Está en la página 1de 666

En busca de la ciudadanía.

indb 2 5/10/2016 11:14:34 AM


En busca de la ciudadanía
Los movimientos sociales y la democratización
en la República Dominicana

En busca de la ciudadanía.indb 3 5/10/2016 11:14:34 AM


En busca de la ciudadanía.indb 4 5/10/2016 11:14:34 AM
Archivo General de la Nación
Volumen CCLXI

Emelio Betances

En busca de la ciudadanía
Los movimientos sociales y la democratización
en la República Dominicana

Santo Domingo
2016

En busca de la ciudadanía.indb 5 5/10/2016 11:14:34 AM


Cuidado de edición: Leonora Ramírez S.
Diagramación: Rafael Delmonte
Ilustración de la cubierta: Miguel Villanueva
Diseño de la cubierta: Engely Fuma Santana

Motivo de la cubierta: El gigante pensando representa al Estado incapaz de responder


a los pedidos del pueblo anónimo y desamparado que anda a pie. Las demandas no
se escriben en las pancartas y se deja al lector para que ponga sus propias demandas.

Primera edición, 2016

© Emelio Betances

De esta edición:
© Archivo General de la Nación (vol. CCLXI )
Departamento de Investigación y Divulgación
Área de Publicaciones
Calle Modesto Díaz, Núm. 2, Zona Universitaria,
Santo Domingo, Distrito Nacional
Tel. 809-362-1111, Fax. 809-362-1110
www.agn.gov.do

ISBN: 978-9945-586-56-5

Impresión: Editora Centenario, S.R.L.

Impreso en República Dominicana / Printed in Dominican Republic

En busca de la ciudadanía.indb 6 5/10/2016 11:14:35 AM


Dedicatoria
A mi esposa Leticia Aldana de Betances;
a mis hijas, Gabrielle y Gisele,
con mucho cariño y amor

En busca de la ciudadanía.indb 7 5/10/2016 11:14:35 AM


En busca de la ciudadanía.indb 8 5/10/2016 11:14:35 AM
Índice

Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
Agradecimientos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
Los estudios sobre los movimientos sociales
en América Latina. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
La estructura de la oportunidad política
y los movimientos sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
Los movimientos sociales, la ciudadanía social
y la democratización. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
Los movimientos sociales, la construcción
de la ciudadanía social y la democratización. . . . . . . . . . . 48
Investigación de campo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49

Sección I
El movimiento sindical y campesino después del Trujillato

Capítulo 1
Los antecedentes históricos recientes del movimiento sindical
y la lucha por la democratización
Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
El contexto social y político en que surge
el movimiento sindical moderno. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
El movimiento sindical: de la caída de Trujillo
hasta 1966. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59

En busca de la ciudadanía.indb 9 5/10/2016 11:14:35 AM


10 Emelio Betances

El Código Trujillo de Trabajo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61


El nuevo sindicalismo en la sociedad postrujillista. . . . . . 63
Las grandes huelgas y el desarrollo del movimiento
sindical . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
El régimen sietemesino de Bosch en 1963. . . . . . . . . . . . . 71
El peso relativo de las centrales en el movimiento
sindical. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
El movimiento sindical bajo el régimen de
los 12 años de Balaguer (1966-1978). . . . . . . . . . . . . . . . . 86
La apertura política durante el régimen de
los 12 años de Balaguer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
La división política de la CASC y la formación
de la Central General de Trabajadores (CGT) . . . . . . . . . 96
La CASC y la apertura de Balaguer . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107

Capítulo 2
El movimiento campesino, la reforma agraria y el control político
Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
Las condiciones sociales en que vivía
el campesinado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
La incorporación del campesino en la política . . . . . . . 121
La creación de la Federación Dominicana
de Ligas Agrarias Cristianas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
Los inicios de la reforma agraria. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125.
Bosch y la reforma agraria con la participación
ciudadana. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
La reforma agraria de Balaguer y el movimiento
campesino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
La organización oficial del campesinado
y los repartos de tierra. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
Los desalojos de campesinos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
Los asesinatos de Mamá Tingó y Míster Beca . . . . . . . . . 141
La Iglesia católica y la reforma agraria. . . . . . . . . . . . . . 143

En busca de la ciudadanía.indb 10 5/10/2016 11:14:35 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 11

El movimiento campesino y la apertura


democrática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
Conclusión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156

Capítulo 3
Los grandes retos del movimiento sindical durante la transición
democrática
Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
La transición democrática, las reformas neoliberales
y las luchas sindicales en América Latina . . . . . . . . . . . . 164
La transición democrática y las reformas económicas
en la República Dominicana, 1978-1996. . . . . . . . . . . . . 167
La política económica de Guzmán. . . . . . . . . . . . . . . . . 168
Hacia la aplicación de las políticas económicas
neoliberales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 170
Los grandes retos del movimiento sindical
y la transición democrática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173
La seguridad social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174
El desempleo y la ofensiva patronal. . . . . . . . . . . . . . . . . 177
El reto de la sindicalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
Los partidos políticos, el Estado y la fragmentación
sindical . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
El Partido de la Liberación Dominicana (PLD)
y la división política de la CGT . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186
La lucha por el poder en la CASC. . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201

Capítulo 4
Las luchas sindicales, el Diálogo Tripartito y los límites de la
reforma laboral
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
La lucha sindical y la apertura política. . . . . . . . . . . . . . . 209
La lucha de las centrales sindicales, la estrategia
política del Gobierno y las reformas neoliberales. . . . . . 211

En busca de la ciudadanía.indb 11 5/10/2016 11:14:35 AM


12 Emelio Betances

El camino hacia la huelga sindical general


del 9 de mayo de 1984. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
La huelga sindical del 9 de mayo. . . . . . . . . . . . . . . . . . 218
El camino hacia el Diálogo Tripartito y sus
implicaciones políticas para las centrales sindicales . . . 222
El camino a la huelga del 28 de agosto de 1987 . . . . . . 228
El retorno al Diálogo Tripartito. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
Las elecciones presidenciales y las reformas
económicas y sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239
Las reformas del Código de Trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . 247
Los nuevos retos del movimiento sindical. . . . . . . . . . . . 251
La sindicalización en las zonas francas y la
persistencia de las presiones internacionales . . . . . . . . . 253
La lucha por aumento de salarios en los noventa . . . . . 256
El resurgimiento del Consejo Nacional
de la Unidad Sindical, 1998-2005 . . . . . . . . . . . . . . . . . . 263
Conclusión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267

Sección II
Los sindicatos independientes

Capítulo 5
Los sindicatos independientes y la defensa de los derechos
de los trabajadores
Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277
El Sindicato Unido de Trabajadores de la
Falconbridge Dominicana (Sutrafado). . . . . . . . . . . . . . 279
El Sindicato Nacional de Trabajadores Telefónicos . . . 285
El Sindicato de Trabajadores de la Corporación
Dominicana de Electricidad (Sitracode). . . . . . . . . . . . 296
Joaquín Balaguer y el fin de Sitracode. . . . . . . . . . . . . . . 303
Conclusión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 309

En busca de la ciudadanía.indb 12 5/10/2016 11:14:35 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 13

Capítulo 6
La Asociación Dominicana de Profesores: las génesis y las luchas
en la primera etapa de la transición democrática, 1978-1986
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 317
Los antecedentes históricos de la ADP:
la Federación Nacional de Maestros. . . . . . . . . . . . . . . . . 320
El surgimiento de la ADP: la década de 1970 . . . . . . . . . 323
El afianzamiento del sindicalismo clasista y el
asambleísmo: del VI Consejo al Primer Congreso
de la ADP . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 329
La ADP y la gestión de Antonio Guzmán
(1978-1982) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 335
Las cancelaciones de Porrello Reynoso. . . . . . . . . . . . . . 337
Las promesas que generan conflictos innecesarios . . . . 341
La ADP y la gestión de Salvador Jorge Blanco
(1982-1986) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 345
El camino hacia el seguro médico para los
maestros. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 349
Conclusión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 353

Capítulo 7
La Asociación Dominicana de Profesores: las luchas políticas,
la burocratización y la democratización, 1986-2014
Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 361
El retorno de Balaguer y las luchas de la ADP
(1986-1990). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 363
Las huelgas, los acuerdos y las consecuencias
del incumplimiento de las autoridades. . . . . . . . . . . . . . 366
La baja inversión en la educación y sus
consecuencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374
El VI Congreso de la ADP, el sindicalismo
clasista y la educación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 378
La ADP y el Plan Decenal de Educación. . . . . . . . . . . . . 383

En busca de la ciudadanía.indb 13 5/10/2016 11:14:35 AM


14 Emelio Betances

La ADP y la huelga de tres meses en 1991. . . . . . . . . . . . 389


La debilidad institucional y la burocratización
en la ADP. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 394
Del letargo a la reanimación de la ADP. . . . . . . . . . . . . . 397
Conclusión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 405

Sección III
El movimiento popular barrial

Capítulo 8
El movimiento popular barrial en el ciclo de protesta
de los ochenta, 1978-1986
Introdución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 413
Los antecedentes de los movimientos populares
barriales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 415
La apertura democrática y las nuevas
organizaciones barriales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 421
El levantamiento de abril de 1984 . . . . . . . . . . . . . . . . . . 428
El levantamiento visto por sociólogos dominicanos
en ese momento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 441
Las lecciones del levantamiento en retrospectiva . . . . . . 444
El Consejo de Unidad Popular, los CLP y el
movimiento popular barrial. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 446
La huelga de febrero de 1985. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 447
Conclusión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 453

Capítulo 9
El retorno de Balaguer y el movimiento popular barrial, 1986-1996
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 463
El retorno de Balaguer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 465
La gran huelga de Bayaguana y sus conquistas. . . . . . . . 468
Las paralizaciones escalonadas de marzo de 1988
y su culminación en el Paro Cívico Nacional. . . . . . . . . . 473

En busca de la ciudadanía.indb 14 5/10/2016 11:14:35 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 15

Los dirigentes barriales ante el Diálogo Tripartito . . . . . 482


La huelga del 19 y 20 de junio de 1989 . . . . . . . . . . . . . . 486
Los piropos a Virtudes Álvarez y sus implicaciones
políticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 489
Las conquistas de la huelga. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 493
La división política del movimiento popular
barrial y sindical. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 494
La fragmentación del movimiento barrial popular:
Virtudes Álvarez y Ramón Almánzar . . . . . . . . . . . . . . . . 499
Las consecuencias políticas y sociales de la división
del movimiento popular barrial. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 504
El descarrilamiento de los movimientos sociales
populares y sindicales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 510
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 515

Capítulo 10
Del descenso a la reactivación de los movimientos sociales,
1992-2014
Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 523
El nuevo rumbo de los movimientos sociales y las
Organizaciones No Gubernamentales (ONG). . . . . . . . . 525
Las ONG y su impacto en las organizaciones
barriales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 527
El control y la vigilancia de los movimientos sociales. . . . 536
La protesta social continúa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 541
El cambio de paradigma cultural nacional. . . . . . . . . . . . 545
Las pequeñas obras de infraestructura
de Hipólito Mejía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 549
Las organizaciones de izquierda y la lucha social . . . . . . 551
El desplazamiento de la protesta social hacia
la región del Cibao. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 556
Los movimientos sociales de los sectores medios. . . . . . . 560
El movimiento ambientalista. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 560

En busca de la ciudadanía.indb 15 5/10/2016 11:14:35 AM


16 Emelio Betances

El movimiento del 4% para la Educación. . . . . . . . . . . . . 568


Conclusión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 575

Conclusiones generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 578


Bibliografía general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 591
Siglas de las organizaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 629
Índice onomático . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 637

En busca de la ciudadanía.indb 16 5/10/2016 11:14:35 AM


Prólogo

M i amigo Emelio Betances me concede el honor de es-


cribir unas palabras previas a su estudio En búsqueda
de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización en la
República Dominicana. Para el Archivo General de la Nación re-
viste singular significado auspiciar la publicación de esta obra,
por cuanto ella contribuye a llenar un vacío en el conocimiento
de la sociedad dominicana contemporánea. Por una parte,
abarca un universo temporal poco abordado por la investi-
gación histórica, que comienza desde la caída de la dictadura
de Trujillo y, sobre todo, de la Revolución de Abril de 1965.
Más importante es que tenga por objeto de estudio temáticas
que usualmente quedan fuera de la atención de la síntesis his-
tórica más común, centrada en torno al sistema político y a la
relación entre el Estado y los factores gravitantes relacionados
que operan de acuerdo a ordenamientos institucionales, prin-
cipalmente los partidos. Por definición, el movimiento social
se sitúa al margen de este entramado que pauta la historiografía
académica. El sistema político está condicionado por factores
sociales dirigentes, mientras que el movimiento social se sitúa
fuera del mismo, en la medida en que canaliza prácticas de
sectores subalternos en torno a mecanismos de institucionalidad
no reconocida.
Este texto, por tanto, dirige la atención hacia los sectores
subalternos, pero contextualizándolos dentro de la totalidad

17

En busca de la ciudadanía.indb 17 5/10/2016 11:14:35 AM


18 Emelio Betances

social, con las explicaciones de lugar, y sobre todo como par-


tícipes de un plano más comprensivo de la acción política.
Para ello, Betances alude a un marco distinto al de la política,
aunque no ajeno a ella. Por el contrario, redimensiona la po-
lítica resaltando la intervención de actores no admitidos en
los moldes institucionales del sistema. Resulta significativo
que el eje con que examina el movimiento social resida en su
contribución a la democratización. Esto le permite establecer
lazos de conexión entre el sistema político y los movimientos
sociales, lo que conlleva un replanteamiento del proceso en su
conjunto, una reescritura de la historia social y política nacional.
Por consiguiente, el análisis histórico totalizador resulta inhe-
rente al objeto. Y, por idéntica razón, el movimiento social se
visualiza de manera global al tiempo que segmentado en ex-
presiones particulares como pueden ser la barrial, la sindical
y la campesina.
Estas manifestaciones han sido examinadas previamente
de manera aislada a lo sumo, aunque todavía no se dispone
de estudios suficientemente acabados sobre aspectos tan im-
portantes como el movimiento obrero o el campesino. En esta
obra se hacen aportes sobre cada uno de ellos, pero su mérito
principal es conectarlos con la sociedad global, sobre la base
de que constituyen manifestaciones que delatan la heteroge-
neidad estructural y la complejidad de la acción de los sectores
subalternos. Los rasgos de constitución de los movimientos y
sus manifestaciones en el terreno de la lucha social son objeto
de disquisición en la medida en que no se corresponden con
muchos de los prototipos más aceptados acerca las clases sociales
y otros agrupamientos de la época moderna.
No es casual, por ende, que cada etapa en el hilo cronológico
de la evolución de los movimientos sociales esté determinada por
una de sus expresiones particulares. Inmediatamente después
de la muerte de Trujillo primó el movimiento obrero en forma tal
que definía la movilización del conjunto de las clases excluidas.

En busca de la ciudadanía.indb 18 5/10/2016 11:14:35 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 19

Se da cuenta de una realidad objetiva que no podía ser ajena


al proceso de industrialización ligera que se había producido a
partir de la Segunda Guerra Mundial. En la década de 1980,
en cambio, hizo aparición una movilización de nuevo tipo,
que tampoco pudo ser ajena a la marginalidad urbana estudiada
desde hace tiempo por autores como Isis Duarte. De manera
similar, el movimiento campesino cobró protagonismo en un
momento delimitado entre los intentos de reformas en el agro
por parte de Joaquín Balaguer y la pérdida de peso de este
sector económico, acompañado por la aceleración de las mi-
graciones hacia los centros urbanos.
La indagación se inserta en una tradición académica lati-
noamericana relacionada con tratadistas en la materia como
Sidney Tarrow, Charles Tilly y Doug McAdam. Con base en
ellos, se construye un marco teórico implícito dirigido a com-
prender por qué los movimientos sociales contemporáneos
se conforman mediante la imbricación de sectores sociales
variados, lo que les confiere la tónica de «nuevos». En el mismo
orden, se recupera la categoría de «estructura de la oportu-
nidad política» para explicar la génesis y la decadencia de los
movimientos en el entorno político en que han operado. De
tales condicionamientos se deriva la incidencia a través de «ciclos
de protesta» con la finalidad de razonar su capacidad de obtener
éxitos en el contexto del propio sistema político.
A pesar de que el autor únicamente se propone estudiar
los movimientos reivindicativos, considera que estos, junto con
otros, ejercen un impacto decisivo en el ámbito de los derechos
civiles y políticos, que condensa en el concepto de ciudadanía
social y en sus consecuencias sobre la democratización política.
Basado en T.H. Marshall, rastrea las grietas que abren la protesta
social y la obtención de grados de ciudadanía que contrarrestan
las desigualdades inherentes al sistema capitalista.
En el ámbito dominicano, desde mediados de la década
de 1980 comenzó a gestarse una literatura concerniente a

En busca de la ciudadanía.indb 19 5/10/2016 11:14:35 AM


20 Emelio Betances

la temática, que ha servido de apoyatura a Betances, en la que


han intervenido autores como Carlos Dore, Vanna Ianni, Víctor
Eddy Ruiz Burgos, Leopoldo Artiles, Cesar Pérez, Ricardo Her-
nández, Lillian Bobea y Laura Faxas. En este libro la indagación
se desarrolla sobre la base de problemáticas particularizadas
en la escala nacional. De por medio se recuperaron también
preguntas a partir de categorías latinoamericanas, centradas en
la conexión entre las estructuras sociales, la resistencia a las
reformas neoliberales y la búsqueda de espacios más ambiciosos
de democratización. La especificidad de los movimientos lati-
noamericanos en los tiempos recientes está precisamente
determinada por el aporte de la protesta social a la construcción
de la ciudadanía, lo que implica una dimensión política que
subyace en la centralidad del análisis del autor.
De lo anterior sobresale el empleo de categorías latinoa-
mericanas y dominicanas. Betances opera como un científico
social basado en su formación de sociólogo, su producto es
una narrativa historiográfica, aunque en la práctica desdibuja
cualquier delimitación disciplinaria rígida. No se circunscribe
a apreciaciones globales y a conclusiones desconectadas de la
marcha de los eventos. Las estructuras se perciben en su movi-
miento y en la praxis de los protagonistas de la acción.
Este producto académico requirió un acercamiento a los
actores. Resalta, por una parte, la utilización de la fuente
hemerográfica a lo largo de décadas. Igual de importante ha
sido el contacto con personas que tuvieron participaciones
relevantes en los eventos. La primera fuente ha aportado ampli-
tud y detalle mientras la segunda ha contribuido a introducir
ámbitos subjetivos no presentes en la anterior, a lo que se agrega
una dimensión reflexiva de corte retrospectivo, que induda-
blemente ha coadyuvado a la profundidad de los análisis.
A pesar de la pluralidad del enfoque, lo que le concede ori-
ginalidad y capacidad de desentrañar términos de la realidad
es el examen de la tipología de movimiento social que tuvo

En busca de la ciudadanía.indb 20 5/10/2016 11:14:35 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 21

su culminación en las protestas nacionales de abril de 1984


contra las políticas neoliberales. El inicio de este tipo de
acción puede interpretarse como contrapartida al proceso de
democratización iniciado en 1978, a raíz de la sustitución del
régimen autoritario presidido por Joaquín Balaguer. En los
doce años anteriores la contestación política había canalizado
el descontento popular a través de partidos y otras instancias
formales, estuviesen o no conectadas con el sistema político.
Pero inmediatamente después los sectores oprimidos dejaron
de sentirse representados en el plano reivindicativo por los
partidos que habían asumido la defensa de sus intereses desde
1962, sobre todo el Partido Revolucionario Dominicano. El
nuevo molde de la protesta social daba cuenta de la fragmenta-
ción de los sectores populares más allá de la instancia política
y la debilidad de sus mecanismos asociativos. Tal panorama se
explica, en parte, por los orígenes rurales recientes de los sec-
tores más desfavorecidos, junto a la subordinación ancestral
del campesinado al Estado y los éxitos que había logrado el
autoritarismo neotrujillista en debilitar la organización sindi-
cal, como parte del diseño de un orden en el que un Estado
todopoderoso carecía de contrapartidas organizadas en la so-
ciedad. Pero también puede leerse el protagonismo de esta
variante de movilización como consecuencia del fracaso de
las tentativas antisistémicas desplegadas por la izquierda, que
no dejaron de impactar a segmentos significativos de las clases
populares.
Conviene retomar sumariamente lo que Betances observa
acerca de estas protestas, que se llevaron a cabo entre 1979
y los años finales del siglo xx. Por una parte, no estaban con-
figuradas alrededor de un objetivo político global, sino por
reivindicaciones puntuales, tanto de alcance nacional como
restringidas a determinados sectores sociales o territoriales.
Así, podían conectarse demandas de disminución de precios
con otras referidas a realización de obras públicas. En segundo

En busca de la ciudadanía.indb 21 5/10/2016 11:14:35 AM


22 Emelio Betances

término, no eran producto de organizaciones homogéneas,


sino más bien de una pluralidad que abarcaba organismos sin-
dicales, barriales, culturales, de vecinos, religiosos, a menudo
no ajenos a la eventual intervención de partidos políticos. Más
aún: estas instancias organizadas se limitaban a servir de medio
para concretar la protesta en realidad protagonizada por una
masa carente de todo vínculo con una organización formal, a
no ser una relación con un partido político imposibilitado por
sí mismo de marcar la hegemonía en este proceso.
Aun así esta tipología del movimiento social no era externa
a la coyuntura política general, ni a los objetivos de determina-
dos sectores organizados a escala nacional. Es lo que permite a
Betances encontrar en la lucha por la democracia el eje común
de todos los prototipos analizados. Los partidos políticos, en
todo caso, aunque en la práctica buscaban apoyar sus objetivos
en el movimiento social, en los hechos se veían condicionados
por sus dimensiones objetivas. Pero lo contrario también se
producía, lo que autoriza el enfoque que desemboca en una
historia política de los movimientos sociales. Principalmente
en las coyunturas electorales, cuando se perfilaba la posibi-
lidad de un cambio de equipo gubernamental, disminuía la
potencia del movimiento social en beneficio de la primacía
de la acción de los partidos. Las reivindicaciones que anima-
ban a los sectores pobres a movilizarse en forma autónoma,
conforme al prototipo arriba visto, quedaban recogidas en los
programas de los partidos y, sobre todo, en la capacidad de
estos de representar las aspiraciones puntuales de cambio que
tipificaban los mecanismos de movilización de los de abajo.
En lo fundamental la narrativa concluye junto con el siglo xx.
En los años finales Betances presenta los determinantes del
debilitamiento de los movimientos sociales, incluido el que
había tomado mayor protagonismo al articular la reivindica-
ción barrial con amplios objetivos de corte político. Estudia
con detenimiento lo que podría calificarse como cénit de esta

En busca de la ciudadanía.indb 22 5/10/2016 11:14:35 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 23

modalidad de acción, hasta la llegada al poder del Partido de


la Liberación Dominicana en 1996. El hecho de que continua-
ran protestas reivindicativas no impide calibrar que se abría
una reducción paulatina de su impacto, hasta llegar a la cuasi
desaparición en la actualidad. Para explicarlo, Betances acude
principalmente a lo que califica como cambio de paradigma
cultural ocurrido a partir de esos momentos.
Del final del estudio se desprende, por consiguiente, una
posible derivación pragmática, tal vez la crucial. Se trataría de
repensar, como él lo hace, las bases constitutivas de los movi-
mientos populares desde la muerte de Trujillo hasta las pos-
trimerías del siglo xx, junto a las contradicciones inherentes
que marcaban sus límites en las luchas reivindicativas y a favor
de cambios globales. En este libro se introducen muchos
factores, como los efectos de la intervención de partidos
políticos y la división de los conglomerados principales que
animaron la protesta popular desde mediados de la década de
1980. Se infiere, entre otros factores a destacar, que las fallas y
los errores que mostraron las organizaciones fueron teniendo
efectos acumulativos. Se agrega a ello el abuso de la tipología
de huelgas nacionales y reivindicativas, que dependió de ob-
jetivos políticos no siempre interiorizados por los sectores de
masas que les conferían sostén.
Lo interesante del caso es que el agotamiento de ese patrón
de movilización no haya sido reemplazado por otros. Y aquí
entra la validez de la pregunta que se formula Betances en el
terreno cultural. Se agregarían los efectos de las modificaciones
registradas en el sistema político que han acompañado el
establecimiento del ordenamiento democrático desde 1978,
en particular la conjunción entre patrimonialismo corporativo
y clientelismo, a la sombra del logro de amplios márgenes de
aceptación del sistema existente como marco para la obtención
de objetivos deseados.

En busca de la ciudadanía.indb 23 5/10/2016 11:14:35 AM


24 Emelio Betances

En conclusión, de los términos de este libro se desprende


la pertinencia de un esfuerzo reflexivo socializado, dirigido
a repensar fórmulas para la radicalización de la democracia
como tarea articuladora de construcción de un futuro acorde
con marcos de lo deseable.

Roberto Cassá

30 de octubre de 2015

En busca de la ciudadanía.indb 24 5/10/2016 11:14:35 AM


Agradecimientos

E ste libro jamás se hubiera escrito sin la colaboración


generosa de muchas personas que estuvieron dispuestas
a darme su ayuda. En la República Dominicana muchos me
dieron su tiempo pródigamente y contribuyeron directa e in-
directamente en la realización de la investigación. Frank Báez
Evertsz, Roberto Cassá, Wilfredo Lozano, Carlos Julio Báez
Evertsz, Franklin Franco (fallecido), Rafael Durán, Jesús Díaz,
Bienvenido Silfa Cabrera, Ricardo Hernández (fallecido),
Carlos Vilas, José Luis Sáez, Tahira Vargas, Miguel Villanueva,
Frank Báez Rosario, Emmanuel Báez Rosario y Lidia E. Sabala
siempre estuvieron dispuestos a conversar conmigo sobre las
diferentes partes de esta obra, y a darme sus juicios críticos
para que pudiera mejorar mis argumentos.
Deseo expresar mi agradecimiento al Archivo General de la
Nación por la publicación de la edición dominicana, y por ha-
berme dado todas las facilidades para que consultara su acervo
bibliográfico y documental. Nunca olvidaré el apoyo que allí
me brindaron Roberto Cassá, Alejandro Paulino, Ana Felix,
Quisqueya Lora, Aquiles Castro, Daniel García, Rafael Del-
monte y Juan Francisco Novas. Gracias al personal del Archivo
pude tener acceso a los recortes de periódicos compilados por
el Centro Dominicano de Estudios de la Educación. A Leonora
Ramírez agradezco su profesionalidad en la corrección de
estilo.

25

En busca de la ciudadanía.indb 25 5/10/2016 11:14:35 AM


26 Emelio Betances

También quiero reconocer al personal de la Biblioteca de la


Universidad Autónoma de Santo Domingo, de la Universidad
Tecnológica de Santo Domingo, de la Pontificia Universidad
Católica Madre y Maestra, de Santiago, y de la Universidad Ca-
tólica de Santo Domingo por darme acceso a su documentación
bibliográfica.
Las entrevistas que tuve con los principales líderes sindicales y
populares permitieron que pudiera adquirir un conocimiento
pormenorizado y profundo sobre la historia sindical y popular.
En el mundo sindical deseo expresar mi aprecio a Gabriel
del Río Doñé, José Gómez Cerda, Francisco Antonio Santos,
Nélsida Marmolejos, Efraín Sánchez Soriano, Elpidio Santos,
Rafael Pepe Abreu, Mariano Negrón Tejada, Eugenio Pérez
Cepeda, Eulogia Familia, Francisca Jiménez, Gertrudis Santana,
Gregorio Santana, Próspero Juan, José de los Santos, Ignacio
Soto, Eleaser Batista Matos, Douglas Hasbun, Joaquín Luciano
y Julio Aníbal Suárez. En el sector magisterial mis reconoci-
mientos a Rafael Santos, María Teresa Cabrera, Enrique de
León, Ivelisse Prats de Pérez, Eduardo Cuello, Sigfredo Cabral
y Melanio Paredes.
Entre los dirigentes populares quiero expresar mi gratitud a
Virtudes Álvarez, Ramón Almánzar (fallecido), Fidel Santana,
David Polanco, Abel Rodríguez, Víctor Bretón, Basilio Rojas,
Juan Rojas, José Ceballos, Francisco Cáceres, Catalina Pirón,
Sergio Catalino, Marcos Villamán, Carlos Naveo, Felicia Fermín
de Naveo, Manuel Antonio Pérez, Ani Selman, Nicolás Gue-
vara, Raymundo González, Víctor Gerónimo, Javier Cabreja,
Marino Tejada, Ricardo González, Oscar Pérez, Ramón A.
Pérez Otañez, Ciriaco Rosario, Felipe Orozco, Juan Castillo,
Ramón Rodríguez, Sixto Gabín, Darío Camilo (fallecido),
Freddy Rodríguez, Osvaldo Brito, Pablo Ferreira, Reinaldo
Brito y Yolanda Santana.
En Estados Unidos quisiera agradecer a Barbara Heisler,
Hobart Spalding, Steve Ellner, y Christopher Mitchell, quienes
leyeron parte de esta obra e hicieron comentarios significativos

En busca de la ciudadanía.indb 26 5/10/2016 11:14:35 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 27

que me ayudaron a precisar mi interpretación. En particular,


deseo expresar mi reconocimiento a Cyrus Veeser, que se tomó
el tiempo para leer todo el manuscrito cuidadosamente y
hacerme comentarios valiosísimos que me permitieron aclarar
una serie de temas importantes.
También aprecio la bondad de la Comisión de Desarrollo
Académico del Gettysburg College, que financió los viajes de
investigación que hice a la República Dominicana y la beca
para cubrir los gastos de corrección de estilo. Asimismo, agra-
dezco a todos mis colegas en el Departamento de Sociología
y del Programa de Estudios Latinoamericanos del Gettysburg
College por su generoso apoyo durante mi investigación.
Estoy en deuda con el personal de la Biblioteca y del Departa-
mento de Tecnología del Gettysburg College. En la Biblioteca,
mil gracias a Rogin Wagner, Lisa McNamee, Nancy Johnson,
Jessica Howard, Cathryn Martin, Amy Ward, Susan Pinkey,
Mallory Jallas, Kerri Odess-Harnish, Janelle Wertzberger y
Nathalie Hinton. En el Departamento de Tecnología mis reco-
nocimientos a Eric Remy, Sharon Birch, Kim Breighner, Mark
Rosensteel, Donald Speelman y Karla Swinn. Sin el apoyo de estas
dos entidades no hubiera podido lograr los avances necesarios
en la investigación.
Durante mis estancias en la República Dominicana conté
con la colaboración de la familia Báez Rosario. Deseo, pues,
expresar mi gratitud a doña Olga Rosario de Báez, al doctor
Frank Báez Evertsz, a Rosa Vanesa, Johana y Vladimir. También
quiero externar mi agradecimiento a mis amigos y vecinos en
Canca la Reina, Moca, quienes se aseguraron que mis estancias
en mi pueblo natal fuesen agradables. Mi reconocimiento a la
familia de Dolores Paulino de Taveras, la familia de Mercedes
Rojas de Taveras y a José Alberto Pérez Paulino.
Finalmente, deseo expresar mi gratitud y aprecio a Leticia
Aldana de Betances, mi esposa, quien no solo tuvo una gran
paciencia conmigo, sino que me ayudó en momentos claves
del proceso de investigación y redacción de esta obra. También

En busca de la ciudadanía.indb 27 5/10/2016 11:14:35 AM


28 Emelio Betances

expreso mi agradecimiento a mis hijas, Gabrielle y Gisele, cuyo


tiempo tomé para completar esta obra. Igualmente, a todos
mis hermanos y hermanas (Elías, Romeo, Felipe, Estela, Nelson,
María, Ana y Adela) por el continuo apoyo y comprensión
durante los años que me tomó realizar este trabajo. Asimismo,
mi reconocimiento a doña Concepción Villegas Garza, la
madre de mi esposa, quien pacientemente nos ha acompañado
durante estos años laboriosos. Por supuesto, tanto los errores
como las omisiones, son de mi propiedad.

En busca de la ciudadanía.indb 28 5/10/2016 11:14:35 AM


Introducción

E n la mayor parte del mundo occidental se vive un período


histórico donde los ciudadanos pierden los derechos
sociales que lograron en otros tiempos a través de grandes lu-
chas. Por derechos sociales se entiende acceso a los servicios
básicos tales como educación, salud, agua potable, vivienda,
libertad sindical, derecho a la tierra, etcétera. En la actualidad,
la desigualdad social no se limita a los países del Sur global
sino también a los del Norte, donde las tasas de desempleos
aumentan significativamente en lugar de disminuir. En Eu-
ropa y Estados Unidos, la juventud que termina sus estudios
universitarios no encuentra puestos de trabajo fijos y tiene que
ir de pasantía en pasantía hasta que, los que tienen suerte,
logran ubicarse en un trabajo relativamente precario. Los que
no estudian quedan condenados a empleos de sueldo mínimo.
El lector podrá imaginarse que la situación es aún peor en
América Latina, donde el desempleo y las oportunidades de
conseguir un puesto permanente son mucho más difíciles. En
la región ya se ha afianzado el fenómeno de los jóvenes ninis,
es decir, los que ni trabajan ni estudian, y estos tienen que hacer
grandes esfuerzos para subsistir. Ante estas perspectivas tan
reducidas, muchos han optado por emigrar a Estados Unidos
o a Europa en busca de mejores oportunidades, pero allí es
cada vez más difícil integrarse a la fuerza laboral. En América
Latina, cada vez menos personas encuentran trabajo en la

29

En busca de la ciudadanía.indb 29 5/10/2016 11:14:35 AM


30 Emelio Betances

economía formal, por lo que tienen que procurarse un modo


de vida en el sector informal, un renglón que incluye desde
la venta de naranjas en una esquina hasta el expendio de
drogas al por mayor o al detalle. En varios países de la región,
la economía informal es igual o más grande que la formal. Esta
situación deja sin seguridad social a las grandes mayorías de la
población, lo que representa uno de los grandes retos en estas
sociedades.
Ante un panorama tan lúgubre, ¿por qué y para qué realizar
un estudio sobre movimientos sociales y ciudadanía social? Los
ciudadanos latinoamericanos han sostenido largas jornadas
de lucha para conseguir los derechos de que gozan hoy día.
Las dictaduras militares que gobernaron en la región entre
1960 y 1980 no dejaron sus puestos porque pensaban que era
necesario democratizar a los Estados, sino más bien fueron
obligados a irse por un conjunto de causas en las cuales los
movimientos sociales jugaron un papel estelar para establecer
sociedades menos arbitrarias, más abiertas y democráticas. El
conocimiento de esas luchas sociales es fundamental para poder
entender el tipo de sociedad que se ha ido conformando en la
región, y el papel del ciudadano de a pie o de clase media en
ese proceso. Solo teniendo un conocimiento profundo de la
realidad social podrá el ciudadano estar bien informado para
poder tomar decisiones que impacten su vida social, política
y cultural. La finalidad de la obra que el lector tiene en sus
manos es contribuir a explicar cómo el conocimiento de la
realidad social puede ayudarnos a comprender los procesos de
democratización y la construcción de la ciudadanía social en la
República Dominicana, y también analizar en qué medida, las
luchas sociales dominicanas pueden coadyuvar a entender la
realidad latinoamericana.
La comprensión de los cambios sociales y políticos en
América Latina requiere que se tome en cuenta que las so-
ciedades que componen la región están llenas de conflictos
y tensiones sociales. Estos conflictos son, parcialmente, el

En busca de la ciudadanía.indb 30 5/10/2016 11:14:35 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 31

resultado de nuestro legado colonial, la naturaleza del modelo


de capitalismo dependiente que se impone en la región, la
consecuente polarización social y del inacabado proceso de
formación de los Estados nacionales. Los Estados autoritarios
que surgieron en el siglo xix arrastraban tras de sí un pesado
fardo colonial, y las elites que los sostenían no pensaban en la
mayoría de la población a la hora de tomar sus decisiones polí-
ticas, económicas y sociales. En el siglo xx, los países más gran-
des de la región (México, Brasil y Argentina) intentaron dar
el salto a la modernidad capitalista mediante estrategias popu-
listas, pero la incorporación de la mayoría de la población al
nuevo régimen no pudo prosperar debido, en cierta forma, al
reacomodo que hicieron los países capitalistas centrales des-
pués de la Segunda Guerra Mundial; estos se recuperaron de
sus crisis y se prepararon para influir en todos los órdenes a
través de sus inversiones de capital, el comercio y las presiones
políticas y militares. La estrategia empleada por los Estados
latinoamericanos para reinsertarse en la nueva situación inter-
nacional se basó en la implantación de Gobiernos autoritarios
o dictatoriales que, solo favorecían, a la alianza formada por
el capital transnacional y las burguesías nacionales; si bien la
clase obrera y los sectores medios se beneficiaron con la apli-
cación del modelo industrial de sustitución de importaciones,
el provecho que recibió la ciudadanía en sentido general fue
muy limitado.
Pese a la fuerte influencia externa después de la Segunda
Guerra Mundial, en algunos países latinoamericanos (Uru-
guay, Costa Rica, Venezuela y Chile) se lograron sentar las
bases de sistemas democráticos, debido al tipo de estructura
social y al legado de una tradición relativamente democrática
existente en estos. Pero este no fue el caso en el resto de las na-
ciones de la región, donde se instalaron regímenes autoritarios
o simplemente dictatoriales. En este último grupo (Perú, Pa-
raguay, Bolivia, Centroamérica (menos Costa Rica), República
Dominicana, Haití y la Cuba prerevolucionaria) la exclusión

En busca de la ciudadanía.indb 31 5/10/2016 11:14:35 AM


32 Emelio Betances

social, política y económica fue el mínimo común denominador.


Esta situación dio como resultado que las sociedades que se
conformaron en el siglo xx estuvieran llenas de tensiones
sociales y dieran lugar al surgimiento de la contención social.
La adopción del modelo democrático y el sufragio universal
en todos los países de la región no fue suficiente para calmar
las demandas de los sectores populares.
El surgimiento en América Latina de Estados nacionales ex-
cluyentes crea las condiciones para que germinen importantes
movimientos sociales que, a veces, consiguen derechos ciuda-
danos antes de que estos sean reconocidos por la legislación.
Este es el caso de las barriadas que se forman en los alrededores
de las ciudades latinoamericanas. La gente llega del campo a
la ciudad e instala sus viviendas precarias en tierras baldías,
pero relativamente cercanas a la ciudad. En este contexto, y
al comentar el caso peruano, Carlos Franco puntualiza que
el «ejercicio del derecho es antecedente por la violación de
la ley y reconocido posteriormente por esta. El ejercicio del
derecho concluye así produciendo la ley que lo garantiza […]
Secularmente, por su parte, la propiedad comunal de la tierra
en las zonas andinas fue la condición necesaria y coexistente
para el ejercicio de la posesión y/o la propiedad familiar de las
parcelas». (Franco, 1994:117). Esto explica por qué el Estado
se convierte en el centro de atención de los movimientos sociales;
es a este a quien se dirigen reclamaciones como acceso a la tierra,
educación, salud, libertad sindical, y es de quien se espera que
las cumpla. Sin embargo, la mayor parte de los Estados latinoa-
mericanos no tenían (aún muchos no la tienen) una vocación
democrática o, en muchos casos, no podían responder a las
exigencias de derechos ciudadanos que surgen del seno de la
sociedad. Aunque la temática de los derechos ciudadanos se
retoma más adelante, por el momento es importante señalar
que estos no se limitan a los derechos civiles, políticos y so-
ciales sino que también incluyen derecho de género, étnico-
raciales, orientación sexual, ecológicos, por citar solo algunos.

En busca de la ciudadanía.indb 32 5/10/2016 11:14:35 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 33

En esta obra se coloca el énfasis en el estudio de la ciudada-


nía social, o sea, el derecho de las personas a la educación,
la salud, el agua potable, la tierra, la libertad sindical; estos
derechos constituyen las reivindicaciones de los movimientos
sociales.
La apertura democrática iniciada en los ochenta proporcionó
la ocasión para que se consolidaran grandes movimientos
sociales que demandaban derechos sociales consagrados en la
Constitución de cada país. En vista de la importancia de estos
movimientos para el desarrollo de la democracia se plantean
las siguientes interrogantes: ¿En qué medida y de qué manera
estas agrupaciones han aportado a la construcción de la ciu-
dadanía social y al proceso de democratización? ¿Por qué los
procesos de democratización latinoamericanos difieren del
modelo clásico europeo de construcción de la ciudadanía
social?

Los estudios sobre los movimientos sociales en


América Latina

En esta obra se utilizan dos tipos de literatura sociológica,


que son los enfoques teóricos sobre los movimientos sociales y
la ciudadanía social. Estos dos enfoques se aplican como marcos
de referencia teóricos, no como una camisa de fuerza que im-
pida la flexibilidad en la interpretación. Una buena parte de
los estudios realizados sobre movimientos sociales en América
Latina se han centrado en la democratización y en la resistencia
a las reformas neoliberales después de los ochenta. El aporte de
estos estudios ha sido significativo para comprender el cambio
socio-político reciente, y cómo estos movimientos han desafiado
el poder del Estado y las elites dominantes. En esta literatura
se reconoce que los movimientos sociales han contribuido a la
radicalización de los procesos democráticos en la región. Por
ejemplo, las gestiones de Evo Morales (Bolivia), Rafael Correa

En busca de la ciudadanía.indb 33 5/10/2016 11:14:35 AM


34 Emelio Betances

(Ecuador) y Hugo Chávez (Venezuela) fueron el resultado de


poderosos movimientos sociales. Asimismo, estas estructuras
también impulsaron la democratización en Argentina, Brasil,
Chile, Colombia y otras naciones de la región (Caetano et al,
2006; Stahler-Sholk et al, 2008; López Maya, 1999; López Maya
et al, 2008; López Maya et al, 2010; Borón y Lechini, 2006;
Mestries et al, 2009).
La literatura sobre movimientos sociales identifica fuertes
lazos entre estos y la construcción de la ciudadanía social, pero
pocos estudios se han realizado sobre dicha temática. Entre
estos, sobresale la obra de Holston (2008) sobre Brasil, en la
que se describe el proceso de construcción de los derechos
sociales de ciudadanos «insurgentes», que luchan por obtener
el derecho a la propiedad de la tierra donde están construidas
sus propias casas. Por su parte, Merklen (2005) analiza el pro-
ceso de cómo se desafilió una buena parte de los ciudadanos
en Buenos Aires y se les convirtió en «pobres ciudadanos» en
la sociedad neoliberal. Esta es una prueba fehaciente de que la
construcción de la ciudadanía social no es lineal sino que tiene
avances y retrocesos. En el caso de Argentina Merklen encuentra
que a los «pobres ciudadanos» se les incorporó a la sociedad
durante la época peronista, pero las políticas neoliberales que
se empezaron a aplicar a partir de 1976, cuando los militares
tomaron el poder, echaron atrás las conquistas sociales y se
ampliaron las «villas miseria». Según Merklen, la situación
socioeconómica no es el único factor que define la realidad de
los «pobres ciudadanos», sino también la intersección entre
su marginalidad laboral, su inscripción territorial y su relación
con el Estado. Esta inserción contradictoria propició las condi-
ciones para la construcción de la ciudadanía social, mediante
protestas y piquetes en los noventa y principios del siglo xxi
(Svampa, 2003; Auyero, 2001; Svampa y Pereyra, 2003).
Junto al Movimiento de los Sin Tierra en Brasil, las protestas
sociales de Venezuela, el Movimiento Zapatista en México, los
movimientos de indios en Ecuador y Bolivia, los piqueteros

En busca de la ciudadanía.indb 34 5/10/2016 11:14:35 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 35

empezaron los movimientos sociales horizontales que han


aportado a la construcción de la ciudadanía social presionando
desde abajo para que se les reconozcan sus derechos (Harvey,
1999; López Maya, 2006; Crabtree, 2005; Ondetti, 2008; Cicca-
riello-Maher, 2013; Becker, 2008).
La obra de César Pérez y Leopoldo Artiles se destaca entre
los estudios que se han realizado sobre la temática. Pérez y
Artiles plantean que los movimientos sociales son:

Una fuerza eminentemente democratizante, en el


sentido en que apuntan las demandas básicas que los
dirigentes recogen en momentos coyunturales críticos.
Estas demandas tienen que ver más con reclamos
propios de una población cuya aspiración mayor es
la ciudadanía de un Estado de derecho. En este sentido
no es quizás la revolución lo que esa población desee
efectuar, sino una auténtica democracia en la cual
esté integrada con pleno derecho (Pérez y Artíles,
1992:23).

En sus estudios sobre los movimientos sociales dominica-


nos Roberto Cassá (1995 y 2004), Ricardo Hernández (2004),
Lilian Bobea (1999) y Laura Faxas (2007) reconocen que estos
aportan al proceso de democratización, pero no analizan la
relación entre movimientos sociales, democratización y ciuda-
danía social. Este es un vacío en la literatura sociológica que
esta obra se propone empezar a llenar.

La estructura de la oportunidad política y los


movimientos sociales

En Estados Unidos y Europa la literatura sobre movimientos


sociales es sumamente abundante y variada. Aquí solo se
realiza un esbozo de algunos enfoques que ayudan a construir

En busca de la ciudadanía.indb 35 5/10/2016 11:14:35 AM


36 Emelio Betances

un marco teórico general, que nos puede guiar en el análisis


de los movimientos sociales como impulsores de los derechos
ciudadanos. En sus inicios, las grandes escuelas de pensa-
miento sociológico en torno a los movimientos sociales en
Europa se preguntaban por qué estos surgían, por qué las socie-
dades y Estados contemporáneos llevaban a sujetos de clase
media a organizarse en movimientos, entonces denominados
«nuevos movimientos sociales», por oposición a las antiguas
organizaciones nucleadas alrededor de la clase obrera (Tou-
raine, 1968, 1969, 1987; Melucci, 1980:199-226; Melucci, et.
al., 1988:329-348). Por su parte, los sociólogos estadounidenses
ponían su mira en los recursos que movilizaban los sujetos
sociales, es decir, cómo lograban organizar a la gente (Buechler
y Cylke, Jr., 1997; Snow et al. 2005).
De manera más reciente, Sidney Tarrow (1994), McAdam,
et al. (2003), Tilly y Tarrow (2007) han señalado que estas escue-
las de pensamiento dejaron de lado una variable intermedia,
o sea, en qué contexto sociopolítico se forman los movimientos
sociales. Ninguna de estas escuelas tomaba en cuenta lo que
ellos llaman la estructura de la oportunidad política, y por eso no
podían explicar por qué los movimientos surgían en determinados
momentos y luego decaían. Tarrow define la estructura de la
oportunidad política de la manera siguiente:

Entiendo por estructura de la oportunidad política


una forma consistente, aunque no necesariamente
formal o permanente, de las dimensiones del entorno
político que animan o desaniman a la gente para
participar en acciones colectivas. El concepto de
oportunidad política enfatiza la existencia de recursos
externos al grupo, a diferencia del dinero o el poder
que se pueden aprovechar aun por sujetos débiles o
desorganizados. Los movimientos sociales se forman
cuando ciudadanos comunes, animados por sus diri-
gentes, responden a cambios en oportunidades que

En busca de la ciudadanía.indb 36 5/10/2016 11:14:36 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 37

bajan el costo de la acción colectiva, revelan aliados


potenciales y muestran los puntos vulnerables de las
elites y las autoridades (Tarrow, 1994:18).

Las victorias de los movimientos sociales están relacionadas


con ciclos de protestas que aparecen en determinados momentos
de la historia y que luego se cierran. Según Tarrow, el término
ciclo de protestas se refiere «al aumento de conflictos y protestas
en todo el sistema social. Este ciclo incluye: una difusión rá-
pida de acción, un paso acelerado de innovación de las formas
de expresar las protestas, marcos de acción colectiva nuevos
o transformados, una combinación intensificada entre sujetos
y autoridades que puede tener como resultado reformas, re-
presión y, algunas veces, la revolución» (Tarrow, 1994:153). La
estructura de oportunidades políticas es fundamental a la hora
de analizar el éxito o fracaso de los períodos de protestas llevados
a cabo por los movimientos sociales.
El concepto de estructura de la oportunidad política nos
puede ayudar a comprender por qué bajo determinadas circuns-
tancias históricas los movimientos sociales pueden tener éxitos
sorprendentes, y aunque efímeros, ejercen influencia sobre las
elites y las autoridades y luego, de repente, la pierden, a pesar
de haber hecho esfuerzos para impedirlo. La estructura de la
oportunidad política tiene cinco características:

1. La multiplicidad de centros de poder independientes


2. La apertura de nuevos actores
3. La inestabilidad de los alineamientos políticos
4. La disponibilidad de aliados o simpatizantes influyentes
5. La medida en que el régimen reprime o facilita las demandas
colectivas (Tilly and Tarrow, 2007:57).

Como se puede apreciar en estas características, los movi-


mientos sociales son parte de un proceso de democratización
muy amplio en América Latina y en el cual participan diversas

En busca de la ciudadanía.indb 37 5/10/2016 11:14:36 AM


38 Emelio Betances

fuerzas políticas. Sin embargo, debemos precisar que todas


estas características pueden o no estar presentes en determi-
nadas circunstancias, pero esto no impide que se utilice el
concepto para dar cuentas de coyunturas específicas. De todas
maneras, cuando aparece una estructura de oportunidad po-
lítica, las circunstancias específicas de un movimiento social
determinado se deben evaluar cuidadosamente para determinar
cuáles son sus aliados potenciales, o, por lo menos, quiénes
podrían solidarizarse con una actividad determinada de un
movimiento social. ¿Pero qué se entiende por movimiento
social? Según Charles Tilly, cuando se define el concepto de
movimiento social se debe hacer una distinción entre su base
y su campaña.

La base de un movimiento social

Está constituida por las organizaciones del movimiento, redes,


participantes, los acopios culturales, la memoria y las tradiciones
que contribuyen a las campañas de los movimientos sociales.

La campaña de un movimiento social

Consiste en los retos constantes a las autoridades a nombre


de una población que vive bajo su jurisdicción por medio de
despliegue público concertado de dignidad, unidad, número
de participantes y compromiso, utilizando para tales fines reu-
niones públicas, manifestaciones, peticiones, y comunicados
de prensa. (Tilly and Tarrow, 2007:114; Tilly, 2008:118-126).
La acción de un movimiento social siempre es contenciosa,
presenta demandas específicas a las autoridades y a menudo
implica a terceros que tienen poder, fuerzas represivas, rivales,
aliados y la ciudadanía en general. Los sujetos sociales presentan
sus peticiones a las autoridades, rivales u oponentes de una

En busca de la ciudadanía.indb 38 5/10/2016 11:14:36 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 39

forma indirecta, y no procuran realizar sus objetivos por si


mismos, sino más bien reivindican que las autoridades estable-
cidas los lleven a cabo. De ahí que los movimientos sociales sean
esencialmente reivindicativos y se propongan actuar dentro
del sistema, pero, en ciertas circunstancias, pueden convertirse
en entes revolucionarios que procuran cambiar el sistema polí-
tico, económico, social y cultural. En esta investigación solo se
estudia a los movimientos sociales reivindicativos, por lo cual
se los asocia con la construcción de la ciudadanía social y el
proceso de democratización.

Los movimientos sociales, la ciudadanía social


y la democratización

La relación entre los movimientos sociales, la ciudadanía


social y el proceso de democratización es compleja. En 1949,
T.H. Marshall bosquejó sucintamente una definición sobre los
derechos ciudadanos y los dividió en tres componentes: civil,
político y social.
El aspecto civil está compuesto por los derechos necesarios
para la libertad de la persona, de expresión, pensamiento y fe,
derecho a la propiedad y a finalizar contratos, así como a la
justicia. El último es diferente a los demás porque constituye
el derecho a defender y afirmar la igualdad de condiciones
según el debido proceso. Por componente político se entiende
el derecho a participar en el ejercicio del poder político, como
integrante de una entidad que tiene autoridad política o como
un miembro elector de la misma. Las instituciones correspon-
dientes son el parlamento y los consejos de Gobierno. Por
componente social se entiende una serie de derechos que van
desde el bienestar económico, la seguridad, compartir plena-
mente el patrimonio social, hasta disfrutar de una vida digna
según los niveles predominantes en la sociedad. Las instituciones

En busca de la ciudadanía.indb 39 5/10/2016 11:14:36 AM


40 Emelio Betances

más ligadas con este derecho son el sistema educativo y los


servicios sociales (Marshall, 1964:71-72).
Marshall sentó las bases para los estudios de ciudadanía
social y admitió que el proceso de construcción de los derechos
ciudadanos se produce de manera contradictoria: la ciuda-
danía es un estatus que se confiere a los miembros plenos de
una comunidad, pero las desigualdades creadas por el sistema
capitalista le ponen serias restricciones a la expansión de sus
derechos. Precisamente por estas contradicciones Marshall se
pregunta: «¿Cómo es posible que estos dos principios opuestos
puedan crecer y prosperar juntos en el mismo suelo? ¿Qué
hizo posible que se reconciliaran y vinieran a ser, por un tiempo
por lo menos, aliados en lugar de antagonistas? Las preguntas
son pertinentes porque parece claro que en el siglo xx la
ciudadanía y el sistema de clase capitalista han estado en
guerra» (ibíd., p. 84). No hay lugar a dudas, pues, que Marshall
pensaba que los trabajadores tuvieron que luchar contra las
jerarquías de la tradición feudal, las desigualdades creadas por
el mercado y las injusticias perpetuadas por las instituciones
del Estado. No obstante, él veía el desarrollo de la ciudadanía
como un proceso de extensión de los derechos ciudadanos
que, eventualmente, contribuiría a fortalecer la sociedad y
reducir los peligros que la extensión de derechos políticos
pudiera implicar.
Los derechos civiles llegaron a ser para los trabajadores un
instrumento para elevar su nivel social y económico, es decir,
se establecía la reivindicación de que ellos debían tener acceso a
ciertos derechos sociales, pero el método normal para estable-
cer los derechos ciudadanos es a través del ejercicio del poder
político, ya que los derechos sociales implican un derecho ab-
soluto a cierto nivel de civilización, lo cual está condicionado
solo para cumplir las obligaciones de la ciudadanía (Ibíd., p. 94).
Visto desde este ángulo, la extensión de los derechos civiles
culminó con la libertad sindical, la cual es considerada por

En busca de la ciudadanía.indb 40 5/10/2016 11:14:36 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 41

Marshall como un derecho de ciudadanía industrial que se de-


sarrolló paralelamente con el sistema de ciudadanía política.
La conceptualización de ciudadanía de Marshall ha sido
ampliamente comentada por Anthony Giddens, David Held,
Carlos Franco y otros sociólogos. Giddens rechaza la clasificación
que hace Marshall de los derechos como una categoría ho-
mogénea y enfatiza que, los derechos civiles del individuo y la
igualdad ante la ley, fueron el producto y conquista de las luchas
de la burguesía emergente. Giddens entiende que «desde la
etapa temprana del desarrollo del capitalismo los derechos
civiles han estado ligados con la definición misma de lo que
se cuenta como ‘político’. Los derechos de ciudadanía civil y
política se desarrollaron simultáneamente y continúan, a partir
de entonces, abiertos a muchas interpretaciones que pueden
afectar directamente la distribución del poder» (Giddens,
1985:207). Giddens concluye que dada la naturaleza del contrato
de trabajo en el sistema capitalista, la ciudadanía económica
no se puede mirar como una simple extensión de los derechos
civiles y políticos. En lugar de ver los tres componentes (civil,
político y social) de los derechos ciudadanos como fases del
proceso de desarrollo de la ciudadanía es más convincente in-
terpretarlos como áreas de impugnación social o conflicto. (ibíd.,
p. 205). En resumen, el conflicto de clase ha sido y sigue siendo
el medio de extensión de los derechos ciudadanos y la base
para la creación de una economía protegida, una poliarquía
y un Estado social. La expansión del Estado y el desarrollo de
relaciones basadas en el consentimiento, más que en la fuerza,
explica el surgimiento y expansión de los derechos ciudadanos.
Sin embargo, nada de esto es permanente y todo está sujeto a
cambios históricos en las relaciones de poder.
En su crítica de Marshall y Giddens, David Held plantea
que si por ciudadanía se entiende membresía plena en una
comunidad, y esta implica diversas formas de participación,
entonces es engañoso concebir la ciudadanía primariamente en
relación con la clase social o el modo de producción capitalista.

En busca de la ciudadanía.indb 41 5/10/2016 11:14:36 AM


42 Emelio Betances

Según Held, si analizamos la ciudadanía como una cuestión


de inclusión o exclusión de las clases sociales dejaríamos fuera
una diversidad de dimensiones de la vida social, que son fun-
damentales en la lucha por los derechos ciudadanos. El modo
de pensar la ciudadanía tiene que ampliarse para captar una
serie de fenómenos sociales entre los que se citan el feminis-
mo, el racismo, la etnicidad, la ecología y la orientación sexual. Si
bien los enfoques propuestos por Marshall y Giddens son fun-
damentales para comprender la dinámica de la lucha por los
derechos ciudadanos es necesario ampliarla (Held, 1989:199).
Held retoma a (Turner, 1986:92; 2002) quien propone que
«los derechos ciudadanos son el resultado de movimientos so-
ciales que apuestan a la expansión o defensa de la definición
de membresía social […] las fronteras que definen la ciuda-
danía […] en última instancia, definen la membresía de un
grupo social o colectividad».
Tras las huellas dejadas por el debate sobre la conceptualiza-
ción de la ciudadanía social, Engin F. Isin sugiere que se tome
en cuenta la formación y definición de los grupos sociales.
Se trata de grupos socialmente construidos; 2) Los procesos
de inclusión y exclusión operan en cada tipo de derecho; 3) Las
relaciones sociales desiguales se ubican de manera centralizada;
4) No se puede empezar con la premisa de que la igualdad
requiere uniformidad y 5) Los derechos diferenciados pueden
aminorarlas desigualdades históricas y las injusticias. Un enfoque
sobre lo social en la ciudadanía desafía la noción de que esta
abarca un estatus legal estático y universalista de individuos
abstractos en el Estado-nación. Interrogarlo que es social en la
ciudadanía implica poner atención en su carácter orientado y
controvertido […] (Isin, 2008:11).
La formación de la ciudadanía social es el resultado de las
luchas de los movimientos laborales y populares a través del
tiempo y esta adquiere las características de una formación
particular. A su vez, la ciudadanía social sigue siendo una fuente
de conflicto en la reproducción de la sociedad capitalista porque,

En busca de la ciudadanía.indb 42 5/10/2016 11:14:36 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 43

en términos formales, el régimen político reconoce ciertos


derechos sociales como derecho a la educación, la salud, el
agua potable, la libertad sindical y derecho a la tierra, pero
el sistema capitalista procura negarlos sistemáticamente. De
modo que los ciudadanos tienen que retar a las autoridades
establecidas para que les reconozcan sus derechos aún después
que la legislación los haya aprobado.

[...] al articular los actores, esferas e instituciones


del Estado y del régimen, la democracia se presenta
simultáneamente como ‘un sistema de reglas’ y un
‘sistema productor de decisiones’. En efecto, esta
definición permite [...] concebir la democracia como
una compleja esfera de intersecciones, intercambios
e intermodulaciones de diferentes macro procesos
y/o sistemas y, a través de estos, de las voluntades, in-
tereses y poderes relativos de los agentes o sujetos que
los constituyen. Nos referimos con ello a la natura-
leza y forma del Estado, la pauta de intercambios con
el exterior, el patrón de acumulación y organización
productiva, la estructura social y la articulación de la
sociedad civil, la configuración cultural de la población,
etc. (Franco, 1993:50-61).

Cuando analiza el proceso de construcción de la democracia


en Europa, Franco propone que allí esta surge como un régimen
político que combina dos factores claves: un «sistema de reglas
político-culturales» y un «sistema productor de decisiones
económico-sociales». Este régimen germinó en formaciones
sociales que tuvieron un desarrollo económico endógeno,
donde había una cultura nacional que permitió la identifi-
cación entre representantes y representados, la producción
de un tamaño «socialmente aceptado» de las desigualdades
económico-sociales, la aparición de la «desigualdad legítima»

En busca de la ciudadanía.indb 43 5/10/2016 11:14:36 AM


44 Emelio Betances

y la expansión y renovación de los derechos de ciudadanía del


conjunto de la población.
No podemos olvidar que la democracia y los derechos ciuda-
danos se profundizan en Europa entre 1870 y 1914, una época
de auge económico endógeno en esa región. Este apogeo de la
democracia se interrumpió durante las dos guerras mundiales,
pero se retomó después de la segunda posguerra, llegándose a
la construcción de democracias liberales y, consecuentemente, a
la más grande expansión de los derechos ciudadanos en Europa
Occidental (Franco, 1998:154-178). Esta fue la época de los
«treinta años gloriosos» —como se le conoce en Francia— y
cuando los trabajadores europeos tuvieron acceso a una serie
de prestaciones inéditas en la historia mundial. Esta estructura
de la oportunidad política permitió la sedimentación de la ciu-
dadanía social en Europa Occidental y se puso como ejemplo
de la superioridad del capitalismo sobre el socialismo. Pero los
tiempos en que se dio esa estructura de la oportunidad política
son parte de la historia, y hoy en día todos estos derechos
están amenazados por la política neoliberal que se aplica en la
Unión Europea, lo que, a su vez, explica por qué los ciudadanos
de España, Grecia, Italia, Portugal e Irlanda han empezado a
luchar para no perder conquistas sociales consagradas en sus
constituciones.
Al contrario de la historia europea, Franco argumenta que
la democratización y el proceso de construcción de los dere-
chos ciudadanos son muy diferentes en América Latina. En
nuestra región encontramos: a) composición pluriétnica de su
población; b) inconclusión de los procesos formativos de la
nación, el Estado y los Estados nacionales; c) pauta dependiente
regulando los intercambios con el exterior; d) estructuras pro-
ductivas descentralizadas, dependientes y tecnológicamente
heterogéneas con mercados oligopólicos y segmentados que
vuelven inestable y limitada la generación de excedentes;
e) profundas desigualdades distributivas, limitadas formas de
integración social, un perfil irregular y una escasa densidad

En busca de la ciudadanía.indb 44 5/10/2016 11:14:36 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 45

y poder de sus sociedades civiles; f) combinación de factores


étnicos-culturales y económico-sociales en la determinación
de las relaciones de dominio e intercambio de la población;
g) restringida cobertura de los derechos de ciudadanía y/o cla-
sificación de sus ciudadanos en status de «primera» y «segunda»
clase, etc. (Franco, 1993:50-61).
En vista de estas circunstancias, Franco se pregunta:

¿Resulta posible forjar el formato de actores, reglas


e instituciones con el que se identifica la democracia
en ausencia de sus condiciones históricas de produc-
ción y reproducción? ¿No es plausible imaginar la
concurrencia de nuevos actores, nuevas reglas y nuevas
instituciones en combinación con las previstas por
el «modelo universal» y/o redefinir las conocidas de
modo de hacerlas aptas para las tareas propuestas?
(Franco, 1993:50-60).

Estas interrogantes nos llevan a estudiar la historia reciente de


América Latina, donde desde los ochenta se producen grandes
transformaciones socioeconómicas y políticas. En la historia
reciente de la región se produjo algo inédito: una transición
hacia la democracia con la aplicación de reformas neoliberales
cuyo objetivo era y, sigue siendo, la conformación de socie-
dades capitalistas modernas. Contrariamente a lo prometido,
estas reformas han restringido los derechos sociales de los ciu-
dadanos y empobrecido a las grandes mayorías. El rasgo que
diferencia el patrón de dependencia financiera de los mode-
los anteriores es la conversión de los Estados democráticos en
objetos directos del control internacional. Franco puntualiza
que en el decenio de los ochenta del siglo pasado se produjo:

[...] la transferencia por la mayoría de los gobiernos


de la región de sus facultades para definir las orien-
taciones de las políticas económicas y sociales a los

En busca de la ciudadanía.indb 45 5/10/2016 11:14:36 AM


46 Emelio Betances

organismos multilaterales —facultades que formaban


parte de la soberanía nacional de los Estados— remitió
al exterior el manejo de los instrumentos claves para
la dirección del desarrollo económico y la configu-
ración de la estructura productiva como el perfil de la
estructura social y los mecanismos de integración de
la sociedad (Franco, 1993:50-61).

Los efectos de este desenlace entre democracia y ciudadanía


son evidentes porque el Estado pierde su capacidad de regular
la economía y la política financiera de forma autónoma. Esto
es contradictorio: el Estado pierde su capacidad de dirigir la
economía, pero retiene, al menos formalmente, la capacidad
de gobernar la sociedad. Entonces, la política es el único espacio
que tiene el ciudadano para reclamar sus derechos, y es por
eso que las sociedades latinoamericanas siempre están llenas
de tensiones sociales; los ciudadanos se ven en la necesidad
de emplear la protesta colectiva para reclamar derechos que
los Estados anuncian en sus constituciones, pero que no pue-
den cumplir plenamente debido a la pérdida de su capacidad
económica. De ahí que el papel de la ciudadanía en la repro-
ducción de una sociedad capitalista dependiente contrasta
drásticamente con la experiencia europea occidental, donde
el desarrollo industrial y el imperialismo permitieron que
los Estados pudieran expandir los derechos ciudadanos. En
América Latina, el papel del Estado se disminuye debido a la
condicionalidad que pone el Fondo Monetario Internacional
(FMI) y al papel de fuerzas políticas y financieras externas. En
este sentido, el rol de la ciudadanía es retar a las autoridades
constantemente para que reconozcan sus derechos. En estas
circunstancias, las protestas pueden amenazar el tejido de la
sociedad y el Estado. De modo que exigir derechos civiles, po-
líticos y sociales se vuelve revolucionario porque el Estado y
las elites socioeconómicas no están dispuestos o preparados
para reconocer los derechos plenos de los ciudadanos. En este

En busca de la ciudadanía.indb 46 5/10/2016 11:14:36 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 47

sentido, la ciudadanía social se intercala con el desarrollo de


los movimientos sociales y el proceso de democratización. El
proceso de democratización se hace más complejo pues ya no
solo se trata de las luchas de los trabajadores por la ciudadanía
social, sino también de los moradores de las barridas urbanas,
muchos de los cuales viven de la economía informal. En estas
circunstancias, las demandas ciudadanas se amplían y, contra-
riamente al proceso europeo, las elecciones periódicas no son
suficientes para canalizar las reivindicaciones económicas y
sociales de los ciudadanos: los movimientos sociales se ven en
la necesidad de ejercer presión política y social desde abajo
para que las autoridades reconozcan sus derechos. Evidente-
mente, esta es una lucha difícil porque los Estados mismos no
están en la capacidad de poner en vigencia sus propias leyes.
Esta situación explica por qué en América Latina los movi-
mientos sociales, unas veces, adquieren un matiz revolucionario,
y en otras son manipulados por líderes populistas que les hacen
promesas que no pueden cumplir.
Si bien es cierto que esta propuesta teórica de Franco es
válida para toda América Latina en los ochenta y los noventa,
en la década siguiente cambiaron las circunstancias políticas
y aparecieron nuevos regímenes políticos que revertieron,
parcialmente, la transferencia de sus facultades para tomar
decisiones de carácter socioeconómico: como es el caso de
Venezuela, Ecuador, Bolivia, Argentina, Brasil y Uruguay. Sin
embargo, esta no es la realidad de la República Dominicana,
donde no se revertió este proceso y donde la política económica
del Gobierno sigue atada a los dictámenes de las agencias
financieras internacionales. De ahí que la propuesta teórica
de Franco sigue siendo útil para explicar el caso dominicano
en la actualidad.

En busca de la ciudadanía.indb 47 5/10/2016 11:14:36 AM


48 Emelio Betances

Los movimientos sociales, la construcción de la


ciudadanía social y la democratización

Siguiendo la huella de los enfoques teóricos sobre movi-


mientos sociales y ciudadanía social, en esta obra se proponen
dos grandes planteamientos interpretativos para explicar el
desarrollo de los movimientos sociales y su aporte a la cons-
trucción de la ciudadanía social.
1) Los movimientos sociales, a través de sus protestas socio-
políticas, aportan su pequeño grano de arena al proceso de
democratización y construcción de la ciudadanía social. En estas
circunstancias, la democracia que se levanta no sigue al pie
de la letra el modelo europeo de democracia liberal, donde
el Estado respeta el debido proceso y reconoce los derechos
ciudadanos. En este nuevo tipo de democracia, los ciudadanos
actúan de forma colectiva y presionan constantemente al Es-
tado para que se les reconozcan sus reivindicaciones, porque
de otra manera no se les pone atención. En América Latina
es común que los miembros de las clases acomodadas usen
sus contactos en las altas esferas del poder para resolver sus
problemas, pero aquellos que no cuentan con esas conexiones
—la gran mayoría de la población— encuentran que los canales
formales para enfrentar sus dificultades individuales no fun-
cionan. En consecuencia, los ciudadanos de a pie tienen que
recurrir a la acción colectiva y la presión política para que se
les escuche. Es en estas circunstancias de constante ajetreo po-
lítico que se desarrolla la ciudadanía social, un elemento clave
en el proceso democrático en América Latina y, en particular,
en la República Dominicana.
2) Los movimientos sociales constituyen solo uno de los di-
versos sujetos que participan en las luchas políticas y sociales;
de ahí que su éxito o fracaso esté íntimamente relacionado con
la existencia de una estructura de la oportunidad política. En
todo caso, su influencia en los procesos de constitución de los
derechos ciudadanos y de la democracia estará determinada por

En busca de la ciudadanía.indb 48 5/10/2016 11:14:36 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 49

su habilidad para formar alianzas que les permitan aprovechar


las coyunturas políticas. En este sentido, como señala Carlos
Vilas, nunca se puede perder de vista que «la reivindicación
social puede ser, como lo es en este y otros casos, justa, bella,
enriquecedora de nuestra humanidad, pero solo si está articu-
lada al poder se convierte en algo que es de cumplimiento
obligatorio para todo el mundo» (Raquel Castrono, 2011).
En conclusión, la conquista de derechos ciudadanos tiene que
institucionalizarse a través de una legislación que haga que todos
en la sociedad reconozcan estos derechos como tales. De ahí
la necesidad que tienen los movimientos sociales de conformar
alianzas fuertes con sectores de poder para que sus sueños se
hagan realidad. La idea básica es luchar para conseguir un
derecho, alcanzar que este se codifique en una legislación y
luego luchar para que se aplique de manera universal.

Investigación de campo

Desde la perspectiva metodológica esta investigación se


basa en un trabajo de campo amplio realizado durante cuatro
viajes realizados por el autor a la República Dominicana. En
el primero de estos viajes (verano de 2007), el trabajo estuvo
enfocado en hacer observaciones de campo, conversar con
investigadores sociales y realizar veintisiete entrevistas, gra-
badas y luego transcritas, a los principales líderes populares.
En el segundo (verano de 2008) la tarea de investigación se
concentró en revisar la documentación existente en el Centro
de Estudios Dominicanos de la Educación, donde el autor
pudo fotografiar más de 20,000 recortes publicados en ocho
periódicos de circulación nacional durante el decenio de los
ochenta y principio de los noventa.1 Estos recortes de periódicos

1
Mariano Negrón, exsecretario general de la Confederación Nacional
de Trabajadores Dominicanos (CNTD), dio acceso al autor para que

En busca de la ciudadanía.indb 49 5/10/2016 11:14:36 AM


50 Emelio Betances

fueron clasificados por tema y año y luego empleado para


analizar el movimiento sindical, popular y de profesionales
(maestros, médicos, enfermeras, agrónomos, arquitectos, etc.)
en la ciudad de Santo Domingo y en el interior. Sin embargo,
por razones de tiempo y espacio, solo se pudo trabajar el tema
de los maestros. Los demás sectores profesionales quedan
pendientes para una futura investigación. En el tercer viaje
(verano de 2010) nuevamente la investigación se concentró en
la realización de veinte entrevistas, grabadas y luego transcritas,
a dirigentes sindicales activos e inactivos de las principales cen-
trales. En la cuarta visita al país (verano de 2013) se hicieron
ventiún entrevistas, igualmente grabadas y transcritas, a líderes
populares en la región del Cibao (Cotuí, San Francisco de
Macorís, Salcedo, Santiago y Navarrete). En total, esta inves-
tigación se basa en 68 entrevistas. Durante este último viaje el
autor pasó un mes en Licey al Medio y Canca la Reina, centros
importantes de la protesta social, donde tuvo la oportunidad
de conversar, informalmente, con exlíderes populares y decenas
de personas que participaron en los movimientos sociales,
pero que no estaban afiliadas en ninguno de los grupos que
convocaron a las protestas sociales.
En el transcurso de estos cuatro viajes el autor también re-
copiló datos de encuestas realizadas por otros investigadores
y, además, recabó documentación escrita producida por los
sujetos de los movimientos sociales; diversas organizaciones
populares y sindicales facilitaron acceso a sus archivos, copias
de boletines e incluso libros escritos por ellos. La obra cuenta
de 10 capítulos y las conclusiones; estos capítulos están divi-
didos en tres secciones donde se expone a grandes rasgos el
desarrollo de los movimientos sociales. La primera sección
se intitula «El movimiento sindical y campesino después del
trujillato» y consta de cuatro capítulos. El capítulo primero se

consultara su archivo de recortes de periódicos (1991-1998), lo cual re-


sultó muy valioso para analizar el decenio de los noventa.

En busca de la ciudadanía.indb 50 5/10/2016 11:14:36 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 51

centra en los antecedentes del movimiento sindical moderno y


procura explicar por qué este no pudo aprovechar la apertura
política que se abrió después de la muerte de Trujillo y, a prin-
cipios de los setenta, cuando Balaguer, enfrentando una fuerte
oposición de la oligarquía agraria, permitió una relativa aper-
tura política. El segundo analiza el desarrollo del movimiento
campesino, la reforma agraria y el control que el Estado ejer-
ció para prevenir el desarrollo de un movimiento campesino
que pudiera amenazar el estatus quo. Asimismo, se reseña el
desarrollo del movimiento campesino y por qué este no pudo
aprovechar el apoyo que le había ofrecido la Iglesia católica, ni
la apertura democrática de los ochenta. En el tercer capítulo
se regresa al análisis de los retos que enfrenta el movimiento
sindical para conseguir sus reivindicaciones, ayudar al desarro-
llo del proceso democrático y la construcción de la ciudadanía
social. El cuarto capítulo se enfoca en el análisis de las luchas
de las centrales sindicales, el Diálogo Tripartito, reformas
laborales, las negociaciones por aumentos salariales y el fallido
intento por crear el Consejo Nacional de la Unidad Sindical.
La segunda sección se nombra «Los sindicatos indepen-
dientes» y se procura que el lector tenga una idea concreta
sobre el manejo de los sindicatos y los problemas que enfren-
taron. La sección comienza en el capítulo cinco y examina tres
sindicatos fabriles independientes: El Sindicato Nacional de
Trabajadores Telefónicos (SNTT), el Sindicato de Trabajadores
de la Corporación Dominicana de Electricidad (Sitracode) y el
Sindicato Unido de Trabajadores de la Falconbridge Domini-
cana (Sutrafado). Estos tres sindicatos constituyeron el núcleo
de una elite laboral que gozaba de salarios y prestaciones sociales
relativamente buenas en el medio dominicano. El estudio de
estos sindicatos permite conocer las relaciones entre estos con
las centrales sindicales, las empresas donde funcionaban y el
Estado. Los capítulos seis y siete se enfocan en el estudio de la
Asociación Dominicana de Profesores (ADP), uno de los pocos
sindicatos grandes que sobrevivió a la política antisindical del

En busca de la ciudadanía.indb 51 5/10/2016 11:14:36 AM


52 Emelio Betances

Estado y a las reformas neoliberales. Además, se le escogió por


el tipo de labor que realizan los maestros: la docencia, un
elemento clave en la formación de la ciudadanía.
La tercera sección se designa «El movimiento popular barrial»
y analiza su aporte a la democratización y la construcción de
la ciudadanía social. La sección comienza en el capítulo ocho
y analiza los orígenes del movimiento popular barrial, y cómo
el levantamiento de abril de 1984 sirvió para animar el desarrollo
de un movimiento popular relativamente autónomo que retaría
al Estado en materia de política social y en el desarrollo de la
ciudadanía social. En el capítulo nueve se estudian las luchas
del movimiento popular barrial durante el segundo régimen
de Joaquín Balaguer (1986-1996) y se examina cómo la inexis-
tencia de una estructura de la oportunidad política impidió
que este movimiento pudiera profundizar el contenido de la
ciudadanía social. Finalmente, en el capítulo 10 se enfocan
los factores que causaron el descenso del movimiento popular y
sindical a la vuelta del siglo xxi y cómo los movimientos sociales,
a partir de 2009, se recomponen y se reactivan como grupos
de clase media: el movimiento ambientalista y el 4% para la
Educación. En síntesis, en estos 10 capítulos se analiza por qué
y en qué medida los movimientos sociales han aportado a la cons-
trucción de la ciudadanía social y el proceso de democratización.

En busca de la ciudadanía.indb 52 5/10/2016 11:14:36 AM


Sección I

El movimiento sindical y campesino


después del Trujillato

En busca de la ciudadanía.indb 53 5/10/2016 11:14:36 AM


En busca de la ciudadanía.indb 54 5/10/2016 11:14:36 AM
Capítulo 1

Los antecedentes históricos recientes


del movimiento sindical y la lucha por
la democratización

Introducción

El impacto del movimiento sindical en la dinámica del cambio


social y político ha sido significativo en la sociedad postrujillista,
y por eso, los partidos políticos y el Estado han pretendido
influirlo, tanto en su organización como en su proceso de de-
cisión, cuando ha intentado ejercer presión política a través
de huelgas y marchas donde se le ha enfrentado con medidas
represivas. En este capítulo se explora en qué medida y de qué
manera el movimiento sindical contribuyó con la promoción
y desarrollo de los derechos ciudadanos a través de retos cons-
tantes a las autoridades. Además, se plantea que debido a su
debilidad organizativa y fragmentación no pudo aprovechar,
ampliamente, la apertura política que se produjo después de
la muerte del dictador Rafael Leonidas Trujillo, y cuando a
principios de la década de 1970 el entonces presidente Joaquín
Balaguer tuvo serios conflictos con la oligarquía terrateniente
que se oponía a la aplicación de las leyes agrarias.
El capítulo está divido en dos partes. La primera analiza las
luchas sindicales que se realizaron después de la muerte de
Trujillo (1961) hasta la toma de posesión de Balaguer como
presidente de la República (1966). La segunda examina un

55

En busca de la ciudadanía.indb 55 5/10/2016 11:14:36 AM


56 Emelio Betances

proceso similar durante los doce años en que Balaguer dirigió


el destino de la nación (1966-1978). Finalmente, se concluye
que, mediante sus esfuerzos reivindicativos, las centrales sindi-
cales constituyeron un elemento clave en la construcción de la
ciudadanía social y el desarrollo del proceso de democratización
a pesar de su reconocida debilidad.

El contexto social y político en que surge


el movimiento sindical moderno

La República Dominicana era esencialmente rural y pobre


a la caída de Trujillo, quien mantuvo el país aislado y, si se
exceptúan Santo Domingo y Santiago, las ciudades del interior
eran a lo sumo pueblos grandes. En agosto de 1960, el 69.7%
de la población residía en el campo —2, 124,980 de un total de
3, 047,070— donde el acceso a la tierra era sumamente difícil
debido a la desigualdad social que imperó durante los treinta
y un años de dictadura.
La mayor parte de la población vivía en condiciones de subsis-
tencia mientras que la propiedad de la tierra estaba concentrada
en muy pocas manos. A pesar de la existencia de leyes que
impedían la migración interna, la dictadura no pudo detener
el desplazamiento de la población del campo a las dos grandes
ciudades. Por ejemplo, en la década de 1950 la población urbana
aumentó en 81.3% —de 508,408 a 922,090— y la población de la
capital casi se duplicó: de 181,533 a 369,980. Una buena parte
de este incremento se debió a la migración de campesinos que
fueron a trabajar en la construcción de los nuevos edificios y
avenidas que se hicieron para conmemorar, en 1955, los vein-
ticinco años de la Era de Trujillo, y muchos se alojaron en los
barrios de la zona norte de la ciudad de Santo Domingo, donde
vivían (y aún residen sus descendientes) en condiciones de
sanidad deplorables.

En busca de la ciudadanía.indb 56 5/10/2016 11:14:36 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 57

Muchos campesinos también fueron a trabajar en las in-


dustrias de Trujillo y sus allegados. En la década de 1950, el
Producto Interno Bruto (PIB) aumentó 7%, aunque la indus-
trialización sustitutiva de Trujillo era muy deficiente. Piero
Gleijeses señala que de 1950 a 1958, «la industria nacional se
caracterizaba por la falta de coordinación, dependencia de la
importación de materia prima, fertilizantes nacionales muy
costosos y la concentración extrema de la propiedad. Conse-
cuentemente, el crecimiento industrial tenía un impacto muy
pequeño en el mercado nacional» (Gleijeses, 1978:65-67).
La muerte de Trujillo creó un vacío de poder y sus exparti-
darios intentaron llenarlo rápidamente para apoderarse de la
riqueza que el dictador había acumulado. Se formó un régimen
de transición encabezado por Balaguer, a la sazón, presidente
nominal de la República, pero este sistema político no pudo
durar mucho y fue remplazado por un Consejo de Estado que
dirigió el destino del país por casi un año. Durante ese período
regresó la mayor parte de los exiliados políticos, entre ellos
Juan Bosch, principal dirigente del Partido Revolucionario
Dominicano (PRD). Bosch formaba parte de un grupo de
líderes democráticos de la región del Caribe que luchaban
contra gobiernos dictatoriales (Becerril Valencia, 2010:101-171).
Bosch y el PRD proponían un Gobierno de unidad nacional
y, por ello, estuvieron dispuestos a hacer una alianza con ele-
mentos allegados al antiguo régimen. Bosch proponía «borrón
y cuenta nueva», mientras que la elite política nacional recha-
zaba cualquier acuerdo con los trujillistas. Esta elite se organizó
mayormente en la Unión Cívica Nacional (UCN), la que en un
principio se declaraba apolítica, pero pronto se convirtió en un
partido político que adversaba al PRD. La Iglesia, que en los
últimos dos años se opuso al antiguo régimen, también se tiró
al ruedo político poniéndose al lado de la UCN. En verdad,
diversos sacerdotes se expresaron abiertamente contra Bosch
y lo acusaron de ser comunista. En un discurso pronunciado

En busca de la ciudadanía.indb 57 5/10/2016 11:14:36 AM


58 Emelio Betances

el 15 de diciembre de 1962, a cinco días de las elecciones, Bosch


expresó:

[…] sacerdotes y monjas nos han acusado por pasión


política; y ahora insisten en que dijeron la verdad y
que ellos representan a Dios, y por lo tanto lo que
ellos dicen está dicho por Dios. Más aun, en una labor
de confusión política, la radio de Santo Cerro afirma
que los católicos que oyen esa emisora no deben creer
en los partidos políticos sino solo en lo que dicen los
sacerdotes. (Bosch, Tomo 1, 1998:36).

Bosch concluyó su discurso haciendo un llamado a obispos


y arzobispos para que se pronunciaran «quitándonos de encima
la tremenda acusación de comunistas» porque, de lo contrario,
retiraría su candidatura a las elecciones. Luego de este pro-
nunciamiento, el padre Láutico García, quien había lanzado la
primera acusación de que Bosch era comunista, aceptó participar
con él en un debate televisado en el que esperaba exponer
su aseveración, pero no logró demostrar que Bosch fuera co-
munista. De ese debate Bosch salió inmaculadamente limpio,
logrando así que le quitaran la imputación, por lo menos por
el momento.
Los grupos de izquierda se organizaban en torno al Movi-
miento 14 de Junio, el cual tomó ese nombre de una expe-
dición que llegó al país desde Cuba el 14 de junio de 1959 y
que tenía por objetivo formar una guerrilla para luchar contra
Trujillo, pero fracasó en el intento (Cassá, 1999:217-242). Sin
embargo, la expedición mostró que existía oposición al sistema
y que este era políticamente vulnerable. Posteriormente, varios
grupos salieron del 14 de Junio y formaron otras entidades
políticas aún más radicales como el Movimiento Popular Do-
minicano (MPD). A pesar de la oposición de la Iglesia y de los
grupos de poder que se agruparon junto a la UCN, Bosch ganó
las elecciones con 58.7% de los votos, mientras que la UCN

En busca de la ciudadanía.indb 58 5/10/2016 11:14:36 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 59

solo obtuvo 30.1% (Gleijeses, 1978:86). Hubo otros grupos de


derecha que participaron en las elecciones, pero el porcentaje de
votos que obtuvieron fue muy pequeño y no pudieron ejercer
gran influencia política para alterar los resultados de los co-
micios. Ni el 14 de Junio ni el MPD participaron en el proceso
electoral de 1962.
Estas elecciones constituyeron un gran experimento porque
por primera vez, desde 1924, los ciudadanos ejercieron sus
derechos políticos al participar masivamente en la contienda
electoral. Se iniciaba así un proceso de democratización y
construcción de la ciudadanía social que, como mostraremos
en este trabajo, estuvo lleno de avances y retrocesos.

El movimiento sindical: de la caída de Trujillo hasta 1966

Todas las agrupaciones políticas procuraron ejercer su in-


fluencia en el naciente movimiento sindical. Estas entidades,
tanto de derecha como de centro o de izquierda, veían a los
sindicatos como organizaciones que podían utilizar para hacer
proselitismo. En ese momento de efervescencia política, cuando
la sociedad civil estaba políticamente candente y una gran parte
de la ciudadanía estaba deseosa de libertad, era muy difícil
establecer una diferencia marcada entre actividades sindicales
y propiamente políticas. Había mucho interés en la política,
pero la experiencia era mínima porque Trujillo había impedido
que la población participara en ella.
Sin embargo, sí hubo un antecedente de auge sindicalista
durante la dictadura trujillista, pues en la década de 1940 el
país había tenido un gran movimiento gremial en la industria
azucarera, pero este fue cortado de cuajo por el dictador. En
enero de 1946 se organizó una gran huelga obrera que logró
arrancarle un aumento de salario a las compañías azucareras
estadounidenses, lo cual no tenía precedentes en los anales de
las luchas sindicales dominicanas. Las organizaciones laborales

En busca de la ciudadanía.indb 59 5/10/2016 11:14:36 AM


60 Emelio Betances

de la época estaban estrictamente controladas por el régimen


y, por ley, eran presididas por los gobernadores de provincia,
quienes, a su vez, eran nombrados por el Gobierno central.
Dadas estas condiciones de control, llama mucho la atención
que la dictadura permitiera la organización de una huelga in-
dependiente en la principal industria del país. El historiador
Roberto Cassá concluye que «si bien es cierto que Trujillo
permitió la huelga azucarera de 1946 y no tomó una sola
medida represiva dirigida contra las organizaciones obreras
[…]. Podría llegarse a especular, en el límite, que la huelga
azucarera hasta podía haber sido conveniente para Trujillo en
aquella coyuntura». (Cassá, 1990:434).
¿Por qué Trujillo no reprime la huelga? En el contexto
especial de posguerra en el que Estados Unidos y la Unión
Soviética eran aliados y se promovía la democracia, Trujillo
quería aparecer como un demócrata y, al no reprimir la huel-
ga, demostraba que él respetaba ese derecho reivindicativo.
Claro, siempre y cuando fuera en las empresas de otros, no
en las suyas. Además, esta actitud política también se debía a
que él tenía conflictos con los azucareros estadounidenses por-
que estaba interesado en sus negocios. Cassá señala que antes
del paro, la armonía que había existido entre el dictador y las
compañías azucareras ya era cosa del pasado. Por ejemplo, el
30 de agosto de 1945 se promulgó la Ley 982 que establecía
un impuesto escalonado a la exportación de azúcar, desde un
15% al precio de $2.50 el quintal, hasta un tope de 40% de
lo que excediera al precio de $2.85. La importancia de este
impuesto puede verse en que, por ejemplo, en 1949, de un
total de 11.7 millones de pesos de impuestos aportados por
la industria azucarera, con dicha Ley se ganaba 8.6 millones
(Cassá, 1990:431). Evidentemente, las compañías azucareras y
Trujillo ya estaban en conflicto y esta era una razón más para
que el dictador «apoyara» las reivindicaciones de los obreros.
En realidad, a la postre, Trujillo compró la mayoría de los
ingenios de los estadounidenses y se convirtió en un industrial

En busca de la ciudadanía.indb 60 5/10/2016 11:14:36 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 61

azucarero, lo cual estaba a tono con la política económica que


se aplicaba en muchos países latinoamericanos en esa época,
donde se implementaba un modelo económico relativamente
autóctono. Su orden para que no se reprimiera la huelga tenía
un tinte político claro, pero su proceder no lo convertía en
un defensor de los obreros. Su conducta política después de
la huelga demostró, fehacientemente, que él se oponía a
la organización independiente de los sindicatos y a las activi-
dades reivindicativas que estos pudieran organizar. Mauricio
Báez, el principal líder de la huelga de 1946, tuvo que exi-
liarse en Cuba y posteriormente fue asesinado por esbirros a
la orden de Trujillo. Casi todos los líderes que no salieron del
país corrieron la misma suerte, y las organizaciones sindicales
independientes desaparecieron del panorama político nacional.
Pese a esta derrota, es probable que la huelga, en cierta
forma, influyera para que la dictadura promulgara un Código
de Trabajo.

El Código Trujillo de Trabajo

La dictadura de Trujillo dejó como legado el Código de


Trabajo que regularía la vida sindical hasta 1992. Este Código
representó uno de los retos principales que tendría el movi-
miento gremialista en la sociedad postrujillista. La Ley 2920
del 11 de junio de 1951, Gaceta Oficial número 7309 y sus
modificaciones, fue conocida como Código Trujillo de Trabajo
hasta el día 29 de mayo de 1992, cuando el Congreso Nacional
la remplazó con la Ley número 16-92 o Código de Trabajo de la
República Dominicana. El Código Trujillo de Trabajo resume
y sintetiza toda la legislación laboral existente hasta su apro-
bación en 1951. Entre las leyes más importantes se incluían
accidentes de trabajo (1932), descanso dominical y cierre de
establecimientos (1939, salarios mínimos (1940), vacaciones
(1941), reconocimiento de las asociaciones de trabajadores

En busca de la ciudadanía.indb 61 5/10/2016 11:14:36 AM


62 Emelio Betances

(1943), contrato de trabajo (1944), elecciones de procurado-


res obreros (1945) y la jornada de trabajo (1946). (Galíndez,
1984:156-157).
Si bien la Constitución de la República establecía el derecho
a la libertad sindical para todos los trabajadores, el Código
mantenía el desahucio y hacía difícil la declaración de una
huelga legal. El artículo 69 del Código establecía el desahucio
a través del contrato de trabajo, el cual en términos legales era
«por tiempo indefinido, cada una de las partes puede poner
término, sin alegar justas causas, cuando estime conveniente,
aun durante la suspensión del contrato». A simple vista, este
artículo indica que tanto el trabajador como el empleador
están en igualdad de condiciones pues cada quien puede
poner fin al contrato cuando lo crea conveniente. Ahora bien,
cuando se analiza la realidad social de cada quien nos damos
cuenta que aunque al trabajador se le garantizan las presta-
ciones, pagadas 10 días después de la ruptura del contrato, el
empleador aún tiene derecho a acudir a un tribunal y postergar
esa entrega por tiempo indefinido. Aunque teóricamente el
trabajador puede acudir al tribunal, no tiene los recursos para
esperar que se defina el caso pues tiene necesidad del salario
para comer. Asimismo, la desigualdad social entre el traba-
jador y el empleador permite que este último pueda ponerle
término al contrato de trabajo, sin preguntarle al obrero si está
de acuerdo.
El Código hacía que la declaración legal de una huelga
por aumento salarial, prestaciones y mejores condiciones
de trabajo fuera sumamente difícil. El procedimiento estaba
reglamentado en los artículos que van desde el 373 hasta el
379, en los que se indicaba que si un sindicato quería declarar
una huelga tenía que notificarlo a la Secretaría de Estado de
Trabajo, y al tiempo de exponer la causa debía precisar que la
protesta no paralizaría servicios de utilidad pública, ni sería
por solidaridad política o apoyo a otro sindicato. El artículo
374 establecía que la declaración a huelga debía anunciarse

En busca de la ciudadanía.indb 62 5/10/2016 11:14:36 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 63

15 días antes de su realización para llenar todos los requisitos


legales establecidos. En vista de que el artículo 69 del Código
disponía el desahucio, el paro de labores no se podía efectuar
porque los empleadores aplicaban el desahucio a los líderes
sindicales. Así, en la práctica, no había libertad sindical pues a
través del desahucio el patrón podía ponerle fin al contrato de
trabajo de los organizadores de una huelga (Suárez, entrevista,
2010; Espinal Jacobo, 1981:51-52). En breve, el derecho a la
libertad sindical fue uno de los retos principales en torno a
los que se organizaron las luchas de los trabajadores, tanto en
los tiempos de los regímenes autoritarios, como democráticos.
La existencia de un Código de Trabajo represivo y la Confe-
deración Dominicana de Trabajo (CDT), la organización que
aglutinaba a todos los sindicatos, inhibió el desarrollo del mo-
vimiento sindical. En todo caso, lo valioso de la experiencia de
las luchas sindicales de 1946 es que los trabajadores intentaron
participar en la sociedad reclamando sus derechos ciudadanos
—civiles, políticos y sociales— pero esta vez la dictadura impidió
su participación y de esa manera retrasó una apertura que, de
otra forma, hubiera permitido cierto desarrollo social y político.

El nuevo sindicalismo en la sociedad postrujillista

Fuerzas políticas externas al movimiento gremial jugaron un


papel fundamental en la organización de las primeras centrales
sindicales dominicanas, después de la muerte de Trujillo en
1961. Entre esas fuerzas se encontraban los partidos políticos,
la Embajada de Estados Unidos y la Iglesia. A estos poderes
externos se debe añadir el hecho de que muchos de los líderes
del movimiento sindical eran de extracción de clase media.
Los partidos políticos estuvieron implicados en la organización
del movimiento sindical desde el inicio de la etapa postru-
jillista. Trujillo fue asesinado el 30 de mayo de 1961 y, para
septiembre de ese mismo año, ya se había organizado el Frente

En busca de la ciudadanía.indb 63 5/10/2016 11:14:36 AM


64 Emelio Betances

Obrero Unido Pro Sindicatos Autónomos (Foupsa), el cual se


levantaba sobre las cenizas de la CDT y procuraba reunir a los
trabajadores que se organizaron en la confederación sindical
del antiguo régimen.
Los principales núcleos de obreros organizados estaban en
los siguientes sectores: azucarero, eléctrico, cementero, tele-
fónico, cigarrero, cervecero, talabartero, zapatero, transporte,
etc. Se trataba de un movimiento que surgía en un país con
muy bajo desarrollo industrial. Sin embargo, Foupsa desem-
peñó un papel clave al convocar a manifestaciones políticas y
huelgas en contra de los remanentes de la dictadura, y acoger
a representantes de los partidos políticos. La UCN hizo esfuerzos
por controlar a Foupsa desde sus inicios, pero al fallar en sus
intentos, acusó a la dirección de esta de ser comunista. Los
líderes de la UCN estaban conscientes del papel de Foupsa en
la sociedad postrujillista, y querían intervenir en sus asuntos
internos. En esos años (1961-1965) el secretario general de
Foupsa era Miguel Soto, diputado del PRD, entidad que reivin-
dicaba ser representante del pueblo y, en cuanto al movimiento
sindical, quería integrar a todos los trabajadores en una central
única.
Por otro lado, los representantes sindicales estadounidenses
en el país no estaban de acuerdo con esta estrategia, por lo
que argumentaban que el PRD quería crear una dictadura en
el ámbito sindical. La Embajada de Estados Unidos instruyó a
Andrew McClellan, representante interamericano de la Ameri-
can Federation of Labor/Congress of Industrial Organizactions
(AFL-CIO) (Federación Americana del Trabajo/Congreso de
Organizaciones Industriales) y a Fred Somerford, su agregado
laboral, para que ejercieran influencia en el nuevo organismo.
Estos agentes sobornaban a los líderes sindicales y acusaban de
comunistas a los que no estaban dispuestos a colaborar. Este
fue el caso de Miguel Soto, quien, durante una importante
huelga en 1961 no estuvo dispuesto a aceptar un soborno de
30,000 dólares para que desistiera de convocar un paro de

En busca de la ciudadanía.indb 64 5/10/2016 11:14:36 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 65

labores. Como no pudieron controlar a Foupsa se retiraron


y formaron, el 11 de febrero de 1962, el Bloque Foupsa Libre,
una agrupación que luego adoptaría el nombre de Confede-
ración Nacional de Trabajadores Libres (Conatral) (Wiarda,
1966:56; Jonas, 1975:16). Foupsa quedó en manos de los diri-
gentes del PRD, pero con una fuerte incidencia de sectores de
izquierda.
En este contexto aparecieron otras centrales sindicales que
desde un principio tendrían una influencia de la Iglesia. Sus
principales asesores eran sacerdotes de extracción de clase
media que llegaron al país procedente de Cuba, huyendo de la
Revolución Cubana. Entre estos se citan los sacerdotes Francisco
José Arnáiz, José Llorente, Carlos Benavides, Manuel González
Quevedo, Francisco Guzmán y Fernando Arango. Estos curas
proporcionaban asesoría en materia de organización, educación
sindical y amplios contactos internacionales. Por ejemplo,
cuando se realizó el Primer Encuentro de Trabajadores
Cristianos, el 24 de enero de 1962, se discutió la creación de
una central sindical cristiana. El resultado de esta reunión fue
la fundación de la Confederación Autónoma de Sindicatos
Cristianos (CASC) el 5 de febrero de 1962 en la ciudad de
Santo Domingo, la cual estaba afiliada a la Confederación
Latinoamericana de Sindicatos Cristianos (CLASC).1 Esta
organización sindical estuvo presidida por Emilio Máspero,
secretario general adjunto de la Confederación Latinoamericana
de Sindicatos Cristianos (CLASC) (Gómez Cerda, entrevista,
Junio 2010). En esa reunión también estuvieron presentes los

1
Existe una disputa sobre la fecha de fundación de la CASC. José Gómez
Cerda argumenta que la CASC se fundó el 5 de febrero de 1962(Gómez
Cerda: 2006:28) y Gabriel del Río Doñé dice que la CASC se fundó el 28
de enero de 1962. Según él, Henry Molina y José Gómez Cerda aún no
regresaban al país del exilio cuando se creó la central (Gabriel del Río
Doñé, entrevista, 2010). No me ha sido posible ver el acta de fundación
de la CASC, de modo que en el futuro, cuando algún historiador tenga
acceso a dicha acta, se podrá poner fin a dicha disputa.

En busca de la ciudadanía.indb 65 5/10/2016 11:14:36 AM


66 Emelio Betances

que se convertirían en los principales dirigentes de la CASC en


las décadas subsiguientes: Henry Molina, José Gómez Cerda y
Gabriel del Río Doñé. En 1962, bajo la asesoría de los curas, la
CASC constituyó el Instituto Nacional de Formación Agraria
y Sindical (INFAS) y sus primeras actividades se realizaron en
la Casa Manresa, residencia de los jesuitas, y en el Seminario
Menor de Santo Cerro, en La Vega. Su vínculo con la Iglesia
no podía ser más estrecho. En cuanto a la política partidaria,
la CASC mantenía cierta incongruencia pues, por un lado,
manifestaba que no tenía afiliación partidaria y, por el otro,
se podía ver que los miembros del Comité Ejecutivo Nacional
de la central formaban parte del Partido Revolucionario Social
Cristiano.
La CASC se destacó desde sus inicios por la defensa de los
intereses económicos de los trabajadores, y encabezó una serie
de huelgas que culminaron con la firma de contratos colectivos
de trabajo. En 1962, luego de una huelga de tres días en la
Compañía Anónima Tabacalera, en Santiago, se logró la firma
de un pacto colectivo y aumentos de salarios. En ese mismo
año se firmaron contratos colectivos con la J.M. Hernández,
entidad privada, y la Sociedad Industrial Dominicana (SID),
conocida como la Manicera, una empresa de propiedad estatal.
Otras de las grandes victorias de la CASC, en esos años, fue la
organización, en agosto de 1962, del Primer Congreso Nacio-
nal de Trabajadores Dominicanos, efectuado en el local de la
Hermandad Cigarrera de Santiago, actividad que contó con
la presencia de 300 delegados y del doctor Virgilio Maynardi
Reyna, gobernador de la provincia de Santiago. Jesús Cami-
nero Marcelo fue electo secretario general, pero en la directiva
ya encontramos a Henry Molina, Gabriel del Río Doñé, José
Gómez Cerda, Rosendo López y a Porfirio Zarzuela (Gómez
Cerda, 2006:25-27).
En octubre de 1962 los grupos ligados al PRD formaron la
Confederación Sindical de Trabajadores Dominicanos (Cesitra-
do) que, tras adherirse a Foupsa, se denominó Foupsa-Cesitrado.

En busca de la ciudadanía.indb 66 5/10/2016 11:14:37 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 67

Durante este período también surgieron la Federación Nacional


de Empleados Públicos y de Institutos Autónomas (Fenapia),
que agrupaba a los empleados públicos, y la Federación Nacional
de Maestros (Fenama). En ambas centrales se podía notar la
presencia de cuadros de la UCN y de izquierda. Estos últimos,
en particular el Movimiento 14 de Junio, organizó en 1963 la
Unión de Trabajadores Sindicalizados (UTS), conocida solo
como la Unión, una pequeña confederación dirigida por un
grupo de militantes partidistas empleados en la Cervecería
Nacional Dominicana y la Fábrica de Cemento de Santo Do-
mingo, y de la que formaron parte disidentes de la Foupsa
original. (Gómez Cerda, 2006:29). Los trabajadores del sector
azucarero también empezaron a crear nuevos sindicatos, como
la Federación Nacional de Trabajadores del Azúcar (Fenata),
que estaba afiliada a la Conatral y en esos tiempos llegó a tener
36 sindicatos incorporados, y la Federación Nacional de Traba-
jadores de la Caña (Fentraca), adscrita a la CASC y compuesta,
entre otras entidades, por sindicatos del ingenio Rio Haina, el
principal del país.
Entre todas esas entidades obreras cabe resaltar dos, cuya
combatividad por los derechos de los trabajadores hizo historia
en la vida sindical dominicana: el Sindicato de Obreros de
Arrimo Portuario, conocido como Poasi, que agrupaba a los
trabajadores portuarios, y el Sindicato Unido (SU) de La
Romana, uno de los gremios más combativos en el sector
azucarero. La importancia de ese sector estribaba en que el
grueso de este pertenecía al Estado, producto de la naciona-
lización de las propiedades de Trujillo y, en el contexto de
las luchas del primer lustro de los sesenta, los trabajadores
azucareros tenían un mayor poder de negociación. Si bien es
cierto que la izquierda tuvo cierta influencia en estos sindica-
tos, estos mantuvieron una gran autonomía con respecto a los
partidos políticos, lo cual les permitió consolidarse y resistir
eficientemente los embates de la represión. El resto de las cen-
trales eran directamente controladas por los partidos políticos

En busca de la ciudadanía.indb 67 5/10/2016 11:14:37 AM


68 Emelio Betances

dominantes, convirtiéndolas en correa de transmisión de sus


intereses.
La intervención de los partidos políticos, el Estado, la Em-
bajada de Estados Unidos y la Iglesia coartaba la capacidad
que los sindicatos podían tener para consolidarse institucio-
nalmente como organizaciones autónomas que pudieran luchar
libremente para obtener sus prestaciones y consolidar sus
derechos ciudadanos. Sin embargo, esta era una situación a la
que los sindicatos no podían escapar, dado el origen de clase
media de muchos de sus dirigentes, que eran portadores de las
ideas y estrategias de las instituciones dominantes. Igualmente,
no se puede perder de vista que buena parte de los trabaja-
dores eran de origen campesino y carecían de la formación
necesaria para dirigir su propio destino.

Las grandes huelgas y el desarrollo del


movimiento sindical

El escaso desarrollo de la clase obrera no impidió que creciera


un importante movimiento sindical que logró prestaciones
significativas para los obreros. En octubre de 1961, los traba-
jadores de la Fábrica de Sacos y Cordelería de Los Minas se
fueron a huelga exigiendo que se cumpliera la Ley de Salario
Mínimo, que en ese año era de $2.00 diario. El régimen de
Balaguer ordenó un ajuste salarial para telaristas y mecánicos
a $3.28, y $2.25 diario para los demás trabajadores.
Pero no todas las protestas tenían un carácter reivindicativo
en el contexto laboral, ya que una buena parte eran políticas.
Tal es el caso de la realizada en 1961 por Foupsa y la Unión de
Motoristas, en la que se pedía el derrocamiento del régimen
de Balaguer, quien era visto como un remanente del trujillismo.
En respuesta, Balaguer dispuso una rebaja en los artículos de
primera necesidad —arroz, aceite, bacalao, carne, alquiler de
casas e incluso regaló carros a algunos choferes y triciclos a

En busca de la ciudadanía.indb 68 5/10/2016 11:14:37 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 69

vendedores ambulantes— para conseguir apoyo y neutralizar


la huelga (De Peña Valdez, 1978:61-62). Estas conquistas se
lograban porque se trataba de un régimen débil, que se
tambaleaba bajo la presión de la Organización de Estados
Americanos (OEA) y de los Estados Unidos. La OEA pidió a
todos sus miembros que rompieran relaciones diplomáticas
con el Gobierno dominicano y, todos lo hicieron, menos Estados
Unidos, que redujo su personal diplomático a nivel consular y
retuvo los fondos correspondientes a la cuota azucarera.
Las protestas por mejoras salariales y reclamaciones políticas
continuaron durante todo el año de 1962. Entre estas se destaca
el paro de labores por aumento salarial que se mantuvo durante
cincuenta y nueve días en la empresa Bolonotto Hermanos, y
otra encabezada por Poasi que perseguía la firma de un pacto
colectivo. Igualmente, los obreros de las fincas agrícolas de la
Grenada Company, de Manzanillo, una filial de la United Fruit
Company, se fueron a huelga en demanda de aumento salarial;
lo mismo hicieron los obreros azucareros, los trabajadores de
la Sociedad Industrial Dominicana (SID) y los del Acueducto
de Santo Domingo. En esta última entidad los plomeros, que
solo ganaban $90.00, lograron conseguir $145.00, y los ayudan-
tes, que solo devengaban $45.00, alcanzaron $90.00 mensuales.
Los cortadores de caña, que se les pagaba menos de un dólar
por día, pasaron a ganar $2.50 y $3.00 dólares en 1964. Estos
aumentos eran comunes en el sector comercial, industrial y en
las empresas del Estado (De Peña Valdez, 1978:62-63, Wiarda,
1966:62).
No obstante estas conquistas, es justo reconocer que las alzas sa-
lariales llevaron a la postre a una inflación galopante. Franklin
Franco planteó que «el Estado se vio obligado a aumentar el
circulante —con nuevas emisiones monetarias— que motivó
una reducción del respaldo en el patrón oro. En 1959 las re-
servas monetarias eran de $10,000,000 de pesos, bajando tres
años después a $3,000,000. Naturalmente, la luna de miel del
alza de los salarios fue pasajera» (Franco, 1966:128).

En busca de la ciudadanía.indb 69 5/10/2016 11:14:37 AM


70 Emelio Betances

En 1962, las huelgas tenían como telón de fondo el des-


moronamiento del régimen de Balaguer y su remplazo por el
Gobierno provisional del Consejo de Estado (18 de enero de
1962 al 27 de febrero de 1963). El Consejo de Estado estaba
conformado por representantes de la oligarquía, la cual estaba
bajo la presión estadounidense para que organizara elecciones
libres e imparciales, en las que Bosch, del PRD, competiría
contra Viriato A. Fiallo, de la UCN. La crisis de gobernabilidad
creó una apertura política que permitió al movimiento sindi-
cal organizarse y conquistar algunas de sus reivindicaciones.
Asimismo, estas huelgas, muchas veces manipuladas por los
partidos políticos, sirvieron para que las organizaciones sindi-
cales empezaran a reconocerse como sujetos políticos impor-
tantes que tenían algo que decir sobre la democratización del
país y, además, recordaban a la elite política nacional que los
derechos sociales de los trabajadores eran inalienables y que
debían tomarlos en cuenta, si verdaderamente querían que la
democracia se consolidara.
Se puede apreciar que desde sus inicios el movimiento sin-
dical tenía una vocación profundamente política, y que no
veía su lucha en términos estrictamente económicos como re-
clamaba la CASC, o apolítica como pretendía la Conatral. Al
igual que los partidos políticos de la oposición, los sindicatos
exigían derechos civiles, políticos y sociales; en materia política,
sus propósitos no se distinguían de aquellos de los partidos, ya
fueran estos de izquierda o de derecha. En este contexto, la
realidad social y política no permitía que una central sindical
fuera apolítica, pues la sociedad estaba inmersa en un proceso
de lucha por la democratización en la que existía una amplia
diversidad de conceptos de lo que debía ser la democracia.
Unos la concebían como la conquista de derechos civiles y
políticos, otros la percibían solo como sinónimo de derecho
al voto, mientras que los movimientos sociales ligados a los
trabajadores y al campesinado la pensaban como oportunidad
para tener acceso a una ciudadanía social, o sea, —derecho a

En busca de la ciudadanía.indb 70 5/10/2016 11:14:37 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 71

educación, salud, agua potable, tierra, libertad sindical, etc.—


Viéndolo desde de esta perspectiva, este tipo de ciudadanía
implicaba el surgimiento de un movimiento social de protesta
y conflictivo que exigía su derecho a la participación en una
sociedad abierta y democrática. En cierta forma, la gestión de
Bosch, electo por amplia mayoría, toleraba este tipo de ideo-
logía en su intento por poner en práctica un régimen de tipo
nacional-popular (Faxas, 2007:18). Entre otras cosas, fue este
tipo de tolerancia lo que llevó a Estados Unidos a unirse a
los grupos de oligarcas dominicanos que querían derrocar la
gestión de Bosch.

El régimen sietemesino de Bosch en 1963

La situación de crisis que se vivió después de la muerte de


Trujillo pareció empezar a calmarse con la elección de Bosch
el 20 de diciembre de 1962, quien tomó posesión el 27 de
febrero de 1963, pero solo gobernó durante siete meses porque
fue derrocado por un golpe de Estado dirigido por los sectores
oligárquicos. Bosch presidió el primer Gobierno verdadera-
mente democrático en la historia de la nación, y tuvo la intención
de promover la construcción de los derechos ciudadanos.
Durante su gestión, Bosch abogó por la creación de una
central única de trabajadores, pero no todos estaban de acuerdo.
La CASC reclamaba estar por la unidad de los trabajadores,
pero rechazó el llamado del mandatario, argumentando que
su ideología social cristiana le impedía formar parte de una
confederación formal (Del Río Doñé, entrevista, 2010). La
Unión sí estuvo dispuesta a formar parte de una central única.
Pero la Conatral rechazó la invitación a formar parte de una
central única, al considerar que los sindicatos debían concen-
trarse en negociaciones colectivas con arbitraje, ser apolíticos
y anticomunistas. Dicha central mantuvo una actitud hostil
contra Bosch y llegó, incluso, a hacer declaraciones en las que

En busca de la ciudadanía.indb 71 5/10/2016 11:14:37 AM


72 Emelio Betances

veladamente pedía a las Fuerzas Armadas que intervinieran


para tumbar el Gobierno. Al igual que la CASC, la Conatral
tenía obvias incongruencias políticas porque, claramente, no
se podía declarar al mismo tiempo apolítica y anticomunista, y
socavar las instituciones nacionales.
Durante los siete meses que Bosch estuvo en el poder se hi-
cieron seis huelgas importantes en el sector público. Se hizo
una en la Corporación Dominicana de Electricidad (CDE) y
otra en la SID por la firma de contratos colectivos de trabajo.
Dos huelgas fueron realizadas por Fenama en protesta por las
cancelaciones de maestros. Las dos restantes las hizo Fenapia
por el despido de empleados públicos; esta última organización
también pedía la promulgación de Ley de Servicio Civil y
una reforma inmediata del Instituto de Auxilios y Viviendas
(Bosch, Tomo 1, 1998:201-203; De Peña Valdez, 1978:64). En
todo caso, Bosch reconoció que pese a que las relaciones labo-
rales seguían siendo regidas por el Código Trujillo de Trabajo,
a los sindicatos no le quedaba otra alternativa que cumplir con
las regulaciones que la ley marcaba para declarar una huelga.
En un discurso dirigido a la República, señaló que:

El derecho a huelga no puede ser derogado, ni des-


conocido, porque es la manera que tienen los traba-
jadores de defenderse. En la mayoría de los casos los
trabajadores siempre tienen la razón, pero, una cosa
es tener la razón y otra cosa es saber emplear la razón
[…]. Mientras tanto nosotros estamos estudiando la
manera de producir leyes que regulen de una manera
más armoniosa las relaciones entre los trabajadores y
los patronos […]. Queremos advertirles a los trabaja-
dores que aquí tienen abiertas las puertas del Palacio.
Que pueden venir cuando lo deseen anunciándonos,
claro, la visita siquiera con 24 horas de anticipación
[…]. Los trabajadores tienen un amigo en la Presi-
dencia de la República, pero tienen un amigo que a

En busca de la ciudadanía.indb 72 5/10/2016 11:14:37 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 73

la vez que amigo de ellos, está obligado a mantener


la ley, el respecto a la ley, a mantener funcionando las
instituciones del país (Bosch, Tomo 1, 1998:125-127).

El relato que Bosch hace sobre el cumplimiento de la ley


muestra cómo el movimiento sindical se ve en la necesidad de
recurrir a medidas extra-legales para lograr sus fines porque el
Código Trujillo de Trabajo hacía casi imposible la realización
de una huelga. No obstante, es significativo que Bosch dijera
que los «trabajadores tienen un amigo en la Presidencia de la
República» pues esto implicaba tener un aliado fuerte para
eventualmente lograr el cambio del Código de Trabajo.
Pero la legislación laboral no se pudo cambiar durante el
mandato de Bosch porque este fue derrocado. De modo que
durante 29 años la modificación del Código de Trabajo fue
una de las principales demandas del movimiento sindical, sobre
todo para que se reconociera la libertad gremial. Alcanzar esa
reivindicación implicaba que una empresa debía permitir la
organización de sindicatos, negociación de pactos colectivos
de trabajo, el derecho a huelga y que no se despidiera a los
líderes de esos grupos por participar en actividades sindicales.
Esto no se logró hasta 1992, más que todo, debido a la presión
de la AFL-CIO y la Organización Internacional del Trabajo
(OIT). En ese momento, los empresarios y el Gobierno se
vieron en la necesidad de aceptar la modificación del Código
para evitar sanciones económicas contra el país.
En sus relaciones con los trabajadores y los campesinos,
Bosch procuró prestar mucha atención a sus necesidades,
pero no debemos perder de vista que hacía esto en el contexto
de ataques políticos directos en la prensa, mientras la Iglesia
organizaba los «cursillos de cristiandad», los cuales, más que
retiros espirituales, eran fuente de propaganda anticomunista
entendida como antiboschista. La Iglesia aceptó la elección de
Bosch porque ganó por una amplia mayoría de votos, y no
tenía forma de impedir su toma de posesión. Recordemos que

En busca de la ciudadanía.indb 73 5/10/2016 11:14:37 AM


74 Emelio Betances

la Iglesia no quiso estar presente en la ceremonia que se hizo


para proclamar la nueva Constitución de la República que
había sido discutida y aprobada por el Congreso Nacional. El
padre Rafael Marcial Silva, capellán de la Fuerza Aérea Domi-
nicana, urgió a sus miembros que lo vigilaran porque Bosch
era comunista. El padre Marcial Silva era, además, el confesor
de Elías Wessin y Wessin, el director del Centro de Enseñanzas
de las Fuerzas Armadas, obviamente una institución clave en
las fuerzas armadas. Al enterarse de sus actividades, Bosch se
vio precisado a suspenderlo de sus funciones. El impacto de
las actividades del padre Marcial Silva en las Fuerzas Armadas
fue notorio si tomamos en cuenta que Wessin y Wessin estuvo
entre los generales que encabezaron el golpe de Estado a
Bosch y quien, además, jugaría un papel clave para aplastar la
revuelta de abril de 1965 (Bosch, t. 1, 1998:333-334; Betances,
2009:170-173).
El derrocamiento de Bosch el 25 de septiembre de 1963
tuvo implicaciones desastrosas para el desarrollo de la demo-
cracia y el naciente movimiento sindical. La gestión del Triun-
virato (1963-1965), como se conoció al régimen que remplazó
a Bosch, tomó las siguientes medidas: prohibió las huelgas en
el sector público, las que se hacían en solidaridad con otros
sindicatos y las que tuvieran motivos políticos. Además, intro-
dujo nuevos métodos de represión sindical, asignándole un
papel más activo a la Secretaría de Estado de Trabajo para
controlar y reducir el crecimiento de las organizaciones sindi-
cales (Espinal, 1987:188). Todas estas medidas se le aplicaron
particularmente a Foupsa-Cesitrado, la Unión y a la CASC. En
ningún momento los sindicatos afiliados a la Conatral sufrieron
represión. Todo lo contrario: Donald Reid Cabral, líder del
Triunvirato, fue invitado al Segundo Congreso Nacional de
Conatral y, allí expresó que esta era la única central seria, le
ofreció un espacio en las oficinas del Gobierno y condecoró a
Serafino Rumualdi, director del American Institute for Free

En busca de la ciudadanía.indb 74 5/10/2016 11:14:37 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 75

Labor Development, (AIFLD)/Instituto Estadounidense para


el Desarrollo del Sindicalismo Libre, a quien dio las gracias
por sus aportes al sindicalismo (Jonas, 1975:17).
A pesar de la represión del Triunvirato, en 1964, los sindi-
catos hicieron cuatro huelgas importantes. El 2 de mayo los
choferes de carros públicos y Poasi, conjuntamente con el
Foupsa-Cesitrado, convocaron a una huelga para reclamar una
serie de demandas económicas, sociales y políticas. Entre las
más importantes se pedía aumentos salariales en los sectores
público y privado, un incremento al presupuesto de la Univer-
sidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y, más que todo,
se exigía el fin a los allanamientos policiales que mantenían
a las barriadas y sectores de clase media en jaque. El amplio
apoyo que esta huelga tuvo entre los moradores de los barrios
de la zona norte de Santo Domingo y en los estudiantes de la
UASD llevó a que se montaran barricadas, dándole la sensa-
ción de una insurrección. Los enfrentamientos con la Policía
fueron inevitables, porque las huelgas estaban prohibidas. Esta
experiencia preparó a miembros de Foupsa-Cesitrado y Poasi,
quienes luego se organizaron en comandos revolucionarios
durante la revuelta de abril de 1965.
Un resultado de la acción colectiva de mayo de 1964 fue la
organización de la Asociación de los Choferes Independientes
(Asochoin) con una marcada tendencia progresista, pero
también se organizó el Sindicato de Trabajadores Portuarios
Independientes (Stapi) que operaba de manera paralela a
Poasi y tenía una tendencia política conservadora. El Go-
bierno también organizó la Confederación Sindicalista de
Trabajadores Organizados (Costo) con el fin de ampliar su
influencia en el movimiento sindical. Esta bifurcación en los
gremios demuestra que había una polarización política, y que
no estábamos frente a un movimiento economicista sino a un
movimiento revolucionario que quería remplazar el Gobierno.
Sin embargo, solo una parte minoritaria del movimiento
sindical estaba interesada en aplicar medidas revolucionarias

En busca de la ciudadanía.indb 75 5/10/2016 11:14:37 AM


76 Emelio Betances

para logar sus fines. Por ejemplo, en agosto de 1964, cuando


el Triunvirato quiso modificar las aportaciones de los traba-
jadores al Seguro Social de 2.5% a 5%, la CASC, junto a la
Unión Nacional de Choferes Sindicalizados Independientes
(Unachosin) y con el respaldo de la Federación de Estudiantes
Dominicanos (FED), convocó a una huelga general para que
esa modificación no se hiciera. Los convocantes de la huelga
pedían que fueran los patronos los que aumentaran su cuota
del 5% al 7%. Pero esta lucha les costó mucho a sus organi-
zadores, pues el Comité Ejecutivo Nacional de la CASC fue
arrestado durante varios días (Gómez Cerda, 2006:33).
La influencia del naciente movimiento sindical se sentía en
el interior del país aunque con menor fuerza. En septiembre
del mismo año obreros y patronos de Santiago convocaron
una huelga contra una ley que aumentaba las cotizaciones de
los trabajadores y patronos al Instituto Dominicano de Seguro
Social (IDSS). Los patronos se retiraron al segundo día de
huelga, pero los obreros la mantuvieron hasta el tercer día.
En diciembre, los trabajadores del azúcar, agrupados en el
Sindicato Unido de La Romana, paralizaron sus labores en
demanda del pago de bonificaciones y del doble sueldo navi-
deño. Estos trabajadores se declararon nuevamente en huelga
por 28 días, en los meses de enero-febrero de 1965, ya que sus
demandas no eran atendidas. Esta vez el Central Romana, con-
juntamente con la Policía Nacional, desató una persecución
tenaz contra los líderes del sindicato: los dirigentes Luis Reyes
y Julián Oguis fueron apresados, y más de 30 miembros fueron
despedidos y obligados a migrar a Santo Domingo. Las exi-
gencias de estos trabajadores no fueron satisfechas sino hasta
diciembre de 1965, cuando se produjo otra huelga importante
que planteaba las mismas peticiones. Este paro se hizo entre
el 15 y 21 de diciembre y logró 67% de las bonificaciones y el
doble sueldo navideño (De Peña Valdez, 1978:65-67).
No debemos olvidar que estas conquistas se realizaban
unos meses después de concluida la revuelta de abril de 1965.

En busca de la ciudadanía.indb 76 5/10/2016 11:14:37 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 77

Este levantamiento se produjo luego del golpe de Estado al


Triunvirato, con el fin de restituir a Bosch en el poder y la
Constitución de 1963. Ante la resistencia de un grupo de mi-
litares que controlaban la base área de San Isidro, el golpe
de Estado se convirtió en una insurrección popular pues los
oficiales rebeldes entregaron armas a la población civil y luego
se realizó una batalla campal contra aquellos que se hicieron
fuertes en San Isidro, la principal base aérea. Los rebeldes,
más bien conocidos como constitucionalistas, derrotaron a sus
oponentes y solicitaron la mediación del embajador estadouni-
dense para poner fin a los combates, pero este les recomendó
que se rindieran, lo que el coronel Francisco Alberto Caamaño,
ya convertido en líder de la revuelta, no estuvo dispuesto a
aceptar.
Ante su situación de derrota, los militares de San Isidro, co-
nocidos como leales al estatus quo, solicitaron la intervención
de Estados Unidos y, en unos pocos días, se desembarcaron
alrededor de 23,000 mil infantes de la Marina para sofocar el
levantamiento militar con respaldo popular (Gleijeses, 1978;
Lowenthal, 1972). Las tropas estadounidenses destruyeron a
las fuerzas revolucionarias, y bajo estas condiciones negociaron
una salida a la guerra, se instaló un régimen de transición, y se
organizaron las elecciones de 1966 en las cuales Balaguer salió
ganador. Bosch participó en estos comicios, pero dijo que lo
hizo porque era la única forma en que se podía sacar a las tropas
estadounidenses del país.El régimen de transición que se ins-
taló, una vez concluida la insurrección, tenía mucho interés
en mantener la paz social y responder a las demandas de las
huelgas en empresas estatales como la SID y en el sector azuca-
rero que producía una gran parte de sus ingresos. Ahora bien,
cuando en enero de 1966 se realizó una huelga en solidaridad
con trabajadores despedidos en la Compañía Dominicana de
Teléfonos (Codetel), de capital estadounidense, se procedió a
desplegar la represión policial de forma brutal. Sin embargo,
los tribunales reivindicaron los derechos de los trabajadores

En busca de la ciudadanía.indb 77 5/10/2016 11:14:37 AM


78 Emelio Betances

al disponer que: los despedidos sean reinstalados y la empresa


pague los salarios perdidos por la huelga. Pero contrario a la
orden judicial, la Policía impidió la entrada de los trabajadores
despedidos a la empresa y los salarios dejados de pagar no fueron
repuestos. Asimismo, en febrero de 1966, la Policía procedió
a reprimir a los estudiantes de la UASD cuando llamaron a
una huelga general para protestar por el asesinato de la es-
tudiante Amelia Ricard Calventy y el ametrallamiento de una
manifestación estudiantil que pedía la restauración del fuero
universitario.
Estos acontecimientos marcaron el fin de un ciclo de huelgas
y protestas que dio inicio a un período represivo que se conso-
lidaría con la «elección» de Balaguer en 1966 como presidente
de la República. El movimiento sindical y popular entraría en
un período de reflujo. No obstante, lo rescatable de este pe-
ríodo es que por primera vez en la historia del país se observa
el surgimiento de un movimiento sindical que reclama los
derechos sociales de los trabajadores, e intenta ponerse a la
vanguardia de las luchas sociales que reivindicaban los derechos
ciudadanos.

El peso relativo de las centrales en el movimiento sindical

Todas las grandes centrales sindicales —Conatral, CASC,


Foupsa-Cesitrado— sostenían que tenían enormes cantidades
de sindicatos y trabajadores organizados. En una entrevista con
Howard Wiarda en 1964, Fred Somerford, el agregado laboral
de la Embajada de Estados Unidos, sostuvo que la Conatral era
la principal central en el país y que tenía una influencia impor-
tante en los principales sindicatos. Según su información, la
Conatral tenía 350 sindicatos con una membresía de 105,000
trabajadores, mientras que la CASC solo contaba con 120 gre-
mios y 30,000 trabajadores afiliados (ver cuadro 1).

En busca de la ciudadanía.indb 78 5/10/2016 11:14:37 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 79

Cuadro 1:
Fuerza numérica de las grandes centrales sindicales en 1964

FOUPSA
Organización CASC CONATRAL
CECITRADO
Sindicatos 120 350 25
Membresía 30,000 105,000 8,000
Fuente: Elaborado por Howard Wiarda, 1975:567

Somerford hacía esos cálculos a partir de la cantidad de fondos


de que disponía para influir en la vida sindical del país. Estos
recursos provenían directamente de Estados Unidos, a través
del AIFLD, del respaldo que recibía de la Embajada de Estados
Unidos y de la Organización Regional Interamericana de
Trabajadores (ORIT). Ahora bien, cuando se observan, cuida-
dosamente, las cifras aportadas por Somerford, encontramos
que estas eran exageradas. Howard Wiarda, quien inspeccionó
todas las centrales e hizo trabajo de campo en los años sesenta,
informa que según sus observaciones las cifras proporcionadas
por Somerford estaban abultadas:

La prosperidad de la Conatral era más aparente que


real […] y después del golpe de Estado a Bosch fue
prácticamente desintegrada, por lo menos temporal-
mente. Probablemente no haya una evidencia más
clara que esta: sin la asistencia de Estados Unidos,
esta hubiera desaparecido […]. Mis propias conclu-
siones en base a numerosas entrevistas realizadas a
funcionarios de la Conatral durante el período en
cuestión, mi asistencia a diversas reuniones y conven-
ciones de la Conatral y a mi observación directa por
años, fue que esta era una organización fantasma que
no tenía raíces nacionales o apoyo popular (Wiarda,
1975: 567-568).

En busca de la ciudadanía.indb 79 5/10/2016 11:14:37 AM


80 Emelio Betances

Sin lugar a dudas, la Conatral no era una central legítima,


sino más bien un frente organizado por la Embajada de Estados
Unidos para desvirtuar las luchas de los sindicatos. Wiarda
pone en evidencia que los representantes laborales de los Es-
tados Unidos eran unos corruptos que malgastaban el dinero
dando su apoyo a líderes en base a su supuesto anticomunismo,
pero que luego mostraron ser oportunistas. Es realmente im-
portante que Wiarda, un politólogo estadounidense conservador,
reconozca que «las demás centrales no parecen estar excesiva-
mente plagadas por este problema» (Wiarda, 1975:575).
José Gómez Cerda, varias veces secretario general de la
CASC, nos proporciona algunos datos para 1968. Ese año
había 68,000 trabajadores organizados, de los cuales 27,000
estaban afiliados a la CASC. Ahora bien, los sindicatos inde-
pendientes tenían aproximadamente 30,000 trabajadores or-
ganizados en seis agrupaciones que incluían a los trabajadores
de electricidad, teléfonos, cemento, cerveza, ron Bermúdez,
tabaco y los azucareros del Central Rio Haina (Gómez Cerda,
2006:54). En 1967, el Banco Interamericano de Desarrollo
(BID) estimaba que la Población Económicamente Activa
(PEA) en el país era de 750,000 personas (Wiarda, 1975:572),
lo que quiere decir que tan solo un 10.1% por ciento de los
trabadores dominicanos estaba organizado. Aunque los datos
proporcionados por Gómez Cerda parezcan razonables, tanto
los sindicatos como las centrales obreras tenían (y aún tienen)
la costumbre de abultar las cifras de trabajadores organizados.
Asimismo, muchas de las centrales no siempre actualizaban
sus listas de miembros o notificaban a la Secretaría de Estado
de Trabajo cuando los sindicatos dejaban de existir. No obstante
estos problemas, sus cifras y aquellas proporcionadas por la
Secretaría de Estado de Trabajo, nos permiten ver que el peso
de las centrales en el seno de la clase obrera era relativamente
débil (ver cuadro 2).

En busca de la ciudadanía.indb 80 5/10/2016 11:14:37 AM


En busca de la ciudadanía.indb 81
Cuadro 2:
Movimiento sindical inscrito en la Secretaría de Estado de Trabajo, 1961-1963

Sindicatos de Inscritos por Inactivos por Inactivos por Total Total


Año
empresas oficio empresa oficios inactivos activos
1961 11 13 4 9 13 11
1962 108 269 63 171 234 143
1963 86 555 74 512 586 55
Fuente: Departamento de Contabilidad y Registro Sindical. Secretaría de Estado de Trabajo. Elaborado por Laura Faxas, 1982:64.
En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 81

5/10/2016 11:14:37 AM
82 Emelio Betances

El primer lustro de los sesenta mostró un crecimiento inédito


en la historia del movimiento sindical, pero también vio un
movimiento obrero cuya dirigencia era básicamente de clase
media. No debe perderse de vista que el país era entonces bá-
sicamente rural y el nivel de analfabetismo era muy alto entre
los trabajadores. Esto explica por qué fueron curas extranjeros
o elementos de clase media nacional los que jugaron un papel
fundamental en la organización de los sindicatos. La falta de
desarrollo cultural de la clase trabajadora nos ayuda a explicar
por qué su rápido crecimiento no siempre se pudo traducir en
un desarrollo institucional y poder político, porque el tipo de
sindicatos que más prosperaba era por oficio y no por empresa,
lo cual denotó un atraso significativo en su desarrollo. La efer-
vescencia política de la coyuntura impulsaba la formación de
sindicatos y, cualquier conflicto por ajuste de salario, llevaba
a problemas laborales. Una vez que desaparecía el conflicto,
los sindicatos prácticamente se dispersaban y muchos quedaban
inactivos; esto sucedió con la mitad de los gremios que se crearon
entre 1961 y 1963, revelando que la clase obrera tenía una
debilidad intrínseca que se debía, parcialmente, al escaso de-
sarrollo industrial del país (ver cuadro 2).
La debilidad organizativa del movimiento sindical abrió la
posibilidades para que elementos de extracción de clase media
se pusieran al frente de las principales centrales. El movimiento
obrero no pudo escapar a un patrón de desarrollo en el cual
la clase media estaba jugando un papel espectacular en todos
los órdenes de la sociedad. Wilfredo Lozano concluye que esta
situación se debía a que:

La historia política dominicana contemporánea es la


historia de las clases medias. De su seno salió la opo-
sición más generalizada y organizada al trujillismo,
el Movimiento 14 de Junio (Cassá, 1999). Fue la que
asumió la lucha contra los remanentes de la dictadura
en los años 1961-1962. Se enfrentó a Balaguer en el

En busca de la ciudadanía.indb 82 5/10/2016 11:14:37 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 83

Gobierno de los doce años, saliendo de su seno la


mayoría de los hoy dirigentes políticos del país[…]
Organizó la vanguardia sindical en los grupos magiste-
riales, choferiles, estudiantes y dirigentes de izquierda.
Dos fenómenos serían el producto inmediato de este
hecho: 1) los trabajadores no produjeron dirigentes
salidos de sus bases, sino que los ‘reclutaron’ de los
grupos medios, 2) mientras, los médicos, ingenieros,
abogados y maestros se constituyeron en los grupos
de mayor capacidad de presión ante el Estado (Lozano,
2002:324-327).

La clase media arrastró a las centrales sindicales a sus luchas


por la ciudadanía –derechos civiles, políticos y sociales en pos
de una sociedad moderna y democrática. En este sentido, la
República Dominicana no se diferencia mucho de la mayoría
de los países latinoamericanos, donde la clase media, no la
clase obrera industrial, dirigió las batallas por la democrati-
zación. El modelo de desarrollo por sustitución de importa-
ciones no logró crear una clase obrera industrial mayoritaria
incluso en países como Brasil, Argentina o México. En esos
países, la clase media era la más grande e ilustrada y, por eso,
pudo encabezar las luchas por la democratización. Esto era
más cierto en los países de Centroamérica y del Caribe, donde
el desarrollo industrial era mucho más débil (Rueschemeyer
et al., 1992:135-268). No se debe olvidar que en los sesenta una
buena parte del liderazgo de las guerrillas latinoamericanas
estaba compuesto por miembros de la clase media. De igual
modo, el liderazgo de las revoluciones cubana (1959) y nicara-
güense (1979) estuvo integrado por elementos de clase media.
En todas estas luchas la clase media hablaba a nombre de los
trabajadores y de los campesinos. La República Dominicana
no fue una excepción a la regla. Si bien este liderazgo tuvo sus
aportes positivos —promover los derechos ciudadanos entre
la población— también trajo a las luchas de los trabajadores

En busca de la ciudadanía.indb 83 5/10/2016 11:14:37 AM


84 Emelio Betances

vicios como la corrupción y el protagonismo político tanto de


derecha como de izquierda. Estos elementos negativos causaron
estragos en las huelgas convocadas por las centrales sindicales.
Las huelgas, unas veces promovidas por las centrales y, otras
por partidos políticos, dejaron una impronta negativa en la
tradición huelguista. Las centrales estaban infiltradas tanto
por partidos políticos, agentes de la Policía e incluso de la
Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos.
Otro tanto ocurría en los partidos políticos de izquierda, cuyos
miembros muchas veces militaban en las centrales. En estas
circunstancias, la violencia no era promovida por las cen-
trales, sino por agentes provocadores que empleaban turbas
para crear desórdenes cuando se convocaba a una protesta.
Estas turbas, compuestas por excalieses, nombre que se daba a
los agentes secretos trujillistas que formaron parte del Servicio
de Inteligencia Militar (SIM) en la Era de Trujillo, utilizaban
cadenas de bicicletas, ganchos y palos para romper vidrios de
establecimientos comerciales que se atrevían a abrir sus puertas
cuando había huelga. Las turbas también atacaban los locales de
las centrales y a sus miembros, lo cual llevaba a batallas campales
cuando estos se defendían de los ataques de esos rufianes.
Dadas las circunstancias políticas de la primera parte del de-
cenio de los sesenta, la huelga como mecanismo de protesta
no podía escapar a la violencia y, en parte, por eso siempre fue
vista como fuente de ingobernabilidad, deslegitimación de los
partidos políticos y, particularmente, de las centrales. Así, las
demandas para que se cumplieran los derechos ciudadanos se
complicaban porque las elites dominantes se volvieron mucho
más renuentes a reconocer la legalidad de alguna de las cen-
trales. Consecuentemente, se hacía muy difícil lograr un pacto
social en el cual sindicatos y patronos, mediados por el poder
político, pudieran llegar a acuerdos beneficiosos para ambos.
La posibilidad de este tipo de pacto solo se vislumbró durante
la gestión de Bosch, pero esta fue efímera y las aspiraciones
democráticas del movimiento sindical y los demás estratos de

En busca de la ciudadanía.indb 84 5/10/2016 11:14:37 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 85

la sociedad fueron frustrados por el Triunvirato, la ocupa-


ción militar de Estados Unidos y el régimen de los 12 años
de Balaguer.
Si bien la huelga se convirtió en el mecanismo por excelencia
del movimiento sindical para reivindicar, en nombre de todos
los sectores populares, los derechos ciudadanos, dejó una
huella indeseada que le quitó legitimidad. En vista de esta
situación, los sindicatos no fueron vistos como actores polí-
ticos genuinos en la sociedad. Ahora bien, también es cierto
que las elites políticas y socioeconómicas no les dejaron otra
alternativa al movimiento sindical y popular, pues durante la
primera parte de los sesenta promulgaron leyes que cerraban
los espacios políticos democráticos en los cuales se pudieran
expresar. Por ejemplo, una de las primeras medidas del Triun-
virato cuando asume el poder en 1963 fue prohibir las huelgas en
el sector público. Esta prohibición sería convertida en la Ley
56, del 25 de noviembre de 1965. Los trabajadores no siempre
tenían acceso a la prensa nacional para expresar sus puntos
de vista y, debido a eso, en la mayoría de los casos, solo tenemos
la visión de los sectores dominantes sobre las huelgas y las
protestas. Esta visión era regularmente expresada a través de los
editoriales de los principales diarios nacionales y los noticieros
radiales. En fin, la prensa y la radio deslegitimaban la huel-
ga presentándola como expresión del caos y del salvajismo,
mientras que los empresarios y la gestion gubernamental de
turno eran mostrados como sujetos que buscaban el orden y
el progreso de la nación. Cuando la batalla por los derechos
ciudadanos se trasladaba al mundo de las ideas, en este campo
los trabajadores y los sectores populares llevaban las de perder
porque no tenían suficientes amigos dispuestos a defenderlos
en las altas esferas del poder. Los periodistas e intelectuales de
clase media que apoyaban a las centrales no tenían acceso a la
gran prensa, y sus denuncias solo se publicaban en pequeños
periódicos y revistas de escasa circulación. En estas circuns-
tancias, era muy difícil construir los derechos ciudadanos en

En busca de la ciudadanía.indb 85 5/10/2016 11:14:37 AM


86 Emelio Betances

sus diversos componentes y sedimentarlos en un régimen


democrático pues este no existía y los sectores dominantes no
parecían estar interesados en que existieran. El régimen
Balaguer en 1966, con el apoyo de Estados Unidos y los
sectores dominantes nacionales, se convierte en un obstáculo
que bloquea la participación de los sindicatos y los sectores
populares en el proceso de democratización.

El movimiento sindical bajo el régimen de los 12 años de


Balaguer (1966-1978)

El régimen de Balaguer tuvo un marcado carácter auto-


ritario y significó un gran retroceso en materia de derechos
ciudadanos para el movimiento sindical y popular que se había
iniciado a la caída de Trujillo. El Gobierno cerró todas las
posibilidades para que en el país se pudiera realizar un pacto
político que incluyera a los trabajadores. Este sistema autoritario
no tenía ningún interés en promover los derechos ciudadanos,
sino más bien excluirlos de su estrategia de desarrollo. No obs-
tante, el movimiento sindical luchó durante los doce años que
Balaguer estuvo en el poder para que se le reconocieran sus
derechos, y de esa manera hizo un aporte al proceso de demo-
cratización pues procuraba que estos derechos se extendieran
al resto de la población.
Balaguer fue electo presidente de la República en circunstan-
cias políticas excepcionales porque el país permanecía ocupado
militarmente por tropas extranjeras, y estas constituían la
columna vertebral sobre la cual se sostuvo el nuevo régimen,
cuyo objetivo principal era restaurar el aparato coercitivo y
civil de un Estado que estuvo a punto de abatirse durante la
insurrección de abril de 1965. Balaguer y sus colaboradores
nacionales y extranjeros pensaban que esta restauración era
absolutamente necesaria para crear el orden y la estabilidad
que pudiera atraer a inversionistas extranjeros, e impulsar la

En busca de la ciudadanía.indb 86 5/10/2016 11:14:37 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 87

modernización capitalista de la sociedad. Esta restauración


tuvo implicaciones políticas y sociales determinantes para el
desarrollo del movimiento sindical y popular.
El nuevo régimen no estaba dispuesto a permitir el desarrollo
del movimiento de protesta que surgió después de la caída de
Trujillo. El día de su toma de posesión, el primero de julio
de 1966, el presidente Balaguer decretó que todas las huelgas
quedaban prohibidas y, asimismo, anunció que enviaría al Con-
greso una ley de austeridad que congelaba sueldos y salarios
de empleados públicos y privados. Estas medidas garantizaban
salarios estables para que los inversionistas pudieran obtener
ganancias estables, pero deterioraban el poder adquisitivo de
los trabajadores y eliminaban, por ley, cualquier posibilidad
de conflictos laborales (Balaguer, 1988:13-35).
Las medidas represivas no se limitaron al marco legal porque
el nuevo régimen todavía no estaba preparado para hacer
frente a las demandas de los sectores populares. En su primer
período (1966-1970), el presidente Balaguer utilizó lo que él
mismo denominó «fuerzas incontrolables» para encargarse de
reprimir, junto a la Policía Nacional, cualquier expresión po-
lítica contra sus ejecutorias. Las fuerzas incontrolables fueron
empleadas por el Gobierno para asesinar a sus opositores po-
líticos, en particular, aquellos que participaron en la revuelta
de abril o que eran reconocidos como dirigentes de izquierda.
El periódico El Nacional publicó que entre 1967 y 1969 hubo
3,276 casos de persecuciones políticas y encarcelamientos. Por
otro lado, el periódico Listín Diario informó, el 19 de noviembre
de 1971 que la Policía Nacional había incautado 2,145 armas
de fuego, las cuales estaban en manos de excombatientes de
la insurrección de abril. En 1970, las fuerzas incontrolables
se sintieron lo suficientemente sólidas para lanzar el Frente
Democrático Anticomunista (FDA), conocido como la Banda
Colorada, y prometió su apoyo decidido al régimen del pre-
sidente Balaguer. El 30 de diciembre de 1970, El Nacional
publicó una lista de 186 asesinatos políticos y 30 desapariciones

En busca de la ciudadanía.indb 87 5/10/2016 11:14:37 AM


88 Emelio Betances

durante ese año. El 30 de noviembre de 1971, el periódico


El Caribe informó que la Banda Colorada era responsable de
265 crímenes y desmanes como golpizas, asaltos y destrozos
(Duarte y Pérez, 1979:66-68). La Banda fue eliminada por el
Gobierno en octubre de 1971 luego de que perpetrara uno de
los crímenes más horrendos de la época: el asesinato de cinco
miembros del Club Cultural Héctor J. Díaz, cuyos cuerpos fueron
tirados por distintos rumbos de la ciudad. La protesta ciudadana
no se hizo esperar y Balaguer se vio obligado a ponerle fin a
ese grupo de facinerosos.
El régimen balaguerista fue particularmente implacable con
los sindicatos que eran reconocidos como progresistas, y el pri-
mero en pagar las consecuencias fue Poasi. Este gremio, que
había sido favorecido en la presidencia provisional de Héctor
García Godoy (1965-66), se negaba a reconocer a Stapi, una
entidad paralela creada por el Triunvirato para destruir al
sindicato de los obreros portuarios. Cuando Balaguer tomó
posesión rompió el contrato colectivo de Poasi y reconoció a
Stapi, que inmediatamente se afilió a la Conatral.
Este conflicto se prolongaría durante toda la primera gestión
de Balaguer y se extendería en su segundo y tercer mandatos
(1970-1978). En 1973 Balaguer le impuso una nueva dirigencia
a Poasi, compuesta por agentes de la Policía, y prohibió que
los dirigentes legítimos de ese sindicato entraran a sus oficinas
para reunirse, bajo amenaza de ser arrestados. Los encargados
de llevar a cabo estas amenazas pertenecían al Movimiento
Agrario Reformista (MAR),2 una organización del Partido
Reformista. El mismo secretario de Estado de Trabajo, César
Estrella Sadhalá, fue amenazado por el MAR luego de ha-
berse reunido con los dirigentes de Poasi. Estrella Sadhalá era
blanco de frecuentes ataques de la derecha, porque se oponía
a las maniobras antilaborales, e incluso revirtió una medida

2
Irónicamente esta fue la misma organización que promovía las ocupaciones
de tierra de los terratenientes que se opusieron a la reforma agraria de
Balaguer.

En busca de la ciudadanía.indb 88 5/10/2016 11:14:37 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 89

de su antecesor que cancelaba más de 300 sindicatos (Jonas,


1975:20-23). Sin contar con el apoyo del primer mandatario,
Estrella Sadhalá se vio forzado a renunciar a su cargo.
En enero de 1967 Guido Gil, abogado revolucionario y
asesor legal del Sindicato Unido de La Romana (SU), fue
arrestado por la Policía Nacional y, luego de su liberación, un
jefe policial le advirtió que no le garantizaba la vida. Al día
siguiente, cuando viaja a la ciudad de Santo Domingo, Gil fue
secuestrado y, a pesar de las protestas que reclamaban al Go-
bierno que explicara su desaparición, nunca más se supo de su
paradero. Posteriormente, la Gulf and Western, propietaria de
grandes extensiones de tierra e ingenios, hizo todo lo posible
para suprimir el SU. Primero, redujo la zafra de siete a cinco
meses, y luego empezó a hacer los pagos cada dos semanas y
no semanalmente como era costumbre. Ante las protestas del
SU, en abril del mismo año, la empresa despidió a ochenta y
tres líderes sindicales y luego los expulsó a todos. La Gulf and
Western creó el Sindicato Libre para remplazar el SU y ame-
nazaba a los líderes sindicales restantes para que se pasaran a
su nueva entidad y, aquellos que no lo hacían, eran acusados
de comunistas, una terrible imputación en aquellos tiempos.
Balaguer emitió el decreto número 727 en febrero de 1967,
mediante el cual desalojaba a Foupsa-Cesitrado de su local en
el Centro Social Obrero, e inició una persecución contra sus
dirigentes Julio de Peña Valdez y Dionisio Martínez, a los cuales
acusaba de haber ofendido su moral pública por estos haber
denunciado la corrupción en la fábrica estatal de cemento.
Dos años más tarde, la Unión Nacional de Choferes Sindica-
lizados Independientes (Unachosin), convocó a una huelga
que paralizó el país. En represalia, el régimen utilizó «rompe
huelgas» o personas dispuestas a ocupar los puestos cesantes,
allanó las oficinas nacionales del sindicato y creó uno paralelo.
En 1971, un miembro de la Banda Colorada reconoció que un
oficial de la Policía Nacional le había ordenado que asesinara
al dirigente principal de Unachosin. En conclusión, la gestión

En busca de la ciudadanía.indb 89 5/10/2016 11:14:37 AM


90 Emelio Betances

de Balaguer (1966-1970) fue nefasta para los sindicatos y para


todos aquellos que estuvieran interesados en promover los
derechos ciudadanos. Sin duda, durante esta gestión, el pro-
ceso de democratización retrocedió y los sindicatos salieron
debilitados e incapacitados para aprovechar la apertura que el
régimen permitió en el período 1970-1974.
Para 1972 el régimen ya estaba consolidado porque había
neutralizado a las organizaciones claves de la oposición más
radical: partidos de izquierda, grupos estudiantiles, sindicatos
progresistas e incluso había debilitado fuertemente a su ma-
yor oponente, el PRD. También había recuperado una gran
cantidad de armas de fuego y sacó del país a los líderes consti-
tucionalistas. Esta nueva situación permitía que se desarrollara
un cierto grado de apertura política pues, el régimen necesi-
taba construir la legitimidad que no había podido obtener en
las elecciones de 1970, cuando tuvo que asistir a ese torneo
prácticamente solo porque el PRD se retiró aludiendo que no
había condiciones políticas para celebrar elecciones libres e
imparciales (Lozano, 1985:66-71). Además, como se verá más
adelante, en el capítulo dos, el régimen necesitaba nuevos
aliados porque carecía de un sólido apoyo en la oligarquía
terrateniente, la cual se oponía a su política de reforma
agraria. En este caso, no se dio una estructura de la oportuni-
dad política en todas sus características, pero el conflicto con
el sector agrario hizo que Balaguer tolerara las organizaciones
sindicales en el sector urbano e incluso —como se abordará
luego— el régimen promovió centrales sindicales fantasmas y
se acercó a otras para que le dieran su apoyo.

La apertura política durante el régimen de los


12 años de Balaguer

La apertura política permitió la reactivación de la actividad


sindical como se puede observar en el cuadro número tres.
En dicho cuadro se aprecia que durante el primer período de

En busca de la ciudadanía.indb 90 5/10/2016 11:14:37 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 91

Balaguer (1966-1970) se produjo un gran reflujo de la activi-


dad sindical, pero las cosas empezaron a cambiar a partir de
1972. Se nota que a partir de ese año se empieza a producir
un cambio significativo en el número de sindicatos inscritos,
llegando el promedio a 38.5 entre 1972 y 1977. El aumento
de sindicatos inscritos en la Secretaria de Estado de Trabajo
iba acompañado de cierto nivel de tolerancia que permitía la
realización de algunas huelgas.
Justo antes de que se iniciara el proceso de apertura en 1970,
la CASC asesoró en la organización de 2,000 obreros en la ex-
plotación de ferroníquel de la Falconbridge Dominicana en
Bonao, un pueblo localizado en la región del Cibao oriental.
La Falconbridge Dominicana se estableció en el país en 1955
para explorar los yacimientos de ferroníquel en el distrito de
Maimón, cerca del poblado de Bonao, pero en esa ocasión la
inversión solo permitió a establecer una planta piloto. Esta in-
versión no pudo prosperar porque a la caída de Trujillo (1961)
se abrió un período de inestabilidad política que culminó con
la revuelta de abril de 1965.

Cuadro 3
Sindicatos inscritos en la Secretaria
de Estado de Trabajo
Período Promedio anual
1956-1961 7
1962-1965 45.4
1966-1977 25.2
1966-1971 11.8
1972-1977 38.6
1978-1981 87.5
Fuente: Cálculos realizados en base a las listas de sindicatos inscritos
en la Secretaría de Estado de Trabajo. Departamento de Contabi-
lidad y Registro Sindical. Santo Domingo, República Dominicana.
Cuadro elaborado por Rosario Espinal (1987:185).

En busca de la ciudadanía.indb 91 5/10/2016 11:14:37 AM


92 Emelio Betances

Ahora bien, cuando Balaguer sube al poder en 1966, las


labores de exploración se reiniciaron y para 1968 la multi-
nacional invirtió 195 millones de dólares para explotar los
yacimientos de la loma de La Peguera, en Bonao. El contrato
negociado por la compañía era fabuloso: solo pagaría 33%de
impuestos sobre las ganancias y depreciación acelerada; no
pagaría impuestos de importación y se le eximían de algunas
de las normas nacionales para el intercambio con el extran-
jero. Evidentemente, el régimen estaba interesado en inver-
siones extranjeras, pues pensaba que de esta manera podría
disminuir el desempleo en un país donde cerca de la mitad
de la población estaba desocupada. En 1968, Bonao tenía una
población de 20,000 habitantes y, según cifras oficiales, el 46%
estaba desempleada, pero probablemente este porcentaje era
mayor porque allí existía una pobreza generalizada: el 21%
de la población de Bonao no usaba calzado, la mitad de las
familias tenía ingresos anuales por debajo de los 50 dólares
y el 85% menos de 100 (Deverell. 1977:196-212). A pesar de
la existencia de tanto desempleo en Bonao, la Falconbridge
quiso atraer la mayoría de sus asalariados de aquellas regiones
donde había ingenios azucareros, porque allí los trabajadores
tenían mayores conocimientos sobre los procesos industriales.
No obstante esta situación, la afluencia de trabajadores y los
salarios que ganaban tuvieron un efecto positivo sobre las acti-
vidades económicas de Bonao llevando, eventualmente, a que
se establecieran lazos de solidaridad entre los trabajadores y
los moradores del pueblo.
La Falconbridge había hecho grandes esfuerzos para evitar que
se organizara un sindicato militante, pero las malas condicio-
nes de trabajo y los bajos salarios que esta pagaba provocaron
que los 2,000 trabajadores que tenía organizaran un comité
negociador para hacer sus reclamaciones y, con la asesoría de
la CASC, dicho comité se convirtió en un sindicato combativo
que organizó una huelga en mayo de 1970. Las actividades de
la empresa fueron paralizadas por cuatro días en demanda

En busca de la ciudadanía.indb 92 5/10/2016 11:14:37 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 93

de aumento de salario y mejores condiciones de trabajo. El


comité organizador no pudo lograr los objetivos perseguidos
en las negociaciones con la empresa, por lo que le dieron un
mes como plazo para tratar la seguridad en el empleo puesto
que la compañía no tenía intención de retener la mayoría de
los trabajadores, una vez concluida la fase de construcción
del proyecto minero. El plazo dado a la empresa se venció
y el sindicato convocó a una huelga. Luego de declarado el
paro, fuerzas combinadas de la Policía y el Ejército Nacional
ocuparon las instalaciones de la empresa e hicieron salir a los
huelguistas. En el proceso se golpeó a algunos trabajadores y
otros fueron arrestados. Mientras tanto, la empresa despidió
a los veintidós trabajadores que componían el comité organi-
zador de la huelga y se despidió a otros por divulgar rumores
de que la empresa tenía planes de despedir a 600 empleados
que firmaron el acta de constitución de un sindicato. Al octavo
día de la huelga, unidades de la Policía Nacional y el Ejército
Nacional intervinieron en una reunión del sindicato y apresaron
a noventa y dos sindicalistas, incluyendo al principal dirigente
de la CASC, Henry Molina, y a su asesor legal, el doctor Marcelo
González Canahuate. Ambos fueron acusados de ser agitadores
comunistas, lo que fue rechazado por monseñor Juan Flores,
obispo de la diócesis de La Vega, quien criticó a la compañía
por oponerse a negociar. Mientras tanto, el sindicato de la
empresa gozaba de la simpatía de los residentes de Bonao; la
prensa se hizo eco de los acontecimientos y todo el país estuvo
pendiente de la huelga de los trabajadores. El proceso de ne-
gociaciones fue largo y arduo, pero eventualmente la empresa
aceptó firmar un contrato colectivo de trabajo, el cual se pactó
en 1971. Los obreros tuvieron que aceptar el despido de cientos
de sus compañeros, y para 1973 el contrato de trabajo solo
cubría a 900 empleados de los 1,300 que había en producción
(Deverell, 1977:214-220).
La nueva estrategia negociadora de la empresa fue encabe-
zada por Sacha Volman, aludidamente un agente de la CIA que

En busca de la ciudadanía.indb 93 5/10/2016 11:14:37 AM


94 Emelio Betances

había estado vinculado a la gestión de Bosch en 1963. Como


parte de las negociaciones del contrato colectivo de trabajo,
Volman le exigió al sindicato que se separara de la CASC. La
táctica de Volman consistía en elevar el nivel de los salarios de
los trabajadores por encima del promedio nacional, establecer
una cooperativa que diera servicios tales como construcción
de viviendas, transporte, botica popular, educación política y
entrenamiento en asuntos sindicales. El objetivo de Volman
era cooptar al sindicato y convertirlo en un aparato al servicio
de la empresa, y esto le dio resultado al principio porque un
sector del sindicato estuvo dispuesto a colaborar con él (Jonas,
1975:26-27).
Pero el plan de Volman tropezó con problemas en las
elecciones de abril de 1974 porque los trabajadores votaron
a favor de una afiliación con la Central General de Trabaja-
dores (CGT), una central de tendencia izquierdista. Bajo la
orientación de la CGT, los trabajadores empezaron a llamarse
Sindicato Unido de Trabajadores de la Falconbridge Domini-
cana (Sutrafado) y empezaron una campaña de lucha por la
defensa de sus intereses. No obstante este revés, Volman siguió
promoviendo métodos policiales represivos para socavar los
esfuerzos del sindicato. Montó una campaña acusando de co-
munistas a los nuevos dirigentes del gremio y, con ayuda de la
Policía Nacional, intervino para interrumpir sus reuniones en
noviembre de 1974. Aparentemente, a instancia de Volman,
agentes policiales detuvieron a tres líderes de la CASC que se
encontraban en Bonao. Al mismo tiempo, la CGT denunciaba
que estos actos eran parte de una campaña de la empresa para
hostigar a los líderes sindicales.
En esta etapa los conflictos entre la empresa y el sindicato
se prolongaron hasta 1979, cuando se firmó un contrato
colectivo de trabajo producto de las grandes luchas de los
trabajadores. Tres años más tarde (1982), cuando la empresa
quería denunciar este contrato colectivo, publicó un mensaje
que apareció en el periódico El Nacional, donde reconoce las

En busca de la ciudadanía.indb 94 5/10/2016 11:14:37 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 95

prestaciones que Sutrafado había conquistado: plan médico,


asistencia escolar, plan de viviendas, plan de pensiones, seguro
de vida, sobre tiempo con pago de primas de un 65% y 125%,
ropa de trabajo, transporte gratis a Bonao, Piedra Blanca, Mai-
món y La Vega (Falconbridge Dominicana, El Nacional, 26 de
agosto de 1982).
Este reconocimiento por parte de la empresa muestra que
a pesar de la estrategia de Volman, por convertir el sindicato
en una organización proempresa y despolitizada, este se había
anotado un gran éxito contra una política de cooptación
represiva y antisindical.
Si bien los trabajadores de la Falconbridge tuvieron un éxito
efímero en sus luchas a fines de los setenta, las conquistas
sindicales eran sumamente limitadas. En 1973, se produjeron
algunas huelgas y protestas, pero no fue hasta febrero de 1975,
cuando la Federación Nacional de Trabajadores de la Cons-
trucción, Madera y Materiales de Construcción (Fenticommc)
convocó a sus miembros a una huelga por el primer aumento
de salarios desde 1962. Balaguer había concedido algunos
aumentos salariales desde 1972, pero estos no eran suficientes
para compensar por el aumento en el costo de la vida. El costo
de la vida había aumentado en 24.6% entre 1969 y 1972 y solo
en 1973 había aumentado 15.1%, y en 1974 la inflación se ha-
bía incrementado en un 25% (Jonas, 1975:22; De Peña Valdez,
1978:75-78). Además, cuando se aprecia la diferencia entre
salario nominal y real a lo largo de los 12 años del régimen de
Balaguer se nota, más claramente, que el poder de compra de
todos los asalariados disminuyó significativamente haciendo
que el nivel de vida se desplomara (ver cuadro 4).

En busca de la ciudadanía.indb 95 5/10/2016 11:14:37 AM


96 Emelio Betances

Cuadro 4
Los salarios mínimos en la ciudad de Santo Domingo
(Salarios mensuales en pesos dominicanos)

Salario Índice de precios:


Año Salario real
nominal 1969=100
1966 60 98 61
1967 60 100 60
1968 60 102 59
1969 60 100 60
1970 60 105 57
1971 60 108 56
1972 60 117 51
1973 60 134 45
1974 60 152 39
1975 95 174 55
1976 95 189 51
1977 95 212 49
1978 95 219 43
Fuente: Rosario Espinal (1987:190). Cálculos realizados en base a información del
salario nominal establecido según la Ley de Austeridad de 1966 y la modificación de
1974. El índice de precio fue tomado de República Dominicana en Cifras (Santo Domingo:
Oficina Nacional de Estadística, 1980).

La división política de la CASC y la formación de la


Central General de Trabajadores (CGT)

Los éxitos relativos del sindicato de trabajadores de la Falcon-


bridge Dominicana fueron más bien la excepción que la regla
debido a la represión y a la fragmentación político-ideológica
que caracterizaba esa época. Por ejemplo, el surgimiento de
la CGT fue el producto de la división de la CASC como con-
secuencia de profundas diferencias ideológicas al interior de
dicha central. La CASC había reivindicado su autonomía en

En busca de la ciudadanía.indb 96 5/10/2016 11:14:38 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 97

relación con el Estado y los partidos políticos, pero como se ha


visto, tuvo una relación estrecha con el Partido Revolucionario
Social Cristiano y posteriormente, bajo el manto de la autono-
mía, tuvo vínculos estrechos con el régimen de Balaguer con el
alegato de que el suyo era un Gobierno constitucional electo
por la mayoría de la población. Paralelamente en el seno de
la CASC se estaba formando el Movimiento Renovador (MR),
inspirado en las ideas de Camilo Torres, un cura izquierdista
colombiano que había muerto dirigiendo una columna gue-
rrillera en 1966. El MR reclamaba que el liderazgo de la CASC
estaba en conversaciones con Balaguer y que este ya lo había
premiado regalándole una casa y un terreno propiedad del
Estado al sur de la ciudad de Santo Domingo. En este terreno
la CASC desarrolló y, todavía mantiene, el Instituto Nacional
de Formación Agraria y Sindical (Infas). Gabriel del Río Doñé
y José Gómez Cerda sostienen que, efectivamente, ellos entraron
en negociaciones con el Gobierno en 1968 para que le vendiera
ese terreno y allí fundar la Universidad Laboral Dominicana.
En efecto, cuando esto le fue planteado a Balaguer por una
comisión de la CASC, este se entusiasmó y dispuso que Bienes
Nacionales se lo transfiriera. Sin embargo, esto no significó
que ellos pasaron a formar parte del partido oficial porque
siempre mantuvieron su autonomía frente al Gobierno (Del
Río Doñé; Gómez Cerda, entrevistas, 2010). Pero en el con-
texto político de la época, cuando el Gobierno procuraba el
apoyo de algún sector del movimiento sindical, la reunión con
Balaguer y la transferencia del terreno no fue percibida de
la misma manera por los críticos de la CASC y del régimen
de Balaguer. En ese entonces, se pensó que la CASC se había
convertido en una aliada tácita del Gobierno.
Los integrantes del naciente MR no veían con buenos ojos
las relaciones que la CASC mantenía con Balaguer y se pro-
pusieron organizar una campaña junto a Foupsa-Cesitrado, el
PRD y otras fuerzas políticas de izquierda para remover la di-
rigencia conservadora de la CASC dirigida por Gómez Cerda,

En busca de la ciudadanía.indb 97 5/10/2016 11:14:38 AM


98 Emelio Betances

Henry Molina y Gabriel del Río Doñé. Cuando se aproximaba


el Quinto Congreso de la CASC, programado para los días
4,5 y 6 de febrero de 1972, el MR ya reclamaba tener una
presencia mayoritaria en la Central. En «Las memorias de la
CGT», entregadas en marzo de 1979, Francisco Antonio Santos
plantea que la base de la MR tenía adheridos las federaciones
y sindicatos de Puerto Plata, Santiago, el Distrito Nacional, los
sindicatos azucareros y de la alimentación, y pasa a decirnos
que «éramos mayoría para el Congreso de la CASC y había
que cambiarle el nombre a esta por el de CGT, simultánea-
mente con la afiliación que prometieron hacer de inmediato
Unachosin, Fenticommc, la Federación Unitaria de Trabaja-
dores del Distrito Nacional (Feutradisna) y los sindicatos bajo
la influencia del Comité pro Confederación Única» (Santos,
2009:62-63). En su informe, Santos no habla ni del porcentaje de
delegados que tendría el grupo (la plancha en la jerga sindical
dominicana) que el MR encabezaba para el Quinto Congreso
de la CASC, ni el porcentaje de afiliados que esas federaciones
tenían del total de la Central. Esta información la proporciona
Julio de Peña Valdez cuando explica que, la decisión de for-
mar la CGT fue tomada el 30 de enero de 1972, en asamblea
formada por 151 delegados de cinco federaciones nacionales
regionales y de 50 sindicatos de trabajadores industriales y de
servicios. (De Peña Valdez, 1987:233-234). La celebración de
una asamblea para formar la CGT antes de que se celebrara el
Quinto Congreso de la CASC deja claramente establecido que
la plancha encabezada por Francisco Antonio Santos tenía pla-
nes de apoderarse de la CASC, o si no dividirla.
Cuando se realiza el Quinto Congreso de la CASC hubo dos
convocatorias: una para celebrarlo en las instalaciones del Co-
legio San Juan Bosco y la otra en el Infas. En el San Juan Bosco
estaba el MR encabezado por Francisco Antonio Santos, y en
el Infas estaba el bando dirigido por Gómez Cerda y Del Río
Doñé. La celebración de los dos congresos creó un verdadero
caos donde no se podía establecer con claridad cuál de los dos

En busca de la ciudadanía.indb 98 5/10/2016 11:14:38 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 99

bandos tenía la mayoría de delegados. El grupo tradicional de


la CASC reclamaba que tenía 350 delegados, contra menos de
100 del grupo del MR, y argumentaba que muchos de sus dele-
gados no eran trabajadores sino comunistas y estudiantes (Del
Río Doñé, entrevista, 2010). Por otro lado, Francisco Antonio
Santos informa en «Las memorias de la CGT» que tras los hechos
«persistimos en que se efectuara un Congreso normalizador
de la CASC, pero el balaguerismo reconoció como CASC el
otro sector, dejando jurídicamente ‘en el aire’ al sector de la
CGT» (Santos, 2009:63; entrevista, 2010). Una vez obtenido
el visto bueno de la Secretaría de Estado de Trabajo, el sector
tradicional de la CASC mantuvo el control de la Central y a
principios de 1970 pasó a llamarse Confederación Autónoma
de Sindicatos Clasista, reteniendo las mismas siglas. La CASC
salió debilitada de esta lucha y su reconocimiento por parte
de Balaguer le disminuía su legitimidad ante los ojos de la mi-
litancia de izquierda que daban su apoyo al MR pro-CGT. No
obstante esto, su dirigencia reivindicaba su independencia de
los partidos de izquierda y del Gobierno, aunque esto se pu-
siera en duda debido al reconocimiento que la Secretaría de
Estado de Trabajo le había dado.
Entre los sindicatos que se unieron al proyecto pro-CGT se
encontraban los siguientes: La Federación Unitaria de Traba-
jadores de la Alimentación (FUTA), la Asociación Dominicana
de Profesores (ADP), el Sindicato Nacional de Operadores de
Máquinas Pesadas (Sinomape), Unachosin, Fenticommc, el
Comité Pro-Confederación de Única. Sin embargo, ese mismo
año hubo una división en la CGT porque se retiraron la CUT,
Unachosin y la Fenticommc pues, aparentemente, no estuvieron
de acuerdo con una marcha convocada por la CGT en julio
de 1972 para protestar por el aumento del costo de la vida,
reajuste salarial y la libertad sindical. Esta división se debió,
muy probablemente, a que estas últimas centrales respondían
a la línea política del PRD, el cual se iba alejando de sus aliados
de izquierda, que eran mucho más radicales. No obstante esta

En busca de la ciudadanía.indb 99 5/10/2016 11:14:38 AM


100 Emelio Betances

división y la continua vigilancia de la Dirección Nacional de


Investigaciones (DNI), el 13 de agosto de 1974 la CGT obtuvo
su inscripción en la Secretaría de Estado de Trabajo logrando
su personalidad jurídica (De Peña Valdez, 1978:106-115).
Los dirigentes de la CGT se propusieron ampliar su radio de
acción para crear una central que organizara a todos los tra-
bajadores. Bajo su orientación, el sindicato de la Falconbridge
se propuso organizar la Federación Nacional de Trabajadores
Mineros y Metalúrgicos, que también agrupara a los trabajadores
de la Aluminium Company of America (Alcoa) y la Rosario
Mining Company, lo cual Sacha Volman no estaba dispuesto
a tolerar y, por ello, se encargó de que la empresa despidiera
a veinticinco líderes sindicales para fines de octubre de 1974.
Volman ordenó el cierre de las oficinas del sindicato en Bonao,
mientras que la Policía Nacional bloqueaba el paso de los traba-
jadores que quisieran entrar en el recinto. Los esfuerzos de la
CGT correrían la misma suerte cuando intentaron organizar los
trabajadores de la Refinería Dominicana de Petróleo, a la sazón,
subsidiaria de la Shell Oil Company. La empresa despidió a los
trabajadores que tenían vínculos con la CGT y, además, atacó
sus oficinas en la ciudad de Santo Domingo y arrestó a un
nutrido número de dirigentes sindicales.
La represión del régimen de Balaguer contra la CGT fue no-
toria. Cuatro de sus dirigentes principales estuvieron exiliados
entre seis y ocho años, y otros fueron mantenidos en la cárcel,
entre ellos Julio de Peña Valdez, Francisco Antonio Santos,
Eugenio Pérez Cepeda, Nélsida Marmolejos, Fernando Ro-
dríguez Montán y Dionisio Martínez Vargas. Elementos de las
fuerzas de seguridad ametrallaron la sede nacional de la Cen-
tral, apresaron y golpearon a 51 militantes sindicales (Santos,
2009:104-105). Junto con el Sindicato Unido de La Romana y
Poasi, la CGT fue una de las centrales más golpeadas durante
los doce años de Balaguer en el poder.
La represión del Gobierno contra la CGT no pudo doblegarla
y, a pesar de todo, esta tuvo logros importantes en la defensa de

En busca de la ciudadanía.indb 100 5/10/2016 11:14:38 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 101

los trabajadores y el pueblo en general. En 1975, la CGT fue


la organizadora de los «Siete Días con el Pueblo», un festival
de música de protesta que se presentó en diversas ciudades del
país y contó con la participación de cantantes de protesta de
diversos países iberoamericanos. La Central utilizó este espacio
para denunciar la represión a la que había sido sometido el
pueblo dominicano.
En el período que va desde su fundación en 1972 a 1979, la
CGT logró la firma de treinta pactos colectivos contentivos de
mejoras salariales, bonificaciones, sueldo navideño aumentado,
construcciones de viviendas, servicios médicos y otras mejoras
económicas y sociales, en beneficio de los afiliados. La CGT
también consiguió seis acuerdos de trabajo y de reintegración
de grupos de trabajadores cancelados, y un acuerdo a nivel
nacional contra el trabajo los domingos. Significativamente,
la CGT logró la derogación de las resoluciones 37/64, luego
dictada como resolución 44/73 y 46/73 de la Secretaría de
Estado de Trabajo, y que eran violatorias de la libertad sindical.
Igualmente, la CGT consiguió que luego de un largo proceso
político se le diera registro a la Asociación Dominicana de
Profesores (ADP) y, en materia educativa, de 1972 a 1978, ge-
neró más de treinta seminarios de formación sindical, realizó
varios programas de los círculos de estudios sindicales, publicó
49 unidades del periódico CGT, ofreció cursos de formación
sindical, efectuó dos plenos nacionales de dirigentes a través
de los cuales logró consolidar su unidad (Santos, 2009:76-77;
82-85).3
Con sus actividades la CGT hizo su aporte en materia de de-
rechos ciudadanos, reconocimiento de una serie de sindicatos y
de prestaciones socioeconómicas para sus miembros. Sin em-
bargo, fue la celebración de los «Siete Días con el Pueblo» lo
que puso a la CGT en la palestra nacional, mucho más allá de

3
Esta obra reúne una serie de discursos y documentos de los primeros
años de la CGT.

En busca de la ciudadanía.indb 101 5/10/2016 11:14:38 AM


102 Emelio Betances

la vida sindical y mezclarse con los sectores de clase media de


la época. Enrique de León, uno de sus organizadores, mani-
festó que:

[…] no pensábamos que la población iba a decidir li-


bremente utilizar esos Siete Días con el Pueblo como
un canal de expresar su disgusto contra el régimen y
reclamar las libertades públicas, lo logramos, no pen-
sábamos que íbamos a tener esa dimensión, nos des-
bordó tanto a nosotros como los cálculos que tenía Ba-
laguer, ambos fuimos desbordados […] Fue un acierto
vincular este acontecimiento con una clase media
emergente, intelectual y artística, radicalizada contra
el régimen que no estaba incorporada a los partidos,
eso fue lo que hizo posible la gran dimensión de Siete
Días con el Pueblo (De León, entrevista, 2013).

Si bien esta celebración fue un éxito para sus organizadores,


no debe pasarse por alto que fue producto de una coyuntura
política cuando Balaguer necesitaba aumentar su nivel de legi-
timidad a los ojos de la ciudadanía y por eso había permitido
una ligera apertura: Balaguer quería mostrar que él era un
demócrata que reconocía los derechos ciudadanos y por eso
no puso objeción a la celebración; solo se limitó a pedir
que no transformaran el acontecimiento en una insurrección.
Nuevamente, se puede observar el valor de la estructura de
la oportunidad política para que las organizaciones sindicales
pudieran obtener éxitos parciales. Balaguer necesitaba legiti-
marse en la población para poder enfrentar a la oligarquía
agraria que no le permitía aplicar las leyes agrarias. En cierta
forma, este conflicto abrió un espacio que los sindicatos apro-
vecharon para fortalecer sus organizaciones y conseguir algunas
conquistas.

En busca de la ciudadanía.indb 102 5/10/2016 11:14:38 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 103

La CASC y la apertura de Balaguer

La CASC también aprovechó la ligera apertura concedida


por el régimen de Balaguer y pudo consolidar sus actividades
rápidamente. Luego de una división interna que dio como
resultado la formación de la CGT, la CASC llevó a cabo un
programa de unidad sindical con federaciones afines. Si bien
es cierto que ella había tomado una posición relativamente
conservadora en comparación con la CGT, esto no quiso decir
que sus dirigentes no estuvieran expuestos a las arbitrariedades
del régimen y que miembros de sus organizaciones afiliadas no
fueran reprimidos. Como se verá en el capítulo dos, el campe-
sinado fue el sector más afectado por la represión, pues muchos
dirigentes no solo fueron apresados sino asesinados como
los casos de doña Florinda Soriano Muñoz (Mamá Tingó) en
1974, y de Dionisio Frías (Míster Beca) en 1975. Tanto en el
interior del país como en la capital dirigentes y miembros de la
CASC también sufrieron la represión del régimen de Balaguer.
A pesar de las restricciones políticas que imponía el régi-
men, la CASC pudo realizar un gran encuentro el 23 de julio
de 1975, donde se formó el Frente Unitario de Trabajadores
(FUT). Este Frente integraba una buena parte de los sindicatos
independientes del Central Romana, que formaron parte del
Sindicato Unido, Sindicato de la Industria del Vidrio, Sindicato
de Molinos Dominicanos, Sindicato de la Licorería Bermúdez
y de los almacenadores de Puerto Plata. Además, se incorpora-
ban al Frente, las Ligas Agrarias Cristianas (Fedelac), un frente
campesino que había sido organizado por la CASC a principios
de los sesenta, la Federación Nacional de Trabajadores de la
Construcción, Maderas y Afines (FNTCMA), la Unión Nacional
de Educadores (UNE) y la CASC misma. Gómez Cerda, exse-
cretario general de la CASC, y Rafael Rivas (Fellito), dirigente
sindical en Central Romana, asumieron la dirección del nuevo
organismo. La formación de este frente sindical aumentó
la fuerza política de la CASC pues, según Gómez Cerda, los

En busca de la ciudadanía.indb 103 5/10/2016 11:14:38 AM


104 Emelio Betances

sindicatos del Central Romana tenían 17,000 afiliados y 15,000


de ellos cotizaban (Gómez Cerda, 2006:77-78).
Pese al auge experimentado en los setenta, el porcentaje
organizado de la Población Económicamente Activa (PEA) se-
guía siendo muy bajo. Gómez Cerda informa que en 1976, por
ejemplo, se estimaba que la PEA era de 1,000.000 de trabaja-
dores y que tan solo 12% estaba organizado en sindicatos (ver
cuadro 5). Laura Faxas la reduce a 10% en 1976; según ella, la
población sindicalizada no superaba el 10% de la PEA, es de-
cir, 120,000 personas, de las cuales más del 50% estaban orga-
nizados en sindicatos independientes de las centrales (Faxas,
1982:76). Una somera observación del cuadro número cinco
ilustra que los sindicatos independientes tenían más trabaja-
dores organizados que la CASC y el FUT juntos. Sin embargo,
las cifras aportadas por Gómez Cerda sobre los sindicatos y
federaciones independientes tenemos que tomarlas cuidado-
samente, pues nos parecen muy exageradas. Douglas Hasbún,
exsecretario general del SNTT, informó al autor que durante
sus dos períodos de dirección (1976-1982) en ese sindicato
nunca hubo más 1,500 trabajadores afiliados. Eleaser Batista
Matos, exsecretario general del Sitracode, también expresó
que cuando él era secretario general (1986-1988) había 4,500
trabajadores afiliados al sindicato (Hasbún, entrevista, 2010;
Batista Matos, entrevista, 2010). Suzanne Jonas explica que en
1969 la Falconbridge tenía 2,000 trabajadores, que la CASC los
organizó en lo que, eventualmente se llamó, Sindicato Unido
de Trabajadores de la Falconbridge Dominicana (Sutrafado),
pero esto no quiere decir que todos se adhirieran en el sindica-
to (Jonas, 1975:26). Lamentablemente, Gómez Cerda no nos
dice a qué federaciones él se refiere para uno poder tener una
idea clara sobre sus cifras. No tenemos las cifras de afiliados
en Metaldom, SNPP, Poasi y el Sicatrodin, pero estas no eran
entidades enormemente grandes que pudieran hacer aumen-
tar el número de trabajadores organizados. No obstante esta
situación, lo que si podemos concluir es que la proporción de

En busca de la ciudadanía.indb 104 5/10/2016 11:14:38 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 105

la PEA que estaba organizada en sindicatos seguía siendo muy


pequeña a finales de la década de 1970.

Cuadro 5
Sindicatos independientes y centrales sindicales en 1976

Cantidad
Entidades laborales % de
de trabajadores
organizadas trabajadores
organizados

Sindicatos y federaciones
51,000 42.5
independientes*
CASC/FUT 46,500 38.5
CNTD** 12,000 10
CGT 5,600 5
CTD (Costo)*** 4,900 4
Fuente: Cuadro elaborado por el autor en base a cifras proporcionadas por Gómez
Cerda, (2006:79-80).
*El Sindicato de Trabajadores de la Corporación Dominicana de Electricidad (Sitra-
code), el Sindicato Nacional de Trabajadores Telefónicos (SNTT), Sindicato Nacional
de Periodistas Profesionales (SNPP), el Sindicato de Obreros Portuario de Arrimo
(Poasi), Sindicato de Trabajadores de la Falconbridge Dominicana (Sutrafado), Sindicato
de Metales Dominicanos (SDN) y el Sindicato de Trabajadores del Comercio del Distrito
Nacional (Sitracodin).
**Confederación Nacional de Trabajadores Dominicanos (CNTD).
***Confederación Sindicalista de Trabajadores Organizados (Costo).

Al margen de la cantidad de trabajares afiliados en ellos, los


sindicatos independientes jugaron un papel importante en los
años setenta. Los dirigentes de las centrales los observaban y
se interesaban por inscribirlos en sus organizaciones, pero los
dirigentes de estos se limitaban a ofrecer su solidaridad a las
centrales. La CGT siempre ofreció su solidaridad a los sindi-
catos independientes, y Francisco Antonio Santos, uno de sus
principales dirigentes, en un discurso dirigido a sus afiliados
en marzo de 1979, se preguntaba: no es más beneficioso para
el Movimiento Sindical, incluidos los sindicatos independientes,

En busca de la ciudadanía.indb 105 5/10/2016 11:14:38 AM


106 Emelio Betances

que estos se afilien como otros y que asuman el compromiso


unitario y solidario que asumen los demás sindicatos en las
tareas de unidad y lucha de los trabajadores desde un mismo
centro de dirección? (Santos, 2009:73). ¿Por qué no se asocian
los sindicatos independientes a las centrales? Estos eran sin-
dicatos cuyos miembros cotizaban, lo que generaba poder en
esas entidades. Sus líderes eran jóvenes y veían que los dirigentes
de las centrales iniciaron su militancia en los años sesenta y
en sus centrales no se registraban cambios. Por ejemplo, en la
CASC, Henry Molina, Gómez Cerda y Del Rio Doñé seguían
dirigiendo la Central desde sus inicios. Igualmente, la CGT se
había formado a principios de los setenta, pero a finales de la
década de 1980 De Peña Valdez, Francisco Antonio Santos y
Eugenio Pérez Cepeda seguían siendo los principales dirigentes.
El crecimiento de la CASC, la CGT y los sindicatos inde-
pendientes fue apocando progresivamente las actividades de
la Conatral y de Costo. No obstante esto, a finales de 1971,
la Conatral realizó un congreso para constituir la Confedera-
ción Nacional de Trabajadores Dominicanos. En 1973, entre
las federaciones afiliadas a la Conatral se citan la Federación
de Sindicatos Azucareros (Fensa), la Federación Nacional de
Trabajadores de la Alimentación y sus Afines (Fetrafines), la
Federación Nacional de Trabajadores Portuarios (FNTP), la
Federación Nacional de Trabajadores de la Salud (Fetrasal),
la Federación Nacional de Transporte Dominicano (Fenatrado),
la Federación Nacional de Trabajadores de la Enseñanza
(Fenatrae) y la Federación de Empleados de Telecomunica-
ciones y Correos (Fetyc) (Gómez Cerda, 2006:67).
La Costo estaba compuesta por sindicatos del Central Río
Haina y la Fetrudisma, la cual inicialmente surgió de diver-
gencias ideológicas entre algunos líderes del PRD y grupos
de izquierda. A principios de los setenta estas dos centrales
eran vistas como frentes del Gobierno y representantes de los
intereses del imperialismo estadounidense. En general, los sin-
dicatos que estaban afiliados a estas centrales eran percibidos

En busca de la ciudadanía.indb 106 5/10/2016 11:14:38 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 107

como amarillistas, organizaciones fantasmas que no tenían una


presencia importante en el medio sindical y siempre operaban
como sindicatos manejados por las empresas. El Sindicato Libre
de La Romana ejemplificaba ese tipo de organizaciones.

Conclusión

A pesar de haber librado grandes batallas contra la represión


política, al cierre de la década de 1970 el movimiento sindical
estaba políticamente fragmentado y sus organizaciones eran
en términos institucionales parcialmente débiles, debido a
las dificultades legales para organizarse porque el Código de
Trabajo vigente no se había cambiado desde que Trujillo lo
instituyó en 1951. La libertad sindical era tolerada siempre y
cuando los dirigentes sindicales no retaran a las empresas pri-
vadas o públicas. A esta dificultad se añadían las diferencias
ideológicas y políticas de la época que dividían al movimiento
sindical. En muchas ocasiones, las centrales y sindicatos indepen-
dientes se comportaban como si fueran correas de transmisión
de los intereses de los partidos e incluso de intereses extranjeros.
Por otro lado, las centrales representaban una minoría de los
trabajadores —alrededor de 10% de la PEA— aunque siempre
hablaban y decían luchar en representación de todos los
trabajadores. Ahora bien, el hecho de que fueran una fuerza
organizada en una sociedad donde la población no lo estaba, le
daba un poder significativo a la hora de negociar los aumentos
de salarios y sus prestaciones sociales. Asimismo, la presencia
de miembros de clase media en la dirección de las centrales
facilitó el manejo de su relación con el Estado, los partidos
políticos y los representantes sindicales estadounidenses. Esta
presencia fue positiva porque no solo enriqueció culturalmente
al movimiento sindical, sino que coadyuvó para que los tra-
bajadores comprendieran por qué su lucha no se limitaba a

En busca de la ciudadanía.indb 107 5/10/2016 11:14:38 AM


108 Emelio Betances

cuestiones de aumentos salariales, ya que también abarcaba


los derechos civiles, políticos y sociales de todos en la sociedad.
Sin embargo, lo rescatable en este capítulo es que la debilidad
estructural del movimiento sindical le impidió aprovechar las
estructuras de oportunidades políticas que se presentaron du-
rante las dos décadas analizadas. En parte, esta debilidad se de-
bía al escaso desarrollo industrial de una sociedad, cuyas ciudades
eran pueblos grandes y muchas de las industrias eran artesanales.
A la caída de la dictadura de Trujillo, los dirigentes sindicales no
tenían experiencia —la huelga de 1946 se había ya convertido
en una anécdota— y una buena parte del movimiento no supo
valorar el régimen sietemesino de Juan Bosch, cuando le ofre-
ció conformar una central única de trabajadores. Tampoco
pudo el movimiento sindical aprovechar la ligera apertura que
Balaguer propició a principios de los setenta, porque aún no
se recuperaba de la represión desatada por el Triunvirato y por
el mismo Balaguer durante su segunda gestión (1966-1970).
La intervención de los partidos políticos, tanto de izquierda
como de derecha, también contribuyó al debilitamiento del
movimiento sindical porque estos auspiciaron la fragmentación
política e ideológica de los gremios.
No obstante la fragmentación y la debilidad política del mo-
vimiento sindical, la prolongada gestión de Balaguer hizo todo
lo posible para doblegarlo pues temía que la legitimidad de su
lucha, y el respaldo que recibía de la sociedad lo convirtieran
potencialmente en una fuerza política peligrosa. Luchando
desde los márgenes políticos permitidos por el régimen bala-
guerista, las centrales hicieron su aporte al desarrollo de una
ciudadanía social, presionando desde abajo para conseguir sus
derechos y los de toda la sociedad.

En busca de la ciudadanía.indb 108 5/10/2016 11:14:38 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 109

Henry Molina a la izquierda, junto a Emilio Máspero.


Henry fue secretario general de la CASC por 10 años,
luego se desempeñó como secretario general adjunto de
la Central Latino Americana de Trabajadores (CLAT). (El
sindicalismo en la República Dominicana, p. 32).

Francisco José Bidó y José Gómez Cerda, fueron los prin-


cipales oradores en el acto de celebración del primer
aniversario de la CASC, realizado en Santiago. (El sindi-
calismo en la República Dominicana, p. 35).

En busca de la ciudadanía.indb 109 5/10/2016 11:14:39 AM


110

En busca de la ciudadanía.indb 110


Miembros del Comité Ejecutivo de la CASC en 1976. (El sindicalismo en la República Dominicana, p. 82).
Emelio Betances

5/10/2016 11:14:39 AM
En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 111

Miguel Soto, secretario general de Foupsa-Cesitrado 1961-1965. En 1961


rechazó un soborno de 30,000 dólares de los asesores laborales de Estados
Unidos para que no convocara un paro de labores. (Fondo Editora Hoy,
Archivo General de la Nación).

En busca de la ciudadanía.indb 111 5/10/2016 11:14:39 AM


112 Emelio Betances

Monseñor Francisco José Arnáiz Zarandona, sj, asesor de la


CASC en sus orígenes. (Fuente de libre acceso: www.google.
com).

Francisco Antonio Santos, fundador del movimiento reno-


vador en la CASC y secretario general de la CGT. (Fondo
Editora Hoy, Archivo General de la Nación).

En busca de la ciudadanía.indb 112 5/10/2016 11:14:39 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 113

Julio de Peña Valdez, secretario general de la Central General


de Trabajadores (CGT), se dirige a sindicalistas asistentes a un
encuentro de la entidad. (Fondo Editora Hoy, Archivo General
de la Nación).

En busca de la ciudadanía.indb 113 5/10/2016 11:14:40 AM


En busca de la ciudadanía.indb 114 5/10/2016 11:14:40 AM
Capítulo 2

El movimiento campesino, la reforma


agraria y el control político

Introducción

En la sociedad postrujillista las luchas del movimiento cam-


pesino por la reforma agraria se producen en las décadas que
van desde 1960 hasta la vuelta del siglo xxi. En los sesenta y los
setenta los partidos políticos estaban fundamentalmente inte-
resados en el voto del campesino, y el Estado en prevenir que
el hombre del campo se convirtiera en una fuerza política y
social que amenazara los intereses de los sectores dominantes
en la zona rural. En los ochenta y los noventa se transforma
la economía agrícola y, consecuentemente, el campesinado
entra en un proceso de disolución. En este nuevo contexto,
los partidos y el Estado pierden el interés por lo que queda
de este segmento de la población —una gran parte migró a
las ciudades donde pasó a formar parte de los moradores de
barriadas empobrecidas— y sus organizaciones se ven en la
necesidad de modificar su pliego de demandas para incluir
las que son inherentes a las zonas urbanas. Lo valioso de estos
episodios es que a través de sus luchas por la reforma agraria
se empezó a plantear que los campesinos también tenían
derechos ciudadanos.
Este capítulo está divido en cinco secciones. La primera es-
tudia las condiciones sociales y los antecedentes organizativos

115

En busca de la ciudadanía.indb 115 5/10/2016 11:14:40 AM


116 Emelio Betances

del movimiento campesino. La segunda analiza cómo Bosch


intentó acelerar la reforma agraria a través de la incorporación
de los aldeanos a la participación política. La tercera se enfoca
en la lucha por la tierra en los setenta, la reforma agraria de
Balaguer y los desalojos de campesinos realizados por los
terratenientes. La cuarta examina las relaciones de los campe-
sinos con la Iglesia y cómo esta pasó a ser uno de sus grandes
aliados. La quinta sección sondea el movimiento campesino
en relación a la apertura democrática y la transformación de
la sociedad. Se concluye que las alianzas de los campesinos
con sectores influyentes fueron efímeras y los resultados de sus
luchas limitados.

Las condiciones sociales en que vivía el campesinado

A principios de los sesenta el mundo campesino estaba geo-


gráfica y políticamente separado del urbano, y los movimientos
sociales y políticos que ocurrían en la capital tenían poco o
nada que ver con la vida en el campo, donde residían las dos
terceras partes de la población en medio de una pobreza
generalizada porque la tierra estaba concentrada en manos de
Trujillo y sus allegados. Trujillo había despojado a los campe-
sinos de grandes extensiones de tierra para sembrar caña de
azúcar, ampliar sus diversas fincas o promover aquellas de sus
adláteres. Al final de la dictadura trujillista, la gran mayoría de
los campesinos no tenía los medios necesarios para subsistir y
conformaba un sector socialmente marginado de la economía
nacional. Ellos habitaban en minifundios que no producían lo
imprescindible para vivir, y se veían en la obligación de trabajar
de jornaleros, aparceros o deambular por los campos en busca
de algo que hacer para ganarse la vida.
Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)
encontró que en 1950 el 33.5% de las fincas tenían menos de

En busca de la ciudadanía.indb 116 5/10/2016 11:14:40 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 117

una hectárea, cifra que subió a 50% en 1960 (ver cuadro 6).
Si observamos las fincas que tenían de seis a diez hectáreas
notaremos que en 1950 estas constituían el 42.1%, y que en
1960 llegaban a 36%. Estas últimas eran minifundios donde a
duras penas se podía producir lo básico y, consecuentemente,
la mayoría de las veces el labriego tenía que hacer jornales,
trabajar bajo contrato de arriendo o dedicarse al colonato. La
contraparte del minifundio era el latifundio, compuesto por
las grandes fincas que iban de 101-200 hectáreas, las que en
1950 constituían el 0.4% y en 1960 el 0.2%. El desarrollo del
binomio minifundio-latifundio se consolidó durante la Era
de Trujillo y produjo niveles de pobreza increíblemente altos.
Esta distribución de la tierra empeoró las condiciones sociales
de los campesinos a principios de los años sesenta.

Cuadro 6
Número y tamaño de las fincas en la República Dominicana
1950-1960
1950
1960
Área en
Número % Número %
hectáreas
Menos de 1 92,854 33.5 225,817 50.1
1-5 116,553 42.1 162,766 36.1
6-10 328,643 11.9 34,071 7.6
11-20 17,289 6.2 15,548 3.5
21-50 9,778 3.5 7,872 1.7
51-100 3,249 1.2 2,630 0.6
101-200 1,213 0.4 954 0.2
201- o más 920 0.3 677 0.2
Sin declarar 2,128 0.8 -- --
Total 276,848 99.9 450,335 100
Fuente: InterAmerican Development Bank, Progreso Socioeconómico en América
Latina. Cuarto informe anual, 1964, p. 513. Citado en Piero Gleijeses, 1978:66.

En busca de la ciudadanía.indb 117 5/10/2016 11:14:40 AM


118 Emelio Betances

El campesinado seguía atrapado en el atraso social y econó-


mico, mientras que las principales zonas urbanas se integraban
al mundo de la modernidad capitalista. En esa época salir de
Santo Domingo o de Santiago era como regresar al siglo xix,
porque fuera de las carreteras principales el transporte me-
canizado era muy escaso. En la región del Cibao, en las zonas
aledañas a Santiago, Moca y La Vega, se utilizaban burros y
caballos para transportar las cosechas a los mercados de esas
ciudades, y lo mismo se podría decir que ocurría en las regiones
sur y este. Aunque en esa época en el Cibao se producía la mayor
parte de los alimentos que se consumían en las ciudades, la
pobreza generalizada era la regla más que la excepción. Ob-
servaciones sobre ese período, proporcionadas por Howard
Wiarda y Juan Bosch, muestran que el panorama campesino
era precario. Wiarda fue uno de los pocos académicos ex-
tranjeros que vio de cerca las condiciones en que vivían los
campesinos durante ese ciclo, e hizo el siguiente señalamiento:

[…] uno debe salir de las autopistas e ir a las vastas


regiones donde los caminos no son transitables para
ver el grado de pobreza que prevalece en el país y en
la cual vive la mayor parte de la población. La pobreza
parece ser lo que caracteriza a toda la nación y esta se
puede ver en el extremo este de la Isla, en la Cordi-
llera Oriental cerca de la península de Samaná, en la
Cordillera Central y Septentrional y en las montañas
y valles desérticos del suroeste. En muchas de estas
regiones la deforestación y la erosión ha hecho que
la tierra sea inservible, por lo cual los campesinos se
convierten en nómadas que trabajaban en las lomas
desnudas y luego, cuando la capa vegetal del suelo
desaparece, tienen que encontrar otro lugar[…]. Hay
una gran posibilidad de que la República Dominicana
se vuelva como Haití, donde la capa vegetal de la

En busca de la ciudadanía.indb 118 5/10/2016 11:14:40 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 119

tierra ha desaparecido y su pueblo miserable se muere


del hambre (Wiarda, 1975:602).

En el transcurso de su viaje, Wiarda se detuvo en diversos


poblados para observar las condiciones sociales que prevale-
cían y notó, por ejemplo, que en Cristóbal, una comunidad
localizada en la provincia Independencia, en la zona fronte-
riza, la población no tenía medios de transporte mecaniza-
dos, por lo cual transitaba a caballo o simplemente a pie. En
dicha comunidad no había escuela o dispensario médico y el
único lugar para bañarse era un canal abandonado y conta-
minado que quedaba a 3.1 kilómetros de distancia, que había
sido construido durante la Era de Trujillo. Los niños andaban
desnudos y era evidente que sufrían de desnutrición y otras
enfermedades; los adultos lucían deformes por la desnutrición
y las enfermedades. En su viaje por la región del Cibao central,
particularmente en la zona de Cotuí, conocida por su relativa
prosperidad, Wiarda se enteró que en 1962 un cortador de
caña ganaba 50 centavos por tonelada, y junto con su familia
solamente lograba cortar dos toneladas. Este salario era el doble
de lo que se pagaba 20 años atrás, pero en ese período los
precios se cuadruplicaron. La situación del cortador se com-
plicaba porque no laboraba todos los días y el trabajo en la
zafra era de temporada. Esos eran los salarios que se pagaban
en la industria azucarera no en todo el país. En todo caso,
los productos de primera necesidad como el arroz y las habi-
chuelas eran mucho más caros que en Estados Unidos (Wiarda,
1975:603-604).
Las observaciones de Wiarda son interesantes porque nos
muestran la imagen que él captó sobre las condiciones sociales
en el campo. El panorama que él dibuja es lúgubre y refleja
que los campesinos estaban exhaustos y sin esperanza. Cansados
podían estar, ya que vivieron bajo un régimen dictatorial por
treinta largos años, pero tenían esperanzas. Ese campesino lleno

En busca de la ciudadanía.indb 119 5/10/2016 11:14:40 AM


120 Emelio Betances

de esperanza es el que Bosch describe cuando regresa al país,


tras veinticuatro años de exilio. Al viajar por todo el territorio
en campaña electoral observó muy de cerca las condiciones so-
ciales de los campesinos y, al igual que Wiarda, reconoció que
la pobreza estaba esparcida por toda la nación. Bosch nació
y vivió en el Cibao antes de salir al exilio, y tenía un conoci-
miento profundo de la vida campesina; este conocimiento le
permitió escribir los mejores cuentos de las letras nacionales.
En estas narraciones, hoy recogidas en Cuentos más que completos
(Bosch, 2001), se retrata al campesino como una persona
honorable, trabajadora y llena de esperanza.
Cuando recorrió poblaciones de la región norte como Puerto
Plata, Sosúa, Arroyo Frío, Gaspar Hernández, Nagua, Jamao y
Moca, Bosch describe una zona sorprendentemente rica y her-
mosa, «una región de hombres de trabajo, que han talado los
montes de las lomas sin aniquilar la arboleda, de manera que
por aquí y por allá se ven las manchas de guamas que cubren los
arbolitos de café y los grupos de palmas reales en medio de los
potreros y los samanes de ancho follaje que ofrecen sombra al
ganado» (Bosch, Tomo1, 1998:17). Pero además observa que
en medio de la riqueza de la naturaleza, hay pobreza y miseria
como en todo el país, hay miseria provocada y desalojos de los
campesinos por parte de los terratenientes. En este aspecto,
sus observaciones difieren de aquellas de Wiarda, pues Bosch
analiza la pobreza como una cuestión política y no simplemente
como una condición social: la pobreza es resultado de despojos
realizados por Trujillo y sus allegados.
Durante su viaje por la región norte, Bosch se detuvo en la
comunidad de Veragua, de la provincia Espaillat, y notó que
allí «un pedacito de tierra que tendrá cuatro varas de ancho,
situado entre el camino y una zanja que fue lecho de un
arroyo, algunos campesinos se pusieron a fabricar ranchos, y
el tutumpote cívico de ese lugar, dueño de ese lugar, dueño de
ese pedacito de tierra que no puede valer más de cinco pesos,
los obligó a parar el trabajo […]». Y continuó narrando que

En busca de la ciudadanía.indb 120 5/10/2016 11:14:40 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 121

en el gran latifundio de Plácido Brugal «entraron campesinos


desesperados por el hambre a trabajar; y se les dejó hacer las
tumbas y la tala y el habite, y ahora, cuando van a coger los
cosechitos, los obligan a salir y los dueños del enorme latifun-
dio se quedan con el provecho del trabajo de esos hombres y
mujeres que suman centenares de familias» (Bosch, Tomo I,
1998:17-18). El conflicto entre campesinos–latifundistas y las
injusticias que se derivaban de esta situación era uno de los
grandes retos que el Estado debía enfrentar.

La incorporación del campesino en la política

El conocimiento que Bosch tenía sobre el mundo campe-


sino le permitió adelantarse a su contrincante, Viriato Fiallo,
de la UCN. La campaña del PRD se benefició del gran talento
que tenía Bosch para explicar problemas complejos con pala-
bras sencillas, y esto era muy importante en un país donde las
grandes mayorías campesinas eran analfabetas. Bosch rescató
el lenguaje popular para describir a sus oponentes, a quienes
les pegó el mote de tutumpotes, «señor poderoso», «hombre
rico», y al pueblo que le seguía le llamó los hijos de machepa,
«hijos de la cocinera y de la sirvienta», que significaba para esa
época «hijos del pueblo» (Bosch, Tomo III, 1999:126-128). La
campaña se presentó como una competencia entre los tutum-
potes y los hijos de machepa y esto rápidamente prendió en
las masas urbanas y campesinas. El PRD inició un programa de
radio llamado Tribuna Democrática, donde su líder hablaba
todos los días a la 1:30 de la tarde. En esas alocuciones, él ex-
plicaba los más acuciantes problemas nacionales utilizando un
lenguaje que todo el mundo podía comprender.
Los dirigentes del PRD estaban conscientes que los campe-
sinos eran el bloque de votos más importante en el país y que
decidirían las elecciones de 1962. Y como también sabían
que los cívicos no tenían mucho conocimiento de la realidad

En busca de la ciudadanía.indb 121 5/10/2016 11:14:40 AM


122 Emelio Betances

campesina, prometieron que si ganaban las elecciones de 1962


redistribuirían parte de las propiedades del Grupo Trujillo
entre las grandes masas campesinas que no tenían tierra. En
su campaña, el PRD prometía libertad y democracia, reforma
social, el establecimiento de agroindustrias, construcción de
canales de riego, justicia social y, sobre todo, que los campesinos
tendrían voz cuando se discutieran asuntos de interés nacional.
Aquí se trataba de iniciar un proceso de construcción de la
democracia participativa, donde los campesinos tuvieran un
espacio para desarrollar sus derechos ciudadanos.
Bajo la dirección de Sacha Volman, Ángel Miolán y José
Rafael Molina Ureña, la dirigencia del PRD fundó la Federa-
ción Nacional de Hermandades Campesinas (Fenherca) como
instrumento de campaña electoral. Esta nueva organización
realizó su primer congreso en septiembre de 1962, procla-
mando que ya tenía 3,000 hermandades campesinas afiliadas
y 150,000 miembros en las ventiseis provincias de la nación.
Fenherca se convirtió en el brazo campesino del PRD y pronto
creó comités a lo largo y ancho del país. Cuando se realizaron
las elecciones el 20 de diciembre de 1962 Bosch ganó por un
margen de 2 a 1, y una gran parte de estos votos venían del
sector campesino (Wiarda, 1975:622).
Bosch fue el primero en plantear la incorporación del cam-
pesinado al proceso político nacional. En la campaña electoral
habló de derechos civiles, políticos y, sobre todo, de derechos
sociales como acceso a la propiedad de la tierra por el cam-
pesinado, la educación, la salud, vivienda, agua potable y la
libertad sindical. Era sobre la base del reconocimiento de
estos derechos sociales que él proponía empezar a construir la
ciudadanía social. Los cívicos eran tímidos al tratar esta temática,
pero, de todas maneras, prometieron una reforma agraria como
carnada para conseguir votos. La izquierda también planteó
la necesidad de una reforma agraria, pero no participó en las
elecciones y su fragmentación política le imposibilitó tener un
impacto significativo en el sector campesino. Lo interesante

En busca de la ciudadanía.indb 122 5/10/2016 11:14:40 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 123

de todo esto es que Bosch propuso la incorporación del cam-


pesinado a la vida política nacional y de esta manera abrió una
oportunidad política, pero el campesino no estaba organizado
para aprovecharla. Estamos frente a una situación en la que se
pretende construir la ciudadanía desde el poder, pero se desea
incorporar el campesinado de una forma activa al proceso y
esto era inédito en la historia del país.

La creación de la Federación Dominicana de


Ligas Agrarias Cristianas

La organización del sector campesino fue también empren-


dida de una manera sostenida por los dirigentes de la CASC.
El l4 de febrero de 1962, la CASC organizó la primera reunión
con dirigentes cristianos campesinos que eran miembros de la
Federación Dominicana de Ligas Agrarias Cristianas (Fedelac).
Al igual que la CASC, Fedelac dio sus primeros pasos de la
mano de organizaciones regionales vinculadas con la Iglesia
como la Federación Campesina Latinoamericana (FCL) y del
Partido Revolucionario Social Cristianos (PRSC). Gómez Cerda
representó a la CASC en estos primeros pasos, y el 4 de marzo
del mismo año auspició la creación de la Liga Agraria de Juan
López Abajo, en la provincia Espaillat, y de una entidad similar
en Jima, en la provincia de La Vega. El 30 de septiembre,
Fedelac organizó su Primer Congreso Nacional de Campesinos
Dominicanos, en el Centro Madre y Maestra de La Vega, una
entidad de la Iglesia. En 1964, Fedelac afirmaba que tenía 38
ligas agrarias con 20,000 afiliados en todo el país, pero la mayor
parte de ellos estaban en la región del Cibao (Gómez Cerda,
2006:24-27; Wiarda, 1975:640).
Esta agrupación campesina estaba compuesta por jornaleros,
campesinos pobres, pequeños y medianos productores, aso-
ciaciones campesinas y pequeños comerciantes, y contaba con
el apoyo de un reducido pero dinámico grupo de sacerdotes

En busca de la ciudadanía.indb 123 5/10/2016 11:14:40 AM


124 Emelio Betances

católicos, quienes la ayudaron a conseguir fondos internacio-


nales. El apoyo de estos sacerdotes de extracción de clase media
permitió que la primera «Casa Campesina» fuera fundada en
La Vega, donde conjuntamente con la pastoral social de la Iglesia
se ofrecieran algunos servicios sociales y educativos. A pesar
de las proclamaciones de Fedelac sobre el número de afiliados
durante los primeros cinco años de los sesenta, su alcance no
solo estuvo limitado a la región del Cibao, sino que sus or-
ganizaciones no lograron prender en las masas. Un pequeño
número de líderes comunitarios asistía a las reuniones, se limi-
taban a escuchar lo que decían y muy pocas veces expresaban
sus opiniones. Los campesinos sufrieron largos años de repre-
sión durante la dictadura de Trujillo, y eran muy desconfiados
pese a que los dirigentes de Fedelac llegaban recomendados
por sacerdotes católicos. Los campesinos también sabían que
la Iglesia había estado asociada con la dictadura de Trujillo,
lo que explica su escepticismo. El trabajo de los dirigentes de
Fedelac continuó durante los doce años de Balaguer, y fue en
esa etapa cuando dicha organización empezó a tener cierto
arraigo en las masas campesinas del Cibao y de la región este,
donde se convirtió en defensora de los intereses campesinos y
promovió la necesidad de realizar la reforma agraria.
Lo interesante de estos procesos asociativos es que al igual
que el movimiento sindical, las nuevas entidades campesinas
son organizadas y dirigidas por elementos de extracción de
clase media y de origen urbano. Igual que los obreros urba-
nos, los campesinos no tenían la formación necesaria para
organizarse y por esto había que contar con la asistencia de
sacerdotes, dirigentes de partidos políticos, el Estado, y elemen-
tos enviados por la Embajada de Estados Unidos, la cual estaba
preocupada ante la posibilidad del surgimiento de movimientos
radicales en el campo.

En busca de la ciudadanía.indb 124 5/10/2016 11:14:40 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 125

Los inicios de la reforma agraria

La ejecución de una reforma agraria era urgente para dina-


mizar la agropecuaria y disminuir la injusticia que implicaba
el desequilibrio en la tenencia de la tierra. La Guerra Fría y la
efervescencia política que se vivía en esos años causaron temor
en el Gobierno de Estados Unidos, ante la posibilidad de de-
sarrollarse un fuerte movimiento social en el campo. Por esa
causa, conjuntamente con el Consejo de Estado que dirigía
la nación tras la caída de la dictadura trujillista, el Gobierno
estadounidense concibió la reforma agraria como un instru-
mento de contra-insurgencia preventiva. Esto explica por qué
el 27 de febrero de 1962 el régimen del Consejo de Estado
creó el Instituto Agrario Dominicano (IAD) para iniciar una
reforma agraria. Uno de los objetivos del IAD era impedir el
desarrollo de movimientos campesinos autónomos y encauzar
pacíficamente las expectativas creadas entre el campesinado
tras la muerte de Trujillo. Además, este debía, en teoría, captar
para el Estado las tierras que pertenecían al Grupo Trujillo y
luego utilizarlas para la reforma agraria.
El IAD no estaba realmente interesado en hacer una reforma
que beneficiara a los campesinos. En abril de 1962 se promulga
la Ley de Reforma Agraria (Ley número 5879), pero en ella
no se define el latifundio, ni se pone límite a la posesión de
tierra por capitalistas extranjeros. El IAD tampoco tenía los
instrumentos legales necesarios para llevar a cabo las tareas
que se le encomendaban. La Ley se promulgó porque era
parte de una estrategia de Estados Unidos en América Latina,
pero la oligarquía terrateniente la objetaba y el régimen del
Consejo de Estado no estaba realmente interesado en aplicarla.
Los informes del IAD muestran que hasta diciembre de 1962,
cuando se realizaron las elecciones presidenciales, tan solo 4
asentamientos se llevaron a cabo en beneficio de 863 familias,
entre las que se distribuyeron 3,848 hectáreas; cada familia re-
cibió en promedio 4.5 hectáreas (Mariñez; 1984:110).

En busca de la ciudadanía.indb 125 5/10/2016 11:14:40 AM


126 Emelio Betances

El Estado también incursionó en el medio rural a través de la


Secretaría de Estado de Agricultura dando asesorías técnicas.
Conjuntamente con instituciones de Estados Unidos se creó la
Oficina de Desarrollo de la Comunidad (ODC) para ejecutar
pequeños proyectos como construcción de escuelas, repara-
ción de caminos vecinales o campañas de vacunación. La ODC
recibía asesoría de la Community Development Counselling
Services (Oficina de Orientación y Desarrollo Comunitario)
y de la Community Development Foundation (Fundación
para el Desarrollo Comunitario). En estos años se fundó la
Federación Dominicana de Cooperativas de Ahorro y Crédito
(Fedecoop) y el Instituto de Desarrollo y Crédito Cooperativo
(Idecoop), el cual era una agencia del Gobierno que asesoraba
a las cooperativas en el medio rural, llegando a organizar y
orientar a sesenta y tres cooperativas entre 1961 y 1965. Todas
estas instituciones tenían una orientación paternalista y pre-
tendían impedir que los campesinos crearan organizaciones
autónomas. Fedelac no era dominada por el Gobierno, pero
compartía las ideologías del paternalismo y el anticomunismo.
El Cuerpo de Paz, una institución recientemente creada en
Estados Unidos, también envió unos cuantos pequeños equipos
de jóvenes voluntarios que fueron al campo a promover
proyectos de desarrollo de la comunidad, pero su alcance
fue realmente limitado debido a la falta de recursos y el gran
reto que significaba trabajar en lugares remotos.
La mayoría de las asociaciones campesinas que surgieron a
principios de los sesenta eran dependientes de instituciones
urbanas nacionales o extranjeras. En muchas ocasiones, los
estatutos de estas asociaciones y sus programas de lucha eran
trazados por extraños. No era inusual que las reuniones de
muchas cooperativas fueran convocadas por sacerdotes o pro-
motores de la ODC. Estas circunstancias hacían difícil, si no
imposible, que los campesinos pudieran desarrollar instituciones
que representaran sus intereses y que les permitieran desarrollar
un movimiento campesino autónomo. Este control no impidió,

En busca de la ciudadanía.indb 126 5/10/2016 11:14:40 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 127

sin embargo, que se efectuaran esporádicas ocupaciones de


tierra. Estas ocupaciones casi siempre se realizaban en tierras
que pertenecieron al Grupo Trujillo o que el IAD había capta-
do para el Estado. Por ejemplo, el 8 de agosto de 1964, el
Triunvirato asentó 200 familias campesinas en tierras de la
antigua hacienda Fundación, propiedad del Grupo Trujillo.
En este sentido, el IAD se había limitado a reconocer un hecho
consumado (San Miguel, 2004:121-122). En todo caso, estas
ocupaciones fueron muy ocasionales y no las podemos consi-
derar como parte de un movimiento social que implicara un reto
constante, sino como acontecimientos aislados que lentamente
fueron sentando las bases para un movimiento campesino.
El manejo que se dio a la reforma agraria por parte de Es-
tados Unidos y el Consejo de Estado tenía por fin controlar
la población campesina para impedir que se formaran grupos
que pudieran poner en el peligro el estatus quo. No había interés
en profundizar la democratización y mucho menos la creación
de derechos ciudadanos en las zonas rurales. No obstante
esta situación, había otras fuerzas políticas que tenían planes
alternativos para los campesinos dominicanos.

Bosch y la reforma agraria con la participación ciudadana

La gestión de Bosch se propuso realizar una reforma agraria


y cumplir con las promesas que hizo a los campesinos durante su
campaña electoral. El planteó, muy claramente, que la reforma
era una necesidad, pero que debía hacerse bien porque la ma-
yoría de las reformas agrarias en la historia de la humanidad
terminaron en fracaso y no quería que la dominicana corriera
esa suerte. En una alocución sobre el tema señaló que el IAD
estudiaba cómo debía conducirse ese proceso y que contaba
con la asesoría del profesor Carlos Campo, un especialista cos-
tarricense reconocido internacionalmente.

En busca de la ciudadanía.indb 127 5/10/2016 11:14:40 AM


128 Emelio Betances

Bosch había planteado que el Gobierno no tenía los recursos


para comprar tierras y distribuirlas a los campesinos, por lo
que pidió a la población que donara terrenos, equipos o di-
nero para ejecutar dicha reforma. El 23 de abril anunció al país
que en respuesta a su solitud ya se había «recibido 31,343.18
hectáreas; 27,535 pesos en efectivo; 483.50 para ser cobrados
mensualmente; un tractor, cien arados, un molino de arroz
que vale 100 mil pesos; un acueducto rural que vale 10 mil;
una tienda del pueblo que vale tres mil (esto último donado
por Frank Bermúdez)» (Bosch, Tomo 1, 1998:187). En varias
ocasiones se vio precisado a decir que llegaban tantas dona-
ciones que él no podría leerlas todas porque el discurso se le
haría demasiado largo, y recomendaba que la gente viera la re-
cepción de sus donaciones reconocidas en la prensa nacional.
En todo caso, señaló que «aquí nadie ha pedido a nadie que
dé nada. Estas donaciones son espontáneas, especialmente las
de los empleados y los trabajadores, agricultores y gente hu-
milde. Es conmovedor ver las listas que nosotros tenemos aquí
en donde aparecen donantes de $0.25, de $.35, $0.40 en gran
cantidad, y la dan espontáneamente, sin que nadie se lo pida»
(Bosch, Tomo 1, 1998:207).
Las donaciones continuaron en los meses de mayo y junio,
y en julio Bosch señaló que ya alcanzaban los RD$48,768.59,
y que las Industrias Generales, C x A donaron equipos, insta-
laciones y tierras valoradas en RD$300,000.00. En ese discurso
también informó que el IAD estuvo reorganizándose en esos
meses y que desde «el 15 de mayo hasta el 28 de junio había
asentado 255 familias, y 155 familias más se asentarán en
estos primeros 15 días de julio, lo cual quiere decir que en dos
meses habrá asentado 400 personas. Antes, entre el primero
de agosto y el 28 de febrero, es decir, en siete meses se habían
asentado 738. En dos meses se asentarán más de la mitad: 410»
(Bosch, 1998: Tomo 1, 277-279). Estos asentamientos se hicieron
en las provincias Peravia, San Cristóbal, Santiago, Valverde y
en el Distrito Nacional. Reconoció que era muy poco lo que se

En busca de la ciudadanía.indb 128 5/10/2016 11:14:40 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 129

estaba haciendo, pero que la reforma agraria estaba en marcha


y que esta se haría con «decisión, con voluntad, con coraje» y
la participación activa de la ciudadanía.
El proyecto de reforma agraria concebido por Bosch había
empezado a despertar el interés en la población del campo y
la ciudad. Aquí se trataba de los inicios de la democracia parti-
cipativa, en la cual los ciudadanos se involucran en la solución
de sus propios problemas a través del voto en las elecciones, las
donaciones de tierra para la reforma agraria, participación en
Fehnerca y Fedelac, etcétera. Aunque los campesinos repre-
sentaban cerca de dos tercios de la población y tenían derecho
al voto, lo que indica que tenían cierto poder político, el poder
político real lo detentaban la oligarquía terrateniente, las fuerzas
armadas, la Iglesia, la emergente burguesía industrial y, ninguno
de estos sectores, quería que Bosch siguiera en el poder. A
pesar del apoyo que tenía el proyecto de Bosch entre las masas
populares, y de las implicaciones favorables que tendría para
construir la democracia y la ciudadanía en la sociedad, su ex-
perimento democrático terminó cuando las fuerzas armadas le
dieron un golpe de Estado el 25 de septiembre de 1963, solo
siete meses después de haber sido investido presidente de la
República. El golpe de Estado puso fin a la reforma agraria y
al proyecto de democracia participativa que se había iniciado.
Al terminar la primera mitad de la década de los sesenta no
podemos hablar del surgimiento de un movimiento campesino
autónomo en el medio rural. El campesinado se encontraba
aislado de las actividades políticas que ocurrían en el medio
urbano y estaba disperso a lo largo y ancho de la nación, lo
cual dificultaba su organización. Además, en esos años, las
Fuerzas Armadas y los alcaldes pedáneos, fieles aliados de
los terratenientes, seguían ejerciendo una fuerte influencia en las
comunidades y, en consecuencia, la mayoría de los campesinos
temían desafiar el poder que estas instituciones representaban.
No obstante esta situación, la creación de organizaciones
campesinas como Fenherca y Fedelac, cooperativas de ahorros

En busca de la ciudadanía.indb 129 5/10/2016 11:14:40 AM


130 Emelio Betances

y créditos y las mismas instituciones del Gobierno fueron


sentando las bases para el desarrollo del movimiento cam-
pesino en el segundo lustro de los sesenta.

La reforma agraria de Balaguer y el movimiento campesino

El grave desequilibrio en la tenencia de la tierra era uno de


los problemas más acuciantes cuando Balaguer asume la direc-
ción del Estado. Él estaba consciente del reto que implicaba la
cuestión campesina y lo dejó entrever en su discurso de toma
de posesión el primero de julio de 1966 cuando dijo:

[…] Los grandes terratenientes de este país tienen


que pagar no solo para que la República disfrute de
instituciones justas y descanse sobre bases estables,
sino también para que los que posean grandes riquezas
conserven la parte que deben conservar sin temor a
que los bienes regados con el sudor de su frente o reci-
bido de manos de sus mayores desaparezcan por una
conmoción social que ya se siente en la atmósfera […]
(Balaguer, 1979:30).

El presidente señaló que a cinco años de haberse iniciado


la reforma agraria se desconocía cuántas hectáreas poseía el
Estado, ni se sabía a ciencia cierta en manos de quiénes esta-
ban. Según el Sexto Censo Agropecuario Nacional, realizado
en 1971, de 2.7 millones de hectáreas registradas, 216 familias
poseían 632,000 distribuidas en fincas que sobre pasaban las
1,600 hectáreas, cuyo promedio era de 289.3 por familia.1 Por
otro lado, 185,000 familias tenían tres millones de hectáreas

1
En el original las cifras aparecen en tareas, pero el autor las convirtió a
hectáreas para que el lector extranjero pueda entenderlas fácilmente.
Una hectárea es igual a 15.9 tareas de tierra.

En busca de la ciudadanía.indb 130 5/10/2016 11:14:40 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 131

dividas en predios de .5 y 4.9 hectáreas, con una magnitud


media de 1.8 hectáreas (Dore Cabral, 1981:26-27).
La desigualdad social en el campo era extrema y el presi-
dente sabía que esta situación encerraba un gran desafío. Sin
embargo, los retos políticos que él tenía en frente de sí no le
permitieron atender estos asuntos hasta 1972, cuando el régimen
se había consolidado.
Balaguer proclamó la reforma agraria para construir una
base de apoyo amplia que le permitiera reducir su dependencia
de la oligarquía terrateniente. Cuando se analiza la aplicación
de las leyes de reforma agraria2 encontramos que realmente
Balaguer no estaba interesado en llevar a cabo un profundo
proceso de cambio en el campo, sino más bien asegurarse del
voto de los campesinos que lo veían como una especie de be-
nefactor. El monto de asentamientos y las familias afectadas
era limitado en relación al número de campesinos sin tierras
que llegaba a los cientos de miles. Sin embargo, el efecto po-
lítico que estos asentamientos tenían en el campesinado era
enorme porque muchos podían ver que Balaguer cumplía lo
que prometía y que eventualmente les tocaría a ellos.

2
El Código Agrario estaba compuesto de una serie de leyes que fueron
promulgadas el 20 de marzo de 1972. La Ley 282 que declaraba de uti-
lidad pública las tierras baldías y que estas debían pasar a manos del
Estado; la Ley 283 que creaba la comisión encargada de realizar la recu-
peración de tierras del Estado que se encuentran en manos de particu-
lares; la Ley 287 que declaraba de interés social la resolución de todo
contrato de arrendamiento relativo a tierras del Estado que excedan 6.2
hectáreas, siempre que se trate de tierras irrigadas. Se incluía también la
Ley 289 promulgada el 29 de marzo de 1972 que prohibía los contratos de
arrendamiento o de cualquiera otro tipo en las regiones agrícolas nacio-
nales; la Ley 290 que se refiere a las tierras sembradas de arroz e irrigadas
por canales del Estado, las cuales debían ser traspasadas al IAD para luego
ser repartidas entre los campesinos; la Ley 292 que concedía un plazo para
que las personas que tenían tierras del Estado las devolvieran, la Ley 314,
promulgada el 19 de abril de 1972, que definía el latifundio y, finalmente,
la Ley que establece la colectivización del cultivo de las tierras adquiridas
por el Estado para el cultivo de arroz (Mariñez, 1984:122-123).

En busca de la ciudadanía.indb 131 5/10/2016 11:14:40 AM


132 Emelio Betances

No debemos olvidar que después del fracaso de Bosch por


movilizar el sector campesino, Balaguer, con el apoyo de Es-
tados Unidos, se había convertido en el heredero político de
Trujillo y plasmaba el símbolo del anticomunismo. En este sen-
tido, las limitadas distribuciones de tierra ayudaban a Balaguer
a consolidar una base política en el campo, porque los años de
represión de su primer período de Gobierno le hicieron impo-
pular en la zona urbana, particularmente en la ciudad de Santo
Domingo. En el cuadro 7 podemos observar que la cantidad
de asentamientos fluctuó entre cinco y veintitrés durante el
primer mandato (1966-1970), pero en los años de 1971 a 1973
se incrementaron de dieciséis a noventa y seis, y el monto de
hectáreas distribuida aumentó de 23,807 a 40,640. Asimismo,
el número de familias beneficiadas subió de 3,621 a 8,362. Esto
tuvo un efecto multiplicador en términos de la carga familiar,
ya que se incrementó de 23,238 a 55,423. Si utilizamos el monto
de los asentamientos como barómetro para medir el interés
de Balaguer por la reforma agraria notamos que, a partir de
1974, estos disminuyeron progresivamente de veinte en 1974 a
catorce en 1976 (ver cuadro 7). En 1978, el mandatario volvió
a mostrar cierto interés, pero solo hizo dieciocho asentamientos
pese a que era un año electoral.
La oposición que la oligarquía terrateniente tenía a las leyes
agrarias limitó severamente los planes de Balaguer, y lo que
había comenzado como un esfuerzo para conseguir adeptos a
su carrera política pronto generó una oposición a sus planes.
Esta oposición se manifestó a través de las proclamas que las
asociaciones de hacendados hacían en el Congreso Nacional,
cuando se discutían los proyectos del presidente, y a través de
la prensa, la radio y la televisión. En un principio, se señaló
que los asentamientos debían hacerse en tierras estatales,
baldías o cañeras. La Asociación Dominicana de Hacendados
y Agricultores advirtió que las medidas anunciadas por el
presidente debían ejecutarse por etapas, no simultáneamente;
y que dicha reforma debía realizarse usando tierras baldías.

En busca de la ciudadanía.indb 132 5/10/2016 11:14:40 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 133

Cuadro 7
El alcance de la reforma agraria en la
República Dominicana
1966-1978

Hectáreas Familias Carga


Años Asentamientos
distribuidas beneficiadas familiar

1966 5 2,496.6 321 1,540

1967 19 9,802 1,901 12,215

1968 17 6,902 1,447 9,298

1969 24 9,765 1,057 14,030

1970 23 5,143 1,345 9,457

1971 16 23,807 3,621 23,238

1972 39 37,541 6,498 41,580

1973 96 40,640 8,362 55,423

1974 20 9,105 1,800 11,834

1975 18 9,523 1,930 13,003

1976 14 11,098 3,162 20,728

1977 3 444 139 889

1978 18 10,427 2,634 15,537

Totales 294 176,693 34,217 228,772


Fuente: Departamento de Distribución de Tierras del IAD. Datos elaboradas por
Adriano Sánchez Roa, 1992:131.

Esta asociación se convirtió en una de las principales opo-


sitoras a las leyes agrarias y, Luis Julián Pérez, uno de los
miembros más prominentes de la oligarquía terrateniente,

En busca de la ciudadanía.indb 133 5/10/2016 11:14:40 AM


134 Emelio Betances

renunció a su cargo de presidente de la Comisión Nacional de


Desarrollo (CND) y, posteriormente, fundó el Movimiento de
Salvación Nacional, cuyo principal objetivo era luchar contra
la aplicación de las leyes agrarias y lanzar a su fundador como
candidato a la presidencia de la República. Además, hubo de-
claraciones en oposición a la reforma agraria de parte de la
Asociación Nacionales de Ganaderos, el Consejo Nacional de
Hombres de Empresas, la Asociación de Industriales de Herrera,
y se publicaron numerosos editoriales críticos en los periódicos
Listín Diario, El Caribe, Última Hora y El Nacional.
La posición de las asociaciones de productores de arroz fue
la más radical, pues enviaron un documento al mandatario
proponiéndole que «declare expresamente y lo instituya por
vía legislativa, que los anteriores principios sobre los cuales se
fundamentaría su política de reforma agraria y redistribución
de tierras serán aplicables a todas las tierras, sean propiedad de
nacionales o de extranjeros» (Pol, Revista Ahora, 427, 1972:13).
Los arroceros sabían muy bien que el presidente no podía afectar
las tierras cañeras ni las de los hacendados ganaderos de la región
este y, por tanto, proponían un plan radical para descarrilar
los esfuerzos del mandatario. Ellos estaban conscientes que
Balaguer deseaba resultados acelerados para incorporar 6,000
campesinos a la reforma agraria. De esta manera, podía conso-
lidar su clientela electoral con fines continuistas y contener la
presión por la tierra sin perjudicar sensiblemente a la oligar-
quía terrateniente, radicada en la utilización de una parte de
las tierras arroceras irrigadas por canales del Estado (Duarte,
1974:59). Lo que si se notaba era que cuando el Gobierno no
tenía control de la situación se procedía a reprimir cualquier
toma de tierra que se realizara, ya fuera en terrenos del Estado o
en otros que estuvieran en disputa entre terratenientes y cam-
pesinos; también se reprimía a quienes expresaban su solidaridad
con los campesinos que ocupaban las tierras.

En busca de la ciudadanía.indb 134 5/10/2016 11:14:40 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 135

La organización oficial del campesinado


y los repartos de tierra

La construcción de una base de apoyo político en el sector


campesino era un factor fundamental en la estrategia del pre-
sidente Balaguer. En ese sentido auspició la organización del
Movimiento Agrario Reformista (MAR) y las Juntas de Acción
Agraria (Junagra) que, junto con la Secretaria de Estado de
Agricultura, emprendieron una campaña para promover las
políticas del régimen. Dicha entidad seguiría trabajando en
proyectos de asesoría y aunaría esfuerzos con la Secretaria de
Estado de Obras Públicas y la Oficina para el Desarrollo de la
Comunidad (ODC) para impulsar los proyectos del Gobierno
en la zona rural.
El número de organizaciones campesinas aumentó significa-
tivamente en el período de 1972-1976 con respecto al período
anterior; lo mismo sucedió con las cooperativas organizadas
por el Idecoop que subieron de treinta y ocho a cincuenta y
nueve. Al margen de la proliferación de organizaciones en el
medio rural, el número de ocupaciones de tierra se mantuvo
extremadamente bajo debido al control que el Gobierno
tenía de las organizaciones del campesinado (ver cuadro 8).
La Junagra y el MAR hicieron una campaña fuerte en apoyo a
la reforma agraria e incluso, José Osvaldo Leger, principal di-
rigente del MAR, llegó a decir lo siguiente: «yo soy partidario
de que los campesinos ocupen violentamente las tierras del
Estado que están en manos de particulares porque los viola-
dores de las disposiciones legales las continúan usufructuando
en negación abierta de la Ley 292 según la cual ya debía
haberlas entregado» (Marcallé Abreu, Revista Ahora número
508, 1973:11). Sin embargo, no se trataba de ocupar cualquier
predio, sino el de aquellos terratenientes que abiertamente se
oponían a la ejecución de la reforma agraria. A pesar del con-
trol que el MAR y Junagra querían tener de las ocupaciones
de tierras, hubo numerosas ocupaciones que se hacían en las

En busca de la ciudadanía.indb 135 5/10/2016 11:14:40 AM


136 Emelio Betances

distintas regiones. Aunque los enfrentamientos que se dieron


entre los terratenientes y los campesinos en las regiones este,
noroeste y nordeste fueron importantes y marcaron el proceso
de lucha campesina, encontramos que el movimiento campe-
sino nacional era bastante débil. Durante el período de 1967-
1971 se produjeron tan solo 6.8% de las ocupaciones de tierra.
Estas acciones comenzaron en la medida en que se empezó
a ejecutar la reforma agraria; así vemos que en el período de
1972-1977 el porcentaje de ocupaciones subió a 23.3% (ver
cuadro 9). Aquí aparece una correlación entre la lucha por la
tierra y las medidas de reforma agraria.

Cuadro 8:
Inventario de organizaciones rurales en la República Dominicana
1962-1976
Asociaciones
Fecha Cooperativas Total
campesinas
de fundación Idecoop general
diversas
1962-1965 5 10 15
1966-1971 117 38 155
1972-1976 796 59 834
Total 918 107 1,004
Fuente: Secretaria de Estado de Agricultura. Datos elaborados por Pablo Mariñez,
1984:140.

Durante el primer período hubo 11 asentamientos por cada


ocupación de tierra ocurrida, mientras que en el segundo
período se efectuaron 6 asentamientos por cada ocupación.
Sin embargo, en el período 1978-1981 la relación se invierte y
acontecen cuatro ocupaciones por cada asentamiento que se
realizaba, lo cual se debía a la apertura democrática que se dio
con el ascenso del PRD al poder.

En busca de la ciudadanía.indb 136 5/10/2016 11:14:40 AM


Cuadro 9

En busca de la ciudadanía.indb 137


Noticias sobre ocupaciones de tierra publicadas en diarios nacionales
1967-1981

PERÍODOS
Regiones 1967-1971 1972-1977 1978-1981
Ocupaciones Ocupaciones Asentamientos Ocupaciones Asentamientos
Este 1 13 78 7 28
Central - 2 12 18 72
Sur - - 3 12
Suroeste 1 6 9 36
Noroeste 1 2 12 8 32
Nordeste 2 6 36 33 132
Norte 5 7 42 12 48
Lugar no especificado - - - 3 12
Total 9 31 186 93 372
Cantidad en porcentaje 6.8 23.3 69.9
Fuente: Re-elaboración del cuadro en base al original de Noris Eusebio Pol, 1982:162.
En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 137

5/10/2016 11:14:40 AM
138 Emelio Betances

Coincidimos con Noris Eusebio Pol en el sentido que la lucha


campesina fue «potenciada por las acciones de la reforma agraria,
no solo por el establecimiento en sí de los asentamientos, sino
también por el cuestionamiento declarado al terrateniente y
al latifundio, como obstáculos del desarrollo y como causantes
de la injusta situación del campesinado […]» (Pol, 1982:170).
Sin embargo, no será hasta los ochenta cuando el campesinado
podrá, aprovechando la apertura democrática, impulsar su
movimiento de ocupación de tierras. Como se puede observar
en el cuadro 9,3 la gestión de Antonio Guzmán (1978-1982)
fue relativamente favorable a las demandas de los campesinos,
llegando a realizar 372 asentamientos, en respuesta a 93
ocupaciones de tierra. No cabe duda, pues, que la apertura
democrática fue beneficiosa para el movimiento campesino.

Los desalojos de campesinos

A principio de los setenta, la división política entre el régi-


men y los terratenientes abrió una oportunidad política que el
campesinado no pudo aprovechar por no estar organizado en
entidades autónomas. Balaguer fue el único favorecido por esta
oportunidad política, porque la utilizó para conseguir apoyo
en el sector rural para su gestión, mientras que los campesinos
no pudieron hacer lo mismo ya que, a fines de los sesenta y
principios de los setenta, tuvieron que enfrentar una ola de
desalojos dirigidos por los terratenientes y no contaron con el
apoyo del Gobierno. En diversos casos, se trató de expulsar a los
campesinos de terrenos que eran reclamados por terratenientes

3
No debemos olvidar que los diarios nacionales no siempre publican las
ocupaciones de tierras, ya bien sea por no tener corresponsales en los
lugares que estas ocurren, o simplemente por considerar que estas no son
noticias de interés. En vista de esta realidad, es muy probable que las cifras
que aparecen en este cuadro no representen la realidad del movimiento
de ocupaciones de tierras que se dio en los períodos señalados.

En busca de la ciudadanía.indb 138 5/10/2016 11:14:40 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 139

que decían poseer títulos legítimos de propiedad. Respecto a


estas demandas, Mario Vinicio Castillo, uno de los personajes
encargados de la Comisión de Recuperación de Tierras del
Estado, dijo al periodista Orlando Martínez lo siguiente:

[…] «fíjese bien, señor Martínez, en el este nos en-


contramos con un título formalmente impecable,
pero que si ahondamos en el saneamiento nos encon-
tramos que en el fondo se recurrieron a una serie de
tortuosidades y malabarismos para obtener la adjudi-
cación, incluso de personas que sin conocer siquiera
el sitio se hicieron medir y adjudicar hasta más de
629 hectáreas» (Martínez, Revista Ahora, número 483,
1973:31).

Armados con este tipo de títulos y el apoyo de las fuerzas


del orden público, en febrero de 1971 la familia Goico solicitó
el auxilio de la Policía Nacional para sacar a noventa familias
que ocupaban sus terrenos ubicados en la sección El Cuey,
de la provincia El Seibo, en la región este. Los campesinos
alegaban que se asentaron allí en 1962 cuando eran tierras bal-
días propiedad del Central Romana. En esa ocasión, el Central
Romana había solicitado el desalojo de los campesinos, pero el
fiscal a cargo de la querella, en vez de expulsarlos, les dijo que
podían quedarse porque el Gobierno quería que los hombres
del campo trabajasen la tierra (San Miguel, 2004:137-138).
Otros casos interesantes acontecieron en el este, norte y sur
del país. En octubre de 1971, en el municipio de Cumayasa,
en la región este, alrededor de treinta terratenientes ocuparon
4,402 hectáreas propiedad del Consejo Estatal del Azúcar
(CEA) que supuestamente les pertenecían. Entre ellos se cita
uno que ocupó 1,006 hectáreas y otros dos que se instalaron
en 251 y 377 hectáreas. Igualmente, para la misma fecha y en
la misma región, en Nisibón La Altagracia, importantes fun-
cionarios del Estado declararon que los ganaderos de la región

En busca de la ciudadanía.indb 139 5/10/2016 11:14:40 AM


140 Emelio Betances

ocuparon una zona de más 6,289 hectáreas. En Cabarete, Puerto


Plata, una provincia de la región norte, grupos de terrate-
nientes invadieron 2,215 hectáreas. En la región sur, en Vicente
Noble, Barahona, cientos de hectáreas fueron ocupadas por
terratenientes con el acierto de las autoridades militares de la
zona. El corresponsal del periódico El Sol en esa localidad se
atrevió a escribir que las autoridades policiales apoyaron a los
terratenientes en esta acción y, por esto, la Policía Nacional lo
buscaba afanosamente para arrestarlo, y un sargento lo tildó
de «fresco y enemigo de la Policía». Estos abusos llegaron al
colmo, y Balaguer tuvo que anunciar que intervendría per-
sonalmente en el asunto. Esto explica por qué el agrónomo
Francisco G. Villanueva, director general del IAD, pudo apro-
vechar la oportunidad para denunciar que oficiales de las fuerzas
armadas también se apoderaron de enormes extensiones de
tierras estatales localizadas en los alrededores de la ciudad de
Santo Domingo (Pol, Revista Ahora, número 417, 1971:1-2).
La expulsión de los aparceros, precaristas, o de campesinos
que trabajaron para terratenientes por decenas de años fue
otro tipo de modalidad de desalojos. La expulsión de aparceros
de sus tierras se daba en todo el país. En diciembre de 1968, en
Azua, localizada en la región del sur, un grupo de campesinos
denunció que el propio IAD los amenazaba con despojarlos
de sus pequeños predios. Para esa misma fecha, en el distrito
municipal Quita Coraza, del municipio de Vicente Noble, en
Barahona, 300 campesinos afirmaban que dos terratenientes,
que carecían de títulos, gestionaban desalojarlos para vender
las tierras a una empresa bananera. Lo mismo ocurría en
Duvergé, provincia Independencia, donde le querían quitar
sus tierras a los campesinos para, supuestamente, cedérselas
a un abogado que era amigo del Gobierno. En Puerto Plata,
en la región norte, el fiscal del municipio de Luperón tenía
amenazados a ochenta campesinos para sacarlos «amarrados
de sus tierras» a pesar de que la ocupaban desde hacía muchos
años (San Miguel, 2004:140).

En busca de la ciudadanía.indb 140 5/10/2016 11:14:40 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 141

La ola de desalojos por parte de los terratenientes, e incluso


del IAD, llevó al diputado Jottin Cury, del PRD, a proponer un
anteproyecto de ley que primero prohibiera terminantemente
con carácter de emergencia nacional todos los desalojos de
campesinos y, segundo, imponía para estos hechos una pena
que iba de seis meses a dos años de cárcel a todos los terratenien-
tes que violaran la ley. Los diputados oficialistas argumentaban
que prohibir los desalojos de campesinos resultaba «inconsti-
tucional» a lo que el diputado Cury respondió que la propia
Constitución declara de «interés social […] la eliminación
gradual del latifundio». El anteproyecto de ley fue rechaza-
do por los diputados balaguerista (Pol, Revista Ahora, 17 de
marzo de 1969:5). Por lo visto, el presidente Balaguer jugaba
con algo delicado: por un lado promovía la reforma agraria
para modernizar el agro y conseguir el voto del campesinado
y, por el otro, permitía que los terratenientes desalojaran a los
campesinos para tomar sus tierras. La oligarquía terrateniente
objetaba la aplicación de la reforma agraria y se lo hacía saber
al presidente. Esta disputa muestra, con toda claridad, que el
poder de Balaguer tenía serias limitaciones, lo cual explica por
qué, a la postre, la reforma agraria no se pudo aplicar como él
la había visualizado.

Los asesinatos de Mamá Tingó y Míster Beca

Los campesinos sufrieron en carne propia la represión de


parte de los terratenientes, y en varios casos hubo personas
que perdieron sus vidas a manos de rufianes al servicio de estos
por luchar contra los desalojos de sus tierras. El asesinato de
doña Florinda Muñoz Soriano, conocida como Mamá Tingo,
y del señor Dionisio Frías, alias Míster Beca, fueron de los más
emblemáticos de la época. Mamá Tingó se había destacado
como líder campesina afiliada en la Fedelac por varios años. Era
una mujer de edad avanzada y analfabeta, pero con «cualidades

En busca de la ciudadanía.indb 141 5/10/2016 11:14:40 AM


142 Emelio Betances

y autoridad suficientes para encabezar la lucha contra los


desalojos» (Gómez Cerda, 2006:70). Después de poner una
querella contra el terrateniente Pablo Díaz, en la comunidad
de Hato Viejo, Yamasá, provincia de Monte Plata, la dirigente
campesina fue asesinada por Ernesto Díaz (Turín) en noviembre
de 1974. Este asesinato conmovió el país y la prensa nacional
le dio cobertura por varios días y, ante tales presiones, el pre-
sidente Balaguer se vio en la necesidad de emitir un decreto
mediante el cual declaraba de «utilidad pública e interés social
las tierras que el señor Pablo Díaz dice le pertenecen en la
sección de Hato Viejo (Martínez, 1979:179). Los campesinos,
finalmente, tuvieron acceso a sus tierras, pero solo después de
la muerte de su líder más connotada.
El segundo caso emblemático fue el asesinato de Míster
Beca. Este dirigente campesino, también afiliado a la Fedelac,
había luchado para que los campesinos no entregaran las
tierras en las que vivían desde hacía más de veinte años; estaba
opuesto a los desalojos y predicaba que la «tierra es de quien
la trabaja». El asesinato ocurrió en junio de 1975 en Alto de
Peguero, El Cuey, en El Seibo, donde los campesinos lucharon
contra los desalojos. Una ola de protesta no se hizo esperar,
y tanto los campesinos organizados en El Seibo, como el sa-
cerdote Juan Pérez, denunciaron el atroz asesinato cometido
por Virgilio Febles, hijo de Federico Febles, quien reclamaba
las tierras donde vivía Míster Beca y su familia (Gómez Cerda,
2006:73-76).
A pesar de estas protestas, Balaguer no estuvo dispuesto
a emitir otro decreto que declarara de «utilidad pública» la
propiedad del terrateniente porque, como señalamos ante-
riormente, a partir de 1974 él ya no estaba interesado en la
reforma agraria y, si aceptó expropiar a un terrateniente, fue
algo excepcional. Los asesinatos de Mamá Tingó y Míster Beca
mostraron hasta donde los terratenientes estaban dispuestos
a ir y, de esa manera, le mandaban un mensaje al presidente
para que supiera que ellos no estaban dispuestos a tolerar la

En busca de la ciudadanía.indb 142 5/10/2016 11:14:41 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 143

continuación de la reforma agraria. Estos acontecimientos tam-


bién revelaban que los campesinos no tenían un aliado en la
Presidencia de la República. Sin embargo, sí encontraron una
mano amiga en un reducido número de sacerdotes católicos
que estaban dispuestos a apoyarles en sus luchas.

La Iglesia católica y la reforma agraria

La posición de la Iglesia en torno a la reforma agraria


debemos analizarla en función de los cambios que se venían
operando en la Iglesia universal. Recordemos que de 1962 a
1964 se celebró el Concilio Vaticano II, cuyo objetivo fundamen-
tal fue realizar un aggiornamento de la Iglesia al mundo moderno,
y así posicionarla para que se enfrentara a los desafíos de la
evangelización. El Concilio Vaticano II fue un momento deci-
sivo para la Iglesia pues, esta no solamente comenzó a utilizar
lenguas vernáculas para realizar la misa, sino que, le dio un
papel central a los laicos en su vida interna; estos empezaron a
leer la Biblia en lugar de depender nada más del catecismo. En
América Latina, los laicos empezaron a dialogar sobre las ense-
ñanzas del Evangelio a luz de la realidad latinoamericana, y los
intercambios entre laicos y sacerdotes eventualmente llevaron
a la creación de las Comunidades Eclesiales de Base (CEB),
que tuvieron un papel importantísimo en la región en las pos-
trimerías de los sesenta, pero particularmente en los setenta.
El movimiento de las CEB no tuvo un gran desarrollo en la
República Dominicana, pero las prédicas del Evangelio en
el contexto de los desalojos en el este y norte del país tuvieron
una influencia significativa.
Un segundo elemento importante de los cambios que ocurrían
en la Iglesia a nivel mundial fue la Encíclica Papal emitida por
Pablo VI el 28 de marzo de 1967. En esta carta pastoral, el
papa Pablo VI mostraba una gran preocupación por el «de-
sarrollo de los pueblos y, muy especialmente, el de aquellos

En busca de la ciudadanía.indb 143 5/10/2016 11:14:41 AM


144 Emelio Betances

que se esfuerzan por escapar del hambre, de la miseria, de las


enfermedades endémicas, de la ignorancia; que buscan una
más amplia participación en los frutos de la civilización, una
valoración más activa de sus cualidades humanas; que se orien-
tan con decisión hacia el pleno desarrollo, es observado por la
Iglesia con atención». En cuanto a la propiedad de la tierra, un
tema acuciante en América Latina y, particularmente grave en
la República Dominicana, la Encíclica proclamó que:

[…] la propiedad privada no constituye para nadie un


derecho incondicional y absoluto. No hay ninguna
razón para reservarse en uso exclusivo lo que supera
a la propia necesidad, cuando a los demás les falta lo
necesario. En una palabra: «el derecho de la propie-
dad no debe jamás ejercitarse con detrimento de la
utilidad común, según la doctrina tradicional de los
Padres de la Iglesia y de los grandes teólogos». Si se
llegase al conflicto «entre los derechos privados ad-
quiridos y las exigencias comunitarias primordiales»,
toca a los poderes públicos «procurar una solución,
con la activa participación de las personas y de los
grupos sociales» (Papa Paulo VI, 1967).

La Conferencia del Episcopado Dominicano rápidamente


se puso a tono con la Encíclica papal y emitió la suya para
ponderar la situación del campesinado. La «Declaración sobre
la situación campesina» fue el punto más alto en la identifi-
cación de la Iglesia con los problemas campesinos. La Iglesia
sentenció que:

[…] el auténtico desarrollo humano es además


comunitario[…]. Los campesinos deben mejorar su
situación económica, cultural, religiosa, deben unirse
por propia iniciativa y eligiendo ellos mismos sus re-
presentantes en organizaciones económicas —como

En busca de la ciudadanía.indb 144 5/10/2016 11:14:41 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 145

lo son, por ejemplo las cooperativas— comunitarias


y sindicales. Impedir u obstaculizar los esfuerzos
sanamente inspirados de libre organización campesina
supondría desconocer el carácter social que Dios
mismo ha impuesto» (CED, 1955-1990: 157).

En esta declaración los obispos hicieron suyos las reclama-


ciones de los campesinos al decir que «sentimos como nuestra la
inquietud y la inseguridad en que forzosamente viven muchas
familias campesinas por la falta de tierras propias, de condiciones
estables y justas no raras veces en los contratos de arrenda-
mientos, de fácil acceso a los organismos agrícolas y de pago
real del salario mínimo legal» (ibid., p. 158). La Carta Pastoral
fue tema de discusión todo el verano de 1967, y todavía en sep-
tiembre del mismo año el asunto seguía en la palestra nacional.
En ese entonces monseñor Hugo Eduardo Polanco Brito, ha-
blando en red nacional de televisión desde la ciudad de Santo
Domingo, hizo un análisis de la situación en el campo, dio
datos precisos sobre el deplorable patrón de tenencia de la
tierra y en un momento álgido de su discurso llegó a decir que
«una violenta explosión del campesinado podría producirse»
(Wipfler, 1980:262). Estas declaraciones producían cierto grado
de tensión entre la jerarquía y Balaguer, pero estas fueron
suavizadas por el nuncio apostólico Emmanuelle Clarizio en
reuniones privadas con el presidente.
Las peticiones de la Iglesia a nombre de los campesinos se
hacían en un contexto social y político lleno de tensiones. Los
partidos de la oposición se quejaban porque no podían rea-
lizar sus actividades con normalidad debido a la persecución
política en contra de sus militantes. Esta situación provocó
que Bosch se fuera a España y dejara a José Francisco Peña
Gómez al frente del PRD. Bosch expresó que en el país no
se podía hacer política; su partido había intentado hacer una
oposición democrática, pero Balaguer no lo había permitido
(René Fortunato, DVD sin fecha). En ese momento, Balaguer

En busca de la ciudadanía.indb 145 5/10/2016 11:14:41 AM


146 Emelio Betances

tenía cierto control de los partidos de derecha, pero no era


así con el PRD y los partidos de izquierda, los cuales estaban
interesados en movilizar al sector campesino. Por otro lado,
los estudiantes de la UASD llevaban a cabo protestas para que
se aumentara a medio millón de pesos el presupuesto anual
de esa alta casa de estudios. En fin, la Iglesia se había puesto
de parte de los campesinos en momentos críticos, cuando el
Gobierno recurría a la violencia para aplastar los reductos del
movimiento de insurrección de abril de 1965. En cierta forma,
se podría decir que de 1967 a 1969 la Iglesia parecía haberse
transformado en la «la voz de los que no tienen voz», como ya
había sucedido en Brasil, Perú, Bolivia y, en menor grado, en
otros países en Sudamérica.
Esta era la segunda ocasión en la historia del país en que los
campesinos tenían un aliado en las altas esferas de la sociedad. La
primera fue cuando Bosch era presidente de la República, pero
esta alianza no llegó a producir ningún fruto. En la primera,
Bosch quería los votos de los campesinos y ahora la Iglesia
elige «al campesinado como campo predilecto de su acción»
(Alemán, 1982:407-409) y como una forma de reinsertarse en
la sociedad postrujillista.
En otro libro (Betances 2009), el autor ha tratado el tema
de la reinserción de la Iglesia en la sociedad postrujillista, y ha
planteado que después de la caída de Trujillo esta se alió con
la oligarquía y las fuerzas armadas para oponerse a Bosch y
derrocarlo. En un principio, esta estrategia le dio resultados
positivos porque consolidó su relación con la elite del poder.
Sin embargo, la revuelta de abril de 1965 cambió el mapa po-
lítico del país y su excesivo acercamiento a los poderes fácticos
se tornó contraproducente. Durante la revuelta, el papa hizo
seis exhortaciones por la paz mientras los obispos dominicanos
se mantenían en silencio. Esta actitud de los obispos le mostró
al Vaticano que debían hacerse cambios en la dirección de la
Iglesia nacional para que se pusiera a tono con las enseñanzas
del Concilio Vaticano II.

En busca de la ciudadanía.indb 146 5/10/2016 11:14:41 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 147

Efectivamente, en 1966, el papa nombró nuevos obispos en


las diócesis de Santiago y La Vega, así como también, en la
arquidiócesis de Santo Domingo. Los nuevos obispos que nom-
bró buscaron distanciarse un poco de la elite política del país
mediante su apoyo a las reformas sociales y, en particular, a la
reforma agraria. Con el respaldo de Polanco Brito, nuevo ad-
ministrador apostólico de la arquidiócesis de Santo Domingo,
el obispo Roque Adames, de Santiago, convocó por tres días a
los sacerdotes de su diócesis para analizar la situación política
del país, y el tema de la reforma agraria ocupó un lugar impor-
tante en los debates. Monseñor Juan Flores, de La Vega, em-
pezó a desarrollar una estrategia pastoral a través de la cual se
escuchaba y daba apoyo a las exigencias de los campesinos, y lo
mismo hizo monseñor Juan F. Pepén en la diócesis de Higüey.
Monseñor Flores se mostró partidario y apoyó a los sacerdotes
en cuyas parroquias se promoviera una pastoral social agraria.
Por ejemplo, a mediados de 1967, el secretario general de
Fedelac fue detenido junto a 352 campesinos por protestar
ante un desalojo del que fue víctima una familia por ocupar
algunas de las tierras de un terrateniente. Ante esa situación,
monseñor Flores expresó: «La Iglesia lamenta que todavía
existan tantos terratenientes que no hayan evolucionado ple-
namente para que los pobres consigan una verdadera justicia
social» (Wipfler, 1980:258); luego se reunió con el procurador
general de la República y obtuvo la libertad de los campesinos
que fueron encarcelados. En 1968, monseñor Flores, una vez
más, sorprendió a la sociedad al decir que había instruido a
los curas párrocos de su diócesis «para que no admitan como
padrino a ningún sacramento en la iglesia al que cometa los
atropellos y desalojos, ni a los militares que lo apoyen» (Wi-
pfler, 1980:263). El obispo había tomado esta decisión por el
maltrato dado por un terrateniente a una comunidad de familias
pobres. Esta decisión hizo pensar a muchos que monseñor
Flores se había radicalizado, pues estaba poniendo en duda
una costumbre que, en cierta forma, unía a los terratenientes

En busca de la ciudadanía.indb 147 5/10/2016 11:14:41 AM


148 Emelio Betances

con los campesinos pobres que normalmente dependían de


las «bondades» de sus patrones.
La solidaridad expresada por miembros del clero fue muy
notable en la región este, donde se registraba la mayor concen-
tración de tierras en manos de latifundistas, y donde aparecía
poco empleo para la mano de obra agrícola que había sido
expulsada de sus tierras. El caso de los sacerdotes de la dió-
cesis de Higüey fue uno de los más claros: los padres Miguel
Laroche y Jesús Bastardo, de la parroquia de San Antonio,
en Miches, fueron fuertemente atacados por el terrateniente
Beremundo Quiñones. Posteriormente, las autoridades de la
región reconocieron que Quiñones había pagado 3,000 pesos
a un tal Sandro para que le asesinara. El padre Lidio Cadet, de
la parroquia de Sabana de la Mar, y sor Inés, de 60 años, fueron
amenazados con ser ahorcados por el terrateniente Tin Mateo.
Una terrateniente de la misma localidad, de apellido Bruno,
afirmó «que si era necesario había que sacar a los labriegos por
la fuerza y matarlos como animales» (Pérez, 1976:170).
Estos sacerdotes hacían su trabajo pastoral en la diócesis de
Higüey y contaban con el apoyo de monseñor Felix Pepén,
quien había dicho, en carta pastoral dirigida a los fieles, que
«la verdad es que subsisten en nuestra diócesis y en todo el país
condiciones que hacen preocupar a los pastores de la Iglesia y
a todos los cristianos […]» y refiriéndose a los campesinos de su
diócesis señaló que «con frecuencia acuden a sus sacerdotes y
a sus obispos de auxilio, campesinos que ven con horror cómo,
de la noche a la mañana, se presenta alguien que vive muy
lejos de su predio, provisto ciertamente de un título legal, pero
cuya legalidad no justificará nunca las consecuencias graves de
dejar a un hombre y a su familia en pleno desamparo […]»
Monseñor se refería a los desalojos que los terratenientes rea-
lizaban en las zonas de Miches, El Seibo, Jobo Dulce, en el
territorio de su diócesis. La carta no quería culpar a nadie en
particular, pero señalaba que «el sistema de tierras y la orga-
nización de la economía rural en nuestro país no son adecua-

En busca de la ciudadanía.indb 148 5/10/2016 11:14:41 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 149

dos para seguir edificando sobre ellos nuestras instituciones


[…]» y terminaba exhortando al campesinado la unidad: «cam-
pesino dominicano no luches solo, así quedarías indefenso.
Únete a tu hermano campesino en uniones, sindicatos o ligas
y entrégate a una acción que ha de liberarte de las trabas que
se oponen a tu progreso» (Lluberes, 1997:585-589). Cuando la
carta de Pepén fue publicada en la prensa recibió una lluvia de
críticas de los terratenientes y de otros potentados de la elite
nacional. Los sacerdotes de la diócesis salieron a la defensa
de su obispo, dejando claramente establecido que todos apo-
yaban la carta que se había emitido (Lluberes, 1997:589-604).
La posición de apoyo a los campesinos asumida por la jerar-
quía eclesiástica continuó después que el régimen de Balaguer
hizo promulgar una serie de leyes agrarias que prometían
aliviar la situación social del sector campesino. Sin embargo,
no se puede obviar que sus críticas al régimen bajaron de tono.
Por ejemplo, en enero de 1973 los obispos publicaron unas
«reflexiones y sugerencias pastorales sobre las leyes agrarias» y
planteaban que no «pretendían… ni mezclarnos en la política
del Gobierno, ni… menos ignorar (sus) esfuerzos… a favor de
los campesinos, ni… erigirnos en jueces de su actuación en
problemas de su estricta competencia. Nuestra intención es
llamar la atención de todos los hombres de buena voluntad en
la República hacia los problemas del campesinado y proponer-
les lo que la Iglesia posee como propio: una visión global del
hombre» (CED, 1990:260).
¿Qué había sucedido para que la Iglesia bajara el tono de
sus críticas y progresivamente se distanciara en su apoyo al
campesinado? La Iglesia misma tenía sus dificultades internas
porque no todos los obispos estaban de acuerdo con el apoyo
a las luchas de los campesinos. Polanco Brito, Adames, Flores
y Pepén tenían una concepción modernizadora del papel de
la Iglesia en la sociedad y, por eso, apoyaban la idea de una
reforma agraria, mientras que Octavio A. Beras (exarzobispo
de Santo Domingo) y Tomás Reilly, obispo de San Juan, eran

En busca de la ciudadanía.indb 149 5/10/2016 11:14:41 AM


150 Emelio Betances

tradicionalistas que se sentían cómodos con el régimen de


Balaguer. Estos últimos prelados representaban la vieja guardia
que se había formado en la Era de Trujillo.
Por otro lado, la ejecución de la pastoral agraria o campesina
no siempre contaba con el apoyo de la mayoría de los sacerdotes.
De hecho, los que estaban identificados con las CEB eran muy
pocos y mayormente trabajaban en la zona norte de la capital.
Los equipos de pastoral social dentro de las diócesis eran muy
pequeños y no tenían los recursos necesarios para llevar a cabo
sus múltiples tareas (Betances, 2009:215-226). Finalmente, en
1970, monseñor Beras fue restituido en su puesto de arzobis-
po de Santo Domingo, y monseñor Polanco Brito nombrado
coadjutor del arzobispo de Santo Domingo. El Vaticano también
remplazó a Clarizio en el puesto de nuncio, y nombró a
monseñor Antonio del Guidice (1967-1971), un prelado con-
servador que parecía entenderse muy bien con las autoridades
nacionales.
La Iglesia siguió emitiendo declaraciones de apoyo al cam-
pesinado y pidiendo que se realizara la reforma agraria, pero
sus acciones concretas sobre el terreno fueron disminuyendo.
Desde principios de los setenta la jerarquía eclesiástica con-
centró sus esfuerzos en la mediación política a nivel urbano, y
Polanco Brito jugó un papel espectacular en mediaciones que
de otra manera habrían producido grandes derramamientos
de sangre (Betances, 2009:199-228). La Iglesia aumentó sus
esfuerzos en la mediación política a medida que se producía
la transición a la democracia, se alejaba progresivamente de su
trabajo pastoral en el campo y centraba sus esfuerzos pastorales
en las zonas urbanas.
Lo rescatable de este episodio es que los campesinos encon-
traron un aliado potente en la Iglesia cuando realizaban sus
luchas por la tierra y contra los desalojos. Este apoyo le sirvió
para aliviar la represión política que Balaguer imponía, aunque
expresaba su deseo de aplicar la reforma agraria. Aun con la ayu-
da de la Iglesia, el movimiento campesino no logró desarrollar

En busca de la ciudadanía.indb 150 5/10/2016 11:14:41 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 151

sus propias organizaciones y convertirse en un baluarte de los


movimientos sociales y del proceso de democratización. Sin
embargo, no se puede obviar que su participación en las ocu-
paciones de tierra y la lucha contra los desalojos le dio cierto
grado de conciencia social y política. En cierta forma, a través
de sus luchas, los campesinos plantearon sus demandas al Go-
bierno y esto los convirtió en sujetos que empezaban a participar
en la construcción de la ciudadanía social.

El movimiento campesino y la apertura democrática

La restructuración de la agricultura, el descenso de la pobla-


ción rural vinculada a esta actividad, y la rápida urbanización
del país repercutieron en la significativa disminución de la
lucha campesina por la tierra en la década de 1980. A pesar
de esta situación, el movimiento campesino logró ampliar el
abanico de reivindicaciones, muchas veces levantando las mismas
demandas que el movimiento popular barrial en las zonas
urbanas, pero no alcanzó a tener suficiente fuerza para obligar
a las autoridades a responder a sus exigencias.
La apertura democrática que comienza en 1978 permitió
que se iniciaran cambios en el panorama político en el campo.
Aunque el tema de la apertura democrática se analizará en
detalle en el capítulo tres, se debe hacer constar, desde ya, que
esta abrió un nuevo período histórico para los movimientos
sociales al lograrse que se ampliaran los derechos civiles y po-
líticos de la población. Se permitió el regreso de los exiliados
por razones políticas, la sindicalización de los trabajadores,
bajó la represión en el campo y la ciudad. En pocas palabras,
se respiraba un aire de libertad y esto trajo mucha esperanza.
Este nuevo contexto propició que se realizara, sin problemas,
la primera reunión nacional campesina con la participación
de veintiocho federaciones y juntas municipales. El objetivo de
este acontecimiento era sentar las bases para el desarrollo de un

En busca de la ciudadanía.indb 151 5/10/2016 11:14:41 AM


152 Emelio Betances

movimiento campesino independiente con intereses clasistas,


lo cual hizo que se distanciara de las organizaciones ligadas
a los partidos dominantes e intereses imperialistas (como la
Federación Nacional de Campesinos (FENAC), vinculada a los
intereses estadounidenses, a la Federación de Campesinos Do-
minicanos, relacionada con el PRD y Fedelac, históricamente
atada a la CASC y los social cristianos). En cierta forma, esto
motivó todavía más que se desarrollara el Movimiento Campesino
Independiente (MCI), el cual intentó coordinar las actividades
de diversas asociaciones campesinas. Esto no hubiera ocurrido
sin la apertura democrática.
Al igual que en el movimiento sindical, se hace difícil estimar
la cantidad de miembros de las organizaciones. Laura Faxas
plantea que a principios de los ochenta el MCI tenía 105,000
miembros y Fedelac 125,000. Los estimados de la Secretaria de
Estado de Agricultura indican que, en 1982, el número total
de miembros en las organizaciones rurales era de 95,754 y se
calcula que 63,022 pertenecían a organizaciones de productores
(60%); 14,702 eran miembros de comités de madres y familias
rurales (15.5%) y 17,637 formaban parte de organizaciones
rurales de jóvenes (18.5%) (Faxas, 2007:79). Estas cifras, aun-
que tentativas, revelan que la mayor parte de los campesinos
organizados son productores y que los grupos de base sola-
mente forman un 34%. Se desconoce qué porcentaje de estos
se hallaba organizados en asociaciones que luchaban por la
tierra u otras demandas, pero se puede inferir que si estos
estimados son ciertos, el movimiento campesino organizado
en los ochenta era muy pequeño y débil y sus logros fueron
muy limitados.
La apertura democrática iniciada por el PRD dio como re-
sultado un aumento significativo de la invasión de tierras por
parte de los campesinos. La mayor parte de esas ocupaciones
se dieron durante el primer gobierno del PRD, es decir, 69.9%,
mientras que durante el período 1972-1977 solamente se produjo
un 23.3%. Este fue el período cumbre de las ocupaciones de

En busca de la ciudadanía.indb 152 5/10/2016 11:14:41 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 153

tierra. Sin embargo, en la primera gestión del PRD solo se hizo


un asentamiento por cada cuatro ocupaciones. Esto indica
que para el Gobierno, la reforma agraria no era prioritaria aun
cuando las tomas de tierra hubieran aumentado a niveles sin
precedentes. En pocas palabras, el proceso de democratiza-
ción de los ochenta permitió las ocupaciones de tierra pero
no aportó gran cosa en materia de reconocimiento del derecho
de los campesinos.
Con el retorno de Balaguer al poder (1986-1990) continuó
la misma política de abandono de la reforma agraria. El número
de acciones de protestas pidiendo que el Gobierno aplicara las
leyes agrarias se mantuvo durante los ochenta, aunque ya
no tenían la fuerza de los primeros años de la apertura demo-
crática. El recuento de prensa hecho por el Centro Dominica-
no de Estudios de la Educación (CEDEE) sobre las protestas
campesinas muestra que, de 1986 a 1989, estas disminuyeron
progresivamente, pasando de sesenta y cinco en 1986 a cin-
cuenta y cinco en 1988, y a treinta y seis en 1989, mientras que
el número de recuperaciones de tierra fue de treinta y siete en
1987 a treinta y seis en 1988 (Bobea, 1999:194-196).
La realidad social de los campesinos cambió sustancialmente
en la década de los ochenta. Muchos labriegos empezaron a
perder el interés por la tierra porque lo que producían había per-
dido valor y preferían marcharse a las ciudades o a las zonas
francas que comenzaron a crecer rápidamente. Otros migraban
a los centros turísticos que se desarrollaban en la región norte,
noreste y en el este. El turismo y las zonas francas se convirtieron
en centros de gran atracción para fines de los ochenta; los jó-
venes preferían migrar a quedarse trabajando en el campo. En
esa década también aparecieron en forma masiva los motocon-
chos, como una forma de transporte para los pobres. Los hijos
de los campesinos preferían hacer lo posible para comprarse
un motor y dar servicio desde su comunidad a la carretera
más importante que pasara por su pueblo y así ganarse la vida.
Otros con mayores posibilidades económicas emigraron a

En busca de la ciudadanía.indb 153 5/10/2016 11:14:41 AM


154 Emelio Betances

Puerto Rico en yola, o se marcharon, especialmente las mujeres,


a España y otros destinos europeos y estadounidenses. En síntesis,
una gran parte del campesinado ya no veía la tierra como la
única fuente de recursos.
En cierta forma el mundo campesino de los años sesenta y
setenta empezó a desaparecer en la década siguiente y surgieron
otro tipo de problemas. Un caso emblemático es la mina de
oro de Cotuí, donde los campesinos tuvieron (y aún tienen)
que enfrentar la degradación ambiental producida por la
explotación del mineral que varias compañías mineras han lle-
vado a cabo, tanto cuando era de capital privado como cuando
pasó a manos del Estado y luego, nuevamente, revertida al
capital privado (Hernández, 2000:85-106). En otros lugares,
los campesinos enfrentaron desalojos por parte de las gestiones
de Balaguer (1986-1990) quien inicia un plan de creación de
parques nacionales y de promoción de reservas científicas.
Los Haitises, en la provincia de Monte Plata, la Loma Quita
Espuela, en la provincia Duarte, son casos representativos en
los que campesinos tuvieron que enfrentar las arbitrariedades
del entonces coronel Pedro de Jesús Candelier, director de
Foresta. Balaguer lo utilizó para atemorizar a los que talaban
los bosques para sembrar sus cultivos, pero cuando el corte lo
hacían los grandes terratenientes el funcionario se hacía de la
vista gorda.
Los desalojos de campesinos también se efectuaban para
favorecer principalmente a dos compañías privadas: La In-
dustria Nacional Agropesquera (INA) y Cementos del Sur
(Cemesur). Estas dos empresas estaban interesadas en invertir
en la explotación en piedras calizas que se emplean para la
construcción y en la producción de cemento. Este mineral
existe en abundancia en la Loma del Curro, que divide a las
provincias de Barahona y Azua, donde el IAD desalojó a 2,000
agricultores que estaban asentados allí desde hacía más de
treinta años (Naveo, Pérez, entrevistas, 2007). En la provincia

En busca de la ciudadanía.indb 154 5/10/2016 11:14:41 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 155

de Dajabón el padre Regino Martínez se vio precisado a or-


ganizar una confederación rural llamada Unión Campesina
Autónoma, para recuperar de las manos de grandes terrate-
nientes el asentamiento agrario número AC-372, localizado en
la cercanía de la frontera con Haití. En 1989, la gestión de
Balaguer (1986-1990) declaró que este asentamiento estaba
disponible para uso público. A pesar de eso, los campesinos no
pudieron recuperar estas tierras inmediatamente, pues los te-
rratenientes del lugar las querían para su propio uso. El padre
Regino convivió con los campesinos durante once meses, hasta
que estos pudieron recuperar esos predios (Regino Martínez,
entrevista, 2003). Las luchas de los campesinos continuaron
en los noventa, pero con un matiz completamente diferente,
pues sus demandas eran casi las mismas que las planteadas por
los movimientos populares barriales de las zonas urbanas. La
disputa por la tierra había dejado de ser una de las exigencias
claves de un campesinado en disolución social.
En consecuencia, en la primera década del siglo xxi lo que
queda del movimiento campesino es débil y quizás ya ni se pueda
considerar que existe. En suma, esta situación es producto de
los cambios estructurales en la agricultura, la creciente migración
a las ciudades y emigración al exterior. No obstante, no se puede
olvidar que con sus luchas por la tierra y contra los desalojos
efectuados por los terratenientes, los campesinos también, en
su momento, hicieron su aporte al proceso de democratización
a través de sus demandas reivindicativas. Las demandas de
estos derechos no dejaron de tener su impacto en la ciudad
y de esa manera contribuyeron a la concienciación sobre los
derechos ciudadanos.

En busca de la ciudadanía.indb 155 5/10/2016 11:14:41 AM


156 Emelio Betances

Conclusión

La experiencia del movimiento campesino muestra que en


el proceso de su lucha por la tierra sujetos políticos externos
jugaron un papel importante en el desarrollo de sus organiza-
ciones. El Estado, los partidos políticos, la Iglesia católica y los
sindicatos se convirtieron en los promotores de las asociaciones
campesinas. Los dirigentes de estas entidades exigían repre-
sentar el movimiento campesino, pero en el fondo, tenían sus
propios intereses. El Estado procuraba prevenir el desarrollo
de un movimiento campesino que pusiera en peligro el estatus
quo mientras que los partidos políticos buscaban su voto para
ganar elecciones presidenciales.
Sin embargo, en este renglón es necesario establecer una
diferencia marcada entre las pretensiones de Bosch en 1962-
1963, cuando genuinamente se intentó incorporar al campe-
sino al proceso político participativo, y Balaguer (1972-1973)
quien estaba interesado en manipular sus sentimientos po-
líticos para promover su carrera política. El impacto de las
organizaciones campesinas fue débil en las décadas analiza-
das, pero logró sentar las bases de un movimiento social en
las regiones del este y del norte. Igualmente, el papel de la
Iglesia fue notable, pero oscilante, pasando de ser una aliada
fiel de los terratenientes, a ser cuestionadora de su poder y
propulsora de los intereses campesinos en la segunda parte
del decenio de los setenta y, luego, regresa al estatus quo en el
siguiente decenio mostrándose conciliadora con los poderes
fácticos, alejándose progresivamente del movimiento campe-
sino y dejándolo huérfano. Lo interesante de estos episodios
de lucha es que ni los campesinos ni los trabajadores urbanos
contaron con aliados fuertes y duraderos en las altas esferas del
poder, lo cual explica, parcialmente, por qué los campesinos
no lograron que se ejecutara una reforma agraria profunda,
ni que los obreros urbanos consiguieran aumentos salariales
significativos, seguridad social y libertad sindical. No obstante,

En busca de la ciudadanía.indb 156 5/10/2016 11:14:41 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 157

durante las dos décadas que siguieron a la muerte de Trujillo,


las luchas de obreros y campesinos fueron factores que, aunados
a los esfuerzos de los partidos políticos de la oposición, las
denuncias de la Iglesia y varios otros sectores de la sociedad,
contribuyeron a que se iniciara un movimiento político que,
posteriormente, puso fin al régimen de los doce años de
Balaguer (1966-1978).
El inicio de la apertura democrática en 1978 abrió una es-
tructura de la oportunidad política limitada, que el Movimiento
Campesino Independiente intentó utilizar aumentado sen-
siblemente las ocupaciones de tierra, pero sus logros fueron
muy escasos. Los regímenes que se sucedieron durante la tran-
sición democrática perdieron el interés por la reforma agraria
porque la agricultura ya no tenía un peso significativo en la
economía, y los campesinos ya no eran una amenaza al estatus
quo. La Iglesia, que había sido un fuerte aliado de los hombres
del campo en los setenta, cambió de prioridades centrándose
en la pastoral urbana y la mediación política. Manténgase pre-
sente que ya en los ochenta la mayoría de la población residía en
la zona urbana y esto, parcialmente, explica el cambio de prio-
ridades en la Iglesia. La transición democrática había influido
para que esta dejara de ser la «la voz de los que no tienen voz»
porque la represión había disminuido. En cierta forma, la Iglesia
dominicana reflejaba lo que pasaba en la Iglesia universal
que, bajo la dirección de Juan Pablo II, se había vuelto más
conservadora.
Finalmente, el proceso de transformación de la sociedad
rural no fue favorable para que el movimiento campesino con-
siguiera sus objetivos. Los cambios ocurridos condujeron a la
desarticulación del mercado laboral informal en el campo, y
esto afectó al campesinado sensiblemente a tal punto que, una
buena parte de ellos, tuvo que migrar a las ciudades y pueblos del
interior o marcharse al extranjero. El clamor por la tierra que,
tan importante fue en otros tiempos, dejó de ser una demanda
significativa del movimiento social a la vuelta del siglo xxi. Esto

En busca de la ciudadanía.indb 157 5/10/2016 11:14:41 AM


158 Emelio Betances

explica por qué las luchas del Movimiento Campesino Inde-


pendiente no lograron impactar en el desarrollo de los grupos
sociales. El campesino, ahora convertido en morador de
pueblo o de barrio marginal, no exigía la tierra para trabajar
sino obras físicas como escuelas, hospitales, carreteras, servicio
de energía eléctrica, entre otros. Las grandes batallas de los
sectores populares se realizaban ahora en las ciudades, donde
trabajadores y excampesinos tenían que enfrentar grandes retos
para integrarse a la sociedad.

En busca de la ciudadanía.indb 158 5/10/2016 11:14:41 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 159

Florinda Soriano Muñoz (Mamá Tin- Iluminada Toribio, de la Coordina-


gó) destacada dirigente campesina ción Regional de la Línea Noroeste,
que encabezó la lucha contra los mientras intervenía en el Seminario
desalojos, por lo que fue asesinada Solidaridad Campo/Ciudad. (Publica-
en 1974. (El sindicalismo en la Repú- ciones CEDEE, p. 34).
blica Dominicana, p. 71).

Los campesinos exhiben su fuerza. (Revista ¡Ahora!, No. 681, 29 de noviembre


de 1976).

En busca de la ciudadanía.indb 159 5/10/2016 11:14:41 AM


160 Emelio Betances

El agricultor Danilo Méndez, en una parcela de ñame, en


San José de Ocoa. (Memoria 30 años de CEPAE, p. 46).

Modesto Vargas, dirigente campesino de la Línea Noroeste.


(Publicaciones CEDEE, p. 29).

En busca de la ciudadanía.indb 160 5/10/2016 11:14:42 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 161

Taller de mujeres campesinas, Villa Altagracia. (Memoria 30 años de CEPAE, p. 46).

En busca de la ciudadanía.indb 161 5/10/2016 11:14:42 AM


En busca de la ciudadanía.indb 162 5/10/2016 11:14:42 AM
Capítulo 3

Los grandes retos del movimiento sindical


durante la transición democrática

Introducción

El decenio de los ochenta constituye un punto de inflexión


en el movimiento sindical, no solo porque se inició un proceso
de democratización del país, sino porque simultáneamente
la economía fue restructurada. Ese cambio provocó que las
luchas reivindicativas se convirtieran en un movimiento de resis-
tencia a las transformaciones económicas y sociales, abriéndose
así un ciclo de protestas que terminaría a principio de los no-
venta (1978-1992). Durante esta larga década, la transición
democrática y la restructuración de la economía proporcionan
el contexto político y social en que se desarrolla dicho ciclo.
Estos dos factores nos permiten valorar en su justa dimensión
cuáles eran los grandes retos que enfrentaban los movimientos
sociales en su lucha por la construcción de la ciudadanía social.
¿Por qué las conquistas del movimiento sindical fueron tan
limitadas pese a los grandes esfuerzos que se hicieron? ¿Qué
papel desempeñaron los partidos políticos y el Estado en el
proceso de fragmentación de las centrales sindicales? ¿En qué
medida y cómo el caudillismo sindical afectó el desarrollo
institucional de las centrales?
En este capítulo se proporcionan las claves necesarias para
comprender el papel del movimiento sindical y popular durante

163

En busca de la ciudadanía.indb 163 5/10/2016 11:14:42 AM


164 Emelio Betances

las protestas de los ochenta. Esto prepara el terreno para que el


lector pueda entender lo que condicionaba y retaba la acción
colectiva de las centrales, los sindicatos independientes y el
movimiento popular barrial. En la primera sección se analiza,
brevemente, el proceso de transición democrática y restruc-
turación económica en América Latina, para proporcionar el
contexto en que se producen la transición y la reforma econó-
mica en la República Dominicana. La segunda coloca el énfasis
en el estudio de los retos jurídicos, políticos y organizativos
del movimiento sindical, y la tercera examina la intervención
de los partidos políticos de izquierda en la CGT y la Secretaría de
Estado de Trabajo en la CASC. Se concluye que estas injerencias
fragmentaron al movimiento sindical, lo debilitaron y le impi-
dieron concentrar sus esfuerzos por la construcción y defensa
de los derechos de los trabajadores durante el ciclo de protesta
de los ochenta.

La transición democrática, las reformas neoliberales


y las luchas sindicales en América Latina

El proceso de transición democrática y de reconversión


económica se esparció por toda América Latina en la década
de 1980 y, como tal, suministró el marco político y social para
el desarrollo de las luchas sindicales y de los movimientos
populares. La transformación política inicia en la República
Dominicana en 1978, y luego se extendió a los demás países
cuando las dictaduras militares no pudieron contener la ola
de movilizaciones que exigían su salida del poder. Recuérdese
que solo cinco países latinoamericanos (Colombia, Venezuela,
Costa Rica, República Dominicana y México) no estuvieron
gobernados por regímenes militares entre el decenio de los
sesenta y los setenta. En el caso de los últimos dos, habría que
matizarlo porque los gobiernos que allí existieron eran inne-
gablemente autoritarios. Si bien las manifestaciones populares

En busca de la ciudadanía.indb 164 5/10/2016 11:14:42 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 165

tuvieron un impacto importante en estas transiciones, todas


ellas, excepto México (2000), fueron el resultado de negocia-
ciones entre las elites políticas y los militares. Tal como lo señala
Adam Przeworski:

[…]todas las transiciones a la democracia son nego-


ciadas, unas con representantes del antiguo régimen
y otras solo entre las fuerzas democráticas que buscan
formar un nuevo régimen político. Las negociaciones
no siempre son necesarias para liberar la sociedad de
un régimen autoritario, pero sí lo son para formar
instituciones democráticas. La democracia no se puede
dictar; esta surge de las negociaciones (Przeworski,
1991:80).

Las negociaciones que se realizaron entre las elites de cada


país para lograr una «democracia pactada», se llevaban a cabo
en el contexto de la crisis de la deuda externa, un elemento
que condicionó el proceso de democratización. La crisis de la
deuda ayudó a la salida de los militares, pero también facilitó
la injerencia de Estados Unidos y las instancias financieras
multilaterales para evitar la bancarrota. En todo caso, las ne-
gociaciones dieron como resultado una democracia elitista
y electoral en la que el régimen político, progresivamente,
«transfirió sus facultades para definir las orientaciones de las
políticas económico-sociales a los organismos multilaterales»
(Franco, 1993:50-61). En otras palabras, se retenía el régimen
democrático como «un sistema de reglas, actores e institucio-
nes», pero se perdía el «sistema productor de decisiones» que
gradualmente se transfirió al Fondo Monetario Internacional
(FMI) y a la Secretaría del Tesoro de Estados Unidos, lo cual
tendría graves consecuencias para la ampliación de los derechos
ciudadanos que prometía la transición democrática.
Los acuerdos negociados con el FMI por la mayoría de los
gobiernos latinoamericanos constituyeron la piedra de toque

En busca de la ciudadanía.indb 165 5/10/2016 11:14:42 AM


166 Emelio Betances

del traspaso de su facultad de decisión en materia de política


económica. La nueva política económica tenía las características
siguientes: a) liberalización del comercio, lo que implicaba el des-
mantelamiento del sistema de tarifas que se había desarrollado
por el modelo de sustitución de importaciones para proteger
la industria nacional; b) la privatización de las empresas estatales
para ayudar a pagar la deuda externa y reducir la intervención del
Estado en el mercado; c) la reforma financiera para promover
una mayor integración al mercado internacional y, finalmente,
d) la reforma laboral para introducir la «flexibilidad» en el
empleo, de modo que se redujeran los costos de producción.
Estas reformas eran parte de un programa general para rein-
sertar las economías de la región a la economía internacional
que estaba en un rápido proceso de mundialización. Los Estados
latinoamericanos se endeudaron en décadas previas cuando
las tasas de interés eran relativamente bajas, pero cuando estas
subieron desde principio de los ochenta su déficit creció expo-
nencialmente y, para poder tener acceso a nuevos créditos en
el mercado internacional, se veían en la necesidad de ejecutar
reformas profundas en el marco legal de la economía.
Los resultados de estas reformas fueron muy negativos para
la clase trabajadora y los sindicatos en América Latina. La Co-
misión Económica para América Latina (CEPAL) informa que
en 1992 el PIB per cápita en América Latina bajó a 7.5%, un
nivel por debajo del existente en 1980. Se informa que la pro-
ducción industrial se estancó debido a la devaluación de la
moneda, problemas de balanza de pagos y políticas antinfla-
cionarias. La población que vivía bajo el umbral de la pobreza
aumentó en 44% entre 1980 y 1990 y mientras esto ocurría la
tasa de crecimiento de la población urbana representó 80%
del crecimiento de la pobreza.
Como resultado de esta situación, durante el decenio de los
ochenta, se añadieron cuarenta y ocho millones de pobres a
los sectores urbanos de la región, una parte considerable de

En busca de la ciudadanía.indb 166 5/10/2016 11:14:42 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 167

los cuales pasaron a formar parte del mercado informal de tra-


bajo. En la década de los ochenta y principios de los noventa,
cuatro de cada cinco nuevos empleos creados por la economía
de la región se encontraban en el sector informal o en el sector
de las pequeñas firmas (Vilas, 1995:140-147). Esta nueva situa-
ción ponía a los sindicatos en un grave dilema, pues la pre-
sión de los desempleados y la informalización de la economía
dificultaban el trabajo de organización sindical. Las reformas
neoliberales agilizaron la restructuración de la clase trabajadora
en momentos en que los Estados de la región reducían el
gasto público en educación, salud, vivienda y otras prestaciones
que eran una forma de salario indirecto que se daba a los
empleados. Esta era la situación que tenía que enfrentar el
movimiento sindical latinoamericano, mientras se encontraba
en un proceso de búsqueda para readaptarse al nuevo contexto
político que proporcionaba la transición democrática que se
inició, precisamente, en la República Dominicana.

La transición democrática y las reformas económicas


en la República Dominicana, 1978-1996

La República Dominicana reflejó muy bien el panorama


latinoamericano en materia de transición política y restructu-
ración económica. La transición política fue acelerada por la
caída internacional de los precios de los productos de expor-
tación (café, cacao, tabaco y azúcar), la política de defensa de
los derechos humanos dirigida por Jimmy Carter (1977-1981)
desde Estados Unidos y las grandes movilizaciones políticas de
protesta contra el régimen autoritario de Balaguer, conocido
por su trayectoria de violación sistemática de los derechos hu-
manos. El PRD pudo encauzar exitosamente el descontento
político contra él a través de un movimiento que le permitió
ganar las elecciones de 1978.

En busca de la ciudadanía.indb 167 5/10/2016 11:14:42 AM


168 Emelio Betances

En el transcurso de los doce años de oposición al régimen


de Balaguer, el PRD hizo grandes promesas de democratización
y prometió mejorar las condiciones sociales de la mayoría de la
población. Sin embargo, el PRD tuvo dificultades para cumplir
esas promesas desde el momento mismo de las elecciones, pues
tuvo que hacer un pacto con Balaguer para que este recono-
ciera su victoria política. El PRD se vio precisado a reconocer
que el oficialista Partido Reformista ganó cuatro senadurías
que, en verdad, había perdido, pero, al parecer, esta fue la
única forma para que el candidato del PRD, Silvestre Antonio
Guzmán Fernández (1978-1982), pudiera tener acceso a la Pre-
sidencia de la República. De esta manera, Balaguer controlaría
el Senado de la República mientras que el PRD tendría el
control de la Presidencia y la Cámara de Diputados (Hartlyn,
1998:120-128).

La política económica de Guzmán

Guzmán anunció desde el principio de su mandato que su


«Gobierno no escatimará esfuerzo alguno para que los servi-
cios médicos […] puedan llegar a las más apartadas regiones
[…] y que impulsará la educación en función del desarrollo»
(Guzmán, Tomo 1, 1982:22-23). Pero sus palabras se queda-
ron en deseos que nunca se cumplieron. No obstante estos
incumplimientos, cuando comparamos su gestión con la de
Salvador Jorge Blanco (1982-1986), encontramos que en mate-
ria económica el contraste es dramático. Durante su mandato,
Guzmán promovió una fuerte expansión de la demanda in-
terna a través del aumento en el gasto público corriente y del
incremento de los salarios reales. Según Miguel Ceara Hatton:

[…] la acción del Estado iba dirigida a complementar


la inversión privada a través del manejo de la deman-
da agregada cuando esta resultara insuficiente (por

En busca de la ciudadanía.indb 168 5/10/2016 11:14:42 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 169

ejemplo, la caída de las exportaciones) para mante-


ner un nivel aceptable de utilización de la capacidad
instalada y el empleo. Es decir, se asume que el gasto
público no afectará negativamente el componente
privado de la demanda, porque aumentará el ingreso
y el nivel de actividad económica por haber aumen-
tado el gasto. Pretendiendo, no solo aumentar la de-
manda efectiva con el gasto público, sino procurar
que este gasto generara economías externas que in-
crementen la ‘eficiencia marginal del capital’ y que
desplace la curva de inversión privada (Ceara Hatton,
1990:113).

Esta estrategia económica fue bautizada con el nombre de


«demanda inducida», pues tenía como objetivo estimular el
volumen de la demanda frente al debilitamiento del aparato
productivo nacional y del sistema exportador. No hay lugar a
dudas que esa política económica respondía al cambio político
que había ocurrido en el país. El PRD era un partido populista
que había llegado al poder por la presión de las masas del par-
tido, pero también tenía una base popular y sindical. La estra-
tegia económica de Guzmán también promovía los intereses
de los terratenientes y el sector exportador tradicional que se
encontraba en medio de una crisis. Con su estrategia econó-
mica de «demanda inducida», Guzmán procuraba fomentar
una convergencia de intereses entre los cuales había trabaja-
dores y empresarios que producían para el mercado interno.
Sin embargo, la crisis del sector exportador e industrial na-
cional no era algo coyuntural sino estructural, y esto impidió
que los empresarios respondieran de una manera dinámica
al estímulo de la demanda. Ante esta situación, los ingresos
fiscales descendieron y Guzmán no tuvo otro recurso que el
endeudamiento externo para cubrir el gasto público, lo cual
pronto hizo que su gestión entrara en crisis.

En busca de la ciudadanía.indb 169 5/10/2016 11:14:42 AM


170 Emelio Betances

Hacia la aplicación de las políticas económicas


neoliberales

Cuando Jorge Blanco asciende al poder tiene que enfrentar


el fracaso de la política económica de Guzmán, y el día de su
toma de posesión anunció un plan de austeridad mediante un
proyecto de ley por medio del cual «se congelan, durante un
año, todos los salarios en el país, tanto el sector privado como
en el sector público. Pero como esta austeridad, para que sea
justa y defendible, tiene que ser compartida por todos los gru-
pos sociales, tanto representantes del capital como por los del
trabajo […]» (Jorge Blanco, 1983:9). El alcance de la nueva
política económica se iría conociendo a medida que empe-
zó a negociar un programa de ajuste con el FMI. Esta nueva
estrategia procuraba el control del déficit fiscal y de balanza
de pagos, lo cual implicaba una «depresión inducida» (Ceara
Hatton, 1996:33) a través del control del gasto público, la libe-
ración de precios y la devaluación de la moneda. Como se verá
en el capítulo 8, estas medidas desatarían una ola de protestas
que llevarían al levantamiento popular de abril de 1984 y al
surgimiento de un movimiento popular barrial que desafiaría
no solo al régimen de Jorge Blanco sino al de su sucesor, Bala-
guer (1986-1990).
Con estas medidas Jorge Blanco cambiaba el esquema de
alianzas políticas en la que se sostenía el proyecto populista del
PRD, y principalmente se daban pasos firmes para la transfor-
mación de la función del Estado en materia de regulación de
la economía. La liberalización de los precios y la devaluación
de la moneda se daban en el contexto de la crisis del sector ex-
portador tradicional y de los industriales que producían para
el mercado nacional. De esta manera, se empezaba a poner fin
a la estrategia de desarrollo nacional sobre la base del mode-
lo de sustitución de importaciones que había empezado en la
Era de Trujillo, y que Balaguer promovió durante sus primeros
doce años en el poder. En estas circunstancias, son los grupos

En busca de la ciudadanía.indb 170 5/10/2016 11:14:42 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 171

financieros los que pasan a ejercer la función hegemónica y


proporcionan la articulación de los nuevos ejes emergentes:
zonas francas y turismo.
La división política del PRD durante el mandato de Jorge
Blanco propició las condiciones para que Balaguer regresara
al poder en 1986. Jorge Blanco dejó el Gobierno en medio
de una crisis política combinada con una recesión en la eco-
nomía. Balaguer (1986-1990) aprovecha estas circunstancias
para iniciar una política de gastos públicos similar a la que
ejecutó Guzmán (1978-1982). Sin embargo, en contraste con
el modelo económico de Guzmán, Balaguer aumentó el gasto
público, pero no incluyó la educación y la salud, áreas que
fueron descuidadas a pesar del clamor popular levantado por
las protestas populares que se dieron en ese momento. Du-
rante su mandato, Balaguer centró su inversión pública en la
construcción de carreteras, acueductos, multifamiliares y en la
expansión del turismo, las zonas francas, sectores económicos
que iniciaron en el decenio de los setenta. En este sentido,
la nueva gestión no contradecía la hegemonía que el capital
financiero había establecido en los años de Jorge Blanco, pero
contrariamente a este, seguía apoyando a los grupos industria-
les tradicionales relacionados con el modelo sustitutivo de im-
portaciones. Según Ceara Hatton, Balaguer era prisionero de
dos lógicas: una neoliberal que impulsaba un modelo de eco-
nomía abierta, liberación de precios y exportación de servicios,
y otra nacionalista que sostenía un esquema de protección a las
exportaciones tradicionales y protagonismo estatal. Wilfredo
Lozano sostiene que esta dualidad era el producto de:

[…] una lucha entre sectores del capital, pero también


era el resultado del esfuerzo del aparato estatal,
específicamente del estamento burocrático, por so-
brevivir con un gran poder en la nueva situación
económica y social que se perfilaba. Balaguer mantuvo
una estrategia de control salarial que favorecía a los

En busca de la ciudadanía.indb 171 5/10/2016 11:14:42 AM


172 Emelio Betances

dos sectores del capital en lucha. Las inversiones en


construcciones favorecieron no solo a las compañías
constructoras, sino también a su grupo palaciego y al
sector importador (Lozano, 1997:179).

El conflicto entre las dos lógicas finalmente se soluciona con


el denominado «Pacto de Solidaridad» que se firma el 8 de
agosto de 1990 con un grupo de empresarios, con el objetivo
inmediato de implementar un programa de estabilización de
tipo ortodoxo, cuyo trasfondo, de acuerdo con Ceara Hatton
«no era más que un intento de prolongar la sobrevivencia
de dos estrategias de política económica que han estado en
conflicto en los últimos cuatro años»: La neoliberal y la na-
cionalista. En fin de cuentas, según el «Pacto de Solidaridad»
se devalúa la moneda, se reajustan los precios y se inicia una
reforma arancelaria, se restringe el crédito interno para el
sector público no financiero y se reordena el sistema financiero.
A cambio de esto, Balaguer pudo continuar disponiendo de
recursos para seguir con su programa de construcciones de
viviendas, carreteras, y acueductos por cuatro años más (Ceara
Hatton, 1991).
Lo rescatable de este proceso es que a partir de 1992 se decidió
seguir las recomendaciones del FMI en materia económica por
las gestiones que sucedieron a la de Balaguer. Mientras que,
en la década siguiente, otros países latinoamericanos (Vene-
zuela, Ecuador, Bolivia, Argentina, etc.) cambiaron su política
económica para que respondiera a los intereses nacionales, en
la República Dominicana, desde 1992, se han seguido las reco-
mendaciones del FMI y solo ha habido ligeras modificaciones
que no han desafiado en lo esencial las políticas económicas
recomendadas y, claro, esto deterioró las condiciones sociales
y económicas con graves consecuencias para el movimiento
sindical y popular barrial.

En busca de la ciudadanía.indb 172 5/10/2016 11:14:42 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 173

Los grandes retos del movimiento sindical


y la transición democrática

En el periodo de 1986 a 1992, se observa una mezcla de po-


lítica económica donde se incluyen elementos nacionalistas y
elementos neoliberales. Igualmente se ve la transición de una
economía basada en la exportación de productos agrícolas y
minerales a una economía de servicios: turismo, zonas francas,
banca, comercio, entre otros. Además, el país rápidamente se
urbaniza y una gran ola de campesinos va a vivir en las ciudades
en condiciones sociales precarias, particularmente Santo Do-
mingo, Santiago, San Francisco de Macorís y San Cristóbal. Por
otro lado, se empieza a producir la alternancia en el poder: el
PRD gobernó por dos períodos y luego le siguió Balaguer con
un régimen que duró diez años (1986-1996). Las gestiones de
la transición democrática prometían un Estado de derecho,
donde, en teoría, se reconocían los derechos ciudadanos (civiles,
políticos y sociales). Estos regímenes admitían la necesidad
de reformas en la seguridad social y laboral, elementos funda-
mentales para la construcción de la ciudadanía social, pero no
la abordaban con la seriedad necesaria. Veamos, sucintamente,
cuáles eran los grandes desafíos para la construcción de la
ciudadanía social.
El marco jurídico fue un gran reto para el movimiento sin-
dical antes y durante la transición democrática. En materia de
legislación laboral, el Estado no hizo grandes cambios de 1961
a 1992 y las relaciones laborales se regían por el Código Trujillo
de Trabajo analizado en el capítulo 1. La legislación existente
durante este lapso hizo casi imposible que el movimiento
sindical pudiera realizar grandes logros en la construcción de
la ciudadanía social de los trabajadores. De manera que el mo-
vimiento sindical tenía que luchar en un marco legal adverso,
aunque el nuevo sistema democrático fuera tolerante con sus
actividades.

En busca de la ciudadanía.indb 173 5/10/2016 11:14:42 AM


174 Emelio Betances

Un repaso somero de la Ley de Seguridad Social nos puede


ayudar a comprender la dimensión de los retos adicionales
que enfrentaría el movimiento sindical durante la apertura
democrática, y por qué no pudo alcanzar la mayor parte de sus
objetivos en el decenio de los ochenta.

La seguridad social

La República Dominicana fue uno de los últimos países


latinoamericanos en cambiar la legislación sobre seguridad
social; de hecho, su transformación tuvo que esperar hasta el
2001. La Ley 1896 fue aprobada por el Congreso Nacional en
1947 para crear el Seguro Social Dominicano y la Caja Domi-
nicana de Seguro Social. Esta Ley fue aprobada cuando el país
estaba regido por una dictadura férrea, lo cual trajo consigo
serias limitaciones pues la cobertura era sumamente limitada.
La Ley no incluía a los empleados públicos, tenía topes de ex-
clusión para los trabajadores, solo cubría a hijos legítimos y
hasta un año, no establecía la separación de los aportes y solo
reconocía a las parejas casadas (Díaz Santana, 2004:32). En un
país donde el matrimonio era un asunto de clase media y alta,
esto quería decir que las grandes mayorías no calificaban para
ser cubiertas por la seguridad social estatal.
En 1978, días antes de entregar el poder a Guzmán, Balaguer
presentó ante el Senado de la República un proyecto de ley
sobre seguridad social (Ley 907), pero este mantenía la misma
filosofía que la legislación vigente con ligeras modificaciones.
Posteriormente, el presidente Jorge Blanco (1982-1986) pre-
sentó al Senado, en tres ocasiones, un proyecto de ley produc-
to del diálogo tripartido —sindicatos, empresarios y Estado—
pero no tuvo ningún éxito (Díaz Santana, 2004:46-47). En
realidad no fue hasta el 2001, bajo la gestión del presidente
Hipólito Mejía Domínguez (2000-2004), cuando finalmente se

En busca de la ciudadanía.indb 174 5/10/2016 11:14:42 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 175

aprobó una legislación que reestructuraba el sistema de Segu-


ridad Social con tres regímenes distintos, a saber:

• Un Régimen Contributivo, para los trabajadores asalariados


públicos y privados y los empleadores, financiados por
ambos, incluyendo al Estado solo como empleador.
• Un Régimen Subsidiado, que protege a los trabajadores por
cuenta propia con ingresos inestables e inferiores al salario
mínimo nacional, así como a los desempleados, discapaci-
tados e indigentes, financiado por el Estado dominicano.
• Un Régimen Contributivo Subsidiado, para los profesiona-
les y técnicos independientes y los trabajadores por cuenta
propia con ingresos iguales o superiores a un salario mí-
nimo nacional, con aportes del trabajador (Díaz Santana,
2004:81-82).

Por primera vez en la historia nacional se legislaba para


dar seguridad social a todos los ciudadanos. Ahora bien, los
retos que se tenían que enfrentar eran pavorosos. El retraso
en reformar la legislación sobre seguridad social tuvo implica-
ciones graves para la ciudadanía. Este dato es muy relevante
porque muestra que a pesar del crecimiento de la economía
y los grandes cambios ocurridos en la sociedad en los últimos
cincuenta años, el Estado no estuvo dispuesto a favorecer el
desarrollo del salario indirecto para proteger a la ciudadanía.
El salario indirecto es «una forma de remuneración que no
es otorgada dentro del marco de la relación contractual que
liga al empleador con el asalariado, sino distribuida por un
organismo socializado: el Estado» (Duarte, 1986:89). En otras
palabras, el salario indirecto se refiere a las subvenciones que
el Estado ofrece a los ciudadanos en transporte, gas propano,
salud, educación, electricidad, por citar solo algunas. Según
estimaciones del Instituto Dominicano de Seguros Sociales
(IDSS), para 1978 las personas protegidas por las instituciones

En busca de la ciudadanía.indb 175 5/10/2016 11:14:42 AM


176 Emelio Betances

estatales de seguridad social nada más representaban el 8.0%


de la población total del país, o sea, el 14% de la PEA y el 37%
de todos los trabajadores asalariados. El censo de población de
1981 proporciona una realidad mucho más grave: ese año la
fuerza de trabajo activa protegida por el IDSS representaba el
4.0% de la población total y un 11.0% de la PEA. Los asalaria-
dos que tenían una protección relativamente estable, es decir,
asegurados que cotizaban, tan solo representaban el 2.5% de
la población total y el 7.4% de la PEA. En pocas palabras, la
inmensa mayoría de los trabajadores no tenía acceso al sistema
estatal de seguridad social (Duarte, 1986:90).
Ante la falta de protección, los empresarios que querían
proporcionar seguridad social a sus trabajadores tenían que
depender de las agencias de seguro privadas. Esto hizo que
estas agencias crecieran de una manera desordenada, lo cual
producía efectos indeseables para la población, pues los ser-
vicios médicos se hacían innecesariamente caros. Cuando en
2001 se aprobó la nueva Ley de Seguridad Social, solamente
un 21% de la población total tenía seguros médicos limitados
o deficientes (Díaz Santana, 2004:69). No hay lugar a dudas
que ha habido avances en los últimos diez años, pero los retos
aún son considerables: en mayo de 2011 solo el 45.8% de la
población tenía algún tipo de seguridad social. De este 45.8%,
dos millones quinientos ocho mil doscientos quince están en
el Régimen Contributivo —90.5% de la población asalariada—
y dos millones ocho mil doscientos veinte estaban en el Ré-
gimen Subsidiado por el Estado (Hoy, 26 de mayo de 2011).
En su evaluación de la seguridad social en agosto de 2014, el
Centro Bonó señaló que, trece años después que fuera creado
el Sistema Dominicano de Seguridad Social:

[…] más del 43% de la población dominicana no


cuenta con un seguro médico y menos de 50% de los
afiliados al Sistema de Pensiones tendría garantizado
el acceso a una pensión. De igual manera, los servicios

En busca de la ciudadanía.indb 176 5/10/2016 11:14:42 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 177

ofrecidos por los centros de salud privatizados (las


ARS, y las AFP) no satisfacen las necesidades de la po-
blación, que se ve en la necesidad de pagar diferen-
cias en atenciones de salud. Este pago suplementario
alcanza el monto de 700 millones de pesos mensuales
[…]. Este panorama se torna menos halagüeño ya
que la República Dominicana se encuentra entre los
países de la región con menor inversión pública en el
sector salud, situándose siempre por debajo del 2%
del PIB (7 días, 3 de agosto de 2014).

La seguridad social, un elemento clave en el desarrollo de


la ciudadanía social, sigue siendo un asunto pendiente. Esta
exclusión y deficiencia está ligada, en cierto modo, al retroceso
que se produce en los movimientos laborales y populares de
1992 al presente (2016).

El desempleo y la ofensiva patronal

La inflación, el desempleo y la ofensiva patronal contra la


libertad sindical fueron tres desafíos casi infranqueables para
el movimiento obrero y popular. Por ejemplo, si se toma el año
de 1981, el tercero desde el inicio de la transición democráti-
ca, se puede observar lo siguiente: en 1980, las autoridades del
Estado calculaban la inflación en 18%, mientras que en 1979
fue de 9.1%, de 3.5% en 1978, y de 12.9% en 1977. La infla-
ción evidentemente destruye los salarios de los trabajadores al
mantenerse estáticos, mientras que los precios de los produc-
tos de primera necesidad aumentan constantemente.
Por otro lado, el desempleo abierto, otra constante en la
sociedad, se convertía en el peor enemigo del sindicalismo. En
1980 se estimaba que el desempleo abierto era de 25.5%, y la
tendencia era a que aumentara por el continuo crecimiento de
la fuerza de trabajo que tenía un incremento anual de 5%. La

En busca de la ciudadanía.indb 177 5/10/2016 11:14:42 AM


178 Emelio Betances

oferta de trabajo siempre era superior a la demanda. En prin-


cipio, esta situación disminuía la conflictividad obrero-patronal
porque aquellos que estaban empleados eran una especie de
«privilegiados» y, obviamente, los empresarios chantajeaban a
los trabajadores con los empleos pues siempre había un «ejér-
cito industrial de reserva» listo para tomar el empleo dejado
por los huelguistas (Báez Evertsz, 2011:17).1
La apertura política creada por la transición democrática
no se tradujo en respeto a la ley y libertad en los centros de
trabajo. Los despidos por motivos políticos que se realizaron
en el sector público y privado después de la transferencia de
mando en 1978, nunca se detuvieron. En los primeros cinco
meses de 1981 la Secretaría de Estado de Trabajo informó que
ese año había autorizado la suspensión indefinida de 5,502 tra-
bajadores. La Secretaría se basaba en el artículo 47 del Código
de Trabajo que establecía catorce motivos por los que se podía
suspender a un trabajador; los motivos más frecuentemente
citados por los empresarios eran por falta de fondos, carencia
de materia prima, exceso de producción, etcétera. La suspen-
siones indefinidas de trabajadores continuaron y, en agosto de
1981, el secretario de Trabajo se vio precisado a informar que,
solo en el sector privado, el número de suspendidos indefini-
damente había aumentado a 7,276 trabajadores, y al mismo
tiempo destacó que era negativo que los empresarios bloquearan
la formación de sindicatos en sus empresas. Situaciones similares
se dieron en las empresas transnacionales como Nestlé-CODAL,
la Falconbridge Dominicana,2 Codetel y la Zona Franca de La
Romana.

1
Esta obra fue originalmente escrita en 1981, pero no fue publicada hasta
el 2011. Este libro tiene información y análisis valiosísimos para el estudio
del movimiento sindical, y una parte importante de la información vertida
en esta sección procede de allí.
2
El capítulo 5 de esta obra está dedicado al estudio del caso de Sutrafado,
SNTT y Sitracode, los tres sindicatos fabriles más importantes.

En busca de la ciudadanía.indb 178 5/10/2016 11:14:42 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 179

El bloqueo a la formación de sindicatos era y sigue siendo


una gran problemática. El caso de Casa Central, una empresa
ubicada en la zona industrial de Herrera, el sector de mayor
crecimiento en esos años, puede servir para ilustrar un patrón
de comportamiento de los empresarios nacionales y extranjeros.
Los trabajadores formaron un sindicato en esta empresa en
1973 y la Secretaría de Estado de Trabajo lo reconoció. Sin
embargo, luego de reconocido, el dueño de la empresa, David
Carter, dispuso la cancelación de todos los trabajadores que se
sindicalizaron sin que esto le creara problemas legales.
Cuando se inició la transición democrática, los trabajadores
en sentido general creyeron que se había presentado la opor-
tunidad para organizar el sindicato nuevamente. El 24 de di-
ciembre de 1981, dieciocho empleados formaron un comité
pro sindicato y todos fueron despedidos. El 18 de enero del
año entrante, la empresa dispuso el despido de 495 obreros,
casi la totalidad de la plantilla de empleados. La empresa expuso
sus motivos frente a las autoridades diciendo que tenía falta
de capital para seguir operando, y una sobre producción que
había llenado todos sus depósitos. De esta manera, la empresa
violaba la libertad sindical establecida en la Constitución, pero
no reconocida en el Código de Trabajo, pero no pasó nada.
Los trabajadores no tenían ningún mecanismo legal que les
permitiera establecer si era verdad que la compañía carecía
de capital para seguir operando porque no tenían acceso a sus
libros de contaduría. Lo mismo sucedía con las empresas del
Estado. Ese mismo año el Consejo Estatal del Azúcar (CEA)
alegó que no podía pagar bonificaciones a sus trabajadores
porque no había tenido ganancias. Sin embargo, el Partido
Comunista Dominicano denunció, con documentación oficial
a mano, que el CEA había obtenido veintinueve millones de
pesos de ganancias, lo cual permitió a los trabajadores exigirle
al Gobierno que les pagara las prestaciones que le correspondían
según la Ley 195.

En busca de la ciudadanía.indb 179 5/10/2016 11:14:42 AM


180 Emelio Betances

Estas infracciones a la ley por parte del Estado y los empre-


sarios no amilanaron a los trabajadores durante la primera
gestión del PRD. Según el estudio de Carlos Julio Báez Evertsz,
durante los primeros seis meses de 1981 hubo 32 huelgas
convocadas por sindicatos y 48 conflictos laborales. No cabe
duda de que los trabajadores vieron que el cambio producido
por la transición democrática permitía cierta tolerancia y la
aprovecharon, pero también tuvieron que darse cuenta que
una cosa era la tolerancia política fuera de la fábrica y otra era
la situación en los centros de trabajo, donde seguía imperando
el autoritarismo del capital (Báez Evertsz, 2011:18-26).
La libertad sindical, el desempleo, la arbitrariedad em-
presarial y la falta de seguridad social eran desafíos del movi-
miento sindical y de toda la sociedad. Estas carencias muestran
que los derechos sociales de los ciudadanos eran sumamente
limitados y que alcanzarlos era una tarea titánica. No obstante
estos retos, los dirigentes sindicales vieron en la transición a la
democracia una oportunidad para organizarse y reclamar a las
nuevas autoridades legalmente constituidas para que respon-
dieran a sus exigencias, que eran también demandadas por
una amplia mayoría de la población. La toma de posesión de
Guzmán (1978-1982) representó un relajamiento de las políticas
represivas que fue aprovechado por el movimiento sindical
para reorganizarse. Se respiraba entonces un aire de apertura
que el país no había tenido desde 1963, cuando Bosch ocupó
la primera magistratura del Estado. Muchos activistas sindicales
y populares pensaban que se había iniciado un nuevo período
en la política nacional y, por tanto, se tenía derecho a salir a
la calle, expresarse sin temor a la represión y, más que todo, a
participar en la organización de actividades políticas.

En busca de la ciudadanía.indb 180 5/10/2016 11:14:42 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 181

El reto de la sindicalización

Los líderes sindicales aprovecharon la apertura propor-


cionada por el salto a la democracia para iniciar una ola de
organización de nuevos sindicatos, sin precedentes desde
principios de los años sesenta, cuando empezó la etapa mo-
derna del gremialismo dominicano. Los sindicatos declarados
ilegales durante los doce años del régimen de Balaguer pu-
dieron pedir sus registros en la Secretaría de Estado de Tra-
bajo. Aproximadamente 300 sindicatos que se suspendieron
mediante resoluciones de la Secretaría de Estado de Trabajo
fueron reconocidos nuevamente. Entre estos se citan el Sindi-
cato Unido de La Romana y Poasi, dos de los sindicatos más
golpeados durante los mandatos de Balaguer. El surgimiento
de nuevas asociaciones obreras fue impresionante: durante los
12 años de Balaguer se inscribieron 303 sindicatos en la Secre-
taría de Estado de Trabajo, mientras que durante la gestión de
Guzmán (1978-1982) se registraron 384 (Faxas, 2007:77). La
inscripción de sindicatos aumentó aun más en la gestión de
Jorge Blanco (1982-1986) (ver cuadro 10), cuando el número
de sindicatos inscritos subió a 800. Esta es una cifra sin prece-
dentes en la vida sindical dominicana pues el período de 1961
a 1982 solo había inscritas 956 entidades de ese tipo. A primera
vista, parecería que el crecimiento del número de trabajadores
organizados ayudaría a que los sindicatos pudieran negociar el
reconocimiento de sus derechos ciudadanos, en medio de una
apertura política también sin precedentes.
Las listas de los sindicatos anotados en la Secretaría de Es-
tado de Trabajo nos dan una idea general de la situación de
los trabajadores organizados, pero solo nos sirven como indi-
cador general porque hay sindicatos que desaparecen y no lo
informan a las autoridades laborales; otras veces los gremios
no tienen una vida activa o son simplemente sindicatos fan-
tasmas. Según los datos de la Secretaría de Estado de Trabajo,

En busca de la ciudadanía.indb 181 5/10/2016 11:14:42 AM


182 Emelio Betances

en 1985 había inscritos 1,380 sindicatos, de los cuales 414 no


estaban activos y solo funcionaban 966. Según estos datos 343
operaban en empresas y 862 eran sindicatos de oficio o pro-
fesión, en su mayoría de choferes, billeteros, quinieleros y de
sectores informales de la economía.

Cuadro 10:
Inscripción de sindicatos en la Secretaría de Estado de
Trabajo en diferentes períodos políticos

Períodos Número de
Porcentajes
políticos sindicatos
1956-1961 42 2
1962-1965 227 13
1966-1977 303 17
1978-1982 384 22
1982-1986 800* 46
Total 1756 100
Fuente: Rosario Espinal, 1987:197.
* El autor modificó el cuadro original al añadir el aumento de la inscripción de sindicatos
para el período 1982-1986 (Faxas, 2007:77); esto también modificó los porcentajes de la
tercera columna.

Por otro lado, Carlos Pérez calculaba que en 1985 había


«aproximadamente 153,390 trabajadores sindicalizados sobre
un total de 1,840,000 trabajadores asalariados (cifra que incluye
agro-industria, comercio, construcción, empleados estatales,
transporte, comunicaciones y servicios). Esto nos dice que solo
el 9% de los asalariados están organizados sindicalmente […]»
Según los cálculos de Pérez este porcentaje es aún más bajo
si únicamente se observa el sector de los trabajadores vincu-
lados a la producción: «De 18,815 empresas registradas, solo
existen 343 sindicatos, es decir, en el 1.82% de las empresas
hay sindicatos, de los cuales el 71% tiene entre veinte y 100
afiliados, es decir, que la inmensa mayoría de los sindicatos de

En busca de la ciudadanía.indb 182 5/10/2016 11:14:42 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 183

industria son en pequeñas y medianas empresas y sólo un 6%,


es decir, 20 sindicatos, tienen entre 300 o más afiliados» (Pérez
V., 1986:16). Si nos atenemos a estas cifras queda evidenciado
que el movimiento sindical es cuantitativamente pequeño y,
en consecuencia, su capacidad de convocatoria es sumamente
débil.
Si se observa el cuadro 11 detenidamente, encontramos
que el número de organizaciones sindicales sin afiliación en
centrales sindicales es notablemente alto. Un total de 224 en
la ciudad de Santo Domingo y 416 en las diferentes regiones
del país. Entre estas organizaciones encontramos a Sitracode,
Poasi, el SNPD y el Sindicato de Metales Dominicanos (SMD).

Cuadro 11:
Afiliación sindical a principios de los ochenta

Confederaciones Santo
Regionales Total
sindicales Domingo
CGT 52 30 80
UGTD* 57 19 76
CASC 31 26 57
CNTD 13 20 33
CUT** 9 11 20
Subtotal 162 (40)(a) 106 (19) 286 (28)
Otras afiliaciones (b) 19 29 48
Sin filiaciones 224 416 640
Total 405 551 956
Fuente: Rosario Espinal (1987:199). Estos cálculos se basan en las listas de sindicatos
anotados en la Secretaría de Estado de Trabajo. (a). Los números en paréntesis repre-
sentan porcentajes de los totales de las columnas. (b). Esta incluye federaciones que
no están afiliadas en una confederación sindical.
*La UGTD fue fundada en 1979 por líderes sindicales afines al PRD.
**Esta central surgió del Movimiento Sindical de la Unidad Obrera (MOSUO) y fue
organizada por el Partido Comunista Dominicano (PCD). Luego esta pasó a llamarse
Central Unitaria de Trabajadores.

En busca de la ciudadanía.indb 183 5/10/2016 11:14:43 AM


184 Emelio Betances

Sitracode siempre mantuvo una relación cercana a la CGT,


pero nunca se afilió a esa central. Durante muchos años el
SNTT fue independiente, hasta casi 1982-1983, cuando des-
pués de mucha presión de los líderes en el Partido Comunista
de los Trabajadores (PCT) se incorporaron a la CGT (Hasbún,
entrevista, 2010).
Sutrafado se incorporó a una central desde el principio de
1970, pero esta relación fue algo turbulenta: este gremio fue
originalmente organizado por la CASC, luego sale de esta y se
incorpora a la CGT. Después de la división de la CGT (1983)
dicho sindicato se incorpora a la Central de Trabajadores
Mayoritaria (CTM), la fracción que salió de la CGT.
La Unión General de Trabajadores Dominicanos (UGTD)
no pudo abstraerse del festival de fragmentación sindical y,
como las demás centrales, se dividió por razones políticas. De
esta división salieron la Central de Trabajadores Clasista (CTC)
y la Central Obrera Dominicana (COD). Con estas nuevas des-
integraciones, para 1985 el movimiento sindical tenía ocho
centrales para organizar alrededor del 9% al 10% de todos
los trabajadores sindicalizados. En resumen, estas divisiones
políticas no eran atractivas para las organizaciones sindicales
sin afiliación. Además, una buena parte de estas rechazaban el
protagonismo de los viejos líderes de las centrales que ocuparon
los principales puestos en las mismas desde principio de los
años sesenta, manejaban grandes recursos económicos debi-
do a que su membresía era grande y cotizaba; al parecer los
sindicatos independientes temían que las burocracias de las
centrales tuvieran acceso a sus recursos. En conclusión, pese
a la fragmentación política de las centrales, ese segmento de
la sociedad organizada impulsaba una serie de reformas que
buscaban ampliar los derechos ciudadanos de los trabajadores
y de toda la ciudadanía. En este sentido, las centrales jugaban
un papel fundamental en el proceso de democratización de la
sociedad. Ellas se ganaron un espacio en la política nacional y
fueron reconocidas como interlocutoras válidas para negociar

En busca de la ciudadanía.indb 184 5/10/2016 11:14:43 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 185

el salario mínimo a nombre de todos los trabajadores, ya estu-


vieran organizados o no. Probablemente este reconocimiento
llevó a que empezaran adquirir cierto grado de conciencia so-
bre la necesidad de actuar unidas.
Desde principios de los ochenta, las centrales daban señales
de estar conscientes de que la fragmentación política era un
flagelo que les impedía crecer y desarrollarse. Por ejemplo, en
1980 los líderes de la CGT, la CASC y la CUT se reunieran para
crear el proyecto para la conformación del Consejo Nacional
de la Unidad Sindical (CNUS). La CNTD se unió al movimien-
to de unidad, pero la UGTD, que reclamaba tener más traba-
jadores organizados que todas las demás centrales juntas, no
fue invitada a formar parte del proyecto porque era vista como
la central del Gobierno. Había cierto acuerdo entre las cen-
trales que conformaban el proyecto del CNUS en torno a su
crítica a la política económica del Gobierno, las medidas que
se debían tomar para resolver los problemas que afectaban a
los trabajadores y los métodos a usar para unir el movimiento
sindical. A pesar de los esfuerzos realizados, la CASC se retiró
a dos meses de empezar el proyecto del CNUS argumentando
que la CGT quería dividir sus sindicatos. La CASC y la UGTD
tenían la mayor parte de entidades afiliadas en centrales, lo cual
básicamente impidió que el plan de unidad sindical prosperara.
Brevemente, la fragmentación siguió siendo un factor deter-
minante en la vida política del movimiento sindical.

Los partidos políticos, el Estado y la fragmentación


sindical

La intervención de los partidos en la actividad gremial y el


excesivo protagonismo de los líderes sindicales es una cons-
tante en la historia del movimiento sindical. A modo de ilus-
tración aquí se analiza la fragmentación política en la CGT y
en la CASC para profundizar en la explicación del fenómeno

En busca de la ciudadanía.indb 185 5/10/2016 11:14:43 AM


186 Emelio Betances

de la división política en el movimiento sindical. Se escogió a


estas dos centrales por ser las más grandes y representativas.
Veamos, pues, cómo discurre la influencia de los partidos po-
líticos en la CGT, cómo la Secretaría de Estado de Trabajo se
implicó en las luchas por el poder dentro de la CASC y, en qué
medida, el desarrollo de una burocracia sindical coadyuvó al
surgimiento del caudillismo sindical en las centrales.

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD)


y la división política de la CGT

Juan Bosch salió del PRD por razones políticas en diciembre


de 1973 y se llevó el ala más radical del partido para fundar el
PLD, una organización política que empezaría a desarrollarse
en el decenio de los setenta y que participaría por primera vez
en elecciones presidenciales en 1978, cuando solo sacó el uno
por ciento de los votos. En ese entonces, el PLD era una organi-
zación pequeña formada por cuadros políticos bien entrenados
en los círculos de estudios que se crearon. Las elecciones de
1978 mostraron que si el partido quería tener acceso a la
primera magistratura del Estado tendría que ampliar sus bases
de apoyo.
Bosch entendió que el PLD necesitaba pasar de un partido
de ideas a uno con poder político, lo cual requería que de-
sarrollara frentes de masa para aumentar su caudal de votos.
Bosch diseñó una estrategia para crear los comités de apoyo
peledeístas y, entre estos, se distinguió a los comités de obre-
ros peledeístas. Los comités de obreros seguían una dirección
política especial porque sus miembros no estaban integrados
a la estructura interna del partido. El máximo líder de la nue-
va agrupación política pensaba que los trabajadores nunca se
iban a organizar en el PLD porque este exigía una educación,
una disciplina y un cumplimiento estricto de las normas inter-
nas. Según esta lógica, el trabajador se pasa el día entero en

En busca de la ciudadanía.indb 186 5/10/2016 11:14:43 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 187

una fábrica y llega de noche cansado a su casa; entonces, para


que los obreros puedan ir al PLD hay que crear una organiza-
ción que vaya a donde ellos estén, que sus miembros convivan
todo el día con ellos, y entonces puedan conquistarlos.
Inicialmente los cuadros del PLD trabajaban de forma clan-
destina dentro de los sindicatos, pero ya para 1981 se conoció
públicamente que Nélsida Marmolejos, Fernando de la Rosa,
Juan Sosa y Carlos M. Fernández ejercían funciones claves en
la CGT (Marmolejos, entrevista, 2010). La identificación de
estos líderes sindicales con el PLD inmediatamente empezó
a crear conflictos políticos con los antiguos dirigentes de la
CGT, todos ellos afiliados a partidos de izquierda tales como
el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), el Núcleo
Comunista de los Trabajadores (NCT), el Partido Socialista
(PS), la Liga Revolucionaria de los Trabajadores (LRT), la
Organización Socialista de los Trabajadores (OST), la Organi-
zación Revolucionaria de los Trabajadores (ORT) y el Partido
de los Trabajadores Dominicanos (PTD). Estos partidos vieron
con resquemor que la participación del PLD dentro de los sin-
dicatos les estaba quitando terreno en la CGT, la central que
históricamente había estado identificada con la izquierda. Ellos
veían al PLD como un nuevo partido del sistema que estaba
ganando terreno en el ámbito electoral —el PLD sacó 9% de
los votos en 1982— y según ellos quería apoderarse de la CGT.
La división de la CGT empezó a desarrollarse en el transcurso
de su Segundo Congreso celebrado en noviembre 1981. Du-
rante el Congreso salió a relucir la existencia de una «tendencia
crítica» encabezada por De la Rosa y Carlos M. Fernández.
Esta tendencia criticaba los métodos burocráticos y la manera
de cómo inciden los partidos políticos en las actividades de la
Central. Según Marmolejos, el problema de la CGT estaba en
su origen, porque no salió de las bases sino de acuerdos entre
los partidos de izquierda que la conformaron. En las discusio-
nes, los peledeístas proponían que las bases y no los partidos
políticos debían trazar el rumbo de la Central; planteaban

En busca de la ciudadanía.indb 187 5/10/2016 11:14:43 AM


188 Emelio Betances

democratizar la CGT y evitar que los problemas que se discu-


tían fuesen llevados a la dirección de los partidos, porque la
orientación de la Central debía venir de las bases (Marmolejos,
entrevista, 2010). Francisco Antonio Santos reaccionó diciendo
que esos «compañeros tienen una concepción economicista y
neutralista del movimiento y de las luchas sindicales. Para ellos
la lucha sindical no debe trascender los límites de las demandas
puramente económicas. Nosotros, por el contrario, creemos
que el movimiento debe participar además en la lucha general
por la emancipación social y política» (Báez Evertsz, 2011:67).
Estas pugnas caracterizaron el Segundo Congreso en el cual
la «Tendencia Crítica» no pudo conseguir suficiente votos
para imponer su punto de vista. La tendencia encabezada por
De Peña Valdez salió ganadora con 236 votos, y la encabeza-
da por De la Rosa tan solo logró 101 votos. Sin embargo, los
miembros de la plancha perdedora no quedaron fuera de la
Dirección Nacional de la Central debido al uso del método
de la representación proporcional, lo cual les permitió ocu-
par puestos importantes: De la Rosa quedó como secretario
de Relaciones Internacionales, Marmolejos de Asuntos Coo-
perativos y Fernández como segundo vocal. Los puestos más
importantes se repartieron entre miembros de los partidos de
izquierda que ganaron las elecciones. En esta nueva directiva
estaban casi todas las tendencias de izquierda y ahora entraba
el PLD de Bosch.
El PLD era reconocido como un partido disciplinado que
ponía mucha atención a los métodos de trabajo, y sus miem-
bros tenían una representación en la nueva Dirección Nacio-
nal de la Central. Según Bosch, cuando se celebra el II Congreso
de la CGT en noviembre de 1981 el grupo encabezado por:

[…] Nélsida Marmolejos logró que se incluyera


un nuevo artículo en los Estatutos de la Central
que establecía que las federaciones y los sindicatos

En busca de la ciudadanía.indb 188 5/10/2016 11:14:43 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 189

afiliados a la CGT perdían sus derechos de afiliados


si dejaban de pagar tres cuotas mensuales, pero a ese
mandato estatutario no se le dio nunca cumplimiento
porque los directivos de la Central entendían que
obligar a las organizaciones que formaban la CGT
a pagar las cuotas era propio de una dirección eco-
nomicista y mecanicista, no de líderes obreros de
izquierda […] (Bosch, 1984:13).

Esta manera de operar llevó a una crisis política al interior


de la CGT porque los militantes peledeístas querían que la
Central se autofinanciara y dejara de recibir donaciones de or-
ganizaciones sindicales y religiosas de Canadá y Europa. Mar-
molejos se había formado en la CASC, donde tenían por tra-
dición donar un día de trabajo para el sustento de la Central.
Por ejemplo, los trabajadores de la empresa César Iglesias, en
la ciudad de Santo Domingo, daban su salario extraordinario y
esto se ponía en el contrato colectivo para que en determinada
fecha se hiciera la donación directamente a la Central. Los
peledeístas proponían organizar sindicatos que cotizaran y se
oponían a que un sindicato pagara su cuota por otro, como
sucedía con la Federación Nacional Azucarera (Fenazucar)
y el Sindicato Nacional de Operadores de Máquinas Pesadas
(Sinomape) (Marmolejos, entrevista, 2010).
Las acusaciones de los peledeístas no se detenían en el asunto
de las cuotas: sostenían que había serias irregularidades en el
manejo de los fondos y que se hacían gastos sin dejar docu-
mentado de por qué se realizaban. En un informe del 21 de
septiembre de 1983 sobre estas irregularidades los comisarios
de la Central decidieron que:

[…] «todos los depósitos hechos por la Central Ge-


neral de Trabajadores en las diferentes instituciones
bancarias, con excepción de las cuentas corrientes,
permanecerán congelados, hasta la superación de

En busca de la ciudadanía.indb 189 5/10/2016 11:14:43 AM


190 Emelio Betances

la presente situación de anomalías administrativas, y


la presentación del informe correspondientes de los
Comisarios a la Asamblea (Congreso en la CGT, tal
como lo establece el Art. 340 del Código de Trabajo)»
(Bosch, 1984:22).

El problema de las cuotas y las irregularidades en el uso de


los fondos de la Central imposibilitaron un entendimiento en-
tre ambos bandos, cuando se intentó realizar una asamblea
consultiva el 24 de septiembre de 1983 en el Club Mauricio
Báez para posponer la fecha de la celebración del III Congreso
de la CGT. La asamblea no se llevó a cabo porque no hubo
acuerdo entre sindicalistas y militantes de los partidos, lo cual
era necesario porque se trataba de una asamblea de obreros.
Ambas facciones llenaron el local de sus partidarios y se pro-
dujo una gran confusión. Días antes de la celebración del III
Congreso de la CGT, que se efectuaría el 3 de diciembre de
1983, De Peña Valdez, su secretario general, y Francisco An-
tonio Santos, alto dirigente de dicha central, se entrevistaron
con Bosch pero no pudieron llegar a ningún acuerdo. Al fi-
nal de la reunión Bosch dijo: «Nosotros estamos de acuerdo
con que debe mantenerse la unidad de la CGT, pero no una
unidad que sirva para encubrir hechos condenables, actos de
corrupción» (Bosch, 1984:10).
La inauguración del Congreso debía realizarse en el local
del Sitracode el 3 de diciembre, y las sesiones de trabajo de-
bían hacerse en el Aula Magna de la UASD. Sin embargo, el
III Congreso no se pudo efectuar como estaba previsto porque
cuando se iba a establecer la legalidad de los delegados sin-
dicales al Congreso el grupo del PLD sacó a relucir que solo
aquellos sindicatos que cotizaban tenían derecho a voto. Se-
gún las cuentas del PLD, el grupo de Marmolejos que sesionó
en el local del Sitracode tenía «4 confederaciones y 72 sindica-
tos. Con 6 sindicatos más su número habría sido igual al doble
de los que sesionaron en el Aula Magna de la UASD» (Bosch,

En busca de la ciudadanía.indb 190 5/10/2016 11:14:43 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 191

1984:29). Y esto, según ellos, los convertía en el grupo mayo-


ritario, de ahí que pasaran a autodenominarse Central Traba-
jadores Mayoritaria (CTM). En su miniserie de artículos sobre
el III Congreso de la CGT Bosch no menciona la cantidad de
delegados que sesionó en el congreso paralelo. Por otro lado,
según las cuentas de De Peña Valdez, secretario general de la
CGT, el grupo de Marmolejos se retiró del Congreso con 100
delegados oficiales al III Congreso. De Peña Valdez informó que:

[…] los delegados oficiales al 3er. Congreso de la


CGT fueron 363 y de éstos 200 sesionaron válidamen-
te como disponen los estatutos de la CGT y el Códi-
go de Trabajo. La reunión legal del Congreso y sus
resultados fueron recogidos en una acta levantada al
efecto por dos funcionarios de la Secretaría de Tra-
bajo presentes en el Congreso por designación del
Director de Trabajo[…]. La CGT cuenta con 6 Fede-
raciones, 3 comités Gestores de Federaciones, 5 sindi-
catos Nacionales con 157 Seccionales en todo el país,
Sindicatos locales, cinco Comités de Trabajadores
que agrupan a más de 40,000 miembros […]. La CGT
cuenta con la afiliación de Sindicatos Nacionales, que
como la ADP y SINOMAPE (Sindicato Nacional de
Operadores de Máquinas Pesadas), cuentan con más
de 30,000 miembros. Estos dos sindicatos cuentan
con más afiliados que cualquiera de las centrales exis-
tentes en el país (De Peña Valdez, El Nacional, 22 de
octubre de 1984).

Ante la diferencia entre los dos bandos, los acuerdos del III
Congreso de la CGT no fueron registrados en el Departamento
de Contabilidad y Registro Sindical de la Secretaría de Estado
de Trabajo, como dispone el Código de Trabajo, por lo que
Pedro Franco Badía, secretario de Estado de Trabajo, emitió
una resolución el 26 de diciembre de 1984 inhibiéndose en el

En busca de la ciudadanía.indb 191 5/10/2016 11:14:43 AM


192 Emelio Betances

caso. En vista de esta situación, el 9 de enero de 1984 la CGT


recurrió ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo de
la Cámara de Cuentas. El asunto se complicó cuando Franco
Badía declaró que los dos grupos de la CGT eran ilegales y
que el director técnico del Instituto de Formación Técnico
Profesional (Infotep) no sabía a quién dirigirse. Según Fran-
co Badía «la Central General de Trabajadores, como un todo,
tiene personalidad jurídica. Ahora bien, los dos bandos que se
han bifurcado no tienen personalidad jurídica» (Gutiérrez, La
Noticia, 29 de octubre de 1984).
La membresía en el Infotep era muy codiciada por todas
las centrales sindicales, porque las que estaban representadas
allí podían exponer sus programas ante dicha agencia y re-
cibir fondos para realizar sus actividades. Por cierto, esta era
una de las reclamaciones del bando de la CGT dirigido por De
Peña Valdez, quien sostenía que el Gobierno quería negarle la
personería jurídica de la Central para quitarle la representa-
ción en el Infotep, alegando que esto se debía su lucha contra
la firma de un acuerdo con el FMI. En una carta pública la
CNTD planteó que también estaba interesada en los puestos
directivos del Infotep, y que como la CGT tenía ya seis años
allí era tiempo de que se le diera la oportunidad de participar.
Según la CNTD «Cuando la CGT pone el grito al cielo porque
la han excluido del Infotep, lo que está tratando, en realidad,
es garantizar su participación en el IDSS y, además, que se le
entreguen RD$10,000.00 (Diez Mil Pesos) de los fondos de
Infotep para supuestamente realizar un Programa Educativo»
(CNTD, La Noticia, 26 de octubre de 1984). Esta acusación
era muy fuerte pero, por razones diferentes, coincidía con los
argumentos de los peledeístas en torno a las irregularidades
internas de la CGT. La diferencia entre las dos facciones de
la CGT concluyó cuando la Cámara de Cuentas, en funciones
de Tribunal Superior Administrativo, dictó una sentencia
mediante la cual ordenó que «sólo la Central General de
Trabajadores que dirige Julio de Peña Valdez podrá llevar las

En busca de la ciudadanía.indb 192 5/10/2016 11:14:43 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 193

siglas de ‘CGT’ […]. La Central que dirige Nélsida Marmolejos


no está legalmente facultada para llevar el nombre de Central
General Trabajadores (CGT). El Tribunal ordenó al titular
de Trabajo, Doctor Franco Badía, registrar los resultados del
Tercer Congreso». (Gutiérrez, La Noticia, 9 de noviembre de
1984).
La intervención del PLD en la CGT trajo a relucir una serie
de anormalidades en el desarrollo de las actividades de la Central.
Los dirigentes izquierdistas de la Central no cumplían con las
resoluciones acordadas en el II Congreso, lo que fue utilizado
por los peledeístas para avanzar con su programa moral contra
la corrupción en la vida sindical, un elemento central en la
ideología promovida por el PLD y Bosch, su máximo dirigente.
En cierto sentido, la participación del PLD en la CGT puso
en evidencia que los partidos de izquierda se enquistaron en
la CGT y que actuaban de una forma corrupta: utilizaban los
fondos que venían de Canadá y Europa para mantener una
burocracia sindical que no permitía que le disputaran el po-
der. En este caso, los peledeístas constituían un nuevo grupo
de dirigentes de clase media que le disputaban los puestos
de dirección a los antiguos dirigentes que se proclamaban
ser socialistas revolucionarios, pero igualmente de clase me-
dia. Tanto Santos como De Peña Valdez se convirtieron en
caudillos sindicales autoritarios. Ambos se mostraban como
revolucionarios en sus declaraciones a la prensa, y pronun-
ciaban discursos en los que hacían alardes de sus principios
democráticos, pero no siempre actuaron democráticamente,
como se lo demostraron los peledeístas que le querían quitar
los puestos que tenían. No podemos olvidar que su posición
en la burocracia sindical le permitía tener salarios, casa, trans-
porte, viajes al exterior y reconocimiento nacional por haberse
convertido en portadores de una representación sectorial
en la sociedad. Su posición en la política nacional les había
convertido en interlocutores válidos del Gobierno porque sus
críticas a la política económica eran justas y compartidas por

En busca de la ciudadanía.indb 193 5/10/2016 11:14:43 AM


194 Emelio Betances

amplios sectores de la opinión pública. Sin embargo, el hecho


de detentar una cuota de poder en el sector sindical les llevó
a desarrollar intereses particulares que se contradecían con
los principios revolucionarios que anunciaban. La defensa de
estos intereses se convirtió en el talón de Aquiles de la facción
de izquierda del movimiento sindical y esto trabajo como con-
secuencia la fragmentación política.
Los peledeístas obtuvieron el reconocimiento de la Secre-
taría de Estado de Trabajo para su nueva entidad, la CTM, la
cual participaría en las luchas conjuntamente con la vieja CGT
y las demás centrales sindicales. Esto fue reconocido por De
Peña Valdez cuando puntualizó «ambas organizaciones reivin-
dicaban un programa común y esto hace posible que en un
futuro puede haber unidad de acción entre esa organización
(la CTM) y nosotros y el conjunto del movimiento sindical do-
minicano» (Estrella Veloz, Última Hora, 16 de marzo de 1985).
Por otro lado, tampoco se puede subestimar que los peledeís-
tas eran otro grupo político que se acercaba al movimiento
sindical para aumentar el caudal de votos de su partido; ellos
también hacían alarde de promover la democracia y los intereses
de los trabajadores. En esa época, Bosch sostenía que contrario
a los líderes de izquierda, los peledeístas eran «personas de
mentalidad y sentimientos progresistas, de hombres y mujeres
que no titubearían ni durante un segundo en el caso de que
les dijeran que iban a perder inmediatamente sus puestos, y
con ellos sus salarios, si no renegaban de sus ideas progresistas
y de su honestidad» (Bosch, 1984:11). En esa época, este era
el discurso estándar del PLD para distinguirse de las demás
fuerzas políticas y sindicales, pero el profesor Bosch olvidó que
los peledeístas procedían de la misma cultura política que sus
adversarios, y que el autoritarismo y la cultura de la corrupción
también estaba presente en las filas del partido.

En busca de la ciudadanía.indb 194 5/10/2016 11:14:43 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 195

La lucha por el poder en la CASC

El protagonismo es un flagelo que ha afectado a todas las or-


ganizaciones políticas y sociales en la República Dominicana.
En el medio dominicano es realmente imposible mantenerse
al margen del protagonismo y la política porque estos fenóme-
nos penetran todo el tejido sociopolítico y, por mucho que los
sindicatos proclamen adherirse a una ideología marxista, cris-
tiana o social demócrata, sus efectos parecen ser iguales. Sin
embargo, con todas sus debilidades, no puede perderse de vis-
ta que los sindicatos y los partidos de izquierda impulsaron la
lucha por los derechos sociales, y que de esta manera hicieron
su aporte al desarrollo de la ciudadanía y de la democracia.
Es pertinente analizar el caso de la CASC, pues en esta or-
ganización no solo había una encarnizada lucha por el poder,
sino también un protagonismo excesivo de sus líderes históri-
cos. El análisis de este caso también ilustra el papel desempe-
ñado por una dirección de clase media en la CASC, conocida
comúnmente como una central de derecha. La pugna entre
los liderazgos de Gómez Cerda y Del Río Doñé comenzó a
manifestarse después que el Grupo Renovador abandonó la
CASC para formar la CGT en 1972. Del Río Doñé y Gómez
Cerda eran parte de un mismo equipo en la pugna con el
MR y se quedaron con el control de la dirección de la Cen-
tral. Durante el decenio de los setenta estos dos liderazgos se
enfrentaron en la dirección de la Central y, aunque Gómez
Cerda contaba con el apoyo de la Central Latinoamericana de
Trabajadores (CLAT), Del Río Doñé tenía el control político
en el ámbito nacional. Del Río Doñé fue secretario general de
la CASC en varias ocasiones durante la década de los setenta
y, cuando se realiza el X Congreso en 1983, era el secretario
de organización y, como tal, encargado de organizar el Con-
greso y, además, recién electo miembro del Consejo Ejecutivo
de la CLAT en representación de la CASC (Congreso de 1983
celebrado en Bogotá, Colombia) (Del Río Doñé, entrevista,

En busca de la ciudadanía.indb 195 5/10/2016 11:14:43 AM


196 Emelio Betances

2010). Indudablemente, esto le daba presencia internacional


y prestigio dentro de su organización a nivel nacional.
El X Congreso se realizó los días 8 y 9 de abril de 1983 en la
ciudad de Santo Domingo. Se informó que asistieron 475 de
545 delegados que estaban convocados a la reunión. El bando
(la plancha en la jerga sindical dominicana) encabezado por
Del Río Doñé, candidato a la Secretaría General, obtuvo 317
votos a su favor, y hubo diecinueve votos nulos de los 336 de-
legados que sufragaron. Los inspectores de la Secretaría de
Estado de Trabajo emitieron una certificación donde daban
por «bueno y válido» el torneo electoral. En ese momento los
inspectores no dijeron nada sobre el retiro, el segundo día
del Congreso, del grupo encabezado por Eliseo Candelario
y Gómez Cerda; se llevaron 154 delegados y argumentaron
que se iban porque hubo una serie de «irregularidades» que
rompieron el quorum el segundo día del Congreso (Beltré, El
Nuevo Diario, 11 de mayo de 1983). Del Río Doñé informó que
Candelario y Gómez Cerda se fueron porque veían que iban a
perder el Congreso (Del Río Doñé, entrevista, 2010). El día 9
de abril el grupo encabezado por Candelario y Gómez Cerda
entregó un documento al secretario de Estado de Trabajo, Ra-
fael Moya, en el que se planteaban las «irregularidades» que
reñían con las leyes laborales y los estatutos de la Central. El
titular de la Secretaría aceptó la impugnación como «buena
y válida» e incluso, sorprendentemente, se solidarizó con los
impugnadores.
En la resolución 2810 del 5 de mayo de 1983, emitida por la
Secretaría de Estado de Trabajo, se explica que «según las im-
pugnaciones se le atribuyeron un número mayor de delegados
a algunas asociaciones que participaron en el congreso elec-
cionario, lo cual queda comprobado, si tomamos en cuenta las
certificaciones expedidas por esta secretaría de Estado, donde
se hace constar la cantidad de afiliados de estas organizaciones»
(Silvestre, Listín Diario, 17 de mayo de 1983). El titular de Tra-
bajo dijo que, según las leyes laborales, la directiva anterior

En busca de la ciudadanía.indb 196 5/10/2016 11:14:43 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 197

de la Central retornaría a su puesto, lo que quería decir que


Gómez Cerda y su grupo regresarían a dirigirla y organizar un
nuevo congreso eleccionario. Del Río Doñé rechazó esta reso-
lución arguyendo que el secretario de Trabajo no tenía autori-
dad en la materia porque en «ese congreso se llenaron todos
los requisitos legales que establecen los artículos 323, 331 y
3321 de la ley laboral[…]. Es a los tribunales a quien corres-
ponde decidir si el congreso fue válido y no a la Secretaría de
Trabajo». (Beltré, El Nuevo Diario, 12 mayo de 1983). Según los
argumentos de los nuevos dirigentes de la CASC, los archivos
de la Secretaría no estaban al día y no podían emplearse para
dirimir el caso, por lo tanto, indicaban que debía hacerse una
investigación donde se cotejaran ambos archivos y así poder
determinar el carácter de los delegados al congreso.
La disputa en la CASC muestra la lucha por los cargos en la
burocracia sindical y el poder que estos puestos traen consigo.
En este caso estaba envuelto el cargo que le toca al secretario
general de la CASC para representar a la República Dominicana
en la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Tradi-
cionalmente las centrales dominicanas toman turno cada año
para ejercer dicho cargo, y el año 1983 le tocaba a la CASC
(Gómez Cerda, entrevista, 2010). La importancia de estos
cargos quedó revelada en una carta pública que Gómez Cerda
envió a Juan Bolívar Díaz, director de El Nuevo Diario, el día 12
de mayo de 1983 donde hacía la siguiente revelación:

[…] se dice que en el caso está envuelto el cargo de


Secretario General de la CASC que debe asistir a la
reunión de la Organización Internacional del Trabajo.
A la CASC le corresponde esa oportunidad, pero
es el Comité Ejecutivo Confederal quien designa su
delegado, que no tiene que ser necesariamente el Se-
cretario General. No obstante quiere (sic) expresar
públicamente que si el Comité Ejecutivo legal de la
CASC se reúne estoy en condiciones de presentar y

En busca de la ciudadanía.indb 197 5/10/2016 11:14:43 AM


198 Emelio Betances

apoyar como candidato a representar a la CASC en la


Conferencia de la OIT al compañero Gabriel del Río
(Díaz, El Nuevo Diario, 12 de mayo de 1983).

Esto quería decir que Gómez Cerda estaba dispuesto a arreglar


el conflicto sin hacer una investigación sobre las «irregularidades»
que él mismo había formulado en su escrito a la Secretaría de
Estado de Trabajo. Por otro lado, la fuerza política del grupo
de Gómez Cerda se debía a que tenía un aliado poderoso en
la Secretaría de Estado de Trabajo y en Fonchy Lockward, alto
dirigente social cristiano y fiel aliado de Balaguer (Beltré, El
Nuevo Diario, 11 de mayo de 1983). Obviamente, Gómez Cerda
no actuaba en el vacío y había una coincidencia de intereses.
En todo caso, Del Río Doñé no aceptó la oferta de Gómez
Cerda y el 24 de mayo de 1983 llevó el caso al Tribunal de lo
Contencioso-Administrativo de la Cámara de Cuentas, contra
la decisión tomada por la Secretaría de Estado de Trabajo de
acoger la impugnación de Gómez Cerda. Mientras se dirimía
el caso en el tribunal, el 19 de julio de 1983 Del Río Doñé en-
vió una carta al presidente Jorge Blanco donde resumía el caso
mostrando cómo el secretario de Estado de Trabajo «queda
invalido para dirimir un asunto que nada tiene que ver con
sus facultades legales, según lo ha establecido nuestro más alto
Tribunal de Justicia, además de cometer flagrante violación
al Convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo
sobre la Libertad Sindical, suscripto por nuestro país» (CASC,
El Nuevo Diario, 19 de julio de 1983). Poco después el Tribunal
de lo Contencioso-Administrativo de la Cámara de Cuentas re-
conoció a la directiva encabezada por Del Río Doñé, Gómez
Cerda abandonó su liderazgo en la CASC y se fue a trabajar
como director de educación en la CNTD, donde estuvo por
breve período, pero nunca buscó dividir a la CASC (Del Río
Doñé, entrevista, 2010) como ocurrió con el grupo del PLD
que abandonó la CGT.

En busca de la ciudadanía.indb 198 5/10/2016 11:14:43 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 199

Del Río Doñé consolidaría su liderazgo en la CASC a partir


de 1985, cuando se celebró el XI Congreso de la Central, y ha
sido reelecto en todos los congresos que se celebraron hasta
2011, cuando el autor lo entrevistó (CASC, El Nacional, 12 de
noviembre de 1985).
Del Río Doñé se había convertido en un caudillo sindical y
él mismo se describió como tal en una entrevista:

[…] lamento que tuvimos enfrentamiento porque él


entendió que era gran líder y yo le decía que no era
el gran líder. Y José va a ser secretario general en la
CASC cuando yo quiera, lo traje de Curazao y lo puse
como secretario general; el día que ya no queríamos
que lo fuera, lo fue Fernando Guante García, lo quita-
mos y pusimos a Guante; y a todos los congresos que
él se lanzó contra mí los perdió, perdió el Congreso
de 1966-1968, perdió el Congreso de 1983, perdió
el Congreso de 1981 con Guante, o sea, pudo ganar
los congresos en los que yo le he apoyado con una
demonstración de que el que tiene el liderazgo aquí
soy yo, y yo voy a ser secretario general hasta que los
trabajadores quieran, porque yo tengo un liderazgo
compartido, yo comparto el liderazgo con los demás
trabajadores y dirigentes […] El día que ese liderazgo
me diga no lo queremos aquí, «e pa’ fuera que voy»,
porque el liderazgo es de la base, yo hago una coordi-
nación […] (Del Río Doñé, entrevista, 2010).

Evidentemente, Del Río Doñé tenía un liderazgo dentro


de la Central, pero su propia descripción muestra el carácter
autoritario del mismo a pesar de que plantea que es com-
partido. Sin contar los años cuando él fue secretario general
de la CASC en los sesenta y los setenta, Del Río Doñé tiene
28 años consecutivos (1983-2011) dirigiendo la Central y, por

En busca de la ciudadanía.indb 199 5/10/2016 11:14:43 AM


200 Emelio Betances

muy compartido que sea su liderazgo, tiende a imposibilitar


que otros líderes logren sobresalir. En conclusión, el caso de
Del Río Doñé refleja perfectamente el caudillismo en la política
dominicana de esos años cuando Balaguer, Bosch y Peña Gómez
eran los tres grandes caudillos nacionales.
Si bien las pugnas y divisiones en la CGT y la CASC tuvieron
motivaciones diferentes: político-ideológica en la CGT y de
lucha por el poder en la CASC, en ambos casos se nota la
presencia del Estado como la entidad que otorga el reconoci-
miento a las centrales sindicales. En la CGT, la política parti-
daria fue particularmente determinante, pero esta no estuvo
ausente en la CASC. En ambas entidades primó la lucha por
el control de las burocracias sindicales, los recursos que estas
manejan y las diferentes interpretaciones sobre quiénes son
los delegados legales para votar. Se nota que en los dos casos
aparecen fuertes tintes de un caudillismo autoritario que no
acepta darle paso a nuevos liderazgos. Esto se vio claramente
en la CGT cuando los peledeístas desafiaron a la izquierda, y
lo mismo ocurrió en la CASC, donde se impuso el liderazgo
de Del Río Doñé, y a Gómez Cerda no le quedó otro camino
que abandonar la Central. Sin embargo, allí no se produjo una
fragmentación porque Gómez Cerda no quiso formar tienda
aparte. Probablemente esto sea un reflejo de que había mayor
grado de institucionalidad en la CASC que en la CGT, y que
el tipo de alianzas políticas que la CASC había forjado con los
partidos de derecha le permitía una autonomía mayor que la
que tenía la CGT con los partidos de izquierda. El Estado y las
elites dominantes veían a las centrales sindicales de izquierda
como una amenaza para el estatus quo, mientras que aquellas
como la CASC, que se consideraban «apolíticas», podrían ser-
virle mejor a sus intereses y de ahí que se le permitiera un
mayor grado de autonomía en su vida interna.

En busca de la ciudadanía.indb 200 5/10/2016 11:14:43 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 201

Conclusión

Las transformaciones políticas y económicas que se produ-


jeron en la sociedad en el decenio de los ochenta dieron el
contexto social para el desarrollo del movimiento sindical. La
transición democrática proporcionó la oportunidad para que
este creciera, como en efecto ocurrió, pero no cambió el mar-
co legal y político del Estado, dejando casi intacto el Código
Trujillo de Trabajo hasta 1992, así como la Ley de Seguridad
Social, y permitió que la patronal violara la Ley a su conve-
niencia. Estos factores inhibieron el desarrollo institucional de
las centrales sindicales.
A partir de 1984, con la aplicación de reformas económicas
neoliberales, empezó la restructuración de la economía. Con
estos cambios, el Estado comenzó a «transferir sus facultades
para definir las orientaciones de las políticas económico-sociales
a los organismos multilaterales». Esta transferencia limitó la
capacidad del Estado para expandir los derechos sociales que
el proceso de democratización había prometido. Los organis-
mos financieros internacionales establecieron el escenario en el
cual se dieron las luchas sindicales. Sin embargo, su intervención
en la regulación de la economía era indirecta a través de las
elites políticas y económicas nacionales. Estas elites emplearon
el Código Trujillo de Trabajo para restringir las relaciones
obrero-patronales. La aplicación de las reformas liberales con
la colaboración abierta de las elites nacionales empeoraba la
situación de los trabajadores, cuyas batallas se transformaron
en lucha de resistencia contra el FMI.
La intervención de los partidos políticos de izquierda y del
Estado en la organización de las centrales constituyó otro gran
desafío para el movimiento obrero. Los partidos políticos de
izquierda quisieron utilizar las organizaciones sindicales como
correa de transmisión para promover la revolución socialista,
los partidos dominantes del sistema intervinieron para buscar

En busca de la ciudadanía.indb 201 5/10/2016 11:14:43 AM


202 Emelio Betances

votos y el Estado para ejercer vigilancia y control del movimiento.


El análisis de la disputa entre la izquierda y el PLD por la
dirección de la CGT, a principios de los ochenta, revela cómo
se destruyó un proyecto de organización que pudo haber con-
tribuido significativamente con la defensa de los derechos de
los trabajadores. Asimismo, la intervención del Gobierno a través
de la Secretaría de Estado de Trabajo, para favorecer una
facción dentro de la CASC, ilustra cómo se intentó socavar la
vida institucional de una central sindical importante.
La fragmentación del movimiento sindical en cinco centra-
les diferentes no permitió que fuera efectivo en su lucha por
los aumentos de salarios, prestaciones sociales y la defensa de
todos los asalariados. De esta manera, la división socavaba el
proyecto de construcción de ciudadanía social para todos en la
sociedad. Igualmente, el protagonismo y caudillismo sindical
de los líderes de la CGT y la CASC inhibió el desarrollo insti-
tucional de las organizaciones sindicales. Los líderes sindicales
se burocratizaron y la defensa de sus cargos y privilegios pasó a
jugar un papel clave en la vida de las centrales, aunque en sus
discursos todos lo negaran. No obstante, estas debilidades, tanto
el movimiento sindical de izquierda como el de derecha hicieron
un gran aporte al desarrollo de los derechos sociales de los
trabajadores, luchando, al mismo tiempo, contra el Estado y
la patronal. Mediante sus luchas no solo exigieron derechos
civiles, políticos y sociales, sino que también contribuyeron
con la democratización de un país que seguía viviendo bajo la
sombra del trujillismo.

En busca de la ciudadanía.indb 202 5/10/2016 11:14:43 AM


En busca de la ciudadanía.indb 203
Directivos de la Central General de Trabajadores (CGT), al anunciar su reconocimiento oficial por parte de la Cámara de
Cuentas. (La Noticia, 9 de noviembre de 1984. Foto: Valentin Pérez Terrero).
En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 203

5/10/2016 11:14:43 AM
204 Emelio Betances

El sindicalista de la Central de Trabajadores Unitaria, Efrain Sánchez, cuando


ofrecia anoche los detalles del paro. A su lado el gremialista Tito Hernández.
(El Siglo, 9 de julio de 1991).

Jacinto de los Santos, secretario ge- Nélsida Marmolejos, secretaria ge-


neral de la Central de Trabajadores neral de la Central de Trabajadores
Clasista. (El Sol, 31 de julio de 1987). Mayoritaria y primera mujer secretaria
de una Central Sindical Nacional. (El
Nuevo Diario, 20 de mayo de 1984).

En busca de la ciudadanía.indb 204 5/10/2016 11:14:44 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 205

Rafael Abreu, vocero de la Central de Trabajadores (CGT), y otro dirigente


de la entidad, durante la rueda de prensa en la que denunció la existencia
de una mafia en la Secretaría de Trabajo. (El Nuevo Diario, 3 de agosto de 1988.
Foto Jorge Castillo).

Dirigentes de POASI declaran en la redacción de El Nuevo Diario. (29 de


agosto de 1985).

En busca de la ciudadanía.indb 205 5/10/2016 11:14:44 AM


En busca de la ciudadanía.indb 206 5/10/2016 11:14:44 AM
Capítulo 4

Las luchas sindicales, el Diálogo Tripartito y


los límites de la reforma laboral

Introducción

En las décadas de los ochenta y los noventa las centrales


sindicales desempeñaron un papel decisivo en la defensa de
los derechos de los trabajadores organizados en sindicatos, e
incluso de aquellos que no lo estaban, pero que eran la mayoría
de los trabajadores en el país. En este sentido, las centrales
reclamaban ser las portavoces de sus intereses y consiguieron
ser interlocutoras activas con el Gobierno, los empresarios, la
Iglesia y los partidos políticos. Si bien es cierto que los empleados
organizados eran una minoría, las centrales estaban dirigidas
por militantes combativos que tenían una alta consciencia
política a pesar de estar divididos política e ideológicamente.
Muchos de estos dirigentes estuvieron dispuestos a sufrir la
represión, vencer grandes adversidades con tenacidad y fir-
meza hasta el punto de arriesgar su propia vida. Sin embargo,
también los hubo que eran oportunistas que buscaban sacar
beneficios de sus puestos en la burocracia sindical. La lección
que sacamos de todas estas luchas es que a través de ellas el
movimiento sindical aportó de una manera significativa al
proceso democrático, y contribuyó con la construcción de la
ciudadanía social pese a la gama de debilidades que hemos
trazado en los capítulos uno y tres.

207

En busca de la ciudadanía.indb 207 5/10/2016 11:14:44 AM


208 Emelio Betances

El análisis de las huelgas organizadas por las centrales es una


forma de entender cómo estas buscaban presionar al Estado
para que modificara las políticas económicas que afectaban a
los trabajadores organizados y a toda la sociedad.1 En la pri-
mera sección de este capítulo se analiza cómo el movimiento
sindical intentó aprovechar la apertura política que se inicia
en 1978, y cuáles fueron los problemas que enfrentó cuando
se organizaron dos huelgas encabezadas por sindicatos de
choferes de carros públicos. La segunda examina la estrategia
política de las gestiones del PRD para atraer a las centrales al
Gobierno y persuadirlas de la necesidad de aplicar las refor-
mas económicas neoliberales. La tercera se concentra en los
Diálogos Tripartidos —sindicatos, empresarios y Gobierno—
mediados por la Iglesia, la cual, según se argumenta, llamó
a estos diálogos como una forma de evitar que las tensiones
sociales pusieran en riesgo la paz social. En la cuarta se analiza
las reformas laborales que fueron aprobadas por el Congreso
Nacional en 1992, así como las luchas de las centrales sindi-
cales para organizar a los trabajadores de las zonas francas y
conseguir aumentos al salario mínimo. En la quinta sección
se investiga el proceso de conformación del Consejo Nacional
de la Unidad Sindical (CNUS) y por qué las centrales no
pudieron fusionarse y formar una central única de trabajadores.
Finalmente, se plantea que si bien el régimen político se for-
taleció a la vuelta del siglo xxi, esto no significó que se pro-
fundizara el proceso de democratización y que se consolidara
la ciudadanía social de los trabajadores. Esto, simplemente,
dio lugar a que iniciara un proceso mediante el cual se exigía
el cumplimiento de la ley por el Estado y los empresarios. Se
concluye que ante la caída y debilitamiento del movimiento

1
En la elaboración de este capítulo utilicé ampliamente las entrevistas
realizadas a los siguientes dirigentes sindicales: Eugenio Pérez Cepeda,
Rafael Pepe Abreu, Eulogia Familia, Gregorio Santana, Francisco Antonio
Santos, Efraín Sánchez Soriano, Elpidio Santos, Joaquín Luciano, asesor
sindical, Próspero Juan, Gertrudis Santana y Francisca Jiménez.

En busca de la ciudadanía.indb 208 5/10/2016 11:14:44 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 209

sindical y popular, la construcción de la ciudadanía social re-


trocedió haciendo más difícil que estos sectores reivindicaran
sus derechos ciudadanos.

La lucha sindical y la apertura política

La puesta en marcha de dos grandes huelgas al iniciarse la


gestión de Antonio Guzmán (1978-1982) tuvo un impacto sig-
nificativo en las relaciones del Gobierno con el movimiento
sindical y popular. Estas dos huelgas las encabezó una coali-
ción de organizaciones de choferes de carros públicos.2 La
primera se realizó a fines de julio de 1979 en protesta por
el aumento del precio a la gasolina y otros combustibles. El
Gobierno desplegó una enorme movilización de fuerzas com-
binadas del Ejército y la Policía Nacional para disuadir a los
huelguistas, y para impedir que se hicieran acciones colectivas
violentas en los barrios de la zona norte de la ciudad de Santo
Domingo. Simultáneamente, miembros del partido oficial,
mayormente empleados del Ayuntamiento de Santo Domingo
y de la fábrica estatal de harina, provistos de armas de fuego,
ejercieron el papel de fuerzas de choque para reprimir a los
huelguistas dejando un saldo de muertos y heridos. Estos actos
de represión causaron cierta preocupación dentro del partido
oficial, lo que provocó que se profundizaran las rupturas polí-
ticas que ya existían, y que José Francisco Peña Gómez, su líder

2
En la República Dominicana estas organizaciones normalmente se conocen
como sindicatos, pero no son tales porque en ellas están organizados los
choferes de los automóviles, minibuses y autobuses y los propietarios de
estas. En esta obra solo se usa el término de sindicato para referirse a
organizaciones exclusivamente de los trabajadores y, donde obviamente
no pueden estar incluidos los patronos. Estas organizaciones de choferes
son una mezcla de trabajadores (choferes de carros) y de empleadores,
unas veces pequeños propietarios y otras veces grandes propietarios de
autobuses. Por su naturaleza mixta a estas entidades se les reconoce
como organizaciones populares, pero no sindicales.

En busca de la ciudadanía.indb 209 5/10/2016 11:14:45 AM


210 Emelio Betances

máximo, tratara sin éxito de crear la percepción de que había


una diferencia entre el PRD y el Gobierno.
La segunda huelga convocada por las organizaciones de
choferes de carros públicos se efectuó en agosto de 1980, nue-
vamente motivada por el alza de los precios del petróleo y sus
derivados. Esta protesta tuvo un respaldo nacional y se pudo
notar en ella la presencia de grupos de izquierda durante los
enfrentamientos con la Policía Nacional. Debido al apoyo que
dio la población a esas reclamaciones la huelga se prolongó
por cinco días, dando la sensación de que con ella se iniciaba
un amplio movimiento popular contra el Gobierno. Du-
rante esos días los manifestantes cortaron las rutas troncales
de transporte para impedir el paso de los vehículos, hubo en-
frentamientos esporádicos con las fuerzas del orden y, como
resultado, hubo un saldo de 4 muertos, 16 heridos y más de
1,500 arrestados en todo el país (Cassá, 1996:187-188). Des-
afortunadamente, el Gobierno ignoró las demandas que se le
hacían pero quedó claramente establecido que la mayor parte
la población estaba insatisfecha con las medidas aplicadas por
la gestión de Guzmán.
Estas dos huelgas tuvieron un gran impacto sobre las re-
laciones del Gobierno con los sindicatos y los movimientos
populares. Los paros mostraron a las centrales dos aspectos
importantes: que la gestión de Guzmán toleraba la libertad
sindical hasta cierto punto, y que podía usar la fuerza públi-
ca cuando percibiera que el orden estaba amenazado por los
enfrentamientos violentos que generaban las protestas popu-
lares. Por otro lado, algunas de las organizaciones de choferes
de carros públicos y grupos de izquierda, con presencia en
los barrios de la zona norte de la capital empezaron a tomar
distancia del PRD y de la gestión de Guzmán.

En busca de la ciudadanía.indb 210 5/10/2016 11:14:45 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 211

La lucha de las centrales sindicales, la estrategia política


del Gobierno y las reformas neoliberales

La estrategia de las gestiones del PRD en el Gobierno fue


básicamente atraer al movimiento sindical para que formara
parte de su proyecto político de una manera subordinada a los
designios del poder, y así conseguir que perdiera su autonomía
y capacidad para ejercer presión política. En este sentido, el
partido fundó la UGTD, se nombró a asesores sindicales en el
Palacio Nacional, y periódicamente se invitaba a los dirigentes
sindicales para que se reunieran con los presidentes Guzmán y
Salvador Jorge Blanco en sus respectivas administraciones (De
los Santos, entrevista, 2010).
En el contexto de las protestas generadas por las negociaciones
con el FMI, Jorge Blanco utilizó esta estrategia frecuentemente
para explicar por qué el Gobierno no tenía otra opción más
que aceptar las condiciones impuestas para obtener nuevos
préstamos y, al mismo tiempo, desactivar las protestas. En es-
tas reuniones el presidente siempre manifestó que no estaba
dispuesto a romper las negociaciones con el FMI y que la
crisis no había tocado fondo. Esta posición era inaceptable
para los dirigentes de las cinco centrales y así se lo hicieron
saber al mandatario en una reunión el 18 de febrero de 1984.
En esa ocasión los dirigentes sindicales José Durán, de la CUT,
Del Río Doñé, de la CASC, Juan Pablo Reyes, de la UGTD,
Carlos Enrique Arias de la CNTD y Francisco Antonio Santos,
de la CGT, nuevamente plantearon que el Gobierno debía
pedir una moratoria de diez años al pago de la deuda externa.
Y también le solicitaron que «destituyera a los miembros de
su equipo económico, los cuales han tomado medidas que
profundizan la crisis nacional en perjuicio de los sectores de
menores ingresos[…]. Solicitaron, además, la eliminación del
mercado paralelo de divisas y que el Banco Central asuma el
control de las divisas que ingresen al país en lo sucesivo» (Díaz,
El Nuevo Diario, 18 de febrero de 1984). En su reunión con el

En busca de la ciudadanía.indb 211 5/10/2016 11:14:45 AM


212 Emelio Betances

presidente, los dirigentes le reiteraron que su movimiento era


reivindicativo y que no tenían ningún interés en desestabilizar
el Gobierno. Todo lo contrario: querían prevenirle sobre la
grave y desesperante situación que afectaba a la mayoría de la
población, por lo que estaban planeando una segunda marcha
contra el hambre para protestar contra las negociaciones con
el FMI.
En vista de que no recibieron una respuesta positiva del pre-
sidente, las cinco centrales convocaron a la «Segunda Marcha
Contra el Hambre» para el 4 de marzo y allí volvieron a reiterar
sus reivindicaciones:
[…] «reiteramos el llamado a esta movilización pa-
cífica y de masas en demanda de un salario mínimo
de $200.00, un reajuste de un 35% para los salarios
mínimo de $150.00 actuales hasta más de $500.00
así como el salario agrícola, el de las domésticas y
congelación de los precios a los artículos de primera
necesidad. Asimismo una nueva legislación laboral y
social, reforma agraria, etc…La propuesta del Ciuda-
dano Presidente de la República en materia de me-
jora salarial es altamente insuficiente por su monto
irrisorio, y muy limitado al excluir el más bajo de los
salarios que es el de los trabajadores agrícolas y el de
las domésticas; además el proyecto de ley en cuestión
no contiene ni el reajuste automático, ni la rebaja y
congelación de los artículos de primera necesidad»
(CGT y demás centrales, El Nuevo Diario, 29 de febrero
de 1984).

En el comunicado de las cinco centrales se exige reivindica-


ciones para los trabajadores organizados y toda la población;
se habla a nombre de un pueblo que sufre y se critica a un Go-
bierno cruel que no toma en cuenta su situación. Las centrales
se presentaban ante la opinión pública como la vanguardia de
los movimientos populares de protesta, pero había un problema

En busca de la ciudadanía.indb 212 5/10/2016 11:14:45 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 213

con la naturaleza de su liderazgo que no lograba aglutinar a


las masas urbanas para que participaran masivamente en sus
marchas, por lo cual sus críticos consideraban sus acciones
como un «rotundo fracaso». No obstante esta crítica, un edi-
torial del periódico La Noticia, publicado un día antes de la
marcha, señalaba que:

[…]en circunstancias como las presentes, estas pro-


testas son naturales. La inflación disparada, los salarios
reducidos y una gran cantidad de desempleados en
los centros urbanos solo pueden generar disgustos
entre los sectores de menores ingresos…Una colec-
tividad de ciudadanos en estas circunstancias, igual-
mente de modo potencial, es una caldera social de
gran presión. Entonces, la protesta, su clamor, sus
expresiones a toda voz, son la válvula de escape de las
dificultades que parecen insolubles…En los últimos
dos meses, la situación arriba señalada, ha registrado
sus efectos en variados sectores sociales. Vimos a barria-
das enteras protestar en los cinturones de miseria. Y
asimismo fuimos testigos de una movilización de los
visitadores médicos, situados económicamente en la
clase media (La Noticia, 3 de marzo de 1984).

Si bien las centrales no lograban agrupar a grandes contin-


gentes para sus marchas de protesta, el editorial de La Noticia
reconocía que estas ponían el dedo sobre la llaga y que sus
críticas al Gobierno no debían desestimarse. Sin embargo, el
Gobierno seguía sin escuchar las críticas a las negociaciones
con el FMI, por lo que convocaron a otra «Jornada Contra el
Hambre» para el 7 de abril. Esta vez las centrales realizaron
un encuentro nacional de dirigentes sindicales, campesinos,
profesionales, estudiantiles, barriales, feministas, entre otros,
con el fin de atraer a 4 millones de personas a las jornadas de
protestas contra las negociaciones con el FMI. Sin embargo,

En busca de la ciudadanía.indb 213 5/10/2016 11:14:45 AM


214 Emelio Betances

los preparativos fueron insuficientes y las marchas contra el


hambre no lograron atraer a grandes contingentes. El PCT,
una de las organizaciones de izquierda que promovía la jorna-
da contra el hambre admitió que:

[…]una jornada de esta magnitud requería una labor


de preparación y orientación amplia, en todas las re-
giones del país…Pero ese tipo de trabajo no se hizo,
imperó el estilo burocrático, superficial y de élite que
caracteriza la mayor parte de las dirigencias sindicales;
no se dieron los pasos necesarios para integrar al
pueblo bajo diferentes formas a la protesta, y se habló
en forma subjetiva y ligera de los alcances que tendría
una jornada de lucha que no podía dejarse a la impro-
visación (El Nacional, 11 de abril de 1984).

La incapacidad de las centrales para atraer a las masas a sus


actos hizo que el Gobierno sintiera que podía amenazar a sus
dirigentes con medidas represivas, si había alteración del or-
den público. Luego del fracaso relativo de la «Jornada contra
el Hambre», el presidente Jorge Blanco tomó la iniciativa y
pronunció un discurso que tenía un alto contenido represivo,
defendió su política económica y no se refirió a las causas eco-
nómicas y sociales de las protestas de las centrales sindicales.
En respuesta, estas decidieron no asistir a la reunión mensual
que realizaban con el presidente y advirtieron que «manten-
drán su pliego de demandas que consiste en salario mínimo y
reajuste general de salarios, dejar sin efecto los aumentos de
los precios de los alimentos, de las medicinas y de los servicios;
rompimiento con el FMI y adoptar una política indepen-
diente…» (Rodríguez, Hoy, 13 de abril de 1984).
Después de realizar la «Jornada contra el Hambre» las activi-
dades de las centrales se centraron en la organización de los actos
a efectuarse el primero de mayo de 1984, por la celebración
del Día del Trabajo. En esos momentos se habló de reconstituir

En busca de la ciudadanía.indb 214 5/10/2016 11:14:45 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 215

el Consejo Nacional de la Unidad Sindical (CNUS) que tuvo


una breve existencia en 1979 para desaparecer unos meses
después. En agosto de 1980, las centrales y sindicatos contro-
lados por la izquierda realizaron una asamblea para reavivar
el CNUS, pero estos esfuerzos no produjeron resultados posi-
tivos. Nuevamente, en el contexto del fracaso de las marchas y
jornadas contra el hambre y ante la resistencia del Gobierno a
cambiar de política económica, las cinco centrales retomaron
la idea de restaurar el CNUS, pero el levantamiento del 23, 24
y 25 de abril de 1984 cambió el panorama político.
Esa revuelta sorprendió, por su fuerza, tanto a las centrales
como a los partidos políticos y las organizaciones populares.
Este levantamiento se estudiará en detalle en el capítulo ocho,
pero es necesario dejar constancia de que ese acontecimiento
señala la ruptura de los lazos entre el PRD y los sectores popu-
lares; el proyecto populista del PRD llegaba a su fin. Asimismo,
estos sucesos también produjeron una división entre el movi-
miento sindical y el popular barrial, como lo mostró la huelga
sindical del 9 de mayo de 1984. Más importante aun, el régi-
men de Jorge Blanco profundizó el proceso de transferencia al
FMI de las facultades del Estado para definir las orientaciones
de las políticas socioeconómicas. Esta transferencia dejaba al
Gobierno sin capacidad para ampliar los derechos sociales de
los trabajadores y de toda la población. No obstante, la gestión
de Jorge Blanco no abandonaba su estrategia de atraer a las
centrales a su proyecto político de una manera subordinada y
de ahí que, durante el trayecto que se recorrió previo a la huelga
del 9 de mayo, el presidente estuvo dispuesto a recibir a los
sindicalistas para explicarles por qué no había otra alternativa
más que aceptar las condiciones del FMI. En realidad, asistíamos
a un diálogo de sordos y, en estas condiciones, el diálogo solo
servía para calmar los ánimos en una sociedad llena de tensiones
políticas y sociales.

En busca de la ciudadanía.indb 215 5/10/2016 11:14:45 AM


216 Emelio Betances

El camino hacia la huelga sindical general


del 9 de mayo de 1984

Los dirigentes de las cinco centrales sindicales y Barbarín


Mojica, el legendario líder de Poasi, regresaron a las reuniones
mensuales con el presidente Jorge Blanco el 2 de mayo, apenas
una semana después del levantamiento de abril de 1984. Una
vez en la reunión, Mateo Valdez, de la UGTD, leyó una carta
suscrita por seis dirigentes de los quince que estaban presentes
en la reunión y dijo lo siguiente:

[…]dos días de explosión popular han servido más


que dos décadas de prédica para que todo el país
comprenda que la democracia no significa única-
mente derecho a la palabra sino además, derecho a la
comida, derecho a la vida digna…Hoy cuando el país
espera una solución a la crisis política en que está in-
merso, se impone una profunda reflexión acerca de
las causas económicas, sociales y políticas que provo-
caron la explosión de violencia de los días 23 y 24 de
abril…La experiencia nos señala en forma dramática
que el conservadurismo de las antiguas administra-
ciones en lo que respecta a adoptar una política eco-
nómica nacional y popular ha contribuido a profun-
dizar los males sociales que hoy agobian a la inmensa
mayoría de los dominicanos (López Reyes, El Nuevo
Diario, 2 de mayo de 1984).

En su carta Valdez volvió a pedirle al presidente que rompiera


las negociaciones con el FMI, que se estableciera un salario
mínimo de RD$200 mensuales, que se hiciera un reajuste
general de sueldos, se creara un nuevo sistema de seguridad
social y se aplicara un programa de reforma agraria para resolver
los problemas de los campesinos.

En busca de la ciudadanía.indb 216 5/10/2016 11:14:45 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 217

Pero el mandatario respondió a los alegatos de los sindica-


listas diciendo que él había sometido a las cámaras legisla-
tivas proyectos de ley encaminados a satisfacer las necesidades
reivindicativas de los trabajadores gravando las propiedades,
entre los que mencionó los proyectos concernientes a la ley
de ganancia de capital, sometido en dos ocasiones en su
gestión, el que grava la propiedad inmobiliaria y el de tributos
a la renta. Jorge Blanco se quejó de que no tenía el respaldo
de los sindicatos:

[…]nosotros desde un principio dijimos que había


necesidad de cambiar el sistema tributario y afectar a
los sectores que tradicionalmente habían sido exclui-
dos de la tributación fiscal dominicana […].Ustedes
tienen que reconocer que nosotros hemos sometido
un proyecto de ley tendiente a eliminar el margen
de proporción de las exenciones fiscales, y también
tienen que reconocer que hemos sometido otro pro-
yecto de ley tendiente a gravar las operaciones de las
compañías de seguros […]. Las luchas sindicales son
justas y no me son ajenas, pero yo reivindico frente
a ustedes la política de justicia social en el ordena-
miento que ha venido desarrollando el gobierno y que
ciertamente no ha tenido ningún apoyo de las centra-
les sindicales (Hoy, 2 de mayo de 1984).

El presidente reiteró que el FMI constituía la única salida


a la presente situación, en vista de que sus recursos eran im-
prescindibles para hacer frente a los compromisos del Estado,
heredados estos por las actuales autoridades. Sin embargo, el
hecho de que él haya reconocido el criterio de los sindicalistas
sobre la necesidad de una legislación para el sistema tributario,
y la importancia de la cancelación de una marcha programada
para el primero de mayo, parecía que empezaba a establecerse
un diálogo entre las partes.

En busca de la ciudadanía.indb 217 5/10/2016 11:14:45 AM


218 Emelio Betances

Pero los dirigentes sindicales se quejaron porque mientras


ellos hacían concesiones, el Gobierno no estaba dispuesto a
revertir ninguna de las reformas propuestas por el FMI. De
Peña Valdez, secretario general de la CGT, expresó que el
presidente:

[…]no respondió a las expectativas de aumentos de


salarios, rebaja de los artículos de primera necesidad,
sanción a los culpables de más de cien(sic) muertos e
indemnización a sus familiares, rompimiento con el
FMI y reapertura de los medios radiofónicos cerrados
desde la semana pasada, por lo cual las protestas se-
guirán…Como el plazo que dimos al Gobierno para
responder a nuestros planteamientos venció ayer,
desde hoy estaremos en reunión permanente para
ver cuáles formas de lucha se implementarán esta
semana para continuar las protestas (Fernández, La
Noticia, 2 de mayo de 1984).

El Gobierno y las centrales no estaban dispuestos a ceder un


ápice en sus respectivas posiciones. Se había creado un punto
muerto en sus relaciones y los dirigentes sindicales daban la
impresión de radicalizar sus demandas anunciando un programa
de movilización denominado «Semana del FMI y de La lucha
Popular», el cual incluía una marcha-concentración para el 4
de mayo, y un piquete frente a la Embajada de Estados Unidos,
entre otras actividades (Mieses, El Nuevo Diario, 5 de mayo
de 1984).

La huelga sindical del 9 de mayo

En el transcurso de la «Semana del FMI y de Lucha Popular»


las centrales comenzaron a prepararse para una huelga na-
cional y, precisamente el 8 de mayo, convocaron para el día

En busca de la ciudadanía.indb 218 5/10/2016 11:14:45 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 219

siguiente un paro por 24 horas para presionar al Gobierno


para que rompa definitivamente con el FMI, revoque las al-
zas de los precios en los artículos de primera necesidad, fije
un salario mínimo de RD$200 mensuales y un reajuste en una
escala de hasta RD$1,000. En su anuncio, las centrales expre-
saron que «la huelga será pacífica… y llamaron a los choferes
de carros públicos a que no transiten por las calles de la ciu-
dad, a los comités de lucha popular que mantengan el orden
para evitar desórdenes y a los trabajadores a que no acudan a
sus centros laborales» (Calderón, Última Hora, 8 de mayo de
1984). Su llamado a los comités de lucha popular era una clara
señal del vanguardismo de las centrales, pues pensaban que
ellas encabezaban las luchas populares y sindicales. La CTM
se opuso a la convocatoria y acusó a los dirigentes sindicales
de las otras cuatro centrales de asumir «una posición aventu-
rera y oportunista» al llamar a un nuevo paro general. Nélsida
Marmolejos, secretaria general de la CTM, manifestó que «no
menospreciamos a los barrios y a los clubes, pero ellos (los
dirigentes sindicales) han confundido el papel de las centra-
les con el de los clubes barriales» (Pérez, El Nuevo Diario, 8
de mayo de 1984). El anuncio de Marmolejos indicaba que
el frente creado por las centrales empezaba a quebrarse, lo
cual tendría sus consecuencias políticas. La CTM respondía a
los lineamientos del PLD, que también se había pronunciado
contra el llamado a la huelga.
Una vez que se hizo la convocatoria a huelga la Policía Na-
cional comenzó una serie de redadas en todo el país, en las que
arrestaba a dirigentes sindicales, políticos que simpatizaban
con la causa de las centrales, dirigentes campesinos, estudian-
tiles e incluso a periodistas. Sin la presencia de representantes
del Ministerio Público, los policías hacían allanamientos en
diversos sectores de la ciudad de Santo Domingo, así como en
las poblaciones de las regiones norte, este y sur del país, con lo
que irrespetaban el estado de derecho tan poco valorado por
las autoridades. Los acontecimientos del 23, 24 y 25 de abril

En busca de la ciudadanía.indb 219 5/10/2016 11:14:45 AM


220 Emelio Betances

tomaron al Gobierno desprevenido, pero esta vez las unida-


des combinadas del Ejército y la Policía Nacional empezaron
actuar rápidamente para evitar saqueos e incendios de propie-
dades como los hubo durante el levantamiento.
El día de la huelga los principales periódicos publicaron
editoriales llamando a la cordura. El Nuevo Diario planteó que
«la huelga puede estar basada en argumentos legítimos, pero
parece una decisión poco sensata y precipitada» (El Nuevo
Diario, 9 de mayo de 1984). El periódico Hoy dijo que «ni el go-
bierno debe encerrarse en sus posiciones y en sus políticas, ni
ningún sector de la vida nacional debe convertirse en fuente
permanente de antagonismo, o querer imponer sus criterios
con apelaciones a la violencia o a la protesta callejera» (Hoy,
9 de mayo de 1984). El Consejo Nacional de Hombres de
Empresa emitió un comunicado expresando que «entiende
que la actual situación por la que atraviesa la economía na-
cional es sumamente delicada y requiere de una alta dosis de
ecuanimidad, moderación y cordura […]. Exhortamos, pues,
al diálogo y a la concordia permanente» (El Nuevo Diario, 9 de
mayo de 1984).
A pesar de los temores por parte del Gobierno y la prensa, la
huelga transcurrió sin mayores incidentes. Parcialmente esto
se debió a que la poblada de abril todavía estaba fresca en la
memoria de todos, y obviamente la gente de a pie tenía temor
a lo que pudiera ocurrir. El periodista Germán Pérez, en un
recorrido por la ciudad de Santo Domingo, pudo constatar
que solo en Gualey, un barrio de la zona norte, había un neu-
mático incendiado, y que la presencia de las unidades del Ejér-
cito y la Policía Nacional era más visible en los barrios de esa
parte de la ciudad. Las escuelas públicas y los colegios privados
suspendieron las clases por temor a incidentes. En su recorri-
do, Pérez informó que pudo comprobar que «la situación era
completamente normal. En horas de la tarde, muchos estable-
cimientos comerciales que abrieron en la mañana, cerraron

En busca de la ciudadanía.indb 220 5/10/2016 11:14:45 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 221

sus puertas por falta de clientes y por temor a la ocurrencia de


hechos violentos» (Pérez, Hoy, 10 de mayo de 1984).
No obstante lo expuesto por Pérez, De Peña Valdez consideró
que la huelga fue un:

[…]«triunfo moral» y que esta «ha servido para dife-


renciar reiteradamente a los amigos de los enemigos
de la clase trabajadora y demás sectores populares
[…]. Como nunca antes, se ha producido un concierto
de voluntades entre las clases y sectores dominantes
con sus representantes políticos a la cabeza, para
oponerse y boicotear una acción reivindicativa de
los trabajadores» (Carrión, El Nacional, 10 de mayo
de 1984).

En retrospectiva, la idea de lanzarse a una huelga poco des-


pués del levantamiento de abril pareció más bien una falta de
tacto político por parte de las centrales. Tal como lo señaló el
editorial del periódico El Nacional, un día después de la pro-
testa, «no existían en el país las condiciones para una medida
de tal naturaleza» (El Nacional, 10 de mayo de 1984). En este
sentido, al hablar de un «triunfo moral» de la huelga De Peña
Valdez revelaba que estaba equivocado, y que su perspectiva
ideológica no le permitía ver que ese acontecimiento había
sido un fracaso porque no contó con el apoyo de las masas
urbanas y campesinas, a nombre de las cuales se realizó. A
excepción de Marmolejos, aparentemente ninguno de los
dirigentes sindicales se dio cuenta que la huelga no contaba
con el apoyo de una población asustada por la revuelta que
se había producido recientemente. Esta falta de tacto político
fue una de las causas del alejamiento progresivo de las nuevas
organizaciones populares de las centrales, y lo que eventual-
mente trajo de nuevo a las reuniones con el presidente y luego
los Diálogos Tripartitos. De esta manera, las centrales mismas
caían en la trampa tendida por la gestión de Jorge Blanco

En busca de la ciudadanía.indb 221 5/10/2016 11:14:45 AM


222 Emelio Betances

para que formaran parte de los proyectos integracionistas del


Gobierno, no poniendo sus propias condiciones sino subordi-
nándose a los designios políticos del régimen. Sin embargo,
dada su debilidad institucional y política, este era el precio que
tenían que pagar para poder gozar de aceptación a los ojos de
los empresarios, el Gobierno, y la Iglesia, la mediadora en los
Diálogos Tripartitos.

El camino hacia el Diálogo Tripartito y sus implicaciones


políticas para las centrales sindicales

La convocatoria al diálogo era parte de una estrategia de


dominación que se basaba en la cooptación/represión para
ejercer la gobernabilidad en una sociedad llena de conflictos
y tensiones sociales, donde el imperio de la ley era realmente
deficiente y los grupos dominantes se sentían amenazados por
la proliferación de movimientos de protestas. Esta estrategia
representaba un nuevo reto a los movimientos sociales pues
el Estado procuraba captar a los líderes más comprometidos
que socavaban sus proyectos de dominación política. Los líde-
res que asentían a los pedidos del Estado eran premiados y se
reprimía a todos aquellos que no estuvieran dispuestos a acep-
tar los lineamientos trazados por la elite política dominante.
El clientelismo político es el signo distintivo de este tipo de
dominación política, y todos los partidos dominantes domi-
nicanos lo empleaban para atraer a líderes sociales e involu-
crarlos en sus maniobras de dominación. Este mecanismo ha
sido muy destructivo para los movimientos sociales, porque ha
impedido que estos desarrollen sólidas instituciones populares
y obtengan respuestas a sus reivindicaciones. A pesar de las
buenas intenciones de la mediación propuesta por la Iglesia
y los grandes esfuerzos desplegados por monseñor Agripino
Núñez Collado, políticamente los diálogos eran instrumentos
utilizados por el Gobierno para evitar males peores, pero no

En busca de la ciudadanía.indb 222 5/10/2016 11:14:45 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 223

necesariamente mecanismos que buscaban atender las exigen-


cias de las centrales y los movimientos populares.
La Iglesia había acumulado una gran experiencia en mate-
ria de mediación en la sociedad y era una gran reserva que el
Gobierno podía utilizar para ayudar a disminuir las tensiones
sociales que se agudizaron después de la revuelta de abril de
1984. La Iglesia jugó un papel importante en las mediacio-
nes durante la insurrección de abril 1965, medió para la re-
solución de secuestros políticos que se realizaron durante los
doce años de Balaguer, para conseguir el exilio de dirigentes
políticos de la oposición que eran perseguidos por la Policía
Nacional, y jugó un papel clave para que el Gobierno lograra
mantener la cohesión social, evitando así derramamientos de
sangre (Betances, 2009:229-277).
Consciente de la deficiencia del Gobierno para responder a
las exigencias de las presiones sociales y políticas, la jerarquía
eclesiástica publicó su Carta Pastoral de Adviento el 30 de no-
viembre de 1980, en la que se preguntaba en qué podía ayudar
respecto a los grandes retos que la nación confrontaba:

[…] la Iglesia puede ayudar a la superación de tales


retos despertando las reservas espirituales y morales
del pueblo; creando una eficaz mística de responsa-
bilidad, de trabajo y de honradez pública y privada;
recordando y promoviendo la justicia distributiva
(impuestos, administración justa, derechos y obliga-
ciones); concientizando a todas las clases sociales;
defendiendo los derechos humanos; recordando los
deberes de cada uno; condenando los persistentes
males sociales; respaldando y proclamando los justos
reclamos de los silenciados o marginados; realizando
diversas acciones sobre personas, grupos o institucio-
nes; y dinamizando socialmente a todos y sobre todo
a los que están bajo su guía (CED, 1990:406).

En busca de la ciudadanía.indb 223 5/10/2016 11:14:45 AM


224 Emelio Betances

La jerarquía eclesiástica buscaba reinsertarse en la nueva


realidad creada por la transición democrática y sugería que
podía ayudar a realizar diversas acciones, como lo había hecho
en el pasado, para que grupos o instituciones se acercaran.
Luego del levantamiento de abril de 1984, diversos obispos y
sacerdotes llamaron a la calma y a la necesidad del diálogo
entre los diversos sectores de la vida nacional, y en septiembre
la jerarquía eclesiástica señaló:

[…] queremos decir que la protesta al alza del costo


de la vida, sobre todo en los precios de los productos
fundamentales y medicinas que pesan de una manera
especial sobre la mayoría empobrecida, es justa pero
que los modos como esta protesta se está realizando
es condenable […]. Lo explosivo de lo que está suce-
diendo debe abrir los ojos de todos sobre la situación
grave de pobreza inhumana e injusta y sobre las dificul-
tades en que se encuentran tantos hermanos nuestros
(CED, 1990:493-494).

Los acontecimientos de abril tuvieron un impacto signifi-


cativo en la jerarquía eclesiástica y esta presentía que el tejido
social se había tensado al máximo, por lo tanto, se vio en la
necesidad de convocar a un diálogo nacional para analizar los
problemas que enfrentaba el país. En su mensaje del 21 de
marzo de 1985, los obispos planteaban que la sociedad vivía
una verdadera situación de anomia, reiterando a todos que los
pobres, la vasta mayoría del pueblo, tenían razón cuando ex-
presaban su desesperación acerca de la situación económica.
Los prelados proponían el diálogo como fórmula para tratar
de resolver los problemas nacionales y recomendaban una
serie de temas por los que se podían iniciar las conversaciones
(CED, 1990:507-517). El mensaje de los obispos se conoció pú-
blicamente como la «Pastoral del Diálogo» y fue elogiado por

En busca de la ciudadanía.indb 224 5/10/2016 11:14:45 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 225

la comunidad empresarial, el Gobierno, los partidos políticos


dominantes y la prensa.
La trayectoria de la Iglesia como promotora de la concilia-
ción permitió que fuera reconocida como mediadora válida
para conducir un Diálogo Tripartito —trabajadores, empresa-
rios y Gobierno— en el que se debatirían los problemas nacio-
nales y, en particular, aquellos que afectaban directamente a
los trabajadores. La Conferencia del Episcopado Dominicano
designó a los monseñores Agripino Núñez Collado, rector de
la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM),
y a Francisco José Arnáiz, secretario de la Conferencia del Epis-
copado, como encargados de gestionar los diálogos tripartitos.
En sus dos recintos de Santiago y Santo Domingo, la Univer-
sidad se convirtió en la sede central de los diálogos. El primer
encuentro se realizó en Jarabacoa los días 6, 7 y 8 de marzo de
1985, y este sirvió para que los actores se reconocieran entre sí
y se empezara a desarrollar una agenda de temas para su discu-
sión. Entre los temas principales a tratar por los trabajadores
se incluyó el nivel de empleo, los mecanismos de solución de
conflictos, la libertad sindical, la reforma del Código de Trabajo,
salario y política precios, etc. Estos temas se discutieron más
ampliamente en el segundo encuentro del diálogo celebrado
los días 22 y 23 del mismo mes.
La evaluación de estos primeros encuentros fue valorada
positivamente por los participantes. En entrevista con el autor,
Del Río Doñé, secretario general de la CASC, puntualizó que
esas primeras reuniones sirvieron para que los dirigentes sindi-
cales se encontraran y se dieran la mano con la cúpula empre-
sarial, y comenzara así un proceso de diálogo sobre temas de
interés mutuo. Mientras que Marmolejos señaló que estos pri-
meros encuentros fueron «oportunos por dos cosas: primero,
permitió que los dirigentes sindicales que teníamos cada uno
una casita, nos viéramos la cara, y pudiéramos volver a reins-
talar una amistad que teníamos, eso permitió que volviéramos

En busca de la ciudadanía.indb 225 5/10/2016 11:14:45 AM


226 Emelio Betances

a hablarnos, y nos permitió ver también la reacción, y empe-


zamos a discutir también, y a tener objetivos iguales…» (Del
Río Doñé; Marmolejos, entrevistas, 2010). Monseñor Núñez
Collado resumió estos encuentros de la manera siguiente:

[…] la primera etapa fue de acercamiento, talvez de


inicio de un proceso, proceso que yo diría hasta de
carácter educativo […]. He visto el gran progreso que
se ha hecho porque, al principio parecía que eran
tres sectores atrincherados, cada uno con su posición,
sirvió para un gran desahogo, echarse en cara los
resentimientos o las apreciaciones que cada sector
tenia del otro sector, las propias centrales sindicales,
fue una ocasión para encontrarse como personas,
no como representantes de un grupo determinado y
creo que eso ayudó mucho para los pasos siguientes
(Núñez Collado, 1993:67).

La evaluación positiva de los primeros encuentros es una


indicación de que la estrategia del Diálogo Tripartito podía
ser un método adecuado para encontrar soluciones a los pro-
blemas obrero-patronales, pero no se puede perder de vista
de que los diálogos eran parte de un esquema más amplio que
el Gobierno veía como una forma de acercarse a las centrales
y para ello hacía ciertas concesiones. Primero, como parte de
esta estrategia, se promulgó en 1984 una ley que modificaba el
Código de Trabajo. La Ley número 207 modificaba los artículos
72 y 84 en lo concerniente al derecho de cesantía. El artículo
72 se refería que «el patrono que ponga término al contrato
de trabajo por tiempo indefinido, en ejecución del derecho
de desahucio, pagará al trabajador un auxilio de cesantía», y el
artículo 84 se refería a que «Si el patrono no prueba la justa causa
invocada como fundamento del despido, el tribunal declarará
el despido injustificado y resuelto el contrato por culpa del

En busca de la ciudadanía.indb 226 5/10/2016 11:14:45 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 227

patrono y, en consecuencia, condenará a éste último a pagar


al trabajador[…]» (El Caribe, 2 de mayo de 1984).
Segundo, la estrategia de acercar el movimiento sindical al
Gobierno se comenzó a afianzar cuando se daba el segundo
encuentro del Diálogo Tripartito. En el contexto de esas nego-
ciaciones el Senado de la República aprobó de urgencia y en
dos lecturas consecutivas el proyecto de ley que establecía un
aumento de RD$50.0 mensuales para los que ganaban entre
RD$250 y RD$500. De Peña Valdez fue el único que rechazó
el aumento argumentando que demandaban RD$350 mensua-
les, y un reajuste salarial de RD$100.00 hasta los RD$1,000, y
RD$8.0 de salario diario en el campo (El Nuevo Diario, 2 de
mayo de 1985). Pese a esta objeción, la gestión de Jorge Blanco
reivindicaba estar atendiendo a las necesidades de los traba-
jadores.
Mediante estos dos hechos, la administración de Jorge Blanco
adquiría un grado importante de legitimidad en los diálogos
que impulsaba la Iglesia, y lograba persuadir a la mayoría de
las centrales para que siguieran participando en estas actividades.
No hay lugar a dudas que, en cierta forma, estos aconteci-
mientos representaron una pequeña victoria para la gestión
de Jorge Blanco, cuyo partido ya estaba preparándose para las
elecciones de 1986 y necesitaba rescatar la legitimidad que
había sido seriamente cuestionada durante la insurrección
desarmada de 1984. El aumento del salario mínimo no eliminó
las protestas, pero durante 1985 las centrales no convocaron a
una huelga nacional. En el año 1986 se efectuaron elecciones
y, como en ocasiones anteriores, estas sirvieron para desviar la
atención de la opinión pública, por lo que las demandas de
la población se encauzaron a través de ese proceso; mientras
tanto, los Diálogos Tripartitos perdieron su impulso inicial,
aunque en el transcurso de estos se aumentó el salario mínimo
como parte de la estrategia del Gobierno. Aunque no se puede
establecer, concretamente, que el aumento al salario mínimo
fue producto de los diálogos, ese incremento ocurrió cuando

En busca de la ciudadanía.indb 227 5/10/2016 11:14:45 AM


228 Emelio Betances

estos se realizaban, lo que en cierta forma, expresa una


disposición de apertura de la gestión de Jorge Blanco y,
muy probablemente, el ambiente contribuyó para que esto se
hiciera.
La división política en el PRD —Jacobo Majluta, presidente
del Senado de la República, había entorpecido los proyectos
de Jorge Blanco en el Senado y, como consecuencia, no estuvo
dispuesto a apoyar su candidatura para la Presidencia de la Re-
pública— favoreció el retorno de Balaguer. Una vez juramen-
tado, Balaguer empezó una campaña moralista contra Jorge
Blanco en la que se le acusaba de actos de corrupción junto
a altos funcionarios de su gestión. Esta campaña contribuyó
significativamente para entretener a la opinión pública y
acallar las protestas al principio del nuevo mandato de Balaguer
(1986-1990).

El camino a la huelga del 28 de agosto de 1987

La campaña moral de Balaguer contra la corrupción


pudo detener las protestas sociales solo por un período
relativamente corto, porque el presidente no empezaba a
aplicar las políticas económicas anunciadas en la campaña
electoral que lo llevó a la Presidencia. La inflación acababa
con el poder adquisitivo del salario mínimo que se había
aumentado a RD$250 mensuales en 1985. El nuevo mandato
de Balaguer concentró sus inversiones en la construcción
de acueductos, alcantarillado y reparación de calles y carre-
teras, pero descuidó los gastos en educación, salud y otros
servicios públicos. Las cancelaciones que, normalmente se
hacen cuando hay cambios de mandato, acrecentaron las
protestas sindicales y populares. Por ejemplo, en los tres úl-
timos meses de 1986 se produjeron 80 acciones colectivas
de protesta, y en los primeros tres meses de 1987 se hicieron
90 acciones colectivas. El número de estas manifestaciones

En busca de la ciudadanía.indb 228 5/10/2016 11:14:45 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 229

se incrementó entre abril y junio, llegando a 112. (Tejada


et. al. , 1987:4).
Las protestas que se realizaban contra la nueva gestión de
Balaguer eran parte del ciclo de protestas que se venía dando
desde 1978. Entre estas acciones colectivas hubo piquetes, mar-
chas, huelgas, movilizaciones callejeras, recuperaciones de tierra
y ocupaciones de oficinas. Es imposible establecer cuántas
personas participaban en estos hechos porque los medios de
comunicación no presentaban esos cálculos, pero la cantidad
de estos acontecimientos y la visibilidad pública que adqui-
rieron en la prensa, la radio y la televisión les daba un impulso
significativo. La población, aunque no participa directamente,
tiende a identificarse con ese tipo de protesta porque, en rea-
lidad, el pliego de demandas que se levanta usualmente afecta
a la gran mayoría. El cuadro 12 y la gráfica uno ilustran cómo
estas acciones colectivas aumentaron durante la nueva gestión
de Balaguer, alcanzando su máxima expresión en 1988 para
luego empezar a declinar en 1990.
La jerarquía de la Iglesia, consciente del clamor popular y
del aumento de las protestas, el 11 de julio de 1987 expuso su
posición sobre una convocatoria a huela, en un mensaje titulado
«Ante un momento de crisis: serenidad, sensatez, producción».
En su texto la jerarquía puntualizaba que la demanda de los
trabajadores era:

[…] justísimo y se deben hacer rápidamente todos


los reajustes y sacrificios necesarios para atenderle
debidamente. La justicia, sin embargo del reclamo,
no nos debe hacer olvidar la realidad de nuestra dé-
bil economía y en modo alguno se debe proceder
insensatamente […]. Introducir en este justo recla-
mo motivaciones extrañas, personales o políticas,
es corromperlo y dificultarlo. Aprovechar el des-
contento de muchos por otras razones y canalizarlo
hacia una presión violenta sobre este problema es

En busca de la ciudadanía.indb 229 5/10/2016 11:14:45 AM


230 Emelio Betances

distorsionador e inmoral, es jugar con una tragedia


nacional. Toda la nación está de acuerdo con la justicia
del reclamo pero al mismo tiempo rechaza enérgica-
mente una huelga general por improcedente, por
desproporcionada, por sospechosa de otros intereses
y por muy peligrosa innecesariamente. Nosotros la
juzgamos moralmente inadmisible en estos momentos
(CED, 1990:628-630).

Lo significativo de este mensaje es que la Iglesia se aleja de


su papel de mediadora y toma parte en un asunto que la hacía
parecer a favor del Gobierno, pues cuando argumentaba que
la huelga era «improcedente y sospechosa» se ponía del lado
del sector oficial en vez de mantenerse neutral en el conflicto.
La declaración de la jerarquía no fue tomada en cuenta por
las nueve centrales sindicales a medida que hacían sus prepa-
rativos para la huelga. De hecho, la Coordinadora de Organi-
zaciones Sindicales decidió que las condiciones estaban dadas
para convocar a una huelga nacional, y la programaron para el
28 de agosto de 1987. El llamado se hizo el 18 de julio y la exi-
gencia principal fue el aumento al salario mínimo de RD$400
mensuales y reajuste salarial hasta los RD$1,500.
A sabiendas de que el PLD tenía una influencia importante
en la CTM, Balaguer le pidió a Bosch que mediara con las cen-
trales, pero la UGTD rechazó dicha mediación. Bosch explicó
que solo se había reunido con el presidente el 17 de julio para
expresarle que los trabajadores no podían subsistir con un sa-
lario mínimo de RD$250 mensuales. Balaguer buscaba apoyo
por doquiera para evitar la huelga, pero a la vez quería dar la
impresión de ser un demócrata que respetaba el derecho a la
huelga. En efecto, en sus intentos por evitarla llamó a las nueve
centrales existentes y a los empresarios, por separado, a una
reunión en el Palacio Nacional el 23 de agosto, y les propuso
un aumento de RD$25.0 inmediatamente y RD$50.0 a partir
de enero de 1988.

En busca de la ciudadanía.indb 230 5/10/2016 11:14:45 AM


Cuadro 12:
Número acciones colectivas en la República Dominicana

En busca de la ciudadanía.indb 231


1979-1990
Año 1979 1980 1981 1982 1983 1984 1985 1986 1987 1988 1989 1990 Total
No. 17 52 37 65 107 127 218 294 411 505 274 239 2349
% 1 2 2 3 5 5 9 13 18 22 12 10 100
Fuente: Laura Faxas, 2007:235
En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 231

5/10/2016 11:14:45 AM
232 Emelio Betances

En busca de la ciudadanía.indb 232 5/10/2016 11:14:46 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 233

Por su parte, los empresarios propusieron un aumento de


RD$75.0 al salario mínimo, manteniendo su posición de que el
incremento debía ser de RD$150 al mes, o sea, llevar el salario
mínimo a RD$400 y que se hiciera un reajuste entre un 30% y
un 40% a los que ganan hasta RD$1,500 al mes (Tejada et. al.,
1987:13). Los dirigentes sindicales rechazaron la oferta y man-
tuvieron su convocatoria a huelga para el 28 de agosto. Ante la
imposibilidad de evitarla, Balaguer pronunció un discurso el
27 por la noche pidiendo a sus organizadores que la llevaran
a cabo pacíficamente, una promesa que las centrales hicieron
porque sus reivindicaciones eran de carácter económico y no
tenían interés en desestabilizar el Gobierno. Evidentemente,
de esta manera Balaguer dejaba aclarado que él respetaba el
derecho a huelga como una manera de manifestar la oposi-
ción a las políticas del Gobierno.
La huelga paralizó todas las actividades del país y hubo brotes
de violencia tanto en la capital como en el interior. Las 300
organizaciones que convocaron el paro de labores en protesta
por la política económica de Balaguer crearon un gran consenso
nacional que desbordaba al movimiento sindical e incluía a
todos los sectores populares, la clase media, todos fuertemente
afectados por la crisis económica. Contrariamente a la huelga
realizada por las centrales sindicales en 1984, en esta ocasión
los convocantes mostraron al Gobierno que tenían amplio apoyo
en la población. Durante esa jornada de protesta el Ejército
Nacional no estuvo presente para mantener el orden público,
sino que esa tarea le tocó solo a la Policía Nacional, que supo
desempeñar su papel de agente provocador en los barrios de
la zona norte de Santo Domingo, Santiago, y las ciudades más
grandes del interior. En esa ocasión se quemaron neumáticos,
se arrojaron piedras a los vehículos que intentaban circular, se
tiraron bombas de fabricación cacera y se tomaron por asalto
a algunas tiendas. Las bombas lacrimógenas lanzadas por la
Policía Nacional causaron asfixias y crisis cardíacas a algunas
personas. Lamentablemente, los abusos policíacos provocaron

En busca de la ciudadanía.indb 233 5/10/2016 11:14:46 AM


234 Emelio Betances

la muerte de cuatro personas y alrededor de veinte heridos.


Si se piensa en el trauma que causaron las declaraciones y las
exhortaciones de los oponentes a la huelga, esta fue relati-
vamente pacífica.
Luego de concluida la huelga, las centrales trasladaron su
lucha al Congreso Nacional, donde presentaron un proyecto
de ley con su propuesta de aumento salarial, y como parte de
esas actividades marcharon hacia el Palacio Nacional el 14 de
agosto, y el día 25 del mismo mes hicieron un piquete frente
al Congreso Nacional por la puesta en vigencia de una reso-
lución sobre el salario mínimo. El descontento de las fuerzas
gremiales surgió cuando la Secretaría de Estado Trabajo auto-
rizó al Comité Nacional de Salarios (CNS) para que emitiera la
resolución número 2/87, con la que se fijaba el salario mínimo
en RD$350 mensuales para el sector privado, y se disponían
reajustes para el sueldo de los trabajadores del campo. Esta
situación llevó a cuatro centrales a impugnar dicha resolución
hasta su entrada en vigencia, mientras que las otras cinco la
aceptaron. Finalmente, el 22 de septiembre la Cámara de Di-
putados aprobó, en primera la lectura, un aumento de RD$50
en el salario mínimo del sector público (llevado de RD$250
a RD$300 mensuales (Tejada et al., 1987:5-6). Este aumento
estaba por debajo de lo pedido por las centrales y era absolu-
tamente insignificante si se consideraba frente al costo de la
vida, pero fue el resultado de la huelga, dando a entender que
algo se había logrado con este método de lucha.

El retorno al Diálogo Tripartito

La huelga del 28 de agosto de 1987 le dejó entrever al Go-


bierno que era necesario recurrir al Diálogo Tripartito como
una forma de encauzar el descontento nacional, porque la crisis
económica estaba poniendo en peligro la paz social. En este sen-
tido, Balaguer acudía a la misma estrategia de dominación que

En busca de la ciudadanía.indb 234 5/10/2016 11:14:46 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 235

Guzmán y Jorge Blanco aplicaron para atraer a las centrales


de manera subordinada a los proyectos políticos del régimen;
y la Iglesia, consciente del clamor popular, seguía dispuesta
a ofrecer sus buenos oficios de mediación. La huelga del 28
de agosto había demostrado que los sindicatos podían lograr
algunas reivindicaciones a través de la presión política, y que
pudieron desarrollar cierta capacidad de convocatoria. Esto
hizo pensar a los dirigentes de las centrales que los diálogos les
daban la oportunidad de estar en la palestra nacional y así ser
reconocidos como interlocutores válidos por el Estado, los em-
presarios y la Iglesia.
En el curso de los diálogos de mayo de 1988, monseñor
Núñez Collado expresó su satisfacción al decir que el sector
laboral «está demostrando una gran sensatez, un gran espíritu
de apertura, de colaboración en la mesa de las conversaciones»
(Núñez Collado, 1993:83). Estos halagos se hacían en el con-
texto de amplias manifestaciones de protestas encabezadas
por organizaciones barriales, que veían la participación de las
centrales en la concertación como una forma de cooptación y
ponían en duda la validez de los diálogos. Se argumentaba que
las centrales no eran auténticos representantes de los sectores
populares, y se alegaba que los sindicalistas solo representaban
entre 8 %y 10% de los trabajadores.
La Iglesia argumentaba que propiciaba la concertación entre
los sectores organizados, o sea, los empresarios y los sindicatos.
Núñez Collado se preguntaba:

[…] ¿qué es preferible? Conversar con esos, aunque


no representen el universo de la población, pero que
tienen una organización con objetivos claros y con
propósitos orientados, de alguna manera, a proteger
a los más débiles…Estoy consciente de que, a veces,
los líderes sindicales tienen sus problemas, pero lejos
de pensar en que desaparezca el sector organizado,
deberíamos tratar de fortalecer los liderazgos, tanto

En busca de la ciudadanía.indb 235 5/10/2016 11:14:46 AM


236 Emelio Betances

empresarial como sindical, y sobre todo, en el caso de


los sindicatos, procurar que haya un sindicalismo libre
de injerencias políticas partidaristas (sic)…Los líderes
sindicales, en su mayoría, tienen detrás un partido
político, y cuando estos líderes están más pendientes
de los intereses de sus partidos que de los intereses
de sus trabajadores, entonces pierden fuerza moral.
La gente, a veces, no sabe si algunos líderes luchan
en favor de los trabajadores o si, más bien, son ins-
trumentos de los partidos políticos (Núñez Collado,
1993:176).

Las observaciones de Núñez Collado eran muy interesantes


y, en cierta forma, acertaba en su señalamiento sobre la relación
de los sindicatos y los partidos políticos. Sin embargo, obviaba
que, tanto la Iglesia como el Gobierno y los empresarios, es-
taban interesados en integrar a los sindicatos a los planes del
Gobierno de una manera subordinada. Y el fin ulterior de ese
propósito no era más que convertirlos en una especie de aliados
confiables, al tiempo que temían a las organizaciones barriales
porque era muy difícil controlarlas y podían causar desasosiego
social e inestabilidad política. Las críticas que tenía el movi-
miento popular barrial hacia el movimiento sindical se debían
a que ellos no fueron invitados a los Diálogos Tripartidos;
querían participar y, de hecho, deseaban ser reconocidos por
el régimen, pero exigían mantener su carácter de organiza-
ciones autónomas. Su planteamiento las convertía, en cierta
manera, en entidades contenciosas que luchaban por derechos
sociales independientemente de los partidos políticos, el Estado,
la Iglesia y los empresarios. Estas organizaciones no eran bien
vistas por el Estado y la elite socioeconómica, porque retaban
el estatus quo en vez de subordinársele.
En los Diálogos Tripartidos que se hicieron de mayo a agosto
de 1988, los dirigentes sindicales tuvieron la oportunidad de
participar ampliamente, y lograr que una serie de sus objetivos

En busca de la ciudadanía.indb 236 5/10/2016 11:14:46 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 237

fueran reconocidos por sus adversarios. Entre estos acuerdos


se citan una serie de exigencias planteadas por las centrales en
todas sus luchas desde el decenio de los ochenta. Brevemente, el
documento «Diálogo Tripartito Acuerdos», incluía los siguientes
puntos:

• Extender la seguridad social a la familia de los trabajadores.


• Una revisión de la Ley 5911 del impuesto sobre la renta
para beneficiar a los sectores de bajos ingresos.
• Acuerdo sobre salarios mínimos en empresas que se rigen
por el Código de Trabajo.
• La revisión de los artículos 69 (desahucio) y 78 (huelga)
del Código de Trabajo.
• Establecimiento del Diálogo Tripartito donde estén
representadas las tres partes.
• Aumento de la pensión mínima a RD$275.00 mensuales.
• Creación de un Secretariado Permanente bajo la respon-
sabilidad de la Iglesia.
• Estudiar por medio de comisiones tripartitas las medidas
propuestas (Núñez Collado, apéndice, 1993:433-437).

En principio, estos acuerdos empezaban a sentar las bases


para el verdadero reconocimiento de los derechos ciudadanos
de los trabajadores. Los pactos eran limitados pues solo
incorporaban a las personas que trabajaban en la economía
formal, y esto fue obviamente mal visto por las organizaciones
que componían al movimiento popular barrial. De hecho, los
acuerdos llevaron a que estas organizaciones se separaran aún
más del movimiento sindical, al pensar que este había sido
conquistado por el Gobierno. Sin embargo, el hecho de que
el Gobierno no hiciera su parte para aplicar los acuerdos creó
un sentido de frustración entre los sindicatos, los empresarios
y la misma Iglesia. Mientras tanto, el presidente Balaguer pro-
cedió a utilizar mecanismos de negociación personal y negaba

En busca de la ciudadanía.indb 237 5/10/2016 11:14:46 AM


238 Emelio Betances

haber llegado a ningún acuerdo que lo obligara a cumplir con


los pactos. Ante las crecientes críticas porque su gestión había
violado los convenios, Balaguer dijo lo siguiente:

[…] tengo interés en precisar que no creo que los


acuerdos del Diálogo Tripartito hayan sido violados
por el gobierno. El gobierno, hasta donde yo sé, no
se comprometió, por mi intermediación personal,
absolutamente a nada. No he hecho ninguna clase de
compromiso. Los compromisos que hizo el gobierno
se cumplieron […]. Por consiguiente, hemos cumplido
el compromiso al que habíamos llegado en el curso
del Diálogo Tripartito, en la medida de nuestras posi-
bilidades (Citado en Faxas, 2007:287).

Las palabras del jefe de Estado revelaban que los Diálogos


Tripartitos no tenían éxito porque uno de los actores era juez
y parte, y parecía utilizarlos a su conveniencia política y no
de una manera que contribuyera a la consolidación del Es-
tado de derecho y, consecuentemente, a la construcción de
los derechos de los trabajadores y de todos los ciudadanos. En
pocas palabras, los dirigentes sindicales veían su papel en los
diálogos como la voz de todos los asalariados, por lo cual se le
considera aquí como sector forjador de la ciudadanía social.
En el verano de 1989, la Iglesia intentó rescatar el referido
esquema de negociación, pero esta vez sin la presencia del Go-
bierno. Los empresarios y las centrales se reunieron de nuevo,
e incluso, la Asociación de Empresarios de Herrera propuso
que se invitara a las organizaciones populares barriales a los
diálogos para que estos fueran más representativos. Sin embargo,
el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, arzobispo de
Santo Domingo, seguía desconfiando de estas organizaciones
y no estuvo de acuerdo en que se les invitara. Vale la pena men-
cionar que las centrales tampoco apoyaron la propuesta de los

En busca de la ciudadanía.indb 238 5/10/2016 11:14:46 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 239

empresarios de Herrera, lo cual revela que había una división


entre esos dos sectores de los movimientos sociales.
Mientras tanto, los empresarios y las centrales se centraron
en las negociaciones sobre el salario mínimo y la seguridad
social. Pero estos eran problemas que no se podían resolver al
margen del Estado, por lo que ese Diálogo Bipartito no tuvo
buenos resultados. En el ínterin, Balaguer subió los precios del
petróleo y sus derivados, lo cual llevó de una manera casi automá-
tica a un alza generalizada del costo de la vida (Faxas, 2007:296-
297). El aumento de la gasolina empeoró la situación de los
servicios públicos, y el sistema eléctrico casi se desplomó mien-
tras el Gobierno le echaba la culpa de todo a Sitracode pues, al
parecer, quería privatizar la Corporación Dominicana de Elec-
tricidad (CDE). Las protestas populares se esparcían por todo el
territorio nacional, al tiempo que las centrales se enfocaban en
cuestiones salariales con los empresarios. Balaguer entendía
que, el pliego de peticiones de las organizaciones populares y
sindicales, debía ser adoptado como programa político de los
partidos que terciarían en las elecciones de 1990.

Las elecciones presidenciales y las reformas económicas y


sociales

Nuevamente se buscaba canalizar el descontento social a través


de las elecciones como se había hecho en los períodos electo-
rales anteriores. A medida que se aproximaban las elecciones
presidenciales, el PRD seguía dividido entre las tendencias
encabezadas por Peña Gómez, Majluta y Jorge Blanco. En lo
que concierne al PLD, este se aprovechaba de la situación para
convertirse en la segunda fuerza política de la nación. Aunque
el PLD no se propuso como partido populista que procuraba
llenar el vacío dejado por el PRD, a los ojos de la población era
la vía más adecuada para quitar a Balaguer del poder.

En busca de la ciudadanía.indb 239 5/10/2016 11:14:46 AM


240 Emelio Betances

El PLD había sido un crítico acérrimo de la política econó-


mica de Balaguer y, en particular, atacaba la emisión de dinero
«inorgánico» para financiar la construcción de grandes obras
públicas. Además, la emisión de dinero «inorgánico» provocaba
una inflación muy elevada, lo que causaba resentimiento, pues
el poder adquisitivo disminuía al tiempo que los salarios se
mantenían estáticos, y ese era uno de los grandes temas de los
Diálogos Tripartitos. Esta era una reivindicación de los grupos
sindicales, populares y barriales, y por esto el PLD tenía amplio
apoyo en la población.
Cuando se celebraron los comicios, la Junta Central Electoral
(JCE) declaró ganador a Balaguer por menos del uno por ciento
de los votos. El PLD rechazó los resultados y convocó a una
revisión del proceso, pues creía que Bosch, su candidato, había
ganado las elecciones. Luego de muchas presiones políticas, la
JCE accedió a investigar los alegatos de fraude del PLD, pero
dos meses después emitió un boletín donde daba a Balaguer
como ganador. El candidato del PLD llamó a movilizaciones
para denunciar el fraude electoral, pero finalmente tuvo que
aceptar los resultados emitidos por el tribunal electoral.
Balaguer sabía que las elecciones fueron controvertidas y
que ganar por menos del uno por ciento lo ponía en una si-
tuación realmente delicada. Eso explica por qué invitó a las
fuerzas vivas de la nación a celebrar un Pacto de Solidaridad
Económica para modificar la política económica que había
ejecutado durante su gestión.
El documento del Pacto fue firmado el 8 de agosto de 1990
por el presidente Balaguer, Luis Augusto Ginebra Hernández,
presidente del Consejo Nacional de Hombres de Empresas,
monseñor Núñez Collado, por la Iglesia, representantes del
sector laboral y algunas asociaciones comunitarias. También
lo firmaron Luis Toral, gobernador del Banco Central, y otros
miembros del gabinete gubernamental. Entre los puntos claves
del Pacto se incluían la liberación de los precios y apertura

En busca de la ciudadanía.indb 240 5/10/2016 11:14:46 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 241

económica, reforma tributaria y administrativa, política mone-


taria coherente, alto definitivo a la emisión de dinero «inorgá-
nico», tasa de cambio única y aumento de salarios, aplicación
de un sistema de pensiones y de desarrollo de programas cen-
trados en los segmentos más pobres de la población. El sector
empresarial se comprometió a contribuir con la restauración y
perfeccionamiento del sistema de reintegro de divisas y con la
reducción de la inflación. Algunos dirigentes del sector laboral
se comprometieron a mantener la armonía obrero-patronal
consecuente con las demandas nacionales (Núñez Collado,
apéndice, 1993:439-443).
El Gobierno había invitado a los dirigentes del movimiento
sindical y de los grupos populares a la discusión y firma del
Pacto de Solidaridad Económica, pero las centrales sindicales
realmente no estaban preparadas para entrar en discusión con
el Gobierno y su Pacto de Solidaridad. La mayor parte de sus
dirigentes se dividieron durante las discusiones que se reali-
zaron para analizar la propuesta gubernamental, razón por la
cual su participación fue muy limitada porque la mayoría no
asistió.
Cuando se firma el Pacto de Solidaridad las centrales estaban
enfocadas en concluir un proceso de fusión que se había ini-
ciado el primero de mayo de 1990. Como resultado de estas
conversaciones, se creó la Central de Trabajadores Unitaria
(CTU) en la cual se unificarían la CTC, la CTM y la CUT. En
una entrevista con Víctor Eddy Ruiz Burgos, Marmolejos ex-
presó que «la fusión de la CTU se dio en principio a nivel de la
dirección. En los estatutos de la CTU quedó consagrado que
en un plazo de 10 meses se produciría la fusión de todas las
estructuras medias, de todos los sindicatos de base hasta con-
solidar una federación por área, o por provincia, así como un
sindicato por empresa» (Ruiz Burgos, 1992:55). En la práctica,
la CTU no era más que un proyecto de sus dirigentes, el cual
era impulsado por los partidos a los que ellos estaban afiliados.

En busca de la ciudadanía.indb 241 5/10/2016 11:14:46 AM


242 Emelio Betances

Sin embargo, las centrales afiliadas con la nueva CTU actuaron


juntas cuando rechazaron el Pacto de Solidaridad Económica
como también lo hicieron la CGT y la UGTD. Estas centrales
argumentaban que el Gobierno había incumplido los acuer-
dos del Diálogo Tripartito de 1988 y no estaban seguras de
que esta vez no ocurriría lo mismo; no querían ser utilizadas
por el Gobierno para legitimar sus posiciones. Sin embargo,
un sector de las organizaciones laborales, profesionales, y de
servicio, seducido por el poder, estuvo dispuesto a llegar a un
entendimiento con el Gobierno. La participación de este sector
produjo una escisión del movimiento sindical y contribuyó,
una vez más, para que el Gobierno pudiera salir adelante y
reivindicar que tenía apoyo del movimiento laboral. Los re-
presentantes de las principales organizaciones del movimiento
popular, barrial y urbano asistieron a la firma del Pacto, pero
solo en calidad de observadores. Pero algunas organizaciones
como Fenatrado siempre estuvieron dispuestas a apoyar el
diálogo con el Gobierno mucho antes de que se discutiera el
Pacto (Faxas, 2007:306-307). Es válido recordar que Fenatrado
no era un sindicato en la forma tradicional, pues aunque tenía
entre sus miembros a humildes choferes, también a los propie-
tarios de camiones del transporte; no se trataba de sindicatos
en el sentido estricto de la palabra y esto, de cierta manera,
explica por qué sus dirigentes estuvieron dispuestos a respaldar
el Pacto.
La desconfianza de las centrales en el Gobierno se hizo sentir
inmediatamente después de la firma del Pacto y, esta vez, todas
se unieron para repudiar la política económica. Al mismo
tiempo, las organizaciones populares y barriales coincidieron
con las centrales al convocar una huelga para los días 13 y
14 de agosto de 1990, justo antes de la toma de posesión del
presidente entrante, el 16 de agosto. El paro de labores tenía
como objetivo protestar por las medidas de corte neoliberal
que implicaban la aplicación del Pacto de Solidaridad Econó-
mica. El pliego de reclamaciones incluía la armonización del

En busca de la ciudadanía.indb 242 5/10/2016 11:14:46 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 243

salario mínimo entre el sector privado y público, y su aumento


en 150%, escala móvil de salarios automáticamente revaluada
cada tres meses a causa de la inflación, cese de la emisión de
dinero «inorgánico», libertad sindical, entre otros.
Nuevamente, Balaguer anunció que respetaba el derecho a
huelga siempre y cuando fuera pacífica. Sin embargo, se pre-
paró para reprimir cualquiera acto que las fuerzas del orden
consideraran que atentaba contra la paz pública. La huelga
paralizó el país y de esta manera envió un mensaje al Gobierno
de que había insatisfacción en la población por la aplicación
de la nueva política económica. En comparación con protestas
anteriores, las acciones de la Policía Nacional fueron suma-
mente represivas, dejando un saldo de catorce muertos y cientos
de arrestados. En principio, el Gobierno ignoró las exigencias
de los organizadores de la huelga, pero dio marcha atrás cuando
las centrales y las organizaciones populares barriales organi-
zaron otro paro para los días 10, 11 y 12 de septiembre de 1990.
Jacinto de los Santos, de la CTC, Francisco Antonio Santos, de
la CGT y Efraín Sánchez Soriano (Pocholo), de la CUT, dijeron
que no volverían a reunirse con el presidente si no se revocaba
el Pacto de Solidaridad Económica. A pesar de esas declaracio-
nes, los demás dirigentes asistieron a varias reuniones con el
mandatario, con el que llegaron a un acuerdo que firmaron el
9 de septiembre de 1990, evitándose así la huelga que se había
convocado. El documento de los «Acuerdos entre el Gobierno
de la República y los representantes de los sectores laborales
organizados y de agrupaciones comunitarias» reiteraba varios
de los puntos que se discutieron en los Diálogos Tripartitos.
Estos son algunos de los puntos más importantes:

• Los trabajadores que perciban salarios de hasta tres mil


pesos mensuales serán exonerados del pago de impuestos
sobre la renta.
• El Gobierno respaldará en el seno del Congreso Nacional
el proyecto de ley ampliando el seguro social a las esposas

En busca de la ciudadanía.indb 243 5/10/2016 11:14:46 AM


244 Emelio Betances

e hijos de los asegurados, medida que deberá entrar en


vigor el primero de enero de 1991.
• Se auspiciará la creación de un sistema cooperativo de
servicios múltiples para abaratar los productos de primera
necesidad.
• Se creará una comisión destinada a diseñar una política
del transporte público.
• El Poder Ejecutivo apoyará las iniciativas del sector laboral
para la modificación de los artículos 69 y 78 del Código
Laboral.
• En cuanto al recambio cambiario, contribución destinada
al pago de la deuda externa de la República, el Gobierno
acepta reducirlo en 15%.
• Respecto del caso de Sitracode, el Gobierno mantiene en
la condición de suspendidos a los trabajadores afectados
por el conflicto vigente en la CDE y se designará una co-
misión, integrada por la CDE, el sindicato, el Gobierno y un
delegado de la Iglesia para que evalúen la situación y rindan
un informe.
• El presente acuerdo tiene como efecto la suspensión de
la huelga para los días 10, 11 y 12 de septiembre (Núñez
Collado, Apéndice, 1993:445-449).

La firma de este acuerdo muestra que había un sector del


movimiento sindical que estaba dispuesto a negociar pactos
con el Gobierno, y otro sector crítico que no creía en las pro-
mesas del presidente aunque se las diera por escrito. Quizás
estos últimos tenían razón, pues la mayoría de estos acuerdos
fueron nuevamente ignorados por Balaguer. La exención de
impuestos a los salarios eventualmente se cumplió, pero el
proyecto de ley sobre seguridad social se quedó engavetado.
La modificación de los artículos 69 y 78 del Código de Trabajo
no se realizó y, como se verá más adelante, solo se obtuvo por
la presión de la OIT y AFL/CIO. En general, el convenio solo
sirvió para que el presidente ganara tiempo en una situación

En busca de la ciudadanía.indb 244 5/10/2016 11:14:46 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 245

de crisis económica y social que ponía su gestión en peligro.


Finalmente, la firma del acuerdo también tuvo como resultado
la profundización de la división entre el sector laboral y el
movimiento popular barrial, cuyos dirigentes ya veían difícil
que sus organizaciones pudieran actuar conjuntamente con
las centrales en sus acciones colectivas.
La fragmentación de esas relaciones se hizo evidente tanto en
el movimiento sindical como en el popular cuando en octu-
bre tres grupos distintos llamaron a huelga, aunque los unían
propósitos similares. Inicialmente la CASC y la CNTD se inte-
graron a la Coordinadora Sindical, donde también estaban la
CTI, la CTP, y la UGTD, las cuales convocaron a una huelga
por 72 horas para el 19 de noviembre porque Balaguer no había
cumplido con los acuerdos del 9 de septiembre; y por su lado
el Colectivo de Organizaciones Populares, dirigido por Ramón
Almánzar, lo hacía por cinco días para forzar el presidente a
renunciar. Virtudes Álvarez, del Consejo de Unidad Popular,
propuso un paro de cinco días que igualmente se iniciaría
el 19 de noviembre, también en demanda de la renuncia del
mandatario. Estos tres sectores no lograban ponerse de acuerdo
sobre sus exigencias. El llamado a la renuncia del presi-
dente hizo que la CASC, la CNTD y la UGTD se retiraran de la
convocatoria. De hecho, Del Río Doñé, de la CASC, Mariano
Negrón, de la CNTD, y Juan Pablo Gómez, de la UGTD, se
reunieron con Balaguer y le dijeron que ellos no estaban de
acuerdo con la huelga porque tenía un carácter político (Del
Río Doñé y Negrón Tejada, entrevistas, 2010). Luego, en un
discurso antes de la huelga, Balaguer diría que «los tres no
debe ser considerados como tres sindicalistas, sino como tres
patriotas» (El Nacional, 16 de noviembre de 1990). Sin embargo,
a los ojos del movimiento popular barrial, y de un sector del
movimiento sindical agrupado en la CTU, estos dirigentes
eran traidores a las causas de los trabajadores. En todo caso,
la salida de estas centrales de la Coordinadora Sindical que
convocaba la huelga debilitó al sector laboral, pero no impidió

En busca de la ciudadanía.indb 245 5/10/2016 11:14:46 AM


246 Emelio Betances

que se realizara. Sin embargo, al igual que con las protestas


anteriores, el Gobierno ignoró sus demandas, pero no dejó de
desplegar a la Policía Nacional en todo el país, supuestamente,
para prevenir desordenes.
Los diálogos tripartitos y las huelgas llevadas a cabo en el
curso de los ochenta y principio de los noventa revelan cómo
las centrales participaron en la estrategia del Estado para inte-
grarlas a sus proyectos políticos. Sin embargo, la profundización
de la transferencia de las facultades del Estado a las agencias
multilaterales, para tomar decisiones claves en materia de po-
lítica económica y social, impidió que Balaguer pudiera hacer
concesiones a las centrales y al movimiento popular barrial,
socavando así la ampliación de los derechos sociales de la ciu-
dadanía. Al mismo tiempo que se hacía esta transferencia, el
régimen preparaba las instituciones económicas del Estado
(reforma hacendaria, impositiva, bancaria, etc.) para privatizar
las empresas estatales (electricidad, puertos, sector azucarero,
entre otras). La aplicación de estas reformas profundizaría la
debilidad del movimiento sindical que, si pudo conseguir la
reforma laboral de 1992, se debió a la presión internacional
de la AFL-CIO y la OIT. No obstante estas limitantes, no se
puede obviar que por el proceso de los Diálogos Tripartitos y
las huelgas de los ochenta, los dirigentes sindicales llegaron
a ser reconocidos como interlocutores válidos por los empre-
sarios, la Iglesia y el Gobierno, mientras los representantes
del movimiento popular barrial quedaron marginados. En su
participación en los Diálogos Tripartitos, los dirigentes sindi-
cales lograron poner en la palestra nacional los derechos de
los trabajadores y de todos los ciudadanos, y aunque sus logros
fueron limitados, de esta manera hicieron un aporte a la cons-
trucción de la ciudadanía social para todo el mundo. En pocas
palabras, el proceso mostró que las luchas de las centrales sin-
dicales estuvieron entre aquellos que marcaron la pauta en el
proceso de democratización que se vivió esos años.

En busca de la ciudadanía.indb 246 5/10/2016 11:14:46 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 247

Las reformas del Código de Trabajo

El proceso de negociación en torno a las reformas al Código


de Trabajo se convirtió en uno de los proyectos principales de
las centrales obreras. Estas reformas incluían, entre otras, la
libertad sindical, los contratos colectivos de trabajo, la confir-
mación de prestaciones sociales, y eliminar el desahucio. En
suma, se procuraba que se hiciera una revisión completa del
Código y que se pusiera a tono con los principios de una so-
ciedad democrática. Las negociaciones fueron mediadas por
la Iglesia y significaron un triunfo para el Diálogo Tripartito.
Las conversaciones se realizaron durante todo 1991 y parte
de 1992, y las reformas fueron aprobadas por el Congreso
Nacional el 25 de mayo de 1992. Las discusiones entre em-
presarios, centrales y Gobierno se realizaron mientras el país
vivía una gran ola de huelgas convocadas por asociaciones de
profesionales (profesores, médicos, enfermeras, ingenieros
agrónomos) y por el Colectivo de Organizaciones Populares y
el Consejo de Unidad Popular. Todas estas manifestaciones se
hacían en demanda de mejoras salariales y tuvieron un gran
impacto en la sociedad. Por ejemplo, la huelga de profesores
duró 90 días y la de los médicos 112 días. El Colectivo de Orga-
nizaciones Populares asumió una actitud vanguardista, lo cual
lo hizo entrar en conflicto con el Consejo de Unidad Popular
respecto a la estrategia del movimiento popular y las centrales
sindicales.
Las centrales entraron de lleno en las negociaciones en un
ambiente en el que estaban seriamente debilitadas. El Gobierno
no había atendido sus reivindicaciones y, por el contrario, aceptó
las condiciones del FMI y anunció, el 30 de junio de 1991,
después de empezar a aplicar las reformas del Pacto de Solida-
ridad Económica, que se había llegado a un acuerdo con dicha
entidad. Las centrales convocaron a una huelga para el 29 de
julio exigiendo una ruptura con el FMI, aumentos de salarios,
y respeto a la libertad sindical, pero no tuvo éxito ese llamado

En busca de la ciudadanía.indb 247 5/10/2016 11:14:46 AM


248 Emelio Betances

al igual que las convocatorias de los movimientos populares


barriales. Eso se debió a que el Gobierno ya había firmado con
el FMI, y porque la población parecía estar cansada de huelgas
que no alcanzaban ninguno de sus objetivos. El fracaso de esta
huelga incidió significativamente en la desmovilización de las
fuerzas que protestaban contra las negociaciones con el FMI.
En febrero de 1991, el Gobierno le propuso a las centrales
y a los empresarios que se iniciaran los diálogos respecto a un
anteproyecto de ley que había sido comisionado a tres expertos
en derecho laboral: Lupo Hernández Rueda, Rafael Albur-
querque y Milton Ray Guevara. Monseñor Núñez Collado se
convirtió, nuevamente, en el personaje clave de las negocia-
ciones y procuró calmar los ánimos tanto de los empresarios
como de los trabajadores. Diversos empresarios argumentaban
que la aplicación de las nuevas reformas laborales ahuyentaría
a los inversionistas extranjeros y traería graves problemas para
la economía nacional. Los empresarios de zonas francas eran
los que más se oponían a estas reformas, pero también los había
en el sector turístico e industrial.
En el curso de los debates sobre las reformas laborales,
Alburquerque, quien era secretario de Estado de Trabajo y
participaba a nombre del Gobierno, advirtió que si el país se
presentaba ante la próxima conferencia de la OIT sin aprobar
el nuevo código corría el riesgo de que se introdujera una re-
solución en su contra, que podría ser utilizada para que le sean
suspendidos los beneficios de la Iniciativa para la Cuenca del
Caribe (ICC). Según Alburquerque, una resolución de este
tipo sería suficiente para que AFL-CIO y la ONG estadouni-
dense Américas Watch pudieran argumentar que al país le
sean eliminados los beneficios del Sistema Generalizado de
Preferencias Arancelarias, por parte del Congreso de Estados
Unidos. Recordó que en tiempos recientes «se reconocieron
los esfuerzos hechos por el gobierno dominicano para mejorar
los derechos de los trabajadores pero al mismo tiempo se instó

En busca de la ciudadanía.indb 248 5/10/2016 11:14:46 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 249

a que se aprobara lo más pronto posible un nuevo código de


trabajo» (Sánchez, Hoy, 22 de abril de 1992).
En contraste con los acuerdos tripartitos de mayo 1988 y
los pactos entre el Gobierno y las centrales en septiembre de
1990, esta vez el Gobierno y los empresarios estaban contra la
espada y la pared: tenían la presión local e internacional para
concertar con las centrales sobre la modificación del Código
de Trabajo conforme a las normas de la OIT, y fueron estas
presiones las que le forzaron a aceptar la reforma laboral. Sin
dudas, en esta ocasión las centrales tenían un aliado político
fuerte en la AFL-CIO estadounidense, y la OIT, que le permitiría,
por primera vez en su historia, torcerles el brazo al Gobierno
y a los empresarios para que les concedieran los derechos por
los cuales luchaban. Los puntos nodales del nuevo Código de
Trabajo aprobados por el Congreso el 25 de mayo de 1992
fueron los siguientes:

1.          El nuevo Código reconoce el fuero sindical y se consagra


la libertad sindical. Esto indica que el empleador no podrá
ejercer el derecho del desahucio en contra del trabajador,
y se garantiza la defensa del interés colectivo y la autonomía
de la clase trabajadora para el ejercicio de las funciones
sindicales.
2.          Se permite que en una misma empresa puedan existir varios
pactos colectivos de condiciones de trabajo.
3.          El sindicato de trabajadores podrá representar los intereses
profesionales de todos los trabajadores de la empresa,
siempre que el mismo cuente entre sus miembros, con la
mayoría absoluta de los trabajadores (51%).
4.         El empleador no podrá hacer uso de su derecho de desahucio
durante el tiempo que se ha garantizado al trabajador que
se usará su servicio.
5.          Los sindicatos de trabajadores solo necesitarán de un 51%
para la aprobación de una huelga, al tiempo que un con-
flicto de derecho podría constituir una justa causa para

En busca de la ciudadanía.indb 249 5/10/2016 11:14:46 AM


250 Emelio Betances

hacer una huelga. Se suprimió el artículo que declaraba


ilegales las huelgas que tenían por fundamento causas po-
líticas o de solidaridad.
6.           Se exige que el despido por el hecho de embarazo o en los
seis meses después del parto, debe ser sometido al Depar-
tamento de Trabajo.
7.         El empleador debe dar formación profesional obligatoria
y gratuita al trabajador.
8.           A partir de los cinco meses de trabajo continuo, el trabaja-
dor tiene derecho a unas vacaciones.
9.           Se aumentó el valor de las horas extras.
10. Las empresas que tengan más de 75 trabajadores están
obligadas a establecer un seguro de jubilación.
11. El salario de navidad no estará sujeto al pago de impuestos
(Ramírez Lamarche, Listín Diario, 5 de julio de 1992; Con-
greso Nacional, 1992).

Aunque la aprobación del nuevo Código de Trabajo implicó


grandes esfuerzos y disponibilidad de los empresarios para
hacer concesiones, Joaquín Luciano, experto en derecho
laboral, señaló que fueron pocas las conquistas en materia
económica, sobre todo expresadas en el auxilio de cesantía, y
que las vacaciones se mantienen como en el Código Trujillo de
Trabajo. Asimismo calificó como un error en el Código que los
tribunales laborales solo funcionaran en Santo Domingo y San-
tiago, al tiempo de resaltar que esa legislación debería tener
la obligatoriedad de un plan de pensiones y jubilaciones para
todos los trabajadores. En relación al alcance de las reformas
laborales, Julio Aníbal Suárez, experto en derecho laboral,
reconoció que el Código de Trabajo «tiene fallas, pero que las
ventajas que representa para los trabajadores no es más de lo
que el movimiento sindical puede lograr» (De León, Hoy, 1 de
agosto de 1992; Tejada Gómez, El Siglo, 21 de agosto de 1992).
Las palabras de Suárez son muy significativas porque las
centrales no tenían aliados políticos fuertes en la sociedad

En busca de la ciudadanía.indb 250 5/10/2016 11:14:46 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 251

dominicana, y hasta ese momento ningún presidente había


propiciado cambios importantes al Código Trujillo de Tra-
bajo. En casi todas sus huelgas, las centrales planteaban que
la Constitución de la República reconocía la libertad sindical
y el derecho a huelga, pero que este no era efectivo. La apro-
bación del nuevo Código de Trabajo le presentaba otro reto al
movimiento sindical: conseguir que el Estado, por medio de
la Secretaría de Estado de Trabajo, hiciera cumplir el imperio
de la ley.

Los nuevos retos del movimiento sindical

La aprobación del nuevo Código de Trabajo cerró una etapa


de lucha y abrió una nueva que traería desafíos tan grandes
como la anterior. En esta sección se analizan los nuevos retos
que enfrentó el movimiento sindical en el decenio de los no-
venta y principios del siglo xxi. Entre los puntos fundamentales
de esta la lucha se citan la puesta en vigencia del Código en
todo el país, el establecimiento de los tribunales de trabajo, la
seguridad social, los aumentos salariales y los nuevos intentos
por crear el CNUS.
La nueva etapa que se inicia con la aprobación del Código
de Trabajo coincide con el descenso de los movimientos po-
pulares que se produjo durante el decenio de los ochenta. La
huelga,como método de presión política, se había desgastado
y las centrales se veían en la necesidad de encauzar sus luchas
por otros caminos. Peor aún, pese a sus luchas en los ochenta y
principios de los noventa, el número de trabajadores organizados
en sindicatos seguía siendo muy pequeño: recuérdese que en
1985 solo había 1,380 sindicatos registrados en la Secretaría
de Estado Trabajo y de estos solo 966 funcionaban. Es notable
que 343 (24.85%) de estos eran sindicatos de empresas, 414
no estaban activos y 862 eran sindicatos de oficio o profesión
(Pérez, 1986:16).

En busca de la ciudadanía.indb 251 5/10/2016 11:14:46 AM


252 Emelio Betances

Este panorama no había cambiado sustancialmente en 1992.


Ese año había 2,306 sindicatos registrados en la Secretaría de
Estado de Trabajo y, de estos, 526 eran de empresas, o sea
22.8%. Sin embargo, en ese momento, la Secretaría de Trabajo
y las centrales todavía no establecían cuántos de los sindicatos
de empresa estaban vigentes. No se debe perder de vista que
de los 2,326 sindicatos inscritos en 1992, 936 eran de oficio o
profesión y, de los restantes, diez eran de entidades públicas y
834 de trabajadores independientes, especialmente choferes y
billeteros (Alburquerque, La Noticia, 8 de diciembre de 1992).
En ese momento, se calculaba que la tasa de sindicalización en
el país no pasaba de 12% de la PEA.
Sin embargo, a partir de esa cifra no se puede estimar el poder
efectivo de las centrales, pues su presencia en la vida política
nacional era muy significativa. Estas eran reconocidas por el
Estado, los empresarios y la Iglesia como las principales repre-
sentantes de la clase trabajadora y, en cierta medida, eran una
expresión de la opinión pública que se debía tomar en cuenta.
Más aun, las centrales eran y, siguen siendo hoy día, (Enero
de 2016) las únicas reconocidas para negociar aumentos de
salarios en todo el país. No obstante el poder reconocido a las
centrales, estas organizaciones no tienen una base sindical só-
lida, y esto limitó de una manera sustancial su capacidad para
presionar de modo que se instalaran los tribunales de trabajo
debidamente y a tiempo. Asimismo, la falta de solidez institu-
cional de las centrales no le permitió influir adecuadamente
para que el Gobierno pusiera en vigencia la seguridad social
que se acordó en los Diálogos Tripartitos. Nuevamente, la de-
bilidad institucional del movimiento sindical tiene un impacto
negativo en la lucha por la ciudadanía social, porque dicho
movimiento era una de las columnas que la sostenían y la
siguen sosteniendo.

En busca de la ciudadanía.indb 252 5/10/2016 11:14:46 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 253

La sindicalización en las zonas francas


y la persistencia de las presiones internacionales

La reivindicación de la libertad sindical en las zonas francas


fue uno de los elementos claves en la lucha de los noventa,
pues quedó demostrado nuevamente que, sin la presión in-
ternacional, las conquistas de los trabajadores tendían a ser
infructuosas. El Estado empezó a promover las zonas francas
en el país a fines de los años sesenta como una forma de atraer
inversión extranjera, y al mismo tiempo se anunciaba que a
través de estas se crearían grandes cantidades de empleos que
tanto se necesitaba en un país con altas tasas de desocupación.
Pese a la creación por parte del Estado de un marco jurídico
favorable, no fue hasta a la década de 1980 cuando las zonas
francas se expandieron de una forma significativa. Las firmas
que las operaban eran principalmente extranjeras y estaban
reguladas por la Ley 299 (Ley de Incentivo y Protección In-
dustrial), utilizaban materias primas importadas, gozando de
exenciones de impuestos y de un amplio sistema de incentivos
fiscales. En 1985 había 132 empresas de ese tipo, y para 1989
esta cifra se había duplicado. Las exportaciones de esas empresas
manufactureras se incrementaron rápidamente, subiendo de
3% del total exportado en 1980 a 36.44% en 1988. En 1991,
el número de compañías que se instalaba en las zonas francas
llegó a 362, 194 de las cuales se dedicaba a la manufactura
de textiles (Santana, 1994:26-27). Otras, en menor porcentaje,
se dedicaban a la electrónica, fabricación de calzado, abrigos,
joyas, cigarros, etcétera.
El Estado presentaba a las zonas francas como un éxito de su
política para atraer el capital extranjero y crear fuentes de em-
pleos. El número de trabajadores empleados en estas aumentó
de 20,000 en 1980 a 182,000 en 1997 (Safa, 1999:2). La mayor
parte de estos trabajadores eran mujeres jóvenes que se inser-
taban en el mundo del trabajo, fuera de la casa, por primera

En busca de la ciudadanía.indb 253 5/10/2016 11:14:46 AM


254 Emelio Betances

vez en su vida. Si bien el trabajo en las zonas francas era más


atractivo que laborar en una casa de familia, los salarios que allí
se pagaban no alcanzaban para reproducirse social y humana-
mente. En 1993, el salario mínimo legal en esas empresas era
de RD$1,444.00 mensuales y si dividimos esa cantidad entre
196.6 horas del mes, da una tarifa de 48 centavos de dólar por
hora, y no 72 centavos como decían los defensores de las zonas
francas. Si se realizaba un aumento de salario de 50%, como lo
pedían las centrales en ese momento, se llevaría el nivel a 72
centavos la hora. En agosto de 1993, Luis Vargas, economista
y asesor de las centrales, señaló que el problema era que «han
pasado diez años y todavía esos parques industriales no han
buscado la manera de aumentar el valor de producción por
trabajador. La estrategia que se utiliza, entonces, es bajar el sa-
lario de una manera escandalosa» (Hoy, 2 de agosto de 1993).
La cuestión salarial era tan solo uno de los problemas que
preocupaban a los líderes de las centrales. Las empresas que
se instalaron en los parques industriales todavía no permitían
la libertad sindical pese a que en 1992 se había aprobado en el
Código de Trabajo. Los intentos de las centrales para organizar
sindicatos fracasaron en todas las empresas de zonas francas,
lo que se denunciaba ante la OIT en Ginebra, Suiza. Además,
las centrales tenían el respaldo de la AFL-CI0, del AIFLD y
Américas Watch, las cuales seguían pidiendo al Gobierno de
Estados Unidos que retirara los beneficios que recibía la Re-
pública Dominicana a través del Sistema Generalizado de
Preferencias y la Iniciativa para la Cuenca del Caribe.
Estas denuncias preocupaban al Gobierno dominicano y a
las empresas. Producto de estas presiones fue que en septiem-
bre de 1992 se firmó el Pacto San José de las Matas (así nom-
brado por el lugar en que se acordó) entre las centrales y los
empresarios de las zonas francas. Este pacto «prohíbe a los tra-
bajadores a hacer reclamaciones económicas durante un plazo
de seis meses y cualquier divergencia sería solucionada por una

En busca de la ciudadanía.indb 254 5/10/2016 11:14:46 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 255

comisión paritaria que estaría formada por seis representantes


de los trabajadores e igual número de representantes las zonas
francas industriales» (Torres, El Nacional, 29 de septiembre de
1992). A cambio de esta concesión los empresarios permiti-
rían la libertad sindical como lo manda el Código Laboral. Sin
embargo, este acuerdo no fue respetado por los empresarios y
la Secretaría de Estado de Trabajo no tuvo el poder suficiente
para asegurarse que la ley se cumpliera. En agosto de 1993, las
centrales publicaron un comunicado donde denunciaban que
de 98 sindicatos constituidos en esas empresas en todo el terri-
torio nacional «ni uno solo ha podido firmar (un) Pacto Co-
lectivo de Condiciones de Trabajo, porque sus directivas han
sido canceladas en violación a los artículos 389, 390, 391, 392,
393, 394 del Código de Trabajo» (Comunicado de las centrales
sindicales, El Nacional, 4 de agosto de 1993).
El respeto a la libertad sindical y la mejora en las condicio-
nes de seguridad para los trabajadores de estas empresas siguió
siendo la manzana de la discordia, pero a finales de 1994 la
CNTD, la que tenía los contactos con las confederaciones esta-
dounidenses, empezó a reconocer que se estaban produciendo
cambios porque se firmaron dos convenios colectivos de trabajo
y seis acuerdos. Esto llevó a Mariano Negrón, secretario ge-
neral de dicha confederación, a pensar que era necesario «la
modificación de la estrategia de presión respecto a las denun-
cias, e indicó que las gestiones citadas deben ser suspendidas
mientras por lo menos la Secretaría de Trabajo mantenga su
firme posición de garantizar el cumplimiento de los acuerdos
y las disposiciones de la ley laboral» (Plasencia, El Siglo, primero
de octubre de 1994). Negrón hizo una gran concesión a las
empresas de zonas francas, y aunque no fue compartida por
todas las centrales, pero era la suya la que estaba más implica-
da en la organización sindical en ese sector. Como resultado
de ese cambio de estrategia, AFL-CIO y el AIFLD retiraron
su petición al Gobierno estadounidense para que presionara

En busca de la ciudadanía.indb 255 5/10/2016 11:14:46 AM


256 Emelio Betances

al Gobierno dominicano. Aunque los trabajadores lucharon


para que se respetara la libertad sindical, en 1997 solo 7 de
los 114 sindicatos reconocidos por empresas manufactureras
tenían contratos colectivos (Safa, 1999:10).
El éxito del proyecto de zonas francas de los noventa entró
en crisis a partir de 2003 debido a la competencia internacional y
la recesión en la economía estadounidense (2001-2004), cuando
se redujo la demanda de los productos y servicios ofrecidos
por este sector (PNUD, 2005:91-117). El sector casi colapsó y
esto tuvo un impacto catastrófico para la vida sindical. Al irse
del país una gran parte de las empresas también desapareció la
mayor parte de los pocos sindicatos, poco más de 100, que es-
taban registrados. La lucha por la libertad sindical en las zonas
francas continuó, pero ya no tenía ni el apoyo de la AFL-CIO
ni la protección de la Secretaría de Estado de Trabajo. En estas
circunstancias, la vida sindical en esas empresas fue mínima
en el primer decenio del siglo xxi. En fin, lo rescatable de este
episodio de luchas es que el Estado dominicano, en su afán
por crear condiciones óptimas para el capital extranjero, hizo
caso omiso a los derechos sociales de los trabajadores e hizo
un flaco servicio a su función de hacer cumplir el imperio de la
ley. Contrariamente a lo que anuncian los publicistas sobre la
consolidación de la democracia en el país, porque se celebran
elecciones periódicas, los derechos sociales de los trabajadores
se disminuían y, en consecuencia, la ciudadanía social y el Estado
de derecho se desplomaban.

La lucha por aumentos de salarios en los noventa

La lucha por aumentos de salarios constituyó el aspecto


clave del movimiento sindical en el decenio de los noventa y
en la década subsiguiente. Las centrales ya comprendían que
la huelga como método de lucha se había desgastado, y que

En busca de la ciudadanía.indb 256 5/10/2016 11:14:46 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 257

era necesario recurrir a las negociaciones aunque estas fueran


prolongadas. Las negociaciones sin huelga se convirtieron
en el único método realista que le quedaba a las centrales y,
aquí se analizan, para dar una idea de cómo había cambiado
la realidad política nacional luego del fin del ciclo de pro-
testa de los ochenta y de la aplicación del Código de Trabajo.
Estas negociaciones se hacían cada dos años en los noventa y
se siguen haciendo en la actualidad. En todos estos casos, las
centrales negociaban con desventajas pues no tenían el apoyo
de los partidos políticos y la Secretaría de Estado de Trabajo se
plegaba a la presión de los empresarios.
Para comprender el alcance de estas negociaciones aquí se
toman dos episodios de diálogo entre las centrales y los empre-
sarios. Los sucesos que se escogen ocurren durante gestiones
gubernamentales dirigidas por líderes de partidos diferentes.
El primero de estos ocurre durante la gestión Balaguer (1990-
1994) y el segundo durante la de Leonel Fernández, del PLD
(1996-2000). Aquí se plantea que en ambos casos, los resultados
fueron más o menos iguales: no consiguieron que se respon-
diera a sus exigencias adecuadamente ni que se respetara,
universalmente, la libertad sindical como lo manda el Código
de Trabajo.
La primera etapa de negociaciones tomó ocho meses, es
decir, de mayo a diciembre de 1993. Este proceso de diálogo
ocurre en el contexto de una campaña electoral bien reñida
entre Peña Gómez, del PRD, y Balaguer, del Partido Reformista.
Fue notable que solo uno de los partidos dominantes, el Partido
Revolucionario Institucional (PRI), de Jacobo Majluta, hizo
pública su posición frente a la demanda salarial y abogó por
un 25% de aumento. Los demás partidos (PRD, PLD y el Par-
tido Reformista) mantuvieron silencio en cuanto a la petición
salarial. Estos tres últimos se creían potenciales ganadores
de las elecciones y, aparentemente, no querían indisponer
al empresariado (Deláncer, El Siglo, 4 de agosto de 1993). Esto

En busca de la ciudadanía.indb 257 5/10/2016 11:14:46 AM


258 Emelio Betances

revela el escaso nivel de compromiso de los partidos po-


líticos dominantes en la defensa de los derechos sociales
de los trabajadores, y de la población en general, porque las
negociaciones salariales afectaban a todos los asalariados.
En el transcurso de las negociaciones, los dirigentes sindicales
se quejaron en múltiples ocasiones porque los empresarios
mantenían una posición de rechazo a la exigencia obrera de
50% de aumento salarial y no formulaban una propuesta alter-
nativa. Negrón, de la CNTD, planteó en septiembre de 1993
que si los empresarios no atienden al llamado de las centrales
a estas no les quedará otro recurso que «tomar las calles». En
ese contexto precisó que estaban contemplando tomar las ofi-
cinas del Comité Nacional de Salarios (CNS), en la Secretaría
de Estado de Trabajo, como una forma de presionar para que
se convocara a una reunión entre las centrales y los empresarios.
En ese momento, Miguel Sang Ben, secretario Técnico de la
Presidencia, sugirió aumentos salariales de un 3% en empresas
grandes, de 58% en las pequeñas, 42% en las medianas, 58%
en el sector público, 29% en las zonas francas y de un 98% en
el sector agrícola (El Siglo, 6 de septiembre de 1993). Ante la
falta de convocatoria para seguir las negociaciones, las centrales
cumplieron las amenazas de Negrón ocupando la oficina del
CNS. Ante este hecho, Ircania Jiménez, directora del CNS,
dijo que no actuaría bajo presión. Por su parte, los dirigentes
obreros denunciaban que los empresarios buscaban dilatar las
discusiones sin hacer ninguna propuesta, por lo que se veían
precisados a realizar este tipo de protesta (Monegro, Listín
Diario, 15 de septiembre de 1993).
Pese a las protestas de los sindicalistas, no fue hasta el 6 de
noviembre que los empresarios anunciaron una propuesta de
aumento: 6.54% de incremento al salario mínimo. Los empre-
sarios planteaban que incrementar más el salario elevaría la
inflación, y que no se podía poner en peligro la estabilidad
económica. Los dirigentes obreros no podían creer la oferta y

En busca de la ciudadanía.indb 258 5/10/2016 11:14:47 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 259

la tildaron de «ridícula» (El Nacional, 6 de noviembre de 1993).


La CASC y la CNTD coincidieron en una escala de aumento
que oscilara entre 20% y 35%, mientras que Alburquerque,
titular de la Secretaría de Estado de Trabajo, se ofreció para
mediar entre las partes. Los sindicalistas no dejaron de expresar
que Alburquerque no utilizaba su jerarquía para intervenir
con la directora del CNS y que se limitaba a observar (Pereyra,
Última Hora, 29 de noviembre de 1993).
Finalmente, el 4 de diciembre, la directora del CNS anunció
el aumento de un 15% al sueldo mínimo del sector privado;
pero las centrales dijeron que lo impugnarían porque no satis-
facía las necesidades de los trabajadores, y porque excluía a
los obreros de zonas francas y de los sectores azucarero y
turístico. Se prometió que en esos sectores el aumento se haría
posteriormente. De acuerdo con la resolución 3-93 del CNS,
los trabajadores de las empresas e industrias con un capital por
debajo de los RD$200,000 ganarán RD$1,080 y en aquellas con
un capital que no sobrepase los RD$500,000 el nuevo salario
mínimo sería de RD$1,200. Los empleados de las industrias
con capital igual o superior a los RD$500,000 tendrán a partir
de enero un salario mínimo de RD$$1,675 (Secretaría de Estado
de Trabajo, El Siglo, 4 de diciembre de 1993). Rafael Abreu,
secretario general de la CGT, señaló que «somos partidarios de
que la tarifa sea impugnada ante la instancia inmediatamente
superior al Comité, buscando que se revise el paso dado y que
por lo menos se haga una propuesta algo decente que pueda ser
tenida en cuenta por los trabajadores» (Pereyra, Última Hora,
2 de diciembre de 1993). En su impugnación, las centrales
(CTU, CNTD, CASC, CTP y CGT) reiteraron su posición: el
salario mínimo debe ser de 35% para las tarifas de sueldos
mínimos legales, por lo que expresaron que «la satisfacción de
las necesidades básicas de las clase salarial (sic) y sus familias
es una condición necesaria para mantener una producción re-
dituable, una inserción comercial competitiva en los mercados

En busca de la ciudadanía.indb 259 5/10/2016 11:14:47 AM


260 Emelio Betances

internacionales y una estabilidad política» (Monegro, Listín


Diario, 7 de diciembre de 1993). Surgieron divergencias en las
centrales, pero finalmente, reconocieron el aumento de 15%
y aceptaron una propuesta de los empresarios en la cual se
planteaba que «el aumento a los salarios de los trabajadores
se discuta en base a la productividad de cada empresa» (Brito,
Listín Diario, 25 de diciembre de 1993).
El segundo episodio de aumentos salariales ocurrió durante
la gestión de Fernández (1996-2000) y el proceso de nego-
ciaciones duró un poco más de cinco meses. Este proceso se
caracterizó por la apertura del exmandantario, quien primero
se reunió con las centrales en octubre de 1996 y escuchó las pro-
puestas de los sindicalistas. Él prometió estudiar la propuesta
sindical de llevar el salario mínimo a RD$5,000, la aplicación
de la Ley de Servicio Civil y Carrera Administrativa, el pago del
salario trece o regalía pascual completa para todos los niveles
del Estado, cumplimiento de la Ley 6-98 que crea el Fondo de
Pensiones, etc. (Jiménez, Hoy, 16 de octubre de 1996). En pocas
palabras, Fernández respaldaba las propuestas de los sindica-
listas y de esa manera intentaba incorporarlos a su proyecto de
acercar las centrales al Gobierno. Como se recordará, esta fue
la estrategia del PRD y que luego fue aplicada por Balaguer sin
grandes éxitos. Otro elemento para entender el episodio que
nos ocupa es que los sindicalistas visitaron el Congreso Nacional
para pedir aumentos de salarios. Sin embargo, contrario a lo
que solicitaron, el 11 de febrero de 1996 el Senado dispuso
un incremento al salario mínimo de RD$1,600 para los em-
pleados públicos. Los sindicalistas rechazaron este aumento y
exigieron que el salario mínimo fuera fijado en RD$5,000 para
los sectores público y privado (García, El Siglo, 3 de enero de
1997; Ramírez, Listín Diario, 11 de febrero de 1997).
El alza salarial dispuesta por los senadores fue un mensaje
para los sindicalistas de que el CNS no asignaría los RD$5,000
al salario mínimo como ellos pedían, pero con este elemento

En busca de la ciudadanía.indb 260 5/10/2016 11:14:47 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 261

de fondo empezaron las negociaciones el 11 de abril de 1997.


Cuando comenzó el diálogo con los empresarios, las centrales
pidieron un aumento de 100% y aquellos no hicieron ninguna
oferta. Luego hubo otra reunión el 20 de mayo, pero no se
logró un consenso entre las partes. El 10 de julio el presidente
Fernández, de nuevo, recibe a los sindicalistas, pero esta vez en
el contexto de llamados a huelga por parte la Coordinadora
de Organizaciones Populares. Esta coordinadora incluía a la
Federación de Transporte la Nueva Opción (Fenatrano), el
Colectivo de Organizaciones Populares, el Frente Amplio de
Lucha Popular (Falpo), entre otras. Las reclamaciones de la
Coordinadora no se diferenciaban de los que planteaban las
centrales.
Igual que en la reunión de octubre de 1996, el presidente no
firmó ningún acuerdo concreto, pero nombró una comisión
permanente de enlace encabezada por el secretario de Estado
de Trabajo, Alburquerque, el secretario de la Presidencia, Danilo
Medina, y el asesor de Seguridad Social del Poder Ejecutivo,
Manolo Pichardo. (Reyes, La Nación, 10 de julio de 1997). El
fin de esta comisión era contribuir con la paz social, y los sindi-
calistas estuvieron de acuerdo en participar siempre y cuando
se cumplieron los pactos que se firmaran. No obstante, el resul-
tado inmediato de su visita al presidente no fue un compromiso
que beneficiara a los trabajadores, sino la desactivación de una
huelga que se venía convocando con la Coordinara de Orga-
nizaciones Populares. No cabe dudas que el mandatario salió
ganando al recibir a los sindicalistas en momentos de tensión
social. En este sentido, el presidente Fernández no se distin-
guía de sus antecesores, quienes aplicaron la misma táctica de
dividir el movimiento sindical y popular barrial.
Pese a la reunión con el presidente, las negociaciones
salariales seguían pendientes y los empresarios pidieron la
mediación de la Iglesia para salir del punto muerto en que
se encontraban. La propuesta de los patronos consistía en

En busca de la ciudadanía.indb 261 5/10/2016 11:14:47 AM


262 Emelio Betances

aumentar 20% al sueldo básico para evitar despidos. Los sin-


dicalistas argumentaron que era inaceptable porque solo se
incrementaría el salario de un 9% de la población trabajadora.
Esta vez la oferta patronal dividió a las centrales pues la CTU y
la CGT se retiraron y no quisieron aceptar la oferta. Pese a esta
división, los sindicalistas se quejaron de que los empresarios
y el Gobierno se pusieron de acuerdo sin consultarles. Núñez
Collado, mediador invitado por los empresarios, también se
quejó porque el incremento al sueldo básico dejaba fuera a
sectores de la población que están dentro del salario mínimo
(Guzmán, Hoy, 24 de septiembre de 1997). Finalmente, solo
una de las centrales (CNTD) firmó el protocolo, pero Negrón,
su secretario general, no asistió a la ceremonia, enviando a
su subordinado para que firmara a nombre de su central. En
todo caso, lo relevante de este episodio es que las centrales
no contaron con el apoyo del presidente Fernández, quien les
prometió su respaldo para que consiguieran un aumento del
salario mínimo.
Los dos hechos descritos muestran que el movimiento sin-
dical estaba muy débil, pero aun así, hacía las reclamaciones
que juzgaba necesarias para satisfacer las necesidades de toda
la población en el país, no solo la de los obreros inscritos en
sindicatos. En ambos episodios, los períodos de negociaciones
fueron largos y desgastantes para los dirigentes sindicales,
porque no tuvieron el apoyo de los partidos dominantes, y tanto
Balaguer como Fernández se plegaron a los pedidos de los
empresarios. Fernández hizo creer que apoyaba a los sindica-
listas, pero en realidad, solo buscaba desactivar los movimientos
de protesta con sus invitaciones a los dirigentes sindicales al
Palacio Nacional. En el curso de ambos acontecimientos, los
dirigentes sindicales manifestaron que no se respetaba la liber-
tad sindical, que los tribunales laborales no funcionaban y que
la seguridad social era una ficción. Estas quejas evidenciaban
que, si bien el proceso democrático había logrado cierto grado

En busca de la ciudadanía.indb 262 5/10/2016 11:14:47 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 263

de estabilidad —se celebraban elecciones con regularidad y


más o menos se respetaban las libertades públicas— en el fondo
era muy poco lo que se aportaba para la construcción de la
ciudadanía social y, por eso, las exigencias de las centrales
sindicales seguían vigentes.
Las negociaciones periódicas que se llevaron a cabo en la pri-
mera década del siglo xxi no fueron diferentes a estas porque,
en todas ellas, los aumentos salariales fueron pírricos y no sa-
tisfacían las necesidades básicas de los trabajadores. Peor aun,
en 2013-2014 los empresarios empezaron a insistir sobre la
necesidad de reformar el Código de Trabajo de 1992 porque,
aparentemente, ya no se ajusta a los tiempos de «globalización»
que vive el país. Hasta ahora (Enero de 2016) ha habido discu-
siones sobre la modificación del Código de Trabajo, pero no
se ha llegado a ningún acuerdo y no ha habido una reforma
laboral.

El resurgimiento del Consejo Nacional de la


Unidad Sindical, 1998-2005

La regeneración del Consejo Nacional de la Unidad Sindical


(CNUS) fue el proyecto de más envergadura que las centrales
sindicales se propusieron a la vuelta del siglo xxi. Desde prin-
cipio de los ochenta se hablaba de la necesidad de construir la
unidad sindical, pero por diferencias ideológicas y políticas no
se conseguía. El decenio de los noventa mostró, nuevamente,
que los sindicalistas estaban de acuerdo en las temáticas básicas
del movimiento y lograron trabajar juntos en su pliego de
peticiones: fortalecimiento de la libertad sindical, la seguridad
social, los tribunales laborales y salarios justos para los traba-
jadores.
El 3 de julio de 1998 se firmó una Carta de Intención
llamada «Declaración de Santo Domingo o Paso a la Unidad

En busca de la ciudadanía.indb 263 5/10/2016 11:14:47 AM


264 Emelio Betances

Sindical». Entre los firmantes estaban los secretarios generales


de la CASC, CNTD, CGT y la CTU dando así el inicio a las
negociaciones para la unidad sindical definitiva. El proyecto
estaba respaldado solidariamente por la Confederación de
Trabajadores Finlandeses, la Confederación de Trabajadores
Noruegos, la Confederación de Trabajadores Daneses y las
Comisiones Obreras de España. Estas confederaciones aportaron
financieramente y trataron de que ese proceso avanzara, siempre
respetando el espacio de las centrales dominicanas. Estas con-
federaciones hermanas entendían que era necesario que los
trabajadores dominicanos superaran su dispersión política, y
unieran esfuerzos para superar sus problemas (Abreu, entrevista,
13 de junio de 2010).
El lanzamiento del CNUS se hizo el 29 de noviembre de
1998 por Rafael Santos, exsecretario general de la Asociación
Dominicana de Profesores (ADP). En esta ocasión, Santos era
presidente del Instituto de Formación Social y Sindical (Infos).
Este era el instrumento a través del cual operarían las confe-
deraciones de Europa que apoyaban económicamente la for-
mación del CNUS. Como ideólogo de este nuevo proyecto,
Santos pronunció el discurso central cuando el CNUS se lanzó
públicamente y dijo lo siguiente:

[…] así como se coordinan los empresarios de todo


el mundo, así se van a coordinar los trabajadores por
este proceso que yo llamo de reingeniería. No puede
haber reforma de la economía y productividad alta si
se ignora a los trabajadores, entonces, solo si hay una
nueva visión de los líderes empresariales y políticos
del país podemos cambiar la nación […] el CNUS tiene
como objetivo globalizar la lucha por los derechos
que permanecen de manera intangible. Nosotros
hemos visto que tenemos que luchar por los derechos
a la sindicalización. Tenemos que seguir existiendo y
ese es uno de nuestros objetivos, aglutinar una visión

En busca de la ciudadanía.indb 264 5/10/2016 11:14:47 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 265

de todo el movimiento sindical, dirigida a la lucha


por los derechos fundamentales de los seres humanos,
como es la discriminación de género y el trabajo forzoso
(Torres, Listín Diario, 22 de noviembre de 1998).

La estructura del CNUS estaría conformada por un presi-


dente escogido en los primeros años cada seis meses. Entre
sus tareas principales estaría la educación, capacitación y
organización, para lo cual se crearían instancias específicas.
El CNUS tendría como principio promover la unidad en
la diversidad política e ideológica. Su máxima función era
promover la unidad sindical, definir políticas y estrategias
de interés común, unificar posiciones y coordinar la acción
del movimiento sindical.
Sus intenciones eran nobles, pero tendrían que pasar la
prueba de la unidad en la diversidad política e ideológica en
organizaciones donde los secretarios generales eran caudillos
que estaban al frente de sus confederaciones desde hacía
muchos años. El proceso se inició, pero pronto empezaron
a haber problemas por cuestiones de protagonismo de los
dirigentes que pasaban a presidir el CNUS temporalmente, lo
que despertaba celos entre sus compañeros. Aunque existía
el CNUS, las centrales siguieron operando con su dinámica
propia y participaban en la unidad programática de sus ac-
tividades, tal como lo hicieron durante el decenio de 1990 y
en el primer lustro del siglo xxi. Sin embargo, los donantes
europeos empezaron a presionar porque en 2005 ya transcurrían
siete años desde la creación del CNUS y las centrales no se
fusionaban. Pero no todos pensaban que se había asumido un
compromiso de llegar a una sola central. Por ejemplo, Del Río
Doñé sostiene que:

[…] nosotros en ningún momento estuvimos total-


mente de acuerdo en hacer una unidad orgánica o
central única. Dijimos que es un camino que hay que

En busca de la ciudadanía.indb 265 5/10/2016 11:14:47 AM


266 Emelio Betances

recorrer, llegamos si somos capaces de sustentarlo en


el camino. El CNUS era un espacio, no una confe-
deración, pero la idea era pasar de un consejo a una
confederación y nosotros en la CASC no estábamos de
acuerdo con la unidad orgánica o central única. (Del
Río Doñé, entrevista, 2010).

Esta posición de la CASC explica por qué, en 2005, cuando


se llega al momento de la fusión esta quedó fuera y las únicas
centrales que pasaron a formar orgánicamente de CNUS fueron
la CGT, CNTD y la CTU. Aunque la CNTD acordó participar
en la creación de la nueva central y aceptó los cargos, nunca
envió el acta donde sus miembros reconocían su voluntad
de integrarse en el CNUS. En vista de que esto no ocurrió,
el CNUS se conformó con dos centrales, la CGT y la CTU.
La fusión de estas dos centrales también tuvo problemas por
conflictos engendrados por diferencias políticas entre Abreu,
de la CGT, ligado en ese momento al PRD, y Eugenio Pérez
Cepeda, de la CTU, vinculado al PLD. El conflicto se produ-
jo porque, aparentemente, Pérez Cepeda intentó prolongar
la convocatoria del congreso de la nueva confederación, y
cuando sus adversarios pretendieron realizar el congreso sin
su autorización, desconoció los resultados. El asunto entonces
se llevó a los tribunales, donde Pérez Cepeda perdió el caso
(Abreu, entrevista, 2010). Pérez Cepeda interpretó las convo-
catorias al congreso de la nueva central como una forma de
remover la facción peledeista del CNUS y que de esa manera
el bando perredeista se quedara con el control (Pérez Cepeda,
entrevista, 2010). En estas circunstancias, el CNUS dejó de ser
un espacio de discusión entre las centrales y se convirtió en
una central sindical que agrupa la mayor parte de los sindicatos
que estuvieron afiliados a la CTU. Rafael (Pepe) Abreu ha diri-
gido esta central desde su reconformación mientras que Pérez
Cepeda quedó fuera del CNUS.

En busca de la ciudadanía.indb 266 5/10/2016 11:14:47 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 267

El fracaso del proyecto de conformación del CNUS fue algo


complejo y no se puede simplemente atribuir a las diferencias
políticas, que si las hubo, sino que en las divergencias entre las
centrales también estaba el protagonismo de los dirigentes, los
bienes de las centrales, los cargos de las burocracias sindicales,
etc. Si las centrales se fusionaban orgánicamente esto implicaba
que, los líderes sindicales que estuvieron en esos puestos por
décadas, podrían perderlos y quedar desempleados. Tampoco
se puede obviar que estos dirigentes eran profesionales en su
actividad, y que se les haría difícil emplearse en otra cosa. Esas
discrepancias políticas y profesionales tuvieron un impacto ne-
gativo en el desarrollo del movimiento sindical y al aporte que
este hacía al desarrollo de la ciudadanía social. La desaparición
del CNUS profundizó la fragmentación del movimiento sindical
y puso fin al proceso de unidad orgánica. Posteriormente, las
centrales no tuvieron más opción que seguir trabajando en la
unidad programática para enfrentar el poder de los empresarios
y del Estado en las negociaciones salariales.

Conclusión

Las luchas sindicales de los últimos 35 años pusieron a


prueba la estrategia del Estado para integrar a las centrales
sindicales a sus proyectos. En este proceso, tanto el Gobierno
como los líderes, entendieron las diferencias con el movimiento
popular barrial y, por esto, no se les invitó a los Diálogos Tri-
partitos. En todo caso, la división entre el movimiento sindical
y el movimiento popular barrial sirvió para que el Estado se
anotara su primer triunfo político en la incorporación del
movimiento sindical a su estrategia de dominación.
Un indicador de la relativa incorporación del movimiento
sindical a los proyectos políticos del Estado fue el lanzamiento
de los Diálogos Tripartitos en el decenio de los ochenta. Para

En busca de la ciudadanía.indb 267 5/10/2016 11:14:47 AM


268 Emelio Betances

entonces, los empresarios, la Iglesia y el Estado tuvieron a bien


reconocer la representatividad de los sindicatos y, sobre todo, a
las centrales como voceras no solamente de la pequeña porción
inscrita en los sindicatos sino de todos los trabajadores, que son
la mayoría de la población. Si bien es cierto que los Diálogos
Tripartitos ayudaron a la conformación del nuevo Código de
Trabajo, un hito en la legislación laboral, los empresarios y el
Gobierno cedieron porque estaban bajo amenaza de la OIT y
las confederaciones sindicales estadounidenses. De este proce-
so se sacan dos grandes lecciones: 1) Sin aliados bien situados
en el ámbito nacional e internacional, las centrales sindicales
dominicanas no podían doblegar el pulso del Estado y la elite
socioeconómica. 2) El proceso de los diálogos fue útil para las
centrales porque se les reconoció como interlocutores válidos.
En este sentido, los diálogos fueron un paso importante porque
ayudaron a la construcción de la ciudadanía social, pero este
fue solo el primer paso en un proceso de larga duración.
El fin del ciclo de protesta sindical y popular de los ochenta
tuvo consecuencias funestas para los trabajadores. El desplome
de estos movimientos se debió al desprestigio de la huelga
como método de lucha, pero también a la aplicación exitosa
de las reformas neoliberales y la transferencia al FMI del sistema
de decisiones económicas y sociales. La apertura de la economía
y la privatización de las empresas estatales dejaron a miles de
trabajadores sin empleo, y la influencia de los nuevos patrones
culturales internacionales desmontó la ideología que agluti-
naba el movimiento sindical. En estas circunstancias, este se
concentró en el uso de las negociaciones con los empresarios
a través del CNS, pero los resultados fueron muy limitados
porque los trabajadores nunca lograron tener aliados fuertes
en las esferas del poder ni pudieron unificarse para formar el
CNUS.
Finalmente, lo valioso de las luchas sindicales y el proceso
de democratización es que el Estado, en su afán por atraer
inversiones extranjeras, hizo caso omiso a los derechos de los

En busca de la ciudadanía.indb 268 5/10/2016 11:14:47 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 269

trabajadores, ya sea en las zonas francas o en cualquiera otro


sector de la economía. Pero además, el Estado hizo un flaco
servicio en su función de cumplir y hacer cumplir el imperio
de la ley. Contrariamente a lo que se anuncia sobre la conso-
lidación de la democracia en el país, durante las últimas tres
décadas asistimos a un período histórico donde se celebran
elecciones periódicas y más o menos se respetan los libertades
públicas, pero el respeto al derecho social de los trabajadores
disminuye y, en estas circunstancias, la ciudadanía social y el
Estado de derecho no pueden desarrollarse sanamente y, por
eso, a los trabajadores y los ciudadanos en general no les queda
otra salida que organizarse colectivamente para luchar en la
calle por sus derechos de una manera contenciosa.

En busca de la ciudadanía.indb 269 5/10/2016 11:14:47 AM


270 Emelio Betances

Representantes de la Iglesia católica, los empresarios y los trabajadores reu-


nidos en el recinto Santo Domingo de la PUCMM, en el diálogo que busca un
acuerdo de aumento salarial para los trabajadores del sector privado. (El Nuevo
Diario, 20 de julio de 1989. Foto: Milton González).

Al fondo, monseñor Agripino Núñez Collado, mientras hace la invocación


en el acto inaugural del inicio del Diálogo Tripartito que conocerá la extensión
del seguro social a los familiares de los asegurados. (El Nuevo Diario, 11 de agosto
de 1989. Foto: Milton González).

En busca de la ciudadanía.indb 270 5/10/2016 11:14:47 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 271

George Arzeno Brugal, presidente del CNHE, tenía la convicción de que se


llegaría a un consenso sobre las partes más delicadas del nuevo Código de
Trabajo. (El Siglo, 12 de mayo de 1992).

Rueda de prensa de dirigentes sindicales en la Central General de Trabaja-


dores (CGT). Al centro, Francisco Antonio Santos. Tercero, de izquierda a
derecha, Julio de Peña Valdez. (Fondo Editora Hoy, Archivo General de la
Nación).

En busca de la ciudadanía.indb 271 5/10/2016 11:14:48 AM


272 Emelio Betances

Julio Aníbal Suárez, asesor sindical por excelencia, desempeñó


un papel importante en las negociaciones. (El Siglo, 21 de
agosto de 1992).

En busca de la ciudadanía.indb 272 5/10/2016 11:14:48 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 273

Rafael Alburquerque, secretario de Estado de Trabajo, du-


rante las negociaciones de la reforma laboral. (Fondo Editora
Hoy, Archivo General de la Nación).

En busca de la ciudadanía.indb 273 5/10/2016 11:14:48 AM


274 Emelio Betances

Caricatura sobre el Diálogo Tripartito. (El Sol, 19 de agosto de 1988).

En busca de la ciudadanía.indb 274 5/10/2016 11:14:48 AM


Sección II

Los sindicatos independientes

En busca de la ciudadanía.indb 275 5/10/2016 11:14:48 AM


En busca de la ciudadanía.indb 276 5/10/2016 11:14:48 AM
Capítulo 5

Los sindicatos independientes y la defensa


de los derechos de los trabajadores

Introducción

Una parte importante de las organizaciones sindicales in-


dependientes de las centrales fraguaron una serie de luchas
muy significativas, aprovechando el espacio proporcionado
por la transición a la democracia (1978-1990). Los sindicatos
independientes grandes eran el núcleo de la elite laboral de
la clase obrera dominicana, y gozaban de mejores salarios y
prestaciones. Sus miembros tenían cobertura en materia de
seguridad social y negociaban con sus patronos pactos colec-
tivos de trabajo en los que recibían prestaciones tales como
bonificaciones, seguridad médica privada, planes de vivienda
y de pensiones, etc. Uno de esos sindicatos, el de la Corpora-
ción Dominicana de Electricidad (CDE), funcionaba en una
entidad pública. Esta elite laboral estaba insertada en los sec-
tores monopolistas y de mayor productividad en la economía
nacional, y comprendía la médula de la clase trabajadora que
había logrado conquistar una serie de derechos sociales y eco-
nómicos. Estas conquistas eran importantes en un país donde
la mayoría de los trabajadores formaban parte del sector in-
formal, no pertenecían a sindicatos, y vivían de una economía
soterrada.

277

En busca de la ciudadanía.indb 277 5/10/2016 11:14:48 AM


278 Emelio Betances

Entonces, cuando se habla de lucha por derechos ciudada-


nos de los trabajadores realmente se trata, en el caso de los
sindicatos independientes, de una elite laboral que tenía una
doble amenaza: la de los capitalistas y el Estado que no querían
reconocerles sus derechos, y la multitud de desempleados que
estaban dispuestos a ocupar sus puestos por un salario más bajo
y con menos beneficios laborales. En este contexto las conquistas
sociales y económicas de los sindicatos independientes eran efí-
meras, dependían de la fluctuación del mercado capitalista y
del manejo del Estado por los partidos políticos dominantes
que llegaran al poder.
Este capítulo se centra en el estudio de tres sindicatos indepen-
dientes que lograron desarrollar pactos colectivos de trabajo con
sus empresas, a través de los cuales gozaban de ciertos derechos
sociales y económicos que estaban por encima del promedio
nacional. En el análisis no se narra la historia de estos sindicatos,
sino más bien se examinan episodios claves de sus luchas para
explicar los retos de la construcción de los derechos econó-
micos y sociales de los más privilegiados en la clase obrera.
Los sindicatos que se analizan aquí no eran representativos de
todos los sindicatos independientes, pero se les ha seleccio-
nado por la alta participación de sus miembros en las luchas
que se escenificaron a principio de los ochenta en defensa de
sus intereses. Estos tres sindicatos eran el Sindicato Unido de
Trabajadores de la Falconbridge Dominicana (Sutrafado), el
Sindicato Nacional de Trabajadores Telefónicos (SNTT) y el
Sindicato de Trabajadores de la Corporación Dominicana de
Electricidad (Sitracode). Si bien Sutrafado estuvo afiliado a la
CASC, a la CGT y luego a la CTM, siempre mantuvo un grado
de autonomía bien significativo frente a esas centrales, por lo
que lo incluimos en el grupo de sindicatos grandes e indepen-
dientes. En este capítulo se explica por qué estas organizaciones
no pudieron consolidar sus conquistas socioeconómicas en sus
respectivas empresas, ni se articularon orgánicamente con
ninguna de las centrales sindicales.

En busca de la ciudadanía.indb 278 5/10/2016 11:14:48 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 279

El Sindicato Unido de Trabajadores de la Falconbridge


Dominicana (Sutrafado)

Los conflictos entre Sutrafado y la Falconbridge Dominicana,


una compañía canadiense dedicada la explotación minera, se
mantenían en un estado de relativa calma luego que se firmara
un contrato colectivo de trabajo en 1979. Esta relativa paz
laboral fue perturbada por un anuncio de la empresa el día 12 de
enero de 1982 donde afirmaba que:

Como consecuencia del agravamiento de la recesión


mundial que ocasionó una caída de precios en el
mercado de los metales entre los cuales se encuentran
el níquel y el ferroníquel esta compañía no tiene otra
alternativa que la de suspender la producción en su
planta metalúrgica en Bonao a partir del 13 de enero
en curso y adoptar todas las medidas que sean ne-
cesarias tendientes a una máxima reducción de sus
gastos hasta tanto se restablezca la demanda.

El déficit de ingresos en efectivo desde junio de 1980


hasta enero de 1982, obligó a esta Compañía a financiar
sus gastos con un endeudamiento adicional de más
de 45 millones de dólares. Sólo así pudo continuar
durante ese período sus operaciones y a la vez con-
servar su personal. Es obvio que las circunstancias
actuales no permiten adoptar ahora igual solución
(Falconbridge Dominicana, El Nuevo Diario, 12 de
enero de 1982).

Este anuncio inquietó a los líderes de Sutrafado, quienes


consideraron que la empresa quería cancelar trabajadores
como lo hizo en el pasado cuando se produjo una fluctuación
del precio del ferroníquel en el mercado internacional. Ramón
Marcelo Pacheco, secretario general del sindicato, declaró a la

En busca de la ciudadanía.indb 279 5/10/2016 11:14:48 AM


280 Emelio Betances

prensa que el anuncio sobre la suspensión de las operaciones


de la compañía, por los bajos precios del ferroníquel, constituía
un ardid para luego tomar medidas que le resulten con menos
costo económico y político. En respuesta, la Falconbridge ex-
presó que «es imposible definir qué medidas serán necesarias
tomar con el personal por el momento […]. La empresa no
desea tomar ningún paso antes de estudiar todas las alternativas
a su alcance» (Falconbridge Dominicana, El Nuevo Diario, 13 de
enero de 1982).
Mientras tanto, el sindicato pidió la intervención del pre-
sidente Guzmán para evitar el cierre de la empresa y planteó
que la supuesta crisis obedecía a un plan para evitar pagar
RD$9.0 millones que debía al fisco, y para no firmar un nuevo
contrato colectivo con el sindicato. La intervención del presi-
dente se limitó a pedir que el secretario de Estado de Tra-
bajo, César Estrella Sadhalá, mediara en el conflicto, pero no
brindó su apoyo al sindicato en el trance que mantenía con
la Falconbridge. En todo caso, las intenciones de la empresa
quedaron claras cuando le propuso al sindicato una solución
salomónica: el cierre total de su operación o la cancelación de
600 trabajadores de 1,400 que había. El sindicato no tuvo otra
alternativa que aceptar esas condiciones, aunque por lo menos
no se despidió a ninguno de los dirigentes sindicales (Linares,
Última Hora, 12 de enero de 1982; El Nuevo Diario, 5 de febrero
de 1982; Sutrafado, El Sol, 30 de enero).
Las dudas de los dirigentes sindicales sobre las intenciones
de la minera con relación al contrato colectivo de trabajo fueron
confirmadas el 15 de junio de 1982, cuando esta lo rescindió
e invitaba al sindicato a negociar otro en el que se recortarían
los salarios y prestaciones. Pero la propuesta fue rechazada
porque atentaba contra los intereses de los obreros. El 11 de
agosto la empresa comunicó al sindicato que estaría dispuesta
a abrir una línea de producción, siempre y cuando los trabaja-
dores estuvieran dispuestos a firmar un nuevo contrato, pero
nuevamente estos no participaron en unas negociaciones que

En busca de la ciudadanía.indb 280 5/10/2016 11:14:48 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 281

los pondrían contra la pared: aceptar las condiciones de la Fal-


conbridge sin lograr mejores protecciones. Ante la negativa
del sindicato a renegociar el contrato la empresa emitió un
comunicado de prensa donde planteaba lo siguiente:

[…] las pérdidas de los primeros seis meses de 1982


fueron 25 millones de pesos. Sumando éstas a las
pérdidas de 1980 y 1981, que ascendieron a 8 y 28 mi-
llones de pesos, respectivamente, se obtiene un total
de 61 millones de pesos, lo cual contribuyó al endeu-
damiento adicional de 61.6 millones de dólares en
los últimos dos años […]. Al no haberse firmado un
nuevo Pacto Colectivo, y dadas las pérdidas adicionales
de aproximadamente 8 millones en julio y agosto, la
empresa se ha visto forzada a suspender a 693 con-
tratos de trabajo a partir del día 26 de agosto en curso,
como medida indispensable para frenar el drenaje de
efectivo (Falconbridge Dominicana, El Nacional, 26 de
agosto de 1982).

Otra vez el sindicato era arrinconado, ya que se le dejaba


muy poco espacio para negociar, con el agravante que la nueva
presión de la empresa se daba en el contexto de la transición
entre la gestión de Guzmán y la de Jorge Blanco, lo cual des-
viaba la atención de la prensa que había estado cubriendo el
conflicto obrero-patronal. En todo caso, el nuevo secretario
de Estado de Trabajo, doctor Rafael Moya, participó como
mediador entre las partes. La pasividad del Estado se explica,
parcialmente, porque no quería poner en peligro su imagen
de promotor de la inversión extranjera.
Mientras se dirimía el conflicto, Sutrafado contó con la ase-
soría del doctor Julio Aníbal Suárez, quien había hecho una
carrera distinguida y solidaria como asesor jurídico con dife-
rentes sindicatos. Además, el sindicato recibió el respaldo de
diversos gremios nacionales, centrales obreras y, sobre todo,

En busca de la ciudadanía.indb 281 5/10/2016 11:14:48 AM


282 Emelio Betances

de la población de Bonao y zonas aledañas que serían dura-


mente afectadas por el propuesto cierre o reducción de las
operaciones de la Falconbridge. Las negociaciones se llevaron
a cabo en un ambiente lleno de tensiones, pues la compañía
no estaba dispuesta a aceptar las propuestas de los sindicalistas,
argumentado que no podía acatar la cláusula del contrato
de trabajo en lo referente al pago de las bonificaciones. No
obstante estas objeciones, al final de las negociaciones la Fal-
conbridge estuvo dispuesta a reponer a los 693 trabajadores
que había suspendido, pagar los días de salarios que llevaba
el conflicto y poner en vigencia el pacto colectivo por un
período de dos años. En lo referente a las clausulas económi-
cas, el sindicato tuvo que aceptar posponer su discusión para
el año siguiente (Suárez, entrevista, 2010; Polanco, El Sol, 4
de septiembre de 1982). En general, la prensa y la opinión
pública vieron el desenlace como una victoria relativa para el
sindicato y sus miembros.
El Sutrafado operaba en una situación sumamente desven-
tajosa para luchar por sus derechos. Primeramente, no contaba
con el apoyo del Estado, el cual estaba interesado en crear un
ambiente atractivo para las empresas extranjeras y, por otro
lado, la empresa alegaba que necesitaba reducir sus costos de
producción porque estaba en crisis financiera. El sindicato
argumentaba que no había tal crisis, sino una estrategia para
debilitarlo y evadir el pago de impuestos al Estado. En un docu-
mento que Sutrafado dirigió al presidente de la República, al
secretario de Estado de Trabajo y a la opinión pública, titulado
Ante los Motivos no Reales de una Crisis, se planteaba lo siguiente:

[…] la estrategia utilizada por la empresa ha sido la


de realizar la producción con uno a dos de los hornos
eléctricos con que cuenta la empresa, intensificando
la jornada de trabajo durante un período y decla-
rando tiempo muerto alrededor de unos seis meses
del año, al reducir la nómina de trabajadores de la

En busca de la ciudadanía.indb 282 5/10/2016 11:14:48 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 283

empresa. De esta forma, aun cuando se ha reducido


el volumen exportado, los precios a que se vende el
material permiten compensar tanto la elevación de
los costos de producción como la reducción en el vo-
lumen de producción […] Esto explica en gran parte
por qué, durante 1981, la empresa ha declarado unos
37 millones de libras de ferroníquel exportado por
un valor de aproximadamente US$111.89 millones,
cuando se hacía creer a la opinión pública que las
exportaciones estarían muy por debajo de 1980. Las
perspectivas para 1982 y 1983 se presentan mejores
que las de 1981. Se esperan a partir de 1984-85 mejo-
ras sustanciales de precios, por efecto del equilibrio
entre la producción y el consumo mundial, según
proyecciones del Banco Mundial (Sutrafado, El Sol,
30 de enero de 1982).

Según Sutrafado, Falconbridge utilizó esta estrategia para


dejar sin empleos a centenares de trabajadores y, al mismo
tiempo, evadir pagarle al Estado RD$9.0 millones que le debía
hasta 1981, al tiempo que elevaba aún más las condiciones de
rentabilidad del proyecto minero de Bonao. Por otro lado, el
Estado en ningún momento le exigió a la Falconbridge que
pagara los impuestos y solo estuvo dispuesto a mandar al secre-
tario de Estado de Trabajo para que mediara en el conflicto.
Mientras tanto, la empresa se beneficiaba a sus anchas con los
recursos no renovables del país y le disputaba al sindicato los
derechos que le correspondían según el contrato de trabajo.
Es significativo anotar que en todo momento los líderes de
Sutrafado fueron baluartes en la defensa de los intereses de los
trabajadores y siempre tomaron sus decisiones en asamblea de
manera democrática. En declaraciones a la prensa expresaron
lo siguiente:

En busca de la ciudadanía.indb 283 5/10/2016 11:14:48 AM


284 Emelio Betances

[…] nunca hemos sido los dirigentes desde cuartos


fríos, los que de manera unilateral decidimos la
suerte de los trabajadores. Sino que son todos los tra-
bajadores reunidos en asamblea ejerciendo a plena
capacidad la democracia interna quienes deciden su
propia suerte. En este sentido, fue la asamblea de los
trabajadores quien decidió evitar el cierre total para
seguir luchando y arrancar ésta y otras conquistas al
emporio transnacional (Negritas en el original, Sutra-
fado, El Nuevo Diario, 8 de enero de 1982).

Este documento es muy significativo pues revela que los


trabajadores de la Falconbridge creían que no solo luchaban
por reivindicaciones económicas sino que, al mismo tiempo,
tomaban sus decisiones democráticamente; lo cual indica que
estaban conscientes del vínculo entre sus luchas y la necesidad
de construir una sociedad democrática donde se reconocieran
los derechos sociales de todos los ciudadanos. Sin embargo,
bajo estas circunstancias sociales y políticas no se pueden de-
sarrollar los derechos ciudadanos de los trabajadores porque
aquellos que detentan el poder, aunque se llamen demócratas,
en la práctica, no están interesados en facilitar el desarrollo
de la democracia. Pese a ese hecho, los obreros de la Falcon-
bridge dejaron establecido, claramente, que ellos se percibían
a sí mismos como forjadores de la democracia.
De todos modos, no podemos olvidar que detrás de este
discurso que reclamaba promover la democracia estaba la iz-
quierdista CGT, la cual venía acompañando al sindicato desde
1974. De Peña Valdez, su dirigente, era uno de los principales
asesores de Ramón Marcelo Pacheco, secretario general del
Sutrafado, y de José Jiménez Sánchez, su sucesor. La cúpula de
ese sindicato era de izquierda, se proclamaba democrática e
inteligentemente utilizaba la asesoría de los líderes sindicales
nacionales. En todo caso, el sindicato se había convertido en
una escuela en la cual los trabajadores empezaban a conocer

En busca de la ciudadanía.indb 284 5/10/2016 11:14:49 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 285

los procedimientos para realizar asambleas y la necesidad de


actuar unidos para defender sus intereses. Este era, sin duda,
un primer paso para comenzar la construcción de la ciuda-
danía social. A diferencia de las centrales, en la que muchos
líderes se enquistaron en la burocracia sindical y se beneficia-
ban de sus puestos, en el caso de Sutrafado los líderes eran
transparentes y rendían cuentas a su membresía. La orienta-
ción que le brindaba la dirigencia de la CGT era una cuestión
coyuntural, pues no subordinaba el sindicato a dicha central.
La inestabilidad en la actividad minera en las últimas dos
décadas afectó tanto a la empresa como al sindicato. Por ejem-
plo, en 2006, la Falconbridge pasó a ser subsidiaria de Xstrata
Nickel, una empresa multinacional anglo-suiza. Nuevamente,
en marzo de 2013, los dueños de Xstrata Nickel la vendieron a
Glencore, una empresa canadiense con sede en Toronto, Ca-
nadá. En 2008, ante la crisis económica mundial, la empresa
detuvo sus operaciones mineras debido a los bajos precios del
níquel y el alza del petróleo. Sin embargo, una mejora en las
condiciones del mercado llevó a la reanudación de sus opera-
ciones en marzo de 2011 y, en octubre de 2012, la empresa firmó
un convenio con el Sutrafado, concediéndole un aumento
de salario de 21% así como un bono de producción mensual
equivalente a 4% del salario regular. Este nuevo convenio fa-
voreció a 1,000 trabajadores directos y otros 700 indirectos. Lo
rescatable de este proceso es que Sutrafado no solo sigue exis-
tiendo sino que logró un aumento salarial, dando una señal de
que la lucha continúa, pese a las circunstancias adversas que
enfrentan todos los sindicatos en el país (Hoy, 12 de octubre
de 2010; DiarioLibre.com.do, 28 de julio 2012).

El Sindicato Nacional de Trabajadores Telefónicos

El Sindicato Nacional de Trabajadores Telefónicos (SNTT)


se fundó el 19 de mayo de 1962 y funcionaba en la Compañía

En busca de la ciudadanía.indb 285 5/10/2016 11:14:49 AM


286 Emelio Betances

Dominicana de Teléfonos (Codetel), filial de la General Tele-


phone and Electronics Corporation (GTE). Codetel era una
empresa de capital estadounidense que se había instalado en
el país durante la dictadura de Trujillo, y todavía a principios
del decenio de los ochenta tenía un monopolio en el servicio
telefónico. En esa época desarrollaba un proceso de moderni-
zación en el ámbito de las comunicaciones y la administración
que afectaría sus relaciones con el SNTT porque, a partir de
1982, se comenzaron a utilizar nuevas tecnologías que tenían
como consecuencia el despido de trabajadores y el aumento
de los conflictos laborales.
El caso del SNTT es importante porque primeramente se
trataba de trabajadores urbanos con cierto nivel de formación
técnica y con los mejores salarios del país. Este sindicato había
logrado un pacto colectivo sumamente moderno y favorable
para los empleados; muchos sindicalistas pensaban que este
contrato debía ser un modelo para los demás gremios del país.
El sindicato siempre había resuelto sus conflictos con la em-
presa pacíficamente y solo hizo una huelga en enero de 1966.
Aunque los tribunales correspondientes fallaron a su favor con
relación a la referida huelga, la Policía Nacional impidió la
entrada de los trabajadores a la empresa y estos no fueron rein-
tegrados. Este acontecimiento bajó el perfil de los conflictos
pero estos nunca desaparecieron. En 1976, por ejemplo, un
conflicto laboral motivado por una exigencia de los choferes
provocó el despido de toda la directiva del sindicato. Ante esa
situación, el sindicato se vio en la necesidad de nombrar una
comisión negociadora para tratar el problema. Esta comisión
tuvo cierto éxito pues logró la reposición de una parte de los
choferes cancelados y que a algunos de los directivos del sin-
dicato fueran repuestos. La empresa, al parecer, entendió que
no era conveniente para su propio desarrollo tener constantes
desavenencias laborales.
Luego de resolver estos aprietos la nueva directiva del sin-
dicato asumió una posición relativamente moderada en pos

En busca de la ciudadanía.indb 286 5/10/2016 11:14:49 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 287

de conseguir que se firmara un contrato de trabajo que bajara


las tensiones en las relaciones obrero-patronales. El objetivo
de la nueva directiva era consolidar el sindicato y tener una
institución fuerte. El gremio se centró en las cotizaciones de
la membresía, dado que en la empresa había cerca de 2 mil
trabajadores, pero no todos eran miembros del sindicato, y
de los no sindicalizados 200 tenían posiciones administrativas.
Douglas Hasbún, secretario general del SNTT en el período
de 1976-1982, calcula que había 1,500 trabajadores. La cuota
inicial que los empleados pagaban era de RD$2.0 mensuales
en 1976 (en ese momento un peso era igual a un dólar) y lo-
graron subirla a RD$30 mensuales. Esto le dio muchos recursos
al sindicato, lo que permitió que se construyera un local en
Santiago. En la ciudad de Santo Domingo el sindicato tenía
un local y una cooperativa detrás de la planta de cables e insta-
lación de la empresa, pero tenía planes de comprar un edificio
que estaba localizado frente a la sede principal de Codetel
(Hasbún, entrevista, 2010).
La negociación de un nuevo contrato de trabajo fue el logro
más importante de la directiva que estuvo al frente del sindi-
cato en el período 1976-1982. En 1981, se negoció un nuevo
contrato colectivo entre Codetel y el SNTT, el cual sería válido
para el período de 1981-1984. La negociación fue muy ardua
y, antes de la firma del contrato, el sindicato había emitido un
comunicado en el que exigía el pago completo de los beneficios
que la empresa se había negado a saldar. Por su parte, la te-
lefónica publicó un documento en el que se comprometía a
cumplir con lo pactado, pero las negociaciones fueron muy
tensas porque la compañía no estaba de acuerdo con muchas
de las cláusulas del contrato colectivo. Finalmente, luego de
dificultosas negociaciones con el sindicato aceptó firmar el
pacto colectivo (Báez Evertsz, 2011:32-33).
Este pacto fue firmado en 1981 y Codetel se comprometió
a reconocer el derecho del sindicato y sus directivos a realizar
sus actividades en horas laborables, aunque siguiendo las

En busca de la ciudadanía.indb 287 5/10/2016 11:14:49 AM


288 Emelio Betances

restricciones de lugar establecidas en el contrato. La empresa


también se comprometía a no fomentar ni ayudar a crear una
organización sindical paralela. Por su parte, el sindicato se
comprometía a «realizar su trabajo con cuidado y esmero en
la forma, tiempo y lugar convenido, y bajo la supervisión del
patrono […]. Asistir con aseo y puntualidad al trabajo, observar
buena conducta, cumpliendo con los deberes y obligaciones
que le imponen las leyes y el presente Contrato Colectivo»
(SNTT, Contrato Colectivo, Artículo 3, 1981-1984).
Entre los artículos más destacados del contrato colectivo de
trabajo se cita el número 5, relativo a la inamovilidad sindical,
mediante el cual:

[…] la empresa se compromete a no ejercer su derecho


de desahucio contra los miembros de la Directiva del
SINDICATO, ni contra los miembros de la Comisión
Negociadora del SINDICATO que no sean miembros
de la Directiva, mientras duren en sus funciones y
hasta un año después de que cesen las mismas. El
número de Directivos y Miembros de la Comisión
Negociadora protegidos por esta cláusula no exce-
derá de 30 […] La Comisión Negociadora del Sin-
dicato estará siempre integrada por trabajadores de
la empresa […]. El SINDICATO reconoce el derecho
que asiste a la Empresa de poner término al contrato
de trabajo de cualquier Directivo/o Miembro de la
Comisión Negociadora del Sindicato cuando éste
incurra en faltas graves u otras causas previstas por la
Ley (SNTT, Contrato […], Artículo 5, 1984).

La inclusión de la inamovilidad de los dirigentes sindicales


en el contrato colectivo tenía un gran significado porque el
Código de Trabajo vigente no ofrecía esa protección, de ahí
que fuera necesario incluirlo en el contrato de trabajo. Igual-
mente, la inclusión del artículo 57 sobre el desahucio, cuando

En busca de la ciudadanía.indb 288 5/10/2016 11:14:49 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 289

«la empresa proceda a poner fin a un contrato de trabajo


indefinido, pagará al trabajador desahuciado, además de las
prestaciones que le da ley, una suma proporcional a los años
de servicios prestados». Además, en el artículo 58 se estable-
cía que «cuando por razones de automatización o de fuerza
mayor, LA COMPAÑÍA decidiere reducir total o parcialmente
el personal de una localidad o departamento, estará obligada
a procurarle al personal afectado otro empleo dentro de LA
COMPAÑÍA» (SNTT, Contrato […], Artículo 57).
A parte de establecer los mecanismos institucionales para
que el sindicato pudiera funcionar adecuadamente, la em-
presa también estuvo dispuesta a reconocer las prestaciones
estándares contenidas en los contratos colectivos modernos de
sindicatos de países más desarrollados. Entre estos se destacaban
los siguientes: plan médico, seguro de vida, asistencia legal,
centro de capacitación técnica para todos los trabajadores,
traducción de los manuales técnicos al español, licencia para
capacitación técnica (ocho meses en el país y hasta un año en
el exterior), higiene industrial adecuada, ropa de trabajo, a
trabajo igual, salario igual, un salario mínimo de RD$200.00
mensuales, o sea RD$1.159 la hora. Estas y otras conquistas
que aparecen en el Contrato Colectivo de Condiciones de Tra-
bajo no tenían precedentes en el país y por eso se pensaba que
podrían tomarse como modelos para ser ejecutadas en otras
empresas.
Sin embargo, la luna de miel entre el SNTT y Codetel no
duró mucho porque el año siguiente (1982) arribó al país un
nuevo presidente administrador, quien traía nuevos objetivos.
El nuevo presidente administrador, Tom Walkup, era un hombre
relativamente joven, muy impulsivo y en busca de oportuni-
dades para desarrollar su carrera dentro de la firma; él estaba
muy a tono con la oleada antisindicalista asociada con la época
del presidente estadounidense Ronald Reagan, electo en 1980.
Al parecer, su misión principal era aumentar las ganancias de
la empresa, introducir nuevos procesos tecnológicos y eliminar

En busca de la ciudadanía.indb 289 5/10/2016 11:14:49 AM


290 Emelio Betances

el sindicato con el cual la gestión anterior había firmado un


pacto colectivo favorable para los trabajadores. No podemos
ignorar que a principio de los ochenta se estaba dando una
verdadera revolución en las comunicaciones y sus efectos ya se
empezaban a sentir en Codetel. Por ejemplo, se introdujeron
sistemas de automatización en los equipos para marcar llamadas
de la larga distancia dentro del país. Este y otros procesos de
modernización llevaban necesariamente a la posibilidad de
reducir el personal encargado del tráfico de llamadas.
La presencia de Walkup empezó a sentirse cuando la com-
pañía canceló a 50 trabajadores en el Departamento de Tráfico
alegando que se debían reducir los costos operativos. Celso N.
Thompson, encargado de relaciones públicas de la empresa,
manifestó que «no era nuestro deseo hacerlo, pero la compañía
necesita generar fondos para sus programas de este año, por
lo cual se ha visto en la necesidad de hacer estas cancelaciones
y reducir presupuestos y programas ya existentes» (El Nacional,
12 de febrero de 1982). Según las declaraciones de Thompson
no hubo cancelaciones de directivos del sindicato. No obs-
tante, el sindicato respondió con una carta pública dirigida a
Walkup donde decía lo siguiente:

Queremos manifestarle nuestra más enérgica protesta


por la forma desconsiderada, ilegal y arbitraria con
que CODETEL viene procediendo últimamente en
desmedro de las leyes laborales de este país, los Con-
venios Internacionales de la O.I.T. y del propio Pacto
Colectivo […]. Usted alega que quería una buena co-
municación con el sindicato y que si los trabajadores
no están conformes con la Compañía esta no avanza,
sin embargo hace todo lo contrario cuando crea un
ESTADO DE ANSIEDAD GENERAL en la Compañía
donde el terror psicológico impera y la inseguridad
en el trabajo campea por sus fueros […]. Queremos
indicarle que no estamos de acuerdo con algunas

En busca de la ciudadanía.indb 290 5/10/2016 11:14:49 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 291

medidas […]. Cancelaciones del Delegado del Sin-


dicato en el departamento de Almacén, retirar los
murales del sindicato de las entradas de las puertas
[…]Negación de permisos a los dirigentes sindicales
violando el Art. No. 6 del Pacto Colectivo, presión psi-
cológica que se manifiesta en anotar los permisos para
ir al baño, prohibir las llamadas telefónicas desde el
hogar, anotar hasta un minuto de tardanza, negación
de los permisos médicos o personales de emergencia
[…]. Usted ha violado el Pacto Colectivo en su Art.
no. 58 sobre reducción de Personal […]. Por tanto re-
clamamos la reposición de los compañeros cancelados
dentro de los cuales se encuentran 5 delegados del
Sindicato y 3 compañeras embarazadas […] (SNTT,
El Nacional, 16 de enero de 1982).

Las denuncias del sindicato indican claramente que la em-


presa no solo había violado el contrato de trabajo, sino que
estaba interesada en atizar el conflicto para buscar la forma
de arrinconarlo y hacer que sus líderes actuaran en forma
desesperada.
Durante noviembre y diciembre de 1982, y de enero de
1983, el sindicato se las ingenió para realizar paros de cinco
minutos antes que los empleados iniciaran sus jornadas de tra-
bajo, de manera que no se les acusara de hacer huelgas. En
ese momento, los trabajadores pedían que se les pagara cada
quince días, en lugar de cada dos viernes, porque así anual-
mente perdían dos días de trabajo sin salarios. En la ebullición
del momento los líderes sindicales dirigidos por José Pichardo,
nuevo secretario general, prolongaron los mini paros de cinco
a quince minutos, y la empresa utilizó ese elemento para jus-
tificar un despido masivo que afectó a toda la directiva de 12
dirigentes y setenta delegados, así como a 300 trabajadores
involucrados en la protesta (Hasbún, entrevista, 2010).

En busca de la ciudadanía.indb 291 5/10/2016 11:14:49 AM


292 Emelio Betances

La compañía no quiso negociar con el sindicato, a cuya


directiva había despedido en violación del contrato colectivo.
El doctor Pedro Franco Badía, secretario de Estado de Trabajo,
reconoció que tal actuación era ilegal y expresó su interés por
mediar entre el sindicato y la empresa, pero esta rechazó su
oferta. En pocos días, el número de despedidos ascendió a 600
y la Policía Nacional se dedicó a reprimir violentamente a los
trabajadores que ocuparon locales de la empresa en diversos
lugares del país. Mientras tanto, cientos de personas se acer-
caron al departamento de recursos humanos para ofrecerse
como sustitutos de los trabajadores despedidos, sumándose así
a las presiones con las cuales el sindicato tenía que luchar: el
ejército de reserva estaba listo para tomar los puestos dejados
por los trabajadores cancelados.
El 17 de enero de 1983 los trabajadores de Codetel se de-
clararon en huelga ocupando oficinas en protesta por los
despidos, y porque la empresa no aceptaba revocar el nuevo
sistema de pago que había sido decretado. La huelga ad-
quirió un matiz político porque la generalidad de los partidos
y movimientos sociales les dieron su apoyo, con una cobertura
amplia en la prensa nacional, lo que empañó negativamente la
imagen de Codetel. En el mundo sindical, la CGT se encargó
de organizar la campaña de solidaridad. Desde el año anterior,
la CGT realizaba una campaña de denuncias sobre las inten-
ciones de Codetel de destruir el sindicato. Asimismo, en junio
de 1982, en un comunicado publicado en la prensa nacional,
la CGT y sus sindicatos afiliados llamaron la atención sobre
las maniobras de la empresa para destruir el sindicato. En esa
ocasión la CGT planteó que:

La administración de la CODETEL está dando muestras


de que lo que pretende es convertir sus instalaciones
en un moderno campo de concentración laboral, en
donde un solo trabajador realice el trabajo reservado
a tres trabajadores por el mismo salario. Para lograr

En busca de la ciudadanía.indb 292 5/10/2016 11:14:49 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 293

tal sobreexplotación y conseguir así una sustancial re-


ducción de los costos de operaciones y por añadidura
un excesivo aumento de sus beneficios, la lógica de
la administración yanqui de la CODETEL no es otra
que la destrucción del Sindicato de los Telefónicos
(CGT, El nuevo Diario, 15 de junio de 1982).

La CGT continuó junto al sindicato realizando una serie


de marchas y reuniones públicas para que la opinión pública
conociera la situación. De modo que cuando en febrero de
1983 el sindicato ocupa el Congreso Nacional contaba con un
apoyo generalizado en la población. La ocupación fue reali-
zada por más de mil trabajadores, lo que causó preocupación
en el Palacio Nacional porque el presidente de la República
estaba programado para entregar sus memorias al Congreso
el 27 de febrero, día de la Independencia Nacional. En esas
circunstancias, el Gobierno prácticamente forzó a la empresa
para que buscara una solución rápida al conflicto y esta lo hizo
a su manera. «La CODETEL, con el apoyo del Ministerio (sic)
de Trabajo, firmó el 26 de febrero de 1983 un acuerdo en el
que imponía sus condiciones: la recontratación de 300 traba-
jadores y el despido con prestaciones de otros 171. El 28 de
febrero el local del sindicato fue ocupado por la dirección de
la CODETEL, con protección policiaca comenzó a organizarse
un sindicato ‘amarillo’.» (Faxas, 2007:253). La firma del acuerdo
había sido una maniobra para conseguir que el sindicato aban-
donara el edificio del Congreso Nacional y, una vez se hubiera
logrado, pasar a destruirlo completamente.
Al igual que en Sutrafado, la cúpula directiva del SNTT
era de izquierda y contaba con el apoyo de todas las organi-
zaciones progresistas, particularmente la CGT, que siempre le
brindó orientación y solidaridad. El papel de los dirigentes de
izquierda en el SNTT no se puede subestimar pues pocos tra-
bajadores estaban dispuestos, como los líderes de izquierda, a

En busca de la ciudadanía.indb 293 5/10/2016 11:14:49 AM


294 Emelio Betances

tomar grandes riesgos. Suárez, conocido por las asesorías jurí-


dicas que daba a los sindicatos, señaló al respecto que:

No se puede negar que hubo una gran incidencia,


yo digo que afortunada porque con la gran represión
que había contra los dirigentes sindicales habría que
ser un trabajador muy identificado, con mucha con-
ciencia política para aceptar el riesgo que significaba
ser dirigente sindical, porque había presión contra
los dirigentes sindicales, hubo deportaciones con-
tra los dirigentes sindicales, hubo cárceles y golpizas
contra los dirigentes sindicales, entonces, era muy di-
fícil conseguir un dirigente de un sindicato que fuera
compartido que tuviera a más de un partido político,
y por eso la izquierda estuvo vinculada al movimiento
sindical (Suárez, entrevista, 2010).

No obstante esta dedicación y el reconocimiento que se me-


recen los líderes de izquierda por estar dispuestos a arriesgar
sus vidas por la defensa de los intereses de los trabajadores, no
se puede obviar que hubo dirigentes sindicales de izquierda,
en el caso específico de los telefónicos, que aceptaron con fa-
cilidad la liquidación del trabajador con tal de recibir lo que
les correspondía como consecuencia de la libertad sindical, la
inamovilidad sindical para los dirigentes de los sindicatos. Al
respecto, Suárez puntualiza lo siguiente:

Los convenios colectivos planteaban que durante la


vigencia del convenio colectivo y algunos meses más,
el empleador podría ejercer el desahucio, entonces,
la salida que se le daba era que si ejercían el desahucio
durante el período de protección, es decir, de la ina-
movilidad sindical, al trabajador le correspondían las
prestaciones laborales normales más el salario que
había devengado hasta el momento en que debía estar

En busca de la ciudadanía.indb 294 5/10/2016 11:14:49 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 295

protegido y muchos dirigentes sindicales o algunos


dirigentes sindicales, seducidos por la cantidad de
dinero que iban a recibir, algunos recibieron sumas
cuantiosas, aceptaron su separación de la dirigencia
sindical y eso, no podría señalar algún caso específico
de alguna venta, siempre se habla, pero no tengo nin-
gún elemento de juicio para decir que algún dirigente
sindical se vendió, ahora en sentido general si ha habido
algunos dirigentes sindicales que han hecho vía común
con los empresarios, en desmedro de los derechos de
los trabajadores (Suárez, entrevista, 2010).

La búsqueda de salidas individuales por algunos dirigentes


de izquierda debilitó el proceso de negociación entre el SNTT
y Codetel, pero tampoco podemos ignorar que los dirigentes
sindicales de izquierda eran trabajadores con necesidades eco-
nómicas básicas y no burgueses cuyo futuro estaba asegurado.
El caso de estos dirigentes era muy distinto de aquellos de las
burocracias sindicales de las centrales. Allí los dirigentes no
trabajaban en una fábrica o establecimiento comercial, sino
que sus salarios salían de las cotizaciones que daban los sindi-
catos o donaciones que venían del extranjero. En el caso del
SNTT, todos los dirigentes eran trabajadores de la empresa y si
perdían su trabajo tenían que ingeniárselas para encontrar un
puesto en otro tipo de actividad, porque Codetel era la única
telefónica que había en el país en ese entonces. Como todo el
mundo, estos dirigentes tenían que vivir de frente a la realidad
cotidiana y, en un país rodeado de un mar de desempleados,
intentaban construir un sindicato que luchara por la defensa
de los derechos económicos de los trabajadores, tanto dentro
de la empresa como fuera de esta.
Lo valioso de la experiencia del SNTT es que en Codetel
se libró una gran batalla por la construcción de los derechos
sociales de los trabajadores, y lo que se hizo allí, aunque haya
fracasado, empezó a sentar las bases para la creación de la

En busca de la ciudadanía.indb 295 5/10/2016 11:14:49 AM


296 Emelio Betances

ciudadanía social. Lamentablemente, la experiencia del SNTT


concluyó en 1983 porque la empresa lo disolvió, al despedir
a todos sus dirigentes y a una buena parte de sus miembros.
En esta misma tesitura encontramos a Sitracode, el cual, con-
trario al SNTT, operaba en una empresa estatal, pero donde
al sindicato se le trataba igual que si estuviera en una empresa
privada.

El Sindicato de Trabajadores de la Corporación


Dominicana de Electricidad (Sitracode)

La Corporación Dominicana de Electricidad (CDE) resultó


de la nacionalización, en 1955, de la Corporación Eléctrica de
Santo Domingo, una empresa de capital estadounidense. La
creación de esta compañía estatal era parte del proceso de
nacionalización e industrialización encabezado por la dictadura
de Trujillo. La fundación del Sitracode ocurre luego de la caída
del dictador, el 28 de febrero de 1962, y fue parte de la efer-
vescencia política de la época cuando se respiraban aires de
libertad. Desde un principio, sus dirigentes se distinguieron
por sus luchas a favor de los intereses económicos de los traba-
jadores y esto, obviamente, le costó muy caro porque, excep-
tuando a Bosch, todos los presidentes que hubo en el país de
1961 a 1990 acariciaron la idea de destruir el sindicato y, si este
duró 28 años, se debió a las luchas de los trabajadores que lo
impidieron.
En esta pequeña sección no se hace la historia de Sitracode
sino más bien se analizan sus luchas durante el último año de
la gestión de Jorge Blanco (1982-1986), cuando se negoció
el último pacto colectivo, y durante la gestión de Balaguer
(1986-1990), cuando el sindicato fue finalmente destruido. El
énfasis del estudio se coloca en el afán del sindicato por de-
fender los intereses económicos y sociales de los trabajadores,
en una empresa propiedad del Estado que daba un servicio

En busca de la ciudadanía.indb 296 5/10/2016 11:14:49 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 297

de primera necesidad al público. Lejos de servir de modelo


para contribuir a la construcción de la ciudadanía social, la
CDE se convirtió en un instrumento de obstrucción al proceso
de desarrollo de los derechos ciudadanos. Claro, esto no fue
culpa del sindicato, sino todo lo contrario: el sindicato se con-
virtió en un defensor de los intereses públicos denunciando
los malos manejos del Estado, y haciendo propuestas para que
la CDE se convirtiera en una empresa modelo que pudiera
impulsar el desarrollo nacional.
Las batallas políticas de Sitracode se reiniciaron a principios
de 1985 cuando se le pidió a la dirección de la CDE una reu-
nión para discutir el contrato colectivo de trabajo. El sindicato
siempre tuvo que luchar encarecidamente para conseguir que
se le ampliaran sus derechos cada vez que se renovaba el con-
trato colectivo de trabajo, pero las presiones realizadas por el
FMI en esos años, para que se ejecutara un reajuste estructural
de la economía, y se privatizaran las empresas estatales, provo-
caron que las luchas del sindicato se intensificaran.
Desde el inicio de 1985 la entidad comenzó a quejarse de las
violaciones sistemáticas al contrato de trabajo por parte de la
empresa. En una nota al Listín Diario, resumiendo los plantea-
mientos de Sitracode en las negociaciones del 28 de enero de
1985, la CDE propuso un proyecto de estructura salarial que
ofrecía mejoras y una racionalización del sistema de salarios.
La empresa también propuso introducir turnos rotativos para
garantizar 24 horas de servicio y limitar el número de miembros
por brigadas, dependiendo del tipo de trabajo que realizasen;
también se pretendía ampliar los servicios utilizando a los
trabajadores necesarios y los vehículos y medios disponibles,
eliminando la congestión de personal en los lugares de trabajo
(Listín Diario, 1 de febrero de 1985). La CDE argumentaba que
tenía un personal supernumerario y que en medio de la crisis
económica que se vivía tenía que reducir costos.
Aunque las negociaciones se interrumpieron, el sindicato se
mantuvo pidiendo al ingeniero Marcelo Jorge, administrador

En busca de la ciudadanía.indb 297 5/10/2016 11:14:49 AM


298 Emelio Betances

de la corporación eléctrica, que las comisiones negociadoras


se reunieran, pero según el sindicato, este se negaba a reenviar su
comisión negociadora. Por ejemplo, el 11 de marzo de 1985,
Sitracode publicó un comunicado donde denunciaba que la
empresa se negaba a reunirse con el sindicato y que los tra-
bajadores eran objeto de amenazas por parte del personal de
seguridad de la misma. Señalaba que por la falta de equipos
de seguridad se estaban produciendo accidentes lamentables,
y que los nuevos procedimientos para la lectura de medidores
generaron serios problemas a los lectores y distribuidores de
avisos. No había suficientes trabajadores para leer los conta-
dores, lo cual llevaba a la compañía a promediar el uso de la
energía y esto, evidentemente, causaba las quejas continuas de
los clientes.
Asimismo, según el comunicado, el plan médico de los tra-
bajadores estaba en proceso de desaparición, los pagos de dietas
no se cumplían desde hacía más de dos meses, causando así
problemas de alimentación a los trabajadores. El 19 de marzo
Sitracode volvió a publicar otro comunicado donde reiteraba
estas reclamaciones, que la empresa seguía negándose a
reunirse con el sindicato y que pretendía culparlo por la re-
ducción drástica del personal que leía los medidores (Sitracode,
El Sol, 11 de marzo de 1985; Sitracode, El Nacional, 19 de marzo
de 1985).
Las continuas denuncias y protestas de los trabajadores de la
CDE en todo el país provocaron que Franco Badía, secretario
de Estado de Trabajo, interviniera para que las partes reanu-
daran sus negociaciones en agosto. Así lo hicieron pero no
hubo acuerdos, porque la empresa quería que el sindicato re-
nunciara a las protestas públicas, a la interrupción del trabajo,
y que aceptara sus propuestas sin ninguna modificación, a lo
cual se oponían los comisionados del lado de los trabajadores.
Entonces, el sindicato se dirigió al presidente Jorge Blanco
para que interviniera en las negociaciones, porque la empresa

En busca de la ciudadanía.indb 298 5/10/2016 11:14:49 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 299

no quería reconocer los derechos ya establecidos en el pacto


colectivo. En su misiva al presidente manifestó que:

Ante los CONTINUOS, TRÁGICOS Y MORTALES


ACCIDENTES, producidos en las diferentes plantas
eléctricas de la CDE, los cuales han privado de la vida en
lo que va de año a seis (6) trabajadores, el último JOSÉ
RAMÓN FAÑA de 28 años de edad y un considerable
número de obreros que se encuentran postrados en
sillas de ruedas, para todo el resto de su vida, siendo el
último RAULANT RAMÍREZ que se encuentra atado
en una de las camas del hospital general de Tampa,
Florida, debido a la inseguridad y falta de prevención
de accidentes de trabajo […]. SITRACODE mantiene
una actitud de DIÁLOGO como el medio más cien-
tífico para entenderse y como base para la búsqueda
de soluciones a nuestras demandas formuladas en los
distintos pactos colectivos de condiciones de trabajo
(Letras mayúsculas en el original, Sitracode, El Nacional,
28 de septiembre de 1985).

Los pedidos del sindicato no fueron atendidos por el pre-


sidente a juzgar por la conducta asumida por la dirección de
la CDE. En cambio, la empresa siguió con una campaña para
culpar al sindicato por los apagones que se producían conti-
nuamente. El sindicato los atribuyó a las deficiencias técnicas
existentes y al mal uso que la administración hacía de sus re-
cursos. Juan Heredia, secretario general de Sitracode, convocó
a la movilización de los trabajadores ante la negativa de la
dirección de la CDE de negociar un pacto colectivo de trabajo.
Ante las crecientes manifestaciones del sindicato y la interrup-
ción que esto producía en el desempeño de la corporación, su
equipo de dirección informó que solo se reuniría con este si
desistía de las protestas que llevaba a cabo en todo el país.

En busca de la ciudadanía.indb 299 5/10/2016 11:14:49 AM


300 Emelio Betances

La disputa entre el sindicato y la CDE se complicó luego del


huracán Kate, en noviembre de 1985, cuando fuertes vientos
azotaron el país e incrementaron los apagones por derrumbes
del tendido eléctrico en la región norte. Previo a la llegada
del huracán, los trabajadores del Sitracode anunciaron que
no trabajarían horas extras como una forma de presionar a
la empresa, pero esta aprovechó los desastres causados por el
fenómeno natural para acusar al sindicato por los apagones.
La CDE indicó a la opinión pública «que la situación no ha
podido resolverse porque los trabajadores no se han reincor-
porado al trabajo de horas extras» (Figuereo, Última Hora, 20
de noviembre de 1985). El mismo día que se dio esta declara-
ción Heredia, secretario general de Sitracode, llamó a todos
los trabajadores del sindicato para que acudieran a trabajar
tiempo corrido, y a la vez declaró que «jamás hemos suspendido
el servicio de emergencia y se trabaja los turnos regulares para
brindar el servicio a la ciudadanía» (Dalmau, El Nacional, 20 de
noviembre de 1985.) Heredia amplio su señalamiento en una
carta dirigida al Listín Diario:

Sitracode desarrolla un Plan de lucha para exigir que


se reabran las negociaciones que fueron interrum-
pidas por la empresa. En ese sentido, nos hemos vistos
(sic) en la imperiosa necesidad de instruir a nuestros
afiliados a no trabajar las «Horas Extraordinarias»;
entendiéndose que existe un turno rotativo de emer-
gencia en todo el país, para la reparación de todas las
averías, conjuntamente con esta medida también de-
sarrollamos las movilizaciones como instrumento de
protesta, para conseguir la firma del Pacto Colectivo
[…] Aclaramos […] Que el número de empleados en
cada brigada de redes eléctricas no puede ser menos
de siete (7) por que la Corporación Dominicana de
Electricidad trabaja con alto voltaje. Defendemos esta
posición además para evitar más accidentes laborales,

En busca de la ciudadanía.indb 300 5/10/2016 11:14:49 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 301

reducir el número en las brigadas redundaría en


contra de la seguridad industrial […]. Finalmente, el
problema de los apagones no puede culparse al Sin-
dicato, este es un problema viejo en este país (Heredia,
Listín Diario, 22 de noviembre de 1985).

El Listín Diario saludó los señalamientos de Sitracode en


un editorial en el que se llamó a las autoridades de la CDE a
que reanudaran sus conversaciones con un espíritu de buena
voluntad (Listín Diario, 22 de noviembre de 1985). Ante la pe-
tición de este periódico y otros medios de prensa, la comisión
negociadora de la CDE se reunió con el sindicato, pero no
hicieron más que reiterar sus respectivas posiciones. El gremio
siguió presionando a través de movilizaciones, y el 20 de di-
ciembre amenazó con un paro en todo el país si en breve plazo
las autoridades no firmaban un pacto colectivo de trabajo. En
represalia por esas acciones, la Policía Nacional arremetió contra
el sindicato apresando a varios dirigentes. En respuesta, los
trabajadores de Santiago se dirigieron al Comando Regional
Norte de la institución para protestar por dichos arrestos, pero
allí dejaron detenidos a 325 manifestantes. En medio de esa
situación, el administrador de la CDE, Marcelo Jorge, denunció
que miembros del sindicato sabotearon instalaciones de la
institución en Santiago produciendo un gran apagón, y ade-
más afirmó que el secretario general del gremio mantenía una
campaña de descrédito contra su administración. El sindicato
respondió con un comunicado donde pedía que se hiciera
una investigación a los responsables del apagón en la región
norte. Según Sitracode, estos hechos se querían usar para desviar
la lucha por la firma del contrato colectivo (El Nacional, 23
de diciembre de 1985; Zayas, El Nacional, 28 de diciembre de
1985; Sitracode, El Nacional, 29 de diciembre de 1985).
La entrada del nuevo año y el calentamiento de la campaña
electoral presidencial hicieron que la CDE repensara el man-
tener el conflicto que podría ser aprovechado por la oposición

En busca de la ciudadanía.indb 301 5/10/2016 11:14:49 AM


302 Emelio Betances

política. Bajo estas circunstancias, rápidamente la comisión ne-


gociadora de la CDE reanudó el dialogo con el sindicato y, final-
mente, el 28 de enero 1986 se firmó el nuevo pacto colectivo de
condiciones de trabajo que duraría del 15 de agosto 1985 al
15 de agosto de 1987. La empresa estuvo dispuesta a cubrir los
servicios médicos, incluir un plan de pensiones, y de viviendas
para benefecio de 100 trabajadores. Según Heredia, la compa-
ñía se comprometió a poner en vigencia el Manual de Puestos
y Salarios, y a partir de enero de 1986 aumentar la nómina en
RD$250,000 mensuales, equivalentes a RD$6.0 millones de
esa época. En el nuevo contrato colectivo, la CDE aumentó
RD$50.0 a los trabajadores con sueldos de hasta RD$ 1,000
mensuales. Asimismo, incrementó las dietas de RD$16.0 a
RS$23.0 durante 1986 y RD$25.0 para 1987 (Rubens, Hoy, 22
de enero de 1986).
Finalmente, en el pacto colectivo la CDE reconoce al sindi-
cato como el único organismo facultado para tratar con esta,
admite la inamovilidad sindical, el fuero sindical, las presta-
ciones que el sindicato había logrado en pactos colectivos ante-
riores. Además, la empresa se comprometió a aprovisionar «el
Equipo de Trabajo y de Protección: Empresa (sic) suministrará a
sus trabajadores el equipo necesario según el trabajo a realizar,
respetando siempre las disposiciones del Comité de Seguridad,
integrado por la Empresa y Sindicato» (CDE y SITRACODE,
1985:43-44). En resumen, aunque no logró todos sus propósitos
sobre las condiciones de trabajo, Sitracode conquistó los de-
rechos básicos de sus afiliados empleados en la CDE, y esta
era una gran reivindicación, en un país donde las centrales
sindicales aún no torcían el brazo del Gobierno en materia de
derechos laborales.

En busca de la ciudadanía.indb 302 5/10/2016 11:14:49 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 303

Joaquín Balaguer y el fin de Sitracode

Durante el primer año de la nueva gestión de Balaguer


(1986-1990) no hubo grandes problemas entre Sitracode y
la CDE, pero todo se complicaría a partir de 1987 cuando se
congeló el contrato colectivo de trabajo por dos años. Elea-
ser Batista Matos, nuevo secretario general del sindicato,
aprovechó la tranquilidad del primer año bajo el régimen de
Balaguer para retomar los planteamientos de desarrollo y ex-
pansión que, para el sindicato, la empresa debía emprender
para producir suficiente energía y así evitar los apagones. Vale
la pena recordar que anteriormente el sindicato había plan-
teado la construcción de una red de plantas generadoras de
electricidad, en pos de resolver el problema de los continuos
apagones. Asimismo, Sitracode insistió en la construcción de
Itabo III y IV y en la rehabilitación de la planta de Haina IV
(Suárez, 1991:3). Las propuestas de la dirección de Sitracode
muestran, reiteradamente, que el sindicato no solo estaba in-
teresado en procurar una mejora en las condiciones de vida
de sus afiliados, sino también en los intereses del público en
general. De esta manera, asumía el protagonismo necesario
para impulsar el desarrollo de la ciudadanía social de toda la
población, más allá de los beneficios que pudiera brindar a sus
afiliados. En este sentido, Sitracode era una institución singu-
lar en la promoción de los derechos ciudadanos.
En busca de promover los planes de Sitracode, Batista Matos,
su secretario general, planteó en un programa de televisión
que el sindicato estaría dispuesto a posponer sus reivindicacio-
nes económicas para que la empresa pudiera iniciar un plan
ambicioso que podría poner fin a los apagones, y contribuir
de una manera efectiva al desarrollo nacional. Julio Hazím,
el entrevistador del programa, prometió llevar la propuesta a
las autoridades correspondientes, pero lamentablemente estas
le dijeron que no estaban interesadas en ese tipo de planes.

En busca de la ciudadanía.indb 303 5/10/2016 11:14:49 AM


304 Emelio Betances

Dadas estas circunstancias Batista Matos entendió que a las


autoridades:

Le convenía la situación de crisis en que vivía la


empresa porque en medio de la crisis ellos com-
praban plantas sin hacer concurso y así no tenían
que estar expuestos a una fiscalización; el caos en
que se encontraba la empresa era propicio para ellos
hacer dinero. Además, ellos estaban interesados en
que se cediera la empresa al sector privado, lo cual
ocurrió eventualmente cuando se le cedió un 49% de
las acciones a dicho sector. Entonces, esto me llevó a
comprender que las autoridades no estaban intere-
sadas en resolver la crisis de los apagones sino más
bien culpar al sindicato por los apagones, generar un
sentimiento antisindical en la población que se sentía
frustrada porque pagan sus cuentas, pero no recibían
un servicio adecuado. En fin, esto crearía un ambiente
propicio para destruir el sindicato (Batista Matos,
entrevista, 2010).

El presidente Balaguer no prestó atención a la sugerencia


del sindicato y sí estuvo muy dispuesto a escuchar a las nuevas
autoridades de la CDE, que planteaban que había una empleo-
manía supernumeraria que gozaba de grandes prestaciones y
buenos salarios y, por lo tanto, era necesario cancelar a mu-
chos de estos empleados para bajar los costos de operación. El
ingeniero César Newman, el nuevo director de la CDE, logró
convencer al presidente de que el sindicato tenía la culpa de
la crisis de la empresa por los continuos paros y protestas. Ba-
laguer nunca tuvo una actitud de apoyo a los sindicatos en
el país y, obviamente, no fue difícil convencerlo para que en
julio de 1987 emitiera el decreto número 304 que mantenía
sin variación, por dos años, el pacto colectivo de condiciones
de trabajo.

En busca de la ciudadanía.indb 304 5/10/2016 11:14:49 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 305

La congelación del contrato de trabajo puso a Sitracode en


una situación difícil: ya no se trataba de conseguir que se cum-
pliera el pacto colectivo sino de impedir, a como diera lugar, la
cancelación de los trabajadores y la destrucción del sindicato.
Batista Matos afirmó que luego del anuncio del decreto 304,
en la CDE se vivía una represión militar inaguantable porque
los empleados y dirigentes eran hostigados por militares de
servicio. Llamó a las autoridades nacionales y a la opinión
pública para que evitaran lo que propiciaban los «sectores
macabros», que querían originar un caos en la compañía para
justificar su paso al sector privado. Las protestas del sindicato
por las cancelaciones aumentaron y se empezó a notar una
situación altamente conflictiva.
El presidente Balaguer aceptó reunirse con el sindicato y
con el administrador Newman, y en ese encuentro Batista Matos
demandó el cese a las cancelaciones y la reincorporación de
287 trabajadores. Según Batista Matos, el presidente manifestó su
preocupación por las cancelaciones, pero no se llegó a ningún
acuerdo y se convocó una próxima reunión para que la em-
presa resolviera su conflicto con los trabajadores. En esa reunión
tampoco se llegó a un acuerdo porque Newman planteó que
no habría reposición de los cancelados, lo cual llevó a que el
sindicato rompiera el diálogo con el Gobierno.
Ante esta situación, el sindicato no descartó la posibilidad
de un paro en el servicio energético, si las autoridades prose-
guían cancelando a los trabajadores. Según la CDE, estos diri-
gentes fueron cancelados porque paralizaban las actividades
de la empresa y buscaban que se redujeran sus ingresos. El
administrador acusó al sindicato de ser responsable de actos
de sabotaje, pero sus directivos negaron esas imputaciones di-
ciendo que condenaban tales hechos porque se trataba de una
empresa de servicio público que era un patrimonio nacional,
con 4,500 trabajadores afiliados dispuestos a responder a las
convocatorias del sindicato, por lo que no tenían que recurrir

En busca de la ciudadanía.indb 305 5/10/2016 11:14:49 AM


306 Emelio Betances

a esos métodos. Sitracode pidió a las autoridades que investi-


garan las denuncias del ingeniero Newman (Germosén, Hoy,
10 de julio de 1987; Estrella, Hoy, 18 de julio de 1987; Polanco
y Savarín, Última Hora, 21 de julio de 1987; Santana, Listín Diario,
25 de julio de 1987).
Las luchas de Sitracode contra las cancelaciones y la represión
de las autoridades se convirtieron en su razón de ser. Las au-
toridades no le dieron respiro durante la gestión de Balaguer,
quien se limitó a cambiar los administradores de la CDE con
tal de bajar el nivel del conflicto. Pero ninguno de los que
sucedieron al ingeniero Newman pudo ponerse de acuerdo
con el sindicato, porque este insistía en la reintegración de
los trabajadores cancelados y en que se respetara el contrato
de trabajo. Los dirigentes de Sitracode tenían muy claro sus
objetivos: la defensa de los intereses de los trabajadores y de
la ciudadanía en general. Esto no era algo que los gobernantes,
y en particular Balaguer, estaban dispuestos a tolerar por más
que se llamaran a sí mismos democráticos. Durante el curso
de 1988 y 1989 Balaguer se dio cuenta que no era posible
destruir al Sitracode sin emplear métodos de terrorismo de
Estado. Esta es la razón por la cual en agosto de 1990 nombró
al ingeniero Ramón Pérez Martínez al frente de la CDE, un
exjefe de la Banda Colorada, una organización de facinerosos
tolerada por Balaguer en los años setenta, que cometió una
diversidad de actos terroristas contra organizaciones cívicas y
de izquierda. El 22 de agosto de 1990 Pérez Martínez despidió
a 600 trabajadores, los cuales se sumaban a más de 3,000 que
fueron cancelados en marzo de ese mismo año (Ruiz Burgos,
1992:25). La campaña represiva de este funcionario no se limitó
a las cancelaciones, sino que las oficinas de la empresa fueron
tomadas por efectivos de la Policía Nacional y los dirigentes
de Sitracode eran apresados en distintos puntos del país y
golpeados. El periódico Última Hora informó que:

En busca de la ciudadanía.indb 306 5/10/2016 11:14:49 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 307

Miembros de la Policía y del Ejército montaron hoy


un aparatoso operativo en todo el vecindario del local
del Sindicato de Trabajadores de la Corporación
Dominicana de Electricidad (Sitracade) tomando
posiciones de combate y vistiendo traje de zafarrancho
sobre las azoteas, callejones y calles adyacentes estre-
chando el cerco que mantienen desde ayer a más de
mil quinientos obreros y empleados (Ruiz Burgos,
1992).

Las acciones de la Policía Nacional se extendían a lugares


donde se encontraba algún miembro del sindicato. Ignacio
Soto, el último secretario general de Sitracode, fue arrestado
y golpeado en la televisora Color Visión donde era entrevistado
por el periodista Huchi Lora. El arresto se convirtió en un
espectáculo de mal gusto transmitido en vivo mientras Soto
era vapuleado bestialmente (Soto, entrevista, 2010). Chaljub
Mejía, destacado dirigente de izquierda denunció que:

La intransigencia y la arbitrariedad convertidas en


ley; los militares y policías atropellando trabajadores,
ultrajando empleados y obreros, hasta condenar al
país a presenciar el indignante espectáculo de un
grupo de bárbaros estrujando y tapándole la boca al
reconocido dirigente sindical Eleaser Batista, como
si se pretendiera estrangularlo en público (Chaljub
Mejía, Nuevo Diario, 30 de agosto de 1990).

Evidentemente, el régimen de Balaguer no trataba a los sin-


dicalistas como ciudadanos que protestan cuando se violan sus
derechos, sino como bandoleros que le causaban problemas
luego de haber concluido un proceso electoral difícil, porque
la oposición encabezada por Bosch y el PLD no querían re-
conocer su victoria en unas elecciones controvertidas. Parecía
que el régimen soltaba toda su frustración en Sitracode, una

En busca de la ciudadanía.indb 307 5/10/2016 11:14:49 AM


308 Emelio Betances

organización debilitada por los golpes que recibió durante la


gestión de Jorge Blanco, y ahora finalmente destruida sin ningún
miramiento por Pérez Martínez, el delfín enviado para resolver
problemas difíciles.
A juzgar por los planteamientos del sindicato, que trabajaba
para el desarrollo de la empresa y del país, no se le podía acusar
de ser un enemigo de la CDE. Suárez, asesor jurídico del
sindicato, se preguntaba:

¿Por qué entonces se desea la destrucción de un


Sindicato que representa bien a sus trabajadores y
defiende los intereses de la empresa? Esto se debe en
primer lugar a que en nuestro país existe una men-
talidad patronal en contra de la organización sindical,
mentalidad que también existe en el Gobierno. A
Sitracode le ha tocado la desdicha de que cada vez
que por acciones reivindicativas tiene que enfrentar
a su patrono, se le considera enfrentando al Gobierno,
lo que evidentemente le toca en una situación de
desventaja frente al conjunto del movimiento obrero.
En su segundo lugar, porque con su eliminación la
empresa iniciaba una serie de violaciones y descono-
cimiento de los derechos de los trabajadores, como
fue la extensión unilateral del horario de trabajo y la
obligación de trabajar los sábados al mediodía; prohi-
bición de pago de horas extras, jubilaciones, ayudas
sociales por defunción, vacaciones y Regalía Pascual
y en fin, incumplimiento casi total del pacto colectivo
vigente en la empresa (Suárez, 1991:4).

La actitud asumida contra Sitracode también se explica por-


que destruyéndolo la empresa no tendría que utilizar recursos
legales que le requerirían abrir sus libros a posibles auditorias,
lo cual revelaría corrupción en una empresa del Gobierno.
Atender a las demandas de Sitracode forzaría al régimen a

En busca de la ciudadanía.indb 308 5/10/2016 11:14:49 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 309

respetar las leyes de la República y Balaguer se caracterizaba


por su falta de respeto al debido proceso. Además, aniquilando el
sindicato el régimen mostraba que estaba dispuesto a abordar
los problemas energéticos como si Sitracode fuera el culpable
de los apagones. En fin, una solución de fuerza enviaba un
mensaje claro al resto de los trabajadores de lo que el Gobierno
era capaz de hacer si lo forzaban a respetar el Estado de dere-
cho. Después de mucha resistencia de parte de los empleados
cancelados y la solidaridad de las centrales y organizaciones
civiles, el Gobierno aceptó conceder una pensión a los cance-
lados, pero Sitracode, como tal, dejó de existir. Su destrucción
es una muestra fehaciente de que el régimen de Balaguer no
estaba interesado en respetar los contratos asumidos por una
empresa pública, y de esa manera quedaba claro cuál era su
actitud respecto a la construcción de la ciudadanía social de
los trabajadores. El contrato colectivo de condiciones de trabajo
con Sitracode no era más que un «pedazo de papel», como
dijo Balaguer sobre la Constitución de la República.

Conclusión

Las luchas de Sutrafado, el SNTT y Sitracode muestran los


grandes retos que enfrentó el movimiento sindical dominicano
en el curso de la transición democrática. En los tres sindicatos se
ejecutó una estrategia en la que participaban todos los trabaja-
dores en asambleas y los líderes siempre contaron con el apoyo
de estos, lo cual fue fundamental para presionar a las empresas
a la hora de negociar los contratos colectivos de trabajo. Los
tres operaban en sectores modernos y claves en la economía;
siendo así las cosas, Sutrafado ha sido el único de los tres que
ha sobrevivido. Primeramente, se debe tomar en cuenta que
Sutrafado operaba y, lo sigue haciendo, en una empresa minera
cuyas operaciones dependen de las condiciones del mer-
cado internacional de metales. En cierta forma la empresa

En busca de la ciudadanía.indb 309 5/10/2016 11:14:49 AM


310 Emelio Betances

se maneja como un ingenio azucarero que emplea la mayor


parte de sus trabajadores durante la zafra y luego los despide;
ahora bien, no siempre se trabaja con los mismos empleados
y esto, obviamente, tiene sus efectos sobre el sindicato, el cual
necesariamente tiene que aceptar las condiciones y reajustarse
a la empresa. Lo rescatable de este episodio de luchas es que
los dirigentes del Sutrafado han sabido adaptarse a los cambios
en que opera la industria.
Los escenarios del SNTT y de Sitracode eran diferentes. El
SNTT coexistía en una empresa multinacional que estaba en
un rápido proceso de modernización, que la llevaba a automa-
tizar muchas de sus operaciones para poder mantenerse en el
cambiante mercado de las comunicaciones. En cierta forma, el
contrato colectivo de condiciones de trabajo era una camisa de
fuerza para la empresa, y esta tenía que quitárselo a como diera
lugar para poder introducir los nuevos cambios tecnológicos.
Con el apoyo del Gobierno, la empresa empleó una estrategia
de golpear duramente al sindicato y negociar individualmente
con los líderes sindicales que estuvieran dispuestos a aceptar
una buena liquidación al ser cancelados; esto debilitó mucho
al sindicato a la hora de negociar con la compañía. La estrate-
gia de presión de los líderes sindicales de extender los mini-
paros de cinco a quince minutos en los meses de diciembre de
1982 y enero de 1983, para que a los trabajadores se les pagara
cada quince días en lugar de cada dos viernes —se argumentaba
que de esta manera la empresa dejaba de pagarles dos días de
salarios al año— los llevó a arriesgar todas las conquistas lo-
gradas con la firma del contrato colectivo de trabajo. Esta era
una expresión de la debilidad del sindicato en ese momento.
La empresa utilizó este error estratégico del sindicato para
declarar que esa era una huelga ilegal; esto facilitó que pudiera
darle el último golpe y así destruirlo definitivamente.
El caso de Sitracode tenía un matiz particular porque ope-
raba en una empresa estatal que ofrecía un servicio público
indispensable. Primeramente, el Estado quería privatizar y sabía

En busca de la ciudadanía.indb 310 5/10/2016 11:14:49 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 311

que solo debilitando o destruyendo al sindicato podía conse-


guir que los inversionistas estuvieran interesados en la empresa.
Por eso utilizó la estrategia de culpar al sindicato por los
frecuentes apagones y así persuadir a la opinión pública de la
necesidad de privatizar la CDE. Esto fue lo que se hizo durante
la gestión de Jorge Blanco (1982-1986) y cuando Balaguer
retornó al poder (1986-1990) quiso seguir la misma estrategia,
pero pronto se dio cuenta que no funcionaria. La nueva estra-
tegia consistió, primero, en congelar el contrato colectivo de
trabajo, aumentar las cancelaciones progresivamente y luego
destruir el sindicato a través de la represión física de los tra-
bajadores. En las dos gestiones encontramos que el Gobierno
violaba el pacto colectivo que había firmado con el sindicato,
pero Balaguer fue más lejos porque despidió a sus afiliados,
golpeó a todos los que se defendieron y eliminó Sitracode.
Los métodos empleados por las empresas y el Gobierno, en
el manejo de sus relaciones con los sindicatos, muestran que
la lucha por los derechos de los trabajadores y la construcción
de la ciudadanía social es una obra que tardará mucho tiempo,
porque ni el capital ni el Estado están interesados en que esta
se convierta en realidad. El hecho que un sindicato de una
empresa pública fuera bárbaramente reprimido es bien elo-
cuente: este era un mensaje claro al público sobre la falta de
respeto a los derechos ciudadanos por parte de un régimen que
se denominaba democrático. Lo más lamentable del caso de
Sitracode es que, a excepción de la solidaridad de las centrales
sindicales, el movimiento popular barrial y de pequeños partidos
de izquierda, los partidos dominantes, enfrascados en una
disputa electoral —Balaguer fue declarado ganador (1990) en
unas elecciones llena de irregularidades— no hicieron gran
cosa para proteger a los trabajadores del sector eléctrico. Esto
no hace más que revelar que para esos partidos no era nada
grave la destrucción de un sindicato que se había distinguido
por su lucha por los derechos ciudadanos de sus afiliados y
los de todos los ciudadanos. En conclusión, la lucha por la

En busca de la ciudadanía.indb 311 5/10/2016 11:14:49 AM


312 Emelio Betances

construcción de la ciudadanía es un camino largo, cuesta arriba,


y las batallas de los sindicatos fabriles son solo un primer paso
en este periplo por la historia. Pasemos ahora al estudio del
sindicato de profesores y cómo ellos, también, han aportado al
proceso de construcción de la ciudadanía.

En busca de la ciudadanía.indb 312 5/10/2016 11:14:49 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 313

El secretario general de Sitracode, Eliaser Bautista Matos, entrega al subse-


cretario de la Presidencia, Cristóbal Marte, una carta dirigida al presidente
Balaguer. (Listín Diario, 25 de julio de 1987).

Empleados de la CDE protestan en demanda de la reposición de los obreros


cancelados. (Listín Diario, 25 de julio de 1987).

En busca de la ciudadanía.indb 313 5/10/2016 11:14:50 AM


314

En busca de la ciudadanía.indb 314


Trabajadores de la Corporación Dominicana de Electricidad se movilizan en el Centro de Operaciones de Herrera, en demanda
Emelio Betances

de reivindicaciones sociales y de seguridad laboral. (El Nacional, 8 de agosto de 1985).

5/10/2016 11:14:50 AM
En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 315

Un momento de las negociaciones entre SUTRAFADO y los directivos de la


Falconbridge. Figuran Julio de Peña Valdez, Julio Aníbal Suárez y Angel Ji-
ménez Sánchez, por SUTRAFADO, y por la empresa, a la izquierda, Luis Jorge
Enrique Tejada Yangüela, entre otros. (El Nuevo Diario, 31 de agosto de 1982).

Ramón Marcelo Pacheco secretario general del Sin-


dicato de Trabajadores de la Falconbridge Dominicana,
1980-1982. (El Nuevo Diario, 12 de enero de 1982).

En busca de la ciudadanía.indb 315 5/10/2016 11:14:50 AM


316 Emelio Betances

Julio de Peña Valdez se dirige a los obreros que asistieron al piquete en


apoyo a los trabajadores telefónicos. (El Nuevo Diario, 17 de junio de 1982).

El sindicalista Leovigildo Liranzo (en el centro) cuando declaraba en la


rueda de prensa convocada ayer por el Sindicato Nacional de Trabajadores
Telefónicos. Figuran también los dirigentes sindicales José Pichardo e Isidro
Torres. (El Sol, 13 de julio de 1987).

En busca de la ciudadanía.indb 316 5/10/2016 11:14:51 AM


Capítulo 6

La Asociación Dominicana
de Profesores: las génesis y las luchas
en la primera etapa de la transición
democrática, 1978-1986

Introducción

La lucha de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP)


en defensa de los intereses de sus afiliados representa uno de
los episodios fundamentales en la construcción de la ciuda-
danía social en la República Dominicana. En este proceso los
docentes se encuentran entre la lógica laboral y profesional:
tienen que enfrentar los mismos retos que los demás traba-
jadores –aumento de salarios, prestaciones sociales, derechos
de organización – y, además, exigir que se les reconozca como
profesionales que constantemente necesitan perfeccionar sus
conocimientos pedagógicos y técnicos. Asimismo, como profe-
sionales, los docentes tienen la responsabilidad de luchar por
mejorar una educación pública y, de esa manera, impulsar la
lucha por la construcción de ciudadanía social. Ellos juegan
un papel fundamental en el desarrollo de la conciencia ciuda-
dana por estar vinculados, a través de la enseñanza, con diversos
sectores sociales; y además la lucha por sus reivindicaciones
afecta directamente a las familias de trabajadores, formales e in-
formales, cuyos hijos pierden numerosos días de clase por estar

317

En busca de la ciudadanía.indb 317 5/10/2016 11:14:51 AM


318 Emelio Betances

sus profesores en la necesidad de participar en reuniones,


marchas, huelgas, etc. Las reivindicaciones de los profesores
son temas de conversación necesaria en el seno de la familia,
juntas de vecinos, centros de trabajo o clubes culturales. Dadas
sus condiciones sociales, los docentes viven en los mismos lu-
gares que los obreros y los moradores de los barrios populares,
haciendo que sus luchas no sean diferentes a aquellas de todo
el pueblo. De ahí que en este estudio se considere al gremio
magisterial como parte de las luchas sindicales y populares que
se escenifican en el país en pos de construir una sociedad de-
mocrática, donde se reconozcan los derechos sociales de los
ciudadanos.
Las batallas de los profesores dominicanos por la conquista
de sus demandas se realizan en el contexto de la ejecución
de las reformas neoliberales en toda América Latina en las
décadas de 1980 y 1990. Estas reformas tenían como objetivo
central acrecentar los controles del trabajo docente, en medio
de una crisis financiera y de grandes recortes presupuestarios.
Los encargados de ejecutar estas reformas esperaban que los
docentes fueran:

[…] menos gremialistas y más profesionales, más técni-


cos y menos políticos, más proclives a la concertación y
menos al conflicto […]. Desearían, simplemente y lla-
namente, que los sindicatos desaparecieran por arte
de magia […]. Querían docentes dotados de un gran
sentido de responsabilidad, dispuestos a trabajar más
por el mismo sueldo […]. Que nunca participarían
en marchas, plantones, ni huelgas, y se mantendrían
por completo ajenos a los avatares de la azarosa vida
política de nuestros países (Loyo, 2001:67 y 79).

Contrariamente a lo esperado por los encargados de eje-


cutar las reformas neoliberales en el sector educativo, los
docentes latinoamericanos y, en particular, los dominicanos,

En busca de la ciudadanía.indb 318 5/10/2016 11:14:51 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 319

han luchado para mantener sus organizaciones y exigir sus


reivindicaciones. Hoy día (Enero de 2016) la ADP se man-
tiene incólume, es uno de los pocos sindicatos grandes que ha
sobrevivido a la embestida neoliberal que ha procurado, en
diversas ocasiones, destruirla. En este capítulo se responde a
las siguientes preguntas: ¿Cómo se explica que la ADP lograra
sobrevivir y consolidarse durante los años setenta cuando
Balaguer hizo todo lo posible para impedirlo? ¿A qué se debió
que las relaciones entre la gestión de Guzmán (1978-1982) y la
ADP estuvieran llenas de malentendidos y fueran infructuosas?
¿Por qué la ADP logró conquistas significativas durante la ad-
ministración de Jorge Blanco (1982-1986) pese a la aplicación
de políticas neoliberales? ¿En qué medida contribuyeron las
batallas sociales y políticas de la ADP al proceso de democrati-
zación y la construcción de la ciudadanía social?
Este capítulo se divide en cinco secciones. En la primera
se analizan los antecedentes de la ADP en las luchas de la
Federación Nacional de Maestros (Fenama) y cómo, en estas lu-
chas, esta se alió con la derecha antitrujillista y mantuvo una
oposición contestataria a la breve gestión de Bosch (1963), de
hecho, apoyó el golpe de Estado que lo depuso del poder y
su dirección aceptó formar parte del Gobierno de facto. En
la segunda se examina el surgimiento de la ADP en 1970 en
el contexto de la lucha estudiantil contra el régimen de Bala-
guer, y como estas luchas propiciaron la formación del sindicato
de profesores. La tercera sección se concentra en el análisis
del proceso de afianzamiento institucional de la ADP a través
de la celebración de su primer congreso, la adopción de la
ideología del sindicalismo clasista y la tradición asamblearia
heredada de la Fenama. La cuarta se enfoca en el estudio de
las difíciles negociaciones entre la ADP y la gestión de Guzmán
(1978-1982) y la intención del Gobierno de destruir el sindicato.
Se plantea que esos conflictos, lejos de debilitarlo, lo fortale-
cieron y lo prepararon para futuras luchas. La quinta sección
se concentra en las luchas llevadas a cabo durante la gestión

En busca de la ciudadanía.indb 319 5/10/2016 11:14:51 AM


320 Emelio Betances

de Jorge Blanco (1982-1986) y cómo la ADP aprovechó los con-


flictos entre los diferentes sectores del PRD y el Gobierno para
conseguir su primera gran victoria: el seguro médico para
maestros. Finalmente, se concluye que las manifestaciones de
la ADP por aumentos salariales, prestaciones sociales y la libertad
sindical contribuyeron significativamente a elevar el nivel de
conciencia ciudadana sobre los derechos sociales, y de esta
manera se ayudó a la democratización de la sociedad.

Los antecedentes históricos de la ADP:


la Federación Nacional de Maestros

La fundación de la Federación Nacional de Maestros (Fe-


nama), el 7 de septiembre de 1961, marca un punto de referencia
histórica para conocer los antecedentes de la ADP. En esa etapa
también se creó la Asociación Profesional de Maestros, pero
esta tuvo una corta vida y fue Fenama la que se unió al activismo
político, característico de la época, pasando a formar parte de
un espacio antitrujillista denominado Asamblea del Pueblo.
En esa congregación había una diversidad de tendencias políti-
cas, entre esas la Unión Cívica Nacional (UCN), la organización
representativa de los intereses oligárquicos que tenía una gran
presencia y control de la agenda política. Si bien Fenama re-
clamaba representar los intereses del magisterio, como otras
entidades populares de entonces, también estaba implicada en
el activismo político. Sus acciones casi siempre estuvieron mar-
cadas por su oposición al PRD, cuyo presidente, Bosch, había
proclamado la tesis de «borrón y cuenta nueva», aludiendo
a la necesidad de hacer una alianza con los trujillistas para
poder llegar al poder y ejercerlo. Fenama se identificó con el
antitrujillismo de la UCN, que en realidad era una postura
falsa para conseguir apoyo en una población que había sufrido
las consecuencias de una dictadura bestial (Prats de Pérez, entre-
vista, 2013).

En busca de la ciudadanía.indb 320 5/10/2016 11:14:51 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 321

Una vez electo presidente, Bosch inició un proceso, con


amplia participación popular, para redactar una nueva Cons-
titución. Fenama aprovechó la ocasión y logró la inclusión de
importantes artículos en la nueva Carta Magna, en uno de los
cuales quedaba el magisterio erigido como función pública.
Sin embargo, los líderes de Fenama pensaban que el Gobierno
utilizaba mecanismos políticos para nombrar y cancelar a los
docentes. La primera huelga de Fenama se realizó en marzo
de 1963, y la segunda fue parte de una serie de protestas que
culminaron con otra que coincidió con el golpe de Estado
que derrocó a Bosch el 25 de septiembre de 1963. La primera
de estas huelgas era en protesta por la cancelación de más de
100 maestros y, según Fenama, el Gobierno había tomado esa
decisión por razones políticas. Sus organizadores considera-
ron que había sido exitosa por la acogida que tuvo entre los
afiliados de la Federación y la población. Los dirigentes de
Fenama se quejaban, además, de que el presidente no estaba
dispuesto a recibirles ni contestaba sus cartas. Mientras tanto,
les respondía que las puertas del Palacio estaban abiertas, pero
que se recibían 600 solicitudes de audiencia diariamente y que
debían tener paciencia. En una alocución pública realizada el
21 de mayo de 1963, Bosch puntualizó:

FENAMA se ha molestado porque dice que nosotros


no le hemos contestado y nos ha enviado esta carta
y ha provocado un mitin en Azua. Un mitin diciendo
que ellos saben que en el mes de junio, cuando vengan
las vacaciones van a cancelar a todos los maestros […]
No es cierto que este gobierno piense, ni haya pensado
jamás cancelar todos los maestros en las vacaciones.
(Bosch, 1998, tomo 1:227).

Sin embargo, Fenama continuó su programa de manifestacio-


nes. Por ejemplo, el 4 de junio de 1963 convocó a una protesta

En busca de la ciudadanía.indb 321 5/10/2016 11:14:51 AM


322 Emelio Betances

que fue prohibida por la Secretaría de Interior y Policía porque


se tenían noticias de que existía el propósito de alterar el orden
público. Pese a la prohibición, la marcha se realizó y las fuerzas
del orden no reprimieron a los manifestantes.
La actitud contestataria de Fenama contra el Gobierno hizo
que algunas de sus asociaciones afiliadas, en Santo Domingo,
Azua, Santiago y otros pueblos del Cibao, denunciaran los
fines políticos de sus marchas, por lo que se distanciaron de
la dirección de la Federación porque veían que su posición
política coincidía con la UCN. Los vínculos de Fenama y la oposi-
ción golpista se mantuvieron y cuando, el 25 de septiembre de
1963, se produce el golpe de Estado contra Bosch, esta ya había
convocado a la segunda huelga. El Triunvirato, como se llamó
al régimen que surgió tras el golpe, nombró al vicepresidente
de Fenama, Carlos María Hernández, como secretario de Edu-
cación; una de las primeras medidas del régimen fue reponer
a los maestros cancelados durante la gestión de Bosch. En esos
días el nuevo secretario de Estado de Educación, Bellas Artes
y Cultos anunció que los maestros estaban en el Gobierno. Sin
embargo, este anuncio fue visto como una burla por algunos
dirigentes de Fenama, quienes se preguntaban cómo era posible
que los maestros formaran parte de un régimen golpista.
La luna de miel entre Fenama y el Triunvirato duró poco
y las denuncias de dirigentes magisteriales contra el nuevo
sistema no se hicieron esperar. Estos dirigentes tomaron el
control de la organización y empezaron a hablar de preparativos
para una huelga; pero el Triunvirato las había prohibido en el
sector público y se dieron instrucciones precisas al secretario
de Educación para que cancelara a cualquier maestro que
participara en un paro convocado por Fenama. Poco tiempo
después de este enfrentamiento el Triunvirato destituyó a Her-
nández de la Secretaría de Educación, y en su lugar nombró al
sacerdote Rogelio Delgado Bogaert.
A partir de su ruptura con el Triunvirato, Fenama se unió
al movimiento de protesta contra el nuevo régimen y exigió

En busca de la ciudadanía.indb 322 5/10/2016 11:14:51 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 323

una serie de reinvidicaciones que estaban a tono con las exi-


gencias del movimiento sindical de la época. Posteriormente,
le hizo demandas tanto a la breve gestión de Héctor García
Godoy (1965-1966) como a la que Balaguer inició en 1966 (De
León, 1999:52-53). Sin embargo, ya no tenía la fuerza de sus
años de lucha contra Bosch. Durante el régimen iniciado por
Balaguer (1966-1970), Fenama intentó conseguir el apoyo del
Gobierno para solicitar un préstamo internacional para gestio-
narlo conjuntamente con su cooperativa, pero este le negó su
respaldo. Luego de este fracaso, la profesora Romana Núñez,
de San Francisco de Macorís, y un grupo de profesores de la
región norte, intentaron revivir a la Federación con la celebra-
ción de un Congreso en Santiago, pero estos eran los inicios
del régimen de los 12 años de Balaguer y la actividad política
abierta era muy peligrosa. En estas circunstancias, Fenama
dejó de ser una organización capaz de impulsar los intereses
de los docentes y ya para 1968 desapareció del escenario po-
lítico (Santos, 1997:35-67). Sin embargo, se debe señalar que
Fenama fue la primera organización de docentes que empezó
a luchar por la conquista de los derechos ciudadanos de los
maestros del sector público y, de esa manera, puso una de las
primeras piedras en la construcción de la ciudadanía social.

El surgimiento de la ADP: la década de 1970

El año de 1970 marca el reinicio de las luchas de los docentes


por crear una organización que representara sus intereses. El
decenio empieza con la campaña de Balaguer para conseguir
su reelección presidencial, pero este proceso no fue fácil para
el presidente porque su vice-presidente, Augusto Lora, también
estaba interesado en la primera magistratura del Estado y el
PRD, principal partido de la oposición, cuestionaba junto a
otras organizaciones políticas que el presidente Balaguer pu-
diera seguir al frente de los asuntos públicos mientras también

En busca de la ciudadanía.indb 323 5/10/2016 11:14:51 AM


324 Emelio Betances

era candidato a la Presidencia. Balaguer firmó un pacto con


diversos partidos mediante el cual aceptaba dejar la Presidencia
de la República para hacer su campaña, pero, aun así, el PRD
no aceptó participar en las elecciones por considerar que la
ola represiva que se vivía en el país no era conveniente para la
celebración de elecciones libres e imparciales. Los estudiantes
de la UASD y de los liceos públicos eran el foco de una gran
parte de estas protestas. Sin lugar a dudas, muchas de estas
eran animadas por la izquierda que, si bien estaba fragmentada
en diversos partidos relativamente pequeños, sus denuncias
tenían amplia acogida en las familias de clase media, cuyos
hijos eran víctimas de la represión política.
Balaguer quiso sofocar las protestas disponiendo el cierre
temporal de todas las escuelas públicas urbanas del 6 de abril
al primero de junio de 1970. La UASD no solo fue cerrada,
sino que también fue ocupada por tropas combinadas de la
Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas. Esta medida fue
rechazada universalmente en la sociedad y no pudo aplacar las
manifestaciones. Ante esta repulsa y, en medio de una cam-
paña electoral, Balaguer tuvo que derogar la disposición de
suspensión de docencia y permitir la apertura de clases el 27
de abril y no el primero de junio como tenía pensado. En cierta
forma la interrupción de la docencia fue aprovechada por los
maestros para organizar la ADP con el apoyo de la UASD, el
PRD y diversos partidos de izquierda, entre los cuales estaban
el Movimiento Popular Dominicano (MPD), la Línea Roja del
Partido 14 de Junio. Entre los primeros dirigentes se citan a
Ivelisse Prats de Pérez, Enrique de León, Milagros Pineda y
Frank Fuentes.
La ADP logró organizarse como sindicato porque era parte
de un proceso de lucha que iba mucho más allá de sus rei-
vindicaciones, e incluía una serie de exigencias importantes
para la construcción de la ciudadanía social entre las cuales
se citan la construcción de planteles escolares, libros de textos

En busca de la ciudadanía.indb 324 5/10/2016 11:14:51 AM


En busca de la ciudadanía: los movimientos sociales y la democratización.../ 325

gratuitos, entrenamiento para los profesores, desayuno escolar


para los niños y niñas que asistían a la escuela, entre otras.
Estas demandas tenían eco en un público que las apoyaba.
Este apoyo fue lo que permitió que la ADP lograra mantenerse
en pie, pese a la estrategia del régimen para obstruir su de-
sarrollo. Igualmente, se debe destacar el aporte que hicieron
los jóvenes profesores de los colegios privados respaldando,
sin descanso, todo el proceso. Estos maestros eran, a su vez,
estudiantes en la UASD, bastión de la lucha antibalaguerista.
Además, un número significativo de estos profesores jóvenes
recibía la influencia de sacerdotes católicos identificados
con la Teología de la Liberación y que promovían el grupo
de Cristianos Comprometidos. En síntesis, la ADP surgió y
se comenzó a consolidar como resultado de un movimiento
popular, estudiantil y sindical que le era favorable (De León,
entrevista, 2013).
La mayoría de los gestores de la ADP había militado en Fenama
y por tanto tenían las mismas exigencias: escalafón magisterial
que reconociera la formación profesional de los docentes,
mejoramiento de la educación pública, aumentos de salarios,
seguro médico, construcción y reparación de aulas, desayuno
escolar, etc. Si bien todos estaban de acuerdo en exigir estas
reivindicaciones, había una gran fragmentación política debido
a la presencia de los partidos políticos en el seno de la ADP.
Los líderes del PRD pensaban que la ADP debía organizarse
como un gremio que se enfocara en las demandas económicas
de su sector. Bosch, líder del PRD, pensaba que la ADP era un
«ventorrillo político» de la izquierda por lo que se debía dejar
fuera de esa organización. Esta posición era un reflejo de la
lucha que el PRD llevaba en su interior para sacar del partido
a los militantes de izquierda. Pero también estaban los militantes
del MPD y de la Línea Roja del 1J4 que proponían que la ADP
se organizara como un sindicato. Estas luchas provoron la
salida de los perredeistas que formaban parte del gremio de

En busca de la ciudadanía.indb 325