Está en la página 1de 7

EMOCIONES POSITIVAS para trabajar POSITIVIDAD (Cartel de Emociones

Positivas – Indagación sobre Emociones Positivas – Florecer de las

Emociones)

Barbara Fredrickson es creadora  del modelo de la ampliación y de la

construcción, elaboró este modelo para explicar la función que cumplen las

emociones positivas, en contraposición con la función que se le atribuye a las

negativas. Tradicionalmente, se partía de una visión en la que las emociones sólo

se podían considerar como tales si cumplían dos requisitos:

 Toda emoción se asocia, necesariamente, a tendencias de acción

específicas (como, por ejemplo, luchar o escapar).

 Toda emoción tiene como resultado una tendencia de acción física

(siguiendo el ejemplo anterior, atacar o huir de la situación o estímulo que

ha provocado esa emoción).

Fredrickson, por su parte, pone en duda ambos presupuestos argumentando

que el hecho de que las emociones positivas no conduzcan a acciones tan

urgentes como las negativas, no quiere decir que no den lugar a ningún tipo

de actuación. Asimismo, considera que las emociones positivas lo que provocan

son cambios en la actividad cognitiva, los cuales, en un segundo momento,

pueden producir cambios en la actividad física.

Las emociones negativas, por su función de supervivencia, restringen la

visión sobre las acciones que puede llevar a cabo una persona en una

situación concreta. Por el contrario, las emociones positivas lo amplían,

abriendo el rango de pensamientos y acciones. Por ejemplo, la alegría

despierta el interés por el juego y la creatividad. La curiosidad empuja a la

exploración y el aprendizaje. La serenidad invita a saborear las circunstancias del


presente e integrarlas en una nueva perspectiva de nosotros mismos y del mundo

que nos rodea.

Según Barbara Fredrickson, tanto las emociones negativas y como las emociones

positivas tienen una función adaptativa, pero actúan en escalas de tiempo

distintas. Las emociones negativas como el miedo, la ira o la ansiedad nos

preparan para realizar una conducta de supervivencia en una situación de

peligro. Nos preparan para una reacción inmediata. En cambio, los beneficios

adaptativos de las emociones positivas son a más largo plazo. Las emociones

positivas ayudan a construir un conjunto de recursos personales (físicos,

intelectuales y sociales) que el individuo puede aprovechar posteriormente

para afrontar una dificultad, escogiendo opciones más creativas.

Según el modelo de Fredrickson, hay tres efectos secuenciales de las emociones

positivas:

Ampliación: las emociones positivas amplían las tendencias de pensamiento y

acción.

Construcción: debido a la ampliación, se favorece la construcción de recursos

personales para afrontar situaciones difíciles o problemáticas.

Transformación: esta construcción produce la transformación de la persona,

que se torna más creativa, muestra un conocimiento más profundo de las

situaciones, es más resistente a las dificultades y socialmente mejor

integrado, con lo que llega a una “espiral ascendente” que lleva a que se

experimenten nuevas emociones positivas.


A continuación se describen las 10 Emociones Positivas que Barbara

Fredrickson ha estudiado y recopilado información no solo a través de la

observación y encuestas sino también en mediciones fisiológicas ante ciertos

estímulos en sujetos de control:

1. Alegría: Hay muchas fuentes que te pueden hacer sentir alegría, como el

regalo sorpresa de un amigo muy querido, un reconocimiento público,

sacarte un carro en la lotería, una cena con tus amigos, entre otros. La

alegría se experimenta como radiante y ligera, los colores

parecen más vivos, caminas con fuerza, tu cara se ilumina con una

sonrisa y un brillo interior. No quieres perderte ni un solo detalle

¿Qué te produce alegría? ¿Cuándo te has sentido seguro, relajado,

alegre, absolutamente con lo que estaba sucediendo en el momento?

¿Cuándo ha salido todo bien, incluso mejor lo que esperabas?

¿Cuándo has sentido ganas de caminar con brío o de sonreír sin

parar? ¿Cuándo te has sentido juguetón, con ganas de lanzarte al

ruedo e involucrarte?

2. Gratitud: La gratitud llega cuando agradecemos algo que ha venido

a nuestro encuentro como un regalo. Abre tu corazón y genera el

impulso de corresponder, hacer algo bueno a cambio, ya sea por la

persona que te ayudó o por alguien más. La gratitud tiene una cara

opuesta, la sensación de estar en deuda. Si sientes que tienes que pagarle

a alguien, no te sientes agradecido, sino en deuda, y esto genera

una sensación desagradable. La gratitud es una sensación verdaderamente

encantadora, una mezcla de alegría y agradecimiento; no sigue


ninguna regla, es sincera e improvisada ¿Cuándo fue la última vez que

agradeciste algo? ¿Cuándo te has sentido agradecido, profundamente

gratificado por alguien o por algo? ¿Cuáles son tus regalos más

preciados? ¿Cuándo alguien ha hecho hasta lo imposible por hacer

algo bueno por ti? ¿Cuándo te has regodeado en lo afortunado que

eres? ¿Cuándo sientes la necesidad de retribuir un gesto amable?

¿Qué te inspira a ser creativo en tu modo de retribuir?

3. Serenidad: Es cuando sueltas ese largo suspiro porque estás en una

situación de lo más agradable y adecuada; por ejemplo, pasearte en la

playa o meterte en la cama. La serenidad es la emoción luminiscente y

suele venir después de otras formas de positividad, como la alegría y el

orgullo ¿Cuándo has experimentado serenidad? ¿Cuándo te has

sentido en plena paz y serenidad, genuinamente satisfecho con ese

momento? ¿Cuándo has sentido que la vida es realmente agradable y

buena? ¿Cuándo se siente tu cuerpo completamente relajado, libre de

todas tensiones físicas? ¿Cuándo sientes ganas de simplemente

echarte y absorberlo todo, saborear todo lo bueno y pensar en nuevos

modos de incorporar esa sensación en tu vida con más frecuencia?

4.  Interés: Algo nuevo y distinto llama tu atención, una sensación de

posibilidad o misterio. El interés requiere esfuerzo y atención. Sientes

un impulso de explorar y sumergirte en lo que acabas de descubrir,

detectas retos que te  permiten fortalecer tus habilidades. ¿Qué capta

tu interés? ¿Cuándo te has sentido totalmente atento y curioso,

profundamente interesado en los misterios o posibilidades que te

rodean? ¿Cuándo te has sentido tanto seguro como cautivado por


algo nuevo y desconocido? ¿Cuándo te has sentido intensamente

receptivo y vivo, como si tus horizontes interiores se expandieran ante

tus ojos? ¿Cuándo has sentido impulso de explorar y aprender más,

sumergirte en tus nuevos descubrimientos e ideas nuevas?

5. Esperanza: Aparece cuando estás en una situación desesperada, no

te está yendo bien o tienes muy poca certeza acerca de cómo

saldrán las cosas. La esperanza te sostiene, te impide rendirte a la

desesperación, y te motiva a aprovechar tus propias capacidades

e ingenio. Gracias a la esperanza encontramos la energía necesaria para

hacer todo lo posible por forjarnos una buena vida para nosotros mismos y

quienes nos rodean. ¿Has sentido esperanza? ¿Cuándo te has sentido

esperanzado y optimista, alentado por las posibilidades de un buen

resultado? Al enfrentarte a la incertidumbre, ¿cuándo has temido lo

peor, pero creído que las cosas podrían cambiar? ¿Cuándo has

anhelado físicamente que sucediera algo mejor? ¿Cuándo has echado

mano de tu ingenio para forjar un futuro mejor?

6. Orgullo: Es una de las llamadas emociones cohibidas, tiene dos

sentimientos opuestos: la vergüenza y la culpa. El

orgullo florece tras un logro en el que has invertido esfuerzos y

capacidades, y has tenido éxito. Despierta sueños de éxitos futuros,

y de esta manera alimenta la motivación a seguir teniendo éxito

¿Qué te hace sentir orgulloso? ¿Cuándo te has sentido más orgulloso,

completamente seguro de ti mismo y tus capacidades? ¿Cuándo has

hecho algo elogiable, alcanzado algo gracias a tu propio esfuerzo

concentrado? ¿Qué te hace sostener la cabeza en alto y la espalda


erguida? ¿Qué te hace querer compartir tus buenas noticias con los

demás? ¿Qué te hace soñar en grande, con visiones de lo que podrías

lograr en el futuro?

7. Diversión: Implica el impulso de reírse y compartir la jovialidad con

otros ante situaciones que resultan divertidas. La diversión es un

hecho social.

¿Qué te hace reír? ¿Qué te hace festivo y alborozado? ¿Qué te

divierte? ¿Cuándo has compartido con otros un poco de humor

imprevisto? ¿Qué te hace reír? ¿Cuándo has contagiado a los demás,

y te han contagiado ellos a ti, con risas incontenibles? ¿Cuándo has

sentido el impulso de compartir tu jovialidad con otros, de tontear, por

ejemplo en el proceso de construcción de una amistad?

8. Inspiración: Cautiva nuestra atención, reconforta nuestro corazón y nos

involucra. Crea el impulso de dar lo mejor de nosotros mismos. Su

antítesis es la envidia. Algunos ejemplos de inspiración podrían ser:

escuchar una sinfonía de Beethoven, leer una obra literaria premiada o ver

jugar a un campeón de un deporte.

¿Qué te inspira? ¿Cuándo te has sentido realmente inspirado,

animado o sugestionado por algo bueno? ¿Cuándo te has topado con

la verdadera excelencia o virtud humana? ¿Cuándo has sentido deseo

de simplemente presenciar la excelencia que se desarrolla a tu

alrededor? ¿Cuándo te has quedado boquiabierto al ver lo mejor de la

humanidad? ¿Cuándo has sentido un impulso para dar lo mejor de ti,

de modo de que tú también puedas llegar a un plano superior?


9. Asombro: Es una inspiración abrumadora, como observar un atardecer

en el mar, oír las olas chocando contra el acantilado o una caída de agua.

¿Qué te asombra? ¿Cuándo has sentido un asombro intenso,

genuinamente o movido por lo que te rodea? ¿Cuándo te has sentido

abrumado por la grandeza o belleza a gran escala? ¿Cuándo te has

quedado petrificado por la grandeza? ¿Cuándo has sentido que eres

parte de algo más grande que tú mismo?

10. Amor: Es la integración de todas las emociones positivas

anteriores. El contexto transforma todas las formas de positividad en

amor, despierta una relación segura y abierta. La positividad, ya sea que se

presente como cualquiera de las emociones positivas anteriormente

descritas, amplía nuestra mente y expande nuestro campo de posibilidades,

nos ofrece un nuevo panorama para enfrentar la vida.

¿Hacia quién sientes amor en este momento de tu vida? ¿Cuándo

sientes más fácilmente que la calidez del amor mana entre tú y otra

persona? ¿Cuándo te sientes cercano, seguro y a salvo en tus

relaciones? ¿Cuándo una de tus relaciones aviva otra de las muchas

formas de la positividad? ¿Cuándo te descubres apoyándote en tu ser

amado, afirmando su unicidad? ¿Cuándo sientes la necesidad de

simplemente disfrutar la compañía de tu ser amado y quererlo?