Está en la página 1de 27

Emilio Pujol

en el archivo de
Clara Romero de Nicola
Martín Pedreira
© Martín Pedreira Rodríguez, 2020

Agradecimientos especiales al Museo Nacional de la Música


y a la Facultad de Música de la Universidad de las Artes (ISA)
Emilio Pujol
en el archivo de
Clara Romero de Nicola
Por Martín Pedreira
Los presentes documentos, atesorados actualmente «A partir ese momento, el matrimonio comparte
por el Museo Nacional de la Música, proceden del escenarios y triunfos. Juntos desarrollan una intensísima
archivo personal de Clara Romero de Nicola (1888- actividad profesional que los lleva a realizar constantes
1951), destacada intérprete, pedagoga ejemplar y figura giras por distintas ciudades europeas, donde ofrecen
imprescindible del movimiento guitarrístico cubano de la conciertos y conferencias. Matilde además se suma a la
primera mitad del siglo xx. labor investigadora que desarrolla su marido en archivos
y bibliotecas de todo el mundo».3
Pujol estudia musicología con Felipe Pedrell y más
tarde en París con Lionel de Laurencie. Escribe entonces
La Guitarra, una de las primeras enciclopedias de la
historia del instrumento.
Entre 1926 y 1927 realiza una investigación histórica,
principalmente sobre la Época de Oro de los vihuelistas
españoles, publicando en 1928 la Bibliothèque de
Musique Ancienne et Moderne pour la Guitare.
Se inicia en la enseñanza a partir de 1945, dirigiendo
una cátedra de Vihuela histórica y su Literatura en el
Conservatorio Superior de Música de Barcelona, creada
en su honor; un año después pasa a dirigir un curso de
guitarra en el Conservatorio Nacional de Lisboa, y en
Emilio Pujol Vilarrubi1
1947 otro en la Escuela Normal de Música de París.
(Lérida, Cataluña, 1886-1980)
Andrés Segovia, convaleciente de una operación,
Con cinco años de edad empezó sus estudios de solfeo, le pide que lo sustituya en el curso de Siena de 1953,
y en 1897 los de bandurria. a lo cual accede Pujol, y es tal el entusiasmo que
A los 15 años (1901) fue para Barcelona estudiar con despierta entre los alumnos por su sistema pedagógico,
Francisco Tárrega. A la muerte de este en 1909, viaja a sus profundos conocimientos y dotes humanas, que
Madrid para estudiar teoría y composición con Agustín el Conde Chigi, intuyendo el prestigio que habría de
Campo (alumno de Dionisio Aguado). significar para la Academia la presencia de Emilio
Su primer recital fue en 1907 en Lérida y su primer Pujol en el claustro de sus profesores, lo invita a dirigir
concierto en Barcelona en 1909. De 1912 a 1929 sus un nuevo curso de Vihuela y Guitarra barroca; este se
conciertos lo llevaron principalmente al oeste europeo. sostiene sin interrupción durante nueve años (1955-63),
En 1918 hizo su primer viaje a Sudamérica, empezando hasta que problemas de índole diversa obligaron a la
por Buenos Aires. supresión de varios cursos, entre ellos el de Pujol. Fue
Se casa con Matilde Cuervas en 1923, cantante y este, probablemente, el más importante de los cursos
excelente guitarrista andaluza.2 impartidos por él en su carrera como pedagogo, junto
1
con el de Vihuela, Laúd y Guitarra, que lleva su nombre,
  F. Herrera, Enciclopedia de la Guitarra.; Juan Riera: Emilio Pu-
jol (biografía).
iniciado en Lérida en 1965 y continuado en Cervera,
2
  Matilde Cuervas Rodríguez (Sevilla, 1887 - Barcelona, 1956). heroínas desconocidas de la guitarra», en http://guitarra.artepulsado.
«Sorprendió sobremanera a los amantes y cultivadores del toque com/foros/member.php?u=621.)
flamenco, quienes creían que dicho arte era privilegio del género Una grabación del dúo Pujol-Cuervas puede escucharse en https://
masculino. Debido a sus excepcionales condiciones y su natural www.youtube.com/watch?/v=HdsuhX6Tidl&feature=share
3
desenfado, se convirtió en un buen exponente del folklore sud-   Ángeles Cruzado, «Matilde Cuervas, guitarrista internacionalmente
hispano. Brindó numerosas presentaciones en Alemania. En Buenos conocida» (I), en https://www.flamencasporderecho.com/matilde-
Aires pudo apreciarse su arte en el año 1930». (Fabio Caputo: «Las cuervas.
3
que reuniría en torno suyo en fraternal camaradería a • Libro II (1940): Estudio práctico y progresivo de las
guitarristas llegados de todo el mundo. dificultades técnicas.
• Libro III (1954): Estudio práctico y progresivo de
las dificultades técnicas.
• Libro IV (1971): Expositivo y dinámico. Ante todo
es un libro de trabajo. Amplía el contenido esencial de
los anteriores.
Proyectó un quinto libro que no llegó a editar, y
que resumiría sus experiencias sobre interpretación,
transcripción, composición, pedagogía, estética y ética
de la guitarra en su marcha evolutiva.

De pie: Andrés Segovia, Miguel Llobet. Sentados: Daniel


Fortea y Emilio Pujol (hacia 1920).
Si como intérprete, según los comentaristas de
su época, es Pujol un artista de corte clásico puro,
apasionado, rebosante de entusiasmo, pulcro y sugerente
en cada frase musical, austero, consciente y honesto,
al que solo le interesa transmitir la belleza del arte sin
importarle otra cosa, como pedagogo su labor marca un
hito en la historia de la guitarra contemporánea.
«La bondad, –comenta Armando Marrosu, uno de
sus tantos discípulos– la generosidad, el entusiasmo y
la modestia del Maestro en contraste con su profunda
cultura, son para mí motivos de alegría y de emoción.
Sus lecciones siempre de elevado nivel artístico, se
colman de calor humano y de poesía; en toda ocasión
nos ofrece asimismo una lección de vida de valor
incalculable. Las virtudes didácticas del Maestro, su obra
de composición, transcripciones, trabajos de musicología
y como historiador, son universalmente reconocidas.
Su Escuela Razonada de la Guitarra es actualmente
el método más válido y completo como base para la
formación del guitarrista. Es una obra colosal que alcanza Emilio Pujol y Matilde Cuervas, años 30.
el punto más elevado de virtuosismo en el cuarto libro, Pujol compuso 124 obras y realizó más de 275
donde el guitarrista puede hallar la solución a todo transcripciones y arreglos para guitarra. Entre sus piezas de
problema técnico e interpretativo que se le presente. Con concierto se cuentan: Cançó de bressol (Canción de cuna),
un lenguaje fascinante, el Maestro nos enseña a servir al Cant dels ocells, Els tres tambors, Festívola (Sardana),
Arte con humildad; nos enseña a expresar el verdadero La paloma de perdiu, Guajira gitana, Manola del Avapiés
significado de la Música sin dejarse atropellar por el (Tonadilla), Rapsodia valenciana, Seguidillas, Sevilla
gusto del público a cuya educación podemos y debemos (evocación), Tango, Atardecer, Bagatela, Barcarola,
contribuir, enriqueciendo la calidad de nuestro repertorio». Becqueriana (complainte), Capricho variado sobre un
La Escuela Razonada de la Guitarra constituye una tema de Aguado, Endecha (a la amada ausente), Fantasía
obra monumental en 4 tomos, que compendia desde la breve, Homenaje a Tárrega, Paisaje, Salve, Variaciones
historia hasta la técnica del instrumento: sobre un tema obsesionante, y Villanesca. Estudios de
• Libro I (1934): Exposición teórica general. concierto: Abejorro, Aquelarre, Bolero (XXXVII del vol.
4
III, E. R. de la Guitarra), Canción amatoria, Canto de e inquietudes para conseguir en un nuevo procedimiento
otoño (estudio melódico), Cap-i-cua, Clavecín (XXXVI de pulsación, la sonoridad y espiritualidad soñadas.
del vol. III, E. R. de la Guitarra), Cromático (V de Grado Y luego, casi al final de su vida, cuando la cruel
Superior) y El arroyuelo (LXIX del vol. IV, E. R. de la embolia –embajadora de la muerte– vino a paralizar el
Guitarra), Fuga a tres voces (LXX, vol. IV, E. R. de la lado derecho de su cuerpo, la voluntad de Tárrega pidió
Guitarra), Homenaje a Scarlatti (IV de Grado Superior), cada día a su mano insensible e inmóvil, el tacto y la
La libélula, Los Alpes (LIII, vol. IV, E. R. de la Guitarra), actividad que habían devolverle el dominio absoluto,
Ondinas, Romántico (VI de Grado Superior), Tríptic aunque breve, de las reacias cuerdas.
camperol (Tríptico campesino), Zortzico, etcétera.4 Aunque la técnica de Sor y Aguado a mediados del
• siglo xix marcaba una superioridad sobre la de sus
predecesores y contemporáneos, la misión limitada que
Pedagogía de Tárrega5
estaba encomendada a cada dedo distaba mucho de ofrecer
Por Emilio Pujol la independencia necesaria capaz de dar a una interpretación
En 1896, el vicario de Picana, D. Francisco Corell, los matices y la expresión debidos. Tárrega tuvo que
músico, pintor y orador sagrado de relevantes cualidades, desechar las viejas normas, orientándose con su criterio para
que fue uno de los mejores amigos y discípulos de dar solución a los nuevos problemas que una musicalidad
Tárrega, invitó a un almuerzo a este, a Doña Concha más expresiva y compleja le presentaba a cada paso,
Martínez de Jacob y sus sobrinos Clarita y Ramón Desde el sonido, elemento básico, hasta los más sutiles
Planiol, a Don Antonio Tello y a otros amigos del ilustre detalles de interpretación, todo fue estudiado, resuelto
maestro. Después del almuerzo el buen sacerdote rezó y ordenado por el gran maestro a costa de veces de
en acción de gracias. Da. Concha no pudo reprimir un ímprobos sacrificios.
sollozo y unas lágrimas. El sentido pedagógico de Tárrega, apoyado en su
– «¿Por qué llora Conchita?»– preguntó Tárrega fe en el trabajo, consistía en resolver de antemano
– «Porque hacía muchos años que no había rezado». cuantos problemas pudiesen surgir de los elementos que
– «Pues yo rezo muchas veces; porque el que trabaja, contribuyen a la ejecución de una obra; instrumento, manos
reza; y el que estudia, reza», (conceptos que luego he y espíritu. Teniendo en cuenta la naturaleza y disposición
visto confirmados, nos decía el amable anfitrión– en de las cuerdas, la naturaleza y disposición de los dedos al
escritos de San Pedro y San Clemente de Alejandría). servicio de la inteligencia y de la sensibilidad, analizaba,
Tárrega había heredado ese espíritu de trabajo que resolvía y sintetizaba de manera progresiva, todos los
caracteriza al llauraor [labrador] valenciano. Cultivaba problemas que la música aplicada al instrumento pudiese
su arte con el mismo ardor que el campesino del levante presentar. Todas las combinaciones de escalas, arpegios,
remueve y tritura la tierra sanguínea y fértil de sus ligados, saltos de mano y efectos instrumentales, estaban
espléndidos naranjales. Otros artistas tuvieron sus horas previstos y tratados de manera que los dedos adquiriesen
de trabajo; él trabajaba siempre. Si gustaba encontrar con el trabajo metódico, la mayor independencia, fuerza
dificultades era para justificar el esfuerzo en dominarlas. y seguridad posibles. Ninguna obra podía ofrecer a esta
El trabajo era para él como una invitación al estudio; preparación técnica, la sorpresa de un procedimiento que
estudiaba cuando escuchaba, cuando observaba, cuando no estuviese fundamentalmente resuelto.
meditaba. Raro fue el que llamase a la puerta de su casa La parte interpretativa la enseñaba con el ejemplo,
sin que antes llegase a su oído el eco de su guitarra. llevando al espíritu del alumno, a quien aconsejaba
Fue el caso excepcional de un virtuoso de férrea siempre oír, lo bueno y desoír lo malo, la emoción que se
voluntad que por tres veces forjara sin desmayar su esculpía en su alma para nunca más olvidarla.
técnica asombrosa. De niño, por vez primera, cuando Su vida intensa y laboriosa, nunca desalterada de la
empezó a poner sus manos en la guitarra. De hombre, más férvida ansia de elevación, se extinguió por desgracia
cuando insatisfecho con su ejecución a pesar de la demasiado pronto. Aplazando siempre el deseo de ordenar
celebridad adquirida, no vaciló en arrostrar privaciones en un Método los principios razonados de su escuela
4
 Véase La obra compositiva de Emilio Pujol (1886-1980): Estudio para esa tregua de paz que el ocaso de la vida ofrece al
Comparativo, Catálogo y Edición Crítica. Tesis Doctoral de Fabián virtuoso, le sorprendió la muerte. Solo algunos ejercicios
Edmundo Hernández Ramírez, Universitat Autònoma de Barcelona, y estudios quedaron esparcidos desordenadamente entre
2010. (https://ddd.uab.cat/record/987)
amigos y discípulos, como páginas sueltas de un libro
5
  Colaboración de Pujol con la revista Guitarra (órgano oficial de la
inestimable, para siempre perdido.
Sociedad Guitarrística de Cuba) Año II No. 2, La Habana, junio, 1941.
5
Han pasado 31 años después de la muerte del glorioso a revitalizar la música de los vihuelistas del Renacimiento
maestro. La guitarra, a través de su larga y agitada español y de los guitarristas del Barroco, además de sus
historia ha venido a conseguir triunfalmente en nuestros conferencias, composiciones y textos pedagógicos.7
días, el apogeo de su valorización artística. Sus triunfos, Finalizada la fratricida Guerra Civil Española, con
debidos en parte a la intensificación de la cultura general su terrible saldo de pérdidas humanas y patrimoniales,
de nuestro público y al noble amor y talento de varios la familia de Isaac logró reunir por varias vías el dinero
artistas de indiscutible mérito, estriban principalmente que haría posible su viaje a Europa.
–no hay que olvidarlo– en el mejoramiento que con su Por esa fecha ya había fallecido Miguel Llobet,
hálito genial infundió Tárrega a su técnica y estética.6 que tuvo a su cargo al cubano Rey de la Torre, y las
• figuras activas más importantes de la guitarra española
Isaac Nicola, discípulo de Emilio Pujol eran Andrés Segovia (residente en Montevideo,
Uruguay, quien realizaba giras de concierto casi
Emilio Pujol nunca visitó Cuba, y probablemente ininterrumpidamente), Regino Sáinz de la Maza
tampoco imaginó que sus enseñanzas contribuirían al (Catedrático del Real Conservatorio desde 1935),
desarrollo de un notable movimiento guitarrístico en la y Emilio Pujol, estudioso musicólogo y reputado
isla caribeña, lo que se haría posible a través de uno de pedagogo del instrumento, radicado en Francia desde
sus primeros discípulos destacados. los años 20.
Los documentos mostrados a continuación son una Fue el compositor Joaquín Nin-Culmell8 quien puso a
muestra de la ideal relación maestro-alumno que existió la familia Nicola en contacto con Pujol. Este mantenía
entre Isaac Nicola Romero (La Habana, 1916-1997) y por entonces un ritmo de conciertos más discreto,
el Maestro catalán. no solo por sus afanes investigativos, sino por las
Durante un período aproximado de dos años y en un incertidumbres políticas y económicas de la época,
ambiente familiar, el entonces veinteañero guitarrista poco propicias al desarrollo de las manifestaciones
cubano, ávido de superación, se enriqueció de vivencias artísticas.
y conocimientos, experiencia indeleble que determinó el Isaac resume así sus impresiones del encuentro y la
curso de todo su desenvolvimiento posterior. convivencia con «los Pujol» durante su estancia en el
Viejo Continente:9
[…] Me abrió la puerta Matilde Cuervas, su esposa.
Andaluza, simpática, […] y desde el primer momento
simpatizamos, porque me recibió como a una persona
conocida. Enseguida salió el Maestro, tan buena persona
como yo lo imaginaba: un hombre no muy alto, más bien
un poquito grueso, con una mirada afable; mostraba a
simple vista una inteligencia poco usual. Cuando me
dijo lo que me iba a cobrar por las clases, yo determiné
recibir una semanal, pues dos eran una inversión muy
grande para mí.
El Maestro me produjo una impresión tan profunda que
nunca podría olvidarlo. Era un hombre bondadoso, muy
artista, muy culto, buen literato; escribió su método y
también un libro sobre la vida de Tárrega. Nunca trató de
Isaac Nicola en la época de su estancia en Europa. forzar para nada lo que yo hacía.
Cuando a principios de 1939 Isaac Nicola marchó Por ejemplo, siempre practicó la ejecución sin uñas, y
al encuentro con Pujol en París, este era ya una figura 7
  Quizás el joven Isaac ya soñaba con ser un futuro discípulo de
ampliamente conocida tanto por su exitosa carrera de Pujol cuando el 15 de julio de 1937 realizó una conferencia ilustrada
intérprete –cuya técnica y estética seguía la senda de en La Habana sobre la labor del Maestro. (Ver programa).
Francisco Tárrega, su venerado maestro– como por sus 8 Joaquín Nin-Culmell (Berlín, 1908 - Berkeley, Estados Unidos,
innovadores trabajos de investigación, que contribuyeron 2004) Compositor cubano-español. 
9
6
  Sobre el sentido didáctico de Tárrega recomendamos la lectura del El segmento a continuación ha sido tomado del libro Isaac Nicola,
capítulo El Maestro y su Escuela, del ensayo biográfico Tárrega, de Maestros de Maestros, Aldo Rodriguez, Ed. Letras Cubanas, La
Emilio Pujol, pp. 239-245 (Artes Gráficas Soler S.A., Valencia, 1978). Habana, 1997, pp. 32-42. 
6
yo, lógicamente, tocaba con ellas; de primera intención lamentaré toda mi vida. A causa de las guerras que se
no me pareció oportuno cambiar mi forma de tocar, sucedieron, el correo internacional se interrumpió, sobre
pero fue tan grata la impresión recibida al escuchar todo al entrar Estados Unidos, luego las ocupaciones, y al
el sonido de yema, aterciopelado, imposible de lograr final ese sentido de culpa que a veces absurdamente nos
con la uña, que me cautivó, y llegó un momento en que amarra: por no saber cómo disculparme por no escribirle,
tuve que tocar sin ellas. Demoré más en decidirme a no le escribía...
cortármelas porque hasta cierto punto me parecía que Yo resultaba para él un poco el alumno ideal –como
traicionaba las enseñanzas de mi madre. maestro lo puedo decir–, porque estaba interesado,
Cambiar de uña para yema no es nada fácil, pero yo quería hacer cosas en la guitarra y me gustaba la
hice el cambio, que, indudablemente, me costó trabajo. investigación. Lo conocí en enero y ya en el mes de
Y no fue ese el único cambio; en realidad, había toda febrero tenía un carnet de la Biblioteca Nacional para
una serie de cosas que hubo que modificar, mas Pujol, ir a trabajar con los libros del siglo xvi, de Milán,
con mucha inteligencia, supo condicionarme de tal Narváez, etcétera. En aquel momento resultaba un
manera, que yo efectuaba las transformaciones sin alumno de verdad. Sé que después, cuando se radicó
protesta interior. en España, tuvo gran cantidad de discípulos con los
Luego volví a tocar con uñas, pero no fue por ser más fácil que seguro pudo resarcirse de todos los años en que no
ni porque suene más la guitarra, sino porque estéticamente adiestró estudiantes que valieran la pena.
lo estimo más actual. Yo vivía totalmente solo, aislado, no tenía amistades de
Pujol era un hombre tranquilo, un espíritu muy refinado, ningún tipo, y al poco tiempo de empezar las clases con
analista e investigador. Él y su mujer formaban una Pujol me entero de que, como la mayoría de la gente en
pareja formidable; ella, con toda la gracia andaluza, y París, él y su esposa almorzaban siempre en un restaurante,
él, catalán. La relación que se estableció entre nosotros no en la casa. Era un restaurante de españoles; me hablaron
fue muy particular; no tenían hijos y he guardado la de lo bueno que les parecía –las hijas del dueño eran
impresión de que llegué a ser casi como el hijo que no muy bonitas y aunque esto no tiene mucho que ver, era
tuvieron. agradable también. Fui un día con ellos para conocer el
En aquella época era difícil encontrar a alguien que lugar, y después lo hice siempre, para almorzar juntos,
quisiera estudiar la guitarra para ser músico, formalmente. pagando cada uno lo suyo. Así que una vez por semana
Pujol en París, lo mismo que mi madre y yo en Cuba, tomaba clases, de vez en cuando asistía a las reuniones
tenía que dar clases de lo que fuera y a quien fuera para de una sociedad de amigos de la guitarra que se llamaba
poder vivir. No recuerdo que él tuviera alumnos de el «Cercle Tárrega», presidida por Pujol, y ahí empezó un
guitarra popular; tampoco eran muchos los que deseaban trato directo, diario.
estudiar la clásica. Los que tenía eran aficionados que no Entonces surge la posibilidad de que en el mes de julio
pretendían pasar de eso, pero la admiración de cada uno ellos hicieran un viaje a Londres, pues como en ese
por el Maestro era enorme. mes es la Fiesta Nacional de Francia, se suspenden
Pujol era tan honesto, tan falto de egoísmo, que a mí prácticamente todas las actividades; poco después del
no se me olvida nunca que en plena guerra me encontré día 14, viajarían a hacer unas trasmisiones radiales por
con un muchacho aficionado al instrumento que había la BBC de Londres dirigidas a América Latina, y como
sido alumno de él, apellidado Lemoine, y me comentó yo no tenía otra cosa que hacer, dije: «Bueno, pues voy
que veía al Maestro tan bueno, que para él era como un con ustedes», me fui a Londres con ellos, y gracias a
santo, y yo estuve de acuerdo. Esto me hizo recordar que eso conocí la ciudad. Estuvimos quince días viviendo en
de Tárrega decían lo mismo; hay inclusive una caricatura la misma casa de huéspedes, y afines de julio volvimos
suya donde lo mencionan como «San Francisco de la a París. Pujol me dijo que el mes de agosto lo pasaban
Guitarra», y lleva una aureola sobre la cabeza. Todo esto normalmente fuera de París, en Niza, y yo me pregunté:
tiene una lógica muy grande para mí, pues Pujol fue el «¿Y qué hago en París solo?» Me fui a Niza con ellos.
más fiel admirador y trasmisor de la Escuela de Tárrega, Vivimos también en la misma casa de huéspedes, y nos
pasada por su propia sensibilidad, porque nadie enseña veíamos desde por la mañana hasta por la noche todos
exactamente como aprendió: cada uno tiene que poner los días; los lazos afectivos fueron muy estrechos y yo
algo de sí, es lo normal. Por eso yo no digo ni creo que creo que todos nos sentíamos bien juntos, tanto, que
enseño como Pujol, porque no soy como él. Matilde, con su carácter tan simpático y especial, me
La biografía de Tárrega escrita por Pujol demuestra la empezó a llamar «El Crío», y finalmente yo era para
admiración que él tuvo por su maestro, y así de grande ellos Nicola, «El Crío»,
es la que siento yo por Pujol, con la diferencia de que Pujol era bastante mal hablado –no durante las clases– y
Pujol llegó a hacer una biografía de su maestro, y yo decía que todos los catalanes lo eran. La vida entre ellos
incluso perdí el contacto totalmente con el mío, algo que resultaba muy simpática, muy agradable; en ocasiones

7
se ponían a hablar en un idioma inventado, como si fuera de bombardeo aéreo y había que meterse en un refugio.
ruso o alemán, pero lo hacían con unas entonaciones Por otra parte, la cantidad de refugiados españoles en
como si de verdad lo hablaran y se entendieran, y yo me Francia era enorme, y las filas que había en la Embajada
desternillaba de la risa. Una vez tuvieron una discusión española para gestionar el regreso eran muy largas;
delante de mí, se alteraron bastante, y me empecé a reír probablemente la espera sería de meses. Entonces los Pujol
a carcajadas; ellos acabaron riéndose también. me dijeron: «Mire, nosotros nos vamos y allá por Bayona
gestionaremos nuestro regreso a España, ya que aquí se ve
que es imposible», pero yo decidí quedarme, pues pensaba
que de todas maneras tenía que hacerlo desde París; no
obstante, Pujol me dejó todas las indicaciones para, si yo
pasaba por Biarritz, ponerme en contacto con un amigo
banquero, y así saber de ellos. A los pocos días no resistí
más aquello, ya que no resolvía nada en París, y me fui en
tren a Biarritz; cuando llegué me entrevisté con el banquero
amigo de Pujol, y me enteré de que tenía un recado de
ellos: estaban en un pueblo cercano llamado San Juan de
Luz y querían que fuera a verlos, para hablar conmigo.
Tomé un ómnibus, me fui a ese punto, y cuando llegué
me dijo Pujol: «Nosotros no nos vamos para España, nos
quedamos porque aquí no hay guerra» –allí efectivamente
no se sentía la guerra– era un pueblo de la costa atlántica
francesa, pegado a la frontera con España.
Yo estaba ante el dilema de qué hacer. Lo lógico era regresar
a mi país, además por la preocupación de mi familia y de mi
novia (que es mi mujer desde hace cincuenta años). Pero como
los dilemas en la vida los he solucionado bastante fácilmente,
y nunca los he dejado ni quitarme el apetito ni martirizarme
mucho, ese día volví a Biarritz al hotel donde yo estaba, y
ya en mi habitación me acosté pensando en qué hacer, hasta
que decidí quedarme, y en menos de cinco minutos ya estaba
dormido. Puse un cable a La Habana para avisar que me
Representación humorística de Isaac tocando sobre su torta quedaba y después explicaría, y me fui a San Juan de Luz.
de cumpleaños, realizada por Emilio y Matilde en San Juan Pujol me había dicho que habían alquilado un apartamentico
de Luz, (abril de 1940). para vivir, y también habían hablado en casa del hermano
Tomaron un cebollino, le dibujaron una cara, le esbozaron unos de Ricardo Viñes10 para que me proporcionaran una
espejuelos, le colocaron extremidades y lo vistieron como a un habitación y comida por una pequeña mensualidad –era
niño con corbata. Luego lo sentaron con una proporcionada muy barato–, y allí me quedé, en San Juan de Luz, un
guitarra de cartón en “posición clásica”. Muchos años después pueblecito muy bello donde vivió y murió Maurice Ravel.11
el maestro Nicola recordaría siempre con alegría y cierta Por suerte, no había manera de perder el tiempo y me fue
nostalgia aquella fina broma, de la que conservaba esta foto. muy provechoso. Me pude centraren el trabajo, no porque
A principios de septiembre, estando nosotros en Niza, no lo estuviera haciendo seriamente antes, sino porque las
estalló la Segunda Guerra Mundial. Salimos como un condiciones eran más favorables, pues no tenía que salir
cohete a París, porque no teníamos nada que hacer junto a la calle para desayunar, almorzar o comer, y no había
a la frontera italiana, cuando se suponía que este país iba tantos espectáculos, conciertos, cines y bibliotecas como
a entrar en la guerra de inmediato. Ya en París, había que en la gran capital.
determinar qué se hacía. Fuimos a la Embajada española No me había sido fácil ir a estudiar a París, porque mi familia
–ellos para gestionar su regreso a España, y yo a ver si me tenía una situación económica modesta: mi padre percibía
daban un visado para ir allí, por lo pronto para salir de París. un salario bastante reducido por el trabajo que hacía en el
Nadie imaginaba que la guerra iba a tomar el sesgo que Ministerio de Comunicaciones. […] La idea de que yo fuera
tomó, que las fuerzas alemanas y francesas estuvieran a estudiar en el extranjero empezó por mi madre, quien
frente a frente en la Línea Maginot y la Línea Sigfrido,
sin que pasara nada casi durante un año o más, hasta el 10
  Ricardo Viñes Roda (1875-1943), destacado pianista catalán.
verano de 1940, cuando de verdad empezó la guerra en   San Juan de Luz: (nombre oficial, en francés: Saint-Jean-de-
11

serio contra Francia. La vida en París se había hecho casi Luz, es una comuna francesa, situada en el departamento de los
imposible: constantemente sonaban las prácticas de alarmas Pirineos Atlánticos, a orillas del Mar Cantábrico.
8
estimaba que tenía posibilidades de desarrollo que no podía cuarto». La persona que me atendió me dijo que la situación
alcanzar en Cuba, pero económicamente era casi imposible. en mi casa era bastante difícil para seguirme manteniendo
Se acababa de pasar la época del Machadato12 y la crisis de en España –para mí fue más resultado del temor de mi
los años 30, pero ella tuvo la suerte de que una acaudalada familia a que yo siguiera en Europa con los truenos que
alumna le cobrara gran afecto y le gustara como yo tocaba existían–, y preferían que volviera; en fin, la situación era
la guitarra, e hizo un aporte de mil pesos, que hoy en día tal que determiné regresar a Cuba. Por suerte, antes de
no son nada, pero en aquella época servían para unas regresar tuve la oportunidad de ir a casa de [Regino] Sáinz
cuantas cosas, por ejemplo, para ir a Europa. Claro, con de la Maza a saludarlo, y por él mismo me enteré de que iba
esta cantidad no hubiera podido estar mucho tiempo allá, a estrenar el Concierto de Aranjuez; entonces mi amigo y
pero se organizó un concierto en homenaje a mi madre yo determinamos ir a Barcelona de todas maneras, en viaje
y de despedida mía, esas cosas que se hacían en aquella sufragado por él y su familia –el dinero que me quedaba era
época, y eso aumentó las posibilidades, aparte de que el prácticamente para el regreso, pues cuando pasé de Francia
regalo de Clarisa Aspuru, la generosa alumna de mi madre, para España sólo contaba con cinco mil francos.
fue mucho más de mil pesos, pues ella realizó un viaje a En Madrid estuve un breve tiempo trabajando con Pujol,
los Estados Unidos y de regreso me trajo un traje de buen pero más que estudiar con él, ya era casi una despedida. Un
paño, un abrigo y unos guantes. día me llevó a casa de Daniel Fortea, discípulo de Tárrega
[…] Estuve en Europa alrededor de dos años; llegué a París también, y allí toqué para él y unos alumnos una obra de
el 18 de enero de 1939 y en septiembre de ese propio año trémolo, posiblemente Paisaje o Recuerdos de la Alhambra
me radiqué en San Juan de Luz, donde pasé el resto de 1939 […] No pude escuchar a Fortea, que tocaba sin uñas y era
y casi todo el año 1940. Luego me fui a España. más o menos contemporáneo de Pujol.13
Cuando empezó en serio la guerra de los alemanes contra

Francia, en cuestión de semanas llegaron a San Juan de Luz,
y tuve que salir con permiso de los alemanes, al igual que Carta de Emilio Pujol
los Pujol. Veía desde la ventana de mi cuarto a las tropas a los padres de Isaac Nicola
hitlerianas haciendo ejercicios, practicando el paso de ganso
En la siguiente carta, escrita por Pujol en vísperas
y esas cosas. Ellos llegaron allí en plan de ocupación, no
del regreso de Isaac a Cuba, el maestro declara la alta
de guerra: hicieron la gran ofensiva, entraron rápidamente
estima en que tenía a su discípulo, al que consideraba
a París, y luego ocuparon la zona norte y la costa atlántica;
completamente afín a su ideario artístico.
sólo dejaron una parte a la que le decían «la Francia Libre»,
donde mandaba el mariscal Petain. Sin dudas por su natural modestia, Nicola nunca hizo
público este interesante texto y otros documentos, que
España
mantuvo guardados en un álbum personal. Hemos creído
En España también me encuentro con los Pujol, que me
oportuno divulgarlos hoy para un mejor conocimiento
habían dicho que estarían en San Sebastián; cuando nos
pusimos en contacto, me comentaron que pasarían el resto
y valoración de ambas figuras, ya unidas en la Historia
14
del verano en una finca, propiedad del Maestro y de un del Instrumento:
hermano (heredada de sus padres), y me dieron la dirección, Madrid, 20 de Noviembre de 1940
pero como ya me había comunicado con una familia española
Sr. D. Justo Nicola y Sra. D. Clarita Romero de Nicola.
muy amiga de mi madre, que habían regresado de Cuba
y vivían en una aldea de la provincia de Zamora, les dije Mis queridos amigos.
que residiría en esta casa. Lógicamente ellos no me podían Hoy es día triste para mí. Es el día que aun sabiendo que
invitar, pues no sabían en qué situación estaba el hermano, tenía que llegar, lo ahuyentaba de mis cavilaciones y presagios
recién finalizada la Guerra Civil Española y con escaseces como un fantasma que atemoriza. Se nos marcha nuestro buen
tremendas; el pan que se comía en Madrid era una mezcla de Isaac para incorporarse de nuevo a su mundo de afectos y a
trigo con maíz muy especial; y el aceite y otras muchas cosas su ambiente de vida artística y social lo lejos de la nuestra.
sólo se conseguían en la bolsa negra. Fueron necesidades Y tanto se había adentrado en nuestro corazón y en nuestro
lógicas, porque terminaba la guerra en España y empezaba pensamiento que su separación es para nosotros como una
la Segunda Guerra Mundial; era una Europa difícil. amputación dolorosa que desmiembra parte de la unidad
En Zamora terminé el verano, y luego hice un recorrido total de nuestra vida. En los tiempos adustos y convulsivos
por algunas ciudades con Isidoro Caballero, el sobrino que vivimos, adversos a la paz espiritual tan necesaria
de la señora en cuya casa viví; al llegar a Madrid, fui 13
inmediatamente a la Embajada de Cuba, y allí tenía una   Recomendamos visualizar otros interesantes testimonios de
alumnos posteriores del maestro catalán, recogidos en el documental
carta de mi familia en la que me ponían las «peras al
Emili Pujol. Vida i Obra, de Jaume Rico y Amador Perez. (https://m.
12
  Periodo presidencial de Gerardo Machado (Las Villas, Cuba, youtube.com/watch?feature=youtu.be&vTVjBzfzoM0k)
14
1869 - Miami, Estados Unidos, 1939).   Todos los documentos originales se adjuntan en el anexo.
9
para el arte, la compañía de Isaac, por su juventud, era Una nota adjunta en papel aparte declara lo siguiente:
una compensación equilibradora. En fin, ¿qué hacer sino Las facultades artísticas que pude apreciar en Isaac
resignarse a la suprema voluntad del Destino? Nos consuela Nicola durante el período de sus estudios bajo mi
saber lo que para nosotros supone tristeza será tranquilidad dirección merecen que le considere hoy el discípulo de mi
y alegría para Uds., que han sabido sacrificar su corazón predilección.
durante el período que fue bienestar para nosotros.
Madrid 20 de Noviembre 1940.
Siento sobre todo, que el regreso de Isaac tenga que ser
Emilio Pujol
precipitado por las circunstancias actuales, sin haber
podido completar la obra que habíamos empezado y •
adelantado con tanto entusiasmo y cuidado. Entrábamos
justamente ahora en el período en que todas las actividades Un Estudio dedicado a Nicola
básicas de nuestros trabajos fundamentales debían florecer En el álbum del maestro Nicola pueden leerse
en resultados positivos. Es el momento en que he podido comentarios de varios amigos y personalidades
entrever claramente que mis deseos de que Isaac llegara contemporáneas de la música. De Pujol aparece un
a su tierra con dominio completo de su arte y consagrado emotivo autógrafo bajo el esbozo de un Estudio dedicado
por sus triunfos ante los públicos más autorizados de a su alumno:
Europa, se verían ciertamente y ampliamente satisfechos.
¿Isaac?... Un corazón enlazado al nuestro con cuerdas
Ya sé por referencias, que no falta en Cuba quien pueda
de guitarra que vibran por todos los espacios con voces de
libremente darse cuenta de la importancia y valor que
eternidad.
representa la evolución y el enriquecimiento que lleva a
Emilio Pujol
Isaac en su espiritualidad artística. Pero como la masa
ignora lógicamente muchas cosas, es para ésta que son Matilde Cuervas
necesarios los testimonios elaborados con voces sugestivas 19-XI-1940
de reclamo y propaganda para que se incline ante los
La partitura final del Estudio –testimonio de una
méritos del artista. De los dos caminos que se ofrecen al
especial consideración– está firmada en Madrid con
que acude al Arte para dedicarle sus actividades, unos se
dirigen egoístamente a la conquista del aplauso y el lucro, fecha 29 de mayo de 1941. Fue publicada cinco años
y otros noble y desinteresadamente solo se preocupan más tarde con el número VII en el libro Estudios para
de servir al Arte velando por su pureza y elevación con guitarra. Grado Superior (Editorial Boileau, Barcelona,
todas las energías de su cuerpo y de su alma. Isaac, que 1946). En esta versión se suprimen únicamente las
por inclinación natural es de los últimos, los verdaderos, repeticiones de cada sección. No aparecen dedicatarios
ha dado conmigo que por herencia ya de mi Maestro, y en ninguno de los siete estudios del volumen.
porque… Dios lo ha querido así, no podía encauzarle Juan Riera menciona el Estudio como «Homenaje a
en otro sentido. He reformado pues la técnica de Isaac Scarlatti» en su listado de obras de Pujol.16
en la más auténtica escuela de Tárrega. He procurado El laborioso manuscrito original, que incluye el dibujo
inducirle hacia un sentido estético que, libre de prejuicios,
de las pautas, fue realizado en papel cebolla y enviado
abarca el panorama del Arte con profunda elevación, y sin
por correo a Isaac. Su encabezamiento reza (con una
ninguna reserva mía para él (por algo lo hemos llamado
“el Niño”15) he procurado instruirle en el aspecto moderno sugestiva intención en el juego de palabras):
y antiguo de nuestra música instrumental, especialmente A Isaac Nicola
en lo que se refiere a los vihuelistas del siglo dieciséis, “JUAN ANDALUZ” (1) (Estudio)
tesoro de arte que necesita de espíritus avanzados como
los nuestros para que no muera injustamente olvidado. (para el inolvidable ausente)
He sembrado pues, con buena semilla, y tengo la más E. Pujol
viva esperanza que con el tiempo y la ayuda que Dios La nota al pie especifica:
concede a las empresas nobles, como el campo es fértil, (1)
San Juan de Luz.
la cosecha será rica en satisfacciones para todos y para
el bien del Arte. Al parecer la composición fue esbozada en San Juan
Con Isaac va para Uds. un abrazo cariñoso y un gironcillo de Luz y completada más tarde en Madrid.
de corazón de su buen amigo, •
Emilio Pujol

15 16
  En realidad le llamaban afectuosamente «El Crío».   Op. cit., p. 155.
10
Réplica de una vihuela renacentista El maestro obsequió esta «nueva» vihuela a Isaac,
quien la llevó consigo a Cuba. Este fue posiblemente
el primer ejemplar «moderno» de su tipo en llegar a
América.
Ya en la Isla, Nicola divulgó el repertorio de los
vihuelistas con un nivel de información inédito,
logrando motivar a muchos de sus alumnos.18
Actualmente este instrumento forma parte de la
colección del Museo Nacional de la Música en La
Habana.

Epílogo
Continuador del gran impulso dado a la guitarra
por Tárrega, Emilio Pujol encarnó igualmente el ideal
del músico culto (cualidad poco habitual por entonces
entre los guitarristas), sumando a ello los frutos de sus
estudios musicológicos, la amplia edición de un nuevo
repertorio y composiciones propias de excelente factura,
con marcado énfasis en objetivos didácticos.
Isaac Nicola, que ya tenía un cercano referente de la
enseñanza del instrumento por la vía materna, encontró
la confirmación de aquellos valores y su complemento
En la foto, uno de los primeros prototipos de vihuela, definitivo bajo la guía del Maestro catalán.
construidos por encargo de Emilio Pujol, quien tomó De vuelta a Cuba, imperativos familiares y un ambiente
como referencia las representaciones pictóricas, y los social desfavorable le obstaculizaron el desarrollo de una
grabados y especificaciones de tratados del siglo xvi. prometedora carrera como solista. En cambio, su íntima
La reproducción de un instrumento de la época vocación pedagógica se impuso, y durante más de 50
encontrado en el Museo Jacquemart-Andrée, de París años propició la formación de numerosas generaciones
–la llamada «Vihuela Guadalupe» – había resultado de guitarristas que hoy han multiplicado su legado
inviable por su excesivo tiro, entre otras características universalmente. Sin dudas, el más conocido de sus
que limitaban tanto la sonoridad como su ejecución.17 alumnos ha sido Leo Brouwer.

Documentos
1. Concierto Pujol-Cuervas, auspiciado por la
Revista Guitarra de Viena. Mittleren Konzerthaus-
Saal, 4 de octubre de 1928.
I. Emilio Pujol: Obras de Sor, Bach, Tárrega, E. Pujol
y Schubert.
II. Matilde Cuervas: Aires populares flamencos.
III. Matilde Cuervas y Emilio Pujol: Obras de Bizet,
Granados, Albéniz y Falla.
2. Els Vihuelistes Hispanics (Los Vihuelistas
Hispanos), 23 de abril de 1936.
Conferencia ilustrada de Emilio Pujol junto a la
soprano Concepció Badía D’Agusti sobre la vihuela
17
  Véase «Arqueología de la vihuela de mano, savia nueva por en el III Congreso de la Sociedad Internacional de
madera vieja», de Javier Martínez González, en https://www.
18
laguitarra-blog.com/wp-content/uploads/2021/04/arqueologia-de-   Ver programa de su conferencia-concierto «Los Vihuelistas»,
la-vihuela-de-mano1.pdf. realizada el 20 de diciembre de 1941 en la sala de Pro-Arte Musical
11
Musicología (Barcelona, abril de 1936). De esta conferencia-concierto Julián Orbón 19
I. Vihuela sola: Obras de Luys Milán, Luys de expresó:
Narváez, Enrríquez de Valderrábano, Diego Pisador y Resulta alentador presenciar este interés (producto de una
Alonso Mudarra. sensibilidad nueva) por la pureza lejana del Renacimiento
II. Voz y vihuela: Obras de Miguel de Fuenllana, Diego musical hispano. Nicola es uno de nuestros músicos que
Pisador y Enrríquez de Valderrábano. siente esta inquietud. La historia de la vihuela, como
3. Isaac Nicola. Conferencia y Recital de Guitarra. instrumento popular representativo de la España musical
en el siglo xvi, fue seriamente analizada por Nicola, en
Sociedad Pro-Arte Musical, 15 de abril de 1937.
una conferencia ilustrada con proyecciones, en la que
I. Emilio Pujol y la Guitarra Contemporánea. éste ejecutó en una auténtica vihuela adquirida por él en
II. Obras de Luis Milán, Gaspar Sanz y Gaspar Villate Europa, varias obras de Luis de Milán, Pisador, Narváez,
(transcripciones y versiones de Emilio Pujol). Dos obras etc. El espectáculo que ofrece en nuestros días –ausentes
originales para guitarra de E. Pujol (Canción de Cuna, de amor o atención siquiera hacia todo lo que represente
Tonadilla). una pureza estética–, un concierto de vihuela es, no ya
4. Autógrafo de Pujol con un esbozo del Estudio. sugestivo, sino heroico. La ejecución dada por Nicola a
las obras que ofreció estuvo llena de finura, sobriedad, y
Firmado también por Matilde Cuervas, 19 de
de ese sentimiento o estado de serenidad tan característico
noviembre de 1940. de la época, no contaminada todavía de elementos
5. Imagen de la carta de E. Pujol a los padres de extraños a la música en sí misma. En la parte final de esta
Isaac Nicola. Madrid, 20 de noviembre, de 1940. sesión histórica fueron incluidos varios villancicos con
acompañamiento de vihuela: Aquel caballero, madre, de
6. Autógrafo en hoja aparte de la misma carta, 20 Luis de Milán; Dame acogida en tu hato, de Esteban Daza;
de noviembre, de 1940. ¿Con qué la lavaré?, de Luis de Narváez; y ¿De dónde
7. Imagen del Estudio de E. Pujol dedicado a Isaac venís, amore?, de Enrríquez de Valderrábano. Fueron
Nicola y enviado por correo a este. Madrid, 29 de cantados por las señoritas Clara Nicola y Eva Reyes. Las
mayo de 1941. proyecciones mostraron documentos y tablaturas del más
alto interés.
8. Versión del Estudio publicada en 1946 (Estudios Julián Orbón
para guitarra. Grado Superior, Editorial Boileau, Revista Musicalia
Barcelona).
11. Facsímiles realizados por I. Nicola del Libro de
9. Artículo de Emilio Pujol aparecido en la revista
música para vihuela..., Diego Pisador (Salamanca, 1552)
Guitarra Año II No. 2, La Habana, junio, 1941.
Copias cuidadosamente realizadas por Nicola,
10. Sociedad Pro-Arte Musical. Isaac Nicola calcando primeramente con papel cebolla las fotos
(vihuela), Clarita Nicola y Eva Reyes (vocalistas), 20 hechas a los originales para lograr la mayor similitud
de diciembre de 1941. posible. (El maestro relataba cómo en esa época aún
I. Conferencia: Los Vihuelistas. Isaac Nicola no existían medidas estrictas de protección a los textos
II. Obras de Milán, Pisador y Narváez antiguos en la Biblioteca Nacional de Francia, en Paris).
Vihuela sola: I. Nicola Nicola emplearía posteriormente estos facsímiles en
III. Voz y vihuela sus conferencias.
Villancicos de Luys Milán, Esteban Daza, Narváez y

Valderrábano.
Canto: Clarita Nicola y Eva Reyes.

19
  Julián Orbón (Avilés, Asturias, 1925 - Miami, Florida, 1991).
crítico musical y compositor hispanocubano.
12
(Estudios para Guitarra. Grado Superior
Editorial Boileau, Barcelona, 1946)
Programa de la Conferencia y Concierto ofrecido en
Pro-Arte Musical, La Habana, el 20 de diciembre de 1941.
(Reproducido en la revista Guitarra Año III, No. 4, julio 1942)
(Artículo aparecido en la revista Guitarra, Año II No. 2, La Habana, junio, 1941)

27