Está en la página 1de 8

Los elementos de la vida

Todos los seres vivos están constituidos, cualitativa y cuantitativamente por


los mismos elementos químicos. De todos los elementos que se hallan en la
corteza terrestre, sólo unos 25 son componentes de los seres vivos . Esto
confirma la idea de que la vida se ha desarrollado sobre unos elementos
concretos que poseen unas propiedades físico-químicas acordes con los
procesos químicos que se desarrollan en los seres vivos.
Se denominan elementos biogénicos o bioelementos a aquellos elementos
químicos que forman parte de los seres vivos. Atendiendo a su abundancia (no
importancia) se pueden agrupar en tres categorías:

Bioelementos primarios o principales: C, H, O, N

Son los elementos mayoritarios de la materia viva, constituyen el 95% de la


masa total.
Las propiedades físico-químicas que los hacen idóneos son las siguientes:

1. Forman entre ellos enlaces covalentes, compartiendo


electrones y de hidrógeno.
2. El carbono, nitrógeno y oxígeno, pueden compartir más de
un par de electrones, formando enlaces dobles y triples, lo cual les dota de una
gran versatilidad para el enlace químico.
3. Son los elementos más ligeros con capacidad de formar
enlace covalente, por lo que dichos enlaces son muy estables.
4. A causa de la configuración tetraédrica de los enlaces del
carbono, los diferentes tipos de moléculas orgánicas tienen estructuras
tridimensionales diferentes. Esta conformación espacial es responsable de la
actividad biológica.
5. Las combinaciones del carbono con otros elementos, como el oxígeno, el
hidrógeno, el nitrógeno, etc.,

6. Permiten la aparición de una gran variedad de grupos funcionales que dan


lugar a las diferentes familias de sustancias orgánicas . Estos presentan
características físicas y químicas diferentes, y dan a las moléculas orgánicas
propiedades específicas, lo que aumenta las posibilidades de creación de
nuevas moléculas orgánicas por reacción entre los diferentes grupos.

7. Los enlaces entre los átomos de carbono pueden ser simples (C - C),
dobles (C = C) o triples, lo que permite que puedan formarse cadenas más o menos
largas, lineales, ramificadas y anillos.

Bioelementos secundarios S, P, Mg, Ca, Na, K, Cl


Los encontramos formando parte de todos los seres vivos, y en una proporción
del 4,5%.

Se encuentra en dos aminoácidos (cisteína y metionina) , presentes


Azufre en todas las proteínas. También en algunas sustancias como el
Coenzima A

Fósforo Forma parte de los nucleótidos, compuestos que forman los ácidos
nucléicos. Forman parte de coenzimas y otras moléculas como
fosfolípidos, sustancias fundamentales de las membranas celulares.
También forma parte de los fosfatos, sales minerales abundantes en
los seres vivos.

Forma parte de la molécula de clorofila, y en forma iónica actúa como


Magnesio catalizador, junto con las enzimas , en muchas reacciones químicas
del organismo.

Forma parte de los carbonatos de calcio de estructuras esqueléticas.


Calcio En forma iónica interviene en la contracción muscular, coagulación
sanguínea y transmisión del impulso nervioso.
Catión abundante en el medio extracelular; necesario para la
Sodio
conducción nerviosa y la contracción muscular

Catión más abundante en el interior de las células; necesario para la


Potasio
conducción nerviosa y la contracción muscular

Anión más frecuente; necesario para mantener el balance de agua en


Cloro
la sangre y fluído intersticial

Oligoelementos
Se denominan así al conjunto de elementos químicos que están presentes en los
organismos en forma vestigial, pero que son indispensables para el desarrollo
armónico del organismo.
Se han aislado unos 60 oligoelementos en los seres vivos, pero solamente 14 de
ellos pueden considerarse comunes para casi todos, y estos son: hierro,
manganeso, cobre, zinc, flúor, iodo, boro, silicio, vanadio, cromo, cobalto,
selenio, molibdeno y estaño. Las funciones que desempeñan, quedan reflejadas en el
siguiente cuadro:

Fundamental para la síntesis de clorofila, catalizador en reacciones


químicas y formando parte de citocromos que intervienen en la
Hierro
respiración celular, y en la hemoglobina que interviene en el
transporte de oxígeno.
Interviene en la fotolisis del agua , durante el proceso de
Manganeso
fotosíntesis en las plantas.
Iodo Necesario para la síntesis de la tiroxina, hormona que interviene en
el metabolismo
Flúor Forma parte del esmalte dentario y de los huesos.
Forma parte de la vitamina B12, necesaria para la síntesis de
Cobalto
hemoglobina .
Proporciona resistencia al tejido conjuntivo, endurece tejidos
Silicio
vegetales como en las gramíneas.
Cromo Interviene junto a la insulina en la regulación de glucosa en sangre.
Zinc Actúa como catalizador en muchas reacciones del organismo.
Actúa sobre neurotransmisores y la permeabilidad celular. En dosis
Litio
adecuada puede prevenir estados de depresiones.
Forma parte de las enzimas vegetales que actúan en la reducción de
Molibdeno
los nitratos por parte de las plantas.

Moléculas orgánicas:
La célula contiene un gran número de moléculas. La estructura de cada
molécula determina la reacción química en la que interviene y, por tanto,
el papel que desempeña en los procesos vitales celulares. Algunos se
necesitan para la integridad estructural de la célula, otros para
suministrar energía y otros para regular el metabolismo. Los tipos más
importantes de moléculas biológicas son los ácidos nucleicos, las
proteínas, los hidratos de carbono y los lípidos.

Los ácidos nucleicos moléculas muy complejas que producen las células
vivas y los virus. Los ácidos nucleicos tienen al menos dos funciones:
transmitir las características hereditarias de una generación a la
siguiente y dirigir la síntesis de proteínas específicas.

Las dos clases de ácidos nucleicos son el ácido desoxirribonucleico


(ADN) y el ácido ribonucleico (ARN). Tanto la molécula de ARN como la
molécula de ADN tienen una estructura de forma helicoidal.
Todas las células vivas codifican el material genético en forma de ADN.
En las células de los mamíferos las cadenas de ADN están agrupadas
formando cromosomas. La estructura de una molécula de ADN, o de una
combinación de moléculas de ADN, determina la forma y la función de la
descendencia.

Ciertos tipos de ARN tienen una función diferente de la del ADN,


toman parte en la síntesis de las proteínas que una célula produce.

Las proteínas compuestos orgánicos constituidos por aminoácidos unidos por


enlaces peptídicos que intervienen en diversas funciones vitales esenciales,
como el metabolismo, la contracción muscular o la respuesta inmunológica.

Las proteínas sirven sobre todo para construir y mantener las células, aunque
su descomposición química también proporciona energía, con un rendimiento
de 4 kilocalorías por gramo, similar al de los hidratos de carbono.

Las proteínas son el resultado de las distintas combinaciones entre veinte


aminoácidos distintos, compuestos a su vez por carbono, hidrógeno, oxígeno,
nitrógeno y, a veces, azufre. En la molécula proteica, estos aminoácidos se
unen en largas hileras (cadenas polipeptídicas) mantenidas por enlaces
peptídicos, que son enlaces entre grupos amino (NH 2) y carboxilo (COOH).

El nivel más básico de estructura proteica, llamado estructura primaria, es la


secuencia lineal de aminoácidos que está determinada, a su vez, por el orden
de los nucleótidos en el ADN o en el ARN. Las diferentes secuencias de
aminoácidos a lo largo de la cadena afectan de distintas formas a la
estructura de la molécula de proteína. Determinados factores mecánicos
(agitación), físicos (aumento de temperatura) o químicos (presencia en el
medio de alcohol, acetona, urea, detergentes o valores extremos de pH)
provocan la desnaturalización de la proteína, es decir, la pérdida de su
estructura tridimensional; las proteínas se despliegan y pierden su actividad
biológica. En otras ocasiones unas proteínas se unen a otras para formar un
conjunto de proteínas necesario en la química o en la estructura celulares.
Las enzimas son sustancias orgánicas especializadas compuestas por
polímeros de aminoácidos, que actúan como catalizadores en el
metabolismo de los seres vivos. Con su acción, regulan la velocidad de
muchas reacciones químicas implicadas en este proceso.
Los cromosomas, que transmiten los caracteres hereditarios en forma
de genes, están compuestos por ácidos nucleicos y proteínas.

Los hidratos de carbono son las moléculas energéticas básicas de la


célula. Contienen proporciones aproximadamente iguales de carbono e
hidrógeno y oxígeno. Las plantas verdes y algunas bacterias utilizan el
proceso de la fotosíntesis para formar hidratos de carbono simples
(azúcares) a partir de dióxido de carbono, agua y luz solar. Los
animales, sin embargo, obtienen sus hidratos de carbono de los
alimentos. Una vez que la célula posee hidratos de carbono, puede
romperlos para obtener energía química o utilizarlos como base para
producir otras moléculas.

Los lípidos son un grupo heterogéneo de sustancias orgánicas grasas


que desempeñan diversos papeles en la célula. Algunos se almacenan
para ser utilizados como combustible de alto valor energético,
mientras que otros se emplean como componentes esenciales de la
membrana celular. Los lípidos están formados por carbono, hidrógeno
y oxígeno, aunque en proporciones distintas a como estos componentes
aparecen en los azúcares. Se distinguen de otros tipos de compuestos
orgánicos porque no son solubles en agua (hidrosolubles) sino en
disolventes orgánicos (alcohol, éter). Entre los lípidos más
importantes se hallan los fosfolípidos, componentes mayoritarios de la
membrana de la célula. Los fosfolípidos limitan el paso de agua y
compuestos hidrosolubles a través de la membrana plamática,
permitiendo así a la célula mantener las concentraciones necesarias de
estas sustancias entre el exterior y el interior.
Las grasas y aceites, también llamados triglicéridos, son también otro
tipo de lípidos. Sirven como depósitos de reserva de energía en las
células animales y vegetales. Cada molécula de grasa está formada por
cadenas de ácidos grasos unidas a un alcohol llamado glicerol o
glicerina. Cuando un organismo recibe energía asimilable en exceso a
partir del alimento o de la fotosíntesis, éste puede almacenarla en
forma de grasas, que podrán ser reutilizadas posteriormente en la
producción de energía, cuando el organismo lo necesite. A igual peso
molecular, las grasas proporcionan el doble de energía que los hidratos
de carbono o las proteínas.

Los esteroides, grupo extenso de lípidos naturales o sintéticos, o


compuestos químicos liposolubles, tienen una diversidad de actividad
fisiológica muy amplia. Dentro de los esteroides se consideran
determinados alcoholes (esteroles), ácidos biliares, muchas hormonas
importantes, algunos fármacos naturales. Varios esteroles que se
encuentran en la piel de los seres humanos se transforman en vitamina
D cuando son expuestos a los rayos ultravioletas del sol. Las hormonas
esteroideas, que son similares pero no idénticas a los esteroles,
comprenden los esteroides de la corteza de las glándulas
suprarrenales, cortisol, cortisona, aldosterona, y progesterona; las
hormonas sexuales masculinas y femeninas (estrógenos y
testosterona); y fármacos cardiotónicos (que estimulan el corazón),
como digoxina y digitoxina. El colesterol, es un esterol.

Las células tienen también muchos otros tipos de moléculas. Estos


compuestos desempeñan funciones muy diversas, como el transporte
de energía desde una zona de la célula a otra, el aprovechamiento de
la energía solar para conducir reacciones químicas, y como moléculas
colaboradoras (cofactores) en las acciones enzimáticas. Todas éstas,
y la misma célula, se hallan en un estado de variación constante.
almacenando energía. El conjunto de estos procesos activos y
dependientes de la energía se denomina metabolismo.