Está en la página 1de 3

RESEÑAS

Miguel GARCIA-BARÓ, Elementos de antropologíafilosofea,México:


Jitanjáfora Editorial, Morelia, 2012, 228 pp., ISBN 978-607-95854-3-3.
El título que preside este nuevo libro «acontecimiento» (en terminología feno-
del profesor García-Baró refleja bien la menológica), es decir, una experiencia que
forma de su escrito. No se trata de un ma- nos saca del juego infantil y superficial y
nual al uso, sino más bien de los elementos nos enfi-enta con la seriedad de la vida. El
e ideas necesarias para una reflexión radical autor señala dos acontecimientos primor-
sobre la vida humana. Acaso es este rasgo, diales: la experiencia de la finitud temporal
la radicalidad, lo que más caracteriza e im- y por tanto de la muerte y la experiencia
presiona de estas páginas (y en general del del primer amor. Y es esta segunda la que,
pensamiento y obra de García-Baró). Radi- además, abre el camino de la mística. Bu-
calidad en lo pensado, como puede verse ceando en estas experiencias se llega a lo
cuando advierte que no se puede pensar la más índmo y esencial del ser humano, al
vida humana hoy -tras los horrores del sentido que más importa y necesitamos.
siglo XX- como si no hubiera pasado nada; Los dos siguientes capítulos están muy
radicalidad en el modo de pensar, llegando conectados. El cuarto capítulo ofi-ece una
al límite de los argumentos y problemas; y reflexión sobre la ley y el individuo basada
radicalidad en la propia vivencia e implica- en el Critón de Platón, revelándose plena-
ción del pensar lo pensado, retomando la mente actual. Y el quinto aborda el proble-
idea socrática de que examinar la propia ma del multiculturalismo, señalando las
vida es nuestro primer deber moral. posibilidades y los límites de la relación en-
Con este estilo el autor recorre los nue- trefilosofi'ay cultura. El sexto ensayo trata
ve capítulos que componen el libro. El pri- de la filosofía de la religión, que -como fi-
mer capítulo puede resultar sorprendente losofia de lo absoluto- puede entenderse
en un libro de antropología, pues se ocupa como filosofia primera: los referentes ins-
del espacio. Pero se ü-ata de un acerca- piradores aquí son Husserl y, sobre todo,
miento muy original al modo de entender- san Agustín.
nos en el mundo (desde los orígenes grie- En los tres últimos capítulos se ofi-ecen
gos) y de entender nuestro propio cuerpo sendas exploraciones de lo antes descubier-
espacial. Como lógica continuación, en se- to. En primer lugar, se alumbra la necesi-
gundo lugar se aborda de manera muy ilu- dad de que los valores y deberes se inser-
minadora, en clave platónica, la sexualidad ten, sostengan y preparen en hábitos,
humana; así, el amor lo abarca todo ascen- costumbres y virtudes. Estos son esenciales
diendo hacia lo superior, dando así la me- para no olvidar la seriedad de la vida ni la
dida del amor ordenado a cada dimensión realidad de la muerte, de cuya experiencia
humana. El tercer capítulo es uno de los exhibe aquí el autor una descripción ma-
más impregnados del espíritu socrático gistral. A continuación se aborda el tema
que informa todo el libro (junto a un in- del lenguaje y del diálogo como constitui-
tenso sabor kierkegaardiano). Analiza dos dos por sentidos y significados que reflejan
caminos de búsqueda de la sabiduría: la fi- y proceden de la propia vida. Vida humana
losofi'a y la mística. La filosofi'a se perfila cuya plenitud se revela en el recuerdo de la
como la ineludible obligación de aclarar verdad, en el discurso verdadero que no es
las verdades de las que cada uno vive, pues sino un reflejo del logos eterno. Por últi-
de ello depende la actuación. La seriedad de mo, se trata la escuela o educación en el
esta tarea aparece cuando se vive un colegio. Puede parecer éste un tema me-

SCRIPTA THEOLOGICA/VOL. 45/2013 813


RESENAS

nor y poco esencial para la antropología, norando los dramáticos interrogantes de


pero no es así. Por un lado, acentúa el rea- que un niño se plantea ya en el despertar
lismo del discurso de García-Baró (por lo de la vida.
demás, sobradamente acreditado por las El libro concluye con un epílogo espe-
experiencias que describe); y por otro, se ranzado: a pesar de la precariedad de sen-
descubre su capital importancia al advertir tido de la vida bumana, personal y social,
que es la escuela el lugar fundamental -en anida en el bombre un deseo profundo de
necesaria colaboración con la familia- de la verdad, y cabe esperar además que nos sal-
confrontación del bombre con la verdad. gan al encuentro acontecimientos que des-
Así, los padres y maestros tienen un papel pierten tal deseo e iluminen la capacidad
imposible de exagerar en una sociedad do- de la razón para comprender su sentido re-
minada por el mercado y la propaganda, y velador.
que relega la cuestión de la verdad a quin-
to orden de importancia, por lo menos, ig- Sergio SÁNCHEZ-MGALLÓN

José Ángel GARCÍA CUADRADO, Grandeza y miseria humana. Una lectura


del Diálogo de la dignidad del hombre (Ferndn Pérez de Oliva), Pannplona:
Eunsa («Astrolabio»), 2013,120 pp., 13x21, ISBN 978-84-313-2940-2.

Grandeza y miseria humana presenta cos que pueden encontrarse en el Diálogo de


dos partes bien diferenciadas: por im lado, la dignidad del hombre (autor, temas, esdlo,
la amplia introducción de José Ángel Gar- historia del texto...); de las numerosas claves
cía Cuadrado al Diálogo de la dignidad del que ofrece para la lectura del Diálogo sólo
hombre, de Eemán Pérez de Oliva; por qtiiero destacar una: el libro es un «espejo
otro, una edición -anotada y con la grafi'a de la cultura europea de entonces, con sus
actualizada- del Diálogo. logros y crisis» (p. 26). Pérez de Oliva no es
La introducción al Diálogo se dirige a un pensador original -al menos en esta
un lector que no conoce la filosofía rena- obra- sino un fino observador de las ideas
centista española y que se interesa por los de su momento. Como es sabido, en los si-
orígenes de las teorías modernas sobre la glos XV y XVI la cultura crisdana europea
dignidad bumana. La tarea que se propone se fragmentaba por muy diferentes razones:
el autor, en consecuencia, dene que resol- entre ellas, la idea del bombre en uso. En
ver dos problemas fundamentales: explicar este senddo, en la introducción se recogen
bien las caracterísdcas del Diálogo y rela- los debates renacendstas sobre la dignidad
cionar su contenido con temas que atrai- del bombre señalando el origen -crisdano o
gan la atención del lector. pagano- de las principales posturas.
García Cuadrado ba dedicado la mayor El segundo prolslema -relacionar el
parte de su invesdgación a la antropología contenido del Diálogo con cuesdones de ac-
del Siglo de Oro, es decir, se trata de un es- tualidad- se resuelve en veindocbo páginas
pecialista en los temas abordados en el Diá- de «claves antropológicas que ban cuajado
logo. Gracias a este conocimiento de la filo- en la modernidad» (p. 42). Comenzando
sofi'a renacendsta española expone con por la dignidad personal y su fundamento,
precisión de erudito los aspectos más técni- se pasa por la biología y la relación con la

814 SCRIPTATHEOLOGICA/VOL. 45 / 2013


Copyright of Scripta Theologica is the property of Servicio de Publicaciones de la
Universidad de Navarra, S.A. and its content may not be copied or emailed to multiple sites or
posted to a listserv without the copyright holder's express written permission. However, users
may print, download, or email articles for individual use.

También podría gustarte