Está en la página 1de 30

Capítulo

Génesis yTaxonomía
5
de los Suelos
Volver portada capítulos

Salir del programa INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI


Subdirección de Agrología
www.igac.gov.co
E-mail:agrologi@igac.gov.co
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA VOLVER

Génesis y taxonomía de los suelos


CONTENIDO
Pág.

CAPÍTULO V ................................................................................................ 193


GÉNESIS Y TAXONOMÍA DE LOS SUELOS .............................................. 193
5.1 GÉNESIS ................................................................................... 193
5.1.1 FACTORES DE FORMACIÓN .................................................. 194
i Clima ......................................................................................... 194
ii. Material parental ........................................................................ 196
iii. Relieve ....................................................................................... 197
iv. Organismos ............................................................................... 198
v. Tiempo ....................................................................................... 200
5.1.2 Procesos de formación ............................................................. 201
i. Pérdidas .................................................................................... 202
ii. Ganancias ................................................................................. 203
iii. Transformaciones ...................................................................... 203
iv. Translocaciones ......................................................................... 205
5.2 TAXONOMÍA ............................................................................. 206
5.2.1 Criterios taxonómicos ................................................................ 207
i. Horizontes diagnósticos ............................................................. 207

191
191
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI

VOLVER
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA
Génesis y taxonomía de los suelos

ii. Régimen de humedad ............................................................... 209


iii. Régimen de temperatura ........................................................... 209
5.2.2 Unidades taxonómicas .............................................................. 209
i. Entisoles .................................................................................... 215
ii. Inceptisoles ................................................................................ 216
iii. Oxisoles ..................................................................................... 218
iv. Ultisoles ..................................................................................... 218
v. Espodosoles .............................................................................. 219
vi. Histosoles .................................................................................. 219

LISTA DE TABLAS

TABLA 5.1. Ordenes de suelos, horizontes diagnósticos y


características principales .................................................. 211
TABLA 5.2. Clasificación taxonómica de los suelos modales,
réplicas e inclusiones. ........................................................ 212

192
192
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA VOLVER

Génesis y taxonomía de los suelos


CAPÍTULO V

GÉNESIS Y TAXONOMÍA DE LOS SUELOS

5.1 GÉNESIS
La génesis de los suelos y el desarrollo de los perfiles de suelos, consiste
básicamente en la descomposición de las rocas que cubren la superficie de la tierra,
como resultado de la actividad del clima, de los organismos del medio ambiente, de
la intensidad que dicha actividad le confieren a las características, y del tiempo
durante el cual afecta al material parental. Los agentes: material parental, clima,
organismos, relieve y tiempo, que activa o pasivamente participan o intervienen en
este proceso, se reconocen como factores de formación de suelos.

Un suelo inicia su evolución genética, cuando la acción individual o conjunta de los


factores de formación sobre los materiales minerales y orgánicos, hacen que estos
se disgreguen y se alteren, para posteriormente entrar en una etapa de
transformación y reorganización mediante la acción de los procesos de formación.
La duración e intensidad de uno o más procesos que se suceden en un lugar
determinado, permiten la reorganización de los materiales iniciales en capas u
horizontes con características distintas que en conjunto constituyen el perfil del
suelo.

Cada factor de formación puede actuar individualmente, no obstante, en la práctica,


todos ellos interactúan, por lo cual no sólo se modifica y regula la intensidad con
que actúan los procesos de formación sino que se condiciona el efecto de cualquier
otro factor, originando una amplia gama de suelos con características disímiles que
los diferencian entre sí, de acuerdo con el medio donde se han formado. En esta
variación de las características radican las diferencias que los suelos tienen en
relación con la aptitud de uso para diferentes fines.

193
193
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI

VOLVER
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA
Génesis y taxonomía de los suelos

En este capítulo se discute la influencia relativa de los factores y procesos de


formación en la génesis, morfología, y características de los suelos del departamento
de Amazonas. Mediante evidencias de campo y análisis de laboratorio se establece
la presencia de horizontes y características diagnósticas de los suelos, y su grado
de evolución genética. Con base en estos criterios, se propone su clasificación
hasta el nivel de subgrupo en el Sistema Taxonómico Americano (Soil Survey Staff,
1996).

Al final de este capítulo se puede apreciar en la tabla ubicada en el ítem 5.5.2


Unidades taxonómicas, la actualización a nivel de suborden, de los suelos que
cambiaron su denominación de acuerdo con la Clave Taxonómica de 1999 (Soil
Survey Staff, 1999).

5.1.1 FACTORES DE FORMACIÓN


En términos generales, en la génesis de suelos del departamento de Amazonas y
en el desarrollo de las características que los diferencia han intervenido en grado
variable los cinco factores de formación (clima, material parental, relieve, organismos
y edad). Sin embargo, el peso relativo en cada uno de los paisajes varía
considerablemente.

i Clima

El clima (precipitación y temperatura) es un factor que ha jugado un papel decisivo


en la génesis y evolución de los suelos, su variación determina cambios
fundamentales en la morfología y en sus características físico-químicas y
mineralógicas.

El clima actual en el cual se han desarrollado los suelos corresponde al cálido


húmedo con precipitación media anual que varía entre 2900 mm (Puerto Leguízamo,
departamento de Putumayo) y 3600 (Tarapacá), una temperatura promedia anual
de 26o C y humedad relativa superior al 85%. La información climática obtenida,
cuyos datos se consignan en el capítulo referente al clima, y los balances hídricos
realizados, indican que la precipitación pluvial, más la cantidad de agua almacenada
en el suelo, supera a la evapotranspiración en todos los meses del año, lo cual ha
originado un régimen de humedad edáfico perúdico. Se exceptúan los suelos de
los planos de inundación y bajos de terrazas, en los cuales los desbordamientos de
los ríos, la concentración de las aguas de escorrentía y el relieve cóncavo han
determinado un régimen de humedad ácuico o perácuico.

194
194
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA VOLVER

Génesis y taxonomía de los suelos


Los datos de temperatura media mensual, mas o menos constante (24 - 26o C),
con una variación inferior a 6° C, permiten considerar el régimen de temperatura
edáfico como isohipertérmico, según criterios establecidos por el Soil Survey Staff
(1999).

La precipitación pluvial alta, distribuida irregularmente a lo largo del año, ha influido


sobre la eluviación y migración selectiva de las arcillas, el lavado de las bases de
cambio (calcio, magnesio, potasio) y la remoción de materiales orgánicos y minerales
de las partes altas, de mayor pendiente y la correspondiente acumulación en las
zonas bajas; estos procesos han contribuido a la formación de los horizontes
argílicos y kándicos de algunos suelos y son los responsables, en parte, del carácter
distrófico y de la fuerte acidez.

La acción del clima, unida a la pendiente hace que se interrumpa, disminuya o


acelere la acción de algunos procesos de formación en las zonas empinadas y se
activen en las zonas bajas de pendientes suaves, reacciones de hidrólisis, óxido-
reducción y de disolución. Como resultado se obtiene la lixiviación rápida de los
elementos solubles y la recombinación acelerada de las sustancias, menos solubles
para formar especies mas estables al medio de alteración como los sesquióxidos
de hierro y aluminio, la vermiculita alumínica, la gibsita y la caoliníta (IGAC, 1979).

La humedad, en asocio con la temperatura elevada, ha contribuido a la alteración


de los materiales originales, minerales y orgánicos. En estas condiciones de
temperatura, la actividad de los microorganismos aumenta, acelerando la
descomposición de la materia orgánica, propiciando la mineralización y evitando
su acumulación.

Algunos fenómenos de sedimentación, erosión, formación de plintita, presencia de


gravilla petroférrica, en algunas zonas, no se deben a condiciones de clima actual,
sino a la influencia de climas diferentes que ocurrieron en el Cuaternario, los cuales
han afectado la génesis de los suelos y han dejado sus marcas. De acuerdo con
Pulido (1996), la Amazonia ha estado sometida a cambios climáticos importantes
(ver Tabla 2.3), así, durante el Terciario, anterior al Mioceno, el clima cálido húmedo
(tropical húmedo-ecuatorial) favoreció la génesis de suelos ferralíticos,
posteriormente, condiciones más secas y estacionales generaron masas gibsíticas
y ferralíticas y durante el Plioceno y Cuaternario antiguo los materiales precedentes
se recubrieron con arcillas predominantemente caoliníticas y las geoformas se
disectaron durante este período.

195
195
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI

VOLVER
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA
Génesis y taxonomía de los suelos

ii. Material parental

El material de origen corresponde a sedimentos arcillosos de origen marino


(Formación Pebas); areniscas, arcillolitas y conglomerados de origen continental
(Terciario Superior) y depósitos aluviales y coluvio- aluviales del Cuaternario reciente.

Los materiales sedimentarios finos de origen marino o continental han permitido


una avanzada evolución pedogenética de los suelos (Oxisoles, Ultisoles e
Inceptisoles óxicos); los perfiles de suelos muestran una secuencia de horizontes
A-B-C, son ácidos, con un alto contenido de cuarzo y ausencia o solo trazas de
minerales fácilmente alterables. Los suelos originados de sedimentos finos
(arcillolitas), en su mayoría son profundos, de texturas finas y moderadamente finas,
de colores claros (pardo, pardo amarillento, pardo fuerte, amarillo rojizo o rojizo),
permeables, fuertemente ácidos, bajos en bases (calcio magnesio, potasio), altos
en aluminio intercambiable, con capacidad catiónica de cambio media a alta,
contenido de cuarzo alto y ausencia o trazas de minerales fácilmente alterables.
Estas características de marcada acidez y de baja disponibilidad de elementos
nutritivos que muestran los suelos, las han heredado del material parental. El clima
ha contribuido a completar el proceso genético y a diferenciar los suelos por medio
de la acción del intemperismo y de la lixiviación.

Las evoluciones de los sedimentos originados en otros ambientes, antes de ser


transportados y depositados al sitio actual, permiten explicar en parte porqué los
suelos a pesar de estar constituidos por materiales altamente intemperizados
presentan horizontes con límites claros y estructura en bloque subangulares poco
desarrollada y no límites difusos y estructura esferoidal fina, bien desarrollada,
características de los suelos con evolución avanzada (Oxisoles). Lo anterior permite
deducir que los suelos en sí no son tan seniles, ni tan evolucionados como los
materiales que forman su perfil.

Los suelos derivados de areniscas tienen poca evolución pedogenética (Psamments),


con perfiles de tipo A-C, o A-R, muy permeables, con baja retención de humedad,
de texturas gruesas y moderadamente gruesas, fuertemente ácidos y de muy baja
fertilidad.

En la planicie y valle se encuentran materiales constituidos por aluviones recientes,


formados por sedimentos de diferente granulometría, poco alterados provenientes
en su mayoría de la Cordillera Oriental y en menor proporción del lomerío amazónico.
Estos sedimentos, principalmente los de la cordillera, tienen un alto contenido de
minerales fácilmente alterables que han originado suelos fértiles. Estos suelos se

196
196
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA VOLVER

Génesis y taxonomía de los suelos


encuentran en un relieve plano con pendientes muy suaves, casi a nivel, cóncavas;
soportan inundaciones frecuentes, prolongadas, las cuales frenan la acción de los
procesos de formación y hacen que el desarrollo pedogenético de los suelos sea
incipiente (Fluvaquents, Endoaquents). Presentan una secuencia de horizontes A-
Cg, los suelos son arcillosos, pobre a muy pobremente drenados, de colores grises,
con alto contenido de bases y de reacción ácida.

iii. Relieve

Es un hecho plenamente aceptado que el relieve, no sólo del departamento de


Amazonas, sino de toda la Amazonia y Orinoquia, está determinado principalmente
por la historia geológica de la Cordillera Oriental, y posteriormente por la disección
producida por el sistema hidrológico, influida por la ocurrencia de ligeros plegamientos
y pequeñas fallas.

La zona de estudio corresponde de acuerdo con el esquema geomorfológico


propuesto por Zinck (1988) a la geoestructura de basín o megacuenca amazónica,
de ambiente morfogenético depositacional. Comprende los paisajes de lomerío,
altiplanicie, planicie y valle.

El paisaje de lomerío esta compuesto por lomas, mesas, terrazas y vallecitos que
difieren en el grado de disección y en la litología. Las lomas están constituidas por
cimas que varían de estrechas a amplias, convexas; laderas rectilíneas medias a
largas, inclinadas a escarpadas y por faldas estrechas a amplias, cóncavas, casi a
nivel. El relieve fluctúa de ligeramente ondulado a fuertemente quebrado y está
correlacionado con el grado de disección. La litología corresponde bien sea a
arcillolitas o a areniscas. Los suelos derivados de arcillolitas localizados en las cimas,
laderas y planos de terrazas son bastante evolucionados (Oxisoles, Ultisoles e
Inceptisoles óxicos), con perfiles de tipo A-B-C, profundos, bien drenados, de texturas
finas o moderadamente finas, fuertemente ácidos con muy bajo contenido de
minerales fácilmente alterables. El espesor del horizonte A en promedio es de 25 cm
y del horizonte B mayor de 150 cm. En cambio los suelos de las faldas y bajos de
terraza y vallecitos son pobremente drenados. Los suelos de las lomas y mesas
derivados de areniscas presentan poca evolución (Entisoles), con perfiles constituidos
por horizontes A-C o A-R y presencia únicamente del horizonte ócrico.

Los planos de inundación y las terraza bajas de la planicie y el valle aluvial están
conformados por bajos, napas de desborde y bancos que soportan inundaciones
frecuentes de duración condicionada por la forma de la pendiente. En los bajos las

197
197
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI

VOLVER
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA
Génesis y taxonomía de los suelos

inundaciones prolongadas causan déficit de oxígeno, esto ha ocasionado en los


suelos procesos hidromórficos caracterizados por la presencia de fenómenos de
reducción o segregación del hierro.

En estos suelos pobremente drenados ocurren dos tipos fundamentales de evolución


relacionadas con las condiciones de episaturación y endosaturación. La primera
está ligada a una capa de agua temporal (encharcamientos) que satura
selectivamente una o más capas dentro de una profundidad de 200 cm, lo cual
favorece la reoxidación del hierro formando manchas y concreciones en las capas
no saturadas. La segunda se origina en la capa freática permanente que sufre
oscilaciones pequeñas que satura todas la capas hasta una profundidad de 200
cm o más, los horizontes (Cg), son gleizados, se caracterizan por la reducción casi
total del hierro libre, los colores son grises y en algunos casos gris verdoso.

En las napas y bancos los suelos son imperfecta o moderadamente bien drenados,
las inundaciones son de corta duración y el nivel freático varía ampliamente. Las
condiciones reductoras en estos suelos (Dystropepts y Eutropepts ácuicos) se
presentan por lo general a más de 60 cm de profundidad.

En las terrazas de niveles medio y alto, de relieve plano a ligeramente ondulado,


ligeramente disectadas, con pendientes casi a nivel a ligeramente inclinadas, los
suelos en su mayoría son bien drenados y profundos, no ocurren encharcamientos,
excepto en los bajos. Los perfiles de suelos presentan horizontes A-B-C, texturas
finas y moderadamente finas y coloraciones claras indicativas de la buena
permeabilidad y de oxidación del hierro. Por lo general la textura del horizonte
superficial tiene menos contenidos de arcilla que los subsuperficiales, posiblemente
debido a la remoción lateral de las partículas finas por las aguas de escorrentía.

En las laderas, cimas y planos de terraza el relieve ha jugado el papel específico


de condicionador de la pedogénesis mediante el control del drenaje externo y natural,
a más de las relaciones entre la humedad y la aireación, básica en el proceso
evolutivo de los suelos. En los bajos de todas las geoformas, el exceso de humedad
propicia la formación del ambiente reductor permanente, responsable de los suelos
orgánicos y de los suelos hidromórficos.

iv. Organismos

Este factor de formación involucra la acción conjunta de la vegetación, de los macro


y microorganismos del suelo y de la actividad del hombre.

198
198
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA VOLVER

Génesis y taxonomía de los suelos


La vegetación es la responsable de aportar al suelo gran parte de la materia orgánica,
la cual por intermedio de los macro y microoganismos, se descompone, transforma
y se mezcla con los materiales minerales. Igualmente como cobertura vegetal protege
a los suelos en formación de los procesos erosivos.

La vegetación está estrechamente relacionada con las condiciones edáficas e hídricas.


En suelos bien drenados de texturas finas a medias, la vegetación corresponde a
bosque denso, siempreverde, latifoliado, ombrófilo, basal; este bosque presenta una
riqueza florística media a alta, dosel uniforme, sotobosque denso y alto epifitismo; el
aporte de residuos orgánicos es abundante y, dado las buenas condiciones de
aireación, humedad y temperatura, la actividad biológica es alta y los residuos son
rápidamente mineralizados por acción microbial, lo que impide la acumulación sobre
el perfil y la incorporación del humus dentro de los horizontes superficiales y
subsuperficiales. En condiciones de bosque no intervenido la capa de residuos
vegetales alcanza un espesor de 6 a 8 cm.

En estos suelos, con buen drenaje, el ciclo de la materia orgánica hace suponer que
la vegetación participa activamente sólo en las primeras etapas evolutivas del suelo,
aportando residuos orgánicos, de los cuales una parte se humifica y mineraliza y
otra se acumula sobre la superficie, se descompone y suple las necesidades
nutricionales del bosque. Se establece así la subsistencia del bosque a través de un
ciclo cerrado nutricional entre la vegetación y sus residuos; esta circunstancia hace
que la participación de la vegetación en las etapas posteriores de evolución de los
suelos sea menor (IGAC, 1979).

En suelos originados de areniscas (Psmments) la vegetación corresponde a


matorrales ralos siempre verdes, latifoliados, basales, psamófilos, asociados con
vegetación herbácea graminoide rala que aporta poco material orgánico. Este tipo
de vegetación raquítica, acidificante y dispersa está subordinada a la pobreza
nutricional extrema de los materiales parentales.

En zonas que se inundan (plano de inundación, bajos de vallecitos y terrazas) el


bosque es denso siempre verde, latifoliado, hidrófito, basal, inundable; está constituido
por árboles bien desarrollados; el número de especies es menor que en los suelos
bien drenados (lomerío) pero la frecuencia es mayor. La contribución de la vegetación
en la pedogénesis de este medio ecológico es poco significativa puesto que las
condiciones reductoras del medio frenan la actividad de los organismos y no permiten
la normal humificación y mineralización de los residuos vegetales.

199
199
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI

VOLVER
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA
Génesis y taxonomía de los suelos

Los bajos de las terrazas y vallecitos, se encuentran permanentemente saturados


con agua, lo cual impide la acción de los organismos encargados de la
descomposición de los residuos vegetales aportados por la vegetación de los
cananguchales; estos residuos vegetales se descomponen lentamente dando lugar
a los horizontes fíbricos y hémicos de los suelos orgánicos (Tropohemists).

La acción de la fauna del suelo, principalmente los macroorganismos, es muy


importante, especialmente lo relacionado con la acción de las hormigas, las
lombrices y los coleópteros en los horizontes superficiales y subsuperficiales. Se
observan huellas que indican la magnitud del transporte de los materiales de los
horizontes superficiales hacia los profundos y viceversa, ocasionando la mezcla de
los horizontes, lo cual ha afectado significativamente su morfología. Las galerías
abiertas, sus deyecciones y cadáveres, se manifiestan como residuos de materiales
orgánicos que han modificado las características del suelo.

La acción del hombre ha sido negativa. En algunos sitios ha talado el bosque y lo


ha sustituido por cultivos y pastos con lo cual ha producido cambios substanciales
en los suelos, como la pérdida del horizonte orgánico y ruptura del ciclo cerrado de
nutrientes que alimenta la vegetación, ha causado la degradación de la estructura,
la compactación de los horizontes superficiales y la activación de los procesos
erosivos.

v. Tiempo

El tiempo, al igual que el relieve, se considera como un factor de acondicionamiento


que aumenta o disminuye la intensidad de los procesos que llevan a la formación y
desarrollo del suelo.

El tiempo como factor en la formación de los suelos es difícil de evaluarlo con


exactitud; generalmente para que se desarrollen los suelos se requiere de mucho
tiempo. La acción de este factor no puede evaluarse por sí sola, ya que es la
actividad de otros factores a través del tiempo la que determina la génesis del
suelo. A medida que el tiempo transcurre la evolución y la acción de los demás
factores se hace mayor y origina cada vez más, suelos con mayor evolución.

Las diferencias que presentan las distintas clases de suelos en el área del
levantamiento es una consecuencia del tiempo relativo en el cual han actuado en
forma progresiva los factores y procesos de formación de suelos.

200
200
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA VOLVER

Génesis y taxonomía de los suelos


Al juzgar la edad por el desarrollo alcanzado por los perfiles del suelo y la profundidad
del solum o de sus horizontes se tiene que los más jóvenes (Entisoles) son los de
los planos de inundación de las planicies , valles, vallecitos, lomas y mesas de
areniscas; los más antiguos (Oxisoles, Ultisoles, Inceptisoles óxicos) son los de las
lomas, mesas y terrazas.

Los suelos de los planos de inundación y de los bajos de las demás geoformas
tienen un desarrollo incipiente, interrumpido frecuentemente por el aporte de nuevos
materiales o la dinámica de los ríos que en la mayoría de las veces interrumpe el
ciclo evolutivo y hace que comience uno nuevo. Los suelos presenta perfiles de tipo
A-Cg, Oi-Oe u Oi-Oe-Cg, con epipedónes ócricos y en algunos casos hísticos.
Corresponde a los suelos minerales (Fluvaquents, Endoaquents, Epiaquents) y al
orgánico (Tropohemists).

En las lomas de areniscas de pendientes inclinadas los suelos presentan perfiles


de tipo A-C (Typic Quartzipsamments) o A-R (Lithic Quartzipsamments), con epipedón
ócrico y ausencia de endopedones, que muestran poca evolución pedogenética;
sin embargo, teniendo en cuenta la dureza de la roca y la poca intervención de los
otros factores de formación para llegar a este estado evolutivo se supone que ha
transcurrido un tiempo largo.

En las faldas de estas lomas de areniscas se ubican suelos que muestran perfiles
de tipo A (ócrico)-E (álbico)-Bh- Bhs (espódico) - Cs que han requerido para su
formación de un período de tiempo prolongado.

En las lomas (cimas y laderas) y planos de terrazas con materiales provenientes de


arcillolitas, los suelos han desarrollados perfiles con horizontes genéticos de tipo A-
B-C, bien definidos y diferenciados lo que indica, omitiendo la diferencia cronológica
existente entre los diferentes materiales parentales que han dado origen a los suelos,
que el tiempo transcurrido ha sido suficiente para que los factores y procesos de
formación hayan interactuado y producido estos suelos considerados como muy
evolucionados.

5.1.2 Procesos de formación


Los procesos de formación hacen relación a un conjunto de eventos de reacciones
complejas y sencillas que producen la diferenciación u homogenización de los
horizontes que forman el suelo. Se conocen cuatro procesos generales que son:
pérdidas, ganancias, transformaciones y translocaciones y otros procesos
denominados específicos que definen en detalle el proceso evolutivo de los suelos.

201
201
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI

VOLVER
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA
Génesis y taxonomía de los suelos

i. Pérdidas

Este proceso involucra remoción por el agua percolante o de escorrentía de materiales


edáficos por erosión o de varias sustancias solubles por lixiviación.

Los suelos bajo condiciones de bosque están protegidos por una capa de hojarasca
del impacto directo de la lluvia y de las aguas de escorrentía y no se observan
rasgos como calvas, surquillos o cárcavas que indiquen pérdida de suelo por erosión;
sin embargo, los horizontes superficiales de la mayoría de los suelos presentan
texturas mas gruesas que los inferiores, condición que tiene su explicación en erosión
superficial lateral selectiva de arcilla favorecida por el efecto dispersante de la materia
orgánica en condiciones ácidas (Christopher, 1996). La diferencia en el contenido
de arcilla del horizonte superficial y los horizontes subyacentes, cuando estos
cumplen con los requerimientos químicos establecidos, permite que sean
considerados como kándicos en el Sistema Taxonómico Americano (Soil Survey
Staff, 1996) o ágricos en el Sistema Taxonómico FAO-UNESCO (1990).

Cuando se tala y quema el bosque y se establecen cultivos o pastos, se altera el


equilibrio del ecosistema y se modifican las condiciones de formación del suelo en
forma tal que el suelo se degrada principalmente por erosión y compactación. Esto
se observa en las zonas dedicadas actualmente a agricultura y ganadería.

En los suelos bien drenados, caracterizados por su buena permeabilidad, el agua


que se infiltra o agua percolante solubiliza y remueve del suelo los cationes calcio,
magnesio, potasio, sodio y, en menor proporción, la sílice mediante el proceso
conocido como lixiviación. Esto permite explicar, en parte, la pobreza de los suelos
en bases intercambiables, la fuerte acidez y el alto contenido de aluminio.

En los suelos de textura gruesa (Psamments), derivados de areniscas, presentes


en algunas lomas, las reacciones hidrolíticas y la intensa lixiviación han lavado los
componentes solubles lo que ha dado lugar a suelos muy desaturados y fuertemente
ácidos. En la fracción arena el cuarzo es el mineral dominante y en la arcilla está
acompañado por trazas de caolinita y minerales estratificados. Los suelos presentan
perfiles que tienen epipedón ócrico que descansa sobre capas arenosas o sobre
areniscas.

Dentro del proceso general de pérdida se involucra el proceso específico de


laterización que ha intervenido en la mayoría de los suelos bien drenados
inventariados. Este proceso conjuga mecanismos de alteración fuerte
(transformación) y de liberación de bases y alta pérdida de sílice liberado por

202
202
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA VOLVER

Génesis y taxonomía de los suelos


interperismo; lo cual conlleva la formación de un medio rico en sesquióxidos, aluminio,
caolinita, cuarzo y otros minerales resistentes a los procesos de alteración,
posibilitando la formación de corazas y/o plinita.

ii. Ganancias

Los suelos reciben aportes continuos provenientes de la vegetación ya sea a través


de residuos de las raíces y exudados o del litter o mantillo, cuyo componente principal
son las hojas. El aporte en cuanto a cantidad y calidad depende de los diferentes
tipos de vegetación o de comunidades vegetales, se ha calculado que la biomasa
total para ecosistemas de tierra firme oscila entre 302.4 y 349.7 ton/ha/año y en
ecosistemas de vázea es 418.6 ton/ha/año la más alta de todos los ecosistemas
estudiados en la Amazonia (IGAC, 1998) En condiciones de buen drenaje en este
proceso general ocurren procesos específicos como el «littering» o capotización
que consiste en la acumulación de los residuos orgánicos y de los materiales húmicos
asociados sobre la superficies de los suelos minerales; posteriormente estos residuos
se descomponen y se transforman en humus (humificación) y son liberados elementos
minerales (nitrógeno, fósforo, azufre, etc.) en forma de óxidos u otros compuestos
(mineralización).

En los bajos con suelos (Tropohemists) pobremente drenados, encharcables, la


descomposición de los residuos vegetales es muy lenta y se produce su acumulación.

Los suelos de los planos de inundación se enriquecen continuamente por la adición


de nuevos sedimentos durante las inundaciones producidas por los ríos durante las
épocas lluviosas, causando su acumulación, frenando la evolución de los suelos
existentes (Fluvaquents, Epiaquents, Endoaquents, etc.) y propiciando la iniciación
de otros nuevos.

iii. Transformaciones

Los suelos de lomerío, bien drenados, presentan un avanzado estado de intemperismo


heredado de materiales que en el pasado y antes de ser depositados en el ambiente
actual habían alcanzado etapas de evolución muy avanzadas, en las cuales habían
perdido por desintegración y transformación la mayor parte de los minerales
intemperizables y únicamente quedaron en el medio minerales resistentes a los
procesos intempéricos como cuarzo, caolinita, pirofilita e hidróxidos de hierro, que
se encuentran actualmente en los suelos como producto de la herencia. En cambio
la gibsita, la Al-vermiculita y los minerales interestratificados son el resultado de los

203
203
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI

VOLVER
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA
Génesis y taxonomía de los suelos

procesos pedogenéticos de alteración fuerte acompañados de intensa lixiviación,


reacción fuertemente ácida, temperatura y humedad altas. En este medio oxidado,
con buena humedad y temperatura alta, la actividad de los microorganismos es buena
y los residuos vegetales se descomponen y mineralizan rápidamente.

En algunas cimas de estas lomas de areniscas se localizan suelos Espodosoles


(Alorthods) en los que actúan dos procesos: podsolización que involucra
principalmente procesos de translocación, originados en la migración del hierro y
aluminio y complejamiento por ácidos orgánicos, con la consiguiente concentración
de sílice en la capa eluvial, debido a la acción alterante de algunos de ellos.

En los ambientes bien drenados con cobertura vegetal arbórea, los residuos orgánicos
brutos, mediante el proceso de humificación se transforman en humus y por
mineralización se liberan de la materia orgánica elementos minerales tales como
nitrógeno, fósforo, azufre, etc., en forma de óxidos u otros compuestos.

En los planos de inundación y en los bajos de las demás geoformas sometidos a


inundaciones o encharcamientos prolongados se presenta un ambiente en el cual
los procesos de alteración actúan sobre los materiales orgánicos e inorgánicos en
forma muy limitada debido a la acción reductora que merma significativamente la
actividad de los microorganismos. Los materiales orgánicos en algunos casos se
acumulan, mediante el proceso de paludización; posteriormente, por cambios físicos,
químicos y biológicos que se originan en la materia orgánica por el aire que penetra
en los depósitos orgánicos que activan y facilitan los procesos de descomposición
microbiana, se llega a la maduración. Los procesos de paludización y maduración
son muy importantes para la formación de suelos orgánicos (Tropohemists).

En los suelos minerales mal drenados el proceso mas importante es el producido


por la reacción de reducción del hierro que en este medio es un elemento muy
dinámico que da lugar a la gleización, caracterizada por las coloraciones grises,
grises azuladas o verdosas en la matriz, con o sin moteo pardo amarillentos, pardos
o rojizos. Además en estos suelos, el drenaje impedido o restringido disminuye
significativamente la acción de los procesos de formación, por lo cual el desarrollo
de los suelos es incipiente y en la mayoría de los casos se diferencia muy poco del
material parental.

En algunas zonas con niveles freáticos fluctuantes y encharcamientos de corta a


media duración actúan los proceso de óxido- reducción. Los suelos presentan
colores de diferentes tonalidades de grises (hierro ferroso) con moteados pardo a
rojizo (hierro férrico) producto de la dinámica del hierro. Los colores grises se originan

204
204
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA VOLVER

Génesis y taxonomía de los suelos


cuando el suelo está saturado y el hierro se reduce, en cambio los pardos se deben
a condiciones de oxidación, cuando el suelo no está saturado con agua y el hierro se
oxida.

Un proceso muy importante que conjuga procesos de transformación, y pérdida que


inducen a una alteración fuerte y a una migración de la mayor parte de la sílice, y la
consiguiente concentración de hierro, aluminio, caolinita, cuarzo y otros minerales
resistentes a los procesos de alteración en el solum es la laterización. Por la acción
de este proceso se tiene los horizontes Bo (óxicos) de los Oxisoles y los Bw (cámbico)
fuertemente alterados de los Inceptisoles óxicos.

iv. Translocaciones

Consisten en la movilización por acción del agua de las sustancias orgánicas o


minerales de una zona a otra del suelo. Este proceso general involucra, entre otros,
procesos de eluviación, iluviación y procesos específicos de pedoturbación,
podzolización y ferralización que han actuado en la mayoría de los casos
interrelacionados y con diferente grado de intensidad en los suelos inventariados.

Mediante el proceso de eluviación se realiza la remoción de materiales de un


horizonte a otro por acción del agua percolante, es el responsable de la formación
de los horizontes E, endopedón álbico, en los espodosoles (Alorthods); en cambio
mediante el proceso de iluviación se efectúa la translocación y acumulación de los
materiales orgánicos o minerales en un horizonte del perfil de suelos y es el
responsable de la formación de los horizontes Bh , Bhs (horizonte espódico) en los
Espodosoles y de los horizontes Bt (argílico), o Bto (kándico) de los Ultisoles. Sin
embargo, como se comentó anteriormente en la parte pertinente a pérdidas, el
horizonte Bto del horizonte kándico, si bien cumple con los requerimientos de
incremento de arcilla y de los de carácter químico, este incremento no se debe a
iluviación sino a pérdida por erosión diferencial de buena parte del contenido de
arcilla del horizonte superficial.

Los suelos localizados en la faldas de las lomas originados de areniscas se han


desarrollado y evolucionado gracias a la acción del proceso de podsolización; este
proceso según Poels (1989), citado por Pulido (1996) incluye la queluviación
responsable del movimiento de quelatos solubles, con hierro y aluminio a partir de
los horizontes superficiales y la quelatación, mediante la cual se acumulan en
profundidad. Gracias a estos procesos se han formado los endopedones álbico y
espódico de los espodosoles.

205
205
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI

VOLVER
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA
Génesis y taxonomía de los suelos

5.2 TAXONOMÍA
La clasificación taxonómica de los suelos es muy importante porque sirve como
herramienta fundamental en la cartografía y correlación de los suelos y por su
valor práctico ya que facilita la interpolación y extrapolación de la información
pedológica a nivel nacional e internacional.

Es posible que al agricultor o a los técnicos no familiarizados con la taxonomía


americana de suelos (Soil Survey Staff, 1996), los nombres les parezcan raros,
carentes de significado y de valor práctico. Sin embargo, se incluye en los estudios
de suelos, por el valor que ella tiene para realizar el inventario del recurso y por el
significado de los elementos formadores del nombre, en lo relacionado con las
características físicas, químicas, mineralógicas y aspectos climáticos que connota
el nombre taxonómico. Así, por ejemplo, los suelos cartografiados y clasificados
taxonómicamente en el subgrupo Oxic Dystropepts, permite compararlos con otros
suelos de la misma clase taxonómica ubicados en relieve y bioclima similar de
otras áreas del país y del mundo. De esta forma, la experiencia adquirida en el
departamento de Amazonas en lo referente al manejo de estos suelos, bosques y
cultivos que en ellos se realizan (ejemplo: yuca, plátano, piña, chontaduro, pastos,
explotación forestal, etc) se podrá aplicar en cualquier zona del país o del mundo
que tenga la misma clasificación y estén en la misma zona ecológica. Igualmente
los resultados experimentales obtenidos en esta clase de suelos (Oxic Dystropepts)
bajo similares condiciones ecológicas, se podrán aplicar en los suelos de la misma
clase del departamento de Amazonas, con buena posibilidad de éxito.

Los nombres de las clases taxonómicas sintetizan un gran volumen de información


que permite hacer interpolación o extrapolación a otras zonas. De esta manera,
los técnicos familiarizados con el Sistema Taxonómico, puede deducir de los
elementos formativos del nombre del subgrupo (Oxic Dystropepts) la siguiente
información: suelos originados de sedimentos aluviales, con buena evolución
pedogenética, con horizontes A (ócrico), Bw (cámbico) y C, profundos,
moderadamente a bien drenados, localizados en el trópico con variación en el
promedio de temperatura mensual menor de 50 C, poseen un régimen de humedad
údico en el cual el suelo no permanece seco por mas de 90 días acumulativos,
bajo contenido de bases (calcio, magnesio, potasio) y saturación de bases menor
del 50%, alto contenido de aluminio y su saturación correspondiente; en
consecuencia se puede deducir que el pH está en el rango extremada a fuertemente
ácido; en adición, la capacidad de intercambio catiónica presenta valores inferiores
a 24 m.e/100g de arcilla y nivel de fertilidad bajo a muy bajo.

206
206
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA VOLVER

Génesis y taxonomía de los suelos


Además, si al nombre del subgrupo (Oxic Dystropepts) se le adicionan las fases o
atributos relacionados con el manejo tales como: inundaciones y gradiente de la
pendiente, la información se amplía y se aumenta la utilidad de la taxonomía para la
transferencia de tecnología.

De manera similar que los datos obtenidos de los suelos Oxic Dystropepts, se pueden
conseguir para el resto de los suelos clasificados y delimitados en el área de estudio.

5.2.1 Criterios taxonómicos


Para clasificar los suelos inventariados se utilizaron criterios de horizontes
diagnósticos, regímenes de humedad edáfico y algunas propiedades de los suelos.
A continuación se comentan algunos de estos criterios.

i. Horizontes diagnósticos

Se refieren a aquellos horizontes del suelo que tienen una serie de propiedades que
son utilizadas para la identificación de las unidades de suelos. Se consideran
horizontes diagnósticos los epipedones y los endopedones.

Los epipedones u horizontes superficiales de la mayoría de los suelos de la zona de


estudio son ócricos, por uno o más de los siguientes aspectos: color con values y
cromas mayores de 3, espesor menor de 18 cm o por el contenido de carbón orgánico
menor de 0.6%; únicamente los suelos de algunos bajos presentan epipedón hístico
caracterizado por el espesor mayor de 20 cm y el alto contenido de carbón orgánico,
generalmente mayor del 18%.

Entre los endopedones u horizontes subsuperficiales y en orden de importancia se


tienen: cámbico, kándico, argílico, óxico, álbico y espódico.

El horizonte cámbico es un horizonte de alteración de texturas finas o


moderadamente finas, con más de 35 cm de espesor; estructura blocosa subangular,
fina a media, débil a moderadamente desarrollada; colores pardo, pardo amarillento,
amarillo pardusco o pardo fuerte en los suelos bien drenados y diferente tonalidades
de grises formados en los suelos formados en diferentes condiciones ácuicas. Tiene
capacidad catiónica de cambio superior a 16 m.e/100g de arcilla y capacidad de
cambio efectiva superior a 12 m.e/100g de arcilla. En una alta proporción de los
suelos, la capacidad catiónica de cambio es superior a 24 m.e/100g de arcilla (Typic
Dystropepts) y en otros varía entre 16 y 24 m.e/100g de arcilla (Oxic Dystropepts)

207
207
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI

VOLVER
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA
Génesis y taxonomía de los suelos

El horizonte kándico es un horizonte subsuperficial que presenta más contenido de


arcilla que el horizonte suprayacente. La diferencia en el contenido de arcilla
posiblemente se debe a la erosión selectiva de arcilla del horizonte superficial. El
horizonte subsuperficial Kándico tiene las siguientes características: textura arcillosa,
arcillo limosa, franco arcillosa o franco arcillo limosa, colores pardo, pardo fuerte,
pardo amarillento o amarillo rojizo, estructura dominante en bloques subangulares
finos y medios, débil y moderada, espesor mayor de 30 cm, capacidad catiónica de
cambio menor de 16 m.e/100g de arcilla, capacidad de intercambio efectiva menor
de 12 m.e/100g de arcilla, el contenido de carbón orgánico es menor de 0.2% a una
profundidad de 120 cm y decrece regularmente con la profundidad. El contenido de
arcilla se incrementa con la profundidad. La presencia de este horizonte permitió
clasificar los suelos como Ultisoles y, como oxisoles, en caso de compartir otros
requisitos, vinculados con fuerte alteración.

Otro horizonte subsuperficial es el horizonte argílico que contiene acumulaciones


significativas de arcilla iluvial. Tiene un espesor mayor de 40 cm en la zona de estudio,
textura arcillosa, estructura en bloques subangulares medios, débil y moderada; las
caras horizontales y verticales están recubiertas por abundantes películas de arcilla.
La capacidad catiónica de cambio es superior a 22 m.e/100g y la capacidad de
intercambio efectiva a 12 m.e/100g de arcilla. El contenido de carbón orgánico es
inferior a 0.2% a una profundidad de 120 cm. Este horizonte permitió clasificar los
suelos en el orden de los Ultisoles.

El horizonte óxico está poco extendido en el área de estudio, es uno de los requisitos
para clasificar los suelos en orden de los Oxisoles. Este horizonte subsuperficial es
grueso (más de 125 cm de espesor), de colores pardo, pardo fuerte y pardo oscuro,
de textura arcillosa y arcillo arenosa, estructura en bloques subangulares, con límites
entre subhorizontes difusos. La capacidad catiónica de cambio (CICA) y efectiva
(CICE) por 100g de arcilla es menor de 14 y de 4 m.e respectivamente. El contenido
de minerales de fácil alteración es muy bajo; en la fracción arena el cuarzo es el
mineral dominante y en la fracción arcilla la caolinita.

El horizonte álbico únicamente se encuentra en la inclusión de los suelos Alorthods


(perfil PA-79). En el perfil de suelo está localizado entre el epipedón ócrico y el
horizonte espódico. Presenta color blanco (5Y 8/1) debido a que los óxidos de hierro
libres han sido segregados en tal forma que los colores que presenta están
determinados por las partículas primarias de arena; la textura es franco arenosa, sin
estructura; el espesor es inferior a 20 cm.

208
208
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA VOLVER

Génesis y taxonomía de los suelos


Subyacente al horizonte álbico en los suelos antes mencionados se presenta el
horizonte espódico de 35 a 40 cm de espesor, franco arenoso, color pardo, sin
estructura. Esta constituido por el subhorizonte Bh de 10 a 15 cm de espesor que
se caracteriza por el enriquecimiento de materia orgánica y aluminio, y por el
subhorizonte Bhs que en adición presenta óxidos de hierro. El contenido de carbón
es medio, el aluminio al igual que su saturación es alto, la capacidad catiónica de
cambio es alta (20 m.e/100g de suelo) en la cual el 67% es dependiente del pH .

ii. Régimen de humedad

La información meteorológica obtenida (ver capítulo de clima de este estudio) indica,


en general, que la precipitación pluvial más la cantidad de agua almacenada supera
a la evapotranspiración en todos los meses del año, por lo cual y de acuerdo con los
requerimientos del Sistema Taxonómico Americano (Soil Survey Staff, 1996) el
régimen de humedad de los suelos de lomas y terrazas se considera perúdico.

En los planos de inundación y bajos de las demás geoformas ocurren inundaciones


y encharcamientos prolongados que saturan el suelo por largos periodos, y han
originado horizontes gleizados caracterizados por los colores grises, azulosos o
verdosos, en algunos casos acompañados por moteos pardos, pardo amarillentos y
rojizos y las concreciones de hierro o manganeso, característicos del régimen de
humedad ácuico el cual permitió clasificar los suelos como Aquents, Aquepts. En
algunos bajos, principalmente con suelos orgánicos (Tropohemists) y con vegetación
de cananguchas, los suelos permanecen saturados con agua por períodos muy
largos que origina el régimen de humedad perácuico.

iii. Régimen de temperatura

El promedio de temperatura del suelo es de 26°C, más o menos constante durante


todo el año. Los promedios de temperaturas mensuales varían menos de 6 oC. (Soil
Survey Staff, 1998-1999). Estos parámetros de magnitud y variación, permiten
clasificar la temperatura edáfica de todos los suelos como isohipertérmica.

5.2.2 Unidades taxonómicas


Los suelos inventariados se clasificaron de acuerdo con los criterios establecidos
en el Sistema Taxonómico Americano (Soil Survey Staff, 1996). Se utilizaron las
cuatros primeras categorías: orden, suborden, grangrupo y subgrupo y una de las
siguientes fases inundación, gradiente de la pendiente o forma del relieve.

209
209
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI

VOLVER
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA
Génesis y taxonomía de los suelos

El nivel de orden se ha definido con base en la presencia de los horizontes


diagnósticos superficiales (epipedones) y subsuperficiales (endopedones).

Los subórdenes se establecen con base en los regímenes de humedad (perúdico,


ácuico), ausencia de horizontes diagnósticos, texturas arenosas y grado de
descomposición de los materiales orgánicos.

Los grandes grupos se definen por la presencia o ausencia de determinados


horizontes diagnósticos, decrecimiento de arcilla, saturación de bases, contenido y
decrecimiento de carbón orgánico, régimen de temperatura, tipos de saturación con
agua, contenido de aluminio y hierro y mineralogía. Las variaciones con relación al
concepto central del grangrupo, dan la pauta para definir el subgrupo; estas
variaciones corresponden a una o más de las siguientes: características químicas
(capacidad catiónica de cambio), régimen de temperatura, contenido o distribución
de carbón orgánico y condiciones ácuicas.

Para completar la clasificación, se utiliza las fases con base en criterios escogidos
para predecir el uso, el manejo o el comportamiento de la tierra. Estas fases se
adicionan al subgrupo respectivo. Se emplean atributos de fases por gradiente de la
pendiente (plano, fuertemente inclinados, escarpada), por forma del terreno
(ondulados) y por inundación (inundables).

En la Tabla 5.1 se presenta los órdenes de suelos, los horizontes diagnósticos y las
principales características encontrados en el Amazonas y en la Tabla 5.2 se consigna
la clasificación taxonómica a nivel de clase de suborden y los perfiles que
corresponden a éstos, inventariados en el presente estudio. Según las tablas
anteriores, los suelos pertenecen a los siguiente órdenes: Entisoles, Inceptisoles,
Oxisoles, Ultisoles e Histosoles. A continuación se comentan las características de
cada uno, incluyendo las descripciones de los subórdenes y las demás clases, hasta
el nivel de subgrupo, con sus fases características.

Taxonomía Taxonomía
A la fecha de edición de este estudio, el 1996 2000
sistema americano de clasificación Troporthents Udorthents
taxonómica de suelos, versión de 2000 Tropofluvents Udifluvents
(SSS 1999), presenta cambios Tropaquepts Endoaquents
significativos a nivel de grangrupo; por lo Dystropepts Dystrudepts
tanto a continuación se señalan los suelos Tropohemists Haplohemists
que ha cambiado su denominación.

210
210
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA VOLVER

Génesis y taxonomía de los suelos


TABLA 5.1. Ordenes de suelos, horizontes diagnósticos y características
principales

Orden Horizontes Características


Diagnósticos Principales

Histosol Epipedón hístico Poco evolucionados, materiales orgánicos medianamente


descompuestos, régimen de humedad perácuico.

Entisol Epipedón ócrico Evolución muy baja a nula; régimen de humedad ácuico
o perúdico; texturas dominantemente finas y en algunos
gruesas; mineralogía mezclada y en unos pocos silícea.

Inceptisol Epipedón ócrico Evolución baja a media; régimen de humedad perúdico o


excepcionalmente ácuico; saturación de bases en la mayoría baja,
Umbrico; endopedón excepcionalmente alta; algunos tienen decrecimiento
cámbico irregular de carbón orgánico o contenidos mayores de
0.2% a 125 cm de profundidad y otros capacidad catiónica
de cambio entre 16 y 24 meq/100g de arcilla, plintita o
moteados grises.

Espodosol Epipedón ócrico; Evolución alta; presencia de sesquióxidos; concentración


endopedón espódico y de sustancias orgánicas y minerales en horizontes
álbico subsuperficiales; texturas gruesas y mineralogía silícea.

Ultisol Epipedón ócrico; Evolución alta; régimen de humedad perúdico; contenido


endopedón kándico, y de arcilla mayor del 35%; baja saturación de bases;
o argílico capacidad catiónica de cambio en algunos menor de 16
meq/100 g de arcilla; alto contenido de aluminio y, arcilla
tipo 1:1 y de hierro y aluminio.

Oxisol Epipedón ócrico; Evolución muy alta; régimen de humedad perúdico;


endopedón óxico; contenido de arcilla mayor de 35%; saturación de base
endopedón kándico baja; alto contenido de aluminio; capacidad catiónica de
cambio menor de 16 meq/100g de arcilla; arcillas de tipo
1:1 y sesquióxidos de hierro.

211
211
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI

VOLVER
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA
Génesis y taxonomía de los suelos

TABLA 5.2. Clasificación taxonómica de los suelos modales, réplicas e


inclusiones.
Orden Suborden Grangrupo Subgrupo Números símbolo
perfiles1 u. c2.

Fluvaquents Tropic 10-13-62-114-132-171 RAa


54-55-67-130-160 RBa
A 19 RCa
25-64-73-76-91-111 VAa
12-150 LGe
Q 69-109 LMa

E U
Aeric Tropic 41
60
LBd
LCe
33-122 RBa
5-21-115-127 RAa
E
N 9-110 VAa

N Endoaquents Typic 47-161 RAa


7-46-131 RBa
T 4 VAa
T
Aeric 63 RAa

I S Epiaquents Typic 35 RAa

Psammaquents Typic 135 AAbc

S Fluvents Tropofluvents Typic 48 RAa

Aquic 121 RBa

O Psamments Quartzipsamments Typic 77-78


141
LEc
LHf
83 LJe

L Lithic 80-82-84-87
151-143
LJe
AAbc

Orthents Troporthents Typic 2 RCa


17 LLb

Lithic 28 LEc
86 LJe

212
212
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA VOLVER

Génesis y taxonomía de los suelos


TABLA 5.2. Clasificación taxonómica de los suelos modales, réplicas e
inclusiones.
Orden Suborden Grangrupo Subgrupo Números símbolo
perfiles1 u. c2.

Aquepts Tropaquepts Typic 6-49-51-71 RAa


8 RBa
31-65 VAa

Plinthic 52 LM a

I Tropepts Dystropepts Typic 59-75-74 LAc


11-39-44-43 LBd
34-56-57-61 LCe
128
N 163
LFd
RCa
125 LJe
C Lithic 85-88 LJe

Oxic 144-152 AAbc


E 116 RDbc
22-23-58-156 LAc
42 LBd
P 32 LCe
89 LDf
50 LMa
T 93-94-140 LHf
123-126 LJe
102 LKe
I 113 RCa
112 VBa

S Aquic 26 VAa
72 RAa
30 RCa
O 53
24
VBa
LAc
168 LBd
70
L LMa

Fluventic 155 VBa


16 LLb
108-174 LMa
68-159 RDbc
18 RCa

Eutropepts Typic 162-164 RAa


Fluvaquentic 20 RAa

213
213
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI

VOLVER
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA
Génesis y taxonomía de los suelos

TABLA 5.2. Clasificación taxonómica de los suelos modales, réplicas e


inclusiones.
Orden Suborden Grangrupo Subgrupo Números símbolo
perfiles1 u. c2.

Espodosol Orthods Alorthods Entic 157 AAbc


79 LEc
149 VBa

Haploperox Typic 158 AAbc


O 36 LLb
X P 97 LGe
I E 104 LHf
R 136 LId
S 81-133 LJe
O O 99 RDbc
L X
Kandiperox Typic 98 LGe
142 LMa
169 -170 RDbc

Kandiudults Typic 153-167 LBd


107 LCe
90 LDf
100- 101-175 LFd
15-148 LGe
105-147-172 LHf
137 LId
U 124 LJe
L U 146-173 RCa
139-145-166 RDbc
T d 92 VBa
I u
l Aquic 165 RCa
S
O t Paleudults Typic 3 LAc
L s 40-119-120 LBd
106-154 LCe
95-96-117-118 LDf
29 LEc
14 LGe
103 LKe
37 LLb
1-38-138 RCa
134 RDbc
27 VBa

Hapludults Typic 129 LFd

Histosol Hemists Tropohemists Terric 66 RBa

Hydric 45 RBa
1
Al número del perfil le anteceden las letras PA, separadas por un guión.
2
Unidad Cartográfica de Suelos

214
214
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA VOLVER

Génesis y taxonomía de los suelos


i. Entisoles

A este orden pertenecen algunos suelos localizados en los planos de inundación


de las planicies y valles, en los vallecitos del lomerío y en las lomas con materiales
arenosos. Los suelos o no tienen evolución o es muy baja; aparte del epipedón
ócrico no presentan otro horizonte diagnóstico debido al rejuvenecimiento continuo
de los suelos por aporte de nuevos materiales aluviales, por erosión o porque la
acción de los factores formadores de suelo han sido limitados por la dureza del
material. El material parental consiste o de sedimentos aluviales recientes o de
materiales arenosos procedentes de la alteración de la arenisca. Comprenden los
grandes grupos Fluvaquents, Endoaquents, Epiaquents, Tropofluvents,
Quartzipsamments y Troporthents.

Fluvaquents, Endoaquents, Epiaquents: ocupan la posición de bajos de planos


inundables, de terrazas y vallecitos, sujetos a inundaciones o encharcamientos
por periodos prolongados durante el año, lo cual ha originado un régimen de
humedad ácuico que ha frenado los procesos de formación de suelos. Estos suelos
presentan características morfológicas similares, texturas finas y moderadamente
finas que descansan a veces sobre texturas gruesas.

Los Fluvaquents presentan contenido de carbón orgánico mayor de 0.2% a una


profundidad de 125 cm o su distribución es irregular con la profundidad. Por su
régimen de temperatura isohipertérmica, la mayoría de la Fluvaquents se clasificaron
en el subgrupo Tropic, otros que presentaron condiciones de mejor drenaje en los
primeros 75 cm del suelo se ubicaron en el subgrupo Aeric Tropic.

En los suelos Endoaquents (inclusión) los rasgos de reducción en todas las capas
entre la superficie y los 200 cm de profundidad se debe al efecto combinado del
nivel freático y el agua superficial de los encharcamientos; estos suelos, con estas
características, clasifican en el subgrupo Típico; en cambio, los suelos que en los
primeros 75 cm tienen mayor valor de intensidad y pureza pertenecen al subgrupo
de los Aéricos.

En los suelos Epiaquents (inclusión), las marcas de reducción del hierro se


presentan en forma discontinua, en capas alternas , debido al efecto superficial
prolongado de las aguas de inundación y por cumplir con todos los requisitos
morfológicos y pedoclimáticos se los clasifica en el subgrupo Típico.

215
215
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI

VOLVER
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA
Génesis y taxonomía de los suelos

En los bancos del complejos de orillares se localiza una inclusión de los suelos
Tropofluvents formados por capas de texturas francas y franco arcillo limosas,
moderadamente bien drenados con contenido de carbón orgánico mayor de 0.2%
o distribución irregular hasta una profundidad de 125 cm. Por presentar régimen
de temperatura isohipertérmico se los clasificó en el subgrupo Típico.

En las lomas moderada a fuertemente disectadas, de relieve moderado a


fuertemente disectado, se presentan los suelos Quartzipsamments, originados
de areniscas, que tienen las siguientes características: profundos, bien drenados,
poca retención de humedad, textura arenosa, franca o arenosa, colores claros y
con mas de 98% de cuarzo en la fracción arena. Cumplen con todas las
características morfológicas y pedoclimáticas para considerarlos dentro del
subgrupo Típico.

Algunos suelos (inclusiones) ubicados también en las lomas de areniscas, de


perfil A-R, con epipedón ócrico, textura franco arenosa, bien drenados, con régimen
de humedad údico y de temperatura isohipertérmica, cumplen con los requisitos
para clasificarlos en el grangrupo de los Troporthents y por presentar un contacto
lítico dentro de los primeros 50 cm se clasifican en el subgrupo de los Líticos.

ii. Inceptisoles

Los Inceptisoles tienen una distribución muy amplia, se presentan en las diferentes
posiciones geomorfológicas. Tienen una evolución pedogenética que varía de
poco a moderadamente avanzada. Presentan horizontes diagnósticos bien
definidos, tales como epipedón ócrico, excepcionalmente úmbrico y horizonte
subsuperficial cámbico. Por encontrarse en la zona tropical donde la temperatura
media mensual varía menos de 6°C, en régimen de temperatura isohipertérmico,
se clasifican en el suborden Tropepts. Aquellos suelos con drenaje pobre o muy
pobre, con régimen de humedad ácuico, se los ubica en el suborden de los
Aquepts. En orden de frecuencia, estos subórdenes pertenecen a tres grandes
grupos: Dystropepts, Tropaquepts y Eutropepts.

Los suelos Dystropepts son los dominantes en el área de estudio, se localizan


en las lomas, terrazas y vallecitos, en zonas sin restricciones de drenaje. La amplia
distribución de estos suelos se debe a la dominancia del material parental que les
dió origen, el cual, como se discutió en el capítulo pertinente, está constituido por
materiales muy alterados que han sufrido más de un ciclo de meteorización antes

216
216
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA VOLVER

Génesis y taxonomía de los suelos


de que se depositaran en el sitio actual, por ello los suelos han heredado las
características mineralógicas y químicas, principalmente. Las características
fundamentales del subgrupo Típico de los Dystropepts están constituidas por
régimen de humedad údico, régimen de temperatura isohipertérmico; perfiles
profundos y bien drenados; bajo contenido de materia orgánica y una distribución
regular en el perfil, fuerte acidez, alto contenido y saturación de aluminio que
supera el 60% del complejo de cambio y baja saturación de bases.

En las terrazas altas y lomas, en donde probablemente los materiales están


más meteorizados o son más antiguos y han sufrido el efecto de una lixiviación
más prolongada e intensa, se encuentran algunos Dystropepts que se
caracterizan por la baja actividad del complejo de cambio, menor de 24 meq/100
de arcilla, muy próxima a la que define los Oxisoles, y por una mineralogía con
muy bajos contenidos o solamente trazas en especies meteorizables. Estos
Dystropepts que cumplen con estas condiciones se clasificaron en el subgrupo
Óxico.

Otros Dystropepts que se ubican en los planos de las terrazas bajas y de vallecitos
tienen una distribución irregular de carbón orgánico con la profundidad o
contenidos mayores de 0.2% por lo cual se los clasifica en el subgrupo de los
Fluvénticos.

En algunas terrazas bajas, en sectores ligeramente cóncavos, los


encharcamientos periódicos relativamente largos, han dado origen a procesos
de gleización que afectan las capas inferiores de los perfiles. Con base en este
rasgo morfológico los suelos se clasificaron como Dystropepts Ácuicos.

Los suelos Tropaquepts ocupan algunos bajos de los plano de inundación, son
grises, intensamente gleyzados, moteados desde la superficie con un B cámbico
parcialmente desarrollado, y cumplen en general con todos los requisitos del
subgrupo Típico. Algunos suelos de los bajos de vallecitos presentan abundante
plintita lo cual permitió clasificarlos en el subgrupo Plíntico.

Generalmente en los bancos de los planos de inundación se encuentran suelos


superficiales, de texturas medias, imperfectamente drenados, con más de 50%
de saturación de bases en los primeros 100 cm, decrecimiento irregular o
contenido de carbón orgánico mayor de 0.2% a 120 cm de profundidad; en los

217
217
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI

VOLVER
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA
Génesis y taxonomía de los suelos

horizontes inferiores presentan gleización fuerte y condiciones ácuicas. Los suelos


que cumplen con estas características se clasifican en el subgrupo Fluvaquentico
del grangrupo de los Eutropepts.

iii. Oxisoles

Estos suelos se localizan en las mesas del paisaje de lomerío, tienen una evolución
pedogenética alta, presentan epipedón ócrico y horizonte subsuperficial óxico, son
bien drenados, muy profundos, de texturas finas o moderadamente finas, de colores
pardo, pardo amarillento, pardo fuerte o pardo oscuro, fuertemente ácidos, con alto
contenido y saturación de aluminio, saturación de bases menor de 10%, bajo
contenido de materia orgánica, régimen de humedad perúdico y de temperatura
isohipertérmico. Estas condiciones permitieron clasificar estos suelos en el subgrupo
Typic Haploperox.

iv. Ultisoles

Se localizan en las laderas de algunas lomas. Los suelos se han originado a partir de
materiales arcillosos bajo condiciones de clima en los cuales la precipitación supera
a la evapotranspiración en todos los meses del año, ésto ha dado lugar al régimen
de humedad perúdico. En este orden se presentan los grandes grupos Kandiudults
y Paleudults.

Los suelos Kandiudults, presentan epipedón ócrico y horizonte subsuperficial


kándico, son muy profundos, bien drenados, de color rojo o pardo fuerte, arcillosos;
el contenido de arcilla aumenta con la profundidad. Son suelos fuertemente ácidos,
con baja saturación de bases y bajo contenido de carbón orgánico. Por cumplir con
todos los requisitos morfológicos y pedoclimáticos se clasificaron en el subgrupo
Típico.

Los suelos Paleudults, al igual que los anteriores, ocupan poca extensión, tienen
epipedón ócrico, horizonte subsuperficial argílico; son bien drenados, profundos,
arcillosos, en los cuales el contenido de arcilla aumenta con la profundidad. Las
características químicas indican reacción fuertemente ácida, baja saturación de bases,
alta saturación de aluminio y bajo contenido de materia orgánica. Los colores son
pardo, pardo rojizo o pardo claro. Estas características permitieron clasificarlos en el
subgrupo Típico.

218
218
INSTITUTO GEOGRÁFICO AGUSTÍN CODAZZI
SUBDIRECCIÓN DE AGROLOGÍA VOLVER

Génesis y taxonomía de los suelos


v. Espodosoles

Ocupan poca extensión, se localizan en las cimas de las lomas y se consideran


como una inclusión. Se han formado de materiales gruesos, arenosos, en
condiciones de humedad perúdicas. Morfológicamente presentan un horizonte A
pobre en materia orgánica (epipedón ócrico), un horizonte E (álbico), un horizonte
Bh y un horizonte Bhs. El horizonte Bh más el Bhs constituyen el horizonte
subsuperficial espódico.

Estos Espodosoles son bien drenados, muy permeables, de textura franco arenosa
o arenosa franca, con bajo contenido de carbón orgánico, régimen de temperatura
isohipertérmico y menos de 0.10% de hierro en el 75% o más del horizonte espódico.
Por cumplir los suelos con estas características se clasificaron en el subgrupo
Typic Alorthords.

vi. Histosoles

Están poco extendidos en el área de estudio. Ocupan la posición de bajos, meandros


y cauces abandonados, en la zona denominada regionalmente cananguchales. Se
han originado de materiales orgánicos.

La presencia de Histosoles está ligada a la concurrencia de factores propicios para


la acumulación y preservación de los residuos vegetales en virtud de un ambiente
anaeróbico capaz de inhibir su oxidación y mineralización. Tales condiciones se
encuentran en los bajos, meandros y cauces abandonados de las terrazas y planos
de inundación, cubiertos por una vegetación dominantemente hidrófita, compuesta
especialmente por la palma canangucha que en conjunto forman los cananguchales.
En este medio ecológico, saturado permanentemente con agua se han desarrollado
los suelos Tropohemists, caracterizados por estar formados por diferentes capas
(horizontes Oe, hémicos) de materiales orgánicos moderadamente descompuestos.
Estos horizontes descansan sobre materiales minerales arcillosos gleizados
localizados a más de 80 cm de profundidad, característica que permiten clasificarlos
en el subgrupo de los Terric Tropohemists. En algunos suelos Tropohemists, el
material arcilloso se localiza a más de 130 cm de profundidad; además poseen
nivel freático dentro de los primeros 120 cm, estos suelos se los clasifica en el
subgrupo de los Hydric Tropohemists.

219
219

También podría gustarte