Está en la página 1de 20

GUÍA DIDÁCTICA No.

TEMA:
INTRODUCCIÓN, ORIGEN Y FORMACION DE LOS SUELOS

DOCENTE:
Msc. HENRY ELIAS ARDILA MELO
INGENIERO GEÓLOGO

OBJETIVOS:
Fundamentar a los alumnos la importancia de la mecánica de suelos en todos los
procesos en que se desarrolla la ingeniería civil, dar a conocer el origen y
formación, estructuración y evolución y procesos que interviene en la formación de
los suelos.

CORPORACION UNIVERSITARIA DEL META


UNIMETA
FACULTAD DE INGENIERÍA CIVIL
CÁTEDRA DE MECANICA DE SUELOS
INTRODUCCIÓN

En ingeniería la definición del término suelo es muy amplio. Suelo es todo el material que
cubre la roca de la corteza terrestre. Dado que suelo y roca son agregados de minerales,
la línea divisoria entre ellos está sujeta a interpretación. Sin embargo; los granos minerales
están permanentemente ligados unos a otros en formaciones masivas rotas solamente por
fallas estructurales ocasionadas.
Suelo es un agregado de grano mineral con una amplitud en el tamaño de las partículas
que van desde grandes cantos rodados a simples cristales minerales de tamaño
microscópico que pueden ser fácilmente separados por acción mecánica, tal como
agitación suave en agua. Los materiales de estructura orgánica, tales como cieno del
fondo de un río, se incluyen en la clasificación del suelo.
Para el ingeniero el concepto de suelo está relacionado con la obra que pueda hacer
sobre él, con el o en el.
La comprensión del proceso natural por el cual se forman los suelos a partir de los
materiales originarios de la corteza terrestre es conveniente, para ayudar a describir los
suelos y para predecir su comportamiento.
Una vez formados, los suelos van adquiriendo características distintivas que son visibles
en el campo, y en mapas y fotografías. Cuando estas características son reconocidas e
interpretadas con propiedad pueden proporcionar mucha de la información que es
necesaria para hacer una estimulación preliminar de las condiciones del suelo.

GÉNESIS DEL SUELO

Los suelos tienen su origen en los macizos rocosos preexistentes que constituyen la roca
madre, sometida a la acción ambiental disgregadora de la erosión física, química y
biológica todo ello da lugar a fenómenos de disgregación (alteración o meteorización) y
transformación de la roca, creándose el perfil de meteorización.

Figura No. 1 Perfil de meteorización.


Las rocas ígneas, metamórficas o sedimentarias son el material original del suelo. Sobre
un lecho de roca, se encuentra el regolito o material de origen, que puede ser muy
delgado o alcanzar centenares de metros de espesor y estar formado por restos
incoherentes de materiales sueltos no consolidados.
Estos materiales pudieron formarsen por la erosión de las rocas subyacentes o ser
depositados en el lecho rocoso por la acción del viento, el agua o el hielo. Las fuerzas que
actúan sobre la roca madre provocan cambios físicos por desintegración y químicos por
descomposición. En un periodo más o menos largo, el regolito se va transformando en un
cuerpo con características diferentes y se convierte en suelo con la ayuda de factores
como el clima, la actividad biológica y la topografía.
El material de origen se desintegra en forma progresiva hasta convertirse en pequeñas
partículas, por la acción de los agentes físicos como los cambios de temperatura, la
erosión, y por la influencia de plantas y animales. Este fenómeno se denomina proceso de
meteorización. Estas partículas sufren la acción combinada de agentes físicos y químicos
que la degradan mucho mas, hasta separar sus minerales constitutivos sintetizando otros
a partir de ellos, que pueden ser aprovechados por las plantas y animales del suelo o ser
lixiviados o lavados por el agua del suelo hacia otros lugares, permitiendo nuevas
reacciones de descomposición y síntesis...
Durante este proceso de desintegración del material de origen y formación del suelo, se
crean partículas de diferentes tamaños con propiedades físicas y químicas particulares,
que constituyen el cuerpo del suelo y determinan sus características. Estas partículas se
agrupan en arenas las más gruesas; limo, la de tamaño intermedio, y arcillas, las de
menor tamaño y mayor actividad bioquímica.
Las plantas, los animales y el hombre constituyen el valor biológico involucrado en la
continua formación y degradación de los suelos los animales, además de aportar sus
excrementos a la materia orgánica del suelo, producen efectos de compactación de las
partículas de este. Los vegetales, a su vez, internan sus raíces en el suelo profundo y
logran degradar las rocas para dar paso a los procesos de meteorización.

CAUSAS DE METEORIZACIÓN

En la meteorización del material de origen intervienen agentes físicos y biológicos como la


temperatura, la erosión, las plantas y los animales, y químicos como la hidrólisis, la
hidratación, la carbonatación, la oxidación y la disolución. Estas fuerzas físicas y químicas
actúan de manera conjunta, formando nuevos materiales.

TEMPERATURA: Las rocas están constituidas por diversos minerales que se dilatan en
distinta magnitud con el calor, produciendo tensiones que terminan por romperlas en
pedazos de diferentes tamaños. Parece ser que los cambios bruscos de temperatura
constituyen el agente físico más importante en la desintegración de las rocas.

EROSIÓN: El agua (en especial la lluvia), el viento y el hielo son agentes erosivos. La
acción de estos elementos se incrementa a medida que aumenta su velocidad de
movimiento, porque arrastran materiales y adquieren mayor poder erosivo.

PLANTAS Y ANIMALES: Las raíces de las plantas ejercen presiones que desintegran las
rocas al penetrar en sus fisuras. Los animales ocasionan la compactación del suelo por la
acción directa de sus cuerpos (pisoteo), o al propiciar coaliciones entre rocas, guijarros y
grava contribuyen al proceso de meteorización los musgos y los líquenes que invaden las
rocas descubiertas, al fijar polvo y otros materiales forman una capa de material que las
recubre y no sólo las atacan con sus raicillas, sino que favorece la acción de los agentes
químicos de la meteorización.

HIDRÓLISIS: El agua genera en el suelo importantes reacciones de descomposición


sobre casi todos los minerales de material rocoso. El agua, se descompone en el suelo;
sus iones de hidrógeno (H+) desalojan otros elementos como el calcio (Ca), el magnesio
(Mg) y el potasio (K) de sus compuestos originales, ocupando su lugar y transformándolos
en otros de características químicas diferentes. Durante este proceso denominado de
oxidación-reducción, los átomos de calcio magnesio y potasio, al quedar libres o más
disponibles, forman nuevos compuestos que las plantas pueden asimilar o se mantienen
disueltos en el suelo.
HIDRATACIÓN: Los minerales de la arcilla acumulan moléculas de agua en su estructura
para transformarsen en otras de características semejantes. En las épocas de sequía
pueden perder el agua que ganaron durante la época de humedad y convertirsen de
nuevo en el mineral original.

CARBONATACIÓN: Los suelos de las regiones húmedas son ricos en ácidos orgánicos e
inorgánicos diluidos. El ácido carbónico (H2CO3) es un producto de la descomposición de
la materia orgánica y la reaccion con la piedra caliza convirtiendo la calcita (CaCO 3)2 en
bicarbonato de calcio que es soluble en el agua.
Estas reacciones se dan con el Ión de hidrógeno (H+) presente en el agua del suelo y otros
ácidos como el nitrito (HNO3), sulfúrico (H2SO4) o clorhídrico (HCL), entre otros.

OXIDACIÓN: El oxígeno es un elemento químico que se encuentra libre y además


abunda en la naturaleza si la aireación del suelo se lo permite, ataca con vigor los
minerales que contiene hierro o magnesio y con menor fuerza a los que tienen aluminio,
produciendo sus óxidos respectivos que dan al suelo colores rojizos y amarillentos.

DISOLUCIÓN: El agua que circula a través de las partículas del suelo disuelve los
materiales que resultan de las distintas reacciones químicas que ocurren en él, para
convertirlos en productos asimilables para las plantas y microorganismos, para reaccionar
con otros minerales, para ser lavados o desechados.
Figura No. 2 Perfil de meteorización de Deer y patton (1971).

FORMACIÓN DEL SUELO

Las enormes fuerzas naturales que operan incesantemente sobre la superficie de la tierra
son los agentes principales en la formación del suelo. Mientras esta es la acción
acumulativa de la intemperización mecánica y química que forman los suelos a partir de
las rocas, la naturaleza del proceso de formación del suelo tiene un marcado efecto sobre
la materia fina.

En la figura No. 2 se resumen los distintos procesos que intervienen en la formación de


los suelos, caracterizados por:
Ser un sistema particulado de sólidos de diverso origen, que pueden considerarse
indeformables.
-Tener una granulometría de gruesos (centímetros) a finos (micras); las partículas más
finas (por debajo de las 2 o 5 micras) es necesitan procesos físicos químicos para su
constitución; las de mayor tamaño solo necesitan procesos físicos, aunque pueden
intervenir los químicos.
Figura No.3 Formación de suelo.

-Una estructura y fabrica en función del origen de los minerales, agentes cementantes,
transformaciones químicas, medio de depositación, etc.
-Presencia importantes de huecos (o poros o intersticios) con agua (suelo saturado), aire y
agua (semisaturado) o solo aire (seco), situación prácticamente inexistente en la
naturaleza. El fluido intersticial se considera, a las temperaturas normales, incompresibles.
-Las deformaciones del conjunto del suelo se producen por giros y deslizamientos relativos
de las partículas y por expulsión de agua; solo en raras ocasiones se producen por
roturas de granos.
Figura No.4 Formación de suelo.

Desde el punto de vista del proceso general responsable de su formación, los suelos
pueden dividirsen en dos grupos; Residuales y transportados.

Suelos Residuales (O Relacionados Con La Capa Rocosa): En la formación de un


suelo residual, el material de roca ha sido intemperizado en el sitio; físicamente, no así, la
intemperización química, que es el factor dominante. De otra manera es cuando una roca

comienza a tener todos los procesos del intemeperismo químico como la solución,
oxidación, reducción, hidratación, hidrólisis, lixiviación y cambios de cationes, y de esta
forma comienza un proceso de descomposición de la roca madre, dando como resultado
un suelo residual o con relación con la capa rocosa.
Bajo este material de grano fino se encuentra una zona de roca originaria parcialmente
desintegrada que puede desmenuzarse fácilmente y desmoronarse rápidamente bajo la
acción de una carga, desgaste o intemperización posterior.
Figura No. 5 Perfil de un suelo residual.

Suelos Transportados (O Sin Relación Con La Capa Rocosa): La mayoría de los


suelos con que el ingeniero debe tratar son materiales que han sido transportados y
depositados en el lugar que se les encuentran.
Los suelos transportados son aquellos que no tienen ninguna relación con la capa rocosa,
donde se encuentran depositados, es decir son suelos que han sido arrastrados y
depositados muy lejos del lugar donde se originaron.
Los agentes de transporte son tres grandes fuerzas:
 El hielo de los glaciales
 El agua
 El viento

1. Depósitos glaciaricos 2. Depósitos Coluvión 3. Depósitos eólicos


1. Depósitos aluviales 2.Depósitos lacustres. 3. Depósitos marinos.

Figura No. 6 Tipos de suelos en relación a su origen.

Figura No. 7 Perfil de un suelo transportado.

Estas fuerzas actúan de diferentes maneras y producen una gran variedad de depósitos
de suelos. Estos suelos pueden dividirse en:
 Depósitos glaciaricos
 Depósitos sedimentarios
 Depósitos eólicos

Los depósitos sedimentarios a su vez se dividen en:


 Depósitos aluviales.
 Depósitos lacustres.
 Depósitos marinos.

Efectos De Algunos Factores Formadores de Suelos tales como:


 El efecto intemperismo.
 El efecto del factor del transporte.

En el efecto del intemperismo involucran los factores mecánicos, químicos y bioquímicos
(biológicos), junto con los agentes de erosión. Las acciones de las heladas durante las que
el agua de los espacios porosos se expanden al congelarsen, ocasionan la ruptura de las
rocas en forma de capas laminares, por tanto los restos derivados son angulares y filosos.
Esto contrasta con el efecto de la acción del viento cuyo roce redondea las partículas,
estas acciones dependen de los procesos mecánicos. Cuando el proceso fundamental es
de naturaleza química, algunos de los minerales de las rocas se desintegran, mientras que
otros se conservan.

En los efectos del transporte es donde se forman los suelos sedimentados o suelos
arrastrados y los que han permanecido en su lugar de origen se llaman suelos residuales y
son lo que tienen relación con la capa rocosa o la roca madre. Estos suelos aparecen
cuando particularmente los procesos químicos del intemperismo predominan sobre lo
mecánicos.
El efecto más importante del transporte natural es una separación selectiva, durante los
procesos de movimiento se produce una separación de los constituyentes originales por
ejemplo; en los climas áridos y calurosos existe un polvo fino suspendido en el aire
llamado loess, que puede ser transportado a distancias considerables antes de quedar
depositados. La acción del agua en movimiento puede disolver algunos minerales,
transportar algunas partículas en suspensión y hacer chocar o arrastrar a otras.

Los procesos que transforman a las rocas sólidas en suelos dependen de los siguientes
factores:
 Naturaleza y composición de la roca madre.
 Condiciones climáticas, en especial, temperatura y humedad.
 Condiciones topográficas y generales del terreno, tales como grado de protección o
exposición, densidad y tipo de vegetación.
 Duración de las condiciones especificas prevalecientes.
 Interferencia de otros factores, como pueden ser los cataclismos, terremotos y las
actividades humanas.
 Mecanismos y condiciones de acarreo natural.

La mayor parte de los suelos consisten en mezclas de partículas minerales, inorgánicas


con porciones de agua y aire. Por tanto es conveniente concebir un modelo de suelo con
tres fases:
 Sólida (fragmento de rocas, grano de minerales y materia orgánica)
 Liquida (agua, sales disueltas)
 Gaseosa ( aire, vapor de agua)

De acuerdo a sus cualidades de resistencia determinadas por las características de


ingeniería de un suelo varían enormemente de pendiendo tanto de sus propiedades físicas
como el tamaño de las partículas, forma de las partículas, densidad, estructura y
consistencia se dividen en dos grupos principales:
 Suelos de grano grueso
 Suelos de grano fino

Los suelos de grano grueso, son aquellos que tienen partículas de tamaño mayores que
0.06 mm es decir arena y grava (suelos rudaceos y arenaceos), sus granos son
redondeados o angulares y en general están constituidos por fragmentos de rocas,
cuarzos, con presencia frecuentemente de oxido de hierro, calcita y mica.

Figura No. 8 Suelos de grano grueso.

Los suelos de grano fino, tienen sus partículas menores que 0.06 mm y tienen forma
típicamente escamosa, como los limos y las arcillas (suelos Argilaceos), los óxidos y
sulfatos muy finos, a veces la materia orgánica puede estar presente. Los suelos con gran
contenido de calcio se llaman pedocales y los que tiene gran contenido de Aluminio y
hierro se llaman pedalfer.

Los suelos pueden dividirse en varios grupos de acuerdo al tamaño de sus partículas. La
escala que se cita a continuación es utilizada en la clasificación unificada de los suelos.
Figura No. 9 Suelo de grano fino.

Material Pasa por el tamiz Queda retenido en el tamiz


Cantos rodados 3 pulgadas

Grava 3 pulgadas No. 4


Arena No. 4 No. 200
Finos (limo- arcilla) No. 200
Materia Orgánica No tiene límite de tamaño
Tabla No. 1 División granulométrico del suelo.

La clasificación anterior de las partículas de los suelos es la más usada para la


designación individual de los distintos tamaños; pero también se emplea las siguientes
denominaciones:

Material grueso: es el material retenido en que pasa el tamiz No. 10 cuyas partículas
tienen un diámetro mayor.

Material fino o mortero: Es el material que pasa el tamiz No. 10 y es retenido en el No. 40
sus partículas varían de 2mm a 0.42 mm de diámetro.
Arena fina: Es el material que pasa por el tamiz No. 40 y es retenido en el No. 200 sus
partículas varían de 0.42 mm a 0.074 mm de diámetro.

Finos: Son los materiales que pasan el tamiz No. 200 por sus dimensiones tiene
características especiales que no permiten clasificarlos por tamizado, sino por
sedimentación. Mediante este proceso se les clasifica en:
Limo, partículas entre 0.05 y 0.005mm.
Arcilla, partículas menores de 0.005 mm
Suelos coloidales, partículas menores de 0.001 mm.

Suelos finos: Es el material que pasa por el tamiz No. 40 y el que se emplea para la
determinación de las constantes físicas.

Las fuerzas que convierten una roca en suelo experimentan la acción permanente de
factores como el clima la actividad biológica, el material de origen y la topografía que
determinan la clase de suelo que se va a desarrollar.

CLIMA: La humedad y la temperatura revisten especial importancia por su acción directa y


por que determinan la clase y abundancia de la actividad biológica del lugar. Una
adecuada humedad permite una intensa actividad química: también la temperatura del
medio en el cual suceden las reacciones químicas formadoras del suelo influye sobre la
actividad biológica y química pues un suelo frío tendrá menor actividad que otro con
temperatura superiores que no sobrepasen los 35°C.

ACTIVIDAD BIOLÓGICA: Una adecuada cobertura vegetal suministra al suelo una alta
provisión de materia orgánica por la fuerte actividades de los microorganismos y la
presencia de innumerables raíces. Los microorganismos descomponen la materia
orgánica y permiten su incorporación al suelo en los horizontes superiores. Muchos de los
productos solubles de la materia orgánica son lixiviados o lavados hacia los horizontes
inferiores por el agua del suelo, originando reacciones químicas como la hidrólisis, la
hidratación, la carbonatación y la oxidación. En cierta forma, las raíces devuelven a la
superficie sustancias que han sido lixiviadas y otras que permanecían en los horizontes
inferiores.

MATERIAL DE ORIGEN: Determina la textura del suelo y establece la aireación y las


condiciones de drenaje, que repercuten en la intensidad de las reacciones químicas que
puedan suceder. Las raíces de las plantas extraen minerales del suelo para depositarlos
en la superficie. De esta manera, influyen en las reacciones que ocurren en los horizontes
superiores, especialmente, en la descomposición de la materia orgánica.

TOPOGRAFÍA: Influyen en la medida en que favorece o retrazan la efectividad de agentes


erosivos. En pendientes fuertes, el agua lluvia que logra penetrar en el suelo será muy
poca en comparación con la que escurre por su superficie ocasionando erosión. El nivel
freático o nivel del agua del suelo también influye en la erosión del suelo. En los terrenos
planos, el alto nivel freático impide la buena aireación del suelo si hay altas precipitaciones
y el drenaje del subsuelo es deficiente.
Tabla No. 2 Principales factores de la formación del suelo.

.
LOCALIZACIÓN GEOGRÁFICA Y GEOMORFOLÓGICA DE LOS SUELOS

La localización geográfica y geomorfológica de los suelos se lleva acabo teniendo en


cuenta una gran variedad de aspectos fundamentales para la formación de los suelos tales
como: clima ambiental, material parental, grupo textural, relieve, topografía, drenaje, nivel
freático, inundabilidad, encharcabilidad, pedregosidad, erosión, procesos geomorfológicos
activos, vegetación natural, uso actual, fertilidad y composición taxonómica.
Los componentes taxonómicos se tratan a nivel de subgrupos, teniendo en cuenta las
siguientes características de los suelos: Ubicación geomorfológica (tipo de relieve),
profundidad efectiva y sus limitaciones, drenaje natural, morfología, características físicas,
químicas y mineralógicas y principales limitantes del uso y manejo de los suelos.

Figura No. 10 Ciclo de la localizacion de los suelos.

SUELOS DE MONTAÑA: Este paisaje abarca todos los pisos térmicos, desde el extremo
frío hasta el cálido; esta formado por filos-vigas, crestas, crestones y espinazos de relieve
moderadamente quebrado ha fuertemente escarpado.
Los suelos se han desarrollado a partir de materiales sedimentarios (areniscas cuarzosa
con inclusiones de arcillolitas) y cobertura discontinua de ceniza volcánica; son bien a
excesivamente drenados, superficiales a muy superficiales, limitados unos por rocas
coherentes y otros por fragmentos de roca. Existen áreas con afloramiento rocoso, en
materiales sedimentarios, metamórficos e ígneos.
La vegetación natural casi en su totalidad es graminoide y arbustiva baja tiene como
principales especies: mortiño, líquenes, poaseas, paja winche y musgo. La mayoría de
estos suelos dedicados a la conservación de la vida silvestre y el recurso hídrico con
pequeños sectores utilizados en ganadería extensiva. Los principales limitantes para el
uso de estos suelos son: baja temperatura, alta nubosidad, vientos constantes, pendientes
escarpadas y poca profundidad efectiva.

SUELOS DE PIEDEMONTE: este paisaje se encuentra en la base de la cordillera oriental


formando una faja estrecha y paralela a esta, en alturas que oscilan entre 200 y 700
metros sobre el nivel del mar (msnm) ampliándose hasta el río Metica. Los tipos de relieve
predominante son las terrazas y abanicos. El material parental esta conformado por
sedimentos mixtos aluviales que recubren depósitos de cantos y gravas poco alterados,
completados con arcillas y conglomerados en algunos sectores.
Este paisaje lo conforman suelos de evolución variable que abarca desde poco alterados
hasta suelos muy evolucionados con bajo contenido de minerales meteorizables y
predominios de arcillas de baja actividad, distribuidos en un relieve plano a ligeramente
ondulado.
La unidad correspondiente al nivel más alto dentro de las terrazas de piedemonte. Estas
terrazas tienen origen tectónico, reflejando un movimiento diferencial de varias partes del
terreno al lado y lado de los planos de falla. Estos niveles antes y después de su
formación han recibido diferentes aportes aluviales de los ríos procedentes de la cordillera,
razón por la cual presenta una acumulación de gravas, cascajo y piedras localizadas a
diferentes profundidades. Su relieve es plano a ligeramente ondulado con pendientes de
0-7% y están afectados por escurrimientos difusos generalizados. Estos suelos se han
desarrollado a partir de sedimentos finos aluviales que recubren depósitos de cantos y de
gravas mediante alterados; son profundos bien drenados y de textura fina a
moderadamente fina.
La mayor parte de la unidad esta afectada por escurrimientos difusos. En la parte apical de
los abanicos hay pedregosidad superficial que limita la profundidad efectiva radicular y
restringe el uso agropecuario.
La cobertura vegetal de esta unida geomorfológica la constituye en su mayoría vegetación
graminoide con predominio de pastos introducidos como brachiaria, que alternan con
algunos cultivos de arroz bosque de galería ubicados, caños y quebradas del sector y
pequeños relictos de bosque natural.

SUELOS DE LA PLANICIE ALUVIAL: el paisaje se localiza a lo largo y ancho de los ríos,


Guatiquia, Negro y Ocoa que descienden de la cordillera inicialmente con régimen
trenzado y posteriormente a medida que la pendiente se suaviza cambian a régimen
meandrico. Se encuentra a una altitud entre 100 y 500 metros, en clima cálido húmedo y
muy húmedo a temperatura superior a 24°C, y precipitaciones promedias anuales mayores
a 2.000 mm. Esta constituido por varios niveles de terrazas de diferente edad y planos
anegadizos actuales el material de origen de los suelos de esta unidad geomorfológica lo
constituye básicamente sedimentos aluviales mixtos depositados sobre capas de
fragmentos rocosos redondeados de diferente tamaño y composición (piedras, cascajos,
gravilla).
Figura No. 11 Suelo Aluvial.

Los suelos presentan diferentes grados de evolución en concordancia con la posición que
ocupan. En los niveles superiores de terraza está los suelos muy evolucionados,
caracterizados por su pobreza nutricional y alta acidez; mientras que en las vegas de
plano anegadizo y los niveles bajos de terraza predominan los suelos pocos
evolucionados y con mejores contenidos nutricionales el relieve es plano a ligeramente
ondulado, con pendientes inferiores al 7%.
Debido a su posición, al lado y lado de los principales cursos de agua la planicie esta
sujeta a inundaciones y a encharcamientos periódicos, estrechamente relacionados con
las épocas de mayor precipitación.
La planicie en gran parte esta cubierta por vegetación herbácea (graminoide),
principalmente pastos naturales e introducidos que alternan con cultivos de arroz, maíz,
sorgo, soya, yuca, plátano, frutales (cítricos, papaya) y palma africana.
Sus limitantes en su uso y manejo de encharcamientos periódicos, el nivel freático
fluctuante, la saturación con aluminio y la baja fertilidad.

SUELOS DE VALLE: Esta posición geomorfológica corresponde a superficies fluvio-


depositacionales encajonadas dentro de paisajes de relieve más alto, localizadas en fajas
alargadas, angostas y paralelas al cauce de los ríos Ocoa, Salinas y caños grandes que
drenan el área de estudio. Comprende el plano de inundación activo de río meandrico y
los vallecitos coluvio-aluviales de los principales caños segundarios que drenan las aguas
del paisaje de piedemonte, con un relieve plano a ligeramente plano y pendiente menores
del 3%. Los suelos se han desarrollado a partir de materiales mixtos de origen aluvial y
coaluvial son imperfectos a pobremente drenados y superficiales a moderadamente
profundos limitados por el nivel freático fluctuante.
Este paisaje presenta un material basal constituido por depósitos mixtos de carácter
aluvial-coluvial, que han dado origen a los suelos poco evolucionados, distribuidos en
áreas de relieve plano y bajo clima ambiental cálido húmedo.
La cobertura vegetal corresponde a bosques naturales llamados de galería, con especies
vegetales arbustivas y herbáceas que alternan con cultivos de pan coger y en algunos
sectores, comerciales de arroz, yuca, plátano, maíz, y cítricos. El uso de estas tierras
corresponde a la agricultura, ganadería de tipo semi-intensivo y preservación de la flora y
la fauna silvestre.
Las inundaciones, los encharcamientos, el nivel freático fluctuante asociada a los periodos
invernales, los niveles altos de aluminio y la baja fertilidad a causa del continuo lavado de
nutriente de estos suelos, para la adecuada explotación y que limitan el uso de estos
suelos.

Figura No. 12 Suelo Lacustre.

PERFIL DEL SUELO


La profundidad de un perfil de suelo depende de muchos factores incluyendo el uso de la
tierra, la inclinación de la superficie, el clima y el lecho de roca. Entre las tierras tropicales
un perfil puede alcanzar muchos metros de profundidad, mientras que uno ubicado en la
cima de un cerro presenta sólo unos pocos centímetros de profundo, conforme pasa el
tiempo, los depósitos de suelo sufren un proceso de maduración. Cada depósito de suelo
desarrolla entonces un perfil característico cerca de la superficie del suelo hasta donde
alcanza la intemperización y la acción disolvente del agua que se mueve hacia abajo. El
perfil que se desarrolla no depende únicamente de la naturaleza del depósito sino también
de la temperatura, cantidad de las lluvias que caen y del tipo de vegetación. Bajo ciertas
condiciones pueden desarrollarse perfiles complejos, particularmente con suelos viejos en
regiones húmedas; en regiones secas los perfiles pueden ser obscuros.
El perfil de un suelo es la descripción de sus horizontes, desde los superiores hasta los
más profundos. Estos horizontes o capas se aprecian en un corte transversal, calicata o
hueco de 2 a 3 m de profundidad y se diferencian por su color y textura. El espesor de
cada horizonte es variable en los distintos suelos por la eficacia de los agentes erosivos, la
intensidad de los procesos formadores del suelo y el tiempo que haya tomado su
formación. Algunos suelos han perdido horizontes por la erosión y otros no se han
consolidado por alteraciones en el proceso de formación. En los suelos cultivados, los
horizontes superiores, O, A, y en ocasiones, B, se mezclan por el laboreo para formar la
capa arable y entonces se designan horizontes Ap. La notación B2t indica una capa de
máxima acumulación iluvial de arcilla en el horizonte B2, Btr, una acumulación iluvial de
hierro en el horizonte B, y Bhir, que además hay una considerable concentración de
humus.
Algunos suelos carecen de uno o más horizontes, por la diferente intensidad como han
actuado los factores formadores del suelo. La unión de los horizontes O, A y B constituyen
el solum o porción del perfil desarrollado por los procesos constructivos del suelo que se
logran diferenciar de los materiales de origen.

HORIZONTE O: Constituye la primera capa del suelo y es la superficie expuesta a la


eluviación o lavado de sus elementos. Esta formado por materia orgánica en diferente
grado descomposición.

Subhorizonte O1. Esta subdivisión se presenta cuando hay una capa definida de materia
orgánica constituida por residuos de animales o vegetales sueltos, con abundancia de
pequeños animales encargados de desintegrarlos, descomponerlos y mezclarlos. Este
horizonte se presenta en los bosques no alterados, en reservas forestales, donde la
acumulación de hojarasca y otros desechos orgánicos pueden medir hasta 1 m de
espesor.

Subhorizonte O2. Su materia orgánica tiene mayor concentración de minerales. Puede


ser compacto, fibroso o granuloso, los organismos que aloja son en una mayoría
microscópica, con excepción la lombriz de tierra.

HORIZONTE A: Esta constituido por horizontes minerales ya formados o en proceso de


formación en la superficie o zona adyacente; están enriquecidos por la acumulación iluvial
o lavado hacia dentro de materia orgánica y que han perdido arcilla, hierro o aluminio por
eluviación o lavado hacia fuera y, como consecuencia, poseen una concentración residual
de cuarzo y otros materiales resistentes. Su fertilidad es superior a la del horizonte O.

Subhorizonte A1. Su concentración de materia orgánica disminuye y da paso a la


Fracción mineral. Su color marrón, característico de la materia orgánica, es de carácter
iluvial.

Subhorizonte A2. En esta capa predominan las características de eluviación. Su


concentración de materia orgánica es cada vez menor y, con ello, su color tiende a
aclararse.

Subhorizonte A3. Es una capa de transición entre A y B. Por lo general, no se logra


diferenciar.

HORIZONTE B: Enriquecido por la sedimentación de los horizontes superiores e


inferiores, tiene máxima acumulación de silicatos arcillosos. Este enriquecimiento no es
sólo iluvial, pues dentro de él se originan reacciones que sintetizan silicatos arcillosos y
arcilla óxidos como gibsita (Al2O3-3H2O) y geotita (Fe2O3H2O), que le dan los colores
rojizos, más fuertes y obscuros que en los demás horizontes. En regiones áridas, el
carbonato de calcio (CaCO3), el sulfato cálcico (CaSO4) y otras sales, pueden acumularse
en este horizonte, en el cual es común encontrar estructura granular, blocosa o prismática,
si la textura propicia cambios de volumen cuándo hay variación de humedad.

Subhorizonte B1. Es una capa de transición. Si lo hay, se parece más al horizonte B que
al A.

Subhorizonte B2. Constituye una zona de acumulación formada por arcillas silicatadas y
arcillas óxidos, compuesto de hierro y aluminio. En los suelos áridos, es común encontrar
la estructura columnar.
Subhorizonte B3. Región de transición ente B y C por lo general, no se nota en muchos
suelos.

HORIZONTE C: Es una capa ligeramente afectada por los procesos de meteorización.


Puede proceder de la roca subyacente o haber sido de otra parte y depositada sobre la
roca madre.

Figura No.13 El perfil del suelo.


Bibliography

SSS; ISRIC; FAO. "World reference base for soil resources" . FAO. 91 pp. Roma, 1998.

FAO. "Major Soils of the World. Revised Legend." CD-Rom. FAO Roma 2002.

FAO; UNESCO. "Soil map of the world. Revised Legend." FAO. 119 pp. Roma, 1988.

Soil Survey Staff. (SCS. USDA). "Keys to Soil Taxonomy" 8th Ed. Pocahontas Press, Inc.
603 pp. Blacksburg, Virginia (USA), 1999.

Bieniawski, Z.T. 1989. Engineering Rock Mass Classifications. Editora Jhon


Wiley & Sons. New York. 251p.

Deer, D.U., y Patton, F.D. 1971. Estabilidad de Taludes en Suelos Residuales.


Memorias del Cuarto Congreso Panamericano de Mecánica de Suelos e
Ingeniería de Fundaciones. San Juan-Puerto Rico, pp. 93-175.

Hoek, E. 1998. Applicability of the Geological Strength Index (GSI).


Classification for very Weak and Sheared Rock Masses. The Cases of the Athens
Schist Formation. Bulletin of Engineering Geology and the Environment, 57(2):
151-160.

International Society for Rocks Mechanics (ISRM). 1978. International Journal


of Rock Mechanics and Mining Science & Geomechanics, Abstracts, 15: 319-
368.

Juárez, B., y Rico, R. 2004. Mecánica de Suelos. Editorial Rabasa. Tomo I.


Reimpresión. México. 275 p.

También podría gustarte