Está en la página 1de 1

En busca de nuestros orígenes

Rolando González-José
Investigador asistente del CONICET (*)

Todos los grupos nativos de nuestro país merecen ser estudiados por el Genographic. Así, por ejemplo, es
importante dilucidar cuál era la relación entre los grupos del Altiplano, en el NOA, y los grupos de tierras
bajas, como los del Chaco. Un debate interesante en la actualidad consiste en tratar de reconstruir cuál era el
grado de contacto entre estos dos grandes stocks poblacionales. Entre ambos existieron importantes
diferencias demográficas: altos tamaños poblacionales en el altiplano, ligados al uso de la agricultura
extensiva y por ende al sedentarismo y al establecimiento de ciudades, la aparición de jerarquías en las
sociedades a través de la política y la religión, etc., versus bajos tamaños poblacionales en las tierras bajas,
ligados a la caza y recolección o, a lo sumo, horticultura incipiente y un estructura social relacionada con
pequeños grupos o bandas dispersas en un gran territorio.

El grado de contacto biológico, y por ende cultural, entre estos dos "mundos" es algo que puede estudiarse y
resolverse a partir de un buen relevamiento molecular.

En segundo lugar, este tipo de datos permitiría cotejar hasta qué punto los distintos grupos nativos de
Argentina se han mezclado con los colonos europeos. Si a ello se le suma el análisis de la población urbana de
Argentina, obtendremos datos de especial relevancia no solo en el campo bioantropológico, sino en el social.
Sin duda alguna, estos datos reforzarán la idea de que la población general en Argentina presenta un
importante componente genético indígena y contribuirían a destruir el cliché tan comunmente escuchado de
que los argentinos somos "mitad españoles y mitad italianos".

Finalmente, considero que un estudio molecular profundo de los grupos patagónicos, en especial los pocos
descendientes de Tehuelches, nos daría información importante sobre la antigüedad del poblamiento
patagónico. Los resultados provenientes del estudio de la morfología craneal indican que los patagones
probablemente representan el estrato inicial de pobladores que ocupó el continente, pero aún es un tema de
debate acalorado.

(*) «n En el Centro Nacional Patagónico de Puerto Madryn.