Está en la página 1de 24

ar(|iii((H-liira del porliriato

Con el ascenso al poder de Porfirio Díaz, en México sucede una


serie de acciones de carácter social y económico que influyen en
fonna significativa en el ámbito de la edificación. Ante todo se ob-
serva un incremento importante de la actividad en la construcción.
Con un á n i m o renovador, surgen edificios públicos y privados en
todo el país: teatros, mercados, estaciones de ferrocarril, edificios
de gobierno, palacios municipales y arquitectura habitacional.
A l mismo tiempo se observa c ó m o , en lo estilístico, lo clásico es
opacado por otras tendencias, sobre todo ecléctico historicista y
en menor medida por el A r t Nouveau y las corrientes mexicano-
nacionalistas (neocolonial, neoprehispánico).

A diferencia de la primera mitad de siglo X I X , cuando es eviden-


te que se impuso por parte de las autoridades una sola comente

Figura 66. Hospicio Cabanas, 1810, Giiadalajaia.


estilística; el neoclásico, durante el porfiriato es difícil hablar
de una postura oficial con respecto a los repertorios fisrmales y
1, dando un carácter monumental, se suceden el funcionales de la arquitectura. Predominó la idea de la moderni-
atio y la escalera, accediendo con un cambio de dad, sobre todo aquella que provenía de las academias europeas,
ilón de actos y a la capilla. fundamentalmente de Paris y Roma. El extranjerismo, en especial
el afrancesamiento, es patente durante este periodo y se expresa
proyectos importantes de Manuel Tolsá el Hospi-
en la confianza de la capacidad profesional de ingenieros y ar-
1810), en Guadaiajara, y las casas del Marqués del
quitectos extranjeros; aunado a ello se da que muchos arquitectos
)5) y de los Condes de Buenavista (1807, Museo de
mexicanos, por la misma razón, se fonnan en los Estados Unidos
n la Ciudad de México, así como la temiinación de
y en Europa. Consecuencia de ello es la diversificación de las
ntemilla, las balaustradas y el remate con el reloj de
tendencias ecléctico historicistas, así como de los recursos forma-
etropolitana de la Ciudad de M é x i c o (1813).
les y ornamentales, lo que p r o v o c ó que en ocasiones, en un mismo
nodo y con una presencia importante en la región edificio, se unieran elementos diversos: neorrománicos, neogóti-
is, es la arquitectura propuesta por el arquitecto cos, neoclásicos, neomudéjares, regionalismos europeos, neopre-
SCO Eduardo Tres Guerras, originario de Celaya, y hispánicos, etcétera. Entre los arquitectos extranjeros destacan:
;stro de las obras públicas de esa ciudad; entre sus Lemos D . , de los Estados Unidos; Emest Brunel y Emile Benard.
iras están las iglesias de las Teresitas en Querétaro de Francia; Luis Long, de Suiza; y Adamo Boari, M á x i m e Roisin
irmen (1807) y San Francisco (1819) en Celaya, la y Silvio Contri, de Italia. Entre los mexicanos, los hemianos Juan
)ndes de Rui en Guanajuato (1798) y el Convento de y R a m ó n Agea, Francisco Álvarez, Antonio Rivas Mercado y
enirapuato (1810). Federico Mariscal.

a la Arquilecl-ura 87
Figura 67. Teatro Nacional o Palacio de Be-
llas Arles, 1904-1934, Ciudad de México

En lo que se refiere a los matenales, aparecen el hierro y el


concreto; las estructuras metálicas, columnas y vigas de hierro
configuran los esqueletos y soporte de ios principales edificios; el
concreto se usa en fonna predominante para las cimentaciones.
En pequeños claros se generalizó el uso de techos con viguetas y
lámina acanalada curva.

Muchos son los edificios significativos de este periodo. Las


principales ciudades del país cuentan con magníficos ejemplos
arquitectónicos, sobre todo en fornaa de teatros, edificios de go-
bierno y el comercio. Entre ellos se encuentra el que se denominó
originalmente Teati-o Nacional (1904), hoy Palacio de las Bellas
Artes, con elementos estilísticos y de composición del bizantino,
románico, renacimiento, neobarroco, nouveau y neoindigenis-
tas. Fundamentalmente se conjugaron el neobizantino con el Art
Nouveau.

88 Introducción a la Arqniteclura
Figura 68. Teatro Nacional o Palacio de Bellas
Artes, interior, 1904-1934, Ciudad de México.

También significativo de este periodo es el edificio central de


correos (1902-1907), parte del ambicioso programa de moderni-
zación de Porfirio Díaz, constmcción donde el carácter ecléctico
se basa en elementos del gótico isabelino y el plateresco español;
ambos edificios se encuentran en la Ciudad de México y son auto-
ría de Adamo Boari.
Figura 69 Edificio de Correos, 1903-1910.
Ciudad de México.

89
Figura 70. Escaleras en el inlen'or del edificio
de Correos, 1903-1910, Ciudad de México.

Otro edificio que destaca es el llamado Palacio de Comunicacio-


nes (1902, hoy MUNAL), proyecto de Silvio Contri, construc-
ción ecléctica donde se entremezclan conceptos neoclásicos y
renacentistas.
Figura 71. Fachada del Palacio de Comunica- Figura 72. Palacio de Comunicaciones, dela-
ciones, 1902-1911,Ciudad de México. lie de herrería en el palio poslerior, 1902-1911,
Ciudad de México.

90 Iniroducción a ta Arquilectura
íín esa época surgieron también los primeros edificios de bancos y
tiendas departamentales; de estas últimas, una de las primeras fue
el Centro Mercantil (1898), de estilo nouveau en sus interiores y
una arquitectura con elementos clásicos en su exterior, transfor-
mado posteriormente en el Hotel de la Ciudad de México.

Las nuevas tipologías de edificaciones, fundamentalmente ecléc-


ticas y de flierte afrancesaniiento, vinieron acompañadas de una
serie de innovaciones, como la esquina remetida o achatada,
llamada del francés pan coupé, y el uso de la mansarda. Destacan
los grandes arcos de doble altura dando lugar a los grandes ven-
tanales, esto gracias al uso de estructuras metálicas que de algu-
na manera liberaban la envolvente del esqueleto interno. Entre
los ejemplos significativos podemos mencionar los edificios: la
joyería La Esmeralda (1890-1893), La Mexicana (1905-1906) o la
Casa Boker (1898-1900).

Figura 73. Joyería La Esmeralda, 1890-1893, Figura 74. Edificio La Mexicana. 1905-1906.
Ciudad de México. Ciudad de México.

91
Figura 75. Casa Boker, 1898-1900. esquina
resuelta en pan coupé, Ciudad de México.

Figura 76. Casa Boker, 1898-1900, fragmento


de la fachada y acceso. Ciudad de México

Significativo entre las construcciones comerciales es el edificio


de la tienda departamental Fábricas Universales (1909), donde
I
/
el uso de estructura metálica modifica la proporción de los vanos
y los amplios ventanales le dan una característica diferente a la
envolvente, alejándose de alguna manera del carácter ecléctico de
la época.
Figura 77. Fábricas Universales, 1909, Ciudad de México

92 Introducción a ¡a. Arqnileclura.


Figura 78. Casino Español, 1901-1903. facha- Figura 79. Casino Español, 1901-1903, esca-
clay acceso, Ciudad de México. lera principal. Ciudad de México.

Interesante ejemplo, con un uso mixto, es el edificio del Casino


Español (1901-1903). con rica ornamentación tanto en el acceso
como en sus interiores, donde la planta baja ftie destinada al uso
comercial y el primer piso como centro de reunión de la colonia
española. Destaca el llamado salón del trono por el excelente
trabajo del sufito artesonado.

Una propuesta innovadora y relacionada con el espíritu modemi-


zador de la época es el Edificio París (1906-1907). Esta construc-
ción de cinco niveles cuenta con una ornamentación extema de
carácter ecléctico; sin embargo, en sus interiores y en la distribu-
ción espacial identificamos una clara influencia arquitectónica de
la escuela de Chicago.

Ejemplo singular es el primer edificio neoindigenista: el Pabe-


llón de México en la Exposición Universal de Paris (1889), del

93
Figura 80. Pabellón de
México, 1889, Exposición
Univer.sal de París.

arqueólogo Antonio Peñafiel y del arquitecto Antonio Anza, cuya


construcción utilizó una envolvente escenográfica con elemen-
tos de la arquitectura prehispánica; su interior era moderno con
estructura metálica y cubierta acristalada. Dicha obra fiie criticada
con mucha dureza, sobre todo en México.

Es en este periodo cuando surgen los primeros edificios realiza-


dos con estructura de concreto aniiado. En 1901 se establece en
nuestro país la primera empresa constructora de concreto arniado,
en aquel entonces denominado cemento armado o, del francés,
betón armado.

Figura 81. Edificio anexo de la Secrelaría. de


Relaciones Exteriores, ¡904, calle Colón. (De-
rribado durante los trabajos de prolongación
de la Av. Reforma).

94 Introducción a la Arcjiiitectiira
¡•'iaiira S2. Iglesia de la Saf^nn/a J'amilia,
19 JO, eii la Ciudad ele México.

J. Pabellón de
'889, Exposición
l de París.

ida

Dos obras son las que se discuten la primicia en el uso del nuevo
material: la Ferretería del Candado (1903), en la Ciudad de Mé-
n
rida, y el edificio anexo de la Secretaría de Relaciones Exteriores
ido.
(1904), en la Ciudad de México. Sin embargo, en términos arqui-
tectónicos destaca \SL Iglesia de la Sagrada Familia (1910), en la
Colonia Roma, obra de carácter ecléctico pero con una estructura,
en su totalidad, realizada con concreto armado. En todas ellas par-
ticipa, ya sea como autor del proyecto estructural o como asesor
del mismo, el ingeniero Miguel Rebolledo, uno de los principales
promotores en el uso del nuevo material en México. Habría que
mencionar que la aceptación de los nuevos sistemas constructivos
derivados del uso del concreto armado fue amplia.

Otro ejemplo de la introducción de tendencias estilísticas y la


incoiporación de nuevos materiales de construcción durante el
porfiriato, es el edificio del Museo del Chopo (1910). Esta cons-
fexo de la Secretaría de
trucción, a base de una estnictura metálica importada en su totali-
1904, calle Colón. (De- dad de Alemania, se destinó inicialmente como pabellón japonés
abajos de prolongación
durante los festejos del centenario de la independencia.

95
Figura 83 Museo Universitario del Chopo,
1910, Ciudad de México.

Las características formales son ubicadas dentro de un eclecticis-


mo-extravagante, dado el manejo de los elementos arquitectóni-
cos y su expresión a través de los materiales que aparentan una
despreocupación por el manejo estético y el uso de volúmenes
vacíos o transparentes.
Figura 84. Casa de arqniíecíiira afrancesada.
en la Colonia Juárez, 1900-1904. Hoy Museo
de Cera, Ciudad de México.

96 Inlroduccióii a la .Irquilccliira
Durante esta época hubo un auge significativo de la arquitectura
habitaciona!, los antiguos palacios coloniales ya no respondían a
las necesidades de sus propietarios, la alta burguesía demandaba
una arquitectura de actualidad y que representara sus aspiraciones
sociales. Por otro lado, los procesos de industrialización y moder-
nización demandaron vivienda para una creciente clase media. De
esta manera surgieron, fundamentalmente en el barrio más elegan-
te del porfiriato: la Colonia Juárez, y posteriormente en la Colonia
Roma, un sinnúmero de palacetes, en los cuales dominó el estilo
ecléctico afrancesado. Ejemplos representativos son la residencia
de la familia Cobián, el hoy Museo de Cera (1900-1904), la Casa
Lamm (1910) y la casa en la calle de Colima 194, hoy Centro Ga-
llego (1919). Esta última representa el prototipo de casa señorial
aislada durante el porfiriato.

Se construyen también numerosas casas unifamiliares y pequeños


edificios con características estilísticas muy variadas de origen
ecléctico y del Art Nouveau, así como los primeros conjuntos

97
Figura 86. Casa Señorial en la Colonia Roma,
1919. hoy Centro Gallego, Ciudad de México.

multifamiliares del país, entre los cuales resalta el conjunto ha-


bitacional El Buen Tono (1912), en la Ciudad de M é x i c o , autoría
del ingeniero Miguel Angel de Quevedo. Fue construido para los
trabajadores de la fábrica de cigarros del mismo nombre, y consta
de 180 departamentos.

Figura 87. Fachada desde la


Avenida Bucareli del conjun-
to hahitacional El Buen Tono,
1912, Ciudad de México.

98 Introducción a la /In/nilectiira
•••.>j*j !>;'.i!¡;";'ri rf'j

La Siglo XX
;ÍI> " ü i - j r l i í í Í;! K r v K i b . K - ii,t}t:-:.úíip!J- tú ir'Et] ^ÍÍÜ'.-H:>•;':<]

E n 1900, cuando el ArtNouveau (ensusdistintasacepciones: . nv


Modem Style, en Inglaterra; Secesión, en Austria; .Tugendstil, en
Alemania; Liberty o Floréale, en Italia; Modemisme o Estil mo-.;;
demista, en Cataluña, y Modernismo, en España) estaba en pleno
desarrollo, I6s arquitectos europeos se enfrascaron éri la discusión
acerca del p á p e l d e la arquitectura y dé los arquitectos eii éí'rhufí-'
do contemporáneo: E l Nouveáü postula la crea'cióii de una estética
nueva, en la que predomina la inspiración én ta naturaleza a Ta vez
que se incorporan novedades derivadas de la Revolución índiis- "
trial. Gaudi impacta con su arquitectura en Barcelona, Casa Milá,
la Sagrada Familia; Ilórta eri Bruselas, Casa Tassel; Guimárd en' t-'
París, HotélGuirnard. '

Al mismo tiempo crece la crítica hacia el exceso;de decoración en


la arquitectura e inclusive al uso de ésta. También se cuestiona la
arquitectura ecléctico-historicista del siglo X I X . Algunos arquitec-
tos de avanzada criticaron la artificialidad o el manierismo del Art
Nouveau; muchos de ellos, con un discurso nacionalista, retoma-
ron como modelo la arquitectura regional de sus países; otros, la
expresión a partir de las formas geométricas y de las propiedades
de los materiales. ^ - - " ^ - '

E n Alemania surge en 1907 el Deutscher Werkbund, agrupación


de arquitectos y diseñadores que interactúan con la industria y que
proponen edificios basados en los principios de tlincionalidad.
E n Berlín, Peter Behrens diseña en 1907 un edificio industrial de

99
acero y vidrio dentro de un contexto urbano. lín Wroclaw, Max
Berg diseñó un enorme auditorio, Jahrhunderthalle (1913), a base
de una estructura de concreto armado con acabados aparentes.

En paralelo a las grandes transformaciones en la arquitectura, se


debatía con intensidad sobre la relación de la arquitectura con las
artes y la técnica, asi como de los procesos de su masificación.
Dentro de esta polémica, uno de los edificios que establece el
parteaguas para la arquitectura moderna es la fábrica de zapatos
Fagus (1911), obra de Walter Gropius. También de gran impacto
en este sentido es el Pabellón de Cristal (1914), de Bruno Taut,
en la exposición industrial de Colonia y que de alguna manera se
convirtió en símbolo del futuro.

En la década de 1920 surgió la arquitectura Decó como reacción


a los excesos del Art Nouveau, expresión de rechazo a la falta de
disciplina espacial de éste. Toma su nombre de la Exposición In-
temacional de Artes Decorativas e Industriales celebrada en Parts
en 1925. Entre 1920 y 1940 el Decó tiene una importante pre-
sencia en los Estados Unidos, y muchos de los rascacielos de esa
época por completo son de este estilo, el cual asimiló elementos
propios del cubismo y del dadaísmo, y a la vez elaboró un decora-
tivismo extraído de culturas diversas, como la india, la prehispáni-
ca y la egipcia, entre otras. Se caracteriza por una geometrización
clásica y una tendencia a la reducción sintética de las formas. En
la década de 1930 pierde presencia ante el impulso de los nuevos
postulados de la Bauhaus .

En México, a raíz del movimiento revolucionario de 1910-1917,


se cuestionan los postulados arquitectónicos del porfiriato. En la
década de 1920 el discurso nacionalista retomó fuerza y con él, el
regionalismo arquitectónico. Se promueve la idea de una arqui-
tectura mexicana con carácter propio, de tal manera que durante
los gobiernos de Carranza (1917-1920) y Obregón (1920-1924) se
adopta de manera oficial el estilo neocolonial como elemento de
identidad nacional. Se utilizan en casas y edificios elementos ar-

100 Introducción a la Arquitectura


Figura 88. Centro Escolar Beiiilo Juárez,
1924, Ciudad de México.

quitectónicos d e l plateresco y el b a r r o c o m e x i c a n o : n i c h o s , a z u l e -
j o s , aleros de teja, etcétera. E n t r e los e j e m p l o s más s i g n i f i c a t i v o s
se e n c u e n t r a el C e n t r o E s c o l a r B e n i t o Juárez ( 1 9 2 4 ) de la c o l o n i a
R o m a , o b r a del a r q u i t e c t o C a r l o s Obregón S a n t a c i l i a . E l e d i f i c i o
está resuelto a p a r t i r de u n eje de simetría, d i v i d i e n d o a la escuela
en dos partes, para niños y niñas, cada u n a de ellas resuelta a la
m a n e r a de los claustros c o l o n i a l e s : patios rodeados p o r e d i f i c a c i o -
nes porticadas. L a fachada u t i l i z a elementos o r n a m e n t a l e s carac-
terísticos de la a r q u i t e c t u r a n e o c o l o n i a l .

E l lenguaje n a c i o n a l i s t a de la a r q u i t e c t u r a de l o s años v e i n t e n o
se limitó a l a a r q u i t e c t u r a pública, también los e d i f i c i o s c o m e r c i a -
les y de v i v i e n d a r e t o m a r o n la t e n d e n c i a estilística. U n e j e m p l o
notable de e l l o es el E d i f i c i o G a o n a , que alojaba locales para el
c o m e r c i o y v i v i e n d a para la clase m e d i a de la época. Su fachada
está decorada f u n d a m e n t a l m e n t e c o n elementos o r n a m e n t a l e s d e l

101
i . i S A i t . - • - Figura 89. EdifwioGaoha.í922.
^ , ^ ^^^^ ., ^ , - ^ ^Ciudad d^fi'Iéxicq

barroco mexicano: tezontle, azulejo y piedra en jambas, cerra- ' " " ' '
mientos y pilastras. Esta corriente estilística, con sus variantes,
perdura hasta mediados del siglo'XX. "•••V

Figura 90. Edificio Gaona 1922. detalles de la


fachada. Ciudad Jé México.

102 Introducción a la Arqiiilectnra


D e n t r o d e l m i s m o discurso n a c i o n a l i s t a aparecen a l g u n a s p r o -
puestas de carácter ncoprchispánico o n c o i n d i g e n i s t a . L a más
trascendental quizá es el diseño d e l pabellón m e x i c a n o para la
exposición m u n d i a l de S e v i l l a e n 1929, del a r q u i t e c t o joicateco
M a n u e l A m á b i l i s . A l i g u a l q u e l a propuesta del Pabellón de París
a finales d e l s i g l o X I X , l a o b r a fue m u y críticada p o r e l g r e m i o ,
tanto p o r a q u e l l o s que preferían e l e s t i l o n e o c o l o n i a l c o m o p o r
quienes p u g n a b a n p o r una a r q u i t e c t u r a m o d e r n a , entendiéndose
p o r m o d e r n o l o no h i s t o r i c i s t a .

Figura 91. Pabellón mexicano para la exposi-


ción mundial de Sevilla en ¡929, después de la
reslaiiración de 1992. ' .
Son estos últimos los impulsores de la art|uiteetura Decó, simhoU)
de la modernidad en Europa y Estados Unidos, que liie asimilada
con rapidez en Méxic o. Sin renunciar a la ornamentación, se con-
vierte en una alternativa de innovación fonnal y tecnológica. El
carácter geom é trico de los elementos arquitectónicos prehispám-
cos complementa los esquemas geometrizantes de la arquitectura
Decó, incorporándose de alguna manera al discurso nacionalista.
El estilo se caracteriza por su linealidad y el manejo de conceptos
básicos de composición, utiliza la sucesión de planos para remar-
car tanto la volumetría del edificio como la ubicación de vanos
y accesos. Los interiores, luminosos y brillantes, son ricamente
decorados con gamas cromáticas de m á n n o i e s y granitos, se in-
corporan accesorios decorativos de bronce, latón y acero.

Son numerosos los ejemplos de la arquitectura D e c ó en México


y de modo particular en la Ciudad de M é x i c o ; entre ellos desta-
can el edificio de la Secretaria de Salud (1926), diseño de Carlos
Obregón Santacilia, y el edificio E m i t a (1930), obra del arqui-
tecto Juan Segura, construcción donde se integraron de manera

104 Inlroducción a la Arquitectura


Figura 93. Edificio El niila, 1930, Ciudad de México.

excepcional tres funciones: habitación, recreación y comercios.


El edificio, que ocupa toda la superficie de una manzana triangu-
lar, tiene ocho niveles: en la planta baja los espacios destinados
al comercio, y sobre ellos siete niveles de viviendas. En la parte
más ancha se encuentra la sala para teatro o cine, sobre la cual
se desarrollan tres niveles de vivienda. La estética de la fachada
está resuelta a base de la combinación de marquesinas, moldu-

Figura94. Edificio Ermita, 1930. ElemeiHos


ornamentales en las fachadas.

105
ras y abocinamientos, así como algunos bajorrelieves y' texturas.
I'ue en su momento una propuesta innovadora que replanteaba la
concepción de k>s edificios habitaeionales \e de alguna manera
se convirtió con el tiempo en uno de los referentes urbanos de la
Ciudad de Mé.xico.

I'nlre \os ejemplos de la artiuitectura Dceo en México asociada


con decoraciones indigenistas o neoprehispánicas están, entre
otros, los cdilicios de la Asociación Cristiana l'cmenina (1933), de
Tomas (iore y .lose Antonio Cuevas y el l'rontón México (1929).
de .loac|UÍn C'apilla. 1^1 primero con una volumetria derivada del
sistema constructivo y la lachada decorada con bajorrelieves.
usando motivos prehispanicos alusivos a la mujer. Ivn el caso del
frontón, la volumetria está determinada por la función del interior:
gradas \a de juego. Por su parle, la composición de la fa- ' . -
chada se caracteriza por su linealidad, el ritmo de los entre-ejes, la
utilización de la sucesión de planos, así como el ochavamiento de

' ' ' Figura 95. Edificio de la Asociación Cristiana

t06 Introducción a la Arquitectura


Figura 96. Jiclificio J''ron(ónMéxico, 1929.

vanos y accesos. La ornamentación, por su parte, es muy sencilla


y utiliza bajorrelieves alusivos a la función del edificio^ y en las
esquinas sobre los accesos, bajorrelieves con motivos prehispáni-
' tt\.uV '14"'lpl'?,S¡se.tpg^e naci()nalista,propio,d(?Ja

•:\>\\ 97. Edificio FrórttónMéxico,


Oinaiiienlación con motivo.s prehi.sjHiiiicos.

Figura 98. Edificio de la .Isociación Cristiana


Feiiieiiina, 1933. Bajorrelieveseii lasjachüdals.

- ^ !
Relevantes de este periodo son los interiores del Baneo de México
(1927), diseño de Obregón Santacilia, y el interior del Palacio de
las Bellas Artes (1932), del arquitecto Federico Mariscal, donde
se incorporan grecas y elementos de inspiración prehispánica, así
como decoración de origen vegetal basada en la flora mexicana.
Hay que resaltar la manufactura de los mascarones de reminiscen-

cias mayas elaborados en metal y que representan a la deidad de


la lluvia, Chac, con su caracteristica nariz en forma de gancho, y
que aquí son colocados como capiteles de las columnas centrales
del vestíbulo.

El inesperado crecimiento posrevolucionario de la Ciudad de


México generó una gran demanda de edificaciones y el inicio de
la densificación de algunas zonas de la ciudad, con la construcción
de edificios altos. En 1929, la Ciudad de M é x i c o llegaba al millón
de habitantes, no eran numerosos los edificios de m á s de 5 niveles
y, de entre ellos, sólo 16 eran de entre seis y ocho pisos. En la

108 Introducción a la Arquitectura


Figura 101. Edificio La Nacional, 1930. Ciudad de México.

década de 1930 surgía el nuevo símbolo de modernidad en la


Ciudad de México, toda proporción guardada: el rascacielos. Por
primera vez no estaba asociado con la modernidad europea, el re-
ferente era la arquitectura de los Estados Unidos, en particular lo
que sucedía en Chicago y Nueva York. Buen ejemplo de ello es el
edificio de La Nacional (1930), de caracteristicas Decó, diseñado
por los arquitectos Bernardo Calderón. Manuel Ortiz Monasterio
y Luis Ávila, de 10 niveles, anunciado como el primer rascacielos

Figura 102. Edificio La


Nacional ¡930. Estructura y
fachada.

109
de la Ciudad de México y uno de los primeros grandes esqueletos
reticulares; otro ejemplo significativo de esta influencia es el dise-
ño del edificio de la Lotería Naciprial, llamado Edificio El Moro,
(1934-terminado en 1946), autoría de JpSé Antonio Cuevas, David
Muñoz, Ramón Torres y Sergio Santa Cruz, El edificio, de 22 ni-
veles en su cuepo central, fue fésue:lto con una estructura de acero
y con una fachada Décó que se caracteriza por su linealidad y la
sucesión de planos para remarcar la vplumetría del edificio; fue
el primer edificio que sé, construyó por medio del procedimiento
de cimentación compensada, o sea que se extrajo del subsuelo
un peso equivalente al peso del edificio. Fue Considerado en su
momento eí edificio más altó de la ciudad y de Latinoamérica • En'
la decada de los 90 su fachada fue modiñcada, modernizada, in-
corporando en la envolvente de los cuerpos laterales vidrio espejo
y eliminando en la parte superior deí cuerpo central el remate en
forma de una antena/radial si De -esta manera el edificio ha ptjrdi.dó,
las características estilistieas de la época. ,,t,. i a- :• ••>,, )

110 Introducción a la Arquitectura