Está en la página 1de 15

”AÑO DE

LA
UNIVERS
UNIVERSIDAD TECNOLOGICA
DEALIZACI
LOS ANDES
ÓN DE
LA
SALUD”
FACULTAD DE CIENCIAS JURIDICAS
CONTABLES Y SOCIALES DE DERECHO
ESCUELA PROFESIONAL

TEMA :
DIFICULTADES EN EL DERECHO
PRESUPUESTARIO

CURSO : DERECHO
PRESUPUESTARIO Y FINANCIERO
DOCENTE : Ronald Vicente Alvarez
Romero
CICLO : X
INTEGRANTES :
Fernandez Apaza Lourdes
Huanca Poblete Shavin Angelica
Sotelo Mujica Gabriela Garlet
Yupanqui Quispe Vladimir Ezio
CUSCO – PERÚ
2020
INDICE

INDICE..............................................................................................................................2
INTRODUCCIÓN.............................................................................................................3
DIFICULTADES EN EL SISTEMA PRESUPUESTARIO.............................................4
I.ETIMOLOGIA................................................................................................................4
1.1 DIFICULTAD:........................................................................................................4
1.2 SISTEMA :..............................................................................................................4
1.3 PRESUPUESTARIO:..............................................................................................4
II , CONCEPTO................................................................................................................4
III. PRINCIPALES PROBLEMAS , CONSECUENCIAS Y PROPUESTAS.................4
IV OTRO TIPO DE DIFICULTADES DEL SISTEMA PRESUPUESTARIO EN EL
PERÚ.................................................................................................................................7
4.1 UN PRESUPUESTO PÚBLICO REDUCIDO.......................................................9
4,2 .PROPUESTA DE MEJORAS EN EL SISTEMA PRESUPUESTARIO............10
4.3 ¿CÓMO REDUCIR EL GASTO PÚBLICO INEFICIENTE?.............................13
V. CONCLUSION..........................................................................................................16
INTRODUCCIÓN

El objetivo del presente estudio es identificar y analizar los principales problemas del
sistema presupuestario peruano desde una perspectiva doble: la necesidad de reformar el
sistema presupuestario en sí mismo y su articulación con una modernización de la
administración pública. El trabajo se divide en cuatro partes.

Luego de la introducción, se describe brevemente las dificultades en el sistema


presupuestario, su concepto y los principales problemas, consecuencias y propuestas, en
la segunda parte se tratara los otros tipos de dificultades del sistema presupuestario en el
Perú, en tercer lugar se tratara sobre un presupuesto público reducido, y en cuarto lugar
hablaremos sobre cómo reducir el gasto público ineficiente y por ultimo la conclusión .
DIFICULTADES EN EL SISTEMA PRESUPUESTARIO

I.ETIMOLOGIA
1.1 DIFICULTAD:
La palabra "dificultad" viene del latín difficultas y significa "cualidad de requerir mucho
esfuerzo para lograrlo"1

1.2 SISTEMA :
La palabra "sistema" viene del latín systema y este del griego σύστημα (systema = unión
2
de cosas de una manera organizada

1.3 PRESUPUESTARIO:
Se refiere a una cantidad de dinero calculada antes de ser necesitada. La palabra
"presupuesto", está formada de pre- (antes) y supuesto (hipótesis, creído, o dado por
cierto). La palabra "supuesto" viene del latín suppositus formada de sub (abajo) y
positus (puesto), lo que daría "puesto abajo"3

II , CONCEPTO
El presupuesto público es la herramienta principal que tiene el gobierno para obtener
buenos resultados de sus intervenciones en términos calidad, costo, eficiencia,
efectividad, equidad y oportunidad; el sistema presupuestario necesita una estructura
fiscal coherente que lo viabilice y un esquema de gestión que potencie el uso eficiente,
productivo y eficaz de los recursos públicos. Sin embargo, en el caso del Perú, existe un
significativo distanciamiento entre la formulación, diseño e implementación de políticas
y los resultados que se obtienen de ellas.

III. PRINCIPALES PROBLEMAS , CONSECUENCIAS Y


PROPUESTAS

La consecución de mayores niveles de productividad en el uso de los recursos públicos


tiene relevancia tanto en un sentido microeconómico como en uno macroeconómico.
Por un lado, la medición de la productividad de las instituciones públicas contribuye
1
http://etimologias.dechile.net/?dificultad#:~:text=La%20palabra%20%22dificultad%22%20viene%20del,%2C%20otras%20ra
%C3%ADces%20latinas%2C%20dif%C3%ADcil.
2
http://etimologias.dechile.net/?sistema
3
http://etimologias.dechile.net/?presupuesto#:~:text=Presupuesto%20se%20refiere%20a%20una,que
%20dar%C3%ADa%20%22puesto%20abajo%22.
significativamente al control, análisis y crecimiento de la productividad, como también
a las proyecciones y el proceso presupuestario, la reducción de costos, el incremento de
beneficios directos por el aumento de los niveles de producción y una mejor calidad de
bienes y servicios. Desde una perspectiva macroeconómica, el crecimiento de la
productividad es una alternativa para reducir el déficit público, liberar recursos para
reasignarlos y/o financiar nuevos programas. Considerando que el presupuesto público
es la herramienta principal que tiene el gobierno para obtener buenos resultados de sus
intervenciones en términos calidad, costo, eficiencia, efectividad, equidad y
oportunidad; el sistema presupuestario necesita una estructura fiscal coherente que lo
viabilice y un esquema de gestión que potencie el uso eficiente, productivo y eficaz de
los recursos públicos. Sin embargo, en el caso del Perú, existe un significativo
distanciamiento entre la formulación, diseño e implementación de políticas y los
resultados que se obtienen de ellas.

Los principales problemas y consecuencias del presupuesto público del gobierno


central. Se requiere de un presupuesto con características que permitan integrar el
quehacer nacional a las decisiones presupuestarias promover una planificación
estratégica que lo sustente y reducir la inercia presupuestaria. Asimismo, es necesario
darle un enfoque gerencial al manejo del presupuesto con elementos de simplificación,
descentralización, responsabilidad, auditoría de resultados y rendición de cuentas para la
evaluación de la eficiencia de la asignación y ejecución de recursos públicos. Es
necesario superar la inercia y la ausencia de planificación en la formulación
presupuestaria (reduciendo número de reasignaciones), evaluar usos alternativos de los
recursos a partir de criterios de costo-efectividad, utilizar criterios técnicos estables,
explícitos y transparentes para limitar la discrecionalidad de la asignación y ejecución;
implementar mecanismos de rendición de cuentas que permitan identificar con claridad
la eficiencia en la asignación y ejecución del gasto en cada dependencia y entidad
pública; esquema de auditoría enfocado en resultados; formulación de indicadores
estratégicos que revelen por sí mismos la presencia de problemas en el manejo
presupuestario y que induzcan a su corrección.
IV OTRO TIPO DE DIFICULTADES DEL SISTEMA
PRESUPUESTARIO EN EL PERÚ

El Sistema Nacional de Presupuesto Público es un Sistema Administrativo, compuesto


por el conjunto de órganos, normas y procedimientos que conducen el proceso
presupuestario de todas las entidades y organismos del Sector Público en sus fases de
programación, formulación, aprobación, ejecución y evaluación. El Presupuesto es uno
de los sistemas administrativos conformantes de la Administración Financiera
Gubernamental, que en el caso peruano, se rige de acuerdo con la Ley Marco de la
Administración Financiera del Sector Público (SAFI), norma que establece las
disposiciones básicas para una gestión integral y eficiente de los procesos vinculados
con la captación y utilización de los fondos públicos, dentro de los procesos de
responsabilidad, transparencia fiscal y búsqueda de la estabilidad macroeconómica. El
Presupuesto, según la Ley General del Sistema Nacional de Presupuesto, constituye el
instrumento de gestión del Estado para el logro de resultados a favor de la población, a
través de la prestación de servicios y logro de metas con eficacia y eficiencia por parte
de las Entidades. Asimismo, es la expresión cuantificada, conjunta y sistemática de los
gastos a atender durante el año fiscal, por cada una de las Entidades que forman parte
del Sector Público y refleja los ingresos que financian dichos gastos. Este sistema está
regulado por varios principios. Quizá uno de los más conocidos es el “Principio de la
Anualidad”, es decir, el Presupuesto del Sector Público tiene una vigencia anual, que
coincide con el año calendario, al igual que en todos los países de la Región de América
Latina. Conforme a la Constitución Política del Perú vigente el presupuesto asigna
equitativamente los recursos públicos; por lo que su programación y ejecución
responden a los criterios de eficiencia de necesidades sociales básicas y de
descentralización. A continuación, veremos los diversos principios regulatorios del
Sistema Nacional de Presupuesto Público, así como una breve descripción de los
principales contenidos normativos que lo rigen.

La consecución de mayores niveles de productividad en el uso de los recursos públicos


tiene relevancia tanto en un sentido microeconómico como en uno macroeconómico.
Por un lado, la medición de la productividad de las instituciones públicas contribuye
significativamente al control, análisis y crecimiento de la productividad, como también
a las proyecciones y el proceso presupuestario, la reducción de costos, el incremento de
beneficios directos por el aumento de los niveles de producción y una mejor calidad de
bienes y servicios. Desde una perspectiva macroeconómica, el crecimiento de la
productividad es una alternativa para reducir el déficit público, liberar recursos para
reasignarlos y/o financiar nuevos programas.
Considerando que el presupuesto público es la herramienta principal que tiene el
gobierno para obtener buenos resultados de sus intervenciones en términos calidad,
costo, eficiencia, efectividad, equidad y oportunidad; el sistema presupuestario necesita
una estructura fiscal coherente que lo viabilice y un esquema de gestión que potencie el
uso eficiente, productivo y eficaz de los recursos públicos. Sin embargo, en el caso del
Perú, existe un significativo distanciamiento entre la formulación, diseño e
implementación de políticas y los resultados que se obtienen de ellas.
El objetivo del presente estudio es identificar y analizar los principales problemas del
sistema presupuestario peruano desde una perspectiva doble: la necesidad de reformar el
sistema presupuestario en sí mismo y su articulación con una modernización de la
administración pública. El trabajo se divide en siete partes. Luego de la introducción, se
describe brevemente el proceso presupuestario del gobierno central distinguiendo entre
sus etapas de: (i); programación y formulación, (ii); aprobación y ejecución, y (iii);
control y evaluación. A continuación, en la parte III, se plantean y discuten algunos de
los principales problemas inherentes al mencionado proceso, para luego presentar
algunas reflexiones y comentarios vinculados con el ámbito presupuestario desde las
perspectivas de la reforma del Estado, la modernización de la gestión pública y la
experiencia internacional. En la parte V se esbozan de manera gruesa elementos para un
nuevo sistema presupuestario en el Perú. Finalmente luego de los comentarios finales,
en el anexo se incluye la relación de pliegos presupuestarios, programas funcionales y
sectores institucionales, como también notas técnicas sobre el uso de indicadores de
desempeño y la necesidad de un pacto fiscal en el Perú.

4.1 UN PRESUPUESTO PÚBLICO REDUCIDO

Los recursos anuales previstos en el presupuesto público no alcanzan para satisfacer las
principales demandas sociales. Si se establecen comparaciones internacionales, se
observa que el presupuesto público per cápita en salud y educación en Chile es casi tres
veces mayor que el del Perú.
Este programa trae nuevamente al debate la necesidad de contar con una mayor cantidad
de recursos públicos. El otorgamiento de beneficios tributarios, que formaron un
enorme forado en las arcas fiscales durante la década pasada; el alto grado de evasión y
elusión tributaria; la informalidad en la economía; la contabilidad fraudulenta o la falta
de declaración de ingresos; el equivocado diseño del sistema de recaudación, que
concentra esfuerzos y objetivos en la aplicación de impuestos indirectos —como el IGV
o el ITF— en lugar de buscar que los impuestos directos sobre la riqueza (como el
impuesto a la renta) sean el fundamento de la recaudación,2 son las razones que
explican los limitados ingresos por concepto de impuestos. Para que un programa social
como Pro Perú sea viable financieramente y pueda llegar a una mayor cantidad de
familias que lo necesitan, son indispensables algunas medidas ampliamente debatidas en
el contexto de la aprobación del presupuesto público de cada año y que significarían una
mayor disponibilidad de recursos del Ejecutivo:

 Una reforma tributaria que priorice medidas encaminadas a reducir la complejidad de


los procedimientos administrativos, que incluya en la economía formal al mayor número
posible de contribuyentes y que fomente una cultura tributaria mediante campañas
educativas.

 La eliminación de beneficios tributarios que no han cumplido con los objetivos


trazados y que son altamente regresivos.

 La búsqueda de financiamiento por medio de mecanismos de fondo contravalor o


canje de deuda por inversión social.3

 La eliminación de organismos e instituciones públicas redundantes e innecesarias para


un ahorro de significativos recursos.

 Normatividad que defina y reglamente la estructura de un sistema único de


remuneraciones del sector público, que sea transparente, equitativa y que incentive la
eficiencia y eficacia de los funcionarios.

 La regulación de las asignaciones de viáticos en caso de viajes al exterior, la


limitación de gastos operativos como los de telefonía celular.4

 La implementación de un sistema de compras corporativas para aprovechar las


economías de escala, especialmente en compras de productos estándar y de uso de todos
los pliegos, como útiles de oficina.
4,2 .PROPUESTA DE MEJORAS EN EL SISTEMA PRESUPUESTARIO

10.1 Considerando que el presupuesto por resultados es una herramienta que permite
medir la efectividad de los bienes y servicios que presta el Estado a la población, es
necesario que se dicten políticas de carácter complementario que induzcan procesos de
mejora en el resto de los sistemas administrativos, sin los cuales la ejecución del
presupuesto continuará teniendo limitaciones. Asimismo, dado que el presupuesto por
resultados contiene estimaciones de intervenciones multianuales, sería conveniente que
el proceso de programación presupuestaria también se formule bajo un horizonte
multianual considerando los planes estratégicos de cada sector, así como los planes de
desarrollo concertados y los presupuestos participativos, de manera que tengamos
mayor certeza en que las actividades programadas se ejecuten con una secuencia
definida que permita lograr mayores resultados en un mediano y largo plazo en
beneficio de la población.

Cuando pensamos en el papel del gobierno dentro de una sociedad, quizás su labor más
importante sea utilizar eficientemente sus recursos para hacer que el bienestar de la
sociedad sea el más alto posible. En ese óptimo social, idealmente, las personas reciben
servicios públicos de calidad como salud, educación, seguridad, infraestructura, entre
otros; con especial atención hacia las personas en sectores menos favorecidos.

Sin embargo, la situación real dista mucho de este escenario ideal. Para entender qué
está fallando, lo primero es discernir si estamos frente a un problema de falta de
recursos o si esos recursos están siendo utilizados de manera ineficiente. Para esto,
tomemos como ejemplo lo que está pasando con los programas nutricionales en el país
en los últimos 10 años.

De acuerdo con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), existe una categoría


presupuestal denominada “Programa Articulado Nacional” la cual, según la Encuesta
Demográfica y de Salud Familiar (Endes), se dirige hacia niños y niñas entre 0 y 35
meses.

La primera pregunta a responder es si faltan recursos y las cifras del MEF revelan que,
en realidad, el programa mencionado hoy tiene casi cuatro veces más presupuesto que
hace 10 años y esto ha permitido que se use mucho más dinero.
En el 2008, el gasto registrado en el Programa Articulado Nacional alcanzó los S/688
millones y en el 2018 creció hasta S/2,486 millones. Este dato implica un incremento de
261% y, como referencia, representa alrededor de 0.33% del valor de todos los bienes y
servicios que se producen en nuestro país. Es una cifra muy significativa.

Con esa cantidad de recursos, se esperaría que los indicadores de nutrición mejoren
sustancialmente con el tiempo. Una variable clave para evaluar esto es cómo ha
evolucionado la incidencia de anemia en los niños y niñas entre 0 y 35 meses. Y es en
este indicador donde surgen los problemas. En el 2008, 5 de cada 10 niños en ese rango
de edad sufrían de anemia; un número que al 2018 se ha reducido a 4 de cada 10. A
pesar del explosivo crecimiento en los recursos destinados a, entre otras cosas, atacar
este mal, la incidencia de anemia persiste en niveles elevados respecto a la realidad de
otros países.

Uno de los objetivos del Perú hacia el bicentenario es ser parte de la Organización para
la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). La anemia en los países de este
organismo afecta al 16% de sus niños y niñas entre 0 y 5 años, según datos del Banco
Mundial. En el caso peruano esta cifra asciende a 32.8%.

Entonces, si hay recursos y los indicadores de anemia no ceden, el problema está en


cómo se gestionan los recursos. Es en este punto donde saltan las falencias en los
procesos del Estado. Por ejemplo, para combatir la anemia el gobierno compra
micronutrientes y los distribuye a lo largo del territorio nacional. El problema es que, de
la cantidad total adquirida por el Estado, solo llega una fracción pequeña a la población
que los necesita. Esto debido a que no hay un sistema integrado dentro de todo el
proceso. Incluso, en almacenes al interior del país, se hacen registros manuales de
entrada y salida de los productos. Al final, ni la administración operativa ni la
administración estratégica de los procesos tienen visibilidad del mismo, lo que redunda
en una provisión de servicios no adecuada para la población.

Entonces, ¿qué se puede hacer? Para tener una gestión más eficiente de los recursos
públicos es una buena idea tomar herramientas que se usan en la gestión eficiente en las
empresas privadas. Un primer paso podría ser la planificación estratégica. Para tomar
decisiones asertivas, como entidad pública o privada, es necesario analizar la
información que resulta de los procesos que se llevan a cabo. Para ello, el Estado podría
utilizar un Sistema de Información Gerencial (SIG) que apoye el análisis y la toma de
decisiones de la administración estratégica, a través de elaboración de reportes y
consultas pre-especificadas. Así, el Estado podría planificar de forma más efectiva la
distribución de recursos sobre la base de los resultados obtenidos; lo que favorecería a la
calidad del gasto público y propiciaría eficiencia en la distribución de recursos.

Un punto muy importante es que el Gobierno peruano es consciente de todo esto y, para
mejorar los temas de gestión, el 16 de setiembre del año pasado se creó el Sistema
Nacional de Abastecimiento (SNA) a través de un decreto legislativo. El MEF considera
que esta decisión permitirá modernizar, automatizar y dinamizar la gestión del
abastecimiento en la administración pública.

El SNA apunta a la implementación de una cadena de abastecimiento público que


optimice procedimientos logísticos, reduzca costos operativos y articule actividades con
los demás sistemas administrativos. De esta forma, el SNA busca reducir los cuellos de
botella que se generan en el desarrollo de las actividades de la Cadena de
Abastecimiento Público como, por ejemplo, la elaboración del requerimiento, el
procedimiento de compra, la distribución y el almacenamiento de bienes, entre otros,
para lograr una eficiente ejecución del gasto. Todo esto en el marco de un sistema
informático con un funcionamiento sustentado en lógica de datos abiertos.

El reglamento del decreto señalado fue aprobado el 15 de julio de este año con lo que el
SNA ya puede implementarse y, a través de un enfoque de gestión por resultados, se
puede incorporar buenas prácticas en el uso de recursos. Este esfuerzo es clave porque
estas herramientas, que son más utilizadas en el sector privado, pueden ser potentes en
el marco de la gestión pública y facilitar que el Estado cumpla su principal rol:
maximizar el bienestar social y proteger a las poblaciones menos favorecidas.

4.3 ¿CÓMO REDUCIR EL GASTO PÚBLICO INEFICIENTE?

Remuneraciones del sector público se duplicaron entre el 2009 y el 2018. Gastos


burocráticos impiden que se destinen mayores recursos hacia fines más productivos.,
mediante el Decreto de Urgencia 014-2019, el Ejecutivo oficializó el presupuesto para
el 2020, que asciende a cerca de S/177.368 millones, un incremento de 5,5% respecto al
año anterior.
En un contexto de débil presión tributaria –14,7% del PBI, una de las más bajas de
América Latina–, es prioritaria la eficiencia en la asignación y ejecución de ese
presupuesto.

—Expansión del gasto administrativo—


En los últimos diez años, se observó un fuerte incremento del gasto en personal del
Estado. Según información del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), las
remuneraciones a trabajadores del sector público se duplicaron en este período,
traspasar de S/18.000 millones en el 2009 a S/41.000 millones en el 2018. Este monto
incluye los sueldos de profesores, profesionales de la salud, del sector judicial, militares
y policías, diplomáticos, entre otros.

El gasto en personal incluye otros rubros como las remuneraciones del personal
administrativo, gastos variables y ocasionales y dietas (más cercanos al gasto
burocrático).

En conjunto, estos gastos se incrementaron de S/6.200 millones en el 2009 a S/11.100


millones en el 2018 y en promedio representaron el 31,4% del gasto total en
remuneraciones del sector público (dos tercios de este porcentaje se destinan a pagos del
personal administrativo).

Adicionalmente, como parte del gasto en bienes y servicios del Estado, entre el 2009 y
el 2018 el gasto en trabajadores bajo un contrato administrativo de servicios (CAS) se
incrementó 278% y representó el 5,2% del gasto público total en el 2018.

La dificultad para reducir gastos en remuneraciones se asocia con el gasto poco flexible
identificado por el Consejo Fiscal, el cual incluye gasto en remuneraciones, beneficios
sociales y pensiones, compromisos por asociaciones público-privadas, gastos en
mantenimiento de infraestructura pública y, en general, gastos rígidos necesarios para el
funcionamiento de entidades públicas.

Según esta entidad, el gasto poco flexible representó el 12,4% del PBI en el 2018, con
lo cual se mantuvo la tendencia creciente que tuvo en un inicio en el 2013 (11,1% del
PBI).

Asimismo, el incremento del gasto poco flexible limita la capacidad del Estado de hacer
ajustes fiscales, lo cual representa un riesgo hacia el compromiso de lograr un déficit de
1% del PBI hacia el 2021 –se espera que este año cierre en 2,1%–, objetivo que
necesitaría la reducción del gasto corriente en ausencia de mayores ingresos tributarios.

—Ineficiencia de la inversión pública—


La presencia de gasto burocrático también reduce los recursos destinados hacia fines
más productivos, por ejemplo, la inversión pública.

Entre el 2009 y el 2018, el conjunto de gastos administrativos definidos previamente


representó el 31% de la inversión pública, aproximada a través de la adquisición de
activos no financieros.

Este ratio ha ido aumentando en los últimos años y a noviembre del 2019 alcanza el
37%. En lo que va del año, el conjunto de gastos administrativos (S/9.600 millones) ha
sido superior a la inversión pública en transportes (S/9.000 millones).

En ese sentido, según el Reporte de Competitividad del Foro Económico Mundial, el


Perú se encuentra en el puesto 88 de 141 países en el pilar de infraestructura y en el 110
en el indicador de calidad de vías.

Además, de acuerdo con el Plan Nacional de Infraestructura publicado este año, se


necesitaría invertir S/363.000 millones en los próximos 20 años para cerrar la brecha de
acceso básico en infraestructura.

Sin embargo, si bien se requiere destinar mayores recursos hacia la inversión pública, la
baja eficiencia del gasto público es uno de los principales problemas. Según el Fondo
Monetario Internacional (FMI), el Perú pierde el 40% de los potenciales beneficios de la
inversión pública debido a ineficiencias en la administración de proyectos, una pérdida
mayor a la del promedio latinoamericano (27%) y muy por detrás de la observada en
economías avanzadas (13%).

La evaluación del FMI menciona que este resultado se asocia, en parte, a las
disparidades en la capacidad de gasto de los gobiernos subnacionales en el marco de la
descentralización.

Al respecto, José Escaffi, gerente general de AC Pública, destaca tres mecanismos que
generan ganancias de eficiencia en la ejecución del gasto. En primer lugar, se pueden
aprovechar economías de escala mediante el diseño de proyectos de gran tamaño, los
cuales, a través de un solo contrato con el Estado, reducen significativamente los costos
de transacción, coordinación y supervisión de la obra pública.
“En vez de tener un exceso de proyectos atomizados, estos se pueden agrupar en uno
solo que se encargue de la construcción y operación de redes de servicios–hospitales,
vías, provisión de agua, entre otros– para toda una región del país”, menciona Escaffi.

El diseño de proyectos de mayor tamaño se beneficia también de la aprobación de


contratos multianuales que permiten planificar la ejecución de grandes proyectos a
mediano plazo. Además, Escaffi señala que es importante mejorar la calidad de la
ingeniería de contratos para evitar la paralización de obras por arbitrajes.

“El Gobierno Central tiene que dotar de capacidades a los funcionarios de los gobiernos
subnacionales para asegurar buenos modelos de contratos”, menciona el ejecutivo.

Por último, la evidencia empírica apunta a que la mejora en la eficiencia de la inversión


pública incrementa el impacto de la inversión sobre el crecimiento económico.

En el contexto de la desaceleración de la economía, medidas para incrementar la calidad


del gasto público son urgentes.

V. CONCLUSION

Es importante que se adopten medidas de transparencia y de promoción de la


participación ciudadana en la formulación, ejecución y evaluación de este programa:

 Rendición de cuentas de sus avances en cada región con presencia de medios de


comunicación masivos.

 Apoyo de las organizaciones ya existentes para mejorar la focalización del programa.

 Información presupuestal y de avance en las metas del programa publicadas en la


Ventana Amigable del SIAF, como se hace con otros programas como el SIS, A trabajar
urbano y Pronaa.

 Amplia difusión de las evaluaciones de resultado y de impacto del programa.

 Criterios para las evaluaciones y rendiciones de cuenta consensuados con la sociedad


civil.