Está en la página 1de 11

ANALISIS JURISPRUDENCIAL DEL DERECHO A LA LIBERTAD

- T-6457.214
- 26 de junio del 2018
- T-243-18 / 26
- Magistrado oponente: DIANA FAJARDO RIVERA
- Magistrados que aclararon el voto: LUIS GUILLERMO PÉREZ, ALEJANDRO
CANTILLO
- Accionante: LUZDARY MORENO PALACIO
HECHOS:
1. Luz Daris Moreno trabajó para Emily Ratliff, como empleada doméstica y
niñera, desde el 2 de septiembre de 2016 hasta el 4 de enero de 2017.
2. Sostuvo que el 1° de mayo de 2017, siendo las 4:52 pm, la Señora Ratliff
publicó en la red social Facebook una fotografía suya, acompañada de un
comentario indignante, en el que la acusaba de haber cometido un hurto. “Ojo
con esta empleada: se llama LUZ DARYS MORENO PALACIOS … quien fue
mi empleada doméstica por 4 meses … recomendada por la empresa X, no
verifique [sic] referencias ya que confié en dicha empresa, y soy clienta de ellos
por muchos años, ella se ganó mi confianza y aprovechó de ella,
ROBÁNDOME LA BLUSA QUE TIENE AQUÍ PUESTA EN LA FOTO…
POR FAVOR COMPARTIR PARA QUE NO CAIGAN EN SU CARITA DE
YO NO FUI PORQUE EN REALIDAD ES UNA SOLAPADA FAVOR
COMPARTIR, GRACIAS.”
3. La accionante sostiene que varias personas la llamaron a informarle acerca del
contenido de la citada publicación, advirtiéndole sobre los hechos de los que se
le estaba acusando.
4. La accionante les manifestó que la blusa que tenía puesta en la foto la había
adquirido fiada en el almacén Coquetas, suministrándoles la dirección y el
teléfono del mismo. La señora Moreno Palacios sostiene que la publicación que
realizó su ex empleadora, hace parte de una represalia en su contra porque
decidió no trabajar más para ella.
5. Luz Dary aseguro ser una persona de bajos recursos, y trabajar siempre bajo los
principios y valores de la honradez y dignidad. También sostiene que después de
la publicación se ha sentido amenazada, y que teme que ésta repercuta en su
vida laboral, afectando así su progreso y el de su familia en general.
6. A la accionante se le vulnera los derechos fundamentales como la intimidad
personal, la honra, su imagen y su buen hombre se le ordene a la accionada que
“se retracte, ofrezca excusas, rectifique y retire la publicación acompañada de
mi fotografía, en todas las redes sociales y cualquier otro medio en donde se
haya publicado dicho mensaje.”
- CONSIDERACIONES:
En el caso bajo estudio, relativo a la tensión entre los derechos fundamentales a
la honra y buen nombre de la señora Luz Daris Moreno Palacios, y la libertad de
expresión de la señora Emily Ratliff, quien fuera su empleadora y realizara una
publicación en la red social digital Facebook lesiva de dichas garantías
constitucionales, la Sala Segunda de Revisión encontró procedente la acción de
tutela, analizando especialmente los requisitos de legitimación por pasiva, que
se cumple dada la situación de indefensión existente entre las partes; y
subsidiariedad, en el que concluyó que la acción de amparo es el único medio
judicial que garantiza una protección completa de los derechos fundamentales
invocados. Posteriormente, la Sala estudió el contenido del derecho a la libertad
de expresión, desde los estándares constitucionales, judiciales e interamericanos
de protección al mismo, concluyendo que se trata de una garantía que, al ser
indispensable para las sociedades democráticas, merece una especialísima
protección. En consecuencia, para limitarla deben constatarse tres condiciones
-test tripartito- a saber, (i) que la limitación se encuentre contemplada en la ley;
(ii) que la misma pretenda garantizar unos determinados objetivos, considerados
admisibles; (iii) que aquella sea necesaria para lograr dicho fin.
En el caso que ocupa la atención de la Sala esas tres condiciones se
configuraron, porque los empleadores tienen prohibido divulgar información de
sus ex empleados que les impidan, en un futuro, acceder a puestos de trabajo;
con lo cual se pretende garantizar la dignidad de los trabajadores, así como sus
derechos a la honra y buen nombre expresamente consagrados en la
Constitución colombiana; y la única medida para alcanzar ese fin es la remoción
de la publicación realizada.
Sin embargo, tras constatar que la señora Emily Ratliff retiró la publicación de
la foto de la accionante y el texto que la acompañaba, la Sala encontró un hecho
superado respecto de la pretensión principal de la señora Luz Daris Moreno
Palacios. De otra parte, la Sala encontró improcedentes las pretensiones de
retracto y ofrecimiento de excusas, por no ser necesarias para la salvaguarda de
los derechos fundamentales que se encontraron vulnerados. Finalmente,
encontró procedente la pretensión de rectificación, en tanto se trata de una
garantía consagrada en el artículo 20 Superior, pese a lo que, dado el paso del
tiempo podría no ser pertinente pues podría re victimizar a la actora. En
consecuencia, la Sala resolvió ordenar al juez de instancia que verifique si la
señora Moreno Palacios sigue interesada en que la accionada rectifique la
información que publicó sobre ella, y solo tras su consentimiento, la señora
Ratliff, deberá actuar en consecuencia. Adicionalmente, le advertirá, que en el
futuro se abstenga de realizar publicaciones que resulten lesivas de los derechos
a la dignidad, al buen nombre y la honra de sus ex empleados. Por último,
atendiendo a las funciones propias del juez constitucional, la Sala estimó
pertinente realizar unas consideraciones sobre el papel de las empleadas
domésticas en la sociedad, y la forma en que han sido tradicionalmente
excluidas y discriminadas, para hacer un llamado a la necesidad de observar el
principio de solidaridad en las relaciones entre particulares, con el propósito de
contribuir a la construcción de una sociedad más igualitaria.

RESUELVE:
Primero. - Revocar, la sentencia de única instancia proferida por el Juzgado
Quinto Civil Municipal de Oralidad de Medellín, Antioquia el 1º de junio de
2017, y en su lugar, amparar los derechos fundamentales al buen nombre, la
honra y la dignidad humana de la señora Luz Daris Moreno Palacios.
Segundo. - Declarar una carencia actual de objeto por hecho superado, respecto
de la pretensión de retiro de la publicación lesiva de los derechos fundamentales
de la señora Luz Daris Moreno Palacios.
Tercero. - Ordenar al Juzgado Quinto Civil Municipal de Oralidad de Medellín,
que en el término de las cuarenta y ocho (48) horas siguientes a la notificación
de esta providencia, indague a la señora Luz Daris Moreno Palacios sobre su
interés en la rectificación en condiciones de igualdad, de la información que
publicó la señora Emily Ratliff en la red social digital Facebook. Si la actora
manifiesta su consentimiento para la rectificación aludida, se deberá proceder
conforme con el siguiente numeral.
Cuarto.- Ordenar a la señora Emily Ratliff , que en el término de las 48 horas
siguientes a partir de la notificación de la decisión positiva de la señora Moreno
Palacios –en caso de existir-, realice una publicación en su muro personal de la
red social digital Facebook, desde la misma cuenta que utilizó para hacer la
entrada que dio origen a esta acción de tutela, en la que informe a sus contactos
que la señora Luz Daris Moreno Palacios, quien fue su empleada doméstica
entre el año 2016 y 2017, no ha sido condenada penalmente por el delito de
hurto.

ANALISIS JURISPRUDENCIAL DE LA NO DISCRIMINACION


- T-2868287
- T-991-12
- Bogotá, D.C., veintiocho (28) de agosto de dos mil doce (2012)
- Magistrada Ponente: MARÍA VICTORIA CALLE CORREA-
- ACCIONANTE: HEILER YESID LEDEZMA LEUDO
- HECHOS:
1. Heiler Yesid Ledezma Leudo, oriundo de Quibdó interpuso la presente
acción de tutela a sus 27 años, en calidad de estudiante de Ingeniería de
Telecomunicaciones. Considera que es un buen estudiante, que ha tenido
que enfrentar comportamientos discriminatorios y claramente racistas, los
cuales han violado su derecho a la igualdad, a la dignidad y a su proceso
educativo. El accionante sostuvo que, en la asignatura de Conmutación
Digital, el Profesor Yaroslav José Chavarrio.
2. Docente en mención empezó a tocar el tema de cuantificación de la
ocupación de un canal de comunicaciones (en este tema existe un coeficiente
cuyo valor adimensional debe estar entre 0 y 1 como límite inferior y
superior respectivamente, de tal modo que 0 significa que el canal nunca
está ocupado y de igual forma 1 indica que éste siempre está ocupado).El
profesor tomó como ejemplo a un cuidador de carros de un parqueadero,
exponiéndolo de la siguiente manera: ‘… un valor de 1 sería como el
cuidador de un parqueadero que debe atender 25 carros en 25 minutos, lo
que indicaría que este siempre permanecería ocupado’. || El profesor aparte
de lo expuesto anteriormente añade: ‘lo cual sería un trato negrero, lo
tendrían trabajando como negro!’, mientras miraba con risa de burla al único
estudiante Negro que tiene en su clase (Heiler Ledezma), y reitera ‘… eso
es, un trato negrero, como un esclavo al que su amo debe darle latigazos
para que trabaje’, mientras tanto escenificaba (emulaba), con su mano
derecho los latigazos que recibiría un esclavo en tales condiciones mientras
decía: ‘¡Trabaje, trabaje, trabaje!’, sin quitar la expresión de burla de mi, y
no conforme resalta: ‘eso es un trato negrero’. || En ese momento yo
intervine y le dije al profesor que por favor eliminara el matiz étnico racial
de tal ejemplo, pues no está bien que usted como profesor asuma esta actitud
excluyente, respondiendo el profesor con risa de burla de su cara: ‘!Ah es
que se siente aludido, ja, ja, ja’, a lo cual señale que sí; como el único
estudiante negro de esta clase de decenas de estudiantes, si me siento
aludido, y persistió con el tono de burla en la situación que elaboró.”
3. El accionaste indica que no era necesario tener que hacer referencia a las
cuestiones sociales e históricas a las que hizo referencia el profesor y
también los cuatro días de ocurrido el suceso (el 28 de abril de 2010), el
accionante intentó cambiar de docente y así no tener que ver clases con el
Profesor Yaroslav José Chavarrio, adicionalmente solicitó que se abriera un
proceso disciplinario en su contra por la manera como había actuado.[5]
Sostiene que la solicitud de cambio de profesor fue negada, a la vez que se
advirtió que se abriría eventualmente un proceso de investigación. En efecto,
en una carta sin fecha, el Presidente del Consejo Curricular de Tecnología en
Electrónica genero Frank Giraldo Ramos, respondió la solicitud en los
siguientes términos “Por medio de la presente me permito informar que el
Consejo curricular en su sesión N° 7 del 5 de mayo de 2010 decidió
NEGAR la solicitud de tomar las asignaturas medios de transmisión y
conmutación digital con el grupo del docente Rafael Fino. ||
Adicionalmente me permito aclarar que el Consejo curricular le sugirió al
Coordinador de carrera la apertura de un proceso de investigación, conforme
al capítulo 2, artículo 86 donde se explica el procedimiento para realzar una
investigación disciplinaria, con respecto al caso mencionado por usted para
esclarecer dichos acontecimientos.”
4. El 11 de mayo de 2010, luego de la respuesta del Consejo curricular, los
hermanos Heiler Yesid Ledezma Leudo y su hermano Heicer Enrique
remitieron una carta al representante estudiantil, Wilton Angulo Castañeda,
para que tomará cartas en el asunto y evitar que hechos similares siguieran
ocurriendo en la Universidad. La solicitud fue acompañada por la firma de
seis estudiantes más que “consideran que se [debía] esclarecer los hechos
mencionados para así tener un ambiente académico de armonía y paz en
donde puedan converger todas las culturas en sana convivencia.”
5. el accionante dejo de asistir a las clases cursada con el Profesor Yaroslav por
motivos de la discriminación y al final del semestre, sólo contaba con el
40% de las notas en la primera asignatura y el 20% de las notas de la
segunda asignatura. El resto de calificaciones habían sido asignadas con la
nota de cero (0) por el profesor José Chavarrio,
6. En comunicación de 25 de junio de 2010, el Presidente del Consejo
Curricular, Frank Giraldo Ramos, comunicó la decisión de negar la nueva
solicitud del accionante.
7. El accionante considera que debido a las solidaridades que existen entre los
profesores, empezaron a presentarse situaciones que, a su juicio,
representaban ataques a él por su posición de defensa y respeto de sus
derechos y los de la comunidad afrodescendientes. Alega que no se le
calificó un examen que remitió tarde, a pesar de que a otras personas sí se
les perdonó tal falla en la entrega. Alega también que se le cambió
extrañamente la nota de un examen parcial y se le dio un trato
discriminatorio, pues injustificadamente se le puso una nota diferente a la de
un compañero con el que presento conjuntamente un quiz
8. En cuanto a la nota que se cambió, el accionante adjuntó al proceso copia de
dos entradas a la página en red (la página web) de la Vicerrectoría
Académica (CÓNDOR). La primera muestra las notas que finalmente se
pusieron al estudiante (2.7 y 1.0) como parciales uno y dos respectivamente,
en la clase de Comunicaciones Digitales con el profesor Ricardo Alirio
González Bustamante. La segunda, muestra las notas que inicialmente había
visto el estudiante que se le habían puesto en tales parciales. En este caso, la
copia del ingreso a la página muestra la nota de (2.7) para el primero y para
el segundo parcial y no la de (1.0), que finalmente aparecería el boletín final
9. por último, alega el accionante que con ocasión de un quiz que presentó con
su compañero de clase (Mauricio Niño Avella), también a cargo del profesor
Giovani Mancil, fue sometido a un trato discriminatorio. Mientras que a su
compañero se le puso definitivamente la nota de 2.5, a él se le puso una nota
de cero (0). Aportó como prueba, copia de una conversación electrónica con
su condiscípulo. El texto de los mensajes transcritos muestra que la nota del
quiz que habían presentado conjuntamente, [20] se había modificado para
uno de los dos de cero (0) a (2.5)
10. Finalmente, indica que los sucesos que le ha tocado enfrentar lo han puesto
en una situación de precariedad académica que su permanencia misma en la
Universidad se ha visto en riesgo.

- CONSIDERACIONES
Para la Sala, la universidad desconoció los derechos a la igualdad, a no ser
discriminado y al debido proceso de Heiler Yesid Ledezma Leudo, una
persona que, en su calidad de estudiante, solicitó que se adoptaran medidas
de protección ante un acto de discriminación. Es irrazonable pretender que el
ejercicio del derecho de autonomía universitaria, se pueda usar para querer
justificar un acto prohibido constitucionalmente: no adelantar el trámite de
una solicitud presentada, observando las reglas mínimas de un debido
proceso constitucional. Esto es especialmente grave si la institución adelantó
una investigación informal que (i) comprobó que en efecto si se había
sometido al estudiante a un escenario de discriminación, y (ii) que se
requería tomar medidas de protección. Por tanto, la Universidad Distrital
Francisco José de Caldas dejó de proteger los derechos a la igualdad y a la
no discriminación de Heiler Yesid Ledezma Leudo.
Para la Sala, (i) cuando se usa en clase, por parte de un docente, una
expresión que mantiene y preserva estereotipos racistas y esclavistas en las
estructuras lingüísticas, se promueve un trato excluyente, que margina a las
personas consideradas como parte de una determinada ‘raza’. Promover,
justificar o preservar el uso de expresiones racistas en el ámbito de la
educación, así como invisibilidad su contenido discriminatorio, desconoce
los derechos a la igualdad y la no discriminación, a la vez que supone un
trato cruel y degradante. Por tanto (ii) una persona, en calidad de profesor
viola los derechos a la educación y a la igualdad (en especial, el derecho a
no ser discriminado), cuando emplea durante una sesión de clase una
expresión claramente racista para presentar un ejemplo, en especial si
fácilmente se ha podido remplazar por otro. Tal acto discriminatorio ocurre
así la palabra ‘haya sido retirada’ y lamentada por el propio profesor.
Para la Sala, (iii) emplear un medio prohibido constitucionalmente, como lo
es usar expresiones discriminatorias que promuevan, preserven o difundan
estereotipos racistas, para alcanzar un fin imperioso, viola los derechos a la
igualdad y a no ser discriminado, en especial cuando este puede ser obtenido
empleando infinidad de medios alternativos que no implican una carga
adicional y que son evidentemente menos lesivos para los derechos a la
igualdad y a no ser discriminado. En consecuencia, (iv) toda persona tiene
el derecho constitucional, en defensa de su dignidad, a no soportar en
silencio un escenario de discriminación; al igual que toda persona tiene el
derecho constitucional a no permanecer en ese escenario, tiene derecho a
abandonarlo. (v) Si un docente, accidentalmente, utiliza expresiones de uso
común y corriente, que generan un escenario de discriminación en el que se
preserva, se promueve o se difunde estereotipos racistas, discrimina cuando
no emplea el mismo espacio de clase, en el momento y del modo en que
considere adecuado, para poner en evidencia la expresión con contenido
discriminatorio y resaltar su carácter racista. Es deber del docente utilizar el
diálogo y la participación para visibilizar los elementos racistas que,
lamentablemente, todavía se esconden en nuestras prácticas lingüísticas.
(vi) Finalmente, para la Sala, una institución educativa desconoce los
derechos a la igualdad, a no ser discriminado, a la educación y al debido
proceso de una persona que, en su calidad de estudiante, solicite que se
adopten medidas de protección ante un acto de discriminación y se decida no
aplicar la regla procesal correspondiente, así como no hacer nada al
respecto, a pesar de tener evidencia de que ello es así.

- RESUELVE
Primero. - LEVANTAR la suspensión de los términos de este proceso.
Segundo. - Revocar la sentencia de tutela dictada por el Juzgado Treinta y
Uno Civil Municipal de Bogotá que negó los derechos de Heiler Yesid
Ledezma Leudo dentro del proceso de tutela de la referencia, así como la
sentencia de tutela del Juzgado Veintiuno Civil del Circuito de la misma
ciudad, que la confirmó. En su lugar, se resuelve tutelar los derechos a la
igualdad, a la no discriminación, a la educación, al debido proceso y a la
dignidad de Heiler Yesid Ledezma Leudo.
Tercero. - Ordenar a la Universidad Distrital Francisco José de Caldas que
realice un acto simbólico de carácter público para celebrar los aportes de la
comunidad afrocolombiana a la comunidad universitaria, y a la sociedad en
general. En especial, se deberá celebrar el aporte a la construcción de una
comunidad académica incluyente y respetuosa del orden constitucional
vigente. En el proceso de diseño, de planeación y de ejecución del evento,
dos principios básicos se han de tener en cuenta: (i) el respeto al diálogo, el
uso de la deliberación como herramienta para llegar a tomar decisiones; (ii)
el respeto a la participación, garantizar que la deliberación sea abierta y
todas las personas tengan acceso a ella. El evento debe permitir el acceso
real y efectivo de la comunidad universitaria en general (estudiantes,
docentes, personal administrativo) a presenciar y participar del mismo, tanto
por el lugar, por el tiempo o por el modo en que se lleve a cabo. El evento,
en cualquier caso, deberá realizarse antes de finalizar el año 2013.
La Universidad Distrital Francisco José de Caldas deberá remitir un informe
escrito a la Sala de Revisión, a propósito de la realización del evento en
cuestión, adjuntando un video que deje registro de cómo fue llevado a cabo
el mismo, la Universidad deberá remitir copia al Alcalde Mayor de Bogotá,
así como a la Personería Distrital y a la Defensoría del Pueblo.
Cuarto. - Ordenar a la Universidad Distrital Francisco José de Caldas que
adopte las medidas adecuadas y necesarias para evitar que entre sus
estudiantes, sus docentes y su personal administrativo de cualquier nivel
jerárquico, vuelvan a suscitarse escenarios de discriminación, en general, y a
causa del racismo en particular. La Universidad Distrital deberá presentar un
informe con relación a esta orden dentro de 60 días calendario, contados a
partir de la notificación de la presente sentencia, en el que establezca qué
resolvió hacer la comunidad universitaria, señalando las fechas en que se
adelantaran las acciones establecidas. La Universidad deberá remitir copia
del informe a que hace referencia esta orden al Alcalde Mayor de Bogotá,
D.C, y a la Secretaría de Educación del Distrito de la misma ciudad.
Cópiese, notifíquese, comuníquese, insértese en la Gaceta de la Corte
Constitucional, cúmplase y archívese el expediente.

ANALISIS JURISPRUDENCIAL A LA IGUALDAD

- Referencia t.2643229
- Cuatro (4) de mayo de dos mil once (2011)
- Sentencia T-314/11
- accionante: Valeria Hernández Franco
- Magistrado ponente: JORGE IVAN PALACIO
- HECHOS
1. Afirma que es una persona transgenero quien goza de una especial
protección por parte del Estado, pues es un hecho notorio la discriminación
y
vulnerabilidad constante de la población que comparte está condición.
2.Comenta que el 25 de julio de 2009, en el piso 30 del Hotel Tequendama
de
la ciudad de Bogotá, se realizó un evento de música electrónica al cual
asistió
con dos amigos, compro la boleta por el costo de $40.000 pesos.
3.   al tratar de ingresar al evento la señorita que se encontraba
sentada en la puerta del lugar le negó la entrada a la fiesta debido a su
condición de travesti, y le informó que le serían rembolsados únicamente
$30.000 pesos por dos de las boletas que había adquirido en $40.000 pesos
cada una, razón por la que se rehusó a recibir el dinero porque no era una
cantidad justa.
4. Sostiene que miembros de seguridad del evento, por orden del jefe la iban
a conducir al parqueadero, donde de acuerdo a lo que escuchó iba a ser
golpeada, eso fue evitado gracias a la policía.
5. Del mismo modo, relata que el 04 de septiembre de 2009 asistió con
Bladimir Lerma y Néstor Peláez, quien es transformista, al evento
organizado
por Carlos Dávila en el cual se presentaría “Yves la Rock” en el piso 30 del
Hotel Tequendama, por lo que adquirió con sus amigos los brazaletes de
ingreso en la taquilla. afirma que, a pesar de obtener el derecho al ingreso
mediante la compra de las boletas, les fue negada la entrada al evento por el
personal de seguridad, el cual argumentó que debido a la condición de
“travestis”. Néstor Peláez y la accionante no podían ingresar .
6. Por lo anterior, acudió nuevamente a la Personería de Bogotá donde
solicitaron al Hotel Tequendama la versión de los hechos, petición que fue
trasladada al señor Carlos Dávila en calidad de organizador del segundo
evento y quien a la fecha de interposición de la acción de tutela (28 de
octubre de 2009) no había dado respuesta. Sobre la base de lo expuesto.
7. la actora solicita que se tutelen sus derechos fundamentales al libre desarrollo de
la personalidad, a la igualdad, a la honra y a la dignidad.

- CONSIDERACIONES

Según la accionante, quien abiertamente declara su identidad transgenero


decidió asistir acompañada de amigos a dos fiestas electrónicas en el piso 30
del Hotel Tequendama en el Distrito Capital, una el 25 de julio de 2009 y la
otra el 04 de septiembre del mismo año. Afirma que en las dos ocasiones se
les impidió el ingreso a los eventos por motivo de su identidad de género, es
decir, por ser transexual o transgenero.
El propietario del inmueble, la Sociedad Hotelera Tequendama, expone
que actuó como arrendador del salón ubicado en el piso 30 de las residencias
del Hotel, el cual fue alquilado a los promotores de eventos Carlos Felipe
Dávila y Olga María Chacón Jiménez.  sostienen que las personas a su cargo
no negaron el ingreso de la accionante por motivo de su “identidad sexual”,
fue porque se tornó agresiva y violenta al momento de acceder a las
instalaciones, razón por la que se determinó la devolución del dinero de las
entradas.
Los jueces de instancia denegaron el amparo por considerar que no existió
evidencia que permitiese señalar que la negativa al ingreso de la actora se
debió a su personalidad o su “condición sexual”, sumado a que las versiones
de los accionados son detalladas y coincidentes a pesar de haber patrocinado
eventos diferentes.  no se impidió el ingreso a los eventos en razón a los
incidentes en los cuales la actora se vio involucrada, los
cuales iban en contra de las medidas implementadas por el personal de
seguridad.
- RESUELVE
PRIMERO. - LEVANTAR la suspensión de términos decretada para decidir
el presente asunto.
SEGUNDO. - CONFIRMAR la sentencia proferida el diecisiete (17) de
marzo por el Juzgado Veinticinco Civil del Circuito de Bogotá, con la
salvedad de que se hace por las consideraciones expuestas en esta
providencia.
TERCERO. - ADVERTIR a la ciudadana Valeria Hernández Franco que en
el futuro se abstenga de ejecutar conductas como las constatadas en la
presente
providencia y respete los controles y reglas dispuestas por los
establecimientos abiertos al público.
CUARTO. - INSTAR a la Superintendencia de Vigilancia, a la
Superintendencia
LGBTI, en establecimientos abiertos al público, se articule de forma
coordinada la protección de los grupos respectivos, dentro del recíproco
respeto entre ellos, al igual que hacía y desde el resto de la población.
QUINTO. - EXHORTAR al Ministerio del Interior y de Justicia para que
articule con el apoyo de la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría General
de la Nación, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), el
Instituto
Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), el Ministerio de la Protección
Social, el Ministerio de Educación Nacional, el Ministerio de Defensa
Nacional, el Ministerio de Relaciones Exteriores, la Consejería para la
Equidad de la Mujer y la Policía Nacional, una política pública integral
nacional, constante y unificada con los entes territoriales para el sector
LGBTI, que posibilite su socialización y conlleve e a la convivencia
pacífica, cumpliendo también los deberes y
obligaciones correlativas. Así mismo, exhortar a la vinculación en dicho
proceso de otras entidades gubernamentales y no gubernamentales, que
propugnen por la socialización y la protección de los derechos de los
miembros de la comunidad LGBTI, en sus distintos caracteres, cumpliendo
también los deberes y obligaciones correlativas.
SEXTO. - LÍBRESE por Secretaría General la comunicación prevista en el
artículo 36 del Decreto 2591 de 1991.