Está en la página 1de 7

EDUCACIÓN A DISTANCIA

INSTITUTO DE CIENCIAS Y ESTUDIOS SUPERIORES


DE TAMAULIPAS A.C.

ENSAYO
“LAS HABILIDADES GERENCIALES QUE REQUIEREN LAS
EMPRESAS HOY EN DÍA”

EMMANUEL OSVALDO MARTINEZ CASTRO

SAN ANDRÉS TUXTLA, VERACRUZ A 09 DE MAYO DE 2020


¿Por qué son importantes las habilidades gerenciales?

La gerencia es cabeza responsable y parte integral de la dirección, se confunde con ésta,


habida cuenta que el hospital, sin importar su tamaño, es una institución de servicios con
alta función social y características científicas, técnicas, administrativas y económicas
generales propias de las empresas, aunque de mayor complejidad toda vez que actúa
dentro de un sistema abierto, con los componentes normales de una demanda cíclica de
servicios de salud, lo cual exige una organización dinámica en continuo
perfeccionamiento, dotada de personal que trabaja con materiales y equipos para dar
respuesta a una necesidad real como en efecto lo es la carencia de salud y que produce
resultados con impacto en la comunidad y en el mismo hospital; así mismo, ofrece
permanentemente un efecto de retroalimentación (feed-back) con base en las
experiencias propias.

El liderazgo es una característica de las organizaciones humanas. Es importante distinguir


entre el liderazgo como una cualidad personal y el que funge como una función
administrativa. La dirección y el liderazgo son los aspectos más humanos de las funciones
administrativas; son, por así decirlo, el proceso interpersonal por medio del cual los
subordinados comprenden los objetivos de la organización y contribuyen a su logro. Es
una función difícil, porque el administrador enfrenta un complejo de factores sobre los
cuales es imposible tener el control y el conocimiento total. El factor humano está formado
por personalidades complejas con múltiples escalas de valores.

[ CITATION Gan06 \l 2058 ]

Existen varias características distintivas de las habilidades directivas que las diferencian
de otros tipos de características y prácticas administrativas. Primero, las habilidades
directivas son conductuales; no son atributos de la personalidad o tendencias estilísticas.
Las habilidades directivas consisten en conjuntos identificables de acciones que los
individuos llevan a cabo y que conducen a ciertos resultados. Las habilidades pueden ser
observadas por otros, a diferencia de los atributos que son puramente mentales o fijos en
la personalidad. No obstante, en tanto que los individuos con diferentes estilos y
personalidades aplican sus habilidades de manera diferente, existe un grupo central de
atributos observables en el desempeño eficaz de habilidades que son comunes a través
de toda una gama de diferencias individuales. [ CITATION Ayu06 \l 2058 ]

En segundo lugar, las habilidades administrativas son controlables. El desempeño de


estos comportamientos se encuentra bajo control del individuo. A diferencia de prácticas
organizacionales como “contratar de manera selectiva” o actividades cognoscitivas como
“trascender al miedo”, los propios individuos pueden demostrar, practicar, mejorar o
limitar las habilidades. Es cierto que las habilidades pueden implicar a otras personas y
que requieren de trabajo cognoscitivo, pero son comportamientos que la gente puede
controlar por sí misma.

En tercer lugar, las habilidades directivas se pueden desarrollar. Es posible mejorar el


desempeño. A diferencia del cociente intelectual (CI) o de ciertos atributos de la
personalidad o del temperamento, los cuales permanecen relativamente constantes a lo
largo de la vida, los individuos pueden mejorar su competencia en el desempeño de
habilidades por medio de la práctica y la retroalimentación. Los individuos pueden
progresar de menor a mayor competencia en las habilidades directivas.

En cuarto lugar, las habilidades directivas están interrelacionadas y se traslapan. Es difícil


demostrar una sola habilidad aislada de las demás. Las habilidades no son
comportamientos simplistas y repetitivos, sino conjuntos integrados de respuestas
complejas. Los directivos eficaces, en particular, deben confiar en combinaciones de
habilidades para alcanzar los resultados deseados. Por ejemplo, para motivar a los demás
de manera eficaz, es probable que se requiera de habilidades tales como comunicación
de apoyo, influencia, facultamiento y autoconocimiento. En otras palabras, los directivos
eficaces desarrollan un conjunto de habilidades que se superponen y se apoyan unas a
otras, y que permiten flexibilidad en el manejo de situaciones diversas.

En quinto lugar, las habilidades directivas a veces son contradictorias y paradójicas. Por
ejemplo, no todas las habilidades directivas fundamentales tienen una orientación suave y
humanista, ni todas son impulsoras y marcan una dirección. No están orientadas
exclusivamente hacia el trabajo en equipo o hacia las relaciones interpersonales, ni
exclusivamente hacia el individualismo o el carácter técnico. Los directivos más eficaces
suelen poseer una variedad de habilidades, y algunas de ellas parecen incompatibles.
[ CITATION Dav11 \l 2058 ]

Los grandes principios de una buena administración son comunes a todo tipo de
organizaciones, sean empresas con ánimo de lucro o entidades no lucrativas, ya se trate
de equipos de futbol, orquestas, colegios u hospitales. Sin embargo, la mayor parte de
esos principios se han desarrollado en el ámbito empresarial. En realidad, las
organizaciones no empresariales intentan, casi siempre con éxito, adoptar los elementos
directivos que se han demostrado útiles en las mejores empresas. Dirigir consiste en
conseguir los objetivos de la empresa mediante la aplicación de los factores disponibles
desarrollando las funciones de planificación, organización, gestión y control. El trabajo del
directivo es combinar los recursos humanos y técnicos lo mejor posible para conseguir los
objetivos; ha de dirigir los esfuerzos de otras personas hacia los objetivos de la empresa.
El factor directivo es crítico en cualquier empresa. [ CITATION Jim06 \l 2058 ]

Características que debe tener el gerente de una empresa

Si el motor que mueve a una organización hacia el éxito o fracaso es la práctica


administrativa, entonces el papel del administrador es fundamental para el logro de los
objetivos organizacionales. Para que dicho papel sea desempeñado en forma eficaz se
requieren conocimientos y habilidades tanto teóricas como conceptuales y un amplio
sentido humanista, lo que permitirá dirigir una organización de manera eficiente y eficaz
para el logro de los objetivos trazados. En consecuencia, el administrador eficaz aplicará
de forma simultánea las cuatro funciones básicas administrativas, que son planear,
organizar, dirigir y controlar los recursos disponibles.

Si se toman como referencia los niveles organizacionales, las habilidades que el


administrador debe desarrollar en cada nivel se pueden clasificar en técnicas, humanas y
conceptuales.

• Habilidades conceptuales. Se trata de la habilidad para la formulación de ideas,


relaciones abstractas, desarrollar nuevos conceptos, resolver problemas de forma
creativa; están relacionadas de manera directa con el pensamiento y el razonamiento.

Al representar las capacidades cognitivas más sofisticadas, estas habilidades deben


permitir al administrador interpretar la misión y visión institucionales, así como tener la
capacidad de aprovechar oportunidades y fortalezas que, en consecuencia, disminuyan
los efectos de las amenazas y debilidades.

• Habilidades humanas. Se refieren a la capacidad para dirigir, motivar y coordinar


personas. Requieren un alto conocimiento del comportamiento humano, mismo que va a
permitir al administrador la resolución de conflictos, el trabajo en equipo y el desarrollo
personal.

• Habilidades técnicas. Es la habilidad que debe poseer el gerente para utilizar los
procedimientos, técnicas y conocimientos. Involucra el conocimiento y las experiencias en
determinados procesos, técnicas, materiales y equipo, propios del área de trabajo.
También se puede definir como el conjunto de conocimientos especializados y la
capacidad de ejecución de técnicas relacionadas con el trabajo y los procedimientos para
llevarlas a cabo.[ CITATION Ara12 \l 2058 ]

Las características y cualidades personales del administrador conforman un perfil definido


en diversas formas por diferentes autores de la administración; como ejemplo de dichas
cualidades está Fayol, quien define el perfil del administrador en los siguientes términos:

 Cualidades físicas saludables y vigorosas.


 Cualidades intelectuales para comprender la naturaleza de su función
 Cualidades morales para mostrar equidad y justicia.
 Experiencia práctica en los negocios.
 Conocimientos de administración.

[ CITATION Mar15 \l 2058 ]

El perfil del administrador de enfermería que se presenta tiene como particularidad que
puede aplicarse en cualquier tipo de organización de salud. La tendencia a emprender la
práctica privada de la profesión requiere necesariamente un perfil para la administradora
de enfermería que pueda ubicar la empresa de servicios de enfermería en una posición
de competitividad. La administradora de enfermería debe:

 Poseer condiciones físicas saludables para enfrentar el esfuerzo que significa


administrar a un grupo heterogéneo, reconociendo que los conflictos entre la
organización formal y la informal son inevitables.
 Tener conocimientos de la administración que le permitan tomar decisiones
confiables y con alto grado de permanencia.
 Contar con experiencia profesional a diferentes niveles de responsabilidad que le
permitan conocer las funciones de todo su personal y haberlas experimentado
antes.
 Mostrar espíritu de solidaridad gremial y establecer vínculos de comunicación con
sus subordinados.
 Ser creativo y ejercer un liderazgo compartido, ser innovador y fomentar la
motivación y la eficiencia.
 Ser profesional y moral en la toma de decisiones, organizado y responsable.
 Buscar siempre la actualización constante, así como la de sus subordinados.
 Apoyar y fomentar la investigación en la búsqueda de nuevas formas de desarrollo
organizacional.
 Conocer e incorporar tecnología adecuada para alcanzar los objetivos en materia
de salud y específicamente de la atención de enfermería.
 Aplicar la administración estratégica en sus áreas de trabajo.
 Ser emprendedora y afrontar retos.
 Creer en la práctica independiente de enfermería como una necesidad de servicios
requeridos por la sociedad actual.

[ CITATION Mar15 \l 2058 ]

Conclusión

En la difícil tarea de dirigir y gestionar, se hace necesario manejar herramientas que nos
ayuden en nuestra actividad diaria y nos conduzcan al éxito profesional: estas técnicas
son las habilidades directivas. El líder de hoy debe enfrentarse en su día a día a una
multitud de situaciones inesperadas de las que no es suficiente el tener conocimientos o
una adecuada formación, sin duda tiene que llevar a la práctica y utilizar con fluidez
habilidades de dirección.

El proceso de dirección es aquel que conduce hacia las metas deseadas. Supone la
coordinación e integración de los recursos mediante el proceso de planificación,
organización, coordinación y control, con el fin de cumplir las metas y objetivos de la
institución. Podríamos decir que dirigir es convencer para hacer; más que el concepto
clásico de hacer, es lograr resultados por medio de otras personas, facilitar para que todo
funcione correctamente, engrasar la máquina de la organización para que funcione fluido
y sin fricciones.

El directivo debe saber planificar para su equipo unas metas realistas y ambiciosas, ha de
organizar sus recursos, tanto humanos como técnicos, para optimizar su rendimiento;
deberá resolver el día a día, tomando decisiones y funcionando como motor de la
actividad, y por último, tendrá que llevar a cabo un control periódico de los resultados para
poder tomar a tiempo las medidas correctoras necesarias.

Referencias

 Falcón, A. A. (2012). Administración y mejora contínua en Enfermería. Mexico: Mc


Graw-Hill.

 Gan, & Triginé. (2006). Manual de Instrumentos de Gestón y Desarrollo de las


Personas en las Organizaciones. Ediciones Díaz de Santos.

 Jimeno, Repullo, & Rubio. (2006). Manuales de Dirección y Gestión Clínica.


Ediciones Diaz de Santos.

 Murillo, A., & Sellera, G. (2006). La gestión de Enfermería y los servicios generales
en las Organizaciones Sanitarias. Ediciones Díaz de Santos.

 Pedrero, M. d. (2015). Administración de los Servicios de Enfermería. México: Mc


Graw-Hill.

 Whetten, D. A., & Cameron, K. S. (2011). Desarrollo de Habilidades Directivas.


Estado de México: PEARSON.

También podría gustarte