Está en la página 1de 310

LJ Shen

Copyright © 2018 por LJ Shen

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse,
distribuirse o transmitirse de ninguna forma ni por ningún medio, incluidas fotocopias,
grabaciones u otros métodos electrónicos o mecánicos, sin el consentimiento previo por
escrito del editor, excepto en el caso de una breve cita incorporada en revisiones críticas y
ciertos otros usos no comerciales permitidos por la ley de derechos de autor.

La semejanza con personas reales, cosas, vivos o muertos, locales o eventos es una coincidencia.

PERDICIÓN
Diseñador de portada: Letitia Hasser, RBA Designs.
Formato interior: Stacey Blake, Champagne Book Design

Tabla de contenido

Pagina del titulo


Derechos de autor
Sinopsis
Lista de reproducción
Dedicación
Prefacio
Prólogo
Capítulo uno
Capitulo dos
Capítulo tres
Capítulo cuatro
Capítulo cinco
Capítulo seis
Capítulo siete
Capítulo ocho
Capítulo Nueve
Capítulo diez
Capítulo once
Capítulo Doce
Capítulo trece
Capítulo Catorce
Capítulo quince
Capítulo Dieciséis
Capítulo Diecisiete
Capítulo dieciocho
Capítulo diecinueve
Capítulo Veinte
Capítulo veintiuno
Capítulo veintidós
Capítulo veintitrés
Capítulo veinticuatro
Capítulo veinticinco
Capítulo veintiséis
Capítulo veintisiete

Capítulo veintiocho
Capítulo Veintinueve
Epílogo
Manténgase en contacto
con LJ Shen Books Por LJ
Shen Agradecimientos
Avance de The Ruthless Gentleman por Louise
Bay Avance de Midnight Blue
Prólogo
Capítulo Uno

Perdición

Persona que practica surf desnuda. Pothead habitual. Un estafador, un


mentiroso, un ladrón y un fraude.

Lo último que escuché fue que estaba extorsionando a los ricos y jodiendo a sus
esposas para ganarse la vida.

Es por eso que estoy más que un poco sorprendido de encontrarlo en


mi umbral, buscando mi amistad, mis servicios, y lo más
desconcertante de todo, luciendo humilde.
La cosa es que estoy boicoteando. Literalmente, separo a los niños de mi vida.
Permanentemente.

El problema es que Bane no es un niño, es todo hombre, y yo me estoy


cayendo, chocando, ahogando en sus dulces y perfectas mentiras.

Jesse Carter

Caliente como el infierno, frío como el hielo.

No era consciente de su existencia hasta que un acuerdo gordo y jugoso aterrizó


en mi regazo.

Ella es parte de eso, un pequeño juguete para matar el tiempo.

Ella es colateral, un medio para un fin y una bonificación adicional por


llegar a un acuerdo con su padrastro magnate del petróleo.

Más que nada, Jesse Carter es un hueso duro de roer.

Poco sabe ella, tengo los dientes para eso.

“¿Puedes sentir mi corazón?”, Tráeme el horizonte


“Si no puedes colgar”: dormir con sirenas
"Tiempo de bailar" - ¡Pánico! En la discoteca
"Roadgame": Kravinsky
"Iris" - Muñecas Goo Goo
"Muérdeme la lengua": encuéntrame a las seis
"My Own Summer" —Deftones
"Famosas últimas palabras": mi romance químico
"Escondite": Kyko

Spoiler: la princesa se salva en este cuento de hadas.


Para Tijuana Turner y Amy Halter

Se dice que no hay dos copos de nieve iguales. Cada copo de nieve es
hermoso e hipnotizante en su propia silueta única. Simbolizan la pureza.

Pero cada copo de nieve que tiene la suerte de asentarse en el suelo


está destinado a ser manchado por la suciedad. Los copos de nieve nos
enseñan la lección de que si vives lo suficiente, eventualmente te
ensuciarás.

Pero incluso tus manchas no mancharán tu belleza.


Luego.

Un mentiroso .
Una estafa
Un ladrón impío.
Mi reputación fue una gran ola que monté, una que se tragó a
todos a mi alrededor, ahogando cada intento de follar con lo que es
mío.
Había sido conocido como un stoner, pero el poder era mi
verdadera droga de elección. El dinero no significaba nada. Era
tangible y, por lo tanto, fácil de perder. Mira, para mí, la gente era un
juego. Uno que siempre supe cómo ganar.
Mueve las torres.
Cambia la reina cuando sea
necesario. Guarda al rey en todo
momento.
Nunca estuve distraído, nunca disuadido y nunca celoso.
Entonces, imagina mi sorpresa cuando me encontré siendo los tres a la vez.
Fue una sirena con cabello negro como el carbón que me robó la
oportunidad de montar la ola más grande que había visto ese verano.
De mi preciosa atención. De mi maldito aliento.
Se deslizó del océano a la playa como si fuera la
noche. Me agaché, a horcajadas sobre mi tabla de
surf, con la boca abierta.
Edie y Beck se detuvieron a mi lado, flotando en sus tablas en mi
periferia.
"Esta es tomada por Emery Wallace", había advertido Edie. Ladrón.
"Esta es la obra maestra más popular de la ciudad". Beck se rió
entre dientes. Estafa. "Lo que es más importante, ella solo sale
con bastardos ricos" . Mentirosa .
Tenía todos los ingredientes para atraerla.

Su cuerpo era un parche de nieve fresca. Blanca, clara, como si el sol


brillara a través de ella, nunca empapándose. Su piel desafiaba la
naturaleza, su trasero desafiaba mi cordura, pero fueron las palabras en su
espalda las que hicieron que mi lógica se rebelara.
No eran sus curvas o la forma en que balanceaba sus caderas
como una manzana venenosa y colgando lo que justificaba mi
reacción hacia ella.
Era ese tatuaje el que me había dado cuenta cuando ella nadó cerca
de mí antes, las palabras caían por la nuca y regresaban en una flecha
recta.
Toda mi vida se ha comprometido a esta reunión contigo

Pushkin
Solo conocía a una persona que se burlaba del poeta ruso y, como
el famoso Alejandro, estaba actualmente a seis pies de profundidad.
Mis amigos comenzaron a remar de vuelta a la orilla. No pude
moverme. Parecía que mis bolas pesaban diez toneladas. No creía en
el amor a primera vista. Lujuria, tal vez, pero incluso esa no era la
palabra que estaba buscando. No. Esta chica me intrigaba .
"¿Cuál es su nombre?" Agarré el tobillo de Beck, tirando de él hacia mí. Edie
dejó de pedalear y miró hacia atrás, su mirada haciendo ping-pong entre
nosotros.
"No importa, hermano".
"¿Qué es? Su. ¿Nombre? ”Repetí con la mandíbula
cerrada. "Amigo, ella es, como, muy joven".
"No me repetiré una tercera vez".
La garganta de Beck se sacudió con un trago. Sabía muy bien que
no me había metido. Si ella era legal, estaba en marcha.
"Jesse Carter".
Jesse Carter iba a ser mío antes de que ella me
conociera. Antes de saber su .
Antes de que su vida se volcara y su destino se reescribiera con su
sangre.
Así que aquí estaba la verdad que incluso mi mentiroso trasero no
admitiría más adelante en nuestra historia: la quería antes.
Antes de que ella se convirtiera
en negocio. Antes de que la
verdad la enjaulara. Antes de
que brotaran los secretos.
Nunca pude surfear ese día. Mi
tabla de surf se rompió.

Debería haber sabido que era un


presagio. Mi corazón iba a ser el
próximo en la fila.
Y para una chica pequeña, ella hizo un gran trabajo de mierda borrándolo.

Luego.

La luna estaba llena esa noche.


Fue digno de risa, si no completamente hortera. Qué maldito
cliché, ¿verdad? Una luna blanca , gorda, fantasmal , embarazada, que
brillaba triunfante, brillaba durante la noche que talló mi destino, mi
identidad, mi estómago , con profundos y brillantes cortes.
Lo miré, tan quieto y tranquilo. Las cosas bellas a menudo eran tan
inútiles. No te quedes ahí. Llamar a la policía. Llama una ambulancia.
Sálvame.
Me preguntaba si iba a morir. Si es así, ¿cuánto tiempo le tomaría a
Pam darse cuenta de mi ausencia? ¿Cuánto tiempo antes de que
Darren le asegurara que siempre había estado preocupada? " Thweet "
, consolaba con su ceceo, "pero preocupado". ¿Cuánto tiempo antes de
que ella estuviera de acuerdo con él? ¿Cuánto tiempo antes de que el
Kit Kat en la lápida de papá se derritiera bajo el sol castigador?
"Qué lástima. Qué buen chico ", llorarían. Nada como un adolescente
muerto para unir a toda la comunidad. Especialmente en la ciudad de
Todos Santos, donde las tragedias solo ocurrieron en los periódicos y
CNN. Oh si. Esto les daría algo de qué hablar. Una historia prohibida y
deliciosa sobre la caída en desgracia de la actual It Girl.
La comprensión goteó dentro de mí como un grifo que gotea.
Emery, Henry y Nolan ni siquiera recibirían una palmada en la muñeca.
¿Servicio comunitario? En mis sueños. La vergüenza pública en forma
de ceños fruncidos e invitaciones canceladas a los eventos del club
de campo del próximo año estaba reservada para mí. Yo era el
extraño. El idiota mortal que se mezcló con la realeza de sangre azul
de Todos Santos.
Se saldrían con la suya, lo sabía. Iban a la universidad y asistían a
fiestas. Se graduarían y arrojarían sus estúpidos sombreros al aire
estúpido. Tendrían

casados, y tienen bebés, y reuniones, y hacen viajes anuales de esquí con


sus amigos. Y ellos vivirían. Dios, ellos vivirían. Era enloquecedor pensar
que su herencia y dinero comprarían su salida de la justicia. Porque si
alguien se molestaba en sacarme del camino con o sin pulso esta noche,
sabía que estaba muerto. Muerto en todos los lugares que importaban.
Por un momento, seguía siendo el viejo Jesse. Traté de mirar la
otra cara de las cosas. El clima fue agradable para febrero. No
demasiado caliente, no demasiado frío. Cualquier calor del desierto se
aferró a mi carne se diluyó por el frío del asfalto debajo de mí. Muchas
víctimas se recuperaron. Podría ir a la universidad en el extranjero.
Darren era un experto en arrojar dinero a los problemas y hacerlos
desaparecer. Podría reinventarme. Olvida que alguna vez sucedió. ¿No
usaron la hipnosis para suprimir cosas así? Podría preguntarle a
Mayra, el psiquiatra al que mis padres me habían enviado desde que
empecé a tener pesadillas. La ciencia era ilimitada. Ejemplo: mi madre
de cuarenta años parecía veintitrés gracias a Botox.
Pequeñas piedras cavaron en mi espalda desnuda. Mi sujetador de
encaje rosa y mis bragas yacían rasgadas en algún lugar a mi lado, y
aunque mi ingle estaba entumecida, sentí algo deslizándose por mi
muslo. ¿Sangre? ¿Semen? Realmente no importaba en este punto.
Firme, parpadeé hacia la constelación, colgado en el cielo como
un candelabro, burlándome de mi desgarradora existencia mortal.
Necesitaba intentar levantarme. Llamar por ayuda. Sálvame a mí
mismo. Pero la posibilidad de intentar moverse y fallar era mucho
más paralizante que el dolor. Mis piernas se sintieron congeladas, mis
huesos de la cadera aplastados.
Las sirenas aullaron en la distancia.
Apreté mis ojos cerrados. A menudo, veía a mi padre del otro lado,
como si su rostro estuviera permanentemente entintado en mis párpados.
Ahí es donde vivía ahora. En mis sueños. Más vívida que la mujer que
había dejado atrás. Pam siempre se desvaneció al margen de mi historia,
más ocupada escribiendo su propia trama.
Las sirenas se acercaron. Más fuerte Mi corazón se aceleró hasta
mi estómago, rizándose como un cachorro maltratado.
Unos minutos más y te convertirás en un chisme. Una historia de
advertencia .
El viejo Jesse lloraría. Ella gritaba y le contaba todo a la policía.
Actúa normal, dadas las circunstancias anormales. El viejo Jesse
declararía venganza y haría lo correcto. Lo feminista. Ella no dejaría
que se salieran con la suya.

El viejo Jesse lo sentiría.


La ambulancia escupió en la acera, lo suficientemente cerca como
para que el calor se desprendiera de los neumáticos y la goma escaldada
se pegara a mis fosas nasales. De alguna manera, saber que habían
pedido ayuda era aún más irritante que ser dado por muerto, como si
supieran que eran intocables incluso después de hacerme esto. Una
camilla se abrió a mi lado. Recité las últimas palabras que escuché antes
de que me dejaran en el callejón, una lágrima solitaria cayendo por mi
mejilla.

Toda mi vida se ha comprometido a esta reunión contigo

“Y qué reunión fue, puta. Diste una buena pelea. Nolan me pateó
las costillas.
Había entintado esta frase pensando que Emery era el hombre que
había estado esperando. Ahora me ardía la nuca. Quería arrancarme
la carne del cuello y tirarla justo al lado de mi ropa arruinada.
Con un esfuerzo agonizante, moví mi brazo izquierdo para cubrir mi pecho,
mi brazo derecho arrastrando sobre mi estómago desnudo, escondiendo lo
que habían tallado en mi torso como si fuera una calabaza de Halloween. Me
hicieron mirar mientras lo hacían. Sostuve mi mandíbula en sus manos limpias
y suaves, mi cuello se dobló de forma antinatural para acomodar la posición
incómoda. Un castigo por mi pecado desacreditable.
La palabra brillaba como una valla publicitaria de neón en mi piel
para que todo el mundo la viera, juzgara y se riera, las letras
sangrando de rojo en mi falda rosa de diseñador.
Puta

El viejo Jesse explicaba, negociaba y discutía.


El viejo Jesse intentaría salvar la cara.
El viejo Jesse estaba muerto.

Ahora.

Me SUPONGO AL FINAL del día que realmente no me importa una mierda.


No se trata de personas, y no de todo el concurso de popularidad ricos
eran tan hasta el cuello en porque no tienen los habituales dolor-en-el-culo
problemas de pago de facturas y funcionando como adultos responsables.
Yo era el vagabundo de la playa, el drogadicto , el imbécil y el
traficante de drogas en libertad condicional. No era el Sr. Popular, pero
la gente me temía lo suficiente como para mantenerme fuera de mi
camino. No fue una elección consciente convertirse en un estafador.
Mi mamá no era rica, y mi papá nunca apareció en la foto, así que tuve
que hacer lo que tenía que hacer para sobrevivir en la ciudad más rica
de California, y comer un poco más que el cable básico y las comidas
congeladas para el almuerzo.
Luego estaba todo el concierto de surf profesional en el que me metí
cuando tenía quince años. Eso también cuesta un centavo. También era lo
único que me importaba, más allá de mi madre. De lo contrario, me encontré
bastante apático hacia la vida. Así es como terminé traficando drogas desde
el principio. Olla, principalmente. Fue más fácil de lo que piensas. Compre
teléfonos quemadores en Walmart. Uno para proveedores. Uno para clientes.
Cámbialos a menudo. Nunca trates con personas que no conoces. Nunca
hables de tu mierda. Mantente agradable y positivo. Había pagado mi viaje de
surf y la escuela secundaria haciéndolo, con la excepción de los carteristas de
vez en cuando cuando necesitaba una nueva tabla de surf. Solía abusar del
mío.
Así fue como me las arreglé hasta el período de prueba, de todos
modos, pero luego descubrí que todo el concierto en la cárcel no era
realmente para mí y tuve que expandir mi negocio. Eso fue hace unos
cinco años, pero nunca pensé que estaría sentado aquí, frente al tipo
más formidable de Todos Santos, haciendo ... bueno, negocios .
Asuntos legítimos, por cierto.

"Sobre tu apodo". Barón Spencer, apodado Vicious por todos los


que tuvieron la desgracia de conocerlo, sonrió. Puso cuatro dedos de
Macallan en dos vasos, mirando el líquido dorado con el tipo de
admiración que la gente suele reservar para sus hijos.
Llegué desde Todos Santos a Los Ángeles para encontrarme con Spencer
en su oficina. Tenía cero sentido logístico. Vivíamos diez minutos el uno del
otro. Pero si había algo que había aprendido sobre los imbéciles ricos, era que
les gustaba el acto . Toda la enchilada. Esta no era una llamada social, así que
teníamos que reunirnos en su lugar de trabajo, donde vería cuán grande era la
oficina de su esquina, cuán jodida era su secretaria y cuán caro era su whisky .
La verdad era que no me importaría menos si nos reuniéramos en
Marte, siempre y cuando obtuviera para lo que había venido. Crucé los
tobillos debajo de su escritorio, mis botas sin cordones golpeando
una contra la otra, e ignoré la bebida que deslizó sobre su escritorio
cromado hacia mí. Preferí el vodka. También preferí no dejarme caer
antes de subirme a mi Harley. A diferencia del Sr. Spencer, no tenía un
conductor personal que me condujera como un pinchazo sin piernas.
Pero lo primero es lo primero. Había hecho una pregunta.
"¿Mi apodo?" Me acaricié la barba pensativamente.
Me dio un breve asentimiento de no joder conmigo . "Bane es
terriblemente similar a Vicious, ¿no te parece?"
No, no lo haría, imbécil.
"¿No eras el creador del juego Defy?" Empujé mi silla del suelo,
volviéndola sobre dos patas y masticando fuerte la goma de canela.
Probablemente debería explicar: Defy era una tradición de la vieja
escuela en All Saints High, donde los estudiantes retaban a otros
estudiantes a una pelea a puñetazos. Este clusterfuck fue fundado
por los HotHoles, cuatro niños que gobernaban la escuela como si
perteneciera a sus padres. Irónicamente, más o menos lo hizo. Los
antepasados del barón Spencer construyeron la mitad de la ciudad,
incluida la escuela secundaria, y la madre de Jaime Followhill había
sido la directora hasta hace seis años.
Vicious inclinó la barbilla hacia abajo, inspeccionándome. Dickwad tenía el
tipo de sonrisa que haría que las mujeres gemieran su nombre incluso cuando
estaba en otro continente. Estaba felizmente casado con Emilia
LeBlanc-Spencer y estrictamente fuera del mercado. Es una pena que
sacudieran el ambiente felizmente enamorado . Las mujeres casadas eran uno
de mis sabores favoritos. Nunca pidieron más que una cogida sucia.
"Correcto."
“Bueno, tienes el nombre de Vicious por comenzar el juego. Me dieron
el nombre de Bane por matarlo. Saqué un porro de mi bolsillo. Me imaginé
vicioso

fumaba en su oficina, porque su espacio de trabajo entraba en un


patio abierto y había más ceniceros que bolígrafos en el escritorio. No
es un trabajo para Sherlock, aparentemente.
Le conté a Spencer sobre la primera vez que fui invitado a una pelea en
mi primer año. Cómo no conocía las reglas, porque había estado
demasiado ocupado buscando formas creativas de pagar mi mochila y la
matrícula para obtener todos los entresijos de All Saints High. Cómo había
roto una bandeja de almuerzo en la cabeza de un chico cuando se me
apareció en la cara. Cómo había sufrido una conmoción cerebral y se
había cargado con el apodo de Bob Esponja FlatHead. Cómo, dos
semanas después, me tendió una emboscada fuera de la escuela, armado
con seis deportistas mayores y tres bates de béisbol. Cómo les había
golpeado a ellos también, y había roto los murciélagos en buena medida.
Luego le conté sobre los problemas en los que todos nos habíamos
metido. Los coños se quejaban de que había luchado demasiado y que no
había seguido las reglas. El nombre "Bane" se quedó porque la directora, la
Sra. Followhill, accidentalmente presionó su codo contra el altavoz cuando
discutió mi comportamiento con un consejero, llamándome la "ruina de su
existencia".
La directora Followhill aprovechó la oportunidad para matar la
tradición que su hijo, Jaime, había ayudado a hacer.
No ayudó que un mes antes del incidente de la cafetería, una
escuela privada en Washington tuviera una masacre de Columbine 2.0
en sus manos. Todos tenían miedo de los niños ricos. Pero entonces,
sería el primero en admitir que todos me tenían aún más miedo .
Llámame complaciente, pero les había dado buenas razones para
alejarse.
Me dieron un apodo, y me convertí en él, lo viví y lo respiré. Desde mi
punto de vista, era un bastardo inmigrante ruso que vivía en una de las
ciudades más ricas de los Estados Unidos. Nunca tuve la oportunidad de
encajar en primer lugar.
Entonces, ¿cuál fue realmente el daño al destacar?
Vicious se relajó en su asiento de cuero, su sonrisa
inquebrantable. No le importaba que yo hubiera matado a Desafiar.
Dudaba si le importaba mucho algo. Era más rico que Dios, estaba
casado con una de las mujeres más bellas de nuestro código postal y
un padre cariñoso. Ganó la batalla, la guerra y conquistó todos los
obstáculos que se habían interpuesto en su camino. No tenía nada
que demostrar y apestaba a satisfacción.
Era presumido, pero yo tenía hambre. El hambre
era peligrosa. “Muy bien, Bane . ¿Por qué estás
aquí?"
"Me gustaría su inversión", dije, recibiendo un golpe de la articulación y
pasando

a él Apenas movió la cabeza en un gesto, pero su sonrisa se


ensanchó una pulgada, transformándose en una sonrisa
condescendiente. "Tranquilo. No somos amigos, chico. Apenas
incluso conocidos.
Yo avivé el humo a través de mis fosas nasales en una corriente larga y
blanca.
“Como saben, están arrasando el viejo hotel a las afueras de
Tobago Beach. Los acres estarán disponibles para uso comercial, y la
idea general es abrir un centro comercial allí. Hay una subasta a fin de
año. Todas las compañías externas que planean ofertar no saben con
qué están tratando. No conocen el tejido social de Todos Santos ni los
contratistas locales. Hago. Le ofrezco un veinticinco por ciento de
capital por una inversión de seis millones de dólares en un parque de
surf que consiste en una escuela de surf, tiendas de surf, un patio de
comidas y algunas tiendas turísticas de mierda. La adquisición de la
tierra y los costos de demolición recaerán exclusivamente en mí, así
que considere esta mi única y última oferta ".
Iba a perder mucho dinero en ese trato, pero necesitaba adjuntar el
nombre de Vicious a mi propuesta. Grapar el nombre de Spencer a mi
oferta lo endulzaría a los ojos del condado. Como te puedes imaginar,
no tenía la mejor reputación.
"Ya tengo un centro comercial en Todos Santos". Vicious vació su
vaso de whisky y lo estrelló contra el escritorio, mirando el paisaje de
Los Ángeles a través de las ventanas abiertas del patio. “El único
centro comercial en Todos Santos, para ser exactos. ¿Por qué
ayudaría a construir otro?
“Eres dueño de un centro comercial de alta gama . Prada, Armani,
Chanel y sus semejantes. El tipo de mierda que los adolescentes y los
turistas no pueden pagar. Estoy construyendo un parque de surf. Es
como manzanas y naranjas ".
"Todavía habrá tiendas allí".
“Sí, tiendas relacionadas con el surf . Tiendas de playa. No soy tu
competencia. Vicious se sirvió un segundo vaso, con los ojos fijos en
el líquido.
“Toda persona con pulso es mi competencia. El tuyo tambien. Nunca lo
olvides. Dejé que el humo saliera de mi boca hacia arriba, probando
una táctica diferente.
"Multa. Tal vez el surf park te muerda la mierda. Si no puedes
vencerlos, únete a ellos, ¿verdad?
"¿Quién dijo que no puedo vencerte?" Vicious cruzó las piernas por los
tobillos en la parte superior de su escritorio. Observé las suelas limpias de sus
zapatos. No tenía idea de con quién estaba tratando. Claro, él sabía de mí. Era
difícil no hacerlo, en este punto. A los veinticinco años, era dueño de la
cafetería más exitosa de Todos Santos: Café Diem. Recientemente había
comprado una posada en las afueras de la ciudad. yo estaba en la

proceso de destriparlo y convertirlo en un hotel boutique. Además,


cobraba dinero de protección de cada tienda y tienda en el paseo
marítimo y lo dividía con mi amigo Hale Rourke cincuenta y cincuenta.
Parecía mucho, pero realmente, estaba gastando más de lo que
ganaba en ambos lugares, y para todos los efectos, seguía siendo el
mismo bastardo en bancarrota. Solo tenía más mierda bajo mi
nombre que cuidar.
Mi ascenso al poder fue lento, constante e imparable. La familia de mi
madre era rica, pero lo suficiente como para enviarnos a los Estados
Unidos cuando era un niño pequeño y dejarnos que nos las arreglaramos
solos. Cada centavo que gané fue a través de papas, extorsiones y
follando a las mujeres equivocadas por el precio correcto. A veces los
hombres, si era realmente duro con el efectivo. Cada conexión que hice
para salir adelante en el juego fue a través de una serie de favores ilícitos
a corto plazo y favores sexuales. Esto me dejó con una reputación menos
que limpia , que estaba bien para mí. No estaba aquí para postularme para
un cargo.
"Tengo que admitir, Sr. Protsenko, me inclino a
decir que no". "Y de dónde, por favor, ¿se inclina su
inclinación?" "Su reputación le precede".
"Ilumíneme en cuanto a lo que dice".
Descruzó las piernas y se inclinó hacia adelante, ladeando la
cabeza hacia un lado, sus ojos eran una tormenta de hielo ardiente.
"Que eres un estafador, un huevo malo , del tipo que te produce
intoxicación alimentaria , y un maldito ladrón".
No tenía sentido disputar esos hechos. Llámame hombre del
Renacimiento, pero marqué todas las casillas de esa lista.
"Por lo que sé, puedes planear usar este lugar para lavar dinero". Su
mandíbula se contrajo molesta. No estaba planeando hacerlo, pero el tipo
era definitivamente agudo.
“No, demasiado arriesgado. El lavado de dinero es un arte. Soplé
otra columna de humo espeso.
"También es un delito federal".
"¿Puedo preguntarte algo?" Golpeé la ceniza en el vaso de whisky que me
había servido, mostrándole exactamente lo que pensaba sobre su espíritu de
sesenta mil dólares. Él arqueó una ceja sardónica, esperando que continuara.
“¿Por qué me invitaste aquí si sabías que ibas a decir que no? Soy
uno de los principales corredores para comprar el lote. Eso es de
conocimiento público. Sabías que no venía aquí para admirar tus
bonitos ojos.
Vicious se tocó la barbilla con los dedos índice atados, su labio
inferior sobresaliendo. "¿Qué pasa con mis ojos?"
"Por un lado, no están unidos a alguien con un coño y un estante".

“Según los rumores, no te limitas a un solo género. De cualquier


manera, quería ver por mí mismo ".
"¿Ves qué?" Ignoré su excavación. La homofobia estaba debajo de mí.
Además, él quería obtener un aumento de mí. No fue mi primer o último
rodeo con un pinchazo pomposo. Siempre salí en la cima (todos los
juegos de palabras previstos).
"Cómo se ve mi sucesor".
“¿Su sucesor? Coloreame confundido, sonrojado y ensordecido por mi
sonoro radar de mierda. Sonreí, rascándome la cara con el dedo medio.
Éramos polos opuestos. Un engendro monoparental de clase media
sentado frente a un bebé del fondo fiduciario. Tenía un moño de hombre rubio ,
suficientes tatuajes para cubrir la mejor mitad de América del Norte, y el
atuendo de hoy consistía en una camisa primitiva, pantalones cargo negros y
botas embarradas. Estaba envuelto de pies a cabeza en Brioni, con el pelo
negro y elegante y la piel blanca de porcelana. Parecía un bistec con
estrella Michelin , y yo parecía una hamburguesa con queso y grasienta . No
me molestó ni un poco. Me encantaron las hamburguesas con queso. La
mayoría de las personas optaría por una hamburguesa doble con queso
McGreasy en lugar de una pequeña porción de sarro.
Vicious se estiró en su asiento. “¿Entiendes que no puedo, en
buena conciencia, ayudarte a construir un centro comercial, centrado
en el surf o no, en Todos Santos? Mordisquearás mis asuntos. Ignoró
mi pregunta y no me gustó. Dejé caer el porro en el vaso de whisky y
me puse de pie.
Me miró fijamente. Sereno, sincero y absolutamente deslumbrante.
“Pero eso no significa que no te estoy apoyando, Bane. No voy a equiparte
para la guerra en la que planeas entrar. Porque también tendré un ejército
en esta batalla. Quienquiera que abra un centro comercial allí morderá mi
mierda, y cuando la gente lo muerda, yo también devoraré lo que es suyo ”.
Me rasqué la barba, permitiendo que se hundiera. Por supuesto
que a Vicious y sus amigos no les importé. Él estaba en la cima.
Estaba llegando allí. Aplastarme fue un instinto de supervivencia.
Spencer miró hacia abajo, anotando algo en una libreta dorada con el
logotipo de Fiscal Heights Holdings, el nombre de su compañía. “Pero aquí
hay alguien que podría ayudarte. Lleva años intentando echar raíces en
Todos Santos. Necesita construir un representante aquí, y se está
volviendo bastante desesperado. Puede que no tenga la credibilidad de la
calle, pero tiene un nombre limpio y los Benjamins. Deslizó la nota por el
escritorio de cromo negro y dorado, y la alcancé con mis dedos entintados
y callosos.

Darren Morgansen , seguido de un número de teléfono.

"Dinero del petróleo". Se alisó la corbata sobre la camisa de vestir.


"Aún más importante: en realidad te escuchará, a diferencia de la gran
mayoría de los empresarios de esta ciudad".
Tenía razón, y eso me irritó.
"¿Por qué me estás ayudando?", Le pregunté. Me gustó el barón
Spencer. Fue mi primera opción de socio comercial cuando decidí
hacer una oferta por esos acres. Conocía a otras personas ricas e
influyentes en esta ciudad, pero nadie era tan despiadado como él.
“Simplemente te estoy dando una ventaja. Hace las cosas
interesantes, y me gusta el elemento sorpresa ", dijo, girando su anillo
de bodas en su dedo. Abre este parque de surf, Bane. Yo Te reto. Sería
bueno finalmente conocer a mi pareja ".
Antes de salir de su edificio de oficinas, me propuse meter una mierda en
el baño y meter algunas de las elegantes plumas de Fiscal Heights Holdings
en mi bolsillo, solo por diversión. Ah, y podría haber follado a su secretaria,
Sue. Ella me envió por correo electrónico los datos de contacto de todos los
proveedores de servicios que trabajan para el centro comercial de su jefe. Se
volvieron útiles cuando abrí el parque de surf. El que se suponía que me
libraría de la mierda y pagaría la hipoteca de mi madre.
El barón Spencer pensó que iba a pelear
conmigo. Estaba a punto de descubrir que yo
era la guerra.

Conocí a Darren Morgansen esa misma noche.


¿Primera señal de que estaba demasiado ansioso? Me invitó a su casa.
Como dije, los magnates de los negocios rara vez se reúnen con usted en su
dominio privado. Morgansen ignoró por completo el acto . Dijo por teléfono
que estaba emocionado por la oportunidad de conocer a un jugador clave
como yo, lo que casi me hizo cancelar por el culo. Yo era quien necesitaba vino
y cenar su ego, no al revés. Pero estaba dispuesto a pasar por alto la dinámica
extraña si eso significaba

armar el mayor parque de surf del mundo y hacer de Todos Santos el


próximo Huntington Beach.
Sobre todo, vi una apertura con el potencial de hacerme tan rico
como las personas que me miraban como si fuera basura, y estaba
feliz de intentarlo. No voy a mentir: no había esperado llegar a la mitad
de este viaje para comprar el lote. La gente realmente prestó atención
a lo que estaba diciendo, y eso me sorprendió un poco.
Morgansen vivía en El Dorado, una comunidad cerrada en las
colinas de Todos Santos con vista al océano. El vecindario era el
hogar de la mayoría de los mocosos muy cargados de la ciudad. Los
Spencer Los Coles Los Followhills. Los palacios El tipo de dinero que
no se puede ganar en la vida, sino que se hereda.
La casa Morgansen era una mansión colonial extendida en la
ladera de una montaña. Nada como vivir en un acantilado para
inspirarte a querer saltar de él. Había un pequeño estanque y una
fuente en cascada con cisnes (reales) y ángeles (falsos) disparando
flechas de agua en el camino de entrada, un jardín, un hammam y una
sauna al lado de la piscina en forma de riñón , y un montón de basura.
Apuesto a que mi tuerca correcta que nadie en la casa había usado.
Tenía plantas enormes que se alineaban a cada lado de su entrada de
doble puerta . La factura de jardinería de este imbécil durante un mes
es probablemente lo que pagué por toda mi casa flotante cuando la
compré.
Morgansen me saludó en la puerta del vecindario y fingí no tener
una llave electrónica para eso. Luego me mostró su mansión como si
estuviera pensando en comprar el lugar. Paseamos por su jardín
delantero, patio trasero y las dos cocinas de abajo. Luego subimos
por la escalera curva al segundo piso, "déjame mostrarte mi oficio",
tuvo un suspiro. Interiormente dejé escapar un suspiro de
agradecimiento . Finalmente, íbamos en la dirección correcta.
Pasamos junto a una puerta cerrada, y él se detuvo, pasando los
nudillos sobre la puerta de madera con un golpe vacilante,
presionando su frente contra ella.
"¿Cariño?", Susurró. Era larguirucho, agachado como un
adolescente golpeado y morbosamente WASP-y. Todo sobre él era
mediocre. Ojos marrones, como lémures , nariz huesuda que
sobresalía como una debilidad, labios estrechos y fruncidos, cabello
salado y pimienta, y un traje suave que le daba la desafortunada
mirada de un niño de Bar Mitzvah. Parecía un extra en la historia de
otra persona. Casi sentí pena por él. Tenía el tipo de promedio innato
que ningún dinero en el mundo iba a arreglar.

No hubo respuesta desde el otro extremo de la puerta.


“Thweetheart, estoy en mi oficio. Hazme saber si necesitas algo. O
... o dile a Hannah.
Noticias de última hora: el rico tiene una hija mimada.
"Bueno. Ya voy. Se detuvo, merodeando contra el sonido del
silencio. "Jutht por el pasillo ..."
Morgansen era una criatura peculiar en el club de tres comas . Era
sumiso y contrito, dos cosas que inspiraron a mi bulldog sediento de
sangre interior a masticarlo como un juguete chirriante. Entramos en
su oficina, la puerta se cerró detrás de nosotros en un siseo. Darren se
echó el pelo hacia atrás y luego se limpió las palmas de las manos
sobre el pantalón de vestir y se rió nerviosamente mientras me
preguntaba qué quería beber. Le dije que tomaría vodka. Presionó un
botón de la centralita en su escritorio de roble y se hundió en su
asiento de cachemir. "Hannah, vodka pleath".
Estaba empezando a dudar seriamente por qué el barón Spencer me
había dado el número de este payaso. Tal vez fue una broma a mi costa.
Este tipo puede haber sido rico (corrección, estaba nadando en él y tenía
una casa del tamaño del puerto deportivo para demostrarlo) , pero
también era un desastre. Dudaba que un gato asustadizo como él pagara
un molino genial de seis por veinticinco por ciento de patrimonio a un
extraño total con una dudosa reputación. Me puse cómoda en mi silla,
tratando de no pensar en eso. Sus ojos siguieron mi movimiento. Sabía lo
que estaba mirando y cómo me veía.
La gente a menudo me preguntaba por qué . ¿Por qué insistí en parecer
que estaba audicionando para Sons of Anarchy , con tatuajes que cubren
una buena parte de mi cuerpo? ¿Por qué el hombre bollo? ¿Por qué la
barba? ¿Por qué el fuck-you vestimenta de un vago de la playa, con los
pantalones todavía manchado de cera de la tabla de surf? Honestamente,
no veía el punto de hacer un esfuerzo para parecerme a ellos. Yo no fui
ellos . Estaba conmigo . Era un extraño, sin linaje, apellido elegante o
legado histórico.
Parecía que la pesadilla de cada padre era mi forma de decir que
estaba fuera de la carrera de ratas.
"Eres todo un personaje en Todoth Thantoth". Morgansen jugueteó con los
bordes de su grueso planificador. No estaba segura de si se refería a mi
reputación profesional o personal. El rumor en la ciudad era que se había
comprado el Café Diem y el hotel para poder pitudar mi dinero de protección, y
no estaban exactamente equivocados. Golpeé a cada chica con pulso, a veces
me aventuraba a hacer mamadas de chicos cuando me sentía borracho y
aventurero, luego procedí a participar en asuntos pagados con quien sea

podría acercarme una pulgada al dominio total de los lugares recreativos


de Todos Santos. Entretenía a las esposas de hombres de cuarenta años
que admiraba profesionalmente con el único propósito de cabrearlas y era
el descarado caramelo de las mujeres incluso mayores que sabía que
podían patrocinar mi marca y a mí. Yo era una puta en el sentido bíblico de
la palabra y la gente me consideraba tan confiable y leal como una onza
de coca.
"Lo tomaré como un cumplido", dije, justo cuando el ama de llaves
de Darren abrió la puerta, entrando con una bandeja, dos vasos y una
botella de vodka Waterford en la mano. Ella me sirvió un vaso, luego
whisky para Darren desde el bar detrás de él, todo un silencio manso y
la cabeza inclinada.
"P-pleath do", tartamudeó Darren. “He tenido la intención de
relacionarme contigo por bastante tiempo. Mi familia se mudó aquí
hace cuatro años.
Como si no lo supiera . Todos Santos era conocido como un grupo
superior: un pueblo malhumorado blanco que ponía el pedigrí de uno por
encima de su moral y reputación. Cada vez que alguien se mudaba, la gente lo
sabía. Cada vez que alguien se mudaba, la gente se subía al tren de chismes,
preguntándose qué estaban tratando de ocultar. Los Morgansens habían
logrado volar bajo el radar hasta el momento. No necesariamente es algo
bueno. Significaba que no habían logrado establecer conexiones fuertes a
pesar de venir del dinero del petróleo, y eso era sospechoso.
"¿Cómo te gusta aquí?" Rompí mi chicle, mirando a su alrededor
con aburrimiento.
"Es ... intereth-ting. Muy jerárquico.
Agarré mi bebida, la volví a golpear de un trago y coloqué el vaso
en la bandeja frente a un Morgansen completamente conmocionado.
"Ordenado. ¿Nos ponemos manos a la
obra? La frente de Darren se arrugó una
vez más.
Me indicó con la mano que empezara a lanzar. Yo hice.
Le conté sobre la perspectiva. Sobre el pedazo de playa que iba a hacer un
fantástico centro de SurfCity. Luego le conté sobre mi plan y saqué planos que
uno de los mejores arquitectos de Los Ángeles me había hecho. Le conté a
Darren sobre mi visión, luego saqué algunas estadísticas sobre la creciente
población de adolescentes en Todos Santos: a las personas ricas les
encantaba salir con niños, y a los niños en SoCal les gustaba andar en patineta
o surfear, además, estábamos lo suficientemente cerca. a Huntington Beach,
San Clemente y San Diego para secuestrar a sus surfistas hardcore. Sin
mencionar la cantidad de competencias profesionales que iba a atraer a
Todos Santos. Le expliqué que necesitaba un bonito nombre de pajarita para
poner mi propuesta y asegurarme de que alguien lo tomara en serio

y cómo podría sentarse y ver crecer su dinero. Me abstuve de agregar que


pegarlo al Barón Spencer, con su lujoso centro comercial medio muerto , nos
elevaría a la posición de deidades. Era la verdad, pero Morgansen parecía el
tipo de persona que se cagaría los pantalones ante la perspectiva de enojar a
alguien. Lo menos de todo Baron 'Vicious' Spencer.
Había olisqueado antes de llamar a Darren. Su abuelo había
comprado campos petroleros en Kuwait antes de que lo hicieran
todos los niños geniales. Morgansen apenas mantenía vivo el negocio
familiar. No sabía qué coño estaba haciendo. Tenía una esposa y una
hijastra, y un montón de personas con bigotes que le decían qué
hacer.
"¿Y cuánto necesitas de mí?", Preguntó.
"Seis molino", dije, sin pestañear. Se frotó la nuca. Por un segundo,
pensé que me iba a decir que me fuera de allí y que me tirara algo
fuerte. Pero no lo hizo. Él miró a su alrededor. Se rascó la cara. Derribó
su escocés caro como un campeón, haciendo una mueca después,
luego, y solo entonces, se encontró con mi mirada, la derrota brillaba
en sus ojos. "Multa."
"¿Bien?", Repetí, casi tontamente. ¿Eso fue todo? Bien ? Sea lo que
sea que este tipo estaba drogado, desearía poder venderlo.
“Bien, pagaré el dinero. Puedes tener tres molinos por adelantado.
“No necesito tres molinos por adelantado. No hay garantía de que
obtendré la tierra ”, escupí. Mis instintos me dijeron que había una
trampa, pero Darren parecía tan inofensivo como un puto Teletubby.
Dude no podía interpretar a Twister, y mucho menos a alguien como
yo.
“Lo harás, cuando te digan mi nombre. De todos modos,
considérelo una gethture de buena voluntad. No necesito tu capital.
“¿Estás en algo ahora? Porque no podemos tener negocios juntos
si eres un adicto. La marihuana está bien, pero si estás metido en
metanfetamina, necesito saberlo. Me rasqué la mejilla con el borde de
la articulación, con una ceja levantada por la diversión.
Me dio su versión de una burla, y he visto más personajes en las caras de
cabras malditas. “No necesito tu capital. No es dinero lo que busco. Ya tengo
suficiente. Quiero algo más de ti. Como dije antes, escuché todo sobre ti,
Bane. Sé quién eres y qué haces. Lo que necesito de ti no es para hacerme
más rico. Necesito que ayudes a mi nieta.
Lo que eres
Que haces.

Mierda peludas, el padrastro Darren quiere que su hijo tenga sexo.


La primera pregunta que tenía en mente era cuán fea era exactamente
esta hija suya. ¿Era ella cuasimodo-fea? Con la cantidad de dinero y
recursos que tenía esta chica, espero que al menos pueda pasar por linda.
Tal vez no sea tan caliente como la mierda, pero seguramente, alguien lo
puede follar. Cualquier persona . Afortunadamente, tenía veinticinco años,
y cuando tienes veinticinco años, encuentras todo lo que se puede
deshuesar, incluidos los sacapuntas. Si él quisiera que jodiera a su hijastra
por seis millones de dólares, conseguiría que mi abogado redactara esta
mierda esta noche y por la mañana, estaría tan jodida que tendría algunos
agujeros adicionales y un cerebro nebuloso inducido por el orgasmo
durante días. . Incluso echaría cucharadas orales y después del sexo por si
acaso, porque no sería correcto no darle un poco más por todo este
dinero.
"Eso está bien". Lo despedí. “Normalmente hago un contrato de seis
meses, sin cláusula de exclusividad. Dos veces a la semana. El condón no
es negociable, y quiero que lo prueben antes de tocarla ”. Me dijeron que
era un hijo de puta guapo , y nunca supe cuándo necesitaría meter mi polla
en alguien como un favor o ganar algo. Así las cosas, dejé de aceptar
nuevos clientes por dinero. El efectivo simplemente dejó de ser un
incentivo una vez que todas mis facturas fueron pagadas y mi madre fue
atendida. Pero nadie me dijo que mi polla valiera tanto. El padrastro del
niño Morgansen sabía cómo malcriarla.
Darren sacudió la cabeza, el pánico le cubrió la cara.
"¿Esperar lo? Oh Señor. No. No. No, no, no. Él agitó las manos
frenéticamente, tosiendo. Me enderecé en mi asiento, sin estar realmente
seguro de cómo este tipo ya no estaba muerto de un ataque al corazón.
“No quise decir eso así. No quiero que te acuestes con ella. De hecho, si
hay ITH uno clauth que quiero en uno it'th donde promith no hacer un
movimiento en ella. Te quiero porque estás contratado, y haces algo por lo
que te pagan, nada más, nada más. Jethy no tiene muchos amigos. Ella ha
pasado por mucho, y ella necesita a alguien. Un compañero. Quiero que la
ayudes a recuperar su confianza y hacer amigos. Para contratarla para su
café, tendrá que salir de casa todos los días. Será estrictamente platónico.
Jethy es intocable. Ella no deja que la gente la toque ".
Jesse Pero, por supuesto, su hijastra tiene un nombre que no puede
pronunciar correctamente. Pobre bastardo.
¿Cuál era el trato de esta chica Jesse? Ni siquiera se molestó en responder
a su padrastro, a pesar de que obviamente estaba allí. Fue una mala suerte
que sonara como una princesa malcriada, porque iba a tomar el trabajo,
incluso si

necesitaba escuchar sobre sus juergas de compras con mami querida


hasta que mis oídos se cayeron. Por unos cientos de miles de dólares, no
me habría molestado. Pero había tanto dinero en juego y una inversión tan
lucrativa que Jesse acababa de llamar mi atención. Y, hasta cierto punto,
mi afecto también.
"¿Qué implica este trabajo?", Pregunté, tocando mi barba.
“Su terapeuta dice que necesita un trabajo. Cualquier trabajo.
Contratarla Humor ella. Cortejarla. Pero no la toques. Sus dedos
temblorosos volvieron a bailar por los bordes de su agenda. "Respira
la vida en ella".
"Es ella ..." No sabía cómo articularlo sin sonar como un idiota
políticamente incorrecto. ¿Lento? Deterioro de alguna manera? No es que
importara, pero necesitaba saber a qué me enfrentaba aquí. Darren se movió
en su asiento.
“Ella es una niña muy brillante. Jutht necesita un pequeño empujón
hacia la riqueza.
"¿Por qué?"
"¿Por qué?" Repitió, parpadeando rápidamente, como si la pregunta
nunca se le hubiera ocurrido. Su mandíbula se apretó y luego se pellizcó el
puente de la nariz. Se veía al borde de las lágrimas. El tipo era tan
poner juntos como un coquizado-up adolescente en Coachella.
Obviamente necesitaba un trasplante de columna vertebral, y por el precio
correcto, yo era un donante dispuesto. Si necesitaba ayuda con su hijo, se
la iba a dar. Ni siquiera tendría que sentirme como un idiota, porque solo la
lleva al cine o lo que sea. No era como si fuera a meter mi polla en ella y
susurrarle declaraciones de amor en su oído.
"Te diré por qué, pero tendrás que firmar un acuerdo sin ropa". La gente
rica tenía las historias más locas. Probablemente estaba en
bestialidad o
algo de mierda El dinero te hace aburrir, y estar aburrido te hace un imbécil.
"He firmado tantos acuerdos de confidencialidad en mi vida, en este
momento no hablo con nadie
sobre cualquier otra cosa que no sea el clima. ”Me recosté en mi silla,
sintiéndome de pronto muy satisfecha de entrar en negocios con este
tipo.
Sus ojos se dirigieron hacia mí, brillando con esperanza. El la
amaba. Siempre me había avergonzado el amor. Era un sentimiento
tan incómodo. La gente hizo muchas cosas estúpidas en su nombre.
"Derecho. Correcto. Tho ... ¿tenemos un trato? ", Dijo, tomando un golpe de
aire codicioso. Miré a mi alrededor, escaneando su oficina por primera vez.
Tradicional. Roble oscuro y estantes del piso al techo con cientos de libros
gruesos e inmaculados. Una alfombra persa y sillones de seda color camel .
La barra era lo único que parecía usado, las botellas medio vacías, tristes y
acribilladas con sus huellas digitales. Todo lo demás era para mostrar. Este
hombre estaba perdido y yo era el bastardo con suerte.

quien lo había encontrado.


Como tomar dulces de un maldito bebé.
"Le daré seis meses y quiero saber su historia".
Morgansen se sirvió otro vaso de whisky, lo miró como si fuera un
abismo, tragó todo como lo haría cuando saltaron a la muerte y dejó
que el vaso colgara entre sus dedos antes de que cayera al piso
alfombrado.
"¿Quieres su historia?"
Enganché un hombro hacia arriba. Nunca me repetí y no iba a
hacer un hábito debido a este hijo de puta.
Cuando las primeras palabras salieron de su boca, mis dedos se
aferraron a mi asiento. Cuando las primeras oraciones atravesaron
mi cráneo, mi garganta se secó.
Y después de noventa minutos de escuchar, solo tuve una
respuesta de sobra. Era una palabra, en realidad. Y resumió lo que
estaba sintiendo con bastante precisión.
Mierda.

" TENGO UN BUEN DÍA PARA pasar las once". Beck se echó a reír salvajemente,
su largo cabello mojado y castaño ondeando al viento mientras yacía
boca abajo sobre su tabla de surf mientras montaba una ola de bombas.
Se llamaba dick-drag, y odiaba cuando la gente hacía eso. Era el
equivalente a desperdiciar una hermosa supermodelo en un trabajo de
borracho. La verdad era que todos los días cuando la playa estaba casi
vacía era un buen día para surfear desnudo. Es por eso que cada criatura
marina en SoCal sabía de memoria la forma de mi polla. Me reí y vi como
se bajaba los pantalones cortos, envolviéndolos alrededor de su muñeca
como un brazalete. Mi amiga de la escuela secundaria, Hale, estaba a
pocos metros de distancia, atravesando la zona de descanso, y mi novia
de la escuela secundaria, Edie, estaba justo a mi lado, sentada en su tabla
de surf, mirando la playa en una pausa.
Seguí su mirada y vi a su esposo, Trent, y su hija, Luna,
construyendo castillos de arena elaborados con sus moldeadores.
Edie era mi favorita y, por consiguiente, solo ex. Ella también fue una
de mis mejores amigas. Eso sonaba complicado, pero realmente no lo
era. Me gustaban las personas por lo que eran, independientemente
de mi probabilidad de follarlas. Edie, o Gidget, como la había llamado
desde la escuela secundaria, era una mierda para mí, pero ella seguía
siendo Edie. Su frente estaba arrugada por la preocupación. Me puse
en cuclillas, a horcajadas sobre mi Firewire Evo, y moví su oreja.
"Lo estás haciendo
de nuevo". "¿Qué?"
"Pensamiento
excesivo".
Gidget arrugó la nariz. "Estoy un poco mareada". Se echó el pelo
hacia atrás y miró hacia la orilla dorada.
"Te ves pálido". Era un eufemismo, pero no una cosa muy caballerosa
para señalar. "Vete a casa. Las olas no van a ninguna parte.

Ella giró la cabeza hacia atrás. “¡Hola Beck! Mi hija esta en la playa.
Vuelve a poner tus baúles, enredadera.
Me encantó cómo se refería a su hijastra como su hija. Solo se
conocían desde hace unos años, pero esta familia era lo más real que
había visto.
"¿Que pasa contigo? ¿Estás bien? Edie movió las yemas de los
dedos por el agua.
"Nunca he estado mejor."
"¿Sigues usando un condón?" Ella arqueó una ceja húmeda. Me lo
había estado preguntando mucho desde que decidí que estaba
abierto al negocio hace cinco años. Luché por rodar un ojo y empujé
su tabla de surf con el pie. Estás rompiendo las olas, Gidget. Surfea o
vete a la mierda.
Observé a Edie remando de regreso a la orilla antes de darme la
vuelta para tratar con Beck y Hale, solo para descubrir que ambos
estaban a horcajadas sobre sus tablas de surf a escasos metros de
mí.
"El espectáculo ha terminado". Escupí en el agua. Beck se subió a su
tabla (el hijo de puta tenía el núcleo de un instructor de yoga) e hizo los
molestos idiotas de baile de la ingle cuando querían acosar sexualmente a
todos en su radio. Parecía un joven Matt Damon con el pelo largo y
castaño. Comenzó a cantar "The Show Must Go On" de Queen, agarrando
su puño dramáticamente.
Había tomado a Beck bajo mi protección con la esperanza de
convertirlo en el surfista profesional que todos arrastrarían sus culos
a las competiciones para ver. Él era Kelly Slater bueno, pero también
era Homer Simpson perezoso, así que lo estaba entrenando para su
próxima competencia a fines de septiembre. Era prácticamente la
única persona a la que le tenía miedo, así que pensé que si alguien
podía sacar su trasero de la cama todas las mañanas a las cinco,
sería a mí.
Hale sacudió la cabeza. “Consigue un corte, gilipollas. Tu entrepierna
se parece a Phil Spector. Hizo un gesto hacia la polla de Beck. Este último
se echó a reír, su dong se volteó como el cabello en un champú comercial.
Hale se volvió hacia mí, y ahora los tres estábamos sentados como
idiotas, matando las olas. Aterciopelado.
"Este mes es mi ronda, ¿verdad?" La Ronda fue lo que llamamos hacer
visitas a las tiendas en el paseo marítimo, recolectando dinero de
protección.
"Derecho."
"¿Algo más que pueda hacer?" Apretó los abdominales contra su bastón.
Hale tenía el pelo rojo, ojos verdes y el alma de un Holden Caulfield
autodestructivo que había sido inyectado en la ciudad sintética de Todos
Santos. Otra cosa que tenía que yo no tenía: padres de helicópteros. Se estaba
acercando a terminar la maestría

licenciado en filosofía y siguiendo los pasos de sus padres para


convertirse en profesor. Querían que convirtiera las almas plásticas
de SoCal en individuos pensantes. Pero Hale no quería ser profesor, ni
siquiera maestro. Quería ser un salvaje, como yo.
"Sé bueno y termina toda tu tarea". Me reí.
Me salpicó como un niño de cinco años. “Quiero más
responsabilidad. Quiero ser parte de SurfCity ".
Hale y yo dividimos el dinero de protección cincuenta y cincuenta, que
funcionó para mí, porque él hizo todo el trabajo preliminar. Pero él siempre
presionó por más. SurfCity fue mi idea, mi bebé, mi sueño. No iba a
compartirlo con nadie.
"Hablo en serio", gimió.
"Yo también". Miré hacia arriba y vi a Beck desnudo remando,
llevándose su entrepierna peluda. "No necesito más ayuda".
"Tengo dinero. Puedo invertir en SurfCity ".
“Puedes invertir en apartarme de mi camino y dejarme surfear”. “¿Por
qué no? Necesitas el dinero, obviamente. ¿Ya encontraste a alguien?
No iba a contarle sobre Darren y Jesse, porque no estaba seguro
de cómo iba a salir la mierda, y de todos modos, no dejaría pasar a
Hale para tratar de joderlo un poco solo por diversión. Estaba hecho
de la misma tela que los infames HotHoles. A veces le gustaba
romper mierda por la simple razón de que le gustaba el sonido de
estallido en sus oídos.
"No es asunto tuyo."
"Es realmente difícil leerte, Protsenko".
"O", incliné la barbilla hacia abajo, sonriendo, "tal vez solo eres
analfabeta leyendo a la gente, Hale ". Sus fosas nasales eran
cómicamente anchas. Se quitó su tabla de surf, su propia versión de
cerrar la puerta en mi cara. Me reí. Beck apareció a mi lado unos
minutos después, su pecho subía y bajaba con adrenalina.
“¿Qué pasa con todos? Gidget está actuando como una chica, y
Hale está actuando como un coño. Es como si fueras el padre abusivo
de todos ”.
Sonreí, mirando la figura desaparecida de Hale, mi mente en
SurfCity.
"Entonces. ¿Mañana a la misma hora? Beck fingió golpearme el
brazo, pero en realidad no tenía las bolas para hacerlo.
"Si. Hagámoslo temprano; Tengo un plan para la tarde ”.
Mi plan tenía un nombre, una descripción y un juego final.
Mi plan era una niña de diecinueve años .

Lo que no sabía era que mi plan estaba a punto de explotar en mi


cara de una manera espectacular, haciendo el mismo sonido que hizo
que las bolas de Hale hormiguearan.

Lo primero que hice fue aprender la rutina de Jesse Carter. Utilizo el


término "rutina" sin apretar, porque el bicho raro no tenía ganas de
salir de su casa, habitación o ... cama. Su nombre me dio déjà vu, pero
no pensé mucho en ello. Era un pueblo pequeño. Probablemente me
encontraría con ella en algún momento. Tal vez incluso estuve en ella
en algún momento.
Esa sería otra marca de torpeza.
Darren me dijo que el padre de Jesse había muerto cuando ella
tenía doce años y que la había jodido incluso antes de que esos
muchachos terminaran el trabajo. También dijo que conocerla
aparentemente de forma espontánea iba a ser una tarea similar a
enseñarle a un cerdo a bailar vals.
"Tendrás que abrirte camino en su mundo, porque ella no se va de
aquí a menudo", dijo por teléfono. "Ella va a terapia todos los jueves,
eso es en el centro de Todoth Santoth, y corre alrededor de El Dorado
cada mediodía y todas las noches alrededor de las tres".
¿Dos veces un maldito día? Aún así, no es asunto
mío. "Horas interesantes", comenté, mis ojos en el
papel. "Leth tráfico humano". Por supuesto.
Escribí todo en una hoja de papel, tratando de averiguar en qué
lugar del infierno encajaba.
"¿Qué más?" Rompí mi chicle en su oído.
“Ella visita a nuestro vecino, Mitheth Belforth, a menudo.
Ochenta y algo. Thufferth de Alzheimer '.
Jesse Carter seguro llevó un estilo de vida interesante. Y yo era el
bastardo con suerte que la iba a atraer de vuelta al mundo exterior.
"¿Eso es todo?" "Eso
es todo". Suspiró.

"¿Nadie más? ¿Novio? ¿Mejor amigo? ¿Ir de compras con mamá


en Balmain? Me dejó muy poco espacio para la acción. No podía
pasar por la casa de su vecina sin previo aviso y fingir tropezar con
ella. Bueno, podría, si estuviera de humor para ser arrestado.
"Nada". Darren tragó saliva. "Ella no tiene a nadie".
Entrecerré los ojos al papel que sostenía en la mano. Por lo poco que tuve
que trabajar. Es como si la niña no quisiera existir fuera de los reinos de su
casa. Había una cosa más que necesitaba de Darren. Ya había firmado el
contrato, y todo estaba listo y en movimiento. Había dos cláusulas en las que
insistía, que estaban resaltadas en negrita. Uno: Jesse Carter nunca, nunca,
jamás en su vida debería saber acerca de este trato. Y dos: nunca, jamás,
jamás tendría una relación sexual con ella. " Romper uno o ambos, y el trato
está cerrado".
La verdad es que le eché un vistazo al hijo de puta, porque Darren me
pareció un hombre tan impotente, realmente no pensé que fuera capaz de
lastimar a una mosca.
Envíame una foto reciente de ella. Necesito saber cómo se ve, ya
sabes, para no dar en un rando ".
"No la estás golpeando", enunció. "La estás ayudando". Semántica, la
amante favorita de la sociedad occidental. No importaba como yo
lo hizo , todo lo que importaba era que Jesse Carter saldría de su puta
casa. No me molesté en buscarla en línea. Si leyera esta chica
correctamente, y pensara que lo hice, ella no tendría un Facebook,
Snapchat o Instagram. Ella quería desaparecer de la tierra, y así lo
había hecho.
Estaba a punto de arrastrarla de
regreso a la sociedad. Ella podría venir
sola o con sus demonios. Realmente
no me importaba.

La foto que me envió Darren era más granulosa que Tobago Beach y no pude
hacer mucho caso de Jesse. Parecía que él le había tomado una foto cuando
ella no estaba mirando, lo que hizo que mi Creep-O-Meter ding algunas veces.
Estaba sentada en un banco de tapices, una copia de La hija del capitán de
Alexander

Pushkin se agarró las manos. Su cara estaba enterrada por dentro.


Todo lo que pude distinguir fue su cabello negro, piel nevada y largas
pestañas. Tenía la extraña sensación de que ya la había visto, pero lo
empujé hasta el fondo de mi mente. Incluso si lo hubiera hecho, ella
era un negocio ahora.
Estrictamente de negocios.
El tipo de negocio que no quería perder.
Especialmente después de usar quinientos mil dólares de los tres
millones que Darren había transferido a mi cuenta para importar
muebles italianos a mi nuevo hotel boutique. Ups
Decidí que el mejor curso de acción era arrinconar a Jesse cuando
visitaba a su terapeuta. Esperé frente al deslumbrante edificio donde
se encontraba la clínica. Me senté en una cafetería en Liberty Park y
miré boquiabierto a través de la pared de vidrio. Aparcó su Range
Rover frente al edificio y salió. Sus hombros caídos parecían alas
rotas; sus ojos nublados estaban donde tu alma se fue a morir.
Mi primer pensamiento al verla fue que no estaba cerca de
Cuasimodougly. Ella era hermosa, y ese era el eufemismo del maldito
siglo.
El segundo pensamiento fue que ya la había visto. No necesitaba
que recogiera esos mechones de cabello para ver el tatuaje de
Pushkin. Una chica así, no te olvides. Fue hace años, en la playa, pero
recuerdo lo carnal que había sido la necesidad de conquistarla. Cómo
cabreado que había estado cuando la había visto pastosa-culo novio
adolescente acariciar su tan pronto como había desplomó sobre la
arena en su bikini poco de rojo a su lado. Afortunadamente, me
contuve de robarla debajo de su nariz.
Ahora que ella era colateral, no había forma de que la tocara con
un poste de tres metros .
Jesse llevaba un par de jeans sin forma en un intento de esconder sus
largas piernas, una camisa de mandarina (larga, holgada y deprimentemente
modesta) y una sudadera negra abierta sobre la parte superior. Tenía puesta
una gorra de béisbol (Raiders, mi tipo de chica) y las sombras que sostenía en
su puño eran del tamaño de toda su cara. Claramente quería volar fuera del
radar tanto como fuera posible. Desafortunadamente para ella, durante seis
millones, no solo iba a notar su existencia, sino que celebraría y construiría un
santuario. Ya sabes, por así decirlo.
Ella desapareció dentro del edificio, su cabeza agachada, la política de no
contacto visual en pleno efecto. Tenía una hora en la casa del terapeuta. Eso
fue tiempo de sobra para pasear, desenroscar el núcleo del vástago de la
válvula

de su neumático trasero, y mire cómo silba lentamente el aire.


Después de hacer eso, caminé dos cuadras hacia abajo para buscar
mi vehículo, un camión Ford rojo de mil millones de años que rara vez
usaba, y lo estacioné directamente detrás de su Range Rover.
Como era de esperar, Jesse volvió a salir del edificio una hora
después, caminando hacia su Range Rover. Una pequeña cosa
perceptiva, notó el pinchazo antes de subirse al auto. Se puso en
cuclillas, suspiró y luego sacudió la cabeza. Empujé la puerta de mi
conductor para abrirla, saltando al suelo a unos pocos metros de ella.
Darren mencionó que no le gustaba que los hombres se acercaran a
ella. No hay problema.
"¿Todo bien?", Pregunté. Ella levantó la cabeza y frunció el ceño,
como si hablar con ella rompiera aproximadamente setecientas reglas
sociales. Ella no respondió, acercó su pequeña mano al neumático y
palpó frenéticamente el vástago de la válvula. Ella sabía lo que estaba
buscando, y eso me sorprendió. No es que importara. Para cambiar
una llanta, Jesse necesitaba que alguien agarrara una de repuesto y
no fuera un cerdo sexista, pero esa mierda pesaba una tonelada. Ella
era pequeña. Era física simple.
Una coincidencia tan afortunada que estuve allí, ¿verdad?
"Tu neumático está desinflado", dije lo jodidamente obvio, dando
un paso tentativo hacia ella. Ella casi saltó de su piel pisando hacia
atrás. La mirada en sus ojos era de puro horror. Supuse con certeza
que la barba, los tatuajes y mi figura de seis y dos no ayudaban
mucho.
"No lo hagas", ladró, con la voz
temblorosa. "¿No qué?"
"Tócame".
"No estaba planeando en eso", dije. Y hombre, era esa la verdad.
Podría haberme pagado 5.999.999 dólares y todavía no le daría un
besito en la mejilla. Di un paso atrás, levantando mis palmas en señal
de rendición.
"Intentemoslo de nuevo. ¿Puedo ayudarte a cambiar ese
neumático? Tengo un gato en mi camioneta. Sacudí mi pulgar detrás
de mi hombro. “Puedes pararte a cinco pies de mí. Prometo no
tocarte. Demonios, prometo no mirarte tampoco. Odio el naranja.
Ladeé la cabeza hacia su camisa. Otra verdad El color me recordó a
ese hijo de puta, Hale, y su cabello castaño.
Me miró larga y duramente, como si mis verdaderas intenciones se
filtraran de mis ojos en mi próximo parpadeo. Me quedé boquiabierto,
usando cada onza de mi autocontrol para no dar la vuelta y alejarme. Lo
entendí, ella tenía sus razones, pero era malditamente extraña. No lo hice
difícil, ni diferente, ni raro. Mantuve las cosas simples en ese frente. No
me malinterpretes, ella estaba

hermosa, pero parecía una tragedia deslumbrante, especialmente


diseñada para joderte.
"Mi seguro lo cubre", tropezó con sus propias palabras. Como si no
estuviera acostumbrada a hablar con extraños. Hice estallar mi chicle de
canela en voz alta.
“También van a tomar una hora. Puedo hacer que te vayas en
quince minutos y ahorrarte el papeleo y el dolor de cabeza.
“Estoy bien con papeleo y dolores de cabeza. Salir."
"Lo suficientemente justo. Llama a tu compañía de seguros. Crucé
los brazos sobre mi pecho.
Podía buscar su número en línea, pero probablemente le llevaría veinte
minutos. Había una recepción casi nula en esa parte del centro de Todos
Santos. Estaba ubicado en un valle tan bajo que prácticamente éramos
vecinos del infierno. Intentó buscar el número, entrecerrando los ojos en
su teléfono celular, resoplando por el escrutinio en el que se encontraba.
Entonces ella golpeó su pie.
"¿Qué hay para ti?" Jesse inclinó la barbilla hacia mí, renunciando a
su Internet irregular. Habla sobre todo lo contrario de su padrastro.
Mientras ambos estaban ansiosos, él era pasivo y débil. Era una
escupidera, lista para arrancarte los ojos si te acercabas a ella.
"Una taza de café. Negro. Nada de esa mierda de soja —dije,
arremangándome las mangas hasta los codos y dándole la espalda para
tomar la caja de herramientas de mi camioneta. Retrocedí para
encontrarla arraigada al suelo, su expresión cubierta de desconfianza. Tiré
la caja de herramientas en la acera y abrí su baúl, sintiendo sus ojos en mi
cara como el cañón de una pistola.
Ella no quería hablar conmigo.
Pero no quería pasar la tarde horneando bajo el sol de SoCal y
esperando que la compañía de remolque llegara aún más.
"Siéntete libre de traerme ese café en cualquier momento". Ni
siquiera le di una mirada, fingiendo sentir el neumático para ver qué
salió mal. ¿Mencioné que no me gustaba el café? Porque esa mierda
era veneno, y yo era un surfista semi-profesional con hábitos de
alimentación muy limpios . Ella se movió, mirando a su alrededor,
como si fuera a abordarla en un callejón.
"¿Cómo tomas tu café otra vez?" Con un trago de vodka. Y sin café.
"Sorpréndeme".
"¿Sorprenderte?"
"Si. Es cuando haces algo impactante y espontáneo. Como, ya
sabes, sonríe.

"¿Quién eres tú para juzgarme?"


“Soy tu nuevo mejor amigo. Ahora ve."
Ella sacudió la cabeza con gravedad y se dirigió hacia el Starbucks al
otro lado de la calle. El centro de Todos Santos murió el jueves por la
noche. Otra bendición para los tuyos de verdad. No necesitaba que la
gente nos reconociera. Jesse estaba tan tenso como un tampón. Hice lo
mío, recordando el hecho de que ella era como una sirena llamando a mis
deseos.
Ella también es una víctima de violación.
Ella también es un negocio lucrativo.
Ah, y ella también es una jodida adolescente, tú pervertido de
veinticinco años . Jesse regresó con una humeante taza de café y me la
ofreció como
Era un cadáver. "Déjalo en
el capó".
Mis manos grasientas estaban ocupadas arrancando el gato de
tijera y colocándolo debajo del riel del marco. Siendo hijo único de una
madre soltera, aprendí a hacer todo, salvo realizar una cirugía a
corazón abierto por mí mismo. Podría cambiar todos los neumáticos
de Jesse y hacer una sopa de okroshka desde cero mientras ella se
limaba las uñas. En este momento, necesitaba que ella viera que
podía confiar en mí. Seguía mirándome, desconcertada, como si ella
misma no tuviera idea de por qué me dejaba ayudarla.
Luego, como para confirmar mi sospecha, ella espetó: "¿Por qué
me ayudas de nuevo?"
"Quería café". "Puedes
permitirte el café".
"¿Como sabes eso? ¿Tienes visión láser que pasa directamente
por mi bolsillo y dentro de mi billetera? Gruñí mientras levantaba su
neumático de repuesto. ¿No podría tener un pequeño Cooper de
estilo misionero como todas las otras chicas ricas de la ciudad?
"¿Te conozco de algún lado?"
Espero que no, ya sea por ser un vagabundo de playa o por ser la
prostituta no oficial de la ciudad.
La miré, limpiándome la frente y untando grasa en el proceso.
"¿Vos si?"
"Eres Roman Protsenko". Se frotó la frente preocupada, y allí
estaba: la expresión de puro miedo y asco.
Mi corazón latía más rápido, aunque no debería haberlo hecho. Me
recordé a mí mismo que no me importaba ... solo que me importaba,
porque ya había gastado algo de Darren

dinero. “Entonces sabes quién soy. ¿Qué piensas de eso?


“No hago nada de eso. No importa si eres el papa o Justin
Timberlake. No salgo con nadie.
"Yo tampoco, así que deja de actuar como si estuviera golpeándote", le
dije con sinceridad. Su columna vertebral se relajó un poco, y me dio una
breve inclinación de cabeza. Tenía la sensación de que era su versión de
una sonrisa, y no lo odiaba. Las chicas de California sonrieron como si
todo el mundo estuviera mirando. Los movimientos de Jesse eran
privados, tranquilos.
"¿Y cómo te llamas?", Le pregunté, porque no se suponía que
supiera.
"Ninguno. ¿Has terminado? Ella asintió con la
cabeza hacia su neumático. "Casi nadie."
Estaba, de hecho, casi terminado. Pero quería prolongar su partida,
porque ella era tan complaciente como una tostadora. No estaba
segura de cuándo sería la próxima vez que la vería. También sabía
que, de alguna manera jodida y fatal , quería ayudarla. Tenía un perro
en esta pelea. Sabía una o dos cosas sobre la violación. Demonios, tal
vez por eso era tan puta. No era correcto decir que no cuando tantas
mujeres no habían tenido la opción. Por otra parte, no podía dejar a
Jesse colgado allí durante horas.
"Todo tuyo, copo de nieve". Me puse de pie, limpiando la grasa de
mis pantalones cargo. Ella asintió, todavía a varios metros de mí,
señalando el café que descansaba sobre su capucha, para que no
tuviera que acercarse.
"¿Copo de nieve?"
"Tu nombre no puede ser Nadie, así que elijo Snowflake".
"¿Eso es algún comentario político sobre mí?" Ella entrecerró los ojos.
Traté de no rodar el mío. “No hay suposiciones políticas aquí. Solo te ves
como
un copo de nieve ".
"¿Por qué?"
"Porque eres pastoso como la mierda".
Porque te encontré en la tierra que se llama vida, y sobresaliste. Me gusta
Una oportunidad que no puedo dejar pasar.
Su mirada se dirigió a mi cara por primera vez. Sus ojos eran
terriblemente expresivos. El color del océano. Me di cuenta de lo cursi que
sonaba eso, pero mierda, no lo hizo menos cierto. "Yo ... bueno, gracias,
supongo".
"Espera", dije, tirando la caja de herramientas al suelo con un ruido
sordo. “Ahora le debo que un café.”
Me miró como si me hubiera crecido una segunda cabeza, una que era
verde y tenía un sombrero con forma de polla. "Así no es como funcionan
las cosas". Ella frunció el ceño,

incrédulo.
"¿Quién eres para decir cómo funcionan las cosas?" Estacioné mi
cadera sobre su vehículo, entrecerrando los ojos bajo el sol.
"¿Quién eres para decir cómo funcionan las cosas?" Ella abrió
mucho los ojos, su ira superando su angustia.
“Soy dueño de una cafetería. Sé más acerca de la etiqueta del café
que tú, y te debo un café. Vamos a tenerlo mañana.
Agarró el café intacto de su capucha, caminó hacia la papelera
más cercana y lo arrojó con un propósito. Luego se dirigió a su
camioneta y abrió la puerta del conductor. "Allí. Ahora no me debes
nada.
"Todavía lo pagaste", le dije, no del todo seguro de que no estaba
jodiendo, pero tampoco tenía muchas opciones. Ella era una nuez
difícil de roer. Estaba tan acostumbrado a encantar mi ropa interior
femenina que olvidé cómo meterme en sus corazones. Normalmente,
era vergonzosamente fácil.
Flexioné mis tatuados brazos, levantando mi tabla
de surf. Recogí mi cabello rubio y salvaje en un
moño.
Enrosqué mis dedos y me estiré en un bostezo, mostrando
mi paquete de seis. Pegue un tenedor en ellos. Boom .
Estaban jodidamente hechos.
Con ella, estaba fuera de mi juego.
Se deslizó en su asiento y alargó la mano para cerrarme la puerta
en la cara. Tenía que hacer algo, cualquier cosa, porque me sentía
cada vez menos en control de la situación, y lo odiaba. Jesse Carter
no respondía bien a mis avances, ¿y no era eso un cubo de mierda
helado en mi cara? Deslicé mi pie entre su puerta y su auto.
"Espere."
Nota personal: nunca coloque las extremidades cerca de Jesse
Carter cuando haya una puerta cerca. Ella cerró la puerta en mi pie.
Mierda.
Aparté mi pierna al mismo tiempo que ella gritó con incredulidad.
¿Qué estaba pensando? Yo no estaba En lugar de saltar de un lado a
otro y rezar al infierno para que no se hubiera roto ningún hueso,
simplemente le mostré mi sonrisa arrogante.
"No era mi intención golpearlo tan fuerte". Ella hizo una mueca y creo
que lo dijo en serio. El contraste entre su cabello negro y su piel clara era
impactante. Parecía una pintura. No es una pintura extraña, provocativa,
como Peter Paul Rubens. Más bien, como una princesa de Disney. Uno
que fue dibujado por una cachonda de dieciséis años que le regaló un par
de tetas fantásticas.
"¿Si? Recompensame. Café. Mañana. Llámalo una entrevista de trabajo. yo

necesito un nuevo barista, Snowflake, "siseé las palabras, sabiendo


que estaban desesperadas y que no les importaba mucho.
"No estoy buscando
trabajo". "¿Tienes uno?"
"No es realmente asunto tuyo".
"Buen punto. Establezcamos una amistad primero. Te atraeré a la
posición más tarde. Por ahora, café.
"No."
"¿Qué se necesitaría para decir que
sí?" "Nada".
"Mierda. Siempre hay algo ".
"Nop. Nada me haría tomar un café contigo, Bane .
“Piensa más. Pareces una chica brillante. Estoy seguro de que
podemos tener una idea ".
Ella suspiró, mirando al cielo como si la respuesta estuviera allí en
la escritura del cielo. “Tal vez si me salvaste la vida, y te lo debo de
alguna manera fundamental. De lo contrario, no salgo.
"No estas escuchando. Quiero que trabajes para mí. Y para ser tu
amigo. "" Nunca trabajaré para ti. ¿ Y por qué querrías ser mi amigo?
Porque tu papá me pagará seis millones de dólares por el placer.
“Porque pareces una chica genial. Porque eres gracioso Y rápido
ingenioso Y no es lo peor a la vista, a pesar de esa camisa. Pero no
salgo con nadie. Y tampoco me interesa acostarme contigo.
Te dije que era un maldito mentiroso.
"¿Eres gay?" Sus ojos se iluminaron. Bien podría haber fingido ser
gay. Dejé que muchos chicos me chuparan la polla cuando era más
joven, para ver si me gustaba. Por otra parte, no tenía sentido mentirle
más de lo absolutamente necesario. Parecía casi esperanzada,
masticando nerviosamente un mechón de su cabello. Como si lo que
se interpusiera en nuestro camino de amistad fuera mi falta de amor
por la polla.
"No. Pero mi trabajo no permite una novia. Es una larga historia. Me
limpié la frente de nuevo, sabiendo que estaba sudorosa, grasienta y
extremadamente deliciosa para todas las mujeres del universo que no
eran Jesse Carter.
“¿Entonces solo quieres ser amigos?”, Preguntó ella. Ella estaba sentada
en su automóvil, y yo estaba tratando de no mirar hacia abajo a mi pie para ver
si se había caído, y era una maldición sofocante. No quería ser su amiga en
ese momento. Quería meter mi pie en un cubo de hielo y maldecirla la próxima
semana.

"Y un barista", añadí. "Dos pájaros, una piedra".


Jesse reflexionó sobre la idea durante unos segundos,
preocupando su labio, antes de decir: "No".
Luego puso su SUV en marcha y salió corriendo por la calle, hacia
Main Street, probablemente hasta El Dorado. Observé la parte trasera
de su Rover de la misma manera que lo había visto hace tantos años,
con una mezcla de anhelo, molestia y asombro.
Ella realmente me recordaba a la nieve.
Al igual que ella, se iba a derretir en mi lengua.
Un lways separarse de PERSONAS te amo como nunca los verá de nuevo. Ese es
el consejo que mi padre me había dado cuando tenía nueve años, y
que había reflexionado
desde entonces en mi cabeza. No sabía por qué sus palabras me
hicieron pensar en Bane. Tal vez porque recordé las últimas palabras
que le dije a mi padre tan vívidamente antes de su muerte.
No quiero volver a verte nunca más.
Acabábamos de enterarnos de su aventura, Pam y yo. En aquel
entonces, solía dejarme llamarla mamá. Su traición atravesó cada capa de
confianza y felicidad en la que había estado envuelto durante toda mi vida.
A mitad de camino lo culpé por todo lo que sucedió después. Incluso
Emery Después de todo, si no fuera por su aventura, Pam no habría
intentado reinventarse y haber encontrado a Darren. Todavía la llamaría
mamá. No viviría en Todos Santos, sino en Anaheim. No tendría un Range
Rover, pero al menos sería feliz.
No habría tenido que hacer amistad con la
señora Belfort. No tendría que esconderme
en El Dorado. Yo seria yo Pobres y
contenido y yo mismo.
Deja de quejarte, Jesse. El odio a uno mismo no es tan malo cuando
te acostumbras. “¡Hola, Imane! ¿Es este un buen momento? Dejé
mi mochila en la Sra.
El vestíbulo de Belfort.
En el comedor. Imane, su ama de llaves, inclinó la cabeza y me
abrió el camino.
Me acerqué al comedor azul real, con altos arcos dorados, cortinas rojas y
una lámpara de araña de bronce. Un juego de comedor provincial francés que
no cabía en nada menos que treinta comensales adornaba el centro de la
habitación. Vi a la señora Belfort sentada al final de la mesa, sola, vestida de
esmeralda
vestido de satén con escote dorado, lápiz labial rojo brillante y un peinado
de las películas. Miró la silla vacía frente a ella, todo el camino al otro lado
de la mesa, deseando que se llenara con su difunto esposo, Fred. Mi
corazón se encogió dentro de su jaula ósea, cada latido ardía contra mis
costillas.
"Señora. B? ”Susurré, no demasiado fuerte para asustarla.
Ella me ignoro. “Fred, prueba las ostras. Son maravillosos ".
Fred no respondió porque no estaba allí. En aras de la discusión, las ostras
tampoco estaban allí. La señora Belfort había almorzado hacía horas, estoy
seguro. Probablemente en forma de sopa o cazuela, su cocinera, Ula, la
preparó.
Tu único amigo está a la deriva , una pequeña voz dentro de mi
cabeza chasqueó . Me gustaría creer que esa voz era el viejo Jesse.
Que ella todavía vivía en algún lugar dentro de mí y que era una
compañera constante. Lo cual, por supuesto, era monumentalmente
patético.
Roman Protsenko volvió a mi mente.
Copo de nieve.
Recordé la intensidad de su mirada mientras me miraba. Goteaba
sexo, incluso si sus palabras eran completamente inocentes.
Agradezco su propuesta. Incluso le creí a medias sobre no querer
meterme en mis pantalones. Pero no hice socialización, y estoy
seguro de que no iba a comenzar ahora. No con él, y para nada.
"Señora. B —repetí, entrando más profundamente en la habitación y
presionando una mano sobre su espalda. “Salgamos a mirar los rosales.
Tal vez dar un paseo por el laberinto. No había aceptado ir allí durante
meses.
Juliette Belfort se apartó de mí y levantó la vista. Su cara estaba
manchada de experiencia y dolor. La enfermedad más fatal del mundo era el
tiempo, y su expresión cansada era prueba de ello. Juliette tuvo dos hijos.
Tanto Ryan como Kacey vivían en la costa este, y a ella no le gustaba unirse a
ellos en el frío. No es que alguna vez lo hayan ofrecido. La Sra. B tenía una
enfermedad ósea frágil, por lo que usualmente usaba tres capas de ropa cada
vez que salía y tenía su termostato en algún lugar entre una hoguera y el
infierno. “Jesse, no puedo pasar tiempo contigo hoy, cariño. Estoy almorzando
con mi esposo.
Al menos ella recordó mi nombre esta vez. La señora Belfort no
siempre fue clara. Por eso tenía una enfermera a tiempo completo ,
una ama de llaves y una cocinera. Es por eso que no entendía por qué
seguía rechazando conocer a su dulce sobrino, que tenía más o
menos mi edad, para una cita a ciegas.
Dejé de decirle lo flaco de mi situación, porque ella volvería a
preguntar al día siguiente.
No salgo
Yo no hago muchachos.
Soy el intocable.
Y la señora B siempre respondía: deja de tener tanto miedo al amor.
¡No puede matarte!
Solo que lo había hecho.
"¿Está bien si espero hasta que terminen?" Reuní una débil sonrisa,
rogando por su compañía. Ella se encogió de hombros, tomando un
sorbo de té de la fina porcelana a su lado. "Vístete".
Regresé al vestíbulo y me dejé caer en un banco tapizado, saqué un
libro de mi mochila y rebusqué en el folleto de abrazos gratis que una
chica me entregó en la calle la última vez que visité a Mayra. Sonreí ante la
ironía mientras miraba las palabras, sin descifrar realmente ninguna de
ellas.
¿Por qué Bane quería contratarme? Era tan amigable con el cliente
como la neumonía.
¿Había oído hablar de mi historia?
Pregunta estupida. Por supuesto que lo hizo. Todos en la ciudad
escucharon una o dos versiones de mi historia. Yo era la puta del
pueblo. Jezabel La ramera de Babilonia. Lo pedí, así que me lo dieron.
Emery Wallace fue la pobre víctima. Y yo era la bruja que
separaba las piernas . Tal vez Bane pensó que iba a aguantar
fácilmente.
O tal vez realmente se compadeció de mí.
Hizo poca o ninguna diferencia. Lo único que tenía para mí era
que, a pesar de todo lo que había pasado, no era el caso de caridad
que intentó hacerme. No necesitaba su misericordia, o trabajo, o
afecto. No lo hice
Mierda, espero que la Sra. B pase algún tiempo conmigo hoy.
Leí algunas páginas, deseando que Bane se volviera loco. A veces
la Sra. B estaba clara como el cielo de agosto. Confié en ella, más a
menudo de lo que me gustaría admitir. Era más fácil que hablar con
Mayra, mi terapeuta, porque Mayra siempre tomaba notas y hacía
sugerencias. La señora Belfort rara vez recordaba nuestras
conversaciones.
Veinte minutos después de que entré, Imane salió del comedor
con los brazos a la espalda, con la expresión baja.
“Lo siento, Jesse. Hoy no. Fred no estaba ... Su garganta se
sacudió. Se mordió el interior de la mejilla, incapaz de mirarme a los
ojos. "Fred no se sentía bien".
Me puse de pie y me dirigí a la puerta cuando la señora Belfort salió del
comedor.
habitación, abrazando el marco de la puerta para sostenerse. Parecía una
extraña, sus ojos tenían una expresión que nunca había visto antes . Claridad .
“No puedes tener miedo al amor, querida. Es como tener miedo a la muerte. Es
inevitable."

El amor es como la muerte. Es inevitable.


Las palabras persiguieron mis pensamientos mucho después de
haber salido de la casa de la señora B. Fue una buena cosa ir a correr,
porque necesitaba despejar mi cabeza después del extraño día que
tuve.
Cualquier cosa al norte de la hora de las brujas era mi favorita.
El tiempo empapó tu piel como un beso a las tres de la mañana,
lento y seductor. Siempre estaba despierto por la noche, eso era
cuando las pesadillas se arrastraban. Eran tan malas que en algún
momento, dejé de dormirme. Las siestas durante el día me
mantuvieron en marcha. ¿Pero durmiendo toda una noche? Si. No,
gracias. Eso prácticamente invitaba a una repetición de The Incident.
En bucle.
Debo haber estado bajo algún tipo de hechizo esta noche. Me sentí
valiente de hablar con un desconocido a un macho más extrañas y las líneas
de las limitaciones y rojas que había hecho por mí mismo se perdió a un
segundo plano. Me metí los auriculares en los oídos. "Time to Dance" de
Panic! En The Disco sonó en mis oídos mientras me dirigía hacia la pista de El
Dorado a las 3:00 am. Tenía un dedo Taser y una pequeña navaja suiza metida
dentro de mi calcetín. Además, era un barrio cerrado, con patrullas circulando
en carros cada hora. Me llevé a mi Labrador, Shadow, porque prácticamente
me rogó cuando estaba en la puerta. Probablemente era la única criatura viva
que todavía me importaba complacer.
El intocable, pensé mientras mis pies golpeaban el camino de
concreto, Shadow con una correa, rezagándose detrás de mí como el
veterano de catorce años que era. Tenía un buen sonido. Incluso tuve
que admitirlo.
Solo que no fue un cumplido. Obtuve el apodo porque no permitiría
que nadie me tocara. Nunca. En absoluto. Thwack, thwack, thwack .
Corrí como si mi vida dependiera de ello. Hace tres años, lo había
hecho. Y había fallado. Me habían atrapado.
He estado corriendo desde entonces, dos veces al día. Cinco
millas al borde del vecindario cerrado en el que había vivido.
Correr para agotarme, física y mentalmente, para poder dormir.
Correr para no tener que quedarme quieto, reflexionar, pensar y
desmoronarse.
Huyendo de mis problemas y mi realidad, y el vacío que
mordisqueaba los bordes de mi intestino, como el ácido. Ardiendo,
comiendo, destruyendo.
Mi rutina me había puesto en un estado de ladrón de oxígeno . Incluso
tuve que admitir que mi vida no tenía rumbo. Dormí durante los días y viví
en la oscuridad de la noche. Trabajé obsesivamente en el sótano y salí del
cabello de Pam y Darren tanto como era humanamente posible. Me
rogaron que volviera al mundo, pero nunca lo hice. Luego tomaron mi cinta
de correr, así que comencé a correr afuera. Amenazaron con cortar mi
asignación si no conseguía un trabajo, así que simplemente dejé de gastar
dinero. En su lugar, leí libros, llevé a Shadow a dar largos paseos y viví en
la extraña barra de Kit Kat, principalmente para mantenerme con vida. A
veces visitaba a la Sra. B. Nunca salí de El Dorado con la excepción de las
visitas semanales a mi terapeuta, Mayra.
He estado con Mayra desde que tenía doce años, y honestamente
puedo decir que no ha contribuido a hacerme sentir mejor o llegar a
una conclusión fundamental ni una sola vez. La única razón por la que
seguí fue porque Pam había amenazado con echarme si me detenía, y
en realidad le creí.
La gente, como concepto, comenzaba a sentirse borrosa y desconocida.
Borroso, como copos estáticos en blanco y negro que se reproducen en un
televisor de la vieja escuela . Me pilló desprevenido cuando Bane comenzó a
hablar conmigo, porque nadie lo hizo.
Me ardían las plantas de los pies y me temblaban los muslos con la
tensión que les estaba provocando. Siempre había sido atlético, pero
fue solo después de lo que me había sucedido en el último año que me
obsesioné con correr, y no de una buena manera. Pam, a ella no le
gustó cuando llamé a su madre, afirmó que parecía demasiado joven
para el título, dijo que me veía "sexy" desde El incidente, y traté de no
odiarla cada vez que lo hacía.
Jesse, mira tus piernas. Ese es tu lado positivo allí mismo. Solo abre
y trata de ser menos raro, y todo estará bien.
Correr en Buttcrack en punto significaba que solo estábamos
Shadow y yo en la pista. Igual de bien. Cada vez que la gente me
reconocía, me miraban como si fuera basura o desviaban la mirada,
asegurándose de no ver la pena en sus ojos. La soledad era una vieja
amiga. Tanto es así que, irónicamente, se convirtió en mi compañía.
Sombra comenzaba a jadear ruidosamente detrás de mí, así que me
detuve, agachándome y estirando mis isquiotibiales, mis dedos
presionando los dedos de mis pies.
"Tómate tu tiempo, Old Sport". Le di unas palmaditas en la cabeza,
esperando que comenzara la siguiente canción en mi iPod.
"Jesse? ¿Jesse Carter? ”, Dijo una mujer detrás de mí. Mi corazón se cerró de
golpe
contra mi caja torácica ante el ruido repentino. Giré la cabeza,
arrancándome los auriculares. Wren, una chica con la que fui a la
escuela, me saludó mientras trotaba hacia mi lugar. Llevaba un
atuendo de fiesta que consistía en un pequeño vestido rojo que
apenas podía cubrir una peca, y mucho menos los dos globos de
silicona que le habían regalado en su decimoséptimo cumpleaños.
Llevaba zapatillas y parecía borracha, lo que me hizo preguntarme qué
idiota había dejado que esta chica de veinte años festejara en su bar
hasta media noche. Jadeé el resto del oxígeno. Wren vivía en El
Dorado. Probablemente había estado tropezando en casa, me vio y
decidió saludarme. Por qué decidió que eso estaba más allá de mí.
"Sabía que eras tú", jadeó, alineando su cuerpo borracho y suelto
frente a mi tenso y ansioso. "Ohmigosh, les dije que eras tú".
¿Ellos? ¿Quiénes eran? Estaba a punto de preguntar cuándo Wren
decidió abusar de la palabra inexistente 'ohmigosh' una vez más.
“Ohmigosh, y no puedo creer que tu perro todavía esté vivo. Debe tener
como veinte o algo así, ¿verdad?
La vieja Jesse le diría que no todos eran tan jóvenes como sus nuevas
tetas y nariz. El nuevo Jesse evitó la confrontación a casi cualquier costo.
Wren me evaluó, rastrillando sus ojos sobre mí, de pies a cabeza. Su mirada
era como un proyector brillante dirigido a un animal en hibernación. Quería
enrollarme en mí mismo y morir.
Ella sonrió. “Te ves sexy, Jesse. ¿Estás en la dieta Dukan o algo
así?
Froté a Shadow detrás de las orejas y continué trotando,
esperando que ella captara la indirecta y renunciara a la conversación
unilateral . Para mi decepción, ella corrió hacia adelante, atrapando mi
paso.
“No seas una perra. Comparte tu secreto.
Haz que tu novio y sus amigos violen a una pandilla. Eso te haría perder
el apetito por completo o comer tus sentimientos.
"No estoy en ninguna dieta", finalmente gruñí.
“Bueno, te ves genial! Quiero decir, siempre te has visto genial. Obv, ”ella
abrevió la palabra 'obviamente' porque era demasiado larga para su boca
santa. Durante los primeros tres años de la escuela secundaria, había sido una
de las chicas populares. La abeja reina designada. Devastadores ojos y piernas
azules por millas . Me llamaron Blancanieves: cabello oscuro, piel clara, madre
bruja . Ayudó que naciera y creciera en Anaheim. Mi madre acababa de
casarse con un magnate del petróleo, y todos en All Saints High habían
pensado que yo era un gueto. "Con clase, pero gueto", corrigió Emery cada vez
que alguien me preguntaba si alguna vez había visto a alguien apuñalado o
disparado. Después del incidente, mi estado tomó
una caída en picada De hecho, para el final del último año, casi todos
me habían superado, incluidos los inodoros y las mesas de la
cafetería de All Saints High. Wren y sus amigas fueron las primeras en
toser la palabra 'puta' en los pasillos, las primeras en quejarse de las
ETS cuando se les pidió que se sentaran a mi lado en química o calc.
"Eso realmente significa mucho", dije sarcásticamente,
absteniéndome de preguntarle sobre su vida. No quise saberlo.
"Desearía tener tanto esfuerzo para poner tanto esfuerzo en mi
cuerpo". Wren suspiró dramáticamente, apenas manteniendo mi
ritmo. El sonido de sus chanclas después de la fiesta golpeando el
suelo me hizo querer arrancarme el pelo del cráneo. “Pero estoy tan
ocupado con la escuela, mis amigos y mi nuevo novio. Sabes que
estoy saliendo con Justin Finn ahora, ¿verdad?
No lo sabia. Casi había dejado de hablar con todo el mundo después
de lo que pasó. Lo único que recordaba de Justin Finn era la forma en que
los dientes de su hermano Henry se habían sentido contra mi muslo
cuando finalmente llegué, mareado y con náuseas, después de que me
golpearon sin sentido. Su risa en mi sexo mientras me probaba, indefenso,
contra mi voluntad. Lo recordaba tan claramente que, de hecho, aún podía
sentirlo en mi cuerpo, incluso después de dos años e incontables duchas.
Me mordí el labio con fuerza, sofocando un grito.
No estan aqui.
No pueden lastimarte.
¿Qué demonios haces aquí, Wren? Son las tres de la mañana. ¡Ella
habla! Emocionante. ”Ella aplaudió en el golf en otra sonrisa
viciosa.
"Entonces, ¿qué has estado haciendo con tu vida?"
La idea de que podría estar en peligro real llegó lentamente a mi
conciencia. La casa de Wren estaba al otro lado del barrio. La pista estaba
ubicada junto a un pequeño parque con columpios y un tobogán. Los
adolescentes a menudo vinieron aquí por la noche para hundirse durante
las vacaciones de verano. Eso significaba que ella no estaba sola. Ya tenía
la desventaja.
“Te ves un poco pálido, Jesse. O tal vez es solo que nunca sales de
casa. Ella resopló y se rió. Aceleré el paso, mirando desde mi
periférico mientras sus brazos se agitaban junto a su cuerpo con
agotamiento. Sombra jadeó detrás de mí. Le rogué por dentro que no
me odiara por lo que estaba haciendo. Pero estaba en pánico. Quería
huir de regreso a casa, pero ¿quién demonios sabía lo que me
esperaba en el patio de recreo?
“Nadie te ha visto en mucho tiempo. La gente decía que estabas en
una institución mental. Estaba como, ohmigosh, Jesse? De ninguna
manera. Pero en realidad, Jesse, donde
¿eras tú?
Wren intentó ponerse al día, pero su cuerpo le estaba fallando.
Shadow y yo teníamos la resistencia. Éramos corredores
profesionales. Eso es lo que hicimos.
Trozos y piezas de la escuela secundaria volvieron a mí, cayendo
torpemente en una imagen inestable que intenté no ver. Wren y yo
habíamos sido geniales antes de The Incident, frenemies que habían
jugado el juego de la jerarquía escolar. Luego se convirtió en una de
ellas . Una de las personas que rellenó mi casillero con condones y
roció la palabra 'puta' en él, e intercambió miradas de horror cada vez
que un maestro me emparejó con ellos en el laboratorio o educación
física. Mis piernas corrieron más rápido.
Sombra estaba gritando. Mi cerebro finalmente alcanzó mi
corazón. No quería que le pasara nada, así que lo recogí, las sesenta
libras de él, y me desvié del curso, saltando entre los árboles que
bordean la finca de los Spencer.
"¡Oye! ¿A dónde vas? La oí quejarse detrás de mí. Sabía que me
arrepentiría tan pronto como las ramas golpearan mis tobillos y mi
Keds se hundiera en el barro. Sentí la aguda quemadura de nuevos
cortes abriéndose en mis piernas, pero seguí corriendo.
"¡Perra, no podrás esconderte por mucho tiempo!" Su voz se volvió
apagada y débil, pero había una cosa que escuché bien y fuerte. Sangraba
desde mis oídos hacia el resto de mi cuerpo, descansando sobre mi alma
como un peso muerto que iba a llevar conmigo como una cicatriz en los
años venideros.
“Ejecuta todo lo que quieras. De todos modos, nadie te perseguirá, pequeña
puta.

Otra cosa que no olvidé: Wren siempre había sido un mocoso vengativo.
Es por eso que no me sorprendió encontrar un auto estacionado
en el patio de recreo junto a la pista cuando Shadow y yo cojeamos de
regreso hacia el vecindario, completamente embarrados.
No podía reconocerlos desde la distancia, pero estaban apoyados contra
el capó de su vehículo, con los tobillos cruzados y los brazos cruzados sobre
sus hombros.
cofres El parque para niños junto a la pista estaba desierto, a
excepción de su auto. Un Camaro SS con un trabajo de pintura hecho
en el infierno del automóvil, negro con llamas amarillas, los faros
encendidos en lo alto.
Estaba a punto de darme la vuelta y regresar a la pista con las
piernas cojeando, pero un fuerte silbido atravesó el silencio de la
noche.
"Bien bien. Si no es la zorra favorita de Todos Santos ”, cantaba
uno de los dos chicos . "Buenos días, Jesse".
Oh Dios. Oh no.
El miedo tenía un olor. Un olor picante y rancio de sudor frío, y me rodeó
como la niebla, arrastrándose en mi boca floja y succionando mi alma.
Puse una cara a la
voz. Miró hacia
arriba.
Luego reconoció al otro chico que estaba a su
lado. Henry y Nolan.
Llevaban su uniforme de polos y sonrisas petulantes. ¿Qué
demonios estaban haciendo en El Dorado? En medio de la maldita
noche? Y aún más importante, ¿también estaba Emery aquí?
Reyezuelo. Wren los había dejado entrar. Probablemente festejó con
ellos, la dejaron, pero luego me vieron y no pudieron resistirse a
divertirse.
Había un vómito alojado en el fondo de mi garganta mientras tiraba de
la correa de Shadow hacia la carretera principal del vecindario, rezando
por que un carro de patrulla pasara rápidamente, pero sabiendo que con
mi suerte, no lo haría.
"Vamos, Old Sport". Mi voz fue estrangulada, rogando. De repente,
no sentí los cortes en mis tobillos, el pesado lodo que cubría mis
Keds.
"Hombre, incluso su perro está jodidamente discapacitado". Nolan
se rió, arrojando una lata de cerveza vacía para rodar sobre el
concreto con un eco hueco. ¿Cómo están esas piernas, Jesse?
¿Todavía cojeando?
No lo hice, pero casi me rompieron los huesos de la cadera cuando
me atacaron en el último año. Un escalofrío violento lamió mi
columna, mi corazón palpitó tan rápido que me tapé la boca con la
mano por miedo a vomitar.
"Chica de basura blanca con un perro de basura blanca". Henry se rió,
quitándose el capó del auto y caminando hacia mí. El miedo me cimentó en el
suelo como una estatua y un sonrojo se deslizó por mis mejillas. Sentí todo mi
cuerpo cobrar vida con furia al rojo vivo . Detrás de él, Wren estaba fingiendo
maquillarse en el asiento trasero del Camaro, ignorando la escena como si no
tuviera parte en ella.
Shadow gruñó, exponiendo sus dientes amarillos a Henry. Lo jalé
cerca de mi muslo, aspirando aire. Mierda, mierda, mierda .
¿Adónde te dirigiste, Jesse? ¿Turno de noche en el burdel?
Divirtámonos, ”gritó Nolan desde el capó, encendiendo la linterna de
su teléfono celular y apuntándome.
"Sí, Jesse. ¿Estás buscando problemas? Podemos hacer una segunda
ronda por los viejos tiempos. Solo no le digas a Emery. Aunque, realmente,
estoy seguro de que no le importaría. Él tiene una novia agradable y
respetable ahora. Del tipo que no abre las piernas con tanta frecuencia
que ni siquiera recuerda quién hizo estallar su cereza.
No sabía qué parte se sentía peor: escuchar el nombre de Emery o
saber que había seguido adelante sin ninguna consecuencia. O tal vez
fue el recordatorio de que la noche en el callejón indio realmente había
sucedido. Aunque tenía muchas razones para recordarlo, incluso más
allá del daño físico. Semanas después, Pam me llevó a una clínica en
las afueras de la ciudad para abortar. Le rogué que no lo hiciera, pero
ella insistió en que "eso" arruinaría nuestra imagen inexistente en
Todos Santos.
Me di la vuelta y comencé a correr hacia la carretera principal.
" Detente " , gruñó Nolan. Su mano quemó su patrón en mi hombro.
Me giró con la fuerza suficiente para recordarme que era capaz de
mucho más. Shadow volvió a gruñir y Nolan le dio una patada en la
pierna delantera. Mi perro se derrumbó en el suelo, gimiendo.
Mirando fijamente a Nolan, traté de relajarme un poco por no
darme cuenta de lo sádico que era antes. Era juvenilmente guapo, con
suaves rizos rubios y ojos color avellana, ahora con las patas de gallo
reunidas como un elegante abanico a su alrededor.
Saludable. Hermoso. Temible.
Sacudí mi brazo como si su toque fuera fuego frío. Estaba a punto
de mover mi puño directamente hacia su nariz y levantar a Shadow
nuevamente cuando la energía oscura y violenta crujió a mi alrededor
como la electricidad. Un ruido sordo y un chirrido de metal penetraron
el aire y todo se detuvo como si alguien se detuviera. Ambos giramos
nuestras cabezas hacia atrás.
Perdición. Nubes de arena de juegos bailando alrededor de sus botas
militares.
Perdición. Su mandíbula pedregosa se enfureció y pude sentir hasta los
dedos de mis pies. Perdición. Sosteniendo a Henry en una llave de cabeza,
el niño preppy de rodillas, mirando a Nolan con horror, pude descifrarlo
incluso con la poca iluminación del
farola. Wren estaba en el auto, sosteniéndose la cara y gritando. Fue
entonces cuando noté que se había estrellado contra la parte trasera
del Camaro con su camioneta, y no por accidente. El auto se había
deslizado hacia la acera de concreto que bordea el patio de recreo. Un
columpio se balanceó por el impacto.
Arriba abajo. Arriba abajo.
Finalmente elegí a Shadow, abrazándolo cerca de mi pecho.
"Bueno, esto es incómodo". Bane mostró una sonrisa lobuna,
más mala que mala . “Un tipo serio de chocar su camioneta contra un
montón de lo siento-culo se derrumbó adolescentes. ¿Me pregunto
quién tendrá la culpa de eso?
Podías sentir la atmósfera cambiando en las cosas pequeñas. El
cuerpo de Nolan se afloja. Wren inclinando la cabeza hacia abajo en
derrota. Una lágrima aterrorizada rodando por la mejilla de Henry.
Nolan levantó ambas manos en señal de rendición y dio un paso
atrás.
"Quédate donde estás", ordenó
Bane. Él hizo.
“Creo que un intercambio está en orden. Esta mierda no me
interesa, y no tienes por qué tocar a Jesse Carter ”, dijo Bane,
metiendo una articulación entre sus labios y encendiéndola con su
mano libre. Levantó la barbilla, dejando que el humo se arrastrara
hacia arriba en una cinta rizada.
Jesse Carter. Él sabía mi nombre, y probablemente todo lo demás
que había que saber sobre mí. Estúpido, pensé que podría escapar de
él reteniéndole información.
Un alivio salvaje se apoderó de mí cuando Nolan se giró para
enfrentar al gran surfista rubio, olvidándose de mí. Recogí a Shadow
en mis brazos otra vez, observando los mechones dorados del cabello
de Nolan desde atrás, preguntándome si podía agarrar un puñado de
ellos y golpear su cabeza contra el concreto bajo nuestros pies.
¿Bane Protsenko? Nolan se rascó la frente lisa.
"Venga". Bane curvó sus dedos anillados que sostenían el
contundente, haciendo señas. Henry seguía en el suelo, ahogándose con
un sollozo. La mandíbula de Bane estaba tan apretada que pensé que se le
saldrían los dientes de la boca. Nolan se acercó a ellos, enroscándose en
sí mismo cuando su postura se aceleró.
"¿Que esta pasando? Nos estábamos divirtiendo ”. Parecía el buen
chico que su madre probablemente pensó que era.
"¿Fue divertido para Carter?"
"¡Sí!", Gritó Henry, amordazando el brazo de Bane. “La conocemos
a ella. Fuimos a la escuela juntos. R ... ¿verdad, Jesse?
Sacudí mi cabeza. Puede que no haya tenido las bolas para
matarlos, pero nunca los protegería. "Fui a la escuela con ellos, sí,
pero me están acosando".
No estaba seguro de si Bane intentaba chantajearme o simplemente hacer lo
correcto
cosa mía, pero no importó. Me estaba ayudando y lo necesitaba allí.
Nolan se detuvo a tres pies de distancia de Bane y Henry.
“¿Qué pasa, hombre? Nada que ver aqui. Estoy seguro de que
tienes mejores cosas que hacer que despertar nuestra noche. La voz
de Nolan no tenía voz. Estaba tratando de tragarse la ira que había
sentido por ser interrumpido.
“Copo de nieve, ¿qué debemos hacer con ellos?” Bane dijo 'Copo
de nieve' como si tuviéramos nombres de mascotas y 'nos gusta' que
fuera un concepto con el que estaba familiarizado y cómodo. Como si
hiciéramos cosas juntos todo el tiempo. Como si fuéramos amigos.
No salgo Mi trabajo no lo permite. Larga historia. Seamos amigos.
Un mes después del incidente, regresé a la escuela para completar mi
último año y graduarme. Vi a Henry, Nolan y Emery todos los días. Los vi
en la cafetería y en clase, y en cualquier caso Pam y Darren me arrastraron
a la ciudad en su intento de encajar. Emery, Nolan y Henry actuaron como
si yo no existiera, e hicieron tal cosa. trabajo completo, para fin de año,
incluso lo había comprado. El punto era que siempre fingimos que no nos
conocíamos. Estaba cansado de fingir que no sucedió.
Lo hizo, y dolió. Todavía duele, años después. Siempre me dolería,
mientras viviera.
Di un paso adelante. "¿Qué haces en Todos Santos?"
Nolan volvió la cabeza hacia mí. Henry hizo una mueca. El silencio
estaba preñado de cosas que no quería escuchar.
"Estamos de vacaciones forzadas". La voz de Henry se quebró.
Siempre fue mucho más débil que Nolan, que Emery. El enlace frágil y
colgante que probablemente se rompería primero.
"¿Qué hiciste?"
"No es asunto tuyo", espetó Nolan.
"Qué. Hizo. Tú. ¿Qué? El tenor de Bane era escalofriante. Un
cuchillo frío deslizándose por tu piel, su filo pinchando tu carne.
Roman Protsenko estaba muy conectado en Todos Santos. Incluso yo
lo sabía. Era el tipo de persona con la que realmente no querías
meterte.
"Incidente del campus". Las palabras sonaban como si quisieran
ser tragadas de vuelta a la boca de Nolan. Los tres chicos dorados de
All Saints High fueron juntos a la universidad. Costa este. Ese fue el
trato que sus padres habían hecho con Darren y Pam.
Queremos que sus hijos estén lo más lejos posible de los nuestros.
Mucho bien me había hecho.

"¿Que consiste en?"


"Una niña ..." Henry dijo con los dientes apretados. Mi corazón se
dividió en piezas de mosaico. ¿Habían asaltado a alguien más? “No
hicimos nada. Por eso es solo una semana. Ella fue salteada como el
infierno. De todos modos, solo nos metimos con ella. Mierda estuvo
bajo investigación por un segundo, pero estamos bien para volver ".
Los ojos de Bane buscaron los míos bajo la triste luz artificial. No
era menos peligroso que ellos. En todo caso, eran hienas, y él era un
león, callado y mortal. "¿Qué vamos a hacer con ellos, Jesse?"
“No los quiero cerca de mí nunca más. Sin hablar, sin tocar, sin
respirar en mi dirección. Me castañeteaban los dientes, aunque no
hacía frío. No estaba orgulloso de usar Bane para asegurarme de que
los chicos no estuvieran en mi caso, pero la tentación fue demasiado.
Henry y Nolan eran matones. Si olían a debilidad, atacarían. Seguirían
provocándome hasta el día de mi muerte si no tuvieran un incentivo
para no hacerlo.
Bane dijo: “La escuchaste. Considere esta su orden de restricción
oficial contra usted.
"Lo siento, pero ¿quién demonios eres para decirnos qué hacer?"
Escupió Nolan. Bane liberó a Henry del estrangulamiento y se dirigió hacia
Nolan. El aire estaba empapado de amenaza. El mundo parecía
dolorosamente mundano mientras estaba envuelto en la órbita
excepcional de Roman Protsenko. Como si fuera más grande que el lugar
donde nació. Capturó la garganta de Nolan en la palma de su mano y la
apretó, aún apestando a aburrido estoicismo. “Si vuelves a acercarte a
ella, personalmente me aseguraré de que sea la última vez que pises esta
ciudad. Tu familia será expulsada de aquí. Tu sueño universitario estará
muerto. Liberaré cada onza de poder que tengo en esta ciudad para
asegurarme de que tus vidas sean una pesadilla continua al
estilo Freddie-Kruger . Advertencia justa: soy muy bueno en las pesadillas.
He vivido una vida diferente a la tuya, y sé lo que ustedes, niños ricos,
pueden sobrevivir ... y lo que ustedes no pueden ".
Hubiera pagado un buen dinero para ver la cara de Nolan en ese
momento, pero él me dio la espalda. Lo que sí escuché claramente
fue que Henry se atragantó con su propia saliva. “Hombre, ¡salgamos
de aquí! ¡Vamos! ”Simultáneamente con Wren, quien lloró,“ ¡Nolan, no
seas idiota! ”
Nolan estaba parado como la Torre Inclinada de Pisa, torcido e
inestable, dándose cuenta por primera vez de la lección que me había
enseñado : que todos éramos frágiles y frágiles. Bane quitó la mano
del cuello de Nolan y lo empujó hacia el auto.

"Estás probando mi paciencia", gruñó el mamut rubio. "Bajo


ninguna otra circunstancia, no saldrías vivo de este parque".
Nolan me lanzó una mirada entrecerrada . "Multa. Estás muerto
para nosotros. ¿Contento?"
Apenas. Pero quería que finalmente me dejaran ir, así que tal vez,
algún día, algún día, podría dejarlos ir.
"Eres un imbécil," siseé, acariciando mi rostro con el pelaje de Shadow.
“Y eres una puta. Solo recuerda eso cuando el matón de la ciudad
reemplaza tu trasero con alguien que no está abarrotado de ETS ".
Eso le dio a Nolan un golpe en la cara de Bane. Sucedió tan rápido
que se tambaleó y cayó, su trasero golpeó el concreto. Bane le dio una
patada en la cara con la punta de la bota y escuché algo crujir. Solté
una carcajada, principalmente por el shock. Henry corrió a
medias , medio tropezó con Nolan, levantándolo por el cuello de su
camisa y galopando hacia el Camaro. “Amigo, tenemos que pagar la
fianza. ¡Ahora!"
Empujó a Nolan al Camaro y salió corriendo al asiento del
conductor, intentando arrancar el auto varias veces antes de que el
motor cobrara vida. Retrocedió con un chillido, chocando ligeramente
contra la camioneta de Bane antes de huir de la escena mientras
salpicaba pequeños trozos del capó destrozado del auto a su paso.
Mis ojos siguieron el vehículo, bailando en sus cuencas. Estaba tan
fascinado por lo que sucedió que ni siquiera me di cuenta de que
Bane estaba parado justo frente a mí. Pero él era.
Allí, con su cuerpo largo y musculoso.
Ojos verdes como la menta de invierno, oscuros y terriblemente vivos.
Bajo la luz intensa, pude ver los agujeros donde debieron haber
estado sus perforaciones pasadas. Labio inferior. Nariz. Ceja. Era alto,
liso y juvenil. Regal en su belleza. Las únicas cosas que manchaban
su noble aspecto eran sus tatuajes y su barba.
Mi mirada recorrió sus nudillos. Fueron entintadas
individualmente, ocultando cuidadosamente cada centímetro de piel.
Mis ojos se detuvieron en la mancha oscura entre ellos.
La sangre de Nolan. Miré hacia arriba.
No sabía si era el aire que olía a hierba y adrenalina, o el encanto
de la noche que prometía tragar lo que había pasado entre nosotros
en secreto, o el hecho de que me había salvado, pero no lo hice. No
odio a Bane como todos los demás en ese momento. Mi boca se
abrió por sí misma, y las palabras salieron. "Gracias."

"¿Qué se necesitaría para tomar un café conmigo?" Él respiró con


dificultad, retomando donde lo habíamos dejado. La última vez, le dije
que necesitaría salvar mi vida.
Supongo que acaba de tener.
"Para que me digas por qué quieres hacer esto".
"Necesito arreglarte", dijo, sus verdes en mi
azul. A. Reparar. Tú.

Sombra se agitó en mis brazos, tratando de oler a Bane desde la


distancia. Me sorprendió que no intentara morderse la cabeza como
lo haría normalmente. Sabía lo raro que me había sentido por los
hombres.
"No quiero parecer grosero, pero ¿quién demonios eres para arreglarme, y
quién dijo que necesito arreglarlo?" Incliné la barbilla hacia abajo, consciente
del hecho de que no había intercambiado tantas palabras. con otro hombre
por años. Estaba a punto de alejarlo. ¿Como se atreve? Pero también estaba a
punto de romper mi cuerpo contra el suyo, colapsando en un abrazo. ¿Qué tan
bueno era él? Nadie había tratado de arreglarme. Incluso Darren y Pam
simplemente querían deshacerse de mí. Por supuesto, yo tampoco. El
intocable nunca tocó a nadie.
Bane dio un paso adelante. No di un paso atrás.
“Escuché sobre tu historia. Escuché sobre lo que Emery, Nolan y Henry
te hicieron. Y digamos que tengo a alguien cercano a mí que experimentó
algo similar, así que la mierda golpeó muy cerca de casa ”. Señaló el
espacio donde el Camaro ya no estaba estacionado. Pensé en lo que
sabía sobre él. Sobre su mala reputación. Pero luego también recordé que
había sido él quien cerró el juego de Desafío en All Saints High. Que todo
lo que había sido para mí fue amable y servicial.
“No creo que entiendas, Snowflake. No tienes nada que decir sobre
esta mierda. Te ayudaré si quieres mi ayuda o no. Y estoy dispuesto a
golpear cada cara en Todos Santos si te hace sentir más seguro,
incluido el mío. No quiero follarte, Jesse. Respiró hondo y, en mi
mente, estaba ahuecando mis mejillas con sus palmas grandes y
callosas, y ni siquiera me estremecí.
En mi mente, su aliento de canela se deslizó cálidamente sobre mi rostro.
En mi mente, no teníamos todo ese espacio muerto entre
nosotros, y nuestras voces no hacían eco contra la nada de la noche
vacía, porque no estaba tan roto y asustado. "Quiero jodidamente
salvarte".
"Pero-" comencé.

El me cortó. “Te llamaron puta. Lo que te hicieron es


imperdonable. Vas a ser salvo, ¿me oyes? Serás salvado, porque la
otra chica no podría salvarse ".
No lo cuestioné.
No lo dudo.
Simplemente lo acepté, de la forma en que haces el cielo sobre tu
cabeza, sabiendo que él era una fuerza más fuerte de lo que sería mi
resistencia.
Bane me había ayudado. El me protegió.
Y, lamentablemente, fue más de lo que nadie más había hecho en mi vida.
Todo lo que quería era café. En algún lugar público. Una vez.
Podría sobrevivir a esto. Yo podría.
Pensé en la marchita Sra. Belfort, y en la soledad que me hizo huir
de mis recuerdos y pesadillas en medio de la noche, y luego asentí.
Me indicó que subiera a su camioneta, y sacudí la cabeza, bajando a
Shadow al suelo. Íbamos a caminar. Bane arrojó su teléfono celular a
mis manos.
“Cinco, tres, tres, siete. Tener el 911 en marcación rápida.
Conduciré despacio. Mantenga la puerta del pasajero abierta por si
acaso. Pero no estás caminando a casa con los pies así. Hizo un
gesto hacia abajo y yo seguí su mirada, encontrando mis tobillos y
Keds golpeados casi hasta la muerte, la pequeña navaja casi se cayó
de mi calcetín empapado en sangre . Asentí lentamente, volviéndolo a
meter. Luego marqué el 911, mantuve el pulgar sobre el botón verde y
subí a su camioneta.
Fue la sorpresa lo que me hizo hacerlo.
El nuevo Jesse nunca se metió en el vehículo de nadie.
“Solo una pregunta, Bane,” dije después de darle instrucciones
para mi casa. ¿Qué estabas haciendo aquí esta noche? Es una
comunidad cerrada ".
Apagó el motor, se hundió en su asiento y giró la cabeza para
mirarme. “Tengo una conexión en El Dorado todos los jueves. Tengo
la llave electrónica. ”Mostró el pequeño dispositivo negro entre sus
dedos.
Tragué saliva mientras salía del asiento del pasajero con Shadow
en frente de mi casa.
Mi tobillo se arrastró, dejando una mancha de sangre en
su viejo asiento de cuero. Y pensé que era irónico.
Cómo era el hombre más poderoso que conocía y, sin embargo, fui
yo quien lo marcó antes de que él me marcara.
T HE MINUTO D ARREN TEXTED ME que Jesse fue a la pista a correr, yo
estaba fuera de la cama y en mi camión, exceso de velocidad en su
dirección.
Multa. Lo reformularé: estaba fuera de la cama de Samantha, un laico
local de El Dorado y un abogado que me dio asesoramiento legal , y me
dirigí hacia la pista.
Eran las tres y media de la puta mañana. Si Snowflake tenía un deseo
de muerte, ella trabajaba duro para cumplirlo. Había llegado justo a
tiempo. En un escenario clásico, deus ex machina, más suerte que cerebro
, había dos imbéciles, una niña hastiada, y Jesse y su perro en medio del
espectáculo de mierda.
Había estado tan desorientada y horrorizada que había aceptado
la excusa de mi repentina llegada y ni siquiera había dudado de mí. Se
había tropezado con su trasero saliendo de mi camioneta cuando la
dejé, y fingí no notarlo porque no quería avergonzarla. Era una mentira
que no solía ofrecer, pero ella tenía circunstancias especiales.
Delgados rastros de su sangre manchados en mi asiento de pasajero
me recordaron cuán rota estaba y cuán cuidadosa tenía que ser con esa.
Me follé a muchas mujeres por dinero. Sin embargo, ¿quitándolos?
Esa no era mi experiencia.
La otra cara es que finalmente le ordeñé una cita de café. Solo que,
entre surfear y ocuparme de los negocios, tenía muy poco tiempo
para tomar un café, así que hoy iba a acompañarme a una reunión de
negocios.
Y por una reunión de negocios, quise decir extorsión. La misma mierda, de
verdad.
Conocí a Jesse en el Café Diem al día siguiente a las cuatro en
punto. El hecho de que ella apareciera fue un milagro. Se deslizó entre
las mesas ocupadas y la barra agitada, vistiendo su atuendo habitual
de la década de los noventa de gorra negra, jeans holgados y esa
maldita sudadera con capucha negra. El atuendo más blanco del
mundo para ocultar quién era realmente.

Toda mi vida se ha comprometido a esta reunión contigo

Un poeta. Un explorador. Un romántico. Una princesa


amante de la cultura que mata dragones .
Puntos de bonificación : aparentemente tenía la capacidad de
hacerme sonar hella emo. Así que también estaba eso.
Darren Morgansen me dio la esencia de lo que le había sucedido.
Jesse había salido con Emery Wallace, heredero de Wallace, la
principal competencia de Walmart en la costa oeste, durante toda la
escuela secundaria. Emery era tu típico cabrón mimado con
demasiado dinero y cero conocimiento de lo que era la vida real. El
que tiene la ropa adecuada, el auto correcto y los amigos
equivocados. Le encantaba la idea de salir con la chica más bonita de
la escuela. Una virgen, no menos. La noche en que su premio mayor
de una novia supuestamente había perdido su virginidad con él, Emery
instaló una cámara detrás de la PlayStation en su habitación para
grabar todo.
Solo que él nunca la desvirgó.
No había habido sangre.
No había señales de que se tomara la virginidad.
Jesse Carter había sido tan virginal como un condón usado.
En todo caso, Darren había dicho (o mejor dicho, olisqueó) que,
según los rumores, la cámara en vivo mostraba que se había aburrido,
a punto de bostezar.
Emery eligió un método cuestionable para mostrarle cómo se había
sentido. Unas semanas después, la había arrebatado de un cruce donde
había estado parada, esperando que la luz se volviera verde, la condujo a
un callejón desierto con sus mejores amigos y la marcó para siempre.
Jesse sabía que los niños en su escuela tendrían un jodido día de campo
si se revelaba la verdad, por lo que las familias llegaron a un acuerdo: los
niños debían mantenerse alejados de Jesse y abandonar la ciudad para
asistir a una universidad fuera del estado, y ella estaba nunca hablar sobre
el incidente. Nunca. La idea de que alguien del lado de Jesse hubiera
aceptado ese trato me hizo querer estrangular la vida de ambos.
Esa fue su historia. Cinta de sexo Violación de pandillas. Padres estúpidos .
Al enfrentarme cara a cara con Nolan y Henry, sabiendo que no
podía aplastarles la cara contra una roca hasta que sus vías
respiratorias estuvieran obstruidas con sangre, maté un pedazo de mí
que realmente aprecié. La pieza donde mi moral estaba encerrada de
forma segura.

La peor parte de nuestra situación es que Jesse podría no haber


querido que la gente la tocara, pero en el fondo era una pequeña duende
carnal. La impresionante sirena con ojos azules como el polvo que había
visto nadando en la orilla hace tantos años todavía vivía en algún lugar
dentro de ella. No podía pasar por alto ese hecho, incluso con esa
sudadera con capucha y gorra de béisbol. Se dirigió hacia mí, marchando
como un soldado capturado , orgullosa pero derrotada, con los ojos fijos
en un punto invisible detrás de mi cabeza. Estaba encaramado en un
taburete, rodando uno gordo. Se detuvo antes de que pudiéramos olernos.
Antes de que la tinta en la nuca le recordara que yo también era un
pecado.
"No me gusta el café", dijo rotundamente. No hi . No se como estas
. Los códigos sociales sean condenados.
"Yo tampoco."
Luchó con una sonrisa tímida, bajando la mirada hacia sus Keds.
Ver sus dientes hundirse en su labio inferior hizo que mi polla se
golpeara contra mis pantalones cortos de surf. Ni siquiera me
molesté en odiarme por eso. Había más posibilidades de que hiciera
un movimiento con un murciélago vampiro muerto que tocarle el culo.
No obstante, maldición .
"Tendrás un batido si te comportas. Tengo algunas cosas que
hacer primero. Salgamos a la carretera. Empecé a salir, inclinando la
cabeza para despedirme de Gail y Beck detrás del mostrador.
Copo de nieve seguido. "¿A dónde
vamos?" "Tengo negocios que realizar".
"Suena sombrío".
No podría discutir con eso. “Algunos de nosotros no tenemos
padres ricos para comprar nuestro camino por la vida. Vamos, será
divertido ".
O no. No es que tuviera muchas llamadas sociales para elegir, y yo
tenía un trabajo que hacer. Jesse igualó mis pasos,
trotando ligeramente hacia mí. Era mucho más alto y mucho más
rápido, pero ella tenía buena resistencia. No consiguió un culo digno
de mil poemas y una guerra mundial en esas mejillas todo el día.
Deslicé una articulación entre mis labios, principalmente porque no
sabía qué decirle.
"Fumas una gran cantidad de marihuana". Se arrancó un mechón
de pelo y se lo llevó a la boca, masticando las puntas.
"Legal en California", dije alrededor de mi bastón hippy,
encendiéndolo. “No si lo haces en público. ¿Estás rogando que te
arresten? ” “ Rogando, no. Intentando, tal vez. Brian Díaz, el sheriff
local, estaba en mi
bolsillo. Me follé a su esposa todos los martes como un favor por hacer la vista
gorda a

Mis travesuras. Podía hacer cualquier cosa que quisiera, menos decapitar
al alcalde en medio de Liberty Park y salirse con la suya con poca o
ninguna repercusión. Además, Grier estaba algo caliente, así que no era
exactamente una tortura.
Caminamos por el paseo marítimo, dos aliados muy poco
probables. Yo era el tipo que todos conocían, y ella era un fantasma
desesperado por ser olvidado. Un grupo de chicas en bikini y Daisy
Dukes nos pasaron, golpeándome con puños con una sonrisa
seductora mientras la miraba. Al principio, ella no dijo nada. Pero
luego, cuando Samantha, el abogado, me guiñó un ojo y se rió cuando
nuestros hombros se rozaron mientras se apresuraba con su traje
crema a una reunión o lo que sea, Jesse arrugó la frente.
"¿Hay una mujer en esta ciudad con la que no te has
acostado?" Tú."
"¿Es por eso que estoy aquí?"
"Como dije, mi trabajo no permite una novia, y no me estás dando
exactamente la vibra de una noche ".
Estábamos pasando por un restaurante de comida rápida, una sala
de tatuajes y una heladería siciliana. El sol era deslumbrante, el cielo
azul líquido y las sonrisas a nuestro alrededor grandes y genuinas. La
vida era un enorme y gordo rayo de sol, pero Jesse temblaba en una
oscura sombra y se negaba a unirse a la diversión.
"¿Y por qué es eso?"
En mi periferia, pude verla jugueteando con las correas de su mochila,
solo para hacer algo con sus manos. Esto fue difícil para ella. Salir. Ser
visto. Reduje la velocidad, dándole tiempo para recuperarse.
"¿Por qué es qué?" Recibí un golpe final de mi articulación antes de
tirarlo a la arena. La conversación salió bien ahora. No lo necesitaba
"¿Por qué tu trabajo no te permite salir?"
"Debido a que me follo a las mujeres, no debería estar jodiendo
para salirse con la mierda que no debería estar haciendo".
No tenía sentido ocultarle la verdad. Ella iba a escucharlo de alguien
más tarde o temprano. Cuando nos detuvimos frente a una nueva tienda
que había abierto hace unos días por un intruso de fuera de la ciudad,
supe que había hecho lo correcto desde el principio. Su rostro se
transformó de molesto a ... ¿qué era exactamente? Fascinación.
Travesura. Incluso podría haber visto un poco de atracción. El jurado
todavía está fuera de eso.
Toda mi vida se ha comprometido a esta reunión contigo

Una repentina necesidad de romper estas paredes y ver quién era antes de
lo que le sucedió se estrelló contra mí. Esta cita no puede ser sobre nosotros,
¿verdad? Yo no era esa persona. Fui el bastardo que la usó para conseguir su
parque de surf.
"¿Eres una escolta?" Sus ojos ya grandes se abrieron aún más.
Cogí una correa de su mochila y la puse contra su hombro, con
cuidado de no tocarla, luego sonreí.
"Prefiero el término fontanero
sexual". Ella resopló. "Oh Dios."
"Si. A veces también me llaman así. El punto es que definitivamente no
obtienes gratis por lo que la gente paga un buen dinero y servicios. Entonces
no tienes que preocuparte. Mira, necesitas un amigo, y yo necesito un barista y
alguien con quien salir que no me vea como Dios. Tenemos sentido, ¿sabes?
En realidad, sonrió con una sonrisa real por primera vez, y mierda,
Jesse Carter necesitaba sonreír para ganarse la vida. Muy
posiblemente podría lograr la paz mundial, y yo ni siquiera estaba
exagerando por completo. Eran esos hoyuelos. Dentaron esa cara lisa
y pálida como un parche de tierra en la nieve.
"Espera aquí. Regresaré en diez minutos. Luego te compraré un
batido de cortesía por permitirme salvar tu trasero. Gire mi cabeza
hacia la tienda detrás de mí.
"Iré contigo", dijo, y no me sorprendió. Ella no era una vela
parpadeante. Ella era un incendio, pero alguien había apagado su
llama. Tres alguien Estaba a punto de encenderla de nuevo, incluso si
fue lo último que hice. Apreté mi palma contra una pared imaginaria
entre nosotros. "De ninguna manera Jose."
"¿Por qué no?"
“Porque entonces técnicamente serás un accesorio para un
crimen, y ningún batido en el mundo vale un historial criminal. Confía
en mí en eso."
En lugar de hacerme más preguntas, asintió, se dio la vuelta y
estacionó su trasero en el primer escalón que conducía a la tienda.
Observé la coronilla de su cabeza durante unos segundos antes de
soltarla y abrir la puerta de cristal.
Cerré la puerta detrás de mí, sintiéndome sonreír contra mi
voluntad. No, ella no era un copo de nieve.
Ella era una tormenta de nieve.

El secreto para ser un gilipollas era no ser un gilipollas.


Esto probablemente justificó algún tipo de explicación. Claro,
había gente como Vicious. Eran exteriormente groseros. Pero las
personas como él nacieron con el mundo a sus pies. No fue tan
simple para personas como yo. Tuve que introducirme en las gracias y
los corazones de las personas cuando necesitaba algo. Ganar a la
gente se convirtió en una especie de arte. Tuve que competir por el
afecto, ya fuera de mis colegas, mis enemigos, mis
aventuras de una noche . Demonios, incluso de mi madre.
Congelar marco.
Rebobinado: nací en San Petersburgo hace veinticinco años de Sonya,
hija de una familia semi-aristocrática que cayó en desgracia junto con la
Unión Soviética y perdió la mayor parte de su riqueza. Mi donante de
esperma era un soldado de Bratva. Si te preguntas qué quería una buena
chica como mamá con un chico malo, la respuesta es: nada. Mi madre
había sido violada. Así es como llegué a este mundo, y esa fue mi
desventaja al ganarla. Mi madre decidió huir del país y estudiar en los
Estados Unidos. Ya no se la consideraba rica por ningún tramo de la
imaginación, pero tenía suficiente para que las dos nos mantuviéramos a
flote y nos preparáramos para la escuela. Apenas. Ella se convirtió en una
terapeuta infantil. Siempre me pregunté si se trataba de mí, si quería
asegurarse de que no fuera como mi padre, así que estudió cómo calmar
a los niños jodidos . Tal vez lo pensé demasiado. Supuse que la verdad
estaba en algún lugar en el medio.
Habíamos venido a los Estados Unidos cuando tenía tres años, así que
realmente no recordaba mucho de Rusia. Mi madre apenas tenía dinero
para comprar un par de zapatos sensatos, pero tenía un plan elegante
para llamadas fuera del país , y hablaba con su familia todos los días,
giraba el cable del teléfono y hablaba en ruso. Su cara se iluminaría como
la Navidad cada vez que escuchara chismes sobre sus amigas Luba o
Sveta. Durante mucho tiempo, me pregunté qué demonios la había movido
en primer lugar, ya que todavía estaba tan obsesionada con San
Petersburgo. Pero estaba claro como el maldito día.
Yo. Yo fui la razón. Ella quería algo bueno para mí.

Puede que no recordara vívidamente a Rusia, pero sí recordaba a


América. Cada pieza de eso. Recordé las miradas, las miradas y las
narices arrugadas cada vez que mi madre abría la boca en una
habitación nueva por primera vez. Tartamudeaba, se sonrojaba y se
disculpaba por su fuerte acento, que se diluía con cada año que
pasaba viviendo aquí.
Nunca olvidé la forma en que las sonrisas de las personas caían cada
vez que ella luchaba por explicarse al servicio al cliente y en las
entrevistas de trabajo. Entonces, juré ser encantador, dulce y afable. Ser
amable, respetuoso y demasiado atractivo para resistir. Podría haber sido
temible para los hombres, pero las mujeres eran una historia diferente.
Verá, tuve un pequeño problema con mamá, y poner a las mujeres bajo mi
hechizo fue una compulsión que hice en piloto automático.
Ven. Ver. Conquista (luego ven de nuevo, pero de una manera
completamente diferente). Descongelar marco.
Silenciosamente cerré la puerta de la tienda detrás de mí y luego
me acerqué al mostrador, mi mano ya rozaba la mierda en el estante
de la pantalla. ¿Qué estaban vendiendo, de todos modos? Parecía un
lugar de recuerdos. Todos Santos bolas de nieve y bolígrafos. ¿Quién
necesitaba ese tipo de cosas? No era la maldita Nueva York. Solo un
pueblo de playa en el ano de California. Arrojé mi gorra sobre el
mostrador y sonreí.
"Buen lugar."
"Gracias". Una mujer, ¿de veinte años? Se levantó de una silla
detrás del mostrador. Un poco fornido, con cabello teñido de rojo y
ojos marrones. "¿Está buscando algo específico hoy, señor?"
"Si. Mi dinero de
protección. ”“ ¿Disculpe? ”
"Proteccion. Dinero —dije, alto y lento, como si todo el problema fuera
su audición y no lo que salió de mi boca. “Veinte por ciento de su renta,
para ser exactos. Lo cual, creo, es mil doscientos dólares. Solo aceptamos
efectivo en este momento. Solté una sonrisa lobuna. "Soy Bane, por
cierto".
Jadeó, golpeándose el pecho con una mano y girando un collar de
un lado a otro. “Yo ... no lo entiendo. ¿De quién necesito estar
protegido?
" Yo " . "
P-pero, ¿por
qué?"
"Porque estás en mi zona y, por lo tanto, juegas según mis reglas". Me
encantó dar ese discurso. Fue muy Scarface . “Esta es mi playa. Traje a los
surfistas profesionales aquí. Traje las competencias anuales, la capital y los
turistas. ¿Los patinadores fuera de tu tienda? Yo también los traje. Soy la
razón por la que tú

quería abrir una tienda aquí en primer lugar, así que considérame un
propietario silencioso. Tengo un socio comercial, Hale Rourke, y
alternamos entre meses, solo para mantener las cosas frescas y
asegurarme de que me extrañes ”.
Ella asintió bruscamente, asimilando todo. La expresión de su rostro
era ira coqueteando con horror. Pero era informal, sonriente y agradable.
Así, de manera agradable. Por ahora.
Ella tragó saliva. "¿Qué pasa si no pago?"
Estacioné mis codos en su mostrador. Ella no se echó hacia atrás,
porque estaba atraída. Parecía intimidante, pero del tipo del que
deberías tener cuidado en la cama, no en un callejón. “Los accidentes
sucederán. No tienes idea de lo torpe que puedo ser.
"¿Qué accidentes?"
“Si lo supiera, no serían accidentes. ¿Me estás
sintiendo? "" ¿Podrías ... me harías daño? "
Agarré la tela de mi camisa Billabong hecha jirones,
maltratada y maltratada . “Nunca pondré un dedo sobre una mujer si
el juego final no la hace venir. Lo único que me preocupa es asunto
suyo, señora. O, falta de ella, si llegas tarde al alquiler.
"¿Les pides a todos en el paseo marítimo un corte?"
"Bebé". Levanté la barbilla con el dedo índice, fijé mi mirada en la
de ella y tiré la maldita llave como medida. “No pienses ni por un
segundo que estás señalado porque eres nuevo aquí. Todos pagan las
mismas cuotas ".
Tal vez sea el marxista en mí, pero siempre me gustó la idea de la
verdadera igualdad. Nunca pensé que fuera plausible. Es como amar la
idea de venir durante tres horas seguidas; suena genial, pero también
suena jodidamente imposible. Aún así, no estaba mintiendo. Cargué la
protección de todos los hijos de puta en el paseo marítimo, a excepción de
Edie Rexroth. Edie me gustaba, pero mi no cobrar protección de ella no era
personal ni nada. Ella era genial, pero era un negocio como todos los
demás. Decidí ignorar a Breakline porque no quería meterme con su
esposo y sus tres amigos. Tenían demasiado poder sobre esta ciudad, y
yo era más inteligente que mi ego.
Red parpadeó hacia mí, finalmente volviendo a sus sentidos. Se
apartó del mostrador, su mano temblorosa alcanzó su teléfono
celular. Ladeé la cabeza y chasqueé la lengua, haciendo alarde de
suspirar por su teatro.
“No haría eso si fuera tú. He hecho buenos amigos en la estación de
policía local. Viene con el territorio de ser arrestado dos veces al mes
entre las edades de dieciocho y veintiuno ”. Antes de que yo fuera Bane:

Dueño de un negocio, era Bane: Unhinged Asshole. Red me consiguió


diluido. El post-probación tipo que acaba de llegar a lo que era suyo.
Esta playa estaba muerta antes de entrar. Hecho.
“¿Quién es usted?”
Por lo general, tenía la costumbre de no repetirme nunca, pero solo
por ser cortés, y solo porque había salido de la nada exigente, la
consentí.
“Mi nombre es Roman 'Bane' Protsenko, y dirijo esta ciudad. Pagas o te
cierran. Estas son tus únicas opciones. No hay secreto, tercera alternativa.
No hay salida. No te preocupes Yo te cubro la espalda. Enviaré a la gente
por tu camino, correrá la voz y mantendré tu tienda segura y próspera. El
primer pago es el segundo día de cada mes. Golpeé mis nudillos en su
mostrador, guiñando un ojo cuando su boca se abrió lentamente en lo que
debió haber sido el primer ceño cautivado. "Es genial hacer negocios
contigo."
Cuando salí, encontré a Jesse sentado en el escalón, justo donde la
había dejado. Levantó la vista de un libro e inmediatamente me di cuenta
de dos cosas:
1. Supuestamente estaba leyendo una copia impresa
roja de algo. Algo clásico, por su portada.
2. Tenía otro libro escondido dentro. Y mis ojos se posaron en
un párrafo que estaba bastante seguro de que no tenía por
qué ver.

Él deslizó sus grandes palmas por sus muslos y los extendió


ampliamente, presionando su lengua caliente contra su montículo.
"Espero que te guste, mi amor, porque estás a punto de ser golpeado
como el pavimento".
E J ESSE había muerto la noche del incidente, los
VEN pesar de los antiguos
restos de su todavía estaban en mi sistema. Principalmente, su necesidad
carnal de sentir. Esa fue una de las razones por las que no era suicida,
supongo. Nunca estuve insensible ni nada. Estaba enojado, triste y
desesperado, pero me sentía. Sobre todo, estaba necesitado.
Siempre había necesitado afecto, ¿no era ese el punto de pasar el
rato con la estúpida tripulación de Emery, aunque sabía que no se
habían preocupado por mí? Solo me aseguré de guardarlo para mí.
Mis necesidades eran mías. Se suponía que nadie debía saber
sobre ellos. Lo menos de todo él.
¿Estaba a punto de ser golpeada como el pavimento? Me gusta. Los. ¿
Pavimento ? Bane trotó ligeramente detrás de mí, la risa en su voz vibraba
dentro de mi pecho por alguna razón. Mis oídos estaban en llamas. ¿Qué
estaba pensando, leyendo obscenidades en público? Estaba pensando que
nadie se daría cuenta, ya que el libro que estaba leyendo estaba dentro de un
clásico perfectamente respetable. No contaba con que Bane reapareciera
cinco minutos después de que él entrara a la tienda. ¿No había dicho diez?
¿Qué tan bueno era él en la extorsión?
Bastante malditamente increíble. Estás aquí, ¿no?
“¡Cállate!” Cubrí mi rostro con mis palmas. “Dios, esto es muy
humillante. Solo déjame ir a casa, por favor.
Él corrió hacia adelante, giró para mirarme y caminó hacia atrás
con los brazos abiertos, su sonrisa tan arrogante que quise arrancarla
de su rostro brutalmente guapo.
"¿Qué pasa con el batido que te prometí?"
"Eso fue antes de que te burlases de mis preferencias
literarias". "Deja de hablar así".

"¿Como que?"
“Como un ochenta años de edad. ¿Qué te gusta en tu batido?
Mi reacción instintiva fue decirle que me gustaba la soledad en mi
batido, darme la vuelta y alejarme. Inmaduro, lo sé, pero estaba tan
oxidado cuando se trataba de socializar. Especialmente con niños.
Especialmente con los niños que se parecían a Bane: salvajes
entintados con ingenio rápido y belleza extranjera.
"Fresas". "¿Qué
más?" "Melón".
"¿Y?"
"¿Plátano?"
"Hmm. Plátano. Pero no era sugestivo ni desagradable, como lo
dirían Nolan o Henry.
“Tan sutil. Humor en su máxima expresión. Puse los ojos en
blanco y le tiré la billetera. Era lo único que tenía a mano. Cogió la
billetera, se la quitó del pecho y la abrió despreocupadamente
mientras continuaba marchando hacia atrás.
"No llevas mucho dinero en
efectivo". "¿Por qué debería
hacerlo?"
"Nunca sabes a quién debes sobornar para no contar tus preferencias
literarias ". Su sonrisa se ensanchó, haciendo que su rostro brillara de
alegría.
“Creo que olvidas que mi reputación no puede empeorar a menos que
empiece a asesinar cachorros. El intocable a quien todos ya han tocado —
murmuré con los hombros caídos. Era la pura verdad, y el frío ya se
deslizaba por mi columna cuando pensé en las miradas que tendría si
entrara a la cafetería con él. Nos detuvimos frente al Café Diem. Me arrojó
la billetera y la atrapé en el aire.
"Hmm. Lástima la fiesta. Gracias por la invitación, Jesse, pero
estoy ocupado esta noche. "" Eres un imbécil ". Suspiré.
"Dime algo que no sé".
"Sean Connery usó un toupee en todas sus películas de
James Bond", dije. Bane se echó a reír. "¿A la mierda?"
“Me dijiste que te dijera algo que no sabes. Apuesto a que no lo
sabías.
Sacudió la cabeza, sus hombros temblaban de risa ahora, todo su
cuerpo irradiaba felicidad como el sol. Me hizo un gesto con la mano.
"Venga. Te compraré ese batido.

"Eres dueño del lugar". Ese fue mi segundo giro de ojos en un minuto.
Estaba empezando a sonar como el viejo Jesse otra vez, murmurando que
no había mañana.
Bane abrió la puerta de cristal del Café Diem y entró sin siquiera
comprobar si la seguí. Su táctica idiota funcionó, porque después de una breve
pausa, lo hice. No sabía de qué se trataba Bane lo que hacía que hablar con él
fuera tan fácil. Sabía lo que quería hacer. Quería arrojarme de vuelta a los
brazos crueles del mundo. Un mundo que me molestaba, pero al mismo
tiempo, tan terriblemente extrañado. Y, por alguna razón, a pesar del miedo
paralizante, lo estaba dejando.
Todos estaban mirando.
No era una forma de hablar. Literalmente, cada persona miraba fijamente.
Es como si los residentes de Todos Santos hubieran esperado a
que saliera de mi escondite para poder ver si realmente era un
monstruo. Si hubiera ganado cincuenta libras o me hubiera vuelto
anoréxico. Si estaba en guardia suicida, o simplemente viejo loco. Si
me hubiera afeitado la cabeza, me hubiera arrancado la piel y hubiera
perdido mis facciones femeninas americanas .
Los rumores eran interminables, y querían que al menos algunos
de ellos fueran ciertos.
Bane redujo su ritmo, caminando en línea conmigo. Su expresión era
enojada pero aburrida, una combinación que desafiaba a cualquiera a decir
algo sobre nosotros. Acerca de mí . Tenía la sensación de que quería dar un
ejemplo a alguien, pero nadie mordió el anzuelo. Sentí mi cara tan caliente por
la vergüenza que pensé que me iba a encender, pero al mismo tiempo, no
quería estar allí. Necesitaba enfrentar el mundo en algún momento, y hoy fue
un día tan bueno como cualquier otro, especialmente cuando tenía la
protección de Bane Protsenko a mi lado.
Bane se paseó detrás del mostrador, y yo me apoyé en el
mostrador de madera color champán , observándolo. Se lavó las
manos en silencio, luego dejó caer un plátano, fresas y melón en una
licuadora mientras yo saltaba a un taburete, enterrando mi cara dentro
de mi sudadera. La gente lo miraba fijamente como si fuera el Mesías,
atacando a la ciudad con su burro con una tanga brillante. Levantó la
cabeza del vaso alto en el que había vertido mi batido y ladró: —La
siguiente persona que mira a Gawk es despedida. Clientes incluidos.
¿Qué tal las manzanas?
Casi me reí. Casi . Pero se sintió como traicionar al nuevo Jesse.
La nueva Jesse no hizo amigos, y estaba segura de que no iba a romper el
pan con Roman 'Bane' Protsenko, el chico malo más infame de Todos Santos,
solo porque estaba mostrando un leve interés en ella. Bane giró la cabeza
hacia una mesa de la esquina, acurrucada entre las paredes de cristal con
vistas al

Oceano.
"Adelante. Estaré allí en un segundo.
No había nada que quisiera menos que hacer el viaje allí solo, pero no
pude evitarlo. Seguí sus instrucciones, asumiendo que él también se
estaba haciendo un batido. Cuando llegó a nuestra mesa, deslizó el batido
hacia mí y dejó un vaso sobre la mesa para él, dejándose caer en la silla
frente a la mía. El hedor era inconfundible. Vodka.
"Para buenos amigos y malas decisiones", saludó con su bebida,
bajando la barbilla.
"¿Vodka a mitad del día?" Arqueé una ceja, mi cerebro saltó por el carril
de la memoria al recordar que era la bebida favorita de papá.
"¿Quién eres, la policía divertida?" Él imitó mi ceja curva. "Si es así,
probablemente te suspenderían por leer obscenidades".
"Ojalá pudiera Hombres de Negro y borrar tu memoria de ese
párrafo". Apuñalé mi batido con la pajita. Estaba lleno de bultos como
el infierno.
"Los hombres de negro no son un verbo".
¿Quién eres, la policía gramatical? Si es así, probablemente tengas
tiempo en la cárcel por decir que no. "
Bane se rió entre dientes, dándome su glorioso perfil. Apuesto a que
estaba acostumbrado a obtener lo que quería cuando hacía alarde de esa
mandíbula de piedra tallada y la figura alta impía. También apuesto a que la
vieja Jesse le habría dado su corazón y sus bragas, si hubiera estado soltera.
Demonios, el nuevo estaba medio tentado a hacerlo también.
"También soy ruso, ya sabes", dije de la nada, llevándome la pajita
rosa a los labios y saboreando el licuado. Bane levantó una ceja
interrogante, pero no dijo nada.
"Sí". Me aclaré la garganta, bajando la mirada hacia el vodka. “Mi
papá vino aquí con su familia después de la caída de la Unión
Soviética. Sin embargo, la mayoría de ellos están en Chicago. No
hablo ruso ni nada. Pam dijo que sería inútil ya que nunca iría allí ".
"Pam es una idiota", dijo Bane rotundamente. No podía discutir con
eso, así que solo me encogí de hombros.
"Sé algunas palabras, sin embargo." Sumergí la pajita dentro de mi
batido y la llevé a mis labios para probarla. Por lo general, nunca
comía nada más que mi alijo de Kit Kats, por lo que lo consideraba un
progreso. Una patética, pero aún así.
"Vamos a escucharlos".
“Suka blyat. Horosho Kak dela. Pizdetes Alheña."

“Esas fueron todas maldiciones y bromas. Tu familia rusa debe ser


realmente jodidamente pasivo-agresiva.
No sabía por qué me hacía reír tanto. Tal vez la constatación de
que éramos tan normales juntos. La normalidad . Dios. No me había
dado cuenta de cuánto había extrañado ese sentimiento.
"Entonces, cuéntame sobre Beavis y Butthead". Se dejó caer sobre
la mesa.
¡Maricón! Y el sentimiento normal se ha ido.
"¿Te refieres a Henry y Nolan?" Apuñalé un trozo de fresa con la
pajita y lo metí entre mis labios. La forma en que sus ojos se posaron
en ellos hizo que una descarga eléctrica atravesara mi cuerpo, de
pies a cabeza. Miré hacia otro lado, enfocándome en algo seguro: una
obra de arte en la pared blanca y cruda detrás de él, de Marilyn
Monroe, hecha de granos de café.
"Los pequeños cabrones con el Camaro". Se aclaró la garganta.
Tomé una respiración profunda. Solo había sido sincero y sincero con
la señora Belfort, y eso realmente no contaba, porque no recordaba la
mayoría de las cosas. Con Mayra, escogí mis palabras. Pero con Bane
... ¿quién sabía cómo se suponía que debía actuar con él? Todavía no
había descubierto si era un enemigo o un amigo.
"Bueno, supongo que sabes sobre el video sexual ... y la orgía".
Tragué saliva. La mandíbula de Bane se apretó bajo su espesa barba,
y tomó un gran trago de su bebida.
"Nunca estuve de acuerdo con lo que me hicieron".
"Fue una violación", dijo con naturalidad, pero sus ojos ya no
estaban tan duros.
Mi espalda se puso rígida. Nadie lo había llamado así en ... tal vez nunca.
Ataque. Abuso. Violación. Acoso sexual. La gente endulzó la
situación como si yo no estuviera allí, como si no fuera real. Violación.
Me habían violado. Saqué un mechón de pelo de mi cola de caballo y
lo masticé.
Bane sacudió la cabeza y aplastó la palma de la mano sobre la
mesa. "No conozco a muchas personas que tienen una orgía en un
callejón, luego se regalan un viaje espontáneo a la sala de
emergencias".
Agaché la barbilla. “El padre de Nolan trabaja en el hospital. Pudo barrer mi
entrada debajo de la alfombra ”, confesé, preguntándome por qué demonios le
estaba diciendo esto a Bane , ¿por qué demonios estaba hablando con él ? Y
me odiaba por cada palabra hablada y capa pelada. “Me cuidé para recuperar
la salud en casa. Cuando volví a la escuela, todo lo que quedaba de

El incidente fue la cojera. Y las cicatrices en mi estómago. Aún los tengo. Un


escalofrío rodó sobre mi piel. El nuevo Jesse me suplicó: no se lo digas. No te
abras a él . Pero el viejo Jesse señaló: lo llamó violación. Nadie más lo hizo.
Toma una oportunidad . Me preguntaba desde cuándo me estaba hablando a
mí.
“Cuando volví a la escuela, la gente tenía hambre del drama. Los
silenciosos susurros, las miradas lamentables. Todos ya pensaban
que era una puta debido a ese video sexual en el que Emery descubrió
que no era una ... "No iba a decir la palabra" virgen ". Porque lo había
estado. Nunca me había acostado con nadie antes que él. Pero nadie
me creyó. Agaché la cabeza. “De todos modos, así es como me
convertí en El intocable. Cada vez que la gente trataba de tocarme, me
escapaba, o peor. Es como si estuviera la vieja Jesse, la niña que solía
ser tan divertida, segura y amigable, y la nueva Jesse, la niña que se
sienta frente a ti en este momento. Esta chica todavía está esperando
ver cuándo la atacarás y le arrancarás la ropa, solo porque
físicamente puedes ".
El silencio cayó entre nosotros como una gruesa manta. No
ofreció ningún pésame.
"¿Por eso nunca sales de tu casa?"
"Salgo de mi casa", dije a la defensiva. El lugar estaba abarrotado y
un chorro de sudor se arrastraba desde la nuca hasta la columna
vertebral. El ruido. La risa. La gente abarrotada. Me molestó, pero
intenté bloquearlo.
Bane se inclinó aún más cerca de mí. Su aroma llegó a mis fosas
nasales. Me incliné hacia atrás.
"¿Si? ¿A dónde? ”,
Preguntó. "Mi terapeuta".
“Eso es una vez a la semana, dos como máximo. ¿Qué más?"
Doblé mis nudillos, golpeándolos contra la mesa, mirando a
cualquier parte menos a él. "El laberinto."
"¿El laberinto?"
Asentí triunfante. “Mi vecino tiene un laberinto de setos. Es a donde
voy cuando no quiero lidiar con las constantes molestias de Darren y Pam
acerca de que consiga un trabajo y encuentre amigos ”. Como si fueran tan
fáciles de encontrar.
"¿Cuántos años tienes,
Jesse?" "Tendré veinte en
septiembre". "¿Te gusta tu
vida?" "¿Qué clase de
pregunta es esa?"

“Una para la que me gustaría una respuesta. La vida se trata de


encontrarse con tus ojos en el espejo sin parpadear.
"¿Es por eso que extorsionas a personas inocentes y te sacas?"
Levanté una barbilla desafiante. Odiaba que me estuviera patrocinando.
Odiaba haberme abierto a él, solo porque era el único al que parecía
importarle remotamente. Odiaba que tuviera razón . No estaba viviendo
Realmente no.
Sin embargo, ninguna de mis razones para ser grosero importaba en el
momento en que vi su rostro. Sus ojos se estrecharon, sus fosas nasales
se dilataron y sus uñas cortas mordieron la madera blanca y moderna de
la mesa. Hay hielo en esas venas . El pensamiento goteó en mi conciencia.
Bane normalmente era relajado, pero ahora, lo vi por quién era. Se puso
esa máscara de aburrido y enojado en la cara otra vez, y deseé poder
arrancarla y ver cómo se sentía realmente sobre lo que había dicho, solo
para que pudiera lastimarlo por lastimarlo.
"Es verdad". Alcé la voz temblorosa, enderezando la columna. "Eso
es lo que eres. Un criminal y una puta.
Sacame. Déjame ir. No soy bueno, rogué por dentro. Me arruinarás, y no
queda mucho por arruinar. Por favor, déjame guardar lo que me quede.
"No lo crees", dijo, con su voz de barítono tensa y relajada. ¿Que
eres una puta? Hago."
"Bueno, entonces, vete de aquí". Hizo un gesto hacia la puerta, aún
con la máscara aburrida. " Ahora. "
Lo miré a la cara, debatiendo mi próximo movimiento. Fueron sus ojos
los que lograron asustarme más que sus palabras. Para penetrar mi alma.
Agarré mi mochila de debajo de mi silla y me puse de pie. Algo se agitó
dentro de mí. Algo inquietante. Me sentí ... acalorado. De repente intenso.
No estaba acostumbrado a este sentimiento. ¿Estaba ansioso? Seguro.
¿Asustado? Más veces de las que quería admitir. Pero la ira era diferente.
Fue apasionado.
Ni siquiera tenía sentido. Lo había insultado , así que me echó de
su lugar. Fue natural Comprensible, incluso. Entonces, ¿por qué quería
tirarle el batido a la cara y desafiar cada palabra que salía de su boca?
Cualquier cosa para crear más fricción y burla, y beber su atención,
cara y secretos.
¿Por qué quiero pelear con este chico? Tal vez porque supe,
después de hoy, sin lugar a dudas, que él no usaría su ventaja física
sobre mí para tratar de ganar.
"Gracias por el batido". Me di la vuelta y salí, mi alivio de dejar el lugar lleno
de gente lleno de irritación y una extraña sensación de pérdida. yo

Agarré la manija de la puerta de mi Range Rover y la abrió de golpe.


Su voz retumbó detrás de mí.
"¿Alguien alguna vez te dijo que eres un gran dolor en el
culo?" Me di la vuelta, señalándolo con un dedo
tembloroso.
“Dijiste que la vida se trata de encontrarse con tus ojos en el espejo.
Me preguntaba si estás en paz con acostarte con personas al azar en
busca de favores.
Me lanzó una sonrisa de “ mira a esta pequeña niña ingenua” .
"¿Necesito recordarte que soy joven, saludable y que esta ciudad es el
hogar de un alto porcentaje de gente muy imbécil?"
"Así que ahora dick es un verbo, pero ¿ Hombres de negro no?"
Su rostro se transformó de condescendiente a sorprendido, luego de
sorprendido a desconcertado. Sacudió la cabeza y dio otro paso hacia mí.
"Deberías saber mejor que nadie que las palabras tienen un impacto".
"¿Qué se supone que significa eso?" Me volví hacia él por completo,
gritando ahora. Mi
las palmas le picaban para abofetearlo en la cara. Las gaviotas
flotaban sobre nosotros, escuchando a escondidas.
"Significa que eres imposible". Finalmente suspiró, sacudiendo la
cabeza. "A lo mejor si soy. Así que no trates de hacerme posible. Me
volví hacia mi
vehículo, tirando de mi puerta abierta.
"Multa. Adelante. Esconderse del
mundo "." No me estoy
escondiendo ".
"Lo que sea que te ayude a dormir por la noche, Snowflake".
No duermo de noche. No hace mucho tiempo
ahora. "Deja de llamarme así".
"¿Por qué no? Es un ajuste perfecto, teniendo en cuenta que estás
teniendo un jodido colapso ".
Estaba esperando que él dijera algo más. Me volví hacia él otra
vez, sin saber exactamente por qué era tan difícil irse. Nos paramos
uno frente al otro en el concurrido paseo marítimo, jadeando
fuertemente, disparándonos dagas el uno al otro. Hicimos una
escena, una que atrajo los ojos y oídos de los bañistas. Apreté las
raíces de mi cabello, dándome cuenta de que en algún momento
durante esa hora, me había quitado la gorra y la capucha. La gente me
podía ver. Mi cara. Mi vulnerabilidad Todo de mí.
Me di la vuelta, me subí al auto y salí como si el diablo me
estuviera pisando los talones.
Cuando llegué a la primera luz roja, golpeé mi volante y dejé
escapar un grito.

Se sintió
bien. Me
sentí vivo
Dejé que el delicioso dolor y la ira se arremolinaran en mí como
una tormenta, sabiendo que iba a lamentar cada palabra que le había
dicho a Bane esa tarde.
Sabiendo lo que probablemente también sabía.
No me había mirado al espejo en meses, tal vez incluso años. Tanto
es así que, a veces, incluso olvidé el color de mis propios ojos.
L IFE ES MIRARSE en el espejo sin pestañear.
Cinco minutos.
Ese es el tiempo que me miré en el espejo solo para asegurarme
de que el copo de nieve estaba equivocado. Y ella fue. Apenas
parpadeé.
No me molestaron sus comentarios en el Café Diem. Simplemente
me molestó, y no en los lugares correctos , que Jesse Carter, de todas
las personas en Todos Santos, etiquetara a alguien como una
prostituta. A las personas se les permitía follar a quien quisieran,
siempre que fuera legal y consensuado. Probablemente había
engañado a su novia del instituto y fue desvirgada por otra. Olla y
hervidor de agua a alguien?
Lo que sea. A la mierda con eso, y a la mierda con ella. Además, a la mierda
esto.
"'K, Grier, gracias por un tiempo maravilloso y una mamada
encantadora". Arrojé el vestido de mi Chica del Martes sobre mi cama.
Vivía en una casa flotante en el puerto deportivo. Lo compré cuando
tenía dieciocho años porque quería tener algo, cualquier cosa, en
realidad, aparte de una mala reputación, y nunca vi el punto de
mudarme a otro lado a lo largo de los años. Probablemente podría
pagar más que un mini yate de mierda en este momento. Pero me
gustó mucho la casa flotante. Era agradable y acogedor, y alimentaba
a los peces debajo de él todas las mañanas, mi forma de decir gracias
por compartir el océano conmigo. Además, mi habitación era lo
suficientemente grande como para una cama de matrimonio, y eso es
todo lo que realmente necesitaba. Un lugar para comer, cagar y
dormir. La melena rubia de Grier se derramó sobre su espalda
mientras se sentaba en el colchón, estirándose perezosamente.
"¿Estabas distraída hoy?" Ella bostezó.
"¿Huh?" Pateé la puerta que daba a la cubierta abierta. Estaba desnudo,
salvo por mis escritos. Incluso fueron tirados hasta la mitad después de una
meada, mi mejilla con el culo entintado en plena exhibición. Calaveras con
rosas saliendo de sus cuencas, monstruos en
batalla, criaturas marinas arrastrándose por mi muslo. Parecía un
lienzo humano, porque el maldito copo de nieve tenía razón. Sobre los
ojos. Sobre el espejo. Sobre todo, de verdad.
Esconderme me hizo sentir como una mierda.
"Parecía que tu mente estaba en otra parte". Grier encendió un
cigarrillo y se unió a mí en la cubierta, apoyado contra las barandillas,
envuelto en nada más que mi sábana blanca. El rugido del océano
alzándose hizo que su piel se convirtiera en piel de gallina. Incliné mi
rostro hacia el de ella.
"¿Es esta tu forma diplomática de decir que apestaba?" Moví su
mandíbula suavemente, y ella tembló de placer.
“Nunca puedes chupar, Bane. Por eso te mantengo cerca. Ella le
guiñó un ojo. Le pegué en el culo. Dile a Brian que lo necesito para
detener a los inspectores de salud y seguridad. Están presionando
para que vengan a revisar Café Diem, pero las llaves están goteando
de nuevo ”. Otros cien mil dólares que gasté por el avance de Darren
en fontanería antes de cumplir con mi parte del trato.
Brian Díaz era el sheriff del condado. Mantuve contenta a su esposa, y
él, a cambio, me dio acceso a los archivos policiales y hizo la vista gorda a
algunas cosas que probablemente no me pusieron en la lista de
Ciudadano del Año de Todos Santos. Desde el exterior, parecía un poco
jodido, pero no lo era, confía en mí. Brian era gay y provenía de una familia
notoriamente católica y rica. Lo último que necesitaba era ser repudiado y
despojado de su gorda herencia e insignia. Nadie quería un sheriff
encerrado que secretamente le gustaba recoger mujeres en pelucas de
color radiactivo en Redondo Beach. Y no era como si fuera un mal marido,
pero Grier tenía necesidades. Me ocupé del problema de los Diazes, y
ellos, a cambio, se ocuparon del mío.
"Voy a. ¿Algo más? Ella acarició su nariz contra mi hombro. Ella
era cálida, suave e incorrecta. De repente, no quería otro rodeo. Quería
que se fuera.
"No".
Un golpe en la puerta me salvó de la perspectiva de la segunda
ronda. Rompí su cigarrillo por la mitad y lo tiré al agua. "Di no al
cáncer".
"Fumas como una chimenea". Ella se rió.
"Sí, pero deberías saberlo mejor". Con eso, incliné mi cabeza hacia
mi habitación, ordenándole en silencio que se hiciera invisible. Agarré
unos pantalones y abrí la puerta.
Sano.
Apoyé mi hombro contra el marco, cruzando mis brazos.
"¿Me extrañas?" La sonrisa en su rostro fue la razón principal por
la que inventaron los golpes tontos.
"Como un mal caso de cangrejos, bebé". Metí el porro que estaba a
punto de fumar en la terraza entre mis labios. Hale se abrió paso
hasta mi sala de estar como si fuera el dueño del lugar. Llevaba unos
pantalones cortos hawaianos y un top negro de neopreno. Cerré la
puerta detrás de nosotros, maldiciéndole internamente por hacer que
Grier se quedara más tiempo. Hale se dejó caer en mi sofá y cruzó los
tobillos en mi mesa de café, sentándose como en casa.
"Estás pisando agua caliente, Capitán Save-a-Ho" , advirtió,
cruzando los brazos detrás de la cabeza y mirando mi techo
despegado con una sonrisa.
"¿Es esta la parte en la que pretendo saber de lo que estás
hablando?" Me acerqué a mi refrigerador, sacando dos cervezas y
lanzándole una a sus manos. Me quité la tapa de la botella con el
borde del rincón del desayuno.
"No estoy hablando de ti". Hale tomó un sorbo de su bebida. “Estoy
hablando de Jesse Carter. Te han visto con ella fuera del Café Diem,
haciendo una escena. ¿La pelea de un amante?
No sabía cómo responder eso. Solo el hecho de que la había
llamado puta me hizo querer golpear mi puño en su cara con tanta
fuerza que sería irreconocible, incluso para sus propios padres.
"¿Es ella tu ángulo?" Hale se movió de lado en mi sofá para girar
todo su cuerpo hacia el mío, inclinando la cabeza hacia un lado.
¿Darren Morgansen es su inversor? Ojalá me contaras más sobre
SurfCity.
"Ella no es un ángulo", gruñí.
“Bueno, ella no es una cita, eso es seguro. Quiero decir, no haces
novias. ¿Qué es ella, entonces?
"Un juguete". La palabra se deslizó entre mis dientes con enojo. Multa.
Estaba enojado con Jesse. Quería lastimarla, pero no lo suficiente como para
decirle este tipo de mierda a la cara.
“¿No podrías encontrar un juguete mejor? ¿Uno con el que no
hayan jugado todos los chicos de Todos Santos? Él resopló.
Deseché mi cerveza en el fregadero y me acerqué a él. "Vete a la
mierda de mi casa".
Hale se puso de pie, sonriendo. “Fácil allí, tigre. ¿Estás planeando
quedarte con este?
"Jesús". Negué con la cabeza. "¿Por qué te importa?"
"Yo no. Pero este chisme caliente me ha pillado desprevenido, así
que pensé en comprobarlo por mí mismo ".
Amigo en serio necesitaba una novia. Y algo de vida para ir con ella.
"Sal", le dije.
"Nunca has hablado de ninguna chica como lo haces con la chica
Morgansen".
"Su apellido no es Morgansen".
"¡Mira!" Sus ojos se abrieron, su sonrisa regodeándose. "Exactamente mi
punto."
Borré el espacio entre nosotros, de pie cara a cara con él ahora. Mi
aliento se mezcló con el suyo, nuestras narices casi rozándose, y mis
ojos debieron haber estado ardiendo, porque por una vez en su
miserable vida, Hale parecía menos que ansioso por revolverme las
plumas. "Perdición…"
Una palabra más sobre Jesse Carter, Hale. Yo Te reto. No te quiero
cerca de ella. Considere esto como una advertencia, no como socio
comercial o amigo, sino como enemigo. ¿Lo aclaramos?
Nos sostuvimos la mirada el uno al otro por un momento antes de
que la mandíbula de Hale se apretara. Finalmente, arrastró su mirada
hacia la puerta de mi habitación. "Dile a la dama en tu habitación que
escuchar a escondidas es groseramente grosero". Él sonrió, saliendo
de mi casa flotante. La puerta de madera golpeó su marco.
Me di la vuelta para ver a Grier inclinada contra el marco de la
puerta de mi habitación, sus ojos brillaban con algo que era
demasiado jodido como para descifrarlo.
"Ahora preguntaré de nuevo, Bane, ¿estabas distraído
esta noche?" Gruñí un sonido que no era un sí o un no.
"¿Ella lo vale?"
Pensé en los seis millones de dólares y le di un
encogimiento de hombros. "Sí". "¿Te necesita?"
La tercera pregunta me dejó sin preparación. ¿Snowflake me
necesitaba? ¿Estaba jodido pensar que ella lo hizo? Porque
definitivamente necesitaba a alguien. No pensé que era la mejor
opción que ella tenía, pero estoy segura de que era lo único disponible
actualmente.
"Ella me necesita". No solo dije las palabras. Los sentí Se
estrellaron contra mi pecho. Porque yo también la necesitaba.
No solo por los seis millones de dólares.
Los cinco minutos frente al espejo parecían toda una vida.
Necesitaba algún tipo de expiación. Cierre. Algo que me separe de
él .
Y esa era una verdad que incluso un mentiroso como yo no podía negar.
Esperé a que Jesse le sacara la cabeza del culo y hiciera el primer
movimiento. Le di dos días para mostrar signos de vida. Una llamada
telefónica, un mensaje de texto, una maldita paloma mensajera. Por
desgracia, la chica estaba más callada que una animadora muerta en
una película de terror. Casi echaba de menos nuestra ida y vuelta, pero
seguí con mi vida como si nunca hubiera sucedido. Ella era divertida y
no se veía afectada, y realmente me gustaba eso de ella. Y ella usaba
títulos de películas como verbos. Esa mierda era más sexy que una
tanga comestible.
Hablé con Darren por teléfono más tarde esa semana, y se quejó de que
me estaba aflojando y no estaba haciendo mi parte del trato. Quería discutir
con él, pero en este punto, ya había gastado cuatrocientos mil de su anticipo
en Café Diem y el renovado hotel boutique. Era pequeño, pero también era
jodidamente caro. Estaba hasta la cintura en las arenas movedizas, y lo sabía.
Así es como terminé yendo a casa de la señora Belfort. Cuando llamé a
Darren, dijo que Jesse probablemente estaría allí. Supongo que hoy salía con
un chico de ochenta años . Aparqué fuera de su mansión, colgué mi casco en
el mango y sacudí la arena del desierto de mis botas de combate antes de
tocar el timbre. Nadie respondió. Lo golpeé unas cuantas veces más. Nada
La casa estaba enmarcada por rosales y nada más. Ninguna de las
casas en El Dorado tenía puertas adicionales. El vecindario estaba
amurallado y cerrado herméticamente por una puerta electrónica y un
lago artificial. Entré libremente en el patio trasero de la señora Belfort.
Había un laberinto de setos en el centro del jardín y un conjunto de
mecedoras con vista al porche, con una anciana ocupando uno de
ellos, bebiendo limonada. El otro asiento estaba vacío y meciéndose
de un lado a otro, diciéndome que la persona que buscaba
probablemente estaba cerca.
"Ha pasado un tiempo", murmuró para sí misma, con los ojos
pegados al laberinto como si fuera la cosa más interesante del
mundo. Decidí que el mejor curso de acción era darme a conocer.
Hice todo lo incómodo con mi mano, a pesar de que era un
subhumano gigante envuelto en tinta y tallado por la brutalidad. "Oh,
Fred, cómo te he extrañado". Ella me sonrió con lágrimas en los ojos.

Y la trama se complica. La señora Belfort no estaba lúcida. Eso, o


tenía un gran parecido con un tipo llamado Fred.
“Soy amigo de Jesse. ¿Sabes dónde está? "" Jesse no
tiene amigos. Solo somos Shadow y yo. —Ahora lo
hace. ¿Dónde puedo encontrarla?
La señora Belfort inclinó la barbilla hacia el laberinto.
“Ella puede estar allí por horas. A veces incluso días. ”Hizo una
pausa, sorbiendo su limonada con manos temblorosas. "El laberinto
es enorme".
La señora Belfort tampoco bromeaba. Era el tamaño del objetivo
promedio. Sabía exactamente por qué a Carter le gustaba perderse
allí. Fue porque no quería ser encontrada.
¿Recuerdas el laberinto, Fred? Tú y yo solíamos ir allí todo el
tiempo. Era nuestro lugar secreto lejos de los niños ".
“Claro, cariño. Claro. Le palmeé la rodilla distraídamente,
caminando lentamente hacia el laberinto. Me paré en el borde.
"Jesse?" Di un paso adentro, mirando a izquierda y derecha. Todo
lo que vi fueron exuberantes arbustos verdes. Todos eran unos
centímetros más altos que yo, lo que significaba que no podía
engañarme para llegar a la salida.
No hubo respuesta, pero las pisadas golpearon el suelo. Traté de
recordar qué zapatos usaba Jesse, y me sorprendí al recordar sus
sucios Keds blancos. Entonces una imagen de sus esbeltos tobillos
blancos apareció en mi cabeza. Eran casi tan justos como sus
zapatos. La imagen mental disparó un misil de sangre directamente a
mi polla, haciendo que se hinche y se contraiga.
Ahora sería un buen momento para concentrarse, cuerno de perro.
"¿Qué tan bien conoces este lugar?" Hice una conversación, aunque no
tenía idea de si ella estaba cerca de mí. No importaba, ya que no podía
retroceder ahora. Estaba demasiado metido, y ¿no era esa una analogía
perfecta para la mierda que era nuestra relación? Estaba jugando con ella
Usándola. Jugando con los restos deshilachados de su confianza. Si Jesse
pudiera oírme, no podría decirlo. Ella permaneció en silencio. Obviamente
todavía no estaba segura de mi ángulo, y me encantó que necesitaba ganar su
confianza, incluso si no lo merecía.
"Entonces, te gusta perderte". Escuché el silencio, bebiéndolo. Me
detuve por un minuto, pensando que ya había estado en ese mismo
lugar. ¿Estaba caminando en círculos?
Miré a mi alrededor. “Te gusta la emoción. Lo entiendo. Tengo lo
mismo con la tinta. Son las endorfinas. Todos persiguen su altura ".
"Algunos más que otros", la escuché murmurar en algún lugar en la distancia,

a mi derecha Mi polla se hinchó en un instante. Necesitaba


mantenerme bajo control cuando se trataba de ella. No debería haber
sido difícil. Seis millones de dólares y mi amada SurfCity estaban en
juego. Puntos extra: ella había renunciado a los hombres, y la última
vez que lo revisé, tenía una polla entre mis piernas.
"¿Ves?" Sonreí. "Sabía que no dejarías pasar la oportunidad de
hablar mierda sobre mí".
“¿En serio, Bane? ¿La señora Belfort también? Jesse suspiró, su
voz cada vez más distante. Ella estaba corriendo. Estaba
persiguiendo. Había pasado un puto tiempo desde que lo había
perseguido. El sexo estaba fácilmente disponible, como comprar
carne en una carnicería. Me gustaba más cazar.
Me gustó mucho.
Aceleré el paso, dándome cuenta de su implicación, y solté
una risita. "No estoy engañando a su amiga mayor, pequeña
señorita Sass".
Gire a la izquierda, mis dedos rozando el arbusto cuidadosamente
cortado. Sus pisadas descendieron a mi derecha.
“¿Por qué están aquí?”
"Gracias a ti". La verdad se sintió como una bola de algodón en mi boca.
Se volvió bruscamente de nuevo, sus pasos cada vez menos
prominentes. Joder, Jesse, joder.
“¿Cuándo te cansarás de perseguirme?” Su respiración era rápida,
dura, desesperada. Los sentí en mis propios pulmones.
"Nunca me parece un buen momento".
"Mierda. Incluso mi madre se dio por vencida conmigo. Entonces,
¿el chico malo de la ciudad? Si. No conteniendo la respiración aquí.
“Aguanta la maldita respiración, Jesse. No soy un estereotipo, ni
un título, ni el matón de la ciudad. Y voy a buscarte.
"Tráeme,
entonces." "Dame
una pista".
“El laberinto tiene la forma de un copo de nieve. Estoy en el centro ".
¿Era? Esa fue una extraña coincidencia. Entonces recordé su tatuaje.

Toda mi vida se ha comprometido a esta reunión contigo

Quizás no lo fue. Tal vez ella realmente era mi expiación.


Miré alrededor. Definitivamente estaba en algún tipo de ventaja. Lo
sabía, porque si saltaba en su lugar, podía ver los rosales en el otro
extremo. Cargué en la dirección opuesta.

"¿Realmente me estás buscando?" Su voz era tranquila.


"Nah. Estoy dando un largo paseo por el laberinto de un extraño en
medio del puto verano porque sudar mi propio peso corporal es mi
pasatiempo favorito ”, bromeé.
“Nadie más lo hizo, y he estado viniendo aquí durante dos años y
medio. A veces durante días enteros.
Respiré lentamente, ignorando el hecho de que mi sangre había migrado
de mi polla a mi cabeza, y ahora estaba enojada. ¿Dónde demonios estaban
sus padres?
"Me estoy acercando", le
dije. "¿Cómo lo sabes?"
"Puedo olerlo".
"¿Cómo huelo?"
Como el postre.
"Manzanas verdes y la primera lluvia después de un período seco".
Ella se rió, luego olisqueó. ¿Estaba llorando? No pregunté, porque
no quería hacer algo estúpido si ella lo era. Ya sonaba como una mala
postal de San Valentín. Luego dijo: "Madera de cedro y canela".
"¿Huh?"
"Eso es a lo que hueles". Escuché la sonrisa en su voz y la imaginé
masticando la punta de su negro cabello negro.
"No pensé que estuvieras lo suficientemente cerca como
para notarlo". "Es un olor fuerte". Ella olisqueó de nuevo.
Definitivamente llorando.
"Apuesto a que huele delicioso", dije, odiando el ritmo que siguió a
mi declaración.
"Lo hace."
El calor llenó mi pecho. Esto no estuvo bien. Mi polla era una cosa.
Cualquier cosa al norte era algo completamente distinto. Íbamos a
establecer algunas reglas una vez que llegara a ella. Si alguna vez lo
hice. Se me ocurrió, entonces, que Jesse sonaba triste, pero no
estresado. Ella conocía el laberinto, probablemente mejor que nadie.
Paso. Otro paso.
Mis ojos encontraron su espalda como una luz en la oscuridad. Su
cabello sedoso. Su dulce, redondo, pequeño y alegre culo. Quería hundir
mis dientes en una de las mejillas y meter un dedo en ese agujero
apretado. Hazla gemir mi nombre. Luego chupa su coño hasta que tuve
aliento para la próxima semana.
"Boo", dije secamente.
Jesse se dio la vuelta, el rojo de sus párpados contra el azul de sus pupilas.

enviándome de regreso al planeta Tierra.


"No puedo creer que me hayas
buscado".
"Puedo". Madre de todos los coños, ¿qué estaba diciendo? Di un
paso adelante sin querer. Ella no dio un paso atrás. Otra calamidad
esperando surgir. "Me llamaste puta porque querías que te dejara
como todos esos hijos de puta, ¿verdad?"
Ella bajó la mirada hacia sus Keds. "No confío en los hombres, Bane, pero
supongo que todavía no me has dado una razón para no confiar en ti". Una
verdad. "Cualesquiera que sean tus motivos sobre mí, ¿son cien por ciento
puros?"
"Sí". Una mentira.
Me gustaba. Yo hice. Eso era bueno, necesitaba que me gustara, tenía
seis meses para pasar con ella, pero no quería que me gustara como ella.
Me gustaba Jesse de la misma manera que me gustaba mi ex novia, Edie.
Estaba muy lejos de la palabra L, pero se sentó cómodamente entre
preocuparse por alguien y querer follarlo con tanta fuerza que no pudieron
caminar derecho durante tres días después.
"Entonces. Has conocido a la señora B. ”Jesse se secó los ojos
rápidamente, rompiendo cualquier hechizo en el que nos habíamos
entrelazado. Me revolví el pelo para hacer algo con las manos. "Si. No
me sorprendería si ella está llamando a la policía en este momento,
informando que el gigantesco vikingo estampado con tatuajes que
caminó penosamente en su laberinto de setos ”.
Jesse se echó a reír, llevándose un mechón de cabello oscuro a
los labios y mordiéndolo. "¿Cómo me encontraste?"
Tu padrastro me dice dónde tienes veinticuatro jodidos siete.
“Me contaste sobre este lugar justo antes de que decidieras cagar
en nuestra nueva amistad. Supuse que estarías aquí, y estaba en El
Dorado con una de mis conexiones habituales.
Y las mentiras siguen acumulándose como comida de mierda en un
buffet de todo lo que puedas comer .
Ella entrecerró los ojos. “No me estás acosando, ¿verdad? Porque
he tenido una buena cantidad de locos por esta vida ".
Le di una mirada compasiva. “Apenas sales de tu casa y te vistes
como una monja adolescente. Sin ofender, pero eres un acosador muy
poco atractivo.
"Stalkee no es una palabra".
"Pero tienes que admitir que sería bueno".
Ella podría sonreír ahora mismo si no estuviera tan rota. Pero ella era.
Entonces ella asintió con la cabeza. “Vine aquí para reunir coraje. Shadow
no ha estado comiendo o bebiendo, desde hace dos días. Necesito llevarlo
al veterinario.

Recordaba vagamente la bola de tierra peluda del patio de recreo.


Ella lo había agarrado contra su pecho como si fuera su bebé recién
nacido, a pesar de que era un poco grande.
"Bueno. Vamos. Ladeé la cabeza hacia uno de los muchos
caminos del laberinto. Levantó la vista y había esperanza en sus ojos.
"¿Vendrás conmigo?"
Su gratitud me deprimió. ¿Qué papel jugaron sus padres en su vida,
aparte de tratar de conseguir que ella tuviera un trabajo para que pudiera
abandonar su hogar?
Me encogí de hombros. "No voy a encontrar mi pieza de la tarde hasta las
nueve".
No sabía por qué lo dije. Bueno, en realidad lo hice. Lo dije porque me tenía
que recordarlo. Porque Jesse Carter era un proyecto, no una maldita cita. Pero
eso aún no explicaba por qué escaneé su rostro en busca de pistas
emocionales. Y definitivamente no explicó por qué odiaba no encontrar
ninguno.
“Está bien, así que mejor nos damos prisa. Conozco una forma de
salir de aquí que no es a través de la entrada. Ella arqueó los labios en
una sonrisa torcida. Mi lógica voló por la ventana alrededor del mismo
segundo. Esa era una nueva expresión en su rostro. Un resto de su
antiguo yo, era mi suposición.
"Sígueme". Hizo un gesto con la mano.
Mis ojos se clavaron en su trasero y ya no la
perseguía. No, la estaba cazando.
Esperando por ella.
Sabiendo que el ataque nunca vendría.
Sabiendo que ninguna cantidad de pilas altas compensaría el daño
que estaba a punto de crear.
“L ET ME GO GRAB S Hadow'S correa.”
Recuerda esas palabras, porque fueron las que condujeron a un
espectáculo de proporciones épicas, patrocinado por Pam
Morgansen, dirigido por los tuyos, jodidamente, de verdad.
Así es como sucedió: me paré en el vestíbulo junto al perro más viejo del
mundo. No es una exageración. Shadow me lanzó una mirada cansada de "
No confío en tu trasero" , y le respondí con una sonrisa de "
No confiaría en mi trasero" . Era la primera vez que visitaba su casa a la luz del
día, y era lujosa, silenciosa y vacía. Fue como poner un vestido de diseñador
en un cadáver. Bellamente deprimente. Escaneé las enormes pinturas en las
paredes e intenté no pensar en el hecho de que Jesse pensaba que olía bien.
Por lo general, no me importa una mierda. Eso no quiere decir que oliera así.
Pero no estaba acostumbrado a hacer un esfuerzo.
De todos modos, estaba tratando de no pensar en ese momento en el
laberinto. En cambio, me concentré en cómo el aliento de Shadow olía
misteriosamente similar a un cadáver. No es una buena señal. Escuché un
susurro desde la dirección de la cocina. Mis oídos se animaron. Si Darren
me viera aquí, vería el progreso que hice con Jesse. Solo que no era
Darren. Era, o debería decir que era, una muñeca Barbie humana.
La dama de la mansión.
Su cabello estaba demasiado decolorado, su piel demasiado
bronceada, demasiado coriácea, demasiado . Sus ojos azules estaban
vacíos. Una marioneta pintada en exceso con las cuerdas cortadas.
Bonita, pero hueca en todos los lugares importantes. Llevaba zapatos
de cuña y un caftán verde brillante. Su bronceado falso era
exactamente el tono de un muslo de pollo KFC.
"Un extraño en la casa". Barbie deslizó sus gafas de sol hacia
abajo, jadeando teatralmente, pero era coqueta. "Soy Pam. ¿Y usted
es?"
No interesado.

"Romano". Me recliné hacia atrás, la bota contra la pared de color cisne


, mi sonrisa encantadora en plena exhibición. Ella no tenía ningún interés
para mí, pero no la necesitaba causando problemas con su hija. Lo mejor
es ser civilizado, por ahora.
Pam se acercó y me ofreció el dorso de la mano para besarla. Tomé su
palma, la bajé, luego la sacudí. Su haz blanco cegador se derrumbó una
pulgada.
"Esto no es muy caballeroso", comentó.
"Tampoco es el siglo XVII", le informé, rompiendo mi chicle en la
cara.
"Está bien. De todos modos, no me gustan demasiado los
caballeros. Sus pálidos ojos escanearon mi cuerpo con hambre que
conocía demasiado bien, porque satisfacía esos antojos. "No sabía
que Jesse se juntaba con los tipos tatuados, altos y guapos".
Estaba empezando a sentir cada vez más pena por Darren. A su
hijastra no le importó mucho, y su esposa trató activamente de joder a
hombres que no eran él. Todo el dinero del mundo y ni una pizca de
respeto. Me abstuve de responder a Pam, bajándome para acariciar a
Shadow.
"¿Cómo conociste a Jesse?" Su muslo desnudo fue
repentinamente empujado frente a mis ojos.
“Ella tenía una rueda pinchada. Tenía manos El resto es historia."
“Jesse clásico. A veces es un desastre total. Pam se rió, pero no
había humor en su voz.
Amasé el pelaje de Shadow. ¿Cuánto tiempo le tomó a Jesse
agarrar una maldita correa? Quería salir de allí. Preferiblemente antes
de que mi inversionista potencial encontrara a su esposa tratando de
moler su ingle por toda mi cara, lo que comenzaba a parecer un
escenario plausible.
"Entonces ... ¿están ustedes ...?" Pam dejó la pregunta suspendida
en el aire. Era hora de romper su pequeño corazón negro. Enderecé mi
columna, la miré a los ojos y le di la noticia.
"¿Fechado? No."
"Oh". Se lamió los labios, mirándome a través de sus pestañas
extendidas. "Es bueno saberlo."
"No por mi falta de intentos", dije después de una pausa calculada,
asegurándome de que la oración dejara el impacto deseado que estaba
buscando. La miré fijamente, como lo hacía cuando quería desmantelar
personas con egos más grandes que sus mansiones. En mi experiencia,
cuanto más inseguro estabas por aferrarte a lo que tenías, más grande era tu
ego. “No le gusta mucho comprar una vaca que todos los granjeros de la
ciudad ya han ordeñado, y no puedo culparla. yo solo

atraer cierto tipo de mujer. No los exigentes. Ladeé la cabeza hacia un


lado, examinándola detenidamente.
Si Pam tuviera bolas, se habrían marchitado en mi puño. Pero no lo
hizo, así que simplemente alzó la barbilla en falso desafío, se golpeó
las pestañas cuando se dio cuenta de que había elegido a la persona
equivocada para hablar sobre su hija y dio un paso atrás. Jesse
seleccionó exactamente el mismo momento para arrastrar su trasero
hacia abajo, saltando dos pasos a la vez con una correa negra en la
mano. Reprimí con éxito la imagen mental de abrazarla y llevarla a dar
un agradable y largo paseo dentro de su lujoso baño antes de follarla
frente a lo que apuesto a que era un espejo de Jack y Jill. Y por "con
éxito", me refería a no realmente.
Mismo. Maldito. Diferencia.
"¿Listo?" Los ojos de Jesse pasaron de su madre a mí, su rostro se
onduló de preocupación. Le ofrecí una sonrisa fácil que con suerte
transmitía que no tenía nada de qué preocuparse. Era la primera vez que
realmente sentía pena por Snowflake. Porque incluso después de todo lo
que había pasado, ella era dura como las uñas (y casi tan amigable). Pero
ser traicionado por tus propios padres ... es un nivel completamente nuevo
de jodido. Lo sabía porque quería enfermarme la boca cada vez que
pensaba en de quién venía.
Los ojos de Pam finalmente miraron a Jesse. "Entonces. Bane
Protsenko, ¿eh? Por lo menos ahora sabemos que eres mi hijo. Ella
resopló, sacudiendo la cabeza.
Por supuesto, Pam sabía quién era yo. Era un gigolo oficial, el juguete
favorito de las amas de casa de Lululemon. Me di la vuelta para mirar a la
madre de Jesse, esta vez sin el escudo de la indiferencia y la falsa
cortesía, pero con mi verdadera expresión. El que guardé para las
personas que sobrepasaron sus límites.
"¿Hay algún problema, Pamela?" No la llamé Sra. Morgansen porque
no quería mostrarle respeto, y 'Pam' se sintió demasiado amigable.
Pamela fue un buen fuck-you manera de dirigirse a ella sin usar la palabra
b.
"Dime". Dio un paso hacia nosotros. "Solo quiero asegurarme de que
tus intenciones para mi hija sean agradables y puras". "Me gustaría
discutir tu relación con Jesse en privado".
Lo que ella quería era que yo la diera hasta que la enterraran en el
orgasmo. Sonreí fuertemente. Iba a jugar su pequeño juego.
Necesitaba dejarle perfectamente claro que nunca la tocaría. También
tranquilizaría a Jesse.
"Mañana por la tarde", dije
secamente. "Perfecto. Te veré en
tu café.

Perra sabía todo lo que valía la pena saber sobre mí,


aparentemente. Era perfectamente posible que hubiera tratado de
contratarme en algún momento en los últimos dos años, y nunca me
había dado cuenta, porque no recibí llamadas desconocidas desde
que cerré mi lista de clientes.
"Perfecto", repetí, mi tono implicaba que era todo lo contrario.
Jesse y yo salimos por la puerta un minuto después. Ayudó a
Shadow a subir al asiento trasero del Rover, luego rodeó su vehículo y
entró. Empecé a caminar hacia mi Harley al otro lado de la calle.
"¿A dónde?", Pregunté sobre mi hombro. Ella bajó la ventanilla, con
el ceño preocupado y los ojos inquisitorios.
“¿Qué fue todo eso con Pam?” ¿ Con Pam? ¿Qué clase de familia
era esa? Mi mamá me golpearía con un tarro de repollo en vinagre si
me refería a ella como Sonya y no Mamul.
"Supongo que está preocupada por ti". Me encogí de hombros y
me giré para mirarla. No iba a añadir que me había pegado. Estaba en
el negocio de salvar a Jesse, no lastimarla. Y ella era una chica
inteligente. No necesitaba que se lo deletreara.
"Ella está preocupada por tener sexo". Una llama se encendió en los
ojos de Jesse. “Si la aceptas como cliente, ya no saldré contigo. No es un
ultimátum. Sé que tienes un negocio que dirigir. Solo te lo digo. Su voz era
firme y resuelta. Fue la única vez que pude recordar que la idea de golpear
a una mujer, Pam, en este caso, me pareció algo atractiva.
"Ahí estás". Sonreí. Ella arqueó una ceja, esperando una
explicación. El viejo Jesse. Estaba esperando que ella hiciera un
cameo ".
Snowflake sacudió la cabeza, fingiendo estar exasperada, pero
sabía que en secreto le gustaba que la viera como algo más que su
reputación.
"Entonces. ¿A dónde? Repetí mi pregunta. No iba a abordar su
pregunta en serio. Éramos amigos Pasamos el rato. Se suponía que
debía confiar en mí para no golpear a su madre.
Snowflake me dio la dirección, pero todavía parecía vacilante,
golpeando con los dedos el borde de la ventana abierta.
Tiré mis llaves en mi mano. "Te veo ahí."
"Entonces. ¿Acerca de mi madre ...? Ella se apagó. La miré como si
hubiera tratado de frotar un erizo en mi polla.
“Por supuesto que no voy a joder a tu madre, Jesse. ¿Qué clase de
gilipollas haría eso?
"Nolan lo haría", murmuró, luego enmendó. " Lo hice ".

Me detuve en seco. Nolan había estado en la escuela secundaria cuando


él y Jesse todavía estaban hablando. ¿Era mayor o menor cuando había
probado a la señora Morgansen? Me di vuelta hacia la chica con el tatuaje de
Pushkin.
"¿Es esa una forma de hablar que todos los niños geniales están usando hoy
en día?"
“No, es la cifra cero en lealtad cuando se trata de Pam Carter. A mi
mamá le gustan jóvenes. Así que disculpe mi sospecha.
"Me estás cagando".
Ella me dirigió una mirada aguda y luego suspiró. “Realmente
odio a los hombres”. “¿Como especie o como concepto? ¿Y
eso me incluye a mí?
“Como todo. Y a menos que tengas una vagina secreta, sí, estás
incluida.
Estoy bastante seguro de que sabría si tuviera uno. Sería un gran
lugar para esconder la marihuana ”. Me limpié la punta de la barba
con los dedos, algo que hacía cada vez más cuando Jesse estaba
cerca. Normalmente no me importaba lo que la gente pensara de mí.
Con ella no me importó.
"Demasiado. Eso significaría que el ochenta por ciento de las
mujeres de Todos Santos eran lesbianas, y eso explicaría por qué
todos los tipos aquí son unos idiotas tan enojados ".
No pude evitar reír. Fue la cosa más ligera que me había dicho. De hecho,
casi me caigo por la risa. Jesse Carter había sido quemado, pero eso solo la
puso más caliente que el infierno. No estaba emocionada por lo que le había
pasado. Ella estaba enojada. Y con razón, maldita sea. Un extraño y estúpido
arrepentimiento se estrelló contra mí, por nunca conocer a la chica que había
sido antes del ataque.
Ella era buena, divertida y rota. Pero fue solo la última parte lo que
la definió. En sus ojos, de todos modos.
¿Sabes qué, copo de nieve? Creo que te graduaste oficialmente de
enredadera a un bicho raro. Estás listo para llevarme. Lo menos que
puedes hacer para arrastrarme el culo por un jodido laberinto.
"¿Te gané con mi charla lésbica?" Ella se golpeó las pestañas y se
llevó una mano a la mejilla.
"Si. Quiero escuchar todo sobre lesbianas durante todo el viaje al
veterinario, por favor. Y que sea gráfico ".
"No está sucediendo, y no, gracias".
"Míranos, bromeando como viejos amigos". Abrí los brazos de par
en par. Shadow ladró desde atrás, un recordatorio apacible de que se
sentía como una mierda. "¿Ver? Incluso tu perro está de acuerdo.
Ella redenó, y esa fue mi señal. Rodeé su Rover, metiéndome en ella

coche, en su reino, y debajo de su piel. Miró hacia adelante mientras


retrocedía y se deslizaba hacia atrás desde el área de estacionamiento de
la rotonda. Shadow gimió, y Jesse se retorció ligeramente, extendiéndose
hacia atrás y dándole palmaditas. Su aroma golpeó mis fosas nasales y
envió mi cabeza hacia atrás contra el asiento. ¿Alguna vez te han dado un
puñetazo en la cara? Yo tenía. Muchas veces. Los primeros segundos,
estás desorientado. No estoy seguro de qué hora del día es. Dónde estás.
A eso olía Jesse. Como un puñetazo en la puta cara. Y, sinceramente, las
mujeres deberían encontrar una manera de embotellarlo como perfume.
Cosas muy poderosas.
"¿Por qué estás tan feliz?", Preguntó, sospechando de mi
sonrisa. Sacudí mi cabeza. "Manzanas verdes y lluvia fresca".

La experiencia me había enseñado que había algunos tipos de silencio.


Avergonzado silencio. Silencio intenso. Silencio sexy Misterioso silencio
Lo siento, jodí a tu esposa, ella dijo que estabas bien con el silencio.
Jesse y yo nos habíamos acomodado en un nuevo tipo: silencio
agradable. Se sentía como su variación de una pequeña charla, y se
sentaba entre nosotros como tu tío favorito que siempre hacía
grandes bromas de pedo.
Lo tengo. Lentamente se estaba acostumbrando a salir con alguien
nuevo. No solo alguien nuevo, sino un hombre real, que olía, parecía y
actuaba como un hombre. No pudo haber sido fácil. La historia de su vida
fue como un invierno amargo, uno que cubre todo en una gruesa capa de
hielo que necesitas atravesar. Estaba en el aire, crujiendo entre nosotros.
Estaba abriéndome camino hacia la llama que bailaba dentro del viejo
Jesse.
Después del viaje, saqué a Shadow del asiento trasero, porque Old Sport,
como lo había llamado, era muy pesado y no parecía moverse muy bien. La
recepcionista de cuarenta y tantos años en el veterinario miró entre nosotros,
obviamente medio preocupada de haber secuestrado a Jesse, antes de hacer
sonar el intercomunicador en su escritorio. Dos minutos después, Snowflake
entró en la sala de examen con Shadow. Había una ventana de cristal que
daba a la zona de recepción, de modo que podía verlos a ambos, junto con el
veterinario, el Dr. Wiese.

El Dr. Wiese era un hombre.


Un hombre que no conocía Snowflake.
Un hombre que, por lo tanto, trató de estrecharle la mano, y observó
cómo ella, muy torpemente, pretendía no darse cuenta, hablando en
palabras rápidas y girando cincuenta tonos de rojo. Ella se apartó
desesperadamente de él mientras ayudaba a Shadow a subirse a la mesa
de examen de metal, todo mientras el Dr. Wiese, ajeno a su condición, se
acercaba a ella para mostrarle un lote de pieles de Shadow que él sacó, o
algo así. En su oído. Paseé por la recepción como un animal salvaje en
cautiverio, tratando de no pensar en cómo su incomodidad me hizo sentir
como un montón de mierda.
No es tu problema.
No es tu problema.
Aléjate del loco tren, Bane. Esa mierda se está moviendo demasiado
rápido y no tiene un boleto de regreso.
A veces, cuando sabes que estás demasiado profundo, intentas darte
excusas. La mía fue que no se trataba de Jesse. No hubiera querido que
ninguna chica se sintiera acosada sexualmente, incluso por un apretón de
manos. Apoyé mis brazos sobre el respaldo de una silla en la sala de
espera, sacudiendo mi cabeza. La recepcionista arrugó la nariz, sus ojos
aún en su monitor.
"Señor, ¿puedo ayudarlo con algo?" Se aclaró la garganta. Los
brillantes resplandores de su rostro me dijeron que estaba jugando a
Candy Crush y que realmente no le importaba en absoluto Jesse, Shadow
o incluso su trabajo.
"Necesito entrar allí". Me pasé los dedos por el pelo.
"¿Por qué?"
"Porque él no sabe". "¿No
sabe qué?"
Ese Jesse no es como el resto. El Dr. Wiese iba a tocarla, y ella iba a
enloquecer, y todo se iba a ir por la mierda. Ese era mi único ángulo,
de verdad. Dude iba a arruinar mi progreso con Snowflake. Volvería al
punto de partida tratando de atraerla a la tierra de los libres e
independientes. ¿Derecho? ¿Derecho?
Lo que sea. Mierda. Si. Por supuesto que eso fue todo.
"Necesito entrar allí". Apreté mis palmas sobre su escritorio, y
finalmente levantó la vista de su pantalla, sus dedos se cernían sobre
el ratón, su mandíbula floja.
"No estoy seguro…"
"Ella no deja que nadie la toque", dije rápidamente. “Y él está tratando de
hacerlo. Él

no lo sabe, pero se está volviendo loca ”. Esperaba poder comunicarle


con mi mirada que Jesse podría golpear al Dr. Wiese si se sentía
demasiado amenazada.
Nuestros ojos se encontraron y ella asintió, tragando saliva. "Yo ... uh ..."
No me molesté en escuchar el resto. Irrumpí por dentro. Lo
primero que noté fue la postura de Jesse cuando su cabeza giró para
ver quién era. Se relajó en mi presencia, y eso no fue un golpe a mi
ego, sino una en toda regla trabajo de la mano. La Dra. Wiese estaba a
un par de metros de ella, explicando algo sobre los dientes de Shadow
que probablemente no pudo descifrar porque estaba demasiado
ocupada teniendo a la madre de todas las crisis internas. Me acerqué
a ellos, colocándome entre ella y el veterinario, apoyando todo mi
cuerpo contra una pared. Un escudo humano.
"¿Y tú eres ...?" El Dr. Wiese se rascó la mejilla carnosa.
"El guardaespaldas de Jesse", le dije, extendiendo la mano para estrecharle
la mano. El Dr. Wiese siguió siendo profesional y volvió a examinar a Shadow.
Enterré mis manos en mis bolsillos, y cuando Snowflake me lanzó una mirada,
respondí con una sonrisa. El viejo veterinario frunció el ceño y luego dijo que
quería hacer análisis de sangre para Shadow, ya que se lavaba las manos y se
ponía los guantes azules.
"¿Para qué?" Jesse se enderezó y abrió mucho los ojos. Wiese sacudió
la cabeza y dio unas palmaditas a una sombra apática, todavía sobre la
mesa de acero.
"Es solo que ... aquí". Él tomó su mano y la dirigió hacia la garganta de
Shadow. La mano de Jesse se sacudió violentamente, pero entré, quitando la
mano del Dr. Wiese, colocando la mía sobre la suya. Su palma estaba ahora en
el pelaje de Shadow, y la mía cubría la de ella. Mi corazón latía tan rápido que
pensé que saldría de mi garganta, y ni siquiera sabía por qué. Su piel estaba
caliente y sedosa.
Perfectamente
hermosa.
Perfectamente
dañado.
Perfectamente
arruinado.
¿Mencioné perfectamente prohibido ? Porque esa mierda debería
estar en la parte superior de la lista. ¿Y desde cuándo me importaba
cómo se sentía la piel de las personas? En serio, ¿qué demonios me
estaba pasando?
Sabía que necesitaba quitar mi mano de la suya, ahora que la
había salvado del Dr. Wiese y principalmente de ella misma, pero
decidí esperar a que me diera una señal. La señal que nunca llegó.
Sentí sus dedos temblar de emoción y miedo debajo de los míos.
Nadie habló Nadie se movió. Nadie respiró.
El Intocable había sido tocado. Y ella había sobrevivido.

El Dr. Wiese tragó ruidosamente a nuestro lado. Finalmente estaba


captando las pistas del contexto. "Eso es. Ahora, mueve su mano para
que pueda sentir el bulto. Puede que no sea nada, pero no queremos
arriesgarnos. Shadow ya no es un cachorro.
Su mano se congeló en el pelaje de Shadow. Comencé a moverlo
en círculos debajo de mi palma. Se sentía ... raro. Íntimo. Más íntimo
que follar a una chica para una experiencia cercana a la muerte, de
alguna manera. Comencé a darme cuenta de que tal vez no era tan
inmune como pensaba que era ilicito coño. Porque lo único en lo que
podía pensar era en dirigir su mano hacia el interior de la cintura de
sus jeans y hacer que se tocara con mi mano sobre la de ella.
"Trabajo de sangre", repitió ella, cuando ambos encontramos el
bulto del que hablaba el Dr. Wiese. Sus ojos se cerraron, y apreté mis
dedos entre los de ella, entrelazándolos, apretando mi agarre sobre
ella.
Mi boca estaba casi presionada contra el oído de Jesse. Estaba
detrás de ella, envolviéndola, casi.
"¿Va a estar bien?", Pregunté.
Gilipollas se llevó el quinto. Quería saltar sobre el Dr. Wiese y
estrangular las palabras de su garganta, pero quería mantener mi
mano sobre la de Jesse. Shadow comenzó a moverse, olisqueando y
gimiendo, pidiendo que lo derribaran. La mano de Jesse se puso
rígida bajo la mía. Se dio la vuelta y miró al Dr. Wiese.
"No puedo perderlo".
“Está en buena forma, Jesse. Solo tenemos que hacer algunas pruebas.
Intentó calmarla, frotando la mejilla de Shadow de nuevo. Debe haber sido un
tic nervioso.
"No no. No puedo perderlo ”, repitió ella, con los ojos llenos de
lágrimas no derramadas.
"Encadenar…"
"Él es mi único amigo verdadero".
"Vamos, cariño", murmuró con nerviosismo. "Estoy seguro de que
eso no es cierto".
Pero fue. Estaba Old Sport, la señora Belfort, y luego estaba yo. Y
no conté porque ella no era más que una transacción comercial para
mí. Sup-jodidamente-posado.
Shadow caminaba sin rumbo hacia adelante y hacia atrás sobre la
mesa, sus uñas haciendo un sonido de clic-clic-clic que coincidía con la
marca detrás del párpado izquierdo de Jesse. El Dr. Wiese me echó un
vistazo, y aparté a Jesse de su perro, nuevamente, sorprendida de cómo
me había dejado tocarla, a pesar de que seguía cagando.

PG como sea posible, mis dedos revoloteando sobre su brazo. El Dr.


Wiese tomó la sangre de Shadow, unos cuantos tubos, mientras Jesse
miraba hacia otro lado y lloraba en silencio.
"¿Cuándo vamos a obtener los resultados?" Me metí las manos en
los bolsillos delanteros.
“Está bastante ocupado aquí en esta época del año. Llamaremos y
enviaremos los resultados por correo, así que tenga cuidado con ellos
”, dijo el Dr. Wiese mientras colocaba todos los tubos en el estante
para tubos de ensayo. Le di una mirada a Jesse para confirmar que lo
había escuchado, y ella asintió débilmente.
"¿En qué estamos pensando?" Me acerqué para estar junto al Dr.
Wiese, observando a Shadow, que parecía agotado y algo agotado. Nunca
tuve una mascota. No por falta de ganas. El dinero había sido escaso, y
una mascota significaba gastar más dinero. Además, mi madre había
trabajado horas ridículos los primeros años diez de su carrera, y yo había
aprendido muy pronto que con el fin de sobrevivir, tenía que pasar un rato
en lugar de los demás después de la escuela para comer caseras
comidas, por lo que no me había No he estado mucho, tampoco.
No sabía cómo se sentía perder un perro, pero tenía la sensación de
que para Jesse, también era diez veces peor, porque él era más que una
mascota. Él era otra pieza del viejo Jesse que ella nunca iba a volver.
"Todo listo". El Dr. Wiese se quitó los guantes elásticos y los arrojó a un
cubo de basura de acero inoxidable, dándose la vuelta para lavarse las manos
nuevamente. “Dale mucha agua y asegúrate de que coma. Comida húmeda, si
no tiene apetito. Le recetaré antibióticos en este momento, pero estaremos en
contacto.
"Está bien", se las arregló Jesse, todavía olisqueando.
Agarré a Shadow y lo ayudé a bajar justo cuando ella se volvió
hacia el médico y le dijo: "Todo esto es mi culpa, ya sabes".
El silencio que siguió me hizo querer vomitar un poco.
Le di las gracias al médico, reservé la cita de seguimiento para
Shadow con la señorita Candy Crush y pagué la cuenta, porque Jesse
estaba ocupado temblando en la esquina de la recepción,
murmurando promesas vacías y disculpas a una letárgica Shadow.
Llevé la bola de piel maloliente a su Rover, lo puse en el asiento
trasero y me aseguré de que estuviera todo acurrucado y cómodo.
Luego me di la vuelta para mirarla.
Iba a decir algo. No estaba realmente seguro de qué. Por lo
general, solo lancé una mentira o dos para que la mierda incómoda
desaparezca. Pero mientras giraba, me di cuenta de que Jesse estaba
justo a mi lado, sus manzanas verdes y su fresco aroma de lluvia
llenaron mis fosas nasales una vez más.

"¿Qué?" Fruncí el ceño.


Ella sacudió la cabeza, dando un paso más cerca de mí.
"Estás entrando en la zona de enredadera de nuevo", le dije. Ella no
sonrió. Ella no hablo. Al principio no se registró, cuando se puso de
puntillas y presionó sus labios en mi mejilla.
Ahora, aquí está la parte que no estaba tan loco por admitir: no hice
ninguno de mis movimientos habituales. No sonreí ni rastré mis ojos
sobre su cuerpo ni la abracé con un solo brazo como la herramienta que
me habían enseñado a estar en All Saints High. Me quedé allí como un
maldito tonto, sintiendo su beso empapando mi mejilla como un veneno.
¿Por qué veneno? Porque me iba a matar si no tuviera cuidado.
Esta chica era una manzana, de acuerdo.
Pero no era verde. Era rojo y letal y no valía seis millones de
dólares.
Shadow rompió el momento ladrando desde el asiento trasero.
Jesse se alejó. Old Sport me bloqueó las mejillas . Después de todo lo
que había hecho por él. Ahora sabía que la generosidad no valía la
pena.
Ambos nos apuramos en el vehículo, nuestros cinturones de
seguridad haciendo clic al unísono. Jesse nos llevó de regreso al
centro de Todos Santos, y traté de convencerme de que no estaba
jodiendo el trato, porque besarme en la mejilla era como un puñetazo
en algunas culturas. No había nada sexual al respecto, una
declaración con la que mi palpitante polla no estaba de acuerdo, pero
¿desde cuándo estaba escuchando sus opiniones? A él le gustaban
todos. Ese hijo de puta y su mentalidad hippie.
"Va a estar bien". Dije algo en voz alta para que las voces en mi
cabeza dejaran de instarme a hacer cosas como poner mi mano
sobre la de ella otra vez. Nota personal: comprueba si realmente
creciste una vagina hoy. Comenzó a parecer que podría haberlo
hecho.
Ella respondió: "Eso espero, porque él es el único que
tengo". "Halagado", bromeé.
Ella rió. "Deja de hacer esto".
"¿Haciendo qué?"
“Ofréceme esperanza. La fe es una cosa peligrosa. Te lleva a
intentarlo, y cuando lo intentas, fracasas ”.
Me preguntaba si ella se daba cuenta de que nuestras rodillas casi
se tocaban. Que estábamos más cerca que nunca. Eso no solo
podríamos olernos, sino que también podríamos estudiar cada peca y
mancha individual en la piel del otro.

"¿No eres un faro de sol y unicornios", comenté.


“Mi papá está muerto, mi mamá es una perra y no tengo amigos. Mi
perro se está muriendo porque yo era demasiado cobarde para llevarlo a
sus chequeos anuales. No tengo vínculos con este mundo. Estableciendo
raíces, saliendo de la casa ... ”Respiró hondo, golpeteó el volante con los
dedos mientras conducía. “Durante los últimos dos años, he estado
esperando que el cielo caiga sobre mí. Deseando por ello, de verdad. No
pensaba darle otra oportunidad a toda esta vida. Por eso no quería que me
dieras un trabajo.
"Pero es por eso que necesitas uno", respondí. Estaba rodando hacia Main
Street, en dirección a El Dorado, y no estaba lista para separarnos. No en esa
nota. “Una razón para despertarse por la mañana. Necesito un barista,
Snowflake. No lo necesitaba, pero alguien iba a perder su trabajo.
Probablemente Beck. Necesitaba concentrarse en su navegación, de todos
modos, y los patrocinios habían comenzado a llegar, así que no era como si
fuera a pasar hambre. “Es el trabajo más fácil del mundo. Una ardilla listada
puede hacerlo. Peor aún, Beck puede.
"Por mucho que la oferta me halaga , y no se equivoquen,
proponiendo que haga el trabajo de una ardilla me halaga más de lo
que pueda creer", hizo una pausa por un segundo, permitiendo que me
hubiera entregado mi propio culo " No voy a trabajar para ti. ¿Has
estado en la casa de Darren? El dinero no es un problema en mi
familia ".
“No trabajes por el dinero. Trabaja por el sudor. Trabaja por el
poder. Trabajar para sentirse necesitado, e independiente, y
malditamente productivo. Trabaja para mostrarles a los hijos de puta
que hicieron lo que te hicieron que eres fuerte. Illegitimi non
carborundum .
“¿ Esa es una posición de Kama Sutra ?” Ella suspiró ruidosamente.
Me reí. Lentamente se estaba quitando las capas de miedo. Ahora
estaba molesta, y podía trabajar con eso.
"Significa 'no dejes que los bastardos te aplasten'. "
Por un segundo allí, parecía que la había alcanzado. Ella asintió, de
acuerdo con el sentimiento. Luego dijo: "Ni siquiera sé cómo hacer
batidos".
"Yo tampoco", respondí. "¿Qué es lo peor que puedes hacer?"
Puse mi mano en el volante y la conduje hacia la izquierda, hacia el
paseo marítimo, hacia Café Diem. Jesse giró la cabeza y me miró
fijamente.
“No llegues tarde a tu propia entrevista de trabajo. Oficialmente,
comenzamos hace cinco minutos, y ya te estás burlando ".

Ella sonrió para sí misma.


Esta vez llegó a sus ojos.
Otra victoria para mí.
Otra victoria que no quería compartir con Darren.
Dejé que Jesse se estacionara en mi lugar ya que no tenía el camión o
la Harley. Luego ayudé a Shadow en piloto automático. Parecía de
mejor humor, pero aún parecía que necesitaba un retiro de spa para
perros o algo así. Jesse nos siguió hasta la cafetería, porque aunque
no le importaba mi proximidad, estaba mucho más cómoda sin mí en
su negocio. Bono secundario: Shadow había dejado de mirarme como
si fuera la Gestapo, así que supongo que estábamos obteniendo
lugares.
Todavía me bloqueaste las mejillas , gilipollas.
Entramos
Adolescentes que andan en monopatín, jóvenes profesionales,
MacBooks tatuados, lattes flacos y batidos verdes. Café Diem era un
paraíso inconformista, y estaba lleno de clientes habituales, por lo que
sabía que mucha gente aquí había sido testigo de la mierda que
estaba Jesse asaltando a mitad de cita hace un par de días. Fecha,
pasar el rato . Lo que sea. Darren dijo que podía salir con ella pero no
follarla. ¿No era esa la definición de matrimonio?
Bailé detrás del mostrador antes de que Jesse tuviera tiempo de
objetar. Ella iba a conseguir el trabajo. Estaba en mi contrato con
Darren. Casi podía quemar el lugar tratando de hacer café, y todavía la
contrataría. No es que fuera un mal negocio, para ser honesto. Odiaba
admitir que no sería lo peor mirar su pequeño cuerpo apretado, su
delicioso cabello negro y sus ojos oceánicos.
Ojos del océano
Bien, ahora estaba noventa y nueve por ciento seguro de que me había
crecido un coño y en realidad contemplé ir al baño para comprobar que mi
dong todavía estaba intacto. Y Snowflake no solo era agradable de ver.
Ella también era una chica divertida.

“Estos son Jesse y Shadow. No le estreches la mano ni lo acaricies.


Ambos están rabiosos. Tiré mi pulgar hacia ellos, mi voz tan grave y seria
como siempre. "Jesse, estos son Beck y Gail". Hice un gesto a mi emo
emo calvo y barista amigo surfista. Jesse se rió y no me di la vuelta para
verlo, a pesar de que era raro. Sabía que no debía follarme así. Caminé
hacia la licuadora y la golpeé.
"¡Hola!" Gimió Gail. No estaba segura de lo que estaba tratando de
probar con la cabeza brillante y afeitada. Si fue un intento de parecer
un poco menos femenina, Beck no recibió el memo, porque la empujó
con el culo, haciendo un pequeño gesto con la mano.
"Y yo soy la mejor mitad de Gail, Callum Beck".
“No eres la mitad de mí. Ni siquiera eres medio hombre —replicó Gail.
Beck rio por lo bajo. "Fácilmente podría demostrarte que estás
equivocado, si solo tuvieras una cita conmigo".
"De todos modos", subrayé, no queriendo que Jesse pensara que
era una especie de HormoneHub donde todos se follaban a todos, a
pesar de que no estaba tan lejos de la verdad. “La mayoría de nuestros
clientes son surfistas, skaters o fanáticos de la playa, por lo que nos
centramos principalmente en los batidos, no en el café. Hazme uno
ahora y veremos cómo vamos desde allí.
"No quiero el trabajo", repitió por enésima vez. Para aclarar su punto, se
quedó clavada en el suelo, pero estaba en el lado comercial del mostrador,
junto con nosotros. Fui el primero en admitir que mi experiencia con el
otro sexo generalmente era solo eso: sexo. Solo había tenido una novia en
mi vida, Edie, y aunque era luchadora y valiente, nunca estaba tan enojada.
Parecía haber sacado el rojo en Jesse, y no podía mentir, me excitaba
como Navidad en Belén.
“Pero sí quieres que lleve a Shadow a su cita de seguimiento .
¿Correcto? ”, Pregunté, sonriendo despreocupadamente.
Abrió la boca para decir algo y luego la cerró de golpe.
"Es lo que pensaba. Estoy feliz de interpretar a la enfermera
Protsenko en Old Sport siempre que gane un nuevo empleado ".
Ella desvió la mirada y tragó saliva. Sabía que había ganado este, y
se sintió bien.
Copo de nieve se dirigió hacia la licuadora. Ella agitó su manita
hacia mí, su rostro era una tormenta de cerveza. "Si te hago un batido,
¿prometes beberlo?"
Mis cejas se hundieron con sospecha. "¿Vas a ponerle esperma o

¿alguna cosa?"
Ella puso los ojos en blanco. "Si. Lo tengo a mano en mi bolso.
Yo sonreí. Como si importara. Lamería el sudor entre sus nalgas
después de una clase de yoga caliente si no fuera por el contrato que
había firmado.
“Prometo que todo lo que pongo allí es legítimo. No estoy seguro
de si la combinación será de su agrado.
Yo la chiflé. “Me gustan mis empleados innovadores. Veamos qué tienes.
Ahora estaba sonriendo. Realmente sonriendo. Aparté la vista y llevé a
Shadow al rincón más alejado del café, dándole un cuenco con agua
fresca. Serían unos largos seis meses si cada vez que sonreía, mi polla
quería ceder
ella una boca a boca.
Me apoyé contra el mostrador, Gail y Beck a mi lado, mientras todos
veíamos a Jesse tirar trozos de plátano, fresas, yogurt de vainilla, agua de
coco ... luego espinacas, col rizada, aguacate, queso crema, jengibre, cayena,
tofu ...
"Tranquilo, Jesse", dijo Gail, dando un paso hacia Carter. Observé de
cerca cualquier signo de angustia de este último, pero no encontré
ninguno. Estaba menos incómoda con las mujeres. "No estoy seguro de
que todo vaya bien".
Jesse cerró la licuadora y le ofreció a Gail una dulce sonrisa. "¿Crees?
Caramba, no puedo imaginar qué pasaría si no consigo este trabajo ".
"No hay forma de que Bane vaya a beber eso". Beck se rió detrás de mí,
y me lo imaginé soplando su estúpido y largo cabello castaño. Estúpido
porque también tenía el pelo largo, pero al menos mantenía el mío en un
moño.
Fue solo entonces, con Beck detrás de mí y Gail alineada conmigo,
pero no cerca de Jesse, que noté que estaba bloqueando a la gente
de Jesse. Se había convertido en una segunda naturaleza para mí en
este momento.
Ver a una persona que no soy yo ➔ ponerme entre él y ella y Snowflake
➔ asegúrese de que él / ella no se acerque a ella hasta que estemos
fuera de la habitación.
Jesse encendió la licuadora y vi con disgusto cómo cada cosa que
teníamos en stock se arremolinaba en un batido del infierno. Una vez que
terminó, hizo una demostración de morderse el labio inferior, inclinarse
hacia adelante, sacando una gran taza de granizado de la pirámide de
tazas y vertiendo el batido en ella, mientras toda la habitación la miraba
con asombro mezclado con incredulidad. Supuse que era ajena al hecho
de que todos la estaban mirando. O tal vez lo sabía, y por un momento allí,
ella era la Jesse antes de lo que le había sucedido. Confiado y luchador y
muy divertido. Deslizó la taza sobre el mostrador e inclinó la cabeza hacia
un lado, golpeándose las pestañas.

“Aquí, señor Protsenko. Realmente espero que esto sea de su


satisfacción y resulte en mi empleo ".
Silencio. Un chico en el otro extremo de la habitación se levantó de
su silla y golpeó su mesa repetidamente, gritando: "Bebe. Bebida.
Bebida. Bebida."
Segundos después, todos estaban de pie, apretando los puños,
instándome a bajar esa maldita pesadilla de un licuado. Tómelo de
alguien que haya visitado Rusia con la suficiente frecuencia como
para recordar los pequeños detalles: esta mierda solo podría suceder
en Estados Unidos. La forma en que las personas se unen para ver a
alguien hacer algo completamente estúpido es alentadora, si no
totalmente inspiradora. Demonios, Jackass hizo millones con ese
concepto.
"Eres gracioso", le dije
rotundamente. "Y te estás
estancando". Ella sonrió.
Caliente. Maldito. Maldición.
Pero, en realidad, ¿era eso mi agradecimiento por arrastrar su
trasero de regreso a la civilización? Al mismo tiempo, no podía ignorar
lo divertido que era finalmente ser desafiado y, sí, incluso ridiculizado.
Beck tamborileó en el mostrador, y Gail aplaudió con entusiasmo,
chillando como un extra en una película de la escuela secundaria de
los noventa. Los ojos de Jesse se clavaron en mi rostro, así que tomé
la taza, mis ojos se clavaron en los suyos mientras tocaban mis
labios.
"Te vas a arrepentir", siseé en la espuma marrón en mis
labios. "Tú también", susurró ella, sus ojos sosteniendo los
míos.
Me bebí todo el asco sin respirar por la nariz una vez.
La gente estalló en aplausos, como granos de palomitas de maíz
explotando en una bolsa de microondas, y Jesse se rió tan fuerte que
tuvo que apoyarse contra el mostrador. Fingí lanzarme hacia ella, y
ella fingió correr, su hombro rozando el mío. En lugar de retroceder o
correr, se enderezó de nuevo, se limpió una lágrima feliz de la cara y
sonrió ante la espuma marrón verdosa que se aferró a mi labio
superior.
"Estás contratada", le gruñí a la cara.
Por un segundo, parecía que podría limpiar la espuma con el
pulgar.
Por un segundo, pareció que el viejo Jesse iba a demoler su
camino hacia la habitación.
Pero en realidad, se dio la vuelta y se alejó, llamando a Shadow. Eso estuvo
bien para mí, porque a pesar de que no conseguí el viejo Jesse, había
Todavía logró hacer algo monumental ese día.

Había matado al intocable. Y por primera vez en mucho tiempo, su


cielo no iba a caer.
T HAT NOCHE, me SKIPPED MI trote nocturno habitual.
Mi cabeza estaba tambaleándose por el día. De los próximos
resultados del análisis de sangre de Shadow. El nuevo trabajo. De
besar a Bane en la mejilla.
Los hábitos y la repetición eran las únicas cosas que me impedían
arrojarme por un precipicio, y todavía necesitaba una salida física, así que
fui a la piscina exterior para nadar rápido. Di algunas vueltas y luego me
detuve en medio de la piscina, flotando boca abajo con los brazos
estirados y los ojos muy abiertos. Contuve la respiración, mis pulmones
ardían con la última y profunda respiración que había tomado.
Las únicas luces visibles se reflejaban en el agua de las lámparas
exteriores. Parecía y sentía que estaba flotando en la atmósfera, sin
nada que me anclara a casa. Me recordó a los días posteriores al
Incidente, cuando había contemplado el suicidio. No estaba segura de
cuán serio había sido: en el fondo , el concepto todavía parecía tan
loco, pero a veces en la oscuridad de la noche, cuando estaba
realmente tranquilo, esperaba que salieran las lágrimas, y todo lo que
sentía Fue el vacío.
No me sentía tan vacía ahora. Asustado, sí, y muy inseguro. Pero
también había emoción allí. Roman 'Bane' Protsenko era una escolta
pagada. Pero curiosamente, eso quitó la presión. No éramos un niño y
una niña. Éramos dos almas solitarias y jodidas . Hizo querer a Bane
en mi vida fuera aceptable. Quería que me arreglara.
Para
curarme
Para
abrazarme
Para hacerme reir
Para hacer que el dolor desaparezca.
Más que nada, quería que él levantara mi camisa, viera la cicatriz, la besara
mejor, y dime que era hermosa. Casi podía imaginarlo si lo intentaba
realmente duro: su barba en mi carne estropeada. Sus ojos arrugados
y relajantes en mis recuerdos doloridos.
Suave.
Calentar.
Bueno.
Respirar.
Necesitaba respirar
Saqué la cabeza del agua y respiré con avidez, sin aliento. Mis
brazos se agitaron a mi alrededor, y nadé en el lugar, mirando a mi
alrededor, antes de remar frenéticamente hasta el borde de la piscina.
Tal vez esa era la diferencia entre Bane y todos los
demás. No lo quería a él.
Necesitaba que me recordara cómo respirar.

Me gustaba pensar en mis recuerdos como un cementerio para mis


pensamientos.
Momentos que ya estaban muertos, así que no tuve que
preocuparme de que volvieran a suceder.
Recordé muchas cosas que desearía no haber hecho, y tal vez ese
era mi problema. Por ejemplo, recordé el momento en que Emery me
arrancó la camisa y me metió en el auto. En el momento en que me di
cuenta de que estaba en peligro. Recordé la primera rasgadura de tela
en mi oído, que también fue Emery, quien comenzó todo antes de que
los otros dos lo siguieran.
Recordé el primer empuje seco en mí.
Nolan El primer golpe en la cara. Enrique.
Me acordé de cómo se sentía en la mesa de operaciones cuando
me sacaron el feto. Esos eran todos recuerdos nítidos y claros.
Afilados como cuchillos. Pero luego estaba el momento que no podía
recordar en absoluto.
El anterior a Emery tratando de tomar mi
virginidad. El que ya lo había perdido.

"Si tan solo pudiera recordar". Me aferré a las raíces de mi cabello.


Podía sentir la suave mirada de Mayra parpadeando en mi piel. Ella
siempre me miraba boquiabierta con una mezcla de desesperanza y
lástima. Mi terapeuta se parecía a la clásica abuela amorosa. Cabello
blanco de algodón sobre piel bronceada. Arrugas profundas y grandes
joyas colgantes.
"¿Recuerdas qué?"
"¿Cuando sucedió? ¿Cuándo perdí mi virginidad?
Me preocupé el labio inferior, mis dedos se retorcieron. Había sido feliz
con Emery. Y no me había acostado con nadie más antes que él. Me
acordaría si lo hubiera hecho. Fue el primero, pero cuando llegamos a los
negocios, no había sangre. Sin dolor. Su cara de asombro se cernía sobre
la mía mientras me empujaba, sus movimientos pélvicos se volvían más
punitivos y desesperados con cada segundo que pasaba. Las cejas de
Emery se fruncieron cuando me puse ansiosa y exasperada,
retorciéndome debajo de él en un remordimiento injustificado. Me
preguntaba si debía fingir la incomodidad que ansiaba ver en mis ojos.
Algunas chicas necesitaban fingir placer. Con Emery, necesitaba
darle mi dolor.
Luego su mirada se dirigió a su dispositivo PlayStation, y la
mía lo siguió. Entonces noté la cámara, parpadeando un
punto rojo hacia mí.
Luego le lancé un puño en la cara, trepando, envolviendo mi torso
con su sábana.
Entonces sellé mi destino.
"¿Qué quieres decir?" Mayra se rascó la sien con su pluma.
¿Y si estoy suprimiendo algo? ¿Olvidando algo? Me levanté del
asiento frente a ella, caminando de un lado a otro. La oficina de Mayra
no se parecía en nada a su supuesta personalidad. Blanco sobre
beige. Pottery Barn en West Elm. Rico en mojigato. A menudo me
hacía preguntarme cuál de ellos era falso: ¿ la oficina o la persona?
“¿Crees que podrías estar tratando de encontrar una razón de por qué
te sucedió algo tan horrible? Quizás te gustaría convencerte de que hay
algo para expiar. Pero la verdad es que Emery, Nolan y Henry son los que
te han hecho daño. No de la otra manera."
"No." Sacudí mi cabeza, sintiendo que la habitación no era lo
suficientemente grande como para contener toda mi ira. "Lo que digo
es ..."
“Podrías haberte roto el himen al caer de una bicicleta o al insertar un
tampón. Algunas chicas nacen sin himen en absoluto. Me preocupa que
buscar razones por las que esto te haya sucedido pueda alejarte del camino

deberías llevar a la recuperación. La aceptación y la rehabilitación vendrán


cuando te des cuenta de que nada malo sucedió antes. No hiciste nada
para invitar a semejante comportamiento ”, estalló en mis palabras,
callada pero severa. Sus ojos siguieron mis movimientos, pero sabía que
su trasero nunca abandonaría el sofá. Me detuve frente a su ventana,
mirando hacia la calle. Algo me hizo buscar el camión rojo de Bane.
Probablemente estaba en el Café Diem, siendo golpeado por todas las
personas con pulso. Pam incluido . Odiaba que llamara tanto la atención.
Odiaba que se hubiera acostado con gente por dinero y conexiones. Y
odiaba estar secretamente emocionado de comenzar a trabajar para él.
Sobre todo, odiaba haber estado con Mayra desde que tenía doce
años, poco después de que Pam y yo nos mudáramos con Darren, y
todavía contaba cada minuto de cada sesión, esperando que
terminara.
Pero Bane ... él era una historia diferente. Hoy me había despertado
sintiéndome diferente que ayer. Tal vez había tenido tiempo de digerir todo
lo que había sucedido, pero me sentía un poco posesivo con Bane, y eso
era preocupante.
Me hizo sentir normal, y eso fue más de lo que podía decir sobre la
mayoría de las personas con las que me crucé. Mi curiosidad hacia él
también me molestó. Pero hablar con Mayra sobre él, o sobre mi
mamá golpeándolo, me hizo sentir ... raro. Por un lado, Mayra fue una
amiga de toda la vida de la familia de Darren. No podía confiar en ella
para no pagarlo. Los códigos de ética sean condenados. Presioné las
yemas de mis dedos contra el frío cristal de la ventana.
"Hay un trozo de memoria que falta en mi cerebro", gruñí. Fue durante
el año en que Pam y Darren se casaron, poco después de la muerte de
papá. Todo había sucedido tan rápido y todo a la vez. Mayra dijo que fue
una reacción natural. Me había pasado tanto en tan poco tiempo que
había creado un abismo en mi memoria para hacer frente a todos los
cambios.
"No recordamos todos los días de nuestras vidas". Vi a Mayra
jugar con uno de los muchos collares en su pecho a través del reflejo
de la ventana. "Y eso es algo bueno, Jesse".
El reloj al lado del sofá de Mayra sonó con alegría: no era la señal más sutil
de que nuestra sesión había terminado, había señalado una vez, y Mayra
incluso estuvo de acuerdo, pero nunca lo cambió , y esa fue nuestra señal. Nos
saludamos respetuosamente.
"Por cierto, conseguí un trabajo". Dejé caer la bomba un segundo
antes de terminar.
¡Jesse! Mayra sonrió desde su sofá y, como siempre, no llegó a sus
ojos. "¡Eso es maravilloso! Quiero saberlo todo la próxima semana ".
Ahora era mi turno de sonreír. A veces hice eso. Se dejaron caer cosas
importantes
Al final de mis reuniones con Mayra solo para verla cerrarme y echarme.
Me recordó que ella no era una amiga. Ella era una aliada remunerada, lo
peor que una persona podía tener, y me llamaba paranoica, pero
recordándome que era Team Benjamins y no Team Jesse ayudó.
"Sí". Agarré mi mochila y la colgué sobre mi hombro, un pie ya en
el umbral. Abrí la cremallera de mi sudadera antes de salir a enfrentar
el mundo. "No puedo esperar."

Una vez leí que la gente a menudo confunde el enamoramiento con el


amor, y que la mejor manera de distinguir entre los dos es mirar el
tiempo que te llevó desde el momento en que conociste a la persona
hasta el momento en que te diste cuenta de que no podías dejarla ir,
incluso si lo intentaste.
Enamorarse es cuando te pierdes lentamente, pieza por
pieza. El enamoramiento es cuando te pierdes de una
vez.
El amor es como la hiedra. Se envuelve a tu alrededor, ahoga cada
parte de ti en silencio. No es paciente, ni amable, ni gentil. Es necesitado,
astuto y sofocante.
Cuando me dirigí al Café Diem, realmente pensé que le estaba
haciendo un favor a Bane al advertirle sobre Pam. Pero eso es porque
la hiedra solo me hacía cosquillas en los pies en ese punto, aún no me
agarraba los tobillos y me enraizaba en el suelo. Bane y Pam tenían
previsto reunirse allí, y una abrumadora noción de odio hacia mi
propia madre llenó mi pecho. Yo tenía un amigo Había tenido al
menos cuatro amantes. No solo se había acostado con Nolan
mientras salía con Emery al comienzo de mi último año, un hecho que
Nolan disfrutó compartir conmigo la noche en que me tomó en contra
de mi voluntad, sino que también hubo otros.
Su cirujano plástico casado.
Su joven entrenador
personal.
Incluso tenía una aplicación de citas llamada NoToNosy donde había
conocido a otros hombres casados. No entendí por qué Darren hizo la vista
gorda ante toda la mierda que le arrojó a la cara. No le debía nada. Un hombre
diferente habría pateado
nosotros a la acera hace mucho tiempo.
Aparqué en el paseo marítimo y caminé con determinación,
hiperconsciente de las miradas y miradas. Caminar en pleno verano con una
sudadera con capucha era extraño. ¿Ser conocida como la chica que estaba
metida en orgías y suicidio? Aún más extraño. Un tipo en particular hizo que
mis pasos vacilaran. Llevaba un gorro gris, un tanque blanco con la palabra
"GRATIS" garabateado en él y pantalones cortos de flores. No parecía mucho
mayor que yo, apoyado en un Mercedes, merodeando de la misma manera que
los jóvenes SoCal. Como si el tiempo no tuviera importancia y la juventud
fuera eterna. Pensé que me iba a hablar. Afortunadamente, era solo mi
imaginación con exceso de trabajo y la paranoia próspera. Él sonrió, haciendo
un gesto con la mano para saludar. Lo ignoré, mi pulso martilleaba contra mis
párpados. Bajé las escaleras que conducían al café que estaba justo en la
playa, debajo del paseo marítimo. No podía entrar, sabiendo que Pam y Bane
me notarían. Así que me quedé afuera, acechando junto a las bicicletas
encadenadas, hasta que las vi desde las ventanas de vidrio, sentándome en la
misma esquina en la que Bane y yo nos habíamos sentado cuando me hizo
ese batido. Mi corazón se rebeló dentro de mi pecho. Me sentí engañado por
ambos, cuando en verdad, ninguno de los dos me había prometido lealtad.
La cuestión era que, de todos modos, uno de ellos me lo debía.
Vi como Pam echó la cabeza hacia atrás y se rió de algo que Bane
había dicho, sacudiendo su cabello rubio decolorado y empujando la
tela de su vestido de cóctel rosado. Giró un manicurado dedo
rosa chicle alrededor del borde de su copa de vino y asintió con la
cabeza ante lo que dijo como si acabara de compartir la cura del
cáncer con ella.
Bane estaba encorvado en la silla frente a ella, hablando en voz
baja y luciendo felizmente aburrida. Había aprendido sus expresiones
faciales por ahora. No había tantos. Cuando lo invirtieron, sus ojos
brillaron como si estuviera drogado con algo. Sobre la vida . Pero
ahora parecía que estaba a punto de bostezar.
Pam extendió la mano sobre la mesa y colocó su palma sobre la
de él, presionando la libre contra su corazón. Retiró la mano sin
pestañear y se la guardó en el bolsillo.
Fue un tango de empujar y tirar durante los siguientes diez minutos.
Ella volteó su cabello. Presionó un botón en su teléfono celular para ver la
hora. Ella se rio. Estiró el cuello y miró por encima de su hombro, ladrando algo
a Gail y Beck. Ella apretó los brazos para mostrar su amplio escote. Se inclinó
para acariciar a un perro que estaba sentado debajo del asiento del cliente a
su lado. Me sentí aliviado en parte por el rechazo de Bane hacia ella

avances y en parte furiosa porque había fingido preocuparse por mí cuando en


realidad, todo lo que quería era acostarse con el chico que había tratado de
hacerse amigo de mí. Sobre todo, me sentí no equipado para lidiar con todos
los cambios repentinos en mi vida. Tanto que me tomó unos segundos
registrarme que se habían levantado de sus asientos. Cuando volví a la
realidad, Pam ya se dirigía hacia la puerta. Salté detrás del café,
escondiéndome detrás de un muro de hormigón. Ambos salieron y pude
escucharlos charlar.
El movimiento del encendedor cuando Bane encendió un porro. El
ronroneo sugerente de Pam se desató después de que lo hizo.
"Compartir es cuidar", dijo arrastrando las palabras.
“Ahórrame la mierda, Pamela. Eres una de las personas más
capitalistas que he conocido. No compartirías un montón de mierda si
creyeras que alguien más realmente lo necesita.
"No tienes que ser tan duro". "No
tienes que estar tan desesperado".
Pausa. Mi corazón se hinchó, y estaba bastante seguro de que lo decía
en el sentido literal de la palabra. Sentí que se extendía dentro de mí, casi
demasiado grande para llevar.
"Entonces, ¿cuáles son tus intenciones con mi hija?" Su voz se hizo
más gruesa cuando recibió un golpe en su articulación. La respuesta de
Bane llegó después de una pausa calculada.
"No son sus bragas lo que busco".
"Bueno. Porque ella nunca dormirá contigo.
Mis mejillas ardieron. No era que ella estuviera equivocada. Fue que
ella decidió decirle la verdad porque el mensaje subrayado era, pero lo haré
.
"No la miro de esa
manera". "¿Cómo qué?"
“Como un agujero empapado de semen . Además, ella es
demasiado joven para mí ", espetó. Mi mandíbula se tensó. Solo era
cinco años mayor. Los dos tendríamos veinte años en unas pocas
semanas. Otra rama de hiedra invisible se enroscó alrededor de mi
pierna, elevándose más arriba, hacia mi rodilla. Porque te molesta?
"Bueno, siempre que lo sepas ..." Pam se detuvo.
“Encantado de conocerte, Pamela. Espero ver a muchos de ustedes si
sales -no dormir-con su hija.”Y eso fue todo. Vi desde mi lugar escondido
cómo Pam subía las escaleras desde la playa hasta el paseo marítimo. Le di a
Bane unos minutos más para terminar su coyuntura y volver a entrar antes de
salir de mi escondite, solo para descubrir que todavía estaba parado allí.
Aterciopelado.
Haciendo un movimiento directo hacia las escaleras sin permitir ningún
contacto visual,

Lo escuché suspirar melodramáticamente a mis espaldas.


“La próxima vez que me extrañes, solo llámame. Aunque el acoso
es definitivamente un método preferido si tu objetivo es golpear mi
ego ".
Me congelé a medio paso, un sonrojo me calentó la cara en un
instante. Me estaba sonrojando mucho últimamente. Esa era otra cosa
que el nuevo Jesse no aprobaba.
"Solo estaba ..." Miré a mi alrededor, buscando ... ¿qué,
exactamente? ¿Una cómoda rodaja de arena en la que podría meter la
cabeza?
"¿Solo estabas ...?" Levantó una ceja, caminando hacia mí. Cada vez que lo
conocí, su absoluta masculinidad me dejó sin equilibrio. Y no en el buen
sentido. Incluso en mis recuerdos, en los que Bane estaba tallado
generosamente, todavía no podía capturar completamente su estructura ósea
afilada y sus brillantes ojos verdes. "Déjame adivinar, ¿ estabas en el
vecindario y decidiste pasar por aquí y ver si golpeaba a tu madre?" Apoyó su
hombro contra la pared de vidrio de su café, con las manos metidas en los
bolsillos. Pateé una pequeña piedra, enviándola al otro lado de la carretera,
con los ojos clavados en mi Keds.
“Te lo dije, copo de nieve. No voy a joder lo que
tenemos. ”“ Entonces sigues diciendo, ”dije.
“Y entonces sigues sin escuchar. Cambio de tema. ¿Qué quieres
hacer el último día de tu libertad?
"¿Libertad?" Sonaba tonto, incluso para mis propios oídos. Fue el
aliento de canela mezclado con la sal marina de su cabello lo que lo
hizo. Estar tan cerca del hombre sin correr por mi vida se sintió como
un logro, pero no me dejó sin afectar.
"Sí". Le dio una patada en la articulación con la bota y la lanzó a la
arena como un jugador de fútbol. "Antes de comenzar un empleo
remunerado mañana".
"¿No tienes almas desafortunadas para malversar?" Incliné mi
barbilla hacia arriba, cruzando mis brazos sobre mi pecho. Bane se
echó a reír.
“Feliz de informar que todas las almas desafortunadas de las que
estoy a cargo están felizmente malversadas. ¿Has hecho tu carrera de
diez millas por hoy?
"¿Cómo sabes acerca de mis carreras de diez millas ?" Mi frente se
arrugó. Claro, me había visto trotar la noche en que asustó a Henry y
Nolan, pero ese parecía un número particularmente específico. Diez
millas . Los ojos de Bane se abrieron antes de que su sonrisa casual
regresara.
"La Madre Dearest me contó un poco sobre ti
hoy". "No hay nada querido en ella".
“Parece que estamos de acuerdo con eso”. Él desató la sonrisa de
su demonio, luego chasqueó los dedos y me señaló. "Helado italiano".
"La gente pensará que es una cita". Me mordí el labio inferior,
odiando que me importara. Me permitieron salir de El Dorado. Se me
permitía salir, si quería, no es que lo hiciera. Y me permitieron ir a un
helado con un amigo. Sabía, lógicamente, que todas esas cosas eran
ciertas, pero no las hizo menos aterradoras.
"Correcto". Bane se metió la billetera en el bolsillo. Ya estaba
caminando hacia las escaleras. "¿Recordarme a quién le importa?"
"Sí." Me quedé cementado en su lugar. "Tengo una
mala reputación". Se detuvo y me miró. "El mío es
peor".
"¿Quieres apostar?" Bufé con amargura. Él sonrió una de sus sonrisas
relajadas que se sintió como una canción de cuna. Su siguiente oración
llegó como un susurro silencioso. “Ya te lo dije. Escuché todos los
rumores sobre ti, Jesse. A la mierda Que se jodan hasta la muerte. A la
mierda esta ciudad, y sus residentes preppy y críticos, y todos los idiotas
que nos miran de forma divertida. ¿No lo entiendes? Somos los atípicos.
Los rechazados. Eran libres. Libre para hacer lo que sea que queramos,
porque no importará. Nunca encajaremos aquí, así que no tenemos que
intentarlo. Estamos liberados de toda esta mierda. Hizo un gesto a
nuestro alrededor con la mano. “No pueden lastimarte si no les das
permiso para hacerlo. Entonces no lo hagas.
Di un paso hacia él, vacilante. La gente entraba y salía del Café
Diem, y nadie nos miraba gracioso. Tal vez esa era parte de la razón
por la que me gustaba salir con Bane. La gente no se apresuró a
faltarle el respeto. Todavía me resultaba difícil creer que él quisiera
salir conmigo después de todos los rumores.
Habían dicho que la noche en el callejón no era realmente en un
callejón, sino en la casa de Henry, y que había sido una orgía
consensuada. La noticia del aborto también se filtró en los oídos
ansiosos de la gente del pueblo. Una vez escuché a la amiga de Wren,
Kandi, decir: “El bebé probablemente murió de vergüenza. ¿Te lo
imaginas? ¿Ser concebido en una orgía de masas?
Pero a Bane no le importaba.
Se jodió para ganarse la vida, por el amor de Dios.
No es de extrañar que él fuera el único aquí que me aceptara.
Dijo que era personal, y tal vez a eso se refería. Tal vez odiaba tanto la
vergüenza de puta que yo era un proyecto favorito para él. Lo peor fue que
ni siquiera me importaba. Todavía estaba agradecido por la amistad.
"Está bien", dije, las palabras tan pesadas en mi boca que las dije
de nuevo, esta vez más fuerte. "Muy bien, vamos."
Caminamos en silencio hacia la heladería, disfrutando del glorioso sol.
Nuestras manos casi se rozaron cuando abrió la puerta de la tienda para
mí, lo que provocó que algo dentro de mí se levantara como una marea y
luego se disparara como un tsunami. Pedí dos cucharadas, dos más de
las que hubiera comido cualquier otro día.
Había algo en Bane que me hizo querer reinventarme. Para probar algo
fresco. Fui por pistacho y helado esquimal. Y por primera vez en mucho
tiempo, la comida que estaba comiendo realmente tenía un sabor.
Sabía nuevo.
Me gustó.
Cuando salimos de la heladería, me di la vuelta y le dije: "Sobre
nosotros tomados de la mano en la clínica del Dr. Wiese ..."
Me sentía valiente, pero luego se detuvo, se dio la vuelta y me miró
con seriedad. "Si. No estaba pensando No volverá a suceder ".
"No", dije, deteniéndome también. Ahora éramos las únicas
personas paradas en un paseo ocupado, perturbando al resto de la
gente y sin importarnos mucho. “Me preguntaba si podríamos hacer
esto nuevamente alguna vez. No, como, en una capacidad extraña ni
nada. Solo quiero saber que yo, uhm. "Tragué saliva, mirando
alrededor. " Puede ".
No podía dejar de pensar en su mano entintada sobre la mía. En el
momento en que mis labios revolotearon en su mejilla
sorprendentemente suave. Sus fosas nasales se dilataron, y algo que
no pude descifrar zumbó en sus ojos. Fuera lo que fuese, sopesó sus
palabras cuidadosamente antes de decirlas. "Sí". Miró a nuestro
alrededor, como si alguien estuviera mirando, tirando de su barba.
"Seguro. ¿Quieres que te sorprenda, o simplemente hacerlo ahora?
Lo pensé por un segundo, reanudando nuestra caminata.
Estábamos sincronizados ahora. "Sorpréndeme."
Llegamos al final del paseo y esperamos a que la luz se volviera verde
antes de cruzarla. Su palma encontró la mía, pero siguió mirando el
semáforo, como si nada sucediera, todo aburrido e indiferente.
"¿Está bien?" Susurró por lo bajo.
"Bueno."
M Y MADRE DE TIMBRE ERA EL color del vómito.
Sucio, usado en exceso. Algo así como yo. Me dio una extraña
sensación de familiaridad. La gente vino. La gente se fue. Sonya
Protsenko siempre se quedaba, su hombro siempre estaba listo para
que yo pusiera mi cabeza sobre él. Su nevera siempre llena de
albóndigas de patata caseras y sopa de repollo. Había consuelo en
eso. En tener una madre funcional. No es que esa mierda entre
nosotros fuera simple: no era el mejor hijo del mundo.
Yo tampoco fui el peor.
Por ejemplo, siempre hice lo que me dijeron, porque sentí una
sensación de gratitud por no haberme raspado el trasero con una percha,
de lo que no la habría culpado. Violada a los dieciocho años por un vor de
la mafia rusa, había huido del país conmigo cuando tenía unos meses
menos de tres. Mamá había asistido a la universidad aquí. Graduado
como terapeuta. Encontré el tiempo para venir a mi escuela de mierda,
comprarme una tabla de surf y sentarme sola en la arena, porque no
conocía a nadie y era demasiado tímida para hablar con la gente, y verme
competir.
Así que siempre lavaba los platos. Sacado la basura. Ayudó a los
vecinos a arreglar el techo. Mantuve mis notas altas y jugué toda la
charada de niños perfectos frente a sus amigos y colegas.
Pero tenía el gen malo en mí. El que anhelaba poder. Podía sentirlo
corriendo por mis venas, calentando mi sangre. Ahí es donde entró en
juego mi ser un niño no tan bueno . No violé ni asesiné ni hice ninguna de
las cosas desagradables que había hecho mi pedazo de condón roto, pero
todavía robé.
Y vendió marihuana.
Y jodidas mujeres que no eran mías para follar.
Amar a mi madre como lo hice, inequívocamente, me recordó que estaba

humano. La intimidad me daba miedo, de lo contrario. Por eso nunca


había ido a pelo con nadie. Ni siquiera mi ex novia. No me importaba
perderme algo de placer si eso significaba no darles todo.
Pero no hablemos de follar y de mi madre en la misma oración. El
punto era que tenía una buena relación con Mamul. Me encantó que
hablamos ruso entre nosotros. Puso una pared entre nosotros y ellos.
Nos dio otra capa de cercanía que otros niños no tenían con sus
padres. Y me encantó que aprendiera inglés, porque eso también fue
divertido.
Como cuando había escrito cartas interminables a mis maestros y
directores cuando me metía en problemas, siempre se refería a mí como
"mi sol". "Mi sol no hizo esto". "Mi sol no dijo eso". Había estado en lo
cierto la mayor parte del tiempo. Fui chivo expiatorio mucho por ser el
chico ruso monoparental . Aun así, golpeaba la carta sobre la mesa de la
cocina con la palma de mi mano y gruñía: "Mamá, es hijo, no sol", y ella
gritaba: "Sé exactamente lo que quise decir. Tu eres mi sol ¿Por qué crees
que las palabras son tan similares?
Entré en su casa, trayendo la arena y el aroma salino del océano conmigo,
usando solo mis pantalones cortos de surf. Hoy, Jesse había comenzado su
trabajo en Café Diem, y Gail la guió a través de él. Elegí no estar allí, porque
sabía que ya estaba demasiado metida con la chica, especialmente teniendo
en cuenta que casi me sacudí los pantalones sosteniendo su mano. Sí, pasar
más tiempo con ella de lo necesario fue un pase difícil para mí. Entonces, me
fui a surfear en su lugar.
"Mamul," ladré, dirigiéndome a la cocina. Estaba parada sobre la
estufa, hirviendo remolachas y hablando por teléfono en ruso.
Ruidosamente. Mamá me indicó que esperara con su mano. Estaba
hablando con tía Luba sobre ... oh, ¿quién coño sabía? Probablemente
chismes. Mi madre todavía volvía a San Petersburgo cuando podía
permitírselo. Todo era muy caro en Rusia, y ella me compraría la
mierda más inútil, como abrigos que podrían protegerte de un
apocalipsis, a pesar de que vivía en un lugar donde la gente se ponía
histérica cuando comenzaba a lloviznar.
"¡Roman!" Sus ojos se iluminaron y murmuró un rápido adiós antes
de apagar la estufa y acercar una silla para que me sentara. La casa
de mi infancia era muy ... rusa , desde el papel tapiz pálido y florido,
las cortinas pesadas y acolchado todo hasta el tipo de alfombras
pesadas en las que se podía enrollar cuerpos. En su defensa, Sonya
Protsenko le dio a todo un toque moderno, por lo que nuestra casa
parecía un Funky sala de exhibición IKEA. "¿Cómo estás, mi querido
sol?"
Tomé el vaso de vodka que me había ofrecido, plantando un suave beso en
ella.

cabeza. Estaba enanizada por mi cuerpo de seis y dos , la parte


superior de su cabeza apenas llegaba a mis hombros. “Estoy
bebiendo vodka a mitad del día sin camisa y colgando con mi chica
favorita. Dijo Nuff. ¿Tú?"
"No podría ser mejor". Se sentó frente a mí, inclinándose hacia
delante y acunando su bebida entre sus finos dedos. "¿Qué hay de
nuevo?"
"Conocí a una
chica".
"¿Conociste a
una chica?"
"Conocí a una chica". Realmente no podía hablar de Jesse con
nadie. Beck era un idiota, Hale era un enemigo y Gail y Edie eran
chicas, y se sentía como un nuevo nivel de coño al consultarlas.
Mamá era una apuesta segura porque nunca le diría una mierda a
nadie más. Aparte de tía Luba, y creo que podría vivir con algunos
parientes en el otro extremo del planeta sabiendo sobre Snowflake.
Mamá hizo más preguntas y terminé contándole todo. Sobre la
violación en grupo y el video sexual y todas las otras cosas que
hicieron que la vida de Jesse sonara como un programa de Netflix.
Trece razones por las que voy a matar a Emery and Co.
Le estaba diciendo a mamá cómo estaba ayudando a Jesse a salir más de
la casa cuando puso su mano en mi mejilla barbuda y me miró a los ojos.
“Te amo,” dijo ella, y fui uh-oh en mi cabeza, ya que sonaba como
el comienzo de un discurso que me gusta .
Froté mi dedo índice sobre mis dientes frontales. "Tú tampoco
eres tan malo".
"Pero", su voz se elevó, cortando mi chiste de mierda, "por el hecho
de ser honesto y como víctima de violación, por favor , no lo tomes a
mal". Nunca te reemplazaría, nunca te tendría. Eres mi destino, mi
sangre, la luz del sol sobre mi piel. Ella respiró temblorosa y cerró los
ojos. “Si entras en la vida de esta chica, no puedes irte sin dejar rastro.
Tú lo sabes. ¿Cierto, Roman?
Parpadeé hacia ella con una mezcla de molestia y rabia. "No soy un
idiota". ¿Pero realmente lo sabía? Tenía un contrato de seis meses con
Darren. Ya había pasado un mes. Nunca me detuve a pensar en las
consecuencias de mi trato con Darren, porque pensé que continuaría mi
relación con Jesse como si nada hubiera pasado. Pero no fue tan simple,
¿verdad? Yo la estaba engañando, mintiendo a ella, y, en cierto sentido,
realmente follarla otra vez, haciendo de ella puso su duro-ganado
confianza en alguien que no se lo merecía. Fue la primera vez que caí en la
cuenta de que probablemente habría

le hizo este favor a Darren incluso si no hubiera una gran cantidad de


dinero involucrado. Fue aleccionador, pero demonios, también fue
muy deprimente. No hice emociones. Hay poco o nada de espacio
para ellos cuando ganas la vida.
Hazme sentir orgulloso, Roman. Haz lo correcto por ella.
Le prometí que lo haría, y cuando salí de su casa, se me partió el
corazón. Sentí la sangre de una rata salvaje y violadora de la mafia
bombeando en mis venas. Eran como serpientes debajo de mi piel.
Quería arrancarlos de mi cuerpo y tirarlos al suelo. Caer de rodillas y
desangrarme hasta morir.
Porque la mayoría de las veces, no me sentía una
buena persona. Pero hoy, me sentí como una mala
persona.
El tipo de mal que Jesse no necesitaba en su vida.
El tipo de sol que no acariciaba ni alimentaba la vida, sino que
quemaba la mierda en el suelo, convirtiendo todo en cenizas.

Lo siguiente que hice fue bastante estúpido, incluso para mis


estándares, y confía en mí cuando digo que hice algo estúpido en mi
vida.
Fui a verla después de su turno.
Si estás tratando de encontrar la lógica en eso, no lo hagas.
Todo en la situación me gritó que retrocediera un paso. Necesitaba
recuperar el juicio y tratar de no ser azotada por una chica cuyo coño
estaba más prohibido que el incesto. Pero, por supuesto, ¿qué esperas de
un tipo que vendió su polla al mejor postor? Exactamente .
Contemplé enviar mensajes de texto a Jesse de antemano, pero ella nunca
revisó su teléfono celular. Así que fui a su casa después de ducharme y mear,
evitando mi conexión semanal con un agente de bienes raíces de
cuarenta y dos años que me ayudó con la renovación de mi hotel. Golpeé el
timbre de su puerta una docena de veces, caminando de un lado a otro,
esperando que contestara. Quería asegurarme de que tuviera un buen primer
día. Gail dijo que era callada y atenta, ¿no era esa la definición de

Jesse? Pero la abrumadora, fuera de la nada noción de que yo debería


haber estado allí para ella me consumía.
Culpable. Me siento culpable. Y nunca me sentí culpable en mi vida.
"Bane", respondió Pam, abrazando la puerta, su sonrisa limítrofe
con arsénico. Se me cayó la cara. En este punto, estaba feliz de follar
una maldita lata de atún antes de ponerle una mano encima. Las
luces se atenuaron detrás de ella y me pregunté si Jesse estaría allí.
Tal vez debería haber comenzado mi búsqueda en la casa de la
señora Belfort.
"¿Está Jesse por aquí?"
Ladeó la cabeza hacia un lado, haciendo pucheros. "Tal vez."
Estacioné mi codo en el marco de la puerta. "No me jodería, Pam".
"Pero lo haría". Su voz era de encaje y lujuria, y esa cosa húmeda entre
a ellos que no me interesaba tocar.
Me abrí paso en su casa, arrasando como un ejército hostil,
sabiendo que ella tenía poco o nada que decir sobre esta mierda.
Darren me había contratado. Me respaldaría si fuera necesario.
"Quiero a tu hija", le dije, porque una parte de mí ya no se preocupaba
por ocultarlo.
"Me estás tomando el pelo". Me siguió a través del rellano de su casa.
“Jodidamente deseo que fuera. Pero sé mejor que ir tras ella, así que
no
preocupa tu cabecita. Al mismo tiempo, nunca te voy a joder. No en
esta vida, y probablemente no en la próxima. Así que háganos un
favor y pretendamos ser una madre decente ".
Su boca se abrió y se paró frente a mí, probablemente esperando una
disculpa que nunca llegó. Me di la vuelta y subí las escaleras hacia la
habitación de Jesse, sintiendo el peso de mis palabras sobre mis
hombros.
Yo quería copo de nieve. Yo hice. Quería deleitarme con su coño y
follar su pequeño cuerpo apretado sin sentido y besar ese tatuaje en la
parte posterior de su cuello, diciéndole que lo había visto antes y que me
había gustado. Que vi ella antes y la deseaba. Que ella no era solo una
maldita historia para mí.
Llamé a su puerta. Ninguna
respuesta. Luego lo hizo de nuevo.
Nada.
Tercera vez. "Vete", bostezó desde el otro lado de la puerta.
"No esta pasando. Abrir."
"¿Bane?" Me gustó que todavía fuera lo suficientemente ingenua como para
sorprenderse.
"Tenemos que hablar". Estaba caminando de nuevo. ¿Por qué demonios
estaba caminando de nuevo? El silencio sonó en mis oídos antes de que su
puerta se abriera. Bebí su cara a través del hueco. Era tan hermosa que casi
dolía verla. Salí con muchas hermosas

mujer. También me follé a un montón de ellos. Nadie era tan bonito como
era Snowflake. Todo a su alrededor se desvaneció, como un poema con
bordes quemados. Ella era la letra que contenía, tan concentrada y aguda.
Empujé mi hombro contra su puerta, entrando en su habitación, y casi me
dejó sin aliento.
Colgando del techo había un candelabro hecho de pequeños
recuerdos: CD-ROM de la vieja escuela , bolígrafos, controles remotos,
postales, cartas, llaveros de sus bandas indie favoritas. Parecía que su
alma había explotado y se había derramado entre nosotros. La pared
detrás de su cama tamaño queen estaba cubierta con imágenes Polaroid
de las espaldas de las personas. Reconocí a su madre. Un hombre de
cabello oscuro que probablemente era su padre. Darren y un grupo de
porristas y tal vez incluso un grupo de extraños. Algunos alfileres se
aferraron a la nada. Supuse que solían aferrarse a las fotos de las
personas de su vida anterior, antes de que la follaran en todos los sentidos
de la palabra. Aunque sí noté una imagen enroscada debajo de un alfiler.
La espalda de un hombre joven, su cabello castaño claro y lleno. Emery,
fue mi suposición. Su cuello fue apuñalado cien veces con el alfiler que lo
sostenía, hasta que casi había un agujero en forma de guisante en el
medio.
Un tarro de luces de hadas de Mason se sentó en el alféizar de su
ventana, haciéndome preguntar cuántos sueños aún tenía atrapados
dentro. Libros sucios esparcidos por el suelo. Tenía ropa de cama
Beetlejuice a rayas en blanco y negro y un oxidado Sin allanamiento,
estamos cansados de ocultar el letrero de los cuerpos colgado en su
puerta. Su habitación tenía carácter. Personalidad. Y mucho de eso.
"¿Quién hizo todo esto?", Pregunté, muy consciente de lo cerca que
estaban nuestros cuerpos, y cómo su pecho subía y bajaba como si
sintiera lo que yo sentía, a pesar de que no tenía idea de qué
demonios era eso.
"Lo hice", dijo en voz baja. Su cabello todavía estaba húmedo por la
ducha que debió haberse tomado después de regresar a casa del
turno. Llevaba pequeños pantalones de pijama,
de nuevo, de color naranja, y un top negro de Sleeping with Sirens. No
sabía por qué, pero era lo más sexy que había visto en mi vida.
Ella era una persona.
Era una adolescente, a punto de romper los veinte.
Ella era una jodida chica, una mujer, en el medio, con tetas y
hormonas y sass y esa capa de hielo se estaba derritiendo demasiado
rápido, y quería beber cada gota de ella mientras lo hacía.
Mis dedos tocaron los de ella. La proximidad nos hizo
balancearnos un poco. Mis ojos en los de ella. Verde sobre azul. Duro
en suave. Una mentirosa sucia sobre la chica más pura y amable que
he conocido.

"¿Cómo estuvo tu primer día?", Le pregunté.


"Sin acontecimientos notables. ¿Dónde estabas? Su voz era
pequeña, pero el significado detrás de sus palabras era colosal.
No podría enfrentarte sin romper un contrato de seis millones de dólares
. "Surfeando". Di un paso atrás, reventando mi chicle. "Estoy
entrenando a Beck para un
competencia a fin de mes. Por eso busqué un nuevo barista. Él
renunció. Estaba revelando la verdad tanto que estaba a punto de
romperse.
"Bueno."
"¿Pero está realmente bien?"
"No. Fue mi primer día trabajando. El primer día volví a enfrentar el
mundo. Pensé que ibas a verme. Su voz tembló. La había traicionado
y estaba enojada. "Creí que eras mi amigo."
" Soy tu amigo".
"Los amigos se
preocupan".
" Me importa". Y eso se estaba convirtiendo en un jodido problema.
Caso en cuestión, lo siguiente que salió de mi boca me hizo querer
golpearme.
"Cena conmigo". ¿Qué demonios estaba diciendo? ¿Preguntando?
Casi se apoyó en mí, casi, y la olí por todas partes. Incluso el dulce aroma
almizclado de su coño. Y me mató que no podía ayudarla con lo que realmente
necesitaba ver. Que ella podría disfrutar el sexo otra vez. Conmigo.
Mis momentos imprudentes se acumulaban rápidamente. Lo siguiente
que hice fue estúpido también. Apreté su barbilla entre mi pulgar y mi
dedo índice para guiarla hacia arriba, de modo que nuestros labios
estuvieran alineados. La puerta todavía estaba entreabierta y sabía cuánto
estaba poniendo en la línea. Pero necesitaba hacer esto con el contacto
visual. Porque mi mamá tenía razón. No pude joderlo.
“Necesitas decir que no. Soy un bastardo —susurré.
Sácame de aquí. Antes seré el que no podrá dejarte
Vamos.
Ella levantó la vista y sacudió la cabeza. "Si."
“No, copo de nieve, no lo entiendes. Soy literalmente un bastardo.
Mi donante de esperma estaba casado, pero no con mi madre. Por
supuesto, no fue su elección. Ella fue brutalmente violada por él. Y yo
soy el recordatorio constante de eso. Tengo su cabello Sus ojos. Sus
labios. Tengo su altura y su constitución. Nunca lo conocí, pero tengo
la sensación de que si alguna vez lo hiciera, me rompería las jodidas
extremidades solo para asegurarme de que nunca sería capaz de
hacerle lo que él le hizo. Por eso los tatuajes. Y la barba Por eso me
estoy escondiendo. No quiero ser él, ¿entiendes?

Nunca antes se lo había dicho a nadie, y quien haya dicho la


verdad te hará libre necesita que le examinen la cabeza. La verdad se
sentía como una cadena de cinco toneladas alrededor de mi cuello.
La verdad era que la barba era mi armadura. Empecé a cultivarlo
cuando empecé a cobrarme por sexo. Menos de mi cara para mirar en
el espejo.
Y para mi próximo truco, damas y caballeros, me convertiré en la
puta que mi padre dijo que era mi madre. Solo que peor. Ella no lo pidió.
Por el precio correcto , lo haré.
Los ojos de Jesse se abrieron ante mi confesión, y odié lo que vi
allí. La piedad nadó en sus pupilas. Quería que ella parpadeara y me
diera algo más en su lugar. Lujuria. Ira. Confusión. Odio. Tomaría
cualquier cosa, realmente, aparte de una maldita lástima.
Por eso dijiste que mi historia era personal para ti. Por eso dijiste
que no podía ser salvada.
No asentí, no era realmente capaz de hacer otra cosa que
encogerse de hombros, pero ella continuó. "Es por eso que no quieres
dormir conmigo". Las yemas de sus dedos revolotearon en sus labios.
“Entre otras razones. Mira, no eres una tragedia para mí, ¿de
acuerdo? Eres una persona Una persona adorable, talentosa,
divertida, más sexy que el fuego. Pero esa es la cosa. No puedo
tocarte. No te tocaré. Mientras mantengamos esta mierda platónica,
seremos oro. Simplemente no puedo tener esto en mi conciencia ”. Ya
estaba empapado de engaño. Le debía a Darren más de lo que tendría
en mi cuenta bancaria. Incluso si quisiera romper el contrato, ya había
gastado una cuarta parte del dinero.
Ella dio un paso adelante. No había más espacio entre nosotros,
por lo que su muslo interno presionó contra mi muslo externo a través
de mis pantalones cortos de surf. Mis ojos se posaron en su carne
lechosa. Ella presionó más fuerte. Miré hacia arriba, mi pulso latía en
mis párpados.
“No me importa lo que hizo tu padre. El es el bastardo. No tú. Y tú
eres el único hombre al que no tengo miedo. Me haces sentir valiente
Poderoso. Me haces mirarme al espejo sin pestañear un poco más
fácil. Y quiero hacerlo, Bane. Quiero esas cosas sobre las que leo en
los libros. Ella se lamió los labios rápidamente, moviendo su mirada
para que no la viera a través de sus ojos. "Entonces, por supuesto,
bésame".
Tenía tantas ganas de torcer el cuello de su camisa, atraerla hacia
mí, chocar mis labios con los de ella y follarla contra la pared. Más
que eso: sabía que probablemente era lo que ella necesitaba.

"Copo de nieve", advertí, mi voz un suave gruñido. Ella apretó sus


dos muslos juntos contra mi pierna, montándola, sus ojos fríos y
atrevidos, sus movimientos tan sutiles que no estaba segura de si lo
estaba imaginando o no. Tragué saliva cuando encontró un ritmo
lento y vacilante. No pude alejarla. Aparte del simple hecho de que no
quería, ella también fue una víctima de violación. Cerrarla sería el beso
de la muerte a nuestra relación. La elección fue mía. Seis millones de
dólares o su coño. Parecía una elección fácil, aunque era todo lo
contrario.
"Bane", ella respiró, tan cerca de mi boca, y mi polla se movió entre
nosotros, golpeando su estómago. Mierda. Mierda. Mierda.
Aparté mi rostro, pero solo para mostrarle que no estaba sola en esta
atracción, presioné mi muslo contra su coño, empujando mi rodilla hacia el
norte, presionando su clítoris. La sentí abrirse a través de sus jammies. Sus
ojos rodaron dentro de sus cuencas y pre-cum pegó mi erección a mis
calzoncillos.
"Bésame".
"No."
"¿Por
qué?"
“Te dije por qué. Te mereces algo mejor que un
bastardo como yo "." Pero tú eres mi bastardo ".
Me chifló. "Soy el bastardo de todos, Jesse, y ahí está el problema".
“No me importa compartir. No es sobre ti. Se trata de mí. Ella
estaba apretando contra mí con tanta fuerza, y yo estaba
empujándola cada vez más, mi espalda contra la pared.
Técnicamente, no estaba rompiendo ninguna regla. No la estaba
besando. No la estaba follando, y estoy segura de que no la estaba
seduciendo. Pero en todos los demás sentidos, me cagué hasta el
cuello , y fue la primera vez que realmente lo reconocí. Porque si
estaba en el contrato o no, la forma en que mi rodilla seguía frotando
y empujando contra su clítoris hinchado era todo menos profesional.
"Si no me besas ahora, me detendré", susurró en mi cuello, mucho
más pequeña que yo.
Respiré por la nariz, mis labios pellizcados. No lo
digas No lo digas No te atrevas a decirlo. "No te
detengas". Las palabras cayeron de mi boca,
estranguladas. "Cortar la barba".
"¿Dafuq?"
"Me escuchas. Cortar la barba, Bane. No eres tu padre. Deja de
esconderte. Sus muslos se apretaron contra mi pierna y supe que estaba
cerca. yo

bien podría haber disparado mi carga directamente a su PJ, porque


esa mierda era más erótica que cualquier otra mierda que haya tenido
en los últimos tres años.
"No", gruñí.
"Entonces me
detendré".
"Haz lo que tienes que hacer". Fingí sonreír. No era de los que
negociaban con terroristas, sin importar cuán ardientes fueran y cuán
duro me pusieran la polla. Pero cuando sus muslos dejaron los míos, y
sentí lo húmeda y cálida que estaba mi pierna, cómo extrañé su
estómago presionando contra mi polla, la tiré hacia mí.
"Me cortaré la barba". ¿Qué coño? ¿Dónde estaban mis bolas?
Probablemente en el mismo lugar donde había dejado mi cerebro,
porque estaba cagando muy claramente por más de seis millones de
dólares.
Sus muslos estaban a punto de volver a agarrarme la pierna
cuando la puerta se abrió de golpe y casi me caigo. Eso es lo que
obtienes por dejar que un adolescente al límite te deje caer en el
olvido y la espalda. Jesse enderezó su postura, sus mejillas
enrojecidas a mitad del orgasmo, cuando Darren se asomó
tímidamente desde el pasillo.
"Jethy?"
Quería sacarle la lengua por arruinar uno de los momentos más
calientes de mi vida con sus ojos ceñudos y lémures. Snowflake se
recogió el pelo y apartó la lujuria de sus ojos, levantando la barbilla.
"¿Sí, Darren?"
“La cena está casi lista. Me preguntaba si ... oh. Ah, Bane.
Ahora él estaba dentro de la habitación, frente a mí, con Jesse en el
medio, lo que significaba que todavía había espacio entre nosotros,
porque aparentemente ella tampoco permitía que su padrastro se
acercara a ella.
"¿Ustedes se conocen?" Jesse miró entre nosotros, su cara
cayendo. No sabía si Darren descubrió lo que estábamos haciendo o
no. Estaba demasiado ocupado golpeando mentalmente su cabeza
contra una roca por tener la discreción de un maldito ladrillo.
"Si. Darren y yo nos conocimos en el ayuntamiento. Recientemente
compré un hotel, y él estaba allí haciendo los trámites habituales de un
gilipollas ”. Me recuperé rápidamente, especialmente teniendo en cuenta
que el ochenta y cinco por ciento de mi sangre todavía estaba en mi pene.
Eso pareció tranquilizarla, y su postura se relajó. Irónicamente, eso
solo me hizo sentir aún más como un bastardo. Ella se volvió hacia él.
“Gracias, Darren, pero la respuesta es, como siempre, no. Ahora
discúlpame mientras voy al baño de mujeres. Sus mejillas se sonrojaron y
mi mente jodida.
me convenció de que iba a ir a frotar su clítoris para quitarle el filo.
Además, esto acaba de llegar: me iba a masturbar esta noche hasta
que se me cayera la polla. Por primera vez en años.
Darren se inclinó sobre la puerta, esencialmente cerrándola y
dejándonos juntos en una habitación cerrada. Por primera vez desde
que lo conocí, parecía menos arrepentido. Con los brazos cruzados, el
ceño fruncido, parecía listo para una guerra.
"¿Qué estabas haciendo?", Preguntó.
Me encogí de hombros, mi declaración no oficial de
mente-tu-propia-maldita-empresa . "Te miró de tela".
“Ella se está sintiendo más cómoda conmigo. Ella comenzó a
trabajar en la tienda hoy. Y estás parado aquí, cagando por todo mi
trabajo actuando como si nos conociéramos, cuando se supone que
no debemos hacerlo. Me aparté de la pared de Snowflake, me acerqué
a su balcón de Juliette y abrí la ventana mientras encendía un
articulación. Observé la vista, dándome cuenta de que su ventana
daba al laberinto de la señora Belfort. Las piezas del rompecabezas
se unieron con un clic satisfecho.
Es por eso que ella lo sabía de memoria. Pequeño
diablo. "¿Qué es eso?"
"¿Qué es qué?" Recibí un
golpe. "¿Por qué estás
emocionado?" Tal vez lo
estaba. ¿Y qué?
"Estoy cumpliendo mi parte del trato", dije, pensando en Jesse
frotando su pequeño clítoris en círculos en el baño, con la boca
abierta de placer. Tener una erección furiosa en compañía de un
magnate del aceite sudoroso y larguirucho no era mi mejor momento.
"Estás gastando mucho dinero". Dio un paso hacia mí, apoyando un
codo en la estantería de Jesse y derribando una fila de Jane Austens.
Parecía haber bebido bien de la confianza, porque juro que el hijo de puta
no había sido tan indiferente la última vez que lo había visto. “Destripar y
renovar el hotel? ¿Rompiendo terreno en el parque acuático antes de que
el dinero te llegue? ¿Sabes algo que yo no?
La respuesta fue si. Yo sabía. Sabía que estaba en una mierda profunda.
La razón por la que había comenzado a gastar el dinero era simple:
no quería fallar. Mi deseo de fallar no tuvo nada que ver con el dinero.
Tenía que ver con Jesse. Necesitaba alejarse de este lugar, porque
sus padres eran tan constructivos para su futuro como el maldito
herpes.

Soplé humo por la ventana, tocando mi barba. “No finjas que no


soy dueño de este dinero. Ella está trabajando para mí y ya está
afuera más de lo que tiene todo el año anterior combinado. Pero si lo
que te hace dormir bien por la noche es que yo complete los seis
meses completos, tampoco es un problema ".
“Piensa en el plan si quieres obtener la recompensa del dinero.
Aún no es tuya.
“Se es mío” Apreté a cabo.
"¿Cuál es el tuyo?" Una pequeña voz sonó desde la puerta.
Nuestras dos miradas se lanzaron hacia la puerta. Snowflake estaba
allí, luciendo completamente orgasmo y tan enojado.
Sonovofuckingbitch.
T SEGUNDOS HIRTY .
Me obligué a mirarme al espejo después de obligarme a venir.
La primera vez que había venido desde antes del incidente.
La primera vez que me había masturbado desde esa noche.
Al principio, no estaba seguro de poder hacerlo. No era que no me
atrajeran los hombres, porque lo estaba. Pero era de la misma manera
que admiraba las pinturas y esculturas: desde lejos, sabiendo que no
tenían corazón, que no tenían alma, que no debían tener, y
definitivamente no tenían que sostener. Sin embargo, cuando apoyé
mi trasero contra el lavabo y abrí las piernas, la oleada de calor y
emoción que había sentido antes de que el incidente se estrellara
contra mi cuerpo como una ola. Aparté mis labios, mirando mi clítoris.
Hinchada, palpitante,
mendigando. Ha sido un largo
tiempo. Tocame
Lo hice, pero no se sentía tan bien como el muslo de Bane. Su
cuerpo era áspero y calloso, ágil y masculino. Mis dedos no
sostuvieron una vela contra su fuerte pierna. Frustrado, saqué una
toalla del gabinete de vapor y la arrojé al borde de la bañera. Elevé una
pierna y la monté a horcajadas, montando el borde como si fuera un
toro mecánico.
Cerré los ojos, imaginando a Bane.
Los duros planos de músculos debajo de su delgada camisa
Billabong demasiado lavada . Sus dedos ásperos encuentran mi
clítoris. Grande, sucio y manchado de tinta.
Su aliento a canela y olor a océano mientras mis muslos se montaron a
horcajadas sobre su rostro barbudo mientras montaba su boca, mis jugos
goteando por su barbilla. Gemí, apretando mis muslos contra la bañera,
mordiéndome el brazo para sofocar mis pequeños gritos de
alegría, pura felicidad recién descubierta , mientras la primera inundación de
placer se lavaba.

Mis inhibiciones y ansiedad desaparecen. Yo venia. Sensación. Que


cae. Rompiendo las cadenas de la miseria que me anclan.
No se trataba de mis necesidades físicas. No todo, de todos
modos. Se trataba de recuperar mi poder. Se trataba de reconquistar
mi sexualidad, un pedazo de tierra que siempre había pertenecido a
nadie más que a mí.
Se trataba de encontrar mi camino de regreso al mundo.
Casi salté de regreso a mi habitación después de lavarme la cara y
las manos. Darren todavía estaba allí, y eso me sorprendió, porque
generalmente apenas tenía las agallas para golpear, y mucho menos
entrar.
"Es mío", dijo Bane conversacionalmente, pero su postura, tensa y
dominante, sugería que estaba muy lejos de abordar a Darren.
"¿Cuál es el tuyo?" Me apoyé contra la puerta, cruzando los brazos
sobre mi pecho.
“El hotel boutique en el paseo marítimo. El que está siendo
destripado —murmuró Bane, su voz fabricada y desprendida. Sus ojos
seguían fijos en Darren, y la amenaza estaba allí, clara y brillante en
sus pupilas. "Su padrastro tiene algunas ideas muy elaboradas de lo
que debo hacer al respecto, a pesar de que nunca le pedí consejo".
Bane agarró mi sudadera con capucha de mi cama y caminó hacia mí, me
la arrojó a las manos y miró a mi padrastro, que estaba allí, en el centro de mi
habitación, como un soldado herido que había regresado a casa para
averiguarlo. que todo lo que sabía y amaba se había consumido en llamas.
“Vamos, copo de nieve. Comida, luego llevaremos a Old Sport a dar un
paseo. —Sombra está durmiendo —murmuré, todavía confundida por todo
el intercambio. “Los perros siempre están durmiendo. Lo despertaremos.
Me despeinó el pelo, como
Yo era un niño adorable
La forma en que me tocó, tan casualmente, como si estuviera bien,
como si fuera normal , hizo que mi corazón saltara varios latidos.
Eché un último vistazo a Darren, tratando de encontrar la pena que
normalmente sentía por él. Sus ojos estaban en blanco, su mandíbula
apretada.
Por lo general, mirarlo perder otra batalla hizo que mi
corazón pellizcara. Esta vez no fue así.

No hablamos de lo que había sucedido en mi habitación.


Algo me dijo que en el momento en que lo abordara, no volvería a
suceder, y ese era un escenario que no quería entretener. Pusimos a
Shadow, que se veía un poco mejor, con una correa, luego agarramos
un poco de pizza en el centro. Comí dos rebanadas y lloriqueé al
primer bocado, sorprendido por la cantidad de sabor que tenía.
Luego nos sentamos en su camión rojo oxidado y llamamos a la
oficina del Dr. Wiese. La recepcionista bostezó un genérico "
no nos llames, te llamaremos", y agregó que ha sido agitado en la
clínica, por lo que podríamos tener que esperar unos días más. Luego
dejamos Old Sport en casa y nos dirigimos a la playa. Bane le había
prometido a Beck que navegaría con él, y no me importaba lo que
hiciéramos. El cielo estaba oscuro, y por primera vez en mucho tiempo
me sentí liberado.
Liberado de la idea de que Bane pensaría que mi cicatriz de
"puta" era fea. Liberado de preocuparse por el análisis de sangre
de Shadow.
Hubo un momento perfecto en esa playa, justo después de que Bane
me presentara a sus amigos, Beck, a quien ya había conocido en el Café
Diem, y Edie, una surfista rubia que era la peor pesadilla de todas las
mujeres inseguras. Pequeño, bonito y accesible. Fue cuando estaban
remando profundamente en el agua mientras me acomodaba en mi
mochila, ahogada en las palabras de La princesa prometida . El
sentimiento de soledad cogidos de la mano con intimidad. Estaba
saliendo con Bane sin realmente salir con él.
Levantaba la vista de vez en cuando y
sonreía. A veces no me notaba.
A veces le devolvió la sonrisa.
Cuando me llevó de regreso a casa, la idea de que podría estar
yendo a uno de sus clientes se estrelló contra mí, fuerte y
repentinamente, prolongando nuestro tiempo juntos tanto como pude,
en un plan a medias para que cancelara a quien sea Esta mujer podría
ser, tomó la rueda delantera.
"Edie es agradable". Abrí la guantera para encontrar una montaña
de chicle de canela y una pequeña bolsa de plástico con hierba. Tomé
dos chicles y lo cerré.

Bane se encogió de hombros, pero no respondió.


"Y ella es una persona que practica surf, así que obviamente es tu tipo".
Busqué en su rostro. Su boca se curvó en una sonrisa de coma , sus ojos
aún fijos en el camino.
"Obviamente."
Vamos, Bane. ¿Quieres decirme que nunca has considerado salir
con ella?
"Yo tengo. Y lo hice. Por un año. Ish ”, dijo, tan casualmente, aunque
supuse que lo era. Se me secó la boca. Hasta entonces, sospechaba que
estaba celoso de los clientes de Bane. Pero no lo fui. Porque esto era
celos. La idea de que Edie, con quien había disfrutado salir y con la que
había compartido una broma o dos , era el demonio y enemigo público
número uno. Mi cabeza nadó, y acurruqué mis puños al lado de mi cuerpo.
Bane giró a la izquierda y bajó la barbilla.
“No te metas las bragas. Fue en la escuela secundaria. Odio la
escuela secundaria.
"¿Quién lo terminó?" Traté de sonar alegre, pero salió un poco
maníaco. Se sacó el labio inferior y pensó un poco. "No lo sé. Era
Nunca en serio. Principalmente follamos, y la llevé al baile de
graduación. Supongo que dejamos de salir cuando empezamos a
follar a otras personas también. Luego conoció a su esposo, Trent, y
nos detuvimos por completo ".
Amo a Trent
Seriamente. Se estaba volviendo patético, lo aliviado que estaba al
escuchar que Edie estaba casada.
Bane usó el control remoto del vecindario con indiferencia, como
si no fuera ilegal para él tener uno, y dejó su camioneta frente a mi
casa, apagando el motor. Me quedé en mi asiento, deseando que
olvidara que estaba allí y decidiera tomar una siesta espontánea.
Si. Eso es muy probable.
"Umm ..." Me miró incrédulo, en silencio preguntando por qué
demonios todavía estaba allí.
“¿Estarás en el Café Diem mañana?”, Le pregunté. Se volvió
completamente hacia mí, apoyando su codo en el volante. Su cabello
estaba desordenado en un moño y se veía tan joven y tan hermoso que
quería llorar.
"Tal vez."
Tragué saliva, cambiando de tema. "Sabes, yo también tengo un tatuaje".
Estaba parloteando. Pero no quería que se fuera. No quería que él tirara a
alguien más entre sus sábanas. No quería que su muslo duro entintado se
apretara

contra el sexo de otra persona. Podría haber muerto solo de pensar


en sus labios carnosos rozando la mandíbula de un cliente que paga.
Él sonrió de lado. "Muéstrame."
Me di la vuelta, recogiendo mi largo cabello en una cola de caballo. Sentí
sus ojos en mi cuello. Mis pestañas se agitaron, mis ojos se clavaron en la
hilera de palmeras frente a la finca Morgansen a través de la ventana del
pasajero. Esperé a que Bane reaccionara. Sentí sus dedos rozar mi tinta.
Bajando, a mi columna, más al sur, a mi cintura. Agarró mi hueso de la cadera,
y no con suavidad. Su boca presionó contra mi tatuaje, y fue cálido y perfecto
contra la aspereza de su barba en mi piel, tal como lo había imaginado antes
en el baño. Un gruñido entrecortado se me escapó en el momento en que sus
labios tocaron mi carne.
"Lo vi antes", susurró. "¿Lo
hiciste?"
Asintió en la curva entre mi hombro y cuello. "En la playa. Hace
unos pocos años. Bikini rojo Patrón de cereza.
Me acordé de ese día. Lo que me sorprendió fue que se acordaba
de mí . Lamí mis labios, esperando que continuara.
“Estaba pasando por una mierda que me hizo pensar. A punto de
detener toda la mierda de escolta por un segundo caliente. Pensé que esa
cita estaba dirigida a mí. Siempre he sido un fanático de Pushkin
, bueno, en realidad, mi madre y mi padrastro, nunca estuvieron casados,
le gustaba . Son, como, mega-rusos. De todos modos, parecía una señal.
Como si el universo me estuviera gritando algo, y no hablara el idioma. Iba
a golpearte, pero luego te metiste en los brazos de este puto polvo, y me di
cuenta de que no era una señal. Fue un gran jodido de Dios por pensar que
podría ser otra cosa. O, ya sabes, de alguien más.
Me giré para enfrentarlo, invitándolo internamente, rezando,
rogándole que rompiera sus reglas y arruinara esto. Arruinarnos.
Porque una vez que sus labios estaban sobre los míos, estaba
encendido. Ya no éramos amigos. O enemigos O dos cielos solitarios
, uno vacío y sin estrellas como yo, uno lleno de luces. Uno escondido
por paredes y el otro por tinta y barba. Seríamos libres de serlo.
Nos estábamos mirando el uno al otro ahora. Se acercaba cada
vez más a la rendición, y yo quería su derrota.
“Estás envenenado. Protegido. Sin embargo, no eres Blancanieves.
¿Quieres saber por qué?
"¿Por qué?"
“Blancanieves esperó al príncipe. Tú serás el que te salve

esta historia."
Parpadeé hacia él, pensando en lo que mi padre solía decir, su
acento espeso, casi tan fuerte como sus palabras.
“No necesitas un príncipe, princesa. Necesitas una espada.
Bane me respaldaba. Él creía en mí, y eso me hizo creer en mí
mismo. Mi cuerpo estaba saturado de esperanza. "Puedes ser mi
espada", dije en voz baja. Dios. Eso fue patético. ¿Y si no pudiera? ¿Y
si él no quisiera ser?
Me rozó la mejilla con el pulgar. Sus ojos se arrugaron. Eran
expresivos. Real. Mayor con su experiencia. "Me temo que voy a
herirte si no tengo cuidado".
"No eres tu padre, Roman".
“Tal vez no, pero aún así no nos hace el uno para el otro. Soy tu
jefe y uno de tus únicos amigos. Me aprovecharía de ti si te pusiera un
dedo encima. Dime que entiendes eso, Jesse.
Sabía que tenía mi fe en sus callosas manos, y entendí de dónde venía.
Necesitaba ganar independencia para que seamos iguales.
"Voy a hacer de este trabajo mi perra",
dije. "No dudo de ti".
"Pero no me han besado en ..." Novecientos tres días, cuatro horas,
veinticuatro segundos . Desde que mis ojos se encontraron con el
punto rojo de la grabadora mientras yacía debajo de Emery. Desde que
mi destino había sido sellado. Me aclaré la garganta. "En un largo
tiempo."
“Serás besado por muchos hombres. A muchos hombres me
encantaría golpear en la cara. Muchos hombres que no soy yo.
Reconociendo que estaba rogando, me alejé de él, mi trasero tocando la
puerta del pasajero. Necesitaba irme, e iba a ir, a pesar de no querer. No quería
que fuera con nadie más. Era codicioso y egoísta, y no era necesario, pero era
la verdad. Quería a Bane para mí.
"No quiero que te acuestes con nadie más".
Él sonrió amargamente. “No siempre puedes obtener lo que quieres”.
"Lo sé", me quejé, esperando un minuto más para que él dijera algo
más. Para recuperarlo. El no lo hizo. Abrí la puerta y salí. Quería
enojarme con él por la forma en que había reaccionado, pero tenía
razón. Desde el exterior, podría parecer que me estaba usando, si me
hubiera acostado con él. Corrí hacia mi casa, negándome a mirar hacia
atrás. Tal vez fue lo mejor si no se presentaba en el Café Diem mañana
por la mañana.

"Hola, copo de nieve", gritó detrás de mí. Me detuve, pero no me di


la vuelta.
“¿Te importaría explicar por qué saliste de ese baño todo nervioso hoy?”
Puse mi mano en la manija de la puerta, la giré y entré, dejándolo alto y
seco. Creí escuchar el golpe de su cabeza golpeando el cuero
reposacabezas detrás de él antes de que cerrara la puerta, y
no me sorprendió. Quería que me sintiera empoderado.
Y eso es lo que iba a ser.
Esa noche fue la primera en meses cuando llegó el sueño. Y con eso,
la pesadilla que había estado evitando.
Se sintió como un recuerdo más que un sueño.
Una habitación negra y vacía. Una figura de mi yo un poco más
joven, acurrucada en un rincón, en un sofá. Vi todo el asunto como si
estuviera viendo televisión, fuera de mi propio cuerpo.
El joven Jesse estaba leyendo un libro. Pasó las páginas,
masticando un mechón de su cabello. Entonces el olor vino a mí.
Alcohol. Del tipo que mi papá solía beber. Vodka . Y con ese aroma, un
miedo intenso que se intensificó en mis entrañas.
Una sombra flotaba sobre mi figura. Un hombre. No pude verlo
bien. Estaba de espaldas a mí, pero se enfrentaba al joven Jesse.
Su espalda.
Su espalda.
Su espalda.
Por eso lo hice. Por eso tomé fotos de espaldas.
Fue por este hombre.
¿Pero quién era él?
La Jesse en mi sueño dejó caer el libro en su regazo y lo miró.
Parecía lista para saltar y escapar, y yo quería que lo hiciera. Mal.

El hombre dio un paso hacia mí. Su. Nos .


Arrastró mi cuerpo a la esquina del sofá.
"No", dijo ella. "Por favor. Sé que no debería estar aquí, pero
prometo que no volveré si me dejas ir.
Mi cerebro ordenó que mi cuerpo se moviera. Para que mis ojos se
abran. Quería salir del sueño antes de que me consumiera. Quería
salir antes de recordar algo que estaba bastante seguro de que había
una buena razón para que olvidara. Lo único que pude sentir fue que
mis párpados revoloteaban en REM. Mi cuerpo estaba congelado, mi
mente tambaleándose.
Moverse. Despierta. Sal de la cama ahora mismo.
El hombre se acercó, y ella se acurrucó dentro de sí misma, al
igual que yo después de lo que Emery, Nolan y Henry me hicieron.
Quería patearme las piernas. Caerse de la cama.
El olor a vodka atravesó mi nariz y se instaló en mis entrañas.
Finalmente logré abrir la boca, pero no salió nada. Ni un susurro, ni
un grito.
De alguna manera, me las arreglé para agarrar un poste de la cama
y enderezarme, tragando el sol de la mañana y abriendo los ojos.
Jadeando fuerte y goteando sudor frío, todo lo que pude hacer fue dar
la vuelta al tablón de anuncios detrás de mí y aplanar mis manos
alrededor de él, buscando frenéticamente la espalda de este hombre.
No pude encontrarlo.
Me puse el Keds, el dedo Taser y la sudadera negra y salí a
correr. Esta vez, no me detuve hasta que mis rodillas golpearon el
concreto.

Me pasó los siguientes días arrastrando el culo para reuniones de negocios, el


surf con Beck, y el mal humor como una perra. Todo y todos me
molestaban muchísimo. Mis amigos. Mi mamá. Mi barba. Incluso estaba
enojada con Edie solo porque me recordaba mi última conversación con
Jesse.
Jesse, a quien había ignorado religiosamente durante los últimos
días, evitando el Café Diem solo porque sabía que verla me haría
comenzar una guerra mundial.
Sabía que era un movimiento dick, pero ahora que estaba mejorando
en el concierto de toda la vida , definitivamente necesitaba poner algo de
espacio entre nosotros para asegurarme de que no era mi polla la que
montaba la próxima vez que su crayón ... ojos azules me miraron
seductoramente. Tal como estaba, estaba entrando en territorio peligroso
al gastar el adelanto que Darren me dio como si esa mierda estuviera
garantizada.
¿Muebles nuevos para el hotel ? Kaching
¿Nueva fontanería para Café Diem ?
Kaching
El nuevo imbécil que los abogados de Darren me iban a destrozar si se
enteraban de que había roto nuestro trato, había tocado lo intocable y
ahora tenía un millón de dólares en deuda con él.
Ka-ching, ka-ching, ka-fucking-ching.
La verdad era que no creía tener más poder sobre Jesse que ella sobre
yo.
Ella tenía mucho poder sobre mi trasero. Solo era un maldito
estafador que sabía cómo ocultarlo.
Y el poder era un juego que conocía muy bien. Érase una vez, mi madre
había salido con un tipo que se había quedado el tiempo suficiente para que
yo realmente recordara su nombre. Artem. Ruso. Bueno obviamente. Artem no
era un pedazo de mierda en el gran esquema de las cosas. Tal vez no le estoy
dando suficiente crédito. En realidad, fue un padre para mí sin hacer toda la
basura de la paternidad.

Una cosa que hizo fue enseñarme a jugar ajedrez. Las reglas del
ajedrez eran muy simples: si bien era cierto que el rey era la pieza más
importante del juego, también era el más débil. La reina era la más
poderosa, y es mejor que no lo olvides si querías salir adelante en la
vida.
Jesse era prácticamente el único gatito en esta ciudad que estaba
completamente prohibido para mí y, sin embargo, me encontraba
deseándola cada vez más. Fue una combinación de algunas cosas.
Su desafío, su fuerza silenciosa, su ingenio y su compasión hacia los
demás.
Me encontré caminando penosamente al Café Diem a pesar de
mis mejores esfuerzos porque quería compensar por no verla en su
primer día. Y al día siguiente. Y el que está después.
Está bien juzgarme. Estoy jodidamente juzgándome a mí mismo también.
Fue surrealista. Abriendo la puerta de mi café sin querer. Paseando
entre las mesas ocupadas sin querer. Estacioné mi trasero en el
taburete junto al mostrador, frente a Jesse y Gail, sabiendo que
debería estar en algún lugar, demonios, en cualquier otro lugar .
La cabeza calva de Gail brillaba como una canica, totalmente
extraña en contraste con su rostro femenino y redondo, y vestía una
camiseta negra Stay Weird , Chucks rojos y esmalte de uñas a juego.
Sus labios eran de color rosa polvo, contra el maquillaje dramático.
Jesse también estaba usando algo, aunque estaba demasiado
hipnotizada por sus labios en movimiento, como para notar lo que era.
"Cuéntame más sobre él", sondeó Jesse, tan concentrado en Gail que
no se dio cuenta de mí. Pero Gail sí lo hizo. Y ella hizo que poco
vamos-a-fuck-cosas-up sonrisa de ella antes de que ella se dio la vuelta de
nuevo a copo de nieve por respuesta.
“Es agradable, supongo. Es un poco extraño, pero eso no es un
defecto en mi libro. Gail limpió las tazas humeantes recién salidas del
lavavajillas con un paño y las colocó cuidadosamente detrás de ella,
contra la pared de ladrillo blanco y expuesto . Es mejor que no se haya
referido a mí, porque no solo no era agradable ni extraño, sino que
también era su maldito jefe.
“Sin embargo, Hale es super caliente. Además, es como este loco
filósofo. Y él nunca golpea a nadie, así que obviamente le gustas
", cantaba Gail , sus palabras dispararon directamente a mis venas,
calentando mi torrente sanguíneo.
¿Sano? Jodido Hale estaba aquí? ¿Golpeando a mi Jesse? Quiero
decir, Jesse. No es mio. Ella no era mía. Solo que el pequeño agujero
que se abrió en mi pecho no estaba de acuerdo con esa última
declaración.
“Oh, no salgo con nadie. Me preguntaba cuál era su historia. Lo atrapé
mirándome el otro día. Llevaba el mismo tanque GRATIS hoy. yo solo

se preguntó cuál era su trato. Jesse usó su cadera para cerrar una
nevera de acero inoxidable debajo de ella, donde guardamos el hielo
picado. Ella preparó un batido para una chica surfista en la caja
registradora. Me sorprendió lo natural que se veía detrás del
mostrador. Una parte de mí todavía creía que Snowflake no sería
capaz de instalarse por completo en su trabajo, y aún era temprano,
pero maldita sea, parecía ... normal . Aunque estaba feliz por ella, una
pequeña, loca y mezquina parte de mí estaba enojada. Cabreado
porque ya no me necesitaba como pensaba que lo hacía.
Mentalmente comencé a enumerar las razones por las que ella
necesitaba permanecer en la imagen. Mi foto
Le di un trabajo con horarios flexibles. Le di seguridad. La llené de
humo con todo lo que necesitaba. Pero también le dije que iba a follar
a otras personas. Ella no solo aceptó eso, sino que también parecía
encajar perfectamente en su papel de barista. No es que me
molestara que ella no me necesitara tanto como pensaba.
Vale, sí, me molestó.
Y me molestó que me molestara, porque ¿qué clase de gilipollas quiere
que otros dependan de ellos simplemente para mantenerlos cerca?
Yo. Eso es quien.
"Famous Last Words" de My Chemical Romance interpretada por
"Crystallize" de Lindsey Stirling (teníamos un DJ soltaba música
preparada semanalmente porque no podíamos decidir sobre las listas
de reproducción que nos gustaban), y Gail sacó su teléfono de su
bolsillo trasero .
"¡Whoa!" Mi empleada súper emo sostuvo su teléfono celular en el aire, su
boca se convirtió en una O. Todavía estaba fingiendo hojear mi teléfono,
pellizcando mis cejas como si fuera importante, y maldiciendo a Hale por
descubrir mi mierda. Estaba noventa y nueve por ciento seguro de que había
resuelto mi supuesto ángulo y había decidido molestarme golpeando a la
chica que tenía en mente.
"¡Tipo! Hale me acaba de enviar un mensaje de texto. Él pidió tu
número. ¿Qué hago? Gail chilló. Los ojos de Jesse se abrieron, al igual
que su sonrisa, y quería morir mil muertes.
Lo apuñalas en la cara y luego me lo entregas para terminar el trabajo.
Snowflake apretó el botón de la licuadora para ganar tiempo. Tenía tantas
ganas de
bésala por eso. Estaba halagada, claro, pero no iba a entregar su número tan
rápido. Demonios, apenas me lo había dado, y había cortejado su trasero por
semanas. Pero eso no cambió el hecho de que habría más Hales. Más
bien parecido, alisar-hablando culos que tratar de golpear en el culo, ahora

que ella estaba a la vista, luciendo deliciosa y viva.


Blancanieves se había despertado y un príncipe estaba en camino,
probablemente montado en un Tesla blanco.
Siempre había un jodido príncipe para llover en el desfile del villano.
La licuadora se detuvo. Jesse lo sacó de su centro y golpeó el
fondo mientras vertía el batido rosado en una taza alta.
"Jesse? ¿Debería darle su número? Los pulgares de Gail ya se
movían en su pantalla, y me pregunté cuánto me odiaría si los
rompiera.
Di no.
"Claro" .
Joder.
A riesgo de convertirme en el imbécil más tonto que jamás haya
puesto un pie en Todos Santos, una maldita misión, considerando el
ingreso promedio por hogar y el número de adolescentes con derecho
en este lugar, decidí quedarme fuera de esta conversación y
realmente lo encontré en que le dé tiempo a Jesse para darle su
número a Gail. No solo logré con éxito no detonar con ira mientras
Gail lo repetía en voz alta mientras se lo escribía a Hale, sino que
también elegí el momento después de que Gail metió su teléfono en
sus jeans para darme a conocer.
Por cierto, ¿mencioné que Hale era un hombre muerto? ¿No?
Porque ese fue el caso.
"¿Cómo están mis damas favoritas?" Mostré mi sonrisa de venida .
¿Ver? Casual. ¿Qué es esa garrapata en mi párpado? No es un derrame
cerebral, eso es seguro.
"Buena pregunta. Eso es aproximadamente el ochenta y cinco por ciento
de la población femenina de SoCal, por lo que es mejor comenzar un
cuestionario en línea para ahorrar tiempo ", dijo Jesse dulcemente, deslizando
el batido hacia la chica del traje de neopreno. Entré directamente en ese, así
que le permití el momento de disfrutar de las risitas de Gail.
Un punto para la chica con el tatuaje de Pushkin, cero para el imbécil
que está meando por toda su confianza ganada con tanto esfuerzo .
La chica surfista rodó dos dólares en la jarra de propinas, luego me
guiñó un ojo y chupó con fuerza su pajita. Jesse siguió ese
intercambio silencioso, y eso me hizo sentir mejor acerca de la
mierda. Mas o menos.
"¿El trabajo es bueno hasta ahora?" Ignoré el entusiasmo de Jesse. Ella
colocó los codos en el mostrador desde el otro lado, y no se me escapó que se
veía segura, radiante y jodidamente comestible. Me concentré en ella
nuevamente, dándome cuenta de que no llevaba su sudadera negra habitual.
Ella debe haber sacado esa mierda de

la profundidad de su armario, porque se veía ... fresca. Colorido, incluso, con


polainas rojas a cuadros que eran ajustadas en todas partes, su Keds
característico, y una larga camiseta amarilla con dos manos de esqueleto que
te dan el dedo. Se veía deliciosa y viva, y de repente me sentí posesiva y
protectora de ella.
"Excelente. Gracias. ¿Surfeaste hoy?
”“ ¿Respiraste hoy? ”Lo desafié. Ella
sonrió. "Si."
"Sí, surfeé hoy". Agarré una botella de agua con gas detrás del mostrador y
desenrosqué la tapa, tomando un trago. “Deberías aprender a surfear. Te
encantará. Es un deporte solitario. Mucho silencio involucrado ".
La idea se me ocurrió de la nada. Significaba más tiempo con Jesse y,
lo que era más importante, más tiempo con ella mientras llevaba un bikini
o un traje de neopreno. Una gran victoria para mi libido, una terrible
pérdida para mis bolas. Solo le echó un vistazo para saber que el plan se
había vaciado por el desagüe. Parecía que le había ofrecido un trío con
Shadow.
"No, gracias."
"¿Por qué?" Rompí mi chicle con aburrimiento falso.
Se miró los zapatos, se agarró el estómago a través de la tela amarilla de
la camisa y luego sacudió la cabeza. "Realmente no importa, Bane".
"Llámame
Romano". "¿Por
qué?"
Porque nadie más lo hace, y necesito algo sobre nosotros para sentirnos
diferentes. Por supuesto, en realidad no me entretuve con la idea de decir
algo, así que Kate Hudson fue una película. Me encogí de hombros. "No lo
sé. Solo suena raro saliendo de tu boca. No me conociste en el instituto.
Toro, conoce mierda.
Me quedé por el resto de su turno. Traté de decirme a mí misma que
necesitaba supervisar mi propia cafetería, pero la verdad del asunto era
que no quería que apareciera más Hales y golpear su trasero. En realidad,
no pensé por un segundo que ella saldría con él. Pero Hale, como su
cabello, era una bandera roja. Otro tipo vendría pronto. Él se vería sano, y
ella se arriesgaría. ¿Por qué no lo haría ella?
Me senté en la esquina por un rato y fingí trabajar en algunos números.
Odiaba los números, aunque era bueno con ellos. Cada vez que levantaba la
vista, Jesse estaba ocupado. Finalmente, jodidamente finalmente, a la una de
la tarde, merodeó por la máquina de café, volteando canciones en nuestra lista
de reproducción. Moví mi trasero en su dirección, mirándola de vuelta, su
cuello, ese tatuaje que me miró,

ahora que su cabello estaba recogido en un moño desordenado en la parte


superior de su cabeza.
"Nadie toca la lista de reproducción", dije con frialdad. “Esa mierda
es escogida por un productor sueco de música indie. Nadie quiere
escuchar tus canciones de Taylor Swift ".
Yo era un gilipollas. No le gustaba Taylor Swift, y lo sabía.
"¡Jesús H, amigo!" Se dio la vuelta, saltando por la repentina intrusión.
Ella había dicho amigo. Ella nunca dijo amigo. Demonios, a veces se me
olvidaba que Jesse tenía veinte años . En realidad, no realmente. Su
cumpleaños fue la semana que viene, y yo estaba al tanto de eso. Debido
al trato y todo, por supuesto.
"Ven conmigo." Hice un gesto con la cabeza hacia el trastero. No iba a
arriesgarme a otra crisis pública. Jesse era bueno en entregarme mi
propio trasero en público. Y quería hablar con ella sobre algo sensible.
A saber, cómo ya no podríamos estar frotando las partes privadas del
otro.
Ella me siguió en silencio. Sentí sus pasos a un pie de los míos.
Darren iba a shish-kebab mi cabeza Juego de Tronos al estilo si la
tocaba. Además, había un plan más grande.
Un juego final más grande.
La puerta detrás de nosotros se cerró, y debido a que mi polla no
recibió el memorando de que ya no tenía dieciséis años, tenía algo de
madera que cuidar. Mi pene estaba tan duro que la raja me miraba
directamente a la cara, solo que Jesse no podía verlo, porque todavía
llevaba pantalones cortos de surf. Pero solo eran pantalones cortos, y
yo me oponía moralmente a cualquier tipo de ropa interior para
hombres o mujeres, para que ella pudiera distinguir mi erección si
simplemente miraba.
Lo cual ella no
hizo. Gracias a
la mierda.
Saltó sobre una caja de galones de jugo de naranja y cruzó los
brazos sobre el pecho, colgando de las piernas. La luz era turbia y de
mierda, y se veía aún más hermosa, ahora que podía ver claramente
sus imperfecciones bajo el duro bulbo amarillo. Sus ojos estaban
cansados y rojos. Su boca estaba curvada en triste insatisfacción con
la vida. Y la peca debajo de su ojo izquierdo manchaba su piel por lo
demás prístina.
Necesitaba dejar de fijar y comenzar a arreglar. Tomé su mano en
la mía. ¿No se suponía que eso era lo que hacías cuando querías ser
comprensivo? Tomar la mano de alguien? Nunca antes había estado
en esta posición. Quiero decir, le había dado muchas malas noticias,
pero nunca me sentí mal por haberlo revelado, si eso tenía sentido.
Bien, ahora definitivamente me estaba estancando.

"Repite conmigo, Copo de nieve: la reina es más poderosa que el rey". Sus
ojos estaban en los míos, y la pasión en ellos me sorprendió. Fue como
ella sabía de lo que estaba hablando. Tal vez ella también era
buena en el ajedrez. "La reina es más poderosa que el rey".
Tomé su rostro en mis manos, sabiendo que lo más natural era chocar
mis labios contra los de ella y ver mis planes y sueños en llamas.
Ya no podemos tocarnos. Ni siquiera un besito en la mejilla.
Solo que no dije eso. Ni siquiera pensé eso en todo el camino. En
cambio, le pregunté: "¿Cuál es la historia con el surf? ¿No lo harás?
Pensé que iba a decirme que no le gustaban mostrando su cuerpo
después de lo que había sucedido, que era justo lo suficiente, pero
nunca esperaba que levantar en silencio la camisa y me muestran que
.
Esa siendo sus cicatrices.
Púrpura y profundo y
burlón. Puta
Sentí mi garganta temblar pero no pude sentir la golondrina. Su
parte superior estaba agrupada alrededor de sus tetas. Quería tirar de
ella hacia mí y abrazarla. Quería besar esa maldita cicatriz mejor.
Quería lamerlo y morderlo y mostrarle que todavía era sexy, con o sin
él. En realidad, especialmente con eso. ¿Qué es más sexy que un
maldito sobreviviente?
Pero no podía tocarla, no así, así que solo le froté la mejilla con el
pulgar y le dije a través de mi mandíbula cerrada: "Voy a matar a esos
bastardos".
Cuando dije eso, me di cuenta de que podía y debería chocar contra
mí. Sabía sus nombres. Quiénes eran Obtener sus direcciones sería
vergonzosamente fácil. Lo único que me detuvo fue mi conciencia, y ese
hijo de puta era escamoso para empezar, lo que no era un buen augurio
para ellos.
Arrastró su camisa hacia abajo, sus ojos buscando los míos, buscando
disgusto y desaprobación. Cuando no encontró ninguno, se frotó la frente con
cansancio. “Por eso no quiero ir. No quiero que nadie vea esto.
"Entiendo". Había trajes que lo cubrirían por completo, pero incluso
yo no era lo suficientemente emocionalmente tonto como para darme
cuenta del sentimiento general. Todo su cuerpo la rechazó.
Jesse soltó una risa incrédula, rodando los ojos para que no viera las
lágrimas colgando de sus pestañas inferiores, "Es asqueroso, ¿eh? Lo sé."
"No lo hagas", dije, deseando elaborar pero no admitir en voz alta lo que ya
estaba empezando a aceptar : era hermosa en la forma en que muchas chicas
lo eran, pero los demonios dentro de ella la hacían hermosa. una única,

de una vez en la vida .


"Pero es la verdad". Se mordió la mejilla interior y se secó los ojos
rápidamente. El estruendo del bajo afuera golpeó contra la puerta. "My
Own Summer" de los Deftones. “Es por eso que no estoy realmente
enojado porque no me quieras. Lo entiendo, Ba ... Roman. Entiendo por
qué no quieres desordenados y marcados.
¿De qué demonios estaba
hablando? "¿Quién dijo que yo ..."
“¿Disfrutaste con quien fueras anoche? ¿Y la noche anterior? Te
debe gustar la variedad. Ella se sorbió la nariz y levantó la barbilla. De
hecho, había rescatado al cliente de ayer a favor de drogarme con
Beck y ver porno. Pero, por supuesto, no podía admitirlo, porque
entonces ella preguntaba por qué, y luego tenía que responder, y la
respuesta era muy clara, incluso para un mentiroso como yo.
Todavía estaba sentada en esa caja cuando me di la vuelta,
caminando hacia una mesa alta donde estaban las cajas de cápsulas
de café.
"¿Quieres la verdad?", Pregunté, apoyando mis manos en la
superficie. Ahora necesitaba un maldito escudo para hablar con ella
sin follarla. Excelente. Las cosas iban simplemente bien.
Un sonido que estaba más cerca de un grito pero que se suponía
que era un gemido salió de su boca. "Definitivamente me estoy
cansando de las mentiras".
“Quiero tu trasero. ¿Contento? Lo quiero con las cicatrices. Con la
historia jodida y trágica. Con cada fibra de mi cuerpo. Quiero follarte, ser
dueño de ti, lastimarte y salvarte. Pero no puedo hacer ninguna de esas
cosas. ¿Por qué? Porque después me odiarías, y eso es un hecho, no una
especulación. Marca mis palabras. Por razones que no puedo decirte
ahora, joder, te romperás y me arruinarás. Y puedo ser un bastardo, pero
no soy el jodido villano.
Eso era lo más cercano a la verdad que estaba dispuesto a ofrecerle.
"Entonces, esta es la verdad, Snowflake, sea lo que sea, tendremos que
luchar contra eso".
Estaba tan tentado a decir joder esta mierda.
¿Y qué si no construyo el parque de surf? Mikayla, mi prima, nunca
consiguió un unicornio para su cumpleaños. Ella había sobrevivido. Yo
también. La cosa era que era demasiado tarde para que me retirara,
porque había estado ocupado gastando una tonelada de ese dinero
en el hotel y arreglando cosas en el Café Diem, y ahora estaba en
deuda con Darren. Y realmente no estaba en condiciones de
endeudarme con nadie. Ya me estaba ahogando en negocios y
esfuerzos, tratando de demostrar que Dios sabe qué a
Dios sabe quién.
La miré a la cara, esperando que me dijera que lo había entendido. Que ella

entendido. Se deslizó hacia abajo de la caja y se quitó las polainas,


deslizándolas hasta los tobillos y luego quitándolas, junto con sus zapatos. Su
ropa interior de algodón negro fue la siguiente en la línea. Se paró frente a mí,
con el coño afeitado, resbaladizo y deliciosamente delicioso, en plena
exhibición. Luego, Jesse se acercó a la puerta con ligereza, su culo redondo
balanceándose de un lado a otro, giró la cerradura, hizo el mismo paseo casual
hacia la caja, volvió a subirla, y abrió las piernas, mostrando una rendija rosada
del cielo.
"No tienes que tocarme para arruinarme", gruñó, su lengua
barriendo su labio inferior.
Deje que el registro muestre que intenté
resistirme. Algo así como. Respondí de la
única manera que me pareció conveniente.
"Oh, mierda".
Una y otra
vez.
Oh , mierda sonaba bien .
No sabía de dónde venía mi falta de inhibiciones. Tal vez fue por la forma
en que había mirado mi estómago, tan diferente a cualquier otra persona.
Había tenido a un puñado de personas mirándolo después del incidente. Los
doctores. Las enfermeras. Pam Darren Todos estaban horrorizados y
asqueados. Era exactamente lo contrario de lo que quería ver en los rostros de
las personas. Esperaba una apariencia de 'no es tan malo' , en lugar de
'alguien-pase-la-bolsa-emesis'. Pero Roman me miró como si todavía fuera
bonita. Pude ver en la sacudida de su garganta bajo su espesa barba que
pensaba más en mi estómago plano y mi cintura curva que en las cicatrices
que los cubrían.
Y eso me dio fuerzas.
No estaba orgulloso de lo que había hecho: seducirlo contra su
voluntad. Pero hizo una especie de lógica hacia atrás en mi mente,
que yo era el único que perseguía el sexo con el hombre más sexual
del planeta, quien pensó que dormir juntos era una mala idea.
Tal vez fue.
Pero nadie dijo que necesitábamos tocarnos para salir.
Bane parecía torturado. Nunca antes lo había visto así. Siempre
fue asertivo, despiadado y confiado más allá de lo creíble. La energía
oscura crujió a su alrededor, como si hubiera sido alcanzado por un
rayo, dividido por la mitad y lleno de ira. Estaba hirviendo, brillando y
brillando a fuego lento.
Él estaba deseando.
Su deseo por mí me fortaleció, porque no lo tomó, como todo lo
demás. Demonios, ni siquiera preguntó.
Otra razón por la que era la pareja sexual perfecta.

Rodeé mi clítoris con mi dedo índice, sintiéndome ansioso, eufórico,


encendido y encendido. Si. En llamas. Él mirándome encendió todos los
fósforos en la boca del estómago y me hizo arder por él como la antorcha
más brillante.
Lo había visto cerca de mujeres. Tuvieron que ser removidos
quirúrgicamente de su entorno. Y sabía todo sobre sus asuntos. Sus
amantes casados e influyentes. Le dije que no me importaba, y hasta
cierto punto, era cierto. Me importaba más la curación que lo que hacía en
su tiempo de recreación. Sobre ser capaz de retorcerme bajo un hombre
sin pánico, apretando alrededor de mi garganta como una cuerda áspera y
agitando mis extremidades, rogándome que huya.
Lo necesitaba dentro de mí con una pasión que me asustaba. Una
necesidad tan básica que no estaba por encima suplicando.
Incliné mi barbilla hacia arriba, frotando mi sensible capullo cada vez
más rápido. Al principio, no reaccionó. Solo lo miró, como si estuviera
tratando de calcular su próximo movimiento, con las palmas congeladas
en la mesa y los ojos en llamas. Mi corazón dio un vuelco dentro de mi
pecho, una advertencia de que esto era más que sexo para mí. Elegí no
escuchar.
Necesitaba que me arreglara.
Necesitaba que me hiciera venir.
"¿Qué coño estás haciendo, Jesse?" Él gimió, su voz tan espesa
con el sexo, que la lujuria goteaba entre nosotros.
"Seduciéndote", dije simplemente. Abrí más los muslos y gemí,
sabiendo que a él le gustaba lo que veía. La agonía le coloreó la cara. Miré
hacia abajo, viendo su polla hinchándose en sus pantalones cortos de surf
detrás de la pequeña mesa. Esperé a que el miedo agarrara mi cuerpo,
pero nunca llegó. Quería quitarle los pantalones cortos con los dientes,
llevar su gruesa cresta a mi boca y mostrarle que no estaba roto. No más
allá de la reparación, de todos modos. No como había pensado
anteriormente.
¿Qué estás pensando? ¿Qué estas diciendo? ¿Ya te conoces?
Pero era exactamente quien era. El viejo Jesse tomó. Ella había
exigido y reclamado las cosas que había querido.
Y ella salió a jugar en el trastero.
Pellizqué mi pezón a través de mi camisa, sabiendo que estaba
arrugada y visible incluso a través de mi sostén deportivo.
Normalmente, tragaba el espacio que Bane me permitía con sed. No
trató de cambiar quién era yo. El intocable . Pero hoy, quería ser
tomado, ser poseído y devorado. Quería demostrarme que podía
hacerlo.
Podría ser tocado.
Yo podria sentir.

Podría romperme en los brazos de alguien sin sentirme roto.


"Jesse", gruñó, su frente cayó a la mesa en un suspiro. Sus
respiraciones eran profundas, pesadas. Como si estuviera perdiendo una
batalla interior. Sus nudillos se blanquearon mientras hacía todo lo posible
para no voltear la mesa a un lado y cargar hacia mí. Yo quería que lo
hiciera. No me importaban todas esas personas afuera.
"¿Me quieres?"
"¿Te quieres?" La mesa casi voló al otro lado de la habitación por el
impacto de su bofetada. “Estoy mucho más allá de lo que quiero. Estoy en
algún lugar entre la necesidad y la desesperación. Y no me gusta ese
lugar, Jesse. No me gusta para nada ".
"Llévame, entonces."
Me miró profundamente a los ojos, como si estuviera tratando de
comunicarme algo, un pensamiento que incluso sonó estúpido en mi
propia cabeza. ¿Qué intentaría decirme?
"No estás listo". Sin emociones. Indiferente. Lástima que no lo
compré por un segundo.
"¿Quién demonios eres para decir?" Sonreí.
"Tu único amigo lúcido", dijo inexpresivo, parpadeando lentamente.
"Y no estoy jodiendo lo que tenemos para una mierda".
"Eres un imbécil", gemí.
"Sí", dijo.
"Perdición."
"¿Qué parte de la palabra no no entiendes?"
Todo, al parecer. No entendía por qué no podíamos hacerlo. La
atracción obviamente estaba allí, lo vi en sus ojos. Y él era el único
hombre que quería. El único hombre con el que me sentía segura. Si
no fuera él, no sería nadie, y ese pensamiento me asustó.
Todos necesitaban a alguien. Incluso el intocable.
La lujuria chisporroteó entre nosotros como fuego, caliente,
pesado y rojo . Empujé dos dedos dentro de mí, extendiendo mis
labios y mostrándole cuán rosado, normal y sin cicatrices era desde
adentro.
Su garganta se sacudió de nuevo.
"Dime que no quieres ser el que me haga esto", siseé, un nudo de
placer apretándose en mi vientre. Pase mi dedo índice alrededor de mi
clítoris, mirando sus ojos brillar mientras el capullo rosado se hinchaba
bajo mi toque.
"Jesse ..."
No respondí, lamiéndome los labios mientras pasaba las yemas de
mis dedos por mi raja. Lo hice varias veces, luego abrí la palma de la
mano y se la ofrecí
través de la habitación. Miró fijamente mis dedos, brillando con mi
necesidad de él. "Estoy listo", susurré.
Sacudió la cabeza, pero no tenía el poder de pronunciar el
rechazo en voz alta. "Multa. Estoy seguro de que Hale hará lo
que usted duda.
No sabía de dónde venía. Tal vez se debió al hecho de que vi la
mandíbula de Bane sacudirse cada vez que Gail mencionaba el
nombre de Hale. Honestamente, sabía que nunca saldría con Hale ni
lo guiaría, pero sentí que todo lo que Bane necesitaba era un empujón.
Si realmente no me quisiera, estaría feliz de que siguiera con su
amigo.
Pero si él me quisiera para sí mismo ...
"Está bien si no quieres tocarme, Roman". Metí un tercer dedo en
mí, rodando la cabeza contra la pared detrás de mí. "Ya puedo sentirte
en todas partes".
Bane se enderezó, bajó sus pantalones cortos de surf, lo suficiente
como para sacar su polla, y la apretó con fuerza. Algo brilló y casi me
caigo de la caja. Fue traspasado. El Príncipe Alberto en la punta centelleó
como un diamante real. Comenzó a bombearse castigado, y noté que su
eje era gordo y grande en todas partes. Y hermoso. Jesús, él era hermoso.
Lo quería en mi boca, y ni siquiera me importaba que nunca hubiera
aceptado hacerle eso a Emery. No me importaba nada más que Bane.
"Vamos a empezar de nuevo. Saca los dedos y empuja uno muy
adentro. Maldito. Despacio. Ahora . Su voz cambió de enojado a
dominante y cruel. Hice lo que me dijeron, presioné un dedo contra mí
y froté mi clítoris de un lado a otro con el pulgar.
“Nadie dijo nada sobre tu clítoris. Fóllate por mí, pero no lo suficiente
como para venir. Porque así es como me siento, Jesse, cuando me
torturas.
"No disfruto torturándote". Nuestros ojos se encontraron y lo que
pasó entre ellos fue pura magia, como fuegos artificiales explotando
a la vez en varios colores. Estaba volviendo a ver su hermosa polla
siendo ordeñada en su puño de hierro en solo un segundo, pero
necesitaba este mensaje para llegar a casa. "Te estoy invitando a
hacer lo que quieras con mi cuerpo".
"Joder". Él bombeó más fuerte, cerrando los ojos con fuerza.
"¿Qué tan húmedo estás?"
"Muéstrame."
Abrió los ojos y saqué el dedo lentamente. Estaba cubierto con mi
calor.
"Chúpalo".

"Lo chupas".
“Si vengo allí, lo morderé. Solo que ... "contuvo el aliento, casi
rogando," por una vez en tu vida, haz algo que se te pida, Jesse ".
Lo hice, pero solo porque se sintió bien verlo así, colgando del
acantilado del autocontrol, listo para estrellarse y arder conmigo.
“Oh, copo de nieve. ¿Qué coño voy a hacer contigo?
"Golpearme como el pavimento sería un buen comienzo". Sonreí y
él soltó una risa torturada. La base de mi columna se estremeció al oír
su voz áspera. Este hombre podría cortarte en cintas con solo sus
palabras. Tenía tantas ganas de saber qué podía hacer con sus
manos, brazos y dientes. Con todo su hermoso cuerpo.
"Tres dedos", ordenó. Cumplí, sumergiendo tres dedos en mí, el
estiramiento era doloroso y delicioso al mismo tiempo. Se bombeó
más fuerte, con una mano apoyando la mesa (las cápsulas de café
encima bailando al ritmo de sus empujes) y el bíceps abultado de su
otro brazo flexionándose con cada golpe.
Me mordí el labio inferior y metí cuatro dedos en mí, hasta los
nudillos, burlándome de él.
"Jesse". Vi su resolución de no tocarme mientras se desenredaba,
cuerda por cuerda, hecha jirones entre nosotros en el suelo.
"Estoy tan mojada". Arqueé la espalda hasta que me dolió, los
dedos aún dentro de mí, la base de mi palma apretando mi sexo.
Se lanzó hacia mí, todavía acariciándose furiosamente. Me
encantó verlo de esta manera, vulnerable por la necesidad. Y fue
cuando me mostró su debilidad por primera vez que me di cuenta de
que ya estaba medio enamorado de él. Con nosotros. Que lo único
que necesitaba para sacarme del borde y ponerme en los brazos de
una completa obsesión era que él solo ... me tocara. Sienteme.
Reclamame.
Bane se colocó entre mis piernas, acariciando su polla a
centímetros de mi mano, pegando su frente pegajosa a la mía
húmeda. Su fino cabello rubio mezclado con mis gruesos mechones
negros y las puntas de nuestras narices se rozaron, pero no nos
besamos. No nos besamos No porque no pudiera atraerlo, sino
porque decidí no romperlo por completo.
¿Y tener esa elección? Se sintió bien.
"Puedo oler tu coño en tu aliento". Se lamió los labios, su lengua
caliente casi tocando mi boca.

"¿Sí?"
"Sí". Él miró hacia mi boca, sus ojos pesados, sus pestañas gruesas.
“No huele a manzanas verdes ni a lluvia. Huele a coño necesitado, mi
categoría de comida favorita en todo el mundo. Y no puedo tenerte.
La forma en que dijo eso me hizo querer reír. Como si hubiera hecho una
promesa. Como si estuviera prohibido. Tal vez para él, lo era. No podría
culparlo por eso. La gente decía que estaba dañado. Frágil. Complicado. No
estaban equivocados.
"Pero quieres hacerlo". Deslicé la punta de mi nariz a lo largo de la
suya, y él dejó escapar un suspiro tembloroso. Nuestros nudillos se
tocaban cada vez que empujaba mis dedos contra mí, y él acariciaba su
polla, tirando bruscamente del PA mientras pasaba la mano por la punta.
Mi mano rozó brevemente la longitud aterciopelada, y mis ojos giraron en
sus órbitas. Una vez, nuestros dedos se demoraron un segundo más,
enviando descargas eléctricas a la parte posterior de mi cráneo.
" Necesito ", dijo.
"¿Qué tienes que perder, entonces?"
“Demasiado jodidamente mucho. Ven por mí, copo de nieve.
Estábamos empujando, jadeando, respirando en la boca del otro
sin cruzar una línea invisible. La habitación que nos rodeaba estaba
abarrotada de cajas de cartón, bebidas y refrigeradores industriales, y,
sin embargo, mi alma se sintió ligera en ese momento. Un escalofrío
recorrió mi columna hasta los dedos de los pies cuando mi orgasmo
me golpeó por segunda vez en una semana. Lo sentí hasta los huesos,
cortándome, recordándome de qué se trataba el sexo.
Placer. Poder. Controlar.
"Mierda, yo también voy", jadeó. Estuvimos muy cerca. Físicamente y de
otra manera. Empujé contra él al mismo tiempo que su polla comenzó a
sacudirse en su mano, y encontró su liberación. Tiró de mi camisa y me cubrió
la cicatriz, con cadenas de semen blanco decorando la palabra que deseaba
poder olvidar.
Y sin embargo, no me sentía sucia.
Nuestros ojos se encontraron, su semen entre nosotros, mis dedos
mojados por mi excitación. Tomó mi mano, la llevó a sus labios calientes y
besó mis nudillos, sin romper el contacto visual. La forma en que
me abrazó, apretó mi puño con la suya, casi brutalmente, me mostró cómo se
sentía. Ya no se calculaba, Bane de buen carácter . Era el salvaje del que había
oído hablar. El hombre al que se suponía que debía temer.
"La reina es la pieza más poderosa", siseó. "No dejes que los
peones te derriben".
Quería preguntarle si era mi rey. Porque sabía
jugar muy bien al ajedrez.

Pero la respuesta fue clara para mí.


Roman 'Bane' Protsenko era mi caballero. La pieza del juego de ajedrez
que necesitaba ser movida antes que los peones, los obispos y las reinas.
La pieza que podría haberme salvado, si se hubiera acercado a mí
en esa playa el día que me había visto con Emery.
El día que Emery me acercó y me susurró al oído: "Y para mi
próximo truco, bebé, voy a tomar tu virginidad".
Me llevé a mi madre OUT para comer al día siguiente.
Todo el tiempo, ella me miró al otro lado de la mesa como si tuviera un
motivo oculto, o alguna mierda. Estábamos en un restaurante de
mariscos, sentados en el balcón con vistas a la arena dorada y pulsante y
al océano interminable. Ella tenía la langosta, y opté por tacos de pescado
y un ceño fruncido del infierno. No podría borrarlo incluso si lo intentara, lo
cual, en aras de la divulgación completa, no lo hice.
"¿Qué está pasando?", Preguntó con la boca llena cuando mi ceño
se profundizó. Moví mis Wayfarers hacia abajo y miré el agua con el
tipo de anhelo con el que solo los surfistas podían identificarse.
"Nada pasa". Aparte de mi polla cada vez que Jesse respiraba en mi
dirección. Naturalmente, elegí omitir eso de mi respuesta. Mamul y yo
estábamos cerca. Pero no, gracias a Dios, tan cerca.
"¿Está todo bien?" Se palmeó las comisuras de la boca con una
servilleta. "Esa es otra versión de '¿Qué está pasando?' Todavía
estoy bien ".
"Me pregunto por qué me sacaste a almorzar", dijo Mamul
honestamente, empujando su plato medio lleno hacia mí y
acariciando un bulto invisible en su vientre plano. Tomó otro sorbo de
su vino. Estaba a punto de decirle de qué se trataba, cuando ella
agregó: “Oh, Roman. Por favor, dime que no embarazaste a nadie.
"Joder, Mamul, ¿vas a dejar de preguntar eso?"
"No maldigas".
"No te vuelvas loco, entonces."
"Todavía no has respondido mi pregunta". Toda la conversación fue en
ruso. Al menos tenía esto a mi favor. Mi madre no sabía que mi polla era
de alquiler, o si lo hizo, no había dicho nada, pero siempre estaba
preocupada de que terminara embarazando a la gente. Estaba
medio tentado de decirle que

necesitaba comprar acciones en Durex Estaba tan seguro. Terminé el


último bocado de mi plato y tomé lo que me quedaba. Podría aspirar dos
platos más sin pestañear. Lavé la comida con mi cerveza.
"No dejé a nadie embarazada". Aunque debería decirse que venir
sobre el estómago de Jesse y ver gotear mi esperma por su raja no
era exactamente Planificación Familiar 101.
"¿Entonces que es?"
El camarero apareció con la factura, y aproveché la oportunidad para
meter mi tarjeta de crédito y detenerme. Normalmente, había designado
mis viernes por la noche para llevar con mamá. Fue la noche en que no
entretuve a nadie y me concentré en perseguir el corazón de la única mujer
por la que realmente me importaba. Era más fácil relajarse en casa y ver
uno de sus extraños espectáculos rusos que reservar un lugar y ver a
todos los aspirantes desesperados de Todos Santos acudiendo en masa a
los restaurantes y bares locales. Su crack fue la versión rusa de Gran
Hermano . Esa mierda era más loca que una fiesta sin condones en un
burdel sin licencia. Cada cinco minutos, estallaría una gran pelea. Mi
madre tsk horrorizada, pero sabía que ella lo disfrutaba en secreto. Y
disfruté viéndola disfrutarlo. De todos modos, rara vez salíamos juntos en
público, por lo que su sospecha no era completamente injustificada.
Nos pusimos de pie y entrelacé su brazo con el mío. "Necesito ayuda."
“¿Son drogas?” Jadeó, buscando la siguiente mejor opción
después del embarazo sorpresa. Dejé que mi mandíbula se moviera
sin romper su último comentario. Si, yo era un santo. Y sí, ella fue
perdonada.
"En realidad, necesito ayuda para elegir un regalo, pero gracias por
el voto de confianza".
"¿Un regalo para quién?"
“Esa chica de la que te hablé. Es su
cumpleaños. —¿La víctima de violación?
La palabra casi me hizo estremecer. Odiaba que Jesse se viera reducido a
esto. Lo menos de todo por mi madre. Un recuerdo de esa cicatriz cruzó por
mi mente. Los bastardos iban a pagar. No era una promesa, sino un hecho
simple.
"Si. Su."
¿Tienes idea de lo que le gusta? ¿Por dónde
empezar? Lo hice, y eso me preocupó
muchísimo.
Fuimos al lujoso centro comercial de Vicious y recorrimos las tiendas,
lo cual, cualquier hombre podría decirte, es el equivalente a tirar tu tiempo
a la mierda después de decirle adiós. Nunca antes había comprado un
regalo. Quiero decir, lo hice. yo

No era un novio malo. Recibí regalos de Edie todo el tiempo. Pero siempre
hacía lo habitual de conseguir su equipo o una nueva tabla de surf cada vez
que era hora de celebrar cualquier fecha de mierda que la sociedad
considerara importante. Con Jesse, fue diferente. No quería darle algo que
necesitaba; Quería darle algo que le mostrara que no necesitaba a nadie más
que a ella misma.
Jesús que?
Cuando escolté a mamá hasta su auto, parecía que necesitaba unas
vacaciones de dos semanas en una isla caribeña. Puede que me haya
tomado la tarea demasiado en serio, pero como no podía mostrar
exactamente a Jesse lo que sentía por ella con mi polla, pensé que un
regalo era un buen lugar para comenzar.
"Elegiste el regalo perfecto". Mamá giró para mirarme, aplastó su
palma sobre mi pecho y me sonrió. Su sensato Prius estaba estacionado
detrás de ella, listo para llevarla de vuelta al edificio de oficinas donde
aceptaba clientes como terapeuta infantil estrella. "Estoy tan orgulloso de
ti, mi sol".
“Maldita sea que eres. Creías que era un padre adicto a las drogas y
muerto hace una hora. Apuesto a que te sientes bastante mal contigo mismo
en este momento ".
Me dio un manotazo en el pecho y se echó a reír. "¿Eso significa
que puedo conocerla pronto?"
Lo pensé un segundo. “Ella no es grande con la gente.
Preguntaré. "" Tú tampoco. Tal vez por eso te gustas tanto
"." Tal vez ".
Tal vez sea porque prometí que me agradaría, no entendí cuánto lo
haría, y ahora estoy demasiado profundo.
Por cierto, ¿cómo va el hotel? ¿Y el parque de surf? ¿Vas a pujar
por eso? Mamul sacó sus gafas de sol de su bolso, su mano ya en la
manija de la puerta de su auto. Muy raramente hablaba de negocios
con mi madre. En primer lugar, a ella no le importaban especialmente
los detalles. Estaba feliz de que tuviera algo que no era una ETS
contagiosa o un largo historial criminal a la edad de
veinticinco años. En segundo lugar, temía el día en que mi madre me
preguntara cómo, exactamente, financié todas mis aventuras
comerciales, porque la respuesta fue menos que impresionante. Metí
mi mano dentro de mi bolsillo, tocando la articulación que sabía que
iba a fumar en el momento en que se dio la vuelta. Me lo había
ganado, comprando regalos para una chica con la que ni siquiera me
había acostado.
Pero te acercaste, gilipollas. Y también: todo sobre su estómago.
"Está yendo bien. Estoy renovando el hotel y probablemente haga
una oferta en el terreno cuando esté disponible para subasta. ¿Por
qué lo preguntas?

"Ahora, ¿quién es el escéptico entre nosotros?" Su sonrisa acarició


mi mejilla. Juro que lo hizo. "Solo quería ver cómo te va".
"¿Vas a ver a Luna Rexroth hoy?" Luna era la hijastra de Edie. Edie
estaba loca por ella. Luna había venido a mi madre dos veces por semana
desde que era prácticamente una bebé. Había decidido que todo el
concierto de conversación no era para ella desde el principio, pero entendí
que estaba hablando con Edie, Trent y mi madre. Solo unas pocas
palabras, así que supuse que ella todavía se clasificaba como una cesta
en su escuela. Pobre niño.
"Sé bueno con tu novia". Mamá alisó mi camisa arrugada,
metiendo mi collar de dientes de tiburón en ella. El privilegio
médico-paciente no se extendió al hijo del terapeuta, aparentemente.
"Ella no es mi novia", escupí, viéndola entrar a su auto y deslizarse
sus gafas de sol con una sonrisa.
Miró hacia el sol, lo señaló y dijo: “A veces el sol es un mentiroso.
A veces está afuera, aunque hace frío.
Abrí la boca para decir algo, pero no salió nada.

Más tarde ese día, me dirigí a la playa para entrenar a Beck.


Me gustaría decir que fue solo con el propósito de prepararlo para
la inminente competencia que patrocinaba, pero estaba intentando
toda la honestidad para mejorarme y tal, así que probablemente
debería mencionar que sabía que Hale iba a ser allí, y tuve algunos
asuntos pendientes con el hijo de puta. A saber: Jesse.
Encontré a Beck, Hale y Edie sentados afuera de Breakline, su tienda de
surf. Estaba encerando su tabla de surf en la arena con un pequeño bikini
blanco, y desde lejos, pude ver el bulto extraño asomando por encima de
su línea de bikini. Embarazada.
De vez en cuando me preguntaba por qué Gidget no había sido
golpeada todavía, y sinceramente, me sorprendió que hubieran durado
siete años antes de decidir darle un hermano a Luna. Edie fue un cuidador
por naturaleza. De cualquier manera, estaba feliz por ella. Sabía que ella
no le había dicho nada a nadie, porque yo

sería la primera persona fuera de su familia inmediata, diría ella, así


que mantuve la boca cerrada. Hale estaba pintando tablas de surf
viejas sin camisa, y Beck ya estaba en su traje de neopreno, leyendo
algo en su teléfono; mejor había sido las estadísticas de sus
competidores, porque el imbécil era demasiado frío, y yo había puesto
mucho dinero en su actuación.
"Douchebags, Dudette", saludé, tirando mi tabla de surf en la arena
al lado del Firewire de Beck. Tenía las tablas de surf más enfermas,
pero eso vino con el territorio de gastar todo su sueldo en ellas.
Edie levantó la vista de su tabla y sonrió, entrecerrando los ojos
bajo el sol. "¿Qué hay en la bolsa?"
Estaba colgando la bolsa con el regalo de Jesse en mi mano
distraídamente y ni siquiera lo había notado. Maldición. "Las herramientas
necesarias para castrar a Hale".
Beck y Edie se rieron. Hale no lo hizo. Sabía exactamente por qué
estaba enojado con él. Ladeé la cabeza hacia un lado, mi sonrisa
envió una flecha de veneno hacia él.
"Una palabra", dije.
"Tengo la sensación de que estaré escuchando mucho más de uno,
y ninguno de ellos será de mi agrado", gruñó Hale, pero me siguió a la
tienda. Me dirigí a la mini nevera detrás del mostrador de Edie y saqué
una cerveza. Cayó en una bolsa de frijoles en forma de rosquilla ,
sacudiendo la suciedad de las uñas y mirando hacia el cielo, como si
fuera una animadora melodramática que acababa de descubrir que le
había gustado la foto de otra chica en Instagram. Puse el regalo de
Jesse en el mostrador con cuidado y me giré para mirarlo.
"¿Ya le has enviado un
mensaje de texto?"
“No me jodas. Me follo más fuerte. Viene con el territorio de
hacerlo para ganarse la vida ".
“No estoy jodiendo contigo. Realmente me pregunto de qué estás
hablando. Él parpadeó, todavía jugando tímido. No sabía por qué Hale
quería sacarme de mí, o de la gente en general. Sospeché personalmente
que estaba aburrido de su mente y que buscaba enemistarse con las
personas porque las dos personas a las que tanto quería molestar , sus
propios padres, controlaban cada uno de sus movimientos, incluido su
futuro. Quería convertirse en emprendedor y pasar sus días dando vueltas,
pero sucedió que no podía tener lo que yo tenía, su mano se torció para
convertirse en un profesor como su padre, así que eso sería lo que iba a
ser.
"¿De qué crees que estoy hablando?" Bien, ahora estaba empezando a

Suena como una animadora. ¿Qué me hiciste, Jesse? Quiero mis pelotas de
vuelta. Hizo una demostración de frotar la parte posterior de su cuello,
exhalando ruidosamente. "No lo sé. Recolecté todo el dinero de protección
un día antes. Estoy ayudando a Gidget con su tienda. Solo soy un buen
tipo que hace cosas agradables. ”Él me mostró una sonrisa con dientes y
lobuna que quería limpiar de su cara con mi bota. "Adivinar
tendrás que iluminarme ".
"Jesse Carter". Salpique mis dedos sobre el mostrador, de pie detrás
de él para no lanzarme a Hale accidentalmente. O no tan accidentalmente.
"Hmm. Tu nuevo barista, ¿verdad? Que se joda ”. Silbó y luego se
mordió el puño. Yo quería matarlo. Pero de una manera mezquina. No es
una bala limpia en la cabeza. Tal vez ahogarlo o arrojarlo a un pozo de
serpientes.
"¿Ya le has enviado un mensaje
de texto?", Le pregunté. "Yo
tengo."
¿Dónde voy a encontrar tantas serpientes? "¿Y que dijiste tu?"
“Le pregunté si quería tomar un café más tarde. No en el Café Diem,
obviamente. En algún lugar genial. Su voz era tranquila y calculada, como
si enojarme fuera su misión en la vida. ¿Tenía alguna idea de con qué
estaba jugando? ¿Con quién estaba jugando? No claro que no. Nunca
había sido la mitad de posesiva de ninguna mujer en mi vida. Incluso con
Edie, a quien me gustaba mucho, no me importaba particularmente. La
dejé deslizarse entre mis dedos hasta los brazos de Trent sin luchar,
sabiendo que se necesitaban el uno al otro, y que no necesitaba a nadie.
Cada vez que los hombres la golpeaban, la miraba con una mezcla de
lástima y diversión. No en el caso de Jesse. Esto se sintió personal.
“¿Respondió ella?” Nunca hice preguntas, y mucho menos eso,
pero no pude evitarlo, y eso fue un problema.
"Aún no."
"No lo hará", dije sin expresión, tirando la cerveza a la basura sin
siquiera tocarla. "Elimina su número de tus contactos y nunca vuelvas
a hablar con ella".
"¡¿Qué ?!" Se rió.
"¿Jodidamente tartamudeé?" Mi mandíbula se puso rígida, y pateé
una lata de pintura fresca de lado, lista para marchar hacia él y
colocarle un puño en la cara.
"¿Quién dice?" Su sonrisa se
evaporó. "Me dice."
"Y usted es…?"
¿Estás teniendo un episodio de amnesia? Soy tu jodido jefe.
Hale sacudió la cabeza. “Lo que quiero decir es, ¿qué eres para ella? Lo que
da

tienes derecho a advertirme? ¿Eres su novio? ¿Hermano? ¿Papi?


Deje que el registro muestre que lo pidió.
Rodeé el mostrador hacia él, agarré el cuello de su camisa y tiré de
él para que estuviéramos nariz con nariz.
"Ella es mía."
"¿Ella sabe eso?" Él buscó en mis ojos, su expresión tranquila.
"Sí". Te dije que era un mentiroso.
"Supongo que tendré que escucharlo de ella, entonces."
Lo solté, dejando que su cuerpo cayera como una piedra sobre el puf. "Soltar
eso."
"¿O que?"
“O te estoy echando del negocio, y tu juego terminaría. No más Sr.
Tough Guy, y volviendo a doblar camisas en Gap. Por supuesto, cortar
lazos conmigo significaría menos tiempo para el coño y el surf, pero al
menos obtendrás un descuento del cincuenta por ciento para los
empleados y finalmente podrás dejar de usar estas jodidas camisas
hawaianas ".
Si. Yo fui ahi. Insulté su ropa. Yo era oficialmente una chica.
Hale entrecerró los ojos, la gravedad de mi amenaza se hundió.
"No puedes hacer eso".
Agarré su teléfono junto a él y marqué su código, el cumpleaños de su
ex novia era demasiado flojo para cambiar, buscando el contacto de Jesse
mientras hablaba. “Noticia de última hora: puedo hacer lo que quiera. La
gente viene y va. Era Edie en tus zapatos hace siete años. Luego se casó
con un millonario, y me hice cargo de Robbie. Luego se mudó y yo empleé
a Ashford. Siempre hay un Hale en el fondo: un chico de los recados con el
que dividí mi dinero para asegurarme de que todo esté bajo control. No te
dejes engañar por mi generosidad. No te necesito, y en el momento en que
te dejo, ya terminaste aquí. Manténgase alejado de Jesse Carter.
Preguntaré de nuevo, soy. ¿Está despejado? Arrojé su teléfono sobre su
pecho cuando terminé de quitar su número de su memoria.
Su mandíbula se cerró, y se levantó de la bolsa de frijoles,
zigzagueando su camino de regreso afuera. Estaba ciego de rabia.
Miré hacia arriba para ver a Gidget y Beck de pie allí, luciendo menos
que impresionados. Siempre había sido duro con Hale, pero nunca fui
tan lejos como para amenazar con follarlo. Pero las cosas
comenzaban a cambiar, y no solo por Jesse.
"¿Era realmente necesario?" Beck cruzó los brazos sobre el pecho,
sacudiendo la cabeza.
Lo ignoré “Consigue tu tabla de surf. Es hora de matar algunas olas.

Cuando salí, Edie me jaló del brazo hacia una esquina detrás de su
tienda de chozas, y la dejé, aunque sabía que me iba a molestar con lo que
fuera a caerse de su boca. .
"¿Se trata de Jesse?" Estaba tan molesta que tenía la nariz tan
ancha como los ojos.
"¿Por qué?"
“Porque actúas todo raro con ella. Te he visto con ella, Bane. No
soy ciego. Y me pregunto ... Ella se lamió los labios y me miró de una
manera que no pude descifrar. ¿Esperanzado? Si. Parecía un poco
esperanzada.
"Seguir. Eso no es técnicamente una maldita frase ”, me
quejé. "Me preguntaba si ella sabía de tu trabajo".
Oh.
Oh.
"Ella sabe", le dije. Y ella lo hizo. Ella también lo odiaba. Por eso
Hale tenía su número en primer lugar.
“No seas dramático. Todo está bajo control ”. ¿No era eso lo que
decían las personas cuyas vidas eran un gran desastre? Sacudí mi
brazo, mostrando una sonrisa de confianza que no podía sentir, y
mucho menos creer. Sabía que no tenía ningún derecho a bloquear a
otros tipos para que no salieran con ella cuando no podía hacerlo yo
mismo. Sin embargo, no pude evitarlo.
“Hale debería mantenerse alejado de Jesse si quiere mantener su
polla intacta. En realidad, siéntase libre de transmitir este mensaje al
resto de la población masculina de esta ciudad. Por cierto "—me
incliné, mi boca en su mejilla—" estás mostrando. Felicidades."

Más tarde esa noche, me miré en el espejo del baño, tratando de no


retroceder.
Agarré el fregadero hasta un punto de nudillos blancos,
preguntándome si tenía ganas de hacer lo que supuse que debería
haber hecho hace mucho tiempo.
Para dejar ir la mala mierda.

Miré hacia abajo Agarró las tijeras al lado del


grifo. Miré hacia arriba.
No eres el bastardo que violó a tu madre , me había dicho Jesse
esta semana. Pero Jesse no sabía todo lo que había que saber sobre
mí, así que realmente, ¿su opinión contaba para la mierda?
Agarré el moño sobre mi cabeza y lo corté, tirándolo al fregadero y
abriendo el agua con la banda elástica todavía puesta.
Miré hacia arriba. No se
inmutó. Continué con el resto
de mi tarea. Miró hacia arriba.
Parpadeó
T ES AQUÍ una evolución a los cumpleaños . Cuanto mayor te hacías, menos ansioso
estabas de celebrarlos. En mi caso, el incidente me había envejecido una
docena de décadas. Durante los últimos dos años, intenté actuar como si
no existiera. Como si yo no existiera. Era más fácil fingir que no pasaba
nada, porque si la vida pasaba, tenía que tomar el control y no tenía en mi
poder hacerlo.
No hasta ahora.
Hace tres años, Pam me había comprado un brazalete de arco de
Tiffany para mi decimoséptimo cumpleaños y Darren había
desembolsado los grandes dólares durante un fin de semana en un
yate para mis amigos y para mí. Invité a cincuenta niños a la fiesta, y
algunos de sus padres también asistieron como chaperones. "Para
fines de mezcla y trabajo en red, aunque asegurarse de que nadie
quede embarazada también es una prioridad". PAM se rió
plásticamente, sintiéndose de sangre azul como la gente de Todos
Santos durante un minuto caluroso. Estaba saliendo con Emery en
ese entonces, y recuerdo cuán triunfante se había sentido. Incluso
volvió a dejarme llamarla mamá.
Fue el año en que, por primera vez, salté de visitar la tumba de mi
padre y coloqué el Kit Kat que solíamos compartir todas las mañanas en
su lápida.
Fue el primer y el año pasado que realmente me sentí normal,
aceptado y popular. Ahora, para mi vigésimo cumpleaños, decidí volver
a lo básico y
celebre comiendo un bar Kit Kat en mi habitación, leyendo un libro que
la Sra. B me prestó.
Opté por no salir de mi habitación, ya que hoy no tenía turno en
Café Diem. Pam y Darren me enviaron un mensaje de texto con sus
banales deseos de feliz cumpleaños. Sus mensajes quedaron sin
respuesta.
Hannah deslizó su tarjeta de cumpleaños anual debajo de mi puerta, y Mayra
llamó. yo
respondí, pero solo porque ella supervisó mis movimientos tan de
cerca, temí que les dijera a Darren y Pam que no estaba progresando y
que insistirían en mejorar mis sesiones con ella.
Bane no había llamado e intenté no dejar que me afectara. Lo intenté,
pero fallé. A las 9:00 pm, ya estaba en mi cama, mi cara enterrada en
Whitney, My
Amor por Judith McNaught. Creí escuchar algo, un ruido sordo.
Levanté la vista de la página. Había estado atrapado en el mismo
párrafo durante media hora, porque mi mente seguía a la deriva hacia
Roman. Cómo había dejado que me arrastrara de vuelta al mundo
demasiado rápido, demasiado imprudentemente, y ni siquiera se
había molestado en desearme un feliz cumpleaños. Escuché
atentamente el silencio. Nada. Mis ojos volvieron a la página.
Hacer clic.
Eché un vistazo a la ventana. El roble habitual estaba allí,
mirándome. Pasé una página, sabiendo que debía prestar más
atención, y que la parte jugosa se estaba desplegando frente a mis
ojos, cuando ...
Hacer clic.
Esta vez me puse
de pie. Hacer clic.
Hacer clic.
Me acerqué a la ventana, me subí al asiento de la ventana de
rodillas y levanté la ventana, inclinando la mirada hacia la parte
trasera de nuestro jardín, que daba al laberinto de la señora Belfort. Vi
la sombra de un hombre parado debajo del árbol. Tenía la cara hacia
abajo y llevaba una gorra de béisbol. Pero la postura, la altura y la
vestimenta parecían familiares: pantalones cargo y una camisa de
surfista negra desteñida con agujeros.
"Roman?" Mis cejas se derrumbaron en un
ceño fruncido. "¿Duermes?"
Su voz en mis oídos se sintió como una dulce promesa, y fue
entonces cuando me di cuenta de cuánto lo había extrañado. Cuánto
lo necesitaba para reconocer mi existencia hoy, de todos los días,
aunque la mayoría del tiempo, no quería recordar que todavía estaba
vivo.
"Leyendo". Me aclaré la garganta, tratando de sonar
indiferente. "¿En tu cumpleaños? Muy rock and roll.
Mi corazón comenzó a latir más rápido. Lo había recordado.
Noté que estaba balanceando una bolsa en su mano, pero no
quería ser presuntuoso.
¿Por qué no vuelves a la cama? Toda esta rebelión debe ser agotadora.
Estaba rebotando sobre las puntas de sus pies, luciendo menos que
enojado.
no tomar prisioneros . Quería que levantara la vista y me bebiera con
sus ojos verdes no menos de lo que quería mi próximo aliento.
"¿Qué?" Resoplé.
Vuelve a lo que estabas haciendo, Jesse, y finge que no estoy aquí.
Solo quería asegurarme de que estuvieras en tu habitación y que tu
ventana no estuviera cerrada. Darle un ataque al corazón por su
cumpleaños es memorable, pero un poco horrible, incluso para mis
estándares más bajos ”. Su rostro todavía estaba abajo, y esa maldita
gorra me negó mi vista favorita actual.
Sabía que necesitaba mantener mis emociones bajo control con él,
pero era fácil caer en el enamoramiento con Bane. Todos los
ingredientes estaban allí: divertido, encantador, confiado y ardiente
como el pecado.
"Eres raro", me quejé, caminando hacia atrás, mi trasero golpeando mi
cama. Lo escuché saltar a la parrilla de metal afuera, sus botas
produciendo
un golpe que Pam y Darren nunca escucharían, porque su habitación
estaba al otro lado de la casa. Reprimí mi sonrisa y me acomodé en la
cama, recogiendo mi libro a pesar de saber que nunca podría
concentrarme.
Una bota se deslizó contra el cristal de la ventana de la cocina. Me
di cuenta de que él estaba subiendo a mi habitación, y mi corazón
estaba bailando una locura en mi pecho, completamente borracho, y
quería gritarle para que se detuviera antes de que los dos lo
sintiéramos.
"Oh, mierda". Él se rió entre dientes sin aliento, y la exclamación fue
seguida por el sonido de manos temblorosas contra el costado de la casa.
Mi sonrisa se desmoronó. Dejé el libro. "¿Estás bien?"
Otro soplo y raspado. "Multa. Sin embargo, mis pantalones se
están bajando y mi trasero está haciendo una gran aparición.
Esperemos que la señora Belfort no esté de humor para
observar laberintos.
Me reí. "De buen tono."
“Oye, no has visto mi trasero, señora. No lo golpees antes de intentarlo. ""
¿Intentar tu trasero alguna vez fue una opción? "Mi corazón dio un salto
mortal mil
veces por minuto Tal vez estaba teniendo un ataque al corazón
después de todo. Lo que estaba sucediendo en mi pecho no parecía
natural o familiar.
"Cierra los ojos", ordenó, su voz retumbaba por toda mi habitación, así
que supe que estaba cerca. Hice lo que me dijeron. Este año, les dije a
Pam y Darren que no me dieran nada. No lo hicieron. No podía culparlos
por seguir mi pedido. Además, el año pasado Darren había tratado de
darme algo, un nuevo televisor de pantalla plana para mi habitación, y lo
rechacé respetuosamente. Llamé al hijo de Hannah y le pedí que lo
recogiera, ya que sabía que ella
Nunca aceptes el regalo. Pero cualquier cosa que Roman quisiera
darme, yo ansiosamente quería poseerla.
Mis ojos se cerraron cuando escuché sus botas aterrizar en mi
piso alfombrado. Mi pulso se disparó, golpeando cada centímetro de
mi piel. Había una emoción especial en saber que podía estar
haciendo algo para mí. Y que no lo haría. Porque era decente y justo.
Porque no importaba lo que pensara de sí mismo, era bueno .
"Abierto". Su aliento se avivó en mi cara.
Parpadeé, ajustándome a lo que estaba viendo, y sin creer del todo
que era verdad. La gorra se había ido.
Igual que su
barba. Y su
bollo de hombre.
Perdición. Todo de Bane. Toda su cara hermosa, sedosa y juvenil
frente a mí. Afeitado y fascinante, como Leonardo DiCaprio como Romeo,
la primera vez que lo ves a través del acuario, y se siente como si alguien
te estuviera pellizcando el corazón por dentro, retorciéndolo
malvadamente en una sonrisa burlona.
Sabía que Roman era atractivo, pero esto era diferente. Fue más . Su
mandíbula era cuadrada y fuerte, pero todo sobre él era completamente
juvenil. Sus labios picados de abeja y su nariz griega. Fue como si fuera
inventado para destruirme.
Entonces me di cuenta.
Se había afeitado por
mí.
La semana pasada, estaba parado aquí, en mi habitación, diciéndole que se
afeitara.
Así lo hizo. Había dejado de esconderse. Para mi. Dándome lo más
importante del mundo en mi cumpleaños: su aceptación de quién era
y de quién venía.
Al darme cuenta de que había pasado al menos un minuto y aún
no había dicho nada, abrí la boca. Me miró expectante, como si
estuviera sosteniendo el cielo en mis manos.
"¿Es eso ... una camisa nueva?"
Él levantó una ceja. "Ahora, ¿quién está siendo un gilipollas aquí?"
Me caí en mi cama, riendo. Roman fingió golpear mi hombro,
montando mi cuerpo y sujetándome al colchón, mientras me aferraba
desesperadamente a la cintura de sus pantalones, tirando de ellos
hacia arriba.
“Dijiste que tu trasero se estaba mostrando. No pensé que te
referías al que estaba en tu cuello. Me reí sin aliento.
"No hagas eso". Él se sentó a horcajadas por completo ahora, su
erección rechinando contra mi estómago, y no por accidente. El aire se
hinchó entre nosotros, lleno de pesados
respiraciones y hormonas y necesidad. Eché un vistazo a mi puerta.
Bloqueado . Chico, quería hacer muchas más cosas que involucraran
jadeo.
"¿Por qué?"
"Porque tengo una erección del infierno y casi me cortas las bolas
en pastrami".
Resoplé, rodando una vez la ingle, mi ombligo golpeó la corona de
su polla a través de nuestra ropa. Se estremeció y rápidamente se
alejó de mí, poniéndose de pie y caminando hacia la ventana,
cerrándola. Se volvió hacia mí y nos miramos el uno al otro.
Nos habíamos ayudado mutuamente a derribar las paredes, y
esperaba, con cada fibra de mi cuerpo, que lo que encontraríamos debajo
no estuviera podrido.
"Voy a preguntar de nuevo, ¿ qué te parece?" Hizo un gesto a la
cara antes de agarrar la bolsa misteriosa que había venido de mi
asiento de la ventana.
Arrugué la nariz. "Me gustaste más con la barba y el moño". " Bueno, qué pena,
porque vas a ver esta cara de asco durante mucho tiempo, todos los días". Se
dejó caer en mi cama y Me entregó la bolsa.
"Feliz cumpleaños, copo de nieve".
"¿Cómo sabes que es mi cumpleaños?" Sostuve la bolsa,
preguntándome si se sentía tan pesada porque contenía muchas de
mis esperanzas y sueños.
"Usted me dijo."
"Una vez. De paso. No mencioné la fecha. Mi mirada se aferró a la
bolsa como si fuera a disolverse en el aire. Era una simple bolsa de
plástico morada. Sin nombre ni marca. Conocía a Bane, y él no era del
tipo que compraba joyas de una niña, incluso si podía permitírselo. En
realidad, nunca me gustó la pulsera de Tiffany. Lo mejor que obtuve
fue el Kit Kat que mi papá y yo compartíamos todas las mañanas en el
autobús camino a mi escuela.
"Multa. Miré tu documentación después de contratarte, porque
habías mencionado que era en septiembre. Rodó los ojos y golpeó la
cabeza contra mi almohada. Ahora que estaba afeitado, no parecía
tener más de veinte años. Me preguntaba si él lo sabía y si le
molestaba. Pasé una mano sobre su mandíbula. Terciopelo y miel .
"Me gusta", susurré. Se cubrió el rostro con las manos entintadas,
como si toda la situación fuera mortificante para él, y me dio un
codazo en la rodilla con el pie.
"Solo abre tu regalo".
Cuando metí la mano en la bolsa, mis dedos encontraron papel de
regalo, algo redondo y duro dentro de él. Lo destrocé y me quedé mirando
atemorizado.
Una bola de nieve con un cachorro de Labrador adentro, una que se
parecía al joven Shadow. Le caían copos, gordo, perezoso, falso y mío .
Este regalo era todo mío, y significaba algo. Las lágrimas llenaron mis
ojos.
"Guau. Sus…"
"Hay más". Me interrumpió, sentándose derecho. Su pie rebotó en
la cama. Se aclaró la garganta, frotando la punta de su barbilla y
sacudiéndola en mi dirección. "Mirar de nuevo. Hay algo más que una
bola de nieve ".
Saqué el segundo regalo de la bolsa. ¿Un ... traje de neopreno? Lo
examiné con el ceño fruncido. La habitación estaba oscura, pero aún
podía ver los pequeños detalles. Las olas que adornaban los puños, el
sol poniente impreso en el cofre. Era una pieza completa que me iba a
cubrir de pies a cabeza.
Me agarró de la muñeca y me atrajo hacia su pecho, sus ojos clavados en
los míos. “Nunca harás algo por las cicatrices que dejaron. Nunca.
Surfearás Va a vivir . ¿Por qué no los denunciaste? ¿Por qué demonios
no están en la cárcel ahora? Tenían dieciocho años cuando sucedió.
Mis ojos se abrieron. Esto había tomado un giro equivocado,
rápido. No quería entrar en la historia. Ni siquiera quería saber cómo
Bane sabía que no eran menores, y qué tan profundo había cavado en
mi caso.
“El caso está cerrado, oficial Villegas. Nada de qué hablar más.
Vamos, Jesse.
Las palabras de Pam volvieron a perseguirme. Sacudí mi cabeza,
tratando de tragar el nudo amargo en mi garganta.
"¿No podemos hablar de eso?"
Tenemos que hacerlo. "" ¿En
serio, Bane? ¿En mi
cumpleaños?"
“Es romano. Y va a hablar de ello mañana?” N .
"Tal vez."
"Dejaste que se salieran con la suya".
"No tenía otra opción ", gruñí. La forma en que dije eso, con mis
ojos quemando agujeros a través de su piel recién afeitada , debe
haberle dicho que no estaba en posición de hablarme sobre eso. Él
entrecerró los ojos, el fuego en ellos prometía la represalia que yo era
reacia a buscar por mí mismo, luego se limpió la ira de su rostro por
completo y sonrió.
"Entonces, ¿cómo lo hice?"
Volví a mirar el traje de neopreno y la bola de nieve.
"Genial", murmuré, todavía enojada por el repentino cambio de tema. "Gracias
tú."
"¿Algo más que quieras para tu cumpleaños?"
Pasé una mano sobre el traje de neopreno, sonriéndolo
distraídamente. “Es más que suficiente, de verdad. Me alegraste el
día. Mi año.
Se inclinó hacia delante y estábamos cerca. Demasiado cerca. Lo
suficientemente cerca como para fantasear con lo que podría suceder. Lo
suficientemente cerca como para tener una idea equivocada. Me recosté,
temiendo besarlo y hacer el ridículo.
"¿Qué?" Tragué. Sus ojos eran pesados de la misma manera que
habían estado en el almacén, pero también diferentes. La agonía era
más profunda, más profunda.
Somos solo un globo de helio esperando a explotar, cada respiración
nos acerca un paso más.
"Podrías pedir cualquier cosa ", enunció, y supe a qué se dirigía. Un
beso. Pero ya había terminado de rogar. Mi padre había dicho una vez que
no debía pedirse cariño. No es una recompensa, sino una necesidad.
"¿Algo?" Batí mis pestañas. Se inclinó aún más cerca, el calor de
su cuerpo se filtró en el mío. Mi pecho estaba apretado, mis
extremidades gelatinosas. Todo estaba al revés y extraño. Ilógico,
pero tiene mucho sentido.
"Cualquier cosa". Su voz era un gruñido suave, sus labios a
centímetros de los míos. Y fue tentador, pero tuve que hacerlo. Por mi
autoestima. Por la forma en que el poder se distribuyó entre nosotros
en nuestra relación.
“Entonces quiero que me muestres tu trasero. Parece injusto que
el laberinto haya podido verlo, pero yo no.
Le tomó unos segundos recuperarse, apartarse y ponerse de pie,
pero para crédito de Roman, lo hizo sin siquiera una queja.
Levantó un dedo de advertencia en mi dirección antes de girar para
mostrarme su espalda. "¿Esto se convertirá en un caso en el que te
enamorarás tan profundamente de mi trasero que tendré que
presentar una orden de restricción contra ti?"
Me apoyé en mis antebrazos, con una sonrisa arrogante en mi
rostro. "No puedo comprometerme con una respuesta, pero haré todo
lo posible para no convertirme en un acosador".
El se encogió de hombros. "En el peor de los casos , sería bueno
que alguien me dijera un día antes de que me quede sin cerveza".
Se dio la vuelta y se bajó los pantalones cargo, sin molestarse en
torcer la cabeza y ver mi reacción. Tragué saliva. Su culo apretado y
musculoso tenía una calavera goteando sangre hasta el muslo, tres
esqueletos con tablas de surf y sonriendo, y otro tercer tatuaje que decía
"Cool Story, hermano".
"Cuéntame la historia", le dije. Se subió los pantalones y rodeó mi cama.
deslizándose de nuevo, encajando perfectamente a mi lado, como si
allí perteneciera. Estábamos acurrucados uno al lado del otro.
"Perdí una apuesta."
"Me estás tomando el pelo". Me quedé boquiabierto, pero él solo
tiró de un hombro en un encogimiento de hombros.
Parpadeé, dándole un suave empujón. "¿Quién se entinta algo así
en el trasero porque sus amigos se lo pidieron?"
"Alguien a quien no le importa dos mierdas y nunca pierde la
oportunidad de hacer algo estúpido", bromeó, metiendo un mechón de
cabello detrás de mi oreja. Tomé su mano, la arrastré a mi boca y besé su
palma abierta. Casi se estremeció y me entristeció. Se había acostado con
tantas mujeres, pero me pregunté cuándo fue la última vez que lo besaron
en los nudillos, lo abrazaron bajo la lluvia o si lo habían amado como
todos merecían ser amados.
“Necesitas respetar más tu cuerpo, Roman. Los tatuajes Las
mujeres. Puedes decir que no. Estás tan jodido por esto. Este era su
padre. Esto fue como el incidente. Las cicatrices mentales son como
Lord Voldemort. No se hablarán.
Fingió aplanar el cuello de mi camisa de gran tamaño con la mano,
mirándolo cuando dijo: “Te digo qué. Dejaré de tratar mi cuerpo como
si fuera una casa de fraternidad, si prometes dejar de tratar el tuyo
como si estuviera hecho de malvavisco y pecado. Ven a surfear
conmigo mañana.
Me reí. "¿Y si lo hago?"
“Entonces no tendré más tatuajes estúpidos . Juego de
palabras intencionado. "" No es justo. De todos modos, no
tienes más espacio para ellos.
Se acarició la barbilla y luego señaló su rostro liso y afeitado.
"Ahora sí." Le di un manotazo en el pecho. "Te mataré."
“Confía en mí, bebé. Ya estás a medio
camino. ”“ ¿Qué significa eso? ”Ronroneé.
Se veía serio como el infierno. "Significa que no puedo alejarme de
ti, y en este punto, sé que debería hacerlo".
Tragué saliva, pero no respondí.
Estaba caminando por la cuerda floja de no querer rogar y no
querer que se fuera.
Roman me pidió que volviera a leer, y lo hice. Estábamos acurrucados
como sardinas mientras leía el libro en voz alta, terminaba el capítulo, apagué
la luz, me giré en la esquina de la cama y cerré los ojos.
Me rodeó con el brazo y yo sonreí en la oscuridad cuando su

La polla se encontró con mi trasero de nuevo, moliendo muy


lentamente, torturándonos a los dos. Mi piel hormigueaba y mi sexo
se sentía dolorosamente vacío cuando su duro paquete de seis rozó
mi espalda. Estaba frotando todo contra mí, y mi boca se hizo agua
por la necesidad.
"Romano…"
Él deslizó su palma entintada a mi alrededor y amortiguó mi voz
sumergiendo su dedo medio entre mis labios. Chupé fuerte,
hambriento por el dulce sabor de su último conjunto de hachís y
virilidad salada. Sus labios arrastraron la concha de mi oreja desde
atrás. "Shhh".
Todo mi cuerpo se estremeció cuando su longitud dura se hundió
más y más entre la hendidura vestida de mi trasero, y mis rodillas
golpearon una contra la otra. Estaba al borde del orgasmo más
frustrante que jamás se haya experimentado en la tierra.
"Fóllame", mi voz se sacudió alrededor de su dedo, las palabras
cayeron de mi boca antes de que pudiera detenerlas. No fui yo. No el
viejo Jesse, y definitivamente no el nuevo. Era una niña que parecía
haber nacido especialmente para Bane. Temerario y necesitado.
Desesperado y privado. "Por favor, solo ... me siento tan vacío".
Incluso eso ya no era cierto. Solo, estaba vacío. Con Roman, exploto
en las costuras.
Su callosa palma salió de mi boca, tirando de mi pezón a través de
mi pijama, y me estaba tocando, y me estaba quemando como una
bruja, viva en el fuego, mi cuerpo gritaba mientras me mordía el labio
para reprimir un gemido fuerte.
Alcancé la pretina de mis PJ, la necesidad de fricción hormigueaba
entre mis piernas. Bane capturó mi muñeca en su palma y se la llevó a
los labios. Podía sentir su sonrisa. Él susurró: "Apuesto a que puedo
hacerte venir sin siquiera tocarte".
Resoplé. "¿Tanto engreído?"
"Evidentemente". Me metió el culo vestido.
Mis párpados cayeron en un profundo suspiro mientras trazaba
sus labios a lo largo de mi oreja. "¿Puedes sentir que te follo
con mis palabras?"
Me froté los muslos, rogando por cualquier aspereza entre ellos. Fue la
tortura más dulce, y una parte de mí estaba disfrutando de su crueldad.
"Prefiero que me folles con otra cosa". ¿Realmente estaba diciendo
esas cosas? No podía decir si mi rostro acalorado se debía a la
vergüenza o simplemente porque me estaba sofocando bajo su
toque.
“Todos obtuvieron algo más. Estás obteniendo la versión
nunca antes vista . El que realmente trato de hacer lo correcto. Puedes
sentirme
chupando tu clítoris rosado hinchado?
Giró su polla entre mis nalgas, y me mecié contra él, cada músculo
de mi cuerpo se contrajo involuntariamente. Seguía frotándose contra
mí persistentemente, en un ritmo que quería tatuar en mi cerebro y
escribir una melodía.
Pequeños pantalones de placer comenzaron a
escapar involuntariamente de mí. “No me patrocines,
Roman. Sé lo que es bueno para mí "." Estoy
pellizcando tu clítoris ".
Gemido. " Romano ".
"El jugo de tu coño está por toda
mi barbilla". ¿Por qué estaba
haciendo esto?
El orgasmo comenzó en mis dedos de los pies curvados,
disparando hacia arriba como una bala y explotando entre mis
piernas. Traté de soltar mis manos atrapadas de su agarre, pero fue
en vano. No encontré nada, apenas tocado, solo por sus palabras. Me
tomó unos minutos calmarme, mi pulso flotaba lentamente como una
pluma, antes de notar el semen cálido y húmedo pegando mi parte
superior a mi espalda baja.
Él también había venido. De frotarse contra mí.
"Te odio", murmuré, mi voz temblando. Nunca me había dado
cuenta de lo vacía que estaba mi sexo hasta que conocí a Roman y
me di cuenta de que lo quería allí. Todo el tiempo.
"Buenas noches, cumpleañera". Plantó un beso suave en la parte
posterior de mi cabeza, dejando caer su pesado brazo sobre mi
cintura.
Por primera vez en años, no quería ponerme mi Keds y escapar de
los demonios que acechaban debajo de mi cama por la noche.
Por primera vez en mi vida, los dejé dormir con nosotros, dentro de
mi cama, en mi habitación, sabiendo que solo eran fantasmas de mi
pasado.
Que no pudieron tocarme.
B Y EL TIEMPO I AGRIETADOS un ojo abierto reacios, Bane se había ido.
El espacio donde había dormido estaba frío y vacío. Parpadeé las
telarañas del sueño y busqué el teléfono celular en mi mesita de noche.
Fue un movimiento nuevo, uno que no había practicado en dos años y
medio. Cuando era adolescente, eso fue lo primero que hice todas las
mañanas: revisar mi teléfono en busca de mensajes y publicaciones de
Snapchat y Facebook. Después del incidente, había migrado mi teléfono
celular a uno de los cajones de mi escritorio. Eso fue hasta que Roman
irrumpió en mi vida.
Me había dejado un mensaje, probablemente unos minutos
después de haber bajado por mi ventana.
romano
Hablemos esta noche.

Traté de leerlo de manera casual. Bane era un tipo casual. Pero era
tan patéticamente dependiente de él que el miedo entró en mi
sistema. Traté de decirme que ningún amigo verdadero rompería una
amistad contigo el día después de tu cumpleaños. Respondí con un
brusco 'seguro' y bajé las escaleras, dando dos pasos a la vez.
Estaba hambriento. Se sentía como si no hubiera comido en años.
Y en cierto modo, ese era el caso.
"Buenos días", cantó Hannah desde la cocina, cortando vegetales de
raíz para los asquerosos batidos de Pam. Mi madre vivía de vegetales,
Botox y vino. Una dieta hecha en el infierno de Hollywood. Si Hannah se
sorprendió de verme, que debería haber sido, ya que nunca salí de mi
habitación durante las mañanas porque dormí lejos del agotamiento de la
carrera nocturna , no lo dejó ver.

"¿Hambriento?" Ella miró debajo de sus pestañas.


"Hambriento". Abrí nuestro refrigerador de vidrio, metiendo la cabeza.
"Panqueques es, entonces." La escuché chasquear la lengua
detrás de mí. Hannah fue amable. Demasiado bueno para Pam.
Darren la trató bien, pero Pam se había olvidado convenientemente de
que había estado esperando en las mesas no hace mucho tiempo,
antes de que Darren nos encontrara, sus lindos callejones.
"Por favor, no te molestes". Puse una mano tranquilizadora en su
hombro, dándome cuenta de que no lo habría hecho hace semanas,
antes de conocer a Bane. La mujer de cuarenta y tantos años usó su
cintura para sacarme del camino frente a la nevera. "Es tu
cumpleaños. Bueno, técnicamente un día después, pero las
cumpleañeras merecen panqueques. Es una regla.
Era una regla que estaba feliz de no romper.
Me senté en el rincón del desayuno, observando a Hannah
haciendo lo suyo mientras me retorcía un mechón de pelo alrededor
del dedo y lo masticaba. Necesitaba un corte de pelo. No. Lo
reformularé: quería un corte de pelo. Por primera vez en años, quería
verme bonita. O tal vez simplemente estaba listo para ser visto.
Hannah se agachó para sacar una taza de medir de un cajón, y
cuando se dio vuelta, sosteniendo la cosa de acero inoxidable en la
mano, mi mandíbula se aflojó.
Yo. Sentado en un sillón. Leyendo un libro. Todo a mi alrededor es negro. Él.
Me dio la espalda, como todas las fotos que tomé desde el día en que
sucedió
Espaldas
Cabezas
Cuellos Gente sin
rostro.
Sostenía algo hecho de acero inoxidable en la mano. ¿Taza? ¿Criba
vibradora? Olía a vodka. Su vodka
"Papá", le pregunté. Pero, por supuesto, no pudo haber sido. Yo amaba a
mi papá. Puse mi barra Kit Kat a medio comer en la mesa a mi lado y me
puse de pie.
"Quiero irme."
"No." Su mano se cerró en mi muñeca. Estaba sudando. Todavía no
tenía cara. ¿Por qué no tenía cara? "No bebe."
Vi la versión más joven de mí mientras su rostro se retorcía al darse
cuenta. Ella no iba a salir de esa habitación. No de la misma manera en
que ella había entrado, de todos modos.
"Por favor, no quiero ..."

Ella no pudo terminar la oración. La inmovilizó contra la pared como la obra


maestra que era y la empañó en algo vacío y vacío.
"Jesse? Jesse? ¿Cariño? Hannah me sacudió los hombros y finalmente
salí de allí. Frente a mí había un plato lleno de panqueques gruesos,
esponjosos y calientes y jarabe de arce vertido generosamente encima. Los
arándanos y las fresas cortadas eran el número veinte. Y oficialmente había
perdido el apetito.
“Te hice las cosas buenas con la mezcla Sparrow Brennan que
cuesta dos dólares más, pero tus padres pueden manejarlo. Que pasa
Parecías fuera de lugar. Hannah se limpió las manos en el delantal, se
apoyó contra el mostrador y se sirvió un vaso de zumo de naranja.
"Si. Lo siento. Sonreí, apresurándome a clavar un tenedor en la
montaña de panqueques y llevarme un mordisco a los labios.
Me obligué a comer al menos dos, sabiendo lo duro que Hannah
había trabajado en ellos, pero por mi vida no podía saborear su
dulzura.
Algo en mí me dijo que Mayra no podía saber sobre esto.
Lavé mi plato, le di un abrazo a Hannah y, cuando no estaba
mirando, agarré la taza de acero inoxidable y la llevé a mi habitación.
Lo puse en mi escritorio, mirándolo, perdido en mis pensamientos.
¿Qué me pasó?

Como no tenía turno y Roman no me había respondido, decidí


molestar al Dr. Wiese. Lo llamé dos veces, pero no respondió. De mala
gana, me acerqué a la casa de la señora Belfort, mi mente todavía en
Shadow. Sentí que había estado descuidando a la Sra. Belfort desde
que conseguí un trabajo, y me prometí a mí misma que no sería esa
persona. La persona que todos mis amigos de la secundaria
resultaron ser después del incidente. Un usuario. Un egresado. Un
gilipollas.
Primero, hice un largo viaje solo en el laberinto, tratando de decodificar mi
flashback más reciente. Sí, retrospectiva. Faltaba una parte de mi memoria en
mi cerebro, y no sabía cómo ni qué me había pasado exactamente, pero sabía
que se había convertido en una catástrofe que terminó arruinando

mi vida.
No había sido virgen cuando conocí a Emery.
Y quien tomó mi virginidad, lo hizo por la
fuerza.
Mi papá murió casi al mismo tiempo que había sucedido. Lo sabía,
porque en todos los flashbacks, parecía estar al borde de la
adolescencia. Doce, tal vez trece. Aunque amaba mucho a mi padre,
no pude evitar preguntarme: ¿qué sabía realmente de él?
Sabía que había engañado a mi madre con otra mujer. Que había
tenido una larga aventura. Es por eso que mi madre lo echó el día que
murió. Pero también sabía que no había sido más que increíble para
mí. Él fue quien me enseñó a andar en bicicleta. Para llevarme a la
escuela todos los días. Él fue quien me limpió las lágrimas cuando
estaba triste y me hizo reír cuando estaba enojado y me metió en la
cama cuando tuve pesadillas.
Me leía historias sobre princesas, castillos y dragones, y siempre
cambiaba la trama para que las princesas se salvaran de los villanos
que lanzaban fuego.
Gastó el dinero extra en tiritas con la marca Wonder Woman. Me
preparó su macarrones con queso especial con Doritos machacados cada
vez que tenía gripe porque pensó que me gustaba, cuando realmente me
gustaba la atención. Me gustó que estuviera parado en la cocina haciendo
algo tonto por mí.
Me gustaba ser amado.
Sí, estaba borracho, y el vodka era su bebida preferida. Recordé el
bocado de alcohol cuando presionó sus labios en mi frente cuando
me dio un beso de buenas noches.
Me gustó su picadura. Olía a casa. Y me negué a creer que mi hogar se
había convertido en mi infierno. Que me había hecho algo.
Cuando salí del laberinto, mi cabeza golpeaba con preguntas sin
resolver.
La Sra. B me estaba esperando en su mecedora habitual,
balanceándose de un lado a otro, con el labio curvado en una sonrisa.
Llevaba dos abrigos en septiembre, pero eso era una enfermedad ósea
frágil para ti. Parecía lúcida, excepcionalmente tranquila. Juliette me
entregó unas pinzas y se tocó la mejilla en silencio.
"¿Quieres que elimine tus bigotes?" Acerqué mi silla a la de ella, moviendo
mis cejas. Era mejor arrancar los bigotes de la señora Belfort bajo la luz del
sol. Ella dijo que yo también los recibiría cuando tuviera su edad, pero lo que
pasa con tener veinte años es que realmente no entiendes el concepto de
envejecer. Sabes que eventualmente te va a pasar, pero

no lo crees Realmente no.


Me arranqué el pelo por un rato antes de que ella dijera: “El amor
es arte. Algunas personas cierran los ojos y se niegan a verlo. Otros
visitan todos los museos del mundo. ¿De qué tipo te caes, Jesse,
querida?
Parpadeé, mirando el laberinto. "Creo que soy capaz de ver la
belleza en el arte". Tragué saliva, mirándola y arrancando otro cabello
blanco fuera de lugar que flotaba de su barbilla.
"Bueno. Bueno. Porque esa es la única forma en que llegarás a mi
edad sin reparos. Sé lo que ves cuando me miras, Jesse, y sé que no
debe parecerte atractivo. Pero entienda esto: no me arrepiento. Viví la
vida plenamente. Totalmente. Amaba libremente, sin dudas ni celos.
Quienquiera que fuera ese chico ... —Inclinó su barbilla recién lisa
hacia el laberinto, su sonrisa se extendió por sus mejillas. Mi corazón
se alojó en mi garganta. ¿Se acordaba de Bane? “Ese chico se
preocupa por ti. Sé inteligente y cuídalo. Nadie debería vivir una vida
solitaria ".
Ella me miró y me alisó el pelo con amor. Como lo haría una
madre. Como Pam debería. “Sí, lo recuerdo, Jesse. Tengo una
condición, pero todavía estoy aquí ”, dijo suavemente.
Asenti. Iba a decirle que no lo dejaría ir. Que me quedaría con
Roman mientras él se quedara. Pero luego volvió a abrir la boca.
"Sé que tengo Alzheimer".
Sus palabras sacudieron algo dentro de mí. Tal vez quería creer
que no había conexión entre la Sra. Belfort que conocía y amaba y la
mujer que mantenía largas conversaciones con su esposo muerto en
una mesa de comedor vacía.
Tragué saliva antes de responder: "Lo siento mucho, Juliette".
“También sé que me estoy muriendo. No estoy bien, Jesse. Sin
embargo, nadie me habla de eso. Piensan que no entiendo, pero yo sí.
Las lágrimas llenaron mis ojos, pero no las solté. No fue justo para la Sra.
B. Recordé cuánto odiaba cuando la gente me robaba el trueno de la
tragedia.
Después del incidente, despreciaba a todas las personas con las que
me encontraba que lloraban por mí. Si no llorara por mí mismo,
tampoco deberían hacerlo. Recordé al detective Madison Villegas en la
estación de policía, la noche que salí del hospital y se suponía que
debía dar mi declaración oficial.
Se había quedado parada en la esquina de la habitación con lágrimas en
los ojos, observando cómo les había dado mentiras lacónicas que no
coincidían con la montaña de evidencia, como si

Era ella a la que estaba lastimando.


"¿Qué puedo hacer para que sea más fácil para ti?", Le pregunté,
arrancando otro cabello suelto y dejándolo caer en el porche de
madera de la Sra. B. Puse las pinzas a un lado y tomé sus dos manos
frías en las mías.
“Llama a mis hijos. Diles que vengan aquí. Cada vez que los llamo,
piensan que estoy loco. Cuando Imane los llama, dicen que ella es
demasiado dramática. Necesito decir adiós.
"No vas a morir", le dije. No estaba seguro de lo que estaba
diciendo. Simplemente no podía soportar la idea de que ella lo haría.
Especialmente con el análisis de sangre de Shadow todavía en el
laboratorio. Había tanto potencial de perder todo lo que me había
mantenido vivo en los últimos dos años.
"Nadie vive para siempre". Ella me sonrió, sus ojos brillaban. El sol
brillaba sobre nosotros ferozmente, y ella temblaba dentro de sus abrigos.
Su mano de venas azules acarició la mía. “No te preocupes. Para cuando
tienes mi edad, estás cansado. Estoy listo. Solo quiero ver a mis hijos. Por
favor."
Supe en ese mismo momento que sus hijos iban a venir a
California, incluso si tuviera que arrastrarlos por sus malditas orejas.
"Por supuesto. Voy a llamarlos."
Me fui poco después, fingiendo que todo estaba bien, pero gritando
internamente a sus hijos. Pisoteando a mi casa, marqué el número de la
clínica del Dr. Wiese nuevamente. Si no contestaban pronto, tendría que
visitarlo yo mismo. Metí mi llave en el ojo de la cerradura, lista para abrir la
puerta, cuando una mano serpenteó de una planta monstruosa y me
empujó contra un cuerpo grande y áspero.
Perdición.
Quiero decir, Roman. Fue difícil envolver mi cabeza alrededor de él
pidiéndome que me refiriera a él por su nombre real. Su verdadero nombre .
Me había dado el verdadero él.
"¡Cristo!" Estaba tan sorprendido que accidentalmente me mordí la
lengua. El sabor del cálido cobre llenó mi boca. Cada vez que veía su
rostro, sentía que alguien golpeaba mi corazón desde adentro. Me
preguntaba si era una reacción normal cuando amabas a alguien, antes de
darme cuenta de que sí, estaba enamorada de Roman 'Bane' Protsenko.
Todo de él. El ladrón, el estafador, la ramera . Estaba rompiendo mi
corazón con cada toque, rompiéndolo con cada sonrisa, y no tenía ningún
sentido, porque ¿cómo podía romper algo que ya estaba roto? Todavía.
Sentí su presencia en mis huesos. Su rostro recién afeitado , tan
prometedor, tan engañoso. Su boca era amplia, sexy y con mala cara.
Deseé que estuviera oculto por la barba para poder pensar con claridad
otra vez.
Abrí la boca y él me tapó con la mano y me agarró.

contra la pared. Mi aliento tembló contra su palma caliente. Una


oleada de adrenalina recorrió mi sistema.
"En aras de la divulgación completa, no tengo idea de qué coño
estoy haciendo aquí".
Todo lo que pude hacer fue asentir, lenta y bruscamente, diciéndole
que lo entendía. Enyesó su cuerpo al mío, su erección cavando en mi
estómago. Cada músculo de su cuerpo estaba tenso, su piel estaba
caliente por el sol y la lujuria.
"Bésame". Mi voz salió amortiguada bajo su mano.
Ama libremente , había dicho Juliette . Quiero, señora B. Y eso me asusta.
Mucho. "Me besas", dijo, rodando su frente contra la mía con frustración.
Quitó su mano de mis labios.
Yo sonreí. "¿Por qué?"
“Porque necesito que seas proactivo con esta mierda, Jesse.
Quiero al viejo Jesse, bebé. El que tomó las decisiones. El nuevo
simplemente no lo cortará.
Algo se encendió dentro de mí. Me gustaría pensar que fue ella. El
viejo Jesse aceptó el desafío, se levantó dentro de mí como un
huracán y salió con una oleada de necesidad y determinación.
Si fue porque fui una víctima de violación.
Una mujer que sabía que él era una escolta.
O simplemente porque no estaba seguro de si iba a lamentarlo o
no, no importaba.
Tragué saliva y me di cuenta de que estaba mirando al hombre del
que estaba enamorado. El hombre que estaba destinado a
arruinarme.
Fue en ese momento que me di cuenta de que había sobrevivido a
muchas cosas, pero Roman Protsenko probablemente no iba a ser
una de ellas.

S ESTRELLÓ .
Yo empecé.
Esto estuvo mal. Seis millones de dólares algo malo. Tan malo que
debería ser realmente bueno para mí estar allí como un idiota y dejar que
Jesse se ponga de puntillas, sus pestañas, gruesas y largas, abriéndose
sobre sus mejillas. Quería besar la curva de sus labios y sumergir mi
lengua entre ellos y conquistarla pulgada a pulgada, como un continente
escondido. Mina para explorar y reinar. El mío para gobernar. Mío para
sostener. Ella levantó su barbilla, sus labios un aliento de los míos. Me
gustaba mucho Jesse, pero verla hacer el primer movimiento era matar
mis jodidas bolas, y no me gustaban demasiado los niños, pero me
gustaba tener la opción, ¿sabes?
Finalmente, Jesús, jodidamente finalmente, sus labios se clavaron en los
míos, y la necesidad de agarrar su rostro y besarla de la manera que sabía, de
la forma en que estaba acostumbrada, de la forma en que quería , quemaba
cada célula de mi cuerpo. Me picaba Quemé. Sin embargo, me quedé allí,
quieto como un ladrillo, dándole el poder mientras su boca exploraba
tímidamente la mía.
"¿Es esto ... lo estoy haciendo bien?"
Asentí lentamente. Moisés en una galleta, sí. Estaba más que bien.
Más que bien que ella arruine mi trato con su padrastro. Estaba más
que bien que ella arruinara mis planes. Y mis sueños Y mi vida Estaba
más que bien porque era yo quien había venido a ella. Quien se había
arrastrado hacia ella, realmente, sin autocontrol.
Me acerqué, cerrando el espacio entre nosotros. Mi sangre latía
entre mis oídos, y quería golpear mi propia cara por sentirme como
me había sentido un beso con la boca cerrada . Necesitaba echar un
polvo. Pronto. Mierda, ahora mismo. Nos besamos como niños. Un
besito Dos picotazos. Tres picotazos. Una y otra y otra vez, el mundo
que nos rodea se desvanece en una espesa nube de nada, hasta que
los besos se convirtieron en un largo beso.

Y entonces ella abrió la boca. Suavemente. Encogidamente. El


primer paso de un bebé en el mundo. Su lengua barrió mis labios,
pidiendo permiso en silencio, lo que le concedí. Sabía cálida y con
sabor a coco, y la acariciamos por un tiempo, solo besándonos, solo
besándonos, antes de darme cuenta de que había envuelto su cabello
en mi puño como el salvaje que era y la atraje hacia mí. Su cuerpo
respondió, envolviéndose a mi alrededor como la hiedra. Ella movió la
cabeza hacia nuestro beso, como si me diera permiso para seguir
adelante, y eso es todo lo que necesitaba para abrir la boca y
demolerla. Me comí su cara, y podría estar hablando literalmente aquí.
Lamí las comisuras de sus labios, mordiendo y tirando de sus labios
hasta que se pusieron hinchados y sensibles. Nuestras frentes se
estrellaron cuando le chupé la lengua en la boca, hasta que dejó de ser
un beso y me aventuré profundamente en territorio de mierda. Ella
gimió en mi boca, y casi la solté, preocupada de que fuera demasiado,
pero luego sus pequeños puños se cerraron alrededor de mi escote, y
la agarré por la parte posterior de su muslo y lo apreté contra mi
cintura, apretándolo contra mi cintura. ella en una mezcla de agonía y
necesidad que nunca antes había sentido.
Cuando la encerré con los brazos contra la pared, me di cuenta de
que no tenía a nadie a quien culpar, excepto a mí mismo. Pasé
corriendo cada línea roja y rompí todas las reglas en mi camino hacia
la llamada curación de ella, todo mientras creaba al drogadicto más
grande para caminar en la tierra.
Sí, ese sería yo.
Mi erección estaba alineada con su coño, y doblé mis rodillas un
poco, follándola a través de su ropa. Me arañó los hombros mientras
yo me apoyaba contra ella como si tratara de perforarla contra la
pared. Su coño contra mi polla se sentía como magia oscura.
La estaba follando a través de nuestra ropa. Literalmente follándola sin
condón. Mi polla estaba a medio camino dentro de su coño, lo único que
nos separaba eran sus pantalones de yoga y mis bañadores. Iba a quitar
mis labios de los suyos por primera vez en cuarenta minutos cuando su
pequeña mano se deslizó en mi cintura y agarró mi eje. Mi polla se
sacudió en su puño y saltó de mis baúles, y aunque esta era la definición
de estúpido: joder a la chica con la que firmaste un contrato de
seis millones de dólares para no follar a unos metros de la puerta del
hombre que te hizo firmarlo : Jesse inspiró al idiota en mí. Estaba a punto
de protestar y murmurar algo sobre la necesidad de calmarme un poco
antes de que mi polla explotara, cuando deslizó mi polla entre sus muslos
vestidos y los frotó.
Dumb Bane: folla nuestra polla. Vamos a hacerlo.

Estaba delicioso y sucio, y el tipo de cosas para hacer que el nuevo


Jesse se levantara, lo que me llevó a creer que estaba comprando el
viejo. El anterior al Emery.
"Copo de nieve ..." dije. Eso fue todo. Realmente no pensé más allá
de eso. Ni siquiera estaba segura de lo que estaba preguntando. Tal
vez para ella tener piedad de mis bolas.
"Vamos", gimió en nuestro beso. —Déjame un dedo. Movió su
mano hacia mi polla y comenzó a acariciarla, moviendo mi PA y
enviando escalofríos a mi columna vertebral.
Como sabía que las cámaras de seguridad de Darren no apuntaban
a las plantas de gran tamaño que decoraban su entrada desde cada
lado, lo había comprobado, sabía que estábamos libres. Metí mi mano
en sus pantalones de yoga y la encontré sedosa, cálida y tan
jodidamente apretada que quería morir en ese mismo momento,
sabiendo que ningún momento en mi vida iba a superarlo. Deslicé dos
dedos entre sus muslos y jugué un poco con ella. Con cualquier otra
mujer, me gustaría obtener directamente a la línea de golpe, su frotar
el clítoris y hacer que venga para que pudiéramos pasar a la
importante parcial mí . Con Jesse, ella era la parte importante, y
aunque hace unos meses me habría parecido desconcertante esta
idea, no podía pensar dos veces en mí cuando se trataba de ella.
Le rasqué las paredes de su coño mojado, acaricié su vieja escuela,
metí dos dedos en ella y me aseguré de que su clítoris y su coño
estuvieran completamente mojados. Mi mano la provocó con un
movimiento de ir y venir que se estrelló contra su punto G una y otra vez y
una ganancia jodida, lo suficientemente lento como para construir su
orgasmo gradualmente, como un juego previo interminable . Su cabeza
rodó de lado a lado en la pared, y tuve que perseguirla por cada beso y
mordisco.
"Toca mi clítoris", rogó, enganchando su dedo en el anillo de titanio
y tirando. Estaba tan cerca que podía sentir el semen corriendo por mi
polla. Me reí en nuestro beso, porque era un viaje, tener a Jesse
hablando así. Lo viejo o lo nuevo o algo intermedio.
"Pregunta amablemente."
"Por favor, toca mi clítoris".
“¿Irás a surfear conmigo mañana por la
mañana?” “Quizás”.
Arrastré dos dedos debajo de su clítoris y los presioné contra su
núcleo. Ella persiguió mi toque con su coño, pero me retiré rápidamente.
Ella gimió.
"¿Edie estará allí?"
¿A quién diablos le importa Edie? Quizás ella lo hará. Tal vez ella no lo hará.

Ella está casada. E irrelevante. Tú eres mi chica."


Mi novia.
Mi novia.
Mi novia.
La frase hizo eco en mi cabeza aparentemente vacía. No sabía qué me
hizo decir eso. Tal vez la loca necesidad de que sea real. La verdad era que
me volvía loco que Hale la hubiera mirado. Quería arrancarle los globos
oculares y hacer un batido con ellos por incluso notar que ella existía.
Ella me apretó más fuerte, y le mordí el labio por instinto, volviendo
a abrir un pequeño corte reciente que la hizo sangrar. Chupé su dolor
en mi boca.
“¿Soy tu chica?”, Preguntó ella. Mi corazón se aceleró como un
caballo salvaje, galopando directamente hacia sus pequeños puños.
Rómpelo y te joderé , quería advertirte. Pero eso era una mierda, y lo
sabía.
“No ser molestado, no ser tocado. Entonces, ¿qué va a ser?
”Pausa. "Voy a surfear contigo mañana".
"Esa es mi chica ". Empujé mis dedos en su clítoris y la froté hasta
que se ahogó en su respiración. Ella me bombeó hasta que su mano
comenzó a temblar y sus piernas cedieron. Su orgasmo era como un
dominó, la caída larga, constante y épica.
Se dejó caer de rodillas, retorciéndose y jadeando, justo cuando
dije: "Yo también voy".
Envolvió sus labios alrededor de mi polla y me miró, sus ojos azules
brillaban. Apreté su cabello, dándome cuenta de lo que había que hacer para
salvarnos a los dos.
Renunciar a mi sueño
"Quiero que tragues cada gota, copo de nieve", le dije mientras
disparaba mi carga en su boca. Lo hice desordenado, no yendo
directamente hacia su garganta, sino que salí a la mitad para que
pudiera saborearme en su lengua. Marcándola de todas las maneras
que pude.
Ella tragó saliva. Me acurruqué de nuevo.
"¿De qué querías hablarme en el mensaje de texto?" Se limpió la boca
con el dorso de la mano y me miró. Tomé su mano y la ayudé a ponerse de
pie. Lo que quería decirle era que teníamos que dejar de hacer esta mierda
de pareja. Pero ahora tenía una solución. Me haría odiarme a mí mismo
para siempre, pero también podría mantener a Jesse.
"Quería decirte que roncas". Ella
me golpeó en el brazo.

Sonreí.
Ella lo compró.

“¿Bane?” Sonó una voz suave, obligándome a abrir los ojos.


Me llevó un segundo descubrir dónde estaba. Lanzado sobre mi cama
desordenada, durmiendo un poco. Miré hacia arriba y vi a Grier quitándose
un elástico del cabello, dejando que sus mechones rubios cayeran hasta
su trasero. Llevaba un vestido de verano que una vez le dije que me hizo
querer comerme el culo. Amarillo con margaritas azules aciano. No hizo
nada por mí ahora.
"Mierda", gruñí, tirando de mis antebrazos y frotando una mano
sobre mi cara. "¿Que hora es?"
"Ocho en punto. No abriste la puerta, así que entré. Sus dedos rozaron
la correa de su sujetador. Ocho en punto. Se suponía que iba a
encontrarme con Darren a las seis en su oficina de Newport Beach.
Incluso puse mi alarma, no queriendo perder la reunión por razones
obvias, pero debo haberme estrellado. Miré hacia abajo y vi el reloj de la
mesa de noche roto en pedazos en el suelo. Mierda. Maldita sea Beck iba
a ser el final de mí con esas largas sesiones de surf. Es mejor que el
gilipollas obtenga el tercer lugar o más, de lo contrario iba a patearle el
trasero hasta Hermosa Beach.
Me puse de pie, arrojándome una camisa, cuando un grito
salió de la boca de Grier. “¡Dios mío, te has afeitado! ¡Roman,
eres hermosa !
Desearía que la gente dejara de decir eso. Ningún hombre de
verdad quería ser descrito como hermoso o hermoso. No era un
jodido vestido de cóctel. Pero ver la expresión en la cara de Jesse
anoche cuando subí por la ventana fue suficiente para hacerme
defender mi decisión. Me había mirado con ojos suaves, y su
repentina sumisión valía la pena encerar el resto de mi cuerpo
también.
Sin darle una respuesta a Grier, arrojé mi sábana hacia atrás y me
lancé a la cocina, donde cargué mi teléfono. Tenía algunos mensajes
de texto y temía a casi todos.

Darren
¿Estás aquí?

Darren
Por supuesto que no estás aquí. Me llamaste para pedir una
reunión urgente, que ni siquiera apareciste. Te esperé. Ahora voy
a estar atrapado en el tráfico por horas.

Darren
Mejor no se trata de Jesse. Sé que tiene un nuevo trabajo contigo y
que se está haciendo amiga de una chica calva que vino a buscarla al
centro comercial hoy. Pero aún necesitas que ella conozca a más
personas, haga más amigos. Los seis meses aún no han terminado.
Ni siquiera sabía sobre Gail y Jesse, pero estaba feliz de que se
llevaran bien. Gail era una chica sólida. Luego hubo otro mensaje. Uno
que no temía.

Copo de nieve
En el centro comercial con Gail. Pensé en tratarte con esta
belleza, porque sé que te gusta el naranja.

Ella me envió una foto de ella con un mono naranja. No solo el


color, sino la fruta. Yo resoplo-rió, sacudiendo la cabeza. Le envié un
mensaje rápido antes de volver mi mirada hacia un confundido Grier.

Perdición
Delicioso, pero haremos algo con este mono naranja. Por un lado:
quítatelo una vez que te vea. X

Si. Terminé un mensaje con una x. Realmente era un tipo especial de


jodido. Grier se tocó el pie nerviosamente, cruzó los brazos sobre el pecho
y miró
a su Cartier. Ella mantuvo su ropa puesta, lo que me dijo que ya sabía lo que
estaba pasando. La semana pasada había abandonado nuestra conexión y,
francamente, también estaba a punto de deshacerme de este, y lo habría
hecho si no me hubiera estrellado como un maldito meteorito. Saqué dos
cervezas de la nevera y le di una. Era hora

para una conversación incómoda


Tomó un sorbo y se miró los zapatos. "Jesse Carter", dijo.
Me acerqué a la puerta que daba a la cubierta, estacioné mis
antebrazos en los ferrocarriles oxidados. Ella reflejó mis movimientos,
haciendo lo mismo. Ambos miramos las olas rompiendo en las rocas
junto a la orilla.
"Brian dijo que le pediste que sacara el expediente de su caso y
olfateó quién trabajó en él".
Lo había hecho, un segundo después de haberme limpiado la polla
cubierta de esperma el día que Jesse y yo nos habíamos metido en el
almacén. Tal vez ella no quería tomar represalias, pero no iba a seguir
fingiendo que estos imbéciles no le habían hecho nada. Tuvieron. Y ellos
iban a pagar. El hecho de que tuve que ahuyentar a dos de ellos no hace
mucho tiempo significaba que no entendían el error de sus formas. Y
nada, y nadie, iba a dañar a Jesse.
Me encogí de hombros. “Toda esta maldita ciudad sabe lo que
sucedió, pero los pequeños imbéciles aún están libres. ¿Cómo está
eso bien?
Los ojos de Grier brillaron como el agua debajo de nosotros.
Incluso en mi periferia, vi que estaba emocionada, pero no por Jesse.
“Sabes, nunca pensé que te enamorarías. Eso es lo que te hizo una
apuesta tan segura ”, dijo, limpiando la niebla fría de su botella de cerveza
en su vestido. “Había algo tan desapegado sobre ti cuando te conocí.
Como si estuvieras aquí, pero no realmente. Hizo que dormir contigo fuera
tan fácil. Entonces ... sin complicaciones. Y sé que muchas otras mujeres
comparten este sentimiento. Sí, te pagaron. Sí, eras una escolta. Pero eras
decente. Discreto y fresco y agradable para hablar. No nos hiciste sentir
tacaños, vulgares, o como fanáticos. Siempre fuiste un verdadero
caballero, Bane.
Realmente no sabía cómo responder a esto. Me di cuenta de que
ella hablaba de mí en tiempo pasado, y eso fue un alivio. Ella sabía
que habíamos terminado. Gire mi cuerpo para enfrentarla, apoyando
mi cadera en el ferrocarril.
“Encontrarás a alguien mejor. Alguien que te dará más de un
rapidito una vez a la semana.
“Tal vez pueda tener una en toda regla asunto de este tiempo.” Ella
sonrió con amargura. "Con sentimientos y todo".
Hice un sonido de náuseas. "Ugh. Sentimientos."
"¿Cómo sabrías cómo son?", Bromeó ella.
Porque los cabrones me han tendido una emboscada y parece que no puedo
sacudirlos
apagado.
Compartimos uno de los abrazos más incómodos en la historia de los
abrazos. Eso

Fue solo cuando me soltó que me di cuenta de que estaba aliviada.


Había terminado con la mierda, con o sin copo de nieve. Realmente,
ella era la patada en el culo que había necesitado todo este tiempo. Y
qué jodida patada fue esa. Todavía me dolía el coxis.
"Estoy un poco celosa de Jesse Carter", me dijo cuando la
acompañé a mi puerta. Me froté la nuca.
No te preocupes Lo arruinaré en algún momento, estoy seguro.
Cuando Grier se fue, me acerqué al rincón de mi cocina, saqué mi
teléfono del bolsillo trasero y comencé a revisar a todos los clientes de mi
lista de contactos. Decidí ir por algo lacónico, firme y educado. La cosa
era que no era muy diplomático, así que después de pensarlo mucho, se
me ocurrió esto:

Hola. Es Bane. Le escribo para informarle que termino nuestra


relación profesional. Estoy oficialmente retirado y no regresaré
pronto. Si me debes dinero, considéralo pagado. Si te debo una
polla, te sugiero que la busques en otro lugar.
Hasta luego y gracias por todos los peces. Bane.
Se lo envié a las cuarenta y seis mujeres con las que había trabajado a la
vez, pensando en retrospectiva que la referencia del pez probablemente podría
haberse omitido. Todo lo que sabía era que acababa de matar el negocio que
me había ayudado a ascender al poder en esta ciudad, y que estaba a punto de
matar mi sueño la próxima vez que hablara con Darren.
Grier describió lo que sentía hacia Jesse como amor. Pero no
estaba tan seguro de lo que realmente existía entre nosotros, lo que
hizo que toda esta toma de decisiones precipitada fuera aún más
loca. Si Jesse se enterara de mi trato con Darren, ella me mataría. Y
no la culpo. Necesitaba terminarlo de inmediato y aclararlo si quería
tener la oportunidad de hacerlo bien.
¿Pero quieres arreglarlo?
A lo largo de los años , había visto cómo muchos idiotas a mi
alrededor formaban relaciones duraderas. Quizás yo también podría. Todo
lo que necesitaba era recordarme a mí misma que no era mi padre, que
era digna y que la merecía. Incluso si el simple trato que había alcanzado
para llegar a ella en primer lugar sugería lo contrario.
Le envié un mensaje de texto a Snowflake una vez más antes de arrastrar mi
trasero a la cama.

Perdición
Todavía no puedo ver ese mono naranja. Envía una foto sin ella.

Ella respondió de nuevo con una selfie sin rostro de sus tetas
presionadas juntas dentro de su camiseta negra My Bloody Valentine,
con un libro abierto sobre sus piernas dobladas. Me mordí el puño.

Perdición
¿Es mi San Valentín sangriento? Yo también los odio. Eliminar.

Copo de nieve
¿Hay algo que no odies?

Perdición
Si. Tú.

Copo de nieve
Interesante. ¿Entonces no me odias?
Perdición
Ni siquiera cerca. Ni siquiera cerca de cerrar. ¿Cuál es el antónimo de odio?

Copo de nieve
De ninguna manera seré el primero en decir la palabra.

Perdición
Duerme bien, copo de nieve. Gran día mañana.

Observé mi techo despegado por el resto de la noche, ignorando el


teléfono celular a mi lado mientras una corriente de mensajes de
clientes comenzaba a llegar, de furioso a pánico a levemente ofendido.
Tal vez el amor no se trata de sentirse feliz y completo.
Tal vez el amor se trataba de romper para que la persona que
cuidabas se sintiera un poco más completa.

T hings estaban tensos EN EL mesa de la cena de la noche.


La única razón por la que había decidido aparecer era porque me sentía
cada vez más normal y pensaba que podía manejarlo. Traté de no pensar en lo
apegado que me había vuelto de repente a mi propia vida. Cuán
repentinamente las cosas, las personas y los eventos a mi alrededor habían
comenzado a importar. Cómo Roman reformuló la forma en que miraba a los
hombres, no completamente, pero lo suficiente como para no tenerles miedo.
Cómo Gail me había recordado que vale la pena tener buenos amigos.
Anteriormente, ella y yo habíamos incursionado en Hot Topic como si
fuéramos doce otra vez, luego tomamos un helado, luego nos sentamos
en la rampa en el paseo marítimo y calificamos a los chicos al azar en
patinetas de uno a diez según el calor, a pesar de que todos tenían
dieciséis años. Se sentía tan real, tan simple, tan normal, que incluso me
las arreglé para alejar todas las cosas malas. El flashback, el análisis de
sangre de Shadow e incluso la solicitud de la Sra. Belfort. Dejé otro
mensaje en el contestador automático del Dr. Wiese y decidí que mañana
trataría con los hijos de la Sra. B y le haría una visita a Wiese después de
terminar mi turno en el Café Diem.
Hannah marcó el día, pero nos dejó unos espárragos a la parrilla y
papas salteadas, junto con su delicioso pollo con limón y ajo . Esculpí el
pollo y serví la comida mientras Pam leía algo en su teléfono celular y
Darren tamborileaba con los dedos sobre la mesa. Shadow era todo
menos bailar claqué debajo de la mesa. Había pasado un tiempo desde
que lo había visto así. Cuando aún era el viejo Jesse, solía cenar en la
mesa todas las noches y le daba comida cuando nadie estaba mirando.
Era nuestro propio pequeño secreto. Teníamos algunos de esos. Hacerlo
feliz de nuevo fue lo único que me mantuvo positivo sobre todo este
escenario.
Cuando me senté, ambos pares de ojos miraron hacia mí.

Miré entre ellos. ¿Hay algo interesante sobre mí que deba saber?
"Nada". Pam abrió bruscamente su servilleta teatralmente,
descansando sobre sus muslos. Darren no respondió.
“¿Recibió una llamada telefónica del Dr. Wiese por casualidad?” No
le pregunté a nadie en particular. Era extraño que aún no hubiera
tenido noticias suyas, pero leí en Internet que a veces podía llevar
semanas. Le puse a Shadow un trozo de pollo al limón, y él masticó
tan fuerte que tuve que fingir toser. Ambos se miraron perplejos.
"No."
"Hola, cariño". Pam apuñaló un trozo de pollo y se lo llevó a la
boca. Ella se comería su propio pie antes de tocar papas o cualquier
otra cosa con carbohidratos. Por el término de cariño, deduje que
estaba hablando con Darren y no conmigo. ¿Sabías que Jesse
comenzó a salir con Bane Protsenko? ¿Lo conoces?"
"Sí", dijo Darren conversacionalmente, cortando sus papas en trozos
pequeños. La agresión en sus movimientos sugirió que estaba molesto con
Bane o con las papas. Mi dinero estaba en el primero. "Es una mala noticia".
"Sin mencionar que tiene un nombre para sí mismo como la escolta de la
ciudad", agregó Pam, masticando un trozo de pollo veintisiete veces. Había
leído sobre eso en una revista de mujeres una vez y había estado comiendo
como una tortuga desdentada. Fue anormal en muchos niveles. Me abstuve
de mencionar que Pam no parecía demasiado molesta por la reputación de
Bane cuando había querido meterse en sus pantalones, y una llama de celos
inmediatamente lamió mi núcleo. Ella había tratado de golpear a Roman. Mi
romana Y ahora ella estaba actuando como si fuera basura.
"Bueno, sea cual sea su reputación, acepté un trabajo en su café",
dije, y, como sabía que el tiempo era todo, me llevé una lanza de
espárragos a la boca, mordiendo la punta y acariciando a Shadow
debajo de mi pie. Las cejas de Pam cayeron en picado y Darren puso
sus utensilios al lado de su plato, tratando de no golpearlos.
“Quería hablar contigo sobre eso. Estoy feliz de que hayas
decidido encontrarte en un trabajo. ¿Qué tal si vienes a trabajar para
mí? Le ofreceré un cheque de pago, un viaje diario y, por supuesto,
puede tomarse el tiempo que necesite ".
Había una disculpa en su sonrisa, y sus ojos se clavaron
en los míos. “Estoy feliz en el Café Diem. Gracias
Darren.
"Deja de ser tan desagradecido", Pam cortó desde el otro lado de la mesa.
"Darren es

ofreciéndole una oportunidad única en la vida . Creo que deberías


tomarlo. ”“ Lo tomaste ”. Sonreí. "No te hizo muy feliz,
¿verdad?"
Se puso de pie, tirando su servilleta en su plato. Supongo que
había terminado con su pequeño trozo de pollo. "¡Cómo te atreves!"
"¿Cómo me atrevo?", Pregunté, todavía sentado, mi pulso lento y
tranquilo. “¿Cómo te atreves ? Convenientemente te olvidaste de mi
existencia hasta que Bane entró en escena, y ambos sabemos por qué
estás interesado en mi vida ahora.
"Jethy!" Fue el turno de Darren de ponerse de pie y golpear el borde
de la mesa. "¡No hables con tu madre como esto!"
Por el bien de la buena coreografía sincronizada, también me puse
de pie. Crece algunos ojos, Dar. Está durmiendo con la mejor mitad de
Todos Santos, y ni siquiera lo está ocultando.
"¡No me importa ella!", Espetó, con la cara roja y los ojos
inyectados en sangre. "Me preocupo por ti. ¿Tú y Bane son amigos, o
más?
"Más", dije. “Mucho más, Darren. No tienes idea."
Esto fue dirigido a Pam, una clara declaración de retroceso , pero
fue Darren quien parecía listo para explotar.
"¿Estás durmiendo con él?"
"¡Sheesh!" Sacudí mi cabeza, riendo. “No es asunto tuyo con quien
me acuesto. No eres mi verdadero padre, ¿recuerdas?
"¡En ese caso, no eres mi hija!", Gritó Pam desde el otro lado de la
mesa. Dios, deseé que fuera la verdad. Desafortunadamente, la
semejanza entre nosotros antes de sus cirugías plásticas era
asombrosa.
Me encogí de hombros. "Te diría que me demandaras, pero no
tengo nada más que un padrastro rico".
“Eso no es verdad. Heredarás todo lo que tengo, Jethy. Sabes que
me preocupo por ti. Cuando muera, todo irá hacia ti.
En realidad, no lo sabía. Pam tampoco lo sabía, debido a la forma en
que sus ojos se abrieron y buscaron los de él, pero él todavía me estaba
mirando.
Empujé mi silla hacia atrás y rodeé la mesa. “Sé que me proteges, Dar,
y entiendo por qué, porque mi mamá no lo es, pero por favor, sé que Bane
no es el problema. Él es la única persona que realmente me entiende ".
"Él no te entiende". Darren agarró el respaldo de su silla, su rostro
enrojeciéndose aún más. ¿Qué demonios pasaba con él? A veces deseaba
que él solo se levantara. Defiéndete y di lo que necesitaba decir. Fue triste,
pero si se divorciara de Pam y encontrara una buena mujer a la que no le
desanimara su naturaleza sumisa, estaría muy feliz por él.

"Hmm, sí, lo hace".


“Él ... corazón dulce, tu mamá lo dijo bien. Él tiene un ethcort. No
debería estar haciendo algo contigo. Él debería estar ayudándote.
"No lo conoces", gruñí.
"Tampoco tu."
No estaba orgulloso de lo que hice después, pero tenía que hacerse.
Salí corriendo de la cocina y subí a mi habitación, donde cerré la puerta
como un adolescente malhumorado y me lancé de cabeza a un mar de
almohadas mullidas. Me tomó minutos finalmente recuperar el aliento y
mirar hacia la pared del tablón de anuncios. A las espaldas de todas las
personas sin rostro de las que había tomado fotos.
Estoy perdiendo la cabeza tratando de averiguar qué pasó. Pero lo
haré. Resolveré este enigma.
Entonces Roman me envió un mensaje de texto (¿o tal vez era un
sexto?) Pidiendo una imagen naranja sin mono , así que acepté.
En algún momento, dejó de enviar mensajes de
texto y simplemente me llamó. "Necesitaba
escuchar tu voz".
"¿Por qué?"
"Porque tenía la sensación de que te estabas tocando, y pagaría
mucho dinero por escuchar esa mierda".
"Qué romántico", dije, con una sonrisa en mi rostro. "Sabes, el sexo
no se trata de dinero".
“Mi pequeño saltamontes. Todo se trata de dinero. ¿Te vas a
tocar?
"¿ Te vas a tocar?" Me burlé.
Estuvo en silencio por un momento. “Soy un tipo y estoy hablando
con mi novia en medio de la noche. He estado jugando con mi polla
como si fuera Nintendo durante los últimos diez minutos ".
Me reí, permitiendo que la conversación tomara un giro muy agudo e
inesperado. La mayoría de las veces no estaba realmente seguro de lo que
estaba haciendo Roman. Simplemente disfruté acompañándome durante
el viaje. Por un tiempo, solo jadeamos, nos burlamos y describimos lo que
nos íbamos a hacer el uno al otro. Todo mi cuerpo se apretó antes de
aflojarse con un tsunami de un orgasmo.
Después de eso, Roman me dijo: "Buenas noches, copo de nieve".
"Espera", me atraganté con la palabra, sintiéndome necesitada,
demasiado necesitada, pero de nuevo, él me había llamado su novia, y mi
corazón estaba a punto de estallar cada vez que repetía su voz diciendo
esta palabra. “No me puedo dormir. Es por eso que troto en

noche. Siempre tengo


pesadillas. Otra pausa
significativa.
"Tratar. Prometo que no colgaré hasta que escuche tus
roncos ronquidos. Me quedé dormida con mi teléfono
presionado contra mi oído.
Cuando desperté, la parte superior de la pantalla táctil seguía
verde y la llamada seguía en curso.
"Buenos días, SnortyPants".

Neptuno.
Oscuro. Frío. Azul. El océano parecía morboso a las seis de la mañana.
Me estremecí en mi traje de neopreno, trotando en el lugar sin sentir
realmente los dedos de mis pies. La arena estaba fría y apretada,
extendiéndose como un lienzo debajo de mis pies, y sentí que estaba
arruinando el arte de Roman al estar allí. Casi habíamos terminado con
nuestra sesión. Beck, Edie y Hale, a quienes Bane me había
vuelto a presentar como "mi verdadero gilipollas, la fuente de toda la
mierda en mi vida", siguieron surfeando mientras Roman se quedaba en
tierra conmigo, enseñándome a remar con el estómago aplastado contra
él en la arena. Me sentí como un idiota. Como si lo estuviera frenando.
Luego nos mudamos al agua y él se quedó a mi lado. Hale y Beck estaban
riendo y tosiendo “coño-batida” cada vez que llegamos cerca de ellos, y
Edie nos sonrieron, sacudiendo la cabeza. Me sentí mal odiándola sin
ninguna razón. Ella en realidad era bastante genial. No Gail-cool, pero
sigue siendo buena gente. Sin mencionar que la parte inferior de su
estómago era inconfundible. Pasó su tiempo sentada en su tabla de surf,
dejando que los primeros rayos del sol de la mañana trenzaran su cabello
amarillo con reflejos frescos.
Ella no estaba detrás de Roman.
Ella buscaba el océano, la naturaleza y todo lo que tenía que dar.
Cuando terminamos, Roman me invitó a ducharme en su casa. Era la
primera vez que pisaba su casa flotante. Pequeño, ordenado, básico. Sabía
que Roman probablemente ganaba lo suficiente para vivir en uno de los
condominios color caramelo del paseo marítimo, y me encantó que no lo
hiciera. Me encantaron muchas cosas sobre él.

¿Cuál es el antónimo de odio?


Amor. Es amor, y tal vez debería ser yo quien lo diga primero.
"No puedo creer que tu lugar esté tan ordenado". Pasé una mano sobre
su mesa de café, ansioso por dejar una marca. Su lugar era pequeño y
antiguo, casi como un marinero. Se paró detrás de mí, arrojando su equipo
de surf junto a la puerta.
"Podría haber arreglado para ti", dijo alrededor de una
articulación recién laminada . "¿Podría?" Me di vuelta,
sonriéndole.
“Por favor, déjame mantener mis bolas un poco más de tiempo,
copo de nieve. Mira, estoy un poco apegado a ellos. También:
literalmente ".
Me había hecho reír más en unas pocas semanas que en tres
años. Me encogí de hombros. "Si te portas bien".
Antes de salir al paseo esta mañana, había empacado una bolsa de lona
con una muda de ropa, sabiendo que mi turno comenzó a las 9:00 a.m., y
podría no tener tiempo para ducharme. Saqué pana de color burdeos y una
linda camiseta sin mangas del color de mis ojos. Esta mañana saqueé mi
armario para encontrar algo que no fuera sudaderas y pantalones negros emo
lo suficientemente flojos como para caber tres payasos y un descapotable. Me
acerqué a donde supuse que estaba la ducha de Roman, balanceando mis
caderas y sabiendo que estaba mirando.
Quería tener sexo con él.
Quería tener mucho, mucho sexo con él.
Quería que me hiciera sentir como solo él podía. Como si fuera
hermosa, letal y fuerte. Como el viejo Jesse.
"¿Y a dónde crees que vas?" Él pasó su brazo alrededor de mi
cintura y metió mi trasero en su erección. Todavía llevaba puesto el
traje de neopreno, y mis pezones se fruncieron en mi bikini rojo
debajo. Enterró su rostro en mi cuello, arrastrando sus labios calientes
para besar el tatuaje en mi nuca.
"Voy a darme una ducha. No quiero llegar tarde al
trabajo. "" Gail puede cubrirte. "
“Ella me matará. Los turnos de la mañana están más ocupados que el
infierno.
“Dices turno. Oigo eje. Me dio un empujón con la polla y me metí en el
baño. Me quité el traje de neopreno solo, sabiendo que se había quedado
atrás. Que una vez más, me privaría de lo que realmente quería. Él. Dentro
de mí. Haciéndome sentir deseada y completa de nuevo. Tiré el pesado
traje de neopreno en el suelo con un ruido sordo y me miré en el espejo
sucio. Mis ojos eran desafiantes, iluminados. Un monzón de emociones se
arremolinaba dentro de ellos.
Bane se colocó detrás de mí, nuestras miradas se encontraron en el
espejo ligeramente roto. Había un cazador allí, y quería sacarlo. Querido

que me persiga Su traje de neopreno se bajó hasta su corte en V, sus


tatuajes brillaban contra su bronceado. Su cabello rubio y ondulado
estaba revuelto. Se quedó mirando mi estómago.
"Lo odio", dijo
simplemente. Tragué.
"Jódete".
"También me encanta", agregó. “Esta cicatriz te dio garras. No
puedo esperar a que los uses conmigo.
Me di la vuelta, sonriendo dulcemente. Había terminado de jugar
juegos. Lo quería, todo de él, las partes que reservaba solo para mí y
las partes que eran propiedad comunal. Bane miró mis pezones
fruncidos, sus ojos verdes brillaban como el rocío de la mañana sobre
la hierba fresca. Era hora de una buena dosis de realidad.
"Estoy embarazada. Quería quedarme con el bebé. Estúpido, ¿eh? Pero lo
hice. Era como el lado positivo de The Incident. Iba a tener a alguien por mi
cuenta. Alguien que sería fiel y leal a mí. Alguien que me quiera, pase lo que
pase. Podríamos cuidarnos el uno al otro, y ella o él nunca se pondrían del
lado de su padre, porque ni siquiera los conocerían. Se sintió casi como
venganza, por más enfermo que pueda parecer. Tomaron algo mío: mi
voluntad, mi poder, mi inocencia, así que tomé algo de ellos. Pero Pam me
obligó a abortar. No quería, pero estaba débil. Estaba demasiado débil para
levantarme de la cama, y mucho menos luchar contra ella en esto.
Me apartó el pelo mojado de la cara. Bane me había presionado para
hablar de eso la otra noche. Ahora consiguió su deseo, y oh, qué fea era la
verdad.
“La verdad es que no era virgen cuando Emery intentó tomar mi
virginidad, Roman, pero algo sucedió antes. Algo que no puedo
recordar. El incidente no fue la primera vez que fui violada.
Las fosas nasales de Bane se dilataron y sus ojos se nivelaron con los
míos. Respiraban fuego y temía que destrozara todo el baño. Seguí hablando,
sabiendo que iba a perder impulso si me atrevía a respirar. “Después de lo que
sucedió en el callejón, estaba tan confundido que entré en pánico. No sabía
qué decir o pensar. Pam resolvió este problema caminando a través de cada
oración que salió de mi boca. Dijo que si lo arruinaba, nos veríamos obligados
a irnos y Darren nos dejaría en las calles. Los padres de los niños estaban
respirando en mi cuello. Pam y Darren pensaron que era una orgía que salió
mal, y que me daba vergüenza admitirlo. Demonios, ni siquiera me creí por un
tiempo. Yo pensé, tal vez lo hice trampa de Emery. Me llevó mucho tiempo
entender lo jugado que era, y cuando lo descubrí, era

demasiado tarde. Todos ya habían avanzado. Bueno, todos menos yo. Sus
pulgares presionaron mis mejillas y me abrazó. Quería
acurrucarse en su cuerpo fuerte y vivir allí.
“Durante los últimos dos años, el tiempo no se movió.
Técnicamente, lo hizo, pero no para mí. Realmente no. Esa noche en el
callejón todavía me persigue como si fuera ayer. Y en entra tú. Al
principio, no te quería en la foto. Mi pena aún era tan fresca y prístina:
no quería que nadie la empañara de esperanza. Pero no entraste en mi
vida, Roman. Te asaltaste. No me dejaste más remedio que sanar.
Ahora quiero todo. Quiero recuperar el trabajo, los amigos y mi
sexualidad. Si no me follas, alguien más lo hará, Bane —utilicé a
propósito el nombre que no quería que usara. "Necesito este.
Necesito esto para curarme. Para romperme y volver a unirme. Para
matarme y resucitarme. Esto no se trata de sexo. No todo, de todos
modos. Tragué un suspiro. “Se trata de mí. "
Bane tragó saliva, pero no dijo nada.
Sacudí la cabeza, bajando la mirada hasta los dedos de los pies. Luego
me di vuelta y corrí hacia la puerta, listo para huir de su cobertizo, incluso
desnudo. Había terminado de preguntar, rogar y regatear. Había terminado
de seducir, atraer y esperar. Si no me quería después de esta admisión,
habíamos terminado.
Ni siquiera quería que fuera mi amigo. Como si realmente pudiera ser
amigo de Bane Goddamn Protsenko. Cada palabra que salía de su boca
era un juego previo.
"Jesse", gruñó. Lo ignoré, tirando de mi bolsa de lona para recoger
mi ropa. Antes de que pudiera descomprimirlo y sacarlo, Bane me
golpeó contra la pared de su cocina. El ruido sordo de mi espalda
chocando contra él golpeó entre mis oídos. Estaba listo para
abofetear su estúpidamente bello rostro cuando sentí su polla
liberarse de su traje de neopreno, caliente y aterciopelada contra mi
abertura. Envolvió mis piernas alrededor de su cintura y estrelló su
puño contra la pared sobre mi cabeza.
"¡Maldita sea, Jesse!"
"Déjame en paz, entonces", le grité en la cara. "Solo déjame irme".
"Nunca", gruñó, mordiéndome el cuello. Dura . "Y siempre". Arrastró su
mi nariz hasta mi hombro, chupando un punto sensible en la curva de
mi clavícula. "Y jodidamente jamás". Me empujó, clavándome contra
la pared y llenándome hasta la empuñadura. Un gemido escapó entre
mis labios. Era grande, largo ... y desnudo.
"¿Quieres que te follen?" Escupió las palabras, su rostro tan intenso que
me estremecí bajo su toque. "Solo recuerda, copo de nieve , rogaste
jodidamente

para ello."
Golpeó contra mí, cada golpe más duro y más profundo y más
castigador. Mi cuerpo se sentía como un nido inactivo de luciérnagas
que se encienden juntas en lotes. Sentí sus luces parpadear, sus alas
zapping sobre cada centímetro de mi carne. Sentí cada centímetro de
él dentro de mí, el aro de titanio de su perforación raspando mis
paredes, y todavía no era suficiente.
Estaba desesperado. Yo era salvaje.
Le arañé la cara, las lágrimas corrían por mis mejillas y mi cuello, y
las lamió, riéndose mientras me follaba con más fuerza, sin importarle
mucho quién o qué era, tal como había dicho que haría. Llevándome
como quería que me llevaran. No gentilmente, ni disculpándose.
Como un igual Como un soldado capturado, en una guerra donde las
bromas y las condolencias falsas no eran necesarias.
" Más duro " , se burló. “Te estoy abollando el culo desde adentro.
Lo menos que puedes hacer es dejar una pequeña marca en mí.
Roman se rió, golpeando sus labios con los míos con un beso que
dejaba en claro que era dueño de mi cuerpo, de cada centímetro , y de
todas las cosas dentro de él. Cada pensamiento y latido del corazón.
Cada aliento doloroso. Su.
Me rasqué las uñas por la espalda, devolviéndole la violencia cuando
su lengua entró en guerra con la mía. El calor se acumuló en mi estómago
inferior, su miembro me estiró e hinchó dentro de mí, retorciéndose, dando
vueltas, golpeando.
"Ese es mi luchador". Él se rió entre dientes, ajustando nuestra
posición al levantarme por el culo con sus dedos ásperos con una
mano mientras giraba mi pezón con la otra. Chillé, viendo como él
bajaba su hermoso rostro para absorber el dolor, tan duro pero tan
delicado, y aunque no había nada que quisiera más que pasar mi
mano por sus cuerdas de melena dorada, me contuve.
Esta vez, el temblor comenzó en la punta de mis dedos, subiendo y
calentando mi cuerpo como una manta. Estaba llegando, pero esta vez se
sintió diferente. Como una epifanía. Alcancé su trasero para apretarlo mientras
me estremecía entre él y la pared, pero él alejó mis manos, empujándome y
extendiendo sus dedos sobre mi cuello, sujetándome contra la pared.
“No soy tu maldita novia, Jesse. No puedes apretar mi trasero a
menos que sea para contener un estrangulamiento de mi polla
golpeando tu boca. ¿Lo aclaramos?
No sabía de qué se trataba sus palabras sucias y descaradas que
desenredaron por completo al viejo Jesse, pero ella había vuelto y estaba
apretando su polla

su sexo en un tornillo de banco, como un puño, riéndose en su rostro con


salvaje abandono. "Jesús" vino de algún lugar en el fondo de mi garganta
cuando me di la vuelta
su eje, temblando violentamente. Él solo bombeó más fuerte, y mi
espalda estaba ardiendo por la fricción contra la pared.
"Ya voy", dijo, solo una palabra, y asentí con la cabeza, pensando
que iba a terminar dentro de mí, pero se retiró lentamente en su lugar,
su rápido movimiento irradiando autocontrol, y giró su punta para que
se acercara a mi clítoris Chorros blancos de semen rozaron la
delicada carne de mi sexo, y él hizo girar el semen con su polla,
frotándola en mi clítoris ya sensible pero descuidado. El segundo
orgasmo salió de mí como fuegos artificiales. Le cerní el cabello y lo
acerqué para un beso codicioso, mordiendo su labio inferior y tirando
demasiado fuerte.
"Roman". De nuevo. Una palabra. No es una solicitud, ni una
súplica, ni una declaración. Más bien, un hechizo en el que caía cada
vez más profundamente, sin molestarme en volver a respirar
rápidamente.
Se apartó de mí, entrecerrando los ojos y tirando de su traje de
neopreno, su polla aún medio erecta entre nosotros.
Se dio la vuelta, dejándome deslizarme hasta mi trasero contra su
pared, hundiéndose con la dicha posterior al clímax . Se acercó a su mesa
de café, recuperó un romo y lo encendió casualmente, como si no
hubiéramos hecho lo que teníamos. Como si no hubiéramos roto ninguna
regla, o promesa, o incluso, potencialmente, mi corazón.
"¿Cuál es el antónimo de odio?" Solté, borracho de placer.
Se desplomó en el sofá, ahuecó la articulación con el pulgar y el
índice y chupó con fuerza. "Jesse".

Nos las arreglamos para meternos un rapidito más en la ducha después


del sexo en la cocina. De nuevo, Roman no mostró piedad de mí, lo que
explicaba por qué había retenido tanto tiempo al tocarme. Tenía un
enfoque del sexo de no tomar prisioneros , y el misionero no solo no
estaba en el menú para él, sino que dudaba que fuera incluso en su
vocabulario. El sexo de la ducha me involucró doblado

mientras se aferraba al grifo, mientras él golpeaba contra mí por detrás,


jugando con mi sexo y dejándome probarme en sus dedos de vez en
cuando. Me sorprendió lo abierto y desinhibido que estaba conmigo, pero
no debería haberlo estado. Solo porque Roman era un buen tipo no
significaba que no fuera un salvaje. Él era los dos. Y era parte de su
encanto.
Cuando finalmente nos vestimos en su pequeño y húmedo baño, me
encargué de planchar su arrugado y endeble tanque de California Republic
con mis manos.
"¿Recibo la factura por correo o le pago en turnos de Café Diem?" Mi
voz era juguetona, pero el comentario real era sarcástico. Sin embargo, no
pude evitarlo. Una parte de mí estaba enojada porque no era el único. Que
lo que hicimos fue probablemente un aperitivo para un tour de force con
una pareja casada, su perro y un consolador. Bueno. Quizás no todos, pero
aún así.
Roman volteó las llaves de su auto con su dedo índice y me lanzó
una mirada aburrida. "Debería dejarte como cliente solo por esa sabia
boca".
"Entonces, hazlo". Pasé junto a él a la sala de estar. Sus grandes
zumbidos resonaron detrás de mí.
"No puedo".
"¿Por qué?"
"Porque
renuncié".

Me di la vuelta, parpadeando rápidamente. "¿Llegar de nuevo?"


"Planeando. Esta vez entre tus tetas. Me golpeó el culo, avanzando,
agarrando casualmente una lata de cerveza de la nevera y abriéndola. No
eran ni las diez de la mañana. Jesús. "Renuncié", repitió, tomando un
trago. "Mi polla está oficialmente retirada y cerrada por negocios".
"¿Cuándo?" Tragué saliva, muy orgullosa de mí misma
por no tartamudear. "Ayer."
"¿Antes o después de nuestro sexting?" Apoyé un hombro contra la
misma pared que habíamos atornillado esa mañana. Había una
mancha húmeda de semen que adornaba la superficie amarilla
astillada, y me costó mucho no deslizarme sobre mis rodillas y
limpiarla.
Roman terminó la cerveza de un trago y la arrojó al fregadero.
"Antes de. ¿Recuerdas todo mi discurso sobre mirarte en el espejo sin
titubear?
"Si."
"No podría hacer eso
más". "¿Hacer qué?"
"Al carajo con otras mujeres cuando tenía novia".

Era la segunda vez que me llamaba así, pero esta vez, había un signo
de interrogación al final de la oración. Se sintió como una propuesta. Se
sintió como un millar de orugas convirtiéndose en deslumbrantes
mariposas, todo al mismo tiempo en mi estómago, esperanzado y vivo.
Busqué en su rostro, tratando de encontrar dudas. Humor. Engaño.
Cualquier cosa que lo haga menos real y me ancle a la tierra. Su cara
estaba en blanco. La perfecta expresión de póker.
"¿Lo estoy?" Sonreí.
"Dímelo tú". Levantó un hombro, su muro defensivo se alzó, casi
alcanzando sus ojos.
“Quiero decir, dejaste tu glamoroso trabajo por mí. Realmente no
puedo decirte no ahora.
“Puede siempre sin decir a mí”, respondió, lo que
significa que. "Quiero ser tu novia, Roman".
"Bueno. Porque hay una lista de cosas que quiero hacerte, y
ninguna de ellas cae en la categoría de zona amiga . Se acercó a mí y
me dejó tres besos en la boca, la nariz y la barbilla. Mi corazón se
sentía cubierto de musgo. De paredes blandas. Tan fácil de romper en
sus grandes manos sucias.
"Sobre esta mañana ..." Comenzó.
"Estoy tomando la píldora". Me puse de puntillas, rozando mis
labios contra los suyos. Ambos estaban agrietados y doloridos, y nos
estremecimos un poco antes de alejarme.
"Lo sé". Pasó un dedo por mi brazo.
Ni siquiera necesitaba preguntarle cómo lo sabía. Era religioso
acerca de tomar mis pastillas desde el aborto. Desde que estaba
demasiado asustado como para contarles a los médicos lo que
sucedió, nunca me ofrecieron la píldora del día después . El paquete
de aluminio se sentó en mi mesita de noche, junto a una botella de
agua de Fiji. Tomé uno todas las mañanas antes de lavarme los
dientes.
Marchamos por la puerta, en dirección a su camioneta, y tal vez él
era el mismo viejo infame Bane Protsenko, pero salí de allí diferente
de la persona que había sido la primera vez que entré.
Viva.
Alerta.
En flor.
El viejo Jesse ya no estaba tocando la puerta de mi alma. Ella
había pateado esa cosa.
Y toda la luz entró.

"Bueno, alguien se ve completamente jodido". Gail soltó una risita mientras


cerraba el refrigerador de hielo con el culo, tirando una toalla de cocina
sobre su hombro. Roman había dicho que tenía que ir al ayuntamiento
para una reunión de negocios , algo sobre SurfCity, y en realidad no me
importaba pasar un tiempo lejos de él. Disfruté nuestra mañana juntos,
pero también disfruté ser mi propia persona. Frente al mundo de forma
independiente, incluso desde detrás del mostrador de moda de Café Diem.
Me gustó este trabajo, y eso me hizo feliz, porque me hizo lo opuesto a
Pam. Ella desaprobaba los trabajos en general, pensaba que la vida era
para ir de compras y socializar.
Poniéndome rojo escarlata, sonreí, cortando las fresas en el
tablero frente a mí en pedazos minúsculos. "Cállate."
"Está bien. No hay una chica en esta sala que no pueda
relacionarse con querer joder a Bane Protsenko sin sentido. ¿Supongo
que tienes una muestra gratis? ¿Ofrece un pase semanal? Gail me dio
un codazo en las costillas y me miró de arriba abajo. Le di la vuelta al
pájaro, luego procedí a lavarme las manos antes de cortar la fruta
para los batidos.
“En serio, Gail, necesitas ayuda profesional. Y polla Quizás
especialmente eso. Veré si Beck está disponible.
"No, gracias. Prefiero frotarme contra un iceberg. Y lo tomaré
como un no.
Se sentía tan normal hablar con alguien así. Como un amigo. Mi
sonrisa se extendió por mi cara.
“Ding ding, ¿qué es eso? Sí, es mi hora de almuerzo. Te veo en media hora.
Agarré mi teléfono y el batido que había hecho para mí y esquivé la escena.
Agité el dispositivo en mi mano. "Estaré afuera si me necesitas".
“¡Oye, acabas de llegar! Su imbécil te está contagiando, y apuesto
a que no es lo único. Ella se echó a reír, limpiando los granos de café
de la superficie frente a ella.
"Eres gracioso". Empujé mi hombro hacia la puerta de vidrio. "Sigue así."
"Probablemente no. No quiero meterme con el novio más querido y
encontrarme
en la sala de emergencias ".

"¿Huh?" Parpadeé. Gail apoyó los codos en el mostrador y susurró


a todos para que oyeran. "Se rumorea que Bane casi pateó el trasero
de Hale por golpearte. Creo que tienes un admirador, Jesse.
Me escabullí del Café Diem, preguntándome qué más no sabía sobre
Roman y su comportamiento. Si había tocado a Hale por coquetear
conmigo, no estaba segura de cómo iba a reaccionar cuando Emery, Henry
y Nolan finalmente arrastraron sus traseros de regreso a Todos Santos. Yo
tampoco quería saberlo. Aprecié sus formas protectoras, pero quería
cuidarme. De hecho, parecía obligatorio después de todo lo que había
pasado.
Afuera llamé a la hija de la señora Belfort, Kacey. Una neoyorquina
con una familia y niños, la había visto una vez en la casa de la Sra. B,
que era más de lo que podía decir sobre su hermano bostoniano.
Kacey respondió después del tercer timbre y sonó menos que feliz
cuando le dije quién era. Cuando le expliqué que la señora Belfort no
se sentía muy bien, escuché un gabinete de acero golpearse en el
fondo y un gruñido animal.
"Entonces. ¿Mi madre demasiado dramática finalmente recurrió a
que su vecina adolescente me llamara? Jesucristo. Obtener una vida ",
luego colgó.
Me senté allí, mirando al océano durante un largo minuto, tratando
de descubrir qué había pasado. Luego me sacudí la rabia y marqué a
Ryan, el hijo de la señora Belfort. Fue directo al correo de voz. Llamé
de nuevo. Mismo. Tal vez su teléfono estaba apagado. O tal vez
estaba en una reunión. O tal vez no quería tratar conmigo, al igual que
su hermana. La ira chisporroteó en mi sangre cuando le escribí un
mensaje de texto rápido.

Esta es la vecina de Juliette Belfort. Te llamo porque a tu madre no le va


bien. Ella necesita que tú y tu hermana vuelvan a casa.

Él me respondió un minuto después.

No me vuelvas a llamar.

La exasperación hizo que mi respiración fuera difícil y difícil. Pensé


en cómo habría reaccionado si mi propio padre hubiera estado vivo y
necesitado. Dejaría todo para estar con él. Por supuesto, no tenía ese
privilegio, y eso también me molestó.

Tu madre todavía está viva, pero la consideras una reina del drama, incluso

aunque sabes que ella está entrando y saliendo de la lucidez.

Este no es un juego para niños, cariño. Los dos somos profesionales.

Llegó su segundo mensaje de texto un minuto después.


Sí , pensé Desperdicios profesionales de oxígeno.
Regresé a la cafetería, terminé mi turno y volví a casa. En mi camino
hacia allí, una sensación inestable de un desastre pendiente se formó en
mis entrañas. Se estaba gestando, me di cuenta, porque quería estar
enfermo. Intenté llamar a Roman, pero no contestó, y tuve que recordarme
una vez más que todo estaba bien. Aparqué y abrí la puerta de entrada,
sintiendo que se me secaba la boca incluso antes de escuchar el grito
procedente de la cocina.
"Jesse? Jesse, ¿eres tú?
Pam estaba agitada, su voz llena de pánico y desigual. Arrojé mi
mochila junto a la puerta y metí mi teléfono celular en el bolsillo
trasero, dirigiéndome a la cocina. ¿Se había roto una uña o algo?
"Nop. Es el papa.
"¡Tienes que venir aquí, cariño!", Llamó.
¿Cariño? Eso fue nuevo. Y preocupante. El nudo en mi estómago
se apretó, y la necesidad de dar la vuelta y correr se apoderó de mis
piernas, pero luché. Doblé la esquina hacia la cocina y encontré a Pam
parada sobre el fregadero, olisqueando. Arqueé una ceja.
"¿Estás enfermo? ¿Necesitas Tylenol? ”Desde que Pam me torció
el brazo para abortar, intenté ignorar su existencia en general. Casi iba
en contra de mi naturaleza ofrecerle ayuda, pero era más fuerte que
yo.
Una parte de mí, aunque pequeña y tranquila, todavía quería que
estuviéramos cerca.
“Ya tomé dos y las lavé con agua. Necesitas ver algo. Me agarró de
la mano y casi me sobresalto. Otra mala señal. Pam nunca me tocó si
podía evitarlo. Se deslizó la puerta de cristal que lleva al patio abierto
y casi me arrastró fuera al patio trasero con el roble, exuberante
césped, y de tamaño olímpico piscina.
"Lo encontré así esta mañana, un poco después de que te fueras".
Rodeó una tumbona roja de estilo marroquí y señaló la hierba. Sombra
yacía allí, con los ojos abiertos, mirando al sol de forma antinatural.
Estaba quieto, muy quieto.
Ahuequé mi boca, tratando de no vomitar. Se veía todo mal. Él,
mirando el sol abrasador en lugar de entrecerrar los ojos. Una mosca
lo seguía

costillas inmóviles, y se me ocurrió que trataría de morderlo si


estuviera vivo.
Pero no lo fue.
Mi perro no estaba vivo.
Mi perro estaba muy, muy muerto.
Me agaché y lo recogí en mis brazos, sintiendo las lágrimas cayendo
como una fuente rota. Me tomó tiempo Años, para ser exactos, pero
finalmente había sucedido. Después de todo lo que había pasado , lloré.
"Maldita sea, Old Sport," solté, presionando su cabeza contra mis
muslos. Se sintió más pesado de lo habitual. Flojo, pero rígido. Pam
estaba parada detrás de mí, inmóvil, y quería darme la vuelta y arrojarle
algo afilado.
"Dijiste que estaba así desde esta
mañana". "Sí".
¿Por qué no me lo dijiste, Pam? ¿Por qué no llamaste? Salté sobre
mis pies, mi dolor repentinamente interrumpido por una ira repentina.
La ira era más fácil de digerir. Más fácil de verter. La pérdida era
paralizante, impresionante, encadenada. Pam se pasó una mano por
el cabello blanqueado, sus uñas acrílicas de color rosa haciendo un
sonido insoportable a lo largo de su cuero cabelludo. He estado
vomitando toda la mañana. Sabes que también me gustó ese perro.
Pero él era viejo, Jesse. Además, tenía cáncer. No había nada que
pudiéramos hacer."
"Espera", levanté la palma de mi mano. “¿Qué cáncer? ¿De qué estás
hablando? ”Hasta donde yo sé, el análisis de sangre nunca regresó, y la
última vez que le pregunté al respecto, Pam dijo que el Dr. Wiese nunca
había llamado. He estado
queriendo pasar por su clínica hoy después del almuerzo, pero ...
Pam arrugó la nariz, como si yo no fuera razonable. Cansado,
incluso. Quería empujarla a la piscina y verla agitarse impotente. Más
que eso, sabía que podía. Que lo tenía en mí. Ya no estaba letárgico y
triste. Estaba ardiendo de ira, el tipo de llama que se encendió
rápidamente, consumiendo todo a su alrededor en segundos.
Ella lanzó sus brazos al aire. “Mira, lo siento, pero eres un desastre,
¿de acuerdo? No queríamos decírtelo porque sabíamos que harías
una escena. ¿Adivina qué? Aquí tienes, haciendo una escena. No
necesito esto en mi vida. Mi entrenador de vida dice que estás
arruinando mi Zen.
" Nosotros? ¿Darren también lo sabía? Avancé hacia ella. Ella dio
un paso atrás. Me di cuenta de que no tenía que tirarla a la piscina.
Ella iba a caer en todo por su cuenta.
"Multa. Fui yo. ¡Denme una demanda, Jesse! Eres una chica rara e
impredecible. yo

no quiero tratar contigo si puedo evitarlo ".


“Soy la chica que obligaste a abortar después de que me hiciste fingir
que no había sido violada en grupo. ¿Qué esperas, cócteles en The Ivy?
“¿Estoy jugando con tu Zen? ¡Arruinaste mi vida!
"¿De Verdad? ¿Esto otra vez? Ella retrocedió un paso más,
agitando una mano desdeñosa en mi cara. ¡Eras un niño ! Hubieras
sacado a ese bebé y me lo hubieras dejado cuidar. Todo lo que
siempre quise fue hacer lo mío ".
Me lancé hacia adelante, reconociendo, tal vez por primera vez,
que tal vez no estaba totalmente cuerdo, pero Pam tampoco. Todavía
no podía admitir el simple hecho de que había sido violada, y estaba
absorta en sí misma hasta un punto de locura.
"¿Cuándo te enteraste del cáncer, Pam?"
Necesitaba que me dijera que era esta mañana, para poder mirarla de
nuevo sin querer hacerle algo horrible. Pero ella levantó las manos en señal de
rendición y dio otro paso atrás, su postura ya a la defensiva.
"Un par de días después de la prueba".
Se me revolvió el estómago. Había tenido tiempo de decirle adiós. No
había podido sostenerlo cuando tomó su último aliento. Ni siquiera había
estado allí para consolarlo. No podía asegurarme de que se sintiera
cómodo y amado. Que estaba acostado en una de mis
sudaderas con capucha (le encantaba dormir en mi ropa) y que me
miraba, y habría dicho algo tranquilizador que de alguna manera
entendería. Ni siquiera tuve la oportunidad de darle lo que nadie más en
esta casa merecía: el respeto que le das a un miembro de la familia que
había estado allí para ti cuando nadie más lo había hecho.
Cuando Shadow tomó su último aliento, probablemente había
estado jugando con Roman en su ducha, gruñendo y arañando su
carne.
Esto es lo que sucede cuando te arriesgas en la vida.
"¡Te odio! ¡Te odio! Grité, lanzándome a Pam de la nada. Ella
tropezó hacia atrás y cayó al fondo de la piscina. Pam no era una
buena nadadora. A pesar de tomar el sol, nunca se molestó en
sumergir el dedo del pie dentro de la piscina.
Sus brazos se agitaron histéricamente, y ella jadeó por aire,
tragando agua en el proceso. Ella gritó, luciendo como una hormiga
con miel pegajosa, y aunque sabía que eventualmente saldría de allí,
disfruté la primera vez en nuestra relación en la que se retorcía.
Me agaché, mirándola sin emoción. "Pero sabes lo que el

la peor parte es?


"Jesse!" Ella tragó más agua. ¡Je-ssse! ¡Ayúdame! ”“ No
puedo ahogar a mis demonios. Ellos saben nadar ".
Te amo, pero elegiste el peor momento para llamar.
Como todos los pensamientos, fue mundano, espontáneo y
gratuito. Pasó por mi mente mientras esperaba afuera de la oficina de
Darren Morgansen para decirle gracias por los seis millones de
dólares, pero realmente preferiría enterrar mi polla en su hijastra.
In-fucking-definitivamente. El problema era que la persona que me
llama se dijo hijastra.
Y, acabo de decir que la
amaba. O al menos lo pensó.
Si. Lo pensé
No, espera, estaba seguro de
eso. Mierda, amaba a Jesse
Carter. Estaba enamorado de
Jesse Carter.
Pero, por supuesto, eres un pequeño imbécil. ¿Tiene la costumbre de
orinar impulsivamente más de seis millones de dólares de un magnate
del petróleo y romper un contrato con ellos?
Esta mañana, en mi lúgubre cocina, supe que no era solo un copo
de nieve. También estaba jodiendo a SurfCity, porque nunca se me
ocurriría el dinero para la inversión, y más que eso, me estaba
jodiendo, porque mierda, estaba a punto de estar un millón de dólares
en deuda con alguien. Sin embargo, ¿no era esa la ironía definitiva?
Ganaba tanto dinero cogiendo a la gente para ganarse la vida, pero al
final, fue una mierda que me costaría un millón de dólares.
Darren abrió la puerta de su oficina y me indicó que entrara, así que dejé
morir la llamada en lugar de enviarla al correo de voz. Por primera vez en
mucho tiempo no me sentí arrogante como gallo. En realidad estaba nervioso.
No se trata de romper la parte del trato. A la mierda con él. Pero sobre deberle
a alguien tanto dinero. Generalmente,

Estaba del lado adeudado , no al revés. Podría encontrar el dinero,


pero no de inmediato. Necesitaba doce meses. Mínimo. Nadie dijo
que me los iba a dar.
"¿Cómo te sientes?", Preguntó Darren mientras me conducía a su
decepcionante oficina. Se me ocurrió, por primera vez, que Darren diseñó todo
a su alrededor , incluido él mismo , para que pareciera inofensivo e inofensivo.
Una alerta roja comenzó a parpadear dentro de mi cabeza. Ding, ding, ding.
Nunca llevaba trajes caros. Siempre
estaba agachado, con la barbilla hacia
abajo.
Sus labios. Sus oficinas. Sus relaciones Estaba casi convenientemente
débil. "Por favor, no finjas que te importa". Tiré mi billetera y mi celular
teléfono en su escritorio, tomando asiento. "La vida es demasiado corta para
eso".
"Bastante justo". Me miró cuidadosamente, dirigiéndose a su asiento. Esta
vez no me ofreció una bebida, ni un cigarro, ni su pulmón izquierdo. Me ofreció
una mirada enojada que me dijo que ya sabía que vendría con malas noticias.
Entonces él realmente me ganó. "Tuviste un sueño con ella".
El código de caballeros dictaba que no debía negar ni confirmar esta
declaración, pero el contrato que había firmado indicaba que era mejor
que hablara, a menos que ser abofeteado con una demanda fuera una
excitación. Me conformé con un punto intermedio. No estaba lista para
tirar a Jesse debajo del autobús en caso de que no se lo hubiera dicho. Y
quería creer que Jesse no había compartido sus hazañas sexuales con su
padrastro, porque: super. Maldito. Bruto.
“Si lo hice o no es irrelevante. Las circunstancias cambian. Quiero
salir. Encendí un porro con frialdad, arrojando la cerilla aún encendida
sobre el escritorio entre nosotros. Lo hice principalmente para
molestarlo y recordarle que él no era mi jefe. Aunque no estaba
completamente seguro de si eso era cierto. La cerilla chisporroteó y
murió, y deseé que Darren hiciera lo mismo.
"Me quedan unos meses más, creo". Darren se quebró el cuello y
miró la hora en mi teléfono. Parecía extrañamente tranquilo, y me
preguntaba qué tipo de Xanax estaba apareciendo en estos días.
“Ella tiene un trabajo. Ella tiene amigos. Ella me tiene. Nada de eso va a
cambiar en los próximos seis meses o años, si decide quedarse en Todos
Santos ”. La idea de que tal vez no me hizo querer romperle la nariz a alguien.
“Entonces, todo el problema de la línea de tiempo es irrelevante. No estoy
pidiendo el resto del dinero. Te dejaré marchar después de pagarme tres
millones de dólares por más de seis meses ”. Durante toda la vida . Pero, por
supuesto, no dije esta mierda en voz alta porque, por un lado, era patético, y
dos, sabía que Jesse era

tarde o temprano, iré por un chico que la merecía. La vida no se detiene


para nadie. Incluso no para un imbécil de baja inclinación como yo.
"El límite de tiempo fue la razón por la que teníamos un contrato",
argumentó Darren, con el tictac del ojo izquierdo, antes de agregar, "pero
eso fue antes de que rompiera el contrato. Tienes razón en una cosa,
Bane. Las circunstancias han cambiado ".
Me incliné hacia delante. “No me des esta mierda. Ayudé a su hijastra
más que a su terapeuta y ustedes dos, combinados.
"Todavía rompí un contrato", dijo secamente.
Me di cuenta de que no tenía el tiempo ni el interés para discutir con
este payaso, así que simplemente lo despedí. “¿Sabes qué? Lo que sea.
Gasté alrededor de un molino de lo que me diste. Te enviaré los dos
millones restantes. Lo llamaremos incluso. Sigue con tu vida y pon a esa
esposa tuya con una correa más corta.
"Bane". Extendió sus huesudos dedos sobre el escritorio,
sonriendo. "No estás escuchando atentamente toda esta
conversación".
Ladeé la cabeza hacia un lado.
"¿Huh?" "En serio, estúpidamente
jodido".
Darren abrió un cajón cerrado en su escritorio, sin mirarme. Sacó un
montón de documentos y lo golpeó en la superficie entre nosotros, antes de
respirar con firmeza, su expresión deslumbrante y extraña en su rostro, y dijo:
"¿Por qué no lees la cláusula número setenta y siete, punto?" siete, señor
Protsenko? Tal vez la cláusula de daños hará que caiga el centavo.
Entonces
finalmente lo
entendí. El ceceo.
Se ha ido.
Se había ido, y también el hombre que pensé que había leído tan
bien. Darren Morgansen se enderezó en su asiento. Parecía más
agudo, más alerta. No el mismo dios que eran los magnates de Todos
Santos, pero más cerca. Más cálido.
¿A qué coño estás jugando, viejo?
Deslizó el contrato firmado en mi dirección, y mis ojos buscaron
frenéticamente esa maldita cláusula que no me había molestado en leer. Ni
siquiera tuve que preguntar por qué había fingido un maldito ceceo. Fue para
echar a gente como yo. Es por eso que había leído el contrato. Porque actuó
como un pollo con la barbilla débil . El no estaba. Era algo completamente
distinto, y lo peor era que aún tenía que averiguar qué. Mis ojos se posaron en
la cláusula y casi pude sentir la risa que Darren produjo de su boca dentro de
mi propia garganta, ahogándome.
77.7 En caso de rescisión o incumplimiento del contrato por cualquier
Razón por Roman Protsenko (El empresario), y con respecto al
tiempo, el esfuerzo y los recursos de Darren Morgansen (El
inversor), El empresario compensará al Inversor con $ 1.5
millones de dólares, que es una suma fácilmente comprobable de
los daños sufridos por el inversor.

Mis ojos seguían leyendo y leyendo y volviendo a leer el mismo


párrafo una y otra vez, porque no tenía ningún sentido. ¿Cómo había
firmado algo como esto? Yo era inteligente. Cada movimiento que
hice se calculó como un error. Puede que me pareciera un pothead
tranquilo , y ciertamente jugué el papel, al igual que Darren jugó el
suyo, pero era un jugador de ajedrez, por el amor de Dios. Artem me
mataría si lo supiera. Si él estuviera vivo. Lo cual no era.
Mierda. Oh Dios. Mierda, mierda, mierda.
Darren apoyó los codos en su escritorio y su sonrisa se ensanchó.
Lo estaba pasando muy bien. Presionó su dedo índice en el medio de
la página y lo arrastró lentamente de regreso a su lado del escritorio,
haciendo una muestra de suspiros. "Parece que estás en apuros".
Lo miré hacia abajo, sintiendo el aire dentro de mi cuerpo
convirtiéndose en combustible, ardiendo de ira. "¿Cuál es tu maldito
ángulo?"
Levantó una ceja, asomándose el labio inferior. "¿Ángulo?"
“No pasaste por todos estos problemas por nada. ¿Cuál fue tu
juego final, Morgansen? Y no me jodas.
Se frotó la barbilla en círculos, pensando en ello. "Lo suficientemente
justo. Al ver que estás en deuda conmigo con una suma de dinero que
nunca podrás pagar —dos millones y medio de dólares, creo— y tu relación
con Jesse ya terminó, creo que puedo decírtelo. Se trataba de Artem.
"¿Huh?" No lo estaba siguiendo.
"Artem", repitió, "era mi ángulo. Mira, sabía que no serías capaz de
mantener tus manos lejos de Jesse, y nunca me gustaste, Bane.
Incluso antes de conocerte, te odiaba. Te odiaba porque lo odiaba a
él.
"¿Qué negocio tuviste con el jodido Artem?" Escupí. Me había
gustado el antiguo novio de mi madre, pero él era un recuerdo lejano
en este punto. Sobre todo, estaba triste por mi madre. A ella
realmente le había gustado.
Darren echó la cabeza hacia atrás y se echó a reír. Quería golpear
su rostro, pero quería escuchar su explicación aún más.
Finalmente se calmó. "Artem Omeniski era el padre de Jesse".

Aquí está la cuestión de la vida: la mayoría de las veces, estás en


movimiento, por lo que realmente no sabes lo que sucede a tu
alrededor. Simplemente estás reaccionando a las situaciones, y es por
eso que se dice que tu vida no es más que una colección de tus
decisiones. Pero a veces, la vida es más que eso. A veces, es un
rompecabezas que encaja con un clic. Todo tenía sentido ahora.
Pam y Artem nunca se habían casado. Por lo tanto, Jesse era un
Carter, no un Omeniski.
Artem había engañado a Pam con mi madre, destrozando a la familia de
Jesse. Artem era amado y adorado por Jesse, y Darren lo odiaba, o la idea
de él. En consecuencia, él sabía que yo era el hijo bastardo que Artem
había tomado
bajo su ala hace todos esos años. Así fue como mi madre y Artem se
conocieron. Alrededor de la secundaria, lo habían asignado para
asegurarse de que no iba a crecer para ser un asesino en serie o algo
así, y teníamos reuniones semanales. Querían un trabajador social de
habla rusa con el que me sintiera cómodo, y lo hice. Nos llevamos
bien. Había venido a nuestra casa. Comido de nuestros platos. Me
enseñó mierda. Y mi madre siempre fue cálida, perceptiva, hermosa y
de voz suave. Tenían valores, pensamientos y cultura similares. No
podía culparlo por engañar a Pam. Demonios, probablemente se había
quedado solo para estar en la vida de Jesse. ¿Quién sabía de lo que
Pam habría sido capaz si se hubiera ido?
"¿Así que querías volver a Artem a través de mí?" Me froté la
barbilla. “¿Eres consciente del hecho de que no puedes lastimar a las
personas muertas? Están más allá de eso ".
Darren se encogió de hombros. "Todavía. Jesse amaba mucho al
bastardo. No merecía toda esta admiración ".
"¿Lo mataste?" Por lo que todos sabían, Artem se había caído por
las escaleras y murió en el edificio de oficinas donde había trabajado.
Cuello roto. Su muerte sonaba demasiado conveniente. Darren me
miró confundido. "No soy un asesino".
"Así que Vicious fue parte de este plan", dije, tratando de
asegurarme de que todas las piezas del rompecabezas estuvieran
bien colocadas. Darren sacudió la cabeza. "Él te ayudó a llegar a mí".
Pensé en la reunión con Vicious hace todos esos meses. Sobre
cómo me había dirigido a Darren. Este último sacudió la cabeza.
“Conocí a Baron en el club de campo hace unos meses. Sabía que ibas a
preguntarle si quería participar en el trato porque lo admirabas. Todo el mundo

en esta ciudad rancia sabe que eres el próximo heredero en la fila


para el título de rey. Así que casualmente mencioné que estaba
buscando invertir en negocios locales. No sabía de mi plan para ti,
simplemente mordió el anzuelo.
"¿Y cómo crees que Jesse va a reaccionar cuando se entere de
esto?"
"Esa es la belleza de nuestra situación". Él sonrió y estiró los brazos.
“Nunca le dirías nada, a menos que quieras ahogarte en deudas por el resto de
tu miserable vida. Todo lo que hice fue por Jesse. Artem era un hombre vil. Lo
supe desde el momento en que puse mis ojos en Pam y Jesse hace tantos
años. Quería darle a Jesse la vida que nunca hubiera tenido. Y lo hice. Pero
después de que Jesse fue atacado por esos muchachos, necesitaba encontrar
una manera de atraerla de vuelta a la realidad. Fuiste perfecto Hermoso,
juvenil y lo más importante, abiertamente a la venta. Se detuvo, sus ojos se
dirigieron a mi cara. Ni siquiera ofrecí un tic de mandíbula, luciendo
deslumbrante como siempre. Continuó con cautela. “Sabía que podrías matar
a sus demonios por el precio correcto, y estaba ansioso por pagarlo. Pensé
que podría ser de dos maneras: o cumplirías tu parte del trato y la dejarías ir
tranquilamente, porque admitámoslo, una chica como Jesse es simplemente
demasiado buena para un punk como tú. Él se golpeó un hombro, sonriendo.
“O podrías romper el contrato, en cuyo caso, no solo estaría evitando que el
bastardo favorito de Artem obtuviera su preciosa SurfCity, sino que también se
me debía algo de dinero. Ahora, esto es lo que sucederá: saldrás de mi oficina
y terminarás con Jesse. Dile que no quieres una relación, y que aún puede
mantener el trabajo en Café Diem. Borra su contacto de tu teléfono. Ignora sus
textos. Dejala sola. Haz todo esto, y considéranos cuadrados. Desobedece y
estás en un gran problema. Millones de problemas, para ser exactos.

Hay una regla no escrita sobre la confrontación. El último en hablar


suele ganar. O, al menos, el último en hablar normalmente no perdió.
Quería ser esa persona, así que hice lo único que me pareció adecuado.
Sonreí, como si acabara de ofrecerme un trato que era demasiado fácil de
rechazar, cuando en realidad, sabía que ya no me estaba ahogando en una
mierda profunda. Ya estaba medio muerto.
Le envié una mano al cuello, pasé los dedos por la corbata y le tiré
de la punta. Dura . No para ahogarlo, pero lo suficiente como para
mostrarle que podía. Y eso sería, si fuera necesario. Mi cara estaba
tan cerca de la suya que vi el pánico nadando en sus pupilas. Puede
haber fingido un ceceo, pero no podía fingir valentía. Él estaba
asustado. Con razón
“Creo que no tomaste una cosa en consideración, Morgansen. crecí

aquí arriba. Conozco este lugar. Yo soy el lugar Puede tener el dinero, pero no
el respeto. O los amigos O las conexiones. Tienes cero poder sobre mí, y si
crees que me encogeré y me inclinaré ante ti, levantate de la ley ahora mismo.
Solté su corbata, dejándolo caer como un saco de papas de vuelta a su silla
ejecutiva, amordazando un poco. pequeño. Me acerqué a la puerta, fácil,
despreocupado y sonriente, aunque no sentí ninguna de esas cosas. Me
detuve en el umbral y me di la vuelta. "Te metiste con el hijo de puta
equivocado, Darren".
"Déjala."
"Lo siento. ¿Estás sordo ahora? ¿No escuchaste mi última
frase? "" Te arrepentirás, hijo ".
No había tenido la mejor historia con los papás en general, pero estaba
bastante seguro de que preferiría arrancarme las pelotas que escuchar a
Darren referirse a mí como su hijo. Le cerré la puerta en la cara, dejándola
sonar en sus goznes a mi paso.
Como el infierno lo haré.

Apenas hice el viaje en el elevador antes de que la bilis me acribillara la


garganta. Arrojé mi desayuno a un rosal bien cuidado afuera del edificio
corporativo de Darren, luego me abrí paso hasta el BevMo más cercano y
compré una botella de vodka para lavar un paquete de Tylenols. Clase antes
del culo. Después de lavar dos píldoras con un trago de las cosas buenas y
tirar el resto de la botella en un bote de basura, me apoyé en mi Harley, con los
codos en las manijas, tratando de descubrir qué demonios iba a decirle a
Jesse .
La verdad, mentirosa. ¿Qué tal si comienzas a ser honesto?
Pero la verdad era complicada. Fue desordenado e incómodo. E incluso yo
no podía entenderlo todo el camino. Por un lado, Jesse y yo éramos una
especie de hermanastros. Artem y yo no compartimos ningún gen. De hecho,
ni siquiera se había casado con mi madre, pero había jugado a ser papá
cuando lo necesitaba, lo cual era más frecuente. Aunque mi madre no sabía
que él tenía una familia hasta que fue demasiado tarde, estoy segura de que lo
descubrió cuando fue a su funeral y era demasiado santa para compartir
conmigo, no queriendo manchar su vida.

reputación en mis ojos, ella se sentía cerca de él. El lado positivo de


esta bomba: al menos ahora tenía una respuesta definitiva a la
pregunta de mi madre sobre si iba a encontrarse con Jesse pronto: un
pase difícil.
Estaba bastante seguro de que Jesse no querría tener nada que ver con mi
madre y conmigo, e incluso si ella pudiera superar la retorcida desgracia de
nuestra conexión, todavía existía el factor engaño. Tendría que reconocer la
firma de un contrato donde ella no era más que un peón. Un medio para un fin.
Luego, finalmente, estaba el problema del dinero. Estaba oficialmente en
deuda con Darren, millones y millones de dólares que no tenía. Podría vender
Café Diem, y el nuevo hotel definitivamente tuvo que irse. Sin duda, iba a
perder mis pantalones en los próximos meses, probablemente también la casa
flotante. Traté de decirme que eventualmente me reinventaría. Yo siempre
tuve.
El mentiroso. La estafa. El ladrón. La escolta.
Llevaba muchos sombreros, interpretando a personas como si fueran
mi instrumento favorito. Dicen que ganas algo, pierdes algo, pero lo último,
nunca lo había experimentado realmente. No hasta que obtuviera algo que
realmente importara.
A la mierda Perdería mis pantalones, mis propiedades y mi
negocio, pero no ella. No Jesse
Con eso en mente, me subí a mi bicicleta y me dirigí hacia su casa.
El plan era aclararse y tal vez tratar de convencerla de que no me
matara. Esperaba que mi enojo por las amenazas de Darren y elegirla
por el dinero me hiciera ganar algunos puntos de bonificación. Por
supuesto, nunca me había follado un chico que aceptó sacarme por
dinero, así que, ¿qué coño sabía?
Mierda.
Cuando llegué a El Dorado, apreté el botón automático de la puerta
del vecindario y vi que permanecía cerrada. Jesús joder. Lo habían
cambiado. Habían cambiado el sistema electrónico. No tomó un
genio para saber quién lo había hecho.
Samantha era la única persona que le había dado la llave a
un extraño. Ahora, ella ya no era cliente.
Lo que ella era, era: enojada, vengativa, y ya no me era útil.
Aparqué mi Harley frente a la puerta. Mi pie ya estaba en la
primera barandilla negra, cuando escuché a alguien detrás de mí.
“Allanamiento a plena luz del día. Si desea comprarle a su abogado su
próxima villa en Cabo, simplemente abra una cuenta de GoFundMe ”,
prácticamente bostezó Vicious.
Me di vuelta, bajando la barbilla para inspeccionarlo. Estaba metido

dentro de su Aston Martin One-77 plateado , un brazo descansando


en el borde de su ventana abierta.
"Solo abre la maldita puerta".
"Perdición. No reconocí tu rostro sin el vello del pubis. ¿Adónde te
dirigiste? Se saltó el comentario sarcástico, y así es como supe que
incluso él se compadecía de mí. Guau. Debo haber parecido un patético
pedazo de basura.
"Los Morgansens". Me dolió incluso decir el apellido de Darren.
Vicious movió sus Ray-Bans hacia abajo, escrutándome.
"Negocios en marcha
¿bien?"
"No quiero hablar de eso". Todavía estaba colgando de la puerta
como un mono borracho cuando presionó su botón automático y la
cosa comenzó a moverse. Salté hacia abajo. Vicious ladeó la cabeza
hacia la derecha.
"Entra."
"Tengo mi bicicleta".
“Te verán dentro, se asustarán . Samantha Haggins recibió una
paliza verbal el otro día por darle las llaves a su juguete. ¿Alguna idea
de quién podría ser?
Maldición. Sacudí mi cabeza y me metí en su auto.
Vicious no trató de sacarme ningún detalle de nuestro viaje a la
casa, y traté de no pensar en lo nerviosa que estaba de ver a Jesse.
Cuando me dejó frente a la mansión colonial, sacó un porro de su
bolsillo, lo encendió, recibió un golpe y me lo entregó.
"Ya no son extraños", dijo.
Lo miré impaciente, pero tomé el porro, porque lo necesitaba.
Sacudí mi cabeza. "Creo que estoy en serios problemas, Barón".
"Bueno. Eso significa que hay alguien en tu vida que vale la pena
arriesgar ".

Hay un dicho en ruso. Los problemas nunca llegan solos . Debería haber
sabido cuando salí de la oficina de Darren que había más por venir. Pero
no lo hice

Como estaba tan obsesionada con el desorden en desarrollo en el que


me había metido, ni siquiera me había molestado en devolver la
llamada de Jesse.
Abrió la puerta, con los ojos y la nariz rojos, el resto de su rostro
era el más pálido que había visto. Su cabello era un desastre, y sus
ojos carecían de ese chisporroteo travieso que me endureció la polla.
Inmediatamente olvidé mi largo y elaborado discurso y di un paso,
empujándola a mis brazos.
"¿Estás bien?"
"Sombra
murió".
"Joder", respiré, agarrándola con más fuerza, mi nariz enterrada en
su cabello. "¿Cuando?"
"Esta mañana. Pam lo encontró, pero no me llamó. El tenía cáncer.
Es conocida por ... un tiempo.
Jesse entregó la noticia con el tipo de desapego que me mostró que
todavía estaba en estado de shock. Ahora no era el momento de lanzar
otra bomba sobre su trasero, y definitivamente no era el momento de
arrastrarla a mi guerra con Darren. Al mismo tiempo, sabía que estaba a
punto de llegar a casa pronto, y la necesitaba fuera de allí. Me aparté,
pasando mis dedos sobre sus ojos, cabello, mejillas, labios. Haciendo
inventario, asegurándome de que todo esté intacto. Que mi Jesse seguía
siendo mío. Ella estaba. Por ahora.
"¿Dónde está ahora?"
Levantó la vista hacia el vientre de su escalera. “Lo llevé a mi
habitación. No sabía que hacer. Necesito enterrarlo. Pero, Roman ...
Se echó a llorar de nuevo, y la sostuve por unos minutos, sintiendo
la sangre rugir en mis oídos, antes de entrar y subir las escaleras.
Pam bajaba mientras yo subía. Su rostro me dijo que ya no quería
follarme, o si lo hizo, fue con una escoba en el culo. Le di la vuelta al
dedo y continué hasta la habitación de Jesse, recogí a Shadow, lo
envolví en una sábana y lo llevé escaleras abajo.
“¿A dónde llevas al perro?” Pam ladró desde la cocina,
preparándose una bebida. No respondí Quería matarla a ella, a su
esposo y al Dr. Wiese, quien tomó el atajo y arrojó la bomba C sobre
Pam, solo porque sabía que sería más fácil, que Jesse era frágil y
sensible cuando se trataba de su perro.
"Vamos, copo de nieve".
Elevé a Shadow al maletero y me subí al Rover. Jesse lo siguió en silencio.
Conduje hasta el embalse en las afueras de la ciudad, sabiendo que habría
suficiente tierra para enterrarlo allí. Snowflake olfateó y miró

la ventana. No quería forzar una conversación, sabiendo cuántas cosas


pasaban por su cabeza. A veces ella sostenía mi mano. Tenía tantas
ganas de apretar fuerte y decirle que había más. Que ella necesitaba ser
fuerte para mí, porque la mierda estaba a punto de volverse realmente
complicada, muy rápida.
"Jesse".
"Señora. B se está muriendo. Sus hijos no quieren venir a
California para despedirse ”, dijo rotundamente, mirando por la
ventana, moviendo el vidrio con el pulgar y el índice.
Mordí una cadena de maldiciones. "¿Es eso así?"
"Si. Dijeron que debería dejar de contactarlos. Quería que vinieran
aquí mientras ella todavía estaba lúcida, pero eso no va a suceder.
¿Sabes qué más no va a pasar? Mi regreso a vivir con Pam. Ya he
tenido suficiente de su mierda. Lo único que realmente me importaba
en esa casa era Shadow, y ahora se ha ido.
Sabía que estaba preparando un desastre, teniendo en cuenta la
mierda que le ocultaba, pero de todos modos no podía evitarlo. "Te
quedarás conmigo". No era una pregunta.
Estaba pensando en preguntarle a Gail. Ella necesita un compañero de
cuarto.
"Ella necesita un mejor gusto en la música", bromeé. "Si escucho a
My Chemical Romance sonando desde su teléfono una vez más, juro
que alguien será decapitado".
Esperaba un resoplido, una risa, cualquier cosa. Pero nunca llegó
nada. Llegué a tocar su muslo. "Oye. Estara bien."
“No, no lo hará. Mi papa esta muerto. Mi perro esta muerto. Mi
mejor amigo se está muriendo. La única persona que me queda eres
tú. Bueno, y Darren y Mayra, supongo, pero solo les importa porque
tienen que hacerlo. A uno se le paga y al otro le da vergüenza su
lamentable excusa por una esposa.
No respondí No pensé que Darren se preocupara por ella. Si lo hubiera
hecho, no habría sacado este tipo de mierda. Pero oye, ¿qué coño sabía
sobre el amor? Mucho, aparentemente. Para empezar, sabía que dolía
como un hijo de puta.
Aparqué su vehículo a unos metros de un viejo sicómoro. La tierra
debajo estaba suelta y húmeda, fácil de cavar. Saqué una pala que había
recogido del cobertizo del jardinero del baúl, arrojé mi camisa al asiento
del conductor y comencé a cavar. Ella miraba mi espalda todo el tiempo.
Llevé a Shadow a su lugar de enterramiento y lo cubrí con tierra oscura,
luego agarré una rama puntiaguda y escribí su nombre en la arena.
Shadow Dog Carter .
"Vamos a darle un elogio". La tiré a mi lado, envolviendo mi brazo

alrededor de sus hombros y dejando caer un beso en la coronilla de


su cabeza. “Era un buen perro. Él se lo merece."
Se quedó mirando el montón de lodo fresco amontonado debajo
del sicómoro, con la barbilla temblando. Quería absorber su agonía en
mi propio cuerpo hasta que se sintiera mejor, incluso si eso me
mataba. Y la peor parte fue que sabía que la estaba haciendo mal al
no contarle sobre mi reunión con Darren esta tarde. Sobre Artem. Y
aún así, no podía verla doliendo más.
"Había una vez una niña pequeña", comenzó, agachándose y
enterrando la palma en el suelo. “La niña tenía miedo de la oscuridad y
amaba a Kit Kats. Había cuatro dedos en cada Kit Kat. Uno para ella. Uno
para su padre. Uno para su madre, y uno ... Ella hizo una pausa. Sabía que
estaba sonriendo, a pesar de que estaba mirando hacia abajo. “La niña
quería un compañero, así que su papá le regaló un cachorro para Navidad.
La niña llamó al perro Sombra, porque la siguió a todas partes. En la lluvia
torrencial y el calor abrasador. Él estaba allí para ella cuando su papá
murió. Él estaba allí para ella cuando su madre se reinventó y decidió que
la niña ya no encajaba en la imagen. Él estaba allí para ella cuando se
llevaron su alma y todo lo que quedó fue su cuerpo cicatrizado. Él estaba
allí para ella, a pesar de que ella no estaba allí para él. La niña estaba
demasiado asustada para enfrentar el mundo real. Para llevarlo al
veterinario. Para salvarlo.
"Jesse".
Ella sacudió la cabeza, una lágrima aterrizó en el suelo debajo de
ella. "¿Por qué la verdad siempre duele tanto?"
Dígame usted. Me estoy ahogando en este momento.
Cuando era joven e impresionable, Artem me había dado un
consejo que me había gustado tanto, que tatué esa mierda en mi
torso, por si acaso. Un homenaje al hombre que no conocía sería una
parte tan magnífica de mi caída.
No te enamores. Caerse de un puente. Duele menos.
Me gustó porque fue divertido. No tenía idea de que también era
cierto. Levanté a Jesse y ella enterró su rostro en mi pecho. No era
muy bueno consolando, pero quería hacerlo lo más fácil posible para
ella.
"Dame los números de los niños de la Sra. Belfort", le dije.
Los llamé la misma tarde, cuando Jesse se estaba
duchando. Al día siguiente, estaban en el avión.
Mi boca se sentía furiosa y seca cuando me desperté a la mañana siguiente.
Hubo un dolor sordo y persistente que se había envuelto
fuertemente alrededor de mi cabeza, como un turbante. Me
preguntaba si estaba experimentando mi primera resaca. Mis ojos
revolotearon contra los rayos del sol que entraban por las ventanas
desnudas de la casa flotante de Bane. La realidad entró como una luz
parpadeante. Encendido apagado. Encendido apagado.
La sombra estaba muerta. Lo enterramos ayer. Luego regresamos a la
casa de Bane : “¿Dónde está tu Harley?” “No te preocupes por eso,
Snowflake”, y le dije que todo estaba muerto, que era una referencia en el
camino que recogió de inmediato. , porque Roman Protsenko era
bien hablado y bien leído. Probablemente el hombre más leído que conocí,
salvo por mi padre. Roman me dijo que era hora de una cerveza y un porro,
y una cerveza se convirtió en tres. Casi nunca bebía alcohol antes del
incidente, y definitivamente no después, así que me había golpeado duro.
Ahora ya no estaba borracho. Estaba sobrio y lleno de tristeza. Me
removí en su cama que olía a su aliento de canela y su piel
embriagadora.
Pasé mi brazo sobre el hombro de Roman. Era duro como la
piedra, y me encantó cómo se sentía como si hubiera sido tallado con
el material más resistente del mundo. Lo duro para mi frágil. El
robusto a mi frágil. Él gimió y miré el reloj a su lado. Eran las ocho en
punto. Se había saltado su sesión de surf, sin duda para mí, y tuve un
turno al que ya había llegado tarde.
"¿Crees que mi jefe se enojará si llego tarde al trabajo?" Abracé su sección
media, arrastrando besos desde su hombro hasta su mandíbula. Su piel
estaba cálida. Suave, casi. Había sido una cosa tan amarga ayer. Sí, tuve mi

razones, pero ni siquiera había reconocido lo increíble que había sido


Roman. Se dio la vuelta y me agarró por la cintura, golpeándome
contra su madera de la mañana.
“Dependiendo de cuál sea tu excusa. Parece un tipo razonable ”. Ayer, él
había dicho que había hablado con Kacey y Ryan, y ellos estaban
va a aterrizar en San Diego esta noche. Quería estar allí cuando
llegaran, pero temía adivinar qué método había usado Roman para
que dejaran caer todo y saltaran en el primer vuelo a casa.
"La excusa es que me acuesto con dicho jefe". Alcé una ceja. Él
sonrió y me apartó el pelo de la cara.
“Espero que el hijo de puta sea golpeado con una demanda de
acoso sexual por la noche. ¿Cómo nos sentimos esta mañana?
"Rasgado". Besé sus labios. "Entero". Besé su frente.
"Principalmente, estoy agradecido de tener a alguien en quien
apoyarme".
Arrastré mis labios hasta su cuello, susurrando: “Te amo, Roman
'Bane' Protsenko. No porque me quites mi soledad, sino porque me
das fuerzas.
No esperé a que lo dijera de vuelta. Besé un camino mojado por su
torso, volteé su manta y me detuve cuando el metal de su anillo tocó mis
labios. Le sonreí. Su rostro estaba en blanco, duro y sin impresionar.
Estaba momentáneamente confundido, pero no lo suficiente como para
alejarme.
"Tenemos que hablar". Se frotó la cara con las grandes palmas de
las manos y parecía dolido.
Metí su eje en mi boca y le di una mamada hambrienta. Su cabeza
cayó sobre su almohada, su antebrazo golpeó sus ojos. "Fuuuuck".
Lo lamí como una piruleta durante unos minutos antes de que me
agarrara del pelo y levantara la cabeza para encontrar mi mirada.
"Si quieres chuparme, tendrás que hacerlo a mi
manera". Asentí en silencio.
"Mi manera no es el tipo de forma en que lees en tus libros". Bajó la
voz y la barbilla, buscando signos de angustia en mis ojos. No hubo
ninguno.
"No has leído mis libros". Arqueé una ceja. "No hagas
suposiciones falsas".
Él sonrió como el bastardo engreído que era, agarrando mi cabeza
y volviéndola a su polla. "Tu palabra de seguridad es
antiestablishment".
"Nunca podré decir esa palabra alrededor de tu polla". Mis ojos se
abrieron. Su sonrisa se ensanchó. "Bueno."

Empujó la parte posterior de mi cabeza, su eje se estrelló contra la


parte posterior de mi garganta de inmediato, y envolví mis labios
alrededor de él, chupando tan fuerte como pude mientras controlaba
mi reflejo nauseoso. Tenía hambre de eso, y eso me confundió. Nunca
quise hacerle eso a nadie más.
Lentamente, comenzó a empujarme con su pelvis, follando mi
boca en lugar de permitirme establecer el tono. Sus golpes se hicieron
más rápidos, más profundos y más frenéticos, y sentí que crecía en
mi boca, su mano apretaba más mi cabello.
"Mierda. Tu boca es como un puño. Su voz era ronca por el sueño y el
sexo. Dos minutos después, lo sentí sacudirse y contraerse dentro de
mi boca. El levantó
mi cabeza en alto, sus ojos soñadoramente
pesados. "¿Sí o no?" No necesitaba que me lo
explicara.
"Si."
Envolví mis labios alrededor de él nuevamente y sentí como su
semen se disparó en mi garganta en chorros pequeños y calientes.
Era salado y espeso, e hizo que cada parte de mí hormigueara.
Cuando terminó, me arrastró a su sala de estar, completamente
desnudo, y me colocó al borde de su andrajoso sofá. Abrió mis piernas y
puso su boca en mi sexo que ya goteaba , mi necesidad de que corriera
por mis muslos internos. Comenzó lamiendo mis muslos internos,
mordiéndolos suavemente con una sonrisa aturdida. Le revolví el pelo en
el puño, amando lo suave y sedoso que se sentía bajo mis dedos. Jadeé
cuando succionó mis dos labios en su boca con fuerza, bombeándolos
hacia adentro y hacia afuera mientras barría casualmente su lengua a lo
largo de mi raja. Observé su melena radiante, mi boca hinchada y la
sensación de su polla aún persistiendo en mi lengua, preguntándome si se
daba cuenta de que no me lo había dicho. Te amo . Tal vez no compartió el
sentimiento. Eso también estuvo bien. Aplastante de almas, pero está
bien, supongo.
Con movimientos amplios y sueltos, movió su lengua alrededor de
mi clítoris, haciéndome retorcer hasta que tuve que sostener su
cabello y alejarlo porque era demasiado. Él se rió en mi núcleo, mis
piernas se envolvieron completamente alrededor de su cuello,
anudadas por los tobillos.
"¿Por qué el sofá?" Casi tartamudeé de placer. “Mejor
posición para oral. Recuéstate y déjame comerte.
"Me estás volviendo loco". Me retorcí, mi trasero se deslizó por su
sofá mientras me empujaba hacia su boca. Me encantó no poder ver
su rostro. Me encantó poder sentir su sonrisa en mi sexo mientras me
lamía de arriba abajo, usando su pulgar para frotar mi clítoris.

“Me gusta tu locura. Te hace gotear como una fruta de la pasión.


Levantó la vista, y debería haberme avergonzado al ver cuán húmedos
y brillantes estaban sus labios y su mentón, pero superaba la timidez.
Pocos minutos después, me puse duro, viendo cómo sus
hermosos labios me chupaban hambrientos. Levantó la vista, sus ojos
verdes amenazantes, salvajes, en todos los tonos de verde conocidos
en la naturaleza, y se puso de pie por completo, su erección nivelada
con mi rostro. Me empujó hacia abajo hasta que me tumbé boca
arriba y me arrodillé entre mis piernas, a horcajadas sobre mi pierna
izquierda.
"Posición de pretzel", dijo, deslizándose hacia mí a pelo, su sonrisa
soñadora y burlona de una vez.
"Nunca he oído hablar de eso", murmuré.
"Bueno, me aseguraré de que nunca lo olvides".
Cuando llegué a mi turno, sin Roman, que había ido a recoger su
Harley de El Dorado y entrenar a Beck, me sentí normal. Más como yo
Menos como el monstruo que quería ser ayer.
Antes de separarnos, Bane me besó frente a todo el café. Se sintió
como una declaración. Una declaración que carecía de palabras, pero
decía lo mismo que le había dicho esa mañana.
Me había acariciado la mejilla. “Necesitamos hablar esta noche.
Después de que hayas terminado con la Sra. B. Prométeme que irás
con ella desde aquí y luego directamente a la casa flotante.
Asenti. Lo tengo. No quería que chocara con Pam. Yo tampoco.
"Pinky promesa".
"Directamente a casa", había advertido por última vez.
Lo había visto mientras saltaba al auto de Beck para recoger su Harley.
Y lo había sentido. La fuerza para hacer lo que había que hacer. Para
superar la muerte de Shadow, y todo lo demás que la vida me había arrojado
en los últimos años.
Lo que no sabía era que esta fuerza repentina era
esencial. Porque esa noche, la princesa tuvo que
empuñar su espada. Y finalmente mata a todos sus
demonios.

Mi turno pasó por alto. Estaba agradecido de estar ocupado con el


trabajo, porque me impedía obsesionarme con Shadow. Pero Shadow
no fue el único problema con el que tuve que lidiar.
Donde voy a vivir
¿Podré alguna vez perdonar a Pam?
¿Debería cortar los lazos con Darren ahora también?
¿La señora Belfort va a estar bien?
Y quizás la pregunta más grande de todas, la que había estado
nadando en mi cabeza desde que comenzó el flashback: ¿quién era la
persona que olía a vodka? El que me hizo inconscientemente llenar mi
habitación con Polaroids de la espalda de la gente.
Cuando terminé mi turno, tenía cuatro llamadas perdidas. Dos de
Pam, uno de Darren y uno de Roman. Supuse que Pam quería
disculparse porque tenía miedo de que me matara y eso mancharía su
preciosa reputación, y Darren iba a alegar su caso de "ella estaba
preocupada por ti". No estaba de humor para la farsa, así que solo
devolví la llamada de Roman.
"¿Dirigido a la señora Belfort's?",
Preguntó. "Si."
“Solo recuerda, haz lo tuyo, dale pena a sus hijos por ser imbéciles
y regresa directamente a casa. Esto no puede esperar otro día ".
"Me estás poniendo nervioso". Lo estaba. No podía soportar más
malas noticias, pero Roman se mantuvo firme en que lo hagamos
cara a cara. "¿Es mala?"
Pensó un poco, no exactamente lo que esperaba, antes de decir:
"Directamente a casa".
Hogar. Como si su casa fuera
mía. "Te veré esta noche", dijo.
"Adiós", dije. Te amo , me agregué a mí mismo. Y tengo miedo .
Llegué a la casa de la señora Belfort y me dirigí directamente a su
cocina. Kacey sostenía una taza de té y la señora Belfort estaba
comiendo una tarta de manzana, con migas adornando su barbilla y
su abrigo. Ryan se sentó frente a ellos, tomando sorbos lentamente
de una botella de cerveza. Todos me miraron a la vez. Me acerqué y
me senté en la silla de repuesto.
"Hola. Soy Jesse.
"Sabemos quién eres. Tu novio es infame, así que recibir una
llamada de él no fue exactamente alentador. Mejor que sea bueno ",
regañó Ryan

tranquilamente. Ninguno de los hijos de la señora Belfort se parecía a ella.


Eran rubias, altas y no tenían ninguna relación con la cálida mujer que
había llegado a amar. Me puse de pie, cruzando los brazos sobre mi
pecho. “Necesitamos hablar en privado. Los tres de nosotros. La señora
Belfort levantó la vista de su tarta de manzana, sus ojos maravillosos y un
poco
herir.
"Imane", torcí la cabeza, llamando a su ama de llaves, "¿puedes por
favor acompañar a Juliette mientras vamos al comedor?"
Cinco minutos después, solo estábamos Kacey, Ryan y yo. Me senté frente
a ellos y me sentí muy mal equipado para ayudar a alguien más, demonios, ni
siquiera podía ayudarme a mí mismo, pero amaba demasiado a Juliette como
para verla descuidada. por sus hijos
"Tu madre tiene Alzheimer", le dije rotundamente.
"Ella también tiene mucha ayuda, como puedes ver". Ryan agitó su
mano alrededor de un bastón invisible. Tomé una respiración
profunda y medida.
“Ella tiene algunos momentos lúcidos. Ella sabe que se está muriendo. Ella
sabe que su enfermedad está carcomiendo su capacidad de funcionar. Ella
sabe que sus hijos están en todo el país, con sus cabezas enterradas en la
arena ”.
“Nos han dicho que no hay nada que podamos hacer”, Kacey, que
vestía un traje elegante y era abogado, intervino en la conversación y
agregó: “No puedo llevarla conmigo. Tengo un hijo en casa y un trabajo de
sesenta horas . Simplemente no puedo ".
"Tengo una familia y trabajo para la compañía de publicidad más
grande de Boston", agregó Ryan con su propia historia. Vi tantas
similitudes entre ellos y Pam. Cómo no querían asumir la responsabilidad
de sus propias familias, a pesar de que Juliette los había criado. Aunque
Pam era mi madre. Y luego pensé en todas las responsabilidades que
tampoco había asumido. Abstenerse de llevar a Shadow al veterinario
antes. Sin informar a los hombres que hicieron lo que me habían hecho y
dejar que se salieran con la suya, sabiendo que eran una bomba de
relojería esperando explotar sobre otra persona. Se habían salido con la
suya una vez. Lo iban a hacer de nuevo. Entrelacé mis dedos y arrastré mi
silla hacia adelante hasta que mis abdominales golpearon la mesa,
sacando el arma que temía usar. El que podría haberlos traído en un abrir y
cerrar de ojos si hubiera tenido las bolas para decirles por teléfono.
"Señora. Belfort cambió su testamento.
"¿Huh?" Ryan arrugó la nariz y se dejó caer en su silla como un
escolar castigado. Por primera vez desde que entramos en el
comedor, sus ojos se despegaron de la pantalla de su teléfono.
Asentí solemnemente. "Ella quiere darme todo".
"Ella no es lúcida!" Kacey saltó, poniéndose de pie y abofeteando

la mesa.
Sacudí mi cabeza. “Lo estaba cuando cambió el testamento. Y su
personal médico lo sabe.
"¡Esto es ridículo!", Gritó Ryan, todavía acurrucado en su silla.
Kacey movió un dedo amenazador en mi cara, inclinándose cerca. He
oído todo sobre ti, Jesse Carter. Sé que viniste de los barrios bajos. Si
crees que puedes engañarte en la fortuna de mi familia ...
"No quiero el dinero", dije con ironía, porque no lo hice. No me importaba el
dinero de nadie. La correlación entre tener dinero y ser feliz parecía tener el
efecto contrario. Hasta donde yo sabía, las personas más miserables que
conocía eran muy ricas. Y tal vez fue debido a mi completa falta de interés en
el dinero que todos a mi alrededor estaban tan ansiosos por tirarlo a mí.
Darren y Juliette parecían tener eso en común. "Quiero que asumas la
responsabilidad de la persona que se entregó para criarte".
"Entonces, ¿qué estás sugiriendo?" Ryan resopló.
"Quiero que se mude con Kacey, porque sé que su departamento es lo
suficientemente grande". Me aparté de la mujer frente a mí y continué. “Y
tú, Ryan, deberías tomarte dos fines de semana al mes para conducir a
Nueva York y pasar tiempo con tu madre. Déjala ver a sus nietos. Y quiero
que Imane y su enfermera se muden a Nueva York con ella. Ya dijeron que
sí.
Me miraron como si fuera el diablo. Para ellos, tal vez lo era. Estaba
cansado de que la gente no reconociera lo que tenían que hacer, y eso me
incluía. Era tiempo de un cambio. Era hora de dejar de estar al margen de mi
vida, verlo pasar. "También estoy feliz de renunciar a cada centavo que la Sra.
Belfort quiere darme, solo la conozco desde hace unos dos años, desde ..." No
importa , intenté decirme a mí misma, solo lo hizo. Necesitaba comenzar a
mirar la realidad a los ojos si realmente quería enfrentarla. “Desde que pasé
por algo que cambió mi perspectiva completa sobre las personas y cómo
debes tratarlas. Renunciaré a todo el dinero, reservando un presupuesto muy
pequeño para mí ”.
Ryan resopló, sacudiendo la cabeza. "Por supuesto."
Continué, alzando mi voz. "Un pequeño presupuesto que se
destinará a visitarla cada dos meses, para asegurarse de que esté
feliz con ustedes".
Aturdido silencio cayó sobre la habitación. Se miraron con tanta
exasperación que pensé que iban a decir que no. ¿Y entonces que? La idea de
mudarme con la Sra. B se me ocurrió. Pero quería poner algo de espacio entre
Pam y yo. Además, la señora B no me necesitaba. Ella la necesitaba

familia.
"Nunca me di cuenta de que las cosas estaban tan mal". La mirada de
Kacey cayó sobre sus manos juntas sobre la mesa. Se sentó de nuevo,
aparentemente humillada discutiendo con una joven de veinte años sobre
la fortuna de su madre. “Quiero decir, hablaba con ella por teléfono varias
veces al mes y, por lo general, hablaba como si mi papá todavía estuviera
vivo. No sabía que ella tenía idea de lo que estaba pasando.
"Ella lo hace". Sollocé, quitando una mancha invisible de la mesa.
"¿Ella todavía va al laberinto?" Interrumpió Ryan, su voz ya no era
hostil, aunque todavía nerviosa.
Sacudí mi cabeza. "Voy allí ahora".
"Ahí es donde se enamoraron", comentó Kacey, y mi corazón dio un
vuelco ante sus palabras. También era donde me había enamorado. “Mi
papá y ella. Esta mansión pertenecía a su familia. Ella era la hija del
jardinero. Solía ir allí todo el tiempo. Ahí es donde se conocieron. Ahí es
donde se enamoraron. Kacey respiró temblorosa, una lágrima rodando por
su mejilla. "Ahí fue donde fui concebido, y por eso estamos todos aquí".
No tengo excusas. Me encantó por completo, recordé que dijo la
señora Belfort. Me sonreí a mí mismo. "Ella es la mejor compañía
que he tenido en años".
Ryan se levantó y miró a su hermana, que hizo lo mismo. Algo
pasó entre ellos que no pude interpretar. Pidieron una hora, que me
complació darles. Pasé el tiempo sentado en la mesa del comedor,
solo, pensando en todo y nada.
Después de una hora, Kacey regresó a la habitación. Solo. Parecía que
había estado llorando. Ojalá tuviera un hermano que me abrazara cuando
lo hice.
"Si. La llevaremos ”, asintió secamente. "Haré los arreglos lo antes
posible".
Contuve el aliento codicioso, dándome cuenta de que lo había
estado conteniendo por quién sabe cuánto tiempo.
Un pin abajo.
Solo quedan unos pocos más.

Me apresuré a mi Range Rover como si mi trasero estuviera en llamas.


Principalmente, quería llegar a Roman tan pronto como pudiera y
tener esta conversación que se cernía sobre mi cabeza. Me
Light-jogging todos a mi vehículo cuando oí el sonido familiar de
bloqueo Mercedes de Darren. Traté de deslizarme hacia el lado del
conductor, pero luego escuché su voz resonando detrás de las
palmeras que dividían las dos mansiones. "Jethy!"
Me congelé por un segundo. No importa cuán enojado estaba con
Pam, Darren no merecía mi ira. Le debía al menos un reconocimiento.
Me di la vuelta desde mi puerta, poniendo una sonrisa paciente en mi
rostro.
“Hola, Darren. En realidad estaba a punto de irme ".
Darren se apresuró hacia donde estaba parado, y yo gemí por
dentro. Tenía muchas ganas de llegar a Roman lo antes posible.
"Necesito hablar contigo, dulce".
"Ahora no es un buen momento". Me di la vuelta, abriendo la
puerta de nuevo. "Se trata de tu novio".
Me detuve, aún de espaldas a él. Sin embargo, tenía mi atención y sabía
eso.
“Esperaba que pudiéramos hacerlo en cualquier otro lugar. ¿Quizás
Mayra'th offith? ”¿Manejando todo el camino al centro para hablar
conmigo? ¿Por qué no podía él?
hacerlo en la casa? Porque sea lo que sea, Pam no lo sabe . Un terrible
sentimiento me invadió.
¿Por qué Darren tendría una llave de la oficina de Mayra? ¿Qué tan
cerca estaban?
Me falta un trozo de mi memoria.
No tu no eres.
"Darren, quiero irme".
Quiero irme.
Me agarró del brazo y me dio la vuelta. No fue violento ni hiriente.
Lo que era, era familiar. Y no debería haber sido.
"Jethy", esta vez fue un gruñido.
"¿Qué quieres?" Ladré. Un sentimiento miserable de falta de
autocontrol me invadió. Esto se sintió peligroso. Quería tomar mi espada
imaginaria y usarla. Quería convertirme en el héroe de mi propia historia.
"Tienes que romper con Roman".
"¿Por qué?"
"Porque te está mintiendo".

"¿Por qué?" , Insistí.


"¡Porque la única razón por la que se acostó contigo fue porque le
pagué!". Sus palabras salieron a toda prisa. El aire en mis pulmones
se apretó contra mi pecho, y mi boca se abrió. Lo miré con
los ojos muy abiertos antes de que el siguiente balbuceo de palabras
me atacara. Estaba tan cerca de mí, nuestros rostros tan cerca que
podía ver cosas en su rostro que nunca había visto antes. Furia.
Frustración. Locura.
“Sabía que era la prostituta del pueblo y que estaba contratado.
Sabía que tenía un café para que trabajaras. Le pagué seis millones de
dólares para construir su estúpida SurfCity a cambio de pasar seis
meses contigo. No quería que te tocara o te sedujera, solo que te
devolviera la vida. Tenía buenas intenciones, Jesse, pero él se llevó el
dinero y la niña también. Una chica que no era mía para dar. Intentó
chantajearme ayer.
Mi espalda se estrelló contra mi vehículo. Me tapé la boca con la
mano. "No."
"Si. Apuesto a que no te dijo por qué quería romper el contrato,
¿verdad? Ni siquiera me importó que salieras juntos. Solo quiero lo mejor
para ti, cariño. Tenía la impresión de que Bane ya me lo había dicho.
Tengo algo que decirte.
¿Es mala?
Solo ven a casa.
Estaba a punto de hacerlo.
Darren dio un paso hacia mí, a pesar de que ya estábamos demasiado
cerca. "Le hice un chequeo para asegurarme de que no fuera tan peligroso
como decían". Habló rápido, apurado por expresar su punto de vista. “Y
descubrí que ... cariño, Roman es tu hermanastro. Artem tuvo una aventura
con la madre de Roman.
Una flecha de bilis ardiente y furiosa se disparó
directamente a mi garganta. "Estás mintiendo".
Mi voz se quebró.
Darren puso su teléfono en mi mano. “Llámalo y pregunta. Él no
negará esto. Su madre era la amante de Artem. Él no es la solución a
tus problemas, Jesse. Él es la causa de todos ellos ".
"¿Por qué haces esto?", Le pregunté. Nunca lo había visto así. Sudoroso.
Rojo. Enojado. Es como si hubiera perdido el control sobre sí mismo. Su traje
estaba arrugado, su cabello sobresalía en todas direcciones y había círculos
negros debajo de sus ojos. Ahora que lo pensaba , realmente lo pensaba
, Darren nunca parecía tener su mierda juntos. Pero últimamente ...
últimamente se veía aún peor. La ropa arrugada. La inquietud. Las largas horas
en su oficina. Él

se estaba cayendo a pedazos.


¿Alguna vez lo pusieron juntos?
“Porque me preocupo por ti, Jesse. Todo lo que hice, lo hice
porque me importas. Nunca supe que te tocaría.
"No." Empujé su pecho, y él tropezó hacia atrás, su boca cayendo
en estado de shock. ¿Por qué te casaste con mi madre? Ni siquiera la
quieres. Demonios, casi nunca hablas con ella. ¿Por qué vivimos
contigo? Ni siquiera reconozco tu existencia la mayor parte del
tiempo. ¿Por qué interfieres con mi vida? ¿Por qué contratarías a
Bane? ¿Y un investigador privado? ¿Por qué, Darren? ¿Por qué, por
qué, por qué?
Me miró, un océano de emociones nadando en sus ojos. Había algo que
quería decir. Algo que él sabía mejor que pronunciar en voz alta.
"¡Dime!" Pisoteé mi pie, permitiendo que las lágrimas
cayeran ahora. "Porque te amo."
Sollocé, sonriendo amargamente. “No te lo tomes como algo personal,
Darren, pero te odio. Te odio y odio tu mansión y odio a El Dorado y Todos
Santos. Odio a los imbéciles que gobiernan esta ciudad, a los falsificadores, a
los céspedes demasiado recortados y al centro comercial
demasiado reluciente . Odio que intentes arreglarme. Odio que tu esposa sea
una perra. Odio que tu esposa sea mi madre ”. Pero sobre todo, odiaba a
Roman Protsenko por darme esperanza y luego quitármela. Por darme un
futuro falso, pero también por tomar lo único que importaba. Mi papá. Empujé
a Darren de nuevo para poder subirme a mi Rover y partir.
La bofetada salió de la nada, aterrizando en mi mejilla. Fue tan
fuerte que hizo eco en mi oído por segundos más tarde. Tuve que
parpadear para que las cosas volvieran a enfocarse.
"Oh. Oh, Jesse, lo siento mucho. No quise ... nunca quise ...
Levantó las palmas de las manos, tratando de quitarme las manos
de la cara para poder mirar lo que había hecho, pero ya era demasiado
tarde. Iba a atropellar al bastardo si tenía que hacerlo. Salté a mi
vehículo, cerré la puerta rápidamente y encendí el motor. Salí
corriendo de allí como un murciélago fuera del infierno, saliendo
primero del vecindario y rodando por la carretera principal que
conduce al centro de Todos Santos.
Fue solo en el semáforo, cuando miré el círculo rojo brillante en mi
cara, que el centavo cayó.
Darren no había tenido
un ceceo. Y olía a vodka.

F SIETE LLAMADAS PERDIDAS DE D ARREN .


Ocho llamadas perdidas de Bane.
Cinco llamadas perdidas de Pam.

Darren
Cariño, lo siento mucho. Rompí. Me disculpo. Por favor
regrese. Perdición
?

Darren
Podemos resolver esto. Peores cosas han sucedido. Mi propio
padre solía abrocharme cuando era niño. No es excusa para lo
que hice, pero sucede.

Perdición
Copo de nieve, ¿dónde estás?

Darren
Jesse, por favor vuelve a llamar.
Pam
No me estás arruinando, pequeña perra, así que será mejor que
arrastres tu trasero flaco de vuelta a El Dorado, porque Darren se
está volviendo loco y tenemos que solucionar esto.

No podía enfrentar a ninguno de ellos, pero tampoco tenía a dónde ir.


La Sra. B estaba en El Dorado, el último lugar donde quería estar,
así que eso estaba fuera de discusión.
En cambio, me estrelle en casa de Gail. Ella vivía en una de las villas
rosa-amarillas en el paseo marítimo. Gail estaba entendiendo. Ella no me
llamó un bicho raro cuando le pregunté por sus zapatillas de deporte y
pantalones de yoga y anunció que iba a correr en la playa incluso antes de tirar
mi mochila en su sala de estar.
"Desearía tener la necesidad de correr cada vez que estaba
ansiosa, en lugar de pulir una tina entera de Chunky Monkey". Suspiró
dramáticamente, sonriendo para sí misma.
Por supuesto, no le dije de qué se trataba. Apagué mi teléfono y le
pregunté si Bane llamaba para decirle que no estaba allí. Ella pensó
que mis problemas eran cosas de chicos, así que no estaba
demasiado ansiosa.
"Él es mi jefe, Jesse".
"Lo sé", le dije.
“Y está loco por ti. Él me mataría. ¿Me quieres muerto? La miré
rotundamente.
Ella puso los ojos en blanco. "Será mejor que me des un elogio, perra".
Tomando las escaleras tres en ese momento, salí al aire salado y fresco
del
paseo marítimo y comenzó a correr. Conecté mis auriculares,
necesitando ahogar a los demonios en mi cabeza. "Can You Feel My
Heart" al traerme el horizonte se derramó a través de los auriculares.
Puse todas las piezas juntas. Todo lo que Darren había dicho y todas
las cosas que Roman probablemente había querido explicar antes de
que Darren lo golpeara.
SurfCity. Contrato
de seis meses .
Seis millones de
dólares.
Para sacarme de mi
caparazón. Como si fuera un
jodido cangrejo.
Para que lo arroje al agua hirviendo mientras aún
está vivo. Poner en un plato.
Grieta. Descanso. Devorar.
Las náuseas se arrastraron desde la boca del estómago hasta la
garganta, pero no disminuí la velocidad. No. Corrí más rápido,
sintiendo mis lágrimas calientes volando en el aire a mi lado. Se
sentían tan calientes en mi cara fría.
En el tiempo posterior al incidente, siempre me había preguntado qué había
en mi

juicio que había causado este desastre. Ella pidió que fuera arrojado al aire
demasiadas veces. Supuse que si hubiera tenido a mi padre cerca, habría
dicho que no había tal cosa. Había sido un trabajador social, un poeta y un
borracho abatido. Pero también era inteligente. No era nada que me
hubiera puesto o dicho. No era mi búsqueda encajar en un lugar que
hubiera decidido que era diferente, muy parecido a Roman, antes de
siquiera abrir la boca. No fue porque me habían violado, y sí, me dije, me
habían violado antes .
Fue simplemente mi juego con la multitud equivocada. La multitud
equivocada que se parecía a la correcta. Prístinas sonrisas blancas, ropa
planchada, buenos modales y Heterosexual. A veces no podías saberlo, y
necesitaba dejarlo ir.
Deja ir el pasado. Ya no es tuyo, me había dicho Mayra una vez,
cuando volví a tocar mi memoria perdida.
Pero, por supuesto, mi pasado era mío; lo único que fue mío fueron los
momentos que me hicieron ser quien era. Cuando Bane entró en mi vida,
también lo hicieron los flashbacks. Me gustaba pensar que era una forma
de que Artem, Pam lo llamaba Art, estaba lo suficientemente avergonzada
como para admitir que había quedado embarazada de un inmigrante ruso
, para recuperar mi cordura.
Quería recordarlo.
Mis piernas golpearon la arena en silencio, y miré mi propia
sombra, tratando de regular mi respiración. Te extraño, Old Sport .
Todo se estaba desmoronando a mi alrededor, pero me sentía extrañamente
tranquilo. Gratis.
Miré hacia el cielo abierto y me devolvió la mirada. Se estaba
formando en un tono cada vez más profundo de azul oscuro, como el
agua que se extiende sobre una tela, y estaba tratando de perseguir un sol
invisible al final de mi camino.
¿Por qué tuviste que tener una aventura, papá?
Pero era obvio, e incluso yo lo sabía. Mi madre nunca había sido una
buena compañera. Nunca estuvieron casados. La forma en que Pam me lo
había explicado una noche borracha, cuando había regresado a
trompicones de la boda de su amiga y había venido a mi habitación para
comprobar que todavía estaba viva, fue que se habían conocido en un bar
de buceo. Había estudiado literatura clásica en la universidad, y Artem
sabía todo sobre Pushkin y Dostoyevsky. Se cayeron bien y terminaron en
la cama la misma noche. Ambos estaban mal desperdiciados, y cuando
llegó la mañana, también lo hicieron sus sentidos. Él dejó sus dormitorios,
pero cuando ella descubrió que estaba embarazada de mí, trataron de
hacerlo funcionar.
A veces pensaba que mi madre tenía su corazón en el lugar
correcto cuando todo esto había sucedido, y tal vez esa es la peor
parte.
Ella había tratado de ser madre y esposa, pero nunca de manera constante.
Ella solía

echar a mi papá de la casa por las cosas más pequeñas. Porque no había
sacado la basura o me había cortado el flequillo accidentalmente o había
llegado tarde al trabajo porque había quedado atrapado en un caso
exigente. Entonces las cosas pequeñas se convirtieron en cosas grandes,
porque estaba demasiado frustrado. Había bebido demasiado. Se fue MIA
sobre nosotros demasiado. Le había demostrado que la amaba cada vez
menos. Al igual que con todas las asociaciones sin amor con niños, se
habían quedado juntos esperando que de alguna manera, de alguna
manera, esto desapareciera.
Había llovido el día que murió. No, no llovió, vertió. Recordé haber
pensado que Dios estaba llorando conmigo. Recordé haber pensado que
Dios era injusto, porque ya era infeliz y ni siquiera había hecho nada malo.
En su funeral, había una mujer pelirroja de pie junto a unas tumbas,
escondiéndose detrás de grandes anteojos. Ella nos estaba mirando. No
sabia porque.
Ahora lo sabia.
Entonces recordé a Darren entrando en escena, convenientemente
cerca del momento en que papá había muerto. Toda la línea de
tiempo de ese año fue borrosa. Doce es una mala edad para perder a
un padre. Estás al borde de una revolución hormonal, tu cuerpo está
floreciendo, tu inocencia se está marchitando y todo se siente
personal.
Al principio, me arrojé a los brazos abiertos de Darren de buena gana.
Había estado tan sediento de amor, tan insoportablemente solo,
que atrapé su atención como si fuera agua en el desierto.
Y a Pam le había encantado. Nosotros. Por primera vez desde que
nací, ella me miró con una sonrisa en su rostro. Por supuesto, fue porque
había jugado directamente con su plan de segunda familia , pero de todos
modos lo había disfrutado.
Entonces sucedió.
Se pasó.
Llegó el flashback y, con él, la terrible comprensión de cómo había
llegado aquí, a esta playa, a esta hora, traicionada y despojada de
toda relación significativa que había tenido.
Esa
noche. Su
espalda.
Cuando cerró la
puerta. Bloqueado
Pon la llave encima del armario alto que no pude
alcanzar. Se dio la vuelta y dijo sin decir nada:
"Hola, Jesse".
Me derrumbé, mis rodillas golpearon la arena, mis manos trataron de
agarrarla como si fueran cuerdas que pudiera escalar. Cuerdas que conducen
a todo el flashback que ahora era

tan claro, tan vívido, tan real.


No debería haber estado
allí. Pero yo estaba.
Recordé la botella de vodka que colocó frente a
mí. Había tenido un copo de nieve.
Hace ocho años.

P AM C ARTER sólo quería ser tomado en serio.


Eso es lo que ella me dijo, de todos modos, en el raro momento en
que decidió reconocer mi existencia.
"Tengo mucho potencial", dijo alrededor del largo cigarrillo metido
entre sus labios, mirándome a través de la ventana trasera de su
coche horrible. Su cabello una vez negro era ahora rubio platino, sus
raíces oscuras contaban la historia de sus bolsillos vacíos. “Fui a la
universidad, sabes. Casi lo terminé también.
Cuando papá murió, mi madre parecía casi aliviada. Murió de la
manera más estúpida posible. Se cayó y se rompió el cuello. Las escaleras
que conducían a su oficina estaban mojadas. El último día de su vida, le
dije que necesitaba zapatos nuevos y ella dijo: “No tenemos el dinero. Tu
papá tiene una nueva familia, ya sabes. Una segunda. Tal vez ahí es donde
va todo el dinero ".
Me volví hacia él y miré su cara impotente. "¿Es eso cierto?"
No lo negó.
Luego, con mucha calma, con el tono que le había prestado, dije:
“Te odio. No quiero volver a verte."
Llevé este momento de mi vida como la marca de Caín.
No sabía cuándo, exactamente, Pam había conocido a Darren,
pero recordé la primera vez que me habló de él. Creo que fue similar al
anuncio de una boda real. Ella había dicho que se había enamorado
de un hombre y que él era maravilloso y cariñoso. Que yo también lo
amaría.
Nos mudamos con Darren cuatro meses después de la muerte de papá, el fin
de semana.

se casaron en el ayuntamiento de Todos Santos. No había mucho que


contar sobre Darren. Todo lo que hizo, lo hizo con cautela y pulcramente.
Era inofensivo y con frecuencia expandía sus ojos cuando le hablaban,
como si él mismo no pudiera creer que merecía la atención. Era fácil ver
por qué le gustaba Pam. Era una gran actriz y podía fingir emociones
perfectamente.
Ella lo hizo sentir poderoso e importante.
Todas las cosas que no creía sobre sí
mismo.
Darren puso las cosas de papá en muy rápido y muy grueso. Cuando
descubrió que me gustaban los libros, instaló una biblioteca completa en
su sala de estar. A menudo me llevaba de compras espontáneas y me
tomaba de la mano.
"¿Te gustaría eso, Jethy?" Al principio, su ceceo me avergonzó.
Entonces, empecé a gustarme.
Yo asentiría.
"Entonces es
usted".
Intentaría activamente entablar conversaciones conmigo cada vez
que nos sentáramos a la mesa, y cuando mencioné el tema de querer
visitar la tumba de mi padre, y Pam casi se cae, Darren estaba allí para
decirle que era un buena idea. Incluso estaba allí para comprar el Kit
Kat que quería colocar en la tumba de papá, una muestra de todos los
Kit Kats que habíamos compartido en la parada de autobús todas las
mañanas mientras esperábamos. Yo, para que el autobús me lleve a la
escuela. Él, para el autobús que lo lleva al trabajo.
"Dos para ti, dos para mí".
"Pero eres más grande,
papá".
“Lo que significa que estás creciendo. Recuerde: el viaje siempre es
mejor que el destino ".
Había sido a regañadientes feliz. ¿Cómo no podrías serlo? Cuando
te mudas de un apartamento de dos habitaciones en Anaheim a una
mansión en Todos Santos y obtienes un nuevo guardarropa y un padre
incorporado que intenta realmente, realmente difícil llenar los zapatos
increíblemente grandes que son reales. ¿Dejado atrás? No fue culpa
de Darren que nos hubiéramos inyectado artificialmente en la vida del
otro. Y definitivamente no fue su culpa que extrañara a mi verdadero
padre como un órgano interno sin el cual no podría funcionar.
Darren solo tenía un vicio. Sólo el único. Y estábamos tan
acostumbrados a vivir con papá durante tantos años que se mezcló con
nuestras vidas como un mueble feo que es una herencia de un ser querido
muerto.
De vez en cuando, volvía a casa de un viaje de negocios furioso .
Los problemas de ira no comenzaron a cubrir su estado de ánimo.
Pero, como papá, él
Siempre nos ahorró su ira. La primera vez que había irrumpido en la casa
con cara de trueno daba miedo. Por otra parte, fue directamente a su
oficina de arriba y no salió de allí durante dos días seguidos. Era extraño,
por decir lo menos, pero de ninguna manera terrible. Cuando finalmente
salió, estaba tranquilo, sereno y educado. “Estoy espía, lo perdí. Descubrí
que invertí mucho dinero en un hotel que no se va a construir en los
próximos diez años. Estuvo mal y no volverá a suceder. Él se alisaría la
corbata arrugada.
Solo sucedió de nuevo. Y otra vez. Y luego
una ganancia increíble. Intenté bloquearlo. No era como si él se desquitara
con mamá o conmigo. Algunas veces lo escuché gritarle a la gente por
teléfono, sin palabras, como perder la cabeza al ganar su actitud, pero
siempre hablaba en voz baja cuando hablaba con nosotros. Una vez, un
hombre vino a nuestra finca un día después de que comenzó la ira. Un
abogado de aspecto abuelo con pantalones de cinturón alto . Los miré
desde la ventana de mi habitación. Darren casi lo golpeó en la cara.
Darren solo la jodió una vez, pero ese tiempo fue suficiente para
inclinar todo mi mundo sobre su eje y reescribir las páginas de mi historia
y futuro. Realmente me encantó pasar el rato en la oficina de Darren. Sabía
que estaba prohibido, no era para mí entrar y usarlo, pero aún así me
gustaba. Tenía tres computadoras portátiles, una biblioteca que consta de
miles de libros, la mayoría de ellos intactos. "Se ven bien, ¿no?", Se jactó
una vez. "El diseñador de interiores realmente se esforzó en comprar
todas las tácticas". Se sentía como una cueva oscura donde podría estar
solo con mis pensamientos, las palabras. Con Pushkin
Era el momento en que regresó de Honduras. Había estado en su
oficina, acostado en el profundo sofá de terciopelo verde, con un libro
de Jane Austen sobre mi pecho. Había estado durmiendo Eran más
de las tres de la mañana.
Darren irrumpió, cerrando la puerta tras él. Me animé de inmediato.
Tenía una botella en la mano. Él no tenía una botella en la mano.
Vodka. Reconocí el olor de inmediato, porque me recordó a mi papá.
Deslicé el libro de Jane Austen de regreso a su lugar sobre mi cabeza,
metiendo mi cabello detrás de mi oreja.
Dio la vuelta. Avísame.
"Hola, Jesse".
No tuvo un ceceo, y eso me preocupó. Me dijo que estaba
obteniendo un Darren que no conocía. Darren, que no necesariamente
quería ser mi padre.
Cerró la puerta.
Parpadeé, y sentí como si mis párpados fueran una cámara, tomando una
foto de su espalda, memorizando el momento y catalogándolo en algún lugar
de mi cerebro, como
Un registrador de vuelo.
Recuerda esta foto, Jesse.
No podía tragar la saliva que se acumulaba en mi boca.
"Tengo que irme". Pensé que lo había dicho, pero no estaba muy
segura. Estaba congelado con un miedo que nunca había sentido. Ni
siquiera podía explicarlo. Nunca había sido más que amable conmigo.
Pero todo se sintió diferente esa noche. Como si el diablo tuviera la
pluma para escribir mi guión hasta la mañana.
Parecía un infierno con un traje arrugado y, por un momento, lo
compadecí. Lamentaba que se sintiera obligado a ganar tanto dinero
para estar a la altura de su padre fallecido. Lamentaba haberse
casado con una mujer a la que realmente le importaba cuánto ganaba.
Y eso, incluso a su edad, todavía pensaba que tenía algo que
demostrar.
"Jesse", gruñó. ¿Estaba llorando? Jesús. El era . Miré a mi
alrededor. Un impulso irracional de lastimarlo me invadió. Mis
instintos de supervivencia estaban quemando todos los nervios de
mis manos y pies.
"Lo siento mucho", se disculpó, su voz clara, fuerte, estable. "No
deberías haber venido aquí esta noche".
Finalmente logré ponerme de pie. Lo vi beber durante unos
minutos, demasiado asustado para hacer un movimiento.
"Eres realmente hermosa, lo sabes". Dio un paso en mi dirección. Di un
paso atrás. Mi miedo era como hormigas chupadoras de sangre ,
subiendo por mis pies, arriba, arriba, arriba . Picaron y quemaron hasta que
cubrieron todo mi cuerpo.
"Voy a ir ahora", dije, avanzando hacia la puerta. Mi sospecha y
ansiedad se materializaron en el momento en que sentí su mano
envolviendo mi muñeca. Mi mano estaba plantada en la manija de la
puerta redonda que sabía que estaba cerrada, y aun así, no me soltó.
Miró hacia abajo al mismo tiempo que yo alcé la vista, y nuestros ojos
se encontraron.
Le ofreció la botella de vodka con el copo de nieve adornando su
etiqueta en silencio. "Bebida."
No me movi. Me retorció la muñeca, con la palma hacia arriba, y
colocó el vodka dentro. "Bebe hasta que no puedas sentirlo en tu
garganta".
La mejor manera de hacerlo era apretar las fosas nasales con una
mano mientras sostenía la botella con la otra. Fue pesado. Recordé
haber pensado, podría morir esta noche . Y lo hice, de maneras que no
podía comprender a esa edad.
Regresé al sofá por orden. Todavía estaba cálido y abollado con la forma
de mi pequeño cuerpo. Se cernía sobre mí, se inclinó y presionó mis muñecas
a cada lado de mi cabeza. La sala nadaba fuera de foco, todo
borrosa y adormecida
"Estás borracho", le dije. “Mi papá estaba borracho todo el tiempo.
No tiene por qué ser así.
Sacudió la cabeza. “Solo por esta vez, Jesse. Dame esto una
vez. Por favor. No."
Se arrastró encima de mí, ignorando mi súplica. Olía a hombre, no
a niño. Los niños huelen picante y agrio, con demasiadas hormonas y
desodorante. Los hombres huelen a violencia. Amargo, pero sutil.
"Oh Dios. Eres tan hermosa. Qué hermoso, Jesse ... ”dijo mientras
se movía dentro de mí. Probablemente duele como el infierno. Lo triste
fue que no podía sentirlo en absoluto. “Tu cuerpo apretado y ardiente
contra el mío es solo el cielo. Quiero vivir dentro de ti, Jesse. Su aliento
de vodka ardía contra la concha de mi oído.
Quiero vivir dentro de ti
Quiero vivir dentro de ti
Quiero vivir dentro de ti
Las palabras rebotaron dentro de mi cabeza aparentemente vacía. Seguí
preguntándome por qué no estaba peleando, pero ya lo sabía. Tenía más
miedo de la alternativa que lo que ya estaba sucediendo. Primero, tenía miedo
de que si intentaba alejarlo, se volvería violento, y la aprobación sincera y
lujosa con la que me había duchado se evaporaría. En segundo lugar, tenía
miedo de que no importara de todos modos, y él todavía me violaría. Era
mucho más grande y más fuerte que yo. Tercero, tenía miedo de que si le
dijera a mi madre, ella no me creería , o peor, diría algo loco, como si hubiera
intentado seducirlo. Y cuarto, incluso si yo, teóricamente, superara todos los
obstáculos mencionados anteriormente, ¿dónde me dejaría? Mi mamá no
tenía trabajo. Si ella dejara a Darren, estaríamos sin hogar, pobres y arrojados
de vuelta a las calles.
Le recordé débilmente que me metió en la cama. A la mañana
siguiente, me desperté, deslicé mi pijama y vi sangre seca agrupada
en mis muslos internos. La sensación desconcertante de querer
vomitar se apoderó de mi estómago, pero no estaba segura de qué
era. Traté de orinar, pero no salió nada. Me di la vuelta, vomité en el
inodoro y lo abracé por un rato, pegando mi frente húmeda al borde
del asiento y sin importarme mucho el hecho de que no era el
momento más sanitario de mi vida. Pam pasó por el baño abierto en
el pasillo, se detuvo y me miró mientras arreglaba sus aretes de
diamantes mientras hablaba.
"¿No sentirse bien?"
"Creo que su dolor de cabeza la altera", gritó Darren desde su habitación,

su tono casual. "Tuve que llevarla arriba la noche anterior". Los ojos
de Pam cayeron sobre la sangre de mis muslos. Sus pupilas
dilatadas. Seguí su línea de visión hasta ellos. ¿Había conseguido
finalmente mi primer período? Eso fue lo primero que me vino a la
mente.
Muchas chicas de mi edad lo contrajeron, y siempre informaron
calambres estomacales y otras cosas desagradables con las que no
quería tratar. La realización bañó la cara de Pam. Ella sacudió la cabeza y
me dio la espalda. Parpadeé
Hacer clic.
Recuerda esta foto, Jesse.
“Puedes quedarte en casa hoy. Hannah te hará el desayuno —dijo
fríamente. “Tengo una sesión con mi entrenador y luego almuerzo en
el club de campo, pero volveré para verlos después. Felicidades,
"resopló, su voz se quebró un poco. "Eres una mujer ahora".
Ese día, comencé a tomar fotos de las espaldas de las personas.
Hannah's. Entonces Pam's. Luego la señora Belfort, cuando salió a su
laberinto, y la miré a través de la ventana de mi habitación.
Y esa noche, ocurrió mi primera
pesadilla. Hacer clic.
Él pegó su frente a la mía. No
me movi.
Él se paró. No
me movi. Bajó
la vista. No me
movi.
Él dijo: "Joder", la primera y la última vez que lo
escuché maldecir. Comencé a llorar.
Acomodé ese recuerdo en un lugar seguro y tomé una foto de la
puerta de la oficina de Darren.
Nunca recuerdes esta foto, Jesse.
Me arrastré VOLVER A G ALLE DE apartamento más tarde esa noche. Estaba
cubierto de arena, lágrimas y mocos, y parecía menos que
listo para la foto. En algún lugar a lo largo del río de recuerdos inundando,
me había arrodillado de nuevo subiendo las escaleras desde la playa hasta
el paseo marítimo. Estaba sangrando. Ni siquiera me di cuenta de que lo
estaba hasta que raspé la puerta de entrada de Gail como un gato
callejero desesperado, mi garganta ardía de sed. La abrió y miró hacia
abajo, sus ojos casi salían de sus cuencas.
"Jesse!"
Ella me arrastró y me arrojó a su bañera mientras mi ropa aún
estaba puesta. No podía dejar de llorar y arañarme la cara. Tenía
tantas ganas de vengarme de ellos. Todos ellos.
Darren
Pam
Esmeril.
Nolan
Enrique.
Incluso romano. Quería hacerles sufrir y mirar como lo hicieron, y no
ahorrarles la misericordia que no me habían mostrado. Mientras planeaba la
destrucción masiva de las vidas de otras personas, Gail me quitó la ropa
pesada y húmeda y se quitó las zapatillas. Entre jadeos y resoplidos, pude
escucharla hablando por teléfono. Se presionó entre su hombro y oreja.
"…Si. No vendrá a trabajar mañana. Bane.
Pausa.
"No. No vengas aquí.

Pausa.
"¿Por qué? Porque eres un puto imbécil, Bane. Es por eso. No sé lo
que le hiciste, pero es un desastre. No tienes permitido venir aquí.
Pausa.
"No. Tampoco puedes hablar
con ella. Pausa.
“Si vienes aquí, llamaré a la policía, y no me importa que seas mi
jefe. No tienes permitido estar cerca de ella hasta que ella lo diga. No
creo que entiendas, Roman. Ella no está bien ".
Pausa.
"No le digo eso".
Pausa.
"Porque ella necesita escucharlo de ti".
Colgó, arrojando su teléfono al fregadero. Me aferré a sus brazos,
levantándome para mirarla. No podía verla a través de la cortina de
lágrimas. Ella era una sombra, como todas las otras cosas que amaba y
perdía.
"Gracias", gruñí.
Se sentó en el borde de la bañera, pasando su mano por mi cabello
mojado. Presioné mi cara contra su palma, desnuda y vulnerable.
"Tienes que decirme qué pasó", dijo Gail. Yo
hice.

Jesse
Lo sé.

Darren
???

Jesse

Acerca de ti. Sobre Pam Sobre todo. Recuerdo.

Ella supo.
Sabía de Artem.
Sabía sobre el trato. El contrato. La traición. Y todo lo demás.
Ella lo sabía, y ahora era mi momento de extraer todos los
recursos y conexiones, tenía que asegurarme de que esta mierda se
solucionara.
No pude dormir esa noche, así que decidí conducir hasta El
Dorado, subir esa puerta y llamar a la puerta de Darren. Estaba
deseando que llamara a la policía conmigo, porque sabía, sin lugar a
dudas, que los puños volarían. Pam abrió la puerta y la miré con una
mezcla de asco y desdén.
"Fuera de mi camino". Pasé junto a ella, me arremangué y cerré la
puerta con el pie. Pam se sentía aventurera porque decidió tirarme su
cuerpo. Levanté las palmas de las manos para asegurarme de que todas
las cámaras de la jodida casa lo supieran y vieran que no la toqué, sino
que me puse de lado para verla caer y caer sobre su trasero.
Ella saltó de nuevo, corriendo detrás de mí.
"¡Espere! ¿A dónde vas? ¿Qué estás haciendo? Él está en su oficina! No
vayas allí ”. Como puedes ver, ella no era el lápiz más afilado del paquete,
porque ahora ni siquiera tenía que buscarlo activamente. Subí las
escaleras directamente hacia Darren, Pam me pisaba los talones como un
cachorro ansioso. Le di tres advertencias antes de darme la vuelta y
empujarla contra la pared. No fue violento ni nada, pero el mensaje llegó a
casa como una granada.
"Tócame otra vez y juro que a tu marido no le quedará un diente en la
boca", gruñí, luego abrí la puerta de la oficina de Darren.
Se sentó detrás de su escritorio, sosteniendo su cabeza en sus manos.
Estaba temblando

con sollozos violentos, y eso me echó. Nunca había visto a un hombre


llorar así, a pesar de haber visto a hombres llorar en general. Artem
había llorado viendo películas de Disney, por el amor de Dios.
Apreté el marco de la puerta, inclinando la cabeza hacia un lado
mientras lo miraba como un fotógrafo estudiando su tema para
obtener un ángulo perfecto. Como un francotirador listo para disparar
directamente al corazón.
“Necesitamos hablar, y será mejor que me salves toda la farsa,
porque no tengo tiempo para esta mierda. Se trata de Jesse.
Sacudió la cabeza y luego la levantó, sus ojos se encontraron con los
míos. Nunca he visto más lágrimas y mocos en un rostro humano. "Lo
desordené. Se acabó, Bane.
No tenía idea de qué estaba hablando, pero si era tan malo como
parecía, teníamos un problema.
“Necesitamos arreglar esta mierda, hombre. Ambos hemos sido
imbéciles, pero ella no. Así que inventemos un ...
"Vete, Bane". Me interrumpió a
mitad de la oración. "No antes de que la
ayudemos".
Jesse ha terminado. He terminado. Todos hemos terminado.
¿De qué estaba hablando, hecho? ¿Había confundido a los humanos
con filetes? También me molestaba la narrativa desesperada que nos
había dado. No hemos terminado. Quizás lo fue. ¿En cuanto a ella y a mí?
El jurado todavía estaba en eso.
"¿Sabes dónde está?" Él levantó la vista, una astilla de esperanza
pasó por sus ojos.
Agarré la moldura sobre su puerta, flexionando mis tríceps. "Un
lugar seguro".
"¿Dónde?"
"Lo siento. ¿No estuvo despierto durante las últimas
cuarenta y ocho horas? ¿Por qué te diría algo que no sea vete a la
mierda ? Me reí con amargura. "Ahora, dime qué sabe ella para que
podamos limpiar esta mierda".
Cuanto más sabía, mejor podía prepararme para mi conversación
con Jesse.
Pero Darren volvió a sacudir la cabeza , su movimiento
característico , y suspiró. “Ella sabe todo sobre todo. Lo que significa
que se acabó para mí ".
Había muchas cosas que no entendía, y Darren parecía tan
cooperativo y conversador como una maldita vela con
forma de consolador . Quería golpear su cabeza contra su escritorio
hasta que me diera todas las respuestas que necesitaba, pero fue
inútil. Amigo no tenía sentido.

"Voy a hacer las cosas bien", le dije.


"Es demasiado tarde". Un poco más de apretón de cabezas. Este imbécil
estaba a punto de romper un aburrido récord Guinness, y nadie estaba aquí
para importarle una mierda. Bajé corriendo las escaleras, volví a la puerta
principal y a mi Harley, dejando que Pam corriera detrás de mí por su calle en
su camisón de satén y grité: "Lo que Jesse piense que sabe, dile que no sabía
nada sobre eso."
Lo que sea que signifique eso. Como dije antes, Jesse obtuvo todo su
ingenio e inteligencia de Artem. Esta perra simplemente había sido una
incubadora de nueve meses . Y cuando nació Jesse, se llevó toda la
belleza y el cerebro de Pam. ¿Era una maravilla que la madre de
Blancanieves fuera un demonio?
Conduje directamente a Gail desde allí. Sabía que no debía tratar
de convencer a mi empleado de que me dejara entrar y ver a Jesse.
Además, necesitaba comenzar a pensar en lo que era mejor para
Jesse, e incluso reconocí que no necesitaba verme en este momento.
Pero eso no significaba que no podía enviarle un mensaje de texto.
Así que hice eso, solo para cubrir todas mis bases.

Perdición
Tienes que creerme cuando digo que no sabía sobre Artem. No
tenía ni idea.
Nunca te ocultaría algo así, Jesse. Nunca.

Perdición
Sí, firmé un contrato. Pero eso fue antes. Antes que nosotros.
Después de ti. Antes de todo Pensé que nos estaba ayudando a los
dos. Entonces te conocí y SurfCity ya no importaba.

Perdición
Tu importabas. Tu importas. Eres lo único que importa, copo de
nieve. Fui a Darren con la intención de decirle que el trato estaba
cerrado. Me lanzó la bomba Artem ese mismo día.

Perdición
Estaré fuera de la casa de Gail si quieres hablar.

No hay presión, ¿verdad?


Tomé unas siestas en las escaleras delanteras de Gail, luego a las seis
de la mañana me despertaron los mensajes de texto y las llamadas
telefónicas de Beck. De mala gana, yo

arrastré mi trasero a casa para darme una ducha. Necesitaba otro


afeitado y no tenía que lidiar con nada que no estuviera
relacionado con Jesse. Le disparé a Beck un mensaje de texto rápido.

Perdición
No puedo entrenar hoy.

Arroyo
Fuckinghateyoubro.

Me lavé el pelo y me afeité, generalmente asegurándome de que


me parecía un ser humano real, luego tomé el camino de regreso a
Gail's. Sabía que tenía un turno, así que eso dejó a Jesse solo. Golpeé
la puerta con la mayor suavidad humanamente posible, y cuando ella
no respondió, decidí que lo mejor que podía hacer era subir al
departamento a través de la ventana de Gail. Una vez más, debe saber
mejor que encontrar la lógica en eso. Tuve un mal presentimiento, las
cosas eran un poco más asquerosas que el habitual
mi-novio-es-un-imbécil.
No me malinterpretes, Jesse tenía todas las razones para estar
enojado conmigo. Furioso, incluso. Pero su reacción sugirió que algo más
estaba sucediendo.
Me dirigí hacia la habitación de Gail en tierra se alimentan de
pasos y encontré copo de nieve tumbado en la cama, su brazo
extendido sobre una almohada, la mirada perdida en el reloj de la
mesita de noche. Di un paso más en la habitación y me di a conocer.
Ella no se movió.
"Hola", dije.
Ella no respondió.
"Te conseguí tu
cheque". Nada.
"Mira, lo jodí ..."
"Vete". Su voz era fría. Presioné mi frente contra la pared, cerrando
los ojos.
"No antes de que hablemos".
"Eso no es para que tú decidas, Bane" . Bane. "Me traicionaste. No
es exactamente un concepto extraño para mí, pero me estoy
volviendo muy bueno para reducir mis pérdidas ".
Me acerqué a ella, perder el control, perdiendo su . Esa fue la peor parte.
Sabiendo que la estaba perdiendo, y que ella tenía todo el derecho de echarme
de su vida después de lo que había hecho. Me agaché junto a la cama para
que estuviéramos

mirándose, solo ella seguía mirando el reloj. Le di la vuelta al hijo de


puta y chasqueé los dedos.
Sip. Definitivamente perdiendo mi mierda.
"Oye. Escucha. Traté de agarrar su muñeca para que me mirara, y
eso fue un gran error. Ella saltó y salió de la cama y me empujó. No
me moví ni una pulgada, pero la segunda vez que lo hizo, me puse de
pie y di un paso atrás. Ella se abalanzó sobre mí y me abofeteó en la
cara.
Vale, me lo merecía.
Jesse giró sobre sus talones, pisó su Keds y agarró sus llaves.
Llevaba puesta la ropa de Gail, un vestido negro flotante que le caía
hasta los tobillos. Se levantó y se dirigió hacia la puerta.
La perseguí, dándome cuenta de que era la primera vez que
perseguía algo. Cualquier cosa.
Toda mi vida, la gente había venido
a mí. Para la olla.
Por dinero.
Para el
sexo
Para la creación de redes. Oye, ser el único que estaba del lado
equivocado de las vías en una ciudad que no tenía pistas tenía su
atractivo.
Era la primera vez que estaba desesperada por no perder a alguien, y
ella se deslizaba entre mis dedos como polvo. Decidí mantener mis
manos para mí y no tocarla a menos que corriera directamente hacia el
tráfico, pero eso no me impidió perseguirla. Pero mientras la perseguía, se
me ocurrió que hablar también sería una buena idea en este momento.
¿Pero por dónde empezaría? ¿El contrato? Artem? ¿Nosotros? No sabía
qué parte la molestaba más.
“Jesse, joder, Jesse. Detener. Solo detente por un segundo. Esta mierda
con Artem no fue mi culpa. Fue mi consejero por un tiempo, y solía venir a
nuestra casa para asegurarse de que mi madre me alimentara y me vistiera y
no me usara como cenicero humano. Se cayeron bien. No tuve nada que ver
con eso. No sabíamos que estaba casado o que tenía una hija o lo que sea ...
Dije lo que sea. ¿Por qué dije lo que sea? Sonaba ... mal. Incorrecto. No podía
recuperarlo, y odiaba no saber cómo comunicarme con ella. Jesse se volvió
hacia la puerta, las llaves colgando en su puño.
"No casado. Mis padres nunca se casaron. No estoy enojado
contigo por eso.
Diez galones de aire golpearon mis pulmones al mismo tiempo. Bueno.
Eso lo redujo al acuerdo con Darren. Podría trabajar con eso. Ella salió de
la

Departamento. Observé sus movimientos, observando cómo cerraba


la puerta y la cerraba.
“Darren me engañó. Ni siquiera tiene un jodido ceceo, amigo.
"Lo sé". Se guardó las llaves en su mochila y esperé a que dijera
algo más, pero no lo hizo. En lugar de dirigirse hacia la calle principal,
como pensé que haría, giró bruscamente hacia un callejón. Me
apresuré tras ella, pasando mis dedos sobre mi cabello.
“Tu padrastro sabía que necesitaba una inversión. Me hizo una
oferta que no podía rechazar —dije, y luego me di cuenta de lo
jodidamente mal que sonaba. "Bueno. Si. Podría y debería haberlo
hecho, pero tener sexo contigo nunca fue parte del plan. Quería que
fuéramos amigos y, de todos modos, nunca pensé en romper esa
promesa.
¿Eramos amigos cuando chupé tu polla en tu cama? ¿Cuándo
tuvimos sexo en tu ducha? Ella se rió oscuramente, caminando más
rápido, dándome la espalda. El callejón era largo y estrecho. Cortó dos
hileras de tiendas, estaba oscuro y lleno de enormes cubos de basura
industriales. Olía como el infierno, y también se sentía muy parecido.
“Escucha, debes detenerte y darte la vuelta, porque voy a decirlo
una vez y solo una vez. No me repito, Jesse, y no haré una excepción
para ti.
No sabía de dónde venía. Simplemente decidí mezclar mierda e
intentar una táctica diferente. ¿Y qué sabes ? Funcionó. Snowflake se
detuvo e hizo lo que le pedí. Estábamos parados uno frente al otro,
jadeando con fuerza.
Haz esto, hijo de puta, o lamenta no haberlo hecho por el resto de tu vida.
Levanté las manos para frotar sus brazos antes de recordar que
había perdido eso hace un día. En cambio, apreté los puños al lado de
mi cuerpo.
“Mira, no sabía que sería así. No sabía que ser así era incluso una jodida
posibilidad. Este sentimiento de mierda? Soy nuevo en esto, Jesse. Pero lo
juro, en ningún momento, antes o después de conocerte, ¿alguna vez quise
hacerte daño? Te amo jesse Me enamoré de tu alma incluso antes de saber
quién eras. Con ese tatuaje Pushkin, y esa mirada desafiante, y la forma en que
te comportaste como una diosa desobediente que no pertenecía aquí con
todos los mortales mocosos de la playa. Incluso mientras estoy aquí ahora,
sigo cayendo, porque eres parte de la única persona jodida que se parecía a
una figura paterna para mí, y también una parte de la razón por la que dejé de
hacer la mierda tóxica que me recordó quién fui hecho. de. Eres todas mis
partes buenas envueltas juntas en un lazo de satén, Snowflake, y no puedo
perderte. Porque si te pierdo, me quedo con todo lo malo

partes. Me quedo
solo . "" ¿Me
amas? "
"Totalmente cierto", murmuré, sintiéndome como un poema de
instituto sin polla.
Ella sonrió serenamente. Como si esa parte de la que estaba
hablando ya no estuviera allí. Luego me dio la espalda y me hizo un
gesto con el brazo como si este lugar fuera su reino.
"Aquí es donde sucedió".
Parpadeé un par de veces antes de darme cuenta. Mierda.
Se volvió hacia mí, golpeando su dedo contra mi pecho. “No importa si
me amas o no. En aras de la discusión, te creo. Explicaste todo en los
mensajes de texto. Sé que ahora estás en deuda con Darren. Sepa que se
metió en muchos problemas tratando de salvar esto ... Ella hizo un gesto
entre nosotros. "Nosotros. Y hay una pequeña parte de mí que está
realmente impresionada con cómo manejaste todo esto. Quiero decir, al
menos no tomaste sin preguntarme o tallarme como una calabaza de
Halloween, ¿verdad? Ella resopló con amargura. “En mi libro, cuenta para
algo. Pero no importa, ¿lo ves? Porque ya he terminado. Necesito espacio.
Necesito encontrarme Y necesito hacer esto solo. Mi vida es tan
desordenada que incluso si quisiera perdonarte, no podría, Bane. No es la
forma en que necesitas ser perdonado para que estemos juntos.
Considera esta mi renuncia oficial de mi trabajo y de ti.
Se dirigió al otro lado del callejón, y vi su Rover estacionado allí.
Quería perseguirla un poco más, pero sabía que sería como los otros
hijos de puta si lo hiciera.
Jesse se detuvo junto a su vehículo, abrió la puerta y entró. Me
lanzó una última mirada. Había más pena allí que resentimiento.
Estaba parada allí como una herramienta, sosteniendo su cheque sin
reclamar, luciendo cincuenta tonos de patético.
“Papá tenía razón en una cosa, Roman. La princesa se salva en
este cuento de hadas.

L DE LA CHARLA ET sobre él en la oficina de Mayra.


Mayra estaba ayudando a Darren.
De eso estaba seguro. Hasta qué punto, no lo sabía, pero no
importaba, porque ella era mi jodida terapeuta y, por lo tanto, estaba
rompiendo millones de códigos.
Conduje en círculos por un rato. Mis pensamientos estaban
divididos y divididos en el medio. El cincuenta por ciento de mí quería
hacer un cambio de sentido y volver a los brazos de Bane, abriéndose
a él, rogándole que me ayudara, usando sus conexiones para
asegurarse de que Darren y los niños nunca más se acercarían a un
alma inocente, y el cincuenta por ciento debatió si debía marchar a la
oficina de Mayra y confrontarla o no.
La decisión se me ocurrió cuando finalmente estacioné mi auto,
dándome cuenta de que lo había estacionado en el mismo lugar que
el primer día que conocí a Bane. Salí y repasé cada reunión que tuve
con Mayra. Pequeños fragmentos de nuestras conversaciones
saltaron a mi memoria.
Podrías haber perdido tu virginidad de muchas
maneras. Mejor no pensar en eso.
Realmente deberías seguir adelante.
Darren es una persona encantadora, Jesse. Deberías dejar que te
cuide a ti y a tu madre.
¿Hipnosis? ¡Oh, absolutamente no, Jesse! No quieres perder el
control. Me temo que conducirá a una espiral descendente.
Regresé a mi auto, mi pie rebotaba mientras miraba a izquierda y
derecha. Vi a Harley de Bane estacionado a pocas filas de mi vehículo y
supe que me estaba mirando. De alguna manera, no pude encontrarme
enojado. Él era

cuidando de mí, pero él sabía que no debía acercarse a mí.


Saqué mi teléfono. Mis mensajes estaban fuera de
control.

Pam
Darren está desaparecido. Vuelve a casa.

Pam
Realmente no tengo tiempo para esto, Jesse. Necesitamos hablar
de esto lo antes posible. Tengo una manicura entre tres y cuatro.
Cualquier otro momento es bueno.

Gail
Chunky Monkey y McMafia salen cuando termino mi turno. No
hagas nada estúpido (como volver a la casa de tus padres. O ...
Bane, LOL).

Número desconocido (tal vez: John Beck)


¿Has sabido de Bane? Estoy tratando de encontrar al hijo de puta
en todas partes.

Número desconocido (tal vez: Hale Rourke)


Oye. Es Hale. Bane no contesta su teléfono y tenemos una
reunión de negocios en media hora. ¿Puedes hacerle un ping?

No respondí a ninguno de ellos. En cambio, abrí otro mensaje de texto.

Jesse
Hola, Kacey, soy Jesse. Surgieron algunas cosas y no puedo
visitar a Juliette esta semana. Cuales son tus planes

Ella respondió de inmediato.

Kacey
Reservamos nuestro vuelo para el jueves. Lo tomaremos desde
aquí. Volveré a Todos Santos probablemente el próximo mes para
traer a Imane y su enfermera con nosotros y resolver los detalles
con usted. Gracias Jesse Para todo.

Mi corazón dio un vuelco en el pecho, recordándome que todavía


estaba vivo.
Me encantó que la Sra. B finalmente obtuviera lo que se merecía:
recuperar a su familia. A pesar de que una parte de mí, y no una
pequeña parte, estaba muriendo una muerte lenta tratando de aceptar
la idea de que ya no la tendría a mi lado.
No tenía a donde ir. En ningún lugar para vivir. No trabajo Sin
amigos. No sé qué hacer con mi vida. Y eso se sentía ... extrañamente
bien. Liberador, incluso. Me iba a centrar en construir algo propio.
Algo que era completamente mío.
Lo primero que hice fue conducir a All Saints High. Era mitad de un día
escolar, así que tuve que pedir permiso para tomar fotos con mi teléfono.
"¿Para qué?" El director Gabe Prichard se burló, sin siquiera
molestarse en levantar los ojos de su papeleo sentado detrás de su
escritorio. Era ridículamente joven para su puesto, y este era su primer
año en All Saints High. Alto, moreno, guapo y asquerosamente
distante, los rumores decían que había completado su licenciatura a
la tierna edad de diecinueve años y que era una especie de rebelde
educativo. Mientras él me preguntaba esto, un rastro de
muchachas de escuela -fangirls-slash estaba parado detrás de mí,
esperando ser visto por cualquier problema en el que se hubieran
metido a propósito.
"Un proyecto". Seguí siendo vago.
"¿Qué tipo de proyecto?" Frunció el ceño, finalmente mirándome a
los ojos. Me mordisqueé el labio inferior, luciendo tímida y sana y
todas las cosas que necesitaba ser. No había estado aquí cuando me
gradué. No sabía lo mal que habían sido las cosas para mí.
"Para una clase de fotografía", finalmente mentí.
El asintió. “No hay caras ni estudiantes. No hay maestros Sin
personal Nada personal o íntimo. ¿Entendido?"
Oh, iba a ser personal. Pero solo para mi. "Sí señor."
Pasé el resto de la tarde en cuclillas junto a un banco debajo de un árbol,
donde Jesse Carter es una SLUT que fue tallada en la madera, y en el gimnasio,
donde el espejo todavía estaba roto en el borde de cuando Ivory, el amigo de
Wren, intentó golpearme y fallar. Tomé fotos de cada evidencia que había. La
mayor parte todavía estaba allí, pasada por alto, al igual que mi existencia para
los maestros después del incidente. La escuela secundaria es un gran lugar
para asesinar un alma. A las deidades no les importa, y los mortales están
demasiado ocupados tratando de

sobrevivir.
Saqué la ropa interior enterrada que Emery había robado de mi
cajón y se la mostré a todos, con la mancha de mi excitación después
de que nos hubiéramos besado antes de que todo explotara.
Las burlas. Las risas El tormento Todo estaba allí, entre estas
paredes, en el patio. En mi corazón.
Cuando salí de allí, eran casi las seis de la tarde. Conduje hasta
una taberna y me compré una cena envuelta en papel de aluminio .
Sabía que el dinero iba a ser escaso y estaba pensando en pedirle a la
Sra. Belfort un poco de dinero en efectivo, a pesar de que la idea me
revolvió el estómago. Rechacé el cheque de Bane, tratando de probar
un punto, pero ahora ni siquiera podía pagar un Kit Kat. Me encontré
conduciendo a El Dorado a pesar de mis mejores intenciones. Tuve
que empacar una bolsa. No podía caminar con la extraña ropa de Gail.
Además, después del mensaje de texto que le había enviado a Darren,
dudaba mucho que me dieran más basura.
Aparqué frente a la mansión y abrí la puerta. Los únicos sonidos
notables fueron los grillos afuera y la nevera produciendo algo de
hielo. Llamé el nombre de Pam varias veces, no queriendo ser
emboscado, y cuando nadie respondió, el alivio se apoderó de mí.
Procedí con precaución directamente a mi habitación y llené mis dos
bolsas con mis cosas. Llevé las maletas a mi vehículo, a punto de
subirme al volante, antes de darme una palmada en el muslo.
La hija del capitán . Necesitaba llevar el libro conmigo. Había
pertenecido a mi padre, y ¿quién sabía qué le harían estos dos? Era lo
único que me quedaba de él.
Todos los clásicos se guardaron en la biblioteca de la oficina de
Darren, porque Pam creía que "el personal" podría tenerlos en sus manos y
venderlos al mejor postor. Estúpido, considerando que ella era el personal
no hace mucho tiempo. No importa. Sabía que no había ninguna
posibilidad en el infierno de que Darren estuviera en su oficina. Tenía un
monitor que mostraba todas las cámaras grabando en la casa,
transmitiendo en vivo. Ya me habría visto y habría intentado explicarse.
Debatiéndome por una fracción de segundo, decidí, joder. Mi papá
era más importante que Darren, Pam y su mierda. Regresé a la casa,
esta vez a la oficina de Darren.
El problema, me di cuenta segundos después de abrir la puerta, era que
siempre sientes lástima por ti mismo hasta que te das cuenta de que las
cosas podrían empeorar. Dicen que es mejor ser abofeteado con la verdad que
besarse con una mentira. yo

quería ahogarme en mentiras después de que abrí esa


puerta y lo vi. Darren
O lo que quedaba de él.
Agarré la manija de la puerta, luchando por respirar. Me había
preguntado tantas veces en las últimas veinticuatro horas cómo se
sentiría encontrarse cara a cara con él, pero nunca pensé que sería
así.
Estaba tumbado boca abajo en el suelo, la sangre corría como un
río a su alrededor. Al principio, estaba demasiado conmocionado para
reaccionar. Simplemente me quedé allí, temblando como una hoja en
otoño. Había una Glock todavía agarrada entre sus dedos. La escena
parecía fresca. Y real. Y trágico.
Cogí mi teléfono y llamé a nueve uno a uno. Entregué las noticias
rotundamente, dándoles todos los detalles que necesitaban. Me dijeron
que me retirara de la habitación y que no tocara nada. Bajé las escaleras,
me tragué dos Kit Kats (principalmente para poder funcionar, tenía muy
poco apetito) y bebí una botella de agua. Me senté en la sala de estar, mi
pie rebotando, preguntándome dónde demonios estaba Pam. Pensé en
llamar a Roman y Gail, pero sabía que necesitaba ver esto solo. Gail ya
estaba haciendo demasiado por mí, y llamar a Roman era un problema
invitador.
Me había jodido tanto, que el hecho de que no podía dejar de
pensar en él me frustraba hasta el infinito.
La policía llegó al lugar seis minutos después: dos detectives y un
harén de personal acreditado. Estaba prácticamente fuera de juego,
así que no podía distinguir quién era quién.
“Solo quiero irme de aquí. No soy su verdadera hija. Tuvimos una
pelea la última vez que hablamos ”. ¿No te dijeron en las películas que
no dijeras nada sin un abogado? Desearía tener a alguien tan listo
como Bane para que se sentara a mi lado y me hablara de esto.
La verdad me perturbó sin fin. Si bien me sorprendió la muerte de
Darren, no me entristeció. No sentí simpatía por el hombre que había
arruinado mi futuro, no una sino dos veces. Quién me había quitado
algo tan precioso y ni siquiera tenía las agallas para admitirlo.
Los policías lo consideraron un suicidio clásico desde el principio debido a
su posición y al ángulo en el que le dispararon. Incluso había una nota de
suicidio, porque, por supuesto, Darren siempre tenía que hacer las cosas bien y
de manera adecuada.

HE TERMINADO.

Tomaron mi declaración de lo que sucedió y luego Pam entró y


comenzó a gritar. En este punto, se había establecido como ruido de
fondo, así que la traté como tal y la ignoré por completo. Un detective
que se parecía a la versión humana de Peter Griffin de Family Guy me
preguntó si necesitaba un viaje a alguna parte, y agregó que podría no
ser la mejor idea conducir después de lo que había visto, pero le dije
que estaba bien, porque lo era, aunque deseaba no haberlo sido.
Desearía poder sentir tristeza y compasión. Desearía no haber
rezado porque hubiera sucedido antes, antes de que Darren arruinara
mi vida.
Cuando llegué a Gail's, le conté lo que había sucedido. Me miró
como si fuera un bicho raro, con los ojos muy abiertos y
atormentados.
"Debes pensar que soy el mayor maleficio de la historia", dije. Pero
Gail sacudió la cabeza rápidamente.
"No. Creo que te sucedieron algunas cosas realmente de mierda, y
que están llegando a su fin, antes de lo que piensas. Hay cosas
buenas por delante, Jesse. Solo necesitas mirar.
I corazón huele a comida basura putrefacta y vodka
T parece que un ROTO

rancio. Lo sé, porque me bañé en ese olor rancio durante bastante tiempo.
Gidget, Beck y Hale intentaron visitarme varias veces durante los próximos
días. Les cerré la puerta en la cara, cuando incluso me molesté en rasparme el
trasero del sofá. Después del tercer día completo de mi actuación como un
niño emo que acababa de escuchar que Fall Out Boy se había separado,
recurrieron a dejarme comida afuera de mi puerta. Le darían un golpe y
gritarían algo como "Despierta, gilipollas, y no olvides lavarlo con agua".
Agua. Concepto extranjero Lo explicaré.
Después de que Jesse dejó mi trasero, decidí que el mejor curso
de acción era beberme en largos comas periódicos, así que lo hice
durante, como, cuatro días. Cada vez que me despertaba, le enviaba
un mensaje de texto o intentaba llamar. Recuérdele que todavía
estaba vivo, aunque ella no había respondido, luego vuelva a
blanquear mi hígado con alcohol.

Perdición
te quiero.

Perdición
Dime si necesitas algo.

Perdición
Demonios, NECESITO ALGO. Tú.

Perdición
¿Es así como se siente una espiral? Se ve mucho más divertido cuando

estás afuera, juzgándolo por otras personas.

El trabajo y el surf no eran realmente una prioridad. Café Diem se


mantuvo a flote gracias a Gail, y estaba seguro de que Hale estaba
feliz de hacerse cargo del otro lado de mi negocio. Beck, sin embargo,
estaba enojado con razón. Le dejé caer la pelota y le rompí todos los
dedos del pie en el proceso.
Me preguntaba quién iba a sacarme finalmente de mi miseria. Me
di por vencido cuando Jesse me respondió. Como siempre. Gail me
criticó y no me habló de ella, por lo que los principales candidatos
para sacarme de la cama y volver a mi vida miserable fueron mamá,
que se había detenido dos veces y me había dejado mensajes de voz
psicóticos, y Edie, quien sacó la tarjeta de " estoy
embarazada y hormonal" .
Pero al final, fue el sheriff Díaz.
"Protsenko, ábrete antes de patear esta cosa endeble". Mi puerta
se sacudió cuando tocó, como confirmando la declaración. Si
pensaba que tenía que follar , claramente no había registrado mi
bolsa de mierda últimamente, porque esa mierda estaba vacía.
"Hazme", bostecé desde mi cama. Mamá probablemente se había
quejado la oreja para hablar conmigo. Sabía que nos habíamos
acercado desde que la estación de policía había sido mi segunda
casa cuando era adolescente.
"Si me haces obtener una orden judicial, tendremos algunos problemas,
chico".
Me encantó que me llamara "niño" a pesar de que tenía
veinticinco años y follé a su esposa en quinientas posiciones en el
reg.
"¿Una orden de arresto para qué?" Solté una carcajada, rodando
sobre mi estómago y rascándome el trasero. “¿Beber hasta la muerte?
Esta mierda sigue siendo legal, señor.
Él guardó silencio por un segundo, calculando sus palabras
cuidadosamente. “Hay mucha información nueva sobre Jesse Carter.
Podría querer repensar la parte de la muerte. Eso es todo lo que se
necesitó para hacerme levantar y abrir la puerta. Díaz se subió los
pantalones sobre la barriga de cerveza, con la boca abierta de asombro.
"Guau. Te ves como una mierda.
"Oh, mierda. Estaba de camino a una audición de America's Next
Top Model ”, gruñí, tirando de mi cabello en un moño a medias .
“Supongo que tendré que esperar el año que viene. Siéntete como en
casa."
Le ofrecí lo único que tenía disponible: agua del grifo y olla, y cortésmente
rechazó ambas. Con el estado de la casa flotante, me sorprendió que aceptara
sentarse en el borde de mi sofá sin poner una toalla sobre él. Me dejé caer en
una bolsa de frijoles frente a él, cruzando las piernas, dándole un lobo,

sonrisa falsa.
"Derramarlo", ordené, y por primera vez en días, en realidad no
estaba impertinente y malditamente muerta por dentro.
Brian se quitó el sombrero, siempre es una buena señal si buscas
un anuncio dramático, y bajó la barbilla. Era un hombre bajo, calvo,
con pecas que cubrían la mejor mitad de su rostro, incluidos los
labios. Lo que quedaba de su cabello rizado era del color de Cheetos.
Se veía trágico. "¿Dónde debo comenzar?"
“Desde el medio. Me encantan las historias que comienzan justo
en el medio ”, expresé inexpresivamente.
Él rodó los ojos. Malditos millennials. Empecemos con las noticias
más recientes, estoy seguro de que has oído: Darren Morgansen está
muerto.
Como es evidente por la forma en que mi mandíbula golpeó el maldito
piso, de hecho, no era algo de lo que fuera consciente. Los ojos del sheriff
Díaz se hincharon un poco antes de aclararse la garganta y reorganizarse
en el borde de mi sofá, casi haciendo una mueca por los envases abiertos
de espuma de poliestireno. Normalmente estaba al tanto de las cosas. Si
tuviera interés en alguien, sabría dónde estaban en un momento dado y a
qué hora se tomaban su mierda diaria. Pero había estado demasiado
ocupado sintiendo pena por mí misma durante la semana pasada para
seguir a Darren.
"Sip. Suicidio por arma de fuego. Su hijastra lo encontró.
"Jesse?" Me animé al escucharla mencionar. Era un reino
completamente patético, pero al menos lo reconocía.
Brian se encogió de hombros. "Él solo tenía una hijastra".
Me hundí en mi puf y me acaricié la barbilla. Darren estar muerto
fue una bendición para mi cuenta bancaria. Le debía mucho dinero al
bastardo, pero literalmente nadie lo sabía, aparte de él, Jesse y yo, y
este último nunca lo diría. Pero estaba más preocupado por cómo lo
había tomado. Ella no era fanática de él, especialmente cerca del
final, pero supuse que estaba tan angustiada como cualquier otra
persona.
"¿Sabes cómo lo está manejando?"
Brian revisó su teléfono, frunció el ceño y lo guardó en su
bolsillo. "Su madre está hecha pedazos".
“Su madre puede follarse por el culo con cada consolador en el
planeta Tierra, y todavía no le ahorraré ni un gramo de lubricante. Le
pregunté específicamente sobre la hija ".
Brian parpadeó un par de veces y se rascó la calva. “Ahora, ahora,
Roman. No puedes amar a una mujer y no respetar a sus padres. Así no es
como

las relaciones funcionan ".


Lo miré sin expresión. “Las reglas no se aplican a la gente de
Jesse. Entonces, ¿qué más hay de nuevo en ella?
"Los muchachos". Enderezó su columna vertebral, me lanzó una
mirada de advertencia que me pidió que no actuara como un loco.
“Vuelven a la ciudad. Pensé que querrías saberlo. El Sr. Wallace había
mencionado en la reunión del ayuntamiento esta semana que todos
regresarán a Todos Santos para celebrar el cumpleaños de su ex
compañero de escuela la próxima semana. ¿Wren Clayton?
No lo sabia No me importó Estaban volviendo. El plan era tratar
con ellos yo mismo. Siempre había sido el plan. No sabía cómo se
sentiría Jesse de mí haciéndolo, pero de todos modos no pensaba
decírselo hasta después de la ejecución. Sabía que iban a regresar en
algún momento, y había aguardado mi tiempo en silencio. Una vez
que estuvieran aquí, desearían no estarlo.
Brian era un lector de la mente, aparentemente, porque él rodó sus
hombros hacia adelante, golpeando mi rodilla y buscando contacto
visual.
"Necesito saber cuáles son tus planes para ellos".
"Gracias por tu tiempo". Me puse de pie. “Y para la visita. Y por no
juzgarme por esto. Hice un gesto hacia la mesa de café donde toda la
comida chatarra a medio comer estaba dispersa, todavía en sus
recipientes de plástico.
“Oh, te estoy juzgando por esto. Y todavía quiero saber qué
esperar. Este no es el salvaje oeste ".
"¿Alguna vez abriste un mapa?" Me acerqué al rincón de la cocina,
encendí un porro y luego me acerqué a él. "Y te pago para que me des
información y hagas la vista gorda, para que no escuches sobre mis
planes".
"No necesito un montón de niños blancos ricos y muertos en mi
jurisdicción", dijo con los dientes apretados. "No hay suficientes
árboles en el mundo para ese tipo de papeleo".
Moví su oreja juguetonamente. Lo molestó y lo excitó al mismo
tiempo, mi reacción favorita de la gente. “Cero recuento de cuerpos.
Confía en mí. Y lo decía en serio. Pero nadie dijo nada sobre la
castración.
Se paró en el umbral por unos momentos, escaneando mi lugar,
luego arrastró su mirada hacia mi cara. "Ella debe ser realmente
especial".
Yo sonreí. Qué jodido cliché. “¿Estamos teniendo un momento?”
Arqueé una ceja.
Sacudió la cabeza, se rió y cerró la puerta en mi
cara. Lo escuché murmurar: "Bastardo".
Desafortunadamente, no había un manual sobre cómo reaccionar
cuando su ex novia, de quien estaba locamente enamorada, pierde a
su padrastro al suicidio abruptamente. Pero si lo hubiera, basta con
decir que los mensajes de texto serían bajos en la lista de
tareas pendientes .
Así que aquí estaba, duchándome, afeitándome, y haciendo un
esfuerzo por no parecer una mierda flotante. Una vez más . Sabía que
Jesse todavía estaba en Gail's, porque Gail había estado actuando como si
molestara a los extintores de incendios para ganarse la vida y me trataba
como un imbécil de poca confianza, evitando mis llamadas y diciéndome
que estaba ocupada cada vez que le preguntaba si podía pasar a tomar un
café. (que nunca bebí, especialmente no con pollitos emo calvos al azar).
Así que ahí es donde fui, con un batido de plátano, fresa y melón .
Gail abrió la puerta y cruzó los brazos sobre su pecho. Quería golpearla
solo por lucir una sonrisa que decía que ella sabía algo que yo no. Pero,
por supuesto, lo hizo, ella vivía con mi chica.
Diablo en mi hombro : quieres decir, tu ex-chica. ¿Olvidaste esa parte
donde la traicionaste? Porque ella no lo hizo.
Ángel en mi hombro : no importa el gilipollas de negro. Ustedes
están en un descanso.
"¿Dónde está ella?" Me incliné un antebrazo sobre el marco de su puerta.
"En el trabajo". Gail aplicó el lápiz labial de color púrpura oscuro, sus
ojos todavía estaban fijos en los míos. "¿Trabajo? ¿Qué trabajo? Dejé
caer el batido entre nosotros. A propósito.
Cogida .
"El nuevo trabajo que obtuvo". Ella miró hacia abajo, sonriendo.
"Será mejor que limpies eso".
"Hazlo tú mismo y te pagaré más".
"Te odio. No es de extrañar que salga con otra
persona. ”“ ¿Qué? ”Salió como un gruñido.
Gail agitó su brazo despectivamente y se echó a reír. "Ella no es, pero Dios, tú

Debería haber visto tu cara. Oh, cómo han caído los poderosos. Y
pensar que solías considerar a las pollitas múltiples como un deporte
acuático. ¿Tienes un santuario para Jesse y todo eso?
"Cállate, Gail".
Hubo más tiempo de pie y mirándose como idiotas por un tiempo,
mientras trataba de pensar en mi próximo paso.
"¿Seguro que no está aquí?", Le pregunté de nuevo. Cosas geniales,
gilipollas. Podía sentirla a mi alcance.
"Positivo. Dios, estás rabioso. Es un poco dulce, pero también un
poco espeluznante "." ¿Cómo está manejando lo de Darren? "
Gail se encogió de hombros. "Ya sabes. Ella esta bien. Fue
traumático verlo, pero después de lo que le hizo, ella apenas está
desconsolada por eso ”.
"¿Qué quieres decir?", Pregunté distraídamente, mis ojos buscando
cosas que pertenecían a Jesse detrás del hombro de Gail, en el
apartamento. Porque, al parecer, espeluznante superó el dulce por unas
pocas toneladas.
"Sabes, cómo la tomó virgen ..." Se detuvo allí y me miró como si la
hubiera abofeteado. Miré hacia abajo, algo moviéndose entre
nosotros. La realización fue una niebla negra a través de la cual vi
todo claramente. Las piezas cayeron juntas.
Qué.
Los.
Mierda.
"Repite eso," ordené en voz baja. Mi sangre hervía a fuego lento
debajo de mi piel, burbujeando con calor que estaba realmente
preocupado podría quemarme hasta la muerte.
Gail dio un paso atrás y se cubrió la boca con la mano. "Pensé que
ella te lo había dicho".
"¿Por qué ella? Me dejó caer el culo. ”Esta era información nueva,
porque no había forma de que Jesse me la ocultara. Ella siempre fue
honesta. Lo contrario de mi.
"Sí". Gail respiró hondo, frotándose la cara y untando el labial
púrpura que olvidó que acababa de aplicar. "Si. Lo siento. Ella está
lidiando con eso, Roman. Ella es."
La miré expectante, esperando más, pero ella simplemente se dio la
vuelta y se apresuró a entrar al departamento. La seguí, pateando la
puerta con el pie.
¿Qué se supone que debo hacer, Gail? Dime. Porque no puedo
dejarla ir, pero tampoco puedo obligarla a estar conmigo ”. Ya ha
tenido suficientes hombres que la obligan a cagar.

Gail levantó la vista, masticando los bordes de su uña, y pensé que


tenía un color morado oscuro.
"Hora."
"¿Qué?"
“Le has dado todo. Un trabajo, amor, pasión, tu polla. Lo único que
no le has dado es tiempo.
"¿Qué pasa si ella decide que no me quiere al final?" Me froté la
cara con la palma de la mano.
Gail sonrió. “Entonces alégrate por ella, Roman. Esa es la esencia del amor ".

La carta
Mi querido Jesse

Esta es la cosa más difícil y fácil que he tenido que hacer en mi vida.
Lo más difícil, porque sé lo que haré después de escribir esta carta, y
temo el momento, a pesar de que quiero que termine de una vez. Lo
más fácil, porque he estado guardando estos sentimientos para mí por
mucho tiempo, y no hay nada más liberador que la verdad.

Desearía poder decirte que lamento lo que hice. Pero si estamos


siendo honestos, y la honestidad es lo único que te debo, realmente, te
he dado a ti y a tu madre todo lo que tengo y te lo dejaré a ti, Jesse,
después de que muera, lo único que lamento es que seas tú recordando.
Pensé que estabas demasiado borracho. Completamente fuera de esto.
Yo te quería.
Entonces te
llevé.
Porque siempre has sido tú.
Recuerdo la primera vez que te vi. Tú. Pam no Tu madre estaba
trabajando en la caja registradora en un restaurante en el edificio de mi
contador. Fue por error que había entrado en esta rama. En lugar de
notar la bomba rubia de mi edad, noté a la niña sentada a su lado, con
las coletas de tinta y los enormes ojos azules. Estabas leyendo un libro,
tu cabello como plumas, tus ojos como cristales. Estabas prohibido y
delicioso. Desde la forma de tus ojos hasta tus estrechos y
almohadones labios, tu belleza tenía tanto poder y ni siquiera lo sabías.
La peor parte fue que eras fácil.

Un hombre de mi posición podría atraer a una mujer en la situación


de su madre a casi cualquier cosa. Especialmente el matrimonio.
Sabía que no necesitaba mucho. Una noche, tal vez dos. Iba a ser
paciente y bueno. Me enamoré de ti, Jesse. Fue difícil no hacerlo. Tu
pasión por los libros, por la vida, por el amor. Y también fue muy fácil
acercarse a ti. Tu madre se estaba recuperando de perder a Art. Tanto a
otra mujer como a la muerte.
Yo estaba
tranquilo.
Yo estaba
bien
Yo era
diferente Yo
era malvado
Nadie sabía.
Nadie sospechaba.
Las aguas quietas son
profundas.
Lo único que lamento es que te ahogaste en mis pecados.
Quiero que sepas que nunca fue malicioso. Tenía esperanzas Yo hice.
Tal vez sentiste lo mismo. Quizás no estaba tan loco. Tal vez por primera vez
en mi vida, alguien no me vio para el Lisp-y perdedor que era (o que quería
que la gente pensara que soy. Oh, Jesse, que es tan fácil de manipular a la
gente una vez que usted piensa eres débil). Quizás esa persona eras tú.
Diré esto: sentí pena por lo que Emery y los chicos te hicieron. Cuando te
lastiman, me lastiman. Nunca pensé que llegaría tan lejos. Ni siquiera pensé
que Wallace se daría cuenta. Definitivamente no anticipé la violación, y por
eso, me disculpo profundamente, aunque tengo que sostener que cualquier
persona sensata no habría actuado como lo hizo.
Entiendo lo hipócrita que suena. Nunca pensé que yo era una
persona sensata. Estoy diciendo que Emery tampoco, y que tuviste la
desgracia de ser una víctima. Dos veces.
Jesse, te amo También te odio, en cierto sentido. Me hiciste
aguantar a tu madre, y creo que todos sabemos lo difícil que puede ser.
No me sorprendió un poco cuando comenzaron a llamarte Blancanieves
en la escuela. Me pregunté, y más de una vez, si tus amigos sabían toda la
verdad. Que tú también tuviste una madre malvada que estaba celosa de tu
belleza. Que tú también te escondiste del mundo. Solo con libros en lugar de
enanos. Que tú también tomaste un bocado de la manzana venenosa.
Esa manzana era Bane Protsenko.

Se suponía que debía


despertarte. No para robarte.
Teniamos un trato. Sabía que él te sacaría de tu miseria, con su
hermoso rostro y su fea reputación. No sabía que lo llevaría tan lejos.
No sabía que se caería como el resto de nosotros.
Jesse, te voy a pedir algo muy importante ahora. No me
perdones
No los perdones.
Rompe el ciclo, porque hay demasiados hombres malos que
necesitan ser detenidos, y la única forma de detenerlos es ser una mujer
fuerte. Entonces sé uno.
La verdad es que Art tenía razón al dejar a tu madre.
La verdad es que Bane tenía razón al desafiarme y enamorarse.
La verdad es que esto es lo último que diré o escribiré a alguien, y
seré recordado como el sinvergüenza.
Pero eso no me importará en unos minutos. Nada lo hará.
Una bala en la cabeza es mi elección de suicidio. Es desordenado y
costoso, como yo.
Ve a la policía, Jesse. Cuéntales sobre Emery, Nolan y Henry. No
permita que se salgan con la suya. Dios sabe que me salí con la suya
durante ocho años, y no me merecía un día.
Con amor, respeto y arrepentimiento,

Darren Floyd Morgansen

El crujido del trueno me llenó los oídos y me llevó a la azotea de Gail en


medio de la noche.
Fue a fines de septiembre. Rain no tenía por qué correr por los
techos calientes y las ventanas polvorientas de mi ciudad desértica
del sur de California. Tal vez todo era parte de algo más grande. Tal
vez fue una señal. Quizás fue mi papá. O a Darren. O Bane O
simplemente la bolsa de pruebas que hay en mi bolsa de lona, una
bomba de tiempo.
Tal vez. Tal vez. Tal vez.
Dejé que las gotas golpearan mi cara mientras parpadeaba hacia el
cielo. La carta de Darren cayó de mi mochila poco después de que volviera
a la casa de Gail. Me preguntó si quería que ella estuviera allí cuando lo
leyera. Le agradecí, pero dije que las palabras eran para mí. Necesitaba
enfrentarlos solos.
La carta fue impactante, pero la simple bolsa de plástico transparente
que la acompañaba sacudió cada hueso de mi cuerpo. Fue la evidencia de
la noche del incidente. Mi sujetador y mis bragas desgarrados. El semen y
la camisa cubierta de sangre . Mi viejo teléfono lo habían pisoteado, con
sus huellas digitales. Estaba todo ahí. Un post-it nota fue grapada a la
bolsa.
Lo guardé en mi caja fuerte. Buena suerte.
Mi pecho se sacudió cuando la lluvia se deslizó entre mis labios.
Dejé que los últimos ocho años se hundieran. Me dije que nada de eso
era mi culpa. Y por primera vez en años, realmente creía eso. Quería
llorar, pero las lágrimas no vinieron. Reemplazarlos fue ira, ira y una
profunda sensación de injusticia. Darren había estado enfermo. Pam
estaba enferma. Emery, Nolan y Henry estaban todos enfermos. Bane
no estaba enfermo, pero era un imbécil, y el precio de su error se
dividió en partes iguales entre nosotros.

¿Y Mayra? Mayra era una perra manipuladora.


Se sentía extrañamente conveniente que el único recuerdo que
había bloqueado fuera de mi mente era el de lo que Darren me había
hecho. Claro, me obligó a beber hasta que me desmayé, pero eso no
podría haber garantizado una pérdida de memoria. Ahí es donde
encaja Mayra, paseando por la imagen unas semanas después de que
Darren me había violado. Ella había manipulado mi realidad,
trabajando incansablemente para hacerme olvidar.
Pero ahora que lo recordaba, iba a luchar con uñas y dientes para
reconstruir mi vida.
Esta semana, entré en Book-ish, una librería local, y solicité una
entrevista de trabajo.
"No estamos contratando", dijo la tonta adolescente detrás del
mostrador, con los ojos clavados en la revista Marie Claire que estaba
volteando distraídamente. Le dije que no me iría hasta que hablara
con el dueño. Una mujer mayor salió de la trastienda después de unos
minutos.
“Necesitas darme un trabajo, y aquí está el
por qué”. Le conté mi historia.
Abiertamente, con sinceridad.
Le enseñé mi tatuaje, así que ella sabía que no era solo un
impostor. Los libros eran mis amigos, mis aliados, mi voz. Eran mi
arma preferida en la guerra a la que sobreviví.
Conseguí el trabajo.
Se sintió bien ser empleado de nuevo. Y se sintió aún mejor haber
conseguido el trabajo por mi cuenta. Darren me había dejado suficiente dinero
para mantenerme a mí mismo y a las siguientes veinte generaciones, pero no
iba a tocar ni un centavo. Fantaseaba con donarlo a refugios para mujeres y
otras buenas causas, pero en la práctica, estaba demasiado enfermo del
estómago como para pensarlo todavía.
Después de que me contrataron, fui a ver a la señora Belfort para
despedirme. Ella estaba abordando un avión la misma tarde con
Kacey. Ryan se quedaba en la ciudad para ocuparse del papeleo. Nos
abrazamos y lloramos, y me pregunté qué me había llevado tanto
tiempo tomar la iniciativa y ayudarla. Ayudame a mi mismo . Pero
siempre estuvo allí, simple y llanamente.
No estaba vivo antes de que apareciera Bane.
Ahora estaba presente. Estaba sintiendo. Mi corazón era un animal,
enjaulado, reprimido y enojado . Tenía hambre Inquieto. Fuera de la sangre.
Y lo iba a alimentar, porque el nuevo Jesse murió. Su cadáver silencioso y
sumiso fue dejado en la arena fresca de la playa la noche que tuve el
flashback.
Me di cuenta de que no era el viejo Jesse en ese momento. Era una versión
aún más nueva, una

versión más fuerte , una versión con la que no había que meterse. Ella
haría que todos pagaran. Todos .
Después de visitar a la Sra. B, lo último que hice mientras estaba en El
Dorado fue llamar a la puerta de Wren. Sus padres vivían en un complejo
al estilo James Bond en la cima de una colina. Llamé a su puerta y lucía
mi mejor sonrisa inocente. Ella respondió, inmediatamente frunciendo la
nariz con disgusto cuando entré a la vista. Llevaba un sostén deportivo y
pantalones de yoga. Una canción de Cardi B estaba sonando desde el
sistema de entretenimiento en casa detrás de ella.
"¿Qué quieres?" Ella puso sus manos en sus caderas, mirando hacia abajo.
La última vez que vi a Wren, Bane casi había matado a sus
amigos. El saludo menos que entusiasta no fue sorprendente.
"Para disculparme", dije y golpeé mis pestañas, poniéndolas más
gruesas que su maquillaje. “Sobre la noche en la pista. Supongo que has
oído hablar de mi padre ... ”Me referí a Darren como mi padre, a pesar de
que el único título que realmente había ganado en su vida era el de un
violador astuto. Pero tenía un plan.
Los ojos de Wren recorrieron mi longitud, sus cejas finalmente se
relajaron, una expresión de simpatía cubrió su expresión.
"Si. He oído. Lo siento. Sus hombros se aflojaron.
"Está bien. Ha sido muy loco últimamente. Supongo que lo que
quería decir era que lamento lo que pasó contigo, Henry y Nolan.
Reaccioné de forma exagerada ”. Cada palabra era como un cuchillo
en mi boca.
Wren volteó su larga y rubia cola de caballo y puso los ojos en blanco.
“Sucede.” “Y también quería darte esto. Sé que es tu vigésimo cumpleaños
en un segundo. Le entregué un regalo envuelto. No fue nada especial. El
mismo perfume fuerte, floral y nauseabundo que recordaba que le gustaba
cuando solíamos ir a la escuela juntas. La siguiente parte fue complicada,
pero sabía que
podría lograrlo.
"Aw, gracias". Ella tomó el regalo, pero aún así no me invitó a
entrar. "Sí, quiero decir, es un gran problema".
"Piénsalo. Estás entrando en tus veintes. Eso es enorme. Apoyé mi
cadera contra el marco de su puerta, involucrándola en una charla
fácil. Solíamos hacer esto mucho, Wren y yo, cuando salí con Emery.
Realmente nunca había sentido la conexión con ella, pero había
intentado por mi novio. Emery solo salía con los niños populares, y
Wren había sido la abeja reina perfecta que a todos les encantaba
odiar en secreto.
"Oh. Debería hacer algo, ¿no?
Abrí mucho los ojos. “¿Quieres decir que ni siquiera tienes una fiesta
planeada?

¡Wren, es pleno verano! Todos están en un descanso. Usted tiene que


hacer algo “.
Se mordió el labio. “Voy a un colegio comunitario en San Diego.
Todos hay meh. Todos nuestros amigos están en universidades reales
".
Tus amigos, no los míos.
Invítalos, entonces. Hice un encogimiento de hombros. Mi corazón latía
tan rápido que tenía miedo de que se rompiera. Quería atraerlos de regreso a
la ciudad, pero sabía que no eran estúpidos. Lo que eran era presumido, y
contaba con que me vieran como indefenso y vulnerable. Ser recién huérfano
funcionó a mi favor.
Wren se tocó la barbilla, sus uñas acrílicas de color rojo manzana
brillaban bajo el sol. "Dijeron que iban a pasar el rato en Nueva York
este verano".
"Aw, Nueva York". Puse los ojos en blanco, actuando como ellos. Al
igual que ella . “El hogar es el mejor lugar para estar durante las
vacaciones de verano. Especialmente cuando incluye Tobago Beach y
tu familia y amigos ".
"¿Quieres decir que no te importará si vienen a la ciudad?" Wren
me lanzó otra mirada sospechosa. Supuse que Nolan, Henry y Emery
no querían sacudir el bote en el momento en que se dieron cuenta de
que Bane estaba en la imagen. Incluso en la escuela secundaria,
todos sabíamos quién era, y nadie era tan estúpido como para
meterse con él.
"Amigo, ohmigosh". Usé su frase favorita, conteniendo mi reflejo
nauseoso. “Todo el mundo solo necesita dejar todo esto. Quiero decir,
sucedió hace años, ¿verdad? No es necesario detenerse en ello.
Me preguntaba si Wren estaba jugando con la idea de invitarme.
Esperaba, por su bien, que no lo fuera, porque eso la pondría en la
categoría de tonta como una roca. Pero por la sonrisa que se extendió por
su rostro, supe que había comprado totalmente cada mentira que le había
dado y que volvería por unos segundos. Me sentí engañoso: mentir no se
trata solo de las personas con las que mientes, se trata principalmente de
tu propia integridad, sino que ya no podía soportar la idea de que los
chicos podrían estar planeando otra "orgía" con otra persona. Además, esa
bolsa plástica de evidencia quemó un agujero en mi bolsa de lona.
No podía quedarse sin usar.
“Ohmigosh, Jesse, tienes razón! Los llamaré justo después de mi
clase privada de Zumba. Oye, deberías venir totalmente.
Fingí golpear su hombro. “¡Eeep! Eres la más dulce, pero realmente
necesito preparar las cosas para el funeral y todo. Gracias, sin
embargo.

A pesar de que Wren tenía la inteligencia de mayo expirado, Emery


y Nolan eran bastante brillantes. No quería que ninguno de ellos
sospechara que estaba haciendo algún truco al declarar que estaría
allí. Wren hizo un puchero como un adorable cachorro, su versión de
condolencias.
"Oraciones para ti y tu madre, Jesse". Me frotó el brazo.
Compartimos un medio abrazo incómodo .
"Gracias."
Conduciendo de regreso a Gail's, supe algunas cosas:
1. Wren iba a hacer una fiesta.
2. Ella me había invitado, porque era una idiota.
3. Iba a estar allí, pero no en la capacidad que estaban
planeando.
Sorpresa.
Me encantó la sensación de mi ropa, pesada y empapada con la lluvia
inesperada, mientras bajaba del techo de Gail. El episodio tropical del
verano me aclaró la cabeza y me sentí tan viva que quise gritar.
Gail tenía escaleras de incendios que bajaban directamente desde
el techo de su edificio hasta la entrada. Lo usé para bajar y estaba a
punto de regresar a su apartamento cuando noté que Bane estaba
apoyado contra su Harley, su cabeza inclinada. Estaba de pie bajo la
lluvia, empapado hasta los huesos, una mirada de pura sorpresa por
lo que estaba haciendo, por lo lejos que había ido por una mujer,
cruzando su rostro.
Le di la espalda y golpeé el intercomunicador en el departamento
de Gail. Me llamó sin responder, porque sabía que mi yo loco estaba
bajo la lluvia, pensando las cosas. Bane trotó detrás de mí,
regañándome por lo bajo.
"¿Vas a ignorarme para siempre?"
"Ese es el plan general". Abrí la puerta del edificio y él me acompañó,
un rastro de gotas de lluvia lo seguía. Quería ignorar

Su existencia por completo y subir las escaleras, pero en realidad, no


podía arrancarme los ojos de su hermoso rostro. Las gotas de lluvia
adornaban su cabello dorado y húmedo, goteando hasta sus botas.
"Clima loco". Él se rió entre dientes, pero sonaba tan triste, las palabras
crujían como un huevo. “Cuando era niño, pensaba que Dios estaba
descargando el inodoro cada vez que llovía. Hecho dejar SoCal
prácticamente imposible. Rara vez llueve aquí. ”“ Gracias por la anécdota,
Roman, pero ya hemos pasado la charla, así que puedes guardar el resto
de tus datos divertidos para tu próximo cliente, ”dije cruelmente,
girándome hacia las escaleras y llevándolos a los dos. un momento. Él
alcanzó mi ritmo, y
estábamos hombro con hombro, el calor cayendo a través de nuestra
ropa húmeda. "Darren está muerto", dijo, principalmente para
mostrarme que lo sabía.
"¿Y esto es asunto tuyo porque ...?"
"Él tomó tu virginidad".
Me detuve a medio paso, dándome la vuelta para mirarlo.
"Él tomó tu virginidad, y tú eres asunto mío". Sus ojos estaban
iluminados y ardientes, y sabía que no había nada que pudiera hacer
para difundirlos.
"¿Cómo lo sabes?"
"Gail pensó que ya me lo habías dicho".
Tragué. Realmente no pude culpar a Gail. Bane me perseguía y
sabía que quería lastimarlo. Y que nada lo lastimaría más que esta
información.
"¿Por qué no me dejas en paz?" Empujé su pecho.
"Porque, desafortunadamente, estoy profundamente
enamorado de tu trasero".
"Apuesto a que también te encanta el hecho de que no tienes que pagarle a
Darren ahora".
"Hago. Hace la vida más fácil, pero nunca me importó el dinero, y
creo que ambos lo sabemos ".
Metí mi labio inferior hacia arriba, tirando de él. La forma en que lo
miró, como si quisiera atraparlo entre los dientes, succionar la lluvia y
morderlo hasta que sangrara, hizo que el calor se extendiera en mi
bajo vientre.
"¿Quieres decir que no te importaba tanto el dinero, que firmaste
un contrato para convertirme en tu pequeño proyecto de juguetes
durante seis meses?"
"Eso fue antes."
"Sí, bienvenido al 'después'. Apesta estar aquí, ¿verdad?
No fue hasta que llegamos al segundo piso del edificio, de pie frente a la
puerta de Gail, que volvió a hablar. Parecía roto, y odiaba verlo así. No tuvo
ningún sentido. Mucha gente me había arruinado —incluido él— y , sin
embargo, al verlo sufrir, al ver que sus ojos esmeraldas se vuelven caídos

y miserable, me hizo querer apuñalar mi propio pecho con un tenedor.


¿Qué demonios me pasaba? ¿Por qué no podía dejarlo ir como tenía
Pam y Darren?
"Emery, Nolan y Henry están de vacaciones", dijo.
Mi puño se cernía sobre la puerta de Gail y me detuve. Quería
empujar a Bane al pasillo y cerrarle la puerta en la cara, pero sus
palabras me hicieron parar. Giré lentamente, mi boca se curvó con
disgusto.
"¿Cómo lo sabes?"
“Tengo ojos y oídos en todas partes. Especialmente cuando te concierne.
"" Estas cosas de McMafia no me están impresionando, Roman. Lamento
decepcionarte. ” Además, yo fui quien los atrajo a la ciudad , pensé en
agregar, pero
no lo hizo Solo confié en una persona en esta operación, y esa
persona era yo. “No estoy tratando de controlarte; Estoy tratando
de salvarte "
gruñó, empujándome contra la puerta con un ruido sordo. Me encerró
con sus brazos, su frente cayó sobre la mía. Los dos estábamos
mojados y tiritando, nuestras respiraciones pesadas y cargadas.
Nuestro cabello se pegó, y me encantó que fuéramos yin y yang. Él,
rubio y entero y escondido por la tinta. Yo, de pelo negro, roto y limpio.
Cerró mi barbilla entre sus dedos e inclinó mi cabeza hacia arriba. Sus
ojos eran duros y suaves, con bordes de miel y verde pedernal.
Astucia, como la de una serpiente. Pero la forma en que me miraban,
como yo importaba, me desarmó. Presionó sus labios contra los
míos, y nos quedamos así, en medio beso, medio aliento, durante
unos segundos antes de que me apartara y ahuecara mi boca.
"No toques a Emery, Henry y Nolan", le dije.
“Como mierda no lo haré. Voy a acabar con los bastardos ”, gruñó.
Mi teléfono sonó en el bolsillo de mi sudadera. Lo saqué. Fue Pam.
Ella estaba en su décimo mensaje de texto para mí hoy. Se suponía
que teníamos una reunión con el abogado de Darren sobre el
testamento. Quería alargarlo todo el tiempo que pudiera antes de
finalmente informarle que había vuelto a ser pobre. Dios bendiga los
prenups .
Pensé que era justicia poética que no lograra quedarse con lo que
había elegido sobre mi felicidad y mi salud mental. Dinero .
Envié la llamada al correo de voz y lo miré.
"Tengo un plan", le dije.
"Lléname".
Sacudí mi cabeza. "Es mio."
Él frunció el ceño. "¿Quién diablos eres, Jesse Carter?"

"Soy la chica que necesito ser para salvarme".


Me agarró los brazos con las manos y me inmovilizó en la puerta.
Tenía tantas ganas de perdonarlo, caer en la cama con él, estar en sus
brazos. Seguro. Sonido. Protegido. Sabía, sin lugar a dudas, que Bane
era capaz de darme todas las cosas que necesitaba el nuevo Jesse.
No tendría que trabajar duro por mi justicia. Traería la presa a mi
puerta, como un cazador leal y hábil.
Pero yo quería desordenado. Sangriento. Quería inestable e
imperfecto. Quería arrastrarlos a la justicia a mi manera, incluso si carecía
de su fuerza y delicadeza.
Me puse de puntillas, lancé mi lengua y lamí el contorno de los labios
arqueados de Cupido. Dejó de respirar, sus ojos se clavaron en los míos, tan
absorto en el momento que ni siquiera pudo cerrarlos para disfrutar lo que
estaba haciendo.
"No." Se apartó. "¿No?"
Levanté una ceja.
Sacudió la cabeza. "Quieres besarme, lo haces jodidamente bien".
Sus labios se apretaron contra los míos, y antes de que me diera
cuenta, él se agachó, agarrando la parte posterior de mis muslos y
levantándome para envolver mis piernas alrededor de su cintura.
Estábamos frenéticos, desesperados. Metió su lengua en mi boca, y sentí
que me estaba llenando con mucho más que un beso. Con esperanza y
con ganas y con la capacidad de ver el mundo un poco más brillante.
Apretó el bulto en sus pantalones cargo contra mi clítoris, y dejé escapar
un gemido ahogado. Luchamos contra la puerta de Gail cuando mis
manos se clavaron en su camisa y trazaron su glorioso paquete de seis
mientras él, una vez más, me folló con la ropa puesta. Escuché a Gail
desde el otro lado de la puerta, a punto de abrirla y abrirla, antes de que
todo se callara, y ella dejó escapar un bostezo.
"Oh."
"¿Qué pasa?" Estaba hablando con alguien por el altavoz. Beck ?
"Nada. Jesse y Bane están follando contra mi puerta.
"Sin embargo, el imbécil todavía no atiende mis llamadas" . Sí.
Beck . "¿Puedes pasarle una nota por mí?"
"Duro no, Woody". ¿Ella lo llamó Woody? ¿Cómo no me había dado
cuenta antes? Oh. Correcto. Había estado demasiado ocupado
intentando que Bane me tocara.
"¿Crees que están de vuelta juntos?"
"¿Quién sabe?" Gail se rió entre dientes, sus pies resbaladizos
descendieron de regreso a la sala de estar. Roman gimió en mi boca,
apretando fuertemente mi trasero con una mano mientras se abría paso en la
cintura de mis jeans con la otra. Mis dedos de las manos y pies se curvaron de
alegría, el calor se acumuló en mi vientre. Encontró mi

clítoris y jugó con él. Lo pellizcó, lo sacudió con el pulgar y lo frotó


entre los dos dedos como si fuera a encenderlo.
"Te extrañé". Él estampado en mi boca con otro beso abrasador.
Sensaciones superpuestas de completo abandono y un extraño
empoderamiento me recorrieron.
Y amor. El tipo de amor que me hizo sentir inmortal.
"Esto no significa nada", gruñí en nuestro beso, frotando su gran
palma con mi ingle. "Yo todavía te odio."
"Lo sé", dijo, su boca llenaba la mía con el sabor fresco de la lluvia y la
canela. Estábamos apretando el uno contra el otro en un ritmo que nos
pertenecía a nosotros, a nadie más, en el tipo de química que no podías
falsificar o representar, como dos piezas de un elaborado rompecabezas que
solo tenía un lugar: uno al lado del otro.
“Pero estoy aquí por ti, Snowflake. Estaré sentado al margen
animándote porque eres la chica más fuerte que conozco, pero
también estaré allí si me necesitas. Necesitar a alguien no te haría
menos fuerte, Jesse. Simplemente te haría humano.
Le planté un último beso en la nariz antes de deslizarme por la puerta y
ponerme de pie, su erección entre nosotros, casi sacando sus pantalones
cargo, el aire saturado con lo que acabábamos de hacer. Respiré
profundamente, inclinando la barbilla hacia arriba.
"¿Me vas a dejar así?" Ahuecó su basura. “¿De qué
otra forma dejaría a mi enemigo?”, Pregunté.
"Gastado", dijo inexpresivo. Sacudí la cabeza y abrí la puerta,
escuchándolo retroceder un paso detrás de mí.
"No puedo esperar para follar al viejo Jesse". Se chupó los dientes.
"Parece una luchadora".
"Mantente alejado de mi mierda, Protsenko".
Pero ya estaba bajando las escaleras, riéndose como un loco.

T me PULLED una almohada sobre mi cara e ignoró el


HE mañana siguiente,
despertador a gritarme que tenía un cambio en el libro-ish en una hora.
Gail entró en mi habitación. Bueno, su habitación, de verdad.
Compartíamos su cama tamaño queen sin ningún problema, aparte de la
primera noche en que me dijo que le resultaba horrible dormir al lado de
una persona que había estado en la cama con Bane Protsenko.
"Es como fumar de segunda mano, pero con prostitución". Fingió
tener náuseas. Secretamente, estaba feliz de poder seguir riéndome y
recordar cómo respirar.
Sabía que tenía que retirarme del apartamento de Gail en algún
momento, porque Gail era demasiado amable para echarme, pero
decidí lidiar con la situación solo después de haber tratado con Emery
y sus amigos. Una cosa a la vez. Ese fue quizás el único lema que
Mayra me había enseñado que realmente se había quedado.
"Buenos días, dormilón". Gail se echó sobre la cama y se ató los
negros y desgarrados Chucks. La miré por debajo de las almohadas,
con las cejas pellizcadas.
"Hola."
"¿Te divertiste diseminando enfermedades de transmisión sexual en mi
puerta ayer?"
“Creo que nos perdimos un lugar o dos. Podría volver a visitarlo esta
noche —gruñí. "Si. No me importa No vine a escuchar sobre la polla de
Bane. Ese
La mierda ya debería tener su propia Wikipedia. Estoy aquí para
decirte que tu madre está abajo ".
Eso me hizo saltar de la cama y arrojar la manta. Cargué por mis Keds,
apretando los cordones como si me hubieran perjudicado de alguna manera.
Mi cabello estaba desordenado, y mi aliento todavía tenía ese
aroma después del beso, un poco seco, un

Mucho cachondo. Le lancé una mirada a Gail desde detrás de su hombro.


¿Cómo sabe ella que estoy aquí? ¿Tuviste otro resbalón de lengua,
como con Bane? Inmediatamente lamenté el comentario no solicitado .
Gail no me debía nada, y realmente había sido un error honesto de su
parte. "Lo siento", murmuré, desenredando mi cabello con los dedos y
tomando un sorbo de agua de una botella tirada en el suelo. Gail cayó
sobre su cama y se quitó el esmalte negro de las uñas.
“No hablé con ella. Regresé de la tienda de comestibles, y ella
estaba allí, pasando el rato y haciendo preguntas. Realmente sabes
cómo canalizar las enredaderas internas de las personas, ¿lo sabes,
Carter?
No pasé por alto a mi madre por haber contratado a un IP para encontrar
dónde estaba. Agarré una manzana del frutero en la cocina de Gail y corrí
escaleras abajo para enfrentar a la malvada bruja del oeste. Llevaba gafas de
sol del tamaño de Chipre y suficiente Prada para abrir una tienda. Tenía el pelo
recién decolorado y parecía tan triste como yo, como una niña hula. Metí una
mano en el bolsillo de mi sudadera negra y tomé un jugoso bocado de la
manzana, apoyada contra la entrada del edificio de Gail. La última vez que
hablé directamente con Pam, había estado agitándose en la piscina,
escupiendo agua. Dudaba que fuera una llamada social.
"¿Has perdido el camino hacia el cirujano plástico?" Arqueé una ceja.
“Ahórrame el comentario hilarante, Jesse. Estoy aquí porque tenemos
que ir al abogado lo antes posible. ¿Crees que esto es una especie de
juego? Ella estaba tratando de no ladrar, colgando al borde de un colapso.
Incliné mi cabeza, sacando en silencio la carta de Darren del bolsillo
trasero de mis jeans y se la entregué. “¿Es por eso que estás aquí?
¿Porque el pedófilo violador de su marido me dejó toda su mierda, y usted
se está volviendo loco? ”. Ella sostuvo la carta entre sus dedos bien
cuidados, no muy diferente de lo que era una bomba de relojería, y se puso
las gafas de sol en la parte superior de la cabeza. Sus ojos hojearon los
párrafos, corriendo en sus cuencas y ensanchándose con cada segundo
que pasaba. Vi todo el blanco alrededor de su tristeza. Todas las mentiras
detrás de ella
Verdades falsas. "Jesse
..."
“¿Recuerdas cuando tenía doce años y tuve mi primer período? ¿El
que no volvió hasta ocho meses después? Estaba vomitando en el
baño y había sangre en mis muslos, ¿y lo viste porque le pediste a
Hannah que lo limpiara después? Mi voz era tranquila. Seco. Las
palabras se deslizaron de mi boca sin esfuerzo, y aunque no estaba en
un estado de histeria, aún las sentía. Duelen, pero ya no se queman.

Estaba sanando
“No lo sabía. Quiero decir, no estaba segura —tartamudeó ella,
dando un paso en mi dirección. Di un paso atrás, rasgando otro
bocado de la manzana. Estaba brillante Rojo. Hermoso, de verdad.
Comprendí por qué Blancanieves había caído en la trampa. Pero
estaba parado frente a mi bruja muy personal, negándome a cometer
el mismo error.
"Sí, lo eras". Sollocé, pateando una pequeña piedra entre nosotros.
“Entonces, me encontraste. Mazal Tov. Ahora es tiempo de que
vayamos al abogado. Estás actuando como si debieras esperar esta
reunión. Alerta de spoiler: no deberías ".
“Jesse, bebé, miel.” Ella se rió, pasando por la hug- ir a la maldita
abrazo -y me hizo a un lado, evitando lo que podría haber me hizo
vomitar la derecha manzana en sus estiletes de neón brillantes. Metí
una mano entre nosotros, sacudiendo mi cabeza.
“Aléjate de mí, Pam. ¿Quieres que vayamos al abogado de Darren? No
hay problema. Envíame un mensaje de texto con una hora y un lugar.
Estaré allí."
“¿Qué planeas hacer con el dinero?” Me
encogí de hombros. "Quémalo, tal vez".
¡Jesse, estás siendo ridículo! Esto es verdadero dinero que
estamos hablando. Tu padre sería ...
La aparté antes de que pudiera terminar la oración, el humo casi salía
disparado de mis fosas nasales. "No lo hagas. Hagas lo que hagas, no
empañes su nombre. No se le debe culpar por ninguna de las tonterías
que sucedieron ".
"Oh. Eso es rico El ebrio filántropo era un santo, ¿eh? Ella lanzó los
brazos al aire. Me reí. Ella no lo entendió, y se me ocurrió que nunca
podría.
"Lejos de ahi. Era un tramposo y un alcohólico. Un salvador y su propia
peor víctima. Quería ayudar a la gente, pero estaba haciendo un trabajo
espectacular arruinando su propia vida. Pero todo está perdonado, Pam,
porque lo intentó. Intentó ser bueno. ¿Tú? Di un paso hacia la puerta,
sacudiendo la cabeza. “No quieres ser bueno. Quieres ganar Tal vez por
eso sigues perdiendo ".
“¡Necesitas dejarme con algo! "Ella gritó.
"Lo estoy", dije, abriendo la puerta. "Te dejo con las consecuencias
de tus acciones".

Mi padre me había dicho una vez que Alexander Pushkin nació en la


nobleza rusa y murió en un duelo con su cuñado, un aristócrata francés,
que había tratado de seducir a su esposa. Recordé pensar que la gente
tenía vidas realmente locas en ese entonces, pero ya no pensaba eso.
Mientras me sentaba dentro de mi Rover, afuera de la estación de policía
de Todos Santos, estrangulando el volante con las manos, me di cuenta
de que su vida no había sido más extraña que la mía.
Porque todos teníamos
historias locas. Fui violada
dos veces .
Nacido de una madre que nunca me había amado realmente.
Burlado y ridiculizado en la escuela secundaria, manipulado por mi
propio terapeuta. Todas esas cosas eran ciertas, pero mientras
sucedieron, también sucedieron otras
cosas. Grandes cosas. Fui bendecido de
muchas maneras: Buscando a Gail.
Buscando trabajo.
Encontrar literatura, y palabras y oraciones que me inspiraron a ser
mejor, tanto para otras personas como para mí mismo.
Encontrando a Bane.
Abrí la puerta de mi vehículo y entré en la estación en piloto
automático, arrojando mi mochila sobre mi hombro. No podía creer
que lo estaba haciendo. No había cambiado nada desde el momento
en que proporcioné una declaración hace más de dos años.
Una recepcionista adormilada con grandes rizos oscuros y ojos amables
miró desde el mostrador de recepción y me examinó. "¿Cómo puedo ayudarte,
cariño?"
"Necesito enmendar una declaración que di hace dos
años y medio". Le dije mi nombre.
Ella me dio una segunda mirada, esta vez minuciosa y curiosa, y me dijo
que esperara. La vi darse la vuelta y apresurarse hacia su bolso colgado de la
silla de su oficina, sacando su teléfono personal y marcando un número. Mis
palmas comenzaron a sudar, y lamenté haber aparecido aquí. ¿Y si los padres
de Emery, Nolan y Henry le hubieran pagado a alguien para que me callara?
¿Qué pasa si acababa de entrar en una demanda a la espera de suceder?
¿Incluso tuve suficiente?

¿evidencia?
Tal vez estaba llamando al Sr. Wallace en este momento. No pude
enfrentarlo. Era uno de los hombres más formidables que había
conocido.
Dos minutos después, la mujer del uniforme estaba a mi lado otra
vez. "¿Café?" Ella sonrió alegremente.
Me limpié las palmas de las manos sobre los pantalones. Me dolía
la mandíbula porque intentaba evitar gritar.
"Estoy bien", le corté. "¿Que esta pasando?"
La dama miró hacia abajo, su mirada descansaba en el amplio
cofre cubierto por su camisa de vestir color caqui. “Llamé al detective
Madison Villegas. Dijo que te estaba esperando.
"¿Ella estaba?"
"Si. Hace dos años."
Villegas La mujer que lloró cuando di mi declaración.
La mujer que había tratado desesperadamente de hablar conmigo,
sola, pero Darren, Pam y los dos abogados que habían traído con ellos
nunca se lo habían permitido. Dijeron que mi reputación se vería
empañada y, por lo tanto, también lo haría mi vida. Que no podría
recuperarme. Que el padre de Emery iba a destruir a nuestra familia.
Dijeron que nadie me iba a creer, porque era su palabra contra la mía,
y eran los niños ricos de oro, y yo era una chica de Anaheim que
cometió un error estúpido y lo lamentó.
Habían dicho tantas cosas que me rompieron el
corazón ese día. Tragué. "¿Sabía que volvería?"
La mujer asintió, descansando su mano sobre la mía. "Está
haciendo lo correcto, señorita Carter".
Unos minutos más tarde, estaba sentado en la oficina del detective
Villegas. Era una mujer menuda con delicada estructura ósea y una
sacudida fresca y corta de chocolate. Sus movimientos fueron
rápidos y eficientes, pero sus ojos y boca estaban llenos de arrugas y
alma.
"Cuéntame todo desde el principio", dijo. Yo hice. Volví a lo que
había sucedido cuando tenía doce años y continué hasta el momento
en que escuché que la ambulancia me recogió después de que los
muchachos me violaron. Le conté cómo Mayra cubrió a Darren y que
Pam hizo la vista gorda ante todo esto. Y la carta de Darren, también
se lo conté. Luego saqué la bolsa de plástico y la deslicé sobre su
escritorio.
Sus ojos se hincharon. "La evidencia."

"¿Dónde pensaste que era?"


La detective Villegas sacudió la cabeza. “Dijeron que desapareció
en algún lugar del hospital cuando ingresaste. Fue mi primera pista de
que algo era sospechoso.
Le entregué la copia original de su carta , tenía algunas más apiladas en mi
mochila y guardadas en mi nube, junto con toda la evidencia de la escuela.
Todas las fotos que tomé cuando visité All Saints High.
Villegas parecía atento, comprensivo, pero sobre todo, centrado. "Y
dijiste que ahora están en la universidad, estudiando en la costa este".
Garabateó algo en su bloc de notas, sin mirarme. Sacudí mi cabeza.
“Están aquí de vacaciones. Hay una fiesta esta noche.
Ella buscó. Sonrió Le devolví la sonrisa. Compartimos algo que era
mucho más que palabras. Me gustaría creer que fue la constatación
de que algo más grande que nosotros, la justicia, estaba a punto de
apoderarse de las vidas de quienes habían arruinado la mía. Le
pregunté qué debía esperar y ella dijo que necesitaba a alguien en
quien apoyarme, porque el viaje estaba a punto de ponerse irregular.
Solo podía pensar en un hombre que quería allí, y esperaba que él
quisiera estar allí conmigo.
Antes de salir de la oficina de Villegas, le pregunté cómo sabía que
iba a volver y decirle la verdad.
Ella se encogió de hombros y tomó un sorbo de su Starbucks.
“Sabía que no estabas diciendo la verdad. Tus padres los estaban
cubriendo.
"¿Pero cómo?"
Ella hizo una mueca, tirando de su cuello. Excelente. ¿Ella
también estaba escondiendo un secreto? Sacudí mi cabeza.
"Por favor, solo dime".
“Bueno, esto no es confidencial. Tu ama de llaves, Hannah, se adelantó y
dijo que tus padres no eran exactamente lo que tú llamarías práctico, y que los
chicos pasaban el rato en tu casa a menudo y ella tenía una buena razón para
creer que eran capaces de hacer tal cosa. . Incluso insinuó que uno de ellos
vino cuando no estabas, por tu madre.
Pensé en la arrogancia de Emery, en el sórdido romance de Nolan con
Pam, pero mi estómago ya no se revolvió. Me pasé los dedos por el pelo.
Hannah La ama de llaves silenciosa, que hace panqueques de arándanos
y deja la tarjeta de cumpleaños Villegas sacó mi archivo del armario y lo
dejó caer sobre su escritorio, recostándose en la silla con un suspiro.
“Luego estaba Juliette Belfort. Ella apareció en la estación un par
de días después de que fue dada de alta del hospital.

Mis cejas se arrugaron. La señora Belfort y yo ni siquiera


estábamos cerca antes del incidente. Fue después de lo que me pasó
que comencé a salir con ella. Antes, había sido la chica medio tonta
que la visitaba una vez al mes más o menos, trayendo cualquier pastel
que Hannah había hecho ese día y compartiendo un pedazo con ella,
junto con limonada, frente al laberinto, solo para tomar un poco su
soledad lejos.
"Señora. Belfort tenía mucho que decir sobre Darren y Pamela
Morgansen. Especialmente el último. La señora Belfort la culpó por no
estar cerca de ti. Dijo que te habías criado desde que te mudaste a El
Dorado, pasando demasiado tiempo en su laberinto y junto a tu
ventana. Las cosas cuadraron, pero tú y tus padres fueron cautelosos.
Con los años, pensé mucho en ti. Quería verlo muchas, muchas veces.
Pero sabía que no sería constructivo para ti. Sabía que tus padres
siempre iban a protegerte con su creencia común pero equivocada de
que lo que había sucedido esa noche podría arruinar sus negocios,
manchar su reputación y afectar tu estado para siempre ".
Después de eso nos abrazamos, largos y apretados, como viejos
amigos que se habían extrañado. Ella no era una amiga, pero la había
extrañado. Antes de alejarme, le pregunté: "¿Qué piensas de Darren?
Me violó, pero también desató la bolsa de plástico después de su
muerte.
"Creo que ..." Villegas dijo cuidadosamente, frotándose la barbilla.
“Creo que Darren estaba desequilibrado. La escritura estaba en la pared,
pero tu madre no quería leerla. Había demasiado en juego. Mantenga su
teléfono encendido ".
"Lo tienes."
Cuando salí de la estación de policía, pude sentir la presencia de
Emery, Nolan y Henry en el aire. Parecía una locura, pero pude. Olía a
peligro y al cobre agrio de mi sangre la noche que intentaron matar al
viejo Jesse. Por un tiempo allí, pensé que habían tenido éxito. El
universo se sintió ilimitado de repente. Grande y ancho de una manera
amenazadora, el mundo es mi ostra.
Extrañaba a Bane como una extremidad, pero también quería
golpearlo en las nueces. Me había traicionado, antes y después de
conocerme. Dormí conmigo sabiendo que le estaban pagando. Y sin
embargo, sabía que él no era el villano en mi historia jodida .
Artem, papá , nos había dado el uno al otro, de la manera más inesperada,
y ahora había dejado ir a Roman. Solo que parecía injusto que tuviera que
renunciar a alguien que me había hecho tan feliz, solo por un error. pensé

acerca de la amontonada pila de errores y malas acciones Artem


había recogido en los últimos años, algunos de ellos a la espalda.
Bane no era perfecto.
Pero él no era
malvado. Se merecía
una oportunidad.
Conduje hasta El Dorado. Me prometí a mí mismo que no iba a
entrar a la fiesta y hacer una escena, pero quería saber si mi intuición
era correcta. Aparqué una calle lejos de la casa de Wren, me subí la
sudadera para cubrir la mayor parte de mi cara y caminé por su calle
hacia su casa. No estaba buscando el SUV Volvo de Emery o el Ferrari
de Nolan. Estaba buscando un viejo camión rojo o una Harley.
Cuando encontré la cosa roja fea sentada justo en frente de la gran
ventana del piso al techo con vista a la calle, desde donde los
asistentes a la fiesta bebieron y se rieron, sonreí para mis adentros.
Con impaciencia, rodeé su camioneta por detrás, abrí la puerta del
pasajero y entré. Se dio la vuelta de mirar la fiesta y casi me golpeó la
cara por instinto, antes de darse cuenta de quién era.
Me toqué la barbilla pensativamente, arrastrando mis ojos sobre
su hermoso rostro. "Hmm. ¿Agresivo mucho?
"Disculpe, señorita, ¿perdió su camino hacia Hot Topic?". Sus ojos
recorrieron mi atuendo, y se me ocurrió que Bane nunca había hecho
esto antes. Me tomó el pelo por mi ropa rara. Sus músculos con cable
se relajaron. Tragué saliva. Roman 'Bane' Protsenko era hermosa
como un párrafo de Pushkin. Podrías leer su rostro mil veces, y cada
vez, encontrarías algo nuevo para admirar.
"¿Qué haces aquí?" Apreté su bíceps. Ya sabía la respuesta, pero
quería escucharla de todos modos.
Miró hacia otro lado, crujiendo su chicle ruidosamente. “Supuse que ibas a
aparecer aquí. Respeto que quieras hacer esto solo, pero no puedo justificar
estas dos bolas gloriosamente grandes si no soy lo suficientemente hombre
como para darte respaldo. Él ahuecó su ingle, con un chisporroteo oscuro en
sus ojos. “¿Sabes qué? A la mierda No es sobre ti. Sé que no necesitas
respaldo. Vine aquí porque estaba preocupado y quería tranquilizarme. ¿Estas
loco?"
Sacudí mi cabeza, luchando contra una sonrisa.
"Gracias a la mierda. Gail dice que estás sacando la enredadera
que hay en mí y que no puedo permitirme una orden de restricción
con mi rico historial criminal ".
"De hecho, creo que he terminado con las enredaderas para esta vida, si no lo
haces

mente. ¿Puedo obtener la versión bastarda arrogante en su lugar?


Roman fingió examinar un catálogo imaginario frente a él, sacó
una página inexistente y me la entregó. “Bueno, ¿qué sabes? Es la
única versión de mí que todavía está en stock ".
Me dio un beso que hizo que el oxígeno pareciera sobrevalorado.
Nuestras lenguas se azotaron entre sí, girando juntas, en guerra por quién
estaba más ansioso por el otro. Me empujó hacia él y me senté a
horcajadas sobre sus muslos estrechos en segundos, hurgando con los
botones de sus pantalones cargo mientras él desabrochaba mi sudadera y
bajaba el cuello de mi camisa, llevándome uno de mis pezones a la boca y
mordiéndolo. Me chupó hasta el cuello con tanta hambre que estaba
segura de que iba a dejar marcas moradas en mí. Su polla se soltó, y me
ardía en la mano cuando me quitó los jeans y tiró de mi ropa interior a un
lado. Le di un tirón rápido a su PA antes de hundirme en su polla y cerrar
los ojos, estremeciéndome por las ondas de placer que me recorrían. Nos
dio la vuelta y, de repente, estaba debajo de él, retorciéndome. Le bajé los
pantalones y raspé su espalda baja. Nos movíamos sincronizados, como
siempre lo hacíamos. Como las olas que le gustaba montar. Saber dónde
alcanzar su punto máximo, dónde volar y dónde romper. "¿Dónde has
estado?", Preguntó, hundiéndose en mí, su peso sobre mí. Debería haber
tenido miedo de que me atraparan. Especialmente con una reputación
como la mía. Al igual que la nuestra . Pero con Bane, me sentí valiente.
Los valores atípicos. Los rechazados. Eran libres.
"Gail", respondí. "Pam's. Sra. B's. Solo alrededor."
“No, copo de nieve. ¿Dónde has estado antes? Cuando estaba perdido Cuando
era un monstruo Cuando nada tenía sentido. ¿Dónde has estado toda mi vida?
Me aparté para mirarlo. Algo de su dolor se había desvanecido, pero la mayor
parte estaba allí, en sus ojos, esperando que le dijera que no me importaba
que su
La familia había robado la mía. Que no estaba demasiado roto para
amarlo como él obviamente y desgarradoramente merecía ser amado.
"Iris" de las muñecas Goo Goo comenzó a derivar de la radio como una
canción de cuna, y fue perfecto, y nosotros fuimos perfectos. Aunque la
vida estaba lejos, lejos de ser perfecta.
“Estaba justo aquí. Esperando por ti. Presioné mi palma contra su
corazón, sonriendo.
Toda mi vida se ha comprometido a esta reunión contigo

Perdición. Romano. Mi tipo de hermanastro.

Un estafador, un mentiroso y un ladrón. Estaba allí para mí al final,


cuando nadie más estaba.
Estaba allí para mí cuando lo necesitaba, y cuando no lo necesitaba.
Y él estaba allí para mí, a pesar de que constantemente lo alejaba.
Me empujó en golpes largos y castigadores, y arqueé la espalda,
olvidando dónde estábamos, de quién estábamos rodeados. Su trasero
estaba desnudo y visible para que todos lo vieran, pero todo lo que sentí
fue placer y triunfo cuando él deslizó una mano entre nosotros,
empujando dos dedos dentro de mí, haciéndome sentir tan lleno que
apenas podía respirar. Nuestro sudor nos unió, y su polla era tan dura y
gruesa dentro de mí que lo sentí en todas partes. Siguió chupando,
mordiendo y mordisqueando mi piel. Mis pechos fueron expuestos y
empujados fuera de mi sostén, rebotando contra su pecho de acero, el
cuello de mi camisa estirado y arruinado, y nuevamente, me encontré
ansiando que me tomaran sin piedad pero voluntariamente. Rodeó su
polla dentro de mí, burlándose de cada extremo nervioso, luego levantó
una de mis piernas sobre su hombro para un mejor acceso, hundiéndose
en mí más fuerte que antes.
Jadeé su nombre una y otra vez. Entonces dos golpes sacudieron
la ventana sobre mi cabeza.
"Vete a la mierda", gruñó Roman, su rostro aún enterrado en mi
pecho, cubriéndome y lamiéndome.
"¡Mierda, amigo, son jodidamente legítimos!". Vi a dos chicos con
los que solía ir a la escuela riéndome y empujándonos con
entusiasmo.
"¡Vete!" Fue mi turno de gritar. Pero mi corazón no estaba en eso.
Estaba tan concentrado en el intenso placer, en mi coño goteando y la
humedad acumulándose entre nosotros, en el orgasmo que estaba
alcanzando justo cuando comenzaron a ulular en voz alta.
"¡Mierda, es Jesse Parker!"
"Carter, imbécil, no Parker".
"Cualquier hombre. Orgy Girl ataca de nuevo. Llama a
Emery. Ahora . "" ¿Qué? "
Uno de ellos golpeó al otro en el hombro. "¡Ahora!"
“Termina por mí, bebé, para que podamos salir de aquí. Es el puto
Losertown. No es de extrañar que te hayas mudado —siseó Bane,
mordiéndome el hombro. Justo cuando dijo eso, me desmoroné en sus
brazos, sintiendo ola tras ola de electricidad golpeando mi cuerpo. Después de
que llegué, Bane se levantó sobre sus antebrazos, me levantó, me puso en el
asiento del pasajero y aceleró su motor. Su polla todavía estaba dura, una
perla de pre-cum blanco que manaba de su anillo de polla. El no vino .

Bajó la ventanilla.
"Hola". Sonrió casualmente a los dos chicos.
"H ... hola", dijo uno de ellos, confundido. El otro estaba en el proceso de
lanzar una mierda lenta y de reconocimiento cuando Bane envió su puño a
ambas caras en rápida sucesión, y el chasquido de sus narices rompiéndose
llenó el aire.
Bane salió de su espacio de estacionamiento. Los muchachos estaban
parados en la acera, agachados y gritando, tapándose la nariz. Estaba
abrochándome la sudadera y cubriéndome todo lo que pude de mí mismo
cuando Bane asomó la cabeza por la ventana otra vez, metiendo su polla
nuevamente dentro de sus pantalones.
“Adviértale a Emery que no le pida a su papá que lo rescate. Porque si
escucho que está fuera de casa esta noche, no le mostraré la misma
misericordia que hizo mi novia ".
Despegamos justo cuando los autos de la policía comenzaron a
entrar por la puerta. Había una fila de tres de ellos. Vi al detective
Villegas sentado en el asiento del pasajero del primero, con aspecto
serio y hablando por teléfono. Los vecinos salieron de sus puertas,
abrieron las cortinas de sus grandes mansiones, observando
atentamente cómo la fila de vehículos se arrastraba hacia la casa de
Wren.
Me recordó a la escena de apertura de Blue Velvet , cuando el
vecindario aparentemente perfecto está lleno de escarabajos y
cucarachas silbantes. Los tipos perfectos de las familias perfectas de
All Saints High ya no eran tan perfectos.
Sentí la mano de Bane envolviendo la mía y miré hacia arriba,
viendo las hojas temblando en los árboles. Y pensé que, si esto fuera
un cuento de hadas, así es como terminaría el capítulo:
La espada de la princesa estaba
ensangrentada. Pero ella se negó
a guardarlo.
Ella quería dejar un rastro de su miseria detrás de ella, para que
siempre pudieran encontrarla.

J ESSE PREGUNTÓ SI PODRÍAMOS pasar por su casa primero.


"¿Por qué?" Gruñí, ya frustrada con la perspectiva de encontrarme
con Pam nuevamente.
"Necesito hacer algo importante".
Pam no estaba en casa, probablemente estaba abogando y
preparándose para disputar el testamento, según Jesse, y dejé
escapar un suspiro de alivio cuando me senté en su cama. Se arrastró
sobre las rodillas y se paró frente al tablón de anuncios Polaroid,
mirándolo.
"¿Tienes un encendedor?" Sus ojos todavía estaban fijos en las fotos.
¿Qué tipo de pregunta fue esa? Yo era un stoner del infierno. Tenía dos
Zippos y una caja de cerillas en un momento dado. El sueño húmedo de
cada piromaníaco. Saqué uno de mi bolsillo y lo arrojé a sus manos.
"¿Finalmente vamos a quemar este lugar feo ?" Se dio la vuelta y
sonrió. “No toda la casa. Solo las fotos. Fuimos al patio trasero, donde
Shadow había muerto, junto al marroquí.
tumbonas, apilando la pila de imágenes en una hoguera improvisada.
“Lo curioso es que nunca tomé una foto de la espalda de Darren. Era
tan bueno mezclándose con su falso ceceo y sus trajes de grado B. ”Ella
encendió mi encendedor, comenzó a quemar el borde de una foto de la
espalda de un adolescente y lo dejó caer sobre el resto de las Polaroides,
que atrapó disparar rápidamente
"Sí, él también me engañó de esa manera". Me senté en una de las
tumbonas, admirando su trasero y reflexionando sobre su padrastro.
"Hey, ¿sabes lo que estaba pensando?"
Ella giró la cabeza para mirarme. "¿Qué?"
“Me cogí a mi hermanastra y ni siquiera lo sabía. Eso está de moda ".
Jesse se mordió el labio. “Quiero dejar el Rover aquí. Ni siquiera es mío

de todas formas. ¿Me prestarías tu camioneta si la necesito?


Por qué no? Te entregué todo lo demás que tengo, incluido mi
corazón, que no quiero recuperar.
Puse los ojos en blanco, jugando exasperado. "Sabía que serías un
buscador de oro". Condujimos por el centro un tiempo después de eso,
tratando de no pensar en
la escena que se estaba reproduciendo en El Dorado.
Se suponía que debíamos esperar hasta que Villegas llamara para
pedirnos que viniéramos a la estación, y aunque me alegraba de que
Jesse me hubiera perdonado , o tal vez solo estaba haciendo el hábito
de odiarme y seguir enojado, también sabía que teníamos muchos
cabos sueltos
"Estamos conduciendo en círculos", señalé después de hacer la
quinta ronda desde un punto del paseo marítimo hasta el otro. La
gente comenzaba a preguntarse cuál era mi problema, yendo y
viniendo como si mi misión en la vida fuera frenar el tráfico.
"No me importa conducir en círculos". Miró por la ventana y se
mordió el pelo otra vez. Era un hábito desagradable para cualquier
otra chica, pero juro que esta chica podría cagar directamente en mi
pecho, y todavía pensaría que era la más linda. Me rasqué la barbilla
sin barba. Estaba empezando a acostumbrarme a la cara suave. Me
hizo ver joven, pero eso fue bueno, porque ya no me sentía como un
pervertido por perseguir a Jesse.
"Hago. Vayamos a algún
lado. ”“ ¿Dónde? ”
"De mi madre", dije, tragando saliva. Jesse puede haber estado de
acuerdo con dejar la mierda de Artem colgando en el aire, pero yo no.
Las dos mujeres que amaba, las únicas personas que amaba, no solo
no se conocían, sino que una de ellas veía activamente a la otra como
la villana. Mi madre no era el antihéroe de esta historia. Ella era la
mejor persona de mierda del mundo. Jesse necesitaba saber eso.
Ella giró la cabeza, estremeciéndose como si la hubiera visto.
"Quieres que conozca a la mujer que ..." comenzó, antes de cerrar
la boca y mirar por la ventana otra vez. Tenía que recordarme que
durante muchos años (cuatro, para ser exactos), Jesse había tenido
que compartir lo único bueno de su vida, su padre, con mamá y
conmigo. Y que Artem había estado en nuestro lugar. Una gran
cantidad .
Probablemente fue más fácil sacar cosas así cuando eras un trabajador
social y tuviste que trabajar duro, y muchos de tus casos te pusieron en el
camino, pero al final del día, él había estado con nosotros días y noches Todo

fines de semana, a veces. Le había dicho a mi madre que estaba casado


con su trabajo, y probablemente le había dicho a Pam lo mismo. Nos había
llevado a mi madre y a mí a su casa muchas veces. Solo que no era su
lugar. Era el lugar de su madre muerta, el apartamento que él y sus
hermanos nunca llegaron a vender. Mi madre se enteró después de que él
murió y ella fue allí para ver si alguno de sus parientes vivos necesitaba
ayuda. "Artem no vivía aquí", había dicho su hermano, Boris. "Al menos no
en los últimos diez años", resopló.
Sospeché que había jurado no volver a dejar entrar nunca
a un hombre. Y ella no.
Trent Rexroth había sido un amigo de mierda.
Todos los que estaban detrás de él eran más de la misma mierda.
Me mató que mi madre hubiera renunciado al amor, pero tal vez es
por eso que me debía a mí mismo ser menos idiota en general.
La postura del copo de nieve se derrumbó, su barbilla tembló
ligeramente. "O ... está bien", susurró. "Quiero decir, claro".
"No tenemos que hacerlo". Estaba mirando fijamente la carretera
transitada y esperaba que mi grito interno no fuera audible para el
mundo exterior.
Tienes que darle una jodida oportunidad, Jesse. Para mi.
Echaba un vistazo a mi teléfono de vez en cuando. Vi algo que
había estado esperando. Sonrió
"¿Por qué estás sonriendo?", Preguntó, arrastrando los
pies en mi periférico. “Beck ganó la competencia.
Primer lugar."
Su mandíbula casi se cayó. "¿Eso fue
hoy?" Asentí.
"¿Y te lo perdiste, a pesar de que lo entrenaste?"
Realmente no lo había pensado así. Simplemente sabía que no
podía estar allí cuando Jesse estaba lidiando con tanta mierda.
Incluso si ella no me dejara ser parte de esa mierda.
“No es problema. He estado en muchas
competiciones de surf antes. "" Oh, Bane ... "
"Es romano".
“Quiero conocer a tu madre,
Romana.” “¿Qué te hizo cambiar
de opinión?” “ Usted ”.
Gire mi cabeza para mirarla. Ella soltó una sonrisa amarga.
Me hiciste cambiar de opinión. Obviamente, tu donante de esperma
era un imbécil y, sin embargo, eres la mejor persona que conozco. Ella
debe haber hecho

algo muy correcto para que eso suceda. Entonces, sí, me gustaría conocerla ".
Asentí, girando a la derecha hacia la casa de mi madre. Fue el fin
de semana. Ella estaría en casa. Ella estaría feliz de verme. Estaría
feliz de ver a Jesse, a pesar de que la había puesto al día con nuestros
problemas. No es como si hubiera querido, pero casi me pateó la
puerta cuando había estado de luto por mi relación perdida , y me
había dicho que todo iba a estar bien.
Posiblemente.
Probablemente.
Demonios,
con suerte.
Aparqué frente a la casa de mi madre y rodeé el camión para abrir
la puerta de Jesse. Seguía revisando su teléfono, esperando la
llamada telefónica de Madison Villegas, y tuve que sacarlo de entre
sus delicados dedos y meterlo en el bolsillo trasero de mis
pantalones.
“No te preocupes. No los arrestaron solo para dejarlos ir porque
olvidaron su hierba en la fiesta ”, dije. Me arrugó la nariz, lo que
también era adorable, y también me hizo la polla dura. Por otra parte,
no había muchas cosas sobre Jesse que no inspiraran a mi sangre a
precipitarse directamente a mi polla.
Entramos en la casa. Pateé mis botas contra la pared, Jesse se
quitó los Keds y luego los arregló cuidadosamente junto a la puerta.
Ella no era del tipo ordenado, así que lo tomé como una buena señal.
Ella estaba tratando de causar una buena impresión.
"Mamul?" Llamé desde el pasillo. Escuché un ruido sordo
proveniente de su habitación, luego un fuerte gemido de dolor. Ella
salió unos segundos más tarde, luciendo sonrojada y nerviosa,
anudando una bata sobre su cintura. Se limpió el pelo de la cara y
sonrió con un sonrojo sospechoso. "Romano. Mi sol."
Me aparté y le hice un gesto a Jesse con la cabeza. “Este es
Jesse. Jesse, mi madre, Sonya.
Se dieron la mano. Le pregunté si era un mal momento. Ella dijo
que nunca era un mal momento para verme. Tenía la sensación de
que había alguien en su habitación, pero realmente no quería saberlo,
así que me ofrecí a salir a tomar un café para llevar mientras Jesse se
acomodaba. Mamá suspiró aliviada mientras Jesse parecía que
estaba a punto de apuñalarme. No podía ver a alguien haciendo el
camino de la vergüenza fuera de la habitación de mi madre sin
romperle las dos piernas al salir.

"Mi teléfono, por favor". Jesse abrió la palma de su mano y miró


agujeros en mi frente. Saqué su teléfono de mi bolsillo y lo puse en su
mano, enrollando sus dedos alrededor de él. "Toma muchas fotos de
él, así sabré a quién apuñalar más tarde".
" Bane ," siseó ella. Ella me llamó así porque estaba actuando
como un imbécil.
"¿Qué? Se folló a mi madre.
Hubo una línea que aparentemente comenzó desde las puertas del
infierno en Starbucks, luego, cuando finalmente llegó el momento de
ordenar, descubrí que se habían quedado sin la complicada mierda que mi
madre solía pedir, así que tuve que conducir a otro lugar, y antes de darme
cuenta, me había llevado veinte minutos desde el momento en que los
había dejado hasta el momento en que regresé. Regresé a la casa de
mamá preocupándome porque encontraría el cabello esparcido en el piso
ya que se golpeaban sin sentido, así que me sorprendió gratamente
encontrarlos sentados uno frente al otro. La mano de mi madre estaba
sobre la rodilla de Jesse, y las lágrimas corrían por la cara de Snowflake.
Estaban callados y valientes.
Entré en la sala de estar, tirando la bolsa de papel Starbucks con las donas
de doble acristalamiento y deslizando una taza de café para cada una de ellas.
Mi madre inmediatamente tomó un sorbo. Jesse levantó la vista y sonrió entre
lágrimas.
"Odio el café", dijo.
Me encogí de hombros y tomé un sorbo
de mi café con leche. "Ídem". Mi madre
nos miró y se echó a reír. "Oye, Roman,
¿cuál es el antónimo de odio?" "Jesse".
La llamada llegó una hora después. Estábamos parados junto a la puerta
del pasillo cuando le dije a Jesse que podía hacer lo que quisiera. Tome la
camioneta si quería hacerlo todo sola, o que me acompañe, si eso está
bien.
"Para que conste, quiero estar allí, pero sé que no es mi elección".
Mamá se paró a nuestro lado y sonrió como si estuviéramos intercambiando
nuestros votos y

No a punto de entrar en una puta guerra. Era la única batalla para la


que sabía que no necesitábamos munición. Snowflake estaba
equipado con la verdad, y esa era el arma más fuerte en la tierra.
Jesse miró a mi madre, tomó su mano inesperadamente y la apretó.
"Gracias por amar a mi padre cuando mi madre no pudo".
"Gracias por convertirte en una chica de la que estaría tan
orgulloso". Mamá le devolvió el apretón.
Excelente. Ahora mi madre estaba llorando, y Jesse estaba
llorando, y realmente necesitaba un poco contundente, una bebida y
una mamada gratuita para no sentir que estábamos en un episodio de
This Is Us . Se abrazaron. Mi corazón se sentía como dos piezas
volviéndose a unir en algo entero.
Mi padre había sido violador.
Mi novia había sido violada.
Y sin embargo, de alguna manera, había logrado hacer que las dos
mujeres en mi vida fueran más fuertes y orgullosas.
Me apoyé contra el marco de la puerta, las llaves colgando entre
mis dedos. "¿Entonces? ¿Qué va a ser? Cada minuto que pasas aquí
es un minuto desperdiciado en que Emery no sea arrojado a la cárcel
”.
Eso la hizo desconectarse de mi madre.
Mamá se secó las lágrimas de Jesse y sonrió. "Eres más fuerte
que tus circunstancias", le dijo en inglés.
Snowflake dijo: "Spasiba". Luego se volvió hacia mí y me tendió la
mano. “¿Puedes estar allí para mí? ¿En caso de que necesite que
alguien sostenga mi espada por mí?
Hice una pequeña reverencia con la cabeza. "Por qué, mi princesa,
pensé que nunca preguntarías".
El tiempo se estiró entre el minuto cuando entramos en el camión y el
En el momento en que mis pies golpearon el asfalto del estacionamiento
de la estación de policía. Roman hizo algunas llamadas telefónicas.
Estaba demasiado nervioso para escucharlos. Mi mente estaba en otra
parte. Era como si estuviera tratando de recordar por qué el viejo Jesse
había dejado que sucediera en primer lugar. Por qué los dejaría salirse con
la suya.
No quería ver sus caras, sus burlas, su ira. Una parte de mí, una
parte muy ridícula, todavía quería complacer a aquellos que me
tomaron bajo su protección cuando yo era solo el niño ex pobre de
dos pueblos de más. Una parte más grande quería que pagaran por lo
que me habían hecho.
"Oye, espera un segundo", dijo Roman cuando saltamos de su
camioneta, entrelazando sus dedos con los míos, ambos observando
las puertas dobles de vidrio de la estación de policía abrirse cuando
un hombre con uniforme de sheriff salió de ellas. , tirando de sus
pantalones con cinturón sobre su vientre.
"Sheriff Brian Diaz". Me estrechó la mano y le devolví el batido, como si
fuera la cosa más natural del mundo, antes de darme cuenta de que hace
seis meses no podía haber hecho eso. Me hubiera dado la vuelta y huido.
“Gracias por venir aquí hoy. Es algo muy valiente lo que estás haciendo ".
Bane me apretó la mano, sin dejar de mirar al sheriff. "Tráenos al
día".
“Bueno, la señorita Carter va a identificar a los sospechosos detrás de
una ventana. Ellos no podrán verla, pero ella podrá verlos. Él volvió su
mirada hacia mí, sonriendo tranquilizadoramente. “No tendrás que
conocerlos ni hablarles. Después de eso, principalmente más papeleo
para complementar su declaración enmendada, y ya está. La evidencia es
fuerte y suficiente ".
"¿Hace cuánto tiempo fueron arrestados?"
"Nos registramos hace cuarenta minutos",
respondió Brian. Roman asintió
solemnemente. "¿Fianza?"
"Cien K."
Mis dientes casi se rompen. ¿Era eso lo poco que valía mi inocencia?
Roman me masajeó la espalda en círculos, sin dejar de hablar
tranquilamente con el sheriff Díaz.
"¿Ya están legalizados?"
"Sus padres y abogados están en camino".
"Avísame si están rescatados". La mandíbula de
Bane se endureció. "Protsenko ..."
Pero incluso el sheriff Díaz sabía que no debía discutir con él sobre este
punto.

Se suponía que no debía enfrentarme a Emery, pero de alguna


manera, sabía que lo haría. Como si realmente no pudiera seguir
adelante a menos que nuestros ojos se juntaran por última vez Y lo
hicieron. Estaba pasando por el pasillo cuando Emery, Nolan y Henry
fueron trasladados de las celdas de detención. Los tres estaban
esposados. Mis brazos se balanceaban a mis costados libremente.
Gratis. Yo era libre
Los dos grandes oficiales detrás de Emery intercambiaron miradas
molestas, como si no hubiera sucedido, y Villegas sacudió la cabeza y
los miró sin comprender. Solo tomó cinco segundos antes de que
Emery fuera empujado hacia la puerta junto a la que estaba entrando,
pero fue suficiente.
Nuestros ojos
se encontraron.
Los suyos
estaban vacíos.
Los míos
estaban llenos.
Sabía eso, por la forma en que su mirada se amplió sobre la mía,
cuando se dio cuenta, por primera vez, que no era la chica que había
dejado atrás. Bajé la barbilla contra mi pecho, sonriendo y
murmurando por lo bajo: "El placer te encuentro así, Emery".
Bane esperó afuera mientras me llevaban a una pequeña habitación
blanca donde se astillaba el trabajo de pintura, rodando desde el techo.
Había una ventana en el centro de la habitación que nos mostraba otra
habitación, todavía vacía.
El detective Villegas explicó el procedimiento, y todo el tiempo, pensé en la
primera vez que Emery Wallace me invitó a salir. Había estado tan mareada y
feliz ese día, que accidentalmente caminé directamente hacia una pared.
Mirar profundamente a los ojos de tu violador con ellos sabiendo
que estás al otro lado de una ventana polarizada era extraño. Cuando
Emery entró en la habitación, sentí que el calor se extendía por mi
pecho durante los primeros segundos, antes de recordar para qué
estábamos aquí. Sus pupilas se dilataron cuando miró hacia la
ventana reflejada, como si él también pudiera mirarme. Nolan y Henry
estaban allí, junto con algunos hombres de diferentes edades y
vestimenta. Los tres muchachos parecían enojados y asustados, con
los ojos brillantes y las mandíbulas flojas.
"Tome su tiempo. Respira —me susurró Madison al
oído. Esgrimí mi espada.
Ya no podían lastimarme.
Les señalé a los tres con calma. "Ellos fueron los que lo
hicieron". Villegas asintió y salió de la habitación.
Presioné una mano en la ventana y les sonreí. Emery le devolvió la
sonrisa, como si pudiera verme. Fue burlón, pero estaba allí. Lo asimilé
todo. Su cabello castaño rubio peinado con un corte de pelo caro y
murmurando hasta la muerte. Sus bonitos ojos azules. Su esbelto cuerpo,
polo de dos zapatos . Nolan, que parecía todo saludable y estadounidense
en el mundo. Henry, un WASP del infierno, con su cuerpo larguirucho y su
nariz huesuda, parecía un bebé clásico de fondos fiduciarios. Los miré, y
ellos me miraron, y todo lo que podían ver era negro, porque eso era lo que
yo era para ellos.
La oscuridad.
La mancha en su
historia. No para ser
eliminado.
Para no ser olvidado.
Me extendería, conquistaría y sería recordado, para que otras
mujeres no terminaran como yo.
Presioné mi cara contra el cristal frío, riendo. Bane estaba afuera.
No podía estar allí conmigo cuando los identifiqué. No podía ver lo
loco que me volvieron, y eso fue algo bueno. Ese momento de locura
fue mío. No para ser compartido con otros. Bueno, aparte de los
oficiales, pero estaba seguro de que habían visto algo peor.
"No te saldrás con la tuya". Gire mi cabeza de lado a lado contra el
cristal, dándome cuenta de que mi cierre iba a ser diferente. Se haría a
través de abogados y juzgados y documentación. No podía gritarle a
Emery en la cara y morder a Nolan de la forma en que me había
mordido, ni patear a Henry como me había pateado.
Y estaba de acuerdo con eso.
Me di vuelta y pregunté: "¿Puedo irme ahora?"
Me acompañaron de regreso afuera para asegurarse de que no me
encontrara con ninguno de los niños o sus padres. Lo primero que hice fue
colapsar en los brazos de mi novio y reír y llorar simultáneamente, abrumado
por las emociones. El detective Villegas estaba allí para pararse fuera de la
habitación, con una sonrisa tirando de sus labios.
Y no pude evitar sentir que se había hecho justicia.
Que la princesa había ganado.
Y que de alguna manera, incluso había conseguido a su príncipe.
Un año después.

S LUT. T HE WHORE DE B ABYLON . Jezabel


Emery, Nolan y Henry están ahora en la cárcel, por lo que estas
palabras ya no se me lanzan a la cara cuando camino por la calle.
Trece años cada uno, el máximo que el estado de California
generalmente le da a un violador. El juez tenía mucho que decir sobre
el comportamiento de los niños cuando dio el veredicto.
Especialmente después de que más chicas se adelantaron.
Dos se conocieron en la universidad.
La novia de Emery, quien admitió que la había obligado a hacer
cosas con él cuando estaban juntos.
Y Wren, quien confesó que se habían aprovechado de ella una
noche, cuando estaba demasiado borracha para conducir de regreso
a casa.
Digo "muchachos", pero cronológicamente,
deberían ser hombres. Nunca serían hombres.
Los hombres no toman sin
preguntar. Los hombres no
abusan de las mujeres.
Hombres. No lo hagas
Violación.
Mayra obtuvo su licencia revocada por el estado, y ahora está bajo
investigación. Lo último que supe fue que tuvo que vender su casa
porque ya no podía pagar su hipoteca. Supongo que viene con el
territorio de no poder practicar tu profesión.
Mi cuenta bancaria todavía dice que soy millonario, pero es mi alma la
que se siente rica en estos días. Mi madre está en algún lugar de Anaheim,
haciendo surf en el sofá con antiguos amigos y llamándome de vez en
cuando, pidiendo un centavo

o dos. Todavía tengo que tocar el dinero de Darren, pero cuando lo


haga, sé lo que haré con él. Ayudaré a otros de una manera que nadie
me ayudó cuando más lo necesitaba.
Hablo con el detective Villegas. Mucho. Juntos hacemos una lluvia de
ideas sobre qué hacer con el dinero. Cómo asegurarse de que termine en
buenas manos. Pero aquí están las cosas para las que nunca lo usaría: ropa.
Casas Carros. Regalos caros.
Este dinero tiene sentido. Simplemente no lo he descubierto todavía.
"Panqueques de cumpleaños!" Hannah grita desde abajo, y sonrío
en mi almohada, abriendo un ojo.
"Estoy tratando de controlar mi peso". Llamo desde mi habitación
arriba. Hannah solo viene a trabajar tres veces por semana, pero
todavía le pago el doble de lo que hizo Pam. Gracias Darren.
“Tienes que tener panqueques para tu cumpleaños;
es una regla "." ¡Bueno, las reglas están hechas para
romperse! "
Subo las escaleras de dos en dos. No espero ver a Bane allí,
porque sé que tenía algunos negocios en el centro. Las cosas han
estado agitadas últimamente, con nosotros resolviendo nuestro
futuro en Todos Santos, la carrera de Bane como surfista profesional
e instructor, y el hecho de que compré una sociedad en Book-ish, la
librería donde todavía trabajo.
Bane no está allí, pero todos los demás sí.
Y hay globos. Docenas de ellos. Una enorme pancarta de feliz
cumpleaños colgaba del comedor. Le sonrío a mi tribu, sintiéndome
amado, apreciado y mareado. Sentirse amado .
Hannah Gail Sonya Edie Arroyo. La señora Belfort. Kacey Ryan
Todos los que conozco y amo.
Gail y Sonya son los primeros en acercarse a mí. Gail se libera del
abrazo de su novio Beck y se acerca, escaneando mis pijamas rosas
con burla divertida, y Sonya limpia el sueño de mis ojos como la
madre que nunca tuve.
"Pensé mucho en qué regalarte para tu cumpleaños, y decidí que
tenía justo lo que necesitas para ti". Gail se ríe.
“¿Es un nuevo mejor amigo? Porque mi actual se está moviendo
demasiado, ”digo.
Sonya niega con la cabeza y me rodea con el brazo, abrazándome.
Gail empuja una caja de condones contra mi pecho. "Usalos,
usalos a ellos. Mi jefe es un imbécil, y no necesito más de él en este
mundo ".

Sonya grita en protesta y agita su dedo hacia Gail.


Tomo la caja y la pongo en el mostrador de la cocina
de granito.
No tengo valor para decirle que ya es demasiado tarde para eso.
Que no he tomado mis pastillas en meses.
Además, es tan temprano que ni siquiera tengo náuseas todavía. Solo
me he perdido un período, y todavía no se lo he dicho a Bane. Pero ayer,
cuando hice el examen y resultó positivo, me paré frente al espejo y
sonreí.
Toda mi vida se ha comprometido a esta reunión contigo
Abrazo a Gail, y ella pone su palma sobre mi corazón y me susurra
al oído: "Te habría dado una espada, pero ya tienes una".

"Te follaste a mi puta madre".


Toco con los dedos el cristal que me separa de las joyas que cuestan
más que una casa de cinco dormitorios en Fresno. Hale pone los ojos en
blanco y me despide. “No sabía que ella era tu madre. Cuando llegaste ese
día con Jesse, estaba tan sorprendido como tú.
“No sabía que eras tú en la habitación. Te habría matado —digo
conversacionalmente. Esto, por cierto, no es una exageración.
"Lo sé". Finge limpiarse el sudor invisible de la frente. “Esquiva esa
bala. Y hay más por venir."
"Todo listo". La vendedora detrás del mostrador le entrega a Hale una
pequeña bolsa de regalo verde con su última compra. Gastó sus últimos
diez salarios en ello.
"¿Hay algo para ti?" Ella me sonríe dulcemente mientras regresa para
admirar el anillo de compromiso en el catálogo. El que Hale acaba de
comprar.
“¿Me preguntas si tengo ganas de gastar treinta mil dólares
espontáneamente hoy? Pase difícil, mujer.
Ella ríe. Me giro hacia Hale y levanto un dedo en señal de
advertencia. "Si me das un hermano, te joderé".
Echa la cabeza hacia atrás y se ríe. "Estás loco".
"Eso no fue un no. Dame un sólido y vinculante no.
Me caso con esta mujer y ella tiene cuarenta y cuatro. Podemos tener un hijo.
Nosotros

podría no. De cualquier manera, lo descubrirás en los próximos años.


Así que esto es lo que sucedió: el día que entré con Jesse, mi
madre había decidido tener una aventura de una noche con alguien
que había conocido en un bar la noche anterior. Alguien que resultó
ser mi socio comercial. Ella le había preguntado cómo se llamaba.
Había dicho Johnny. Le había preguntado cómo se llamaba. Ella había
dicho Ruslana. Ambos pensaron que no sería más que una aventura
de una sola vez .
Luego entré, en medio de su ... no dejes que te lo explique , y ella lo echó.
Bueno, siendo Hale Hale, se enojó mucho. Primero, por los asuntos
pendientes, pero principalmente porque se había metido con una de las
madres de su mejor amigo. Pasó por su casa más tarde ese día para
confrontarla acerca de que ella le había mentido. Ella señaló que él también
estaba mintiendo.
La semana siguiente me dijeron que se querían demasiado para no
ver a dónde conduciría. Me preguntaron, desde una escala de uno
hasta matarme, si me lastimaría si buscaban una relación.
Al principio pensé que estaba experimentando un ataque al corazón.
“Copo de nieve, revisa mi ritmo cardíaco. Es tan rápido como un
Ferrari. Había atraído la palma de Jesse hacia mi pecho. Ella había
dicho que necesitaba darles la oportunidad de ser felices el uno con el
otro. Con cualquier otra chica, le habría dicho que se ocupara de sus
propios asuntos y se inclinara.
Con Jesse, simplemente le lancé a Hale una mirada que decía:
rompe el corazón de mi madre y te romperé los dientes.
Si todo va de acuerdo con el plan de este hijo de puta, mi socio
comercial está a punto de convertirse en mi padrastro en los
próximos meses más o menos. ¿La parte más extraña? Él es dos
meses más joven que yo.
Pero prometí que no iba a morar.
Pasé junto a Hale cuando ambos salimos de la joyería y me
detengo frente a mi camioneta.
"Buena suerte hoy", me dice.
"Te diría lo mismo, pero realmente no te quiero como familia".
Ruedo los ojos. Conduzco a donde necesito conducir para recoger lo
que necesito recoger. Luego sube a El Dorado para conocer a la chica
de mis sueños.
Vivimos en el Dorado. En una casa que cuesta más de lo que
haremos en toda nuestra vida. No es nuestro, y no pagamos el
alquiler. Y tiene una piscina. Y una cancha de tenis. Y un laberinto de
mierda .
Lanzo mi camioneta al parque y salgo. Mi regalo me sigue de cerca
con entusiasmo. Es el vigésimo primer cumpleaños de Jesse , y ella puede
beber oficialmente

ahora. Eso es bueno. Ella podría necesitar un poco de coraje líquido


para responder mi próxima pregunta.
“Vamos, amigo. El laberinto es divertido. Tiré de la correa. "Le hice
cosas impías a tu futura madre allí más veces de las que puedo
contar".
"Jesse!" La llamo, lo que provoca sus risitas sin aliento, las que
flotan directamente a mi polla. Sé donde encontrarla. En el centro del
copo de nieve. "Quédate donde estás. Voy a buscarte.
Rezo para que el cachorro Labrador detrás de mí no ladre y cague
por toda mi sorpresa. Especialmente literalmente.
"¿Estás jadeando?" Ella se ríe más fuerte, y yo le disparo al
cachorro un ceño fruncido que me estás haciendo ver mal , tratando
de no reír a carcajadas . El tipo está matando mi botín. Para una cosa
linda, seguro que suena como un cerdo que fuma en cadena .
"Sí". Me rompo la encía. “Tengo que trabajar en mi cardio. Me
vendría bien algo de ayuda.
"Estás recibiendo ayuda dos veces al día, a veces tres los fines de
semana". Ella hmmphs. Sé lo que ella está haciendo. Ella está leyendo
uno de sus libros obscenos. He llegado a amarlos casi tanto como a
los clásicos. Pushkin era el hombre, pero recrear escenas de libros
obscenos es mucho mejor que tratar de recrear el suyo. El tipo tenía
cincuenta tonos de cray.
La encuentro en el centro, como sabía que lo haría.
Ya no está oculto por una sudadera con capucha, una expresión
amurallada y pantalones sin forma, sino con esos sucios Keds
blancos y jeans rasgados y la sonrisa que podría romper tu corazón
incluso desde el otro lado de la habitación.
No te quiero, copo de nieve.
Te necesito.
Te necesito.
Jodidamente te necesito.
"Feliz cumpleaños". Libero al cachorro de ella, y él fue una buena elección,
sabía que lo sería, cuando lo recogiera del refugio, porque él corre
directamente hacia sus brazos y la obliga a dejar el libro y abrázalo. Él lame la
cara por todas partes, como si ya fuera la suya. Ella chilla, su sonrisa es
demasiado grande para su rostro. Saco mi teléfono y le saco una foto.
Hacer clic.
Recuerda este momento.
"Roman!" Ella se pone de pie, sosteniéndolo cerca de su pecho, besando la
parte superior de su cabeza. "Esto es perfecto. Él es perfecto ”, ella corrige
después de levantarlo unos centímetros por encima de su cabeza, buscando
su género. "Voy a llamarlo

Pushkin.
"No es todo", le digo. Ella levanta una ceja, probablemente
recordando el hecho de que estas fueron mis palabras exactas el año
pasado cuando le di la bola de nieve y me mira. Decido en el acto, a
pesar de mis mejores intenciones, hacer todo el shebang.
Ponte de rodillas.
Produce el anillo que le compré hace mucho, mucho tiempo.
E inclino la barbilla hacia abajo, jugando humildemente por una vez en
mi maldita vida. El anillo fue comprado después de que me di cuenta
de que no necesitaba SurfCity o un centro comercial,
o una jodida secretaria de estilo vicioso que parece que está a punto
de cagar un ladrillo cada vez que la miro. Vendí el hotel y compré el
anillo esa misma tarde. Cuesta casi lo mismo. Zero lamenta allí.
"Será mejor que digas que sí, porque cenaremos con mi madre y
Hale esta noche, y él hará la pregunta, y estoy seguro de que voy a
vencerlo en su propio juego".
“Entonces, ¿cuál es nuestro compromiso
contigo? ¿Un juego? "Quiero decir, eres una
chica bien".
Ella se ríe, planta otro beso en Pushkin. Me gusta el nombre. Se sentirá
bien escucharlo rebotar en las paredes de nuestra casa. "Bueno, el
momento perfecto".
"¿Por qué es eso?" Sonrío.
"Porque ..." Ella levanta su camisa. Jesse pasó los últimos dos
meses trabajando en un elaborado tatuaje para cubrir las marcas que
los imbéciles dejaron en su piel. Es un gladiolo enorme, una flor que
simboliza la fuerza y la integridad, su nombre deriva de la palabra
Gladius, una antigua espada romana. Parpadeo, ignorando su mirada
expectante.
"¿Porque ...?" Pone a Pushkin, me agarra la mano y la aplana
contra su bajo estómago.
"Siéntelo". "Se
siente duro".
"Eso es porque tu bebé está creciendo allí".
El aire sale de mis pulmones. Sabía que se acercaba. Mas o menos. Las
píldoras anticonceptivas habían desaparecido, y Jesse me preguntó el otro día
cómo me sentía acerca de los niños. Decidí ser cauteloso y esquivarlo, sin
estar realmente seguro de si ella se asustaría por quererlos o decepcionado
porque no lo hice. La verdad era que era imparcial. Lo que importaba era con
quién los tendría. "No saldría con uno, pero supongo que son lindos". Me
encogí de hombros. Ella dijo que normalmente tomaba seis meses quedar
embarazada después de dejar la píldora. Yo respondí: "Siente

libre de tirarlos a la basura, junto con los recuerdos de tu madre


imbécil ".
Nos llevó menos de un
mes. Pues mierda.
Todavía estoy de rodillas cuando Jesse ahueca su boca. Los hijos
de la Sra. B nos dejan quedarnos en su casa mientras buscan
compradores. Cuando una casa cuesta veinte millones de dólares,
encontrar un comprador no es tan fácil. Así que nos sentamos en
casa de Juliette y subimos a un avión de vez en cuando para visitarla.
A veces invitamos a amigos a cenar. Edie y Trent estuvieron aquí el
otro día con Luna y el bebé, Theo. Amo esta casa, pero hombre, no
puedo esperar para mudarme al yate que compramos hace unas
semanas. Se está pintando en este momento, y esa mierda es
enorme.
"Esa es la parte en la que respondes", gemí.
"Si. Quiero decir: si. ¡Sí, sí, sí! ”Grita, y deslizo el anillo en su dedo.
Es el dedo equivocado, así que ella me dice que lo haga bien, y ruedo
los ojos y le digo que soy nuevo en esta mierda de amor. Ella me dice
que todavía lo hago muy bien, y estamos felices.
Tan jodidamente feliz.
Y Pushkin está meando en mis
botas. Y el sol está brillando.
Y la beso con fuerza, mis labios se estrellaron
contra los de ella. "Creo que necesitamos
tatuajes de culo a juego", le digo.
"¿Por qué? ¿Tienes otra historia genial? Ella sonríe en nuestro beso.
La cojo por el culo y envuelvo sus piernas alrededor de mi cintura.
"Sí". Muerdo su labio inferior y tirón. Difícil. "Tú."

Si amabas a Bane y te gustaría leer un epílogo extendido EXCLUSIVO,


suscríbete a mi boletín. ¿Ya eres suscriptor? ¡Regístrese aquí de todos
modos y se lo enviaremos por correo electrónico!
REGÍSTRATE AHORA

Boletin informativo
Página de autor oficial
Sitio web
Grupo de lectura
Instagram
BookBub
Goodreads
Amazonas
Libro y principal

Atado
Gorrión
Sangre al polvo
Desafiar
Vicioso
Lío
Escandaloso
Azul medianoche
La zona final
Próximamente
Bastante imprudente (All Saints High)

A medida que escribo más libros, mi tribu continúa creciendo y me


encuentro continuamente e irrevocablemente humillado por el gran
talento de la comunidad independiente, una comunidad de la que
estoy muy agradecido de formar parte.

En primer lugar, me gustaría agradecer a mis lectores beta: Tijuana,


Amy, Lana, Helena y Paige. Has sido mi roca durante todo este
proceso, y sé lo difícil que debe haber sido escucharme obsesionarme
con una determinada frase o frase a las tres de la mañana.
Terminado. Y más. De nuevo.
A mis editores, Tamara Mataya y Paige Maroney Smith. Muchas gracias
por sus comentarios, atención al detalle y genialidad general. Para mi
diseñadora gráfica, Letitia Hasser en RBA Designs, y para mi sorprendente
formateadora, Stacey Blake en Champagne Formatting.

Un enorme agradecimiento a mi agente estrella de rock Kimberly


Brower en Brower Literary y a Jenn Watson en Social Butterfly PR.

Gracias especiales a mi kick-culo equipo de la calle. No hay nadie más


como tú. Dichosamente único e increíblemente valorado: Lin, Hayfaah,
Sher, Kristina, Bretaña, Julia, Summer, Vickie, Sheena, Sarah, Becca,
Jacquie, Betty, Amanda, Erika, Leeann, Luciana, las dos Vanessas
(Villegas y Serrano), Tanaka , Avivit y Galit. Gracias. Gracias. Gracias.

A los Gorriones descarados, por ser mi lugar seguro cuando necesito


un descanso de mis personajes locos. Y para los bloggers que
presionan tanto y trabajan aún más duro para asegurarse de que las
indies tengan voz. Eres el mejor y te amo.

Finalmente, para mis lectores, que nunca dejan de sorprenderme con


su apoyo. Nunca lo daré por sentado y siempre trataré de darte
magia. No mereces nada menos.

Todo el amor,

LJ Shen xoxo
Bane disfrutado? Trate El caballero Ruthless por Louise Bay, cabo el 10 de mayo º
:

El caballero despiadado
Louise Bay

Avery
Otro día, otro cielo azul, otro superyate. Cuando llegué a la cubierta principal
del Athena , con una copa de champán y un vaso de jugo de naranja, miré a lo
lejos en el puerto deportivo de Saint Tropez y respiré hondo para calmarme.
Por lo general, estaba bien descansado para la primera carta de la temporada,
y mayo fue generalmente un mes hermoso en el Mediterráneo, pero todavía
llevaba conmigo el agotamiento de la temporada anterior. Además de la fatiga,
la falta de información que nos habían dado sobre el primer charter de
ocho semanas significaba que no estaba preparado para este huésped y me
ponía más que nervioso.
Nos acomodamos en la línea de bienvenida. Primero el Capitán
Moss, yo a su lado, Eric el jefe, luego el Chef Neill y el resto de la
tripulación, excluyendo a los ingenieros que desaparecieron en la sala
de máquinas en lugar de encontrarse con nuestro invitado.
El sonido metálico del tierno se hizo más fuerte detrás de nosotros, y por
el rabillo del ojo atrapé a mi azafata, August, estirando el cuello para mirar.
"Ojos hacia adelante", dije. Odiaba montar el culo de mi tripulación. Algunas de
las principales azafatas con las que había trabajado disfrutaban ejerciendo su
poder, pero ese no era yo. Solo quería hacer el trabajo, los invitados
encantados y las propinas enormes.
El sonido de pasos subió las escaleras hacia nosotros. Me puse
una sonrisa, cuidando de mantener estable la bandeja que sostenía.
Cuando apareció nuestro invitado, respiré hondo. Era joven, de unos treinta
años, no más de treinta y cinco, y guapo con cabello castaño oscuro y
hombros anchos. Este tipo no se parecía en nada al huésped chárter normal.
Pero entonces esto no se parecía en nada a una carta normal. Era alto, más de
seis pies. Pómulos afilados enmarcaban su rostro y lo conducían a una
mandíbula cuadrada perfectamente lisa.

Sus ojos eran oscuros y serios. Si su nariz no hubiera estado un poco


torcida, como si se hubiera roto en algún momento de su pasado, incluso
podría haberlo descrito como bonito, pero la irregularidad lo inclinó hacia
el apuesto. Sugirió que había un poco de aspereza debajo del tan suave.
Tragué. Nunca había encontrado un invitado atractivo antes. Ni
siquiera un poquito. Pero, de nuevo, nunca tuvimos invitados que se
parecieran a este tipo. Cuando empecé a navegar, esperaba estar rodeado
de gente rica y hermosa todo el tiempo. Y aunque había mucha riqueza,
los invitados atractivos tendían a ser mujeres. Aunque era bastante
flexible sobre muchas cosas, era estrictamente tonto cuando se trataba de
mis fantasías.
Se dirigió hacia el Capitán Moss y se dieron la mano. "Encantado
de conocerte", dijo el hombre con una voz grave y grave que parecía
hacer vibrar todo mi cuerpo.
"Es bueno tenerte a bordo", respondió el capitán Moss.
"Soy Hayden Wolf", dijo, girándose para mirarme con una mirada tan
intensa que era como si estuviera recibiendo algún tipo de lectura
psíquica. "Avery, ¿verdad?"
¿Cómo sabía él mi nombre? Tal vez la verificación de antecedentes
le había dado una fotografía. Y la forma en que lo dijo : mi nombre no
debería sonar tan diferente en un acento británico, pero la forma en
que enunciaba cada sílaba, junto con el timbre profundo, de alguna
manera lo hizo sonar importante. "Sí, señor", le respondí.
Él asintió y sonrió. Mis pezones se tensaron. Mierda. Gracias a
Dios que llevaba un sujetador de camiseta .
La primera regla en la navegación a vela nunca fue cruzar la línea entre
lo personal y lo profesional. A algunos tripulantes les resultó difícil,
especialmente cuando los invitados estaban relajados y querían que el
personal se uniera a la diversión. A veces las líneas se volvían borrosas,
pero nunca para mí, era la forma más fácil de ser despedido. Nunca había
visto a un invitado como otra persona que no fuera la persona
responsable de mi propina y la razón por la que podía enviar dinero a mi
familia.
¿Pero Hayden Wolf?
Había algo en él que borraba la línea por completo, y de repente lo estaba
imaginando desnudo y sudoroso. Cállate , me dije.
“¿Puedo ofrecerle una copa de champán o jugo de
naranja?”, Le pregunté. Sacudió la cabeza. "No gracias."
Mi corazón, que había estado saltando en mi pecho, de repente
cayó al suelo.
Por favor, Dios, dime que bebe.

Un invitado sobrio fue lo peor. Tomaría a alguien que exigiera que


todas sus sábanas volaran desde Italia y su whisky desde una
destilería en las remotas islas de Escocia por un invitado que no bebía.
"¿Has desactivado el Wi-Fi?" Hayden se volvió para
preguntarle al Capitán Moss. "Como usted lo solicitó",
confirmó el Capitán Moss.
¿El wifi estaba deshabilitado? Por lo general, era al revés. Los
invitados siempre pedían una mejor conexión, sin comprender que
cuando estabas a flote, había cosas más allá de nuestro
control, como el maldito océano.
"Está bien, voy a necesitar los dispositivos móviles de todos",
anunció Hayden. "Teléfonos, tabletas, computadoras portátiles".
Nadie se movió y miré al Capitán Moss, pero él tenía su expresión
impasible normal. ¿Estaban siendo revisados por algo?
"Escuchaste a nuestro invitado", dijo Moss. "Estaremos esperando."
Todos volvimos a entrar al yate y nos dirigimos a nuestros
dormitorios, donde guardaban las pocas cosas personales que
teníamos a bordo. Estuvimos inusualmente silenciosos mientras
recogíamos nuestros dispositivos, sin saber por qué nuestro invitado
exigía nuestras cosas personales.
"¿Esto es todo?", Preguntó Hayden cuando el chef Neill, la última
persona en salir, colocó su computadora y teléfono sobre la mesa de
teca que luego se prepararía para el almuerzo.
“Para mí es vital que nada salga de este bote. Sin fotos, sin
llamadas telefónicas, sin correos electrónicos, nada ", dijo Hayden.
La privacidad era la regla número dos en la navegación. Todos
supimos ser discretos. Nadie en un yate cotilleaba sobre sus invitados
fuera del yate. Bueno, eso no era cierto. Todos chismorreamos sobre
los invitados, pero nunca mencionamos nombres. Nunca atribuimos
las historias escandalosas que recopilamos durante nuestras
carreras.
"Entiendo que podría ser un desafío, por lo que como una capa
adicional de seguridad, no tendrá acceso a sus dispositivos de
comunicación durante mi estadía", dijo Hayden.
¿Toda la carta sin nuestros teléfonos o computadoras portátiles?
Tenía que estar bromeando. August jadeó a mi lado, y apreté mis
manos, tratando de mantener la sonrisa en mi rostro.
"Nada durante ocho semanas", confirmó el capitán, y me di cuenta
de que toda la tripulación estaba desesperada por quejarse, pero
nadie querría avergonzar al Capitán Moss.

La tercera regla de navegar es que el invitado obtiene lo que


quiere. Estaba acostumbrado a solicitudes extravagantes, pero ningún
teléfono o internet durante ocho semanas no fue solo un
inconveniente. Si hubiera sabido esto antes de que comenzara la
carta, probablemente no habría dicho que sí.
"Por favor, ¿puedo aclarar?" Por lo general, absorbía todo lo que un
invitado pedía , iba más allá de lo que esperaban , pero no podía
contenerme. “¿No podremos contactar a nuestra familia durante dos
meses? Algunos de nosotros tenemos situaciones personales ...
"No de este yate", espetó Hayden. “Tengo muy pocas solicitudes,
pero mi necesidad de absoluta privacidad y discreción es primordial.
No hay discusiones o negociaciones sobre esto. Puede ponerse en
contacto con personas de la costa, pero si no le gusta, necesitará
encontrar un yate diferente para trabajar ".
Era como si la fuerza y la intensidad de sus palabras me hubieran
arrojado contra una pared. El idiota ni siquiera me dejó terminar mi
oración. Había tratado con invitados irrazonables en mi tiempo, pero
normalmente podía separar el trabajo del verdadero yo y no me
importaba menos. Quería explotar y gritar que no había manera de
que pudiera estar sin contactarme con mi padre durante dos meses,
pero sabía que debía dar el ejemplo a mis dos miembros de la
tripulación interior, Skylar y August. Tenía que mantener la calma y
luego averiguar qué demonios iba a hacer.
"Gracias por su cooperación", dijo Hayden como si nos hubiera
pedido que no mastiquemos chicle o que nos vistamos de rosa
durante las próximas ocho semanas. Qué manera de comenzar una
temporada.
"Avery te dará el recorrido", dijo el capitán Moss.
Sonreí, tratando de concentrarme en otra cosa que no fuera la cara
casi perfecta del Sr. Wolf y cómo quería besarla y darle una bofetada
en la misma medida. Sabía que debía ser atractivo ser tan guapo: era
claramente totalmente paranoico y un imbécil. Pero yo era un
solucionador de problemas. Tal vez podría cambiar de opinión.
Le di mi bandeja a Skylar, mi segundo estofado. Déjame mostrarte
primero el salón principal. ¿Si te quitas los zapatos? ”, Pregunté,
deteniéndome en las puertas correderas automáticas e indicando una
cesta poco profunda junto a la puerta que había dejado
específicamente para los zapatos.
"¿De Verdad?"
Asenti. "Me temo que sí. Las cubiertas de yates están tradicionalmente sin
barnizar para mantener el color natural, por lo que es probable que los zapatos
dañen la teca. Todos los yates

lo mismo."
Echó un vistazo a mis pies con medias, luego se inclinó y desató sus
cordones. Miré por encima de su amplia espalda. ¿Quién usó un traje para
el comienzo de las vacaciones? Necesitaba saber más sobre este tipo que
saber que era guapo, británico y muy sospechoso. “¿Cómo estuvo tu
viaje?”, Pregunté. Quizás se relajaría y en un par de días recuperaríamos
nuestros teléfonos. No quería tener que alejarme de este hermoso yate y
el aumento de sueldo, pero tenía que estar en contacto con mi padre. Lo
resolvería. Tendría que hacerlo
"Bien", respondió, levantándose de donde estaba agachado, y
recogió su maletín que había dejado.
Lo alcancé. "¿Puedo tomar eso por ti?"
Sus nudillos se pusieron blancos mientras apretaba el puño
alrededor del mango. "Esta bien. Lo tengo."
Su tono recortado indicaba que lo que había en el maletín era
importante. Solo esperaba por nuestro bien que no fueran drogas.
Yachting tenía una política de tolerancia cero para el uso de drogas. Si
incluso se encontrara un rastro de drogas ilegales a bordo, un capitán
sería despojado de su licencia sin segundas oportunidades. Si Hayden
Wolf tenía drogas en ese maletín, el Capitán Moss cancelaría esta carta, y
todos estaríamos sin invitados y sin propina por las próximas ocho
semanas.
Levanté la vista cuando él se alzó sobre mí. A pesar de que él
inició esta carta con una demanda completamente irracional, estar
tan cerca de él me hizo sentir un poco mareado, lo cual no era un
adjetivo que alguien hubiera usado para describirme. Estaba centrado
y diligente según la mayoría, divertido y leal si le preguntabas a mi
familia. Pero nunca fui mareado. Ciérralo, ciérralo, canté en mi cabeza.
“Este es el salón principal. Tenemos una selección de juegos aquí
”, dije señalando el tablero de ajedrez y la mesa de juego. No es que
pudiera jugar los juegos solo.
Deslizó su mano libre en su bolsillo. "Ajedrez."
Hice una pausa, esperando a que él explicara, pero no lo hizo, así
que caminamos a lo largo del salón principal.
El Athena era un hermoso yate, tal como lo había prometido el Capitán
Moss: líneas simples, elegantes y ligeras. Todo el interior parecía una
casa de verano de Hampton : limpio, fresco y fresco en blanco, cremas y
grises. Todos los muebles tenían una sensación de alta gama sin
exagerar. A veces, los interiores de los yates pueden ser un poco
llamativos, pero si tuviera un yate, elegiría algo como la decoración de
Athena ; todo fue un lujo discreto.

Hayden Wolf no hizo ningún comentario sobre la decoración.


"Podemos hacer cualquier cóctel que quieras", le dije, indicando la
barra en la esquina. "¿Tienes un favorito?"
Sacudió la cabeza. "Whisky a veces".
Teníamos algunos buenos whiskys a bordo, y me sentí aliviado al
escuchar que bebía. Esperemos que podamos interesarlo en una
degustación. "¿Tienes un favorito que pueda rastrear?"
Echó un vistazo a las ventanas, mirando hacia el horizonte. "No. Lo
que tengas a mano estará bien.
“Y con sus comidas, Neill es un excelente chef. Le encantaría
hacerte lo que te gusta. ¿Eres un hombre de carne?
El se encogió de hombros.
"A veces". "¿Pescado?",
Sugerí.
"No soy quisquilloso".
Sonreí mientras me detenía de llamarlo mentiroso. No había tal cosa
como un multimillonario poco exigente. Me las arreglé para no decir nada
y nos condujo hacia la escalera. "Tenemos cuatro pisos de alojamiento
para huéspedes, las habitaciones están en la parte inferior, así que
comencemos con el piso superior, justo encima de nosotros".
El reflejo del agua era casi cegador cuando abrimos la puerta y
salimos a la cubierta superior. “Realmente es solo el jacuzzi aquí
arriba. También puedes obtener un poco de sombra ”, dije, indicando
las dos tumbonas mientras evitaba mirar a Hayden. Como jefa de
azafatas, me propuse no mostrar mis emociones y este hombre no
cambiaría eso. “A la mayoría de los huéspedes les gusta usar las
tumbonas en la cubierta principal. También hay espacio en la parte
delantera del bote a este nivel para tomar el sol también ”. Señalé
hacia la ruta hacia las camas en la parte superior del bote. Apuesto a
que tenía muslos fuertes y un cofre duro debajo de ese traje. No es
que estaría buscando. "Descubrirás cuál prefieres".
Eché un vistazo cuando él no respondió. Solo frunció los labios y
asintió. No era que fuera descortés, solo parecía un poco desinteresado,
como si la relajación fuera superflua para él durante las siguientes ocho
semanas.
"Está bien, entonces, vayamos al segundo salón y comedor".
Lideré el camino por dos pisos. "Aquí es donde comerás si hace
demasiado viento afuera", le dije cuando llegamos al espacio de
vida-comedor . Me encogí de hombros. "O si quieres un cambio, el
salón principal es más grande, pero aquí hay un televisor y algunas
personas piensan que es un poco más acogedor".
Él se rió entre dientes, y yo giré la cabeza en caso de que lo escuchara mal,
pero yo

no lo hizo. Se reía. Era bueno saber que podía y le convenía. Lo hizo


parecer más joven y menos serio.
"No creo que haya mucho sobre este barco que me haga sentir
cómodo", dijo.
Tenía un punto. Iba a sacudir el lugar. “¿Estás planeando tener
invitados? Estaremos encantados de acomodar a personas
adicionales ".
Su sonrisa desapareció. "No."
Claramente había tocado un nervio. Simplemente no entendí por
qué. No había pedido nada controvertido. Hacer que este tipo hable
era imposible. "Está bien, vamos al nivel del dormitorio".
Al pie de la escalera, me detuve. El espacio aquí abajo era más
estrecho que en cualquier otro lugar del bote y no había ventanas en
el pasillo cuadrado. Él y yo estábamos solos en este oscuro y
pequeño espacio, a solo centímetros de nosotros, y la atmósfera
parecía cambiar ligeramente. Respiró hondo y me encontré mirando
su pecho en expansión. Levanté la vista y le llamé la atención. Mierda.
"Por supuesto que tienes seis cabañas para que las uses". Esperemos
que no se haya dado cuenta.
"¿Y están todos asegurados?", Preguntó.
"Sí, la privacidad es una característica clave". Me dirigí a la
segunda habitación de invitados. Como el Capitán Moss había
indicado que serían unas vacaciones de trabajo, arreglé que me
quitaran todos los muebles regulares y los reemplazara por un
escritorio grande, blanco y moderno, una silla de escritorio, dos
sillones y una silla de oficina adicional. “Pensé que podría ser útil para
ti tener esta habitación para trabajar. Si necesita algo más, avíseme.
No estaba muy seguro de lo que querrías.
"Eso es útil", dijo, mirando a su alrededor. "¿Y tienes las
llaves?" Saqué un llavero de mi bolsillo y se lo pasé.
"Gracias". Me ofreció la palma de su mano grande y capté un
aroma masculino y terroso. El exterior de él —el traje, el cabello,
incluso su caminar— era suave, pero la forma en que estaba tan
reservado en lo que decía, tan privado y medido. No pude evitar sentir
que había cosas debajo de la superficie que quería saber.
Dejé caer las llaves en su mano, con cuidado de no tocarlo, y él
apretó el puño con fuerza.
"No quiero otros miembros de la tripulación aquí abajo, y nadie
más tiene las llaves de las habitaciones excepto yo, ¿verdad?"

Asentí y me giré para salir, sin querer mirarlo a los ojos. Tenía otro
juego de llaves en mi llavero. El capitán había mencionado que
Hayden quería ser el único con llaves, pero no había forma de que eso
sucediera. Moss me había ordenado que mantuviera un set. Odiaba
mentir, pero hice lo que el capitán me dijo que hiciera.
“La suite principal está al lado. Supongo que ahí es donde querrás
dormir, pero obviamente puedes elegir cualquiera de las otras cuatro
habitaciones. Abrí la puerta de la habitación principal. "Déjame
mostrarte". Era mi habitación favorita a bordo del Athena . Era lujoso,
pero se sentía realmente fresco con sábanas blancas y crujientes, una
alfombra gris plateada y una cabecera de terciopelo, sin mencionar la
bañera independiente para dos y la ducha que cabían cuatro. Era el
tipo de habitación en la que me gustaría desaparecer con un amante o
mi esposo durante una semana romántica si estaba alquilando un
yate o si era un invitado de alguien como Hayden Wolf.
Pero no estaba alquilando este yate y no era invitado de nadie. Yo
fui la ayuda. Una criada y una camarera.
"¿Debo desempacar para ti?" Eric ya había colocado las bolsas del
Sr. Wolf en los portaequipajes.
Él frunció el ceño. "Puedo desempacar mis propias maletas",
respondió, como si ofrecerle hacerlo por él fuera lo más ridículo que
había escuchado.
"Lo que sea que prefieras. El espacio del armario está aquí. Si
necesita algo planchado, solo avíseme a mí oa uno de los otros
miembros de la tripulación interior. No sentía que estuviera haciendo
lo suficiente.
"¿Normalmente desempaca para invitados?", Preguntó mientras descomprimía
su primer caso. "Absolutamente", respondí. "Sería un placer". Seguramente
estaba acostumbrado a ese tipo de servicio. Incluso si no hubiera estado en
un yate antes, debe haberse quedado en los mejores hoteles. Y él era británico
. No rico, los británicos tienen
mayordomos y mierda?
Se volvió hacia mí y parpadeó, sus largas pestañas se deslizaban
hacia abajo y hacia arriba. "¿Tu placer?" Las comisuras de sus labios
se torcieron, y su tono de grava envió una oleada de piel de gallina
sobre mi piel.
Asentí, tratando de mantener mi respiración uniforme.
"Absolutamente. Quiero que disfrutes de tu estancia.
Él se rió a medias. "Puedo manejarlo, pero gracias".
¿Se estaba riendo de mí? Ignoré su diversión. El chef Neill está
preparando el almuerzo para ti. ¿Puedo darte un trago mientras tanto?
“Tengo que hacer un llamado. Entonces subiré y te encontraré.

"Puedes presionar el timbre de tu cama y-"


"¿Aparecerás en una nube de humo como mi hada madrina?" Él
levantó las cejas.
Comencé a responder, pero antes de pronunciar mis palabras me
agarró del hombro con su gran mano. "Gracias. Estoy bien. Voy a hacer mi
llamada.
Traté de mantener mi voz en un tono normal. "Te dejaré con eso". Me
escabullí de su habitación y me detuve al pie de las escaleras. Mi hombro aún
estaba caliente donde me había tocado, y puse mi palma sobre mi camisa,
tratando de retener la sensación de su mano. No pude entender a este tipo.
Era increíblemente guapo pero aquí solo. Claramente rico pero no parecía
estar acostumbrado a ser atendido. Y lo que es peor, parecía encontrar
divertido mi deseo de ayudarlo.
Podría pensar que mi trabajo no valía nada, y tal vez se comparó
con lo que hizo, pero yo le mostraría cómo un gran servicio podría
hacer su vida mucho más fácil. Este viaje podría ser todo un negocio
para él, pero sabía que podía hacerlo disfrutar un poco más de lo que
esperaba.

Antes de ir: aquí está el primer capítulo de Midnight Blue , mi nuevo e


independiente.
estrella de rock romance. Espero que lo disfrutes.
Alex Winslow en otra crisis: arrestado por DUI y
posesión de cocaína.
Por Beth Stevenson, The Daily Gossip
El cantante británico Alex Winslow fue arrestado nuevamente el martes por la noche por
conducir bajo la influencia y por posesión de cocaína. El cantante de veintisiete años había
sido liberado de la estación del sheriff Lost Hill de California después de una noche en la
cárcel. Una noche durante la cual, según se alega, giró en los barrotes de su celda y escribió
la letra de su canción "Wild Heaven" en las paredes usando un Sharpie azul que le dio un
empleado de la estación (un Sharpie que más tarde solía usar). firmar sus senos).

Además de ser atrapado con tres gramos de cocaína en la guantera de su Cadillac vintage
azul, el galán también está acusado de tratar de seducirlo para salir de problemas cuando lo
detuvieron en las primeras horas en la autopista de la costa del Pacífico con un botella de
whisky casi vacía.

El doce veces ganador del Grammy presuntamente desató su famosa sonrisa de


cien millones de dólares al oficial en la escena, una madre de tres hijos de
cuarenta y tres años , que dijo: "Realmente estás jodida". deslumbrante, amor, pero creo que
seré yo quien haga las esposas esta noche.

El cantante de "Man Meets Moon" fue arrestado infamemente hace ocho semanas por
golpear a Steven Delton, propietario del sitio web Simply Steven, y por robar una estatuilla
Grammy. Winslow irrumpió en el escenario en el discurso de los Grammy cuando el cantante
británico William Bushell recibió el premio al Mejor Álbum, tomó la estatua de la mano de
Bushell y encendió un

cigarrillo, y se lanzó a despotricar:

"¿Te estas riendo? Levante las manos si realmente votó por este imbécil sin ser sobornado con
una paja gratuita. Venga. Ven. Los. Mierda. En. Todo su álbum suena como música de fondo en
McDonald's. Sin ofender. A McDonald's, no a Bushell. Ni siquiera había una pista creativa en todo
el álbum. De hecho, si la creatividad se encuentra con este tipo en un callejón oscuro, correría
hacia el otro lado, gritando sangrientos asesinatos. Me llevo esto a casa. No se siente muy bien
cuando alguien roba lo que es tuyo, ¿eh, amigo? Bueno, boo-fucking- hoo. Se llama vida, y es una
lección que me enseñaste.

Previamente amigos cercanos y ex compañeros de cuarto de Londres, Bushell y Winslow se


pelearon hace dos años por la sensación de modelo / socialité, Fallon Lankford, y han sido
etiquetados como enemigos desde entonces. Ambos británicos criticaron informes sobre
mala sangre entre ellos. Se ha alegado que el último álbum de Winslow, Cock My Suck, que
alcanzó el número nueve en Billboard y desapareció de las listas poco después, lo peor en su
carrera, lo había llevado a los brazos del alcohol y la cocaína.
Poco después de que se corriera la voz sobre el arresto de Winslow, Simply Steven publicó un
artículo titulado "Alex Winslow: El fin de una era". Se cree que Delton ahora está buscando
demandar a Winslow, luego de que este último lo atacó con un jab para la cara cuando se le
preguntó sobre el nuevo interés amoroso de Fallon Lankford, Will Bushell.

A las pocas horas de su segundo lanzamiento, Winslow ofreció una disculpa a través de su
largo tiempo de agente, Jenna Holden:

“Alex Winslow lamenta profundamente haber hecho una serie de cosas que estaban muy mal y
por las cuales está avergonzado. Le gustaría disculparse con el oficial que lo arrestó,
extendiendo la disculpa a su esposo, hijos y la iglesia local en la que ella es voluntaria. Winslow
reconoce que su comportamiento fuera de control ya no puede pasarse por alto y, por el bien de
sus seres queridos, sus admiradores y él mismo, ha decidido ingresar en un centro de
rehabilitación en el estado de Nevada. Le pedimos amablemente que respete su privacidad
mientras lucha en esta batalla muy personal contra sus demonios ".

El ex publicista de Winslow, Benedict Cowen, quien se separó del cantante días después de
su crisis Grammy, no estuvo disponible para hacer comentarios.

Comentarios (1,937)

xxLaurenxx
Él es off-the-carriles loco. También: fuera de los rieles caliente.

Pixie_girl
Amigo, ¿la música de fondo de McDonald's? Richhhh El último álbum de Winslow fue tan
malo que mis oídos sangraron durante dos semanas después de escucharlo.

Cody1984
#LeaveAlexAlone
(es broma, probablemente meterá un dedo en una toma de corriente o algo así si no lo
vigilamos).

James2938
El tipo es un sociópata. Puedes verlo muy claramente en su arte.

BellaChikaYass
Me hago eco de ese pensamiento ... pero
aún lo haría. ;) xxLaurenxx
¡Yo también! Lol
Pixie_girl
Lamentablemente,
yo tres.
James2938
Bien, porque no es el tipo de
persona que puede ofrecerte
más que un rapidito. El es una
mala noticia.
LITERALMENTE.

Seis meses después.

T AP. T AP. T AP, TAP, TAP , toque, toque.


Las suelas de mis zapatos golpearon el piso de granito como un
canario persistente. Tuve que clavarme las uñas en los muslos para
que las piernas dejaran de saltar al ritmo de mi corazón inquieto y
tonto.
Cállate, corazón.
Relájate, corazón.
Deja de preocuparte, corazón.
No había necesidad de entrar en pánico. Ni siquiera un
poco. Ni siquiera en absoluto. Iba a conseguir el
trabajo.
Levanté la cabeza, mostrando a la mujer sentada frente a mí mi
sonrisa más grande y entusiasta.
“Cuando anunciamos el trabajo para un puesto de PA, más o
menos, ¿cuál es la palabra que estoy buscando ...? Mintió . Cerrando
de golpe su MacBook cromada, extendió sus huesudos y cuidados
dedos sobre ella, mostrando un anillo que debe haber costado lo
suficiente para comprar la mejor mitad de mi prometedor vecindario.
Se me revolvió la garganta y me alisé la falda lápiz hecha jirones. En
realidad, ni siquiera era mío. Era Natasha, la esposa de mi hermano, y dos.

Tallas demasiado grandes en la cintura. Solo recibí llamadas de


restaurantes de la cadena alimentaria que no requerían un traje, así
que tuve que improvisar. Metí mis tobillos anudados debajo de mi
silla, ahorrando a mi entrevistador mis zapatos Oxford plateados, un
indicio de mi personalidad que había olvidado disfrazar.
Todo en la oficina de la mujer gritaba en exceso. Su escritorio, blanco y
elegante; los asientos de cuero de alabastro; y la araña de bronce que
gotea entre nosotros como oro líquido. El letrero de Hollywood se derramó
desde su ventana del piso al techo en toda su promesa, hermosa y rota
promesa de gloria. Tan cerca que podías ver la suciedad adherida a las
letras blancas. Su lugar de trabajo era del tamaño de un salón de baile. No
hubo una gota de color o personalidad en esta oficina, y no por accidente.
Jenna Holden Poderosa agente de las más grandes estrellas de
Hollywood. Propietario del Grupo JHE. Ella no tuvo tiempo de ponerse
personal. Lo menos de todo con los gustos de mí.
"¿No estás buscando una PA?" La sonrisa forzada en mi rostro se
desmoronó. Necesitaba este trabajo como Mark Wahlberg necesitaba mostrar
su verdadera basura en Boogie Nights . Muy, muy mal. Caso en cuestión: vivía
con mi hermano, su esposa y mi hijo, y por mucho que me quisieran, estoy
seguro de que les encantaba no tener que compartir su apartamento de una
habitación con un avant de veintiún años. -Garde vago un poco más. Mi única
fuente de transporte era mi bicicleta, que en Los Ángeles era el equivalente a ir
de la A a la Z sobre la espalda de una tortuga muerta.
"Estoy buscando ... algo ". Jenna inclinó la barbilla hacia abajo,
arqueando una ceja finamente depilada. "Y implica algo de ayuda".
Mi paciencia colgaba de un hilo, lista para saltar. Tenía hambre,
sed y estaba desesperado por el trabajo. Cualquier trabajo . Summer
me había pateado el trasero, y todas las posiciones de cuello azul
habían sido ocupadas por adolescentes con acné . Esta era la tercera
vez que venía a JHE para este vago trabajo este mes. Primero, había
pasado por la chica de recursos humanos que me había dejado
esperando durante cuarenta minutos porque su cita de pedicura llegó
tarde. Entonces, el asistente personal de Jenna me había interrogado
como si acabara de regresar de un campo de entrenamiento de ISIS.
Finalmente, me había reunido con el mega agente, ¿y ahora me decía
que me había engañado todo este tiempo?
"Dime, Índigo, ¿con qué cuidado leíste la descripción del trabajo?" Se
recostó en la silla y entrelazó los dedos. Llevaba una camisa crujiente y
abotonada metida en pantalones de terciopelo negro, y una sonrisa
engreída. Su cabello rubio champaña estaba recogido en un moño de
aspecto doloroso, y mi cráneo ardía solo por mirar la forma en que su piel
tiraba de su cabello.

"Lo suficientemente cuidadoso como


para repetirlo de memoria". En ese
caso, por favor hazlo.
Mis fosas nasales se dilataron. Decidí seguirle la corriente una vez
más antes de recoger mi bolso y el resto de mi autoestima y
marcharme.
“PA necesaria: resistente, responsable, paciente y de piel gruesa. No
bebe, SIN DROGAS , con un don para las artes y la vida. Si está girando
al margen de la corriente principal, tiene gran atención al detalle y no le
importa largas horas y noches interminables, lo estamos buscando. * Se
requiere NDA, se revisarán los antecedentes penales ".
Empujé una copia de mi solicitud de empleo, tocándola con el
dedo. "Este soy yo. Sin la parte giratoria. Soy propenso a las migrañas.
Ahora, ¿puedes decirme por qué estoy aquí?
“Lo que estoy buscando es un salvador. Una niñera. Un amigo.
Eres lo más cercano a la perfección que he encontrado, pero,
francamente, todo esto se parecerá mucho a un trasplante de
órganos. No sabremos si eres una pareja hasta que los juntemos a los
dos.
Parpadeé, estudiándola como si fuera una criatura mitológica. Si
esto fuera una broma, habría perdido oficialmente mi sentido del
humor.
Se puso de pie y comenzó a caminar, con los brazos cruzados a la
espalda. “Tengo un cliente. No, no es un cliente. El cliente Uno de los nombres
más populares de la industria en esta década. Se metió en agua caliente
recientemente y ahora necesita un gran cubo de hielo para refrescar su
nombre. Drogas, mujeres, ego del tamaño de China, lo que sea, lo está
sufriendo. Su trabajo no es reservar vuelos y hacer café. Tiene un arsenal de
personas que hacen eso por él. Pero estarás allí cuando salga de gira.
Satisfacerá sus necesidades emocionales. Te asegurarás de que él no aspire
cocaína detrás del escenario, o que permanezca fuera hasta tarde, o se pierda
un espectáculo. Estarás allí para agarrar su mano y alejarlo cuando tenga una
discusión con un periodista o un paparazzo. En resumen, su trabajo es
mantenerlo sano y vivo durante tres meses. ¿Crees que estás preparado para
el desafío?
Sus palabras fueron tan sinceras y agudas que se hundieron en
mi piel como dientes. Un salvador Una niñera. Un amigo.
“Eso es ... mucha responsabilidad. Parece que alguien está en un
gran problema ".
"El problema es su segundo nombre, una parte de su encanto, y la
razón por la que tengo una ficha Xanax en mi bolso en todo momento".
Ella esbozó una sonrisa amarga.
TMI, TMI, TMI.
"Si no está en condiciones de salir de gira, ¿por qué lo está haciendo?"

“Se suponía que debía irse hace seis meses y cancelado por
razones personales. Si cancela nuevamente, tendrá que pagar treinta
millones de dólares a las compañías de producción. El seguro nunca
pagará, considerando que la causa de la rescisión fue que él estaba
nadando en suficiente cocaína para hornear un pastel de bodas de
cinco niveles ".
Golpeé mis dedos del pie contra el piso brillante un poco más,
mordiéndome el labio inferior. Jenna dejó de moverse. Ahora estaba
parada frente a mí, su delgado cinturón dorado de Prada centelleaba
como un triste eclipse.
“Tres meses en el camino. Jet privado. Los mejores hoteles del
mundo. Si de alguna manera has logrado aferrarte a las sobras de tu
inocencia en esta ciudad y quieres conservarla, te aconsejo que no
aceptes el trabajo. Pero si tiene una piel gruesa y le gustan las
aventuras, sepa esto: este trabajo cambiará su cuenta bancaria, su
camino y su vida ".
Ella sonaba seria. Preocupado. Cada palabra tenía un peso y
pesaba sobre mi pecho. “Firmarás un acuerdo de confidencialidad .
Llevarás lo que ves a tu tumba. Y te pagarán el banco loco.
Banco loco? ¿Quién habló así? LA gente del mundo del
espectáculo. Eso es quien. "¿Banco loco?", Pregunté.
"Cien mil dólares por cada mes de tu empleo". Beat.
Golpear.
Golpear.
Habían pasado tres latidos antes de que tomara aire, recordando
que necesitaba respirar.
En algún lugar a lo lejos, escuché a la gente de la oficina resoplar
junto a la máquina expendedora. Una impresora escupiendo papeles.
Una cuchara tintineando en una taza. Mi roer se intensificó, como lo
hizo cuando mis nervios sacaron lo mejor de mí, y el sabor metálico
de la sangre se extendió dentro de mi boca.
Trescientos mil dólares. Tres
meses.
Todos mis problemas financieros se han ido.
"¿Quién es él?" Miré hacia arriba, con la voz quebrada como un huevo.
¿Importó? Realmente no. En este punto, él podría ser el mismo Lucifer, y
todavía lo acompañaría en una larga gira en el infierno. Las facturas de
Natasha y Craig se estaban acumulando. Ziggy necesitaba tubos en sus
oídos: cada invierno, mi sobrino lloraba y gritaba hasta quedarse dormido.
Tuvimos que atar calcetines alrededor de sus pequeños puños para evitar
que le arañara las orejas hasta que sangraran. Ni siquiera podíamos pagar
una cama nueva para

él, y sus piernas regordetas se atascaban constantemente entre las


barras de su cuna. Esta oferta fue obvia. El único problema sería
separarse de mi familia, pero incluso eso vino con un gran alivio. Mi
hermano no era la mejor persona para pasar el rato en este momento.
Además, había estado cuidando niños Ziggy de dos años desde el día en
que nació. Esta persona era supuestamente un hombre adulto . ¿Qué tan difícil
podría ser?
"Es Alex Winslow", dijo Jenna.
Evidentemente, la respuesta a mi pregunta es "casi imposible".
Winslow era enorme. Sus canciones fueron empujadas a la garganta
por cada estación de radio como si fuera la única persona en el continente
con cuerdas vocales. Pero lo que realmente me preocupó fue que parecía
sin arrogancia arrogante. Alex Winslow miró a la gente como si fuera un
deporte olímpico y quería enorgullecer a la reina, que fue solo una de las
razones por las que logró crear carne de res con todo el pulso en
Hollywood. Eso era de conocimiento común, incluso si intentabas evitar
los chismes como la peste, lo cual hice. Donde quiera que fuera, seguía
una serie de reporteros y palpitantes fangirls. Me calienta en el momento
en que sus fanáticos me vieron. Los paparazzi lo siguieron por todas
partes menos al baño. Una vez leí en una revista de chismes
, una cita con el dentista , que una chica tuvo que cerrar su cuenta de
Instagram después de salir de fiesta con Winslow porque un sitio web
oscuro le recompensaba. Se recogieron veinte mil dólares para predecir su
fecha de muerte: " cumplir con su predicción es completamente opcional ",
dijeron.
Por último, pero no menos importante, Winslow fue el
mainstreamist más antiautoritario de Hollywood. No hace mucho
tiempo, fue arrestado por DUI, y odiaba, despreciaba, detestaba las
drogas y el alcohol. Lo que básicamente significaba que nuestro
"trasplante de órganos", como Jenna se había referido a él,
probablemente resultaría en dos víctimas y una falla épica.
Acuné mi rostro en mis manos, dejando escapar un suspiro.
"Esta es la parte en la que dices algo". Los labios rojo cereza de
Jenna se crisparon.
Me aclaré la garganta y enderecé mi postura.
Es hora de ponerse las braguitas de niña grande y asegurarse de que
permanezcan secas durante tres meses, a pesar de que se parece al
hermano más sexy de Sean O'Pry.
"Prometo mantenerlo sano y salvo, Sra. Holden".
"Bueno. Ah, y voy a decir esto una vez para mantener la conciencia
tranquila: no te enamores del chico. Él no es del tipo de cerca blanca. Jenna
agitó una mano y desplazó su teléfono, presionando su pulgar sobre él y
haciendo

una llamada.
"Haré lo mejor que pueda". Mis músculos de la mandíbula se
contrajeron mientras tragaba una sonrisa burlona. Alex Winslow era
hermoso de la misma manera que las tormentas , solo desde lejos. Al
igual que ellos, tenía el poder de barrerte y arruinarte, dos cosas que
estaba demasiado ocupado sobreviviendo para entretener.
“Si tu mejor esfuerzo es lo suficientemente bueno, entonces deberías
sobrevivir a esto. Haré que mi asistente imprima el papeleo. ¿Alguna
pregunta? Ella disparó algunas instrucciones en la otra línea a dicho
asistente, luego se dirigió hacia la puerta.
"¿Cuándo nos vamos para su gira?" Me asomé por encima del
hombro, mis uñas enterradas en el reposabrazos.
"Miércoles."
"Eso está a dos días de distancia".
"Bueno en matemáticas". Ella se burló. “Esa es una ventaja
inesperada. Conseguiré el papeleo. La gira se llama 'Letters from the
Dead' y se supone que revive su carrera. Vuelvo enseguida."
Me acordé de esa canción. Fue la banda sonora de mi último año,
cuando todo parecía tan final e incorrecto.
El amor es solo un fraude
Disculpe por ser malditamente audaz
Me pediste que creyera
Como si tuviera algunas cosas para dar.
Con la puerta cerrándose detrás de ella, me recosté y me aparté un
mechón de pelo azul de la cara. Una risa loca burbujeó en mi garganta,
ansiosa por salir.
Iba a ganar trescientos mil dólares y pasar un rato con la estrella
de rock más grande del mundo durante tres meses. Miré hacia arriba
y la araña me guiñó un ojo con picardía.
Pensé que era una señal.

Disponible ahora
Azul medianoche