Está en la página 1de 48

UNIDAD 4

B) OBLIGACIONES CIVILES, OBIGACIONES NATURALES Y MEROS DEBERES MORALES


1. Concepto de obligación natural:
La división de las obligaciones en obligaciones civiles y naturales es la primera de las
divisiones de las obligaciones jurídicas que expuso Joseph Pothier en su célebre Tratado de
las Obligaciones. El Código Civil de Vélez expreso una definición precisa:

Las obligaciones son civiles o meramente naturales. Civiles son aquellas que dan derecho
a exigir su cumplimiento. Naturales son las que, fundadas solo en el derecho natural y en la
equidad, no confieren acción para exigir su cumplimiento, pero que cumplidas por el deudor,
autorizan para retener lo que se ha dado por razón de ellas.

La definición menciona 3 elementos:


1) Que se fundan solamente en el derecho natural, o sea, que se fundan en normas
de validez universal y necesarias, cognoscibles por la razón humana (se funda solamente en
el derecho natural)
2) Que carecen de acción para exigir al juez que la haga cumplir, si el deudor se niega
a cumplirla (falta de ejecutabilidad de esta obligación)
3) Que si el deudor la paga, después no puede exigir que se le devuelva lo que dio.
(irrepetibilidad de lo pagado por el deudor)

Ejemplos de obligaciones naturales:


• La obligación de pagar la actualización del valor nominal de una deuda de dinero para que
se conserve el valor real en razón de que el valor nominal originario ha sido amenguado por la
inflación (desde abril de 1991 a actualización judicial de las deudas dinerarias no se permite y
son invalidas las cláusulas de actualización que estipulen las parte, por ello el importe
actualizado de la obligación no puede exigirse en juicio)
• La obligación de perdedor de pagar al ganador en un juego de puro azar que no sea de los
que están reglamentados por el Estado.

Derecho natural:
 es el conjunto de principios y reglas que son conocidas como imperativos de justicia por la
recta razón.
 Son normas de validez universal acerca de lo que es justo o injusto; a diferencia de las
normas del derecho positivo, que pueden variar según países y que pueden ser diferentes
en diversas épocas, las normas del derecho natural son INMUTABLES, porque expresan lo
que es necesariamente justo. Y el termino equidad significa justicia en el caso concreto.
Por lo tanto las obligaciones naturales importan un DEBER DE JUSTICIA, aunque el acreedor
no tiene la facultad de ejecutar de modo coactivo su cumplimiento. No se trata de cualquier
clase de deber moral, sino de un deber de dar algo que pertenece a otro, o de hacer algo que
el otro puede exigir como suyo.
Hay obligaciones civiles que están fundadas tanto en el derecho civil como en el derecho
natural (la mayoría) ejemplo, la obligación del vendedor de entregar la cosa al comprador. Hay
otras que están fundadas solamente en el derecho natural. Hay otras que están reconocidas
en el derecho civil pero sin que sean exigidas por el derecho natural. Finalmente hay
obligaciones impuestas por el derecho civil que se oponen al derecho natural (as leyes
injustas)
La obligación natural es aquella a la que el derecho positivo le niega la posibilidad de ser
ejecutada por medios coactivos, aunque el derecho positivo le reconocer diversos efectos
jurídicos (ej. Irrepetibilidad d lo pagado).
Casos de obligaciones naturales
- Las que contraen quienes tiene suficiente juicio y discernimiento, pero sin incapaces para
contraer oblig civilmente válidas. Por ej la oblig de un menor de 16 años de abonar el precio
de un radiograbador que ha comprado.
- Aquellas que han nacido como obligaciones civiles, pero respecto de las cuales se ha
operado la prescripción.
- Las que proceden de actos jurídicos a los cuales faltan las solemnidades que exige la ley para
que produzcan efectos civiles. Por ej la oblig del heredero de dar una cosa a aquel a quien el
causante se la legó, en un legado que no está incluido en un testamento, por ej de modo
verbal.
- Las que no han sido reconocidas en juicio por falta de prueba o porque el pleito se perdió por
error o malicia del juez o por impericia o mal desempeño del abogado del acreedor.
- Las que derivan de la convención que cumple los requisitos de un contrato válido pero la ley, por
razones de utilidad social les quita la posibilidad de cobro por vía judicial coactiva, por ej las
deudas provenientes de juego de puro azar.

2. La subsistencia de las obligaciones naturales después de la sanción del nuevo Código


Civil y Comercial:
 Los autores del anteproyecto de dicho Código explicaron que para ellos las obligaciones
naturales no son verdaderas obligaciones, por defecto de exigibilidad y que consideraban
que eran deberes morales y no jurídicos-
 Asimismo el Código incluye un definición de obligación general, redactada especialmente
para excluir la obligación natral del concepto de obligación jurídica: “ la obligación es una
relación jurídica en virtud de la cual el acreedor tiene derecho a exigir del deudor una
prestación destinada a satisfacer un interés licito y, ante el incumplimiento a obtener
forzadamente la satisfacción de dicho interés”. La definición propuesta conduce a
descartar el carácter obligacional de las obligaciones naturales.
 Sin embargo, a pesar de que el término “obligación natural” no aparezca en el Código, las
obligaciones naturales siguen existiendo, porque precisamente lo propio de ellas es que su
existencia y su carácter de obligación jurídica no se fundan en reglas del derecho positivo.
Además, el propio Código Civil y Comercial, aunque las encuadre dentro de los “deberes
morales”, les reconoce efectos jurídicos: el deudor que haya pagado una deuda de esta
clase, no tiene derecho a que le devuelvan lo que pago.
 Las obligaciones naturales tienen actualmente las mismas consecuencias jurídicas que
tenían en el tiempo de vigencia del anterior Código.

3. La índole jurídica de las obligaciones naturales. Exigibilidad de las oblig naturales


La opinión que niega la juridicidad de las obligaciones naturales por el hecho de que ellas
carezcan de acción para exigir un pago por medios legales coactivos se apoya en la premisa
general de que solo es deber jurídico el que está apoyado por la posibilidad de aplicar una
sanción al incumplido o de ejercer coacción sobre el para lograr el cumplimiento.
Sin embargo, la posibilidad de obtener el cumplimiento de los deberes jurídicos por medios
coactivos es una característica del ordenamiento jurídico en su conjunto; pero es un error
afirmar esta característica como elemento esencial de cada deber jurídico. En las deno-
minadas obligaciones naturales hay:
✓ Un deudor determinado
✓ Un acreedor determinado
✓ Un objeto determinado o determinables que es
✓ Debido por una razón de justicia por el primero al segundo (éste es el vínculo
jurídico)

Si el deudor no quiere cumplir la obligación natural, y al ser demandado opone la excepción


correspondiente por la cual es una obligación natural (ej. Excepción de prescripción) no está
permitido el auxilio del poder judicial para forzarlo a pagar; pero esta posibilidad de auxilio,
aunque es muy importante, no es esencial para que haya deber jurídico. Si hay un sujeto
obligado, un acreedor, un deber de justicia que los vincula, y un objeto debido determinado o
determinable, todo ello basta para que exista obligación jurídica.
El hecho de que en el nuevo Código no se mencione la Obligación Natural no quita que ella
exista, ni le quita índole jurídica.

Exigibilidad de las obligaciones naturales


 Una de las acepciones que trae el diccionario de la lengua significa cobrar o ssacar de uno
por autoridad pública dinero u otra cosa, y es correcto decir en este sentido que las oblig
civiles son exigibles y las meramente naturales no lo son.
 Exigir es reclamar.
 En esta segunda acepción, las oblig naturales son tan exigibles como las civiles. En el
caso de que se halla operado la prescripción, o que falte la forma exigida por la ley para la
validez civil de un contrato, o de que alguien haya ganado a otro en un juego de puro azar,
etc, tenemos siempre, frente al deudor de la oblig natural, el otro que puede exigirle o
reclamarle el pago correspondiente.
 La oblig natural es una oblig de justicia, por ello hay frente al obligado uno con derecho de
exigir su pago, aunque conforme a la ley carezca del auxilio de la fuerza pública en el caso
de que el deudor oponga la excepción pertinente. El acreedor puede legítimamente
golpear la puerta del deudor para exigir el pago.

4. Diferencia entre las obligaciones civiles y las obligaciones meramente naturales


 La diferencia entre ambas no está en la clase de deber. En ambos casos se trata de un
deber jurídico y más precisamente, de una obligación jurídica. Las obligaciones naturales
tienen la misma estructura que las civiles: el deber jurídico de un sujeto de cumplir con
determinado dar, hacer, o no hacer respecto de otro, quien tiene derecho a reclamar eso. La
diferencia está en la distinta EFICACIA para su cobro, que es algo EXTERIOR A LA
OBLIGACION, y que por lo tanto no pertenece a su naturaleza.
 En la obligación natural el deber de pagar al deudor es pleno y por ende el vínculo jurídico
es tan integro como en cualquier obligación civil.
 En conclusión, la división de las obligaciones en civiles y naturales no es una división según
la naturaleza de la obligación o la naturaleza del vínculo. Es una división de las obligaciones
según su eficacia. Difieren en la eficacia y más precisamente dentro de la eficacia, en la
EJECUTABILIDAD.

5. Régimen jurídico de las obligaciones naturales


• Facultades que no pose el acreedor de una obligación natural:
1) la ejecutabilidad por vía judicial coactiva y
2) las consecuencias jurídicas que deriven de esa falta de ejecutabilidad compulsiva.

• Facultad del acreedor de retener lo cobrado:


Conforme al art. 728 el acreedor tiene derecho a quedarse con lo cobrado en pago de una
obligación natural: “lo entregado en cumplimiento de deberes morales o de conciencia es
irrepetible”
• Pago parcial:
el pago parcial de una obligación natural no la convierte en obligación civil, y no le otorga al
acreedor la facultad de obtener por vía judicial coactiva el pago del resto.

• Deudor que paga una obligación natural creyendo que es una obligación civil:
 quien paga una obligación natural sabiendo que lo es, o sea, sabiendo que su cobro no
es exigible de modo coactivo, no tiene derecho de exigir la devolución de lo que pago.
 Pero ¿Qué sucede si uno ha pagado una obligación natural sin saber que lo era? El
pago espontaneo de una obligación proscripta no es repetible (art. 2538) Espontaneo
significa que no sea viciado por dolo o violencia.
 Aunque pague en la ignorancia de que está pagando una deuda que no es civilmente
exigible, si paga sin dolo ni violencia, paga espontáneamente.
 Aunque el deudor paga con error acerca de la ejecutabilidad de la obligación, en
realidad está pagando algo que debe, porque la obligación natural es algo que debe
pagar, y por tanto, no se trata de un pago indebido.

• Clausula penal puesta para garantizar el pago de una oblig natural:


 Si se estipula una cláusula penal para el caso de incumplimiento de una obligación natural,
la obligación de pagar dicha pena es civilmente exigible.
 El pago de la obligación natural es un acto jurídicamente debido. Quien cumple con una
obligación natural realiza un pago, el pago de una obligación jurídica.

• Compensación:
 mediante la compensación se extinguen las deudas que tienen entre si A respecto de B y B
respecto de A, hasta el importe de la menor de ellas.
 Acerca de la compensación entre una obligación natural y una obligación civil hay que decir
que si el acreedor de la obligación civil está de acuerdo (o sea, si se trata de una
compensación convenida entre las partes o dispuesta unilateralmente por el acreedor de la
obligación civil) la compensación es válida.
 Pero no es válida la compensación legal, o sea aquella que opera independientemente de la
voluntad de las partes.

6. Índole del acto de cumplimiento natural


 En una oblig natural cuando el deudor le da al acreedor lo que le debe, realiza un
verdadero pago, el pago en tal caso no es una mera liberalidad, ni el deudor de una oblig
natural puede decir que ha pagado lo que no se debía. Se trata de un pago de una deuda, no
es un acto de liberalidad.
 En suma, quien cumple con una oblig natural realiza un pago, el pago de una oblig jurídica.

7. Diferencia entre las obligaciones naturales y los meros deberes morales en su esencia
 Las obligaciones naturales son obligaciones jurídicas, pero al mismo tiempo son deberes
morales. Las obligaciones naturales son deberes morales, pero no son MEROS deberes
morales, sino también son obligaciones jurídicas.
 Toda obligación natural es un deber moral, pero no todo deber moral es una obligación natural:
hacer un obsequio a alguien por su cumpleaños no es una obligación natural.
 Entre las obligaciones naturales y los deberes morales en general existe una relación de
especie y de género. La obligación natural es una especie dentro del género del deber moral.
La diferencia radica en que la obligación natural es un DEBER DE JUSTICIA.
 El acreedor de una obligación natural tiene derecho de exigirle la cosa o el hecho al deudor
porque se trata de un deber de justicia. Hay deber de justicia cuando se debe dar algo a otro
porque es algo que pertenece al otro o que le corresponde al otro (“dar a cada uno lo suyo”,
como lo expresa la clásica definición de justicia). En el caso de la obligación natural el acreedor
tiene derecho a exigir, tiene derecho de tocarle la puerta al deudor para exigirle lo debido.
 La obligación natural es siempre un deber moral, pero no es un mero deber moral. Dentro de
los deberes morales están:
a) los que el hombre tiene respecto de sí mismo y que no lo obligan directamente hacia el
prójimo (el deber de cuidar su propia salud) y
b) los deberes morales de alteridad, o sea, los que se tienen para con el prójimo (gratitud,
cortesía, hospitalidad, etc).

CONCLUSIÓN: EN LAS OBLIG NATURALES HAY UN SUJETO QUE PUEDE


RECLAMARLE AL DEUDOR EL CUMPLIMIENTO DE ALGO QUE LE PERTENECE
RECIBIR “COMO SUYO” (Y POR ELLO SE TRATA DE UN DEBER DE JUSTICIA),
MIENTRAS QUE EN LAS OTRAS ESPECIES DE DEBERES MORALES, EL INTERESADO
NO TIENE LA FACULTAD DE RECLAMAR, COMO ALGO QUE LE ES RSTRICTAMENTE
DEBIDO COMO SUYO, EL CUMPLIMIENTO.

Ej el deber de corresponder al que nos hubo hecho un beneficio, con algo que luego él
necesita, es un grave deber moral (de gratitud), pero no confiere al necesitado la facultad de
reclamar o exigir su cumplimiento como algo que a él le pertenezca.

8. Diferencias de los efectos jurídicos entre las obligaciones naturales y los meros
deberes morales: VER PAG 208 Y 209!!!!
OBLIGACIÓN NATURAL DEBERES MORALES
En cambio, tal acción de reducción, que establece el
Si el progenitor dispone en el testamento que se le art 1452, es procedente cuando el exceso sobre la
pague a un hijo una oblig natural que tenía respecto parte disponible corresponda al cumplimiento de un
de él, dentro de la porción que le ha asignado, la deber de pura caridad o gratitud o cuando sea un
porción de tal hijo no puede impugnarse mediante la acto de pura liberalidad realizado a favor de un hijo.
acción de reducción de parte de los otros herederos si
por causa de dicho pago excede la cantidad
disponible por el causante.
Es así si se lo dio por caridad, gratitud o cualquier
Lo que el causante hubo dado en vida a uno de los título meramente moral, o por mero espíritu de be-
herederos se considera que ha sido un adelanto de la neficiar
herencia que le iba a corresponder y por ello está
sujeto a colación en la sucesión de aquél. La colación
es improcedente si lo que dio a uno de los herederos
se lo dio para pagar una oblig natural.
Si uno da algo a otro en pago de una oblig natural el
acto no puede ser revocado en caso de ingratitud de Si uno dona algo a otro para cumplir un deber moral
quien lo recibió, porque allí no hay donación. de gratitud o de caridad, o lo dona con intención de
liberalidad, tal donación puede ser revocada en caso
de ingratitud de quien recibió la cosa.
El derecho del acreedor de una oblig natural se La transmisibilidad no tiene sentido en el caso de los
trasmite a sus herederos y también es trasmisible meros deberes morales de alteridad, pues en ellos no
inter vivos mediante la cesión de crédito. existe crédito o acreencia propiamente dicha.
9. Casos de obligaciones naturales. Pag 209-210
10. Las deudas de juego desprovistas de acción y las deudas derivadas de juegos
prohibidos:
 En el Código Civil y Comercial, en el capítulo de contratos de juego, se establece que las
deudas de juego que no pueden cobrarse coactivamente en juicio son las deudas de quien
pierde en un juego de puro azar: No hay acción para exigir el cumplimiento de la prestación
prometida en un juego de puro azar este o no prohibido por la autoridad local (art. 1611).
 Las deudas de juegos a las que la ley les reconoce acción para obtener su cumplimiento son:
los juegos que sean de habilitad intelectual o de habilidad física; los juegos que sean mixtos
de habilidad y azar (truco, poker), no obstante en este caso el juez tiene la facultad de reducir
el importe de la deuda si resulta extraordinaria respecto de la fortuna del deudor; los juegos
de puro azar organizados por el Estado o reglamentados por este; las apuestas y sorteos
ofrecidos al público.
 Los juegos de azar que la ley no prohíbe pero a los que no les otorga acción para obtener su
cumplimiento son: los juegos de azar practicados entre familias y amigos.
 Deudas de juego prohibidas por ilicitud intrínseca: por ej: vale todo.

C) OBLIGACIONES PRINCIPALES Y ACCESORIAS:

1. Concepto de obligación accesoria:


Obligaciones principales son aquellas cuya existencia, régimen jurídico, eficacia y desarrollo
funcional son autónomos e independientes de cualquier otro vínculo obligacional.
Los derechos y obligaciones son accesorios a una obligación principal cuando dependen de
ella en cualquiera de los aspectos precedentemente indicados, o cuando resultan esenciales
para satisfacer el interés del acreedor.
Ejemplos:
• La obligación de pagar intereses, que es accesoria de una obligación de dar dinero.
• La obligación del vendedor de una cosa de pagar los gastos de entrega de tal cosa es
accesoria de su obligación de dar la cosa.
No son obligaciones accesorias los deberes del deudor que integran el contenido de la
obligación, por ejemplo, en la obligación de dar una cosa, el deber de conservarlas antes de
entregarla integra el contenido de la obligación.
Por ello, si el deber de conservar la cosa no se cumple, no se ha incumplido una obligación
accesoria, sino que se infringe la obligación de dar la cosa, se vulnera la obligación principal.

2. Efectos jurídicos
Art. 857: La extinción, nulidad o ineficacia del crédito principal, extinguen los
derechos y obligaciones accesorios, excepto disposición legal o convencional en
contrario.
El principio general es que la obligación accesoria sigue la suerte de la obligación principal:
si una deuda se extingue por renuncia del acreedor o por transacción, se extinguen los
intereses moratorios que haya generado.

Excepciones:
1) la obligación de pagar la pena puesta en una clausula penal, cuando se ha constituido
para garantizar el pago de una obligación natural.
2) la obligación de pagar la pena puesta en una clausula penal que se hubo estipulado para
asegurar el cumplimiento de una obligación que es nula por la incapacidad del deudor.
3) la novación producida por el acuerdo preventivo homologado extingue la obligación
originaria del deudor, pero no se extingue la obligación correspondiente del fiador
4) el plazo de prescripción de las obligación de abonar una suma de dinero es el plazo
general de prescripción (5 años) pero el de pagar los intereses devengados por una suma de
dinero es de dos años. Aquí la obligación principal y accesoria tienen plazos distintos de
prescripción.

Con respecto a la influencia de la obligación accesoria sobre la obligación principal, la regla


general es que la extinción, nulidad o ineficacia de la obligación accesoria no afecta a la
obligación principal. Esto es lógico porque la obligación principal es la razón de ser de la
obligación accesoria, pero la obligación accesoria no es la razón de ser de la principal.
UNIDAD 5
OBLIGACION DE DAR COSA
A) OBLIGACION DE DAR COSA CIERTA EN GENERAL.
5. Concepto. Distinción con las obligaciones de género y las obligaciones de dar cosa
fungible.
 La obligación de dar cosa cierta es la que tiene por objeto una cosa determinada en su
individualidad. Ejemplo: la casa de la calle Maipú 444, la biblioteca de historia argentina del
profesor M.M.
 Lo esencial es que la cosa o cosas estén INDIVIDUALIZADAS, aunque en la estipulación no se
mencionen los datos que las individualizan: “todos los muebles que se hallan en mi fabrica”
 El objeto de esta clase de obligación puede ser una cosa singularísima, única, como es por
ejemplo una determinada obra de arte realizada por cierto artista; pero también puede ser una
cosa de la cual existan otras idénticas a ella, por ej. los productos fabricados en serie, pero de
modo que el compromiso jurídico se constituye sobre TAL cosa individualizada: esta que está
aquí y no otra, aunque haya otras que sean idénticas a ella.
 Dentro de las obligaciones de dar cosa, las obligaciones de dar cosa cierta se distinguen de las
obligaciones de género y obligaciones de dar cosa absolutamente fungible. En estas últimas el
objeto no está individualizado.
 En las obligaciones de género el objeto consiste en una o más cosas indeterminadas no
fungibles.
 “No fungible” quiere decir que los individuos no son idénticos entre sí, aunque tengan
semejanza, pues pertenece a un mismo género. Ejemplo: la obligación de dar tres caballos, la
obligación de dar 10 martillos medianos con mango de madera, la obligación de entregar 20
botellas de vino tinto. La obligación de dar una pintura determinada de cierto pintor es una
obligación de dar cosa cierta pero la obligación de colocar en el salón 5 cuadros de artistas
porteños destacadas es una obligación de género.
 En la obligación de dar cosa absolutamente fungible el objeto consiste en una o más cosas
indeterminadas fungibles. Son cosas fungibles aquellas en que todo individuo de la especie
equivale a otro individuo de la misma especie. Ejemplo: la obligación de dar 100 lts de nafta
Shine clase super. En general todo lo que se fabrica en serie y está determinado en todas sus
características específicas es objeto de una obligación de dar una cantidad de cosas fungibles.
La obligación de dar 100 lapiceras bic negras es una obligación de dar cosa indeterminada
fungible. En cambio la obligación de dar 100 lapiceras es una obligación de género porque el
objeto no está determinado en todas sus características específicas, de manera que para pagar
la obligación es necesario elegir entre lapiceras diversas.
 El ámbito de aplicación de la regulación de dar cosa cierta es muy amplio: sus normas se aplican
a todas las obligaciones de dar cosas, porque en las obligaciones que no son de dar cosa cierta,
o sea las obligaciones de género y las obligaciones de dar cosa absolutamente fungible, en
algún momento antes del pago de ellas se efectúa la individualización de las cosas (la elección
en las primeras y la separación en las segundas) y desde que se realiza la individualización se
trasforman en obligaciones de dar cosa cierta y por ende se rigen por las reglas de éstas.

2. Principios que rigen las obligaciones de dar cosa cierta


1. Antes de la tradición no se adquiere ningún derecho real sobre la cosa:
art. 750: el acreedor no adquiere ningún derecho real sobre la cosa antes de la tradición,
excepto disposición legal en contrario.
 El título de trasmisión (ej. contrato de compraventa) no basta para que se trasmita la
propiedad de la cosa, sino que se requiere “TITULO Y MODO”. El título es el acto jurídico
que tiene la finalidad de trasmitir o de constituir un derecho real. El modo, para los bienes
inmuebles y para la gran mayoría de los bienes muebles es la tradición o entrega de la
cosa. Ciertos bienes muebles son la excepción a esta regla, como los automotores, en
cuyo caso no se requiere la tradición sino la inscripción en el Registro de Propiedad del
Automotor, la cual es el modo en este caso. Mientras no se inscriba el auto a nombre del
adquirente, este no es su dueño, aunque se le haya entregado definitivamente el rodado; y
si se inscribe a nombre de uno el vehículo, éste es su propietario, aunque el rodado siga
en poder del vendedor.
 La inscripción registral del dominio sobre un inmueble no tiene valor constitutivo sino que
tiene valor declarativo: declara un derecho real que ya se constituyó, con el fin de
publicidad respecto de tercero.
 Por lo tanto, la casa aunque haya sido totalmente pagada por el comprador, mientras el
vendedor no la haya entregado al comprador, es de propiedad del vendedor. Mediante el
solo contrato de compra-venta no se trasmite el dominio, sino que solamente se crea la
obligación del vendedor de trasmitir el dominio al comprador. Cuando el comprador recibe
la casa (tradición) se hace propietario de ella.
 La razón de ser de este sistema de transmisión de la propiedad que toma nuestro país es
que mediante la posesión que ejerce el nuevo adquirente se hace pública la trasmisión y
de tal modo se protege a los posibles terceros sub-adquierentes de la cosa.

2. Las cosas se pierden, deteriora, aumentan o mejoran para su dueño


Art. 755: “el propietario soporta los riesgos de la cosa” Esto quiere decir que, si la cosa se
pierde por un caso fortuito o por el hecho de un tercero extraños antes de que sea entregada
al acreedor, aunque haya sido pagada totalmente por éste la cosa se pierde para el deudor,
porque es su dueño. Se disuelve la obligación y el deudor debe devolver al acreedor el precio
que haya recibido por este. La pérdida es sufrida por el deudor.
El principio “las cosas se pierden para su dueño” que expresa el art. 755 aplicado al caso
concreto de los automotores puede llevar a un resultado injusto. La inscripción en el Registro
del Automotor es constitutiva, por consiguiente, si el vendedor cobra el precio y entrega el
vehículo al comprador, sin hacerse aun la transferencia del dominio en el Registro de la
Propiedad del Automotor, y el comprador lo traslada a otra localidad y lo usa unas semanas y
sucede que antes que se realice la inscripción un tornado lo destruye, el rodado se pierde para
el vendedor porque es su dueño.

3. La propiedad de los frutos se adquiere en el momento de la percepción de ellos


Los frutos que han sido percibidos (que han sido separados de la cosa) antes de la tradición le
pertenecen al deudor, los que están pendientes el día de la tradición le pertenecen al
acreedor.

4. La inspección de la cosa: el derecho a inspeccionarla

3. Reglas de las obligaciones de dar cosa cierta en general


a) Deber de conservación
Art. 746: El deudor de una cosa cierta está obligado a conservarla en el mismo estado en
que se encontraba cuando contrajo la obligación.
 El deudor debe mantener la cosa tal como estaba en el momento en que se contrajo la
obligación, tanto en el aspecto material como en el aspecto jurídico. Conforme a lo
primero, debe abstenerse de deteriorarla o alterarla de cualquier modo. Conforme a lo
segundo le está prohibido enajenarla, prendarla, darla en donación, etc.
 El deber de conservar la cosa en el mismo estado importa no solo el imperativo de no
alterarla, sino también el de adoptar las precauciones para asegurar su conservación. Ej:
ponerla en un lugar seguro, vigilarla si es necesario.
 Son a cargo del deudor los costos de las reparaciones que realice para la conservación
de la cosa.

b) Régimen de los accesorios


Art. 746: el deudor de una cosa cierta está obligado a entregarla con sus accesorios,
aunque hayan sido momentáneamente separados de ella.
 El artículo establece a regla para el caso de los accesorios que han estado con la cosa, ya
sea que se mantengan unidos a ella, ya sea que se hayan separado momentáneamente.
Deben darse al acreedor y el deudor no tiene derecho de exigir un precio aparte por ellos.
 ¿Pero qué pasa si el accesorio se retira de la cosa con intención de separarlo
definitivamente? En tal supuesto hay que distinguir: si el acto de separación ocurrió antes de
constituirse la obligación de dar la cosa (el aire acondicionado que se retiró del inmueble) en
cuyo caso no son debidos al acreedor; o que el accesorio se haya separado después de que
se constituyó la obligación (el aire acondicionado se retiró después de vender el
departamento) en cuyo caso deben entregarse al acreedor, por imperio del principio de la
buena fe, ya que cuando adquirió su derecho sobre la cosa, entendió razonablemente que
adquiría también su derecho sobre el accesorio que se hallaba en ella.
 En lo que concierne a los accesorios que SON IMPRESCINDIBLES para el uso normal de la
cosa
 SIEMPRE deben entregarse, aunque se hayan retirado con la intención de separarlos
definitivamente de la cosa y aunque se hubiesen retirado antes de que el deudor haya
contraído la obligación.
 Asimismo, son de gran relevancia los USOS. Hay cosas que normalmente suelen venderse
por separado, y hay cosas que normalmente se venden juntas, y se acepta que sea así. Los
paraguas, por ejemplo, se venden con su respectiva funda. En caso de una computadora, el
cable para cargar batería se entrega con la computadora. Pero la entrega de una impresora
no está incluida en la obligación de dar la pc porque aunque la impresora es un accesorio de
la computadora no es imprescindible para el uso normal de la computadora.
 Entre los accesorios que deben entregarse se incluyen también manuales que tengan
instrucciones de uso, conservación, etc, como los documentos necesarios. Art. 4 LDC: el
proveedor está obligado a suministrar al consumidor en forma cierta, clara y detallada todo
lo relacionado con las características esenciales de los bienes y servicios que provee, y las
condiciones de su comercialización.
 Asimismo, hay que considerar a norma particular para el caso de que se compren objetos
usados.
 Conforme al principio de la buena fe se entiende que el objeto que se obliga a dar el
vendedor es la cosa tal como se encuentra, aunque le falten accesorios esenciales,
inclusive, cuando este incompleta. Si la cosa esta expuesta con el accesorio se debe
entregar, pero si la cosa esta expuesta sin el accesorio no hay obligación de entregarlo.

Efectos jurídicos de la omisión de entrega del accesorio debido:


 Si no se entrega el accesorio debido hay CUMPLIMIENTO DEFECTUOSO, que es una
clase de incumplimiento de la obligación. El acreedor tiene derecho de demandar en
juicio la entrega del accesorio, así como de hacérselo dar por un tercero a costa del
deudor incumplidor y de obtener la indemnización correspondiente de los perjuicios que
le haya producido la falta del accesorio (art. 730)
 Si el deudor persiste en su omisión de dar el accesorio debido y este tiene valor relevante
o su falta imposibilita la finalidad que se tuvo cuando se contrató, el acreedor está
facultado a resolver el contrato.

c) La obligación de informar
A veces quien debe dar una cosa tiene la obligación de informar acerca del modo de uso de
ella, de los riesgos que implica su tenencia o su utilización y otros aspectos. En el caso de la
relación entre proveedor y consumidor, una regla general de la LDC establece la obligación de
informar al acreedor:
Art. 4 LDC: el proveedor está obligado a suministrar al consumidor en forma cierta, clara y
detallada todo lo relacionado con las características esenciales de los bienes y servicios que
provee, y las condiciones de su comercialización. La información debe ser siempre gratuita
para el consumidor.

d) Derecho de inspeccionar la cosa. Falta de identidad, cantidad, o calidad de la cosa


Art. 747: Entrega. Cualquiera de las partes tiene derecho a requerir la inspección de la cosa
en el acto de su entrega. La recepción de la cosa por el acreedor hace presumir la inexistencia
de vicios aparentes y la calidad adecuada de la cosa.

Art. 748: Entrega de cosa mueble cerrada o bajo cubierta. Cuando se entrega una cosa
mueble bajo cubierta y sin inspeccionar al tiempo de la tradición, el acreedor tiene un plazo de
caducidad de 3 días desde la recepción para reclamar por defectos de cantidad, calidad o
vicios aparentes
 Los vicios aparentes son los defectos de la cosa que el adquirente conoció o debió
conocer mediante un examen adecuado a las circunstancias del caso al momento de
recibirlo.

 “Calidad adecuada” es un término que está definido en el Código:


Se considera que las cosas muebles son adecuadas al contrato si:
a) Son aptas para los fines a que ordinariamente se destinan cosas del mismo tipo
b) Son aptas para cualquier fin especial que expresa o tácitamente se haya hecho
saber al vendedor en el momento de la celebración del contrato, excepto que de las
circunstancias resulte que el comprador no confió o no era razonable que confiara en la
idoneidad y criterio del vendedor.
c) Están envasadas o embaladas de manera habitual para tales mercaderías y si no la
hay, de una manera adecuada para conservarlas y protegerlas.

 Aunque el art. 747 diga que la recepción de la cosa hace presumir que la cosa es de la
entidad debida y carece de defectos aparentes, para dicha presunción se requiere que la
recepción se haga sin protesta, reclamo o reserva. Pues si el acreedor expresa una
protesta en el mismo momento de recibir la cosa no hay tal presunción. La presunción del
art 747 no rige para los casos de cosa mueble que se entregue en embalaje cerrado o
bajo. En estos casos, si el acreedor no realiza ninguna objeción respecto de la calidad,
cantidad o vicios de la cosa a la hora de la tradición, como la cosa se encuentra bajo
cubierta, no rige tal presunción y tiene un plazo de tres días para reclamar por defectos.
El plazo de tres días se cuenta DESDE LA RECEPCION de la cosa, o sea desde su
recepción física y no desde que se pone la cosa a disposición del acreedor. Debe
entender que los 3 días son 3 días hábiles. Si se interpretara que son días corridos (como
lo establece la regla general del Código) se frustraría el fin de la norma.
 En realidad hay otra regla del C.C.yC que otorga al acreedor un plazo mayor (10 días) la
cual se aplica en la mayoría de los casos de entrega de cosas “bajo cubierta” porque es
una norma especial para el contrato de compraventa, que es el negocio jurídico más
frecuente del que nace la obligación de dar cosa para transmitir derecho real. Este plazo
también se aplica en caso de permutas.
 En el caso de cosas que se entregan en embalaje o bajo cubierta, si el acreedor las
inspecciona deja de existir el plazo de 3 días que otorga el artículo siguiente para
reclamar por defectos de cantidad, calidad o defectos aparentes.
 Además, si el deudor de la cosa es un “proveedor” u el acreedor es un “consumidor” rige
el régimen de garantías de la LDC conforme al cual el acreedor tiene derecho al reclamo
aunque la haya recibido sin expresar objeción y aunque se trate de vicios manifiestos.

e) Modo de entrega de la cosa


El Código no contiene una regla específica referida al modo de entregar la cosa. Sólo se
refiere al modo de cumplimiento respecto de las obligaciones de hacer, lo cual es aplicable por
analogía a la obligación de entregar la cosa.

Art 775: El obligado a realizar un hecho debe cumplirlo en tiempo y modo acordes con la
intención de las partes o con la índole de la obligación.

También rige la costumbre jurídica. Así, es regla consuetudinaria que las cosas en el
comercio al por menor que no sean de gran tamaño deben entregarse dentro de bolsas o
paquetes
g) Gastos de la entrega de la cosa
En las obligaciones de dar cosa cierta para constituir derechos reales a título oneroso en
general se aplica, respecto de los gastos de entrega, la regla de la ley para los gastos de
entrega de la cosa en la compraventa, que dispone que debe pagaros el DEUDOR DE LA
COSA. Excepto pacto en contrario, están a cargo del vendedor los gastos de la entrega de la
cosa vendida.

4. Clasificación de las oblig de dar cosa cierta según el fin; lugar en que se regulan cada
clase en la sistemática del CCyC
La obligación de dar una cosa cierta puede contraerse con diversos fines:
• Para transmitir un derecho real (cuando el dueño de una cosa la vende a otro, en la
donación, permuta)
• Para constituir un derecho real (cuando el propietario de una cosa promete darla en
usufructo)
• Para restituirla a su dueño o a quien deba restituirla (por ejemplo la obligación del poseedor
de cosa ajena: la obligación que tiene quien por error se creía heredero y poseía la cosa de
entregar la cosa al verdadero heredero; la obligación del usurpador de un inmueble) y las
obligaciones de quien sin ser poseedor de cosa ajena la tienen en su poder como tenedores
de la cosa(el locatario al finalizar el contrato)
• Para transmitir el uso y la tenencia de la cosa (cuando uno se obliga a dar una cosa en
locación)
• Para transmitir solamente el uso de la cosa (cuando un hotelero se obliga a dar una
habitación determinada)
• Para transmitir solamente la tenencia de la cosa
Art. 749 (Obligación de dar cosas ciertas para transferir el uso o la tenencia) nos remite a
las normas contenidas en los títulos especiales para conocer que reglas se aplican. Los títulos
especiales son las normas de contrato de depósito (cuando se ha querido trasmitir solo la
tenencia de la cosa) , las normas de contrato de locación de cosa (cuando se ha querido
trasmitir el uso juntamente con la tenencia de la cosa) y las normas de contrato de comodato
(cuando se ha querido trasmitir el uso juntamente con la tenencia de la cosa, de modo
gratuito).
La clasificación de las obligaciones según el fin, que hemos considerado en este apartado,
se aplica no solamente a las obligaciones de dar cosa cierta, sino también a las obligaciones
de género y las de dar cosa indeterminadas fungibles.

B) REGLAS SOBRE LAS OBLIGACIONES DE DAR COSA CIERTA PARA CONSTITUIR


DERECHOS REALES
1. Régimen jurídico de las mejoras
Concepto de mejora. Clases de mejora.

Art. 751: Mejora es el aumento del valor intrínseco de la cosa. Las mejoras pueden ser
naturales o artificiales. Las artificiales, provenientes del hecho del hombre, se clasifican en
necesarias, útiles y de mejor lujo, recreo o suntuarias”

La mejora es una modificación de la cosa que causa un aumento de su valor. El término


“intrínseco” del art. 751 significa que la cosa ha recibido un aumento de valor por lo que
sucedido o se ha hecho en ella misma y no por circunstancias exteriores a ella. Así, si se erige
en las proximidades de un inmueble un centro de compras, puede aumentar el valor de venta
de aquel, pero no se trata de una mejora. Es una valoración de la cosa, pero no una mejora. Y
el deudor de la cosa (vendedor) no tiene derecho a cobrar más ni el derecho de resolver el
contrato. La pavimentación de la calle de acceso al inmueble es una mejora, porque, aunque
se trate de construcciones efectuadas fuera de los límites del inmueble, favorecen el acceso a
él.
Se denomina mejora natural la que resulta de hechos naturales (una avulsión, que consiste
en tierra, arena y piedras que un curso de agua lleva con fuerza súbita y las une y yuxtapone a
un terreno, aumentando su superficie)
Las artificiales se clasifican en:
 Mejora necesaria: es a reparación cuya realización es indispensable para la
CONSERVACION de la cosa. Es decir, que es indispensable hacerla para evitar la
destrucción total o parcial o un IMPORTANTE deterioro definitivo de la cosa. (arreglar el
techo porque se puede caer)
 Mejora útil: es la beneficiosa para cualquier sujeto de la relación posesoria. Es la
que beneficia en general a todo el que haya de poseer la cosa. La mejora que se
denomina útil es beneficiosa para la MAYORÍA, aunque no lo sea para cualquiera que
haya de poseer la cosa. Ejemplo: un garaje
 Mejora suntuaria es la mejora de mero lujo o recreo o provecho exclusivo para
quien la hizo. Son aquellas que no se requieren para la conservación de la cosa y
tampoco son útiles para la mayoría de los que puedan poseer la cosa, que son de
provecho solo para quien las hizo, o para una minoría de personas. Pueden ser cosas de
lujo y recreo (pileta climatizada) pero también pueden ser cosas que no sean de lujo y
recreo (si una persona que suele comerciar con ciertas mercancías instala en una de las
habitaciones de su casa unos toscos tablones horizontales que le sirven para depositar
allí las mercancías)

Aunque el art. 751 divide las mejores artificiales en tres clases, el mismo Código distingue 4
clases: El art. que define cada especie de mejora menciona además de las tres nombradas la:
 Mejora de mero mantenimiento: la reparación de deterioros menores originados por el uso
ordinario de la cosa (revoques, pintura de las paredes). Se hacen para conservar el estado de
la cosa en sus aspectos estético y funcional.

b) Régimen jurídico de las mejoras naturales:


Art. 752: Mejora natural. Efectos: la mejora natural autoriza al deudor a exigir un mayor valor.
Si el acreedor no lo acepta, la obligación queda extinguida, sin responsabilidad para ninguna
de las partes.
En las mejoras naturales, el acreedor tiene derecho a recibir la cosa a cambio de pagar el
mayor valor que la cosa ha adquirido, pero no se le puede obligar a pagar cualquier valor que
pretenda cobrarle el deudor de dar la cosa; si hay disconformidad entre las partes con respecto
a dicho valor, lo resolverá un juez o el árbitro.

Art. 753: Mejoras Artificiales: el deudor está obligado a realizar las mejoras necesarias, sin
derecho a percibir su valor. No tiene derecho a reclamar la indemnización por las mejoras
útiles ni pos las de mero lujo, recreo o suntuarias, pero puede retirarlas en tanto no deterioren
la cosa.

 Esta regla referida a las mejoras necesarias es consecuente con el deber del deudor de
conservar la cosa en el estado en que se encontraba en el momento de constituirse la
obligación. La norma le niega derecho al reintegro de las mejores útiles u de las mejoras
suntuarias, que es consecuencia del deber de conservar la cosa en el estado en que se
hallaba: el deudor debió abstenerse de realizar mejoras útiles y mejores suntuarias, por
consiguiente, si las hizo, carece de derecho de cobrar por ellas.
 Hay que concluir que el deudor también debe realizas las mejoras de mero mantenimiento y
sin derecho al reintegro de los gastos, en los casos en que en el tiempo transcurrido entre la
constitución de la obligación y el momento de entregar la cosa se hubiesen producido
deterioros causados por el uso de la cosa.
 Si el acreedor de la cosa quiere mantener una mejora útil o una mejora suntuaria, puede
hacerlo si acuerda con el deudor el valor que ha de pagar por ellas; si no hay acuerdo el
deudor tiene siempre derecho de retirarla, salvo que la mejora no pueda separarse sin
causar daño a la cosa.
 ¿Qué ocurre si una mejora útil o suntuaria no puede retirarse sin dañar la cosa? En tal caso,
el acreedor tiene derecho a recibir la cosa sin pagar nada por tal mejora, y también tiene la
facultad de disolver la obligación, pues no está obligado a recibir una cosa distinta de la
debida, con indemnización de los perjuicios derivados de la disolución de la obligación.
1. Régimen de las expensas necesarias (esto no lo vi en el libro)
Con respecto a los impuestos inmobiliarios y a las expensas comunes que deben pagarse
al consorcio en el caso de dptos o unidades en régimen de propiedad horizontal, el régimen es
obvio: éstos gastos deben ser soportados por quien haya poseído o poseerá la cosa en el
período correspondiente.

2. Régimen de frutos y de los productos.


a. Clases de frutos:
Fruto es el objeto que un bien produce, de modo renovable, sin que se altere o disminuya
su sustancia. Y se contrapone al concepto de producto, que es el objeto no renovable que
separado o sacado de la cosa altera o disminuye su sustancia.

Art. 233 clases de frutos:


Frutos naturales son las producciones espontaneas de la naturaleza (el agua de un
manantial)
Frutos industriales son los que se producen por la industria del hombre o la cultura de
la tierra. (las crías de animales de granja)
Frutos civiles son las rentas que la cosa produce, el alquiler)

Los frutos se distinguen según el estado en que se hallan:


 Fruto percibido: el que separado de la cosa es objeto de una nueva relación posesoria. Si
es fruto civil, se considera percibido el devengado y cobrado. Fruto percibido es el que está
separado de la cosa, ya sea porque el hombre lo separó, ya sea porque se han desprendido
naturalmente.
 Fruto pendiente: el todavía no percibido. Fruto civil pendiente es el devengado y no
cobrado.
Los frutos naturales y los industriales son percibidos cuando se separan materialmente de
la cosa y son así objeto de una nueva relación posesoria; en cambio en el caso de los frutos
civiles la percepción sucede con el cobro.
“Pendiente” significa “no percibido”. “Devengado” quiere decir que los frutos civiles ya se
han producido.

b. ¿A quién le corresponde los frutos?

Art. 754: hasta el día de la tradición los frutos percibidos le pertenecen al deudor; a partir de
esa fecha, los frutos devengados y los no percibidos le corresponden al acreedor

 Los frutos que al tiempo de la tradición ya han sido percibidos, o sea os que están separados
de la cosa, le corresponden al deudor de la cosa, los haya consumido o no.
 Los frutos que al tiempo de la tradición están pendientes, o sea, no separados, le pertenecen
al acreedor.
 Régimen de los frutos civiles devengados y no cobrados: El Código ha adoptado una regla
general: todo lo percibido antes de la entrega de a cosa pertenece al deudor y todo lo no percibido
antes de la entrega de la cosa le pertenece al acreedor. Pero la regla es errónea, en cuanto tata
del mismo modo a los frutos naturales y a los frutos civiles; es errónea porque los frutos naturales
no percibidos esta unidos a la cosa, y por ende cuando se entrega la cosa quedan para e
acreedor; en cambio los frutos civiles (ej los créditos por alquileres) no están unidos a la cosa e
ingresan al patrimonio del vendedor de la cosa. Por lo tanto, deben tratarse de distinta manera los
frutos naturales y los frutos civiles: los primeros el deudor de la cosa pudo percibirlos antes de la
tradición y no lo hizo; es justo que pasen al acreedor de la cosa. Los segundos, en cambio,
dependen de acciones de otros (que el locatario pague el alquiler) Lo justo es que los frutos civiles
aun no cobrados y que se devengaron mientras el deudor poseía legítimamente la cosa, le
pertenezcan a él. Una vía técnica para invalidar esta regla es la declaración de
inconstitucionalidad de esta norma por vulnerar el principio de razonabilidad de la ley
3. Consecuencias jurídicas del incumplimiento
Respecto de la inejecución de CUALQUIER CLASE de obligación:
Art. 730. La obligación da derecho al acreedor a:
a) Emplear los medios legales para que el deudor le procure aquello a que se ha obligado
b) Hacérselo procurar por otro a costa del deudor
c) Obtener del deudor las indemnizaciones correspondientes.

Además, en las relaciones entre proveedores y consumidores se aplica el art. 10 bis de la LDC
que, para el caso de incumplimiento del proveedor dispone que el consumidor tiene la elección
de:
a) Exigir el cumplimiento forzado de la obligación, siempre que ello fuera posible.
b) Aceptar otro producto o prestación de servicio equivalente.
c) Rescindir el contrato con derecho a la restitución de lo pagado, sin perjuicio de los efectos
producidos, considerando la integridad del contrato.
Todo ello sin perjuicio de las acciones de daños y perjuicios que correspondan

4. Consecuencias jurídicas de la pérdida de la cosa


El Código de Vélez dice que cuando hay perdida: la cosa que debía darse, solo se
entenderá perdida en el caso que se haya destruido completamente o que se haya puesto
fuera del comercio, o que haya desaparecido de un modo que no se sepa de su existencia.
Hay que admitir que también hay perdida de la cosa cuando se sabe que existe, pero el
deudor la ha extraviado entre sus cosas o en otro lugar sin poder hallarla, o cuando ha sido
sustraída o tomada por error por alguien (se sabe de su existencia, pero se ignora dónde está)
asimismo hay perdida cuando sin haberse destruido totalmente ya no sirve para los fines
tenido en cuenta por las partes.
¿Cuál es la consecuencia jurídica en caso de que se pierda la cosa que el deudor estaba
obligado a dar?
Art. 755.Riesgos de la cosa. El propietario soporta los riesgos de la cosa. Los casos de
deterioro o pérdida, con o sin culpa, se rigen por lo dispuesto sobre la imposibilidad de
cumplimiento.
Reglas de imposibilidad de cumplimiento, art 955:
La imposibilidad sobrevenida, objetiva, absoluta y definitiva de la prestación producida por
caso fortuito o fuerza mayo, extingue la obligación, sin responsabilidad. Si la imposibilidad
sobreviene debido a causas imputables al deudor, la obligación modifica su objeto y se
convierte en la de pagar una indemnización de los daños causados.
 Se considera caso fortuito o fuerza mayor el hecho que no ha podido ser previsto o que,
habiendo sido previsto, no ha podido ser evitado.
 La ley distingue el caso de que la perdida sea imputable al deudor del caso en que no sea
imputable al deudor. La segunda alternativa sucede cuando la entrega de la cosa se ha
vuelto imposible como consecuencia de un caso fortuito o fuerza mayor. Si la perdida es
imputable al deudor, el acreedor tiene derecho a la indemnización de los perjuicios. La
indemnización comprende el valor de la cosa que se perdió o destruyo y a veces también, si
los hay, el valor de los lucros cesantes (utilidades que el acreedor habría obtenido si hubiese
recibido la cosa en el tiempo debido) o de los daños emergentes por haber carecido de la
cosa. Con respecto al valor de la cosa que debe darse como indemnización ¿Cuál es el
valor que debe tenerse en cuenta? En nuestro país las cosas normalmente cambian de
precio porque existe inflación permanente.
 Ésta ha sido una cuestión discutida. Nosotros entendemos que el acreedor tiene derecho al
mejor valor de la cosa, pues desde la fecha en que debió recibir la cosa pudo venderla en
cualquier momento y obtener así el precio de la cosa en el momento de la venta.
 Con respecto a si la indemnización se debe pagar con dinero o con una cosa equivalente, es
necesario ver si en el caso es posible entregar una cosa equivalente. Si el deudor tiene o
puede obtener una cosa que sea realmente equivalente en su entidad y que sea equivalente
conforme al interés del acreedor, éste tiene derecho de exigirla cuando se ha perdido o
deteriorado la cosa sobre la cual existía originariamente la obligación, porque así consigue
satisfacer su derecho de crédito.

5. Consecuencias jurídicas de la pérdida parcial de la cosa


Si la destrucción de la cosa no es total, sino queda parte de ella, la deuda subsiste por dicha
parte.

6. Consecuencias jurídicas del deterioro de la cosa


 El deterioro es un detrimento intrínseco. La pérdida de valor por circunstancias extrínsecas.
Nos debemos remitir a las normas que rigen la imposibilidad de cumplimiento.

Art. 955. La imposibilidad sobrevenida, objetiva, absoluta y definitiva de la prestación producida


por caso fortuito o fuerza mayo, extingue la obligación, sin responsabilidad. Si la imposibilidad
sobreviene debido a causas imputables al deudor, la obligación modifica su objeto y se
convierte en la de pagar una indemnización de los daños causados.

 Por lo tanto el derecho que tiene e acreedor en caso de que la cosa haya sufrido deterioro, es
ser indemnizado por los perjuicios sufridos, si e deterioro es imputable al deudor: si alguien
vende un automóvil y antes de su entrega el rodado sufre una abolladura por un hecho
imputable al deudor, se disuelve la obligación y el comprador tiene solamente el derecho de
obtener la indemnización correspondiente al perjuicio de no haber recibido la cosa.
 ¿Tiene el comprador, conforme al nuevo Código, la facultad de recibir el automóvil deteriorado
con una diminución en el precio convenido? No. A diferencia del Código de Vélez, se le
reconoce al acreedor solamente la facultad de exigir el resarcimiento, pero no se reconoce el
derecho a recibir la cosa, tanto en el caso de que el deterioro no sea imputable al deudor, como
en el caso de que le sea imputable. En el Código Civil de Vélez, el acreedor podía recibir la
cosa en el estado en que se hallare con indemnización de los perjuicios e intereses.
 Esto es irrazonable porque si el acreedor tiene interés en que se le dé la cosa deteriorada, ¿por
qué no se le reconoce el derecho a que se le entregue? Si la cosa le interesa, aun deteriorada,
lo más aproximado al cumplimiento cabal es que se le entregue la cosa dañada, con la
correspondiente indemnización. La facultad de exigir la cosa deteriorada con disminución de
precio (si el deterioro no es imputable al deudor) o con la indemnización de los perjuicios (si el
deterioro es imputable al deudor) es conforme al sentido común de justicia. El juez podrá dejar
de lado la aplicación de esta ley conforme al principio de buena fe.
7. Concurrencia de dos o más acreedores de la misma cosa cierta
A veces sucede que el deudor, ya sea de modo intencional, o por descuido, vende la misma
cosa a más de una persona, o se obliga a darla a más de una persona. En tales casos, hay
dos o más acreedores de la misma cosa cierta. ¿A cuál de ellos el derecho le reconoce
preferencia para obtener la cosa?

El Código dispone:

Art. 756 Concurrencia de varios acreedores. Bienes inmuebles. Si varios acreedores


reclaman la misma cosa inmueble prometida por el deudor, son todos de buena fe y a título
oneroso, tiene mejor derecho:
 El que tiene emplazamiento registral y tradición.
 El que ha recibido la tradición
 El que tiene emplazamiento registral precedente
 El que tiene título de fecha cierta anterior.

Art. 757. Concurrencia de varios acreedores. Bienes muebles. Si varios acreedores reclaman
la misma cosa mueble prometida por el deudor son todos de buena fe y a título oneroso, tiene
mejor derecho:
 El que tiene emplazamiento registral precedente, si se trata de bienes muebles
registrables. (en las que la registración tiene efecto constitutivo, como los automotores)
 El que ha recibido la tradición, si fuese no registrable
 El que tiene título de fecha cierta anterior

 El primero criterio que debe tenerse en cuenta es la BUENA O MALA FE . ¿Qué significa acá
la buena fe del acreedor? Que en el momento de constituirse la obligación a su favor, él
haya ignorado que el deudor ya se había obligado a dar a cosa a otro. La doctrina y
jurisprudencia mayoritaria han exigido para que el acreedor sea de buena fe en el caso de
bienes inmuebles o bienes registrales, que éste se haya informado a quien pertenece el
bien, en el Registro correspondiente (de la Propiedad Inmueble o del Automotor, según sea
el caso) Ahora existe una regla en el Código nuevo que lo establece explícitamente: cuando
se trata de cosas registrables, la buena fe requiere el examen previo de la documentación y
constancias registrales (...)
 Es irrelevante que se trate de instrumento público o privado. El que uno de los acreedores
posea escritura pública no le otorga prioridad respecto de otro que haya recibido la tradición
de la cosa o que cuente con la inscripción de a cosa a su nombre en el Registro respectivo.
 ¿Qué significa fecha cierta? Los instrumentos adquieren fecha cierta el día en que acontece
un hecho del que resulta como consecuencia ineludible que el documento ya estaba firmado
o no puedo ser firmado después. ¿Qué pasa con el acreedor que no obtiene la entrega de la
cosa porque otro acreedor tiene prioridad sobre él?
Acreedor frustrado. El acreedor de buena fe que resulta frustrado en su derecho, conserva
su acción contra el deudor para reclamar los daños y perjuicios sufridos.
 En el caso de que el tercero haya sido de mala fe, él también es responsable. En tal caso,
hay responsabilidad solidaria del deudor y del tercero, pero son coautores en el hecho ilícito.
 Si ambos acreedores de la misma cosa lo son a título gratuito y ambos son de buena fe, se
ve razonable la aplicación, por analogía, de las mismas reglas del art. 756 y 757

C) REGLAS SOBRE LAS OBLIGACIONES DE DAR PARA RESTITUIR LA COSA


Consideraciones generales: aunque en la mayoría de los casos la obligación de restituir la
cosa se tiene respecto del propietario de ella, también puede haber obligación de restituir
respecto de otro, por ej. el sublocatario que debe restituir la cosa al locatario.
Poseedor: es quien tiene la cosa con “ánimo de dueño” (animus domini) Poseedor es por
tanto quien es el dueño de la cosa o quien por error se cree dueño de ella o quien ha hurtado
la cosa mueble o ha usurpado la cosa inmueble.
La posesión puede ser legitima o ilegitima:
- Es legitima cuando el sujeto que posee tiene respecto de la cosa un titulo valido de
adquisición del derecho real.
- Es ilegitima la que se tiene sin titulo o con un titulo nulo. Puede ser de buena fe o
de mala fe.
 El poseedor es de buena fe cuando cree, por ignorancia o por error de hecho
excusable, que la posesión que ejerce es legítima.
 Son poseedores de mala fe por ejemplo quien hura o usurpa. El poseedor de mala
fe es consciente de que la cosa no le pertenece. Un caso de poseedor de cosa
ajena por error inexcusable: uno ha comprado un lote a quien no era su propietario
creyendo que lo era; pero el vendedor nunca le exhibió el título, el comprador no
averiguo el estado del inmueble en el Registro de la Propiedad. Es un poseedor de
mala fe porque su error es inexcusable.

ARTICULO 1920.- Determinación de buena o mala fe. La buena o mala fe se determina al


comienzo de la relación de poder, y permanece invariable mientras no se produce una nueva
adquisición.
No siendo posible determinar el tiempo en que comienza la mala fe, se debe estar al día de
la citación al juicio.

La posesión de mala fe se subdivide en de mala fe simple y de mala fe viciosa:

ARTICULO 1921.- Posesión viciosa. La posesión de mala fe es viciosa cuando es de cosas


muebles adquiridas por hurto, estafa, o abuso de confianza; y cuando es de inmuebles, adquiridos
por violencia, clandestinidad, o abuso de confianza.

 Se denomina abuso de confianza el hecho de que uno se apodera de una cosa que le
había sido dada en depósito, comodato, locación, etc.
 La posesión se adquiere con violencia cuando se expulsa con fuerza o amenazas a quien
posee la cosa.
 La posesión se adquiere con clandestinidad cuando el propietario está ausente

2. Régimen de las mejoras


 En lo que concierne a las mejoras naturales, el deudor de cosa cierta para restituirla carece de
derecho de reclamar su valor. La solución es lógica porque en este caso el acreedor es el
dueño de la cosa y la cosa aumenta o se pierde para su dueño.
 Con respecto a las mejoras necesarias, acá el deudor tiene derecho de cobrar lo que gastó (a
diferencia de la obligación de dar cosa cierta para constituir o trasmitir un derecho real)
El poseedor puede reclamar el costo de las mejoras necesarias excepto que se hayan
originado por su culpa si es de mala fe: el poseedor para carecer del derecho de reintegro por
lo gastado tiene que haber causado con su culpa el deterioro de la cosa que hizo necesarios
los gastos para su conservación.
 En lo que concierte a las mejoras útiles, tanto el poseedor de buena fe como el de mala fe
tienen derecho al reintegro de los gastos si con ello la cosa aumento su valor, y sólo tiene
derecho de cobrar el importe de los gastos hasta ese incremento de valor.
Si el poseedor gasto 80000 en una mejora útil, pero el inmueble aumento por dicha mejora
solo 30000, éste es el importe que tiene derecho a reclamar. Si el poseedor gasto 80000 y el
valor de la cosa aumento 200000, solo tiene derecho a cobrar 80000.
 Respecto de las mejoras suntuarias ni el poseedor de buena fe ni el de mala fe tienen
derecho a ser indemnizados. Si el restituidor quiere retirarlas, tiene derecho de hacerlo,
siempre que su separación no cause daño a la cosa y si el dueño de la cosa quiere
conservarlas, debe pagar su valor.
 Las mejoras de mero mantenimiento no dan derecho de exigir indemnización al poseedor,
sea de buena fe o de mala fe.

3. Régimen de los frutos


ARTICULO 1935.- Adquisición de frutos o productos según la buena o mala fe. La buena fe del
poseedor debe existir en cada hecho de percepción de frutos; y la buena o mala fe del que sucede
en la posesión de la cosa se juzga sólo con relación al sucesor y no por la buena o mala fe de su
antecesor, sea la sucesión universal o particular.

 El poseedor de buena fe hace suyos los frutos percibidos y los naturales devengados no
percibidos. El de mala fe debe restituir los percibidos y los que por su culpa deja de
percibir. Sea de buena o mala fe, debe restituir los productos que haya obtenido de la
cosa.
 Respecto del poseedor de buena fe los frutos percibidos le corresponden a él. Los frutos
pendientes le corresponden a aquel a quien debe restituirse la cosa.

4. Régimen de los productos


 Tanto el poseedor de buena fe como el de mala fe deben restituir los productos de la
cosa.
 A menudo sucede que los productos no pueden sustituirse porque han sido consumidos,
destruidos o enajenados. En ese caso debe indemnizarse su valor.

5. Perdida de la cosa. Deterioro de la cosa.


En caso de pérdida de la cosa por causas que no le son imputables al poseedor:
 El poseedor de buena fe no responde por la destrucción total o parcial de la cosa sino
hasta la concurrencia del provecho subsistente.
 El de mala fe responde por la destrucción total o parcial de la cosa, excepto que se hubiera
producido igualmente de estar la cosa en poder de quien tiene derecho a su restitución.
 Si la posesión es viciosa, la responsabilidad por pérdida es más severa, pues el poseedor
responde aun en el caso de que la cosa igualmente se hubiese perdido estando en
posesión del dueño. El poseedor vicioso es el que obtuvo la posesión mediante el hurto, o
por una estafa, abuso de confianza, ocupación clandestina.

¿Y cuál es la consecuencia jurídica en el caso de que la destrucción de la cosa sea imputable


al deudor de la obligación de restituir? En el Código Civil y Comercial no hay reglas para este
supuesto. Se deben aplicar por analogía las normas sobre pérdida y deterioro para la
obligación de dar para constituir un derecho real. Defendemos que el acreedor puede reclamar
la cosa deteriorada, si le sigue interesando, más las indemnizaciones por los perjuicios
sufridos (aunque el Código nuevo así no lo disponga)

6. Concurrencia de varios acreedores.


Para el caso de que quien debe restituir la cosa a su dueño, la enajeno a otro o prometió a
otro, expresa el :

art. 759: “Regla general. En la obligación de dar para restituir, el deudor debe entregar la
cosa al acreedor, quien por su parte puede exigirla. Si quien debe restituir se obligó a entregar
la cosa a más de un acreedor, el deudor debe entregarla al dueño”

¿Qué sucede si el deudor de la cosa que debe restituir a su dueño la entregó a otro?
 Para el caso de que se trate de un bien mueble no registrable, el acreedor no tiene
derecho contra los poseedores de buena fe, sino solamente cuando la cosa fue robada
o se ha perdido. En todos los casos lo tiene contra los poseedores de mala fe.
 Acá, la buena fe, significa ignorancia del tercero de que la cosa que se le ha entregado
no pertenecía a quien se la dio. La protección del adquirente de buena fe a título
oneroso se funda en la seguridad jurídica.
Si se trata de un bien inmueble o de un bien mueble registrable se aplica el art. 761:

Si la cosa es inmueble o mueble registrable, el dueño de la cosa tiene acción real contra
terceros que sobre ella aparentemente adquirieron derechos reales, o que la tengan en su
posesión por cualquier contrato hecho con el deudor.

El fundamento de la norma es que se considera que el tercero pudo informarse acerca de


quién era el titular del inmueble o del mueble registrable, mediante el requerimiento al
enajenante para que exhiba el título de propiedad y mediante la información que puede
obtenerse en el respectivo Registro.

D) OBLIGACIONES DE GÉNERO Y OBLIGACIONES DE DAR COSA INDETERMINADA


FUNGIBLE
1. Las obligaciones de género. Concepto.
 Son obligaciones en que el objeto no está determinado en su individualidad, sino que está
determinado en su género.
 Tienen por objeto cosas no fungibles (cosas en las que un individuo no es idéntico a otro)
Por ej. 4 caballos. Las cosas son no fungibles porque un caballo es distinto de otro, difieren
en si son mansos, de raza, etc.
 Y aunque se expresaran muchas características del caballo “que sea árabe, de raza,
rápido, manso” el objeto no está determinado en su individualidad porque hay caballos que
coinciden en todas estas características y son diferentes entre sí.

2. La elección.
En la obligación de género la elección de la cosa o cosas que se darán hace que el objeto
de la obligación, que es indeterminado, quede individualizado.
Según el caso, el derecho de efectuar la individualización lo puede tener el deudor o el
acreedor, o un tercero. Si nada se ha estipulado, la elección es una facultad del deudor:

Art. 762. La elección corresponde al deudor, excepto que lo contrario resulte de la


convención de las partes.

No es válido que el deudor elija la cosa de menor calidad dentro del género; si la elección la
tiene el acreedor, no es válido que éste escoja la cosa de calidad superior.

Art. 762: La elección debe recaer sobre cosa de calidad media, y puede ser hecha
mediante manifestación de voluntad expresa o tácita.
En realidad el enunciado es incorrecto porque ninguna de las partes está obligada a elegir
la cosa de calidad media: el deudor puede válidamente escoger la cosa de mayor calidad para
pagar su obligación y si el acreedor tiene la elección puede válidamente exigir que le den la
cosa de menor calidad. Si la elección la tiene que realizar un tercero obviamente tiene que
elegir cosa de calidad media.

3. ¿Cuándo se produce la individualización?


Es importante determinar en qué momento sucede la individualización porque desde ese
momento cambia el régimen jurídico de la obligación, pues se rige por las normas de la obligación
de dar cosa cierta. La ley no contiene una regla sobre el punto. Hay varias doctrinas sobre el
momento de la individualización:
 Cuando la cosa o cosas elegidas son separadas de las demás
 Cuando quien elige notifica a la otra parte qué ha elegido
 Cuando la cosa o cosas elegidas se ponen a disposición del acreedor o se envían al
acreedor
 Cuando la cosa es entregada al acreedor.

a) Para el caso de que el deudor sea quien tiene la facultad de elegir, la mayoría de los
juristas sostienen el criterio de la declaración notificada. Si el deudor no ha
notificado la elección al acreedor, la elección se tiene por hecha en el momento del
envío, y si éste no existe, en el momento de la entrega de la cosa.
b) En el caso de que la elección sea facultad del acreedor, la individualización del
objeto se produce cuando el acreedor declara al deudor cual es la cosa o cosas que
elige.

4. Efectos jurídicos antes y después de la individualización


a) Antes de la elección:

No puede darse el caso de que el objeto de una obligación de genero se haga imposible
porque EL GENERO NUNCA PERECE.
 Si unos caballos han muerto o escapado, quedan muchos caballos en el mundo para que
el deudor pueda cumplir su obligación. La obligación de género no puede disolverse por
imposibilidad de cumplimiento, a diferencia de la obligación de dar cosa cierta. El caso
fortuito no libera al deudor.
 Sin embargo, en algunos casos no es así. Porque a veces el género puede perecer. Esto
sucede por ejemplo con las especies animales que se extinguen o que están próximas a
su extinción. También en el caso de especies de cosas que ya nadie fábrica o se ignora
quién las fabrique. Además, la imposibilidad debe entenderse no solamente en sentido
absoluto, sino también en relación con el costo de conseguir la cosa. Puede ser que el
género de algo no haya desaparecido pero si se requiere que el deudor vaya a buscar la
cosa muy lejos es irrazonablemente oneroso el cumplimiento.

b) Después de la elección:
Cuando el deudor efectúa la elección y la comunica al acreedor, sucede la
CONCENTRACIÓN de la obligación, o sea que la obligación que hasta ese momento tenía un
objeto indeterminado ahora tiene un objeto determinado y se convierte en una obligación de
dar cosa cierta. Si después de la elección, como consecuencia de un caso fortuito se pierden o
se destruyen las cosas que deben darse, la obligación se disuelve, el deudor queda liberado.
5. Las obligaciones de dar cosas indeterminadas fungibles. Concepto.
Estas obligaciones tienen por objeto cosas en las que los individuos son totalmente
idénticos entre si: 20 resmas de papel marca Rivadavia A4 extra blanco. En las obligaciones
de genero tiene sentido elegir los individuos, en cambio en las obligaciones de dar cosas
indeterminadas fungibles ello no tiene sentido, porque no hay diferencia entre un individuo y
otro.

6. ¿Cuándo se produce la individualización en las obligaciones de dar cosa indeterminada


fungible?
Es importante determinar cuando sucede porque en dicho momento se convierte en una
obligación de dar cosa cierta. Las opiniones no son unánimes:
 Doctrina de la separación o apartamiento: cuando el deudor aparta las cosas, pone
marcas en cajas o envases (ej. le pone el nombre del acreedor)
 Doctrina de la separación con participación del acreedor
 Doctrina de la entrega: cuando el deudor entrega la cosa o cosas a un transportador o las
pone a disposición del acreedor para que vaya a retirarlas.

La solución más razonable es que la individualización sucede cuando el deudor ha


separado las cosas con participación del acreedor. De esta manera, si las cosas se pierden,
destruyen, deterioran, el deudor puede demostrar que eran las separadas.

7. Efectos jurídicos de las obligaciones de dar cosas indeterminadas fungibles


Ausencia de reglas específicas en el código. Pag 268 y 269

Antes de la individualización
 Rigen las mismas reglas que en las obligaciones de género, con excepción de la regla
sobre la calidad de la cosa.
 Es que en las obligaciones de dar cosa indeterminada fungible los individuos son
idénticos entre sí y por ende no hay diferencia de calidad entre ellos.

Después de la individualización
 La obligación deja de ser una deuda de cosa indeterminada fungible y se convierte en
una obligación de dar cosa cierta, para el caso de perdida de la cosa o deterioro de la
cosa o cosas después que fueron individualizadas se aplican las reglas de la obligación
de dar cosa cierta.
 Si la perdida de la cosa no es imputable al deudor, este queda libre de responsabilidad.
LEER “ANTES” Y “DESPUES” DE LAS OBLIGACIONES DE GÉNERO.

E) OBLIGACIÓN DE GENERO LIMITADO


1. Concepto
Esta clase de obligación es aquella cuyo objeto es una cosa indeterminada en su
individualidad dentro de un conjunto de cosas determinadas o ciertas.
Ejemplo: la obligación de entregar 10 libros de esta biblioteca.
Se aplican las reglas para obligaciones alternativas.

F) OBLIGACIÓN DE DAR BIENES QUE NO SON COSAS:


en este contexto “cosa” significa la cosa material. La cosa entendida en sentido puede ser
corpórea o incorpórea: un libro- electricidad. ¿Qué bienes no son cosas? Los derechos de
autor, la marca de una empresa, la marca de un producto.

ARTICULO 16.- Bienes y cosas. ….. Los bienes materiales se llaman cosas. Las disposiciones
referentes a las cosas son aplicables a la energía y a las fuerzas naturales susceptibles de ser
puestas al servicio del hombre.

ARTICULO 764.- Aplicación de normas. Las normas de los Parágrafos 1°, 2°, 3° y 4° de esta
Sección se aplican, en lo pertinente, a los casos en que la prestación debida consiste en
transmitir, o poner a disposición del acreedor, un bien que no es cosa.
UNIDAD 6
OBLIGACIONES DE DAR DINERO
A) El DINERO. LA INFLACION. LAS OBLIGACIONES DE DAR DINERO.
Son obligaciones cuyo objeto es una cantidad de dinero, determinada o determinadle.
Cuando uno se obliga a pagar $9300 la cantidad de dinero está determinada en el momento
en que se constituye la obligación. Cuando uno causa un daño, surge la obligación de pagar la
indemnización correspondiente; en el momento en que se constituye la obligación el importe
de la indemnización no está determinado, sino que es determinable.
El dinero es cosa absolutamente fungible. En la obligación de dar dinero generalmente
importa el valor que representa la cantidad que se da.
Distinto es el caso en que el interés del acreedor es respecto de cierta clase de moneda; en
este supuesto hay una obligación de género y no de dar dinero.
1. Nociones sobre la moneda o dinero
La moneda, dinero, ES UN BIEN, con o sin valor intrínseco, que es aceptado en una
sociedad como medio de pago en la adquisición de bienes y servicios. La moneda cumple
varias e importantes funciones:
Funciones económica:
 Es medida común de los valores: es signo representativo del precio de las cosas
 Es instrumento de cambio: dado que el dinero es medida común de los valores, si uno
quiere adquirir una cosa basta que posea el equivalente en dinero. Para esto se inventó
precisamente la moneda, para superar los inconvenientes del trueque.
 Es un medio para el ahorro o conservación de valor: hay necesidades que tenemos
actualmente, pero hay otras que tendremos en el futuro. El dinero puede guardarse para
cambiarlo por cosas o servicios que sean necesarios en otro momento.
Funciones jurídica:
 Es medida común de los valores: así, el dinero sirve por ejemplo para cuantificar los
daños, para determinar el valor de cierto trabajo, etc.
 Es medio de pago de las obligaciones
 Es medio indemnizatorio en la reparación de daños: sirve para que el damnificado quede
en la misma situación en que se hallaba cuando se produjo el perjuicio. Así, por ej. uno ha
deteriorado una cosa material (un inmueble, un auto): mediante la indemnización en dinero el
damnificado puede reparar la cosa de modo que se elimine el daño
 Es un medio satisfactivo en la reparación de daños: hay perjuicios que no pueden ser
indemnizados en el propio sentido de la palabra, porque el damnificado ha perdido bienes que
no tienen precio, por ej. un brazo, un ser querido. En tales situaciones el dinero no puede
quitar el daño pero puede procurar ciertas satisfacciones.
b) Clases de moneda:
✓ Moneda metálica: su valor intrínseco corresponde con el valor que le asigna el Gobierno.
En el siglo XX se dejaron de usar. Se fabricaban con metales nobles (oro y plata) mezclados
con otros.
✓ Moneda de papel: su valor intrínseco, o sea el valor del material, es despreciable en
comparación con el valor que representa. Conforme a la ley, es canjeable por metal precioso.
El emisor de esta moneda garantiza su conversión en oro.
✓ Papel moneda: su valor intrínseco es depreciable en comparación con el valor que
representa, y además no es convertible por metal precioso. Su valor se funda en la confianza:
uno lo recibe porque sabe que los demás lo recibirán como pago. El papel moneda en nuestro
país se ha denominado siempre “peso”, salvo en el periodo de junio de 1985 hasta enero de
1992 que se denominó austral
✓ Moneda giral o dinero bancario: las tres monedas anteriores están constituidas por objetos
materiales y es dinero que circula de mano en mano, en el sentido literal de la expresión. Pero
hay otra especie de moneda que no es material y es el dinero bancario. La mayoría del
volumen que los bancos prestan a sus clientes no lo hacen mediante la entrega de billetes,
sino mediante la apertura de una cuenta; después el titular de ella, que recibió el préstamo,
libra sobre esa cuenta cheques que entrega a otros o hace transfe
✓ rencias desde su cuenta a cuentas de otros y la mayor parte de estos valores no se
cobran en dinero efectivo, sino que se poseen en cuentas bancarias y se traspasan de
una cuenta a otra permanentemente. Es dinero creado por los bancos.
La moneda metálica es dinero de valor intrínseco; la moneda de papel es dinero
representativo de un valor; el papel moneda es dinero fiduciario, o sea que su valor está en la
confianza que se tiene de qué será aceptado por los demás como medio de pago. Las
monedas de metal cuyo valor intrínseco es inferior al que se le asigna se llaman “monedas de
vellón”. Tales son por ejemplo nuestras actuales monedas de 50 centavos.
c) Curso legal y curso forzoso
Curso legal de una moneda significa que tal moneda tiene validez para cancelar obligaciones,
de modo que al acreedor no le está permitido rehusar el pago cuando le es dado por el
deudor. En cambio la moneda de otro país, así como los cheques, las tarjetas de débito y las
tarjetas de crédito le sirven al deudor para pagar una obligación de dar dinero solamente si el
acreedor quiere aceptarlos como medio de pago; tales medios carecen de curso legal.
Curso forzoso de una moneda quiere decir que ella es INCONVERTIBLE en metal precioso.
2. La inflación y el papel moneda
a) Concepto de inflación.
La inflación es la disminución del valor adquisitivo de la moneda; el sinónimo de
desvalorización monetaria o depreciación monetaria. También se puede decir que es el
aumento generalizado de los precios de los productos y servicios, que resulta como
consecuencia del aumento de la cantidad de dinero o sea de le emisión de más moneda
cuando no hay un incremento proporcional de la producción de bienes y servicios.
La causa principal de la inflación es el aumento de la cantidad de dinero sin
correspondiente aumento de la producción de bienes y servicios en el país. Lo contrario de la
inflación es la estabilidad monetaria.
Con la inflación se desnaturaliza el dinero, porque se perjudican gravemente las funciones
del dinero. El dinero ya no sirve como medida común de los valores y por ello la gente, para
las operaciones más importantes (compraventa de un inmueble) expresa el precio en una
moneda extranjera más estable en su valor. La función de ahorro de la moneda se hace
imposible: quien gurda dinero para usos futuros pierde una parte de su valor. Y en lo que
concierne a la función del dinero para cancelar deudas, con al inflación sucede que el
acreedor no obtiene la plena satisfacción de su derecho de crédito, por la pérdida que ha su-
frido la moneda en el tiempo que ha transcurrido entre la constitución de la obligación y el
pago.
A menudo, la emisión de más moneda la realiza el gobierno con el fin de obtener más
dinero para pagar deudas estatales y para hacer los próximos gastos públicos; a inflación
funciona así como un impuesto, pero resulta una medida injusta porque afecta muy
desigualmente a los individuos: beneficia a los deudores de obligaciones dinerarias y perjudica
a los acreedores de ellas.
La inflación puede tener diversa intensidad:
■ La inflación cero o estabilidad monetaria: el Imperio Romano de Oriente durante 8 siglos
mantuvo invariable el valor de su moneda.
■ La inflación moderada: por ejemplo la que ha tenido el dólar estadounidense
■ La inflación intensa: en la Argentina durante los últimos diez años y también en otras
épocas
■ La hiperinflación o inflación “galopante”: en nuestro país entre 1975y 1988. Una medida del
ministro de Economía Celestino Rodrigo en el año 1975 produjo de un día para otro una
inflación de 160% (Rodriga- zo) Con Alfonsín se produjo la más grave inflación, en 1989 había
inflación de 3080%. En nuestro país ha habido importante inflación desde hace más de 70
años, de modo persistente, hasta hoy, con la excepción del periodo de 1993 a 2001, década
en la cual hubo estabilidad monetaria, aunque en esa misma época la economía del país fue
muy perjudicada por la privatización, enajenación ruinosa, de las empresas estatales y por la
destrucción de gran parte de la industria nacional.
b) Valor intrínseco, valor nominal, valor de cambio
■ Valor intrínseco: es el valor económico que tiene una pieza de moneda, según sea su
material. En la moneda de metal (oro, plata) el valor es importante; pero en las monedas de
otros metales (monedas de
■ vellón) suele ser escaso; en el caso de la moneda de papel y papel moneda el valor
intrínseco es despreciable.
■ Valor nominal: es el valor que el Gobierno le asigna a la pieza monetaria, es el número
escrito.
■ Valor de cambio o valor real: es el poder adquisitivo de mercancías o de servicios: este
billete sirve para adquirir 4 kilos de pan.
3. Actualización de las obligaciones dinerarias
Actualizar el valor de una obligación de dar dinero significa CORREGIR EL VALOR
numérico que ha tenido ORIGINALMENTE, cuando nació, por otro valor numérico que sirva
hoy para adquirir la misma cantidad de cosas que podía adquirirse con el valor numérico
originario el día que se constituyó la obligación.
Según quien efectúe la actualización ésta es:
• Convencional: el deudor y el acreedor la acuerdan, ya sea al constituirse la obligación, ya
sea después.
En el primer caso, ello suele hacerse mediante una cláusula de actualización.
• Legal: en otra época en nuestro país se dictaron diversas leyes que mandaban la
actualización de ciertas obligaciones (por ej deudas de impuesto) y disponían el modo de
hacerlo
• Judicial: es la que realiza el tribunal cuando el acreedor demanda judicialmente el pago de
la obligación de dar dinero y solicita la actualización de la deuda. Fue usual antes de 1991,
después una ley lo prohibió.
b) Nominalismo y valorismo
¿Qué debe hacerse respecto de la obligación dineraria cuando la suma ha perdido poder
adquisitivo por la inflación sucedida entre el día en que se constituyó la obligación y el día en
que debe pagarse o e día en que el deudor realmente a paga?
Dos doctrinas antagónicas han respondido este interrogante:
a) Tesis del nominalismo: el deudor debe pagar el mismo importe nominal que tenía la
obligación cuando se constituyó, aunque el dinero se haya desvalorizado en ese periodo.
b) Tesis del valorismo: el deudor debe pagar un importe que equivalga al poder adquisitivo
que tenía el importe de la obligación cuando ella nació.
Argumentos pro-nominalismo:
• La sencillez: no es necesario establecer un criterio para corregir el valor nominal de la
deuda ni hacer cálculos.
• La seguridad jurídica: si el deudor debe siempre el valor nominal convenido, entonces
conoce que debe pagar.
• La posibilidad del acreedor de evitar la pérdida mediante cláusula de estabilización: el
acreedor previsor que hubiera querido evitar la pérdida que resulta de la inflación, podría
haber insertado una cláusula de estabilización para hacer al ajuste del valor nominal, que de
tal manera habría sido reconocido y consentido por el deudor. Si no lo hizo, no hay que suplir
esa omisión con la intervención del juez (este argumento actualmente no tiene sentido porque
se le ha quitado validez a ese tipo de cláusulas)
• La actualización de las deudas genera un efecto multiplicador de la inflación (espira
inflacionaria): el deudor que paga una cantidad aumentada con la actualización, traslada en el
precio de sus productos o servicios este mayor costo; los adquirentes a su vez lo trasladas a
sus productos y servicios y así sucesivamente.
Argumentos en favor de la tesis valorista:
El deber de justicia exige actualizar el importe nominal de la deuda: el deudor cuando se
comprometió a pagar determinada suma de dinero se comprometió a entregar un valor con
cierto poder adquisitivo. Si en el tiempo transcurrido desde entonces hasta el día del pago la
cantidad estipulada ha perdido poder adquisitivo, lo justo es modificar tal cantidad de modo
que el acreedor reciba una cantidad que tenga el mismo valor adquisitivo. El atenerse al valor
nominal originario importa un despojo para el acreedor de la obligación de dar dinero. Replica
de los argumentos nominalistas:
• No se puede sacrificar la exigencia de justicia a la simplicidad
• Es preferible la eventual injusticia que resultaría de algunas actualizaciones judiciales
arbitrarias antes que todas las seguras injusticias que importa la aplicación de principio
nominalista
• Actualmente la ley dispone la invalidez de las cláusulas de actualización. Además, muchas
veces el acreedor no imagina el incumplimiento del deudor, y por ello no se preocupa en incluir
una cláusula de esta.
Conclusión: cuando la inflación es escasa debe regir el nominalismo por razón de
simplicidad. Pero cuando la desvalorización de la moneda es relevante, lo justo es actualizar el
valor nominal de modo que se alcance el mismo valor real o valor de cambio que tenía el
importe en el momento de nacer la obligación. El ajuste nominal o actualización no importa un
aumento en el valor de la deuda, sino que precisamente se realiza para mantener el mismo
valor real de la deuda, para evitar su disminución. En el mundo predomina el principio
nominalista.
Aunque, las tasas de intereses que pactan las partes y las tasas de intereses que aplican
los jueces en época de inflación suelen ser notablemente más elevadas que en épocas de
estabilidad monetaria y generalmente suelen funcionar de modo indirecto como actualización.
c) La cuestión en el derecho argentino
Antes de la Ley de Convertibilidad del Austral:
Vélez Sarsfield no puso en el Código Civil regla para el caso de que el valor real o poder
adquisitivo de la moneda disminuyese por causa de la inflación; le parecía que la situación era
casi imposible, dada la estabilidad monetaria que existía en el país.
A mediados del siglo XX comenzó a producirse inflación de importancia en nuestro país.
Los tribunales actualizaban de algún modo, parcialmente, las deudas mediante la tasa de
intereses moratorios, pero no hacían la actualización cabal y expresa; aplicaban el principio
nominalista porque interpretaban que el Código Civil así lo establecía. En rigor, el Código Civil
no había receptado ni la doctrina nominalista ni la doctrina valorista, sino que contenía una
laguna sobre este punto, que intencionalmente había dejado el Codificador.
En la década de los años 70 algunos tribunales ajustaban el importe de las deudas para
que la inflación no perjudicara al acreedor, algunos de ellos admitían la actualización
solamente en el caso de que hubiese mora del deudor, pues la concebían como una
indemnización del daño que el acreedor sufría por el incumplimiento del deudor; otros la
aplicaban a toda situación en que el importe de la deuda se hubiese desvalorizado. En
septiembre de 1976 luego de un fallo en el que la locadora de un inmueble alquilado a la
Provincia de Buenos Aires demandaba la actualización del precio de siete años de alquiles
impagos, que se había reducido a un valor insignificante como consecuencia de la inflación,
todos los tribunales argentinos actualizaban las obligaciones de dar dinero.
Desde la ley 23928.
A fines de marzo de 1991 se dictó la Ley de Convertibilidad del Austral, que prohibió a los
jueces la actualización de las deudas (o sea que implantó el nominalismo), prohibición que
reitero la Ley de Emergencia Pública y Reforma del Régimen Cambiario: el deudor de una
obligación de dar una suma de dinero determinada de pesos cumple con su obligación dando
al día de su vencimiento la cantidad nominalmente expresada.
En agosto de 2015 entro en vigencia el Código Civil y Comercial. No contiene ninguna regla
específica para el supuesto de inflación; pero suele interpretarse que recepta el principio
nominalista. En realidad, el texto legal no dice nada sobre la cuestión del valor de las
obligaciones en caso de inflación; pero de todos modos se hallan vigentes las leyes de Ley de
Convertibilidad del Austral y la Ley de Emergencia Pública y Reforma del Régimen Cambiario.
d) ¿Qué puede hacer el acreedor de dinero en el momento de contratar para evitar la pérdida
económica causada por la inflación?
En los contratos suelen insertarse, por iniciativa del acreedor de la suma de dinero,
diversas clases de cláusulas que tienen la finalidad de prevenir las consecuencias de la
inflación. Algunas de ellas son inválidas porque vulneran la prohibición de las cláusulas de
actualización de las deudas.
Cláusulas que conforme a la ley son obviamente inválidas:
✓ Cláusula de ajuste según el valor del dólar (o de otra moneda extranjera): “el locatario
abonará mensualmente, en concepto de precio de la locación, la suma de pesos necesaria
para adquirir 800 dólares estadounidenses”
✓ Clausula “valor oro” (o valor plata): “A se compromete a pagar el día del vencimiento la
cantidad de dinero que equivalga a 100 gr de oro”
✓ Cláusula de ajuste según el valor de un producto: se toma como parámetro la nafta de tal
clase o tal miel de importación.
✓ Cláusula de ajuste según el valor de un conjunto de productos: “la cuota mensual será
ajustado de modo que equivalga al precio de 300 litros de nafta”
✓ Cláusula de determinación del precio según el valor de un producto: se pacta que tal precio
se terminará posteriormente (el día del pago) de modo que equivalga al precio d determinada
cantidad de soja
✓ Cláusula de ajuste según el salario de determinado trabajo: se toma como referencia, por
ej. el sueldo mínimo del obrero de la construcción o el salario mínimo vital que establece el
Gobierno
✓ Cláusula de ajuste según índices (indexación)
Las clausulas anteriores son cláusulas de actualización que NO ESTAN PROHIBIDAS por
el derecho. El insertarlas en el contrato no es una conducta antijurídica, lo que sucede es que
CARECEN DE VALIDEZ, son invalidas para la ley. Tienen validez axiológica, dado que tienen
el fin de mantener el valor real de la suma prometida por el deudor, lo cual es justo; pero no
pueden hacerse valer en juicio, al menos en la gran mayoría de los tribunales actualmente.
Clausulas validas:
✓ Estipulación de intereses: el acreedor, con el fin de evitar el perjuicio de la depreciación
monetaria, suele insertar en el contrato intereses de un porcentaje tal que neutralice la
inflación que se estima para los meses futuros. Suele hacerse tanto respecto de los intereses
compensatorios como respecto de los intereses moratorios.
En un país con importante grado de inflación constante, como Argentina, la tasa de los
intereses incluye normalmente el “interés puro” más otra parte que funciona como corrección
de la depreciación de la moneda.
✓ Pago con oro: en lugar de estipularse que el pago se haga en dinero, se acuerda que se
entregará cierta cantidad de oro. La obligación, tal como aparece en el contrato, no es de dar
dinero, sino una obligación de género.
✓ Pago en moneda extranjera: la estipulación de ajuste del importe de una obligación en
moneda nacional según el valor del dólar es inválida; pero el contratar la obligación en dólares
es válido. Si por el acto por el que se ha constituido la obligación, se estipulo dar moneda que
no sea de curso legal en la Republica, el deudor puede liberarse dando el equivalente en
moneda de curso legal. Por lo tanto, el deudor tiene la opción ente pagar con dólares o pagar
con la cantidad de pesos que equivalgan a los dólares debidos, obviamente según la
cotización del dólar en el lugar de pago el día del pago.
✓ Precio acordado en una cantidad de determinado producto: las partes acuerdan que el deudor
debe pagar una cantidad de cierto producto. Por ej una empresa petrolífera y una aerolínea,
estipularon que el saldo de la deuda entre ellas se pagará con 1754 toneladas de soja.
Cláusula de éxito probable en los tribunales:
✓ La Cláusula que establece precios escalonados en los contratos de duración: por ej. en los
contratos de alquiler. Ejemplo: se estipula que el locatario debe abonar una mensualidad de
$12000 durante los primeros 6 meses, de $13000 durante los seis meses siguientes, de
$14000 los meses 13 al 18. Los precios escalonados no constituyen cláusulas de actualización
y por consiguiente no vulneran la ley 23928. Pero algunos tribunales no los admiten, sobre
todo si el incremento es excesivo, porque suelen ponerse con un objetivo que no es prevenir
las consecuencias de la inflación: suelen encubrir la intención del locador de extinguir el
contrato antes del plazo legal mínimo de duración ( 2 años)
A veces sin embargo una gran diferencia en los importes de las mensualidades de alquiler
no corresponden a tal intención de fraude a la ley, sino al hecho de que en los primeros meses
el locatario tiene mucho gasto en la realización de mejores.
Los objetivos para los cuales se ponen precios de locación progresivos pueden ser
diversos, y por ello la validez que los tribunales les reconocen es variable. Actualmente la
mayoría de los jueces los aprueba.
✓ Pacto de negociación periódica del precio: en la locación y en los demás contratos de
duración suele incluirse una cláusula que dispone la revisión periódica del precio, por ejemplo:
“si la inflación supera el 10% las partes deben reunirse para renegociar el precio de la
locación”
Es una clausula previsora y razonable, pero si las partes no logran ponerse de acuerdo el
locador tendrá que respetar la duración del contrato de locación y no podrá exigir al locatario
ningún aumento sobre el importe originariamente convenido.
4. Deudas dinerarias y deudas de valor
b) Concepto y ejemplos.
Dentro de las obligaciones de dar dinero se han distinguido dos clases:
a) Deudas “dinerarias”: son aquellas en las el importe está numéricamente determinado
desde que se constituye la obligación. Ejemplo: la obligación de pagar $30.000 por una
maquina
b) Deudas “de valor”: son aquellas cuyo objeto es la cantidad de dinero que valga una cosa o
un bien, cantidad que no está determinada numéricamente al constituirse la obligación, sino
que se determinara en un momento posterior. Ejemplo: la obligación de indemnizar los daños
causados en un accidente de tránsito. Asimismo, es una obligación de valor la obligación de
compensar el daño resultante del incumplimiento de una obligación. Ejemplo: si en la
obligación de dar una cosa, ésta se pierde o se destruye o se hace imposible el cumplimiento
porque el deudor la ha enajenado a un tercero. Otros ejemplos de deuda de valor: la
obligación de pagar a quien realizó un trabajo sin que se haya estipulado el precio; la
obligación del vecino contiguo de contribuir proporcionalmente con el costo de la pared
medianera.
b) ¿Hay una diferencia ontológica entre las obligaciones dinerarias y de valor?
Aunque en la doctrina unas se denominan “obligaciones dinerarias” y las otras se
denominan “obligaciones de valor”, ambas son obligaciones de dinero desde el primero
momento porque en unas y en otras su objeto es dinero, deben pagarse con dinero, y ambas
son obligaciones desde el primer momento porque el dinero siempre representa un valor de
cosas que pueden adquirirse con él.
La diferencia no es ontológica, dado que en ambas lo adeudado es dinero. Lo importante es
que se distinguen dos clases de obligaciones según que la cantidad de dinero a) esté
numéricamente determinada b) no lo este, y tenga que ser determinada después.
La diferencia no está en la clase de objeto de unas y otras, sino en la determinación.
c) Consecuencias jurídicas y uso de la distinción
La distinción sirve como herramienta para actualizar ciertas deudas, zafando del
nominalismo que impera en el derecho positivo. Según la ley 23928 las deudas dinerarias no
pueden ser válidamente actualizadas en su importe ni por aplicación de cláusulas de
estabilización convenidas por las partes, ni por los jueces. En cambio, las obligaciones de
valor, dado que no se expresan en una cantidad numérica, no sufren detrimento por causa de
la inflación. Su valor puede ser determinado numéricamente al tiempo del pago, con lo cual el
acreedor cobra el valor de la cosa o bien al cual se refiere esta clase de obligación. Si es una
obligación de indemnizar el daño que consiste en la destrucción de una lancha, se termina al
tiempo del pago, cual es el valor de una lancha de esa clase.
Art. 772: Cuantificación de un valor. Si la deuda consiste en cierto valor, el monto resultante
debe referirse al valor real al momento que corresponda tomar en cuenta para la evaluación
de la deuda. “al valor real al momento que corresponde tomar en cuenta para la evaluación de
la deuda” Tal momento que es el día de la sentencia o el día que se perdió o se destruyó la
cosa que debe indemnizarse, o el día que debió darse la cosa a acreedor.
Cuando el juez ya ha determinado el importe en pesos de una deuda de valor deja
definitivamente de ser una obligación de valor y se convierte en una obligación dineraria.

B) OBLIGACIÓN DE DAR MONEDA EXTRANJERA


Estas obligaciones son de gran importancia en nuestro país ya que en razón de la inflación
se acostumbra mucho el precio en dólares estadounidenses en los contratos de compra,
locación, etc. porque dicha moneda extranjera tiene inflación muy inferior a la inflación que
sufre la moneda argentina.
Cuando la deuda se ha acordado en moneda extranjera generalmente el acreedor tiene
interés en mantener la integridad del valor del dinero que se le dará.
Régimen jurídico.
Art. 765. Si por el acto por el que se ha constituido la obligación, se estipuló dar moneda
que no sea de curso legal en la República, la obligación debe considerarse como de dar
cantidades de cosas y el deudor puede liberarse dando el equivalente en moneda de curso
legal.
Art. 766 El deudor debe entregar la cantidad correspondiente de la especie designada.
Conforme al art. 765 quien se ha obligado a pagar una cantidad de dólares puede optar
entre entregar esa cantidad de dólares o dar una cantidad equivalente de pesos argentinos.
Pero según el art. 766 quien se ha obligado a pagar una cantidad de dólares debe pagar esa
cantidad de dólares. Obviamente hay una contradicción entre ambas normas. Se sabe que lo
que quiso el legislador fue la regla del 765 que permite que el deudor opte por el pago en
moneda nacional. Esta norma que le permite al deudor que pague en pesos no se aplica en las
obligaciones en las que el pago de moneda extranjera no se ha estipulado como precio sino
como la cosa que quiso adquirir el acreedor (compra de moneda extranjera porque se va de
viaje al exterior)
En un contrato de compraventa o de locación, etc, en que el precio se ha convenido en
pesos se pacta una cláusula de estabilización del precio según el valor del dólar. La cláusula
carece de validez.
En un contrato de compraventa o de locación, etc. el precio se ha acordado en dólares. El
deudor tiene la opción entre el pago en dólares o el equivalente en peso.
En un contrato de cambio de pesos por moneda extrajera: el deudor de la obligación en
moneda extranjera debe pagar en moneda extranjera porque la finalidad del acreedor ha sido
obtener la moneda extranjera por interés en ella misma.
b) Casos de excepción a la regla de la opción del deudor del art. 765 : la norma general es que el
deudor de una obligación de moneda extranjera puede optar en pagarla en el importe
equivalente en pesos argentinos. Hay, sin embargo, excepciones:
✓ Cuando al acreedor le es útil solamente la moneda extranjera (porque la necesita para
usarla en un viaje al extranjero)
✓ Si en un contrato de locación el locatario entrego una cantidad de moneda extranjera en
“depósito de garantía” cuando termine el contrato el locador debe restituir el depósito en la
misma moneda.
c) Incertidumbre jurídica que genera el régimen legal de las obligaciones en moneda extranjera.
La opción del deudor de pagar con moneda nacional ha generado diversas dudas:
a) Se discute si esa norma es imperativa (rige aunque las partes hayan acordado lo contrario)
o si es dispositiva, supletoria (rige solo en el caso de que las partes no hayan estipulado lo
contrario) La mayoría de los autores defienden la segunda opción.
b) En el caso de que existan distintas cotizaciones de una moneda extranjera se suscita la
duda acerca de cuál de ellas debe tomarse como referencia para calcular la cantidad de pesos
argentinos equivalentes. Durante los últimos años existían en nuestro país muchos tipos de
cambio para el dólar: “dólar blue” “dólar oficial para viaje al exterior” “dólar oficial para ahorro”,
etc.
c) Hay duda acerca de si el deudor debe pagar el valor en pesos que tenía la deuda en
moneda extranjera el día del vencimiento de la obligación o el valor que tiene el día del
efectivo pago. A veces la cotización de la moneda extranjera es más alta en la segunda fecha
referida; a veces es más alta en la primera fecha. La solución justa es que el deudor pague
según la cotización más alta.
2. El encuadramiento de las obligaciones de pagar moneda extranjera. La generación de
intereses.
En el Código de Vélez se dice que las obligaciones de dar moneda extranjera deben
considerarse como obligaciones de dar cantidad de cosas. Es decir, que se las califica como
obligaciones de dar cosa indeterminada fungible. Para el Código nuevo: Si por el acto por el
que se ha constituido la obligación, se estipuló dar moneda que no sea de curso legal en la
Republica, la obligación debe considerarse como de DAR CANTIDADES DE COSAS y el
deudor puede liberarse dando el equivalente en moneda de curso legal.
Este modo de catalogar la obligación de dar moneda extranjera es un error. Las
obligaciones de dar una suma de dólares, de euros, de reales, son obligaciones dinerarias. El
dinero extranjero, aunque carece de curso legal, es dinero.
¿Qué consecuencias jurídicas tiene el catalogar la obligación de dólares como obligación
de dar dinero o como obligación de dar cantidad de cosas? Si se estipula la enajenación de
una casa con precio en dólares y se juzga que la obligación del adquirente es una obligación
dineraria, el contrato es una compraventa (pues consiste en dar una cosa a cambio de dinero)
en cambio si se encuadra la obligación del adquirente
como obligación de dar una cantidad de cosas, e contrato es una permuta (pues
consiste en dar una cosa a cambio de otras cosas).
También hay una diferencia muy importante en las consecuencias del incumplimiento de la
obligación. Si se considera que es una obligación de dar dinero, en caso de incumplimiento el
acreedor tiene derecho a cobrar intereses moratorios. En cambio, si se considera una
obligación de dar cantidades, en caso de incumplimiento el acreedor no tiene derecho de
cobrar intereses, sino una indemnización x los perjuicios ocasionados.

C) LA OBLIGACIÓN DE INTERESES
1. Concepto de interés
El interés es la utilidad o ganancia que puede obtenerse de un capital. El capital puede ser
dinero pero también con capital los inmuebles urbanos o rurales, marcas, patentes, etc.
Concepto de interés en las obligaciones
El concepto es más restringido. El capital es DINERO QUE GENERA UNA SUMA DE
DINERO. El interés se genera de modo continuo, a través del tiempo. Y es proporcional a tres
factores:
✓ El valor del capital
✓ El tiempo durante el cual se usa o retiene el capital
✓ La tasa de interés: es la intensidad del interés. Suele expresarse en un porcentaje mensual
o anual.
Los intereses generalmente consisten en un porcentaje sobre el capital que se van
generando periódicamente; pero también puede ser una suma global.
2. Clases de intereses
Según su fuente:
1. Convencionales: son los que ponen los particulares. Es mejor denominarlos voluntarios,
porque aunque generalmente son estipulados por los contratantes, también pueden ser
puestos en otros actos jurídicos unilaterales como en el caso del testador.
2. Legales: son los que ha establecido la ley para cierto supuesto.
3. Judiciales: son los que determinan los jueces, en uso de las facultades que la ley les
otorga (los más comunes son los que fijan los jueces en caso de mora de deudor cuando las
partes no han estipulado la tasa de intereses para el supuesto de mora)
Según su fundamento o finalidad:
1. Compensatorios: es el interés que se paga por el uso de un capital ajeno. Ejemplo: en el
prestado de dinero. El fundamento de interés compensatorio es que debe darse al acreedor
una compensación por la privación del uso del capital durante cierto tiempo; asimismo, se
funda en el riesgo, mayor o menor, de incobrabilidad. En suma, el interés compensatorio se
concibe como compensación por la privación del uso del dinero más una prima por el riesgo
de no restitución del capital. El interés compensatorio se genera hasta el día del vencimiento
de la obligación. Si el deudor no paga, cae en mora y empiezan a correr intereses moratorios.
2. Moratorios: es el interés que paga el deudor que incurre en mora. El fundamento es que
se debe indemnizar al acreedor por el perjuicio que percibe por la falta de pago el día de
vencimiento de la obligación.
3. Punitorio: en realidad no se trata de una especie de interés distinto del interés moratorio.
Se trata del interés que debe pagar el deudor que se halla en mora. Sin embargo “punitorio”
connota la idea de pena; tiene la función de sancionar al deudor por su conducta antijurídica.
Tiene las finalidades propias de las penas jurídicas, esto es, el fin retributivo o de castigo
por la infracción al derecho y el fin preventivo (estímulo para mover el cumplimiento de la
obligación) y para que el deudor moroso no incurra en mora nuevamente. En el Código nuevo
se dispone un interés punitorio legal para las obligaciones alimentarias.
3. Tasas de interés.
a) Concepto: la tasa de interés o tipo de interés es el porcentaje sobre el capital, en una unidad
de tiempo (suele expresarse por mes o por año). La tasa puede estar determinada en el
contrato o por la ley o por el tribunal.
Clasificación de las tasas de interés:
• Tasa activa y tasa pasiva: tasa de interés activa es la que el banco cobra a quienes otorga
préstamos. Tasa de interés pasiva es la que el banco paga a los titulares de depósitos en
cajas de ahorro y depósitos a plazo fijo
• Tasa nominal y tasa real: tasa de interés nominal es el porcentaje que se aplica sobre la
deuda dineraria para obtener el interés. Tasa real es el porcentaje del verdadero interés
obtenido, lo cual resulta de restar del importe del interés nominal, la perdida que importa a
inflación.
• Interés puro: es el porcentaje de interés que tiene la función de compensar al acreedor por la
privación de uso del capital, más una prima por el riesgo de la no restitución de capital.
4. Régimen de los intereses compensatorios:
a) Procedencia: En las obligaciones en general:
Art. 767. Intereses compensatorios. La obligación puede llevar intereses y son válidos los
que se han convenido entre el deudor y el acreedor, como también la tasa fijada para su
liquidación. Si no fue acordada por las partes, ni por las leyes, ni resulta de los usos, la tasa
de interés compensatorio puede ser fijada por los jueces.
Los contratantes tienen libertad para disponer que haya intereses o que no los haya. Y
también libertad para determinar el quantum de la tasa y la modalidad. Claro, que si la
cantidad de los intereses resulta usuraria, el deudor no está obligado a pagarlos más allá del
importe que sea razonable; los jueces tienen la facultad de reducir los intereses excesivos.
Respecto de diversos contratos y otras relaciones jurídicos la ley establece la obligación de
pagar intereses compensatorios aunque las partes no hayan estipulado tal obligación. Claro
está que si pactaron que no se deben intereses, no se deben; la norma es supletoria, rige para
el caso en que las partes nada hubiesen convenido al respecto.
b) Tasa de los intereses compensatorios:
Art. 767. Intereses compensatorios. La obligación puede llevar intereses y son válidos los que
se han convenido entre el deudor y el acreedor, como también la tasa fijada para su
liquidación. Si no fue acordada por las partes, ni por las leyes, ni resulta de los usos, la tasa
de interés compensatorio puede ser fijada por los jueces.
5. Régimen de los intereses moratorios
a) Procedencia:
Art. 768. Intereses moratorios. A partir de su mora el deudor debe los intereses
correspondientes
Siempre que haya mora del deudor el acreedor tiene derecho a cobrar intereses, aunque no
se haya pactado la obligación de pagarlos. Estos intereses, moratorios, tienen el fin de resarcir
al acreedor de los perjuicios que le haya ocasionado el retraso en el pago. En el contrato de
préstamo de dinero, aunque sea gratuito, o sea que se haya estipulado que el deudor no debe
pagar intereses compensatorios por el mero préstamo, en caso de mora en la restitución de
dinero, el deudor debe pagar intereses moratorios.
La obligación de indemnizar que tiene quien ha causado un daño, en caso de retardo en el
pago, por aplicación de la regla general, genera intereses. Estos intereses se deben desde el
día en que se produjo el daño, pues ese día nace el derecho de la víctima de la
indemnización.
Para cobrar intereses, no se requiere que el acreedor demuestre la existencia de perjuicios
derivados del retardo; ni siquiera tiene que decir que ha sufrido algún daño; basta la mora del
deudor. Los intereses constituyen una indemnización “tarifada”, fija, que no varía en relación
con la cantidad del daño sufrido por el acreedor. O sea, que si no hay perjuicio, o son menores
que el importe de los intereses, de todos modos el acreedor tiene derecho a cobrar intereses,
cuyo importe es independiente de los perjuicios.
Jean Domat en su célebre “Tratado de las leyes civiles según su orden natural” estableció
que en caso de incumplimiento de obligaciones dinerarias debía reconocerse al acreedor
solamente el derecho a los intereses por el periodo de retardo, a diferencia del derecho que
tiene el acreedor en las demás especies de obligaciones, a cobrar el valor del perjuicio
realmente sufrido por la mora del deudor. Tradicionalmente se ha juzgado que en el caso de
incumplimiento de la obligación de dar dinero no hay indemnización de los daños reales sino
solo a obligación de pagar los intereses. Tal ha sido la regla del Código Civil y tam
bién es la del nuevo Código. Sin embardo a doctrina de los juristas no es pacífica en
este punto, algunos admiten solo al pago de los intereses, otros aprueban la
indemnización de los daños reales cuando estos superen el importe de los intereses,
etc.
Intereses moratorios en las deudas de valor (deudas ilíquidas): las deudas ilíquidas,
aquellas deudas de dar dinero cuyo valor numérico no está determinado, también generan
intereses moratorios desde la fecha en que debieron pagarse. Si las partes no se ponen de
acuerdo respecto del importe de la deuda liquida, el juez debe determinarlo, y los intereses
moratorios se calculan sobre dicho importe y con el tiempo transcurrido entre el día que debió
pagarse y la fecha de la sentencia. El deudor no puede excusarse de no pagar puntualmente
una obligación por el hecho de que sea ilíquida y no haya acuerdo con el acreedor acerca de
su cuantía; si quiere cumplir puede entregar al acreedor la cantidad que estima que debe y si
éste no acepta el pago y después el juez resuelve que el deudor tenía razón en el importe, la
mora será del acreedor.
¿Pueden aplicarse de oficio los intereses moratorios? Algunos responden negativamente,
para lo cual alegan el principio de congruencia según el cual el juez en la sentencia no debe
incluir nada que no haya sido pedido en la demanda. Otros en cambio entienden que los
intereses moratorios están implícitos en el pedido de cumplimiento de la deuda dineraria.
b) Tasa de los intereses moratorios
La tasa se determina:
• Por lo que acuerden las partes
• Por lo que dispongan las leyes especiales
• En subsidio, por las tasas que se fijen según las reglamentaciones del banco central.
Tasa de interés moratorio convencional
El art. 768 manda que el deudor que paga su deuda con atraso pague el interés moratorio
según el porcentaje que ha convenido con el acreedor cuando se constituyó la obligación. Sin
embardo no se admite cualquier porcentaje. Si la tasa de interés es excesiva el deudor puede
pedir al tribunal que la reduzca. Tasa de interés moratorio legal
Algunas leyes especiales establecen la tasa de los intereses moratorios para ciertas
obligaciones.
La ley de defensa de consumidor establece la tasa máxima de los intereses moratorio que
pueden exigir las empresas de servicios públicos domiciliarios (electricidad, agua, gas): no
podrá exceder en más del 50%
Tasa de interés moratorio judicial
Cuando las partes no han estipulado la tasa de los intereses para el caso de mora del
deudor y tampoco hay una norma de la ley que la determine, según el Código de Vélez, los
jueces tienen la facultad de determinar discrecionalmente la tasa. Al respecto el C.CyC dice:
“la tasa se determina por tasas que se fijen según las reglamentaciones del Banco Central”
Este texto es problemático porque el Banco Central no fija una tasa determinada, sino que
publica los promedios de las diversas tasas de los distintos bancos y autoriza muchas tasas
diversas. Además la mayoría de los juristas ha interpretado que el Código no ha delegado al
Banco Central la determinación de la tasa del interés moratorio, sino que los jueces deben
decidirla, para lo cual las tasas que autorizan el Banco Central deben servir como pautas; en
conclusión, los tribunales deben elegir según su prudente arbitrio una tasa que entre las tasas
bancarias que se hallan autorizadas por el Banco Central.
Algunos tribunales han aplicado la tasa pasiva promedio, o sea el promedio de las tasas
que los bancos aplican en las operaciones de depósito de dinero de sus clientes o la tasa
pasiva promedio en terminado banco oficial. En los TRIBUNALES DE CORDOBA ha
prevalecido el criterio de la tasa pasiva promedio más un porcentaje mensual. Ese plus sobre
la tasa pasiva sirve para compensar la devaluación de la moneda y para desalentar la
especulación de los deudores morosos.
Para cierta clase de deudas los jueces aplican tasas más elevadas; así por ej en las
indemnizaciones por despido del trabajador suelen aplicar la tasa correspondiente a la tasa
que se cobra por préstamos personales o las tasas de intereses por mora en el pago de las
tarjeas de crédito.
c) Tasa de los intereses moratorios sobre las deudas en moneda extranjera: la obligación de
pagar en moneda extranjera, a pesar de lo que expresa el art. 765, en una obligación de dar
dinero. Por consiguiente, en caso de atraso en el pago de una obligación de dar moneda
extranjera el acreedor tiene derecho a cobrar intereses. No obstante, un tribunal puede
tenerse al art. 765 y rechazar la pretensión del acreedor
d) de obrar intereses moratorios, de lo cual se deduce que no corresponde que el deudor
moroso abone intereses, sino la indemnización de los daños que el acreedor invoque.
¿Cuál es la tasa de tales intereses? Dado que el dólar es una moneda bastante estable,
corresponde aplicar una tasa del interés puro, o sea una tasa que no incluya la corrección para
neutralizar la inflación (o una tasa ligeramente superior a esa para que compense la inflación
moderada de dólar) La tasa de interés puro admitida en la doctrina y jurisprudencia argentina
ha sido el 6% anual o un porcentaje muy semejante.
e) Tasa de los intereses moratorios en las deudas de valor : con respecto al caso de mora en el
pago de una obligación de valor, no corresponde aplicar los interese moratorios usuales pues
el importe de estos, como dijimos, incluye una parte importante que tiene la función de
neutralizar la inflación y en el caso de las obligaciones de valor el contenido de ellas no sufre
menoscabo por la inflación, pues cuando el valor se cuan- tifica en dinero, es un valor
actualizado (en caso de la indemnización de un daño, el valor del daño se estima al tiempo de
la sentencia por lo tanto la suma de dinero indemnizatoria está actualizada)
El interés que corresponde aplicar en caso de mora del deudor de una obligación de valor
es el interés puro, que en general, en los tribunales argentinos es la tasa de 6 a 8 % anual.
Después de que una deuda de valor es cuantificada, se convierte en una deuda dineraria, por
ende, es afectada por la inflación, por lo cual en caso de mora se aplican sobre ella los
intereses moratorios judiciales usuales.
6. Régimen de los intereses punitorios
Para cumplir la función punitiva y preventiva el importe del interés punitorio tiene que ser
sensiblemente superior al valor de los daños que puedan causarse.
El Código Civil y Comercial en la sección en que regula el deber de pagar alimentos en el
ámbito familiar dispone que los jueces deben aplicar un plus por encima del interés moratorio
en caso de incumplimiento de estas obligaciones. La norma legal remite a la tasa más alta que
cobran los bancos a sus clientes; tal es la tasa de los adelantos en cuenta corriente bancaria; y
manda que sobre dicha tasa el juez adicione otro porcentaje más, según las circunstancias.
Este interés supera lo necesario para resarcir el perjuicio causado al acreedor por ende es
punitorio.
Los intereses punitorios convencionales se rigen por las normas que regulan la cláusula
penal. La cláusula penal es una estipulación por la cual el deudor está obligado a pagar una
alta en caso de incumplimiento. El interés punitorio es una especie de pena convencional, es el
contenido más común de las clausulas penales. Los jueces tienen la facultad de reducir el
importe de los intereses punitorios cuando sean desproporcionados e importen un abusivo
aprovechamiento de la situación del deudor.
7. LA USURA.
a) Concepto: Se denomina usura el interés excesivo que cobra el acreedor en un préstamo. La
usura es especie del género “lesión en el acto jurídico”. La usura sobre todo cuando es
exorbitante no suele estar explicita en el título de la obligaciones, sino de modo oculto.
b) Represión de la usura en el Derecho Argentino: revisión judicial de los intereses
En el Código de Vélez no existía regla que facultara a los jueces a reducir los intereses
estipulados por las partes cuando fuesen excesivos. Durante muchos años los tribunales
admitieron la mayor libertad en la fijación de intereses. El nuevo Código además de la regla
que regula la nulidad y ajuste por lesión, contiene un precepto específico que establece la
facultad judicial de reducir los intereses. En realidad no es una facultad, sino un deber. El juez
DEBE reducir los intereses siempre que sean excesivos.
8. EL ANATOCISMO
a) Concepto.
Se considera anatocismo o capitalización de intereses a la conversión de la suma del
capital y los intereses vencidos EN UN CAPITAL GENERADOS DE NUEVOS INTERESES
para el acreedor. Los intereses no pagados se van agregando al capital originario (“se
capitalizan”) para constituir un nuevo capital productor de intereses, los cuales en este caso se
denominan “interés compuesto”.
b) Fundamentos de la intervención del legislador para prohibir o para limitar el anatocismo
El pacto de capitalización periódica de intereses carece de validez jurídica en algunos
países; en otros es válido pero las leyes le ponen ciertos límites (por ej en el nuestro)
El anatocismo fue reprobado en la tradición jurídica (desde la época de la antigua Roma) a
causa del enorme incremento de la deuda que esta operación puede generar cuando la tasa
no es baja y después
de muchos periodos de capitalización, lo cual es un aumento que resulta
generalmente sorpresivo para el deudor.
La gente en general no imagina el importe al cual puede llegar a ascender la deuda como
consecuencia del interés compuesto cuando los periodos de capitalización son muchos y la
tasa es elevada, porque el crecimiento no es proporcional al tiempo, sino que es un
incremento exponencial. En épocas de inflación importante, como es la actual, las tasas
normalmente son más elevadas para neutralizar la depreciación monetaria.
La injusticia que puede generar el anatocismo es LA USURA. El incremento desmesurado
generalmente sucede de modo sorpresivo. Salvo que el deudor tenga conocimiento de
matemática financiera o haya sido informado sobre este punto particular, él ignora el
incremento exponencial de la deuda que puede resultar del anatocismo. Más aún: a menudo el
deudor no se percata de que en el contrato que firma hay un modo distinto de calcular los
intereses. El adjetivo “compuesto” o el término “capitalización” le son desconocidos a la
mayoría de las personas.
Algunos argumentan que si se admite el anatocismo en beneficio del cliente del banco para
las operaciones de depósito a plazo fijo y deposito en cajas de ahorro, no puede objetarse el
anatocismo en las operaciones de préstamos de dinero a los clientes. Esta postura se puede
refutar porque 1) la cuantía de la tasa en los depósitos a plazo fijo es muy inferior que la tasa
que se aplica en los préstamos y el anato- cismo resulta perjudicial al deudor cuando la tasa
es elevada y las capitalizaciones son muchas. 2) porque quienes deciden las tasas en los
bancos lo hacen con pleno conocimiento matemático o con suficiente asesoramiento
matemático, mientras que el deudor que contrata un préstamo de dinero carece de dicho
conocimiento.
c) Regulación del anatocismo en el derecho argentino
Art. 770: Anatocismo. No se deben intereses se los intereses excepto que:
a) Una clausula expresa autorice la acumulación de los intereses al capital con una
periodicidad no inferior a 6 meses.
b) La obligación se demande judicialmente; en este caso, la acumulación opera desde la
fecha de la notificación de la demanda.
c) La obligación se liquide judicialmente; en este caso, la capitalización se produce desde que
el juez manda a pagar a suma resultante y el deudor es moroso en hacerlo
d) Otras disposiciones legales prevean la acumulación.
INC A) es el caso de que las partes han acordado que la deuda genere intereses sobre la
suma de capital e intereses, cada tanto tiempo. A este modo de aplicar los intereses se le
pone un límite: no se admiten periodos de capitalización inferiores a 6 MESES. De esta
manera se evita que se sumen muchos periodos. En el caso de que en la convención de las
partes se establezca la capitalización en periodos inferiores a 6 meses debe reputarse que la
estipulación es nula solamente en lo que concierne a la duración del periodo y deben
capitalizarse intereses cada 6 meses.
INC B) Es el caso de que el acreedor reclame judicialmente el pago de una deuda
constituida de capital e intereses; la suma de ambos forma un nuevo capital generador de
intereses durante el proceso judicial.
Comienzan a devengarse desde el dia de la notificación de la demanda y se computan
hasta el día de la sentencia. Debe interpretarse que se admite una sola capitalización, por el
periodo que corre desde la notificación de la demanda hasta la sentencia judicial.
INC C) Cuando a sentencia judicial manda pagar al justiciable que perdió en juicio, se
confecciona la planilla de capital, intereses y costas. Si la suma resultante, después que la
sentencia fue notificada al deudor, no es pagada dentro del plazo que establece la sentencia
entonces el acreedor está facultado para hacer ejecutar la sentencia; para ello, confecciona
una nueva planilla de capital e intereses, de modo que se generan nuevamente intereses
sobre la suma del capital e intereses que se había mandado a pagar en la sentencia. Esta
secuencia puede repetirse.
INC D) Algunos casos en que disposiciones legales prevén el anatocismo para ciertas
relaciones jurídicas particulares (referidos a la cuenta corriente bancaria y a la cuenta corriente
en general)
El anatocismo en las tarjetas de crédito
El art. 23 de la Ley de Tarjetas de Crédito expresa la prohibición de capitalizar los intereses
por los saldos impagos de los periodos anteriores, o sea, los intereses compensatorios.

También podría gustarte