Está en la página 1de 25

TÍTULO DE EXPERTO EN LA GESTIÓN

Y TRATAMIENTO DE RESIDUOS
RADIACTIVOS

MÓDULO 1
NATURALEZA DE LA RADIACTIVIDAD, USO DE LA ENERGÍA NUCLEAR Y
GENERACIÓN DE RESIDUOS RADIACTIVOS

TEMA 1
LA ENERGÍA NUCLEAR, LA RADIACTIVIDAD Y LA
GENERACION DE RESIDUOS RADIACTIVOS
Prof. D. Antonio Martín Martín. Universidad de Córdoba
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 2

Índice

Lista de figuras 3

Lista de símbolos utilizados 4

Letras griegas 5

Introducción histórica 6

Tipos de radiaciones 7

Leyes de la desintegración radiactiva 9

Leyes del desplazamiento radiactivo 11

Reacciones nucleares con neutrones 13

Unidades de medida de la actividad radiactiva 18

Radiactividad artificial 20

Residuos radiactivos y otros tipos 22

Bibliografía 24

Apéndice 25
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 3

Lista de figuras

Figura 1 Alcance de las partículas β en el aire

Figura 2 Poder de penetración de los diferentes tipos de radiaciones

Figura 3 Características de las ondas electromagnéticas

Figura 4 Simulación de la desintegración de un isótopo radiactivo y aparición de


un producto de desintegración

Figura 5 Un ejemplo de la ley de Soddy

Figura 6 Esquema de la fisión nuclear

Figura 7 Ejemplo ilustrativo de las diferentes unidades de medida de la radiación

Figura 8 Producción de residuos en España en Mt/año


1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 4

Lista de símbolos utilizados

A(t) Actividad de un elemento radiactivo a un tiempo t (s-1)

A0 Actividad inicial de un elemento radiactivo (s-1)

c Velocidad de la luz en el vacio

Positrón

E Energía (J)

h Constante de Planck 6.63 x 10-34 J.s

Neutrón

N(t) Número de átomos de un elemento radiactivo aun tiempo t

N0 Número inicial de átomos de un elemento radiactivo

t Tiempo (s)

E Energía (J)

N(t) Número de átomos de un elemento radiactivo a un tiempo t

N0 Número inicial de átomos de un elemento radiactivo


1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 5

Letras griegas

α Radiación alfa

β
Radiación beta

γ Radiación gamma (radiación electromagnética)

λ Longitud de onda en la ecuación1 (m). Constante de desintegración


radiactiva en la ecuaciones 3 y 9 (s-1)

ν Frecuencia de una onda electromagnética (s-1)

τ Periodo de semidesintegración (s)


1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 6

Introducción histórica
El francés Henri Becquerel, en 1896, puso de manifiesto de forma experimental que ciertos
compuestos de uranio en estado sólido o en disolución, en presencia o en ausencia de
luz solar e incluso en absoluta oscuridad emitían radiaciones análogas a los Rayos X
(radiactividad natural). Los rayos emitidos por los compuestos de uranio, desconocidos
hasta entonces pasaron a denominarse rayos Becquerel.

Marie Curie inicia un estudio sistemático acerca de la emisión de rayos Becquerel por
diferentes elementos químicos y encuentra que únicamente los compuestos de uranio y torio
emitían radiaciones y acuña el termino radiactividad. Como consecuencia de estos trabajos
descubre dos nuevos elementos radiactivos: el polonio y el radio. En reconocimiento a sus
valiosas aportaciones recibe, conjuntamente con su esposo, el premio Nobel de Física en
1903.

Al estudiar las propiedades de la radiación emitida por el radio se comprobó muy pronto que
era de naturaleza compleja ya que, al aplicar un campo magnético se resolvía en dos partes
que fueron designadas como radiación α (alfa), a la que no se desviaba y radiación β (beta)
a la que se desviaba y se comportaba como un haz de electrones.

En 1903 el inglés Rutherford demostró que si se aplicaba un campo magnético muy intenso,
la radiación α también se desviaba comportándose como partículas cargadas positivamente
si bien quedaba una radiación, denominada radiación γ (gamma), que no se desviaba ni
mediante la aplicación de los campos eléctricos o magnéticos más potentes

En 1934 el matrimonio formado por Irene Curie-Joliot y Fréderic Joliot encontraron que
ciertos elementos ligeros como el boro, magnesio o aluminio bombardeados con partículas
α emitían partículas ionizantes con una intensidad decreciente de modo exponencial, aún
después de cesar el bombardeo con partículas α; el fenómeno se denominó radiactividad
artificial.

En 1938 Otto Hahn y Fritz Strassman bombardearon uranio con neutrones lentos. Al analizar
los compuestos formados en la reacción detectaron la presencia de bario, elemento de
número atómico muy inferior al uranio. Llegan a la conclusión de que el uranio se había
dividido dando lugar a dos núcleos más pequeños y que se desprendían 200 Mev por cada
átomo de uranio transformado. Al fenómeno se le designo con el nombre de fisión nuclear.
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 7

El italiano Enrico Fermi fue uno de los primeros en sugerir que en la fisión de cada átomo de
uranio, tal vez se emitiesen nuevos neutrones que, a su vez, provocarían nuevas fisiones
en núcleos próximos, iniciándose de este modo una reacción en cadena que constituye el
fundamento de la producción de energía en los reactores nucleares.

Tipos de radiaciones
En las desintegraciones radiactivas se emiten varios tipos principales de radiaciones: alfa,
beta, gamma y neutrones.

La radiación alfa (α) consiste en partículas de carga positiva de constitución análoga a los
núcleos de helio, es decir dos protones y dos neutrones. Suelen emitirla los isótopos de
número atómico elevado, tales como el uranio, torio, radio, plutonio. Debido a su elevada
masa (hablamos en términos relativos) y a que son emitidas a gran velocidad, al atravesar la
materia se frenan muy rápidamente y producen una elevada ionización al liberar electrones
de los átomos con los que interaccionan. La radiación alfa se frena tan solo con unos pocos
centímetros, ver tabla 1, de aire o milésimas de milímetro de agua. En su interacción con el
cuerpo humano no son capaces de atravesar la piel.

➜➜Tabla 1. Alcance de las partículas α en el aire1

La radiación (β) consiste en electrones. Debido a la menor masa que la radiación alfa, su
penetración en la materia es mayor y menor la ionización, ver figura 1.

1
El símbolo MeV significa Mega electrón voltio y será definido en el apéndice
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 8

Comparativamente, las partículas beta de energía media se frenan en algunos metros


de aire o unos centímetros de agua. Las láminas de aluminio de pequeño espesor son
suficientes para frenarlas. En el cuerpo humano pueden llegar a sobrepasar la piel, pero no
el tejido subcutáneo.

➜➜Figura. 1. Alcance de las partículas β en el aire

La radiación (γ) es radiación electromagnética, es decir semejante a la luz ordinaria, pero es


muy energética y de baja longitud de onda, procede de la desintegración de los núcleos; tiene
un poder de penetración mucho mayor que las radiaciones alfa y beta y pueden atravesar
el cuerpo humano, véase la figura 2. Sólo con espesores de 1 m de hormigón o algunos
centímetros de plomo pueden frenarse, razón por la cual es necesario usar blindaje ante el uso
de fuentes radiactivas emisoras gamma.

Como ya se ha indicado, la radiación γ es de naturaleza análoga a luz visible pero de una


longitud de onda muy inferior (de 1 a 10-3 Å aproximadamente); al ser baja la longitud de onda
(λ), de conformidad con la ecuación:

Ecuación 1
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 9

donde c es la velocidad de la luz (un valor constante); la frecuencia de la misma (ν) es


muy elevada; como por otra parte la energía (E) y la frecuencia están relacionadas por la
ecuación:

Ecuación 2

➜➜

➜➜

➜➜

➜➜

➜➜

➜➜

➜➜Figura 2. Poder de penetración de los diferentes tipos de radiaciones.

donde h es un valor constante (constante de Plank) se infiere que la radiación γ debe ser
muy energética y en consecuencia muy ionizante como le ocurre a los Rayos X.

Los neutrones proceden de reacciones de fisión o de reacciones nucleares con otras


partículas, pueden ser muy penetrantes y su mayor cualidad es la producción de elementos
radiactivos en su interacción con elementos estables. La figura 3 presenta un resumen de
los diversos tipos de ondas con su correspondiente frecuencia, longitud de onda y energía;

Leyes de la desintegración radiactiva


La desintegración de un elemento radiactivo se rige mediante leyes estadísticas y por tanto
no es posible conocer cuándo un determinado núcleo se desintegrará. Sin embargo, si se
supone que el número de átomos desintegrados en la unidad de tiempo es directamente
proporcional al número de átomos existentes en un momento dado se llega a la expresión
siguiente, que ha sido confirmada experimentalmente:
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 10

➜➜

➜➜

➜➜

➜➜

➜➜

➜➜

➜➜Figura 3. Características de las ondas electromagnéticas

Ecuación 3

Donde N(t) es el número de átomos de un elemento radiactivo que existen en el instante t.


N0 es el número inicial de dicho elemento, t es el tiempo transcurrido para pasar de N0

a N(t) y λ es la constante de desintegración radiactiva, que varía de un tipo de átomo a


otro y que es independiente de la presión y temperatura. En la figura 4, se ha representado
esta ecuación para un isotopo imaginario cuya constante de desintegración radiactiva λ
= 9,5:10-2 dias-1; obsérvese como va disminuyendo el número de átomos iniciales y que,
aproximadamente, a un tiempo de 7 días solo queda el 50 % de los átomos iniciales;
simultáneamente aparece un producto de descomposición y a los 50 días el proceso
prácticamente ha cesado en la hipótesis de que el isótopo formado no sea a su vez radiactivo.
Para llegar a poseer una idea cuantitativa de la velocidad con que un elemento determinado
se desintegra, se define una magnitud denominada: periodo de semidesintegración (τ),
como el tiempo que transcurre para que el número de átomos inicial se reduzca a la mitad,
según esta definición se tiene

Ecuación 4
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 11

Tomando logaritmos neperianos se tiene:

Ecuación 5

➜➜Figura. 4. Simulación de la desintegración de un isotopo radiactivo (rojo) y aparición del producto de la


desintegración (azul); λ = 9,5.10-2 dias-1

Los periodos de semidesintegración de los distintos elementos radiactivos varían desde


fracciones de segundo a millones de años, confróntese algunos valores en la tabla 2.

Leyes del desplazamiento radiactivo


Ley de Soddy : Si un elemento radiactivo emite partículas alfa cada núcleo pierde dos cargas
positivas y cuatro unidades de masa y, en consecuencia, el nuevo átomo tiene un número
atómico dos unidades menor y un peso atómico inferior en cuatro unidades al elemento
progenitor que lo origina, pasando a comportase químicamente como el elemento situado
dos lugares antes que éste en la Tabla periódica. Esta ley se cumple para isotopos de
número atómico mayor de 72. En la figura 5 se muestra un ejemplo de esta ley: el americio
de masa atómica 241 se transforma en neptunio 237 con emisión de una partícula α.
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 12

➜➜

➜➜

➜➜

➜➜

➜➜

➜➜Figura. 5. Un ejemplo de la ley de Soddy

EXISTENTES EN LA NATURALEZA OBTENIDOS ARTIFICIALMENTE


Tipo de Tipo de
Especie Periodo Especie Periodo
emisión emisión
Torio 232 α 1.40*1020 años Torio 233 β 23.5 minutos
Uranio 238 α 4.51*108 años Protactinio 233 β 27.4 días
Uranio 235 α 7.35*105 años Uranio 233 α 1.62*106 años
Uranio 239 β 23.5 minutos
Neptunio 239 β 2.33 días
Plutonio 239 α 2.44*104 años

➜➜Tabla 2. .Periodos de semidesintegración y tipo de emisiones de diferentes isótopos.

Ley de Fajans: Si se emite una partícula beta, el núcleo del átomo radiactivo pierde una
carga negativa y aumenta en una unidad su carga positiva, transformándose en átomo de
número atómico una unidad superior y una masa prácticamente invariable correspondiente
al elemento situado un lugar más avanzado en la tabla periódica. Veamos un ejemplo: el
carbono de masa atómica 14 y número atómico 6 se transforma en nitrógeno de masa
atómica también 14 pero de número atómico 7 emitiendo una partícula β

Ecuación 6
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 13

Una transformación alfa seguida de dos transformaciones beta produce un elemento


isótopo del primero pero de masa cuatro unidades menor. En la figura 5.se presenta la
serie radiactiva del Radio 226 y número atómico 88 hasta llegar al Plomo 206, isótopo
estable, y número atómico 82 mediante emisiones sucesivas de partículas α y β.

Reacciones nucleares con neutrones


Las reacciones en las que se utiliza como proyectil el neutrón son, con una gran diferencia,
las más importantes en la física nuclear aplicada. Las probabilidades de reacción entre los
núcleos y los neutrones son mucho mayores que entre los núcleos y las partículas cargadas
o que entre núcleos, debido a las fuerzas de repulsión que hay que vencer para entrar en
el corto radio de acción de las fuerzas nucleares, por lo que se necesitan altas energías
cinéticas relativamente elevadas.

Los núcleos de átomos pesados, al ser bombardeados con neutrones, pueden dividirse en
varios fragmentos formados por núcleos de átomos más ligeros, con emisión de neutrones;
así la fisión del U 235 producía entre 2 y 3 neutrones, lo que constituía algo semejante a
lo que los químicos denominaban reacción en cadena y hacía imaginable los dos caminos
posibles de reacción controlada o incontrolada según se mantuviese constante la población
de neutrones o se dejara que creciera. La reacción es:

Ecuación 7

neutrones y con un gran desprendimiento de energía. A este tipo de reacciones nucleares se


las denomina reacciones de fisión nuclear. En la figura 6 se representa un esquema de la fisión
nuclear: un neutrón incide sobre un núcleo pesado que se desdobla en dos de, aproximadamente
la mitad de la masa atómica del núcleo de partida con emisión de 2 a 3 neutrones; estos, a
su vez, pueden incidir sobre otros núcleos originándose lo que se denomina una reacción en
cadena. La clave de la fisión nuclear, en sus inicios, fue la confirmación de que en la fisión de
uno de los dos isótopos que forman el uranio natural
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 14

➜➜Figura. 5. Serie radiactiva del Radio 226

( Uranio-238, 99,3 %; Uranio-235, 0.7 % ) el Uranio 235, cuando es bombardeado con en


la que X e Y son fragmentos de masa y carga distinta; la reacción tiene lugar cuando
el neutrón incidente no tiene energías demasiado elevadas. Lo mismo que ocurre en las
reacciones químicas para que haya reacción tiene que haber choque entre moléculas,
átomos o iones, en la reacción de fisión el neutrón tiene que incidir sobre el núcleo del
Uranio y estar un tiempo suficiente. Cuando los neutrones poseen una energía semejante
a las de las moléculas de los gases a temperatura ambiente (neutrones térmicos) se
producen las condiciones más favorables para la fisión. Esto significa que es preciso frenar
los neutrones producidos en la fisión. De ahí que en los reactores nucleares sea necesario
acoplar al Uranio (que convencionalmente denominaremos combustible) una sustancia que
frene los neutrones hasta el valor necesario de lo que se encarga el moderador. La energía
producida por la fisión se distribuye principalmente entre los neutrones y las radiaciones de
los productos de fisión radiactivos. Toda esta energía se convierte finalmente en calor, que
es necesario extraer para evitar un aumento continuo de la temperatura del sistema
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 15

➜➜Figura 6. Esquema de la fisión nuclear

El control de la reacción se hace mediante elementos absorbentes de neutrones, que se


insertan parcial o totalmente según se desee parar la reacción con una cierta deceleración
o instantáneamente. Resumiendo las consideraciones anteriores, si se desea llevar a cabo
una reacción de fisión con la finalidad de producir energía, lo que se lleva a cabo en un
reactor nuclear, se debe disponer de los siguientes componentes:

●● Combustible
●● Moderador
●● Refrigerante
●● Elementos de control

y una vasija de presión donde se sitúen y por la que circule y se extraiga el refrigerante para
recuperar el calor. Como moderadores se pueden utilizar elementos o compuestos con baja
masa atómica o molecular. Los más utilizados han sido hasta ahora Carbono, en forma de
grafito, agua ligera y agua pesada. Como refrigerantes se han utilizado gases como el CO2
y el Helio y líquidos como el agua ligera y el agua pesada, que así desempeñan una doble
función. Los elementos de control más empleados han sido el Boro en formas diversas, el
Cadmio y el Gadolinio.

Es también destacable que los reactores nucleares no sólo se pueden utilizar para generar
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 16

energía eléctrica a partir de energía calorífica. Algunos se utilizan como fuentesde calor, de
radiación, de propulsión marina y para transmutar elementos.

Por su importancia en el campo de la energía vamos a realizar un análisis algo mas detallado
de la reacción de fisión nuclear.

El Uranio natural está compuesto por dos isotopos: el U 238 y el U 235; el primero de ellos
no es fisionable y se encuentra en una proporción del 99,3 %, el restante 0,7 % si lo es y
corresponde al U 235 y a él nos vamos a referir seguidamente.

La reacción de fisión, referida a un átomo de U 235, podría ser la siguiente:

Ecuación 8

El U 235 es el combustible y sobre el debe incidir un neutrón de baja energía dando un


producto intermedio: U 236 que se descompone dando lugar a dos isótopos de masa
atómica intermedia, emisores α, β , de 2 a 3 neutrones, rayos γ y una energía calorífica
muy elevada que seguidamente vamos a cuantificar.

Para ello tengamos en cuenta que un átomo gramo de U 235 son 235 g y que contiene un
número de átomos igual al número de Avogadro (6.023.1023):
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 17

Dado que el MeV es poco familiar transformemos el resultado anterior en calorías:

El resultado se hace más tangible si calculamos la cantidad de carbón equivalente; para ello
supongamos una hulla de poder calorífico 6.106 calorías/kg:

Es decir unas ¡ 3 toneladas de carbón por cada gramo de U 235 fisionado !.

El 2 de diciembre de 1942 Enrico Fermi y sus colaboradores consiguieron poner en situación


crítica una “pila” de Uranio encajada en grafito, manteniendo controlada la reacción en
cadena, dando lugar a la producción de energía por fisión de Uranio 235 ; nace así el primer
reactor nuclear.

Los primeros reactores comerciales se construyeron en 1954 Obnisk (Rusia). Los rusos
llegan al conocimiento de esta tecnología por el espionaje del matrimonio

Rosemberg. 1956 Calder Hall ( U.K.); 1957 Shipping Port ( EE. UU). El primer buque de
propulsión nuclear, el submarino Nautilius, se botó en 1955.

Para que la reacción de fisión sea autosostenida se necesita una masa mínima de Uranio, la
denominada masa crítica cuyo valor depende de las condiciones físicas y de la geometría del
sistema. Ciertos elementos, de elevada sección eficaz2 si están presentes en el medio pueden
reducir o paralizar la fisión son los llamados venenos neutrónicos o absorbentes de neutrones.

Existen algunos isotopos que no son fisionables directamente pero mediante bombardeo
con neutrones pueden transformarse en fisionables son los llamados materiales fértiles;
veamos dos ejemplos:

2
Magnitud proporcional a la probabilidad de que tenga lugar una interacción determinada entre dos partículas
o entre una partícula y un núcleo. Tiene las dimensiones de una superficie y su unidad especial es el barnio.
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 18

El U 238, que hemos visto anteriormente constituye el 99,3 % del Uranio natural, se puede
transformar, mediante bombardeo con neutrones, en Plutonio 239 que si es fisionable; de
hecho se forma en los reactores nucleares convencionales y, para su posterior utilización
deberá separarse de los restantes productos de fisión. Otro tanto ocurre con el Torio 232
que puede transformarse en U 233.

Unidades de medida de la actividad radiactiva


Las radiaciones ionizantes al incidir sobre el organismo humano producen una serie
de fenómenos biofísicos susceptibles de dar lugar a alteraciones en las células. Las
interacciones se basan pues en la energía que la radiación transfiere a los tejidos vivos.
La irradiación intensa sobre tejidos u órganos concretos puede causar daños importantes
en estos; no olvidemos que una de las utilizaciones más extendidas de la radiación en
medicina es precisamente el someter a grandes dosis de radiación tejidos enfermos hasta
provocar su destrucción (tratamientos del cáncer por irradiación con fuente de Cobalto
60). La intensidad con la que se desintegra un material radiactivo se denomina actividad
y mide el número de desintegraciones por segundo; su unidad de medida en el Sistema
Internacional es el becquerel (Bq). También se ha utilizado el curio (Ci); la equivalencia
entre ambas unidades es la siguiente 1Ci = 37 GBq.

La variación de la actividad en el transcurso del tiempo t, A(t), se puede calcular por la


ecuación:

Ecuación 9

donde A0 es la actividad inicial (t = 0)


1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 19

La energía transferida por la radiación y que es absorbida por la unidad de masa se


denomina: dosis absorbida. La unidad tradicional empleada ha sido el rad, equivalente a
100 ergios por cada gramo de materia; sin embargo, al emplear el Sistema Internacional, a
la unidad Julio/kg se denomina Gray (Gy) equivalente a 100 rad.

Como los efectos biológicos varían según la naturaleza de la radiación, en la protección


radiológica se suele utilizar la dosis equivalente de radiación, magnitud que tiene en cuenta
la eficiencia biológica relativa de los diferentes tipos de radiación y la dosis absorbida, ver
tabla 3. La unidad de medida en el Sistema Internacional es el Sievert (Sv) que equivale a
100 rem (unidad utilizada anteriormente). Como el Sv es una unidad elevada se utiliza un
submúltiplo denominado el mSv ( mil veces inferior).

Ecuación 10

Las unidades en el Sistema Internacional son (J/kg) ya que el factor de calidad es


adimensional.

En la figura 7 se ilustra de un modo esquemático las diferentes unidades de medida de la


radiación; el número de objetos lanzados por unidad de tiempo representa a la actividad;
el objeto lanzado lo pude ser con mayor o menor velocidad y al impactar sobre el individuo
le transmite mayor o menor cantidad de energía lo que sería análogo a la dosis absorbida;
finalmente dependiendo del órgano sobre el que impacten los objetos lanzados el daño
producido puede ser mayor o menor lo que sería equivalente a la dosis equivalente.

TIPO DE RADIACIÓN FACTOR DE CALIDAD

Rayos γ y β 1

Neutrones y Protones 10

Rayos α 20

➜➜Tabla. 3. Factores de calidad de distintos tipos de radiaciones

Profundizando un poco más en el riesgo de las radiaciones, para una misma dosis equivalente,
es preciso indicar que la vulnerabilidad de distintas partes del cuerpo es diferente. Así por
ejemplo, la irradiación homogénea de todo el cuerpo (todos los órganos) comportará más
riesgo que la irradiación de sólo uno de ellos.
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 20

Ponderando el riesgo de irradiación de los diferentes órganos o tejidos de acuerdo con su


vulnerabilidad, la dosis equivalente se transforma en dosis efectiva.

Radiactividad artificial
Ya hemos visto que, algunos átomos, emiten de manera espontánea algunos tipos de
radiación, sin embargo algunos átomos con núcleo estable se pueden transformar en
radiactivos cuando se bombardean con las partículas apropiadas siempre que posean la
energía suficiente para penetrar en el interior del núcleo.

La radiactividad artificial fue descubierta por el matrimonio formado por Irene Curie y Frédéric
Joliot en 1934 bombardeando núcleos de Boro y Aluminio con partículas α (ecuaciones 11 y
12); en estos experimentos observaron que las sustancias bombardeadas emitían neutrones
después de retirar el cuerpo radiactivo emisor de las partículas α utilizadas en el bombardeo.

➜➜Figura 7. Ejemplo ilustrativo de las diferentes unidades de medida de la radiación

Ecuación 11
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 21

Ecuación 12

es el símbolo de una partícula denominada positrón

Pero en la naturaleza solo se encuentra el dado que él se descompone

rápidamente ya que solo tiene una vida media de 14 días (ver la ecuación 12).

Muchos de los radisótopos empleados en aplicaciones médicas e industriales se producen,


por bombardeo neutrónico, en reactores nucleares. Con tal fin, se introduce una cantidad
de material radiactivo en el núcleo del reactor, donde existe una gran cantidad de neutrones
libres, y mediante una reacción nuclear de captura neutrónica se producen los isótopos
radiactivos del material irradiado. Así por ejemplo, si se introduce Cobalto natural ( ) en el
interior de un reactor nuclear, tiene lugar la siguiente reacción.

Ecuación 13

obteniéndose de gran utilización en la industria y en medicina.

La producción artificial de la radiactividad provocó una serie de nuevos descubrimientos.


Inmediatamente se hizo evidente que, además de las partículas α utilizadas por los esposos
Joliot-Curie, podría existir otro tipo de proyectiles para producir la radiactividad artificial
con más ventajas que las partículas α, que tienen cargas positivas y que son fuertemente
repelidas por el núcleo del átomo. Uno de los descubrimientos más importantes fue el de
Enrico Fermi, quien consideró la posibilidad de bombardear los núcleos con neutrones,
partículas descubiertas en esa época por Chadwick, hecho que no sólo enriqueció el
trabajo iniciado por los esposos Joliot-Curie, sino que sentó las bases de un fenómeno
que cambiaría completamente el concepto que se tenía sobre el núcleo del átomo. Este
fenómeno se conoce como fisión nuclear, ya tratado, anteriormente, en esta misma lección.
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 22

Residuos radiactivos y otros tipos


Los residuos radiactivos se generan en España como resultado de los procesos que se llevan
a cabo en los diversos tipos de instalaciones nucleares y radiactivas distribuidas por todo el
territorio. Ocasionalmente, pueden generarse residuos radiactivos como consecuencia de
incidentes en los que se encuentre involucrado algún material radiactivo. El origen de los
residuos radiactivos que se generan actualmente o que ya han sido generados en España
es el siguiente:

●● Operación de las centrales nucleares (ocho reactores, incluida la central nuclear de


Santa María de Garoña que se encuentra actualmente en cese de explotación)
●● Operación de la Fábrica de Elementos Combustibles de Juzbado ( Salamanca)
●● Operación de instalaciones radiactivas con fines industriales, médicos, agrícolas e
investigación
●● Operación de la propia instalación de almacenamiento definitivo de residuos radiactivos
de El Cabril.
●● Reprocesado en Francia del combustible gastado procedente de la central nuclear de
Vandellós I.
●● Desmantelamiento y clausura de instalaciones en el Centro de Investigaciones
Energéticas Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT).
●● Desmantelamiento y clausura de las centrales de Vandellós I y José Cabrera.
●● Estériles procedentes de la minería del uranio y de la fabricación de concentrados de
uranio.
●● Incidentes producidos ocasionalmente.

Estos residuos se clasifican en diversas categorías, según el tipo de gestión prevista o


implantada actualmente en España. Según las estimaciones más recientes, el volumen total
de residuos radiactivos acondicionados de muy baja, baja y media actividad susceptibles
de ser almacenados de forma definitiva en el centro de almacenamiento de El Cabril es del
orden de 180.000 m³.

Los denominados Residuos de Alta Actividad (RAA), que están formados básicamente
por el combustible nuclear gastado y por otros residuos específicamente de alta actividad.
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 23

Adicionalmente se incluyen también en este conjunto aquellos otros residuos (RMA),


que por sus características no son susceptibles de ser gestionados de forma final en las
condiciones establecidas para El Cabril y requieren instalaciones específicas para ello.

Por otra parte, el volumen de los residuos no susceptibles de almacenamiento final en El


Cabril, cuyo destino final, a priori, sería el ATC y posteriormente el AGP, se eleva a unos
12.800 m3, de los cuales el 79% sería combustible gastado (6.674 tU) y el resto otros
residuos de media o alta actividad.

En la figura 8 se ha efectuado, con fines comparativos, la representación gráfica de los


diferentes tipos de residuos generados en España, puede observarse que, desde un punto
de vista cuantitativo los os residuos radiactivos suponen un porcentaje muy reducido, sin
embargo presentan unas características de radiotoxicidad, señalada en el curso de esta
lección que obliga a una gestión singular de los mismos.

➜➜

➜➜Figura 8. Producción de residuos en España en Mt/año


1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 24

BIBLIOGRAFÍA
BABOR J.A. & IBARZ J.1959. Química General Moderna. Ed. Marín. Barcelona

FORUM ATÓMICO ESPAÑOL1989. El cuaderno de la Energía. Madrid

FORUM ATÓMICO ESPAÑOL 1990. El libro de la Energía (2° Edición). Madrid

FORO NUCLEAR 2000. La energía nuclear en España. Madrid

GONZÁLEZ DE LA HUEBRA A. 2001. Residuos de baja y media actividad. En: Tecnologías


energéticas e impacto ambiental. MacGraw-Hill. Madrid .

GUTIÉRREZ JODRA L. En torno a la energía. Discurso inaugural del año académico


1997-1998. Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Madrid.

ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE FÍSICOS 2000. Origen y Gestión de Residuos


Radiactivos. Madrid

LOZANO LEYVA M.2009. Nucleares ¿por qué no? Debate. Barcelona

MARTÍN MUNICIO A. Y COLINO MARTÍNEZ A. 2003. Diccionario Español de la Energía.


Doce Calles, S.L. Madrid

MINISTERIO DE OBRAS PÚBLICAS (MOPU) 1989. Residuos Radiactivos. Madrid.

RADVANYI P. Y BORDRY M. 1995. La radiactividad artificial. Ed. Salvat. Barcelona

https://www. enresa.es

https://www. csn.es
1.1 La energía nuclear, la radiactividad y la generación de residuos radiactivos Página 25

APÉNDICE
Ångström es una unidad de longitud empleada principalmente para expresar longitudes de
onda, distancias moleculares y atómicas. Se representa por la letra Å y su equivalencia es la
siguiente 1Å = 1*10-10 m

Electrón-voltio (símbolo eV) es una unidad de energía que representa la variación de energía
potencial que experimenta un electrón al moverse desde un punto de potencial Va hasta un
punto de potencial Vb cuando la diferencia de potencial del campo eléctrico es de 1 voltio.
Equivale a 1,602176565 × 10-19 J

Con frecuencia se utiliza el Mega electrón-voltio, representado por MeV que es un múltiplo 106
mayor

Positrón antipartícula del electrón y se representa por