Está en la página 1de 2

LOS ALCANCES Y OBJETIVOS DEL PLANEAMIENTO DE LA EDUCACIÓN

Entre los logros más trascendentales de los últimos años está la iniciación del
planeamiento para el desarrollo nacional, aplicado al sector educación. Tal
actividad fue utilizada a principios del presente siglo en los países socialistas y
después de la segunda guerra mundial, junto con el concepto de desarrollo, el
planeamiento fue tomando auge mediante el impulso, hasta recibir el apoyo de
diversas organizaciones internacionales que posibilitaron su aceptación.
Cabe aclarar que los maestros manejan cotidianamente los términos de
“Desarrollo” y “Planificación” o “Planeamiento”, referido el primero a la
evolución somatopsíquica y social del educando, y el segundo referido a la
previsión y ordenamiento del proceso de enseñanza-aprendizaje. A diferencia
del significado puramente escolar de ambos términos, en este caso son
aplicados a nivel macroeducativo, con una significación similar pero distinta que
destaca la trascendencia de la tarea docente a nivel nacional.

 
La planificación para el desarrollo requiere la conjugación de esfuerzos de
todas las personas y de todas las instituciones en una sociedad, de todos los
oficios y de todas las profesiones; todo sujeto pensante tiene un papel que
desempeñar en ese proceso.
El planeamiento se concibe como una actitud lógica que tiene como objetivo el
desarrollo de un país, el que se logra integralmente, mediante una visión de
conjunto.
La educación como parte de las estructuras o de la superestructura de la
sociedad, como sector del desarrollo requiere también un orden integral, un
planeamiento del accionar del sistema o de la educación formal.
La escasez económica impide satisfacer totalmente las necesidades de la
población. El planeamiento busca alcanzar los fines de la educación, propicia el
uso óptimo de los recursos, hace del proceso de enseñanza-aprendizaje una
inversión en lugar de un gasto, jerarquiza y establece prioridades entre los
diferentes aspectos, prepara técnicamente los programas de trabajo, presenta
alternativas para resolver los problemas más ingentes, estudia los
requerimientos de personal para cada ocupación, sugiere las fuentes de
financiamiento para la ejecución de los diversos proyectos.  
 
En Guatemala, se introdujo el planeamiento a nivel nacional en noviembre de
1954.
El Ministerio de Educación creó la Oficina de Planeamiento Integral de la
Educación (OPIE), mediante Decreto Ley No. 374 del 24 de julio de 1963. La
tendencia de la planificación de esa época tuvo fuerte énfasis en la ampliación
de la cobertura de servicios para la población.

La USIPE fue creada por Acuerdo Gubernativo No. 45 del 12 de noviembre de


1976, con lo que se dio vigencia a los postulados de la Ley de Educación
Nacional de ese mismo año, asumiendo las funciones de  planeamiento
Integral de la Educación OPIE, hasta febrero de 1990.

Pero se mantuvo igual hasta 1996, ya que en esa fecha el Despacho de


Educación decidió la supresión de la USIPE.  Formuló guías curriculares para
los niveles, pre primario, primario y ciclo básico y la elaboración y validación de
cuatro Reglamentos de Evaluación del Rendimiento Escolar en 1985.
El uno de octubre de 1996 se emitió el Acuerdo Gubernativo No. 428-96, por
medio del que se crea la Unidad de Planificación del Ministerio de Educación,
como órgano encargado de dictar las normas técnicas que rijan a nivel nacional
para la elaboración de los planes de desarrollo educativo, así como de normar,
dirigir y coordinar las actividades de formulación, programación, seguimiento y
evaluación presupuestaria y de desarrollo institucional. Le corresponde también
normar y coordinar las acciones de localización, construcción, mantenimiento y
reparación de infraestructura física educativa.

También podría gustarte