDÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
1. Dios es amor y nos ama . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
2. El primer gran mandamiento: amar a Dios . . . . . . . . . . . . .48
3. El segundo gran mandamiento: amar al prójimo . . . . . . . . .49
4. Amarnos los unos a los otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .49
5. Amor auténtico y verdadero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
6. El verdadero amor produce buenas obras . . . . . . . . . . . . .52
7. Amor y no odio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .53
8. Géneros de amor que revisten particular valor . . . . . . . . . . 53
9. Amor, perdón y misericordia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .54
10. Debemos tener misericordia y perdonar . . . . . . . . . . . . . . .56
11. Límites del perdón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .57
12. Los propios cristianos que yerran deben arrepentirse
para ser perdonados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58

NUESTRA RELACIÓN CON EL SEÑOR . . . . . . . . . . 60


1. Amando al Señor le rendimos culto . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
2. Maneras de demostrar nuestro amor por el Señor . . . . . . .61
3. Amar a Dios por encima de todo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
4. Debemos temer y reverenciar al Señor . . . . . . . . . . . . . . .63
5. Reposar en el Señor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .64
6. Acercarse al Señor y reposar a Su abrigo . . . . . . . . . . . . .64
7. Beneficios de pasar tiempo a solas con el Señor . . . . . . . . 65
8. Obstáculos en nuestra relación con el Señor . . . . . . . . . . .66
9. Nuestra relación íntima con el Señor . . . . . . . . . . . . . . . . .67
IX
Temas, con sus subdivisiones principales Pág.
FRATERNIZAR . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
1. La Biblia nos exhorta a reunirnos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
2. Razones para reunirse . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .69
3. Acerca de las reuniones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
4. Ser “de un mismo sentir” y trabajar en armonía . . . . . . . . .71
5. Fraternizar con el mundo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71

TESTIFICAR . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
1. Como cristianos tenemos el deber de testificar . . . . . . . . . . 72
2. Razones por las que debemos testificar . . . . . . . . . . . . . . .72
3. No seamos tímidos ni nos avergoncemos de testificar . . . . 73
4. Consejos para ser un buen testigo . . . . . . . . . . . . . . . . . . .73
5. Emplea la Palabra al testificar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
6. Nuestra forma de testificar debe ser sencilla . . . . . . . . . . .74
7. Sobre qué debemos predicar (testificar) . . . . . . . . . . . . . . .74
8. A quiénes debemos testificar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .75
9. Un convincente ejemplo personal . . . . . . . . . . . . . . . . . . .76
10. Cuándo debemos testificar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
11. Dónde debemos testificar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .77
12. El «fruto» que deben producir los cristianos es otros
cristianos, nuevas almas salvadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
13. El Espíritu Santo y la testificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
14. Testificar es la mayor tarea del mundo . . . . . . . . . . . . . . . . 77
15. Cómo reacciona la gente ante el evangelio . . . . . . . . . . . . 78
16. Testificar con audacia aunque haya que enfrentar
oposición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
17. Otros versículos sobre testificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79

DAR . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
1. La Biblia ordena a los creyentes que den . . . . . . . . . . . . . . 80
2. Dios nos bendice cuando damos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
3. Dar para la obra de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
4. Dar y compartir, un deber cristiano . . . . . . . . . . . . . . . . . . .81
5. Dar con buenos móviles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
6. Lo que sucede cuando retenemos y no damos . . . . . . . . .83
7. El diezmo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .83
8. Otros aspectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .84

CÓMO SABER LA VOLUNTAD DE DIOS . . . . . . . . . . 85


1. Condición previa: rendir nuestra voluntad al Señor . . . . . . .85
X
Temas, con sus subdivisiones principales Pág.
2. El Espíritu Santo nos guía para saber la voluntad de
Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
3. El primer lugar en que se debe buscar la voluntad de
Dios es en Su Palabra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
4. Dios a veces nos revela Su voluntad por medio de
sueños . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
5. Dios a veces nos revela Su voluntad por medio de
visiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .87
6. El Señor a veces nos manifiesta Su voluntad por medio
de profecías y revelaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .88
7. Pedir consejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
8. Dios con frecuencia nos revela Su voluntad por medio
de circunstancias evidentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
9. Saber por fe, el «testimonio del Espíritu» . . . . . . . . . . . . . . 91
10. Determinar la voluntad de Dios por medio de señales
confirmadoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .91
11. A veces la voluntad de Dios y Sus planes son
condicionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .92
12. Dios a menudo ofrece a los cristianos diversas opciones . . 92
13. Ocasiones en que Dios no nos revela Su voluntad . . . . . . .93
14. Cuando necesitamos urgentemente indicaciones
específicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .93
15. Puedes contar con la guía de Dios aun cuando… . . . . . . .94
16. La voluntad de Dios es suprema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
17. Recompensas por hacer la voluntad de Dios . . . . . . . . . . .95
18. La voluntad de Dios en relación a ciertos temas . . . . . . . . .95

OBEDIENCIA A DIOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
1. Obedecer al Señor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
2. Cuando uno ama y conoce al Señor, le obedece . . . . . . . . 96
3. Las bendiciones de obedecer al Señor . . . . . . . . . . . . . . .96
4. Sumisión a pastores y dirigentes que siguen al Señor . . . . 97
5. El ejemplo de obediencia de Jesús . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
6. Rendirse a Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
7. Obedecer a Dios antes que a hombres impíos . . . . . . . . . . 99
8. Desobedecer a Dios; cómo lo ve el Señor . . . . . . . . . . . . .99
9. Diversas esferas de desobediencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
10. Razones por las que desobedecemos . . . . . . . . . . . . . . . 100
11. Qué hacer con los que desobedecen . . . . . . . . . . . . . . . . 101
12. Los castigos de Dios por desobedecer . . . . . . . . . . . . . . 102
XI
Temas, con sus subdivisiones principales Pág.
13. Obedecer es edificar sobre cimientos sólidos . . . . . . . . . . 102

FUERZA Y VIGOR . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103


1. El poder de Dios y no nuestras propias fuerzas . . . . . . . . 103
2. Confía en el Señor, no en tus propias fuerzas . . . . . . . . . 104
3. Nuestra debilidad nos hace depender de Dios . . . . . . . . . 104
4. Dios te puede dar fuerzas y valerse de ti . . . . . . . . . . . . . 105
5. No confíes en ti mismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
6. Poder para testificar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
7. El poder de Dios frente a la fuerza física de nuestros
adversarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109

PROTECCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
1. Confiar en el Señor es nuestro único refugio seguro . . . . . 111
2. Dios te protegerá porque te ama . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
3. El Señor te puede proteger . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
4. El Señor nos protege de nuestros enemigos . . . . . . . . . . 115
5. En los postreros días se nos ha prometido gran
protección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
6. Condiciones para contar con la protección divina . . . . . . . 116
7. Algunos casos de protección divina . . . . . . . . . . . . . . . . . 118

PROVISIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
1. Dios puede proveer todas nuestras necesidades . . . . . . . 119
2. Dios puede hacer milagros para abastecernos . . . . . . . . . 119
3. Provisión en épocas de hambre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120
4. Condiciones para que Dios provea . . . . . . . . . . . . . . . . . 121
5. Razones por las que a veces pasamos necesidad . . . . . . 122
6. Dios nos ama y desea proveer a nuestras necesidades . . 122
7. Hacer lo que podamos para proveernos de lo necesario . 123
8. Casos en que Dios se vale de otras personas para
proveer a las necesidades de Sus obreros . . . . . . . . . . 123
9. Dar a la obra de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
10. Dios ha prometido hacer prosperar nuestra obra y
negocios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126
11. Dios nos facilita nuestras necesidades, no siempre
nuestros deseos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126

PRUEBAS, TENTACIONES Y TRIBULACIONES . . . 127


1. Es de esperar que tengamos pruebas y tribulaciones . . . . 127
XII
Temas, con sus subdivisiones principales Pág.
2. Frecuentemente las pruebas vienen cuando las cosas
no salen como quisiéramos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
3. Por qué permite el Señor que suframos pruebas y
tribulaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
4. Pruebas suscitadas por pérdidas personales . . . . . . . . . . 130
5. Ciertos ejemplos bíblicos de pruebas y tribulaciones . . . . 131
6. Por qué vale la pena soportar pruebas y tentaciones . . . . 131
7. Dar gracias por los conflictos y tentaciones . . . . . . . . . . . 132
8. Ayudar a otros que estén pasando pruebas . . . . . . . . . . . 132
9. El origen de las tentaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133
10. Para evitar las tentaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133
11. Para resistir y superar las tentaciones . . . . . . . . . . . . . . . 134
12. El Señor nos librará . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
13. Ejemplos de hombres justos que cayeron por ceder a la
tentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
14. Cuando nos tienta la belleza mundana . . . . . . . . . . . . . . 137
15. Ejemplos de resistir la tentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137

SUFRIMIENTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
1. ¿Quién causa el sufrimiento? ¿Dios o el diablo? . . . . . . . 138
2. ¿Por qué permite Dios que los justos sufran? . . . . . . . . . 138
3. Algunas razones específicas por las que Dios permite
el sufrimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
4. Sufrimiento a causa de la obediencia y la justicia . . . . . . . 139
5. El provecho y buenos frutos del sufrimiento . . . . . . . . . . . 140
6. Recompensas en el Cielo por sufrimientos en la tierra . . . 141
7. Recuerda, Jesús también sufrió . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
8. Actitud que debemos asumir ante el sufrimiento . . . . . . . . 141
9. Actitudes que no debemos adoptar ante el sufrimiento . . . 142
10. Dios nos consuela y fortalece cuando sufrimos . . . . . . . . 143
11. Para liberarse del sufrimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
12. Nuestra obligación para con los afligidos y agobiados . . . 143
13. Sufrimientos de los impíos y mundanos . . . . . . . . . . . . . . 144
14. Buena parte de las desgracias que padece la gente del
mundo se las induce ella misma . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
15. Efecto que produce el sufrimiento en los no salvos o en
los desobedientes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145

CONSUELO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
1. El Señor nos ayudará y nos consolará . . . . . . . . . . . . . . . 146
XIII
Temas, con sus subdivisiones principales Pág.
2. Para recibir consuelo de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
3. Dios te ama y cuida de ti . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148
4. Sus amorosas manos te sostienen . . . . . . . . . . . . . . . . . 149
5. Si te sientes a oscuras, confía en que Dios te alumbrará . 149
6. Mira el lado bueno de las cosas: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150
7. Por qué debemos consolarnos mutuamente, y cómo . . . . 150
8. Cuando nos sentimos abandonados, angustiados o
sufrimos una pérdida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 152
9. El consuelo celestial por el sufrimiento y las penas
presentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153

CURACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
1. La curación formaba parte del ministerio de Jesús . . . . . . 154
2. Las promesas sobre curación aún son válidas hoy en
día . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
3. Es la voluntad de Dios que seamos sanados . . . . . . . . . . 154
4. Nada es demasiado grave para que Dios lo sane . . . . . . 155
5. Condiciones requeridas para curarse . . . . . . . . . . . . . . . . 155
6. Medidas prácticas para obtener curación . . . . . . . . . . . . . 155
7. Orar por los enfermos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
8. Lucha en el Espíritu por tu curación . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
9. Razones por las que Dios permite las aflicciones y
enfermedades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
10. Puntos que se deben tener en cuenta luego de orar . . . . . 159
11. ¿Curación milagrosa o natural? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160
12. En el Cielo no hay enfermedades . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160

CÓMO VENCER AL DIABLO . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161


1.¿De dónde proviene el diablo? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
2.El diablo está bajo el dominio y restricciones de Dios . . . . 161
3.La victoria sobre el diablo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
4.La guerra espiritual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
5.Las maquinaciones del diablo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 164
6.El acusador y tentador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
7.El diablo es un destructor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
8.Sentencia contra el diablo y sus demonios, y el final que
les espera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
9. Armadura y arsenal de que disponemos para vencer al
diablo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
10. Poder, libertad y evasión de las tinieblas del diablo . . . . . . 167
XIV
Temas, con sus subdivisiones principales Pág.
11. Nuestros portentosos aliados angelicales: las huestes
del Cielo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167

NO TEMAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
1. El Señor nos inculca que no debemos temer . . . . . . . . . . 168
2. La confianza en el Señor vence el temor . . . . . . . . . . . . . 168
3. Algunas causas del temor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169
4. A lo que conduce el temor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 170
5. Cómo liberarse del temor y gozar de paz . . . . . . . . . . . . . 172
6. El único a quien debemos temer es a Dios . . . . . . . . . . . 173

GRATITUD . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174
1. Tener una actitud de profundo agradecimiento . . . . . . . . . 174
2. Alabar al Señor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174
3. Adoptar permanentemente una actitud de alabanza . . . . . 175
4. Dios prohíbe murmurar (quejarse) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176
5. Causas de la murmuración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176
6. Por qué es peligroso murmurar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177
7. Qué hacer cuando surjan dificultades . . . . . . . . . . . . . . . 178

SOBERBIA, FARISEÍSMO Y HUMILDAD . . . . . . . . . 179


1. ¿Qué piensa Dios de la soberbia? . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
2. ¿Por qué está mal ser orgulloso? . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
3. Algunas causas del orgullo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
4. Advertencias contra la soberbia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
5. El fariseísmo: ¿Por qué es un error creer que uno de
por sí es bueno y justo? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182
6. El fariseísmo: ¿Por qué es un error creer que uno de
por sí es mejor que los demás? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
7. El humillamiento de los soberbios . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
8. Por qué deberíamos desear ser humildes . . . . . . . . . . . . 184
9. Mantener una actitud humilde . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
10. Humildad unos con otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186
11. La solución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187

EL PODER DE LA LENGUA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188


1. La eficacia de hablar positivamente . . . . . . . . . . . . . . . . . 188
2. Guardar silencio y refrenar la lengua . . . . . . . . . . . . . . . . 189
3. El daño que ocasiona una lengua indomada . . . . . . . . . . 191
4. El habla necia y maligna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
XV
Temas, con sus subdivisiones principales Pág.
5. Controlar la lengua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
6. El chisme, la maledicencia y la calumnia . . . . . . . . . . . . . 193
7. El castigo por chimorrear . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194
8. Para no criticar o desacreditar a los demás . . . . . . . . . . . 194
9. Advertencia sobre juzgar a los demás . . . . . . . . . . . . . . . 195
10. Cuando los demás hablen mal de ti . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
11. Discusiones y discordias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
12. Mentir, engañar y levantar falso testimonio . . . . . . . . . . . . 199

UNIDAD . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
1. ¿Unión o desunión? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
2. Qué hacer para guardar la unidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
3. Frutos de la unidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202
4. Unidad de los creyentes en Cristo . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203
5. Causas de la desunión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203
6. A lo que conduce la desunión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
7. Qué hacer ante la desunión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
8. Excomunión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
9. Reintegración a la hermandad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
10. Casos en que las discordias y disputas son necesarias . . 206

DISCÍPULOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
1. ¿Qué significa ser discípulo? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
2. La tarea de un discípulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
3. Discípulo es quien obedece al Maestro . . . . . . . . . . . . . . 208
4. Entregarse en cuerpo y alma al Señor . . . . . . . . . . . . . . . 208
5. La decisión de consagrarse a Cristo en calidad de
discípulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
6. Los diversos ministerios de un discípulo . . . . . . . . . . . . . . 209
7. El discípulo y las obligaciones familiares . . . . . . . . . . . . . 210
8. El apostolado y «perder uno su propia vida» . . . . . . . . . . 211
9. La senda que ha de seguir un discípulo . . . . . . . . . . . . . . 211
10. La vida de un discípulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 212
11. Los beneficios de ser un discípulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213
12. Últimas palabras y oración de Jesús por Sus discípulos . . 213

RELACIÓN DEL CRISTIANO CON LA


SOCIEDAD MUNDANA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214
1. Los cristianos no pertenecemos a este mundo
(sociedad) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214
XVI
Temas, con sus subdivisiones principales Pág.
2. A pesar de que vivimos en este mundo, no debemos
formar parte de él . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214
3. La actitud que debemos asumir hacia los valores de
este mundo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
4. De ser posible, vivamos en paz con los demás para
poder ganarlos al Señor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 217
5. Advertencia contra la transigencia con el mundo . . . . . . . 218
6. La importancia de dar ejemplo de sinceridad y honradez . 218
7. Empleos y oficios seculares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 219
8. Labor de los pastores, cristianos y misioneros que
trabajan exclusivamente para el Señor . . . . . . . . . . . . . 220
9. La relación de los cristianos con los gobiernos del
mundo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221
10. Los gobiernos de los hombres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
11. El cristiano y los sistemas educativos laicos . . . . . . . . . . . 222

PERSECUCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
1. A todos los seguidores de Jesús se les promete que
padecerán persecución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
2. Ventajas que acarrea la persecución . . . . . . . . . . . . . . . . 223
3. Actitud que se debe adoptar durante las persecuciones . . 224
4. Razones por las que los perseguidores atacan a los
cristianos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226
5. Tácticas: Los perseguidores por lo general comienzan
con ataques verbales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
6. Persecución promovida por familiares y amigos . . . . . . . . 229
7. El mundo persiguió y rechazó a Jesús . . . . . . . . . . . . . . . 229
8. Transigir, huir y evitar las persecuciones . . . . . . . . . . . . . 230
9. Dios castigará a nuestros perseguidores . . . . . . . . . . . . . 230
10. Persecución en el Tiempo del Fin . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231

VOLVERSE ATRÁS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 232


1. Debilidades espirituales que nos hacen reincidir . . . . . . . 232
2. Cómo ve el Señor a los que le dan la espalda . . . . . . . . . 234
3. Peligros de asociarse con los que se vuelven atrás . . . . . 235
4. Castigo de Dios a los que se vuelven atrás . . . . . . . . . . . 235
5. Promesas de misericordia a los hijos pródigos que
regresan . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 236
6. Actitud que deben tener los hijos pródigos que regresan . 236
7. Cómo evitar volverse atrás . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 236
XVII
Temas, con sus subdivisiones principales Pág.
8. Actitud que debemos tener frente a los que se vuelven
atrás . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240

CRISTIANISMO EN CRISIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241


1. Predicciones sobre una gran apostasía en los últimos
días . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241
2. Falta de conocimiento de la Palabra de Dios . . . . . . . . . . 241
3. Doctrinas y tradiciones de los hombres en vez de la
Palabra de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242
4. Dónde habita Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 243
5. Los peligros de estar autosatisfecho . . . . . . . . . . . . . . . . 244
6. Desobedecer la gran misión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 244
7. Cuando no pastoreamos el rebaño . . . . . . . . . . . . . . . . . 245
8. Advertencia acerca de ambicionar utilidades
económicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245
9. Advertencias sobre la hipocresía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
10. Persecución religiosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 247

LA LEY DE CRISTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 248


1. La salvación es únicamente por gracia, no por obras . . . . 248
2. ¿En qué consistía la ley mosaica? . . . . . . . . . . . . . . . . . . 248
3. La ley cumplió su finalidad por un tiempo nada más . . . . . 249
4. La expiación (pago) por quebrantar la ley . . . . . . . . . . . . . 250
5. La nueva ley, la ley de Cristo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251
6. En la actualidad el mandamiento es amar a Dios y al
prójimo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252
7. Vivir la nueva ley . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252
8. Advertencias contra el mal uso de la nueva ley . . . . . . . . 253
9. Cuidado con caer en legalismos religiosos . . . . . . . . . . . . 253
10. No es la voluntad de Dios pretender guardar la ley de
forma legalista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254
11. Aun en tiempos de la ley mosaica prevalecían el amor y
la misericordia divinos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255

CREACIONISMO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
1. El universo es creación de Dios y no consecuencia de
una evolución accidental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
2. La Palabra de Dios creó (y sostiene) el universo . . . . . . . 256
3. La Creación demuestra la existencia de Dios . . . . . . . . . . 256
4. Jesús creía en el Génesis y lo citaba . . . . . . . . . . . . . . . . 256
XVIII
Temas, con sus subdivisiones principales Pág.
5. La falsa ciencia no responde a los interrogantes del
hombre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
6. La Biblia y la ciencia verdadera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 257
7. Dios, por ser el Creador, tiene derechos de propiedad
sobre todas las cosas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258
8. Dios espera y merece que Sus creaciones le veneren y
alaben . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258
9. Dios tiene el poder para gobernar Su Creación . . . . . . . . 258
10. Por ser el Creador, Dios está sobre todos los «dioses» . . 258

EL TIEMPO DEL FIN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259


1. Los postreros días; señales de los tiempos . . . . . . . . . . . 259
2. Cómo identificar al gobierno mundial del Anticristo . . . . . . 260
3. El Anticristo y su llegada al poder . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 260
4. La firma del pacto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 260
5. Ruptura del pacto y suspensión del sacrificio diario (rito
judío) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
6. Gran tribulación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
7. La segunda venida de Jesucristo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262
8. La resurrección y el arrebatamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . 263
9. La cena de las bodas del Cordero . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
10. El tribunal de Cristo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
11. La ira de Dios sobre la tierra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
12. La batalla de Armagedón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
13. El milenio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
14. La batalla de Gog y Magog . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267
15. El juicio ante el gran trono blanco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267
16. Cielo nuevo y tierra nueva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267

EL MATRIMONIO Y EL HOGAR . . . . . . . . . . . . . . . . 269


1. El matrimonio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269
2. Obligaciones que el marido tiene con la mujer . . . . . . . . . 269
3. Atributos y deberes de la esposa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 270
4. Deberes de las esposas hacia los esposos . . . . . . . . . . . 271
5. Los ministerios espirituales no son exclusividad de los
hombres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271
6. Armonía y paz dentro del matrimonio . . . . . . . . . . . . . . . . 272
7. El matrimonio y las relaciones sexuales . . . . . . . . . . . . . . 273
8. Matrimonio y celibato . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274
XIX
Temas, con sus subdivisiones principales Pág.
9. El divorcio, volver a casarse, la infidelidad conyugal y el
perdón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274
10. Deberes de los padres hacia los hijos . . . . . . . . . . . . . . . 275
11. Advertencia a los padres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 276
12. La importancia de instruir a los niños debidamente . . . . . . 277
13. Los padres deben ser «buenos pastores» . . . . . . . . . . . . 277

LOS NIÑOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278


1. El embarazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278
2. El Señor vela por los niños desde antes de nacidos . . . . . 279
3. La Biblia y el «derecho a la vida» . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279
4. El parto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280
5. Educación infantil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280
6. Obediencia y desobediencia de los niños . . . . . . . . . . . . 282
7. Instrucción amorosa combinada con disciplina . . . . . . . . . 282
8. Años de formación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 284
9. Niños al servicio de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 284
10. Hacernos como niños . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 285

EL SUEÑO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 286
1. El sueño es considerado una bendición . . . . . . . . . . . . . . 286
2. Si no puedes dormir, ora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 286
3. Algunas razones por las que a veces no podemos
dormir . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 286
4. Buenas razones para sacrificar el sueño . . . . . . . . . . . . . 287
5. Ocasiones en que no conviene dormir . . . . . . . . . . . . . . . 287
6. Confiar en que el Señor nos despertará . . . . . . . . . . . . . . 288

LA VEJEZ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
1. Bendiciones que depara la vejez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
2. Dios nos brinda ayuda especial durante la ancianidad . . . 289
3. Desear larga vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
4. Dios puede emplear poderosamente a creyentes de
avanzada edad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 291
5. Fuerzas en la vejez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 292
6. Advertencias sobre la vejez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 293
7. La alegría de los hijos y los nietos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 293
XX
Abreviaturas de los libros de la Biblia
Antiguo Testamento Habacuc ........................Hab.
Génesis .........................Gén. Sofonías.........................Sof.
Éxodo............................Éxo. Hageo............................Hag.
Levítico.........................Lev. Zacarías.........................Zac.
Números ......................Núm. Malaquías .....................Mal.
Deuteronomio ............. Deut.
Josué .............................Jos. Nuevo Testamento
Jueces ............................Jue. Mateo ............................Mat.
Rut.................................Rut Marcos...........................Mar.
1 de Samuel ................. 1Sam. Lucas .............................Luc.
2 de Samuel ................. 2Sam. Juan ...............................Jn.
1 de Reyes .................... 1Re. Hechos ..........................Hch.
2 de Reyes .................... 2Re. Romanos.......................Rom.
1 de Crónicas............... 1Cró.
1 Corintios ....................1Cor.
2 de Crónicas............... 2Cró.
2 Corintios ....................2Cor.
Esdras ........................... Esd.
Gálatas ..........................Gál.
Nehemías ..................... Neh.
Efesios ...........................Efe.
Ester ..............................Est.
Job .................................Job Filipenses......................Fil.
Salmos ..........................Sal. Colosenses ....................Col.
Proverbios.................... Pro. 1 Tesalonicenses...........1Tes.
Eclesiastés .................... Ecl. 2 Tesalonicenses...........2Tes.
Cantares ....................... Cant. 1 Timoteo ......................1Tim.
Isaías .............................Isa. 2 Timoteo ......................2Tim.
Jeremías........................ Jer. Tito.................................Tito
Lamentaciones ............ Lam. Filemón .........................Flm.
Ezequiel........................ Eze. Hebreos.........................Heb.
Daniel ........................... Dan. Santiago ........................Stg.
Oseas ............................Ose. 1 de Pedro.....................1Pe.
Joel ................................Joel 2 de Pedro.....................2Pe.
Amós ............................Amós 1 de Juan .......................1Jn.
Abdías ..........................Abd. 2 de Juan .......................2Jn.
Jonás .............................Jon. 3 de Juan .......................3Jn.
Miqueas........................ Miq. Judas..............................Jud.
Nahum .........................Nah. Apocalipsis...................Ap.
XXI
XXII
SALVACIÓN
1. Todos los hombres son pecadores:
Rom.3:23 Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la
gloria de Dios.
Ecl.7:20 No hay hombre justo en la tierra, que… nunca peque.
Isa.64:6 Todas nuestras justicias son como trapo de inmundicia.
Rom.3:10 No hay justo, ni aun uno.
Stg.2:10 Porque cualquiera que ofendiere (la ley) en un punto,
(es) culpable de todos.
1Jn.1:8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a
nosotros mismos.

2. La salvación es por gracia (misericordia


inmerecida), no por obras:
Efe.2:8,9 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, no de
vosotros… no por obras.
Mar.10:25-27 ¿Quién podrá ser salvo? Para los hombres es imposible.
Rom.3:20a Por las obras de la ley ningún ser humano será
justificado delante de Él.
Rom.11:6 Y si por gracia, ya no es por obras.
Gál.2:16 No es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de
Jesucristo.
2Tim.1:9 Nos salvó, no conforme a nuestras obras, sino según
Su gracia.
Tito 3:5 No por obras de justicia que nosotros hubiéramos
hecho.

3. La salvación es sólo a través de Jesús:


Hch.4:12 No hay otro nombre… en que podamos ser salvos.
1Tim.2:5 Un solo mediador entre Dios y los hombres… Jesucristo.
Jn.3:16 Dios… ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo
aquel que en Él cree, tenga vida eterna.
Jn.3:36b El que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida.
Jn.8:24 Si no creéis que Yo soy, en vuestros pecados moriréis.
Jn.10:1 El que no entra por la puerta… sino que sube por otra
parte… ése es ladrón y salteador.
Jn.10:9 Yo soy la puerta: el que por Mí entrare… será salvo.
Jn.14:6 Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al
Padre sino por Mí.
1Cor.3:11 Porque nadie puede poner otro fundamento que…
Jesucristo.
1
2 SALVACIÓN
1Jn.5:12 El que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.

4. Creer en Jesús:
Jn.3:16 Todo aquel que en Él cree no se pierda, mas tenga vida
eterna.
Jn.11:25,26 Yo soy la resurrección y la vida… el que cree en Mí no
morirá eternamente.
Hch.16:31 Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo.
Rom.10:9,10 Si… creyeres en tu corazón… serás salvo.
1Jn.5:1a Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo es nacido
de Dios.

5. Recibir a Jesús:
Ap.3:20 Si alguno… abre la puerta, entraré a él.
Jn.1:12 Mas a todos los que le recibieron… les dio potestad de
ser hechos hijos.
Gál.4:6 Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de Su Hijo.
Efe.3:17 Para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones.

6. Salvación eterna:
A. No podemos perderla jamás, aunque cometamos errores y
caigamos:
Sal.37:24 Cuando cayere, no quedará postrado: porque el Señor
sostiene su mano.
Jn.3:36a El que cree en el Hijo… tiene vida eterna.
Jn.6:37 El que a Mí viene no le echo fuera.
Jn.10:28 Yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie
las arrebatará de Mi mano.
Rom.8:38,39 Por lo cual estoy seguro de que [nada] nos podrá
separar del amor de Dios… en Cristo Jesús.
1Cor.3:11-15 [Si sus obras fueren] madera, heno y hojarasca… se
(quemarían), si bien él mismo (sería) salvo.
1Cor.5:5 Destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea
salvo.
Heb.13:5b No te desampararé, ni te dejaré.
2Tim.2:13 Si fuéremos infieles (incrédulos), Él permanece fiel.
1Jn.5:13 (Sabed) que tenéis vida eterna.
B. No obstante, el Señor nos castiga cuando obramos mal:
Sal.89:30-34 Si profanaren Mis estatutos… castigaré con vara…
(pero) no quitaré Mi misericordia.
Heb.12:5-8 Porque el Señor al que ama disciplina, y azota a todo el
que recibe por hijo.
Ap.3:19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo.
SALVACIÓN 3
7. Recibir a Jesús nos garantiza vida eterna en el
Cielo:
Rom.6:23b La dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús.
Jn.11:26 Todo aquel… que cree en Mí no morirá eternamente.
Jn.14:2-3 En la casa de Mi Padre muchas moradas hay.
1Pe.1:3-4 Herencia incorruptible reservada en los Cielos para
vosotros.
1Jn.5:11 Dios nos ha dado vida eterna… en Su Hijo.
(V. también la descripción del Cielo en Ap.21:1-27 y
22:1-5.)

8. Consecuencias de nacer de nuevo:


A. Al renacer espiritualmente somos nuevas criaturas:
Jn.3:3b El que no naciere de nuevo, no puede ver el Reino de
Dios.
Mat.18:3 (Volveos) y (haceos) como niños.
Jn.1:13 No engendrados de sangre, ni de voluntad de varón,
sino de Dios.
Rom.12:2a Transformaos por medio de la renovación de vuestro
entendimiento.
2Cor.5:17 Si alguno está en Cristo, nueva criatura es.
1Pe.1:23 Renacidos, no de simiente corruptible, sino… por la
Palabra de Dios.
B. Sentirás deseos de trabajar por Jesús:
Efe.2:10 Somos hechura Suya, creados en Cristo Jesús para
buenas obras.
Tito 2:14 (Jesús) se dio a sí mismo para… purificar para sí un
pueblo propio, celoso de buenas obras.
(V. también Efe.4:21-24; Col.3:8-10; Tito 3:8; Stg.2:18.)

9. El pecado produce muerte espiritual; pero Jesús


murió en nuestro lugar, tomando nuestro castigo:
Isa.59:2 Vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros
y vuestro Dios.
Rom.6:23 La paga (pena o sentencia) del pecado es muerte.
Rom.5:8 Siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
2Cor.5:21 Por (en lugar de) nosotros lo hizo pecado (Dios a
Jesús).
1Jn.1:9 Si confesamos nuestros pecados, Él (nos perdonará y
nos limpiará).
1Jn.2:1,2 Abogado tenemos… a Jesucristo. Él es propiciación
por… los pecados de todo el mundo.
4 SALVACIÓN
10. En la ley mosaica, la sangre es la paga del
pecado; Jesús al morir pagó la totalidad de ese
precio:
Lev.17:11 La misma sangre hará expiación de la persona.
Heb.9:22 Sin derramamiento de sangre no se hace remisión [de
pecado].
Mat.26:28 Mi sangre… derramada para remisión de los pecados.
1Jn.1:7 La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado.
Jn.1:29 El Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.
Efe.1:7 Tenemos redención por Su sangre, el perdón de
pecados. (V. también 1Jn.2:12.)
1Pe.1:18,19 Fuisteis rescatados… con la sangre preciosa de Cristo.

11. En su estado natural, todos los hombres no son


hijos de Dios:
Efe.2:2,3,12 [Erais] hijos de desobediencia, hijos de ira, estabais sin
Cristo, alejados.
Mat.7:13 Ancha es la puerta… que lleva a la perdición, y
muchos… entran por ella.
Jn.3:19 La luz vino al mundo, y los hombres amaron más las
tinieblas que la luz.
Jn.8:44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo.
Jn.8:47 Por esto no las oís vosotros (las Palabras de Dios),
porque no sois de Dios.

12. Los que se creen justos rechazan la salvación


que proviene de Jesús:
(V. también Mat.5:20; 9:10-13; 21:31b; Luc.18:9-14; Jn.5:39-44;
Rom.10:3; 1Jn.1:9,10.)

13. Ejemplos de salvación del Nuevo Testamento:


Luc.19:1-10 [Conversión de un corrupto recaudador de impuestos,
Zaqueo.]
Hch.9:1-22 [Conversión del apóstol Pablo.] (V. también Hch.6:8-14;
7:57-60; 8:1-4; 26:9-11.)
Hch.10:1-8 [Conversión de Cornelio, el centurión romano.]
Hch.13:1-12 [Conversión de Sergio Paulo, procónsul de Chipre.]
Hch.16:13-34 [Conversión de Lidia la comerciante y del carcelero
romano.]
JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS
1. El Padre de Jesús, Dios, es el Espíritu Eterno y
Creador:
A. Dios siempre ha existido y siempre existirá:
Éxo.3:14 Respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY.
Sal.90:2 Desde siempre hasta siempre Tú eres Dios (BJ).
Sal.102:24b-27Los cielos… perecerán, pero Tú permanecerás… Tú eres el
mismo y Tus años no se acabarán.
Ap.1:8 Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin… el que es y que
era y que ha de venir, el Todopoderoso.
(V. también Isa.41:4.)
B. Dios es un espíritu inmortal e invisible:
Jn.4:24 Dios es espíritu; y los que adoran, en espíritu y en verdad es
necesario que adoren.
1Tim.1:17 Al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios,
sea honor y gloria.
(V. también 2Cor.3:17a; Heb.11:27.)
C. Dios abarca todo el universo:
2Cró.2:6 ¿Quién será capaz de edificarle casa (templo), siendo que
los cielos y los Cielos de los cielos no pueden contenerlo?
Sal.139:7-10 ¿A dónde huiré de Tu presencia? Allí Tú estás.
Hch.7:48,49 El cielo es Mi trono, y la tierra el estrado de Mis pies.
Hch.17:24-29 En Él vivimos, y nos movemos, y somos.
(V. también 1Re.8:27; 2Cró.6:18; Isa.66:1.)
D. Dios es el único Dios verdadero:
Isa.43:10,11 Yo mismo soy; antes de Mí no fue formado dios, ni lo será
después de Mí.
Isa.44:6,8b Yo soy el primero, y Yo soy el postrero, y fuera de Mí no hay
Dios.
Isa.45:21b,22 No hay más Dios que Yo… Yo soy Dios, y no hay más.
E. Dios creó el mundo, el universo y el hombre:
Gén.1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
Gén.1:26,27 Creó Dios al hombre a Su imagen… varón y hembra los
creó.
Gén.2:7 Dios formó al hombre del polvo de la tierra.
(V. también Isa.45:18; 48:13; Hch.17:24-26.)
F. El entendimiento y poder de Dios son infinitos:
Sal.139:4 Pues aún no está la palabra en mi lengua, y he aquí, oh
Señor, Tú la sabes toda.
Sal.147:5 Grande es el Señor nuestro… y Su entendimiento es infinito.
Isa.40:13-18 Como nada son todas las naciones delante de Él… menos
que nada, y que lo que no es.
Isa.40:28b Y Su entendimiento no hay quien lo alcance (es insondable).
Rom.11:33 ¡Oh profundidad de… la sabiduría y de la ciencia de Dios!
5
6 JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS
G. Dios rebasa con mucho la limitada comprensión humana:
Isa.55:8,9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son… Mis
pensamientos más (altos) que vuestros pensamientos.
H. Dios tiene un bello y extraordinario plan para el hombre:
1Cor.2:9 Ni han subido en corazón de hombre, las [maravillas] que
Dios ha preparado para los que le aman.
(V. también Isa.64:4.)
I. Pero el hombre, siendo pecador, se halla separado de Dios:
Rom.3:23 Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de
Dios.
Ecl.7:20 No hay hombre justo en la tierra, que… nunca peque.
Isa.59:2 Vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y
vuestro Dios.
J. Dios amó al hombre y quiso que tuviera salvación:
Mat.18:14 No es la voluntad de (Dios)… que se pierda uno.
2Pe.3:9 El Señor… (no quiere) que ninguno perezca.
(V. también Eze.18:23,32; 33:11.)

2. Por qué envió Dios a Jesús al mundo:


A. Dios envió a Jesús para retratarnos cómo es Él:
Col.1:13b,15 Su amado Hijo: Él es la imagen (perfecta) del Dios invisible.
Heb.1:3 Siendo (el Hijo) el resplandor de Su gloria (la de Dios), y la
imagen (claramente expresada) de Su sustancia.
2Cor.4:4b Cristo, el cual es la imagen de Dios.
B. Al conocer a Jesús, podemos conocer y entender a Dios:
Jn.8:19 Si a Mí me conocieseis, también a Mi Padre conoceríais.
Jn.14:7-9 El que me ha visto a Mí, ha visto al Padre.
(V. también Jn.12:45.)
C. Dios nos demostró Su amor enviando a Jesús a la tierra:
Jn.3:16 De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su
(único) hijo.
Rom.5:8 Dios muestra Su amor para con nosotros, en que… Cristo
(vino al mundo y) murió por nosotros.
1Jn.4:8b-10 El amor de Dios… Dios envió a Su Hijo unigénito al mundo,
para que vivamos por Él.
(V. también Efe.2:4-7.)
D. Jesús nos mostró el amor de Dios al morir por nosotros:
Jn.10:11 Yo soy el buen pastor, el buen pastor Su vida da por las
ovejas.
Jn.15:13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida
por sus amigos.
E. Con Su muerte Jesús pagó por nuestros pecados, y si creemos
en Él, recibimos el don de salvación divina:
1Tim.1:15 Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores.
Luc.19:10 El Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había
perdido. (V. también Mat.9:13.)
JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS 7
Jn.3:17 No envió Dios a Su Hijo al mundo para condenar al mundo,
sino para que el mundo sea salvo por Él.
Rom.5:6-11 Fuimos reconciliados con Dios por la muerte de Su Hijo.
1Jn.3:5 Él apareció para quitar nuestros pecados.
1Jn.4:14 El Padre ha enviado al Hijo, [para ser] el Salvador del
mundo.
Ap.5:9b Tú fuiste inmolado, y con Tu sangre nos has redimido para
Dios.
(V. también 1Cor.15:3; Efe.1:7; 2:12-18; 1Tes.5:9-10;
Heb.9:12,14,26b,28; 10:12,14; 1Jn.4:9,10; Ap.1:5b.)

3. Otras razones por las que Dios envió a Jesús al


mundo:
A. Para proclamar la verdad:
Jn.18:37b Para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la
verdad.
B. Para destruir el poder del diablo:
1Jn.3:8 Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras
del diablo.
Heb.2:14b,15 Para destruir [por medio de Jesús] al que tenía el imperio de
la muerte, esto es, el diablo.
(V. también 1Cor.15:54-57.)
C. Para conocer nuestras flaquezas humanas y compadecerse de
nosotros:
Heb.2:16-18 En todo semejante a Sus hermanos. En cuanto Él mismo
padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los
que son tentados.
Heb.4:15 (Él se compadece) de nuestras debilidades
Luc.2:40 (madurar); Luc.4:2 (hambre); Luc.8:23
(necesidad de dormir); Luc.9:58 (pobreza); Jn.4:6-7
(cansancio y sed); Mat.26:37 (tristeza).

4. Las enseñanzas de Jesús y el ejemplo que dio:


A. Las enseñanzas de Jesús iban acompañadas de poder y
autoridad:
Luc.4:32 Se admiraban de Su doctrina, porque Su palabra era con
autoridad (v. también Mat.7:28,29).
Jn.7:46 Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre.
B. El mensaje de Jesús era el amor:
Mat.22:37-39 Amarás al Señor… amarás a tu prójimo.
Jn.13:34,35 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros.
Jn.15:12 Que os améis unos a otros, como Yo os he amado.
(V. también Jn.15:17; 17:26; 1Jn.3:11.)
C. La humildad de Jesús:
Fil.2:5-8 (Él) no estimó el ser igual a Dios… sino que… tomando
8 JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS
forma de siervo… se humilló a sí mismo.
Mat.11:29 Aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón.
Luc.22:27 Yo estoy entre vosotros como el que sirve.
Jn.13:3-15 [El ejemplo de humildad que dio Jesús al lavar los pies de
Sus discípulos.]
D. Jesús trabó amistad con los pecadores y los rechazados por la
sociedad, y los conquistó:
Mat.9:9-13 Jesús… sentado a la mesa (comió con) publicanos y
pecadores.
Luc.7:36-48 [Jesús confunde a un fariseo al permitir que una mujer
pecadora toque, lave y bese Sus pies durante la comida.]
Luc.19:2-10 [Jesús come con un despreciado recaudador de impuestos,
y lo perdona.]
Luc.23:39-43 [Jesús perdona al ladrón arrepentido que agonizaba a Su
lado.]
Jn.8:1-11 [Jesús perdona a la mujer adúltera.]

5. Jesús, el camino de la salvación:


A. Jesús es el único camino para llegar a Dios:
Jn.1:29 El cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.
Jn.14:6 Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al
Padre, sino por Mí.
Hch.4:12 En ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre…
en que podamos ser salvos.
1Tim.2:5 Un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo.
1Jn.5:11 Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en Su Hijo.
(V. también Jn.8:51; 10:7-9; 17:2,3.)
B. Jesús tiene el poder para darnos vida eterna:
Jn.5:26 Como el Padre tiene vida en Sí mismo, así también ha dado
al Hijo el tener vida en Sí mismo.
Jn.1:4 En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
Jn.3:16 Todo aquel que en Él cree… (tiene) vida eterna.
Jn.5:24 El que cree tiene vida eterna, y… ha pasado de muerte a
vida.
Jn.6:40 Todo aquel que… cree en Él (tiene) vida eterna.
Jn.6:47 El que cree en Mí, tiene vida eterna.
Jn.6:48,50, Yo soy el pan de vida… si alguno comiere de este pan,
51 vivirá para siempre.
Jn.10:28 Yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás.
Jn.11:25 Yo soy la resurrección y la vida.
Jn.17:2,3 Esta es la vida eterna, que conozcan a… Jesucristo.
Rom.6:23 La dádiva (regalo) de Dios es vida eterna en Cristo Jesús.
Heb.5:9 (Jesús) vino a ser autor de eterna salvación.
1Jn.5:12,13 El que tiene al Hijo, tiene la vida… vosotros que creéis en el
nombre del Hijo de Dios… tenéis vida eterna.
JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS 9
C. Cuando recibimos a Jesús, Dios mora en nuestros corazones:
1Jn.4:15 Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios
permanece en él, y él en Dios (v. también Jn.13:20b).
D. Las ovejas de Dios oyen la voz de Jesús y lo siguen:
Jn.5:23 Que todos honren al Hijo como honran al Padre.
Jn.6:45 Todo aquel que aprendió del Padre, viene a Mí.
Jn.8:42 Si vuestro padre fuese Dios, ciertamente me amaríais.
Jn.10:3,5,27 Mis ovejas oyen Mi voz… y me siguen.
E. Dios nos ama si amamos a Jesús:
Jn.14:21,23 El que me ama, será amado por Mi Padre.
Jn.16:27 El Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado.
F. Los que odian a Jesús, también odian a Dios:
Jn.15:23,24 El que me aborrece a Mí (Jesús), también a Mi Padre
aborrece… ahora han visto y han aborrecido a Mí y a Mi
Padre.
G. Consecuencias de rechazar a Jesús
Jn.3:36b El que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida; sino que la ira
de Dios está sobre él.
Jn.3:18 El que no cree (en Jesús) ya ha sido condenado.
Jn.3:19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los
hombres amaron más las tinieblas que la luz.
Jn.8:24 Si no creéis que Yo soy, en vuestros pecados moriréis.
Jn.12:48 El que me rechaza… tiene quien le juzgue: la Palabra… le
juzgará en el día postrero.
1Jn.2:22,23 Todo aquel que niega al Hijo… tampoco tiene al Padre.
1Jn.5:12b El que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.

6. Jesús, la luz del mundo:


A. Jesús es la luz verdadera:
Jn.1:9 Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a
este mundo.
Jn.8:12 Yo soy la luz del mundo: el que me sigue no andará en
tinieblas (v. también Jn.9:5).
Mat.4:16 El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz… en región de
sombra de muerte luz resplandeció.
Luc.2:30-32 Luz para iluminar a las gentes (v. también Isa.49:6).
1Jn.2:8 Las tinieblas van pasando, y la luz verdadera ya alumbra.
(V. también Hch.26:18.)
B. El diablo y la gente malvada odia la Luz verdadera:
(V. también 2Cor.4:4; Jn.1:5; 3:19-21.)
10 JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS
7. La vida de Jesús y Su resurrección son hechos
comprobados:
A. Testigos oculares dejaron constancia de la vida y muerte de
Cristo:
2Pe.1:16 No hemos dado a conocer la venida de Jesús, siguiendo
fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con
nuestros propios ojos.
Luc.1:1,2 Las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas… nos
(las) enseñaron los que… (las) vieron con sus ojos.
Jn.19:25,26,34, Él (Juan) que la vio [la crucifixión de Jesús] da testimonio, y
35 su testimonio es verdadero: y él sabe que dice verdad.
Hch.4:20 No podemos dejar de decir lo que hemos visto.
Hch.10:38,39 Nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo.
(V. también Jn.21:24,25; Hch.5:32; Heb.2:3; 1Jn.1:1-3a.)
B. Su resurrección es un hecho concluyente:
Hch.1:2,3 Después de haber padecido (muerto), se presentó vivo con
muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante
40 días.
Hch.2:31,32 A Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos
testigos.
Hch.13:30,31 Dios le levantó (a Jesús) de los muertos. Y Él se apareció
durante muchos días a… Sus testigos.
1Cor.15:3-6 Resucitó… apareció a más de 500 hermanos a la vez.
(V. también Hch.10:40,41.)
C. Su resurrección es prueba de Su divinidad:
Rom.1:3,4 Nuestro Señor Jesucristo fue… declarado Hijo de Dios con
poder… por la resurrección de entre los muertos.

8. Relatos bíblicos escritos por testigos oculares


confirman que:
A. Jesús fue crucificado:
(Véase Mat.27:27-50; Mar.15:15-37; Luc.23:23-49; Jn.19:16-30.)
B. Permaneció sepultado en una tumba tres días:
(Véase Mat.27:57-66; Mar.15:42-47; Luc.23:50-56; Jn.19:31-42;
Hch.13:28,29.)
C. Resucitó de los muertos:
(Véase Mat.28:1-18; Mar.16:1-14; Luc.24:1-43; Jn.20:todo; 21:todo;
Hch.2:23,24,32; 3:14,15; 10:39-41; 13:29-31; 1Cor.15:3-8; Ap.1:18.)
D. Luego ascendió al Cielo:
(Véase Mar.16:19; Luc.24:50,51; Hch.1:4-11.)

9. Profecías mesiánicas del Antiguo Testamento:


(Cumplidas en el nacimiento, vida y muerte de Jesucristo):
Luc.24:44 Que se cumpliese todo lo que está escrito de Mí.
JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS 11
A. Su linaje fue predicho:
Gén.3:15 [Él sería de la «simiente de la mujer»: Gál.4:4; Luc.2:7.]
Gén.18:18 [La descendencia prometida de Abraham: Mat.1:1.]
(Cotéjese con Gén.17:5-7 y Gál.3:16,19.)
(Cotéjese también con Gén.28:13,14b y Hch.3:25,26.)
Gén.17:15,19 [La descendencia prometida de Isaac: Mat.1:1,2.]
Núm.24:17 [La descendencia prometida de Jacob: Mat.1:2; Luc.3:34.]
Gén.49:10 [Que descendería de la tribu de Judá: Luc.3:33.]
Isa.9:6,7 [Heredero del trono de David: Mat.1:1; Hch.2:29,30.]
B. Su nacimiento e infancia:
Miq.5:2 [Se profetizó Su lugar de nacimiento, Belén de Judá:
Mat.2:1-6; Luc.2:4-7; Jn.7:42.]
Isa.7:14 [Nacido de una virgen: Mat.1:18; Luc.1:26-35.]
Jer.31:15 [Masacre de niños: Mat.2:16-18.]
Ose.11:1 [El Hijo de Dios sería llamado a salir de Egipto:
Mat.2:13,14,19-21.]
C. Su ministerio y el rechazo de que fue objeto por parte de Su
pueblo:
Isa.9:1,2 [Su ministerio en Galilea: Mat.4:12-16.]
Sal.110:4 [Un sacerdote eterno como Melquisedec: Heb.6:20;
7:11-16,20-26.]
Isa.53:3 [Rechazado por los judíos: Jn.1:11; 5:43; Luc.17:25; 23:18.]
Sal.2:1,2 [Los príncipes consultaron unidos contra Él: Hch.4:25-28;
3:14,15,17; véase también Mat.27:1; Luc.24:20;
Jn.11:47,53.]
Zac.9:9 [Su entrada triunfal a Jerusalén montado en un asno:
Jn.12:12-14; Mat.21:1-11.]
D. Sería traicionado:
Sal.41:9 [Traicionado por un amigo íntimo que comía de Su pan:
Jn.13:18; Mar.14:10; Mat.26:14-16,20-23; Mar.14:43-45.]
Zac.11:12 [Vendido por treinta piezas de plata: Mat.26:15, 27:3-10.]
Zac.11:13 [El dinero se empleó luego para comprar el campo de un
alfarero: Mat.27:3-10.]
Sal.109:7,8 [El oficio de Judas fue ocupado por otro: Hch.1:15,16,20-22.]
E. Su persecución y crucifixión:
Sal.27:12 [Falsos testigos acusarían al Mesías: Mat.26:60,61.]
Isa.53:7 [Calló cuando fue acusado: Mat.26:62,63; 27:12-14.]
Isa.50:6 [Lo golpearon y le escupieron: Mar.14:65; 15:19; Jn.18:22;
19:1-3.]
Isa.53:4,5,8 [Sufrió por nuestros pecados (v. también Dan.9:26):
Mat.8:16,17; Rom.4:25; 1Cor.15:3.]
Isa.53:12 [Murió con los pecadores: Mat.27:38; Mar.15:27,28;
Luc.23:33.]
Sal.22:16 y [Le traspasaron manos y pies. Los judíos de antaño no
Zac.12:10 practicaban la crucifixión: Jn.19:37; 20:25,26,27.]
Dan.9:25 [Se predijo el año exacto de su muerte: 30 d.C.]
Sal.22:6-8 [Se burlaron de Él en Su agonía: Mat.27:39-44;
12 JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS
Mar.15:29-32.]
Sal.69:21 [Le dieron hiel y vinagre: Jn.19:29; Mat.27:34,48.]
Zac.12:10 [Traspasaron su costado: Jn.19:34.]
Sal.22:18 [Los soldados echaron suertes sobre su ropa: Mar.15:24;
Jn.19:24.]
Sal.34:20 [Ni un hueso le fue roto: Jn.19:33.] (También Éxo.12:46).
Isa.53:9 [Su sepultura se dispuso con los ricos: Mat.27:57-60.]
F. Su resurrección:
Sal.16:10 [Su resurrección: Mat.28:9; Luc.24:36-48; Hch.2:23-31.]
Sal.68:18a [Su ascención: Luc.24:50,51; Hch.1:9.]
Sal.110:1 [Se sentó en Su trono en el Cielo: Hch.2:32-35.]
(V. Sal.2; 22; Isa.53) (v. también Hch.13:27-29).

10. Jesús, el Hijo de Dios:


A. El Antiguo Testamento afirma que Dios tiene un Hijo:
Sal.2:7 El Señor me ha dicho: Mi Hijo eres Tú.
Pro.30:4 ¿Quién afirmó todos los términos de la tierra? ¿Cuál es Su
nombre, y el nombre de Su Hijo?
Dan.3:25 Yo veo cuatro varones… el cuarto es semejante a Hijo de
los dioses.
(V. también Dan.7:13,14.)
B. Jesús declaró ser el Hijo de Dios, Cristo el Mesías:
Mat.16:15-17 Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios… Entonces respondió
Jesús: Bienaventurado eres… te lo reveló Mi Padre.
Mat.26:63,64 Te conjuro… que nos digas si eres Tú el Cristo, el Hijo de
Dios. Jesús le dijo: tú lo has dicho.
Mat.27:43b Ha dicho: Soy Hijo de Dios (v. también Jn.19:7).
Mar.14:61,62 ¿Eres Tú el Cristo, el Hijo del Bendito? Jesús le dijo: Yo soy.
Jn.4:25,26 Dijo la mujer… ha de venir el Mesías, llamado el Cristo.
Jesús dijo: Yo soy, el que habla contigo.
Jn.9:35-38 Jesús dijo: ¿Crees tú en el Hijo de Dios? ¿Quién es? Le dijo
Jesús: El que habla contigo, Él es.
Jn.10:33,36-38 Porque dije: Hijo de Dios soy.
(V. también Jn.3:16-18,34-36; 5:19,20,25,26; 6:40; 11:4.)
C. Otras personas afirmaron también que Él era el Hijo de Dios:
Mat.16:15-17 Dijo Pedro… Tú eres el Cristo… el Hijo de Dios.
Mat.27:54 El centurión (dijo): Verdaderamente éste era Hijo de Dios.
Jn.1:34 [Juan el Bautista:] He dado testimonio de que éste es el Hijo
de Dios.
Jn.1:40,41 Andrés… dijo: Hemos hallado al Mesías… el Cristo.
Jn.1:49 Natanael le dijo: Tú eres el Hijo de Dios.
Jn.6:67-69 Nosotros… conocemos que Tú eres el Cristo, el Hijo de
Dios.
Jn.11:27 (Marta) le dijo… yo he creído que Tú eres el Cristo, el Hijo
de Dios, que has venido al mundo.
JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS 13
D. Hasta los diablos sabían que era el Hijo de Dios:
(Véase Mat.8:29; Luc.4:33,34,41.)
E. Jesús llamó a Dios Su Padre:
Jn.5:17,18,20 Jesús… decía que Dios era Su Padre, haciéndose igual a
Dios.
Jn.8:54 Mi Padre… el que vosotros decís que es vuestro Dios.
(V. también Luc.10:22; 22:29; Jn.5:22-31,36,37;
8:16,19,26-28,38,49; 14:13; 16:28; 17:1-26; 20:17.)
F. Dios ungió a Jesús con poder:
Mar.1:27 Con autoridad manda aun a los Espíritus inmundos, y le
obedecen.
Luc.4:16-21 El Espíritu del Señor está sobre Mí… por cuanto me ha
ungido.
Jn.3:34b Pues Dios no da el Espíritu [a Jesús] por medida.
Hch.10:38 Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder… a Jesús.

11. Vínculo de Jesús con Dios:


A. La estrecha relación de Jesús con Dios, Su Padre:
Jn.1:18 El unigénito Hijo, que está en el seno del Padre.
Jn.16:15 Todo lo que tiene el Padre es Mío.
(V. también Jn.15:15.)
B. Él estaba con Dios en el Cielo durante Su preexistencia:
Jn.17:5,24 Aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese.
Jn.8:42b Yo de Dios he salido, y he venido… Él me envió.
2Cor.8:9 Por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico.
(V. también Jn.1:1; 13:3; 16:28; 17:8,18a.)
C. Dios ama a Jesús y se complace en Él:
Mat.3:16,17 Este es Mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.
Jn.8:29b Yo hago siempre lo que le agrada.
(V. también Luc.9:34,35; Jn.15:10.)
D. Jesús y Su Padre son uno:
Jn.10:30 Yo y el Padre uno somos.
Jn.10:38b El Padre está en Mí, y Yo en el Padre.
Jn.14:9,10a El que me ha visto a Mí, ha visto al Padre.
E. Jesús es Dios; Él y el Padre son uno:
Isa.9:6 Un niño es nacido… y se llamará Su nombre… Dios fuerte,
Padre eterno, Príncipe de paz.
Jn.8:56-58 Antes que Abraham fuese, Yo soy (cotéjese con
Éxo.3:6,13,14).
Jn.20:28,29 Entonces Tomás le dijo: «Señor mío y Dios mío» [Luego
Jesús lo alentó por haber creído].
Col.3:11 Cristo es el todo, y en todos.
1Tim.3:16 Dios fue manifestado en carne.
Heb.1:8 Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios (es para siempre).
Ap.1:8,11a; Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin… el que es y que
22:12,13 era y que ha de venir… el Todopoderoso.
14 JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS
(Cotéjese con Isa.44:6.)
F. No obstante, son distintos; cada uno es una personalidad
particular:
1Jn.5:7,8 Porque tres son los que dan testimonio en el Cielo: el
Padre, el Verbo, y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.
G. Dios Padre tiene preeminencia:
Jn.14:28b Mi Padre mayor es que Yo.
Jn.20:17 Subo a Mi Padre y a vuestro Padre; a Mi Dios y a vuestro
Dios (v. también Efe.1:17).
1Cor.3:23 Y vosotros de Cristo y Cristo de Dios.
1Cor.11:3 Dios (es) la cabeza de Cristo.
1Cor.15:24-28 Entonces también el Hijo mismo se sujetará a Él… para que
Dios sea todo en todos.
(V. también Jn.15:1.)
H. La obediencia absoluta de Jesús al Padre:
Jn.4:34 Que haga la voluntad del que me envió… y que acabe Su
obra.
Jn.5:19 No puede el Hijo hacer nada… sino lo que ve hacer a (Dios).
Jn.5:30 No puedo hacer nada por Mí mismo… no busco Mi
voluntad, sino la voluntad del Padre.
Jn.8:28,29 Nada hago por Mí mismo… Yo hago siempre lo que le
agrada (a Dios).
Jn.12:49,50 Yo no hablo por Mi propia cuenta; el Padre me dio
mandamiento de lo que he de decir… Así hablo.
Jn.14:31b Como el Padre me mandó, así hago.
Fil.2:6-8 [Jesús] se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta
la muerte.
(V. también Jn.8:26b,38a,42; 14:10b,24.)
I. Jesús manifestaba una sumisión y obediencia incondicionales:
Mat.26:39,42, Se postró sobre Su rostro, orando y diciendo: Padre Mío…
44 no sea como Yo quiero, sino como Tú.
(V. también Mar.14:35,36; Luc.22:41-44.)

12. La autoridad y poder que Dios ha otorgado a


Jesús:
A. Jesús está sentado a la diestra de Dios en el Cielo:
Mar.16:19 Fue recibido en el Cielo, y se sentó a la diestra de Dios.
Luc.22:69 Desde ahora el Hijo del Hombre se sentará a la diestra del
poder de Dios (v. también Mat.26:64b).
Rom.8:34 Cristo… el que además está a la diestra de Dios, el que
también intercede por nosotros.
Efe.1:20 (Dios lo resucitó) de los muertos y (lo sentó) a Su diestra en
lugares Celestiales.
Heb.1:3b Él… se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas.
Ap.3:21b Yo he vencido, y me he sentado con Mi Padre en Su trono.
(V. también Sal.110:1; Hch.2:32,33a,34; 7:55,56; Col.3:1;
JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS 15
1Pe.3:22a.)
B. Dios ha dado a Jesús toda autoridad:
Mat.28:18 Toda potestad (autoridad) me es dada en el Cielo y en la
tierra.
Dan.7:13,14 Le fue dado dominio, gloria y reino, para que todas las
naciones… le sirvieran (v. Heb.1:8.)
Jn.3:35 El Padre… todas las cosas ha entregado en Su mano (la
del Hijo).
Jn.5:26,27 Dio (a Jesús)… autoridad de hacer juicio.
Efe.1:20-22 Sentándole… sobre todo principado y autoridad y poder y
señorío… y sometió todas las cosas bajo Sus pies.
Fil.2:9-11 Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla.
Col.2:10 (Jesús) es la cabeza de todo principado y potestad.
1Pe.3:22b A Él están sujetos ángeles, autoridades y potestades.
Ap.17:14 Señor de señores y Rey de reyes (v. también 1Tim.6:15).
(V. también Mat.11:27; 26:53; Jn.3:31; Heb.1:4,6; Efe.1:10;
Col.1:18; Ap.1:5a.)
C. Jesús es el Rey, y Suyo es el Reino de los Cielos:
(Véase Mat.13:41; 16:28; 27:11; 25:31,34; Luc.22:29,30; Jn.18:33-37;
Col.1:13.)
D. Jesús es el Señor:
Jn.13:13 Vosotros me llamáis Maestro y Señor; y decís bien, porque
lo soy.
Hch.2:36 A este Jesús… Dios le ha hecho Señor y Cristo.
Fil.2:11 Y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor.
Ap.19:16 REY de reyes y SEÑOR de señores (v. también 1Tim.6:15;
Ap.17:14a).
E. Dios lo nombró juez del mundo:
Mat.16:27 El Hijo del hombre vendrá… y entonces pagará a cada uno
conforme a sus obras.
Mat.25:31-46 El Hijo del hombre… se sentará en Su trono de gloria, y
serán reunidas delante de Él todas las naciones.
Jn.5:22 El Padre… todo el juicio dio al Hijo.
Hch.10:42 Él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos.
Rom.2:16 Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres.
F. Jesús también se sentará en tribunal para juzgar a los
cristianos:
Rom.14:10 Todos compareceremos ante el tribunal de Cristo.
2Cor.5:10 Es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el
tribunal de Cristo.
Ap.2:23b Yo soy el que escudriña… el corazón; y os daré a cada uno
según vuestras obras.
Ap.22:12 Mi galardón (está) conmigo, para recompensar a cada uno
según sea su obra.
16 JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS
13. Jesús, el Creador:
A. Dios creó el universo por medio de Jesús:
Jn.1:1-3,10 En el principio era el Verbo (Jesús)… y todas las cosas por
Él fueron hechas… el mundo por Él fue hecho.
Gén.1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
Col.1:15,16 (Por) Él fueron creadas todas las cosas… todo fue creado
por medio de Él y para Él.
Heb.1:2 (Su) Hijo… por quien asimismo hizo el universo.
Heb.1:8,10 Del Hijo dice… Tú, oh Señor, en el principio fundaste la
tierra.
B. Jesús sustenta toda la materia del universo:
Col.1:17 Él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en Él
subsisten.
Heb.1:3 (Él) sustenta todas las cosas con la palabra de Su poder.
C. Toda la plenitud de Dios habita en Jesús:
Col.1:19 En Él (Jesús) (habita) toda plenitud.
Col.2:2b,3 Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la
sabiduría y del conocimiento.
Col.2:9 En Él (Jesús) habita… toda la plenitud de la Deidad.
D. Descripción del cuerpo inmortal de Jesús luego que resucitó:
Ap.1:13-17 (El) Hijo del hombre… ojos como llama de fuego… Su
rostro como el sol [Su piel refulgía cual metal al rojo
blanco].

14. Títulos de Jesús:


Isa.7:14 (Emanuel, «Dios con nosotros»); Isa.9:6 (Consejero, Dios fuerte,
Padre eterno, Príncipe de paz); Mat.25:31 (el Hijo del hombre); Mat.16:16 (el
Hijo del Dios viviente); Luc.5:34,35; Jn.3:29 (el esposo); Jn.1:29,36 (el Corde-
ro de Dios); Jn.1:41 (el Mesías, el Cristo); Jn.1:49 (rabí, Hijo de Dios, Rey de
Israel); Jn.6:35,48,51 (el pan de vida); Jn.8:12; 9:5 (la luz del mundo);
Jn.10:7,9 (la puerta del redil); Jn.10:11 (el buen pastor); Jn.11:25 (la resurrec-
ción y la vida); Jn.13:13 (Maestro y Señor); Jn.14:6 (el camino, la verdad y la
vida); Jn.15:1 (la vid verdadera); 1Cor.2:8 (el Señor de gloria); 1Cor.10:4 (la
Roca espiritual); Col.2:19 (la Cabeza); 1Tim.6:15 (el único y bienaventurado
Soberano, Rey de reyes y Señor de señores); Heb.2:10 (el autor de nuestra
salvación); Heb.4:14 (gran sumo sacerdote); Heb.12:2 (el autor y consuma-
dor de nuestra fe); Heb.13:20 (el gran pastor de las ovejas); 1Pe.2:4 (la pie-
dra viva); 1Pe.2:6; Efe.2:20 (la principal piedra del ángulo); 1Pe.2:25 (el Pas-
tor y Obispo de vuestras almas); 1Pe.5:4 (el príncipe de los pastores); Ap.1:5
(testigo fiel, el soberano de los reyes de la tierra); Ap.1:8 (el Alfa y la Omega,
el Todopoderoso); Ap.5:5 (el León de la tribu de Judá, la raíz de David);
Ap.19:11 (Fiel y Verdadero); Ap.19:13 (el Verbo —la Palabra— de Dios);
Ap.19:16 (REY de reyes y SEÑOR de señores); Ap.22:16 (la raíz y el linaje
de David, la estrella resplandeciente de la mañana).
EL ESPÍRITU SANTO
1. Papel del Espíritu Santo en nuestra salvación:
A. Debemos nacer del Espíritu y ser vivificados por Él:
Jn.16:8,9 [El Espíritu Santo reprende y hace ver a los hombres su
pecado.]
Jn.3:5-8 El que no naciere del Espíritu, no puede entrar en el Reino
de Dios.
Jn.6:63 El Espíritu es el que da vida.
Tito 3:5 Nos salvó… por el lavamiento de la regeneración y por la
renovación en el Espíritu Santo.
(V. también 2Tes.2:13; Efe.2:1.)
B. Cuando nos salvamos recibimos cierta medida del Espíritu de
Dios:
2Cor.1:22 El cual nos ha sellado, y nos ha dado las arras (depósito o
garantía) del Espíritu.
Efe.1:13,14 Habiendo creído en Él, fuisteis sellados con el Espíritu
Santo.
Efe.4:30 El Espíritu Santo, con el cual fuisteis sellados para el día de
la redención.
C. El Espíritu Santo nos garantiza que somos salvos:
Rom.8:16 El Espíritu mismo da testimonio de que somos hijos de
Dios.
1Jn.3:24b Sabemos que Él permanece en nosotros, por el Espíritu.
1Jn.4:13 En esto conocemos que… Él (permanece) en nosotros, en
que nos ha dado de Su Espíritu.
D. El Espíritu Santo testifica que Jesús es la verdad; «blasfemar
contra el Espíritu Santo» significa rechazar el testimonio del
Espíritu:
Jn.15:26 El Espíritu de verdad… dará testimonio acerca de Mí
(Jesús).
Jn.16:14 Él (el Espíritu) me glorificará.
Mar.3:28,29 Cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene
jamás perdón (v. también Mat.12:31-32).

2. El bautismo (o derramamiento) del Espíritu Santo:


A. Jesús nos da el Espíritu Santo:
Mat.3:11 Él (Jesús) os bautizará en Espíritu Santo.
Luc.24:49 Yo enviaré la promesa de Mi Padre sobre vosotros…
(seréis) investidos (revestidos) de poder desde lo alto.
Jn.7:38,39 De su interior correrán ríos de agua viva… el Espíritu.
Jn.14:16 Yo rogaré al Padre y os dará (un) Consolador.
Jn.16:7 Os lo enviaré (al Consolador).
17
18 EL ESPÍRITU SANTO
Hch.2:1-4 [Los cristianos fueron llenos del Espíritu el día de
Pentecostés.]
B. En qué momento reciben los cristianos el bautismo del Espíritu
Santo:
Hch.8:15-17 [Samaritanos se bautizan con el Espíritu después de
salvarse.]
Hch.19:2 ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le
dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo.
Hch.10:44-46 [El Espíritu Santo cayó sobre los criados de Cornelio en el
momento en que recibieron a Jesús.]
C. Recibir el Espíritu Santo:
Hch.19:1,2 ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis?
Luc.11:9-13 Si vosotros sabéis dar buenas dádivas (regalos)… ¿cuánto
más (Dios) dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?
1Cor.6:19 Vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo (v. también
1Cor.3:16).
Efe.5:18b Sed llenos del Espíritu.
D. El Espíritu Santo se recibe muchas veces mediante la
«imposición de manos»:
Hch.8:15-17 [Pedro y Juan les impusieron las manos a los samaritanos
que creyeron.]
Hch.19:6 [Pablo le impuso las manos a los efesios que creyeron.]

3. Propósito del bautismo del Espíritu Santo:


A. El Espíritu Santo nos unge de poder para testificar:
Hch.1:8 Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo, y me seréis testigos.
Luc.4:18 El Espíritu del Señor me ha ungido para dar buenas
nuevas (v. también Isa.61:1,2).
Jn.15:26 El Espíritu de verdad… dará testimonio acerca de Mí
(Jesús).
Hch.4:29,31 Fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo
la Palabra de Dios.
Hch.5:32 Somos testigos Suyos… y también el Espíritu Santo.
Miq.3:8 Yo estoy lleno de poder del Espíritu del Señor… para
denunciar a Israel su pecado.
B. Nos transforma en nuevas personas:
1Sam.10:6 El Espíritu vendrá sobre ti… y serás mudado en otro
hombre.
Sal.51:10-13 [Crea en nosotros un corazón limpio y un espíritu recto.]
C. Nuestra relación con Jesús es más estrecha:
Efe.5:18,19 Sed llenos del Espíritu… cantando y alabando al Señor en
vuestros corazones.
EL ESPÍRITU SANTO 19
(V. también Jn.14:16-18.)
D. Ocuparse del Espíritu produce vida y paz:
Rom.8:5-7 Los que son del Espíritu, (piensan) en las cosas del
Espíritu.
Gál.5:16,17 Andad en el Espíritu y no satisfagáis los deseos de la
carne.
E. El Espíritu hace aflorar virtudes en nosotros:
Gál.5:22,23 El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, [etc.].
Rom.5:5 El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones
por el Espíritu Santo.
Rom.14:17 Justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.
Rom.15:13 Para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu
Santo.
1Cor.12:4-11 [El Espíritu nos da diferentes tipos de dones espirituales].
F. El Espíritu Santo nos consuela:
Jn.14:16,26 El consolador, el Espíritu Santo.
Jn.16:7 Os lo enviaré (al Consolador).
Hch.9:31b Andaba… llena de los consuelos del Espíritu Santo.
Rom.8:1 Ninguna condenación hay para los que están en Cristo
Jesús, los que andan… conforme al Espíritu.
1Pe.4:14 Si sois vituperados, sois bienaventurados, porque el
Espíritu de Dios reposa sobre vosotros.
G. El Espíritu Santo y la oración:
Rom.8:26,27 Pues qué hemos de pedir… no lo sabemos, pero el
Espíritu intercede por nosotros conforme a la voluntad
de Dios.
Jud.20 Edificándoos… orando en el Espíritu Santo.
H. El Espíritu Santo es el Espíritu de verdad:
Jn.16:13b Cuando venga el Espíritu de verdad, Él os guiará a toda la
verdad.
1Jn.5:6b El Espíritu da testimonio, porque el Espíritu es la verdad.
(V. también Jn.14:17a; 15:26; 16:13a.)

4. Dones del Espíritu Santo:


A. El Espíritu nos da sabiduría y orientación:
Mar.13:11 No sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo.
Luc.12:11,12 El Espíritu Santo os enseñará… lo que debáis decir.
Jn.14:26b El Espíritu Santo os enseñará todas las cosas y os
recordará todo (v. también 1Jn.2:27).
Jn.16:13a El Espíritu de verdad, Él os guiará a toda la verdad.
1Cor.2:9,10 Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu… aun lo
profundo de Dios.
1Cor.2:12 Hemos recibido el Espíritu para que sepamos lo que Dios
20 EL ESPÍRITU SANTO
nos ha concedido.
1Cor.2:13 Hablamos palabras que enseña el Espíritu.
1Cor.12:8 [El Espíritu da palabra de sabiduría, palabra de ciencia.]
Efe.1:17 Que Dios os dé espíritu de sabiduría y de revelación.
2Tim.1:13,14 Retén las sanas palabras… por el Espíritu Santo.
B. El Espíritu Santo nos da el don de profecía:
1Cor.12:8a,10 A éste es dada por el Espíritu… profecía.
Jn.16:13b El Espíritu de verdad, os hará saber las cosas que habrán
de venir.
Hch.2:17,18 Derramaré de Mi Espíritu… vuestros hijos y vuestras hijas
profetizarán (v. también Joel 2:28,29).
2Pe.1:21 La profecía fue traída… [cuando] hombres de Dios
hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.
C. El Espíritu Santo nos da discernimiento:
Isa.11:2,3 Reposará sobre él el Espíritu del Señor… no juzgará
según la vista de sus ojos.
1Cor.2:12-15 [Hemos recibido el Espíritu de Dios y podemos discernir
diversos asuntos espiritualmente.]
1Cor.12:10 [Da la facultad de discernir espíritus] (v. también 1Jn.4:1-6).
D. El Espíritu nos brinda fe, curación y milagros:
1Cor.12:9 A otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de
sanidades por el mismo Espíritu.
1Cor.12:10 A otro, el hacer milagros.
E. El Espíritu nos guía y nos previene (refrena):
Hch.8:29 [Instrucciones precisas:] Y el Espíritu dijo a Felipe.
Hch.16:6,7 [Previene:] El Espíritu no se lo permitió.
Rom.8:14 Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son
hijos de Dios.
Isa.30:21 [El Espíritu dice:] Este es el camino; andad por él.
F. El don de lenguas:
Hch.2:1-4 Hablaron en otras lenguas, según el Espíritu les daba que
hablasen.
1Cor.12:10 A otro, interpretación de lenguas (v. 1Cor.14:13).
1Cor.12:10,11 A otro, diversos géneros de lenguas… todas estas cosas
las hace el Espíritu.
1Cor.13:1 (Hablar) lenguas humanas y angélicas.
1Cor.14:2 El que habla en lenguas… por el Espíritu habla misterios.
1Cor.14:4 El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica
(fortalece).
G. El Espíritu de Dios nos fortalece:
Efe.3:16 Fortalecidos con poder en el hombre interior por Su
Espíritu.
(V. también Jue.14:6,19; 15:14,15 sobre Sansón.)
EL ESPÍRITU SANTO 21
5. Libertad del Espíritu Santo:
2Cor.3:17b Donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.
Rom.8:2 La ley del Espíritu me ha librado de la ley del pecado y de
la muerte.
Rom.8:15 No habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar en
temor, sino… el Espíritu de adopción.
Gál.5:18 Si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.
2Tim.1:7 Nos ha dado Dios Espíritu… de poder, de amor y de
dominio propio.

6. El Espíritu Santo contribuye a la unidad de los


creyentes:
Hch.4:31,32 Todos fueron llenos del Espíritu Santo… y la multitud era
de un corazón y un alma.
1Cor.12:13 Por el Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo.
2Cor.13:14 La comunión del Espíritu Santo sea con todos vosotros.

7. Otros aspectos del ministerio del Espíritu:


Hch.8:17-20 [El Espíritu Santo no se puede comprar; es un regalo.]
Hch.20:28 Apacentad el rebaño… el Espíritu Santo os ha puesto por
obispos (pastores).
Rom.8:11 Jesús vivificará vuestros cuerpos por Su Espíritu que mora
en vosotros.

8. Obediencia al Espíritu Santo:


A. El Espíritu Santo recae sobre los obedientes:
Pro.1:23 Volveos a Mi reprensión; Yo derramaré Mi Espíritu sobre
vosotros.
Hch.5:32 El Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le
obedecen.
B. Obedecer al Espíritu una vez que nos llenamos de él:
Gál.5:25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.
1Pe.1:22 Habiendo (obedecido) a la verdad, mediante el Espíritu…
amaos unos a otros.
Ap.2:29 Oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
C. Advertencias acerca de obedecer al Espíritu y no resistirse a él:
Rom.8:5-6 [Vivir según el Espíritu es vida y paz; ocuparse de la carne
provoca la muerte.]
1Cor.2:14 El hombre natural (carnal) no percibe las cosas que son
del Espíritu, porque para él son locura.
Efe.4:29,30 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca… no
contristéis al Espíritu Santo.
22 EL ESPÍRITU SANTO
1Tes.5:19 No apaguéis al Espíritu.
Heb.3:7-10 Dice el Espíritu Santo: No endurezcáis vuestros corazones.
D. Consecuencias de resistir al Espíritu Santo:
Gén.6:3a No contenderá Mi Espíritu con el hombre para siempre.
Isa.63:10 Fueron rebeldes, e hicieron enojar (sentir pena a) Su Santo
Espíritu; por lo cual… Él mismo peleó contra ellos.
Hch.7:51-53 Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo [y por ello,
perseguían a los profetas y desobedecían a Dios].
Hch.20:22,23 [Pablo desoyó las advertencias del Espíritu, con lo que
terminó encarcelado y a la larga decapitado. V. también
21:10-14.]

9. El Espíritu Santo en la vida de Jesús:


Mat.1:18 (María concibió del Espíritu Santo); Mat.1:20 (Jesús fue engendra-
do del Espíritu Santo); Luc.3:21,22 (el Espíritu Santo ungió a Jesús); Luc.4:1
(el apostolado de Jesús se inició cuando fue lleno del Espíritu Santo);
Hch.10:38 (Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús); Jn.3:34b
(Dios le dio el Espíritu sin medida); Luc.4:1 (Jesús fue llevado por el Espíritu
al desierto); Mat.12:28 (por el Espíritu echó fuera los demonios); Rom.8:11;
1Pe.3:18 (el Espíritu resucitó a Jesús de la muerte).

10. Otras alusiones bíblicas:


A. Ejemplos de personas que se llenaron del Espíritu Santo:
Éxo.31:2-5 (Bezaleel); 1Sam.10:6,9,10 (Saúl); 1Sam.16:13 (David);
Luc.1:15 (Juan el Bautista); Luc.1:41,42 (Elisabet); Luc.1:67 (Zacarías);
Luc.2:25,26 (Simeón); Luc.4:1 (Jesús); Hch.2:1-4 (los cristianos el día de
Pentecostés); Hch.6:3-5,7 (diáconos de la iglesia primitiva); Hch.9:17 (Pa-
blo); Hch.11:22-24 (Bernabé es ungido para enseñar).
B. El Espíritu nos reviste de poder en momentos de necesidad:
Hch.4:8 (Pedro es ungido para predicar); Hch.4:29-31 (la iglesia primitiva oró
durante la persecución y fue llena); Hch.7:55 (testimonio de Esteban);
Hch.13:9-11 (el Espíritu otorga poder a Pablo para cegar al mago);
Hch.13:50-52 (discípulos que padecían persecución fueron llenos del Espíri-
tu Santo).

• Capítulos clave acerca del Espíritu Santo: Jn.14, Hch.2, Rom.8.


LA PALABRA DE DIOS
1. La Biblia fue escrita por inspiración divina:
2Tim.3:16 Toda Escritura es inspirada por Dios.
1Tes.2:13 La recibisteis no como palabra de hombres, sino según es
en verdad, la Palabra de Dios.
Heb.1:1 Dios… (habló) en otro tiempo a los padres por los profetas.
2Pe.1:21 Hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu
Santo.

2. La Palabra de Dios es infalible y verdadera


eternamente:
1Re.8:56 Ninguna palabra de todas Sus promesas… ha faltado.
Sal.119:89 Para siempre, oh Señor, permanece Tu Palabra en los
Cielos.
Sal.119:160 Eterno es todo juicio de Tu justicia.
Isa.40:8 La Palabra de Dios permanece para siempre.
Isa.55:10,11 Así será Mi Palabra… hará lo que Yo quiero… y será
prosperada.
Mat.24:35 El Cielo y la tierra pasarán, pero Mis Palabras [nunca].
Jn.10:35b La Escritura no puede ser quebrantada (cancelada,
anulada).
1Pe.1:25 La Palabra del Señor permanece para siempre.

3. Importancia de la Palabra de Dios:


Deut.32:46,47 Aplicad vuestro corazón a todas las Palabras… porque no
es cosa vana; es vuestra vida.
Sal.138:2b Has engrandecido… Tu Palabra sobre todas las cosas.
A. Jesús es «el Verbo (la Palabra) hecho carne»:
Jn.1:1 En el principio era el Verbo (la Palabra)… y el Verbo (la
Palabra) era Dios.
Jn.1:14 Aquel Verbo (Jesús) fue hecho carne, y habitó entre
nosotros.
Ap.19:11-13 Su nombre (de Jesús) es: El Verbo de Dios.
(V. también 1Jn.1:1.)
B. El poder de la Palabra:
Jn.6:63 Las Palabras que Yo os he hablado son espíritu y son vida.
Sal.33:6,9 Por la Palabra del Señor fueron hechos los cielos… Él dijo,
y fue hecho.
Rom.1:16 El evangelio… es poder de Dios para salvación.
Heb.11:3 (Ha) sido constituido el universo por la Palabra de Dios.
2Pe.3:5-7 La tierra… (está reservada) por la Palabra, (guardada) para
el fuego.
23
24 LA PALABRA DE DIOS
4. La Palabra de Dios es nuestra arma espiritual:
Efe.6:17 La espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios.
Jer.5:14 Yo pongo Mis Palabras en tu boca por fuego.
Jer.23:29 ¿No es Mi Palabra como fuego… y como martillo?
Mat.4:4-11 Jesús le dijo (a Satanás): Escrito está. El diablo entonces le
dejó.
Heb.4:12 La Palabra… es viva y eficaz, y más cortante que toda
espada.
1Jn.2:14 La Palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis
vencido al maligno.

5. La Biblia fue escrita para nuestro bien:


Sal.102:18 Se escribirá esto para la generación venidera.
Jn.19:35 El que lo vio (Juan) da testimonio… para que vosotros
creáis.
Jn.20:31 Éstas se han escrito para que creáis.
Rom.15:4 Para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por…
las Escrituras, tengamos esperanza.
1Cor.10:11 Y están escritas para amonestarnos.
(V. también 1Jn.5:13.)

6. Guardar (prestar atención, obedecer) la Palabra:


A. Es importante prestar atención a la Palabra y guardarla:
Deut.11:1 Amarás al Señor tu Dios, y guardarás Sus… estatutos, Sus
decretos y Sus mandamientos todos los días.
Heb.2:1 Es necesario que con más diligencia atendamos a (la
Palabra).
2Pe.1:19 La Palabra… segura, a la cual hacéis bien en estar atentos.
B. Al obedecer y guardar la Palabra demostramos que
conocemos y amamos a Jesús:
Sal.119:167 Mi alma ha guardado Tus testimonios, y los he amado en
gran manera.
Jn.8:31 Si vosotros permaneciereis en Mi Palabra, seréis
verdaderamente Mis discípulos.
Jn.14:15 Si me amáis, guardad Mis mandamientos.
Jn.14:21,23 El que me ama, Mi Palabra guardará.
Stg.1:22-24 Sed hacedores de la Palabra, y no tan solamente oidores.
1Jn.2:3 En esto sabemos que nosotros le conocemos, si
guardamos Sus mandamientos.
1Jn.5:3 Este es el amor a Dios, que guardemos Sus mandamientos.
2Jn.6 Este es el amor, que andemos según Sus mandamientos.
Ap.3:8 Has guardado Mi Palabra, y no has negado Mi nombre.
C. Los beneficios de guardar la Palabra:
Deut.7:9 El Señor… guarda la misericordia a los que le aman y
LA PALABRA DE DIOS 25
guardan Sus mandamientos.
Sal.1:2,3 En Su ley medita… (dará) fruto.
Sal.37:31 La ley de su Dios está en su corazón… sus pies no
resbalarán.
Luc.8:15 Los que… retienen la Palabra oída, dan fruto con
perseverancia.
Luc.11:28 Bienaventurados los que oyen la Palabra de Dios, y la
guardan.
Jn.15:7 Si… Mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo
que queréis, y os será hecho.
Jn.15:10 Si guardareis Mis mandamientos, permaneceréis en Mi
amor.
1Jn.2:5 El que guarda Su Palabra, en éste verdaderamente el amor
de Dios se ha perfeccionado.
1Jn.3:24 El que guarda Sus mandamientos, permanece en Dios, y
Dios en él.. (V. también 1Jn.2:24.)
D. El Espíritu Santo nos guiará en la Palabra:
Sal.25:5 [Ora:] Encamíname en Tu verdad, y enséñame.
Jn.14:26 El Espíritu Santo… os enseñará… y os recordará (las
Palabras).
Jn.16:13 El Espíritu… os guiará a toda la verdad.
1Jn.2:27 La unción misma os enseña todas las cosas.
(V. también Sal.119:18; Eze.36:27.)
E. Otros versículos sobre la importancia de guardar la Palabra:
Sal.119:2,4,33,34,55,57,60,63,67,88,100,115,129,134,145,146,167,168;
Pro.3:1,21; 4:4,13,20-21; 6:20,22; 7:1-3; 19:16; 22:17-18; 28:4,7; 29:18;
Ecl.8:5; 12:13.

7. Lo que la Palabra hace por nosotros:


A. Nos salva y nos hace renacer espiritualmente:
Sal.19:7a La ley del Señor es perfecta, que convierte el alma.
Stg.1:18 De Su voluntad, nos hizo nacer por la Palabra de verdad.
Stg.1:21b La Palabra implantada… puede salvar vuestras almas.
1Pe.1:23 Siendo renacidos… por la Palabra de Dios.
2Pe.1:4 Preciosas… promesas, para que por ellas llegaseis a ser
participantes de la naturaleza divina.
B. La Palabra nos transmite fe, verdad, sabiduría y fortaleza:
Rom.10:17 La fe es por el oír… la Palabra de Dios.
Sal.19:7b El testimonio del Señor es fiel, que hace sabio al sencillo.
Sal.119:99,100Más que todos mis enseñadores he entendido, porque Tus
testimonios son mi meditación.
Jn.15:7 Si Mis Palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que
queréis.
Jn.17:17b Tu Palabra es verdad.
Hch.20:32 La Palabra de Su gracia, que tiene poder para
26 LA PALABRA DE DIOS
sobreedificaros.
2Tim.3:15-17 Las Escrituras… te pueden hacer sabio.
C. Meditar en la Palabra nos hace prosperar y triunfar:
Jos.1:8 De día y de noche meditarás en él… entonces harás
prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.
Sal.1:2,3 En Su ley medita… y todo lo que hace prosperará.
1Tim.4:15 Ocúpate en estas cosas… para que tu aprovechamiento
sea manifiesto a todos.
D. La Palabra nos guía e ilumina nuestra senda:
Sal.19:8 El precepto del Señor es puro, que alumbra los ojos.
Sal.25:10 Todas las sendas del Señor son misericordia y verdad, para
los que guardan… Sus testimonios.
Sal.119:105 Lámpara es a mis pies Tu Palabra, y lumbrera a mi camino.
Sal.119:130 La exposición de Tus Palabras alumbra.
E. La Palabra nos limpia espiritualmente:
Sal.119:9 ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar Tu
Palabra.
Jn.15:3 Ya vosotros estáis limpios por la Palabra que os he hablado.
Efe.5:25b,26 Para (santificarnos, habiéndonos) purificado en el
lavamiento del agua por la Palabra (v. también Jn.17:17).
F. Otros beneficios que nos proporciona la Palabra:
Sal.107:20 Envió Su Palabra, y los sanó.
Sal.119:11 En mi corazón he guardado Tus dichos, para no pecar.
Sal.119:165 Mucha paz tienen los que aman Tu ley.
Jer.15:16b Tu Palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón.
Jn.8:31,32 Si permaneciereis en Mi Palabra… la verdad os hará libres.
1Tes.2:13b La Palabra de Dios… obra eficazmente en vosotros, que
creéis (NC).
2Tim.3:16,17 Toda la Escritura es… útil para enseñar, para redargüir, para
corregir, para instruir.
Heb.4:12 La Palabra… discierne los pensamientos y las intenciones
del corazón.

8. Lo que debemos hacer con la Palabra:


A. Nutrirnos de ella, ya que es nuestro alimento espiritual:
Sal.119:103 ¡Cuán dulces son Tus Palabras! Más que la miel.
Job 23:12 Guardé las Palabras más que mi comida.
Jer.15:16 Fueron halladas Tus Palabras, y yo las comí.
Mat.4:4 No sólo de pan vivirá el hombre, sino de… Palabra.
1Pe.2:2 Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual (la
Palabra).
B. Enseñar la Palabra a nuestros hijos:
Deut.6:7 Y las repetirás a tus hijos.
Deut.11:19 Y… enseñaréis (la Palabra) a vuestros hijos.
LA PALABRA DE DIOS 27
Sal.78:1-8 Que la notificasen a sus hijos.
2Tim.3:15 Desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras.
C. Dar «leche» a los nuevos discípulos y «carne» a los maduros:
Heb.5:13 Todo aquel que participa de la leche… es niño.
Heb.5:14 Pero el alimento sólido es para los que han alcanzado
madurez.
1Cor.3:1,2 Os di a beber leche, y no vianda (carne).
Heb.6:1-3 Dejando los rudimentos de la doctrina… vamos adelante.
2Tim.2:15 Obrero… que usa bien la Palabra de verdad.
Jn.16:12 Tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis
sobrellevar.
D. Debemos amar la Palabra y dejar que more en nuestros
corazones:
Deut.6:6,7 Estas Palabras… estarán sobre tu corazón.
Deut.11:18 Pondréis estas Mis Palabras en vuestro corazón y en
vuestra alma.
Sal.40:8 El hacer Tu voluntad me ha agradado… Tu ley está en
medio de mi corazón.
Sal.119:20 Quebrantada está mi alma de desear Tus juicios (Palabras).
Sal.119:40 He aquí yo he anhelado Tus mandamientos.
Sal.119:47,48 Me regocijaré en Tus mandamientos, los cuales he amado
(v. también Sal.119:113,140,159,163).
Sal.119:72 Mejor me es la ley de Tu boca que millares de oro.
Sal.119:97 ¡Oh, cuánto amo yo Tu ley! Todo el día es ella mi meditación.
Sal.119:127 He amado Tus mandamientos más que el oro.
Sal.119:131 Suspiré… deseaba Tus mandamientos.
Sal.119:162 Me regocijo en Tu Palabra como el que halla muchos
despojos.
Col.3:16 La Palabra de Cristo more en abundancia en vosotros.
1Tim.4:15 Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas.
(V. también Isa.51:7.)
E. Estudia la Palabra y «escudriña las Escrituras»:
Jn.5:39 Escudriñad las Escrituras… dan testimonio de Mí.
Hch.17:11 Recibieron la Palabra con toda solicitud, escudriñando cada
día las Escrituras.
1Tim.4:16 Ten cuidado… de la doctrina; persiste en ello.
2Tim.2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado… usa
bien la Palabra de verdad.
F. Responde preguntas y testifica con la Palabra:
Sal.119:42 Y daré por respuesta.
Pro.22:20,21 Vuelvas a llevar Palabras de verdad a los que te enviaron.
Fil.2:15,16 Resplandecéis como luminares… asidos de la Palabra de
vida.
Tito.1:9 Con sana enseñanza… convencer a los que contradicen.
1Pe.3:15 Estad siempre preparados para dar respuesta… ante todo
28 LA PALABRA DE DIOS
el que os demande razón (NBI).
1Pe.4:11 Si alguno habla, hable conforme a las Palabras de Dios.
G. Enseña y predica la Palabra:
Sal.68:11 Había grande multitud de las que llevaban buenas nuevas.
Jer.23:28 El que tenga Mi Palabra, que (la) pregone fielmente (NC).
Hab.2:2 Escribe la visión, y declárala.
Mat.28:20 Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he
mandado.
Hch.8:25 Habiendo testificado y hablado la Palabra de Dios.
Hch.18:11 Y se detuvo (continuó)… enseñándoles la Palabra de Dios.
1Cor.2:4,13 (No) con palabras persuasivas de humana sabiduría.
2Tim.4:2 Que prediques la Palabra… redarguye, reprende, exhorta.
(V. también Jn.12:49; 14:10,24; 17:8.)

9. Lo que no debemos hacer con la Palabra:


A. No leerla con escepticismo ni dudando:
Heb.4:2 No les aprovechó el oír la Palabra, por no ir acompañada de
fe en los que la oyeron.
B. No errar porque ignoramos la Palabra:
Mat.22:29 Erráis, ignorando las Escrituras.
(V. también Mat.12:3; 19:4; 21:42; Jn.20:9; Hch.13:27.)
C. No «torcer» o tergiversar las Escrituras:
2Cor.2:17 No somos como muchos, que medran falsificando la
Palabra de Dios.
2Cor.4:2 Ni adulterando la Palabra de Dios.
2Pe.3:14-17 Los indoctos e inconstantes tuercen… (las) Escrituras.
D. No discutir sobre doctrinas polémicas de menor importancia:
Rom.14:1 Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre
opiniones.
2Tim.2:14-16 No contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha.
Tito 3:9 Evita las cuestiones necias… y discusiones acerca de la ley.
E. No endurecer el corazón y despreciar la Palabra:
2Cró.36:16 Hacían escarnio de los mensajeros de Dios, y
menospreciaban Sus Palabras.
Pro.13:13 El que menosprecia el precepto (la Palabra) perecerá.
Isa.5:24 Desecharon la ley… y abominaron la Palabra.
Zac.7:12,13 Pusieron su corazón como diamante, para no oír las
Palabras que el Señor enviaba.
F. La suerte de los que dudan y desprecian la Palabra:
2Cró.36:16 Ellos… menospreciaban Sus Palabras… hasta que subió la
ira del Señor.
Sal.50:17,21 Echas a tu espalda Mis Palabras… te reprenderé.
Isa.5:24 Será su raíz como podredumbre… porque abominaron la
Palabra.
LA PALABRA DE DIOS 29
Ose.4:6 Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por
cuanto desechaste el conocimiento, Yo te echaré.
Zac.7:11,12 No quisieron escuchar… vino, por tanto, gran enojo.
Jn.12:48 El que no recibe Mis Palabras… la Palabra… le juzgará en
el día postrero.
Luc.16:31 Si no oyen [la Palabra], tampoco se persuadirán aunque
alguno se levantare de los muertos.
(V. Amós 2:4; Zac.7:12; 2Pe.2:21; Jer.36:todo.)

10. Cuidado con los que no enseñan la Palabra:


Isa.8:20 Si no dijeren conforme a esto (la Palabra), es porque no les
ha amanecido (no hay luz en ellos).
Rom.16:17 Que os fijéis en los que causan divisiones… en contra de la
doctrina.
Gál.1:8,9 Si alguno os predica diferente evangelio… sea anatema.
1Tim.4:1,2 Algunos apostatarán de la fe… mentirosos.
1Tim.6:3-5 Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas
palabras… está envanecido, nada sabe.
Tito 1:10,11 Contumaces, habladores de vanidades… enseñando lo que
no conviene… a los cuales es preciso tapar la boca.
Heb.13:9 No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas.
2Pe.2:1,2 Falsos maestros, que introducirán… herejías destructoras.
(V. también 2Tim.4:3,4; Hch.20:29,30.)

11. El diablo ciega los ojos de los hombres a la


Palabra de Dios:
2Cor.4:4 El dios de este siglo (mundo) cegó el entendimiento de los
incrédulos.
Luc.8:12 Oyen, y luego viene el diablo y quita… la Palabra.
(V. también Jn.8:43,47; 1Jn.2:11.)

12. Relatos acerca de la Palabra:


Mat.4:3-11 [Tentado por el diablo, Jesús repite textualmente la Palabra.]
Mat.7:21-27 [La parábola de la casa sobre la roca y la casa sobre la
arena.]
Mat.13:1-23 Parábola del sembrador (la semilla es la Palabra).
(V. también Mar.4:1-20; Luc.8:4-15.)

• Capítulo de interés especial:


Sal.119 Hermosísimo tributo del rey David a la Palabra.
ORACIÓN
1. Cómo orar:
Luc.11:1-4 Señor, enséñanos a orar… cuando oréis, decid: Padre
nuestro que estás en los cielos (v. también Mat.6:9-13).
A. Alabar y agradecer al Señor antes de hacerle peticiones:
Sal.95:2 Lleguemos ante Su presencia con alabanza.
Sal.100:4 Entrad por Sus puertas con acción de gracias, por Sus
atrios con alabanza; alabadle, bendecid Su nombre.
Fil.4:6 Sean conocidas vuestras peticiones… con acción de
gracias.
B. Orar y alabar en lenguas cuando se tiene el don:
1Cor.14:2,4 El que habla en lenguas… (habla) a Dios… (y) a sí mismo
se edifica.
Rom.8:26,27 El Espíritu… intercede por nosotros con gemidos.
Efe.6:18 Orando en todo tiempo con… súplica en el Espíritu.
Jud.20 Edificándoos sobre vuestra… fe, orando en el Espíritu
Santo.
1Cor.14:39 No impidáis el hablar lenguas.
C. Ser específico y pedir lo que uno necesite:
1Re.3:5,9,10 [Dios dijo a Salomón:] Pide lo que quieras que Yo te dé.
Mat.7:7,8 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis.
Mat.21:22 Todo lo que pidieres en oración… lo recibiréis.
Jn.16:24 Pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.
Fil.4:6 Sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios.
Stg.4:2b No tenéis lo que deseáis, porque no pedís.
D. Rezar al Padre en el nombre de Jesús:
Jn.14:13,14 Si algo pidiereis en Mi nombre, Yo lo haré.
Jn.16:23 Todo cuanto pidiereis al Padre en Mi nombre, os lo dará.
(V. también Jn.15:16b; 16:26; Efe.2:18.)
E. La oración también implica escuchar a Dios:
1Sam.3:9,10 Si te llamare, dirás: Habla, Señor… Tu siervo oye.
Gén.24:63 Había salido Isaac a meditar al campo, a la hora de la
tarde.
Núm.9:8 Esperad, y oiré lo que ordena el Señor.
Sal.4:3,4 El Señor oirá… meditad en vuestro corazón… y callad.
Sal.46:10 Estad quietos, y conoced que Yo soy Dios.
(V. también Ecl.5:1; Sof.1:7; Zac.2:13.)
F. Escuchar a Dios al meditar en Su Palabra:
Jos.1:8 De día y de noche meditarás (en la ley).
Sal.1:2 En Su ley medita de día y de noche.
Sal.119:148 [Antes de] las vigilias de la noche… (medité) en Tus
30
ORACIÓN 31
mandatos.
1Tim.4:15 Ocúpate (medita) en estas cosas; permanece en ellas.
G. Ser diligentes para orar, no perezosos:
Isa.64:7 Nadie hay que invoque Tu nombre, que se despierte para
apoyarse en Ti.
Dan.9:13 Todo este mal vino sobre nosotros; y no hemos implorado.
Jon.1:6 ¿Qué tienes, dormilón? Levántate, y clama a tu Dios.
Luc.22:46 ¿Por qué dormís? Levantaos, y orad.
Luc.18:1 Orar siempre, y no desmayar.

2. Requisitos para obtener respuesta a las oraciones:


A. Orar con fe:
Mat.21:21,22 Si tuviereis fe, y no dudareis… todo lo que pidiereis en
oración, creyendo, lo recibiréis.
Mar.11:24 Lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os
vendrá.
Rom.4:21 Plenamente convencido de que era también poderoso
para hacer todo lo que había prometido.
Heb.11:6 Es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay.
Stg.1:5-7 Pida con fe, no dudando nada.
(V. también Mat.17:18-20; Luc.7:1-10.)
B. Obedecer a Dios y hacer Su voluntad:
Jn.9:31 Si alguno… hace Su voluntad, a ése oye.
Jn.15:7 Si permanecéis en Mí, y Mis Palabras permanecen en
vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.
1Jn.3:22 Cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de Él,
porque guardamos Sus mandamientos.
(V. también Isa.58:6-9a.)
C. Someterse a Dios y orar según Su voluntad:
Sal.143:10 Enséñame a hacer Tu voluntad, porque Tú eres mi Dios.
Mat.6:10 Hágase Tu voluntad, como en el Cielo, así también en la
tierra.
Luc.22:42 No se haga Mi voluntad, sino la Tuya (la de Dios).
Jn.5:30 [Jesús:] No busco Mi voluntad, sino la (de Dios).
1Jn.5:14 Si pedimos alguna cosa conforme a Su voluntad, Él nos
oye.
D. Rezar con humildad:
Dan.9:18b No elevamos nuestros ruegos ante Ti confiados en
nuestras justicias, sino en Tus muchas misericordias.
Luc.18:10-14 El publicano (dijo): Dios, sé propicio a (ten compasión de)
mí, pecador.
Stg.4:6 Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.
32 ORACIÓN
3. Promesas sobre la oración:
2Pe.1:4 Nos ha dado preciosas y grandísimas promesas.
A. Cuando ores, recuérdale a Dios Sus promesas:
Gén.32:6-12 Jacob tuvo gran temor y se angustió [pero luego oró y le
recordó a Dios Sus promesas de protección].
Neh.1:4-11 [Nehemías oró:] Acuérdate ahora de la palabra que diste a
Moisés.
B. Algunas promesas que podemos invocar cuando rezamos:
Sal.37:4,5 Deléitate asimismo en el Señor, y Él te concederá los
deseos (NBI).
Isa.65:24 Antes que clamen, responderé Yo; mientras aún hablan,
Yo habré oído.
Jer.33:3 Clama a Mí, y Yo te responderé, y te enseñaré cosas
grandes y ocultas.
Jn.15:7 Pedid todo lo que queréis, y os será hecho.
Jn.15:16b Todo lo que pidiereis al Padre en Mi nombre, Él os lo (dará).
Sal.81:10b Abre tu boca, y Yo la llenaré.
C. El Señor ha prometido escuchar nuestras oraciones:
2Sam.22:7 En mi angustia invoqué… Él oyó mi voz.
Sal.34:15,17 Claman los justos, y el Señor oye.
Sal.72:12 Él librará al menesteroso (pobre) que clamare.
Sal.91:15 Me invocará, y Yo le responderé.
D. Las bendiciones de Dios para los que le buscan:
2Cró.26:5 Persistió en buscar a Dios… Él le prosperó.
2Cró.31:21 Buscó a su Dios… de todo corazón, y fue prosperado.

4. Al orar no debemos:
A. Ser desobedientes:
Deut.1:43,45 No disteis oído; antes fuisteis rebeldes a (la Palabra) del
Señor… el Señor no escuchó vuestra voz.
Deut.3:23-27 [Se le niega a Moisés su petición de entrar a la tierra de
Canaán (Núm.20:12).]
1Sam.28:5,6 Consultó Saúl al Señor; pero el Señor no le respondió
[véase la razón en 1Sam.28:15-19].
Isa.1:15 Cuando multipliquéis la oración, Yo no oiré.
Miq.3:4 Clamaréis al Señor, y no os responderá… hicisteis
malvadas obras.
(V. también 1Sam.13:8-14 y 14:37; Ose.5:6.)
B. Ser descreídos:
Job 9:16 Si yo le invocara, y Él me respondiese, aún no creeré que
haya escuchado mi voz.
ORACIÓN 33
Mat.17:19,20a ¿Por qué nosotros no pudimos echarlo fuera? Por vuestra
poca fe.
Heb.11:6 Sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario
que el que se acerca a Dios crea que le hay.
C. Albergar pecados de los que no nos hayamos arrepentido:
Sal.66:18,19 Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor
no me habría escuchado.
Isa.59:1,2 Vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros Su rostro
para no oír.
Stg.5:16 Confesaos vuestras ofensas… y orad unos por otros.
D. Dudar y desobedecer la Palabra:
Pro.1:24-28 Entonces me llamarán, y no responderé.
Pro.28:9 El que aparta su oído… su oración también es abominable.
Zac.7:12,13 Ellos clamaron, y Yo no escuché.
Stg.1:5-7 No piense, pues, quien [duda], que recibirá cosa alguna
del Señor.
E. Abrigar resentimientos o rencores en el corazón:
Mar.11:25 Cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra
alguno.
F. Orar con móviles egoístas:
Stg.4:3 Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en
vuestros deleites.
Deut.23:4,5 Alquilaron contra ti a Balaam… para maldecirte. Mas no
quiso… Dios oír a Balaam.
G. No orar orgullosamente, sino con sinceridad y humildad:
Mat.6:5,6 No seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar
[públicamente].
Luc.18:10-14 Dios, te doy gracias porque no soy como los otros
hombres.
H. Hacer oraciones largas y repetitivas:
Ecl.5:2 Dios está en el Cielo… sean pocas tus palabras.
Mat.6:7,8 Y orando, no uséis vanas repeticiones.
Mat.23:14 ¡Ay de vosotros!… como pretexto hacéis largas oraciones.
Jos.7:6,10 [Dios ordenó a Josué que dejara de orar y se levantara.]
I. Lo que sucede cuando no oramos:
Stg.4:2 No tenéis… porque no pedís.
(V. también Isa.64:7.)

5. Oración a solas y oración en grupo:


A. A solas:
Mat.6:6 Cuando ores, entra en tu aposento… en secreto.
Mar.1:35 Se fue a un lugar desierto, y allí oraba.
34 ORACIÓN
Mar.6:46 Después que los hubo despedido, se fue al monte a orar.
Luc.5:16 Él se apartaba a lugares desiertos, y oraba.
B. En grupo:
Mat.18:19,20 Donde están dos o tres congregados en Mi nombre.
Hch.1:13-15 Todos éstos [120 personas] perseveraban unánimes en
oración… (en el) aposento alto.
Hch.4:23-31 [Después de ser azotados, Pedro y Juan sostuvieron una
reunión de oración.]
Hch.12:12 Casa de María… muchos estaban reunidos orando.
C. «Velar» en oración:
1Sam.15:11 Se apesadumbró Samuel, y clamó al Señor toda aquella
noche.
Mat.26:40,41 ¿No habéis podido velar conmigo una hora? Velad y orad.
Luc.6:12 (Jesús) pasó la noche orando a Dios.
Hch.12:5 Pedro estaba custodiado en la cárcel… la iglesia hacía sin
cesar oración a Dios por él.
Efe.6:18 Orando en todo tiempo… velando en ello.

6. Cuándo se debe orar:


A. Estar en permanente actitud de oración:
1Cró.16:11 Buscad al Señor… buscad Su rostro continuamente.
Pro.3:6 Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus
veredas.
Luc.18:1 Orar siempre.
Luc.21:36a Velad, pues, en todo tiempo orando.
1Tes.5:17 Orad sin cesar (v. también Efe.6:18).
B. En caso de necesidad apremiante:
Sal.50:15 Invócame en el día de la angustia.
Sal.27:8 Mi corazón ha dicho de ti: Buscad Mi rostro.
Sal.107:19 Clamaron al Señor en su angustia, y los libró.
Heb.4:16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia,
para… hallar gracia para el oportuno socorro.
Stg.5:13 ¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración.
(V. también 2Cró.14:11,12; Sal.34:4,6.)
C. En la mañana:
Sal.5:3 De mañana oirás mi voz.
Sal.63:1 Dios, Dios mío eres Tú; de madrugada te buscaré.
Sal.119:147 Me anticipé al alba, y clamé.
Pro.8:17 Me hallan los que temprano me buscan.
Mar.1:35 Levantándose muy de mañana… oraba.
D. En la tarde:
Mar.6:46,47 (Jesús) se fue al monte a orar… al venir la noche.
Gén.24:63 Había salido Isaac a meditar al campo, a la hora de la
ORACIÓN 35
tarde.
Sal.55:17 Tarde y mañana y a mediodía oraré.
Dan.6:10 Daniel… se arrodillaba tres veces al día, y oraba.
E. En la noche:
Lam.2:19 Levántate, da voces en la noche… derrama como agua tu
corazón ante la presencia del Señor.
Sal.42:8 De noche Su cántico estará conmigo, y mi oración.
Sal.63:5b,6 Cuando medite en Ti en las vigilias de la noche.
Isa.26:9a Con mi alma te he deseado en la noche.
Luc.6:12 (Jesús) pasó la noche orando a Dios.
Hch.16:25 A medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos.
(V. también Sal.4:4; 119:55,62.)

7. Oración fervorosa y de todo corazón:


A. Avivarse y clamar a Dios de todo corazón:
1Sam.15:11, Se apesadumbró Samuel, y clamó al Señor toda aquella
16 noche.
Isa.64:7a Nadie hay… que se despierte para apoyarse en Ti.
Jer.29:13 Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo
vuestro corazón (v. también Deut.4:29).
Lam.2:19 Levántate, da voces… derrama como agua tu corazón.
Luc.22:44 Estando en agonía, (Jesús) oraba más intensamente.
Heb.4:16 Acerquémonos, pues, confiadamente… para el oportuno
socorro.
Heb.5:7 (Jesús) ofreciendo ruegos… con gran clamor y lágrimas.
Stg.5:16b La oración eficaz y fervorosa… puede mucho (NBI).
(V. Sal.61:1,2; 119:10.)
B. Suplicar ferviente y urgentemente por los demás:
Rom.15:30,31 Os ruego… que me ayudéis (en esta lucha) orando por mí
a Dios.
Col.4:12 Epafras… siempre rogando encarecidamente por vosotros
en sus oraciones.
C. No darnos por vencidos, sino persistir:
Gén.18:23-32 [Abraham pide a Dios en repetidas ocasiones que perdone
a Sodoma por el bien de los justos. Dios accede en caso
de que hayan 10.]
Gén.32:24-28 [Jacob no deja que el ángel se vaya hasta que lo bendiga.]
Luc.11:5-10 Por su importunidad (insistencia) se… le dará.
Luc.18:1-8a [La viuda y el juez injusto:] No sea que viniendo de
continuo…
Rom.12:12 Constantes en la oración.
Efe.6:18 Orando en todo tiempo… velando en ello con toda
perseverancia.
36 ORACIÓN
Stg.5:16b-18 La oración eficaz y fervorosa del justo (NBI)
(v. 1Re.18:2,41-45).
D. Poner a prueba a Dios para que guarde Su Palabra y responda
las oraciones:
2Re.2:14 [Elías lanza un reto:] ¿Dónde está el Dios de Elías?
Isa.45:11b Mandadme… acerca de la obra de Mis manos.
(V. también Éxo.32:11-14.)
E. A veces podemos hacer que Dios cambie de parecer por medio
de la oración:
Gén.19:17-21 No destruiré la ciudad (Zoar) de que has hablado.
Éxo.32:9-14 Moisés oró en presencia del Señor… entonces el Señor se
arrepintió del mal que dijo que había de hacer.
2Re.20:1-6 [Al rey Ezequías se le dijo que moriría, mas cuando oró, el
Señor cambió de parecer y lo sanó.]
Amós 7:1-6 Se arrepintió el Señor de esto: No será esto tampoco.
Jon.3:4-10 [Nínive clamó y se arrepintió; entonces el Señor la
perdonó.]
F. Repetir las oraciones fervientes:
1Re.18:42-43 Elías… puso su rostro entre las rodillas… [oró así] 7 veces.
Mat.26:44 (Jesús) oró por tercera vez, diciendo las mismas palabras.
G. El ayuno y la oración:
Esd.8:23 Ayunamos, pues, y pedimos a nuestro Dios sobre esto, y
Él nos fue propicio.
Joel 2:12 Convertíos a Mí con todo vuestro corazón, con ayuno.
Mat.17:21 Este género no sale sino con oración y ayuno.
(V. también Deut.9:9,18; Hch.13:2,3; 1Cor.7:5.)

8. Otros aspectos de la oración:


A. Jesús es nuestro mediador y ora por nosotros:
Rom.8:34 Cristo es el que… está a la diestra de Dios, el que también
intercede por nosotros.
Heb.7:25 (Jesús vive) siempre para interceder por [nosotros].
(V. también Luc.22:32; Jn.17:9.)
B. El Espíritu Santo ora por nosotros:
Rom.8:26,27 El Espíritu… intercede por los santos.
C. Dale gracias al Señor cuando responde las oraciones:
Sal.116:1,2,7 Amo al Señor, pues ha oído mi (oración).
(V. también Sal.30:1-4; 66:16,17,19,20.)
D. La oración es inapreciable:
Sal.141:2 Suba mi oración delante de Ti como el incienso.
Pro.15:8b La oración de los rectos es Su gozo.
Ap.5:8 Copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de
ORACIÓN 37
los santos (v. también Ap.8:3).
E. Agradecer los alimentos antes de tomarlos:
1Sam.9:13 El pueblo no comerá hasta que él… (bendiga) el sacrificio.
Mat.14:19 Levantando los ojos al Cielo, bendijo, y partió… los panes.
Mat.26:26 Tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio.
Mar.8:6 (Jesús) tomando los siete panes, (dio) gracias.
Hch.27:35 (Pablo) tomó el pan y dio gracias a Dios.
1Tim.4:3-5 (El alimento) por la oración es santificado (purificado).

9. Formas en que Dios responde a la oración:


A. Respuestas mayores que la petición:
1Re.3:7-14 [Salomón oró por sabiduría y Dios le concedió mucho más.]
Efe.3:20 Poderoso para hacer todas las cosas mucho más
abundantemente de lo que pedimos.
Hch.12:1-16 [La iglesia oró por Pedro, pero en realidad no esperaban
que saliera tan milagrosamente de la cárcel (vers.15,16).]
B. Cuando la respuesta se demora (pone a prueba nuestra fe):
Job 30:20 [La oración de Job no halla respuesta inmediata.]
Sal.40:1 Pacientemente esperé al Señor… y oyó mi clamor.
Jer.42:4,7 [La oración de Jeremías es respondida 10 días después.]
Lam.3:25,26 Bueno es el Señor a los que en Él esperan, al alma que le
busca (v. también Sal.62:1).
Dan.10:2,12, [La respuesta a la oración de Daniel tardó 21 días.]
13
Luc.18:7,8 [Respondió:] Sus escogidos… ¿se tardará en
responderles?
Heb.10:36 Paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios,
obtengáis…
Ap.6:10,11 ¿Hasta cuándo, Señor? [Respondió] que descansasen
todavía un poco de tiempo.
C. Cuando la respuesta es distinta de la petición:
Deut.3:23-27 [A Moisés se le permitió ver la tierra prometida, pero no
entrar.]
Jn.11:1-3,6 [Piden a Jesús que sane a Lázaro, pero Él lo deja morir
para luego resucitarlo] (v. Jn.11:14,15,32,37,43-45).
2Cor.12:7-9 [Pablo reza para curarse; en cambio, recibe la gracia para
soportar su aflicción.]
(V. también 2Re.5:9-13.)
D. Cuidado con insistir en que Dios nos conceda nuestra petición:
Sal.106:15 Les dio lo que pidieron; mas envió flaqueza a sus almas
(NBI).
(V. 1Sam.8:4-22; 12:1,13,16-19 en referencia a querer un
rey.)
FE
1. ¿Qué es la fe?:
A. Fe es creer en lo que no se ve:
2Cor.4:18 No mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no
se ven… que son eternas.
2Cor.5:7 Porque por fe andamos, no por vista.
Heb.11:27 Por la fe… se sostuvo como viendo al Invisible.
(V. también Rom.8:24.)
B. La fe es algo concreto, auténtico:
Heb.11:1 Es, pues, la fe la garantía (título de propiedad) de lo que se
espera, la prueba de lo que no se ve (NBI).

2. Importancia de la fe:
Gál.5:6 [Nada vale nada], sino la fe que obra por el amor.
A. Por fe somos salvos:
Jn.3:16 Todo aquel que en Él (Jesús) cree… (tiene) vida eterna.
Jn.3:36 El que cree en el Hijo tiene vida eterna.
Luc.7:47-50 Tus pecados te son perdonados. Tu fe te ha salvado.
Hch.10:43b Todos los que en Él creyeren, recibirán perdón de pecados.
Hch.16:31 Cree en… Jesucristo, y serás salvo.
Rom.5:1 Justificados… por la fe, tenemos paz para con Dios.
Gál.3:26 Todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús.
Efe.2:8,9 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe.
Efe.3:17a Para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones.
(V. también 1Pe.1:9.)
B. Debemos vivir por fe:
Gál.2:20 Lo que ahora vivo… lo vivo en la fe de (Jesús).
Heb.10:38a El justo vivirá por fe (v. también Rom.1:17b).
1Jn.5:4b Esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.
C. Sin fe, no podemos agradar a Dios:
Heb.11:6 Sin fe es imposible agradar a Dios.
Rom.14:23b Todo lo que no proviene de fe, es pecado.
D. La fe nos da la fortaleza para seguir adelante:
Sal.27:13 Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad
del Señor en la tierra de los vivientes.
Rom.11:20a Tú por la fe estás en pie.
2Cor.4:16-18 No desmayamos… no mirando nosotros las cosas que se
ven, sino las que no se ven.
38
FE 39
3. La Palabra nos dice que tengamos fe:
A. En Dios y en Jesús:
2Cró.20:20 Creed en el Señor vuestro Dios.
Mar.11:22 Jesús les dijo: Tened fe en Dios.
Jn.6:28,29 Que creáis en (Jesús) el que Él (Dios) ha enviado.
Jn.14:1 Creéis en Dios, creed también en Mí.
1Jn.3:23 Su mandamiento: que creamos en… Jesucristo.
(V. también Hch.20:21.)
B. Debemos así también confiar en el Señor cada día:
Sal.37:5 Encomienda al Señor tu camino, y confía en Él.
Pro.3:5,6 Fíate del Señor de todo tu corazón.
Jer.17:7 Bendito el varón que confía en el Señor, y cuya confianza es
el Señor.
C. Debemos tener fe en la Palabra, las promesas de Dios para
nosotros:
Mar.1:15b Arrepentíos, y creed en el evangelio.
2Pe.1:19 Tenemos… la Palabra profética más segura, a la cual ha-
céis bien en estar atentos (v. también 2Pe.3:2).
(V. también Hch.15:7.)

4. Cómo obtener fe:


A. La fe es un don de Dios:
Heb.12:2a Jesús, el autor y consumador de la fe.
Rom.12:3b Medida de fe que Dios repartió a cada uno.
1Cor.12:7,9a A otro, (le es dada) fe por el mismo Espíritu.
Gál.5:22 El fruto del Espíritu es… fe.
Efe.6:23 Paz sea a los hermanos, y amor con fe, de Dios.
B. Hay que orar para obtenerla:
Mar.9:24 Creo; ayuda mi incredulidad.
Luc.17:5 Dijeron… al Señor: Auméntanos la fe.
C. Leer la Palabra:
Rom.10:17 La fe es por el oír… la Palabra de Dios.
Jn.20:30,31 Éstas se han escrito para que creáis.
Hch.15:7b Que… oyesen… la Palabra del evangelio y creyesen.
Rom.15:4b Se escribieron, a fin de que por… las Escrituras, tengamos
esperanza.
D. La Palabra fomenta y edifica nuestra fe:
Hch.20:32 La Palabra de Su gracia, que tiene poder para sobreedifica-
ros.
1Tim.4:6b Serás… nutrido con las palabras de la fe.
E. Leer la Palabra con espíritu receptivo y creyente:
Luc.8:15 Éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la Pa-
labra oída, y dan fruto.
40 FE
Heb.4:2 No les aprovechó… la Palabra, por no ir acompañada de fe
en los que la oyeron.
Heb.11:13 [Los santos de la antigüedad murieron conforme a la fe, cre-
yendo y saludando las promesas de la Palabra.]
F. Escuchar testimonios de fe:
2Re.5:1-5 [El testimonio de la muchacha hebrea inspira la fe de Naa-
mán.]
Jn.4:28-30,39 Muchos de los samaritanos… creyeron en Él (Jesús) por la
palabra de la mujer, que daba testimonio.
Jn.17:20 Los que han de creer en Mí por la palabra de ellos.
(V. también 2Pe.1:16,19.)
G. Los milagros glorifican el poder de Dios y a menudo inspiran fe:
Hch.3:1-13,16; [Después que el paralítico fuera sanado milagrosamente],
4:4 muchos de los que habían oído la Palabra, creyeron…
cinco mil.
Hch.8:5,6,14 [Los samaritanos creyeron a Felipe y recibieron la Palabra]
viendo las señales que hacía.
Hch.9:36-42 Muchos creyeron en el Señor [cuando Pedro resucitó al
muerto].
(V. también 1Re.18:30-39; 2Re.5:9-17.)
H. La fe crece:
2Tes.1:3 Gracias a Dios por vosotros… vuestra fe va creciendo.
I. Fortalecernos y afirmarnos en la fe:
Hch.14:22 Confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a
que permaneciesen en la fe.
1Cor.16:13 Velad, estad firmes en la fe… y esforzaos.
Col.1:23a Permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la
esperanza del evangelio.
Col.2:6,7 Arraigados y sobreedificados en Él, y confirmados en la fe.
J. Tener fe al orar:
Mat.21:21,22 Si tuviereis fe, y no dudareis… todo lo que pidiereis en ora-
ción, creyendo, lo recibiréis.
Mar.11:24 Todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os
vendrá.
Rom.4:21 Plenamente convencido de que era también poderoso para
hacer todo lo que había prometido.
Heb.10:22 Acerquémonos… en plena certidumbre de fe.
Stg.1:5,6 Pídala a Dios… pida con fe, no dudando nada.

5. Las recompensas (bendiciones o frutos) de la fe:


Heb.11:6 Dios… es galardonador de los que le buscan diligentemen-
te (NBI).
FE 41
A. Acceso a Dios:
Rom.5:2 Tenemos entrada por la fe a esta gracia.
Efe.3:11,12 Tenemos… acceso… por medio de la fe en Él.
B. Amor de Dios:
Sal.32:10 Al que espera en el Señor, le rodea la misericordia.
Jn.16:27 El Padre… os ama, porque… habéis creído.
C. Justicia y pureza:
Gén.15:6 Creyó (Abraham) al Señor, y le fue contado por justicia
(v. también Rom.4:1-5).
Hch.15:9 Purificando por la fe sus corazones.
Rom.4:8,9 A Abraham le fue contada la fe por justicia.
Rom.9:30b La justicia que es por fe.
Fil.3:9 La que es por la fe en Cristo, la justicia que es de Dios por
la fe.
D. El Espíritu Santo:
Jn.7:38,39 El que cree en Mí (Jesús)… de su interior correrán ríos de
agua viva… el Espíritu.
Gál.3:14 A fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.
E. Protección contra los ataques y mentiras del diablo:
Efe.6:16 El escudo de la fe, con que… apagar todos los dardos de
fuego [dudas].
1Tes.5:8 Habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor.
F. Recompensas en el Cielo:
Jn.14:1-3 Creed en Mí… voy a preparar (una mansión) para vosotros.
Heb.11:13,16 Conforme a la fe murieron todos éstos… (Dios) les ha pre-
parado una ciudad.
G. Convicción para dar testimonio de nuestra fe:
2Cor.4:13 Teniendo el Espíritu de fe… creemos, por lo cual también
hablamos.
H. Fortaleza espiritual:
Sal.27:13 Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré.
Sal.31:24 Los que esperáis en el Señor, (Él fortalecerá) vuestro cora-
zón (NBI).
Isa.26:4 Confiad en el Señor… porque en (Él) está la fortaleza.
Isa.30:15b En confianza (fe) será vuestra fortaleza.
1Jn.5:4b Esta es la victoria que ha vencido al mundo… fe.
I. Estabilidad:
2Cró.20:20b Creed en el Señor… y estaréis seguros.
Sal.125:1 Los que confían en el Señor… no se (mueven).
J. Gozo:
Sal.33:21 En Él se alegrará nuestro corazón, porque en Su santo nom-
bre hemos confiado.
Sal.146:5 Bienaventurado aquel… cuya esperanza está en el Señor
42 FE
su Dios.
Pro.16:20b El que confía en el Señor es bienaventurado.
Hch.16:34 Se regocijó… de haber creído a Dios.
1Pe.1:8 Sin haberle visto, creyendo… os alegráis con gozo.
K. Comprensión:
Heb.11:3 Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por
la Palabra de Dios.
L. Protección:
Sal.5:11 Los que en Ti confían… Tú los defiendes.
Sal.115:11 Confiad en el Señor; Él es vuestra ayuda y vuestro escudo.
Pro.29:25 El que confía en el Señor está seguro (BJ).
Pro.30:5 Dios… es escudo a los que en Él esperan.
Jer.39:17,18 Ciertamente te libraré… porque tuviste confianza en Mí.
Heb.11:31 Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los de-
sobedientes (v. también Jos.2:1-22; 6:17, 22-25).
M. Provisión:
Sal.33:18,19 Los que esperan en Su misericordia… (Él les da) vida en
tiempo de hambre.
Sal.37:3 Confía en el Señor… y habitarás en la tierra, y te apacenta-
rás.
Jer.17:7,8 Bendito el varón que confía en el Señor… no (se preocupa-
rá) cuando (venga) el calor… ni dejará de dar fruto.
Mal.3:10 Probadme ahora en esto… si no os abriré las ventanas de
los Cielos, y derramaré sobre vosotros bendición.
N. Curación:
Mar.5:25-29,34 Si tocare… Su manto (el de Jesús), seré salva (sana). [Je-
sús dijo:] tu fe te ha hecho salva… queda sana.
Mar.10:51,52 Vete, tu fe te ha salvado. Y… recobró la vista.
Luc.8:49,50 No temas, cree solamente, y (ella) será salva (sana).
Stg.5:14,15 La oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará.
O. Los deseos de nuestro corazón:
Sal.37:4,5 Él te concederá los deseos de tu corazón… confía en Él
(NBI).
P. Resurrección de los muertos:
Job 19:25-27 [Job declaró que aunque su carne estaba totalmente consu-
mida y destruida, tendría un cuerpo nuevo.]
Jn.11:25,26 El que cree en Mí, aunque esté muerto, vivirá (v. también
1Cor.15:12-20).

6. Confiar en las promesas del Señor:


A. Confiamos en las promesas de Dios porque confiamos en Él:
Mat.8:5-10 El centurión dijo: Señor… solamente di la palabra.
Luc.5:4,5 Toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pes-
FE 43
cado; mas en Tu palabra echaré la red.
2Tim.1:12b Yo sé a Quién he creído, y estoy seguro que es poderoso.
Heb.10:23 Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra es-
peranza (fe), porque fiel es el que prometió.
Heb.11:11b Sara, siendo estéril… creyó que era fiel quien lo había pro-
metido.
(V. también 2Cró.6:14,15.)
B. Confiamos en que Él puede cumplir Sus promesas:
Rom.4:20-24 Plenamente convencido de que era (Jesús) también podero-
so para hacer todo lo que había prometido.
2Cor.1:20 Todas las promesas de Dios son en Él (Jesús) sí, y Amén.
Efe.3:20 Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho
más abundantemente de lo que pedimos.
C. Dios puede hacer cualquier cosa:
Jer.32:27 Yo soy el Señor… ¿habrá algo que sea difícil para Mí?
Jer.32:17 ¡Oh Señor Dios!… Nada (es) difícil para Ti.
Mat.19:26 Para Dios todo es posible.
Luc.1:37 Nada hay imposible para Dios.
Rom.4:17 Dios… llama las cosas que no son, como si fuesen.
D. Confiamos en Él porque en el pasado no nos ha fallado:
1Re.8:56 Ninguna palabra de todas Sus promesas… ha faltado (falla-
do).
(V. también 2Cró.6:15.)
E. Sabemos que Dios no va a dejar de cumplir Su Palabra:
Núm.23:19 Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?
Sal.119:49 Acuérdate de la Palabra… en la cual me has hecho esperar
(confiar).
Heb.6:18a Es imposible que Dios mienta.

7. Supremacía de la fe sobre el razonamiento carnal:


1Sam.16:7 El Señor no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mi-
ra lo que está delante de sus ojos, pero el Señor mira el
corazón.
Sal.118:8 Mejor es confiar en el Señor que… en el hombre.
Pro.3:5,6 Fíate del Señor… y no te apoyes en tu propia prudencia.
Isa.11:3 No juzgará según la vista de sus ojos.
Isa.55:8,9 Ni (son) vuestros caminos Mis caminos, dijo el Señor.
Jer.17:5 Maldito el varón que confía en el hombre [y no en Dios].
Jn.20:29b Bienaventurados los que no vieron, y creyeron.
1Cor.1:21 El mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría.
1Cor.2:5 Para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los
hombres, sino en el poder de Dios.
1Cor.2:14a El hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu.
2Cor.5:7 Porque por fe andamos, no por vista.
44 FE
8. El poder de la fe:
A. La fe legítima y creyente tiene un poder enorme:
Mar.9:23 Si puedes creer… todo es posible.
Luc.7:50 Tu fe te ha salvado [a la mujer que tocó el borde de Su man-
to].
Luc.18:42 Recíbela (la vista), tu fe te ha salvado.
Jn.14:12 El que en Mí cree… mayores (obras) hará.
Hch.6:8 Esteban, lleno de gracia (fe)… hacía grandes prodigios y se-
ñales.
Stg.5:15 La oración de fe salvará al enfermo.
B. «Fe como un grano de mostaza»:
Mat.17:20b Diréis a este monte: Pásate de aquí allá.
Mat.21:21,22 No sólo haréis esto de la higuera.
Mar.11:22,23 Tened fe en Dios… (decid) a este monte: Quítate.
Luc.17:6 (Di) a este sicómoro: Desarráigate.
C. La fe es confiar en que Dios realizará verdaderos milagros:
Núm.13:26-30 [Caleb tuvo fe para conquistar la tierra prometida.]
Jos.14:6,12 [Caleb tuvo fe para echar a los gigantes.]
1Sam.17:37 [David dijo:] El Señor… me librará (de Goliat).
Luc.18:27 Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios.
Heb.11:11 Por la fe… Sara…recibió fuerza para concebir… fuera del
tiempo de la edad.
Heb.11:29 Por la fe pasaron el mar Rojo.
Heb.11:30 Por la fe cayeron los muros de Jericó.
Heb.11:33-35 Por fe… taparon bocas de leones… mujeres recibieron sus
muertos mediante resurrección [etc.].
D. Las oraciones son respondidas según nuestra fe; el Señor
puede hacer lo que sea, pero es preciso que creamos:
Mat.9:27-30 ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí. [Jesús aña-
dió:] Conforme a vuestra fe os sea hecho.
Mat.8:13 Como creíste, te sea hecho.
Mat.17:19,20 ¿Por qué nosotros no pudimos echarlo fuera? Por vuestra
poca fe.
Mat.21:21,22 Si tuviereis fe, y no dudareis… lo recibiréis.
E. El Señor premia la fe expectante y creyente:
Mat.15:28 Grande es tu fe; hágase contigo como quieres.
Mar.5:22,23 [Jairo dijo:] Ven… para que sea salva (sana) [y se sanó;
v. vers.35,36,41,42].
Mar.9:23 Al que cree todo le es posible.
Mar.11:23 Cualquiera que… no dudare en su corazón, sino creyere…
lo que diga le será hecho.
Luc.1:45 Bienaventurada la que creyó, porque se cumplirá lo que le
fue dicho.
Jn.11:40 Si crees, verás la gloria de Dios.
FE 45
F. Fe perseverante:
Mat.15:22-28 Una mujer… clamaba: Ten misericordia de mí… Jesús no le
respondió palabra [ella insistió hasta que Él lo hizo].
Mar.10:46-52 [Bartimeo, el ciego, no cesó de clamar a Jesús hasta que
Éste le concedió la curación que pedía.]
G. Fe y paciencia:
Rom.8:25 Si esperamos (con fe) lo que no vemos, con paciencia lo
aguardamos.
Heb.6:12b Por la fe y la paciencia heredan las promesas.
Heb.6:15 Habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa.
Heb.10:35,36 No perdáis vuestra confianza (fe)… para que habiendo he-
cho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.
Stg.1:3 La prueba de vuestra fe produce paciencia.

9. La prueba de nuestra fe:


1Pe.1:6,7 Vuestra fe, probada… más preciosa que el oro.
Job 23:10 Me probará, y saldré como oro.
A. Dios pone a prueba nuestra fe:
Gén.22:1-18 [Dios prueba a Abraham para ver si está dispuesto a sacrifi-
car a Isaac] (v. también Heb.11:17-19).
Jos.6:2-5 [Ordena a los israelitas que no hagan otra cosa que caminar
alrededor de los muros de Jericó.]
Jue.7:2-7 [Hace que Gedeón reduzca radicalmente su ejército.]
Jn.11:23,39,40 Quitad la piedra… Señor, hiede ya.
Hch.5:17-20 [Recién salidos de la prisión, a los apóstoles se les ordena ir
a predicar otra vez públicamente.]
(V. también Deut.8:2.)
B. Dios permite que el diablo y hombres malignos pongan a
prueba la fe de los santos:
Dan.3:14-27 [Sadrac, Mesac y Abed-nego:] Dios… puede librarnos… y si
no… no serviremos a tus dioses.
Mat.4:1-11 [El diablo tentó a Jesús:] Si eres Hijo de Dios, échate abajo.
Heb.11:35-38 [Los santos] fueron apedreados, aserrados, puestos a prue-
ba, muertos a filo de espada.

10. Si tenemos verdadera fe:


A. Seguiremos confiando en Dios aun cuando la situación
parezca desesperada:
Job 13:15 [Job, habiendo perdido sus riquezas, familia y salud, dijo:]
Aunque Él me matare, en Él esperaré.
Dan.3:16-18 Nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de
fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey.
Mat.8:24,26 Se levantó… una tempestad tan grande que las olas cu-
46 FE
brían la barca; [pero Jesús reprendió a Sus discípulos por
haber temido].
Jn.11:21,22 [Cuatro días después de la muerte de Lázaro, María dijo:]
Sé ahora que todo lo que pidas… Dios te lo dará.
Hch.27:18-25 Habíamos perdido toda esperanza [pero Pablo dijo:] Yo con-
fío en Dios que será así como se me ha dicho.
Hch.28:3-6 [Con toda serenidad Pablo sacudió una víbora venenosa
que lo acababa de picar.]
Rom.4:18 Él (Abraham) creyó en esperanza contra esperanza, para
llegar a [recibir la promesa].
Rom.4:20 Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios.
(V. también 2Cró.32:7,8; Isa.26:3; Jon.2:1-9; Hch.9:36-38.)
B. No nos desconcertaremos o alarmaremos ante las malas
noticias:
Sal.112:7 No tendrá temor de malas noticias; su corazón está firme,
confiado en el Señor.
C. No andaremos inquietos ni apresurados:
Isa.28:16b El que creyere, no se apresure.
Pro.19:2b Aquel que se apresura con los pies, peca.
D. Si confiamos, obedeceremos y llevaremos nuestra fe a la
práctica. Nuestros actos y palabras demostrarán nuestra fe:
Sal.116:10 Creí; por tanto hablé.
Mat.8:5-8,13 [El centurión creyó la palabra de Jesús, regresó a casa] y su
criado fue sanado en aquella misma hora.
Mat.12:10a,13 [Jesús le dice al hombre de la mano seca:] Extiende tu ma-
no. Y él la extendió, y le fue restaurada sana.
Mar.7:25-30 [La mujer sirofenicia creyó en Jesús, se fue a su casa y en-
contró a su hija sana.]
Luc.17:11-19 [Los diez leprosos:] Mientras iban, fueron limpiados (sana-
dos).
Jn.4:46-53 Vé, tu hijo vive. Y el hombre creyó la palabra… y se fue.
Jn.11:39-41 Quitad la piedra. Quitaron la piedra [y Jesús resucitó a Láza-
ro de entre los muertos].
Heb.11:7 Por la fe Noé… preparó el arca.
Stg.2:21-26 Como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe
sin obras está muerta.
(V. también Jos.6:1-16,20; Jue.7:7,16-22; 1Re.17:9-16;
2Re.3:9-11,16-20; 4:1-6; Heb.11:8,17,23.)
E. Declaraciones de fe seguidas de actos victoriosos:
1Sam.14:6-16 No es difícil para el Señor salvar con muchos o con pocos.
1Sam.17:32 El Señor… me librará de la mano de este filisteo.
-50
Jue.7:15-22 Levantaos, porque el Señor (los) ha entregado… en vues-
tras manos.
FE 47
11. Falta de fe:
A. Advertencias sobre las dudas y pérdida de fe:
Mat.14:31 ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?
Jn.20:27 No seas incrédulo, sino creyente.
Luc.12:29,30 Ni estéis en ansiosa inquietud.
Heb.3:12 Mirad… que no haya en ninguno… corazón malo de incre-
dulidad para apartarse del Dios vivo.
Heb.4:11 Que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.
Heb.10:35 No perdáis, pues, vuestra confianza (fe).
B. Consecuencias de no tener fe:
Deut.32:20 Esconderé de ellos Mi rostro… hijos infieles.
Isa.7:9b Si… no creyereis, de cierto no permaneceréis.
Mat.13:58 No hizo allí muchos milagros, a causa de (la) incredulidad
(de ellos).
Jn.3:36b El que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida.
Rom.14:23b Todo lo que no proviene de fe, es pecado.
1Tim.1:19 La fe… desechando la cual naufragaron… algunos.
Heb.3:18,19 No pudieron entrar [y recibir las promesas de Dios] a causa
de incredulidad.
Heb.11:6 Sin fe es imposible agradar a Dios.
Stg.1:6,7 Pida con fe, no dudando nada; porque el que duda… no re-
cibirá cosa alguna del Señor.
Jud.5 El Señor… destruyó a los que no creyeron.
C. Cuando se es débil en fe o se duda, se piden milagros y
señales:
Mat.16:1,4 La generación mala… demanda señal.
Jn.20:24-29 Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste.
1Cor.1:22a Los judíos piden señales.
D. ¿La fe o la duda? ¿Obrar o no obrar?:
Mat.9:29 Conforme a vuestra fe os sea hecho.
Rom.14:5b Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente.
Rom.14:22 ¿Tienes tú fe? Bienaventurado el que no se condena a sí
mismo en lo que aprueba.
Rom.14:23 El que duda sobre lo que come, es condenado, porque no
lo hace con fe; y todo lo que no proviene de fe, es peca-
do.

• Capítulo de interés especial:


Hebreos 11 «El capítulo de la fe» o de «los grandes exponentes de la
fe».
AMOR Y PERDÓN
1. Dios es amor y nos ama:
1Jn.4:8b Dios es amor.
A. El amor que tiene Dios por nosotros:
Jer.31:3 Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué Mi mi-
sericordia.
Rom.8:38,39 Estoy seguro de que [nada] nos podrá separar del amor de
Dios.
Efe.2:4-6 Dios… por Su gran amor con que nos amó… nos resucitó.
1Jn.3:1 Mirad cuál amor nos ha dado el Padre.
1Jn.4:10 El amor: no… que nosotros hayamos amado a Dios, sino…
que Él nos amó a nosotros.
(V. también Sof.3:17.)
B. De qué manera nos ha demostrado Dios Su amor:
Jn.3:16 De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su (úni-
co) Hijo.
Rom.5:7,8 Dios muestra Su amor para con nosotros, en que siendo
aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
1Jn.4:9 En esto se mostró el amor de Dios, en que Dios envió a Su
Hijo al mundo, para que vivamos por Él.
C. El amor de Jesús por nosotros:
Jn.10:11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ove-
jas.
Jn.15:13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida.
2Cor.8:9 Jesucristo, por vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que
vosotros… fueseis enriquecidos.
Efe.3:19 Conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento.
Ap.1:5 Jesucristo… nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con
Su sangre.
D. Morar y permanecer en el amor de Dios:
Jn.14:21 El que me ama, será amado por Mi Padre, y Yo le amaré, y
me manifestaré a él.
Jn.14:23 El que me ama… Mi Padre le amará, y vendremos a él, y
haremos morada con él.
Jn.17:26 Para que el amor… esté en ellos y Yo en ellos.
1Jn.2:5 El que guarda Su Palabra, en éste… el amor de Dios se ha
perfeccionado.
1Jn.4:19 Nosotros le amamos a Él, porque Él nos amó primero.
Jud.21b Conservaos en el amor de Dios.

2. El primer gran mandamiento: amar a Dios:


Deut.6:5 Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu al-
48
AMOR Y PERDÓN 49
ma, y con todas tus fuerzas.
Deut.10:12 Qué pide el Señor de ti… que lo ames… con todo tu cora-
zón y con toda tu alma.
Deut.30:20 (Ama) al Señor… y (síguele); porque Él es vida para ti.
Jos.22:5 Que con diligencia… améis al Señor vuestro Dios, y le si-
gáis.
Jos.23:11 Guardad con diligencia vuestras almas, para que améis al
Señor.
Mat.22:37,38 Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón… este es el
primero y grande mandamiento.
(V. también Deut.30:6; Mar.12:30.)

3. El segundo gran mandamiento: amar al prójimo:


Lev.19:18 Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
Mat.22:39 El segundo (mandamiento) es semejante (al primero): Ama-
rás a tu prójimo como a ti mismo.
Jn.13:34 (Amaos) unos a otros; como Yo os he amado.
Jn.15:12 Este es Mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como
Yo os he amado.
Jn.15:17 Esto os mando: Que os améis unos a otros.
1Jn.3:11 Este es el mensaje que (oíste) desde el principio: Que nos
amemos unos a otros.
1Jn.3:23 Su mandamiento: que… nos amemos unos a otros.

4. Amarnos los unos a los otros:


A. Dios nos ama; por eso debemos amarnos mutuamente:
Jn.13:34 Como Yo os he amado… [debéis amaros] unos a otros.
Efe.5:2a Andad en amor [unos con otros], como también Cristo nos
amó, y se entregó a Sí mismo por nosotros.
1Jn.4:7a Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de
Dios.
1Jn.4:11 Si Dios nos ha amado, debemos también nosotros amarnos
unos a otros.
1Jn.5:1b Todo aquel que ama al que engendró, ama también al que
ha sido engendrado por Él.
B. Dios nos dota de amor para amar a los demás:
Rom.5:5 El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones
por el Espíritu Santo que nos fue dado.
Gál.5:22 El fruto del Espíritu es amor… paciencia.
1Tes.3:12 El Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con
otros y para con todos.
1Tes.4:9 Vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis
unos a otros.
2Tes.3:5 El Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios.
50 AMOR Y PERDÓN
2Tim.1:7 No nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino… de amor.
(V. también Efe.6:23.)
C. Amar es la mayor ley de Dios:
Mar.12:33 Amarle (a Dios)… y amar al prójimo como a uno mismo, es
más que todos los holocaustos y sacrificios.
Luc.10:25,27,28¿(Cómo) heredaré la vida eterna?… Amarás a Dios con to-
do tu corazón… y a tu prójimo como a ti mismo… haz es-
to, y vivirás.
Gál.5:14 Toda la ley en (esto) se cumple: Amarás a tu prójimo como
a ti mismo.
D. El amor es la mayor virtud:
1Cor.13:13 Fe, esperanza y amor… el mayor de ellos es el amor.
1Cor.13:2b Si tuviese fe… y no tengo amor, nada soy.
Gál.5:6 La fe… obra por el amor.
Efe.3:17 (Que estéis) arraigados y cimentados en amor.
Efe.3:19 El amor de Cristo, excede todo conocimiento.
Col.3:14 Sobre todas estas cosas vestíos de amor.
Ap.2:3,4 Has trabajado… por amor de Mi nombre… pero tengo [al-
go] contra ti, que has dejado tu primer amor.
(V. también Efe.1:15,16; Col.1:3,4; Flm.5.)
E. Amarnos fervientemente unos a otros:
1Tes.3:12 Crecer y abundar en amor unos para con otros.
1Pe.1:22b Amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro.
1Pe.4:8 Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor.
F. Amar pura y sinceramente:
Jue.16:15a ¿Cómo dices: Yo te amo, cuando tu corazón no está conmi-
go?
Rom.12:9 El amor sea sin fingimiento.
1Pe.1:22a La obediencia a la verdad… el amor fraternal no fingido (v.
también 2Cró.6:6; 8:8).
Fil.1:9,10 Que vuestro amor abunde más y más… a fin de que seáis
sinceros e irreprensibles.
G. Los beneficios que nos acarrea amar a los demás:
Jn.13:35 En esto conocerán todos que sois Mis discípulos, si tuviereis
amor los unos con los otros.
2Cor.13:11 Vivid en paz; y el Dios de amor estará con vosotros.
Efe.3:17-19 A fin de que, arraigados y cimentados en amor… seáis lle-
nos de toda la plenitud de Dios.
1Jn.2:10 El que ama a su hermano permanece en la luz.
1Jn.3:14 Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en
que amamos a los hermanos.
1Jn.4:7b Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.
1Jn.4:12 Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros
y Su amor se ha perfeccionado en nosotros (v. también
AMOR Y PERDÓN 51
1Jn.2:5).
1Jn.4:16 Dios es amor; y el que permanece en amor permanece en
Dios, y Dios en él.

5. Amor auténtico y verdadero:


A. Todo lo que hagas, hazlo con amor:
1Cor.16:14 Todas vuestras cosas sean hechas con amor.
2Cor.5:14 El amor de Cristo nos constriñe (impulsa).
B. Cualidades que caracterizan al amor verdadero:
1Cor.8:1b El amor edifica (infunde buenos sentimientos).
1Cor.13:4 El amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso (presu-
mido), no se envanece (enorgullece).
1Cor.13:5 No hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no
guarda rencor.
1Cor.13:6 No se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.
Col.3:14 El amor… es el vínculo perfecto.
1Jn.4:18 En el amor no hay temor… el amor echa fuera el temor.
C. El verdadero amor genera unidad entre los creyentes:
Col.2:2a Para que sean… sus corazones… unidos en amor.
(V. también 1Sam.18:1; Efe.4:15,16; Fil.2:1,2.)
D. El verdadero amor no falla, y el que lo tiene no se da por
vencido:
Cant.8:7 Muchas aguas (contrariedades) no podrán apagar el amor,
ni lo ahogarán.
1Cor.13:4 El amor es sufrido.
1Cor.13:7 Todo lo sufre (tolera), todo lo cree, todo lo espera, todo lo so-
porta.
1Cor.13:8 El amor nunca deja de ser (nunca falla ni decae).
Heb.13:1 Permanezca (persevere y no decaiga) el amor fraternal.
E. Cuando tenemos verdadero amor no somos bruscos ni
machacones:
Rom.12:10 Con amor fraternal; en cuanto a honra prefiriéndoos los
unos a los otros.
Flm.8,9a Aunque tengo libertad… para mandarte, más bien te ruego
por amor.
F. El amor nos hace considerados con las debilidades de los
demás:
Rom.14:21 Bueno es no… (hacer) nada en que tu hermano tropiece, o
se ofenda, o se debilite.
Rom.15:1 Debemos soportar las flaquezas de los débiles.
Rom.15:2 Cada uno de nosotros agrade a su prójimo para su bien
(NBI).
Gál.5:13 Servíos por amor los unos a los otros.
Efe.4:2 Soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor.
52 AMOR Y PERDÓN
G. Cuando se tiene amor no se ofende ni se hace mal a los demás:
Rom.13:9,10 El amor no hace mal al prójimo.
H. Si tenemos amor, seremos amables y corteses:
1Cor.13:4a El amor es sufrido, es benigno.
Efe.4:15 Hablando la verdad en un espíritu de amor [no con tosque-
dad y desconsideración] (VP).
Efe.4:32 Sed benignos… misericordiosos, perdonándoos unos a
otros.
1Pe.3:8 Sed todos… compasivos, amándoos fraternalmente, miseri-
cordiosos, amigables.

6. El verdadero amor produce buenas obras:


A. Traducir el amor en hechos:
Mat.14:14 Jesús…tuvo compasión de ellos y sanó a los que… esta-
ban enfermos.
Mat.25:35 Tuve hambre… tuve sed, y me disteis.
Luc.6:31 Como queréis que hagan los hombres con vosotros, así ha-
ced vosotros con ellos.
Luc.10:30-35 [El buen samaritano actuó de forma amorosa y ofreció su
ayuda].
Gál.6:10 Hagamos [buenas acciones] a todos, mayormente a los de
la familia de la fe.
1Jn.3:18 No amemos de palabra [solamente]… sino de hecho y en
verdad.
2Jn.6 Este es el amor, que andemos según Sus mandamientos.
B. El amor abnegado consiste en dar la vida por los demás:
Jn.15:13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida
por sus amigos.
1Jn.3:16 Él (Jesús) puso Su vida por nosotros; también nosotros de-
bemos poner nuestras vidas por los hermanos.
Hch.15:25,26 Bernabé y Pablo… han expuesto su vida por el nombre de
Jesús (v. también Hch.20:24).
Fil.2:30 Por la obra de Cristo estuvo próximo a la muerte.
C. Preocuparse por el bienestar de los demás, no sólo el nuestro:
1Cor.13:5 (El amor) no busca lo suyo.
Fil.2:4 No mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual
también por lo de los otros.
1Tes.4:9 Acerca del amor fraternal… (amaos) unos a otros.
D. El egoísmo demuestra falta de amor:
1Jn.3:17 El que… ve a su hermano tener necesidad, y cierra… su co-
razón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?
Stg.4:17 Al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.
E. Hacer el bien a nuestros hermanos es hacérselo a Jesús:
Mat.25:35-40 En cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pe-
AMOR Y PERDÓN 53
queños, a Mí lo hicisteis.
Heb.6:10 (El) amor que habéis mostrado hacia Su nombre, habiendo
servido a los santos.
(V. también Efe.6:5-8; Col.3:22-24.)
F. Dejar de hacer el bien a los hermanos es dejar de hacérselo a
Jesús:
Mat.25:41-45 En cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños,
tampoco a Mí lo hicisteis.

7. Amor y no odio:
A. Cuando no amamos a nuestros semejantes, no amamos de
veras a Dios:
1Jn.4:20 El que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo pue-
de amar a Dios a quien no ha visto?
Tito 3:3-5 [Antes que fuéramos salvos] (vivíamos) en malicia y envidia,
aborrecibles y aborreciendo unos a otros.
Stg.3:9-12 Bendecimos a Dios… y maldecimos a los hombres. Herma-
nos míos, esto no debe ser así (v. también Stg.3:14;
1Jn.3:17).
1Jn.4:21 Tenemos este mandamiento de Él: el que ama a Dios, ame
también a su hermano.
(V. también Mat.5:23,24.)
B. Se nos ordena no ser rencorosos ni malévolos:
Lev.19:17,18 No aborrecerás a tu hermano en tu corazón… sino amarás
a tu prójimo como a ti mismo.
C. Cuando no nos amamos unos a otros…
1Jn.2:9,11 El que aborrece a su hermano está en tinieblas… (ciego).
1Jn.3:10 (El) que no ama a su hermano, no es de Dios.
1Jn.3:14b El que no ama a su hermano, permanece en muerte.
1Jn.3:15 Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida.
1Jn.4:20a Si alguno dice: Yo amo a Dios y aborrece a su hermano, es
mentiroso.
1Jn.4:8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.
D. Los malos frutos del odio:
Gén.37:4 Le aborrecían, y no podían hablarle pacíficamente.
Pro.10:12a El odio despierta rencillas.
1Jn.3:15 Aquel que aborrece a su hermano es homicida.
(V. también Gén.4:3-8; Pro.26:26; Eze.25:15.)

8. Géneros de amor que revisten particular valor:


A. Es nuestro deber amar a todos los hombres:
Mat.5:46,47 Si amáis (sólo) a los que os aman… ¿qué hacéis de más?
(v. también Luc.6:32,33).
1Tes.3:12 (Creced) y (abundad) en amor… para con todos.
54 AMOR Y PERDÓN
Heb.12:14a Seguid la paz con todos.
B. A los hermanos y hermanas en el Señor los debemos amar con
particular intensidad:
Jn.13:35 En esto conocerán todos que sois Mis discípulos, si tuviereis
amor los unos con los otros.
Gál.6:10 Mayormente a los de la familia de la fe.
1Pe.2:17 Honrad a todos. Amad a los hermanos.
(V. también Heb.13:1; 1Pe.4:8. También comparar con Tito
3:15; 2Jn.1; 3Jn.1, respecto a «Amar en la fe».)
C. Ejemplos de amor y admiración excepcionales:
1Sam.18:1 El alma de Jonatán quedó ligada con la de David, y lo amó
como a sí mismo (v. también 20:17).
2Sam.1:26 [David declaró su profundo amor por Jonatán.]
Mar.10:17-21 [Jesús, conmovido, amó al joven rico.]
Jn.11:3,5 [Íntimo amor de Jesús por María, Marta y Lázaro.]
Jn.13:23 [Jesús tenía un amor muy especial por el apóstol Juan] (v.
también Jn.19:26; 21:7,20).
1Tes.5:13 (Tenlos) en mucha estima y amor por causa de su [buena]
obra.
(V. también Mat.10:11.)
D. Aun a nuestros enemigos debemos demostrarles el amor de
Dios:
Pro.25:21,22 Si el que te aborrece tuviere hambre, dale pan, y si tuviese
sed, dale agua… y el Señor te lo pagará.
Mat.5:43-47 Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldi-
cen, haced bien… para que seáis hijos de vuestro Padre.
Luc.6:27-30 Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborre-
cen, bendecid a los que os maldicen y orad por (ellos).
Luc.6:32-35 Si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También
los pecadores aman a los que los aman.
Luc.10:30-37 Un samaritano [enemigo de los judíos]… [viendo a un judío
herido] fue movido a misericordia.

9. Amor, perdón y misericordia:


A. Amar significa perdonar:
Pro.10:12b El amor cubrirá todas las faltas.
1Pe.4:8b El amor cubrirá multitud de pecados.
B. Dios es misericordioso con nosotros:
Núm.14:18a El Señor [es] tardo para la ira y grande en misericordia, que
perdona la iniquidad y la rebelión.
Núm.14:19 Perdona… la iniquidad de este pueblo según la grandeza
de Tu misericordia.
Sal.103:8 Misericordioso y clemente es el Señor; lento para la ira, y
grande en misericordia.
AMOR Y PERDÓN 55
Sal.103:10,11 No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquida-
des… engrandeció Su misericordia sobre los que le te-
men.
Lam.3:22,23 Por la misericordia del Señor no hemos sido consumidos…
nunca decayeron Sus misericordias. Nuevas son cada
mañana.
Isa.63:7 La grandeza de Sus beneficios… que les ha hecho según
Sus misericordias y según la multitud de Sus piedades.
(V. también 2Sam.24:14; Isa.54:7,8.)
(Con relación a la misericordia y el tierno amor de Dios, véase Sal.25:6;
36:7; 40:11; 69:16; 103:2-4; 119:149; Jer.9:24.)
C. Dios ama la misericordia más que «la justicia» y el castigo
justo:
Miq.7:18 Dios…que perdona la iniquidad… se deleita en misericordia.
Mat.9:13 Misericordia quiero y no sacrificio (v. también Ose.6:6).
Stg.2:13b La misericordia triunfa sobre el juicio.
Rom.5:20 Cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia.
Pro.16:6 Con misericordia y verdad se corrige el pecado.
D. Dios con frecuencia se abstiene de aplicarnos el justo castigo:
Éxo.32:14 El Señor se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a
Su pueblo.
Sal.103:9,10 No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades,
ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.
Sal.130:3,4 Si mirares a los pecados, ¿quién, oh Señor, podrá mante-
nerse? Pero en Ti hay perdón.
2Sam.24:16 El Señor se arrepintió de aquel mal y dijo al ángel que des-
truía al pueblo: Detén tu mano.
(V. también Gén.18:20,23-26; Jon.1:1,2; 3:10; 4:11.)
E. Dios nos perdona misericordiosamente los pecados:
Sal.103:12 Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nos-
otros nuestras rebeliones.
Isa.1:18 Si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve
serán emblanquecidos… como blanca lana.
Miq.7:19 (Tendrá) misericordia de nosotros… y echará en lo profundo
del mar todos nuestros pecados.
Isa.43:25 Yo, Yo soy el que borro tus rebeliones.
Isa.44:22 Yo deshice… como niebla tus pecados.
Heb.8:12 Seré (misericordioso)… y nunca me acordaré de sus peca-
dos.
(V. también Sal.32:1,2; Isa.38:17.)
F. Dios es particularmente misericordioso con los que le aman y
le temen:
Éxo.20:6 Hago misericordia… a los que me aman y guardan Mis
mandamientos.
56 AMOR Y PERDÓN
Deut.7:9 Dios… guarda el pacto y la misericordia a los que le aman.
Sal.103:11 Como la altura de los cielos sobre la tierra, engrandeció Su
misericordia sobre los que le temen.
Sal.103:13 Como el padre se compadece de los hijos, se compadece
el Señor de los que le temen.
Sal.103:17 La misericordia del Señor es desde la eternidad hasta la
eternidad sobre los que le temen.
Luc.7:47,48 Sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mu-
cho.
Hch.26:18 Que se conviertan de las tinieblas a la luz… para que reci-
ban… perdón de pecados.

10. Debemos tener misericordia y perdonar:


Miq.6:8 Qué pide el Señor de ti… amar misericordia.
A. Debemos perdonar a los demás como Dios nos ha perdonado
a nosotros:
Mat.18:33 ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo,
como yo tuve misericordia de ti?
Luc.6:36 Sed misericordiosos, como también vuestro Padre es miseri-
cordioso.
Efe.4:32 Perdonándoos unos a otros, como Dios… os perdonó a vos-
otros.
Col.3:13 Soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros…
De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo
vosotros.
B. Tengamos paciencia, mucha misericordia y sigamos
perdonando:
Luc.17:4 Si siete veces al día pecare contra ti y siete veces… (se arre-
pintiere), perdónale.
Mat.18:21,22 Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque
contra mí? Hasta 70 veces 7.
Pro.17:9 El que cubre (disculpa) la falta busca amistad (amor).
C. Tengamos la misericordia por norma en nuestro corazón:
Pro.3:3,4 Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad… escríbe-
las en la tabla de tu corazón.
D. Perdonemos sinceramente; no alberguemos rencores ni odios:
Lev.19:17,18 No… guardarás rencor (a tu hermano en tu corazón)… sino
(que lo) amarás.
Mat.18:35 (Perdone) de todo corazón cada uno a su hermano.
Efe.4:31,32 Quítense de vosotros toda amargura… y toda malicia. (Per-
donaos) unos a otros (v. Heb.12:15).
Stg.5:9 Hermanos, no os quejéis (murmurando) unos contra otros.
AMOR Y PERDÓN 57
E. Dios es misericordioso con nosotros, si nosotros somos
misericordiosos y perdonadores:
Sal.18:25 Con el misericordioso te mostrarás misericordioso.
Mat.5:7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanza-
rán misericordia.
Mat.6:12 Perdónanos nuestras deudas, como nosotros perdonamos
a nuestros deudores.
Mat.6:14 Si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará tam-
bién a vosotros vuestro Padre.
Mar.11:25 Perdonad si tenéis algo contra alguno, para que también
vuestro Padre os perdone a vosotros vuestras ofensas.
Luc.6:37 No condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis
perdonados.
F. Pero ay del que no tenga misericordia:
Mat.6:15 Si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco (Dios)
perdonará vuestras ofensas (v. también Mar.11:26).
Mat.18:23-35 Así también… hará (Dios) con vosotros si no perdonáis ca-
da uno a su hermano sus ofensas.
Stg.2:13 Juicio sin misericordia se hará con el que no hiciere miseri-
cordia.
G. Los farisaicos se creen sin pecado y sin necesidad de perdón;
por lo tanto no aman ni perdonan a los demás:
Luc.7:47b Aquel a quien se le perdona poco, poco ama.
Luc.15:25-30 [El fiel hermano mayor se mostró enojado cuando el padre
perdonó al hijo pródigo que volvió arrepentido.]
Luc.18:9 Unos confiaban en sí mismos como justos, y [por eso] me-
nospreciaban a otros.

11. Límites del perdón:


2Pe.3:9 El Señor… es paciente para con nosotros, no queriendo
que ninguno perezca, sino que todos (se arrepientan).
A. Incluso el perdón divino va compensado con justicia:
Núm.14:1-3,11- [Si bien Dios perdonó a los judíos (vers.19,20), no les fue
23 permitido entrar a la tierra prometida.]
2Sam.12:7-14 [Dios perdonó a David, pero siendo tan grave su pecado, de
todos modos fue castigado y su hijo murió.]
1Cró.21:1-14,17[David pecó, se arrepintió e imploró perdón; pero el Señor
de todas maneras le propinó un severo castigo.]
2Cró.36:15,16 Él tenía misericordia… mas ellos… menospreciaban… (y se
burlaban)… hasta que subió la ira de Dios… y no hubo
ya remedio.
Pro.29:1 [El rebelde empedernido] será quebrantado, y no habrá pa-
ra él medicina.
Mat.21:33-41 [Después de mostrar misericordia y paciencia, Dios destru-
58 AMOR Y PERDÓN
ye al impío impenitente] (v. también Mar.12:1-9).
(Cotéjense 2Cró.33:1-19; Jer.15:1-4; y Mat.5:44,45;
Heb.6:7,8.)
B. Dios no perdona a infractores malignos, impenitentes:
Isa.22:12-14 Este pecado no os será perdonado hasta que muráis.
Mat.12:31,32 [La blasfemia contra el Espíritu Santo —rechazo a Jesús,
Jn.15:26— no será perdonada ahora ni nunca.]
Rom.1:29-32 Los que practican tales cosas son dignos de muerte.
(V. también Rom.2:2,3; Heb.10:26-31.)
C. A veces el perdón divino no se consigue por medio de
oraciones intercesoras:
(V. Jer.7:16; 14:7-12; 16:5; cotéjense Jer.15:1 y Eze.14:14,18,20.)
D. Es correcto y acorde con los principios divinos odiar a los
malvados antidiós:
Ecl.3:8 Tiempo de amar, tiempo de aborrecer.
2Cró.19:2b ¿Al impío das ayuda, y amas a los que aborrecen al Señor?
(El Señor tiene)… ira contra ti por esto.
Sal.26:5 Aborrecí la reunión de los malignos.
Sal.97:10 Los que amáis al Señor, aborreced el mal.
Sal.139:21,22 ¿No odio, oh Señor, a los que te aborrecen? Los aborrezco
por completo; los tengo por enemigos.
E. Los impíos reacios a arrepentirse no son perdonados y deben
pagar por sus maldades:
2Tes.1:6-9 Es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os
atribulan.
Ap.6:9-11 [Los santos oran desde el Cielo para que Dios vengue su
sangre en los impíos que los mataron.]
Ap.16:5,6 Justo eres Tú, oh Señor… porque has juzgado… por cuan-
to derramaron la sangre de los santos.
(Precaución: Pro.25:21,22; Rom.12:19,20; Deut.32:35.)
(V. también Gén.6:5-7,11-13; 7:21-23; 2Pe.2:4-6;
Jud.6,7,14,15.)

12. Los propios cristianos que yerran deben


arrepentirse para ser perdonados:
A. No se tiene obligación de perdonar a hermanos que no se
arrepientan:
Luc.17:3 Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepien-
te, perdónale (v. también Mat.18:15).
(V. también Rom.16:17; 1Cor.5:11,13; 2Tes.3:6,14; Tito 3:10
y 2Jn.10,11, todos relacionados con no perdonar a los
que pecan intencionadamente contra la verdad.)
B. Hay momentos para ser firmes:
1Cor.4:18,21 ¿Qué queréis? ¿Iré a vosotros con vara, o con amor?
AMOR Y PERDÓN 59
Tito 1:13 Repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe.
C. Debemos demostrar misericordia y paciencia para ayudarlos a
arrepentirse, pero no perdonarlos hasta que lo hagan:
Luc.13:6-9 [Parábola de la higuera estéril y los pacientes cuidados que
se le prodigaron, aunque advirtiéndole que sería cortada
si no reaccionaba.]
Rom.2:3-6 [No confundas la paciencia de Dios con el perdón: «la benig-
nidad de Dios te guía al arrepentimiento»].
(V. también Gál.6:1.)
D. Los que han cometido graves ofensas deben enmendarse, no
sólo lamentarse.
Isa.55:7 Deje el impío su camino… y vuélvase al Señor, (entonces)
tendrá de él misericordia… y (perdón).
Mat.3:8 Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento.
Mat.3:10 Todo árbol que no dé buen fruto será cortado [castigado] (v.
también Mat.7:19; Luc.3:8,9).
(V. también Sal.51:10; 101:3; Jer.3:10b; Ose.6:4.)
E. Deben confesar su pecado y pedir perdón:
Sal.32:5 Mi pecado te declaré… y Tú me perdonaste.
Sal.86:5 Tú, Señor, eres bueno y perdonador, y grande en misericor-
dia para con todos los que te invocan.
Hch.3:19 Arrepentíos… para que sean borrados vuestros pecados.
1Jn.1:9 Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel… para perdonar.
2Cor.2:6-8 [Luego del castigo] debéis perdonarle, para que no sea con-
sumido de demasiada tristeza.
F. No nos basemos en esto como pretexto para negarnos a
perdonar:
Mat.5:22 Cualquiera que se enoje contra su hermano [sin una razón
válida] será culpable de juicio.
G. Dios ama al descarriado a pesar de todo y nosotros
deberíamos hacer lo mismo:
Sal.89:30-33 Castigaré con vara su rebelión… mas no quitaré de él Mi mi-
sericordia.
2Tes.3:15 No lo tengáis como enemigo, sino amonestadle como a her-
mano.
(V. también Stg.5:19,20.)
H. Cuando se arrepientan, Dios los amará generosamente:
Ose.14:4 Los amaré de pura gracia; porque Mi ira se apartó de ellos.

• Capítulos de interés especial:


1Cor.13; 1Jn.4.
NUESTRA RELACIÓN CON EL SEÑOR
Comprende devoción, entrega, y amar
y reverenciar al Señor
1. Amando al Señor le rendimos culto:
A. Debemos amar al Señor con todo nuestro corazón:
Deut.6:5 Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu al-
ma, y con todas tus fuerzas.
Deut.10:12 ¿Qué pide el Señor de ti?… que lo ames con todo tu cora-
zón y con toda tu alma.
Mat.22:37,38 Este es el primero y grande mandamiento.
(V. también Deut.30:6,20; Jos.22:5; 23:11.)
B. Nuestras almas deberían tener sed de Dios:
Sal.42:1,2 Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así
clama por Ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de
Dios.
Sal.63:1b Mi alma tiene sed de Ti… en tierra seca y árida.
(V. también Sal.143:6; Mat.5:6; Jn.4:10,14.)
C. Deberíamos desear intensamente al Señor:
Sal.27:4 Una cosa he demandado (deseado)… esta buscaré… (que
contemple) la hermosura del Señor.
Sal.16:8 Al Señor he puesto siempre delante de Mí… a mi diestra.
Sal.63:8 Está mi alma apegada a Ti.
Sal.84:2 Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios del Se-
ñor.
Isa.26:9a Con mi alma te he deseado en la noche.
D. Debemos desear al Señor por encima de todo:
Sal.73:25 ¿A quién tengo yo en los Cielos sino a Ti? Y fuera de Ti na-
da deseo en la tierra.
Isa.26:8b Tu nombre… (es) el deseo de nuestra alma.
E. Debemos adorar a Jesús como adoramos a Dios:
Jn.5:23 Todos honren al Hijo como… al Padre.
Fil.2:9-11 En el nombre de Jesús se doble toda rodilla… toda lengua
confiese que Jesucristo es el Señor.
Col.1:18b Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, para
que en todo (Él) tenga la preeminencia.
1Jn.5:1 Todo aquel que ama al que engendró (Dios) ama también al
que ha sido engendrado (Jesús) por Él.
F. Por qué amamos y adoramos a Jesús:
1Jn.3:16 En esto hemos conocido el amor (de Dios) en que Él (Je-
sús) puso Su vida por nosotros.
1Jn.4:19 Nosotros le amamos a Él, porque Él nos amó primero.
Ap.5:8-13 El Cordero… es digno de… honra, gloria y alabanza.
60
NUESTRA RELACIÓN CON EL SEÑOR 61
(V. también 1Jn.2:23; 4:15.)

2. Maneras de demostrar nuestro amor por el Señor:


A. Amar y obedecer Su Palabra:
Jn.14:21 El que (guarda) Mis mandamientos, ése (es) el que me ama.
Deut.11:1 Amarás al Señor tu Dios y guardarás Sus … estatutos, Sus
decretos y Sus mandamientos todos los días.
Job 23:12 Guardaré las Palabras de (Dios) más que mi comida.
Sal.119:20 Quebrantada está mi alma de desear Tus juicios (Palabra)
(v. también Sal.119:40).
Sal.119:131 Suspiré, porque deseaba Tus mandamientos.
1Jn.3:22 Guardamos Sus mandamientos y hacemos las cosas que
son agradables delante de Él.
1Jn.5:3 Este es el amor de Dios… que guardemos Sus mandamien-
tos.
2Jn.6 Este es el amor, que andemos según Sus mandamientos.
(V. también Sal.119:47,48,97,113,127,140,159,163,167.)
B. Rendirle culto en oración:
Sal.18:1,3a Te amo, oh Señor… (Te) invocaré.
Sal.63:1-4 Dios Mío eres Tú; de madrugada te buscaré… para ver Tu
poder y Tu gloria.
Sal.91:14,15 Por cuanto en Mí ha puesto Su amor… me invocará y Yo le
responderé.
Sal.116:1,2 Amo al Señor… por tanto le invocaré.
C. Amarnos mutuamente:
Mat.25:40 En cuanto lo hicisteis a uno de estos Mis hermanos más pe-
queños, a Mí lo hicisteis.
1Jn.4:20,21 Mandamiento… el que ama a Dios ame también a su her-
mano.
D. Escuchar Su voz:
1Sam.3:9,10 Si te llamare, dirás: Habla, Señor, Tu siervo oye.
Sal.143:8a Hazme oír… Tus misericordias.
Isa.50:5 El Señor me abrió el oído y yo no fui rebelde.
E. Obedecer y seguir al Señor:
Jn.10:27 Mis ovejas oyen Mi voz… y me siguen.
Jn.12:26 (Sígueme), y donde Yo estuviere, allí también estará Mi ser-
vidor.
Jn.15:10 Si guardareis Mis mandamientos, permaneceréis en Mi
amor.
Deut.10:12,13 ¿Qué pide el Señor Tu Dios de ti? … que le sirvas… que
guardes los mandamientos del Señor.
Jos.24:14 Temed al Señor, y servidle con integridad y en verdad.
1Sam.12:24 Temed al Señor y servidle de verdad con todo vuestro cora-
zón.
62 NUESTRA RELACIÓN CON EL SEÑOR
Efe.6:7 Sirviendo… como al Señor y no a los hombres.
Heb.12:28 Sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia.
F. Sacrificarnos y entregar nuestras vidas por amor:
Mat.10:38 El que no toma su cruz y sigue en pos de Mí, no es digno
de Mí.
Jn.10:17 Me ama el Padre, porque Yo pongo Mi vida.
1Cor.15:31b Cada día muero (v. también 2Cor.11:23-28).
Gál.2:20 Con Cristo estoy… crucificado.
Fil.3:7,8 Estimo todas las cosas como pérdida… para ganar a Cristo.
Ap.12:11 Menospreciaron sus vidas hasta la muerte.
G. Honrar y obedecer al Señor más que a los hombres:
Hch.5:29 Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.
(V. también Hch.4:19.)
H. Contribuir para el Señor y mantener Su obra:
Pro.3:9 Honra al Señor… con las primicias de todos tus frutos.
(V. también Lev.27:30; 1Cor.9:6-11.)

3. Amar a Dios por encima de todo:


Mat.22:37 Amarás… (a) Dios con todo tu corazón…y alma… y mente.
A. No debemos amar ni poner cosa alguna por encima de Dios:
Éxo.20:3 No tendrás dioses ajenos delante de Mí (v. también
Sal.96:4).
B. Dios es celoso de nuestro amor; no debemos provocarlo:
Éxo.20:3,5 No honrarás (otros dioses); porque Yo soy el Señor… celo-
so.
(V. también Éxo.34:14; Deut.32:16,21; Isa.42:8; 1Cor.10:22.)
C. Ni aun a nuestros seres queridos debemos amar más que a
Dios:
Gén.22:12 Ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste
tu hijo, tu único.
Mat.10:37 El que ama a padre o madre [o] hijo o hija más que a Mí, no
es digno de Mí (v. Luc.14:26).
D. No debemos anteponer a Dios ni siquiera la satisfacción de
nuestras necesidades físicas:
Mat.4:4 No sólo de pan vivirá… sino de toda Palabra… de Dios.
Mat.6:24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al
uno y amará al otro… No puedes servir a Dios y a las ri-
quezas.
Mat.6:33 Buscad primeramente el Reino de Dios, y Su justicia.
(V. también Sal.84:10,11; Mat.6:25-32.)
E. Procurar las cosas celestiales y no apegarse excesivamente a
las terrenales:
Mat.6:20,21 Haceos tesoros en el Cielo… porque donde esté vuestro te-
soro, allí estará también vuestro corazón.
NUESTRA RELACIÓN CON EL SEÑOR 63
Luc.12:15 La vida del hombre no consiste en la abundancia de bienes.
Col.3:1 Buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la
diestra de Dios.
Col.3:2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.
(V. también Heb.10:34.)
F. Ni siquiera debemos poner el servicio a Dios por encima del
amor a Dios:
Luc.11:42 Diezmáis… [pero] pasáis por alto la justicia y el amor de
Dios.
Ap.2:3-5 Has trabajado…por amor de Mi nombre… Pero… has deja-
do tu primer amor… has caído.
Luc.10:38-42 [La historia de cuando Marta estaba ocupada sirviendo,
mientras María escuchaba a Jesús.]

4. Debemos temer y reverenciar al Señor:


A. El temor de Dios:
Deut.10:12 Qué pide el Señor de ti, sino que temas al Señor tu Dios.
2Re.17:35,36 Al Señor… a Éste temeréis y a Éste adoraréis.
Ecl.12:13 Teme a Dios, y guarda Sus mandamientos.
Isa.8:12,13 Sea Él (Dios) vuestro temor, y Él sea vuestro miedo.
Luc.12:4,5 No temáis a (hombres)… os enseñaré a Quién debéis te-
mer: Temed a Aquél (Dios)… Sí, os digo, a Éste temed.
(V. también Mat.10:28.)
B. Temer (reverenciar) a Dios es saludable:
Sal.19:9 El temor del Señor es limpio (cotéjese con Pro.29:25).
C. Las ventajas de temer a Dios:
Sal.111:10 El principio de la sabiduría es el temor del Señor (v. también
Pro.9:10).
Pro.1:7 El principio de la sabiduría (conocimiento) es el temor del
Señor.
Pro.14:26 En el temor del Señor está la fuerte confianza.
Pro.14:27 El temor del Señor es manantial de vida, para apartarse de
los lazos de la muerte.
Pro.16:6b Con el temor del Señor los hombres se apartan del mal.
D. Bendiciones que Dios nos depara por temerle:
Sal.25:12 El hombre que teme al Señor… Él le enseñará el camino.
Sal.31:19 Cuán grande es Tu bondad… para los que te temen.
Sal.103:13 Se compadece el Señor de los que le temen.
Sal.147:11 Se complace el Señor en los que le temen.
Luc.1:50 Su misericordia es… a los que le temen.
Hch.10:35 (El Señor) se agrada del que le teme.
64 NUESTRA RELACIÓN CON EL SEÑOR
5. Reposar en el Señor:
A. La Biblia nos ordena «reposar en el Señor»:
Sal.37:7 Guarda silencio ante el Señor y espera en Él.
Heb.4:3a Los que hemos creído entraremos en reposo.
Heb.4:9 Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios.
B. Reservar tiempo para sentarnos a los pies de Jesús:
Luc.10:38-42 María… sentándose a los pies de Jesús, oía Su Palabra. Pe-
ro Marta se preocupaba con… quehaceres. María ha es-
cogido la buena parte.
C. Echar nuestras cargas y preocupaciones sobre el Señor:
Sal.55:22 Echa tu carga sobre el Señor y Él te sustentará.
Mat.11:28-30 Venid a Mí todos los que estáis trabajados y cargados, y Yo
os haré descansar… (y a) vuestras almas.
1Pe.5:7 Echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene
cuidado de vosotros.
D. Meditar en el poder de Dios:
Gén.24:63 (Salió) Isaac a meditar al campo, a la hora de la tarde.
Job 37:14 Detente, y considera las maravillas de Dios.
Sal.46:10 Estad quietos, y conoced que Yo soy Dios.
1Tes.4:11 (Procura) tener tranquilidad.
E. Ser humildes delante del Señor:
1Re.3:7 [El rey Salomón oró a Dios:] Yo soy joven.
Isa.57:15 El Alto y Sublime, el que habita eternamente… (Él) habita
con el quebrantado y humilde de espíritu.
Miq.6:8 Qué pide el Señor de ti… humillarte ante tu Dios.

6. Acercarse al Señor y reposar a Su abrigo:


Heb.4:11 Procuremos… entrar en aquel reposo.
Stg.4:8a Acercaos a Dios y Él se acercará a vosotros.
A. «Al abrigo» de la presencia de Dios:
Sal.91:1 El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra
del Omnipotente.
Sal.17:8 Escóndeme bajo la sombra de Tus alas.
Sal.31:19,20a En lo secreto de Tu presencia los esconderás.
Sal.61:4 Estaré seguro bajo la cubierta de Tus alas.(V. también
Sal.27:5; 32:7; 119:114.)
B. Descansar bajo «la sombra de Sus alas»:
Deut.32:11,12 Como el águila que excita su nidada, revolotea sobre sus
pollos… [así el Señor cuida de Su pueblo].
Mat.23:37b [Jesús ansía juntarnos cerca Suyo] como la gallina junta sus
polluelos debajo de las alas (v. también Luc.13:34).
Sal.91:4 Con Sus plumas te cubrirá, debajo de Sus alas estarás se-
guro.
NUESTRA RELACIÓN CON EL SEÑOR 65
Sal.57:1 En Ti ha confiado mi alma, y en la sombra de Tus alas.
(V. también Sal.36:7b; 63:7b; Rut 2:12.)

7. Beneficios de pasar tiempo a solas con el Señor:


A. Dios sana y conforta nuestras almas:
Sal.23:2,3a Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi al-
ma.
Mal.4:2 A vosotros los que teméis Mi nombre, nacerá el Sol de justi-
cia [Jesús], y en Sus alas traerá curación (NBI).
2Cor.4:16 No desmayamos, aunque nuestro hombre exterior se va
desgastando, el interior… se renueva de día en día (v.
también Efe.4:23).
B. Nos da gozo:
Sal.5:11 Alégrense todos los que en Ti confían… en Ti se regocijen
los que aman Tu nombre.
Sal.16:11 En Tu presencia hay plenitud de gozo.
Sal.40:16 Gócense y alégrense en Ti todos los que te buscan.
Sal.51:12 Vuélveme el gozo de Tu salvación.
(V. también Neh.8:10b; 1Pe.1:8.)
C. Nos proporciona fortaleza espiritual:
Isa.40:29-31 Los que esperan en el Señor tendrán nuevas fuerzas; levan-
tarán alas… y no se cansarán.
Isa.41:1 Escuchadme… y renueven su fuerza (NBI).
Isa.30:7 Su fortaleza (será) estarse quietos.
Isa.30:15 En quietud y en confianza será vuestra fortaleza.
Dan.11:32b El pueblo que conoce a su Dios será fuerte (NBI).
Jue.5:31 Los que Te aman, sean como el sol cuando sale en su fuer-
za.
Efe.3:16 Para que (Él) os dé… el ser fortalecidos con poder en el
hombre interior por Su Espíritu (v. también Sal.138:3).
Col.1:9,11 Fortalecidos con todo poder, conforme a (Su poder).
D. Nos da descanso en el Espíritu:
Éxo.33:14 Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.
1Re.8:56 El Señor… ha dado paz (descanso) a Su pueblo.
Mat.11:28,30 Venid a Mí… Yo os haré descansar… (y a) vuestras almas.
E. Cuando dedicamos tiempo para amarlo, Él nos ama a nosotros:
Pro.8:17 Yo (el Señor) amo a los que me aman.
Jn.14:21,23 El que me ama (a Jesús), será amado por Mi Padre.
Jn.16:27 El Padre… os ama, porque vosotros me habéis amado.
F. Otros beneficios de amar al Señor:
Deut.30:16 Que ames al Señor… que andes en Sus caminos… para
que vivas… y el Señor te bendiga.
Sal.91:14 Por cuanto en Mí ha puesto Su amor, Yo también lo libraré;
le pondré en alto, por cuanto ha conocido Mi nombre.
66 NUESTRA RELACIÓN CON EL SEÑOR
Sal.119:132 Ten misericordia... como acostumbras con los que aman Tu
nombre.
Sal.145:20 El Señor guarda a todos los que le aman.
Pro.8:21 (Yo hago) que los que me aman tengan su heredad.
Efe.6:24 Gracia sea con todos los que aman a… Jesucristo con
amor inalterable.
1Cor.8:3 Si alguno ama a Dios es conocido por Él.
Stg.1:12 La corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman
(v. también 2Tim.4:8).
(V. también Deut.11:13-15,22,23; Sal.36:10.)

8. Obstáculos en nuestra relación con el Señor:


A. Estar «demasiado ocupados» para pasar tiempo con Él:
Isa.28:12 Este es el reposo; dad reposo al cansado; y este es el refri-
gerio; mas no quisieron oír.
Mat.23:37b ¡Cuántas veces quise (juntarte); como la gallina junta sus
polluelos debajo de las alas, y no quisiste!
Luc.10:39,40 María… sentándose a los pies de Jesús, oía Su Palabra. Pe-
ro Marta se preocupaba con muchos quehaceres.
Jn.5:40 No queréis venir a Mí para que tengáis vida.
B. Enredarse con el mundo y sus afanes:
Mat.13:22 El afán de este siglo, y el engaño de las riquezas ahogan la
Palabra (v. también Luc.8:14).
2Tim.2:4 [Para agradar a Dios, no te enredes con los negocios de es-
ta vida.]
1Jn.2:15 Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.
C. Enfriarse y apartarse del «primer amor»:
Jer.2:2-5 La fidelidad de tu juventud, del amor… cuando andabas en
pos de Mí… [ahora] se alejaron de Mí… se hicieron va-
nos.
Mat.24:12 El amor de muchos se enfriará.
Ap.2:4-5 Tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.
D. Dudar del amor que el Señor nos tiene:
Mal.1:2 Yo os he amado, dice el Señor; y dijisteis: ¿en qué nos
amaste?
E. Albergar pecados de los que no nos hemos arrepentido:
Sal.66:18 Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor
no me habría escuchado.
Isa.59:2 Vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y
vuestro Dios.
F. Andar demasiado llenos de nuestros propios pensamientos:
Isa.65:2 Extendí mis manos todo el día a pueblo rebelde, el cual an-
da… en pos de sus pensamientos.
(V. también Sal.10:4; 119:113; Isa.55:7.)
NUESTRA RELACIÓN CON EL SEÑOR 67
9. Nuestra relación íntima con el Señor:
A. Los creyentes y obedientes son pueblo elegido y bendito:
1Pe.2:9 Vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa,
pueblo adquirido por Dios.
Éxo.19:5 Si diereis oído a Mi voz… vosotros seréis Mi especial tesoro
sobre todos los pueblos.
Deut.7:6 Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que
todos los pueblos que están sobre la tierra.
Deut.14:2 Eres pueblo santo… un pueblo único.
Isa.43:4 A Mis ojos fuiste de gran estima… te amé.
Mat.22:14 Muchos son llamados, y pocos escogidos.
Jn.15:16 Yo os elegí a vosotros y os he puesto (ordenado).
(V. también Efe.1:4b; Ap.17:14b.)
B. Jesús nos compró; le pertenecemos:
1Cor.3:23 Vosotros (sois) de Cristo.
1Cor.6:20 Habéis sido comprados por precio… vuestro cuerpo y vues-
tro espíritu… son de Dios (v. también 1Cor.7:23).
Ap.5:9 Tú fuiste inmolado y con Tu sangre nos has redimido.
1Pe.1:18,19 Fuisteis rescatados [redimidos]… con la sangre preciosa de
Cristo.
(V. también Mat.20:28; Mar.10:45; Gál.3:13; 1Tim.2:5b,6.)
C. En lugar de hacernos esclavos, nos adoptó en calidad de hijos
y herederos:
Gál.4:5 Que (nos) redimiese… a fin de que recibiésemos la adop-
ción de hijos (v. también Efe.1:5-7).
Rom.8:14-16 Habéis recibido el Espíritu de adopción, por el cual clama-
mos: ¡Abba, Padre!
Mat.12:50 Todo aquél que hace la voluntad de (Dios)… ése es Mi her-
mano, y hermana, y madre.
Gál.4:6 Por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Es-
píritu de Su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!
Gál.4:7 Ya no eres esclavo, sino hijo y… heredero.
Rom.8:17 Si hijos, también herederos… de Dios y coherederos con
Cristo.
(V. también Jn.15:15; 2Cor.6:18; Heb.2:11; 1Jn.3:1.)
D. Espiritualmente estamos casados con el Señor:
Isa.54:5 Tu marido es tu Hacedor; el Señor de los ejércitos.
Isa.62:5 Como el gozo del esposo con la esposa, así se gozará conti-
go el Dios tuyo.
Jer.3:14 Convertíos, dice el Señor, porque Yo soy vuestro esposo.
Ose.2:19,20 Te desposaré conmigo para siempre.
Rom.7:4 Para que seáis de otro (esposo), de (Él).
2Cor.11:2 Os he desposado con un solo marido, para presentaros co-
mo una virgen pura a Cristo.
68 NUESTRA RELACIÓN CON EL SEÑOR
Ap.19:7-9 Han llegado las bodas del Cordero (Jesús), y Su esposa
(nosotros, la iglesia) se ha preparado.
(V. también Eze.16:8; Efe.5:28-32.)
E. Si vivimos y permanecemos en Él, Él vive en nosotros:
Jn.14:23 Vendremos a Él, y haremos morada con Él.
Jn.15:1-5 [Debemos permanecer en Jesús como un pámpano perma-
nece en la vid.]
Jn.17:26 Para que el amor… esté en ellos, y Yo en ellos.
2Cor.5:17 Si alguno está en Cristo, nueva criatura es.
2Cor.6:16b Habitaré y andaré en ellos, y seré su Dios.
1Jn.4:13 En esto conocemos que permanecemos en Él y Él en noso-
tros.
1Jn.4:16 El que permanece en amor, permanece en Dios y Dios en
él.
(V. también Hch.17:28.)
F. Somos el cuerpo de Cristo:
Efe.1:22,23 (Jesús es) cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual
es Su cuerpo.
Efe.5:30 Somos miembros de Su cuerpo, de Su carne y de Sus hue-
sos.
Col.1:18a Él es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia.
(V. también 1Cor.12:12-27.)
G. Somos el templo de Dios:
1Cor.6:19 Vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en
vosotros.
2Cor.6:16 Vosotros sois el templo del Dios viviente.
Efe.2:19-22 Un templo santo… sois juntamente edificados para morada
de Dios.
Heb.3:6 Cristo… Hijo sobre Su casa, la cual casa somos nosotros.
H. Jesús es nuestro pastor y nosotros Sus ovejas:
Jn.10:1-29 Yo Soy el buen pastor (v. también Heb.13:20a).
Sal.23:1-4 El Señor es mi pastor… (Él) me guiará.
Sal.95:7 Él es nuestro Dios, nosotros… ovejas en Su mano.
Sal.100:3 Pueblo Suyo somos y ovejas de Su prado.
(V. también Sal.78:52, 79:13; Isa.40:11; Mat.25:32,33;
Jn.21:15-17.)
I. Él nos amó y rescató cuando estábamos perdidos y
descarriados:
1Pe.2:25 Vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora ha-
béis vuelto al Pastor… de vuestras almas.
(V. también Isa.53:6; Eze.34:1-12; Mat.9:36; Luc.15:3-7;
Jn.10:11.)
FRATERNIZAR
«Congregarnos» (Heb.10:25).
1. La Biblia nos exhorta a reunirnos:
A. La importancia de fraternizar:
Heb.10:25 No dejando de congregarnos… tanto más, cuando veis
que aquel día se acerca.
Sal.133:1-3 Cuán bueno… es habitar los hermanos juntos en armo-
nía.
Mat.18:19,20 Donde están 2 ó 3 congregados… allí estoy Yo en me-
dio de ellos.
1Jn.1:7 Si andamos en luz… tenemos comunión unos con otros.
(V. también 1Jn.1:3; Sal.119:63.)
B. Somos un solo cuerpo en Jesús:
Rom.12:5 Así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cris-
to, y todos miembros los unos de los otros (v. también
1Cor.12:12-28).
C. Reunirnos nos fortalece:
Deut.32:30 (Puede) perseguir uno a mil, y dos hacer huir a diez mil
(v. también Lev.26:8).
Ecl.4:9,10 Mejores son dos que uno… si cayeren, el uno levantará.
Ecl.4:12 Cordón de tres dobleces no se rompe pronto.
Hch.28:15 Los hermanos, salieron a recibirnos hasta el Foro de
Apio… y al verlos, Pablo dio gracias a Dios y cobró
aliento.
D. Es difícil estar solos, sin comunión con otros:
Ecl.4:10 ¡Ay del sólo! Que cuando cayere, no habrá quien lo le-
vante.
2Tim.4:16 En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado.

2. Razones para reunirse:


A. Edificación e inspiración:
Hch.2:42 Perseveraban en la doctrina… en la comunión.
1Cor.14:3,4 [Profecía y doctrina edifican a la iglesia.]
1Cor.14:26 Cuando os reunís… hágase todo para edificación.
B. Leer la Palabra juntos:
Neh.8:1-4a,8 Se juntó todo el pueblo… Esdras leyó.
Hch.15:30,31 Reuniendo a la congregación, entregaron la carta.
1Tim.4:13 Ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza.
(V. también Hch.16:4; Col.4:16; 1Tes.5:27.)
C. Exhortación e instrucción:
Hch.15:32 Consolaron (exhortaron) y confirmaron a los hermanos
69
70 FRATERNIZAR
con muchas palabras.
Hch.20:7 Reunidos los discípulos… Pablo enseñaba.
Heb.10:25 Congregarnos… exhortándonos.
(V. también Hch.11:22,23; 15:36,41.)
D. Orar por algo especial:
1Tim.4:14 El don… que te fue dado mediante… la imposición de
manos del presbiterio (asamblea de los ancianos).
Stg.5:14 Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él.
E. Oración en grupo:
Hch.1:13-15 [120 discípulos congregados para orar, en el aposento
alto.]
Hch.12:5,12 Casa… donde muchos estaban reunidos orando.
F. Celebrar la comunión:
Hch.20:7a Reunidos los discípulos para partir el pan.
G. Hablar de asuntos importantes:
Hch.15:2,4 (Fueron) a los apóstoles y los ancianos, para tratar esta
cuestión.
Hch.20:17,18 Hizo llamar a los ancianos de la iglesia. Cuando vinie-
ron.
Hch.21:17-19 Reunidos todos los ancianos… (Pablo) les contó.
H. Hacer un esfuerzo por confraternizar:
(V. también Hch.21:3,4a; 27:2,3; 28:13,14.)

3. Acerca de las reuniones:


A. Todos pueden contribuir a la reunión:
1Cor.14:26 Cuando os reunís… cada uno tiene salmo… doctrina…
lengua… revelación… interpretación.
B. Mantener el orden y la unidad durante las reuniones:
Hch.4:32 La multitud de los que habían creído eran de un corazón
y un alma.
1Cor.14:33,40 En todas las iglesias de los santos… hágase todo de-
centemente y con orden.
(V. también 1Cor.11:17-34; 14:23-31; Stg.2:2-4.)
C. Cantar juntos durante las reuniones:
Esd.3:11 Y cantaban (juntos), alabando y dando gracias.
Mat.26:30 Y cuando hubieron cantado el himno, salieron.
Heb.2:12 En medio de la asamblea Te cantaré himnos (BJ).
D. Finalizar las reuniones con oración:
Hch.20:36 Cuando hubo dicho estas cosas… oró con todos ellos.
Hch.21:5,6 Salimos… y puestos de rodillas oramos.
E. Reunirse con frecuencia:
Hch.2:46 Perseverando unánimes cada día… en las casas.
FRATERNIZAR 71
4. Ser “de un mismo sentir” y trabajar en armonía:
1Cor.1:10 No haya entre vosotros divisiones… estéis perfectamen-
te unidos.
1Cor.12:25 No haya desavenencia en el cuerpo… todos se preocu-
pen los unos por los otros.
Fil.2:2 Sintiendo lo mismo… unánimes.
(V. también Gál.2:9; 1Pe.3:8.)

5. Fraternizar con el mundo:


A. Evitemos el trato íntimo con la gente mundana:
Efe.5:11 No participéis en las obras infructuosas de las tinieblas.
2Cor.6:14-17 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos.
(V. también Jn.15:19; 1Cor.10:20,21; 1Jn.5:19.)
B. Es inevitable tener ciertos tratos con los incrédulos:
Jn.17:15 No… los quites del mundo, sino que los guardes del
mal.
1Cor.5:9,10 No absolutamente [separados]… pues en tal caso os se-
ría necesario salir.
C. Aprovechar la amistad con los incrédulos para ganarlos:
Mat.9:9-13 ¿Por qué come tu Maestro con los publicanos y pecado-
res?… He venido a llamar… a pecadores al arrepenti-
miento.
1Cor.10:27,31 Si algún incrédulo os invita, y queréis ir… hacedlo todo
para la gloria de Dios.
TESTIFICAR
1. Como cristianos tenemos el deber de testificar:
A. Jesús encargó «la Gran Misión» a todos Sus discípulos:
Mat.4:19 Venid en pos de Mí y os haré pescadores de hombres.
Mar.16:15 Id por todo el mundo y predicad el evangelio.
Hch.1:8 Me seréis testigos… hasta lo último de la tierra.
Mat.28:19,20 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones.
Mar.13:10 Es necesario que el evangelio sea predicado a todas las na-
ciones.
Luc.24:47 Que se predicase en Su nombre el arrepentimiento y el per-
dón de pecados en todas las naciones.
Jn.15:16 Os he puesto para que vayáis y llevéis fruto.
(V. también Mat.24:14)
B. Jesús nos envía como obreros y testigos Suyos:
Isa.6:8 ¿A quién enviaré?… Heme aquí, envíame a mí.
Mat.9:37,38 Los obreros (son) pocos. Rogad al Señor… que envíe obre-
ros a Su mies.
Luc.9:2 (Jesús) los envió a predicar el Reino de Dios.
Jn.20:21 Como me envió el Padre, así también Yo os envío.
Rom.10:14,15 ¿Cómo oirán sin haber quién les predique? ¿Y cómo predi-
carán si no fueren enviados?
2Cor.5:20 Somos embajadores… de Cristo.

2. Razones por las que debemos testificar:


A. Cuando uno cree en algo, quiere comunicarlo:
Sal.107:2 Díganlo los redimidos (salvos) del Señor.
Jn.3:11 Lo que sabemos hablamos, y lo que hemos visto, testifica-
mos.
Hch.4:20 (Decimos) lo que hemos visto y oído.
2Cor.4:13 Creí, por lo cual hablé (v. Sal.116:10a).
B. Para salvar almas de la muerte:
Pro.14:25 El testigo verdadero libra las almas.
Hch.26:18 Para que abras sus ojos… se conviertan… de la potestad
de Satanás a Dios.
Stg.5:20 El que haga volver al pecador… salvará de muerte un alma.
C. Como no lo hagamos, tanto ellos como nosotros sufriremos
las consecuencias:
Eze.3:17-19 (Si) no amonestares… (al) impío… su sangre demandaré
de tu mano (v. también Hch.20:26,27).
Mar.8:38 El Hijo del Hombre se avergonzará de él, cuando (Él) venga.
Luc.12:8,9 El que me negare delante de los hombres, será negado.
1Cor.9:16 ¡Ay de mí si no anunciare el evangelio!
2Cor.4:3 Si nuestro evangelio está encubierto, entre los que se pier-
den está encubierto.
(V. también Jer.8:20; Jon.1:1-17).
72
TESTIFICAR 73
3. No seamos tímidos ni nos avergoncemos de
testificar:
Sal.119:46 Hablaré de Tus testimonios… y no me avergonzaré.
Isa.40:9 Tu voz… levántala, no temas
Isa.62:6b Los que os acordáis del Señor, no os calléis (NBI).
Mat.5:14,16 Vosotros sois la luz del mundo… no se puede esconder…
[que] alumbre… delante de los hombres (v. también
Mar.4:21; Luc.8:16).
Mar.8:38 El que se avergozare de Mí y de Mis Palabras… el Hijo del
Hombre se avergonzará de él.
Hch.18:9b No temas; sino habla, y no calles.
Rom.1:16 No me avergüenzo del evangelio.
Efe.6:18-20 Orando… que con denuedo hable de Él, como debo hablar.
1Tes.2:2 Tuvimos denuedo… para anunciaros el evangelio de Dios.
2Tim.1:8a No te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor.
(V. también Jer.1:6-9.)

4. Consejos para ser un buen testigo:


Pro.18:13 [Haz preguntas:] Al que responde palabra antes de oír…
Stg.1:19 [Escucha:] Todo hombre sea pronto para oír, tardo para ha-
blar.
Pro.20:5 [Haz que hablen de su corazón:] El hombre entendido sabrá
sacarlo (NBI).
Mat.12:34b De la abundancia del corazón habla la boca.
Hch.26:27 [Pregunta en qué creen:] ¿Crees a los profetas?
Hch.17:23-28 [Recalca los puntos en común:] Vuestros propios poetas
han dicho.
1Cor.9:19-22 A todos me he hecho de todo, para que… salve.
Hch.26:1-20 [Dales tu propio testimonio personal: el ejemplo de Pablo.]
Mar.4:2 [Ilustra tus argumentos con historias verídicas:] (Jesús) les
enseñaba por parábolas muchas cosas.
Luc.13:1-5 [Conversa sobre temas de actualidad: Jesús habla sobre Pi-
lato; la caída de la torre en Siloé.]
Hch.2:40 [Explica con paciencia:] Y con otras muchas palabras testifi-
caba.
Sal.126:5,6 [Ten un corazón tierno y sensible:] Sembraron con lágrimas,
con regocijo segarán.
Mat.9:36 Tuvo compasión de ellas (las ovejas perdidas).
1Cor.13:1 [Habla con amor; de lo contrario tus palabras serán vacías,
como metal que resuena o címbalo que retiñe.]
1Sam.16:23 [La música tiene poder espiritual: David tocó el arpa para el
Rey Saúl.]
Luc.14:23 [Obra con entusiasmo y determinación:] Fuérzalos a entrar.
1Re.18:21a [Que tomen una decisión:] ¿Hasta cuándo claudicaréis en-
tre dos pensamientos? (v. Jos.24:15; Heb.3:7,8a;
2Cor.6:2).
74 TESTIFICAR
5. Emplea la Palabra al testificar:
A. La Palabra es poderosa y convincente:
2Cró.17:9 Teniendo consigo el libro de la ley del Señor… recorrieron…
enseñando al pueblo.
Luc.8:5,11 El sembrador (siembra) semilla… la semilla es la Palabra de
Dios.
Jn.4:41,42 Creyeron muchos más por la Palabra de Él… ya no cree-
mos solamente (por lo que dijo la mujer).
Jn.5:39 Escudriñad las Escrituras… dan testimonio de Mí (Jesús).
Jn.20:31 Éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo.
Hch.17:2,3 Pablo… discutió con ellos… por medio de las Escrituras.
Hch.18:28 Con gran vehemencia refutaba… demostrando por las Es-
crituras.
Tito 1:9 La Palabra… sana enseñanza… (convence) a los que con-
tradicen.
B. Es importante memorizar versículos para testificar:
Sal.119:42 Daré por respuesta… que en Tu Palabra he confiado.
Pro.22:17-21 Que vuelvas a llevar palabras de verdad a los que te envia-
ron.
Mal.2:6 La ley de verdad estuvo en su boca… a muchos hizo apar-
tar de la iniquidad.
Mat.12:34b,35a El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas
cosas.
Hch.13:32-35 [Cita la Palabra:] Como está escrito en el Salmo segundo.
2Tim.4:2 Que prediques la Palabra… exhorta con toda… doctrina.
1Pe.3:15 Siempre preparados para dar respuesta… a (todos) (NBI).

6. Nuestra forma de testificar debe ser sencilla:


Jn.12:32 Y Yo (Jesús), si fuere levantado… a todos atraeré a Mí mis-
mo.
1Cor.1:17 Predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras.
1Cor.2:1,2 No fui con excelencia de palabras o de sabiduría.
1Cor.2:4 Mi predicación (no) fue con palabras persuasivas de huma-
na sabiduría.
1Cor.14:9 Si… no diereis palabra bien comprensible, ¿cómo se enten-
derá lo que decís?
2Cor.1:12 Con sencillez y sinceridad, no con sabiduría humana.
2Cor.3:12 Usamos de mucha franqueza.

7. Sobre qué debemos predicar (testificar):


A. Predicar el evangelio; predicar a Jesús:
Isa.58:1 Anuncia a Mi pueblo su rebelión, y… su pecado.
Mat.28:19,20 Enseñándoles… todas las cosas que os he mandado.
Mar.16:15 Predicad el evangelio [buenas nuevas de salvación en Je-
sús].
Luc.9:2 (Jesús) los envió a predicar el Reino de Dios.
Jn.3:16 [Que pueden tener vida eterna con sólo creer en Jesús.]
Hch.4:2b (Enseñaban) la resurrección de entre los muertos.
TESTIFICAR 75
Hch.5:42 No cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo.
Hch.13:32-35 [Jesús cumple las profecías mesiánicas del Antiguo Testa-
mento.]
Hch.13:38 Por medio de Él (Jesús) se os anuncia perdón de pecados.
Hch.20:21 Testificando… arrepentimiento para con Dios… fe en… Je-
sucristo.
Rom.5:8 Dios muestra Su amor para con nosotros, en que siendo
aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
1Cor.1:23 Predicamos a Cristo crucificado.
1Cor.15:3 Os he enseñado… que Cristo murió por nuestros pecados.
1Cor.15:4 Y que fue sepultado, y que resucitó (de los muertos).
2Cor.4:5 No nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo co-
mo Señor.
2Cor.5:20 Os rogamos… reconciliaos con Dios.
1Tim.1:15 Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores.
1Jn.4:14 Testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador.
(V. también Hch.10:42; 24:25a; Efe.3:8.)
B. Cuestiones de las que no se debe hablar:
1Cor.3:2 No vianda (doctrinas radicales)… no erais capaces.
1Tes.2:3-6 Nuestra exhortación no procedió de error… ni fue por enga-
ño… nunca usamos de palabras lisonjeras.
2Tim.2:23 Desecha las cuestiones necias e insensatas.
Tito 3:9 Evita las cuestiones necias… contenciones, y discusiones.
Heb.5:14 El alimento sólido (doctrina radical) es para los que han al-
canzado madurez.

8. A quiénes debemos testificar:


A. Jesús nos ordenó que testificáramos a todo el mundo:
Mar.16:15 Predicad el evangelio a toda criatura (persona).
Mat.28:19 Id, y haced discípulos a todas las naciones.
Luc.8:39 Vuélvete a tu casa, y cuenta cuán grandes cosas.
Mar.5:19 Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales.
Mat.11:5b A los pobres es anunciado el evangelio.
Isa.61:1 Predicar buenas nuevas a las abatidos.
Hch.26:22a Dando testimonio a pequeños y a grandes.
Rom.15:20,21 Me esforcé a predicar… (a) los que nunca han oído.
Hch.22:21 A los gentiles [gente de naciones lejanas].
Hch.28:28 A los gentiles es enviada esta salvación [paganos recepti-
vos].
Hch.17:18-21 [A los filósofos e intelectuales curiosos.]
Eze.2:7 [Da a todos una oportunidad, aun a los rebeldes.]
Eze.3:17,18 (Amonesta) para que el impío sea apercibido de su mal ca-
mino.
B. A quiénes no se debe testificar:
Mat.9:13b No he venido a llamar a justos, sino a pecadores.
Pro.23:9 No hables a oídos del necio, porque menospreciará.
Hch.13:45,46 [No seguir testificando a gente reacia y cerrada.]
Mat.7:6 No deis lo santo a los perros [personas no receptivas], ni
echéis vuestras perlas delante de los cerdos.
76 TESTIFICAR
Hch.18:6 Pero oponiéndose y blasfemando éstos, les dijo… me iré.
Mat.10:14 Si alguno no… oyere vuestras palabras, salid.
Tito 3:10,11 Al… que cause divisiones, después de una y otra amonesta-
ción deséchalo.
Pro.14:7 Vete de delante del hombre necio.

9. Un convincente ejemplo personal:


A. El ejemplo que damos es parte de nuestro testimonio:
Mat.5:16 Así alumbre vuestra luz… para que vean vuestras… obras.
Fil.2:15,16a Que seáis irreprensibles y sencillos… resplandecéis como
luminares en el mundo; asidos de la Palabra de vida.
1Tim.4:12b Sé ejemplo de los creyentes.
2Cor.3:2 Nuestras cartas sois vosotros… conocidas y leídas por to-
dos los hombres.
Tito 2:7,8 Presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras.
1Pe.3:1,2 [Los cónyuges incrédulos ganados por el ejemplo de los cre-
yentes] (v. también 1Tim.5:14b).
Jn.13:35 En esto conocerán todos que sois Mis discípulos, si tuviereis
amor los unos con los otros.
B. Nuestra felicidad atrae a los demás:
Sal.51:12,13 Vuélveme el gozo de Tu salvación… entonces… los peca-
dores se convertirán a Ti.
C. Ganemos a los demás con amor, no con discusiones:
1Tes.2:7,8 Fuimos tiernos… grande es nuestro afecto por vosotros.
2Tim.2:23,24 El siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable.
(V. también 1Cor.13:1,2,8.)
D. Tu testimonio debe ir respaldado por tu ejemplo:
Jn.13:15 Ejemplo os he dado, para que como Yo… vosotros también
hagáis.
Rom.2:21-24 Tú… que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú
que dices que no se ha de… (¿lo haces?)
(V. también 1Cor.11:1; 1Tim.6:1; Tito 2:4,5.)

10. Cuándo debemos testificar:


A. Constantemente:
Ecl.11:6 Por la mañana siembra tu semilla, y a la tarde.
Jn.4:35 Mirad los campos; porque ya están blancos para la siega.
Hch.5:42 Todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban.
2Tim.4:2 A tiempo y fuera de tiempo [aun cuando no «conviene»].
1Pe.3:15 Estad siempre preparados para dar respuesta… a todo el
que os demande (NBI).
(V. también Hch.20:31.)
B. Orar para que Dios «cree» oportunidades de testificar:
Col.4:3 Orando… para que el Señor nos abra puerta para la Pala-
bra, a fin de dar a conocer el misterio de Cristo.
C. Aguardar el momento determinado por Dios para testificar a
ciertas personas:
Mat.10:5-7 Por camino de gentiles no vayáis… sino id antes… [Pero
TESTIFICAR 77
luego dijo:] «Id por todo el mundo». Mar.16:15.
Hch.16:6,7 (A Pablo) le fue prohibido… hablar la Palabra en Asia [pero
dos años después lo hizo con mucho éxito. Hch.19:1,10].

11. Dónde debemos testificar:


En tu propia casa (Hch.28:30,31); por las casas (Hch.5:42); de casa en
casa (Hch.20:20); en escuelas y salas de conferencias (Hch.19:9,10); en la
iglesia (Heb.2:12); en los mercados (Hch.17:17); en vecindarios de diversos
grupos étnicos (Jn.4:1-42); en plazas, calles, caminos y vallados
(Luc.14:21b,23); por toda la ciudad (Luc.8:39b); en autos [carrozas]
(Hch.8:29-35); en barcos (Hch.27:22-25); en la cárcel (Fil.1:12,13); en los tri-
bunales (Mat.10:18-20); en el desierto (Mat.3:1,2); en todas partes (Hch.8:4).

12. El «fruto» que deben producir los cristianos es otros


cristianos, nuevas almas salvadas:
Luc.8:5-15 [«La parábola del sembrador»] (v. también Mat.13:3-8,18-
23; Mar.4:2-8,14-20).
Luc.8:11 La semilla es la Palabra de Dios [que sembramos en los co-
razones].
Mar.4:14 El sembrador (testificador) es el que siembra la Palabra.
Pro.11:30 El que gana almas es sabio.
Jn.12:24 Pero si muere (a sí mismo), lleva mucho fruto.
Jn.15:5 El que permanece en Mí… lleva mucho fruto.
Jn.15:8 En esto es glorificado (Dios), en que llevéis mucho fruto.
Rom.7:4 Que seáis de (Jesús)… llevemos fruto para Dios.

13. El Espíritu Santo y la testificación:


A. El Espíritu Santo nos unge para testificar de Jesús:
Isa.61:1 El Espíritu del Señor sobre mí… me ungió (para) predicar.
Hch.1:8 Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Es-
píritu Santo, y me seréis testigos.
Hch.4:29-31 Todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con de-
nuedo la Palabra de Dios.
1Tes.1:5 Nuestro evangelio llegó… en poder, en el Espíritu Santo.
(V. también Col.1:27-29.)
B. Sólo Dios y Su Espíritu Santo pueden conquistar a la gente:
Jn.6:44 Ninguno puede venir a Mí, si el Padre… no le trajere.
Zac.4:6b No con ejército, ni con fuerza, sino con Mi Espíritu.
Mat.10:20 No sois vosotros… sino el Espíritu… que habla en vosotros.
Jn.15:5 Separados de Mí nada podéis hacer.
1Cor.3:6,7 Yo planté… pero el crecimiento lo ha dado Dios.

14. Testificar es la mayor tarea del mundo:


A. Es una misión por la que merece la pena darlo todo:
Mat.4:19-22 Venid en pos de Mí, y os haré pescadores de hombres…
(dejaron) las redes (v. también Luc.5:9-11).
Mar.8:35 Pierda su vida por causa de Mí y del evangelio.
78 TESTIFICAR
Mar.10:29 [Dejar casa, familia, esposa, tierras, a causa del evangelio.]
Luc.9:59,60 Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y
anuncia.
B. Recompensas celestiales por testificar:
Pro.11:30 El que gana almas es sabio.
Dan.12:3 Los entendidos resplandecerán… y los que enseñan la justi-
cia a la multitud, como las estrellas (v. Mat.13:43).
Luc.12:8 El Hijo del hombre le confesará delante de los ángeles.
1Cor.3:8b Cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor.
1Cor.9:16,17a Si (anunciare el evangelio) de buena voluntad, recompensa
tendré.

15. Cómo reacciona la gente ante el evangelio:


A. Los que son receptivos creen la Palabra:
Jon.3:1-9 [Jonás predicó en Nínive, y la ciudad entera se arrepintió.]
Jn.4:39-42 [Los samaritanos de Sicar recibieron a Jesús y creyeron.]
Hch.8:5,6,8,14 [Felipe predicó en Samaria]… la gente, unánime, escucha-
ba atentamente… Samaria (recibió) la Palabra de Dios.
Hch.16:14 Lidia… el Señor abrió el corazón de ella… (estuvo) atenta.
Hch.16:32-34 Le hablaron la Palabra… se regocijó… de haber creído.
B. Los que no son receptivos rechazan la Palabra:
Luc.8:5,12 El diablo quita… la Palabra, para que no crean.
1Cor.1:18 La Palabra… es locura a los que se pierden.
2Cor.4:4 El dios de este siglo (mundo) cegó el entendimiento de los
incrédulos.
(V. también Jer.36:todo.)
C. Impopularidad y persecución por testificar:
Luc.6:22 Hombres desechen vuestro nombre por malo, por causa de
(Jesús).
Jn.7:7 El mundo… a Mí me aborrece, porque Yo testifico (que es
malo).
Hch.16:20,21 Estos hombres… alborotan nuestra ciudad, y enseñan cos-
tumbres que no nos es lícito recibir.
D. Es un testimonio contra los impenitentes:
Mat.10:18 Ante… reyes seréis llevados… para testimonio a ellos.
Mar.6:11 Sacudid el polvo… para testimonio a (contra) ellos.
Jn.12:48 La Palabra que he hablado, ella le juzgará.

16. Testificar con audacia aunque haya que enfrentar


oposición:
A. Ni amenazas, ni persecución, ni el martirio debieran
impedirnos testificar:
Luc.21:12-15 Os perseguirán… Yo os daré sabiduría.
Hch.4:29,31,33 Mira sus amenazas… hablaban con denuedo la Palabra.
Hch.14:1-3a Se detuvieron allí mucho tiempo, hablando con denuedo…
en el Señor.
Hch.20:24 De ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida.
1Tes.2:2 Habiendo antes padecido… tuvimos denuedo… para anun-
TESTIFICAR 79
ciaros.
Ap.6:9 Los que habían sido muertos por causa de la Palabra de
Dios y por el testimonio.
Ap.12:11 Le han vencido por medio de… la Palabra… menosprecia-
ron sus vidas.
Ap.20:4 Los decapitados por causa del testimonio de Jesús.
B. Testificar aun cuando las leyes del hombre lo prohíban:
Amós 7:12-15 [El sacerdote malvado dijo:] No profetices más en Bet-el…
El Señor… me dijo (a Amós): ve y profetiza.
Mat.10:16 Sed… prudentes como serpientes, y sencillos como palo-
mas.
Luc.10:3 Os envío como corderos en medio de lobos (sed prudentes).
Hch.4:17-20 No podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído.
Hch.5:27-29 Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.
Hch.5:40-42 Les intimaron que no hablasen… No cesaban.

17. Otros versículos sobre testificación:


A. Del Antiguo Testamento:
Deut.32:3 (el nombre del Señor proclamaré); 1Cró.16:8 (dad a conocer en
los pueblos Sus obras); Sal.9:11 (publicad entre los pueblos Sus obras);
Sal.18:49 (yo te confesaré entre las naciones); Sal.26:7 (exclamar… contar
todas Tus maravillas); Sal.66:16 (contaré lo que ha hecho a mi alma);
Sal.71:15 (mi boca publicará Tu… salvación todo el día); Sal.89:1 (haré noto-
ria Tu fidelidad con mi boca); Sal.96:3 (proclamad… en todos los pueblos
Sus maravillas); Sal.96:10 (decid entre las naciones: el Señor reina);
Sal.105:2b (hablad de todas Sus maravillas) Sal.119:13 (con mis labios he
contado todos los juicios de Tu boca); Sal.145:4-7 (anunciará… la hermosu-
ra de la gloria de Tu magnificencia); Sal.145:11,12 (hacer saber a los hijos
de los hombres Sus poderosos hechos); Isa.43:10a (vosotros sois Mis testi-
gos, dice el Señor); Isa.52:7 (cuán hermosos son sobre los montes los pies
del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz).
B. Del Nuevo Testamento:
Mar.16:20 (saliendo, predicaron en todas partes); Luc.8:1 (predicando y
anunciando el evangelio del Reino); Jn.4:39 (muchos… creyeron en Él por
la palabra de la mujer); Jn.21:17 (¿me amas?… apacienta Mis ovejas);
Hch.5:20 (id… anunciad al pueblo todas las palabras de esta vida); Hch.5:32
(y nosotros somos testigos Suyos de estas cosas); Hch.10:42 (nos mandó
que predicásemos al pueblo, y testificásemos); Hch.13:49 (la Palabra del Se-
ñor se difundía por toda aquella provincia); Hch.18:25 (siendo de espíritu fer-
voroso, hablaba y enseñaba diligentemente); Hch.22:15 (serás testigo Suyo
a todos los hombres); Rom.10:15b (cuán hermosos son los pies de los que
anuncian… buenas nuevas); 2Tim.2:2 (lo que has oído… encarga a hom-
bres fieles… para enseñar… a otros); 2Tim.4:2 (que prediques la Palabra,
que instes a tiempo y fuera de tiempo).
DAR
1. La Biblia ordena a los creyentes que den:
Deut.15:7,8 No endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano… abrirás tu
mano liberalmente.
Pro.3:27 No te niegues a hacer el bien a quien es debido.
Pro.3:28 No digas… mañana te daré, cuando tienes contigo qué dar-
le.
Mat.5:42 Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado.
Luc.3:11 El que tiene dos túnicas, dé al que no tiene.
Rom.12:13 Compartiendo para las necesidades de los santos… hospi-
talidad.

2. Dios nos bendice cuando damos:


Mat.6:4 Tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.
A. Bendiciones espirituales:
Pro.11:25 El alma generosa… el que saciare, él también será saciado.
Pro.13:7b Quienes pretenden ser pobres [dan], y tienen muchas rique-
zas.
Pro.14:21 El que tiene misericordia de los pobres, es bienaventurado.
Mar.10:21 Dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el Cielo.
Hch.20:35 Más bienaventurado es dar que recibir.
B. Bendiciones materiales:
Deut.15:10 Por ello te bendecirá el Señor en todos tus hechos.
Pro.11:24a Hay quienes reparten, y les es añadido más.
Isa.58:10,11 Si dieres tu pan al hambriento… el Señor… en las sequías
saciará tu alma.
Luc.6:38a Dad, y se os dará; medida buena.
Luc.6:38b Con la misma medida con que medís, os volverán a medir.

3. Dar para la obra de Dios:


A. Lo que damos, se lo damos a Jesús:
Mat.25:40 En cuanto lo hicisteis a uno de estos Mis hermanos más pe-
queños, a Mí lo hicisteis.
B. Contribuir con la obra de Dios es una inversión:
Pro.19:17 (El que) al Señor presta… (Él) se lo volverá a pagar.
Luc.10:30-37 Todo lo que gastes… Yo te lo pagaré cuando regrese.
Fil.4:17 No es que busque dádivas, sino que busco fruto (almas sal-
vadas) que abunde en vuestra cuenta.
C. Dios nos compensa cuando damos abnegadamente:
Pro.22:9 Será bendito, porque dio… al indigente.
Pro.28:27a El que da al pobre no tendrá pobreza.
80
DAR 81
Ecl.11:1 Echa tu pan sobre las aguas… lo hallarás.
2Cor.9:6b El que siembra generosamente, generosamente también
segará.

4. Dar y compartir, un deber cristiano:


2Cor.8:4,5,7 Como en todo abundáis, en fe… en amor… abundad tam-
bién en esta gracia (dar).
Heb.13:16 De hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis.
A. La obligación de sostener a trabajadores y misioneros
plenamente dedicados:
Rom.15:27 Son deudores a ellos… deben ministrarles de los materiales.
1Cor.9:6-11 Nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual… segare-
mos de vosotros lo material.
Gál.6:6 El que es enseñado… haga partícipe de toda cosa buena al
que lo instruye.
1Tim.5:17,18 Los que trabajan en predicar… digno es el obrero de su sa-
lario.
(V. también 3Jn.7,8.)
B. Ejemplos de aportar ayudas para otros cristianos
necesitados:
Rom.15:26 Tuvieron a bien hacer una ofrenda para los pobres… santos.
Gál.6:10 Hagamos bien… a los de la familia de la fe.
Fil.4:15,16 [Pablo dijo:] En razón de dar y recibir… enviasteis una y otra
vez para mis necesidades (v. también 1Cor.16:1;
2Cor.9:12).
C. Cada cual dé conforme a su capacidad:
Deut.16:17 Cada uno con la ofrenda de su mano, conforme a la bendi-
ción que el Señor… (le) hubiere dado.
Hch.11:29 Los discípulos, cada uno conforme a lo que tenía, determina-
ron enviar socorro a los hermanos.
1Cor.16:2 Cada uno de vosotros ponga aparte [para dar] algo, según
haya prosperado.
2Cor.8:12 Será acepta según lo que uno tiene.
D. Los cristianos pudientes tienen particular obligación de
colaborar:
Luc.8:3 Juana, la mujer de Chuza intendente de Herodes… y otras
muchas que le servían (a Jesús) de sus bienes.
2Cor.8:14,15 Para que… la abundancia vuestra supla la escasez de
ellos… como está escrito: el que recogió mucho.
1Tim.6:17-19 A los ricos… que sean… dadivosos, generosos.
(V. ejemplos en 2Tim.1:16-18; Flm.7.)
E. Donar a la iglesia y ésta redistribuye lo recibido:
Hch.2:44,45 Repartían a todos según la necesidad de cada uno.
82 DAR
Hch.4:34,35 Se repartía a cada uno según su necesidad.
Hch.6:1 [La iglesia primitiva hacía «distribución diaria» a las viudas.]
1Tim.5:4,16 [Deber de la iglesia: «mantener a las viudas».]
F. Aun a los creyentes pobres se los anima a aportar:
1Rey.17:9-16 [La pobre viuda de Sarepta dio abnegadamente, y en plena
hambruna Dios la bendijo con una provisión inagotable.]
Mar.12:43,44 Esta viuda pobre echó más que todos… porque todos han
echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza
echó todo.
2Cor.8:1-4 En… su profunda pobreza… han dado… pidiéndonos con
muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de
participar.

5. Dar con buenos móviles:


A. Dar alegremente:
2Cor.9:7 No con tristeza… porque Dios ama al dador alegre.
Deut.15:10a Le darás, y no serás de mezquino corazón.
Éxo.25:2 Tomen para Mí ofrenda; de todo varón que la diere de su vo-
luntad, de corazón, tomaréis Mi ofrenda.
Éxo.35:21 Y vino todo (aquel) a quien su corazón estimuló, y… su espí-
ritu le dio voluntad, con ofrenda al Señor para la obra.
1Cró.29:9 Se alegró el pueblo… porque de todo corazón ofrecieron al
Señor voluntariamente.
Heb.10:34 El despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo.
B. Dar generosamente:
Pro.21:26b El justo da, y no detiene su mano.
C. Dar hasta que duela; no sólo lo que nos sobra:
2Sam.24:24 No ofreceré al Señor lo que no me cueste nada [dar aunque
«cueste»].
Luc.21:4 Todos aquéllos echaron… lo que les sobra; mas ésta, de su
pobreza echó todo el sustento que tenía.
D. Dar por motivos puros:
1Cor.13:3 Si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los po-
bres… y no tengo amor, de nada me sirve.
Mat.5:24 Deja allí tu ofrenda delante del altar… reconcíliate primero.
Mat.6:1 Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hom-
bres… de otra manera no tendréis recompensa de vues-
tro Padre.
Mat.6:2 Los hipócritas (dan limosna)… para ser alabados por los
hombres… ya tienen su recompensa.
Mat.6:3 Cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace.
Luc.6:34,35 Prestad, no esperando de ello nada, y será vuestro galar-
dón grande.
DAR 83
6. Lo que sucede cuando retenemos y no damos:
A. Los demás tienen que esforzarse más:
Fil.2:30 Estuvo próximo a la muerte… para suplir lo que faltaba en
vuestro servicio.
B. Dios se encargará de empobrecernos:
Pro.11:24b Hay quienes retienen… pero vienen a pobreza.
Pro.13:7a Hay quienes pretenden ser ricos, y no tienen nada.
Pro.28:27 El que aparta sus ojos tendrá muchas maldiciones.
C. Demuestra falta de amor cristiano:
Stg.2:15,16 Si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen ne-
cesidad del mantenimiento de cada día, y… no les dais…
¿de qué aprovecha?
1Jn.3:17,18 El que tiene… y ve a su hermano tener necesidad, y [no
da], ¿cómo mora el amor de Dios en él?
D. Cuando damos con mezquindad o con falta honradez:
2Cor.9:6a El que siembra escasamente, también segará escasamente.
Mal.1:7-10 Ofrecéis… pan inmundo… no tengo complacencia en voso-
tros… ni de vuestra mano aceptaré ofrenda.
Mal.1:13,14 Trajisteis lo hurtado, o cojo, o enfermo… ¿aceptaré Yo eso?
(V. también Mal.1:8; Hch.5:1,2,9,10.)
E. Cuidado con la avaricia y la codicia:
Luc.12:15 Guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no
consiste…
1Tim.6:10 Raíz de todos los males es el amor al dinero.
Pro.28:16b El que aborrece la avaricia prolongará sus días.
Ecl.5:10 El que ama el dinero, no se saciará de dinero.
Stg.5:1-5 Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su moho testifica-
rá contra vosotros.
(V. también. Ecl.5:13,15; Hch.5:1-10.)

7. El diezmo:
A. Dar el 10% de nuestros ingresos a la obra de Dios:
Lev.27:30 El diezmo de la tierra… del Señor es; es cosa dedicada.
Núm.18:21 He aquí yo he dado (a los levitas) todos los diezmos… por
su ministerio (trabajo), por cuanto ellos sirven.
Núm.18:24 A los levitas [las personas que trabajan para Dios a plena
dedicación] he dado… los diezmos… que ofrecerán al
Señor.
Deut.14:22 Indefectiblemente diezmarás todo el producto [ingreso].
(V. también Deut.12:19; Neh.10:37-39.)
B. Dios nos bendice por diezmar:
Deut.14:28,29 Sacarás todo el diezmo… para que el Señor… te bendiga
84 DAR
en toda obra que tus manos hicieren.
Pro.3:9,10 Honra al Señor con… todos tus frutos; y serán llenos tus
graneros de abundancia.
Mal.3:10 Traed todos los diezmos… y os abriré las ventanas de los
Cielos, y derramaré sobre vosotros bendición.
Mal.3:8-11 [Dios otorga protección y nos libra de maldiciones.]
C. Apartar el diezmo con frecuencia y regularidad:
1Cor.16:2 Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga
aparte algo, según haya prosperado.
D. Donativos voluntarios por encima del diezmo. Se anima a
los creyentes a que aporten para fines especiales:
Éxo.35:5 Tomad… ofrenda para el Señor; todo generoso de corazón
la traerá (v. versos 21,22).
2Re.12:4,5,9-12 [Se fomentan las ofrendas voluntarias para la obra de Dios.]

8. Otros aspectos:
A. Los donativos pueden acarrearnos el favor o el perdón de
las personas:
Pro.19:6 Cada uno es amigo del hombre que da.
Pro.21:14 La dádiva en secreto calma el furor, y… la fuerte ira.
(Advertencia: v. Pro.17:23.)
B. Ocasiones en que no se deben aceptar donativos:
Éxo.23:8 No recibirás presente [con «engaño»]; porque el presente
ciega a los que ven, y pervierte… (a) los justos.
Núm.22:18 Aunque Balac me diese su casa llena de… oro, no puedo
traspasar la Palabra del Señor.
1Re.13:7-10 [El profeta joven rehúsa los regalos del rey desobediente.]
2Re.5:15,16 [Eliseo rechaza el dinero de Naamán, pero Giezi lo codicia,
vers.20-27.] ¿Es tiempo de tomar plata?
(Referente a sobornos, v. Deut.16:19; Pro.29:4; Ecl.7:7.)
CÓMO SABER LA VOLUNTAD DE
DIOS
1. Condición previa: rendir nuestra voluntad al Señor:
A. Desear hacer Su voluntad, no la nuestra.
Luc.22:42 No se haga Mi voluntad, sino la Tuya.
Jn.5:30b No busco Mi voluntad, sino la voluntad del Padre.
Jn.6:38 He descendido… no para hacer Mi voluntad, sino la volun-
tad de (Dios).
B. Buscar al Señor y confiar en Él:
Sal.37:5 Encomienda al Señor tu camino, y confía en Él.
Pro.3:6 Reconócelo en todos tus caminos y Él enderezará.
Sal.143:10 [Ora:] Enséñame a hacer Tu voluntad… (guíame).
Col.1:9 (Oramos)… que seáis llenos del conocimiento de Su volun-
tad.
C. Desear sinceramente hacer la voluntad de Dios:
Sal.40:8 El hacer Tu voluntad, Dios mío, me ha agradado.
Mat.6:10b Hágase Tu voluntad, como en el Cielo, así también en la tie-
rra.
Jn.4:34 Mi comida es que haga la voluntad del que me envió (Dios).
Efe.6:6 De corazón haciendo la voluntad de Dios.
D. A medida que obedecemos a Dios, Él nos va revelando Su
voluntad:
Ose.6:3a Y conoceremos, y proseguiremos en conocer al Señor.
Mar.4:24,25 Aun se os añadirá a vosotros los que oís.
Jn.7:17 El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá.
Rom.12:1,2 (Presentad) vuestros cuerpos en sacrificio vivo… para que
comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios… perfec-
ta.

2. El Espíritu Santo nos guía para saber la voluntad de


Dios:
Jn.16:13,14 El Espíritu… os guiará a toda la verdad… os hará saber.
1Cor.2:11 Nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.
Stg.1:5 Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios
(v. también Fil.3:15b).
1Jn.2:27 La unción misma os enseña todas las cosas.

3. El primer lugar en que se debe buscar la voluntad de


Dios es en Su Palabra:
A. La Biblia es la voluntad de Dios revelada por escrito:
Sal.119:105 Lámpara es a mis pies Tu Palabra, y lumbrera a mi camino.
85
86 CÓMO SABER LA VOLUNTAD DE DIOS
Rom.2:18 Conoces Su voluntad… instruido por la ley.
2Tim.3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios… para enseñar.
(V. también Deut.29:29; Sal.119:128; Jn.5:39; Hch.17:11;
1Tim.3:14a,15a.)
B. Advertencia acerca de no obedecer la Palabra:
Pro.28:9 El que aparta su oído para no oír la ley.
Isa.8:20 Si no dijeren conforme a esto (la Palabra)… no les ha ama-
necido (no hay luz en ellos).
C. Cuidado con interpretar la Palabra a nuestro gusto:
2Pe.1:20 Ninguna… Escritura es de interpretación privada.
2Pe.3:16 Los indoctos (incultos) tuercen las Escrituras, para su propia
perdición.
Isa.28:10 Porque mandamiento tras mandamiento (debe ser equilibra-
do)… línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá.
(V. también Luc.10:25,26.)
D. Leer y estudiar la Palabra cuidadosamente:
Neh.8:8 Leían… de la ley de Dios claramente, y ponían el sentido,
de modo que entendiesen.
Mat.9:13 Id… y aprended lo que [la Escritura] significa.
2Tim.2:15 Procura… (usar) bien la Palabra de verdad.
E. Cuando un versículo nos habla de forma directa y específica:
Sal.103:20b Ejecutáis Su Palabra, obedeciendo a la voz de Su precepto.
Sal.119:130 La exposición de Tus Palabras… hace entender.
Sal.119:133a Ordena mis pasos con Tu Palabra.
Pro.6:22,23 (Las Palabras) te guiarán cuando andes… hablarán contigo
cuando despiertes.
Luc.24:32 ¿No ardía nuestro corazón en nosotros… cuando (Jesús)
nos abría las Escrituras?
Hch.2:37a Al oír esto, se compungieron de corazón.
F. Ora y pídele al Señor que te ayude a entender:
Sal.119:18 Abre mis ojos, y miraré las maravillas de Tu ley.
Sal.119:34,35 Dame entendimiento, y guardaré Tu ley.
Pro.2:3-11 Si… a la prudencia (entendimiento) dieres tu voz… (si) la
buscares… entonces hallarás el conocimiento.
Luc.24:45 Entonces (Jesús) les abrió el entendimiento, para que com-
prendiesen las Escrituras.
G. Pide a cristianos maduros que te expliquen los pasajes
difíciles:
Hch.8:30-35 ¿Entiendes lo que lees? ¿Cómo podré, si alguno no me en-
señare?
CÓMO SABER LA VOLUNTAD DE DIOS 87
4. Dios a veces nos revela Su voluntad por medio de
sueños:
A. Sueños reveladores que Dios da a Su pueblo:
Núm.12:6 (El Señor) les dijo… en sueños hablaré con él.
Job 33:15-17 Por sueño… (Dios) les señala Su consejo.
Jer.23:28 El profeta que tuviere un sueño, cuente el sueño.
Joel 2:28b Vuestros ancianos soñarán sueños (v. Hch.2:17b).
B. Ejemplos del Antiguo Testamento:
Dios dio a Abraham un mensaje profético mediante un sueño (Gén.15:12-
16); aviso de Dios que Abimelec, rey filisteo recibió en sueños (Gén.20:2-7);
Dios prometió a Jacob que estaría con él (Gén.28:10-16); en sueños se ad-
virtió a Jacob que se marchara (Gén.31:10-13); Labán es advertido que no
haga daño a Jacob (Gén.31:22-24); los dos sueños proféticos de José
(Gén.37:5-9); sueños proféticos del panadero y del copero del faraón
(Gén.40:1-13,16-22); sueño del faraón sobre el hambre venidera
(Gén.41:17-32); se instruyó a Israel que fuera a Egipto (Gén.46:1-4); al ente-
rarse del sueño del pan de cebada, Gedeón se animó a hacer la voluntad
de Dios (Jue.7:9-15); el sueño de Salomón (1Re.3:5-15); el sueño de Elifaz
(Job 4:12-21); el sueño de Nabucodonosor acerca de los grandes reinos
que habrían de surgir (Dan.2:1,28,29,31-45); sueño del rey, y la interpreta-
ción revelada a Daniel (Dan.2:16-19); Daniel prevee en un sueño los gran-
des imperios que se levantarían (Dan.7:1-28).
C. Ejemplos del Nuevo Testamento:
En cuatro sueños José recibe instrucciones y advertencia (Mat.1:20,21;
2:13,19,20,22); los reyes magos son avisados por revelación en sueños
(Mat.2:12); el sueño de la esposa de Pilato les advierte con respecto a Je-
sús (Mat.27:19).
D. Cautela al interpretar la voluntad de Dios por medio de sueños:
Ecl.5:3a [A menudo] de la muchedumbre de las ocupaciones nacen
los sueños (NC).
Ecl.5:7 Donde abundan los sueños, también abundan las vanida-
des.
Jer.23:25-27a «Soñé»… engaño de su corazón.
Jer.23:32 Yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos.
Jer.29:8b No hagáis caso de vuestros soñadores que sueñan por
cuenta propia (BJ).

5. Dios a veces nos revela Su voluntad por medio de


visiones:
A. Se tiene una visión cuando Dios proyecta una imagen en el
pensamiento:
Núm.12:6 (Yo el Señor) le apareceré en visión.
Núm.24:4 Vio la visión… pero abiertos los ojos.
Eze.1:1 Los cielos se abrieron, y vi visiones de Dios.
88 CÓMO SABER LA VOLUNTAD DE DIOS
Ose.12:10 Yo (Dios) multipliqué la visión [para instruir al pueblo] (NC).
Joel 2:28 Derramaré Mi Espíritu… jóvenes verán visiones.
Hch.10:9b-11 A Pedro… le sobrevino un éxtasis; y vio el Cielo abierto.
B. Episodios del Antiguo Testamento:
Abraham recibió profecía mediante una visión (Gén.15:1-5); visión de Mi-
caías sobre la derrota de Israel (1Re.22:17,35,36) y del concilio alrededor
del trono del Señor (1Re.22:19-23); visiones de Ezequiel (Eze.1:1-4; 8:1,2;
10:1); visiones de Daniel acerca de futuros eventos (Dan.8:1,2; 10:4-7); visio-
nes de Zacarías (Zac.1:7,8).
C. Episodios del Nuevo Testamento:
El arcángel Gabriel profetiza a Zacarías (Luc.1:11-13,22); Pablo ve a Je-
sús en visión (Hch.9:1-7; 26:13-19); el Señor da instrucciones a Ananías en
una visión (Hch.9:10,11); Pablo ve a Ananías en visión (Hch.9:12); un ángel
da instrucciones a Cornelio (Hch.10:1-6); el Señor guía a Pedro mediante la
visión de los animales inmundos (Hch.10:9b-16); Pablo ve en visión al hom-
bre de Macedonia (Hch.16:9); Dios anima a Pablo mediante una visión
(Hch.18:9,10).
D. Cuidado con las falsas visiones:
Jer.14:14 Profetizan… visión mentirosa… engaño de su corazón.
Jer.23:16 Hablan visión de su propio corazón, no de la boca del Señor.
Lam.2:14 Tus profetas vieron… vanidad y locura.

6. El Señor a veces nos manifiesta Su voluntad por


medio de profecías y revelaciones:
A. Profecía: cuando el Señor habla por intermedio de nosotros, o
cuando nos habla al corazón:
1Re.19:12 [Dios habló a Elías con] un silbo apacible y delicado.
Jer.1:9 He aquí he puesto Mis Palabras en tu boca.
Eze.3:10,11 Toma en tu corazón todas Mis Palabras que Yo te hablaré, y
oye con tus oídos.
Eze.3:27 Abriré tu boca, y les dirás.
Luc.2:26a (A Simeón) le había sido revelado por el Espíritu Santo.
Hch.2:17a En los postreros días… vuestros hijos y vuestras hijas profe-
tizarán.
Hch.10:19,20 Mientras Pedro pensaba… le dijo el Espíritu.
Hch.13:1,2 Había… profetas… dijo el Espíritu Santo.
1Cor.12:28 A unos (profetas) puso Dios en la iglesia.
(V. también Hch.8:26; 1Cor.14:31; Efe.3:3,5.)
B. Advertencias sobre las falsas profecías:
Deut.13:1-3 [No prestes atención a los profetas que quieren descarriarte.]
Deut.18:22 Si… no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere… con pre-
sunción la habló el tal profeta.
Jer.23:21 Yo no les hablé, mas ellos profetizaban.
Jer.23:26 Profetizan el engaño de su corazón.
CÓMO SABER LA VOLUNTAD DE DIOS 89
Eze.13:6,7 Decís: Dijo el Señor, no habiendo Yo hablado.
Gál.1:8 Si aun nosotros, o un ángel… anunciare otro evangelio…
sea anatema (maldito).
(V. también Mat.24:4,5,11,23-26.)

7. Pedir consejo:
A. Consultar con personas que conocen bien al Señor y Su
Palabra:
Éxo.18:25,26 Varones de virtud… juzgaban al pueblo.
Deut.17:8-11 Cuando alguna cosa te fuere difícil… en negocios de litigio
(objeto de contienda)… vendrás al juez.
Pro.11:14 En la multitud de consejeros hay seguridad.
Pro.15:22 Los pensamientos… en la multitud de consejeros se afir-
man.
Pro.20:18 Los pensamientos con el consejo se ordenan; y con direc-
ción sabia.
2Cor.13:1b Por boca de dos o tres testigos se decidirá todo asunto.
(V. también Hch.11:22,23; 15:22,32.)
B. LLegar a un acuerdo razonable:
Hch.15:25 Nos ha parecido bien, habiendo llegado a un acuerdo.
Hch.15:28 Ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros.
C. Consecuencias de no solicitar el consejo inspirado por Dios, o
no hacer caso de él:
Pro.15:22a Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo.
2Cró.10:1-15 Roboam… dejando el consejo que le dieron los ancianos
[sabios], tomó consejo con los jóvenes.
Hch.27:9-15, [Los navegantes rechazaron el consejo de Pablo, basaron
21,41 su decisión en su raciocinio (vers.12,13) y naufragaron.]
D. Cambiar de planes si Dios guía en otra dirección:
2Sam.7:1-13 [Natán acepta el plan de David para construir el templo, pe-
ro cambia de parecer cuando Dios le indica otra cosa.]

8. Dios con frecuencia nos revela Su voluntad por


medio de circunstancias evidentes:
A. Dios suele crear circunstancias especiales para indicarnos Su
voluntad:
2Sam.5:22-25 [Dios dio a David una indicación exacta de cuándo debía le-
vantarse y atacar a los filisteos.]
Mar.14:12-16 Id a la ciudad, y os saldrá al encuentro un hombre que lleva
un cántaro… seguidle (v. también Luc.22:7-13).
B. A veces las circunstancias evidentes son indicaciones del
Señor:
1Cor.16:9 Se me ha abierto puerta grande y eficaz.
2Cor.2:12 Cuando llegué a Troas… se me abrió puerta en el Señor.
90 CÓMO SABER LA VOLUNTAD DE DIOS
Ap.3:8 He puesto delante de ti una puerta abierta… porque has
guardado Mi Palabra.
Luc.10:8,9 En cualquier ciudad donde entréis, y os reciban, comed.
(V. también Mat.10:11.)
C. Casos en que las circunstancias fueron evidentes:
Hch.8:30-35 [Eunuco etíope pide explicación de Isa.53.]
Hch.13:7 Sergio Paulo [gobernador de Chipre]… llamando a Bernabé
y a Saulo, deseaba oír la Palabra de Dios.
Hch.13:14-16 Si tenéis alguna palabra de exhortación… hablad.
Hch.17:18-22 ¿Podremos saber qué es esta nueva enseñanza?
Jn.2:1-11 Hicieron unas bodas… y fueron invitados Jesús y Sus discí-
pulos. [El milagro que obró allí hizo que muchos creyeran.]
D. Calibrar las circunstancias y condiciones, y obrar en
consecuencia:
1Re.17:1-9 [Habiéndose secado el arroyo de Querit, Elías supo que era
hora de marcharse, y Dios le dijo adónde.]
Mat.12:14,15a Los fariseos tuvieron consejo contra Jesús para destruirle.
Sabiendo esto Jesús, se apartó de allí.
Luc.10:10 En cualquier ciudad donde… no os reciban, (salid) (v. tam-
bién Mat.10:14).
Jn.7:1 No quería andar en Judea, porque los judíos procuraban
matarle.
Jn.11:53,54 Ya no andaba abiertamente entre los judíos, sino que se ale-
jó.
Hch.8:1,4 [Cuando nos resistimos a obedecer por otros medios, Dios
nos obliga a base de persecuciones y adversidades. V.
Hch.1:8.]
Hch.14:5,6 Se lanzaron a afrentarlos… habiéndolo sabido, huyeron.
Hch.20:3,6 [Estando a punto de embarcarse en Grecia, Pablo se enteró
de que le habían puesto asechanzas, y se fue por otro ca-
mino.]
Hch.27:9,10 Siendo ya peligrosa la navegación… Pablo les amonestaba.
Hch.27:12-15 [Advertencia para no juzgar las condiciones equivocada-
mente.]
E. Las circunstancias no siempre son indicadores de la voluntad
de Dios. A veces hay que obrar por fe:
Éxo.14:9-16 [El Mar Rojo parecía infranqueable.]
2Re.7:1,2,18 [Incluso] si el Señor hiciese ventanas en el cielo [para pro-
veer comida], ¿sería esto así? Aconteció.
Ecl.11:4 El que mira a las nubes, no segará.
Jer.1:6,7 [El joven Jeremías sabía que los ancianos tal vez no le escu-
charían, pero de todas maneras le fue ordenado profeti-
zar.]
Mat.14:15-21 El lugar es desierto, y la hora ya pasada; despide a la multi-
CÓMO SABER LA VOLUNTAD DE DIOS 91
tud. [Pero Jesús dio de comer milagrosamente a la gente.]
Mat.15:32-38 ¿De dónde tenemos nosotros tantos panes [para alimentar-
los]?
F. Ten fe y no «mires las olas» ni las circunstancias:
Mat.14:30,31 Al ver (Pedro) el fuerte viento, tuvo miedo… Jesús le dijo:
¿Por qué dudaste?
Mar.2:2-5 Como no podían acercarse más a Él a causa de la multitud,
(rompieron) el techo… y bajaron el lecho.
Luc.5:5 Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada
hemos pescado; mas en Tu Palabra echaré la red.
Luc.8:49,50 Tu hija ha muerto; no molestes más al Maestro. Jesús le res-
pondió: No temas; cree solamente.
Jn.11:39,40 Hiede ya… Jesús le dijo: Si crees, verás la gloria de Dios.
2Cor.5:7 Porque por fe andamos, no por vista.
Heb.11:23-27 Por la fe Moisés [obedeció a Dios]… no temiendo (al) rey.

9. Saber por fe, el «testimonio del Espíritu»:


A. A veces Dios nos guía dándonos un fuerte deseo; o nos
sentimos «impulsados» a tomar determinado rumbo:
Sal.37:4 Deléitate asimismo en el Señor, y Él te concederá los de-
seos de tu corazón (NBI).
Pro.16:1 Del Señor son las disposiciones del corazón (NBI).
Pro.21:1 Está el corazón del rey en la mano del Señor; a todo lo que
quiere lo inclina.
Jue.14:1-4 [Sansón deseaba una mujer filistea] esto venía del Señor.
B. Cuidado con insistir demasiado en lo que uno quiere:
Sal.106:14,15 Él les dio lo que pidieron; mas envió flaqueza a sus almas.
Núm.22:12-22, [Balaam, ávido de recibir ganancias, se fue con los mensaje-
32 ros del impío rey Balac.]
2Re.5:15,16,20 [Eliseo rechazó los regalos de Naamán, pero Giezi los tomó
-27 codiciosamente y se le prendió la lepra.]
Hch.21:4,10- [Pablo, resuelto a ir a Jerusalén a pesar de la advertencia
14,27,33 del Espíritu Santo, fue encarcelado.]
Stg.4:3 Pedís mal, para gastar en vuestros deleites.

10. Determinar la voluntad de Dios por medio de señales


confirmadoras:
A. Establecer una condición como clara señal confirmadora:
Jue.6:36-40 [Gedeón y la «señal» del vellón seco y mojado.]
Gén.24:14 [El siervo de Abraham pone un requerimiento específico pa-
ra saber quién habría de ser la esposa de Isaac.]
1Sam.14:8-10 Si nos dijeren así… esto nos será por señal.
92 CÓMO SABER LA VOLUNTAD DE DIOS
B. Los vellones pueden ser inexactos cuando las opciones
resultan demasiado limitativas:
Hch.1:23-26 [Los apóstoles echaron suertes entre Matías y José, pero
Dios eligió a Pablo. V. Gál.1:1.]
C. Pedir una «señal» es frecuentemente falta de fe:
Jn.4:48 Si no viereis señales y prodigios, no creeréis.
D. A veces no recibimos «señales confirmadoras»:
Mat.12:39a La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal
no le será dada.
Luc.23:8,9 Herodes… esperaba verle hacer alguna señal (a Jesús)…
pero… nada.

11. A veces la voluntad de Dios y Sus planes son


condicionales:
A. Lo que haga Dios muchas veces depende de la manera en que
actúe y reaccione el hombre:
1Re.21:17-29 [Dios retrasó Su castigo porque Acab se arrepintió.]
2Cró.7:13,14 [Cuando la gente se arrepiente, Dios aparta Sus castigos.]
2Cró.34:24-28 [Dios posterga Su castigo al arrepentirse Josías.]
Jer.26:2,3,13 (Si se vuelven) de su mal camino… me arrepentiré Yo del
mal que pienso hacerles.
Mat.10:13 Si la casa fuere digna, vuestra paz vendrá sobre ella.
Heb.4:6 Que algunos entren en él, y aquellos a quienes primero se
les anunció la buena nueva no entraron por causa de de-
sobediencia.
(V. también Heb.3:10-12,18,19.)
B. Ocasiones en que Dios cambió de parecer:
Éxo.32:9-14 Moisés oró (al) Señor… entonces el Señor se arrepintió del
mal que dijo que había de hacer.
(V. también Gén.19:17-21; 2Re.20:1-6; Amós 7:1-6; Jon.3:4-
10.)

12. Dios a menudo ofrece a los cristianos diversas


opciones:
A. Nos permite elegir dentro de los confines de Su voluntad
global:
1Sam.10:7 Haz lo que te viniere a la mano, porque Dios está contigo.
2Sam.24:11- [A David se le permite escoger su castigo.]
15
1Re.3:5,9,10 [Dios dio a Salomón la prerrogativa de pedir lo que quisiera.]
1Cor.7:36 Haga lo que quiera, no peca.
1Cor.10:27 Si (alguien)… os invita, y queréis ir…
CÓMO SABER LA VOLUNTAD DE DIOS 93
B. Nuestros planes deben sujetarse a la voluntad de Dios:
Stg.4:13-15 Deberíais decir: si el Señor quiere… haremos.
Hch.18:21b Volveré a vosotros, si Dios quiere.
Rom.1:10 Rogando que… tenga… por la voluntad de Dios, un próspe-
ro viaje para ir a vosotros.
(V. también 1Cor.4:19a; 1Cor.16:7; Heb.6:3.)
C. Antes de obrar comprueba que estás bien encaminado:
Rom.14:22b Todo lo que no proviene de fe, es pecado (v. también
vers.23).
D. Con amor, considera el efecto que tienen tus acciones sobre
los demás:
Rom.14:15 Si… tu hermano es contristado (entristecido), ya no andas
conforme al amor.
1Cor.8:9 Mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero.
1Cor.8:13 Si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no come-
ré carne.

13. Ocasiones en que Dios no nos revela Su voluntad:


A. Dios oculta Su voluntad de los insumisos y desobedientes:
1Sam.28:6,15, [Cuando el rebelde Saúl oró y consultó al Señor, Él no le res-
16 pondió.]
1Re.22:5-7, [Dios envió un espíritu mentiroso para engañar al impío rey
19-23 Acab, de quien ocultó Sus verdaderos planes.]
Jer.4:10 En gran manera has engañado a este pueblo… diciendo:
Paz tendréis; pues la espada ha venido.
Miq.3:4,6,7 No os responderá… no hay respuesta de Dios.
Luc.10:21 Escondiste estas cosas de los sabios [mundanos].
2Tes.2:10b-12 Por cuanto no recibieron el amor de la verdad… Dios les en-
vía un poder engañoso (también Isa.66:4).
B. De qué formas sería erróneo tratar de averiguar la voluntad de
Dios:
[Evítense la adivinación, sesiones de espiritismo y todos los mediums que
practican el ocultismo: v. Lev.20:6; Deut.18:10,11,14; 2Re.21:6;
1Cró.10:13,14; Isa.8:19; Eze.21:21; Dan.2:27,28a.]

14. Cuando necesitamos urgentemente indicaciones


específicas:
Sal.73:24 Me has guiado según Tu consejo (v. Sal.16:7).
Pro.4:11 Te he encaminado, y por veredas derechas te he hecho an-
dar.
A. Dios ha prometido indicarnos exactamente adónde ir:
Sal.32:8 Te haré entender, te enseñaré el camino en que debes an-
dar; sobre ti fijaré Mis ojos.
Sal.37:23 Por el Señor son ordenados los pasos del hombre.
94 CÓMO SABER LA VOLUNTAD DE DIOS
Isa.30:21 Tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el
camino, andad por él.
B. Debemos apoyarnos en la guía divina:
Jer.10:23 El hombre no es señor de su camino, ni del hombre que ca-
mina es el ordenar sus pasos.
Sal.25:4,5 Muéstrame, oh Señor, Tus caminos; enséñame Tus sendas.
Sal.31:3b Por Tu nombre me guiarás y me encaminarás.
Pro.4:26 Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rec-
tos.
C. El Señor envía Sus ángeles para que nos orienten:
Éxo.23:20 Yo envío Mi ángel delante de ti para que te guarde en el ca-
mino, y te introduzca en el lugar que Yo he preparado.
Éxo.32:34 Ve… he aquí Mi ángel irá delante de ti.
(V. también Gén.24:7.)
D. Debes orar y pedirle al Señor que te guíe:
Sal.25:4 Muéstrame, oh Señor, Tus caminos; enséñame Tus sendas.
Sal.143:8b Hazme saber el camino por donde ande, porque a Ti he ele-
vado mi alma.
Pro.3:5,6 Reconócelo en todos Tus caminos, y Él enderezará…
E. Que Dios te guíe, aunque no sepas a dónde te diriges:
Heb.11:8 Abraham, siendo llamado, obedeció… y salió sin saber a
dónde iba (v. Gén.12:1).

15. Puedes contar con la guía de Dios aun cuando…


A. Estás desanimado y sin saber qué hacer:
Sal.23:4 Aunque ande en valle de sombra de muerte… Tú estarás
conmigo.
Sal.142:3 Mi espíritu se angustiaba… Tú conociste mi senda.
B. Te sientes perdido:
Isa.42:16 Guiaré a los ciegos por camino que no sabían, les haré an-
dar por sendas que no habían conocido.
C. Necesitas orientación urgente en momentos de peligro:
2Re.6:8-12 [Eliseo advierte al rey de Israel acerca de los planes del ene-
migo.]
Sal.27:11 Enséñame… Tu camino, y guíame por senda de rectitud a
causa de mis enemigos.
Sal.78:43-52 [Aunque Egipto sufrió plagas, Dios] hizo salir a Su pueblo co-
mo ovejas, y los llevó.
D. Necesitas un lugar para hospedarte o comer:
Sal.107:6,7 Clamaron al Señor… y los dirigió por camino derecho… a
ciudad habitable.
Mar.14:12-16 Id a la ciudad, y os saldrá al encuentro un hombre que lleva
un cántaro de agua; seguidle (v. Luc.22:9-13).
CÓMO SABER LA VOLUNTAD DE DIOS 95
E. Te encuentras en tierras lejanas y extrañas:
Sal.139:9,10 Si… habitare en el extremo del mar, aun allí me guiará Tu
mano.

16. La voluntad de Dios es suprema:


A. Dios es omnipotente y hace lo que le place:
Sal.75:6,7 Dios es el juez; a éste humilla, y a aquél enaltece.
Dan.4:17 El Altísimo gobierna el reino de los hombres.
Dan.4:35 Él hace según Su voluntad en el ejército del Cielo.
Hch.5:38,39 Si este consejo… es de Dios, no lo podréis destruir.
Rom.9:15-18 No depende del que quiere… sino de Dios que tiene miseri-
cordia.
Efe.1:11b (Dios) hace todas las cosas según el designio de Su volun-
tad.
B. Hasta las cosas que parecen «malas» no suceden sino por la
voluntad de Dios:
Job 2:3-6 [Para probar y purificar a Job] el Señor dijo a Satanás: él es-
tá en tu mano.
Hch.2:23 (Jesús) entregado por el… anticipado conocimiento de Dios.
1Pe.4:19 Los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden
sus almas a (Él).
(V. también Hch.4:28.)

17. Recompensas por hacer la voluntad de Dios:


Mat.7:21 Entrará en el Reino… el que hace la voluntad de Mi Padre.
Mat.12:50 Todo aquel que hace la voluntad de (Dios)… es Mi hermano.
Jn.9:31 Si alguno… hace Su voluntad (la de Dios), a ése oye.
Jn.15:14 Vosotros sois Mis amigos, si hacéis lo que Yo os mando.
Heb.10:36 Habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.
1Jn.2:17b El que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.
1Jn.5:14 Si pedimos alguna cosa conforme a Su voluntad, Él nos oye.

18. La voluntad de Dios en relación a ciertos temas:


A. La voluntad de Dios respecto a la salvación:
(V. Mat.18:14; Jn.1:13; 6:39,40; Efe.1:5; 1Tim.2:4; Stg.1:18a; 2Pe.3:9b.)
B. Versículos sobre diferentes aspectos de la voluntad de Dios en
la vida de los cristianos:
(V. 1Cor.12:11; Gál.1:4; Efe.5:17; 1Tes.4:3; Heb.2:4; 10:10; 1Pe.2:15;
3:17; 4:2,19.)
C. La voluntad de Dios es el sendero de la vida:
(V. Sal.16:11; 23:3; 25:10; Pro.2:8,13,20; 4:11,18; 12:28; Miq.4:2.)
OBEDIENCIA A DIOS
1. Obedecer al Señor:
A. Nuestro deber es obedecer a Dios:
Ecl.12:13 Guarda Sus mandamientos; porque esto es el todo del hom-
bre.
Deut.13:4 En pos del Señor andaréis… guardaréis Sus mandamientos
y escucharéis Su voz, a Él serviréis.
Deut.27:9b,10 Has venido a ser pueblo de Dios… cumplirás Sus manda-
mientos.
Jer.11:7 Solemnemente protesté… diciendo: Oíd Mi voz.
Jn.2:5 Haced todo lo que (Jesús) os dijere.
(V. también Luc.17:10.)
B. Obedecer de todo corazón:
Rom.6:17 Habéis obedecido de corazón a aquella… doctrina.
Deut.26:16 El Señor te manda que cumplas estos estatutos… cuida,
pues, de ponerlos por obra con todo tu corazón y con to-
da tu alma.
Sal.119:34 Cumpliré (Tu ley) de todo corazón.
(V. también Sal.119:69b.)
C. Obedecer en todas las cosas:
Deut.5:32 Mirad… que hagáis como el Señor… os ha mandado; no os
apartéis a diestra ni a siniestra.
2Re.22:2 Hizo lo recto ante los ojos del Señor… sin apartarse a dere-
cha ni a izquierda.
(V. también 2Cor.2:9.)

2. Cuando uno ama y conoce al Señor, le obedece:


Jn.14:15,21 Si me amáis, guardad Mis mandamientos (v. también
vers.23).
1Jn.2:3 Sabemos que nosotros Le conocemos, si guardamos Sus
mandamientos.
1Jn.3:24 El que guarda Sus mandamientos, permanece en Dios.
1Jn.2:4 El que dice: yo le conozco, y no guarda Sus mandamien-
tos… es mentiroso.
2Jn.6a Este es el amor, que andemos según Sus mandamientos.

3. Las bendiciones de obedecer al Señor:


Deut.11:26,27 Yo pongo hoy delante de vosotros la bendición… si oyereis
los mandamientos del Señor vuestro Dios.
Jos.1:8 Meditarás en (la Palabra), para que guardes y hagas confor-
me a todo lo que… está escrito; porque entonces harás
prosperar tu camino.
96
OBEDIENCIA A DIOS 97
A. Almas ganadas:
Rom.5:19 Por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos jus-
tos.
1Tim.4:16b Ten cuidado de (atiende a) la doctrina… haciendo así te sal-
varás a ti mismo y a los que te escuchan.
B. Bendiciones espirituales:
Éxo.19:5 Si diereis oído a Mi voz… seréis Mi especial tesoro sobre to-
dos los pueblos.
Jer.7:23 Escuchad Mi voz, y seré a vosotros por Dios, y vosotros me
seréis por pueblo.
Jn.13:17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hicie-
reis.
Jn.15:10 Si guardareis Mis mandamientos, permaneceréis en Mi
amor.
Jn.15:14 Vosotros sois Mis amigos, si hacéis lo que Yo os mando.
Hch.5:32 El Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obede-
cen.
1Pe.1:22 Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la
verdad.
(V. también Stg.1:25.)
C. Bendiciones materiales:
Deut.28:2 Vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán,
si oyeres la voz del Señor.
Deut.32:46,47 Aplicad vuestro corazón a todas las Palabras… y por medio
de esta ley haréis prolongar vuestros días sobre la tierra.
Job 36:11 Si oyeren, y le sirvieren, acabarán sus días en bienestar, y
sus años en dicha.
Isa.1:19 Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra.
Jer.38:20 Oye… la voz del Señor… y te irá bien y vivirás.
Heb.11:8 Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que
había de recibir como herencia.
(V. también Deut.28:1-14; Jer.35:18,19.)
D. Protección:
Éxo.23:22 Si oyeres e hicieres todo lo que Yo te dijere, seré enemigo
de tus enemigos.
Lev.25:18 Ejecutad Mis estatutos… y habitaréis en la tierra seguros.

4. Sumisión a pastores y dirigentes que siguen al


Señor:
A. Exhortaciones para subordinarse a pastores y a hermanos
espirituales:
Heb.13:17 Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos… velan
por vuestras almas.
Heb.13:7 Acordaos de vuestros pastores… e imitad su fe.
1Cor.11:1 Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.
98 OBEDIENCIA A DIOS
Fil.3:17 Sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen se-
gún el ejemplo que tenéis en nosotros.
(V. también 1Cor.16:16; 2Cor.2:9.)
B. Obedecer de todo corazón, «como para el Señor y no para los
hombres»:
Efe.6:5 Obedeced… con sencillez de vuestro corazón, como a Cris-
to.
Efe.6:6 No sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hom-
bres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la
voluntad de Dios.
Col.3:22 No… como los que quieren agradar a los hombres, sino con
corazón sincero, temiendo a Dios.
Col.3:23,24 Todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Se-
ñor y no para los hombres… porque a Cristo servís.
Flm.21 Te he escrito… sabiendo que harás aun más de lo que te di-
go.

5. El ejemplo de obediencia de Jesús:


Luc.22:42 Pero no se haga Mi voluntad, sino la Tuya (v. también
Mat.26:39,42).
Jn.5:30 No busco Mi voluntad, sino la voluntad… del Padre.
Jn.14:31 Como el Padre me mandó, así hago.
Fil.2:7,8 (Jesús) tomando forma de siervo… haciéndose obediente
hasta la muerte.
Heb.5:8 Aunque era Hijo… aprendió la obediencia.

6. Rendirse a Dios:
A. Permite que el Señor dirija tu vida:
Job.1:21 El Señor dio, y… quitó; sea el Señor bendito.
Isa.64:8 Señor… nosotros barro, y Tú el que nos formaste.
Mat.6:10 Venga Tu Reino. Hágase Tu voluntad.
Jn.3:30 Es necesario que Él crezca, pero que yo mengüe.
Rom.12:1 Que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo… a Dios.
Stg.4:7 Someteos, pues, a Dios.
(V. también Mat.26:39; Luc.1:38; Rom.6:13,16.)
B. Somete tus planes a Dios:
Heb.6:3 Esto haremos, si Dios… lo permite.
Stg.4:15 Deberíais decir: Si el Señor quiere… haremos esto.
C. Obedecer a Dios aunque duela:
Gén.22:2,12 Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas… y ofréce-
lo en holocausto (v. también Heb.11:17-19).
Jer.42:6 Sea bueno, sea malo [difícil de hacer], a la voz del Señor
nuestro Dios… obedeceremos.
Mat.26:38-54 [Jesús luchó angustiosamente en oración, sabiendo el sacri-
ficio que tendría que hacer, pero después se plegó a la
OBEDIENCIA A DIOS 99
voluntad de Dios. V. también Luc.22:44; Jn.18:11.]
D. Sométete a Dios y ruega que te guíe:
Sal.27:11 Enséñame, oh Señor, Tu camino, y guíame por senda de
rectitud.
Sal.139:23,24 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón… conoce mis
pensamientos… y guíame en el camino eterno.
Sal.143:10 Enséñame a hacer Tu voluntad, porque Tú eres mi Dios;
(guíame).
E. Doblegarnos a Dios nos libra de Sus juicios:
2Cró.30:8 Someteos al Señor… y el ardor de Su ira se apartará de vo-
sotros.
Mat.21:44 El que cayere sobre esta piedra será quebrantado; y sobre
quien ella cayere, le desmenuzará.

7. Obedecer a Dios antes que a hombres impíos:


Hch.4:13-20 Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros (fari-
seos) antes que a Dios.
Hch.5:29 Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.
(V. también 1Sam.22:17; 1Re.18:3,13; Esd.4:21; 5:1-5;
Dan.3:1-25; 6:1-13; Heb.11:23.)

8. Desobedecer a Dios; cómo lo ve el Señor:


1Sam.15:23 Como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e
idolatría la obstinación.
Mat.7:26,27 Cualquiera que me oye estas palabras y no las hace… (es)
un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena.
Stg.1:23,24 Si alguno es oidor de la Palabra pero no hacedor de ella, és-
te es semejante al hombre que considera en un espejo
su rostro… y luego olvida cómo era.

9. Diversas esferas de desobediencia:


A. No basta con «acceder», a secas:
Eze.33:30-33 Estarán delante de ti como pueblo Mío, y oirán tus palabras,
y no las pondrán por obra.
Mat.21:28-31b Respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue.
Mat.23:2,3 No hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen.
Luc.6:46 ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que Yo di-
go?
Tito 1:16 Profesan (dicen) conocer a Dios, pero con los hechos lo nie-
gan, siendo… rebeldes.
(V. también Jer.42:1-22; 43:1-4.)
B. Las «buenas obras» no nos exoneran de obedecer:
1Sam.15:22 ¿Se complace el Señor tanto en los holocaustos… como en
que se obedezca?… el obedecer es mejor que los sacrifi-
100 OBEDIENCIA A DIOS
cios.
Jer.7:22,23 No hablé… acerca de holocaustos (sacrificios)… Mas esto
les mandé: Escuchad Mi voz.
Mat.7:22,23 ¿(No hicimos) en Tu nombre muchos milagros?… apartaos
de Mí (Jesús), hacedores de maldad.
Luc.11:42 Vosotros… que diezmáis… y pasáis por alto la justicia y el
amor… Esto os era necesario hacer, sin dejar aquello.
C. Obedecer a medias:
2Cró.25:2 Hizo él lo recto ante los ojos del Señor, aunque no de perfec-
to corazón.
Jer.3:10 (Ella) no se volvió a Mí de todo corazón, sino fingidamente.
Hch.5:1-11 [Ananías y Safira fingen haber entregado todo, pero se que-
dan con parte del dinero de la venta de su tierra.]

10. Razones por las que desobedecemos:


A. Ser presa del engaño:
Gén.3:13 [Eva dijo:] La serpiente me engañó, y comí (v. también
2Cor.11:3).
1Re.13:1-26 [El profeta joven fue burlado por el profeta viejo y desobede-
ció las instrucciones iniciales del Señor.]
Gál.3:1 ¿Quién os fascinó para no obedecer a la verdad?
Gál.5:7 ¿Quién os estorbó para no obedecer a la verdad?
B. Tener una «idea mejor»:
1Sam.15:2-15 Así ha dicho el Señor: «Destruye todo lo que tiene». Saúl…
perdonó lo mejor… para (sacrificarlo) al Señor.
Pro.3:5,6 No te apoyes en tu propia prudencia.
Hch.21:4,10-14 [Pablo fue advertido por el Espíritu para que no fuera a Jeru-
salén, pero en su corazón ya estaba decidido.]
C. Falta de amor por los demás:
Jon.1:1-3; 4:2 [Jonás desobedece y huye de Dios, sabiendo que Él sería
clemente con sus enemigos, la gente de Nínive.]
1Jn.3:16,17 El que tiene bienes de este mundo [y no ayuda a un herma-
no necesitado]… ¿cómo mora el amor de Dios en él?
D. Temor del hombre:
1Sam.15:24 He quebrantado el mandamiento del Señor… porque temí
al pueblo y consentí a la voz de ellos.
Pro.29:25 El temor del hombre pondrá lazo.
Jer.38:17-20 [Sedequías desobedeció a Dios por temor a sus oponentes.]
Jn.12:42,43 Muchos creyeron en Él; pero a causa de los fariseos no lo
confesaban.
E. Falta de fe en la Palabra:
Gén.3:1-6 [Eva creyó las mentiras del diablo y dudó de la Palabra de
Dios.]
Gén.19:14 [Los nueros de Lot se tomaron a broma la advertencia de
que huyeran de Sodoma.]
OBEDIENCIA A DIOS 101
Núm.20:7-12 [Moisés golpeó la piedra dos veces, en vez de hablarle.]
1Sam.13:8-14 [Saúl dudó de que Samuel iría y pecó al ofrecer él mismo el
sacrificio impacientemente.]
1Pe.2:7,8 Tropiezan en la Palabra, siendo desobedientes.
2Tes.2:12 No creyeron a la verdad, sino que se complacieron en (el
pecado).
F. Distraerse con cosas de menor importancia:
1Re.20:39,40 «Guarda a este hombre». Y mientras tu siervo estaba ocu-
pado en una y otra cosa, el hombre desapareció.
Luc.14:15-24 [El Señor invitó hombres a Su cena, pero todos se excusa-
ron diciendo que tenían otras cosas que hacer.]
G. Ánimo de lucro:
1Re.20:29-34, [El monarca encarcelado prometió al rey Acab ciudades y
42 plazas para que lo dejara en libertad y no lo matara.]
2Re.5:14-16,20 [Eliseo no aceptó ninguna recompensa, pero su siervo Giezi
-27 desobedeció y la aceptó, y fue castigado.]
H. Orgullo:
2Cró.26:14-20 [El rey Uzías se enalteció y quebrantó la ley.]
3Jn.9,10 [Un pastor enorgullecido se niega a obedecer al apóstol
Juan.]
I. Cuando la desobediencia se vuelve un hábito:
Jer.22:21 Este fue tu camino desde tu juventud, que nunca oíste Mi
voz.
Jer.3:25 Desde nuestra juventud y hasta este día, no hemos escu-
chado la voz del Señor (v. también Ecl.8:11).

11. Qué hacer con los que desobedecen:


A. Recurrir a la Palabra para enseñarles y advertirles:
Eze.2:3-7 Les hablarás Mis Palabras… porque son muy rebeldes.
Eze.3:17,18 Oirás la Palabra… y los amonestarás de Mi parte.
B. Ganarlos a base de nuestro ejemplo, no sólo con palabras:
1Cor.9:19 Me he hecho siervo de todos para (ganarlos).
2Tim.2:24-26 El siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable…
sufrido… que corrija… para conocer la verdad.
1Pe.3:1-4 Los que no creen a la Palabra, sean ganados sin Palabra
por la [manera de vivir.]
(V. también Stg.5:19,20.)
C. Procurar que cambien:
Luc.1:17 Hacer volver… los rebeldes a la prudencia de los justos.
D. Observarlos:
Pro.29:15 Muchacho dejado a sí mismo, avergüenza a su madre (BJ).
E. No juntarse con ellos:
Efe.5:11 No participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino
más bien reprendedlas.
2Tes.3:6 Que os apartéis de todo hermano que ande desordenada-
102 OBEDIENCIA A DIOS
mente, y no según la enseñanza.
2Tes.3:14 Si alguno no obedece… esta carta… no os juntéis con él.
1Tim.6:3-5 Si alguno… no se conforma… apártate de los tales.
F. Si la falta no es grave, no darlos por imposibles:
2Tes.3:14,15 Si alguno no obedece a lo que decimos por medio de esta
carta… no lo tengáis por enemigo, sino amonestadle co-
mo a hermano.

12. Los castigos de Dios por desobedecer:


Deut.11:26,28 Yo pongo hoy delante de vosotros… la maldición, si no oye-
reis los mandamientos del Señor (v. también Jer.11:3).
Jos.5:6 Anduvieron por el desierto 40 años, hasta que todos los
hombres… fueron consumidos, por cuanto no obedecie-
ron.
Jue.2:2,3 No habéis atendido… no echaré (a los enemigos).
1Sam.12:15 Si no oyereis… el Señor estará contra vosotros.
1Sam.15:23b Por cuanto tú desechaste la Palabra del Señor, Él también
te ha desechado para que no seas rey.
1Re.13:todo [El joven profeta desobedeció a Dios al prestar atención al
anciano profeta, y un león lo mató.]
Sal.68:6 Los rebeldes habitan en tierra seca.
Isa.1:20 Si no quisiereis y fuereis rebeldes, seréis consumidos a es-
pada.
Jer.3:25 Confusión… nos cubre; porque… no hemos escuchado.
Jer.18:10 (Si no oyere)… me arrepentiré del bien que había determi-
nado hacerle.
Dan.9:11 No (obedeció) Tu voz; por lo cual ha caído… la maldición.
Dan.9:14 El Señor veló sobre el mal (estuvo atento a él) y lo trajo so-
bre nosotros… porque no obedecimos a Su voz.
Mat.7:26,27 Cualquiera que me oye estas Palabras y no las hace… in-
sensato… casa sobre la arena… grande su ruina.
Luc.12:47 (El) que conociendo la voluntad de su Señor, no… hizo con-
forme a Su voluntad, recibirá muchos azotes.
(V. también Gén.3:6,16-19; Deut.28:15-67; Jer.9:13-16;
12:17; 32:23; Efe.5:6.)

13. Obedecer es edificar sobre cimientos sólidos:


Mat.7:24,25 Cualquiera… que me oye estas palabras, y las hace… hom-
bre prudente, que edificó su casa sobre la roca.
1Cor.3:11-14 [Jesús es el fundamento; construido con el oro de la obe-
diencia, no con la madera, el heno y la hojarasca de la de-
sobediencia.]
1Cor.15:58 Estad firmes y constantes… en la obra del Señor.
FUERZA Y VIGOR
1. El poder de Dios y no nuestras propias fuerzas:
A. Dios es infinitamente más poderoso que el hombre débil:
Sal.8:3,4 Cuando veo Tus cielos… la luna y las estrellas que Tú
formaste… ¿Qué es el hombre?
Isa.40:15,17,22 Como nada son todas las naciones delante de Él… como la
gota de agua que cae del cubo… menos que nada.
Dan.4:35 Todos los habitantes de la tierra son considerados como
nada, no hay quien detenga Su mano.
1Cor.1:25 [Hasta] lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.
(V. también 2Cró.20:6; Sal.89:6.)
B. Franca perspectiva del hombre y su fortaleza:
Job 14:1,2 El hombre… corto de días… sale como una flor y es cortado
(v. también Job 7:1).
Isa.40:6-8 Toda carne es hierba… la hierba se seca (v. también
Sal.90:5b,6; 103:15,16; Stg.1:10,11; 1Pe.1:24,25).
Job 8:9 Nada sabemos, siendo nuestros días sobre la tierra como
sombra.
Sal.39:5,6 Todo hombre (en su apogeo) es completa vanidad.
Sal.144:3,4 ¿Qué es el hombre? El hombre es semejante a la vanidad;
sus días son como la sombra que pasa (v. también
1Cró.29:15; Sal.62:9; 90:10; Ecl.6:12).
Sal.78:39 Se acordó de que eran carne, soplo que va y no vuelve
(v. también Isa.2:22; Stg.4:14,15).
Sal.103:14 Él conoce nuestra condición; se acuerda de que somos
polvo (v. también Gén.18:27; Isa.29:5,6).
Job 25:6 El hombre es un gusano.
Isa.40:22 Los moradores de la tierra son como langostas.
(v. también Job 4:18-20; Rom.7:18.)
C. Dios puede hacer cualquier cosa:
Jer.32:27 Yo soy el Señor, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea
difícil para Mí? (V. también Gén.18:14.)
Job 42:2 Yo conozco que todo lo puedes.
Sal.62:11 De Dios es el poder.
Mat.19:26 Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es
posible.
Mat.28:18 Toda potestad me es dada en el Cielo y en la tierra.
D. Dios ejerce autoridad total sobre el hombre:
Job 12:10 En Su mano está el alma de todo viviente, y el hálito de todo
el género humano (v. también Dan.5:23).
Job 12:13-25 Con Él está el poder… Él multiplica las naciones, y Él las
destruye (v. Sal.75:6,7; 107:33-40).
Isa.43:13 No hay quien de Mi mano libre.
103
104 FUERZA Y VIGOR
Sal.115:3 Dios… todo lo que quiso ha hecho.
Isa.64:8 Nosotros [somos] barro, y Tú el que nos formaste; obra de
Tus manos somos todos nosotros (v. también Isa.45:9).
(V. también 1Cró.29:12; 2Cró.20:6; Job 9:4; Sal.104:29,30;
Isa.40:23,25.)

2. Confía en el Señor, no en tus propias fuerzas:


A. Que Dios te imparta Su fuerza:
Efe.6:10 Fortaleceos en el Señor, y en el poder de Su fuerza.
2Cró.20:12 En nosotros no hay fuerza contra tan grande multitud… no
sabemos qué hacer, y a Ti volvemos nuestros ojos.
Sal.20:7,8 Estos confían en carros, y aquéllos en caballos; mas
nosotros del nombre del Señor nuestro Dios tendremos
memoria.
Sal.84:5 Bienaventurado el hombre que tiene en Ti sus fuerzas.
Sal.105:4 Buscad al Señor y Su poder; buscad siempre Su rostro.
Isa.26:4 Confiad en el Señor… en el Señor está la fortaleza de los
siglos.
2Cor.3:4,5 No que seamos competentes por nosotros mismos… sino
que nuestra competencia proviene de Dios.
Fil.3:3 Servimos a Dios… no teniendo confianza en la carne.
(V. también Éxo.15:2; 2Sam.22:33; Sal.27:1; 68:28,35;
118:8; 147:10,11.)
B. Él puede hacer lo que tú no puedes:
Zac.4:6 No con ejército, ni con (tu) fuerza, sino con Mi Espíritu.
1Sam.2:9b Nadie será fuerte por su propia fuerza.
Sal.60:11 Danos socorro contra el enemigo; vana es la ayuda de los
hombres.
Sal.127:1 Si el Señor no edificare la casa, en vano trabajan los que la
edifican.
Jn.15:5 Separados de Mí nada podéis hacer.
(V. también Job 9:19a; Sal.33:16,17.)
C. Haz lo que puedas, pero el éxito depende de Dios:
Pro.21:31 El caballo se alista para el día de la batalla; mas el Señor es
el que da la victoria.
Neh.4:14 No temáis delante de ellos; [sino] acordaos del Señor,
grande y temible, y pelead por vuestros hermanos.

3. Nuestra debilidad nos hace depender de Dios:


A. El poder de Dios se manifiesta en nuestra debilidad:
2Cor.4:7 Tenemos este tesoro en vasos de barro, para que… el
poder sea de Dios, y no de nosotros.
Isa.40:29 Él da vigor al cansado, y multiplica las fuerzas al que no
tiene ningunas (NBI).
FUERZA Y VIGOR 105
Sal.8:2 De la boca de los niños… fundaste la fortaleza.
Sal.37:39 El Señor… es su fortaleza en el tiempo de la angustia.
Sal.73:26 Mi carne y mi corazón desfallecen; mas [mi] roca (fortaleza)
es Dios.
Isa.25:4 (Eres) fortaleza al… menesteroso en su aflicción.
Isa.41:10 Yo te esfuerzo (fortalezco); siempre te ayudaré.
2Cor.1:8,9 Fuimos abrumados sobremanera más allá de nuestras
fuerzas… pero no confiamos en nosotros mismos, sino
en Dios.
2Cor.12:9,10 «Mi poder se perfecciona en (tu) debilidad»… cuando soy
débil, entonces soy fuerte.
2Cor.13:4 Somos débiles en Él, pero viviremos… por el poder de Dios.
Heb.11:34 [Los santos de la Biblia:] Sacaron fuerzas de debilidad.
(V. Sal.94:17,18.)
B. Cuando estés completamente desvalido, Él te fortalecerá:
Sal.72:12 Él librará al menesteroso que clamare, y al afligido que no
tuviere quien le socorra.
Luc.22:43,45 [Los discípulos de Jesús se durmieron, pero] un ángel (vino)
del Cielo para fortalecerle.
2Tim.4:16,17 Ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me
desampararon… el Señor estuvo a mi lado, y me dio
fuerzas.
(V. también Sal.27:10.)
C. Te dará fuerzas cada día para que sigas adelante:
Deut.33:25b Como tus días serán tus fuerzas.
Mat.6:34 No os afanéis por el día de mañana… basta a cada día su
propio mal.
D. Cuando tienes poca fuerza, el Señor te ayudará:
Sal.37:24 Cuando el hombre cayere… el Señor sostiene su mano.
Isa.35:4 Decid a los de corazón apocado: «Esforzaos».
Dan.11:34 En su caída serán ayudados de pequeño socorro.
Apoc.3:8 Aunque tienes poca fuerza, has guardado Mi Palabra.

4. Dios te puede dar fuerzas y valerse de ti:


A. Qué hacer para recibir el poder de Dios:
Jos.1:5-9 Solamente esfuérzate y sé muy valiente… haz conforme a
(la Palabra)… entonces todo te saldrá bien.
2Cró.16:9 El Señor (muestra) Su poder a favor de los que tienen
corazón perfecto para con Él.
Neh.8:10b El gozo del Señor es vuestra fuerza.
Sal.138:3 El día que clamé… me fortaleciste con vigor.
Isa.27:5 Que se acojan a Mi fortaleza (NBI).
Isa.30:15 En quietud y en confianza (fe) será vuestra fortaleza.
Isa.40:31 Los que esperan al Señor tendrán nuevas fuerzas.
Dan.11:32 El pueblo que conoce a Dios será fuerte, hará hazañas(NBI).
106 FUERZA Y VIGOR
Miq.3:8 Yo estoy lleno de poder del Espíritu del Señor… y de fuerza.
Hechos 1:8 Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el
Espíritu Santo.
Efe.3:16 Fortalecidos con poder en el hombre interior por Su Espíritu.
1Jn.2:14a Sois fuertes [porque] la Palabra de Dios permanece en
vosotros.
B. Él te fortalece con Su poder:
Sal.18:29-34 Dios es el que me ciñe de poder.
Sal.68:28 Tu Dios ha ordenado tu fuerza.
Sal.68:35 Dios… da fuerza y vigor a Su pueblo.
Sal.80:17 Sea Tu mano sobre el varón… que para Ti afirmaste
(fortaleciste).
Sal.84:5,7 Bienaventurado el hombre que tiene en Ti sus fuerzas…
irán de poder en poder.
Fil.4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
Col.1:11 Fortalecidos con todo poder, (por) la potencia de Su gloria.
Mat.10:1,8 Les dio (a Sus discípulos) autoridad (poder) sobre los
espíritus inmundos.
(V. también Jue.14:6,19; 15:14,15; Sal.8:2; Luc.10:19.)
C. Alaba a Dios, que te ha fortalecido:
Sal.28:7,8 El Señor es mi fortaleza… fui ayudado… con mi cántico le
alabaré.
D. Dale a Dios la gloria por valerse de ti:
Fil.2:13 Porque Dios es el que en vosotros produce (obra).
1Pe.4:11 Ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo
sea Dios glorificado.
Isa.10:13,15 [El soberbio] dijo: «Con [mi] poder… lo he hecho». ¿Se
gloriará el hacha contra el que con ella corta?
Jer.9:23,24 No se alabe… en su valentía… el valiente,… mas alábese
en… conocerme.
Hechos Un ángel del Señor hirió (a Herodes), por cuanto no dio la
12:21-23 gloria a Dios.
E. A veces el Señor quiere hacerlo todo por Sí mismo:
Éxo.14:13,14 Estad firmes, y ved la salvación del Señor… el Señor
peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos.
Jue.7:todo [Gedeón y sus 300 hombres dejan que Dios pelee la batalla
a Su manera.]
2Cró.20:15 No temáis… no es vuestra la guerra, sino de Dios.
2Cró.20:17 No habrá para qué peleéis vosotros en este caso; paraos,
estad quietos, y ved la salvación del Señor.
Neh.4:20 Nuestro Dios peleará por nosotros.
Sal.18:17 Me libró de mi poderoso enemigo… pues eran más fuertes
que yo.
Isa.30:7 Su fortaleza sería estarse quietos.
FUERZA Y VIGOR 107
5. No confíes en ti mismo:
A. Advertencias sobre confiar en nuestras propias fuerzas:
Sal.52:5-7a Dios destruirá… al hombre que no puso a Dios por su
fortaleza.
Sal.118:8,9 Mejor es confiar en el Señor que… en el hombre.
Sal.146:3 No confiéis en los príncipes, ni en… hombre, porque no hay
en él salvación.
Jer.9:23,24 No se alabe… en su valentía… el valiente… mas alábese
en… conocerme, que Yo soy el Señor.
Jer.17:5 Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por
su brazo (se apoya en su fuerza), y su corazón se aparta
del Señor.
Jn.15:4,5 Separados de Mí nada podéis hacer.
(V. también Isa.31:3.)
B. Consecuencias de apoyarnos en nuestras propias fuerzas y
planes:
2Cró.26:16 Cuando ya era fuerte, su corazón se enalteció para su
ruina; porque se rebeló contra el Señor.
Ose.10:13 Segasteis iniquidad… porque confiaste en tu camino y en la
multitud de tus valientes.
1Cor.10:12 El que piensa estar firme, mire que no caiga.
(V. también 1Sam.15:1-28; 28:4-25 y 31:1-8 sobre Saúl.)
C. Dios dejará que falles a propósito:
Lev.26:18-20 Si… no me oyereis… quebrantaré vuestro orgullo… vuestra
fuerza se consumirá en vano.
Núm.14:41-45 No subáis, porque el Señor no está en medio de vosotros…
Sin embargo, se obstinaron en subir [a la batalla, y fueron
derrotados].
2Cró.16:7 Por cuanto te has apoyado en el rey de Siria, y no en el
Señor… el ejército ha escapado de tus manos.
(V. también 2Cró.25:7,8.)
D. La falta de fuerzas frecuentemente se debe al pecado:
Sal.31:10 Se agotan mis fuerzas a causa de mi iniquidad.
Lev.26:27,36, Infundiré en (vuestros) corazones tal cobardía… (que) no
37 podréis resistir delante de vuestros enemigos.
Jos.7:12 No podrán hacer frente a sus enemigos… por cuanto han
venido a ser anatema (maldecidos).
Jue.2:13-15 Dejaron al Señor… se encendió contra Israel (Su) furor…
no pudieron ya hacer frente a sus enemigos.
(V. también Amós 2:13-15)

6. Poder para testificar:


A. El poder proviene del Espíritu Santo:
Hechos 1:8 Recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el
108 FUERZA Y VIGOR
Espíritu Santo, y me seréis testigos.
Miq.3:8 Estoy lleno de poder del Espíritu del Señor… para
denunciar a Israel su pecado.
Jn.6:63 El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha.
Hechos 4:8,13 Pedro, lleno del Espíritu Santo… vieron el denuedo de
Pedro.
Hechos Fueron llenos del Espíritu Santo… y con gran poder los
4:31,33 apóstoles daban testimonio.
1Tes.1:5 Pues nuestro Evangelio llegó a vosotros… en poder.
2Tim.1:7 No nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder.
B. Ningún hombre puede hacer frente al poder del Espíritu de
Dios:
Luc.21:15 Yo os daré palabra… la cual no podrán resistir ni contradecir
todos los que se opongan.
Jer.5:14 Yo pongo Mis Palabras en tu boca por fuego, y a este
pueblo por leña.
Hechos 6:10 No podían resistir a la sabiduría y al Espíritu con que
(Esteban) hablaba.
2Cor.10:4 Las armas de nuestra milicia… son poderosas en Dios para
la destrucción de fortalezas.
C. Tiene que ser el poder de Dios:
1Cor.1:18 La palabra de la cruz… es poder de Dios.
1Cor.2:4,5 Mi predicación fue… con demostración del Espíritu y de
poder, para que vuestra fe… esté fundada… en el poder
de Dios.
1Cor.4:20 El Reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder.
(V. también Luc.4:14)
D. Dios puede valerse de ti aun cuando estás débil:
Gál.4:13,14 [Pese a sufrir una enfermedad del cuerpo, Pablo testificó y
conquistó a los Gálatas.]
E. Dios puede hacerse cargo y servirse poderosamente de ti:
Éxo.4:10-12 Nunca he sido hombre de fácil palabra… soy tardo en el
habla. El Señor respondió: «Yo estaré con tu boca, y te
enseñaré».
Jer.1:6-9 No sé hablar. Dijo el Señor: «Dirás todo lo que te mande.
He puesto Mis Palabras en tu boca».
Mat.10:20 Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu…
que habla en vosotros (V. también Mar.13:11; Luc.12:12).
Hechos 4:13 Sabiendo que (Pedro y Juan) eran hombres… del vulgo…
reconocían que habían estado con Jesús.
(V. también 1Sam.10:6)
FUERZA Y VIGOR 109
7. El poder de Dios frente a la fuerza física de nuestros
adversarios:
A. Cuando tengas batallas espirituales defendiendo la fe:
Judas 3b Que contendáis ardientemente por la fe.
2Cor.10:3-5 No militamos según (en) la carne; porque las armas de
nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios.
(V. también 1Cor.10:11)
B. Caso de que te veas obligado a defender físicamente a tus
seres queridos o tu país:
Luc.11:21 Cuando el hombre fuerte armado guarda su palacio, en paz
está lo que posee.
Jn.10:11 El buen pastor su vida da por las ovejas.
C. La «fuerza» de la carne no se puede ni comparar con el poder
divino:
1Sam.17:45 Tú (Goliat) vienes a mí con espada y lanza… mas yo vengo
a ti en el nombre del Señor.
2Cró.32:8 Con él está el brazo de carne, mas con nosotros está el
Señor para ayudarnos y pelear nuestras batallas.
Sal.9:19,20 Señor, no se fortalezca el hombre… pon temor en ellos;
[para que] conozcan que no son sino hombres.
Isa.31:3 Los egipcios hombres son, y no Dios… al extender el Señor
Su mano… todos ellos desfallecerán.
(V. también Ose.1:7)
D. Podrán parecer fuertes, pero su brío se habrá apartado de ellos:
Núm.14:9 Ni temáis al pueblo… porque los comeremos como pan; su
amparo se ha apartado de ellos.
Jer.46:17 Faraón rey de Egipto [por fuerte que parezca] es destruido;
dejó pasar el tiempo señalado [le llegó la hora].
E. Es Dios quien determina el desenlace; no depende de la
energía física, carnal:
1Sam.2:4 Los arcos de los fuertes fueron quebrados, [mientras que]
los débiles se ciñeron de poder.
2Cró.25:8 En Dios está el poder, o para ayudar, o para derribar.
Sal.33:16 El rey no se salva por la multitud del ejército, ni escapa el
valiente por la mucha fuerza.
Sal.33:17 Vano para salvarse es el caballo; la grandeza de su fuerza a
nadie podrá librar.
Sal.35:10 El Señor libra al afligido del más fuerte que él.
Sal.44:3-7 No se apoderaron de la tierra por su espada, ni su brazo los
libró; sino Tu brazo.
F. No debemos combatir a nuestros enemigos fiándonos en la
fuerza carnal:
2Re.18:21 Confías en… esta caña cascada… en la cual si alguno se
apoyare, le… traspasará… la mano.
Sal.44:5,6 Por medio de ti sacudiremos a nuestros enemigos; no
110 FUERZA Y VIGOR
confiaré en… mi espada (para) salvarme.
Isa.31:1 Ay de los que descienden a Egipto por ayuda… porque son
valientes; y no miran al… Señor.
G. No debemos temer el poder del hombre:
Deut.3:22 No los temáis; el Señor pelea por vosotros.
Sal.27:1-3 ¿De quién he de atemorizarme? Aunque un ejército
acampe contra mí, no temerá mi corazón.
Sal.118:6 El Señor está conmigo; no temeré lo que me pueda hacer el
hombre.
Pro.29:25 El temor del hombre pondrá lazo.
Isa.2:22 Dejaos (de temer) al hombre, cuyo aliento está en su nariz.
Isa.51:12,13 ¿(Por qué) temes al hombre, que es mortal… como heno; y
ya te has olvidado del Señor tu Hacedor?
Jer.1:8 No temas delante de ellos, porque contigo estoy para
librarte, dice el Señor.
Luc.12:4,5 No temáis a los que matan el cuerpo.
H. Dios está de tu lado y saldrás vencedor:
Deut.20:1 Cuando salgas a la guerra contra tus enemigos… no tengas
temor… porque el Señor tu Dios está contigo.
Deut.20:4 El Señor (peleará)… contra vuestros enemigos, para
salvaros.
Deut.31:8 El Señor va delante de ti; Él estará contigo.
1Sam.17:47 Del Señor es la batalla, Él os entregará en nuestras manos.
Sal.108:13 En Dios haremos proezas, y Él hollará a nuestros enemigos.
Rom.8:31 Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?
(V. también 2Cró.14:11,12; 20:12-25; Sof.3:17.)
I. Los ejércitos celestiales están de tu lado:
2Re.6:14-17 [Eliseo dijo:] Más son los que están con nosotros que los
que están con ellos.
2Cró.32:7,8,21 [Ezequías dijo:] Más hay con nosotros que con él.
Mat.26:52,53 [Dios] me daría más de doce legiones de ángeles.
(V. también Jos.5:13,14; Sal.68:17; 91:11; Isa.37:33-36.)
J. Serás muchísimo más poderoso que tus adversarios:
1Jn.4:4 Mayor es el que está en vosotros, que el que está en el
mundo.
Jos.1:5 Nadie te podrá hacer frente.
Jos.23:9,10 Uno perseguirá a mil, porque Dios pelea por vosotros.
(V. también Deut.11:25; 28:7.)
K. Dios puede darte la victoria aunque te enfrentes a fuerzas
abrumadoras:
1Sam.14:6 No es difícil para el Señor salvar con muchos o con pocos.
2Cró.14:11 Señor, para Ti no hay diferencia alguna en dar ayuda al
poderoso o al que no tiene fuerzas.
2Cró.16:8,9a Un ejército numerosísimo… porque te apoyaste en el
Señor, Él los entregó en tus manos.
PROTECCIÓN
1. Confiar en el Señor es nuestro único refugio seguro:
A. La seguridad y protección provienen del Señor:
Sal.127:1b Si el Señor no guardare la ciudad, en vano vela la guardia.
Pro.21:31 El caballo se alista… mas el Señor es el que da la victoria.
B. El Señor tiene poder para protegerte:
Éxo.6:6,7 Os redimiré con brazo extendido, y con juicios grandes.
Sof.3:17 El Señor está en medio de ti, poderoso, Él salvará.
Isa.59:1 No se ha acortado la mano del Señor para salvar.
Rom.4:21 [Es] también poderoso para hacer todo lo que [ha]
prometido.
Efe.3:20 Es poderoso para hacer todas las cosas mucho más
abundantemente de lo que pedimos.
C. El Señor es tu defensa y tu escudo protector:
Deut.33:27a El eterno Dios es tu refugio.
Sal.3:3 Tú, Señor, eres escudo alrededor de mí.
Sal.5:12 Como con un escudo lo rodearás de Tu favor.
Sal.89:18a Porque el Señor es nuestro escudo.
Sal.115:11 Confiad en el Señor; Él es vuestra ayuda y vuestro escudo.
Isa.33:16 Éste habitará en las alturas… rocas serán su lugar de
refugio.
(V. también Sal.18:35; 107:41a.)
D. Él es tu torre y fortaleza, tu roca:
2Sam.22:2,3 El Señor es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador.
Sal.9:9 El Señor será refugio… para el tiempo de angustia.
Sal.61:3 Tú has sido mi refugio, y torre fuerte delante del enemigo.
Sal.62:6 Él solamente es mi roca y mi salvación. Es mi refugio.
Sal.71:2-4 Sé para mí una roca de refugio… Dios mío, líbrame de la
mano del impío.
Sal.91:2 Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré.
Pro.18:10 Torre fuerte es el nombre del Señor; a él correrá el justo, y
estará seguro (NBI).
E. Él es tu protección en momentos de mucho peligro:
Isa.25:4 Refugio contra el turbión… porque el ímpetu de los violentos
es como turbión contra el muro.
Nah.1:6,7 El Señor es… fortaleza en el día de la angustia; y conoce a
los que en Él confían.
Sof.2:3 Buscad al Señor todos los humildes de la tierra… seréis
guardados en el día del enojo del Señor.
(V. también Sal.46:1-5)
F. El Señor es tu refugio:
Sal.27:5a Él me esconderá… en el día del mal.
111
112 PROTECCIÓN
Sal.32:7 Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia… me
rodearás.
Sal.119:114 Mi escondedero y mi escudo eres Tú; en Tu Palabra he
esperado.
Sal.143:9b En Ti me refugio.

2. Dios te protegerá porque te ama:


A. El Señor libra a Sus hijos salvos que confían en Él:
2Sam.8:6b El Señor dio la victoria a David por dondequiera que fue.
Sal.37:28 El Señor no desampara a Sus santos. Para siempre serán
guardados.
Sal.37:40 El Señor… los libertará de los impíos, y los salvará, por
cuanto en Él esperaron.
Sal.91:9,10 Porque has puesto al Señor… por tu habitación, no te
sobrevendrá mal.
2Tim.4:18 El Señor me librará de toda obra mala.
B. El Señor te ama, te favorece y te protegerá:
Deut.33:12a El amado del Señor habitará confiado (en seguridad) cerca
de Él.
2Sam.22:20b Me libró, porque se agradó de mí.
Job 1:10 ¿No le has cercado alrededor a él (Job) y a su casa y a todo
lo que tiene?
Sal.17:8,9 Guárdame como a la niña de Tus ojos; escóndeme bajo la
sombra de Tus alas… de mis enemigos que buscan mi
vida.
Sal.41:11 En esto conoceré que te he agradado, que mi enemigo no
se huelgue de mí.
Sal.56:9 Serán luego vueltos atrás mis enemigos, el día en que yo
clamare… porque Dios está por mí.
Sal.91:7 Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a ti no
llegará.
Sal.105:12-15 Por causa de ellos castigó a los reyes. No toquéis, dijo, a
Mis ungidos, ni hagáis mal a Mis profetas.
Mat.10:29-31 [Dios cuida hasta de los pajarillos, y] más valéis vosotros
que muchos pajarillos.
(V. también Sal.4:3; 40:17; 125:2.)
C. Él siempre está cerca para protegerte:
Gén.28:15 Yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres.
Deut.33:12b El Señor… lo cubrirá siempre, y entre Sus hombros morará.
Deut.33:27 El eterno Dios es tu refugio, y acá abajo los brazos eternos.
Sal.46:1 Dios es nuestro amparo… nuestro pronto auxilio en las
tribulaciones.
Sal.109:31 Él se pondrá a [su] diestra… para librarle.
PROTECCIÓN 113
D. Los ángeles custodios del Señor te protegen:
Sal.34:7 El ángel del Señor acampa alrededor de los que le temen, y
los defiende.
Sal.91:11,12 A Sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en
todos tus caminos.
Isa.63:9 En angustia… el ángel de Su faz los salvó.
Dan.3:28 Dios… envió Su ángel y libró a Sus siervos que confiaron
en Él.
Dan.6:20,22 Dios envió Su ángel, el cual cerró la boca de los leones.
(V. también Éxo.14:19,20; 23:20; 2Re.6:15-18;
2Cró.32:20,21 y 2Re.19:35; Hechos 5:19; 12:6-10.)
E. Reposa en el Señor, confiando en que Él te amparará:
Éxo.14:14 El Señor peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos.
Éxo.33:14 Mi presencia irá contigo, te daré descanso.
Sal.112:7,8 No tendrá temor de malas noticias; su corazón está firme,
confiado en el Señor.
Sal.118:6,7 El Señor está conmigo; no temeré lo que me pueda hacer el
hombre.
F. Agradece al Señor Su protección:
Sal.5:11 Den voces de júbilo, porque Tú los defiendes.
Sal.28:7 Fui ayudado… con mi cántico le alabaré.
Sal.59:16,17 Yo cantaré de Tu poder… porque has sido mi amparo y
refugio en el día de mi angustia.
Sal.98:1 Cantad al Señor… Su diestra lo ha salvado, y Su santo
brazo.

3. El Señor te puede proteger:


A. De las trampas y engaños del enemigo:
Sal.91:3 Él te librará del lazo del cazador.
Sal.124:6,7 Bendito sea el Señor, que no nos dio por presa…
escapamos cual ave del lazo de los cazadores.
Sal.141:10 Caigan los impíos… en sus redes, mientras yo pasaré
adelante.
B. De enfermedades y epidemias:
Éxo.15:26 Ninguna enfermedad… te enviaré a ti.
Deut.7:15 Quitará el Señor de ti… todas las malas plagas… antes las
pondrá sobre todos los que te aborrecieren.
Sal.91:3 Él te librará… de la peste destructora.
Sal.91:10 No te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada.
C. De heridas y lesiones:
Sal.34:20 Él guarda todos sus huesos; ni uno de ellos será
quebrantado.
Sal.91:11,12 Ángeles… te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra.
Mar.16:18a Si bebieren cosa mortífera, no les hará daño.
114 PROTECCIÓN
D. Del fuego y las quemaduras:
Sal.29:7 Voz del Señor que divide llamas de fuego (NBI).
Sal.66:12 Pasamos por el fuego y por el agua, y nos sacaste.
Isa.43:2b Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama
arderá en ti.
Dan.3:25,27 Estos varones… el fuego no había tenido poder alguno
sobre sus cuerpos, ni aun el cabello de sus cabezas se
había quemado.
E. De ahogarte:
Sal.107:23-30 [El Señor puede salvarte de temibles tormentas en el mar]
Isa.43:2a Cuando pases por aguas, estaré contigo… no te anegarán.
Mat.8:23-27 Se levantó una tempestad tan grande… reprendió a los
vientos y al mar… se hizo grande bonanza (v. también
Mat.14:23-32).
Hechos Combatidos por una furiosa tempestad… habíamos perdido
27:14-44 toda esperanza… aconteció que todos se salvaron
saliendo a tierra.
(V. también Jon.1:4,11-17; 2:3,10; 1Pe.3:20; Gén.7:23.)
F. De la muerte:
Sal.41:2 El Señor lo guardará, y le dará vida.
Dan.6:27 Él salva y libra, y… Él ha librado a Daniel del poder de los
leones.
G. De los peligros que se presentan al viajar:
Gén.28:15 Te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte
a esta tierra.
Éxo.23:20 Yo envío mi Ángel delante de ti para que te guarde en el
camino, y te introduzca en el lugar que Yo he preparado.
Deut.28:6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir.
Sal.105:13-15 Y andaban de nación en nación… no consintió que nadie
los agraviase.
Sal.121:8 El Señor guardará tu salida y tu entrada.
Sal.139:9,10 Si tomare las alas del alba… me asirá Tu diestra.
Pro.2:8 Es el que guarda… el camino de Sus santos.
Jn.10:4 Cuando ha sacado fuera Sus ovejas… va delante de ellas.
(V. también Éxo.33:14,15; Sal.37:23; Isa.55:12a; 63:9.)
H. De toda clase de males:
Job.5:19-22 En seis tribulaciones te librará, y en la séptima no te tocará
el mal.
Sal.46:1-3 Dios es nuestro amparo… por tanto, no temeremos,
aunque… se traspasen los montes al… mar.
Sal.121:7 El Señor te guardará de todo mal.
Luc.10:19 Os doy potestad… nada os dañará.
2Tes.3:3 Fiel es el Señor, que os… guardará del mal.
2Tim.4:18 El Señor me librará de toda obra mala.
PROTECCIÓN 115
4. El Señor nos protege de nuestros enemigos:
A. A los obedientes Él los escuda de los enemigos:
Éxo.14:14 El Señor peleará por vosotros.
Éxo.23:22 Seré enemigo de tus enemigos.
2Sam.22:49 Me (exaltas) sobre los que se levantan contra mí; me
libraste del varón violento.
2Re.17:39 Temed al Señor vuestro Dios, y Él os librará de mano de
todos vuestros enemigos.
2Cró.32:8 Con nosotros está el Señor nuestro Dios para… pelear
nuestras batallas.
Sal.18:16,17 Me libró de mi poderoso enemigo… pues eran más fuertes
que yo.
Sal.35:1-6 Pelea contra los que me combaten… saca la lanza, cierra
[el paso]… sean vueltos atrás.
Sal.41:2b No lo entregarás a la voluntad de sus enemigos.
Sal.97:10 De mano de los impíos los libra.
Sal.138:7 Contra la ira de mis enemigos extenderás Tu mano, y me
salvará Tu diestra.
Jer.39:17 Te libraré… no serás entregado en manos de aquellos a
quienes tú temes.
B. Aunque te combatan, estarás a salvo:
Deut.3:22 No los temáis… Dios pelea por vosotros.
Deut.20:1,3,4 Cuando salgas a la guerra… el Señor… va con vosotros,
para pelear por vosotros contra vuestros enemigos.
Sal.3:6 No temeré (aunque me rodearen) diez millares de gente.
Sal.21:8,11 Intentaron el mal… mas no prevalecerán.
Sal.37:32,33 El impío… procura matar (al justo). El Señor no lo dejará en
sus manos.
Sal.118:13 Me empujaste con violencia… pero me ayudó el Señor.
Isa.54:17 Ninguna arma forjada contra ti prosperará.
Jer.1:19 Pelearán contra ti, pero no te vencerán; porque Yo estoy
contigo… para librarte.
(V. también Sal.2:1-5.)
C. Dios puede hacer que tus enemigos caigan y fracasen:
2Cró.20:12-22 [Moab, Amón y Edom atacaron a Judá, pero el Señor los
confundió y fueron destruidos totalmente.]
Job 5:12,13 Que frustra los pensamientos de los astutos, para que sus
manos no hagan nada.
Isa.8:10 Tomad consejo, y será anulado… no será firme, porque
Dios está con nosotros (v. también Isa.7:7).
Isa.41:11-13 Perecerán los que contienden contigo… serán como
nada… aquellos que te hacen la guerra.
Isa.54:15 El que contra ti conspirare… caerá.
Isa.54:17 Ninguna arma forjada contra ti prosperará.
116 PROTECCIÓN
D. Dios puede advertir a tus enemigos que no te hagan daño:
Gén.31:22-24, [Dios advierte a Labán en un sueño para que no haga daño
29 a Jacob.]
Mat.27:19 [Si bien Pilato entregó a Jesús para ser crucificado, Dios fue
fiel y le advirtió por medio de su esposa.]
(V. también Gén.12:14-20; 20:1-8.)
E. El Señor puede protegerte mientras juzga a tus enemigos:
Gén.19:22-25 [El ángel le dijo a Lot:] Escápate allá; porque nada podré
hacer hasta que hayas llegado allí.
Éxo.8:22 La tierra… en la cual habita mi pueblo… ninguna clase de
moscas.
Éxo.9:26 En la tierra… donde estaban los hijos de Israel, no hubo
granizo.
Éxo.11:7 El Señor hace diferencia entre los egipcios y los israelitas.
Jos.6:20-22 [El muro de Jericó se derrumbó, salvo la parte donde estaba
emplazada la casa de Rahab] (v. también Jos.2:12-15).
Sal.78:43-53 [Los hebreos salen bien librados mientras las plagas azotan
a los Egipcios.]
Sal.91:7 Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a ti no
llegará.

5. En los postreros días se nos ha prometido gran


protección:
Luc.21:17,18 Seréis aborrecidos de todos… pero ni un cabello de vuestra
cabeza perecerá.
Ap.7:3 No hagáis daño a la tierra… hasta que hayamos sellado en
sus frentes a los siervos de nuestro Dios.
Ap.9:3,4 Las langostas… dañarán… solamente a los hombres que
no tengan el sello de Dios en sus frentes.
Ap.11:3,5,6 Si alguno quiere dañarlos (a los dos testigos), sale fuego…
y devora a sus enemigos.

6. Condiciones para contar con la protección divina:


A. Es esencial tener fe en Dios:
Sal.37:40 El Señor… los libertará de los impíos… por cuanto en Él
esperaron.
Dan.6:23 Ninguna lesión se halló en él (Daniel), porque había
confiado en su Dios.
1Pe.1:5 Sois guardados por el poder de Dios mediante la fe.
(V. también Sal.33:22.)
B. Debes orar en los momentos difíciles:
Gén.32:1-12 [Oración ferviente de Jacob para que Dios lo guarde de
Esaú y sus 400 hombres] (v. también vers.24-30).
PROTECCIÓN 117
2Sam.22:4 Invocaré al Señor… y seré salvo de mis enemigos.
Sal.34:17 Claman los justos, y el Señor… los libra.
Sal.50:15 Invócame en el día de la angustia; te libraré.
(V. también Sal.18:6; 59:1-3a.)
C. Debes amar y temer al Señor:
2Cró.16:9a [El Señor muestra] Su poder a favor de los que tienen
corazón perfecto para con Él.
Sal.31:23 Amad al Señor… a los fieles guarda el Señor.
Sal.33:18,19 El ojo del Señor [está] sobre los que le temen… para librar
sus almas de la muerte.
Sal.34:7 El ángel del Señor acampa alrededor de los que le temen, y
los defiende.
Sal.91:14,15 Por cuanto en Mí ha puesto su amor, Yo lo libraré.
Sal.145:20 El Señor guarda a todos los que le aman.
(V. también Pro.16:7.)
D. Debes mantenerte muy unido al Señor:
Sal.57:1b En la sombra de Tus alas me ampararé hasta que pasen
los quebrantos.
Sal.91:1 El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra
del Omnipotente.
E. Debes ser obediente y hacer el bien:
Éxo.23:22 Si en verdad oyeres Su voz… [el Señor te resguardará]
Sal.34:17 Claman los justos, y el Señor… los libra.
Sal.41:1,2 Bienaventurado el que piensa en el pobre; en el día malo lo
librará el Señor.
Sal.81:13,14 Oh, si me hubiera oído Mi pueblo… habría Yo… vuelto Mi
mano contra sus adversarios.
Pro.1:33 El que me oyere, habitará confiadamente.
Dan.6:16 Dios, a quien tú continuamente sirves, Él te (librará).
1Pe.3:12 Los ojos del Señor están sobre los justos, y Sus oídos
atentos a sus oraciones.
(V. también Sal.7:10; 1Pe.3:13.)
F. La importancia de hacer tu parte y obedecer:
Heb.11:7 Noé… preparó el arca en que su casa se salvase
(v. también Gén.6:12-14,22; 7:1,11,17-23).
Heb.11:31 Rahab la ramera no pereció… habiendo [recibido a los
espías y atado el cordón rojo] (v. también Jos.2:4-21).
Éxo.12:21-23 [A los hebreos se les pidió que tiñeran con sangre los
dinteles y postes de sus puertas, para que el
exterminador pasara de largo.]
G. No seas imprudente, temerario o desobediente:
1Re.22:1-4,29 [Se le advirtió al rey que no fuera a la batalla; sin embargo,
-37 acudió, disfrazado de soldado raso, y murió víctima de
una flecha perdida.]
118 PROTECCIÓN
2Cró.35:20-24 [El rey Josías fue apresuradamente a luchar contra los
egipcios, los cuales no querían pelear contra él, y lo
mataron.]
Pro.16:5 Todo altivo de corazón; ciertamente no quedará impune.
Ose.8:3 Israel desechó el bien; enemigo lo perseguirá.
Mat.4:5-7 El diablo… le dijo: Échate abajo… Jesús le dijo: No tentarás
al Señor tu Dios.
Hechos [Los discípulos y los amigos de Pablo le aconsejaron que no
19:29-31 se arriesgase a presentarse ante la turba sanguinaria.]
Hechos [A pesar de las advertencias de Dios, Pablo fue a Jerusalén
21:17-30 (v. Hechos 20:22,23; 21:4,10-14.)]

7. Algunos casos de protección divina:


Gén.19:15-17 [Los ángeles del Señor ayudaron a Lot y a su familia a huir
de la maldita ciudad de Sodoma.]
Gén.35:5 [Dios hizo que los cananeos temieran perseguir a Su
pueblo.]
Gén.45:5-7 [Los hermanos de José lo vendieron como esclavo para ser
llevado a Egipto, pero Dios lo abrigó e hizo redundar la
situación en bien suyo.]
Éxo.12:21-23 [El ángel del Señor hirió a los egipcios, pero pasó
inofensivamente por las casas de los hebreos.]
Éxo.14:9,10, [El ángel del Señor y la columna de fuego iban entre los
19,20 hebreos y el ejército egipcio que los perseguía.]
Jos.3:10-17 [Dios retuvo el torrentoso y desbordante río Jordán para que
millones de hebreos pudieran cruzarlo a salvo.]
Jos.10:11-14 [El Señor hizo llover pedruscos de granizo para azotar a los
enemigos de Josué y retrasó la puesta del sol para
favorecerlo.]
1Sam.17:34- [El Señor libró a David de un león, de un oso y de Goliat.]
39
2Re.6:24; [Los sirios sitiaron Samaria, pero] el Señor hizo que oyesen
7:5b,6,7 estruendo de carros… y huyeron.
Dan.6:16-22 [El Señor resguardó a Daniel en el foso de los leones.]
Jon.1:15,17; El Señor (preparó) un gran pez para que tragase a Jonás
2:10 [evitó que se ahogara y además lo llevó a su destino.]
Mat.2:13-16 [El Señor avisó a José en un sueño que huyera a Egipto
con María y el niño Jesús.]

• Capítulos de interés especial:


Sal.91 «El Salmo de protección»
(V. también Sal.121; 124.)
PROVISIÓN
1. Dios puede proveer todas nuestras necesidades:
A. Él ha prometido suplir lo que nos haga falta:
Fil.4:19 Dios suplirá todo lo que os falta conforme a Sus riquezas.
Mat.6:33 Buscad primeramente el Reino de Dios… y todas estas co-
sas os serán añadidas.
Sal.23:1 El Señor es mi pastor; nada me faltará.
Sal.34:10 Los que buscan al Señor no tendrán falta de ningún bien.
Sal.37:25 No he visto justo desamparado… que mendigue pan.
Mat.7:7-11 Todo aquel que pide, recibe… vuestro Padre dará buenas
cosas a los que le pidan.
Rom.8:32 El que no escatimó ni a Su propio Hijo… ¿no nos dará tam-
bién con Él todas las cosas?
(V. también Deut.2:7; Sal.68:19; 81:10; Mal.3:10; Mat.6:8,25-
34.)
B. Dios es la fuente de toda provisión:
Sal.145:15,16 Abres Tu mano, y colmas de bendición a todo ser viviente.
1Cró.29:14 Todo es Tuyo, y de lo recibido de Tu mano te damos.
Sal.104:13-15 Él hace producir… la hierba para el… hombre, sacando el
pan de la tierra.
Stg.1:17 Toda buena dádiva… desciende de lo alto, de (Dios).
(V. también Sal.65:9-13; Gén.1:29; 9:3.)
C. Él es el Dueño de todo el mundo:
Éxo.19:5 Mía es toda la tierra.
Sal.24:1 Del Señor es la tierra y su plenitud.
Sal.50:10,11 Mía es toda bestia… y los millares de animales en los colla-
dos.
Sal.89:11 Tuya es la tierra; el mundo y su plenitud.

2. Dios puede hacer milagros para abastecernos:


Núm.11:21-23 [Dios les prometió carne para un mes, Moisés lo dudó, y] el
Señor dijo: «¿Acaso se ha acortado la mano del Señor?»
2Re.4:1-6 [La viuda del profeta pidió vasijas prestadas que milagrosa-
mente se llenaron de aceite, con lo cual pudo pagar sus
deudas.]
A. Alimentos:
Éxo.16:12-15 [Dios proveyó milagrosamente codornices y maná en el de-
sierto.]
Núm.11:18-20 [Dios hizo llover codornices para un mes.] (V. vers.31,32.)
Sal.78:23-29 Abrió las puertas de los cielos, e hizo llover… maná… trigo
de los cielos… pan de nobles (de ángeles)… comida has-
ta saciarles (v. también Sal.105:40).
Sal.132:15 Bendeciré abundantemente su provisión; a sus pobres sa-
119
120 PROVISIÓN
ciaré de pan.
1Re.17:4 He mandado a los cuervos que te den allí de comer.
1Re.17:16 La harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija
menguó [durante los 3 años y medio de hambruna].
1Re.19:5-8 Un ángel le dijo (a Elías): «Levántate, come»… y he aquí,
una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua.
2Re.4:42,43 [Eliseo dio de comer a 100 personas, luego de multiplicar 20
panes y un poco trigo.]
Mar.6:34-44 [Jesús alimentó a 5.000, habiendo multiplicado 5 panes y 2
peces. 5.000 hombres, sin contar mujeres y niños
(Mat.14:21).]
Mar.8:1-9 [Jesús alimentó a 4.000, multiplicando 7 panes.]
Ap.12:6,14 [La Iglesia «es sustentada» 3 años y medio en lugares in-
hóspitos.]
(V. también Sal.23:5; Luc.5:4-7; Jn.21:5,6,11.)
B. Agua:
Gén.21:14-19 [Agar se moría de sed; Dios la guió a un pozo.]
Éxo.17:1-6 [En Horeb, el Señor hizo salir agua de la peña.]
Núm.20:2,7-11 [En Meriba, Dios hizo salir una vez más agua de la peña.]
Jue.15:15-19 [Dios proveyó agua de una cuenca para Sansón.]
2Re.3:9,17,20 [Dios milagrosamente surtió de agua a un ejército.]
(V. también Sal.78:15,16; 105:41; Isa.41:17,18.)
C. Dios hasta puede purificar alimentos y agua impuros:
Éxo.15:23-25 [Las aguas amargas de Mara milagrosamente se endulza-
ron.]
2Re.2:19-22 [El Señor sanó las aguas malas de Jericó.]
2Re.4:38-41 [Calabazas venenosas se vuelven inofensivas en el potaje.]
(V. también Mar.16:18a.)
D. Ropa y otras necesidades:
Deut.29:5 Os he (conducido) cuarenta años… vuestros vestidos no se
han envejecido… ni vuestro calzado se ha envejecido so-
bre vuestro pie.
Mat.6:25,26,30 Si la hierba… Dios la viste así, ¿no hará mucho más a voso-
tros?
(V. también Gén.3:21.)

3. Provisión en épocas de hambre:


A. Se vaticinan graves hambrunas para los postreros días:
Mat.24:3,7 [En] el fin del (mundo)… habrá hambres… en diferentes lu-
gares.
Mar.13:8b Habrá hambres y alborotos.
B. El Señor promete darnos de comer en épocas de hambre:
Job.5:19,20 En el hambre (Dios) te salvará de la muerte.
Sal.33:18,19 Los ojos del Señor están sobre los que le temen… para dar-
les vida en tiempo de hambre.
PROVISIÓN 121
Sal.37:18,19 Conoce el Señor los días de los perfectos… en los días de
hambre serán saciados.
Pro.10:3 El Señor no dejará padecer hambre al justo.
Eze.36:29b,30 Multiplicaré (el trigo), y no os daré hambre. Multiplicaré el fru-
to de los árboles, y… de los campos.
C. Dios normalmente previene a Su pueblo para que se prepare:
Gén.41:25-36, [Dios les mostró a José y al Faraón que venían años de
47-49 hambre y se prepararon almacenando comida.]
Hch.11:27-30 [Dios advirtió que se desataría una gran hambruna, y los cre-
yentes enviaron dinero para socorrer a sus hermanos
que resultaron afectados.]
(V. también Amós 3:7.)

4. Condiciones para que Dios provea:


A. Debemos agradar a Dios y ser obedientes:
Mat.6:33 Buscad primeramente… y todas las cosas os serán añadi-
das.
2Cró.1:7-12 [Dios dio al rey Salomón riquezas fabulosas cuando buscó
primero el bien del reino]
Sal.34:9 Nada falta a los que le temen.
Sal.34:10 Los que buscan al Señor no tendrán falta de ningún bien.
Sal.37:3 Haz el bien… y te apacentarás de la verdad.
Sal.37:18,19 Conoce el Señor… a los perfectos… en los días de hambre
serán saciados.
Sal.37:25 Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desampara-
do… que mendigue pan.
Sal.84:11 No negará ningún bien a los que andan en integridad (NBI).
Pro.13:25 El justo come hasta saciar… los impíos tendrán necesidad.
Isa.1:19 Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra.
1Jn.3:22 Cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos… porque
guardamos Sus mandamientos, y hacemos… cosas…
agradables delante de Él.
(V. también Deut.11:10-15; 29:9; Sal.111:5.)
B. Ejemplos de obedecer y hacer primero lo que nosotros
podemos:
1Re.17:2-5 Apártate de aquí… y escóndete en el arroyo de Querit… los
cuervos te den allí de comer. Y él fue.
1Re.17:9,10 Levántate, vete a Sarepta. Entonces él se levantó y se fue.
2Re.4:1-6 Vé y pide para ti vasijas prestadas de todos tus vecinos, va-
sijas vacías, no pocas. Y se fue y (lo hizo).
Mat.17:27 Echa el anzuelo y toma el pez… hallarás (una moneda en
su boca).
Luc.5:4-6 Boga mar adentro, y echad vuestras redes.
Jn.2:1-10 Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron.
Jn.11:39 Quitad (rodad vosotros) la piedra.
122 PROVISIÓN
Jn.21:5,6 Echad la red a la derecha de la barca… La echaron.
C. Ora, cree la Palabra de Dios y depende de Él para que provea:
Mat.7:7 Pedid, y se os dará; llamad, y se os abrirá.
Mat.21:22 Todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.
Heb.11:6 Es galardonador de los que le buscan diligentemente (NBI).
(V. también 2Cró.26:5; Isa.45:11; Mat.9:29.)
D. Acuérdate de darle las gracias por suplirte lo necesario:
Sal.68:19 Bendito el Señor; cada día nos colma de beneficios.
Sal.116:12-14, ¿Qué pagaré al Señor por todos Sus beneficios? Te ofrece-
17,18 ré sacrificio de alabanza (agradecimiento).

5. Razones por las que a veces pasamos necesidad:


A. A causa del pecado o porque hemos desobedecido:
Jer.5:25 Vuestros pecados apartaron de vosotros el bien (las bendi-
ciones).
(V. también Sal.81:15,16; Stg.4:3.)
B. Falta de fe o por no pedírselo al Señor:
Stg.4:2 No tenéis lo que deseáis… porque no pedís.
Stg.1:6,7 [Dudar y no pedir con fe.]
C. Pereza:
2Tes.3:10 Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.
Pro.13:4 El alma del perezoso desea, y nada alcanza.
Pro.20:4 El perezoso no ara… pedirá, pues… y no hallará.
Pro.21:25 El deseo del perezoso le mata; porque sus manos no quie-
ren trabajar (v. también Pro.23:21).
D. Para que sigamos dependiendo de Dios y Su provisión:
Deut.31:20 Y comerán y se saciarán, y engordarán; y (entonces) se vol-
verán a dioses ajenos.
Pro.30:8,9 No me des… riquezas… no sea que me sacie, y Te niegue.
(V. también 1Tim.6:10,17; Ap.3:17-19.)
E. Para hacernos ver que es hora de marcharnos:
1Re.17:7-9 [Cuando se secó el arroyo, Elías se fue.]
(V. también Gén.26:1-3; 45:6-11; Rut 1:1-6,16-18;
2Re.8:1,2.)

6. Dios nos ama y desea proveer a nuestras


necesidades:
A. Él sabe lo que necesitamos y cuida de nosotros:
Mat.6:8 Vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes
que vosotros le pidáis.
Mat.6:25,31,32 No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o be-
ber… (Dios) sabe que tenéis necesidad de todas estas
cosas.
PROVISIÓN 123
B. Si Dios provee para el mundo incrédulo…
(V. Mat.5:45; Hch.14:15b-17.)
C. Si inclusive satisface las necesidades de los animales…
(V. Gén.1:30; 6:14-22; Sal.104:21,26-28; 147:8,9.)
D. …¿no cuidará mucho más de ti?
(V. Mat.6:26,30; Sal.34:10; 145:15,16; 2Cor.9:8.)

7. Hacer lo que podamos para proveernos de lo


necesario:
A. Es nuestra obligación:
1Tim.5:8 Si alguno no provee para… los de su casa, ha negado la fe,
y es peor que un incrédulo.
B. Trabajar por nuestras necesidades:
Hch.20:35 Trabajando así, se debe ayudar a los necesitados.
Efe.4:28 Trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno.
1Tes.4:11,12 Trabajar con vuestras manos… a fin de que… no tengáis
necesidad de nada.
2Tes.3:10-12 Algunos no trabajan en nada… Si alguno no quiere trabajar,
tampoco coma.
Tito 3:14 Aprendan los nuestros a ocuparse en buenas obras (que si-
gan profesiones que no acarreen trampa ni deshonesti-
dad) para los casos de necesidad.
(V. también Gén.41:39-44; Dan.2:48,49; 6:1-3; 8:27.)
C. De cuando en cuando los misioneros aceptan trabajos
seculares:
Hch.18:1-3 [Pablo se dedicó a fabricar tiendas por una temporada para
mantenerse.] (V. también Hch.20:34; 1Cor.4:12.)
D. Dios bendice el trabajo arduo y diligente:
Gén.31:38-40 [Pastoreo diligente: ejemplo de Jacob.]
Gén.39:1-6 [Dios bendijo a José por trabajar con empeño] (v. también
vers.20-23).
Pro.10:4 La mano de los diligentes enriquece (v. también Pro.13:4;
22:29; 21:25; Ecl.5:18).
Pro.28:19 El que labra su tierra se saciará de pan; mas el que sigue a
los ociosos… de pobreza.
Mat.25:14-30 [Recompensa a los siervos diligentes por incrementar sus
talentos.]

8. Casos en que Dios se vale de otras personas para


proveer a las necesidades de Sus obreros:
A. Benefactores acaudalados frecuentemente ayudaron a los
mensajeros de Dios:
Gén.47:1-6 [El Faraón dio la mejor tierra de Egipto, Gosén, al padre de
José y a sus hermanos.]
124 PROVISIÓN
1Re.18:3,13 [El mayordomo Abdías arriesgó su vida para salvar y dar de
comer a 100 profetas del Señor.]
2Re.4:8-11 [Una mujer rica de Sunem proporciona comida y alojamien-
to a Eliseo y su siervo.]
Neh.2:7,8 [El rey Artajerjes otorga permiso a Nehemías para que tome
toda la madera necesaria del bosque real.]
Jer.37:15-21 [El rey Sedequías se enfrenta a los enemigos de Jeremías y
ordena que a éste se le dé pan continuamente.]
Dan.2:48,49 [El rey Nabucodonosor confiere a Daniel autoridad y «mu-
chos honores y grandes dones», y a los amigos de éste,
altos puestos en el gobierno.]
Luc.8:1-3 [Juana y otras mujeres adineradas mantenían a Jesús.]
(V. también Rom.16:23; Flm.1,2,7,22.)
B. No abuses de la generosidad ajena:
1Cor.7:31 Los que disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutasen
(sin abusar de ello).
C. Los obreros de Dios han de ser mantenidos por aquellos a
quienes ministran:
Mat.10:9,10 No os proveáis de oro, ni plata… en vuestros cintos… por-
que el obrero es digno de su alimento.
1Cor.9:7-14 Ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan
del evangelio.
2Re.4:42 Un hombre… trajo (a Eliseo) panes de primicias, veinte pa-
nes y trigo. [Para alimentar a sus 100 discípulos.]
Luc.22:35 Cuando os envié sin bolsa… ¿os faltó algo? Ellos dijeron:
«Nada».
1Tim.5:18 No pondrás bozal al buey que trilla. Digno es el obrero de su
salario (v. Deut.25:4; Luc.10:7).
(V. también Hch.28:7-10.)
D. Hospedarse en casa de otras personas:
Mat.10:11 En cualquier ciudad o aldea donde entréis, informaos quién
en ella sea digno, y posad allí.
Luc.10:7,8 Posad en aquella misma casa, comiendo… lo que os den.
(V. también 1Re.17:8-16,24; Hch.10:5,6; 16:14,15; 17:5,7;
18:2,3,7; Rom.16:23a; Flm.22.)
E. Sin abusar de su hospitalidad:
Pro.25:17 Detén tu pie de la casa de tu vecino, no sea que hastiado
de ti te aborrezca.
F. Aceptar invitaciones a comer:
Mat.9:9,10 [Jesús y los discípulos comieron con Mateo] (v. también
Luc.5:29).
Luc.7:36 Uno de los fariseos rogó a Jesús que comiese con él.
Luc.19:1-6 [Jesús se invitó a sí mismo para comer en la casa de Za-
queo.]
1Cor.10:27 Si algún incrédulo os invita, y queréis ir, de todo lo que se os
PROVISIÓN 125
ponga delante comed.
G. Rehusar invitaciones a comer:
1Re.13:7-9,15 [Dios ordenó al joven profeta que rechazara toda invitación]
-17 (v. también vers.18-24).
Pro.15:17 Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, que de
(bistec) donde hay odio (v. también Dan.1:5,8,12-16).
Pro.23:6-8 No comas pan con el avaro.
H. Sobre compartir entre nosotros lo que Dios ya nos ha dado:
Hch.2:44,45 Lo repartían a todos según la necesidad de cada uno.
Hch.4:32 Tenían todas las cosas en común.
Hch.4:34,35 Se repartía a cada uno según su necesidad.
Hch.11:29 Cada uno conforme a lo que tenía… (envió) socorro.
2Cor.8:12-14 Que… la abundancia vuestra supla la escasez de ellos…
para que haya igualdad.
2Cor.8:15 El que recogió mucho, no tuvo más, y el que poco, no tuvo
menos (v. Éxo.16:18).

9. Dar a la obra de Dios:


A. Dios hasta puede servirse de incrédulos para que contribuyan
con Su pueblo:
Job 27:16,17 Aunque (el impío) amontone plata… el inocente (la) reparti-
rá… habrá preparado (ropa)… mas el justo se vestirá.
Sal.2:8 Pídeme, y te daré por herencia las naciones.
Pro.21:1 Está el corazón del rey en la mano del Señor… (Él) lo incli-
na.
Sal.105:44 Les dio las tierras de las naciones, y las labores de los pue-
blos (paganos) heredaron.
Pro.13:22 La riqueza del pecador está guardada para el justo.
Ecl.2:26 Al pecador da el trabajo de recoger y amontonar, para darlo
al que agrada a Dios.
Isa.23:18 Sus negocios serán… para [los siervos] del Señor, para que
coman hasta saciarse, y vistan espléndidamente.
B. Alusiones a la importancia de pedir:
1Sam.25:2-8 [David envía agentes a solicitar a Nabal —hombre rico y po-
deroso, pero impío— que done alimentos para él y sus
hombres.]
1Sam.25:7,8 [David explica la buena labor que han realizado sus hom-
bres.]
1Sam.27:5-7 [David pide un lugar donde alojarse durante 16 meses.]
Mar.11:1-7 [Los discípulos de Jesús piden un burrito en que Él pudiera
montar.]
Mar.14:12-16 [Los discípulos de Jesús piden permiso para ocupar un apo-
sento alto ya dispuesto y preparado.]
Luc.5:1-3 [Jesús pide prestada una barca desde la cual predicar.]
Jn.4:6,7 [Jesús pide un trago de agua.]
126 PROVISIÓN
10. Dios ha prometido hacer prosperar nuestra obra y
negocios:
A. Económicamente:
Deut.28:1-3 [Magníficas promesas de prosperidad para los fieles.]
Sal.112:1,3 Bienaventurado el hombre que… en Sus mandamientos se
deleita en gran manera… riquezas hay en su casa.
Pro.10:22 La bendición del Señor es la que enriquece, y no añade tris-
teza.
B. Otras formas en que Dios hace prosperar a Su pueblo:
(V. Gén.39:2; Lev.26:3-13; Deut.29:9; 30:9; 2Cró.26:5; Sal.107:35-38;
127:3-5; Isa.3:10; Eze.34:26; Hch.14:17.)

11. Dios nos facilita nuestras necesidades, no siempre


nuestros deseos:
A. Contentarse y no desear más de lo necesario:
Luc.12:15 Guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no
consiste en la abundancia de los bienes que posee.
1Tim.6:6-8 Gran ganancia es la piedad acompañada de contentamien-
to… Teniendo sustento y abrigo, estemos contentos.
Fil.4:11 He aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situa-
ción.
Heb.13:5 Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo
que tenéis ahora.
Sal.37:16 Mejor es lo poco del justo, que las riquezas de muchos pe-
cadores.
Pro.15:16 Mejor es lo poco con el temor del Señor, que el gran tesoro
donde hay turbación.
Pro.30:8 No me des pobreza ni riquezas; manténme del pan necesa-
rio.
2Cor.6:10 Como pobres… no teniendo nada, mas poseyéndolo todo.
(V. también Sal.62:10b; Sal.119:36; Pro.17:1; 23:5.)
B. Peligros del descontento y la murmuración:
Éxo.16:3 [Anhelaban las ollas de carne de Egipto, y se quejaban de
que Dios los iba a matar de hambre.]
Núm.21:5,6 [El pueblo se quejaba y tenía fastidio del maná, pero fue ata-
cado por serpientes ardientes.]
1Sam.15:3,9, [Saúl desobedeció la orden divina de destruirlo todo, y res-
22,23 cató lo mejor de los bienes. Por ello, Dios lo desplazó del
trono.]
Sal.73:3-20 [Advertencia sobre no envidiar la prosperidad de los impíos.]
Sal.78:15-21 [Tras recibir agua milagrosamente, los israelitas dudaron y
murmuraron porque querían carne. Dios los castigó indig-
nado.]
PRUEBAS, TENTACIONES Y
TRIBULACIONES
1. Es de esperar que tengamos pruebas y tribulaciones:
Sal.34:19 Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas le
librará el Señor.
Hch.14:22 Es necesario que a través de muchas tribulaciones
entremos en el Reino.
1Cor.10:13a No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea
humana.
1Tes.3:3 Nadie se inquiete por estas tribulaciones; porque vosotros
mismos sabéis que para esto estamos puestos.
Heb.12:7 ¿Qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?
1Pe.4:12 Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha
sobrevenido.
1Pe.4:17 El juicio comience por la casa de Dios… por nosotros.
1Pe.5:9 Sabiendo que los mismos padecimientos se van
cumpliendo en vuestros hermanos.
(V. también Sal.26:2; 139:23,24.)

2. Frecuentemente las pruebas vienen cuando las


cosas no salen como quisiéramos:
Stg.4:2 Codiciáis, y no tenéis… ardéis de envidia, y no podéis
alcanzar.
A. Dios suele concedernos los deseos del corazón:
Sal.37:4 Deléitate asimismo en el Señor, y Él te concederá los
deseos de tu corazón (NBI).
Sal.84:11 No negará ningún bien a los (íntegros) (NBI).
Sal.145:19a Cumplirá el deseo de los que le temen.
Pro.10:24b A los justos les será dado lo que desean.
(V. también Sal.21:2; 145:16.)
B. Si bien, a veces demora el cumplimiento de esos deseos
porque no es Su momento oportuno:
Ecl.3:1-8 Todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.
(V. también Sal.37:34; Ecl.8:5,6.)
C. …O porque nos haría infructuosos:
Mar.4:7,19 Las codicias de otras cosas, entran y ahogan la Palabra, y
se hace infructuosa (v. Mat.13:22; Luc.8:14).
D. …O haría tropezar u ofendería a otros:
1Tes.5:22 Absteneos hasta de la apariencia de mal (NC).
Rom.14:14-16, No hagas que por la comida tuya se pierda aquel por quien
21 Cristo murió (v. también 1Cor.8:8-13).
E. O sería un oprobio para la obra y ministerio del Señor:
2Sam.12:14 Con este asunto [matar a Urías] hiciste blasfemar a los
enemigos del Señor.
127
128 PRUEBAS, TENTACIONES Y TRIBULACIONES
2Cor.6:3 No damos a nadie… ocasión de tropiezo, para que nuestro
ministerio no sea vituperado.
(V. también 2Pe.2:2.)
F. O porque albergamos algún pecado oculto del cual no nos
hemos arrepentido:
Jer.5:25 Vuestras iniquidades han estorbado estas cosas, y vuestros
pecados apartaron de vosotros el bien (las bendiciones).
(V. también Sal.66:18; Isa.59:1,2.)
G. O porque pedimos con motivos equivocados:
Stg.4:2,3 Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en
vuestros deleites.
H. No siempre nos conviene llenar los deseos del corazón:
Sal.73:3,7, Tuve envidia de… la prosperidad… logran con creces los
16-22 antojos del corazón… hasta que… comprendí el fin de
ellos.
1Tim.6:9,10 Los que quieren enriquecerse caen en tentación… y en
muchas codicias dañosas… se extraviaron de la fe.
I. Podríamos perdernos algo mejor que Dios nos tenía preparado:
Sal.81:10-13, Les sustentaría Dios con lo mejor del trigo… miel.
16
J. No obstante, pasamos por pruebas cuando no recibimos lo que
pedimos:
1Sam.1:6b-8, El Señor no le había concedido tener hijos… por lo cual Ana
10 lloraba… afligido (su) corazón… amargura de alma.
Pro.13:12a La esperanza que se demora es tormento del corazón.
(V. también 2Sam.13:1,2.)
K. Advertencia contra obstinarse en conseguir todo lo que uno
quiere:
Sal.78:27-31 Les cumplió su deseo… su anhelo… (pero) vino el furor de
Dios (v. también Sal.81:12).
Sal.106:14,15 Él les dio lo que pidieron; mas envió flaqueza a sus almas
(v. también Núm.11:4-34).
(V. 1Sam.8:4-22 y 12:1,13,16-19 sobre insistir en tener un
rey.)
L. Con frecuencia el Señor nos devuelve lo que renunciamos por
Él:
Gén.22:1-12 [Dios ordena a Abraham que sacrifique a Isaac; luego lo
detiene y le permite quedarse con Isaac] (v. también
Heb.11:17-19).
Heb.6:15 Habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa.
(V. también Ecl.11:1; Heb.10:36.)

3. Por qué permite el Señor que suframos pruebas y


tribulaciones:
A. Para que nos acerquemos más al Señor:
Sal.107:12,13 Quebrantó con el trabajo sus corazones… luego clamaron
al Señor en su angustia.
PRUEBAS, TENTACIONES Y TRIBULACIONES 129
B. Para conocer nuestras verdaderas intenciones y probar
nuestra fidelidad:
Éxo.20:20 Para probaros vino Dios.
Deut.8:2 El Señor… [te probó] para saber lo que había en tu corazón,
si habías de guardar o no Sus mandamientos.
Deut.13:3,4 Dios os está probando, para saber si amáis al Señor.
Jue.2:21,22 [Dios dejó que quedaran adversarios en la región] para
probar a Israel, si procurarían o no seguir el camino del
Señor.
Jer.12:3a Me conoces… probaste mi corazón.
Jer.17:10 El Señor escudriña… el corazón, para dar a cada uno
según su camino, según el fruto de sus obras.
Jn.6:5,6 Esto decía para probarle; porque Él sabía.
C. Para acercarnos más a Su Palabra:
Sal.94:12 Bienaventurado el hombre a quien Tú, Señor, corriges, y en
tu ley lo instruyes.
Sal.119:71 Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda Tus
estatutos.
D. Para podarnos las ramas secas de forma que llevemos más
fruto:
Jn.15:2b Todo pámpano (rama) que lleva fruto, lo limpiará (lo
podará), para que lleve más fruto.
E. Para enseñarnos a obedecer:
Heb.5:8 Aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia
(v. también Heb.2:10).
1Pe.4:1,2 Pues quien padeció en la carne, terminó con el pecado.
F. Para convertirnos en vasijas mejores y más útiles:
Jer.18:4 La vasija de barro que él (el alfarero) hacía se echó a
perder… y volvió y la hizo otra vasija.
1Cor.5:7 Limpiaos de la vieja levadura, para que seáis nueva masa.
2Tim.2:21 [Si se limpia]… será instrumento… útil al Señor, y dispuesto
para toda buena obra.
G. Para purificarnos igual que con los metales preciosos:
Mal.3:3 Se sentará para afinar y limpiar la plata.
Zac.13:9a [Los] meteré en el fuego… y los fundiré.
Sal.66:10 Tú nos probaste, oh Dios… como se afina la plata.
Job 23:10 Me probará, y saldré como oro.
Pro.17:3 El crisol para la plata, y la hornaza para el oro; pero el Señor
prueba los corazones.
Isa.48:10 Te he purificado… en horno de aflicción.
Dan.11:35 Caerán para ser depurados… y emblanquecidos.
1Pe.1:7 Vuestra fe, probada, mucho más preciosa que el oro…
aunque se pruebe con fuego (NBI).
(V. también Isa.1:25.)
H. Para prepararnos para futuras bendiciones y ministerios
elevados:
Deut.8:16 Afligiéndote y probándote, para a la postre hacerte bien.
Sal.105:17-22 [José es encarcelado, humillado y probado, y luego
130 PRUEBAS, TENTACIONES Y TRIBULACIONES
exaltado.]
Pro.18:12b Antes de la honra es el abatimiento.
I. Para enseñarnos paciencia:
Rom.5:3b La tribulación produce (nos enseña) paciencia.
Stg.1:3,4 La prueba de vuestra fe produce paciencia.
J. Para que aprendamos sabiduría por medio de los sufrimientos:
Ecl.7:3,4 Mejor es el pesar que la risa; porque con la tristeza… se
enmendará el corazón.
K. Para enseñarnos compasión por los demás:
Heb.4:15 Compadecerse de las debilidades [ajenas].
2Cor.1:4 Para que podamos también nosotros consolar… en
tribulación.

4. Pruebas suscitadas por pérdidas personales:


A. Soportar gustosa y dichosamente las pérdidas materiales o la
degradación:
Job 1:21 El Señor dio, y el Señor quitó; sea el nombre del Señor
bendito.
Hch.20:23,24 Prisiones y tribulaciones… de ninguna cosa hago caso, ni
[siquiera] estimo preciosa mi vida.
Fil.3:8 Lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a
Cristo.
Heb.10:34 El despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo.
B. Despojarnos de pesos para emprender la carrera:
Heb.12:1 Despojémonos de todo peso… y corramos la carrera.
1Cor.9:24 Corred de tal manera que lo obtengáis (el premio).
Fil.3:13,14 Olvidando ciertamente lo que queda atrás… prosigo a la
meta, al premio del supremo llamamiento.
C. Lo inútil que es aferrarse a las cosas:
Pro.23:5 ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas?
Porque… volarán.
Luc.12:15 La vida del hombre no consiste en… los bienes que posee.
(V. también Ecl.5:13-15; 1Tim.6:7.)
D. Añoranzas de Pablo por sus seres queridos:
(V. Fil.1:7,8; 1Tes.2:17,18; 1Tes.3:10; 2Tim.1:3,4.)
E. El Señor desea que lo amemos a Él ante todo:
Sal.73:25 ¿A quién tengo yo en los Cielos sino a Ti? Y fuera de Ti
nada deseo en la tierra.
Sal.142:4,5 No tengo refugio, ni hay quien cuide de mi vida. Tú eres mi
esperanza, y mi porción en la tierra de los vivientes.
Isa.54:1,5,6 Regocíjate… Porque tu marido es tu Hacedor… como a
mujer abandonada… te llamó el Señor.
Jn.16:32 Me dejaréis solo; mas no estoy solo, porque el Padre está
conmigo.
PRUEBAS, TENTACIONES Y TRIBULACIONES 131
5. Ciertos ejemplos bíblicos de pruebas y tribulaciones:
Gén.21:9-11 Este dicho pareció grave en gran manera a Abraham [echar
a Agar y a su hijo Ismael].
Gén.26:34,35 [Esaú desobedeció y se casó con paganas que] fueron
amargura de espíritu para Isaac y para Rebeca
(v. también Gén.27:46; 28:8).
Éxo.4:10-13 [Moisés se sentía incapaz de hablarle al pueblo hebreo.]
Núm.11:10-12, [Moisés dijo:] No puedo yo solo soportar a todo este pueblo,
14 que me es pesado en demasía.
Jue.6:14,15 [Gedeón se sentía incapaz de ser el libertador de Israel.]
Rut 1:12,13 [Noemí, incapaz de ayudar a sus nueras, dijo:] Mayor
amargura tengo yo que vosotras.
1Sam.30:1-6 [Los hombres de David se angustiaron por la pérdida de sus
esposas y familias.]
1Re.19:1-4,10 [Elías, perseguido y solitario, rogó al Señor que le quitara la
vida.]
Sal.6:6-8 [Lágrimas y desdicha de David ante el triunfo de sus
enemigos.]
Sal.38:4-9 [Zozobra de David a causa de un mal del que no se
reponía.]
Sal.102:1-8 [Profunda aflicción de David a causa de la afrenta de sus
enemigos] (v. también Sal.69:16-20).
Jer.15:10 [Jeremías sumido en completa desesperanza tras ser objeto
de rechazo, desprecio y burlas (v. también
Jer.20:7-10,14,18).]
Jon.3:4,5,10; [Cuando las cosas no salieron como esperaba, Jonás se
4:1-9 enfadó y se disgustó tanto que deseaba morirse.]
Luc.10:40 [Marta, trabajando sola, creyó injusto estar tan
sobrecargada.]
Jn.21:17 Pedro se entristeció [cuando Jesús puso en entredicho su
amor y lealtad].
2Cor.1:8 Tribulación [de Pablo]… fuimos abrumados sobremanera
más allá de nuestras fuerzas, de tal modo que aun
perdimos la esperanza de conservar la vida (v. también
2Cor.4:8; 7:5).
Isa.53:3-9 [Tristezas y pruebas de Jesús.]

6. Por qué vale la pena soportar pruebas y tentaciones:


A. Por el bien de las almas perdidas:
2Tim.2:10 Todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos
también obtengan… salvación.
Isa.53:10-12 [Dios «sujetó a Jesús a padecimiento» para salvar nuestras
almas.]
B. Porque, como consecuencia de ellas, nos fortaleceremos
espiritualmente:
2Cor.4:16 No desmayamos; (porque) aunque este nuestro hombre
exterior se va desgastando, el interior no obstante se
renueva de día en día.
132 PRUEBAS, TENTACIONES Y TRIBULACIONES
2Cor.12:9,10 Mi poder (el de Jesús) se perfecciona en la debilidad… para
que repose sobre mí (Pablo) el poder de Cristo.
C. Porque Dios nos recompensa luego de ponernos a prueba:
Sal.66:12 Hiciste (que pasáramos) por el fuego y por el agua, y nos
sacaste a abundancia.
Heb.12:11 Ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo,
sino de tristeza; pero después da [buen] fruto.
Stg.5:11 Los que sufren. Habéis oído de… Job, y habéis visto el fin…
el Señor es compasivo (v. Job 42:10-17).
(V. también Sal.118:5; Lam.3:32.)
D. Recompensas celestiales:
Rom.8:18 Las aflicciones del tiempo presente no son comparables
con la gloria… que en nosotros ha de manifestarse.
2Cor.4:17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en
nosotros un… eterno peso de gloria.
Stg.1:12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación… recibirá
la corona de vida.
1Pe.4:13 Sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que
también en la revelación de Su gloria os gocéis.
(V. también 1Jn.2:17; Ap.21:7.)

7. Dar gracias por los conflictos y tentaciones:


A. Dios hace que nuestros trances y tentaciones redunden en
bien:
Rom.8:28 Todas las cosas les ayudan a bien a (redundan en bien de)
los… llamados.
Stg.1:2-4 Tened por gozo cuando os halléis en diversas pruebas.
1Pe.1:6 Alegraos, aunque ahora por un poco de tiempo… tengáis
que ser afligidos.
B. Los azotes que recibimos demuestran que Dios nos ama y que
somos Sus hijos:
Deut.8:5 Como castiga el hombre a su hijo, así el Señor castiga.
Pro.3:11,12 No menosprecies, hijo mío, el castigo del Señor.
Heb.12:5-12 El Señor al que ama, disciplina… a todo hijo.
Ap.3:19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo.
(V. también Job 5:17; Sal.11:5; 1Cor.11:32.)
C. Recuerda que después de las penas viene la alegría:
Sal.30:5 Por la noche durará el lloro, y a la mañana vendrá la alegría.
Mat.5:4 Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán
consolación.
1Pe.5:10 Después que hayáis padecido un poco de tiempo, (Dios)
mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.

8. Ayudar a otros que estén pasando pruebas:


A. Cómo hacer para ayudarlos:
Job 6:14 El atribulado (debe ser) consolado.
Job 19:21 Tened compasión de mí… la mano de Dios me ha tocado.
PRUEBAS, TENTACIONES Y TRIBULACIONES 133
Rom.15:1,2 Debemos soportar las flaquezas de los débiles.
1Cor.12:25,26 Si un miembro padece, todos… se duelen con él.
Gál.6:2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros.
Heb.13:3 Acordaos de los… maltratados, como que también vosotros
mismos estáis en el cuerpo.
B. Animarlos y confortarlos:
Job 16:4,5 Yo os alentaría con mis palabras… apaciguaría el dolor.
Isa.50:4 Saber hablar palabras al cansado.
Pro.12:25 La congoja en el corazón del hombre lo abate; mas la
buena palabra lo alegra.
C. Exhortarlos con consejos cordiales:
Pro.27:9 El ungüento y el perfume alegran el corazón, y el cordial
consejo del amigo, al hombre.
Col.3:16 La Palabra de Cristo more… en vosotros, enseñándoos y
exhortándoos unos a otros… cantando.

9. El origen de las tentaciones:


A. Nuestra propia concupiscencia y apetitos inmoderados:
Stg.1:13,14 Cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia
es atraído y seducido.
1Jn.2:15,16 Los deseos de la carne… de los ojos… provienen del
mundo.
B. También son instigadas por el diablo:
Gén.3:1-6,13 [Eva:] La serpiente me engañó, y comí.
1Cró.21:1,7,8 Satanás… incitó a David a… (pecar y obrar locamente).
Mat.4:1-7 [Jesús fue tentado por el Diablo, «el tentador».]
Luc.22:31 Simón, Satanás os ha pedido para zarandearos como a
trigo.
(V. también 1Tes.3:5; 2Cor.11:3.)

10. Para evitar las tentaciones:


Mat.6:13a [Ora:] No nos metas en tentación.
A. Apártate de la senda que conduce a la tentación:
Pro.4:14 No entres por la vereda de los impíos, ni vayas.
Pro.4:15 Déjala, no pases por ella; apártate de ella, pasa.
Mat.7:13,14 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y
espacioso el camino… a la perdición.
2Tim.2:22a Huye también de las pasiones juveniles.
B. Ojo con los que tratan de seducirte:
Sal.1:1,2 No (andes) en consejo de malos.
Pro.1:10 Si los pecadores te quisieren seducir, no consientas.
Pro.16:29 El hombre malo lisonjea a su prójimo, y le hace andar por
camino no bueno.
2Pe.3:17 Guardaos, no sea que arrastrados por el error de los
inicuos, caigáis de vuestra firmeza.
(V. también Pro.22:24,25; 2Pe.2:18,19.)
134 PRUEBAS, TENTACIONES Y TRIBULACIONES
C. Ten conciencia de tus debilidades y guárdate de ellas:
Rom.13:14 No proveáis (no planees o pienses con antelación) para los
deseos de la carne.
Gál.6:1b Considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas
tentado.
D. Advertencia contra la maldad, las influencias engañosas y las
«distracciones»:
Deut.7:25,26 No (traigas) cosa abominable a tu casa, para que no seas
anatema (maldecido); del todo la aborrecerás.
Sal.101:3 No pondré delante de mis ojos cosa injusta.
Sal.106:35,36 Se mezclaron con las naciones, y aprendieron sus obras.
Sus ídolos… fueron causa de su ruina.
2Cor.11:3 Temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva,
vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados.
2Pe.2:7,8 Lot… afligía su alma justa, viendo y oyendo los hechos
inicuos de ellos [los sodomitas obscenos].

11. Para resistir y superar las tentaciones:


A. Mantén los ojos en Jesús:
Heb.11:27 (Moisés) se sostuvo como viendo al Invisible.
Heb.12:2,3 Puestos los ojos en Jesús… considerad a Aquél… para que
no (desmayéis).
(V. también Pro.4:25; Col.3:2,3.)
B. Ora y pídele al Señor que te ayude:
Sal.17:5 Sustenta mis pasos en Tus caminos, para que mis pies no
resbalen.
Sal.56:13 Has librado mi alma de la muerte, y mis pies de caída.
Mat.6:13a No nos dejes caer en tentación… líbranos del mal (BJ).
Mat.26:41 Velad y orad, para que no entréis en tentación (v. también
Luc.21:36).
Mat.18:19,20 [Que otras personas oren contigo en momentos de
particular tentación] (v. también Stg.5:16).
C. Resiste al diablo:
Efe.4:27 Ni deis lugar al Diablo.
Stg.4:7 Resistid al diablo, y huirá de vosotros.
D. Aférrate a la Palabra:
Sal.119:80 Sea mi corazón íntegro en Tus estatutos, para que no sea
yo avergonzado.
Jn.15:3 Ya vosotros estáis limpios por la Palabra.
2Pe.1:4 Preciosas promesas, para que por ellas llegaseis a… (huir)
de la corrupción que hay en el mundo a causa de la
concupiscencia.
Ap.3:10 Por cuanto has guardado la Palabra… Yo te guardaré.
E. De ser preciso, renuncia a tus propios deseos por amor a
Jesús:
Gál.5:16 Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.
Gál.5:24 Los que son de Cristo han crucificado la carne con sus
PRUEBAS, TENTACIONES Y TRIBULACIONES 135
pasiones y deseos.
Efe.4:20-23 Despojaos del viejo hombre… los deseos engañosos.
(V. también Rom.6:16; Fil.3:8.)
F. Ten fuerza de voluntad y propónte no ceder a la tentación:
Rom.6:13 Ni tampoco presentéis (entregad) vuestros cuerpos al
pecado.
1Cor.9:27 Golpeo (domino) mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre.
1Cor.16:13 Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y
esforzaos.
2Tim.2:3 Sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo.
2Tim.2:22 Huye de las pasiones juveniles, y sigue la justicia.
1Pe.1:14 Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que
antes teníais.
1Pe.2:11 Absteneos de los deseos carnales que batallan contra el
alma.
(V. también 1Cor.10:5,6.)
G. Teme al Señor y ten miedo de desobedecerle:
Pro.14:27 El temor del Señor es manantial de vida para apartarse de
los lazos de la muerte.
Pro.16:6b Con el temor del Señor los hombres se apartan del mal.
Pro.23:17 No tenga tu corazón envidia de los pecadores, antes
persevera en el temor del Señor todo el tiempo.
1Sam.12:24 Temed al Señor y servidle de verdad con todo vuestro
corazón.
H. Sirve al Señor con sobriedad y seriedad:
Tito 2:12 Renunciando a… los deseos mundanos, vivamos en este
siglo (mundo) sobriamente.
1Tes.5:8 Seamos sobrios, habiéndonos vestido con la [armadura de
Dios].
1Pe.1:13 Ceñid… vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por
completo.
1Pe.4:7 El fin… se acerca; sed, pues, sobrios.
1Pe.5:8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo…
anda alrededor buscando a quien devorar.
I. Pon el pensamiento y el corazón en el objetivo final:
Heb.11:25,26 Escogiendo antes ser maltratado… que gozar de los
deleites del pecado… porque tenía puesta la mirada en el
galardón.
Heb.12:2 (Jesús) por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz.

12. El Señor nos librará:


A. Dios ha prometido ayudarnos:
2Pe.2:9 Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos.
1Cor.10:13b Dios… no os dejará ser tentados más de lo que podéis
resistir, sino que dará también… la salida.
1Cor.15:57 Gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio
de nuestro Señor Jesucristo.
Heb.2:18 Es poderoso para socorrer a los que son tentados.
136 PRUEBAS, TENTACIONES Y TRIBULACIONES
B. Jesús se compadece de nosotros, pues sabe lo que es ser
hombre:
Heb.4:15 (Jesús) fue tentado en todo según nuestra semejanza.
C. Él permanecerá a tu lado cuando pases por la tentación:
Isa.43:1 No temas… te puse nombre, Mío eres tú.
Isa.43:2 Cuando pases por las aguas, Yo estaré contigo.
1Pe.4:19 Los que padecen… encomienden sus almas al fiel Creador.
(V. también Deut.4:30,31.)

13. Ejemplos de hombres justos que cayeron por ceder


a la tentación:
A. Lot, que se descarrió y lo perdió todo:
Gén.13:5,6 Lot… tenía ovejas, vacas y tiendas… sus posesiones eran
muchas.
Gén.13:8-11 [Le atrajo el valle del Jordán, regado con abundante agua.]
Gén.13:12,13 Lot… puso sus tiendas hasta [la impía] Sodoma.
Gén.14:11-16 [Por vivir cerca de Sodoma, es llevado cautivo por los
Sodomitas.]
Gén.19:1,2 [Acostumbraba sentarse «a la puerta de Sodoma» como
juez (19:9), y vivía en una casa dentro de la misma
Sodoma.]
Gén.19:24-30 [Perdió todo lo que tenía y terminó en una cueva.]
(V. también Eze.3:20; Ap.3:11.)
B. El profeta Balaam:
(Cotéjese Núm.22:1-21; 24:2,10,11,15,19; 25:1-3; 31:16; Jos.13:22;
2Pe.2:15; Jud.11; Ap.2:14.)
C. La caída del rey Salomón:
2Sam.12:24 Betsabé… dio a luz a Salomón, al cual amó el Señor.
Neh.13:26 [Pese a que] Salomón… era amado de su Dios… aun a él
le hicieron pecar las mujeres extranjeras.
1Re.11:1-8 El rey Salomón amó a muchas mujeres extranjeras… sus
mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos.
1Re.11:9-11 Se enojó el Señor contra Salomón (y dijo): romperé de ti el
reino, y lo entregaré a tu siervo.
D. Otros personajes que cayeron víctimas de la tentación:
Gén.3:1-6 Vio (Eva) que el árbol era bueno para comer… agradable a
los ojos, y codiciable para alcanzar sabiduría… y comió.
Gén.25:29-34 [Esaú vendió su primogenitura a Jacob por un plato de
lentejas.]
Jos.7:1,20,21 (Acán codició) un manto babilónico muy bueno… plata, y un
lingote de oro.
1Re.13:1-28 [El joven profeta cae en la tentación que le tendió el viejo
profeta y desobedece.]
2Re.5:20-27 [Giezi codició los bienes de Naamán y fue azotado con
lepra.]
PRUEBAS, TENTACIONES Y TRIBULACIONES 137
14. Cuando nos tienta la belleza mundana:
A. Cuidado con codiciar esa belleza engañosa y hueca:
Pro.6:25 No codicies su hermosura en tu corazón, ni ella te prenda
con sus ojos.
Pro.31:30 Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; la mujer que
teme al Señor, ésa será alabada.
1Jn.2:15,16 Los deseos de la carne, los deseos de los ojos, no
provienen del Padre, sino del mundo.
(V. también Isa.3:16,18-24; 1Pe.3:3,4.)
B. No te dejes seducir por gente mundana:
Job 31:1 Hice pacto con mis ojos; ¿cómo, pues, había yo de mirar a
una virgen [mundana]?
Pro.7:6-21 Lo rindió con la suavidad de sus muchas palabras.
2Pe.2:18 Hablando palabras infladas y vanas, seducen con
concupiscencias de la carne y disoluciones.
C. Las amargas consecuencias de dejarse encandilar:
Pro.5:3-13 Los labios de la mujer extraña destilan miel… mas su fin es
amargo… y (gemirás) al final.
Pro.7:21,22 Se marchó tras ella, como va el buey al degolladero.
Pro.7:23 Como el ave que se apresura a la red, y no sabe que es
contra su vida (v. también Pro.6:26).
Pro.14:12 Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin
es… muerte.
(V. también Jue.16:4-6,16,21; Pro.7:25-27; 9:13-18;
23:27,28; 2Sam.13:1-3,28,29.)
D. Resístelo con el poder de la Palabra:
Pro.2:1-13 Mis mandamientos… preserva el camino de Sus santos…
para librarte del mal camino.
Pro.2:16,17 Serás librado de la mujer extraña (v. también vers. 1-11).
Pro.6:23,24 El mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz… para
que te guarden de… la mujer extraña.
Luc.4:5-12 [Jesús resistió las tentaciones del diablo citando la Palabra.]
(V. también Pro.7:1-5.)

15. Ejemplos de resistir la tentación:


Gén.14:21-23 [Abraham rehusó aceptar recompensas del rey de Sodoma.]
2Re.5:15,16 [Naamán instó a Eliseo para que recibiera presentes; Eliseo
no los aceptó.]
Job 2:9,10 [Job se negó a pecar con sus labios y maldecir a Dios.]
Jer.35:5,6 [Los recabitas se negaron obedientemente a beber vino.]
Dan.1:8 [Daniel no quiso contaminarse comiendo alimentos impuros.]
Hch.8:18-20 [Pedro rehusó aceptar el dinero de Simón el hechicero.]
SUFRIMIENTO
1. ¿Quién causa el sufrimiento? ¿Dios o el diablo?:
A. El diablo causa gran parte del sufrimiento humano:
(V. Hch.10:38; Mat.15:22; Luc.8:29b; 2Tim.2:26.)
B. Aunque es Dios quien permite al diablo provocar sufrimiento:
Job 1:8-19 [Dios permitió a Satanás arruinar a Job por medio del fuego,
bandoleros a caballo y una gran tormenta.]
Job 2:3-7 [Dios permitió que el diablo afligiera a Job con una sarna
maligna.]
(V. también 1Cor.5:5; 1Tim.1:20.)
C. En el fondo Dios es el autor del sufrimiento:
Éxo.4:11 ¿Quién hizo al mudo y al sordo… al ciego? ¿No soy Yo?
1Sam.2:6,7 El Señor mata, y Él da vida… empobrece… enriquece.
Isa.45:7 Hago la paz y creo la adversidad. Yo el Señor soy el que
hago todo esto.
Amós 3:6b ¿Habrá (calamidad) en la ciudad, (la cual) el Señor no haya
hecho?
(V. también Deut.32:39; 2Cró.15:2b,5,6; Job 12:14-25;
Sal.66:10-12a; Miq.1:12b.)
2. ¿Por qué permite Dios que los justos sufran?:
A. Dios tiene un motivo amoroso en todo lo que hace:
Rom.8:28 Todas las cosas les ayudan a bien (redundan en bien)… a
los llamados.
Gén.45:4-8 No os entristezcáis… de haberme vendido [como
esclavo]… porque para preservación de vida me envió
Dios delante de vosotros.
Gén.50:20 Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a
bien.
Sal.119:71 Bueno me es haber sido humillado (afligido), para que
aprenda Tus estatutos.
Jer.37:15,16; [Jeremías cumplió una larga pena en la cárcel; sin embargo,
38:28 ahí estuvo a salvo cuando Jerusalén fue destruida.
Jer.39:11-14.]
Jon.2:1-7a [Jonás sufrió en el vientre de la ballena; pero ésta evitó que
se ahogara y lo llevó a tierra. Jon.1:15,17; 2:10.)
B. A menudo el sufrimiento no es más que la amorosa disciplina
de Dios:
Pro.3:11,12 El Señor al que ama castiga.
Heb.12:5-12 El Señor al que ama, disciplina.
Ap.3:19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo.
(V. también Deut.8:5; Job 5:17; 1Cor.11:32.)
C. Los castigos de Dios son justos:
Neh.9:33 Tú eres justo en todo lo que ha venido sobre nosotros.
Sal.119:75 Conozco que Tus juicios son justos, y que conforme a Tu
fidelidad me afligiste.
Sal.19:9b Los juicios del Señor son verdad, todos justos.
138
SUFRIMIENTO 139
Pro.26:2 La maldición nunca vendrá sin causa.
Jer.17:10 Yo el Señor, que escudriño... el corazón, para dar a cada
uno según... el fruto de sus obras.
(V. también Eze.14:22,23; Heb.12:11.)
D. Lo que sufrimos es menos de lo que merecemos:
Esd.9:13 Dios no nos ha castigado de acuerdo con nuestras
iniquidades.
Sal.78:38,39 Misericordioso... apartó muchas veces Su ira.
Sal.103:10-14 No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades.
E. Seguir confiando en Él, aunque no entendamos lo que pasa:
Pro.3:5 Fíate del Señor... no te apoyes en tu propia prudencia.
Isa.55:8,9 Ni vuestros caminos (son) Mis caminos, dijo el Señor.
3. Algunas razones específicas por las que Dios
permite el sufrimiento:
A. El dolor ha sido una realidad de la vida desde la caída del
hombre:
Gén.3:16-19 [El dolor entró al mundo a causa de la caída del hombre.]
Job 5:6,7 Como las chispas se levantan para volar por el aire, así el
hombre nace para la aflicción.
(V. también Job 14:1; Sal.90:10.)
B. A menudo, nuestros pecados y desobediencias nos causan
sinsabores:
Gén.42:21 Hemos pecado... por eso ha venido sobre nosotros
angustia.
Job 4:8 Los que aran iniquidad y siembran injuria, la siegan.
Sal.31:9,10 Estoy en angustia… tristeza… a causa de mi iniquidad.
Sal.38:1-8 Nada hay sano en mi carne… a causa de mi pecado.
Sal.107:17 Fueron afligidos los insensatos, a causa… de sus maldades.
Isa.66:4 [No hacer caso de Dios y obrar mal acarrea angustia,
temores y creencias delusorias.]
Jer.5:25 Vuestros pecados apartaron de vosotros el bien (las
bendiciones).
(V. también Jer.30:15; Lam.1:20.)
C. Por no creer o por desobedecer la Palabra de Dios:
Deut.11:28 Y la maldición, si no oyereis los mandamientos.
Sal.78:32,33 No dieron crédito… consumió sus años en tribulación.
Sal.89:30-32 Si dejaren Mi ley… castigaré con vara su rebelión.
(V. también Sal.107:11,12.)
4. Sufrimiento a causa de la obediencia y la justicia:
A. Contrariedades y privaciones al servir a Dios:
Hch.20:19 Sirviendo al Señor con muchas lágrimas y pruebas.
1Cor.4:11 Padecemos hambre, sed, estamos desnudos, somos
abofeteados.
2Cor.1:8 Tribulación [de Pablo]… abrumados sobremanera más allá
de nuestras fuerzas, aun perdimos la esperanza de
conservar la vida.
140 SUFRIMIENTO
2Cor.11:23-30 [Los numerosos sufrimientos y vicisitudes de Pablo.]
Fil.2:27a,30 Enfermo, a punto de morir, para suplir lo que faltaba en
vuestro servicio.
(V. también 2Cor.6:4-10.)
B. Padecimientos como consecuencia de persecuciones:
Fil.1:29 Porque a vosotros os es concedido… no sólo que creáis en
Él, sino también que padezcáis por Él.
2Tim.3:12 Todos los que quieren vivir piadosamente en Jesús
padecerán persecución.
2Tim.1:8 No te avergüences, sino participa de las aflicciones por el
evangelio.
Heb.11:25 Escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios.
Heb.11:35b-38 [Santos que fueron objeto de torturas, de crueles burlas, de
azotes, encarcelamientos, asesinatos, maltratos,
aflicciones y tormentos.]
(V. Rom.8:35-37; 1Pe.2:19-21; 3:16,17; Ap.2:10.)
5. El provecho y buenos frutos del sufrimiento:
A. Las penas nos hacen recurrir a la Palabra:
Deut.8:2,3 Para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre,
mas de (la Palabra).
Sal.94:12 Bienaventurado el hombre a quien Tú, Señor, corriges, y en
Tu ley lo instruyes.
Sal.119:71 (He) sido humillado (afligido), para que aprenda Tus
estatutos.
B. Los quebrantos nos refinan y purifican:
Job 23:10 Me probará, y saldré como oro.
Sal.66:10 Tú nos probaste, oh Dios... como se afina la plata.
Isa.48:10 Te he purificado... en horno de aflicción.
Zac.13:9 Y los fundiré como se funde la plata.
Heb.12:9-11 Nos (disciplina)... para que participemos de Su santidad.
(V. también Pro.17:3; Isa.1:25.)
C. Nos enseña a obedecer:
Sal.119:67 Antes que fuera yo humillado (afligido), descarriado andaba;
mas ahora guardo Tu Palabra.
Heb.5:8 Por lo que padeció aprendió la obediencia.
(V. también 2Cor.7:10a,11.)
D. Nos hace producir más fruto:
Jn.15:2 Lo limpiará (podará), para que dé más fruto.
E. Nos humilla:
Deut.8:2,16 Te ha traído el Señor (por) el desierto, para humillarte (NBI).
2Cró.33:12 Luego que fue puesto en angustias... humillado
grandemente.
Lam.3:1,17-20 Acuérdate de mi aflicción.... mi alma está abatida.
F. Nos enseña paciencia:
Rom.5:3b La tribulación produce (nos enseña) paciencia.
G. Nos hace más sabios y conocedores:
Ecl.7:2,3 Mejor es el pesar... el que vive lo pondrá en su corazón.
SUFRIMIENTO 141
H. Nos hace compasivos y misericordiosos con los demás:
2Cor.1:4 Para que podamos... consolar a los que están en cualquier
tribulación, por medio de la consolación con que…
somos consolados.
Heb.2:17 [Nos enseña a ser misericordiosos, como le ocurrió a Jesús.]
Heb.2:18 Él mismo padeció… es poderoso para socorrer.
Heb.4:15 Compadecerse de las debilidades [ajenas].
I. Nos une más a los seres queridos y nos ayuda a apreciarlos
más:
2Cor.7:4-7 En todo fuimos atribulados… pero Dios… nos consoló con
la venida de Tito.
6. Recompensas en el Cielo por sufrimientos en la
tierra:
Luc.16:19-25 [Lázaro, el mendigo, es premiado y consolado.]
Rom.8:18 Las aflicciones del tiempo presente no son comparables.
2Cor.1:7 Así como sois compañeros en las aflicciones, también lo
sois en la consolación.
2Cor.4:17 Esta leve tribulación… produce en nosotros un cada vez
más excelente y eterno peso de gloria.
2Tim.2:12a Si sufrimos, también reinaremos con Él.
Ap.21:4 No habrá muerte… llanto… clamor… dolor.
7. Recuerda, Jesús también sufrió:
Heb.4:15 [Él] fue tentado (probado) en todo según nuestra semejanza.
Heb.12:3 Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de
pecadores… para que vuestro ánimo no se canse hasta
desmayar.
A. Razones por las que Jesús sufrió:
Isa.53:3,4 Llevó Él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores.
Isa.53:4,5 Él herido fue por nuestras rebeliones… y por Sus llagas
somos nosotros curados (NBI) (v. también 1Pe.2:24).
Heb.2:9,10 (Perfeccionó) por aflicciones al autor de la salvación de ellos.
1Pe.3:18 Padeció… por los pecados… para llevarnos a Dios.
(V. también Heb.2:17,18; 4:15; 5:7,8.)
B. Sigamos Su ejemplo de soportar penas y aflicciones:
Rom.8:17b Si padecemos con Él… juntamente con Él (seremos)
glorificados.
Fil.3:10 A fin de conocer la participación de Sus padecimientos.
1Pe.2:21 Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo.
1Pe.4:1 Puesto que Cristo ha padecido por nosotros... vosotros
también armaos.
8. Actitud que debemos asumir ante el sufrimiento:
Job 13:15a Aunque Él me matare, en Él esperaré.
Fil.3:8 Lo he perdido todo, para ganar a Cristo.
A. Soportemos las angustias con paciencia:
Jer.10:19 Ciertamente enfermedad mía es esta, y debo sufrirla.
142 SUFRIMIENTO
Lam.3:24-26 Mi porción es el Señor... esperar en silencio al Señor.
Rom.12:12a Gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación.
2Tim.4:5 Tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones.
Heb.12:7 Si soportáis... Dios os trata como a hijos.
1Pe.4:19 Los que padecen... encomienden sus almas a (Dios), y
hagan el bien.
B. Oremos por fortaleza para soportar los sufrimientos:
Luc.18:1 La necesidad de orar siempre, y no desmayar.
Stg.5:13 ¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración.
C. No debe extrañarnos que pasemos pruebas y aflicciones:
Sal.34:19 Muchas son las aflicciones del justo.
Hechos 14:22 Es necesario que a través de muchas tribulaciones
entremos en el Reino.
1Tes.3:3,4 Nadie se inquiete por estas tribulaciones; porque... para
esto estamos puestos (destinados).
1Pe.4:12 No os sorprendáis del fuego de prueba.
(V. también 1Cor.10:13; 1Pe.5:9.)
D. Manténte firme, sufre penalidades:
Hch.20:23,24 De ninguna cosa hago caso... con tal que acabe.
2Tim.2:3 Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado.
Heb.11:25-27 Escogiendo antes ser maltratado... se sostuvo (firme).
Stg.5:10,11 Tomad como ejemplo de aflicción... a los profetas...
tenemos por bienaventurados a los que sufren.
E. Ser feliz pese a las adversidades:
Jn.16:33b Tendréis aflicción; pero confiad.
Rom.5:3 Nos gloriamos en las tribulaciones… (producen) paciencia.
2Cor.7:4b Sobreabundo de gozo en todas nuestras tribulaciones.
1Pe.4:13,16 Gozaos… sois participantes de los padecimientos de Cristo.
F. No murmurar contra Dios:
Job 1:20-22 No pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno
(además 2:9,10).
Sal.17:3 He resuelto que mi boca no haga transgresión.
1Tes.5:18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios.
G. Permanecer fieles:
Sal.119:143 Aflicción y angustia… mas Tus mandamientos…mi delicia.
9. Actitudes que no debemos adoptar ante el
sufrimiento:
Éxo.6:9 [Desesperación:] (Los israelitas) no escuchaban a Moisés a
causa de la congoja de espíritu, y de la dura servidumbre.
Rut 1:20,21 [Queja:] Porque en grande amargura me ha puesto el
Todopoderoso.
Job 2:7-9 [Resentimiento:] Entonces le dijo su mujer (a Job): Maldice
a Dios, y muérete.
Pro.24:10 [Darse por vencido:] Si te dejas abatir el día de la angustia
(BJ).
Jer.15:18 [Dudar y discutir:] ¿Serás para mí como cosa ilusoria?
(V. también Pro.18:14; Lam.3:39.)
SUFRIMIENTO 143
10. Dios nos consuela y fortalece cuando sufrimos:
Éxo.3:7 He visto la aflicción de Mi pueblo… he oído su clamor… he
conocido sus angustias.
Mat.5:4 Bienaventurados los que lloran… recibirán consolación.
Jn.14:18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.
Rom.8:26 El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad.
1Pe.5:10 Mas Dios… después que hayáis padecido un poco de
tiempo, Él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y
establezca.
(V. también Sal.23:4; 37:24; 145:14.)
11. Para liberarse del sufrimientlo:
A. El Señor ha prometido librarnos de los sufrimientos:
Sal.30:5 Por la noche durará el lloro, y a la mañana vendrá la alegría.
Sal.34:19 Muchas son las aflicciones... pero... le librará el Señor.
Sal.103:9-14 No contenderá para siempre... Él conoce nuestra condición.
Lam.3:31,32 El Señor no desecha para siempre; (aunque) aflige.
Isa.54:7,8 Por un breve momento te abandoné, pero... misericordias.
(V. también Éxo.3:7,9,10; Deut.26:6-8; Sal.66:11,12;
94:12-14; 107:11-14; 118:17,18.)
B. Debemos orar para ser librados:
Sal.34:6 Le oyó el Señor, y lo libró de todas sus angustias.
Sal.34:17 Claman los justos, y el Señor... los libra.
Sal.50:15 Invócame en el día de la angustia; te libraré.
(V. casos específicos en Esdras 9:5-15; Isa.38:1-3.)
C. Condiciones establecidas por Dios:
2Cró.6:27-30 [Los hombres se libran del sufrimiento cuando se
arrepienten y buscan al Señor.]
2Cró.7:13,14 Si se humillare Mi pueblo... y orare... y se convirtiere de sus
malos caminos... Yo oiré... perdonaré... sanaré.
Job 33:27-29 Al que dijere: Pequé... Dios redimirá su alma.
Job 36:8-11 Si oyeren, y le sirvieren... (tendrán) bienestar.
Jon.2:1-10 [Jonás alabó a Dios en su aflicción, y fue liberado.]
12. Nuestra obligación para con los afligidos y
agobiados:
Job 6:14 El atribulado (debe ser) consolado.
Job 16:5 Yo os alentaría... apaciguaría vuestro dolor.
Isa.50:4 Hablar palabras al cansado.
Luc.10:30-37 [El buen samaritano] Ve, y haz tú lo mismo.
Rom.12:15b Llorad con los que lloran.
1Cor.12:25,26 De manera que si un miembro padece, todos... se duelen
con Él.
Gál.6:2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros.
Heb.13:3 Acordaos de los maltratados.
Stg.1:27 Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones.
(V. también Job 19:21; Mat.25:34-45; 1Tim.5:10.)
144 SUFRIMIENTO
13. Sufrimientos de los impíos y mundanos:
(Incluidos los cristianos desobedientes que se vuelven atrás):
Deut.28:20 El Señor enviará contra ti la maldición… a causa de la
maldad de tus obras.
Deut.28:15-67 Si no oyeres… vendrán estas maldiciones.
Job 15:20a Todos sus días, el impío es atormentado de dolor.
Sal.32:10a Muchos dolores habrá para el impío.
Isa.42:24,25a Ni oyeron Su ley. Por tanto, derramó sobre él el ardor de Su
ira.
Isa.57:20,21 Los impíos son como el mar en tempestad… no hay paz
para los impíos.
Heb.2:15 Los que por el temor de la muerte estaban… sujetos a
servidumbre.
1Jn.4:18 El temor lleva en sí castigo.
(V. también Job 20:todo; Ecl.2:22,23; Lam.3:42-47.)
14. Buena parte de las desgracias que padece la gente
del mundo se las induce ella misma:
A. Toxicomanía, alcoholismo, etc.:
1Cor.3:17 Si alguno destruyere (su cuerpo), Dios le destruirá a él.
Pro.23:29-35 [El alcoholismo trae consigo aflicción, pesar y dolor.]
(V. también Pro.23:21; 31:4,5; Isa.5:11; 28:7.)
B. Comer en exceso:
Núm.11:19,20, [Los hebreos se empacharon de codornices con glotonería,
31-34 y a raíz de ello «los más robustos (gordos)» murieron
(v. Sal.78:26-31).]
Fil.3:19a El fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre.
(V. también Pro.23:1-3,21a.)
C. Excederse físicamente debilita las defensas del cuerpo:
Ecl.12:12b El mucho estudio es fatiga de la carne.
Fil.2:27a,30 Estuvo enfermo, a punto de morir… exponiendo su vida.
D. Sufrimientos por culpa de pecados sexuales:
Rom.1:27 [Los sodomitas]... recibiendo en sí mismos la retribución
debida a su extravío [enfermedad e infección].
E. Contaminación a causa de fábricas, pesticidas, productos
químicos y demás:
Isa.24:5 La tierra se contaminó bajo sus moradores.
Jer.2:7 Contaminasteis Mi tierra, (y la) hicisteis abominable.
Amós 7:17b Morirás en tierra inmunda.
Miq.2:10b Os destruirá, pues está contaminado (NBI).
Sof.3:1 ¡Ay de la ciudad rebelde y contaminada y opresora!
Rom.1:30,32a Inventores de males... dignos de muerte.
Ap. 11:18b [Dios destruirá] a los que destruyen la tierra.
(V. también Gén.4:8,16,17; Isa.5:8; 14:21 sobre ciudades
antinaturales y la industrialización.)
F. La codicia y la opresión dan origen a guerras, desdicha y
pobreza:
Jos.7:1-26 [La codicia de Acán causó la muerte de muchos israelitas.]
SUFRIMIENTO 145
Pro.15:27 Alborota su casa el codicioso.
Nah.3:1 ¡Ay de ti, ciudad sanguinaria, toda llena de mentira y de
rapiña!
1Tim.6:9,10 Los que quieren enriquecerse... (se) hunden en
destrucción... dolores.
Stg.4:1,2 ¿De dónde vienen las guerras?... de vuestras pasiones...
matáis.
Stg.5:1-6 Ricos... habéis condenado y dado muerte al justo.
(V. también Sal.73:3-20; Miq.6:12-15.)
15. Efecto que produce el sufrimiento en los no salvos o
en los desobedientes:
A. Algunos no se arrepienten a pesar de abatimientos y
aflicciones:
Isa.1:5 ¿Por qué querréis ser castigados aún?... Os rebelaréis.
Isa.42:25 Pero no entendió... no hizo caso.
Isa.57:17 Le herí... y él siguió por el camino de su corazón.
Jer.2:30a En vano he azotado... no han recibido corrección.
Jer.5:3 Los azotaste, y... no quisieron convertirse.
Dan.9:13 Todo este mal vino sobre nosotros; y no hemos implorado.
(V. también Neh.9:26-29; Isa.9:13; Amós 4:6.)
B. Los sufrimientos hacen que los verdaderamente malvados
maldigan aún más a Dios:
2Cró.28:22 A pesar de verse en gran aprieto… seguía pecando (NC).
Pro.29:1 El hombre que reprendido endurece la cerviz, de repente
será quebrantado, y no habrá para él medicina.
Isa.8:21 Teniendo hambre… maldecirán… a su Dios.
Ap.16:9-11 Los hombres se quemaron con el gran calor, y blasfemaron
el nombre de Dios… y no se arrepintieron.
(V. también Lev.26:23,24.)
C. Hace que algunos se arrepientan y se vuelvan a Dios:
Deut.31:17 Vendrán sobre ellos muchos males y angustias [para que se
den cuenta de que han abandonado a Dios].
2Cró.15:4 Cuando en su tribulación… le buscaron, Él fue hallado.
Sal.78:34 Si los hacía morir, entonces buscaban a Dios [y] se volvían.
Isa.26:16 Derramaron oración cuando los castigaste.
Jer.2:27b Me volvieron la cerviz… y en el tiempo de calamidad [oran].
D. Hasta hace que algunas personas no salvas o desobedientes
se vuelvan a Dios:
2Cró.33:9-13 [Las angustias que Manasés sufrió en prisión lo hicieron
volver a Dios.]
Job 34:31,32 He llevado ya castigo, no ofenderé ya más.
Dan.4:30-37 [La humillación y salvación del rey Nabucodonosor.]
Luc.15:16-20 [La desesperación llevó al hijo pródigo a arrepentirse.]
Ap.11:13 Un terremoto (mató a) siete mil hombres… y los demás
dieron gloria a Dios.
(V. también Ose.2:6,7.)
CONSUELO
1. El Señor nos ayudará y nos consolará:
A. Sus promesas de consuelo:
Sal.71:21 Volverás a consolarme.
Sal.86:17 Tú, Señor, me ayudaste y me consolaste.
Sal.91:15 Con él estaré Yo en la angustia; lo libraré.
Sal.116:6 Estaba yo postrado, y me salvó.
Sal.138:7a Si anduviere yo en medio de la angustia, Tú me vivificarás.
Isa.42:6 Yo el Señor… te sostendré por la mano; te guardaré.
Isa.43:2 Cuando pases por las aguas, Yo estaré contigo.
Isa.49:13 El Señor ha consolado a Su pueblo, y de Sus pobres
(afligidos) tendrá misericordia.
Isa.51:12,13 Yo, Yo soy vuestro consolador.
Isa.66:13 Como aquel a quien consuela su madre, así os consolaré
Yo a vosotros.
Jn.14:18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.
Jn.14:1-3 No se turbe vuestro corazón… creed en Mí.
2Cor.1:3 Bendito sea Dios… Padre de misericordias y Dios de toda
consolación.
2Cor.7:6 Dios… consuela a los humildes (abatidos).
2Tes.2:16,17 Jesucristo Señor nuestro… el cual nos amó y nos dio
consolación eterna… conforte vuestros corazones.
(V. también Sal.103:6: Fil.2:1,2.)
B. El Señor siempre está dispuesto a consolarnos:
Sal.121:4 No se adormecerá ni dormirá el que [te] guarda.
2Cor.1:4 (Él) nos consuela en todas nuestras tribulaciones.
C. El Espíritu Santo, el “Consolador”, te consolará:
Jn.14:26 El Consolador [es] el Espíritu Santo.
Jn.15:26 El Consolador, a quien Yo os enviaré de (Dios).
Jn.14:16,17 (Dios) os dará un Consolador, para que esté con vosotros
para siempre: el Espíritu… estará en vosotros.
Hch.9:31 La Iglesia gozaba de paz… llena de los consuelos del
Espíritu Santo (NC).

2. Para recibir consuelo de Dios:


A. Ora y pídele que te ayude:
2Cró.15:4 Cuando en su tribulación… buscaron (a Dios), Él fue
hallado de ellos.
Sal.34:17 Claman los justos, y el Señor oye, y los libra de todas sus
angustias.
Sal.87:7 En el día de mi angustia te llamaré, porque Tú me
146
CONSUELO 147
respondes.
Sal.119:76 Sea ahora Tu misericordia para consolarme.
Sal.145:18,19 Cercano está el Señor a todos los que le invocan.
Fil.4:6,7 Sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en
oración… y la paz de Dios… guardará vuestros
corazones.
Heb.4:16 Acerquémonos confiadamente al trono de la gracia, para
alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno
socorro.
B. Ocasiones en que el rey David oró pidiendo consuelo:
(V. Sal.31:9-12; 38:9; 51:todo; 69:1,2; 102:1-7.)
C. Lee y medita en la Palabra de Dios:
Sal.119:50 (La Palabra) es mi consuelo en mi aflición… me ha
vivificado.
Rom.15:4 (La Palabra se escribió), a fin de que por la paciencia y la
consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.
D. Obedece al Señor y permanece unido a Él:
Jn.8:29 No me ha dejado solo el Padre, porque Yo hago siempre lo
que le agrada.
Sal.103:17,18 La misericordia del Señor es desde la eternidad y hasta la
eternidad sobre los que le temen.
E. Sigue confiando y ten paciencia:
Gén.28:15 [Dios le dice a Jacobo:] No te dejaré hasta que haya hecho
lo que te he dicho.
Sal.42:3-11 ¿Por qué te abates, oh alma mía? Espera en Dios; porque
aún he de alabarle.
Sal.119:81-83 Espero en Tu Palabra. ¿Cuándo me consolarás? Porque
estoy como el odre [puesto] al humo.
Heb.10:35, No perdáis… vuestra confianza… os es necesaria la
36a paciencia, para que [luego]… obtengáis la promesa.
F. Recuerda los anteriores milagros y misericordias de Dios:
Sal.77:1-12 Desmayaba mi espíritu… Enfermedad mía es ésta; [pero]
me acordaré de las obras del Señor.
Sal.119:52 Me acordé, oh Señor, de Tus juicios antiguos, y me consolé.
G. Anímate recordando la fidelidad de Dios:
1Sam.30:6 David se angustió mucho… mas se fortaleció (animó) en el
Señor su Dios.
H. Ten en cuenta que Dios nunca te abandonará…
Isa.49:14,15, [Dijeron:] Me dejó el Señor, y el Señor se olvidó de mí.
16 [Pero] Yo nunca me olvidaré de ti.
Sal.31:22 Decía yo en mi premura: Cortado (arrojado) soy de delante
de Tus ojos; pero Tú oíste… cuando a Ti clamaba.
Sal.9:9,10 En Ti confiarán los que conocen Tu nombre, por cuanto Tú
148 CONSUELO
no desamparaste a los que te buscaron.
Mat.28:20b Estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.
2Tim.2:13 [Aun] si fuéremos infieles, Él permanece fiel.
Heb.13:5 No te desampararé, ni te dejaré.
(V. también Isa.54:10.)
I. …A menos que te rebeles pérfidamente y abandones al
Señor:
2Cró.15:2 El Señor estará con vosotros, si vosotros estuviereis con
Él… mas si le dejareis, Él también os dejará. (1Cró.28:9.)
J. Aun así, Él no te abandonará permanentemente:
Isa.54:7,8 Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con
grandes misericordias.
K. Confía en el Señor y encomiéndate totalmente a Él:
Rom.8:28 A los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien.
1Pe.4:19 Los que padecen… encomienden sus almas al fiel Creador.
L. El Señor te guardará:
2Tim.1:12b Estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito (lo
que le he encomendado) para aquel día.
Sal.23:4 Tu vara y tu cayado me infundirán aliento [y me protegerán].
Sal.37:5 Encomienda al Señor tu camino, y confía en Él.
Sal.55:22 Echa sobre el Señor tu carga, y Él te sustentará.
Sal.138:8 El Señor cumplirá Su propósito en mí.
Fil.1:6 El que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará
(terminará) hasta el día de Jesucristo.
1Tes.5:24 Fiel es el que os llama, el cual… lo hará.
1Pe.5:7 Echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque tiene
cuidado de vosotros.

3. Dios te ama y cuida de ti:


A. Él advierte cada lágrima que has derramado:
2Re.20:5 Yo he oído tu oración, y he visto tus lágrimas.
Sal.56.8 Pon mis lágrimas en Tu redoma (frasco); ¿no están ellas en
Tu libro? (v. también Mar.9:24).
B. Él sabe exactamente lo que estás pasando:
Éxo.3:7 He visto la aflicción de Mi pueblo… y he oído su clamor…
he conocido sus angustias.
Sal.103:13,14 Se compadece el Señor de (nosotros) … porque Él conoce
nuestra condición.
Isa.53:4 Él sufrió nuestros dolores.
Isa.63:9 En toda angustia de ellos Él fue angustiado.
Heb.4:15 (Se compadece) de nuestras debilidades… (Él) fue tentado
en todo según nuestra semejanza.
CONSUELO 149
C. A pesar de que nos disciplina, el Señor nos ama y nos
consuela:
Sal.30:5 Un momento será Su ira… por la noche durará el lloro, y a
la mañana vendrá la alegría.
Sal.71:20 Tú, que me has hecho ver muchas angustias y males,
volverás a darme vida.
Sal.103:9 No contenderá para siempre, ni para siempre guardará el
enojo.
Isa.12:1 Aunque te enojaste contra mí, Tu indignación se apartó, y
me has consolado.
Lam.3:31-33 Si aflige, también se compadece.
(V. también Ose.6:1-3.)

4. Sus amorosas manos te sostienen:


A. El Señor siempre está a tu lado sosteniéndote:
Deut.33:27 Acá abajo [están] los brazos eternos.
Sal.145:14 Sostiene el Señor a todos los que caen, y levanta a todos
los oprimidos.
Sal.37:17 El que sostiene a los justos es el Señor.
Sal.37:24 Cuando el hombre cayere, no quedará postrado, porque el
Señor sostiene su mano.
Isa.41:10 Yo estoy contigo; no desmayes… te sustentaré con (Mi)
diestra.
Isa.63:9 En Su amor y clemencia los… trajo, y los levantó.
B. …Incluso en tierras lejanas o en la soledad:
Sal.139:8b Si en el Seol (mundo sobrenatural) hiciere mi estrado, he
aquí, allí Tú estás.
Sal.139:9-12 Si… habitare en el extremo del mar, aun allí… me asirá tu
diestra.
Mat.28:20b Estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

5. Si te sientes a oscuras, confía en que Dios te


alumbrará:
Isa.50:10 ¿Quién hay entre vosotros… que anda en tinieblas y carece
de luz? Confíe en el Señor.
Isa.42:16 Delante de ellos cambiaré las tinieblas en luz, y… no los
desampararé.
Sal.18:28 El Señor mi Dios alumbrará mis tinieblas.
Sal.112:4 Resplandeció en las tinieblas luz a los rectos; es clemente y
misericordioso.
Miq.7:8b Aunque more en tinieblas, el Señor será mi luz.
(V. también Isa.58:10,11.)
150 CONSUELO
6. Mira el lado bueno de las cosas:
A. Has sido bendecido: conténtate y alégrate:
Mat.5:10-12 Bienaventurados sois cuando… os vituperen (insulten) y os
persigan… gozaos y alegraos.
Jn.16:33 En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, Yo he vencido
al mundo.
2Cor.7:4b Lleno estoy de consolación; sobreabundo de gozo en todas
nuestras tribulaciones.
Fil.4:4 Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!
1Pe.4:12,13 Gozaos… sois participantes de los padecimientos de Cristo.
B. Volverán los días felices:
Isa.51:11,12 Los redimidos del Señor… tendrán gozo y alegría, y el dolor
y el gemido huirán.
1Tes.4:15-18 [Jesús vendrá en breve para llevarnos al Cielo.] Alentaos los
unos a los otros con estas palabras (v. también 5:10,11).
(V. también Isa.40:2; 52:9; 57:16-18; Jer.31:12-14;
Zac.1:12-17.)
C. Las penas pronto acabarán:
Job.11:16 Olvidarás tu miseria, o te acordarás de ella como de aguas
que pasaron.
Sal.30:5 Por la noche durará el lloro, y a la mañana vendrá la alegría.
Sal.30:11 Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría.
Isa.49:13 (Canta)… alégrate… (prorrumpe) en alabanzas… porque el
Señor ha consolado a Su pueblo… Sus pobres.
Isa.54:11 Pobrecita… sin consuelo; he aquí que Yo cimentaré tus
piedras sobre carbunclo (rubí).
D. Piensa en los consuelos del Señor y agradécelos:
Sal.94:19 En la multitud de mis pensamientos dentro de mí, Tus
consolaciones alegraban mi alma.
E. Nos podemos considerar bendecidos: la mayor parte de
las personas no salvas no tienen quien las consuele:
Ecl.4:1 He aquí las lágrimas de los oprimidos, sin tener quien los
consuele.

7. Por qué debemos consolarnos mutuamente, y cómo:


A. A veces necesitamos la ayuda de los demás:
2Cor.2:7 Vosotros… debéis… consolarle, para que no sea
consumido de demasiada tristeza.
(V. también Ecl.4:9,10,12.)
B. Debemos consolarnos mutuamente:
Gén.37:34, Y se levantaron todos sus hijos y sus hijas (de Jacobo) para
35a consolarlo (v. también 1Cró.7:22; Job 2:11)
CONSUELO 151
Isa. 40:1 Consolaos, consolaos, pueblo Mío, dice vuestro Dios.
Isa.61:1,2 El Espíritu del Señor está sobre mí… me ha enviado… a
vendar a los quebrantados de corazón… aconsolar a
todos los enlutados.
Isa.61:3 Les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de
luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado.
1Cor.12:25 En el cuerpo… que los miembros todos se preocupen los
unos por los otros.
2Cor.2:8 Os ruego que confirméis el amor para con él.
2Cor.7:6 Dios… nos consoló con la venida de Tito [un compañero de
trabajo] (v. también Efe.6:22; Col.4:7,8; 1Tes.3:2).
2Cor.7:13 Hemos sido consolados… (ha) sido confortado el espíritu
(de Tito) por todos vosotros.
Gál.6:2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así
la ley de Cristo.
Col.2:2 Consolados sus corazones, unidos en amor.
Col.4:11 Los que me ayudan… han sido para mí un consuelo.
1Tes.5:11 Animaos unos a otros, y edificaos unos a otros.
1Tes.5:14 Que alentéis a los de poco ánimo (apocados, tímidos).
C. Cómo consolar a los demás:
Gén.50:21b (José) los consoló, y les habló al corazón.
Rut 2:13 Me has consolado… (me) has hablado al corazón (con
afecto).
Pro.17:22a El corazón alegre constituye buen remedio.
Pro.27:9 El ungüento y el perfume alegran el corazón, y el cordial
consejo del amigo, al hombre.
1Tes.2:11 Como el padre a sus hijos… consolábamos a cada uno de
vosotros.
Rom.12:15b Llorad con los que lloran.
D. Sírvete de tus propias experiencias para consolar a los
demás:
2Cor.1:4 Para que podamos también nosotros consolar a los que
están en tribulación, por medio de la consolación con que
nosotros somos consolados por Dios.
Sal.66:12,16 Contaré lo que (el Señor) ha hecho a mi alma.
E. El poder reconfortante y consolador que tiene la música
inspirada:
Sal.32:7 Con cánticos de liberación me rodearás.
Sal.42:5-8 Mi alma está abatida en mí… pero… de noche Su cántico
estará conmigo.
1Sam.16:14- Un espíritu malo… te atormenta. Que [un músico] toque… y
16 tengas alivio (v. también vers.23).
Pro.25:20 [Precaución: Canta canciones adecuadas.]
152 CONSUELO
F. Las palabras alentadoras de una profecía son un sonsuelo:
1Cor.14:3 El que profetiza habla a los hombres para… consolación.
G. Cuando fallan las palabras, la sola presencia consuela:
Job.2:13 Se sentaron con él… y ninguno le hablaba palabra, porque
veían que su dolor era muy grande.
Col.2:2 Consolaos sus corazones, unidos en amor.
H. Procura consolar y no condenar:
Job 16:2-5 Consoladores molestos sois todos vosotros. [Job les dijo
que de haber estado ellos en el lugar de él, él los habría
consolado.]

8. Cuando nos sentimos abandonados, angustiados o


sufrimos una pérdida:
A. Aunque todos los demás nos abandonen, siempre
tendremos al Señor:
2Tim.4:16,17 Todos me desampararon… pero el Señor estuvo a mi lado,
y me dio fuerzas.
Sal.27:10 Aunque mi padre y mi madre me dejaran… el Señor me
recojerá.
Sal.34:22 No estarán desolados cuantos en Él confían.
Sal.142:4,5 No tengo refugio, ni hay quien cuide de mi vida. Tú eres mi
esperanza, y mi porción en la tierra de los vivientes.
Isa.54:1,5,6 Como a mujer abandonada y triste de espíritu te llamó el
Señor… (cuando eras) repudiada.
Isa.54:10 Los montes se moverán… pero no se apartará de ti Mi
misericordia.
Heb.13:5 Él dijo: No te desampararé, ni te dejaré.
B. El Señor tiene especial atención con los quebrantados:
Sal.34:18 Cercano está el Señor a los quebrantados de corazón.
Sal.51:17 Al corazón contrito y humillado no despreciarás Tú.
Sal.61:2 Cuando mi corazón desmayare, llévame a la roca que es
más alta que yo.
Sal.147:3 El sana a los quebrantados de corazón, y venda sus
heridas.
Eze.34:16 Yo… vendaré la perniquebrada.
Isa.61:1 Me ha enviado (dice Jesús)… a vendar a los quebrantados
de corazón.
Luc.4:18 Me ha enviado (dice Jesús) a sanar a los quebrantados de
corazón.
(V. también Isa.57:15.)
C. Cuando sufrimos la pérdida de un ser querido:
2Sam.12:15- [Cuando murió el hijo de David luego de estar enfermo, éste
23 dejó de ayunar y llorando, dijo:] Yo voy a él [al Cielo].
CONSUELO 153
1Cor.15:17 [Habiendo resucitado Jesús de los muertos, nuestros seres
-21 queridos también viven y no tenemos que estar tristes.]
1Tes.4:13 Acerca de los que duermen (los difuntos)… no os
entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.
1Tes.4:14-18 Los muertos en Cristo resucitarán… seremos arrebatados
juntamente con ellos… alentaos los unos a los otros con
estas palabras.
D. Es mucho mejor para ellos estar con el Señor:
2Cor.5:8 Más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al
Señor.
Fil.1:23 (El) deseo de partir y estar con Cristo, es muchísimo mejor.
Ap.7:16,17 [La felicidad que experimentan nuestros seres queridos en
el Cielo.]
E. Cuando sentimos remordimiento por nuestros errores o
pecados:
(V. Sal.31:9-24; 38:1-22; 51:todo; Lam.1:20a; Luc.18:13,14;
2Cor.2:6-8. Compárese también Mat.26:69-75 y Mar.16:6,7.)

9. El consuelo celestial por el sufrimiento y las penas


presentes:
A. El consuelo que brindan las recompensas celestiales:
Sal.37:9 Los que esperan en el Señor, heredarán la tierra.
Mat.5:4 Bienaventurados los que lloran… recibirán consolación.
Luc.6:21 Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis.
Luc.12:32 No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha
placido daros el Reino (v. también Mat.25:34).
Luc.16:19-22a [El mendijo Lázaro, que tanto sufría] llevado por los ángeles
al seno de Abraham.
Jn.16:20 Vosotros lloraréis y lamentaréis… pero aunque vosotros
estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo.
Rom.8:18 Las aflicciones del tiempo presente no son comparables
con la gloria (recompensa celestial).
2Cor.4:17 Esta leve tribulación momentánea produce en nosotros
un… eterno peso de gloria.
2Cor.1:7 Así como sois compañeros en las aflicciones, también lo
sois en la consolación.
2Tim.2:12 Si sufrimos, también reinaremos con Él.
B. No habrá más dolor ni lágrimas en el Cielo:
Isa.25:8 Destruirá a la muerte para siempre; y enjugará el Señor
toda lágrima de todos los rostros.
Ap.21:4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no
habrá… más llanto, ni clamor (v. también 7:17).
CURACIÓN
1. La curación formaba parte del ministerio de
Jesús:
Mat.4:23,24 Recorrió Jesús… sanando toda enfermedad y toda
dolencia.
Mat.9:35 Sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.
Mat.12:15b Le siguió mucha gente, y sanaba a todos.
(V. también Mat.15:30; 21:14; Hch.10:38.)

2. Las promesas sobre curación aún son válidas


hoy en día:
Heb.13:8 Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.
Mal.3:6 Yo el Señor no cambio.
Mar.16:17a Estas señales seguirán a los que creen: sobre los
-18b enfermos pondrán sus manos, y sanarán.
Jn.14:12-14 El que en Mí cree, las obras que Yo hago, él las hará.
1Cor.12:7,9b A otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu.
Stg.5:14,15 ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los
ancianos… oren.

3. Es la voluntad de Dios que seamos sanados:


A. Las Escrituras nos confieren autoridad para pedir curación:
Éxo.15:26b Yo soy el Señor tu sanador.
Deut.7:15 Quitará el Señor de ti toda enfermedad.
Sal.84:11b No negará ningún bien (NBI).
Sal.103:3 (Él) perdona todas tus iniquidades… sana todas tus
dolencias.
Sal.107:20 Envió Su Palabra, y los sanó.
Jer.30:17a Yo haré venir sanidad para ti, y (te) sanaré.
Mal.4:2a Nacerá el Sol de justicia, y en Sus alas traerá curación
(NBI).
Mat.10:1 Les dio autoridad… para sanar toda enfermedad y…
dolencia.
Mar.1:40,41 Señor, si quieres… Jesús dijo: Quiero, sé limpio.
Hch.9:34a Jesucristo te sana.
Stg.5:15 La oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará.
(V. también Eze.34:16a; 3Jn.2.)
B. A Dios no le gusta afligirnos; Él prefiere curarnos:
Lam.3:33 No aflige… voluntariamente a los hijos de los hombres.
Sal.22:24 No menospreció… la aflicción del afligido, ni de él escondió
Su rostro.
154
CURACIÓN 155
Heb.12:13b Que sea sanado.
C. Jesús pagó por nuestra curación con Su sufrimiento físico:
Isa.53:5 Él herido fue… por Sus llagas somos nosotros curados
(NBI).
Mat.8:16,17 Él mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras
dolencias.
1Cor.11:23,24 Esto es Mi cuerpo que por vosotros es partido.
1Cor.11:29,30 Sin discernir el cuerpo del Señor… hay muchos enfermos
y debilitados.
1Pe.2:24 Por cuya herida fuisteis sanados.

4. Nada es demasiado grave para que Dios lo sane:


Jer.32:27 Yo soy el Señor… ¿habrá algo que sea difícil para Mí?
Jer.32:17 ¡Oh Señor!… nada (es) difícil para ti.
Sal.34:19 De todas ellas (las aflicciones) le librará el Señor.
Sal.103:3 El que sana todas tus dolencias.
Mat.10:1 Autoridad… para sanar toda enfermedad y toda dolencia.
Mat.19:26 Para Dios todo es posible.
Mar.9:23 Al que cree todo le es posible.
Luc.1:37 Nada hay imposible para Dios.
Luc.5:17b El poder del Señor estaba con Él para sanar.

5. Condiciones requeridas para curarse:


2Re.20:5b He visto tus lágrimas; he aquí que Yo te sano.
2Cró.7:14 Si se humillare Mi pueblo… y oraren… y se convirtieren de
sus malos caminos; entonces Yo oiré… y sanaré.
Isa.19:22 Se convertirán al Señor… y (Él) los sanará.
Isa.58:6-8a* [Ayudar a otros:] Entonces… pronto germinará tu curación
(NC).
Ose.6:1 Venid, volvamos… y nos curará.
Stg.5:16a Confesaos vuestras ofensas… y orad unos por otros, para
que seáis sanados.

6. Medidas prácticas para obtener curación:


A. Empieza con un corazón limpio; los pecados no confesados
estorban la fe:
Sal.66:18,19 Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor
no me habría escuchado.
Pro.28:13 El que encubre sus pecados no prosperará.
Stg.5:16 Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por
otros.
1Jn.3:21 Si nuestro corazón no nos reprende, (fe) tenemos.
(V. también 2Cró.7:14; Sal.51:10; 139:23; 1Jn.1:8,9.)
156 CURACIÓN
B. Prepárate memorizando las promesas, recurre al poder que te
da la Palabra de Dios, y la fe vendrá por sí sola:
Rom.10:17 La fe es por el oír… la Palabra de Dios.
Jos.23:14b No ha faltado una palabra de todas las… que Dios había
dicho.
1Re.8:56b Ninguna palabra de todas Sus promesas… ha faltado.
Pro.7:2-3 Escríbelos (Mis mandamientos) en la tabla de tu corazón.
Mat.24:35 El cielo y la tierra pasarán, pero Mis Palabras no.
2Cor.1:20 Todas las promesas de Dios son en Él sí, y… Amén.
2Pe.1:4 Preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas
llegaseis a ser participantes.
C. Sé explícito al pedir:
Isa.45:11 Mandadme… acerca de la obra de Mis manos.
Stg.1:6-8 Pida con fe, no dudando nada.
D. Cuenta firmemente con que Dios te contestará; ten la certeza
de que eres el beneficiario de Sus promesas:
Mar.11:23 Cualquiera que… creyere, lo que diga le será hecho.
Mar.11:24 Orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.
Heb.4:16 Acerquémonos… confiadamente… para hallar gracia para
el oportuno socorro.
Heb.11:6 El que se acerca a Dios (debe creer)… que es
galardonador.
E. Acepta lo que Dios te da; llega el momento en que hay que
dejar de orar:
Jos.7:10 Levántate; ¿por qué te postras así sobre tu rostro?
Luc.1:38 María dijo: «Hágase conmigo conforme a tu Palabra».
F. Permanece firme en la fe y confía:
Núm.23:19 Dios no es hombre, para que mienta. Él dijo, ¿y no hará?
Sal.112:7 No tendrá temor de malas noticias… confiado en el Señor.
Hch.27:25 Yo confío en Dios que será así como se me ha dicho.
Rom.3:4 Sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso.
Rom.4:19-21 Plenamente convencido de… todo lo que había prometido.
Gál.6:9 A su tiempo segaremos, si no desmayamos.
Efe.4:27 Ni deis lugar al diablo [a sus dudas y mentiras].
Efe.6:13 Resistir… y habiendo acabado todo, estar firmes.
Efe.6:16 Tomad el escudo de la fe… (para) apagar dardos de fuego.
Heb.10:23 Mantengamos firme, sin fluctuar… nuestra esperanza (fe),
porque fiel es el que prometió.
Heb.10:35,36 Os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la
voluntad de Dios, obtengáis la promesa.
1Pe.1:7* Vuestra fe, probada… más preciosa que el oro (NC) (v.
también Pro.24:10; Jon.2:8).
CURACIÓN 157
G. La fe verdadera traduce en hechos lo que cree:
2Re.5:1,9-14 [Naamán obedeció a Eliseo, se zambulló en el Jordán, y se
sanó.]
2Cró.20:21,22 [Cuando fueron cantando y alabando a Dios por la victoria,
Él hizo el milagro.]
Mat.14:28,29 [Pedro creyó a Jesús y anduvo sobre el agua.]
Mar.2:11,12 Toma tu lecho, y vete… entonces él se levantó en seguida.
Mar.3:1,5b [Un hombre extiende su mano seca y se sana.]
Luc.17:14 Mientras iban, fueron limpiados (curados).
Jn.4:47-53 Creyó la palabra que Jesús le dijo, y se fue.
2Cor.5:7 Porque por fe andamos, no por vista.
Stg.2:17-26 Como el cuerpo sin espíritu… la fe sin obras está muerta.
H. Dale las gracias a Dios por escuchar y responder a tu oración:
Rom.4:20 Se fortaleció en fe, dando gloria a Dios.

7. Orar por los enfermos:


A. Rezar para ser curado en el nombre de Jesús:
(V. Jn.14:13,14; Hch.3:6; 4:10; 9:34a.)
B. La importancia de imponer las manos y tocar a los enfermos:
Mar.16:18b Sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.
Luc.4:40 Poniendo las manos sobre cada uno de ellos, los sanaba.
(V. también Mat.9:29; Mar.3:10; 5:28; 6:56; 7:33-35;
Luc.5:13; 6:19; 22:51b.)
C. Ungir con aceite para ser curados:
(V. Mar.6:13; Stg.5:14.)
D. El poder de orar unidamente, en grupo:
Mat.18:19,20 Si dos de vosotros se pusieren de acuerdo [en oración]…
les será hecho.
Deut.32:30 Podría perseguir uno a mil, y dos hacer huir a diez mil.
E. Quiénes deben orar por los enfermos:
Luc.8:50,51 [Antes de orar, que los incrédulos se vayan de la
habitación.]
Stg.5:14-16 Llame a los ancianos… y oren por él. La oración eficaz del
justo puede mucho.

8. Lucha en el Espíritu por tu curación:


Mat.17:19-21 [Las enfermedades poco comunes y difíciles de sanar
requieren una mayor fe, oración y ayuno.]
1Tim.6:12 Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida
eterna.
A. Canta y alaba al Señor:
(V. Sal.34:1; 51:15; 66:17; 77:2,10,11; 109:30.)
158 CURACIÓN
B. Cita versículos como hizo Jesús:
Mat.4:3-10 Él respondió y dijo: «Escrito está…»
Efe.6:17 Tomad… la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios.

9. Razones por las que Dios permite las aflicciones


y enfermedades:
A. Para que sigamos siendo justos y permanezcamos unidos al
Señor:
Sal.34:19 Muchas son las aflicciones del justo.
Sal.119:71 Bueno me es haber sido humillado.
2Cor.12:7 Para que… no me exaltase desmedidamente, me fue
dado un aguijón en mi carne.
Heb.12:6,11 El Señor al que ama, disciplina y azota.
Ap.3:19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo.
B. Para darle la gloria a Dios cuando nos sana:
Mat.15:31 La multitud se maravillaba… y glorificaban a Dios.
Jn.9:1-3 [La curación del ciego fue para glorificar a Dios.]
Hch.9:36-42 Fue notorio en toda Jope, y muchos creyeron.
C. Frecuentemente las enfermedades tienen su origen en el
pecado:
Sal.38:2-5 Hieden y supuran mis llagas… a causa de mi pecado… a
causa de mi locura.
Sal.107:17 Fueron afligidos los insensatos… a causa de sus
maldades.
Sal.119:67 Antes que fuera yo humillado (afligido), descarriado
andaba; mas ahora.
Pro.26:2 La maldición nunca vendrá sin causa.
(V. también Núm.12:1-15; 1Sam.5:1-12; 25:2-11,37,38;
2Cró.21:9-19; 26:16-21; Hch.12:21-23.)
D. Algunas enfermedades son ataques del diablo:
Mat.9:32,33a Y echado fuera el demonio, el mudo habló.
Mar.9:17-20,25 [Jesús reprendió a un espíritu inmundo, sanando a un niño.]
Luc.13:11,13,16 Esta hija… que Satanás había atado dieciocho años.
Hch.10:38 Sanando a todos los oprimidos por el diablo.
E. Para enseñarnos algo y ponernos a prueba:
Job 2:3-7 [Al diablo se le permitió afligir a Job para probarlo.]
Job 5:17,18 He aquí, bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga.
Sal.94:12 Bienaventurado el hombre a quien Tú corriges e instruyes.
2Cor.4:17 [Nuestras aflicciones temporales nos proporcionan
enseñanzas eternas.]
F. Causas emocionales o sicológicas:
Sal.147:3 Él sana a los quebrantados de corazón, venda sus heridas.
CURACIÓN 159
Pro.11:17b El cruel se atormenta a sí mismo.
Pro.14:30 La envidia es carcoma de los huesos.
Pro.15:13 Por el dolor del corazón el espíritu se abate.
Pro.17:22b El espíritu triste seca los huesos.
Pro.18:14 ¿Quién soportará al ánimo angustiado?
G. Si se lo pedimos, Dios nos explicará las razones:
1Sam.6:3b Entonces seréis sanos, y conoceréis por qué no se apartó
de vosotros Su mano.
Job 36:9-11 Él les dará a conocer… sus rebeliones.
Fil.3:15b Esto también os lo revelará Dios.
H. Cómo evitar las enfermedades:
Éxo.15:26 Si oyeres atentamente… ninguna enfermedad… te enviaré
a ti.
Sal.91:9,10 Porque has puesto al Señor… por tu habitación.
Pro.4:20,22 Está atento a Mis Palabras… son medicina a [tu] cuerpo.
I. Razones físicas para enfermarnos:
Éxo.8:24b La tierra fue corrompida a causa de (toda clase de
moscas).
Lev.11:4-12 [Comer carnes inmundas, mariscos, etc.]
Pro.23:29-35 [Demasiado vino o alcohol.]
Pro.25:16,27a [Exceso de dulces:] No es sano comer mucha miel.
Pro.23:3 No codicies sus manjares delicados, porque es pan
engañoso.
Mar.7:3,4 [Falta de limpieza: los judíos se lavaban a menudo y vivían
más tiempo.]
Rom.1:24-27 [Relaciones sexuales impuras o pervertidas.]
Fil.2:27,30 [Excederse físicamente:] Enfermo… exponiendo su vida.

10. Puntos que se deben tener en cuenta luego de


orar:
A. Razones por las que a veces no nos sanamos enseguida:
Isa.59:1,2 No se ha acortado la mano del Señor… pero vuestros
pecados han hecho división.
Ose.5:15 Volveré a Mi lugar, hasta que reconozcan su pecado.
2Cor.12:7-9 [Pablo oró 3 veces para curarse, pero el Señor le dio un
aguijón en la carne para mantenerlo humilde.]
Heb.10:36 Habiendo hecho la voluntad de Dios, (obtendréis) la
promesa.
Stg.1:3 La prueba de vuestra fe produce paciencia.
1Pe.1:7 Vuestra fe, probada, (es) más preciosa que el oro (NC).
B. Da testimonio público de tu curación:
Job 36:24 Acuérdate de engrandecer Su obra, la cual contemplan los
hombres.
160 CURACIÓN
Sal.107:2 Díganlo los redimidos del Señor.
Mar.5:19b Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes
cosas el Señor ha hecho contigo.
Hch.4:10 Sea notorio a todos vosotros… que en el nombre de
Jesucristo.
(V. también Sal.22:22,25; 35:18; 107:31,32.)
C. Cuando Dios te cura, obedécele, no sea que te vuelvas a
enfermar:
Jn.5:14 Has sido sanado; no peques más, para que no te venga
alguna cosa peor.
Sal.85:8 Para que no se vuelvan a la locura.

11. ¿Curación milagrosa o natural?:


A. La curación divina en comparación con los médicos y
remedios:
2Cró.16:12,13 Asa enfermó de los pies… no buscó al Señor, sino a los
médicos. Y Asa murió.
Sal.118:8 Mejor es confiar en el Señor que confiar en el hombre.
Jer.46:11 Por demás multiplicarás las medicinas; no hay curación
para ti.
Mar.5:25-26 Había sufrido mucho de muchos médicos… le iba peor.
(V. también Ose.5:13.)
B. A veces los médicos y los remedios favorecen:
Pro.17:22a El corazón alegre constituye buen remedio.
Luc.10:34 Vendó sus heridas, echándoles aceite y vino.
C. Remedios naturales establecidos por Dios:
2Re.20:1-7 Tomad masa de higos… la pusieron sobre la llaga.
(Además Isa.38:21.)
Jer.51:8b Tomad bálsamo para su dolor, quizá sane.
Eze.47:12b Y su hoja (será) para medicina.
1Tim.5:23 Usa de un poco de vino por causa de tu estómago y
frecuentes enfermedades.
D. Comer alimentos integrales y nutritivos:
Sal.103:5 (El Señor) sacia de bien tu boca de modo que te
rejuvenezcas como el águila.

12. En el Cielo no hay enfermedades:


(V. Isa.33:24; Ap.21:4.)
A. Nuestros cuerpos gloriosos, inmortales, jamás se enfermarán:
1Cor.15:42,43 Así es la resurrección… Se siembra en corrupción,
resucitará en incorrupción… se siembra en debilidad,
resucitará en poder.
CÓMO VENCER AL DIABLO
«No ignoramos sus maquinaciones» (2Cor.2:11).
1. ¿De dónde proviene el diablo?
A. Dios lo creó:
Pro.16:4 Todas las cosas ha hecho el Señor… aun al impío.
Isa.45:7 Formo la luz y las tinieblas… creo la adversidad. Yo el
Señor soy el que hago todo esto.
Eze.28:14,15 Querubín grande… desde el día que fuiste creado.
Jn.1:3 Todas las cosas por Él (Jesús) fueron hechas.
Col.1:16 En Él (Jesús) fueron creadas todas las cosas.
B. El diablo cayó por su soberbia:
Isa.14:12-15 Tú que decías… seré semejante al Altísimo.
Eze.28:13-17 Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura.
1Tim.3:6 No sea que envaneciéndose caiga en la (misma)
condenación del (pena o sentencia que sufrió el) diablo.

2. El diablo está bajo el dominio y restricciones de Dios:


A. Satanás sólo pudo afligir a Job en la medida que Dios se lo
permitió:
Job 1:6-12 Todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu
mano sobre él.
Job 2:1-7 Él está en tu mano; mas guarda su vida.
B. Dios gobierna el mundo entero:
Dan.4:17 El Altísimo gobierna el reino de los hombres, y a quien Él
quiere lo da.
Dan.4:34,35 Él hace según Su voluntad… y no hay quien detenga Su
mano, y le diga: ¿Qué haces?
Sal.24:1 Del Señor es la tierra (v. también Hch.17:24).
Sal.89:11 Tuyos son los cielos, tuya también la tierra.
Job 41:11 Todo lo que hay debajo del cielo es Mío.
C. No obstante, dentro de ciertos límites, Dios permite que el
diablo rija el mundo:
Jer.27:5 Yo (Dios) hice la tierra… y la di a quien Yo quise.
Luc.4:5,6 Todos los reinos de la tierra… toda esta potestad, y la gloria
de ellos… a mí (Satanás) me ha sido entregada.
Jn.12:31 El príncipe de este mundo (v. también Jn.14:30; 16:11).
2Cor.4:4 El dios de este siglo (mundo).
Efe.2:2 Príncipe de la potestad del aire.
D. El diablo ejerce dominio sobre los ángeles caídos:
(V. Mat.12:24; Luc.11:15; Ap.12:3,4,7-9.)
161
162 CÓMO VENCER AL DIABLO
3. La victoria sobre el diablo:
A. El poder de Dios es mucho mayor que el del diablo:
1Jn.4:4 Mayor es el que está en vosotros (Jesús), que el que está
en el mundo (el diablo).
Luc.10:17 Los demonios se nos sujetan en Tu nombre.
Luc.10:19 Os doy potestad… sobre toda fuerza del enemigo, y nada
os dañará.
Fil.2:9-11 Que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla.
Stg.2:19 Tú crees que Dios es uno… también los demonios creen, y
tiemblan.
(V. también Zac.3:2; San Judas 9.)
B. Jesús venció al diablo:
1Jn.3:8 Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras
del diablo.
Heb.2:14 (Destruyó) por medio de la muerte al que tenía el imperio de
la muerte, esto es, al diablo.
Col.2:15 Despojando a los principados y a las potestades…
triunfando sobre ellos.
Luc.10:18 Yo veía a Satanás caer del Cielo como un rayo.
C. Jesús tiene poder para exorcizar (expulsar) demonios:
Mat.8:16 Con la Palabra echó fuera a los demonios.
Mat.9:32,33 Echado fuera el demonio, el mudo habló.
Mat.12:22 Un endemoniado… y (Jesús) le sanó.
Mat.12:28 (Jesús:) Por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios.
Mar.1:34,39 Echó fuera muchos demonios; y no dejaba hablar a los
demonios.
Luc.4:33-36 Con autoridad y poder manda a los espíritus inmundos.
Luc.9:42 Jesús reprendió al espíritu inmundo, y sanó al muchacho.
Luc.8:27-33 [Jesús reprendió a Legión; los demonios se apoderaron del
hato de cerdos] (v. también Mar.5:1-15).
Hch.10:38 Jesús… (sanó) a todos los oprimidos por el diablo.
(V. también Mar.1:23-27; 7:25-30; 9:17-27.)
D. Jesús confirió a Sus discípulos poder sobre el diablo:
Mat.10:1 Dio (a Sus discípulos) autoridad sobre los espíritus
inmundos, para que los echasen fuera.
Luc.9:1 Les dio poder y autoridad sobre todos los demonios.
Hch.5:16 Venían [a los discípulos] atormentados de espíritus
inmundos; y todos eran sanados.
Rom.16:20 El Dios de paz aplastará… a Satanás bajo vuestros pies.
(V. también Hch.8:6,7; 19:11,12; 26:17,18.)
E. Jesús ha dado a todos los creyentes poder sobre el diablo,
incluso a ti:
Mar.16:17 Estas señales seguirán a los que creen: en Mi nombre
echarán fuera demonios.
CÓMO VENCER AL DIABLO 163
Luc.9:49,50 Hemos visto a uno que echaba fuera demonios en Tu
nombre. [Los apóstoles no eran los únicos que gozaban
de ese poder.]
Jn.14:12 El que en Mí cree, las obras que Yo hago, él las hará
también.
1Jn.2:14b La Palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis
vencido al maligno.
4. La guerra espiritual:
A. El enfrentamiento que mantenemos con el diablo:
2Cor.10:3-5 Las armas de nuestra milicia no son carnales, sino
poderosas en Dios.
Efe.6:10,11 Fortaleceos… vestíos de toda la armadura… (estad) firmes
contra el diablo.
Efe.6:12,13 Tenemos lucha… contra los gobernadores de las tinieblas
de este siglo, contra huestes espirituales de maldad…
resistir.
(V. también 1Sam.16:23; Ap.12:7,17.)
B. Estar en guardia contra el diablo, resistirlo y desafiarlo:
1Pe.5:8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo…
anda alrededor buscando a quien devorar.
1Pe.5:9 Resistid (al diablo) firmes en la fe.
Efe.4:27 Ni deis lugar al diablo.
Mat.4:10 Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios
adorarás, y a Él solo.
Mar.8:33 Quítate de delante de mí [vete lejos], Satanás.
C. Promesas que debemos invocar para combatir al diablo y
vencerlo:
Isa.59:19b Vendrá el enemigo como río, mas el Espíritu del Señor
levantará bandera contra él.
Mat.16:19 Todo lo que atares en la tierra será atado.
Luc.10:19 Os doy potestad… sobre toda fuerza del enemigo.
Rom.16:20 El Dios de paz aplastará… a Satanás bajo vuestros pies.
Stg.4:7 Resistid al diablo, y huirá de vosotros.
1Jn.2:14 Sois fuertes, la Palabra de Dios permanece en vosotros, y
habéis vencido al maligno.
1Jn.4:4 Mayor es el que está en vosotros (Jesús), que el que está
en el mundo (el diablo).
D. Al enfrentar al diablo, prepárate a librar batalla:
Mat.12:29 ¿Cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte…
si primero no le ata?
Mar.9:29 Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno.
Hch.19:13-17 [El pretendido exorcismo de los siete hijos de Esceva sin
estar ellos mismos llenos de Jesús, con consecuencias
164 CÓMO VENCER AL DIABLO
desastrosas.]
E. Oración en grupo para libertar a los oprimidos:
Mat.18:19,20 Si dos de vosotros se pusieren de acuerdo… pidieren, les
será hecho.
Ecl.4:9-12 Mejores son dos que uno.
F. Deben llenarse de Jesús y de la Palabra luego de ser liberados,
o pueden terminar en peor estado que al principio:
Luc.11:24-26 El espíritu inmundo sale del hombre [vuelve a él, lo
encuentra vacío y entra de nuevo con 7 espíritus más].
(V. también Mat.12:43-45a.)
5. Las maquinaciones del diablo:
A. No ignoremos las maquinaciones del diablo:
Gén.3:1a La serpiente era astuta, más que todos los animales.
2Cor.2:11 Para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros;
pues no ignoramos sus maquinaciones.
Efe.6:11 Estar firmes contra las asechanzas del diablo.
B. El diablo es un mentiroso y un embustero:
Gén.3:1b [Te hace dudar la Palabra:] ¿Conque Dios os ha dicho?
Jn.8:44b Porque es mentiroso, y padre de mentira.
Hch.5:1-4 Llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu
Santo.
2Cor.11:3 Como la serpiente… engañó a Eva, vuestros sentidos
sean… extraviados.
2Cor.11:13,14 Satanás se disfraza como ángel de luz (v. también
2Tes.2:9-11).
1Jn.4:1,3 Amados, no creáis a todo espíritu (v. también 1Tim.4:1).
Ap.12:9 El diablo, Satanás, el cual engaña al mundo entero.
C. El diablo trata de evitar que nos salvemos:
Mar.4:15 Después que la oyen, en seguida viene Satanás, y quita la
Palabra (v. Mat.13:19; Luc.8:12).
Hch.13:8,10 Elimas… hijo del diablo, (procuró) apartar de la fe al
procónsul.
2Cor.4:4 El (diablo) cegó el entendimiento de los incrédulos, para que
no les resplandezca la luz del evangelio.
D. «El estorbador»:
Zac.3:1 Satanás estaba a su mano derecha para acusarle.
1Tes.2:18 Quisimos ir… pero Satanás nos estorbó.
E. Determinadas «maquinaciones» de las que debemos
cuidarnos:
Mat.16:21-23 [Lleva a los hombres a contradecir la verdad y a dudar de
ella. Ej. de Pedro.]
Jn.13:2 El diablo ya había puesto en el corazón de Judas… que le
entregase.
CÓMO VENCER AL DIABLO 165
Hch.13:10 Hijo del diablo… no cesarás de trastornar los caminos
rectos.
1Cor.14:33 Dios no es Dios de confusión.
Col.1:13 Nos ha librado de la potestad de las tinieblas.
2Tim.1:7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía.
1Jn.3:10 [Odio:] Los hijos del diablo… no aman a su hermano.

6. El acusador y tentador:
A. Satanás tienta a los hombres a que pequen:
(V. Gén.3:1-6; 1Cró.21:1-3,7,8; Mat.4:3-9; 1Cor.7:5; Luc.4:1-13.)
B. El diablo es el acusador, una especie de fiscal:
Ap.12:10 El acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba
delante de nuestro Dios día y noche.
Job 1:6 Vinieron… delante del Señor los hijos de Dios… vino
también Satanás. [Nota: «Satanás» significa «acusador».]
C. Jesús es como nuestro abogado defensor:
1Jn.2:1 Si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el
Padre, a Jesucristo el justo.
Rom.8:34 ¿Quién es el que condenará? Cristo… a la diestra de
Dios… intercede por nosotros.
Heb.9:24 Entró Cristo… en el Cielo… para presentarse… por
nosotros ante Dios (v. también 1Tim.2:5).

7. El diablo es un destructor:
A. Es el autor de la esclavitud, los lazos y la opresión:
(V. Luc.8:29b; Hch.10:38; Rom.8:15; 1Tim.3:7; 2Tim.2:26.)
B. …las enfermedades:
(V. Job 2:7; Luc.13:11,12,16; 2Cor.12:7.)
C. …y la destrucción:
(V. Jn.8:44a; Heb.2:14; 1Pe.5:8,9.)
D. Dios a veces se vale del diablo para castigar a los que
desobedecen:
(V. 1Sam.16:14; 1Cor.5:5; 1Tim.1:20.)
E. Satanás trata de corromper a los santos y ocasionar su ruina:
Job 1:8-11 ¿Acaso teme Job a Dios de balde? Extiende ahora tu mano.
Job 2:3-5 Extiende ahora tu mano… y verás si no blasfema contra ti.
Luc.22:31 Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo.

8. Sentencia contra el diablo y sus demonios, y el final


que les espera:
A. Algunos están en prisión, esperando su juicio:
2Pe.2:4 Angeles que pecaron… a prisiones de oscuridad.
Jud.6 Los ha guardado… en prisiones eternas, para el juicio.
166 CÓMO VENCER AL DIABLO
B. La mayoría, al parecer, siguen sueltos; aún no les ha llegado la
hora:
Mat.8:28,29 ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?
C. El diablo todavía no ha sido expulsado del Cielo; aún tiene
acceso al trono:
Job 1:6; 2:1 Delante del Señor los hijos de Dios, entre los cuales vino…
Satanás.
Ap.12:10 El que los acusaba delante de… Dios día y noche.
Ap.12:7-9,13, [El diablo es definitivamente expulsado del Cielo al principio
14 de los últimos 3 años y medio, en los tiempos del fin.]
D. El diablo vivirá encadenado mil años en la cárcel de Dios:
Ap.20:1-3,7,10 [Satanás es atado por mil años; luego desatado por un poco
de tiempo antes de ser arrojado al lago de fuego.]
E. El diablo y sus demonios serán finalmente arrojados al lago de
fuego:
Mat.25:41 Fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.
Ap.20:10 El diablo… fue lanzado en el lago de fuego y azufre.
9. Armadura y arsenal de que disponemos para vencer
al diablo:
A. Nuestra armadura espiritual:
Efe.6:11,13 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar
firmes contra las asechanzas del diablo.
Rom.13:12 Desechemos… las obras de las tinieblas, y vistámonos las
armas de la luz.
2Cor.6:7 Armas de justicia a diestra y a siniestra.
B. Nuestro escudo poderoso:
Efe.6:16 Tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los
dardos de fuego del maligno.
Sal.91:4 Escudo y adarga es Su verdad.
Sal.3:3 Tú, Señor, eres escudo alrededor de mí (v. también
Sal.28:7; 33:20; 115:9; 144:2; Pro.30:5).
C. Nuestra espada invencible del Espíritu:
Efe.6:17 Tomad… la espada del Espíritu… la Palabra de Dios.
He.4:12 La Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que
toda espada de dos filos.
D. Nuestra coraza:
Efe.6:14 Estad firmes… vestidos con la coraza de justicia (v. también
Isa.59:17).
1Tes.5:8 Habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor.
E. Nuestro yelmo impenetrable:
Efe.6:17 Tomad el yelmo de la salvación.
1Tes.5:8 Habiéndonos vestido… con la esperanza de salvación
como yelmo.
CÓMO VENCER AL DIABLO 167
10. Poder, libertad y evasión de las tinieblas del diablo:
A. Dios nos da poder para vencer:
Luc.10:19 Os doy potestad… sobre toda fuerza del enemigo.
Efe.3:16 Para que os dé… el ser fortalecidos con poder en el hombre
interior por Su Espíritu.
2Tim.1:7 No nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de
amor y de dominio propio.
B. Liberación de las trampas del diablo y sus ataduras:
Sal.91:3 Él te librará del lazo del cazador.
Sal.124:7 Nuestra alma escapó cual ave del lazo de los cazadores; se
rompió el lazo, y escapamos nosotros.
Pro.14:27 El temor del Señor [es un estímulo] para apartarse de los
lazos de la muerte.
2Cor.3:17 Donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.
2Tim.2:25,26 Para conocer la verdad, y escapen del lazo del diablo.
C. Liberación que nos da acceso al divino y glorioso Reino de luz:
Hch.26:18 Para que abras sus ojos, para que se conviertan de las
tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios.
Col.1:12,13 El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas… para
participar de la herencia de los santos en luz.
D. El diablo no puede separarnos de Dios:
Rom.8:38,39 Ni ángeles… ni potestades… ni ninguna otra cosa creada
nos podrá separar de… Cristo Jesús.
1Pe.1:5 Sois guardados por el poder de Dios… para alcanzar la
salvación.
11. Nuestros portentosos aliados angelicales: las
huestes del Cielo:
A. Doblan en número a las fuerzas del diablo:
2Re.6:16,17 Más son los que están con nosotros que los que están con
ellos… el monte estaba lleno de… carros de fuego.
Ap.12:3,4 Su cola (la de Satanás) arrastraba la tercera parte de las
estrellas (ángeles).
(V. también Ap.5:11.)
B. Sus fabulosas armas de fuego:
Gén.3:24 Querubines y una espada encendida que se revolvía por
todos lados.
2Re.6:17 El monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de
fuego alrededor de Eliseo.
(V. también Núm.22:23; 1Cró.21:16.)
C. Luchan contra el diablo y lo vencen:
Ap.12:7-9 Miguel y sus ángeles luchaban contra el (diablo)… y sus
ángeles [y las fuerzas del diablo fueron derrotadas].
NO TEMAS
Comprende valor, confianza, paz y temor de Dios

1. El Señor nos inculca que no debemos temer:


Isa.7:4 Repósate; no temas, ni se turbe tu corazón.
A. Dios está con nosotros; por lo tanto no debemos temer:
Jos.1:9 Te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas…
porque el Señor estará contigo.
Sal.118:6 El Señor está conmigo; no temeré lo que me pueda hacer el
hombre.
Isa.12:2 Dios es salvación mía; me aseguraré (confiaré) y no temeré.
Isa.41:10 No temas, porque Yo estoy contigo… te ayudaré.
Luc.12:32 No temáis, manada pequeña.
(V. también Núm.14:9; Sal.78:53; Mat.17:6,7.)
B. Dios es mayor que tus adversarios y te protege:
1Jn.4:4 Mayor es el que está en vosotros, que el que está en el
mundo.
Luc.10:19 Os doy potestad… sobre toda fuerza del enemigo.
Sal.27:1 El Señor es mi luz… ¿de quién temeré?
Pro.3:25,26 No tendrás temor de pavor repentino… el Señor (te)
preservará.
C. No tengas miedo del exterior o figura de la gente:
Jer.1:8 No temas delante de ellos, porque contigo estoy.
Eze.3:9 No los temas, ni tengas miedo delante de ellos.
D. El Señor nos ha prometido paz:
Job 22:21 Vuelve ahora en amistad con Él, y tendrás paz.
Sal.29:11 El Señor bendecirá a Su pueblo con paz.
Pro.3:24 Cuando te acuestes, no tendrás temor.
Isa.26:3 Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento
en Ti persevera.
Jn.14:27 Mi paz os doy… no se turbe vuestro corazón, ni tenga
miedo.
Jn.16:33 En Mí [tendréis] paz… Yo he vencido al mundo.
Gál.5:22 El fruto del Espíritu es… paz.
Fil.4:7 Y la paz de Dios… guardará vuestros corazones y
pensamientos.

2. La confianza en el Señor vence el temor:


A. Cuando confiamos en Dios, no tenemos que temer nada:
2Re.6:14-17 No tengas miedo, porque más son los que están con
nosotros (el ejército angelical de Dios) que los que están
con ellos.
2Re.19:6,7 No temas por las palabras que has oído.
Neh.4:14 No temáis delante de ellos; acordaos del Señor, grande y
168
NO TEMAS 169
temible, y pelead.
Sal.3:6 No temeré a diez millares de gente que pusieren sitio contra
mí.
Sal.27:1,3 Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi
corazón; aunque contra mí se levante guerra.
Sal.46:1,2 Dios es nuestro amparo… por tanto, no temeremos,
aunque… se traspasen los montes al… mar.
Isa.43:1-3a No temas… cuando pases por las aguas, Yo estaré contigo.
Heb.13:6 Que podamos decir confiadamente: «El Señor es mi
ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre».
Ap.2:10 No temas en nada lo que vas a padecer… sé fiel hasta la
muerte, y Yo te daré la corona de la vida.
B. Ejemplos de valor e intrepidez frente al peligro:
Jos.14:12-14 [Caleb conquista intrépidamente a los gigantes anaceos. V.
también Jos.15:13-15; Núm.13:28,33; Deut.9:1,2.]
Neh.6:5-11 [Nehemías no se deja engañar cuando pretenden infundirle
temor para que huya despavorido y se refugie en el
templo.]
Dan.3:14-17 [Tres hebreos se niegan valientemente a adorar el ídolo.]
Dan.6:4-10 [Aun sabiendo que podría costarle la vida, Daniel rehúsa
traicionar su fe en Dios.]
Jn.19:9-11 [Jesús no se deja amedrentar por la autoridad de Pilato.]
Fil.1:14 La mayoría de los hermanos, cobrando ánimo (a causa) de
mis prisiones, se atreven mucho más a hablar la Palabra
sin temor.
Heb.11:27 (Moisés) dejó Egipto, no temiendo la ira del rey.
(V. también Esd.8:21-23,31; Hch.4:17,18,29,33; 7:54-60.)
C. Hombres que no se amedrentaron mientras los demás eran
presa del temor:
1Sam.14:1-14 [Jonatán y su paje de armas atacan la guarnición de los
filisteos, mientras cundía el pavor entre los demás.
1Sam.13:5-7.]
1Sam.17:4-11, [Todos los escuadrones de Israel tenían «gran temor» de
23-37,48 Goliat, pero David lo enfrentó con audacia.]
2Sam.23:8-22 [Los valientes de David se plantaron firmes y derrotaron a
sus enemigos pese a haber una enorme desigualdad en
su contra.]

3. Algunas causas del temor:


A. Falta de fe y confianza en Dios y en Su Palabra:
Mat.8:26 ¿Por qué teméis, hombres de poca fe?
Mar.4:40 ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe?
Isa.51:12,13 ¿Quién eres tú para que tengas temor del hombre?… y ya
te has olvidado del Señor tu Hacedor.
B. Contemplar demasiado las circunstancias y condiciones:
Jos.17:14-18 [Los israelitas tuvieron miedo de atacar a los cananeos por
170 NO TEMAS
tener éstos poderosos carros de hierro.]
Sal.107:23-27 [Tormenta en el mar:] Sus almas se derriten… su ciencia es
inútil.
Mat.14:30 Al ver el fuerte viento [Pedro, que caminaba sobre el mar]
tuvo miedo; y (comenzó) a hundirse.
Mar.4:37-40 [Tempestad en el mar de Galilea causa temor a los
discípulos.]
2Cor.7:5 En todo fuimos atribulados… de dentro, temores.
(V. también Isa.7:1,2.)
C. Falta del Espíritu y del amor de Dios:
1Jn.4:18 El que teme, no ha sido perfeccionado en el amor [de Dios].
D. Desobedecer la Palabra de Dios:
Deut.28:58,65- Si no cuidares… te dará el Señor corazón temeroso… y
67 estarás temeroso de noche y de día.
Lev.26:15,17,36Si desdeñareis Mis decretos… huiréis sin que haya quien
os persiga… el sonido de una hoja que se mueva los
perseguirá.
Jer.6:19,22-25 Yo traigo mal… porque no escucharon Mis Palabras…
temor hay por todas partes.
E. Castigo por pecados de los que no nos hemos arrepentido:
2Cró.29:6,8 Nuestros padres se han rebelado… por tanto, (Él) los ha
entregado a turbación (literalmente: a temblar).
Job 18:5,11 De todas partes lo asombrarán temores (al malo).
Isa.48:22 No hay paz para los malos, dijo el Señor.
F. Espíritus malignos:
1Sam.15:23; Tú (Saúl) desechaste la Palabra del Señor… le
16:14,15 atormentaba (le aterrorizaba) un espíritu malo de parte
del Señor.

4. A lo que conduce el temor:


A. Nos puede subyugar:
Pro.29:25 El temor del hombre pondrá lazo.
Heb.2:15 Por el temor de la muerte estaban… sujetos a servidumbre.
B. Nos puede debilitar:
Job 4:14 Me sobrevino un espanto y temblor… estremeció todos mis
huesos.
Isa.13:8 Se llenarán de terror; angustias… se apoderarán de ellos.
Jer.6:24,25 Nuestras manos se descoyuntaron… temor hay por todas
partes.
C. Puede menoscabar nuestra voluntad de lucha y ocasionarnos
derrota:
Lev.26:36,37 No podréis resistir delante de vuestros enemigos.
Jos.2:11 Oyendo esto ha desmayado nuestro corazón; ni ha
quedado más aliento en hombre alguno.
Jos.5:1 Desfalleció su corazón, y no hubo más aliento en ellos (v.
también 1Sam.13:6,7).
NO TEMAS 171
D. Nos impide testificar o defender nuestras creencias:
Mat.26:56 Entonces todos los discípulos, dejándole (a Jesús), huyeron.
Mat.26:69-74 [Pedro, por miedo, negó que conocía a Jesús ] (v. también
Mar.14:66-72; Luc.22:54-60; Jn.18:16,17,25-27).
Jn.7:13 Ninguno hablaba abiertamente de Él, por miedo a los judíos.
Jn.9:22 Esto dijeron [evasivamente] sus padres, porque tenían
miedo de los judíos.
Jn.12:42,43 Muchos creyeron en Él; pero… no lo confesaban… porque
amaban más la gloria de los hombres que la gloria de
Dios.
Jn.19:12-16 [Pilato, por temor a los judíos, se plegó a la demanda de
crucificar a Jesús.]
Jn.19:38 José… era discípulo… pero secretamente por miedo de los
judíos.
E. Puede llevarnos a desobedecer a Dios:
Núm.13:28,31- [Los judíos se negaron a invadir Canaán por temor a los
33 gigantes] (v. también Núm.14:1-5; Deut.1:26-28).
1Sam.15:24 Yo he pecado… he quebrantado el mandamiento del
Señor… porque temí al pueblo.
F. Puede atormentarnos mentalmente y producirnos angustia:
1Jn.4:18 El temor lleva en sí castigo (martirio, pena).
G. El temor puede incluso enfermarnos y causarnos la muerte:
Luc.21:26 Desfalleciendo los hombres por el temor.
(V. también 1Sam.14:15,16; 28:5.)
H. Si no lo controlamos, el temor se puede apoderar de nosotros:
Sal.48:6 Les tomó allí temblor; dolor como de mujer que da a luz.
Sal.55:5 Temor y temblor vinieron sobre mí, y terror me ha cubierto.
Jer.6:22-25 Se apoderó de nosotros angustia… temor hay por todas
partes.
I. El temor descontrolado puede llegar a extremos:
Lev.26:17,36 Huiréis sin que haya quien os persiga… el sonido de una
hoja que se mueva los perseguirá.
Deut.28:66,67 Estarás temeroso de noche y de día, y no tendrás seguridad
de tu vida.
Job 18:11,14 De todas partes lo asombrarán temores… al rey de los
espantos será conducido.
Sal.53:5 Allí se sobresaltaron de pavor donde no había miedo.
Pro.28:1 Huye el impío sin que nadie lo persiga.
J. Los temores pueden materializarse y hacerse reales:
Job 3:25 El temor que me espantaba me ha venido.
Pro.10:24 Lo que el impío teme, eso le vendrá.
Isa.66:4 Escogeré para ellos escarnios (fantasías), y traeré sobre
ellos lo que temieron.
K. El temor es contagioso y puede afectar a los demás:
Deut.20:8 ¿Quién es hombre medroso y pusilánime? (Váyase)…
(para que) no apoque el corazón de sus hermanos.
172 NO TEMAS
Jue.7:3 El que tema y tenga miedo, que se… retire (NC).
(V. también Jue.7:19-22; 1Sam.14:12-16.)

5. Cómo liberarse del temor y gozar de paz:


A. Confía en el Señor:
Sal.23:4 Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal
alguno, porque Tú estarás conmigo.
Sal.31:13,14 El miedo me asalta por todas partes… mas yo en Ti confío.
Sal.56:3,4 En el día que temo, yo en Ti confío. No temeré; ¿qué puede
hacerme el hombre?
Sal.56:11 En Dios he confiado; no temeré.
Sal.91:2,5 El Señor es mi esperanza… no [temeré] el terror nocturno.
Sal.112:7,8 No tendrá temor… su corazón… (confía) en el Señor.
Isa.26:3 Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento
en Ti persevera; porque en Ti ha confiado.
Mat.10:28 No temáis a los que matan el cuerpo… temed más bien a
(Dios).
Jn.14:1 No se turbe vuestro corazón… creed en Mí.
Fil.4:7 La paz de Dios… guardará vuestros corazones y vuestros
pensamientos.
1Jn.4:18 En el amor no hay temor… el amor echa fuera el temor.
B. Confía en Su Palabra:
Sal.119:165 Mucha paz tienen los que aman Tu ley, y no hay para ellos
tropiezo.
Pro.1:33 El que me oyere… vivirá tranquilo, sin temor.
Pro.3:1,2 Tu corazón guarde Mis mandamientos… paz te
aumentarán.
Isa.48:18 ¡Oh, si hubieras atendido a Mis mandamientos! Fuera
entonces tu paz como un río.
C. Recuerda que Dios está contigo y nunca te fallará:
Deut.1:29,30 No temáis, ni tengáis miedo de ellos… Dios va delante de
vosotros, Él peleará por vosotros.
Deut.20:3,4 No desmaye vuestro corazón, no temáis, ni os azoréis, ni
tampoco os desalentéis… porque Dios va con vosotros.
Deut.31:6 No (temas) ni (tengas) miedo… Dios… no te dejará.
Zac.8:13b No temáis, mas esfuércense vuestras manos.
Mar.5:36b No temas, cree solamente.
D. Cuando los que están contigo sientan miedo:
Isa.8:12b Ni temáis lo que ellos temen, ni tengáis miedo.
Isa.35:4 Decid a los de corazón apocado: «Esforzaos, no temáis; he
aquí que… Dios… vendrá, y os salvará».
E. Busca al Señor para que te libere del temor:
Sal.34:4 Busqué al Señor, y Él me oyó, y me libró de todos mis
temores.
Sal.64:1 Oh Dios… guarda mi vida del temor del enemigo.
NO TEMAS 173
F. Renuncia a tus pecados:
Job 11:13-15 Si… [orares a Dios y] (la iniquidad) echares de ti…
Entonces… serás fuerte, y nada temerás.
G. Reprende al diablo y el espíritu de temor:
Stg.4:7b Resistid al diablo, y huirá de vosotros.
1Jn.4:18 En el amor no hay temor… el perfecto amor echa fuera el
temor.
H. El Espíritu Santo y la fe son la solución:
Hch.4:29,31 Mira sus amenazas, y concede a Tus siervos que con todo
denuedo hablen Tu Palabra.
Heb.11:33a,34 Que por fe… se hicieron fuertes en batallas.

6. El único a quien debemos temer es a Dios:


A. Tenemos la obligación de temer (reverenciar) a Dios:
Jos.24:14a Temed al Señor, y servidle con integridad y en verdad.
Sal.19:9 El temor del Señor es limpio (cotéjese con Pro.29:25).
Pro.3:7 Teme al Señor, y apártate del mal.
Ecl.12:13 Teme a Dios, y guarda Sus mandamientos; porque esto es
el todo del hombre.
Isa.8:12,13 Ni temáis lo que ellos temen… sea Él (Dios) vuestro temor,
y Él sea vuestro miedo(v. también Isa.57:11).
Luc.12:4,5 No temáis a los (hombres)… os enseñaré a quién debéis
temer: Temed a (Dios)… sí, os digo, a Éste temed.
Heb.10:31 Horrenda cosa es caer en manos de Dios.
(V. también Mat.10:28.)
B. Las bendiciones de Dios sobre los que le temen:
Sal.25:12 El hombre que teme al Señor… Él le enseñará el camino.
Sal.31:19 Cuán grande es Tu bondad… para los que te temen.
Sal.34:9 Nada falta a los que le temen.
Sal.103:13 Se compadece el Señor de los que le temen.
Sal.147:11 Se complace el Señor en los que le temen.
Pro.1:7 El principio de la sabiduría es el temor del Señor.
Pro.9:10 El temor del Señor es el principio de la sabiduría.
Pro.14:26 En el temor del Señor está la fuerte confianza.
Mal.4:2 A vosotros los que teméis Mi nombre, nacerá el Sol de
justicia, y en Sus alas traerá curación (NBI).
Luc.1:50 Su misericordia es… a los que le temen.
Hch.10:35 Dios… se agrada del que le teme.
Ap.11:18 Dar el galardón a Tus siervos… y a los que temen Tu
nombre.
GRATITUD
Alabar y dar gracias en vez de murmurar y quejarse.
1. Tener una actitud de profundo agradecimiento:
A. El Señor desea y espera que seamos agradecidos:
Sal.50:14a Sacrificio ofrece a Dios de acción de gracias (BJ).
Sal.95:2 Con acciones de gracias vayamos ante Él (BJ).
Sal.100:4b Dadle gracias (BJ).
Sal.140:13 Sí, los justos darán gracias a Tu nombre (BJ).
Efe.5:20 Dando siempre gracias por todo a Dios.
Col.3:15b Sed agradecidos.
1Tes.5:18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios.
B. Debemos contentarnos:
Fil.4:11 Contentarme, cualquiera que sea mi situación.
1Tim.6:8 Teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con eso.
1Tim.6:6 Gran ganancia es la piedad acompañada de
contentamiento.
Heb.13:5 Contentos con lo que tenéis.
(V. también Pro.15:16,17.)
C. Apreciar debidamente las bendiciones de Dios:
Sal.68:19 Bendito el Señor; cada día nos colma de beneficios.
Sal.103:2 Bendice… al Señor, y no olvides ninguno de Sus
beneficios.
Luc.17:12-18 ¿No son diez los (leprosos) que fueron limpiados? Y los
nueve, ¿dónde están? No hubo quien volviese y
diese gloria a Dios sino (uno).
D. Acordémonos siempre de agradecer a Dios por sus
bendiciones:
2Sam.22:49,50Me libraste… por eso te daré gracias (NBI).

1Cró.16:8 Dad gracias al Señor… divulgad entre los pueblos Sus


hazañas (BJ).
Sal.136:1-3 Dad gracias al Señor… porque es eterno Su amor (BJ).
1Cor.15:57 Gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria.
2Cor.2:14 A Dios gracias, el cual nos lleva… en triunfo.
(V. también Sal.26:7; 107:22.)

2. Alabar al Señor:
A. Se nos exhorta a alabar al Señor:
Sal.107:8 Alaben la misericordia del Señor, y Sus maravillas.
Sal.18:3 El Señor… es digno de ser alabado.
Sal.22:3 (Dios) habita entre las alabanzas de Israel.
174
GRATITUD 175
Sal.66:8 Bendecid, pueblos, a nuestro Dios, y haced oír la voz de
Su alabanza.
Sal.67:3 Oh Dios, todos los pueblos te alaben.
Sal.100:4 Entrad por Sus puertas con acción de gracias, por Sus
atrios con alabanza.
Sal.103:1 Bendice, alma mía, al Señor, y bendiga todo mi ser Su
santo nombre.
Sal.113:1 Alabad, siervos del Señor.
Sal.117:1 Alabad al Señor, naciones todas, pueblos todos.
Sal.147:1 Alabad al Señor, porque… hermosa es la alabanza.
Sal.150:6 Todo lo que respira alabe al Señor.
Heb.13:15 Ofrezcamos siempre a Dios… sacrificio de alabanza…
fruto de labios que confiesan Su nombre.
1Pe.2:9 Anunciar las alabanzas de Aquel que os ha llamado
(BJ).
(V. también Sal.50:23; 148:todo; 150:todo.)
B. Alabar al Señor con cantos:
Sal.30:4 Cantad al Señor… y celebrad.
Sal.69:30 Alabaré yo el nombre de Dios con cántico… con
alabanza.
Sal.92:1 Bueno es… cantar salmos a Tu nombre.
Sal.98:1 Cantad al Señor cántico nuevo.
Sal.147:1 Alabad al Señor… porque suave y hermosa es la
alabanza.
Efe.5:19 Cantando y alabando al Señor en vuestros corazones.
Col.3:16 Cantando con gracia en vuestros corazones al Señor.
C. Alabar al Señor alegremente:
Sal.5:11 En Ti se regocijen los que aman Tu nombre.
Sal.95:1 Aclamemos alegremente al Señor; cantemos con júbilo.
Isa.51:3b Alegría y gozo, alabanza y voces de canto.
Jer.30:19 Saldrá de ellos acción de gracias, y voz de nación que
está en regocijo.
(V. también Sal.100:1; Jer.33:11.)

3. Adoptar permanentemente una actitud de


alabanza:
Heb.13:15 Ofrezcamos siempre a Dios… alabanza… labios que
confiesan Su nombre.
Sal.34:1 Bendeciré al Señor en todo tiempo; Su alabanza estará
de continuo en mi boca.
Sal.35:28 Mi lengua hablará de Tu… alabanza todo el día.
Sal.71:8 Sea llena mi boca de Tu alabanza… todo el día.
(V. también Sal.30:12b; 72:15b; 79:13; 104:33; 113:3.)
176 GRATITUD
4. Dios prohíbe murmurar (quejarse):
Jn.6:43 Jesús les dijo: No murmuréis entre vosotros.
1Cor.10:10 Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron.
Fil.2:14 Haced todo sin murmuraciones y contiendas.
(V. también Sal.144:14.)

5. Causas de la murmuración:
A. Ingratitud por lo que Dios nos ha dado:
Núm.11:4-6,18 Nos acordamos del pescado… los pepinos, los
melones, los puerros… y ahora… nada sino este
maná.
Núm.21:4,5 No hay pan… y nuestra alma tiene fastidio de este
(maná).
B. Falta de fe en que Dios proveerá a nuestras necesidades:
Éxo.16:2,3 Toda la congregación… murmuró contra Moisés… en el
desierto [cuando se acabó la comida].
Éxo.17:1-4 El pueblo tuvo… sed, y murmuró… nos hiciste subir de
Egipto para matarnos de sed.
(V. también Éxo.15:23,24.)
C. Falta de fe en la Palabra de Dios y Su poder:
Sal.106:24,25 No creyeron a Su Palabra, antes murmuraron.
Jn.6:60-66 Muchos de Sus discípulos dijeron: Dura es esta
palabra… Sus discípulos murmuraban… muchos…
volvieron atrás.
(Cotejar Éxo.3:4-8; 4:30,31 y 14:9-12.)
(Cotejar Deut.1:19-27 y Núm.14:1-11.)
D. Darse por vencido y perder las esperanzas:
1Sam.27:1 Dijo David: «Seré muerto algún día por la mano de
Saúl».
1Re.19:1-4,10 Elías… deseando morirse.
Jer.20:14-18 Maldito el día en que nací… ¿Para qué salí del vientre?
¿Para ver trabajo y dolor?
Jon.4:1-9 Jonás oró: Te ruego que me quites la vida; porque
mejor me es la muerte que la vida.
(V. también Job 7:6,11; 10:1.)
E. Falta de fe en que Dios nos ama:
Deut.1:27 Murmurasteis diciendo: Porque el Señor nos aborrece,
nos [trajo a Canaán] para destruirnos.
(V. también Sal.73:13,14; 77:1-9.)
F. Creer que Dios está distante y no nos escucha:
Job 23:2-9 Hoy también hablaré con amargura; quién me diera el
saber dónde hallar a Dios. No lo percibiré.
GRATITUD 177
Sal.10:1 ¿Por qué estás lejos, oh Señor, y te escondes?
(V. también Sal.13:1; 22:1,2.)
G. Juzgar farisaicamente a los demás:
Mar.14:4-10 ¿Para qué se ha hecho este desperdicio?… porque
podía haberse vendido… y murmuraban… Judas…
fue para (entregar a Jesús).
Luc.15:2 Los fariseos murmuraban: Éste a los pecadores recibe.
Luc.19:7 Al ver esto [los fariseos], todos murmuraban: [ha]
entrado a posar con un hombre pecador.

6. Por qué es peligroso murmurar:


A. Murmurar irrita a Dios:
Núm.11:1 El pueblo se quejó a oídos del Señor… y ardió Su ira,
y… fuego… [los] consumió.
Núm.11:10,33 [Los israelitas se lamentaron de no tener carne] y la ira
del Señor se encendió en gran manera… e hirió el
Señor al pueblo.
Núm.21:4-6 Habló el pueblo contra Dios… y el Señor envió entre el
pueblo serpientes ardientes… y murió mucho pueblo.
1Cor.10:10 Ni murmuréis, como algunos de ellos [los israelitas]
murmuraron, y perecieron por el destructor.
(V. también Núm.17:10.)
B. Puede que Dios tome en serio lo que decimos:
Núm.14:1,2 Se quejaron… todos los hijos de Israel… en este
desierto ojalá muriéramos.
Núm.14:26-35 Según habéis hablado… así haré Yo con vosotros.
Vuestros cuerpos caerán en este desierto… cuarenta
años.
C. Toda murmuración, en el fondo, es contra Dios:
Éxo.16:7 Vuestras murmuraciones (son) contra el Señor; porque
nosotros (Moisés y Aarón), ¿qué somos, para que
vosotros murmuréis contra nosotros?
Éxo.16:8 Vuestras murmuraciones no son contra nosotros, sino
contra el Señor (v. también vers.9-13).
Núm.16:11 Os juntáis contra el Señor; pues Aarón, ¿qué es, para
que contra él murmuréis?
D. Hace que los demás también murmuren:
Núm.11:4,5 [La multitud que se mezcló con ellos anhelaba comer
carne, y al poco tiempo todo el campamento
comenzó a murmurar.]
Núm.13:30-32; (Los espías) habían hecho murmurar… a toda la
14:36,37 congregación… habían hablado mal (v. también
Deut.1:27,28).
178 GRATITUD
7. Qué hacer cuando surjan dificultades:
A. Alabar al Señor y regocijarse aun cuando las cosas salgan
mal:
Hab.3:17,18 Aunque… los labrados no den mantenimiento, y las
ovejas sean quitadas… con todo, yo me alegraré en
el Señor.
Mat.5:11,12 Cuando… os vituperen y os persigan, y digan… mal
contra vosotros, mintiendo… gozaos y alegraos.
Luc.6:22,23 Cuando los hombres os aborrezcan… os aparten… os
vituperen… gozaos… y alegraos.
Hch.5:40,41 (Llamaron) a los apóstoles, después de azotarlos…
salieron… gozosos de haber sido tenidos por dignos
de padecer afrenta.
Hch.16:22-25 Azotarles… los echaron en la cárcel… orando Pablo y
Silas, cantaban himnos a Dios.
1Tes.5:18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios.
1Pe.4:12,13 No os sorprendáis del fuego de prueba… sino gozaos.
(V. también Jer.15:10,11,16; Jon.2:todo; Fil.4:4.)
B. Si albergas una queja legítima, preséntasela al Señor:
Sal.55:2-4 Respóndeme; clamo en mi oración, y me conmuevo… a
causa del enemigo… mi corazón está dolorido.
Sal.55:22 Echa sobre el Señor tu carga, y Él te sustentará.
Sal.77:1-4 Me conmovía; me quejaba, y desmayaba mi espíritu.
Sal.142:todo Delante de Él expondré mi queja; delante de Él
manifestaré mi angustia… mi espíritu se angustiaba.
1Pe.5:7 Echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él
tiene cuidado de vosotros.
(V. también Heb.4:14-16.)
C. Continúa alabando al Señor y sin duda obtendrás la
victoria:
2Cró.20:22 Cuando comenzaron a entonar cantos de alabanza, el
Señor puso contra los (enemigos)… emboscadas.
D. Muéstrate agradecido al orar:
Fil.4:6 Sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en
toda oración… con acción de gracias.
Col.4:2 Perseverad en la oración… con acción de gracias.
E. Muéstrate siempre agradecido, en vez de actuar necia o
superficialmente:
Efe.5:4 Ni palabras deshonestas, ni necedades, ni
truhanerías… sino antes bien acciones de gracias.
SOBERBIA, FARISEÍSMO Y HUMILDAD
1. ¿Qué piensa Dios de la soberbia?
A. La aborrece:
Pro.6:16,17 [Estas] cosas aborrece el Señor: los ojos altivos.
Pro.16:5 Abominación es al Señor todo altivo.
B. Nosotros también deberíamos aborrecerla:
Pro.8:13 El temor del Señor es aborrecer… la soberbia y la
arrogancia.
C. El orgullo es un pecado, no una virtud:
Pro.21:4a Altivez de ojos, y orgullo de corazón… son pecado.
Hab.2:4 He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece.
1Jn.2:16 La vanagloria… no proviene del Padre, sino del mundo.

2. ¿Por qué está mal ser orgulloso?


A. Porque sólo el Señor es grande, no uno mismo:
Sal.66:5-7 Venid, y ved las obras de Dios… Él señorea… los rebeldes
no serán enaltecidos.
Sal.97:9 Tú, Señor, eres excelso… muy exaltado sobre todos.
Eze.28:2 Se enalteció tu corazón… (siendo tú hombre y no Dios), y
has puesto tu corazón como… de Dios.
Fil.2:9,10 Dios le exaltó (a Jesús) hasta lo sumo, y le dio un nombre
que es sobre todo nombre… se doble toda rodilla.
(V. también Sal.21:13; 57:5,11; 108:5; Isa.2:11,17.)
B. Sólo a Dios se debe atribuir la gloria:
Hch.12:20-23 Un ángel… le hirió, por cuanto no dio la gloria a Dios.
1Cor.10:31 Hacedlo todo para la gloria de Dios.
(V. también Jer.9:23,24; 1Cor.1:28,29.)
C. La soberbia nos lleva a despreciar y olvidar a Dios:
Deut.8:14 (Cuando) se enorgullezca tu corazón, y te olvides del Señor.
Sal.10:4 El malo, por la altivez… no busca a Dios.
Ose.13:6b Se ensoberbeció su corazón; por esta causa se olvidaron
de Mí.
D. Dios se aparta de los soberbios y los resiste:
Sal.138:6 El Señor… al altivo mira de lejos.
Stg.4:6 Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.
E. La soberbia nos hace rebeldes a la Palabra:
Neh.9:16, Fueron soberbios… y no escucharon Tus (Palabras).
17,29
F. Nos produce una exagerada sensación de grandeza:
Abd.3 La soberbia de tu corazón te ha engañado… dices…
¿quién me derribará?
Rom.12:3 Que no tenga más alto concepto de sí que el que debe
179
180 SOBERBIA, FARISEÍSMO Y HUMILDAD
tener.
Gál.6:3 El que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se
engaña.
G. Fomenta la exaltación propia y el afán de ser enaltecido:
Pro.25:27 Ni el buscar la propia gloria es gloria.
Mat.23:5-7 (Los fariseos orgullosos) aman… las salutaciones (en
público), y que los hombres los llamen: (maestro,
maestro).
Mar.12:38,39 Los escribas… aman… las primeras sillas… y los primeros
asientos.
Jud.16 Cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas.
H. Cuando tratamos de complacer a los hombres, a menudo
desagradamos al Señor:
1Sam.15:30 Yo he pecado; pero te ruego que me honres delante [del
pueblo].
Jn.5:44 Recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria
que viene del Dios único.
Jn.12:43 Amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios.
Gál.1:10 Si… agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.
I. La soberbia nos hace creer «sabios»:
Pro.3:7 No seas sabio en tu propia opinión; teme al Señor.
1Cor.3:18 Nadie se engañe a sí mismo; si alguno… se cree sabio.
1Cor.8:2 Si alguno se imagina que sabe algo, aún no sabe nada
como debe saberlo.
J. El orgullo nos da un aire de «sabelotodo»:
Sal.131:1 [Los altivos se afanan en grandezas, cosas demasiado
elevadas para ellos.]
Pro.26:12 ¿Has visto hombre sabio en su propia opinión? Más
esperanza hay del necio que de él.
(V. también 1Tim.1:7.)
K. La soberbia da origen a disputas:
Pro.13:10 La soberbia concebirá contienda.
Pro.28:25 El altivo de ánimo suscita contiendas.
(V. también Pro.14:3; 21:24.)
L. Nos contamina:
Mar.7:22,23 La soberbia… de dentro (sale), y contamina al hombre.
M. Es la causa de nuestra perdición:
Pro.11:2a Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra.
Pro.16:18 Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la
caída la altivez de espíritu.
Pro.18:12a Antes del quebrantamiento se eleva el corazón del hombre.
Pro.29:23a La soberbia del hombre le abate.
Eze.28:12-17 [Satanás cayó por ensoberbecerse] (v también
Isa.14:12-15).
SOBERBIA, FARISEÍSMO Y HUMILDAD 181
Dan.5:18,20,21 Dios… dio a Nabucodonosor… la grandeza… y la
majestad. Mas cuando su corazón se ensoberbeció…
fue depuesto.
1Cor.10:12 El que piensa estar firme, mire que no caiga.

3. Algunas causas del orgullo:


A. La belleza:
Eze.28:17 Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura.
B. Abundancia de bienes materiales:
Deut.8:12-14, No suceda que… te sacies… y todo lo que tuvieres se
17 aumente; y se enorgullezca tu corazón.
Eze.28:5 A causa de tus riquezas se ha enaltecido tu corazón.
Ose.13:6 Repletos, se ensoberbeció su corazón.
C. Excesiva seguridad en uno mismo:
Sal.73:5,6a No pasan trabajos como los otros mortales… por tanto, la
soberbia los corona.
D. Envanecernos ante los elogios:
2Cró.26:15,16 Fue ayudado maravillosamente, hasta hacerse poderoso.
Mas cuando ya era fuerte, su corazón se enalteció.
Dan.11:11,12 [La victoria sobre los enemigos hace que el corazón se
envanezca.]
1Tim.3:6 No un neófito, no sea que envaneciéndose caiga.
E. La mente carnal (orgullo intelectual):
Gén.2:16-17; [Eva, deseando ser sabia, desobedeció a Dios y comió del
3:6 fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal.]
1Tim.6:3,4 Si alguno enseña otra cosa (que no sea la buena
doctrina)… está envanecido, nada sabe.
(V. también Jer.9:23,24a; Rom.8:6,7; Stg.3:14-16.)

4. Advertencias contra la soberbia:


A. No seamos jactanciosos:
1Sam.2:3a No multipliquéis palabras de grandeza y altanería; cesen las
palabras arrogantes de vuestra boca.
Pro.27:2 Alábete el extraño, y no tu propia boca.
2Cor.10:18 No es aprobado el que se alaba a sí mismo, sino aquel a
quien Dios alaba.
B. No debemos exaltarnos a nosotros mismos:
Pro.25:6,7 No te alabes delante del rey, ni estés en el lugar de los
grandes.
Luc.14:10 Cuando fueres convidado… siéntate en el último lugar.
C. El orgullo nos pone en situación peligrosa:
Sal.18:27 Tú (Dios) humillarás los ojos altivos.
Pro.15:25a El Señor asolará la casa de los soberbios.
Ecl.7:16 No seas demasiado justo… ¿por qué habrás de destruirte?
182 SOBERBIA, FARISEÍSMO Y HUMILDAD
Jer.48:25,26, [Los moabitas —gente excesivamente soberbia, arrogante,
29 altiva y altanera— se engrandecieron en contra del Señor
y les fue cortado su poder.]

5. El fariseísmo: ¿Por qué es un error creer que uno de


por sí es bueno y justo?
A. Porque no lo es:
Job 15:14 ¿Qué cosa es el hombre para que sea limpio?… ¿Para que
se justifique?
Job 15:15,16 Ni aun los cielos son limpios delante de Sus ojos; ¿cuánto
menos el hombre abominable y vil?
Sal.130:3 Si mirares a los pecados, ¿quién… podrá mantenerse?
Pro.20:9 ¿Quién podrá decir: Yo he limpiado mi corazón, limpio
estoy?
Ecl.7:20 No hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca
peque.
Isa.64:6a Todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras
justicias como trapo de inmundicia.
Rom.3:10,23 No hay justo, ni aun uno… todos pecaron.
Rom.7:18a En mí, esto es, en mi carne, no mora el bien.
B. Sólo Dios es bueno:
Mat.19:17a Ninguno hay bueno sino uno: Dios.
Job 9:2b ¿Y cómo se justificará el hombre con Dios?
Sal.71:16b Haré memoria de Tu justicia, de la Tuya sola.
C. El fariseísmo nos envanece:
Pro.30:12,13 Hay generación limpia en su propia opinión… cuyos ojos
son altivos y cuyos párpados están levantados en alto.
Luc.18:11 Dios, te doy gracias porque no soy como los otros
hombres… injustos.
D. Nos aparta de Dios:
Rom.10:3 Procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a
la justicia de Dios.
E. Nos impide ver nuestros pecados:
Job 32:1 Job… era justo a sus propios ojos (v. también Pro.16:2;
21:2).
Pro.30:12 Hay generación limpia en su propia opinión, si bien no se ha
limpiado de su inmundicia.
Luc.6:41,42 ¿Por qué… no echas de ver la viga que está en tu propio
ojo?
Jn.9:41 Porque decís: Vemos, vuestro pecado permanece.
F. La verdadera justicia entraña confianza en Dios:
Gál.3:6 Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia.
Fil.3:9 No teniendo mi propia justicia… sino… la de Dios.
Tito 3:5 Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros
SOBERBIA, FARISEÍSMO Y HUMILDAD 183
hubiéramos hecho, sino por Su misericordia.

6. El fariseísmo: ¿Por qué es un error creer que uno de


por sí es mejor que los demás?
A. Porque no lo es:
Jn.8:7 El que… esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra.
Rom.3:23 Todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.
B. Uno no debiera creerse mejor que los demás:
Rom.14:2,3 El que come, no menosprecie al que no come.
1Cor.13:4 El amor no es jactancioso, no se envanece.
Fil.2:3b [Sin] vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada
uno a los demás como superiores a él mismo.
C. La actitud arrogante desagrada y enoja a Dios:
Isa.65:5 Dicen: «Soy más santo que tú». Éstos son humo en Mi furor
(de Dios).
Luc.16:15 Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos…
mas… lo que los hombres tienen por sublime, (para) Dios
es abominación.
D. Nos hace despreciar y tratar duramente a los demás:
Mat.23:23 Dejáis lo más importante… la misericordia.
Luc.18:9 Confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a
los otros.
Luc.18:11 Dios, te doy gracias porque no soy como los otros
hombres… injustos… ni aun como este publicano
(cobrador de impuestos).
(V. también Mat.9:13.)
E. Lo que somos se debe íntegramente a la gracia de Dios
1Cor.4:7 ¿Quién te distingue? ¿O qué tienes que no hayas recibido?
1Cor.15:10 Por la gracia de Dios soy lo que soy.
2Cor.3:5 No que seamos competentes por nosotros mismos para
pensar algo como de nosotros mismos.

7. El humillamiento de los soberbios:


A. Dios puede humillar —y de hecho humilla— a los orgullosos:
Dan.4:37b Él puede humillar a los que andan con soberbia.
Gén.11:1-8 [Por construir la torre de Babel llenos de orgullo, Dios
confundió y dispersó a los hombres.]
1Sam.13:8-14 [Saúl se tomó la libertad de ofrecer el sacrificio sin esperar a
Samuel; como consecuencia perdió el reino.]
2Cró.32:24,25 Se enalteció su corazón, y vino la ira contra él.
Job 33:15-17 [Dios obra en nuestros corazones durante la noche para
apartar de nosotros la soberbia.]
Sal.101:5b No sufriré (no consentiré) al de ojos altaneros y de corazón
vanidoso.
184 SOBERBIA, FARISEÍSMO Y HUMILDAD
Isa.2:11 La altivez de los ojos del hombre será abatida, y (su)
soberbia… humillada.
Isa.2:12 Todo soberbio y altivo… será abatido.
Isa.13:11b Haré que cese la arrogancia de los soberbios.
Dan.4:30-35 [Cuando el rey Nabucodonosor se enorgulleció, Dios lo
depuso, lo rebajó al nivel de una bestia y le enseñó
humildad.]
Dan.5:20,21 Cuando su… espíritu se endureció en su orgullo, fue
depuesto.
2Cor.12:7 (Pablo:) Para que… no me exaltase desmedidamente, me
fue dado un aguijón en mi carne.
(V. también Jer.50:31,32; Abd.4.)
B. Es ley de Dios: Si nos enaltecemos, seremos humillados:
Mat.23:12a El que se enaltece será humillado.
Luc.14:11a Cualquiera que se enaltece, será humillado.
Luc.18:14b Cualquiera que se enaltece, será humillado.
C. La humillación nos enseña que Dios es Señor:
Job 42:1-6 [Después de ser humillado, Job dijo:] Yo conozco que todo
lo puedes… me arrepiento.
Dan.4:32-35 Te arrojarán… hasta que reconozcas que el Altísimo tiene el
dominio.

8. Por qué deberíamos desear ser humildes:


A. Porque Dios ama a los humildes y se deleita en ellos:
Sal.51:17 Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al
corazón contrito y humillado no despreciarás Tú, oh Dios.
Sal.138:6a El Señor es excelso, y atiende al humilde.
1Pe.3:4 Un espíritu afable y apacible… es de grande estima delante
de Dios.
1Pe.5:5b Dios… da gracia a los humildes.
B. Dios está próximo a los humildes:
Sal.34:18a Cercano está el Señor a los quebrantados de corazón.
Isa.57:15a El Alto y Sublime, el que habita la eternidad… (mora) con el
quebrantado y humilde de espíritu.
C. Dios nos exige humildad:
Miq.6:8 Qué pide el Señor… humillarte ante tu Dios.
Col.3:12 Vestíos… como escogidos de Dios… de humildad.
D. La humildad produce honra y bendiciones:
Pro.22:4 Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad.
Pro.29:23b Al humilde de espíritu sustenta la honra.
E. Si somos humildes Dios nos enaltece:
Mat.23:12b El que se humilla será enaltecido.
Luc.1:52 Quitó… a los poderosos, y exaltó a los humildes.
SOBERBIA, FARISEÍSMO Y HUMILDAD 185
F. Dios ayuda a los humildes:
Sal.9:12 No se olvidó del clamor de los afligidos.
Sal.25:9 Encaminará a los humildes… y enseñará a los mansos Su
carrera.
Sal.34:18 El Señor… salva a los contritos de espíritu.
Sal.147:6 El Señor exalta a los humildes, y humilla a los impíos.
Isa.57:15b (Yo hago) vivir el espíritu de los humildes, y… el corazón de
los quebrantados.
Luc.1:48a (Dios) ha mirado la bajeza de Su sierva.
1Pe.5:5b Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.
G. La humildad nos puede librar de apuros y males:
1Re.21:17,25 [El malvado rey Acab se humilló delante de Dios, y Dios no
-29 trajo el mal en sus días.]
2Cró.32:26 Ezequías, después de haberse enaltecido su corazón, se
humilló… y no vino… la ira del Señor.
H. Dios provee a los humildes de verdadera sabiduría:
Pro.11:2 [Con la soberbia viene la deshonra], mas con los humildes
está la sabiduría.
1Cor.3:18 Hágase ignorante, para que llegue a ser sabio.
(V. también Luc.10:21.)
I. A los ojos de Dios la verdadera grandeza se halla en la humildad:
Ecl.7:8b Mejor es el sufrido de espíritu que el altivo de espíritu.
Mat.18:4 Cualquiera que se humille… ése es el mayor en el Reino de
los Cielos.
Mat.19:30b (Los) postreros (serán) primeros.
Mar.10:43 El que quiera hacerse grande… será vuestro servidor.
Luc.22:26 Sea el mayor entre vosotros como el más joven.
J. Dios se sirve de los humildes y los exalta:
1Sam.15:17 Aunque eras pequeño en tus propios ojos… el Señor te ha
ungido por rey sobre Israel.
Pro.15:33b A la honra precede la humildad.
Stg.4:10 Humillaos… y Él os exaltará.
1Pe.5:6 Humillaos… para que Él os exalte cuando fuere tiempo.
K. Otras bendiciones reservadas para los mansos:
Sal.37:11 Los mansos heredarán la tierra, y se recrearán.
Sal.149:4 El Señor… hermoseará a los humildes con la salvación.
Mat.5:5 Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra
por heredad.

9. Mantener una actitud humilde:


A. Ten presente que todo lo bueno se debe a Jesús y no a ti:
Gén.41:15,16 Respondió José a Faraón, diciendo: No está en mí; Dios
será el que dé respuesta propicia a Faraón.
Dan.2:26-30a Dios… revela los misterios… Y a mí me ha sido revelado
186 SOBERBIA, FARISEÍSMO Y HUMILDAD
este misterio, no porque en mí haya más sabiduría.
1Cor.4:7 ¿Qué tienes que no hayas recibido [de Dios]? ¿Por qué te
glorías?
1Cor.15:9,10 No soy digno de ser llamado apóstol… pero por la gracia de
Dios soy lo que soy.
2Cor.10:17 El que se gloría, gloríese en el Señor (v. también
Jer.9:23,24).
Gál.6:14 Lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de… Jesús.
(V. también Rom.2:11; Gál.6:3.)
B. Lee y obedece la Palabra:
Deut.17:19,20 [Lee y obedece la Palabra] para que no se eleve [tu]
corazón.
C. Acepta tus limitaciones de forma realista:
Rom.12:3 No (tengas) más alto concepto de (ti) que el que (debes)
tener, sino (piensa)… con cordura.
Rom.12:16b No seáis sabios en vuestra propia opinión.

10. Humildad unos con otros:


A. Seguir el ejemplo de humildad de Cristo:
Mat.21:5 Tu Rey (Jesús) viene a ti, manso… sobre una asna.
Jn.13:5,12-15 Comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos…
ejemplo os he dado, para que como Yo… vosotros
también hagáis.
Luc.22:27 Es mayor el que se sienta a la mesa… mas Yo estoy entre
vosotros como el que sirve.
Fil.2:5-8 Haya, pues, en vosotros este sentir… Jesús… se despojó a
Sí mismo, tomando forma de siervo… se humilló a Sí
mismo.
B. Otros ejemplos de humildad verdadera:
1Sam.25:40,41 [Cuando pidieron a Abigail que se casara con David, dijo:]
(Seré) una sierva para lavar los pies de (sus) siervos.
Mar.7:25-30 [La mujer sirofenicia dijo:] Aun los perrillos, debajo de la
mesa, comen de las migajas de los hijos.
Luc.7:2-7 [Los fariseos dijeron:] Es digno de que le concedas esto. El
centurión (dijo): no soy digno.
Jn.1:27 (Jesús), del cual yo no soy digno de desatar la correa del
calzado.
C. Someterse con humildad los unos a los otros:
Luc.22:25,26 Los reyes… se enseñorean; mas no así vosotros. Sea el
mayor… como el más joven.
Efe.5:21 Someteos unos a otros en el temor de Dios.
1Pe.5:5 Todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad;
porque: Dios resiste a los soberbios.
SOBERBIA, FARISEÍSMO Y HUMILDAD 187
D. Amar y honrar a los demás:
Rom.12:10 Con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los
unos a los otros.
Rom.12:16 No altivos, sino asociándoos con los humildes.
Fil.2:3a Nada hagáis por contienda o por vanagloria.
E. Señalar los errores ajenos humildemente:
Luc.6:42b Saca primero la viga de tu propio ojo.
Gál.6:1 Restauradle con espíritu de mansedumbre.
2Tim.2:25 Que con mansedumbre corrija a los que se oponen.

11. La solución:
A. Confiesa tus faltas e ineptitud y humíllate ante el Señor:
Stg.4:10a Humillaos delante del Señor.
1Pe.5:6a Humillaos… bajo la poderosa mano de Dios.
B. Pide a los demás que oren por ti para superar el orgullo:
Stg.5:16 Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por
otros.
Mat.18:19,20 Si dos de vosotros se pusieren de acuerdo [en oración] les
será hecho.
C. Ejemplos de humillarse ante el Señor:
2Sam.24:2-4, [David, envanecido, hizo un censo de su reino para
8-10 comprobar su poderío; mas luego se arrepintió y buscó
misericordia.]
Job 40:1-5; [Job, que se creía muy justo —v. 32:1; 35:2—, se humilló,
42:1-6 confesó lo vil que era y se arrepintió.]
Sal.51:1-4 Reconozco… mi pecado… para que seas reconocido justo
en Tu Palabra.
Dan.4:33-35,37 [El rey Nabucodonosor se humilló y confesó que sólo Dios
era poderoso.]
(V. también 1Sam.9:21 sobre Saúl; 2Sam.7:18 sobre David;
1Re.3:7 sobre Salomón; Mat.3:14 sobre Juan el Bautista.)

• Pasajes de interés especial:


1Re.12:1-16 [Roboam «respondió al pueblo duramente».]
2Cró.26:14-23 [El rey Uzías «se enalteció» y tuvo la osadía de quemar
incienso en el altar, donde no le era permitido.]
Dan.4:todo [La soberbia, humillación y restitución de Nabucodonosor.]
Luc.18:9-14 [La parábola del fariseo soberbio y el pecador humilde.]
EL PODER DE LA LENGUA
«La muerte y la vida están en (el) poder de la lengua»
(Pro.18:21)
1. La eficacia de hablar positivamente:
A. Expresarse sana y amorosamente produce un excelente efecto:
2Cró.10:7 Si te condujeres humanamente con este pueblo… y les
hablares buenas palabras, ellos te servirán siempre.
Pro.15:1a La blanda respuesta quita la ira.
Pro.15:23 La palabra a su tiempo, ¡cuán buena es!
Pro.25:15 Con larga paciencia se aplaca el príncipe, y la lengua
blanda quebranta los huesos.
B. Hablar con prudencia es salud y vida:
Pro.10:11a Manantial de vida es la boca del justo.
Pro.12:18b La lengua de los sabios es medicina.
Pro.15:4a La lengua apacible es árbol de vida.
Pro.16:24 Los dichos suaves (son) suavidad al alma y medicina.
C. Otros aspectos sobre las palabras sanas:
Pro.8:6 Y abriré mis labios para cosas rectas.
Pro.14:3b Los labios de los sabios los guardarán.
Pro.31:26b La ley de clemencia está en su lengua.
Ecl.10:12a Las palabras de la boca del sabio son llenas de gracia.
Stg.3:2 Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto
(completo, maduro).
(V. también Sal.37:30; Pro.10:31; 15:7; 24:26; Mal.2:6,7.)
D. Decir lo que conviene en el momento oportuno:
Pro.10:32a Los labios del justo saben hablar lo que agrada.
Pro.25:11 Manzana de oro con figuras de plata es la palabra dicha
como conviene.
Ecl.8:5b El corazón del sabio discierne el tiempo y el juicio.
E. Decir cosas que animen y fortalezcan a los demás:
Gén.50:21b Así los consoló, y les habló al corazón.
Deut.3:28a Anímalo, y fortalécelo.
Job 4:4 Al que tropezaba enderezaban tus palabras, y
esforzabas las rodillas que decaían.
Job 16:5 Yo os alentaría con mis palabras.
Isa.35:3,4 Fortaleced las manos cansadas… decid, esforzaos.
Isa.50:4 Hablar palabras al cansado.
F. Comunicar la Palabra del Señor y hablar acerca de ella:
Deut.6:6,7 Y hablarás de (la Palabra) estando en tu casa, y
andando por el camino, y al acostarte, y cuando te
levantes.
188
EL PODER DE LA LENGUA 189
Sal.119:172 Hablará mi lengua Tus dichos.
Jn.6:63 Las palabras que Yo os he hablado son espíritu y son
vida.
Efe.5:19 Hablando entre vosotros con salmos, con himnos y
cánticos.
1Pe.4:11 Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios.
G. Contar testimonios de las maravillas que ha hecho Dios:
Sal.9:11 Cantad… publicad entre los pueblos Sus obras.
Sal.35:28 Mi lengua hablará de Tu justicia y de Tu alabanza todo el
día.
Sal.66:16 Y contaré lo que ha hecho a mi alma.
Sal.145:1-7, En… Tu magnificencia, y en Tus hechos maravillosos
10,12,21 meditaré… para hacer saber a los… hombres (Tus)
poderosos hechos.
Hch.12:17 Les contó cómo el Señor le había sacado de la cárcel.
(V. también Sal.37:30; 40:9,10; 71:17; Isa.12:4.)
H. El sentido del humor y poder reírse:
Pro.17:22 El corazón alegre constituye buen remedio (v. también
Pro.15:13,15).
Sal.126:2 Entonces nuestra boca se llenará de risa (v. Job 8:21).
(V. también Gén.21:6; Ecl.3:4; 10:19a.)

2. Guardar silencio y refrenar la lengua:


Ecl.3:7 [Hay] tiempo de callar, y tiempo de hablar.
A. Los peligros de hablar demasiado:
Pro.10:19a En las muchas palabras no falta pecado.
Pro.14:23 En toda labor hay fruto; mas las vanas palabras de los
labios empobrecen.
B. La sensatez de ser tardo para hablar:
Stg.1:19 Todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar.
Pro.18:13 Al que responde palabra antes de oír, le es fatuidad y
oprobio (deshonra).
Ecl.5:2,6 No te des prisa con tu boca… ¿por qué harás que Dios
se enoje… y que destruya la obra de tus manos?
Jn.8:1-9 [Episodio en que Jesús no permitió que lo apresuraran
para que respondiera.]
C. Por lo general es de sabios hablar poco:
Pro.17:27 El que ahorra sus palabras tiene sabiduría.
Ecl.5:3b De la multitud de las palabras (viene) la voz del necio.
(V. también Mat.5:37.)
D. Muchas veces lo prudente es no hablar nada:
Job 13:5 Ojalá callarais por completo, porque esto os fuera
sabiduría.
190 EL PODER DE LA LENGUA
Pro.10:19b El que refrena sus labios es prudente.
Pro.11:12b El hombre prudente calla.
Pro.17:28 Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; el que
cierra sus labios es entendido.
Pro.21:23 El que guarda… su lengua, su alma guarda de angustias.
E. Cuidado con lo que dices:
Sal.39:1b Para no pecar con mi lengua, guardaré mi boca con
freno, en tanto que el impío esté delante de mí.
Sal.141:3 Pon guarda a mi boca, oh Señor; guarda… mis labios.
Pro.13:3a El que guarda su boca guarda su alma.
Mat.12:36 Toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella
darán cuenta en el día del juicio.
F. Guardar secretos:
Pro.11:13 El que anda en chismes descubre el secreto; mas el de
espíritu fiel lo guarda todo.
Pro.25:9 Trata tu causa con tu compañero, y no descubras
(reveles) el secreto a otro.
Miq.7:5 De la que duerme a tu lado cuídate, no abras tu boca
(v. también Jue.14:15-17; 16:4-6,15-21).
Mat.9:30 Jesús les encargó rigurosamente… mirad que nadie lo
sepa.
Mat.12:14-16 (Jesús) les encargaba rigurosamente que no le
descubriesen.
Mar.1:43-45 Mira, no digas a nadie nada (v. también Mat.8:4a).
Mar.9:9,10 (Jesús) les mandó que a nadie dijesen lo que habían
visto (v. también Mat.17:9; Luc.9:36).
Luc.8:56 Les mandó que a nadie dijesen lo que había sucedido
(v. también Mar.5:43).
Luc.9:20,21 Les mandó que a nadie dijesen esto (v. también
Mat.16:20).
Hch.23:22 A nadie dijese que le había dado aviso de esto.
(V. también Jos.2:14,20.)
G. Aprender a estar callados:
Job 6:24a Enseñadme, y yo callaré.
1Tes.4:11 Que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos en vuestros
negocios.
H. Los necios de ninguna manera pueden mantener la boca
cerrada:
Pro.15:2b La boca de los necios hablará sandeces.
Pro.20:3 Honra es… dejar la contienda… mas todo insensato se
envolverá en ella.
Pro.29:11a El necio da rienda suelta a toda su ira.
EL PODER DE LA LENGUA 191
3. El daño que ocasiona una lengua indomada:
A. La lengua indomada te contamina a ti y a los demás:
Mat.15:11 Lo que sale de la boca, esto contamina al hombre.
Mat.15:18 Lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto
contamina al hombre.
Stg.3:6 La lengua es… un mundo de maldad… contamina todo
el cuerpo.
B. La lengua soplona (chismosa) es un fuego:
Stg.3:5,6 La lengua es un fuego… inflama… y es inflamada por el
infierno.
Pro.16:27 Hombre perverso… en sus labios hay como llama de
fuego.
C. La lengua calumniosa y malvada es un veneno mortal:
Stg.3:8 La lengua… es… veneno mortal.
Sal.140:3 Veneno de áspid hay debajo de sus labios.
Rom.3:13b Veneno de áspides hay debajo de sus labios.
D. Las vanas palabrerías destruyen como el cáncer:
2Tim.2:16,17 Profanas y vanas palabrerías… su palabra carcomerá
como gangrena (cáncer).
E. La lengua áspera y maliciosa puede producir heridas
profundas:
Pro.12:18a Hay hombres cuyas palabras son como golpes de
espada.
Pro.25:18 Martillo y cuchillo… es el hombre que habla… falso
testimonio.
Pro.26:22 Las palabras del chismoso son como bocados suaves, y
penetran hasta las entrañas.
F. La lengua maliciosa destruye y mata:
Pro.11:9a El hipócrita con la boca daña a su prójimo.
Pro.18:21 La muerte y la vida están en poder de la lengua.
Pro.26:28 La boca lisonjera hace resbalar.
G. Derriba el amor y la amistad:
Pro.16:28b El chismoso aparta a los mejores amigos.
Hch.14:2 Corrompieron los ánimos… contra los hermanos.

4. El habla necia y maligna:


A. El habla maligna proviene de un corazón maligno:
Pro.15:2b La boca de los necios hablará sandeces.
Pro.15:28b La boca de los impíos derrama malas cosas.
Mat.12:35b El hombre malo… saca malas cosas (del corazón).
192 EL PODER DE LA LENGUA
B. El habla mala y necia hiede y corrompe:
Ecl.10:1 Las moscas muertas hacen heder y dar mal olor… así
una pequeña locura (necedad), al que es estimado
como sabio y honorable.
1Cor.15:33 Las malas conversaciones corrompen las buenas
costumbres.
C. La lengua perversa (contaminada) y rebelde (desafiante):
Pro.8:13 La boca perversa aborrezco.
Pro.15:4 La perversidad (de la lengua) es quebrantamiento de
espíritu.
Pro.26:18,19 Como el que enloquece, y echa llamas y saetas y
muerte, tal es el hombre que engaña… y dice:
ciertamente lo hice por broma.
D. La necedad y la vana palabrería conducen a la malicia y a la
impiedad:
Pro.14:7 Vete de delante del hombre necio, porque en él no
hallarás labios de ciencia.
Pro.15:14b La boca de los necios se alimenta de necedades.
Ecl.10:13 El principio de las palabras de su boca es necedad; y el
fin de su charla, nocivo desvarío.
2Tim.2:16 Evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán
más y más a la impiedad.
E. La lengua indomada conduce a la ruina:
Sal.109:17-20 Amó la maldición, y ésta le sobrevino.
Pro.10:14b La boca del necio es calamidad cercana.
Pro.10:10b El necio de labios será castigado.
Pro.12:13a El impío es enredado en la prevaricación de sus labios
(pecados de lengua).
Pro.13:3b El que mucho abre sus labios tendrá calamidad.
Pro.17:20 El que revuelve con su lengua caerá en el mal.
Pro.18:7 La boca del necio… y sus labios son lazos para su alma.
Ecl.10:12b Los labios del necio causan su propia ruina.

5. Controlar la lengua:
A. Abstente de palabras corrompidas:
Pro.4:24 Aparta de ti la perversidad de la boca, y… la iniquidad de
los labios.
Efe.4:29a Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca.
Efe.5:4 Ni palabras deshonestas (obscenas), ni necedades, ni
truhanerías (bufonerías) que no convienen, sino antes
bien acciones de gracias.
Col.3:8 (Quitad)… palabras deshonestas (groseras) de vuestra
boca.
EL PODER DE LA LENGUA 193
1Tim.6:20a Evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas.
B. Habla cosas edificantes, no corrompidas:
Efe.4:29 Ninguna palabra corrompida… sino la que sea buena
para la… edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.
Col.4:6 Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con
sal.
Tito 2:8 Palabra sana e irreprochable.
Pro.8:8,9 Justas son todas las razones de mi boca; no hay en ellas
cosa perversa ni torcida.
(V. también Rom.15:2.)
C. Uno mismo no puede refrenar la lengua:
Stg.3:8 Ningún hombre puede domar la lengua.
D. Sólo Dios puede; sometámonos, pues, a Él:
Sal.45:1b Mi lengua es pluma de escribiente muy ligero [el Señor].
Pro.16:1 Del Señor son las disposiciones del corazón y la
respuesta de la lengua (NBI).
Isa.50:4 El Señor Dios me dio lengua de sabios, para saber
hablar palabras [de ánimo].
Luc.12:12 El Espíritu Santo os enseñará… lo que debáis decir.
1Pe.4:11a Si alguno habla, hable conforme a las Palabras de Dios.
E. Lee y obedece la Palabra de Dios y deja que te transforme:
Sal.119:9 ¿(Cómo) limpiará el joven su camino? Con guardar Tu
Palabra.
Jn.15:3 Ya vosotros estáis limpios por la Palabra.
Efe.5:26 Para santificarla (Él), habiéndola purificado en el
lavamiento del agua por la Palabra.
1Pe.1:22a Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a
la verdad.
(V. también Pro.6:20-23; Heb.10:22.)

6. El chisme, la maledicencia y la calumnia:


A. El Señor nos prohíbe chismorrear:
Lev.19:16 No andarás chismeando entre tu pueblo… Yo el Señor.
Éxo.23:1a No admitirás falso rumor.
Efe.4:31 Quítense de vosotros toda… maledicencia, y toda
malicia.
Tito 3:2a Que a nadie difamen.
Stg.4:11 Hermanos, no murmuréis los unos de los otros.
1Pe.2:1 Desechando… toda malicia, todo engaño… y todas las
detracciones (maledicencias).
B. Advertencia contra la maledicencia:
Pro.25:9 Trata tu causa con tu compañero, y no descubras
(reveles) el secreto a otro.
194 EL PODER DE LA LENGUA
2Cor.12:20 Me temo que… no os halle tales como quiero… que
haya… maledicencias, murmuraciones.
C. Chismorrear denota falta de fe y amor verdaderos:
Pro.10:18 El que propaga calumnia es necio.
1Tim.5:11-13 Cuando, impulsadas por sus deseos, se rebelan contra
Cristo… aprenden a ser… chismosas y entremetidas.
Stg.1:26 Si alguno se cree religioso… y no refrena su lengua… la
religión del tal es vana.
D. El chisme es consecuencia del odio:
Sal.38:12 Los que procuran mi mal hablan iniquidades, y meditan
fraudes.
Sal.41:7 Reunidos murmuran contra mí todos los que me
aborrecen.
E. La habladuría proviene del diablo:
1Tim.3:11 Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras
[en el texto griego: «diabolos», que significa acusador
falso, diablo].
Ap.12:10 [El diablo], el acusador de nuestros hermanos.

7. El castigo por chimorrear:


A. Lo que dice la Biblia sobre los detractores y soplones:
Tito 1:10,11 Hay aún muchos contumaces (indisciplinados),
habladores de vanidades… a los cuales es preciso
tapar la boca.
Sal.32:9 Sin entendimiento, que han de ser sujetados con
cabestro y con freno.
Pro.25:23 El rostro airado (ahuyenta) la lengua detractora.
B. Si no cambian, desasóciate de ellos:
Sal.101:5 [El rey David dijo:] Al que solapadamente (en privado)
infama a su prójimo, yo lo destruiré.
Sal.101:7 El que habla mentiras no se afirmará delante de mis ojos.
Pro.20:19 El que anda en chismes descubre el secreto; no te
entremetas… con él.
Pro.22:10 Echa fuera al escarnecedor, y saldrá la contienda.
Pro.26:20 Donde no hay chismoso, cesa la contienda.
C. El Señor los juzgará:
Mat.12:36,37 Toda palabra ociosa (vana) que hablen los hombres, de
ella darán cuenta en el día del juicio.

8. Para no criticar o desacreditar a los demás:


A. Piensa en sus virtudes:
Fil.4:8 Todo lo que es… puro… amable… si hay virtud alguna…
EL PODER DE LA LENGUA 195
en esto pensad.
(V. también Fil.1:3.)
B. Recuerda las bendiciones por no calumniar:
Sal.15:1,3 ¿Quién habitará [ante el Señor]? El que no calumnia… ni
admite reproche alguno contra su vecino.
1Pe.3:10 El que quiere… ver días buenos, refrene su lengua del
mal, y sus labios no hablen engaño.
Ap.14:5 En sus bocas no fue hallada mentira… (están) delante
del trono.
C. Esfuérzate por no hablar mal de nadie:
Sal.17:3b He resuelto que mi boca no haga transgresión.
Sal.39:1a Atenderé… para no pecar con mi lengua.
Pro.30:32 Si has pensado hacer mal, pon el dedo sobre tu boca
[antes de decir lo que estabas pensando].
D. Ni siquiera pienses mal de nadie:
Sal.19:14 Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi
corazón delante de Ti.
Ecl.10:20 Ni aun en tu pensamiento digas mal del rey.
Mar.7:21 Porque… del corazón de los hombres, salen los malos
pensamientos.
2Cor.10:5 Llevando… todo pensamiento a la obediencia a Cristo.
E. No puedes hablar bien si tu corazón está lleno de maldad:
Mat.12:34 ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque
de la abundancia del corazón habla la boca.
F. Cuidado con los halagos hipócritas:
Sal.12:2 Habla mentira… con labios lisonjeros, y con doblez de
corazón.
Sal.28:3 Los malos… hablan paz… pero la maldad está en su
corazón.
Sal.55:21 Los dichos de su boca son más blandos que… aceite,
mas son espadas desnudas.
Sal.62:4 Con su boca bendicen, pero maldicen en su corazón.
Pro.26:23 Como escoria… son los labios lisonjeros y el corazón
malo.
Pro.26:25,26 Cuando hablare amigablemente, no le creas; porque…
abominaciones hay en su corazón.
Eze.33:31b Hacen halagos con sus bocas, y el corazón de ellos
anda en pos de su avaricia.

9. Advertencia sobre juzgar a los demás:


Mat.7:1 No juzguéis, para que no seáis juzgados.
Mat.7:2 Con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados.
Mat.7:3-5 ¿Por qué miras la paja… en el ojo de tu hermano, y no
196 EL PODER DE LA LENGUA
echas de ver la viga que está en tu propio ojo?
Jn.7:24 No juzguéis según las apariencias, sino… con justo juicio.
Rom.2:1,2 Eres inexcusable… en lo que juzgas a otro… porque tú
que juzgas haces lo mismo.
Rom.2:3 ¿Piensas… tú que juzgas… y haces lo mismo, que tú
escaparás del juicio de Dios?
Rom.14:13a Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros.

10. Cuando los demás hablen mal de ti:


A. Si puedes, no les hagas caso; no te ofendas:
Ecl.7:21,22 (No) apliques tu corazón a todas las cosas que se
hablan… tu corazón sabe que tú también dijiste mal
de otros.
Sal.119:165 Mucha paz tienen los que aman Tu (Palabra), y no hay
para ellos tropiezo.
B. No te desquites hablando tú también mal de los demás:
1Pe.2:21-23 Que sigáis Sus pisadas (las de Cristo)… quien cuando le
maldecían, no respondía con maldición (v. también
Isa.53:7,9).
1Pe.3:9 No devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición,
sino por el contrario, bendiciendo.
C. Rebate sus mentiras con tus buenas obras:
Tito 2:7,8 Palabra sana e irreprochable, de modo que el
adversario… no tenga nada malo que decir de
vosotros.
1Pe.2:12 Para que en lo que murmuran de vosotros como de
malhechores, glorifiquen a Dios… al considerar
vuestras buenas obras.
1Pe.2:15 Que haciendo bien, hagáis callar… (a) los hombres
insensatos.
1Pe.3:16 Teniendo buena (forma de vida), para que en lo que
murmuran de vosotros… sean avergonzados.
D. Jesús guardó silencio frente a Sus acusadores:
Isa.53:7 Angustiado Él… no abrió Su boca.
Mat.27:14 Jesús no le respondió (a Pilato) ni una palabra.
Luc.23:9 (Herodes) le hacía muchas preguntas (a Jesús), pero Él
nada le respondió.
Luc.22:67,68 [Jesús sabía que no tenía sentido responder a Sus
enemigos.]
E. Aunque sí hay ocasiones en las que debemos pronunciarnos y
dar razón:
Hch.21:40 [Pablo presenta su defensa ante el pueblo en Jerusalén.]
Hch.24:10 [Pablo se defiende de sus acusadores ante Félix.]
EL PODER DE LA LENGUA 197
Hch.26:1 [Defensa de Pablo ante Festo y Agripa.]
1Pe.3:15 Estad siempre preparados para dar respuesta… ante
todo el que [sinceramente] os demande razón (NBI).
(V. también Mat.10:18-20.)

11. Discusiones y discordias:


A. Evita enfrascarte en discusiones:
Pro.17:14 Deja, pues, la contienda, antes que se enrede.
Pro.26:4 Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad,
para que no seas tú también como él.
Pro.29:11b El sabio al fin la sosiega (su ira).
Fil.2:3 Nada hagáis por contienda.
2Tim.2:24 El siervo del Señor no debe ser contencioso, sino
amable.
1Pe.3:9 No devolviendo mal (insulto) por (insulto), ni maldición
por maldición, sino por el contrario, bendiciendo.
(V. también 2Re.18:36.)
B. Escucha atentamente y piensa antes de hablar:
Pro.15:28 El corazón del justo piensa para responder.
Pro.18:13 Al que responde palabra antes de oír, le es fatuidad y
oprobio (deshonra).
Stg.1:19 Todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar,
tardo para airarse.
C. No permitas que te provoquen; responde con lentitud:
Pro.15:18b El que tarda en airarse apacigua la rencilla.
Pro.16:32 Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte.
Pro.25:8 No entres apresuradamente en pleito (contienda).
Pro.29:20 ¿Has visto hombre ligero en sus palabras? Más
esperanza hay del necio que de él.
Ecl.5:2 No te des prisa con tu boca, ni… (te apresures) a proferir
palabra… sean pocas tus palabras.
D. Habla pausadamente:
Pro.15:1a La blanda respuesta quita la ira.
Pro.22:11 Por la gracia de sus labios tendrá la amistad del rey.
E. Qué causa las discusiones y las discordias:
Pro.10:12a El odio despierta rencillas.
Pro.13:10 Ciertamente la soberbia concebirá contienda.
Pro.15:1b La palabra áspera hace subir el furor.
Pro.15:18a El hombre iracundo promueve contiendas.
Pro.18:6 Los labios del necio traen contienda.
Pro.26:21 La leña para el fuego; y el hombre rencilloso para
encender contienda.
Pro.28:25a El altivo de ánimo suscita contiendas.
198 EL PODER DE LA LENGUA
Pro.29:22 El hombre iracundo levanta contiendas.
Hch.13:45 Se llenaron de celos, y rebatían lo que (se) decía,
contradiciendo y blasfemando.
1Tim.6:4 Está envanecido, nada sabe, y delira acerca de
cuestiones y… palabras, de las cuales nacen… pleitos.
Stg.4:1 Las guerras y los pleitos… (vienen de)… vuestras
pasiones.
(V. también Pro.26:17.)
F. La futilidad de discutir:
Job 6:25 ¡Cuán eficaces son las palabras rectas! Pero ¿qué
reprende (prueba) la censura (alegación) vuestra?
Pro.9:7,8 El que corrige al escarnecedor, se acarrea… mancha
(vergüenza). No reprendas al escarnecedor, para que
no te aborrezca.
Pro.23:9 No hables a oídos del necio, porque menospreciará la
prudencia de tus razones.
Pro.29:9 Si el hombre sabio contendiere con el necio, que (el
necio) se enoje o que se ría, no tendrá reposo.
G. Terminar una discusión:
Pro.17:9 El que cubre (deja pasar) la falta busca amistad.
Pro.20:3a Honra es del hombre dejar la contienda.
Pro.22:10 Echa fuera al escarnecedor, y saldrá (cesará) la
contienda.
Col.3:13 Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a
otros si alguno tuviere queja contra otro.
(V. también Gén.50:20,21.)
H. Advertencia a «los aficionados a discutir»:
Pro.17:19 El que ama la disputa, ama la transgresión.
1Cor.3:3 Pues habiendo entre vosotros… contiendas… ¿no sois
carnales, y andáis como hombres (mundanos,
carnales)?
Stg.3:14,15 Si tenéis celos amargos y contención en vuestro
corazón, no os jactéis… porque esta sabiduría… es
diabólica.
I. El mal efecto de las discusiones:
Sal.106:33 Hicieron rebelar a su espíritu (el de Moisés), y habló
precipitadamente con sus labios.
Pro.18:19 El hermano ofendido es más tenaz que una ciudad
fuerte, y las contiendas… son como cerrojos de
alcázar.
Hch.15:39 Hubo tal desacuerdo entre ellos, que se separaron el
uno del otro.
Gál.5:15 Si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que
EL PODER DE LA LENGUA 199
también no os consumáis unos a otros.
Stg.3:16 Donde hay… contención, allí hay perturbación y toda
obra perversa.
J. Cuándo es correcto discutir:
Pro.26:5 Responde al necio como merece su necedad, para que
no se estime sabio en su propia opinión.
Pro.28:4 Los que guardan (la ley) contenderán con (los impíos).
Pro.28:23 El que reprende al hombre, hallará después mayor
gracia que el que lisonjea.
Hch.15:1,2 «Si no os circuncidáis… no podéis ser salvos». Pablo…
(tuvo) una discusión y contienda no pequeña con ellos.
Jud.3b Que contendáis ardientemente por la fe.
K. Explicarles las cosas, y corregir e instruir humildemente a los
receptivos:
Gál.6:1 Restauradle con espíritu de mansedumbre.
2Tim.2:25 Que con mansedumbre corrija a los que se oponen
(v. también Stg.5:20).
1Pe.3:15 Estad siempre preparados para dar respuesta con
mansedumbre… ante todo el que os demande razón
(NBI).

12. Mentir, engañar y levantar falso testimonio:


A. La Palabra de Dios nos amonesta acerca de mentir:
Lev.19:11 No engañaréis ni mentiréis el uno al otro.
Pro.24:28 No seas sin causa testigo contra tu prójimo, y no
lisonjees (engañes) con tus labios.
Efe.4:25 Desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su
prójimo.
Col.3:9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado
del viejo hombre con sus hechos.
B. Concepto divino de la mentira:
Pro.12:22a Los labios mentirosos son abominación al Señor.
C. Los castigos de Dios sobre los malvados que mienten:
Sal.63:11b La boca de los que hablan mentira será cerrada.
Pro.19:5 El testigo falso no quedará sin castigo, y el que habla
mentiras no escapará.
Pro.19:9 El que habla mentiras perecerá.
Hch.5:1-10 [Ananías y Safira mintieron al Espíritu Santo y
perecieron.]
(V. también Sal.31:18; 35:11-20; Pro.12:19.)

• Capítulo especial sobre la lengua: Santiago 3.


UNIDAD
1. ¿Unión o desunión?
A. El Señor quiere que estemos unidos:
Sal.133:1 ¡Cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos
juntos en armonía!
1Cor.1:10 Os ruego… que no haya entre vosotros divisiones, sino que
estéis perfectamente unidos en una misma mente.
2Cor.13:11 Sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y
de amor estará con vosotros.
Fil.1:27 Que (estéis) firmes en un mismo espíritu, combatiendo
unánimes.
B. Lo que el Señor piensa de la desunión:
Pro.6:16,19 (Estas) cosas aborrece el Señor, y aún (ésta) abomina Su
alma: el que siembra discordia entre hermanos.
Stg.3:14,15 Pero si tenéis… contención en vuestro corazón, no os
jactéis… ésta no es la que desciende de lo alto, sino
diabólica.

2. Qué hacer para guardar la unidad:


Efe.4:3 Solícitos en guardar la unidad del Espíritu.
A. Que la Palabra sea lo que nos unifique:
1Cor.14:37 Reconozca que lo que os escribo son mandamientos del
Señor.
Fil.3:16 Sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa.
1Tes.2:13,14 Cuando recibisteis la Palabra de Dios que oísteis de
nosotros… vinisteis a ser imitadores.
B. Seamos unánimes y de un mismo sentir:
Rom.15:5,6 Dios… os dé entre vosotros un mismo sentir… para que
unánimes, a una voz, glorifiquéis a Dios.
Rom.12:16 Unánimes entre vosotros… asociándoos con los humildes.
1Cor.1:10 Os ruego… que habléis todos una misma cosa.
Fil.2:2 Sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes,
sintiendo una misma cosa.
(V. también Hch.2:46; Fil.4:2.)
C. Mantengámonos en paz con los demás:
Rom.14:19 Sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación.
Col.3:15 La paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que
asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo.
1Tes.5:13 Tened paz entre vosotros.
D. Tengamos amor e interés por los demás:
Pro.10:12 El odio despierta rencillas; pero el amor cubrirá todas las
faltas.
Rom.12:10 Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a
honra, prefiriéndoos los unos a los otros (v. también
200
UNIDAD 201
1Tes.2:7,8).
1Cor.12:25,26 Que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los
miembros todos se preocupen los unos por los otros.
Efe.4:16 Todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí… recibe su
crecimiento para ir edificándose en amor.
E. Seamos amables, gentiles y corteses con los demás:
Efe.4:32 Sed benignos… misericordiosos, perdonándoos unos a
otros.
2Tim.2:24 No debe ser contencioso, sino amable para con todos…
sufrido.
1Pe.3:8 Sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos
fraternalmente, misericordiosos, amigables.
1Cor.11:33 Cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros.
(V. también Pro.18:24.)
F. Aceptemos a las personas como son:
Rom.14:1 Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre
opiniones.
(V. también Rom.14:2-21.)
G. Evitemos ofender a la gente:
1Cor.10:32,33 No seáis tropiezo ni… a la iglesia de Dios… yo en todas las
cosas agrado a todos.
Pro.18:19 El hermano ofendido es más tenaz que una ciudad fuerte.
H. Tengamos cuidado con lo que decimos:
Pro.17:9b El que la (falta) divulga, aparta al amigo.
2Tim.2:23 Desecha las cuestiones necias… sabiendo que engendran
contiendas.
Tito 3:2 Que a nadie difamen… sino amables… mansedumbre para
con todos los hombres.
(V. también Stg.3:16,17; Ecl.5:2.)
I. No perdamos los estribos; seamos tardos para hablar:
Pro.14:29 El que tarda en airarse es grande de entendimiento.
Pro.15:1 La blanda respuesta quita la ira.
Pro.15:18 El que tarda en airarse apacigua la rencilla.
Pro.25:8 No entres apresuradamente en pleito (con tu prójimo).
Fil.2:3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria.
Stg.1:19 Todo hombre sea… tardo para hablar, tardo para airarse.
(V. también Pro.3:30; 26:17.)
J. Comentemos los desacuerdos humildemente con los mayores:
1Tim.5:1 No reprendas al anciano (superior), sino exhórtale como a
padre.
K. Antes de hacer ninguna otra cosa, reconciliémonos:
Mat.5:23,24 Reconcíliate primero con tu hermano, y entonces…
presenta tu ofrenda.
Mar.11:25 Cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra
alguno.
Stg.5:9 No os quejéis unos contra otros, para que no seáis
202 UNIDAD
condenados.
L. Evitemos la parcialidad o los favoritismos:
1Tim.5:21 Que guardes estas cosas sin prejuicios, no haciendo nada
con parcialidad (v. también Stg.3:17).
Stg.2:1 Que vuestra fe en (Jesús) sea sin acepción de personas.
M. Prefiramos la paz a los intereses egoístas:
Rom.14:19-21 Sigamos lo que contribuye a la paz.
Rom.12:18 En cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los
hombres.
(V. también 1Cor.6:7; Fil.2:4.)
N. Compartamos con los demás sin egoísmo:
Hch.4:32 Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y
un alma… tenían todas las cosas en común.
(V. también 1Cor.10:33; 2Cor.8:9.)
O. Haz el bien aunque te hayan ofendido:
Mat.5:44 Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen.
Rom.12:21 Vence con el bien el mal.
1Tes.5:15 Mirad que ninguno pague a otro mal por mal… unos para
con otros.
P. Está prohibido vengarse:
(V. Lev.19:18; Pro.20:22; 24:29; Rom.12:17,19; 1Pe.3:9.)

3. Frutos de la unidad:
A. Trabajar unidos en pos de un ideal común:
2Re.10:15 ¿Es recto tu corazón, como el mío es recto con el tuyo?…
Pues que lo es, dame la mano.
Amós 3:3 ¿Andarán [o trabajarán] dos juntos, si no estuvieren de
acuerdo?
Mat.18:19,20 Donde están dos o tres congregados en Mi nombre (Jesús),
allí estoy Yo en medio de ellos.
Hch.2:14 Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz.
Fil.1:27 En un mismo espíritu, combatiendo unánimes por… el
evangelio.
B. La unión hace la fuerza:
Ecl.4:9,10 Mejores son dos que uno… porque si cayeren, el uno
levantará a su compañero.
Ecl.4:12 Y si alguno prevaleciere contra uno [un enemigo], dos le
resistirán [al enemigo]; y cordón de tres dobleces no se
rompe.
Jue.20:11 Se juntaron todos los hombres [el ejército] contra la ciudad,
ligados como un solo hombre.
1Sam.14:6,7 Dijo, pues, Jonatán: Ven, pasemos… su paje de armas le
respondió: Estoy contigo a tu voluntad.
(V. también Neh.4:16,17.)
C. El buen fruto de testificar en unidad:
Hch.2:1,2,41 [Los creyentes] estaban todos unánimes juntos [fueron
UNIDAD 203
llenos del Espíritu, testificaron y se salvaron tres mil
almas].

4. Unidad de los creyentes en Cristo:


A. Oración de Jesús por nuestra unidad:
Jn.17:11,21 Para que todos sean uno; como Tú, oh Padre, en Mí, y Yo
en Ti, que también ellos sean uno en nosotros.
Jn.17:22,23 Para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en
ellos, y Tú en Mí, para que sean perfectos en unidad.
B. Debemos ser un solo cuerpo y trabajar con unión y concordia:
Rom.12:5 Nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y
todos miembros los unos de los otros.
1Cor.12:12,13 Todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un
solo cuerpo (v. también 1Cor.10:17).
1Cor.12:27 Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada
uno en particular.
Efe.2:22 Sois juntamente edificados… en el Espíritu (v. también
Efe.1:10; 2:19-21; 4:11,12; 1Cor.12:4-16).
Col.1:17,18 (Jesús) es la cabeza del cuerpo (v. también Efe.4:15,16).
(V. también 1Cor.3:9; 2Cor.6:1.)
C. El Espíritu de Jesús nos da paz entre nosotros:
1Cor.14:33 Dios… es Dios de paz. Como en todas las iglesias.
2Cor.13:11 Hermanos… vivid en paz; y el Dios de paz… estará con
vosotros.
Gál.5:22 El fruto del Espíritu es… paz.
Efe.2:14 Él es nuestra paz… derribando la pared intermedia.
Col.2:2 Sean consolados sus corazones, unidos en amor.
D. No debería haber divisiones por motivos de raza o sexo:
1Cor.12:13 Sean judíos o griegos… a todos se nos dio a beber de un
mismo Espíritu.
Gál.3:26,28 No hay judío ni griego… varón ni mujer; porque todos
vosotros sois uno en Jesús.
E. Ni por posición social o económica:
1Cor.12:13 Sean esclavos o libres…
Gál.3:28 No hay esclavo ni libre… todos vosotros sois uno en Jesús.

5. Causas de la desunión:
A. La soberbia y la codicia:
Pro.13:10 La soberbia concebirá contienda.
Pro.28:25 El altivo de ánimo suscita contiendas.
Stg.4:1-3 ¿De dónde vienen… los pleitos entre vosotros? De vuestras
pasiones.
B. No andar en el Espíritu:
1Cor.3:3 Sois carnales… habiendo entre vosotros contiendas y
disensiones.
Gál.5:19-21 Obras de la carne: enemistades, iras, contiendas.
204 UNIDAD
C. Ofensas y odios:
Pro.10:12 El odio despierta rencillas; pero el amor cubrirá todas las
faltas.
Pro.16:28 El hombre perverso levanta contienda, y el chismoso aparta.
Pro.26:24 El que odia disimula con sus labios.
D. Envidia y celos:
Rom.13:13 Andemos honestamente… no en contiendas y envidia.
1Cor.13:4 El amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso.
Gál.5:26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros,
envidiándonos unos a otros.
Stg.3:14,16 Si tenéis celos amargos… en vuestro corazón, no os jactéis.
Porque donde hay celos (envidia)… allí hay… toda obra
perversa.
(V. también Pro.14:30; 27:4; Gál.5:19-21; Tito 3:3.)
E. Favoritismo y parcialidad:
Hch.6:1 Hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de
que las viudas de aquéllos eran desatendidas.
F. Envanecerse y desear posiciones de dirigencia:
Núm.12:1-15 [María y Aarón se rebelan contra Moisés porque deseaban
poder.]
Núm.16:1-35 [Coré se rebela contra Moisés movido por sus ansias de ser
líder.]
Luc.22:24 Hubo entre ellos una disputa sobre quién… sería el mayor.
Hch.20:30 De vosotros mismos se levantarán hombres… para
arrastrar tras sí a los discípulos.
Gál.5:26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros.
3Jn.9-11 Diótrefes, al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos,
no nos recibe.
G. Teorizar y discutir acerca de doctrinas sin importancia:
1Tim.6:3-5a Nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de
palabras, de las cuales nacen… pleitos.
H. Resentimientos y amargura:
Heb.12:15 No sea que… brotando alguna raíz de amargura, os
estorbe, y por ella muchos sean contaminados.
I. La ira y el genio áspero:
Pro.15:18 El hombre iracundo promueve contiendas.
Pro.29:22 El hombre iracundo levanta contiendas, y el furioso.
J. Repetir cosas que sabemos que no debemos:
Pro.17:9 El que divulga (la falta), aparta al amigo.
Pro.26:20 Donde no hay chismoso, cesa la contienda (v. también
Stg.1:26).
K. No ser capaz de dejar de discutir:
Pro.20:3 Honra es… dejar la contienda; mas todo insensato se
envolverá en ella.
Pro.17:14 El que comienza la discordia es como quien suelta las
aguas; deja, pues, la contienda.
UNIDAD 205
6. A lo que conduce la desunión:
A. Impide trabajar en unidad:
Amós 3:3 ¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?
Hch.15:36-40 Hubo tal desacuerdo entre (Pablo y Bernabé), que se
separaron [y tomaron diferentes rumbos].
B. Destruye la obra de Dios:
Mat.12:25 Toda casa dividida contra sí misma, no permanecerá.
Mar.3:24 Si un reino está dividido contra sí mismo… no puede
permanecer.
(V. también Núm.32:1-7.)
C. Crea divisiones que perduran:
Pro.18:19 El hermano ofendido es más tenaz que una ciudad fuerte.
D. Crea sectarismos y culto a los hombres:
1Cor.3:3,4 Habiendo disensiones… Porque diciendo el uno: Yo soy de
Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos.
(V. también 1Cor.11:18; 3:21-23.)
E. Calumnias y rumores:
Pro.16:28 El chismoso aparta a los mejores amigos.
2Cor.12:20 Me temo… que haya maledicencias, murmuraciones.
F. Da vía libre a toda clase de males:
Stg.3:16 Porque donde hay… contención, allí hay perturbación y
toda obra perversa.

7. Qué hacer ante la desunión:


1Tes.5:14 Que amonestéis a los revoltosos (NC).
A. Entre nosotros y un compañero de trabajo:
Pro.25:9 Trata tu causa con tu compañero, y no descubras el secreto
a otro.
Mat.18:15 Repréndele estando tú y él solos.
Luc.17:4 Si siete veces al día pecare… y siete veces al día volviere a
ti, diciendo: Me arrepiento; perdónale.
1Pe.4:8 El amor cubrirá multitud de pecados.
(V. Mat.18:21,22.)
B. Cuando surja una disputa en la obra, que la resuelvan los
pastores y superiores:
Hch.15:2 Como (tuvieron) una discusión, no pequeña, se dispuso que
(fueran a) los ancianos (superiores), para tratar esta
cuestión.
Hch.15:7,12 Después de mucha discusión, Pedro se levantó y (habló).
Entonces toda la multitud calló.
Gál.6:1 Si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que
sois espirituales, restauradle.
C. Pasar por alto cuestiones que no tengan importancia:
Rom.14:2,3 Uno cree que se ha de comer de todo; otro… [sólo] come
legumbres.
206 UNIDAD
Rom.14:4-6 Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos
los días.

8. Excomunión:
A. Excomunión de los que causan división:
Pro.22:10 Echa fuera al encarnecedor… y cesará el pleito.
Mat.18:15-17 Si no oyere a la iglesia, tenle por gentil.
Rom.16:17 Que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos… y
que os apartéis.
1Cor.5:11-13 Con el tal ni aun comáis… quitad a ese perverso.
2Tes.3:6 Os ordenamos… que os apartéis de todo hermano que
ande desordenadamente.
1Tim.6:3,5b Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas
palabras… apártate de los tales.
Tito 3:10 Al hombre que causa divisiones, después de una y otra
amonestación, deséchalo.
2Jn.10,11 Si alguno… no trae esta doctrina, no lo recibáis.
(V. también 1Tim.6:3-5; Jud.12:a.)
B. Excomunión parcial:
2Tes.3:14,15 Si alguno no obedece… no os juntéis con él… mas no lo
tengáis por enemigo, amonestadle como a hermano.

9. Reintegración a la hermandad:
Gál.6:1 Si alguno fuere sorprendido en alguna falta… restauradle.
2Tim.2:25,26 Que con mansedumbre (se los) corrija… (para) que se
arrepientan.
Stg.5:19,20 Si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad, y
alguno le hace volver…
(V. también Luc.15:11-24 sobre el retorno del hijo pródigo.)

10. Casos en que las discordias y disputas son


necesarias:
Para refutar falsas doctrinas o faltas graves:
Jud.3 Que contendáis ardientemente por la fe.
Jn.7:43 Hubo… disensión entre la gente a causa de (Jesús).
Hch.15:1,2 «Si no os circuncidáis… no podéis ser salvos.» Pablo (tuvo)
una discusión y contienda no pequeña con ellos.
Gál.2:11-14 Cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara…
(reprendí) a Pedro delante de todos.
1Tim.5:20 A los que (pecan), repréndelos delante de todos, para que
los demás también teman.

• Capítulos importantes sobre la unidad: Sal.133; Jn.17; 1Cor.12;


Efe.4; Rom.12.
DISCÍPULOS
1. ¿Qué significa ser discípulo?:
A. Un «seguidor de la doctrina» y del Gran Maestro:
Mat.10:24,25 El discípulo [debería] ser como su maestro (v. Lucas 6:40).
Jn.12:26 Si alguno me sirve, sígame.
Jn.13:15 Ejemplo os he dado, para que como Yo os he hecho,
vosotros también hagáis.
1Pe.2:21 Cristo (nos dejó) ejemplo… (sigamos) sus pisadas.
B. El discípulo permanece (vive, habita) en Jesús:
Jn.15:4 Permaneced en Mí y Yo en vosotros.
Jn.15:9,10 Si guardareis Mis mandamientos permaneceréis en Mi
amor.
1Jn.2:6 El que… permanece en Él, debe andar como Él anduvo.
1Jn.3:24 El que guarda Sus mandamientos, permanece en Dios.
(V. también 2Cor.5:17; 1Jn.2:5,10,24,28.)
C. El discípulo sirve a Jesús movido por amor y gratitud:
Jn.14:21,23 El que me ama, Mi Palabra guardará.
1Cor.6:19,20 No sois vuestros. Porque habéis sido comprados por precio.
2Cor.5:14 El amor de Cristo nos constriñe (induce a actuar).
Efe.5:1,2 Sed… imitadores de Dios… andad en amor, como… Cristo
nos amó.
Fil.1:21 Para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.
(V. también Éxo.21:5,6.)
D. El discípulo debe amar a Jesús por encima de todo y de
todos:
Mat.6:24 Ninguno puede servir a dos señores…: aborrecerá al uno y
amará al otro, o estimará al uno y despreciará al otro.
Mat.10:37 El que ama a padre, madre, hijo o hija más que a Mí, no es
digno de Mí.
Luc.14:26 Si alguno viene a Mí, y [en comparación] no aborrece a su
padre, madre, hijos… no puede ser Mi discípulo.

2. La tarea de un discípulo:
A. Ganar almas («llevar fruto»):
Jn.15:8 Que llevéis mucho fruto, y seáis así Mis discípulos.
Mat.4:19 Venid en pos de Mí (seguidme), y os haré pescadores de
hombres.
Mar.16:15 Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.
Luc.9:59,60 Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y
anuncia.
(V. también Mat.7:20; Rom.7:4.)
207
208 DISCÍPULOS
B. Preparar a más discípulos:
Mat.28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones.
Jn.21:15-17 ¿Me amas? Apacienta [enseña e instruye] Mis ovejas.
2Tim.2:2 Lo que has oído de mí… [enséñaselo] a hombres fieles.
(V. también Hch.20:20.)

3. Discípulo es quien obedece al Maestro:


Mat.12:48-50 ¿Quiénes son Mis hermanos?… Sus discípulos… todo
aquel que hace la voluntad de Mi Padre… es Mi hermano.
Jn.8:31 Si permaneciereis en Mi Palabra, seréis Mis discípulos.

4. Entregarse en cuerpo y alma al Señor:


A. Hacer a un lado otros intereses para seguir a Jesús:
Mat.13:44 El Reino es semejante a un tesoro escondido en un
campo… vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.
Mat.13:45,46 Hallando una perla preciosa… vendió todo lo que tenía y la
compró.
Luc.14:33 Cualquiera… que no renuncia a todo… no puede ser Mi
discípulo.
B. Renunciar a la búsqueda de bienes materiales:
Mat.6:19,20 No os hagáis tesoros en la tierra.
Mar.10:21 Vende todo lo que tienes… y sígueme, tomando tu cruz.
Luc.12:15 La vida del hombre no consiste en la abundancia de los
bienes que posee.
Hch.4:34,35a Los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el
precio… y lo ponían a los pies de los apóstoles.
Fil.3:8 Jesús… por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por
basura.
(V. también Mat.19:22; Luc.12:33.)
C. Renunciar a las ambiciones mundanas y materialistas:
Mat.6:24 No podéis servir a Dios y a las riquezas.
Mar.4:19 Los afanes de este siglo (mundo), y el engaño de las
riquezas… ahogan la Palabra, y se hace infructuosa.
Mar.10:17-25 [Jesús pone a prueba al joven rico para que renuncie a
todo.]
Jn.6:27 Trabajad, no por la comida que perece, sino por…
2Tim.2:4 Ninguno que milita se enreda en… la vida.
Heb.12:1 Despojémonos de todo peso… y corramos… la carrera.
(V. también 2Cor.6:17).
DISCÍPULOS 209
5. La decisión de consagrarse a Cristo en calidad
de discípulo:
A. Primero, se debe considerar lo que habrá que sacrificar:
Luc.14:27-32 Queriendo edificar… se sienta… y calcula los gastos.
Pro.24:6 Con ingenio (sabios consejos) harás la guerra.
B. Quemar las naves que quedaron atrás:
1Re.19:19,21 [Eliseo, habiendo decidido seguir a Elías, quema yunta y
arado y sacrifica a los bueyes.]
(V. también Hch.4:34,37.)
C. Ser resuelto, no vacilar ni mirar hacia atrás:
Luc.9:61,62 Ninguno que… mira hacia atrás, es apto para el Reino de
Dios.
Fil.3:13,14 Olvidando lo que queda atrás, y extendiéndome… prosigo
al… supremo llamamiento de Dios.
Heb.11:27 (Moisés) dejó a Egipto… se sostuvo como viendo al
Invisible (Dios).
D. Algunos tomaron repentinamente la decisión de seguir a
Jesús:
Mat.9:9 Pasando Jesús… vio a Mateo, que estaba sentado al
banco de los tributos públicos… Sígueme. Y se levantó y
le siguió.
Jn.4:35 ¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que
llegue la siega?… mirad los campos, ya están blancos.
1Re.18:21 ¿Hasta cuándo claudicaréis…? Si el Señor es Dios,
seguidle.
Heb.4:7 Si oyereis hoy Su voz, no endurezcáis vuestros corazones.
E. Las demoras y pretextos pueden resultar en que nunca
sirvamos a Dios:
Luc.9:57-62 Déjame que me despida primero de los que están en mi
casa.
F. A algunos les tomó más tiempo considerar seriamente su
decisión:
Luc.14:28-30 Se sienta primero y calcula los gastos.
Pedro y Andrés conocieron a Jesús en el Jordán (Jn.1:37-42); posterior-
mente, lo siguieron de regreso a Galilea (Jn.1:43, 2:1,2); poco después, Él
los llamó y entonces sí renunciaron a todo para seguirlo ya con plena dedica-
ción (Mat.4:18-22; Mar.1:16-20).

6. Los diversos ministerios de un discípulo:


A. Ser discípulo no siempre implica abandonar todos los
demás intereses u ocupaciones:
Mat.27:57 Hombre rico… llamado José, que también había sido
210 DISCÍPULOS
discípulo de Jesús.
Jn.19:38-40 José de Arimatea, discípulo de Jesús, secretamente.
Hch.9:36,39b Una discípula llamada Tabita [hacía túnicas y vestidos]
(V. también Mar.14:8a.)
B. Algunos discípulos tenían posición social muy elevada.
Mar.15:43 José de Arimatea, miembro noble del concilio (v. también
Luc.23:50-51).
Hch.19:31 Algunas de las autoridades de Asia… eran amigos (de
Pablo)
Hch.10:24, [Cornelio el centurión, sus parientes y amigos.]
44-48
Rom.16:23 Os saluda Erasto, tesorero de la ciudad.
C. Dar abnegadamente es un requisito para todo discípulo:
Luc.8:3 Juana, mujer de Chuza… y Susana, y otras muchas que le
servían de sus bienes.
Hch.11:29 Los discípulos, cada uno conforme a lo que tenía (según
sus facultades).
2Cor.8:14,15 Que… la abundancia vuestra supla la escasez de ellos.
1Tim.6:17,18 A los ricos manda… que sean dadivosos.
D. La actitud del discípulo frente a los que no se pueden
dedicar de lleno a servir a Dios:
Mar.10:21 [Jesús amó al joven rico, a pesar de que no renunció a todo.]
Luc.9:49,50 Se lo prohibimos, porque no sigue con nosotros; Jesús le
dijo: No se lo prohibáis.
E. No todos son capaces o aptos para ser discípulos:
Luc.8:38,39 El hombre… le rogaba que le dejase estar con Él; pero
Jesús le despidió, diciendo: Vuélvete a tu casa
(v. también Mar.5:18-20).
Jn.6:53-61,66 [Jesús descartaba a los débiles que no lo seguían con
verdadero ánimo de servirle.]
Mat.22:14 Por que muchos son llamados, y pocos escogidos.
(V. también Jer.12:5 y Mat.13:47,48.)
F. Diversos grados de apostolado:
Los tres discípulos más íntimos (Mar.9:2, 14:32,33); los doce apóstoles
(Mar.3:13-19); los «otros setenta» (Luc.10:1); «la multitud de los discípulos»
(Luc.19:37).

7. El discípulo y las obligaciones familiares:


A. Anteponer el servicio a Dios a los seres queridos:
Sal.45:10,11 Olvida tu pueblo, y la casa de tu padre.
Mat.10:36,37 El que ama [familia] más que a Mí, no es digno de Mí.
Mat.12:48-50 ¿Quiénes son Mis hermanos?… Todo aquel que hace la
voluntad (de Dios)
DISCÍPULOS 211
Mat.19:29 Dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, mujer,
hijos, tierras, por Mi nombre.
Mar.1:19,20 Jacobo y Juan… dejando a su padre, le siguieron.
B. Jesús espera de nosotros una entrega total:
Luc.9:59,60 Déjame que… vaya y entierre a mi padre. Jesús dijo: Deja
que los muertos entierren a sus muertos.
Luc.9:61,62 Déjame que me despida de mi casa. Jesús dijo: Ninguno
que… mira hacia atrás, es apto para el Reino.
(V. también Éxo.20:3; Mat.22:37).

8. El apostolado y «perder uno su propia vida»:


A. Renunciar a nuestra propia vida, planes y ambiciones:
Mat.16:25 Todo el que pierda su vida por causa de Mí, la hallará.
Luc.14:26 Si alguno… no aborrece su propia vida, no puede ser Mi
discípulo.
Mat.6:21 Donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro
corazón.
Luc.9:59,61 [Actitud equivocada:] Te seguiré, pero déjame primero…
B. Ser discípulo es morir a uno mismo:
Mat.6:33 Buscad primeramente el Reino de Dios.
Mat.10:38 El que no toma su cruz y sigue en pos de Mí.
Mat.16:24 Si alguno viene en pos de Mí, niéguese a sí mismo.
Mar.10:21b Ven, sígueme, tomando tu cruz.
Jn.12:24 Si el grano de trigo no cae en la tierra y muere.
Jn.12:25 El que ama su vida la perderá.
2Cor.5:15 No vivan para sí, sino para Aquel que murió por ellos.

9. La senda que ha de seguir un discípulo:


A. El discípulo obedece la voluntad de Dios y le sigue:
Núm.22:18 No puedo traspasar la Palabra del Señor para hacer cosa
chica ni grande.
Luc.6:46 ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que Yo
digo?
Luc.14:27 El que no… viene en pos de Mí, no puede ser Mi discípulo.
Jn.2:5 Haced todo lo que os dijere.
Jn.8:31 Si vosotros permaneciereis en Mi Palabra, seréis
verdaderamente Mis discípulos.
Ap.14:4 Siguen al Cordero por dondequiera que va.
B. El discípulo se somete humildemente a sus pastores y
guías espirituales:
1Cor.11:1 Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.
1Cor.16:16 Que os sujetéis a personas como ellos, y a todos los que
ayudan y trabajan.
212 DISCÍPULOS
Fil.3:17 Sed imitadores de mí, y… los que así se conducen según el
ejemplo que tenéis entre nosotros.
1Tes.1:6 Vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor,
recibiendo la Palabra.
Heb.13:7 Vuestros pastores… imitad su fe.
Heb.13:17 Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos.
C. El discípulo obedece y sigue a Dios, así no entienda los
detalles:
Jn.21:21,22 ¿Y qué de éste? ¿Qué a ti? Sígueme tú.
2Cor.5:7 Por fe andamos, no por vista.
Heb.11:8 Abraham, salió sin saber a dónde iba.
D. El discípulo cambia y se adapta de buen ánimo:
Luc.9:3 No toméis nada para el camino, ni dinero.
Luc.22:35-36 Os envié sin bolsa… pues ahora… (tomadla).
E. Ama a otros discípulos y trabaja en armonía con ellos:
Jn.13:35 Sois Mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.
Fil.1:27 Combatiendo unánimes por… el evangelio.

10. La vida de un discípulo:


A. Dar abnegadamente y no considerar nada como propio:
Mat.5:42 Al que te pida, dale… no se lo rehúses.
Luc.3:11 El que tiene dos túnicas, dé al que no tiene.
Luc.6:30 Al que tome lo tuyo, no pidas que te lo devuelva.
Hch.2:44,45 Todos los que habían creído… tenían en común todas las
cosas.
Hch.4:32-35 Ninguno decía ser propio nada de lo que poseía… tenían
todas las cosas en común.
1Tim.6:7,8 Teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.
(V. también Luc.9:23-26.)
B. El discípulo debe estar dispuesto a sufrir penalidades:
Luc.9:57,58 Señor, te seguiré… Las zorras tienen guaridas… mas el
Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza.
2Tim.2:3 Sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo.
(V. también 2Cor.11:23-28.)
C. Sufrir de buena gana persecución:
Fil.1:29 No sólo que creáis en Él, sino también que padezcáis.
2Tim.3:12 Todos los que viven piadosamente en Jesús padecerán
persecución.
Hch.15:26 Hombres que han expuesto su vida por Jesucristo.
(V. también Jn.16:33.)
D. Ofrecerse incluso a morir físicamente por Jesús:
Hch.21:13 Estoy dispuesto no sólo a ser atado, mas a morir por Jesús.
Fil.1:20 Será magnificado Cristo, por (mi) vida o muerte.
DISCÍPULOS 213
(V. también Hch.20:24; Heb.11:35-38; Ap.12:11.)
E. Ser ardoroso y entusiasta:
Ecl.9:10a Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus
fuerzas.
Gál.4:18 Bueno es mostrar celo en lo bueno siempre.
Ap.3:15 Ojalá fueses frío o caliente.
F. Inquebrantable perseverancia en la Palabra de Dios:
Jn.8:31 Si permaneciereis en Mi Palabra, seréis Mis discípulos.

11. Los beneficios de ser un discípulo:


A. Es un privilegio ser discípulo:
Sal.4:3 El Señor ha escogido al piadoso para Sí.
Mat.22:14 Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.
Fil.3:14 Al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.
2Tim.1:9 Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo.
(V. también Mat.11:25; 13:16,17; Luc.8:10.)
B. Recompensas por servir a Jesús:
Mat.10:39 El que pierde su vida por causa de Mí, la hallará.
Mat.19:27-29 Lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué
tendremos?… Os sentaréis sobre tronos… recibiréis cien
veces más.
Mar.10:28-30 (Recibirá) cien veces más ahora en este tiempo.
Luc.12:33 Vended lo que poseéis, haceos tesoro en el cielo que no se
agote.
Jn.12:26b Si alguno me sirviere, Mi Padre le honrará.
1Cor.2:9 Cosas que ojo no vio, son las que Dios ha preparado para
los que le aman.
(V. también Mat.5:10-12; 16:25,27; Jn.12:25; 2Tim.2:12).
C. Los fieles vencedores serán recompensados:
Ap.2:26-28 Al que venciere, daré autoridad sobre naciones.
Ap.3:21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo.
Mat.25:14-29 [La parábola de la fiel administración de los talentos.]
Luc.12:42-44 Mayordomo fiel… el Señor le pondrá sobre todo (v. también
Luc.12:35-38).
Luc.19:12-26 [Parábola del noble que dio minas a sus siervos.]

12. Últimas palabras y oración de Jesús por Sus


discípulos:
(V. Juan, capítulos 14-17; Hechos 1:8.)
RELACIÓN DEL CRISTIANO CON LA
SOCIEDAD MUNDANA
1. Los cristianos no pertenecemos a este mundo
(sociedad):
Jn.15:19 No sois del mundo, antes Yo os elegí del mundo.
A. Somos ciudadanos del Cielo:
Heb.11:14 Claramente dan a entender que buscan una patria.
Heb.11:15,16 Anhelaban una mejor… Celestial.
Heb.13:14 No tenemos aquí ciudad permanente… buscamos la por
venir.
Jn.14:2,3 Voy a preparar lugar para vosotros… para que donde Yo
estoy, vosotros también estéis.
(V. también Jn.18:36.)
B. Somos transeúntes en este mundo, peregrinos que están de
paso:
Heb.11:13 Confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la
tierra.
Sal.39:12b Forastero soy para Ti, y advenedizo.
Sal.119:19a Forastero soy en la tierra.
C. Nuestras posesiones y hogares en este mundo son temporales:
Lev.25:23b La tierra Mía es (dice Dios); pues vosotros forasteros y
extranjeros sois para conmigo.
D. Nuestra vida en la tierra es breve, para que no echemos raíces:
1Cró.29:15 Extranjeros y advenedizos somos delante de Ti… nuestros
días sobre la tierra, cual sombra.
1Pe.1:17 Conducíos en temor (de Dios) el tiempo de vuestra
peregrinación [en esta tierra].
(V. también Sal.39:4,5.)
E. Cuidado con considerar este mundo un hogar permanente:
Sal.49:11,12 Su íntimo pensamiento es que sus casas serán eternas, y
sus habitaciones.

2. A pesar de que vivimos en este mundo, no debemos


formar parte de él:
A. Los cristianos no formamos parte de la actual sociedad
mundana:
Jn.17:14-16 No son del mundo, como tampoco Yo (Jesús) soy.
Rom.12:2a No os conforméis a este siglo (mundo).
Efe.2:2,3 Anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este
mundo.
Gál.6:14 La cruz de Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado
(muerto) a mí, y yo al mundo.
214
RELACIÓN DEL CRISTIANO CON LA SOCIEDAD MUNDANA 215
Fil.2:15 Hijos de Dios… en medio de una generación maligna y
perversa, en medio de la cual resplandecéis como
luminares en el mundo.
1Jn.4:4-6 Ellos son del mundo… Nosotros somos de Dios.
1Jn. 5:19 Somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.
(V. también 1Pe.2:9.)
B. No debemos unirnos en yugo desigual con los incrédulos:
2Cor.6:14 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; ¿qué
compañerismo tiene la justicia con la injusticia?
2Cor.6:15 ¿Qué parte el creyente con el incrédulo?
C. No debemos mantener amistad con gente mundana que
rechaza a Cristo:
Pro.1:15 Hijo mío, no andes… con ellos. Aparta tu pie.
Pro.24:1 No tengas envidia de los hombres malos, ni desees estar
con ellos.
1Cor.10:20,21 No quiero que os hagáis partícipes con los demonios. No
podéis beber la copa del Señor, y… de los demonios.
Efe.5:11 No participéis en las obras… de las tinieblas.
(V. también Pro.4:14-17; 13:20.)
D. Debemos apartarnos de la gente mundana:
Isa.52:11 Salid de ahí, no toquéis cosa inmunda; salid de en medio de
[ellos]; purificaos.
2Cor.6:17 Salid de en medio de ellos, y apartaos… no toquéis.
Ap.18:4 Salid de ella, pueblo Mío, para que no seáis partícipes.
E. Tampoco debemos aislarnos de ella; tenemos que testificar:
Jn.17:15 No… que los quites del mundo, sino que los guardes del
mal.
Jn.17:18 Como Tú me enviaste al mundo, así Yo los he enviado al
mundo [a testificar].
Mar.16:15 Id por todo el mundo y predicad el evangelio.
F. Se desaconsejan los matrimonios con personas incrédulas y
mundanas:
Deut.7:3,4 No emparentarás con ellas… Porque (desviarán) a tu hijo
de [seguir] en pos de Mí.
Jos.23:12,13 Si os apartareis… y concertareis con ellas matrimonios… os
serán por lazo, por tropiezo.
1Re.11:1-8 El rey Salomón amó a muchas mujeres extranjeras… sus
mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos.
Neh.13:26,27 Salomón… amado de su Dios… aun a él le hicieron pecar
las mujeres extranjeras.
1Cor.7:39 Libre es para casarse con quien quiera, con tal que sea en
el Señor.
1Cor.7:12-16 [Si ya estás casado/a con un incrédulo/a, ten fe, todavía
puedes ganarlo mediante tu ejemplo cristiano.]
(V. también Gén.26:34,35; 27:46; Jue.14:1-3; Esd.9:1,2;
Mal.2:11,12.)
216 RELACIÓN DEL CRISTIANO CON LA SOCIEDAD MUNDANA
3. La actitud que debemos asumir hacia los valores de
este mundo:
A. Advertencia de no amar el mundo presente:
Stg.4:4 La amistad del mundo es enemistad contra Dios.
1Jn.2:15,16 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo.
B. Actitud del peregrino frente al mundo:
1Pe.2:11 Como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los
deseos carnales [mundanos] que batallan contra el alma.
Tito 2:12,13 Renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos,
vivamos en este siglo (mundo) sobriamente…
aguardando la esperanza bienaventurada.
Heb.11:24-27 Moisés… escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de
Dios… dejó a Egipto.
Stg.1:27 La religión pura… guardarse sin mancha del mundo.
1Pe.1:17 (Dios) juzga la obra de cada uno, [por tanto] conducíos en
temor todo el tiempo de vuestra peregrinación.
2Pe.3:11,14 Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas,
¡cómo no debéis vosotros andar (ser)!
1Jn.2:16,17 Los deseos de la carne, los deseos de los ojos… provienen
del mundo. Y el mundo pasa.
C. No debemos dejarnos influir por las corrientes de opinión, las
modas y los medios de difusión:
Éxo.23:2a No seguirás a los muchos para hacer mal.
Sal.1:1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de
malos.
Pro.1:10 Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, no
consientas.
Rom.12:2a No os conforméis a este siglo (mundo), sino transformaos.
1Cor.7:31b La apariencia de este mundo pasa.
Col.2:8 Mirad que nadie os engañe por medio de… huecas
sutilezas.
(V. 1Pe.3:2-4 sobre las modas.)
D. Advertencia contra las distracciones mundanas sin aplicar
ningún criterio:
Sal.101:3 No pondré delante de mis ojos cosa injusta.
Sal.119:37 Aparta mis ojos, que no vean la vanidad.
Isa.33:15 El que camina en justicia… cierra sus ojos para no ver cosa
mala.
2Re.17:15b Siguieron la vanidad, y se hicieron vanos, y fueron en pos
de las naciones que estaban alrededor de ellos.
E. El efecto nocivo que tiene este mundo perverso sobre los
creyentes:
2Pe.2:7,8 Lot… afligía (atormentaba) su alma justa, viendo y oyendo
los hechos inicuos de ellos (los sodomitas inmundos).
2Pe.3:17 Guardaos, no sea que arrastrados por el error de los
RELACIÓN DEL CRISTIANO CON LA SOCIEDAD MUNDANA 217
inicuos, caigáis de vuestra firmeza.
F. La presión e influencia de los semejantes:
1Re.12:3-16 [El rey Roboam siguió neciamente el consejo de] los
jóvenes que se habían criado con él.
G. No aceptes ni toleres la mundanería:
Éxo.23:32 No harás alianza con ellos, ni con sus dioses.
Éxo.23:33 En tu tierra no habitarán, no sea que… sirviendo a sus
dioses… te será tropiezo.
1Tim.5:22 Ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro.
H. Evita las fiestas o actividades profanas y licenciosas:
Rom.13:13,14 No en glotonerías y borracheras, no en lujurias… no para
[satisfacer] los deseos de la carne.
1Pe.4:3,4 [No debemos participar en borracheras y orgías.]
(V. también Efe.2:2,3; Tito 2:12.)
I. Pero tampoco te vayas al otro extremo:
Mat.9:9-13 [Los santurrones increparon a los discípulos:] ¿Por qué
come vuestro maestro con los publicanos y pecadores?
1Cor.10:27 [Podemos aceptar invitaciones a banquetes y fiestas.]

4. De ser posible, vivamos en paz con los demás para


poder ganarlos al Señor:
A. Es preferible estar en paz con los demás:
Rom.12:18 En cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los
hombres.
Pro.16:7 El Señor, aun a sus enemigos hace estar en paz con él.
Jer.29:7 Procurad la paz de la ciudad… y rogad por ella al Señor;
porque en su paz tendréis vosotros paz.
Mat.5:25 Ponte de acuerdo con tu adversario pronto… no sea que…
Col.4:5 Andad sabiamente para con los de afuera.
1Tim.2:1,2 [Orad] para que vivamos quieta y reposadamente.
B. Tratemos de comprender la forma de pensar de la gente para
poder conquistarla:
1Cor.9:19-22 Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los
judíos… a todos me he hecho de todo.
1Cor.10:32 No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles.
1Cor.10:33 En todas las cosas agrado a todos… para que sean salvos.
C. Identifícate con la gente hablándole de tu pasado, experiencias
y formación seglares:
Hch.22:3 De cierto soy… criado en esta ciudad, instruido… conforme
a la ley de nuestros padres… como lo sois todos.
Hch.21:39 Soy… de Tarso, ciudadano de una ciudad no insignificante.
(V. también Hch.16:36-38; 22:25-28.)
218 RELACIÓN DEL CRISTIANO CON LA SOCIEDAD MUNDANA
5. Advertencia contra la transigencia con el mundo:
Gál.1:10 ¿Trato de agradar a los hombres? Si todavía agradara a los
hombres, no sería siervo de Cristo.
A. ¡Cuidado con querer complacer a la gente hasta el punto de
que uno claudique de sus principios!:
Luc.6:26 ¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de
vosotros!
2Re.5:17,18 En esto perdone el Señor a Tu siervo: que… yo me inclinare
en el templo de Rimón (un dios pagano).
B. Debemos defender nuestra fe y no avergonzarnos de ella:
Mar.8:38 El que se avergonzare de Mí y de Mis palabras en esta
generación… pecadora, (Jesús) se avergonzará de él.
Rom.1:16 No me avergüenzo del evangelio.
2Tim.1:8a No te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor.
1Pe.4:16 Si alguno padece como cristiano, no se avergüence.
C. No somos de este mundo, por eso el mundo nos odia:
Luc.6:22 Los hombres… os (apartarán) de sí, y os (vituperarán).
Jn.15:18,19 Porque no sois del mundo… el mundo os aborrece.
1Pe.4:4 Les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos
en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan.

6. La importancia de dar ejemplo de sinceridad y


honradez:
A. Dar buen ejemplo:
Mat.5:16 Así alumbre vuestra luz… para que vean vuestras buenas
obras, y glorifiquen a vuestro Padre en los Cielos.
Rom.13:3b Haz lo bueno, y tendrás alabanza de [las autoridades].
1Tes.5:22 Absteneos hasta de la apariencia de mal (NC).
1Tim.4:12 Sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor.
1Pe.2:13,14 Por causa del Señor someteos a toda institución humana…
para alabanza de (ellos).
1Pe.2:15 Haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los insensatos.
Luc.6:27 Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os
aborrecen.
B. Se nos manda proceder con rectitud y honradez:
Rom.12:17b Procurad lo bueno delante de todos los hombres.
2Cor.8:21 Procurando hacer las cosas honradamente… delante de los
hombres.
1Tes.4:12a Que os conduzcáis honradamente para con los de afuera.
Tito 2:10a No defraudando (usurpando, hurtando), sino mostrándose
fieles en todo.
1Pe.2:12 Manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los
gentiles.
(V. también Rom.13:13a; Heb.13:18.)
RELACIÓN DEL CRISTIANO CON LA SOCIEDAD MUNDANA 219
C. No seamos un oprobio para la causa de Cristo:
Rom.14:16 No sea, pues, vituperado vuestro bien.
2Cor.6:3 No damos a nadie ninguna ocasión de tropiezo, para que
nuestro ministerio no sea vituperado.
1Tim.5:14b No den al adversario ninguna ocasión de maledicencia.
(V. también Rom.2:23,24; 1Tim.6:1; Tito 2:5.)
D. Seamos irreprochables e inocentes:
Mat.10:16 Ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como
serpientes, y sencillos (inocentes) como palomas.
Fil.2:15 Irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha.
Tito 1:6 Irreprensibles… tenga hijos… no acusados de disolución.
E. No permitas que tus libertades sean «piedra de tropiezo» para
los demás:
Rom.14:13-21 No poner tropiezo… al hermano… [para que seamos]
aprobados por los hombres.
1Cor.6:12 Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen.
1Cor.8:8-13 Mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero
para los débiles.
1Pe.2:16 No como los que tienen la libertad como pretexto para
hacer lo malo.

7. Empleos y oficios seculares:


A. A los cristianos se les ordena que trabajen honradamente:
Efe.4:28 Trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno (un oficio
sano, limpio).
1Tes.4:11,12 Trabajar con vuestras manos de la manera que os hemos
mandado, a fin de que… no tengáis necesidad de nada.
2Tes.3:10-12 Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma.
Tito 3:14 Aprendan los nuestros a ocuparse en buenas obras
(trabajos en los que se pueda obrar con rectitud) en caso
de necesidad.
B. Debemos mantener la debida escala de valores:
Hch.20:35 Trabajando se debe ayudar a los necesitados…
bienaventurado es dar.
Efe.4:28 Que… trabaje… para que tenga qué compartir.
1Cor.7:31 Los que disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutasen.
C. No trabajar para hacerse rico, sino únicamente para satisfacer
las necesidades:
Luc.12:15 Guardaos de toda avaricia… la vida del hombre no consiste
en la abundancia de los bienes que posee.
1Tim.6:8 Teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.
D. El destino de los que codician las riquezas:
Sal.49:16-20 [El destino de los que aspiran a las riquezas de este mundo.]
Mar.10:24,25 ¡Cuán difícil les es entrar… a los que confían en las riquezas!
1Tim.6:9,10 Los que quieren enriquecerse caen en… lazo (trampa
220 RELACIÓN DEL CRISTIANO CON LA SOCIEDAD MUNDANA
engañosa)… se extraviaron de la fe… traspasados de
dolores.
Stg.1:10,11 El rico, en su humillación… se seca… perece.
(V. también Stg.5:1-4.)
E. Advertencia contra actitudes erróneas:
Job 31:24,25, Si… dije al oro: mi confianza eres tú… habría negado al
28 Dios soberano.
Hag.1:6b,9 Halláis poco… por cuanto… cada uno de vosotros corre a
su propia casa [y descuida el trabajo del Señor].
Luc.12:19-21 Alma, muchos bienes tienes guardados… repósate.
1Tim.6:10 Raíz de todos los males es el amor al dinero.
Ap.3:15-18 Tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna
cosa tengo necesidad… eres un desventurado…
pobre… desnudo.

8. Labor de los pastores, cristianos y misioneros que


trabajan exclusivamente para el Señor:
A. La remuneración debida a pastores y maestros:
1Tim.5:17,18 Los que trabajan en predicar y enseñar… Digno es el
obrero de su salario.
1Cor.9:6-9 ¿Quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del
rebaño?
1Cor.9:13 Los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo.
B. La labor de los misioneros es predicar el evangelio; son
segadores de la cosecha de Dios y por tanto dignos de su
salario:
Jn.4:35 Mirad los campos [de misión], porque ya están blancos para
la siega.
Mat.9:37,38 La mies [de almas] es mucha, mas los obreros pocos… que
envíe obreros a Su mies.
Jn.4:36 El que siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna.
1Cor.9:13,14 Ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan
del evangelio.
1Cor.9:10 El que ara y trilla… [debería] recibir del fruto.
C. Cristianos que tienen empleos seglares y mantienen a los
obreros del Señor:
Rom.15:27 Si han sido participantes de sus bienes espirituales,
deben… ministrarles de los materiales.
1Cor.9:11 Si sembramos entre vosotros lo espiritual… segaremos de
vosotros lo material.
Gál.6:6 El que es enseñado en la Palabra, haga partícipe [de cosas
materiales] al que lo instruye.
Luc.8:3 Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes… servía (a
Jesús) de sus bienes.
Luc.10:7 Comiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su
RELACIÓN DEL CRISTIANO CON LA SOCIEDAD MUNDANA 221
salario (v. también Mat.10:10b).
(V. 1Tes.2:9; 2Cor.11:8.)
D. Los obreros de Dios a veces también ocupan empleos
profanos:
Hch.18:1-3 (Pablo) era del mismo oficio… y trabajaban juntos, pues el
oficio de ellos era hacer tiendas.
(V. también Hch.20:34,35; 1Cor.4:11,12.)
E. Si bien, dentro de lo posible deberían evitar los empleos
seglares que demandan tiempo, y dedicarse de lleno a su labor
principal:
Jn.6:27 Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida
que a vida eterna permanece.
1Cor.7:23 Fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres.
1Cor.9:6,7 ¿No tenemos derecho de no trabajar [en empleos
comunes]?
2Tim.2:4 Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a
fin de agradar a (Jesús).

9. La relación de los cristianos con los gobiernos del


mundo:
A. Que traten de ser buenos ciudadanos y obedezcan al gobierno:
Rom.13:1 Sométase toda persona a las autoridades superiores… las
que hay, por Dios han sido establecidas.
Tito 3:1 Recuérdales que se sujeten… que obedezcan (a las
autoridades).
1Pe.2:17 Honrad a todos. Temed a Dios. Honrad al rey.
B. La mayoría de los gobiernos y las leyes existen para nuestro
bienestar y protección:
Hch.21:30-35 [Soldados romanos rescatan a Pablo de una muchedumbre
hostil.]
Hch.23:10 [Los romanos impiden que los judíos despedacen a Pablo.]
Hch.25:15,16 No es costumbre de los romanos entregar a alguno.
C. Debemos orar por los gobiernos y las autoridades:
Ecl.10:20 Ni aun en tu pensamiento, digas mal del rey.
1Tim.2:1 Exhorto a que se hagan… oraciones… por los reyes y por
todos los que están en eminencia (autoridad).
D. Se debe cumplir con las obligaciones nacionales y comunales:
Mat.22:21 Dad a César lo que es de César.
Rom.13:7 Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo.
E. No obstante, debemos obedecer a Dios ante todo:
Hch.4:19,20 [No estamos obligados a obedecer las leyes del hombre
que nos hagan desobedecer a Dios o que nos prohíban
testificar.]
Hch.5:29 Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.
222 RELACIÓN DEL CRISTIANO CON LA SOCIEDAD MUNDANA
10. Los gobiernos de los hombres:
A. Dios rige los gobiernos de los hombres:
Pro.8:15,16 Por Mí reinan los reyes, y… dominan los príncipes… los
gobernadores juzgan la tierra.
Dan.4:32,35 El Altísimo tiene el dominio en el reino de los hombres, y lo
da a quien Él quiere.
Jn.19:10,11 (A Pilato:) Ninguna autoridad tendrías contra Mí, si no te
fuese dada de arriba.
B. Dios ha concedido cierto predominio al diablo:
Luc.4:5,6 Todos los reinos de la tierra… a mí (Satanás) me han sido
entregados, y a quien quiero los doy.
2Cor.4:4 (A Satanás lo llaman) el dios de este siglo (mundo).

11. El cristiano y los sistemas educativos laicos:


A. Gran parte de la educación laica es impía y antidiós:
Job 21:14 Dicen a Dios: Apártate de nosotros, porque no queremos el
conocimiento de Tus caminos.
Jer.4:22 No son entendidos; [sino] sabios para hacer el mal.
Rom.1:28 No aprobaron tener en cuenta a Dios (el conocimiento de
Dios).
2Cor.11:3 Temo que como la serpiente engañó a Eva, vuestros
sentidos sean… extraviados de… Cristo.
Col.2:6-8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías… según
tradiciones de hombres… no según Cristo.
B. La sabiduría de este mundo:
Jer.8:9 Aborrecieron la Palabra del Señor; ¿y qué sabiduría tienen?
Zac.7:11,12 Taparon sus oídos para no oír… las Palabras que el Señor
enviaba.
Rom.1:21,22 Profesando ser sabios, se hicieron necios.
1Cor.3:19 La sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios.
2Tim.3:7 Siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al
conocimiento de la verdad.
(V. también 1Cor.1:17-29; 2:1-16; 3:18-20.)
C. La mayor parte de los conocimientos mundanos son
innecesarios:
1Cor.8:1,2 El conocimiento envanece, pero el amor edifica.
2Tim.4:3 Teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros.
D. Jesús y Sus discípulos no tenían mayor instrucción y cultura:
Luc.1:80 El niño (Juan el Bautista) crecía… y estuvo en desiertos.
Jn.7:15 ¿Cómo sabe éste letras, sin haber estudiado?
Hch.4:13 Sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se
maravillaban.
1Cor.1:26,27 No sois muchos sabios según la carne.
(V. también Sal.8:2; Luc.10:21.)
PERSECUCIÓN
1. A todos los seguidores de Jesús se les promete que
padecerán persecución:
2Tim.3:12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en
Cristo Jesús padecerán persecución.
Fil.1:29 Concedido… no sólo que creáis en Él, sino también que
padezcáis.
Mat.10:17 Guardaos de los hombres, porque os entregarán… y
azotarán.
Mat.24:9 Os entregarán… seréis aborrecidos de todas las gentes.
Mar.10:30 Reciba cien veces más ahora… con persecuciones.
Luc.21:12 Os echarán mano, y os perseguirán.
Jn.15:20 Si a Mí me han perseguido, a vosotros os perseguirán.
Jn.16:33 En el mundo tendréis aflicción (tribulación).
(V. también Mat.23:34; 1Jn.3:13.)
2. Ventajas que acarrea la persecución:
A. Recompensas celestiales por soportar persecución:
Mat.5:10 Bienaventurados los que padecen persecución… porque de
ellos es el Reino.
Rom.8:17b,18 Las aflicciones… no son comparables con la gloria.
2Cor.4:17 Tribulación… produce en nosotros… eterno peso de gloria.
2Tim.2:12a Si sufrimos, también reinaremos con Él.
Heb.11:25,26 Escogiendo ser maltratado… puesta la mirada en el
galardón.
Heb.11:35b Atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener
mejor resurrección.
1Pe.4:12,13 Fuego de prueba… en la revelación de Su gloria os gocéis.
B. El Señor acompaña y ayuda a los que sufren persecución:
Sal.37:32,33 El Señor no lo dejará (al justo) en sus manos (del impío).
Sal.46:1 Dios es… nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.
Isa.50:7-9a El Señor me ayudará… ¿quién es el adversario de mi
causa?
Mat.10:18-20 Ante gobernadores… seréis llevados… os será dado lo que
habéis de hablar… el Espíritu (de Dios) habla en vosotros.
Hch.7:55 Esteban… vio la gloria de Dios, y a Jesús.
Rom.8:35-39 (Ni) persecución… nos podrá separar del amor de Dios.
2Cor.4:8-11 Perseguidos, mas no desamparados.
Heb.13:5b,6 El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer
el hombre.
1Pe.4:14 Si sois vituperados (ultrajados) por Cristo… el glorioso
Espíritu de Dios reposa sobre vosotros.
C. Dios lo permite para difundir Su mensaje y esparcir a Sus
mensajeros:
Mat.10:23 Cuando os persigan en esta ciudad, huid a la otra.
Hch.8:1,4 Esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio.
Hch.11:19,20 Esparcidos… pasaron hasta Chipre… anunciando el
evangelio.
223
224 PERSECUCIÓN
D. Al censurar a los mensajeros de Dios, los enemigos suelen
propagar el mensaje divino, con lo que despiertan el interés de
la gente:
Jn.19:4-8 Los judíos respondieron… «(Jesús) debe morir, porque se
hizo a Sí mismo Hijo de Dios».
Hch.17:5-7 Éstos… (dicen) que hay otro rey, Jesús.
Hch.19:23-26 Este Pablo… con persuasión, dice que (los ídolos) no son
dioses.
Hch.24:14 Esto confieso… según el camino que ellos llaman herejía,
así sirvo a Dios.
Hch.25:18,19 Los acusadores (de Pablo)… tenían contra él cuestiones
acerca de Jesús, ya muerto, el que Pablo afirmaba estar
vivo.
Hch.28:22 De esta secta… en todas partes se habla contra ella… pero
querríamos oír de ti lo que piensas.
Fil.1:15-18 No obstante… Cristo es anunciado.
E. Separa a los que no son incondicionales:
Mat.13:21 Al venir la persecución por causa de la Palabra, luego
tropieza.
F. Predicaban la Palabra aun estando presos:
Jer.38:13-18 [El rey Sedequías consulta con Jeremías, que estaba preso.]
Mat.10:18-20 Ante gobernadores y reyes seréis llevados… para
testimonio.
Hch.16:23-31 [Un carcelero filipense se convierte después de un
terremoto.]
Hch.28:16 [Estando preso, Pablo predica en Roma. V. vers.30,31.]
Fil.1:12-14 [Todavía prisionero, Pablo convierte a los de la casa de
César. V. también Fil.4:22.]
G. Dios hace que lo que parece malo redunde en bien:
Gén.50:20 Pensasteis mal, mas Dios lo encaminó a bien.
Éxo.14:1-28 [Dios endureció el corazón del Faraón para que persiguiera
a los hebreos; así todo su ejército se ahogó y su imperio
sucumbió.]
Sal.76:10 Ciertamente la ira del hombre Te alabará.
3. Actitud que se debe adoptar durante las
persecuciones:
A. Sé intrépido e inamovible:
Mat.10:28 No temáis a los que matan el cuerpo.
Jer.1:17-19 No temas… pelearán… pero Yo estoy contigo.
Eze.3:8,9 No los temas, ni tengas miedo delante de ellos.
Hch.20:24 De ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida.
1Tes.3:3 A fin de que nadie se inquiete por estas tribulaciones… para
esto estamos puestos.
1Pe.2:20 Si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis.
Ap.12:11b Y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.
(V. también Fil.1:14.)
B. Regocíjate durante las persecuciones:
Mat.5:12 Gozaos y alegraos… porque así persiguieron.
PERSECUCIÓN 225
Luc.6:22,23 Cuando los hombres os aborrezcan… gozaos… y alegraos.
Hch.5:40,41 Gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer
afrenta.
Rom.5:3 También nos gloriamos en las tribulaciones.
2Tes.1:4 Nos gloriamos de vosotros… por vuestra paciencia y fe en
todas vuestras persecuciones y tribulaciones que
soportáis.
1Pe.3:14 Si… padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois.
1Pe.4:12-14 Si sois vituperados… por Cristo, sois bienaventurados.
C. No te avergüences:
1Pe.4:16 Si alguno padece como cristiano, no se avergüence.
Isa.50:7 Puse mi rostro como un pedernal… no seré avergonzado.
D. Sufre de buen agrado por una causa justa:
Jer.15:15b Por amor de Ti sufro afrenta.
Mat.5:10 Bienaventurados los que padecen persecución por causa
de la justicia.
2Cor.12:10 Por amor a Cristo me gozo… en persecuciones.
2Tes.1:5 Tenidos por dignos del Reino de Dios, por el cual padecéis.
1Pe.2:19 A causa de la conciencia delante de Dios… padeciendo
injustamente.
E. Ejemplos de soportar persecuciones valerosamente:
Jeremías (Jer.26:11-15); Pablo y sus acompañantes (1Cor.4:12b); Pablo
(2Cor.6:4,5,8-10; 2Cor.11:23-27); Timoteo (2Tim.1:8); los primeros cristianos
(Heb.10:32,33); Moisés (Heb.11:25); los santos del Antiguo y Nuevo Testa-
mento (Heb.11:35-40).
F. Ser fieles a la verdad, a pesar de la persecución:
Sal.119:51 Los soberbios se burlaron de mí, mas no me he apartado.
Sal.119:86b,87 Sin causa me persiguen… casi me han echado por tierra,
pero no he dejado Tus mandamientos.
Sal.119:157 Muchos son mis perseguidores… mas no me he apartado.
Ap.2:13 Retienes… y no has negado Mi fe, ni aún en los días en
que… Mi testigo fue muerto.
G. Soportar la persecución por amor a los perdidos:
2Tim.2:10 Todo lo soporto por amor de los escogidos, para que
obtengan la salvación (v. también Jn.10:11).
Heb.5:7-9 Padeció… y vino a ser autor de eterna salvación.
1Pe.2:21 Cristo padeció por nosotros… para que sigáis Sus pisadas.
H. Casos de hombres de Dios que fueron encarcelados por su fe:
Santos del Antiguo Testamento (Heb.11:36); Sansón (Jue.16:21); Micaías
(1Re.22:26,27); Hanani (2Cró.16:10); Jeremías (Jer.37:11-16); Daniel
(Dan.6:16,17); Juan el bautista (Mat.14:3,4); Pedro y Juan (Hch.4:1-3); los
Apóstoles (Hch.5:16-18); los cristianos —hombres y mujeres— de Jerusalén
(Hch.8:3, 9:1,2,14, 22:4,5,19; 26:10); Pedro (Hch.12:1-4); Pablo y Silas
(Hch.16:22-24); prisiones de Pablo (2Cor.11:23b); encarcelamiento final de
Pablo (Hch.24:27; 26:29; 28:16).
226 PERSECUCIÓN
4. Razones por las que los perseguidores atacan a los
cristianos:
A. Su objetivo es impedir que testifiquemos:
Jer.11:21 No profetices… para que no mueras a nuestras manos.
Jn.11:47,48,53 Si le dejamos así, todos creerán en Él. Así que acordaron
matarle.
Hch.4:17 Para que no se divulgue más… amenacémosles.
(V. también Ap.6:9; 11:7.)
B. Los hombres malvados y carnales detestan a los justos:
Gál.4:29 El que había nacido según la carne perseguía.
Sal.38:20 Me son contrarios, por seguir yo lo bueno.
Pro.29:27 Abominación es al impío el de caminos rectos.
Isa.59:15a El que se apartó del mal fue puesto en prisión.
Hch.7:52a ¿A cuál de los profetas no persiguieron vuestros padres?
1Pe.4:3,4 [El justo es despreciado por no participar en borracheras.]
1Jn.3:12 Caín mató a (Abel)… porque sus obras eran malas.
C. Porque la verdad es testimonio contra el mal:
Jn.7:7 El mundo… a Mí (Jesús) me aborrece, porque yo testifico
de él.
1Re.22:17-27 [Micaías es arrestado por profetizar la verdad.]
2Cró.16:7-10 [Asa encarcela a Hanani por profetizar contra él.]
2Cró.24:20,21 [El rey hace apedrear a Zacarías por reprender a la gente.]
Jer.32:2,3 [Jeremías encarcelado por profetizar la verdad.]
Amós 5:10 Al que hablaba lo recto abominaron.
Hch.6:10-15 [Esteban es apedreado por reprender a los judíos. Y
Hch.7:51-60.]
Ap.1:9 [Juan es exiliado a Patmos por predicar la Palabra.]
(V. también Ap.12:17; 20:4.)
D. Ignorancia de la verdad:
Hch.3:13,14, Sé que por ignorancia lo habéis hecho.
17
1Tim.1:13 Habiendo yo sido perseguidor… lo hice por ignorancia, en
incredulidad.
E. No conocen verdaderamente a Dios:
Jn.5:18,38,42 Ni tenéis Su palabra… no tenéis amor de Dios.
Jn.8:37 Procuráis matarme porque Mi Palabra no halla cabida…
Jn.15:21 (Los perseguidores) no conocen al que Me ha enviado
(Dios).
Jn.15:24b Ahora… han aborrecido a Mí y a Mi Padre.
Jn.16:3 Porque no conocen al Padre ni a Mí.
Hch.13:27,28 No conociendo a Jesús, ni las palabras de los profetas.
F. Fanatismo religioso farisaico y descaminado:
Jn.16:2 Cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios
(v. también Isa.66:5).
Hch.13:50 Los judíos instigaron a mujeres piadosas y distinguidas.
Hch.21:27-32 ¡Varones israelitas, ayudad! Este es el hombre que…
enseña.
Hch.22:3,4 Celoso… perseguía yo este Camino hasta la muerte.
Hch.23:12-14 [40 hombres conspiraron y juraron matar a Pablo.]
PERSECUCIÓN 227
Hch.26:9-11 Había creído mi deber hacer muchas cosas contra Jesús.
Gál.1:13,14 Perseguía… siendo mucho más celoso de las tradiciones.
Fil.3:6 En cuanto a celo, perseguidor de la iglesia.
G. Por romper las tradiciones y doctrinas religiosas:
Mat.12:10-14 ¿Es lícito sanar en el día de reposo?
Jn.5:16 [Los judíos furiosos buscan matar a Jesús por curar en
sábado.]
Jn.9:16a Ese hombre no procede de Dios, porque no guarda…
Jn.10:31-33 Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia.
H. Celos religiosos y temor a la competencia:
Mat.27:18 Porque sabía que por envidia le habían entregado.
Mar.11:18 Le tenían miedo, por cuanto el pueblo estaba admirado de
Su doctrina.
Hch.13:44,45 Viendo los judíos la muchedumbre, se llenaron de celos.
Hch.17:5 Los judíos que no creían, teniendo celos… (asaltaron).
I. Porque no somos de este mundo:
Jn.15:19 Porque no sois del mundo… el mundo os aborrece.
Jn.17:14 El mundo los aborreció, porque no son del mundo.
1Jn.4:5,6 Ellos son del mundo… nosotros somos de Dios.
J. Persecución de parte de los ricos corruptos:
Hch.19:23-27 De este oficio obtenemos nuestra riqueza… pero Pablo…
con persuasión…
Stg.2:6b,7 Os oprimen los ricos, y… os arrastran a los tribunales.
Ap.17:1-6,18 La gran ciudad… ebria de la sangre de los santos.
K. Maldad, orgullo:
Sal.10:2 Con arrogancia el malo persigue al pobre.
Sal.74:22 El insensato te injuria cada día.
Sal.119:69a Contra mí forjaron mentira los soberbios.
L. Por negarnos a traicionar nuestras convicciones:
Dan.3:14-20 No serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la
estatua.
Dan.6:4,5 [Gobernadores celosos acusan a Daniel con relación a su
fe.]
M. Por negarse a adorar al Anticristo y su imagen:
Ap.13:14-17 Hiciese matar a todo el que no adorase (la imagen).
Ap.20:4 Decapitados… los que no habían adorado a la bestia.
N. Por ninguna razón válida:
Sal.119:86b Sin causa me persiguen.
Sal.119:161 Príncipes me han perseguido sin causa.
Jn.15:25 Sin causa me aborrecieron (v. también Sal.69:4).
5. Tácticas: Los perseguidores por lo general
comienzan con ataques verbales:
A. Calumnias, infamia y mentiras:
Sal.69:9-12 Vine a serles por proverbio. Hablaban contra mí.
Sal.119:51a Los soberbios se burlaron mucho de mí.
Mat.5:11 Os vituperen (ultrajen)… y digan toda clase de mal.
Luc.6:22 Os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo.
Luc.22:63-65 Los hombres que custodiaban a Jesús se burlaban de Él…
228 PERSECUCIÓN
injuriándole.
Hch.14:2 Corrompieron los ánimos de los gentiles contra los
hermanos.
Hch.28:22b Esta secta… en todas partes se habla contra ella.
1Cor.4:13 Nos difaman… como la escoria del mundo.
(V. también Sal.35:16,21.)
B. Los perseguidores tergiversan las palabras para difamar:
Isa.29:21 Hacen pecar al hombre en palabra… arman lazo.
Sal.56:5 Todo el día retuercen mis palabras… sus pensamientos son
de hacerme mal (BJ).
Mat. 22:15 Consultaron cómo sorprenderle en alguna palabra.
Mar.12:13 Enviaron fariseos… para que le sorprendiesen en alguna
palabra.
Luc.11:53,54 Procurando cazar alguna palabra de Su boca para acusarle.
Luc.20:20 A fin de sorprenderle en alguna palabra, para entregarle
al… gobernador.
C. Acusaciones mentirosas y cargos falsos:
Sal.35:11 Testigos malvados; de lo que no sé me preguntan (acusan).
Mat.26:59-61 Los principales sacerdotes… buscaban falso testimonio
contra Jesús.
Luc.23:2 A Éste hemos hallado que pervierte a la nación, y que
prohibe dar tributo (pagar impuestos).
Luc.23:5 [Sedición:] Alborota al pueblo.
Jer.38:4 [Traición:] No busca la paz… sino el mal.
Hch.6:11-13 Para que dijesen que le habían oído hablar palabras
blasfemas.
Hch.16:19-21 Estos hombres alborotan nuestra ciudad y enseñan
costumbres.
Hch.17:5-7 Éstos contravienen los decretos de César.
Hch.18:12,13 Persuade a los hombres a honrar a Dios contra la ley.
Hch.24:5 Es una plaga, promotor de sediciones… cabecilla de la
secta.
2Tim.2:8,9 Sufro penalidades, hasta prisiones a modo de malhechor.
(V. también Sal.94:20.)
D. Dar mala reputación:
Luc.7:34 Éste es un hombre comilón y bebedor de vino.
Jn.7:12 No, sino que engaña al pueblo.
Jn.9:24b Nosotros sabemos que ese hombre (Jesús) es pecador.
E. Achacarles que son «del diablo»:
Mat.10:24,25 Llamaron (a Jesús) Beelzebú, ¿cuánto más (a nosotros)?
Mat.9:34 Por el príncipe de los demonios echa fuera los demonios.
Mar.3:22 Decían que tenía a Beelzebú, y que por el príncipe de los
demonios.
Jn.8:48 ¿No decimos bien nosotros… que tienes demonio?
Jn.10:20 Muchos decían: Demonio tiene… ¿por qué le oís?
F. Insinuaciones de locura religiosa:
Mar.3:21 Vinieron para prenderle… decían: Está fuera de sí.
Jn.10:20 Está fuera de sí; ¿por qué le oís?
Hch.26:24 Las muchas letras (las Escrituras) te vuelven loco.
PERSECUCIÓN 229
G. Persecución por temor a ser rechazado por la sociedad:
Jn.9:22 Sus padres tenían miedo de los judíos, por cuanto los judíos
ya habían acordado que si alguno…
Jn.12:42 (Algunos) gobernantes (creyentes) no lo confesaban, para
no ser expulsados de la sinagoga.
6. Persecución promovida por familiares y amigos:
Jer.12:6 Tus hermanos… dieron grito en pos de ti.
Mat.10:21 El hermano entregará a la muerte al hermano.
Mat.10:35,36 Los enemigos del hombre serán los de su casa.
Mar.3:21 Los suyos vinieron para prenderle.
Luc.12:51-53 Cinco en una familia estarán divididos.
Luc.21:16 Seréis entregados por padres, hermanos, amigos.
Jn.7:1-5 [Los hermanos de Jesús lo incitan a que ponga en peligro
su vida.]
1Tes.2:14-16 Habéis padecido (a manos) de los de vuestra propia nación.
Mar.6:4 Profeta sin honra… entre sus parientes, y en su casa.
(V. también Miq.7:2; Jn.1:11.)
7. El mundo persiguió y rechazó a Jesús:
A. Conspiraciones malignas y persecución contra Jesús:
Mat.12:14 Tuvieron consejo contra Jesús para destruirle.
Mat.26:3,4 Tuvieron consejo para prender con engaño a Jesús, y
matarle.
Luc.4:28,29 Le llevaron hasta la cumbre… para despeñarle.
Luc.6:11 Se llenaron de furor, y hablaban… qué podrían hacer.
Luc.19:47 Los principales sacerdotes, los escribas… procuraban
matarle.
Jn.5:16 Por esta causa los judíos perseguían a Jesús, y procuraban
matarle.
Jn.11:57 Habían dado orden de que si alguno supiese dónde
estaba…
(V. también Luc.20:20.)
B. Jesús sufrió persecución. Fíjate en Su ejemplo:
Heb.12:2-4 Considerad a Aquel que sufrió tal contradicción.
Isa.53:3,7,8 Despreciado y desechado entre los hombres… afligido…
cortado.
Jn.15:18 El mundo… me ha aborrecido antes que a vosotros.
Jn.15:20 Si a Mí me han perseguido, también a vosotros os
perseguirán.
Heb.13:13 Salgamos a Él… llevando Su vituperio (deshonra).
1Pe.2:21-23 Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo.
1Pe.4:1 Cristo ha padecido… vosotros también armaos del mismo
pensamiento.
C. Al perseguir a los cristianos, persiguen a Jesús:
Mat.25:40 En cuanto lo hicisteis a uno de estos… más pequeños, a Mí
lo hicisteis.
Hch.9:1-5 Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?
Zac.2:8b El que os toca, toca a la niña de Su ojo.
Hch.5:38,39 Apartaos de estos hombres… no seáis hallados luchando
230 PERSECUCIÓN
contra Dios.
8. Transigir, huir y evitar las persecuciones:
A. Casos en que se claudicó para evitar persecución:
2Re.5:15a,17b, [Naamán creía en Dios, pero para salvar su posición y su
18 vida, se inclinó ante el ídolo pagano de Rimón.]
Luc.6:26 ¡Ay de vosotros cuando todos los hombres hablen bien de
vosotros!
Jn.12:42 Los gobernantes… no lo confesaban, para no ser
expulsados.
Gál.6:12 Para no padecer persecución a causa de la cruz de Cristo.
B. Huir de la persecución (discreción, no cobardía):
Mat.10:23 Cuando os persigan en esta ciudad, huid.
1Re.19:2,3 [Elías huye de la malvada reina Jezabel.]
Jer.26:20,21 [Urías escapa del rey Joacim a Egipto.]
Jer.36:19,26 Ve y escóndete… y nadie sepa dónde (estás).
Mat.2:13,14 Levántate y toma al niño… y huye a Egipto.
Mat.12:14,15a Sabiendo esto Jesús, se apartó de allí.
Jn.7:1 No quería andar en Judea, por los judíos.
Jn.10:39,40 Procuraron otra vez prenderle, pero Él se escapó.
Jn.11:53,54 Ya no andaba abiertamente entre los judíos, sino que se
alejó.
Hch.9:23-25 Tomándole (a Pablo) de noche, le bajaron… descolgándole
en una canasta.
Hch.14:5,6 Los judíos se lanzaron… habiéndolo sabido (los apóstoles)
huyeron.
Hch.17:5,10 Asaltando (los judíos)… los hermanos enviaron de noche a
Pablo y a Silas.
Hch.17:13,14 Los judíos… alborotaron a las multitudes… los hermanos
enviaron a Pablo.
Hch.23:12-35 [470 soldados romanos ayudan a Pablo a escapar de una
conspiración.]
C. Orar para evitar persecuciones, de ser posible:
2Tes.3:1,2 Orad… para que seamos librados de hombres perversos.
1Tim.2:1,2 Oraciones… para que vivamos quieta y reposadamente.
D. Ser prudentes para no provocar persecuciones innecesarias:
Mat.5:25 Ponte de acuerdo con tu adversario pronto… no sea que te
entregue al juez… y seas echado en la cárcel.
Pro.15:1 La blanda respuesta quita la ira.
Pro.16:7 Cuando los caminos del hombre son agradables al Señor,
aun a sus enemigos hace estar en paz con él.
Rom.12:18-21 Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz
con todos los hombres… vence con el bien el mal.
9. Dios castigará a nuestros perseguidores:
A. Oraciones y maldiciones del salmista en contra de sus
enemigos, y para que el Señor protegiera a Su pueblo:
Sal.3:todo; 5:8-12; 6:7-10; 7:todo; 9:3-6,9,10,13-20; 10:todo; 11:todo;
12:todo; 13:todo; 17:4-15; 18:37-50; 21:7-13; 23:5; 27:1-6,11-14; 28:todo;
31:todo; 34:1-7; 35:todo; 37:todo; 38:12-22; 40:13-17; 41:5-11; 43:todo;
PERSECUCIÓN 231
52:todo; 53:1-5; 54:todo; 55:1-9,18,23; 56:todo; 57:1-6; 58:todo; 59:todo;
62:1-8; 63:8-11; 68:1-3; 69:4,22-30; 70:todo; 71:4,10-13; 82:3,4; 83:1-4,12-
18; 94:1-7,16,21-23; 105:12-15; 109:todo; 118:5-14; 119:84; 124:todo; 125:3-
5; 129:1-6; 139:19-22; 140:todo; 143:3,4,9-12; 144:6-11; 149:5-9. (Otras ora-
ciones: Jer.15:15a; 17:18; 18:18-23; Lam.3:59-66; Ap.6:9,10) Oraciones
para que Dios entorpezca las maquinaciones de los malvados:
Sal.10:2; 17:13; 21:11,12; 27:2,12; 31:4; 33:10; 64:todo; 70:2,3; 71:13;
119:126; 120:2.
B. Castigos de Dios contra los perseguidores:
Deut.30:7 Pondrá el Señor… maldiciones sobre tus enemigos… que
te persiguieron.
2Cró.36:16 Subió la ira del Señor… y no hubo ya remedio.
Sal.7:11-16 Contra el impío… (Dios) ha labrado saetas ardientes.
Sal.11:2,5,6 Sobre los malos hará llover… fuego, azufre.
Sal.37:12-15, El Señor se reirá de él; porque ve que viene su día.
17
Sal.105:14,15 No toquéis a Mis ungidos, ni hagáis mal a Mis profetas.
Isa.54:15 El que contra ti conspirare… caerá.
Jer.20:2-6 [Jeremías vaticina los castigos de Dios contra Pasur por
haberlo perseguido.]
Luc.11:49-51 Se demande de esta generación la sangre de los profetas.
1Tes.2:15,16 Impidiéndonos hablar… vino sobre ellos la ira.
2Tes.1:6-9 Pagar con tribulación a los que os atribulan.
(V. también Ap.16:1-6; 18:2,4-8.)
10. Persecución en el Tiempo del Fin:
A. Sufrir persecución en los postreros días:
Mat.24:9,10 Entonces os entregarán a tribulación.
Mar.13:12,13 El hermano entregará a la muerte al hermano.
Luc.21:12,16, Os echarán mano y os perseguirán.
17
2Tim.3:1-3 En los postreros días… aborrecedores de lo bueno.
B. Persecución durante la gran tribulación:
Mat.24:21,22 Habrá gran tribulación… aquellos días.
Mar.13:19 Aquellos días serán de tribulación cual nunca ha habido.
Dan.11:33-35 Caerán a espada y a fuego, por cautividad y despojo…
serán ayudados.
Ap.12:12,13,17 El dragón… persiguió a la mujer (la iglesia)… guerra contra
el resto.
Ap.13:7 Se le permitió hacer guerra contra los santos.
Ap.13:15 Matar a todo el que no adorase (la imagen).
Ap.20:4 Decapitados por causa del testimonio… no habían adorado
a la bestia.
Deu.4:30,31 Cuando estuvieres en angustia… en los postreros días.
C. Los santos de la tribulación serán formidablemente
recompensados:
Ap.7:13-17 Han salido de la gran tribulación… delante del trono de Dios.
Ap.20:4 Los decapitados… reinaron con Cristo mil años.
VOLVERSE ATRÁS
(Apartarse del Señor y de Su voluntad)

1. Debilidades espirituales que nos hacen reincidir:


A. Enfriarnos y permitir que Jesús deje de ser nuestro «primer
amor»:
Ap.2:4-5 Has dejado tu primer amor. Recuerda de dónde has caído,
y arrepiéntete… pues si no… quitaré.
Ap.3:15,16 Eres tibio, y no frío ni caliente.
B. Estar llenos de nuestras propias ideas y deseos:
Pro.14:14 De sus caminos será hastiado el de corazón infiel (NBI).
Eze.14:3,5 Estos hombres han puesto sus ídolos en su corazón… se
han apartado de Mí… por sus ídolos.
Eze.14:7-8 Cualquiera… que hubiere puesto sus ídolos en su cora-
zón… lo cortaré de en medio de Mi pueblo.
1Tim.6:9 Codicias… dañosas, que hunden a los hombres en… perdi-
ción.
C. Perder de vista la meta celestial a cambio de ganancias
temporales:
Pro.29:18 Sin visión profética (objetivos) el pueblo se desenfrena (NBI).
Mal.3:14 Habéis dicho: Por demás es servir a Dios. ¿Qué aprovecha?
Luc.15:12,13 Dame la parte de los bienes que me corresponde… se
fue… y desperdició sus bienes viviendo perdidamente.
Heb.12:16-17 Esaú, por una sola comida vendió su primogenitura.
2Pe.1:9 Es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos
pecados.
D. Abandonar la lucha cuando las cosas se ponen difíciles:
Mat.13:20,21 Al venir la… persecución… tropieza.
Jn.10:12,13 El asalariado… ve venir al lobo y deja las ovejas y huye. No
le importan las ovejas.
E. Desear las riquezas y placeres mundanos:
Heb.11:14-15 Si hubiesen estado pensando en aquella (patria) de donde
salieron… tenían tiempo de volver.
Gén.19:26 La mujer de Lot miró atrás… y se volvió estatua de sal.
Núm.11:5,6 [Codiciar las cosas de Egipto] (v. también Éxo.16:3).
Sal.73:2,3 Por poco resbalaron mis pasos. Porque tuve envidia de… la
prosperidad de los impíos.
Mat.13:22 El afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la
Palabra.
2Tim.4:10 Demas me ha abandonado, amando este mundo (NBI).
1Jn.2:15-17 Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.
Ap.3:17 Soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo ne-
cesidad.
232
VOLVERSE ATRÁS 233
(V. también 1Cor.10:5,6.)
F. No estar cimentado en la Palabra y desobedecerla:
Luc.8:13 Éstos no tienen raíces… en el tiempo de la prueba se apar-
tan.
Mat.7:26-27 [El] que me oye estas palabras y no las hace… casa sobre
la arena… grande su ruina.
1Tim.1:19 La fe… desechando la cual naufragaron algunos.
2Tim.4:3,4 Apartarán de la verdad el oído.
G. Tener una actitud de duda, cuestionamiento e incredulidad:
Jn.6:60,66 Muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra;
¿quién la puede oír?… Muchos volvieron atrás, y ya no
andaban con Él.
Rom.11:20 Por su incredulidad fueron desgajadas.
Col.2:8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías.
Heb.3:12 Mirad que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de
incredulidad para apartarse del Dios vivo.
Jud.5 El Señor, habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto,
después destruyó a los que no creyeron.
H. Cerrar el corazón a la verdad:
Mat.13:15 Con los oídos oyen pesadamente, y han cerrado sus ojos.
Efe.4:18-19 Teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida
de Dios por la dureza de su corazón… perdieron toda
sensibilidad.
I. Ser inconstante y de doble ánimo:
2Cró.25:2,14 Hizo él lo recto… aunque no de perfecto corazón [y ensegui-
da adoró a otros dioses] (v. Sal.78:36,37).
Sal.78:8,9 Generación que no dispuso su corazón, ni fue fiel para con
Dios su espíritu… volvieron las espaldas en el día de la
batalla.
Ose.10:2 Está dividido su corazón. Ahora (son) hallados culpables.
Stg.1:6-8 El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus ca-
minos (v. también Efe.4:14).
J. Negarse a aceptar corrección:
Pro.14:9 Los necios se mofan del pecado [como si no fuera algo se-
rio].
Pro.15:10 La reconvención (corrección) es molesta al que deja el cami-
no.
Job 33:9,10 Yo soy limpio… soy inocente, y no hay maldad en mí
[vers.10: «Me la tiene jurada»].
K. No confesar defectos y pecados:
Pro.28:13 El que encubre sus pecados no prosperará.
Jn.3:19b-20 No viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas.
(V. Isa.29:15 y la desobediencia de Saúl en 1Sam.15:1-35.)
234 VOLVERSE ATRÁS
L. No responder a la amorosa disciplina de Dios:
Pro.29:1 El hombre que reprendido endurece la cerviz.
Isa.1:5 ¿Por qué querréis ser castigados aún? Todavía os rebela-
réis.
Isa.57:17 Me enojé, y le herí… [pero] él siguió rebelde por el camino
de su corazón.
Jer.2:30a En vano he azotado a vuestros hijos; no han recibido correc-
ción.
(V. también Isa.42:25; Jer.5:3; Dan.9:13.)
M. Permitir que arraiguen los resentimientos:
Heb.12:15 No sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que
brotando alguna raíz de amargura, os estorbe.
(V. también Stg.3:14,15; Efe.4:31.)
N. Dejarse arrastrar por vanas imaginaciones:
Jer.16:12 Camináis cada uno tras la imaginación de su malvado cora-
zón, no oyéndome a Mí (v. también Jer.7:24; 13:10).
O. La ociosidad y el chismorreo:
1Tim.5:12,13 (Han) quebrantado su fe. Aprenden a ser ociosas, andan-
do… chismosas y entremetidas.
2Tim.2:16 Vanas palabrerías… conducirán más y más a la impiedad
(v. también Efe.1:14; 1Tim.6:20,21).
P. Murmuración e ingratitud:
Núm.14:27-30 [A los murmuradores no se les permitió entrar en la tierra
prometida.]
(V. también Núm.11:1; 21:5,6; 1Cor.10:10; Jud.15,16a.)
Q. Asociarse con los rebeldes y perturbadores:
Pro.6:12-16,19 Perversidades hay en su corazón… siembra discordia.
Pro.13:20 El que se junta con necios será quebrantado.
1Cor.15:33 Las malas conversaciones corrompen las buenas costum-
bres.
Gál.5:7 ¿Quién os estorbó para no obedecer a la verdad?
(V. también Luc.6:45; 1Re.11:4.)
R. Querer amistarse con el mundo:
Stg.4:4 Cualquiera que quiera ser amigo del mundo, se constituye
enemigo de Dios.
S. Falta de temor de Dios:
Jer.2:19b (Has) dejado tú al Señor… falta Mi temor en ti.

2. Cómo ve el Señor a los que le dan la espalda:


Pro.26:11 Como perro que vuelve a su vómito, así es el necio que repi-
te.
Jer.2:13 Me dejaron a Mí, fuente de agua viva.
Jer.2:19 Sabe… cuán malo y amargo es el haber dejado tú al Señor
VOLVERSE ATRÁS 235
tu Dios.
Luc.9:62 Ninguno que… mira hacia atrás, es apto para el Reino de
Dios.
Heb.10:38 Si retrocediere, no agradará a mi alma.
2Pe.2:22 El perro vuelve a su vómito, y la puerca a revolcarse.

3. Peligros de asociarse con los que se vuelven atrás:


A. Pueden corromper y debilitar paulatinamente a los demás:
Deut.20:8 Vuélvase a su casa, y no apoque el corazón de sus herma-
nos, como el corazón suyo.
Jue.7:3 Quien tema… madrugue y devuélvase.
Hch.20:28-30 De vosotros mismos se levantarán hombres que hablen co-
sas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.
1Cor.5:6-7 Un poco de levadura leuda toda la masa. Limpiaos, pues,
de la vieja levadura.
(V. también 2Pe.2:18,19.)
B. No se puede confiar ni depender de ellos:
Sal.78:57 Se volvieron como arco engañoso.
Pro.25:19 Como diente roto y pie desconyuntado es la confianza en el
prevaricador (infiel) en tiempo de angustia.
(V. también Pro.23:7; Gál.2:4,5.)

4. Castigo de Dios a los que se vuelven atrás:


Deut.28:63 Se gozará el Señor en arruinaros.
Jos.24:20 Si dejareis al Señor… Él… os hará mal, y os consumirá,
después que os ha hecho bien.
Esd.8:22b Su poder y Su furor (es) contra todos los que le abandonan.
Jer.15:6 Te volviste atrás; por tanto… te destruiré.
Mat.5:13 Si la sal se desvaneciere (pierde sabor)… no sirve más para
nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hom-
bres.
Jn.15:6 El que en Mí no permanece, será echado fuera… y se seca-
rá… y arden.
Heb.10:26,27 Si pecáremos voluntariamente después de haber recibido la
verdad, ya no queda… sino una horrenda expectación de
juicio.
2Pe.2:21 Mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la
justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás.
(V. también Job 34:25,26; Sal.44:20-21; Pro.28:10;
Jer.5:6,19.)
236 VOLVERSE ATRÁS
5. Promesas de misericordia a los hijos pródigos que
regresan:
2Cró.30:9b Dios es clemente y misericordioso, y no apartará de voso-
tros Su rostro, si vosotros os volviereis a Él.
Isa.54:7,8 Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con
grandes misericordias.
Isa.55:7 Deje el impío su camino y vuélvase, y… el Señor tendrá de
él misericordia.
Jer.3:12 Vuélvete, oh rebelde Israel… porque misericordioso soy.
Jer.3:14 Convertíos, hijos rebeldes… porque Yo soy vuestro esposo.
Jer.3:22 Convertíos… y sanaré vuestras rebeliones.
Ose.14:4 Yo sanaré su rebelión… Mi ira se apartó.
Joel 2:12-13 Convertíos a Mí con todo vuestro corazón y lloro… misericor-
dioso es (Dios) y clemente… grande en misericordia.
Zac.10:6b De ellos tendré piedad, y serán como si no los hubiera dese-
chado.
(V. también Job 14:7; Isa.1:18; Eze.36:26,27; Dan.9:9.)

6. Actitud que deben tener los hijos pródigos que


regresan:
2Cró.7:14 Si se humillare Mi pueblo… y buscaren Mi rostro, y se con-
virtieren de sus malos caminos… perdonaré.
Sal.41:4 Señor… sana mi alma, porque contra Ti he pecado.
Sal.51:3 Reconozco mis rebeliones, y mi pecado está… delante de
mí.
Sal.84:10 Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, que
habitar en las moradas de maldad.
Sal.119:176 Yo anduve errante como oveja extraviada; busca a tu siervo.
Jer.14:7 Nuestras rebeliones se han multiplicado, contra Ti hemos
pecado.
Jer.24:7 Yo les seré a ellos por Dios; porque se volverán a Mí de to-
do su corazón.
Eze.36:31 Os acordaréis… y os avergonzaréis de vosotros mismos
por vuestras iniquidades.
Ose.6:1 Venid y volvamos al Señor… Él… nos curará.
Luc.15:19,21 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno
de tus jornaleros.
(V. también Job 40:1-5; 42:1-6; Sal.51:todo, Dan.9:3-20;
Stg.4:6-10.)

7. Cómo evitar volverse atrás:


A. Ama al Señor y no pierdas la visión celestial:
Mat.6:21 Donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro cora-
VOLVERSE ATRÁS 237
zón.
Mat.6:24 Aborrecerá al (mundo) y amará al (Señor)… estimará al (Se-
ñor) y menospreciará al (mundo).
Col.2:6,7 Arraigados y sobreedificados en Él, y confirmados en la fe.
Col.3:1,2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.
Heb.12:2,3 Puestos los ojos en Jesús… para que vuestro ánimo no se
canse hasta desmayar.
B. Recuerda que vale la pena servir a Jesús:
1Cor.15:58 Estad firmes y constantes… en la obra del Señor… vuestro
trabajo en el Señor no es en vano.
Gál.6:9 No nos cansemos… de hacer bien; porque a su tiempo se-
garemos, si no desmayamos.
Heb.10:35 No perdáis… vuestra confianza, que tiene grande galardón.
Heb.11:26,27 Teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que
los tesoros de los egipcios… se sostuvo como viendo al
Invisible.
Stg.1:12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación… recibirá
la corona de vida (v. también 2Tim.4:7,8).
Ap.3:11 Retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.
(V. Jn.15:2-7 acerca de «permanecer en la vid»; v. también
2Cor.4:16-18; Ap.2:26-28.)
C. Confía en que el Señor te mantendrá fiel:
Sal.17:5 Sustenta mis pasos en Tus caminos, para que mis pies no
resbalen.
Sal.26:1b He confiado en el Señor sin titubear.
Jud.24 (Dios) es poderoso para guardaros sin caída.
D. Guarda la Palabra en el corazón:
Sal.119:9 Limpiará… su camino, con guardar Tu Palabra.
Sal.119:11 En mi corazón he guardado Tus dichos, para no pecar.
Sal.37:31 La ley de su Dios está en su corazón… sus pies no resbala-
rán.
Sal.119:165 Mucha paz tienen los que aman Tu ley, y no hay para ellos
tropiezo.
(V. también 2Tes.2:15; 2Pe.1:4.)
E. No sueñes despierto ni alimentes pensamientos vanos:
Sal.119:113 Aborrezco los vanos pensamientos; mas amo Tu ley (NBI).
2Cor.10:5 Llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.
Fil.4:8 Todo lo que es verdadero… honesto… en esto pensad.
F. Ten convicción; conoce tus creencias:
1Re.18:21 ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamien-
tos? Si el Señor es Dios, seguidle.
Jn.6:67,68 Dijo… Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también voso-
tros? ¿A quién iremos? Tú tienes palabras de vida.
Hch.20:24 De ninguna cosa hago caso… con tal que acabe mi… minis-
238 VOLVERSE ATRÁS
terio… para dar testimonio del evangelio.
Rom.14:5b Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente.
2Pe.1:10 Procurad hacer firme vuestra vocación y elección… no cae-
réis jamás.
G. Acepta ser corregido y reprendido:
Sal.141:5 El justo me castigue… será un excelente bálsamo.
Pro.6:23 Camino de vida (son) las reprensiones que te instruyen
(v. también Pro.10:17).
Pro.27:5,6 Fieles son las heridas del que ama.
Heb.3:13 Exhortaos los unos a los otros cada día… para que ninguno
de vosotros se endurezca.
Heb.12:5-13 (Soportad) la disciplina… para que… no (os salgáis) del ca-
mino.
H. Confiesa tus conflictos y pecados:
Pro.28:13 El que los confiesa y se aparta (de los pecados) alcanzará
misericordia.
Heb.12:1 Despojémonos de todo peso y del pecado… y corramos…
la carrera.
Stg.5:16 Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por
otros.
(V. también Job 11:14; 1Jn.1:8-10.)
I. Sepárate de los que se alejan de la verdad:
Sal.1:1-2 No (andes) en consejo de malos, ni (te sientes).
Sal.119:63 Compañero soy yo de todos los que te temen y guardan
Tus mandamientos (v. también Pro.13:20).
Rom.16:17,18 Que os apartéis de ellos… con lisonjas engañan (a) los inge-
nuos.
Efe.5:11 No participéis en… sino más bien reprendedlas.
2Tes.3:6 Que os apartéis de todo hermano que ande desordenada-
mente.
1Tim.6:3-5 Disputas necias… apártate de los tales.
2Pe.3:17 Guardaos, no sea que arrastrados por… los inicuos, caigáis.
(V. también Éxo.23:2a; Pro.1:10,15.)
J. No ames al mundo:
Rom.12:2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos.
Gál.6:14 La cruz de… Cristo, por quien el mundo me es crucificado a
mí.
2Tim.2:4 Ninguno que milita se enreda (con el mundo).
1Jn.2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo.
(V. también Col.3:2; 1Cor.7:31.)
K. Soporta penalidades:
Sal.44:14-18 Todo esto nos ha venido, y… no se ha vuelto atrás nuestro
corazón, ni se han apartado… nuestros pasos.
2Tim.2:3 Sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo.
VOLVERSE ATRÁS 239
Heb.11:24,25 Escogiendo antes ser maltratado… que gozar de los delei-
tes temporales del pecado.
(V. también Heb.12:1-3.)
L. Recuerda lo mucho que ya has soportado:
Gál.3:4 ¿Tantas cosas habéis padecido en vano?
Heb.10:32 Traed a la memoria los días pasados, en los cuales… sostu-
visteis gran combate (v. también Heb.6:11).
M. Renuncia a tus deseos personales, resiste las tentaciones:
Luc.9:23-25 El que quiera salvar su vida, la perderá.
1Cor.9:27 Golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea
que… yo mismo venga a ser eliminado.
Fil.3:7,8 Estimo todas las cosas como pérdida… y lo tengo por basu-
ra.
(V. también Luc.14:33; 1Tim.6:10,11; Stg.1:12; 1Pe.2:11.)
N. Agradece lo que tienes y conténtate:
Fil.4:11 He aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situa-
ción.
1Tes.5:18 Dad gracias en todo.
1Tim.6:6-8 Teniendo sustento y abrigo, estemos contentos.
(V. también Pro.15:16; Ecl.6:9; Heb.13:5.)
O. Olvida tu pasado mundano:
Sal.45:10 Olvida tu pueblo, y la casa de tu padre.
Luc.9:60 Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y
anuncia.
Fil.3:13,14 Olvidando… lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que
está delante.
(V. también 1Pe.4:2,3.)
P. Agradece a Dios por haberte librado del pozo y del lodazal:
Sal.40:2 Me hizo sacar del pozo de la desesperación… puso mis
pies sobre peña.
Q. Piensa en las consecuencias de volverse atrás:
Pro.5:8-13 Para que no des… tus años al cruel… y gimas al final.
Pro.13:15 El camino de los transgresores es duro.
Pro.21:16 Vendrá a parar en la compañía de los muertos.
Eze.3:20 Sus justicias que había hecho no vendrán en memoria.
Luc.17:32 Acordaos de la mujer de Lot [se convirtió en una estatua de
sal].
1Cor.3:11-15 Si… alguno edificare… madera, heno, hojarasca… sufrirá
pérdida.
Gál.4:9 ¿Cómo es que os volvéis de nuevo… os queréis volver a es-
clavizar?
2Pe.2:20 Si habiéndose ellos escapado… del mundo… enredándose
otra vez… su postrer estado viene a ser peor.
(V. también Sal.106:15; Eze.18:24; Gál.6:7,8; Ap.3:11.)
240 VOLVERSE ATRÁS
8. Actitud que debemos tener frente a los que se
vuelven atrás:
A. Tratar de volver a ganarlos, de ser posible:
Jer.31:20 Desde que hablé de él, me he acordado de él.
Luc.15:4-6 ¿Qué hombre… teniendo cien ovejas, si pierde una de
ellas, no?
Luc.15:20-24 [El padre se regocija y le da la bienvenida al hijo pródigo
que ha vuelto a casa.]
(V. también Gál.6:1,2; 2Tim.2:24-26.)
B. A los que han caído una vez, démosles otra oportunidad:
Jer.31:17 Esperanza hay también para tu porvenir… y los hijos volve-
rán a su propia tierra.
(V. la historia de Simón Pedro en Luc.22:54-62; Mar.16:7;
Hch.2:14,38,40.)
(V. la historia de Juan Marcos en Hch.13:5,13; 15:36-40;
2Tim.4:11.)
C. Pero no trates de ganar a reincidentes crónicos:
Jue.10:13,14 Me habéis dejado… no os libraré más.
1Sam.15:35; Samuel lloraba a Saúl… dijo el Señor… ¿Hasta cuándo llo-
16:1 rarás a Saúl, habiéndolo Yo desechado?
Jer.8:5 Rebelde con rebeldía perpetua… no han querido volverse.
Ose.4:17 Efraín es dado a ídolos; déjalo (v. Mat.15:14).
Heb.6:4-6 Es imposible que los que… recayeron, sean otra vez reno-
vados.
(V. también 1Tim.6:5; Tito 3:10,11.)
D. Algunos en realidad nunca formaron parte de nuestra
hermandad:
Gál.2:4 Falsos hermanos introducidos a escondidas, que entraban
para espiar.
1Jn.2:19 Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si
hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido.
Jud.4 Hombres han entrado encubiertamente, los que… habían si-
do destinados para condenación.
E. Algunos desertores se convierten en enemigos de la cruz:
Mat.12:30 El que conmigo no recoge, desparrama.
Fil.3:18 Por ahí andan muchos… que son enemigos de la cruz.
(Deserción de Judas: Mat.26:14,15,47-50; 27:5.)
(Deserción de Alejandro: 1Tim.1:19,20; 2Tim.4:14,15.)

• Capítulos de interés especial: Núm.13:31-33, 14:1-34;


Neh.9:15-37; Sal.78, 106; Eze.16; Luc.15:11-32; 2Pe.2.
CRISTIANISMO EN CRISIS
«Ojalá fueses frío o caliente» (Ap.3:15).
(Esta sección constituye un estudio detallado sobre los peligros de la
apostasía y la autosuficiencia, males en los que no sólo puede caer un cris-
tiano, sino iglesias y confesiones enteras. Es nuestra oración que el lector, al
repasar esta sección, no se limite únicamente a reflexionar sobre los fraca-
sos de otros cristianos, sino que, con madurez cristiana, la aplique a modo
de termómetro espiritual para medir su propio grado de devoción a Jesucris-
to y determinar si es «frío o caliente».)

1. Predicciones sobre una gran apostasía en los


últimos días:
Mat.24:12 Por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se
enfriará.
2Tes.2:1-3 No vendrá (la segunda venida de Jesús) sin que antes
venga la apostasía.
1Tim.4:1 El Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos
algunos apostatarán de la fe.
2Tim.4:3,4 Vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina… y
apartarán de la verdad el oído.

2. Falta de conocimiento de la Palabra de Dios:


A. Muchos no estudian la Palabra de Dios o desconocen lo que
dice:
Ose.4:6 Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento.
Mat.12:3-5 ¿No habéis leído lo que hizo David? ¿O no habéis leído en
la ley? (v. también Mat.19:4).
Mat.22:29 Erráis, ignorando las Escrituras.
Hch.13:27 No conociendo (entendiendo) a… los profetas que se leen
todos los días de reposo (v. también 2Cor.3:14,15).
1Tim.1:7b Sin entender ni lo que hablan ni lo que afirman.
(V. también Jer.5:4; Hch.13:27.)
B. Los peligros de no conocer la Palabra de Dios:
2Pe.3:16 En todas sus epístolas (las de Pablo)… hay algunas difíciles
de entender, las cuales los indoctos… tuercen.
C. Los falsos maestros pueden descarriar fácilmente a los
ignorantes:
Gál.1:6,7 (Qué) tan pronto os (habéis) alejado del que os llamó…
para seguir un evangelio diferente.
2Tes.2:2,3,5 Nadie os engañe… ¿No os acordáis que… os decía esto?
D. También hay muchos que conocen la Palabra y no la obedecen:
Jer.5:5 Los grandes… conocen el camino del Señor… pero ellos
también quebraron el yugo [desobedecieron].
241
242 CRISTIANISMO EN CRISIS
Jer.8:8,9 ¿Cómo decís: Nosotros somos sabios, y la ley del Señor
está con nosotros? Ciertamente la ha cambiado en
mentira la pluma mentirosa de [vuestros] escribas.
Mat.23:3 No hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen.
Rom.2:17-24 Conoces Su voluntad… tienes… la verdad… te jactas de la
ley, [pero] con infracción de la ley deshonras a Dios.
E. Pese a estar familiarizados con la Palabra, algunos ni siquiera
son salvos:
Jer.2:8a Los que tenían la ley no me conocieron.
Jn.3:1-10 ¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto? [En referencia
a nacer de nuevo].

3. Doctrinas y tradiciones de los hombres en vez de la


Palabra de Dios:
A. Cuidado con exaltar doctrinas de hombres por encima de la
Palabra:
Isa.29:13b Su temor de Mí no es más que un mandamiento de
hombres que les ha sido enseñado.
Mat.15:3 Vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra
tradición.
Mat.15:9 Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.
Mar.7:9 Invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra
tradición.
Mar.7:13 Invalidando la Palabra… con vuestra tradición.
2Tim.4:3,4 Teniendo comezón de oír, se [buscarán un montón de]
maestros conforme a sus propias concupiscencias.
B. Sectarismos y conflictos doctrinarios innecesarios:
Rom.14:1-6 [Evita discutir sobre doctrinas particulares intrascendentes.]
1Cor.1:10-13 (Uno) dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de
Cefas… ¿Acaso está dividido Cristo? (v. también
1Cor.3:21-23).
1Tim.6:3,4 Envanecido… delira acerca de cuestiones y contiendas de
palabras.
(V. también Jn.4:20,21; Hch.15:5,24.)
C. Dirigentes ávidos de prestigio crean sus propias facciones:
Hch.20:30 De vosotros mismos se levantarán hombres que hablen
cosas perversas [erróneas] para arrastrar tras sí a los
discípulos.
2Tim.1:15 Me abandonaron (a Pablo) todos los que están en Asia, de
los cuales [los líderes] son Figelo y Hermógenes.
3Jn.9,10 (A) Diótrefes… le gusta tener el primer lugar entre ellos [y
rechazó la autoridad del apóstol Juan].
D. Discusiones teológicas bizantinas mientras se desobedece la
Palabra:
Mat.23:24 Coláis el mosquito, y tragáis el camello.
CRISTIANISMO EN CRISIS 243
Luc.11:42 Diezmáis… [pero] pasáis por alto la justicia y el amor de
Dios.
E. Tergiversar la Palabra en favor de doctrinas particulares:
1Tim.1:5,6 (El) mandamiento es el amor… (del cual) desviándose
algunos, se apartaron a vana palabrería.
2Pe.1:20 Ninguna profecía de la Escritura [debe ser] de interpretación
privada.
2Pe.3:16 Los indoctos e inconstantes tuercen… las Escrituras, para
su propia perdición.
F. Ceñirse a las doctrinas bíblicas fundamentales:
1Tim.4:6,7 Nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina.
1Tim.6:3,4 Si alguno… no se conforma a las… Palabras de nuestro
Señor Jesucristo… está envanecido, nada sabe.
Tito 1:14 No atendiendo a… mandamientos de hombres que se
apartan de la verdad.
(V. también Col.2:8,9; 2Tim.1:13; 2:14-16,23; Tito 1:9; 2:1,8;
3:9.)
G. Ojo con el modernismo descreído:
Jer.8:9 Los sabios… aborrecieron la Palabra del Señor; ¿y qué
sabiduría tienen?
Hch.23:8 Dicen que no hay resurrección, ni ángel, ni espíritu.
1Cor.15:12-17 Cómo dicen algunos de vosotros que no hay resurrección.
Gál.1:9 Si alguno os predica diferente evangelio… sea anatema
(maldito).
2Tim.3:5 Tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de
ella.
2Pe.2:1 Herejías destructoras, y aun negarán al Señor.

4. Dónde habita Dios:


A. Nuestro cuerpo es el verdadero templo del Espíritu Santo:
Jn.4:20-24 Ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis… los
verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu.
1Cor.3:16 Sois templo de Dios… el Espíritu… mora en vosotros.
1Cor.6:19 Vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en
vosotros.
2Cor.6:16 Vosotros sois el templo del Dios viviente… habitaré… entre
ellos.
B. La verdadera iglesia es el cuerpo de creyentes:
Hch.2:41-47 [Definición bíblica de lo que es la «iglesia».]
Rom.12:4,5 Nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo.
1Cor.12:13-28 Vosotros… sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno
en particular.
Col.1:18,24 Él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia.
1Pe.2:5a Vosotros… como piedras vivas, sed edificados como casa
espiritual (la iglesia).
244 CRISTIANISMO EN CRISIS
(V. también 1Cor.10:17; Efe.4:4,12,15,16.)
C. Los primeros cristianos no tenían otro lugar de reunión que
sus hogares:
(V. Rom.16:3,5; 1Cor.16:19; Col.4:15; Flm.2.)
D. ¿Habita Dios en templos?:
1Re.8:27 Los cielos de los cielos, no te pueden contener; ¿cuánto
menos esta casa que yo (Salomón) he edificado?
Isa.66:1 La tierra (es) estrado de Mis pies; ¿dónde está la casa que
me habréis de edificar?
Ose.8:14 Olvidó… Israel a su hacedor, y edificó templos.
Hch.7:48 El Altísimo no habita en templos hechos de mano.
Heb.9:24 No entró Cristo en el santuario hecho de mano.

5. Los peligros de estar autosatisfecho:


A. Ser tibio y sentirse satisfecho con las cosas materiales:
Ap.3:15,16 Yo conozco tus obras, que… eres tibio.
Jer.5:31 Los profetas profetizaron mentira, y los sacerdotes dirigían
por manos de ellos; y Mi pueblo así lo quiso.
1Tim.6:5 Toman la piedad como fuente de ganancia [vida opulenta].
Ap.3:17 Tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna
cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un
desventurado.
B. Cerrarnos a la verdad es ser ciegos espiritualmente:
Mat.15:14 Son ciegos guías de ciegos.
Isa.30:9 Este pueblo es rebelde… no quisieron oír la ley del Señor.
Zac.7:11,12 No quisieron escuchar… y taparon sus oídos para no oír…
las palabras (dadas) por medio de los profetas.
Mat.13:14,15 Han cerrado sus ojos; para que no vean.
(V. también Mat.23:16,17,24,26; Rom.10:3; 2Cor.4:4;
Efe.4:18.)
C. Muchos que se jactan de «ver» también están ciegos:
Jn.9:40,41 ¿Acaso nosotros somos también ciegos? Jesús les
respondió… porque decís: Vemos, vuestro pecado
permanece.
Ap.3:17 No sabes que tú eres… ciego.
D. Ceder en nuestras convicciones por temor al hombre:
Jn.12:42,43 Muchos creyeron; pero… no lo confesaban, para no ser
expulsados de la sinagoga.
Mar.8:38 El que se avergonzare de Mí… el Hijo del hombre se
avergonzará de él.

6. Desobedecer la gran misión:


A. El deber que tenemos como cristianos:
Mar.16:15 Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.
CRISTIANISMO EN CRISIS 245
B. Cuidado cuando no se tiene interés por ganar a los perdidos:
Isa.56:10,11 Sus atalayas son ciegos… perros mudos, no pueden
ladrar… los pastores… siguen sus propios caminos…
(buscan) su propio provecho.
Jer.50:6 Ovejas perdidas… sus pastores las… descarriaron.
Eze.34:4-6 Ni buscasteis la perdida.
Eze.34:8 Ni Mis pastores buscaron Mis ovejas, sino que los pastores
se apacentaron a sí mismos, y no apacentaron Mis
ovejas.
Jn.10:12,13 El asalariado huye… y no le importan las ovejas.
(V. también Eze.33:6.)
C. La hipocresía de los creyentes aparta a la gente de la salvación:
Rom.2:17-24 El nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por
causa de vosotros (v. también Mat.23:13; Luc.11:52).

7. Cuando no pastoreamos el rebaño:


A. El mandamiento de Jesús a los pastores:
Pro.27:23 Sé diligente en conocer el estado de tus ovejas.
Jn.21:16 ¿Me amas? Pastorea Mis ovejas.
Hch.20:28 Apacentar la iglesia del Señor, la cual Él ganó por Su propia
sangre.
1Pe.5:2 Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros.
B. Muchos no apacientan espiritualmente a sus rebaños:
Eze.34:2,3 ¿No apacientan los pastores a los rebaños? No apacentáis.
Eze.34:18,19 Mis ovejas… beben lo que con vuestros pies habéis
enturbiado.
C. No atienden ni cuidan a sus rebaños:
Jer.6:14 Curan la herida de Mi pueblo con liviandad.
Eze.34:4 No fortalecisteis las débiles, ni curasteis… no vendasteis…
ni volvisteis… la descarriada.
D. Los seguidores mal apacentados son como rebaño disperso:
Jer.23:2 Los pastores que apacientan Mi pueblo… dispersasteis Mis
ovejas… no las habéis cuidado.
Jer.13:17,20b Llorando… porque el rebaño del Señor fue hecho cautivo.
¿Dónde está el rebaño… Tu hermosa grey?
Eze.34:5-8 Andan errantes por falta de pastor.
Mat.9:36 (Jesús) tuvo compasión de ellas; porque estaban…
dispersas como ovejas que no tienen pastor.

8. Advertencia acerca de ambicionar utilidades


económicas:
A. Predicar por dinero, no para ganar almas o apacentar al rebaño:
1Pe.5:2 Apacentad la grey de Dios… no por ganancia deshonesta.
Jer.6:13 Cada uno sigue la avaricia; y desde el profeta hasta el
246 CRISTIANISMO EN CRISIS
sacerdote, todos son engañadores.
Miq.3:11 Sus sacerdotes enseñan por precio, y sus profetas adivinan
por dinero.
Mat.6:24 Ninguno puede servir… a Dios y a las riquezas.
Tito 1:10,11 Habladores de vanidades… enseñando por ganancia
deshonesta.
2Pe.2:1a,3a Falsos maestros… por avaricia harán mercadería de
vosotros con palabras fingidas.
(V. también Zac.11:4,5.)
B. Robar a los pobres injustamente:
Isa.56:11b Todos ellos siguen sus propios caminos, cada uno busca su
propio provecho.
Eze.33:31b Hacen halagos con sus bocas, y el corazón de ellos anda
en pos de su avaricia.
Eze.34:2,3 ¡Ay de los pastores… que se apacientan a sí mismos!
Coméis la grosura, y os vestís de la lana.
Mat.23:14 Devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis
largas oraciones.
C. Ser egoísta con los necesitados demuestra falta de amor:
Mat.25:42,43 Tuve hambre, y no me disteis de comer.
1Jn.3:17 El que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener
necesidad [y no le ayuda], ¿cómo mora el amor de Dios
en él?
(V. también Stg.2:15,16.)

9. Advertencias sobre la hipocresía:


A. A los que simulan ser cristianos, pero no lo son:
Jer.7:4 Palabras de mentira, diciendo… templo del Señor es este.
Mat.7:21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el Reino
de los Cielos, sino el que hace la voluntad de Mi Padre.
Mat.15:9a En vano me honran.
Mat.23:2,3 No hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen.
Mat.23:14b Como pretexto hacéis largas oraciones.
Luc.6:46 ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que Yo
digo?
Tito 1:16 Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan.
(V. también Mat.7:22,23.)
B. Hay quienes aparentan ser buenos, pero por dentro son
malvados:
Mat.7:15 Vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.
Mat.23:5 Hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres.
Mat.23:27,28 Semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera… se
muestran hermosos… pero por dentro estáis llenos de
hipocresía e iniquidad.
Luc.18:11,12 Te doy gracias porque no soy como… este publicano;
CRISTIANISMO EN CRISIS 247
ayuno.
(V. también Jer.7:9,10.)
C. Falsa santidad y normas religiosas:
Mat.23:4 Atan cargas pesadas… sobre los hombros de los hombres.
Hch.15:10 Poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo.
(V. también Mat.6:2,5,16.)
D. Profesar falsamente amor a Dios:
Isa.29:13 Este pueblo se acerca a Mí con su boca, y con sus labios
me honra, pero su corazón está lejos de Mí.
Jer.2:32 Mi pueblo se ha olvidado de Mí por innumerables días.
Jer.5:1,2 Aunque digan: Vive el Señor, juran falsamente.
Eze.33:31a,32 Vendrán… como pueblo Mío, y oirán tus palabras… pero no
las pondrán por obra.
Mat.15:8 De labios me honra; mas su corazón está lejos de Mí (v.
también Mar.7:6).
1Jn.4:20 Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es
mentiroso.
(V. también Mal.1:6b; Isa.58:1,2.)

10. Persecución religiosa:


A. El errado fanatismo religioso a menudo conduce a
persecuciones:
Gén.4:3-8 [Dios aceptó la ofrenda de Abel y rechazó la de Caín.
Enfurecido por los celos, Caín mató a Abel] (v.
1Jn.3:12,13).
Isa.66:5 Vuestros hermanos… os echan fuera por causa de Mi
nombre.
Mat.23:31-35 Hijos de aquellos que mataron a los profetas… desde la
sangre de Abel el justo hasta… Zacarías.
Jn.16:2 Cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios.
Gál.4:29 El que había nacido según la carne perseguía al que había
nacido según el Espíritu, así también ahora.
(V. también Lam.4:13,14; Mat.27:40-43; Jn.19:6,7.)
B. La envidia religiosa incita a la persecución:
Mar.15:10 Por envidia los principales sacerdotes (habían entregado a
Jesús) (v. también Jn.11:47-50,53).
Hch.13:44,45 Viendo los judíos la muchedumbre, se llenaron de celos.

• Capítulos clave: Eze.13 y 34; Jer.23; Mat.23; Ap.2 y 3.


LA LEY DE CRISTO
«La perfecta ley de la libertad»
frente al legalismo religioso
1. La salvación es únicamente por gracia, no por obras:
Rom.3:28 El hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.
Efe.2:8,9 Por gracia (misericordia inmerecida) sois salvos por medio
de la fe… es don de Dios; no por obras.
Tito 3:5a Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéra-
mos hecho, sino por Su misericordia.
A. La salvación no es en parte por gracia y en parte por obras:
Rom.11:6 Si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia
ya no es gracia.
B. La salvación siempre fue por gracia, aun en el Antiguo
Testamento:
Gén.6:8 Pero Noé halló gracia ante los ojos del Señor.
Gén.15:6 (Abraham) creyó al Señor, y le fue contado por justicia (v.
también Rom.4:3,5-8,21,22).
Hab.2:4 El justo por su fe vivirá.
Heb.11:13 Conforme a la fe murieron [los santos del Antiguo Testamen-
to]… mirándolo (lo prometido) de lejos, y creyéndolo.
C. Guardar escrupulosamente la ley mosaica no salva a nadie:
Jn.1:17 La ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia… por
medio de Jesucristo.
Rom.3:20 Por las obras de la ley ningún ser humano será justificado.
Rom.9:31 Israel, que iba tras una ley de justicia, no la alcanzó.
Gál.2:16 El hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por
la fe de Jesucristo (v. también Gál.3:11).
Heb.7:19 Nada perfeccionó la ley… una mejor esperanza [sí].

2. ¿En qué consistía la ley mosaica?:


A. Fue un código legal que Dios comunicó a Moisés en el monte
Sinaí:
Éxo.24:12 El Señor dijo a Moisés: Sube a Mí al monte… y te daré… la
ley… para enseñarles.
(V. también Éxo.31:18; 32:15,16,19; 34:1,28.)
B. Era un rígido sistema de justicia y castigo:
Éxo.21:23-25 Pagarás vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano
por mano… quemadura por quemadura.
Heb.10:28 El que viola la ley de Moisés… muere irremisiblemente.
C. Los Diez Mandamientos no eran sólo un «buen patrón de
conducta», sino severas leyes que conllevaban la pena de
muerte:
Éxo.20:2,3 (1) No tendrás dioses ajenos delante de Mí [pena de muer-
248
LA LEY DE CRISTO 249
te: Éxo.22:20; Deut.13:1-18].
Éxo.20:4,5 (2) No te harás imagen [la misma pena de muerte que en el
(1). V. también Lev.26:1,30; Deut.4:23-26].
Éxo.20:7 (3) No tomarás el nombre del Señor… en vano [pena de
muerte: Lev.24:10-16].
Éxo.20:8-10 (4) Acuérdate del día de reposo para santificarlo [pena de
muerte: Éxo.31:14,15; 35:2].
Éxo.20:12 (5) Honra a tu padre y a tu madre [pena de muerte:
Éxo.21:15,17; Lev.20:9; Deut.21:18-21].
Éxo.20:13 (6) No matarás [pena de muerte: Éxo.21:12; Lev.24:17,21;
Núm.35:16-31.]
Éxo.20:14 (7) No cometerás adulterio [pena de muerte: Lev.20:10;
Deut.22:22].
Éxo.20:15 (8) No hurtarás [castigo: Éxo.22:7; Pro.6:30; pena de muer-
te: Éxo.21:16].
Éxo.20:16 (9) No hablarás… falso testimonio [castigo o pena de muer-
te: Deut.19:16-21].
Éxo.20:17 (10) No codiciarás la casa de tu prójimo.
Gál.4:21 Decidme, los que queréis estar bajo la ley: ¿no habéis oído
la ley?
D. Los Diez Mandamientos no fueron sino el punto de partida; la
ley de Moisés contenía cientos de normas más:
Deut.27:26 Maldito el que no confirmare las palabras de esta ley para
hacerlas (v. también Gál.3:10).
(V. también Deut.4:13,14a.)
E. Era imposible no ser culpable o guardar la totalidad de la ley:
Stg.2:10 Cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un
punto, se hace culpable de todos.

3. La ley cumplió su finalidad por un tiempo nada más:


Gál.3:19 Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de
las transgresiones, hasta que viniese la simiente (Jesús).
Gál.3:23 Antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley.
Heb.9:10 Ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo
de reformar las cosas.
A. Se trataba de una simple copia, una sombra de la realidad:
Col.2:16,17 Días de reposo… sombra de lo que ha de venir; pero el
cuerpo [la realidad que proyecta las sombras] es de Cris-
to.
Heb.8:5 Es figura y sombra de las cosas celestiales.
Heb.9:8b,9 El primer tabernáculo… es símbolo para el tiempo presente
(NBI).
Heb.10:1 La ley (tenía) la sombra de los bienes venideros, no la ima-
gen misma de las cosas.
1Jn.2:8 Un mandamiento nuevo… porque las tinieblas van pasan-
do, y la luz verdadera ya alumbra.
250 LA LEY DE CRISTO
B. Era imposible guardar la ley:
Jn.7:19 ¿No os dio Moisés la ley, y ninguno de vosotros cumple la
ley? (v. también Hch.7:53).
Hch.15:10 Sobre la cerviz… un yugo que ni nuestros padres ni noso-
tros hemos podido llevar.
Rom.7:14-19 La ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido al pecado…
el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo.
C. Ello demostró al hombre que era un pecador necesitado de
gracia:
Rom.3:20b Por medio de la ley es el conocimiento del pecado.
Rom.7:7 Yo no conocí el pecado sino por la ley.
Rom.3:19 Que todo el mundo se confiese reo (culpable) ante Dios
(NC).
Gál.3:24 La ley ha sido nuestro ayo (educador), para llevarnos a Cris-
to.
(V. también Rom.4:15.)
D. La antigua ley era ineficaz y con el tiempo tenía que ser
sustituida:
Rom.8:3 Lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil.
Heb.7:18 Queda, pues, abrogado [la ley mosaica]… a causa de su de-
bilidad e ineficacia.

4. La expiación (pago) por quebrantar la ley:


A. Como el ser humano quebrantaba continuamente la ley, era
preciso el perdón y un sacrificio de sangre:
Lev.4:1-4 Cuando alguna persona pecare por yerro en… los manda-
mientos del Señor… ofrecerá… un becerro… y lo degolla-
rá delante del Señor.
Lev.17:11 La misma sangre hará expiación de la persona.
Heb.9:22 Sin derramamiento de sangre no se hace remisión.
(V. también Lev.6:2,3,6,7; 16:3,5-11,15-22.)
B. Pero eso no lo libraba permanentemente del pecado:
Heb.10:1-4,11 La sangre de los toros y de los machos cabríos no puede
quitar los pecados… nunca pueden quitar los pecados.
C. Jesús hizo un sacrificio perfecto y permanente:
Mat.26:28 Esto es mi sangre… derramada para remisión de los peca-
dos.
Heb.9:7-14 Por Su propia sangre… habiendo obtenido eterna reden-
ción.
Heb.9:25-28a Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de
muchos.
Heb.10:10-12 Somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesu-
cristo hecha una vez para siempre.
1Pe.1:18,19 Fuisteis rescatados… con la sangre preciosa de Cristo.
1Jn.1:7b La sangre de Jesucristo… nos limpia de todo pecado.
(V. también Jn.1:29; Rom.5:9.)
LA LEY DE CRISTO 251
5. La nueva ley, la ley de Cristo:
A. Dios nos prometió una nueva ley para sustituir la ley mosaica:
Jer.31:31-33 Vienen días… en los cuales haré nuevo pacto… escribiré
(Mi ley) en su corazón.
Heb.8:7-10 [Habiendo hallado defecto en el primer pacto] dice el Se-
ñor… estableceré… un nuevo pacto.
B. Nombres de la nueva ley:
Un nuevo pacto (Jer.31:31; Heb.9:15); la ley de la fe (Rom.3:27); la ley del
Espíritu de vida (Rom.8:2); una ley de justicia (Rom.9:31); la ley de Cristo
(Gál.6:2); la perfecta ley de la libertad (Stg.1:25); la ley real (Stg.2:8); el santo
mandamiento (2Pe.2:21).
C. La muerte de Jesús en la cruz dio cumplimiento a la ley y la dio
por terminada:
Mat.5:17 No he venido para abrogar (la ley), sino para cumplir.
Jn.19:30 (Jesús) dijo: Consumado es. [Cuando murió por nuestros
pecados, la ley mosaica se dio por terminada para los cre-
yentes.]
Rom.10:4 El fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree.
Col.2:14 Anulando el acta de los decretos (de la ley)… y clavándola
en la cruz.
D. Para los que creen en Jesús la antigua ley mosaica ya está
descartada:
Heb.8:13 (Él) ha dado por viejo (el primer pacto); y lo que se da por
viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.
Heb.10:9 (Dios) quita lo primero (la ley), para establecer esto último.
Heb.8:6 Un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.
E. Los verdaderos creyentes ya no están sujetos a la estricta ley
mosaica:
Rom.6:14b No estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.
Gál.3:24,25 La ley ha sido nuestro ayo (educador)… Pero venida la fe,
ya no estamos bajo ayo.
1Tim.1:9 La ley no fue dada para el justo, sino para los transgreso-
res… impíos… profanos… homicidas.
F. Jesús nos liberó de la ley mosaica:
Rom.7:4 Habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo.
Rom.7:6 Ahora estamos libres de la ley.
Rom.8:1,2 La ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de
la ley del pecado y de la muerte.
Gál.3:13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley.
G. El Espíritu y verdad de Jesús y nos dan libertad:
Jn.8:36 Si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.
2Cor.3:17 Donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.
Gál.5:1 La libertad con que Cristo nos hizo libres.
Gál.5:5 Por el Espíritu… por fe la esperanza de la justicia.
Gál.5:18 Si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.
252 LA LEY DE CRISTO
H. Para obtener libertad lee las liberadoras Palabras de Cristo:
Jn.8:31,32 Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.
Rom.10:17 La fe es por el oír… la Palabra de Dios.
Stg.1:25 El que mira… en la perfecta ley, la de la libertad, y perseve-
ra en ella… será bienaventurado en lo que hace.

6. En la actualidad el mandamiento es amar a Dios y al


prójimo:
A. Con ello se cumple la ley y cumplimos nuestra única
obligación:
Mat.7:12 Todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vo-
sotros… haced vosotros con ellos: porque esto es la ley
(v. Luc.6:31).
Mat.22:36-40 Amarás al Señor… amarás a tu prójimo… De estos dos
mandamientos depende toda la ley.
Rom.13:8 El que ama al prójimo, ha cumplido la ley.
Rom.13:10 El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de
la ley es el amor.
Gál.5:14 Toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu pró-
jimo como a ti mismo.
Stg.2:8 Si… cumplís la ley real… Amarás a tu prójimo como a ti mis-
mo, bien hacéis.
(V. también Mar.12:29-31.)
B. Toda acción llevada a cabo con amor puro y desinteresado es
lícita:
Gál.5:22,23 El fruto del Espíritu es amor… contra tales cosas no hay ley.
1Cor.6:12 Todas las cosas me son lícitas (v. también 1Cor.10:23).
Tito 1:15a Todas las cosas son puras para los puros.
Luc.11:41b Entonces todo os será limpio.
C. Pero lo que hagamos, debemos hacerlo con fe:
Rom.14:14 Para el que piensa que algo es inmundo, para él lo es.
Rom.14:22 Bienaventurado el que no se condena a sí mismo en lo que
aprueba.
Rom.14:23 El que duda… es condenado (juzgado), porque… todo lo
que no proviene de fe, es pecado.
Tito 1:15b Para los corrompidos e incrédulos nada les es puro.

7. Vivir la nueva ley:


A. En cierto modo, la ley de Cristo es más estricta que la de
Moisés:
Mat.5:38-42 [Éxo.21:24 dice:] Ojo por ojo, y diente por diente. Pero Yo os
digo: No resistáis al que es malo.
Mat.5:43-45 [En la ley] fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu
enemigo. Pero Yo os digo: Amad a vuestros enemigos.
Luc.10:25-37 Amarás… a tu prójimo como a ti mismo… ¿Quién es mi pró-
LA LEY DE CRISTO 253
jimo? [Inclusive esas personas que normalmente no te
caen bien].
Stg.4:17 Al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.
B. Sólo Jesús nos puede dar el poder para vivir Su ley:
Fil.2:13 Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer co-
mo el hacer, por Su buena voluntad.
Fil.4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
2Cor.5:14a El amor de Cristo nos constriñe (apremia).
2Cor.12:9 Bástate Mi gracia (la de Dios).

8. Advertencias contra el mal uso de la nueva ley:


A. Libertades egoístas y desconsideradas:
Rom.14:15 Si… tu hermano (se entristece), ya no andas conforme al
amor. No hagas que… se pierda [a causa de tu libertad].
Rom.14:20 Todas las cosas a la verdad son limpias; pero es malo que
el hombre haga tropezar a otros con lo que come.
1Cor.6:12 Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen.
1Cor.8:9,12 Mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero
para los débiles (v. 1Cor.8:todo).
1Cor.10:23 Todo me es lícito, pero no todo edifica.
B. Obrar con amor, no con codicia ni pecado:
Rom.6:1,2 ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?
En ninguna manera.
Gál.5:13 No uséis la libertad como ocasión para la carne, sino ser-
víos por amor los unos a los otros.
1Pe.2:16 Como libres, pero no como los que tienen la libertad como
pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios.
(V. también Rom.3:8; 14:todo; 15:1,2.)

9. Cuidado con caer en legalismos religiosos:


A. La circuncisión: creyentes que siguen atados a la ley:
Hch.21:20 Millares de judíos hay que han creído (en Jesús); y todos
son celosos por la ley (mosaica).
Fil.3:2,3 Guardaos de los malos obreros, guardaos de los mutilado-
res del cuerpo.
(V. también Hch.15:1,24; Gál.6:12,13; Rom.2:28,29.)
B. No volvamos a estar sujetos a la ley:
Gál.3:1,3 ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu,
ahora vais a acabar por la carne?
Gál.5:1 Estad, pues, firmes en la libertad… y no estéis otra vez suje-
tos al yugo de esclavitud [a la ley].
Col.2:20-22 Si habéis muerto con Cristo… ¿por qué… os sometéis a
preceptos… a mandamientos y doctrinas de hombres?
C. El legalismo es farisaico y niega el sacrificio de Cristo:
Rom.10:3 Procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a
254 LA LEY DE CRISTO
la justicia de Dios.
Gál.2:21 Si por la ley fuese la justicia, entonces por demás (sin ra-
zón) murió Cristo (v. también Gál.5:4).
D. La ley no puede salvarte ni hacerte justo:
Hch.13:39 De todo aquello de que por la ley… no pudisteis ser justifica-
dos, en Él es justificado todo aquel que cree.
Rom.9:31,32 Israel, que iba tras una ley de justicia, no la alcanzó.
Fil.3:3-9 No teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que
es por la fe de Cristo.
E. Los que tratan de obedecer la ley están bajo servidumbre:
Gál.3:10 Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas.
Gál.4:21-31 [La alegoría de los dos pactos, uno de libertad, el otro de es-
clavitud.]
Gál.5:2-4 [Quien trata de guardar la ley] está obligado a guardar toda
la ley.
Stg.2:10 Cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un
punto, se hace culpable de todos.

10. No es la voluntad de Dios pretender guardar la ley de


forma legalista:
A. A los legalistas se les escapa lo fundamental:
Mat.15:2-6 ¿Por qué Tus discípulos quebrantan la tradición de los ancia-
nos? Vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por
vuestra tradición.
Mat.23:23 ¡Ay de vosotros! porque diezmáis [pequeñas hierbas pero]
dejáis lo más importante… la misericordia y la fe.
Mat.23:24 Coláis el mosquito, y tragáis el camello.
Mar.7:6-8 Su corazón está lejos de Mí… os aferráis a la tradición de
los hombres [como]: los lavamientos de los jarros y de los
vasos.
Jn.5:8-11 [Jesús dijo a un paralítico: toma tu lecho y anda. Los legalis-
tas cerraron los ojos ante la milagrosa curación y le dije-
ron que no era lícito cargar su lecho el día de reposo.]
B. El legalismo resulta una carga insoportable a quienes se le
impone:
Mat.23:4 Atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre
los hombros de los hombres.
2Cor.3:6b La letra mata, mas el Espíritu vivifica.
C. La solución es obrar con el amor y Espíritu de Dios:
Miq.6:8 Qué pide el Señor de ti: solamente… amar misericordia, y
humillarte ante tu Dios.
Jn.6:63a El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha.
Rom.7:6 Sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el ré-
gimen viejo de la letra [de la ley].
2Cor.3:6a No de la letra [de la ley], sino del Espíritu.
LA LEY DE CRISTO 255
Gál.6:2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así
la ley de Cristo.

11. Aun en tiempos de la ley mosaica prevalecían el


amor y la misericordia divinos:
A. Dios siempre prefirió el amor y la misericordia que el legalismo:
Ose.6:6 Misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios
más que [sacrificios] (v. también Mat.12:7).
Miq.6:6-8 ¿Me presentaré ante Él con holocaustos? Qué pide el Se-
ñor de ti: solamente… amar misericordia.
Mar.12:33 Amarle con todo el corazón… y amar al prójimo… es más
que todos los holocaustos y sacrificios.
(V. también Deut.10:12; 1Sam.15:22; Sal.40:6; 51:16,17;
69:30,31; Isa.1:11-16; Jer.7:22,23.)
B. Permitió excepciones y que se vulnerara la ley mosaica:
2Cró.30:1-3 [El rey Ezequías celebró la pascua en el segundo mes en
vez de hacerlo en el primero, Éxo.12] (v. también
Núm.9:1-11).
2Cró.30:16-18a Muchos en la congregación no estaban santificados… y co-
mieron la pascua no conforme a lo que está escrito.
2Cró.30:18b-20 Ezequías oró: el Señor sea propicio (quiera perdonar)…
aunque no esté purificado… Oyó el Señor a Ezequías.
Mat.12:5 En el día de reposo los sacerdotes… profanan el día de re-
poso, y son sin culpa (v. también Jn.7:22,23).
Mat.12:1-4 David… comió los panes de la proposición, que no (le) era lí-
cito comer (v. 1Sam.21:6).
C. Hasta los muy religiosos que están sujetos a la ley, la infringen:
Éxo.31:14,15 [Ley mosaica:] Cualquiera que trabaje en el día de reposo,
ciertamente morirá.
Mat.12:11 [Sacan sus ovejas del hoyo el día de reposo.]
Luc.13:15 [Todos desatan a su buey o a su asno y lo llevan a beber.]
Jn.7:22,23 En el día de reposo circuncidáis al hombre.
D. Con más razón, nosotros, que no estamos sujetos a la ley,
podemos quebrantarla:
Mat.12:10-13 Es lícito hacer el bien en los días de reposo [aunque signifi-
que quebrantar la ley mosaica].
Luc.13:11-16 A esta hija… ¿no se le debía [liberar] en el día de reposo?
Jn.7:22-24 [Si vosotros quebrantáis el día de reposo, ¿cómo es que] os
enojáis conmigo (Jesús) porque en el día de reposo sa-
né… a un hombre?
(V. también Jn.9:14-16.)

• Capítulos clave: Rom.3,4,5,7,9,10,14; Gál.2-5; Heb.3-11.


CREACIONISMO
1. El universo es creación de Dios y no consecuencia
de una evolución accidental:
Gén.1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
Neh.9:6 Tú hiciste… la tierra y todo lo que está en ella.
Isa.45:12 Yo hice la tierra y creé sobre ella al hombre.
Jn.1:1-3 Todas las cosas por Él (Jesús) fueron hechas y sin Él nada
de lo que ha sido hecho, fue hecho.
Col.1:16 Porque (por) Él (Jesús) fueron creadas todas las cosas.
Heb.1:2b (Su) Hijo… por quien asimismo hizo el universo.
(V. también Efe.3:9b; Sal.102:25; Isa.48:13; Hch.4:24;
14:15; 17:24.)

2. La Palabra de Dios creó (y sostiene) el universo:


Sal.33:6 Por la Palabra del Señor fueron hechos los cielos.
Sal.33:9 Él dijo, y fue hecho; Él mandó, y existió.
Col.1:17 Él (Jesús) es antes de todas las cosas, y todas las cosas en
Él subsisten [permanecen en armonía].
Heb.1:3a Sustenta todas las cosas con la Palabra de Su poder.
Heb.11:3 (Ha) sido constituido el universo por la Palabra de Dios.

3. La Creación demuestra la existencia de Dios:


Job 12:7-9 La tierra… te enseñará ¿[Quién]… no entiende que la mano
del Señor la hizo?
Sal.19:1 Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento (univer-
so y estrellas) anuncia la obra de Sus manos.
Rom.1:20 Las cosas invisibles de Él… (son) entendidas por medio de
las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.

4. Jesús creía en el Génesis y lo citaba:


Mat.19:4,5 No habéis leído que Él… los hizo al principio (v. también
Gén.1:27; 2:24).
Jn.5:46,47 Si no creéis a sus escritos (los de Moisés) [Génesis], ¿cómo
creeréis a Mis Palabras?

5. La falsa ciencia no responde a los interrogantes del


hombre:
1Tim.6:20 Evitando… los argumentos de la falsamente llamada cien-
cia.
2Tim.3:7 Siempre aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimien-
to.
Sal.14:1 Dice el necio en su corazón: «No hay Dios».
Isa.44:24,25 Yo el Señor… hago volver atrás a los sabios y desvanezco
256
CREACIONISMO 257
su sabiduría.
Jer.2:27 Dicen a una piedra: «Tú me has engendrado».
Jer.8:9 Los [llamados] sabios… (han) aborrecido la Palabra del Se-
ñor; ¿y qué sabiduría tienen?
Rom.1:21-23 Habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios.
Profesando ser sabios, se hicieron necios.
Rom.1:25 Cambiaron la verdad [de la creación] por la mentira [la evolu-
ción]; dando culto a las criaturas antes que al Creador.
1Cor.1:18-21 ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?

6. La Biblia y la ciencia verdadera:


A. Los días a los cuales se refiere el libro de Génesis no eran
edades geológicas:
Gén.1:11-19 [Las plantas fueron creadas en el tercer día y el sol en el
cuarto. Las plantas hubieran podido vivir 24 horas sin sol,
pero no un período geológico.]
Éxo.20:9-11 [Descansó en el séptimo día, no un período geológico.] Por-
que en seis días hizo el Señor los cielos y la tierra… y re-
posó en el séptimo día.
B. Descripciones proféticas de recientes «descubrimientos»
relacionados con la Creación:
Job 36:27,28 [El ciclo del agua:] Al transformarse el vapor en lluvia, la cual
destilan las nubes, goteando.
Ecl.1:7 Los ríos todos van al mar… al lugar de donde los ríos vinie-
ron, allí vuelven de nuevo.
Job 38:22 ¿Has entrado tú en los tesoros de la nieve? [La estructura
cristalina de un copo de nieve es única, siendo imposible
encontrar dos iguales.]
Ecl.1:6 [Corriente en chorro:] El viento… va girando de continuo, y a
sus giros vuelve.
Heb.11:3b Lo que se ve [el mundo físico] fue hecho de lo que no se
veía.
Job 26:7 Él… cuelga la tierra sobre nada.
Isa.40:22 Él está sentado sobre el círculo de la tierra.
C. La Biblia hace mención de bestias prehistóricas. Éstas
coexistieron con el hombre antes del Diluvio:
Gén.1:21 Creó Dios los grandes monstruos marinos.
Job 40:15-24 He aquí ahora behemot… su cola mueve como un cedro.
Job 41:1-34 Leviatán… aun a su sola vista se desmayarán. De su gran-
deza.
D. Cada especie fue creada distinta de las demás y con sus
propias características. Una infranqueable barrera de
esterilidad las separa:
Gén.1:11,12, Todo ser viviente (incluso plantas)… produzca según su gé-
21,24,25 nero (especie).
E. La edad de la tierra:
NOTA: La historia laica nos dice que Salomón terminó de construir el
258 CREACIONISMO
templo judío en el año 1.012 a.C., y las genealogías enumeradas en
Gén.5:1-29; 7:6; 11:10-26; 21:5; 25:26; 47:5-12; Éxo.12:40,41 y 1Re.6:1,38,
las cuales abarcan desde Adán hasta Salomón, indican que la tierra fue
creada alrededor del año 4.000 a.C., hace aproximadamente unos 6.000
años, no billones de años.

7. Dios, por ser el Creador, tiene derechos de


propiedad sobre todas las cosas:
Job 41:11 Todo lo que hay debajo del cielo es Mío.
Sal.24:1,2 Del Señor es la tierra… y los que en (ella) habitan.
Sal.50:10-12 Mía es toda bestia del bosque… Mío es el mundo.
Sal.89:11 Tuyos son los cielos, Tuya también la tierra.
Sal.95:3-5 Suyo el mar… Él lo hizo; Sus manos formaron la tierra.
(V. también Sal.102:25; Isa.45:18.)

8. Dios espera y merece que Sus creaciones le veneren


y alaben:
Sal.33:6-9 Por la Palabra del Señor fueron hechos los cielos… tema al
Señor toda la tierra, teman delante de Él.
Sal.148:5 Alaben el nombre del Señor; porque Él… (creó).
Ecl.12:1 Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud.
Isa.45:9 ¡Ay del que pleitea con su Hacedor!
Isa.48:12,13 Óyeme… Mi mano fundó la tierra, y… midió los cielos.
Jer.32:17 Tú hiciste el cielo y la tierra con Tu gran poder… nada hay
que sea difícil para Ti.
Jer.33:2,3 Así ha dicho el Señor, (el Creador)… clama a Mí.
Hch.14:15 De estas vanidades os convirtáis a Dios… que hizo el cielo
y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay.
(V. también Jer.5:22; Isa.42:5; Amós 4:13.)

9. Dios tiene el poder para gobernar Su Creación:


Job 38:8-11 Ahí parará el orgullo de tus olas.
Sal.104:5-35 [Descripción del control de Dios sobre la creación.]
Sal.135:5-7 Todo lo que el Señor quiere, lo hace… en la tierra.
(V. también Job caps.26,28,38-41; Sal.148:6-14; Mat.8:26;
Mar.4:39; Luc.8:24.)

10. Por ser el Creador, Dios está sobre todos los


«dioses»:
1Cró.16:26 Los dioses de los pueblos son ídolos; mas el Señor hizo los
cielos.
Sal.95:3 El Señor es Dios grande… sobre todos los dioses.
Jer.10:11-13 Los dioses… no hicieron los cielos ni la tierra, (Dios) hizo la
tierra con Su poder.
EL TIEMPO DEL FIN
1. Los postreros días; señales de los tiempos:
A. Debemos discernir las señales de los tiempos:
Mat.16:3b Las señales de los tiempos no podéis (distinguir).
Mat.24:3 ¿Qué señal habrá de Tu venida, y del fin del siglo (mundo)?
Mat.24:39 (Los incrédulos) no entendieron hasta que vino del diluvio.
1Tes.5:2,4 Vosotros, hermanos, no (estéis) en tinieblas.
2Pe.3:3-4 Burladores… diciendo: «¿Dónde está Su advenimiento?
Todas las cosas permanecen así como desde el
principio…»
B. Marcada intensificación de los conocimientos:
Dan.12:4 El tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá y la
ciencia se aumentará.
2Tim.3:1,7 [Educación moderna:] Siempre están aprendiendo, y nunca
pueden llegar al conocimiento de la verdad.
Mat.24:14 Será predicado este evangelio en todo el mundo
[actualmente posible a través de la radio, la TV, los viajes
internacionales y demás]… y entonces vendrá el fin.
C. Gran incremento de las catástrofes naturales:
Mat.24:7 Habrá pestes, y hambres, y terremotos [cada vez más
frecuentes y trágicos; hambrunas agravadas por los
trastornos económicos que sufre el mundo.]
Luc.21:26 Desfalleciendo los hombres por el temor. [Las afecciones
cardiacas, cuya incidencia actual no tiene precedentes,
se atribuyen principalmente al temor y la ansiedad.]
D. Proliferación de la maldad y las guerras:
2Tim.3:1,13 En los postreros días… los malos hombres irán de mal en
peor.
Mat.24:6 Guerras y rumores de guerras… nación contra nación.
Mat.24:37,38 Como en los días de Noé (corrupción y violencia), así será.
Luc.21:25b Sobre la tierra perturbación de las naciones [malestar social]
(NC).
E. Homosexualidad desenfrenada en los tiempos del fin.
Luc.17:28-30 Como sucedió en los días de Lot [cundía la sodomía]… así
será el día en que (Jesús regrese).
Rom.1:24, Inmundicia… concupiscencias… deshonraron sus
26-28 cuerpos… pasiones vergonzosas… contra naturaleza…
cosas que no convienen.
2Tim.3:1-3a En los postreros días… [los hombres serán] sin afecto
natural.
(V. también Gén.9:20-27; 13:12,13; 18:18-33; 19:1-30;
2Pe.2:6-8.)
F. Gran apostasía (abandono) de la verdadera fe:
2Tes.2:2,3 El día del Señor no vendrá sin que antes venga la apostasía.
Mat.24:12 (Se multiplicará) la maldad, el amor de muchos se enfriará.
259
260 EL TIEMPO DEL FIN
Mat.24:5,11,24 Se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas… (y)
engañarán (a muchos).
1Tim.4:1 En los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe…
escuchando a doctrinas de demonios.
G. Mayor persecución de los auténticos cristianos:
Mat.24;9,10 Seréis aborrecidos de todas las gentes… muchos
tropezarán (se ofenderán).
Luc.21:16,17 Seréis entregados (traicionados)… y matarán a algunos de
vosotros.
H. Significado de todas estas señales cumplidas:
Mat.24:33 Cuando veáis todas estas cosas… (la venida de Jesús)
está cerca.
Luc.21:28 Cuando estas cosas comiencen a suceder.
Luc.21:31,32 No pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.

2. Cómo identificar al gobierno mundial del Anticristo:


Dan.8:25 Usando la paz destruirá a muchos (NBI).
Dan.11:21 Vendrá sin aviso (pacíficamente) y tomará el reino con
halagos [propaganda engañosa].
Dan.11:23 Usará de engaños… se hará fuerte (engañará y utilizará)
con pueblo pequeño (los pobres) (NBI).
Dan.11:24 Entrará pacíficamente en los lugares (naciones) más
opulentos (NBI).
Dan.11:24 Riquezas repartirá entre ellos (los pobres) (NBI).
Dan.11:24 Contra las fortalezas proyectará sus designios (NBI).
Dan.11:39b Por ganancia (popularidad) repartirá la tierra (NBI).
Dan.11:36,37 Se ensoberbecerá… y contra el Dios de los dioses hablará.

3. El Anticristo y su llegada al poder:


1Jn.2:18 Es el último tiempo; el anticristo viene.
2Tes.2:1-4 No vendrá (la venida de Jesús) sin que antes… se
manifieste el hombre de pecado.
2Tes.2:9 Cuyo advenimiento es obra de Satanás.
2Tes.2:10-12 Dios… envía un poder engañoso (el Anticristo)… (a) los que
no creyeron la verdad.
Dan.8:23 Al fin… se levantará un rey feroz de rostro (NBI).
Ap.13:4 Al dragón (Satanás) que había dado autoridad a la bestia.
Ap.13:7 Se le dio autoridad sobre toda… nación.
Dan.11:37 Del Dios de sus padres tampoco hará caso (NBI).
Dan.11:37 Ni (hará caso)… del deseo de las mujeres (NBI).
Dan.11:37 Ni respetará a dios alguno (NBI).

4. La firma del pacto:


Dan.9:27a Por otra semana (hebdómada, 7 años) confirmará el pacto.
Dan.11:30b El santo pacto [es un acuerdo religioso].
EL TIEMPO DEL FIN 261
5. Ruptura del pacto y suspensión del sacrificio diario
(rito judío):
Dan.8:11,12 Por él (el Anticristo) fue quitado el continuo sacrificio.
Dan.9:27b A la mitad de la semana [transcurridos 3 años y medio del
pacto de 7 años] hará cesar el sacrificio.
Dan.11:31 (Quitará) el continuo (diario) sacrificio y (pondrá) la
abominación desoladora.
2Tes.2:4 (El Anticristo) se sienta en el templo de Dios como Dios.

6. Gran tribulación:
A. Una época de graves trastornos y persecución:
Dan.12:1b Será tiempo de angustia, cual nunca fue.
Mat.24:15,21 Cuando veáis la abominación desoladora… habrá entonces
gran tribulación.
Mat.24:22 Si aquellos días no fuesen acortados (reducidos), nadie
sería salvo.
B. El Anticristo blasfema afirmando que es Dios:
Dan.7:25a (El Anticristo) hablará palabras contra el Altísimo.
2Tes.2;3b,4 (El Anticristo) se levanta contra todo lo que se llama Dios.
Ap.13:6 (El Anticristo) abrió su boca en blasfemias contra Dios.
C. Gran parte del mundo lo adora:
Ap.13:8 (Lo) adoraron todos los moradores de la tierra cuyos
nombres no (están) escritos en el libro de la vida.
Ap.13:13,14 (El Anticristo) hace grandes señales… y engaña a los
moradores de la tierra.
D. La marca, la imagen y el culto obligatorio de la bestia:
Ap.13:15 La imagen de la bestia… (habla y hace) matar a todo el que
no la (adore).
Ap.13:16,17 Ninguno (puede) comprar ni vender, sino el que (tiene) la
marca o el número de su nombre.
Ap.13:18 El número de la bestia… es 666.
Ap.14:9-11 Si alguno recibe (su) marca… será atormentado.
E. El falso profeta:
Ap.13:11-16 Hace que la tierra… (adore) [al Anticristo]… (los) engaña.
Ap.19:20 El falso profeta, que había hecho señales… (los) había
engañado.
F. El Anticristo desata persecución contra los cristianos:
Ap.13:7 Hacer guerra contra los santos y vencerlos; se le dio
autoridad sobre toda… nación.
Dan.7:21 Hacía guerra contra los santos, y los vencía.
Dan.7:25 A los santos del Altísimo quebrantará.
Dan.8:24 Destruirá a los fuertes y al pueblo de los santos.
Dan.11:33 Los sabios… caerán a espada.
Dan.11:35 Algunos de los sabios (maestros) caerán.
Dan.12:7b [Él] (dispersará) el poder del pueblo santo.
262 EL TIEMPO DEL FIN
G. Por qué permite Dios que suframos tribulación:
Dan.11:35 Para ser depurados, limpiados y emblanquecidos.
Dan.12:10 Muchos serán (limpiados), y emblanquecidos y purificados.
Isa.48:10 Te he purificado… en horno de aflicción (v. también
Pro.17:3; Efe.5:27).
H. Futuras recompensas celestiales por soportar la tribulación:
Ap.7:9,13-17 Éstos… han salido de la gran tribulación… por esto están
delante del trono de Dios día y noche.
Ap.20:4 Los… que no habían adorado a la bestia… vivieron y
reinaron con Cristo.
I. No obstante ser perseguidos, los cristianos sobreviven y
vencen:
Ap.12:11 Ellos le han vencido (al Anticristo) por medio de la sangre
del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos.
Dan.11:32b El pueblo que conoce a su Dios será fuerte y hará hazañas
(NBI).
Rom.8:35-37 En todas estas cosas somos más que vencedores.
1Cor.15:51,52 No todos dormiremos (moriremos)… seremos
transformados.
1Tes.4:16,17 Nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado
[muchos cristianos seguirán con vida al momento de la
segunda venida de Cristo].
J. Protección y provisión en medio de la tribulación:
Ap.9:3,4 [Los impíos serán atormentados, pero nosotros protegidos.]
Ap.11:3,5-7 Dos testigos (que) tienen poder para herir la tierra con toda
plaga.
Ap.12:6 Huyó a lugares inhóspitos, donde tiene lugar preparado por
Dios, para que allí la sustenten (NBI).
Ap.12:14 (Vuela) a lugares inhóspitos… donde es sustentada (NBI).
K. Testificación durante la tribulación:
Dan.11:33a Los sabios… instruirán a muchos.
L. Duración de la gran tribulación:
Dan.7:25; 12:7 Tiempo, y tiempos, y medio tiempo (3 años y medio).
Ap.12:14 Un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo (3 años y
medio).
Ap.11:2; 13:5 Cuarenta y dos meses (equivalentes a 3 años y medio).
Ap.11:3; 12:6 1.260 días.

7. La segunda venida de Jesucristo:


A. Luego de la gran tribulación (pero antes de la ira de Dios):
Mat.24:29-30 Inmediatamente después de la tribulación… verán al Hijo
del hombre viniendo sobre las nubes.
2Tes.2:1-3 (Ese) día (el de la venida de Cristo) no vendrá… antes
(que)… se manifieste el hombre de pecado (el Anticristo).
B. Jesús no volverá en secreto:
1Tes.5:1-4 Vosotros… no estáis en tinieblas; aquel día [nosotros
EL TIEMPO DEL FIN 263
estaremos esperando a Jesús, pero el mundo se
sorprenderá] (v. también Mat.24:38,39).
Mat.24:23-26 Si alguno os dijere: Aquí está el Cristo, o allí… está en los
aposentos, no lo creáis.
Mat.24:30 Lamentarán las tribus de la tierra, y verán al Hijo del hombre
viniendo… con poder y gran gloria.
Hch.1:9-11 Jesús… así vendrá (en las nubes).
Ap.1:7 (Él) viene con las nubes, y todo ojo lo verá.
C. Las impresionantes señales de Su venida:
Mat.24:27 Como el relámpago que [brilla] del oriente… hasta el
occidente, así será… la venida [Jesús alumbrará todo el
cielo].
Mat.24:29 El sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor [Jesús
brillará].
1Tes.4:16 El Señor con voz de mando, con voz de arcángel, con
trompeta de Dios [mucho ruido y alboroto].

8. La resurrección y el arrebatamiento:
A. Los vivos, arrebatados; los muertos, resucitados:
1Tes.4:14 Traerá Dios con Jesús a los que durmieron con Él (los
santos difuntos).
Isa.26:19 Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán.
1Tes.4:15,16 Los muertos en Cristo (sus cuerpos) resucitarán primero.
1Tes.4:17 Luego nosotros los que vivimos seremos arrebatados.
Mat.24:31 Con voz de trompeta… juntarán (arrebatarán) a Sus
escogidos.
1Cor.15:51 No todos (moriremos); pero todos seremos transformados.
1Cor.15:52 A la trompeta final, los muertos serán resucitados
incorruptibles y nosotros seremos transformados.
Job 19:25-27 Después de deshecha mi piel, en mi carne (veré) a Dios
[cuerpos muertos hace tiempo resucitarán].
Ap.20:6a Bienaventurado y santo… el que tiene parte en la primera
resurrección.
(V. también 1Cor.15:53,54; 2Cor.5:1-4.)
B. Nuestros poderosos e inmortales cuerpos resucitados:
Luc.20:36 No pueden ya más morir… iguales a los ángeles… son
hijos de la resurrección.
Fil.3:20,21 Jesucristo… transformará (nuestro) cuerpo… semejante al
cuerpo de la gloria Suya.
1Jn.3:2 Cuando Él se manifieste, seremos semejantes a Él.
Luc.24:36-40 Un espíritu no tiene carne, ni huesos como veis que Yo
tengo.
Jn.20:19,26 Estando las puertas cerradas… Jesús… (se puso) en
medio [de ellos].
Luc.24:30,31 Estando sentado… a la mesa… desapareció.
Luc.24:42,43 Él lo tomó (un pez y un panal), y comió.
Hch.10:40,41 Nosotros comimos y bebimos con Él después que resucitó
264 EL TIEMPO DEL FIN
de los muertos.
1Cor.6:14 Dios levantó (a Jesús), también a nosotros nos levantará.
(V. 1Cor.15:19-55: «El capítulo de la resurrección».)

9. La cena de las bodas del Cordero:


Ap.7:9,13-17 Gran multitud (de cristianos)… que (salieron) de la gran
tribulación… estaban delante del trono.
Ap.19:1,6-9 Gran multitud en el Cielo… han llegado las bodas del
Cordero.
Rom.7:4 [La iglesia, todo verdadero cristiano, se casa con Jesús.]
Ose.2:19,20 (Yo) [Dios] te desposaré conmigo para siempre (v. también
Isa.62:5; 2Cor.11:2).

10. El tribunal de Cristo:


A. Los cristianos serán recompensados o castigados según sus
obras:
Rom.14:10-12 Ante el tribunal de Cristo… cada uno dará cuenta de sí.
2Cor.5:10 Es necesario que nosotros (los cristianos) comparezcamos
ante el tribunal de Cristo… (y recibamos recompensas)
según lo que (hayamos) hecho.
Ap.22:12 Mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según
sea su obra.
B. Jesús ensalza y recompensa a algunos, y se avergüenza de
otros:
Dan.12:3 Los que enseñan la justicia a la multitud… (resplandecerán)
como las estrellas.
Mat.25:21 Bien, buen siervo y fiel… entra en el gozo del Señor.
1Cor.3:11-14 Si permaneciere la obra de alguno, recibirá recompensa.
1Cor.3:15 Si la obra de alguno se quemare… sufrirá perdida… será
salvo.
Mar.8:38 El Hijo… se avergonzará de él (algunos cristianos).
Dan.12:2 Muchos serán despertados, unos… para vergüenza y
confusión.
C. La corona de la vida, premio por fieles servicios:
Ap.2:10b Sé fiel… Yo te daré la corona de la vida.
Stg.1:12 La corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.
2Tim.4:7,8 He guardado la fe… la corona de justicia.

11. La ira de Dios sobre la tierra:


A. La ira de Dios sobre los no salvos que quedan en la tierra:
Isa.26:19-21 Muertos vivirán [la resurrección de los salvos]… (luego) el
Señor sale para castigar al morador de la tierra.
Isa.13:9-11 El día del Señor viene (con) indignación (e) ira… (destruirá)
a los pecadores… (castigará) al mundo.
Ap.14:9,10 Si alguno adora a la bestia… él también beberá del vino de
la ira de Dios.
EL TIEMPO DEL FIN 265
Ap.16:1-21 [Descripción de las plagas provocadas por la ira de Dios.]
B. La destrucción total de Babilonia por fuego:
Ap.17:1,5,18 La gran ramera… Babilonia la grande… la gran ciudad que
reina sobre los reyes de la tierra.
Ap.18:2,3,11 [Babilonia representa el sistema comercial mercantilista del
mundo.]
Ap.18:8 En un solo día… será (íntegramente) quemada con fuego.
Ap.18:17 En una hora han sido consumidas tantas riquezas.
Ap.17:16 Diez cuernos (países)… la dejarán desolada y la quemarán
con fuego.

12. La batalla de Armagedón:


A. El Anticristo, sus aliados y los reyes del oriente se reúnen para
la batalla:
Ap.16:12 Éufrates… el agua de éste se secó, para que estuviese
preparado el camino a los reyes del oriente.
Ap.16:13,14 Demonios… van a los reyes (del Anticristo) de todo el
mundo, para reunirlos a la batalla.
Ap.16:16 Los reunió en el lugar que… se llama Armagedón.
Ap.19:19 Los reyes de la tierra (se reunieron) para guerrear contra Él.
Ap.17:12-14 Diez reyes… pelearán contra el Cordero.
Eze.38:1-9 Magog (Rusia)… al cabo de años (vendrá) a Israel… y
muchos pueblos (aliados) contigo.
B. El Señor y Sus ejércitos destruyen las fuerzas del Anticristo:
Deut.32:41-43 Alabad… porque Él vengará la sangre de Sus siervos.
2Tes.1:7-9 Se (manifestará) Jesús desde el Cielo… para dar
retribución (venganza) a los (impíos).
Jud.14,15 Vino el Señor con Sus santas decenas de millares, para
hacer juicio contra todos.
Ap.19:11 [Jesús viene cabalgando en un caballo blanco para hacer
guerra.]
Ap.19:14,15 Los ejércitos celestiales (los santos)… le seguían en
caballos blancos.
Ap.19:19,21 Los demás (del ejército del Anticristo) fueron muertos.
Isa.11:4 Con el espíritu de Sus labios matará al impío.
Ap.19:20 La bestia fue apresada y… el falso profeta… estos dos
fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego.
C. Limpieza después de la batalla:
Isa.66:15,16 Los muertos del Señor serán multiplicados.
Ap.19:17,18 Diciendo a las aves: Venid… para que comáis (los cuerpos).
Eze.39:17-20 [Aves de carroña] (se saciarán) de los hombres de guerra.
Eze.39:11,12 (Los judíos) de Israel los (estarán) enterrando por siete
meses.
266 EL TIEMPO DEL FIN
13. El milenio:
A. Mil años de paz:
Ap.20:1-3 Satanás… (atado) por mil años… arrojado al abismo (sin
fondo).
B. Los santos reinan con Jesús sobre toda la tierra:
Dan.2:44 En los días de estos reyes, Dios… levantará un Reino.
Dan.7:13,14 (Al) Hijo del hombre… le fue dado Reino, para que todos los
pueblos, naciones y lenguas le sirvieran.
Dan.7:18,22,27 El Reino… dado al pueblo de los santos [los cristianos
verdaderos].
Ap.20:4,6 Vivieron y reinaron con Cristo mil años.
Ap.2:26 Al que venciere… Yo le daré autoridad sobre las naciones.
Ap.2:27 (Él) las regirá con vara de hierro (autoridad).
Ap.5:10 Nos ha hecho… reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la
tierra
(V. también 2Tim.2:12a; 1Cor.6:2; 15:24,25; Sal.22:27,28;
47:2,3,7,8; 72:6-8,11,19.)
C. Jesús reinará con justicia y equidad:
Sal.67:4 Alégrense las naciones… (Tú) juzgarás… con equidad.
Sal.72:3,4 Juzgará a los afligidos… salvará al menesteroso.
Sal.98:8,9 Juzgará al mundo con justicia.
(V. Sal.45:6; Isa.14:5,7.)
D. Condiciones celestiales que imperarán en el milenio:
Isa.11:6-8 [Paz con los animales y la naturaleza:] Morará el lobo con el
cordero… el becerro y el león.
Isa.11:9 No harán mal ni dañarán en todo Mi santo monte.
Isa.65:25 El lobo y el cordero serán apacentados juntos… el león
comerá paja.
Ose.2:18 En aquel tiempo haré pacto con las bestias… y quitaré de la
tierra (la) espada.
E. Los hombres vivirán cientos de años como antes del Diluvio:
Isa.65:20 El niño morirá de cien años.
F. Paz en la tierra:
Isa.14:5-7 Toda la tierra está en reposo y en paz.
Isa.2:4 Ni se adiestrarán más para la guerra [verdadero desarme]
(v. también Miq.4:3).
Sal.46:9 Hace cesar las guerras [las armas son destruidas].
G. Todo el mundo conocerá al Señor:
Isa.2:2,3 Correrán [al Reino] todas las naciones [para aprender la
Palabra de Dios].
Jer.31:34 No (enseñarán) más… conoce al Señor; porque todos Me
conocerán.
Hab.2:14 La tierra será llena del conocimiento… del Señor.
Sal.22:27 Todas las familias de las naciones (le) adorarán.
H. Algunos desobedecerán y serán castigados:
Zac.14:16,17 (Los) que no (vinieren)… no vendrá sobre ellos lluvia.
EL TIEMPO DEL FIN 267
Sal.2:8-10 Los quebrantarás con vara de hierro [régimen de fuerza].
Isa.26:10 (El) malvado… no aprenderá justicia; en tierra de rectitud
hará iniquidad.

14. La batalla de Gog y Magog:


Sal.2:1-5 Se amotinan las gentes [y se rebelan contra el gobierno de
Jesús].
Ap.20:7 Cuando los mil años se cumplan… Satanás será suelto.
Ap.20:8,9 Engañará a las naciones… a fin de (reunirlas) para la
batalla.
Ap.20:9b Descendió fuego del Cielo y los consumió [a los rebeldes].
2Pe.3:10-13 ¡La tierra (será quemada)… los cielos (atmosféricos),
encendiéndose, serán deshechos, y los elementos,
siendo quemados, se fundirán!
Sal.78:69b La tierra que (Él) cimentó para siempre. [No se quema sino
la corteza; el globo terráqueo es permanente.]
Isa.40:4 Todo valle (será) alzado y todo monte (se bajará). [La
superficie de la tierra se fundirá uniformemente.]

15. El juicio ante el gran trono blanco:


Ap.20:10 El diablo fue lanzado (directamente) en el lago de fuego.
Ap.20:11 Y vi un gran trono blanco (en el Cielo).
Juan 5:29 Saldrán… a resurrección de condenación (juicio o
sentencia).
Ap.20:5a Los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se
cumplieron mil años. [Esta resurrección ocurre al final del
Milenio.]
Ap.20:12,13 (Son) juzgados los muertos (no salvos), según sus obras.
Luc.12:47,48 El que (no conocía) la voluntad de su Señor, será azotado
poco [diversidad de castigos] (v. también Rom.2:12,14).
Job 34:10,11 Porque Él pagará al hombre según su obra.
Ap.20:15; 21:8 El que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado
al lago de fuego… la muerte segunda.

16. Cielo nuevo y tierra nueva:


A. La ciudad celestial desciende a la tierra:
Ap.21:1 Vi un cielo (atmosférico) nuevo y una tierra nueva… y el mar
ya no existía [superficie terrestre 3 ó 4 veces mayor].
Ap.21:10 La santa Jerusalén, que descendía del cielo (del espacio).
Ap.21:2 Vi… la Nueva Jerusalén, descender (a la tierra).
Ap.21:3 (Ciudad) de Dios con los hombres, y Él morará (en la tierra).
B. Descripción de la ciudad celestial:
Heb.11:10 La ciudad, cuyo arquitecto y constructor es Dios.
Ap.21:16 [La ciudad mide 2.400 km de alto, largo y ancho.]
Ap.21:12,17 [El muro que rodea la base de la ciudad tiene 65 m de
altura.]
268 EL TIEMPO DEL FIN
Ap.21:14,18 [El muro se compone de 12 capas de piedras preciosas.]
-20
Ap.21:12,21 Las doce puertas eran 12 perlas (gigantescas).
Ap.21:18 La ciudad era de oro puro, semejante al vidrio limpio.
Ap.21:21b La calle… era de oro puro, transparente como vidrio.
Ap.21:23,25 La ciudad no tiene necesidad de sol… porque la gloria de
Dios la ilumina… allí no habrá noche.
Ap.22:1 Un río limpio de vida [fluye a través de la ciudad].
Ap.22:2 A uno y otro lado del río estaba el árbol de la vida.
Juan 14:2-3 En la casa (ciudad) de mi Padre muchas moradas
(mansiones) hay.
C. Solamente los salvos vivirán en la ciudad; las naciones no
salvas vivirán fuera:
Ap.21:24,27 Solamente los que están inscritos en el libro de la vida.
Ap.22:2 Hojas del árbol para la sanidad de las naciones (enfermas).
Heb.11:13-16 Extranjeros y peregrinos… Dios les ha preparado una
ciudad.
D. Vida eterna y felicidad en el Cielo para siempre:
Ap.21:5 He aquí, yo hago nuevas todas las cosas.
Ap.22:3a Y no habrá más maldición.
Ap.7:17 Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos.
Ap.21:4 No habrá más muerte, ni… llanto ni clamor… las primeras
cosas pasaron.
Ap.21:7 El que venciere heredará todas las cosas.
Sal.36:7-9 Los abrevarás del torrente de Tus delicias.
Heb.13:14 No tenemos aquí ciudad, sino que buscamos la por venir.
EL MATRIMONIO Y EL HOGAR
Incluye relaciones maritales y obligaciones de los padres

1. El matrimonio:
A. Dios ha establecido y bendecido el matrimonio:
Gén.2:18 Dijo el Señor Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le
haré ayuda idónea para él.
Pro.5:18 Sea bendito… y alégrate con la mujer de tu juventud.
Pro.18:22 El que halla esposa halla el bien, y alcanza la benevolencia
del Señor.
Ecl.9:9a Goza de la vida con la mujer que amas, todos los días de la
vida… que te son dados (por Dios).
Mat.19:4,5a Varón y hembra los hizo (Dios)… por esto el hombre dejará
padre y madre, y se unirá a su mujer.
B. El matrimonio es la solución a muchos problemas:
1Cor.7:2 A causa de las fornicaciones (inmoralidad sexual), cada uno
tenga su propia mujer, y cada una su… marido.
1Cor.7:9 Cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando.
1Tim.5:14 Quiero que las… jóvenes se casen, críen hijos… que no
den al adversario ninguna ocasión de maledicencia.
C. Brinda fortaleza y compañía:
Gén.2:18 Dijo Dios: No es bueno que el hombre esté solo.
Ecl.4:9-11 Mejores son dos que uno… tienen mejor paga.
1Pe.3:7 (Coherederos) de la gracia de la vida.
D. El matrimonio es una obligación:
Eze.16:8 Te di juramento y entré en pacto contigo… y fuiste mía.
(V. también Ose.2:19,20.)

2. Obligaciones que el marido tiene con la mujer:


A. El esposo debe amar tiernamente a su esposa:
Efe.5:25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a
la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella.
Efe.5:28 Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a
sus mismos cuerpos.
Efe.5:33a Cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí
mismo.
Col.3:19 Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con
ellas.
B. El marido debe honrar, elogiar y agradar a su mujer:
1Pe.3:7 Maridos... vivid con ellas sabiamente, dando honor a la
mujer... vaso más frágil.
Pro.31:28 (Se levanta) su marido (y) también la alaba.
269
270 EL MATRIMONIO Y EL HOGAR
1Cor.7:33 El casado tiene cuidado... de cómo agradar a su mujer.
C. Debe escuchar y prestar atención a los consejos prudentes de
su esposa:
Jue.13:19-23 [La esposa de Manoa explicó sabiamente que no había
razón para temer.]
1Sam.25:9-33 [Abigail, mujer de Nabal, con buen acierto tranquilizó a
David.]
2Sam.20:1,2, [La sensata mujer de Abel «fue a todo el pueblo con su
7,13b-22 sabiduría» y salvó a su ciudad de la destrucción.]
2Re.4:8-10 [Mujer de Sunem] dijo a su marido... [Eliseo] es varón santo
de Dios... (Hagámosle) un aposento.
(V. también 2Sam.14:1-15; Dan.5:10-12; Mat.27:19.)

3. Atributos y deberes de la esposa:


A. Descripción de una esposa virtuosa según la Biblia:
Pro.11:16 La mujer agraciada tendrá honra.
Pro.12:4 La mujer virtuosa es corona de su marido.
Pro.19:14b Del Señor (es) la mujer prudente (sabia, comprensiva).
Pro.31:10-12 Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?... su estima sobrepasa
largamente a la de las piedras preciosas (v. todo
Pro.31:10-31).
Pro.31:26 Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en
su lengua.
1Tim.3:11 Las mujeres sean honestas, no calumniadoras.
Tito 2:4,5a Que enseñen a las mujeres jóvenes a... ser prudentes,
castas... buenas, sujetas a sus maridos.
B. Su obligación es llevar el hogar y encaminar a los niños:
1Tim.5:14 Que se casen, críen hijos, gobiernen su casa.
Sal.128:3 Tu mujer será como vid que lleva fruto.
Pro.14:1a La mujer sabia edifica su casa.
Pro.31:27 Considera los caminos de su casa, y no come el pan de
balde.
1Tim.3:11 Las mujeres asimismo sean… fieles en todo.
Tito 2:4 Enseñen a las mujeres jóvenes a amar… a sus hijos.
Tito 2:5a A ser… cuidadosas de su casa (amas de casa).
C. Comportamiento que no deben tener las esposas:
Pro.7:11 Alborotadora y rencillosa, sus pies no pueden estar en casa.
1Tim.5:13 Aprenden a ser ociosas, andando de casa en casa…
chismosas y entremetidas.
D. La virtud es más importante que la belleza física:
Pro.11:22 Como zarcillo de oro en el hocico de un cerdo es la mujer
hermosa y apartada de razón.
Pro.31:30 Vana (es) la hermosura; la mujer que teme al Señor, ésa
será alabada.
EL MATRIMONIO Y EL HOGAR 271
1Pe.3:3-5 Vuestro atavío no sea el externo… sino el de un espíritu
afable y apacible, que es de grande estima.

4. Deberes de las esposas hacia los esposos:


A. Servirles de compañeras:
Pro.31:11 El corazón de su marido está en ella confiado.
Mal.2:14b Ella (es) tu compañera, y la mujer de tu pacto.
B. Amar y agradar a sus esposos:
Pro.31:12 Le da ella bien y no mal todos los días de su vida.
1Cor.7:34b La casada tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo
agradar a su marido.
Tito 2:4 Enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos.
C. Sujetarse a sus esposos:
1Cor.11:3 Que sepáis que… el varón es la cabeza de la mujer.
1Cor.11:8,9 Y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino
la mujer por causa del varón.
Efe.5:33b La mujer respete a su marido.
Col.3:18 Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene
en el Señor.
(V. también Tito 2:5; 1Pe.3:1a.)
D. Someterse por amor a Jesús:
Efe.5:22 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al
Señor.
1Pe.3:1-6 Mujeres, estad sujetas a vuestros maridos... [con] un
espíritu afable y apacible... delante de Dios.

5. Los ministerios espirituales no son exclusividad de


los hombres:
A. En los ministerios espirituales la mujer puede ocupar un sitio
igual o superior al de los hombres:
Gál.3:28 No hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en
Cristo Jesús.
Rom.2:11 No hay acepción de personas para con Dios.
B. Discípulas y mujeres destacadas de la iglesia primitiva:
Mar.16:9 [María Magdalena tuvo el honor de ser la primera persona
que vio a Jesús después de Su resurrección] (v. también
Luc.8:1-3; Jn.20:1-18).
Jn.19.25 [Cuando todos Sus discípulos varones —a excepción de
Juan— huyeron a esconderse, mujeres fieles
permanecieron con Jesús durante Su crucifixión]
(v. también Mat.27:55,56).
Rom.16:1,2 Os recomiendo (a) Febe... que la recibáis en el Señor...
que la ayudéis en cualquier cosa en que necesite de
272 EL MATRIMONIO Y EL HOGAR
vosotros.
Rom.16:3,4 Priscila y Aquila, mis colaboradores [a Priscila, la esposa, a
menudo se la mencionaba respetuosamente en primer
lugar (Hch.18:2,18)].
1Cor.16:16 Que os sujetéis a personas como ellos, y a todos [incluidas
las mujeres] los que ayudan y trabajan (v. también
1Tes.5:12,13).
Fil.4:3a Que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo
en el evangelio.
(V. también Rom.16:6, 12a, 13; 1Tim.5:1,2; 2Tim.4:21.)
C. No se pretendía que las preferencias personales de Pablo
fueran tomadas como ley:
1 Cor.14:34,35 (Cotéjese con Joel 2:28 y Hch.2:17.)
1Tim.2:12 (Cotéjese con 1Cor.7:6, 12a, 25.)
D. Esposas que fueron honradas y exaltadas:
Jue.13:1-10 [El ángel se le apareció dos veces a la esposa de Manoa, y
después a él.]
1Sam.25:38,39 [Dios mató al malvado Nabal, mas honró a su mujer, Abigail,
haciéndola esposa de David, futuro rey de Israel.]
2Re.4:8-37 [La «mujer importante de Sunem», y no su esposo, fue la
honrada en este relato] (v. también 2Re.8:1-6).
Luc.1:26-35 [El arcángel Gabriel se le aparece primero a María; tres
meses más tarde a José. Luc.1:56; Mat.1:18-21.]
Luc.1:46-48 [María profetizó:] Me dirán bienaventurada todas las
generaciones.
(V. también Jue.4:17-23; 5:24; 2Sam.20:1,2,7,13b-22.)
E. Mujeres profetisas, ungidas por el Espíritu:
Éxo.15:20,21 María la profetisa [entonó una canción de victoria].
Jue.5:1-31 [Cántico victorioso de la profetisa Débora, con Barac.]
Luc.1:39-55 [Elisabet y María, llenas del Espíritu, profetizaron.]
Luc.2:36-38 Ana, profetisa… no se apartaba del templo, sirviendo de
noche y de día.
Hch.2:17 Derramaré de Mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos
y vuestras hijas profetizarán (v. también Joel 2:28).
Hch.21:8,9 Felipe… tenía cuatro hijas… que profetizaban.
F. Una mujer que juzgó y gobernó al pueblo de Dios:
Jue.4:4 Gobernaba en aquel tiempo a Israel una mujer, Débora,
profetisa.
Jue.5:6,7 Las aldeas quedaron abandonadas… hasta que Débora (se
levantó)… como madre en Israel (v. Jue.4:1-10,23,24).

6. Armonía y paz dentro del matrimonio:


A. La armonía es importante dentro del matrimonio cristiano:
Col.2:2 Sean consolados sus corazones, unidos en amor.
EL MATRIMONIO Y EL HOGAR 273
1Tim.3:4,5 El que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de
la iglesia de Dios?
1Pe.3:7 Coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras
oraciones no tengan estorbo.
1Pe.4:8 Tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá
multitud de pecados.
(V. también Tito 2:5.)
B. Se deben evitar las discusiones:
Pro.17:9 El que cubre la falta busca amistad.
Pro.17:14 Deja... la contienda, antes que se enrede.
Pro.21:19 Mejor es morar en tierra desierta que con la mujer rencillosa
e iracunda (v. también Pro.25:24).
Pro.27:15 Gotera continua en tiempo de lluvia y la mujer rencillosa,
son semejantes (v. también Pro.19:13b).
Fil.2:3 Nada hagáis por contienda.
Col.3:13 Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si
alguno tuviere queja contra otro (v. también 1Pe.3:9).
C. Efectos que tienen en el hogar las riñas y la desunión:
Pro.14:1 La mujer sabia edifica su casa; mas la necia con sus manos
la derriba (v. también Pro.24:3).

7. El matrimonio y las relaciones sexuales:


A. Las relaciones sexuales dentro del matrimonio son puras,
santas y concebidas por Dios:
Heb.13:4a Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla.
1Cor.7:28a Si te casas, no pecas (v. también el vers.36).
B. Se dispusieron para la procreación de la especie:
Gén.1:27,28 Varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo:
«Fructificad y multiplicaos».
Mal.2:15 ¿No (los) hizo Él uno?... ¿Y por qué uno? Porque buscaba
una descendencia para Dios.
(V. también Jer.29:6.)
C. Por medio del matrimonio, el hombre y la mujer se hacen «una
sola carne»:
Gén.2:23 (Ella) es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne.
Mar.10:6-8 Varón y hembra los hizo Dios... el hombre se unirá a su
mujer, y los dos serán una sola carne (v. Gén.2:24).
1Cor.6:16b Porque (Él) dice: Los dos serán una sola carne.
Efe.5:31 El hombre... se unirá a su mujer, y los dos serán una sola
carne.
D. Los placeres conyugales son un don de Dios:
Pro.5:18 Sea bendito tu manantial... con la mujer de tu juventud.
Pro.5:19 Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor
recréate siempre.
274 EL MATRIMONIO Y EL HOGAR
Cant.7:6-12 ¡Cuán suave (eres), oh amor deleitoso!
(V. también Sal.19:5; Cant.1:1,4,13; 2:3,6,16,17; 4:6,10-16;
5:4,5; 8:3,14.)
E. El amor sexual es un derecho conyugal que no debe utilizarse
para castigar o premiar:
1Cor.7:3 El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y
asimismo la mujer con el marido.
1Cor.7:4 La mujer no tiene potestad [exclusiva] sobre su propio
cuerpo, sino el marido [también].
1Cor.7:5 No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de
mutuo consentimiento.
F. Los esposos deben tratar a las esposas con dignidad y amor,
no como meros objetos sexuales:
1Tes.4:4,5 Tener su propia esposa en… honor; no en pasión de
concupiscencia (deseo excesivo).

8. Matrimonio y celibato:
A. Los que prohíben el matrimonio están en un error:
1Tim.4:1-3a Algunos apostatarán de la fe… prohibirán casarse.
B. A los mismos sacerdotes, obispos y autoridades de la iglesia
se les aconseja casarse:
Eze.44:21,22 [Instrucciones específicas para sacerdotes sobre cómo
casarse.]
Lev.21:10a,13 [Hasta el sumo sacerdote debía casarse.]
Mat.8:14 [Incluso el apóstol Pedro, considerado por algunos como «el
primer Papa», era casado] (v. también 1Cor.9:5).
1Tim.3:2 Que el obispo sea… marido de una sola mujer.
(V. también 1Tim.3:11,12.)
C. El celibato y la prohibición del matrimonio pueden crear
complicaciones:
Gén.2:18 Dijo Dios: No es bueno que el hombre esté solo.
1Cor.7:9 Cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando.
Rom.1:27 Los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se
encendieron en su lascivia unos con otros.

9. El divorcio, volver a casarse, la infidelidad conyugal


y el perdón:
(En cuanto a las Escrituras sobre el divorcio, volver a casarse, la infideli-
dad y el perdón, es tal la variedad de opiniones, interpretaciones y aplicacio-
nes que circulan actualmente entre los principales teólogos y confesiones
cristianas, que los redactores prefirieron abstenerse de exponerlas en la pre-
sente obra para evitar caer en dogmatismos con respecto a un tema tan deli-
cado y personal. Algunas iglesias sostienen que el Nuevo Testamento prohí-
be categóricamente el divorcio y las segundas nupcias. Otras opinan que di-
EL MATRIMONIO Y EL HOGAR 275
chos pasajes deben servir de guía, y aplicarse con amor, misericordia y com-
prensión, toda vez que existen ciertas excepciones a las reglas. En vista de
que en ambos extremos del espectro se hallan numerosos cristianos since-
ros, la redacción ha optado por dejar la definición de este asunto doctrinal a
discreción del lector, según los dictados de su propia fe y convicciones. «Ca-
da uno esté plenamente convencido en su propia mente» [Rom.14:5b].)

10. Deberes de los padres hacia los hijos:


A. Los padres deben enseñar a sus hijos con amor:
Efe.6:4 Padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos
en disciplina y amonestación del Señor.
Col.3:21 Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se
desalienten.
B. Deben enseñarles la Palabra de Dios:
Deut.6:7 Y las repetirás (las Palabras de Dios) a tus hijos (v. también
Deut.4:9; 11:18,19).
Deut.31:12,13 Y los hijos de ellos... aprendan a temer al Señor.
Sal.78:5 Mandó a nuestros padres que la notificasen a sus hijos.
Pro.22:6a Instruye al niño en su camino.
Jn.21:15b Apacienta Mis corderos.
C. El padre debe atender a las necesidades de sus hijos:
2Cor.12:14 No deben atesorar (proveer) los hijos para los padres, sino
los padres para los hijos.
1Tim.5:8 Si alguno no provee para los suyos... ha negado la fe, y es
peor que un incrédulo.
(V. también Hch.20:35; Efe.4:28.)
D. El padre debe gobernar a sus hijos con autoridad:
1Tim.3:4 Que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en
sujeción con toda honestidad.
1Tim.3:12b Que gobiernen bien sus hijos y sus casas.
E. Los padres deben disciplinar a los hijos cuando lo precisen:
Pro.13:24 El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo
ama, desde temprano lo corrige (con prontitud).
Pro.19:18 Castiga a tu hijo en tanto que haya esperanza y no lo
eximas a causa de su llanto (NBI).
(V. también Pro.22:15; Pro.23:13.)
F. El mal fruto de ser padres indulgentes:
1Sam.3:13 Sus hijos han blasfemado a Dios, y él no los ha estorbado.
1Re.1:1,5,6 Su padre nunca le había entristecido… con decirle: «¿Por
qué haces así?» (v. también vers.16-21).
Pro.29:15b Muchacho dejado a sí mismo, avergüenza a su madre (BJ).
Luc.15:12,13 [El padre entregó al hijo pródigo su parte de la herencia, y
éste fue y la desperdició viviendo perdidamente.]
276 EL MATRIMONIO Y EL HOGAR
G. La errada estructura familiar de las sociedades que lo permiten
todo:
Isa.3:4,5 Les pondré jóvenes por príncipes, y muchachos serán sus
señores… el joven se levantará contra el anciano.
Isa.3:12 Los opresores de mi pueblo son muchachos, y mujeres se
enseñorearon de él.
H. Cuidado con los favoritismos:
Gén.25:28 Amó Isaac a Esaú, porque comía de su caza; mas Rebeca
amaba a Jacob (v. también Gén.27:6-17).
Gén.37:3,4 Amaba Israel a José más que a todos sus hijos… viendo
(esto) sus hermanos… le aborrecían (v. también
Gén.48:21,22; 42:4).
1Tim.5:21 Sin perjuicios, no haciendo nada con parcialidad.
I. Ejemplos de padres que velaban por sus hijos:
(V. Gén.37:14; 2Sam.18:29; Est.2:11.)
J. Expresiones de amor maternal:
(V. Gén.21:15,16; Éxo.1:22 y 2:1,2; Heb.11:23; 1Sam.1:22-28 y 2:18,19;
1Re.3:23-27; 2Re.4:17-20,27; Isa.49:15a; Mat.15:22-28; Jn.19:17,18,25.)
K. Expresiones de amor paternal:
(V. Gén.37:33-35; 2Sam.12:15-18; Mar.5:22,23; Luc.15:20-24.)

11. Advertencia a los padres:


A. Los auténticos padres son los que aman y cuidan de los niños,
aunque no sean los padres carnales:
1Re.3:26-27 Sus entrañas (corazón) se le conmovieron por su hijo...
entonces el rey respondió... ella es su madre.
Est.2:7,20 [El tío de Ester la crió como a su propia hija.]
(V. también Pro.29:21.)
B. Dios bendice a los hijos de padres obedientes y respetuosos
de Dios:
Deut.12:28 Guarda... todas estas Palabras... para que te vaya bien a ti
y a tus hijos.
Pro.20:7 Camina en su integridad el justo; sus hijos son dichosos
después de él.
(V. también Sal.144:12.)
C. Dios puede castigar a los padres aquejando a los hijos:
Éxo.34:7b Visita la iniquidad de los padres sobre los hijos (v. también
Éxo.20:5; Núm.14:18).
Job 21:19 Dios guardará para los hijos de ellos (el castigo de) su
violencia.
Jer.32:18 Castigas la maldad de los padres en sus hijos después de
ellos.
(V. también Núm.14:33; Lev.26:39; 2Sam.12:13-18; 24:17;
Isa.14:21.)
EL MATRIMONIO Y EL HOGAR 277
D. Severa advertencia sobre no causar tropiezo a los niños:
Mat.18:6 Cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños
que creen en Mí, mejor le fuera que... una piedra de
molino...
1Cor.8:9,11,12 Hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis
(v. también Rom.14:13-21).

12. La importancia de instruir a los niños debidamente:


A. Por lo general los hijos no son mejores que los padres:
Eze.16:44 Cual la madre, tal la hija.
B. Influencia positiva de los padres:
1Re.9:4 (Anda) delante de Mí como anduvo David tu padre, en
integridad de corazón y en equidad (v. también
2Cró.17:3).
2Cró.26:4 Hizo lo recto ante los ojos del Señor… (como) había
hecho… su padre (v. también 2Cró.20:32).
2Tim.1:5 La fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu
abuela… y en tu madre.
C. Influencia negativa de los padres:
1Re.22:52 Hizo lo malo… anduvo en el camino de su padre, y… de su
madre.
2Cró.22:3 Su madre le aconsejaba a que actuase impíamente.
Jer.9:14 Se fueron… en pos de los baales, según les enseñaron sus
padres.
(V. también Eze.20:18; Amós 2:4; Mat.14:8.)

13. Los padres deben ser «buenos pastores»:


A. Obligación paternal de proteger a los hijos:
Éxo.2:1,2 [La madre de Moisés desobedeció al Faraón y escondió a
su hijo] (v. también Heb.11:23).
2Re.11:1-3 [La tía del niño Joás lo escondió de la reina malvada.]
Mat.2:13-22 [Dios advirtió a José en un sueño que huyera a Egipto junto
con María y el niño Jesús, y que no regresara hasta ya
pasado el peligro.]
B. Obligación paternal de defender a los hijos:
Juan 10:11-13 El buen pastor su vida da por las ovejas.
Neh.4:14b Acordaos del Señor… y pelead… por vuestros hijos y por
vuestras hijas.
C. Dios te ayudará:
Isa.49:24,25 Tu pleito Yo lo defenderé, y Yo salvaré a tus hijos.
LOS NIÑOS
Comprende el embarazo, el «derecho a la vida», el parto,
criar y educar a los hijos

1. El embarazo:
A. Los niños son una bendición de Dios:
Sal.127:3 Herencia del Señor son los hijos; y recompensa Suya el fru-
to del vientre (NBI)
Gén.49:25 Dios… bendecirá… con bendiciones… del vientre.
Sal.113:9 Él hace habitar en familia a la estéril, que se goza en ser ma-
dre de hijos.
Sal.127:4,5 Como saetas… son los hijos… Bienaventurado el hombre
que llenó su aljaba de ellos.
Sal.128:1,3 Bienaventurado todo aquel que teme al Señor. Tu mujer se-
rá como vid que lleva fruto.
Pro.17:6 Corona de los viejos son los nietos.
1Tim.5:14 Quiero, pues, que las (mujeres) se casen, críen hijos.
(V. también Gén.30:1; Deut.33:24; 1Sam.1:1-18; Luc.1:42.)
B. La gente hace su parte, más la concepción es obra de Dios:
Gén.25:21 Oró Isaac al Señor por su mujer, que era estéril… y (ésta)
concibió.
Gén.30:22,23 Se acordó Dios de Raquel… y le concedió hijos. Y concibió,
y dio a luz un hijo.
1Sam.1:27 Por este niño oraba, y el Señor me dio lo que pedí.
Heb.2:13 He aquí, yo y los hijos que Dios me dio.
Luc.1:7,13 Tu oración ha sido oída, y tu mujer… te dará a luz un hijo.
(V. también Gén.29:31; 33:5; Jue.13:3; Sal.115:14.)
C. Dios es quien bendice a las mujeres para que queden encinta:
Gén.4:1 Conoció Adán a… Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y
dijo: Por voluntad de Dios he adquirido un varón.
Gén.4:25 Conoció de nuevo Adán a su mujer, la cual dio a luz un hi-
jo… Porque Dios (dijo ella) me ha sustituido otro hijo.
Rut 4:13 (Cuando) Booz se llegó a (Rut), el Señor le dio que concibie-
se y diese a luz un hijo.
(V. también 1Sam.1:19,20.)
D. Dios es el que impide que algunas mujeres tengan hijos:
1Sam.1:5 El Señor no le había concedido (a Ana) tener hijos.
(V. también Gén.30:1,2.)
E. En tiempos bíblicos se consideraba un estigma no tener hijos:
(V. Gén.20:17,18; 2Sam.6:23; Jer.22:30.)
278
LOS NIÑOS 279
2. El Señor vela por los niños desde antes de nacidos:
A. Dios forma a los niños en la matriz:
Job 31:15 El que en el vientre me hizo a mí, ¿no lo hizo a él? ¿Y no
nos dispuso uno mismo en la matriz?
Job 33:4 El espíritu de Dios me hizo, y… me dio vida.
Sal.71:5,6 En Ti he sido sustentado desde el vientre.
Sal.139:14-16 Te alabaré por el maravilloso modo en que me hiciste…
cuando fui modelado en secreto (NC).
(V. también Isa.44:24a.)
B. Dios es quien da vida y alma a los niños antes de nacer:
Job 33:4 El soplo del Omnipotente me dio vida.
Gén.2:7 Dios… sopló en su nariz el aliento de vida, y fue el hombre
un ser viviente.
Hch.17:25b Él… da a todos vida y aliento.
C. Dios cuida a los niños en la matriz:
Sal.139:13 Tú me hiciste (me cuidaste) en el vientre de mi madre.
Isa.40:11 En Su seno los llevará; pastoreará suavemente a las recién
paridas.
D. Dios ama y conoce a los niños, aun antes de nacidos:
Sal.22:10 Sobre Ti fui echado desde antes de nacer; desde el vientre
de mi madre, Tú eres mi Dios.
Isa.49:1 El Señor me llamó desde el vientre, desde (el vientre) de mi
madre tuvo mi nombre en memoria.
Jer.1:5 Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que na-
cieses te santifiqué.
Luc.1:13 [Dijo el ángel:] Tu mujer… te dará a luz un hijo, y llamarás
su nombre Juan.

3. La Biblia y el «derecho a la vida»:


A. El aborto es asesinato e infanticidio:
Sal.106:38 Derramaron la sangre inocente… de sus hijos y de sus hijas.
Deut.27:25 Maldito el que recibiere soborno para quitar la vida al inocen-
te.
Jer.2:34,35 En tus faldas se halló la sangre de los pobres… inocentes.
Hch.7:19 (Expusieron) a la muerte a sus niños (antes de nacidos o re-
cién nacidos) para que no se propagasen.
2Tim.3:1-3 En los postreros días… habrá hombres [y mujeres] amado-
res de sí mismos… sin afecto natural (amor).
B. La superpoblación no debe preocuparnos:
Gén.1:28 Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra.
Stg.5:8b Porque la venida del Señor se acerca.
C. Dios ha prometido velar por los hijos de los creyentes:
Sal.37:35 Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado,
ni su descendencia que mendigue pan.
Pro.11:21b La descendencia de los justos será librada.
280 LOS NIÑOS
Isa.65:23b Son linaje de los benditos… y sus descendientes con ellos.
(V. también Sal.25:12,13; 102:28; 112:1,2; Pro.14:26;
Fil.4:19.)

4. El parto:
A. Dios a menudo concedía partos fáciles a las mujeres de Su
pueblo:
Éxo.1:19 Las mujeres hebreas… son robustas, y dan a luz antes que
la partera venga a ellas.
Isa.66:7 Antes que estuviese de parto, dio a luz; antes que le vinie-
sen dolores, dio a luz un hijo.
B. Dios puede asistir el parto:
Sal.22:9a Tú eres el que me sacó del vientre.
Sal.71:6 De las entrañas de mi madre Tú fuiste el que me sacó.
Isa.46:3 Sois traídos por Mí desde el vientre… llevados desde la ma-
triz.
C. Promesas que podemos invocar en caso de que se alargue el
parto:
Isa.65:23 No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; por-
que son linaje de los benditos.
Isa.66:9 Yo que hago dar a luz, ¿no haré nacer? Yo que hago engen-
drar, ¿impediré el nacimiento?
Jn.16:21 Después que haya dado a luz un niño, ya no se acuerda de
la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre
en el mundo.
Heb.11:11 Por la fe Sara… dio a luz… porque creyó que era fiel quien
lo había prometido.
D. Dios promete darte fuerzas:
Isa.40:29-31 Él da vigor al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tie-
ne ningunas… tendrán nuevas fuerzas (NBI).
Isa.41:10 No desmayes… [Yo te fortaleceré].
E. Condiciones para poder acogerse a las promesas de Dios:
Dan.6:16b Dios… a quien tú continuamente sirves, Él te libre.
1Tim.2:15 Se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe (y)
amor.

5. Educación infantil:
Jue.13:8 (Enséñanos) lo que hayamos de hacer con el niño que ha
de nacer.
A. Dios cuida de los pequeñines:
Mat.18:10 Sus ángeles en los Cielos ven siempre el rostro de (Dios).
1Cor.7:14 [Aunque sólo uno de los padres sea creyente, Dios santifica
a los hijos.]
B. La formación inicial que reciban les servirá de guía toda la vida:
Pro.22:6 Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no
LOS NIÑOS 281
se apartará de él.
C. Dar prioridad al cuidado e instrucción de los hijos:
Mar.7:27 Deja primero que se sacien los hijos.
3Jn.4 No tengo yo mayor gozo que éste, el oír que mis hijos an-
dan en la verdad.
D. Si los descuidamos por ocuparnos de otros asuntos, ellos y
nosotros sufriremos las consecuencias:
Pro.29:15b Muchacho dejado a sí mismo, avergüenza a su madre (BJ).
1Re.20:40a Mientras (yo) estaba ocupado en una y en otra cosa… desa-
pareció (v. también Mat.23:23b.)
E. Enseña a tus hijos la Palabra:
Deut.6:6,7 Estas Palabras… las repetirás [diligentemente] a tus hijos.
Deut.11:18-20 Pondréis estas Mis Palabras en vuestro corazón y en vues-
tra alma… y las enseñaréis a vuestros hijos.
Isa.38:19b El padre hará notoria Tu verdad a los hijos.
Joel 1:3 (Lo) contaréis a vuestros hijos, y vuestros hijos a sus hijos, y
sus hijos a la otra generación.
Jn.21:15 ¿Me amas más que éstos? Apacienta Mis corderos.
2Tim.3:15 Desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras.
(V. también Deut.31:12,13; Sal.78:1-6; 1Jn.2:13.)
F. Enseña a tus hijos a confiar en Dios:
Sal.22:9b (Me hiciste) estar confiado desde que estaba a los pechos
de mi madre.
Sal.34:11 Venid, hijos, oídme; el temor (reverencia) del Señor os ense-
ñaré.
Sal.78:6,7 (Cuéntenlo) a sus hijos, a fin de que pongan en Dios su con-
fianza.
Hch.2:39 Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos.
Heb.2:13 Yo confiaré en Él… yo y los hijos que me dio.
G. Dirigirlos para que reciban a Jesús:
Mar.10:14 Dejad a los niños venir a Mí.
Gál.4:19 Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto,
hasta que Cristo sea formado en vosotros.
1Jn.2:12 Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os
han sido perdonados por Su nombre.
H. La Palabra de Dios les da a conocer la vida eterna:
Jn.5:39 Escudriñad las Escrituras… en ellas tenéis la vida eterna.
2Tim.3:15 Las Sagradas Escrituras… te pueden hacer sabio para la
salvación.
I. Sólo Dios puede enseñarnos las principales lecciones de la vida:
Sal.25:5 Encamíname en Tu verdad y enséñame, porque Tú eres…
Dios.
Pro.8:32,33 Ahora, pues, hijos, oídme… (guardad) Mis caminos. Aten-
ded el consejo, y sed sabios, y no lo menospreciéis.
Isa.54:13 Todos tus hijos serán enseñados por el Señor; y se multipli-
282 LOS NIÑOS
cará la paz de tus hijos (v. también Jn.6:45).
1Cor.2:13 Hablamos… palabras enseñadas por… el Espíritu Santo.
J. Que los niños adoren a Dios con sus padres:
Jos.8:35 [Los niños escuchan la lectura de la Biblia junto con sus pa-
dres.]
2Cró.20:13 [Niños participan en una seria reunión de oración.]
(V. también Joel 2:12,15,16.)

6. Obediencia y desobediencia de los niños:


A. Los niños deben obedecer a sus padres:
Pro.1:8,9 Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y… de tu madre.
Efe.6:1 Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres… esto es
justo.
Col.3:20 Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto
agrada al Señor.
B. Los niños deben honrar y venerar a sus padres:
Éxo.20:12 Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alar-
guen.
Lev.19:3 Cada uno temerá a su madre y a su padre.
Efe.6:2 Honra a tu padre y a tu madre; [éste] es el primer manda-
miento con promesa.
(V. también Pro.20:20; 23:22.)
C. La bendición de tener hijos sensatos y obedientes:
Pro.10:1a El hijo sabio alegra al padre.
Pro.13:1a El hijo sabio recibe el consejo del padre.
Pro.23:15,16 Hijo mío, si tu corazón fuere sabio, también a mí se me ale-
grará el corazón.
Pro.23:24,25 El que engendra sabio se gozará con él.
Pro.28:7 El que guarda la ley es hijo prudente.
3Jn.4 No tengo yo mayor gozo que éste, el oír que mis hijos an-
dan en la verdad.
(V. también 2Jn.4.)
D. La pena de tener hijos desobedientes y necios:
Pro.17:21 El padre del necio no se alegrará.
Pro.17:25 El hijo necio es pesadumbre de su padre, y amargura a la
que lo dio a luz (su madre).
Pro.19:13 Dolor es para su padre el hijo necio.
Pro.10:1b El hijo necio es tristeza de su madre.

7. Instrucción amorosa combinada con disciplina:


A. Tratar a los hijos con suavidad y amor:
Luc.1:17 (Hará) volver los corazones de los padres a los hijos.
Efe.6:4a Padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos.
Col.3:21 Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se de-
salienten.
LOS NIÑOS 283
1Tes.2:7 Fuimos tiernos… como la nodriza que cuida con ternura a
sus propios hijos.
Tito 2:4 Enseñen a las mujeres jóvenes a amar… a sus hijos.
B. La paciencia, la misericordia y la verdad son lo más eficaz:
Efe.6:4b Criadlos en disciplina y amonestación del Señor.
1Tes.2:11,12a Como el padre a sus hijos, exhortábamos y consolábamos
a cada uno vosotros, y os encargábamos.
Rom.2:4 Su benignidad (la de Dios) te guía al arrepentimiento.
Pro.16:6 Con misericordia y verdad se corrige el pecado.
C. Cada niño es diferente: pide guía a Dios para instruirlo y
disciplinarlo:
Jue.13:12 ¿Cómo debe ser la manera de vivir del niño, y qué debe-
mos hacer con él?
(V. también Luc.12:47-48.)
D. Las Escrituras nos instan a disciplinar a los hijos
desobedientes:
Pro.13:24 El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo
ama, desde temprano lo corrige.
Pro.19:18 Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza, y no lo eximas
a causa de su llanto (NBI).
Pro.22:15 La necedad está ligada en el corazón del muchacho; mas la
vara de la corrección la alejará de él.
Pro.23:13 No rehúses corregir al muchacho.
Pro.29:17 Corrige a tu hijo y te dará descanso… alegría.
E. Los cristianos serios tienen el deber de refrenar a sus hijos:
1Tim.3:4 Que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en suje-
ción con toda honestidad.
1Tim.3:12b Que gobiernen bien sus hijos y sus casas.
Tito 1:6 Irreprensible… (que) tenga hijos creyentes, (no rebeldes).
(V. también Gál.4:1-2.)
F. Cuando no se corrige ni se disciplina a los niños:
1Sam.2:22-25; Juzgaré su casa… porque sus hijos (de Elí) han blasfemado
3:13 a Dios, y él no los ha (corregido).
1Re.1:1,5,6 Su padre nunca le había entristecido en todos sus días con
decirle: ¿Por qué haces así? (v. también los vers.16-21).
Pro.29:15b El muchacho consentido avergonzará a su madre.
Luc.15:12,13 [El padre del hijo pródigo le dio su parte de la herencia, y el
hijo se fue y la desperdició viviendo perdidamente.]
G. Tal indisciplina evidencia una falta de temor de Dios:
1Sam.2:29,30 ¿Por qué habéis hollado… Mis ofrendas… y has honrado a
tus hijos más que a Mí? (Véase el motivo en 1Sam.2:12-
17.)
H. Algunos niños se descarriarán así hayan recibido buena
formación:
1Sam.8:1-3,5a [Los hijos del justo Samuel se corrompieron y sucumbieron
284 LOS NIÑOS
a la codicia.]
Mar.13:12,13 [En los postreros días, algunos hijos desertarán y traiciona-
rán a sus padres cristianos. V. también Mat.24:10.]
(V. también Pro.2:16-18.)
I. Los favoritismos y la parcialidad son perjudiciales:
Gén.25:27,28 Amó Isaac a Esaú… mas Rebeca amaba a Jacob [y lo ayu-
dó a engañar a su anciano padre, Isaac (Gén.27:1-18).]
Gén.37:3,4 Amaba Israel a José más que a todos sus hijos… viendo
(esto) sus hermanos… le aborrecían.

8. Años de formación:
A. Ser conscientes de las limitaciones de los niños:
Gén.33:12-14 Los niños son tiernos (de corta edad)… yo me iré poco a po-
co (despacio) al paso… de los niños.
B. Crecer y madurar:
Isa.28:9 ¿A quién se enseñará ciencia, o a quién se hará entender
doctrina? A los destetados.
Heb.5:14 El alimento sólido (doctrina) es para los que han alcanzado
madurez.
C. Adolescencia y comienzos de la edad adulta:
1Cor.13:11 Cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.
Efe.4:14a Para que ya no seamos niños.
1Cor.14:20 No seáis como niños en el modo de pensar, sino sed niños
en la malicia, pero maduros en el modo de pensar.
D. La adolescencia: edad de entregarse al Señor:
2Cró.34:1-7 [A los dieciseis años, Josías buscó a Dios con sinceridad, le
dedicó su vida y le sirvió con fervor.]
Ecl.12:1 Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud.
1Tim.4:12 Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los
creyentes en palabra, conducta, amor, fe.

9. Niños al servicio de Dios:


A. Los bebés y los niños pequeños llegan al corazón de los no
creyentes:
Éxo.2:1-6,10 [A la hija del Faraón la conmovió el pequeño Moisés, y deso-
bedeciendo las órdenes del Faraón, le salvó la vida
(Éxo.1:22).]
B. Ejemplos de niños pequeños que sirvieron a Dios:
1Sam.2:11,18 Y Samuel (de niño) ministraba en la presencia del Señor.
Éxo.2:1-8 [María, de pequeña, cuidaba a su hermanito, Moisés.]
2Re.5:1-4 [La «muchachita» testifica del poder de Dios a su ama paga-
na. V. también los vers.14,15a y 17.]
Dan.1:17-20 [Los cuatro muchachos hebreos, llenos de sabiduría divina,
aconsejaron al rey Nabucodonosor.]
LOS NIÑOS 285
C. Ejemplos de niños mayores y jovencitos que sirvieron a Dios:
Jer.1:4-9 [Jeremías es llamado de jovencito a proclamar las Palabras
de Dios.]
1Sam.16:1,10 [David es ungido rey en su adolescencia] (v. también 16:14-
-13 23; 17:32-37,49).
Hch.23:12-24 [El sobrino adolescente del apóstol Pablo le salva la vida.]
D. Jóvenes que sirvieron a Dios en tareas serias:
Hch.16:1-3a [Pablo escoge al joven Timoteo como ayudante y compañe-
ro de travesías] (v. también 1Tim.4:12a).
E. Si los instruimos bien, los hijos serán una gran bendición:
Sal.127:4,5 Como saetas en manos del valiente, así son los hijos… no
serán confundidos cuando tengan pleito con los enemi-
gos (NBI).
Isa.8:18 Yo y los hijos… somos por señales y presagios.
Mat.18:5 Cualquiera que reciba en Mi nombre a un niño como este, a
Mí me recibe.
(V. también Mar.9:36,37.)
F. El Espíritu de Dios hasta puede emplear a niños pequeños para
dirigir:
Isa.11:6b Un niño los pastoreará.
G. Niños que proclaman la alabanza de Dios:
Mat.21:15,16 Los muchachos (niños) aclamando… y diciendo: ¡Hosa-
na!… De la boca de los niños perfeccionaste la alabanza.
Neh.12:43 Dios los había recreado… se alegraron también los niños.
Sal.148:12,13 Niños: Alaben el nombre del Señor.
H. Dedicar los hijos al servicio de Dios:
1Sam.1:28 Yo lo dedico al Señor; todos los días que viva, será del Se-
ñor.

10. Hacernos como niños:


A. Para ser salvos debemos tener la fe de un niño:
Mat.18:3 Si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el
Reino de los Cielos.
Mat.18:4 Cualquiera que se humille como este niño… es el mayor en
el Reino de los Cielos.
Mar.10:15 El que no reciba el Reino de Dios como un niño, no entrará
en él.
B. A los ojos de Dios, somos niños:
Deut.8:5 Como castiga el hombre a su hijo, así el Señor tu Dios te
castiga.
1Re.3:7 [El rey Salomón dijo a Dios:] Yo soy joven (niño).
Sal.103:13 Como el padre se compadece de los hijos, se compadece
el Señor de los que le temen.
Efe.5:1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.
(V. también Isa.63:15,16; Mal.3:17; Gál.4:3-7.)
EL SUEÑO
1. El sueño es considerado una bendición:
A. Confía en que Dios te bendecirá con buen sueño:
Sal.3:5 Yo me acosté y dormí… porque el Señor me sustentaba.
Sal.4:8 En paz me acostaré, y asimismo dormiré.
Sal.127:2b A Su amado dará Dios el sueño.
Ecl.5:12a Dulce es el sueño del trabajador.
Jer.31:26 Me desperté, y vi, y mi sueño me fue agradable.
B. Dios nos libra del temor y nos da dulces sueños:
Sal.91:5 No temerás el terror nocturno.
Pro.3:24 No tendrás temor… te acostarás, y tu sueño será grato.
Hch.12:6 [Pedro concilió el sueño aun estando en la cárcel] sujeto
con dos cadenas.
C. El Señor por milagro puede ayudarnos a dormir
profundamente:
Gén.2:21 Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán.
1Sam.26:12 Un profundo sueño enviado del Señor había caído sobre
ellos.
D. Reposa en el Señor y duerme en cualquier circunstancia:
Eze.34:25 Habitarán en el desierto con seguridad, y dormirán en los
bosques.
Mat.8:24 Tempestad… las olas cubrían la barca; pero Él dormía.

2. Si no puedes dormir, ora:


Sal.42:8 De noche Su cántico estará conmigo, y mi oración.
Sal.63:5,6 Cuando medite en Ti en las vigilias de la noche.
Isa.26:9a Con mi alma te he deseado en la noche.
Lam.2:19 Levántate, da voces en la noche… derrama tu corazón.
(V. también Sal.4:4; 119:55.)

3. Algunas razones por las que a veces no podemos


dormir:
A. Cuando el Señor desea hablarnos:
1Sam.3:3-10 Samuel estaba durmiendo… el Señor llamó.
Job 4:12-17 Visiones nocturnas, cuando el sueño cae sobre los
hombres… al pasar un espíritu por delante de mí… oí
que decía.
B. A veces Dios lo permite para que se haga Su voluntad:
Est.6:1-3 Aquella noche se le fue el sueño al rey (Asuero).
C. Cuando estamos preocupados o turbados:
Sal.77:3,4 No me dejabas pegar los ojos; estaba yo quebrantado.
Ecl.2:23 Sus días son dolores… de noche no reposa.
286
EL SUEÑO 287
Ecl.5:12b Al rico no le deja dormir la abundancia.
Dan.6:14-18 [El rey Darío pasó la noche en ayuno, no pudiendo dormir.]
(V. también Sal.6:6.)
D. Sueños poco comunes:
Dan.2:1 Se perturbó su espíritu, y se le fue el sueño.
Job 7:13,14 Entonces me asustas con sueños… con visiones.
E. Cuando Dios nos está poniendo a prueba, como hizo con Job:
Job 7:3,4 Noches de trabajo me dieron… y estoy lleno de inquietudes
hasta el alba.
F. En castigo por desobedecer a Dios:
Deut.28:58,66, Si no cuidares de poner por obra… estarás temeroso de
67 noche y de día… dirás: ¡Quién diera que fuese la
mañana!
G. Tener consideración por los que estén durmiendo:
Pro.27:14 El que bendice a su amigo en alta voz, madrugando… por
maldición se le contará.
Cant.2:7 No despertéis ni hagáis velar al amor, hasta que quiera.

4. Buenas razones para sacrificar el sueño:


A. Orar fervorosamente:
1Sam.15:11 Se apesadumbró Samuel, y clamó al Señor toda aquella
noche.
Luc.6:12 (Jesús) pasó la noche orando a Dios.
1Tes.3:10 Orando de noche y de día con gran insistencia, para que
veamos vuestro rostro.
B. Levantarnos temprano a orar:
1Sam.1:19 Levantándose de mañana, adoraron.
Mar.1:35 Levantándose muy de mañana… (Jesús) oraba.
Sal.57:8,9 Despierta, salterio y arpa; me levantaré de mañana. Te
alabaré… oh Señor.
Sal.119:147 Me anticipé al alba, y clamé; esperé en Tu Palabra.
C. Cumplir con nuestras obligaciones:
Gén.31:38-40 [Por veinte años Jacob a menudo sacrificó el sueño para
apacentar diligentemente a sus ovejas.]
D. Cuidado con cansarse demasiado:
Sal.127:2 Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis
tarde a reposar… a Su amado dará Dios el sueño.
Hch.20:7-9 Eutico… rendido de un sueño profundo… cayó del tercer
piso abajo.

5. Ocasiones en que no conviene dormir:


A. No dormir demasiado cuando se debe estar trabajando:
Pro.6:9 Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir? ¿Cuándo te
levantarás?
288 EL SUEÑO
Pro.6:10,11 Un poco de sueño, un poco de dormitar, y cruzar… las
manos para reposo; así vendrá tu necesidad (v. también
Pro.24:33,34).
Pro.10:5 El que duerme en el tiempo de la siega es hijo que
avergüenza.
Pro.20:13 No ames el sueño, para que no te empobrezcas.
Pro.26:14 Como la puerta gira sobre sus quicios, así el perezoso.
B. Hora de levantarse y orar:
Jon.1:4-6 Dormilón… levántate, y clama a tu Dios.
Mar.14:37-41 ¿Duermes? ¿No has podido velar una hora? Velad y orad,
para que no entréis en tentación.
Luc.22:46 ¿Por qué dormís? Levantaos, y orad para que no entréis en
tentación.
C. Cuando debemos hacer algo importante antes:
Sal.132:3-5 No daré sueño a mis ojos… hasta que halle.
Pro.6:1-4 Haz esto ahora… no des sueño a tus ojos, ni
adormecimiento.
D. La pereza o la falta de interés por los demás nos puede llevar a
dormir en exceso:
Pro.19:15 La pereza hace caer en profundo sueño.
Isa.56:10,11 Sus atalayas son ciegos… soñolientos… aman el dormir.
E. Dormir puede simbolizar insensibilidad espiritual:
Rom.13:11,12 Conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos.
Efe.5:14 Despiértate, tú que duermes… y te alumbrará Cristo.
1Tes.5:4-8 No durmamos… sino velemos y seamos sobrios.

6. Confiar en que el Señor nos despertará:


A. Cuando hayamos dormido bastante y sea hora de levantarnos:
Isa.50:4 El Señor me… despertará mañana tras mañana… para que
oiga.
Zac.4:1 El ángel que hablaba conmigo… me despertó.
B. Para escapar del peligro:
Mat.2:13,14 Un ángel… apareció en sueños a José y dijo: Levántate…
huye. Él, despertando… de noche [se fue con Jesús y
María].
Hch.12:4-7 Pedro (dormía)… un ángel del Señor… tocando a Pedro en
el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto.
C. Para darnos alguna cosa que necesitamos:
1Re.19:5-7 [Un ángel despertó dos veces a Elías para darle comida y
agua.]
D. Después de darnos un mensaje importante:
Mat.1:24 Despertando José del sueño, hizo como el ángel le había
mandado.
LA VEJEZ
1. Bendiciones que depara la vejez:
A. La vejez tiene su propia belleza y gloria:
Pro.16:31 Corona de honra es la vejez que se halla en el camino de
justicia.
Pro.20:29b Hermosura de los ancianos es su vejez (sus canas).
B. La Palabra de Dios pide que se honre y se respete a las
personas de edad:
Lev.19:32 Delante de las canas te levantarás [en señal de respeto], y
honrarás el rostro del anciano.
Job 32:4,6 Eliú había esperado a Job [y a los otros] en la disputa,
porque eran más viejos que él.
Pro.23:22 Oye a tu padre… y cuando tu madre envejeciere, no la
menosprecies.
C. Con el paso de los años generalmente se adquiere sabiduría:
Job 12:12 En los ancianos está la ciencia, y en la larga edad la
inteligencia.
Job 32:7 Los días hablarán, y la muchedumbre de años declarará
sabiduría.
1Re.12:1-16 [Necedad del rey Roboam al no escuchar el sabio consejo
de los ancianos.]
D. Largos años de confianza en el Señor nos otorgan seguridad:
Sal.37:25 Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado.
E. La vejez no debería ser motivo de tristeza:
Ecl.11:10 Echa la tristeza fuera de tu corazón… porque la
adolescencia y la juventud son vanidad (NBI).

2. Dios nos brinda ayuda especial durante la


ancianidad:
Isa.46:4 Hasta la vejez Yo mismo, y hasta las canas os soportaré
Yo… (os) guardaré.
(V. también Sal.71:8,9,17,18.)

3. Desear larga vida:


A. Antes del Diluvio el hombre vivía muchísimo tiempo:
(V. Gén.5:1-32; 7:11; 9:28,29.)
B. Tras el Diluvio la esperanza de vida empieza a reducirse:
(V. Gén.11:10-32; 25:7,8,17; 35:28; 47:8,9; Deut.34:7a; Jos.24:29.)
C. Duración promedio de la vida en la actualidad:
Sal.90:10 Los días de nuestra edad son 70 años; y si en los más
robustos son 80.
289
290 LA VEJEZ
D. La vejez es una bendición por haber llevado una vida justa:
2Cró.24:15 [Joiada, un hombre de Dios, vivió hasta los 130 años, en
una época en que la mayoría de los hombres sólo vivían
hasta los 70.]
Gén.15:15 Vendrás a tus padres en paz… en buena vejez.
Gén.25:8 Murió Abraham en buena vejez… lleno de años.
Deut.34:7 Era Moisés de edad de 120 años cuando murió; sus ojos
nunca se oscurecieron, ni perdió su vigor.
1Cró.29:28 Murió en buena vejez, lleno de días, de riquezas y de gloria.
Job 5:26 Vendrás en la vejez a la sepultura, como la gavilla de trigo
que se recoge a su tiempo.
Sal.91:14,16 En Mí ha puesto su amor… lo saciaré de larga vida.
Isa.65:22 Según los días de los árboles serán los días de Mi pueblo, y
Mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos.
Zac.8:3,4 Aún han de morar ancianos y ancianas… cada cual con
bordón en su mano por la multitud de los días.
E. Para obtener la bendición de la longevidad:
Deut.5:33 Andad en todo el camino que el Señor vuestro Dios os ha
mandado, para que viváis… y tengáis largos días.
Deut.30:20 Amando al Señor tu Dios, atendiendo a Su voz… porque Él
es vida para ti, y prolongación de tus días.
Sal.34:12-14 ¿Quién es el hombre que desea vida, que desea muchos
días? Guarda tu lengua del mal… haz el bien; busca la
paz.
Pro.3:1,2 Tu corazón guarde Mis mandamientos; porque largura de
días y años de vida… te aumentarán.
Pro.9:10,11 Porque por Mí (la sabiduría) se aumentarán tus días, y años
de vida se te añadirán.
Pro.10:27 El temor del Señor aumentará los días.
(V. también Pro.3:13,16a, 4:7,10; 1Pe.3:10,11; Éxo.20:12.)
F. Oraciones para prolongar la vida y servir al Señor más tiempo:
2Re.20:1-7 [Dios revivió al rey Ezequías, que estaba enfermo de
muerte, y le concedió 15 años más de vida.]
Sal.71:18 No me desampares, hasta que anuncie Tu poder a la
posteridad… a todos los que han de venir.
G. Mantener el deseo de vivir para ayudar a otros:
Fil.1:23-25 Teniendo deseo de partir y estar con Cristo… pero quedar
en la carne es más necesario por causa de vosotros.
H. A algunos Dios les reveló el momento de su partida:
Sal.39:4 Hazme saber, Señor… cuánta sea la medida de mis días;
sepa yo cuán frágil soy.
Sal.90:12 Enséñanos… a contar nuestros días, que traigamos al
corazón sabiduría.
Luc.2:26 Le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la
LA VEJEZ 291
muerte antes que viese a (Cristo).
2Tim.4:6,7 Ya estoy para ser sacrificado… el tiempo de mi partida está
cercano.
2Pe.1:14 En breve debo abandonar el cuerpo, como nuestro Señor
Jesucristo me ha declarado.
2Re.2:3 ¿Sabes tú que el Señor te quitará hoy a (Elías)?
I. Con frecuencia éstos daban a sus familiares sus últimas
instrucciones:
Gén.49:1,33 [Jacob, al borde de la muerte, llamó a sus hijos para darles
instrucciones, y cuando acabó, «expiró».]
(V. también Gén.50:22-26; 1Re.2:1-3,10.)
J. Lo inútil de preocuparnos por que nos haya llegado la hora:
Gén.27:1-4 [Isaac, ya anciano, pensó que moriría pronto, pero vivió
muchos más años y murió a los 180. Gén.35:28,29.]
1Sam.27:1 [David angustiado:] Al fin seré muerto algún día por la mano
de Saúl [pero vivió por lo menos 40 años más].
(V. también Heb.2:15.)
K. Confiar en que Dios nos mantendrá vivos hasta cumplido el
tiempo que Él ha fijado:
Sal.31:15a En Tu mano están mis tiempos.
Sal.48:14 Dios… nos guiará aun más allá de la muerte.
Ecl.3:1,2 Todo… tiene su hora. Tiempo de nacer, y tiempo de morir.
L. A veces es mayor bendición no llegar a la vejez:
Gén.5:23,24 [Enoc sólo vivió un tercio de lo que se vivía en sus días;
Dios se lo llevó porque le agradó. V. también Heb.11:5.]
Isa.57:1 Los piadosos mueren… de delante de la aflicción es quitado
el justo (v. también 1Re.14:12,13).

4. Dios puede emplear poderosamente a creyentes de


avanzada edad:
A. Prometió que serían fructíferos:
Sal.92:13,14 Aun en la vejez fructificarán; estarán vigorosos y verdes.
B. Para dar ayuda material y realizar buenas obras:
2Sam.19:32-35 [Barzilai, de 80 años, ayudó a mantener al rey David en
tiempos de gran necesidad. V. también 2Sam.17:27-29.]
C. Ministerios espirituales:
Éxo.7:7 [Moisés tenía 80 años cuando dirigió el Éxodo.]
Joel 2:28 Derramaré Mi Espíritu sobre toda carne… vuestros
ancianos soñarán sueños (v. también Hch.2:16,17).
Dan.9:1; 10:1 [Daniel recibió dos de sus revelaciones más importantes a
los 85 y 90 años de edad.]
Ap.1:1,9 [El apóstol Juan recibió el Libro del Apocalipsis estando
exiliado en Patmos, cuando tenía 80 ó 90 años.]
292 LA VEJEZ
D. Algunas condiciones para que Dios se valga de los ancianos:
Tito 2:2,3 Que los ancianos sean sobrios, serios, prudentes, sanos en
la fe, en el amor, en la paciencia [para que puedan
enseñar].
E. El ministerio de la oración:
1Sam.12:1,2, [Samuel, ya viejo y con el pelo gris, oró y el Señor hizo un
16,19 milagro para castigar a los israelitas descarriados.]
Luc.2:36,37 Ana, profetisa… (de 84 años) de edad… (servía a Dios) de
noche y de día con ayunos y oraciones.
1Tim.5:5,9 [La oración, un ministerio especial para las mujeres de más
de 60 años.]
F. Testificar:
Luc.2:36-38 [Ana, de 84 años, testificaba a otros acerca de Jesús.]
Flm.9-11,16 Pablo ya anciano [guió a Onésimo a aceptar a Jesús].
Hch.28:30-31 [Pablo testificaba a todos los que lo iban a visitar.]
(V. también 2Tim.1:5; 3:15. Testificar a nuestros hijos y
nietos.)
G. Dios puede valerse de los que se consideran demasiado viejos:
Gén.18:10-14; [A los 90 años, Sara se ríe y duda de que pueda tener un
21:1,2 hijo.]
(V. también Gén.17:15-17; Luc.1:36.)
H. A veces Dios no nos emplea a fondo hasta que no maduramos
y adquirimos sabiduría:
Hch.7:23-34 [Moisés quiso comenzar la obra de su vida a los 40 años,
pero no estuvo listo para hacerlo sino hasta los 80.]
I. Continúa sirviendo fielmente a Jesús hasta el día de tu partida:
2Pe.1:12-15 Pues tengo por justo, en tanto que estoy en este cuerpo, el
despertaros [y afirmaros en la verdad].
J. Soportar firmemente la adversidad en la vejez:
Flm.9,10 Pablo ya anciano, y ahora, además, prisionero.
Ap.1:9 [Juan, teniendo más de 80 ó 90 años, es exiliado a la isla de
Patmos.]

5. Fuerzas en la vejez:
A. Dios nos puede dar salud y energías:
Deut.33:25 Como tus días serán tus fuerzas.
Deut.34:7 Era Moisés de edad de 120 años… sus ojos nunca se
oscurecieron, ni perdió su vigor.
Isa.40:29 (Él) multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.
Sal.103:5 [Él] sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas
como el águila.
Jos.14:7,10,11 Yo (Caleb) hoy soy de edad de 85 años. Todavía estoy tan
fuerte como [cuando tenía 40].
LA VEJEZ 293
B. El valor y la determinación nos dan fuerzas y victoria en la
vejez:
Jos.14:10-14 [A los 85 años, Caleb declaró:] Dame… este monte
[habitado entonces por gigantes en ciudades fortificadas].
El Señor estará conmigo, y los echaré.
C. Reconocerle a Dios el habernos guardado a lo largo de una
vida difícil:
Jos.14:10 El Señor me ha hecho vivir, estos 45 años… por el desierto;
y ahora, he aquí, hoy soy de edad de 85.

6. Advertencias sobre la vejez:


A. No hay que suponer que la edad de por sí nos hace más sabios:
Job 32:9 No [siempre] son los sabios los de mucha edad; ni los
ancianos entienden [siempre] el derecho.
(V. también Sal.119:100.)
B. Sin Dios, la sabiduría de los ancianos es inútil:
Job 12:13,20 Con Dios está la sabiduría… (Él) quita a los ancianos el
consejo.
C. Cuidado con tener costumbres demasiado arraigadas:
Ecl.4:13 Mejor es el muchacho… que el rey viejo y necio que no
admite consejo.
D. Advertencia contra perder las convicciones durante la vejez:
1Re.11:4 Cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres inclinaron su
corazón tras dioses ajenos, y su corazón no era perfecto
con el Señor su Dios.
E. Comparar neciamente las glorias pasadas con el presente:
Ecl.7:10 Nunca digas: ¿Cuál es la causa de que los tiempos
pasados fueron mejores que estos? Porque nunca de
esto preguntarás con sabiduría.
Esd.3:11,12 [El pueblo se regocijó al ver el nuevo templo, pero los
ancianos, al recordar el antiguo templo, lloraban] (v.
también Hag.2:3).

7. La alegría de los hijos y los nietos:


Pro.17:6 Corona de los viejos son los nietos, y la honra de los hijos,
sus padres.
Gén.37:3 Y amaba Israel a José más que a todos sus hijos, porque lo
había tenido en su vejez.
Rut 4:13-16 [El nieto de Noemí] sustentará tu vejez.
(V. también Luc.1:5-7,13,18-20.)
Piedras angulares
Compendio de versículos fundamentales
Los siguientes versículos están repartidos en secciones que
corresponden exactamente con las del cuerpo de este libro. La
mayoría, sin embargo, no están abreviados, sino que los publicamos
íntegros a fin de que el lector pueda captar totalmente su significado
sin tener que buscarlos en la Biblia.
Como comprobarán, la lectura de estas secciones es una forma
rápida y fácil de repasar las partes más importantes del libro. Este
compendio puede resultar también muy práctico cuando se hace
apostolado, para transmitir a otras personas las soluciones y
orientación que ofrecen las Escrituras.
Dado que estos versículos están reproducidos íntegramente, y
siendo además de los más fundamentales e importantes de la Biblia,
son asimismo excelentes para aprendérselos de memoria. «En mi
corazón he guardado Tus dichos, para no pecar contra Ti» (Sal.119:11).
ÍNDICE ALFABÉTICO
TEMA PÁGINA TEMA PÁGINA
Amor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 299 Obediencia a Dios . . . . . . . . .302
Cómo saber la Voluntad de Oración . . . . . . . . . . . . . . . . . .297
Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 302 Palabra de Dios, La . . . . . . . .297
Cómo vencer al diablo . . . . . 307 Perdón . . . . . . . . . . . . . . . . . . .299
Consuelo . . . . . . . . . . . . . . . . . 306 Persecución . . . . . . . . . . . . . . .311
Creacionismo . . . . . . . . . . . . . 313 Poder de la lengua, El . . . . . .309
Cristianismo en crisis . . . . . . 312 Protección . . . . . . . . . . . . . . . .303
Curación . . . . . . . . . . . . . . . . . 306 Provisión . . . . . . . . . . . . . . . . .304
Dar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 301 Pruebas, tentaciones y
Discípulos . . . . . . . . . . . . . . . . 310 tribulaciones . . . . . . . . . . . . .304
Espíritu Santo, El . . . . . . . . . . 296 Relación del cristiano con la
Fe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 298 sociedad mundana . . . . . . .310
Fraternizar . . . . . . . . . . . . . . . 300 Salvación . . . . . . . . . . . . . . . . .295
Fuerza y vigor . . . . . . . . . . . . 303 Soberbia, fariseísmo y
Gratitud . . . . . . . . . . . . . . . . . . 308 humildad . . . . . . . . . . . . . . .308
Jesucristo, el Hijo de Dios . . . 295 Sufrimiento . . . . . . . . . . . . . . .305
Ley de Cristo, La . . . . . . . . . . 312 Testificar . . . . . . . . . . . . . . . . . .300
No temas . . . . . . . . . . . . . . . . . 308 Unidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . .309
Nuestra relación con el Señor 299 Volverse atrás . . . . . . . . . . . . .311
294
SALVACIÓN
Jn.1:12 A todos los que le recibieron, a los que creen en Su nombre, les
dio potestad de ser hechos hijos de Dios.
Jn.3:3 El que no naciere de nuevo, no puede ver el Reino de Dios.
Jn.3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo
unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga
vida eterna.
Jn.3:36 El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer
en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.
Jn.6:37 Todo lo que el Padre me da, vendrá a Mí; y al que a Mí viene, no
le echo fuera.
Jn.10:28 Yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las
arrebatará de Mi mano.
Jn.14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene
al Padre, sino por Mí.
Hch.16:31 Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo.
Rom.3:23 Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de
Dios.
Rom.6:23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios
es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
Rom.10:9,10 Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y
creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se
confiesa para salvación.
2Cor.5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las
cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
Efe.2:8,9 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de
vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.
Tito 3:5a Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos
hecho, sino por Su misericordia.
1Jn.5:12,13 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de
Dios no tiene la vida. Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis
en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna,
y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.
Ap.3:20 He aquí, Yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye Mi voz y abre
la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS


Isa.9:6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado
sobre Su hombro; y se llamará Su nombre Admirable, Consejero, Dios
fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.
Jn.1:1,14 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo
era Dios. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y
295
vimos Su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia
y de verdad.
Jn.3:17 No envió Dios a Su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino
para que el mundo sea salvo por Él.
Jn.10:11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor Su vida da por las ovejas.
Jn.15:13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por
sus amigos.
Hch.10:38 Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de
Nazaret. Éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los
oprimidos por el diablo.
Rom.5:8 Dios muestra Su amor para con nosotros, en que siendo aún
pecadores, Cristo murió por nosotros.
(Véase Isa.53, el retrato profético de Jesús.)

EL ESPÍRITU SANTO
Luc.11:13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a
vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu
Santo a los que se lo pidan?
Jn.7:38,39a El que cree en Mí, como dice la Escritura, de su interior
correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir
los que creyesen en Él.
Jn.14:26 El Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en Mi
nombre, Él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que
Yo os he dicho.
Jn.16:13 Cuando venga el Espíritu de verdad, Él os guiará a toda la
verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo
lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.
Hch.1:8 Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu
Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria,
y hasta lo último de la tierra.
Hch.2:17,18 Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de Mi Espíritu
sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;
vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños;
y de cierto sobre Mis siervos y sobre Mis siervas en aquellos días
derramaré de Mi Espíritu, y profetizarán.
Hch.4:31b Y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con
denuedo la Palabra de Dios.
Hch.5:32 Y nosotros somos testigos Suyos de estas cosas, y también el
Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen.
Hch.19:2,6 Les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y
ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Y
habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu
Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban.
296
2Cor.3:17 Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del
Señor, allí hay libertad.

LA PALABRA DE DIOS
Jos.1:8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día
y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo
lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino,
y todo te saldrá bien.
Job 23:12b Guardé las Palabras de Su boca más que mi comida.
Sal.119:11 En mi corazón he guardado Tus dichos, para no pecar contra
Ti.
Sal.119:89 Para siempre, oh Señor, permanece Tu Palabra en los cielos.
Sal.119:105 Lámpara es a mis pies Tu Palabra, y lumbrera a mi camino.
Jer.15:16a Fueron halladas Tus Palabras, y yo las comí.
Mat.4:4 No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra que sale
de la boca de Dios.
Mat.24:35 El cielo y la tierra pasarán, pero Mis Palabras no pasarán.
Jn.6:63 El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las
Palabras que Yo os he hablado son espíritu y son vida.
Jn.8:31,32 Si voso tro s p erman eciereis en Mi Palabra, seréis
verdaderamente Mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os
hará libres.
Rom.10:17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios.
1Cor.10:11 Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas
para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de
los siglos.
2Tim.2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como
obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la Palabra de
verdad.
2Tim.3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar,
para redargüir, para corregir, para instruir en justicia.
1Pe.2:2 Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no
adulterada, para que por ella crezcáis.
2Pe.1:21 Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino
que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el
Espíritu Santo.

ORACIÓN
Sal.66:18,19 Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor
no me habría escuchado. Mas ciertamente me escuchó Dios; atendió
a la voz de mi súplica.
Jer.29:13 Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo
297
vuestro corazón.
Jer.33:3 Clama a Mí, y Yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y
ocultas que tú no conoces.
Mat.7:7,8 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.
Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que
llama, se le abrirá.
Mat.18:19 Si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca
de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por Mi Padre que está
en los Cielos.
Mar.11:24 Todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os
vendrá.
Jn.16:23b Todo lo que pidiereis al Padre en Mi nombre, os lo dará.
Stg.1:6,7 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es
semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada
de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa
alguna del Señor.
Stg.4:2b No tenéis lo que deseáis, porque no pedís.
1Jn.3:22 Y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de Él, porque
guardamos Sus mandamientos, y hacemos las cosas que son
agradables delante de Él.
1Jn.5:14b Si pedimos alguna cosa conforme a Su voluntad, Él nos oye.

FE
Job 13:15a Aunque Él me matare, en Él esperaré.
Pro.3:5 Fíate del Señor de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia
prudencia.
Mat.9:29b Conforme a vuestra fe os sea hecho.
Mar.9:23 Si puedes creer, al que cree todo le es posible.
Rom.4:20,21 Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios,
sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente
convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había
prometido.
Rom.10:17 La fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios.
2Cor.5:7 Porque por fe andamos, no por vista.
Heb.10:35 No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande
galardón.
Heb.10:38a Mas el justo vivirá por fe.
Heb.11:1,6 Es, pues, la fe la garantía de lo que se espera, la prueba de
lo que no se ve. Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es
necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es
galardonador de los que le buscan diligentemente.
1Jn.5:4b Esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.
298
AMOR
Mat.7:12 Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan
con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la
ley y los profetas.
Mat.22:37-39 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón,
y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande
mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como
a ti mismo.
Jn.13:35 En esto conocerán todos que sois Mis discípulos, si tuviereis
amor los unos con los otros.
Jn.15:12 Este es Mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como Yo
os he amado.
1Cor.13:8a El amor nunca deja de ser.
1Cor.16:14 Todas vuestras cosas sean hechas con amor.
1Pe.4:8 Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor
cubrirá multitud de pecados.
1Jn.3:16 En esto hemos conocido el amor, en que Él puso Su vida por
nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los
hermanos.
1Jn.3:18 Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho
y en verdad.
1Jn.4:8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.
(Véase 1Cor.13, el capítulo del Amor.)

PERDÓN
Mat.6:14,15 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os
perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no
perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os
perdonará vuestras ofensas.
Efe.4:32 Sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos
unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.
1Jn.1:9 Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar
nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

NUESTRA RELACIÓN CON EL SEÑOR


Sal.111:10a El principio de la sabiduría es el temor del Señor.
Pro.8:17 Yo (el Señor) amo a los que me aman, y me hallan los que
temprano me buscan.
Mat.11:28-30 Venid a Mí todos los que estáis trabajados y cargados, y Yo
os haré descansar. Llevad Mi yugo sobre vosotros, y aprended de Mí,
que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para
vuestras almas; porque Mi yugo es fácil, y ligera Mi carga.
299
Mat.22:37 Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu
alma, y con toda tu mente.
Jn.14:23 El que Me ama, Mi Palabra guardará; y Mi Padre le amará, y
vendremos a Él, y haremos morada con Él.
Rom.7:4 Así también vosotros habéis muerto a la ley mediante el cuerpo
de Cristo, para que seáis de otro (esposo), del que resucitó de los
muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.
2Cor.6:16b Vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo:
Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán Mi pueblo.
Efe.5:30 Somos miembros de Su cuerpo, de Su carne y de Sus huesos.
Stg.4:8a Acercaos a Dios, y Él se acercará a vosotros.

FRATERNIZAR
Heb.10:25 No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre,
sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.
Sal.133:1 ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos
en armonía!
Ecl.4:9,10 Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo.
Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que
cuando cayere, no habrá segundo que lo levante.
Mat.18:20 Donde están dos o tres congregados en Mi nombre, allí estoy Yo en
medio de ellos.
1Jn.1:7a Si andamos en luz, como Él está en luz, tenemos comunión unos
con otros.

TESTIFICAR
Sal.126:6 Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; mas volverá
a venir con regocijo, trayendo sus gavillas.
Pro.11:30 El fruto del justo es árbol de vida; y el que gana almas es sabio.
Eze.3:17-19 Hijo de hombre, Yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel;
oirás, pues, tú la Palabra de Mi boca, y los amonestarás de Mi parte. Cuando
Yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no le amonestares ni le hablares,
para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva, el impío
morirá en su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano. Pero si tú
amonestares al impío, y él no se convirtiere de su impiedad y de su mal
camino, él morirá en su maldad, pero tú habrás librado tu alma.
Dan.12:3 Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento;
y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua
eternidad.
Mat.4:19 Venid en pos de Mí, y os haré pescadores de hombres.
Mat.5:14-16 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un
monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de
300
un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en
casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean
vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los
cielos.
Mat.9:37,38 Entonces dijo a Sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas
los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a
Su mies.
Mar.8:38 Porque el que se avergonzare de Mí y de Mis Palabras en esta
generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también
de él, cuando venga en la gloria de Su Padre con los santos ángeles.
Mar.16:15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura.
Jn.15:16a No me elegisteis vosotros a Mí, sino que Yo os elegí a vosotros, y
os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca.
1Cor.9:16 Pues si anuncio el Evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque
me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el Evangelio!
2Tim.2:23 Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que
engendran contiendas.
2Tim.4:2 Que prediques la Palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo;
redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.
1Pe.3:15b Estad siempre preparados para dar respuesta con mansedumbre
y reverencia a todo el que os demande razón de la esperanza que hay en
vosotros.

DAR
Pro.3:27,28 No te niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando
tuvieres poder para hacerlo. No digas a tu prójimo: Anda, y vuelve, y
mañana te daré, cuando tienes contigo qué darle.
Pro.11:24,25 Hay quienes reparten, y les es añadido más; y hay quienes
retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza. El alma
generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado.
Pro.19:17 Al Señor presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se
lo volverá a pagar.
Mal.3:10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en Mi casa; y
probadme ahora en esto, dice el Señor de los ejércitos, si no os abriré
las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta
que sobreabunde.
Luc.6:38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y
rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con
que medís, os volverán a medir.
Hch.20:35b Más bienaventurado es dar que recibir.
2Cor.9:6,7 El que siembra escasamente, también segará escasamente;
y el que siembra generosamente, generosamente también segará.
Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por
301
necesidad, porque Dios ama al dador alegre.
1Jn.3:17,18 El que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener
necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios
en él? Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho
y en verdad.

CÓMO SABER LA VOLUNTAD DE DIOS


Jue.6:37 He aquí que yo pondré un vellón de lana en la era; y si el rocío
estuviere en el vellón solamente, quedando seca toda la otra tierra,
entonces entenderé que salvarás a Israel por mi mano.
Sal.32:8 Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;
sobre ti fijaré Mis ojos.
Sal.119:130 La exposición de Tus Palabras alumbra; hace entender a los
simples.
Sal.143:8b Hazme saber el camino por donde ande, porque a Ti he
elevado mi alma.
Pro.3:6 Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas.
Pro.15:22 Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo; mas
en la multitud de consejeros se afirman.
Isa.30:21 Tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el
camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco
torzáis a la mano izquierda.
Luc.22:42 Padre, si quieres, pasa de Mí esta copa; pero no se haga Mi
voluntad, sino la Tuya.
Rom.12:1,2 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios,
que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a
Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino
transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento,
para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable
y perfecta.

OBEDIENCIA A DIOS
1Sam.15:22 ¿Se complace el Señor tanto en los holocaustos y víctimas,
como en que se obedezca a las Palabras del Señor? Ciertamente el
obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la
grosura de los carneros.
Job 36:11 Si oyeren, y le sirvieren, acabarán sus días en bienestar, y sus
años en dicha.
Isa.1:19,20 Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra; si no
quisiereis y fuereis rebeldes, seréis consumidos a espada; porque la
boca del Señor lo ha dicho.
Luc.6:46 ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que Yo digo?
302
Jn.13:17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.
Jn.14:15 Si me amáis, guardad Mis mandamientos.
Jn.15:14 Vosotros sois Mis amigos, si hacéis lo que Yo os mando.
Efe.6:6 No sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres,
sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios.
Heb.5:8 Aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia.

FUERZA Y VIGOR
Sal.68:35b El Dios de Israel, Él da fuerza y vigor a Su pueblo.
Neh.8:10b El gozo del Señor es vuestra fuerza.
Sal.37:39 La salvación de los justos es del Señor, y Él es su fortaleza en
el tiempo de la angustia.
Isa.30:7b Su fortaleza sería estarse quietos.
Isa.30:15b En quietud y en confianza será vuestra fortaleza.
Isa.40:29 Él da vigor al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene
ningunas.
Isa.40:31 Los que esperan al Señor tendrán nuevas fuerzas; levantarán
alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se
fatigarán.
Jer.17:5 Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su
brazo, y su corazón se aparta del Señor.
Zac.4:6b No con ejército, ni con fuerza, sino con Mi Espíritu, ha dicho el
Señor de los ejércitos.
2Cor.4:7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la
excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros.
2Cor.12:9,10b Y me ha dicho: Bástate Mi gracia; porque Mi poder se
perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más
bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.
Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.
Efe.6:10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el
poder de Su fuerza.
Fil.4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

PROTECCIÓN
Éxo.14:14 El Señor peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos.
Sal.34:7 El ángel del Señor acampa alrededor de los que le temen, y los
defiende.
Sal.34:17 Claman los justos, y el Señor oye, y los libra de todas sus
angustias.
Sal.46:1,2 Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en
las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea
removida, y se traspasen los montes al corazón del mar.
303
Pro.1:33 El que Me oyere, habitará confiadamente y vivirá tranquilo, sin
temor del mal.
Pro.18:10 Torre fuerte es el nombre del Señor; a él correrá el justo, y
estará seguro.
Isa.43:2 Cuando pases por las aguas, Yo estaré contigo; y si por los ríos,
no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama
arderá en ti.
(Véase Sal.91, el Salmo de protección.)

PROVISIÓN
Sal.23:1 El Señor es Mi pastor; nada me faltará.
Sal.34:10 Los que buscan al Señor no tendrán falta de ningún bien.
Sal.37:3 Confía en el Señor, y haz el bien; y habitarás en la tierra, y te
apacentarás de la verdad.
Sal.37:25 Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado, ni
su descendencia que mendigue pan.
Sal.68:19a Bendito el Señor; cada día nos colma de beneficios.
Sal.84:11b No negará ningún bien a los que andan en integridad.
Mat.6:25,26 No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué
habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es
la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las
aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y
vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más
que ellas?
Mat.6:33 Buscad primeramente el Reino de Dios y Su justicia, y todas
estas cosas os serán añadidas.
Mat.7:9-11 ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le
dará una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros
hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas
cosas a los que le pidan?
Rom.8:32 El que no escatimó ni a Su propio Hijo, sino que lo entregó por
todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con Él todas las cosas?
Fil.4:19 Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a Sus riquezas
en gloria en Cristo Jesús.

PRUEBAS, TENTACIONES Y TRIBULACIONES


Job 23:10 Él conoce mi camino; me probará, y saldré como oro.
Pro.1:10 Hijo mío, si los pecadores te quisieren seducir, no consientas.
Pro.3:11,12 No menosprecies, hijo mío, el castigo del Señor, ni te fatigues
de su corrección; porque el Señor al que ama castiga, como el padre
al hijo a quien quiere.
304
Mat.26:41 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la
verdad está dispuesto, pero la carne es débil.
1Cor.10:13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana;
pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis
resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida,
para que podáis soportar.
2Tim.2:3 Sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo.
Heb.12:2,3 Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el
cual por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando
el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad a Aquel
que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que
vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.
Stg.1:3 La prueba de vuestra fe produce paciencia.
Stg.1:12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque
cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios
ha prometido a los que le aman.
1Pe.1:7 Para que vuestra fe, probada, mucho más preciosa que el oro
que es perecedero, aunque se prueba con fuego, sea hallada en
alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo.
2Pe.2:9a Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos.

SUFRIMIENTO
Sal.34:19 Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas le
librará el Señor.
Sal.119:67 Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; mas ahora
guardo Tu Palabra.
Sal.119:71 Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda Tus
estatutos.
Rom.8:18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente
no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de
manifestarse.
Rom.8:28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les
ayudan a bien, esto es, a los que conforme a Su propósito son
llamados.
2Cor.4:17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros
un cada vez más excelente y eterno peso de gloria.
2Tim.2:12 Si sufrimos, también reinaremos con Él; si le negáremos, Él
también nos negará.
1Pe.4:19 De modo que los que padecen según la voluntad de Dios,
encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien.
305
CONSUELO
Sal.23:4 Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal
alguno, porque Tú estarás conmigo; Tu vara y Tu cayado me infundirán
aliento.
Sal.30:5 Porque un momento será Su ira, pero Su favor dura toda la vida.
Por la noche durará el lloro, y a la mañana vendrá la alegría.
Sal.119:50 (Tu Palabra) es mi consuelo en mi aflicción, porque Tu dicho
me ha vivificado.
Sal.145:14 Sostiene el Señor a todos los que caen, y levanta a todos los
oprimidos.
Sal.147:3 Él sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas.
Isa.54:7 Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con
grandes misericordias.
Lam.3:32,33 Si aflige, también se compadece según la multitud de Sus
misericordias; porque no aflige ni entristece voluntariamente a los hijos
de los hombres.
Mat.5:4 Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán
consolación.
Jn.14:1 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en
Mí.
Jn.14:18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.
2Cor.1:4 El cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que
podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier
tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos
consolados por Dios.
Heb.4:16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para
alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.
Heb.13:5b Él dijo: No te desampararé, ni te dejaré.
1Pe.5:7 Echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado
de vosotros.
Ap.21:4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá
muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras
cosas pasaron.

CURACIÓN
Éxo.15:26b Yo soy el Señor tu sanador.
Sal.34:19 Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas le
librará el Señor.
Sal.103:3 Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas
tus dolencias
Sal.107:20 Envió Su Palabra, y los sanó, y los libró de su ruina.
Isa.53:5b Por Sus llagas somos nosotros curados.
Jer.30:17a Yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas, dice el
306
Señor.
Jer.32:27 He aquí que Yo soy el Señor, Dios de toda carne; ¿habrá algo
que sea difícil para Mí?
Mal.4:2a Mas a vosotros los que teméis Mi nombre, nacerá el Sol de
justicia, y en Sus alas traerá curación.
Mat.18:19 Si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca
de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por Mi Padre que está
en los Cielos.
Luc.17:14b Mientras iban, fueron limpiados (de su enfermedad).
Stg.5:14,15 ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos
de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del
Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y
si hubiere cometido pecados, le serán perdonados.

CÓMO VENCER AL DIABLO


Isa.59:19b Porque vendrá el enemigo como río, mas el Espíritu del Señor
levantará bandera contra él.
2Cor.2:11 Para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues
no ignoramos sus maquinaciones.
2Cor.10:3-5 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la
carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino
poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando
argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de
Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.
Efe.4:27 Ni deis lugar al diablo.
Efe.6:11,12 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar
firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha
contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades,
contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes
espirituales de maldad en las regiones celestes.
Efe.6:16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar
todos los dardos de fuego del maligno.
Stg.4:7b Resistid al diablo, y huirá de vosotros.
1Pe.5:8,9a Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo,
como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual
resistid firmes en la fe.
1Jn.2:14b La Palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido
al maligno.
1Jn.3:8b Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del
diablo.
1Jn.4:4b Mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.
307
NO TEMAS
Sal.27:1 El Señor es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? El Señor
es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?
Sal.34:4 Busqué al Señor, y Él me oyó, y me libró de todos mis temores.
Sal.56:3 En el día que temo, yo en Ti confío.
Sal.56:11 En Dios he confiado; no temeré; ¿qué puede hacerme el
hombre?
Sal.118:6 El Señor está conmigo; no temeré lo que me pueda hacer el
hombre.
Pro.29:25 El temor del hombre pondrá lazo; mas el que confía en el
Señor estará seguro.
Isa.12:2a He aquí Dios es salvación mía; me aseguraré y no temeré.
Isa.26:3 Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en
Ti persevera; porque en Ti ha confiado.
Isa.41:10 No temas, porque Yo estoy contigo; no desmayes, porque Yo
soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te
sustentaré con la diestra de Mi justicia.
Jn.14:27 La paz os dejo, Mi paz os doy; Yo no os la doy como el mundo
la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.
2Tim.1:7 No nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de
amor y de dominio propio.
1Jn.4:18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera
el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme,
no ha sido perfeccionado en el amor.

GRATITUD
Sal.34:1 Bendeciré al Señor en todo tiempo; Su alabanza estará de
continuo en mi boca.
Sal.107:8 Alaben la misericordia del Señor, y Sus maravillas para con
los hijos de los hombres.
1Cor.10:10 Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y
perecieron por el destructor.
Fil.2:14 Haced todo sin murmuraciones y contiendas.
Fil.4:11 He aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación.
1Tes.5:18 Dad gracias en todo.

SOBERBIA, FARISEÍSMO Y HUMILDAD


Pro.11:2 Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra; mas con los
humildes está la sabiduría.
Pro.16:18 Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la
altivez de espíritu.
Dan.4:37b Él puede humillar a los que andan con soberbia.
308
Mat.23:12 El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será
enaltecido.
Luc.6:41,42b ¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no
echas de ver la viga que está en tu propio ojo? Hipócrita, saca primero la
viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja que está en
el ojo de tu hermano.
2Cor.10:17 El que se gloría, gloríese en el Señor.
Fil.2:3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad,
estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo.
1Pe.5:5b,6 Todos sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque Dios
resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. Humillaos, pues, bajo la
poderosa mano de Dios, para que Él os exalte cuando fuere tiempo.

EL PODER DE LA LENGUA
Sal.19:14 Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón
delante d