Está en la página 1de 69

DEL SEMINARIO

¿Oiga señor, y ese fusil para qué? Pedagogía de la memoria para el ¡Nunca Más!
Báez Monsalve, Juan Fernando; Blanco Buriticá, Yubert David; Bonilla Castillo, Sergio; Camelo Romero, Óscar Eduardo; Carrero Romero, Sara
Alejandra; Castaño Amortegui, Carolina; Martínez Ruiz, Ronald Steve; Rivas, Carlos Mario; Valbuena Latorre, Paola Fernanda; Vargas Peña, María
Camila; Yopasa Calderón, Carolina.

El preguntario del seminario ¿Oiga señor, y ese fusil para qué? Pedagogía de la memoria para el ¡Nunca Más! Bogotá: Universidad Pedagógica
Nacional., 2019.

42 pp
Incluye referencias bibliográficas.

Universidad Pedagógica Nacional

Primera edición, 2019

Estudiantes del seminario ¿Oiga señor, y ese fusil para qué? Pedagogía de la memoria para el ¡Nunca Más!
Coordinadores editoriales y correctores de estilo

Sergio Bonilla
Ilustración de portada

Paola Valbuena, Jeffrey Garzón y Diana Tinjacá


Edición.

Estudiantes del seminario ¿Oiga señor, y ese fusil para qué? Pedagogía de la memoria para el ¡Nunca Más!
Ilustraciones

Jeritza Merchán Díaz


Comité académico

Nota editorial: El título de la presente obra surge del libro ¿Oiga señor, y ese fusil para qué? Pedagogía de la memoria para el ¡Nunca Más! de las
maestras Piedad Ortega, Jeritza Merchán y Clara Castro.

Cómo citar
APA: Báez, J., et al. (2019). El preguntario del seminario ¿Oiga señor, y ese fusil para qué? Pedagogía de la memoria para el ¡Nunca Más! Bogotá:
Universidad Pedagógica Nacional.
“Los espacios habitados por la escuela en resistencia son de proximidad,
ocupados por sentimientos, emociones y cuerpos narrados y narrables; morados
por saberes y conocimientos plurales”.

(Ortega, P., Merchán, J. & Castro, C. 2018, p.27)


El Preguntario
Del seminario ¿Oiga señor, y ese fusil para qué? Pedagogía de la memoria
para el ¡Nunca Más!

Resumen: La presente obra surgió en diciembre de 2019 desde la labor investigativa del grupo de
estudiantes del seminario ¿Oiga señor, y ese fusil para qué? Pedagogía de la memoria para el ¡Nunca
Más! del grupo de investigación Educación y Cultura Política. Este se encuentra dentro del énfasis
Historia de la Educación, la Pedagogía y Cultura Política de la Maestría en Educación adscrita a la
Facultad de Educación de la Universidad Pedagógica Nacional en Bogotá, Colombia.
La motivación para el surgimiento de las preguntas se relaciona con el fusil como símbolo, conforme
lo estudiado en Cassirer por los estudiantes vinculados al seminario. Así, partió de una serie de
actividades planteadas por estos profesionales de la investigación educativa, que las llevaron a cabo en
una serie de diferentes escenarios con grupos de personas igual de diferentes, pero que compartían en
última instancia una serie de inquietudes sobre la realidad política que los delimita y ordena.

Palabras clave: Fusil, pedagogía, conflicto, sociedad.


Agradecimientos

A todas las madres, padres, hermanas y hermanos de cada uno de los profesionales de la
investigación educativa vinculados al seminario y que hicieron posible esta obra. A todos
estos queridos familiares que sin duda han sabido ser los pilares fundamentales para
llegar y sacar adelante esta valiosa oportunidad educativa, siendo al día de hoy toda una
realidad.

Igualmente, no podemos dejar de agradecerle a nuestra maestra Jeritza por guiarnos en


esta experiencia formativa de la manera más cálida, atenta y cordial desde el trato
humano y solidario con cada uno de los estudiantes de este seminario y de todas sus
clases. Sus enseñanzas son la luz que orienta el cambio pedagógico necesario para
afrontar los nuevos retos educativos del siglo XXI.
Presentación

El Preguntario se realizó desde la labor investigativa del grupo de estudiantes


del seminario ¿Oiga señor, y ese fusil para qué? Pedagogía de la memoria para
el ¡Nunca Más! Este se enmarcó en los hechos políticos y sociales que dieron
origen al gran paro nacional de noviembre y diciembre de 2019, hito histórico
que no se presentaba desde el gran paro de 1977, uno de los más violentos de la
historia de Colombia y de Sur América.
Introducción

El siglo XX fue el siglo de la guerra en Colombia. La Guerra de los Mil Días


inauguró un tiempo que estaría sostenido por disputas sociales nunca acabadas.
En consecuencia, se generó un desconocimiento del otro, por la eliminación del
contrario y por la violencia, hasta introducirse en la configuración misma de la
cotidianidad de las y los colombianos. Por eso, es innegable que Colombia es un
país en guerra: el bipartidismo, el Frente Nacional, los años del narcotráfico,
los noventa y las primeras décadas del siglo XXI.

La llegada de la Seguridad Democrática y la guerra contra el terrorismo, han


marcado hitos diferenciadores desde una misma estructura colectiva: Colombia
como escenario de guerra. Por eso, nombrar al fusil es hacer referencia a largos
periodos de conflicto, de odios, de heridas que no sanan, de muertes y
venganzas, de temores, de miedos constantes y de desconfianza que continúan
presentes. Estos hechos se recuerdan y, al mismo tiempo, se desean a veces
olvidar por completo.
Pero, ¿puede el fusil representar algo más? En otras palabras, ¿puede el fusil tener
otras connotaciones en un contexto de guerra y conflicto como el colombiano?
Estos cuestionamientos abren la puerta a nuevos estadios sobre nuestro propio
conocimiento de la realidad que vivimos y, sobre todo, que interpretamos. Entonces,
preguntarse por las cosas que siempre nos han parecido naturales es también el
comienzo para generar posiciones críticas sobre el mundo que habitamos.

Además, preguntarnos por el alcance del fusil, por su propia naturaleza y, sobre
todo, por cómo puede reinterpretárselo para salir del laberinto de la guerra es
aprender que otros mundos, otras realidades y otras formas de ser también son
posibles. Preguntarnos por el fusil y por sus alcances es adentrarnos en esa
pedagogía de la pregunta que nos sitúa desde la prueba, desde el saber o no saber,
desde las posibilidades mismas del cuestionar. Como apuntan Fraire & Faundez
(2010). Adentrarse en la pedagogía de la pregunta es abrirse a “un diálogo con el
otro y la otra, a través de un ejercicio libre y actual, en el cual las palabras afloran y,
con ellas, las mujeres y los hombres que, sencilla y amorosamente, somos capaces de
ponernos en juego y también en lugar”.
Al preguntarnos no solo encontramos las otras caras de lo que siempre hemos
visto como homogéneo, también tenemos la posibilidad de adentrarnos en eso
que fue y que nunca debió ser, en lo que fue, pero ya no tiene que ser nunca
más. Preguntarnos es abrir la puerta a una postura ética, en la medida en que
cuestionamos lo que consideramos único y nos permitimos ampliar lo que antes
considerábamos como cerrado, como unívoco, como innegable.

Así, cuestionar al fusil como representante de la guerra y a la guerra misma es


también adentrarnos en lo que ese fusil y esa guerra han hecho con nosotros.
Es entender cómo el fusil puede estar presente en cada individuo, desde
diferentes situaciones, contextos y cuerpos. Así, se genera una pedagogía de la
memoria, en la medida en que ese ¡nunca más! de la guerra y del fusil es
también la oportunidad de comprender quiénes hemos sido, qué recordamos,
qué podemos recordar, cómo lo recordamos, hasta dónde y desde dónde lo
recordamos y cuáles son las posibilidades que se abren en este recordar.
Estos tres aspectos son, justamente, los que componen este Preguntario: la
guerra condensa en buena medida nuestra historia, pero para cambiarla, para
reconocernos como sujetos propositivos, necesitamos preguntarnos y
entendernos desde el cuestionamiento. Cuando nos entendemos desde la
guerra, nos situamos desde la pregunta y nos reconocemos desde la memoria,
podemos generar cosas nuevas, mundos nuevos.

Por consiguiente, es indispensable tener presente que las problemáticas que


giran en torno al conflicto en Colombia permean la escuela y que es nuestro
deber como maestros replantear nuestro propósito en la sociedad. Esto nos
lleva a pensar en la necesidad de evidenciar el papel transformador de la
educación, que nos invita acoger nuevas teorías sobre pedagogía.
Así, nace la pedagogía de la memoria planteada por Ortega, P.,
Merchán, J., y Castro, C., en su libro ¿Oiga señor, y ese fusil para qué?
Cuando afirma que:

nombramos la pedagogía de la memoria a partir de un reflexión sobre la experiencia


y la práctica en torno a los modos de constitución de sujetos y del agenciamiento de
procesos de formación. De igual modo, lo asumimos como un proyecto político-
cultural en el que la acción pedagógica se comprende como una relación de alteridad,
una relación con el Otro, una relación de ética basada en la responsabilidad y la
hospitalidad; una relación que se despliega en su potencial poético (la escucha, el
tacto, el relato y el cuidado) (p. 9).
Llevando a cabo este tipo de estrategias en la escuela y en los distintos espacios
donde exista una interacción entre personas, seguramente lograremos abordar
los desafíos que impone la escuela, donde esperamos conocer nuestra historia y
resignificarla como lo plantea Sacavino.

Por último, no debemos olvidar que este seminario se enmarca en la pedagogía


para el ¡Nunca más!. A través de esta, se promueve el sentido histórico y la
importancia de la memoria en lugar del olvido. Además, supone romper la
cultura del silencio, de la invisibilidad y de la impunidad presente en la mayoría
de los países latinoamericanos, lo cual es un aspecto fundamental para la
educación, la participación, la transformación y el desarrollo de la democracia.
Exige mantener siempre viva la memoria de los horrores de las dictaduras,
autoritarismos, persecuciones políticas, torturas, desapariciones, exilios y
muchas más violaciones de los derechos humanos. Implica saber releer la
historia con otros instrumentos y miradas, capaces de despertar energías de
coraje, justicia, verdad, esperanza y compromiso que impulsen la construcción y
el ejercicio de la democracia (Sacavino, 2015).
Así, como maestros es necesario realizar un ejercicio exhaustivo en las aulas, un
ejercicio de constante reflexión, tanto del maestro, como del estudiante, una
reflexión sobre su contexto, su realidad y la de los demás; así como de su papel
como agente transformador, es decir que, es responsabilidad de todos el hacer
realidad el emblema que nos propone la pedagogía de la memoria para el
¡Nunca más!, ¡Nunca más! A los horrores de la guerra.

A partir de lo anterior, este texto recoge experiencias, dudas, afectos, formas de


pensar situadas, estructuras de comprensión del mundo, entre otras cosas. Es el
reflejo de quienes preguntan y se sostiene en la capacidad de entender que las
preguntas, dentro del contexto de la guerra y como parte esencial de la
memoria, necesitan tener un rostro, unas palabras, unas formas de vida. Así,
entonces, este Preguntario recoge no solo dudas y cuestionamientos, sino
también propuestas de ser y de estar en el mundo, desde lo vivido, lo soñado y
lo deseado.
Provocación de la pregunta
*Por Diana Tinjacá Suta
La consultoría donde trabajo hace asesorías y evaluaciones de las políticas públicas a empresas
públicas y privadas, además se enfocan en diferentes proyectos, así que uno se mantiene al tanto de
los temas por medio de noticias o artículos. En este caso, están trabajando sobre valoración
económica, “la valoración económica es una herramienta de la economía, especialmente de la
economía ambiental que brinda la posibilidad de expresar en términos monetarios el valor que le
atribuimos al capital natural” (Ariza, 2019), de esta forma nos damos cuenta del costo de los
recursos naturales. La relación entre la economía y el medio ambiente en cada vez mas frecuente,
pues es fundamental para construir políticas públicas para la conservación y equilibrio de los
recursos y de esta forma contrarrestar el cambio climático.
De acá surge la duda sobre la relación de la economía y la guerra, pues el Estado colombiano
destina más de 3.3 % del PIB para la compra y mantenimiento de la fuerza pública, que se traduce
en destrucción y muerte tanto de vidas humanas como de recursos naturales, pero la duda es, sí se
hiciera una valoración económica de la guerra, entonces, preguntaría ¿cuánto vale la vida de un
soldado? El gobierno ¿dónde tiene más ganancias? En la preservación de su vida o en su muerte.

*Licenciada en filosofía. La provocación de la pregunta se realizó con personas de Teknidata consultores entre 30 a 40 años, - Bogotá
D. C.
Vector de duda de las preguntas
En el seminario ¿Oiga señor, y ese fusil para qué? el tema de estudio de la historia reciente
es la guerra y las comunidades negras, indígenas y campesinas son las más afectadas, así que
ellos son los que narran los testimonios de los horrores que ha tenido que vivir y esto
incluye el olvido del Estado y el rechazo de la sociedad colombiana. Así que, lo que intento
es contrastar estas experiencias con la formalidad de la economía que se muestra por medio
de cifras, de tablas, de gráficos que muestran el decrecimiento o crecimiento económico del
país.
Encuentro que en el “Banco Mundial registran a Colombia como el país de Latinoamérica de
mayor gasto militar en proporción a su Producto Interno Bruto (PIB)” (Telesur, 2016, párr.
2) con el 3.5% en el 2016, igualando a Estados Unidos como potencia en inversión militar.
Incluso esperaba que después de la firma del acuerdo de paz se redujera el presupuesto e
hiciera inversión en otros sectores, pero no fue así, la inversión para el gasto militar
aumentó “para 2018, el país invirtió US$10.600 millones” (La República, 2019, párr. 1).
Uno de los trabajos de la economía es hacer presupuestos, aconseja por medio de las cifras
donde depositar el dinero para obtener mayor ganancia, de esta forma, el gobierno decide
dónde invertir para que haya crecimiento económico, entonces la pregunta es ¿la inversión
en la guerra es la que más ganancias da al país?
¿Por qué el gobierno prefiere invertir en la guerra?
La bala
Calle 13
Hay poco dinero, pero hay muchas balas Y más cuando el camino se lo traza un infrarrojo
Hay poca comida, pero hay muchas balas la bala nunca se da por vencida
Hay poco gente buena, por eso hay muchas balas Si no mata hoy, por lo menos deja una herida
Cuidao' que ahí viene una (Pla! Pla! Pla! Pla!) Luego de su salida no habrá detenida
El martillo impacta la aguja Obedece a su patrón una sola vez en su vida.
La explosión de la pólvora con fuerza empuja
Movimiento de rotación y traslación
Sale la bala arrojada fuera del cañón
con un objetivo directo
la bala pasea segura y firme durante su trayecto
Hiriendo de muerte al viento, más rápida que el
tiempo
defendiendo cualquier argumento
No le importa si su destino es violento
Va tranquila, la bala, no tiene sentimientos
Como un secreto que no quieres escuchar
la bala va diciéndolo todo sin hablar
Sin levantar sospecha, asegura su matanza
Por eso tiene llena de plomo su panza
para llegar a su presa no necesita ojos
¿Cuánto valen las armas que usan los soldados, los paramilitares,
los guerrilleros, los narcotraficantes?

Por qué Pastrana y Uribe provocaron que Estados Unidos


tuviera una injerencia en los asuntos internos de Colombia,
una “intervención por invitación”, que se concretó en el Plan
Colombia y en la guerra contra el terrorismo (Silla
académica, 2019, párr. 8). Por qué los gobiernos de
Colombia actúan en beneplácito de Washington, contando
que en 1996 llega una sede de la Organización de las
Naciones Unidas a Bogotá y, entre el 1996-2005 en
Colombia se agudiza la guerra interna.
En este periodo, se incrementó la violación de los derechos
humanos, en el ¡Basta Ya! (2013) en la figura 1 se observa
que hay 14.000 civiles muertos en comparación con 2.000
combatientes caídos (p. 32). Además, que este periodo
sucedió las masacres de Bojayá, el Salado, Mondoñedo, etc.
Fuente: rankingsdevani (2014)
Entonces, la pregunta es ¿por qué con la ONU en Colombia
se incrementó la guerra? Sí, es el ente internacional para
mantener la paz ¿por qué sus sedes están en donde hay más
guerra?, ¿por qué la ONU no regula las armas de corto
alcance que usan las guerrillas, los paramilitares y
narcotraficantes?
Provocación de la pregunta
*Por Jeffrey Adrián Garzón Lasprilla

Durante el año académico, los estudiantes de once participaron en diferentes


actividades en el marco del proyecto pedagógico de memoria: “La liga de la
memoria del Colegio la Gaitana IED”. Cada curso abordó temáticas entorno al
conflicto armado durante el tercer periodo y los estudiantes del grado 1104 y
1105 decidieron conmemorar el quinto aniversario de los cuarenta y tres
desaparecidos de Ayotzinapa con el fin de entender la importancia de los
ejercicios de memoria, estos como actos de resistencia frente a prácticas
represivas tan atroces como las desapariciones forzadas.

*Docente de Ciencias Sociales. La provocación de la pregunta se realizó con estudiantes de grado once entre 15 y 17
años, pertenecientes al Colegio la Gaitana I.E.D. de Localidad 11 de Suba - Bogotá
Vector de duda de las preguntas
En el caso de los cuarenta y tres estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, esos “otros” no
deben ser una preocupación exclusiva de la sociedad mexicana. Recordarlos es un deber de
cada escuela latinoamericana porque en sus experiencias nos reconocemos como estudiantes
de escuelas públicas, condicionados por la misma desigualdad, inequidad e injusticia que
privó la llegada de los normalistas a sus hogares.
Buscar los cuarenta y tres desaparecidos, nuestros desaparecidos, es un acto de cuidar
nuestros vínculos, una acción de solidaridad en medio de luchas populares que nos permite
amparar a nuestros allegados en escenarios de vulnerabilidad. Dicho lo anterior, la categoría
alteridad en diálogo con los sucesos de México nos permitió preguntarnos ¿cómo le
perdemos el miedo al fusil? y ¿por qué hay un fusil en la escuela? Para responder, los
estudiantes abordaron la definición de desaparición forzada que aparece en el informe ¡Basta
ya! (GMH, 2013) luego, los estudiantes conversaron acerca de la responsabilidad del Estado
en las desapariciones.
Al final, cada estudiante abrazó la historia de un desaparecido con la intención de contar
cómo era su vida, esta actividad tuvo como centro la memoria y su lucha contra el olvido y, a
partir de esto, los estudiantes simbolizaron una siembra de árboles de memoria y cada fruto
contiene el recuerdo de un desaparecido de Ayotzinapa. Los árboles estuvieron en los
pasillos del colegio como una representación de acogida a los estudiantes que salieron de la
Escuela Normal Rural de Ayotzinapa y nunca regresaron.
¿Cómo le perdemos el miedo al fusil?
Antes De Que Nos Olviden
Caifanes

Antes de que nos olviden Aunque tú me olvides,


Haremos historia. Te pondré en un altar de veladoras,
No andaremos de rodillas; Y en cada una pondré tu nombre,
El alma no tiene la culpa. Y cuidaré de tu alma.
Amen.
Antes de que nos olviden
Rasgaremos paredes
Y buscaremos restos;
No importa si fue nuestra vida.

Antes de que nos olviden


Nos evaporaremos en magueyes,
Y subiremos hasta el cielo
Y bajaremos con la lluvia.

Antes de que nos olviden


Romperemos jaulas,
Y gritaremos la fuga; Ilustración inspirada en la pregunta 2: Título: En estos tiempos es más
No hay que condenar el alma. peligroso ser estudiante que delincuentes. Estilo: Imágenes sobre
silueta, Autores: Estudiantes de 1105 del colegio la Gaitana IED,
2019.
¿Por qué hay un fusil en la escuela?
Oración a los bostezadores
Luis Vidales

Señor.
Estamos cansados de tus días
y tus noches.
Tu luz es demasiado barata
y se va con lamentable frecuencia.
Los mundos nocturnales
producen un pésimo alumbrado
y en nuestros pueblos
nos hemos visto precisados a sembrarle a la noche
un cosmos de globitas eléctricas.
Señor.
Nos aburren tus auroras
y nos tienen fastidiados
tus escandalosos crepúsculos.
¿Por qué un mismo espectáculo todos los días
desde que le diste cuerda al mundo?
Ilustración inspirada en la pregunta 1 y 2: Título: Pensar diferente manera Señor.
1043 de morir. Estilo: Imágenes sobre silueta, Autores: Estudiantes de 1105 Deja que ahora
del colegio la Gaitana IED, 2019.
el mundo gire al revés
para que las tardes sean por la mañana
y las mañanas sean por la tarde.
Provocación de la pregunta
*Por Paola Valbuena Latorre
La fuente para suscitar la pregunta se enmarca en el diálogo a partir de hechos de
la cotidianidad. En este sentido, tomando como base noticias puntuales de la
actualidad se genera una conversación, en la que se prioriza la generación de
preguntas alrededor del conflicto armado y el derecho nacional e internacional
como instrumentos para perpetrar la guerra y legitimar el uso del fusil.
Estas preguntas nacen particularmente de la noticia del asesinato de la
gobernadora indígena Cristina Bautista del resguardo nasa de Tacueyó, al norte
del Cauca, el 30 de octubre del 2019. De esta forma, preguntarse por el fusil es
indispensable para romper la circularidad histórica. Se nombra el fusil para
generar emociones, dejarlas fluir y sentirlas como propias y todo esto se convierte
en memoria y en instrumento para no olvidar, para no repetir.

*Abogada de la Universidad la Gran Colombia y Licenciada en Filosofía de la Universidad Pedagógica Nacional. La provocación de la
pregunta se realizó con grupo de Abogados entre 27 a 35 años. Localidad de Chapinero - Bogotá
Vector de duda de las preguntas
El derecho ha sido un instrumento para legitimar el uso del fusil. La historia de
Colombia ha estado enmarcada, principalmente por la violencia y esta ha tenido
efectos en lo económico, político, cultural y legal. En este caso, lo legal se ha
configurado como una herramienta que ha desplegado dos vertientes, por una
lado, las leyes y el sistema judicial en Colombia han representado la única
esperanza para las víctimas de acceder a la justicia y a la reparación y, por otro
lado, las leyes y la rama judicial se han caracterizado históricamente por ser un
instrumento de las élites para perpetrar la guerra, para fortalecer y legitimar el
uso del fusil. Y, esto ha permitido configurar a través de las vías legales un modo
de sobreponer los derechos económicos (como el derecho a la propiedad) sobre
derechos fundamentales como la vida y la dignidad.
¿Qué papel juega el fusil en el despojo de tierra?

La tierra, esa que era nuestra, la de los indígenas, la


de los negros, la de los campesinos y los obreros. Esa
tierra en la que crecimos, en la que se dibujaron y
desdibujaron sueños, deseos, y anhelos. Esa misma
tierra con la que establecimos lazos, que era nuestro
hogar, parte de nuestro ser, en la que crecían cultivos
para alimentar a un pueblo lleno de hambre, hambre
en tantos sentidos. Esa misma tierra se nos convirtió
en nuestro enemigo, pues por ella nos mataron, nos
desaparecieron y nos torturaron. Llegaron hombres
de todos los lugares, hombres que parecían bestias
con sus fusiles fríos como garras… lo rompieron todo.
Disparando no solo a los cuerpos sino a algo más
grande, disparando directamente a nuestro coraje y Ilustración y texto inspirados en la pregunta (1): Estilo: Dibujo,
nos llenaron de miedo. Y así, como un nuevo dios que Fuente: Carrillo, J. y Andrade, O. (2011). Pequeñas Voces.
se impone sobre nuestros cuerpos y almas, en nombre
de la propiedad privada se fue con el viento nuestra
tierra, se fue con las balas y con el temor nuestro
lugar en el mundo.
¿Cómo el fusil pasa de ser un ARMA de eliminación física a ser un
arma de imposición ideológica?

Susúrrame palabras en frecuencias bajas


Inaudibles para el mundo distante y turbio que nos acecha,
Ese mundo de fusiles que nos ha distorsionado el pestañeo,
Que se ha empeñado en arrancar nuestro corazón
Y, en cortarnos la lengua para acallar nuestros cantos.

Suspira mis absurdas ideas acerca del futuro,


Cuéntale a mis pesadillas que no son tan absurdas,
Ahuyéntalas tú que sabes perseguirlas
Y entre tu esperanzadora calle conviértelas en quimeras.

Silenciemos juntos esas voces que murmuran “miedo”,


que se alejen sin retorno las ideas de una paz manchada de rojo
y sin más, que las balas de nuestra mente finalmente se oxiden,
seamos entonces libres del estruendo de los fantasmas de las armas.
Ilustración inspirados en la pregunta (2):Estilo:
Dibujo, Autor: Kim Salt, (s.f.).
Provocación de la pregunta
*Por Sergio Bonilla Castillo
Se realizó un ejercicio de construcción conjunta de la pregunta a través de la
contextualización sobre el libro ¿Oiga Señor, y ese fusil para qué? Seguido de la
pregunta, en su cotidianidad ¿en qué momentos o escenarios ve el fusil?,
entendiendo que este no es sólo físico, si no que puede ser simbólico, ideológico y
figurativo.
Se solicitó a los colaboradores que la respuesta a este interrogante se diera en
forma interrogativa, nuevamente y partiendo de las respuestas dadas por los
participantes y, pensando en el preguntarío, se ajustó la pregunta junto con cada
colaborador.

*Licenciado en Química, Especialista en Infancia, Cultura y Desarrollo de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. La
provocación de la pregunta se realizó con personas entre 23 años y 36 años, habitantes del municipio de Chía
Vector de duda de las preguntas

En su cotidianidad ¿en qué momentos o escenarios ve el fusil?,


entendiendo que este no es sólo físico, si no que puede ser simbólico,
ideológico y figurativo.
¿La indiferencia y el olvido son fusiles que se pueden
fundir al calor de la alteridad y la comunidad?

La lucha sigue
FARC-EP (Segunda Marquetalia)

No es Duque el apelativo pa’ un presidente


ignorante que al pueblo siente distante y
castiga represivo con un poder excesivo.
Que la sociedad lo escuche mejor
digámosle “Duce” que es de “duces” el
fascismo no más, no más de lo mismo
abajo el tirano “Duce” Su política
económica es sólo para los ricos y los
Ilustración 2. inspirada en la pregunta Título: ¿El Candor
anhelado?
medios los pericos que repiten en
Autor: Sergio Bonilla, 2019 sinfónica que una nación armónica nunca
protesta en la callea y, qué bonito detalle
ellos contra la izquierda y el pueblo
comiendo mierda ¿Que la indignación no
estalle?
¿Cómo combatir el fusil impuesto por el sistema, de llevar una vida
consumista?

Que siga el cacerolazo que resuene día y


noche pues pelear no es un derroche. La
dignidad en abrazo empodera al pueblo
raso. No aflojemos compañeros adelante
comuneros Presidente “Duce” vete no
queremos su paquete ni sus cuentos
traicioneros ¿Qué se hicieron los
soldados?¿Dónde están los policías?
Ustedes son pobrerías y aunque estén
uniformados sus padres son explotados.
Que se caiga el mal gobierno hay que
Ilustración 3. inspirada en la pregunta (2): Título: ¿Cuál fusil consumista?
salir del infierno, y ayudar siempre a los
Autor: Sergio Bonilla, 2019 suyos en medio de estos barullos, es
deber de un hijo tierno
Provocación de la pregunta
*Por Carolina Yopasa Calderón
Vale la pena aclarar que los estudiantes ya se encontraban motivados con anterioridad, mediante la
pregunta que ellos, ellas mismos se hicieron de ¿qué era el paro?, ¿qué era marcha y ¿por qué su
maestra asistía al paro? La cual surgió después de entregar una circular, donde se informaba que
no había clase porque los maestros asistimos al paro. Luego se realizó la transversalización con los
temas del área de humanidades y sociales:
- La noticia
- La violencia
- Los derechos humanos.
Posteriormente, se dejó como tarea traer noticias que registrara algún tipo de violencia y cada uno
seleccionó las noticias más importantes, según su parecer. Enseguida, les presente algunos vídeos
desde diferentes perspectivas ante la problemática presentada, procurando ampliar la mirada de
cada uno de ellos y ellas.
Por último, les pedí que plasmarán sus preguntas de manera artística ya que éstas irían a la
carpeta del preguntarío y el resultado nos evidencia la voz de los niños ante la pregunta ¿Oiga
señor, y ese fusil para qué?

*Maestra de primaria. Licenciada en Pedagogía Infantil de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. La provocación de la
pregunta se realizó con estudiantes grado tercero entre los 8 años y 9 años de edad, pertenecientes al Colegio Alberto LLeras Camargo
I.E.D. de Localidad 11 Suba – Bogotá
Vector de duda de las preguntas
Para construir la experiencia se abordó el tema de la pedagogía de la alteridad, vista esta
como una política transformadora de las narrativas, donde se asume una pedagogía del nos-
otros constructora de vínculos y de relatos. A través de esta pedagogía se construye una
narrativa ética y política que tiene como fin formar subjetividades, en el que haya
compromiso con el otro para fortalecer los vínculos escolares y sociales.
La pedagogía de la memoria está inmersa en la guerra que han padecido miles de niños, que
han visto y sentido el miedo ante un fusil, ante la muerte de sus padres, amigos y animales y
han tenido que dejar sus hogares para ir sin rumbo fijo, así que esta pedagogía busca
comprender al otro desde sus experiencias reflexivas, hermenéuticas y de esta forma decir
nunca más.
Desde el libro ¿Oiga señor, y ese fusil para qué? Se incito a los estudiantes a reflexionar
sobre problemáticas cotidianas de violencia, se construyó un diálogo vinculante con las
situaciones de los “otros” y se propuso el sentirlas como propias, mediante noticias y vídeos.
Y de esta forma, reconocer los distintos tipos de resistencias que se presentan contra esas
violencias, que se manifiestan día a día en nuestro país.
¿Por qué la guerra?

En esta imagen, se observan una serie de


preguntas que se realizan los niños y niñas
¿qué es la guerra?, ¿por qué pelear?, ¿por qué
matar?, ¿porque los ladrones? Sin duda son
preguntas, que no tienen una respuesta
inmediata. Hechos que sin lugar a duda los
niños y niñas no entienden, no conciben la
violencia como respuesta a las problemáticas
nacionales que se presentan.
Desde las escuelas, es deber nuestro como
maestros y maestras reforzar esos valores y
principios que dejen a una lado cualquier tipo
de violencia, y abrir caminos para llegar a
diálogos y posibles soluciones. Sin embargo,
ellos y ellas manifiestan que la violencia no es
la solución y tienen claro que sin violencia, es Ilustraciones inspiradas en las preguntas (x) y (x): Estilo: Superposición de
el camino a un mundo feliz. El mundo de los crayones de color, Autores: Estudiantes del grado tercero (301) - Jornada Tarde
- Colegio Alberto LLeras Camargo IED, Localidad 11 de Suba, Bogotá, 2019.
niños y niñas.
¿Por qué existen las armas?

En la segunda imagen, se observa una


pregunta ¿por qué existen las armas? Y
se evidencia en el dibujo la libre
comercialización de armas. Es impactante
como el hombre dice: véndame unas
armas. Como quien compra cualquier
objeto en el mercado y, como la otra
persona le dice enseguida. Sin notar los
significados, imaginarios y símbolos que
representan estos artefactos y del poder
de acabar con una vida, sin necesidad de
mediar una sola palabra queda por fuera
cualquier respeto y/o reconocimiento del
otro y sin duda se escucha diciendo ¿oiga
Ilustraciones inspiradas en las preguntas (x) y (x): Estilo: Superposición de señor, y ese fusil para qué?
crayones de color, Autores: Estudiantes del grado tercero (301) - Jornada Tarde
- Colegio Alberto LLeras Camargo IED, Localidad 11 de Suba, Bogotá, 2019.
Provocación de la pregunta
*Por Maria Camila Vargas Peña
Todo se pone en práctica pues en el aula de clase hay una pequeña caja donde los estudiantes
guardan sus juguetes y, de allí se deriva la pregunta por el fusil ya que dentro de la caja hay
armas de juguete y puedo observarlos jugar con ellas en el descanso. A partir de los
juguetes puedo empezar hacer preguntas sobre el fusil, después de abordarlas y adentrarnos,
pongo el fusil en un juego que todos hemos jugado. El juego se llama rayuela y lo muestro
fuera del esquema convencional, pues dibujó la portada del libro ¿Oiga señor, y ese fusil para
qué? Pedagogía de la memoria para el ¡Nunca Más! y así desencadenó toda clase de
preguntas hechas por los estudiantes y de esta forma se aprovecha desde la lúdica, otra
forma para tener perspectivas diferentes con un juego propio de los niños y niñas.

*Licenciada en Educación Física, Recreación y Deporte de la Universidad Pedagogica Y Tecnologica De Colombia (UPTC, Tunja, Boyacá)..
La provocación de la pregunta se realizó con 34 estudiantes de grado primero (101) jornada tarde entre 6 y 8 años de edad,
pertenecientes al Colegio I.E.D. Colombia Viva de Bogota D.C.
Vector de duda de las preguntas

La temática abordada para el desarrollo de la pregunta tiene que ver con la


pedagogía de la alteridad, pues en esta hay una construcción de vínculos y relatos
ya que con del juguete se desprendieron muchas preguntas y respuestas de los
mismo estudiantes. Ellos, digamos construyen una relación con el otro en el juego
pues hay un personaje presente y al realizar el acto pedagógico hay procesos de
construcción y reflexión.
¿Por qué en el final de la rayuela dice cielo y no fin?

La sonada

El silencio siempre fue lo primero


Luego un chiflido que alertaba,
Un disparo que nos despertaba,
Unas botas que nos asustaban,
Ya era la hora de una sonada.

Ilustración y texto inspirados en las preguntas


(1) y (2): Título: La sonada. Estilo: Esgrafiado,
Autor: Mónica Muñoz, 2019.
¿El juego será una trampa?

El rostro oculto
desde mi tejado
Ellos se resguardaban,
ya en el mañana
El colchón nos cuidaba,
de las balas que se colaban
En las paredes gruesas de la casa,
mientras todo pasaba.

Ilustración y texto inspirados en las preguntas


(1) y (2): Título: El rostro oculto. Estilo:
Esgrafiado, Autor: Mónica Muñoz, 2019.
Provocación de la pregunta
*Por Óscar Eduardo Camelo Romero
La pregunta surge en el contexto de un curso transversal sobre responsabilidad social
universitaria en el que se plantea, entre otras cosas, una discusión ético-política del actuar
del profesional. Partiendo de una analogía entre fusil y poder, se piensa en el conocimiento
que se construye en la academia como una herramienta y en el rol que el profesional tiene en
la sociedad como sujeto que ejerce un tipo de poder cuando emplea el conocimiento que
recibe y construye.
El conocimiento y los sujetos vistos como fusil ubican a los profesionales en un lugar
socialmente legitimado en el poder y su ejercicio abre posibilidades frente a la capacidad de
generar impactos en los distintos contextos de actuación. Pues, el rol del profesional en la
sociedad y la manera cómo ejerce el poder, permite a los profesionales desempeñar sus
labores construyendo o destruyendo, según sea la posición que decidan asumir en su actuar
profesional.

*Trabajador Social, Universidad Nacional de Colombia. Especialista en Pedagogía, Universidad Pedagógica Nacional. La provocación de la
pregunta se realizó con estudiantes universitarios entre 19 años y 35 años de edad, pertenecientes al Corporación Universitaria Minuto
de Dios (UNIMINUTO) de localidad 10 de Engativá, Bogotá, Colombia
Vector de duda de las preguntas
Las reflexión que Freire propone en sus textos “El compromiso del profesional
con la sociedad” y “La pedagogía de la pregunta”, cruzadas con las provocaciones
de la pedagogía de la memoria para el nunca más, permiten poner en tensión el
rol de la universidad y de los profesionales como sujetos que al ejercer un tipo de
poder, dado por el conocimiento puede convertirse en fusiles que laceran,
destruyan o protejan al otro a quién va dirigida toda actuación profesional de
modo que vale la pena plantear una pregunta que permita hacer otras preguntas
¿cómo utilizan los profesionales el conocimiento y para qué ¿cuál es su fusil?
¿Cómo utilizan los profesionales el conocimiento y para qué ¿cuál
es su fusil?

La experiencia universitaria es capital


en la vida de cualquier persona:
aprendes, conoces, dudas, construyes y
deconstruyes, piensas, sueñas, sientes...
Los días, las semanas, transcurren cada
uno con su propio afán y unos son más
apremiantes que otros, unos generan
más ansiedad y estrés y otros más placer
y satisfacción.
Te preparas, te formas, recibes y
construyes conocimiento que luego será
la herramienta que utilices para
trabajar; unos dicen ingresar al mundo Ilustración y texto inspirados en las preguntas (1) y (2):Estilo:
del trabajo, otros más crudos, al Dibujo, recuperado el 03 de diciembre de 2019, de
http://udep.edu.pe/hoy/2019/una-mala-persona-puede-ser-
mercado laboral. un-excelente-profesional/
¿Qué pasa cuando soy yo quien carga el fusil? Y, si yo soy quien
lo carga ¿para qué lo utilizo?

El conocimiento y el saber te dignifican, te permiten


comprender la realidad en la que vives. Ser
profesional es un asunto de otredad, pues siempre
hay alguien a quien se dirige el conocimiento, la
pedagogía, la intervención, la consultoría, la asesoría,
el consejo profesional. El título que la universidad te
otorga te da un estatus en la sociedad, te un poder
que debes saber ejercer.
Futuro profesional, si mientras estudias y te formas
en enfermería, psicología, trabajo social, ingeniería,
economía, pedagogía, etc., te dijeran que te estas
convirtiendo en un fusil y que puedes herir o
defender y proteger con tu conocimiento y tu saber,
¿harías, pensarías, sentirías diferente en el transcurso
Fuente: Bansky, el último acto de Banski. De: de formación?
https://culto.latercera.com/2018/10/09/ultimo-acto-
banksy-quien-lo-lo/
Ser profesional no es solo una dignidad, es, por
encima de todo, un compromiso.
Provocación de la pregunta
*Por Yubert David Blanco Buriticá

Desde el quehacer profesional se pretende identificar qué se pregunta la


comunidad del acondicionamiento físico sobre el fusil como un símbolo
desde su realidad.

*Asesor en nutrición y acondicionamiento físico, Licenciado en Deporte Universidad Pedagógica Nacional.. La provocación de la pregunta
se realizó con localidad 5 de Usme, Bogotá, Colombia , pertenecientes al Centro de acondicionamiento físico WONDER GYM de
Vector de duda de las preguntas

Cómo en sistemas del capital, el propio cuerpo se vuelve en


contra suya por símbolos (fusiles) que desnaturalizan su
humanidad.
¿Los deportistas profesionales no están en guerra y su fusil no
sería el doping?

El Cuerpo
Alejandro Oliveros

El cuerpo tiene su propio laberinto,


su oculta geografía de caminos y
posadas.

El cuerpo recuerda, es verdad, es


verdad, y sus memorias
nos hablan de esplendores sedosos y
humedades.

Ilustración 4. inspirada en las preguntas (1) y (2): Título:


Deporte fusilado
Autor: David Blanco, 2019. Elaborado a partir de imágenes
halladas en diferentes páginas WEB.
¿El fusil no está detrás de esos símbolos, los uniformes y los cánticos a favor de
un equipo y en contra de los rivales, no se esconden aspectos como el territorio, la
violencia y la identidad de algunos que deciden vivir y hasta morir por una
barra de fútbol?

Alma Colectiva
José Manuel Arango

Ese rugido
que llega del estadio en la noche
El alma colectiva desfoga.

Fuente: Jugador de fútbol que estira el cuerpo para


dominar la bola. De:
https://es.dreamstime.com/jugador-de-f%C3%BAtbol-
que-estira-el-cuerpo-para-dominar-la-bola-
image119506590
Provocación de la pregunta
*Carolina Castaño Amortegui

La conversación se motivó a través del juego la Rayuela, primero se propuso jugar


de manera convencional con 10 estudiantes del grado quinto. Luego se retiraron a
otro espacio los y las niñas y en este instante dibuje sobre la rayuela las imágenes
que están en la portada del libro “¿oiga señor, y ese fusil para qué? Pedagogía de
la memoria para el ¡Nunca Más! cuando regresaron los y las niñas a jugar la
rayuela no era la misma, las reglas habían cambiado

*Profesora de Artes Plásticas. Territorio: Bogotá, Localidad 7 Bosa, Barrio Bosa Brasil Colegio official Colegio German Arciniegas IED
Vector de duda de las preguntas

Estudiantes niños y niñas de grado quinto de primaria. Niños y niñas con


esperanza de ver y conocer un mundo solidario que no resuelva todo con
violencia, que juegue… que comparta su diferencia.
¿Qué hacemos con esa rayuela? ¿y si caigo en el fusil?

Muchas veces, por otro lado., la pregunta que el alumno hace sobre el tema —
cuando es libre para hacerla—, puede brindarle al profesor un ángulo distinto, el
cual le será posible profundizar más tarde en una reflexión más crítica.
Paulo Freire

En la práctica de la existencia perdemos la curiosidad por la pregunta, y


no me refiero solamente al ámbito educativo; en donde Freire hace una
reflexión importante al encaminar el encuentro de la voz de los y las
estudiantes con la voz del que enseña, en donde la duda es la potencia de
pensarnos juntos las respuestas y el valor de la construcción de ese
nuevo conocimiento toma otra perspectiva, una vía horizontal que pueda
brindar nuevas posibilidades de creación en un espacio que poco a poco se
está desdibujado en los objetivos educativos de poderes económicos y
políticos que determinan cómo y qué se debe enseñar.

Asumir la pedagogía de la pregunta no es tarea fácil, no es la clase


perfecta en la que se hacen preguntas sin contexto ni razón; la intensión
debe estar presente, la intensión de los y las educadoras por indagar en la
duda propia y de las y los estudiantes. Apuestas que encuentren quizás,
diversas realidades de un mismo mundo; reflejo de lo sucedido en el
seminario en donde maestros, maestras, activistas, artistas, historiadores,
abogadas, preparadores físicos entre otras profesiones confluyeron en la
pregunta de ¿oiga señor, y ese fusil para qué?
¿Qué le preguntaríamos a ese fusil?

En el asunto por la pregunta se tejieron en nosotros y nosotras


otras cuestiones sobre nuestras prácticas pedagógicas, laborales,
personales, afectivas que hacen que hoy esta pregunta salga del aula
de clase e ingrese en otros espacios en donde no está permitido
hablar de estos “temas” pero que a título personal sentía que no
tenía el conocimiento para abordarlas, que no tenía todas las
respuestas, que las quería ¡ya! Todas organizadas en mi cerebro,
pero que en la construcción con otros me doy cuenta que no
funciona así, que mis preguntas se pueden interceptar con otras y el
sueño por abordar la posibilidad en medio de la desesperanza de
“hablar, asumir, enseñar, investigar, y transformar subjetividades,
con relación a categorías que estaban prohibidas, sancionadas o
expulsadas de ellos” Ortega, P., Merchán, J. & Castro, C. 2018, p.67)
se puede también hacer en colectivo porque -el profe no se las sabe
todas- pero que también ponen en evidencia que -no hay preguntas
tontas- como decía mi abuela, y de los ejercicios reflexivos que se
tomaron oficinas, cafeterías, colegios distritales, gimnasios salieron
a la luz un sinfín de posibilidades de dialogo, de oportunidades para
pensarnos el ¿cómo hacer? ¿Cómo provocar la pregunta? volvernos
a conectar con la curiosidad del niño y la niña por conocer otras
existencias para escuchar lo que en medio de este ensordecedor
estruendo de fusiles nuestras y nuestros estudiantes tienen para
decir, compartir, reflexionar…
Provocación de la pregunta
*Por Carlos Mario Rivas
En el escenario de discusión sobre la de paz en Colombia y el abordaje mismo de la violencia, entendiéndolo como un
fenómeno complejo y eventualmente difícil de comprender en su constitución, nos lleva a pensarnos hoy como educadores
¿cómo debemos reflexionar el conflicto armado colombiano? y ¿qué lecturas debemos construir con los estudiantes acerca
del mismo, entendiendo que nuestros educandos han vivido sostenidamente los aditamentos de la violencia, la cual ha
atravesado la vida misma de las escuelas, su estructura y ha arrasado las esperanzas de los jóvenes, sus padres y ha puesto
en incertidumbre los sueños de nuestros maestros?
Reflexionar acerca de esto es de suprema importancia hoy, porque preguntarnos ¿cómo se ha erigido nuestra historia de
sufrimiento?, el ¿por qué de nuestras experiencia fallidas de paz?, ¿por qué perdonar es tan difícil en Colombia?, ¿cuáles
son nuestros miedos y nuestros silencios? De hecho, ¿tenemos una cultura del miedo y del silencio, de ser silenciados?,
¿cómo reconocemos a las víctimas del conflicto y de qué forma las vemos?, ¿cuáles son sus derechos y qué tienen que decir?
También, es importante reflexionar sobre los impactos que tienen las decisiones políticas sobre la paz en los jóvenes y,
pensar el ¿por qué de nuestra indiferencia? o es que ¿acaso tenemos una incapacidad natural a no dialogar?, ¿qué es eso que
nos hace tan diferentes para no hacerlo?, ¿Será que esto es resultado de que somos una sociedad culturalmente violenta ¿de
qué estamos novelados para no hacer la paz? O mejor ¿es que no hay la voluntad, las ganas… por hábito o por lo
naturalizado del conflicto? Interrogarnos estas situaciones nos llevará a construir un relato, otros abordajes y trazados
para preguntarnos ¿Oiga señor, y ese fusil para qué?

*Docente, Licenciado en Educación Básica en Ciencias Sociales. Universidad Pedagógica Nacional. La provocación de la pregunta se
realizó con estudiantes de grados 10º y 11º entre 15 años y 18 años de edad, pertenecientes al IED Confederacion Brisas del Diamante de
Barrio Vista Hermosa, Localidad 19 de Ciudad Bolívar, Bogotá, Colombia.
Vector de duda de las preguntas
La línea de abordaje para construir estas dos preguntas nace de las reflexiones sobre la
memoria del conflicto armado en Colombia, a raíz de la exposición audiovisual a los
estudiantes de grado décimo y once del documental “El testigo, Caín y Abel” de Jesús
Abad Colorado, periodista y reportero gráfico que ha seguido de cerca el conflicto
colombiano y ha sido testigo de algunos de los hechos más lamentables de nuestra
violencia. El documental apunta en clave reflexiva a preguntarnos sobre la paz, la
violencia, la memoria y la reconciliación en Colombia.
Asimismo, se articula con una de las propuestas del libro ¿Oiga señor, y ese fusil para
qué? Sobre la reflexión acerca de la pedagogía de la memoria del conflicto y la manera
como interpelamos la violencia de nuestro país y, cómo construimos una comprensión
amplia de la paz.
¿Tenemos una cultura del miedo y del silencio, de ser silenciados?

¿Dónde empieza la violencia?

(…) Dime quién es el responsable de estas atrozidades.


Crímenes contra la humanidad, prisiones militares
Allá Irak, Afganistán o en libia
Niños de palestina se asesinan casi cada día
Cuando el imperio identifica su enemigo
Los dueños de los medios justifican hasta genocidio
Y los que bombardean escuelas y fábricas
Después de derechos humanos quieren dar cátedra.
“Donde Empieza” (feat. Subverso)
Portavoz.

Para reflexionar.
"Paz es que haya monopolio de las armas por parte del
Estado, pero solo si sobre el Estado hay un monopolio de la
democracia" Alfredo Molano.
Me gustaría decir algo. (dibujo realizado por un joven del EL ENEMIGO HA SIDO NOMBRADO. (Foto editada)
grado 10º) Colegio Confederación Brisas del Diamante. Enemigos. Un soldado israelí apunta con su rifle a un niño
palestino en la ciudad cisjordana de Hebrón. ABED AL
HAFIZ HASHLAMOUN / EFE
¿Dónde empieza la violencia: de la indiferencia, del miedo, de los
silencios, ¿de dónde?

Donde Empieza
Portavoz (feat. Subverso)

“Vivimos en un modelo más violento


que cualquier protesta directa,
Revuelta o manifestación del pueblo
Podemos verlo, vivirlo y sentirlo
Violento es el puto sueldo mínimo
Me gustaría decir algo. (dibujo realizado por un joven
mezquino e indigno.
del grado 10º) Colegio Confederación Brisas del
Diamante.
Provocación de la pregunta
*Por Ronald Steve Martínez Ruiz
Parte de la lectura de un cuento o libro álbum titulado “Camino a Casa” del autor Jairo
Buitrago, y nos invita a conocer la realidad de una familia que sufre el horror de la guerra y
como consecuencia la desaparición forzada de un padre, pero que en la ilusión y en los
sueños de su hija siempre está presente de manera simbólica en un león.
Este cuento y junto a la pregunta del libro ¿Oiga Señor, y ese fusil para qué? y la imagen de
su portada, permitió una interlocución con los estudiantes del IPN para reflexionar acerca
de la realidad de nuestro país que históricamente ha estado marcado por la violencia y la
guerra, pero abriendo una ventana en el firmamento como una posibilidad de cambio desde
los escenarios educativos, o como lo plantean los estudiantes ¿por qué no pintamos otra
golosa? Como espacio de transformación.

*Licenciado en Educación Física - Especialista en Pedagogía - Universidad Pedagógica Nacional. La provocación de la pregunta se realizó
con estudiantes de grado Segundo y Extracurricular de Fútbol Femenino de grados Sexto a Décimo entre 7 años y 9 años de edad y Niñas
entre 11 años y 16 años de edad, pertenecientes al Instituto Pedagógico Nacional (IPN) / Unicentro de localidad de Usaquén - Bogotá.
Vector de duda de las preguntas

Hablamos de la pregunta desde la decisión de otros de poner el fusil.

Como estas generaciones nos interpelan ¿por qué en mi juego de la vida y


de mi existencia ustedes me tienen que poner un fusil? Pregunta
orientada desde la ética y la filosofía.
¿Por qué hay un arma en la golosa?

La paz está pintada de tantos colores


como razas en el mundo
Sus colores nos atraviesan
Para la paz no hay un solo
significado, más sí hay millones de
significantes
Ante esa anhelada paz hay miles de
ojos que son atravesados por un
sueño

Ilustración inspirada en las preguntas (1) y (2):


Título: Este es mi juego. Estilo: Dibujo, Autor:
María Alejandra Hernández (Estudiante IPN
201), 2019.
¿por qué el niño hizo la pistola, el lápiz, el avión y el
ocho, y el propio hizo la golosa o se la hicieron?

Julio de 1914
Anna Ajmátova
Tiempos de terror se acercan. Pronto
Frescas tumbas abundarán en todo lado.
Habrá hambre, terremotos, muerte por
doquier,
Y un eclipse de sol y de luna.
Pero el enemigo no dividirá
Nuestra tierra a voluntad, sólo para él:
La Madre de Dios desplegará su blanco
manto
Sobre toda esta enorme congoja

Ilustración inspirada en las preguntas (1) y (2): Título: El ser


humano. Estilo: Dibujo. Autor: Gustavo Suescún Lamus (Maestro
de Artes IPN), 2019.
Provocación de la pregunta
*Por Juan Fernando Báez Monsalve
La motivación de entrada para las personas consultadas fue la novela Las guerrilleras de
Monique Wittig, una de las referentes más importantes del feminismo de los años ochenta
del siglo XX. Wittig plantea varias críticas, bastante incisivas, a las formaciones del género
y del sexo en Occidente, hasta plantear la obligatoriedad de la heterosexualidad para la
configuración misma de la mujer. Wittig es, sin lugar a dudas, un referente de las posturas
críticas sobre la mujer del feminismo y, metafóricamente, la abuela de la teoría y de los
estudios queer. Por eso, Las guerrilleras expresa en buena medida los principios teóricos de
Wittig, pero también ilustra buena parte de las proyecciones sociales del feminismo lésbico e
ilustra los desafíos, los miedos, el coraje y la desazón de las mujeres frente al patriarcado.

* Historiador - Universidad Industrial de Santander. La provocación de la pregunta se realizó con personas vinculadas a grupos
feministas y activistas LGBTIQ+ entre 18 años y 35 años de edad, pertenecientes al de Municipio de Bucaramanga, capital del
departamento de Santander, Colombia.
Vector de duda de las preguntas
Como concepto que atañe siempre a afectación sobre el cuerpo, la discusión sobre el fusil se concentró en entenderlo y
criticarlo como una figura abstracta que configura, reconfigura o desconfigura el cuerpo.
Así, entonces, nacieron cuestionamientos sobre si el patriarcado y la heterosexualidad como regímenes políticos son fusiles,
en la medida en que, además de anular los cuerpos, de invisiblizarlos y de eliminarlos, también son regímenes de control y
disciplina. Así como en los regímenes militares el fusil sirve para unir a la tropa y como instrumento de reconocimiento y
empoderamiento en la guerra, el patriarcado y la heterosexualidad obligatoria conducen a los cuerpos por un camino de
rectitud homogéneo, de uniformidad y de restricción. En otras palabras, el patriarcado no solo dispara cuando violenta con
la muerte, sino que también lo hace cuando disciplina, corrige, invalida, reprime y explota sobre los cuerpos de las mujeres
y de todos los sujetos que no se ajustan a la norma política heterosexual.
Pero, al mismo tiempo se planteó la pregunta sobre el fusil como el cuerpo mismo ¿puede el cuerpo disparar contra el
patriarcado y la heteronormatividad? ¿son todas las acciones de resistencia disparos contra la opresión? Cuando el cuerpo
de las mujeres menstrua como evidencia de no reproducción, de resistencia frente al imperativo de la gestación que usa a
las mujeres como reproductoras del patriarcado ¿dispara dicho cuerpo contra el patriarcado mismo? ¿disparos de sangre?
¿es la sangre, entonces, el disparo mismo y no la consecuencia, como estamos acostumbrados/as? Pero, también podríamos
preguntarnos, si el cuerpo es o puede ser un fusil ¿quién lo porta? ¿puede el cuerpo ser portador y fusil al tiempo? Porque,
después de todo, cuando se plantea la cuestión sobre “Oiga, señor ¿y ese fusil para qué?”, el cuestionamiento está dirigido al
“señor”, a un sujeto portador del fusil, lo cual abre el espectro hacia una relación de pertenencia entre un sujeto y un objeto
(aquí sería interesante derivar el debate sobre si la crítica debe dirigirse hacia el fusil o hacia el “señor”, en la medida en que
se hace una división clara entre el sujeto/intelecto y objeto/materia).
¿ Puede ser el cuerpo un fusil?

El cuerpo dispara cosas, cosas que siempre


pueden ser resistencias. Dispara fluidos contra
la norma que quiere esconder el mal olor.
Dispara estrías, vellos y mucha piel contra la
norma que quiere cuerpos esbeltos., Dispara
lesbianismo y mariquerio, contra la norma
heterosexual. Dispara sexo contra la norma
que quiere hímenes sin romper. Dispara
eyaculaciones contra la norma que quiere
matrimonios, Dispara hormonas contra la
norma que quiere monogamia, El cuerpo es
resistencia, un fisil para la resistencia. Y como
territorio en disputa, dispara. Siempre dispara,
aun a pesar de sí mismo. Se controla y se
descontrola. Está siempre activo y receptivo.
Ilustración y texto inspirados en las preguntas (1) y (2): Título
Le gusta estar con otros cuerpos y crea. Vibra ¿Puede el cuerpo ser un fusil? Estilo: Dibujo, Autor: Fernando
con placeres y se endurece, aunque a veces se Monsalve, 2019.
ablanda. Se abre, se cierra y rompe, Pero, sobre
todo, dispara.
¿ Puede el fusil, más que destruir, ayudar a construir un cuerpo?

Un fusil siempre puede matar. Pero, ¿qué puede


matar? Frente al cuerpo normalizado,
normatizado y coaccionado, el fusil también
puede ser liberador. No el fusil de la guerra, del
monte, de la violencia endémica. No. El fusil
que ayuda a derribar las estructuras
patriarcales. El fusil que permite a los cuerpos
ser en su anatomía, en su anormalidad
artificial. Es el fusil para el cuerpo gordo,
afeminado, negro, indígena, lesbiano,
discapacitado. Es el fusil que le permite al
cuerpo ser sin necesidad de explicarse, de
esconderse, de temer. Por eso, el fusil también
puede construir por medio de la destrucción.
Es el fusil que amenaza al que ha amenazado
siempre, es la posibilidad de defensa del cuerpo
Fuente: Topo Tabernario que no ha podido ser, pero que está
Provocación de la pregunta
*Por Sara Alejandra Carrero Romero.
Es indudable que en un país con más de 50 años de conflicto armado, todos de alguna manera nos
hayamos visto relacionados con esta arma (el fusil), ya sea como portadores, como los que estamos en la
mira, viéndolo desde la distancia del televisor que nos muestra los combates en el campo o cuando
caminamos en el centro de la ciudad y los uniformados custodian las instituciones del estado. Sin
embargo, aquí se quiso preguntar por el fusil a los que lo han portado, específicamente a los que detentan
el uso legítimo de las armas en el Estado - Nacional, los militares.
La primera conversación se llevó a cabo con un sargento viceprimero de la infantería de marina de
Colombia, pensionado y director del documental 9 disparos, un film autobiográfico, que retrata la
experiencia de vida de un combatiente, pero que podría ser la historia de un guerrero, de cualquier bando.
La segunda conversación fue con un soldado profesional de Colombia que tiene actualmente 16 años de
servicio en el Putumayo. Al soldado se le presentó el documental antes mencionado como una
herramienta pedagógica para motivar la autorreflexión y efectivamente, no solo se sintió identificado,
sino que movilizó en él muchas emociones. Es así que de estas dos conversaciones surgen las preguntas
que verán a continuación, y que no solo los interpelan a ellos como individuos sino a todos como
sociedad.

*Historiadora. Universidad Nacional de Colombia. La provocación de la pregunta se realizó con Militares, Soldado profesional y
Suboficial, entre 35 años y 40 años de edad, de Puerto Asís - Putumayo y Cali - Valle del Cauca.
Vector de duda de las preguntas
El acercamiento a los militares nace de una convicción de escucha, respeto y
empatía por el otro, ¿cómo hablar de paz y reconciliación, sin escuchar al otro?
¿Por qué opinar o suponer por ese otro? si ese otro también tiene una voz, que
puede expresarse por sí misma. El no hacerlo, es simbólicamente apuntar el fusil
hacia ese otro, es negar sus derechos, es deshumanizarlo.

Por lo anterior, desde este análisis se propone escuchar la voz de esos seres que
por orden de su servicio no pueden expresar su pensamiento, pero que todos
sabemos que tienen una opinión; escuchar una voz silenciada no para justificar, ni
para juzgar, sino para comprender que los ha llevado a portar un fusil, que
finalmente es una pieza del rompecabezas que nos permitirá entender cómo
colombianos ¿qué nos ha llevado hasta aquí?
¿Por qué voy a pedir estudio y me ofrecen es un fusil?
¿Por qué empezar a disparar en un conflicto que ni siquiera yo entendía que era?

No le tire
Manuel de Cabral

No le tire, policía;
no lo mate, no;
¿no ve
que tiene la misma cara
que tiene usted?

corre roto,
sin zapatos.
¿No lo ve?

corre tal vez


con una honradez tan seria
que corre en busca del juez...

Acérquese, policía, Ilustración inspirada en las preguntas (1) y (2): Título: Camino
de vida ¿Decisión o Circunstancia? Estilo: Color sobre cartón,
pero guardando el fusil. Autor: Sara Carrero, 2019.
Acérquese.
¿No lo ve?
se parece a usted,
y a mí...
Mírelo bien.
¿Cuál es la lógica de la guerra, si somos seres humanos que llegamos aquí por
muy parecidas situaciones?

Cosecha de cabezas
Emilio Bobadilla

Suena el clarín de guerra, y el labriego


por el fusil traidor trueca el arado,
y jura, por el odio exasperado,
la patria defender a sangre y fuego.

Pasan los trenes llenos de forraje,


de cañones, de víveres y balas,
y de su ardor la soldadesca en alas
ni siquiera se fija en el paisaje.

Huyen al bosque bueyes y caballos


revueltos con las locas muchedumbres;
hace callar la pólvora a los gallos;
Fuente: Bansky, Soldier and girl.. De:
https://culto.latercera.com/2018/10/09/ultimo-acto-
banksy-quien-lo-lo/ hacínanse en los huertos las malezas,
y a la verde cosecha de legumbres
sucede la cosecha de cabezas...
Construyamos memoria
Como cierre, en este espacio, recolectamos algunas experiencias y trabajo comunitario que emerge
desde la alteridad y la otredad. Comprendemos la importancia de continuar nutriendo nuestra labor
pedagógica y por ello, reivindicamos en este apartado, la labor que ya han realizado otros.

• “La galería de la memoria SOMOS TIERRA intentan sembrar amorosamente desde el canto la
fruta la palma el tabaco y la panela de los cimientos de una nueva esperanza” (Castro et al., 2019,
p. 102) (http://redmemoriacolombia.org/site/)
• “La galería de la memoria ASFADDES utilizada como dispositivo para activar el recuerdo y la
palabra en familiares de victimas de desaparición forzada en talleres” (Castro et al., 2019, p. 104)
(https://www.centrodememoriahistorica.gov.co/de/santander/galeria-de-la-memoria-asfaddes.
• “Abracitos Nasas: Es un documental producto de una iniciativa de memoria, liderada por niños y
niñas entre los 4 y 14 años del resguardo indígena Huellas en Caloto, Cauca” (Castro et al., 2019,
p. 120) (https://www-centrodememoriahistorica.gov.co/de/noticias/noticias-cmh/continua-la-
memoria-viva-en-endulzar-la-palabra)
• “4 vidas el documental: Visibiliza las violencias que han sufrido las personas del sector LGBT por
razones de género” (Castro et al., 2019, p. 120) (http://www.agoraclubpasto.com/4-vidas/
YO TE NOMBRO, LIBERTAD
Paul Èluard

POR LOS DIENTES APRETADOS


POR LA RABIA CONTENIDA
POR EL NUDO EN LA GARGANTA
POR LAS BOCAS QUE NO CANTAN

POR LAS TIERRAS INVADIDAS,


POR LOS PUEBLOS CONQUISTADOS
POR LA GENTE SOMETIDA
POR LOS HOMBRES EXPLOTADOS

POR LOS MUERTOS EN LA HOGUERA


POR EL JUSTO AJUSTICIADO
POR EL HÉROE ASESINADO
POR LOS FUEGOS APAGADOS
YO TE NOMBRO LIBERTAD

ESCRIBO TU NOMBRE
EN LAS PAREDES DE MI CIUDAD
TU NOMBRE VERDADERO
TU NOMBRE Y OTROS NOMBRES
QUE NO NOMBRO POR TEMOR
YO TE NOMBRO LIBERTAD
Bibliografía

Fajardo, E. (1 de agosto 2019). Colombia es el segundo país más biodiverso del mundo. El
Heraldo. Recuperado de https://www.elheraldo.co/ciencia/sapiens-colombia-es-el-
segundo-pais-mas-biodiverso-del-mundo-654594
Jaramillo, M., y Lopera, J. (6 de Julio de 2016). ¿Por qué hay violencia en Colombia?
Universidad de los niños. EAFIT. Recuperado de
http://www.eafit.edu.co/ninos/reddelaspreguntas/Paginas/por-que-hay-violencia-en-
colombia.aspx
Ortega Valencia, P., Merchán Díaz, J., & Castro Sánchez, C. (2018). ¿Oiga señor, y ese fusil
para qué? Pedagogía de la memoria para el ¡Nunca Más! Instituto Nacional de
Investigación Social
Sacavino, S. (2015). Pedagogía de la memoria y educación para el “nunca más” para la
construcción de la democracia. Folios. Numero 41. Recuperado de
https://revistas.pedagogica.edu.co/index.php/RF/article/view/2946/2652