Está en la página 1de 7

Valeria Loli Candiotti – U201915864

Tema: los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) y los estereotipos de moda


Problema: como el estereotipo de una figura esbelta impuesta por la sociedad conduce a
los TCA
Lugar: Colegio Regina Pacis – Surco
Personas: Escolares de 4º y 5º de secundaria (edades entre los 15 a 17 años)
Tiempo: segundo semestre, 2020
Tema delimitado: ¿Cómo los estereotipos de moda afectan en los TCA en los alumnos del
Colegio Regina Pacis del segundo semestre 2020?

2. Marco Teórico
2.1. Definiciones
2.1.1. Trastornos alimenticios

Los trastornos alimenticios son en la actualidad uno de los problemas más grandes a nivel
mundial, ya que estos cada día se van normalizando más, pero la sociedad no llega a
considerarlos de mayor valor, porque consideran que son temas pasajeros. Antes de
juzgarlo, primero se debe conocer su significado:

Es una enfermedad que causa graves perturbaciones en su dieta diaria, tales como
comer cantidades muy pequeñas o comer en exceso. Una persona que tiene un
trastorno de la alimentación puede haber comenzado por comer pequeñas o grandes
cantidades de comida, pero en algún momento el impulso de comer más o menos se
disparó fuera de control. Angustia severa o preocupación por la forma o el peso del
cuerpo también se pueden caracterizar como un trastorno de la alimentación (Instituto
Nacional de la Salud Mental, 2011 p.1).
Esta definición toma otro punto de vista con la información que proporciona la Universidad
Internacional de Valencia (2019) afirman que estas son enfermedades mentales que
provocan en quien los padece una relación patológica con la alimentación y el peso de su
propio cuerpo. Implican importantes riesgos físicos y
psicológicos, siendo uno de los trastornos mentales con mayor tasa
de mortalidad. A continuación, encontramos una definición un
poco más clínica:
Los trastornos de la conducta alimentaria constituyen
alteraciones severas en la ingesta de los alimentos, en
personas que presentan patrones distorsionados en el acto de
comer en respuesta a un impulso psíquico. Este grupo de
enfermedades engloba a varias entidades que varían
grandemente, clasificándose en: anorexia nerviosa, “trastornos de la conducta
alimentaria no especificados” y trastorno por atracón (Méndez, Vázquez-Velásquez,
García-García, 2008).
Por último, debemos ver este término desde un punto de vista patológico:
Son trastornos de salud mental caracterizados por un comportamiento patológico frente a la ingesta
alimentaria y una obsesión por el control de peso, acompañado de distorsión de la percepción de la
imagen corporal. Es de origen multifactorial, incluyendo causas de origen biológico, psicológico,
familiar y sociocultural. Los TCA más conocidos son la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa,
pero también existen otros, como el trastorno por atracón, la ortorexia (la obsesión por la comida
sana) y la vigorexia (la obsesión por el ejercicio físico) (Ortiz, Aguiar, Samudio, Troche, 2017).

La definición que se verá a lo largo de este trabajo será el de la Universidad Internacional


de Valencia, ya que esta tesis quiere enfocarse, más que en lo clínico, en lo psicológico y en
como este puede ser desarrollado en consecuencia de diversos estereotipos planteados y
aplicados a uno mismo por la sociedad.
2.1.2. Estereotipos
Las sociedades están repletas de estereotipos que poco a poco van implementando a las
personas con el paso del tiempo. A consecuencia de algunos de estos, las personas han
sufrido con la presión social que estos aportan. Tal y como señala
Figura 1.
Gonzales (1999) este término puede posicionarse en el contexto de la
categorización, el cual responde a una necesidad por la simplificación, ya
que el ser humano tiende a categorizar sus propias situaciones sociales en lugar de términos
que generalicen su entorno, así él puede tener un concepto más coherente del mundo y
comprenderlo mejor. Esta definición se extendí aún más con lo que se menciona a
continuación:
Un estereotipo es una idea o creencia que fija la imagen atribuida a un grupo. Se
podría añadir que este conjunto de ideas, normalmente compartido o consensuado, se
transmite y se aprende naturalmente desde que nacemos y socializamos en la familia,
en el grupo de amigos, en el colegio, etc. (Casal, 2005, p. 137).
Por último, observamos una definición aún más completa que abarca muchos de los
aspectos requeridos:
Un estereotipo es una representación repetida frecuentemente que convierte algo
complejo en algo simple. Pero hay otras características que ayudan a complejizar este
concepto: es un proceso reduccionista que suele distorsionar lo que representa,
porque depende de un proceso de selección, categorización y generalización, donde
por definición se debe hacer énfasis en algunos atributos en detrimento de otros
(Gamarnik, 2009).
La definición que se empleará a lo largo de este trabajo será el de Gamarnik, ya que su
definición es la que engloba mucho mejor la temática, refiriéndose a esta repetición que va
formando como una cadena y quien sea que la rompa será visto o considerado como una
persona exterior.

2.2. Historia
2.2.1. Trastornos de conducta alimenticia (TCA)

Si bien el origen del TCA no han podido ser determinado como tal se proponen diferentes
teorías sobre este mismo. Por lo que estaremos viendo como este término y diversas
costumbres relacionadas a este han ido evolucionando.
Los actuales problemas que presentan la sociedad sobre lo que cada quien se lleva a la boca
o por como lucimos no eran de mucha importancia en la época prehistórica, donde la mayor
preocupación del hombre era cuanta cantidad
de comida el consumiera o proveerá, ya que
su único interés era el de sobrevivir a las
condiciones de esos tiempos. Una famosa cita
de Hipócrates de la Antigua Grecia que hace
perfecta referencia a este modo de
alimentación es “Más sea tu alimento tu
medicina, y tu medicina tu alimento”
(Bolaños, 2009).
Los TCA han sido problemas de salud muy importantes y Figura 2.
constantes. Se tiene información sobre como algunas
cristianas en el siglo XV, finales de la época medieval, sufrieron de anorexia nerviosa, tales
como Santa Catalina de Siena. Las limitaciones que existían sobre estas enfermedades en el
campo medico a finales del siglo XIX fueron muchas, debido a que aun no se tenia alguna
información o tratamiento exacto para estas enfermedades, sobre todo cuando la
psicoanalista Hilde Brunch saco al mercado su libro La Jaula de Oro: El enigma de la
anorexia nerviosa en 1978 (Hay, Morris, 2016). Su reconocimiento por el ámbito de la
salud se dio desde los años setenta y ochenta, pero en este entonces eran vistos como
trastornos “modernos” relacionados con la extrema idolatración al cuerpo y sobre como
este debía ser delgado, también relacionado con la alimentación basada en plantas, la cual
era empleada por los hippies (Baile, Gonzales, 2010).
Entwistle (2002) dice que el cuerpo ha estado sujeto desde hace muchos años a rigurosos
controles con diferentes dietas y ejercicios para forzar nuestro cuerpo y hacer que nuestro
espíritu se alce. Dado que vivimos en una sociedad de consumo estas técnicas estrictas para
conseguir un atractivo físico son únicamente para entrar en el término que la sociedad ha
impuesto como “sexy”. ¿Con que finalidad se desarrollan estas conductas? Con la finalidad
de crear el estereotipo de un cuerpo “bello”, para finalmente sentirnos valiosos. Este
modelo ha sido promovido por muchas entidades, como Hollywood, cantantes, industria de
la cosmética, etc. Citando a Foucault (1980, como se cita en Entwistle, 2002, p. 144):
[…] El dominio y la toma de conciencia del propio cuerpo solo se pueden adquirir a
través del efecto de una investidura de poder en el mismo: la gimnasia, los ejercicios,
la halterofilia, el nudismo, la glorificación del cuerpo hermoso. […] Descubrimos
una nueva forma de inversión que ya no presenta en la forma de represión sino en la
del control mediante el estímulo. “¡Desvístete, pero has de estar delgado, tener buen
aspecto y estar bronceado!” (,p. 144):.
Estos cambios o pensamientos los empiezan a desarrollar, en su mayoría las mujeres, a una
temprana edad. Según un estudio realizado por la revista Nutrición Clínica y Dietética
Hospitalaria (Sánchez, Fornons, Aguilar,…Milá, 2015) estos trastornos suelen empezar en
la adolescencia, ya que más del 90% de estudiantes tienen entre 12 y 20 años de edad, que
es cuando los jóvenes tienen la tendencia a imitarse a sí mismos con todo lo que los rodea,
lo cual es una de las razones por las que se ve una gran baja de autoestima al llegar a estas
edades.
La anorexia y la bulimia son los dos TCA más frecuentes entre la población adolescente,
sobre todo en la femenina. Otro estudio realizado a estudiantes escolares de diez países del
Caribe mostró que el 31% de ellos no están cómodos con su propio peso y que al menos
una sexta parte de los participantes han utilizado métodos insalubres para conseguir su
objetivo, incluyendo ejercicio extenuante, laxantes, incitación al vomito o algún método
oral como pastillas para bajar de peso (Sánchez, Villareal, Musitu, 2010).
La adolescencia es la etapa en la vida de una persona donde se presenta esta evolución o
cambio en cuanto a la personalidad, afectando diversas áreas tales como: mental, social y
física. Una que cabe destacar es la de la interiorización con uno mismo, donde se
especifican algunas características con relación al pensamiento conceptual. Además, en esta
etapa se inicia la vida afectiva, la cual es fundamental para el desarrollo social, lo que nos
lleva a convivir con diferentes grupos de personas (Sánchez, Villareal, Valdivieso, L.,
2013). La apariencia que mostremos ante los demás es como ellos nos conocerán, no
estamos hablando de solo lo psicológico, sino también el mundo de la moda toma un rol
muy importante en esto. Si bien la moda busca expresar individualismo, este también es
esencial para que uno pueda formar parte de un grupo. Por lo que Entwistle (2002) afirma
que la moda expresa una tensión entre la conformidad con los demás, seguir la corriente, y
la diferenciación de nuestro entorno; se podría decir que es una encrucijada de
pensamientos a esta edad, ya que uno puede querer destacar, pero también quiere formar
parte de un grupo, sin importar las medidas que se tomen para lograrlo. Esta autora también
señala que “mientras queremos leer al otro a través de su aspecto y esperamos poder
hacerlo con exactitud, al mismo tiempo somos conscientes de que las apariencias pueden
ser engañosas” (p.131).
Bibliografía:

Baile, J., Gonzales, M.J. (julio-diciembre, 2010). Trastornos de la Conducta


Alimentaria antes del Siglo XX. Psicología Iberoamericana, 18, 2, 19-26.
Recuperado de https://www.redalyc.org/pdf/1339/133915921003.pdf
[Consulta: 2 de Septiembre, 2020].
Bolaños, P. (2009). Evolución de los hábitos alimentarios de la salud a la enfermedad
por medio de la alimentación. Instituto de Ciencias de la Conducta, 9, 956-
972. Recuperado de
http://tcasevilla.com/archivos/evolucion_de_los_habitos_alimentarios._de_la_
salud_a_la_enfermedad_por_medio_de_la_alimentacion.pdf [Consulta: 2 de
Septiembre, 2020].
Casal, S. (2005). Los estereotipos y los prejuicios: Cambios de actitud en el aula de
L2. Universidad Pablo de Olavide, 6, 135-149. Recuperado de
http://institucional.us.es/revistas/elia/6/art.7.pdf [Consulta: 2 de Septiembre,
2020].
Entwistle, J. (2002). El cuerpo y la moda: Una visión sociológica. Recuperado de
https://www.dropbox.com/sh/2685jjdyk5sx0j0/AAAUKHls3g4pToO0s1j9pV
5ea/Soc.Moda.%20Lecturas%20antes%20de%20parciales/Sesi%C3%B3n
%203.%20El%20cuerpo%20como%20proyecto%20de%20la%20modernidad
%20y%20posmodernidad?dl=0&preview=+Cuerpo%2C+moda+y+sociolog
%C3%ADa+.pdf&subfolder_nav_tracking=1 [Consulta: 2 de Septiembre,
2020].
Gamarnik, C. (septiembre, 2009). Estereotipos sociales y medios de comunicación:
un círculo vicioso. Universidad de Buenos Aires, 1, 23. Recuperado de
https://alertacontraelracismo.pe/sites/default/files/archivos/investigacion/Ester
eotipos%20y%20medios%20de%20comunicacion%20UBA.pdf [Consulta: 2
de Septiembre, 2020].
Gonzales, B. (marzo, 1999). Los estereotipos como factor de socialización en el
género. Grupo Comunicar, 12, 79-88. Recuperado de
https://www.redalyc.org/pdf/158/15801212.pdf [Consulta: 2 de Septiembre,
2020].
Hay, P., Morris, J. (2016). Trastornos Alimentarios. Capítulo 1. Recuperado de
https://iacapap.org/content/uploads/H.1.-Tr-Alimenticios-Spanish-2018.pdf
[Consulta: 7 de Septiembre, 2020].
Instituto Nacional de la Salud Mental. (2011). Trastornos de la Alimentación.
Recuperado de http://ipsi.uprrp.edu/opp/pdf/materiales/eating-
disorders_esp.pdf [Consulta: 27 de Agosto de 2020].
Méndez, J.P., Vázquez-Velázquez, V., García-García, E. (noviembre-diciembre,
2008). Los trastornos de la conducta alimentaria. Clínica de Obesidad y
Trastornos de la Conducta Alimentaria, 65, 580-592. Recuperado de
https://www.medigraphic.com/pdfs/bmhim/hi-2008/hi086n.pdf [Consulta: 2
de Septiembre, 2020].
Ortiz, L., Aguiar, C., Samudio, G., Troche, A. (2017). Trastornos de la conducta
alimentaria en adolescentes: una patología en auge? doi:
10.18004/ped.2017.abril.37-42. [Consulta: 7 de Septiembre, 2020].
Sánchez, J.C., Villareal, M.E., Musito, G. (2010). Psicología y Desórdenes
Alimenticios. Un modelo de campo psicosocial. Recuperado de
https://www.uv.es/lisis/sosa/libro-desor-alimnt.pdf [Consulta: 7 de
Septiembre, 2020].
Sánchez, J.C., Villareal, M.E., Valdivieso, L. (2013). Adolescencia y familia. Nuevos
restos en el Siglo XXI. Capítulo 11. Recuperado de
https://www.uv.es/lisis/sosa/cap13/cap11-trans-adoles-13.pdf [Consulta: 2 de
Septiembre, 2020].
Sánchez, V., Fornons, David., Aguilar, A.,…Milá, R. (Marzo, 2015). Evolución de
los conocimientos acerca de los trastornos del comportamiento alimentario, a
través de una intervención educativa en estudiantes de enseñanza post-
obligatoria. Nutrición Clínica y Dietética Hospitalaria, 35, 1, 32-41.
Recuperado de https://revista.nutricion.org/PDF/151114-EVOLUCION-
CONOCIMIENTOS.pdf [Consulta: 2 de Septiembre, 2020].
Universidad Internacional de Valencia. (2019). Trastornos alimenticios y medios de
comunicación: en el problema está la solución. Recuperado de
https://www.universidadviu.com/trastornos-alimenticios/ [Consulta: 24 de
Agosto de 2020].

Citas de las figuras:


Figura 1. Kaia Gerber en un vestido de la colección SS18 de Versace, por Elle, 2018.
Figura 2. Familia promedio comiendo, por BBC, 2012.

Referencias de las figuras:


BBC (2012). ¿Hemos comido siempre tres veces al día? Recuperado de
https://www.bbc.com/mundo/noticias/2012/11/121114_cultura_tres_comid
as_al_dia_bd [Consulta: 2 de Septiembre, 2020].
Elle (2018). El Vestido Con Ojales Versace De Kaia Gerber Demuestra Que El Negro
Sigue Siendo Un Elemento Básico Para El Verano. Recuperado de
https://www.elle.com/uk/fashion/celebrity-style/a20132193/kaia-gerbers-
versace-eyelet-dress/ [Consulta: 2 de Septiembre, 2020].