Está en la página 1de 6

STALIN Y LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO

Clase 1:
Justificación, enfoque, metodología y bibliografía

Nada suscita más el consenso bienpensante de las diversas fuerzas del


sistema, de Trump y la extrema derecha a la izquierda socialdemócrata
e incluso la supuesta “extrema izquierda” que la condena de Stalin y del
llamado “estalinismo”. Como dice el filósofo italiano Domenico Losurdo
es la “ideología hoy dominante”1 en el mundo capitalista. En mi juventud
asumí la crítica soviética oficial a Stalin de “culto a la personalidad” lo
que me llevó a alguna discusión con algún compañero que defendía sus
logros. Sin embargo, la caída contrarrevolucionaria de la URSS en 1992
y la enormidad del retroceso mundial, miseria, guerras interétnicas, des-
empleo, criminalidad, corrupción y dictadura abierta que conllevó cues-
tionó mis convicciones. Habían sido los “antiestalinistas” del Partido como
Gorbachov, Shevarnadze, Yakovlev y Yeltsin los autores de este desastre.
Algunas investigaciones como Otra Mirada sobre Stalin de Ludo Martens
me ayudaron a reflexionar. Asumo como dijo Martens que “redescubrir la
verdad revolucionaria sobre el periodo de los pioneros es una tarea colec-
tiva que incumbe a todos los progresistas del mundo”2.

En nuestra época los peores imperialistas siguen empleando “estalinismo”


como expresión de su odio contra los procesos progresistas. Los pueblos
del Tercer Mundo que resisten al imperialismo son acusados de “estali-
nistas”. El drogadicto charlatán mayamero Jaime Bayli acusa a Maduro
de “dictador stalinista bananero”3. El trotskista argentino infiltrado en Ve-
nezuela Carlos Carcione coincide con la extrema derecha mayamera al
acusar al “régimen político autoritario de corte estaliniano y represivo”4 de
Maduro. Hasta los líderes de izquierda moderada posmoderna del mun-
do imperialista son acusados de estalinistas. El líder del partido franquista
español VOX Abascal acusa al líder de Podemos Pablo Iglesias de “stali-
nista”5. El proceso revolucionario soviético sigue generando el odio de los
reaccionarios. El ex presidente español Felipe González, acusado de crear
la banda terrorista GAL y corresponsable de bombardeos de la OTAN y
1. Domenico Losurdo, Stalin, historia y critica de una leyenda negr, El Viejo Topo, Barcelona,
p. 26.
2. Ludo Martens, Un autre regard sur Staline, EPO, Bruselas, 1994, p. 9.
3. https://elintransigente.com/mundo/2019/06/27/jaime-bayly-insto-a-los-venezola-
nos-a-usar-la-fuerza-para-derrocar-al-dictador-estalinista-de-maduro/
4. https://as.mst.org.ar/2019/02/06/venezuela-entre-la-rapina-imperialista-la-burocracia-para-
sitaria/
5. https://www.efe.com/efe/espana/politica/abascal-dolido-porque-el-pp-vasco-les-tilde-de-
ajenos-a-lo/10002-3801998
STALIN Y LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO

la privatización de la economía declara para atacar el procés catalán que


“Stalin autodeterminó a millones de soviéticos en Siberia”6.

Por el otro lado en Rusia el amor por Stalin sigue creciendo en las nue-
vas generaciones. Si en 2004 el Centro Levada de Moscú (anticomunista)
afirmó que el 13 % de la población rusa de menos de 30 años votaría
por Stalin si se presentase a las elecciones y el 30 % de los mayores de 30
años sentía simpatía por este líder en 2019 las cifras le son más favorables
en sondeo del mismo centro. El 51 % lo respalda de los que el 4 % siente
admiración. El 70 % cree que jugó un papel positivo. El 46 % considera
justificadas las victimas caídas en las represiones realizadas en su épo-
ca.7Es evidente el contraste entre las opiniones de una sociedad dominada
por las corrientes burguesas, fascistas y trotskistas como es la española y
una sociedad como la rusa que puede comparar en su propia experiencia
personal el socialismo que perdió y el capitalismo salvaje que sufre desde
1992 y siente agradecimiento por el dirigente que representa una época
de construcción heroica.

No nos proponemos dictar cátedra absoluta e irrevocable sino investigar


con quienes participen en el curso contrastando las diversas fuentes dispo-
nibles. Fuentes rusas y extranjeras, comunistas y anticomunistas, favorables
y contrarias a la figura de Stalin para intentar buscar la verdad desde una
perspectiva de clase como decía Ludo Martens. No desde la neutralidad
y la supuesta imparcialidad sino desde la convicción de que el socialismo
ha dado respuestas positivas a los problemas de la Humanidad y es ne-
cesario construir la sociedad en torno a sus pilares. Debemos considerar
las condiciones terribles en que vivieron los primeros constructores para
ubicar equilibradamente nuestros juicios y opiniones. Como escribe el co-
munista francés Maurice Lionnet “hay que enfrentar la propaganda del
enemigo, la propaganda de los teóricos y plumíferos de la burguesía que
describen la experiencia de los países socialistas como un fracaso total en
todos los planos, apoyándose en el espectáculo de su hundimiento. Pero
no se arma a los militantes, o por muy poco tiempo, haciendo un cuadro
de agua de rosas esquivando las inmensas dificultades y obstáculos que
ha encontrado la primera experiencia de construcción del socialismo. Sí,
hubo realizaciones grandiosas y sin equivalentes en ningún país capitalis-
ta en los dominios social, cultural y de la enseñanza, en la conquista del
espacio por la URSS. Pero también hubo grandes carencias y en algún
6. http://www.izquierdadiario.es/Stalin-los-delirios-de-Felipe-Gonzalez-y-las-mentiras-so-
bre-la-autodeterminacion
7. https://www.dw.com/es/m%C3%A1s-de-mitad-de-rusos-ven-positivamente-a-sta-
lin/a-48348938
STALIN Y LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO

momento, deformaciones monstruosas. Para nosotros es hoy un periodo


que es de la mayor importancia analizar y estudiar para extraer un hori-
zonte y ver sobre qué bases podrá retomar la marcha una nueva fase de la
construcción socialista”8. El mismo camarada, miembro del PCF de 1958
a 1960 en fue expulsada su célula y luego del grupo Le Communiste que
falleció en 2006, insistía en que tras la caída del socialismo euro-asiático
regresó como reflejo de supervivencia en muchos camaradas el “culto de
jefes incontestables instituido en los años 30 en los partidos comunistas y
el dogmatismo que se desarrolló paralelamente”9. Algunos, dice, caían
en una “sacralización de la experiencia de la construcción del socialismo.
Entre muchos un culto a Stalin sustituye la defensa crítica necesaria para
crear nuevas bases y elaborar la teoría de la revolución. Ciertamente Sta-
lin ha dirigido una política anticapitalista resuelta y la construcción de la
URSS, pero ¿quién osaría hoy afirmar que lo ha sido sin errores, como lo
evidencia en particular la acción para la creación del Estado de Israel? …
Para los más extremos, todo lo que se ha hecho bajo la dirección de Stalin
es sagrado. Van hasta justificar los procesos de los años 30, la liquidación
de la vieja guardia bolchevique y las direcciones de los PC refugiadas en
Moscú”10.

Esto no impide que, como dice, “la primera fase de construcción del so-
cialismo que se ha extendido por más de 70 años constituye una riqueza
inmensa para nosotros y las generaciones por venir”11. Que traigamos
estas posiciones que nos parecen justas en relación a la necesidad de un
enfoque de clase, pero crítico y científico, no significa que compartamos el
conjunto de las suyas. Por ejemplo, se opone a la teoría del socialismo en
un solo país que fue una necesidad política; afirma que el “dogmatismo
y el pacifismo han culminado en la descomposición interna que poco a
poco ha gangrenado la URSS” lo que nos parece excesivo. Acusa incorrec-
tamente a los PC de América Latina de rechazar la lucha armada12. No
compartimos su posición que el marxismo-leninismo sea una “fórmula fe-
tiche” ni cierta versión cubana que señala que le marxismo-leninismo sea
“la específica versión soviética”13 porque creemos que ha sido el fruto del
8. Maurice Lionnet, ”La première phase historique de construction du socialismel”, Regroupe-
ment Communiste (R.C), nº42,1995, Marseille, p. 3
9. Maurice Lionnet, “En finir avec le dogmatisme et les cultes”, R. C., nº65, 2001, Marseille, p.8
10. Ídem.
11. Maurice Lionnet, “La place de la Révolution d’Octobre 1917”, R.C. nº44, 1996, Marseille, p.
8
12. Los Partidos Comunistas de Venezuela, El Salvador, Colombia y Guatemala apoyaron ofi-
cialmente entre los años 30 y 90 del siglo XX experiencias guerrilleras no siempre necesarias.
13. Natasha Gómez Velázquez, “El marxismo en Cuba hoy”, mayo 2020,
https://cubayeconomia.blogspot.com/2020/05/el-marxismo-en-cuba-hoy.html
STALIN Y LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO

enriquecimiento del socialismo científico de Marx y Engels desarrollado por


Lenin. Pero aplica la dialéctica al recomendar “estudiar las bases políticas
que han encuadrado estos sucesos”14. Nos parece oportuno que recuerde
“las enseñanzas de Lenin que daba prioridad al análisis de los fracasos y
errores; para él, ignorar o silenciar un error, es dejarlo subsistir y que siga
perjudicando”15. Consideramos como él, que es necesario leer los escritos
de Trotski como los de Lenin, Stalin, Bujarin, Gramsci y otros y los estu-
dios de historiadores como E.H. Carr, Isaac Deutscher y otros “si se quiere
comprender los problemas que han golpeado al movimiento comunista
en los años 1920-1930 y sacar las enseñanzas a partir de argumentos,
realizaciones y corrientes en una lucha a muerte sobre las vías y medios
de construir el socialismo”16. Sobre todo nos parece sugerente su hipótesis:
“Las causas esenciales de la derrota de este episodio histórico de la lucha
de los explotados vienen de que ni el poder ni el orden capitalista han sido
fundamentalmente puestos en cuestión por los proletarios de los países
dominantes del imperialismo”17. Recuerda la fundamental tesis de Marx y
desarrollada por Rosa Luxemburgo de que “el capitalismo sólo existe por
la explotación de tipo colonial, sean cuales sean las formas que toma”18.
De modo que la caída del socialismo se debe principalmente a la incapa-
cidad revolucionaria de la clase obrera y los PC de los principales países
capitalistas y no por los errores de los Partidos Comunistas de los países
socialistas. Aceptamos dicha tesis.

Desarrollaremos los siguientes temas en cada clase:

Clase 2: el rol de Stalin en la construcción de Partido bolchevique, organi-


zación del movimiento obrero, revolución y gobierno obrero y campesino.

Clase 3: Su rol en la emancipación de las naciones oprimidas y la cons-


trucción de la Unión federal socialista.

Clase 4: El estudio de sus textos Fundamentos del Leninismo y cuestiones


del leninsmo

Clase 5: Su dirección en la industrialización y colectivización planificada

Clase 6: La gran purga 1936.


14. La premiere phase historique…”, óp. cit., p. 4.
15. “En finir avec le dogmatisme…”. Óp. cit. p.9.
16. Ídem, pp.8-9.
17. Maurice Lionnet, “Vive la Révolution d’Octobre 19171”, R.C., nº51, 1997, Marseille, p.9.
18. Ídem, p. 10.
STALIN Y LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO

Clase 7: La Gran Guerra Patria 1940-1945.

Clase 8: El odio a Stalin.

Bibliografía

Ludo Martens, Otra Mirada sobre Stalin.


https://asturiesdixebra.files.wordpress.com/2014/08/otra-mira-
da-sobre-stalin.pdf

Isaac Deutscher, Staline

Domenico Losurdo, Stalin, historia y critica de una leyenda negra.


http://lhblog.nuevaradio.org/b2-img/Losurdo_Stalin.pdf

Otto Lacis, Páginas de la historia.

Stalin, Cuestiones del leninismo.

Harpal Brar, ¿Troskismo o leninismo?

PCE (m-l), Biografía política de Stalin, 1979,


http://ciml.250x.com/archive/stalin/onstalin/spanish/pceml_biografica_
politica_stalin_1979.pdf

Henri Barbusse, Un monde nouveau vu à travers d’un homme, 1935,


http://www.marxisme.fr/download/H_Barbusse_Un_monde_nouveau_
vu_a_travers_un_homme.pdf

También podría gustarte