Está en la página 1de 4

Parroquia San Antonio De Padua

Arquidiócesis De Santiago De Guatemala


Vicaria De Sacatepéquez Hermano Pedro
Decanato 19

Oración. Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo te pido perdón por los que no
creen, no adoran, no esperan, no te aman {Tres veces.}.

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo yo te adoro profundamente y te


ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de nuestro señor
Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación de los
ultrajes con los que El es ofendido. Por los meritos infinitos del Sagrado Corazón
de Jesús y del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los
pecadores.

Venid a mí

Todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi


yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y
hallaréis descanso para vuestras almas; porqué mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Beneficios de adorar a Jesús sacramentado.

¿Qué le decimos al Señor Jesús Sacramentado?


¡Todo aquello que anida en nuestro corazón! La
adoración eucarística es un momento de intimidad, de
confianza y de amistad con Dios. En esos ratos de
oración ante el Santísimo, ante Jesús Sacramentado,
recordamos que su presencia es fruto del amor que nos
tiene. Es un momento oportuno para renovar nuestro
propósito de ser santos y de responder generosamente
al amor de Dios. En la adoración a Cristo Jesús también
podemos pedir perdón por nuestras faltas y pecados,
reconociendo así, con humildad, que sólo Él tiene el
poder para perdonarnos, renovando nuestra confianza
en su misericordia.

¿Cómo visitar al Señor presente en el Santísimo Sacramento?


Para empezar necesitamos silencio interior y recogimiento para visitar al Señor
Sacramentado. Él silencio, indicaba Benedicto XVI- es capaz de abrir un espacio
interior en lo más íntimo de nosotros mismos, para hacer que allí
habite Dios, para que su Palabra permanezca en nosotros, para que
el amor a Él arraigue en nuestra mente y en nuestro corazón y anime
nuestra vida. Cuando nos encontramos en presencia de Jesús
Sacramentado lo primero es hacer un acto de fe y tomar consciencia de que Dios
está ahí realmente presente.

Cuando nos acercamos a Jesús Sacramentado tengamos siempre presente su


promesa: Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo. Es una
invitación a confiar con Él, con alegría, sabiendo que está ahí siempre, paciente,
gozoso, dispuesto a ayudarnos, a escucharnos. De la misma manera, recordemos
que el Señor nos ha querido dejar una Madre que nos acompaña y nos ayuda a
acercarnos cada vez más a su Hijo. Que Ella, como lo decía el Beato Papa Juan
Pablo II, que fue la verdadera Arca de la Nueva Alianza, Sagrario vivo del Dios
Encarnado, nos enseñe a tratar con pureza, humildad y devoción ferviente a
Jesucristo, su Hijo, presente en el Sagrario.

Nosotros deberíamos encontrar el tiempo para dárselo al señor. Podemos


fácilmente pasar más de una hora frente a la televisión, el celular o la
computadora o hablando con un amigo o simplemente perdiendo el tiempo ¿por
qué no dar al señor del cielo y de la tierra una hora del día.

1. Evita el pecado.
2. Aprender a realizar una buena oración.
3. Prestar atención al momento de estar en la Eucaristía.
4. Evita la desigualdad.
5. Inicia incendios en el corazón, comparte todo lo que sientes al momento de
estar frente a Jesús Sacramentado.
6. Ayuda a cambiarte, si estas actuando de una manera incorrecta, el te ayuda a
darte cuenta.
7. Bendice tu familia
8. Da paz a nuestras almas. Como Marta muchos de nosotros preferimos trabajar
más que rezar.
9. Es útil para la salvación de nuestras almas san Alfonso dice no hay persona
débiles o fuertes, pero muchas que rezan y piden desde el corazón, y otras
con el pensamiento.
10. Jesús y María se alegran el hecho de que hayas tomado la decisión de dar el
señor una hora, la hora santa, es signo de buena voluntad y esto hace que el
corazón de Jesús se Alegre.
La adoración eucarística es un encuentro del alma y de todo nuestro ser con
Jesús.
Es la creatura que se encuentra con el creador.
Es el discípulo ante el divino maestro.
Es el enfermo con el médico de las almas.
Es el pobre que recurre al Rico.
Es el sediento que bebe de la fuente
Es el débil que se presenta ante el todopoderoso.
Es el ciego que busca la luz.
Es el amigo que va al encuentro del verdadero amigo.
Es la oveja perdida buscada por el pastor.
Es el corazón desorientado que encuentra el camino.
Es el necio que encuentra la sabiduría.
Es el afligido que encuentra al consolador.
Es la nada que se encuentra ante el todo.
Hoja de trabajo
1. Escribe en cada línea lo que se le indique.

❖ ¿Qué entiendes por adorar?


………………………………………………………………………….
❖ ¿Qué es la adoración
eucarística?……………………………………………………………
❖ ¿Cuándo instituyó Jesús la eucaristía
?…………………………………………………………………………
❖ ¿Qué tan importante es en mi vida espiritual la adoración
Eucarística?..................................................................................
❖ ¿Qué obstáculos veo en mi vida para crecer en mi devoción a Jesús
sacramentado?.................................................................................
❖ ¿Qué medios puedo poner para que mis visitas al Santísimo sean una
experiencia cada vez más profunda de encuentro con el Señor
Jesús?...............................................................................................

2. Colorea la imagen.