Está en la página 1de 2

Institución: Seminario Andino “San Pablo”

Curso: Introducción a la Teología


Profesor: Cesar Llanco Zavaleta
Estudiante: Hipolito C. Quispe Melo
Trabajo: Resumen
Fecha: 20/07/2020

¿Cuál es nuestra esperanza? “Escatología”

Escatología viene de dos términos griegos. “ultimo” o “final” y el otro “estudio” tratado,
discurso, doctrina o ciencia, que se llama a las últimas cosas.

A Través de la historia han existido algunas cinematografías en Hollywoood sobre estas cosas,
llamando a atención de las personas para enriquecerse con el dinero o el sensacionalismo en
los predicadores. El dispensacionalismo intenta culminar con el rapto indicando que hoy
estamos en una paréntesis “La edad de la Iglesia” por su parte, Darby junta la posición
premilenialista, entrando en debate con postmilenialismo.

En realidad la escatología es esperanza, lo que se fundamenta lo que Dios hizo en Jesucristo.


Lo que continua haciendo y lo hará siempre. Cuando hablamos de la esperanza cristiana nos
referimos de qué así será lo que vendrá en el fututo.

1. Esperanza en busca de entendimiento. La esperanza está en busca del entendimiento


a dar razón a la esperanza eso es el propósito de la escatología, no es predecir el
futuro, no es intimidar a los incrédulos. Sin esperanza, no hay fe; y sin fe no hay
esperanza cristiana.
2. Jesucristo es nuestra esperanza. Cristo en nosotros es la esperanza de la gloria con su
muerte y resurrección. Esa esperanza no lo tenemos de nosotros mismos sino que nos
los dan por el poder del Espíritu Santo. Esa esperanza es comunitaria. Por ahora,
tenemos que esperar pacientemente con fe, ese es el carácter de la fe.
3. El reino de Dios. ¿Cómo describimos nuestra esperanza? ¿Con el reino de Dios? Esta
palabra se presenta repetidamente en Lucas, y el otro es “el reino de los cielos” sin
embargo, es lo mismo con el reino de Dios o reino de los cielos, esto fue por causa de
la cultura judía, al momento de referirse a Dios, que se evitaba.
a. La esperanza de un futuro mejor. El reino de Dios abarca todo, cielo y tierra,
cuerpos y espíritus. Si pensamos que esta en otro lugar, o en otro tiempo, u otro
orden. El reino es promesa y es realidad tanto en el AT y NT.
b. El alcance del Reino. Esa esperanza es la restauración de toda una creación que ha
estado en la corrupción y necesita su liberación. Es universal que abarca la
creación entera.
c. El carácter del Reino. Implica de un nuevo orden, diferente del actual. Alcanzaran
los que siempre han cumplido la doctrina de la palabra. Este es el servicio a los
demás, pero que en la actualidad es el interés propio. Otro que se caracteriza es
por la paz. Pero en nuestros tiempos todo se quiere lograr con violencia y
destrucción. Este nuevo orden es bajo el gobierno de Dios. Se caracteriza por el
servicio, la justicia, la paz, el consuelo y el gozo.
d. Ciudadanos del Reino. Un modo diferente de vivir en la esperanza. Sin embargo
hay que prepararse y vivir de manera anticipada el reino presente. Esto se
caracteriza por el amor, la paz y justicia, la presencia de Dios, ese es el reino de
Dios.
4. La vida eterna. Hoy vemos muchas imágenes sobre la vida eterna, el cielo, el infierno,
los ángeles que nos llaman la atención. La promesa de la vida eterna no se limita a vivir
largo tiempo, sino a vivir una vida abundante, esto comienza con nuestro nacimiento
en Cristo y termina con nuestra presencia en la gloria. Entonces esta vida se
fundamenta en el amor y la fidelidad de Dios. La vida que gozamos ahora es un
anticipo del Reino. Esta vida eterna no se obtiene por nuestros méritos sino es un
premio por una vida terrena bien vivida.
Por otro lado, el infierno es un término inferior donde arderán en lago de fuego los
pecadores. El infierno se refiere a la naturaleza de Dios. Mientras, la buena vida es la
esperanza de redención, desde nosotros hasta la creación física, la buena nueva es que
el Dios de la vida ha triunfado.

Como le sirve este tema en el trabajo de su iglesia. Señalar dos ejemplos.

1. Para expresar en los estudios bíblicos sobre la escatología, con un sistema de


esperanza desde el momento en que vivimos en Cristo hasta su venida.
2. Experimentar en la vida cotidiana sobre el reino de Dios y la vida eterna, con la
afirmación de “ya, pero todavía no”. Esto sería como una enseñanza en las predicas
dominicales.

• Bibliografia. Gonzales, Justo; Maldonado, Zaida. Introduccion a la Teología Cristiana.


Editora Abingdon Press. Nashville, 2003. pp, 139-159.