Está en la página 1de 2

1.

exponer un caso donde se genere un conflicto en el ámbito laboral, sus causas y las

diferentes soluciones que se pueden aplicar al mismo.

Existen infinidades de casos, por los cuales se puede generar conflictos en el ambiente
laboral, entre ellos podemos mencionar:
Diferencias en carácter, culturales, de valores y filosofías. Disputas sobre recursos
compartidos. Problemas de semántica. Escasa o excesiva comunicación. Malos manejos de
los canales de comunicación. Incompatibilidad de los miembros con la estructura del
equipo, etc.

Un caso a exponer es el trabajo en equipo…

El trabajo en equipo es una de las competencias más valoradas por los reclutadores, porque

cuando un empleado trabaja en equipo, la creatividad y el aprendizaje de éstos mejora, su

nivel de estrés se reduce y el desempeño y la productividad aumentan. Ahora bien, en los

casos en los que los trabajadores deciden ir por su cuenta y el trabajo en equipo no se

manifiesta en la empresa, es posible que se generen conflictos.

Por otro lado, una mentalidad muy individualista puede llevar a que se vea con

desconfianza a los demás, y en esas situaciones es fácil malinterpretar ciertos

comportamientos y atribuirlos a las ganas de destacar por encima de los compañeros de

trabajo.

Frente a esta problemática, y De acuerdo con la taxonomía aportada por Rahim (1992) y

Thomas (1992), hay cinco estilos de enfrentar un conflicto, esos estilos son:

Competición Colaboración, Compromiso, Conformidad y Evitación.


Soluciones planteadas.

Aprender a escuchar a otros. Cultivar la empatía. Enfrentar el conflicto (no evitarlo).

Cultivar el gusto por vencer las dificultades, disfrutar la vida y las relaciones. Fomentar una

actitud de ganar-ganar (nivel individual y grupal). Aprender a tener disposición, así como

una actitud tolerante y asertiva para negociar. Encauzar la agresividad evitando los

extremos de reprimir y explotar.

Algunas técnicas pueden usarse para la resolución de conflictos son el de Analizar y

diagnosticar el problema y las actitudes que ocasionan el conflicto. Buscar y encontrar

alternativas de acción para resolver el conflicto. Elegir la opción más adecuada y la

estrategia para resolver el conflicto. Desarrollar habilidades para la negociación. Utilizar la

votación cuando no se llega a la unanimidad en un asunto. Si es necesario recurrir a la

mediación y el arbitraje. En casos especiales recurrir a la resistencia pasiva con firmeza,

pero sin brusquedad destructiva. Practicar técnicas de relajación que ayuden a obtener

serenidad y controlar las emociones.

También podría gustarte