Está en la página 1de 3

ESCUELA MARXISTA - SOCIALISTA

La escuela marxista es la escuela de pensamiento económico inspirada en la obra


de Karl Marx. La mayoría de los conceptos más importantes y fundamentales de
esta escuela fueron desarrollados por Marx en su obra principal El capital; entre
ellos, fuerza de trabajo, lumpem proletariado, proletariado y burguesía (en sentido
de clase social), lucha de clases, plusvalía, materialismo histórico, explotación y
la teoría del valor trabajo

Marx represento un personaje fundamental en la historia del pensamiento


económico. Muchos académicos hacen una distinción entre la economía marxista
y el marxismo, manifestando que hay una separación intelectual clara entre los
principios económicos expuestos por Marx y su apoyo al socialismo revolucionario
y la revolución del proletariado

El propósito de Marx era demostrar el carácter histórico de la sociedad capitalista


y entenderla como modo de producción. Antes existieron otros tipos de sociedad
y, por tanto, era factible que después existiera una nueva, a la que llamó
comunismo el cual denomino como superación positiva de la propiedad privada en
cuanto autoextrañamiento del hombre, y por ello como apropiación real de la
esencia humana por y para el hombre; por ello como retorno del hombre para sí
en cuanto hombre social, es decir, humano; retorno pleno, consciente y efectuado
dentro de toda la riqueza de la evolución humana hasta el presente.

Este comunismo es, como completo naturalismo = humanismo, como completo


humanismo = naturalismo; es la verdadera solución del conflicto entre el hombre y
la naturaleza, entre el hombre y el hombre, la solución definitiva del litigio entre
existencia y esencia, entre objetivación y autoafirmación, entre libertad y
necesidad, entre individuo y género. Es el enigma resuelto de la historia y sabe
que es la solución (Marx, 1993, 147).

Ya en esa época, 1844, planteó la posibilidad de otra sociedad distinta a la


capitalista. Había roto con sus antiguos compañeros, los hegelianos de izquierda,
y concluido que la crítica social no se debía centrar en la religión ni en la filosofía
sino en la economía y, en particular, en la propiedad privada, su esencia. Su
propuesta de superar la propiedad privada significaba cambiar la sociedad en su
aspecto esencial. La sociedad capitalista desnaturaliza al ser humano, al menos a
una parte: los obreros, porque los aliena. La eliminación de la propiedad privada
implicaría el regreso del hombre a su condición de ser social, su verdadera
esencia. La superación del capitalismo lo devolvería a su condición de ser natural
y social.
Desde ese momento, Marx dedicó sus esfuerzos a explorar la posibilidad histórica
del paso del capitalismo al comunismo.

Ante todo esto y desde un punto de vista crítico, analizó con rigor el modo de
producción capitalista y la sociedad burguesa creada por él, describiendo la
plusvalía, la ley específica que mueve dicho sistema. Señaló que el capitalismo al
igual que los modos de producción que lo precedieron, como el feudalismo o el
esclavismo era un sistema que, debido a sus propias contradicciones antagónicas,
irresolubles, llevarla a frenar y revertir el desarrollo de la humanidad, a menos que
fuese sustituido por un nuevo modo de producción, de economía planificada y sin
clases: la sociedad comunista. Este proceso de transformación, en la concepción
de Marx, sólo podía ser llevado adelante por los trabajadores mediante una
revolución de alcance mundial. Estas ideas, planteadas a partir del Manifiesta
comunista de 1848, fueron desarrolladas por Marx a lo largo del resto de su vida, y
constituyeron la base del llamado “socialismo científico” y el fundamento teórico e
ideológico de los partidos y movimientos políticos marxistas que se constituyeron
desde la segunda mitad del siglo XIX. Al mismo tiempo, hallaron fuertes
cuestionamientos de parte de los defensores del capitalismo y de parte de
distintas corrientes socialistas y anarquistas, al punto de que la teoría elaborada
por Marx, hasta la actualidad, constituye una de las concepciones sociales,
políticas y económicas sobre las que más se ha polemizado

“Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana: el hecho, tan sencillo,
pero oculto hasta él, bajo la maleza ideológica, de que el hombre necesita en
primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política,
ciencia, arte, religión, etc.; que, por tanto, la producción de los medios de vida
inmediatos, materiales, y por consiguiente, la correspondiente fase económica de
desarrollo de un pueblo o de una época es la base a partir de la cual se han
desarrollado las instituciones políticas, las concepciones jurídicas, las ideas
artísticas e incluso las ideas religiosas de los hombres y con arreglo a la cual
deben; por tanto, explicarse, y no al revés, como hasta entonces se había venido
haciendo

Extrapolando el análisis marxista a la actualidad, podemos observar multitud de


ejemplos que ratifican la veracidad del mismo. Los desahucios se ejecutan por una
ley (superestructura jurídica) que los autoriza, incluso, según dicen los jueces, les
obliga a ejecutarlos. Los políticos dicen que no les queda más remedio que
obedecerlos y que hay que tener cuidado no vaya a ser que el elemento sistémico
bancario se venga a abajo y con él el país entero. La Iglesia no dice nada. Incluso
para algunos de sus jerarcas es una situación positiva porque potencia la caridad
en detrimento de la justicia.
REFERENCIAS

1. O'Hara, Phillip (September 2003). Encyclopedia of Political Economy,


Volume 2. Routledge. p. 107. ISBN 978-0-415-24187-8. «Marxist political
economists differ over their definitions of capitalism, socialism and
communism. These differences are so fundamental, the arguments among
differently persuaded Marxist political economists have sometimes been as
intense as their oppositions to political economies that celebrate
capitalism.»

2. Arendt, Hannah, Karl Marx y la tradición del pensamiento político


occidental, editado por Editorial Encuentro

3. Peña Galbán, Liuba Y, Mena Fernández, Magalys, Cardoso Hernández,


Jorge, & Placeres Collot, Maritza. (2007). La Teoría Marxista sobre el
Humanismo. Humanidades Médicas, 7(2) Recuperado en 20 de septiembre
de 2020, de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1727-
81202007000200006&lng=es&tlng=es.

4. Lectura fundamental Unidad 2 / Escenario 4 Lectura fundamental, Teorías


marxistasocialista, institucionalismo y neoinstitucionalismo económico,
Politecnico gran colombiano