Está en la página 1de 64

CANALIZANDO CON EL YO

SUPERIOR

Septiembre 2020

0
EL PENDULO
Los hombres que localizaban corrientes subterráneas de agua o yacimientos minerales y se
ayudaban con una varita en forma de horquilla, que sujetaban con ambas manos y
caminaban con ella por delante, esperando el momento en que se moviera.

Un péndulo es un objeto pesado, suspendido por un hilo o varilla en algunos casos, que
puede tener movimientos oscilatorios y giratorios.

El péndulo se utiliza en la búsqueda de personas, objetos extraviados, localización de


corrientes o yacimientos subterráneos, diagnóstico de enfermedades, elección de una
dieta, etcétera

HISTORIA DEL PÉNDULO.


Se han encontrado en las tumbas del Valle de los Reyes, en Egipto, algunas varillas y otros
instrumentos que tienen cierto parecido con los péndulos. En Roma el reinado de Flavius
Valens utilizo el péndulo para descubrir una conspiración, este emperador hizo un péndulo
con un anillo colgado en un hilo. El péndulo fue pasado por encima de u alfabeto y el
péndulo indicaba la palabra “Teo”, el emperador condeno a muerte a todos aquellos cuyo
nombre iniciaba con estas letras.
Manuscritos en la edad media mencionan al péndulo como instrumento de magia. En 1518
Lutero dijo que el péndulo funcionaba con la ayuda del diablo.
En 1798 Antoine Gerboin observo a un niño jugando con una esfera de madera sostenida
por un hilo, la esfera siempre regresaba en su lugar. Los resultados fueron “una fuerza
particular que existe en el hombre”.

1
Se le llamo Rabdomancia del griego “rhabdos” (varita) y “manteia” (adivino o profeta) y al
sujeto se le denominaba rabdomante.
En 1854 se publica “Las observaciones sobre los movimientos de las varitas y los péndulos.
En 1911 se realiza el primer consejo de Zahoríes.
En 1913 primer prueba controlada por la Unión Internacional de Zahoríes, hoy de
radiestesistas.
En 1919 se forma la palabra “radiestesia” de radius (radio) y otra griega “aiesthesis”
(sensibilidad) – Sensibilidad a las radiaciones-

EL PÉNDULO EN LA ACTUALIDAD
Alexis Mermet “Principe de los Zahoríes” el 23 de junio de 1928 hubo un accidente con un
dirigible en Italia, Mermet desde su casa estableció con su péndulo y con precisión el
percance del dirigible.
Henry de France reconocido por su capacidad de encontrar corrientes subterráneas de
agua.
Joseph Treive en 1939 demostró que de 840 casos de búsqueda de aguas subterráneas
únicamente se equivocó en uno.
AUXILIARES DEL PENDULO
Para que el péndulo funcione correctamente el trabajo mental debe dividirse en 2 partes:
1. Concentración Mental. Tienes que concentrarte exclusivamente en el sujeto u
objeto de la búsqueda, sin pensar en ninguna otra cosa.
2. Acuerdo Mental. Es un pacto que haces contigo mismo, para poder interpretar los
movimientos del péndulo.
Testigos Radiestésicos.
Así con llamados los objetos o pensamientos que se utilizan para facilitar el trabajo con el
péndulo.

1. Testigos Objetivos (cosas materiales)


2. Testigos Subjetivos (pensamientos).

2
LIMPIEZA DE PENDULO
1 recipiente con agua y sal de grano.
El péndulo se deja toda la noche remojando en el agua con sal, al día siguiente
enjuagar el péndulo bajo la corriente de agua por 30 segundos y secarlo, tirar
el agua con sal en el lavamanos y dejar corriendo el agua 30 segundos.
Guardar el péndulo en una bolsita o caja alejado de otros objetos y no permitir
que alguien más lo toque.
PROGRAMACIÓN DEL PENDULO
Cuando usamos un nuevo péndulo queremos estar seguros que estamos recibiendo
información de nuestro Yo Superior. Lo primero que haremos es asegurarnos que de
nuestro Yo Superior está conectado plenamente con nuestro subconsciente a través de una
petición que le haremos. Para ello, nuestro primer ejercicio consiste en realizar la siguiente
petición:
Relájate, concéntrate y lee mentalmente lo siguiente:
Yo superior, solicito lo siguiente, en todas las versiones y en todos los niveles
dimensionales, en todos mis cuerpos energéticos, en todos los conceptos del tiempo, a
todos los niveles del subconsciente, consciente y supe consciente.

Crea un canal limpio de comunicación y manifestación entre mi subconsciente, mi mente


consciente y mi Yo superior. Asegúrate que el subconsciente, consciente e inconsciente
están conectados y perfectamente alineados, trabajando juntos en total armonía en mi
bien mayor, misión y propósito bajo cualquier condición.
Para el Bien mayor de toda la Humanidad, en nuestra conexión con el Universo,
encomiendo esta intención y petición para que sea ejecutada ahora, y en todos los planos
de existencia, espacio y tiempo.
Gracias.

3
SANANDO EL ORIGEN
Introducción a las Constelaciones Familiares
Bert Hellinger.
Bert Hellinger nació en 1925 en Leimen (Alemania). Sus orígenes familiares y sociales se
encuadran en el seno de una familia católica en un momento en que su país entraba en las
tinieblas del régimen nazi. A los 10 años de edad, Hellinger entró a estudiar en un colegio
de una orden monástica donde comenzó una larga carrera que culminaría con su
ordenación como sacerdote.

En 1942, cuando contaba 17 años de edad, fue llamado a filas por el ejército alemán, lo que
le salvó de ser arrestado por la policía política del régimen nazi.

En 1945 fue capturado por el ejército Aliado y confinado en un campo de prisioneros en


Bélgica. Hellinger escapó del campo y retornó a Alemania.

Fue ordenado sacerdote en 1952, y su congregación religiosa le envió inmediatamente a


Sudáfrica, donde permaneció por espacio de 16 años.

Llegó a aprender la lengua zulú y participó en sus rituales, lo que le llevó a conocer y apreciar
su visión de la realidad. La experiencia con la comunidad zulú no sólo abrió sus ojos ante la
diversidad cultural del ser humano, sino que le mostró el poder del trabajo grupal.
Observando los rituales tradicionales de carácter masivo, comprendió el valor de la energía
del grupo en la sanación del individuo, aspecto que sería relevante en su trabajo posterior.

A su regreso a Alemania, Hellinger dejó la vida sacerdotal y contrajo matrimonio con su


primera esposa, Herta. Durante los primeros años de la década de 1970 estudió
psicoanálisis en Viena. En 1973, Hellinger viajó a California para formarse como terapeuta
primal. La terapia primal trabaja sobre el trauma infantil, al que se considera causante de la
neurosis en el adulto. La curación se obtiene cuando estos recuerdos traumáticos se traen
a la conciencia y se vuelven a experimentar en el contexto terapéutico, con lo que se puede
lograr una sanación completa.

En ocasiones, las historias y los mensajes no venían directamente de la generación anterior,


sino de generaciones mucho más antiguas, con las que el individuo quizá no había tenido
un contacto directo. La dimensión transgeneracional comenzó a hacerse patente para él:
"Seamos conscientes o no, gran parte de nuestro sufrimiento no está causado por lo que
hayamos experimentado personalmente, sino por lo que otros en nuestro sistema hayan
experimentado o sufrido."

4
El reconocimiento de este sistema terapéutico vino a llenar una necesidad en el campo de
las terapias sistémicas, la de desarrollar un trabajo centrado en los Órdenes del Amor y en
los Movimientos del Alma como base para el crecimiento interior del individuo.

LOS ORDENES DEL AMOR.

Bert Hellinger acuñó el término "órdenes del amor" para explicar aquellos aspectos que
mantienen la estructura de las relaciones que se dan entre los miembros del sistema
familiar.

LA VINCULACION

En un sistema determinado, cada uno de sus miembros tiene el mismo derecho a la


pertenencia. Nadie puede ser excluido ni puede autoexcluirse. La expulsión del sistema o el
exilio del mismo no es una opción para ninguno de sus componentes. Las personas que
forman parte del sistema familiar son:

• Los hijos y su hermanos o hermanastros, si los hubiere. Aquí se incluyen también los
nacidos muertos o los fallecidos.

• Los padres. También sus hermanos o hermanastros, si los hubiere. Se incluyen aquí los
que han nacido muertos o los que han fallecido.

• Los abuelos. En algunos casos, se incluyen a los hermanos o hermanastros de éstos, pero
esto no siempre es necesario.

• En algunos raros casos, los bisabuelos.

• Aquellos que hicieron sitio para otros en el sistema, aunque no pertenezcan a él. Aquí se
incluyen los cónyuges anteriores de los padres o los novios anteriores. También se puede
incluir al padre o la madre de algún hermanastro, y por supuesto, las parejas anteriores de
una persona, si existen.

EL EQUILIBRIO

En cada sistema existe una necesidad de compensar las tendencias antagónicas que se dan
entre todos los miembros del mismo. A cada momento, cada persona entrega algo a los
demás y a su vez, recibe algo de ellos. Pero en todo momento, en todos los intercambios,
se busca el equilibrio entre lo que se da y lo que se recibe, equilibrio que viene dictado por
un código de regulación interno que pertenece al sistema y que está integrado en todos sus
miembros.

5
La conciencia del clan es la encargada de mantener el equilibrio entre todos los miembros
del sistema familiar y cuando el equilibrio no se respeta, cuando hay un desequilibrio
demasiado grande entre dos personas, se genera dolor y ruptura. El proceso por el que
funciona el equilibrio entre el dar y el recibir funciona de la siguiente manera. Un miembro
del sistema le da algo a otro, y por tanto, el que recibe se siente presionado a responder. Si
éste a su vez le devuelve un poco más de lo recibido, devuelve la tensión al primero, por lo
que el vínculo se mantiene.

Cuando una persona decide dar sin aceptar nada a cambio, crea un gran desequilibrio en
sus relaciones. En estos casos, la persona elige conservar su reivindicación sobre los otros,
sintiendo que tiene un derecho sobre los demás o deseando conservar su inocencia. Esta es
una actitud de tipo idealista que lleva a que los demás no quieran relacionarse con él, pues
sienten que no existe igualdad con esa persona. Dar sin querer recibir atenta contra el
vínculo.

Una forma de llegar al equilibrio entre el dar y el recibir es a través del agradecimiento,
siempre que éste sea sincero y no una forma de cortesía. No se sustituye la compensación,
pero se refuerza el vínculo más allá de la que compensación se pueda producir en algún
momento.

Existe un caso en el que resulta imposible devolver lo recibido y es en la posición de los hijos
hacia los padres. Los hijos reciben la vida de los padres y, por regla general, muchos
cuidados en los primeros años de su vida. No hay nada que los hijos puedan hacer para
compensar ese don. Esto tiene un doble efecto. Por un lado, a los hijos les cuesta desligarse
de los padres, sobre todo en la medida en que intenten (infructuosamente) devolver lo
recibido. Pero a la larga, no tienen más remedio que separarse de ellos, pues el desequilibrio
es demasiado grande. Los hijos pueden resolver en parte este dilema teniendo hijos a su
vez, o bien entregando algo muy preciado a las generaciones siguientes, por ejemplo,
actuando como mentores de otros más jóvenes o de cualquier modo que se considere
aceptable.

EL ORDEN

En el orden existe un nivel superficial, que surge de las normas sociales convencionales y
que sirve para regular algunos intercambios básicos. Este orden puede variar de una
sociedad a otra, de un tiempo a otro, y también de una familia a otra. Pero junto a éste hay
un orden profundo que se reconoce fácilmente en el transcurso de las Constelaciones
Familiares. Siguiendo este orden profundo, el que llega primero al sistema tiene
precedencia sobre los que llegan después. Así, los abuelos están antes que los padres y

6
éstos antes que los nietos; el hermano mayor está antes que el menor, etc. La consecuencia
práctica de esta idea es que cuando el progenitor resuelve sus enredos sistémicos, está
ayudando de un modo muy profundo a sus descendientes. En cambio, ayudará menos a sus
antepasados, y lo hará en la medida en que su trabajo necesariamente provoca
modificaciones en todo el sistema.

Si se intenta revertir el orden, se crearán conflictos. En otras palabras, cuando el hijo intenta
hacer de progenitor (parentificación), está intentando cambiar el curso natural de la
energía, y como consecuencia, atentará contra el orden. Los hijos siempre reciben de los
padres, pues éstos, en el orden, están primero. Los asuntos de los padres les conciernen a
ellos y no a los hijos. Puesto que los padres crearon su relación antes de tener a los hijos,
esta relación tiene precedencia sobre la que tienen con su descendencia.

En el orden dentro de la pareja, hay dos frases provocativas y profundas, que se refieren al
papel de cada sexo dentro de la relación. Estas son: "La mujer sigue al hombre", y su
contrapartida: "El hombre está al servicio de lo femenino." Lo que implican estas frases es
que la mujer se siente mejor cuando sigue al marido en cuanto al lugar donde vivir, el
trabajo, la crianza de los hijos, etc., dejándole la iniciativa cuando sea necesario. Pero a
cambio, el hombre debe cuidar y estar al servicio de la mujer, ayudándola en todo lo que
pueda y teniendo en cuenta sus deseos. Cuando esto se realiza, sea en el marco de la pareja
o en cualquier otro entorno donde hombres y mujeres se relacionen, se alcanzan los
mejores resultados y todos están en paz.

TOMAR A LOS PADRES

Es importante tener claridad que nuestra madre, no sería nuestra madre si no existiera
nuestro padre y viceversa, esa es la unidad que llamamos PADRES y debemos ser
conscientes que somos el resultado de esa unidad, de esa unión perfecta que se dio en el
momento perfecto.

Un hijo necesita de padre y madre ya que somos 50% mamá y 50% papá y cada uno de ellos
tiene el 50% de sus padres y así todas las generaciones hacía atrás, decir, somos 50% energía
masculina y 50% energía femenina. Cuando una madre excluye al padre de su hijo, está
borrando ese otro 50% que él tiene y lo que es peor, el inconsciente de ese hijo interpreta
que tiene un 50% que no sirve o que no es tan bueno y ese hijo lo va a vivir como bloqueos.

LA MADRE

Tomar a la madre conscientemente empieza nos abre camino a otras tomas de la vida, es
decir, nos empodera para tomar nuestra vida misma con la fuerza que se requiere.

7
Tomar a la madre con amor y agradecimiento por lo que nos ha trasmitido, nos da el éxito,
nos permite ser reconocido y tener amigos, así como buena relación con nuestros clientes
en los negocios.
Quien logra tomar a su madre, de esa forma logra ser exitoso y feliz. No es una cuestión
mágica, sino que la manera en que aprendemos a vincularnos con nuestro origen, de la
misma forma nos vincularemos con la vida e incluso nuestra profesión.
Al rechazar a la madre, que es el origen de todo lo que somos, también estamos rechazando
a la vida, y por supuesto también el éxito. Por ende, de la misma manera y con la misma
intensidad la vida y su profesión rechazan a quien rechaza a su madre.

Pero, especialmente si se es mujer, mientras sigas rechazando a la madre, más parecida


serás a ella de forma inconsciente. Cuando la aceptas fluye con la vida. Honrar a la madre
es el inicio de la vida en plenitud.

Cuando alguien se queda anclado en el dolor o el resentimiento por su madre pierde


conexión con la vida, por lo tanto, se le hace más difícil establecer
relaciones armoniosas y empieza a proyectar en éstas su resentimiento infantil. La
inmadurez que de ello proviene se manifiesta exigiéndole a su pareja, amigos o hijos toda
la atención y el amor que sintió que le negó su madre.

¿Cómo honro a mi madre?


 Acepto que ella es primero, en el orden familiar está primero.
 Respeto su vida y sus decisiones.
 No hago juicios ni exigencias como los “deberías”.
 Honro a mi madre cuando aprendo a confiar en mí mismo/a.
 Agradezco la vida que me dio y hago algo productivo con mi vida.
 Vivo en plenitud y tomo mis propios proyectos.
 Dando vida a mis propios hijos.

EL PADRE

“Sin el espermatozoide que aportan los hombres, las mujeres serían estériles. El
espermatozoide es el que aporta toda la fuerza de la vida para poder avanzar por el
cuerpo femenino hasta el óvulo y fecundarlo; es ese proceso biológico el que se ve
reflejado en todos los aspectos de la vida”. Mónica Giraldo Paérez

Bert Helliger ha sido claro al decir que al padre se le toma a través de la madre, es la madre
la que dá el permiso para tomar al padre. La relación madre e hijo se dá desde la gestación
y hasta los primeros 12 años de vida del hijo, él está contenido por su madre y lo que implica
la energía femenina que lo mantiene cerca del sistema familiar y sistémicamente hablando,

8
estar cerca del sistema familiar significa que está rodeado, protegido por todo lo que ayuda
a mantener la vida, es decir, se siente a salvo. Lo que se vé es que ese dar permiso a veces
puede ser traumático para la madre.

Más adelante cuando el hijo crece y empieza a salir a interactuar con otros sistemas
familiares y otras dinámicas de supervivencia, lo que se necesita es que la relación padre e
hijo se dé y de esta manera se involucre la fuerza de la energía masculina que es primordial
para salir al mundo, a la vida que a veces se vuelve difícil, competitiva y hasta peligrosa, en
la que puede estar comprometida su supervivencia. Entonces lo que una madre puede
hacer en ese momento de la vida de un hijo, es demostrarle que, así como ella puede ver a
ese padre con amor y ver en él un hombre con un linaje masculino fuerte, en donde no solo
está él sino todos sus antecesores, es importante para que el hijo se reconozca en su padre
y en sus ancestros y tenga la fuerza que necesita para ir al mundo y a la vida.

Con nuestro padre, tomamos toda aquella energía del mundo exterior, es la energía que
nos hace ir hacia afuera, hacía el logro de nuestras metas, hacía los objetivos que nos
trazamos en la vida; es esa energía que viene de nuestro padre la que nos ayuda a poner
límites en todos los ámbitos de nuestra vida. Cuando solo tomamos a nuestra madre, hay
soledad y aislamiento

Para contextualizar un poco más, debemos recordar que la mujer es mas de retener (en el
útero las madres contienen e igual sigue siendo afuera) y el hombre es mas de soltar, el
hombre es el encargado de darle la fuerza al hijo para ir a la vida con todo lo que se
necesita. El padre es quien empuja para ir hacía el mundo con fuerza y seguridad.

“Muchos problemas con los niños también se producen porque no pueden acceder al
padre. Solamente la madre puede abrir el camino al padre, con lo cual tiene un poder
tremendo. Pero nadie más puede franquear el camino al padre”. Bert Hellinger

TOMAR AL PADRE

 Podemos tener la fuerza para tomar decisiones


 Logramos trazarnos objetivos y metas y alcanzarlas
 Nos aporta la capacidad de sentirnos cómodos con nosotros mismos
 Tener claridad mental
 Tener la capacidad de conocer y poner limites
 Podemos asumir con fuerza las tareas que nos trazamos
 Claridad matemática
 Capacidad para emprender negocios
 Tener realización profesional

9
Posibles consecuencias en hijos con padres no presentes en su vida:

 Cuando es la madre la que no está presente, la persona toma el lugar de la madre,


convirtiéndose en la pareja del padre, o viceversa, por lo tanto, le será más difícil conseguir
pareja y hacer su propio sistema.
 Ante una madre a la que le faltó su mamá: la hija termina tomando el lugar de la abuela
materna y se convierte en la mamá de su mamá, se transforma en la grande de la relación.
Se le puede dificultar llegar a ser madre.
 Cuando a un padre le ha faltado su papá pueden presentarse situaciones de adicciones. En
el alcoholismo, por ejemplo, lo que se ve es que el hijo dice: “Papá, con cada trago te siento
aquí conmigo”.
 Ante la muerte de la mamá (sea cual sea la edad y la circunstancia), el hijo o la hija pueden
desear acompañar a mamá en la muerte. Igualmente puede pasar con el padre. Es lo que
Bert Hellinger indica como jalón de muerte. El hijo o hija, apaga su vida, le cuesta más ser
feliz, le cuesta disfrutar de la vida.

10
SANANDO EL NIÑO INTERIOR
DIAGNOSTICO.
1. ¿Te has sentido frecuentemente vacío, triste, inadecuado, poco valioso, con deseos
de cambiar, de ser más feliz, pero sin saber cómo lograrlo
2. ¿Te recuerdas como un niño que en su infancia vivió algún tipo de abuso? (verbal, físico,
emocional, sexual
3. ¿Has tenido relaciones de pareja conflictivas y co-dependientes, sin entender por qué, una
y otra vez repites el mismo patrón?
4. ¿Te asusta tu soledad, te da miedo encontrarte sin pareja, y prefieres aferrarte a
cualquiera, con tal de no hallarte solo?
5. ¿Te cuesta encontrarle un sentido a tu vida, muchas veces quisieras mejor simplemente
no estar? ¿Vives tu vida “en blanco y negro”, deprimido con frecuencia? ¿Tienes
adicciones que quisieras dejar?
6. ¿Te duele y te hace sentir culpable ver cómo estás dañando a tus hijos, repitiendo las
mismas conductas que odiabas de tus padres?
7. ¿Quisieras ser más fuerte e independiente, más feliz, pero crees que nunca podrás
lograrlo, porque tienes una gran cantidad de miedos
8. ¿Tienes arranques de ira y explosiones violentas con tus seres más queridos que te hacen
sentir terriblemente culpable e infeliz después?
9. ¿Y a pesar de todos los pesares, intuyes que tienes un enorme potencial en tu interior y
quisieras esforzarte por ser un mejor ser?

A partir de los 3 años todos tenemos serias heridas emocionales, son heridas que hemos a
experimentar de manera consciente, nos quejamos de nuestra vida, de nuestra infancia y
creemos que esas experiencias condicionan nuestra vida y entonces debido a esto no
podemos ser felices.
Todas las heridas del niño interno son experiencias que de adulto se pueden transmutar, si
me quedo en la victimización, mi vida se vuelve en caos y n logro obtener los aprendizajes
que he venido a obtener.
La vida se pone en contra mía ya que yo me pongo en contra de mi propia vivencia infantil.

11
Existen 3 potenciales a desarrollar: Amor, sabiduría y energía a través del proceso de la vida.
La vida no está para fastidiarte, la vida es pura sabiduría y es puro amor, aunque veamos
cosas horrorosas, cada experiencia es un aprendizaje para tu trascendencia, la vida te pone
situaciones donde tienes que ver y tienes que mirar.
Las experiencias complicadas de la infancia se guardan en el inconsciente para no mirarlas,
se guardan porque siguen doliendo.
Nuestro niño interior necesita sentirse y saberse amado, protegido, abrazado, resguardado,
seguro y confiado.
“Todo lo que vivimos de adultos, tiene que ver con nuestra infancia” – Paloma Crisóstomo-

Ejemplo de Paloma Crisóstomo: De pequeña fue abandonada en un internado, situación


de abandono de soledad, su primer hijo muere y la deja a los 2 años, las situaciones que no
quieres ver, la vida te las sigue poniendo de manera cada vez más grande, generando más
angustia hasta que es imposible no trabajar y no aprender.
TRIADA DE EXPERIENCIAS EN LA INFANCIA

 Dolor de abandono
 Dolor de seguridad
 Dolor de valoración
El trabajo real de trasmutación no es una acción hacia el exterior o hacia los demás de
compensación, es un trabajo hacia adentro, (Les daré a mis hijos el buen trato que mi padre
me negó, es trabajar hacia afuera, esto no sirve, se sigue viviendo con el mismo vacío de
valoración).
Hay un miedo muy fuerte a volver a ver tanto dolor sufrido, mientras no veas las
experiencias vividas y dolorosas y las reconozcas no podrás sanarlas, no basta con decirte
que te quieres al espejo, mientras no les des el amor a la niña de 3 años que ha crecido
sintiéndose abandonada y sin amor.

El amor que damos si las heridas no son curadas es un amor condicionado, esperando
siempre algo a cambio, buscando siempre no salir herido o lastimado, un amor de negocio.

“Las heridas de la infancia, son una misión de vida, no hay otra misión más que nosotros
mismos” –Paloma Crisóstomo-
- Yo quiero que mi hijo me de felicidad, quiero que mi hijo se comporte como yo
quiero, como yo creo que es lo mejor- Cuando el amor no ha brotado desde dentro
de ti, nos volvemos egoístas e impedimos la felicidad de nuestros hijos.

A los 7 años cuando ya hay una capacidad de discernimiento, los niños quieren ser tomados
en cuenta y a esa edad no son tomados en cuenta, aun algunas veces los niños a esa edad
son tratados como bebes.

12
Los niños quieren ser escuchados, no significa que se haga lo que ellos quieran, significa que
se te tome en cuenta que se te mire como una persona, si esto no sucede la valoración no
se desarrolla con estabilidad y de manera armónica.
- Tengo que hacer lo que digan los demás
- Me comparo
- Necesito ser perfeccionista
- No sé lo que es adecuado
- Vivo inseguro
- Necesito hacer las cosas bien para ser aceptado.
El dolor de la niña de 7 años aparece día a día cundo las personas a tu alrededor te hacen
sentir insegura, te comparas con los demás, buscas la aceptación de algún grupo, en tu
trabajo, el niño interior de los 7 años necesita escuchar “Me siento Orgulloso de ti”.

13
EXPECTATIVAS
Cuentan que cuando los jóvenes monjes ingresaban al monasterio, les preguntaban qué
esperaban de aquello.

Tres jóvenes, que habían coincidido en el camino, empezaron su formación el primer día
con el maestro más veterano.

El maestro les preguntó:

- ¿Qué esperáis de la vida?

El primer joven respondió que siempre había admirado a los maestros, pues personas
de todo el mundo recorrían miles de kilómetros para encontrarse con ellos y que les
diesen consejo. "Me gustaría ser un gran maestro, famoso en regiones y comarcas",
recalcó.

El segundo de ellos contestó que provenía de una familia muy humilde donde apenas les
llegaba el sustento. " Quiero ser un gran maestro para tener dinero suficiente para
ayudar a familiares, amigos y conocidos con mis riquezas", concluyó.

El tercer joven comentó que había oído cómo los mejores maestros tenían poderes
extraordinarios. " Me gustaría llegar a tener un gran poder".

Al cabo del tiempo, cuando llevaban muchos años de aprendizaje, el maestro les volvió
realizar la misma pregunta.

El primer monje contestó que le gustaría hacer un trabajo bien hecho.

El segundo monje transmitió que le gustaría ayudar a cada persona a proveerse su


propio sustento.

El tercer monje reflexionó cómo le gustaría ser capaz de no utilizar los poderes que había
desarrollado.

Mientras veían llegar a nuevos aprendices, cavilaban en cómo habían evolucionado, cada
uno, con sus propias expectativas. Fue entonces cuando uno de ellos le preguntó al
maestro:

-Maestro, ¿y tú qué esperas de la vida?


-Lo que suceda.

Autora: Raquel Valdazo.

14
Las expectativas son ideas que creamos y cuya base esta en nuestros aprendizajes de infancia
familiares y sociales, dichas ideas están ligadas al futuro y al deseo de que algo suceda de
manera específica, la intención puede ser tan fuerte que puede convertirse en algo real.
Pero cuando la expectativa no se materializa como lo deseamos, genera un shock emocional
fuerte.
El origen de una expectativa tiene que ver con las ideas con las cuales crecemos, algunas de
ellas culturales como, por ejemplo, los cuentos de Disney sobre las relaciones de pareja:
“Felices por siempre”, “Príncipe encantador, “La madre protectora, cariñosa”, etcétera.
Otro origen es lo vemos de nuestros padres, aunque nos resistamos nuestros padres son
nuestro único ejemplo, por lo que a través de ellos aprendemos, que cosas podemos esperar
de una pareja, de un jefe, de un amigo, pero cuando las cosas no sales como queremos, nos
defraudamos.

El sentimiento que provoca el que una expectativa no se cumpla esta disfrazado por nuestra
necesidad de control, cuanta más es la necesidad de control que tenemos hacia las cosas,
mayores son las expectativas, mas perfeccionistas, más detalladas y por ende, más fuerte es
la decepción.
La diferencia entre una expectativa y una visualización es que las primeras están ligadas a
una persona o alguna situación y se mantiene en silencio, pero en gran parte no depende en
lo absoluto de nosotros, por lo que en su trasfondo se alberga la necesidad de control de
quien crea dicha expectativa. La expectativa por lo general se espera como recompensa o
respuesta a algo que nosotros hacemos.

Un ejemplo de esto, es cuando esperas que tu pareja te regale un enorme oso de peluche
para San Valentín y pasan juntos por la tienda y le dices:
- Mira, que hermoso peluche, me encanta, seria hermoso tener uno así
Llega el día de San Valentín y tu pareja te regala un ramo de flores y unos chocolates, de
pronto resultas enojada y con el día arruinado. PERO TU CREASTE ESA EXPECTATIVA, NO LA
CREO TU PAREJA.La visualización, sobretodo aquella que se hace con fines terapéuticos, no
presenta apego al resultado y en una parte si hay responsabilidad nuestra para que eso que
buscamos llegue.

Un ejemplo de esto es visualizarte abrazando un día un enorme oso de peluche y confías en


que algún día llegara ese momento, sin saber cómo, cuando, a través de quien, pero sabes
que algún día podrás disfrutar ese momento y si aun así no llega, no te provoca nada porque
confías que siempre pasara lo que sea lo mejor para ti.
Las expectativas más dolorosas:

 Expectativas de los padres (mis padres debieron de….)

15
 Expectativas de las parejas (yo soy…por lo menos ella o el deberían de….)
 Expectativas de los hijos (después de todo lo que hice por ti deberías…)
 Expectativas con amigos
 Expectativas de situaciones (boda, parto, graduación, baile, etcétera)

“HAY QUE DEJAR IR TODO LO QUE TE DUELE, AUNQUE TE DUELA DEJARLO IR”

Dejar ir los sentimientos negativos implica disolver el ego, que se resistirá a cada paso. Esto
puede producir escepticismo con respecto a la técnica, «olvidarse» de entregar, en un
clímax repentino de escapismo, o airear sentimientos a través de la expresión y la actuación.

La solución es continuar soltando los sentimientos que tienes sobre el proceso. Deja que la
resistencia esté ahí, pero no te resistas a ella. Eres libre. No tienes que renunciar a nada.
Nadie te está forzando. Mira el miedo tras la resistencia. ¿Qué te da miedo de este proceso?
¿Estás dispuesto a soltar eso? Sigue soltando todos los miedos conforme surjan y la
resistencia se resolverá.

No hay que olvidar que estamos dejando ir todos los programas que nos han convertido en
esclavos y víctimas durante mucho tiempo. Estos programas nos han ocultado nuestra
verdadera identidad. El ego está perdiendo terreno e intentará trucos y trampas. Cuando
empezamos a dejar ir, sus días están contados y su poder disminuye. Uno de sus trucos es
hacerse inconsciente de la técnica en sí; por ejemplo, decidir que el mecanismo de la
entrega no está funcionando, que las cosas siguen igual, que es confuso y demasiado difícil
de recordar y practicar. ¡Esto es una señal de progreso real! Quiere decir que el ego sabe
que tenemos una herramienta con la que liberarnos y está perdiendo terreno.

El ego no es nuestro amigo. Al igual que el Control Central en Tron (1982), quiere
mantenernos esclavizados por sus programas. Dejar ir es una habilidad natural. No es algo
nuevo ni extraño. No es una enseñanza esotérica, ni la idea de otra persona ni un sistema
de creencias. Solo estás utilizando tu propia naturaleza interna para ser más libre y feliz.
Mientras sueltas, no resulta útil «pensar» en la técnica. Es mejor limitarse a hacerlo. Con el
tiempo, verás que todos los pensamientos son resistencias, imágenes que la mente ha
construido para impedirte experimentar lo que realmente es. Cuando lleves un tiempo
soltando y hayas comenzado a experimentar lo que realmente está pasando, te reirás de
tus pensamientos. Los pensamientos son falsos, imaginaciones absurdas que oscurecen la
verdad. Perseguir pensamientos puede mantenerte ocupado interminablemente. Algún
día, descubrirás que sigues en el mismo punto de partida.

16
Los pensamientos son como peces de colores en un acuario; el Ser real es como el agua. El
Ser real es el espacio entre los pensamientos o, más exactamente, el campo silencioso de
conciencia que subyace a todos los pensamientos.

Todos hemos tenido la experiencia de estar totalmente absortos en lo que estábamos


haciendo y de apenas darnos cuenta del paso del tiempo. La mente estaba muy quieta:
simplemente, hacíamos lo que fuera sin resistencia ni esfuerzo. Nos sentíamos felices, tal
vez tarareando algo. Funcionábamos sin estrés. Estábamos muy relajados, aunque
estuviéramos ocupados. De repente, nos dimos cuenta de que no necesitábamos todos esos
pensamientos para nada. Los pensamientos son como la carnada para un pez y, si picamos,
nos atrapan. Es mejor no picar. No los necesitamos. Dentro de nosotros, pero al margen de
nuestra conciencia, está la verdad de que ya sabemos todo lo que necesitamos saber. Esto
sucede de forma automática.

Paradójicamente, la resistencia a la entrega se debe a la eficacia de la técnica. Hemos de


mantenernos en el dejar ir aun cuando la vida no nos vaya demasiado bien y nos acosen
emociones desagradables. Cuando, finalmente, a través de la entrega, encontremos salida
y todo vaya bien, no deberemos abandonar el dejar ir. Sería un error, porque, por muy bien
que nos sintamos, por lo general, queda más por hacer. Aprovechemos los estados elevados
y el impulso del dejar ir. Sigamos adelante, porque será cada vez mejor.

El dejar ir gana cierto Impulso. Una vez que se ha empezado, es fácil mantenerlo. Cuanto
mejor nos sintamos, más fácil es soltar. Ese es un buen momento para descender y soltar
algunas cosas (la «basura» suprimida y reprimida) que no habríamos querido abordar sí
estuviéramos en el vertedero. Siempre hay una sensación que reducir y entregar. Cuando
nos sentimos bien, las emociones son más sutiles. A veces, te sentirás atrapado por un
sentimiento particular. Basta con rendirte a la sensación de estar atrapado. Déjala estar ahí
y no te resistas. Si no desaparece, fíjate si puedes dejar ir la emoción parte por parte. Otro
bloqueo posible es el miedo a no dejar de desear algo, a no conseguirlo.

A menudo es beneficioso examinar algunas creencias comunes y dejar de creer que son
ciertas, como:

a) solo nos merecemos las cosas si trabajamos mucho, luchamos, nos sacrificamos y nos
esforzamos;

b) sufrir es beneficioso y bueno para nosotros;

c) no se puede conseguir nada a cambio de nada;

d) las cosas muy sencillas no valen mucho. Renunciar a algunas de estas barreras
psicológicas nos permitirá disfrutar con comodidad y facilidad.

17
ESCALA DE EMOCIONES

Por su simplicidad y claridad, utilizaremos la escala de las emociones que se corresponde


con los niveles de conciencia. Una presentación detallada de estos niveles de conciencia, su
fundamento científico y sus aplicaciones prácticas se encuentra en El poder contra la fuerza.
Los determinantes ocultos del comportamiento humano (Hawkins, 1995).

En pocas palabras, todo emite energía, ya sea positiva o negativa. Intuitivamente,


percibimos la diferencia entre una persona positiva (agradable, genuina, considerada) y otra
negativa (avariciosa, mentirosa, rencorosa). La energía de la madre Teresa era obviamente
diferente de la de Adolf Hitler; la energía de la mayoría de la gente está en algún lugar
intermedio. La música, los lugares, los libros, los animales, las intenciones y la totalidad de
la vida emiten energía que puede ser «calibrada» en cuanto a su esencia y grado de verdad.
Lo semejante atrae a lo semejante. Las diferentes energías forman constelaciones de
«patrones atractores» o «niveles de conciencia».

El mapa de la conciencia (véase el apéndice A) proporciona una visión lineal y logarítmica


de este terreno energético no lineal. Cada nivel de conciencia (o patrón atractor) es
calibrado en una escala logarítmica de poder energético que va del 1 al 1000.

El nivel de completa iluminación (1000), en la parte superior del mapa, representa el más
elevado posible en el reino humano; es la energía de Jesucristo, Buda y Krishna.

El nivel de la vergüenza (20) se encuentra en la parte inferior, cerca de la muerte, y


representa la mera supervivencia.

El nivel del coraje (200) es el punto crítico que marca el cambio de la energía negativa a la
positiva. Es la energía de la integridad, de la veracidad, del empoderamiento y de la
capacidad de hacer frente a las cosas. Los niveles de conciencia por debajo del coraje son
destructivos, mientras que los superiores apoyan la vida.

Una simple prueba muscular revela la diferencia: los estímulos negativos (por debajo de
200) debilitan el músculo al instante, mientras que los positivos (por encima de 200) lo
fortalecen. La verdad «poder» fortalece; la verdad «fuerza» debilita.

Si estamos por encima del nivel del coraje, la gente nos busca porque les damos energía
(poder) y tenemos buena voluntad hacia ella. Por debajo del nivel del coraje, las personas
nos evitan porque les robamos energía (fuerza) y queremos usarlas para nuestras propias
necesidades materiales o emocionales.

Aquí esbozo la escala básica, desde las energías más elevadas hasta las inferiores:

18
 Paz (600): La paz se experimenta como perfección, felicidad, fluidez y unidad. Es un
estado de no dualidad más allá de la separación y del intelecto, la paz que sobrepasa
todo entendimiento. Se describe como iluminación y entendimiento. Es rara en los
humanos.
 Alegría (540): Es el amor incondicional e inmutable, a pesar de las circunstancias y
las acciones de los demás. El mundo se ilumina con una exquisita belleza, que se ve
en todas las cosas. La perfección de la creación es evidente por sí misma. Se
desarrollan la aproximación a la Unidad y al descubrimiento del Ser, la compasión
por todo, una enorme paciencia, un sentimiento de unidad con los demás y una
preocupación por su felicidad. Prevalece la sensación de autorrealización y
autosuficiencia.
 Amor (500): Es una forma de ser que perdona, nutre y apoya. No procede de la
mente, sino que emana del corazón. El amor se centra en la esencia de una situación,
no en los detalles. Trata con la totalidad y no con lo particular. La visión va
reemplazando a la percepción. No se toma posición, se ve el valor intrínseco y la
amabilidad de todo lo que existe.
 Razón (400): Este aspecto distingue al ser humano del animal. Existe la posibilidad
de ver las cosas en abstracto, de conceptualizar, de ser objetivo y tomar decisiones
rápidas y correctas. Su utilidad es enorme para resolver problemas. La ciencia, la
filosofía, la medicina y la lógica son expresiones de este nivel.
 Aceptación (350): Esta energía es fluida, relajada, armoniosa, flexible, incluyente y
libre de resistencias internas. «La vida va bien. Tú y yo estamos bien. Me siento
conectado». Cumples con la vida en los términos de la vida. No hay necesidad de
culpar a los demás ni a la propia vida.
 Voluntad (310): Esta energía sirve a la supervivencia en virtud de una actitud
positiva que da la bienvenida a todas las expresiones de la vida. Es amable, servicial,
quiere ayudar y trata de estar al servicio.
 Neutralidad (250): Esta es una forma de vida cómoda, práctica y relativamente libre
de emotividad. Se está bien de cualquier manera. Está libre de posiciones rígidas, no
es crítica ni competitiva.
 Coraje (200): Esta energía dice: «Puedo hacerlo». Es determinada, está
entusiasmada con la vida, la productividad, la independencia y la autocapacitación.
Es posible la acción eficaz.
 Orgullo (175): «Mi manera es la mejor», dice este nivel. Se centra en el logro, el
deseo de reconocimiento, lo especial y el perfeccionismo. Se siente «mejor que...»
y superior a los demás.

19
 Ira (150): Esta energía supera el origen del miedo por medio de la fuerza, las
amenazas y el ataque. Es irritable, explosiva, amarga, volátil y resentida. Le gusta
vengarse, como cuando se dice: «Ya te enseñaré».
 Deseo (125): Siempre se busca la ganancia, la adquisición, el placer, obtener algo
que está fuera de uno mismo. Es insaciable, nunca está satisfecha, y anhela. «He de
tenerlo». «¡Dame lo que quiero, y dámelo ya!».
 Miedo (100): Esta energía ve peligros en todas partes. Es evasiva, defensiva, está
preocupada por la seguridad, es posesiva y celosa de los demás, inquieta, ansiosa y
vigilante.
 Sufrimiento (75): Hay impotencia, desesperación, pérdida, pesar, separación,
depresión, tristeza. Predomina el sentimiento de ser un perdedor. Desaliento: «no
puedo seguir».
 Apatía (50): Esta energía se caracteriza por la desesperanza, el hacerse el muerto,
ser un «peso» para los demás, estar inmovilizado, y los sentimientos de «no puedo»
y «¿a quién le importa?». La pobreza es común.
 Culpa (30): En este campo de energía, uno quiere castigar y ser castigado. Esto
conduce al rechazo de uno mismo, al masoquismo, a los remordimientos, a sentirse
mal y al autosabotaje. «Todo es culpa mía». Es común la propensión a los accidentes,
la conducta suicida y la proyección del odio sobre uno mismo y los demás, que son
«malos». Es la base de muchas enfermedades psicosomáticas.
 Vergüenza (20): Se caracteriza por la humillación, como cuando se enrojece de
vergüenza. Tradicionalmente, se la ha acompañado con el destierro. Es destructiva
para la salud y lleva a la crueldad con uno mismo y con los demás.

En general, el extremo inferior de la escala se asocia a frecuencias vibratorias menores:


menor energía, menor poder, peores circunstancias en la vida, relaciones más pobres,
menos abundancia y amor y peor salud física y emocional. Debido a la baja energía, tales
personas, muy necesitadas, nos consumen a todos los niveles. Tienden a ser evitadas y a
encontrarse rodeadas de gente del mismo nivel (por ejemplo, en la cárcel).

Al soltar los sentimientos negativos, hay un ascenso progresivo en la escala hacia el coraje
y luego más allá, incrementando la eficacia, el éxito y la abundancia con menor esfuerzo.
Tendemos a buscar a esas personas. Decimos que están «elevadas». Emiten la energía de
la vida a todos los seres vivos que las rodean. Atraen a los animales. Tienen tacto e influyen
positivamente en la vida de todos aquellos con quienes entran en contacto. En el nivel del
coraje, los sentimientos negativos no han desaparecido totalmente, pero se tiene suficiente
energía para gestionarlos, porque, de nuevo, se es dueño del poder y la competencia. La
forma más rápida de desplazarse del fondo hacia la parte superior es diciendo la verdad, a
uno mismo y a los demás.

20
Los niveles de energía también están tradicionalmente asociados con los centros de energía
del cuerpo, a veces llamados «chakras». Los chakras son centros de energía a través de los
cuales se dice que fluye la energía kundalini, una vez que despierta en el nivel del coraje
(200). Los chakras se pueden medir con una variedad de técnicas clínicas e instrumentos
electrónicos sensibles.

En el mapa de la conciencia, los chakras se calibran de la siguiente manera:

 Coronilla (600),
 Tercer ojo (525),
 Garganta (350),
 Corazón (505),
 Plexo solar (275),
 Sacro o bazo (275),
 Chakra base o raíz (200).

Cuando renunciamos a los sentimientos negativos, la energía de los chakras superiores


aumenta. Por ejemplo, en vez del habitual «desahogo del bazo» (segundo chakra), ahora
nos describen como «todo corazón» (cuarto chakra). Este sistema de energía tiene un
impacto directo sobre el cuerpo físico. La energía de cada chakra fluye a través de canales,
llamados «meridianos», a todo el cuerpo energético, que es como un esquema del cuerpo
físico. Cada meridiano se relaciona con determinado órgano, y cada órgano está asociado a
una emoción particular.

Cada emoción negativa desequilibra la energía de un meridiano del sistema de la


acupuntura y su órgano asociado. Por ejemplo, la depresión, la desesperación y la
melancolía están vinculadas al meridiano del hígado, por lo que estas emociones tienden a
interferir con la función hepática. Cada sentimiento negativo afecta a un órgano del cuerpo
y, a medida que pasan los años, dicho órgano enferma y, con el tiempo, falla. Cuanto más
bajo sea nuestro estado emocional, más negativamente influiremos en nuestras propias
vidas y en la vida que nos rodea. Cuanto más elevado sea el nivel emocional en evolución,
más positiva será nuestra vida a todos los niveles, y apoyaremos toda la vida de nuestro
entorno.

A medida que reconocemos y entregamos las emociones negativas, tenemos más libertad,
ascendemos en la escala y, con el tiempo, experimentamos predominantemente
sentimientos positivos. Todas las emociones inferiores son limitaciones y nos ciegan a la
realidad de nuestro verdadero Ser.

21
A medida que ascendemos por la escala, mediante la entrega, y nos acercamos a la parte
superior, empieza un nuevo tipo de experiencia. En la parte más elevada de la escala se
encuentran la realización del verdadero Ser y los diferentes niveles de Iluminación.

A medida que conseguimos más libertad, afloran la conciencia espiritual y la intuición. Esta
es la experiencia común de todos los que entregan sus sentimientos negativos. Se vuelven
cada vez más conscientes. Aquello que es imposible ver o experimentar en los niveles
inferiores de la conciencia se hace evidente por sí mismo, e increíblemente obvio, en los niveles
superiores.

EL PERDON
“Si no hay ofensa, no existe el perdón”

El perdón se ha manejado muchas veces y sobre todo culturalmente como un regalo que
puede dar el que fue ofendido a la persona que lo ofendió.

- Te perdono por haberme tratado de tal manera.


- Te perdono por las ofensas, los golpes, los agravios.

En el trabajo denso existe la posibilidad del perdón porque se viven enfocado en la


victimización de una situación por la que se está pasando, es decir me veo como la víctima
de una situación que está pasando en mi vida y entonces el tener la capacidad y el poder de
otorgar el perdón a quien me ha atacado, permite la subsistencia del poder del ego.

El perdón entonces, resulta una navaja de doble filo entre la humildad de aceptar el perdón
como algo personal y entre el ego de obtener el perdón como algo que me otorga poder
sobre los demás.

El perdón desde la visión de la dualidad se reconoce entonces como parte fundamental de


la psique, ya que el perdón nos mantiene alejados de la divinidad, en el sentido de que Dios
o el Universo me ponen situaciones donde soy herido y lastimado, porque no formo parte
de él, porque estoy separado, porque no merezco pertenecer a la divinidad, y el perdón me
da la ilusión de que, al perdonar al otro, eso me permitirá acercarme a Dios, debido a la
capacidad de humildad.

En la religión el perdonar, es sinónimo de humildad y esta es la que nos acerca a Dios, sin
embargo, esa falsa humildad, en realidad es un juego del ego y del poder, si yo perdono soy
bueno y humilde y entonces Dios me va a querer y seré merecedor del cielo. Lo cual es
totalmente alejado a la realidad, porque ya somos merecedores del amor infinito de Dios y

22
las situaciones en las cuales aparentemente vivimos el papel de víctimas, en realidad es
parte de nuestro plan de alma y responsabilidades originados por la sensación de dualidad.

El perdón desde la visión de la unidad, no existe, ya que la ofensa tampoco existe.

Uno de los principios más importantes de la Programación Neurolinguistica, es que cada


comportamiento tiene una intención positiva, es decir que en su trasfondo cada acción en
su origen lleva una intención positiva.

Un ejemplo de esto es que la persona que ejerce el Bully a otra, tiene un trasfondo positivo
como alimentar su necesidad de aceptación, su autovaloración, una satisfacción a la
necesidad de poder y control que esa persona tiene y el medio por el cual lo logra es a través
del ataque hacia otra persona, en este caso la persona que recibe el bullying.

Por lo tanto, la intención de la persona de ofenderte, su trasfondo NO ES OFENDERTE es lo


que obtiene a través de la ofensa que hace.

En la visión de la unidad, el hecho de sentirnos en dualidad y separados de Dios es nuestra


responsabilidad, y por ende cada experiencia, cada plan de alma, son situaciones que
nosotros hemos elegido vivir para obtener aprendizajes a través del mismo, entonces en
cada una de las situaciones que vivimos hay una parte que es nuestra responsabilidad.

Según la física cuántica todos atraemos únicamente lo que vibra en la misma sintonía que
nosotros, se han fijado que una mujer por ejemplo que se consigue un hombre agresivo
cuando lo deja, consigue otra pareja que pareciera totalmente diferente a la primera y al
final este termina siendo igual al primero.

Por ejemplo: la persona que es violentada, es muy probable que nunca haya aprendido a
poner límites, por ende experimenta situaciones en su vida que le exigen poner límites y
cuando no lo hace se siente violentada, otro ejemplo, la infidelidad, aunque una parte de la
pareja es quien actúa, solemos ver en terapia que para que se llegue a la infidelidad, la
relación de pareja se ha mantenido descuidada, sin interés y suele ser una relación muy
desgastada, y ese desgaste es responsabilidad de ambos y la infidelidad entonces es más
una válvula de escape de este desgaste, en el caso de sentirse víctima de los padres, tiene
que ver el que no acepto los padres que me tocaron y no han cumplido con mis expectativas,
y las responsabilidad de mis expectativas es solo mía.

Por otro lado, cuando logramos entender que cada experiencia de nuestra vida no es un
obstáculo o una prueba que Dios me ha puesto, sino que es una experiencia que yo elegí
vivir porque me siento alejado de Dios y a través de esta experiencia voy a obtener un
aprendizaje significativo para mi vida, entonces podemos entender que hay una razón y un

23
aprendizaje de esa experiencia en la cual me considero víctima y solo a través de esta
experiencia permito que mi alma pueda aprender.

Entonces, cuando logro asimilar mental y almicamente que la persona por la cual me sentí
herido, no lo hizo solo por herirme sino que detrás de eso hay una intención positiva, y
luego comprendo desde mi interior que esa experiencia que viví también fue mi
responsabilidad y asimilo que sin esta experiencia no hubiese podido obtener un
aprendizaje o que este tipo de experiencias únicamente están con el propósito de que mi
alma tenga un aprendizaje, entonces y solo entonces puedo entender que EL PERDON NO
ES NECESARIO, NO HAY OFENSA, POR LO TANTO NO HAY PERDON. EL PERDON NO EXISTE.

LA CULPA

En el principio de pertenencia donde nos sentimos «bien» al pertenecer a una familia, a un


sistema. En el momento en el que decidimos salir del sistema nos comenzamos asentir
culpables. Sentimos que traicionamos a la familia y llega la culpa. Las reglas que antes
seguimos ya no nos sirven y salimos a otro sistema con otras reglas. Esto se ve claramente
en la adolescencia.

Por otra parte, los padres nos han dado todo, lo más importante: la vida. Y cuando no se la
podemos devolver también nos sentimos con culpa. De esta forma se refleja el principio de
compensación, el equilibrio entre el dar y el recibir.

«La culpa es miedo a a dejar de pertenecer, dejar de ser reconocido y perder la seguridad y
la identidad», afirma Brigitte Champetier de Ribes.

Un niño tiene que vivir acogido, protegido, no lo puede hacer solo porque no sobreviviría.
Sin embargo, un adulto puede vivir sin necesidad de pertenencia antigua, Puede sentirse
acogido a cualquiera que decida con su alma. Pare ello ha de hacer un esfuerzo que no todos
quieren hacer. Precisamente ese sentimiento de culpa impide a muchos salir y crear su
propio sistema. Prefieren seguir siendo niños y no «traicionar» a su sistema de origen, el
primero. Prefieren seguir sintiéndose «inocentes» y no crecer, como niños. Para poder salir
de los sistemas hay que aceptar el dolor de la pérdida, de la «traición». Un dolor que nos
hace grandes ya que elegimos nuestro propio camino.

Ahí donde empieza el amor, deja de existir la culpa. Bert Hellinger

El terapeuta alemán afirma que esta es la única forma que tenemos para superar la culpa.
Poner comprensión, aceptación y amor al hecho. En el juego del dar y el recibir cada uno

24
asume su parte de responsabilidad. Si hemos hecho año a alguien solo nos queda admitirlo.
Hacerse cargo del daño producido no cambia las cosas, el daño está hecho. El asumirlo nos
hace responsables de los actos cometidos y eso nos libera de la culpa. Al hacerla nuestra se
diluye.

De una forma cultural, queremos llevar la culpabilidad hasta sus últimos extremos. Y es
diferente, sentir la culpa, la carga, la responsabilidad total por el acto cometido, que
sentirnos culpables. Este sentimiento construido gracias a muchos pensamientos culturales,
familiares, nos proyecta a un mundo muy egocéntrico. Sentir culpabilidad es algo que puedo
conseguir que dure durante mucho tiempo en mi vida. Llevar la culpa, no.

La culpa tiende entonces a ser una trampa del ego, para pensar que nosotros somos tan
poderosos que tenemos la capacidad de lograr que alguien se sienta ofendido por nosotros,
nos permite pensar que tenemos el poder de molestar a alguien y la persona herida no tiene
la capacidad de tomar la responsabilidad de la situación que le corresponde, es decir que
de manera inconsciente minimizamos e inferiorizamos a la otra persona, dejándola como
nuestra víctima y no como la responsable de vivir una experiencia de aprendizaje a nuestro
lado.

La culpa alimenta el ego y no nos permite ver la realidad, en donde nosotros no tenemos el
poder de ofender, ni nadie puede ofendernos tampoco.

25
RELACIONES INTERPERSONALES
La Relación de Pareja.
Formar una pareja implica que dos personas de familias diferentes deciden unir sus vidas a
través del amor (o de otros intereses), y posiblemente, generar una familia. Esta unión no
es sólo de dos personas individuales, sino de dos árboles genealógicos enteros, pues cada
uno llega a la unión con todo su bagaje familiar, que se suma a las peculiaridades de su ser
individual.

No es infrecuente que las personas busquen como pareja a alguien que "resuena" con su
árbol, sea porque se identifica con algún miembro del mismo, sea porque ocupa algún
espacio vacío dentro del clan. Así, decimos que "para todo A hay un B", es decir, que la
elección de una pareja es cualquier cosa menos casual o azarosa.

En Constelaciones Familiares se entiende que la primera relación íntima tiene prioridad


sobre las siguientes. El vínculo entre un hombre y una mujer se establece cuando el amor
se consuma a través de una relación sexual. Si en esta relación, además, se engendra un
hijo, el vínculo es aún mayor, ya que una vez el hijo ha sido engendrado, se trata de un
hecho que no tiene vuelta atrás. Aunque el embarazo resulte en aborto, o aunque el hijo
nazca y muera prematuramente, el ser ha existido, y ese es un hecho cierto. Cuando se
establece un vínculo de ese tipo, no se puede abandonar a la ligera. La separación o el
divorcio provocan culpa. Esto se observa claramente en el grado de culpabilidad que se
siente a la hora de dejar una relación. Cuanto menor es el vínculo, menor es la culpa al
abandonarla.

La profundidad del vínculo no es equivalente a la cantidad de amor. Éste puede ser muy
grande en cualquier relación posterior a la inicial, aunque el vínculo sea algo menor. Por
este motivo, el amor y la felicidad no tienen por qué ser menores en relaciones posteriores.
La relación de pareja tiene prioridad sobre la relación con los padres de ambos y también
tiene prioridad sobre la relación con los hijos.

El equilibrio entre el dar y el recibir en la pareja es muy importante, pues si un miembro da


mucho más de lo que recibe, la relación se debilita y llegado el caso, termina. Por ejemplo,
cuando uno de los cónyuges paga los estudios a su pareja a cambio de nada, la relación se
puede terminar en cuanto los estudios se acaban. Este dar y recibir se debe concretar en
hechos, aunque hay una medida interior que dice cuál es la medida buena. Así, si se solicita
algo del otro debe ser algo concreto, que la persona pueda dar y durante un período
concreto. En caso contrario, la pareja no sabe cuándo ha cumplido, por lo que se siente
agobiado por la petición.

26
En el orden dentro de la pareja, hay dos frases provocativas y profundas, que se refieren al
papel de cada sexo dentro de la relación. Estas son: "La mujer sigue al hombre", y su
contrapartida: "El hombre está al servicio de lo femenino." Lo que implican estas frases es
que la mujer se siente mejor cuando sigue al marido en cuanto al lugar donde vivir, el
trabajo, la crianza de los hijos, etc., dejándole la iniciativa cuando sea necesario. Pero a
cambio, el hombre debe cuidar y estar al servicio de la mujer, ayudándola en todo lo que
pueda y teniendo en cuenta sus deseos. Cuando esto se realiza, sea en el marco de la pareja
o en cualquier otro entorno donde hombres y mujeres se relacionen, se alcanzan los
mejores resultados y todos están en paz.

La Relación de Hijos
En muchas ocasiones, los hijos ven a los padres de un modo erróneo, pues buscan en ellos una
perfección que como seres humanos que son, no pueden tener. Por este motivo, en
Constelaciones Familiares se pone énfasis en que el hijo tome a sus padres tal como son, sin
exigirles ni reprocharles nada.

Por regla general, los asuntos de los padres no conciernen a los hijos. Así, cuando los padres
discuten su intimidad con los hijos, les pasan una carga que estos no pueden soportar y les dañan.
Los hijos no pueden ser intermediarios, ni confidentes, ni árbitro, ni deben actuar como
mensajeros entre los padres, todo lo cual debe ser considerado como un abuso.

Hay que tener en cuenta que los hijos no pueden verse obligados a amar a un progenitor sobre el
otro, ya que proceden de ambos. Cuando los padres fuerzan a los hijos a elegir, les están
dividiendo en dos, provocándoles una profunda y dolorosa escisión.

- Hijos de reemplazo. Se denomina así a los hijos que se tienen cuando el duelo por
la muerte de un hijo anterior no se ha resuelto, o bien en aquellos que portan el
nombre de un hermano fallecido. Estos hijos son, dentro del árbol, el "reemplazo"
del fallecido y portan consigo una pesada carga. En Constelaciones Familiares
también se suele considerar como hijo de reemplazo a aquel que nace después de
un aborto. Por regla general, se trata de personas que tienen dificultad para vivir la
vida con alegría y plenitud, pues es como si portaran sobre sí el fantasma del
fallecido. La solución en estos casos consiste en reconocer al hijo fallecido y dar
espacio propio a la persona que vive.
- Hijo para resolver un conflicto. En algunos casos, los padres deciden tener un hijo
como forma de resolver sus conflictos maritales. Como es de suponer, se trata de
un gesto inútil y egoísta, pues el hijo nacido en ningún modo puede resolver el
conflicto original, aunque de un modo u otro, se esforzará inútilmente en lograrlo.
En estos casos, lo más apropiado es devolver simbólicamente el problema a los
padres, mientras la persona reafirma su decisión de vivir y ser feliz, ya que fueran

27
cuales fueran las circunstancias de su concepción, él o ella existe como un ser
autónomo.
- Hijo adoptado. Un niño adoptado representa un desafío para el sistema, como ya
hemos comentado en otro apartado. El niño trae consigo a su propio sistema y debe
insertarse en uno que no le ha dado origen. En estos casos:
• Puede ser muy protegido, ya que se considera que se le ha "salvado" de un destino
difícil.
• En nuestro pasado, y aún en algunos países, se ha utilizado la adopción como
manera de conseguir "mano de obra" para el negocio familiar o para el cuidado de
los padres en edad anciana. Un hijo que ha sido adoptado con estas perspectivas
puede sentir un normal y justo resentimiento hacia los adoptantes.
• Puede ser visto como intruso o competidor por los hijos biológicos de la pareja, si
los hay.
• A veces idealiza a los padres biológicos, y puede sentir un conflicto de lealtad con
los adoptivos.
• Puede sentir que se le trata de manera diferente, lo que es objeto de orgullo y
fuente de problemas.
• Si desconoce las peculiaridades de su sistema de origen, puede sentirse aislado.
• En los casos de adopciones internacionales, hay que tener en cuenta el origen
étnico del adoptado, las costumbres de su país, la religión predominante, su idioma
natal, etc. Si en algún momento revela interés por conocer estos extremos, o incluso
por profundizar en ellos, es un impulso que debe ser respetado.

- Hijo replica. Aquí el hijo recibe el mandato genealógico de ser la réplica exacta de
uno de sus progenitores, o de un antepasado. Desde muy pequeño, se resalta su
similitud física o de carácter con ese antecesor y de algún modo se espera de él o
ella que repita la historia del mismo. En algunos casos, este hijo nace como una
forma de curar al árbol, sobre todo si se le asemeja con un antepasado
problemático. Ahora bien, el destino de esta persona suele estar comprometido por
esta asociación y lo mejor que puede hacer es tomar su propio destino, separándose
amorosamente de la asociación que se le ha impuesto.

- Hijo Cónyuge. Es el caso más frecuente de parentificación, en el cual uno de los


progenitores espera del hijo que se convierta en una especie de cónyuge perfecto.
De manera inconsciente le educará para que así sea, privándole de su propia
individualidad. Este hijo cónyuge, que suele ser de sexo opuesto al progenitor,
tendrá grandes dificultades para encontrar pareja e incluso para desligarse del hogar
familiar. Es un caso común entre algunos hijos varones de madres solteras, o cuyo

28
padre era inmaduro, huidizo, alcohólico o adicto. También entre hijas de madres con
enfermedad mental grave, deprimidas patológicas o discapacitadas. En todos estos
casos, el hijo o hija deberá librarse de esa carga generacional, devolviendo a sus
padres sus propios conflictos y negándose a ser "el ojito derecho de mamá" o "la
princesa de papá". Esta devolución es costosa, pues atenta contra el instinto de
vinculación familiar, pero es necesaria, para que la nueva forma de vinculación con
los padres libere a la persona de un destino demasiado pesado.

- Hijo portador de un secreto. El hijo portador de un secreto es aquel que carga con
las consecuencias de un acto que no se nombra, o bien el que, por alguna razón,
descubre la naturaleza de dicho secreto. Ante esto, el hijo puede adoptar una
estrategia de ocultación, o puede hacer suyo el secreto y vivirlo con gran vergüenza,
aunque no le pertenezca. Ante estos casos sólo hay una solución: revelar dicho
secreto ancestral de manera que sea conocido por todos. De este modo, su potencial
venenoso se disuelve.

La Relación de Hermanos.
Hay también un rango asociado a aquellos que forman parte de la misma línea del árbol
genealógico. El rango de la "fratría" es el que corresponde a los hermanos y hermanas de
una familia.

Cuando esta asignación se rige por un patrón ordenado, que tiene que ver con la jerarquía
de nacimiento, no suele ser fuente de problemas. Ahora bien, cuando los patrones no se
respetan (y hay muchas situaciones que pueden provocar esto), es cuando surgen las
dificultades entre los hermanos. También hay que señalar que entre los hermanos se
pueden originar conflictos debido a la necesidad que tiene cada cual de diferenciarse del
resto.

En Constelaciones Familiares se entiende que cada hermano transmite su energía al


siguiente: el primero cuida al segundo, el segundo al tercero, etc. A la hora de recibir de los
padres, lo hacen también por este orden. De este modo, ninguno de los hermanos da más
de lo que puede dar y ninguno recibe más de lo que el orden requiere.

¿Qué pueden dar los hermanos mayores a los pequeños? Entre otras cosas, consejos,
ayuda, dirección, apoyo moral, y en algunos casos, les pueden ayudar material o
económicamente. Si un hermano (generalmente el mayor) debe cuidar de todos los demás,

29
es justo que los otros le recompensen cuando puedan, porque se trata de una carga muy
grande para una sola persona.

En muchas ocasiones, cuando uno de los hermanos tiene algún tipo de discapacidad física
o psíquica, el resto de los hermanos lo siente como una gran carga y se limitan a la hora de
disfrutar de su vida. En este caso, es importante que los hijos sanos, en el trabajo de
Constelaciones "devuelvan" este hijo a sus padres, para que se nutra de ellos y así liberarse
de la carga.

 El hermano mayor. El hermano mayor disfruta de una temporada en la cual es un


hijo único, y suele ser también la primera experiencia como padres de sus
progenitores. Ahora bien, cuando nace el siguiente hermano, puede tener
sentimientos de celos hacia aquel que le roba el interés exclusivo de los padres, o
bien puede intentar resolver el conflicto convirtiéndose en defensor del hermano
menor. Algunas de las características de esta posición son:

• Suele recibir una educación más estricta por parte de unos padres primerizos.

• Es el primero en adquirir el sentido de la responsabilidad.

• Puede estar sujeto a una gran carga derivada de las expectativas de los padres. Se
espera mucho de él o ella.

• Puede recibir reconocimiento y respeto de sus hermanos o de los padres.

• Por el mismo motivo, puede recibir duras críticas. Está muy expuesto ante los demás,
es muy visible para todos.

• Puede acceder a privilegios mayores que los de sus hermanos menores.

• Existe presión para dar ejemplo a los hermanos.

• Los hermanos mayores suelen tener un papel en el cuidado y la educación de los


menores. Esto es especialmente cierto cuando hay una diferencia de edad importante
entre el mayor y el menor o en las familias numerosas.

• Puede prolongar el rol de los padres (empresa familiar, cuidar de los hermanos cuando
los padres hayan fallecido, etc.).

 El hermano mediano. Cada uno de los hermanos medianos disfruta al menos de una
etapa en la que son hermanos menores. Pero una vez que nace el siguiente miembro
de la familia, el mediano queda en una tierra de nadie, pues no destaca como el
mayor ni recibe atenciones especiales como el más pequeño. La única excepción a
esto es cuando el mediano viene a cumplir un sueño o deseo de los padres, por
ejemplo, siendo el único hijo varón entre varias mujeres, o la única chica entre

30
chicos. En este caso, puede llegar a tener un estatus parecido al del hermano mayor
o el menor.

Algunas características de este estatus son:

• El mediano tiene que pelear para destacar y ser reconocido entre los hermanos, lo
que puede causar frustración si no logra ese objetivo.

• Puede escoger formar parte del grupo de los mayores o de los menores. Está menos
expuesto.

• En caso de conflicto familiar, puede camuflarse con más facilidad entre los hermanos.

• Puede evitar mejor las presiones que se ejercen sobre los mayores y los menores.

• Ocupa un lugar que favorece el equilibrio emocional y el aprendizaje de la negociación.


Los medianos son grandes negociadores.

 El hermano menor. El hermano menor dentro de una familia posee una posición
destacada, tanto como la del mayor. Como en los casos anteriores, esta posición
posee ventajas y desventajas:

• Recibe las atenciones de toda la familia, y tiene a sus hermanos mayores para cuidarle
y guiarle.

• Tiende a estar sobreprotegido y puede ser más inmaduro que el resto.

• Despierta las envidias de los hermanos mayores y recibe un trato más indulgente por
parte de los padres.

• A diferencia del mayor, ya no se espera tanto de él o ella. El menor tiene, en ocasiones,


más libertad que el mayor para elegir su destino.

• En muchas ocasiones, la familia está más asentada económicamente en el momento


de su nacimiento y crianza. En familias más humildes, en cambio, el menor hereda todo
lo que sus hermanos ya han disfrutado: ropa, libros, juguetes.

• En familias numerosas o con conflictos, el menor puede pagar el agotamiento de los


padres.

• En ocasiones, los padres intentan retenerle en el hogar para evitar el síndrome del
"nido vacío".

• A menudo se espera de él o ella que cuide a los padres cuando sean mayores o estén
enfermos.

31
• Si hay mucha diferencia entre su nacimiento y el de los mayores, puede ser tratado
como hijo único.

 El hijo único. Un hijo en esta posición:

• Es más independiente que el resto de los niños, pero también carece de ciertas
habilidades para la negociación.

• Puede adquirir la madurez más rápido pues está siempre en contacto con adultos.

• Es el único depositario de todas las esperanzas y deseos de sus padres, lo que puede
ser una carga muy dura.

• Puede sentir la soledad y ser demasiado sobreprotegido.

• Puede vivir demasiado inmerso en un triángulo con sus padres, siendo el cómplice de
uno de ellos o la figura mediadora.

• Echará de menos a los hermanos que podría haber tenido.

32
CONFLICTOS TRANSGENERACIONALES
“Todo aquello que no se reconoce regresa en forma de destino” Carl Jung.

Expresiones de problemas transgeneracionales:

 La reacción de las personas es desproporcionada respecto a la realidad.


 Las situaciones que vive la personas son delirantes.
 Un síntoma que “se resiste”
 La persona tiene la impresión de que la emoción o el problema no son suyos.
 Se da una repetición del problema a través de las generaciones.
 El lenguaje de la persona a través de las expresiones, habla de la historia familiar.

Repetir la historia no resuelta de nuestros antepasados es una forma de reconocer el


sufrimiento que se negó, y su sentido biológico es dar una segunda oportunidad de
resolver el problema, a veces cuantas más generaciones pasan, más se amplifica el
problema.

¿Cómo saber con qué parte de la historia familiar cargamos?

1. Rango de hermandad.

1-.- Masculino

2-.- Femenino

3-.- Realización de un hijo, la creación.

2. Por los nombres de pila.

Acorde al nombre que damos a nuestros hijos podemos poner en ellos la carga de sanar la
historia de quienes llevaron ese nombre en la familia.

33
3. Por la fecha de nacimiento y concepción.

Cada 3 meses y 10 días más o 10 días menos

Ejemplo:

Fecha de nacimiento 15 de junio

Meses: Septiembre, diciembre, marzo.

Días: del 5 al 25.

Conflictos Importantes en el Transgeneracional

 El deshonor, un ancestro cometió algún delito, lleno a la familia de vergüenza.


 Un hijo ilegitimo.
 Muertes dramáticas.
 Un padre peligroso.
 Una madre peligrosa.
 Un hombre peligroso.
 Conflictos sexuales.
 Sado Maso sexual
 Sado Maso amor
 Sado Maso dinero
 Crímenes
 Abandonos
 Separaciones dramáticas
 Exilios
 Lazos de sangre resentidos como tóxicos.
 Lealtad familiar invisible.

34
ENFERMEDADES
La Biodescodificación y la Bioneuroemoción.
DR. RYKE GEERD HAMMER

El Dr. Hamer nació en Frisia en la República de Alemania en 1935, cuatro años antes que se
iniciara la Segunda Guerra Mundial. Inició sus estudios de Medicina y Teología a los 18 años
en la universidad de Tubingen donde conoció a la que se convirtió en su esposa, la Dra.
Sigrid Oldenburg. El Dr. Hamer tiene varias especialidades médicas: Radiología, Pediatría,
Psiquiatría y Medicina Interna y estudió seis años la carrera de Física

En la madrugada del 18 de agosto de 1978, se celebraba una fiesta de la aristocracia a bordo


de un yate frente a las costas de Cavallo en Córcega, Italia. A eso de las tres de la mañana,
un príncipe italiano, Alberto de Saboya, saca su revólver y dispara, contra su hijo Dirk,
gravemente herido es trasladado a Munich y fallece cuatro meses después en Heidelberg,
el 7 de diciembre de 1978.

Cuatro meses después el Dr. Hamer desarrolló un cáncer testicular. Su esposa, la Dra. Sigrid
Hamer, sufrió varias enfermedades cancerosas que la llevaron finalmente a la muerte en
1985. El Dr. Hamer se preguntó si el desarrollo de los cánceres en su esposa y en él no
tendría relación con este terrible e intempestivo sufrimiento.

Encuentra que todos los pacientes con cáncer, habían sufrido un golpe psíquico inesperado
o sufrimientos prolongados, vividos en silencio. Efectuando Resonancia Magnética en el
cerebro en los pacientes con cáncer encontró una zona pequeña de inflamación que no
producía ningún síntoma neurológico que fue calificada por otros radiólogos como una
mancha, defecto de fábrica de la máquina.

El Dr. Hamer no sólo no está de acuerdo con sus colegas radiólogos, de que se trata de una
simple mancha, sino que además esa imagen aparece en el cerebro de todas las personas
que sufren de cáncer; y algo más: según la ubicación que tiene en el cerebro corresponde a
la ubicación del cáncer en el organismo. A esa mancha la bautizó: Foco de Dirk Hamer, en
memoria de su hijo asesinado impunemente.

Lo importante de este descubrimiento es haber encontrado la relación entre el


padecimiento emocional y el cáncer, algo que ya algunos médicos habían señalado, pero no
lo habían corroborado por no existir los métodos de diagnóstico como la Resonancia
Magnética. Pero además encuentra una relación entre el tipo de conflicto emocional y el
tipo de cáncer. Veamos algunos ejemplos:

 Cáncer de mama izquierda: Conflicto: madre-hijo, hija-madre o del nido.

35
 Cáncer de mama derecha: Conflicto: preocupaciones o peleas con la pareja o con
un par (amigo-amiga, compañero de trabajo, etc.).
 Cáncer de estómago: Conflicto: “no puedo digerir, eso que me pasó, me quitaron
 Cáncer de colon: Conflicto: contrariedad indigesta, “porquería”.
 Cáncer de Próstata: Conflicto emocional: es un conflicto sexual. El paciente puede
sentirse abandonado por su pareja.

La Biodescodificación se centraba exclusivamente en la forma en que los conflictos


emocionales pueden reflejarse en el cuerpo y pueden relacionarse con ciertos síntomas
físicos. No obstante, su aplicación resultaba ser muy mecánica y reduccionista, olvidándose
de las particularidades de cada individuo y de tratar cada caso como único e irrepetible.

La Bioneuroemoción, en cambio, goza de una fundamentación mucho más amplia para


aplicar la metodología centrándose en la gestión emocional para mejorar la salud de
nuestro cuerpo y nuestra mente. Amplía su ámbito de aplicación, focalizándose no
solamente en los síntomas físicos del cuerpo, sino en cualquier tipo de conflicto emocional
que pueda derivarse de las situaciones cotidianas de nuestra vida: relaciones
interpersonales problemáticas, bloqueos a nivel laboral, problemas a nivel familiar.

36
Fases de la Enfermedad
FASE ACTIVA
También conocida como fase "fría" o Simpaticotonía.

1. Para empezar, viviré un conflicto emocional que cumplirá las siguientes


características: Percibo, vivo, sufro, un impacto emocional muy muy fuerte (fuerte
para mí, no importa si es algo sin importancia para otros).
2. Lo vivo en soledad, es decir, que tal vez muchas personas a mi alrededor lo vieron o
vivieron también, lo saben, saben lo que ocurrió, pero yo no he sido capaz de
externar mi sentir, mi dolor, mi decepción con alguien que me escuche, que me
comprenda que me dé un abrazo o una palmada en el hombro, alguien que
comparta mi pena.
3. No le veo solución. Esto quiere decir, que hemos caído en un juego mental entre lo
que siento y mis creencias, dudo de mí, dudo en que sea realmente importante,
dudo si tendrá caso resolverlo, dudo que yo sea capaz de superarlo, olvidarlo,
borrarlo de mi mente o mi corazón, etc.

A NIVEL PSÍQUICO (mente y pensamientos):

 La persona estará rumiando lo ocurrido todo el tiempo. Le dará vueltas y vueltas al


tema.
 La persona, justo por lo anterior, estará estresada, nerviosa.
 La persona tal vez pierda el sueño y el apetito, está nerviosa, enojada, triste, no hay
más tema en su cabeza que "su problema".

A NIVEL CEREBRAL (tejidos cerebrales):

El impacto emocional queda "impreso" en el cerebro, formando una especie de "diana" de


tiro al blanco. El impacto emocional, ha quedado marcado en el cerebro, justo en la zona
correspondiente al órgano del cuerpo que enfermará.

Las neuronas de dicha zona, han muerto por el impacto, y forman ésta diana que en un TAC
cerebral se marca oscura.

37
A NIVEL FÍSICO (Cuerpo, huesos, órganos, músculos, etc):

Nuestro cuerpo ha recibido un "daño" y entonces, nuestro cerebro envía la orden de reparar
el órgano.

El cerebro, tiene únicamente 4 maneras de sanar órganos y tejidos:

 Crear masas (envía células por montones a sanar órganos y tejidos) Es lo que
conocemos como tumores y mal creemos que son "malos". Cuando realmente,
están reparando tejidos y órganos.
 Abrir Agujeros (el cerebro decide crear pequeños huecos en huesos, músculos,
tejidos, etc) para detener el daño. Se conocen estos huecos, como "lisis" e
igualmente, son tomados por la medicina, como "enfermedad" en sí misma, cuando
es un método de reparación.
 Bloquear (el cerebro envía la órden de bloquear vasos, conductos, lo que sea
necesario para evitar derramamientos de sangre, pérdida de líquidos, lo que sea. El
cerebro inflamará tejidos, los llenará de líquido. )
 Desbloquear ( el cerebro abre paso, abre salidas para sacar todo lo que sea
necesario). Provocará derrames, fugas, etc.

FASES DE REPARACION

También conocida como fase "caliente" o Vagotonía.

NIVEL PSÍQUICO (mente y pensamientos):

Recuperamos nuestra paz mental, ya no pensamos en lo ocurrido, ya entendimos,


aceptamos.Estamos en paz, felices, animados, optimistas y hacemos lo que acostumbramos
hacer a diario con normalidad, como si nada nos hubiera ocurrido.

NIVEL CEREBRAL (tejidos cerebrales):

Desaparece la marca en forma de diana y tan sólo, queda una mancha como huella de que
"antes", ahí ocurrió algo.Para esto, pueden producirse "edemas" (inflamación por
acumulación de líquido en los tejidos), ya que el cerebro, está reparándose a sí mismo. Esto
es lo que los médicos llamarían: "señor, tiene usted un tumor cerebral". Así que es
importante que se sepa. Una vez reparado, el mismo cerebro ordena la paulatina
desaparición de ese edema.

Ahora bien, justamente en ésta fase de reparación, la sabia madre naturaleza y la sabia
perfección del cuerpo humano, realizarán algo similar a "un test de prueba", para
comprobar que efectivamente, estamos bien y hemos superado el conflicto emocional.

38
Pasaremos entonces por una CRISIS DE SANACIÓN, en donde podrá haber molestias como
sudores fríos, temblores, náuseas, diarrea, etc.

A NIVEL FÍSICO (Cuerpo, huesos, órganos, músculos, etc):

Recobramos el aliento, el hambre, el sueño y por fin nuestra sangre, comienza a circular por
donde debe. Lo único necesario, es estar conscientes de que estamos sanando y saber qué
síntomas podemos presentar.

Tal vez tome alguna que otra pastilla que me haga dichos síntomas más ligeros, pero que,
de ninguna manera, debo angustiarme porque el médico me diga que es un cáncer de
páncreas, mortal y que me quedan 2 meses de vida.

39
EL DINERO
Las verdades de la abundancia en tu vida están escondidas en tu consciencia, la abundancia
está ya en nosotros, pero nosotros no lo creemos, no tenemos que ir al amor, somos hijos
del amor, es absurdo que un pez busque el agua cuando está en ella, tu puedes evitar que
Dios brille en ti, pero no puedes evitar que Dios brille alrededor tuyo.

Hawkings hablaba del poder y la fuerza el curso de milagros habla del espíritu santo y del
ego, hemos aprendido entonces que para ser abundantes debemos usar la fuerza y no el
poder, el objetivo es tomar consciencia de que no necesitamos usar la fuerza porque ya
tenemos el poder.

El materialista puro no concibe la idea del uso del poder y esas creencias se manifiestan en
sus vidas, si tú crees que para tener dinero debes esforzarte y tomar mil cursos de coach
financiero y administración, esa realidad es la que te vas a crear. El ego es la creencia de
que tú debes resolver tus problemas. El poder radica en saber que eres parte de la fuerte y
esta te otorgara lo que estés dispuesto a recibir. Sin embargo, hay barreras que debemos
deshacer.

Una creencia muy fuerte del ego, es que para recibir tienes que dar, por eso vivimos
endeudados con los padres, jamás podremos regresarles la vida otorgada, cuando
entendemos que a veces solo podemos recibir y agradecer entonces puedes permitirle a la
fuente que te dé sin ningún bloqueo.

Creemos que vivimos en un mundo donde hay un Dios enojado y hemos sido desheredados
del paraíso y no somos merecedores de nada, Hawkings dice que quienes están por debajo
de 200 en su escala es imposible que generen un cambio, cada uno de nosotros tiene un
nivel de consciencia, por eso a cada quien le va de diferente manera. (Trascendiendo los
niveles de Consciencia David Hawking, biblioteca virtual).

El poder es no planificar nada, el poder es simplemente permitir que el universo se mueva


libremente en la dirección que es mejor para nosotros.

La pobreza no es que tú no tienes, la pobreza es creer que tú no tienes.

Tienes que preocuparte por dar no por recibir, la abundancia ya la tienes, pero no la deseas
ver.

Algunos bloqueos:

 Solo nos merecemos las cosas cuando trabajamos por ellos (eso le enseñamos a
nuestros hijos) Si mi hijo me pide 10 pesos y le doy 20 surgen pensamientos como:
que me pedirá a cambio, tendré que regresarle el cambio.

40
 No se puede conseguir nada a cambio de nada.
 Hay que sacrificarse para tener, hay que dejar de comer, hay que dejar de dormir.
“No saben lo que saben las cosas”
 El dinero no crece en los árboles, ni cae del cielo; esta es la única verdad, porque
para que el dinero queda caer del cielo (desde la fuente real) necesitamos quitarnos
todo lo que lo limita a hacerlo.

El apego es un gran catalizador para los fracasos, me aferro para no perder o que no me
quiten las cosas (trabajos, cosas materiales), cuando tienes debes estar dispuesto a soltar
porque solo soltando puedes renovarte.

No hay mejor abundancia que tu puedas dar a tus hermanos que a todos aquellos que
sufren las penalidades que son consecuencia de su consciencia, por lo que no hay culpables,
alguien tiene que mirarlos con una consciencia superior para elevar la consciencia de lo que
ellos están mirando. No hay mayor abundancia que ver a Dios en el otro y no hacer realidad
su estado de consciencia de sufrimiento, de pobreza.

Cuando recibas, gratitud, siempre gratitud.

A mi Judas no me traiciono, porque yo no creo en la traición (puedes vivirlo como una


traición o como una liberación).

La culpa influye en nuestro estado económico, porque la culpa nos hace sentir pequeños e
inferiores, por ende, merecemos poco.

 El dinero es reflejo de la autoestima, entre más auto estima tienes, más dinero te
llega y puedes dar y en la medida que des estás listo para recibir.

¿PARA QUE QUIERES TU ABUNDANCIA?

 La sexualidad está ligada a la abundancia económica. La relación que tengo con mi


pareja es la relación que tengo conmigo mismo.

¿COMO ES MI RELACIÓN CON MI PAREJA?

CONFLICTOS

1.- Padre y Madre


2.- Sexo o el dinero es malo, es un tabú.
La energía de ambos es la misma.
Si el dinero es sucio, entonces corrompe, lo mismo sobre el sexo.

41
Transgeneracional.-
- ganar dinero deshonestamente, genera la idea de prefiero ser pobre pero honesto.
- madres solteras.- sexo es malo, es sucio.

3.- Placer es peligroso o prohibido


- Personas que viven en la frustración.
- Cuando se tiene educación religiosa muy estricta, se puede ver al placer como
demonio.

4.- Debo sufrir para obtener


-El valor que tengo es por lo que sufro, esto me hace merecer
- La persona que está en ésta sintonía se basa en el mérito, nada es fácil.

5.- Desvalorización porque el dinero es la transposición del valor


- Soy nada, no tengo derecho a nada.
- El valor que te das es por el dinero que ganas.
- Si no te das valor, puedes generar mucho pero después no tener nada.

6.- La muerte es dulce, la vida es dura.

Transgeneracional.
- Vidas destruidas en guerra.
- Trabajos muy duros (mineros).
- Padres que mueren jóvenes.
- Yacente.
- Muertes que no han sido honradas.

7.- La autonomía es peligrosa


El dinero es nuestra primera autonomía, si el nacimiento tiene dificultades, el bebe percibe
a la autonomía como algo peligroso.

8.- Puedo carecer de dinero y/o alimentos y morir”


Personas que ahorran en exceso y no se permiten gastar

9.- Tengo que devolver todo lo que me dan


Padres que culpabilizan “con todo lo que he hecho por ti”
Esto no es una donación, es una inversión o un préstamo

10- Conflicto del impostor.


Es un tema de legitimidad, se sienten impostores.

42
Ejemplo. Una doctora tenía la sensación de que su diploma se lo habían dado, no se lo había
ganado, entonces en el árbol hay problemas de hijos ilegítimos, por eso no tiene derecho a
nada, cuando hay un problema de legitimidad, generan personas que no se sienten
legítimas, de que no tienen derecho a nada
Me lo han dado, no lo gané.
Transgeneracional.- bastardos, hijos ilegítimos no tienen derecho a nada

11.- Es peligroso procurarse placeres con el dinero

Transgeneracional.- ruinas

- Son personas que no pueden darse placer con el dinero y de forma regular pierden
todo, porque anteriormente ha habido mucho dinero y de un dia a otro no hay nada
- Si yo me acostumbro a vivir con nada, no voy a sufrir
- O bien puede que gastes el dinero, pero te cases con un hombre que lo restrinja

12.- No merezco triunfar


Reconocimiento del padre, sin él no hay derecho a triunfar.

Es un problema de reconocimiento, si no tengo el reconocimiento del padre, no tengo


derecho a triunfar, el padre va a transmitir el valor.

Transgeneracional
Puede haber memorias de guerra donde hay que esconderse para sobrevivir (si triunfo y
soy reconocido, aquí estoy en peligro de muerte), esto puede generar personas que
mientras sean asalariados consiguen ganar dinero y entonces trabajan por su cuenta un
negocio, pero no funciona, porque cuando están por su cuenta son ellos los que van a ser
vistos y hay peligro de muerte

13.- Tengo que pagar por el sacrificio de mi vida (culpa de ancestros)


Hay un ancestro que no han asumido su culpabilidad
Ancestros con crímenes, incestos, no se ha asumido la culpabilidad y es la descendencia
quien lo hace.

Había una paciente que su padre para ganar dinero buscaba las tumbas de los indígenas
(que es ilegal) entonces robaba estos objetos y los vendía, ella se pasó toda su vida
trabajando pagando deudas, porque ella entraba en deuda u ocurrían cosas que ella tenía
que pagar

Cuando hay una culpabilidad no asumida, la descendencia paga, aquí encontramos


personas con deudas.

43
Es importante reconocer esa falta

Importa mucho si el ancestro gana el dinero de forma legal, por ejemplo si no gana el dinero
de manera honrada y el dinero se ve como algo sucio

14.- Fidelidad familiar


Tengo que sufrir como ustedes, no puedo ganar más que ustedes, vivir en la pobreza como
ustedes

44
LA PERDIDA Y EL DUELO
La pérdida es algo con lo que tarde o temprano todos nos enfrentamos, la perdida de un
ser amado, de la salud, de un bien material, y por ende todos pasamos en nuestras vidas
por diferentes procesos de duelo.

Terapeuticamente los estadios o etapas de duelo son:

1. Negación
2. Ira
3. Negociación
4. Depresión
5. Aceptación.

En la realidad dual todos debemos pasar por estas etapas, y con el paso del tiempo el dolor
se irá disminuyendo o por el contrario empeorará hasta llevarnos a situaciones
disfuncionales por el apego generado hacia esa perdida.

Desde la visión no dual, el duelo y la perdida no son más que otra fase del ciclo de la vida y
en este sentido el dolor y el sufrimiento que vivimos en este momento está directamente
relacionado con las creencias, costumbres y apegos que hemos aprendido en nuestras
vidas. También está directamente relacionado con el rol que esa persona tenía en nuestras
vidas y los vacíos que esas personas pretendían llenar.

En el caso de la perdida de la salud, está relacionado con el tema que vimos en


biodescodificación, el significado que tiene para nosotros estar enfermos, depender de
otros, y la no aceptación de una circunstancia que la vida nos está poniendo con la finalidad
de aprender algo que aún no hemos logrado aprender.

Las pérdidas materiales tienen que ver con el simbolismo que esa pertenencia
representaba, algún apego, alguna persona, algún vacío.

Cuando una persona ha tomado la vida, a sus padres, logra ver las circunstancias de la vida
como una forma de comunicación con su universo, con su realidad y se ha ocupado de sanar
todas las creencias de dolor, de vacío y que provocan dolor y sufrimiento en su vida,
entonces el duelo se vuelve un estadio de paz y aprendizaje, si hay dolor y hay lagrimas por
la ausencia pero se vive en profunda paz y en completo entendimiento.

45
ANEXOS

46
ANEXO 1
¿DONDE ESTAN LAS MONEDAS?

En una noche cualquiera, una persona, de la que no sabemos si es un hombre o una mujer, tuvo un
sueño. Es un sueño que todos tenemos alguna vez. Esta persona soñó que en sus manos recibía unas
cuantas monedas de sus padres. No sabemos si eran muchas o pocas, si eran miles, cientos, una
docena o aún menos. Tampoco sabemos de qué metal estaban hechas, si eran de oro, plata, bronce,
hierro o quizá de barro. Mientras soñaba que sus padres le entregaban estas monedas, sintió
espontáneamente una sensación de calor en su pecho. Quedó invadida por un alborozo sereno y
alegre. Estaba contenta, se llenó de ternura y durmió plácidamente el resto de la noche. Cuando
despertó a la mañana siguiente, la sensación de placidez y satisfacción persistía. Entonces, decidió
caminar hacia la casa de sus padres. Y, cuando llegó, mirándolos a los ojos, les dijo:

— Esta noche habéis venido en sueños y me habéis dado unas cuantas monedas en mis manos. No
recuerdo si eran muchas o pocas. Tampoco sé de qué metal estaban hechas, si eran monedas de un
metal precioso o no. Pero no importa, porque me siento plena y contenta. Y vengo a deciros gracias,
son suficientes, son las monedas que necesito y las que merezco. Así que las tomo con gusto porque
vienen de vosotros. Con ellas seré capaz de recorrer mi propio camino.

Al oír esto, los padres, que como todos los padres se engrandecen a través del reconocimiento de
sus hijos, se sintieron aún más grandes y generosos. En su interior sintieron que aún podían seguir
dando a su hijo, porque la capacidad de recibir amplifica la grandeza y el deseo de dar. Así, dijeron:

— Ya que eres tan buen hijo puedes quedarte con todas las monedas, puesto que te pertenecen.
Puedes gastarlas como quieras y no es necesario que nos las devuelvas. Son tu legado, único y
personal. Son para ti.

Entonces este hijo se sintió también grande y pleno. Se percibió completo y rico y pudo dejar en paz
la casa de sus padres. A medida que se alejaba, sus pies se apoyaban firmes sobre la tierra y andaba
con fuerza. Su cuerpo también estaba bien asentado en la tierra y ante sus ojos se abría un camino
claro y un horizonte esperanzador.

47
Mientras recorría el camino de la vida, encontró distintas personas con las que caminaba lado a
lado. Se acompañaban durante un trecho, a veces más largo o más corto, otras veces estaban con
él durante toda la vida. Eran sus socios, sus amigos, parejas, vecinos, compañeros, colaboradores e
incluso sus adversarios. En general, el camino resultaba sereno, gozoso, en sintonía con su espíritu
y su naturaleza personal. Tampoco estaba exento de los pesares naturales que la vida impone. Era
el camino de su vida. De vez en cuando esta persona volvía la vista atrás hacia sus padres y recordaba
con gratitud las monedas recibidas. Y cuando observaba el transcurso de su vida, miraba a sus hijos
o recordaba todo lo conseguido en el ámbito personal, familiar, profesional, social o espiritual,
aparecía la imagen de sus padres y se daba cuenta de que todo aquello había sido posible gracias a
lo recibido de ellos y que con su éxito y logros les honraba. Se decía a sí mismo:

«No hay mejor fertilizante que los propios orígenes», y entonces su pecho volvía a llenarse con la
misma sensación expansiva que le había embargado la noche que soñó que recibía las monedas.

Sin embargo, en otra noche cualquiera, otra persona tuvo el mismo sueño, ya que tarde o temprano
todos llegamos a tener este sueño. Venían sus padres y en sus manos le entregaban unas cuantas
monedas. En este caso tampoco sabemos si eran muchas o pocas, si eran miles, unos cientos, una
docena o aún menos. No sabemos de qué metal estaban hechas, si de oro, plata, bronce, hierro o
quizás de barro… Al soñar que recibía en sus manos las monedas de sus padres sintió
espontáneamente un pellizco de incomodidad.

La persona quedó invadida por una agria inquietud, por una sensación de tormento en el pecho y
un lacerante malestar. Durmió llena de agitación lo que quedaba de noche mientras se revolvía
encrespada entre las sábanas. Al despertar, aún agitada, sentía un fastidio que parecía enfado y
enojo, pero que también tenía algo de queja y resentimiento. Quizá lo que más reinaba en ella era
la confusión y su cara era el rostro del sufrimiento y de la disconformidad. Llena de furia y con un
ligero tinte de vergüenza, decidió caminar hacia la casa de sus padres. Al llegar allí, mirándolos de
soslayo les dijo:

— Esta noche habéis venido en sueño y me habéis dado unas cuantas monedas. No sé si eran
muchas o pocas. Tampoco sé de qué material estaban hechas, si eran de un metal precioso o no. No
importa, porque me siento vacía, lastimada y herida. Vengo a decirles que vuestras monedas no son
buenas ni suficientes. No son las monedas que necesito ni son las que merezco ni las que me

48
corresponden. Así que no las quiero y no las tomo, aunque procedan de ustedes y me lleguen a
través vuestro. Con ellas mi camino sería demasiado pesado o demasiado triste de recorrer y no
lograría ir lejos. Andar é sin vuestras monedas.

Y los padres que, como todos los padres, empequeñecen y sufren cuando no tienen el
reconocimiento de sus hijos, aún se hicieron más pequeños. Se retiraron, disminuidos y tristes, al
interior de la casa. Con desazón y congoja comprendieron que todavía podían dar menos a este hijo
porque ante la dificultad para tomar y recibir, la grandeza y el deseo de dar se hacen pequeñas y
languidecen. Guardaron silencio, confiando en que, con el paso del tiempo y la sabiduría que trae
consigo la vida, quizá se pudieran llegar a enderezar los rumbos fallidos del hijo.

Es extraño lo que ocurrió a continuación. Después de haber pronunciado estas palabras ante los
padres en respuesta a su sueño, este hijo se sintió impetuosamente fuerte, más fuerte que nunca.
Se trataba de una fuerza extraordinaria. Se había encarnado en él la fuerza feroz, empecinada y
hercúlea que surge de la oposición a los hechos y a las personas. No era una fuerza genuina y
auténtica como la que resulta del asentimiento a los hechos y que está en consonancia con los
avatares de la vida, pero la fuerza era intensa.

Sin ninguna serenidad interior, aquella persona abandonó la casa de los padres diciéndose a sí
misma:
— Nunca más. Impetuosamente fuerte, pero también vacía, huérfana y necesitada, aun queriéndolo
y deseándolo, no lograba alcanzar la paz.

A medida que la persona se alejaba de la casa de sus padres sentía que sus pies se elevaban unos
centímetros por encima de la tierra y que su cuerpo, un tanto flotante, no podía caerse por su propio
peso real. Pero lo más relevante ocurría en sus ojos: los abría de una manera tan particular que
parecía que miraba siempre lo mismo, un horizonte fijo y estático. La persona desarrolló una
sensibilidad especial.

Así, cuando encontraba a alguien a lo largo de su camino, sobre todo si era del sexo opuesto, esta
sensibilidad le hacía contemplarlo con una enorme esperanza, la que, sin darse cuenta le llevaba a
preguntarse:

49
— ¿Será esta persona la que tiene la monedas que merezco, necesito y me corresponden, las
monedas que no tomé de mis padres porque no supieron dármelas de la manera justa y
conveniente? ¿Será esta la persona que tiene aquello que merezco? Si la respuesta que se daba a si
misma era afirmativa, resultaba fantástico. A esto, algunos lo denominan enamoramiento. En esos
momentos sentía que todo era maravilloso.

No obstante, cuando el enamoramiento acababa convirtiéndose en una relación y la relación duraba


lo suficiente, la persona generalmente descubría que el otro no tenía lo que le faltaba, aquellas
monedas que no había tomado de sus padres.
— ¡Qué pena!, se decía y se quejaba amargamente de su mala suerte, culpando al destino de ello.
A esto lo llaman desengaño y esta persona se sentía sometida a un tormento emocional que tomaba
la forma de desesperación, desazón, crisis, turbulencia, enfado, frustración…

Por suerte, o no, en este momento podía estar esperando a un hijo y la desazón se volvía más dulce
y esperanzadora, más atemperada. Entonces la pregunta volvía a su inconsciente:

— ¿Será este hijo que espero, tan bien amado, quien tiene las monedas que merezco, que necesito
y que me corresponden y que no tomé de mis padres porque no supieron dármelas de la manera
justa y conveniente? ¿Será este ser el que tiene aquello que merezco?

Cuando se contestaba de nuevo que sí, era maravilloso, formidable y empezaba a sentir un vínculo
especial con ese hijo, un vínculo asombroso, muy estrecho, lleno de expectativas y anhelos. Pero si
pasa el tiempo suficiente la mayoría de los hijos desean tener una vida propia y saben que tienen
propósitos de vida propios e independientes de sus padres. Entonces, aunque aman a sus padres y
desean hacer lo mejor para ellos, la presión de tener vida propia resulta exigente, imperiosa y tan
arrolladora como la sexualidad.

Así es como, de nuevo, esta persona comprende un día que tampoco su hijo tiene las monedas que
necesita, merece y le corresponden. Sintiéndose más vacía, huérfana y desorientada que nunca
entra en crisis y desesperación.

Enferma. Ahora tiene entre 40 y 50 años, la fase media de la vida. Ahora ningún argumento la
sostiene ya, ninguna razón la calma. Es su “cata-crac” y grita:

50
— ¡A Y U D A! ¡Hay tanta urgencia en su tono de voz! ¡Su rostro está tan desencajado! Nada la calma,
nada puede sostenerla. Y… ¿qué hace? Va al terapeuta.
El terapeuta la recibe pronto, la mira profunda y pausadamente y le dice:

— Yo no tengo las monedas. Hay dos clases de terapeutas: los que piensan que tienen las monedas
y los que saben que no las tienen.

El terapeuta ha visto en sus ojos que sigue buscando las monedas en el lugar equivocado y que le
encantaría equivocarse de nuevo. El terapeuta sabe que las personas quieren cambiar, pero les
cuesta dar su brazo a torcer, no tanto por dignidad sino por tozudez y costumbre. Él piensa: “Amo y
respeto mejor a mis pacientes cuando puedo hacerlo con sus padres y con su realidad tal como es.
Los ayudo cuando soy amigo de las monedas que les tocan, sean las que sean.” El terapeuta añade:

“Yo no tengo las monedas, pero sé dónde están y podemos trabajar juntos para que también tú
descubras dónde están, cómo ir hacia ellas y tomarlas.” Entonces el terapeuta trabaja con la persona
y le enseña que durante muchos años ha tenido un problema de visión, un problema óptico, un
problema de perspectiva. Ha tenido dificultades para ver claramente. Sólo se trata de eso.

El terapeuta le ayuda a reenfocar y a modular su mirada, a percibir la realidad de otra manera, desde
una perspectiva más clara, más centrada y más abierta a los propósitos de la vida. Una manera
menos dependiente de los deseos personales del pequeño yo que trata de gobernarnos. Un día,
mientras espera a su paciente, el terapeuta piensa que está listo y que debe decirle, por fin y
claramente, dónde están las monedas. Y este mismo día, como por arte de birlibirloque, llega el
paciente. Tiene otro color de piel, las facciones de su rostro se han suavizado y comparte su
descubrimiento:
— Sé dónde están las monedas. Siguen con mis padres. Primero solloza, luego llora abiertamente.
Después surge el alivio, la paz y la sensación de calor en el pecho. ¡Por fin

Durante el trabajo terapéutico ha atravesado las purulencias de sus heridas, ha madurado en su


proceso emocional y ha reenfocado su visión. Ahora se dirige de nuevo, como lo hizo hace tantos
años atrás a la casa de sus padres. La mira a los ojos y les dice:

51
— Vengo a deciros que estos últimos diez, veinte o treinta años de mi vida he tenido un problema
de visión, un asunto óptico. No veía claramente y lo siento. Ahora puedo ver y vengo a deciros que
aquellas monedas que recibí de vosotros en sueños son las mejores monedas posibles para mi. Son
suficientes y son las monedas que me corresponden. Son las monedas que merezco y las adecuadas
para que pueda seguir. Vengo a daros las gracias. Las tomo con gusto porque vienen de vosotros y
con ellas puedo seguir andando mi propio camino.

Ahora los padres, que como todos los padres se engrandecen a través del reconocimiento de sus
hijos, vuelven a florecer y el amor y la generosidad fluyen de nuevo con facilidad. Así el hijo ahora
es plenamente hijo, porque puede tomar y recibir. Los padres le miran sonrientes, con ternura y
contestan:
— Ya que eres tan buen hijo puedes quedarte con todas las monedas, puesto que te pertenecen.
Puedes gastarlas como quieras y no es necesario que nos las devuelvas. Son tu legado, único, propio
y personal, para ti. Puedes tener una vida plena. Ahora este hijo se siente grande y pleno. Se percibe
completo y rico y puede, por fin, dejar la casa de los padres con paz. A medida que se aleja siente
sus pies firmes pisando el suelo con fuerza, su cuerpo también está asentado en la tierra y sus ojos
miran hacia un camino claro y un horizonte esperanzador.

Resulta extraño: ha perdido esa fuerza impetuosa que se nutría del resentimiento, del victimismo o
del exceso de conformidad. Ahora tiene una fuerza simple y tranquila, una fuerza natural.
Recorriendo el camino de su vida encontraba con frecuencia otras personas con las que caminaba
lado a lado como acompañantes durante un techo, a veces largo, a veces corto, a veces durante
toda la vida. Socios, amigos, parejas, vecinos, compañeros, colaboradores, incluso adversarios. En
general se trataba de un camino sereno, gozoso, en sintonía con su espíritu y con su naturaleza
personal. Tampoco estaba exento de los pesares naturales que la vida impone. Era el camino de su
vida.
Un día se acercó a la persona de la que se enamoró pensando que tenía las monedas y también le
dijo:
— “Durante mucho tiempo he tenido un problema de visión y ahora que veo claro te digo: Lo siento,
fue demasiado lo que esperé. Fueron demasiadas expectativas y sé que esto fue una carga
demasiado grande para ti y ahora lo asumo. Me doy cuenta y te lobero. Así el amor que nos tuvimos
puede seguir fluyendo. Gracias. Ahora tengo mis propias monedas.”
Otro día va a sus hijos y les dice:

52
— Podéis tomar todas las monedas de mí, porque yo soy una persona rica y completa. Ahora que
he tomado las mías de mis padres. Entonces los hijos se tranquilizan y se hacen pequeños respecto
a él y están libres para seguir su propio camino tomando sus propias monedas. Al final de su largo
camino se sienta y mira aún más allá. Hace un repaso a la vida vivida, a lo amado y a lo sufrido, a lo
construido y a lo maltrecho.
A todo y a todos logra darles un buen lugar en su alma. Los acoge con dulzura y piensa:

— Todo tiene su momento en el vivir: el momento de llegar, el momento de permanecer y el


momento de partir. Una mitad de la vida es para subir la montaña y gritar a los cuatro vientos:
“Existo”. Y la otra mitad es para el descenso hacia la luminosa nada, donde todo es desprenderse,
alegrase y celebrar. La vida tiene sus asuntos y sus ritmos sin dejar de ser el sueño que soñamos.

Joan Garriga Bacardí. Rigden Institut Gestalt, 2006

53
ANEXO 2
Dime cómo reacciones y te diré qué herida emocional tienes.
Cómo sanar tu herida emocional.
Sé sincero contigo mism@, aquí no vas a rendir cuentas ante nadie ni tienes que justificarte ante
ningún otro. En este espacio, a la única persona con la que puedes ser honesto o deshonesto es
contigo mismo. Ya sabes que la información es poder.

De cada grupo de afirmaciones, escoge aquella con la que más te identifiques, solo 1 de cada 5 (a,
b, c, d ó e). No pienses mucho la respuesta, selecciona aquella que más te resuene sin detenerte
demasiado a pensar.

1) Pienso de mí que…

☐ a)…paso desapercibid@ en casi cualquier situación.

☐ b)…no sé estar sin pareja.

☐ c)…me olvido de mí por atender a los demás.

☐ d)…soy controlador/a.

☐ e)…soy cabezota.

2)

☐ a) Cuando me relaciono con alguien que acabo de conocer y no me presta atención me


siento rechazad@, siento que no le gusto y me esfuerzo por agradarle y caerle bien.

☐ b) En el fondo de mi corazón me siento sol@ en el mundo, y esto me hace sentir una gran
tristeza, además de cierto miedo.

☐ c) Tengo espíritu de voluntario o misionero, me siento bien ayudando a los que más lo
necesitan.

☐ d) Tengo una fuerte personalidad, y aunque a veces no me sienta así, es importante que los
demás vean que sí.

☐ e) Me gusta sentirme y mostrarme vivo, activo y dinámico, aunque esté cansado.

3)

☐ a) Ante un conflicto entre varias personas prefiero callarme y pasar lo más desapercibido
posible.

54
☐ b) Con relativa frecuencia, tengo miedo a que mi pareja me engañe y se vaya con otr@.

☐ c) Tengo que actuar siempre correctamente y hacer siempre lo correcto, aunque esto no
siempre sea lo que más me convenga a mí mism@.

☐ d) Me gusta dirigir en las situaciones de grupo. Confieso que me gusta que se haga yo lo yo
digo.

☐ e) Me las apaño bien yo sol@, resuelvo mis problemas por mí mismo, no suelo necesitar a
los demás.

4)

☐ a) Si presento un proyecto o idea a mi jefe, donde va a ser comparado con otros proyectos
o ideas de otros compañeros, pienso que seguro que los otros lo han hecho mejor que yo.

☐ b) Para hacer cualquier asunto fuera de lo cotidiano, como ir a un lugar a pedir información
sobre un tema que me interesa, le pido siempre a alguien que me acompañe, me incomoda
mucho ir sol@ y lo evito.

☐ c) Si me porto bien y hago lo correcto, los demás me querrán.

☐ d) Lo último que me agradaría es que alguien me viera llorar.

☐ e) Soy un/a gran optimista y suelo mostrarme positivo.

5)

☐ a) Cuando estás en un grupo de amigos donde también hay amigos de amigos, te esfuerzas
por agradar a todo el mundo, pero en el fondo sientes que no le gustas a la mayoría.

☐ b) El tener una familia o un grupo de amigos con los que contar pase lo que pase me da
seguridad, y verme sin ellos en la vida me aterra.

☐ c) Pongo las necesidades de las personas que quiero por delante de las mías.

☐ d) Soy una persona responsable, y me gusta que los demás lo reconozcan.

☐ e) Cuando siento rabia o ira la controlo, no me siento nada bien si dejo que esas emociones
salgan.

6)

☐ a) Cuando era pequeñ@, en tareas de dibujar en el colegio, solía mirar los dibujos de los
compañeros y pensaba que la mayoría eran más bonitos que el mío.

☐ b) Normalmente, solo lloro en soledad, y cuando lo hago, me siento vulnerable, sol@ y


desprotegid@, a merced del viento.

55
☐ c) No me gusta que me traten como si todavía fuera un niño.

☐ d) Suelo tener más capacidades que los demás. Hay demasiado inepto por ahí suelto.

☐ e) Soy una persona equilibrada, y cuando siento que no es así, me esfuerzo por serlo.

7)

☐ a) Considero que no tengo una autoestima alta.

☐ b) Cuando estoy enferm@ o he pasado por una enfermedad, en el fondo, me gusta la


atención extra que me prestan los demás, me hace sentir mejor.

☐ c) Mido mucho mis palabras. No siempre se puede ser sincer@ acerca de lo que se piensa,
porque puede dañar a otros.

☐ d) Admiro a las personas de éxito, ricas y famosas que lo han conseguido todo en la vida.
Me parece que saben lo que hacen y me inspiran confianza.

☐ e) No soporto las injusticias. Cuando vivo una situación injusta, tarde o temprano me lo
acabaré cobrando.

8)

☐ a) Cuando estoy entre un grupo de amigos o de familia, puedo pensar que si no estuviera
allí en ese momento, nadie me echaría en falta.

☐ b) Empatizo muy fácilmente con los demás, me identifico rápidamente con las emociones
de otros, y siempre cuento lo que me pasó a mí sobre ese tema.

☐ c) La sensualidad es algo peyorativo (negativo).

☐ d) Mi reputación es muy importante para mí. Si siento que alguien amenaza con manchar
mi reputación, le pagaré con la misma moneda.

☐ e) Soy muy sensible aunque no lo muestre.

9)

☐ a) Alguna vez he pensado que me he equivocado de familia, que no me parezco a ninguno


de ellos.

☐ b) Cuando me cuentan algo, cuento mi experiencia sobre lo que me cuentan otros, digo lo
que pienso y cómo me sentí, lo que me pasó a mí.

☐ c) Si me abandono a los placeres de la vida estoy comportándome mal; algo malo pasará
después.

☐ d) Está justificado usar la mentira para situaciones comprometidas.

56
☐ e) No sé muy bien lo que quiere decir la expresión “conectar emocionalmente con otra
persona”.

10)

☐ a) Aunque esté rodead@ de gente puedo llegar a sentirme completamente sol@ e


incomprendid@ por los demás.

☐ b) Me cuesta bastante decidir, pueden pasar semanas o meses dudando entre varias
opciones, y pido la opinión de otros para que me ayuden a decidir.

☐ c) Me contengo, porque tengo miedo de pasarme de la raya y sentir vergüenza por ello.

☐ d) No soporto que me mientan, es lo peor que alguien puede hacerme.

☐ e) Muy rara vez me pongo enfermo. Presumo de no necesitar médicos ni medicamentos.

11)

☐ a) Cuando estoy triste o me enfrento a problemas desagradables prefiero dormir, alejarme


de la gente, evadirte en video juegos o salir para emborracharte.

☐ b) Cuento a los demás las “putadas” que me han pasado para desahogarme y para que me
den consejos. Pero luego, no sigo realmente sus consejos.

☐ c) He vivido asuntos sexuales en mi infancia o adolescencia que no tendría que haber vivido.

☐ d) Soy exigente conmigo mismo, y por lo tanto espero mucho de los demás.

☐ e) Me aprecian por lo que hago por los demás y por mi buen aspecto. Que los demás me
tengan en buena estima es importante para mí.

12)

☐ a) Las cosas materiales (ropa, coche, muebles, etc.) no son lo más importante. Prefiero
poseer conocimiento a unos pantalones nuevos.

☐ b) Es normal que un día me encuentre alegre y al día siguiente, sin saber por qué, me
encuentre triste. A veces mis emociones me zarandean como un trapito.

☐ c) El buen deber dignifica, la ociosidad degrada.

☐ d) Me cuesta delegar porque pienso que nadie lo hará como yo. Cuando lo hago, tiene que
hacerse a mi manera y a mi ritmo. Al final, tengo que comprobar siempre si se está haciendo
bien.

☐ e) Hasta que no esté todo perfectamente terminado me mantendré activo.

57
13)

☐ a) Me descubro con frecuencia fantaseando en mi propio mundo, es como si creara un


mundo paralelo en mi cabeza.

☐ b) Me cuesta muchísimo dejar a mi pareja, aunque en el fondo sepa que no me conviene y


que me está haciendo mucho daño. No sé por qué, pero no puedo.

☐ c) De lo que más me puede herir es que me dijeran “no tienes corazón”.

☐ d) No soporto que vengan los demás a deshacer mis planes. No me gustan los imprevistos.

☐ e) Antes de darme un capricho, debo merecérmelo por el trabajo bien hecho.

14)

☐ a) La felicidad para mí es algo efímero.

☐ b) Si mi pareja no está de acuerdo conmigo, siento que no me está entendiendo, e incluso


que no me quiere lo suficiente.

☐ c) Sé lo que necesito, pero lo que necesita mi gente es más importante y prefiero estar para
ellos.

☐ d) En mi trabajo y en mi familia, soy indispensable, no les iría tan bien sin mí.

☐ e) Me gusta mejorar mi rendimiento, y a veces no respeto mis propios límites por ello.

15)

☐ a) A veces no le pregunto algo a alguien por no molestar o no resultar entrometi@.

☐ b) Cuando alguien a mi alrededor enfurece y se pone agresivo, me bloqueo y no reacciono,


me asusto y no sé qué hacer.

☐ c) Llego a sentir asco de mí mism@ con facilidad.

☐ d) Mostrar tus debilidades a los demás es un gran error.

☐ e) Me preparo las justificaciones por si me pillan con las manos en la masa. Para ello, uso
mentirijillas si es necesario.

16)

☐ a) En presencia de alguien que levanta la voz o se pone agresivo yo trato de retirarme, trato
de no llamar la atención o pasar desapercibido.

☐ b) Conforme más pasan los años, más me preocupo por no quedarme sol@ en la vida,
aunque suponga quedarme con la persona que no me hace del todo feliz.

58
☐ c) Se me da bien hacer reír a los demás riéndome de mis defectos.

☐ d) Muy pocas personas son dignas de mi confianza, me sobran dedos de una mano para
contarlas.

☐ e) No puedo evitar interrumpir a alguien que no está siendo justo. En realidad, le estoy
ayudando.

17)

☐ a) Si alguien se me queda mirando fijamente yo siento nerviosismo y preocupación.

☐ b) En general no me he sentido apoyado, reconfortado y amado tal y como soy por el padre
del sexo opuesto (el padre si eres mujer, la madres si eres hombre) a lo largo de mi vida.

☐ c) Lo peor que podría pasarme es quedar en ridículo delante de los demás.

☐ d) Si mi pareja me traiciona, jamás se lo perdonaría.

☐ e) Soy crític@ con aquellos que no actúan de manera justa, incluso conmigo mismo si
pienso que no he actuado justamente.

18)

☐ a) Cuando tengo muchas cosas que hacer me siento más útil e importante.

☐ b) Que mi entorno me apoye en lo que hago y decido, me hace sentirme seguro.

☐ c) Soy una buena persona porque me preocupo de que los demás no sufran, aunque tenga
que sacrificarme para ello.

☐ d) Suelo tener la razón, lo que pasa es que a los demás les cuesta verlo.

☐ e) Los conocimientos son más importantes que los sentimientos. En mi área de trabajo
tengo muchos conocimientos.

19)

☐ a) Soy perfeccionista.

☐ b) A veces me siento muy triste y no sé muy bien por qué.

☐ c) Contengo mis palabras, no soy capaz de decir cosas que dañen a otros.

☐ d) Soy una persona independiente y no me agradan mucho las personas emocionalmente


dependientes.

☐ e) Cuando estoy rozando mi límite de no poder más, me vuelvo intransigente, sarcástic@ y


tajante.

59
20) De entre estos grupos de palabras, con los que más me identifico y más uso, son…

☐ a)…nulo, nada, desaparecer, inexistente, no hay sitio, sin valor.

☐ b)…solo, ausente, no soporto, nadie me deja plantado, abandono.

☐ c)…digno, indigno, pequeño, gordo, estoy atrapado, cerdo, puta, sucio.

☐ d)…soy, capaz, confía en mí, no confío en él, lo sabía, tenía razón, ¿has comprendido?,
escúchame, asociado, disociado, separado, dejado, es verdad, francamente.

☐ e)…sin problema, justamente, exactamente, seguramente, siempre, jamás, correcto,


supuesto, hace falta, (yo) debería, extraordinario, fantástico, súper bueno, especialísimo.

RESULTADOS Ahora, cuenta todas las afirmaciones que hayas marcado sumándolas por letra.
Es decir, suma el número de “a” marcadas, el número de “b”… así sucesivamente.

Por ejemplo: a) 10 afirmaciones b) 7 afirmaciones c) 1 afirmaciones d) 0 afirmaciones e) 2


afirmaciones

Después, escoge las 2 letras con el mayor número de afirmaciones. Si en una de las letras
tienes un valor de 15 o más, solo escogerás esta letra. En nuestro ejemplo, serían las letras “a”
y “b”. En caso de que hayas obtenido 2 letras, tu herida dominante será la correspondiente a
la de mayor número de afirmaciones (en el ejemplo la “a”), siendo la que la sigue en
puntuación la segunda herida emocional (en el ejemplo la “b”).

A=

B=

C=

D=

E=

60
RESULTADOS
MAYORIA “A”
Tu resultado: La herida del rechazo
Tienes la herida del rechazo, que es causada a través del padre de mismo sexo al tuyo (tu
madre si eres mujer, tu padres si eres hombre) y se formó de 0 a 1 año.

Cuando eras muy pequeñ@ no te sentiste acogid@ ni bienvenid@ a tu nacimiento. Sentiste


que molestabas o que algo en ti estaba mal. Entendías que para ser amado debías de
comportarte de una manera determinada, como no llorar, no molestar, “ser bueno”… De
otra manera menos expresando tu forma verdadera de ser, menos siendo tú mismo.
Aprendiste que ser tú mismo estaba mal.

No te aceptas tal y como eres. En el fondo de tu corazón piensas que si muestras tu


verdadero Tú nadie te querría ni podría estar a tu lado. Por eso te adaptas y te amoldas
como un camaleón al entorno social al que te encuentras, y así, ser más fácilmente
aceptado.

Has crecido creyendo que no vales por lo que eres y que tienes que cumplir las
expectativas de los demás para ser aceptado y amado.

Asocias la aceptación a ser amado, y el rechazo a no ser amado. Buscas aceptación y


validación por parte de los demás, ya que piensas que el criterio de los demás es más válido
que el tuyo. En el fondo, es tu niñ@ interior herido manifestando su dolor, ese dolor que se
le causó de pequeño.

MAYORIA “B”
Tu resultado: La herida del abandono.
Tienes la herida del abandono, que se forma de los 1 a los 3 años de vida y se crea a partir
del padre del sexo opuesto al tuyo (si eres mujer del padre, si eres hombre de la madre).

Cuando eras pequeñ@ no te sentiste apoyado por tu padre de sexo opuesto y esto te
causó una sensación de soledad, de no estar respaldado en la vida, de no estar seguro ni
protegido en el mundo, y desarrollaste un sentimiento de fondo de abandono. Aunque en
tu mente sepas que no es así, tu corazón así lo siente.

61
Hoy, como adult@, proyectas estas mismas sensaciones que viviste en tu infancia en otra
personas; normalmente sobre tu pareja. Le pides amor incondicional y eterno, atención
fidelizada, que te proteja, que sea la fuente de tu seguridad y esté ahí para ti pase lo que
pase, aunque eso suponga su sacrificio personal.

Esto, al no ser realista ya que tu pareja no es responsable de tu herida emocional, es una


gran fuente de problemas, celos, inseguridades in conflictos.

Al tener la herida del abandono, tienes dependencia emocional con tu pareja. Los síntomas
más claros son que no puedes dejarla aun sepas que te está haciendo muchísimo daño, que
necesitas su atención y muestras de amor casi constantemente, que te preocupas en exceso
cuando no sabes dónde está o qué hace, y que te anules como persona con tal de que
permanezca a tu lado, le suplicas.

MAYORIA “C”
La herida de la humillación
Tienes la herida de la humillación, que se desarrolla entre el primer año de vida y los 3 años
con el padre que reprimía o castigaba el placer físico (comer con las manos, sentir el tacto
de objetos, etc.).
Cuando eras niñ@ entendiste las recriminaciones y reproches de dicho padre como una
humillación a tu persona. Este proceso se da de manera totalmente inconsciente. Viste tu
libertad y tu sentido del disfrute coartado por una actitud represiva y recriminadora (incluso
castigadora). Tu emoción de fondo fue la de sentir una profunda vergüenza por disfrutar
de la vida.

Sientes este miedo cuando deseas o te das la libertad de disfrutar plenamente de los
placeres sensuales, después sientes vergüenza de tus deseos y tus actos, y tienes la
sensación de que todo el mundo te juzga.

Tu primera reacción es olvidarte de tus propias necesidades y atender la de los demás,


cargando sobre tus hombros responsabilidades que no son tuyas.

MAYORIA “D”
Tu resultado: La herida de la traición

62
Tienes la herida de la traición, que se forma entre los 2 y los 4 años de edad con el padre
del sexo opuesto (si eres mujer con tu padre, si eres hombre con tu madre).
De niñ@ no fue colmada tu necesidad de atención y amor por parte del padre del sexo
opuesto, y esto lo viviste como una traición. A raíz de ello, una parte de ti perdió la
confianza plena en dicho padre.

No te gusta mostrar tus debilidades y no consientes que nadie vea tu vulnerabilidad. Si te


sientes amenazad@ te encargas de pagar con la misma moneda.

Al no estar en contacto con tu propia vulnerabilidad, no entiendes qué sucede cuando te


sientes mal y tiendes a culpabilizar a los otros. Tapas tu sensibilidad con tu fortaleza
aparente, pero en realidad, dentro de ti hay un niñ@ herido que está reclamando amor y
atención. En el fondo de tu corazón, sientes miedo cuando hay riesgo de separarte de
aquello que verdaderamente te importa. Crees que conoces muy bien las necesidades del
sexo opuesto, pero nunca te dan la razón, y te demuestra así que no te aman. Sientes miedo
al perder el control de ser juzgado y evaluado por otros, y perder la credibilidad que otros
tienen en ti.

MAYORIA “E”
Tu resultado: La herida de la injusticia.
Tienes la herida de la injusticia, que se despierta entre los 4 y los 6 años de edad con el
padre del mismo sexo (si eres mujer con tu madre, si eres hombre con tu padre).
De pequeño no sentiste el calor y la proximidad con tu padre de tu mismo sexo. Nunca
habéis tenido una comunicación realmente abierta y transparente. Te sientes bien
formando parte de grupos (familiares, de amistades, sociales, ideológico…) y tu
individualidad puede llegar a verse diluida.

No aceptas las injusticias, y sientes que vives una, tarde o temprano acabarás
cobrándotela. Si tú cometes una, terminarás sintiéndote mal y culpabilizándote. Te tratas
muy duramente por esto.

Te esfuerzas por dar tu lado más amable y positivo a los demás, y muy rara vez dejas tus
sentimientos al descubierto. Te consideras una persona cálida, amable y buena. Te
controlas muy bien y eres capaz de contener tu enfado y tu ira. En el fondo de tu corazón
tienes miedo a parecer frío y distante, y piensas que lo has sido con alguien, después te
arrepientes y temes su juicio. Test hecho por Maria del Mar Rojo

63