Está en la página 1de 2

1.

Que es un Proyecto

Se entiende por proyecto a una planificación consistente en un conjunto de actividades que se


encuentran interrelacionadas y coordinadas, con el fin de alcanzar resultados específicos en el
marco de las limitaciones impuestas por factores previos condicionantes: un presupuesto, un
lapso de tiempo o una serie de calidades establecidas.

Los proyectos suelen comprenderse como la preparación y disposición por escrito de los
elementos teóricos, materiales y humanos que se necesitarán para elaborar un producto, servicio
o resultado único.

Los aspectos formales y teóricos de un proyecto varían dependiendo de la naturaleza del mismo y
de su objeto de estudio, así como las partes que lo componen. Por ejemplo, algunos podrán hacer
hincapié en sus fuentes bibliográficas, mientras que otros lo harán en su metodología o su impacto
una vez terminado.

Un proyecto tiene más probabilidades de resultar exitoso cuando quien lo lidera (es decir, quien se
encuentre a cargo del mismo) establece algún tipo de sistema de control o método a través del
cual se monitorice a lo largo de las etapas todos los avances (o inconvenientes) del proyecto en
base a lo que fue planeado. De modo que puedan realizarse a tiempo las modificaciones
necesarias para lograr un mejor resultado y así concretar todos los objetivos.

2. ¿Qué debe hacer una organización, para desarrollar un producto y/o servicio?

Los gustos y necesidades del consumidor varían con el tiempo, las nuevas tecnologías se suceden a
gran velocidad, la competencia aumenta a causa de la internacionalización de los mercados,
aparecen nuevas variables como normativas sobre seguridad para el consumidor, o sobre
protección del medio ambiente, que representan restricciones al diseño, etc. Todos esos cambios
ofrecen oportunidades nuevas que favorecen (y en algunos casos imponen) la aparición de
productos nuevos.

La selección y el diseño de nuevos bienes y servicios son vitales para la supervivencia y el


crecimiento de la empresa. No sólo el coste y la calidad del producto dependen del diseño, sino
que éste también condiciona el proceso productivo y puede ser un factor estratégico a la hora de
superar a los competidores o, al contrario, puede comportar pérdidas de cuota de mercado si no
resulta adecuado.

Debemos ser conscientes además de las dificultades en este contexto, en especial en entornos con
una alta componente de innovación. En numerosas industrias tecnológicamente avanzadas se
encuentran los siguientes rasgos en común:

 Competencia global y doméstica creciente


 Desarrollo continuado de nuevas tecnologías, que hacen obsoletos rápidamente a productos
existentes.
 Necesidades y demandas cambiantes de los clientes que truncan los ciclos de vida de los
productos
 Superiores costos de desarrollo de nuevos productos
 Necesidad creciente de involucrar a organizaciones externas en el proceso de desarrollo de
nuevos productos (clientes, proveedores, colaboradores estratégicos, alianzas, etc.)

Es obvio que la empresa ha de procurar que los productos que comercializa incorporen las
características deseadas por el usuario. Ha de averiguar qué funciones interesan al cliente y cuánto
está dispuesto a pagar por ellas, sin olvidar en ningún momento que el producto o servicio,
además de elementos tangibles, viene acompañado en muchos casos de ciertos aspectos
intangibles que pueden influir en la percepción del consumidor.

Por todo ello es imprescindible poner a disposición del equipo de desarrollo de productos toda la
información disponible sobre necesidades y gustos de los consumidores, productos de la
competencia, requisitos del producto para que sea posible su posterior fabricación, exigencias de
calidad, etc. Por ello este equipo debería estar formado por personas de diferentes áreas
funcionales de la empresa. Si esto no se hace, es posible que aparezcan defectos que pueden
pasar inadvertidos hasta que el producto llegue al consumidor final, cuando es demasiado tarde
para evitar problemas de imagen de la compañía.

Conclusión:

Se puede expresar que el proyecto actualmente es necesario en la vida cotidiana, donde cada día
que pasa el mundo evoluciona, el proyecto es una estructura formal de una idea de negocio donde
un emprendedor estudia y concreta un servicio o producto, para suplir las necesidades de un
mercado amplio y competitivo.

Angelo Bafunno.