Está en la página 1de 6

Método 1 de 2:

Colocar el poste en tierra o en gravilla

1.

1
Intenta este método si tienes un suelo denso. Puedes instalar los postes directamente al suelo
siempre y cuando este sea denso y drene bien el agua. Esta instalación es un poco más laboriosa
y ligeramente menos estable que la que se hace con concreto, pero también es más barata y, por
lo general, es más resistente al deterioro.

 Debido a la presión adicional, los postes que sostienen puertas deben instalarse
en concreto.
2.

2
Escoge un poste duradero para cerca. Sigue los consejos para tu localidad puesto que el clima
y la disponibilidad afectarán tu decisión. A menos que vivas en el desierto, vale la pena escoger
una madera que sea durable; esta puede venir en dos variedades:

 La que se hace completamente de duramen. El enebro occidental, la acacia y el


naranjo de Luisiana son excelentes opciones. El tejo del Pacífico, la secuoya y la mayoría
de cedros y robles pueden durar más de 20 años en la mayoría de ambientes. [1]
 La que es tratada a presión con unos 2,5 cm (1 pulgada) de albura que rodea el
centro de duramen. El álamo, el pino ponderosa, el pino contorta y el abeto de Douglas son
ejemplos propios de esta variedad. Puedes comprar estos de una fuente confiable para
evitar la madera pobremente tratada.
 Nota: la madera debe estar etiquetada como apta para el contacto con el suelo.
No todas las maderas tratadas a presión son indicadas para enterrar.
3.
3
Prepara la madera contra la humedad (opcional). Los extremos cortados del poste son
vulnerables a la humedad. Considera estas precauciones si vives en una región de clima
húmedo:

 Bisela la parte superior del poste a un Angulo de 45 grados para facilitar la


escorrentía del agua o también puedes instalar una tapa para el poste. [2]
 Trata ambos extremos con un preservante para madera que no sea a base de
agua y aplicable con brocha como el ácido nafténico. Los preservantes para madera son
tóxicos, sigue las recomendaciones de la etiqueta del producto. Aplica varias capas de
ácido nafténico y asegúrate de que seque por 24 horas entre cada aplicación.
4.

4
Cava un agujero. Como regla general, un poste de 2,5 m (8 pies) debe ser instalado de tal
forma que queden 60 cm (2 pies) bajo tierra. Si vas a anclar el poste al suelo, el agujero debe
tener el diámetro muy aproximado a la medida del poste. Si lo vas a hacer con gravilla, el
agujero debe ser un poco más ancho: unos 20 cm (8 pulgadas) para un poste estándar de 10 x 10
cm (4 x 4 pulgadas).[3]

 Usa un perforador de suelo para hacer un agujero con paredes rectas. Si el suelo
es muy duro, corta el césped con una pala o remoja la tierra con agua.
 Mantén un poco de tierra (o tierra mezclada con gravilla) cerca para rellenar el
agujero.

5. 5
Coloca gravilla dentro del agujero. Algunos centímetros (un par de pulgadas) de gravilla
pequeña o piedra chancada mejora el drenaje del suelo. Compáctala bien: esto es importante
sobre todo si el suelo tiene un drenaje pobre.

 Puedes usar un palo de madera o el mango de una herramienta rota de madera


como barra de compactación. También puedes usar una pieza sobrante de madera.

6. 6
Coloca el poste en el agujero. Coloca el poste centrado en el agujero y nivélalo con los otros
postes. Una persona más sería de ayuda para sostenerlo en su lugar durante la instalación. Sin
embargo, si lo vas a hacer solo, consigue una pieza de 2,5 x 10 cm (1 x 4 pulgadas) de 1,2 m (4
pies) de largo. Luego coloca estacas de madera en el suelo a ambos lados y únelas a esta pieza
con tornillos para asegurar la plomada (nivel vertical).
 Asegúrate de medir la distancia entre los postes para garantizar que las rieles
superiores e inferiores encajen bien.

7. 7
Llena el agujero con piedra chancada o con tierra y compáctala. La piedra chancada ofrece
un mejor drenaje que la tierra y mejora la estabilidad al igual que la instalación en un suelo
denso. Ya sea que vayas a usar piedra chancada o tierra común, coloca capas de 8 a 13 cm (3 a 5
pulgadas) y compáctalas bien antes de colocar la siguiente. [4] Repite el proceso hasta que el
agujero esté lleno.

 Antes de compactar, sostén un nivelador contra el poste y ajusta su nivel.


 Si deseas plantar césped en la base del poste, usa tierra para rellenar los últimos
centímetros (par de pulgadas) en vez de gravilla.

8. 8
Termina con un pequeño montículo. Acumula tierra en la base del poste y haz una pequeña
“colina” inclinada hacia afuera y en todas las direcciones. El punto en el que el poste se eleva
del suelo es el lugar más común para la descomposición. Un buen drenaje es extremadamente
importante.

Advertisement

Método 2 de 2:
Instalar el poste con concreto

1. 1
Instala los postes con concreto cuando la estabilidad sea muy importante. El concreto
puede ser necesario si vas a instalar una cerca en suelo arenoso o en un suelo muy blando o
lodoso. También es una buena idea hacerlo cuando instales postes para una puerta para que
tenga mayor estabilidad. La principal desventaja del concreto es su habilidad de acumular el
agua alrededor del poste. Esto puede reducir su vida útil en muchos años. La instalación que se
describe aquí evita este problema con una base de gravilla y una manga de concreto de base
abierta.

2. 2
Prepara los postes. Todos los postes deben estar hechos de una madera durable y etiquetados
como aptos para el contacto con el suelo. Para más información acerca de cómo escoger y
preparar los postes de una cerca, lee el método anterior.

3. 3
Cava un agujero ancho. Un poste de 10 x 10 cm (4 x 4 pulgadas) requiere una manga de unos
30 cm (12 pulgadas).[5] Planifica enterrar un tercio del poste, y considera varios centímetros más
para la base que irá por debajo. Un perforador de suelo grande o un post driver (herramienta
específica para instalar postes) harán que el trabajo sea más fácil.

 Las herramientas eléctricas pueden ser peligrosas si el suelo es rocoso. Sería


mejor usar una pala cavadora y una barreta larga para palanquear las rocas.
 La anchura del agujero tienen que ser consistente por toda su longitud, no debe
tener forma cónica.

4. 4
Añade algunos centímetros de gravilla. Una base de gravilla o piedra chancada proporcionará
una gran mejora al drenaje. Coloca de 10 a 15 cm (4 a 6 pulgadas) en el agujero y compáctala
hasta que esté nivelada.

5. 5
Asegura el poste. Coloca el poste en el centro del agujero con la ayuda de un nivelador para
que quede aplomada. Para mantenerla en su lugar, coloca dos estacas en el suelo, cerca de dos
lados adyacentes del poste. Clava o atornilla un pedazo de madera entre la estaca y el poste. No
introduzcas los clavos o los tornillos completamente hacia el poste o no podrás quitarlos
después.[6]

6. 6
Repite este proceso para cada agujero. Cava todos los agujeros y asegura todos los postes de
tal forma que puedas verter el concreto de una sola vez. Usa una cuerda entre los postes de las
esquinas para que los demás queden alineados entre sí.

7. 7
Aumenta más gravilla. Otra capa de gravilla compactada mejorará el drenaje.

8. 8
Mezcla el concreto. Colócate lentes de seguridad y guantes impermeables. [7] Vierte una bolsa
completa de concreto (o todo el que puedas cargar) en una carretilla y mézclalo con el 90 % de
la cantidad recomendada de agua de acuerdo a la etiqueta. Mezcla por algunos minutos para
alcanzar la consistencia final, luego añade más agua hasta que el concreto adquiera una
apariencia pastosa.[8]
 Para facilitar el trabajo, puedes alquilar una mezcladora de concreto portátil o el
servicio de un camión de concreto.
 Para ahorrar dinero, haz tu propia mezcla de concreto. Mezcla 1 parte de
cemento, 2 partes de arena y 3 partes de gravilla gruesa por volumen. [9]
 Algunos tipos de concreto de secado rápido se pueden verter en seco y luego
añadirles el agua en el agujero. Estas mezclas casi siempre son más débiles y más costosas.
Así que no valen la pena.[10]
 Ten cuidado de no hacer el concreto demasiado pegajoso. Añade el agua en
pequeñas cantidades hasta que se despegue fácilmente de la pala.

9. 9
Llena el agujero con el concreto. Coloca el concreto en el agujero con la pala hasta alcanzar el
nivel del suelo. Trabaja rápidamente para usar todo el concreto preparado antes de que se
endurezca. Ten cuidado de no salpicar concreto al poste.

10. 10
Alisa el concreto con una espátula para formar una pendiente. Alisa suavemente la
superficie del concreto con una espátula y crea una pendiente en dirección opuesta al poste.
Debes hacer una pendiente de unos 1,3 cm (0,5 pulgadas) sobre el nivel del suelo hasta 2,5 cm
(1 pulgada) por debajo del nivel del suelo. Esta inclinación permitirá que el agua fluya en
sentido opuesto al poste y evitará charcos que aceleren su deterioro.

11. 11
Deja que el concreto fragüe por al menos 3 días. Dale al concreto un tiempo para secar y
endurecer antes de construir la cerca o de colocar cualquier peso sobre el poste.

12. 12
Sella la brecha entre el poste y el concreto. Cuando el fraguado inicial esté completo,
sella la brecha alrededor de la base del poste. Esta brecha se ensanchará por la dilatación
y el congelamiento natural, esto puede provocar que el agua se acumule y pudra la
madera. Aplica un sellador que adhiera el concreto a la madera como la silicona o
alguna masilla de látex acrílico para exteriores.[11]
Advertisement
Consejos
 Instala los postes de las esquinas primero. Cuando estén en su lugar, extiende una
cuerda entre ellos para que sirva como guía para ubicar los demás postes. Generalmente los
postes de las esquinas y los de los extremos son más grandes que los demás y están construidos
con un diseño reforzado con un poste en forma de “H” para tener mayor estabilidad. Si se van a
instalar en la tierra, deben colocarse a mayor profundidad que los demás postes.

 Espera que el poste pierda su humedad natural antes de pintarlo o la pintura podría
atrapar la humedad y facilitar su descomposición. [12] Dependiendo de la humedad y de cuan
fresca estuvo la madera al momento de cortarla, su secado puede demorar algunos meses.
También puedes considerar la opción de usar un barniz hidrorepelente que dura más que la
pintura.
Advertencias
 La mayoría de las maderas pueden torcerse a lo largo del tiempo. Esto puede ser más
notorio en algunas especies que en otras.

 Siempre llama a la Línea Nacional de Excavaciones al 811 para solicitar que las
compañías vengan y marquen las áreas donde las tuberías y los cables pueden estar enterrados
antes de realizar tu excavación.[13]
 Algunos tipos de tratamiento a presión y de preservantes para madera contienen
químicos dañinos. La madera tratada con arseniato de cobre cromatado (CCA) es la más común.
Pero ya no se la vende a propietarios de inmuebles en los Estados Unidos ni en la Unión
Europea. Si vas a usar madera tratada con CCA, no la coloques donde pueda tocar el agua
potable o donde los animales la puedan morder. Usa un respirador cuando la cortes y no quemes
las sobras.[14][15]