Está en la página 1de 6

Tema: Las Circunstancias, y se debería reaccionar ante ellas.

Presentado Por: Juan David Rincón Gutiérrez.


El Siguiente ensayo, este hecho con la finalidad de dar a conocer, y explicar, las
situaciones, o como el mismo tema lo dice, “Circunstancias”, que se pueden presentar en la
vida cotidiana, ya sea de una persona o individuo común, o un cristiano, es decir, un hijo de
Dios, y así mismo, se dará explicación de las actitudes o reflejos de como responden
comúnmente las personas ante diversas circunstancias, y las implicaciones de como
deberían responder, según la inclusión ambos principios, el secular y el cristiano o
espiritual en base al evangelio.

Ahora bien, y de forma inicial para entrar en contexto; ¿Por qué la separación entre
cristiano e individuo común? Porque el cristiano no es uno mas del montón, el cristiano
debe atender las circunstancias ya sean malas o buenas, conforme a su fe, y a lo que es, es
decir, un hijo de Dios, todo referente a que siempre se esta sujeto a Dios, y sin importar
que, el cristiano debe recordar para quien sirve, y en quien se cree, todo lo anteriormente
dicho implica para ambos lados de la balanza de la vida, momentos buenos y malos.

Por otra parte, la gente del mundo, o como fue escrito anteriormente en el texto, gente del
“común”, contiene reacciones típicas, ante situaciones típicas y sus reacciones por lo
general van en desequilibrio e inestabilidad de su propio ser, esto incluye también ambos
lados de la vida, momentos buenos y malos, en los que independientemente si sucede algo
bueno, aquello, puede tornar para mal el corazón de una persona, esto de forma general, es
decir, ahora haciendo alusión tanto a los cristianos, como para la gente del mundo.

Primeramente, entrando en contexto, hay ciertas claves que determinan las circunstancias a
vivir en la vida del hombre, aunque, pocas son las veces que el hombre no determina en los
hechos propios a vivir, como por ejemplo, el determinar donde nacer, o el escoger nacer en
lujos o en la pobreza, la mayoría de veces, las decisiones son tomadas y radicalizadas por la
persona individualmente, las cuales puede que influyan y afecten, o beneficien su vida, esto
a mayor o menor escala.
Principalmente, empezando a tocar el tema, con los hechos de la gente del común o no
conocedora de Cristo, es la inclusión de dichas afecciones o beneficencias en la vida del
hombre en forma cotidiana, personal o individual. según lo que abarque su corazón.

Al mismo tiempo, con lo referido anteriormente, significa que aunque el ser humano tenga
maldad en su corazón, puede ser, que sus malas decisiones o decisiones basadas en
cuestiones de odio, avaricia, codicia, y entre otras cosas, pueda “triunfar” u “obtener
grandes logros”, lo que para el individuo, sería una situación beneficiosa, a pesar de ser
éticamente incorrecto, o de carácter inmoral, aun así, también está la gente honesta
teóricamente, es decir la gente que a pesar de no ser entregada a Dios, se gana las cosas, y
lucha por su vivir, todo ello con su esfuerzo.

Ahora bien, realmente, ya dejando en claro todo esto, y las cuestiones subjetivas de malo y
bueno en el mundo, por lo general, cuando interviene Dios, hay justicia y orden real en la
vida de las personas, todo ello conforme a lo que obran, es decir, el bueno y esforzado
obtiene dadiva (buscando a Dios únicamente el esfuerzo vale la pena, fuera de eso, es
meramente esfuerzo vano y vanidad, esto incluye a aquellos que niegan a Dios, más viven
una vida relativamente buena y honesta.), y el malo castigo por su actuar.

Igualmente, siguiendo la corriente anteriormente escrita de la intervención de Dios, ya se


puede deducir lógicamente, lo que puede ser y son el día a día de las cuestiones de
cotidianidad y hechos presentados en la vida de un hijo de Dios, es decir, un cristiano. Todo
ello, solo va enfocado y radicado en la voluntad de Dios, es decir, disciplina y obediencia
en la vida en base a sus mandamientos, he de ahí radica la voluntad y querer de Dios, y a
partir de ello, si el cristiano es obediente y disciplinado, obtiene recompensa, pero, si radica
en lo contrario, es decir, rebeldía, obtendrá castigo, podría ser sentido común en la vida del
hombre, pero realmente no lo es, el bien y el mal son subjetivos para la gente del mundo.

No obstante, ¿Cómo actúan las personas según las circunstancias, y como deberían actuar?,
fácilmente para separar el punto secular y cristiano, se ha radicado el tema, empezando
primeramente por la cotidianidad de aquellos que no conocen a Cristo, es decir, su actuar y
sus situaciones de vida y conceptos de lo bueno, malo y “normal” son meramente
subjetivos generalmente.
Por lo general, cuando una persona del mundo cae en una situación mala de su vida,
suceden muchas cosas, la principal es la inestabilidad emocional, aun que claramente todo
depende de la magnitud de lo sucedido, pero si hablamos en términos generales de una
situación mala lo primero en suceder radica en las emociones.

Principalmente, se muestran rasgos de sentimientos como: Depresión, ansiedad, ira,


tristeza, y en casos extremos, estas situaciones conllevan a un hecho muy turbio y triste a la
vez, y es, el suicidio, atentar contra la propia vida. Como ya se mencionó, todo depende de
la magnitud del problema que se haya presentado en la vida de la persona, como, por
ejemplo: La perdida de uno o varios seres queridos, en términos laborales un despido y por
ende la bancarrota, lo cual conlleva al miedo de la pobreza, y en cuestiones materiales
radican las deudas, perdidas, recaudaciones, etc.

Continuando por este lado, la cuestión acá, es que ya se dio a entender como reaccionan y
responden los del mundo, muy comúnmente ante situaciones de fracaso o desesperación,
así mismo las acciones que toman, pero, ¿será lo mismo en situaciones beneficiosas? Por lo
general es parecido, es decir, muestran varias emociones negativas, la diferencia es que
estas radican mas internamente, un ejemplo claro: Muchas personas son millonarias por
ganar la lotería o vender su alma, o por ser políticos, o cantantes, o futbolistas, pero en el
fondo están huecos, y siguiendo en el caso, muchas personas que obtienen dinero o logran
sus metas de la noche a la mañana, simplemente no son agradecidos, al contrario, se
olvidan de Dios.

Además, se enorgullecen de si mismos y muestran soberbia. No obstante, no todos son así,


mas, aun habiendo gente con riquezas o victorias, que posee humildad y pensamiento
caritativo, no tiene nada de valor esto, más que satisfacción propia por hacer una acción
buena, es decir, un orgullo por obrar bien, aunque, si estas personas hacen algo de corazón,
dará igual, a pesar de aportar un bien a su semejante, si no tienen a Dios en su corazón, ni
conciencia de lo que hacen, mostrando a su mano izquierda lo que hace su mano derecha,
será simplemente vacío, aporto un bien, si, pero no con entendimiento, ni conocimiento de
Dios.

En efecto, ahora se puede responder a: ¿Cómo deberían reaccionar ante tales situaciones?
El hecho radica en una respuesta sencilla, y esta es, sus reacciones son tan predecibles que
no tienen salida, ni cosmovisión de que pensar, que hacer y cómo controlar la situación, es
decir, siempre tornan a alguna reacción de las ya mencionadas, y esto es entendible, pues
cuando no se tiene a Dios la vida es confusa y caótica, y aún más, cuando llegan los
problemas. Lo mas adecuado que pueden hacer, es cobrar optimismo, pero, la cuestión es
que, sin importar cual optimistas sean, siguen con su propia fuerza.

En conclusión, la gente del mundo, por lo general salta de un problema a otro, pero todo
ello es provocado por como viven, y de quien se olvidan, es decir, Dios, pero, no todo es
así, muchas veces o mejor dicho, infinidad de veces, Dios también actúa por la gente del
mundo, les hace llamados por medio de adversidades, pero mucha gente sigue renegando, y
por ello la adversidad que podría volverse bendición, se empeora.

Por ello, la reacción común de la gente común ante lo malo, debería enfocarse y radicar, en
buscar una solución al problema ya sea por si mismos, o con ayuda de alguien, antes que
decaer en el vacío emocional, aunque, realmente la respuesta y salida de tantos problemas o
circunstancias esta en buscar a Dios, esto incluye también a aquellos que viven en lujos,
riquezas, y a aquellos que piensan que pueden vivir honestamente, y sanamente,
olvidándose simplemente de Dios.

Ahora, pasando a los hijos de Dios, en términos resumidos, cristianos, sus reacciones ante
las adversidades y gozo o bendiciones datadas por parte de Dios, suele ser muy adecuado,
es decir, los hijos de Dios, poseen algo que los del mundo no, y es el espíritu santo, lo que
les da entendimiento y discernimiento en sus vidas, es decir, ante las adversidades, tienen
entendimiento de lo que pasa, y definen o deducen la realidad que les sucede mediante la
voluntad de Dios.

Dicho de otra manera, el entendimiento del cristiano radica en, ya sea una adversidad como
prueba o un castigo por desobediencia, cada quien sabe como esta con Dios, el caso acá es
que ante las adversidades, a pesar de que presentan muchas emociones al igual que los del
mundo, es decir, tristeza, enojo, desesperación, e incluso en casos extremos, hay cristianos
que a pesar de tener a Dios en su vida, sufren de depresión.

Tales son los ejemplos claros de estas emociones negativas en la biblia, como lo han sido
Cain, Elias, y Acab, los tres deprimidos por la circunstancia, pero, realmente, todos
independientemente de ser allegados a Dios o no, o peor aún apartados del camino por
rebeldía, son humanos y emocionales, pero la diferencia se enfoca en que los cristianos al
tener a Dios, tienen autoridad y control de sus emociones, gracias al Espíritu Santo.

Concretamente, una vez ya declarado, las principales actitudes del cristiano respecto a las
diversas situaciones que se le presentan, ahora surge la misma pregunta, ¿Cómo deberían
actuar los cristianos ante las circunstancias?, la respuesta radica en tres pautas esenciales
para la vida de una persona en Cristo, y estas pautas van enfocadas en: Primeramente, en el
aprender a orar, todo ello como base de sujeción a Dios, y fuente primordial de vida
espiritual, la cuestión de respuestas en la vida a los creyentes.

Así pues, continuando con las pautas, la siguiente radica en: Aprender a pensar bien,
realmente, los seres humanos no sabemos pensar, por ello nuestro corazón induce siempre a
la malicia o a los deseos carnales, es curioso, esta pauta va enlazada a la anterior, pero, ¿Por
qué?, Sencillamente porque cuando aprendemos a orar, aprendemos a comunicarnos con
Dios, y cuando nos comunicamos con Dios de corazón, el nos escucha, ve nuestras fallas, y
nos corrige, es decir, entra en nuestro ser, lo que por consiguiente, se enfoca en un cambio
radical de pensamiento impío a un pensamiento digno, tanto de los demás, como de
nosotros mismos, es decir, pensar con cordura.

Finalmente, la ultima pauta para concluir los enfoques de vida en un cristiano, radica en el
hecho mas importante, y asimismo enlazado a las otras dos pautas, y es: Aprender a vivir,
ahora bien, relacionándolas, primeramente, si se aprende a orar, se aprende a pensar, y si se
aprende a orar y a pensar, se aprende a tener visión de campo y camino, pero, todo acorde a
la voluntad de Dios.

Ahora bien, estas pautas, no son comunes, realmente tienen base bíblica, fundamentadas en
Filipenses 4: 4-6, lo cual nos dice: 4. Gozaos en el Señor siempre: otra vez digo: Que os
gocéis. 5. Vuestra modestia sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca. 6. Por
nada estéis afanosos; sino sean notorias vuestras peticiones delante de Dios en toda oración
y ruego, con hacimiento de gracias, incluso, se podía llegar desde el verso 4, al verso 13, en
la fortaleza que nos da Cristo, y su enseñanza para saber vivir según las circunstancias, es
decir, tanto en escasez como en abundancia.

Con respecto a Filipenses, y a la manera en que los cristianos deben responder ante las
circunstancias, hay una correlación, que nos deja resaltados, el como debe ser la actitud de
un cristiano frente a las adversidades, y victorias, es decir, independientemente de la
situación, la respuesta definitiva radica en: la vivencia como reflejo de la fe en Cristo.

Con respecto al anterior hecho, basado en la fortaleza, y confianza que nos otorga Cristo
según la situación, inducimos como resumen a 2 Corintios 4:8-10 que estamos atribulados
en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no
desamparados; derribados, pero no destruidos; llevando en el cuerpo siempre por todas
partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros
cuerpos.

Es decir, la respuesta final esta radicada en ese verso, nuestra sujeción con Dios, debe ser
nuestro pensamiento para poder actuar, y de esa manera aprender a vivir, y por ende
reaccionar de manera correcta ante las diversas situaciones o circunstancias presentadas en
la vida cristiana, independiente si son malas, aprender, orar, y confiar, y si son buenas, ser
humilde, agradecer en oración, y de igual manera seguir sujetos en Dios.

Ahora para concluir, ¿Cómo relaciono estos versos de Filipenses y 2 de Corintios en mi


vida? Y finalmente, ¿Cómo es mi reacción ante las circunstancias y como debería
reaccionar?