Está en la página 1de 1

La pared donde escribieron los profetas se esta rompiendo en su base, así lo predijo el REY CRIMNSON.

Y es que el corazón del gobierno Norte Americano, ha sentido en carne propia el terror tras la traición de la segunda
bandera de la nación. Su presidente; Éste, a mancillado a la majestad de la presidencia de los Estados Unidos de
Norte América con un acto que demuestra el estándar de una arcaica mentalidad de poseer lo que desea a costa de
lo que sea. Seguro podemos preguntarnos, que no es éste el modelo de pensamiento ejercido por los ulteriores

presidentes a Truman, ¿respecto al dominio de los pueblos del Sur del continente americano?

Para nadie es un secreto del como lograron el dominio del Norte del continente tras un genocidio sistemático que
acabó con el 90% de sus habitantes y verdaderos dueños del territorio americano. El mismo sistema trataron de
ejercerlo en el Sur sin embargo fuimos salvados por aquel adagio que reza así, quien mucho abarca poco aprieta.

Hoy a pesar del exterminio, nos hemos sobrepuestos y hace mucho que dejamos de ser Abel. Desde entonces y
hasta la reconquista incluyendo a las tierras del Norte, los verdaderos invasores no tendrán paz.

En los actuales momentos, El “poderoso” gobierno de Norte América, se encuentra descendiendo por la cascada más
intrínseca de sus aventuras, las poderosas tensiones a la que está sometido no solo son extraordinarias ya que los
cambios son tan radicales que no dejan lugar a distensión alguna. Ellos saben que de fallar entraran en un descontrol
que los llevará a un caos seguro. Una estrategia poco asertiva a fin de desviar la atención es el murito fronterizo. Sí,
un murito que solo es funcional para aquellos que obtendrán beneficio de él. Todo esto es debido a que cualquiera
puede asegurar que ese murito no posee nada que no tenga el Everest, y todo ello, debido a una supuesta invasión
la cual ya sea hoy o mañana el resultado es un hecho inevitable. El solo hecho de concebir el murito, nos habla de
una de las tensiones a la que está sometido el “imperio”. Por lo que considerar dedicar mente a un problema cuyo
resultado es solo cuestión de tiempo, y sin embargo el hecho se vuelve terrible debido a que ese futuro representa
un martirio para aquellos que se niegan a devolver lo que nunca les ha pertenecido sintiendo con ello, como el
destierro les alcanza.

En lo personal considero que el gobierno de Norte América, no tendrá un mejor momento como el presente para dar
inicio a una nueva era de conciliación con sus hermanos pueblos del Sur (sus verdaderos vecinos) junto a aquellos
quienes, con sudor, lágrimas y sangre, una horrible y al mismo tiempo hermosa historia. Se han ganado el derecho
de llamarse americanos como los son aquellos hombres y mujeres desraizados de sus verdaderos orígenes como lo
africanos y otros tantos engañados del resto del mundo incluyendo a aquellos que se aventuraron en busca de su
felicidad en nuevos horizontes. Por supuesto este cambio no será real sin antes reconocer, rehacer y formalizar con
valederas normas de respeto y hermandad entre los pueblos del gran continente americano.

América y su eterna primavera, África y su eterno verano, Asia y su eterno otoño y la Europa y su eterno invierno.

El continente australiano es un lobo rebelde que hace mucho se desprendió de la gran madre Pangea.

Atentamente: José Mauricio Díaz. Ttru3noplasm4@gmail.com