Está en la página 1de 9

INTRODUCCIÓN

El presente ensayo muestra el propósito de inserción dentro de la comunidad de


Vicos del proyecto Cornell, hace una descripción de las estrategias que se
utilizaron para que los cambios introducidos sean aceptados y cómo a partir de
este proyecto se alteró la estructura de la comunidad, muchos aspectos de los
cuales no fueron considerados dentro del programa pero que surgieron como
resultado del proyecto.

Si bien el proyecto Vico permite que la comunidad se convierta en uno de los


principales comercializadores de papa y mejorar sus ganancias económicas, esta
no previno las consecuencias, que sobrevinieron con la perdida de la calidad de
la tierra que nuevamente afectó seriamente a la comunidad. Entonces se puede
decir que el proyecto Vicos medidas necesarias a futuro e insertó cambios que le
parecieron correctos solo para un corto plazo. Es de esta forma en que muchos
proyectos de antropología aplicada se inserta en trabajados de cambio social,
buscando mejoras inmediatas sin prever futuras consecuencias que incluso
pueden ser más perjudícales para el futuro de la población.

En el presente ensayo se tratará de las principales estrategias de inserción por


parte del proyecto para que sean aceptados por la comunidad, se describirá los
pros y los contras de un proyecto que tuvo fines principalmente políticos y no
sociales, quizá ahí residan uno de sus principales problemas.

1
PROYECTO VICOS

Toda antropología aplicada busca cambios, mejoras y/o control, en menor grado
unas que otras; siendo claro que parten de un enfoque evolucionista, donde
existen poblaciones consideradas no desarrolladas que deben modernizarse,
siendo necesario para ello la modificación de su estructura social, política y
económica, para insertar dentro lo que es traído de afuera, considerado como
mejor, en ese sentido es que se aplicó el proyecto Cornell dentro de la
comunidad de Vicos.

El proyecto Perú - Cornell (PPC) es un modelo tomado de afuera, que se


implementó durante 10 años, desde 1952 a 1962 y estuvo a cargo de la
Universidad de Cornell y el Instituto Indigenista Peruano en Vicos, en Ancash,
este proyecto tuvo como objetivo mejorar la calidad de vida de los comuneros de
la comunidad de Vicos, se eligió este lugar debido a que ya existían trabajos
antropológicos previos; una de las principales estrategias para lograr su objetivo
era liberar a la población de la servidumbre opresiva y producir una comunidad
estable, independiente económicamente.

Sin embargo, el objetivo principal era más político que social, originándose para
prevenir que resurjan brotes revolucionarios en diversos lugares del país, ya que
por entonces se consideraban a los campesinos como potenciales
revolucionarios y es en ese contexto que existe la necesidad de modernizar a
dichos pueblos, siendo el proyecto Vicos un primer experimento de antropología
aplicada. “la experiencia de Vicos – ese era el argumento – mostraba que era
posible abolir pacíficamente el sistema de la hacienda tradicional y evitar una
revolución política” (Bolton y otros; 2010,237)

La hacienda pertenecía a la beneficencia pública, en la que como en toda


hacienda había un patrón y trabajadores, en este caso los comuneros de Vicos,
pero para que se implementarán cambios reales, se alquiló por cinco años la
hacienda, como solían hacer todos, pasando a ser ahora la universidad de
Cornell el nuevo patrón, de este modo se facilitaría la introducción de los cambios
necesarios para lograr los objetivos del proyecto; no se buscó cambiar la

2
estructura de la hacienda de manera inmediata, todos se dieron paulatinamente
para no generar confusión y miedo en los comuneros ante un cambio drástico y
repentino; se mantuvo las mismas normas que caracterizan a la hacienda, la
misma frecuencia y obligación en el trabajo, ya que debían trabajar sin pago para
el patrón durante tres días, como retribución por contar un espacio para vivir, así
como parcelas para sembrar, con el proyecto este trabajo dejó de ser gratis y se
le pagó por los tres días laborables; este y otros cambios fueron vistos como
estrategias, por lo que ingresaron sigilosamente a la organización de la
hacienda, cambios que sí bien generaron gran desconfianza en su primer
momento, fueron aceptados con el tiempo, muchos cambios permitían la
participación activa de comuneros en toma de decisiones relacionados a su
estructura y trabajo; por ejemplo a través de comités, que tenían la facultad de
emitir opiniones y proponer mejoras, se les permitió la posibilidad de ser
partícipes de su propio cambio.

Por lo general las propuestas eran presentadas primero por el personal


del PPC a los mayorales, y luego a las personas reunidas en el “mando”.
Este se celebraba las tardes del miércoles, al finalizar el periodo de tres
días de trabajo para el patrón…El PPC continuó usando al “mando” para
los anuncios y las discusiones, pero les dio una pequeña cantidad de
dinero a cambio de su trabajo en lugar de la coca que antes recibían.
(Barnett; 2010, 72).

En las primeras etapas del proyecto los comuneros no creían que un nuevo
patrón quisiera hacer algo a favor suyo, por lo que cada cambio o mejora no era
bien visto, como la vez que se requirió mano de obra para la construcción del
colegio, ya que pensaban que en realidad se estaba construyendo un almacén,
cuando se dieron cuenta de que sí era una escuela disminuyó la desconfianza.
Otros aspecto que obstruyó la generación de confianza es que este prohibió
algunos actos que se consideraban normal hasta entonces y que incluso les
beneficiaba, el hurto recíproco, era sabido que cada familia robaba productos en
las chacras vecinas y dentro de las haciendas, quienes no hacían nada y hasta
normalizaban dichas acciones, pero con el proyecto en la hacienda hubo una
más vigilancia, por lo que de algún modo consideraban mejor al patrón anterior.

3
El patrón anterior era muy bueno. Ese patrón no nos hacía faltas los
productos para nuestras casas. Por ejemplo después de las cosechas
nos permitía que recogiéramos los productos caídas en el suelo, pero el
patrón de ahora nos rebusca hasta los bolsillos. (Stein, 2010, 201).

Otras estrategias que fueron aceptadas por todos fue el de la inserción de


mejores cultivos, especialmente el de la papa que acostumbraban cultivar, este
cambio fue aceptado porque la comunidad estaba presentando problemas en sus
cultivos como la aparición de hongos, plaga de insectos, por el cual se
introdujeron nuevas semillas de papa, así como fertilizantes, insecticidas y otros;
por otro lado también se diseñó el programa de aparcería; donde quienes
aceptaban usar las nuevas semillas, el proyecto las suministraba a cambio de
recibir la mitad de cultivos sembrados, los que aceptaron además recibieron
asistencia técnica.

Entonces uno de los principales obstáculos que tenía que romper el proyecto era
las concepciones de la comunidad, como el de fatalismo y la imagen del bien
limitado, ya que si lo que quería lograr construir una comunidad más
cohesionada, independiente y posicionada necesitaba trabajar estos aspectos, se
sabe que las comunidades actúan del modo como perciben su entorno, lo cual
determina su comportamiento y la manera cómo perciben su mundo, aunque esto
sea inconsciente, todo ello lleva a creer que su situación social, su estructura
social es tal como está establecido por algo superior y no puede ni debe
cambiarse, para los cuales no existe la necesidad de desarrollo, que les permita
crear nuevas oportunidades para mejorar su situación.

Entonces una de las primeras preconcepciones que tuvo que modificarse fue la
de la relación servicial y paternalista que existía entre los comuneros y el patrón,
pensando que esta estructura estaba así establecido y que no debían ni podían
modificarla, de ese modo se generó mayor participación en las diversas
actividades dentro de la hacienda y en la toma de decisiones, los comuneros
tuvieron una participación más activa y con el tiempo se volvieron más
independientes.

4
Otra de las limitaciones que habría que modificar era en cuanto al uso de la tierra,
también vista por los comuneros como un bien limitado que solo debe ser
utilizado para el consumo de alimentos y no como un bien de riqueza “se trabaja
para comer, pero no para crear riqueza. La riqueza lo mismo que la tierra, es algo
inherentes a la naturaleza” (Foster; 1965,90), todo este esquema se logró
modificar a partir de cambios que se fueron introduciendo en la agricultura, que
como ya se sabe después trajo consecuencias negativas.

Es a partir de la introducción de nuevas especies de papa, el uso de insecticidas


y abonos no naturales cuando comienza uno de sus principales cambios; de ser
una comunidad que cultivaba principalmente para consumo paso a ser uno de los
principales distribuidores de papa, es claro que con estos cambios se cumplía
parte de los objetivos del proyecto Cornell, el de convertir a la comunidad en una
población económicamente independiente, capaz de poder generar sus propios
ingresos; el problema fue que no se previno las consecuencias a futuro, como la
perdida de la calidad de los suelos, una mayor individualización, ya que se
prefería trabajar para la familia y no para la comunidad, así como la perdida de
algunas costumbres, como el de la forma de cultivar, siendo que antes se unían
los miembros de la comunidad para trabajar la tierra y ahora dejaron de lado esas
costumbres; y esto se puede constatar en las declaraciones que hiciera un
poblador de Vicos, rememorando lo que le contaron sus ancestros:

En tiempo de hacienda se sembraba sin abono, dicen que después


trajeron nueva semilla de papa, remedios y que durante algunos la
producción creció mucho…. Después vino la baja de producción porque
la tierra se va contaminando con esos abonos, ya que no es igual que
con el abono de corral…los abonos químicos están matando la tierra, se
está volviendo estéril, ya no produce como debe de ser. (Comunidad de
Vicos; 2005 ,51).

Hasta aquí se puede decir que el proyecto cumplió con su objetivo; lograr
mejoras económicas con la especialización y comercialización del cultivo de
papa, permitiendo a la comunidad generar mayores ingresos económicos para
invertir en otras necesidades, además que les permitió comprar la hacienda antes
de la reforma agraria y es lo que más se puede apreciar del proyecto, y esto se
resalta también en las declaraciones que hiciera un comunero de Vicos. “en los

5
tiempos de Perú Cornell, esto nos apoyó para comprar el terreno de la
comunidad de Vicos… le devolvíamos con el precio de la papa, porque
sembrábamos papa en cantidad en la comunidad” (Comunidad de Vicos; 2005
,27), como consecuencia de esto muchos comuneros regresaron a su tierra de
origen, después que huyeran de las injusticias y maltratos de sus anteriores
patrones.

El proyecto pudo tener buenas intenciones, puesto que con ellos se buscaba que
sea la misma comunidad capaz de cubrir sus necesidades básicas; además de
lograr su ingreso al mercado, logrando su posicionamiento a mayor escala, si
bien se logró el objetivo, lamentablemente también se dio consecuencias
negativas, como las que ya se mencionó, la pregunta sería si los encargados del
proyecto podrían preverlo y de ser así por qué no hicieron algo, o quizá sea que
lo que les interesaba era solo cumplir con el proyecto tal y como estaba
programada y diseñado, es decir la implementación de un proyecto que traería la
modernidad a la comunidad.

Las consecuencias del proyecto aún se siguen presentando en la actualidad; el


problema es que muchas de las soluciones que fueron buenas en un lugar
pueden servir tal cual en otro, no se hace un estudio real del contexto y de los
posibles impactos futuros que pueda traer un proyecto, alterando a gran escala
algunas veces su cultura e identidad, esto se puede observar por ejemplo en la
forma de cultivar; que muchas veces son incentivados a usar otras herramientas,
insumos químicos y a un máximo aprovechamiento de la tierra que a futuro
puede ocasionar perdidas, pero al parecer, lo que interesa es el ahora y no el
mañana.

Lo correcto sería que en la inserción un programa de antropología aplicada, se


realice desde la visión interna, tomando en cuenta su cosmovisión, se busca que
los cambios que se pretenden no los alteren significativamente, por lo que es
importante que el equipo de profesionales, lo haga tomando en cuenta la
estructura, los valores, tradiciones y modos de vida existentes, tomar en cuenta
cómo perciben el mundo, cómo se relacionan con su entorno, el significado de
sus símbolos, cuáles son sus normas de comportamiento, qué sentido tiene para

6
ellos, como se imaginan y perciben las cosas, de este modo será posible la
inserción de un proyecto más acorde con la realidad. El conocimiento del grupo al
que se inserta es importante para predecir cómo podría afectarle un proyecto y
tomar las medidas para mitigarlas, conocimiento que permitiría llevar con relativo
éxito un programa de antropología aplicada, como menciona Bastide “…es
indispensable conocer la estructura de una cultura antes de emprender cualquier
manipulación sobre ella.” (Bastide; 1971, 61).

7
CONCLUSIÓN

 el objetivo principal del proyecto era político, originándose para prevenir


que resurjan brotes revolucionarios, por entonces se consideraban a los
campesinos como potenciales revolucionarios y es en ese contexto que
existe la necesidad de modernizar a la comunidad de Vicos usando para
ellos el proyecto Cornell.

 No se cambió la estructura de la hacienda de manera inmediata esto se


dio paulatinamente para no generar confusión en los comuneros ante un
cambio drástico y repentino; se mantuvo las mismas normas que
caracterizan a la hacienda, los cambios que se dieron fueron aceptados
con el tiempo.

 Uno de los principales obstáculos que tenía que romper el proyecto era las
concepciones de la comunidad, como el de fatalismo y la imagen del bien
limitado, ya que si lo que quería lograr construir una comunidad más
cohesionada, independiente y posicionada necesitaba trabajar estos
aspectos que determinan su comportamiento y la manera cómo perciben
su mundo, aunque esto sea inconsciente.

 El proyecto cumplió con su objetivo; lograr mejoras económicas con la


especialización y comercialización del cultivo de papa, permitiendo a la
comunidad generar mayores ingresos económicos para invertir en otras
necesidades, además que les permitió comprar la hacienda antes de la
reforma agraria y es lo que más se puede apreciar del proyecto.

8
BIBLIOGRAFÍA

BASTIDE, Roger, La antropología aplicada, Amorrortu editores, Buenos Aires.


1971

BOLTON, R Y OTROS. 50 años de antropología Vicos y otras experiencias


aplicadas en el Perú. Instituto de Estudios peruanos. 2010.

COMUNIDAD CAMPESINA DE VICOS. Memoria de la comunidad de Vicos. 2005

FOSTER, GEORGE. El carácter del campesino. En: Revista de Psicoanalisis y


Psicología. 1965.

STEIN, WILLIAN. Vicisitudes del discurso de desarrollo en el Perú: Una


etnografía sobre la modernidad el proyecto Vicos. 2000.