Está en la página 1de 2

RESUMEN DE LA CASACIÓN 475-2013 TACNA

 En este caso, la SUNAT a través de un informe de indicio de delito aduanero


comunicó al Ministerio Público que un importador habría cometido delito
aduanero debido a que nacionalizó productos importados como provenientes
de Malasia, cuando en realidad eran de Chile. Luego de realizados los actos de
investigación, el fiscal provincial solicitó el sobreseimiento del proceso al Primer
Juzgado de Investigación Preparatoria de Tacna.
 
Revisados los fundamentos, el juez de Investigación Preparatoria declaró
fundado el sobreseimiento porque consideró que el informe de indicios de delito
aduanero no resultaba suficiente para acusar. Asimismo, el Juez decidió no
elevar al fiscal superior el requerimiento para que rectificara o ratificara la
solicitud del fiscal provincial. Frente a esta decisión,la SUNAT interpuso recurso
de apelación.
 
Sin embargo, el medio impugnatorio no fue amparado por la Sala Penal de
Apelaciones, la cual confirmó la resolución de primera instancia. Así como
reconoció que no se recabó información suficiente, los jueces superiores
sostuvieron que el fiscal superior aceptó tácitamente el sobreseimiento, pues si
bien no se ratificó en el requerimiento del fiscal provincial, tampoco efectuó
cuestionamiento ni  expresó su abstención de pronunciarse respecto de la
apelación.
 
El procurador de la SUNAT cuestionó este criterio. Argumentó que, conforme al
inciso 1 del artículo 64 del C.P.P de 2004, las disposiciones y requerimientos
del Ministerio Público deben ser motivados y específicos. Por este motivo
interpuso recurso de casación por la causal 3 del articulo 429 C.P.P a fin de
que se establezca el alcance de esta norma.
 
Finalmente, la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema consideró que
dicho artículo 64 no era aplicable al caso porque solo puede aplicarse en caso
de peticiones como las disposiciones que sí requieren motivación. En ese
sentido, afirmó que se estaba frente a una apelación en la que el Ministerio
Público no era parte recurrente, por lo que debe entenderse que el no
pronunciamiento del fiscal superior constituye una ratificación del pedido del
fiscal provincial y por ello declararon INFUNDADO el recurso de casación por
errónea interpretación de la ley penal o de otras normas jurídicas necesarias
para su aplicación.

MI ANALISIS CRITICO SOBRE LA CASACION 475 – 2013 TACNA


 No es obligatoria la presencia del fiscal en una audiencia de apelación
de auto porque según numeral 5 del artículo 420° del Código Procesal
Penal, la concurrencia de las partes a la audiencia de apelación de
autos es optativa, es decir, no es obligatoria. En ese sentido la
abstención de emitir pronunciamiento del Fiscal Superior, quien acude a
la audiencia de apelación de auto por un recurso interpuesto por la
Procuraduría Pública, no afecta el derecho a la debida motivación de
resoluciones judiciales porque el Ministerio Público se rige bajo los
principios de jerarquía y de unidad de actuación.
 La Sala Penal de Apelaciones realizo una correcta interpretación de la
norma ya que el fiscal superior no está obligado a pronunciarse por
escrito ni a concurrir a las audiencias que se generen a consecuencia
de la presentación de los medios impugnatorios.
 Los representantes del Ministerio Público se rigen por el principio de
independencia, adecuando sus actos a criterios objetivos sustentados
en la Constitución y la ley, a otros principios como la unidad de
actuación que procura que las políticas de persecución penal sean
uniformes y el principio de jerarquía que implica la sujeción a las
instrucciones que impartan los superiores.

CONCLUSIONES
 Yo estoy de acuerdo con la decisión de la Sala Permanente porque yo
creo que no se infringió la garantía constitucional a la debida motivación
de resoluciones ya que el Fiscal Superior no está obligado a participar
en la audiencia de apelación y no está obligado a fundamentar su
abstención o contestación del recurso de apelación interpuesto por la
SUNAT .
 En la actuación fiscal ,los representantes del Ministerio Publico se rigen
por los principios de unidad y jerarquía que dan coherencia y unidad al
ejercicio de las funciones constitucionales fijadas en el artículo 159 de la
Constitución para establecer una coordinación conjunta entre los fiscales
de los distintos niveles en atención a la política de persecución criminal,
por ejemplo en este caso el Fiscal Provincial había solicitado el
sobreseimiento de la causa y el Fiscal Superior no dio una opinión
contraria, por lo que se mantuvo la opinión del Fiscal Provincial.