Está en la página 1de 8

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL SANTA

FACULTAD DE EDUCACIÓN Y HUMANIDADES


ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO Y CC. PP.

Tema

ANÁLISIS LEGAL DEL CASO EN BASE AL ACUERDO PLENARIO


EXTRAORDINARIO N° 1-2016/CIJ-116

Autores:
BARTUREN VIDAL, Nicolás
ESCOBEDO FLORES, Angie
LUERA JARAMILLO, Sheylla
SATURNO ZENOBIO, Sharon
URQUIAGA FALLA, Nicole

Asesor:
Mg. Julio Cabrera Gonzáles

NUEVO CHIMBOTE – PERÚ

2020
ANÁLISIS LEGAL DEL CASO EN BASE AL ACUERDO PLENARIO
EXTRAORDINARIO N° 1-2016/CIJ-116

I. CONDUCTA TÍPICA
En relación al Acuerdo Plenario, los fundamentos jurídicos del 16 al 20
abordan la conducta típica que comprende la agravante del inciso 3 del
párrafo segundo del artículo 367 del Código Penal, específicamente el delito
de violencia y resistencia contra la autoridad policial.
El delito de violencia y resistencia contra la autoridad, agravado en
contra de un miembro de la Policía Nacional; abarca únicamente aquellos
actos que, mediante amenazas o agresiones físicas, rechazan el ius
imperium del Estado1. Representando, en el ejercicio del poder,
competencias y facultades que aquella legalmente ostenta y ejerce; es decir,
formas de resistencia activa y violenta contra dicho poder y autoridad.
Ahora, en el caso sub judice, el efectivo policial, Elías Quispe Carbajal, quien
encontrándose en ejercicio de sus funciones, le estaba imponiendo una
papeleta a la Silvana Buscaglia Zapler por haber estacionado mal su
vehículo, la referida reaccionó prepotentemente y agredió física y
verbalmente al efectivo policial, demostrando así resistencia contra el oficial
policial y objetando el poder de dicha autoridad.

II. BIEN JURÍDICO PROTEGIDO


El Acuerdo refiere que el objeto de protección penal en el delito de violencia
y resistencia contra la autoridad policial, está constituido por el poder
legítimo que ésta ostenta para el debido ejercicio de sus funciones ante
terceros. Indica que los jueces tienen el deber de determinar si la acción
imputada, y debidamente probada, configura o no una afectación al bien
jurídico que justifique la imposición de la sanción agravada.
El bien jurídico tutelado es el libre ejercicio de la función pública, sin el
cual no es posible el normal desenvolvimiento de la administración. De
manera que, cuando el agente impide, obliga o estorba el ejercicio de las
funciones públicas, utilizando medios violentos físicos o psíquicos; no hace
más que atacar la libertad con que se debe prestar la administración pública.
1
Fundamento 19, A.P. N° 1-2016/CIJ-116
En el caso en concreto, Silvana Buscaglia agredió física y verbalmente al
oficial policial, pero ¿lesionó el libre ejercicio de la función pública del
policía? Como se ha observado, la imputada no lesionó lo suficiente para
afectar el bien jurídico con una intensidad o fuerza adecuadas para impedir
que la autoridad cumpla sus funciones, por ende, establecemos que la
procesada no lesionó el bien jurídico y en consecuencia no debería ser
sancionada por el delito de violencia contra la autoridad en su forma
agravada según lo estipulado en el artículo 367 inciso 3 del Código Penal.

III. TIPO OBJETIVO:


III.1. Sujeto del delito:
 Sujeto Activo: En el caso sub judice, el agente perpetrador del ilícito
penal es la señora Silvana Buscaglia Zapler.
 Sujeto Pasivo: Elías Quispe Carbajal, miembro de la Policía Nacional del
Perú.

III.2. Modalidades del delito: modalidades típicas


 Intimidación – vis compulsiva: Es necesaria la existencia de un peligro
grave e inminente contra el funcionario público, además debe ser
idónea, con arreglo a las circunstancias del hecho, para infundir miedo,
justo temor en el funcionario y de suficiente entidad para doblegar la
voluntad del agente estatal. Este medio típico requiere, para su
configuración, también de la concurrencia de los requisitos de gravedad
que tenga – además– trascendencia negativa v. gr. portar una pistola; en
tanto, deba doblegar o generar miedo - temor en la voluntad del efectivo
policial.
Del caso in comento, se advierte que, no concurre esta modalidad típica,
pues, la señora Silvana Buscaglia Zapler no utilizó medios que
doblegaran o trabaran la voluntad de la autoridad, pues, los gritos
efectuados por la imputada no constituyen un peligro inminente que
impidan la actuación policial.
 Violencia – vis absoluta: Esta modalidad requiere del uso de fuerza
física, que se emplea directa o indirectamente contra el agente estatal;
implica el ejercicio de la fuerza sobre el funcionario con entidad
suficiente para impedir o trabar el acto de autoridad. La violencia física
solo se configura cuando el funcionario estatal, pese a los actos de
resistencia no es capaz de anular dicha fuerza, por ser grave, seria y
actual.
Esta modalidad exige la generación de lesiones graves, o leves para
considerarse agravante del art. 367 inciso 3. No obstante, del caso sub
examine, el empujón efectuado por la imputada Silvana Buscaglia Zapler
no genera lesiones graves o leves sobre el efectivo policial.

IV. Determinación Judicial de la Pena


Al respecto, conviene traer a colación lo establecido por el Acuerdo Plenario,
donde señala que la relevancia y punibilidad tienen que ser menores que los
que corresponden a otra clase de acciones de violencia que se dirigen a
atentar directamente contra la vida o la salud de efectivos policiales, que
ejercen sus funciones.

Así se tiene que, la agravante es residual y subsidiaria. El delito de


violencia y resistencia contra la autoridad policial solo puede configurarse y
ser sancionado cuando, en el caso judicial, no se den los presupuestos
objetivos y subjetivos que tipifican, de manera independiente, otros delitos.

En este punto, la Corte Suprema, ha establecido principios jurisdiccionales


que merecen la atención de los operadores jurídicos.

1) Si es que la violencia ejercida contra la autoridad policial no ocasionó


siquiera lesiones leves. No sobrepasa la pena mínima fijada para las
lesiones leves en el artículo 122 inciso 3 literal a del Código Penal. (No
mayor de 3 años)

2) Si el agente con las violencias ejercidas produjo dolosamente lesiones


leves a la autoridad policial. La pena será privativa de libertad no menor de
tres ni mayor de seis años. Artículo 122 inciso 3 literal a del Código Penal.

3) Si el agente con las violencias ejercidas produjo dolosamente lesiones


graves a la autoridad policial. La pena privativa de libertad no menor de
seis años ni mayor de doce años. Artículo 121 segundo párrafo del Código
Penal.

Es así que en el caso sub judice; la imputada NO PRODUJO lesiones leves,


mucho menos graves contra el oficial policial, y los insultos no fueron capaces
de impedir el libre ejercicio de la función pública por parte del oficial policial.
Dichas conductas no son suficientemente idóneas para afectar el bien jurídico
con una intensidad o fuerza adecuadas para impedir que la autoridad cumpla
sus funciones. Por tanto, la pena ideal referida al caso sería NO MAYOR DE 3
AÑOS.
V. Contraste entre los criterios del juez en el caso Buscaglia (2015) y el
Acuerdo Plenario N° 01-2016/CIJ-116
Si bien es cierto, que los hechos del caso Buscaglia se suscitaron en el año
2015, en un periodo anterior a la emisión del Acuerdo Plenario N° 01-
2016/CIJ-116 -el cual estableció fundamentos jurídicos que sirven para la
resolución de casos como el del presente análisis-, a pesar de ello, no
concordamos con la decisión arribada por el juez, por los siguientes
fundamentos:
En primer lugar, aunque el juez redujo la pena debido a que la imputada se
acogió a la terminación anticipada, este debió advertir lo desproporcional que
resultaba la condena para la conducta realizada, siendo así, el magistrado
debió ejercer el control difuso, que según la Consulta 7307-2014, Arequipa
“se ejerce al momento de resolver sobre el fondo del asunto -sea que se
emita un auto o una sentencia-, y, cuando se presente incompatibilidad en la
interpretación de una disposición constitucional con una de rango legal -para
lo cual se requiere haber agotado la interpretación de las disposiciones-,
prevaleciendo la norma constitucional en caso de conflicto” y aplicar el test de
proporcionalidad entre el derecho de libertad de Silvana Buscaglia y el artículo
365 del código penal que tipifica la violencia contra un funcionario público en
conjunto con el agravante establecido en el artículo 367.
Por lo tanto, consideramos que una medida coercitiva salvaguarda el bien
jurídico protegido por el agravante del delito tipificado en el artículo 365, sin
embargo, aunque la conducta realizada por la imputada calza en el agravante,
esta debería subsumirse en el tipo base, por cuanto la lesión ocasionada no
reviste de la gravedad que requiere el tipo penal (agravante), por lo tanto,
advertimos que existen otras alternativas menos gravosas a la pena privativa
de la libertad con el carácter de efectiva como la pena suspendida; en ese
sentido, el amparo al libre ejercicio de la función de la función pública justifica
la restricción parcial a la libertad y la imposición de ciertas reglas de
conductas –por la prisión suspendida-.

En segundo lugar, la defensa técnica que asistía a la imputada Silvana


Buscaglia no era eficiente en relación a los estándares promedio, y esto se
evidenció a lo largo del desarrollo de la audiencia, puesto que, en múltiples
momentos la imputada mostraba no tener conocimiento respecto al proceso,
además, solo se limitaba a dejar constancia de su disconformidad con ciertos
actos en vez de impugnarlos, como la sentencia, la cual estableció una pena
desproporcional.
Ello contraviene lo establecido por la Carta Magna, el cual reconoce el
derecho de defensa en el artículo 139°, inc. 14, asimismo, el Supremo
Constitucional mediante la sentencia N° 01323-2002-HC/TC, se refirió al
ejercicio de la defensa técnica, la cual supone que todos tienen el derecho a
una defensa técnica eficiente.

Por último, otro factor relevante fueron los medios de comunicación, por
cuanto no solo comunicaron los hechos, sino que, los exageraron y
distorsionaron, desencadenando así el repudio, en redes sociales, por parte
de la población a Silvana Buscaglia, por motivos de racismo y clasismo. En
ese sentido, si bien es cierto, es el juez quien toma la decisión, no se puede
negar que la opinión pública influye en las resoluciones judiciales (Pujol,
2006) –tal y como se ha visto en casos como: el monstruo de Armendáriz,
Abencia Meza, entre otros-. Es en base a ello que, consideramos, que la
influencia mediática, en conjunto con los demás factores mencionados
previamente, generaron que a Buscaglia se le impusiera una condena
exorbitante?.

SENTENCIA

 PENA
o La pena que corresponde por el delito comprendido en el inc. 3 del
segundo párrafo del art. 367°, es de 8 a 12 años.
o Para determinar la pena, se tuvo en cuenta las circunstancias
atenuantes y agravantes, entre las cuales configuran las siguientes:
 No tiene antecedentes penales.
 No es reincidente.
 Se acogió a la terminación anticipada -Art. 471° del NCPP-,
obteniendo un beneficio de reducción de la pena en una sexta
parte.

No se tuvo en cuenta la confesión sincera, puesto que se le intervino


en flagrancia delictiva.

o En atención de lo anterior, el juez dispone una pena privativa de


libertad de 6 años y 8 meses.

 REPARACIÓN CIVIL
o En cuanto al monto que corresponde por reparación civil, se fijó por
acuerdo de las partes en S/10 000 soles y dicha suma debía ser
repartido equitativamente entre el suboficial Elías Quispe Carbajal y
el Estado.
o Sin embargo, la Procuraduría Pública discrepó con el monto
acordado y propuso que este ascienda a S/. 50 000 soles, puesto
que no solo se agravió al suboficial Elías Quispe sino también se
dañó gravemente la imagen de la institución; siendo rechazado por
el juez.

VI. Conclusión
VII. REFERENCIAS:

Pujol, P. (2016). ¿Influyen los medios en las resoluciones judiciales?


Revista Uno. Recuperado de: https://www.revista-uno.com/numero-
22/influyen-los-medios-en-las-resoluciones-judiciales/

También podría gustarte