Está en la página 1de 16

Universidad Tecnológica de El Salvador

Facultad de Derecho
Escuela de Derecho
Catedra de Asignaturas

Asignatura : Estudio de la Constitución Sección Ciclo NOTA

Profesor Titular : Licda. Karen Johanna Guerra de Bonilla 06 03-2020

Ponderación : 30 % de la Primera Evaluación

Carrera : Licenciatura en Idioma Ingles

Guía para Actividades Académicas: Proyecto Pedagógico de Aula (PPA)


Nombres: Carné:
1. Linares Avalos, Nancy Yaneth 31-5337-2018

DERECHOS FUNDAMENTALES DE PRIMERA, SEGUNDA, TERCERA Y CUARTA GENERACIÓN


I. Indicaciones Generales de la guía:
a. Entrega y Recepción de tareas:
La guía del proyecto pedagógico de aula se enviará por correo a los participantes el día:
viernes 19 de junio de 2020
La asignación tiene que estar terminada y entregada viernes 26 de junio de 2020 hora limite
23:55 pm.

Para comunicarse con su docente utilicen el siguiente medio: karen.guerra@mail.utec.edu.sv


b. Forma para presentación:
La presente actividad será desarrollada de forma individual, puede ser digital o manuscrita
c. Ponderación de la Actividad:
Esta tarea tiene ponderación 30% a la que se le sumará a la nota obtenida de manera
individual por el alumno en su primera evaluación.

d. Objetivo de aprendizaje:
Practicar una vida digna utilizando los fundamentos de la Constitución de la República de El
Salvador, los conceptos jurídicos y derechos fundamentales

II. Temas
Unidad de Aprendizaje UNO. - LOS DERECHOS HUMANOS, DEBERES FUNDAMENTALES
DE LA PERSONA Y CONCEPTOS JURÍDICOS BÁSICOS.
Temas •Identificar los artículos en la Constitución de la República de El Salvador,
que norman los:
o Derechos y deberes de las personas.
o Derechos civiles y políticos; derechos sociales, culturales y
económicos;
o Derechos colectivos.
•Explicar conceptos fundamentales de la Constitución tales como:
o Derecho,
o Objeto y fin del derecho, derecho positivo,
o Objetivo, vigente, subjetivo,
o Hecho y acto jurídico,
o Tipos de normas,
o Normas jurídicas,
o Características de las normas, y
o Fuentes del derecho.

•Explicar los derechos y deberes fundamentales de las personas.


o Origen y generaciones.
•Diferenciar el ordenamiento jurídico, a partir de:
o Pirámide de Kelsen.
o Constitución,
o Tratados internacionales
o Leyes secundarias,
o Decretos y reglamentos,
o Ordenanzas, y

Jurisprudencia.
Fuentes de consulta o 1. Alcalá Zamora y Castillo. (1992). Tratado de política
documentales
laboral y social, Argentina: Heliasta SLR Editores. 5 ejemplares.
2. Bertrand Galindo. F., Albino J. (2000). Manual de
Derecho constitucional, El Salvador: Editor FESPAD. 3
ejemplares.
3. Briceño Ruíz, A. (1985). Derecho Individual del Trabajo,
México: Harla Editores. 3 Ejemplares.
4. Cabanellas. G. (1998). Compendio de Derecho Laboral,
Argentina: Heliasta SLR Editores. 3 ejemplares
5. Fundación de Estudios para la aplicación del Derecho.
(1983). Constitución de la República de El Salvador, Corte
suprema de justicia, El Salvador: Editado por CSJ. 5 ejemplares.
6. De La Cueva. M. (1970). Derecho Mexicano del Trabajo,
México. Porrúa. 4 ejemplares.

7-Oficina De Alto Comisionado de Las Naciones Unidas (1948).


Declaración universal de Derechos humanos, USA: Editado por la
ONU. 6 ejemplares.

Actividades a realizar
INVESTIGACION BIBLIOGRAFICA

Descripción de la Actividad: Investigar sobre los derechos fundamentales de primera, segunda,


tercera y cuarta generación.

Desarrollo de la guía deberá ser presentado según el orden siguiente:


 Colocar la guía como primera página, no deben hacer portada
 Introducción
 Objetivos, uno general y uno especifico
 Desarrollo del tema: Debe buscar información sobre los derechos de primera, segunda, tercera
y cuarta generación, debe incluir antecedentes generales de los derechos humanos.
 La información adicional que usted quiera utilizar es libre, siempre y cuando incluya las normas
APA, todo libro de consulta, debe llevar la referencia bibliográfica en el trabajo.
 Cuando haya terminado su trabajo, debe guardar el archivo en formato WORD de la siguiente
manera:
Primer apellido_primer nombre_ estudio de la constitución

Criterios de evaluación para el trabajo escrito:


1. Orden y Puntualidad
2. Ortografía y presentación
3. Responsabilidad de los estudiantes a la hora de entregar la guía
4. Usar Arial 12, justificado, interlineado de 1.5

INTRODUCCION

Los derechos humanos han sido producto de una serie de procesos que fueron
llevados a partir de la revolución francesa, donde cabe mencionar etapas muy
importantes como: época antigua, edad media, el renacimiento y la ilustración. Sin
embargo, el concepto lo podemos dividir en derechos humanos o derechos
fundamentales; los derechos humanos son aquellos que no tienen una limitación
territorial, y los fundamentales son los que encontramos en la carta de derechos de
cada país.
Como ciudadanos debemos apropiarnos de nuestros derechos no obstante no
debemos de olvidar que también poseemos deberes los cuales también debemos de
cumplir, como bien sabemos ha sido una lucha constante para poder obtener los
derechos humanos, sin embargo, todos sabemos que estos son imprescindibles para
cada ciudadano; hay una diversa gama de derechos por lo tanto debemos de
tomarlos, entenderlos, defenderlos y porque no promoverlos.
Existen diversas clasificaciones de los derechos humanos tales como la primera
generación lo cual básicamente consiste en aquellos derechos que comprenden las
libertades fundamentales, los derechos civiles y políticos, los de segunda generación
que son los económico, sociales y culturales que procuran mejores condiciones de
vida para los ciudadanos, los de tercera generación que podemos decir que son los
derechos del pueblo y por ultimo los derechos de cuarta generación que son aquellos
que nos permiten el acceso a la era Informática.
OBJETIVOS
General: Investigar datos importantes de los derechos fundamentales, y su
clasificación.
Especifico: Indagar sobre los derechos clasificados en las cuatro generaciones.

PRECEDENTES DE LOS DERECHOS HUMANOS

Los derechos humanos como concepto histórico. Los derechos humanos son,
ante todo, un concepto histórico. Para su comprensión e interpretación resulta
necesario comenzar reconstruyendo brevemente el proceso histórico de surgimiento,
consolidación y evolución de esta categoría, que va desde los albores de la
Modernidad (siglos XV y XVI) hasta nuestros días. A nuestro entender, no resulta
posible hablar de derechos humanos sin una previa referencia al contexto en el que
surgieron, a los ideales que han pretendido encarnar, a las dificultades para su
implantación efectiva y, sobre todo, a sus transformaciones en los tres últimos siglos,
pues es evidente que los derechos humanos de comienzos del siglo XXI ofrecen un
panorama bien distinto al propio del siglo XVIII. Esta inicial aproximación histórica
servirá también para demostrar dos tesis sólo en apariencia contradictorias. En primer
lugar, pese a su evolución, los derechos humanos tienen unos elementos comunes
que se mantienen en el tiempo; en otras palabras, no cualquier pretensión individual o
social, más o menos fundamentada, pertenece a esta categoría. En segundo lugar,
existen diversas teorías o concepciones sobre los derechos, así como significativas
transformaciones y recíprocas influencias entre ellas: ni los derechos conforman un
sistema inmutable ni pueden reconducirse ya en exclusiva al modelo original y de
mayor éxito, de corte individualista y liberal.

Edad Antigua y Edad Media De entrada, puede afirmarse que los derechos humanos
responden a exigencias universales derivadas de la dignidad de la persona. De esta
forma, un cierto individualismo (o, si se quiere, la consideración de cada persona
como sujeto moral) parece el componente necesario de cualquier teoría de los
derechos. Pues bien, hasta comienzos de la Edad Moderna esta idea no encuentra
fácil acomodo en las concepciones jurídicas, morales y políticas hegemónicas:
durante este largo período de la Historia, dominó más bien la idea contraria, a saber,
la primacía de la comunidad sobre el individuo y el sometimiento de éste a los fines de
aquélla, normalmente enmascarados bajo fórmulas religiosas. En la Edad Antigua y
en la Edad Media encontramos algunos precedentes remotos de los derechos
humanos.

Edad Moderna Los derechos humanos son un producto de la Modernidad y su


consolidación en la cultura occidental resultaría impensable al margen de los
elementos que definen a aquélla en el plano ético-político, a saber: la separación
entre la Moral y el Derecho y entre la religión y el Estado, el derrumbe del orden
feudal-estamental y el surgimiento de una sociedad de individuos que se presumían,
al menos formalmente, libres e iguales. Como anticipo de la Modernidad aparece la
denominada corriente humanista, que se abre paso con dificultad, todavía bajo el
dominio del Estado absoluto, desde finales del siglo XV. El humanismo destaca la
confianza en las capacidades humanas, propiciando la aparición de un nuevo tipo de
individuos, inconformes con el orden social existente y decididos a forjar un proyecto
vital novedoso en la esfera pública y privada. Un buen exponente de esta corriente es
la obra de Giovanni Pico della Mirandola (1463-1494) Oración por la dignidad del
hombre, en la que se destaca el lugar extraordinario del ser humano en el conjunto de
la naturaleza y su privilegiado destino hacia la libertad. A diferencia de los animales,
atados al instinto, el hombre está llamado a moldear por sí mismo su naturaleza y
destino, así como el sistema de relaciones sociales en que se encuentra inserto. Pico
della Mirandola sigue utilizando la idea cristiana según la cual la creación a imagen de
la divinidad es el sustento de la dignidad humana, si bien otorgando a esta semejanza
un sentido distinto: el hombre comparte con la divinidad el atributo más elevado, la
misma capacidad creadora. La llamada humanista en favor de la dignidad de la
persona tiene una primera repercusión práctica desde 1492, a lo largo de la conquista
de América.
Ahora en día sin duda alguna hay ciertos derechos que son reconocidos simplemente
por el hecho de existir tales como la libertad religiosa, libertad de opinión, seguridad
social, educación pública, entre otros. Pero desafortunadamente eso no ha sido
siempre así, ni de hecho todo el mundo goza aún de estos derechos. Tener estos
derechos proclamados y reconocidos ha sido sin duda fruto de una larga lucha.
Básicamente podemos decir que la función de la educación en los derechos humanos
es en parte mostrar su concepción con el objetivo de crear ciudadanos cívicos que
muestren respeto con los derechos de sus conciudadanos y también crear
ciudadanos conocedores de cuáles son sus derechos para que los puedan hacer
valer ante las autoridades.
CONCEPTO DE DERECHOS HUMANOS

Cualquier intento de definición de los derechos humanos debe partir del uso
consolidado del término en el lenguaje común. Preciso es advertir de antemano que
«derechos humanos» es un término persuasivo, muchas veces utilizado para
convencer y no para describir, y del que frecuentemente se abusa.
Los derechos humanos son demandas, esto es, exigencias de abstención o
actuación, derechos morales, en el sentido de no siempre reconocidos por el Derecho
positivo. Se trata de demandas concretas de especial fuerza, de ahí la configuración,
por buena parte de los filósofos morales, de los derechos humanos como derechos
subjetivos morales. Esta opción tiene la ventaja de destacar la vinculación de los
derechos humanos (la idea de subjetividad evoca posiciones normativamente
establecidas) y de diferenciar esta categoría de otros conceptos morales de
naturaleza más objetiva y difusa, como los valores. Sin embargo, tiene dos
inconvenientes: toma prestado un concepto elaborado por la dogmática jurídica, con
un sentido técnico muy preciso, ajeno en su evolución a la Ética, y puede contagiar a
ésta del excesivo individualismo que, todavía hoy, lastra la categoría del derecho
subjetivo.
A) Los derechos humanos son demandas derivadas de la dignidad humana.
Como derechos morales, amparan exigencias importantes, no demandas
circunstanciales, referidas a cuestiones de escasa entidad, que no afectan ni
comprometen la posibilidad de una vida digna. De entre todos los valores o
principios morales, seguramente sea la dignidad, por su amplitud y
generalización, el más adecuado para servir de soporte material a todos los
derechos humanos.
B) Los derechos humanos son demandas reconocidas por la comunidad
internacional. De esta forma, se ponen en conexión las dos formas más
habituales de utilización del término «derechos humanos»: la Ética y el
Derecho internacional.

Los derechos humanos son demandas que han logrado o que aspiran a lograr la
protección del ordenamiento jurídico. Los mecanismos de protección son esenciales
para que los derechos resulten efectivos.
A la hora de explicar la historia de los derechos humanos, podríamos tener la
tentación de iniciar el recorrido histórico en el siglo XVIII, comentando algunos
elementos de la Ilustración, y pasar directa- mente a la independencia de Estados
Unidos o a la Revolución Francesa. Eso solo sería válido en lo que respecta a la
denominación de derechos humanos, sin embargo, en realidad el concepto, aunque
no bajo este nombre, es muy anterior. Los derechos humanos no son un invento
moderno, aunque su denominación es reciente. Debemos tener presente que antes
de que existiese el término, muchas generaciones ya habían luchado por los derechos
humanos.

Los derechos humanos reconocidos en la


Constitución se denominan derechos
fundamentales. Los derechos
fundamentales son aquellos derechos que
el poder constituyente, máxima expresión
jurídica de la soberanía popular, ha
considerado los más importantes, los
seleccionados para gozar del mayor nivel
de garantía. Si bien el elenco de garantías de los derechos fundamentales varía
ligeramente de un país a otro, su mera incorporación al texto constitucional implica ya,
por sí sola, un nivel de protección muy elevado. Como es obvio, la selección de los
derechos que realiza el poder constituyente está condicionada por el contexto de
elaboración de la Constitución. En la redacción del catálogo juegan, desde luego,
razones morales (en última instancia, tras toda decisión política trascendental se
encuentra implícita una opción moral), pero también la correlación de fuerzas
presentes en el Parlamento que redacta el texto, la presión de la opinión pública, la
mayor o menor necesidad de marcar distancias con la situación política anterior, las
influencias externas o el grado de evolución doctrinal de los derechos en ese
momento, entre otros factores. Sólo en la teoría puede afirmarse que el poder
constituyente es enteramente libre: en la práctica, se encuentra sometido a múltiples
condicionantes que no puede soslayar. De entrada, debe advertirse que la
terminología empleada por los textos constitucionales no es unánime. Por ejemplo, en
Latinoamérica, junto a Constituciones donde los derechos fundamentales son una
parte de los derechos constitucionales (Bolivia, Colombia, Perú) encontramos otros
documentos que evitan esta categoría, prefiriendo las más genéricas de «garantías» o
de «derechos» (México, Chile, Paraguay) e incluso la de «derechos humanos» mala,
Venezuela). En la determinación del concepto de derechos fundamentales
prescindiremos inicialmente de estas diferencias entre ordenamientos y de las
distinciones, en su caso existentes, entre las categorías de derechos constitucionales,
y ello por tres motivos:
a) Con alguna notable excepción, como el artículo 53 de la Constitución Española
o los artículos 85 y 86 de la Constitución de Colombia, las diferenciaciones entre
las distintas categorías de derechos constitucionales carecen de relevancia jurídica.
b) A la hora de elaborar una cierta Teoría de los derechos deben soslayarse las
diferencias entre las Constituciones y acentuarse sus similitudes, en la búsqueda
de un imprescindible lenguaje común. En consecuencia, utilizaremos en lo sucesivo
el término «derechos fundamentales» para referirnos a la totalidad de los
reconocidos en la Constitución, salvo que expresamente queden excluidos de las
típicas garantías de la Constitución normativa.
c) Los derechos que la Constitución reconoce, por el mismo hecho de su igual
pertenencia a un mismo texto, dotado de una serie de peculiaridades, y por un
proceso de influencia recíproca entre Constituciones, tienen unas características
comunes, que permiten hablar de una categoría única, el derecho fundamental.

Distinción entre derechos humanos y


derechos fundamentales
Una vez definidos y caracterizados los derechos
humanos y los derechos fundamentales,
estamos en condiciones de destacar las
diferencias entre ambas categorías. Los
derechos humanos, entendidos básicamente
como demandas derivadas de la dignidad de la
persona, pertenecen al campo de la Ética, no del Derecho positivo. Por mucho que
expliquen el origen de los derechos fundamentales y puedan servir de fundamento de
estos, los derechos humanos se encuentran extramuros de la Constitución. Hasta que
los derechos humanos no sean reconocidos por una Constitución vigente y concreta,
no se transforman en derechos fundamentales, permaneciendo por tanto como
demandas, no como exigencias jurídicamente tuteladas. Sin embargo, examinando de
cerca la realidad, la existencia de derechos humanos no fundamentales es más la
excepción que la regla, pues por lo general las Constituciones actuales contienen un
catálogo de derechos más amplio que el contenido en la Declaración Universal de
Derechos Humanos o el normalmente reconocido por los filósofos que han tratado de
explicitar cuáles son los derechos humanos.

CLASIFICACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS


Los derechos humanos que las Naciones Unidas han reconocido en términos
generales son un logro de gran trascendencia, pues su reconocimiento no ha sido
fácil, por lo que el hombre en el transcurso de su existencia y desarrollo histórico ha
encontrado diversos tipos de situaciones que le han privado su libre desenvolvimiento
como ser humano, pero logra que sus aspiraciones puedan concretarse hasta cuando
estas adquieren la calidad de derecho regulado en las leyes de los Estados y a la vez
con posibilidades de llegar a realizarse dependiendo del ordenamiento en que se
desempeñan; así los derechos humanos según sus principios o referencias se han
logrado distribuir sistemáticamente, o en clase establecidas, aunque estos, son el
derecho a la propia personalidad o dignidad humana.
La clasificación que se puede hacer de estos derechos se debe a su aparecimiento ya
que fueron reconocidos primero por el derecho interno y luego por el internacional y
su evolución fue muy distinta.

Estos pueden clasificarse de la manera siguiente:


1° Por el sujeto de tales derechos: se dividen en:
a) Derechos individuales o de personas físicas y
b) b. Derechos grupales o de grupos humanos, sean estados, pueblos o grupos
menores.
c) Reflejando esto que los derechos humanos son propios e inherentes a la
calidad de miembro de la especie humana, considerándose como primordiales,
no solo individualmente, sino que también grupales o colectivos

2° Por su evolución: Siendo claro que los derechos humanos son fruto del proceso
evolutivo de la historia de la humanidad, perteneciendo y surgiendo en escenarios
políticos-sociales y económicos determinado y diferentes.
Admitiendo cierta terminología y clasificación las cuales son categorías que nos
permiten ubicarnos didácticamente y no como unidades independientes, sino como
categorías que se interrelacionan, tal denominación no implica rango de unos sobre
otros, ni clase. Encontrándose estos en igualdad de condiciones jurídicas existiendo
una complementariedad e interdependencia.
Derechos de la primera generación: son aquellos derechos que se consideran más
esenciales al ser humano y los primeros en ser reconocidos y aplicados por los
Estados o sea por el derecho interno. Los derechos de la primera generación se
subdividen en dos grupos: Derechos Civiles y Derechos Políticos.

Derechos Civiles
 Derecho a la vida
 Derecho a la integridad física y moral
 Derecho a la libertad personal
 Derecho a la seguridad jurídica de las personas
 Derecho a la justicia
 Derecho a la protección judicial y a las garantías judiciales
 Derecho a la libertad de opinión, difusión del pensamiento, expresión,
información y comunicación
 Derecho a la residencia e inviolabilidad del domicilio
 Derecho al libre transito
 Derecho a la nacionalidad
 Derecho a la asociación y reunión
 Derecho a la protección contra la esclavitud
 Derecho al honor
 Derecho a la protección contra la expatriación
 Derecho de petición y respuesta
 Derecho a la inviolabilidad de la correspondencia, la no interferencia e
intervención de las comunicaciones telefónicas
 Derecho a la documentación legal

DERECHOS POLITICOS
 Derecho al sufragio
 Derecho a ser electo y por tanto a optar cargos públicos
 Derecho a asociarse para construir partidos políticos y derecho a
ingresar a los partidos políticos ya formados
 Derecho a estar inscrito en el registro electoral

DERECHOS DE LA SEGUNDA GENERACIÓN


Estos son conocidos como: Derechos económicos, sociales y culturales, surgiendo en
el marco de los procesos de industrialización de las sociedades occidentales. Estos
derechos hacen referencia a la producción y reproducción de la vida girando
específicamente sobre aspectos de seguridad social. Se dicen que aparecen como
derecho positivo posteriormente a los derechos civiles y políticos, pero logran un
desarrollo internacional más acelerado que estos incorporándose con mayor rapidez a
los tratados internacionales en materia de Derechos Humanos.
Así vienen surgiendo disposiciones que se incorporan a las legislaciones y
especialmente a los esquemas constitucionales de diferentes naciones a lo largo de la
historia, encontrándose entre esta: "La Declaración Ruda de Los Derechos de Pueblo
Trabajador y explotado del 4 de enero de 1918", "La Constitución Alemana de Weimar
de 1919".
En el ámbito latinoamericano podemos mencionar como relevante la Constitución
Mexicana de 1917.
Esta positivación se extiende aún más con el aparecimiento de la "Organización
Internacional del Trabajo". Fue precisamente con motivo de la creación de la O.I.T. en
1919 que se dio inicio al proceso de positivación internacional de los derechos
sociales fundamentales vinculados a los intereses de los trabajadores. (12).
Esta positivación en cuanto se refiere a la regulación del tratamiento de los derechos
económicos, sociales y culturales se inspira en las normas convencionales y en las
distintas resoluciones dadas por la OIT.
Es obvio que los derechos de segunda generación nazcan ligados a los derechos de
los trabajadores, pero esto es sin duda el principio de un progreso que va a darles el
carácter de legítimos a una clase nueva de derechos como producto de un cambio de
las relaciones entre la sociedad civil y el estado.
Así surge una posición jurídico-filosófico diferente que se convierte en un marco de
referencia pragmático que orienta a la actividad estatal, para ir creando las
condiciones socio-económicas y culturales en busca de la satisfacción que las
demanda fundamentando su actividad a los intereses generales, tomando al hombre
dentro del contexto social como un ser predominante, no para la satisfacción plena de
sus intereses individuales si no como interrelación y coincidencia de los intereses
generales.
Por lo anterior se supone que debe caracterizarse por la función del estado,
principalmente por una intervención activa que busca la justicia social y trata de
concretizar la igualdad abstracta, siendo obligación de los estados proveer los medios
materiales que estén a su alcance para lograr su realización.

Sufriendo el estado una transformación de su papel abstencionista y adquiere una


función social orientadora y activa. Caracterizándose así estos derechos por ser de
carácter pragmático y debe exigirse de acuerdo con el grado de desarrollo alcanzado
por los Estados.

Los derechos de segunda generación comprenden las áreas de salud, trabajo y


educación por lo que se agrupan en la siguiente clasificación:
Derecho a la salud
Derecho al trabajo

Además de estos instrumentos nacionales e internacionales relativos al derecho al


trabajo encontramos una serie más de disposiciones dispersas que se refieren a la
protección de este derecho en una forma expresa en las distintas convenciones
pactos y tratados a nivel universal como a nivel regional. El derecho al trabajo incluye
una serie de derechos más que le son propios al ser humano en carácter de
trabajador y en cualquier actividad de tipo laboral, así se mencionan:

 Derecho a la huelga
 Derecho de sindicalización
 Derecho al salario mínimo
 Derecho a un día de descanso semanal remunerado
 Derecho a no trabajar más de ocho horas en cada jornada de trabajo
 Derecho a vacaciones anuales pagadas
 Protección a la maternidad
 Derecho de indemnización por despido injusto
 Derecho a las prestaciones laborales en caso de incapacidad total o
permanente o en el caso de muerte del trabajador
Derecho a la educación
DERECHOS DE TERCERA GENERACION

Estos derechos tienen al igual que las


otras categorías su fuente principal en las
normas imperativas del Derecho
Internacional general o principio de "Jus
Cogens" del cual a partir de este se
realizan la existencia de un orden
derivado de la misma comunidad
Internacional, la cual reconoce valores
que ayudan a la preservación de la
humanidad, protegiendo no a un Estado o
a un determinado grupo de Estados, sino
que abarca a la comunidad en su conjunto.
Teniendo por lo tanto la voluntad de la comunidad en su conjunto (Totus Orbis) no sólo
fuerza de pacto y convención sino fuerza de ley.

Así aparecen los derechos de tercera generación como una preocupación de la


Solidaridad Internacional. Por lo cual adoptan la siguiente subdivisión:
Derecho a la paz
Derecho al medio ambiente sano
Derecho al desarrollo
Derecho al patrimonio universal

DERECHOS DE CUARTA
GENERACION
Los derechos humanos de cuarta
generación se sustentan en la
necesidad inédita de asegurar a todos los individuos el acceso a las tecnologías de
información y comunicación, fomentar el flujo e intercambio de información, alentando
la transferencia de conocimientos y estimulando la innovación y formación de capital
humano con el objetivo de que la sociedad de la información esté orientada a eliminar
las diferencias socioeconómicas existentes, evitar la aparición de nuevas formas de
exclusión y transformarse en una fuerza positiva para todos los pueblos del mundo,
reduciendo la disparidad entre los países en desarrollo y los desarrollados, así como
en el interior de las naciones.
Como lo señala Jesús Ortega Martínez en su ensayo "Sociedad de la Información y
Derechos Humanos", "el advenimiento de la cuarta generación de los derechos
humanos, que garantizarán el nuevo estatus del individuo de la sociedad digital, y en
los que la universalización del acceso a las TIC, la libertad de expresión en la red y la
libre distribución de la información y conocimiento son elementos esenciales para su
definición.
Dentro de la gama de derechos de la cuarta generación se pueden citar:
Derecho de acceso a la informática
Derecho a la autodeterminación informativa
Derecho al Habeas Data y a la seguridad digital

BIBLIOGRAFIA

Bustamante Donas, D. J. (2001). Hacia la cuarta generación de Derechos Humanos:


repensando la condición humana en la sociedad tecnológica. Revista Iberoamericana de
Ciencia y Tecnología,
https://www.oei.es/historico/revistactsi/numero1/bustamante.htm#1a

Escobar Roca, G., & Programa regional de apoyo a las defensorías del pueblo en Iberoamérica.
(2005). Introducción a la teoría jurídica de los derechos humanos. Trama.

Mestre Chust, J. V. (2016). Los derechos humanos. Editorial UOC.


https://elibro.net/es/ereader/bibliotecautec/57909?page=1

También podría gustarte