Está en la página 1de 6

Hacer coincidir ahorro e inversión

En clases anteriores se indicó que dos de los ingredientes esenciales para el


crecimiento económico son los incrementos de los niveles del capital humano y
capital físico de la economía. Los gobiernos proporcionan en gran parte capital
humano a través de la educación pública. (En países con un gran sector de
educación privada, como los Estados Unidos, la educación superior privada es
también una importante fuente de capital humano). Pero de capital físico, a
excepción de la infraestructura, proviene principalmente de la inversión privada,
es decir, de las empresas más que el gobierno.

¿Quién paga la inversión privada? En algunos casos es la gente o las


compañías las que en realidad invierten; por ejemplo, una familia con un
negocio propio debe de usar sus propios ahorros para comprar un
equipamiento nuevo o una edificación nueva; o una compañía debe volver a
invertir algunos de sus propios beneficios para construir una nueva fábrica. En
la economía moderna, sin embargo, las personas físicas y las empresas que
generan capital físico a menudo lo hacen con dinero de otras personas, dinero
que toman prestado o consiguen vendiendo acciones.

Para comprender cómo se financia la inversión, en primer lugar, necesitamos


observar cómo ahorro e inversión se relacionan en la economía a su conjunto.
Luego, examinaremos cómo se distribuyen los ahorros entre los proyectos de
inversión.

Identidad ahorro – inversión

El punto más básico que entender sobre ahorro e inversión es que siempre son
iguales.

Esto no es una teoría: es un hecho contable identidad ahorro- inversión.

Para recibir por qué la identidad ahorro- inversión debe ser cierta, veamos de
nuevo la contabilidad nacional que aprendimos en el capítulo 7. Recordemos
que el PIB es igual al gasto total en productos y servicios finales de producción
nacional, y que podemos escribir la siguiente ecuación (que es la misma que la
ecuación 7-1):
(10-1) PIB= C + I + G + X - IM

Donde C es el consumo privado, I es la inversión, G son las compras de bienes


y servicios gubernamentales, X es el valor de exportaciones a otros países, y
IM es el gasto en las importaciones de otros países.

La identidad ahorro- inversión en una economía cerrada. En una economía


cerrada, n existen las importaciones y las exportaciones. Así que X = 0 y IM= 0,
lo que simplifica la ecuación 10-1. Como aprendimos en el capítulo 7, la renta
total de esta economía simplificada, por definición, iguala al gasto total. ¿Por
qué? Recuerde uno de los principios básicos de la Economía del capítulo 1,
que el gasto de una persona es la renta de otra persona: la única manera de
que la gente pueda obtener ingresos es vendiendo algo a otras personas, y
cada dólar gastado en la economía origina un ingreso a alguien. Esto se
representa en la ecuación 10-2: a la izquierda, el PIB representa la renta total
ganada en la economía, a la derecha, C + I + G representa el gasto total en la
economía:

(10-2) PIB= C + I + G

Renta total= Gasto total

¿Ahora, qué podremos hacer con la renta? Se puede gastar en consumo, gasto
del consumidor (C) más las compras de bienes y servicios gubernamentales
(G), o ahorrar (S). Así que debe ser verdad que:

(10-3) PIB= C + G + S

Renta total= Gasto de consumo + Ahorro

Donde S es el ahorro. Mientras que la ecuación 10-2 nos muestra, que el gasto
total consiste en el gasto de consumo (C + G) o inversión (I):

(10-4) PIB= C + G + I

Renta total= Gasto de consumo + Inversión

Uniendo las ecuaciones 10-3 y 10-4, obtenemos:

(10-5) C+G+S=C+G+I
Gasto de consumo = Gasto de consumo + Ahorro + Inversión

Quitando el gasto del consumo (C + G) de ambos lados, obtenemos:

(10-6) S=I

Ahorro = Inversión

Como dijimos, es un hecho contable básico que el ahorro sea igual a la


inversión para la economía en su conjunto.

Ahora, echemos un vistazo más cerca al ahorro. Las familias no son la única
parte que puede ahorrar en la economía. En un año dado, el gobierno puede
ahorrar, también, si obtiene más ingresos tributarios que lo gasta. Cuando esto
sucede, la diferencia se denomina superávit presupuestario y es equivalente
al ahorro del gobierno. Si, alternativamente, el gasto gubernamental excede los
ingresos tributarios, existe un déficit presupuestario, un superávit
presupuestario negativo. En este caso, solemos decir que el gobierno está
´´desahorrando´´: gastando más que sus ingresos tributarios, el Gobierno está
en el lado opuesto al ahorro. Definiremos el término balance presupuestario
para referirnos a los dos casos, entendemos que el balance presupuestario
puede ser positivo (el superávit presupuestario) o negativo (el déficit
presupuestario). El balance presupuestario se define como:

(10-7) S gobierno= T – G - TR

Donde T es el valor de los ingresos tributarios y TR es el valor de las


transferencias gubernamentales. El balance presupuestario es equivalente al
ahorro gubernamental, si es positivo, el gobierno está ahorrando; si es
negativo, el gobierno está des-ahorrando. Los ahorros nacionales, que
llamamos solo ahorro, para abreviar, es igual a la suma del balance
presupuestario y del ahorro privado, donde el ahorro privado es la renta
disponible (ingresos después de impuestos) menos el consumo. Está dado por:

(10-8) S Nacional= S gobierno+ S privado

Así que las ecuaciones 10-6 y 10-8 nos muestran que, en una economía
cerrada, la identidad ahorro-inversión tiene la siguiente forma:
(10-9) S Nacional= I

Ahorro nacional = Inversión

La identidad ahorro- inversión en una economía abierta. Una economía


abierta es una economía en la que los bienes y el dinero pueden fluir dentro y
fuera del país. Esto cambia la identidad ahorro-inversión porque no es
necesario que el ahorro se gaste en proyectos de inversión en el mismo país
en el que se genera el ahorro.

Esto es porque el ahorro de la gente que vive en cualquier país se puede usar
para financiar la inversión que tiene lugar en otros países. Así que cualquier
país dado puede recibir entradas de fondos, ahorro extranjero que financian la
inversión en ese país. Cualquier país puede también generar salidas de fondos,
el ahorro nacional que financia la inversión en otro país.

El efecto neto de las entradas y salidas internacionales de fondos en el total del


ahorro disponible para la inversión en cualquier país se conoce como la
entrada neta de capital dentro de ese país, igual a la entrada total de fondos
extranjeros menos la salida total de fondos extranjeros menos la salida total de
fondos nacionales hacia otros países. Como el balance presupuestario, la
entrada neta de capital puede ser negativa, esto es, puede fluir más capital
fuera de un país que el que entra. En los años recientes, los Estados Unidos ha
experimentado una entrada neta de capital consistentemente positiva de los
extranjeros, quienes vieron nuestra economía como un lugar atractivo para
poner sus ahorros. En 2010, por ejemplo, la entrada neta de capital en los
Estados Unidos fue de 471 mil millones de dólares.

Es importante tener en cuenta que, desde una perspectiva nacional, un dólar


generado por el ahorro nacional y un dólar generado por las entradas de capital
no son equivalentes. Sí, los dos pueden financiar el mismo valor del dólar de la
inversión. Pero cualquier dólar que se den prestado de un ahorrador debe
eventualmente ser reembolsado con intereses, Un dólar precedente del ahorro
nacional es devuelto a algún nacional, tanto a un agente privado como al
gobierno. Pero un dólar procedente de la entrada de capital se debe rembolsar
con intereses a un extranjero. Así que, un dólar de inversión financiado por la
entrada de capital conlleva un coste nacional más elevado, el interés que se
debe pagar eventualmente a un extranjero, que un dólar de inversión
financiado por el ahorro nacional.

El hecho de que la entrada neta de capital represente fondos tomados en


préstamo de los extranjeros es un aspecto importante de la identidad ahorro-
inversión en una economía abierta. Consideremos que una persona gasta más
que sus ingresos; esta persona debe tomar prestada la diferencia de otros. De
manera similar, un país que gasta más en importaciones que lo que gana con
las exportaciones debe pedir prestada la diferencia a los extranjeros. Y la
diferencia, la cantidad de fondos prestados por los extranjeros, es la entrada
neta del capital del país. Como explicaremos con mayor claridad en el capítulo
19, esto significa que la entrada neta de capital es igual a la diferencia entre
importaciones y exportaciones.

(10-10) ENC = IM – X

Entrada neta de capital = Importaciones – Exportaciones

Reajustando la ecuación 10-1 obtenemos:

(10-11) I = (PIB – C – G) + (IM – X)

Usando las ecuaciones 10-3 y 10-9 sabemos que el PIB – C – G es igual al


Ahorro nacional, así que:

(10-12) I = S Nacional+ (IM – X) - S Nacional+ ENC

Inversión = Inversión + Entrada neta de capital

Así que la aplicación de la identidad de ahorro inversión en una economía que


está abierta a las entradas y salidas de capital significa que la inversión es igual
al ahorro, donde el ahorro es igual al ahorro nacional más la entrada neta de
capital.

Es decir, en una economía con entrada neta de capital positiva, algunas


inversiones son puestas en marcha por el ahorro de los extranjeros. Y en una
economía con una entrada neta de capital negativa (esto es, el flujo de salida
de capital es mayor que el de entrada), parte del ahorro nacional financia la
inversión con otros países. En los Estados Unidos, en 2010, la inversión
sumaba 2,30 billones de dólares. El ahorro privado era de 3,12 billones de
dólares, compensado por un déficit presupuestario gubernamental de 1,30
billones de dólares y suplementado por una entrada neta de capital de 471 mil
millones de dólares. Observe que esas cifras no cuadran; porque la
recopilación de datos no es perfecta, existe una ´´discrepancia estadística´´ de
9 mil millones de dólares. Pero sabemos que es un error en los datos, no en la
teoría, porque la identidad ahorro- inversión se debe mantener en la realidad.

Vale la pena destacar que 2010 no fue un año normal. Como hemos indicado
en los capítulos anteriores, en 2008 la economía estadounidense (al igual que
las economías de otras naciones) fue azotada por una crisis financiera severa.
Esta crisis condujo a una caída de la inversión y a unos grandes déficits
presupuestarios gubernamentales, efectos que han continuado hasta la fecha
de escribir este libro. En la mayor parte del resto del capitulo nos centraremos
en los datos de 2007, el ultimo año ante de la crisis, porque da una mejor
imagen de ahorro e inversión, parecida a la de los tiempos normales.

La figura 10-1 muestra como la identidad ahorro- inversión se parece en 2007


en dos de las mayores economías del mundo, las de Estados Unidos y Japón.
Para que sea más fácil comparar, medimos el ahorro y la inversión como
porcentajes del PIB. En cada panel las barras naranjas a la izquierda muestran
la inversión total y las barras multicolores a la derecha muestran los
componentes del ahorro. La inversión de Estados Unidos era del 18,8% del
PIB, financiada por la combinación del ahorro privado (15,7% del PIB) y la
entrada neta de capital positiva (5,2% del PIB) y en parte compensada por un
déficit presupuestario gubernamental (-1,6% del PIB). (Estas cifras suman más
del 18,8% debido a la discrepancia estadística). La inversión japonesa fue
mayor como porcentaje del PIB (32,1%) y se compensó tanto por la entrada
neta de capital negativa o salida de capital (-4,9% del PIB) y un déficit
presupuestario (-3,4 del PIB).

También podría gustarte